Luz Ángela Núñez Espinel

Otras publicaciones de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de los Andes, Colección PROMETEO
LAS MUJERES DE CARTAGENA DE INDIAS EN EL SIGLO XVII Lo que hacían, les hacían y no hacían, y las curas que les prescribían Martha Elisa Lux Martelo HOMO DIGITALIS: ETNOGRAFÍA DE LA CIBERCULTURA Betty Martínez Ojeda TEJIENDO LA VIDA UNIVERSITARIA EN LA CAPITAL: Nuevos dilemas de la mujer indígena contemporánea Ángela María Roldan EL DILEMA DE LA SEGURIDAD EN LOS PROCESOS DE PAZ. El caso de Irlanda del Norte David Turizo Pinzón BAILE DE tusi, DE LA BOA AL ARCO IRIS: Rito, relaciones sociales e identidad de la étnia Andoke, medio río Caquetá, Amazonía colombiana. Nelsa Judith De La Hoz

Con la Colección PROMETEO, la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de los Andes busca estimular la producción intelectual de los graduados de sus Maestrías y hacer conocer sus tesis de grado.

El obrero ilustrado
Prensa obrera y popular en Colombia 1909 - 1929

El obrero ilustrado. Prensa obrera y popular en Colombia 1909 - 1929

Luz Ángela Núñez Espinel

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES Departamento de Historia

EL OBRERO

ILUSTRADO

PRENSA OBRERA Y POPULAR EN COLOMBIA
1909–1929

LUZ ÁNGELA NÚÑEZ ESPINEL

UNIVERSIDAD DE LOS ANDES FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES - CESO DEPARTAMENTO DE HISTORIA

Núñez Espinel, Luz Ángela El obrero ilustrado : prensa obrera y popular en Colombia (1909-1929) / Luz Ángela Núñez Espinel. – Bogotá : Universidad de los Andes, Facultad de Ciencias Sociales, Departamento de Historia, CESO, Ediciones Uniandes, 2006. 264 p. ; 17 x 24 cm. – (Colección Prometeo) ISBN 958-695-240-1 1. Periodismo – Aspectos sociales - Colombia - 1909-1929 2. Periodismo – Aspectos políticos - Colombia – 1909-1929 3. Cultura popular – Colombia – 1909-1929 4. Colombia – Política y gobierno – 1909-1929 I. Universidad de los Andes (Colombia). Facultad de Ciencias Sociales. Departamento de Historia II. Universidad de los Andes (Colombia). CESO III. Tít. CDD 302.23 SBUA

Primera edición: septiembre de 2006 © Luz Angela Núñez Espinel © Universidad de Los Andes, Facultad de Ciencias Sociales, Departamento de Hisroria, Centro de Estudios Socioculturales e Internacionales - CESO Carrera. 1ª No. 18ª- 10 Edificio Franco P. 5 Teléfono: 3 394949 – 3 394999. Ext: 3330 – Directo: 3324519 Bogotá D.C., Colombia http://faciso.uniandes.edu.co/ceso/ ceso@uniandes.edu.co Ediciones Uniandes Carrera 1ª. No 19-27. Edificio AU 6 Bogotá D.C., Colombia Teléfono: 3394949- 3394999. Ext: 2133. Fáx: Ext. 2158 http://ediciones.uniandes.edu.co infeduni@uniandes.edu.co ISBN: 958-695-240-1 Fotografía portada: Fotografía del Sindicato de Voceadores del Prensa de Bogotá, Cromos, No. 453, 25 de abril de 1925, Bogota. Diseño carátula: Magda E. Salazar Diseño, diagramación e impresión: Corcas Editores Ltda. Calle 20 No. 3-19 Este Bogotá D.C., Colombia PBX 3419588 http://www.corcaseditores.com info@corcaseditores.com Impreso en Colombia – Printed in Colombia
Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida ni en su todo ni en sus partes, ni registrada en o trasmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro-óptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo por escrito de la editorial.

A Elías Núñez Durán, mi padre, quien durante su vida ha sido obrero industrial, artesano, pequeño comerciante y dueño de una tienda de alquiler de libros y revistas, donde aprendí a leer y donde me enseñó el amor por la lectura y por la historia.

................................................................... Origen de los trabajadores asalariados ......... 6 3........ 22 3.... El debate sobre la “degeneración de la raza” o la necesidad de transformar al pueblo ...................................................... 17 1.......... Educación: buenos propósitos........ 5 1.............. El café................................................................................................................................................... Los trabajadores........... XXI CAPÍTULO 1 LA PRENSA OBRERA Y POPULAR EN SU CONTEXTO ...... Movimientos literarios e intelectuales ..................... 11 1........................................................................................... nuevos actores sociales ...................... 1 I........ 12 2................ pocos resultados ................... 17 2........... 8 C.................INDICE INTRODUCCIÓN ..................................... 2 B.............................. 5 2........................................ La cultura en Colombia en el período de transición al capitalismo .... Población y territorio .................................................. MODERNIZACIÓN CAPITALISTA EN COLOMBIA ............................... 13 D................ Organización política y agitación social ........................ Inicios de la industrialización ......................... 24 4..................................................................... La prensa ................. 1 A............................................... Configuración de un mercado nacional .............................. motor de la economía nacional . Desarrollo de la infraestructura vial ......................... 26 .....

............. 48 B............................................................................ 45 I................................................... 98 B.... IMPORTANCIA DE LA PALABRA ESCRITA .... 104 viii ... TIPOLOGÍA Y PERIODIZACIÓN DE LA PRENSA .................................................................................. Prensa obrera y popular: un intento de definición ........................................ 83 I............ Apoliticismo .......................... 29 A................................ 35 B........................ 64 B............................. 74 III..................... Voluntad de representación del pueblo trabajador ................................ Configuración de unos destinatarios específicos: Los obreros .................................................... Los dirigentes obreros: oficinas de periódicos y sedes obreras ............. Prensa radical ....... 84 A.................................................... 71 E................. 64 A................ LA PRENSA OBRERA Y POPULAR COMO MEDIO DE SOCIABILIDAD .......................... LA PRENSA OBRERA Y POPULAR Y EL MUNDO DE LA POLÍTICA COLOMBIANA EN LAS PRIMERAS DÉCADAS DEL SIGLO XX . El Poder de la Solidaridad ......... Características generales de la prensa obrera y popular ................Luz Ángela Núñez Espinel II...... Dicotomía entre lo local y lo nacional .................................... Conferencias y Reuniones Políticas ... 96 D... 30 2... Espectáculos y Actividades Culturales ............................................................................................................. 36 CAPÍTULO 2 LA PRENSA Y LAS FORMAS DE SOCIABILIDAD POLÍTICA POPULAR .................................................... Anti conservadurismo ................ 68 C.. Identificación de directores y redactores con la causa obrera ...................... 78 CAPÍTULO 3 LA PRENSA OBRERO-POPULAR Y EL INTENTO DE RENOVAR LA POLÍTICA COLOMBIANA ........................................................ La gente del común: cantinas y chicherías ........................................ Bibliotecas y Escuelas Obreras ........ 29 1............. 88 B.......... Prensa artesanal-obrerista ..................... Vida Social Laica ...... DIFUSIÓN DE ACTIVIDADES CULTURALES ............ PRENSA OBRERA Y POPULAR EN COLOMBIA EN LAS PRIMERAS DÉCADAS DEL SIGLO XX .............. 59 II.................. 97 II................................................................. 31 3............................................................................... 69 D................................................ 98 A................................................. 54 C.................................... Búsqueda de independencia frente al liberalismo ... 45 A................................................ Lugares y formas de lectura colectiva . 89 C....

........................................................................................... SÍMBOLOS Y DISCURSOS EN LA PRENSA OBRERA COLOMBIANA ....................................................... 221 ix ................ 168 B................................. Prensa Anarquista ..................................... 211 ANEXO ............................................................................... Educación ............ 195 PALABRAS FINALES .......................... 132 C.. 125 III..... 151 A.......... 199 FUENTES ............................................................................ banderas y emblemas: los símbolos de la prensa ................................................................................................................................................................... A MANERA DE CONCLUSIÓN: LA IMPORTANCIA POLÍTICA DE LA PRENSA OBRERA Y POPULAR ............... EL OBRERO COMO REPRESENTACIÓN DE LO POPULAR ......... 119 E........................................... 207 BIBLIOGRAFÍA ........... La censura de prensa: herencia de la Regeneración ....... 167 A......................................................................................................... PERIODISMO DE OPOSICIÓN Y CENSURA DE PRENSA ............................................................... 193 D.. 130 B........... 183 A............. Alcohol ........... 147 I.......................... 129 A............................... Socialismo.. “Ley heroica” y censura de prensa .... 172 2................. El panteón popular: héroes y mártires del proletariado ................................................................................... 190 C................................ 156 B........ 148 II........................Indice C....... Censura eclesiástica y gubernamental después de 1910 ... 136 IV...... Prensa socialista revolucionaria ................................. 111 D................................... 142 CAPÍTULO 4 IMÁGENES............... 168 1. MATRICES CULTURALES PRESENTES EN LA PRENSA ...................... Ciencia y Progreso ......... De soles...................................................... LOS TEMAS DEL OBRERO ILUSTRADO .............................. 161 III.............................................. Del obrero ilustrado al obrero revolucionario ...... Del progreso del país a la revolución mundial ................................. Emergencia de la prensa socialista .... Mujer ........................................................................................... Héroes Internacionales ............................. CREACIÓN Y APROPIACIÓN DE SÍMBOLOS Y HÉROES SOCIALES ................................... 184 B........................................ 178 IV. Héroes Nacionales ...............................................

.

.........................INDICE DE GRAFICAS Gráfica No........................................................................................ 1 Número de periódicos por año (1904-1929) ........... 2 Lugar de publicación .......... 38 ........................ 37 Gráfica No...

.

.......... 150 Cuadro No........... 169 ........INDICE DE CUADROS Cuadro No............................. 57 Cuadro No..............................2 Análisis de las matrices culturales presentes en la prensa obrera colombiana .......................... 1 Grupos primarios urbanos a los que pertenecían los carpinteros Galarza y Carvajal (1913-1914) ....................................3 Símbolos presentes en la prensa obrera .....................................................

.

....................................................................... 2 Caricatura “Dávila Flores y los Jesuitas crucifican a Colombia” .............................................. 8 “El Ave Negra” ................... 6 Cabezote del Vanguardia Obrera .............................................................. 9 Cabezote de Claridad................... 105 Figura No.... 161 Figura No............. 163 Figura No.................... 4 Cabezote de El Obrero Colombiano.... 5 Fotografía de un grupo de artesanos de Bogotá .................... 158 Figura No....... 106 Figura No............. 1928 ...................................................... 159 Figura No............................................INDICE DE FIGURAS Figura No... 1906 ........................................................................................................................... 155 Figura No............ Bogotá................................ .......... 3 Cabezote de El Símbolo .............. 156 Figura No....... 164 .... 1 Caricatura “El Portal del Gobierno” ....................... 7 Cabezote de El Faro............... Bogotá.......

............................................... 1905-1906................................................ 11 “La Anarquía ha triunfado” .... 180 Figura No...... 10 Emblema del grupo anarquista Pensamiento y Voluntad .......................... 190 xvi .... Bogotá................................... 13 Cabezote de El Faro............ 165 Figura No......................................... 166 Figura No.................... 12 Portada de El Socialista .............Luz Ángela Núñez Espinel Figura No.........................

fue al principio privilegio de unos pocos. El Luchador. 133. escrito por Raúl Eduardo Mahecha bajo el seudónimo de Han de Islandia. 1974. sino la verdad. al menos. antes que organizadores. Editorial Ariel. Medellín. 71. xvii . Como todo en el mundo. educadores. “La Imprenta y nuestra causa”. y la imprenta a todas partes la llevó en sí. después de adquirida la tremenda revelación de que los hombres ya no necesitaban ser pobres y supersticiosos? Los obreros conscientes. siendo luz. ¿qué podían hacer sino volver a transmitirla. nobles y plebeyos la poseyeron”. hoy pertenece a todos. Barcelona. a sentir que la semilla crece. 23 de julio de 1919 “Lo que más influía en los hombres. La ciencia. no eran otros hombres. halló en este sabio invento el paladín y difusor de sus conquistas. a todos ilumina. Y es que. o. No. p. y en manos de unos pocos. ricos y pobres. creían [los obreros]. Y fue la ciencia accesible a todos los humanos que quisieron mimarla. eran pues.Introducción “Fue la imprenta hecha de luz. Esparcida quedó y hoy empezamos a palparla. Conquistó la imprenta la libertad. y el movimiento todo giraba en torno de la propagación de la verdad por cualquiera que la hubiese conocido. llena de dificultades para llegar a todos. y diose a esparcirla por el mundo. propagandistas y agitadores”. Eric Hobsbawm. Rebeldes Primitivos. más tarde de algunas clases.

.

de manera generosa. leyó e hizo comentarios al manuscrito. deseo agradecer a mi familia. Javier Ortiz. quienes leyeron la versión presentada como tesis de Maestría en Historia y me hicieron estimulantes comentarios. a mis amigos. tengo una deuda inmensa con Renán Vega. por su interés y útiles comentarios que prestó a este proyecto. aunque no en último lugar. Sandra Núñez siempre estuvo presta a ayudarme cuando la tecnología me situaba al borde del abismo. Un “gracias” de todo corazón. Debo agradecer. especialmente a Margarita y a Sergio. Emilce Garzón merece una mención aparte porque. también. por su cariño y apoyo incondicional en todos mis proyectos académicos. a Luis Javier Orjuela y Miguel Ángel Urrego. por sus voces de aliento y su invaluable amistad durante el tiempo de elaboración del trabajo. Martha Lux y Patricia Wilches. Tampoco puedo dejar de mencionar a Efrén Mesa. quien me ayudó a mejorar la presentación formal del texto y al profesor Edgar Velásquez. Igualmente.AGRADECIMIENTOS Quiero expresar mis agradecimientos a la profesora Margarita Garrido. de la Universidad de los Andes. Así mismo. pues su ayuda y orientación fueron imprescindibles en la labor de acercarme al estudio de los sectores populares. . quien desde Santiago de Chile me envió algunos libros útiles para mi investigación Para terminar.

.

cimentados sobre una “voluntad de representación” de los sectores populares. este . y la participación política de los sectores populares. de tinte obrero y popular. mujeres. sino que. grupos socialistas y anarquistas). emergieron en el escenario nacional colombiano. su elevación material y moral. Entre las estrategias de resistencia adoptadas por estos sujetos sociales. enfrentaron. Sin embargo. que floreció en diferentes lugares del país. junto a otros ya existentes (colonos. la educación del pueblo. el mejoramiento de sus condiciones de existencia. entre los que se destacaban el avance de la razón y la verdad. recurriendo a diferentes formas de organización. los cuales. que dé cuenta de sus características y su importancia en la vida política y cultural de la sociedad colombiana a principios del siglo XX. nuevos actores sociales (obreros. aparceros. Precisamente. Aun cuando las investigaciones sobre el surgimiento de la clase obrera colombiana mencionan la existencia de estas publicaciones –algunas de ellas consideradas fuentes importantes para la historia de las primeras organizaciones de los trabajadores y sus luchas sociales–.INTRODUCCIÓN Durante la segunda y tercera décadas del siglo XX. estos periódicos no respondían exclusivamente a una estrategia de reivindicación política o económica. hasta el momento no se ha llevado a cabo ningún proceso de investigación sistemático sobre estas formas de periodismo popular. la incipiente modernización capitalista y la Hegemonía Conservadora. cabe destacar la publicación de una prensa propia. indígenas y artesanos). atendían diversos objetivos. movilización y lucha. la libertad de expresión y asociación.

Inicialmente. realizar una selección propia. había mantenido el Gobierno. Estos hechos son bastante significativos. El marco temporal se inicia con la caída de la dictadura del general Rafael Reyes. surgida desde mediados del siglo XIX. lo cual inevitablemente influyó en el análisis y en los xxii . en un contexto signado por la Hegemonía Conservadora y la irrupción de la modernización capitalista. en 1909. así como las referencias secundarias sobre ellos y se establecieron sus características fundamentales y. cuyo evento permitió el surgimiento de algunas voces opositoras al régimen y aflojó la fuerte censura de prensa que. pero ahora bajo una clara influencia soviética. se determinó cuáles serían consideradas. la definición del objeto de estudio implicó un doble proceso. desde una perspectiva que integra el análisis de los medios de comunicación. En el otro extremo. Esto implicó. Este lugar fue ocupado por los obreros. hasta entonces.Luz Ángela Núñez Espinel trabajo pretende llamar la atención sobre este fenómeno y contribuir al estudio del tema. el límite estuvo determinado por la derrota electoral del Partido Conservador y la fundación del Partido Comunista de Colombia. pues evidencian un cambio en el polo internacional que marcaba el ritmo de los acontecimientos políticos del país. como en todo proceso de investigación histórica. el año de 1919 se puede considerar como un símbolo de esa transición. además. porque se presentó la última gran protesta artesanal. la política nacional y la cultura popular. con posterioridad. al declive definitivo del artesanado como sector social protagónico de las luchas populares urbanas y animador principal de un tipo de prensa plebeya. Aunque este no fue un proceso secuencial y excluyente. En este período asistimos. que se extendió a varias regiones del país. haciendo especial énfasis en su relación con la cultura popular y la política nacional. cuyos resultados se presentan en el capítulo primero. y el inicio de una nueva fase del movimiento obrero y popular. quienes asumieron gran parte del legado artesanal. combinándolo con influencias de otro orden (anarquismo y socialismo) y adaptándolo a las nuevas condiciones sociales y laborales que se les imponían. I El propósito central de este trabajo consiste en analizar la prensa obrera y popular publicada entre 1909 y 1930. y conllevó un ciclo huelguístico encabezado por los trabajadores de los ferrocarriles. que derivó en la masacre del 16 de marzo de ese año. 1930. del Vaticano a los Estados Unidos. En este sentido. se revisaron los periódicos obreros que se reclamaban como tales. mediante un estudio más detallado de las publicaciones.

¿Por dónde empezar? La organización del partido y la literatura del partido. para analizar. Teniendo clara esta definición. Barcelona. Moscú. Renán Vega. e iniciar un proceso de cambio social. campesinos e incluso a pequeños industriales2 . el estudio habría variado en algunos aspectos. la denominación obrero tenía un significado muy amplio y ambiguo. y Madeleine Worontzoff. xxiii . En consecuencia. 2002. ciertos intelectuales. Ediciones Pensamiento Crítico. Bogotá. sino que se consideraba como tal a los artesanos. interactuando en un proceso complejo de creación de una cultura política particular. durante las tres primeras décadas del siglo XX. pretendieron ser de aplicabilidad universal. trabajadores asalariados. la clase obrera y la prensa obrera. sino que cobijaba sectores más amplios de la población. Específicamente. con la denominación prensa obrera y popular hacemos referencia a un conjunto de publicaciones editadas por trabajadores o dirigentes populares que se proclaman como representantes del pueblo y de sus aspiraciones. ya que. formas de organización. trabajadores independientes. lo cual involucra mentalidades colectivas. como por sus destinatarios. Gente muy rebelde. 3. retomamos la apreciación de François-Xavier Guerra. 1960. como la desarrollada por el dirigente revolucionario Vladimir Lenin1 .Introducción resultados. La concepción de la prensa en Lenin. Mujeres. aunque sin desconocer la existencia de teorías sobre la prensa obrera que. Vladimir Lenin. artesanos y protestas cívicas. Editorial Fontamara. 107 y ss. debemos recordar que. la conceptualización de prensa obrera y popular utilizada. Para entender esta afirmación en sus justas dimensiones. si la definición se hubiera ampliado de tal manera que incluyera periódicos católicos. p. ideologías políticas. presumen de ser apolíticas e independientes de los partidos tradicionales y el Clero. parte de las características propias de las publicaciones colombianas y de su contexto socioeconómico. desde diferentes ángulos (ideologías. Editorial Progreso. por ejemplo. 1979. formas de organización política. En este caso. el énfasis está puesto en la identidad social compartida tanto por quienes escribían en los periódicos obreros. y referentes sociales y simbólicos. lenguaje. entorno a que la prensa escrita trasciende la lectura individual. puesto que no hacía referencia solamente a la conceptualización clásica de la economía política. practicas sociales. además. éstas. Estas formas de identificación social nos permiten comprender por qué la prensa obrera no estaba dirigida solamente a los obreros. y buscan servir de órgano de expresión para denunciar la situación de explotación a los demás obreros y a los sectores populares. creación de imaginarios y modelos socia- 1. en sentido estricto. Por tanto. 2. el objetivo de este trabajo es el de asumir a la prensa obrera como un actor social y no solamente como una fuente histórica. en algún momento.

hemos retomado la metodología diseñada por Manuel Tuñón de Lara para investigaciones de este tipo. François-Xavier Guerra. como el objetivo de esta investigación no se restringe al contenido de la prensa. Editorial Cuadernos para el diálogo. cultura y política. y Manuel Pérez (editores). En total. 197. en el conjunto de periódicos obreros de la época que se conserva en la Biblioteca Nacional de Colombia –donde reposa la mayor colección hemerográfica del país– y en la Biblioteca Luis Ángel Arango. estableciendo cuatro ejes básicos que guían el análisis documental y la reflexión historiográfica: 1) los nexos entre la prensa y las formas de sociabilidad política popular. hemos adaptado la perspectiva metodológica de Tuñón de Lara. 2) la relación entre prensa obrera y política nacional. 4) los cambios. Su modelo se articula sobre tres puntos básicos: primero. resultando infortunadamente problemático el último lustro. en las primeras décadas del siglo XX3 . contribuyendo a consolidar o modificar un determinado tipo de periodismo4 . Así. Manuel Tuñón de Lara. por medio de la comparación de varias publicaciones. la forma como contribuyó a la construcción de una cultura política popular. y. p. además.Luz Ángela Núñez Espinel les y sociabilidad política popular). No. Prensa y sociedad en España (1820–1936). en la gran mayoría de los casos las colecciones no se encuentran completas ni cubren en forma homogénea todo el período. sino que. Sin desconocer que en este trabajo la prensa se constituye en fuente y objeto de estudio al mismo tiempo. Madrid. adapta. 2. “Considerar al periódico mismo como un actor”. establecer los nexos entre el periódico y su público mediante el análisis de los anuncios. en: Manuel Tuñón de Lara. tercero. repite o plagia a otros periódicos. segundo. las cartas de los lectores y otras rubricas que contenga. en: Debates y perspectivas. la forma como un periódico copia. busca dar cuenta de las relaciones dinámicas entre prensa. 4. y. Antonio Elorza. aunque el volumen de información es bastante amplio. sobre el que solamente se lo- 3. que determinan su significación y su impacto en el público. 1975. principalmente. se consultaron 68 publicaciones obreras y. xxiv . símbolos y discursos presentes en la prensa. 2003. 3) las ideologías. permanencias y confrontaciones en los periódicos en su conjunto y entre ellos mismos. determinar. “La prensa española del siglo XX: algunos problemas de investigación”. imaginarios. sino en relación con una multiplicidad de elementos materiales del mismo periódico. analizar la prensa como una totalidad en la que cada artículo no tiene valor en sí mismo. II El corpus documental se basa.

pero. Por ejemplo. xxv . algunos documentos impresos en la época y fuentes secundarias En el Archivo General de la Nación. el conocimiento del mundo social y cultural articulado alrededor de las publicaciones. relacionados con los obreros o los sectores populares. decidimos no recurrir al análisis comparativo. tratamos de establecer un diálogo con trabajos similares basados en las experiencias del Cono Sur americano y España. Esta limitación se trató de subsanar. permite que muchas conclusiones de este trabajo no puedan contrastarse con los resultados de otras investigaciones. republicanos y católicos). La falta de consolidación de los estudios de prensa en nuestro país. correspondencia y procesos judiciales. Aun cuando la búsqueda de fuentes sobre prensa en archivos rindió sus frutos.Introducción calizaron seis periódicos. y documentos escritos por ellos mismos. que no se hallan en ningún otro sitio. Germinal y Pensamiento y Voluntad. teniendo en cuenta esta limitación. continúa siendo ajeno. Fondo Ministerio de Gobierno (Sección Primera) encontramos documentos oficiales. también. algunos problemas siguen oscuros por la dificultad de acceder a la información. como memoriales. el descenso dramático del número de periódicos obreros después de 1929. algunos ejemplares de Vanguardia Obrera. no sabemos si la represión oficial fue tan fuerte como para borrar de un tajo tales proyectos político-culturales. En este sentido. en la medida de lo posible. habría sido más enriquecedor el análisis de la confrontación política si se hubieran analizado periódicos de otras tendencias (liberales. tales como informes. por el volumen de las fuentes y los límites impuestos a esta investigación. hojas volantes. muchos de ellos directamente relacionados con la prensa obrera. pasquines y documentos privados incautados por las autoridades. telegramas. Allí reposan. aunque con la debida reserva por las diferencias de contexto y de evolución histórica del movimiento obrero. conservadores. Aun así. Frente a ello. recurriendo a otras fuentes de información. si hay un problema de subregistro por la imposibilidad de acceder a los títulos o si hubo alguna directriz por parte del Partido Comunista. peticiones. como la documentación recopilada en el Archivo General de la Nación.

incluye el concepto de publicidad plebeya. Editorial Crítica. Jürgen Habermas. Subrayado nuestro. una gran limitación de los estudios sobre los medios de comunicación impresos radica en no haber asumido en forma sistemática la investigación de las publicaciones editadas por grupos populares o marginales. se habla se prensa oficial. Editorial Gustavo Gili S. de la edición alemana de 1990. sus necesidades y cambios históricos. “a partir de la cultura popular tradicional. el desarrollo de la prensa obrera y popular en nuestro país. 1997.A. Historia y comunicación social. no puede considerarse un público en singular. 2002. en el prefacio a su Historia y crítica de la opinión pública. Madrid. Subrayamos estos tres elementos porque consideramos que ellos también nos permiten explicar. 6. ya que es necesario incorporar al análisis la existencia de publicidades en competencia. en las cuales intervienen otras formas de comunicación excluidas de la publicidad dominante. desarrollada a partir de una nueva cultura política. Un concepto central en este trabajo es el de ideología. Taurus. prensa de información. Una historia social de los medios de comunicación. quien acuñó los conceptos de ideología 5. escrito casi treinta años después de la edición original. p. Historia y crítica de la opinión pública. En consecuencia. prensa de masas y prensa sensacionalista5 . En oposición a la concepción clásica de ideología como “falsa conciencia”. Así. la historia de la comunicación social ha establecido unas tipologías de prensa a partir las características que asume este medio de comunicación en los diferentes contextos históricos. prensa empresarial. De Gutemberg a Internet. xxvi . bajo el influjo de la intelectualidad radical y bajo las condiciones de la comunicación moderna”6 . lo que se expresa en un exiguo nivel de teorización. Barcelona. que retomamos en esta investigación. 6. en torno al cual. Manuel Vásquez Montalbán. Según el autor. Jürgen Habermas. 2002. ni siquiera cuando se sostiene que el público burgués es homogéneo. Barcelona. Junto a la publicidad hegemónica y entrecruzada con ella. prensa partidista o de opinión. cuando se habla de comunicación pública. se forma una “publicidad plebeya”. Asa Briggs y Peter Burke.. por lo menos en parte.Luz Ángela Núñez Espinel III Teniendo como referente la experiencia de Europa y Estados Unidos y considerando como único actor a la burguesía. se ha desarrollado una línea de pensamiento a cuya cabeza se encuentra Antonio Gramsci. como sucede con otros términos (sectores populares y cultura popular) se ha generado un gran debate. con prácticas y formas de organización propias. La transformación estructural de la vida pública. mediada por la lectura y focalizada en conversaciones.

que permite el desarrollo de una ideología propia. la ideología. P. George Rudé. Esta idea fue tomada en forma radical por Louis Althusser. Historia. se compone de las imágenes que circulan entre el pueblo. siempre es impugnada por los sectores populares y deja algunos espacios para otros valores y practicas alternativas. precisamente para eludir la discusión innecesaria entre verdadera y falsa conciencia. tradiciones y experiencias cotidianas. Talasa Ediciones. y que asegura a la clase dominante la hegemonía cultural e ideológica. 2001. en grado diverso. que. integra y organiza el funcionamiento de la vida material. 9. que se presenta como un sistema de ideas políticas. quien negó de plano cualquier posibilidad de acción autónoma de los sectores populares. p. Edición e introducción de Harvey J Kaye. la ideología popular estaría compuesta de dos elementos: el inherente. Introducción a la historia de las mentalidades colectivas”. p. Thompson. Valencia. existe una ideología propia de los dominados. Madrid. Thompson y la historia. es catalogada como cultura plebeya. En tal sentido. teoría y métodos. incluyendo mitos. p. Fundación Instituto de Historia Social. como un conjunto tradicional y consuetudinario de ideas. ideología y protesta popular. religiosas y filosóficas. Pedro Benitez. junto a la ideología dominante. Editorial Crítica. Para Rudé. se explica mejor a través del término de hegemonía. 1989. xxvii . E. y el derivado. La posibilidad real de coexistencia y lucha de la ideología dominante y la ideología popular (o plebeya). “Imagen de los imaginarios. 1995. considerada como dispersa y contradictoria. De acuerdo con esta concepción presente en la obra de Carlos Marx. Un compromiso ético y político. EDUCA. 22 y ss. Esta última. en la mayoría de los casos. Barcelona. la ideología es concebida como un territorio en permanente disputa. Costumbres en común. 202 Edward P. San José. Una reseña de este debate se encuentra en Iván Molina.Introducción orgánica y no orgánica7 . porque la dominación no es nunca unilateral ni completa. por su parte. la memoria colectiva y la experiencia misma. pero 7. 197 y ss. la influencia inherente y derivada mediante procesos de asimilación. Estudios sobre revolución. p. al difundir las ideas de la clase dominante. en: Elizabeth Fonseca (compiladora). donde se mezcla. adquirido o trasmitido por otros grupos sociales mediante diferentes medios8 . costumbres y actitudes pertenecientes a la experiencia del pueblo y transmitido a través de la expresión oral. 8. 131 y ss. a través de un proceso que combina el consenso y la represión. lo que le permite edificar o mantener una cultura diferente e impugnadora9 . 1996. proyecta una imagen ficticia del mundo que finalmente favorece sus intereses de clase. Estos planteamientos teóricos fueron desarrollados por George Rudé y Edward Thompson en una perspectiva analítica muy similar. Thompson enfatiza que. El rostro de la multitud. La ideología orgánica. La imagen del mundo que difunde la clase dominante no logra borrar la experiencia que vive el trabajador en la vida cotidiana y el ámbito laboral.

Entonces. Thompson para hacer “concreto y utilizable” el concepto de cultura popular. México. la proletarización masiva y otras formas que asume la lucha de clases11 . P. E. pp. desarrollada por Luis Alberto 10. Editorial Crítica. Para tal propósito. debemos seguir de cerca las reflexiones de Edward P. pp. Maurice Agulhom. si bien encontramos una filtración social de arriba hacía abajo. 2002. Tradicionalmente se consideró que los obreros imitaban a la burguesía por medio de un proceso de emulación o de difusión. tradiciones. Cuando queremos estudiar los sectores populares dentro de otro campo. como el de la cultura popular. el paternalismo y la deferencia12 . las costumbres. sino que responden a nuevas situaciones. préstamo. y junto con Terence Ranger en La invención de la tradición. ni la ideología ni la cultura se difunden únicamente de arriba hacia abajo. Historia vagabunda. y E. No obstante. 1979. negociación. op. Este tema ha sido trabajado de manera muy fecunda por Eric Hobsbawm en sus obras El mundo del trabajo. Thompson. Instituto Mora. confluyen en una cierta identidad donde es posible hablar de un “nosotros”. Barcelona. Estudios de historia de la clase obrera. Editorial Crítica. ubicándolo no sólo en el campo de los valores. sino que se trata de un proceso con múltiples orígenes y líneas paralelas y discontinuas. véase el trabajo de Peter Burke. Barcelona. lo que no excluye la existencia de otras identidades alternativas. estas identidades son provisionales pero cognoscibles y otorgan un matiz específico a una situación o a un período. la migración. Thompson. en un momento dado. Barcelona. donde se mezclan la explotación. aceptación. Sobre los conceptos de negociación y resistencia. como la urbanización. Estudios históricos sobre la formación y evolución de la clase obrera. 1997. además. Instituto Mora. 101-105. símbolos y formas de sociabilidad. 11. existen culturas populares y prácticas de clase que no son tributarias de modelos de otros grupos sociales. Historia y teoría social. la resistencia. apropiación y resignificación Por esta circunstancia. cit. en forma lineal y completa. En todo caso. México. Editorial Crítica. 19-20. sino en un medio material con relaciones sociales y de poder específicas. 1987. xxviii . La línea divisoria es fluctuante e inestable y entre sus extremos se desarrollan procesos de imposición. Como los sectores populares no existen por fuera de la realidad –al igual que la elite–.Luz Ángela Núñez Espinel también de resistencia y negociación10 . diferentes o contradictorias. la construcción de sujetos históricos entre los sectores populares es el resultado de procesos objetivos y subjetivos que. Trabajadores. op. los asumimos como categorías analíticas que nos permiten entender cómo los sujetos sociales se construyen a partir de un conflicto social que les es previo. diversos estudios históricos nos permiten concluir que. P. 1994. cit. Esto nos permite entender lo que ocurre en el ámbito de las prácticas. 12. consideramos pertinente la definición de cultura. Véase. igualmente complejo.

3. Al mismo tiempo. que la “educación” y la “ilustración” son impulsadas como los medios fundamentales de constitución de la ciudadanía política y de superación de la barbarie. actitudes.org/dialogos/pdf17/sunkel. La representación del pueblo en los diarios de masas. 14. la matriz racional-iluminista tiene cierta unidad a nivel de los contenidos en la medida que expresa algunos elementos muy generales entre los que se incluyen que la “razón” es presentada como un medio y el “progreso” como el fin de la historia. Buenos Aires. Buenos Aires en la entreguerra. s. 1995. De un lado. 13. heterogéneos. habitualmente fragmentarios. Disponible en: http:/ /www. 28. se encuentra la matriz simbólico-dramática. cultura y política. Sunkel nos explica que. dando lugar a una imagen más política (centrada en la clase obrera y los conflictos que le son propios). Sectores populares. Sobre esta matriz se introduce. dependiendo del tópico en que se haga énfasis15 . por tanto. la matriz racional–iluminista. p. como parte de la ideología inherente. o más cultural (incluyendo diversidad de actores con sus múltiples conflictos en la vida cotidiana). Editorial Sudamericana. p. Los diarios construyen una representación singular de lo popular con base en una articulación de elementos propios de la matriz racional-iluminista y de la matriz simbólico-dramática.Introducción Romero.f. derivado de una concepción religiosa del mundo. 15. caracterizada por un rechazo al racionalismo y al iluminismo y que suele expresarse en un lenguaje dicotómico concreto y de imágenes. p. opiniones. “Los sujetos populares urbanos como sujetos históricos”. las cuales también serán retomadas como guía para nuestro análisis. el anarquismo. constituido en objeto de campañas moralizadoras. en Leandro Gutiérrez y Luis Alberto Romero. los procesos sociales de su producción.pdf. y junto con ellos. Guillermo Sunkel. hay que señalar que la matriz racional-iluminista se expresa a través de un lenguaje abstracto y conceptual que está regido por el mecanismo de la generalización14 . como “un conjunto amplio de representaciones simbólicas. y como elemento derivado. incoherentes quizá. de otro lado. el liberalismo y radicalismo).felafacs. propone dos “matrices culturales” para analizar la forma cómo estos periódicos representan lo popular. Ibíd. retomando la propuesta teórica de Rudé para estudiar la ideología popular. Guillermo Sunkel. 4 xxix .. a través de la creación del Estado Docente y por la introducción de ideologías políticas de tinte iluminista (el marxismo. Luis Alberto Romero. circulación y consumo”13 . siguiendo al historiador inglés. que el pueblo es concebido como la expresión física de la barbarie y. de valores. que hunde sus raíces en la cultura popular del siglo XIX.

tanto por el pueblo –a quien dice representar–. mostrando la paradoja de una prensa legitimadora de actividades sociales. ya que en las páginas iniciales se considera en forma somera el contexto económico. con el fin de mostrar cómo el proceso de modernización capitalista genera unas condiciones particulares que posibilitan y dinamizan la vida de estas publicaciones. consideramos la posición asumida frente al mundo político colombiano. a través de la censura y la represión. para llegar a esbozar una tipología de la prensa obrera. en los cuales se afianzó.Luz Ángela Núñez Espinel IV Este trabajo está constituido por cuatro capítulos. En la tercera parte. se esboza una definición de prensa. el cuarto capítulo se estructura a partir de la premisa de que. enfatizando las dificultades para mantener su independencia frente al liberalismo y para pasar de un campo de acción local a uno nacional. además de la labor política propiamente dicha. como por el poder establecido y las otras fuerzas políticas tradicionales. en la segunda. de manera episódica. social y cultural en que aparece la prensa obrera. pero que comparten su proyecto político y cultural. ideológicas y temáticas de las publicaciones y sus cambios dentro del período. de sociabilidad política popular. buscando convertirse en un interlocutor válido y reconocido. se analiza la reacción conservadora y clerical ante la prensa de oposición. artísticas y culturales. distribución y lectura de prensa. finalmente. Este tema es desarrollado en tres partes: en la primera. y. El primer capítulo está dividido en dos partes distintas. estudia la forma cómo la prensa se inserta en el mundo de la política colombiana. se presenta otra faceta relacionada con el mismo proceso. que buscaba enseñar nuevos modelos sociales (el del prole- xxx . los periódicos llevaban a cabo una actividad pedagógica no explícita. El tercer capítulo. recalcando la existencia de períodos de relativa apertura. pero íntimamente interrelacionadas. se estudian los lugares de producción. formales e informales. a través de la difusión de actividades políticas. en la tercera. principalmente. En la segunda parte. la libertad de expresión Finalmente. El segundo capítulo muestra cómo las publicaciones periódicas asumen múltiples usos culturales que posibilitan y dinamizan diferentes espacios. En la segunda parte. En la primera parte. que sólo estaban relacionadas tangencialmente con la lectura. se estudian las posiciones políticas. tanto de los dirigentes obreros como de la gente del común. y evidenciadas en la prensa obrera. que se realizan fuera del espacio de la prensa. se reflexiona sobre la importancia de la palabra escrita para los trabajadores organizados políticamente –para quienes era sinónima de luz y progreso–. obrera elaborada a partir de las concepciones sociales y políticas presentes en ese contexto histórico.

se examina el proceso de configuración del obrero como representación de lo popular en la prensa. imaginarios y marcos morales. símbolos. y la articulación de algunos discursos centrales en torno a la mujer. la educación. la ciencia y el progreso. el alcohol. la creación y apropiación de símbolos y héroes sociales. xxxi .Introducción tario). Para ello.

Luz Ángela Núñez Espinel xxxii .

configurado por una variedad de trabajadores asalariados en las obras públicas. constitución de un mercado interno unificado. veremos en detalle las características de la prensa obrera y popular. En la segunda sección del capítulo. Enseguida. aislado del mundo exterior. I. para destacar la emergencia de un nuevo sujeto social. de un país rural. partiendo de una definición analítica y de una descripción sobre su radio de acción y alcance en la sociedad colombiana de principios del siglo XX. el proceso de modernización capitalista a comienzos del siglo XX en Colombia y las características generales de la prensa obrera y popular. resaltaremos los aspectos culturales más importantes del período. el papel desempeñado por el café. a otro vinculado al comercio mundial a través del café. con un mercado nacional unificado que posibilitó . MODERNIZACIÓN CAPITALISTA EN COLOMBIA Las tres primeras décadas del siglo XX. Inicialmente. analizaremos los principales aspectos relacionados con la formación del capitalismo en nuestro país (como población. constituyeron un período de transición. en las primeras fábricas y en los enclaves extranjeros.Capítulo 1 LA PRENSA OBRERA Y POPULAR EN SU CONTEXTO Consideraremos. como temas centrales en este primer capítulo. vinculándolos con la emergencia del capitalismo y destacando la manera cómo la prensa se inscribe en el ámbito de dichas transformaciones y se relaciona directamente con los obreros y los artesanos. las comunicaciones y la industrialización).

Hasta 1905. Caldas. Pese a que las últimas décadas del siglo XIX se caracterizaron por la gran movilidad de la población. dejando. Magdalena.Luz Ángela Núñez Espinel incipientes procesos de industrialización y urbanización. en: Nueva historia de Colombia. Chocó. por lo que tradición y modernización pueden considerarse como dos caras de la misma moneda. debidas a la pérdida de Panamá. La Reforma constitucional de 1910. y se le dieron amplios poderes al Presidente para modificar o reformar los departamentos recién creados. A. Tres años después. Antioquia. sociales y culturales. los departamentos correspondían. no puede hacernos perder de vista que el proceso de modernización se presentó solamente en ciertas regiones y sectores sociales. Cauca y Nariño. por lo que. Por consiguiente. a los viejos estados soberanos del siglo XIX. Atlántico. trazó una nueva división política. Tolima. p. Putumayo. consideramos necesario realizar un recuento sucinto de las características generales de la sociedad colombiana en las primeras décadas del siglo XX. destacando los aspectos económicos. Santander del sur. pero esta situación cambió radicalmente con las Leyes 17 y 45 de 1905. Bogotá. sin embargo. 2 . en menos de un año. con la finalidad de contextualizar las condiciones en las cuales surge y se difunde la prensa obrera y popular. Arauca. no tuvo una difusión generalizada. Editorial Planeta. el mapa político del país sufrió profundas transformaciones. Población y territorio Durante la primera década del siglo XX. “Rafael Reyes: Quinquenio. Boyacá. Vaupés y Vichada1 . cuatro intendencias. con importantes migraciones interregionales 1. finalmente. y a la política de Rafael Reyes de desequilibrar la balanza entre el poder central y las regiones en beneficio del primero. régimen político y capitalismo (1904-1909)”. que dibujaron un nuevo mapa político con quince departamentos (formalmente incluida Panamá). en 1903. con la Ley 1a de 1908. protagonistas tanto en la paz como en la guerra de la política de esa centuria. Guajira. y una nueva clase social en expansión. dos intendencias y siete comisarías. y seis comisarías. Historia política 1886-1946. Cundinamarca. ya sólo quedaban 24 departamentos. Humberto Vélez. Valle. Amazonas. la división política fue reestructurada en 34 departamentos y un distrito capital. Huila. catorce departamentos. los trabajadores asalariados. en líneas generales. 1989. Norte de Santander. Meta y San Andrés y Providencia. 198. Este panorama general. que configuran la realidad colombiana de este momento histórico. Caquetá. es decir. Tomo 1. Bolívar.

p. Por las pésimas condiciones higiénicas. la precaria asistencia médica y la pobreza generalizada. y 69. la viruela. el peso de la población rural era abrumador: 90 por ciento de la población.407. la población total del país se duplicó. el hacinamiento. al iniciar el siglo.143. a la industrialización. 3. 5. pasando de 4. Cartagena. que ocasionó millares de muertos en todo el país y afectó alrededor de 40 mil personas sólo en Bogotá4 . y pequeños caseríos se convirtieron en ciudades. industria. Manizales. también aumentó significativamente la población. Pese a una tendencia regresiva. el sarampión.El obrero ilustrado que permitieron la colonizaron de vastas zonas de las vertientes interandinas –especialmente en las regiones de clima templado– y suelos aptos para la producción agrícola. impactados por nuevas actividades económi- 2. La mayoría de los asentamientos humanos se encontraba en las regiones Andina y Caribe. Rueda Plata. Orinoquia y Amazonia. cit. José Olinto Rueda Plata. entre 1905 y 1938. Bogotá. a la crisis y descomposición del régimen de haciendas y a la migración hacia las zonas de obras públicas. 1978. la anemia tropical. Bogotá. económico y cultural. las tasas de mortalidad infantil y de morbilidad general se mantuvieron altas durante todo el período. gráfico 2. como se constató en la epidemia de gripa de 1918. Sin embargo. La magnitud de esta epidemia fue ampliamente registrada por la prensa de la época y mereció que. J. V. Instituto Colombiano de Cultura.956. pues. Osorio Lizarazo escribiera una crónica sobre el hecho. op. la diarrea. Pereira e Ibagué. Los indicadores demográficos muestran que. veinte años después. titulada “Las escenas de horror y de miseria que Bogotá presenció durante la epidemia de gripa de 1918”. mientras que las del Pacífico. la población era diezmada por enfermedades tan prevenibles como el paludismo.. Así mismo. la suciedad y la falta de agua potable y de alcantarillado dejaban a los pobladores urbanos en situación de extrema indefensión frente a las epidemias. J. t. asociada en parte. Barranquilla y Cali se triplicó.5 años y tres décadas después sólo había aumentado a 36. pp.1 años. O. en: Nueva historia de Colombia. era de 28. café. Economía. Entre 1905 y 1938. A. Desde el punto de vista demográfico. durante este período se inició la urbanización del país. la difteria y la fiebre amarilla3 . tenían menor población y los patrones de asentamiento eran más dispersos2 . pero la esperanza de vida seguía siendo muy baja. 365.1 por ciento. Medellín. las infecciones respiratorias. En Bucaramanga. en 19385 . en Novelas y Crónicas. 360–361. la población de ciudades como Bogotá. Cúcuta.632 a 8. 4. Editorial Planeta. constituyéndose en epicentros de las incipientes industrias. 1989. en 1900. gran parte del territorio nacional estaba poco poblado. 3 . Ibíd. “Historia de la población de Colombia”.

el naciente proletariado. en las obras públicas y en los servicios de transporte. 1997.. y se empezaba a desarrollar la burguesía agraria que. La estructura social estaba fuertemente jerarquizada y las posibilidades de ascenso social eran bastante escasas. ligadas. Bogotá. Cundinamarca). Este cambio puede ser explicado por la incipiente industrialización y el aumento del trabajo asalariado. Universidad Nacional. Ensayo. con un aumento considerable de lo que. de los contenidos de la educación y de la moral de 6.57 . Ibíd. En las áreas rurales también existía un número significativo de pequeños propietarios. en contravía del proceso de secularización que vivía el mundo occidental. lo que no implicó la desaparición de las formas precapitalista (no salariales) de vinculación laboral. y más arriba se encontraba la emergente burguesía industrial y otras fracciones de la burguesía. cuadro 10 p. 7. sirvientes agrícolas y urbanos) que. que explotaban a peones. en determinadas regiones (Valle del Cauca. desde un principio. La mayor parte de la población colombiana se dedicaba a actividades agrícolas o extractivas. epicentro de la lucha obrera en los años veinte. o el comercio de café. empleado en las primeras fábricas. 64. peones. Para el caso de Barrancabermeja. podría decirse que en el campo la clase hegemónica estaba representada por los terratenientes y hacendados. Departamento de Ciencias Sociales. Tolima. R. Costa Atlántica. Enclaves.9 por ciento de la población económicamente activa. Monografía de grado. Al mismo tiempo. 4 . Colombia era una sociedad cerrada a corrientes del pensamiento universal que pusieran en tela de juicio los cimientos conservadores y católicos que sostenían la nación. Cultural e ideológicamente. Génesis de Barrancabermeja. En forma esquemática. entre las que se destacaban los artesanos. en las ciudades coexistían diferentes fracciones de clase.. al capital internacional. 371. Como guardiana de ese orden se erigió a la Iglesia católica. Instituto Universitario de la Paz. como la financiera y comercial. véase: Jacques Aprile-Gniset. y en 1938 representaban ya el 42. configuró empresas capitalistas basadas en el trabajo asalariado. t. Barrancabermeja. tanto urbano como rural. Ediciones Pensamiento Crítico. Gente muy rebelde. en 1918. Girardot. colonos y arrendatarios. en algunos censos. se denominaban “trabajadores por cuenta ajena” (correspondía a arrendatarios. se le devolvieron todas las prerrogativas que había perdido durante los gobiernos liberales del siglo XIX: control del estado civil de las personas. en Girardot y La Dorada6 . en Barrancabermeja. transportes y protestas obreras. constituían el 29. Y sobre Girardot: Gilberto Martínez Acosta. sobre todo en la zona influenciada por la colonización antioqueña. empleados. 1982. 2002. p. como la extracción petrolera.Luz Ángela Núñez Espinel cas.Vega. 1. a la cual.

cunditolimense (1870-1900) y antioqueña (1885-1905).3 en 1930. 1. la inyección de capitales a la economía nacional. Configuración de un mercado nacional El café se constituyó en el producto que consiguió vincular al país. Marco Palacios. Colombia logró posicionarse como segundo productor mundial de café. intervinieron otros factores.5 por ciento en 1915. la coloni- 8. 5 . con el establecimiento del Banco de la República. social y política. Cundinamarca. Además del grano. y aunque la producción se mantuvo concentrada en ocho departamentos a lo largo del período (Caldas. Se le debe tener en cuenta. Valle. en cuyo período el grano logró sostenerse en el mercado internacional. y protección absoluta del Estado por mandato expreso de la Constitución de 1886 y del Concordato de 1887. Después de 1915. y los préstamos obtenidos en Estados Unidos. de manera definitiva. el establecimiento de una economía cafetera se circunscribe al lapso comprendido entre 1870 y 1910. p. pese a la crisis de precios de 1879-1883 y 1897-1910. Bogotá. como la creciente estabilidad política que vivió el país después de la Guerra de los Mil Días (1899-1902). la expansión cafetera continuó. El Colegio de México–El Áncora Editores. la disolución del régimen de hacienda y la construcción de vías de comunicación. Tolima. y a la inestabilidad política generada por cuatro guerras civiles8 . 1983. en etapas asociadas a regiones específicas: santandereana (1840-1900). producto de la indemnización por la pérdida de Panamá. con una participación ascendente en la producción global: 3. A pesar de los traumatismos en el comercio internacional ocasionados por la Primera Guerra Mundial. 237.El obrero ilustrado los profesores y funcionarios públicos. a la hora de hablar de las dinámicas demográficas regionales. No obstante. Cauca y Huila). El café en Colombia 1850–1970. Antioquia. también. y jugó un papel central en la consolidación del mercado interno y del despegue de la industrialización. Una historia económica. 8 por ciento en 1925 y 11. B. la reorganización fiscal y monetaria iniciada durante el gobierno de Rafael Reyes (1904-1909) y consolidada en forma definitiva en 1923. Norte de Santander. motor de la economía nacional La expansión del cultivo del grano comenzó a mediados del siglo XIX. El café. con el comercio internacional.

Bejarano. cit. En consecuencia. Todo esto implicó un aumento de la deuda a largo plazo. 192. p. Enclaves. Esta situación favorable cambió de manera dramática al final de la década de 1920. 10. Siglo XXI Editores. para el período 1925 -1929.Vega. 11. Ediciones Punta de Lanza. Gente muy Rebelde. Jesús Antonio Bejarano. 1988. “El despegue cafetero (1900 . representaron ingresos por 112 millones de dólares. 9. aumentando el área sembrada con café. El café. principalmente del café. en José Antonio Ocampo (compilador) Historia económica de Colombia. 112-113 y 116. que empezó en 1928 y alcanzó su punto más bajo en 19309 . Desarrollo de la infraestructura vial La precariedad del sistema vial se hizo evidente cuando la exportación de café exigió una amplia infraestructura para el transporte de carga. op. 6 . de ahí que se le dio una solución parcial mediante la construcción de líneas férreas que conectaban las regiones cafeteras con el río Magdalena. pasó de 24. A. 192. siguió una tendencia centrífuga. 1. previo cumplimiento de las recomendaciones de la misión Kemmerer. cit.. Por esta razón. J. y posibilitó un aumento en la inversión pública del Estado. p. Esta bonanza tuvo varios orígenes: aumento de las exportaciones de café que. que buscaba facilitar la salida de los productos de exportación. op. solamente en el quinquenio de 1923 a 1928. en el contexto de la gran depresión. “que entre 1904 y 1914 pasó de 279 a 783 kilómetros de vías construidas.. Absalón Machado. la construcción de ferrocarriles. debido a un fuerte descenso en la cotización del precio del grano. Bogotá. El país no había sido preparado para ello.1 millones de dólares11 . la construcción de ferrocarriles se concentró en la zona cafetera. pero no tendía a la integración regional del país. transportes y luchas obreras. que sumaron un total de 25 millones de dólares (10 millones fueron entregados en 1923 y 5 millones anuales.Luz Ángela Núñez Espinel zación de nuevas tierras fue muy importante en algunas regiones. entre 1924 y 1926). mientras que el resto del ferrocarriles del país se incrementó tan sólo de 87 a 122 kilómetros”10 . hasta los años veinte del siglo pasado. puesto que. 1977. las divisas provenientes de la indemnización por la pérdida de Panamá. Bogotá. por donde se llevaba la carga hacia Barranquilla. R. la economía nacional creció de manera extraordinaria. p. En la década de 1920.1 millones a 203. y de allí al mercado mundial.1928)”. 84. 2. en un 743 por ciento. de la aparcería al capitalismo. que constituía aproximadamente el 70 por ciento de la carga transportada. pp. y los empréstitos otorgados al país. t.

la expansión de la red vial trajo importantes consecuencias económicas y sociales por cuanto permitió la comunicación de regiones aisladas. 12 13. la concentración de la tierra y la implementación de la ganadería extensiva dieron origen a una gran cantidad de peones y sirvientes que. p. Además de los ferrocarriles. Universidad Nacional. 198. Este aspecto generó conflictos entre colonos y terratenientes por el acceso a las tierras cercanas a las vías de comunicación. especialmente a la construcción de ferrocarriles. el incremento de carga transportada a un costo más bajo. J. que aumentaron a 2. 17.. y proporcionó trabajo directo a unos 40. cosa que no siempre ocurría en las haciendas. Sin embargo. pero otros regresaron a las zonas agrícolas llevando consigo la experiencia de lucha acumulada en esos años. op. Al mismo tiempo.042 kilómetros los caminos de herradura. al no ser absorbidos por la economía regional. en buena parte. en una esfera donde los ingresos eran más altos que en las labores agrícolas y aseguraba el pago del salario en moneda. se debe tener en cuenta la construcción de 942 kilómetros de carreteras y caminos vecinales. al desarrollo de obras públicas. Arango. Catherine. La localización de las nuevas vías férreas ayudó a conectar algunas regiones con el mercado mundial. 7 . en algunas zonas. A. p. Bogotá. el aumento de la demanda de bienes de construcción. Colonización y protesta campesina en Colombia. peones y concertados. la ampliación de la frontera agrícola y de colonización. así como expectativas diferentes a las que predominaban en la hacienda en torno a salarios. Legrand. porque se constituyó en una alternativa de trabajo para arrendatarios. Tras la crisis de 1929. emigraron a los centros urbanos14 . descrito por Catherine Legrand12 .000 obreros13 . condiciones laborales e incluso a la propiedad de la tierra. 1988. op.. Adicionalmente.El obrero ilustrado Esta creciente capacidad económica del Estado se destinó. como en la región occidental del país. la incorporación de nuevos productos al mercado nacional. y a 4. Bejarano. la construcción de obras públicas aceleró la crisis de las haciendas. dando continuidad al ciclo de colonización–expulsión violenta-nueva colonización. los cuales absorbieron más del 60 por ciento del total de inversiones públicas del país. las obras públicas se redujeron dramáticamente y algunos trabajadores emigraron a los centros urbanos. 14.641 kilómetros el total de la malla vial para automotores. pero sólo contribuyó de forma marginal a la integración del mercado interno. cit. cit. M.

la industria en Colombia se consolidó en las décadas de 1920 y 1930. como la nueva división internacional del trabajo y el ascenso de Estados Unidos a potencia mundial15 . propició la construcción de vías de comunicación. en: Cuadernos de Economía. debido a la rebaja de los altos impuestos al calzado extranjero y a la 15. FAES. fue creando fuerza de trabajo asalariada en algunas ciudades16 . pp. en sectores donde había predominado la industria doméstica y artesanal. 5. Inicios de la industrialización La industrialización debe entenderse como un fenómeno complejo. Amador. permitió la formación de capitales importantes en diversos sectores de la economía y. La Espriella y Samacá. a través del beneficio del grano. 17. Mayor Mora. No. ya separada del domicilio.. 205. Aun así. 317–319. es innegable la importancia del café en el proceso de industrialización. al respecto. la Fábrica de Chocolates Chaves y Equitativa. también deben tenerse en cuenta otras actividades económicas (minería. 80–81. “Los orígenes de la industrialización en Colombia (1890-1929)”. igualmente. son ejemplos notables. Salomón Kalmanovitz. “El desarrollo histórico de la industria en Colombia. los Molinos de Carlos C. resultante de la confluencia de procesos internos del país. de alimentos. producción de caña de azúcar y ganadería) que prosperaron en el período anterior o aún en forma paralela y en las cuales se acumuló capital que luego fue reinvertido en actividades industriales. porque amplió el mercado internó. primer semestre de 1983. 1982. Sin embargo. Cementos Samper y un sinnúmero de pequeñas fábricas y maquinaria sencilla17 . Hugo López. Medellín. que mantuvo las tarifas aduaneras de la época de Reyes para la importación de hilazas extranjeras. El período de consolidación”. Aun cuando desde 1890 se establecieron talleres mecanizados. los Ingenios Central Colombia y San José. con situaciones externas particulares. se beneficiaron las fábricas de calzado. op. 8 . bebidas.Luz Ángela Núñez Espinel 3. en algunas industrias textiles. A. Chocolates la Antioqueña y las locerías de Caldas y Santuario. la Fábrica de Fósforos Olano. en: Memorias del simposio Los Estudios Regionales en Colombia: el caso de Antioquia. La industria textil se vio especialmente favorecida por la ley 117 de 1913. cit. aunque precariamente sobre una forma de organización artesanal. p. La segunda década del siglo XX se caracterizó por el surgimiento de “verdaderas fábricas”. Gracias a las medidas proteccionistas del gobierno de Rafael Reyes. pp. se dio el tránsito del taller artesanal a la fábrica. 16. la Cervecería Tamayo. surgieron las empresas textiles de Bello. y se generalizó la utilización de maquinaria moderna y mano de obra asalariada. Entre 1890 y 1910. cigarrillos y locerías. Bogotá.

. Durante este primer tercio de siglo. 20. 19. en Bogotá se localizaba el 36 por ciento de las fábricas. caracterizada porque una empresa era dueña de varias fábricas en diferentes regiones del país (como Gaseosas Posada Tobón y la Fábrica de Chocolates Chaves y Equitativa) y por el surgimiento de las primeras sociedades anónimas. En cuanto a la concentración industrial. en Barranquilla. Además. situándose Medellín a la cabeza21 . aunque en realidad su impacto fue de corta duración.. actuaron como barrera de protección para la industria nacional. Ibíd. en Medellín.. por lo que su efecto no fue totalmente nocivo para este sector de la economía19 . como Coltejer y Fabricato. en lo relacionado con la contribución a la producción industrial del país y desarrollo técnico. principalmente en las empresas fabriles antioqueñas18 . p. lo que se evidenció con la fundación de Cementos Diamante. Posada Tobón y la Compañía Nacional de Chocolates20 . p. Medellín. la crisis económica de 1920 afectó negativamente a las empresas del país. otra cosa ocurría en el ramo del hierro y el acero. sin embargo. en esta década. 108. en 1927. A. última sobreviviente de las creadas en el siglo XIX. Mayor Mora. a finales de la década de 1920. t. op. el 8. En esta década también se acentuó la concentración financiera en las grandes empresas del sector textil. y en Cali. se inició la concentración financiera. 21. Barranquilla y Cali. y en otros sectores. cit.5 por ciento. Si bien es cierto que la gran desventaja de la industria antioqueña era la falta de vías de comunicación. derivadas de la Primera Guerra Mundial. El desarrollo fabril de Medellín y los municipios aledaños se cimentó sobre la industria textil y la trilla de café.El obrero ilustrado tarifa para la importación del cuero. En contraposición. Vega. Enclaves. cit. p. H. y la construcción de un cable aéreo que aseguraba el suministro de materias primas a Cementos Samper. op. pp. contaba con otros 18. 1. 327 y ss. pero.. Gente muy Rebelde. el 16 por ciento. 9 . puesto que en 1927 fue cerrada la Ferrería de Amagá. como ocurrió con la Cervecería Bavaria y el ingenio Manuelita. cit. op. pues a partir de 1922 empezó un período de reactivación industrial que permitió la modernización productiva de las grandes empresas. como Coltabaco. López. 209-210. Compañía Fosforera Colombiana. 323 y ss. en cuatro ciudades: Bogotá. los dos primeros puestos se invertían. R. el desarrollo industrial se concentró fundamentalmente. las cuales se convirtieron en polos de desarrollo regional. el 21 por ciento.. Las dificultades para el comercio marítimo internacional. transportes y protestas obreras. La urbanización y el auge de las obras públicas estimularon la industria del cemento.

Luz Ángela Núñez Espinel

factores a su favor, como energía poco costosa, generada en una caída de agua en los alrededores de la ciudad, y mano de obra barata y disciplinada. Además, después de 1914, cuando Medellín se conectó por ferrocarril con el río Magdalena, se presentó una complementariedad en la carga que sacaba café y llevaba algodón y maquinaria a la ciudad, favoreciendo la industria manufacturera, como lo corrobora la cifra de 13 fábricas de textiles, creadas entre 1902 y 1920. También se destacaron empresas de otro tipo en la región, como varias fundiciones y fábricas menos tecnificadas de bienes de consumo ligero, que producían fósforos, cigarrillos, chocolates, gaseosas, calzado, vidrio y loza22 . La industrialización de Bogotá no fue tan dependiente de la economía cafetera, lo que la hizo menos vulnerable a los vaivenes del precio del grano. En la ciudad se establecieron fábricas de tejidos, pero ninguna alcanzó los niveles productivos y tecnológicos de la industria antioqueña. Sus empresas más destacadas se encontraban en los ramos de alimentos, bebidas y cemento, como las cervecerías Bavaria, Bohemia y Germania, la Fábrica de Chocolates Chaves y Equitativa, Cementos Samper y Cementos Diamante. En el proceso de producción de todas estas industrias se llevaron a cabo importantes adelantos técnicos y administrativos, y se amplió la base de trabajadores asalariados de la ciudad. También, se establecieron fábricas más pequeñas, donde se producía calzado, loza, fósforos, jabones, velas y pastas alimenticias. En las primeras décadas del siglo XX, Cali y el departamento del Valle del Cauca experimentaron un crecimiento acelerado. Ello significó un notable aumento de la población total, de la capacidad industrial instalada y de los trabajadores asalariados. Desde finales del siglo XIX, la economía urbana del Valle del Cauca evidenció un incremento en la circulación de capital derivado de la exportación de cacao, café y cuero, y de la expansión de actividades agropecuarias; pero fue la producción agroindustrial de azúcar lo que impulsó el desarrollo capitalista de la región a través del establecimiento de los grandes ingenios azucareros. Esta moderna industria se inició en 1900, con la inauguración del Ingenio Manuelita y se consolidó con el establecimiento de los ingenios Providencia y Río Paila, en la década de 1920, cuando se dieron condiciones más favorables gracias a la terminación del ferrocarril Cali-Buenaventura, en 1915, y al alza en los precios internacionales del azúcar, debido a la Primera Guerra Mundial. Como la mayor parte de la producción azucarera estaba destinada a la exportación, los grandes ingenios no supusieron una competencia ruinosa a los trapiches, que destinaban su producción al mercado interno y, tanto unos como otros, necesita-

22.

J. A. Bejarano, op. cit., p. 187.

10

El obrero ilustrado

ban un número más o menos grande de trabajadores durante todo el año, para que atendiera diferentes actividades agrícolas e industriales. La industria cañera no implicó una clara división de trabajo entre el campo y la ciudad, como sí lo hizo el café, pero indirectamente propició el establecimiento de algunas industrias de bienes de consumo en Cali, donde también había pequeños talleres industriales, principalmente trilladoras, que procesaban el café de la región23 . La industrialización de Barranquilla se vio impulsada por el café, ya que, hasta comienzos de la década de 1930, la mayor parte de la producción nacional salía por ese puerto. Allí, se establecieron las principales casas comercializadoras del grano, agentes de seguros, comisionistas e importadores de mercancías, empresarios e inversionistas extranjeros. Esto permitió un flujo de capitales en la ciudad, parte de los cuales fueron invertidos en la industria local, como la fábrica de tejidos Obregón, fundada en 1909; la empresa de navegación aérea, SCADTA, creada en 1919, y pequeñas fábricas de vidrio, fósforos, velas, jabones, cerveza, hielo, ladrillo y zapatos. En aquella ciudad, el desarrollo industrial fue efímero y dependió de su situación como puerto fluvial y marítimo, que vinculaba al país con el mercado internacional. De ahí que, cuando el puerto y el comercio por el río Magdalena declinaron, lo mismo ocurrió con la industria barranquillera. En contraposición, Cali. Medellín y Bogotá establecieron vínculos perdurables con las economías rurales y los mercados regionales circundantes, lo que posibilitó un desarrollo industrial más duradero24 . C. Los trabajadores, nuevos actores sociales La consolidación del café como principal producto de exportación y la incipiente industrialización, determinaron el proceso de modernización capitalista en el país, dando lugar a una economía básicamente monoexportadora, situada en la órbita de influencia de Estados Unidos. Sus consecuencias trascendieron la esfera económica y tuvieron influencia en las dinámicas demográficas regionales, el inicio de la urbanización y la aparición de una nueva clase social, el proletariado, que pugnaba por ganar un espacio propio dentro de la nación, desestabilizando la república conservadora de poetas y gramáticos, y dando lugar a lo que entonces se llamó “la cuestión social”.

23.

24.

Sobre el proceso de industrialización en el Valle del Cauca véase: José María Rojas Guerra, Sociedad y economía en el Valle del Cauca, t. V., Empresarios y tecnología en la formación del sector azucarero en Colombia 1860–1980, Bogotá Universidad del Valle – Banco Popular, 1983. Adolfo Meisel, “¿Por qué se disipó el dinamismo industrial de Barranquilla?”, en: Lecturas de Economía, No. 23, Universidad de Antioquia, mayo–agosto de 1987, p. 60 y ss.

11

Luz Ángela Núñez Espinel

1. Origen de los trabajadores asalariados La migración del campo a la ciudad no fue la única fuente en el origen de los trabajadores asalariados, pues la fuerza de trabajo barata, especialmente femenina e infantil, que ya se hallaba dispuesta en las ciudades o en las regiones cercanas, fue incorporada a los procesos productivos que no requerían altos niveles de preparación o capacidad física. Por ejemplo, el beneficio del café generó un importante contingente de trabajadores asalariados a través de las trilladoras que tendieron a concentrarse en los centros urbanos cafeteros y en las zonas aledañas. Por sus características productivas, el desarrollo de esta actividad se basó en la explotación de fuerza de trabajo femenina, como lo revelan los siguientes datos:
En 1918 el 48 por ciento de las 2.164 obreras empleadas en las fábricas y talleres de Medellín laboraban en las trilladoras de café; en 1922, en Manizales, de las 467 obreras existentes, el 57 por ciento, es decir, 269, trabajaban en las trilladoras; en 1925, en Cali el 41 por ciento de los trabajadores empleados en los establecimientos industriales y talleres estaban vinculados a las trilladoras de café. 25

En la década de 1920, una parte de los trabajadores y las trabajadoras estaba vinculada a las fábricas que florecían en las principales ciudades del país, pero los núcleos más importantes se encontraban en las obras públicas, los transportes (principalmente fluvial y ferrocarrilero) y en los enclaves de la United Fruit Company, en la zona bananera de Santa Marta, y de la Tropical Oil Company, en Barrancabermeja. En estos sectores, la fuerza de trabajo era predominantemente masculina, formada, tanto por nativos de la región, como por inmigrantes de otras zonas del país. Entre 1925 y 1930, la población urbana creció en un 24 por ciento; es decir, en cerca de 400.000 personas. Este fenómeno estaba asociado a la transformación del mercado de trabajo, al desarrollo del sector terciario y a la diferenciación de salarios entre agricultura y obras públicas26 . Empero, en los centros urbanos el aumento de la población no se había acompañado de obras de infraestructura que permitieran una vida digna a sus habitantes, lo que generó protestas y malestar social en algunas ciudades. Por ejemplo, el déficit de viviendas era un problema común en los principales centros urbanos y los esfuerzos del Clero, las organizaciones obreras

25. 26.

R. Vega, Gente muy rebelde, t. 1, Enclaves, transportes y protestas obreras, op. cit., p. 93. Véase, además, Mariano Arango, op. cit., pp. 105 y 214. J. A. Bejarano, “El despegue cafetero”, op. cit., p. 201.

12

El obrero ilustrado

y los municipios, por suplir esta necesidad, nunca fueron suficientes. En algunos lugares, la situación se agravó aún más por la especulación con los precios de los alquileres por parte de los propietarios urbanos. Como respuesta a esta problemática, en ciudades como Bogotá y Barranquilla los inquilinos se organizaron para exigir la rebaja de los arriendos y de los precios de los suministros de subsistencia. El problema de los servicios públicos también generó, múltiples peticiones y protestas por parte de los pobladores pobres de las ciudades, quienes exigían servicio de acueducto, alcantarillado y luz eléctrica para sus hogares. 2. Organización política y agitación social Durante las tres primeras décadas del siglo XX, los artesanos, fuerza social muy importante durante el siglo XIX, vieron declinar su protagonismo político en favor de los trabajadores asalariados, pese a que, en términos cuantitativos, éstos no superaban a los primeros. La fechas extremas de este liderazgo político y social fueron 1847, cuando se creó la Sociedad de Artesanos de Bogotá, para combatir la política librecambista de Mosquera, y 1919, año de la última gran movilización liderada por los artesanos, que fue violentamente reprimida por el Gobierno de Suárez, con un saldo trágico de diez muertos y quince heridos27 . Durante este período, de casi ochenta años, la acción de los artesanos estuvo encaminada a defender o a solicitar medidas proteccionistas en materia económica, pero también reclamaron mejores condiciones de vida para el pueblo, desarrollaron campañas educativas y, en algunos momentos, editaron una prensa propia. Sus formas organizativas por excelencia fueron las sociedades de artesanos y las sociedades mutuales, que aparecieron por toda la república y constituyeron un acervo organizativo, político y cultural importante, que luego fue retomado por la primera generación de obreros. En esta perspectiva, algunos trabajos historiográficos han mostrado que importantes tradiciones de los artesanos radicales fueron legadas a los primeros grupos sindicales y socialistas del país. Entre esas tradiciones se

27.

Análisis sobre las sociedades de artesanos que florecieron durante la segunda mitad del siglo XIX, se encuentra en: Francisco Gutiérrez Sanín, Curso y discurso del movimiento plebeyo, Bogotá, IEPRI–El Áncora Editores, 1995; David Sowell, The Early Colombian Labor Movement: artisans and politics in Bogotá, 1832–1919. Philadelphia, Temple University Press, 1992. Por su parte, sobre la masacre de artesanos en 1919, véase: Documentos relacionados con los sucesos del 16 de marzo de 1919 en la ciudad de Bogotá. Imprenta Nacional, Bogotá, 1920; Vista fiscal sobre los sucesos del 16 de marzo, Imprenta Nacional, Bogotá, 1919.

13

Luz Ángela Núñez Espinel

destacaban el radicalismo liberal, el ideario de la Revolución Francesa, algunas formas de socialismo utópico, el culto a la prensa y a la palabra escrita en general, así como la práctica del espiritismo y la masonería.28 . Sin embargo, no toda la tradición artesanal y obrera era radical. La Iglesia católica veía con beneplácito a las organizaciones mutuales y por ello hizo grandes esfuerzos para controlarlas y difundirlas a lo largo y ancho del país, propósito que reforzó en 1913, cuando la Conferencia Episcopal decidió impulsar la Acción Social Católica, propuesta por el papa León XIII. Ante las nuevas realidades del país y la emergencia de la “cuestión social”, el Clero colombiano desplegó una inmensa campaña que incluyó la transformación de cofradías en sociedades mutuarias y luego en sindicatos, así como la creación de patronatos, escuelas, cajas de ahorros e, incluso, barrios obreros29 . Con estas iniciativas, se buscaba el control físico y moral de los obreros y las obreras, para mantenerlos alejados de tendencias radicales y socialistas. Pero su efectividad no fue completa, pues grandes contingentes de trabajadores abrazaron organizaciones políticas y sindicales de otras tendencias o permanecieron al margen de cualquier asociación. Aunque la presencia artesanal no desapareció después de 1919, el movimiento obrero colombiano empezó a tener protagonismo, en parte impulsado por la onda expansiva de la economía cafetera. De esta manera, las principales acciones reivindicativas se desplazaron hacia áreas donde el trabajo asalariado era predominante: enclaves y transportes, y empezó a despuntar la huelga (forma clásica de conflicto entre obreros y capitalistas), sobre otros mecanismos de protesta. Un primer ciclo huelguístico se presentó entre 1918 y 1920, liderado por los trabajadores de los transportes, ferroviarios y fluviales, coincidiendo con la masacre artesanal del 16 de marzo de 1919 y con la creación del Partido Socialista en este mismo año. Posteriormente, entre 1924 y 1928, se desarrolló un segundo ciclo huelguístico liderado, igualmente, por el sector transportes, pero también por los trabajadores de los enclaves (Tropical Oil Company, en

28.

29.

Gonzalo Sánchez, Los bolcheviques del Líbano, Bogotá, Editorial El Mohan, 1976; Julio Cesar Acelas Arias, Obreros y artesanos de Bucaramanga: organización, protagonismo e ideología. 19081935, Trabajo de Grado en Historia, Bucaramanga, Universidad Industrial de Santander, 1993. Mario Aguilera y Renán Vega, Ideal democrático y revuelta popular, Bogotá, CEREC, 1998, capítulos 4 y 5; Mauricio Archila, Cultura e identidad obrera, Bogotá, Cinep, 1991, capítulo 2. Sobre la acción social de la Iglesia, véase: Fernando Botero Herrera, “Los talleres de la Sociedad San Vicente de Paúl de Medellín: 1889-1910”, en: Boletín Cultural y Bibliográfico, No. 42, Biblioteca Luis Ángel Arango, 1996 (Editado en 1997); María Casas Fajardo, El Padre Campoamor y su obra. El círculo de Obreros, Bogotá, Fundación Social, Bogotá, 1995; Ana María Jaramillo, “Industria, proletariado, mujeres y religión. Mujeres obreras, empresarios e industrias en la primera mitad del siglo XX en Antioquia”, en: Las mujeres en la historia de Colombia, t. II, Mujeres y sociedad, Grupo Editorial Norma, 1995.

14

así como educación laica y obligatoria para toda la población. con delegados de diferentes regiones del país y dio origen al Partido Socialista. 1915–1934. Acerca del socialismo temprano en Colombia. el socialismo cristiano. Isidro Vanegas. en 1922. y el Ferrocarril del Pacífico y Barrancabermeja . Monografía de Grado. denominada por el sociólogo Isidro Vanegas. Su plataforma política descartaba una transformación violenta de la sociedad y clamaba por la intervención estatal para lograr mayor igualdad social por una vía distributiva. Por ello. porque el Partido Socialista desapareció. 32. 1999. Gerardo Molina. 15 . que coincidió con una compleja situación de agitación social liderada por el Partido Socialista Revolucionario. cuando muchos de sus dirigentes adhirieron a la candidatura del general Benjamín Herrera. en las convenciones de Ibagué (1922) y Medellín (1924) el Partido Liberal incorporó a su programa algunos puntos del socialismo y se solidarizó con la causa de los trabajadores. primera asociación de trabajadores. pp. en una forma de pensamiento y de acción peculiar. y se pasaron al Partido Liberal. Esta táctica rindió sus frutos. como “Socialismo mestizo”31 . además de protección especial para la mujer y prohibición de las fábricas de bebidas alcohólicas. 1974. que vieron amenazada su influencia en algunas regiones. La masacre de las bananeras. Universidad Nacional. sino también a los liberales. 1988.El obrero ilustrado Barrancabermeja. aunque también del radicalismo liberal. Bogotá. Ediciones Tercer Mundo. de carácter verdaderamente nacional.130-136. puso fin a este ciclo huelguístico y a las “huelgas heroicas” y de solidaridad. El hecho simbólico que marcó el ascenso de los obreros y trabajadores asalariados dentro del conjunto de los sectores populares en 1919. las tierras cafeteras de Cundinamarca y Tolima. Los trabajadores en la historia latinoamericana. el espiritismo y la masonería. fue el Congreso Obrero que sesionó en Bogotá. en la práctica. Las ideas liberales en Colombia. y United Fruit Company. Siglo XXI Editores. 30. como la zona ribereña del río Magdalena. tanto del anarquismo como de la corriente bolchevique. Bogotá. Charles Bergquist. 389– 390. 31. Bogotá. protección social y mejores salarios para los trabajadores. Departamento de Sociología. pp. pues allí el ideario se mantuvo latente32. El avance político del Partido Socialista preocupó no sólo al partido gobernante. tan características de este período30 . no significó el fin de la influencia socialista en amplias regiones del país. El Socialismo mestizo. pedía trato justo. Esto. sin embargo. Esta organización tomó distancia. el 6 y 7 de diciembre de 1928. aun cuando en su ideología encontramos influencias de estas dos tendencias. en la zona bananera de Santa Marta).

exagerando sus alcances. la Confederación Obrera Nacional (CON) y.C. pp. que después de 1930 fue duramente criticada por el naciente Partido Comunista. el órgano encargado de dirigir el movimiento. en diciembre de 1928. en la Convención obrera de 1926. Esta situación fue aprovechada por el sector civilista del Partido Liberal. En 1930. el PSR ya no preocupaba a ninguno de los dos partidos tradicionales. como ocurrió en la huelga de las bananeras. esto no significa que los líderes de la naciente organización (Ignacio Torres Giraldo. De uno de estos congresos surgió. 16 . Las huellas del socialismo. Así. consiguió granjearse el apoyo del sector civilista del Partido Liberal para aprobar una legislación totalmente represiva. 110-117.C. en su momento se consideró positiva porque el lenguaje sencillo y los ejemplos cotidianos que empleaban los dirigentes hacían que los sectores populares entendieran su mensaje fácilmente y se sintieran identificados con él33 . Esta condición.). donde se confrontaron las principales tendencia políticas presentes entre el proletariado. Como táctica. tuvieran un amplio conocimiento de la teoría marxista. un año después. el Partido Socialista Revolucionario (PSR). durante tres años seguidos (1924-1926) se desarrollaron Congresos obreros. el PSR continuó con el trabajo sindical y desarrolló una política insurreccional. A comienzos de 1928. conocida como “Ley Heroica” y desatar una persecución sin tregua contra los dirigentes del PSR y los movimientos reivindicativos de los trabajadores. pues sus líderes estaban presos o en el exilio. entró en conversaciones con el sector guerrerista del Partido Liberal y en forma conjunta crearon el Comité Central Conspirativo Colombiano (C. 1997. en 1925. se hicieron esfuerzos por conformar una nueva organización nacional de los trabajadores. el movimiento fue ganando apoyo entre sectores políticos y sindicales. Pese a que la creación del PSR fue resultado del triunfo de la línea marxista sobre la línea anarquista. Para un análisis más detallado de la ideología del PSR. creyendo que estaban dadas las condiciones para un levantamiento popular. véase: Diego Jaramillo Salgado. Con esta perspectiva. Pese a algunas diferencias internas y a la evidente falta de coordinación de los insurrectos. dando fin a la Hegemonía Conservadora e instaurando la 33. María Cano). el Gobierno nacional logró develar el plan y. y la organización totalmente desarticulada. puesto que en su discurso y en su práctica política seguía prevaleciendo el sincretismo político e ideológico que habíamos mencionado antes.C. Facultad de Humanidades de la Universidad del Cauca-Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Autónoma del Estado de México. que capitalizó el descontento social y se presentó a las elecciones de ese año como una alternativa popular. Toluca.Luz Ángela Núñez Espinel Tras el fin del Partido Socialista. Raúl Eduardo Mahecha.

1886-1934. Ignacio Torres Giraldo. t. legisladores y dirigentes populares acerca de la importancia de la educación para el progreso del país. Además. Además de la penuria fiscal y la falta de compromiso de algunos sectores retardatarios. 1980. en la medida en que estas transformaciones tienen una relación. Editorial Latina. La prosperidad a debe y la gran crisis. como la división de este partido para las elecciones. pues éste fácilmente podía ser vetado por los jerarcas de la Iglesia católica. I. pocos resultados Pese a que existía consenso entre políticos. debe tenerse en cuenta que. Sin embargo. de manera breve. después de la constitución de 1886 y la firma de Concordato entre el gobierno colombiano y la Santa Sede en 1887. que apoyó alternativamente a cada uno de los candidatos conservadores. como ocurrió. Bogotá. Alfonso Patiño. la crisis económica mundial. por ejemplo. 1981. con el objeto de analizar las particularidades de la prensa obrera y popular. 1. los cambios culturales que se presentaron en el país. como la prensa se sitúa en el ámbito de la cultura. mediata o inmediata. Banco de la República. 4. D. 1978. con las Misiones belga y alemana. en la derrota del conservatismo. la actitud vacilante del Clero. es preciso analizar. los nexos y relaciones que mantiene con el resto de la prensa. quedó muy poco campo de acción para cualquier intento de reforma. influyeron también otros aspectos. con la irrupción capitalista. t. los cambios reales fueron muy pocos y se circunscribieron a un sector reducido de la población.El obrero ilustrado llamada República Liberal. Los inconformes. intelectuales. Como señala Hurbert Pöppel 34. pero también. Sobre este tema. Bogotá. especialmente el capítulo 2: “De la masacre de las bananeras a la caída del Régimen Conservador”. y el fin de la “danza de los millones”34 . Colombia siglo XX. es pertinente mostrar las condiciones en las que se desarrollaron las publicaciones periódicas de diversas corrientes políticas e ideológicas. 17 . Ediciones Tercer Mundo. Estudio histórico y antología política. La cultura en Colombia en el periodo de transición al capitalismo Luego de haber señalado las características generales del proceso de modernización capitalista en Colombia. véase: José Fernando Ocampo. que desde 1928 hizo bajar los precios del café en el mercado mundial. 1925–1935. Educación: buenos propósitos. Bogotá. el descrédito en que había quedado el Gobierno por la corrupción imperante y por episodios funestos como la masacre de las bananeras.

cit. t. Medellín-Colombia. en: Manual de historia de Colombia. Corrientes poéticas en los años veinte. Fondo Editorial CEREC. Hubert Pöppel. el porcentaje de alfabetización era del 34. La educación en Colombia 1918–1957. 18 . 2000. III.8 por ciento para mujeres. estaba inserta en fines políticos y económicos bien definidos: afianzar el sentimiento nacional (amor por la patria) e impulsar el desarrollo nacional a través de una industria nacional. 36. La Ley orgánica de educación de 1903 (reglamentada por el Decreto 491 de 1904) pretendió reorganizar la educación del país en todos los niveles. tenían una tasa de alfabetización por encima del 40%. puesto que en 1922 apenas alcanzaba el 6. Para un pequeño grupo de élites estaban abiertas instituciones educativas en parte bien equipadas y diferenciadas.Helg. Editorial Universidad de Antioquia. Aline Helg. Igualmente. sin embargo. las reformas a la enseñanza no eran un peligro para el orden establecido. y no correspondían normalmente en sus planes de enseñanza a las exigencias que imponían a los educandos los nuevos desarrollos en economía y administración desde comienzos del siglo XX. 1987. estaba inscrito en algún establecimiento educativo38 . 278–286. Tercer Mundo Editores. tanto en términos de cobertura como de calidad. p. y esto sólo sucedió hasta el cuatrienio del liberal Alfonso López (19341938). tras la caída de la Hegemonía Conservadora36 . Bogotá. pp. ya que encajaban perfectamente dentro del modelo adoptado por la Hegemonía. A. Valle y Meta. entre siete y catorce años. mientras que Vaupés. 35–36. la tasa de escolaridad era muy baja. se encontraban por debajo del 20%. se avanzó muy poco en materia educativa en el país. De acuerdo con el censo realizado en 1918. solamente se logró hacer un cambio educativo trascendental cuando el Estado inició un proceso intervencionista que lo llevó a recuperar algunas de las prerrogativas cedidas a la Iglesia en materia de educación. Durante las tres primeras décadas del siglo XX. 1989. Bogotá. 38. promedio que oculta profundas desigualdades regionales y niveles educativos muy diversos37 .320 alumnos sobre el total de población). a facilitar a las clases sociales bajas un mínimo de educación escolar sobre la base ideológica del conocimiento del catecismo y con el método pedagógico del aprendizaje de memoria.35 En estas condiciones. del virreinato a la época contemporánea”. Los departamentos de Atlántico.Luz Ángela Núñez Espinel Todo el sistema educativo de Colombia estuvo orientado. Jaime Jaramillo Uribe. durante la época de la Hegemonía Conservadora de 1886 a 1930. mas éstas estaban sujetas a una conformidad fundamental con la doctrina católica de la fe y la moral..3 por ciento para hombres y del 30. Vichada y Guajira. Tradición y modernidad en Colombia. 37. el cual tuvo especial éxito en 35. 36. En este sentido. 31.5 por ciento (360. pp. p. op. lo que significaba que sólo el 30 por ciento de los niños. Caldas. “El proceso de la educación.

fueron los niveles de desarrollo regional los que determinaron que las autoridades locales buscaran la aplicación de las políticas educativas trazadas por el Estado central”40 . 41. IV.El obrero ilustrado Antioquia. 40. la mayoría de la población seguía sin acceso a los sistemas escolares o sólo lograba cursar una mínima parte del ciclo educativo41 . Ibíd. Renán Silva. Educación y ciencias. Universidad Pedagógica Nacional. 2000. Además. en forma alternada. con lo que el tiempo real de estudios se reducía a la mitad42 . vida diaria. según el decreto 421 de 1904. Esto se debía a que la escuela urbana estaba estructurada en tres niveles que duraban seis años en su totalidad y preparaban para continuar estudios en colegios de secundaria. un día para niñas y otro para varones. Editorial Planeta. a donde asistía la naciente clase media. Bogotá. “La educación en Colombia: 1880-1930”. p. Junto a las agudas diferencias regionales. p. Este intento de reorganización educativa no pudo llevarse a cabo por el desconocimiento de los legisladores de las condiciones reales de las escuelas y los profesores del país y por la carencia de un adecuado sistema de vías de comunicación. op. cit. El programa de las escuelas primarias rurales y urbanas. 17. pp. luchas de la mujer. Víctor Manuel Prieto. en: Nueva Historia de Colombia. reformas y métodos pedagógicos innovadores sólo se aplicaban en los colegios que educaban a las elites regionales y en unas pocas instituciones oficiales. 19-20. a través de las clientelas políticas. era evidente la gran distancia existente entre la elite y el pueblo.. Este nivel educativo estaba dirigido a los hijos de las elites y de algunos profesores. El Gimnasio Moderno y la formación de la elite liberal bogotana. alcanzar la educación secundaria era un sueño difícil de lograr. puede consultarse en Aline Helg. 56. 1989. puesto que “independientemente de las políticas del Estado. podían costear la educación de sus hijos o. mientras tanto. t. generalmente dirigidas por comunidades religiosas o profesores extranjeros. Para la mayoría de la población. representaba más de las tres cuartas partes de los habitantes del país al comenzar el siglo. mientras que las escuelas rurales debían desarrollar su programa educativo en tres años. atendiendo las “recomendaciones” vaticanas sobre la separación de los sexos en educación. Bogotá. como vimos anteriormente. a medida que avanzaba la urbanización e industrialización. 19 . La diferenciación entre escuela rural y urbana acentuó la discriminación de la población campesina que. 1914– 1948. 76-80. con mucho sacrificio. funcionaban. Esta ley solamente tuvo aplicaciones prácticas en algunas ciudades del país. pp. donde se vinculaban y complementaban modernización económica y catolicismo39 . 42. 39.. comerciantes y funcionarios públicos que. acceder a alguna de las becas otorgadas por el Gobierno. Por lo tanto.

a particulares. p. y los campesinos “creían que no enviaban a sus hijos a la escuela para que cultivaran legumbres”43 . desconfiaba de las consecuencias de estos conocimientos entre los sectores populares. Como se desprende de este panorama. Incluso. La enseñanza agrícola contaba con la voluntad oficial del Estado. aunque las edificaciones donde funcionaban algunos establecimientos educativos eran del Estado. cultivo del café y sector terciario (comercio. sin embargo. pero que. En la secundaria tampoco hubo resultados dignos de mostrar. habían sido entregados a órdenes religiosas y.Luz Ángela Núñez Espinel En esta época. Además. pero dejaron al descubierto los prejuicios de buena parte de la elite nacional. pero tenía muy pocas realizaciones prácticas. de acuerdo con los programas oficia43. para completar. ya que solamente un reducido porcentaje de la población podía asistir a la escuela durante uno o dos años. en el departamento del Tolima. y requería con urgencia personas con formación en las áreas que estaban tomando dinamismo en la economía nacional. en menor medida. Recordemos que. siendo precisamente en ese grado donde. tiempo en el que difícilmente podrían llegar a dominar adecuadamente la lectura. nunca se pudo concretar porque muy pocos municipios cumplieron con la obligación de ceder el terreno y la nación no tenía recursos para suministrar las semillas. El bachillerato más común era llamado “clásico”. por considerarla inferior. escritura y operaciones básicas. el Gobierno decidió privatizar totalmente la educación secundaria.. comunicaciones). en 1931. reticente en proporcionar a sus hijos una formación técnica o agrícola. Los esfuerzos hechos para remediar esta situación no lograron cubrir las necesidades ni las expectativas sociales. pero sólo un 7. que preparaba para ingresar a la universidad pero no respondía a las necesidades del país. Ibíd. la distinción entre educación pública y privada era meramente formal. 98. esta medida.5 por ciento de la población alcanzaba a completar tres años de escolaridad. servicios. las maestras rurales no tenían formación en agricultura. amparándose en la libertad de enseñanza defendida por la Iglesia. 20 . la mayor parte de ellas ni siquiera eran pedagogas. los sectores populares tenían mínimas posibilidades educativas. para que los administraran. casi la mitad de los estudiantes matriculados se encontraba en el primer año de primaria. al mismo tiempo. excepto la escuela de agricultura de San José. como industria. El decreto 491 de 1904 estipulaba la enseñanza agrícola en un jardín cercano a la escuela. pues. la enseñanza técnica del cultivo del café a los campesinos fue duramente combatida por quienes veían en esta iniciativa una amenaza para el régimen de hacienda y el derecho de propiedad. en 1927.

El obrero ilustrado les. sino por las dinámicas culturales y políticas de impulsaron. periódicos y bibliotecas públicas. en algunas ciudades existía. con la llegada de diversas congregaciones religiosas a fines del siglo XIX. Todos estos eran hechos de gran trascendencia. confección de sombreros y flores). emprendieron campañas educativas y realizaron acciones concretas para mejorar esta situación mediante la creación y sostenimiento de escuelas obreras. y alejándolas de las fábricas donde se hallaban expuestas a los “peligros del mundo”. En estas condiciones. como veremos en el segundo y tercer capítulo. se ejercitaba al estudiante en “la lectura de textos” y “la escritura de frases”. pues. no tanto por el nivel de cobertura que alcanzaron. los sectores rurales tenían que incorporarse a las labores agrícolas. Los gremios de obreros y artesanos eran conscientes de la falta de educación que aquejaba al pueblo colombiano... de manos de sus compañeros o patronos. por lo que se puede deducir que buena parte de la población “alfabetizada” no podía llevar a cabo estos procesos de manera óptima44 . para remediarlo. Aunque el objetivo de estas instituciones era enseñarles a los más pobres un oficio que les permitiera ganarse la vida honradamente y ser buenos cristianos. pero tuvo como principal obstáculo la falta de recursos económicos de las Asambleas Departamentales. se multiplicaron durante los primeros años del siguiente siglo. al menos en teoría. bordado. su desarrollo no correspondía a las necesidades del proceso de modernización económica. 56. Dadas estas carencias en materia de educación. 45. sin ningún tipo de preparación. Con todo. 21 . los masculinos implicaban altos costos y el presupuesto para educación raras veces alcazaba para apoyar la enseñanza de artes y oficios45 . pp. Ibíd. 91-95. p. la formación artesanal e industrial masculina se concentró en Bogotá (aunque también existían establecimientos de este tipo en Medellín. la mayoría de los obreros y artesanos aprendía sus oficios en los talleres o sitios de trabajo. La mayoría de estas instituciones era para mujeres y buscaba preservar la familia cristiana a través de la educación de las hijas de los obreros. a diferencia de los establecimientos femeninos. sino a la preocupación que en algunos sectores de la sociedad suscitaba el crecimiento de la población urbana marginal. formándolas en un oficio que pudiesen ejercer desde el hogar (costura. Cúcuta y Ocaña). Ibíd. Por su parte. la posibilidad de entrar en una escuela de artes y oficios. las cuales. 44.

sino también sus hábitos. También presentaron sus puntos de vista sobre el tema Luis López de Mesa. Aunque la influencia de la biología evolutiva en esta polémica es incuestionable. Por esto. 46. Jorge Bejarano. lo que se discutía era el tipo de medidas que se debían adoptar para encausar al país por la senda del progreso y la civilización. Oscar Iván Calvo Isaza y Marta Saade Granados. Chicha. en el fondo. Calixto Torres Umaña. Los abanderados del proceso de modernización capitalista y seguidores de concepciones médicas y biologicistas decimonónicas. pereza y criminalidad. presentado al III Congreso Médico. a causa del texto Nuestras razas decaen. las promesas de la Hegemonía Conservadora radicaban en alcanzar la unidad. entonces. más allá de los fundamentos biológicos o culturales de la nacionalidad. la “degeneración de la raza” se asoció con los pobres. No era solamente el color de la piel o los rasgos físicos los que evidenciaban retroceso. Francia o Estados Unidos.Luz Ángela Núñez Espinel 2. patología social y profilaxis. El debate sobre la “degeneración de la raza” o la necesidad de transformar al pueblo Durante el primer tercio del siglo XX. que cambiando estos hábitos culturales. que explicaba la pobreza y el atraso del país. confluyeron. Bogotá. el país daría un paso importante hacia la civilización representada por Inglaterra. prostitución. 22 . 53. Con una mirada de clase muy marcada. Ministerio de Cultura. La ciudad en cuarentena. sosteniendo que el origen de la pobreza y el atraso del país estaban en la “degeneración de la raza colombiana”. vistas como máximas expresiones de la modernización46 . implementado políticas y campañas para invertir esta tendencia degenerativa del pueblo colombiano. a través de medidas de higiene pública. El momento más álgido se presentó en 1920. Simón Araujo y Lucas Caballero. p. la preocupación por la educación del pueblo colombiano se inscribió en un debate mucho más amplio sobre la supuesta “degeneración de la raza en Colombia”. Se pensaba. ya que. Miguel Jiménez López. a principios del siglo XX. la paz y el progreso en Colombia. el Estado amplió su radio de acción tradicional. después de la Guerra de los Mil Días y la separación de Panamá. Algunos signos de degeneración colectiva en Colombia y en los países similares: el deber actual de la ciencia. por el siquiatra conservador. hacinamiento. causada por el mestizaje y el consumo de bebidas alcohólicas por parte del pueblo. formas de vestir y alimentación a los que se relacionaba con suciedad. 2002. a los cuales se acusó de ser los directos responsables del atraso del país. cuyos anhelos parecían entorpecidos por la supuesta degeneración de la raza. La trascendencia de este debate fue tal que llegó a considerársele problema de Estado.

la educación del pueblo era el medio más importante para alcanzar no sólo el progreso y la civilización. pasiva ante la explotación.. propaganda masiva y acciones coercitivas. No obstante. casas del pueblo y bibliotecas populares. con las cuales pretendían terminar con la ignorancia del pueblo y ofrecerle formas alternativas de uso del tiempo libre. Para estos sectores. para uso en las escuelas del país. En este punto. el Estado encontró un aliado en los industriales. 23 . ya que con cambios educativos el pueblo lograría un mayor entendimiento político y se vincularía con la causa popular. A diferencia del discurso médico y científico experimental. suciedad e irracionalidad. desde 1905 se implementó en la escuela la clase de higiene y la lucha antialcohólica.El obrero ilustrado educación. de Martín Restrepo Mejía. sino la falta de educación del pueblo. campañas de temperancia. como la temperancia. Además de la escuela. sino también la igualdad y la emancipación humanas. cuyos infortunios los llevaba a la bebida y a otros vicios. indiferente ante los problemas del país. las Sociedades de San José y el Círculo de Obreros. Las organizaciones artesanales y obreras también apoyaron escuelas obreras. en 1913. deseosos de desarrollar formas técnicas de organización de la vida social y crear nuevos consumidores para sus productos. cit. De ahí que. Por ejemplo. publicada por el Ministerio de Instrucción Pública. Estas propuestas fueron llevadas a la práctica por la Iglesia católica a través de las Sociedades de San Vicente de Paúl. ya que las tradicionales formas de vida de los pobres eran vistas como sinónimo de atraso. por los argumentos expuestos en el apartado anterior. la educación se consideró como un pilar fundamental para atenuar las características nocivas de la raza y moralizar a la población. los Patronatos Obreros. para los dirigentes obreros y artesanales el problema no era la pretendida “degeneración de la raza”. Los alcances y resultados de estas medidas fueron muy desiguales. cafés obreros. las Sociedades de Temperancia. que mantenía a gran parte de la población en la ignorancia. pp. el trabajo. el radio de acción y el impacto efectivo de estas reformas fue muy limitado. lucha antialcohólica. ya que quedaron circunscritas a algunas escuelas urbanas47 . Véase el análisis que Oscar Iván Calvo y Marta Saade hacen de la Cartilla Antialcohólica. 78-87. distintas a las cantinas y a las chicherías. La acción coercitiva del Estado fue especialmente visible en el ordenamiento espacial de la población y la presión para que asumiera nuevos hábitos y costumbres. sumida en la miseria. op. el ahorro y el aprovechamiento del tiempo libre. periódicos de todas las tendencias desarrollaron una labor educativa intensa para tratar de concientizar al pueblo contra los perjuicios del alcohol y enseñarles nuevos hábitos. pero los alcances de 47.

entre las cuales cabe mencionar a las más evidentes: pobreza. por su persistencia en el tiempo y las dimensiones sociales que alcanzó. el acontecimiento cultural más importante estaba representado por los exámenes de fin de año de los estudiantes de bachillerato. reducidos sólo a las principales ciudades y prácticamente inexistentes en los pueblos y áreas rurales. pero con objetivos muy diversos. 24 . la propaganda y la amenaza desde el púlpito no eran suficientes. falta de apoyo estatal. Por lo demás. Movimientos literarios e intelectuales Durante las tres primeras décadas del siglo pasado. para la mayoría del los pueblos y ciudades. “la vida social nocturna de Bogotá en los años veinte se desarrollaba en las redacciones de los periódicos”. por el Gobierno. los políticos y los dirigentes obreros y artesanales. no existía una tradición de escuelas de arte consolidadas y el Clero miraba con desconfianza cualquier actividad que no estuviera directamente bajo su control. las universidades eran muy pocas. se organizó una campaña contra el consumo de la chicha. existían pocos teatros y las entradas eran costosas. los médicos. Un caso emblemático. 3. altas tasas de analfabetismo. p. Editorial Aurora. Carlos Uribe Celis afirma que. intelectuales y políticos. los cafés y las tertulias48 . la Iglesia católica. fue el de la campaña contra el consumo de la chicha. Estos lugares se convertían en espacios de sociabilidad privilegiados. Dada la precariedad material de la sociedad y la escasa consolidación de grupos académicos y artísticos. los periodistas. 1985. 48. los sitios donde se vendía. 52. la vida cultural en las ciudades se desarrollaba principalmente en los periódicos. Muchas razones explican este hecho. en: Los años veinte en Colombia. La situación eral tal que. en el país no hubo una corriente migratoria importante. existían pocos espacios de vida cultural en el país. como la prohibición de establecer chicherías en el perímetro central de la ciudad y la creación de impuestos que elevaban el precio de la bebida. conocidos popularmente como chicherías. promovida con igual entusiasmo. Ante la evidencia de que las campañas educativas.Luz Ángela Núñez Espinel estos propósitos fueron desiguales y dependieron mucho de la importancia de cada región o de su papel en la naciente economía nacional. Esta bebida era un componente central de la cultura y la alimentación populares del altiplano cundi-boyacense. donde se debatían y difundían temas literarios. se hallaban dispersas en facultades y no tenían impacto en la vida cultural. fueron unos de los pocos espacios de sociabilidad popular que la Regeneración no pudo erradicar. A comienzos del siglo XX. Bogotá. se tomaron medidas más drásticas.

cit. este grupo de intelectuales tuvo una amplia influencia en la vida política del país. como una forma de asumir el toque de queda que imperaba. En el ámbito literario. 1-38. Las tendencias representadas por estos personajes eran bastante variadas e incluían figuras del romanticismo. del neoclasicismo y del modernismo. Luis María Mora. José Eustasio Rivera. Colcultura. que desarrollaron respectivamente en los periódicos El Tiempo y El Espectador. en la segunda década del siglo pasado. Max Grillo. se inscribieron dentro de las tendencias clasicistas y académicas. Esta tertulia se reunía en la casa de Rafael Espinosa Guzmán. Bogotá. En términos generales.El obrero ilustrado Durante estas décadas. Pöppel. 50. No obstante. p.49 La llamada Generación del Centenario se aglutinó alrededor de la revista Cultura. 1999. y su bohemia no fue ni la expresión de la protesta contra la burguesía ni tuvo su origen en la transformación social de la sociedad que relegó al artista y al escritor a la marginalidad social. Algunos representantes de la Generación del Centenario fueron: Eduardo Santos. Rafael Espinosa. Luis Eduardo Nieto Caballero. Luis López de Mesa. y a ella asistían políticos y escritores. Eduardo Castillo. 25 . H. sino de su composición social. como Carlos Tamayo. en: Manual de Historia de Colombia. op. La vorágine. y en el Gimnasio Moderno50 . Aurelio Martínez Mutis y Porfirio Barba Jacob. 1993. Rafael Gutiérrez Girardot. III. Bogotá. Luis Carlos López. no proviene del hecho de que la Gruta surgió en un momento de transición. escribió la novela más importante del período. y uno de sus miembros. t. Todos sus miembros pertenecieron a la alta clase media bogotana. Julio Flores. Luis Cano. fueron tres los principales grupos de intelectuales del país: la Gruta Simbólica. Hilda Soledad Pachón. pp. 40-41. para Rafael Gutiérrez Girardot esta ambigüedad estética. Enrique Olaya Herrera. 455. pp. Armando Solano. sus miembros se caracterizaron por ser nacionalistas y antiimperialistas. Durante los siguientes veinte años. Diego Uribe. se orientaron hacia el periodismo y la enseñanza. Clímaco Soto Borda y Federico Rivas. mesurados en política y por propender por la instauración de las libertades democrático-burguesas en el país. Tercer Mundo Editores. Los miembros de la Gruta celebraron su vida bohemia dentro de las normas sociales dominantes. Aquilino Villegas. y recibió este nombre por la coincidencia con la conmemoración del primer centenario de la independencia nacional. la Generación del Centenario y los Nuevos. La Gruta Simbólica nació en 1902. Laureano Gómez. en plena Guerra de los Mil Días. Tomás Rueda Vargas. Los intelectuales colombianos en los años veinte: el caso de José Eustasio Rivera. además de la literatura. “La literatura colombiana en el siglo XX”. entre otros. José Eustasio Rivera. Sus actividades. 49.

p. pp. pero también reconoce que esa oposición era tolerada por el régimen. 53. como consecuencia de la introducción de un punto de vista realista y no idílico.Luz Ángela Núñez Espinel En la década siguiente. Hubo una ruptura definitiva con las formas literarias del siglo XIX y una importante preocupación por lo social. 50–51. 1987. VI. cit. Bogotá. como la Generación de “los Nuevos”. De Greiff. “López. pp. junio-julio de 1975. como el comunismo o la Revolución Rusa. las preocupaciones nacionalistas de la Generación del Centenario y se vio fuertemente influenciado por las vanguardias europeas y la Revolución Rusa. Carlos y Juan Lozano. 26 . asumiendo posturas políticas de izquierda. Gutiérrez Girardot. Luis Tejada. Iglesia y partidos en Colombia: 1886-1953. El autor atribuye a la prensa la posibilidad de hacer oposición política efectiva. subsistió durante todo el siglo XX52 . Jorge Zalamea. aunque algunas veces sus miembros preferían encontrarse en la tintorería Frankfurt. por la revista Los Nuevos. artes y recreación. publicada a partir de 1925. Esto los obligó a encontrarse de frente con los problemas del país y entenderlos como parte de la modernización que estaba viviendo la nación. Enrique Santos Calderón. Jorge Eliécer Gaitán. hasta cierto punto. t. y esa estrecha relación entre periodismo y política. que llevaron a algunos a militar en el Partido Socialista o en el Partido Socialista Revolucionario51 . 118-121. liberal y conservador. Rafael Maya. en de la historia literaria e intelectual del país. 1984. los periódicos fueron un arma de adoctrinamiento ideológico y lucha política entre las dos colectividades tradicionales. Editorial Planeta. Vidales y el Vanguardismo en Colombia”. pp. y pasaron a ser conocidos. 4. Fernando Ayala Poveda. José Mar. “El periodismo en Colombia”. en alguna medida. Christopher Abel.. y no de las ideologías o los movimientos revolucionarios. 52. 51. Literatura y pensamiento. Ricardo Rendón. pp. Bogotá. 1989. Manual de literatura colombiana. Gabriel Turbay. La prensa Desde el nacimiento de los partidos políticos. Educar Editores. porque era útil como válvula de escape social53 . José Umaña Bernal y León de Greiff. Felipe Lleras Camargo. Este grupo abandonó. del ruso Silvestre Savitski. en: Nueva Historia de Colombia. 488-490. La importancia de la prensa en la contienda política durante la Hegemonía Conservadora. op. Política. era de tal magnitud que Christopher Abel considera que en ese período el principal reto al dominio ideológico del Clero provenía de la prensa. Álvaro Medina. Germán Arciniegas. No. FAES-Universidad Nacional de Colombia. Bogotá. el café Windsor sirvió de lugar de reunión a la Tertulia del Olimpito. Vinyes. en: Revista Punto Rojo. 4. Luis Vidales. 148. R. 7-19. Ellos eran. Bogotá.

Como resultado. Bogotá. que normalmente publicaban los grandes periódicos. gremiales o barriales. cit. sobre el desarrollo técnico de los periódicos. op. ya que jugaba un rol importante en la contienda política como instrumento de crítica al régimen conservador y a la Iglesia católica.El obrero ilustrado Por otra parte. Bogotá. como el grabado y la caricatura. puesto que aparecían y desaparecían de acuerdo con los intereses del grupo que las editaba. aunque la duración promedio de cada una era corta. Imprenta del Fondo Rotatorio de la Policía Nacional. C. e introducir con cierta frecuencia fotos y litografías54 . 55.. cuando en Europa y Estados Unidos ya se había consolidado la prensa de masas como empresa informativa capitalista. Para el primer tercio del siglo XX. p.. El Espectador y El Diario Nacional. Historia del periodismo colombiano. En la segunda década del siglo. proliferaron publicaciones de todas las tendencias a lo largo y ancho del país. a decir verdad. op. E. Tal estrategia fue ampliamente utilizada por el Partido Liberal durante la Regeneración y la Hegemonía Conservadora. Aunque. En 1915. sus animadores no eran las grandes casas comerciales. en Colombia aquélla no tenía un papel económico preponderante. pero a partir de 1922 la prensa se tecnificó y se modernizó en forma generalizada. sino partidos. Cali. se trajo por primera vez una máquina rotativa duplex para imprimir El Diario Nacional y cuatro años más tarde El Tiempo importó desde Nueva York dos linotipos y una máquina plana duplex. Por eso. Universidad del Valle. como la que se utilizó en un comienzo para la publicación de El Tiempo. decidían editar un periódico. parroquias. a través de la publicación de un variado número de periódicos dedicados exclusivamente al humor y la sátira política. por iniciativa propia. y también por medio de las caricaturas. 1968. La Gran Prensa en Colombia. Minerva. tres ensayos. comités políticos. Santos Calderón. p. 54. no existen investigaciones que nos permitan presentar una idea de conjunto. Esta última era mucho más que un simple recurso de ilustración. sino una importante función ideológica en el conflicto de las fracciones partidistas55 . y Marco Tulio Rodríguez. 1963. cit. al punto que pudo adoptar un formato mucho más moderno (más parecido al actual que al de la década de 1910). véase: Charles David Collins. algunos periódicos hacían ya uso de la fotografía. Antonio Cacua Prada. 27 . frente a otras formas de ilustración. 198. Sobre la consolidación de la prensa comercial o “gran prensa” en Colombia. después de la caída de Reyes llegaron al país nuevas imprentas que ampliaron las posibilidades de editar periódicos. sindicatos o individuos que. como El Tiempo. 51. Uribe Celis. La prensa y el poder político en Colombia. 116. sociedades mutuarias. aunque ésta era más bien escasa y marginal. p. 1981. muchos seguían empleando prensas artesanales de madera.

Algunos investigadores han defendido. p. Por ejemplo. además..Luz Ángela Núñez Espinel La misión informativa no pudo ser cumplida a cabalidad. Uribe Celis. 116. cit. cit. El Diario Nacional (Bogotá. Vanguardia Liberal (Bucaramanga. La democratización política hace referencia al papel desempeñado por la prensa en la apertura de medios de expresión para la confrontación política y la oposición. E. ideas y conocimientos que ella realizaba en un medio marcado por el aislamiento y el elitismo cultural. pero también por la precariedad de los medios y las vías de comunicación. El Colombiano. Bogotá). se sustenta en la labor de difusión de informaciones. después de esta fecha. 50– 51. en la segunda y tercera décadas vemos aparecer las publicaciones que marcarían la historia periodística del siglo XX. página femenina. cit. debe reconocerse que los nuevos medios de comunicación (telégrafo. donde tenían cabida no sólo las elites del Partido Liberal y Conservador. la importancia de la prensa en la democratización cultural y política de este período. 1919) y La Patria (Manizales. conformaron un pool informativo que contrató con una agencia europea de noticias para poder trasmitir el desarrollo del conflicto de una forma rápida y veraz56 . Abel.) y algunos empezaron a publicar. 58. p. sino también. op. El Nuevo Tiempo. 57. en Medellín. los periódicos conservadores. op. C. 52. ferrocarril y avión) ayudaron a mejorar esta situación y. Lo primero. 1912). La Nación y La Época.. como se verá enseguida con respecto a la prensa obrera y popular58 . Estos periódicos lograron una mayor especialización de la información a través de la creación de secciones (página deportiva. en parte por estar subordinada a la lucha política. y que entre 1915 y 1923 publicó dos ediciones: una en Bogotá y la otra en Medellín. con razón. C. 1915). suplementos literarios. tales como El Tiempo (1911. tanto a nivel nacional como regional. 28 . etc. No obstante. El Correo Liberal (Medellín. durante la Primera Guerra Mundial.. 1921)57 . a partir de 1909. Pese a la corta vida de muchos periódicos. 1912). siguió publicándose sólo en Bogotá y llegó a convertirse en el segundo diario más importante del país. Se debe mencionar también a El Espectador. el auge de la economía cafetera aumentó las pautas publicitarias a un nivel tal que permitió a algunos periódicos sobrevivir más allá de la época electoral y convertir al periodismo en una profesión reconocida. pp. El Colombiano (Medellín. que limitaban el alcance de los periódicos al ámbito local o regional y los mantenían relativamente aislados del acontecer nacional y mundial. fundado en 1887. Santos Calderón. op. que emergieron al escenario nacional dentro del proceso de modernización capitalista. facciones minoritarias de éstos y nuevos grupos políticos y sociales. 56.

El Obrero (1864). México. El Moscovita. Esto se debió a factores como el fin de la dictadura de Rafael Reyes. Ravachol. cantinas. entre ellas la prensa59 . La Alianza (1866-1868). el surgimiento de la “cuestión social”. solamente hasta después de 1909 proliferó la publicación de hojas periódicas de este tipo en diferentes lugares del país. cit. Esto presupone la existencia de una clase obrera fabril. El Trabajo. la prensa obrera se ha definido por oposición a la prensa burguesa. A. A. con publicaciones artesanales. op. los sectores hegemónicos. El Artesano (1856). UTHEA. El periódico: orígenes evolución y función de la prensa periódica. que junto a otros más comunes. que la lleva a desarrollar diversas formas de organización y confrontación social. El Pueblo (1867). fueron sólo algunos títulos.El obrero ilustrado II. El Martillo. y la creación de organizaciones obreras y partidos políticos de tendencias radicales. ya tenía antecedentes en el país desde la segunda mitad del siglo XIX. El Soviet o El Proletariado. se hace necesario precisar el alcance de la definición de prensa obrera. el Obrero y El Artesano. PRENSA OBRERA Y POPULAR EN COLOMBIA EN LAS PRIMERAS DÉCADAS DEL SIGLO XX Una prensa política diferente a la editada por los partidos Liberal y Conservador. La Ola Roja. como El Pueblo. industriales y obreros continuaron editando prensa. Briggs y P. distribuían publicaciones con títulos disonantes para el Clero y el Partido Conservador. El Comunista. Vanguardia Obrera. op. La aplicación de este tipo de con- 59.. Imprentas. Considerando la diversidad de publicaciones editadas en Colombia en las tres primeras décadas del siglo XX. 29 . Prensa Obrera y Popular: un intento de definición En la historiografía de la comunicación social. Sobre historia de la comunicación social. socialistas y anarquistas. la modernización capitalista. véase: M. como La Civilización (1850). voceadores y simpatizantes. con un alto grado de conciencia y de formación política. agencias de prensa. Burke. cafés. se constituyeron en una prueba más de que la estructura social colombiana estaba cambiando y un sector social en ascenso (trabajadores asalariados) pugnaba por un lugar dentro de la nación. El Artesano (1893) y El Obrero (1899). cit. El Socialista. Georges Jacques Weil. tanto en la política como en la cultura de la época. haciendo énfasis en la confrontación política entre las dos clases sociales más importantes del capitalismo. Aunque durante los primeros años del siglo XX. 1962. el desarrollo de la infraestructura vial. Vásquez Montalban.

cit. 30 . referido a las relaciones entre artesanos y pueblo. 61. De acuerdo con este autor. El énfasis en la representación del pueblo trabajador se sustenta en dos ideas que se planteaban en forma recurrente en los periódicos de la época. D. no puede rechazarse de manera rotunda la denominación de prensa obrera y popular. el artesano gozó de mayor estatus e independencia económica y social que el resto del pueblo.. cit. Sowell. es más sensato partir de los datos para construir una definición aplicable al contexto. dentro del amplio espectro que cubría lo popular. que tratar de ajustar marcos teóricos generales a una situación específica. ya que eso sería desconocer a los periódicos que. se privilegió particularmente al pueblo trabajador. dependiendo de lo que conviniera. Esta frustración impulsó la identificación de los artesanos con el pueblo. a un callejón sin salida. pp. así 60. pues en algunos momentos se identificaban como sinónimos. desde sus mismos títulos.Luz Ángela Núñez Espinel ceptualización lleva a estudios como el nuestro. campesinos y asalariados urbanos. especialmente el capítulo V. porque ambos compartían la opresión de las elites. 327– 437. op. pero no logró acabar con el estigma contra el trabajo manual. David Sowell señala este mismo fenómeno para el siglo XIX. artesanos. Voluntad de representación del pueblo trabajador Los periódicos asumieron una voluntad de representación de lo popular como elemento que justificaba su existencia. jornaleros. pero en otros buscaban diferenciarse ubicando a los obreros por encima del pueblo. No obstante. op.. pp. podemos esbozar tres aspectos fundamentales. De tal manera. Sobre las características de la clase obrera colombiana en una perspectiva comparativa con otros países de América Latina. era muy ambigua. la relación que se establecía entre pueblo y trabajadores. a partir del análisis de sesenta y ocho periódicos publicados entre 1904 y 1930. C. pero dejando de lado otros sectores sociales. y débil políticamente para articular un movimiento de confrontación eficaz con el Estado60 . pero también. véase. obreros. se reclamaban como tales. 10–11. conformado por pequeños industriales. Por ello. Bergquist. que nos permiten aproximarnos a la definición de la prensa obrera y popular: 1. De esta manera. pues estos trabajos se centran en sociedades donde la clase obrera ha sido minoritaria numéricamente respecto al conjunto de la población trabajadora. aquéllos trataron de hacer valer sus diferencias61 . por lo cual no pudo acceder a los estratos sociales más altos. Sin embargo.

sostenía que los trabajadores manuales eran quienes verdaderamente contribuían al progreso material del país y que de su bienestar. 24 de diciembre de 1910. En oposición a los políticos de los partidos y el Clero. en consecuencia. “El artesano como importante factor en el estado”. ellos eran los depositarios de la soberanía popular y. cit. Editorial Oveja Negra. No. F. Bogotá. defender o simplemente dar a conocer las quejas del pueblo. Bogotá. Puede encontrarse información adicional sobre la acción de los artesanos ante las reformas liberales. y fueron protagonistas de los motines de 1875 y 1893. Gutiérrez Sanín. Mario Aguilera. a través de la experiencia y de la identificación social y económica entre artesanos y obreros. lo que les permitió en algunos momentos convertirse en interlocutores ante la clase dominante para negociar. Cali. Insurgencia urbana en Bogotá. 1926. Esta idea se había originado entre los artesanos. Además. el golpe de Melo y los motines de Bogotá en Gustavo Vargas Martínez. en: La Libertad. Colcultura. 1. 12 de marzo de 1910. 2. “El Parlamento”. sus legítimos defensores63 . por ejemplo: La Razón del Obrero. 1992. físico y moral. como cartas y memoriales. la prensa no 62. lograron mayor difusión y participaron activamente en el golpe de Melo. Melo. de tipo económico. quienes desempeñaron un papel importante en el siglo XIX. en: El Proteccionista. Bogotá. Margarita Pacheco. op. No. en: Pensamiento y Voluntad. en Bogotá64 . 2. “Orientación Obrera”.El obrero ilustrado no existiera un consenso social más amplio sobre ellas: la primera. La segunda. tradición que. fue legada de unos a otros. en 1854. 10. Centro Editorial Universidad del Valle. Todos estos hechos ayudaron a configurar la tradición de los artesanos como defensores de los derechos del pueblo. 53. 64. los artesanos y el socialismo. estaba relacionada con la visión positiva que se tenía de los obreros y artesanos como defensores tradicionales y autorizados de los derechos del pueblo. Bogotá. 31 . 14 de junio de 1913. a quienes se acusaba de mantener al pueblo sumido en la pobreza y la ignorancia para seguirlo explotando. Configuración de unos destinatarios específicos: Los obreros A diferencia de otros medios de expresión utilizados en la época para dar a conocer necesidades del pueblo. Bogotá. los artesanos contaron con formas organizativas propias. Véase. 1972. 1997. No. se mostraba a los obreros como los únicos que representaban genuinamente las necesidades y las aspiraciones del pueblo. de tipo más político y social. por lo tanto. No. 63. La fiesta liberal en Cali. dependía el mejoramiento económico de la nación (esto justificaba la creación de periódicos que propendieran por la consecución de mejores condiciones de vida para los trabajadores y protección para las industrias nacionales)62 . a través de las cuales articularon su ideología.

34. de ahí proviene que no haya tenido suficiente éxito el noble propósito de algunos obreros de las ciudades para organizar la colectividad obrera… Si aspiramos a la formación de un partido vigoroso capaz de realizar los anhelos obreristas. mucha luz en la mente de los obreros. por ello. mientras que el de ilustración se relacionaba con la adquisición de los conocimientos políticos y científicos que el progreso había traído a la humanidad. La Unión Obrera. los cuales eran. además. 32 . receptores y agentes activos de transformación social y política. El término educación hacía referencia a la alfabetización y al aprendizaje de oficios. Si deseamos el triunfo del obrerismo tenemos que hacer luz. Utilizamos educación para dar cuenta de estos dos procesos. Es cierto que el pueblo está fatigado de servir a los partidos políticos. es necesario que iniciemos una campaña de franca y abierta propaganda de la nueva doctrina. “En la brecha”. e indiferencia ante los problemas del país) que impedían al obrerismo ocupar el lugar de preeminencia que le correspondía en la nación y. reanudó labores La Unión Obrera: Hoy como ayer (este periódico) viene a trabajar por la reorganización del ideal obrerista en su más amplio y genuino significado. ignorancia. sino a sus iguales. No. No pretendía limitarse a realizar una simple labor de intermediación. En efecto. hasta formar en ellos una conciencia independiente y libre. En este sentido.66 65. pero como no conoce otras doctrinas.Luz Ángela Núñez Espinel estaba destinada a un poder político o social superior. 15 de abril de 1916. a la vez. halagado por promesas falaces y frases aduladoras. sino a impulsar la educación y movilización política de los obreros. los obreros eran considerados como una fuerza indispensable para el progreso del país y. después de un período de suspensión. es elocuente el artículo con que. sigue uncido del carro de los bandos tradicionales. Bogotá. ni concibe otras formas de organización social. 66. se esperaba que ellos defendieran los derechos del pueblo en general. Viene a luchar por la emancipación moral e intelectual de las clases trabajadoras y por la organización autónoma de estas y a traer su humilde contingente a la humana labor de despertar el alma de los obreros colombianos. sumisión al Clero y a los caudillos de los partidos tradicionales. Los escritores de los periódicos no dudaban de la veracidad de esta premisa. Porque mientras no se disipe el soporoso sueño que oscurece la mente de la gran masa obrera del país y no se liberte el espíritu popular de los prejuicios que lo encadenan serán inútiles todos los esfuerzos que se hagan para la reforma social. era necesario utilizar a la prensa como un instrumento de educación y de organización política de los trabajadores en forma independiente de las clases dominantes65 . pero consideraban que había obstáculos importantes (principalmente.

y no en la conceptualización clásica de la crítica de la economía política67 . La Correspondencia. a asalariados. Cartagena. pero. No. “Los obreros y los industriales (…) ¡Somos todos! ¡Somos la generalidad de los colombianos. Bien fuera en áreas rurales o urbanas.El obrero ilustrado Cuando afirmamos que esta prensa estaba destinada explícitamente a los obreros. 9 de septiembre de 1928. Tolú. el obrero es una persona desposeída de medios de producción. más claro: somos el pueblo!”. por lo que estos dos términos también tendían a identificarse. utilizamos el término tal y como se entendía en la época por la sociedad colombiana. No. pp. 1989. también se sentían unidos por sus condiciones de vida. El Artesano. No. 7 de enero de 1911. No. Bogotá. falta de higiene. A estos dueños de grandes talleres se les empezó a llamar “industriales”. véase: El Proteccionista. Bogotá. hacinamiento. incluso. 13 de agosto de 1910. también se les denominaba obre- 67. del resto del pueblo. y así lo expresaban en sus periódicos. México. Bogotá. todos estos sectores consideraban. No. 6. 69. Mauricio Archila señala estas mismas características en su trabajo “Ni amos ni siervos. Para ver cómo se utilizaban estos conceptos. sino que tenía una connotación política y social fuerte. 1998. trabajadores independientes e. abril 20 de 1912. que su existencia estaba marcada por la pobreza. campesinos. El Artesano. se agudizó la diferenciación social dentro del artesanado. vol. así éste no se diera dentro de relaciones salariales o fabriles. por lo que vende su fuerza de trabajo en el mercado laboral a cambio de un salario en dinero. Memoria obrera de Bogotá y Medellín (1910–1945)”. En general. Pereira. No. artesanos. 98–100. El Obrero Moderno. pequeños industriales y dueños de talleres68 . t. 46. 1 de noviembre de 1904. 10 de noviembre de 1910. Bogotá. lo que les permitió modificar la división del trabajo y contratar a un mayor número de empleados. 203-205. explotación. dando lugar al ascenso económico de algunos dueños de talleres. 7. I. decía una circular publicada en El Artesano69 . 4 abril 4 de 1913. De este modo. 33 . en: Controversia. El Artesano de Ocaña. pp. El Socialista. No 5. 529. Pereira. Para esta tradición. Karl Marx. Claridad. en forma amplia y ambigua. 1. No. 14. en términos económicos. Bogotá. por estar relacionados con una empresa productiva y probablemente por su origen artesanal. Ocaña. Ravachol. Además de la identificación de estos grupos respecto a un trabajo productivo. 9 de octubre de 1910. ya que servía para denominar diversos grupos que realizaban trabajos productivos. 1. Siglo XXI Editores. El Capital. Durante el último tercio del siglo XIX. 1. 29 de octubre de 1910. “obrero” no era un concepto que remitiera solamente a una realidad económica. No 156–157. Bucaramanga. y el abandono por parte del Estado. No. 2. las primeras generaciones obreras no gozaron de un mejor nivel de vida que les permitiera diferenciarse. Así. 68. Este sentimiento de compartir la misma suerte los llevaba a considerar sus intereses como comunes y a desarrollar formas de solidaridad entre ellos. 10 de mayo de 1928. El Símbolo. con el término obrero se designaba. No.

en términos puramente económicos. generando elementos de identificación y cohesión de grupo. 1905-1930). Por esta razón. y excluyendo a los primeros. Más allá de las posiciones retóricas combativas y excluyentes. no fue una decisión simple y unilateral la de excluir a los grandes industriales de la prensa obrera. como resultado. Esto no sólo era reflejo del avance de la modernización capitalista. En realidad. denominado con el nombre genérico de “obreros”. Sowell. y del cambio de actitud frente a otros sectores sociales. sino de la recepción de ideologías radicales y socialistas entre los trabajadores. Este proceso se encuentra descrito en: D. también había mucho espacio para la concesión y la ambigüedad. 34 . Los dueños de pequeños talleres y algunos trabajadores independientes. 1924–1931) y la Revista Nacional de Agricultura (Bogotá. p. En la medida que aumentaba la desigualdad económica y avanzaba la industrialización. cada vez más la situación se iba presentando en términos de explotación. deslindando terreno entre explotadores y oprimidos. fue sustituida por la de capitalistas. sino que algunos de ellos también empezaron a diferenciarse como clase. que tenía una connotación respetable. desaparecieron definitivamente. 11 y ss. explotadores y burguesía. y se le presentaba como uno de los más dignos repre- 70. como la identificación. op. a través de la publicidad y en las secciones que reproducían las quejas de los obreros contra sus patronos. los cuales tenían la finalidad no sólo de denunciar a quienes eran arbitrarios. cit. se siguieron considerando parte del pueblo. pero la brecha que separaba a un miembro del obrerismo de su potencial explotador era imposible de definir. fue considerado benefactor del pueblo por sus acciones filantrópicas. aquellos que eran denominados como industriales dejaron de considerarse como parte del “obrerismo” y. Lino Casas. compartiera los mismos intereses. expresados generalmente en proteccionismo económico y fomento a la industria nacional. Por ejemplo. expresado en publicaciones. el compromiso y su servicio a la causa popular.. sino de exaltar a los “buenos” industriales que cumplían cabalmente con sus obligaciones. para empezar a confrontarlos de manera directa. como la Revista de Industrias (Bogotá. disminuyeron los periódicos dirigidos a los industriales. hasta que a mediados de la década de 1910. dueño de una fábrica de cerveza en Bogotá.Luz Ángela Núñez Espinel ros70 . Si en los periódicos de la primera década del siglo XX la identificación en torno al trabajo material llevaba a que este grupo heterogéneo. tanto de su clase como de su prensa. en los artículos la denominación de industriales. puesto que también influían aspectos sociales y culturales muy subjetivos y relativos.

por su acción como fundador del Partido Obrero y su membresía en el Directorio Central de Industriales y Obreros71 . haciendo más difíciles establecer los límites del artesanado72 . Sowell. éste había sido el término más común para denominar trabajadores manuales y mecánicos. “Lino Casas”. participaban obreros. donde predominaba el trabajo asalariado. Como vimos en un parágrafo precedente. La connotación social del término artesano que. hacía menos ambiguo su uso en este período. 73. generalmente. en todo caso. op.. la denominación genérica de artesano ya era secundaria y el término obrero se había universalizado para referirse a este conjunto heterogéneo de sectores sociales. “Lino Casas” y “Lino Casas. Mauricio Arcila ha señalado que muchos periódicos obreros fueron dirigidos por pequeños industriales. el carácter externo del periódico respecto a los obreros y a los sectores populares no era absoluto. Bogotá. 72. “La otra opinión: La prensa obrera en Colombia. Para la tercera década del siglo. los transportes y los enclaves. M. y que incluían a dueños de taller. y las publicaciones. Durante el siglo XIX y los primeros años del XX. abogados. Aunque estamos de acuerdo con estas apreciaciones. 212. en la redacción y distribución de los periódicos. en razón de lo cual volveremos sobre este punto. Bogotá. queremos añadir algunas reflexiones para avanzar en una definición de prensa obrera: Primero. 19 de marzo de 1911. desaparece lentamente durante el último tercio del siglo XIX. intelectuales o artesanos. op. cit. 1920-1934”. maestros de un oficio.. pero considera que el apelativo de “prensa obrera” es válido porque las publicaciones estaban dirigidas a esa clase y pretendían reflejar su situación73 . en la prensa. muchos periódicos abrieron sus columnas para que obreros y campesinos enviaran cartas o hicieran llegar sus quejas y denuncias sobre malos tratos o pésimas condiciones de trabajo. puesto que. su muerte y sus funerales”. en: El Proteccionista. esto obedeció al “relevo” que los obreros hicieron de los artesanos en el liderazgo de los sectores populares y en el desplazamiento del conflicto hacia las zonas de obras públicas. 71. p. No 19-20. 8-10. pp. No obstante. 35 . 14 y 21 de marzo de 1911. como en otras formas de organización de los obreros. el legado y la presencia artesanal fueron muy importantes. Además. se hallaban vinculadas a partidos. en: El Ariete.El obrero ilustrado sentantes del obrerismo. D. 3. Archila. sindicatos o asociaciones populares. cit. Identificación de directores y redactores con la causa obrera. oficiales y obreros. artesanos y trabajadores en vías de proletarización.

quienes escribían en la prensa obrera se sentían identificados con este apelativo (obreros propiamente dichos. y buscaban difundir su ideario o denunciar la situación de explotación de los trabajadores y de los sectores populares en general. presentaremos algunas características de los periódicos obreros. En su parte práctica. en cuanto a tamaño. no puede ser entendida sólo en el sentido de que quienes escribían en ella eran los más “típicos” de su clase (considerando el término representación en su acepción de símbolo o figura). Tercero. Bogotá. financiación. como se evidencia al realizar un repaso por la vida de intelectuales. generalmente. pero sí nos permiten conocer algunos aspectos acerca de las reglas que regulaban su producción y circulación. por lo que no son elementos que definan en forma determinante nuestro objeto de estudio. Luis Tejada. es importante tener en cuenta que la mayoría de estos aspectos eran comunes a la prensa política de la época. como María Cano o Luis Tejada74 . se 74. debemos hacer énfasis en que la voluntad de representación del pueblo trabajador que caracteriza esta prensa. para hacer el análisis nos referimos únicamente a periódicos de esta tendencia. Ignacio Torres Giraldo. presentación formal y duración. Si bien. en los cuales el periódico ocupaba un papel fundamental. pequeños propietarios e industriales) o con su causa (algunos intelectuales o personas letradas). Carlos Valencia Editores. Por ello. y de ciertas relaciones sociales que se tejían a su alrededor. apostolado revolucionario. Bogotá. Colcultura. periodicidad. colaboradores. Características generales de la prensa obrera y popular A continuación. 36 . esta opción se tradujo. sino que también pretendían denunciar y poner en el escenario público la condición de estos sectores (asumiendo representación en su significado de delegación y exhibición). en virtud de una serie de identificaciones sociales derivadas del significado amplio y ambiguo del término obrero. sólo presentamos un balance preliminar. B. en actividades políticas tendientes a la educación y movilización obrera y popular. Para determinar las publicaciones que podían ser consideradas como “obreras”. 1980. artesanos. Gotas de tinta. Establecer el número total de periódicos obreros y populares es una labor bastante difícil por la pérdida de muchos ejemplares y la falta de fuentes que informen sobre el tema. María Cano.Luz Ángela Núñez Espinel Segundo. susceptible de ser completado y depurado a la luz de nueva documentación. 1977.

en 1919. Gráfica No. no lo consideraremos. a través del listado de Ignacio Torres Giraldo. En la gráfica No. en 1906-1908. con la actividad del PSR75 . eran periódicos de cuatro páginas y tamaño de un octavo. 298–299. Es probable que el número de periódicos sea mayor en los años 1926-1927. La estrategia insurreccional socialista y la estrategia de contención del conservatismo doctrinario –La década de los años veinte-. Ver: José María Rojas Guerra. El tamaño y la calidad variaban frecuentemente a causa de la escasez o la carestía del papel. 1989. pero. incluso. Al hacer el análisis por año. con las características que presentamos en el parágrafo anterior. muchas veces de construcción semiartesanal. pp. editados en pequeñas imprentas y tipografías mecánicas. 1 Número de periódicos por año. siendo lo realmente interesante de este comportamiento que la curva de la prensa sigue las mismas pautas del movimiento obrero. decomisado en 1928. siguiendo en 1913.El obrero ilustrado consideró que cumplieran. Podríamos empezar. con la Unión de Industriales y Obreros. con la Confederación Obrera Nacional. y en 1928. en 1925. y un máximo de 30 en 1928. 1904-1929 Desde el punto de vista formal. copia a máquina. lo que obligaba incluso a utilizar papel “de envolver” o 75. y esto nos dio un gran total de 158 periódicos en todo el período. estos impresos por lo regular. en 1916. teniendo en cuenta la delimitación de este trabajo. empezando en 1910. con el Partido Socialista. cifra que contrasta enormemente con la situación contemporánea. 37 . en términos generales. con la Unión de Industriales y Obreros de 1904. 1 podemos observar que los picos más altos corresponden a la fundación de partidos y organizaciones obreras y socialistas más importante del período. con el Partido Obrero. con la Unión Obrera. pero por la forma como accedimos a la información de estas fechas. aunque algunos se enorgullecían de ser publicados en una imprenta eléctrica o a vapor. el rango oscila entre un mínimo de 3 publicaciones. es posible que los datos hayan quedado subregistrados. Cali.

Tolú. Buga. donde se imprimieron los principales periódicos populares de la ciudad (Trabajo y Libertad. Salamina. Fusagasugá. Manzanares. donde se publicaban El Socialista. Socorro. pues también estaban consagradas a la impresión de avisos. circulares y hojas sueltas. Por ello. Quibdó. la Imprenta Mundial. en Barrancabermeja. Pamplona. Gráfica No. Pradera. El Libertador. se volvía a emplear el papel periódico tradicional. Puerto Tejada. carteles. donde solamente se publicó un periódico: Beltrán. corriendo el riesgo de ser rechazados a causa de su posición política o por haber sido excomulgados. donde se editaron Vanguardia Obrera. a finales de la década de 1920. artesanales y socialistas. Sogamoso. Por la importancia que tenía la prensa para los sectores obreros. Tulúa y Túquerres 38 . pero inmediatamente superadas las dificultades. Puerto Wilches. Plato. debían utilizar imprentas comerciales. 2 Lugar de publicación *Corresponde a 24 ciudades. Pensamiento y Voluntad. recurrían a tipógrafos simpatizantes con su causa o sostenían una imprenta entre varios periódicos. Libertad y Trabajo y El Obrero Moderno). Como ejemplo de estas situaciones. que garantizaran mayor diligencia y dedicación a sus publicaciones y que les permitieran cubrir otras necesidades. Cuando el presupuesto no alcazaba. y la Tipografía Eléctrica. El Obrero. Neiva. en Bogotá. Montenegro (Caldas). Palmira. Facatativa. todos ellos trataron de dotarse de imprentas propias. Segovia. en Bucaramanga. Ocaña. Jericó. Claridad y Sanción Liberal. en apoyo a las luchas de los trabajadores de la Tropical Oil Company. Germinal y un sinnúmero de comunicados y hojas volantes. sostenida por un grupo de periódicos socialistas y anarquistas. Caldas. puede mencionarse al Taller Gráfico de Núñez e hijos.Luz Ángela Núñez Espinel de colores en situaciones extraordinarias.

un centro político. Barranquilla. una organización artesanal o sindical. La financiación siempre era precaria y ser el órgano de expresión oficial de un partido. Manizales). Como se observa en la gráfica No. están aquellas que jalonaban el proceso de industrialización y urbanización (Bogotá. el primero. pero podemos suponer que influían factores técnicos. no era garantía de mejores condiciones económicas. Para tratar de aumentar los ingresos. 2. falta de un grupo de redactores consolidado o con los problemas pecuniarios. donde había una base artesanal fuerte (Bucaramanga y Pasto) y aquellas vinculadas recientemente a la economía nacional. 1909) o El Símbolo (Cartagena. 1910) que se presentaran. que eran habituales en el periodismo popular. sobre todo. con viajes o enfermedades del director. Libano. Formalmente. mientras el otro anunciaba que “no tendrá fecha fija para su salida”. como éstos: 39 . como Los Derechos del Pueblo (Cali. algunos periódicos se apartaban de la pauta general y anunciaban periodicidad quincenal o bisemanal. por dos razones básicas: había quienes pretendían una periodicidad diferente y. se insertaban pequeñas notas que explicaban la importancia de apoyar la prensa obrera e invitaban reiteradamente a obreros. dueños de talleres y lectores en general. pero que estaban relacionadas. Cali. En cuanto a la primera razón. la mayoría pretendía subsistir con las suscripciones y la venta de los ejemplares. para que anunciaran en sus páginas con avisos permanentes. ello da cuenta de una práctica bastante extendida. entre las ciudades donde hubo más títulos obreros y populares. por el café o la apertura de vías de comunicación (Pereira. la mayoría eran semanarios. y eventualmente se podía encontrar algunos. cosa que se dificultaba porque los agentes y suscriptores se atrasaban con los pagos y la cantidad de periódicos vendidos no todas las veces alcanzaba a cubrir los gastos. muy pocos cumplían con lo anunciado. Eran frecuentes las demoras y las interrupciones en la publicación por causas que no se hacían explícitas. como “Periódico Intermitente”. Medellín). económicos y la disponibilidad del cuerpo de colaboradores o del encargado. mientras que había muy pocos diarios.El obrero ilustrado La mayoría de los periódicos eran editados en Bogotá. entre otras. pero esto no se puede tomar como regla. Honda. aunque existía una impresionante diversidad geográfica de producción de material impreso. con una base y un radio de acción más local y regional que nacional. Tumaco. Bajo la consigna de que la prensa de los obreros debería ser financiada por ellos mismos. No encontramos indicio alguno para saber con qué criterios se determinaba la periodicidad.

1910. especialmente en lo relativo con las bebidas alcohólicas. pues muy pronto verá el éxito eficaz de sus artículos. comerciantes. muy ingenuamente. por qué tan pocos obreros figuraban entre los directores de los periódicos. Valga decir que no había periodistas profesionales dedicados exclusivamente a estos periódicos y que los escasos recursos no alcanzaban para pagar sueldos. eran los directores y redactores más comunes. Igualmente. 26.500 lectores que tienen que ver su anuncio. No existían requisitos formales para colaborar en los periódicos. obreros. El Luchador. De manera que Ud. 77. No. algunos simpatizantes con la causa. En nuestra indagación no encontramos indicios de censura a algún tipo de negocios. ¡Anuncie en EL LUCHADOR!. quien anunciaba. la Fábrica de Cervezas Bavaria. si es buen negociante o. sino que directores y redactores debían tener otros medios de procurarse la subsistencia. etc. en Ravachol y Chantecler. Bogotá. 77 Muchos de los anunciadores eran artesanos. que además habían sido excomulgados y prohibidos por el Clero78. Bogotá. lo que indicaba que.000 lectores de gorra se completan 3. con los 2. eran frecuentes anunciantes. 78. abogados. pero quienes allí escribían sí debían observar algunos principios morales. 70. Medellín. dos de los periódicos más furibundamente anticlericales. debe anunciar en este bisemanario. la venta de zapatos para seminaristas y sacerdotes. Envíe usted su anuncio a la administración. prefirieron aprovechar la oportunidad de poner un aviso (algunos periódicos ofrecían un anuncio gratis a quienes se suscribieran). 19 de julio de 1919. y por compromiso y convicción política colaboraban en la publicación. 13 de mayo de 1911.Luz Ángela Núñez Espinel ‘El Proteccionista’ es uno de los mejores órganos para el anuncio. 40 . cuyo consumo era combatido por los periodistas populares. mejor dicho. dada la 76. lo que explica. Por ejemplo.500 ejemplares. agricultores y chóferes. profesionales o pequeños productores que simpatizaban con el periódico. tipógrafos y algunos intelectuales. No. puesto que algunas veces los contenidos publicitarios reñían con los principios del periódico. es leído en todas las fábricas. Pequeños industriales. pues tiene gran circulación en la capital y en los Departamentos. Ver Ravachol y Chantecler. como el zapatero Martín Silva. Tejidos Obregón. si entiende de negocios. varios números. ante la apremiante realidad económica. o colaborar con el periódico sin pensar mucho en la conveniencia para su negocio. bebidas Posada y Tobón. pero también era posible encontrar artesanos. talleres. Tejidos de Samacá y Chocolates Chaves y Equitativa. El Proteccionista. 76 La edición de EL LUCHADOR es de 1. pero también pautaban las grandes industrias del país que buscaban consumidores entre la naciente clase obrera. se impuso el pragmatismo.

10 de octubre de 1911. Bogotá. 1928. El Partido Obrero. Bogotá. Bogotá. algunos. 3 de octubre de 1926. seguramente allí encontrarían un lugar. éstas generalmente se disponían en la portada. 1916-1918.79 La organización formal de los periódicos respondía a un formato común. y la bandera. Los pequeños espacios libres en la parte inferior de las páginas dos y tres. 80. Bogotá. 81. Bogotá. “Por la sociedad futura”. Barrancabermeja. que como voceros representan en la prensa. Al respecto. había un texto de carácter político y se insertaban los artículos que daban cuenta de adelantos técnicos o científicos. Vanguardia Obrera. El Proteccionista. Barrancabermeja. si había cartas de los lectores o un pequeño poema dedicado al trabajo o a la imprenta. 79. varios números. Nos. pero contundentes en apoyo a una campaña o de exhortación a los obreros. En la primera página. 1911. cursiva en el original. Bucaramanga. 1-3. se redactaban pequeñas noticias sociales relacionadas con viajeros. en: El Artesano. En la segunda página. los que apenas poseen una ilustración de canjes. invariablemente. varios números. Pensamiento y Voluntad. 12. “Los que no deben ser periodistas”. Por ejemplo: “OBREROS: Guerra al alcohol una de las muchas causas de nuestra miseria”. “Vale más un obrero de pie que un noble de rodillas”. 1926 (sin fecha). El Socialista. se concluían los artículos que habían quedado pendientes en algún número anterior. 41 .El obrero ilustrado importancia política y la trascendencia social otorgada a esta labor. los que no tienen más talento ni saber que los que da el roce cotidiano de los tipos. No. Bogotá. No. generalmente. defunciones y actividades culturales del mundo obrero. como director. No. ciudad. No. incluían frases y consignas políticas como. 16. o el internacionalista llamado “Proletarios de todos los países uníos”80. y quieren erigirse en Pontífices. y las novelas o folletines por entregas. 1928. 38. Cúcuta. número y precio. No. En la tercera página. varios números Estas eran frases cortas. en: El Obrero Moderno. fecha. Claridad. y. en: Germinal. en El Artesano de Cúcuta se decía: No deben ser periodistas esos que alquilan su conciencia al mejor postor y se postran ante los Directores por insignificantes mendrugos. 1913. presentaban el título o nombre del periódico. Cuando se publicaban fotografías. o “OJO al boicoteo de la prensa runtana”. Luz y Unión. o entre los artículos. y en fin. Germinal. La columna de la izquierda se destinaba a lo que hoy día llamamos “editorial” y las dos o tres siguientes artículos políticos se dedicaban a responder algún ataque o a entablar polémica con otro periódico o grupo político. varios números. 3 de octubre de 1926. los que viven adulando aún a trueque de traicionar los intereses sagrados de la Patria y de la sociedad. Barrancabermeja. 30. 30. que no era lo más usual. eran ocupados por avisos comerciales o pequeños letreros producto del ingenio del cuerpo de redacción81 . los que siempre han vivido de rodillas. además del título y el subtítulo. 7 de junio de 1913. donde se publicaban los datos formales. 2 de octubre de 1926.

que impidieron su consolidación a largo plazo. pero no se sabe exactamente desde cuándo se estaban editando83. publicados entre 1909 y 1929. pp. valor de la serie. cit. los ejemplares de éstas no se conservan en las hemerotecas. Los resultados completos son los siguientes: O-1 año. 14%. como El Ariete o El Obrero Moderno. No. No resulta fácil determinar la duración de estas publicaciones porque. Hemos calculado estos porcentajes sobre un total de 155 periódicos obreros y populares. 19. de los cuales no se tiene información exacta. 42 . La estrategia insurreccional socialista…. eventualmente destinaron su primera página para los anuncios comerciales. aquellos que presentaban caricatura de página entera en la portada. = 20 años. El Obrero Moderno. Este es el caso de la mayoría de las publicaciones vinculadas al Partido Socialista Revolucionario (1926-1930) o simpatizantes de este movimiento. en la cuarta página. 66%. debían redistribuir su contenido en las dos páginas siguientes. mientras alrededor del 66 por ciento alcanzó. y algunos. De acuerdo con la información que hemos recuperado. aparte del económico. si éstos se habían omitido en la primera página. 2-5 años. la inexistencia de un cuerpo permanente de colaboradores que garantizara la continuidad de 82. Aunque no desconocemos la perseverancia de periódicos como La Libertad.. 1-2 años. Este documento se encuentra trascrito en: José María Rojas Guerra. un año de existencia.Luz Ángela Núñez Espinel Finalmente. cuando fue detenido en la ciudad de Armenia en mayo de 1928. otros tenían más páginas o publicaban números especiales con un contenido diferente. 5%. de las que se tiene noticia porque aparecen en una lista que le fue decomisada a Ignacio Torres Giraldo. por mucho. 10– 20 años. lo que simplemente nos permite decir que tuvieron corta vida. Véase. No. de manera que sólo sabemos de la existencia de algunos periódicos por referencias indirectas. 7%. 83. 1919. sólo el 2 por ciento de los periódicos se mantuvo durante más de cinco años. 18 de enero de 1913. líder de esa organización. característica compartida con la mayor parte de la prensa política o literaria de la época y que no podría tomarse como una particularidad de los periódicos obreros84. Girardot. generalmente. En primer lugar. 1. 9 de julio de 1911. El Obrero Moderno. El 6% restante corresponde a 10 títulos. 5-10 años. práctica que se daba más frecuentemente entre periódicos de otras tendencias políticas82. 1%. Bucaramanga. 1%. debemos señalar algunos factores. que se mantuvo por más de tres décadas. Este modelo es compartido por un gran número de periódicos obreros. El Ariete. como Ravachol y Chantecler. pero es posible encontrar grandes variaciones. precio de los avisos y colaboraciones). se presentaban los anuncios publicitarios y las condiciones del periódico (periodicidad. op. Bogotá. 298–299. se suspendían sin previo aviso. 84. por lo demás. Por ejemplo.

traducían o adaptaban novelas o folletines. y no en pocas ocasiones se ocupaban también del levantamiento del texto y la impresión. muchos periódicos dependían exclusivamente de una o dos personas que dirigían. como lo analizaremos más ampliamente en el tercer capítulo. leían la correspondencia. porque. 43 . los anuncios y los canjes. como era el caso de El Martillo. Para ilustrar esto.El obrero ilustrado las publicaciones. contestaban a los ataques o se involucraban en polémicas. con independencia de que su director viajara o se enfermara. En tercer lugar. también fenecía la publicación (véase gráfica No. no puede desdeñarse la acción del Clero y las autoridades gubernamentales que promovieron campañas y acciones represivas contra la prensa obrera. la vida de muchos periódicos estuvo ligada a una organización política y cuando ésta desaparecía. redactaban. lo que implicó el cierre de muchos periódicos y llevó a la cárcel o al exilio a sus directores. en 1910. entre 1927 y 1929. como ninguna organización política popular surgida en este período logró perdurar largo tiempo. El Símbolo y. en todo caso. se encargaban de las suscripciones. sino señalando que. El Socialista y La Libertad. 1). y la prensa asociada al Partido Socialista Revolucionario. sus publicaciones también tuvieron una vida limitada. Con esto no estamos afirmando que esa relación fuera negativa. en algunas épocas. es necesario reconocer que esas organizaciones fueron un pilar fundamental para la edición de estos periódicos y en gran medida constituían su razón de ser. El Cóndor. Por esta causa. En segundo lugar. basta citar los casos de Ravachol y Chantecler.

.

como un criterio distintivo de aquellos que proponían otro tipo de organización social. como de los trabajadores comunes y corrientes. en el sentido más clásico de llevar el mensaje a un receptor. y el papel atribuido a la solidaridad. I. intentando reconstruir su papel en los principales lugares de reunión política. a los ojos de los directores y redactores. sino que en torno a él se tejía una serie de relaciones sociales y políticas. eran la educación (ilustración) y la organización política del pueblo.Capítulo 2 LA PRENSA Y LAS FORMAS DE SOCIABILIDAD POLÍTICA POPULAR En este segundo capítulo. en oposición a la cotidianidad religiosa predominante. ade- . Pero el periódico no sólo funcionaba como medio de comunicación. estudiamos las diversas maneras cómo la prensa obrera se constituyó en un medio de sociabilidad política popular. la reivindicación de la vida laica. justificaba la existencia de la prensa obrera. tanto de los activistas y dirigentes políticos. que ayudaba a reforzar los objetivos de la publicación y que. A lo largo de la exposición se analizan algunos de los proyectos culturales que aparecen implícitos y explícitos entre quienes editan y difunden los periódicos. tales como los relacionados con la creación de bibliotecas y escuelas populares. LA PRENSA OBRERA Y POPULAR COMO MEDIO DE SOCIABILIDAD Los dos objetivos fundamentales que. la promoción de conferencias y espectáculos culturales.

Esto podría explicarse porque. México: del antiguo régimen a la revolución. 46 . la prensa obrera es objeto de múltiples usos políticos. leído. En consecuencia. mientras con el segundo se quería transmitir la noción de que. De esta manera. guardado. por lo tanto. 1995. más allá de la lectura colectiva o individual. aun cuando todos los medios de comunicación modernos pueden generar espacios de recepción colectiva del mensaje. pasado de mano en mano. Hasta los animales inferiores se juntan y viven en comunidad para mejor defenderse y prosperar. específicamente.Luz Ángela Núñez Espinel más. Cúcuta. Bucaramanga. 2. Cabe anotar que los conceptos de socialización obrera y sociabilidad. 1. se extendía en un radio de acción mucho más amplio: el perteneciente a la cultura política popular y. 16 de marzo de 1911. 181. contribuyendo a la formación de una red de espacios de sociabilidad y de actividades que refuerzan los objetivos de los periódicos. prestado. la llamada “socialización obrera” cobra vital importancia en este contexto. pues los encontramos mencionados en la prensa misma. El primero se utilizaba para referirse al encuentro e intercambio de ideas y experiencias entre los obreros. 1919. culturales y sociales. el periódico es un medio que por pertenecer al orden de lo impreso se fija en un elemento material (papel) y por lo tanto logra desprenderse de la inmediatez y de la simultaneidad de otras formas de comunicación. al contrario. Fondo de Cultura Económica.2 1. México. El propio esfuerzo nada vale si no va sumado con el de otras unidades para formar la sociedad. Órgano de la socialización obrera del departamento. I. pues él nada crea y todo lo imita. La idea de sociabilidad no es propia del hombre únicamente. no eran ajenos en el contexto histórico. discutido y confrontado. Cfr. tanto en el tiempo como en el espacio y. No. la ha copiado de la Naturaleza. en forma individual o colectiva. puede ser transportado. así como la adquisición de un imaginario social particular y de una cultura democrática transforma a un hombre de sociedad tradicional en ciudadano. t. Además. François-Xavier Guerra. la representación social en que el proletario reemplaza al ciudadano requiere también de un aprendizaje que se logra a través de nuevas prácticas o nuevas formas de sociabilidad1 . El Artesano. La Unión Obrera. porque en la sociedad de sus semejantes encuentran en placer y la simpatía. el periódico adquiere una especie de vida propia. a los modos y espacios de sociabilidad política popular. puesto que. p.

Duen de Bux. aunque. en principio.). “Un ensayo empírico que se convierte en un proyecto razonado: Notas sobre la historiografía de la sociabilidad”. que. podemos ver el proceso de desarrollo de la sociabilidad obrera en el país. La sociabilidad en la historia contemporánea. pero sí para el proletariado. ni la redacción solitaria de un periódico ni la lectura individual del mismo. bibliotecas. Esta tipología. bastante amplia. el cabaret. hicieron parte de este fenómeno de institucionalización de espacios de encuentro popular. Como en otras partes del mundo. Maurice Agulhom ha definido sociabilidad como la “aptitud de vivir en grupos y consolidar los grupos mediante la constitución de asociaciones voluntarias”3 . así mismo. distinguiendo la formal (círculos burgueses.Agulhom. “Clase obrera y sociabilidad antes de 1848”. en general.). etc. cit. nos ha servido como guía de análisis para nuestro estudio. Esta conceptualización. etc. informal (los dormitorios obreros. en: op. La sociabilidad se ejerce siempre en un lugar específico. pero que por diferentes dinámicas sociales se convirtieron 3. 2001. nos remite a las formas de la vida colectiva que los hombres estructuran con el objetivo de relacionarse en grupos relativamente estables y numerosos. círculos informales de lectura y discusión en diferentes lugares del país.. M. sino también por los obstáculos impuestos por diferentes instituciones de control social. logias. p. en Colombia la creación de casas del pueblo. 4. Sin embargo. Nuestro propósito no es estudiar la sociabilidad obrera a principios del siglo XX. no sólo por la falta de recursos materiales. sino aquellos ejemplos de redacción e impresión colectiva de prensa que lograron generar dinámicas de grupo y.El obrero ilustrado De una manera mucho más formalizada. imprentas y cafés obreros. pero que ha demostrado su operatividad en múltiples estudios históricos. burguesa y obrera4 . Por ello. pues en el contexto histórico analizado las divisiones no son absolutamente radicales. 47 . como veremos más adelante. pero no la utilizaremos en la presentación de resultados. sino analizar cómo la prensa se constituyó en eje alrededor del cual se construyeron espacios de sociabilidad popular formal e informal. El citado autor también ha desarrollado una clasificación básica de los diferentes tipos de sociabilidad. como la lucha por conseguir espacios propios en los cuales pudieran desarrollar su vida social y política. en: Alberto Valin (director). cofradías. aspecto que no es problema para las clases dominantes. estos lugares surgieron y coexistieron con otros sitios. Vigo. tenían otra finalidad. son fenómenos difíciles de separar completamente. 55. pueden ser considerados ejercicios de sociabilidad. Una síntesis sobre el estado de los estudios históricos sobre sociabilidad se encuentra en: Jean–Louis Guedeña.

Agulhom. Se conoce muy poco sobre la vida cotidiana en estos lugares. pero sí contaban con un espacio donde se editaba y se atendían todos los aspectos administrativos del mismo. 7. María Tila Uribe. 78-79.CEREC. A. al mismo tiempo.. donde. es la subjetividad y la maleabilidad de la memoria. por tanto. y se llevaban a cabo conferencias y reuniones políticas. CESTRA. de manera que la cotidianidad del periódico estaba mezclada con las diferentes reuniones o actividades que allí se realizaban6 . véase. cuya principal debilidad y fortaleza. p. hemos acudido a otro tipo de fuentes. Sin embargo. 5. cit. 135 y ss. en: Alberto Valín. sastrerías o casas de familia5 . “La creación de una identidad colectiva: sociabilidad y vida cotidiana de la clase obrera gallega”. En el caso de los periódicos que eran órgano de expresión de gremios. Bogotá. Aun cuando con esta información podemos reconstruir los lugares de reunión política y el tema de cada encuentro en Bogotá. Por ello. op. Oscar Frean Hernández. las entrevistas y los testimonios que trascribe María Tila Uribe en su libro. funcionaba su periódico. sindicatos o partidos. salvo los problemas financieros. para aproximarnos a los espacios de sociabilidad política. no encontramos allí descripciones sobre los rituales y las relaciones personales. que se conserva en el Archivo General de la Nación. también. nos hemos apoyado en las Relaciones de la Policía Nacional sobre novedades en la ciudad. generalmente su oficina estaba en la misma casa o local donde funcionaba la organización política. Los dirigentes obreros: oficinas de periódicos y sedes obreras No todos los periódicos tenían imprentas propias. el carácter político y no profesional de estas publicaciones. la actividad periodística se entrelazaba con la vida doméstica y las actividades económicas de la familia. El Artesano. Cúcuta. Los años escondidos. Otros directores establecían la sede del periódico en su casa particular o en su local de trabajo y. 6.Luz Ángela Núñez Espinel también en lugares de reunión política habitual. Sueños y rebeldías en la década del veinte. porque el énfasis de los documentos y periódicos producidos por las organizaciones populares estaba en lo político y. Por esta razón. pp. 1911.. peluquerías. cit. 1994. nos referimos a los recuerdos familiares. como cantinas. la Asociación Gremios Unidos de Cúcuta tenía local propio. Los Años Escondidos7 . social o familiar. para los años de 1919–1922. M. además. op. chicherías. 48 . Por ejemplo. motivaba que sus sedes no estuvieran aisladas del medio político. hacían pocas referencias a la vida diaria en las imprentas y locales de reunión. El Artesano. en forma parcial.

pudieron adquirir su imprenta. 106-108. quienes desinteresadamente se vinculaban a las diferentes actividades relacionadas con la publicación. en 1925 el grupo de socialistas de Bogotá. María Tila Uribe. hojas volantes. manejaran la imprenta. aunque estructurados. El Luchador. por este medio. mucho tiempo después. Los correos rojos eran niños y jóvenes que llevaban y traían razones a los socialistas. pp. Vanguardia Obrera. Fue en esa imprenta donde se inició la edición de un boletín llamado La Chispa. op.. distribuyeran. Por ejemplo.El obrero ilustrado Tomando como base esta documentación. porque no solamente se imprimían periódicos. que también funcionaban en ese sitio. La Humanidad. la mayor aspiración de los periódicos populares era tener imprenta propia. llegó a nuclear un grupo importante de personas. ya que. se necesitaban personas que levantaran y compusieran los textos.. antecedente de los periódicos del PSR9 . en Bogotá. en algunos casos. La Unión Obrera. eso fue un poco más tarde en el PSR. que se reunía en un local situado en la calle del DiviDivi (calle 4ª. plegaran. podemos afirmar que la edición del periódico era una empresa colectiva que. quien conoció de cerca la redacción de los periódicos Nueva Era y Revolución. 9. discursos y cancioneros. Como los costos y las contingencias en las editoriales comerciales eran muy grandes. compró cuatro mimeógrafos y empezó a pagar una imprenta con los dineros aportados por ocho sindicatos. Significativamente. entre carreras 7ª y 8ª). Miguel Ángel. con los que todo el mundo los reconocía. folletos. colaboraban haciendo mandados y pequeñas tareas y. al de “Nevares” le decían “diacrónico” y al del “Negro” Guerrero lo apodaban “sincrónico”. Algunas iniciativas similares culminaron en la adquisición o donación de mimeógrafos o máquinas de escribir. pegaran carteles con el contenido e hicieran mandados. sino también carteles. pero se empezó a perfilar desde 1925: había 8. y La Justicia. 193. 49 . 10. manifiestos. Cfr. que también eran útiles. vendían los periódicos y hojas sueltas publicadas por diferentes grupos políticos. Todos ellos conformaban grupos informales. Lo mismo que a los grupos. La Voz del Pueblo. además. Ibíd. a algunos mimeógrafos y grupos de reunión se les fueron asignando nombres. que en la década de los veinte fue “correo rojo”10 . en una entrevista concedida a María Tila Uribe. cit. Para conseguir el dinero necesario. más allá de las redacción. que finalmente posibilitaban la circulación del periódico8 . Testimonio de Carlos Cuellar. recordaba algunos de ellos: A los mimeógrafos también les tenían nombres: el del “Chiverudo” (Felipe Lleras) se llamaba el Mágico. realizaban campañas e impulsaban la suscripción entre los lectores y los grupos de trabajadores cercanos al periódico.

De acuerdo con la documentación incautada a Ignacio Torres Giraldo. 50 . los periódicos solamente reflejaban la vida política y las conferencias que llevaban a cabo. op. y no tenía nada que ver con los seudónimos uniformados e impersonales con que se denominaron los dirigentes del PSR para burlar la policía y poder mantener sus canales de comunicación. 55-56. Mercedes Barón de Acevedo. En edificaciones muy cercanas entre sí estaban La Liga de Inquilinos. 11 Como resultado de la amistad y el trabajo compartido. los seudónimos invariablemente se componían de un nombre femenino y el apellido del personaje. documento incautado a Ignacio Torres Giraldo. tomos. La Casa del Pueblo y la Sede Obrera. En estas casas. Archivo General de la Nación. p. había funciones de música. FMG. especialmente los fines de semana.. La estrategia insurreccional socialista…. cit. 12.. En adelante. el alias de Marco Aurelio Ojeda era Elvira Gallo de Ojeda. En esta larga lista podemos encontrar también una faceta de la influencia de la Revolución Rusa no estudiada. citado como AGN. “Lista de seudónimos con los cuales se deben adoptar para la correspondencia revolucionaria”. también se realizaban diversas actividades culturales y sociales. Estos nombres brotaban espontáneamente o eran fruto del ingenio de algún “talentoso” para ponerle apodos a la gente. el Edificio Landínez. Fondo Ministerio de Gobierno. concedido a María Tila Uribe.. 837– 841. 107. p. cit. según D´Aichardi porque eran sospechosos de ociosidad. donde sesionaban los estudiantes. cuando no sólo concurrían obreros(as) y artesanos. se coordinaban algunas huelgas y se utilizaban como centro de acopio de los elementos materiales con los que se apoyaba a los huelguistas en otros lugares del país. eran el Salón Samper. además de las conferencias. En estos lugares. Testimonio de Miguel Ángel. situado en el marco de la Plaza de las 11. 14. Otros lugares públicos de reunión. en 1928. a través de apodos. pues servían de base a algunos sindicatos.. M. Curiosamente. Sección Primera. T. declamación de poesía y títeres14 . 85 . se desarrollaban reuniones políticas. 13. pp. en 1928. defectos. y así sucesivamente13 . S1. al que dirigía D´Aichardi lo llamaban “los defensores del queso de Cabeza” porque algunos trabajaban en una fábrica de carnes frías y al grupo del viejo Unda les decían “los observadores de las tortugas”. 813– 816. 294. Uribe. Por ejemplo. Ibíd. porque lo dirigía Pedro Barrera que era dentista. como “Vasilovich”. op. op. en: J. pero no registraban las demás actividades que allí se desarrollaban. la vida política era intensa.Luz Ángela Núñez Espinel un grupo que llamaban “La sociedad de amigos de la muela cordal”. 865– 866. en 1992. virtudes o profesiones. “Cucarronov” o “Burroienko”12 . a muchos personajes se les ponían apodos. cit. p. el de Luis Acevedo. los cuales estaban relacionados con sus características físicas. 107.854. sino toda la familia. Rojas Guerra. Los sitios de reunión obrera más importantes de Bogotá se localizaban en el barrio Las Cruces. M.

en 1926. y algunas frecuentaban la peluquería de Alejandro Lombo. donde editaban sus publicaciones15 . Aunque las mujeres asistían a las actividades políticas y culturales. al parecer. en la carrera 8ª con calle 11º. Aparte de estos grandes lugares de reunión. promotor de la Liga de Inquilinos de Bogotá. y posteriormente estuvo entre los fundadores del PSR. y luego fue compañera de Tomás Uribe Márquez. mantiene su cohesión hasta el final de la década. Rozo y Juan de Dios Romero. varios números. el Pasaje Paul. Elvira Medina fue dirigente de las Capacheras. M. cit. directores de Sanción Liberal y El Libertador. que servía del albergue al gremio de chóferes. Ibíd. y conversar. con Erasmo Valencia. El Socialista. el lugar de reunión femenino preferido. retretas y conferencias. Plazuela de San Victorino y Plaza de las Cruces). María Triviño. como El Luchador y El Obrero Moderno. p. en otros sitios se encontraban grupos más pequeños de dirigentes. sede del gremio de zapateros. que María Tila Uribe describe en 1922. no sólo vendía periódicos obreros. que no podemos determinar con precisión. fue el almacén “Egipto”. intelectuales. Julia Bohórquez y algunas trabajadoras pertenecientes a los gremios de costureras. con quien trabajó en la redacción del periódico La Libertad y se destacó también como activista del PSR. León. 51 . se reunían algunos miembros del gremio de los voceadores de prensa. Enriqueta Jiménez. sino que daba acogida a un grupo de mujeres que se encontraba en su local para redactar peticiones y artículos. op.. 48 y ss. T. 15. Uribe. En algún momento. de quien se separó. la zapatería de Julio Medina. Bogotá. Enriqueta Jiménez fue una destacada dirigente de la capital. y todos ellos emprendieron proyectos políticos conjuntos. estudiantes y obreros. en Bogotá y. estatua de la Pola. pese a que allí convergían tendencias políticas heterogéneas.. Allí se reunían Carlina de Mancera. directores de Claridad. capacheras y cajetilleras16 . Susana y Elvira Medina. pp. Leonilde Riaño fue Flor del Trabajo del Tequendama. fue a Girardot a desarrollar trabajo político. 1928. a partir de 1920. se casó con el dirigente socialista Fidedigno Cuellar. respectivamente. Eufrosina Forero. y El Socialista.El obrero ilustrado Cruces. 16. y diversas plazas y parques de la ciudad (Plazuela de Egipto. que. Parque de la Independencia. La Voz Popular. donde se llevaban a cabo reuniones políticas. Plazuela de Bavaria. En la peluquería de Alejandro Lombo (calle 2ª con carrera 5ª). puesto que allí se desarrollaban reuniones de diversas tendencias y partidos políticos. se prestaba o se alquilaba sin distingo alguno. de propiedad de Leopoldo Vela Solórzano. las hermanas María. Leonilde Riaño. 60– 61. Pensamiento y Voluntad. a las tres grandes sedes del barrio Las Cruces. asistió como delegada de un grupo femenino al Congreso Obrero de 1924. Este personaje. posteriormente. Este grupo. como la fundación del Centro de Unidad y Acción Proletaria (con gran trabajo político en 1928) y compartieron la Imprenta Mundial. leer periódicos y libros. se integraron Luis José Correa y Biófilo Panclasta. Carlina de Mancera fue esposa de Pablo Emilio Mancera. Luis A. Carlos F.

M. 52 . 3. cit. Roberto García Peña. Cumplido este cometido tuvo que regresar por Japón. fue la tintorería del ruso Silvestre Savitski. T. 28 de julio de 1925. cit. I. precisamente en el mismo momento en que se estaba llevando a cabo el Segundo Congreso Obrero. como Luis Tejada. con ella viajó a América. p. Medina. Finalmente. Abel Botero y Manuel Antonio Arboleda. 4-96. de donde procedía cuando llegó a Colombia. en 1922. oficial de la caballería del ejército rojo habría sido enviado a China a comprar trigo para la revolución. Moisés Prieto. aunque no tenía una formación teórica fuerte. Este personaje vivía con su compañera. Historia del Partido Comunista de Colombia. radicándose primero en Panamá. No existen muchas certezas sobre la vida de este personaje antes de llegar a Bogotá. Los Inconformes. Nieto. pues Savitski fue expulsado del país.Luz Ángela Núñez Espinel Un lugar de reunión. bajo la acusación de conspiración. José María Olózaga. Bogotá. de Bogotá. t. pero algunos obreros de la capital siguieron utilizando el local durante cierto tiempo para llevar a cabo sus labores periodísticas18 . en cabeza de Patrocinio Rey. 88. “La despedida de Zavitzky”. en julio de 1925. 205–206.. porque allí se reunían algunos integrantes de “Los Nuevos” (ya mencionados en el primer capítulo). y contribuyó. 18. en forma significativa. Medófilo Medina. 789. en una casa de la carrera 9ª No. Uribe. se convirtió en el animador del influyente grupo comunista mencionado anteriormente. con mucha trascendencia en la historia cultural y política del país. CEIS. a la difusión del ideario de la Revolución Rusa en el país. además de estudiantes. p. La residencia de Biófilo Panclasta era lugar de tertulia para aquellos que se decían anarquistas. que llegaron a tener protagonismo nacional. I. 88. quienes siguieron atendiendo el establecimiento y lo convirtieron. t. antes de partir “el emigrante”. además.. Sin embargo. p. M. en donde el gobierno intentó decomisar el trigo. viéndose obligado a venderlo. políticos e intelectuales. el negocio fracasó por la falta de experiencia del grupo en el oficio de la tintorería. op. En su viaje Savitski se había conocido con una rusa blanca. decidió donarla a algunos socialistas. pp.17 Inmediatamente instalado en su tintorería Frankfut. op. Editorial Latina. el cual tuvo una participación protagónica en el Primer Congreso Obrero y la Conferencia Socialista de 1924. Julia Ruiz. en oficina de trabajo político y periodístico. 115-116. Josué E. allí tenían un negocio de compra y venta 17. en: El Diario Nacional. Bogotá. Torres Giraldo. Gabriel Turbay. La tertulia llegó a su fin. Luis Vidales. la historia de la tintorería no terminó allí porque. pero. Bogotá. Savitski. 1978. según Luis Vidales. 1980.

Torres Giraldo y otros compañeros. 1992. al igual que Mahecha. porque. T. Algunos de los escritos de Julia Ruiz que logramos hallar. El Socialista y Claridad. varias alcobas para las familias y dos más para los visitantes. actuaba como pitonisa y servía de médium en las sesiones de espiritismo. al parecer. en: op. al. Los ingresos que obtenía por esta labor eran utilizados en la manutención de su hogar. también se convirtió en centro político. Este lugar era conocido como “La casa del angelito”. Tomás Uribe Márquez y Enriqueta Jiménez. Bogotá. cuando se estaba redactando el programa político del partido que se oficializaría. Allí dormían María Cano cuando venía a Bogotá (sic). y en varias ocasiones financió la publicación de hojas sueltas con sus escritos19 . artesanos y obreros). que frecuentemente era cerrado en la tardes para dar paso a reuniones informales con amigos y dirigentes políticos cercanos a la pareja. cuando decidieron vivir juntos. de modo que personas de diferentes clases sociales (políticos. Bogotá. 18 de noviembre de 1928 y Claridad. Sobre la vida de estos dos personajes. 4 de mayo de 1928. M.. Se encontraban a veces despreocupadamente y en otras ocasiones parecían un verdadero motor ejecutivo resolviendo problemas. según María Tila Uribe. una ex hermana de la caridad que afirmaba tener poderes sobrenaturales. por una pequeña pila que había en uno de los patios. muchos se sentían atraídos también por Julia Ruiz. cit. la venta de muebles no era rentable. que conoció lo horrores de la estepa de Siberia”.El obrero ilustrado de muebles y cachivaches. Ella misma escribió para algunas publicaciones. 67– 69. Biófilo Panclasta. Entre las 6 y 9 de la noche llegaba a la casa un buen número de personas. Era un ambiente amable donde se tomaba café en torno a 19. como El Libertador. De acuerdo con el relato de esta autora. No. Ediciones Proyecto Cultural “Alas de Xué”. a finales de ese año. 52. se encuentran en El Socialista. La vivienda que tomaron en alquiler los dirigentes populares. el anarquista colombiano. prostitutas. leía las cartas. social y cultural. José A. el eterno prisionero. véase: Orlando Villanueva Martínez et. Osorio Lizarazo. 356. cit. Pero la gente no sólo iba en busca de conversaciones políticas y conocimientos sobre el anarquismo y las aventuras de Biófilo en América Latina y Europa. cartas o artículos. iban a consultarla. “La vida misteriosa y sencilla de Julia Ruiz” y “Biófilo Panclasta. por lo general de parecida vocación política a dejar o discutir docenas de informes. en la convención de Venadillo. 53 . Uribe. Julia ganó fama entre la sociedad bogotana por sus predicciones en la lectura de las cartas. y su época de esplendor. y daba frecuentes donaciones para apoyar las actividades políticas de su marido y algunos periódicos populares. señoras de alcurnia. amigo y compañero de Lenin. Tenía esa casa en su fachada dos ventanas con barritas “arrodilladas” y al entrar al zaguán se sentía el aroma de las canangas o enredaderas del patio. Bogotá.. No. fue hacia 1926. pp. op.

t. ofrendas florales y a veces música. lo usual era nombrar a un orador del público y se esperaba que el homenajeado respondiera con un discurso21 . 21.. Otras peregrinaciones tenían como destino los principales hoteles de la ciudad. t. 131. 410. 853. Los rituales relacionados con los héroes populares se analizan en el capítulo 4. fs. El “Mono” Dávila recordaba la inevitable pregunta de Elvirita al entrar: ¿Cómo estamos hoy de presos? Y añadía que al verla se sentía atravesado como corazón de Cupido. valdría la pena preguntarse por los obreros y artesanos del común: ¿ellos también se reunían y se asociaban?. Uribe. 207. 815. t. T. t. 62–63. Algunas se dirigían al cementerio. charadas y otros retruécanos de tradición santafereña. Disfrutaban de una buena conversación. f. 816. f. cit. 401. La gente del común: cantinas y chicherías Hasta ahora hemos centrado nuestra atención en los lugares de sociabilidad de los dirigentes y activistas políticos populares. a raíz del magnicidio del general Rafael Uribe Uribe. añoradas hasta muchos años después. repasaban o jugaban con las palabras ejercitando acertijos mentales: acrósticos. 17. f. se hizo una exhaustiva investigación para determinar si había autores intelectuales o cómplices materiales. eran casi rituales las llamadas peregrinaciones políticas que transitaban por las calles más céntricas de la ciudad. A partir de algunos indicios tomados de las indagatorias de los inculpados y de otras personas que 20. 813. ¿con quiénes y dónde se reunían? Dadas las dificultades existentes para reconstruir las formas de sociabilidad política popular. 866. 262. 851. t. f. op. a visitar la tumba de algún héroe popular o a los obreros asesinados el 16 de marzo de 1919. M. 865. en estos casos. algunas veces. B. Ella a su vez contaba que a esas tertulias se llegaba sin afán y el humor permanecía al acecho. 256. y había consignas. Por ejemplo. FMGO. t. sin embargo. se tomaba la carrera 8ª y luego la calle 26. 20 También. S1. con el objetivo de saludar a los dirigentes político ilustres que visitaban la capital. t. discursos. Luego venía lo inevitable: terminaban precisando ideas y dándole vueltas a los problemas del país. además de los dos artesanos que habían sido capturados minutos después de cometer el crimen. se partía de la Casa del Pueblo o de la calle doce. fs. 432–435. fs. AGN. p. en esos casos. 76.Luz Ángela Núñez Espinel una mesa y de vez en cuando hacían tertulias con tiple. 54 . es importante tener en cuenta que. los documentos brindan información sobre temas que no constituían su objetivo central. el 15 de octubre de 1914 en Bogotá.

Bogotá. la investigación puso de presente que eran personas informadas sobre la política nacional y las actividades de los partidos. en su calidad de jefe de taller de artillería. como Las aventuras de Scherlok Holmes. mantenían correspondencia epistolar. Precisamente.. cuando Leovigildo Galarza. hipnotismo. p. 55 . sino años más tarde (posiblemente en 1909 ó 1910). estos personajes habían llevado una vida anónima. espiritualismo y sugestión”. no eran personas prestantes. pp. 23. una nota del mismo grupo. además. los dos carpinteros sabían leer y escribir. declaró que había leído un libro que trataba de “magnetismo. un borrador de los Estatutos de la Unión Obrera de Colombia. Estuvieron trabajando en esa dependencia hasta diciembre de 1913. no podría decirse lo mismo en los ámbitos político y social. Ibíd. 28. participaban de la cultura letrada. tenían una opinión política propia y pertenecían a varias asociaciones políticas y culturales. Aunque era evidente su marginamiento económico. Leovigildo Galarza. como actas de reunión del Grupo Antonio José de Sucre. pero no se conocieron en esa época. Indagatoria a Leovigildo Galarza (4 de noviembre de 1914). dirigida a sus similares de 22. llamados Leovigildo Galarza y Jesús Carvajal.El obrero ilustrado fueron llamadas a declarar. indagatoria a Jesús Carvajal (octubre 15 de 1914). Tras esas desavenencias se distanciaron y sólo se volvieron a encontrar el 14 de octubre de 1914. por el contrario. un día antes al crimen22 . Imprenta Nacional 1916. además de ser amigos. y en enero del año siguiente se asociaron para poner una carpintería. y que había sido contribuyente para el periódico La Unión Obrera. le dio empleo a Carvajal. Vista fiscal. Los dos ejercían el oficio de carpintería y habían sido reclutados por el Gobierno para participar en la Guerra de los Mil Días. y este individuo era quien había creado el Bloque23 . según ellos. Estos personajes. Hasta ese momento. tenían una historia de vida similar. puede reconstruirse la vida social y política de los dos artesanos involucrados en la investigación. era culpa del general Uribe Uribe. leían la prensa y algunos libros. de alguna manera. Galarza y Carvajal esgrimieron como motivo del asesinato la falta de trabajo y la pobreza en que vivían los artesanos que. No obstante. en: Alejandro Rodríguez Forero. Así. puesto que con sus pares (los artesanos) habían desarrollado diferentes estrategias de sociabilidad popular y. unos meses después se separaron “por diferencias en sus cuentas”. 11-12. vivían en permanente penuria económica y tampoco eran grandes líderes políticos o dirigentes sociales reconocidos. Los papeles que se hallaron en la carpintería se relacionaban con las sociedades a las que pertenecían. porque el Ministerio de Obras públicas sólo ocupaba a los bloquistas.

En la carpintería de Galarza. Ibíd. para celebrar los onomásticos de sus asociados. se discutían los estatutos y se planeaban las actividades centrales a desarrollarse. Indagatoria a Jesús Carvajal (11 de noviembre de 1914) y declaraciones de Carlos Julio Casas. En las declaraciones encontramos una permanente alusión a las chicherías como sitio cotidiano de encuentro. Rodríguez Forero. 54–55. Pero las reuniones especiales tenían una dinámica muy diferente. se llevaban a cabo las reuniones de la Sociedad Recreativa.. de sociabilidad política y de diversión. se cruzaban y se superponían continuamente. joven aprendiz de la carpintería del capitán. Carvajal y otros individuos más habían estado en la chichería Puerto Colombia. se recogían las cuotas pecuniarias. varias circulares invitando a las sesiones de la Unión Obrera. constatamos que los sitios de trabajo. cit. a éstas sólo asistían los asociados (sin su familia). Según el agente Ángel María Amaya. Se sabe que esta sociedad ya no se reunía en la época del crimen de Uribe. “donde hicieron baile de hombres sin mujeres”. piquetes y reuniones. 56 . como bailes y piquetes. op.. tarjetas de invitación del Comité Caldas y las sociedades La Piquetera y Recreativa.1 se explicitan los diversos grupos a los que pertenecían Galarza y Carvajal. y las sociedades Piquetera y Recreativa organizaban bailes. A manera de ilustración. 141-142 y 313. porque los aportes de sus miembros no eran suficientes para solventar los gastos de los bailes y piquetes25 . en: A. los martes de cada semana. pp. Forero y del agente de policía. 116-117 y 273-276. trago y cerveza de un barril de sifón.Luz Ángela Núñez Espinel Girardot. lo cual es un buen ejemplo de las complejas formas de sociabilidad en las que participaban estos artesanos bogotanos. Espíritu S. luego se habían dirigido a la de Puente Arrubla. un cuaderno con apuntes y algunas cartas24 . 33. actividades en las que participaban también sus familias. pp. recordemos que la noche del 14 de octubre. diversión y reunión política. el grupo Antonio José de Sucre. se reunieron varios hombres y mujeres que pronunciaron dos discursos y además hubo música de cuerda. La Unión Obrera de Colombia. entre las 8 y las 10 de la noche. 25. Galarza. El primero era un comité que se había formado para apoyar la candidatura presidencial del republicano Nicolás Esguerra. alimentación. 29. En el cuadro No. estos dos personajes habían estado vinculados a las siguientes asociaciones: El Comité Caldas. quien prestó guardia a la entrada del local en una de esas ocasiones. la sociedad La Piquetera y la Sociedad Recreativa. En los meses anteriores a octubre de 1914. y antes de despedirse habían entrado a tomar chicha a 24. Cuando analizamos el lugar de reunión de estas organizaciones. Ángel María Amaya.

Colcultura. Bogotá. a la Sociedad Recreativa y a la Unión Obrera. Cuadro No. p. 139-142. pp. cit. La chichería Puerto Colombia. 314.El obrero ilustrado La Alambra26 . 26. 1 Grupos primarios urbanos a los que pertenecían los carpinteros Galarza y Carvajal (1913-1914) Fuente: Alejandro Rodríguez Forero. en algunas ocasiones. indagatoria a Jesús Carvajal (15 de octubre de 1914). 29-30. 144-146. Ibíd. 11. sino que el local era a su vez un reconocido sitio de reunión política que. op.. aparece nombrada muchas veces en el proceso. jugar naipes y a comer.. por diferentes motivos. servía de refugio al Comité Caldas. 1997. 57 . Tomado de: Alberto Mayor Mora. pues allí no sólo iban estos carpinteros a tomar. p. Cabezas duras y dedos inteligentes. Vista Fiscal . Estilo de vida y cultura técnica de los artesanos colombianos del siglo XIX.

estos hechos ocurrieron un miércoles. p. sino que hacían parte de la gama de diversiones populares masculinas. hacían parte de esos tríos musicales que recorrían tiendas y chicherías ofreciendo sus canciones a cambio de algunos centavos. pp. Seguramente. Puerto Colombia. Sobre este tema encontramos otros indicios en la declaración de Leovigildo Galarza. en la que también estaban el tejo. 25 y 146. 29 27. para dirigirse directamente a los establecimientos de chichería. Ibíd.Luz Ángela Núñez Espinel En la confesión de Jesús Carvajal. 25. hasta que llegaron unos músicos que empezaron a tocar tiple y guitarra. se toma chicha y se baila”28 . y otras. Puente Arrubla. Por su parte. “se fueron a la Chichería de PUENTE ARRUBLA en donde se dedicaron a jugar el naipe apostando el licor y los cigarrillos. p. se muestra una faceta de las chicherías en la que poco se ha reparado: la celebración de bailes de hombres. A renglón seguido. De lo anterior. Ibíd. uno de los hombres que esa noche estuvo en la chichería. este personaje aclaró que esta no era una reunión especial. indagatoria de Abel Pérez Acebedo. hizo una fuerte condena moral a aquellos que asistían a las chicherías.. bandola y guitarra. en donde dan rienda suelta al vicio. 147. 58 . pues seguramente creyó que era más comprometedor el centro político que la chichería. quien afirmó que en la noche del 14 de octubre.. y los músicos llegaron espontáneamente. declaró que habían estado “jugando naipe. Ibíd. bailando entre hombres y tomando chicha hasta la media noche”. aunque había otros testigos que lo señalaban como secretario de dicho grupo. tocando tiple. en que se juega al billar y a los naipes. pero negó ser miembro del Comité Caldas. y los demás se pusieron a bailar hombre con hombre”27 . día laboral. Existen otros elementos que le dan más fuerza a la aseveración de Abel Pérez. 28. puede concluirse que los bailes de hombres no eran una práctica extraña en la época. el fiscal que llevaba el caso tal vez pensaba lo contrario y mientras exoneró al Comité de cualquier responsabilidad. 29. en el sentido de que esa no era una reunión especial. el billar y el juego de naipes. Abel Pérez Acebedo. Abel Pérez declaró que había estado en la chichería la noche anterior al crimen y describió libremente las actividades que allí realizaron. “sino una de las que celebran con frecuencia en las chicherías de La Argentina. que no alcanzan a darse cuenta del detestable y ridículo papel que desempeñan. y el desenfreno llega al extremo de transformar a esos hombres en verdaderos arlequines.. convertidos en escuelas de corrupción. mayúsculas en el original. sin embargo. aludiendo de manera indirecta a los bailes de hombres: Arriman (el bajo pueblo) los elementos de su trabajo antes de la puesta del sol.

15 de julio de 1928.. 32. p. Adicionalmente. una práctica que en teoría privilegiaba la interacción entre hombres y mujeres se volvía exclusivamente masculina. 168. la vivienda y el lugar de trabajo se disociaban en dos espacios diferenciados. Romero señala que la prensa obrera no tenía el mismo tiraje. por ello. ni la misma calidad de impresión de los periódicos más impor- 30. trayendo como consecuencia adicional “el alejamiento de la mujer de los sitios de entretención relegándola la hogar. escena nacional y figuraciones de la tanguería.32 Para explicar esa situación. pero al parecer su distribución a través de voceadores de prensa. C. No. Buenos Aires. Buenos Aires. Archila. la ‘masculinización´ de esos lugares no era sino un reflejo de la ‘masculinización´ de la sociedad industrial”31 . op. “Sindicato de voceadores de prensa”.El obrero ilustrado La celebración de bailes de hombres se ha relacionado con sociedades donde la diferencia demográfica entre hombres y mujeres es significativa. cit. Roberto Cossa y Carlos Gorostiza. precisamente en una ciudad puerto. En este caso. en algunos contextos específicos. reportada por El Socialista. la explicación puede estar más relacionada con el fuerte arraigo de la moral católica. Editorial América Latina. La historia del tango en. Inmigración. 59 . M. donde la tasa de inmigración masculina era mucho mayor que la femenina. Véase: Luis Ordaz. nos presenta múltiples ejemplos de bailes de hombres. en los siguientes términos: Esta organización celebró su sesión quincenal y entre los puntos que trató está una carta dirigida por el director de este periódico a ese Sindicato manifestándoles la extrañeza que tiene por el ningún interés que le daba a la venta de “El Socialista” el cual merecía como todos los periódicos la venta el día de su salida porque el hecho de no tener rotativas ni linotipos y no ser la circulación lo mismo de numerosa no era motivo de que los mismos camaradas se encargaran de hacerle la conspiración del silencio. 1997. como se desprende de la carta que Juan de Dios Romero envió al Sindicato de Voceadores de Prensa. con el avance de la producción fabril. En Colombia como en otras partes del mundo occidental. Lugares y formas de lectura colectiva Los lugares donde se vendían los periódicos obreros eran heterogéneos. no fue la alternativa más exitosa. 31. pero evidentemente Bogotá no tenía estas características30 . 525. Cultura e identidad obrera. en: El Socialista. de manera que los espacios públicos de diversión todavía se encontraban diferenciados por sexos y. como puertos o lugares receptores de inmigración masculina.

me enviara no más 10 números los que no me demoré 5 minutos en venderlos. instruye y en una palabra da el Alerta! para que nos preparemos para el mañana de cuyo (ilegible) depende la libertad de millones de oprimidos. AGN. 60 . Este mensaje se transmitía a través de artículos o de pequeños avisos permanentes. además. Por esto. sino social. Por ello.compre EL SOCIALISTA léalo y regálelo”. me imagino que ya el día de las nuevas reivindicaciones no está muy lejano. nos aproxima a las motivaciones de algunas personas para distribuir prensa y. le agradezco en infinito y más cuando se trata de propagar la redentora lectura que enseña. Sabana de Torres. lamento tan solo que Ud. Recuerde que en el rótulo me dice que me manda 20 números cuando no más fueron 10. debemos añadir una periodicidad muy irregular. de Bogotá. FMG. quienes decidían hacer la distribución del periódico. Incluso. 28 de noviembre de 1927. por Pedro Consuegra a Alejandro Góngora. pues. –Ojalá próximamente me mande los 20 que así se ayudaría un poco más a nuestros compañeros. pero. f. por lo que obviamente eran menos competitivos económicamente para los voceadores de prensa. t. evidencia el gran poder que se le atribuía a la palabra escrita. para muchos. Una carta enviada desde Sabana de Torres.Luz Ángela Núñez Espinel tantes de la época. sino que se suscribían y con un solo ejemplar se llevaba a cabo la labor de difusión. siento bullir en mi corazón henchido de ideología las múltiples sensaciones que emana de un espíritu (ilegible) revolucionario como el mío. pues. que en su cabezote insertaba el siguiente mensaje: “Si usted quiere que haya prensa obrera ayúdela . en La Gómez (Santander). 251 (r-v). 982. constituía una labor importante y de mística especial por difundir las ideas de la causa y ganar adeptos. La fórmula más completa y concisa la encontramos en El Socialista. además. Carta de Pedro Consuegra a Alejandro Góngora. S 1. es pertinente citarla en detalle: No pasa por mí no más que una ráfaga de dicha pero que en verdad encierra un cúmulo de felicidades. respecto a la buena idea que a bien tuvo de mandarme los números de Germinal. y luego poner a circular ese ejemplar para que pudiera llegar a las personas que no tenían posibilidades económicas de comprarlo. ni siquiera familiar. algunos no distribuían periódicos en sentido estricto. el periódico no era un artículo de consumo individual. no se guiaban por la perspectiva de la ganancia económica. 33.33 En la mentalidad de la época. Los mismos periódicos enseñaban a sus lectores que era necesario apoyar la prensa obrera a través de la compra o suscripción.

en este caso. 85 y 99. por ejemplo. y “Matrimonio civil”. Velásquez.El obrero ilustrado En consecuencia. 61 . véase. en las elecciones de consejeros municipales. el No. 23 de septiembre de 1919. con don Lázaro Londoño. en la Farmacia Latina. fue analizada para el siglo XIX europeo por Eric Hobsbawm. algunos lugares. Sobre Carlos Ravé. Velilla Piedrahita. los espacios privilegiados de la sociabilidad política. La venta del periódico no era vista como un negocio. sino que sastres. lo que no quiere decir necesariamente que pagaran por los avisos. Aunque su trabajo se centra en los zapateros. en las cantinas El Vesubio. reconoce que el radicalismo y la militancia política no eran exclusivos de este gremio. los lugares de venta propiciaban la lectura de la prensa y su discusión colectiva. cantinas. este personaje no sólo apoyaba al periódico. en el puente de Arco. las tertulias o a las grandes salas de redacción. 82. formada por simpatizantes que vendían el periódico en sus locales comerciales o sitios de trabajo. La invitación a pagar la cuota de la imprenta del pueblo aparece en varios números de El Luchador. y luego del “Partido Socialista”. y la Agencia de Periodismo. La tendencia de algunos artesanos a convertirse en militantes políticos e intelectuales populares (y la consiguiente conversión de los talleres obreros en centros de reunión política). Según Hobsbawm. en el segundo semestre de 1919. 89. envidiable para cualquier periódico de la época. en la sastrería de Carlos Ravé. el periódico se podía conseguir con Carlos Ravé López. 30 de septiembre de 1919. sino como un medio para difundir ciertas ideas políticas. El Mar Rojo y Tennis. alternos a los cafés. El Luchador tuvo en Medellín una red de distribución. Por ejemplo. en la Botica Oriental. además de los tradicionales voceadores y vendedores callejeros. No. las condiciones de trabajo de los zapateros 34. en la calle de Maturín. de la “Sociedad de Luchadores”. puesto que podría tratarse de un reconocimiento debido a su carácter de suscriptores. se convirtieron en centros de lectura y de controversia política. Así. agentes del periódico o miembros activos de la organización política del bisemanario. los obreros y simpatizantes debían pagar la cuota para la compra de una imprenta del pueblo. chicherías y talleres de artesanos. sino que estuvo vinculado activamente al Partido Socialista y fue candidato suplente. en la peluquería cerca de Monserrate. y en algunos de ellos se realizaban otras actividades de apoyo al periódico. con Juan E. Por ejemplo. 76. en 191934 . Todos ellos eran anunciadores. No. del 13 de agosto de 1919. “Candidatos del partido socialista a consejeros municipales 1919-1921”. 87. De acuerdo con la información obtenida en los números 78. de R. ebanistas y tipógrafos también figuraban entre los principales dirigentes populares. por la lista de esta organización. en este mismo periódico. como tiendas.

comestibles.Luz Ángela Núñez Espinel remendones les generaba independencia frente a la burguesía y. Alberto Mayor Mora señala que “los sastres de Medellín en el siglo XIX fueron tenidos por los cronistas locales como los más aguerridos militantes políticos entre el artesanado urbano”. en el de los tipógrafos. no se reducían a ser expendios de licores. 1997. además. donde los aprendices no sólo se adiestraban en el oficio sino también en la política37 . en colaboración con Joan Scott. que fue aprovechada en beneficio de la prensa obrera . 36. comida preparada. periódicos y libros por encargo. En términos generales. Bogotá. y destaca sus particulares condiciones de trabajo y los procesos de socialización política temprana que vivían los aprendices en las sastrerías36 . Eric Hobsbawm. “Zapateros políticos”. no es extraño ni novedoso que. En efecto. y posibilitaba la lectura y la conversación mientras se laboraba35 . El mundo del trabajo. y podían ofrecer. porque era un trabajo sedentario. parcialmente. 242 y 243. que exigía poca fuerza física. podían expresar libremente su opinión. pues ya existía una tradición de lectura y discusión política en estos establecimientos artesanales. restaurante y hasta dormitorio. en las primeras décadas del siglo XX. Los talleres podían convertirse fácilmente en lugares de socialización y permitían cierto intelectualismo del oficio. en algunos talleres se vendiera o se leyera la prensa obrera. 37. 35. Ibíd. requerían poco capital. otros servicios. 144–184. puesto que difieren de la concepción que en la actualidad tenemos sobre ellas. tenían gran contacto con las personas pobres y ellos mismos obtenían ingresos muy exiguos por sus servicios. pp. la necesidad de trabajar en equipo y la posibilidad de conversar y enterarse de lo que ocurría en la ciudad. El ritmo lento de la labor manual. sino que allí se vendía toda clase de artículos para el hogar. p. las cantinas podían cubrir necesidades de abastecimiento de productos de primera necesidad y de otros productos considerados suntuarios para la época. 219. Barcelona. Por esto. convertían estos talleres en “centros sociales” importantes. Eric Hobsbawm. siendo lugares de diversión popular donde no se excluía la discusión y la organización política. 219. como billar. Colcultura. Estilo de vida y cultura técnica de los artesanos colombianos del siglo XIX. sin suspender la labor. Condiciones similares de trabajo las encontramos en el caso de los sastres. en consecuencia. herramientas. Estudios históricos sobre la formación y evolución de la clase obrera. Para entender las cantinas como espacios de sociabilidad política. Alberto Mayor Mora. Por consiguiente. Cabezas duras y dedos inteligentes. 62 . Editorial Crítica. en.. pp. peluqueros y. juguetes. debemos situar estos lugares en el contexto de la época. 1987.

la creación de espacios de sociabilidad hace parte también de la lucha de clases. juegos. Aviso publicitario de la cantina Las Brisas de Santander. Ante la escasez de libros de teoría política. varios números. Está situada en el moderno edificio Hincapié. vinos tintos. pero aquella no está encaminada solamente hacia la revuelta. Leal. Los sábados para cenar los mejores tamales. 1926.El obrero ilustrado La estrategia publicitaria de algunas cantinas se centraba en mostrar a los obreros acudiendo a esos lugares y accediendo a los beneficios de la vida moderna (higiene. y a productos que se consideraban vedados para las clases populares. chicherías y cantinas. Abierta hasta las 12 p. Aviso publicitario de la cantina El Tennis. M. Bailes. En esta ámbito. la formación de círculos y asociaciones hace parte de una lucha por extender el derecho de asociación y diversión de que sí goza la burguesía. puesto que la condición social y económica de los obreros los lleva a asociarse contra los más fuertes. deporte. salones especiales. 39. el magnifico billar y su selecta clientela. alcaparras y aceitunas. m. sino también hacia la vida cotidiana. distracciones amenas y todo aquello que el obrero reclama después de su fatiga”39 . las fábricas. Agulhom.38 Este otro anuncio del establecimiento Las Brisas del Santander. 56 y 78. Incluso. incluyendo los derechos a la reunión. Barrancabermeja. en: El Luchador. op. Whisky. pp. por lo que eran más cercanos a los lectores o escuchas. Medellín. la diversión y la educación política no debían considerarse opuestas. 54. blancos. Para muchas personas.. el ocio y el disfrute de la vida40 . la prensa era el medio a través del cuál obtenían las noticias y las ideas políticas que definirían su manera de pensar. 38. Allí se encuentra Brandys (sic). sino que las dos hacían parte de las reivindicaciones de los sectores populares. 40. diversiones). carne. cerveza Aguila y Pilsen. así sus tirajes fueran pequeños. como se ilustra claramente en el siguiente anuncio de la cantina El Tennis: Es la cantina de más gusto por su aseo. en: Vanguardia obrera. Como lo ha puesto de presente Maurice Agulhom. cit. Por consiguiente. frías (sic). bajo la premisa de que “la unión hace la fuerza”. que aspiraban a tener los mismos derechos de las clases dominantes. que tenían el atractivo adicional de tomar parte en la política local y de algunos aspectos de la vida cotidiana. 1919. localizado en Barrancabermeja. orquestas. ranchos. talleres artesanales. aumentaban el impacto y la difusión de la prensa obrera. trasmite una idea similar: “El oasis del esport (sic). como lo confiesa orgulloso José M. 63 . las principales lecturas de este tipo se hacían en los periódicos.

A. me empeñé en una tenaz propaganda en esa época y al cabo de cuatro o cinco años dio su fruto dando por resultado un consejo socialista”41 . II. Uribe. en: El Socialista. Las más comunes eran las invitaciones a conferencias. “Yo soy socialista”. combinando trabajo y educación en un mismo tiempo y lugar. la finalidad de permitir a todos los trabajadores enterarse del contenido de la prensa mientras realizaban su labor. pp. op. ahora vamos a analizar la forma cómo. cit. Esto explica por qué el derecho a leer prensa en los sitios de trabajo llegó a ser una reivindicación de los obreros. T. consideradas clave. talleres y establecimientos comerciales. Aunque la prensa obrera no cumplió un papel informativo en sentido estricto. 64 . 19 de mayo de 1928. José María Leal. como se consignó en las peticiones obreras de la Tropical Oil Company. Estas prácticas de difusión ayudaron a democratizar el acceso a la prensa y a crear espacios de debate y de intercambio de opiniones. la lectura en voz alta fue una práctica común en algunas casas. colectas. remite a los lectores a otros espacios y actividades políticas y culturales. exámenes finales en los colegios. cuando ya habían pasado. luego. 42. invitaban a los lectores para que acudieran a estos eventos y. a través de su contenido. Esto no era casual ni fortuito. Conferencias y reuniones políticas Mediante la realización de ciertas actividades. circo de toros. DIFUSIÓN DE ACTIVIDADES CULTURALES Hasta al momento hemos nombrado solamente los vínculos creados por la prensa a través de la distribución. convenciones y reuniones de sindicatos o sociedades mutuales. las publicaciones impulsaban un doble ejercicio. además. puesto que 41. hacían un resumen de lo acontecido o transcribían íntegramente los textos..Luz Ángela Núñez Espinel en una carta dirigida a El Socialista: “el primero que tuvo conocimiento del socialismo en esta tierra fui yo con el número 2 de “El Luchador” de Medellín. actividades culturales. concursos. 101 y 104. como las conferencias y las reuniones políticas. M. durante la huelga de 192742 . ya que. En los lugares de trabajo. incluso para quienes no sabían leer. sí se convirtió en medio de difusión para diferentes actividades que consideraba relevantes. Primero. veladas líricas o literarias y peregrinaciones políticas. como teatro. al parecer. la lectura colectiva tenía.

además. trataba de mostrarse que en el seno de las asociaciones y partidos obreros reinaba la democracia y la fraternidad. cuando eran creadas o cuando se elegían nuevos dignatarios. que se estaba trabajando por el progreso de las clases trabajadoras y que en estas reuniones no se efectuaban actos reprobables o delictuosos. pidiéndole en forma encarecida “hacernos conocer de todas las organizaciones revolucionarias de la República a efecto de intensificar una audaz e inteligente propaganda apolítica–clasista que responda con amplitud a los imperativos de la actual hora roja”43 . como los congresos obreros de la década de 1920 y las giras políticas de María Cano. acostumbraban enviar una comunicación de saludo o presentación a uno o varios periódicos. En este sentido. mutuarias y sindicales. como algunos miembros de la Iglesia y del Gobierno afirmaban. en: El Socialista. Durante el período que cubre este estudio. La relación detallada del curso de una reunión obrera o de la elección de dignatarios. las conferencias y la prensa fueron los ejes centrales de la propaganda política. Implícitamente. buscaba dar a conocer las organizaciones políticas y difundir en forma amplia sus actividades. que le escribió a El Socialista. sino también para los partidos políticos Liberal y Conservador. Las organizaciones gremiales. Un aporte de los trabajadores estuvo en 43. como la Unión de Braceros de Cartagena. otras lo hacían en términos más cargados de emoción. sino apropiándose de una tradición política existente en el país y compartida por la cultura occidental desde los albores de la época moderna. 9 de septiembre de 1928. el naciente movimiento obrero no estaba inventando nuevos medios de comunicación. haciéndole un vehemente llamado a difundir la “bienhechora propaganda revolucionaria” y.El obrero ilustrado se trataba de los dos tópicos considerados centrales en la prensa (como eran la educación y la organización política) y aunque no se realizaban en las sedes del periódico. Bogotá. y ese reconocimiento se ganaba. a través de la prensa. 65 . pues ser identificadas como asociaciones al servicio de los trabajadores era una fuente de legitimidad importante en la época. No. además. Algunas organizaciones remitían telegramas o comunicaciones muy escuetas. que generalmente sólo tenían trascendencia local. entre otros medios. aunque tampoco puede olvidarse que realizaron algunos eventos de impacto nacional. como una especie de bautizo o de presentación en sociedad. no sólo para los trabajadores y las organizaciones de izquierda. “De Bolívar”. 529. recibían atención especial y se incorporaban al contenido de la publicación para que los lectores recibieran la ilustración y conocieran las organizaciones de los trabajadores.

Ediciones Manantial. porque con ésta “el público se ampliaba y se abandonaba por completo el acto privado. en Buenos Aires. Conferencia astronómica. aunque no se perdía la relación directa y sin mediación con el público”44 . 44. nos lleva a pensar que. la prensa tenía una valoración más alta. receptivo a estas actividades. tenían la disciplina de escuchar atentamente durante dos o más horas a un orador. pues no todos los trabajadores –muchos de ellos recién llegados a las ciudades–. huelga o legislación social). el imperialismo. vistos desde la perspectiva de los sectores populares (la separación de Panamá. 4º Génesis de nuestro planeta. sindicato. “la lectura pública y especialmente la conferencia serían consideradas junto con la prensa. hemos visto cómo la invitación a conferencias y la posterior trascripción de las mismas. el petróleo o la educación). Buga. Conferencia sociológica 3º Capitales europeas. Conferencia geográfica–histórica. incluía los siguientes puntos: 1º Saludo a Cartagena en el Centenario de la proclamación de su independencia. posiblemente. 45. comer o beber. Anarquistas. Juan Suriano afirma que. ni tenemos registro de las “lecturas públicas” que se mencionan para la ciudad argentina. hacía parte de la campaña de difusión cultural en que estaban empeñados los periódicos. 11 de noviembre de 1911. 1. que no tenían en cuenta las expectativas del público y ni siquiera la existencia de conferencistas idóneos para ciertas materias. Por ejemplo. En el caso colombiano. Otra contribución de la realización de conferencias fue la “construcción” de un público obrero. El Obrero. 5º Introducción al estudio de la tenería45 . 118–119. porque no era suficiente que la luz de la ciencia y la razón irradiara solamente a quienes asistían al evento. 2001. pero la fe incuestionable que se profesaba por la palabra escrita en el medio nacional. Aunque existía pleno consenso sobre la importancia de las conferencias para la educación del pueblo. 66 . una reunión patrocinada por la Asociación de Obreros de Buga. 2º Nuestro señor y el individuo. Además.Luz Ángela Núñez Espinel poner en discusión temas del mundo del trabajo (salario. no encontramos menciones explícitas sobre una supuesta superioridad de las conferencias sobre la prensa. No. Juan Suriano. herramientas centrales para la educación y conversión de los trabajadores”. Buenos Aires. sino que debía difundirse en forma más amplia y perpetuarse a través de la palabra escrita. o asuntos de actualidad nacional. pp. muchas veces la elección de los temas respondía a ideales de ilustración. cultura y política libertaria en Buenos Aires 1890–1910. pero que entre ellas la que resultó más adecuada para la difusión de ideas entre las grandes masas urbanas fue la conferencia. sin hablar. tarea nada fácil.

firmado por Don Juan Antonio. 18 de noviembre de 1911. que estaban obligados a dictar una conferencia. 19. No. cuyo mensaje era más comprensible para los oyentes y. La poca inteligibilidad de las conferencias que trataban temas no políticos. Mientras el romántico charlador recuerda desde su tribuna los esplendores de Grecia. Parten del falso principio de que los pacientes amigos que los escuchan son personas que saben tanto como ellos: Por eso. Pese a las objeciones que puedan hacérsele. “Conferencistas”. en: El Ariete. se siguieron programando en todo el país. donde. tratan sus cuestiones por todo lo alto. Más tropieza con el inconveniente potísimo de que su instrucción es insuficiente para comprender al orador. 2. consistente en nombrar miembros honorarios. sólo consiguen atontarlo.47 Este llamado no tuvo eco y las “conferencias tecnológicas”. 67 . además. en lugar de enseñar al que no sabe. y aunque ésta era la forma más efectiva para conseguir conferencista de temas científicos (para los temas políticos parece que era más fácil). Al revisar su contenido. a posicionar los nuevos temas de los trabajadores y. en: El Obrero. las conferencias servían como lugar de reencuentro y pretendían disputarle clientela a la Iglesia. No. constatamos que se trataba de una enumeración extensa de temas sobre los que supuestamente iba a versar la conferencia. Buena voluntad no le falta. permitían el intercambio de opiniones o la alternancia de varios expositores. “La Tenería”. Deseo de aprender tampoco. Bogotá. fue objeto de críticas aisladas por parte de algunos periódicos obreros. pero que nunca se desarrollaron. su éxito era menor que el de aquéllas en las que se trataban temas políticos. Cuentan esos admirables cristianos con que los gobiernos regeneradores han servido siquiera para elevar el nivel intelectual del pueblo o al menos trabajar por su cultura. el mismo periódico se quejaba de que estas personas dilataban lo más que podían su obligación o se retiraban de la Asociación para no cumplirla46 . Don Juan Antonio. después de dejar en claro que era partidario de las conferencias. El caso más evidente lo encontramos en un artículo de El Ariete. puntualizaba su crítica de la siguiente manera: Los señores conferencistas que sueltan sus palabras a las multitudes analfabetas. La Asociación de Obreros compartía una práctica frecuente entre las agremiaciones de la época. como las denominaba el articulista citado. el gran poder de Inglaterra o las riquezas naturales de Colombia. Sin embargo. descrestarlo. 47. 2 de julio de 1911. No hay tal. confundirlo. los asistentes retenían fragmentos de lo 46.El obrero ilustrado El Obrero reprodujo la conferencia sobre la tenería. Las disertaciones contribuían a formar opinión política. el oyente va por otra senda. Buga. de alguna manera.

515. Alfredo Gómez. 4 de septiembre de 1928. 50. 49. 1980. socialistas y anarquistas. podemos citar a Alejandro Pavajeau quien. Alejandro Pavajeau. en: La Libertad. estos últimos eran casi inexistentes. Anarquismo y anarcosindicalismo en América Latina. en el año de 1925 presentó dos obras extranjeras. “¿Por qué soy socialista revolucionario?”. simplemente no se reseñaban porque algunos 48. Espectáculos y actividades culturales En este período. en: El Socialista. Bogotá. Primero de Mayo. la excepción más notable fue la del Grupo Artístico de la Federación Obrera del Litoral Atlántico (FOLA). en un texto enviado a El Socialista. No. cita de memoria un fragmento escuchado a un conferencista. Así. p. Independientemente de la fidelidad del texto. en: Sanción Liberal. Por ello. Aunque los testimonios de personas comunes y corrientes sobre estas actividades son escasos.Luz Ángela Núñez Espinel que escuchaban y luego los confrontaban o los agregaban a lo que oían o leían en otros lugares. únicamente encontramos invitaciones a este espectáculo en Bogotá. 68 . Ruedo Ibérico. y de este modo iban armando sus ideas políticas. No se trataba de artículos o análisis sobre las obras presentadas. Barcelona. Hacemos referencia a las invitaciones insertas como artículos o notas sueltas dentro del periódico y no a los anuncios publicitarios sobre espectáculos. En todo caso. Cfr. 38. de Adolfo Marsillach49 . No. las organizaciones obreras. la visita de personajes considerados como “grandes actores”. “Paco Fuentes”. B. a diferencia de lo que ocurría en otros lugares del mundo. casi no producían espectáculos culturales propios. mientras los grupos nacionales tampoco hacían presencia en todas las poblaciones. visitaban exclusivamente las principales ciudades. “Virginia Fabregas”. esto nos muestra cómo las conferencias eran fuentes válidas y reconocidas por las personas comunes y corrientes para formarse políticamente48 . 51. 22 de octubre de 1912. Bogota. merecía artículos un poco más extensos sobre la vida del artista en mención y sus cualidades dramáticas51 . 1º de mayo de 1928. Bogotá. para presentar sus ideas políticas. No. y El Redentor del pueblo. por ejemplo. Los espectáculos a los que invitaban a los periódicos con más frecuencia. que realizaba representaciones teatrales “destinadas a cuestionar el sistema vigente y extender las ideas anarquistas”. eran el teatro y el circo de toros. 61. quizás. 86. Las giras de compañías extranjeras de teatro. lo que no quiere decir que en otros lugares no existiera actividad teatral. sino de pequeñas notas que buscaban motivar a los lectores para que asistieran a tales eventos50 . Medellín y Barranquilla. del anarquista italiano Pietro Gori. Solamente.

sino que sus páginas servían para difundir actividades. 28 de noviembre de 1919. 16 de marzo de 1911. 18 y 23 de febrero de 1912. C. círculos. 1. pues los toreros eran objeto de admiración y reconocimiento52 . No. “Circo”. eventualmente. Su desarrollo era una tarea bastante difícil. la voluntad y. un fuerte sentimiento de solidaridad. en: El Luchador. No. el llamado circo de toros era un espectáculo más frecuente y popular que seguían los periódicos de casi todas las ciudades. contribuir para poder enviar delegados a los congresos obreros. No. Solamente encontramos una crítica del periódico La Vanguardia. correspondían a una consigna política compartida. centralizar esfuerzos y. 3 y 5. tanto por las agrupaciones políticas ya existentes como por ciertos individuos. sino porque se situaba a contracorriente del pensamiento político y religioso dominante. Cúcuta. Estos eventos tenían gran acogida. En los periódicos no sólo se recalcaba la importancia de la solidaridad. Por el contrario. sobre todo. en: El Martillo. hacer un reconocimiento a aquellas personas que colaboraban de manera desinteresada. “La corrida del domingo 23”. Ruiz. En consecuencia. etc. como pagar las cuotas del sindicato. conferencias. Nos. Por ello. escuelas obreras. que les daba la convicción de que la unión del pueblo trabajador podría mejorar radicalmente sus condiciones de vida. o porque las publicaciones guardaban silencio ante las obras de teatro promovidas por las parroquias y las comunidades religiosas. en: La Vanguardia. El referido artículo pedía a las autoridades la prohibición de ese “acto salvaje” por ser un espectáculo que frecuentemente dejaba desgracias que lamentar y porque inculcaba “sentimientos crueles y bárbaros” en la juventud. 69 . obsequiar libros o 52. 106. el mismo periódico invitaba a una corrida de toros. bibliotecas. “Correspondamos”. folletos.El obrero ilustrado empresarios no tenían en cuenta a los periódicos plebeyos para dar a conocer tales acontecimientos. “Corridas de toros” y “Las corridas de toros”. El poder de la solidaridad La organización política y la educación del pueblo –fines primordiales de la prensa–. aunque dejaba constancia que sólo apoyaba ese evento porque era para ayudar al torero herido en la corrida anterior53 . diciembre de 1916. Hacia esos dos objetivos se encaminaban todos los esfuerzos de los sindicatos. 53. Pereira. Bogotá. a raíz de una corrida en la que resultó herido el torero Carlos Vergara. R. no sólo por la escasez de recursos pecuniarios. peticiones. era tan importante el esfuerzo. Pero una semana después. en: El Artesano. 10. agremiaciones.

Según el caso. 11 de mayo de 1928. el servicio de asesoría jurídica no era exclusivo para los campesinos. para que éstos pudieran hacer valer sus derechos ante los patronos y las autoridades. notas de apoyo. 53. No. Estas informaciones se les pueden suministrar gratuitamente. La solidaridad también se evidenciaba en el apoyo a los compañeros más necesitados por causas políticas o personales. Por su parte. Uno de los casos más notables fue el de La Razón del Obrero. colectas para auxiliar a compañeros enfermos. enviar manifestaciones de solidaridad a los trabajadores en huelga. y permanentemente publicaba los memoriales y las denuncias de los colonos. podían ser campañas por la libertad de presos políticos. promoviendo manifestaciones y actividades para recoger fondos para los asilados de la dictadura venezolana y la lucha del general Sandino. sino que se ofrecía a cualquier trabajador que lo requiriera: En la administración de Claridad podemos facilitar a los obreros todos los datos relacionados con los reclamos que tengan necesidad de iniciar ante el ministerio del ramo. denuncia de malos tratos o persecución contra ciertos dirigentes populares. “Accidentes de trabajo y reclamaciones de los obreros”. en Nicaragua. donde Jacinto Albarracín. se buscaba generar solidaridad con causas o personajes más allá de las fronteras. Algunos directores de periódicos se convirtieron en tinterillos o abogados (generalmente autodidactas) que prestaban sus servicios jurídicos a los obreros y campesinos de la región de influencia del periódico. porque su director. o veladas líricas para recoger dinero. que se publicaba en Bogotá. eran asuntos cotidianos de este tipo de publicaciones. o colaborar para que se levantara la estatua de un gran político o literato. su director y redactor. poniendo el periódico al servicio de su causa. les servía como asesor jurídico en las reclamaciones contra los grandes hacendados de la zona. Claridad. 54 54. Erasmo Valencia. con el objeto de que se impongan de los requisitos legales que deben reunir sus peticiones.Luz Ángela Núñez Espinel dinero para las bibliotecas obreras. De esta manera. Como expresión del pensamiento internacionalista. prestaba a la comunidad sus servicios como abogado. Bogotá. a fin de que hagan efectivos sus derechos por los accidentes que sufran en las empresas industriales en donde trabajen. en: Claridad. llegó a ser conocido como el periódico de los campesinos de la región de Viotá. Sin embargo. 70 . se trataba de ayudar a quienes no tenían posibilidades de contratar un abogado particular.

como lo expresó claramente Arístides Zapata. 23 de julio de 1919. Esto implicaba retomar un postulado. 71.56 Las organizaciones obreras. Vanguardia Obrera no solamente fue el órgano de expresión de los obreros de la Troco (Tropical Oil Company). indispensable en la vida de los hombres. De la sociabilidad nace la ayuda mutua. D. Arístides Zapata. mientras que las mujeres lo dedicaban a la realización de labores domésticas en el hogar. Vanguardia Obrera. defender a los trabajadores víctimas de injusticias por parte de la empresa o las autoridades. fue un tema de controversia y tensión. por parte de los trabajadores. los principios de libertad. diciendo que es un ANIMAL SOCIABLE Y DOMESTICADO. propios del liberalismo radical. 56. 2 de octubre de 1926. nada útil y de progreso se haría. Medellín. que cambiara radicalmente algunas costumbres populares. que negaba implícitamente las ideas del darwinismo social y rescataba. denuncias contra la empresa estadounidense y noticias sobre sus acciones reivindicativas. igualad y fraternidad. cantinas o chicherías. No. porque en el egoísmo y en el aislamiento. fuentes básicas del progreso social. es una de las cualidades que distinguen al civilizado del nómada y del salvaje. y para asumir procesos particulares prometía “honorarios para favorecer a los obreros”55 . 38. “Sociabilidad”. La unión y la solidaridad se consideraban características humanas que permitían el desarrollo social y diferenciaban a los hombres civilizados de los salvajes y de los animales. Vida social laica El uso del tiempo libre.El obrero ilustrado De la misma forma. un colaborador habitual de El Luchador: La sociabilidad. y algunos llegan hasta definir al hombre. donde se encontraban y compartían con sus amigos y conocidos. Barrancabermeja. No. era representante del sindicato “Unión Obrera” y ofrecía sus servicios como abogado para redactar memoriales. sin costo alguno. 71 . Lo usual era que los obreros gastaran buena parte del escaso tiempo libre que tenían en tiendas. según los sociólogos. dónde se publicaban crónicas relacionadas con sus condiciones de vida. Raúl Eduardo Mahecha. en la medida que diferentes sectores sociales pretendían imponerles un estilo de vida particular. En los lugares 55. operaban bajo la lógica de que la unión y la solidaridad llevaban a la cooperación y a la fraternidad. y por ende los periódicos. sino que adicionalmente su director. en: El Luchador. en últimas.

M. Obreros y artesanos de Bucaramanga: organización protagonismo e ideología. lugares considerados como los principales obstáculos para el mejoramiento económico y político de los obreros. sí realizaron importantes esfuerzos para promover actividades alternativas que alejaran a los obreros de las cantinas y de la Iglesia. por lo que llevaron a cabo una campaña para sustraerlos de estas dos influencias. pero consideraban inaceptables las propuestas de la Iglesia. op. pp. como veremos más adelante. que dejaba 57. cit. Universidad Industrial de Santander. para controlar el tiempo libre de los trabajadores y promover labores tendientes a reforzar la moral católica dentro del proletariado de ambos sexos. Como se trataba de una lucha entre los valores de la cultura radical contra el oscurantismo de la Iglesia.. que dependiendo del tipo de establecimiento se combinaba con música. cuya situación era vista por la prensa como una claudicación del Estado frente al Vaticano y un atentado contra la soberanía del país y el ejercicio del librepensamiento. por su parte. en estos lugares también se llevaban a cabo otras actividades relacionadas con la socialización y la organización política de los trabajadores. Pese a que no lograron desarrollar una propuesta de uso del tiempo libre de los trabajadores. la Iglesia católica controlaba el estado civil de las personas. 138–142. el fenómeno estaba extendido por todo el país. 168–170. p. que eventualmente se celebraban en las ciudades. Tesis de grado. 72 . enmarcadas en su propuesta de Acción Social. los cronistas defendieron el derecho constitucional al matrimonio civil. Precisamente. Bucaramanga. y aunque fue más común en las zonas de economía extractiva. Julio César Acelas Arias. en la vida cotidiana y en las horas de esparcimiento de los sectores populares. criticaban el hecho que los trabadores pasaran buena parte del tiempo libre en las cantinas.Luz Ángela Núñez Espinel donde acudían los hombres. Archila. Finalmente. primara la razón frente al vicio y al fanatismo. por su gran poder. como evidenciamos en un parágrafo anterior. Cultura e identidad obrera. La prostitución formaba parte de las posibles distracciones masculinas. esas manifestaciones eran vistas como el despertar de la conciencia pública. aunque. Las organizaciones obreras. billar o tejo. Por ello. tan compleja y extendida como la que lograron sus similares de Argentina o Uruguay. 1993. juegos de azar y de naipes. teniendo en cuenta que se buscaba que. a medida que avanzaba el siglo. predominaba el consumo de licor. el cine se convirtió en un espectáculo popular en las principales ciudades del país57 . Contra estas actividades se pronunció enérgicamente la Iglesia católica y puso en marcha una serie de instituciones sociales. promovieron los cementerios laicos y reseñaron como ejemplo a seguir los matrimonios y bautizos civiles.

hechos estos sin fundamento. estas reuniones no eran muy publicitadas en la prensa o sólo se hacía referencia a los aspectos políticos (las conferencias). con música. 59 Las casas del pueblo. temores y plegamientos de la mente a las condescendencias del miedo. 58. no unidades de rebaño. Significaba el triunfo del librepensamiento. explicando la finalidad de cada una de estas instituciones e invitando a los lectores para que se vincularan a ellas de diferentes maneras. puesto que según la Constitución. en: El luchador.El obrero ilustrado atrás definitivamente la larga noche de tinieblas gobernada por el Clero. 23 de octubre de 1913. Fundidor. La prensa realizaba una labor pedagógica. 96. 24 de octubre de 1919. Medellín. que no pretendían hacer una reseña social del acontecimiento. el matrimonio civil es tan legítimo y aún más que el católico. no obstante la cruda oposición que hizo “El Colombiano” y los periódicos semanosantos (sic) y de la prohibición de Monseñor Marulanda. sino crear un efecto pedagógico a través del ejemplo. porque evadía. la civilización y el progreso. en: El Ariete. uncidos como bueyes al carro triunfal de viejas teogonías o de ideales moribundos”58 . las bibliotecas populares. la voluntad del Clero y de las autoridades conservadoras. en este medio de debilidades. era común que los domingos se organizaran programas culturales. eran otros espacios donde se promocionaba la razón y la instrucción frente al fanatismo religioso. No. Extrañamente. pero no a este tipo de eventos. los cafés obreros. las escuelas para obreros y las Cooperativas de Consumo. Aun cuando ni los bautizos ni los matrimonios civiles alcanzaron una magnitud tal como para hacer contrapeso a sus equivalentes católicos. En las casas del pueblo y en algunas sedes obreras. “Felicitaciones”. “Cementerio Laico”. poesía. Nos permitimos también alabar la digna conducta de los señores Jueces y personas que actuaron a favor de la celebración de este matrimonio. la ley y las personas concientes. conferencias y eventualmente teatro o títeres. No. puesto que mostraban la actuación de “personas conscientes. contribuían a la educación del pueblo y constituían una especie de alternativa a la misa dominical. para aquellos que se “liberaban” de los prejuicios católicos. cada acontecimiento era considerado como un pequeño triunfo personal y político. aun en pequeñas proporciones. tolerancia y verdad y no entes desprovistos de criterio propio. del servilismo y la claudicación. 107. como se aprecia en este comentario de El Luchador: Con su matrimonio civil adquirieron los cónyuges un triunfo de conciencia y de irreductibilidad de sus ideas. Este mensaje se trasmitía en los artículos. Estos actos proporcionaban un espacio de reunión y fraternidad para los trabajadores y sus familias. Bogotá. 73 . 59. gentes educadas en ideales de amor.

Aunque el Primero de Mayo se constituyó en la fiesta obrera por excelencia. los anuncios de apertura de nuevas bibliotecas se presentaban como una obra magnificente y de gran impacto social. en algunos casos.Luz Ángela Núñez Espinel En este esfuerzo de laicización de la sociedad. o ya propagando la idea (…) A esta biblioteca tienen derecho de concurrir todos los colombianos amantes de la instrucción moderna y los extranjeros que gusten. porque los dos formaban parte de la estrategia de difusión ideológica y educación popular de los gremios y los sindicatos (que también incluía a las conferencias). “Biblioteca socialista”. Bibliotecas y escuelas obreras La continua referencia a las bibliotecas y escuelas obreras en los periódicos. apuntaba a invitar a los lectores para que concurrieran a ellos. se establecía una relación muy fluida. Allí mismo se dictarán conferencias y podrán concurrir los hijos de los obreros a los cuales especialmente se le dedicarán tres días de la semana para instruirlos sobre las materias del caso. los periódicos publicados y los obtenidos a través de canje. Véase en el capítulo cuarto de este trabajo.61 60. Ravachol anunciaba su biblioteca de la siguiente manera: Se excita a todos los amigos de la Escuela Moderna que aspiren a su fundación. E. 13. ya con dinero. se convirtieran en celebraciones patrias de carácter laico en las cuales se reivindicara el pensamiento liberal y republicano de los líderes de esas gestas60 . 61. hubo llamados en los periódicos para que otras fechas. también se encuentra la celebración de la fiesta del Primero de Mayo y posteriormente la designación de La Flor del Trabajo. servían de base para la apertura de una biblioteca o por lo menos de un salón de lectura. ayuden por todos los medios posibles a la realización de esta obra redentora. durante todo el día y hasta las diez de la noche. Dada la gran importancia que se le otorgaba a la educación del pueblo. No. Entre la redacción del periódico y la biblioteca. Por ejemplo. su organización se llevó a cabo en la Agencia Central de Periodismo. Bogotá. Aunque no existe certeza sobre la ubicación de esta biblioteca. como el 20 de julio y el 7 de agosto. así que. ya con libros. Además. 74 . 18 de septiembre de 1910. sede de Ravachol. a mostrar un resultado del trabajo político en favor de los obreros y a solicitar colaboración de la comunidad para que estos lugares pudieran seguir funcionando. el parágrafo “Panteón Popular: héroes y mártires del proletariado”. todos funcionaban en la misma sede. en: Ravachol.

“Biblioteca socialista”. cotidianamente se publicaban las actas de reunión y los informes de diferentes asociaciones. en algunos casos. 18 y 22 de septiembre de 1910. El liberalismo clerical. donde predominan los títulos sobre religión y política: La vida de San Pablo. “Biblioteca socialista”. lo que no deja de ser sorprendente ya que. 22 de septiembre de 1911. Alto y frente. y en forma más amplia. alquilarlos por unos cuantos centavos. Aunque establecimientos de este tipo no proliferaban en todas las ciudades del país. 14. seguramente. debido a su carácter oficial y a la larga trayectoria que ya tenía esta institución. De las obras que se promocionaban en los periódicos obreros. esto permitió a algunos asiduos lectores de poblaciones pequeñas o apartadas hacerse a una pequeña biblioteca particular. Nos. Los grandes crímenes. Las noticias sobre bibliotecas estaban relacionadas con peticiones de colaboración en dinero o en libros. 14 y 15. además. ¿qué leía la gente? Aunque existen los catálogos de la Biblioteca Nacional para los años de 1915 y 1935. ¿qué tanto se cumplió todo lo prometido? En el periódico se encuentra constancia de las personas que donaron dinero o libros para este proyecto. La Piqueta. historia y política y. en: Ravachol. No. El carácter. en 62. Además de las bibliotecas públicas. lo que evidencia las dificultades económicas de estos lugares que dependían de la solidaridad de las personas para su sostenimiento y la necesidad de conformar o ampliar las colecciones. debido al encarcelamiento y posterior exilio de su director.El obrero ilustrado Pero. religión. Juan Francisco Moncaleano. Problemas sociales. La vida de Cristo. buena parte eran de literatura. 75 . La paz y el socialismo y la Ley de los salarios. Política colombiana63 . Esto nos lleva a plantear otro interrogante: ¿qué se leía en las bibliotecas obreras?. éstos no nos sirven para hacer ningún tipo de comparación. ni de sus colecciones o número de visitantes. Juan Francisco Moncaleano. como hemos señalado. sí había muchos almacenes o casas comerciales que vendían libros o los conseguían por encargo de sus clientes y. Bogotá. generalmente eran espacios estrechamente relacionados y. Los periódicos no presentaban información del funcionamiento de las bibliotecas. ya que solamente logramos encontrar dos pequeños listados con libros donados a la biblioteca de Ravachol. 63. donde podían comprarlos o. posiblemente la biblioteca funcionó sólo unos meses y no hay ningún dato que dé cuenta de las otras actividades que anunciaba (conferencias e instrucción para los hijos de los obreros)62 . pero. Los Hermanos Maristas en Santander. las personas podían acceder a obras impresas a través de las librerías. en: Ravachol. Este tema queda para futuras investigaciones.

65. y por ello se esforzaron. los más liberales” 65 . La Librería Colombiana de Bogotá. 1. Bucaramanga. se publicaban por entregas folletines o novelas cortas. podemos citar los poemas “Temblad”. El Luchador. como nos lo muestra un anuncio de Medellín. evidencia que los obreros eran considerados clientes potenciales o que había un interés particular en incentivar este hábito entre las clases populares. Medellín. Precios. Lamartine. por ser de fácil memorización y porque existía una cultura de la “declamación” que se evidenciaba en las fiestas familiares. Julio Flores no era el poeta de quien se reproducían más piezas literarias. pp. la literatura era considerada como parte de la cultura universal que debían alcanzar los trabajadores. en 1912. e incluso. en 1910. era posible encontrar obras de Balzac. además de clásicos de la literatura. Tolstoi. María. La Unión Obrera y El Obrero Moderno. 25 de junio de 1910. era El Capital. “Profanación”. Bogotá. varios números. Medellín. se venden y se alquilan libros. aparte de los poemas. Russeau. Ravachol. y por ello trataban de brindarles las mayores facilidades posibles. 245246. en una librería más radical. 66. En este campo. A manera de ilustración. eran muy populares. Sin embargo. En la prensa. 1912. En un contexto más amplio. de este tenor: “En la Botica Oriental se compran. las retretas en los parques y las tertulias. Los piratas de alto bordo y La tienda de antigüedades. era importado y distribuido en Colombia desde finales del siglo XIX. Aunque se reproducían obras de poetas reconocidos. cit. sin embargo.Luz Ángela Núñez Espinel forma marginal. las obras de Víctor Hugo y de José María Vargas Vila. No. en 1919. No. en la versión resumida de Gabriel Deville. La hermana de la caridad. en insertar poesías en sus páginas o crear una sección literaria. y reposa en la actualidad en la sala de libros raros y manuscritos de la Biblioteca Luis Ángel Arango. en la cual. Por su parte. Obreros y artesanos de Bucaramanga. el poeta preferido era Julio Flores y algunas de sus poesías se reprodujeron en los periódicos obreros66 . como del mismo Flores. como La Internacional. de técnicos y esotéricos. El Quijote. 97. en: El Luchador. de Bucaramanga. 76 . podríamos decir que la literatura tenía mucha acogida. que Anunciaba la librería Internacional de Bucaramanga. pero sí uno de los más queridos. en agosto de 1887. 6. libros como La cabaña del Tío Tom. La publicidad de librerías y establecimientos de este tipo en la prensa. al igual que algunos escritos sobre la Revolución Francesa. 1919. El libro de Carlos Marx. El ejemplar más antiguo que hemos localizado fue traído por la firma de importaciones de Felipe N. 17 de noviembre de 1916. Pereira. Víctor Hugo. era la poesía el género que más despertaba entusiasmo. op. Acelas Arias. Curriols. 29 de octubre de 1919. la revista El Sendero Teosófico 64 .. en: El Martillo. muchos aficiona- 64. anunciaba. Porfirio Barba Jacob o Miguel Rash Isla. por lo que novelas como Los de Abajo. ese libro. de acuerdo con sus posibilidades. No. C. por su brevedad. Reclús y Marx. de Dikens. varios números. J. La Vorágine.

23 de febrero de 1912. para reunir dinero y construir escuelas en Bogotá y las principales capitales de departamento. permitiendo que algunas de las propuestas del obrerismo colombiano se llevaran a cabo y contaran con parte del presupuesto oficial. El momento más propicio para la realización de ese ideal educativo se dio entre 1919 y 1922. como el Colegio Camilo Torres. el trabajo y la imprenta. Girardot fue el caso más ilustrativo. bajo la égida bienhechora del Liberalismo doctrinario. en: La Vanguardia. 77 . en: La Idea. Gracias a esto. de falta de carácter. se obtuvo que Bavaria y la Empresa de Energía secundaran tales propósitos67 . Maestría en Historia.68 67.El obrero ilustrado dos tuvieron la oportunidad de publicar sus trabajos sobre una gama de temáticas que mantuvo una extraordinaria homogeneidad en los periódicos: el amor. 1880– 1930. Juan Manuel Martínez Fonseca. además de algunas escuelas obreras sostenidas por los obreros y artesanos de la localidad. 2004. la muerte. en 1914. Tesis de grado. se le pedía a los industriales que contribuyeran económicamente o se incluían en los pliegos de peticiones de los huelguistas. Universidad Nacional. y será atalaya de las ideas libres. Máximo Rojo. Girardot. o la solicitud que la Unión Obrera de Colombia hizo a las fábricas de la ciudad. se trató de buscar la cooperación de las autoridades locales. de interés por el adelanto y el progreso de la Nación. “Algo sobre organización obrera”. el desengaño. 97. podemos citar la campaña promovida por La Vanguardia. al referirse a la fundación del colegio Camilo Torres: Dicho Plantel nace y se levanta en esta época de sombras y de dudas. el Instituto Obrero y la Biblioteca Popular. con los cuales se buscaba afianzar la educación laica y dar especial apoyo a la instrucción de los trabajadores. como lo planteó claramente un cronista. Las escuelas obreras constituían una empresa mucho más difícil de llevar a cabo que las bibliotecas. en 1912. durante la década de 1910. en franca oposición a la pedagogía católica que imperaba en ese momento. Francisco Espinel. de tibieza y de apocamiento. del mejoramiento de las clases y gremios. se fundaron instituciones. de falta de verdadero espíritu patriótico. Bogotá. 5. en esta época de claudicaciones. Teniendo en cuenta estas dificultades. de la propagación y difusión de las enseñanzas que la ciencia moderna ha alcanzado bajo el sol esplendoroso de la razón y del libre examen. puesto que en esa población la lista del Directorio Obrero y Socialista logró mayoría electoral en 1920 y controló por unos años el Consejo Municipal. 23 de febrero de 1919. para construir una escuela. Para ilustrar este caso. 68. Bogotá. “Colegio Camilo Torres”. p. Los trabajadores de Bavaria. el obrero (o el artesano). por los costos y la necesidad de personal idóneo. Bogotá. En este contexto. cuando el éxito electoral del Partido Socialista permitió que esta colectividad hiciera presencia en los órganos representativos de tipo municipal y departamental. No.

publicado en La Correspondencia. por lo que. pero. Los datos correspondientes a Argentina fueron tomados de Leandro Gutiérrez y Luis Alberto Romero. menores de quince años. en 1937. y los de Colombia. diariamente asistían 110 estudiantes.. sino una característica compartida por los movimientos obreros del mundo. pues los artículos de prensa no tocan este tema. a diferencia de Europa occidental o el cono sur americano. III. “Informe presentado por el director de la escuela nocturna a la Sociedad de Artesanos y obreros de Tolú. Este elemento.m..7% para los hombres y 69. se constituye en un documento excepcional para conocer su organización y funcionamiento. era de 7%. op. mientras que en el caso colombiano.m. en “virtud de la exagerada concurrencia queda más de la mitad sin trabajar a pesar de haberse adoptado el medio de resolver a mutuo las cuestiones aritméticas. era de 18%. cuando no la frase gramatical o el problema geométrico”. p. repartidos en tres cursos que se guiaban por los programas y los textos adoptados para las escuelas primarias del Gobierno. 72. IMPORTANCIA DE LA PALABRA ESCRITA El gran énfasis de los obreros y líderes populares en la propaganda escrita no fue una peculiaridad del caso colombiano. cit. Aunque las palabras preliminares del texto irradiaban gran orgullo y optimismo sobre la obra. 4. No. era del 65. el informe del director de la escuela de la Sociedad de Obreros y Artesanos de Tolú. en 1918. no todo era color de rosa.. sin duda. al Señor Presidente de la corporación correspondiente al mes de febrero de 1912”. 70. debido a que aquí no corrieron parejos los procesos de industrialización y universalización de la educación básica70 . 36. en: La Correspondencia. El porcentaje de analfabetos en la sociedad porteña. era una contra- 69.2% para las mujeres. pues más adelante se evidenciaba que no tenían mapas murales para la enseñanza de la geografía y solamente contaban con seis tableros para todos los estudiantes. de Aline Helg. personas adultas. Sin embargo. pero ante la inexistencia de otros similares no podemos hacer ningún tipo de generalización. representaba una dificultad. y de 8 a 10 p. Del informe se desprende que era una institución bien organizada. op. p. el problema económico era tan serio que La Sociedad de Obreros y Artesanos debió pedir ayuda al gobernador del departamento. En realidad. 78 .. Manuel González H. en 1914. cit. en dos horarios: de 7 a 9 p. 16 de marzo de 1912.. en ningún caso. Santiago de Tolú.. En promedio. con 165 alumnos matriculados para el año de 1912. la tasa de analfabetismo en nuestro país era mucho mas alta.Luz Ángela Núñez Espinel Sobre el funcionamiento de estas instituciones es muy poco lo que se sabe. Por eso. periódico de esta colectividad. para que contribuyera solventando esta necesidad y así continuar laborando69 .

“Las consecuencias de la cultura escrita”. Barcelona. la opresión y el fanatismo74 . etc. una misión activa. núcleo viviente de la sociedad futura. en: El Piloto. como rezaba la consigna de El Martillo72 . porque propagaba las ciencias. Cultura escrita en sociedades tradicionales. pp. 12 de agosto de 1928. uno de los objetivos primordiales era democratizar la cultura. Gedisa. Se consideraba que la imprenta era “un cíclope en cuyos hombros descansa el edificio de la civilización”. 21 de octubre de 1916. La escasez de materiales impresos y el alto valor que le atribuían los dirigentes políticos como medio para cambiar la mentalidad de las personas y alcanzar la tan anhelada redención social. Jack Goody. extendiendo en la forma más amplia posible todos los avances del pensamiento universal. Federación de obreros y campesinos del Sinú”. como lo hiciera la Federación de Obreros y Campesinos del Sinú. se convirtieran en elementos cotidianos de la vida popular. Deseamos ayudar a todo el que lo necesite a fin de que tome 71. No. 74. que circularan fácilmente de mano en mano y pudieran consultarse en las bibliotecas obreras o en las sedes de los sindicatos y las imprentas. tal y como lo expresa el siguiente fragmento de La Vanguardia: Nuestro propósito es crear. 1996. 39–82. Bogotá.. las letras y la cultura universal. folletines. No. pues el elemento campesino se encuentra completamente esclavizado en esta región por la Burguesía y necesitamos cuanto antes despertar las masas de tal yugo”73 . Pereira. bienes que hasta ahora habían sido reservados a ciertos privilegiados. sin misterio. puesto que alfabetización y cultura impresa representan dos cosas diferentes. En consecuencia.El obrero ilustrado dicción. y desde la conquista española se había iniciado el proceso de difusión de una cultura escrita a través de la religión y la burocracia71 . el folleto y la hoja suelta que editaban. “Proletarios de todos los países uníos. para que no siguiera siendo monopolio de unos cuantos privilegiados. Bogotá. que debían “andar con la sonrisa en los labios y el periódico en el bolsillo”. al encarecerle a El Socialista. No. mientras la mayoría vivía en la ignorancia. La prensa debía ser un elemento central de la identidad y la cotidianidad de las personas. en: Jack Goody (compilador). 72. El Martillo. tanto en lo político como en lo científico. ni segundas intenciones. las artes. “nos envíen algunas obras de propaganda como manifiestos. “Lo que es la imprenta”. esas organizaciones intentaron que el periódico. e Ian Watt. Por esta razón. 73. conducían a que en algunos lugares estos elementos fueran solicitados con avidez. en: El Socialista. 79 . 2. Las organizaciones políticas populares querían aprovechar la cultura escrita existente en el país y ampliarla al máximo. 527. 25 de febrero de 1919. 1. un orden laico militante del deber privado y social.

monopolizados por unos pocos. en forma injusta. Comisión de Propaganda Obrera. a los documentos impresos. cit. la obra de la imprenta no sólo se consideraba civilizadora. Bogotá. 19.. por la humana. 4. No. sino “tomar posesión” de la “única cultura humana”. 76. imprenta. totalmente excluyente y en oposición a una cultura de elite. op. “La Comisión”. no por una cultura especial. como brotan manantiales de agua en la roca de la leyenda al ser tocada por la vara milagrosa de Moisés”76 . ciencia.75 Resulta muy reveladora la afirmación de que con la propaganda obrera no se pensaba crear una cultura particular para los pobres. esta exaltación también retoma el importante papel que jugó la imprenta en la época de las revoluciones liberales burguesas. 20 de febrero de 1912. Bucaramanga. 77. En afirmaciones como ésta encontramos una atribución de eficacia mágica. constituyéndose en “génesis” de las luchas populares y principal medio de difusión del ideario liberal. buscando una solución humana y armónica a los grandes problemas de la humanidad (. la cual debía ser compartida por todos los hombres. En este sentido. sino también redentora. Esta idea es desarrollada por Jack Goody. No. Por 75. Saúl Moreno. en la introducción a Cultura escrita en sociedades tradicionales. de tercer clase. la cual puede ser interpretada como un vestigio del culto y la veneración por la palabra impresa que se desarrolla en sociedades donde la cultura escrita se encuentra restringida a una elite política o religiosa77 . en: La Vanguardia. 20 de diciembre de 1913. hecha expresamente para el pobre. al periódico y al periodista. sino por la única. Así mismo. de donde se desprendía la necesidad de democratizarlos y hacerlos extensivos a toda la población. por la que eleva el nivel intelectual y moral y es luz en la conciencia. y por ello se comparaba a la imprenta.) Consideramos como la única obra civilizadora la que hoy se llama la lucha por la cultura. en: El Obrero Moderno. “Trinidad Redentora”. no podemos hablar de un proyecto obrero (socialista o anarquista) tendiente a consolidar una contracultura popular.. Sin embargo. con la Santísima Trinidad. democracia y libertad) que hasta ese momento habían estado. los derechos del hombre y las instituciones republicanas. casi religiosa. educación. 80 .Luz Ángela Núñez Espinel plena posesión de su conciencia. literatura. por la verdadera. ya que esos sectores creían que había unos bienes universales (razón. tanto que se le escribían poemas y se exaltaba su papel en la historia atribuyéndole un protagonismo similar al de un profeta que anunciaba la liberación del pueblo: “La imprenta es el taller de donde salen manantiales.

ni adelanto de ninguna especie. Por eso la odian. la imprenta también era considerada como un instrumento de lucha imprescindible para los obreros. la temen. el arma formidable que en la vida moderna esgrimen los pueblos conscientes sobre sus amos. 81 . si el pueblo no posee una imprenta suya. El mayor enemigo de los tiranos y especuladores es la prensa independiente. cultural y educativa de las organizaciones obreras. como lo hemos expuesto en este capítulo. en las tres primeras décadas del siglo XX. la palabra escrita tenía una importancia central en la propuesta política. “La imprenta del pueblo”. No puede haber organización ni lucha que lleve a la victoria. Miguel Strogoff (seudónimo de Raúl Eduardo Mahecha). en: El Luchador. 103. 78 Como hemos visto.El obrero ilustrado estas dos razones. puesto que. (…) La imprenta es el principio de nuestra emancipación. Medellín. hacer valer sus derechos y poner de relieve la justicia de su causa. sino en que los textos impresos cumplían un papel aglutinador y justificador de muchas actividades políticas y culturales. 18 de noviembre de 1919. 78. No. Esta trascendencia no se derivaba únicamente de la posibilidad de lectura individual de las personas (en lo que ciertamente los obreros y artesanos estaban en desventaja frente a otros sectores sociales). Pueblo que no habla es pueblo muerto. que solamente tenían que ver tangencialmente con los impresos. la persiguen. en cual pueda defender sus intereses.

.

se presenta una breve síntesis sobre la importancia de la prensa obrera. de los cuales se resalta su visión particular sobre los principales acontecimientos políticos en los que participaron. se decidió excluir la metodología comparativa. El ejercicio de establecer las confrontaciones políticas habría sido más enriquecedor si se hubieran analizado periódicos de otras tendencias. pero. en la segunda. considerando que la persecución a los periódicos y a los periodistas de la oposición fue una constante durante la República Conservadora.Capítulo 3 LA PRENSA OBRERO-POPULAR Y EL INTENTO DE RENOVAR LA POLÍTICA COLOMBIANA Este capítulo busca rastrear posibles respuestas a dos preguntas centrales en torno a la relación entre prensa y política: ¿cuáles fueron las influencias ideológicas y políticas de la prensa obrera? y ¿qué lugar ocupó este tipo de publicaciones en la contienda política del periodo? En otros términos. como un componente central de un intento de renovación política y democrática del país. por el volumen de las fuentes y los límites impuestos es este trabajo. desde 1910. . se establece una periodización y una tipología política de la prensa. y en la cuarta. Las fuentes básicas para la elaboración de esta sección han sido los periódicos obreros. en la tercera. se presenta un panorama general sobre el tema de censura y libertad de prensa. se analiza la manera cómo se insertan los periódicos en el ámbito político de la época. que adquirió unas connotaciones particulares ante la emergencia de la prensa obrera y socialista. ¿cuál era el radio de acción política de la prensa? Para intentar responder a estos interrogantes. el capítulo se divide en cuatro secciones: en la primera. indagando sobre los diferentes tipos de contienda política en la que participan los periódicos obreros y socialistas.

p. 39-41. al que se vincularon las organizaciones obreras y socialistas. pp. en: Boletín Cultural y Bibliográfico. op. en la reforma constitucional de 1910 y en la elección de Carlos E. cuando el partido se polarizó en torno a las candidaturas de Alfredo Vásquez Cobo y Guillermo Valencia. el ejército y la policía en las elecciones colombianas entre 1850 y 1930”. Bogotá. Jorge Orlando Melo. Deas. 218 y ss. vol. La Unión Republicana surgió en 1909. Posteriormente. t. como opositoras y víctimas del conservatismo y el Clero. encabezados por el general Rafael Uribe Uribe. Bogotá. y perdió el poder frente a un liberalismo fortalecido1 . “El papel de la Iglesia. coaliciones y no pocos personalismos. Pedro Nel Ospina. “De Carlos E. Fue a este espectro de tendencias. De esta situación se desprendió una realidad práctica. Malcom. en: Boletín cultural y bibliográfico. Eduardo Santos y Luis Cano. vol. puesto que fue decisivo en la caída de Reyes. entre 1909 y 1914. Eduardo Posada Carbó. No obstante.Luz Ángela Núñez Espinel I. los nacionalistas y los históricos. Por su parte. 2. que tuvo mucho peso en las alineaciones políticas: el liberalismo y las nacientes organizaciones obreras y socialistas quedaron situadas en el mismo bando. sino que la trasladó de los partidos (Liberal y Conservador) a diferentes facciones de estas colectividades. Esta frágil e inestable unidad se mantuvo hasta las elecciones de 1930. LA PRENSA OBRERA Y POPULAR Y EL MUNDO DE LA POLÍTICA COLOMBIANA EN LAS PRIMERAS DÉCADAS DEL SIGLO XX Durante la Hegemonía Conservadora. algunos dirigentes liberales y buena parte de los conservadores históricos que casi desde el principio se habían distanciado del Gobierno de Rafael Reyes. durante la década de 1910.. Restrepo a Marco Fidel Suárez. José Vicente Concha y Miguel Abadía Méndez2 . 2002. conformada por un grupo de industriales antioqueños. XXXIX. A 1. Nicolás Esguerra. en el liberalismo se continuó radicalizando la división entre republicanos. “Los límites del poder: elecciones bajo la hegemonía conservadora”. en: Nueva Historia de Colombia. 2002. 60. y entre los conservadores se destacaron. Republicanismo y gobiernos conservadores”. respaldado por la Iglesia católica. movida en parte por la necesidad de hacer frente a los republicanos. Este movimiento tuvo un papel político preponderante. cit. No. No. Desde finales del siglo XIX. Restrepo como presidente para el período 1910-1914. la colectividad se reunificó bajo la dirección de José Vicente Concha. y bloquistas. XXXIX. en el Partido Conservador existían dos tendencias claras. esta realidad no finiquitó la lucha política. el control político del Estado estaba en manos del Partido Conservador. 84 . acaudillados por el general Benjamín Herrera. 60. en 1912. I. Entre los liberales que apoyaron el republicanismo estaban Benjamín Herrera.

en: Nueva Historia de Colombia. cara a cara. y convencidos de que el fraude en las elecciones no les permitiría llegar al poder por la vía electoral. a nivel local. eran espacios donde las fisuras de la Hegemonía se advertían más grandes y por lo tanto los grupos disidentes podían alcanzar algunas victorias. al punto que le servía de apoyo ideológico. Germán Colmenares. 85 . como lo había decidido la Convención de Ibagué. dispuestos a hacer oposición franca y total al gobierno. agente legitimador y medio para asegurar el control político del pueblo.. Esta misma razón explica por qué la política local fue campo privilegiado para los periódicos obreros. porque las restricciones económicas y de alfabetización que existían para poder votar en las elecciones presidenciales y parlamentarias. no sólo podían inscribir candidatos obreros. cit. la disputa por ganarse el favor popular era más fuerte que en el plano nacional. Durante la Hegemonía.El obrero ilustrado comienzos de la década de 1920 se desarrolló un proceso de reintegración del liberalismo promovido por antiguos republicanos. por lo que en esos casos cualquier hombre –sin importar su condición socioeconómica– era un potencial elector. Fue este último sector el que entró en conversaciones con el PSR. los caudillos y caciques locales podían actuar más libremente. en 19293 . tras la derrota del general Herrera en las elecciones de 1922 (atribuida al fraude electoral). estaban antiguos republicanos que querían menguar la influencia de los generales de la Guerra de los Mil Días dentro del partido y se negaban a hacer oposición total al conservatismo. la Iglesia estaba identificada con el régimen conservador. A través de la Constitución de 1886. Teóricamente. de acuerdo con su voluntad y había un botín político alcanzable que generaba fuertes pasiones y ambiciones. En la línea guerrerista. sino que el pueblo tenía un papel protagónico en un ambiente en el que. porque la lejanía de la dirigencia del partido permitía que la disciplina fuera mucho más laxa. I. A nivel regional y local las alianzas y divisiones partidistas se hacían mucho más complejas. esos viejos generales de la guerra. el Estado reconoció al catolicismo como religión oficial. Las elecciones para conformar las Asambleas Departamentales y los Consejos Municipales. pero. le concedió el monopolio sobre 3. se encontraban precisamente. ya que a este nivel. t. En la línea civilista del liberalismo. “Ospina y Abadía: la política en el decenio de los veinte”. el Concordato de 1887 y la Convención adicional de 1892. este líder endureció su oposición al conservatismo y salieron a flote dos tendencias que habrían de rivalizar el resto del decenio: la civilista y la guerrerista. para llevar a cabo una insurrección armada. todos se conocían. no aplicaban para los otros cargos de elección popular. op.

33. “restituyó la unidad de la Iglesia y mantuvo lazos estrechos con el Estado. como la Sociedad de San Vicente de Paúl. en Bogotá. 31. el arzobispo primado. Aunque sin desconocer la magnitud que alcanzaron algunos de estos proyectos. respondiendo a procesos como la urbanización. que su participación en política. C. que sin erradicar las diferencias las diluyó convenientemente”5 . patronatos y sociedades católicas. la Iglesia apoyaba electoralmente al Partido Conservador y suplía labores gubernamentales en extensas zonas del país4 . p. trató de trasladar a la ciudad la relación paternalista. la Iglesia se dividió en dos líneas: una. sociedades de ahorro. p. Bernardo Herrera Restrepo. op. además. ultrarradical. más moderada. cit. como lo ha señalado Christopher Abel. además. una pugna por el control de la institución entre el clero metropolitano y el clero provincial. Existía. Para ello. hizo presencia importante en nuevas comunidades de la frontera antioqueña mediante la fundación de parroquias. y otra. la adopción de los programas de la Acción Social fue muy lento y no alcanzó el cubrimiento geográfico presupuestado. Sin embargo. que consideraba más urgente la auto-reforma del Clero y la purificación del culto. que buscaba mantener su autonomía. de caridad y casas de beneficencia. se podría concluir que. Ibíd. tras la caída de Reyes. existente entre el campesino y el cura párroco. para congregar a los y las trabajadoras. fueron épocas de gran polarización dentro del Clero. y escuelas de artes y oficios para los hijos de los obreros. En la fatiga de la posguerra logró imponer un grado de disciplina que no se conocía hasta entonces en la Iglesia colombiana y obtuvo un consenso. Intentó adaptar al contexto colombiano la Acción Social Católica europea a través de la fundación de círculos obreros. por medio de la caridad. La segunda mitad del siglo XIX y los primeros años del XX. Ante el reto de las reformas liberales de mediados del siglo XIX. 4. En este período. en general. que no concebía ningún tipo de concesión al enemigo (liberal) y buscaba una reconquista del país..Luz Ángela Núñez Espinel la educación y sobre el estado civil de los nacionales y le entregó las regiones habitadas por indígenas (64 por ciento del territorio nacional y 2 por ciento de la población) para que catequizara a los nativos y cumpliera funciones de gobierNo. Dentro del pacto de la Regeneración. como contraprestación de esta situación privilegiada. en Medellín o la obra del padre Campoamor. 86 . Abel. la incipiente industrialización y la expansión de áreas de colonización. la Iglesia buscó mantener y aumentar su influencia. 5..

aparecieron en el ámbito público. pese a las directrices de los altos jerarcas del Clero y a los esfuerzos de algunos sacerdotes. eran bastante grandes como para poder controlar las tensiones sociales6 . 36 y ss Cfr. imposibilidad de deslindarse totalmente del Partido 6. donde el culto al idioma y a la palabra escrita era tan fuerte. íntimamente interrelacionados: uno. frente a los otros actores en contienda (los partidos políticos y el Clero). se constituía en un requisito indispensable para tratar de vincularse al debate público con los otros actores políticos7 . En un “país de gramáticos”. en los periódicos obreros encontramos dos procesos de afirmación y búsqueda de reconocimiento. Por eso. Rocío Londoño y Alberto Saldarriaga. cit. la dimensión y complejidad social de una ciudad como Bogotá. La ciudad de Dios de Bogotá. 15-16. A través de un ejercicio de crítica y respuesta que. op. se daban a conocer los dirigentes y se determinaba quién estaba en el juego de la política y quién No. el predominio de la Iglesia era más fuerte en las regiones altas del país que en los valles y las costas. que los artículos y columnas de opinión sirvieran de tribuna para la confrontación ideológica y que cada grupo (incluyendo al Clero) tuviera su propio periódico. tener una publicación o poder acceder a ella. Bogotá.. apoliticismo. alejada de las condiciones del país y que los sectores populares ya estaban representados en los partidos. Deas. para tratar de lograr un lugar propio y respetado dentro de la política. algunos elementos específicos caracterizaron la actuación política de la prensa obrera: pervivencia de la herencia política del artesanado. Bogotá. Malcom.El obrero ilustrado En consecuencia. la prensa y las organizaciones obreras. frente a los sectores que decían representar (los obreros y el pueblo. 1994. Fundación Social. y esa tendencia se mantuvo en este período. Igualmente. el control de la población no fue completo y varió mucho de una región a otra. pp. 87 . el pueblo fue excluido sistemáticamente de la política (salvo para el rito puntual de las elecciones). Durante los primeros quince años de la Hegemonía. En este contexto de la Hegemonía Conservadora –contienda política entre facciones de los partidos. tanto el Clero como los partidos. era apenas lógico que una parte significativa del debate político se adelantara en la prensa. 1993. pp. Tercer Mundo Editores. nada fácil de recorrer. En este camino.. rechazaron la organización política del pueblo bajo el argumento de que era una idea exótica. política y literatura colombianas. pues. se definían los bandos. Del poder y la gramática y otros ensayos sobre historia. caudillismo e intervención del Clero en la política–. a mediados de la década de 1920. Christopher Abel. Barrio Villa Javier. 7. Históricamente. podía prolongarse durante meses. en general) y otro. Por lo anterior.

Sin embargo. violencia y manipulación del pueblo. dentro del cual no sólo era lícito. Apoliticismo Una de las preconcepciones. 27 de septiembre de 1918. pero en ningún caso en la política. pero lo segundo sí.Luz Ángela Núñez Espinel Liberal. sino deseable situarse. que teníamos antes de iniciar la investigación. A. ¿Cómo era esto? ¿Cómo podía un periódico ser vocero de un partido. Por ejemplo. mentira. Girardot. la experiencia nefasta de las guerras civiles era un elemento que tenía mucho peso para demostrar que los partidos políticos sólo se guiaban por las ambiciones personales de sus caudillos. No. un gremio o un sindicato y no ser “político”? La explicación se encuentra en que prevalecía una noción de política equiparada a lucha electoral bipartidista y con una valoración totalmente negativa. pues se le consideraba campo de maquinaciones. En consecuencia. Las “bastardas ambiciones de la política” hacían referencia a las elecciones. nos dimos cuenta que. los periódicos autodenominaban su accionar como un trabajo en pro del mejoramiento de los obreros o del gremio. fraude. por el contrario. quien consideró que las sociedades a las que pertenecían Galarza y Carvajal no 8. y dislocación entre lo nacional y lo local. desde el punto de vista de los directores y redactores. lo primero no era cierto. lo ratificó en el siguiente con estas palabras: “Hoy lo repetimos: nuestra empresa no es de lucha política: es obra de la democracia. los periódicos se apresuraban a declarar en sus primeros números que eran “apolíticos”. pero no favorecían al pueblo. utilizaban como carne de cañón. En este balance. 2. oposición frontal al conservatismo y a la Hegemonía de este partido en el poder. mientras que la “democracia” era un bien supremo que había conquistado la civilización. esta concepción no era exclusiva de los obreros y artesanos. y dentro de nuestro programa obrero no caben las ruines y bastardas ambiciones de la política”8 . Esto se hacía en forma clara y contundente y se erigía como uno de los pilares que soportaría la línea de acción de la publicación. como corolario. que se situaba en la esfera social o económica. a partir de la lectura de las fuentes. tras afirmarlo en su primer número. “En la brecha”. a quien. 88 . El Baluarte. como lo demuestra la opinión del fiscal del caso del asesinato de Rafael Uribe Uribe. Bajo esta lógica. partía de la certeza de que nuestro objeto de estudio era la prensa política y en muchos casos partidista. en: El Baluarte. Entre otras cosas.

reafirmaba la idea de que buscarían el bien común sobre el bien individual. “Direccionistas y disidentes”. Búsqueda de independencia frente al liberalismo Pese a la vehemencia con que se hacía la profesión de fe apoliticista y la consiguiente independencia de los partidos tradicionales. manifestando que. Bogotá. 130. sino porque consideraban que en la historia había suficientes argumentos para demostrar que ninguna de esas colectividades había hecho algo positivo por el mejoramiento de las clases trabajadoras y. Con esto. No. La organización del Partido Obrero responde a la necesidad de deslindar a las clases dirigentes. y así sucesivamente. no sólo porque ellos eran protagonistas de la lucha electoral. los apartaba de la senda de las guerras civiles que habían sido una plaga para el país. Se creó una especie de círculo vicioso. por el contrario. 29 de octubre de 1910. No.El obrero ilustrado eran políticas. repetidas veces los periódicos apoyaron candidatos liberales o coaliciones políticas. y les permitía salirle al paso a la condena eclesiástica que sentenciaba que los obreros no debía inmiscuirse en política. y que nunca más volverían a hacer pactos. utilizaban al pueblo como carne de urna en las elecciones o carne de cañón durante las guerras civiles9 . 1. en: El proteccionista. en la práctica. en marzo de 1911. pero luego justificaban la necesidad de una alianza y posteriormente manifestaban que habían sido utilizados y traicionados. Esta diferenciación les reportaba beneficios a los periódicos y. se quería dejar atrás una forma de hacer política. en: La Libertad. porque los dejaba libres de toda sospecha de que más adelante fueran a entrar en tratos o en componendas electorales. puesto que los periódicos criticaban fuertemente a las organizaciones artesanales y obreras que en el pasado se habían aliado con los liberales y prometían con firmeza mantener su independencia. llamaba a conformar el Partido Obrero para actuar con independencia de las clases dominantes y los partidos políticos. que hasta ahora había beneficiado solamente a unos pocos. El proteccionista. de la gran masa social que sólo sirve o ha servido hasta ahora 9. porque no trataban de política partidista. “Adelante”. Bogotá. les permitiría una mejor recepción entre el pueblo. 89 . Ser apolíticos significaba reafirmar una total independencia de los partidos políticos. y dar paso a una nueva etapa donde primaría la búsqueda de la paz y del progreso del país. B. 5 de octubre de 1916. en teoría. sino que buscaban el mejoramiento del gremio obrero. Liberal y Conservador.

. J. que representa la evolución. 6. en: El proteccionista. Que el toque de generala nos congregue compactos a (sic) invencibles en el campo parlamentario. Sin embargo. Lanao Loaiza. Mediante una publicación. de 1910. El Obrero Moderno llamó a sus lectores y copartidarios a apoyar la plancha liberal. haciendo mayor énfasis en la existencia de desigualdad y explotación social y preconizando una total independencia de los partidos políticos. optaron por el mal menor de apoyar a “la única que nos ofrece algo razonable y positivo”13 . “Hora solemne”. supuestamente concer- 10. esta colectividad entró en alianza con republicanos y liberales. 13. en julio de 1911. Bogotá. en: El Obrero Moderno. No. Esta decisión fue justificada a partir de la necesidad de hacerle oposición a la concentración conservadora y ante la imposibilidad de presentar una lista propia.11 Pero después de un corto período de euforia por los buenos resultados de los candidatos obreros. que representa la democracia.. y el Liberal. el Industrial y Obrero.Luz Ángela Núñez Espinel para reclutar y llevar como rebaños a los campos de batalla. 12. nuevamente cundió la desilusión. Luis Forero Rubio. Por tales razones. M. T. porque el juez del circuito de Bogotá dictó un fallo. y El Obrero Moderno. 4 de junio de 1911. “Toque de generala”. El Partido Obrero significa un gran paso en el movimiento de nuestras luchas políticas. ya que algunos quedaron convencidos de que las listas de candidatos.10 Sin embargo. 21 y ss. Tras este episodio. en Bogotá. cit. “Cuestiones sociales”. 16 de julio de 1911. 90 . sólo dos meses después. la gran masa social que en otros tiempos se computaba como un agregado inseparable de los caudillos. 11. No. No. en: El Proteccionista. Amorocho. a propósito de las elecciones parlamentarias. y pretendía superar sus limitaciones apelando únicamente a los trabajadores. véase: D. y en ese armónico concierto no deben faltar el Partido Republicano que representa la concordia.. la alegría se convirtió en frustración. 19. op. que dejaba al Partido Obrero sin su representación en el Congreso. en Bucaramanga. 33. se hacía una fuerte crítica a la Unión de Industriales y Obreros (UNIO). en: El Proteccionista. más temprano que tarde. trató de justificar este cambio de posición: Y puesto que predicamos la tolerancia y nuestra tendencia de partido de evolución es nacionalizar nuestro programa. en 1913. Sobre este primer intento de conformar un partido obrero. “El Partido Obrero”. 29. 14 de marzo de 1911. Sowell. organización que había impulsado el Partido Obrero. se creó la Unión Obrera de Colombia (UOC). p. e inmediatamente ocurrió una desbandada de algunos de sus dirigentes hacia el liberalismo o el republicanismo12 . A través de sus periódicos La Unión Obrera. Bucaramanga. R. 19 de abril de 1913. No. Bogotá. debemos confraternizarnos con los elementos que simpaticen con nuestras ideas. Bogotá. puesto que hace entrar como factor independiente. Dos años después.

son todos unos vividores de oficio”17 . No. en otro artículo. 9. se manifestó a la opinión pública la convicción inquebrantable de mantener una línea de acción apolítica e independiente porque “los políticos. elegido. haciendo caso omiso a los “coqueteos” de la Unión Liberal. No. ¡No más boletas liberales ni más votos conservadores! No más discusiones por un candidato que habrá de mofarse de nuestra estulticia desde su sitial de presidente de la República o desde su curul de Representante o Senador”18 . en: El Obrero Moderno. 15. que se creó para 14. se llamó a abrazar la ideología socialista y a organizarse en forma independiente de los industriales. en: El Partido Obrero. afirmaban: “Nuestro propósito redentor es el de no volver a las urnas por ninguna causa. el asesinato del general Uribe Uribe en octubre de 1914. 28 de junio de 1913. ya que. Cursiva en el original. p. 18 de marzo de 1916. 7 de junio de 1913. incluyeron a algunos obreros en sus listas. En 1916. 17. 17. Por esto. cit. porque sus actuaciones eran supuestamente clericales14 . 16. Estas promesas fueron cumplidas parcialmente. ante la inexistencia de leyes electorales que garantizaran el respeto al sufragio de las minorías obreras. en: El Partido Obrero. Bogotá. quienes trataron de ganar a los trabajadores para las elecciones de 1915. diputado a la Asamblea de Cundinamarca. por otro lado. por un lado. 9 de agosto de 1913. No. fue bastante ambigua. 29 de enero de 1916. 12. “Nuestro ideal”. 91 . no representaban los intereses de estos últimos. Para lograr este fin. las organizaciones católicas y los partidos15 .145. D. “El Partido Obrero y el liberalismo”. “Por los obreros”.. se fundó un segundo Partido Obrero. No. se siguió defendiendo la necesidad de hacer alianzas con los liberales y. A través de su periódico oficial.El obrero ilustrado tadas entre liberales y obreros. En Cundinamarca. y especialmente en Bogotá. “Los obreros y el Nuevo Tiempo”. conservadores o republicanos. en el que convergieron antiguos líderes artesanales y muchos miembros de las sociedades mutuarias y de la UOC. 13. La muerte del caudillo supuso el fin del predominio liberal sobre la UNIO. pero en el caso de las elecciones del Consejo Municipal. 2. Bucaramanga. La línea de acción que se adoptó en los siguientes números del periódico. 18. que tenía el mismo nombre del partido. “Definámonos”. No. y se acusó de traición a Víctor Julio Corredor. como se demostró con la negativa de los obreros de participar en los comicios departamentales de 1917. en: El Obrero Moderno. en: El Obrero Moderno. los tres representantes de los obreros electos fueron excluidos por un acuerdo secreto entre liberales y conservadores16 . cuya situación fue observada atentamente por los republicanos. op. Bucaramanga. por los obreros. Bucaramanga. llámense liberales. impactó de manera profunda a las organizaciones obreras. Sowell. Bogotá.

después de los conservadores. para las elecciones de congresistas. con la fundación del Partido Socialista. además. 80. Bogotá. el Partido Obrero decidió unirse a los republicanos en una coalición que. a la postre. La necesidad de hacer oposición a la Hegemonía Conservadora era un argumento que pesaba mucho a la hora de decidirse a apoyar electoralmente al liberalismo. En 1919. cit. 19. Viotá. 71. cit. Cultura e identidad obrera. Medellín.21 De aquí.. La Libertad. Tito Zapata. 1919. Véase. Torres Giraldo. pp. 5 de octubre de 1916. Segovia. Los inconformes. celebradas en mayo de ese año. un periódico. para ir a la conquista de las reformas económicas y constitucionales que lo rediman. Pese a estas declaraciones. 72. se hicieron avances importantes en el proceso de organización de los trabajadores. el periódico siguió siendo socialista y se convirtió en órgano del Sindicato Central Obrero. especialmente en 1921. sino socialistas a secas. 130. quienes por primera vez contaban con una organización nacional y claramente independiente de los partidos tradicionales y de los patronos. obteniendo resultados importantes. op. que posteriormente se vinculó al Partido Socialista. Todos los que vayan a militar en el partido socialista deben desvincularse de los antiguos partidos porque no puede haber socialistas conservadores o liberales. una organización con bastante influencia en el centro del país. 21. como La Libertad. 20. M. Incluso. las elecciones de 1917 tuvieron el menor número de votantes de todas las elecciones departamentales de la década. 86-89. que desde ese mismo año. cuando lograron la mayoría de votos en Girardot. cumplió su objetivo de derrotar a los conservadores nacionalistas. Medellín. Manizales y Honda22 . Archila.. en Medellín. I. 22. 92 . 3. p. 73. decidieron participar con sus propios candidatos en las elecciones municipales y así lo hicieron en los años siguientes. p. t. Sin embargo. como se ve en este último caso. 23 de julio de 1919. El Luchador. 220. No. 76 y 77. 72. Ambalema. 82.. No. pionero en la difusión de la ideología socialista. op. 148. Nos.Luz Ángela Núñez Espinel esas votaciones con la participación de liberales y republicanos19 . La Mesa y La Palma. como consecuencia de esta decisión del Partido Obrero. El Socialista y El Luchador hicieron una intensa labor educativa para explicarle a los lectores la necesidad de adoptar la ideología socialista. y ocuparon el segundo lugar. David Sowell señala que. Véase. 707–709. pero desligándose totalmente de los partidos políticos: Por eso ahora (el pueblo) quiere organizarse independientemente de todo partido tradicional. Nos. en: El Luchador. cit. “Sobre Obrerismo”. Op. pidió en 1916 la reintegración del Partido Liberal para no llegar a la disolución completa y tener que someterse al Partido Conservador20 . Cisneros.

a nivel local. pp. Posada Carbó.El obrero ilustrado Estas importantes victorias. La influencia de estos antiguos líderes republicanos derivaba tanto de su actividad política como periodística en El Tiempo. cit. Torres Giraldo. 93 . como Eduardo Santos. que la victoria socialista fue favorecida por la inactividad de los líderes liberales a nivel local y que este período de auge terminó en 1922. Colmenares. 3. fue producto de la actividad de muchos personajes que. Luis Cano. juzgó estos acontecimientos de manera bastante severa al considerar que la efervescencia electoral de 1919 a 1921.. 251–252. El líder obrero Ignacio Torres Giraldo. de modo que muchos dirigentes socialistas se adhirieron a la candidatura presidencial de Benjamín Herrera. para el período 1922–1926. op. los dirigentes políticos. E. op. I. Las organizaciones y los partidos pierden las masas por llevarlas a las urnas electorales. y vestigios de los nexos que habían existido entre obreros y republicanos23 .. En dicha determinación. la credibilidad de antiguos militantes republicanos. al parecer tuvo mucho que ver el proceso de reorganización del liberalismo. generalmente. El Espectador y El Diario Nacional. querían figurar como líderes políticos y mejorar su posición económica. Para esa época. Tras hacer una reflexión sobre lo que había ocurrido en el pasado. cit. Un lustro después. cit. el Partido Socialista quedó prácticamente liquidado. pp. En esta decisión confluyeron el prestigio personal del general Herrera. influidos por las prácticas de los partidos tradicionales. no fueron suficientes para mantener la independencia total. tras algunos amagos de independencia. hace referencia a que este partido no presentó candidato presidencial para las elecciones de 1918 y esto repercutió en la actividad local. que renunciaban a la lucha electoral y dejaban todas sus esperanzas en una revolución.. 24. pues el verdadero militante sabe muy bien que no es al amparo de 23. Con esta desbandada. regresaban al redil del partido. El Socialista afirmaba que. Nieto Caballero y Enrique Olaya Herrera. que se venía dando desde principios de 1921 y que llevó a algunos personajes importantes que habían militado en el republicanismo a reintegrarse totalmente al partido. Estimó. las organizaciones socialistas daban a conocer a través de la prensa. otro episodio habría de presentarse enrareciendo aún más el panorama. 50-51. La inactividad del liberalismo que menciona Torres Giraldo. en el cual tuvieron como candidato único al General Benjamín Herrera”24 . con electores liberales a quienes los jefes de este partido recobraron para su gran debate presidencial de 1922. Luis E. 709. G. Estos acontecimientos demostraban que la influencia de algunos dirigentes del liberalismo todavía era muy grande entre los sectores populares y que. además. t. Los inconformes. porque “los comandos socialistas colombianos trabajaban con capital prestado. op. p.

C. 531. “No queremos reforma electoral”. Claridad. Además de este comité. No. además “La Jarana de Amarillos”. 533. 53 y 57. y nuestra aspiración acabar con la explotación del hombre por el hombre. iniciaron una campaña contra los principales dirigentes del PSR. en: El Socialista. expresadas en la conformación del Comité Central Conspirativo Colombiano (C. nunca fue denunciado explícitamente (hubiera sido una deslealtad sacar a la luz pública una organización clandestina). regresaron al Partido Liberal. mantuvieron relaciones respetuosas hasta mediados de 1928. Max Grillo y Moisés Prieto.C. 1928. en los dos últimos años de la Hegemonía Conservadora. Nos 525. hicieron denuncias explícitas contra Tomás Uribe Márquez. en 1929.C. acusándolos de unirse al liberalismo para la conformación del Comité de Acción Social contra la Ley Heroica. como se obtienen las conquistas de la libertad. el Partido Socialista Revolucionario y los grupos socialistas y anarquistas independientes. cuando periódicos como El Socialista y Claridad. véase. 1928. 535. 26. Como vemos. Ruthislore. Aunque el C. (…) Para acabar de un solo tajo con el enemigo encaramado consideramos que el medio para triunfar es la revolución social. en: El Socialista.C. quienes después de la debacle del Partido. 536 y 538. 14 de octubre de 1928. Bogotá. 46. o cuando es expedida alguna que favorezca al pueblo.C). 6 de octubre de 1928. ni muchísimo menos con leyes que benefician únicamente a quienes las dictan. el ejecutivo no la cumple (…) Los obreros renunciamos a creer en el parlamento y de hecho sepultamos en el más profundo asco físico y moral la representación proporcional de los partidos. a quienes se acusaba de haberse unido al socialismo para “contener el avance de la revolución social y preparar las masas proletarias para las próximas elecciones que han de venir dentro de muy pocos meses” 26 . Bogotá. Sobre la campaña de prensa contra las alianzas del PSR. Pese a las diferencias que estos sectores habían tenido en el III Congreso Obrero de 1926. para llevar a cabo una insurrección armada. en: El socialista. 531. hubo un doble proceso que involucró a los dos sectores del liberalismo y les permitió finalmente canalizar la agitación social de la época y salir vencedo- 25. Los acontecimientos posteriores confirmaron estas acusaciones a Max Grillo y Moisés Prieto. había otras alianzas entre socialistas y el sector guerrerista del Partido Liberal.C.Luz Ángela Núñez Espinel una bayoneta y de un jurado de votación. Nos. Bogotá. 94 . “La segunda jarana de los amarillos”.25 Estas ideas eran compartidas por las principales tendencias populares de la época. 532. 526. Bogotá. No. ese era el principal motivo de crítica de los otros sectores socialistas. También.

y Miguel Urrutia. mientras que algunos de los liberales civilistas. 1987. en la figura del general Cuberos Niño. 128–129. Por un lado. 4. 1976. Editorial La Carreta–Universidad de los Andes. La concepción negativa de los partidos políticos no impidió que el liberalismo. t. op. Vega. Gente muy rebelde. como ideología. se evidencian las diferentes respuestas a una serie de dilemas que fueron persistentes en este periodo: ¿entraban en coaliciones para obtener reformas parciales a sus demandas y debilitar al conservatismo o actuaban de forma independiente con el peligro de terminar aislados y sin influencia real en el gobierno? ¿Sus demandas podían ser satisfechas dentro del sistema político bipartidista. Esta situación hizo más difícil de cumplir el propósito de mantenerse completamente separado del liberalismo.. op. Socialismo. op. ni el PSR ni el movimiento popular habían logrado romper completamente sus ataduras con el Partido Liberal27 . cit. Esto hizo que los principales líderes nacionales y locales fueran encarcelados.El obrero ilustrado res en la contienda de 1930. que habían entrado al PSR. Esta situación fue motivo de ácidas críticas. Tras esta aparente falta de coherencia. cit. máxime que en este período el partido se esforzó por incluir dentro de su plataforma algunos de los puntos presentados por el Partido Socialista y que compartían un enemigo común. cultura y protesta popular. Daniel Pécaut. 2002. M. Los postulados de la Revolución Francesa seguían siendo reivindicaciones necesarias en el contexto colombiano y hacían parte de la experiencia de lucha de algunos sectores artesanales. Bogotá. los ponía del mismo lado28 . por lo que seguían siendo un pilar importante de su ideología. 244 y ss. lo cual. p.. p.C. pese a los diferentes esfuerzos y a la vasta retórica empleada en afirmar apoliticismo e independencia. I. al tiempo que los liberales apresuraban su regreso al liberalismo.C. Los inconformes. 323 y ss. Esta conclusión es compartida por la historiografía del movimiento obrero. cit. desatada tras la masacre de las bananeras y a raíz del descubrimiento del plan insurreccional. 130–136. como creían los socialistas? ¿Se debía privilegiar la participación política (electoral) o la presión económica (huelga)? 27. M. 98. Archila. Siglo XXI Editores–CEREC. pp. 132–133. Medina. Historia del sindicalismo en Colombia. o era necesaria una trasformación social profunda. tuviera una recepción positiva entre los sectores obreros y artesanales del período.. op. el sector guerrerista del partido tenía su lugar en el C. a finales de la década de 1920. como Felipe Lleras y Moisés Prieto. en cierta medida. lograron escalar hasta la dirección del partido. 28. pero lo que apresuró la desaparición del PSR fue la ola de represión oficial. Orden y violencia: Colombia 1930–1954. t. R.. 3. como lo creía la UNIO y la mayoría de organizaciones artesanales de la década de 1910. G. Ediciones Pensamiento Crítico. Es posible concluir que. Molina. cit. 95 . pp. pp. Torres Giraldo. p.C. Cultura e identidad obrera. 712.. Bogotá. p. véase. Medellín. el Partido Conservador.

después de la traición de Núñez. Otro plano de la crítica se situaba en el terreno moral y trataba de demostrar la maldad de los conservadores. Colombia era un país respetado. Para esto. Juan Francisco Moncaleano. Esto permitió que la independencia se mantuviera con mayor firmeza y coherencia que en el caso de liberalismo. en: El Luchador. “Señor Gobernador” y “Cubilete”. 3. Medellín. No. se buscaba invertir la figura.Luz Ángela Núñez Espinel C. puesto que no estaban solamente en contra del Partido Conservador. 96 . por ejemplo. en la primera época. Véase. “Las tinieblas en el poder”. 523. pues no había lugar a ningún tipo de concesión. en: La Libertad. eran un obstáculo para el progreso social y no favorecían a los trabajadores29 . 30 de junio de 1928. 18. Anti conservadurismo El anti conservadurismo. se utilizaban artículos de crítica y de denuncia. 5 de octubre de 1916. en: El Ravachol. 30. Con esto. Era una forma de desenmascarar la imagen de católico virtuoso que esta alianza había construido y también una respuesta a la satanización a que eran sometidos. 1910 y 1911. pero que los obreros sí. 16 de julio de 1919. es ilustrativo un artículo que escribió Juan Francisco Moncaleano en El Ravachol. mientras los burócratas vivían en palacios. No. una serie de artículos de El Ariete denunciando diferentes abusos de los conservadores: “Horcas caudinas en Galán”. sino que se inscribía en la lógica política de la época. tomado de El Obrero Moderno: 29. No. el país fue desmembrado y deshonrado ante el mundo entero y el artesanado no tenía cómo ganarse la vida. para presentar a los runtanos como corruptos. Bogotá. en contraste con el período que hoy día llamamos Olimpo Radical (1863-1885). “Organización obrera”. No. Bogotá. 69. En este caso. donde a partir de un caso puntual se extraían conclusiones de tipo general. Según él. la separación era más tajante. En este sentido. pero. hipócritas. “Sobre la misión de la prensa”. en: El Socialista. Esta postura se anclaba en un análisis histórico de los gobiernos conservadores. entre 1875 y 1910. “Contrastes”. 19 y 48. antigodismo o lucha contra los runtanos. De esta forma muy sencilla. mostrando que los conservadores no eran buenos. se iban tejiendo los tres principales argumentos que sustentaban su posición: los conservadores no respetaban las libertades individuales. 25 de junio de 1910. ladrones y perseguidores30 . sino de cualquier idea o principio político que lo sustentara. Nos. Esa descalificación moral no era exclusiva de la prensa obrera. tal como lo muestra este ejemplo. 22 de febrero de 1912. los artesanos tenían trabajo y había igualdad ante la ley. bajo la presidencia de Aquileo Parra. en: La correspondencia. donde comparaba la situación del país. Fear. Bogotá. 130. “Direccionistas y disidentes”. Bogotá. 1. hegemonizada por el conservatismo y el Clero. No. fue otra característica común a toda la prensa obrera del período. traidores.

los mismos que en todos los tiempos han atropellado los derechos de los ciudadanos. 97 . la policía. 9. 10 de mayo de 1913. Como se ha mencionado en la primera parte de este capítulo. y por último. pero el análisis del impacto de la política nacional a nivel local era marginal. Los que en todas las épocas de la república han engañado a los liberales. Bucaramanga. No. en: El Obrero Moderno. y ello se tradujo en una posición muy clara frente a la política y los actores locales. el alcalde. en el Tolima y en casi todos los pueblos del país en donde los curas no cesan de predicar el exterminio liberal. en el ámbito nacional carecía de información rápida y completa. Esto es lo que quiere decir runtaNo. el esquema de enfrentamiento liberal-conservador. la actuación del cura párroco. como sucede actualmente en Piedecuesta. el conocimiento del medio político era un factor muy importante para poder deslindar posiciones y presentar puntos de vista sobre la vida política local. con la intención de conmover más que de convencer. etc. otra característica de este tipo de discursos. sino que se concretaban en denuncias o campañas sobre los servicios públicos. donde la crítica excluía el examen de los principios políticos del contendor y se privilegiaba el plano personal y moral. 31 “Lo que es el runtanismo”. mientras logró grandes fortalezas a nivel regional. la higiene de la plaza de mercado. D. el estado de las vías. Dicotomía entre lo local y lo nacional Podemos afirmar que existió una clara fractura entre lo local y lo nacional en cuanto a la forma como la prensa obrera participaba en la discusión política.El obrero ilustrado Son runtanos los que con fines políticos andan en la actualidad escalando los templos para profanar las imágenes de los santos y hacer aparecer a los liberales con tal baldón atenidos al principio clerical de que ningún liberal puede ser católico y por lo tanto están obligados forzosamente a ser sacrílegos. Así. En el territorio efectivo que cubría el periódico. cuando no los asesinan y los asaltan villanamente en cuadrillas de malhechores. validos de su credulidad para especular su fuerza moral y su buena fe política a favor de sus ambiciones. Por lo tanto. libertades individuales o separación de la Iglesia y el Estado. los principios ideológicos no se quedaban en retórica. tanto o más que el bagaje político e ideológico sobre proteccionismo. se hizo más complejo por la presencia de tendencias dentro de los partidos y por el predominio de caudillos locales y regionales. en tanto que la política nacional se enfrentaba a partir de generalizaciones utilizadas para todas las ocasiones.31 En el fragmento citado se evidencia también. Todos estos aspectos eran concretos y estaban directamente relacionados con la vida cotidiana de sus lectores.

Luz Ángela Núñez Espinel

En el ámbito local, los periódicos obreros alcanzaron cierto éxito en la medida que lograron convertirse en contendores respetados por los otros actores políticos, y respondían a necesidades concretas de sus lectores. Uno de los propósitos de esta prensa alternativa era precisamente el de ser admitidos dentro del mundo político como un representante legítimo del pueblo; es decir, no solamente debía ser reconocida por quienes decían representar, sino también por los dirigentes políticos y los periódicos de otras tendencias. En este sentido, lo peor que le podía pasar a estos periódicos era la indiferencia y, por ello, los directores de los periódicos se trenzaban en acalorados debates, algunas veces de poca trascendencia real, por medio de los cuales buscaban posicionarse ante sus potenciales seguidores y ante sus contrincantes. En algunos casos, esta estrategia se convirtió en un verdadero obstáculo, particularmente cuando los periódicos asumían una confrontación como centro de su actividad y terminaban por dedicar casi toda la publicación a ese tema.

II. TIPOLOGÍA Y PERIODIZACIÓN DE LA PRENSA
Elaborar una periodización de la prensa obrera no es una tarea fácil. Contra esta empresa, conspiran tanto la pérdida de muchísimos periódicos, como la atomización y falta de continuidad que caracterizaron a estas publicaciones. Esta situación hace que cualquier periodización convencional distorsione la realidad al mostrar una evolución que nunca tuvo lugar, pues la mayoría de las publicaciones nacían y morían con las mismas características. Pero por otro lado, en el lapso de los veinte años que cubre esta investigación, se ven claramente cambios ideológicos y temáticos. Para tratar de dar cuenta de estas dos circunstancias, optamos por dividir el período en dos grandes etapas (19091918 y 1919-1929) y presentar los diferentes tipos de prensa obrera que coexistieron en cada uno de ellos. A. Prensa artesanal-obrerista Carlos Zubillaga y Jorge Balbis, dos investigadores uruguayos, hacen una clara distinción entre prensa obrera y prensa obrerista. Con el primer término, denominan a los órganos “publicados por organizaciones gremiales específicas”, mientras que el segundo lo asignan a “los que respondían con su prédica a una corriente de pensamiento que perseguía la instauración de un proyecto social de cambio, sin que en todos los casos sus propulsores pertenecieran claramente a los sectores asalariados y a sus organizaciones de
98

El obrero ilustrado

clase”32 . Esta diferenciación es justificada por los autores para el contexto uruguayo de 1878–1905, pero no puede utilizarse para el caso colombiano, puesto que aquí no encontramos una clara disyunción entre los sindicatos y los partidos políticos de los trabajadores. Además, debe aclararse que los sindicatos convivieron con los gremios artesanales durante largo tiempo y fueron estos últimos quienes utilizaron su liderazgo para crear los primeros partidos y organizaciones generales de trabajadores. Ante la ausencia de una definición más adecuada, proponemos el término de prensa artesanal-obrerista para denominar a una parte significativa de los periódicos de los trabajadores que se publicaron hasta 1918. Esta prensa representó el tránsito entre el mundo artesanal y el mundo obrero. Con ello, no queremos presentar la idea de un cambio lineal y total, puesto que fue un proceso complejo y no exento de contradicciones entre la realidad material y las aspiraciones socioculturales de sus creadores. Era artesanal por su condición de clase, pero obrerista por su imaginario y su concepción ideológica y cultural (el cambio en los imaginarios se estudia en el capítulo 4). Pareciera que, de alguna manera, anhelaran la irrupción masiva de los obreros, y al mismo tiempo trataran de prepararse para hacer frente a los problemas sociales que eso conllevaría. Un periódico de Buga era explícito al respecto:
A muchas y muy graves consideraciones se presta la suerte de la clase obrera, allí en donde el desarrollo de la actividad humana en todas sus manifestaciones ha tomado vuelo poderoso, y ha implantado como forzosa consecuencia esa lucha entre ricos y pobres que hoy presenta los más alarmantes caracteres. Felizmente todavía entre nosotros no se ha desarrollado ese tráfago y actividad material que agita con anhelito de fiebre los centros populosos de las naciones de Europa; pero pronto nos invadirán también con todas sus ruindades y ventajas las complicaciones de la vida civilizada, y las serias dificultades de la lucha que ella trae, y entonces se impondrá la necesidad de un remedio a los males que cercarán la existencia de las clases obreras y desvalidas; entonces el desheredado de la fortuna sólo podrá poner para contrarrestar el poder que lo oprime, la fuerza que sólo un estrecho vínculo de unión puede dar. Y este es el objeto que perseguimos. Sabemos que sólo la unión constituye la fuerza, y por eso queremos echar las bases de la que ha de salvar la clase obrera, cuando el desarrollo industrial y comercial venga a acentuar la línea de oro que separa a los ricos y opulentos de los pobres y desvalidos.33

32. 33.

Carlos Zubillaga y Jorge Balbis, Historia del movimiento sindical uruguayo. Vol. II: Prensa obrera y obrerista (1878-1905), Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 1986, p. 16. “En la brecha”, en: El Obrero, Buga, No. 9, 21 de enero de 1912.

99

Luz Ángela Núñez Espinel

Cronológicamente, la mayoría de los periódicos de este tipo se publicaron entre 1909 y 1918, aunque debe mencionarse un breve período de efervescencia, entre 1904 y 1906, cuando, tras el fin de la Guerra de los Mil Días, las perspectivas de estabilidad política y proteccionismo económico fueron aprovechadas por los artesanos para reanudar su actividad política. En 1904, la Sociedad de Artesanos de Ocaña comenzó a publicar El Artesano de Ocaña, mientras que en otros lugares del país aparecieron publicaciones como Paz y Trabajo (Bogotá), El Artesano (Manizales), y El Pueblo (Pasto). En ese mismo año, los artesanos de Popayán enviaron una circular a sus pares de todo el país para pedirle en forma conjunta al Congreso Nacional que elevara los aranceles de importación. Algunos zapateros de la capital secundaron esta idea y plantearon la necesidad de crear una organización obrera (no partidista), que liderara la presentación de dicha petición. La fundación formal de esta organización se llevó a cabo en junio de 1904, bajo el nombre de Unión de Industriales y Obreros; entre los personajes que lideraron este proceso estaban, Juan I. Gálvez y José Leocadio Camacho, directores de Paz y Trabajo, cuya publicación se convirtió en el órgano oficial de la Unión. A ese esfuerzo de agitación periodística, se sumaron al año siguiente El Yunque y El Faro, dirigidos respectivamente por Juan Francisco Nates, vicepresidente de la Unión, y Alejandro Torres Amaya, reconocido líder artesanal de fines del siglo XIX. La Unión de Industriales y Obreros como organización se eclipsó rápidamente, pero sus dirigentes siguieron actuando a través de aquellos periódicos, hasta 1906, cuando fueron acusados de participar en una conspiración contra el presidente Reyes. Aunque finalmente el gobierno tuvo que admitir que tal complot nunca había existido, el mal ya se había hecho porque los editores de ambos periódicos fueron arrestados y enviados a colonias penales de otras regiones del país, por lo que desaparecieron las publicaciones. El resto del quinquenio de Reyes no proporcionó las condiciones necesarias para la politización de las organizaciones de los trabajadores, tanto por el creciente autoritarismo del ejecutivo, como por la estrecha vigilancia que soportaron los grupos obreros después de este episodio34 . Tras la caída de la dictadura, la organización de los trabajadores volvió a surgir con fuerza en algunas regiones del país y de su mano apareció también un importante número de periódicos. Precisamente, una característica central de lo que denominamos prensa artesanal–obrerista fue la relación de dependencia que mantuvo con partidos, gremios o asociaciones obreras. No aparecían por iniciativa particular de algunos personajes, sino por estrategia y tradición política de

34.

D. Sowell, op. cit., pp. 133-134.

100

El obrero ilustrado

esas organizaciones, ya que inmediatamente después de su fundación se procedía a crear un periódico que le sirviera de órgaNo. Así, la Unión Obrera (1909) tenía el periódico Unión Industrial; La Unión Nacional de Industriales y Obreros (1910) desarrolló su propaganda a través de La Razón del Obrero y El Proteccionista; La Unión Obrera de Colombia (1913) editó La Unión Obrera; y el Partido Obrero (1916) fundó un periódico con el mismo nombre. Este proceso no fue excluido de Bogotá, sino que se repitió en otras ciudades. Por ejemplo, en Bucaramanga el Centro Instruccionista de Artesanos (1910) creó Trabajo y Libertad y posteriormente (1912) Libertad y Trabajo; el Comité de Obreros (1911) publicaba La Unión Obrera; los voceros de la Unión Obrera de Colombia (1913) sostenían El Obrero Moderno; La Sociedad de Artesanos de Pereira (1909) publicó El Pueblo; en Cúcuta, la Sociedad de Artesanos Gremios Unidos (1911) tenía como vocero a El Artesano; en Facatativá, la Sociedad de Industriales y Obreros (1913) editó El Yunque; en Ocaña, la Sociedad de Artesanos (1904) contaba con El Artesano de Ocaña; y la Sociedad de Obreros y Artesanos de Tolú (1912) patrocinaba La Correspondencia. Esta prensa reflejaba la fase de transición del movimiento obrero, en la que se pasaba del predominio de los artesanos al de los obreros asalariados. Estos dos grupos sociales exigían una apertura del sistema político, que permitiera su participación y atendiera sus demandas, y compartían la creencia en la necesidad de la educación para el pueblo y de la unión obrera. Pero, mientras que para los primeros las leyes proteccionistas eran una prioridad, para los segundos era más importante la cuestión de los salarios y la compensación por los accidentes de trabajo35 . El tránsito del mundo artesanal al obrero, significó el aprendizaje no sólo de un lenguaje y una ideología particulares, sino también de nuevas formas de lucha. Conceptos como, lucha de clases, socialismo, huelga, obrero, proletariado, debieron ser aprendidos o reinterpretados bajo una nueva corriente de pensamiento derivada del movimiento obrero internacional. Aunque la prensa artesanal–obrerista no tuvo nexos directos con este movimiento, sí cumplió una función pedagógica importante en la incorporación de nuevos patrones de pensamiento y de comportamiento en algunos sectores del pueblo trabajador. El Obrero Moderno, de Bucaramanga, fue quizás el primer periódico que empezó a enseñar los conceptos de huelga, clase y lucha de clases, desde una perspectiva marxista, aunque es evidente que ellos mismos disponían de una información muy limitada36 .

35. 36.

Ibíd., p. 153. “El Porvenir Obrero” y “Asuntos sociales. La guerra futura.”, Nos. 2 y 12, 25 de enero y 7 de junio de 1913.

101

Luz Ángela Núñez Espinel

Todas estas publicaciones compartían una agenda temática: necesidad de la unión obrera, proteccionismo, educación, salarios, condición de vida de los trabajadores, rechazo a las guerras civiles, apoliticismo, anti-conservadurismo, progreso y lucha antialcohólica. Sin embargo, era posible el abandono de estos asuntos cuando había una coyuntura electoral o una disputa política, para dedicarse casi exclusivamente al tema que les interesaba37 . Para estos periódicos, resultó fundamental la campaña en favor de la paz como prerrequisito para alcanzar el progreso y el bienestar nacional. En sus escritos concluían que las guerras sólo habían traído ruina económica y perjuicios para los trabajadores y sus familias, y que, en consecuencia, era prioritario consolidar la paz y la concordia nacionales. El fantasma de las guerras civiles seguramente contribuyó al rechazo de las doctrinas que postulaban una trasformación revolucionaria de la sociedad, ya que, incluso, los periódicos socialistas se oponían al uso de la violencia y se aferraban a ideas evolucionistas y pacifistas, como lo manifestaba, en 1913, El Obrero Moderno:
ESTA HOJA no tiene todavía el carácter de una empresa estable: es sólo un órgano de propaganda de ideas nuevas sobre orientaciones políticas que han producido ya muy benéficos resultados en otros países, no obstante que apenas se han iniciado. Uno de los resultados que ya se empiezan a palpar es el afianzamiento de la paz porque el Obrero Instruido en las ideas de la fraternidad y democracia no se deja llevar fácilmente a las matanzas de hermanos sin una causa muy poderosa.38

Esta misma idea también influyó durante la Primera Guerra Mundial, cuando se defendieron postulados pacifistas. Aunque el antibelicismo fue promovido por algunos movimientos socialistas y anarquistas a nivel mundial, consideramos que las organizaciones obreras del país no se inspiraron en estas fuentes, sino principalmente en una lectura de la historia nacional39 . La adopción de preceptos pacifistas evitó una radicalización mayor en otros aspectos, como el religioso, donde se adoptó una actitud de respeto hacia el catolicismo por su arraigo en el pueblo colombia No. Por ello, no atacaban directamente los dogmas de la Iglesia (en general se ignoró el tema), y se adoptó un lenguaje deferente para referirse a los sacerdotes y jerarcas de la institución. Esto no implicaba una defensa del pensamiento clerical, sino el intento de desplazar el
37. Cfr. El Proteccionista, Bogotá. Este periódico descuida sus artículos de fondo para dar cabida a las orientaciones electorales y a la publicación de telegramas de adhesión y de conformación de comités eleccionarios. En 1911, cuando alcanza representación en la Asamblea Departamental, dedica buena parte de su periódico a transcribir sesiones e intervenciones de sus representantes. “Esta hoja”, en: El Obrero Moderno, Bucaramanga, No. 18, 16 de agosto de 1913. Véase, por ejemplo, Adelio Romero, “Lo de siempre”, en: La Libertad, Bogotá, No. 136, 20 de diciembre de 1916.

38. 39.

102

e incluso llegó a transcribir una de sus sesiones. puesto que rehusaban denominarse como tales por miedo a la reacción popular y a la idea de la revolución social. que podía alejar de la causa obrera a muchos obreros católicos. 41. los periódicos artesanales–obreristas son difíciles de caracterizar en la medida en que. 7 de noviembre de 1918. 10 de mayo de 1913. puesto que otro de los argumentos centrales para no atacar a la Iglesia era la libertad de conciencia (idea netamente liberal radical). de manera que se incluyeran sus reivindicaciones. No. sin poner a alguno por encima de los otros40 . querían evitar caer en una discusión bizantina. teóricamente. lo que le valió fuertes críticas. más bien. en: La Libertad. No. No. 9. 103 . Hacia mediados de la década de 1910. Bogotá. Sin embargo. Girardot. “Americanismo”. “La masonería en Inglaterra”. que implicaba respeto para todos los cultos y creencias: catolicismo. 16 de agosto de 1913. No. “Tres de Noviembre”. 79. Bucaramanga. una ampliación del campo político. aunque en la práctica algunos mantenían vínculos con el liberalismo o el republicanismo. en: La Razón del Obrero. 1º de enero de 1910. Rafael Gutiérrez. tras este lenguaje deferente se vislumbraba cierta rebeldía. 19 de marzo de 1911. rechazaban los partidos políticos. no buscaban rupturas radicales con el orden establecido. Además. sino. “El tratado de abril”.El obrero ilustrado centro de la discusión de cuestiones religiosas para abordar otros temas que consideraban de mayor importancia. algunos periódicos empezaron a adoptan una ideología socialista. en: El Luchador. 42. Han de Islandia. Rafael González Castro. incluso por la liberal41 . En la prensa artesanal–obrerista también se reproducían las campañas moralistas adelantadas por las elites letradas y por la Iglesia. Con ello. sobre todo. en: El Ariete. 16 de enero de 1913. la pérdida del istmo generó un sentimiento de indignación contra los Estados Unidos y algunos sectores de las clases dominantes de Colombia. y “Palabras iniciales”. “Los yanquis en México”. Especialmente. como lo declaraban expresamente los autores en muchos artículos. tanto sus exposiciones teóricas como sus acciones. 1. “Actitud del pueblo”. que se asociaba con las guerras civiles y. 26 de agosto de 1919. Bogotá. Medellín. Felipe Barón. en: El Baluarte. difundían las ideas liberales heredadas de la Revolución Francesa y. El Obrero Moderno anuncia cotidianamente el lugar y el horario de los oficios protestantes. 9. No. es posible encontrar algunos aspectos que los hacen similares: puede afirmarse que eran reformistas. Cfr. Sobre la masonería. Ideológicamente. espiritismo. Bogotá. 18. En esta postura había una gran dosis de táctica política. que fue compartida por toda la prensa obrera de estas décadas. El Obrero Moderno. véase. en: Trabajo y Libertad. No. pero muy tímidamente. fueron poco claras y coherentes. derivado de la pérdida de Panamá y la intervención de Estados Unidos en la Revolución Mexicana. en este mismo periódico. Aunque no es una de sus características más sobresalientes. Bucaramanga. 8. encontramos un sentimiento antiimperialista. como eran las 40. protestantismo. 28 de septiembre de 1910. masonería. No.

anarquistas. El Martillo. Verbo Rojo (Tulúa. donde predominaba la crítica ácida. Los periódicos más representativos fueron: El Símbolo (Cartagena. defensa a ultranza de los principios del liberalismo radical y la difusión de ideas socialistas y. generalmente. 1916). y aunque la prensa artesanal–obrerista también fue excomulgada y censurada. En efecto. el rechazo a la violencia y la fraternidad entre los obreros. El Martillo (Pereira. Si algunos de estos nombres representaban en sí mismos un desafío al orden establecido. 1915-1916). El Comunista (Cartagena. (Puerto Tejada. Incluso. El Látigo. Esto. la temperancia. doble moral y compromiso con el poder por parte de las altas jerarquías de la Iglesia católica. El Ariete (Bogotá. 1910-1915). estas publicaciones. la denuncia y la agitación. sino que obedecían a iniciativas individuales o de pequeños grupos informales. Este tipo de periodismo se desarrolla entre 1909 y 1918 y. y El Símbolo. 1910). en su tercera edición. que rememoraba al temido anarquista francés de fines del siglo XIX. a diferencia de la prensa artesanal–obrerista. El Ariete se proclamó como “Diario radical-socialista”. como mostramos en el parágrafo de este capítulo consagrado a la censura y la libertad de prensa. como Ravachol. que apuntaba tanto a legitimar el proceso de modernización capitalista como a eliminar los obstáculos mentales y culturales que se le oponían. Por su marcado carácter anticlerical desplegaron una intensa campaña de denuncia de la corrupción. A diferencia de la prensa artesanal–obrerista. 1916-1917). pero con la diferencia fundamental de que esas campañas tenían como objetivo la superación de sus condiciones de ignorancia y de pobreza y no el sentido discriminatorio del proyecto de las elites. posteriormente. Era una prensa combativa.Luz Ángela Núñez Espinel relativas a la higiene. Se caracterizó por un marcado carácter anticlerical. no dependían de partidos o gremios. sus subtítulos reconfirmaban esta idea. se definió como “periódico librepensador y socialista”. como “publicación refractaria a toda creencia religiosa”. B. en menor medida. los ataques más fuertes los sufrieron los periódicos radicales. 1910). 1910). 1910). se publicó otro tipo de prensa. esta posición combativa les generó muchos inconvenientes con el Clero y las autoridades locales. Prensa radical En forma simultánea a la prensa artesanal–obrerista. Ravachol (Bogotá. no encontramos ejemplos de prensa radical en la primera década del siglo XX. así como su desmedida intromisión en 104 . Chantecler (Bogotá. porque su misma beligerancia no encontraba lugar en el estrecho marco político del quinquenio de Reyes. que hemos llamado radical.

14 de marzo de 1910. “Consejos sanos a los trabajadores”. Figura No. corría por cuenta de la habilidad del autor. No. eran costosas y algunas veces demasiado complejas para las limitadas posibilidades de los periódicos. todo lo demás. Luis Capella. 8. Tunja. quien. No. Luis Perea. Numpaque. xilografía y fotograbado. los periódicos obreros no se distinguieron por el uso de ilustraciones. 3. Cartagena. Las técnicas de grabado. ya que sólo exigían un trozo de madera adecuado y una navaja o punzón. Pablo E. denuncias concretas contra algún sacerdote y mediante caricaturas. 10–108. Éstos eran mucho más baratos. 4. Bogotá. en: El Símbolo. puesto que. sino un aficionado43 .El obrero ilustrado todos los aspectos de la vida social y cultural del país. Esta campaña se hacía a través de artículos. la actuación de la Iglesia católica era el problema más grave que tenía la nación. en: El Martillo. reproducción de textos extranjeros. Pereira. en: El Símbolo. 17 de julio de 1910 42. 2003. No. Sobre la llegada y difusión en Colombia de las técnicas de grabado. 29 de octubre de 1916. se le consideraba culpable de las guerras civiles. en general. xilografía y fotograbado. Cartagena. “El clero es responsable de las guerras civiles”. 2 de septiembre de 1910. Para estos periódicos. no era un dibujante profesional. 43. pp. Grafiboy. Historia de la imprenta en Tunja. La utilización de estas últimas fue un elemento innovador y característico de la prensa radical. 1 Caricatura “El Portal del Gobierno”. de mantener al pueblo en la pobreza y la ignorancia. generalmente. y de someter al país a una verdadera “dictadura clerical”42 . véase. 2. “Dictadura Clerical”. aunque algunas hojas radicales trataron de salirle al paso a estas dificultades a través de los grabados en madera. tomada de Ravachol. 105 . No.

tomada de Ravachol. En todo caso. 29-30. cucharas y molinillos– y ese conocimiento le sirvió para hacer grabados y caricaturas. Universidad del Valle. Bogotá. 2). pp. que fueron publicados en su periódico El Martillo. Figura No. Ignacio Torres Giraldo.1). Ignacio Torres Giraldo narra como anécdota personal que aprendió a tallar madera a través de la observación y las enseñanzas que de dejó un “cristero” –tallador de cristos. 2 Caricatura “Dávila Flores y los Jesuitas crucifican a Colombia”. como El Aguijón y Vendimia44 . inmoralidad e hipocresía (véase Figura No. los periódicos bogotanos atacaron con mayor empeño a los jesuitas mediante la publicación de punzantes caricaturas (ver Figura No. quienes aplicaron su destreza a la talla en madera o enseñaron a otros cómo hacerlo. No. En general. señalando la postración de los políticos ante el Clero y denunciando su riqueza. Anecdotario.Luz Ángela Núñez Espinel En la adquisición de este aprendizaje fue muy importante el conocimiento de los artesanos que trabajaban con madera (talladores y ebanistas). aunque las críticas iban dirigidas contra toda la institución católica. Cali. las caricaturas trataban de mostrar cómo funcionaba la “república camandulera”. 2004. 13 de agosto de 1910 44. 7. y en otros. donde estuvo como colaborador. 106 .

Ravachol respondió al ataque de Los Principios. virtualmente impulsado por la Iglesia católica. justicia. Pereira. en los periódicos anticlericales se desarrollaron las más extensas disertaciones “teológicas”. puesto que. como lo evidenciaba El Martillo. pues reivindicaban claramente un socialismo cristiano y destacaban la labor de Jesús como el “primer socialista” que existió en el mundo. No. “El corazón de Jesús”. en 1916: Nuestra labor está muy lejos de ser anticristiana. sea cual sea su fin. la venta de reliquias y objetos sagrados. 13 de agosto 13 1910. Bogotá. pero sí es anticatólica. sino que se encontraba en los principios liberales y el socialismo. No. Pereira. “Sueltos”. pero no ateos. el socialismo y el anarquismo. especialmente el sacramento de la confesión. un periódico católico. sino de la actuación del Clero en favor del Partido Conservador y contra el pueblo. Sobre este tema son muy ilustrativos los debates que se desarrollaban entre los periódicos radicales y los periódicos conservadores y clericales. 7. 107 . “EL Dogma de la resurrección”. 21 de octubre 21 1916. por un Dios de amor. trataron de argumentar que el verdadero cristianismo no era el católico. 7. 46. y la conveniencia de los mandamientos. se criticaba la manera como la Iglesia alimentaba la ignorancia y la superstición para lucrarse de las riquezas. (…) Nuestra labor es poner dique a quienes fanatizan al pueblo en creencias o causas. toda vez que no hay por qué lanzar el individuo al error de dónde solo saldrá cuando la razón le conquiste. y mostrar que “ellos” eran los buenos y el Clero el malo. No. querían dar la vuelta a la condenación que el Clero había hecho del liberalismo. Pepet. Además. en: El Martillo. y por eso se les combatía en nombre de la razón y el librepensamiento46 . con el fin de controvertirlos. 45.45 En los artículos se examinaban algunos principios de la fe católica. 16 de septiembre de 1910. Sus directores no estaban en contra de las creencias religiosas de la población. Con esto. en: Ravachol. No. En estos casos. ya que ese cristianismo de que hablamos murió con sus apóstoles y quedando esa rama que lleva su careta aunque está muy distanciada (sic). la invocación a los santos para mejorar el clima o las cosechas. Bogotá. en: Ravachol. en: El Martillo. “Libre pensamiento”. igualdad y fraternidad.El obrero ilustrado Esos periódicos eran anticlericales. En 1910. 12. de la ciudad de Pereira. 25 de noviembre de 1916. pretendían cambiar la imagen de un Dios castigador y vengativo. el dogma de la resurrección. Paradójicamente. 2. por esta particular característica de ser “anticlericales pero no ateos”. como lo puede ver quien tenga la serenidad de poner en tela de juicio estas opuestas palabras: Cristianismo y Catolicismo y sólo así comprenderá cuanto dista de los actuales ministros a los de los tiempos apostólicos.

El Martillo entró en un fuerte debate con La Idea y La Consigna. en: Ravachol. como había ocurrido con Galarza y Carvajal. para tomar venganza. culpables de la muerte de Rafael Uribe Uribe. sin verse inclinado a condenar estas en nombre del ideal evangélico. había afirmado que la muerte de este dirigente liberal había sido un castigo divino por desobedecer al Sumo Pontífice. la caridad y la fraternidad. contra la sociedad y contra Dios. El debate giró en torno a este crimen. cruel y depravado”. No. En su defensa. a lo cual añadía que si Dios utilizaba a personas como Galarza y Carvajal. y si son liberales de verdad. agosto 27 de 1910. Restrepo B. En todo cristiano que comprende las enseñanzas de su maestro y las toma en serio. Ernesto Macías Escobar. airado.47 Posteriormente. San Pablo y San Crisóstomo. hay un fondo de socialismo. 9. pero absolvían a los asesinos. especialmente entre los periódicos radicales que tenían a Uribe Uribe como mártir del librepensamiento. Bogotá. donde afirmaba que “si hay liberales buenos es porque en realidad de verdad no son liberales. Otro sacerdote. trataba de mostrar que esa afirmación era incoherente y que quienes eran realmente malos eran los sacerdotes que condenaban a los liberales.Luz Ángela Núñez Espinel que lo condenaba por propagar las ideas socialistas. como también lo habían hecho los santos y los papas. cualquiera que pueda ser su odio contra la religión. y finalmente añadió que era imposible. y echar al mismo tiempo una mirada sobre las condiciones actuales. para probarlo. a lo que El Martillo respondió. y a partir de esta idea concluía que lo expresado por Macías Escobar era una blasfemia contra la familia de Uribe Uribe. “Socialismo cristiano”. que no encontraba dónde estaba la desobediencia y que no respetaba las opiniones de este prelado porque ningún librepensador estaba obligado a obedecer al Pontífice y porque “Dios no es un ser vengativo. “ese Dios sería un monstruo”. iniciado en un artículo del presbítero N. y publicado en La Idea. La discusión continuó luego en La Consigna. lleva en si un cristianismo inconsciente. la estrategia de 47. transcribió algunas citas de León XIII. no son buenos porque el liberalismo está condenado por la iglesia”. y todo socialista. un tema que despertaba muchas sensibilidades. La respuesta de El Martillo. Como se aprecia. librepensadores y dejarse manipular por EL Aguijón –otro periódico radical de Pereira–. firmada con el pseudónimo de Fontaine. que los acusó de ser anticlericales. sanguinario. 108 . Leer atentamente las profecías del Antiguo Testamento y del Evangelio. el articulista respondió que el socialismo no se apartaba del cristianismo porque Jesús había predicado la igualdad..

Amo el acero que arma el brazo del rebelde. partiendo del hecho de que Pío IX. en: Ravachol. “Por qué no somos católicos”. las ideologías de rebelión serán también religiosas”50 . 109 . del mismo autor: “La religión y la ascensión del socialismo”. En la emergencia del socialismo como discurso. y odio a esa caterva de felinos coronados. por el atraso de la sociedad colombiana en el proceso de modernización y por el innegable peso de la doctrina católica. infirió que “el liberalismo católico es condenado por el Syllabus y no el liberalismo cristiano. en: El mundo del trabajo. El debate se encuentra en los números 8. 11 de septiembre de 1910. Bogotá. Soy socialista y sin miedo y sin tregua lucharé por la redención del proletariado colombiaNo. Si por decir la verdad. 50. mañana he de llegar al sacrifico. es decir. Crítica. y las católicas en particular. Barcelona. en virtud del peso ideológico y cultural del cristianismo en el mundo occidental. en 1871. en 1910.. Pereira. 61 (cursiva nuestra).. aterrador y maligno vuela en distintas direcciones. rebelión y jazz. Estudios históricos sobre la formación y evolución de la clase obrera. fue común que sus primeras expresiones estuvieran fuertemente influidas y atravesadas por las nociones religiosas en general.) 48. en 1910: Soy rebelde y no reconozco sobre mí más autoridad que las leyes inmutables de la naturaleza que nos rigen. En consecuencia. parapetado sobre la trágica cruz. Colombia no fue ajena a ese proceso. Eric Hobsbawm. en los discursos de la prensa había un sincretismo muy especial. 11. 9. no importa! (. Resistencia. guiado por el color de la sangre de su víctima. pp. 1987. Odio al jesuita que cual formidable vampiro embozado. el pueblo.El obrero ilustrado El Martillo consistió en pasar de acusado a acusador y de hereje a defensor de la fe. pues. Desprecio el oro que prostituye las conciencias. Ver. 1999. No. en: Gente poco corriente. p. el que se esfuerza por establecer y predicar las doctrinas del mártir de Judea y combate los errores y adulteraciones que los clérigos católicos quieren hacer de la doctrina sublime de Jesús”49 . que llevan con sus especulaciones el silencio trágico de la miseria a los alegres hogares de los crédulos obreros. y 10 de El Martillo. Amo a los sacerdotes que ofician en el altar mil veces santo del trabajo. Editorial Crítica. “Tradiciones obreras”. como el que apreciamos en un artículo de Ravachol. había condenado a los católicos liberales. utilizando los mismos argumentos e idénticas fuentes de legitimidad que sus poderosos adversarios48 . 51-73. diciembre de 1916. “en la medida en que la religión es el lenguaje y el marco de toda acción general en las sociedades no desarrolladas (…). con la diferencia de que este tipo de socialismo surgió mucho más tarde que en Europa occidental y no podía ser de otra manera. Algo similar había intentado hacer Ravachol. Barcelona. 49.

Incluso. la prensa radical mostró mayor receptividad e incluso no dudó en mostrar su simpatía por esa corriente de pensamiento. el cual apuntaba hacia una forma de organización distinta. Continuidad. porque una buena parte de las tradiciones políticas. cuando el socialismo entraña la verdadera religión del porvenir. que era resaltada como la concreción de los ideales de Libertad. 2 de julio de 1910. aunque no se tuvieran ideas precisas sobre la forma como se pudiera construir dicha sociedad. 52. El Símbolo. de todas maneras. preguntad dentro de vuestra conciencia a dónde está la religión y pensad si debéis o no acogeros con decisión bajo los santos pliegues de la redentora bandera del socialismo que luce como lema estas tres grandes palabras: LIBERTAD. 2..(…) Madres. Cuando él nos manda de corazón amar a la caridad. Igualdad y Fraternidad. En el socialismo que reivindicaban estas empresas periodísticas. Simplemente. ese día en que ya no existirán fanatismos. No. en ciertos casos. de la idea socialista. al mismo tiempo. pero sí la verdadera República Universal”52 . en: Ravachol. 53. encontramos que. se insinuaba de una manera confusa.. 22 de septiembre de 1910. en plena concordancia con la democracia y la soberanía popular. En esta perspectiva. la imagen positiva del anarquismo estaba dada por la admiración que despertaban personajes como Ravachol o Ferrer. durante la segunda y tercera décadas del siglo pasado. a veces muy confuso y ecléctico. ese socialismo proponía ideas diferentes a las del radicalismo puro. que los más interesados en construir esa sociedad eran los obreros. No. Ruptura. pues imaginaba un tipo de sociedad que fuera más allá del capitalismo. sin evidenciar elementos teóricos ni políticos explícitos. 110 . que hacían las publicaciones de tipo artesanal–obrerista. víctimas desventuradas del dolor y de la injusticia social. lo que tampoco se dibujaba muy claramente en el panorama. Mayúsculas en el original. porque. niños. Bogotá. se notaba un esfuerzo de difusión. pues a veces consideraban al socialismo y al anarquismo como sinónimos53 .51 En esta primera época. quienes “sueñan que la humanidad por ley de evolución llegará a días mejores. 1º de diciembre de 1910. IGUALDAD Y FRATERNIDAD. el socialismo era presentado como una consecuencia natural de la evolución de la igualdad humana. hubo continuidad y ruptura respecto al radicalismo liberal. 51. la prensa se limitaba a exaltar el socialismo como una doctrina aplicable a la sociedad colombiana.Luz Ángela Núñez Espinel ¿Cómo no ser socialista?. en: Ravachol. “Grito social”. Bogotá. Cartagena. 14. Sin duda. más que por la comprensión teórica y política de la doctrina libertaria. En oposición a la condena vehemente de la ideología anarquista. Véase “El socialismo”. ancianos. ritos y discursos radicales se mantuvieron intactos en el imaginario del naciente socialismo.

se habían creado nuevas asociaciones independientes de los partidos políticos tradicionales. la discusión empezó alrededor de 1916. y para otros el convencimiento de que el objetivo central no era la confrontación con la Iglesia. 1918). Creemos que hubo dos factores esenciales. el Partido Obrero. la fundación del Partido Socialista en 1919. marzo de 1916. el impacto de la Revolución Rusa en 1917. en los números 113–116. El primero. Además de esta campaña para que se asumiera abierta y explícitamente el socialismo. Allí. la Sociedad de Luchadores (Medellín. evidentemente no fue un proceso lineal ni total. del Clero. sino la organización de los trabajadores. 1918). 1918). En el plano de las organizaciones de los trabajadores debe mencionarse que. el Sindicato Central Obrero (Bogotá. en los últimos años de la década de 1910.El obrero ilustrado C. para hacer frente a este problema. e incluso del Partido Obrero donde la ideología socialista se hacía cada vez más explícita: la Confederación de Acción Social (Bogotá. Este escritor creía que el conflicto no era entre el obrero manual y los industriales. H. con la crítica que periódicos como La Libertad hicieran al Partido Obrero. Adicionalmente. como lo señala Mauricio Archila. pero no únicos. no sólo aportó elementos teóricos sino un ejemplo de cambio social concreto por vías de hecho. En el plano puramente periodístico. 111 . sino contra los ricos que vivían del esfuerzo obrero y que. y por otro. que sirvieron como catalizadores de estos cambios en la prensa: por un lado. y acentúo el sentimiento de pertenencia a una comunidad internacional que perseguía un mismo fin. Caster escribió varios artículos sobre este mismo tema. Herman Caster mostró su inconformidad con el Partido Obrero. no debemos olvidar que la prensa radical venía haciendo algo similar desde una fecha más temprana54 . ya que muchas de las características de estos dos tipos de prensa permanecieron durante el siguiente período y algunos procesos de ruptura se acentuaron. Emergencia de la prensa socialista El tránsito de la prensa artesanal–obrerista y de la prensa radical hacia la prensa revolucionaria. 1915). se debía adoptar el socialismo. Esta transición implicó para algunos la aceptación abierta del socialismo. la Sociedad de Obreros y Artesanos (Montería. “pasó de una preocupación excesiva en la lucha 54. porque le parecía que esa denominación lo restringía a ciertos sectores sociales y porque durante sus tres años de existencia se había probado que esta organización política era manejada por los partidos militantes. en la mediada en que la creación del Partido Socialista bosquejó una perspectiva nacional para las organizaciones de los trabajadores. de La Libertad.

Estas fueron las directrices que guiaron a las organizaciones obreras de los trabajadores durante más o menos tres años. M. Medófilo Medina. cuando las necesidades y conveniencias lo exijan. 55. con la participación de alrededor de veinte asociaciones.. fue el relativo a la participación electoral. podrán pactar con los demás partidos afines. 52. Cultura e Identidad Obrera. 218-219. pp. op. 56. en agosto de 1919. cit. puesto que en la primera de estas dos fechas se declaró la abstención. a los braceros de Cartagena y a los empleados del ferrocarril y del puerto de Santa Marta. Medófilo Medina señala que el éxito de estos movimientos tuvo una repercusión positiva en la opinión pública y sirvió de estímulo a otros sectores de los trabajadores para emprender acciones similares56 . p. no sólo se adoptaba la participación electoral de los socialistas. 112 . Archila. Es importante resaltar que. “Plataforma Socialista”.Luz Ángela Núñez Espinel interpartidista a una mayor atención a los aspectos socioeconómicos que vagamente designaban socialismo”55 . sino que se abría la puerta para hacer alianzas con otros partidos.57 En pocas palabras. que formalizó la creación del Partido Socialista y en la Constitución Socialista. que recogía los elementos ideológicos presentes en las principales organizaciones políticas de los trabajadores y debía servir como base para la formación de un Partido Socialista. que involucró a los trabajadores portuarios de Barranquilla. 65. 57. a comienzos de 1918. op. 52.. con la colaboración de otras organizaciones. cosa que efectivamente ocurrió en mayo de ese mismo año. que se llevó a cabo a mediados de enero de 1919 en Bogotá. Este autor considera el año de 1917 como fecha de fundación del Sindicato Central Obrero. El único cambio significativo en la posición de los socialistas entre enero y mayo de 1919. No. En esta coyuntura de auge de las luchas huelguísticas. en: El Luchador. mientras que en la segunda se estipuló que. Todos los Directorios Socialistas están en deber de trabajar porque el Partido obtenga el mayor número de representantes en los cuerpos colegiados. cit. o que tengan mayores puntos de contacto con las aspiraciones de este Programa. cit. aprobada en el Primer Congreso Obrero del Partido Socialista. Medellín. M. Esta asamblea aprobó una Plataforma Socialista.. op. y para el efecto. salvo una modificación de fondo. julio 1 de 1919. Medina. En el plano de las luchas sociales. se originó un fuerte movimiento huelguístico en la región de la Costa Atlántica. p. los puntos de la Plataforma se mantuvieron en la Asamblea General Obrera. convocó a una Asamblea General Obrera. el Sindicato Central Obrero de Bogotá.

5. El socialismo trabajará por mayores garantías para la mujer. “No pretende la abolición del Estado. el colectivismo exagerado ni el comunismo. la organización de los trabajadores. los principales artículos del Programa socialista. la lucha antialcohólica y contra la prostitución. reglamentación del sistema tributario para que no afecte a las clases trabajadoras ni a la industria nacional. Igualdad y Fraternidad. porque encontramos una correspondencia muy grande con los contenidos de los periódicos. legislación sobre adjudicación de baldíos. Los directorios socialistas deben impulsar reformas a la legislación obrera58 . de la propiedad ni el capital”. Podríamos decir que existió coherencia y disciplina entre los principios políticos del Partido Socialista y los periódicos afiliados o simpatizantes. una ley sobre habitaciones para obreros. de la sociedad. 7. la educación. independiente y sin compromisos con los partidos militantes.El obrero ilustrado En esencia. la protección a la mujer. “La organización obrera es libre. 8. 3. de manera que había correspondencia entre 58. una reforma educacionista. Propende por la reforma del Estado para que dé cabida “a todas las aspiraciones políticas y sociales con entera libertad. Se basa en los principios del socialismo moderado y por lo tanto no aceptan el anarquismo. 4. que su política es económica y social y que dentro de sus filas caben todos los ciudadanos de buena voluntad dispuestos a luchar en causa común por las reivindicaciones del proletariado”. 113 . pueden resumirse así: 1. 6. Establece que la bandera del partido será roja y su lema: Libertad. Recomienda como bases para la emancipación obrera. el ahorro. Presentamos en detalle estos puntos. la necesidad de la legislación obrera. que privilegiaron temas como la difusión del socialismo. ni sectas religiosas. reglamentación de la prostitución y profilaxis social”. Ibíd. Esto se explica en virtud de que la Plataforma recogió en gran medida las aspiraciones de las principales organizaciones obreras a través de un proceso incluyente y democrático. 2. pero sí persigue la abolición de los monopolios y de los privilegios. la instrucción y el ahorro. la reivindicación de los principios de la Revolución Francesa.

“Salus populis”. 5 de noviembre de 1919. que florecían en todo el mundo y que acababan de tomar el poder en Rusia59 . el paso de la lucha gremial a la lucha de clases. Rápidamente. 60. como el de la educación. a su vez. 114 . Véase. No. sino que todo el pueblo salía perjudicado por los altos impuestos. la legislación obrera. que pretendía un sistema tributario justo. que no eran tan comunes. Medellín. Se exaltaba el valor del pueblo ruso para levantarse contra sus opresores. las organizaciones de los trabajadores y los periódicos obreros adoptaron abiertamente el apelativo de “socialistas”. las huelgas. buscaba sustraer a su organización de la órbita de los partidos políticos que se disputaban el control político desde mediados del siglo XIX. para alinearse con los nuevos partidos proletarios. bajo la premisa de que este no era un problema sólo para los pequeños industriales. la lucha antialcohólica y la necesidad de la organización de los trabajadores. tuvieron mayor énfasis. puesto que las organizaciones obreras colombianas se encontraban bastante aisladas de sus similares de otros países. 99. Aunque desde el presente estas acciones parecen conllevar un cambio pequeño. en 1919: No hay que confundir pues el SOCIALISMO colombiano con el bolshevikismo (sic) ruso. la solidaridad internacional y el problema de los inquilinos. El tema del proteccionismo fue eclipsado por una reivindicación más amplia. Este sentimiento de cercanía y solidaridad con el proceso ruso no fue inmediato. Otros. Juan Lanas. Además.Luz Ángela Núñez Espinel el trabajo político y la Plataforma y ésta. op. puesto que implicaba reconocer el carácter capitalista que dominaba en la sociedad colombiana y por lo tanto. como el de la mujer. le dio un nuevo impulso y una orientación renovada a las organizaciones y a los periódicos. cit. este hecho no tenía nada de insignificante. la prostitución. M. En las primeras referencias a la Revolución de Octubre predominaba una mezcla de admiración y rechazo. ni mucho menos. como lo manifestaba El Luchador.. en: El Luchador. Medina. 60 59. pero al mismo tiempo se mantenía distancia con el carácter violento y radical de ese “comunismo” o “bolcheviquismo”. de Medellín. Muchos de estos temas. por ejemplo. el ahorro. y aun algunos historiadores han criticado al Partido Socialista por su carácter reformista y no ser realmente un partido de clase. habían estado presentes en la prensa artesanal-obrerista y en la prensa radical. como torcida y maliciosamente lo interpretan y divulgan los enemigos sempiternos de las clases trabajadoras para mantener firme el imperio del AMO que nos veja y nos explota. 71. superando los miedos y las vacilaciones que en el pasado les había impedido dar este salto.

Puede consultarse en: José Antonio Osorio Lizarazo. entre 1918 y 1919 desaparecieron los periódicos de otras tendencias en beneficio del socialismo. 326–336. la fundación del partido estimuló la creación de periódicos en diferentes lugares del país. Esto ocurre por el efecto de demostración que creó la estrecha relación establecida entre el Partido y sus publicaciones. Puede quedar la impresión de que. del obrerismo hacia el socialismo.El obrero ilustrado Algunos periódicos lideraron el tránsito. por su larga duración (1907–1939?). a través del mismo. cit. Sindicato Central Obrero. El Socialista apareció en 1920 y también tuvo una larga duración. si tenemos en cuenta que se editó hasta finales de 1928. este periódico comenzó como un órgano literario. y porque. pero hay ambigüedad frente a si aún se continuaba publicando en ese momento o si había desaparecido un par de años antes.. “Pablo Emilio Mancera. pp. Adicionalmente. el hombre que durante 40 años publicó un periódico del que era el único lector”. el 61. El primero. José Antonio Osorio Lizarazo publicó una crónica sobre este periódico en 1939. Sus páginas recogieron la discusión sobre la necesidad de adoptar la ideología socialista y de crear un partido que tuviera cobertura nacional. logró llegar a ser una de las publicaciones más importantes de esa década. sacó a relucir su carácter político y se declaró republicano. cuando el promedio de duración de los periódicos obreros era de un poco más de un año. en una coyuntura favorable. allí se difundieron los principios del nuevo partido y se impulsaron los primeros esfuerzos por poner a funcionar la estructura organizativa a nivel local y departamental. A los pocos meses abandonó está denominación (abril de 1910) y en junio de 1912 cobró nuevo impulso como “Periódico obrero”. que buscaban extender y consolidar la labor iniciada. La Ola Roja y El Cóndor. Entre las publicaciones mencionadas. como El Piloto. cabe destacar a La Libertad y El Socialista. en septiembre de 1909. pero apenas hubo mayor apertura. En 1916 se convirtió en una de las primeras publicaciones que abrazaron el socialismo y llegó a ser órgano del Sindicato Central Obrero y del Directorio Ejecutivo Nacional Socialista. Así mismo. en: op. Tras la desaparición del Partido Socialista. para poder circular en medio de la estricta censura del quinquenio de Reyes. en 1919. El Luchador. como fue el caso de La Lucha. hasta mediado de los años 3061 . junto con La Humanidad y Vox Populi. que sí pertenecían a esa organización. La Libertad y El Baluarte. puede rastrearse la evolución ideológica y política de la prensa de la época. 115 . Aunque no se adhirió al proyecto político del Partido Socialista Revolucionario. En muy poco tiempo. Por su parte. El Socialista. En efecto. siguió trabajado en forma independiente de cualquier organización política.

capítulo primero). como la de- 62. Molina. por su labor de difusión ideológica. p. la hemos tomado de este autor. G.Luz Ángela Núñez Espinel Partido Socialista se convirtió en la primera organización de carácter verdaderamente nacional en la historia del país. De acuerdo con Gerardo Molina. Durante el período 1921-1922 encontramos una cantidad relativamente reducida de periódicos. Aunque sería necesario investigar más a fondo las causas de este descenso. 1. su base ya no era primordialmente artesanal y sentó raíces entre los sectores más modernos de la economía (sector fabril.. agitación electoral y solidaridad con el movimiento huelguístico que se desarrollaba. 116 . estas condiciones beneficiaron a la prensa. los socialistas respaldaron su candidatura. y los socialistas. sin embargo. op. incorporó a la plataforma de su partido algunos puntos centrales de la Constitución Socialista. “socialización de liberalismo”. En algunos sectores de la opinión pública. cit. y por la necesidad de ponerse a tono con los ideales de transformación social (Revolución Rusa y Revolución Mexicana). parece que éste se halla relacionado con el retroceso de las luchas obreras y con el proceso de “socialización del liberalismo”. 130. organización política. sin duda. pero no tanto como para prescindir de los grupos que deseaban militar bajo otras enseñas. si los sectores populares lo apoyaban. entre 1919 y 1921. enclaves y de transportes). y durante la convención liberal de Ibagué. creencia que era alimentada por los periódicos de esta tendencia y magnificada con ribetes apocalípticos por el Clero y los sectores más reaccionarios. puesto que en otros puntos centrales.62 Benjamín Herrera. Este último fenómeno se produjo por el miedo del liberalismo a perder su caudal electoral ante el impresionante avance de socialismo. La expresión. esto creó la idea de un avance incontenible del socialismo. eran numéricamente débiles y sabían por tanto que no podían llegar directamente al poder. respecto a 1919 (véase gráfica No. que esto no significó la adopción de una ideología socialista por el liberalismo sino solamente de la política social. en la que el liberalismo puso las masas y el socialismo la doctrina. en el breve período 1919–1921. Fue esa una operación muy simple. sobre todo en las ciudades. Efectivamente. prometió que si ganaba la presidencia pondría en práctica la política social que reclamaba el socialismo. candidato liberal en las elecciones de 1922. Aunque. puesto que las publicaciones también aportaron a los logros del Partido Socialista. aunque armados de un evangelio cautivador. Es importante señalar. Aquel era fuerte. que habían ganado honda simpatía entre la opinión pública. obtuvo importantes éxitos electorales. no se puede establecer una relación directa causa efecto. celebrada en ese mismo año.

El obrero ilustrado

fensa del petróleo frente a los intereses del imperialismo, la Convención de Ibagué se declaró partidaria de la inversión de capital extranjero en el país63 . De otro lado, aunque no es fácil precisar cuándo llegó con fuerza la influencia marxista al país, ésta se hizo más evidente desde 1918, año en que algunos pequeños grupos empezaron a estudiar y a reivindicar estas ideas. Sin embargo, fue sólo hasta finales de 1922, con el eclipse del Partido Socialista, que se empezó a diferenciar el “socialismo”, del “socialismo de izquierda” o “socialismo revolucionario”. La existencia de estas posiciones se puso de manifiesto ante la opinión pública nacional, en mayo de 1924, durante el Primer Congreso Obrero y la Conferencia Socialista, que sesionaron en forma simultánea en Bogotá. Allí no solamente rivalizaron socialistas del partido de 1919 y socialistas revolucionarios, sino que también hicieron presencia algunos líderes anarquistas y otros que se autodenominaron comunistas64 . Con todo, aun cuando en el Segundo Congreso Obrero de 1925 se presentaron las mismas fuerzas políticas que en el del año anterior y el evento fue organizado por la Unión Sindical, de tendencia anarcosindicalista, se logró mantener la unidad y dar un paso adelante en la organización de los trabajadores con la creación de la Confederación Obrera Nacional (CON), que, además, se afilió a la Internacional Sindical Roja. Esta situación de concordia cambió radicalmente, en el Tercer Congreso Obrero de 1926, cuando, tras una fuerte discusión entre socialistas y anarquistas en torno a la conveniencia de crear un partido político, los primeros lograron imponerse e impulsaron la fundación del PSR65 . Estos hechos fueron significativos para la prensa obrera, no sólo por el indudable impulso que le dieron la CON y el PSR, sino también porque marcaron los temas y delimitaron los espacios de acción y de confrontación de los mismos periódicos. Al respecto, pueden considerarse tres ejemplos: primero, la afiliación a la Internacional Sindical Roja, significó la posibilidad de recibir y publicar boletines y noticias de la Rusia soviética y del movimiento obrero internacional; segundo, algunos de los delegados obreros a los congresos se convirtieron en corresponsales de los pequeños periódicos para cubrir el evento y entrevistar dirigentes populares de otras regiones del país y, tercero, la escisión

63. 64.

65.

Ibíd., p. 129 y ss; M. Medina, op. cit., p. 72; I. Torres Giraldo, Los inconformes, t. 3, op. cit., pp. 709-713. M. Medina, op. cit., pp. 79-84. Este último autor y Diego Jaramillo, consideran que los años 19231926, constituyen un período de transición hacia la consolidación de un socialismo marxista. Ibíd., p. 84; D. Jaramillo, op. cit., p. 65. Para esta época, el grupo comunista ya se había disuelto, tras la muerte de Luis Tejada y la expulsión del país del ruso Silvestre Savitski en agosto de 1925.

117

Luz Ángela Núñez Espinel

política del movimiento obrero alimentó el debate periodístico entre periódicos anarquistas, socialistas revolucionarios y socialistas independientes. Este último punto es muy importante, porque es muy fácil pensar que en el último lustro del período toda la prensa obrera estaba vinculada con el Partido Socialista Revolucionario, dado el protagonismo político que alcanzó esta organización. Sin embargo, había una prensa claramente anarquista y periódicos socialistas que nunca se vincularon con el PSR. Lo singular del caso, es que no se trata de tres tipos de prensa diferentes, sino de dos: la anarquista (de la cual nos ocuparemos más adelante) y la socialista revolucionaria, donde están los periódicos del PSR y los independientes. Antes de continuar con el análisis de la prensa anarquista y socialista, queremos argumentar por qué no consideramos la existencia de una prensa comunista en esta época. En 1923 se hicieron visibles algunos círculos autodenominados comunistas, conformados básicamente por intelectuales, siendo el más sobresaliente el de la tintorería del ruso Silvestre Savitski, que analizamos en el capítulo anterior. La acción de este grupo no se redujo al estudio, sino que se vinculó con algunos sindicatos, como el de albañiles y los de las fábricas de cerveza Bavaria y Fenicia, y participaron activamente en el Congreso Socialista de 1924, al cual llevaron una propuesta de programa para la conformación de un partido político, que había sido redactada por Luis Tejada. Precisamente, este personaje, uno de los más sobresalientes y con mayor claridad teórica del grupo comunista, había fundado en 1919 en Barranquilla, junto con José Vicente Combariza (José Mar), un periódico político–literario, denominado El Sol, y luego volvió a editarlo en Bogotá, durante un breve período, a finales de 1922. Cronológicamente, este periódico apareció antes de la vinculación de sus editores al grupo de Savitski, sin que expresara los principios políticos que luego los caracterizarían66 . En conclusión, este grupo no impulsó una prensa que le sirviera de foro de discusión, sino que sus miembros más reconocidos escribieron en periódicos liberales, como Luis Tejada, quien ganó prestigio a través de sus crónicas, en El Espectador, y José Mar, que era un articulista muy leído de El Diario Nacional.

66.

Este periódico era de tendencia liberal, y apoyó la candidatura de Benjamín Herrera a la Presidencia. Algunos ejemplares se conservan en la Biblioteca Nacional. Véase, además: I. Torres Giraldo, Los Inconformes, t. 3, op. cit., pp. 713–715; M. Medina, op. cit., pp. 74–77.

118

El obrero ilustrado

D. Prensa socialista revolucionaria Aunque el número de periódicos obreros que se publicó durante los últimos cinco años de la Hegemonía Conservadora fue muy grande, no es fácil hacer un análisis histórico, porque la mayoría de las colecciones de prensa no se conservaron. El caso de la prensa anarquista es particularmente dramático, pues sólo pudimos localizar un ejemplar del periódico Pensamiento y Voluntad, en el Archivo General de la Nación, mientras que otros dos títulos se conservan en el Instituto de Historia Social de Ámsterdam (Holanda), donde fueron consultados por Alfredo Gómez, para realizar su investigación sobre Anarquismo y anarcosindicalismo en América Latina, en cuyo trabajo nos apoyaremos para esta parte del análisis67 . El caso de la prensa socialista revolucionaria, es igualmente lamentable por la falta de preservación de las publicaciones, pues ni siquiera los dos principales periódicos del PSR, Vox Populi y La Humanidad, se pueden consultar. Del primero sólo se conservan, en muy mal estado, tres números en el Archivo Histórico de Santander, mientras el segundo ha padecido una historia accidentada. En efecto, una colección de La Humanidad, que había pertenecido a Agustín Morales, sastre y militante del PSR y del PC, fue encontrada y consultada por Medófilo Medina para la elaboración de la historia del PC. Luego, Mauricio Archila hizo un análisis específico de este periódico; pero, posteriormente, la colección se perdió y no pudimos encontrar otros ejemplares en archivos o bibliotecas68 . En consecuencia, para el estudio de la prensa socialista revolucionaria nos basamos en unos pocos periódicos disponibles en la actualidad, principalmente no afiliados al PSR; en documentación tomada del Archivo General de la Nación; en el trabajo realizado por Mauricio Archila sobre La Humanidad, y en obras que recogen testimonios personales, fragmentos de prensa y entrevistas con personajes de la época, como los de Ignacio Torres Giraldo, María Tila Uribe y Medófilo Medina69 . Entre las principales características de la prensa socialista revolucionaria, cabe destacar las siguientes: difusión de un “discurso ideológico pluralista” que mezclaba, liberalismo, socialismo marxista, socialismo utópico, cristianismo y anarquismo; reivindicación de la herencia radical de la Revolución Francesa; confianza en la ciencia y en la razón; lucha antialcohólica; difusión de la Revo-

67. 68. 69.

Alfredo Gómez, Anarquismo y anacosindicalismo en América Latina. Colombia, Brasil, Argentina, México, Barcelona, Rueda Ibérico, 1980. M. Archila, “La Humanidad, el periódico obrero de los años veinte”, op. cit. M. Medina, op. cit.; I. Torres Giraldo, Los inconformes, t. 3, op. cit.; M. T. Uribe, op. cit.

119

Luz Ángela Núñez Espinel

lución Rusa; preocupación por la situación de la mujer; exaltación de los trabajadores como factor de progreso; necesidad de la organización obrera; reivindicación del cristianismo; campaña por la implementación de una legislación obrera, particularmente, el establecimiento de la jornada de ocho horas y el descanso dominical remunerado; seguimiento a las huelgas y luchas populares, preocupación por la situación de los colonos y trabajadores del campo, y antiimperialismo70 . Esta prensa se diferenció de las publicaciones obreras anteriores, porque, aunque mantenía una visión evolucionista, consideraba que el camino para la implantación del socialismo era la “revolución social”. Esto hizo que el tono de los periódicos fuese beligerante y que en algunos momentos, incluso, llamara abiertamente a la insurrección popular. En consecuencia, encontramos un abandono del pacifismo imperante en los tipos de prensa anteriores, aunque se mantuvo un sentimiento antimilitarista fuerte, por considerar que la guerra y la institución militar, en sí misma, perjudicaban al pueblo71 . En otros aspectos, también hubo cambios significativos. Frente a la situación del sector agrícola, la prensa artesanal obrerista había expresado su preocupación, principalmente por las prácticas inadecuadas de cultivo y la miseria del campesinado, y su contribución había sido la publicación de artículos o notas sobre técnicas agrícolas modernas. En la década de 1920, los análisis se desplazaron del problema técnico al problema social, denunciando el latifundio improductivo, la extensión ilegal de las haciendas sobre los terrenos de los colonos, las persecución contra los trabajadores y sus familias, la obligación de pagar terraje, etc. Estos periódicos registraban, además, las luchas de los campesinos y de los indígenas, destacándose especialmente Claridad, que se convirtió en defensor y vocero de las luchas libradas por los colonos de la región del Sumapaz. El antiimperialismo y el internacionalismo se hicieron más frecuentes, no como disertaciones teóricas, sino como artículos de denuncia de los intereses extranjeros sobre el petróleo colombiano, de la situación de los trabajadores en los enclaves petrolero y bananero, y de las invasiones estadounidenses a países como Nicaragua y Haití. La persecución y asesinato de trabajadores en diferentes lugares del mundo, también fue registrada con indignación, como la desaparición del “camarada Azzario” y la ejecución de los anarquistas Sacco y

70.

71.

La expresión “discurso ideológico pluralista” fue acuñada por el historiador Mauricio Archila para describir el periódico La Humanidad. Nosotros la hemos hecho extensiva al conjunto de periódicos de socialistas de la década de 1920. Cfr. “La humanidad, el periódico obrero de los años veinte”, op. cit., p. 23. “Policía medita”, en: Vanguardia Obrera, Barrancabermeja, No. 38, 2 de octubre de 1926.

120

El obrero ilustrado

Vanzetti. Más allá de la denuncia, también se cubrían las manifestaciones y actos antiimperialistas o de solidaridad internacional, realizados por obreros, estudiantes y artesanos72 . La prensa obrera que existía a finales de la década de 1920, no puede considerarse como prensa noticiosa, pues en realidad lo que hacía era sintetizar o comentar los acontecimientos registrados en los principales periódicos de la época, incluso en los casos de huelgas y manifestaciones. La fortaleza de estos periódicos estaba en el cubrimiento de las acciones de los trabajadores, que ocurrían en su ciudad sede o en la región aledaña, pero no tenían rápido acceso a información sobre otras regiones por los altos costos del servicio de telégrafo. Igualmente, presentaban información variada sobre los actores y espacios locales, pero no sobre los acontecimientos de repercusión nacional. Es más, si los periódicos bogotanos no alcanzaron un total cubrimiento nacional ni una representación global de la situación del país, menos podía esperarse esto de la prensa obrera regional cuyo alcance era más limitado. La Humanidad, que empezó a circular en Cali, en mayo de 1925, fue uno de los periódicos más importantes de la década de 1920, y estuvo directamente ligado a la CON y, de forma no oficial, al PSR. Según su director, Ignacio Torres Giraldo, se fundó porque ante el cierre de El Obrero del Valle, los trabajadores de la región se quedaron sin un órgano de expresión en un contexto de auge y radicalización de las luchas de los trabajadores y los colonos. El periódico clausurado era un semanario de la Sociedad de Albañiles, que se editaba desde 1923, pero no se pudo volver a imprimir porque, debido al tono radical que fue adquiriendo, el encargado de la tipografía evangélica La Aurora –que había sido el último refugio del periódico, tras la negativa de otras imprentas de publicarlo– les comunicó que no podrían seguir contado con ese taller73 . Ante esta situación, los dirigentes “comunistas” de la ciudad se dieron a la tarea de conseguir una imprenta y crear un periódico obrero. Para ello, constituyeron la Cooperativa Tipográfica, que sería la que sostendría la empresa, y adquirieron una vieja imprenta y una prensa de mano, casi inservible. Luego

72.

73.

De 28 artículos que encontramos sobre este tema, véase, especialmente: “Los Obreros de Colombia piden la desocupación de Haití”, en: Claridad, Bogotá, No. 63, 4 de diciembre de 1928; “Donde está el Camarada Azzario”, en: El Socialista, Bogotá, No. 524, 8 de julio de 1928; “Solidaridad estudiantil”, en: Claridad, Bogotá, No. 47, 23 de marzo de 1928; “Cuarenta colombianos acompañan a Sandino”, en: El Socialista, Bogotá, No. 526, 29 de julio de 1928; A. Villegas, “EL espíritu de la Tropical Oil Company”, en: Vanguardia Obrera, Barrancabermeja, No. 38, 2 de octubre de 1926. I.Torres Giraldo, Anecdotario, op. cit., pp. 106–107; y Los Inconformes, t. 3, op. cit., p. 797.

121

76. El Socialista de Bogotá exigió a las directivas del PSR que explicaran por qué había sido suspendida la publicación de La Humanidad. No. Aunque Mauricio Archila señala que siguió siendo diario hasta 1930. No podemos precisar cuándo dejó de circular y cuándo volvió a salir. Anecdotario. e Ignacio Torres Giraldo fue nombrado secretario general de la misma.. 24 de marzo de 1928.. puesto que Torres Giraldo salió del país después de la Huelga de las Bananeras. en Francia. p. Torres Giraldo. en diciembre de 192875 . p. t. Buenaventura y sus alrededores74 . Anecdotario. había algún grado de conocimiento y de seguimiento a los proyectos periodísticos internacionales. el título de esta publicación. Torres Giraldo. Pradera. sirvieron de estímulo para la creación de otras publicacio- 74. f. en: AGN. 3. 122 . aunque también tenía simpatizantes entre los artesanos. el periódico obrero de los años veinte”. 108–109. como Cali. en 1928. pp. pese al aislamiento relativo de la prensa obrera colombiana frente a sus similares de otros países. pues copiaba el nombre de un periódico fundado por Jean Jaurés.. fs. en: El Socialista. La Humanidad. podemos concluir que cuando reapareció lo hizo con una periodicidad diferente y seguramente con otro director. cit. Palmira. Esto evidencia que. op. AGN. 964. que salió a la calle el 16 de mayo de 1925. 19. M. cit. 531. cit. en octubre de 1928 –en el mismo momento donde todo parecía ir mejor–. 108–109. Archila. 6 de octubre de 1928. 964. tenía un hondo significado. y convertirse en diario. Manizales. gozó de gran reconocimiento entre las organizaciones obreras del país. La mayoría de sus colaboradores y lectores se encontraba en la línea del Ferrocarril del Pacífico. porque Cali fue elegida como la primera ciudad sede de esta organización. y las mismas autoridades señalaban que era “el más violento y subversivo de todos los que se publican en el país”76 . I. t. Informe del Gobernador de Caldas al ministro de Gobierno. órgano del Comité Central del Partido Comunista. Quindío y Valle. Esta publicación.Luz Ángela Núñez Espinel de adecuarlas. pero María Tila Uribe señala que hacia febrero de 1929 estaba “a las puertas” de ser diario. S1. op. FMG. 350–351. op. cit. op. S1. “La Humanidad.. “La Jarana de Amarillos”. y Los Inconformes. I. El semanario obtuvo apoyo suficiente entre los obreros del Valle como para lograr cambiar su imprenta por otra mejor. que circula como diario hasta el día de hoy. 75. 798. se pusieron a la tarea de editar el primer número del periódico. obreros y campesinos de algunas zonas de los departamentos de Caldas. Este periódico llegó a ser el órgano de la CON. por su radicalismo. t. El prestigio y el trabajo que La Humanidad tenía entre los trabajadores del sur occidente del país. Por esto. pp. FMG. 350.

cit. No. en: J. 983. op. pero también para la organización política de los trabajadores: La prensa socialista no fue solamente un medio de aglutinación ideológica sino fundamentalmente. op. En una de sus actas aparece la legalización de la compra de una imprenta para la edición del periódico. fs. Rojas Guerra. 78. de Medellín. La estrategia insurreccional socialista…. p.. que incluía nueve títulos: La Humanidad (Cali). La Justicia (Medellín). M. cit. entre esos papeles se encontraba un listado de los “periódicos obreros revolucionarios de Colombia”. esta red de periódicos fue muy importante para la difusión de la ideología del PSR. M. t. cit. 97-100. T. en Medellín. Este listado está incompleto. Ignacio Torres Giraldo fue detenido en Armenia. cit. Rojas Guerra. un activo militante popular. siguiendo la misma línea de La Humanidad. no es descabellado pensar que se trataba de la misma imprenta donde se editó este periódico. FMG. op. Revolución y Nueva Era (Bogotá)79 . 39. I. 8 de junio de 1928. Vox Populi (Bucaramanga). 298. y se le decomisó gran cantidad de información (está fue una de las causas de la suspensión de La Humanidad). J. 263–264. que había sido miembro de la Sociedad de Luchadores y administrador de El Luchador. Por ejemplo. p. 123 . dirigido por María Cano. La estrategia insurreccional socialista. pues no incluye reconocidos periódicos como El Moscovita y El Avance (Líbano). 80. Véase. p. 79. Los Inconformes. M. 797. Vanguardia Obrera (Puerto Berrío). sindicatos y federaciones obreras.. entre 1919 y 192477 . imitando el modelo de la Cooperativa Tipográfica de Cali. fue fundado en 1927. op. t. 139.. incluso se creó una Cooperativa Obrera Tipográfica. En abril de 1928. también. AGN. Por la Unión (Cienaga). Los pequeños periódicos de cobertura local fueron los instrumentos a través de los cuales se estructuraron las organizaciones sindicales: comités y centros obreros. Lo particular de esta transacción radica en que el vendedor (a quien le pagaron parcialmente con acciones de la cooperativa). donde quiera que había una relativamente importante concentración de trabajadores y donde quiera que llegaba uno de los organizadores del Partido Socialista Revolucionario…80 77. cit. Bogotá. 55. El Microbio (Riosucio)..El obrero ilustrado nes. pp. mencionada anteriormente. La estrategia insurreccional socialista…. Dicha Cooperativa se constituyó mediante escritura pública el 12 de septiembre de 1927. M. op. “Direcciones de los periódicos obreros revolucionarios de Colombia”. Por lo tanto. era Escolástico Álvarez. Rojas Guerra. El acta se encuentra trascrita en: J. Uribe.. El Faro (Neiva). un instrumento de nucleación orgánica de los trabajadores en las distintas regiones del país. La Justicia. Por su ubicación geográfica en sitios estratégicos de la economía nacional. p. y El Pueblo (Girardot)78 . Cfr. 3.Torres Giraldo. y sesionaba regularmente en la casa de María Cano. S1. Claridad. Bohemia Libre (Buenaventura).

se buscó superar esta crisis y volver a echar a andar. 82. “La Humanidad…”.Luz Ángela Núñez Espinel La aprobación de la Ley Heroica. Mauricio Archila. cuando casi la totalidad de la dirigencia del PSR se encontraba en la cárcel o en el exilio. 14 de diciembre de 1928.. T. La Humanidad. con los otros dos periódicos y algunas publicaciones anarquistas de la capital (Pensamiento y Voluntad. El Socialista subsistió hasta 1930. porque ésta última no apoyó una huelga de los trabajadores portuarios. los principales periódicos. cit. Visto desde el presente. pero con una frecuencia muy irregular y a Sanción Liberal sólo le podemos seguir la pista hasta diciembre de 1928. cit. plantear esa convocatoria a mediados de diciembre de 1928. cuando la orden de aplazamiento del movimiento no llegó a algunas poblaciones que se levantaron. Hacia febrero de 1929. p. Con estos casos hemos queri81. cuando. creemos que es necesario matizar esta afirmación porque. M. los periódicos socialistas revolucionarios no afiliados al PSR tampoco contaron con mucha suerte. en tanto que de los otros dos periódicos no encontramos ninguna mención posterior81 .. asociado al Partido Comunista. la no mención de la huelga en la región del Magdalena en las ediciones de El Socialista del mes de noviembre. Aunque María Tila Uribe señala que esta campaña tuvo éxito. por lo menos. op. dejó estas publicaciones en la ilegalidad y muchos de sus dirigentes y colaboradores fueron encarcelados. p. Sánchez. si bien existe evidencia de que La Humanidad sobrevivió hasta 1930. confiadas en que eran respaldadas por movimientos similares en todo el país82 . op. en: Sanción Liberal. promueve la celebración del IV Congreso Obrero. Nueva Era y Revolución. op. estos periódicos todavía no alcanzaban a dimensionar lo ocurrido en la zona bananera. Sin embargo. Bogotá. que debía realizarse a finales de ese año. G. 124 . En ese convulsionado cambio de década. era una acción absurda. cuando reapareció en Cúcuta. No. Uribe. y la exigencia de Sanción Liberal (hecha el 14 de diciembre) de que los dirigentes de la huelga se presentaran y aclararan su actuación durante el conflicto. Tomás Uribe Márquez presentó ante el Partido un proyecto de prensa tendiente a asegurar el sostenimiento de Vox Populi. “El tinglado de la farsa”. 31. en octubre de 1928. 201. y la insurrección de julio de 1929. nos permiten inferir que. El Libertador y La Voz Popular). La Libertad se siguió editando por unos años más. a mediados de diciembre de 1928. La situación se complicó aún más tras la masacre de las bananeras. cit. de Vox Populi sólo volvemos a tener noticias en 1933. dada la situación generada por la masacre de las bananeras. 92. Este hecho. Entre otros ejemplos notables de esta problemática se encuentran la disputa surgida entre los trabajadores del Río Magdalena y la Federación Obrera del Valle de Cauca.

por diferencias dentro de su grupo de redacción. algunos periódicos. apareció en Bogotá. como Ravachol. Los lugares donde se concentraron estos grupos.El obrero ilustrado do ilustrar un problema que afectó a la prensa obrera y al movimiento de los trabajadores en su conjunto. en 1926. fueron Bogotá. reivindicaban el anarquismo. citado en: A. en la primera edición del periódico. con el surgimiento de grupos libertarios más definidos ideológicamente. E. Este periódico ya había circulado con el subtítulo de “Semanario Liberal Obrero”. a la que pertenecían 16 sindicatos de Barranquilla y algunos otros de localidades vecinas. 33. reuniones sindicales y de propaganda. La Voz Popular. originado en la dificultad de tener un acceso rápido a fuentes de información. 125 . 80. los periódicos y las organizaciones políticas. Este semanario estuvo bajo la dirección de Gregorio Caviedes y del anarquista español Elías Castellanos. op. como insertar avisos comerciales. esto cambió durante los años veinte. Para el desarrollo de sus objetivos llevaron a cabo conferencias. fundó la Federación Obrera del Litoral Atlántico (FOLA). Prensa anarquista Si bien. el grupo anarquista de Barranquilla. no había claridad ni coherencia teórica frente al significado de esta ideología. pero había sido suspendido durante seis meses. El Libertador. Así. 83. y por consiguiente la prensa anarquista. cit. reapareció en 9 de noviembre de 1924. y en 1928. desde la segunda década del siglo pasado. En 1925. Gómez. “Vía Libre”. Barranquilla y Santa Marta. por un breve tiempo. En efecto. bajo la dirección de Carlos F León. Bogotá. aparecieron otros periódicos anarquistas. el grupo “Antorcha Libertaria” y reinició la publicación del periódico La Voz Popular. sin embargo. desde un principio evidenció dificultades económicas y debió hacer concesiones que estaban en contra de su ideología. Biófilo Panclasta dirigió. Posteriormente. No.. A partir de las fuentes existentes no podemos determinar qué tanta acogida tuvo. En 1924. que desarrollaron un intenso trabajo político acorde con su ideología y se dotaron de órganos periodísticos para dar a conocer sus ideas. representaciones teatrales y la edición del periódico Vía Libre. mítines. incluso sobre las acciones que afectaban a los mismos trabajadores y las falencias de comunicación entre las regiones. el grupo Pensamiento y Voluntad empezó a editar un periódico con el mismo nombre. p. 9 de noviembre de 1924. Sin embargo. como órgano de la organización política que acababa de formarse83 .

4 y 10 de octubre de 1925. pp. estaban imbuidas en un pensamiento religioso muy fuerte. exaltación de los obreros. 62–68. anticlericalismo y ateismo.Luz Ángela Núñez Espinel Gregorio Caviedes afirmó que “la prensa revolucionaria no debía aceptar anuncios y subvenciones de los explotadores”. apoliticismo. conferencias. citados en Ibíd. pp. que desarrolló su acción política en esa ciudad y con los trabajadores de la zona bananera. No. trataban de mostrar cómo 84. no es exclusiva de ellos. op. tratando de crear o reorganizar sindicatos de acuerdo con sus principios. Gómez. 34 y 36. En forma autónoma realizó dos grandes giras de propaganda por la zona bananera. En 1924. es el ateismo. en el número siguiente. Los periódicos anarquistas defendían la idea de que los dioses eran “hijos de la fantasía” de los hombres y que ninguna religión lograba salir bien librada de un análisis hecho por la ciencia. Paradójicamente. Los periódicos anarquistas compartían un núcleo temático común: difusión del proyecto anarcosindicalista. preocupación por la situación de la mujer y difusión de artículos de anarquistas reconocidos. cit. la principal diferencia no es la presencia de la ideología anarquista. No. en marzo de 1926. Como vimos anteriormente. Gómez. Anselmo Lorenzo. no era atea siquiera la prensa anticlerical de la segunda década del siglo. una. Gregorio Caviedes. A. Pensamiento y Voluntad. pero. El elemento de la prensa anarquista. especialmente. 33–39. 2. se conformó el Grupo Libertario de Santa Marta. “Rebeldía Triunfante” y “Declaración de Principios”. y otra. a comienzos de 1928. en diciembre de 1924.. Para ello. Nos. op. mítines. organizó una Comisión de Propaganda que llevaba el mensaje libertario a diversas poblaciones. en: Vía Libre. presentó excusas a sus compañeros por haberse visto obligado a insertar anuncios84 . antimilitarismo. pero también algunos matices diferentes y puntos de ruptura que permiten definirlos como un tipo de prensa específico. A. Bogotá. Véase. Barranquilla. 61. queda claro que existen muchos elementos compartidos. y posteriormente colaboró en la organización y ejecución de la gira de María Cano e Ignacio Torres Giraldo. que si bien está más claramente definida en estos periódicos. como Reclús. Bogotá. cit. 1926 (sin fecha). este grupo utilizó su periódico Organización. que no encontramos en ningún otro tipo de publicaciones.. intentando contrarrestar la influencia del sindicalismo liberal y patronal. entre otros85 . boletines y giras de propaganda. 1 y 2. “Orientaciones”. Así mismo. Al hacer un análisis comparativo con los periódicos obreros de otras tendencias.. internacionalismo. 85. 80. socialista y socialista-revolucionaria. en: La Voz Popular. Kropotkin. 126 . p. 9 de noviembre de 1924. aquélla y todas las demás tendencias. sino que es posible encontrarla junto con otras ideologías en la prensa radical. por el contrario. Además. 58.

enseñándole la ciega obediencia al tirano que explota y lo roba (…) Le enseña también a respetar las autoridades que en nombre de la ley lo lanzan a la calle a morir de frío y de hambre. que a su vez disimulan atacar al clero. él toma a su cargo la educación del campesino llenándole la cabeza de mostruosos (sic) errores. es el encargado de obscurecer los cerebros de la clase proletaria. haciendo fuertes críticas al Clero. 1926 (sin fecha). pero que no por eso 86. está a su cargo mantener encendidas las pasiones políticas para así tener divididos a los obreros. 2. tampoco te alcanza jamás para nutriros… Que quizás nosotros los Obreros vivimos una vida más amplia que la tuya. pero es una mentira. de que tú (sic) también te explotan los BURGUESES. la huelga de las bananeras y la fallida “insurrección bolchevique”.) Sí. que también emprendieron una campaña similar en todas las regiones donde tenían trabajo político. en términos muy similares a los utilizados por radicales y socialistas: Es necesario saber que el clero. la prensa. sus padres. en el contexto de aprobación de la Ley Heroica. Estas ideas estimularon el desarrollo de una campaña tendiente a que los soldados desertaran de sus batallones y se unieran a la lucha popular. conllevaba consecuencias negativas para los intereses de los trabajadores. como lo hacían los periódicos de la década de 1910. En los años de 1928 y 1929.. no implicaba solamente el rechazo a la guerra (interna o externa). en: Pensamiento y Libertad. Como parte de esa labor de agitación. agente nefando del capitalismo. sino compartida por los socialistas–revolucionarios. que en principio no tenía nada que ver con la organización obrera. camarada policía: Reflecciona (sic) fríamente estas amargas verdades y veréis como sacáis en consecuencia de que tú también eres hermano de nosotros.El obrero ilustrado la religión. Bogotá No. agitan la cuestión religiosa de acuerdo con los políticos de profesión. la agitación entre los soldados fue especialmente fuerte a través de arengas. Le enseña a amar la patria y le dice que por ella debe sacrificar sus hijos. pues clero y política son dos ramificaciones de un mismo origen y con un mismo fin: mantener al pueblo en la ignorancia para explotarlo a su antojo y provecho. en menor medida. hojas volantes y. que tu salario como el nuestro.86 El antimilitarismo expresado en la prensa anarquista. su vida. se afirmaban cosas de este estilo: (. 127 . Esta postura no era exclusiva de esta tendencia.. y cada vez que lo puede mandar a asesinar hermanos lo despide regalándole una medallita y una bendición (…) No para aquí la misión del clero. sino también un profundo cuestionamiento a la legitimidad de la institución militar. “Para qué sirven las religiones”.

Véanse. Barranquilla. cit. 4 de octubre de 1925. pero la falta de claridad política. se hicieron fuertes críticas a la idea de fundar 87. en: Vía Libre. 89.. En el análisis de la situación de la mujer. “Del antimilitarismo. La diferencia radicaba en el mayor número de artículos escritos por mujeres sobre el tema. nunca pensaron que las tropas presentes en la región bananera de Santa Marta fueran a disparar contra la población88 . pp. adoptó una línea de acción unitaria con otras corrientes socialistas. esta no fue la conducta general de los anarquistas frente a los socialistas. p. en los que.. 66–67. en un nivel más abstracto. 1. El periódico Organización. op. En 1925. a comienzos de 1928. con lo cual se resolverían de una vez y para siempre todo tipo de injusticia y desigualdad. aunque. y un contacto permanente entre el grupo de Santa Marta y el PSR. compartieron con los socialistas la fe en los beneficios que traería la educación y. “Meditación”. que cuestionaba también la concepción patriarcal de los mismos obreros89 . 88. Por su parte. op.Luz Ángela Núñez Espinel deja de ser de oprobio y de miseria. debían existir diferencias ideológicas importantes. si bien compartían el esquema explicativo esbozado anteriormente. cit. Gómez. quieren hacer indefinida su bárbara dominación sobre la tierra. sino contra los zánganos que en virtud de odiosos privilegios y… de nuestra cobarde tolerancia. la debilidad política los convenció de la necesidad de trabajar mancomunadamente. en: Vía Libre. la revolución social. en algunas ocasiones. FMG. Gómez. t. Las relaciones entre la prensa anarquista y la prensa socialista–revolucionaria no son fáciles de caracterizar. para que con tu ayuda podamos formar la “futura sociedad de los iguales”. Barranquilla. por eso nosotros esperamos también tu contingente. no las volváis a emplear contra tus hermanos los obreros. del Grupo Libertario de Santa Marta. A la juventud”. Teóricamente. lo que en la práctica se tradujo en la organización de la gira de María Cano e Ignacio Torres Giraldo por la zona bananera. en las páginas de Vía Libre. No. fs. había un sutil desplazamiento del problema. en: AGN. Sin embargo. como se viene señalando. 128 . que se trascriben en: A. S1. 212. implicaba que no se vieran estas ideologías como divergentes y que muchos líderes socialistas retomaran principios y formas de acción del anarcosindicalismo. por ejemplo. Sí. 64. 1. especialmente entre los socialistas.87 Está situación creó alarma entre las autoridades y falsas expectativas entre los militantes políticos que. los anarquistas fueron más firmes en su crítica al socialismo de corte soviético. Anderson Pacheco. 194–196. citado en: A. camarada policía… que esas ARMAS que os dieron los ensimismados CAPATACES de la BURGUESÍA para cuartar (sic) todo movimiento de justicia social. y hacer eterna su cruel dominación para explotarnos. No. Hoja volante escrita a máquina. los apartes de un artículo escrito por Ana María García. por ejemplo. 4 de octubre de 1925.

la libertad de prensa se constituyó en un aspecto polémico en la contienda política entre liberales y conservadores. donde entraban en disputa el PSR. ya que “estos señores devotos de San Lenin creen que la dictadura roja por ser propiedad de ellos es buena”90 . “Política Obrera”. además. se presentó una confrontación muy fuerte con PSR. 1926 (sin fecha). Barranquilla. 129 . Los anarquistas reconocían a la Revolución Rusa como la más importante en la historia de la humanidad. PERIODISMO DE OPOSICIÓN Y CENSURA DE PRENSA Desde mediados del siglo XIX. se constituía en un principio no negociable que hacía parte de su identidad política. 91. No. pues a través de la prensa se le criticaron sus acercamientos con el liberalismo y se denunciaron actuaciones incorrectas de algunos dirigentes de ese partido. 2. III.El obrero ilustrado un partido político. No. 90. y otra. Pero lamentamos su fracaso. provocando enconadas reacciones. Para los conservadores. a la pretensión de los comunistas de controlar las organizaciones obreras del país. social y moral. Esta última concepción se vio reflejada en la legislación que reguló la prensa durante el período de la Regeneración. como veremos a continuación. Después de la masacre de las bananeras se cuestionó. en: Pensamiento y Voluntad. nuevamente se había impuesto la tiranía sobre el pueblo: La revolución rusa es sin duda una de las más grandes jornadas en la historia de las convulsiones sociales llevadas a cabo por un pueblo insurrecto contra la tiranía zarista que lo lapidaba y escarnecía durante siglos. aunque hubo momentos de mayor censura y otros de más libertad. Lo reconocemos. pero consideraban que. sobre el carácter y los alcances de la Revolución Rusa. los anarquistas y los socialistas independientes. 2. Para los liberales. En este debate se mezclan dos contiendas claramente diferenciadas: una teórica. Bogotá. la dirección dada por los dirigentes del partido a ese conflicto. fracaso que ciframos en el no afianzamiento del motivo céntrico de esa revolución: La Libertad. y a las ideas autoritarias. Este hecho ciclópeo eclipsa todos los demás hechos revolucionarias habidos con anterioridad a él. con la instauración del Partido Comunista. sobre quién debía tener la dirección del movimiento obrero colombiano.91 Durante 1928. “Del paraíso soviético”. en: Vía Libre. 10 de octubre de 1925. tanto por parte de sus defensores como de sus detractores. la libertad de prensa era uno de los pilares de la República y por lo tanto. la prensa debía ser controlada y censurada por considerársele como un foco de subversión política. por el contrario.

obligó al cierre a la mayor parte de los periódicos políticos y literarios del país. La recuperación de la dinámica periodística fue un proceso lento. que sólo podría haber libertad de prensa (parcial) en tiempos de paz. el orden social o la tranquilidad pública”. No. Bogotá. pero responsable con arreglo a la leyes. junto con las dificultades económicas y de comunicación propias de la Guerra de los Mil Días. La Ley 157 de 1896 estuvo vigente durante dos años y luego fue reemplazada por la Ley 51 de 1898. en virtud de que el 18 de octubre de 1899. tras el fin de la dictadura del Reyes. que seguía el mismo espíritu de la anterior y adicionaba muchos aspectos de jurisdicción y procedimiento. fijaba con gran detalle las penas para los delitos de injuria. 14 de enero de 1899. se expidió la llamada “Ley de los caballos” que. La censura de prensa : herencia de la Regeneración El artículo 42º de la Constitución Política de 1886. 93. penas y procedimientos en todo lo relacionado con la prensa: determinaba que ningún periódico podía recibir subvenciones de gobierno o compañías extranjeras y obligaba a los encargados de establecimientos tipográficos a enviar copias. quedaría a discrecionalidad del ejecutivo el manejo de la prensa y los medios de publicidad (carteles. De donde se desprende. incitación al crimen. en: Diario Oficial.Luz Ángela Núñez Espinel A.). de todos los impresos que produjeran. Bogotá. con la declaración de turbación del orden público.399. Éstos últimos debían juzgarse de acuerdo con unas disposiciones especiales. “Ley 51 de 1989 (15 de diciembre)”. etc. 29 de mayo de 1888. ultrajes contra gobiernos extranjeros y delitos contra la religión o el culto. Además. En este período puntualmente en 1888. Sin embargo. folletos. daba amplios poderes al ejecutivo y que resultó nefasta para la libertad de prensa92 . pero en períodos de guerra o conmoción. No. a diferentes dependencias gubernamentales. calumnia. 10. 92. que sólo se alcanzó completamente después de 1909.860. la Ley 51 de 1898 quedó suspendida y se inició una época de fuerte censura oficial que. En este extenso documento se fijaban las normas. 7. La fase de libertad de prensa regulada sólo duró tres años. “Ley 61de 1888 (25 de mayo)”. en: Diario Oficial. libros. prohibiciones. la censura oficial se vio posibilitada porque la legislación reglamentaria sólo se promulgó con la Ley 157 de 1896. la responsabilidad civil y penal recaía sobre el director de la publicación y no sobre el impresor. 130 . cuando atente contra la honra de las personas. Además. en materia de orden público. estipulaba que la prensa era “libre en tiempos de paz. contenidas en el Código Penal93 . publicación de noticias falsas.

entre otros. No. tanto para poder publicar el periódico. Este decreto fue luego ratificado mediante la Ley 8 de 1905 (5 de abril). atacar a gobiernos amigos. el Gobierno. Además. Tipificó como delitos de imprenta contra la sociedad. le daba grandes prerrogativas al Clero. mientras que delegó al Código Penal la regulación de las publicaciones ofensivas (“las que vulneran los derechos individuales”). en: Diario Oficial.794. 4 de 1905. Bogotá. Allí definió. como para obtener el “derecho a ser voceado por las calles”. el Ejecutivo asumió su deber constitucional de defender la población “contra los abusos de la prensa” y dictó el Decreto Legislativo NO. 84 de 1903 (26 de enero) “. el 29 de diciembre de 1904. 47 de 1906. bajo el mismo nombre u otro distinto. ofender 94. se declaró turbado el orden público en los departamentos de Cundinamarca y Santander. 11. retomó algunas partes del Decreto 151 de 1888. tomar el nombre y representación del pueblo para combatir la organización de la propiedad y concitar unas clases sociales contra otras. mancillar la decencia pública. mientras que en la legislación anterior sólo lo eran los directores y redactores. endureció las penas para periodistas e impresores. pero poco más de un año después. como era costumbre. atacar la religión católica. Bogotá. 12.256. 4 de 1905 (9 de enero)”. como cosa novedosa. No. puesto que una publicación que tuviera censura eclesiástica favorable no podía ser prohibida por la autoridad civil94 .El obrero ilustrado El Decreto 84 de 1903 con un evidente interés por controlar las llamadas publicaciones subversivas (“las que dañan o alarman a la sociedad”). a través del Decreto Legislativo No. aumentó las penas para los delitos de prensa y. en forma extensa. “Decreto Legislativo No. desconocer u ofender las autoridades civiles o eclesiásticas. 95. exigió a los directores de periódico la solicitud de permiso a la primera autoridad política del lugar para poder hacer una publicación95 . pero no del contenido. desprestigiar la institución militar. Mantuvo la distinción entre publicaciones ofensivas y publicaciones subversivas. las obligaciones de los impresores y los hizo responsables del contenido de las publicaciones editadas en sus talleres. La Ley 7 de agosto 31 de 1903 reestableció la Ley 51 de 1898. “Decreto No. 12 de enero de 1905. donde declaró vigente la parte dispositiva de la Ley 151 de 1888 (que trataba sobre las publicaciones subversivas). como propender por la desmembración del país. y adicionó otros delitos de imprenta. Siguiendo con esta tendencia regresiva. Extendió la exigencia de permiso previo. 131 . trató de ordenar en un sólo documento todos los aspectos relativos a la prensa. En consecuencia. poniéndolo por encima de la autoridad civil. 31 de enero de 1903. en: Diario Oficial. Este derecho solamente permitía el pregón del nombre y el número del periódico. Las penas impuestas iban desde la amonestación hasta la suspensión absoluta de la publicación.

obreros y republicanos. en: Diario Oficial. Estábamos. Sin embargo. 12. sin embargo. 3 de julio de 1909. 47 de 1907 (12 de septiembre)”. “Ley No. 20 de septiembre de 1906. 13. en: Diario Oficial. 97. B. cuando estos se apartaban de la senda de la adulación a las autoridades y de la aprobación incondicional de los actos de ellas.Luz Ángela Núñez Espinel la moral cristiana. como periódico literario para burlar la censura–. 98. aunque el Decreto sobre Prensa permitiese la discusión amplia de los actos de gobierno. ya no era necesario pedir permiso para publicar un periódico. contra el Gobierno y el Clero. No. pero reduciendo a la mitad el tiempo de arresto y a la décima parte el valor de las multas98 . 132 . tras años de mordaza oficial. Esto dio lugar a la creación de un sinnúmero de periódicos políticos de diferentes tendencias que. “Adelante”. denuncias ni sarcasmos. 12. Bogotá. el dogma o las prácticas católicas y mancillar la decencia pública con grabados obscenos o caricaturas alusivas a los individuos96 .750. Censura eclesiástica y gubernamental después de 1910 Los periódicos liberales. Esto pareció confirmarse en agosto de 1909. las acciones más comunes se concentraron en exigir una legislación de 96. ”Decreto Legislativo No. De acuerdo con La Libertad –fundado en 1907. bastaba solamente dar aviso a la autoridad local. No. No. Bajo estas condiciones. ni el Gobierno ni el Clero estaban dispuestos a tolerar cuestionamientos. en: La Libertad.772. 1 de 1909 (21 de agosto)”. Sin forma de juicio. Bogotá. hasta las expresiones más triviales de los escritores públicos. pues a merced de la voluntad de los mandatarios. compartían la opinión de que el quinquenio de Rafael Reyes había sido un período nefasto para la libertad de prensa. específicamente. y muy pronto reaccionaron para tratar de obtener mayor control sobre las publicaciones periódicas. dejó de existir la figura de publicaciones subversivas y los delitos de imprenta que la motivaban. Artículos 15–17. Bogotá. la esfera de acción política del periódico durante sus dos primeros años de publicación fue muy restringida. 26 de agosto de 1909. De la misma forma. cuando fueron derogadas todas las leyes sobre prensa del decenio anterior y se declaró en vigor la Ley 51 de 1898.97 Consideraba. querían hacer oír sus críticas contra el régimen social y político imperante y. En esta época. porque se castigaban. que la situación había cambiado sustancialmente tras la caída de Rafael Reyes y que esa época de tinieblas había quedado definitivamente en el pasado.

pase cerca de ellos. Aunque casos como éste ocurrieron con frecuencia. señalamientos desde el púlpito y manifestaciones contra algunos periódicos liberales. Garzón. 101. pues una noche un grupo de personas lo atacó a garrotazos99 . Como respuesta. en excomuniones. 16 de septiembre de 1910. excomulgamos solemnemente y ante todos los hombres sensatos y lectores del RAVACHOL. Igualmente quedan excomulgados todo el que les dé la mano. Garzón. la persecución contra los directores de Ravachol y Chantecler fue la que más impacto tuvo a nivel nacional. 17 de noviembre de 1910.. a los frailes. 5. Moscardón.El obrero ilustrado prensa más estricta. algunos clérigos de la capital amenazaron a los vendedores del periódico “con excomuniones y condenaciones eternas” si continuaban distribuyéndolo. 12. La excomunión no era una novedad. 99. la respuesta de las publicaciones excomulgadas no fue la retractación o el silencio. 12. Ibagué. Gil Blas. a los clérigos. sino que anunciaron que seguirían denunciado la mala conducta del Clero e hicieron artículos sarcásticos donde ridiculizaban la excomunión. en: Dios y Cesar. 25 de junio de 1910. e incluso había instando a los habitantes del lugar a que vengaran la supuesta ofensa contra las jerarquías católicas. Bogotá. No. y se destacaron no sólo por su temprana influencia socialista y anarquista sino. se prohibió a los fieles su lectura y el arzobispo primado decretó excomunión mayor de los directores. insultado públicamente. alcanzando nuestra formidable excomunión hasta los apaga-mechos y a todos los que difamen contra Nos y a nuestro santísimo periódico RAVACHOL. de Sincelejo. los lectores y todos lo que tuvieran algo que ver con la publicación100 . de Bo Cfr. “Carta Pastoral al clero y fieles de nuestra Diócesis. “Carta”. etc. pues muchos periódicos liberales la habían sufrido por exigir una educación laica y la separación de la Iglesia y el Estado101 . sobre todo. o se dejen descrestar con limosnas para el culto y otras gallerías. 17 de noviembre de 1910. 133 . en: El símbolo. lo que efectivamente ocurrió. por haber publicado un artículo contra el Clero. Cartagena. a las monjas. Fray RAVACHOL. Estos periódicos populares surgieron en 1910. el cura de su parroquia lo había excomulgado. Octubre 15 de 1910”. en: Dios y Cesar. etc. posteriormente. Zic–zac. haciendo uso de nuestro santísimo derecho. por un marcado sentimiento anticlerical. como el publicado por Ravachol: Nos. radicales y obreristas. “Carta Pastoral al clero y fieles de nuestra Diócesis”. Adolfo Prins. en: Ravachol. No. 12. Por ejemplo. frente a ello. No. 100. El Domingo.. alcanzando nuestra formidable excomunión hasta la quinta generación. propagador del santo ideal del socialismo y fustigador de los frailes. la jerarquía y el dogma católicos. No. de modo que. Esta prohibición también cobijaba a Thalía. al Papa. denunció que. “Alerta Frailes”.

No. Bogotá. 20 de octubre de 1910. de manera especial. grabados. Las presiones sobre los legisladores rindieron frutos. Como resultado inmediato. se empezaron a desvanecer las esperanzas que muchas organizaciones políticas habían depositado en el Gobierno Republicano. lo absurdo de los acontecimientos. proscribió la fijación pública de hojas anónimas y aumentó a un año el término de la prescripción de delitos de injuria y calumnia. protegió mucho más la figura eclesiástica. desde los primero días del mes circulaba el rumor de que algunas personas estaban organizando un mitin para apedrear la oficina de Ravachol. con el consiguiente respeto de las garantías y los derechos individuales para 102. No. El Domingo. las entidades o los símbolos de la religión católica. 10 de septiembre de 1910. Restrepo de ningún modo lo permitiría. en: Ravachol. si algo llegaba a ocurrir103 . Dado en la Diócesis de los Ravacholistas. que fue reproducido por otros periódicos del país. que convocó a sus fieles a una marcha contra los citados periódicos y para pedir. Aunque la manifestación pública se llevó a cabo el 25 de septiembre. e incluso creían que el presidente Carlos E. puesto que para ese entonces el personaje ya no tenía nada que ver con el periódico. 11. en: Ravachol. pues no esperaban que tal proyecto fuera aprobado. Juan Francisco Moncaleano y Alejandro Torres Amaya fueron encarcelados y ni Ravachol ni Chantecler pudieron seguir publicándose después de sancionada la nueva reglamentación sobre prensa. que reformó la Ley 51 de 1898. Con esto. y en la creencia de que el país había entrado en un período de democracia. “Excomunión formidable”. 12. como la que en esos momentos se estaba discutiendo en las cámaras legislativas. Bogotá. de paso. Así. “Meeting”. 10. Cartagena. tanto moderados como radicales. de Bogotá. aumentó nuevamente las penas y las multas para los infractores. el 3 de noviembre de 1910 se sancionó la Ley 73. Firmado. No. Nos Fray RAVACHOL e ilimitada compañía. prohibió explícitamente denigrar o ridiculizar a través de escritos. 134 . La prisión de Torres Amaya mostró. 3 de septiembre de 1910. a las autoridades la aprobación de una legislación de prensa mucho más severa.Luz Ángela Núñez Espinel Esta excomunión no será levantada hasta que a Nos no se nos dé la gana. Aunque mantuvo la esencia de ese acto legislativo. 103. pinturas o caricaturas a los clérigos. también respondió a la excomunión con un texto similar. parece que algunos artesanos se ofrecieron para defender la sede del periódico. Ante ello. Esta Ley representaba un duro golpe para los periódicos de la oposición. al mes y tres días de la República libre. como El Símbolo.102 Este tipo de respuestas exaltó aún más los ánimos del Clero capitalino.

la comisión que estudió el documento presidencial encontró infundadas las objeciones. al parecer tenía un propósito más amplio. No. De esta manera. cuando un periódico era excomulgado. luego de unas modificaciones menores. 17 de noviembre de 1916. sin importar el partido político al que pertenecieran ni el tipo de ideas que profesaran. que escribían en el mencionado periódico. Pese a que los periódicos denunciaron esta ley como un atentado contra la libertad de prensa. 6. Las excomuniones continuaron cayendo sobre los periodistas pero paradójicamente. 1.El obrero ilustrado todos. el proceso judicial se adelantó bajo el amparo de la legislación de prensa vigente. los demás lo felicitaban y aquéllos que no eran nombrados en las pastorales o cartas de los obispos. “Excomunión”. en: El Obrero Moderno. 4 de abril de 1913. No.136. Tolú. 7 de noviembre de 1910. 3. principalmente. en generar opinión pública a través de poemas y artículos que mostraban la importancia de la prensa libre como agente de civilización y de cultura. 22 de febrero de 1912. En este caso sólo se 104. En el mismo sentido. donde se burlaban de una procesión religiosa. reclamaban para sí el honor de merecer una excomunión. y “La Conferencia”. en: El Martillo. Bogotá. Bucaramanga. Kiko el Socialista. Pereira. No. 25 de febrero de 1919. En 1915. 135 . en: La Correspondencia. debido a la publicación de una caricatura y un artículo en El Aguijón. Medellín. adelante!!”. no organizaron una campaña directa para modificar la legislación. Sus esfuerzos se concentraron. Bogotá. en Pereira. se olvidó de incluir nuestra humilde hoja en la lista de las anatematizadas. fueron tomadas por algunos como un signo de distinción y no como una condena. seis jóvenes fueron condenados a un año de prisión por sacrilegio e irrespeto al culto. donde las polémicas era normales. No. 17 de agosto de 1919. 105. y como escenario para la confrontación política. 14. Búhos”. “Lo que es la imprenta”. No. Reclamamos el honor”106 . Aunque. fue finalmente sancionada por el Ejecutivo104 . Aunque el presidente Restrepo objetó la ley aprobada por la Asamblea Nacional. en: El Luchador. 77. llamados por el Clero local “Ravacholes”. Las objeciones a la ley pueden consultarse en: Diario Oficial. Por ejemplo. No. periódico que dirige en Manizales el competente y honrado ciudadano don Pedro L. “Salve. 4. Rivas. que era desarticular un grupo de jóvenes izquierdistas. sin que ello implicara actos de violencia105 . El Obrero Moderno anunciaba que “La Conferencia Episcopal reunida en Bogotá. Ver: “Sobre la misión de la prensa”. por lo que. 106. El Martillo ironizaba: “Excomunión ha merecido ‘El Eco’. en este caso. En cuanto a la excomunión ya sabemos que la mereció por ser un periódico libre y de enseñanza. en: El Piloto. felicitamos al colega por el alto honor que ha merecido y.

No. 109. El Socialista sufrió varios decomisos de sus ediciones entre 1927 y 1928. Anecdotario. en: El Luchador.Luz Ángela Núñez Espinel logró parcialmente el objetivo porque. 107. 32–33. Ignacio Torres Giraldo. “Mensaje Presidencial al Congreso Nacional en las sesiones ordinarias de 1928”. Socialismo. en: El Ariete. No. como el encarcelamiento. “Regresión”. en su obra. Bogotá. Han de Islandia. 4 de septiembre de 1928. C. cuando hubo fuertes presiones del Clero para que el Gobierno de Marco Fidel Suárez impulsara una legislación de prensa más drástica. que orquestaron una campaña sistemática para denunciar lo que ellos consideraban subversión del orden público. p. Para ilustrar un caso. No. “Ley Heroica” y censura de prensa A partir de 1926. Hubo instigación del Clero y los periódicos conservadores y católicos. de los directores de El Liberal de Bucaramanga y El Cronista de Ibagué. al estilo del “quinquenio nefando”108 . 554. 23 de octubre de 1913. y el aumento de periódicos obreros y socialistas en diferentes regiones del país. Tres años antes. puesto que hacían presagiar un nuevo cambio en la legislación. 6 de agosto de 1919. y en algunas ocasiones se prohibió pegar los carteles 107. El proceso contra los jóvenes “ravacholes” es narrado por el autor de la caricatura. el nombramiento de Gerardo Pulecio como vicepresidente de la Cámara de Representantes había creado un temor similar. las giras de agitación de María Cano e Ignacio Torres Giraldo. “La prensa amenazada”. 110. cit. la prensa obrera hizo llamados exaltados a los lectores y al pueblo colombiano. en: La Libertad. se presentó una nueva ola de represión que alcanzó su punto más álgido con la aprobación de la Ley 69 de 1928. 108. se presentó en 1919. más conocida como Ley Heroica. En todos estos episodios. 5 de octubre de 1916. en: Diario Oficial. Algunos actos gubernamentales contra la libertad de prensa causaron gran alarma. el decomiso de las ediciones y el encarcelamiento de sus directores110 . 75. 130. op. pp. si bien el periódico dejó de circular por el encarcelamiento de su director. pero el momento de mayor agitación. 20885. Medellín. con la fundación del PSR. las ideas radicales siguieron teniendo fuerza en la ciudad107 . Bogotá.. 136 . Jesús Antonio Cardona. la forma más eficaz e inmediata para acallar algunos periódicos radicó en la persecución policial y judicial a través de allanamientos. Bogotá. antes de la Ley Heroica. a defender la libertad de expresión contra los propósitos de la “camarilla nuncio-papal” y de sus seguidores en el gobierno109 . No. en 1916. Empero. avance del comunismo y atentados de la prensa contra las instituciones sociales. “Atentarán…?”.

la acción represiva directa y el encarcelamiento de muchos dirigentes y periodistas populares. en: El Socialista. No. un proyecto de ley sobre prensa y orden público. Esto se hizo a través de dos vías: por un lado. No se sabe qué ocurrió con la queja. Bogotá. y muy particularmente con la prensa. fs. sin causa alguna. 9 de septiembre de 1928. por otro. sino que hacía parte de un plan gubernamental para acabar con las organizaciones populares de oposición. con los resultados de sus acciones: AGN. pero. agua. 983. quienes debían reunirse con los directores de los periódicos adeptos al régimen y con representantes del Clero. una campaña de desprestigio del socialismo dirigida por el Ministro de Gobierno y coordinada por los gobernadores de los departamentos. Pese a que 111. aun desde antes de contar con la reglamentación legal correspondiente. a partir del 2 de mayo. que también incluía levantar una especie de censo departamental de los principales líderes socialistas y de sus medios de agitación política. 112. por violación de domicilio. 294-302 (Boyacá). t. 982. La orden del Gobierno. de Ibagué. 529. La persecución contra El Socialista no era un acontecimiento aislado. y. en: El Socialista. entre otros. el 5 de enero de 1927. 195–206. fs. fs. fs. 348-351(Caldas). 515. en. El director y algunos simpatizantes denunciaron estos hechos en las páginas del mismo periódico y en una ocasión interpusieron una querella ante la Procuraduría contra el Director General de la Policía Nacional.El obrero ilustrado donde anunciaba el contenido de la publicación e incluso se suspendió el servicio de agua en las oficinas del periódico. se dispuso la reunión del Congreso en sesiones extraordinarias para tratar. Sobre la denuncia contra el Director General de la Policía. t. “Actividades Obreras”. Un informe sobre el proceso seguido a Tomás Uribe Márquez. 19 de mayo de 1928. “Solicitud”. 97–99 (Tolima). “Agua. En este año. señor administrador”. en: El Socialista. El Moscovita y el Avance. 983. 973. No. no fue tramitada. Bogotá. “De Zipaquirá”. 25 de mayo de 1928. otros actos de censura contra este periódico. y Vox Populi. FMG. fs. de Bucaramanga. de Líbano (Tolima). 517. El Cronista. 1º de mayo de 1928. director del periódico bumangués Vox Populi. Bogotá. 1-3 (Magdalena). En el Archivo General de la Nación se conservan algunos de los informes enviados por los gobernadores al Ministro de Gobierno. no fue letra muerte. Juan de Dios Romero (director de EL Socialista) le pidió al procurador General de la Nación información sobre el estado en el que se encontraba el denuncio111 . puesto que en abril de 1928 algunos gobernadores ya estaban enviando al Ministerio sus informes112 . de Cali. para emprender la difusión de comunicados escritos contra esa tendencia en periódicos y hojas volantes. puesto que cerca de año y medio después de los hechos. véase. No. No. en: El Socialista. lo cual afectó a publicaciones como La Humanidad. t. S1. t. presentando por el presidente Abadía Méndez. 518. 964. se encuentra en el t. al parecer. abuso de autoridad y decomiso ilegal de una edición completa del periódico. Bogotá. 137 .

este proyecto de ley no logró consenso y. hecho que reflejaba la profunda división que vivían las diferentes 113. p. tanto en periódicos netamente religiosos. t. como de la prensa enemiga del gobierno. p. que no permitía la extralimitación de los funcionarios judiciales ni de la policía en los temas de prensa. que lo hacía responsable del estado en que estaba cayendo el país por no tomar cartas en el asunto. en cambio. 553. recibir subvención de otros Gobiernos ni de compañías extranjeras”. Adicionalmente. pp. Ibíd. pero también pretendía recordar los alcances del famoso artículo número 42 de la Constitución de 1886. No. Consideraba que ese vacío jurídico lo había convertido en víctima de críticas y calumnias. En este contexto. Abadía argumentaba continuamente que esa agitación “se halla dirigida y fomentada por potestades ajenas y extrañas a nuestra soberanía nacional y a nuestro régimen ciudadano”115 . que tildaban al gobierno de débil. Bogotá. 554. En las sesiones extraordinarias no logró aprobarse lo que para entonces ya se conocía como “Proyecto Liberticida” o “Ley Heroica”. 115. insistió en la aprobación de la ley durante las siguientes sesiones ordinarias de ese año. en general. Los Inconformes. 20885. Con esto buscaba ganar consenso en torno a la defensa de la nacionalidad frente a amenazas externas. aquél dedicó buena parte de sus esfuerzos a justificar la importancia de ratificar este proyecto. 138 . En el Parlamento perdió credibilidad porque nunca aparecieron las supuestas pruebas que el Ministro de Guerra decía tener sobre el apoyo de revolucionarios venezolanos a la insurrección. el presidente Miguel Abadía Méndez. la compra de armas a Inglaterra y la participación de agentes soviéticos en el levantamiento113 .. 114. en el que se afirmaba expresamente que “ninguna empresa editorial de periódico. I. podrá sin permiso del gobierno. 4. contribuyó a polarizar aún más la sociedad. Por eso. En su mensaje al Congreso. que amenazaban seriamente la paz pública y el imperio de la legalidad114 . Torres Giraldo. “Mensaje Presidencial al Congreso Nacional en las sesiones ordinarias de 1928”. Miguel Abadía Méndez. 4 de septiembre de 1928.. En la exposición se presentó como un ejecutivo respetuoso de las leyes. cobarde e incluso cómplice con la situación. aun sabiendo que la legislación imperante era insuficiente para contener “la sistemática predicación de doctrinas subversivas”. estaban en contra del proyecto. en un primer momento.Luz Ángela Núñez Espinel reinaba un clima social exaltado por continuas noticias gubernamentales sobre una supuesta insurrección comunista para el Primero de mayo. en: Diario Oficial. la prensa obrera no adoptó una posición unánime frente al proyecto. 196–917. porque lo consideraron altamente violatorio de la libertad de prensa e hicieron una fuerte campaña en su contra. los periódicos liberales. op. cit.

por la prensa liberal. como voceros de la dirección socialista116 . 870. pues sin la guillotina hubiera fracasado la revolución francesa. p. afirmaba: Que vengan los proyectos heroicos. puesto que consideraban que el pueblo colombiano tenía problemas más graves y urgentes por resolver. y profundizó aún más las divisiones entre las dos tendencias de izquierda. Torres Giraldo. Jorge Orlando Melo. e incluso planteaban que la aprobación del proyecto podría llevar a una radicalización popular que les sería favorable. en: Claridad. Para los periódicos del Centro de Unidad y Acción Proletaria. como delegado de la Dirección Liberal. Esta decisión de unirse con el liberalismo fue muy criticada por otros periódicos de tendencia socialista y anarquista. Gabriel Turbay y Domingo Usurita. No. 1979. Moisés Prieto y Felipe Lleras Camargo. Los inconformes. Como parte de su estrategia. Este comité fue constituido formalmente el 5 de octubre de 1928. 117. Con el pretexto de mantener el orden social de la República. 4. 4. Editorial La Carreta. y Ramón Bernal. se pretendía liquidar cualquier forma de oposición política a la Hegemonía Conservadora118 . cit. Véase: I.. Esta Ley limitó el derecho de reunión y asociación y estableció como delitos provo- 116. pp.. en Bogotá. 57. la lucha contra el “Proyecto Liberticida” no era una prioridad. en las oficinas de El Espectador. Bogotá. se unió con la prensa liberal y algunos líderes políticos de ese partido para la conformación de un Comité Nacional contra la aprobación de la Ley Heroica. en: Sobre historia y política. 139 . 118. con la participación del general Cuberos Niño. pero la alianza del PSR con el liberalismo les parecía una traición de ese grupo a los ideales revolucionarios.El obrero ilustrado organizaciones obreras y populares del país. Medellín. La prensa simpatizante con el PSR adoptó una línea de rechazo total al proyecto y convirtió esta campaña en su objetivo político más importante en el corto plazo. 921-922. un editorial de Claridad. pp. Enrique Santos y Luis Cano. Los inconformes. como representantes de la minoría parlamentaria. el 30 de octubre de 1928 fue aprobada la Ley Heroica. de abril de 1927. sin las prisiones de Siberia no hubieran caído de su trono los zares y sin los banquillos de Barrocolorado Reyes estuviera a estas horas en el poder. Por ejemplo. que sigan a tiros las ideas para que entonces se vea cómo se hacen armas de combate con el metal de las imprentas y cómo corren las ideas provocando por todas partes incendios.117 Finalmente. Torres Giraldo. “Los proyectos heroicos”. y una estrategia política de cara a las elecciones que iban a realizarse en los meses siguientes. 19 de julio de 1928. “La Ley Heroica”. que amordacen la prensa. 143-144. cit. op. El antecedente inmediato de la Ley Heroica estaba en un decreto de Policía. op. que prohibía las reuniones públicas. aglutinados en el Centro de Unidad y Acción Proletaria. I. t. t.

para juzgar los delitos contenidos en su articulado. y los contemplados en la legislación sobre huelgas119 . Bogotá. Bogotá. No. en: Diario Oficial. para los demás lugares120 . 40. 2 de noviembre de 1928. El Socialista planteó convertirse en un periódico científico o literario. nos es materialmente imposible pagar el impuesto de prensa que nos impone la nueva ley. “Ley 69 de 1928 (octubre 30). No. fijada en quinientos pesos. Esto fue interpretado como un ataque la prensa obrera. en: El Socialista. La citada Ley creó en las capitales de departamento los Jueces de Prensa y Orden Público. una de las cosas que más preocupaba a los periodistas era la caución que debían pagar todos los directores de periódicos. 535. 121. y de cien a trescientos pesos. promover huelgas violatorias de las leyes que las regulaban. sindicatos. Esta propuesta fue hecha en tono burlesco. 20. No. que no tenía capacidad económica para cumplir con la medida. órgano de las ciencias ocultas con colaboración de doña Mariana Madiela. órgano de las 119. para las capitales de departamento. ya que este tipo de publicaciones estaba exento de dicha obligación. pues para todos los escritores y periodistas al servicio del pueblo. al día siguiente de aprobarse la Ley: Nosotros sabemos de una manera clara y precisa que el gobierno ha obrado como lo está haciendo contra el pueblo. “El Gobierno y el pueblo”. los enumerados en las leyes sobre prensa (Ley 51 de 1898 y Ley 73 de 1910). Como alternativa para evitar la erogación de esta suma. y hacer apología de hechos definidos por la leyes penales como delitos. en 1929. agosto de 1929.Luz Ángela Núñez Espinel car la indisciplina en las fuerzas armadas. gritos o impresos para venderse o distribuirse.16. es algo que toca todos los extremos de la conculcación de la libertad de palabra121 . sugiriendo como posibles títulos. En un ataque directo a la prensa y a las giras socialistas que se venían realizando por diferentes lugares del país. 120. Julia Ruiz. Pese a que estas disposiciones dejaban a un paso de la ilegalidad a asociaciones. periódicos. 140 . decretó el confinamiento en colonias penales de las personas que ejecutaran algunos de los actos enumerados a través de discursos. gremios. 31 de octubre de 1928. Von Peialht y muchos otros científicos” y “Ciencia y literatura. “El Socialista científico y literario. Esta suma era bastante elevada si tenemos en cuenta que el salario industrial diario en el país. Bogotá. únicamente para acabar con la prensa obrera. año 1. tal como lo expresó un artículo de El Socialista. algunos delitos sancionados por el código penal contra la nación y contra la tranquilidad y el orden público.25 y el agrícola de $1. en: Boletín de la Oficina General del Trabajo. “Promedio de los salarios industriales y agrícolas en la República.934. según los datos que posee la Oficina General del Trabajo”. 1. p. era de $1. y hasta al PSR. fomentar el desconocimiento del derecho a la propiedad o de la institución familiar.

se les conminó a presentarse todos los días en el despacho de la alcaldía. Ante la negativa de pagar la multa. No. decidieron hacer “rondas” en las casas de algunos habitantes del pueblo. a sospechosos. en España123 . 979. AGN. No. aunque con mayor éxito. pero también posibilitaba mantener en prisión. en: El socialista. f. ya que el cambio de enfoque. “se les tomaron obras de propaganda. alarmadas por el levantamiento bolchevique que se había presentado en otros lugares del departamento de Santander el 27 de julio de 1929. Aun teniendo en cuenta las difíciles condiciones del PSR. Bogotá. de la política a lo literario. En esos casos se les imponía multas o se les pedía que cancelaran la caución en dinero que exigía la Ley 69. Bogotá. Si nos atenemos al dramático descenso en el número de periódicos editados en 1929. Este procedimiento se llevó a cabo en las casas y talleres de nueve hombres. en: Diario oficial. t. S1. La revista estudios (1928–1937) y el mundo cultural anarquista. En realidad. “para tomarles los elementos de propaganda y bélicos que se hallaran en su poder”. Víctor Combariza. había sido la táctica empleada por La Libertad durante la dictadura de Rafael Reyes y algo muy similar.934. 533. Valencia. “Ley 69 de 1928 (octubre 30)”. 21 de octubre de 1928. 125. Según el informe. 108. después de la masacre de las bananeras y la insurrección fallida de 1929.El obrero ilustrado ideas de Lenin y Marx”122 . FMG. Según el alcalde de la población. machetes. Esto fue lo que les ocurrió a Alfonso Restrepo y Marco Aurelio Ariza. 20. 123. Artículo 5º. incluso. Edicions Alfons El Magnànim. se les conmutaba la sanción pecuniaria por cárcel a razón de un día por cada tres pesos124 . hojas sueltas. 2 de noviembre de 1928. 124. pero a Aurelio Restrepo (Presidente de la Federación Socialista) y a Marco Aurelio Ariza (autor de algunas de las hojas de propaganda). 1997. podríamos concluir que esta ley definitivamente influyó en el cierre de muchos periódicos. “El paraíso de la razón”. 122. A quienes no se les encontró nada. “Cambio de nombre por la ley heroica”. con respecto a 1928. no era del todo una idea descabellada. a personas aun sin pruebas para imputarle delito alguno. se les exigió el pago de la caución de quinientos pesos. hizo la revista anarquista La Razón. las autoridades municipales. a quienes las autoridades consideraban cabecillas. es decir. en Vélez Santander. y ante la imposibilidad de cumplir con estos requerimientos. estos dos personajes fueron reducidos a prisión y allí se encontraban cuando el alcalde le escribió al Ministro de Guerra el 15 de agosto de 1929125 . 141 . la Ley 69 de 1928 otorgaba el marco legal para allanar casas e imprentas y encarcelar a líderes políticos y periodistas. puñales y revolvers (sic)”. Francisco Javier Navarro Navarro.

era común en la época. Es posible que la burocracia haya hecho de las suyas en este caso. a su vez. no podemos aseverar nada con certeza porque la solicitud fue dirigida el Ministro de Guerra. en la cual se había solicitado autorización para exiliarlo de la provincia o. A MANERA DE CONCLUSIÓN: LA IMPORTANCIA POLÍTICA DE LA PRENSA OBRERA Y POPULAR Durante la segunda y tercera décadas del siglo XX. En segundo lugar. la prensa obrera fue un medio utilizado por los sectores organizados de los trabajadores para lograr afirmación y reconocimiento político en un contexto caracterizado por la exclusión permanente de los sectores populares del debate público. la envió al Director General de la Policía Nacional. De acuerdo con lo que se desprende de la última parte del informe. pero éste la remitió al Ministerio de Gobierno. pero también es factible que la autorización se hubiera dado. quienes estaban obligados a pagar eran los directores de periódico. mientras le resolvían una petición al alcalde. “se nos dé por parte del alto Gobierno facultad para deshacernos de él”. Y en tercer lugar. IV. Sobre el desarrollo posterior de este episodio. 109 142 . así que en Vélez no podía cobrarse la tarifa máxima. sino a una acusación general. en beneficio 126.. Ibíd. f. según las palabras oficiales. Raúl Eduardo Mahecha e Ignacio Torres Giraldo. la caución se pagaba por periódicos y no por hojas volantes. el objetivo era mantener a Alfonso Restrepo en la cárcel. puesto que la práctica de sacar a personajes indeseables de un territorio. quien. no los autores. En los recursos utilizados para argumentar esta solicitud. no se apelaba a hechos precisos ni a los resultados de los allanamientos (el informe no específica qué tipo de objetos o documentos le encontraron). En primer lugar.Luz Ángela Núñez Espinel Este episodio es un ejemplo de la represión generalizada de este período. en los demás sitios el rango variaba entre cien y trescientos pesos. y mucho menos el Presidente de la Federación Socialista de la Provincia. la caución de quinientos pesos se cobraba sólo en las capitales de departamentos. y permite observar la forma privativa y arbitraria como era interpretada la ley por los funcionarios locales. aduciendo que “este personaje es quien está molestado de taller en taller y de casa en casa exaltando los ánimos. como lo atestiguan lo casos de los reconocidos líderes. él es quien no permite que sus afiliados se retiren en vista del absurdo en que están”126 . con sus promesas de futuras riquezas sin trabajo.

y una concepción evolucionista de la historia política. demostrando que la representación de los sectores populares no podía seguir siendo monopolio de un partido o del Clero. el internacionalismo. dando origen a cinco tipos de prensa obrera: artesanal–obrerista. y de adecuarse a las exigencias del movimiento obrero nacional e internacional. Estas denominaciones buscan dar cuenta del elemento ideológico central que caracterizaba cada tipo de prensa. la defensa de los principios legados por la Revolución Francesa. sí logró la inclusión de nuevos temas y nuevos actores sociales en el debate público. yuxtaponía fragmentos de diferentes ideologías políticas. a través de la cual se manifestaron las expresiones más estructuradas del pensamiento social para educar políticamente y orientar la acción obrera. el apoyo a las huelgas y los movimientos sociales. ni esos discursos eran muy sustentados teóricamente. la influencia del socialismo utópico. En este sentido. en el que los trabajadores asalariados relevaron al artesanado en la dirigencia del movimiento popular e incorporaron formas modernas de organización (como sindicatos y partidos) y de lucha (principalmente la huelga). El pensamiento político desarrollado en la prensa. fragmentario y generalmente imbuido de concepciones religiosas. De forma bastante sintética podríamos decir que.El obrero ilustrado de los dos partidos tradicionales. La prensa estaba inserta en ese proceso de transición. socialista–revolucionaria y anarquista. heterogéneo. La prensa fue el eje articulador del campo político y cultural del mundo obrero. cristianismo y anarquismo. de responder a las acciones de los otros actores políticos. práctico. dando lugar a un discurso pluralista. Este no fue un ejercicio meramente teórico sino. en el aspecto político. sino que aquellos tenían la capacidad de articular un discurso y una organización propias. 143 . desempeñó una importante labor a favor de la democratización del sistema político colombiano. Este cambio distó mucho de ser lineal y homogéneo. radical. su oposición al conservatismo y a la hegemonía de ese partido en el poder. socialismo marxista. fruto de la necesidad de dar directrices concretas a los trabajadores. Esto se expresaba en la paradoja de pretender explicar doctrinas racionalistas modernas por medio de descripciones y cuadros cargados de recursos líricos y no pocos símiles religiosos. la pervivencia de la herencia política del artesanado. la prensa tenía algunas características distintivas: el apoliticismo. la exaltación de los trabajadores. pero ninguno de ellos tenía un discurso ideológico “puro”. y se vio influenciado por las coyunturas de la política nacional y el movimiento reivindicativo de los trabajadores. socialista. en gran medida. y aunque no obtuvo una transformación de las estructuras jurídicas. los constantes esfuerzos por mantener su independencia frente al liberalismo.

los actores interpelados y las temáticas privilegiadas. En consecuencia. podríamos afirmar que esos elementos no explican en forma totalmente satisfactoria la heterogeneidad y mezcla de ideologías ni la proliferación de artículos carentes de teoría. Tomás Moulian e Isabel Torres. préstamo. apropiación y resignificación. no sólo entre las tendencias (anarquistas y socialistas) sino también dentro de cada una de ellas. No. la línea divisoria entre una y otra es fluctuante e inestable. y entre sus polos se desarrollan procesos de imposición. La ideología popular (al igual que la cultura popular) no existe al margen de la ideología hegemónica. la materia prima que configuraba su pensamiento político. debe tener en cuenta la forma cómo estos sectores populares articularon su ideología política. 144 . La definición de ideología ha dado lugar a un largo debate en las ciencias sociales. sino buscar herramientas teóricas que nos guíen en el análisis de algunos aspectos de la prensa obrera.Luz Ángela Núñez Espinel La primera explicación que se podría dar a esta situación estaría en el aislamiento del movimiento obrero colombiano frente a las principales corrientes de pensamiento de la época. aunque eran. recurriendo a elementos inherentes y derivados. concluyen que estos grupos vivían infundidos en “la concepción de la política que está plagada de contradicciones. las elevadas tasas de analfabetismo y el predominio de la Iglesia y el Partido Conservador. que permitían una integración más fluidas con el mundo exterior y abrían mayores posibilidades de recibir noticias. Éstos no se presentaban en forma explícita en la prensa. por los reducidos niveles de inmigración. Estas son dos categorías que nos permiten comprender la dinámica social pero. Sin embargo. p. textos y militantes del comunismo o el anarquismo. que está lejos de concluir todavía. en últimas. Programa FLACSO–Santiago de Chile. No puede decirse que la tendencia socialista haya asimilado plenamente la teoría de la cual decía nutrirse”127 . donde imperaban unas condiciones muy diferentes en materias económica. aceptación. el escaso desarrollo industrial. Edward P. negociación. “Concepción de la política e ideal moral en la prensa obrera”. en: Documento de Trabajo. social y cultural. mayo de 1987. Como nuestra pretensión no es analizar esta controversia. por ser pertinentes y aplicables al contexto histórico que estamos estudiando. 15. solamente vamos a señalar los elementos que nos parecen útiles para el análisis. Consideramos que una interpretación más adecuada para este problema. 336. así como el tipo de lenguaje utilizado. estudios sobre prensa obrera en otros países de América Latina. Thompson ha hecho énfasis en que la posibilidad real de coexistencia y lucha de la ideología dominante y la ideología popular (o plebeya) puede 127. en la realidad. pero generosos en imágenes y descripciones religiosas.

cuya situación le permite edificar o mantener una cultura diferente e impugnadora128 . como lo era el cristianismo130 . el nacionalismo. uno de los cuales es propio de los sectores populares.El obrero ilustrado explicarse mejor recurriendo al término de hegemonía. Sobre la recepción de la teoría de Gramsci en Rudé. Editorial Crítica.. E. sino que subsisten también campesinos. cit. 202. De acuerdo con esta perspectiva. A ellos les denomina. artesanos y pequeños comerciantes. George Rudé desarrolló una propuesta teórica. Por ejemplo. En oposición. Rudé. cit. la imagen del mundo difundida por la clase dominante no logra borrar la experiencia que vive el trabajador en la vida cotidiana y el ámbito laboral. liberalismo. E. Esta distinción no significa que alguno de los dos elementos sea superior al otro.. El elemento inherente de la ideología popular está conformado por el conjunto tradicional y consuetudinario de ideas. 22 y ss. etc. El rostro de la multitud. cuando la prensa nos muestra que Jesús fue el primer socialista de la historia. para estudiar la ideología popular en las sociedades en las cuales no existen solamente dos clases sociales opuestas y antagónicas. Para el desarrollo de su propuesta de análisis. p. p. P. el elemento derivado se presenta como un sistema de ideas políticas.. mientras que el otro es recibido o tomado de fuera. op. véase el primer capítulo de su libro. la memoria colectiva y la experiencia directa. Revuelta popular y conciencia de clase. que es adquirido o trasmitido por otros grupos sociales a través de diferentes medios. Costumbres en común. se está estableciendo un puente de legitimidad que permite vincular la nueva ideología con creencias profundamente enraizadas en la cultura popular.. P. Pedro Benítez. porque la supremacía nunca es unilateral ni completa. socialismo. cuando existe un vínculo que brinda aparente continuidad entre lo antiguo y lo nuevo.. Revuelta popular y conciencia de clase. religiosas y filosóficas. Rudé. inherente y derivado129 . 15–31. Thompson y la historia. Barcelona. 1996. pp. 131 y ss. respectivamente. Madrid. 145 . Un compromiso ético y político. p. siempre es impugnada por los sectores populares y deja algunos espacios para otros valores y prácticas alternativas. como los derechos del hombre. una ideología derivada sólo puede lograr gran aceptación en un pueblo. cit. la ideología popular se compone de dos elementos. 1991. Thompson. op. a partir de los estudios históricos sobre revueltas populares en Francia e Inglaterra. op. p. En consecuencia. costumbres y actitudes pertenecientes a la experiencia del pueblo y transmitido a través de la oralidad. quien había acuñado los conceptos de ideología orgánica y no orgánica. G. o que no haya niveles de identificación y coincidencia entre ambos. G. Por el contrario. George Rudé se basó en Antonio Gramsci. 130. Talasa Ediciones. 129. 128. 34 y ss.

elaborada sobre la experiencia de las guerras civiles del siglo XIX. como mencionábamos anteriormente. En resumen. p. cit. la socialista y la socialista–revolucionaria. mientras que otros se enfilaron hacia una ruptura revolucionaria con el pasado.Luz Ángela Núñez Espinel Esto nos lleva a otro punto. el derivado y la experiencia. Este es el caso del cristianismo y algunos principios del liberalismo radical asociados a la Revolución Francesa. tal y como aparecen directamente en los periódicos editados en Colombia en las primeras décadas del siglo XX. y durante un buen tiempo la idea de la “revolución violenta” fue rechazada por el predominio de una idea pacifista. socialismo.. E. que para principios del siglo XX en Colombia. que consiste en considerar que los elementos inherentes y derivados de la ideología popular no están claramente delimitados ni son fácilmente discernibles. op. Thompson. los diferentes tipos de prensa pueden entenderse como el resultado de tres factores: el elemento inherente. P. en el próximo capítulo se examinan en detalle algunos de los componentes de la cultura popular. encontramos diferentes posibilidades de combinación. para determinar finalmente qué se rechazaba. Revuelta popular y conciencia de clase. Para tratar de obtener una visión más completa de este fenómeno. en algo sustancial a la cultura popular131 . sino que pasaron por un proceso de confrontación con la experiencia. aun cuando no fueron asimilados en forma mecánica. importante para el análisis. la diversidad de posibilidades resultantes da cuenta de una sociedad que estaba cambiando rápidamente y de los esfuerzos realizados por los trabajadores para acoplar su ideología con las nuevas experiencias que estaban viviendo. puesto que. y tienen. op. la síntesis que se produce a partir de la experiencia vivida puede convertir un elemento derivado. puesto que algunos prefirieron mirar hacía atrás. G. al estilo de la prensa anarquista. que. el ateismo no consiguió muchos adeptos por la fuerza que tenían. en el curso de una o varias generaciones. en últimas. es la que determina el producto final. como los periódicos artesanales–obreristas con sus demandas de protección arancelaria. como lo evidenció la prensa radical. ya hacían parte de la cultura popular. 35. Sobre este cúmulo de ideas se empezaron a difundir con cierta fuerza. cit. qué se tomaba y cómo se incorporaba a lo ya existente. Rudé. 146 . Por tal circunstancia. En este caso. las ideas religiosas en el pueblo. comunismo y anarquismo. 22 y ss. Las posibilidades de síntesis fueron múltiples y no tenían una única dirección. Así. 131. En medio de estos extremos. p.. existen coincidencias entre los dos.

Aunque los periódicos explícitamente se inscribían dentro de unas categorías racional–iluministas. que tenía como referente al movimiento obrero internacional. En este sentido. periodistas y dirigentes obreros tenían claro que el triunfo político estaba relacionado con el éxito que se obtuviera en los otros aspectos. símbolos. En consecuencia. analizamos cuál era la imagen de lo popular que difundía la prensa obrera y cómo . sino también la adopción de unas formas de comportamiento. sino a la dramático–simbólica. que debían ser aprendidos e interiorizados. en razón de lo cual no eran entendidos como procesos diferentes. Esto ocurría porque. imaginarios y marcos morales. su lógica no pertenecía a esta matriz. y con base en ellas elaboraron unos discursos específicos. queremos señalar las tensiones y las contradicciones en la creación y difusión de un proyecto político–cultural.Capítulo 4 IMÁGENES. pero que debía adaptarse a las condiciones de un país que tímidamente iniciaba un proceso de modernización. para ser un obrero consciente. presentamos el marco interpretativo utilizado. hemos dividido el capítulo en cuatro partes: en la primera. de interacción social y de referentes simbólicos. no se necesitaba únicamente un cambio ideológico –político. Para dar cuenta de estos elementos. en la segunda. sino que todos estaban encaminados hacia el mismo fin. SÍMBOLOS Y DISCURSOS EN LA PRENSA OBRERA COLOMBIANA La prensa difundía ideologías políticas y llevaba a cabo una labor pedagógica que buscaba enseñar nuevos modelos sociales (el del proletario).

la teorización de Sunkel nos permite responder a la pregunta sobre cómo se construyen símbolos. Para este concepto. la realidad histórica. conflictos. Así. Estas categorías “divinas” sirven de base para la elaboración de otras categorías “humanas”. buenos y malos. 46. el perdón y la condena. estudiamos la forma en la en que estas publicaciones se articularon algunos discursos en torno a la mujer. aun cuando originalmente sólo haya sido utilizada para estudiar los modos de representación de lo popular en la prensa. 1985. cit. Rudé. Santiago de Chile. I. que adquirieron gran importancia. Razón y pasión en la prensa popular. el alcohol y la educación.Luz Ángela Núñez Espinel cambió a lo largo del período de estudio. sino que incluyen también lenguaje estética. como ricos y pobres. MATRICES CULTURALES PRESENTES EN LA PRENSA Tomando como base los planteamientos de George Rudé sobre la conformación de la ideología popular. los conflictos interpersonales y hasta aquellos más subjetivos. Por otro lado. G. que hunde sus raíces en la cultura popular del siglo XIX. Estudios sobre revolución. en la medida en que analizamos un contexto anterior a la aparición a los diarios de masas. Guillermo Sunkel considera que los diarios populares de masas “han tenido dos líneas de desarrollo diferentes vinculadas a la matriz racional iluminista y la matriz simbólico –dramática y que son estas matrices las que van a determinar los modos de representación de lo popular”1 . p. por lo que consideramos posible utilizarlas para el contexto colombiano de comienzos de siglo XX. en esa misma investigación el autor muestra que las matrices están presentes en la cultura popular del siglo XIX. Instituto Latinoamericano de estudios transnacionales. el progreso. 148 . como el bien y el mal. y en la cuarta. op. la ciencia. las posibilidades de análisis no se restringen únicamente a los actores sociales. avaros y generosos. imaginarios y discursos en la prensa popular. en la tercera. Aunque el período de estudio de este trabajo es diferente. El rostro de la multitud. examinamos la apropiación y creación de héroes y símbolos sociales. y se expresa en un lenguaje dicotómico concreto derivado de una concepción religiosa del mundo. el paraíso y el infierno. La matriz simbólico–dramática se entiende como parte de la ideología inherente2 . véase capítulo 3 de este trabajo. espacios y temáticas. 2 Guillermo Sunkel. como veremos a continuación. porque. se interpretan a partir de categorías religiosas. ideología y revuelta popular. Cursiva en el original. En ella encontramos un rechazo al racionalismo y al iluminismo. que se constituyen en el eje central del lenguaje 1.

La característica central de este tipo de lenguaje es “la pobreza de sus conceptos y la riqueza de sus imágenes. donde predomina un fuerte contraste entre objetos o sentimientos y figuración a través del color4 .5 Uno de los objetivos de la matriz racional–iluminista es desplazar la matriz cultural existente en los sectores populares por considerarla ya superada. que el pueblo es concebido como la expresión física de la barbarie y por tanto. con una estética particular que hunde sus raíces en la imaginería barroca de la Iglesia católica. Sin embargo. pp. Razón y pasión…. G. 49. Por consiguiente. tanto lo 3. La matriz racional–iluminista tiene cierta unidad a nivel de los contenidos en la medida que expresa algunos elementos muy generales entre los que se incluyen que la “razón” es presentada como un medio y el “progreso” como el fin de la historia. constituido en objeto de campañas moralizadoras. 4. el anarquismo. 6. op. cit. originalmente fue introducida como elemento derivado por los españoles. G. hay que señalar que la matriz racional–iluminista se expresa a través de un lenguaje abstracto y conceptual que está regido por el mecanismo de la generalización. y la imposición de la ciencia y la razón sobre la superstición6 . Para ello. quitando algo y poniendo en su lugar otra cosa. Sunkel. 46 –47.. 3. pp. Esta matriz. Ibíd. La representación del pueblo en los diarios de masas. socialistas y anarquistas) era limitada. Además. pero llegó a constituir parte fundamental de la religiosidad popular. Sunkel nos explica que. p. 49 –51. op. Sunkel. como el marxismo. el liberalismo y radicalismo. se sigue apelando a los mismos medios de representación. 5. propone la laicización de la sociedad. 149 . que la “educación” y la “ilustración” son impulsadas como los medios fundamentales de constitución de la ciudadanía política y de superación de la barbarie. En otras palabras. sino que. aunque se cambien los temas religiosos por otros profanos. el cambio social no ocurre de forma mecánica.El obrero ilustrado simbólico–dramático presente en los diarios. estas pretensiones no alcanzaron una concreción material significativa en nuestro país en la medida que el Estado no asumió estas tareas y la capacidad de los grupos de la oposición que las promovieron (liberales.. Sobre esta matriz se introduce como elemento derivado la matriz racional –iluminista a través de la creación del Estado docente y por la introducción de ideologías políticas de tinte iluminista. Al mismo tiempo. la extensión de la educación y la ilustración del pueblo.. cit. p. el lenguaje simbólico dramático carece de ‘densidad teórica’ y los conceptos son claramente secundarios a la producción de imágenes”3 . Ibíd..

Razón y pasión en la prensa popular.. promoviendo una identidad más política (centrada en la clase obrera y los conflictos que le son propios). p. actores. 2 Análisis de las matrices culturales presentes en la prensa obrera colombiana Elaborado con base en Guillermo Sunkel. 2. Instituto Latinoamericano de estudios transnacionales. Sunkel propone el análisis de seis categorías: lenguaje. 150 . estética. De tal modo. 1985. Esto puede verse en los periódicos. 53 7. Sunkel. de manera que el resultado siempre implica algún grado de mezcla entre los dos elementos. Para determinar cuál es el tipo de matriz que prevalece. conflictos. Cuadro No. Santiago de Chile. 4. o más cultural (incluyendo diversidad de actores con sus múltiples conflictos en la vida cotidiana) dependiendo del tópico en que se haga énfasis7 . articulando elementos propios de la matriz racional–iluminista y de la matriz simbólico–dramática. espacios y temáticas. La representación del pueblo en los diarios de masas. cit. compiten por un lugar propio.Luz Ángela Núñez Espinel antiguo como lo nuevo. p. op. G. donde puede verse la matriz cultural que prevalece para cada uno de los temas. realizamos este ejercicio para el conjunto de la prensa obrera colombiana del período estudiado y los resultados los presentamos en el cuadro No. sobre todo en la forma como ellos construyen una representación singular de lo popular.

La matriz racional–iluminista concibe al pueblo “como la expresión física de la “barbarie” y. op. inquilinos y pobres en general. artesanos. los espacios y las temáticas se inscriben en la racional –iluminista. pero trataba de construir un arquetipo al que se debía llegar. mujeres. como mujeres.. Ciertamente. la realidad del país se impuso. cit. Guillermo Sunkel. 47. constituido como objeto de campaña moralizadora”8 . que ellos (los periodistas) iban a civilizar y mejorar moralmen- 8. que da cuenta de un momento en el proceso de formación de la ideología popular. p. indígenas. a medida que la influencia del movimiento socialista internacional penetraba en el país. aunque tiene éxito en la introducción de algunas temáticas y en situar la discusión en el campo de lo público.El obrero ilustrado Este esquema nos muestra una especie de radiografía de la prensa. una masa de bárbaros y salvajes. Razón y pasión…. una especie de meta por alcanzar y éste era el obrero (en la concepción moderna del término). En este punto. por tanto. Podríamos concluir que la empresa de difundir y adoptar ciertas ideologías derivadas (socialismo. Aunque los textos muestran diversidad de actores sociales que pueden incluirse dentro de lo popular (obreros. campesinos. EL OBRERO COMO REPRESENTACIÓN DE LO POPULAR En las publicaciones analizadas encontramos un esfuerzo progresivo por imponer al “obrero” como modelo de lo popular (entendido como sinónimo de pueblo). artesanos. comunismo. sino que la prensa se mueve entre las dos: mientras el lenguaje y la estética corresponden a la vertiente simbólico –dramática. consideraban que el pueblo era un instrumento sin raciocinio. Claramente puede notarse que no hay un predominio absoluto de una matriz. se buscaba posicionar el modelo del obrero industrial y promover una identidad obrera basada en unos valores y una ideología política que se asociara a este tipo de trabajador. el caso de los actores populares y los conflictos no está totalmente definido y tiene elementos en las dos matrices. lo que llevó a incluir otros actores sociales (con sus conflictos específicos) que no respondían a una definición ortodoxa de clase. como La Vanguardia. pero no alcanza a centrar el conflicto social únicamente en la relación patrón/obrero. inquilinos. en la prensa obrera que revisamos esto no se encuentra de manera radical y unívoca. anarquismo) no se logra en forma total y coherente. No obstante. algunas publicaciones. la prensa mostraba diversidad de actores y diversidad de conflictos. 151 . II. indígenas y pobres). En otras palabras.

16 de julio de 1919. por eso. eres tan grande… no soy digno de pronunciar tu nombre. existía la convicción de que algunos integrantes del pueblo contribuían más que otros al progreso del país. la formula: trabajo + producción = progreso/civilización. y si hay malos. por uno o varios de estos elementos. “El Obrero”. Así. pacífico y trabajador. en su generalidad. de identificación y diferenciación. en términos económicos. en: El Industrial. 1. expresado en términos más emotivos: No te he dicho quién eres y aunque quiero decírtelo no puedo. “Nuestra labor”. en: El Luchador. pero sí te digo que eres el factor del progreso universal. No. explotable al antojo del primer aventurero. bien fuese agrícola. concretamente aquellos que estaban ligados a la producción material. No. pobre. Véase. laborioso. Las citas siguientes muestran estas dos imágenes opuestas sobre el pueblo: “un pueblo que a merced de la ignorancia en que se le cultivara durante tantos años. la diferenciación se sustentaba en argumentos de tipo económico y político. Medellín. explotados por los partidos y los ricos. favorecía a los obreros. 4 de febrero de 1912. la mayoría tenía una visión idealizada del pueblo. 25. y la convicción de que aquellos sectores habían sido utilizados por los partidos políticos y los ricos en detrimento de sus intereses10 . no sólo del pueblo. Joaquín R. La misión de la prensa consistía en guiar esa transformación. heredada de la Revolución Francesa. simultáneo. en: El Proteccionista. Ver. artesanal o industrial.Luz Ángela Núñez Espinel te. es decir.. es interesante señalar que no solamente era una filiación de clase. Medellín. explotado. 10. asociado a adjetivos como bueno. Como señalamos en el capítulo primero. No. y todos eran ciudadanos. 69. 152 . De las entrañas de la tierra extraes el oro y del fondo del mar la hermosa perla. “Nuestro pueblo es esencialmente honrado. del primer tiranuelo afortunado”. En cuanto a lo económico. pacífico e ingenuo9 . 8 de mayo de 1911. 2. 78. en: La Vanguardia. Bogotá. 4 de julio de 1908. Arístides Zapata. “Semanalmente”. La relación entre “pueblo” y “obrero” era difícil de caracterizar y pasaba por un doble proceso. honrado. tales como la noción de ciudadanía. Bogotá. sino que también involucraba elementos políticos. quienes eran considerados como lo mejor. No. “El Partido Católico y el Partido Obrero”. Sin embargo. que su situación podía y debía ser potencialmente cambiada a través de la educación y la instrucción. particularmente: Rafael Reyes Daza. es porque en todas partes los hay. 21 de agosto de 1919. y cual soberbio tinte te remontas en los aires mane9. pero ese tipo de criminales natos e incorregibles. sino de la sociedad en su conjunto o. La identificación se producía porque compartían una situación común: eran pobres. Encontramos un total de 37 artículos que identifican “pueblo” y “obrero”. “Una queja”. descendió de su nivel para ser un rebaño. En este punto. Bogotá. No. una montonera analfabeta. fácilmente se utilizan como sinónimos “pueblo” y “obrero”. si se registran en nuestro ambiente es la excepción”. En lo que sí había unanimidad era en mostrar que el pueblo podía cumplir un papel protagónico en la marcha hacia el progreso. en: El Luchador.

nos presentan un orden del discurso específico. Al comenzar el siglo. sino porque sus creadores le otorgaron un lugar privilegiado. al ubicarse en la primera página. donde hay personajes. M. Sin embargo. No. y. 259. imágenes y símbolos en la Francia posrevolucionaria”. “Socialismo. 11. Este papel protagónico. sino porque los cabezotes tienen varias características que los convierten en una fuente pertinente: primero. esta no fue una transposición totalmente mecánica de un icono internacional. Para explicar en detalle este tema. son textos que se repiten muchas veces y. sino que también había adaptación y resignificación a la luz de la experiencia vivida. que no es posible encontrar en el texto escrito. nos habla de la importancia y la preponderancia que tiene este mensaje sobre otros que se presentan dentro de la prensa. la repetición es una parte importante en el proceso de crear símbolos y significados12 . fue reforzado por las ideologías socialista y anarquista. agricultor. en: Ravachol. tercero.El obrero ilustrado jando el prodigioso aeroplano construido por el esfuerzo de tus callosas manos: te llaman arquitecto: albañil. tanto en lo económico como en lo político.. Agulhom. 13. La redención del obrero”. en el cabezote se encuentra la identidad y el propósito del periódico. electricista. mecánico. los obreros ocupaban un lugar privilegiado como defensores tradicionales y legítimos de los derechos del pueblo. Juan Francisco Moncaleano. 153 . sino que aparecían vinculados en un contexto histórico y en un programa de acción política. junto al título o conteniéndolo. ya que podemos encontrar reelaboraciones y contextualizaciones propias. 18 de septiembre de 1910. escenario y objetivos políticos. op. 12. cit. y no precisamente porque los textos de prensa no presenten imágenes frecuentes de los obreros.11 En cuanto a lo político. así su importancia no esté dada por la selección del historiador. Bogotá. de manera que el obrero ideal se convirtió en el modelo de cómo debería ser todo el pueblo. p. carpintero. cuarto. Sin embargo. tipógrafo. que progresivamente iba cambiando hasta llegar a la imagen del proletario. segundo. puesto que son imágenes coherentes en sí mismas. que cuentan un relato. como ya sabemos. Lo anterior explica el esfuerzo por crear una identificación del pueblo con la imagen del obrero. y yo te llamo apóstol del progreso universal. No se trataba simplemente de una copia. la representación del obrero se sustentaba en la preponderancia social del artesanado. “Política. lo más importante radica en que estos estereotipos no se presentaban aislados de la sociedad. nauta y tantos nombres más con que te determinan. en un medio donde este sector social era minoritario. vamos a centrarnos en los cabezotes de periódicos y específicamente en las ilustraciones o grabados insertos en éstos.

lo que no quiere decir que esa relación siempre sea entendida de la forma como su creador la concibió14 . véase: “Laboremos”. Así. “Por el arte”. Editorial Gedisa. puesto que todos los dibujos se localizan en el futuro. 1914). Roger Chartier. 4)15 . p. lo hemos tomado de Roger Chartier. Estas imágenes pueden ser parecidas o no a las que sustituyen. no en su presente. grupo o medio un ser–percibido constitutivo de su identidad”13 . la representación es una exhibición pública de una cosa o una persona que está ausente y se sustituye por una imagen que lo hace retornar a la memoria. una lectura particular del contexto y una acción de transformación política. quienes con el trabajo productivo aseguran el porvenir del país. No. Para este autor. 58. El mundo como representación. p. 1910). y deben entenderse como programas políticos a realizar. Para constatar la forma como el contenido del periódico guía la lectura del cabezote. en: El Obrero Colombiano. la imagen que sirve de cabezote al periódico El Obrero Colombiano (Bogotá. 57. paz y progreso para el país. como El Símbolo (Cartagena. 1. 154 . para alcanzar una transformación social. 1995. 6 de junio de 1914. pero aun en el caso de aquellas que establecen relaciones simbólicas. Ibíd. El progreso depende de los obreros. Barcelona. encontramos el mismo esquema de un personaje. pero se puede interpretar como un programa de acción política que promete alcanzar ciertas cosas si se cumplen determinadas condiciones (véase Figura No. dignidad personal. quien lo ha definido como el conjunto de “las estrategias simbólicas que determinan posiciones y relaciones y que construyen. 1. su significado es complejo.. asegura la paz y ambas son la base del progreso. “existe una relación descifrable entre el signo visible y el referente significado”. para cada clase. sino que debe leerse en relación con el contexto respectivo y la acción de transformarlo. Como vemos. el obrero no se sitúa como un icono solitario (incluso puede estar ausente del dibujo para encarnarse en el lector). carece de sentido. política o ideológica en el futuro. Nos dicen qué deben hacer los obreros en un contexto determinado. podría interpretarse de la siguiente manera: Un obrero enseña a su hijo que con el trabajo obtendrá sustento. 14. 6 de junio de 1914. Si revisamos otro caso. Por ejemplo. Es un llamado a los obre- 13.Luz Ángela Núñez Espinel El concepto de representación que utilizamos para el análisis. 15. No. En este sentido. La discusión de si estas imágenes reflejan una realidad o no. el mensaje de este cabezote podría leerse de la siguiente manera: con la llegada de las ideas socialistas al país comenzó a alzarse el sol de la verdad y la libertad en medio de las ruinas en que han convertido al país los gobiernos conservadores. en: El Obrero Colombiano. La unión de los obreros.

igualdad. porque no era utilizado en los periódicos obreros de la época. se incorpora el espectador al cuadro. entre comillas. Cartagena. proponía la adopción y difusión del socialismo en el país. No obstante. donde se pretendía destacar la paz lograda tras la Guerra de los Mil Días. y ocultar las rivalidades partidistas. 3 Cabezote de El Símbolo. 4. vemos que estaba muy influenciado por el liberalismo radical. ya que los símbolos y lemas que utilizaba eran los de la Revolución Francesa. Figura No. en este caso se buscaba mostrar que en el país reinaba el caos y la destrucción (dejada por la dictadura de Rafael Reyes en el corto plazo y por los gobiernos conservadores en general). fraternidad y justicia16 . 1910 Aquí. Para cambiar esta situación. Cabe señalar. el obrero no se dibuja en forma explícita. y la traducción de elementos religiosos a laicos. A diferencia de la figura No. a través de un efecto producido por los rayos del sol. además. sino que. Utilizamos el término “Regeneración”. evidente en la dicotomía orden –caos. 155 . cuando se analizan los principios políticos de ese socialismo que se pregonaba. 16. los símbolos religiosos del fuego que purifica (hoguera) y la palabra que salva. por la forma como se establece la relación entre Biblia y Constitución. que subyace una percepción dramático–simbólica muy fuerte.El obrero ilustrado ros para acabar con todo lo que queda de la “Regeneración” y a sembrar las ideas del socialismo para que llegue un nuevo amanecer de libertad.

Del obrero ilustrado al obrero revolucionario Figura No. 4 Cabezote de El Obrero Colombiano. pareciera que representara más bien el porvenir o. Como se observa claramente. Por ello.. puesto que. Esta imagen representa a un hombre adulto (no anciano. pero el mensaje que quieren transmitir sufre variaciones sustanciales en el tiempo. con el torso desnudo y empuñando una herramienta de trabajo. ataviado también con camisa y pantalón. las imágenes compartían la misma estructura. vamos a analizar por separado la representación del obrero. quien está acompañado de un niño. A. pantalón y sombrero de ala corta. 1914. el contexto de acción y programa político. el infante no puede interpretarse a ciencia cierta como obrero. pero sí mayor). mejor. la importancia del obrero para el porvenir de la patria. por el significado general del cabezote.Luz Ángela Núñez Espinel Como vemos. no corresponde a la descripción clásica de la clase obrera que difundió la iconografía socialista. Bogotá. Paradójicamente. aun cuando buena parte de la fuerza de trabajo estuviese compuesta por 156 . que viste camisa abierta al pecho y con los puños doblados hasta el codo. representada por un hombre joven. En este caso. no es común encontrar dibujos de niños en la iconografía obrera.

En síntesis. los culpables del crimen eran carpinteros y cuando los policías que los capturaron hicieron la descripción de los personajes. que empiezan a ser vistas como sinónimo de elegancia y distinción. donde los testigos declaraban que los homicidas iban vestidos de artesanos. Por esta razón. calzado”. sino a la idealización de lo que podría llegar a ser la clase obrera si se daban otras condiciones. y el otro. El hombre adulto estaba bastante alejado de la representación del obrero industrial. En este período. El pueblo utilizaba sombrero burdo de ala ancha. se utilizaban para significar la familia proletaria que avanzaba hacia el socialismo17 . 4) no puede ubicarse dentro del pueblo raso. el obrero (Figura No. que se impone posteriormente. y sobre todo en los sectores más pobres. En cambio. cit. que describimos anteriormente. el artesanado y el pueblo en general se identificaban porque ambos conservaban el uso de la ruana. p. la influencia inglesa pone en furor las chaquetas y levitas. 18. utilizaba zapatos18 . E. remarcan un signo de distinción. pero se diferenciaban porque el primero. en cambio. en: El mundo del trabajo. es una visión armónica del obrero trabajando por el progreso del país. Esta imagen no corresponde a la mayoría de los trabajadores. op. Rodríguez Forero. allí se encontraba un sentido de dignificación y diferenciación del trabajador con el pueblo en general. la ruana seguía reinando como vestido. como el sombrero y la posición erguida. 125. pero su indumentaria y sus facciones pueden vincularse con la definición amplia del término obrero.. y fueron utilizadas hasta por líderes indígenas. 157 . ruana y no llevaban zapatos (en el mejor de los casos alpargatas). ruana y zapatos. cobija y estera. calzado”19 (véase Figura No. puede verse la correspondencia con la indumentaria: uno de ellos “vestía ruana de color carmelita pardusca. como se puede inferir de la investigación adelantada a raíz del magnicidio de Rafael Uribe Uribe. como Quintín Lame. 5). sombrero de fieltro carmelita. mientras que el uso de calzado. como paz. Efectivamente. “El hombre y la mujer. A. Vista fiscal. 19. Hobsbawm.El obrero ilustrado menores (y mujeres). ruana negra de paño. instrucción. sin entrar en más explicaciones. pero tampoco en el estereotipo del artesanado o el dueño de taller. relacionada con diferentes formas de trabajo manual. Ellos. pp. detalles como los puños de la camisa doblada y la abotonadura abierta. cit. Además. hacen que se le identifique como trabajador manual. protección y unión de todos los obreros. sombrero jipa. El vestido de los artesanos era reconocido socialmente y sobreentendido. Otros. op.. cuando eran representados. “vestido oscuro. 17. a través de tres elementos que en ese entonces fijaban la posición social de una persona: sombrero. 7 –8. chaqueta y sombrero fino estaban destinados a otros sectores sociales. vestido oscuro. pero en la cotidianidad. imágenes a la izquierda”. Hasta bien entrado el siglo XX.

estrellas de cinco puntas. cuernos. p. 20. Hobsbawm. E. cit. antorchas y cadenas20 . Tipografía Gómez. 1917. Doce años más tarde. lugar donde se concentraba un importante número de obreros por ser epicentro del enclave de la Tropical Oil Company (TROCO). como símbolo de la clase obrera (Figura 6). sosteniendo una pica en la mano derecha y apoyándola sobre el hombro. 90.. op. Asesinato del General Uribe Uribe. que. presentaba en el cabezote un hombre con torso desnudo. como bien lo ha señalado Eric Hobsbawm. pero incorpora también elementos del movimiento revolucionario internacional. “El hombre y la mujer imágenes a la izquierda”. rosas. pp. Vanguardia Obrera. como la hoz y el martillo. cereal.Luz Ángela Núñez Espinel Figura 5 Fotografía de un grupo de artesanos de Bogotá. 126–129. este dibujo se enmarca perfectamente dentro de la iconografía socialista. se inspira en parte en la tradición del la Revolución Francesa. ¿Quiénes son? Bogotá. Sin duda. rayos. 158 . un periódico publicado en Barrancabermeja. Fuente: Marco Tulio Anzola Samper. olas.

proclamaba la igualdad de los sexos y la emancipación de todos los seres humanos. mientras que. No obstante. evidenciaba la paradoja del movimiento obrero y socialista que. 159 . 1926 Las revoluciones democrático–burguesas habían recurrido a figuras femeninas para simbolizar los conceptos de revolución y república. “La libertad Guiando al pueblo”. utilizando para ello la imagen de una mujer desnuda. excluía a las trabajadoras de la lucha política. Esta contradicción tiene múltiples explicaciones: la difusión de la iconografía del movimiento obrero internacional. en la práctica. el temor a la competencia femenina. La más famosas de estas imágenes se encuentra en el cuadro de Delacroix. en la transición de las revoluciones democráticas del siglo XIX. que blandía un martillo o una pica. Barrancabermeja. en últimas. en teoría.El obrero ilustrado Figura 6 Cabezote de Vanguardia Obrera. disminuyó la utilización de la figura femenina y se impuso la imagen del hombre. pero. a los movimientos proletarios marxistas del siglo XX. y a menudo tocada con un gorro frigio21 . 1830. Aun cuando en las fábricas. el cálculo del salario sobre la base de que sólo un miembro de la familia (el padre) trabajaba. la fuerza de trabajo femenina era numéricamente más importante que la masculina. 21. la acentuación de la división social del trabajo por la industrialización. o por lo menos con los senos desnudos. con el torso desnudo. como equivalente masculino de la alegoría femenina a la revolución. donde la representación que se adoptaba era la del varón. esto no se veía reflejado en la imagen del obrero.

la lucha por la vida es su destino. No. La fuerza se simbolizaba en la corpulencia de la figura (o la “musculatura de gigante”. el cuerpo desnudo era una forma de idealización del ser humano y. 26 de julio de 1919. encontramos eventualmente imágenes narradas que corresponden a este estereotipo. estibadores o mineros de las regiones de clima cálido) podían realizar sus labores con el torso desnudo. desde 1919. pues. Por ejemplo. no sabemos desde cuándo empezó a utilizarse este cabezote en el periódico. Las cualidades no se atribuían únicamente a los obreros. impedían que ésta fuese una práctica universal. que menciona el poema). pues el único ejemplar disponible para la consulta es de 1926. en el caso de la iconografía socialista. y esta publicación circulaba desde 1923. 160 . 72. y se inclinaban claramente hacia el icono del obrero industrial. y la juventud.Luz Ángela Núñez Espinel En realidad. en: El Luchador. y así –con esa gloria soberana– a la civilización traza el camino. ve el fracaso muy lejos de su espíritu pujante Nada le arredra en la contienda humana. sino que se extendían al movimiento político que encarnaban. trabajo y juventud. el trabajo. por medio de la herramienta que empuñaba. No obstante. estas imágenes ya no tenían la ambivalencia de aquélla de la década de 1910. Si bien la influencia artesanal dentro del movimiento obrero todavía era muy fuerte en los años veinte. a través del énfasis en tres cualidades: fuerza. La frente altiva regia la contextura del altanero bien parece la mueca tentativa del que nada le importa: es el obrero ¡Miradlo! Y como su robusto brazo tiene musculaturas de gigante invencible y heroico. para el contexto 22. en el aspecto físico de la imagen. Sin embargo. debe tenerse en cuenta que. “El Proletario”. aunque algunos trabajadores no calificados (como cargadores. sino a la larga vida que tenía por delante el movimiento obrero. una manera particular de idealización de la lucha de la clases obrera. la juventud no hacía referencia específica a la edad de los trabajadores. la disciplina fabril y las características propias de algunas labores. Ovidio Montes. como en este poema de Ovidio Montes. aunque aquí todavía se habla de civilización y no de revolución: Yo lo he visto llegar. Medellín.22 Esta figura es poco realista. En general.

véase: J. Vanguardia Obrera. N. 38. “Vanguardia obrera”.. los obreros eran mayoría abrumadora por la ubicación del enclave de la TROCO. tras el concepto de revolución. 2 de octubre de 1926. cit. puesto que. la justicia y la injusticia. pero también había algunos elementos propios de la matriz simbólica. Bogotá. tiene su origen en el Manifiesto del Partido Comunista. era evidente la influencia del socialismo marxista y de la Revolución Rusa. mientras que la presencia de artesanos era reducida debido a que la misma compañía estadounidense manejaba buena parte del abasto de la ciudad23 . Yunis y C. El lema inserto en la parte inferior. “Proletarios de todos los países uníos”. en esta publicación prevalecía la matriz iluminista. 161 . 23. No. hace referencia directa al planteamiento de Vladimir Lenin sobre la existencia de una vanguardia proletaria que guía la revolución. subyacía una visión de la eterna lucha entre los buenos y los malos. Como vemos. escrito por Carlos Marx y Federico Engels. compuesto por dos oraciones: “OBREROS: El que no protesta de su verdugo (sic) no merece vivir en una república libre como la nuestra” y “La justicia no se compra ni se pide de limosna. Para una historia de la ciudad de Barrancabermeja y de los trabajadores petroleros. B. así mismo. 1906. Hernández. si no existe se hace”24 . y J.El obrero ilustrado específico de la ciudad de Barrancabermeja. Aunque Vanguardia Obrera conservaba muchos elementos legados por el liberalismo radical. op. tanto en los artículos como en los lemas e incluso en el nombre mismo de la publicación. 24. op. cit. expresada en forma sintética en un aviso permanente. Del progreso del país a la revolución mundial Figura No. Aprile–Gniset. 7 Cabezote de El Faro.

Luz Ángela Núñez Espinel Siguiendo con el análisis de los elementos que componen el mensaje en los cabezotes de los periódicos. La utilización del escudo evocaba una noción de patria derivada de la Regeneración. 7). No cuestionaba las bases sobre las que se había construido la Hegemonía Conservadora. 8). de paz y progreso (Figura No. en: Heraclio Bonilla y Gustavo Montañez (editores). sino que buscaba preservar su integridad (el fantasma de la pérdida de Panamá seguía gravitando en el imaginario nacional) y contribuir a su engrandecimiento25 . iluminado por los rayos del progreso y la razón que emanaba el obrerismo (Figuras No. Los obreros brillaran eternamente llevando los rayos de la civilización y la democracia a todas partes. Bogotá. “El rapto de Panamá en la caricatura política colombiana. Así. en: Luz Ángela Núñez. La metamorfosis de la nación en el siglo XX. Hasta 1916. De esta forma. 3 y No. eran representadas por medio de un “ave negra” que llevaba una tea y un puñal. un elemento importante era la representación del país a través del Escudo Nacional. al país llegaría un nuevo amanecer. para significar la muerte. nos dice que la prensa obrera era la luz que iluminaba lo que tocaba. Universidad Nacional. Esta representación también se inspiraba en la necesidad de dejar atrás las guerras civiles y los odios entre compatriotas. Nos. 7). Las guerras civiles. 162 . la destrucción y la maldad que habían dejado esos acontecimientos (Figura No. Esta imagen buscaba producir un sentimiento de rechazo y odio a la guerra. Colombia y Panamá. 15 y 22 de diciembre de 1905. Un estudio más general sobre el imaginario que desarrolla la prensa en torno a la pérdida de Panamá. como lo expresaba claramente el texto que la acompaña: 25. 2004. para que el país pudiera renacer gracias a la unión y el trabajo de todos. consideradas como la peor tragedia que le había ocurrido al país. Véase: “La Integridad nacional”. una interpretación del cabezote de El Faro. podemos afirmar que hubo un cambio radical en la definición del contexto que acompañaba las imágenes de los obreros y que finalmente constituyó su radio de acción política. en: El Faro. 2 y 3. 1903 –1930”. Bogotá.

No. Bogotá. sino que sus elementos se encontraban dispersos para mostrar el caos en que los gobiernos conservadores habían sumido a la nación. 20 de abril de 1910. en: El Faro. en: El Faro. No. El cóndor (como emblema del dominio conservador) adquiría un 26. Cartagena. 3. 1910). Y en sus negras alas de pluma funeraria Lleva también los gérmenes del mal. el escudo del país no se dibujaba completo. que se autodefinía como “periódico librepensador y socialista”27 (Figura No.29 de diciembre de 1905 Mirad esa ave siniestra que en sus garras La tea incendiaria lleva por doquier Es el búho fatal de nuestras guerras Que a la patria trataba de encender.El obrero ilustrado Figura No. No. Texto que acompaña la imagen de “El Ave Negra”.26 Si bien estos eran los elementos presentes en la interpretación de la prensa artesanal–obrerista. 23 de noviembre de 1905. El Símbolo. 27. 8 “El Ave Negra”. Odiemos de la guerra los horrores Con su triste horizonte de terror… Pensemos con el pueblo en sus dolores Y en salvar a Colombia con valor. en los periódicos radicales la lectura era diferente. 3. 163 . como lo muestra muy bien El Símbolo (Cartagena. Bogotá. En su curvo pico lleva sanguinaria De Bruto el bárbaro puñal. En este caso. 3. 3).

es universal: el proletariado internacional y la revolución mundial. En consecuencia. Figura No. Por la fuerte censura de prensa imperante y el reducido espacio de acción que tenía la oposición.Luz Ángela Núñez Espinel significado negativo y era asimilado a la figura del “ave negra”. mientras que la figura masculina representa a seres reales (el pueblo o los obreros). el referente y el radio de acción seguía siendo el país (la patria). en parte. 9 y No. la hoz y el martillo. No obstante. Por su parte. 9 Cabezote de Claridad. con el llamado al internacionalismo proletario (“Proletarios de todos los países uníos”). a la que se le oponían dos símbolos: la luz y el gorro frigio (razón y libertad). Por esto. la figura femenina tiene el papel de inspiradora.10). Un ejemplo de este tipo de utilización de la imagen femenina se puede ver en 164 . como el hombre del torso desnudo que analizamos anteriormente. para que contribuyeran a liquidar la herencia legada por esa noche de catástrofes (La Regeneración y la dictadura de Reyes) y a sembrar las ideas del socialismo en el país. el escudo nacional desapareció de la iconografía y se retomaron símbolos mundialmente difundidos. la cinta. una imagen propia de la matriz simbólico –dramática. igualdad y justicia). Bogotá. por eso podemos encontrar otras visiones sobre los resultados de los gobiernos conservadores. pese a las diferencias entre la prensa artesanal–obrerista y radical. fraternidad y justicia. se hacía un llamado a los obreros y al pueblo en general. después de la caída de Rafael Reyes la libertad de expresión se amplió un poco y. como antesala de un nuevo amanecer de libertad. 1928 En la iconografía liberal y socialista. revolución. y el emblema femenino de la revolución o el globo terráqueo (Figuras No. una representación de este tipo no hubiera sido posible en la primera década del siglo. Sin embargo. en los periódicos socialista –revolucionarios y anarquistas. igualdad. el contexto donde se ubica y en el cual debe actuar el obrero. simboliza la utopía (libertad.

sino que se consideraba como parte de un movimiento internacional que tenía como misión derrotar al capitalismo y llevar el ideario del socialismo (o del anar- 165 . puesto que reproduce su emblema más característico: una mujer desnuda que sostiene en la mano una tea encendida. es un fuerte llamado a la acción unificada de la clase para realizar la revolución (Figura No. la elaboración de estas imágenes era parte importante de la difusión de ideologías en diferentes países del mundo. como en nuestro ejemplo de 1914. Figura No. Estaba claro que el proyecto político de la prensa socialista–revolucionaria y anarquista ya no estaba vinculado al engrandecimiento de la patria. Por ello.El obrero ilustrado el emblema del grupo anarquista Pensamiento y Voluntad. de manera que simplemente con ver una imagen se pudiera despertar sentimientos de solidaridad y pertenencia. todo lo contrario. donde una mujer desnuda representa la revolución universal. 10 Emblema del grupo anarquista Pensamiento y Voluntad. editor del periódico del mismo nombre En este caso. Esta imagen no se ubica dentro de un marco de colaboración armoniosa con el Estado o los industriales. dentro de las posibilidades técnicas posibles. y de ahí que. 11). hicieran los mayores esfuerzos por difundirlas (Figura No. La reproducción de símbolos internacionales también era una estrategia para tratar de superar el aislamiento de los grupos anarquistas colombianos y crear identificación entre sus lectores y un proyecto político que trascendiera las fronteras. sino que. 10). la imagen muestra una fuerte asimilación del universo simbólico del anarquismo internacional.

Véase. p. “Símbolos presentes en la prensa obrera”.Luz Ángela Núñez Espinel quismo) a todos los pueblos del mundo. los rayos del sol pueden interpretarse como una alegoría de las nuevas ideologías que llevaban rayos de luz (libertad) a toda la humanidad. “Los partidos políticos de Antioquia”. 9). En este contexto. 125 28. 1986. o que el socialismo “es el nuevo sol de la libertad bien entendida”28 (Figura No. Ediciones de la Banda Oriental. donde se afirmaba que “EL SOCIALISMO es el sol de libertad que ahuyenta las tinieblas y hace saltar las pupilas de los vampiros humanos”. 3. Medellín. No. en: El Luchador. el cuadro No. Historia del movimiento sindical uruguayo. 166 . t. incluido en este capítulo. también. “Salus Populi” y Gilberto. 11 “La Anarquía ha triunfado” Fuente: Carlos Zubillaga y Jorge Balbis. Figura No. Montevideo. o por lo menos así lo daban a entender ciertos artículos de El Luchador. 5 y 21 de noviembre de 1919. Juan Lanas. II: Prensa obrera y obrerista (1878 –1905). 99 y 104.

32. En este sentido. y de ser posible. como el reclamo por una verdadera democracia. cit. 150 y ss. E. encontramos que satisfacían las tres funciones básicas que. como la jornada laboral de ocho horas.30 . educación laica y obligatoria. es importante señalar que los periódicos no sólo difundían. a través de sus artículos noticiosos y de opinión. los reclamos de paz y proteccionismo económico. Gente muy rebelde. Véase Figura No. Otras. bien en su forma visual o escrita. derecho a la huelga. t. suscitar su adhesión”31 . descanso dominical remunerado.. 167 . legislación social. M. 6. por el contrario. R. Agulhom. 30. quizá se pueda hablar de un simbolismo visual en la política colombiana. 249. Hobsbawm. socialismo y protesta popular. Por un lado. cit. op. 247. Se representa a través del símbolo de los tres ochos “8 8 8”. imágenes y símbolos en la Francia posrevolucionaria “. Este último punto nos deja un interrogante que ameritaría un estudio de más largo plazo para poder resolverse. agradarle. deben realizar los emblemas: “Identificar al poder político del que emana. CREACIÓN Y APROPIACIÓN DE SÍMBOLOS Y HÉROES SOCIALES La riqueza simbólica de la prensa obrera era fruto de una tradición propia. producir en el espectador un efecto favorable. fueron cambiando. Ibíd. Cultura. en: El mundo del trabajo. tanto internacionales como sus equivalentes colombianos. traducir claramente los principios que los sustentan (…). distinguiéndolo de los poderes extranjeros o de poderes anteriores abolidos. pero también de la apropiación de elementos derivados del movimiento obrero internacional. Los símbolos. cit. p. En este sentido. comprobamos que también tenían una utilidad pedagógica para la educación política del pueblo. poco a poco dieron paso a exigencias fundamentales. sino que efectivamente contribuían a la creación de estos mitos sociales. Así. 31. cumplían varias tareas que potenciaban su importancia política y social.. p. 4. trato digno para el trabajador y derecho a un salario justo29 . como la utilización de elementos sencillos para la explicación de conceptos y situaciones políticas complejas.. por otro lado. Vega. La función en estos personajes emblemáticos no era meramente decorativa. Pero. etc. La prensa participó del universo simbólico obrero a través de la invención de los héroes del proletariado. libertad de expresión. puesto que aquéllos tenían un 29. según Maurice Algulhom. puesto que algunos estudios señalan una relación inversa entre estas dos variables32 . op.El obrero ilustrado Algunas reivindicaciones permanecieron durante todo el período. III. y es el concerniente a la relación entre el uso de emblemas visuales y el grado de alfabetización del pueblo. op. p. “Política. “El hombre y la mujer imágenes a la izquierda”.

Crítica. Otros.Luz Ángela Núñez Espinel impacto político real como generadores de identificación política y modelos ejemplarizantes para el pueblo. 5 de julio de 1919. como la idea de patria. 2002. Barcelona. la cohesión social y el sentido de existencia de una historia obrera particular33 . de paso. 168 . buscamos establecer una relación directa entre el símbolo (visual o escrito). 34. 110. como ocurrió con las víctimas de la masacre del 16 de marzo. pues. nomenclatura urbana e imágenes ubicadas en lugares cerrados. particularmente la introducción. 38. Sobre el significado de la invención de tradiciones. como puede ser el caso de la hoz y el martillo. banderas y emblemas: los símbolos de la prensa Los símbolos no sólo cumplen una función de identificación en torno a una ideología política. en algunas ocasiones. evidenciando la polisemia de algunos de ellos y la forma cómo permanecen o desaparecen en el tiempo. pero rica en imágenes. en: International Review of Social History. No. el significado y el tipo de prensa donde se utilizaba. En los perió- 33. 35. hasta ahora. no conocemos ningún trabajo que se ocupe de este tema para el período estudiado35 . sino que también permiten explicar. véase: Eric Hobsbawm y Terence Ranger (editores). Bogotá. El Tiempo se muestra sorprendido porque en un barrio obrero en construcción. “History of simbols as social history”. Con ello. el culto a ciertos personajes propició la invención de tradiciones obreras. la revolución o el socialismo34 . obeliscos. A. de manera relativamente clara y comprensible para la mayoría de las personas. hemos sintetizado los principales símbolos que se encuentran en la prensa obrera. 3. La invención de la tradición. en Bogota. Además. p. 1993. reforzando. se le habían puesto a las calles nombres como “Carrera Trotzky” y la “Calle Nicolás Lenin”. Esto último nos ayuda a entender la paradoja de una prensa pobre en conceptos. Gotffried Korff. en: El Tiempo. “En el barrio obrero Trotzky y Lenin”. los tres ochos o el gorro frigio. pues lo que nos muestra es una estrategia de comunicación que permitía transmitir una idea sin explicarla conceptualmente. no serán analizados en este trabajo y seguirán a la espera de alguien interesado en estudiar el aporte popular al imaginario cívico. El panteón popular: héroes y mártires del proletariado La prensa obrera fue sólo uno entre los muchos mecanismos utilizados para la invención de un panteón de héroes y mártires populares. situaciones o conceptos políticos que pueden ser muy complejos o abstractos. como estatuas. placas. De soles. En 1919. En el cuadro No. B.

Cuadro No. discursos y procesiones. homenajes. noticias. que ayudaban a fijar en la memoria colectiva a personajes que serían rememorados como héroes dignos de admiración y culto cívico.El obrero ilustrado dicos se reproducían semblanzas. fotografías. 3 Símbolos presentes en la prensa obrera 169 .

Luz Ángela Núñez Espinel 170 .

Entre otros artículos. utilizando el mismo lenguaje retórico de glorificación e incluso retomando parte del panteón republicano. 16 de julio de 1911. “Bolívar”. era un fenómeno que ya contaba con unos antecedentes importantes en todo el mundo occidental. considerados como los primeros socialistas del país. No. aunque resignificándolo en función de su ideología. ¡Libres por convicción y herencia! ¡Libres porque en Colombia no debe haber otras leyes que las que garanticen la soberanía del pueblo! ¡Libres porque no debemos obedecer a la autoridad. San Martín. en: La Razón del obrero. por ejemplo. No. Incluso. “Dos fechas”. algunos generales de las guerras civiles se convirtieron en paladines regionales. etc. 17 de julio de 1910. sino la que emane de la voluntad del pueblo soberano! Libres porque los padres de la patria nos legaron una república democrática donde todos somos iguales ante la ley. 12 de marzo de 1910. Bogotá. Durante el siglo XIX el panteón se fue agrandado por cuenta de caudillos y vencedores de las guerras civiles. cuando surgieron los primeros héroes y mártires locales de la tradición republicana (Bolívar. Los movimientos sociales del primer tercio del siglo XX. Sus orígenes modernos datan de la Revolución Francesa. Morelos. No. Bogotá. “Programa para el 20 de julio de 1911. 70. 4. 33. o Simón Bolívar. 171 . en América Latina adquirieron verdadera fuerza con las gestas de independencia. durante la primera celebración de la fiesta del trabajo en Colombia. asociados a un partido político. continuaron esa tradición. 1. hijos del pueblo que rindieron su vida bajo el estandarte tricolor. O‘Higgins. Ese fue el caso de Los Comuneros de 1781. como iniciador de la gesta por la libertad del pueblo y luego traicionado por un gobierno más autoritario que el español36 . Medellín. Hidalgo. pretendidos padres de la patria y quintaesencia de la nacionalidad. 36. Ignacio Correal.El obrero ilustrado La invención del panteón revolucionario. en: El Luchador. en: Ravachol. el discurso central de la conmemoración finalizaba de la siguiente manera: Todavía se siente la tierra humedecida con la sangre de los héroes ignotos. 19 de julio de 1919. en derechos y en condiciones.). En Colombia. recordado con ocasión de las fiestas del 20 de julio y el 7 de agosto. “Unámonos”. en el holocausto de nuestra libertad Es por eso que queremos ser libres en la acepción de la palabra. véase: Arístides Zapata. No. en: El Proteccionista.

Víctor Hugo o Zola. acompañadme en dos únicos vivas: ¡Vivan los libertadores de Colombia! ¡Viva el pueblo libre y soberano!37 El naciente movimiento obrero colombiano reivindicaba héroes propios. Estos personajes fueron rodeados de una aureola sobrenatural. la prensa obrera colombiana destacó. y se trataba más bien de la importancia que cobraron algunos a raíz de las circunstancias de su muerte o gracias a las acciones que realizaron durante su vida. op. Engels. Bakunin. De estos personajes.. perseguidos. en su trabajo Insurgencia urbana en Bogotá. Ferrer.Luz Ángela Núñez Espinel Para terminar. Malatesta. a menudo eran llamados también a ocupar un sitial de honor. 311. exiliados o protagonistas de importantes gestas. 172 . 1. la imagen del obrero asesinado como héroe social. aunque tenía fuerte remembranza cristiana. p. de Daumier. glorificaba a los inmolados por la causa de la justicia y la emancipación social. porque algunos personajes podían situarse sin problemas en cualquiera de ellos. 7 de mayo de 1914. tanto en el país como en otros lugares del mundo. en: El Domingo. Lenin. Tolstoi. cit. y se convirtió en parte de iconografía de izquierda. Discurso de Manuel Antonio Reyes. cuando se gritaron vivas a este personaje durante el motín artesanal ocurrido en Bogotá. Suriano. gracias al cuadro Rue Transnonian. que no necesariamente se les atribuía a quienes eran reconocidos como sus grandes teóricos o maestros ideológicos: Marx. compañeros. el 1º de mayo de 1914. Bogotá. puesto que víctimas de la persecución oficial o patronal. Jaurés. Esto no quiere decir que el reconocimiento popular sólo se pudiera adquirir con la muerte. La diferencia entre los dos grupos era muy tenue y difícil de precisar. especialmente. Al parecer. en el cual se representa a un trabajador asesinado con unos rasgos muy parecidos a la figura de Cristo38 . La primera mención que hemos encontrado de Ravachol data de 1893. pronunciado durante la celebración de la fiesta del trabajo. J. pero. nos explica que el anarquista francés llegó a 37. estudiaremos sólo a dos de los que tuvieron mayor acogida en el país: Ravachol y Lenin. Pablo Iglesias. a Ravachol. miembro de la Unión Obrera. se originó en la revolución de 1848. los mártires de Chicago y los anarquistas Sacco y Vanzetti. Kropotkin. cualidades extraordinarias e historias épicas. Héroes Internacionales De los héroes del movimiento revolucionario internacional. 38. Mario Aguilera. en lugar de honrar solamente a los caídos por la patria.

una vez allí. puesto que. El citado autor afirma que el pueblo. al vitorear al Ravachol hacían caso omiso de los epítetos de ladrón y de asesino utilizados por la prensa y con ello también ignoraban las críticas al anarquismo y al socialismo ¿Qué sentido puede tener esa desobediencia? Revelaba el descrédito del discurso de los sectores dominantes. Su vida política empezó alrededor del año de 1877. profanador de tumbas y asaltante. Mientras tanto. Luego. hizo parte de un grupo colectivista y de un círculo de estudios sociales. luego fue contrabandista. pero tuvo que empezar a trabajar y entró como aprendiz de tintorería. el 14 de octubre de 1859. donde estuvo hasta la edad de seis o siete años. pero. Insurgencia urbana en Bogotá. porque casi todos los periódicos de la década de 1880 tenían una sección de noticias internacionales. Comenzó robando gallinas. llevando a cabo dos atentados con dinamita contra un juez y un fiscal. De esta manera. hay que considerar que Ravachol pudo ser asimilado a un héroe popular que luchaba por la justicia o en otras palabras. Mario Aguilera Peña. Francia. pues no lograba encontrar un empleo duradero y pasaba frecuentes períodos en la desocupación. su padre dejó el hogar y. a un bandido social. Su infancia estuvo marcada por las privaciones y el abandono. falsificador de monedas. su situación económica empeoraba cada vez más. Por último. pero luego repudió el apellido paterno y adoptó el de su madre: “Ravachol”. cuando comenzó a asistir a reuniones políticas. Para tratar de sobreponerse a la miseria que acosaba a toda su familia y con la convicción de que robar a los ricos era legítimo. reanudó sus actividades. porque se le imputaban varias muertes. cuando Ravachol fue detenido y ejecutado en 1892. 272. Así. se refugió en París. antes de convertirse en forma decidida al anarquismo.39 Para poder entender estas palabras en sus justas dimensiones. A mediados de 1891 tuvo que salir huyendo de Lyon. y su verdadero nombre era Francois –Claude Koeningstein. el público capitalino estaba familiarizado con sus acciones y al año siguiente fue recordado durante la sublevación popular. sin abandonar su ideología anarquista. cuando todavía estaba muy pequeño. 1997. p. para 39. por las penurias económicas que vivía la familia. vale la pena recordar quién fue Ravachol y por qué logró tanta notoriedad en su época. Colcultura. volvió a vivir con su madre. en casa de un camarada anarquista. empezó a realizar actividades ilegales. Nació en Saint Chamond. fue llevado a un asilo. 173 . donde se presentaban con especial atención los acontecimientos franceses.El obrero ilustrado ser conocido en la capital. También puede entenderse como una forma contestataria de la mentalidad popular dentro de la lógica de que lo condenado por los poderosos es bueno para el pueblo.

En la publicación. un semanario radical de Bogotá. y se le describía como un personaje lleno de fuerza. Es lo justo”41 . No. “El Socialismo”. en Bogotá. dos años más tarde El Domingo. 174 . 41. y Philippe Oriol. Juan Francisco Moncaleano. 1992 (primera edición de 1964). de los que sufren. se escribieron canciones y poemas. en: Ravachol. hacia 1893. con influencias liberales. Ravachol adquiría estatus de “mártir de la libertad”. Bogotá. Esta era la idea que se quería comunicar con la mención de Ravachol. “La sociedad ha engendrado a Ravachol. Por ejemplo.42 Este periódico no pudo seguir circulando debido a la censura (véase capítulo 3). pero esto no significó el olvido del ácrata francés. era comparado con Jesucristo por haber sido condenado a muerte debido a sus ideales. se convirtió en un mártir del anarquismo. su gran corazón. 126. como lo expresaba el anarquista Mirbeau. símbolo del sufrimiento y de la rebeldía obrera. dando luz y sombra a su personalidad. Traducción nuestra. socialistas y anarquistas). París. de lo que podía suceder si el pueblo decidía tomar justicia por su propia mano. debido a la información del empleado de un restaurante. sufrió un atentado con dinamita para cobrar venganza. el restaurante donde trabajaba la persona que lo denunció. Los datos sobre la vida de Ravachol los tomamos de Jean Maîtron. Ella ha sembrado la miseria: ella recoge la revuelta. Finalmente. cit.Luz Ángela Núñez Espinel vengar a dos compañeros. Juan Francisco Moncaleano y Alejandro Torres Amaya empezaron a editar un periódico que tenía el mismo nombre del anarquista francés. y sus glóbulos cerebrales que no tenían latidos sino para la libertad y los sentimientos altruistas de su gran carácter. Oriol. 42. p. incluso. su nombre era vitoreado en desfiles y manifestaciones e. sus grandes energías las consagró hasta morir por la causa de los desheredados. 2. a veces. publicó un artículo para conmemorar un aniversario más de la muerte de “aquel santo que en 40. El mensaje. De esta manera. fue ejecutado el 11 de julio de 189240 . y aunque ésta no era una publicación libertaria (era un periódico radical.. Citado en: P. era muy claro. En su memoria se hicieron homenajes. París. cuyo mensaje nuevamente lo encontramos en la década de 1910. 2 de julio de 1910. y su nombre llegó a ser una especie de amenaza o recordatorio para los ricos. Ravachol et les anarchistes. Precisamente en ese año. fue detenido en abril de 1892. iban como el efecto solar. y tras un rápido juicio. dedicó buena parte de sus esfuerzos a engrandecer a los más reconocidos anarquistas de la época y especialmente a su inspirador. op. energía y altruismo: Ravachol era un neurótico de la democracia. L´equipement de la pensée 1992. Gallimard. Ravachol un saint nous est né.

175 . Ravachol es el enfermo arrojado del hospital por la caridad de Posada Gaviria. fragmentarias y hasta contradictorias. incluyendo los de Colombia. Con este sobrenombre se buscaba generar rechazo entre la población pereirana hacia los seguidores del anarquista. pp. Bogotá. Torres Giraldo. el Clero de Pereira apostrofó. en: El Domingo. Ravacholes son todos los de ese montón de desarrapados que viven sin pan. Ravachol es el recién nacido para quien no está abierta la ventanilla de la cuna pública. al igual que el personaje bíblico. las noticias que llegaban sobre Lenin eran escasas. Pero Ravachol vive y vivirá en tanto hay un penado injustamente vertido o un poder injustamente constituido. Este semanario puede incluirse en el grupo de periódicos radicales. Lenin fue el otro gran héroe popular. Para la creación de su mito fue útil tanto la importancia política de la Revolución Rusa. para hacer el escrito más significativo. se le atribuía una especie de resurrección o de vida después de la muerte en todos los pobres del mundo. anecdo Fario. Por ejemplo. En el escrito también se le comparaba con Jesús. Tal vez la sociedad que lo juzgó haya olvidado a Ravachol. los directamente afectados consideraban que hacerse merecedores de tal apelativo era motivo de afirmación política e incluso podría decirse que de orgullo44 . Al contrario de lo ocurrido con Ravachol. 30 –33. adaptar o explicar.43 Desde la otra orilla. pues. el Clero utilizó el nombre y la imagen de Ravachol para descalificar las diversas formas de oposición al gobierno y a la jerarquía católica. con el que había iniciado labores en 1906. Ravachol es el obrero que cae del andamio de un palacio de don Pepe Sierra.El obrero ilustrado el martirologio del pueblo se llama Ravachol”. por “haber pretendido redimir la humanidad” y. circuló el rumor que el líder de la revolución 43. su valentía y lo equiparaba con los profetas o con Jesús. entre 1912 – 1913. pero luego retoma la senda del liberalismo moderado y oficialista. donde hasta los periódicos católicos informaban de sus actividades en Francia. lo que estaba ocurriendo. esto sirvió para alimentar una leyenda heroica que exaltaba su grandeza. durante un breve periodo de tiempo. Quizá en Francia pase inadvertido este aniversario. 14 de julio de 1912. Paradójicamente. “Aniversario de Ravachol”. entre 1914 y 1915. se afirmaba que. en 1919. como “Ravacholes”. Con todo. aunque no sabemos si ese objetivo se logró. Así. pues los periodistas se veían abocados a interpretar. al grupo de jóvenes izquierdistas cercanos a El Aguijón y a las tertulias de la Sastrería de Germán Uribe Zuleta y de la biblioteca de alquiler de Clotario Sánchez. I. 44. de acuerdo con su experiencia y sus convicciones. mostrándolas como criminales y amenazantes para el orden establecido. como la falta de noticias de lo que acontecía en el país de los zares.

Zinovieff y la semilla sembrada en el cerebro de millones de proletarios en el mundo entero. La personalidad de Lenin está todavía cubierta por la propaganda capitalista empeñada en mostrarlo como un monstruo. No. 111. Luis Tejada. Medellín. 100. Así en uno de los artículos se le comparaba con la figura mítica del águila y con la imagen cristiana del apóstol: Lenin fue un águila caudal. Bogotá. publicado originalmente en 1924. “Lenin”. 280–281. No.Luz Ángela Núñez Espinel había muerto e inmediatamente El Luchador se pronunció sobre el tema. la última esperanza de los pueblos y el único capaz de cambiar la historia y llevar felicidad a todos los hombres47 . 47. en: El Luchador. En este escrito pedía a las Parcas (deidades infernales que manejaban el hilo de la vida del hombre). Biblioteca Colombiana de Cultura. “Oración para que no muera Lenin”. por su energía y quizás por su sacrificio. el gozo de los burgueses durará poco porque ahí queda Trotzky secundado por tenientes como Tchicherine. en: El Luchador. por su valor. 8 de noviembre de 1919. asignándole la gloria que sólo se obtiene tras la muerte. 176 . que no permitieran la muerte de Lenin porque éste era el redentor de la humanidad. Medellín. 1977.46 El escritor comunista Luis Tejada escribió un corto texto titulado. Calibán. Su figura representaba la promesa de la revolución hecha realidad. José Ingenieros en una conferencia en Buenos Aires hizo una apología según la cual sólo Jesús ha sido más grande que Lenin. el culto a Lenin aumentó y se convirtió en protagonista infaltable en los discursos sobre la revolución y las celebraciones del Primero de Mayo. nueva religión. 46. cruel y semiloco. los burgueses de Europa podrán respirar tranquilos. ambicioso. pp. rindiéndole debido homenaje y. 45 El otro escrito publicado a raíz de esa falsa noticia. por su ciencia. en: Gotas de Tinta. Lenin es el profeta. apóstol y sumo pontífice del bolcheviquismo. de paso. un gran apóstol y un formidable luchador que tuvo el valor de encargarse del Gobierno de Rusia en pleno caos (…) Tengo para mi que la gran figura de Lenin. trató de limpiar la imagen del líder empañada por las mentiras de la propaganda capitalista y pronosticó que sus ideas vivirían por siempre: Si el asesinato de Lenin se confirma. 16 de diciembre de 1919. “Oración para que no muera Lenin”. “Manjares y Lenin”. Si su muerte es cierta. el cual muy pronto logró notoriedad y contribuyó en buena medida a difundir el culto al líder ruso en algunos sectores de la población. Con el avance de las ideas socialistas en el país. y por ello se situaba por encima de los demás profetas 45. con el tiempo adquirirá proporciones gigantescas.

llorarán sofocando su lloro con los recuerdos del pasado.48 El fragmento precedente fue tomado de una respuesta enviada a la encuesta que realizó El Socialista. Esta idea se hallaba bastante extendida. durante la década de 1920. No. 517. que cual Geremías (sic). Precisamente. o mejor las nubes tempestuosas preñadas de electricidad que con sus rayos desde Rusia Trocados en santa dinamita. “Yo soy socialista”. Su nombre era un elemento aglutinador que generaba sentimientos de identidad y de pertenencia a una causa común: la de la revolución social. integrada por todos sus seguidores. dando a su ideología un tinte de profesión de fe religiosa. “¿Por qué soy comunista?”. a la hora de relatar cuáles eran sus convicciones políticas.El obrero ilustrado revolucionarios. en la cabeza visible de una especie de hermandad universal. ha de trasformar el mundo a despecho de tirios. Sin embargo. salud y revuelta” 48. 19 de mayo de 1928. entre los miembros del PSR se hizo frecuente utilizar. en: El Socialista. 49. los había convencido de que esa era la causa verdadera. De esta manera. como formula de saludo o despedida revolucionaria. y enfatizaban la imagen de redentor del proletariado universal. esta característica convirtió al “Inmortal Lenin”. “Hermanos en Lenin” “Por nuestro padre Lenin reciban el fraternal abrazo del Cda que no los olvida” “Fraternalmente en Lenin” “Hermanos en Lenin. 1º de mayo de 1928. este comerciante antioqueño no fue el único que hizo referencia especial a Lenin. fue nuestro segundo redentor Lenin. José María Leal. No. tanto que la encontramos en un militante socialista de Dabeiba y lector habitual de la prensa obrera. en 1928. hicieron mención de éste (y en menor medida de Marx o Engels). frases como. troyanos y burgueses. buena parte de quienes se autodenominaron como comunistas o socialistas revolucionarios. que los llevaba a afirmar vehementemente: “seré comunista hasta más allá de la muerte”49 . redentor de la humanidad. sólo equiparable a Jesucristo. Bogotá. 515. en: El Socialista. su nombre es el sol. Serafín Llanos. Los textos resaltaban que la magnificencia de la hazaña realizada por Lenin durante la Revolución Rusa. Bogotá. para conocer la ideología de sus lectores. quien manifestó: Tócale si a los que por convicción somos socialistas por doquiera sembrar la idea que culminó en la más estruendosa gloria de resonancia Universal culto redentor cual cristo en el Calvario. 177 .

1º de mayo de 1928. “Yo soy comunista”. Igualmente. pp. en: El Socialista. querían trasegar sus pasos y convertirse ellos también en mártires del proletariado. Soy Socialista revolucionario porque este es el nombre que adoptamos oficialmente los que predicamos la doctrina de Marx tal como la interpretó el inmortal Lenin. al igual que el internacional. vale la pena agregar. op. 2. González Arce a Ignacio Torres Giraldo y María Cano. S1.Luz Ángela Núñez Espinel “Vuestro en Lenin y la Humanidad oprimida” “Hermano en Lenin: Salud y R. Medellín. La estrategia insurreccional socialista…. 51 Los ejemplos desarrollados nos permiten concluir que la consolidación de estos personajes como héroes populares tiene ciertos recursos comunes: evocación de grandes hazañas. valor y sacrificio. “Carta de Ignacio Torres Giraldo a Ángel Priftis. que la imagen de los héroes internacionales servían de inspiración para aquellos que no se conformaban simplemente con seguir sus ideas. como fuerza. pese a la persecución y represión oficiales. septiembre 29 de 1928”. además. t. enero 9 de 1928”. diri- 50. 515. “Carta de la Federación Sindical de Occidente a Manuel Restrepo. quien. 982. estando preso en la cárcel del Líbano. exaltar aquellas personas que habían dado su vida por la causa de los desheredados o habían permanecido fieles. Popayán. como fue el caso de Julio Ocampo. y utilización de imágenes y personajes de la mitología clásica y el cristianismo. Este último recurso fue muy popular e importante. No. Julio Ocampo Vásquez. grandes oradores. 515. FMG. adaptando la táctica más conveniente al espíritu netamente colombianista. en: AGN. expresando que. S1. escribió una carta a El Socialista. Y finalmente.” (Revolución Social)50 Frente a este tema. cit. Bogotá. por su entrega a la causa obrera. 178 . en: J. Bogotá. 1º de mayo de 1928. pues es mi solo orgullo ser mártir del ideal.S. adquiriendo en cambio ser conducido a la ergástulas oficiales como la presente vez. 323. Cali. 463 –468. 266 –269. Respuestas de Salvador Barbosa y Julio Ocampo Vásquez a la encuesta de El Socialista. t. sino que. en: AGN. hago propaganda a esas ideas porque son mi único ideal e interés. 51. marzo 11 de 1925”. además. 199. Héroes nacionales La versión criolla del panteón obrero buscaba. f. porque permitía traducir las acciones y los significados de los ídolos revolucionarios a un lenguaje conocido y lleno de sentido para el pueblo y. además. Rojas Guerra.. fs. asignación de cualidades magníficas. M. No. y sabido es que esto no es otra cosa que el legítimo y puro Comunismo. FMG. posibilitaba establecer una clara continuidad entre los ideales cristianos y los revolucionarios. “Carta de J.

Juana Julia Guzmán. Y la base estaba ocupada por un sinnúmero de líderes regionales. y algunos de ellos. 515. 55. Había. No. Tomás y Jorge Uribe Márquez. Raúl Eduardo Mahecha y Manuel Quintín Lame. Juan Francisco Moncaleano y Rafael Uribe Uribe. podían aspirar a un lugar entre los elegidos.El obrero ilustrado gentes políticos y las mujeres designadas como “flor del trabajo”. se ubicaba debajo y en paralelo a las fotografías de los sacrificados en Estados Unidos. La fiesta del Primero de Mayo se celebró por primera vez en 1890. Carlos Melguizo. De la misma manera. De una u otra manera. y los publicó en Claridad. Juan de Dios Romero. Por otra parte. la creencia de que se aprende más por la experiencia que por la teoría. hecha por el Congreso Inaugural de la Segunda Internacional no tenía la intención de volverse un rito anual de los trabajadores. como la de extender el ejemplo revolucionario a todos los lectores y mostrarles las cualidades y el estilo de vida que debían aprender. mayo 1 de 1928. Por ejemplo. Un poco más abajo se ubicaban los líderes mencionados. Leonilde Riaño. en la invención de los héroes populares nacionales fue muy importante el referente de los mártires de Chicago. El Socialista. en 1928 bajo el título de “Comprimidos psicológicos de revolucionarios criollos”. seguramente. En este período hubo líderes sociales que alcanzaron gran reconocimiento popular. todos eran integrados al mausoleo popular con el objetivo de crear identificación y sentido de pertenencia entre los trabajadores. 8 de junio de 1928. se hizo por la asimilación de estos sucesos con los de Chicago. Bogotá. la conversión en héroes de las víctimas de la masacre del 16 de marzo de 1919 en Bogotá. para rendir tributo a los obreros ejecutados en la ciudad de Chicago durante una huelga que exigía jornada laboral de ocho horas. una intención pedagógica en la glorificación de ciertos personajes. Jacinto Albarracín y Arquímedes Buitrago. En la cúspide del panteón obrero. Biófilo Panclasta escribió una serie de semblanza de algunos personajes. como Lino Casas. 53. presentada por El Socialista. al lado de los mártires del 16 de marzo. se convirtieron en pioneros o símbolos del movimiento obrero e indígena del país. agitadores políticos y víctimas de la represión. estaban estos personajes. pero de forma espontánea siguió celebrándo- 52. eventualmente exaltados en la prensa52 . como Ignacio Torres Giraldo. En esta idea subyacía. Vicente Adamo. 179 . No. Bogotá. María Cano. en su edición extraordinaria del Primero de Mayo de 1928. Esta convocatoria. con el transcurrir del tiempo. Por ejemplo. en 188653 . la galería de “aguerridos soldados de la causa obrera y campesina de Colombia”. además. y otros.

Barcelona. op. Gente muy Rebelde. pp. 1975. 12 Edición extraordinaria del Primero de Mayo. 1º de mayo de 1928 54. Maurice Domenaget. No. Editorial Laia. R. Figura No. Bogotá. Socialismo. En nuestro país se conmemoró por primera vez en 1914. el gobierno prohibió que se llevaran a cabo manifestaciones públicas en esa fecha. 4. t. y casi de forma ritual. 180 . El Socialista. en los días anteriores detenía a los principales dirigentes obreros del país para atemorizar y evitar la movilización de los trabajadores54 . Vega. 3 –64. 515. Historia del Primero de mayo. cit. por iniciativa de la Unión Obrera de Colombia y continuó festejándose con regularidad hasta 1926. cultura y protesta popular. Durante los tres años siguientes.Luz Ángela Núñez Espinel se cada año en muchos lugares del mundo..

donde “hubo discursos contra el Presidente y los atentados de que había sido víctima el pueblo”55 . de sangre inocente que entenebrecerá la conciencia de los asesinos y los condenará al castigo formidable del odio y de la sanción inevitable del pueblo”56 . especialmente a los “equivalentes” locales de los obreros de Chicago. órgano de expresión de dicho organización. cuyas tumbas se convirtieron en lugar de peregrinación obligada. 62 –63. se llevó a cabo el sepelio colectivo en el Cementerio Presbiteriano. Subrayado nuestro. ya que creaban un sentido de continuidad y de pertenencia a un movimiento universal. ultrajando al presidente Suárez. 181 . Este proceso se desarrolló. los artesanos caídos en la manifestación se transformaron en héroes sociales. y por otro lado. En este contexto. la comparación con el sacramento cristiano no era fortuito. 816. fueron las víctimas de la masacre del 16 de marzo de 1919. 55. que encarnaban al pueblo ultrajado. Esa mañana –como ambientación para lo que vendría horas más tarde–. por el origen mismo de la conmemoración. creándose una brecha –no sabemos si voluntaria u obligada– con la institucionalidad eclesiástica. por medio de los discursos. El proceso de mitificación continúo con la publicación del “Manifiesto del Sindicato Central Obrero a los artesanos de la República”. 56. En nuestro caso. se inició la construcción del culto a estos personajes. 187. Así. 3 de abril de 1919. de la siguiente manera: cuatro días después de la masacre. en el periódico La Libertad. fs. Luego. y este hecho se convirtió en muestra patente de la represión del régimen y del desprecio gubernamental por la suerte del pueblo. los nuevos mártires no fueron enterrados en el cementerio católico. AGN. con la ceremonia de entierro. el cual. hasta llegar al cementerio. “Manifiesto del Sindicato Central Obrero a los artesanos de la República”. Bogotá. No. En esta corta descripción sobresalen dos elementos: por un lado. S 1. quienes ocuparon ese lugar de forma más visible. en: La Libertad. El germen patriótico de una idea redentora tuvo en ese día su bautismo de sangre. habían invitado a la marcha de protesta. El documento fijaba claramente el sentido de los acontecimientos cuando afirmaba: “fecha inolvidable en la historia del socialismo colombiano será el 16 de marzo de 1919. el 16 de marzo y el Primero de Mayo. a grande rasgos. FMG.El obrero ilustrado Como vemos. junto con Gaceta Republicana. por lo menos dos veces al año. t. la fecha era especialmente propicia para recordar a los mártires del pueblo. más de mil personas acompañaron los féretros por la carrera 8ª y por la calle 26. sino una clara alusión a la purificación ritual de las víctimas. aparecieron letreros hechos con carbón.

estos eventos eran muy similares a los que se habían llevado a cabo el día del entierro de las víctimas. en: La Libertad. en: La Libertad. 9 de mayo de 1919. la prensa obrera de otras ciudades no tuvo acceso a información de primera mano. Sin duda. de manera permanente. después de obtener los votos deseados. a las tradiciones obreras. menos de dos meses después de la masacre. Con este acto.Luz Ángela Núñez Espinel Cuando ocurrieron tales acontecimientos. por lo que en los actos y las publicaciones de esta colectividad se hicieron importantes homenajes y alusiones para mantener vivo su recuerdo e incorporarlo. Ese día. Aunque no 57. “La fiesta del trabajo”. “Discurso”. Bogotá. sino que continuó vigente y alimentando la misma tradición de donde había surgido. en: La Libertad. pero hizo comentario sobre éstos hechos y los repudió. dio publicidad a la sesión de esa colectividad. Sin embargo. en Bogotá. El referido discurso presentaba a las víctimas de la masacre como prueba patente de la traición de los gobernantes que. recordado a los muertos y haciendo acusaciones al gobierno de Suárez. basándose en las noticias que difundían periódicos liberales. en el cual se evidenciaba el ritual de hacer un desfile desde el centro de la ciudad hasta el cementerio. 182 . 212. La Libertad. negaban los derechos a sus electores y llegaban incluso hasta el extremo de mandarlos asesinar58 . El Tiempo y Gaceta Republicana. Bogotá. 58. “Sesión del directorio”. donde se recordó el “aniversario luctuoso” y luego transcribió un discurso pronunciado el Primero de Mayo. No. Para ilustrar esta afirmación. Bogotá. No. el obrerismo nacional tuvo oportunidad de hacer un acto conjunto. que habían viajado para asistir al Congreso Socialista. se hizo una visita “a la tumba del Sr. 208. En un principio. 31de mayo de 1920. podemos acudir al informe de la policía que describe el homenaje rendido a estos personajes en 1922. Gabriel Chávez y a las de los mártires del 16 de marzo”. que para esa época había pasado a ser el órgano de difusión del Directorio Ejecutivo Nacional Socialista. Nos referimos a la celebración de la fiesta del trabajo. 20 de marzo de 1920. por ejemplo. como El Espectador. ni la crisis ni la posterior disolución del Partido Socialista. para llevarles coronas de flores y pronunciar discursos en su honor57 . donde se pronunciaron discursos. tres años antes. que ratificó el significado de estos personajes y seguramente los dio a conocer en nuevas regiones. En 1920. la exaltación de los mártires del 16 de marzo fue promovida por el Partido Socialista. el ritual de la peregrinación al cementerio se convirtió en un acontecimiento central en las celebraciones subsiguientes del Primero de Mayo. significó la desaparición del culto a estos personajes. donde se encontraban delegados de diferentes lugares del país. en la ciudad de Honda. durante la inauguración del Segundo Congreso Socialista. Sin embargo.

en la prensa obrera encontramos otros tópicos. además. enfatizaba en la urgencia de adoptar medidas para sacar al país del estado de atraso. La discusión de estos asuntos no era en sí misma una originalidad de la prensa obrera. Estos temas. t. el progreso y el misterio de los tiempos venideros”60 . 84. ciencia. S1. ha resaltado que. sino. Aunque había fuertes discrepancias en el diagnóstico y las soluciones propuestas. El tiempo de los profetas. alcohol. desde sus propias experiencias e intereses. había reunido en Dios la causa y los 59. 865. p. hacían parte del esfuerzo por construir al obrero ideal. progreso. las iniciativas para reformar la educación y las medidas adoptadas para modernizar la estructura productiva (descritas en el primer capítulo) formaron parte de esta cruzada por alcanzar la civilización y el progreso. ilustrado. quien no solamente debía ser consciente políticamente. que eran tratados en forma recurrente por estar fuertemente vinculados con su proyecto político: civilización. Doctrinas de la época romántica. Fondo de Cultura Económica. AGN. LOS TEMAS DEL OBRERO ILUSTRADO Aparte de los temas propiamente políticos e ideológicos.El obrero ilustrado podemos determinar exactamente hasta cuándo ocuparon este lugar privilegiado en el panteón popular. desde siempre. 1984. IV. Cada uno de estos grupos. que en principio se derivan de la matriz racional –iluminista. todos hablaban en nombre de la razón y la ciencia. f. mujer. la Iglesia católica debió adaptar sus dogmas para darle cabida a estas ideas. cuyos modelos eran Europa occidental y Estados Unidos. pobreza e ignorancia en que se encontraba y ponerlo a tono con la civilización moderna. Por ejemplo. FMG. pues éstas eran las cuestiones que se estaban agitando en la época. que en ese momento eran considerados como los paradigmas más avanzados de la humanidad y por lo tanto se convertían en la fuente máxima de legitimación de cualquier propuesta. racional y temperante. México. por intelectuales. tenemos evidencia de que hasta 1926 –último año en que las condiciones de represión política permitieron celebrar el Primero de Mayo–. se realizó un acto conmemorativo en su honor59 . Incluso. en el siglo XIX. 60. 207. la discusión en torno a la “degeneración de la raza” en Colombia. dirigentes políticos liberales y la burguesía vinculada al sector exportador. “la Iglesia se propuso demostrar que podía ser la religión del hombre moderno (y) trató de integrar a sus dogmas la libertad. educación. médicos higienistas. Paul Benichou. 183 . El catolicismo. Paúl Benichou.

en general. sino también entre sectores conservadores.Luz Ángela Núñez Espinel fines de la historia. entre ellos el progreso. se blandían dos fuentes de argumentación: por un lado. los artículos fueron escritos por hombres. 44 y ss. Este interés estaba relacionado con principios ideológicos que teóricamente buscaban la igualdad de todos los seres humanos. de la mano del movimiento neocatólico europeo. muchos de los intentos de articular el progreso con la moral católica61 . las mujeres no escribieron en la prensa obrerista ni en la radical y. por otro. Bogotá. en torno a estos temas. Por eso. cit. Los periódicos obreros no dudaron en esta elección y se situaron en el bando de la razón. Mujer La situación de la mujer fue un tema que preocupó a muchos escritores y dirigentes políticos de la época. originados en las ideologías socialista y anarquista. no sólo entre el Clero. p. incorporando valores contemporáneos. C. durante la Regeneración. con cuestionamientos morales sobre el papel de la mujer en la familia. cimentada en la pretendida inferioridad intelectual del sexo femenino: 61. Universidad Central –Siglo del Hombre Editores. dirigida por María Cano–.. la religión católica y. su presencia en las publicaciones socialistas. y con una creciente presencia femenina en el sector productivo y las luchas sociales. pero en los fines no estaba implícito un avance progresivo de la especie. se despojó al concepto de progreso de su contenido racional y materialista y se le supeditó al mantenimiento de la moral católica. de manera que el progreso sólo era una meta alcanzable a través de la cristianización completa de la vida social. Estado y Nación en Colombia. Los periódicos artesanales obreristas fueron los que menos escribieron sobre el tema. socialistas–revolucionarias y anarquistas. p. salvo excepciones –como La Justicia. fue escasa. y en su experiencia como sectores subalternos. como voluntad de Dios. Miguel Ángel Urrego. aunque también tenían puntos importantes de ruptura. 31 y ss. que buscó modificar la expresión tradicional de la fe. Para poder hacer esta adaptación. sus posiciones se acercaron muchas veces a las de los liberales. que no podía pasar inadvertida. razón y ciencia. 184 . Abel. Esta idea apareció en el siglo XIX. y se mantuvieron más sujetos a esa mentalidad tradicional sobre la mujer. Esta corriente fue dominante en Colombia. A. En síntesis. pues. 2002. Intelectuales. los médicos higienistas y los industriales. Mayoritariamente. op. e inspiró.

consciente de su eterna grandeza y comprendiendo como mujer cuál es el puesto que le corresponde en justicia y llegando al pináculo 62. “Guiones”. Bogotá. que es el asiento de la inteligencia. el templo de Dios será el universo y esa pléyade de mundos que flotan en las inconmensurables regiones siderales serán los pregoneros de la grandeza infinita del verdadero Dios. 20 de febrero de 1912. pero dificultaron la comprensión de sus problemas. elevará su alma a las dulces contemplaciones verdaderamente magníficas y sublimes. en: Trabajo y Libertad. inspiradora de la bondad y de los grandes valores de la humanidad. Y donde hay insensatez. Bucaramanga.El obrero ilustrado Con razón se ha dicho que las mujeres no tienen alma. en vez de doblar la rodilla ante el clérigo profano. No. Esta es habitadora del cráneo masculino. como en terreno propio para su cultivo. En consecuencia. Incluso. esa sagrada diosa. 64. como en un templo propicio a sus ofrendas. la alimentación y el descanso. (. Bucaramanga. el amor y el trabajo. cumpliendo a cabalidad su rol de madre y esposa. 2. aparecía otra representación mucho más idealizada y romántica. que la ubicaba más cerca de los dioses que de los hombres. 1. 185 . en: El Obrero Moderno. “Para la mujer”. 25 de enero de 1913.) así de la arcilla que es la crisálida del ángel. saldrá la mujer ilustrada que en vuelo majestuoso se remontará a lo sublime en busca de la verdadera gloria. en: La Vanguardia. aconsejándola sobre temas como el ejercicio. 1º de enero de 1910. “Las damas. y entonces la mujer. No. “La mujer futura”. redimida por la instrucción. a quien adorará la humanidad futura. lo que denuncia una pequeñez intelectual que da grima. Muy relacionada con esta imagen de la mujer.62 Consideraban que el lugar de la mujer estaba en el hogar. 4. porque allí entra sin tener que encorvarse. No. puesto que la imagen romántica ocultaba a la mujer real y a sus problemas cotidianos. “profunda consideración y de amante respeto”. Bien sabemos que donde hay orgullo se da. como madre y educadora de los futuros ciudadanos. Por ejemplo. en: Trabajo y Libertad. Estas características convirtieron a la mujer en objeto de veneración. Bucaramanga. ángeles y divinidades64 .. No. horror”. la exigencia de una mejor educación para las mujeres estaba pensada por el beneficio que ello traería a los hijos de los trabajadores63 . esa ortiga malévola llamada insensatez. 1. 63.. los periódicos trataban de ayudarla para que cumpliera su papel de la mejor manera posible. La razón es que son orgullosas hasta lo incalificable. el periódico radical Ravachol incluía un artículo en los siguientes términos: Los astrónomos serán los sacerdotes. al situar la reflexión entre astros.(…) Pero en el cerebro de las mujeres no cabe la filosofía. 1º de enero de 1910. parece no haber alma.

66. debían concurrir a estos sitios. véase: Mario. puras y débiles mujeres. tienen que recorrer de norte a sur y de naciente a poniente las calles de la ciudad. 2 de septiembre de 1919. No. que aunque ennoblecen. consideremos a El Luchador.66 En este texto también encontramos unas dicotomías muy fuertes entre la concepción del hombre malo y perverso y la mujer buena e ingenua. y aunque se hacía énfasis en que la necesidad económica llevaba a las mujeres a una situa65. desde finales de la década de 1910 es posible encontrar otro tipo de análisis enfocado hacia la situación social de la mujer y su papel como obrera.Luz Ángela Núñez Espinel del saber humano. periódico de Medellín. además de varias alusiones al tema. como madre y diosa inspiradora. en: Ravachol. 186 . el bordado y muchas más clases de trabajo de distinta índole. la existencia de las obreras era vista como una anormalidad. una desviación que evidenciaba la injusticia social resultante de obligar a la mitad de la humanidad a asumir labores para las que no estaba destinada: (Protestamos) contra quienes violando las leyes de la caballerosidad. en: El Luchador. en esta misma línea. En 51 números revisados. presentes en otros textos. muchos periódicos publicaban artículos que se contradecían entre sí o que expresan una posición opuesta a los principios políticos e ideológicos que guiaban la publicación. al fango putrefacto que llamamos mundo a tímidas. En la mayoría de ellos se nota la preocupación por la situación de las obreras. Y no queremos decir que ellas no deban trabajar. todo lo cual llevaba a la conclusión de que era imprescindible proteger a las trabajadoras que. encontramos trece artículos expresamente dedicados a analizar el tema de la mujer. puesto que ellas “difunden la vida y el amor por el planeta. “Las armas del caciquismo”. pero prevalecía la concepción de la fábrica como un foco de perversión y una imagen idílica de la mujer. por obligación. fueron inventados para el hombre y no para seres delicados como lo son las mujeres. incluso en las publicaciones anarquistas. Plym. “Meditaciones”. en busca de tal o cual fábrica. Bajo esta lógica. Bogotá. lanzan al abismo de la perdición. Medellín. 11 de septiembre de 1910. estaba presente en toda la prensa obrera. victimarios y rapaces– debe respetárseles como al más esencial de los órganos sociales. No. De esta manera. pero ya que el hado funesto de la suerte las pone frente a patronos –sinónimo de caciques. almacén o agencia donde hilar su vida. Sin embargo. No. Medellín. 81. “La religión del porvenir”. en medio de trabajos duros y pesados. en: El Luchador. Para ilustrar lo anterior con un caso concreto. que para poder llevar a sus labios intocados un mendrugo de pan. ya redimida gritará llena de gracia incomparable: ¡Yo soy el alma de la humanidad! ¡Salve mujer!65 Este doble discurso sobre la mujer. 17 de junio de 1919. 11. 61. No: para ellas quedan la costura.

Así mismo.El obrero ilustrado ción de vulnerabilidad frente a los patronos. para algunos. por otra parte. la solución se asociaba con la instauración del socialismo y la transformación social. aunque llamaban a las mujeres a unirse al socialismo para alcanzar la igualdad y hacerse “acreedoras a ser verdaderas compañeras del hombre en sus tribulaciones y precipicios”. moral e intelectualmente a sus hijos para la nueva sociedad. presentaba como modelo a seguir la actuación de las mujeres durante la guerra europea. 21 y 26 de agosto de 1919. Jacinto Albarracín. Nos. No. llamando a sus congéneres a educar física. 70. 187 . si no se remediaba el sometimiento femenino. 71. es decir. 68. 78 y 79. 24 de octubre de 1919. “La mujer en el socialismo”. En un artículo publicado en El Luchador. El tono que utilizaban los articulistas era bastante paternalista y. que frente a un problema social. en: El Luchador. con el seudónimo de Una Obrera. 23 de julio de 1919. 96. Sin embargo. la solución que proponía era actuar con respeto y caballerosidad. recomendaba que la educación de las niñas estuviera encaminada a convertirlas en “esposas modestas y abnegadas. por el contrario. Orrego Restrepo. parecía que. ninguna de sus aspiraciones políticas podría cumplirse a cabalidad67 . porque reformas como el nivel del salario o la jornada de ocho horas harían que los obreros llevaran más dinero a casa y estuvieran más tiempo en el hogar. Las mujeres que escribían para los periódicos obreros tampoco tenían una posición unánime ni necesariamente progresista. una mujer escribió. quien escribió un artículo donde recalcaba la importancia de la educación de la mujer y los cargos políticos destacados que ellas ocupaban en Inglaterra y Estados Unidos. pero que originalmente había sido publicado en El Artesano. Medellín. Incluso. F. de Girardot. quedaba claro que ellos (los hombres) eran quienes las iban a guiar por el camino de su redención. 72. se hacía un llamado de atención a los revolucionarios para que tuvieran presente que. en: El Luchador. desde una perspectiva diferente. “La Mujer y el socialismo”. María López. Medellín. 67. Orrego Restrepo. Una Obrera. Esta situación la podemos ver en F. No. “La Mujer”. Medellín. Alfredo Calderón. en: El Luchador. 69. esa igualdad no suponía un cambio en los roles tradicionales68 . en: El Luchador. respondía con una fórmula que apelaba al paternalismo y a la moralidad. 26 de julio de 1919. Medellín. En otros artículos. “Feminismo” y “Feminismo III”. comentaba positivamente la creación del partido feminista en Buenos Aires y llamaba la atención para que ese ejemplo fuera seguido por todas las mujeres del continente. Específicamente. en otro escrito posterior afirmaba que las mujeres debían tomar como suya la cuestión social. cuando reemplazaron al hombre en las fábricas y en las oficinas. “permitiendo a la mujer ejercer mejor el papel de madre”69 . educándolas con preferencia para el hogar con nuestro buen ejemplo”70 . No.

99. 73. Maxine Molyneux. a esta hembra no le queda ya ningún medio de desahogo y tiene que resignarse a padecer el hambre. el frío y la miseria que se origina en la explotación burguesa y. 2 de septiembre de 1919. No. donde en forma clara se explicaba que. pero sí llena de rebeldías. pp. Gómez. p. en: La voz de la mujer. su autora. se hizo a través de la reproducción de un artículo proveniente del extranjero. F. No. 67. Núñez de Prado.. 5 de noviembre de 1919. Feminismo anarquista en la Argentina del siglo XIX”. inconsiderada y ofensiva del macho. bien triste por cierto. manifestaba su rechazo a los hombres que las consideran inferiores mentalmente y llamaba a sus congéneres a que se instruyeran71 . op. Consideramos que esto ocurrió porque en nuestro país no se 71. “A la mujer”. ¡Guerra a la ignorancia. No tenemos noticia de que la prensa obrera colombiana hubiera abordado temas como el control de la natalidad. No. la interpelación más directa al dominio patriarcal. 26 – 30. Allí. de Núñez de Prado. de vengarse de la opresión que sufre. En ese sentido. cit. no con la misma claridad. pero a este hombre le queda aún el recurso. Para cambiar esta situación. no hay un cuestionamiento a la especificidad de la opresión femenina. ni marido. op. Citado en: A. aunque también con pocos conocimientos. Barranquilla. Medellín. oprimiendo a su vez a la hembra que le tocó en suerte. aunque al parecer. Navarro Navarro. hago un llamado a la mujer. viva la revolución social!” 73 . Ana María García. 188 . J. pues ha llegado la hora de impedir que el hombre nos lleve como instrumento ciego al antojo de su voluntad e inspiremos en él tan poca confianza”. que eran cuestiones relativamente importantes en las publicaciones anarquistas del cono sur o de Europa74 . pp.72 Entre las colaboradoras de los periódicos obreros del país. Universidad Nacional de Quilmes. “Grandes ideas”. en: El Luchador. María López. Cfr. “Ni Dios. ni patrón. Medellín.Luz Ángela Núñez Espinel Además. 72. interpelaba fuertemente a los hombres por considerar a las damas como un mueble de adorno y un objeto de placer: “Yo. como si esto fuera poco. Vía Libre. conocemos solamente un caso donde se hicieron cuestionamientos de esta naturaleza. cit. 1997. a sufrir la dominación bestial. 4 de octubre de 1925. el amor libre o la sexualidad. Nos referimos a un artículo aparecido en el periódico anarquista. Aunque en este segundo caso se evidencian algunos elementos de ruptura con el rol tradicional de la mujer. 1. 117 –128. “El paraíso de la razón”…. Ana María García. El hombre pobre y trabajador se halla oprimido por el que es rico y no trabaja.. Buenos Aires. Periódico comunista– anárquico. llamaba a sus congéneres a ilustrarse: “fomentemos esa cultura que nos hace falta. en: Vía Libre. en: El Luchador. 74. que ha sido la causa primordial que ha detenido la marcha de las reivindicaciones sociales. “Por nosotras”. 81.

No. Sara Lince. analizada en el capítulo 2. el discurso sobre la mujer se desenvolvía en grandes contradicciones. Orrego Restrepo. de modo que frecuentemente se pedía a las autoridades que tomaran medidas inmediatas para acabar con los escándalos que propiciaban los lugares de lenocinio. No. el único tema correlacionado que mereció atención fue el de la prostitución75 . corrección y sanas costumbres. en: El Luchador. “La prostitución”. se puede interpretar como un esfuerzo de laicizar la sociedad. 112. Por eso. F. No. En este mismo periódico. y se la deja rodar a la ciénaga inmunda de la intemperancia y el vicio. La prensa coincidía en señalar un futuro donde existiría igualdad de los sexos. Por ejemplo. puesto que para los hombres y mujeres de la época. 101. No. no obstante la meticulosidad y el convencionalismo que se gasta en todas las acciones y relaciones de la vida. véase: “Los tenorios”. 22 de octubre de 1919. donde será elemento de putrefacción que acabará por enrarecer y envenenar el ambiente patrio. “Tristes cosas”.76 Como se ve. donde prevalecía la desigualdad.”Antioquia se suicida”. no era fácil despojarse de los prejuicios machistas imperantes en la sociedad y esto chocaba con las nuevas ideas de igualdad y transformación social. Esta fue vista como un grave problema y se analizó desde lo social y lo moral. No. Las asambleas departamentales y nuestros mandatarios no se han preocupado por la triste suerte que está reservada a la juventud si no se la inicia por una senda de morigeración y rectitud. al mismo tiempo. En lo social se hacía énfasis en que los bajos salarios. 109. e incluso se retomaba el discurso tradicional de la mujer como madre y como ser inferior. pero. 75. podían llevar a las mujeres a la prostitución. 81. 9 de diciembre de 1919. No. La campaña de apoyo al matrimonio civil. esta actividad era condenada moralmente. “Mocoa”. “Por la raza”. pero esta afirmación aparecía dislocada de la realidad inmediata. pero no marca una ruptura con la familia tradicional.El obrero ilustrado configuró un discurso trasgresor de la sexualidad o la familia tradicionales. en las cuales nos exhibimos como modelos de civilidad. 76. 2 de septiembre de 1919. 189 . 19 de diciembre de 1919. Medellín. 18 de noviembre de 1919. 95. 11 de noviembre de 1919. 103. en El Luchador se decía: El alcoholismo y la prostitución desenfrenada tienen sentados sus reales en este departamento antioqueño. la presión de los jefes y la necesidad económica.

la ciencia y la razón. Educación Figura No. Si estos métodos han salvado a otros de la servidumbre y del caos social. 13 Cabezote de El Faro. No. uno de los objetivos centrales de los periódicos era colaborar en esa cruzada contra la ignorancia. Al respecto. 1905–1906 La Figura No. Bucaramanga. debía ser ilustrado y civilizado para que toda la nación pudiera transitar por la senda del progreso. Maximiliano Avilés. consistente en considerar a la prensa como una fuente eterna de luz que llevaba civilización y progreso al país. 190 . ¿por qué no ha de salvar a los nuestros? La educación salvará a nuestros pueblos. en sí mismo.Luz Ángela Núñez Espinel B. 12 de febrero de 1910. en Trabajo y Libertad. Bogotá. se decía: La educación es la base indestructible en la que erigen los pueblos modernos sus monumentos de grandeza y poderío. Para comprender el discurso sobre la educación. es necesario aclarar que la prensa obrera tenía una gran confianza en el poder de transformación material y moral de la educación. que la instrucción del pueblo se consideraba un requisito fundamental para alcanzar el progreso y la civilización. Esto se sustentaba en la creencia de que el Clero y el gobierno tenían sumido al pueblo en la oscuridad. “La educación hace un llamamiento a los hombres de nuestra raza”. 13 recoge una idea muy extendida. se considera un medio de educación y de difusión de la luz. por lo tanto. Es decir. 4. el atraso y la ignorancia y. en: Trabajo y Libertad. por lo que el contenido del periódico. La educación desinfecta las sociedades: La educación se impone ante el ejemplo altivo de las demás razas. 77 77. En este orden de ideas.

“Estado protector–pueblo abandonado” y “ricos perversos–pobres ingenuos”. teniendo como fin tácito que agricultores y productores del país aprendieran o desarrollaran formas modernas. justicia. médicos y científicos. por qué los obreros eran importantes para el país. o artículo sobre la situación del país. como “día–noche”. ciudadanía. programa político. Por esta razón. 191 . nuevamente. e hicieron diversos razonamientos sobre las principales ideologías políticas (liberalismo. podía conducir fácilmente a la reflexión sobre la necesidad de la instrucción. socialismo. qué era y cómo funcionaba el proteccionismo económico. La educación científica se promovía a través de la publicación de artículos y conferencias sobre adelantos agrícolas. comunismo). intelectuales y dirigentes políticos explicaron pacientemente. se trataba la mayoría de las veces de un discurso general y reiterativo. igualdad. pero pobre en conceptos. pero es posible encontrar reflexiones y apuntes dispersos en artículos de diversa índole. eficientes e higiénicas de producción. Temas como nuevas formas de cultivo. cuál era el significado de nociones como soberanía popular.El obrero ilustrado Los razonamientos que hemos expuesto hasta aquí. puesto que cualquier tipo de denuncia. en qué se diferenciaba una democracia de una monarquía. En consecuencia. descubrimientos astronómicos e inventos de nuevas máquinas. que pese a ser antiguas. tratamiento científico de enfermedades. desfilaron por los periódicos obreros. que no profundizaba en sus postulados ni hacía referencia a temáticas pedagógicas o métodos concretos de enseñanza. civilización y progreso (propio de la matriz iluminista) se sustentaba con figuras dicotómicas. Así. La ilustración política buscaba dar a conocer ideas que eran relativamente nuevas en el medio colombiano o. muchos obreros. el ideario de ilustración. propias de la lógica simbólica. de las asociaciones mutuarias y gremiales. Rusa y Mexicana eran referentes fundamentales para el pueblo. “luz–tinieblas”. libertad. a través de sus artículos. Pese a las adaptaciones de estos temas políticos a formas populares de interpretar el mundo. por qué las revoluciones Francesa. no se habían realizado efectivamente. anarquismo. pero el remedio que se proponía. no puede despreciarse la contribución que estas publicaciones hicieron en la construcción de una cultura política democrática. cuál era la importancia del ahorro. contienen una compleja mezcla de elementos iluministas y simbólico–dramáticos que parecieran confirmar la hipótesis de una prensa rica en imágenes. se puede incluir dentro del campo iluminista: educar al pueblo tanto en los científico como en lo político. Los textos explícitos sobre educación no eran frecuentes ni los periódicos habían logrado consolidar una página o columna sobre el tema. técnicos.

véase. Víctor Hugo. A la prensa obrera colombiana apenas llegaron ecos lejanos de esta discusión a través de la trascripción de artículos de autores como Rafael Barret o Víctor Hugo79 . el peso abrumador del analfabetismo en el país y lo precario del sistema educativo hacían que estas discusiones se volvieran secundarias ante la urgencia de conseguir un mínimo de instrucción para toda la población. 29 de octubre de 1919. 97. Esto se explicaba. aun cuando se cuestionaba el dominio clerical sobre la educación y se mostraba que era una situación perniciosa para el avance de la razón y el progreso del país. que sirvieran para el desarrollo material del pueblo. “Grandes ideas”. que habían sido diseñadas por copartidarios. J. Para España. 103. como la pedagogía activa. como se observa en este fragmento de Ravachol: Los gobiernos de fondo teocrático no hacen extensiva la educación a las masas porque así mantienen su poder. haciéndose dueños de la conciencia individual “la inteligencia libre y armada del telescopio de la ciencia”. No. porque no hubo grupos de intelectuales o docentes vinculados al movimiento obrero que difundieran y discutieran estos temas. op. como Francisco Ferrer. Los artículos sobre las políticas educativas de los gobiernos conservadores no eran comunes. en parte. Además. 217 –245. 192 . Eusebio Carbó y José Alveola. el pueblo no era el centro de la reflexión. particularmente. pues se creía que un pueblo educado bajo los presupuestos de la ciencia y la razón podría adquirir conciencia y estaría preparado para vincularse a la lucha por la emancipación social.. Luis Huerta. Antonia Maymón. 18 de noviembre de 1919. sino la infancia. como en Colombia. cit. Suriano. se denunciaba que esa era una estrategia política para mantener en la ignorancia al pueblo y evitar que se sublevara contra sus explotadores. el comportamiento del niño. su psicología y los enfoques que debían adoptar la enseñanza durante la infancia para propiciar el desarrollo integral del individuo78 . Por eso. en: El Luchador. pp. sino que esto quedó a la buena voluntad de personas que tenían otras profesiones y generalmente eran autodidactas. “Después de haber visitado un presidio”. 79. No. algunos de ellos de gran notoriedad. En estos casos. cit. las páginas 150 –154. Medellín. que combatiera la superstición y el fanatismo religiosos. La propuesta básica era una educación laica. Medellín. véase el trabajo de F. y difundiera conocimientos útiles. Para Argentina. Además. J. basada en la ciencia y la razón. op. en: El Luchador.Luz Ángela Núñez Espinel Uno de los distintivos de la prensa socialista y especialmente de la anarquista en otros lugares del mundo fue la divulgación de debates y de propuestas pedagógicas concretas. Rafael Barret. 1º En el orden intelectual queremos que las ciencias o las verdades científicas de carácter universal 78.. los escritos versaban sobre temas muy particulares. Navarro Navarro.

los discursos sobre la ciencia y el progreso no se encontraban en artículos exclusivamente dedicados a estos temas. 13. Medellín.. en: El Proteccionista. Socialista y Socialista Revolucionario. “Lo que nos proponemos”. 193 .) 2º Queremos que la base fundamental de la instrucción pública sea la ciencia experimental despojada de sofismas filosóficos. No. “Circular No. personal idóneo”81 . democracia. para las elecciones de consejo Municipal. 5”. de preocupaciones teológicas y de cálculos políticos y sociales. 36. la vida con los progresos de trabajo y tener derecho de vivir bien y honradamente en una sociedad laboriosa y honrada. obras que debían sostenerse con un impuesto a la chicha y a las bebidas alcohólicas.. No. 80. bibliotecas. donde (como vimos en el capítulo segundo) el Partido Socialista obtuvo mayoría absoluta en el consejo municipal y pudo concretar la fundación del Colegio Camilo Torres.. Véase. y F. soberanía y. “La infancia y su educación”. también: Carlos Melguizo. igualdad. Por ejemplo. en: La Idea. A. En consecuencia. sino pilares fundamentales para alcanzar objetivos como libertad. 106. quizás con la notable excepción de Girardot.18 de septiembre de 1910. lo que en forma vaga se denominaba “sociedad futura”. 28 de noviembre de 1919. Bogotá. de susceptibilidades religiosas. en: El Luchador. la educación mereció atención especial por su doble condición de reivindicación social y necesidad política de los trabajadores. 14 de septiembre de 1911. se proponía la “nacionalización de la enseñanza: locales propios y adecuados. profesión e industria que se quiera adoptar para ganar con perfección. escuelas nocturnas. pero hubo pocas oportunidades reales de ponerlas en práctica. 81. las propuestas sobre educación eran presentadas reiterativamente por los candidatos obreros a cargos de elección popular. 25 de enero de 1920. en: Ravachol.80 En los programas políticos de los partidos Obrero. En general.El obrero ilustrado no sean patrimonio del Estados destinado exclusivamente a alimentar cerebros agotados en el ocio y adormecidos en la sensualidad y el fanatismo clerical (. escuelas de artes y oficios. Es decir. sino acompañando escritos de diversa índole. Girardot. “Lo que es el socialismo en Colombia”. el Instituto Obrero y la Biblioteca Popular. estos aspectos no eran circunstanciales o accesorios. dada su centralidad en el proyecto político y educativo de la prensa. Durán. Debe presentarse al pueblo tal como es : luz universal que cada cual aproveche para el uso que de ella quiera hacerse en el arte. Ciencia y progreso Lo mismo que acontecía con el asunto de la educación. C. No. a principios de la década de 1920. Bogotá. en 1911. las propuestas guardaban gran similitud entre sí.

en: El Piloto. las cuales compartían unos fuertes principios anticlericales y antirreligiosos. cuando afirmaba: La ciencia es la rival del egoísmo. “La Humanidad. Por ello. El único obstáculo radicaba en que. sino una intención general y hasta enciclopédica de dar a conocer a sus lectores todos los avances que la ciencia moderna había puesto al servicio del hombre.. 4 de marzo de 1919. Tomás Moulian e Isabel Torres. al afirmar que “aceptaba cierta concepción de la ciencia como construcción. en oposición a la revelación promulgada por la religión82 . no encontramos un criterio claro en la elección de los temas. la sociedad hoy lucha en ese sentido. “La ciencia y el egoísmo”. no cabía ningún cuestionamiento sobre el carácter o las posibles consecuencias que podían traer estos elementos. 84. p. la ciencia estaba solamente al alcance de unos pocos. op.84 En consecuencia. cit. Así danza la ciencia entre las gentes grandes y descansa entre las gentes demócratas. a veces con mayor facilidad en las cabañas y guaridas donde nunca la imaginación lo hubiera creído. hoy la clase aristocrática pretende acapararla.Luz Ángela Núñez Espinel La gran fe depositada en la ciencia radicaba en su capacidad de explicar racionalmente cualquier fenómeno e inducir en los ciudadanos un comportamiento guiado por la razón y no por la religión.. el periódico obrero de los años veinte”. Este era el mensaje de El Piloto. 23. 194 . No. Ciencia y progreso eran considerados como parte de los principales bienes de la civilización moderna. 53. casi todos los periódicos realizaron un esfuerzo por difundir los adelantos de la ciencia y lo que entonces se denominaban “conocimiento útiles”. pero no se da cuenta de que esta penetra como un gas. y luchando con miles inconvenientes. Archila. Aunque había cierta predilección por las técnicas modernas de cultivo. 83. 2. M. siendo la gran misión del movimiento obrero democratizarla para que llegara a todas las clases sociales. Bogotá. neutra de la humanidad en su avance inexorable hacia el progreso”83 . particularmente desde los enciclopedistas. sale vencedora sobre la clase aristocrática egoísta. En este sentido. cit. en la medida en que pretendían basarse en la razón como fundamento de todo conocimiento. consideramos que la apreciación que hace Mauricio Archila sobre el periódico La Humanidad puede aplicarse al conjunto de la prensa obrera. 82. no tardará en ser la ciencia solamente de la clase alta. (…) La ciencia en lo sucesivo debe ser vulgarizada –dice Carlos Amalato– porque si continúa siendo patrimonio de un reducido número de individuos. como medio y fin de la humanidad. p. hasta ese momento. op. pues este trata siempre de oscurecerla. En este punto era evidente el nexo con las filosofías humanistas.

pero demandaron que el cumplimiento de las medidas se exigiera para todas las clases sociales por igual y no solamente para los sectores populares. puede considerarse un flanco de batalla en la lucha contra la irracionalidad y el atraso. todos sus derechos estarán triunfantes Que cruce este grito de América a Europa: ¡la instrucción arriba y abajo la copa! 87 En esta medida. no fue exclusivo de Colombia. que tenía consecuencias negativas a nivel individual y social. Alcohol El discurso contra el alcohol. 13. Bajo estos presupuestos. Por eso. No. Bucaramanga.El obrero ilustrado D. perversión moral y pérdida de facultades mentales. enero 14 1911. Por ejemplo. como lo señala el siguiente estribillo de El Obrero Moderno: Tarda la victoria de la clase obrera. No. El debate sobre el alcohol en la prensa obrera en este periodo. presente en la prensa obrera. pobreza. en El Obrero Moderno apareció un comentario a la ordenanza No. 87. Bogotá. como la chicha. pero también político. 195 . En los escritos. Moulian e I. cit. 14 de 1913 sobre el expendio de licores fermentados. El alcohol limitaba el ejercicio de la razón. 86. pp. “Contra el alcoholismo”. pues la prensa obrera Chilena también discutió ampliamente este tema y lo planteó en términos muy similares. la guerra contra el alcohol era también una contienda política que implicaba reivindicaciones de igualdad social e independencia política. por la acción maldita de la borrachera Cuando los obreros ya sean temperantes. criminalidad. Bogotá. en: El Obrero Moderno. 6 de enero de 1910. es fácil comprender la energía puesta en esta campaña para disuadir a los lectores de continuar con el consumo de bebidas. Las consecuencias políticas fueron tratadas con especial atención para señalar que el hábito de la bebida era un factor adverso en la lucha de los obreros. 19. pero pidiendo que 85. Por eso. dependiendo de la zona geográfica que cubría la publicación. No. suicidios y retraso material86 . el guarapo y el aguardiente. Este tema es desarrollado por T. mientras que en lo social se señalaba desintegración de la familia. las bebidas embriagantes representaban la degeneración de la raza en la medida que alejaban a los pueblos de ese ideal humano de racionalidad85 . 65 –78. op. “El artesano”. apoyando su intención. 1. Torres. A nivel individual se resaltaba la aparición de ciertas enfermedades asociadas al alcoholismo. “Me conocéis”. el alcoholismo aparecía como un verdadero “cáncer social”. las organizaciones obreras apoyaron las campañas gubernamentales para reducir el consumo de bebidas alcohólicas. en: La Libertad.. que dentro de la cultura racionalista e ilustrada constituye la esencia humana. 18 de enero de 1913. en: El Proteccionista.

en los artículos se cuestionaba agriamente a quienes continuaban con ese hábito. 12 de abril 12 1913.. Reclamos de este tipo se hicieron a través de artículos de prensa. ya no se manifestaba credibilidad en las campañas ni en las leyes gubernamentales. 136 –137. “Los húmedos y los secos”. el pueblo seguirá lo mismo de borracho y de ignorante dentro del Gobierno burgués”90 . “He ahí la cadena que soporta el pueblo y (este) no se atreve a romperla porque se cae su gobierno. privilegiando las castas dominantes88 . sino que exigían que se dictarán más normas para acabar. fue el incumplimiento del acuerdo 27 de 1922. 5. pp. 89. y de todos los sistemas inventados por la burguesía para esclavizar e idiotizar a los trabajadores. No. a través de frases como. hasta ese momento. porque. como los motines ocurridos en Bogotá durante el mes de julio de 1922. Bogotá. cit. 530. pp. 3. muestran que los obreros organizados políticamente no sólo apoyaban las medidas del gobierno. por parte del Estanco de la Gobernación de Cundinamarca y de algunos billares frecuentados por el elite. artesanos y protestas cívicas. El pueblo no 88. de manera definitiva. t. op. Era común la idea de que las clases dominantes se valían de las bebidas alcohólicas para embrutecer y explotar más al pueblo. Un argumento adicional vinculaba la campaña antialcohólica de la prensa y la disputa contra el Gobierno. con el problema: La chicha.. Bucaramanga. sosteniendo que éste obtenía parte de sus ingresos a partir de las rentas de licores. Por ello. en: El Socialista. Renán Vega. Mujeres. del juego. que prohibía abrir los expendios de bebidas alcohólicas después de las ocho de la noche y en días feriados89 . No.Luz Ángela Núñez Espinel hubiera realmente justicia y que se aplicaran las mismas medidas para los expendios de licores caros. 196 . de ahí que se pensara que si los obreros dejaban de consumirlos. los gobierno conservadores se habían dado a la tarea de “atacar los derechos de la gente menuda”. cit. El discurso antialcohólico también hacía parte de la lucha política para liberar al pueblo del yugo que el Gobierno y las clases dominantes mantenían sobre él. hacia la segunda mitad de la década de 1920 –aunque el objetivo seguía siendo redimir al pueblo del alcohol–. La causa inmediata de estos últimos. utilizando este vicio como estrategias de control social. op. de la prostitución. “el obrero que bebe aguardiente es un esclavo tributario del pueblo que lo explota y lo degenera”. gracias al alcohol. 16 de septiembre de 1928. “Falsa interpretación de la justicia”. debilitaban la base del poder del régimen. Gente muy Rebelde. Por esto. 169 –179. de manera que sea o no ley la libertad de fabricar alcohol. 90. puesto que “los gobiernos burgueses viven del alcohol. de memoriales y de acciones de hecho. en: El Obrero Moderno. María Clara Llano y Marcela Campuzano. una bebida fermentada a través de la historia.

op. Vega. en: El Socialista. estando. Bogotá. El Socialista adelantó una campaña de denuncia durante el segundo semestre de 1928 en contra de los chicheros. p. además. cualidades que no se le atribuían a otros licores. Archila. R. especialmente a los de fabricación casera. “Este determinismo suponía la discriminación de bebidas alcohólicas entre mejores y peores. lincharlos o boicotearlos92 . Mujeres. “A degüello tocan”. Ibíd. pp. 160.. El discurso sobre la temperancia no estuvo exento de contradicciones. t. por ser responsables de la miseria de los obreros.. puesto que. cit. La última frase aparecía como epígrafe de los periódicos Germinal y Vanguardia Obrera. que aceptaba como cierto una especie de determinismo etílico. puesto que llamaba a tomar medidas de hecho contra ellos. preparada científicamente y bajo estrictas normas de higiene.El obrero ilustrado quiere que cese la opresión”. dueño de la fábrica de cerveza Camelia Blanca. La propuesta contra estos personajes era bastante radical. aumentaban el precio en forma desmedida. 197 . de explotarlos. difundido en la época por médicos higienistas. como colgarlos “de los postes de la luz y de las ramas de los árboles”. 29 de noviembre de 1928. p. periodistas y dirigentes políticos. las unas asociadas al progreso y las otras con el atraso”94 . se promocionaba cerveza. quienes. 91. 93. y a las de la capital. evidencia cómo algunos sectores obreros estaban comprometidos con un ideal de progreso abstracto. artesanos y protestas cívicas. 3. cit. de Barrancabermeja. 13 de junio de 1925 y 16 de octubre de 1926. en 1916. y “OBREROS: Guerra al alcohol una de las muchas causas de nuestra miseria”91 . Citado en M. y en menor medida el vino. Cali. Marcas de cerveza como Bavaria. Camelia Blanca y Rosa Blanca. 92. en 1923 y 192993 . exhibían sus anuncios en periódicos obreros de la capital e incluso Lino Casas. 538. Don Quijote. 94. muy cercano a El Proteccionista. Gente muy Rebelde. embrutecerlos y especular con el precio de la bebida. sinónimos de atraso y suciedad. 24. No.. Esta relativa preferencia por la cerveza. como la chicha o el guarapo. La beligerancia de estas proposiciones se explicaba por el malestar social que desde hacía varios años se venía incubando contra los dueños de algunas chicherías. “La Humanidad. Esta fue la causa inmediata de los ataques populares a las chicherías de Chiquinquirá. en los mismos periódicos donde se condenaba el consumo de alcohol. tras la excusa de nuevos impuestos a la bebida. se cuenta entre los fundadores del Partido Obrero. la cerveza era una bebida moderna. unas benéficas y otras perjudiciales. op. La Humanidad. 169 –179. el periódico obrero de los años veinte”. En este sentido.

la ignorancia.Luz Ángela Núñez Espinel En conclusión. puesto que todos están concatenados en un proyecto político y social. lograba situarse totalmente en la matriz racional. en algunos aspectos. fundado en la ciencia y la razón. y de la promesa de redención humana. 198 . Así. sino que compartía elementos propios del pensamiento popular. exceptuando. los demás discursos no pueden analizarse en forma aislada. eran considerados factores de atraso. subyacía la creencia de que los procesos históricos eran parte de la eterna lucha entre el bien y el mal. En todos los discursos. el alcoholismo y el fanatismo religioso. y de sometimiento a las clases gobernantes. se erigía la educación como medio por excelencia para llevar la luz (ciencia y razón) al pueblo y encaminarlo por la senda del progreso y la civilización. Sin embargo. Para superar este oscuro panorama. el tema de la mujer. de degeneración física y moral. ni siquiera el discurso (sin tener en cuenta la práctica). contrario a lo que podría deducirse de esta argumentación.

el tren. De un lado. la electricidad. que le permitió un dinamismo y una cobertura mucho más amplia que su antecesora. y en aquellas fuertemente dinamizadas por los procesos de modernización. Por otro lado. y esto es especialmente cierto en nuestro caso. propiciando no sólo el traslado de mercan- . la consulta de nuevos archivos. desarrollada durante el siglo anterior. Es necesario recalcar que la prensa obrera de comienzos del siglo XX fue heredera directa de la prensa artesanal radical. durante la segunda y tercera décadas del siglo pasado. permitieron a los periódicos obreros una producción y una distribución más amplia. Sin duda. Esto se evidencia en que la mayoría de periódicos se localiza en regiones con importante tradición artesanal.PALABRAS FINALES Presentar conclusiones sobre un tema es siempre provisional. pero se vio favorecida y transformada por un nuevo contexto económico. la economía cafetera puso en movimiento una vasta red que involucraba desde las haciendas hasta los puertos que comunicaban con el mercado mundial. puede implicar una revisión de los resultados que aquí presentamos. puesto que este trabajo constituye solamente una primera aproximación panorámica al mundo de la prensa obrera colombiana. las carreteras. el telégrafo. El despegue definitivo de la economía agro exportadora y el rudimentario proceso de industrialización contribuyeron a configurar una infraestructura y un público potencial –y real–. mucho más grande. la realización de estudios regionales y la posibilidad de comparar en líneas de tiempo más largas.

se debe señalar que se privilegió al pueblo trabajador. La prensa obrera y popular cumplió un papel central en la emergente política obrera. En realidad. pero dejando de lado otros sectores sociales. trabajadores portuarios. las fábricas y los enclaves económicos extranjeros crearon importantes conglomerados de población que compartían condiciones de vida similares y se convirtieron en destinatarios de la prensa obrera. y posibilitó la concatenación de los espacios político. obreros. los trabajadores aportaron al debate público al poner en discusión los temas del mundo del trabajo y asuntos de actualidad nacional. sino apropiándose de una tradición política existente en el país y compartida por la cultura occidental.LUZ ÁNGELA NÚÑEZ ESPINEL cías. política y cultural. campesinos y asalariados urbanos. en algunos momentos. pues. sino principalmente a sus iguales. No obstante. sino también para los partidos políticos liberal y conservador. mientras en otros buscaban diferenciarse situando a los obreros en un peldaño superior del pueblo A diferencia de otros medios de comunicación utilizados por los trabajadores. En consecuencia. la prensa obrera no estaba destinada a un poder político o social superior. precisamente. social y cultural del mundo de los trabajadores. De esta manera. receptivo a las ideologías y a las actividades de las organizaciones políticas de los trabajadores 200 . esta doble condición. Adicionalmente. Por consiguiente. pequeños comerciantes y todos aquellos que participaban en esta dinámica. sino a impulsar la transformación política y social de sus destinatarios. artesanos. las conferencias y la prensa fueron los ejes centrales de la propaganda política. la relación que se establecía entre pueblo y trabajadores era muy ambigua. campesinos. la que convirtió al periódico en un arma de lucha imprescindible para las organizaciones obreras. vistos desde la perspectiva de los sectores populares. se identificaban como sinónimos. noticias y formas de organización de colonos. Las características generales del periodismo plebeyo. jornaleros. en la medida en que se constituyó en un instrumento para alcanzar dos objetivos centrales: la ilustración y la organización política de los sectores populares. obreros. marineros. Sin embargo. no pretendía limitarse a realizar una simple labor de intermediación. no sólo para los trabajadores y las organizaciones de izquierda. el periodismo popular contribuyó a la “construcción” de un público obrero. conformado por pequeños industriales. quienes eran valorados en forma muy positiva como factores de progreso para el país. pueden sintetizarse en los siguientes aspectos: Los periódicos asumieron la representación de lo popular como elemento que justificaba su existencia. sino el intercambio de ideas. Durante el período que cubre este estudio. el naciente movimiento obrero no estaba inventando nuevos medios de comunicación. Fue.

esto se hacía a través de un ejercicio de inversión discursiva que buscaba desenmascarar la imagen de católico virtuoso. el liberalismo y las nacientes organizaciones obreras y socialistas. los periódicos obreros intentaron alcanzar y mantener una posición política autónoma respecto al liberalismo. sino que trabajarían desinteresadamente por el mejoramiento material e intelectual del pueblo En consecuencia. eran un obstáculo para el progreso social y no favorecían a los trabajadores. argumentando que era una idea alejada de las condiciones del país y que los sectores populares ya estaban representados en los partidos. La justificación a esta postura derivaba. la oposición al Partido Conservador o a cualquier idea o principio político que lo sustentara. se trataba de enseñar que los periódicos no seguirían los vicios de los políticos tradicionales. quedaron situados en el mismo bando. su éxito fue muy relativo. mentira. entendida como lucha electoral bipartidista. En esta misma línea. buena parte del debate político se adelantaba en la prensa. Sin embargo. En esta “República de gramáticos”. y contrarrestar la satanización de que habían sido víctimas los opositores al régimen. porque prevalecía una noción negativa de la política. quienes escribían en la prensa obrera se sentían identificados con este apelativo o con su causa. para lograr un lugar propio y respetado en la política. tanto el Clero como los partidos. que la alianza conservadores–Clero había construido. Puede afirmarse que la prensa fue una estrategia de las organizaciones políticas y sociales de los trabajadores. ambiciones personales y manipulación del pueblo. denunciar la situación de explotación de los trabajadores y llegar a ese sector de la población. la crítica se situaba en el terreno moral. abogados. y en el cual. mostrando una gran coherencia entre el discurso y la práctica. intelectuales o artesanos. maquinación. en un medio excluyente. como opositores y víctimas del conservatismo y el Clero. como por la distribución de fuerzas durante la Hegemonía Conservadora. de un análisis histórico negativo de los gobiernos conservadores: no respetaban las libertades individuales. denunciando la maldad de los conservadores. por un lado. Por otro lado. En este sentido. tanto por la existencia de un núcleo ideológico común. y sólo en menor medida por obreros. rechazaban la organización política del pueblo. fraude. Las publicaciones se definían a sí mismas como apolíticas.EL OBRERO ILUSTRADO Aunque la mayoría de los periódicos obreros eran dirigidos por pequeños industriales. violencia. cuyos artículos y columnas de opinión servían de tribuna 201 . fue otra característica común a toda la prensa obrera del período. y buscaban difundir su ideario político. En la medida en que el Estado estaba fuertemente controlado por el Partido Conservador y respaldado por la Iglesia católica.

mientras que otros se enfilaron hacia una ruptura revolucionaria con el pasado. 202 . encontramos diferentes posibilidades de combinación. En consecuencia. el periodismo obrero se caracterizó por una posición pluralista que integraba elementos del liberalismo radical del siglo XIX. frente a los sectores que decían representar (los obreros y el pueblo en general) y otro. en la medida que. Las posibilidades de síntesis fueron múltiples y no tenían una única dirección. la ideología predominante en los diferentes tipos de prensa. frente a los demás actores en contienda (los partidos políticos y el Clero). tener una publicación o poder acceder a ella. En medio de estos extremos. también debe tenerse en cuenta que el privilegio de lo regional le reportó algunas ventajas. la prensa desempeñó una importante labor a favor de la democratización del sistema político colombiano y. puede entenderse como el resultado de tres factores: el elemento inherente. el derivado y la experiencia. que.LUZ ÁNGELA NÚÑEZ ESPINEL para la confrontación ideológica de todas las tendencias. Sin embargo. como lo evidenció la prensa radical. puesto que algunos prefirieron mirar hacia atrás. El campo de acción de los periódicos fue local y regional. En este sentido. En este caso. era la que determina el resultado. el socialismo marxista. sí se logró la inclusión de nuevos temas y nuevos actores sociales en el debate público. la socialista y la socialista–revolucionaria. por eso. el socialismo utópico. De esta manera. con sus demandas de protección arancelaria. demostrando que la representación de los sectores populares no podía seguir siendo monopolio de un partido o del Clero. sin que alcanzaran un cubrimiento nacional ni una representación de conjunto de la situación del país. en últimas. Ideológicamente. se constituía en un requisito indispensable para tratar de vincularse al debate público con los otros actores políticos. la dominación conservadora tenía brechas más grandes que en el centro del poder y posibilitaba una relación más cercana con los lectores. el cristianismo primitivo. sino que aquéllos tenían la capacidad de articular un discurso y una organización propias. habría que preguntarse hasta dónde la multiplicidad de publicaciones dispersas a lo largo y ancho del país impidió la consolidación de un núcleo de prensa más pequeño aunque más fuerte. como los periódicos artesanales–obreristas. en los periódicos obreros encontramos dos procesos de afirmación y búsqueda de reconocimiento íntimamente interrelacionados: uno. la diversidad de posibilidades resultantes da cuenta de una sociedad que estaba cambiando rápidamente y de los esfuerzos realizados por los trabajadores para acoplar su ideología con las nuevas experiencias que estaban viviendo. al estilo de la prensa anarquista. el ideario de la Revolución Francesa. el anarquismo y la masonería. Sobre este punto. a ese nivel. aunque no se obtuvo una transformación de las estructuras jurídicas.

para los segundos eran más importantes la cuestión de los salarios. puede convertir un elemento derivado. y compartían la creencia en la necesidad de una educación para el pueblo y de la unión obrera. Este fue el caso del cristianismo y algunos principios del liberalismo radical. para determinar finalmente qué se rechazaba y qué se aceptaba. a través de la cual se manifestaban las expresiones más estructuradas del pensamiento. el ateismo no consiguió muchos adeptos por la fuerza que tenían las ideas religiosas en el pueblo. sino que pasaron por un proceso de confrontación con la experiencia. no fueron asimiladas en forma mecánica. en algo sustancial a la cultura popular. podemos afirmar que algunos acontecimientos actuaron como catalizadores de estos cambios: en el ámbito internacional. El paso de la prensa artesanal–obrerista y de la prensa radical a la prensa revolucionaria no fue un proceso lineal ni total. de la cual se pasa del predominio de los artesanos al de los obreros asalariados. De tal forma. Sin embargo. la creación de estos partidos políticos bosquejó una perspectiva nacional para las organizaciones de los trabajadores. y en el contexto nacional. pues la síntesis que se produce a partir de la experiencia vivida. y acentúo el sentimiento de pertencia a una comunidad internacional que perseguía un fin común. El primero no sólo aportó elementos teóricos. sino un ejemplo de cambio social concreto por vías de hecho. de responder a las acciones de los otros 203 . en 1926. la legislación obrera y la transformación del sistema social. para educar políticamente y orientar la acción obrera. Estos dos grupos sociales exigían una apertura del sistema político que permitiera su participación y atendiera sus demandas. la fundación del Partido Socialista en 1919 y del Partido Socialista Revolucionario. en el curso de una o varias generaciones. y durante un buen tiempo fue rechazada la idea de la revolución violenta. ideologías como el socialismo. Esta prensa reflejaba una fase de transición del movimiento obrero. el comunismo y el anarquismo. La prensa fue el eje articulador del campo político y cultural del mundo obrero. Este no fue un ejercicio meramente teórico. para principios del siglo XX en Colombia. pero. Así. mientras que para los primeros las leyes proteccionistas eran una prioridad. De manera muy cercana al punto anterior. sino. producto de la evaluación crítica de la experiencia de las guerras civiles. el impacto de la Revolución Rusa en 1917. ya hacían parte de la cultura popular. asociados a la Revolución Francesa que. fruto de la necesidad de dar directrices concretas a los trabajadores. en gran medida práctico. ya que muchas de las características de estos dos tipos de prensa permanecieron durante el siguiente período y algunos procesos de ruptura se aceleraron. por el predominio de una idea pacifista.EL OBRERO ILUSTRADO Debe resaltarse que los elementos inherentes y derivados de la ideología popular no están claramente delimitados.

LUZ ÁNGELA NÚÑEZ ESPINEL

actores políticos, y de adecuarse a las exigencias del movimiento obrero nacional e internacional. El proceso de organización obrera significó un aprendizaje no sólo de un lenguaje y una ideología particulares, sino también, de nuevas formas de lucha y de actitudes y pautas de comportamiento social. En esta transformación, la prensa cumplió una labor pedagógica que buscaba enseñar nuevos modelos sociales (el del proletario), símbolos, imaginarios y marcos morales. El periódico no funcionaba solamente como medio de comunicación para difundir un ideario político y cultural, sino que era un objeto con múltiples usos políticos, culturales y sociales, que iban más allá de la lectura colectiva o individual, y en torno al cual se desarrollaban relaciones sociales y políticas, que ayudaban a reforzar los objetivos del periódico y que, además, se articulaban con los espacios de sociabilidad política popular, tanto de tipo formal como informal. Estos procesos de sociabilidad, cobraron una especial importancia en ese contexto histórico, pues contribuyeron en el aprendizaje social de valores, imaginarios y comportamientos. En la mentalidad de la época, el periódico no era un artículo de consumo individual, sino social. Los mismos periódicos enseñaban a sus lectores acerca de la necesidad de apoyar la prensa obrera mediante la compra o suscripción, para luego poner a circular ese ejemplar, de tal forma que pudiera llegar a todos aquéllos que no tenían posibilidades económicas de comprarlo. En consecuencia, algunos lugares (sedes obreras, tiendas, cantinas, chicherías y talleres de artesanos), se convirtieron en centros de lectura y de controversia política, alternativos a los espacios privilegiados de la sociabilidad política de la época. Sin embargo, la propaganda obrera no buscaba crear una cultura exclusiva para el pueblo, sino difundir la cultura que tenía al alcance, la cual debía convertirse en patrimonio de todos los hombres, para dejar se ser el privilegio restringido de pocos individuos. En este sentido, no podemos hablar de un proyecto obrero tendiente a consolidar una contracultura popular, excluyente y en oposición a una cultura de elite, ya que estos sectores creían que había unos bienes universales (razón, educación, ciencia, literatura, imprenta, democracia y libertad), que hasta ese momento, en forma injusta, habían estado monopolizados, de donde se desprendía la necesidad de democratizarlos y hacerlos extensivos a toda la población. En consecuencia, los periódicos explícitamente se auto–inscribían dentro de unas categorías racional–iluministas y con base en ellas, elaboraron unos discursos específicos, pero su lógica no pertenecía a esta matriz, sino a la dramático– simbólica. Así, el ideario de ilustración, civilización y progreso (propio de la matriz iluminista), se sustentaba en figuras dicotómicas, propias de la lógica simbólica, tales como, “luz–tinieblas”, “Estado protector–pueblo abandonado” y “ricos per-

204

EL OBRERO ILUSTRADO

versos–pobres ingenuos”. Estos objetivos se pretendían alcanzar mediante una acción iluminista: educar al pueblo, tanto en lo científico, como en lo político. Lo primero, se promovía a través de la publicación de artículos y conferencias sobre adelantos agrícolas, técnicos, médicos y científicos, mientras que lo segundo, pretendía dar a conocer ideas que eran relativamente nuevas en el medio colombiano o que, pese a ser antiguas, no se habían realizado efectivamente. No obstante las adaptaciones de estos temas políticos a formas populares de interpretar el mundo, no puede despreciarse la contribución que estas publicaciones hicieron en la construcción de una cultura política democrática. Aparte de los temas propiamente políticos e ideológicos, encontramos otros tópicos que, por estar fuertemente vinculados con su proyecto político, fueron tratados en forma recurrente: civilización, progreso, ciencia, alcohol, mujer y educación. Estos temas que, en principio, se derivan de la matriz racional–iluminista, hacían parte del esfuerzo por construir al obrero ideal, quien no solamente debía ser consciente políticamente, sino, además, ilustrado, racional y temperante. La discusión de estos asuntos no era, en sí misma, una originalidad de la prensa obrera, pues eran las cuestiones álgidas de la época para diversos sectores sociales. Aunque había fuertes discrepancias en el diagnóstico y las soluciones propuestas, en general, se presentaban dos fuentes de argumentación: por un lado, la religión católica y, por otro, razón y ciencia. Los periódicos obreros no dudaron en esta elección y se instalaron en el bando de la razón. De esta manera, exceptuando en algunos aspectos el tema de la mujer, los demás discursos no pueden analizarse en forma aislada, puesto que todos están concatenados en un proyecto político y social fundado en la ciencia y la razón. Así, la ignorancia, el alcoholismo y el fanatismo religioso, son considerados factores de atraso, de degeneración física y moral, y de sometimiento a las clases gobernantes. Para superar este oscuro panorama, la educación se constituía en el medio más idóneo para llevar la luz (ciencia y razón) al pueblo y encaminarlo por la senda del progreso y la civilización.

205

FUENTES

1. ARCHIVO GENERAL DE LA NACIÓN
Fondo Ministerio de Gobierno, Sección Primera, tomos 199, 212, 813–816, 837– 841, 851-854, 865-866, 964, 973, 979, 982, 983.

2. PERIÓDICOS
Boletín de la Oficina General del Trabajo, Bogotá, 1929. Chantecler, Bogotá, 1910. Claridad, Bogotá, 1928. Diario Oficial, Bogotá, 1888, 1903, 1905, 1906, 1909-1911, 1927, 1928. Dios y Cesar, Garzón, 1910. El Ariete, Bogotá, 1911. El Artesano de Ocaña, Ocaña, 1904. El Artesano, Cúcuta, 1911. El Artesano, Manizales, 1904. El Artesano, Pereira, 1910. El Baluarte, Girardot, 1918-1919. El Camarada, Tumaco, 1915. El Comunista, Cartagena, 1910. El Cóndor, Pereira, 1919. El Diario Nacional, Bogotá, 1925. El Domingo, Bogotá, 1916. El Ensayo, Barranquilla, 1912.

LUZ ÁNGELA NÚÑEZ ESPINEL

El Faro, Bogotá, 1905. El Grito del Pueblo, Bogotá, 1909. El Industrial, Bogotá, 1908. El Látigo, Puerto Tejada, 1916. El Luchador, Medellín, 1919. El Martillo, Pereira, 1916-1917. El Obrero Colombiano, Bogotá, 1914, 1917. El Obrero Moderno, Bucaramanga, 1913. El Obrero Moderno, Girardot, 1919. El Obrero, Barranquilla, 1912, 1914. El Obrero, Bucaramanga, 1911. El Obrero, Buga, 1911. El Obrero, Popayán, 1913–1914. El Partido Obrero, Bogotá, 1916-1918. El Piloto, Bogotá, 1919. El Proteccionista, Bogotá, 1910-1911. El Pueblo, Pereira, 1909. El Pueblo, Popayán, 1910. El Ravachol, Bogotá, 1910-1911. El Símbolo, Cartagena, 1910. El Socialista, Bogotá, 1928. El Sol, Bogotá, 1922. El Taller, Manizales, 1909–1914. El Yunque, Bogotá, 1906. El Yunque, Facatativa, 1913–1919. Germinal, Barrancabermeja, 1926. La Correspondencia, Bogotá, 1912. La Correspondencia, Santiago de Tolú, 1912. La Idea, Girardot, 1919-1920. La Libertad, Bogotá, 1909-1920. La Mutualidad, Bucaramanga, 1910. La Ola Roja, Popayán, 1920. La Razón del Obrero, Bogotá, 1910. La Unión Industrial, La Mesa, 1910. La Unión Obrera, Bogotá, 1913–1914. La Unión Obrera, Bucaramanga, 1911–1912. La Unión Obrera, Bucaramanga, 1919. La Unión Obrera, Pasto, 1916. La Unión Obrera, Tumaco, 1919. La Vanguardia, Bogotá, 1912. La Voz del Pueblo, Bogotá, 1919. La Voz Popular, Bogotá, 1923.

208

. Imprenta Nacional. 1919. ROJAS Guerra. Juan de Dios. 1913. e. 209 . 1910. ROMERO. Bogotá. La estrategia insurreccional socialista y la estrategia de contención del conservatismo doctrinario –La década de los años veinte-. Bucaramanga. Tumaco. Verbo Rojo. José María. Pensamiento y Voluntad. 1989. Documentos relacionados con los sucesos del 16 de marzo de 1919 en la ciudad de Bogotá. Jorge. Bogotá. 1930. 1910. Alejandro. URIBE Márquez. RODRIGUEZ Forero. 1917. DOCUMENTACIÓN PRIMARIA IMPRESA ANZOLA Samper. 1919. Vista fiscal. Tulúa. s. Bogotá. 3. Postulados para la niñez. Vanguardia Obrera. Bogotá. Barrancabermeja. 1920. Luz y Unión. Tipografía Gómez. Bucaramanga. Bogotá. Marco Tulio. 1915–1916. Bogotá. Bogotá.FUENTES Libertad y Trabajo. Renacimiento. Cali. Imprenta Nacional. 1928. 1916. Ravachol. Bogotá. Trabajo y Libertad. 1912. Libertad de imprenta e historia de la prensa en Colombia. 1926. Asesinato del General Uribe Uribe. copia a máquina. Sanción Liberal. 1910. Bogotá. Unión Obrera. 1926. Tipografía Arconvar. ¿Quiénes son?. Bogotá.

.

Historia del Primero de mayo. Cultural Marxism in postwar Britain. Editorial Crítica. Siglo XXI Editores. 1988. OBRAS DE TIPO GENERAL AGULHOM. Charles. 1996. TALASA Ediciones. DWORKIN. 2002. Madrid. México. 1997.BIBLIOGRAFÍA 1. BRIGGS. 1984. Paul. Editorial Gedisa. P. 1975. Taurus. Madrid. Historia vagabunda. Thompson y la historia. Un compromiso ético y político. Londres. BURKE. Maurice. Peter. Doctrinas de la época romántica. DOMENAGET. E. Dennos. BENÍTEZ. BENICHOU. Bogotá. Duke University Press. Barcelona. Instituto Mora. . Editorial Laia. 1997. Maurice. CHARTIER. 1995. Instituto Mora. México. Historia y teoría social. Asa y BURKE Peter. and the origins od cultural Studies. the New Left. Los trabajadores en la historia latinoamericana. De Gutemberg a Internet. Pedro. History. México. El mundo como representación. Barcelona. 1994. Barcelona. Visto y no visto: Uso de la imagen como documento histórico. ________. 2001. Fondo de Cultura Económica. El tiempo de los profetas. BERGQUIST. Una historia social de los medios de comunicación. Roger.

1995. 1987. Brasil. en: SAMUEL. en: BURKE PETER (editor). “Historia de las imágenes”. Rueda Ibérico. Routledge & Kegan Paul Ltd. Nº 38. en: Debates y perspectivas. Jürgen. y RANGER. Alianza Editorial. Madrid. vol. Culture. Barcelona. 1980. 1980. en: Manuel Sacristán (compilador). Formas de hacer historia. “The historiography of everyday life: The personal and the political”. LÜDTKE. Barcelona. Ravachol et les anarchistes. Terence (editores). ________. I. Barcelona. en: International Review of Social History. 1993. Jean. Historia y crítica de la opinión pública. Antonio Gramsci. en: Gente poco corriente. ________. KORFF. El mundo del trabajo. Barcelona. Gallimard. Barcelona. Buenos Aires en la entre guerra. 1992. Gotffried. GOODY. México. Fondo de Cultura Económica. Editorial. Editorial Crítica. México: del antiguo régimen a la revolución. 1999. ideology and politics. Editorial Crítica. François-Xavier. México. “History of simbols as social history”. Estudios de historia de la clase obrera. GRAMSCI. MAITRON. 2003. Cultura escrita en sociedades tradicionales. Ivan. Estudios históricos sobre la formación y evolución de la clase obrera. “Considerar al periódico mismo como un actor”. ________.. París. Jack (compilador). t. 1998. Raphael y JONES. 2002. La transformación estructural de la vida pública. México. Argentina. 1979. MARX. Criterios metodológicos”. 1982. La invención de la tradición. Gareth Stedman. Antología. HABERMAS. Editorial Crítica. Sectores populares y cultura política. I. Barcelona. 1995. GUERRA. resistencia. Londres. Barcelona. GUTIÉRREZ. Siglo XXI Editores. Nº 2. Trabajadores. Buenos Aires. Editorial Gustavo Gili S. 1. Luis Alberto.A. 2002. El Capital. Editorial Gedisa. Antonio. Siglo XXI. t. Anarquismo y anarcosindicalismo en América Latina Colombia. rebelión y jazz. México. 212 . Eric. 1996. Karl. HOBSBAWM. 1993.LUZ ÁNGELA NÚÑEZ ESPINEL GASKELL. Leandro y ROMERO. Editorial Crítica. Alf. Editorial Sudamericana. Alfredo. GOMEZ. “Tradiciones obreras”. “Apuntes sobre el estudio de las clases subalternas. ________.

Isabel.org/dialogos/pdf17/sunkel. periódico comunista anárquico. Santiago de Chile. Valencia. Editorial América Latina. ni patrón. Editorial Complutense. Ivan. SCOTT. Alianza Editorial. 20 de abril de 2004 ________. Instituto Latinoamericano de Estudios Transnacionales. 1980.. 1991. Ediciones Manantial. Carlos. Costumbres en común. Editorial Crítica. James. y CASPISTEGUI. Edward P. Francisco Javier (directores). SURIANO. ideología y protesta popular. Maxine. Editorial Txalapata. 1996. THOMPSON. 1992. en: FONSECA. Buenos Aires. Barcelona. “La prensa española del siglo XX: algunos problemas de investigación”. NAVARRO Navarro. s. Universidad Nacional de Quilmes.pdf. Barcelona. Madrid. Madrid. Luis.felafacs. Francisco Javier. Buenos Aires. Edwin. Editorial Cuadernos para el Diálogo. Edición e introducción de Harvey J Kaye. “Concepción de la política e ideal moral en la prensa obrera”. Buenos Aires. mayo de 1987. 2003. Inmigración. TUÑON De Lara. en: Documento de Trabajo. 1995. Juan. La representación del pueblo en los diarios de masas. San José. Guillermo. Editorial Crítica. La “nueva” historia cultural: la influencia del postestructuralismo y el auge de la interdisciplinariedad. ORIOL. ORDAZ. Tafalla. ni marido”. cultura y política libertaria en Buenos Aires 1890– 1910. 1997. Ignacio.BIBLIOGRAFÍA MOLINA JIMÉNEZ. París. 1975. 2001. 1989. OLABARRI. COSSA. Los dominados y el arte de la resistencia. 1997. Estudio sobre iconografía. PANOFSKY. Manuel. 1997. El rostro de la multitud. Manuel. “El paraíso de la razón” La revista Estudios (1928–1937) y el mundo cultural anarquista. Razón y pasión en la prensa popular.f. Roberto y GOROSTIZA. 213 . Fundación Instituto de Historia Social. Manuel (editores). Edicions Alfons el Magnànim. “Imagen de lo imaginario. Revuelta popular y conciencia de clase. en: TUÑON De Lara. escena nacional y figuraciones de la tanguería. Elizabeth (compiladora). “Ni Dios. Estudios sobre revolución. RUDE. L´equipement de la pensée. en: La voz de la mujer. MOLYNEUX. Philippe. Prensa y sociedad en España (1820–1936). Tomás. 1985. 336. Introducción a la historia de las mentalidades colectivas”. ELORZA. No. 2001. Programa FLACSO–Santiago de Chile. y TORRES. Madrid. Valencia. Ravachol un saint nous est né. MOULIAN. Anarquistas. EDUCA. Disponible en: http://www. ________. Antonio y PEREZ. Historia teoría y métodos. George. SUNKEL.

en: Anuario de Historia Social y de la Cultura. Medellín. ALMARIO Salazar. Política. El periódico: orígenes. 2001. Universidad Industrial de Santander. Barcelona. “La otra opinión: La prensa obrera en Colombia 1920-1934”. Bucaramanga. Antioquia. APRILE-GNISET. 1991 ARCHILA. Iglesia y partidos en Colombia. 214 . Barcelona. 1962. Luz Gabriela. Barcelona. 1997. Mario. Siglo XXI Editores. Historia y comunicación social. Barrancabermeja. Montevideo. ARANGO De Restrepo. 1997. Vigo. Fabricato 1923–1982. UTHEA. México. t. Sociabilidades católicas. VALIN. Historia del movimiento sindical uruguayo. Jacques. Metodología de la historia de la prensa española. Mujer. II: Prensa obrera y obrerista (1878-1905). Colcultura. Génesis de Barrancabermeja. OBRAS SOBRE HISTORIA DE COLOMBIA ABEL. FAES – Universidad Nacional. Carlos y BALBIS. CEREC. Ideal democrático y revuelta popular. Editorial Fontamara. Bogotá. evolución y función de la prensa periódica. AGUILERA Peña. Instituto Universitario de la Paz. Gustavo. Trabajo de Grado en Historia. Duen de Bux. et al. Ediciones de la Banda Oriental. 1986. AGUILERA Mario y VEGA. Editorial Península. Universidad de Antioquia–Universidad Externado de Colombia. Editorial Crítica. La sociabilidad en la historia contemporánea. 1979. Manuel. 1998. 2. 2004. 1870 – 1930. WORONTZOFF. Alberto (director). entre la tradición y la modernidad. Jorge. Georges Jacques. 1982. Nº 13. Mauricio. 1987. Bogotá. Renán. 1997. Cedetrabajo. La concepción de la prensa en Lenin. Religión e Industria. Bogotá. Marxismo y literatura. WEIL. Madeleine. Bogotá. ARANGO. Historia de los trabajadores petroleros. VÁSQUEZ Montalbán. 1985-1986.LUZ ÁNGELA NÚÑEZ ESPINEL ________. Medellín. Ensayo. WILLIAMS Raymond. Christopher. protagonismo e ideología. Gloria Mercedes. 1980. Universidad Nacional. Insurgencia Urbana en Bogotá. Obreros y artesanos de Bucaramanga: organización. segunda edición. Bogotá. 1993. ZUBILLAGA.14. 1908-1935. Julio Cesar. ACELAS Arias. 1984.

Cinep. La ciudad en cuarentena. “La Humanidad. 1985. patología social y profilaxis. en: Controversia 156-157. vol. Bogotá. “El despegue cafetero (1900-1928)”. 60. “Los talleres de la Sociedad San Vicente de Paúl de Medellín: 1889-1910”. ________. Bogotá. ________. Edgar. 39. XXII. en: Boletín Cultural y Bibliográfico. Jesús Antonio. “El papel de la Iglesia. Vol. Bogotá. Fernando. “Ni amos ni siervos. Bogotá.BIBLIOGRAFÍA ________. Historia de las luchas sindicales en Colombia. Antonio. Imprenta del Fondo Rotatorio de la Policía Nacional. en: Boletín Cultural y Bibliográfico Nº 42. No. 1996 (Editado en 1997). 2002. Bogotá. 1966. Cali. Oscar Iván y SAADE Granados Marta. BEJARANO. 1968. Ministerio de Cultura. 1910-1945. Ever. Jaime. Germán. en: OCAMPO. Historia del periodismo colombiano. “Las tipologías de la prensa barranquillera”. Manual de literatura colombiana. Colombia. Educar Editores. Fondo de Publicaciones de la Universidad del Atlántico. 1950. 1988. Editorial Iqueima. La prensa y el poder político en Colombia. Vol. Legislación de prensa en Colombia. Siglo XXI Editores. COLPAS. Historia económica de Colombia. 2000. Fundación Social. 1989. CALVO Isaza. 1981. José Antonio (compilador). Bogotá. Prensa. Bogotá. Bogotá. I. “Ospina y Abadía: la política en el decenio de los veinte”. Editorial Suramérica. en: Nueva Historia de Colombia. Charles David. 1974. Universidad del Valle. Fernando. Bogotá. DEAS. Chicha. CASAS Fajardo. La derrota de un vicio. Cinep. ________. 215 . Editorial Planeta. 1984. BOTERO Herrera. El círculo de Obreros. Origen e historia de la chicha. Imprenta del Fondo Rotatorio de la Policía Nacional. CAICEDO. Memoria obrera de Bogotá y Medellín (1910-1945). el periódico obrero de los años veinte”. Malcom. En: ÁLVAREZ. Cultura e Identidad obrera. CACUA Prada. tres ensayos. Nº 3. el ejército y la policía en las elecciones colombianas entre 1850 y 1930”. Bogotá. AYALA Poveda. 1989. El Padre Campoamor y su obra. desarrollo urbano y política en Barranquilla 1880-1930. Jaime. 2002. en: Boletín cultural y bibliográfico. Bogotá. 1991. BEJARANO. COLMENARES. Bogotá. Bogotá. 1995. Bogotá. María. Bogota. COLLINS. Jaime y GONZÁLEZ. Jorge. COLPAS.

Ediciones Punta de Lanza. Gilberto. Grupo Editorial Norma. La educación en Colombia 1918–1957. LEÓN Helguera. del virreinato a la época contemporánea”. Fondo Editorial CEREC. Francisco. Bogotá. 1982. Aline. La chicha. Mujeres obreras. María Clara y CAMPUZANO Marcela. Ana María. Monografía de grado. Tercer Mundo Editores. Gilberto. CEREC. 1995. 1997. Bogotá. 1987. Diego. Bogotá. ________. LLANO. proletariado. LEGRAND. 216 . empresarios e industrias en la primera mitad del siglo XX en Antioquia”. Luis Tejada y la lucha por una nueva cultura. Curso y discurso del movimiento plebeyo. III. Universidad Nacional. marzo de 1989. Nos. en: Cuadernos de Economía. MARTINEZ Acosta. Departamento de Ciencias Sociales. Bogotá. JARAMILLO Uribe. El café. LONDOÑO. en: Manual de Historia de Colombia. III. Salomón. Bogotá. Bogotá. en: Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura. Alberto. IEPRI– El Áncora Editores. 5. Girardot epicentro de la lucha obrera en los años veinte. GUTIERREZ Sanín. Bogotá. Bogotá.LUZ ÁNGELA NÚÑEZ ESPINEL GUTIÉRREZ Girardot. t. Las huellas del socialismo. Mujeres y sociedad. Colonización y protesta campesina en Colombia. 16 y 17. Nº 4. KALMANOVITZ. Fundación Social. 1988. 1988-1989. 1999. en: Estudios Sociales. de la aparcería al capitalismo. MACHADO. t. mujeres y religión. 1994. Facultad de Humanidades de la Universidad del Cauca-Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Autónoma del Estado de México. en: Las mujeres en la historia de Colombia. “os intelectuales y la cuestión racial en el decenio de 1920. LOAIZA Cano. Bogotá. “La literatura colombiana en el siglo XX”. 1989. 1995. Colcultura. Universidad Nacional. II. J. en: Manual de historia de Colombia. “El proceso de la educación. una bebida fermentada a través de la historia. 1995. 1994. 1977. primer semestre de 1983. t. No. “Los orígenes de la industrialización en Colombia (18901929)”. Tercer Mundo Editores. La ciudad de Dios en Bogotá Barrio Villa Javier. Absalón. “Industria. Jaime. JARAMILLO Salgado. Bogotá. Toluca. Rafael. JARAMILLO. Catherine. Rocío y SALDARRIAGA. Notas sobre un siglo de la caricatura política en Colombia 18301930. HELG.

CEIS. “La Ley Heroica”. 2004. 1979. José Fernando. Luz Ángela.1. Pablo E. 1978. Álvaro. Economía. J. Ediciones Tercer Mundo. Historia del Partido Comunista de Colombia. Grafiboy. Estudio histórico y antología política I.BIBLIOGRAFÍA MARTINEZ Fonseca. A. Bogotá. 1974. Margarita. El caso de José Eustasio Rivera. 1886-1930”. 1989. Vinyes. junio-julio 1975. Jorge Orlando. MEISEL. Universidad de Antioquia. MEDINA. Adolfo. Bogotá. Hilda Soledad. “De Carlos E. Cabezas duras y dedos inteligentes. 1886–1934. La fiesta liberal en Cali. No. Tunja. OSORIO Lizarazo. t. MEDINA.. Historia de la imprenta en Tunja. Maestría en historia. La metamorfosis de la nación en el siglo XX. De Greiff. Gustavo (editores). 1989. Colombia siglo XX. Colcultura. Universidad Nacional. mayo–agosto de 1987. Bogotá. Colcultura. Cali. Los intelectuales colombianos en los años veinte. 1993. “Historia de la industria colombiana. Editorial Planeta. Colombia y Panamá. 1980. Restrepo a Marco Fidel Suárez. Tesis de grado. Medellín. Juan Manuel. NUÑEZ. y ROJAS. Vidales y el Vanguardismo en Colombia”. 217 . MOLINA. Bogotá. Nº 23. Novelas y Crónicas. Centro Editorial Universidad del Valle. en: Nueva Historia de Colombia. Editorial La Carreta. ________. I. 4. en: Nueva Historia de Colombia. Editorial Planeta. en: Revista Punto Rojo. t. Gerardo. 2004. 1980. OCAMPO. 1978. Ediciones Tercer Mundo. Instituto Colombiano de Cultura. Bogotá. Bogotá. Heraclio y MONTAÑEZ. 2003. Bogotá. Luchas obreras y política laboral en Colombia. Bogotá. PACHÓN. MELO. V. 1997. MONCAYO. Las ideas liberales en Colombia 1915–1934. Bogotá. 1903– 1930”. Republicanismo y gobiernos conservadores”. Universidad Nacional. Bogotá. MAYOR Mora. Bogotá. 1992. Los trabajadores de Bavaria. Bogotá. “¿Por qué se disipó el dinamismo industrial de Barranquilla?”. 1880– 1930. Víctor Manuel. “El rapto de Panamá en la caricatura política colombiana. café e industria. Editorial La Carreta. Estilo de vida y cultura técnica de los artesanos colombianos del siglo XIX. PACHECO. Bogotá. “Lopez. Medófilo. en: Lecturas de Economía. NUMPAQUE. Vol. Alberto. en: BONILLA. Fernando. en: Sobre historia y política. ________.

El café en Colombia 1850–1970. RODRÍGUEZ. 2000. 2004. Editorial Planeta. Mujer Rebelde. Marco Tulio. Bogotá. industria. Bogotá. 1976. Editorial Universidad de Antioquia. SANCHEZ. María Teresa y ÁLVAREZ. Universidad del Valle. Philadelphia. TEJADA. Bogotá. 1992. María Cano. “El periodismo en Colombia”. Los Inconformes. V. 1978. t. Los años veinte en Colombia. 1983. t. Sociedad y economía en el Valle del Cauca. Universidad Pedagógica Nacional. VI. Marco. Gonzalo. 2002. ROJAS Guerra. URIBE Celis. SILVA. artes y recreación. 2000. Bogotá. Medellín Universidad de Antioquia. Temple University Press. Bogotá. Bogotá. Política y sindicalismo en Colombia. SANTOS Calderón. Carlos. 1832–1919. 1989. Bogotá. Literatura y pensamiento. Renán. El Gimnasio Moderno y la formación de la elite liberal bogotana 1914–1948. 2002. t. V. 3 y 4. Tradición y modernidad en Colombia. 1963. ts. Bogotá. Bogotá. Cali. Nº 60. en: Nueva Historia de Colombia. t. Corrientes poéticas en los años veinte. 1989. Víctor Manuel. Empresarios y tecnología en la formación del sector azucarero en Colombia 1860– 1980. Anecdotario. The Early Colombian Labor Movement: artisans and politics in Bogotá. David. 1985. Daniel. José María. 1973. vol. Educación y ciencias. café. TORRES Giraldo. Los Bolcheviques del Líbano. URIBE. 1983. Publicaciones de la Rosca 1972. Gotas de Tinta. ________. en: Nueva historia de Colombia. El Colegio de México–El Áncora Editores. en: Boletín Cultural y Bibliográfico.LUZ ÁNGELA NÚÑEZ ESPINEL PALACIOS. RUEDA Plata. Editorial Latina. 1977. Catalogo indizado de la prensa existente en la sección de periódicos de la Universidad de Antioquia. Luis. PRIETO. IV. PÔPPEL. Editorial La Carreta. “Los límites del poder: elecciones bajo la hegemonía conservadora”. Universidad del Valle–Banco Popular. Jesús María. Bogotá. “La educación en Colombia: 1880-1930”. Biblioteca Colombiana de Cultura. Cien años de prensa en Colombia 1840-1940. 1989. Medellín. XXXIV. Ignacio. luchas de la mujer. PECAUT. Editorial El Mohan. POSADA Carbó. en: Nueva Historia de Colombia. Enrique. Medellín. Minerva. José Olinto. Economía. Editorial Planeta. “Historia de la población de Colombia”. ________. La Gran Prensa en Colombia. SOWELL. Bogotá. social y política. 218 . Una historia económica. Eduardo. Editorial Aurora. editorial Planeta. Hubert. Bogotá. Bogotá. vida diaria.

VEGA. La formación social de proletariado antioqueño. Carlos Nicolás. en: Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura. URREGO. Orlando. el eterno prisionero. No. 1990. Ediciones Pensamiento Crítico. La Carreta. Hernán Darío. Historia del sindicalismo colombiano. Miguel Ángel. Humberto. El Socialismo mestizo. ________. Renán. 1992. Bogotá. Barrancabermeja. 1999. Bogotá. 1986. Bogotá. 14. et al. 4 volúmenes. 2002. Monografía de Grado. Sueños y rebeldías en la década del veinte. Isidro. Intelectuales. t. YUNIS. en: Nueva historia de Colombia. CESTRA. Historia política 1886-1946. VILLEGAS. Ediciones Proyecto Cultural “Alas de Xué”. 1989. María Tila. I. URRUTIA Montoya. Acerca del socialismo temprano en Colombia. Bogotá. Universidad Nacional. Biófilo Panclasta. “Rafael Reyes: Quinquenio. ________. “Periodismo panfletario y excomunión en el sur occidente colombiano”. Nº 48. Bogotá. Miguel. candidatos y petrodólares. VILLANUEVA Martínez. VELEZ.BIBLIOGRAFÍA URIBE. Medellín. Editorial Planeta. Universidad Central– Siglo del Hombre Editores. 1999.CEREC. en: Historia y espacio. Nacimiento de la clase obrera. Departamento de Sociología. Estado y Nación en Colombia. “Sotanas. VANEGAS. La caída de la República conservadora vista por un diplomático francés”. VALLECILLA. Gente muy rebelde. 1994. Bogotá. Bogotá. Consejo de Medellín. Tres Culturas Editores. 219 . “Los estudios sobre el socialismo temprano en Colombia. Cali. 2000. José y HERNÁNDEZ. régimen político y capitalismo (19041909)”. Bogotá. 2002. junio de 1991. Medellín. Nº 27. en: Boletín Cultural y Bibliográfico. 1976. Una visión de izquierda”. Nelly. Los años escondidos.

.

Anexo Prensa Obrera y Popular 1904 .1929 .

LUZ ÁNGELA NÚÑEZ ESPINEL 222 .

ANEXO 223 .

LUZ ÁNGELA NÚÑEZ ESPINEL 224 .

ANEXO 225 .

LUZ ÁNGELA NÚÑEZ ESPINEL 226 .

ANEXO 227 .

LUZ ÁNGELA NÚÑEZ ESPINEL 228 .

ANEXO 229 .

LUZ ÁNGELA NÚÑEZ ESPINEL 230 .

ANEXO 231 .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful