You are on page 1of 160

MAPA DEL SECTOR COOPERATIVO PERUANO

EDUARDO PERRIGGO SARMIENTO

NACIONES UNIDAS – INP PROYECTO PER/87/042

LIMA – PERU 1989

Centro de Altos Estudios Sindicales (CAES)

Proyecto PER/87/042: “Contribución al Desarrollo de las Políticas de Participación y Concertación Sectorial”

MAPA DEL SECTOR COOPERATIVO PERUANO

EDUARDO PERRIGGO SARMIENTO

LIMA

MARZO 1989

PERU

2

PRESENTACION

Como se sabe, la experiencia de los “Justos y Equitativos Pioneros de Rochdale” (Inglaterra – 1844) marca el nacimiento y posterior expansión del Cooperativismo Moderno, como movimiento de reacción y respuesta frente a la problemática social (“La Cuestión Obrera”) generada por la Revolución Industrial; movimiento que surge junto con el Sindicalismo, el “Cartismo” y el “Ludismo”.

Como se sabe también, en el Perú las prácticas de la cooperación, resumidas en el sentido comunitario del trabajo y la propiedad y principalmente expresadas en el Ayllu y la Comunidad Campesina, se pierden en la historia; tal como ha sido estudiado y reivindicado por José Carlos Mariategui, Víctor Raúl Haya de la Torre, Hildebrando Castro Pozo y algunos discípulos. No obstante, el actual Cooperativismo Peruano responde básicamente a los modelos europeo y norteamericano del Cooperativismo Moderno; con olvido y descuido de nuestras ancestrales tradiciones e instituciones de cooperación.

En el marco del Proyecto PER/87/042: “Contribución al Desarrollo de las Políticas de Participación y Concertación Sectorial”, que es el CAES ejecuta con la colaboración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), se han desarrollado investigaciones sobre los diversos agentes socio-económicos de Participación – Concertación. El “Mapa del Sector Cooperativo” que hoy publicamos es el resultado de la investigación encomendada al LIC. EDUARDO PÉRRIGGO SARMIENTO, sobre la realidad del Cooperativismo en nuestro país.

3

Es indudable que el Cooperativismo Peruano afronta serios problemas de orden estructural que se traducen en los ordenes asociativo, empresarial, económico – financiero, orgánico y teórico – doctrinario. Con la presente publicación, el CAES espera contribuir al análisis de dicha problemática y al planteamiento de alternativas de solución, en el marco de la naturaleza y alcances de la Participación – Concertación y las exigencias del desarrollo nacional.

Lima, Abril de 1989

JOSE LINARES GALLO Director General del CAES Senador de la República

4

INDICE

INTRODUCCION I. MARCO DE REFERENCIA ................................................................................... 11 1. COOPERATIVISMO MUNDIAL ........................................................................ 11 1.1. 1.2. La cooperación........................................................................................... 11 Antecedentes del cooperativismo .............................................................. 13 A. Los Utopistas ....................................................................................... 14 B. Los Precursores del Cooperativismo ................................................... 15 1.3. 1.4. El cooperativismo o cooperación moderna................................................ 17 Doctrina y principios cooperativos ............................................................ 18 A. Doctrina ............................................................................................... 19 B. Principios Cooperativos....................................................................... 19 1.5. Expansión del cooperativismo ................................................................... 20

2. COOPERATIVISMO EN AMERICA ................................................................. 22 2.1. 2.2. América del Norte..................................................................................... 22 América Latina y El Caribe....................................................................... 23 A. Antecedentes ........................................................................................ 23 B. El cooperativismo o cooperación moderna en América Latina ........... 24

II. EL COOPERATIVISMO PERUANO .................................................................... 29 1. EVOLUCIÓN DEL COOPERATIVISMO PERUANO....................................... 29 1.1 Cooperación Pre-Colombina........................................................................... 29 1.2 De la Conquista a la Independencia................................................................ 30 1.3 La Independencia y la cooperación................................................................. 31 1.4 La cooperación en la República ...................................................................... 32 A. Los inicios ................................................................................................. 32 B. Los primeros planteamientos..................................................................... 34 C. Expansión en el presente siglo................................................................... 40 1.5 Corrientes generadoras.................................................................................... 40

2. MARCO JURIDICO LEGAL ............................................................................... 44

5

2.1. Dispositivos constitucionales ........................................................................ 44 2.2. Dispositivos legales....................................................................................... 45 2.3. Alcances y limitaciones................................................................................. 52 A. Alcances .................................................................................................. 53 B. Limitaciones ............................................................................................ 54 3. MARCO ESTRUCTURAL................................................................................... 55 3.1. Modelo de desarrollo y crecimiento económico ............................................ 55 3.2. Contribución al PBI........................................................................................ 56 3.3. Otros aspectos macroeconómicos .................................................................. 57 3.4. Realidad institucional..................................................................................... 57 3.5. Matrícula social .............................................................................................. 58 3.6. Capital social .................................................................................................. 58 3.7. Empleo .......................................................................................................... 58

III. PROBLEMÁTICA ................................................................................................... 60 1. REALIDAD CUANTITATIVA ........................................................................... 60 1.1 Análisis global ............................................................................................... 60 1.2 Tipología ........................................................................................................ 62 1.3 Integración ..................................................................................................... 64 1.4 Adecuación a la legislación ........................................................................... 65 1.5 Distribución espacial-regional ....................................................................... 66 1.6 Concentración ................................................................................................ 67 1.7 Orientado al sector de los servicios ............................................................... 68 1.8 Baja penetración en la población ................................................................... 69

2. REALIDAD CUALITATIVA ............................................................................. 69 2.1 Dispersión institucional ................................................................................ 69 2.2 Educación deficiente ..................................................................................... 69 2.3 Integración .................................................................................................... 70 2.4 Orientado al sector de los servicios .............................................................. 70 2.5 Baja capitalización ........................................................................................ 71 2.6 Carencia de cuadros dirigenciales ................................................................ 71 2.7 Deficiencia de cuadros administrativos ........................................................ 72

6

2.8 Desaprovechamiento de la cooperación internacional ................................. 72 2.9 Las causas ..................................................................................................... 72

3. PROBLEMÁTICA ESPECIFICA ....................................................................... 75

4. RELACIONES CON EL ESTADO ..................................................................... 85 4.1 Naturaleza de las relaciones y sus alcances .................................................. 85 4.2 Organismos públicos relacionados con el cooperativismo ........................... 87

IV. POTENCIAL DE PARTICIPACION-CONCERTACION .................................. 92 1. PARTICIPACION-CONCERTACION ................................................................ 92 1.1 Concertación .................................................................................................. 92 1.2 Participación .................................................................................................. 96

2. POTENCIAL ........................................................................................................ 96 2.1 2.2 2.3 2.4 2.5 2.6 2.7 2.8 2.9 Institucional ................................................................................................. 97 Social ........................................................................................................... 98 Económico-financiero .................................................................................. 98 Generación de divisas .................................................................................. 98 Generación de empleo ................................................................................. 98 Provisión de bienes y de servicios .............................................................. 99 Distribución de la riqueza nacional ............................................................. 99 Democratización ......................................................................................... 99 Generación de ahorro popular ..................................................................... 99

2.10 Elemento movilizador de la sociedad ......................................................... 99

3. OBJETIVOS ....................................................................................................... 100

4. METODOLOGIA ............................................................................................... 100 4.1 De formulación ........................................................................................... 101 4.2 De institucionalización ............................................................................... 101

5. ALTERNATIVAS .............................................................................................. 101

7

6. LIMITACIONES ................................................................................................ 102 6.1 Ausencia de Definición ideológica ............................................................. 102 6.2 Débil nivel de integración ........................................................................... 103 6.3 Carencia de educación Cooperativa............................................................. 104 6.4 Deficiencia tecnológica .............................................................................. 104 6.5 Ausencia del campo de las comunicaciones y la informática...................... 105

7. ROL DEL ESTADO EN LA PARTICIPACION-CONCERTACION CON EL COOPERATIVISMO ......................................................................... 105 7.1. Marco constitucional .................................................................................... 107 7.2. Marco legal................................................................................................... 107 7.3. Función administrativo-normativa ............................................................... 109 7.4. Función supervisora y de control ................................................................. 109

CONCLUSIONES ......................................................................................................... 110 CUADROS .................................................................................................................... 112 BIBLIOGRAFIA .......................................................................................................... 152

8

INTRODUCCION

El presente trabajo constituye complemento y ampliación del documento “Cooperativismo, Participación y Concertación” formulado por el Consultor Externo Dr. Eliseo Salas Polanco y recoge, entre otros, los planteamientos contenidos en el documento final de la “Primera Conferencia Nacional de Cooperativismo: Rol Histórico” realizada del 10 al 12 de Setiembre de 1987, en Lima. En razón que el Cooperativismo Peruano es resultado de la evolución y expansión del Cooperativismo Moderno, con descuido de las propias tradiciones e instituciones nacionales de cooperación, se toma como marco de referencia el surgimiento y evolución del Cooperativismo a nivel mundial y continental.

El

Cooperativismo

Peruano,

forma

parte

del

movimiento

cooperativo

latinoamericano y mundial que surgió a mediados del siglo pasado, ligado a las ideas del socialismo asociacionista de la época. Ambas corrientes constituyen una respuesta ante el desafío de la revolución industrial y abusos del capitalismo industrial. No obstante este origen, el movimiento cooperativo ha demostrado una dinámica y capacidad de desarrollo propios, tanto bajo el sistema capitalista como el socialista, vinculado y complementario al sistema socio-económico predominante.

En atención a los datos registrados por el INCOOP y otras fuentes, el Cooperativismo Peruano tendría un importante potencial socio-económico en términos del número de organizaciones, personas integradas a ellas y actividades que desarrolla en los diversos campos de la economía nacional.

En términos de la participación – concertación socio-económica, es indudable que dicho potencial, adecuadamente llevado a la práctica, podría convertirse en un importante instrumento del desarrollo nacional, claro está, a condición de contar con organizaciones sólidas, representativas y legitimadas por la naturaleza y alcances de sus acciones.

La ausencia de fuentes de información consistente, no ha permitido agotar ni profundizar el tratamiento de la problemática cooperativa nacional. Sin embargo, el presente documento aspira a contribuir el mejor conocimiento y comprensión del

9

Cooperativismo Peruano, en la perspectiva de encontrar alternativas para su desarrollo mediante la efectiva vigencia de la participación concertación.

10

I. MARCO DE REFERENCIA El Cooperativismo Peruano es consecuencia de la evolución y desarrollo del Cooperativismo Moderno y para lograr su mejor análisis e interpretación, se plantea como marco de referencia al Cooperativismo Mundial y Latinoamericano.

1. COOPERATIVISMO MUNDIAL 1.1 La Cooperación El hombre es un ser social que vive en constante interacción con sus semejantes. Su naturaleza social se manifiesta a través de la comunicación de ideas, conceptos, sentimientos o anhelos, y a través de la cooperación o conjunción de esfuerzos que realiza para alcanzar el objetivo común de satisfacer sus necesidades. En dicho contexto, podemos señalar los siguientes elementos de la cooperación:

-

El hombre; Sujeto que actúa con sus semejantes y que desarrolla esfuerzos comunes y solidarios.

-

El grupo; Elemento que potencia el esfuerzo común, cuya trascendencia permite institucionalizar la cooperación.

-

La organización; Elemento canalizador de los esfuerzos presentes y potenciales en beneficio de todos los miembros.

-

El trabajo; Esfuerzo común que permite aprovechar los diversos recursos para alcanzar los objetivos generales.

-

El objetivo; Finalidad que se persigue en concordancia con las aspiraciones de los que intervienen en forma común.

El hombre como ser social puede cooperar bajo distintas formas, criterios y motivaciones; desde esta perspectiva la cooperación como fundamento del cooperativismo expresa, entre otras, las siguientes características:

11

-

Hace posible que el esfuerzo individual y aislado, adquiera potencialidad a través de la unión, permitiendo alcanzar metas que para el hombre solo serían inaccesibles.

-

Pone en condiciones de igualdad a los hombres, para producir bienes o servicios, para el beneficio de todos.

-

Propicia la participación de los seres humanos, en los asuntos que les van a afectar o beneficiar.

-

Permite la justa y equitativa distribución de la riqueza, a los miembros de la organización.

Desde la aparición del hombre, la cooperación se ha manifestado en diversas expresiones que van desde la simple colaboración instintiva, hasta su afirmación como doctrina social y un sistema socio-económico, que se sustenta en principios coherentes, reglas y sistemas de valores y comportamientos, cuya motivación, grado de organización e instituciones se orientan a la consecución de una sociedad justa, libre y solidaria.

Cuando el hombre sale del nomadismo y se vuelve sedentario, al surgir la agricultura, las relaciones de propiedad y trabajo tienen carácter común. La necesidad de subsistir obliga a los pueblos primitivos a mantener la unión del grupo, mediante el aprovechamiento en común de sus bienes; entonces la tierra es propiedad común (socialismo primitivo), el trabajo se efectúa en común (cooperativismo primitivo) y los productos se reparten de acuerdo a las necesidades (colectivismo primitivo). Todos los pueblos en su etapa primitiva han experimentado este comportamiento que expresa la solidaridad intuitiva de grupo.

12

Con el paso del tiempo, algunos países en Europa adoptaron formas asociativas que pueden considerarse como instituciones pre-cooperativas; entre las principales están:

-

Rusia: En el siglo XIV se desarrollaron los ARTEL, que eran agrupaciones de personas que con su trabajo contribuían a la ejecución de obras de interés colectivo. Los arteles estaban formados por cazadores, leñadores agricultores y pescadores. La sociedad elegía al Jefe, manteniendo un espíritu familiar en el trabajo.

-

España: Se conformaron los POSITOS y las ALHONDIGAS. Los pósitos eran los almacenes donde los agricultores guardaban sus cosechas para tiempos de escasez o para recibir semillas en préstamo. Las alhóndigas, eran almacenes públicos para la compra y venta de comestibles, granos y mercaderías, con el fin de evitar la acción de los acaparadores.

-

El Mutualismo constituye también un tipo de organización socioeconómica que debe ser considerada como una institución precooperativa. Las Mutuales fueron asociaciones creadas en base a la reciprocidad de servicios, repartiendo los riesgos entre todos sus asociados. Inicialmente, se constituyeron con aportaciones de sus miembros para socorrerlos en cualquier adversidad y brindarles asistencia; los principales tipos son: Las CORPORACIONES DE ARTESANOS DE ROMA, Las GILDAS de origen escandinavo; posteriormente las Corporaciones Gremiales ampliaron su acción benéfica a la atención de enfermedades y gastos funerarios.

-

Las Sociedades de Socorro Mutuo, constituyen la forma más típica de mutualidad y se extendieron en gran parte de Europa y en América desde la llegada de los españoles.

13

1.2 Antecedentes del Cooperativismo El cooperativismo como movimiento socio-económico, generalizado en todo el mundo es relativamente reciente. Recoge, interpreta y resume la experiencia social de la humanidad, los planteamientos utópicos formulados en la búsqueda de un mundo mejor, y las experiencias de los precursores que han luchado contra la opresión del hombre en cualquiera de sus formas.

A. Las utopistas El pensamiento utópico y los planeamientos y realizaciones de los precursores, constituyen los antecedentes en los que se basa la cooperación moderna o cooperativismo; ambos se encuentran registrados en obras de diversas épocas y han servido como fuentes de inspiración para las formulaciones que proponen una sociedad mejor:

A continuación se presentan algunos planteamientos de los utopistas en los que se encuentran aproximaciones al ideal general de

cooperativismo y de organización de la sociedad en base a instituciones que se sustentan en la cooperación.

-

PLATON (428-348 A.C.) Presentó sus ideas en “La República”; escribió que el Estado es el supremo organismo de la sociedad y que la sociedad está dividida en tres clases: Los artesanos, los guerreros y los gobernantes. El gobierno está a cargo de los sabios o filósofos; las bases económicas de la República son la especialización y la división del trabajo.

-

SAN AGUSTIN (354-430 D.C) En su obra “La Ciudad de Dios”, establece que la propiedad privada es el principio de todos los males; la desaparición de la propiedad aumenta la caridad y la sociedad perfecta basada en el amor de Dios, el desprecio a sí mismo y la comunión ideal de los buenos.

14

-

TOMAS MORO (1568-1639) En su obra “Utopía” considera que la base de la sociedad y del Estado, es la familia; la producción y el consumo son comunes. El Estado almacena la producción y la distribuye de acuerdo a las necesidades. Se suprime el lucro y se reduce la jornada de trabajo.

-

FRANCISCO BACON (1561-1626) En su obra “La Nueva Atlántida” reconoce a la ciencia como la impulsora del mejoramiento económico y social, y a la experimentación como fuente del progreso científico.

-

TOMAS CAMPANELA (1568-1639) En la “Ciudad del Sol”, divide a la sociedad en tres clases: los sabios, los diplomáticos y los obreros; la propiedad es colectiva, con almacenes y cocinas comunes para la población.

-

ANDREAE En su obra “Cristianápolis” establece como la base de la sociedad una república de trabajadores que viven en igualdad, desean la paz y renuncian a las riquezas. Los hombres no están obligados como si fueran animales de carga, a trabajos que no le son familiares; ser sabio y trabajador no son incompatibles si hay moderación.

-

HARRINGTON (S. XVIII) Establece en su obra “Oceana” la instauración de una república libre. Propiedad no del Estado ni de los individuos, sino de las clases o estamentos sociales y el poder ejercido directamente por los grupos en el parlamento.

15

B. Los Precursores del Cooperativismo El movimiento cooperativo nació como una respuesta a las condiciones originadas por la Revolución Industrial en Inglaterra, a mediados del siglo XIX.

La Revolución Industrial significó un gran adelanto para la humanidad por el avance de la industria y la tecnología; sin embargo, originó graves problemas sociales y económicos. Los trabajadores que vivían en condiciones inhumanas, se convirtieron en verdaderas víctimas de la explotación, ya que debían trabajar en jornadas de 12 a 16 horas diarias, sin leyes sociales que les ampararan; y agobiados por la miseria, la injusticia y la desesperación, se cobijaron a la sombra de las ideas de los pensadores de esa época, que en forma sagaz y a veces quimérica, se empeñaron en buscar soluciones prácticas a los problemas; elaborando ambiciosos sistemas de organización que generaron una serie de movimientos que buscaban reordenar la sociedad, desterrando las contradicciones que había originado la Revolución Industrial. Dichos movimientos fueron:

-

El “Ludismo” (NED-LUD) que preconizaba la destrucción de las máquinas.

-

El “Cartismo” que planteaba la participación política de los trabajadores en el gobierno.

-

El “Sindicalismo”, que nace buscando reivindicar los derechos de los trabajadores.

-

El “Cooperativismo”, que se plantea como una alternativa de solución de los problemas de los trabajadores y de la sociedad.

16

-

La acción de los pensadores sociales o intelectuales, quienes proponían soluciones a los problemas existentes, ó en algunos casos, el cambio del sistema social.

El ludismo y el cartismo no tuvieron éxito, no así el sindicalismo y el cooperativismo que desde entonces tomaron fuerza y entraron en un proceso de franca expansión.

Se considera precursores del cooperativismo a aquellos pensadores y realizadores, que aportaron sus ideas y acciones a la solución de los problemas derivados de la Revolución Industrial, mediante instituciones basadas en la cooperación, originando el surgimiento de diversas corrientes. En el Cuadro Nº 1 se resumen sus planteamientos.

La doctrina cooperativa se enriqueció con los aportes de los precursores en los siguientes aspectos:

-

La cooperación es una acción emancipadora de las clases trabajadoras y busca eliminar las formas sociales que permiten la explotación del hombre.

-

La organización del trabajo, se hace por iniciativa y ayuda entre los interesados, correspondiéndole al Estado apoyar está acción.

-

La cooperación permite la acción conjunta de los hombres para la solución de sus propios problemas.

-

La cooperativa representa una economía colectiva o empresa en común, que tiende a organizarse federativamente. Es de carácter permanente y servirá para instaurar un nuevo sistema socioeconómico de bases solidarias y humanas.

17

1.3 El Cooperativismo o Cooperación Moderna Suele ser considerada como punto de partida para el tratamiento del tema de la cooperación moderna o Cooperativismo, la experiencia de los “Justos y Equitativos Pioneros de Rochadle”, que se da en el año 1844, en Inglaterra.

La acción de los “Justos y Equitativos Pioneros de Rochadle” marca una nueva etapa en la historia de la cooperación, ya que la cooperativa de Consumo que organizaron, frente a la crisis que atravesaban como efectos de la Revolución Industrial, hasta no sólo constituyó en una la máxima asociación

institucionalización

entonces

alcanzada

cooperativa, sino que también resumió y concretó muchos aspectos del pensamiento y la experiencia social anterior. Los “Pioneros” abrieron su Cooperativa el 21 de Diciembre de 1844 en el famoso “Callejón del Sapo”, Rochadle, Inglaterra. La cooperativa de Rochadle fue una realización práctica de los planteamientos cooperativos en el campo del consumo, especialmente de Robert Owen y William King.

Los “Pioneros de Rochdale”, al constituir su cooperativa formularon todo un programa de organización y de acción que abarcaba el consumo, la producción, los servicios, la educación, la organización de la sociedad y su autogobierno.

La experiencia de Rochdale, significa la respuesta a una necesidad social que surge como reacción ante la deprimente realidad de un momento histórico concreto. Asimismo es la demostración fehaciente de la capacidad y la fuerza que puede lograrse gracias a la cooperación organizada.

1.4 Doctrina y Principios Cooperativos El conjunto de elementos que conforman la doctrina cooperativa, se constituyen básicamente antes de la experiencia Rochdaliana, como resultado de la observación, análisis y planteamientos que en torno a la problemática social formulan los pensadores desde la época de Saint

18

Simon, especialmente durante la Revolución Industrial. Así, al hablar de la doctrina cooperativa, se puede afirmar que existe una continuidad en la corriente del pensamiento que hace referencia a las fuentes utopistas y a la tradición inglesa y francesa en particular.

A. Doctrina Puede considerarse que la doctrina cooperativa es el conjunto de ideas y principios que constituyen la esencia de la cooperación, manifestada en forma escrita u oral por los principales ideólogos de la ayuda mutua, así como por la experiencia de todos aquellos que incursionaron en dicha actividad.

La doctrina cooperativa propone el imperio del servicio entre los socios, eliminando los aspectos negativos de la competencia, para que el bienestar de todos y el bien común constituyan la base de la sociedad humana; plantea que en el proceso de satisfacción de necesidades humanas, tanto productores como consumidores deben ser dueños de sus propias empresas; y, contribuye al desarrollo mediante el fortalecimiento de la democracia y la realización de la justicia social.

Puede decirse que la doctrina cooperativa conlleva una concepción del hombre, la economía y la sociedad, que se fundamenta en los postulados de igualdad, equidad, libertad y promoción humana.

B. Principios Cooperativos Los principios cooperativos son normas de acción o métodos de funcionamiento de las cooperativas y constituyen la aplicación práctica de los postulados que sustentan al cooperativismo. Su ordenamiento y sistematización obedece a un proceso histórico de decantamiento de las ideas que surgen antes de los “Pioneros de Rochdale”, recogen los principales aportes que ellos hacen en su Estatuto y finalmente, reciben el nombre de “Principios Cooperativos” al ser formulados por la Alianza Cooperativa Internacional (ACI).

19

La Alianza Cooperativa Internacional, en el congreso realizado en París en 1937 aprobó siete “Principios Cooperativos”. Posteriormente, en el XXIII Congreso de la ACI, llevado a cabo en Viena (Austria), en 1966, se reformularon los principios aprobándose seis, que son los siguientes:

-

Adhesión voluntaria, sin restricciones sociales, religiosas, políticas o raciales.

-

Control democrático, un socio un voto. Interés al capital estrictamente limitado, si se paga alguno. Uso de las economías: Para mejorar el servicio de la cooperativa. Para servicios de solidaridad colectiva Para retorno de excedentes

-

Educación cooperativa: Para socios Para dirigentes Para la comunidad

-

Integración cooperativa A nivel local A nivel nacional A nivel internacional

1.5 Expansión del Cooperativismo Teniendo como antecedentes las experiencias pre-rochdalianas y como punto de partida institucional la acción de los “Pioneros de Rochdale”, al organizar su cooperativa de consumo sobre sólidas bases programáticas, el cooperativismo se extendió en toda Europa y el resto del mundo, constituyendo en la actualidad un fenómeno socio-económico de carácter universal.

A partir de la cooperativa de Rochdale que fue de consumo, surgen otros tipos de cooperativas cuyos inspiradores y realizadores han respondido a

20

diversas tendencias o escuelas. Con relación a la expansión del cooperativismo se puede formular las siguientes anotaciones:

-

Se considera a Inglaterra como patria de las cooperativas de consumo, fundamentalmente gracias a numerosos antecedentes y a la labor de Robert Owen, William King y los “Pioneros de Rochdale”

-

Alemania es la patria de las cooperativas de crédito, sobre todo gracias a la acción de Schulze-Dielitzsch y Friedrich W. Raiffeisen;

-

Estados Unidos de Norteamérica y Canadá, son los primeros países en los que aparece el cooperativismo de seguros;

-

En Alemania, con el impulso de Víctor Aimé Huber, en Chemintz, surge la construcción de la viviendas colectivas para la clase trabajadora, al mismo tiempo que la experiencia Rochdaliana;

-

Las primeras cooperativas agrarias de las que se tiene conocimiento surgen en Dinamarca y en Suiza, en el año 1860, extendiéndose a través de Europa;

-

En 1985, simultáneamente en Milán gestado por Luiggi Luzati y en Weimar por Schulze-Dielitzch, surgen los primeros bancos cooperativos;

-

Se considera a Francia, patria de las cooperativas de producción, sobre todo por las realizaciones de Buchez y Blanc seguidores de Saint-Simon;

-

Francia es también considerada cuna del cooperativismo escolar, a partir de la experiencia de “La Rouche” promovida por B. Profit en 1919;

21

-

Se tiene conocimiento que en Grecia, 1800, se dan experiencias sobre cooperativas pesqueras; sin embargo, se sabe que es Japón donde surge la primera cooperativa pesquera propiamente dicha, en 1865; y,

-

La primera cooperativa de transporte de la cual se tiene conocimiento parece ser la “Lusitania”, cooperativa de transporte urbano organizada en Lisboa, Portugal, en 1889.

2. COOPERATIVISMO EN AMERICA América ha tenido numerosas civilizaciones y culturas en diversos grados de desarrollo, que tenían como rasgo común la práctica de la cooperación a través de variadas formas de organización y trabajo, que generaron costumbres y tradiciones de solidaridad y ayuda mutua.

Los valores introducidos en el Continente Americano por el proceso de la Conquista y Colonización, acarrearon como consecuencia que se truncara el desarrollo histórico de estos pueblos. Sin embargo, en algunos de ellos continúan vigentes sus tradiciones, particularmente en las labores del campo.

Las nuevas instituciones de cooperación que surgieron en los siglos XVIII al XIX fueron influenciadas por los planteamientos religiosos, ideas socialistas y cooperativas de Europa.

La experiencia Rochdaliana fue conocida años después de la existencia y funcionamiento, aunque afímero, de cooperativas americanas “autóctonas”.

2.1 América del Norte Las experiencias cooperativas en Norte América se dan primero en Estados Unidos de Norte América y después en Canadá. Tomando como punto de referencia las acciones realizadas por P.C. Plockhoy en 1663 y la fundación de la cooperativa de Rochdale en 1844, a la cual se considera como iniciadora de la cooperación moderna, puede apreciarse que media una diferencia de más de 180 años. La Cooperativa de los “Pioneros” es

22

conocida a partir de la obra de Holyoake (1888), cuando en EE.UU. de N.A. el cooperativismo era una realidad.

En el Cuadro Nº 2, puede apreciarse algunas de las principales manifestaciones de la cooperación pre-Rochdaliana en Estados Unidos.

Canadá se caracteriza por tener manifestaciones basadas en las experiencias, creencias y avances del pensamiento socialista y comunitario que traen los colonos Europeos, además de las formas que aparecen como respuesta al reto de vencer la naturaleza y satisfacer las necesidades.

Según la OIT, la cooperación en Canadá se ve influenciada en gran parte por las acciones que se realizan en el vecino país los promotores del ideal cooperativista. Es así que por ejemplo, el surgimiento de las cooperativas de seguros es casi simultáneo en este país, en Estados Unidos e Inglaterra, gracias a la actividad que despliega Benjamín Franklin. En el cuadro Nº 3 se aprecia manifestaciones propias de este país.

El cooperativismo en Norte América tiene sus propios pensadores y promotores; asimismo, puede establecerse que las principales

manifestaciones cooperativas en Estados Unidos y Canadá, se dan en el campo agropecuario, ahorro y crédito, consumo, vivienda, producción y servicios entre otros. (Ver Cuadros Nº 4 y Nº 5)

2.2 América Latina y el Caribe A. Antecedentes Antecedentes de la Conquista y posterior Colonización, las numerosas culturas que se asentaron en América Latina y el Caribe, practicaron diversas formas de cooperación; en efecto, los pueblos precolombinos supieron principalmente labrar la tierra y realizar grandes obras de beneficio común basadas en distintos sistemas de trabajo colectivo comunal.

23

Después de más de 450 años desde la llegada de los conquistadores, causan admiración las obras que supieron realizar dichos pueblos; aún subsisten y se practican muchas formas tradicionales de ayuda mutua y trabajo colectivo que se manifiestan, especialmente en la vida del campo.

La Conquista y la Colonización de América Latina, particularmente por españoles y portugueses, originó cambios radicales en las relaciones sociales, económicas y políticas en las que se sustentaba el grado de adelanto de los pueblos autóctonos; porque la introducción de los valores europeos desechó las formas tradicionales de trabajo, propiedad y producción agropecuaria basadas en la cooperación, en su lugar nacieron nuevas formas de cooperación fundadas sobre principios religiosos y humanitarios; las mutualidades.

De otro lado las actividades a que se dedicaron los nuevos pobladores de América Latina no fueron las agrícolas, sino principalmente la explotación de los metales y piedras preciosas.

Con el establecimiento de los virreynatos portugués y español, América vivió una etapa larga de olvido de las formas tradicionales de cooperación por parte de los colonizadores. Los primeros ensayos para establecer cooperativas en América Latina se producen bajo la influencia de pensadores inmigrantes europeos; y no toman en cuenta ni rescatan las tradiciones de cooperación practicadas antes de la Conquista y Colonización americana.

En el Cuadro Nº 6 se aprecia el surgimiento de cooperativas antes que se diera la experiencia Rochdaliana, en algunos países; y en otros la aparición de cooperativas antes de la difusión de los Principios de Rochdale.

24

B. El Cooperativismo o Cooperación Moderna en América Latina El cooperativismo es relativamente joven y las primeras experiencias por ser escasas y salvo contadas excepciones, no han sido registradas o no han tenido trascendencia. Hasta la década de 1920 el cooperativismo se difundió en América Latina, principal pero no únicamente, por los inmigrantes europeos que traen los métodos, objetivos y características del cooperativismo de sus países de origen.

La expansión del cooperativismo en Latinoamérica se debió en gran medida al impulso de los siguientes agentes promotores:

-

Los gobiernos, que viendo sus ventajas, lo regulan y alientan mediante leyes especiales y le brindan asistencia; los consideran un instrumento para alcanzar el desarrollo socio-económico en un ambiente de paz y, como tal, lo toman en cuenta en el marco de sus políticas y planes de desarrollo nacional.

-

Los sindicatos de trabajadores, algunos siguiendo las pautas del sindicalismo europeo y otros como una respuesta a la situación de crisis de los años 30 y período de pre y post guerra mundial, que crean cooperativas consumo y crédito.

-

Las iglesias, católica y protestantes se dedican a promover cooperativas de crédito, denominándose en la mayoría de los casos “Cooperativa Parroquial”.

-

Grupos privados, formados por colegios de profesionales, de vecinos o asociaciones de personas sin fines de lucro (de acuerdo a la legislación de cada país), también forman cooperativas de crédito, consumo, vivienda, servicios y otras.

-

El gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica a través de la Agencia Internacional de Desarrollo (AID), las organizaciones

25

cooperativas de ese país, el Cuerpo de PAZ, LA Alianza para el Progreso, los programas de extensión universitaria, el sistema de becas, etc., han cumplido una importante labor en este campo.

-

Los organismos internacionales (FAO, OIT y otros organismos de la NN.UU. y de la Organización de los Estados Americanos), en sus proyecciones de apoyo a los procesos de desarrollo de los países latinoamericanos han puesto en ejecución programas de promoción del cooperativismo, brindando asistencia y

asesoramiento a los gobiernos.

-

Las organizaciones internacionales del cooperativismo, junto con la Organización de las Cooperativas de América (OCA) y otros organismos regionales, también han contribuido a este fin.

La expansión del cooperativismo Latinoamericano tiene, básicamente, el siguiente significado y alcances:

-

La acción de los inmigrantes, el impulso de organismos y gobiernos extranjero y por la actividad desplegada por los propios promotores nacionales, permite constatar que el cooperativismo Latinoamericano ha respondido en su fondo y forma al cooperativismo norteamericano y europeo.

-

Ha surgido en forma aislada en cada país, pues, las leyes, las cooperativas y los organismos de integración a nivel nacional y regional, muestran un contexto de descoordinación.

-

Se ha orientado, básicamente, a la creación de cooperativas de servicios, siendo su penetración muy baja en el campo de la producción, lo cual ha restado posibilidades de ampliar el mercado laboral e incrementar los niveles de producción y productividad.

26

-

Falta de una clarificación ideológica en sus orientaciones, por lo cual no responde a las necesidades de desarrollo socio-económico de cada país.

El surgimiento de las cooperativas de país a país difiere en varios años, la formación de los organismos de integración presenta igual situación y, en muchos caos, la legislación ha precedido al funcionamiento de las cooperativas; en otros casos, las cooperativas se han formado antes de darse las leyes y numerosas han estado funcionando sin legislación al respecto. Lo anterior puede ser constatado por las informaciones del Cuadro Nº 7.

Con relación al cooperativismo en Latinoamérica es posible formular las siguientes consideraciones que no agotan el tema:

-

Entre 1948 y 1968, el número de instituciones pasa de 7,568 a 25,708, lo cual significa un incremento global de 239.7% en años (Ver Cuadro Nº 8)

-

El número de socios en 1948 era 2’227,750, llegando en 1968 a 9’189,666; lo que significaba un incremento de 312.5% (Ver Cuadro Nº 9).

-

En el año 1968, el mayor porcentaje de cooperativas de América Latina era de servicios; de las 25,708 instituciones existentes sólo 7,577 eran de producción propiamente dicha (agropecuarias y pesqueras) y había una indefinición sobre el sector en que podía ubicarse a 2,136 cooperativas que estaban agrupadas bajo el rubro de “cooperativas de producción y servicios varios”, lo que dificultaba más el conocer con precisión las actividades cooperativas (Ver Cuadro Nº 10).

27

-

En 1969, los 9’189,666 socios de cooperativas de América Latina, representaban, sobre una población calculada en 230’ de habitantes, sólo el 4% de dicha población.

-

Entre 1968 a 1983, el número de cooperativas se incrementó de 25,708 a 32,441, es decir, es un 26.19% y el número de socios pasó de 9’189,666 a 17’964,511, incrementándose en 95.49% (Ver cuadro N° 11)

-

En el año 1983, sólo cinco países (Argentina, Brasil, Ecuador, México y Nicaragua) concentraban el 62.94% del total de cooperativas de América Latina y el Caribe el 72.2% del total de los socios (sin considerar al Ecuador que no consigna datos)

-

Los datos que se consignan en el Cuadro N° 7 no reflejan necesariamente la situación exacta del Cooperativismo Latino Americano, por cuanto se carece de un banco de datos debidamente sistematizado y actualizado.

28

II. EL COOPERATIVISMO PERUANO

EVOLUCIÓN DEL COOPERATIVISMO PERUANO En el Perú, la cooperación ha evolucionado desde las culturas pre-incas hasta el presente, influenciada por las diversas etapas de la historia nacional, con manifestaciones que han tenido distinto significado económico, social y político en el curso de la sociedad peruana.

Es importante determinar los períodos que han marcado la evolución de la cooperación en el Perú, para así ubicar la problemática del cooperativismo actual y, sobre todo, vislumbrar sus perspectivas en la vida nacional.

1.1.

Cooperación Pre-Colombina El Perú Pre-Colombino se sustentó en una economía eminentemente agraria, con tenencia colectiva de la tierra, distintas formas de trabajo comunitario, gran adelanto de la tecnología agraria (irrigaciones, obras de andenería, rotación de tierras, selección de semillas, aclimatación de cultivos, etc.) y una producción orientada a la satisfacción de las necesidades de toda la población.

Las numerosas culturas pre-incas, principalmente, Chavín y Tiahuanaco en la Sierra y Mochica-Chimú, Nazca y Paracas en la Costa, tuvieron en la cooperación un medio de desarrollo, con formas de producción, trabajo, costumbres y tradiciones mediante las cuales alcanzan el grado de adelanto que hoy se les reconoce.

El surgimiento y expansión del Imperio Incaico, incorporó y perfeccionó a través del colectivismo agrario las instituciones, usos y costumbres de las culturas precedentes; especialmente la institución del ayllu, que fue base de la organización económica, social y política de la sociedad incaica.

29

El trabajo en el Imperio Incaico era obligatorio, tenía carácter festivo y se realizaba dentro de un marco teñido de religiosidad. El régimen de trabajo fue colectivo y sus principales formas fueron:

-

El Ayni: ayuda mutua que prestaban entre todos hacia el interior de los ayllus,para la realización de tareas agrícolas

-

La Minca: ayuda mutua o trabajo colectivo para la realización de los trabajos agrícolas en las tierras del Sol y del Inca, el mismo tenía carácter obligatorio en determinadas épocas del año.

-

La Mita: que fue la base del desarrollo infraestructural del Imperio, era realizado por turnos para la construcción de caminos, puentes, templos, fortificaciones militares, acueductos, etc.

La economía en el Imperio Incaico, estaba sustentada en una economía colectiva basada en la cooperación, la política de los gobernantes estuvo impulsada por un profundo sentido humano y social, y en consecuencia, orientada a conseguir la satisfacción de las necesidades colectivas y por ende el bienestar general.

En la historia de la cooperación, el ayllu, junto con el calpulli mejicano, han sido definidos como una forma de cooperativismo primitivo, al igual que otras instituciones Europeas similares como el MIR Ruso, la MARKA Germana o la Zedruga Servia.

1.2.

De la Conquista a la Independencia El descubrimiento, Conquista y Colonización del Nuevo Mundo y por consiguiente del Imperio Incaico, significó no sólo la destrucción de la civilización Inca, sino sobre todo, el establecimiento de la dominación económica, política, social y cultural por parte de España, mediante la Imposición de mecanismos tales como el “Repartimiento” la “Encomienda”, la “La Merced de Tierras”, las “Reducciones”, “Los

30

Mayorazgos” y las “Tierras Eclesiásticas”, la religión el idioma y el tributo. Dichos mecanismos fueron impuestos por el conquistador aprovechando las instituciones y costumbres autóctonas, como son las formas de trabajo colectivo, la organización comunal (ayllu) y el espíritu cooperativo de los incas.

La economía agraria de autoconsumo, que tenía por base la cooperación, se transformó en una economía minera que orientó su producción al comercio internacional. La explotación española no se limitó a la riqueza minera, se explotó en forma abusiva la mano de obra nativa; es así que una población estimada de 10’ de personas a la llegada de los españoles fue reducida a un millón doscientos mil personas al finalizar la Colonia.

La organización democrática basada en el trabajo cooperativo y comunal, fue reemplazada por la organización basada en la propiedad individual de la tierra y la diferenciación de clases; del amo, la de siervo y los esclavos negros.

No obstante dicha labor destructiva, el sentido comunitario de la propiedad y el trabajo que caracterizó a la sociedad Inca quedó relegado y latente en las marginadas Comunidades Indígenas, hoy Comunidades Campesinas, y pervive hasta hoy a través de diversas manifestaciones ancestrales.

1.3.

La Independencia y la Cooperación La independencia, con respecto a la cooperación refugiada en las Comunidades Indígenas, no se tradujo en ninguna medida de conservación y rescate de las tradiciones e instituciones socioeconómicos de cooperación; por el contrario, la independencia política frente a España puso en peligro valiosas instituciones, entre ellas las Comunidades indígenas. El régimen de propiedad que aparece con la Conquista, destruyendo la institución del ayllu, se fortalece durante la

31

etapa republicana bajo la forma de “haciendas”, conviviendo con la propiedad privada de la iglesia, las beneficencias y la pequeña y mediana propiedad privada. Las luchas de independencia no reflejaban las reivindicaciones de la población indígena, sino más bien, los intereses de una burguesía comercial y una naciente clase de terratenientes; unos y otros fuertemente influenciados por las ideas liberales de la Revolución Francesa y por el liberalismo comercial que defendía Inglaterra en oposición a España y su monopolio.

Puede establecerse que el fin del proceso colonial y el logro de la independencia política del dominio ibérico, no significó rescatar ni fortalecer las tradiciones e instituciones de cooperación del incanato: por el contrario, significó mayor marginación y olvido de dichas tradiciones e instituciones.

1.4.

La Cooperación en la República En lo que va de la República, la cooperación ha asistido en el Perú, sucesivamente, al olvido y hasta la dación de medidas contrarias a las formas de cooperación autóctonas (primera mitad del siglo pasado); el surgimiento de las primeras manifestaciones cooperativas en el seno de las sociedades artesanales, bajo la influencia de corrientes europeas (segunda mitad del siglo pasado); el intento de rescate de las tradiciones comunitarias de propiedad y trabajo de incario, la implantación y expansión del cooperativismo bajo modelos de Europa y Norteamérica; su progresiva legislación hasta el establecimiento del régimen cooperativo a través de la Ley General de Cooperativas Nº 15260, su promoción y apoyo estatal más formal que real, la adopción del modelo cooperativo en el proceso de reforma agraria, la dación de un nuevo marco legal (Decreto Legislativo N° 85, Mayo de 1981) y otras normas legales.

32

A. Los Inicios de la República La República, aceptó y conservó la tradición hispánica a pesar del ensalzamiento de las glorias y grandezas del incanato, la clase campesina desposeída continuó al margen de la vida política.

El colonato siguió en las haciendas y, en las comunidades, ayllus y estancias, los indios siguieron arrastrando su miseria como en los tiempos de la Colonia. Aunque parezca paradójico, la liberación política, consecuencia del movimiento emancipador, terminó con el derecho protector de los indios, sin duda, como resultado de traducir para América el derecho político de la Revolución Francesa, buena para Francia, pero no para América.

Con relación a las comunidades indígenas, la República, siguiendo la misma política colonialista, las puso fuera del curso histórico, pese a las disposiciones legales que tardíamente se dictaron para protegerlas. La supervivencia de las comunidades hasta nuestros días se explica, más que por medidas de protección, no sólo por su sentimiento comunitario tradicional, sino porque han representado un mecanismo de refugio y un medio de defensa ante los conquistadores, los colonialistas y los abusos republicanos. El ayllu, raíz de las comunidades actuales y que según Mariátegui “había sido la célula misma del Estado (incaico) que le asignaba el dinamismo necesario para el bienestar de sus miembros. El Coloniaje lo petrificó dentro de la gran propiedad, base de un nuevo Estado, extraño a su destino”, fue aislado más aún de la vida económica y política nacional durante la República, hasta las últimas décadas en que recién se asiste a un movimiento de reivindicación histórica.

Se puede afirmar que el ayllu incaico ha sido destruido y desnaturalizado en el proceso que va de la Conquista a la República; de allí que ya no sea posible encontrar comunidades

33

que puedan equiparse en los ayllus incaicos. “El liberalismo de la legislación republicana, inerte ante la propiedad feudal, se sentía activo sólo ante la comunitaria. Si no podía nada contra el latifundio, podía mucho contra la ”comunidad”. En un pueblo de tradición comunitaria, disolver la ”comunidad” no servía para

crear la pequeña propiedad. No se transforma artificialmente una sociedad. Menos aún a una sociedad campesina, profundamente adherida a su tradición y a sus instituciones jurídicas. El individualismo no ha tenido origen en ningún país ni en la Constitución del Estado ni en el Código Civil. Su formación ha tenido siempre un proceso a la vez más complicado y más espontáneo. Destruir las comunidades no significaba convertir a los indígenas en pequeños propietarios y ni siquiera en asalariados libres, si no entregar sus tierras a los gamonales y a su clientela. El latifundista encontraba así, más fácilmente, el modo de vincular el indígena al latifundio” (Mariátegui, José Carlos, “Siete Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana”, Lima, 1944).

El movimiento emancipador y los inicios de la República, pues, no significaron circunstancias propicias a la causa de la cooperación. Por el contrario, significaron no sólo el olvido, sino incluso la agresión a las formas y manifestaciones de la cooperación subsistentes del incanato.

B. Los

Primeros

Planteamientos

y

Manifestaciones

del

Cooperativismo Los estudiosos y tratadistas del cooperativismo peruano ubican el surgimiento de las primeras cooperativas a partir de la segunda década del presente siglo, incluso se sostiene la tesis que en el Perú la legislación (Código de Comercio de 1902), antecede a la existencia de cooperativas. Los hechos históricos refutan amplia y radicalmente dichos planteamientos, ya que está demostrado que las primeras cooperativas peruanas surgen en el siglo pasado, en el

34

seno de incipiente movimiento obrero y junto con el mutualismo artesanal. Como una aproximación a este importante tema se pueden formular las siguientes consideraciones:

-

Según Jorge Basadre (“Historia de la República del Perú, Sexta Edición, Editorial Universitaria, Lima, Perú, Tomo VII, Pág. 68 y ss.”). Las primeras manifestaciones cooperativas se dan en el contexto del mutualismo obrero y reciben la influencia rochdaliana a través de Fernando Garrido. Sin embargo el cooperativismo no pudo prosperar por falta de capital, organización, disciplina gremial y ambiente político adecuado.

El iniciador del Mutualismo Obrero y al mismo tiempo del movimiento de organización obrera en el Perú fue Mariano Salazar y Zapata, quien concibió la organización de una Sociedad de Auxilios Mutuos entre los trabajadores del Puerto de Callao. Concebida desde 1850, la idea se concretó en 1858 con la organización e instalación de la “Sociedad Filantrópica Democrática”. En 1860 se organizó en Lima la “Sociedad de Artesanos de Auxilios Mutuos” a iniciativa del maestro sastre Juan Antonio Zubiaga; su hijo Adrián Zubiaga, de oficio zapatero, tuvo análogo significado para el establecimiento de la “Confederación de Artesanos Unión Universal”

El “Mutualismo Artesanal tomó gran impulso entre los años de 1872 a 1876”. En 1873 surge la “Sociedad de Auxilios Póstumos”. También se organizan la “Sociedad Fraternal San José” y la “Sociedad Tipográfica de Auxilios Mutuos”. En el Cusco se organiza la “Sociedad de Artesanos del Cusco” promovida por Francisco Gonzáles y Francisco García. Francisco Gonzáles, cuyo oficio era el de carpintero, triunfó en las elecciones cusqueñas de 1876 siendo el primer diputado

35

obrero. En 1878 se organiza en Arequipa la “Sociedad de Artesanos”, presidida por Felipe G. Jiménez.

-

La obra “Historia de las Asociaciones Obreras” de Fernando Garrido, publicada inicialmente en Barcelona en 1864, ejerció importante influencia sobre algunos grupos populares. En su viaje a Inglaterra, Garrido visitó la célebre cooperativa de los tejedores de Rochdale y desde entonces comenzó a predicar el sistema cooperativo sosteniendo que era el arma destinada a liberar a los asalariados.

“No faltaron en el Perú los esfuerzos a favor del Cooperativismo según el modelo de las sociedades europeas de ese tipo conocidas a través de la obra de Garrido para crear nuevos talleres de carpinteros, sombrereros o sastres. Sin embargo, este movimiento escolió. Faltaron los capitales para alimentarlo, la organización y la disciplina gremial, la experiencia y la tranquilidad política. El cooperativismo no llegó a ser tan sólido y estable como el mutualismo”. (Basadre, Op. Cit).

Finalmente, según Basadre “el cooperativismo larvado y el mutualismo tenaz”, junto con tentativas aisladas para organizar la educación obrera y realizar exposiciones industriales promovidas y sostenidas por los propios trabajadores, fueron las “notas distintivas del movimiento obrero”. También surgió la tendencia a la representación de artesanos y obreros en los concejos departamentales y provinciales e incluso en las representaciones parlamentarias.

-

Por su parte Roberto Mc Lean y Estenos (“Sociología del Perú”, Instituto de Investigaciones Sociales, U.N.A.M, México D.F., 1959, Pág. 108-109) ilustra sobre la organización de lo

36

que vendría a constituir la primera cooperativa que se organiza en el Perú en 1866.

“Conforme se va generando un proletariado en el país, el cual convive con el artesanado, las asociaciones mutualistas van poco a poco propiciando la difusión de las ideas de cooperación. De este modo, por ejemplo, en 1866, algunas instituciones se empeñaban muy incipientemente en agrupar a los trabajadores. Funcionaban entonces la “Sociedad Fraternal de Obreros”, “Artesanos de Auxilios Mutuos”, “Fraternal de Artesanos”, “Unión de Obreros N° 1” y algunas otras más. Ese mismo año se fundó la “Confederación de Artesanos Unión Universal”, expresión de la conciencia gremial que procuró siempre mantenerse al margen de las interferencias políticas que pretendieron capitalizarla para dedicarse exclusivamente hasta donde le fuere posible, en medio de tantas

incomprensiones, egoísmos y asechanzas a la organización de los trabajadores, fundando sus gremio, elaborando sus estatutos, estableciendo una cooperativa de consumo”

-

También

Juan

Carlos

Castro

Nué

(“Historia

del

Cooperativismo Peruano”, Diario Correo, 25.2.77) aporta importantes datos sobre las manifestaciones y planteamientos en torno al Cooperativismo durante el siglo pasado. Así, se puede establecer que: Según el “Diccionario Republicano” editado por Juan Espinoza, en 1855, en el Perú se siguió de cerca la evolución del cooperativismo europeo, ya que en sus páginas se consignan referencias sobre los “Falansterios” de Fourier y los “Talleres de Sociales” de Louis Blane.

En 1867, se difundió el estatuto de la Cooperativa “El Crédito Social”, inspirado por Francisco de Paula Vicuña. Dicho estatuto establece que la cooperativa operaría como una

37

organización bancaria, con responsabilidad y emitiría billetes a la vista y al portador. Castro Nué afirma que dicha cooperativa contaba “con Asamblea General y un Consejo de

Administración integrada por cinco miembros: Presidente, Vicepresidente, Secretario, Tesorero y Vocal, elegidos por dos años y con funciones rotativas cada cinco semanas. La cuenta principal de estas cooperativas era su ‘Fondo Social‘ integrado por las acciones de los socios considerados los únicos gerentes de la empresa y con el cual se podían otorgar préstamos de tipo popular”. La cooperativa “El Crédito Social” pues vendría a ser la segunda cooperativa peruana, después de la de consumo organizada por la Confederación de Artesanos Unión Universal, en 1866.

Francisco

García

Calderón

formula

importantes

planteamiento sobre el cooperativismo de producción en su obra “Diccionario de la Legislación”, publicado en 1879. En efecto, García Calderón afirma que “todos necesitan de la COOPERACION, cada miembro (trabajador) ha de participar de las pérdida o de las ganancias comunes, así tendrán interés de aumentar constantemente el trabajo, mejorarlo,

perfeccionarlo, y del temor de que una pérdida o quebrante afecte los intereses de los asociados”.

En 1888, los “Gremios Unidos de Carroceros, Herreros, Toneleros y Albéytares”, con sede en la calle Tigre Nº 173, plantean en sus estatutos el decidido propósito de “llevar a la práctica una Cooperación Obrera”

En Abril del mismo año (1888) se publica la obra “Libro de las Sociedades Obreras” del napolitano Carlos Ramussi y que fue traducida por el peruano Luis Bossio. Dicha publicación se distribuyó entre los trabajadores del muelle Dársena y

38

proponía, entre otros puntos, la organización de empresas cooperativas por los trabajadores.

-

Alberto Elmore miembro de la Comisión Reformadora del Código de Comercio de 1853, presentó y sometió a debate, en Octubre de 1888, un interesante proyecto que contempla que “como sociedades nuevas se crearán las Sociedades de Responsabilidad Limitada, y las Sociedades Cooperativas”

-

En 1900, Carlos Roe, representante ante el directorio de la Beneficencia Pública del Callao, presentó un proyecto para establecer una “Sociedad Cooperativa y Monte de Piedad”. Según Basadre, “hacia 1900 la Confederación de Artesanos seguía viviendo una existencia activa. Creada por ella funcionaba una cooperativa de Obreros” (Op. Cit., Tomo XI, Pág. 255). Basadre debe referirse a la cooperativa organizada en 1866 y a la que hace referencia Mac Lean y Estenos.

-

En 1901, los senadores Manuel Olaechea, Emilio Luna, y J. Lama presentaron un proyecto de “Ley de Cooperativas” que no fue sometido a debate. Por entonces se publicó la obra “La Escuela Cooperativa” de Pedro M. Oliveira. También en 1901 se realizo el Primer Congreso Obrero convocado por la Confederación de Artesanos Unión Universal, planteando entre sus acuerdos la necesidad de fomentar el cooperativismo “para sustituir las ideas mutualistas y eliminar los efectos del capitalismo” (según Castro Nué). Según Basadre el Congreso también planteó la “reglamentación del ahorro y Crédito (antecedente del Cooperativismo de Ahorro y Crédito en el Perú?)”. En el mismo Congreso surgió la iniciativa de la “Sociedad 13 Amigos” para organizar “una institución

representativa del mutualismo nacional, la Asamblea de Sociedades Unidades”.

39

C. Expansión en el Presente Siglo A partir del Código de Comercio de 1902 se dan diversos dispositivos legales relacionados con el cooperativismo que, sin embargo no traducen la existencia real de cooperativas; no se da pues correspondencia entre los postulados de las normas legales y la promoción de organizaciones cooperativas. Es así que hasta la década de 1940 la experiencia cooperativa, reflejada en la existencia de instituciones, es sumamente pobre, con numerosos fracasos de cooperativas que surgen y luego dejan de funcionar.

Entre 1945 y 1948 se puede apreciar un período de activa promoción de cooperativas por parte de los sindicatos,

especialmente cooperativas de consumo; sin embargo, las numerosas cooperativas organizadas por los obreros desaparecen casi en su totalidad por diversas causas. Es recién a partir de 1950 que gracias a la labor de promotores extranjeros y de la iglesia, a la que se sumarán posteriormente el Estado y otras fuerzas promotoras, que el cooperativismo peruano inicia una línea continua de expansión hasta nuestros días, como se verá más adelante.

1.5.

Corriente Generadora Son varias las fuerzas o corrientes generadoras que han marcado la evolución del movimiento cooperativo, básicamente al influjo de influencias foráneas. Sobre el particular se puede hacer el siguiente resumen:

-

La primera corriente que surge en el país abarca más o menos desde 1850 a 1920 en términos generales, y está dada por la acción de los trabajadores artesanales, el embrionario movimiento obrero y algunos sindicatos de empleados. En general, esta corriente es influenciada por algunas obras y personajes que difunden la

40

experiencia cooperativa europea; se concreta en el surgimiento de las primeras cooperativas organizadas por los trabajadores. Es de advertir que en la primera etapa de esta corriente (más o menos hasta 1900) el cooperativismo se manifiesta casi como una prolongación del movimiento mutual y con menos significación que éste. También es de advertir que la existencia de esta corriente desvirtúa y contradice la afirmación que las primeras cooperativas surgen en el Perú recién a partir de 1919 (Cooperativa de Consumo de los Empleados del Ferrocarril del Sur, Arequipa).

-

La segunda corriente fue de naturaleza y estrategia puramente cooperativista. Parte de la concepción de la República Cooperativa de Charles Gide, que supone la valoración de los consumidores. La tesis de Gide es que el poder debe arrancar de los consumidores. Esta estrategia se implementa a partir de 1920 más o menos y cobra fuerza de 1930 a 1940.

-

La tercera corriente está ligada a la acción sindical y política – partidaria. Sigue la estrategia de “los tres pilares” del partido obrero belga (POB). El POB había planteado como concepción y estrategia para acceder al poder, a través de un partido político, la necesidad de tres elementos: Un elemento pensante: EL PARTIDO Un elemento actuante: EL SINDICATO Un elemento de apoyo económico a ambos: LA

COOPERATIVA

Inspirada en esta estrategia es que, a partir de 1931, aparecen, cooperativas organizadas por sindicatos vinculados al Partido Aprista Peruano. Esta corriente generará, por los años 50, la oposición del gobierno de entonces.

-

El Instituto Cooperativo del Perú, organizado en Febrero de 1940, constituye una importante y poco conocida corriente de promoción

41

cooperativa. Como entidad privada de estudio y promoción cooperativa, el Instituto tuvo como vocero oficial la revista “Cooperar” que se publicaba mensualmente bajo la dirección de su mentor el Dr. Francisco Alvariño Herr, iniciando una etapa de promoción y educación cooperativa. Se ha dicho que la revista “Cooperar” tuvo, en su momento, en lo que respecta al fomento del cooperativismo peruano, el mismo significado que la revista “El Cooperador” de William King tuvo para el cooperativismo europeo (Inglaterra, Siglo XIX). La acción del Instituto Cooperativo del Perú se tradujo, entre otros aspectos, en la organización de numerosas cooperativas entre 1945 y 1948, la organización de una “Unión de Cooperativas Agrarias” en Puno (Unión de Cooperativas Ltda..) y la elaboración de un proyecto de Ley de Cooperativas remitido al Congreso. También se tiene conocimiento que el Instituto propició la dación del Decreto Supremo Nº 236 del 27 de Junio de 1944, con el cual se dio un paso importante en el ordenamiento jurídico de las cooperativas en el país.

-

La corriente religiosa ha sido otro importante factor de generación del cooperativismo en el Perú. Esta corriente se inicia con la encíclica Rerum Novarum y se acentúa con la Populorum Progressio, traduciéndose en la promoción y organización de cooperativas por la acción parroquial, fundamentalmente de crédito. En 1954 surge en Puno la Cooperativa de Crédito “San Juan Bautista de Puno” organizada por la Congregación Mariknoll; la acción promocional de la iglesia se hace extensiva, cuando en 1958 la Asamblea Episcopal del Perú recomienda la creación de cooperativas de crédito al amparo de las parroquias. En 1957, por encargo del Cardenal J. Landázuri R., en R.P. Daniel Mac Lellan organizó y llevó a cabo un cursillo de cooperativismo en la ciudad de Puno destinado exclusivamente a un centenar de sacerdotes de todo el país.

42

El cursillo tuvo una duración de 10 días. Su director fue el R.P. Daniel, quién fuera asesorado por el Dr. José Arroyo Riestra, funcionario de la Credit Unión National (E.E.U.U.), cursillo que fue clausurado por el Obispo de Puno, Monseñor Alberto Detman quien dijera a los cursillistas: “Id por las tres regiones de la patria nuestra y sembrad la semilla y los principios de los primeros precursores de Rochdale y decid a nuestros hermanos: La Cooperación representa una promesa de armonía y de paz para el Perú y la humanidad, que se debate en lucha fraticida” (Linares Salas, Mario: “ABC del Cooperativismo”, Lima Pág. 28)

-

Luego viene la corriente norteamericana. Diversos organismos, instituciones y acciones de los E.E.U.U. o patrocinados por dicho país (AID, Cuerpo de Paz, CUNA, CLUSA, Alianza para el Progreso, etc.), han promocionado la organización de cooperativas de servicios especialmente de crédito, consumo y vivienda.

-

Igualmente organismos internacionales tales como la OIT, la FAO, OEA, etc., así como organismos y fundaciones de los países industrializados, han desarrollado y desarrollan programas de promoción cooperativa, brindando asistencia en diversos aspectos.

-

También debe mencionarse la promoción y organización de cooperativas de servicios por la acción de grupos y organizaciones profesionales de empleados, de los centros de trabajo y los vínculos de vecindad.

-

El Estado ha sido otro agente promotor del cooperativismo en el Perú. Hasta 1968, a pesar de la existencia de numerosos dispositivos legales, y las declaraciones en favor del cooperativismo, el Estado no había concretado en acciones tangibles, coherentes y

significativas la promoción cooperativa a nivel nacional. Dicha situación cambia favorablemente con la adopción del modelo

43

cooperativo en la aplicación de la reforma agraria en curso, sin embargo, no obstante dicha circunstancia, en los últimos años, el Estado demuestra una actitud de indefinición frente al movimiento cooperativo.

2.

MARCO JURIDICO LEGAL DEL COOPERATIVISMO PERUANO El marco jurídico legal del cooperativismo peruano es el producto de la evolución de diversas normas, entre las que están las tres últimas Constituciones Políticas del Estado y dispositivos específicos de diversas jerarquías, contenido y alcances, promulgados, en su totalidad, durante el presente siglo.

2.1.

Dispositivos Constitucionales El reconocimiento constitucional del cooperativismo en el Perú se produce en forma progresiva. Es a partir de la Constitución de 1920, luego en la de 1933 y en la actualidad, en la de 1979, que se toma en cuenta la importancia y presencia de la organización cooperativa como factor coadyuvante del desarrollo nacional.

En la Constitución de 1920, en el artículo 56, aunque en un marco relativamente restringido, se estableció que el “Estado fomentará las cooperativas de producción y de consumo que tengan por objeto mejorar las condiciones de las clases populares”

La Constitución de 1933 (que fue la base de la primera Ley General de Cooperativas Nº 15260, del 14 de Diciembre de 1964) superó las limitaciones de la Constitución precedente, a través de dos normas: En el Art. 48 se estableció que “la ley fomentará… las cooperativas”; y. mediante el Art. 47 se disponía que “el “Estado dará el apoyo económico y técnico necesarios para desarrollar la propiedad rural y los sistemas cooperativos y comunitarios de explotación y

comercialización”

44

Corresponde a la Constitución de 1979, haber ampliado la normatividad del cooperativismo a través de siete artículos y una disposición transitoria: Los Arts. 18º, 30º, 112º, 116º, 157º, 159º y 162º, y la 15ª. Disposición General Transitoria, correspondiente a cooperativas agrarias, a las que se condona la deuda.

2.2.

Dispositivos Legales

En el Perú, la tesis que la legislación antecede al surgimiento de las cooperativas es aceptada y planteada por casi todos los estudiosos del Cooperativismo nacional. Es necesario afirmar que dicha tesis no tiene fundamento, ya que si se tiene en cuenta que el primer dispositivo legal en materia de cooperativas está contenido en el Código de Comercio de 1902 y, a la luz de las experiencias cooperativas del siglo pasado, que se ha indicado, queda demostrado lo contrario y por consiguiente desvirtuada la indicada tesis.

Antes de la promulgación de la Ley General de Cooperativas Nº 15260 (1964), la base legal del cooperativismo estuvo constituida por innumerable dispositivos legales (Leyes, decretos supremos,

resoluciones ministeriales, artículos específicos de diversas leyes, artículos constitucionales, etc.); dicha proliferación legislativa no tuvo su correspondencia lógica en términos de la efectiva promoción del desarrollo del movimiento corporativo.

La primera referencia legislativa sobre cooperativas está contenida en el Código de Comercio de 1902, en su Art. 132º. Sin pretender abarcar en todas sus manifestaciones dicho proceso, complejo de por sí, se puede formular el siguiente resumen general:

a) De 1902 a 1944 En este período, después del Código de Comercio de 1902, se dan principalmente los siguientes dispositivos que no precisan un

45

régimen de tratamiento a las cooperativas y que por el contrario, muchas veces, se contradicen entre sí.

-

En 1913, la Ley 1794 que constituye el “Fondo de Irrigación y Fomento Agrícola” para la construcción de nuevas obras de riego y para préstamos a las cooperativas de producción y consumo y “Sociedades Cooperativas Rurales”

-

La Constitución de 1920 en su Art. 56º declara que “el Estado fomentará las instituciones de previsión y solidaridad social, los establecimientos de ahorro, de seguro y las cooperativas de producción y de consumo que tengan por objeto mejorar las condiciones de las clases populares”

-

En 1928, la Ley 6127 crea el “Crédito Agrícola Intermediario para las Asociaciones Cooperativas Agrícolas”

-

En 1930, la Ley 6788 autoriza al Poder Ejecutivo para que “reglamente la organización y funcionamiento de las Compañías Agrícolas de Crédito Local Cooperativo”

-

La Constitución de 1933, en su Art. 48º, determina que “La Ley establecerá un régimen de previsión (….) y fomentará las instituciones de solidaridad social, los establecimientos de ahorro y seguros y las cooperativas”. El Estado asume la función de promoción cooperativa; sin embargo no cumplió con la misma.

-

En 1941, la Ley Orgánica de Educación Pública Nº 9359 dispone que uno de los fines de los patronatos escolares es “fundar y organizar cooperativas escolares”. El mismo año, por Decreto Supremo Nº 236 se crea, en la Dirección de Agricultura y Ganadería, entonces dependencia del Ministerio de Fomento, la

46

Sección de Cooperativas Agrícolas, con el objeto de fomentar, organizar reconocer y controlar las cooperativas agrícolas.

-

En 1942, la Ley Orgánica del Banco Agrícola Nº 9576 establece que el Banco está facultado a otorgar “préstamos por cuenta ajena y con intervención de agentes garantizados o de Sociedades Cooperativas”

-

En 1943, por la Ley 9714 se dispone que las cooperativas oficialmente reconocidas deben inscribirse en el Registro Público de Personas Jurídicas. Por Decreto Supremo del 3 de Julio del mismo año, se centraliza la inscripción de cooperativas en el nuevo Ministerio de Agricultura.

-

En 1944 por Resolución Suprema de 19 de Febrero se dispone que el Departamento de Cooperativas del Ministerio de Agricultura se encargue del registro de las sociedades agrícolas de la República. El 8 de Marzo del mismo año se dio el decreto Supremo Nº 138, de singular importancia para el cooperativismo, por cuanto fue el primer dispositivo legal que en forma bastante precisa normó el procedimiento para el reconocimiento, inscripción y funcionamiento de las cooperativas y dispone que el Departamento de Cooperativas del Ministerio de Agricultura será la “única entidad oficial encargada de orientar y asesorar al movimiento Cooperativo del país”

b) De 1947 a 1963 En 1947 por el decreto Supremo Nº 546 se establece que “Las sociedades cooperativas deberán someter a la aprobación del Supremo Gobierno toda reforma de sus estatutos”; por ley 10828 se establece que todo empleador con 50 o más servidores debe propiciar la organización de cooperativas de consumo en sus centros de trabajo; por ley 10865 se establece que en todas las reparticiones

47

ministeriales, Cámaras Legislativas y compañías fiscalizadas, con excepción del personal no civil de los Ministerio de Defensa Nacional, se organicen cooperativas de consumo, a las cuales el Estado contribuirá con sus aportes (el Estado contribuyó con medio millón de soles).

El 25 de Octubre del mismo año (1947) se da una Resolución Ministerial sobre revisión de la contabilidad de las sociedades cooperativas.

El 1951, se dispone por Decreto Supremo que las Municipalidades deberán atender preferentemente las solicitudes de las cooperativas de consumo para la instalación o ampliación de grifos o estaciones de servicio.

En 1961, se encarga, por Decreto Supremo, al entonces Instituto Nacional de Vivienda la organización, reconocimiento y control de las cooperativas de Vivienda, estableciéndose un régimen especial para este tipo de cooperativas. En el mismo año, por ley Nº 13256 se establece la exoneración del impuesto de timbres, a la ventas que las cooperativas de consumo realice a sus asociados.

En 1963, el decreto Ley 15509, dispone que el Banco de Fomento Agropecuario “promoverá” y estimulará la organización de Cooperativas Agrícolas y otras formas similares de asociación, asistiéndolas técnica legal y crediticiamente.

c) De 1964 a 1968 Durante 1964, se pueden anotar los siguientes hechos interesante: 1) Por Ley 14790, se crea la Oficina Nacional de Fomento Cooperativo, centralizándose en ellas las funciones de los Departamentos de Cooperativas del Ministerio de Agricultura y de la Junta Nacional de Vivienda, encargándose promover el desarrollo

48

del cooperativismo en el país; 2) La Ley 15037 de Reforma Agraria establece en su Art. 181º que “el Estado promoverá, por todos los medios, la organización y funcionamiento de cooperativas agrarias”; también hace referencia a la creación de Bancos Cooperativos Rurales (Art. 183º); aún más “crea” el Banco Cooperativo Comunal (Art. 136º); 3) El 14 de Diciembre se promulga la Ley General de Cooperativas Nº 15260. y se crea el Instituto Nacional de Cooperativas (INCOOP), como la única entidad estatal encargada de la promoción, organización y control de las cooperativas.

En 1965: El. D.S. Nº 226, Art. 19º, que exonera a las cooperativas del pago del Impuesto a la patente; el D.S. 011, que crea el Instituto de Financiamiento Cooperativo (INFICOOP)

d) De 1969 a 1980 En 1969: El D.L. 17160 que declara en reorganización al INCOOP. El D.L. 17713, Ley Especial de la Oficina Nacional de Desarrollo Cooperativo (ONDECOOP) que reemplaza al INCOOP. D.L. Nº 17716 de Reforma Agraria que dispone que la adjudicación de tierras se hará únicamente a cooperativas comunidades campesinas y SAIS. El D.S. Nº 008-PM, encargado a una Comisión AdHonorem el estudio de la modificación de la Ley General de Cooperativas 15260. El D.S. 012-PM que establece multas para las cooperativas que no cumplan con presentar balances dentro del término de Ley. El D.S. Nº 013-69-PM, por el cual se crea el tipo de cooperativas de transporte, ampliando la Ley 15260. La R.S. Nº 047-69-PM, creando el Centro Nacional de Capacitación

Cooperativa (CENACOOP)

En 1970: Resolución ONDECOOP Nº 389-70, sobre normas y procedimientos para la organización, constitución y reconocimiento de cooperativas; D.S. Nº 240-69-AP: Reglamento de Cooperativas Agrarias, Cooperativas Comunales Centrales de Cooperativas

49

Agrarias y SAIS; D.L. 18350 Ley General de Industrias considerando al cooperativismo como sector de la economía nacional previendo la conversión de la empresa privada en cooperativa industrial.

En 1971: El D.S. Nº 91-71-AG, sustituyendo el Sistema de Conducción de la Reforma Agraria en los complejos

agroindustriales por el Sistema de Asesoramiento y Fiscalización de las cooperativas Agrarias de Producción. (SAF-CAP); R.S. Nº 28571-AG, aprobando el reglamento del SAF-CAP.

En 1972: D.L. 19312, sobre sistema de elecciones en las cooperativas agrarias de producción mediante voto directo, secreto y obligatorio; D.L. 19352, Ley Orgánica de SINAMOS; D.S. 003-72PM, establece que el SAF-CAP es ente de SINAMOS.

En 1976: D.S. Nº 002-76-MS, establece normas para la validez de las asambleas generales de las cooperativas.

En 1979: La Nueva Constitución Política del Estado.

e) De 1980 a 1988 Decreto Supremo Nº 17-80-TR del 20.10.80; se restablece la autonomía de las cooperativas, garantizada por el Art. 116º de la Constitución del Estado, y por el Art. 2º de la Ley General de Cooperativas (Nº15260)

Decreto Legislativo Nº 02, (1981) Nueva Ley de Promoción y Desarrollo Agrario; afecta sustantivamente la vigencia y estabilidad de las Cooperativas Agrarias surgidas en aplicación de la Ley de Reforma Agraria (D.L. 17716); Decreto Legislativo Nº 85, Ley General de Cooperativas, que se promulga como

“Perfeccionamiento” de la Ley Nº 15260.

50

Decreto Supremo Nº 08-81-TR del 20.03.81, autoriza al Ministro de Trabajo a través de la Dirección General de Cooperativas, el

levantamiento del Primer Censo Nacional de Cooperativas en el mes de Junio de 1981.

Decreto Supremo Nº 001-82-AG del 14.01.82, fijan los criterios y procedimientos para el cambio de Modelo Empresarial.

Decreto Supremo Nº 15-82-TR del 28.05.82, Reglamento que regula el Régimen de Multas.

Resolución Directoral Nº 010-MT/38.1.80 DEL 28.10.80, en las Cooperativas Primarias con más de mil socios, la Asamblea General será integrada por cien delegados.

Ley 23502 del 02.12.82, establece la gratuidad de la inscripción registral por adecuación de los estatutos de las Cooperativas al D.L. 85.

Decreto Supremo Nº 034-83-TR del 14.12.83, disposiciones destinadas a regular las relaciones laborales de las cooperativas de trabajadores.

Decreto Supremo Nº 035-83-TR 14.12.83, conforman Comisión Especial encargada de formular y proponer al Poder Ejecutivo las Bases, normas de creación y funcionamiento del “INFICOOP”.

Decreto Supremo Nº 017-84-TR del 23.08.84, dispone que para que una Cooperativa de Ahorro y Crédito o una Central de Cooperativas de Ahorro pueda captar depósitos de terceros no socios, requerirá autorización de la Superintendencia de Banca y Seguros, previa

51

opinión favorable del Banco Central de Reserva del Perú y del INCOOP.

Decreto Supremo Nº 113-84-AG DEL 13.12.84, modificación de normas relativas a las necesidades del desarrollo de la actividad agraria y la consolidación del proceso de la Reforma Agraria.

Ley Nº 24071 del 11.01.85, las Cooperativas de Vivienda y de otros tipos que tengan programas de vivienda quedan obligadas a extender títulos de propiedad a sus socios en el plazo de 60 días a partir de la entrega de la vivienda. Ley 24535 del 21.06.86, el Ministerio de Educación en coordinación con el Instituto Nacional de Cooperativas deberá fomentar y promover la organización de cooperativas escolares en forma progresiva a partir de 1986.

Ley 24563 del 20.10.86, creación del Colegio Profesional de Licenciados en Cooperativismo.

Ley 24645 del 18.12.86, trabajadores del campo integrantes de los grupos, parcialidades, comunidades campesinas y demás, quedan comprendidos como asegurados obligatorios en el Régimen de Prestaciones de Salud D.L. 22482.

Resolución Ministerial Nº 421-87-TR del 26.10.87, designan sedes de las Conferencias Regionales del Cooperativismo.

Decreto Legislativo Nº 461 del 16.02.88, reconocen a la Central de Crédito Cooperativo del Perú como Empresa Bancaria de Régimen Cooperativo.

2.3.

Alcances y Limitaciones No obstante la existencia de cooperativas desde la segunda mitad del siglo pasado, es recién a partir del presente siglo que aparece en el Perú

52

la legislación sobre la materia en el indicado Código de Comercio de 1902.

Los diversos dispositivos legales que regularon el cooperativismo peruano hasta la dación de la primera Ley General de de Cooperativas Nº 15260 (1964) incluyendo entre ellos a las Constituciones de 1920 y 1933, permiten identificar, en el tiempo, posiciones de apoyo, de indiferencia o de antagonismo del poder legislador o poder político en relación al cooperativismo.

El Decreto Legislativo Nº 85 vigente Ley General de Cooperativas, dado como instrumento de perfeccionamiento de la Ley Nº 15260, tiene en términos generales, que no agotan el tema, los siguientes alcances y limitaciones:

A. Alcances Puede mencionarse los siguientes: 1. Reconocimiento del cooperativismo como instrumento de desarrollo, medio para alcanzar la justicia social y de fortalecimiento de la democracia; a la vez que reconocimiento a la libertad y autonomía en el funcionamiento de las organizaciones cooperativas.

2. Establecimiento de una tipología cooperativa nacional, así como reconocimiento del derecho de las cooperativas a formar instituciones de grado superior; esto es, organismos de integración que posibiliten la consecución de los objetivos de las instituciones integradas y, por ende, de las personas naturales que las conforman.

53

3. Regulación del funcionamiento económico de las cooperativas, incidiendo especialmente en lo que se refiere a la creación de Fondos Sociales y la utilización colectiva de lo logrado en el esfuerzo social.

4. Regulación, asimismo, del régimen administrativo, con distinción de las funciones de los órganos normativos (Asamblea y Consejos) y los órganos ejecutivos (Gerencia).

5. Establece la naturaleza de las relaciones del Estado con las cooperativas; el primero a través del Instituto Nacional de Cooperativas, al que se encarga las funciones de promoción, asistencia, asesoramiento, etc.

6. Establecimiento de un régimen de protección al cooperativismo, que permita su desarrollo y consolidación mediante

exoneraciones, exenciones y franquicias que lo privilegien en relación con otros sectores dentro del “pluralismo económico” que postula la Constitución.

7. Considerar al cooperativismo como un sector de la economía nacional, ratificando la importancia que tiene para el desarrollo.

B. Limitaciones A pesar de lo indicado en el ítem anterior, la legislación cooperativa vigente padece de las siguientes: 1. Considera al cooperativismo dentro del sector mercantil de la economía, ignorando que la naturaleza de las cooperativas se sustentan en el derecho social.

2. La Ley, teniendo un carácter eminentemente reglamentista, remite a otros fueros la solución de los problemas que se plantean al interior de las cooperativas; caso específico, el relacionado a la solución de los conflictos laborales.

54

3. Al establecer una tipología cooperativa tan amplia, permite la dispersión y atomización institucional, afectando, por

consiguiente, las posibilidades de una mejor integración.

4. Dicotomiza las funciones de las organizaciones de integración, al establecer para las Centrales fines económico – financiero; y para las Federaciones, las correspondientes a la representación, asesoramiento, asistencia defensa, etc.

5. Atendiendo al conjunto de normas vigentes junto con la Ley, se observa contradicción entre ellas; por una parte, lo dispuesto en el D.L. Nº 85 es promocional del cooperativismo en general y de la existencia de organizaciones cooperativas; y, por otra parte, permite, por ejemplo, el “cambio de modelo empresarial” de las cooperativas agrarias, con el D.L. Nº 02, llamado nueva “Ley de Promoción y Desarrollo Agropecuario”.

6. En los aspectos prácticos, puede calificarse como una legislación declarativista, ya que existe carencia en la concreción de las instituciones que regula la misma ley; resultando así que el apoyo y promoción del cooperativismo nacional es más formal que real, permitiendo que se diga muchas cosas y que no se cumplan como se desea.

3. MARCO ESTRUCTURAL El cooperativismo, gracias a la acción de diversas corrientes generadoras, es una realidad en todo el territorio nacional. Consultando las fuentes existentes, es posible formular información general sobre su realidad y potencial, sin desconocer que afronta problemas y limitaciones que impiden o dificultan su mayor y mejor participación en la vida nacional; aspecto que será analizado en el Capítulo III de la presente investigación.

55

3.1 Modelo de Desarrollo y Crecimiento Económico Resulta sorprendente comprobar que el cooperativismo peruano carece de un modelo explícito de desarrollo y que solamente ha experimentado a través del tiempo un proceso de crecimiento en el número de sus instituciones, en el número de personas afiliadas a ellas y en capital que se ha aportado o acumulado.

El cooperativismo en el Perú carece, como conjunto, de planes y programas que orienten su modelo de crecimiento económico, dedicándose sus instituciones a actividades con relativa importancia económica dentro del quehacer nacional, las cuales actúan dentro de los márgenes que le permite el sistema vigente.

Esto, entre otras razones, tendría su explicación en el hecho que las cooperativas, mayoritariamente han surgido en el país gracias a la promoción de agentes externos y siguiendo las pautas del cooperativismo europeo y norteamericano; o por la simple imitación, en el caso de los agentes, grupos y promotores nacionales.

Es más, el Estado Peruano (es decir, los gobiernos) no han definido, en la práctica, el rol del cooperativismo en el proceso de desarrollo nacional; no lo ha considerado en sus planes de desarrollo, no ha convocado a las organizaciones del movimiento cooperativo peruano a decir su palabra al respecto, ni éstas han hecho tangible su participación en las tareas de elaboración de los Planes y Programas de Desarrollo Nacional.

3.2 Contribución al PBI Las diversas fuentes consultadas coinciden en afirmar que el

cooperativismo en el Perú interviene en casi todos los sectores de la economía nacional, con diferente grado de presencia e importancia. Empero, carecen de información acerca de la significación de los bienes y servicios que el movimiento cooperativo peruano brinda a la sociedad,

56

encontrándose solamente estimados imprecisos y sectoriales; es decir no se cuenta con datos globales que puedan considerarse como confiables.

La carencia de información al respecto ha sido posible comprobarla en la Confederación Nacional de Cooperativas del Perú (CONFENACCOP), en el Instituto Nacional de Cooperativas (INCOOP), en los Ministerios y entidades del Sector Público relacionados con el cooperativismo; proponiéndose al Banco Central de Reserva y a la Dirección General de Contribuciones, como posibles entidades que tendrían esta información… “que requeriría ser procesada”.

3.3 Otros Aspectos Macroeconómicos Las fuentes consultadas también adolecen de información acerca de la significación del cooperativismo peruano en lo que respecta a las actividades de comercio, ya sea el de exportación e importación; y, por lo tanto, resulta difícil conocer el monto de las divisas que genera y su importancia en la balanza comercial.

3.4 Realidad Institucional Al 31 de Marzo de 1988, el cooperativismo peruano estaba conformado por 3,518 organizaciones, de las cuales 3,459 eran cooperativas de primer grado; 58 eran organizaciones de grado superior; y, una Confederación Nacional de Cooperativas; las mismas que se encontraban distribuidas en todo el ámbito nacional.

De las 3.459 cooperativas, se puede establecer que existía un total de 1,172 Agrarias, que corresponden al 33.8% del total; 587 de Ahorro y Crédito, con el 16.9%; y, 638 de Vivienda, con el 18.4% de dicho total. Sumando estos tipos de cooperativas, se tiene 2,397 organizaciones que significan el 69.1% del total nacional.

57

De los 20 tipos de cooperativas establecidos por la legislación, se registra la existencia de sólo 18 tipos, no habiendo los escolares ni las de servicios públicos.

Respecto de la realidad del cooperativismo peruano, en lo que concierne a sus instituciones, localizadas por departamentos y por sus correspondientes tipos, así como los organismos de grado superior en general. (Véase el Cuadro Nº 12).

3.5 Matrícula Social A 1983 se registró un total de 1’785,341 socios de cooperativas según el censo realizado por el INCOOP; tal información difiere de los resultados obtenidos de otras fuentes, en las que se establece que existan 2’060,688 socios cooperativos para el mismo año 1983, según datos de la Universidad de Lima. (Véase el Cuadro Nº 13).

3.6 Capital Social No se cuenta con los datos actualizados sobre el capital social de las cooperativas, situación que se explica por el no cumplimiento de la presentación de los estados financieros por éstas y por la falta de estudio y procesamiento de los balances remitidos al INCOOP.

A 1983, se estimaba que el cooperativismo había acumulado un capital social equivalente a $ 44,848’. Tales datos, dados los significativos cambios se han producido en la vida económica del país, y específicamente por la política económica y financiera del gobierno anterior (y del actual), han debido experimentar también significativos cambios, (Véase el Cuadro Nº 14).

A 1985, se registró un capital social pagado de S/. 386,028’872.000, y un patrimonio de S/. 927,991’186,000 en las cooperativas; tales datos son información recopilada de los balances y declaraciones juradas año 1985, que se recibieron en el INCOOP. (Véase el Cuadro Nº 15).

58

3.7 Empleo Según los datos que se consignan en el Cuadro Nº 16, a 1983 el cooperativismo peruano daba empleo a 101,218 personas. A la fecha el INCOOP ni alguna otra dependencia pública registran información sobre este importante aspecto.

59

III. PROBLEMÁTICA El Cooperativismo Peruano constituye un innegable, como importante, potencial socio-económico que no puede soslayarse en la impostergable tarea de lograr el desarrollo; sin embargo, afronta una serie de problemas y limitaciones que dificultan, impiden o frenan su coherente desarrollo y su efectiva consolidación. Ello como reflejo de la problemática general que vive el país y del cooperativismo latinoamericano, que se enmarcan, a su vez, en la de los países sub-desarrollados.

1. REALIDAD CUANTITATIVA Es preciso advertir que no se cuenta con estadísticas depuradas, uniformes, coherentes y actualizadas sobre el Cooperativismo Peruano, entre otras razones, debido a la proliferación de Instituciones Oficiales que se han encargado del registro y reconocimiento oficial de las cooperativas. Es más; el registro ha consistido en la simple acumulación numérica de reconocimiento y no se ha considerado a las instituciones que por diversas razones han dejado de funcionar.

La fuente estadística más antigua con que se cuenta es la separata: “El Desarrollo del Movimiento Cooperativo Nacional 1956 – 1963”, elaborada por la Jefatura del Departamento de Cooperativas del Ministerio de Agricultura, en 1962. Posteriormente es posible encontrar datos elaborados por el INCOOP, luego por la ONDECOOP, el SINAMOS, y finalmente otra vez el INCOOP; dicho en términos generales y sin mayor abundamiento, las cifras son incoherentes, en tato que las informaciones que citan, en la mayoría de los casos, no guardan correspondencia entre sí.

1.1 Análisis Global En el Cuadro Nº 17 “Evolución del Cooperativismo Período 1942-1988”, puede apreciarse en primer lugar, que se ha dado una evidente evolución del número de instituciones cooperativas; así, de sólo dos cooperativas en 1942, hacia 1988 se registra un total de 3,518 instituciones, de las cuales 3,459 son de primer grado y las restantes son organismos de integración.

60

El promedio de crecimiento del movimiento cooperativo peruano, en el mismo período registra un incremento absoluto por años de

aproximadamente 76 Instituciones. El año de mayor crecimiento fue 1983 con 639 cooperativas y organismo de grado superior.

Es interesante anotar, a la luz de la historia nacional, que desde 1942 hasta 1958 el cooperativismo peruano expresado en el número de sus instituciones, creció muy lentamente. Entre 1942-45, el gobierno de entonces no tuvo una labor promocional cooperativista y correspondió al período de la II Guerra Mundial; luego, entre 1945-48, gobierno del Dr. Bustamante y Rivero se apreció cierto crecimiento. Entre 1948-56, (gobiernos de la Junta Militar y del General Odría), vuelve a producirse un lento incremento institucional, modificándose sustantivamente en el período que gobernó el Dr. Prado Ugarteche, hasta 1962. En el período 1963-68, (durante el primer gobierno del Arq. Belaunde Terry), las cifras se modificaron con un crecimiento acelerado del número de cooperativas. En el año 1964, se dio la Ley 15260, que a pesar de sus vacíos e imperfecciones fue un instrumento promotor de las cooperativas.

Sin embargo, fue durante el gobierno de la Fuerza Armada (1968-80), que se produjo un crecimiento muy significativo del número de cooperativas primarias y organismos de grado superior, cuya explicación se encuentra en la gran cantidad de cooperativas agrarias y de producción y trabajo que surgieron en este período.

Las cifras de cooperativas y organismos de grado superior existentes en el país el año 1981, como resultado del censo nacional cooperativo, demostrarían que en vez de haberse incrementado el número de instituciones con respecto al año 1980, este número ha disminuido. (Véase el Cuadro Nº 17).

61

Asimismo, en el año 1982, de acuerdo a las cifras del trabajo editado por la Universidad de Lima, se demuestra que el número de instituciones disminuye respecto a 1981. Otras fuentes consultadas con respecto al número de cooperativas existentes en el país, basadas en el resultado del censo cooperativo, dan también resultados diferentes lo que demuestra la carencia de estadísticas para el tratamiento del tema. A marzo de 1988, según estadísticas del INCOOP existe un total de 3,459 cooperativas de los distintos tipos, distribuidas en los 25 departamentos del Perú. (Véase Cuadro Nº 18, y Gráficos 1 y 2).

1.2 Tipología La Ley General de Cooperativas, contempla lo relativo a la tipología cooperativa en su Título I: Generalidades, a través de los Arts. 7º y 8º respectivamente. El Art. 7º en su inciso 1, establece que las cooperativas primarias se organizarán, necesariamente, bajo las modalidades de Cooperativas de Trabajadores, o como Cooperativas de Usuarios, atendiendo a su respectiva estructura social. En atención a su actividad económica, el inciso 2 del mismo Artículo de la Ley establece los siguientes tipos de cooperativas: Agrarias; Agrarias Azucareras; Agrarias Cafetaleras; Agrarias de Colonización; Comunales; Pesqueras; Artesanales; Industriales; Mineras; de Transporte; de Ahorro y Crédito; de Consumo;

62

de Vivienda; de Servicios Educacionales; Escolares de Servicios Públicos de Servicios Múltiples; y de Servicios Especiales

Igualmente, la Ley dispone, en el Art. 8º, que “Cuando lo justifiquen las necesidades del Sector Cooperativo, el Instituto Nacional de Cooperativas podrá reconocer, mediante Resolución de su Consejo Directivo nuevos tipos de Cooperativas…”, dejando para la reglamentación respectiva la precisión de los fines, campo de acción, organización, número mínimo de socios, funcionamiento, etc. de dichos nuevos tipos de cooperativas. Para el efecto cabe mencionar que el INCCOP, mediante resolución de su Consejo Directivo, reconoció un nuevo tipo: Cooperativas Forestales.

Como puede apreciarse la legislación vigente a la fecha establece 20 tipos de cooperativas, habiendo dispuesto la obligatoriedad que las existentes se adecuen a esta nomenclatura.

De los datos del Cuadro Nº 19 y Gráfico Nº 3, a Marzo de 1988 se registra un total de 18 tipos de cooperativas, no existiendo las escolares, ni las de servicios públicos previstas por los incisos 2.15 y 2.16 del Art. 7 de la Ley General de Cooperativas respectivamente. Teniendo presente las

consideraciones precedentes sobre el número real de cooperativas, se pueden puntualizar los siguientes hechos respecto de la tipología vigente en el país.

-

Estadísticamente, las cooperativas agrarias con un total de 1,172 organizaciones existentes resultarían las más difundidas en el país.

-

Igual consideración merecen las cifras de algunas cooperativas: de Ahorro y Crédito (587), de Vivienda (638) y de Consumo (195); pero,

63

tales cifras no se ajustarían a la realidad debido a que éstas en algunos casos, se han transformado en Cooperativas de Servicio Múltiples y otras se han disuelto.

-

Si sumamos a las Cooperativas Artesanales (19) con las industriales (40), de Producción Especial (103) y Mineras (13), tendríamos un total de 175 cooperativas propiamente de Producción y Trabajo con un porcentaje del 5.1% del total de 3,459 cooperativas existentes a nivel nacional, porcentaje realmente insignificante dada su importancia.

-

Considerando el resto de tipos se puede afirmar que el mayor porcentaje del cooperativismo del país está conformado por cooperativas de servicios, situación que no condice con el rol que le corresponde al cooperativismo como instrumento de desarrollo; sin desconocer el papel de éstas.

1.3 Integración Del análisis de los datos del Cuadro Nº 15, se deriva que a Marzo de 1988 se puede hablar de un total de 59 organismos de integración cooperativa. Sin embargo, tal información no se ajustaría a la realidad

fundamentalmente por que la mayor parte de las 39 Centrales Agrarias han dejado de tener vigencia como consecuencia del proceso regresivo que viene sufriendo el cooperativismo agrario desde hace más o menos 7 años.

Respecto de los alcances y significado de la información contenida en el Cuadro Nº 20, es preciso anotar las siguientes consideraciones respecto de la integración.

-

Hay una evidente falta de correspondencia entre el número de 6 Federaciones Nacionales existentes y los 20 tipos de cooperativas previstas por la Ley; siendo que deberían existir tantas Federaciones Nacionales como tipos de Cooperativas.

64

-

Las Federaciones Nacionales existentes, según las investigaciones preliminares realizadas, acusan, en algunos casos, una insignificante o baja afiliación de cooperativas primarias y en otros casos dicha afiliación no guarda correspondencia nacional con el respectivo número del tipo de cooperativas que registran las estadísticas.

-

Como un fenómeno particular, debe destacarse el explosivo crecimiento que ha experimentado la Central de Crédito Cooperativo del Perú (CCC), en los últimos tres años, habiéndose constituido en Banco y recibido su reconocimiento oficial mediante el Decreto Legislativo Nº 461.

-

También cabe mencionar que en el Cuadro Nº 20 se considera un Banco Cooperativo (BANCOOP) dentro del rubro de las Centrales de Crédito, teniendo como fuente de información a la Dirección de Estadística del INCOOP; y, por que en la práctica este Banco Cooperativo viene comportándose como tal: Una Central.

1.4 Adecuación a la Legislación Vigente El Decreto Legislativo Nº 85 del 20 de Mayo de 1981, Ley de Cooperativas, en sus Disposiciones Transitorias, Art. 134º, manda la adecuación de las organizaciones cooperativas a dicho ordenamiento legal, en un plazo de seis meses a partir de su promulgación.

Sin embargo, las investigaciones preliminares realizadas permiten comprobar que al 31 de Diciembre de 1987, sólo 1,062 cooperativas primarias y 17 organizaciones de integración, es decir, 1,079 instituciones de las 3,504 existentes, han cumplido con este requisito. Pero, debe tenerse en cuenta, que del total indicado, 655 son nuevas organizaciones cooperativas constituidas con posterioridad a la dación de la norma aludida.

Las fuentes consultadas no ofrecen información acerca de los motivos por los cuales el resto de cooperativas y organismos de integración han

65

incumplido con dicha adecuación; empero, se presume que entre los motivos se encuentran: falta de interés de las dirigencias, carencia de asesoramiento sobre la materia, ausencia de sanciones para las organizaciones omisas y, entre otros, falta de capacidad operativa o de otra naturaleza del INCOOP para concurrir al logro del mandato legal. (Véase los Cuadros Nº 21 y 22).

1.5 Distribución Espacial – Regional El cooperativismo en el Perú cuenta con instituciones representativas de su vigencia en cada uno de los actuales departamentos. Considerando la tradicional división del territorio en tres regiones naturales, se encuentra la siguiente realidad:

La Región de la Costa conformada por los departamentos de Ancash, Arequipa, Callao, Ica, La Libertad, Lambayeque, Lima, Moquegua, Piura, Tacna y Tumbes, tiene en conjunto 2,574 organizaciones cooperativas, que significan el 73.14% del total nacional de 3,518 organizaciones.

La Región de la Sierra, en la cual figuran los departamentos de Apurímac, Ayacucho, Cajamarca, Cusco, Huancavelica, Huanuco, Junín, Pasco y Puno tiene un total de 818 organizaciones, que representan el 23.25% del total nacional.

La Región de la Selva, con los departamentos de Amazonas, Loreto, Madre de Dios, San Martín y Ucayali, cuenta con 126 organizaciones cooperativas, que significan el 3.61% del total nacional de 3,518 organizaciones de

primer grado y de integración.

Lo anterior, como es evidente, permite concluir que el cooperativismo peruano es esencialmente costeño, información que puede ser corroborada en los Cuadros 23, 24 y 25, respectivamente.

66

Otra forma de realizar el análisis de la distribución espacial regional consiste en agrupar a los departamentos y las instituciones del movimiento cooperativo en cuatro regiones que serían:

Norte: Que estaría integrada por Tumbes, Piura, Lambayeque, Cajamarca, La Libertad y Ancash; que en conjunto cuenta con 811 cooperativas primarias y 16 organismos de integración.

Centro: Conformada por los departamentos de Lima, Callao, Huanuco, Pasco, Junín, Huancavelica, Ayacucho y Apurímac; que tendría, 1,945 cooperativas de primer grado y 33 de organismos de integración.

Sur: Conformada por los departamentos de Ica, Arequipa, Moquegua, Tacna, Cusco y Puno; que contaría con 578 cooperativas y 7 organismos de integración.

Oriente: Integrada por los departamento de Amazonas, San Martín, Loreto, Ucayali, y Madre de Dios; con 125 cooperativas primarias y sólo 1 organismo de integración cooperativa.

Lo anterior permite comprobar que el modo como están distribuidas las cooperativas primarias y organismos de integración es inadecuado; por que la región Centro es la que significaría más del 50% del total de movimiento cooperativo peruano, quedando para el resto de las regiones y departamentos una cantidad sólo representativa y poco significativa de la presencia del movimiento cooperativo.

1.6 Concentración El cooperativismo peruano, siguiendo el patrón del centralismo histórico del país, además de ser principalmente costeño, se encuentra concentrado en la región que conforman los departamentos de Lima y el Callao, en desmedro del resto de las otras circunscripciones territoriales.

67

En efecto, si se considera el total de las cooperativas de primer grado de Lima y el Callao, se tiene un total de 1,560 instituciones que significan el 45.1% del total de 3,459 organizaciones de primer grado.

Sin embargo, esta cifra que es real, es a la vez inexacta, por que a dicho total debería agregarse las organizaciones de integración del

cooperativismo peruano, que se encuentran mayoritariamente concentradas en la capital de la República. (Véase Cuadro Nº 26).

La indicada concentración también se presenta en lo que corresponde al número de socios y de capitales del cooperativismo peruano, como puede apreciarse en las informaciones contenidas en el Cuadro Nº 15.

1.7 Orientando al Sector de los Servicios Tomando como base para el análisis las informaciones contenidas en el Cuadro Nº 12, se tiene:

Las cooperativas que integran el gran sector de los Servicios, en las que se considera a las Cafetaleras, de Colonización, de Ahorro y Crédito, Consumo, Servicios Educacionales, Servicios Especiales, Servicios Múltiples, Transporte y Vivienda, totalizan 2,242 instituciones, que representan el 63.72% del total nacional de 3,518 organizaciones cooperativas. A tal porcentaje, habría que agregar también las cifras correspondientes a los organismos de integración, ya que la finalidad de éstos es precisamente los servicios.

En el otro extremo y como es lógico, se ubican las cooperativas Agrarias, Azucareras, Artesanales, Comunales, Forestales (de reciente creación) Industriales, Mineras, Pesqueras y de Producción Especial, que en conjunto conforman el Sector de las Cooperativas de Producción. Estas instituciones son solamente 1,217 y representan al 36.28% del total de 3,518 organizaciones de cooperativismo peruano.

68

La evidencia de las cifras corrobora fehacientemente el título del presente numeral, relevando de mayores comentarios.

1.8 Baja Penetración en la Población En el Cuadro Nº 15 puede apreciarse que el número de personas afiliadas a cooperativas de primer grado asciende a 1’598,971, según los datos proporcionados por el INCOOP.

Si tal afiliación se compara con la población nacional, estimada en 22 millones de personas, puede deducirse que el cooperativismo sólo ha penetrado al 7.27% aproximadamente de la población peruana, significando éste, un bajo índice. Este índice, sin embargo, es relativamente alto en comparación con el de penetración del cooperativismo en otros países de América Latina, según diversas informaciones consultadas.

De otro lado, la cifra dada por el INCOOP aparentemente no estaría depurada; es decir, no se ha tomado en cuenta para los efectos pertinentes, el número de personas que son socios simultáneamente en varias cooperativas de primer grado (Véase Cuadro Nº 15).

2. REALIDAD CUALITATIVA Desde el punto de vista cualitativo, el cooperativismo peruano adolece entre otros, de los siguientes problemas:

2.1 Dispersión Institucional Es decir, gran cantidad de cooperativas muy pequeñas en cuanto a socios y capital, y con elevados costos operativos; en algunos casos en espacios geográficos muy reducidos; dándose el otro extremo, algunas instituciones con una importante matrícula social y significativo monto de capital, en las que los vínculos de solidaridad y mecanismos de participación dejan mucho que desear.

69

2.2 Educación cooperativa deficiente Orientada a un conocimiento superficial de las instituciones y carente de intencionalidad formativa de la conciencia solidaria, en base a los postulados y principios de la Cooperación Universal y la realidad del país. Ello se expresa en la casi total carencia de centros de formación, capacitación e investigación adecuadamente implementados para dirigentes y personal administrativo, en los niveles local, regional y nacional.

2.3 Integración Cooperativa Que se ha inclinado más hacia los aspectos asociativos y representativos (Federaciones), que hacia los aspectos económico, financiero, asistencia técnica, etc. (Centrales, Financieras, Banca, etc.). Los organismos existentes afrontan serios problemas de carácter estructural, y a tener de las estadísticas existentes, no integran efectivamente a los respectivos tipos de cooperativas.

De otro lado, el número de organismos de integración existentes, es bajo en relación a algunos de los diversos tipos de cooperativas que funcionan en el país; es decir, en las cooperativas primarias pareciera que no existe interés en formar sus propios organismos o integrarse en los que pueden admitir su afiliación en forma amplia, como es el caso de los entes financieros.

Asimismo, las acciones que realizan los organismos de integración no son lo suficientemente significativas y no tienden a la efectiva consolidación y desarrollo del respectivo tipo o sector al que pertenecen y, por ende, de todo el movimiento cooperativo; ello, por la falta de recursos de todo orden y el bajo nivel de integración existente. Todo un círculo de causa y efecto.

2.4 Orientado al Cooperativismo de Servicios Ya que el conjunto mayoritario de las instituciones primarias que existen en el país (Ahorro y Crédito, Consumo, Educacionales, Servicios propiamente dichas, Transportes y Vivienda), se dedican a la prestación de servicios, más que a la producción de bienes.

70

2.5 Baja Capitalización Institucional Que se expresa en varios aspectos fundamentales: El primero es haberse priorizado la distribución de los remanentes entre los socios de las cooperativas de primer grado, antes que su capitalización e inversión y el consecuente fortalecimiento institucional.

El segundo de los aspectos está íntimamente ligado a la integración cooperativa, ya que son muchas las cooperativas que prefieren manejar sus cuentas con bancos privados y no en las existentes instituciones del movimiento; por tantos estas últimas no concentran ni dinamizan el capital del cooperativismo, en beneficio del mismo. La comprobación de esta situación se aprecia en el monto del capital social de los organismos de integración.

Un tercer aspecto se refiere a la reducida capacidad de ahorro de la población cooperativizada y la baja capacidad de captación del ahorro popular por las instituciones cooperativas; esto, motivado por la situación económico-financiera del país, que se refleja en una baja o casi nula posibilidad de ahorrar. De otro lado la estructura financiera del cooperativismo aún está esperando su efectiva configuración y concreción, precisamente como efecto de una real integración.

2.6 Carencia de Cuadros Dirigenciales Como una crisis permanente y endémica del movimiento cooperativo, que puede observarse en la ausencia de planteamientos, planeamiento, distorsión, institucional, problemas de orden asociativo, empresarial, inestabilidad de las instituciones, etc., y como una consecuencia de la ausencia de instituciones de capacitación del propio movimiento en términos de sus reales requerimientos.

Muchas cooperativas tienen la mala fortuna de ser “capturadas” por grupos que representan intereses políticos o de otra índole, improvisándose

71

dirigentes, los mismos que asumen decisiones que en muchos casos, conllevan graves y a veces irreparables consecuencias institucionales.

2.7 Deficiencia de Cuadros Administrativos Que connota una situación similar a la anterior en todos los aspectos señalados; porque, entre otras razones, los centros superiores de formación profesional no preparan adecuadamente los cuadros calificados para el Movimiento Cooperativo, sino que las cooperativas “asimilan” al personal que requieren entre los que han recibido capacitación superior o universitaria para el desempeño de funciones en el marco del sector mercantil de la economía. Es importante anotar que el funcionamiento de facultades en dos universidades no ha significado que el movimiento cooperativo haya fortalecido sus cuadros dirigenciales y administrativos.

2.8 Desaprovechamiento de la Cooperación Internacional Entre otras razones, por desconocimiento de los organismos de cooperación internacional, la ausencia de políticas de desarrollo y la incapacidad de formulación de proyectos.

Los problemas indicados que confrontan las instituciones cooperativas, que son todos, no se dan fuera del sistema estructural de la sociedad peruana, sino que son consecuencia de una serie de deficiencias de origen, de nacimiento, de funcionamiento, del cooperativismo peruano, dentro del sistema mismo; por ello puede decirse que dichos problemas son efecto de tal situación.

2.9 Las Causas Las principales causas en las que podría encontrarse explicación a la situación planteada, sin pretender agotar el tema, pueden ser las siguientes: A. Ausencia de Definición Ideológica Fundada en los postulados y doctrina universal del cooperativismo pero adaptada a la realidad del país y que permita formular una posición coherente frente a la problemática nacional y su rol en la misma.

72

Esta grave carencia de la cual muchos dirigentes cooperativistas no son conscientes, tiene su correlato en la ausencia de planes nacionales de desarrollo del cooperativismo que sean coherentes con su enorme potencial y con el papel que le corresponde desarrollar en la sociedad peruana.

Felizmente para el cooperativismo, también hay sectores populares ligados a la actividad cooperativista que han visto con clara conciencia lo que debe ser este movimiento, su naturaleza y sus alcances, para beneficio de todos sus socios y el país.

B. Olvido de la Tradición Nacional Ya que ha surgido sin el debido rescate de las ancestrales prácticas de cooperación. Según algunos tratadistas ha sido “transplantado” por quienes representaron las corrientes externas de su promoción a nivel nacional; se ha elevado a nivel de mito la experiencia Rochdaliana; y, entre otros aspectos, se ha reducido a la mínima expresión la capacidad de creación auténticas, de instituciones empresarialmente de cooperación eficientes y doctrinariamente económicamente

dimensionadas.

El cooperativismo peruano, pues, básicamente ha obedecido en su devenir histórico a las corrientes que se han dado en otras latitudes, sin tomar en cuenta que corresponden a contextos históricos sociales, económicos y políticos, diferentes al peruano.

C. Insuficiente Labor Estatal El apoyo, asistencia, asesoría y promoción del Estado al cooperativismo en conjunto, ha sido más formal que real. Ha habido profusión de declaraciones y buenos deseos para el cooperativismo; pero dichas declaraciones pocas veces se han traducido en hecho concretos.

73

De otro lado, los organismos públicos vinculados con el cooperativismo carecen de personal necesario; y, en lo que respecta a recursos económicos-financieros para la labor de promoción y desarrollo, sin excepción, puede decirse que todos los gobiernos han mezquinado el presupuesto para el ente o entes oficiales encargados de realizarla. Basta ver las partidas actuales asignadas para comprobarlo.

D. No es un Movimiento de Respuesta El cooperativismo peruano en términos generales, no es de respuesta al injusto sistema mundial imperante, sino de convivencia pacífica con él; ha desperdiciado y desperdicia las oportunidades coyunturales de ser avanzada y apoyo del cambio social, económico y político, de transformación nacional por la vía cooperativa.

El cooperativismo peruano, desde esta perspectiva, ha sido calificado por sus detractores como un sistema de apoyo al sistema capitalista o de paliativo a situaciones no deseadas; en todo caso la carencia de una correcta definición ideológica permite una errónea interpretación de su esencia.

E. Falta de Coherencia Doctrinal Varias analistas nacionales y extranjeros han coincidido en afirmar que mientras en el país se producían reformas orientadas a la participación de los trabajadores en sus empresas (por ejemplo con la Comunidad Laboral), el cooperativismo en su conjunto, particularmente el de servicios, no ha implementado ninguno de estos mecanismos, dejando a sus trabajadores en el simple rol de asalariados.

Lo anterior ha motivado que hayan surgido sindicatos en las cooperativas que integran el sector de servicios, generándose situaciones de antagonismo que no deberían haberse dado, ni se explican desde el punto de vista cooperativo.

74

F. Baja Penetración en la Población Nacional En comparación con otras realidades; ya que los 1.6 millones de socios de cooperativas no representan ni el 10% de la población nacional, superior a los 22 millones de habitantes. Esto sin considerar el hecho que una misma persona pueda pertenecer a más de una cooperativa.

Sin embargo, el nivel de influencia del cooperativismo a través de sus socios es superior, pues si se toma en cuenta que generalmente son cabeza de familia y promediando 5 personas por familia, se diría que el cooperativismo beneficia algo más de 6 millones de peruanos en forma indirecta.

G. Carencia de Información Estadística Que impide tener una cabal y exacta apreciación del número de las instituciones, las personas que las integran, los recursos económicos y financieros que poseen, los montos de las operaciones que realizan en la prestación de los servicios y el valor de la producción, entre otros aspectos.

Esta carencia impide la identificación de los problemas, la formulación de políticas y planes de desarrollo, la priorización de la solución de los problemas y otros aspectos que impiden el desarrollo mismo del cooperativismo.

Estas en términos muy amplios, son las causas y efectos que configuran la problemática del cooperativismo peruano, sin dejar de reconocer que éste tiene sus propios méritos, los mismos que deben ser llevados a mejores logros con la finalidad de contribuir en mayor medida al desarrollo socioeconómico nacional.

3. PROBLEMÁTICA ESPECIFICA Además de los analizados aspectos cuantitativos y cualitativos del cooperativismo peruano, es posible identificar, a manera de ilustración, algunos

75

problemas que afrontan los diversos tipos de cooperativas, así como los organismos de integración.

3.1 Cooperativas Agrarias El cooperativismo en el sector rural, es el producto de la implantación de un modelo que no ha tomado en cuenta las ricas tradiciones nacionales de cooperación. Surge en el presente siglo, asiste a un lento proceso de crecimiento por falta de efectiva promoción. En la década de 1960, las Leyes Nº 15037 y 15260 estimulan su expansión dentro de un proceso de reforma agraria marginal, aplicando principalmente en la Selva Alta.

Durante la “Primera Fase” del Gobierno Militar (1968-75) y gracias a la reforma agraria regulada por el Decreto Ley Nº 17716 y otros dispositivos complementarios, se experimentó un crecimiento del número de cooperativas agrarias y organismos de integración (Centrales) como nunca antes se había dado. La “Segunda Fase” del Gobierno Militar (1975-80), implicó un detenimiento en la formación de nuevas cooperativas.

En el Gobierno de 1980-85, la dación del Decreto Legislativo Nº 02, que permite el “cambio del modelo empresarial”, ha significado la parcelación legal o de hecho de las cooperativas, cuyos alcances son aún difíciles de precisar. El Gobierno actual, que debe regir los destinos del Perú durante 1985-90, carece de una definición respecto al tema (y al cooperativismo en general), sus líderes y voceros sólo se limitan a emitir declaraciones sin concretarse en los hechos las medidas que sean necesarias.

Acerca de la situación del cooperativismo agrario y el fenómeno de la parcelación, obsérvese las cifras que se presentan en el Cuadro Nº 27.

El Cooperativismo Agrario, en lo que respecta a sus relaciones con el Estado, consuetudinariamente y salvo honrosas excepciones, ha carecido de políticas específicas. El apoyo, asistencia y asesoramiento técnico, económico-financiero, contable, administrativo, de capacitación, etc., ha

76

sido hasta el presente insuficiente. La política de precios de los productos agropecuarios ha continuado repitiendo el subsidio del campo a la ciudad. No se ha promovido la expansión de la frontera agrícola ni la diversificación de las actividades productivas en la forma que debería. El transporte de los productos se torna difícil por malas e insuficientes vías de comunicación, lo que sumado a mala manipulación y embalaje, y costo de los fletes resulta desfavorable al campesino y al consumidor urbano.

Finalmente entre otros aspectos, los campesinos se encuentran marginados, en su gran mayoría, de los beneficios de la Seguridad Social.

Del análisis de la estructura institucional, entre otros aspectos, se puede indicar: El cooperativismo agrario surge o se aplica al campesinado tradicionalmente analfabeto y marginado de la cultura, con escasas excepciones; el campesinado accede a la dirección de sus empresas sin contar con los conocimientos que le permitan una adecuada gestión administrativa y ello explicaría los numerosos fracasos a los que ha asistido, a lo que se adiciona la inacción o deliberada política estatal que ha agravado históricamente esta suma de problemas.

-

Los gerentes o administradores, los técnicos y profesionales, en ciertos, casos, han actuado como dictadores o han sido obsecuentes con los acuerdos de los órganos de gobierno, sin asesorar e informar sobre la conveniencia o inconveniencia de las medidas adoptadas, lo que también ha traído otros problemas.

-

En algunas cooperativas se da el caso de la existencia paralela de una organización sindical, conformada por los mismos asociados que, a la vez, forman parte de la Asamblea y los demás órganos de gobierno, produciéndose contradicciones entre los acuerdos de la cooperativa y el sindicato, que llevan a situaciones de conflicto laboral.

77

-

Las cooperativas, en general, son campo de lucha política-partidaria de los diferentes grupos políticos existentes en su interior, sin soslayar la influencia que desde el exterior ejercen las dirigencias de las diversas tendencias y partidos políticos existentes en el país.

Desde otra perspectiva, siendo el cooperativismo agrario un “macro tipo” según numerosos autores y tratadistas, la legislación nacional vigente considera la existencia de varios tipos de cooperativas agrarias, lo que ha dado lugar al surgimiento de organismos de integración correspondientes a algunos de ellos, dejando de lado las posibilidades de una mejor y totalizadora integración.

Así, en lo que respecta a las cooperativas agrarias en general, azucareras, cafetaleras, de colonización, comunales y las forestales, no parece haber fundamento suficiente para que a cada una se le considere como un tipo, ya que todas tiene como común denominador su íntima ligazón con las actividades agropecuarias, que avalan que, en conjunto, se les agrupe en un solo tipo; y ellas serían sub-tipos.

En cuanto a las cooperativas azucareras, entre varios de sus problemas resaltan los de elevado endeudamiento interno, falta de liquidez para sus operaciones, deficiencias en la distribución del azúcar, en el mercado nacional, bajo precio interno de la azúcar, que no cubre los costos de producción, perennes divergencias entre los cuadros dirigenciales; entre éstos y los cuadros administrativos profesionales y técnicos.

Con relación a las cafetaleras, afrontan dificultades para su financiamiento, el crédito tiene elevado costo; siendo el café un producto básicamente de exportación la diferencia cambiaria les resulta desfavorable, la producción ha bajado como consecuencia de una sequía y problemas de sanidad vegetal, el precio del café en el mercado internacional ha bajado; padecen de problemas dirigenciales y con los cuadros profesionales administrativos.

78

Respecto a las forestales, de colonización, comunales y agrarias en general, padecen de situaciones similares a las que se ha indicado, reiterándose que en conjunto todas éstas deberían ser consideradas en la legislación como un solo tipo o, en todo caso, promover desde sus bases una integración globalizadora.

3.2 Cooperativas de Ahorro y Crédito Así como las demás de servicios (excepto las de consumo que surgen el siglo pasado dentro del movimiento obrero), este tipo de cooperativas se fundan en el país en el transcurso de la primera mitad del presente siglo, logrando expandirse muy rápidamente en todo el territorio nacional.

Entre los principales y singulares problemas que afrontan es posible mencionar los siguientes:

-

Muchas

son

pequeñas

cooperativas,

con

escasa

significación

económico-financiera y una gran mayoría se encuentra concentrada en la región de la Costa y específicamente en Lima y Callao; sus dimensiones inciden en elevados costos operativos que tienen que realizar en forma individual, pues no constituyen unidades de mayor envergadura.

-

En algunas se comprueba la existencia de empirismo en la gestión económico-financiera, ya que frente al proceso económico que vive el país no han tomado medidas de protección del capital social mediante inversiones.

-

Por la extracción social de sus asociados, una parte considerable padece de cuadros dirigenciales inadecuadamente preparados, así como de cuadros administrativos profesionales que no proyectan sus

posibilidades a un mejor servicio a sus miembros. Las expresiones institucionales de integración, dicotomizadas en la existencia de una Federación y varias centrales, impiden un mejor

79

dimensionamiento de sus posibilidades económico-financieras. Más aún, la Federación Nacional y las centrales no cuentan con la afiliación de todas las cooperativas existentes en el país.

3.3 Cooperativas de Vivienda Como apretada síntesis de su problemática puede indicarse:

-

Padecen de baja capacidad económica y financiera, explicada por la baja capacidad de ahorro de sus afiliados que, mayoritariamente, proceden de las clases populares.

-

Son numerosas las que tienen deficiencias en su administración por carencia de cuadros técnicos.

-

En algunas se han presentado casos de tráfico ilícito de terrenos para vivienda, constituyendo situaciones escandalosas que han tenido que ser resueltas en el Poder Judicial.

-

Desde el punto de vista conceptual, la mayoría son realmente “asociaciones pro-vivienda”; ya que el vínculo cooperativo solamente permanece vigente hasta la adjudicación individual del terreno y la construcción, mantenimiento y servicios, son por cuenta de cada miembro.

3.4 Cooperativas Industriales Tienen como situaciones problemáticas las siguientes: En la mayoría de ellas el capital instalado es obsoleto, ya que en algunos casos han surgido como solución a la quiebra de empresas privadas, cuyos trabajadores se han convertido en cooperativistas.

-

El financiamiento de sus actividades es excesivamente oneroso, ya que el capital de trabajo es caro y tienen que recurrir el sistema financiero

80

privado por ausencia de organismos del movimiento cooperativo que pueden concurrir a este fin.

-

Su producción afronta la estrechez del mercado y la competencia de los productos del sector privado y los importados.

-

Las cooperativas que en la Ley se denominan “Industriales”, “de Producción Especiales”, las “Artesanales”, las “Mineras”, etc., deberían ser consideradas en un solo tipo para propiciar su mejor y efectiva integración vertical y espacial.

3.5 Cooperativas de Transporte Han surgido también como solución al problema de empresas privadas de transporte en situación de quiebra; sus socios han recibido maquinarias obsoletas y en la actualidad el elevado precio de los vehículos les impide renovar la flota para brindar mejor servicio.

-

El precio de los pasajes, controlado en la actualidad por las autoridades municipales, resulta adverso a los costos operativos, lo que incrementa sus desventajas.

-

Numerosas cooperativas son, en realidad, asociaciones de propietarios individuales de vehículos de transporte colectivo de pasajeros (“microbuseros”), encontrándose marginados de los beneficios de la seguridad social, entre otros aspectos.

3.6 Cooperativas de Servicios Especiales En este rubro se encuentra un variado conjunto de instituciones, siendo las mayoritarias las denominadas “cooperativas de servicios de construcción y mantenimiento de mercado”, y que en la realidad no son tales sino simples conjuntos de vendedores de toda clase de productos que explotan o manejan un puesto que es de propiedad individual.

81

3.7 Cooperativas de Consumo Su significación económica es baja y su funcionamiento linda con el manejo artesanal, con excepciones.

-

Por carencia de integración con las cooperativas de producción, la inexistencia de centrales de compra y acopio, y por que no se les ha dado la importancia que merecen dentro del movimiento cooperativo, son intermediarias de los bienes producidos por el sector privado de la economía.

-

Padecen de crisis dirigencial y de cuadros administrativos que planifiquen su desarrollo y la expansión de sus servicios a la población nacional.

3.8 Cooperativas Pesqueras En realidad no tienen significación en el cuadro cooperativo nacional, a pesar de la reconocida riqueza y potencial del mar peruano; esto por falta de promoción por parte del movimiento cooperativo, como por la inacción estatal.

3.9 Cooperativas Educacionales Entre sus principales situaciones-problema se pueden citar: Carencia de una definición y distinción entre lo que es “cooperativismo escolar”, las “cooperativas educacionales” y los “colegios cooperativos” y el rol que corresponde a cada uno de estos tipos de instituciones.

-

Las existentes, en su gran mayoría, carecen de adecuada infraestructura, equipamiento, cuadros dirigenciales y administrativos; lo cual impide su proyección.

3.10 Cooperativas de Seguros En términos generales, el movimiento cooperativo peruano carece de una estructura de seguros contra los diversos riesgos a los que están expuestas

82

las cooperativas; ya que la existente tiene muy poca dimensión y las cooperativas no acceden a sus servicios por múltiples razones, entre ellas los costos y la ignorancia de los dirigentes y administradores.

3.11 Banca Cooperativa La integración económico-financiera del cooperativismo peruano está expresada en varias centrales (incluyendo en ellas al Banco Nacional de la Cooperativas-BANCOOP) , y en la Cooperativa Banco Central de Crédito Cooperativo del Perú (CCC), que representan sólo un sector de lo que debería ser la banca cooperativa.

A pesar de la existencia de estas instituciones, las cooperativas no integran la totalidad de sus operaciones en ellas, sino que en su gran mayoría las realizan con la banca privada, la asociada y la banca estatal.

3.12 Centrales Sin entrar a los detalles que estipula la Ley sobre estas instituciones, su problemática se puede resumir en:

-

Son pocas y sólo formadas por algunos tipos de cooperativas, dándose el caso que muchas de ellas se encuentran inactivas.

-

Su existencia no significa la integración de la suma de todas las cooperativas que corresponden a su tipo.

-

Carecen de capacidad económico-financiera y de posibilidades de brindar otros servicios de intermediación a sus asociados.

-

Afrontan

el

problema

de falta

de

cuadros

dirigenciales

y

administrativos adecuadamente capacitados para cumplir a cabalidad el rol que les corresponde.

83

3.13 Federaciones Son pocas en relación al número de tipos de cooperativas que se establecen en la legislación vigente.

-

No integran a todas las cooperativas de su tipo existentes en el país; encontrándose en situación de casi inactividad.

-

Sus posibilidades de brindar los servicios que les competen son muy bajas, ya que institucionalmente no persiguen fines económicofinancieros y esto limita su accionar.

-

Carecen de cuadros dirigenciales y administrativos que les permitan proyectarse en las funciones que les corresponden.

3.14 Confederación Nacional Al máximo ente de integración cooperativa en el Perú, corresponden, en términos generales, las siguientes situaciones-problema:

-

No es representativa de todo el movimiento cooperativo peruano, precisamente por la inexistencia de organismos de integración representativa y de otros fines de todos los tipos de cooperativa.

-

No ha participado ni participa a través de sus representantes en la formulación de una política de relaciones entre el Estado y el cooperativismo.

-

Carece de órganos técnicos debidamente implementados que le permitan, por ejemplo, planificar su desarrollo y el del movimiento cooperativo.

-

Carece de recursos económico-financieros, así como de recursos humanos que le permitan proyectarse hacia el movimiento cooperativo para el cumplimiento de sus fines.

84

-

Adolece la falta de dirigentes y administradores debidamente formados y capacitados, para los propósitos que les competen.

-

Las acciones de promoción para la formación de nuevos organismos de integración de los diversos tipos de cooperativas, en los niveles vertical y espacial, parecen ser insuficientes por los resultados obtenidos hasta el presente.

4. RELACIONES CON EL ESTADO La creciente importancia del cooperativismo en la economía y la sociedad ha impuesto la necesidad de esclarecer la naturaleza de sus relaciones con el Estado.

En los inicios del cooperativismo, el Estado fue indiferente y hasta hostil a las organizaciones cooperativas. Dicha situación de indiferencia y hostilidad fue cambiando, hasta la actualidad en que no hay gobierno que desconozca al cooperativismo. A partir de 1945, al término de la Segunda Guerra Mundial, el cooperativismo fue considerado como un elemento de reconstrucción y desarrollo; y los gobiernos comenzaron a considerarlo en sus planes de desarrollo.

4.1 Naturaleza de las Relaciones y sus Alcances En la actualidad no hay Estado que se muestre indiferente a las organizaciones cooperativas; sin embargo, las relaciones entre Estado y cooperativismo no responden a los mismos criterios en todos los países; en última instancia, la naturaleza de las relaciones depende de la orientación económica, política y social de los gobiernos, es decir, de los regímenes políticos y de los sistemas socio-económicos que los sustentan.

Así pues, de la naturaleza de las relaciones que se establecen entre el Estado y el cooperativismo, es posible puntualizar hasta tres posiciones principales:

85

-

Dirección Liberal: El Estado considera al cooperativismo como un sistema que se desarrolla libremente frente a las demás instituciones económicas.

-

Dirección de intervención promocional: El Estado considera al cooperativismo como instrumento de desarrollo.

-

Dirección de intervención vertical: El Estado coloca al cooperativismo al servicio del cumplimiento de sus propias orientaciones y objetivos.

En el Perú En el Perú las relaciones entre el Estado y el cooperativismo se ubican dentro del tipo de “dirección de intervención promocional”, que caracteriza, en general, a los países del “Tercer Mundo” o subdesarrollados. En efecto el carácter de intervención promocional del Estado en sus relaciones con el cooperativismo, se traduce en los siguientes hechos:

-

En la incorporación de normas constitucionales respecto al cooperativismo.

-

En el establecimiento de un régimen jurídico-legal específico en materia cooperativa.

-

La definición del cooperativismo, por parte del Estado, “…como un sistema eficaz para contribuir al desarrollo económico, al

fortalecimiento de la democracia y a la realización de la justicia social”.

-

La declaración, por el Estado, que el cooperativismo es de “… necesidad nacional y utilidad pública…” y que “… garantiza el libre

86

desarrollo del cooperativismo y la autonomía de las organizaciones cooperativas”.

-

La creación de organismos públicos encargados del registro, supervisión, promoción, asistencia y asesoría de las organizaciones cooperativas.

En el Perú, no obstante el marco jurídico-legal, los organismos públicos relacionados con el cooperativismo (que se analizará seguidamente) y las declaraciones de los voceros gubernamentales, el apoyo del Estado para con el cooperativismo es realmente limitado, pues:

-

Hay contradicción entre el nivel legislativo-declarativo y el nivel de las realizaciones concretas.

-

El cooperativismo no ha sido coherentemente considerado en los planes nacionales de desarrollo, n tiene participación en su formulación.

-

Carece de una política nacional de desarrollo cooperativo.

-

El Estado no cuenta con la infraestructura ni los recursos técnicos necesarios para desarrollar una efectiva acción de apoyo, asistencia y asesoramiento, entre otros aspectos que requieren o reclaman las cooperativas.

-

El Estado no despliega una efectiva acción de asistencia financiera para el cooperativismo, a pesar del carácter imperativo de la legislación al respecto.

4.2 Organismos Públicos Relacionados con el Cooperativismo A pesar de los numerosos dispositivos legales que a partir del Código de Comercio de 1902 brindaban una promoción y apoyo formal al

87

cooperativismo, el Estado no contó hasta 1941 con ningún organismo especializado encargado de concretar dicha promoción en sus diversos aspectos. Es recién a partir de dicho año (1941) que se produjo la creación de diversos organismos públicos directa o indirectamente relacionados con el quehacer cooperativo nacional.

Respecto a la evolución de los organismos públicos relacionados con el cooperativismo, se puede formular el siguiente resumen:

-

La Sección de Cooperativas de la Dirección de Agricultura y Ganadería, dependencia del entonces Ministerio de Fomento y que fue creada por D.S. Nº 236 de 1941. En 1942, esta Sección fue elevada a la categoría de Departamento de Cooperativas del mismo Ministerio.

-

El Departamento de Cooperativas, que se creó por D.S. del 3 de Julio de 1943 como dependencia del nuevo Ministerio de Agricultura.

-

El Instituto Nacional de Vivienda, que en 1961 asume las funciones de organización, reconocimiento y supervisión de las cooperativas de vivienda.

-

El Banco de Fomento Agropecuario, que en 1933 y a través del Art. 156 del D.L. 14509 asume funciones de promoción y asistencia a las cooperativas agrícolas.

-

La Oficina Nacional de Fomento Cooperativo, creada por Ley Nº 14790, centralizándose en ella las funciones del Departamento de Cooperativas del Ministerio de Agricultura y de la Junta Nacional de la Vivienda, en 1964.

-

El Instituto Nacional de Cooperativas (INCOOP), creado por la Ley General de Cooperativas Nº 15260, como la única entidad estatal

88

encargada de la promoción, organización, asesoramiento y control de las cooperativas.

-

El Instituto de Financiamiento Cooperativo (INFICOOP) contemplado en la Ley Nº 15260 y creado por D.S. Nº 11 de 1965.

-

La Oficina de Bienestar Social Educacional del Ministerio de Educación, que por D.S. Nº 32, de 1965, asume las funciones de supervisión asesoría control y fomento de las cooperativas escolares y magisteriales de la República.

-

El Instituto de Desarrollo de América (IDCA), creado por D.S. Nº 17 de 1965, con arreglo a las bases sugeridas por la OIT.

-

La Comisión Permanente del Sector Público Coordinadora de Asuntos Cooperativos en los Sectores Agrario y Pesquero, constituida por D.S. Nº 115-AG de 1968.

-

La Oficina Nacional de Desarrollo Cooperativo (ONDECOOP), creada por D.L. 17713 en reemplazo del INCOOP.

-

El Centro Nacional de Capacitación Cooperativa (CENACOOP), creada por R.S. Nº 047-69-PM, de 1969

-

El Centro Nacional de Capacitación e Investigación para la Reforma Agraria (CENCIRA), creado por D.L. Nº 18384, 1970.

-

El Sistema de Asesoramiento y Fiscalización para las Cooperativas Agrarias y Sociedades Agrícolas de Interés Social (SAF-CAP), que fue creado como “Sistema de Conducción de la Reforma Agraria en los Complejos Agroindustriales”, por D.S. Nº 051-70-AG, en 1970; y luego constituido por un nuevo SAF-CAP por D.S. Nº 091-71-AG, en 1971.

89

-

El Sistema Nacional de Apoyo a la Movilización Social (SINAMOS), creado por D.L. 18896, de 1971, y al que se integra la ONDECOOP. La Ley Orgánica del SINAMOS (D.L. 19352, de 1972), establecía en su Art. 21º, inc. e), como uno de sus órganos técnicos-normativos de Promoción de Organizaciones, la Dirección General de Organizaciones Económicas de Interés Social. El SINAMOS, al haber integrado a la ONDECOOP y haber ésta, a su vez, reemplazado al ex - INCOOP, desarrolló las funciones de promoción, organización, reconocimiento, asistencia, control y supervisión de las cooperativas señaladas en la Ley Nº 15260, aunque no en forma exclusiva.

-

La Dirección General de Apoyo a las Empresas Campesinas del Ministerio de Agricultura, que también actuó en el campo del cooperativismo agrario, en materia de asistencia y asesoría.

-

El Ministerio de Alimentación, a través de los Núcleos y Consejos de Producción (D:L: Nº 21169), que tenía directa ingerencia en la marcha de las cooperativas agrarias.

-

La división de Comunidades y Cooperativas Pesqueras del Ministerio de Pesquería, en lo que corresponde a capacitación de los trabajadores de éstas.

-

El Ministerio de Economía y Finanzas, con directa relación al cooperativismo en lo que se relaciona al sistema tributario en general.

-

La Superintendencia de Banca y Seguros, con directa ingerencia en las Cooperativas de Ahorro y Crédito e instituciones financieras en general del movimiento cooperativo, hasta el presente.

-

Por Decreto Ley de 1978, se dispuso “la desactivación” del SINAMOS y que las cooperativas, según su tipo y actividades fueran supervisadas

90

por el correspondiente Ministerio o dependencia oficial. Esta disposición era regresiva a la situación existente antes de las normas de 1941, trayendo consigo el desgobierno y múltiples problemas a las cooperativas.

-

Por D.L. Nº 62-79, se dispuso que el Ministerio de Trabajo y Promoción Social se encargara de la normatividad del cooperativismo, sin perjuicio de las funciones de supervisión de los Ministerios y otras dependencias, en los términos previamente acotados.

-

Por Decreto Legislativo Nº 85, Ley General de Cooperativas promulgada el 20 de Mayo de 1981, se restableció el Instituto Nacional de Cooperativas (INCOOP), que es el Organismo Oficial actualmente encargado de las labores de promoción, reconocimiento, asistencia técnica, supervisión y control de las instituciones que conforman el movimiento cooperativo peruano.

Sin perjuicio de la existencia del INCOOP en el presente, es también necesario mencionar que todas las instituciones del cooperativismo en el Perú, de acuerdo con tu tipo y actividades, deben sujetarse a las normas legales de los Ministerios y dependencias oficiales correspondientes.

91

IV. POTENCIAL DE PARTICIPACION-CONCERTACION El cooperativismo, por su propia naturaleza socio-económica y configurar una concepción propia del hombre, la economía y la sociedad sustentada en organizaciones democráticas, en una economía de servicio de las necesidades humanas y la potencialización del esfuerzo aislado a través de la ayuda mutua, el trabajo conjunto y la solidaridad; constituye un adecuado instrumento de participación y concertación.

1. PARTICIPACION-CONCERTACION Frente a los desequilibrios que vive la sociedad peruana es necesario adoptar un conjunto de medidas tendientes a superar los problemas conjuntos y que se orientan a la formulación y concreción de un Proyecto Nacional de Desarrollo.

Dicho Proyecto Nacional debe llevar a la estructuración de un aparato productivo competitivo y eficiente, capaz de generar y distribuir riqueza en forma justa y equitativa entre quienes intervienen en su creación; debe asegurar la democrática participación de los agentes socio-económicos en todas las dimensiones de la sociedad; y, debe, también, atender las necesidades y proyecciones del Estado. Aquí, es donde la concertación alcanza su plena vigencia; y el cooperativismo peruano tiene un rol importante que desempeñar en ella.

1.1 Concertación Tema de debate y controversia, de aceptación por quienes reconocen su necesidad y urgencia, o de rechazo por otros; a manera de definición o ubicación del concepto, puede decirse que la concertación, ha sido

entendida como sinónimo de pactar, convenir, acordar o tratar, dando como resultado los denominados “pacto social”, “acuerdo marco” o “acuerdo nacional”.

Desde otra perspectiva, la concertación ha surgido como respuesta a la necesidad de superar situaciones críticas sin recurrir a la fuerza sino al consenso, con sentido de equidad y justicia y reconociendo la existencia de

92

puntos de vista diferentes o contradictorios, a la vez que la igualdad, libertad, representatividad y compromiso entre los elementos que intervienen en su concreción.

Así pues, la concertación puede ser comprendida y debería asumirse como un instrumento o medio social de incalculable valor, y no un fin en sí mismo.

Los objetivos que se buscan a través de este instrumento pueden sintetizarse en los siguientes aspectos básicos:

-

Propiciar el desarrollo nacional, sustentando sobre bases de justicia, solidaridad y dentro del marco constitucional-democrático.

-

Propender a la realización de los fines del Estado como garante del bien común, en su rol empresarial en los asuntos y sectores que le competen y como administrador eficiente de los servicios a la sociedad.

-

Contribuir al desarrollo empresarial en función de los intereses nacionales, entendido como el aprovechamiento integral y racional de los recursos y potencial en beneficio de la población.

-

Promover la participación social en la toma de decisiones al más alto nivel, así como en la gestión y propiedad de las diversas formas empresariales.

Como características de la concertación es posible puntualizar: Tiene carácter estratégico porque forma parte de un Plan de Desarrollo. Es movilizadora de los recursos y potencial de la Nación a fin de revertir las situaciones coyunturales y propiciar el desarrollo.

-

Se realiza en forma escalonada y federativa desde el nivel nacional, al regional y al local, así como desde los acuerdos generales a los

93

sectoriales; dentro de una dinámica ascendente y descendente, de “retroalimentación” de las decisiones.

-

Sus normas de acción se establecen según el principio de equidad por los elementos participantes, teniendo al Estado como garante, a la vez comprometido en el cumplimiento de los acuerdos.

-

Se legitima por la representatividad institucional calificada y la credibilidad de cumplimiento de los acuerdos por los elementos participantes, así como por la organización y la dirección (conducción) que genera.

-

Es democrática, igualitarista y libre, porque establece sus métodos y procedimientos para la adopción de acuerdos y las garantías de cumplimiento de los compromisos, así como las circunstancias de la denuncia y renuncia a continuarla.

La concertación, asimismo, requiere tener presente una metodología de formulación que conllevaría tener en cuenta.

-

El análisis de la propuesta surgida de alguno de los elementos, elaborada en base a los estudios realizados por sus organismos especializados.

-

La elaboración de una interpretación conjunta de la coyuntura y de las situaciones que se deben superar en la perspectiva del sector o del país.

-

La definición de las premisas básicas del “acuerdo nacional”, que implican la determinación de objetivos, la selección de las mejores opciones, la conciliación de intereses y demandas, una precisión del ámbito y alcances de la concertación, el establecimiento de las responsabilidades de los agentes participantes y, entre otros aspectos de detalle, la determinación de las estrategias de operativización.

94

Lo anterior, para que no quede en el plano de la “conferencia en la cumbre”, requiere una institucionalización que podría traducirse en:

-

Un ente nacional de amplia base que tenga poder resolutivo superando los niveles declarativos; con capacidad de realizar la mayor difusión posible de su convocatoria, funcionamiento, sus análisis y resoluciones.

-

Entes regionales, locales y/o sectoriales con capacidad de ejecución de los acuerdos concertados en el nivel nacional; sin desmedro de su pronunciamiento acerca de tales acuerdos, o de concertar en el plano de su propia realidad y ámbito los que son necesarios y/o complementarios.

Como condiciones que deberían darse para que haya concertación, entre otras, se plantean:

-

Verdadera voluntad de concertar, al margen de posiciones ideológicas abstractas, personales o institucionales, porque el interés es nacional y lo que se requiere es consenso sobre las políticas a seguir.

-

Que los agentes participantes tengan clara conciencia y conocimiento de la realidad, sustentando sus deliberaciones en informaciones sociales y económicas confiables.

-

Que exista acuerdo entre los agentes participantes de aceptar las responsabilidades derivadas de la concertación, sin que alguno de ellos pretenda obtener ventajas a costa del otro.

-

Que se respete los acuerdos por los agentes participantes, en todos sus niveles de realización.

-

Que existan estructuras de representación y acción apropiadas.

95

-

Que exista voluntad política de realizar la concertación, entendiéndola en el sentido de “ley entre las partes” fuera del formalismo de los poderes tradicionales.

1.2 Participación En concepto participar es definido en su forma más simple como sinónimo de tomar parte o ser parte directa de una organización o actividad.

De dicha definición se desprendería que la participación tiene como objetivos: permitir el protagonismo de la base social en la búsqueda solidaridad de soluciones a los problemas que la afectan; y, definir, a la vez, el marco de acción en el que se va a actuar.

Para que resulte efectiva y se realice a plenitud, la participación debería reunir como características: que sea democrática; social, por la naturaleza de sus protagonistas, modo de relación y fines; orgánica para actuar en forma racional, estable y permanente; ser directa para que no haya intermediación o mediatización en su acción; y, pluralista, implicando la diversidad de posiciones y la unidad en la acción.

Los métodos de formulación e institucionalización de la participación, según diversos criterios, se formulan y establecen en función de la dimensión de los problemas, sus prioridades, las soluciones que se les va a dar abarcando un espacio temporal, y los recursos que se va a utilizar o comprometer.

2.

POTENCIAL El cooperativismo lleva implícita la participación-concertación, que se pueden distinguir en tres niveles fundamentales:

-

Intra-Institucional: Se refiere a la autoincorporación o integración de las personas a las cooperativas, quienes deberían asumir responsabilidades y derechos y tomar conciencia de su rol en el seno de estas instituciones. Las

96

cooperativas logran su consolidación cuando en ellas se produce la mayor participación de sus integrantes en la vida institucional.

-

Inter-Institucional: Se refiere a la integración de las cooperativas en organismos de grado superior, a través de los y con los cuales se realizan acciones que conducen al fortalecimiento del sector de actividad cooperativa y al logro de los objetivos del cooperativismo en general. Cada cooperativa integrada participa en el organismo federativo mediante sus representantes de acuerdo con las reglas que han sido establecidas por ellos mismos.

-

Extra-Institucional: Se refiere a que el cooperativismo no sólo puede, sino debería realizar acciones de coordinación y concertación con el Estado y con otras fuerzas sociales que le son similares, a fin de alcanzar sus objetivos en forma conjunta y complementarse mutuamente, teniendo como perspectiva el desarrollo nacional.

El cooperativismo peruano es una realidad tangible: adecuadamente orientado desde su interior y concordando, participando y concertando su accionar con otros sectores afines y el Estado, puede y debe contribuir con eficacia al desarrollo nacional. Para ello cuenta, en síntesis, con el siguiente potencial:

2.1 Institucional Los 59 organismos de integración y las 3,459 cooperativas primarias que totalizan 3,518 instituciones, como se ha visto, significan la presencia y vigencia en todo el territorio nacional del cooperativismo, en casi todas las diversas actividades económicas-sociales; contribuyendo con la

producción de sus bienes y servicios a la satisfacción de las necesidades de los socios y otros sectores de la sociedad.

Todo esfuerzo de participación-concertación que se realice en el país, no puede ni debe desconocer la realidad y significación de estas instituciones.

97

2.2 Social Aún cuando las cifras de la matrícula social del movimiento cooperativo no se conocen con exactitud, ya que las fuentes difieren en sus

informaciones y dichas han variado con el paso del tiempo, es evidente que el cooperativismo compromete y beneficia a un importante sector de la población, en forma directa; e, indirectamente, a quienes de una u otra manera dependen de los asociados de las cooperativas.

2.3 Económico-financiero Las organizaciones cooperativas no son simples asociaciones o agrupaciones, sino que para brindar sus servicios o producir los bienes, los asociados han aportado un capital, han desarrollado una infraestructura de gran valor, poseen bienes de capital, activos, fuerza laboral, etc. Todo ello constituye un potencial que puede contribuir en mejor forma a solucionar problemas de los propios cooperativistas y de otros sectores de la sociedad; potencial; que no debe soslayarse en cualquier esfuerzo concertador.

2.4 Generación de Divisas Las cooperativas que producen bienes de exportación permiten que el país reciba por tal concepto el ingreso de divisas, las que se requieren para el desarrollo de diversas actividades. Sin embargo, no existen estadísticas parciales o precisas respecto de la contribución del cooperativismo a las exportaciones y su significación económica.

2.5 Generación de Empleo Las cooperativas son centros laborales permanentes para un sector de la población económicamente activa del país; a través de los bienes y servicios que brindan al mercado nacional, también se genera empleo para otro sector de la población, cuyos integrantes no son miembros directos de estas instituciones. Así, al dinamizar la economía nacional, el cooperativismo contribuye a generar empleo y alivia las situaciones de desempleo, subempleo y empleo marginal.

98

2.6 Provisión de bienes y de servicios Los bienes y servicios que producen las cooperativas a nivel nacional son necesarios para la población y permiten la satisfacción de necesidades fundamentales que, de no ser satisfechas por este sector, obligarían a una mayor importación de ellos, con el consecuente drenaje de divisas y elevados costos en el mercado internacional.

2.7 Distribución de la Riqueza Nacional Las formas cooperativas existentes, sean de servicios o de producción, al democratizar la economía permiten que haya un mejoramiento en la distribución de la riqueza nacional; esto es posible apreciarlo en las realizaciones concretas en varios sectores de actividad cooperativista.

2.8 Democratización Las cooperativas, por su esencia y al margen de sus limitaciones, son escuelas en las que ha venido educándose a un considerable sector de la sociedad en la práctica democrática, la solidaridad, la ayuda mutua, la igualdad y la justicia, entre otros aspectos, que se orientan a la democratización de la producción y los servicios como el crédito, consumo, vivienda, etc.

2.9 Generación de Ahorro y Popular El cooperativismo, específicamente el de ahorro y crédito, constituye un importante instrumento de captación y generación del ahorro popular; dado que, básicamente, su matrícula social está constituida por sectores de la población que aportan sus modestas economías y que, generalmente, no acceden a los servicios del sistema bancario. Dicho ahorro interno, ahorro nacional captado por el cooperativismo, contribuye en diversa forma a los esfuerzos de desarrollo del país.

99

2.10 Elemento Movilizador de la Sociedad El cooperativismo permite y promueve la promoción de los esfuerzos de desarrollo en los sectores menos favorecidos de la población de base, constituyendo un excelente medio de entrenamiento en la discusión, toma de decisiones y en la ejecución de los acuerdos e iniciativas que benefician a dicha población.

El potencial del cooperativismo, es amplio y posee como elemento singular un numeroso sector de la población que cuenta con un entrenamiento o preparación para las acciones de concertación.

3. OBJETIVOS Los objetivos que se buscarían lograr con la participación-concertación del cooperativismo, pueden resumirse en los siguientes puntos:

3.1

Propiciar el desarrollo del cooperativismo y otras formas económicassociales autogestionarias de base popular comprometidas en el logro del bien común de la sociedad peruana.

3.2

Estimular el perfeccionamiento de la legislación cooperativa y la autogestionaria, así como el cumplimiento de las responsabilidades que ellas determinan.

3.3

Perfeccionar el sistema democrático-constitucional, dinamizando la participación los diversos agentes sociales, superando los marcos y limitaciones de la organización del Estado.

3.4

Contribuir en lo inmediato a la superación de los problemas coyunturales que vive el país.

3.5

Participar activamente en la concreción de un Plan Nacional de Desarrollo Concertado.

100

4. METODOLOGIA Según numerosos tratadistas, en lo que se refiere a la metodología de la participación-concertación deben distinguirse dos planos: el de la formulación y el de la institucionalización.

4.1 De Formulación La participación-concertación del cooperativismo debería tener presente:

A. La elaboración de una propuesta de participación-concertación por los organismos especializados del movimiento cooperativo, presentándola al Estado y los demás agentes; o viceversa.

B. El análisis conjunto de la propuesta de participación-concertación por los agentes sociales comprometidos.

C. La definición de las premisas básicas que constituirían el “acuerdo” entre los agentes comprometidos.

4.2 De Institucionalización En este aspecto se considera, entre otros, los posibles mecanismos:

A. Un ente nacional de participación-concertación, con poder resolutivo y de convocatoria, que comunique su funcionamiento, análisis y resoluciones a las partes interesadas, constituido por los legítimos representantes de los agentes comprometidos.

B Entes regionales de participación-concertación.

C Entes locales o micro-regionales de participación-concertación.

ALTERNATIVAS En el proceso de participación-concertación pueden presentarse diversas alternativas, las mismas que se pueden resumir en las siguientes:

101

5.1 Que el cooperativismo fuera un agente más, junto con los demás agentes participantes-concertantes de la sociedad; esto es, el Estado, el sector empresarial, el movimiento sindical y las otras formas autogestionarias de la población.

5.2 Que el cooperativismo fuera un agente participante-concertante sólo con las otras formas autogestionarias de la población y el Estado.

5.3 Que el cooperativismo participe-concerte sólo con el Estado.

El cumplimiento de alguna de las alternativas planteadas, u otra, dependerá de los resultados que se obtengan de la formulación de la propuesta de participación-concertación; así como su nivel sería determinado por el alcance que se quisiera dar a los acuerdos

LIMITACIONES El cooperativismo peruano es una realidad con un gran potencial capaz de contribuir en forma decidida al desarrollo; sin embargo, adolece de una problemática expresada en los aspectos cuantitativo, cualitativo y específico. En una perspectiva de desarrollo mediante la participación-concertación, debería superar, entre otras, las siguientes limitaciones:

6.1 Ausencia de Definición Ideológica El cooperativismo peruano debería analizar los postulados teóricodoctrinarios que sustentan a la cooperación internacional, así como las experiencias y logros nacionales e internacionales en esta materia y estudiar la posibilidad de adaptar lo positivo de dichas experiencias a la sociedad peruana; en base a todo ello, plantear el modelo social basado en la cooperación que aspira alcanzar.

Debería, asimismo, precisar y decantar su posición frente y con otros sectores de actividad de la vida nacional, tomando en cuenta que en el país

102

no sólo existen cooperativas sino también otras formas autogestionarias. Es decir, establecer su estrategia de desarrollo, rescatando las tradiciones ancestrales de cooperación y sus valores solidarios que aún perviven en grandes sectores de la Nación.

6.2 Débil Nivel de Integración El cooperativismo peruano debería realizar una efectiva integración que, reforzando los aspectos que en la actualidad tiene, en forma progresiva abarque los aspectos relacionados a la planificación y desarrollo económico-financiero, los de investigación y educación aplicada; debería orientase hacia la promoción de nuevas instituciones de producción y trabajo, generando con ello nuevas fuentes de empleo permanente y propiciando la mejor distribución de la riqueza.

Frente a la actual dispersión y “atomización institucional” debería, previa evaluación de alternativas propiciar que por fusión, incorporación, creación o cualquier otro mecanismos, surjan grandes unidades cooperativas con significativa dimensión económica, desarrollando una economía concertada, racionalizando los recursos, etc.

Dicho esfuerzo integracionista debería llevar a la generación de su propia estructura económica-financiera, en base a la efectiva integración de los diversos tipos de cooperativas cuya actividad principal es precisamente esa. En una perspectiva de mediano plazo, la estructura económica financiera del cooperativismo debería expresarse en un sistema bancario cooperativo.

De otro lado, a fin de reforzar los aspectos integracionistas y propiciar su mejor representatividad y legitimación para el proceso de participaciónconcertación, todo el movimiento cooperativo debería promover la formación y funcionamiento de entes de integración de todos los tipos de cooperativas existentes, no sólo en sus aspectos representativos sino en los económico-financieros, principalmente.

103

Todo el esfuerzo integrador, pues, debería traducirse en formas de integración vertical y horizontal de las cooperativas, que cubran el territorio nacional y todos los aspectos del quehacer cooperativo.

6.3 Carencia de Educación Cooperativa El movimiento cooperativo, eficazmente integrado, debería generar centros de educación en los niveles local, regional y nacional, que permitan la formación y la capacitación técnica de los funcionarios y directivos a fin que las cooperativas puedan realmente cumplir con su rol. Todo ello debería realizarse sin dejar de lado el empleo de los medios masivos de comunicación y potencializando la labor informativa, de difusión y promoción institucional.

De otro lado, las exigencias actuales y futuras del movimiento cooperativo hacen necesaria e impostergable la investigación y la aplicación de sus resultados en el mejoramiento del funcionamiento de las cooperativas existentes y de las que sea necesario crear. Se requeriría, asimismo, la potencialización de los recursos de las pequeñas cooperativas para fines de educación, en esfuerzos conjuntos que signifiquen educación para el desarrollo y la solidaridad.

6.4 Deficiencia Tecnológica El cooperativismo peruano debería superar lo que algunos especialistas han denominado “el manejo artesanal o casero” de las cooperativas. Se necesitaría, entre otros aspectos, estudiar, adaptar, adoptar o crear tecnologías que respondan a las exigencias del país y los requerimientos de una economía al servicio de las necesidades de las mayorías populares, como es la del cooperativismo.

La creación y desarrollo de tecnologías, debería llevar, simultáneamente, a la capacitación del personal administrativo y cuadros directivos de las

104

cooperativas, a fin de lograr el máximo provecho de sus posibilidades en beneficio de los socios de las cooperativas y de la población en general.

6.5 Ausencia del Campo de las Comunicaciones y la Informática El movimiento cooperativa no debería continuar ajeno al avance producido en los terrenos de la informática y las comunicaciones; debería introducirse en el vasto campo de estas actividades con el fin de establecer a la brevedad posible los procedimientos que le permitan contar con sistemas estadísticos, información actualizada y rápida de consultar que permita la formulación de estudios y proyecciones de su desarrollo.

Los modernos sistemas existentes permitirían, además planificar el desarrollo de las actividades de todos los sectores, penetrar eficazmente en el sistema financiero nacional a fin de ganar un espacio en él, competir adecuadamente con las empresas mercantiles y, en fin, alcanzar aquello que sería posible y deseable con su eficiente y adecuado uso.

El conocimiento real y actualizado de su propio potencial, sería instrumento imprescindible para que el cooperativismo pueda contar con capacidad de formulación, propuesta y negociación de alternativas en una perspectiva de participación-concertación con otros agentes sociales.

Debería superarse el plano de declarativismo, convirtiéndolo en verdadera voluntad concertadora por parte de las estructuras representativas mejor integradas, que debería traducirse, a la vez, en la proposición y aceptación de los acuerdos, condiciones y responsabilidades derivadas de la participación-concertación; exigiéndose reciprocidad en la conducta de los demás agentes concertantes.

V. ROL DEL ESTADO EN LA PARTICIPACION-CONCERTACION CON EL COOPERATIVISMO El cooperativismo que es un fenómeno socio-económico de carácter mundial. Existen diversos tipos de cooperativas en todos los países y regímenes políticos.

105

En la actualidad no hay Estado que se muestre indiferente al cooperativismo; sin embargo, las relaciones entre el Estado y el movimiento cooperativo no responden a los mismos criterios en todos los países. En última instancia, la naturaleza de las relaciones entre los Estados y el Cooperativismo depende de la orientación económica, política y social de los gobiernos; es decir, de los regímenes políticos y de los sistemas socio-económicos que los sustentan. La naturaleza de las relaciones entre Estado y Cooperativismo puede ser esquematizada, en términos generales, en las siguientes posiciones o direcciones fundamentales:

-

Posición Liberal, en la que se considera que el cooperativismo es un agente económico que se desenvuelve libremente frente a las demás instituciones económicas; posición que corresponde a los países capitalistas altamente industrializados.

-

Posición de Intervención Vertical, en la que el Estado considera al cooperativismo como instrumento para el cumplimiento de sus

orientaciones y objetivos, ubicándolo en la organización estatal y la economía centralmente planificada; posición que corresponde a los países llamados socialistas y particularmente en lo que respecta al cooperativismo agrario.

-

Posición de Intervención Promocional, en la que Estado considera al cooperativismo como instrumento de desarrollo, interviniendo en su promoción sin menoscabo de carácter de células democráticas y autogestoras. En general, es el caso de los países subdesarrollados o del Tercer Mundo, en los que se aplican planes gubernamentales de promoción y asistencia cooperativa.

El Perú es uno de los países ubicados dentro de los del tercer grupo, habiendo concretado en la Constitución Política y la legislación vigente su posición respecto al cooperativismo.

106

7.1 Marco Constitucional La Constitución Política del Perú, que data de 1979, contiene siete artículos (18º, 30º, 112º, 116º, 157º, 159º y 162º) y la Décimo Quinta Disposición General y Transitoria, que hacen directa referencia al cooperativismo.

El texto constitucional establece: “Artículo 111º El Estado formula la política económica y social mediante planes de desarrollo que regulan la actividad del Sector Público y orientan en forma concertada la actividad de los demás sectores. La planificación una vez concertada es de cumplimiento obligatorio”.

Hay pues, como puede apreciarse, un mandato constitucional de supremo orden que se traduce, sin mayores comentarios, en la obligatoriedad del Estado de apoyar, estimular, reconocer, ayudar, supervisar, garantizar, promover, proteger y fomentar el cooperativismo; así como respetar la autonomía y el desarrollo de las cooperativas.

Todo lo indicado debería entenderse, también concordancia con el aludido Art. 111º, como la obligatoriedad del Estado de realizar la planificación económica y social en forma concertada con el cooperativismo (sin menoscabo de la que se pudiera realizar con otros sectores); y el cumplimiento de dicha planificación concertada entre ambos.

Por lo que precede, pues, compete al Estado cumplir con el rol constitucional respecto al cooperativismo; en el ámbito de las acciones concretas, formular los lineamientos generales de propuesta de concertación, así como velar por su institucionalización y asumir las responsabilidades de los acuerdos derivados de la voluntad política de realizarla.

107

7.2 Marco Legal En la Ley General de Cooperativas, Decreto Legislativo Nº 85, se establece: “Artículo 1º.- Declárese de necesidad nacional y utilidad pública, la promoción y protección del cooperativismo, como un sistema eficaz para contribuir al desarrollo económico, al fortalecimiento de la democracia y a la realización de la justicia social”. Este artículo refleja concordancia con lo dispuesto en la Constitución Política.

La Ley también establece, en varios acápites de su extenso contenido, que el cooperativismo debe participar en el Sistema de Planificación y diversos organismos públicos que tienen directa relación con las cooperativas.

Otro aspecto que merece destacarse del contenido de la Ley vigente es el relacionado al “Régimen de Protección”, Título IV – Artículos 66º al 85º, en el cual se establece ciertas normas tributarias, exoneraciones, beneficios, exenciones, normas especiales, etc., para la actividad cooperativa en general, con especificidades de tipos. Sin embargo, los diversos Sectores de la Administración Pública a los que corresponde dictar las medidas pertinentes para su aplicación, basándose en otros dispositivos legales, no hacen posible su realización en los términos que se desea.

Por lo que antecede, en el Perú la legislación cooperativa pareciera que ha sido promulgada con criterios sólo declarativos, ya que son numerosos los aspectos en los que no se cumple a cabalidad. Ello limita, dificulta, entorpece o retarda y distorsiona el normal desenvolvimiento de las actividades de las cooperativas y en general de todo el movimiento.

En una perspectiva de participación-concertación, una parte de los acuerdos entre el cooperativismo y el Estado debería referirse necesariamente al permanente cumplimiento de la Ley y al mejoramiento en general de la legislación cooperativa, por parte del Estado, además de

108

las obligaciones surgidas del acuerdo mismo (nivel concertado, que tiene carácter de ley entre sus participantes). La aplicación efectiva e integral de los mandatos legales y los acuerdos concertados, permitirían la expansión y consolidación del cooperativismo, la consecución de los objetivos propios del Estado y la realización del bien común, propósito en el que el cooperativismo y Estado son coincidentes, teniendo como marco o guía el desarrollo nacional.

7.3 Función Administrativo-normativa En la perspectiva de la participación-concertación y en los niveles de formulación e institucionalización, correspondería al Estado dictar o promulgar las medidas administrativas generales y las normativas sectoriales orientadas a promover la realización de la concertación, ya sea en el plano nacional o en los que se establecieran “unidades de participación-concertación”, cualquiera fuera su denominación, funciones y alcances. La función normativa estatal debería también orientarse en el sentido de comprometer a los diversos Sectores de la Administración Pública en brindar al cooperativismo el acceso a las fuentes de información, así como el uso de infraestructura, equipos, recursos humanos especializados y de apoyo, así como los materiales necesarios para los fines pertinentes.

7.4 Función Supervisora y de Control El Tribunal de Garantías Constitucionales, el Parlamento Nacional, el Poder Judicial, la Fiscalía de la Nación, la Contraloría General y otras instituciones del Estado, deberían actuar como entes supervisores, contralores y garantes del cumplimiento de lo concertado; sin menoscabo del trámite que pudieran dar a las denuncias que plantearan los agentes sociales participantes-concertantes, o los sectores poblacionales que recurran a ellos.

109

CONCLUSIONES

La cooperación es un fenómeno socio-económico de carácter universal; su sistematización a través del tiempo ha permitido el surgimiento de las cooperativas, los movimientos cooperativos nacionales y el movimiento cooperativo internacional, así como diversas formulaciones doctrinarias. El Perú cuenta con numerosos antecedentes de cooperación; pero, el movimiento cooperativo peruano es relativamente reciente, generado por numerosas corrientes de pensamiento y acción, configurando una realidad vigente en la vida nacional.

El número de organizaciones, socios y capital que conforman el movimiento cooperativo peruano, implican un potencial que viene contribuyendo de diversa forma a la solución de problemas y la satisfacción de necesidades de la población; potencial que debidamente orientado y estructurado debería cumplir un importante rol en el desarrollo.

No obstante dicho potencial, el cooperativismo presente limitaciones en la participación intra e inter institucional lo que trae consigo una estructura representativa débil, que no accede a los mecanismos de participación que la legislación establece, ni exige, por ejemplo, el cumplimiento del Régimen de Protección por parte del Estado. Asimismo, el tema de la concertación no ha sido abordado en las deliberaciones y planteamientos del movimiento cooperativo; empero, la concertación se produce entre el cooperativismo y el Estado para resolver situaciones coyunturales, como es el caso de las cooperativas dedicadas a la producción agropecuaria, al servicio de transporte de pasajeros y con menor o insignificante énfasis en otros campos de actividad cooperativista.

De otro lado, el movimiento cooperativo peruano carece de organismos técnicos de apoyo educativo, de asistencia técnica, de asesoramiento económico-financiero en mayor número, de planificación, así como de cuadros dirigenciales y administrativos que propicien la adecuada gestión y desarrollo de las organizaciones de base, de los organismos de integración y de todo el movimiento. No cuenta con investigaciones sobre su problemática, las estadísticas existentes no son confiables y, entre otros aspectos, adolece de falta de clarificación y definición ideológica.

110

En la perspectiva de lograr que el movimiento cooperativo sea un eficaz agente de concertación, se requeriría, además de otras, las siguientes acciones: A) Difundir en su interior el contenido, naturaleza, objetivos y alcances de la concertación, propiciando, a la vez, su definición ideológica; B) Operativizar los mecanismos de participación que la legislación cooperativa prevé y plantear los que sean necesarios; C) Consolidar sus estructuras de integración, fortalecer su representatividad y legitimar su capacidad de negociación y concertación; y, D) Comprometer a otras formas socio-económicas de la población en su propio desarrollo, el de un vigoroso sector de economía solidaria y el nacional, dentro del vigente marco Constitucional.

111

CUADROS

112

CUADRO N° 1 PRECURSORES DEL COOPERATIVISMO PRECURSOR FRANCOISNOEL BABEAUF 1760 – 1797 PLANTEAMIENTO Retorno a la primitiva igualdad de los hombres. Nacionalización de las corporaciones y de la propiedad a la muerte de sus poseedores Si todo pertenece a la sociedad, se suprime el dinero y funcionarios estatales dirigen y distribuyen la producción. El trabajo es obligatorio para todos La educación está a cargo del Estado para todos los niños mientras sus padres trabajan. El perfeccionamiento del orden social traerá consigo el mejoramiento de la humanidad. La ciencia debe ser la base de la restauración de la hermandad entre todos los hombres La herencia debe abolirse Sólo en los artículos de consumo debe darse la propiedad privada. El gobierno debe estar a cargo en científicos y artistas elegidos por suscriptoras de sus obras. Europa deberá en el futuro tener un parlamento para analizar sus problemas comunes. La evolución del problema social está en la creación de comunidades autogestionarlas integrales. Proclamó al “derecho al pleno producto del trabajo” La competencia debe ser reemplazada por la cooperación y la Educación “.... el producto total del trabajo no va a parar a las manos del trabajador, la ganancia del empresario es un salario que se sustrae al obrero” Promovió la formación de “Bolsas de Trabajo” y de los “bonos de trabajo” Con la cooperación se obtiene mejores resultados económicos y sociales que son la iniciativa y el interés individuales El problema social puede resolverse a través de grupos organizados llamados “Falanges”, integrados a una colonia llamada “Falansterio”. La sociedad existente está llena de vicios que es indispensable erradicar. La lucha contra la pobreza, depende del incremento de la producción, dentro de un marco social que permita una justa y proporcional distribución de la renta. El problema de los trabajadores, es que sus fuerzas están dispersas deben asociarse y crear un capital común La cooperativa “proporciona la oportunidad al factor trabajo de liberarse del Estado de dependencia en que se encuentra frente al factor capital”. OBRAS

-

HENRI DE SAINT SIMON 1870 – 1825

-

“Carta de un habitante de Ginebra a sus Contemporáneos” “De la organización L industrial” “Catecismo de los industriales y el sistema industrial”

ROBERT – OWEN 1771 – 1858

-

“Nuevo Enfoque sobre la sociedad”

CHARLES FOURIER 1771 – 1837 -

-

“Teoría de los movimientos” “Teoría de la Universal” El Nuevo industrial y El mundo amoroso”

cuatro Unidad mundo nuevo

WILLIAM KING 1786 – 1865

-

-

-

ETIENNE CABET 1788 – 1856 -

Sus principales planteamientos en relación al cooperativismo se El cooperativismo es la traducción de la ayuda mutua y la encuentran contenidos estrategia de su desarrollo es a través de las Cooperativas de en el periódico mensual que editaba: “El consumo. El cooperativismo no sólo permite aumentar el poder Cooperador” adquisitivo de los trabajadores, eliminando la intermediación, sino que es un verdadero instrumento de cambio social. Sus planteamientos tienen inspiración en el pensamiento cristiano; conoció a Owen y leyó a Tomás Moro Todos los bienes deben ser de propiedad del Estado. El producto de trabajo debe dividirse por igual entre todos los “Viaje a la Icaria” trabajadores La vida debe organizarse comunitariamente en el sentido cristiano Los ciudadanos deben elegir a los funcionarios estatales

113

PHILPPE BOUCHEZ 1796 – 1865 -

VICTOR CONSIDERANT 1868 – 1893

-

HERNAN SCHULZEDIE LITZCH 1808 – 1883 -

-

ALBERT BRISBANE 1809 – 1889 LOUIS BLANC 1811 – 1882 -

-

Es posible mejorar la sociedad mediante el Cooperativismo Las cooperativas deben organizarse en base a los gremios o sindicatos que aportarán herramientas capital y trabajo. “La tierra para el campesino, el taller para el obrero”, “El derecho de propiedad no puede estar fundado sino sobre la utilidad común y general del ejercicio de este derecho, utilidad que puedan variar según los tiempos” Establece los principios fundamentales de las cooperativas de producción y trabajo Planteó, como discípulo de Fourier, que los falansterios pueden establecerse bajo cualquier sistema como e irlo progresivamente cambiando. Los Falansterios deberían establecerse en todos los países como avances en el cambio de sus respectivas sociedades. La respuesta a las privaciones y necesidades de crédito y para combatir la acción de los usureros está en la formación de cooperativas de crédito. La ayuda financiera exterior y los pequeños ahorros de los trabajadores deben servir para el otorgamiento de préstamos productivos. Las cooperativas de ahorro y crédito deben desembocar en bancos cooperativos como expresión superior del sistema. Difundió las ideas de Fourier en los Estados Unidos de Norte América Colaboró ampliamente con la edición de publicaciones Fourleristas en E.E.U.U. Es posible organizar labores agrícolas y las derivadas de ellas a través de los falansterios Preconizó y creó los Talleres sociales con aporte del estado que luego serán unidades autónomas de producción El trabajo debería ser protegido por el Estado que lo fomentaría a través de cooperativas de Producción Los beneficios obtenidos por la cooperativa debían distribuirse como primas a los trabajadores, reembolso al Estado por el capital prestado, fondo de ayuda para la vejez, accidentes, etc. y un fondo de reserva social para ampliar las operaciones y generalizar el sistema. Es necesario que el Estado asuma la planificación económica y los servicios sociales. Preconizó y creó las cooperativas de crédito rural para hacer frente a diversos problemas de los agricultores. La “ayuda propia” no debe excluir las acciones filantrópicas como expresión de la ayuda de los ricos a los pobres. La asociación pueda abarcar a uno o varios pueblos, sin que el número de sus miembros pase los 3000. La solidaridad y la responsabilidad de todos los socios, debe ser la base en que se sustenta todo el sistema. Los excedentes se distribuirán a reservas y fondos sociales, debiendo realizar las cooperativas actividades afines con la agricultura. Debería existir un Banco Central que compense los fondos disponibles de las diversas cooperativas afiliadas

“Programa Cooperativo” (1831)

“El destino social del hombre” “Phalanx” (periódico). Columna periodística en el “Tribuna de New York”

FRIEDRICH W. RAIFFEISEN 1818 – 1888

-

-

Fuente: Tomando del “Anuario del Cooperativismo Peruano”. Editorial Proyección S.R.L. Lima – Perú, 1983

114

CUADRO N° 2 AMERICA DEL NORTE ACONTECIMIENTOS COOPERATIVOS ANTERIORES A LA DIFUSIÓN DE LA EXPERIENCIA ROCHDALIANA

AÑO

ACONTECIMIENTO CANADA

1852 1861 1876 1876 1885

Beauharnais Fire Insurance Primera Cooperativa de Stellarton Primera Cooperativa de Seguros y Vida – Québec Sociedad Cooperativa de Artesanos Franco – Canadienses, Montreal Primera Cooperativa de Consumo – Winnipeg ESTADOS UNIDOS

1663 1730 1750 1810 1816 1819 1820 1825 1826 1830 1847 1849 1850 1860 1865 1866 1866 1866 1867 1867 1872 1880 1885

P.C. Plockhoy crea en Zwaanendael (Nueva Holanda) La primera comunidad Cooperativa Americana Introducción de un sistema de participación en las pesquerías de Nueva Inglaterra Sociedad Mutuales de seguros contra incendio Quesería Cooperativa de South Trenton New York Primer Banco de Ahorro mutuo Primera “National Mutual Insurance” Comienzo del “Movimiento Owenlta” Fracasa “New Hammony”, experiencia de R. Owen (Texas) Se funda “Brook Far” “The Protective Uninon Store”, Boston “Colonias Icarianas” en Texas Nauvoo (Illinois) y Missouri Tailor Association, New Cork Quesería Cooperativa, New York Lecherías Unidas para la fabricación de Quesos, New York Cooperativas de Producción “Ship Yard” Baltimore Cooperativa Agrícola “The National Grange”, Minnesota Cooperativa de Producción Astilleros Baltimore Taller Cooperativa de Mecánica, Filadelfia Almacenes Cooperativos “The Cooperative Elevator” en Blairstone, Iowa “The fruit Growers Union” en Hamminton, New Jersey Cooperativa de Seguros contra incendio, New York Asociación Cooperativa de la Nueva Inglaterra “The California Fruit Union”, Sacramento Primera “History of the cooperation in the United States”, by Albert Shaw

Fuente: Tornado del “Anuario del Cooperativismo Peruano”, Editorial Proyección S.R.L. – Lima – Perú 1983

115

CUADRO N° 3 CANADA MANIFESTACIONES COOPERATIVAS ANTERIORES A 1888

1852 1861 1863 1864 1876 1876 1877 1885

Beauharnais Fire Insurance, cooperativa contra incendios. Primera Cooperativa de Stellarton de los Mineros del Carbón Sociedad Fraternal de Seguros de vida Québec “The Rustic Farmar’s Bank”, Prince Edward Island Sociedad Cooperativa de Artesanos Franco - Canadienses Primera Cooperativa de Seguros de Vida – Québec “Dominion grange” organización cooperativa de granjeros Primera Cooperativa de Consumo – Winnipeg

Fuente: Tomado del “Anuario del Cooperativismo Peruano”, Editorial Proyección S.R.L., Lima – Perú, 1983

116

CUADRO N° 4 NORTEAMERICA: PRINCIPALES PENSADORES

PAIS C A N A

PENSADOR A. DESJARDINS

-

-

H. PLUNKETT D A E.A. FILENE

-

OBRA - PENSAMIENTO Estableció la primera Caja Popular de Québec como respuesta a los altos intereses que se cobraba entonces por los préstamos. En este país se considera “padre del Cooperativismo de Ahorro y Crédito” También destaca en el movimiento Cooperativo Canadiense

-

-

ESTADOS J.P. WARBASSE UNIDOS DE NORTE AMERICA

-

-

-

Con ayuda y análisis de la obra de Desjadins fundó la primera “Credit Union” en Sta. María, Parroquia de Manchester, en 1909. Estas Cooperativas engloban a trabajadores y consumidores de un ámbito territorial, unidos por vínculos de solidaridad Fundador y presidente de la Liga de Cooperativas de los E.E.U.U. (CLUSA) Su principal labor fue en el campo de la educación cooperativa durante 25 años Planteó en sus obras al Cooperativismo como instrumento de desarrollo y paz mundial

También destaca en estados Unidos de Norte América: H Myrick, H. Plunktt y Lazlo Valko

FUENTE: Tomado del “Anuario del Cooperativismo Peruano”, Editorial Proyección S.R.L., Lima – Perú, 1983

117

CUADRO N° 5 NORTE AMERICA: COOPERATIVAS Y SOCIOS DE CANADA Y USA (1)
TIPO DE COOPERATIVA CANADA (2) COOPERATIVAS ESTADOS UNIDOS COOPERATIVAS 20,288 27,152 3,950 1,027 3,561 104 5 20,999 26,117 SOCIOS

Agropecuarias Ahorro y Crédito Consumo Eléctricas Escolares Pesqueras Transporte Producción y Servicios Vivienda

1,170

66 1,375

797’823,152 134’707,547 1’150,000 7’764,943 2’950,000 8,772 8,000 121’030,439 2’537,421

TOTAL

2,611

113,223

(3)

NOTA: 1. Sólo Cooperativas de Primer Grado 2. No se cuenta con información sobre socios de Cooperativas de Canadá 3. Las Fuentes no recomiendan sumar el número de socios por la múltiple afiliación de éstos FUENTE: Tomado de “Anuario del Cooperativismo Peruano”, Editorial Proyección S.R.L., Lima – Perú, 1983

118

CUADRO N° 6 AMERICA DEL SUR ACONTECIMIENTOS COOPERATIVOS PREVIOS A LA DIFUSION DE LA EXPERIENCIA DE ROCHDALE ARGENTINA ACONTECIMIENTO AÑO 1871 Grupo Inmigratorios franceses y alemanes ponen en marcha una cooperativa de consumo 1875 1878 1884 1884 1885 1887 1887 1888 “La Sociedad Cooperativa de Producción y Consumo” “Cooperativa Federico Maneira”, Esperanza, Santa Fe Cooperativa de Consumo David Atwoll Sociedad Cooperativa de Almacenes “La Compañía Mercantil de Chubut Patagonia” Primera Cooperativa de Teléfonos, Buenos Aires “Banco Popular Argentino” Cooperativa Agrícola de Pahuajo BRASIL 1848 Colonia Cooperativa “Teresa Cristina”, Paraña GUYANA 1839 Primera Aldea cooperativa de Esclavos Libertos en Victoria PERU 1866 “Cooperativa de Consumo” que funcionaba en el seno de la Confederación de Artesanos Unión Universal VENEZUELA 1842 Primera “Caja de Ahorros”, Caracas
Perú, 1983

Fuente: Tomado de “Anuario del Cooperativismo Peruano”, Editorial Proyección S.R.L., Lima –

119

CUADRO N° 7

AMERICA LATINA: PRIMERAS COOPERATIVAS, LEYES Y UNIONES PAIS Año en que surge la 1era Cooperativa 1968 --1871 1970 1940 1941 1847 1904 1916 1920 1950 1946 1919 1860 ---1919 1954 ------1839 1937 1945 1943 1904 1927 1839 1960 1920 1954 1942 1919 1946 1956 ---1941 1902 1842 CO CO PE AG AG AG AC/CO AG --AG --PR AG ------AG -AC AG AC AC AC AC --AG CO(2) AC AC Año en que surge la 1era Disposición Legal 1948 1973 1884 ---1937 1939 1903 1923 1912 1925 1943 1949 1937 1904 1955 1903 ----1948 1958 1935 1948 1900 ---1889 1959 1914 1916 1916 1902(3) 1952 1956 1954 1916 1912 1910 Año en que surge la 1era unión (1) -----1904 AG ---1970 1955 AG 1889 1953 AG 1949 1953 AC 1954 -1960 PE 1962 VI 1943 AC ---1934 AC 1959 AG --------1949 1938 1963 VI 1970 1927 ----1910 ---1965 1961 1973 1959 1949 1959 ---1941 1956 1961 PE -----AC AC AC AC(4) AC AC

Antigua Antillas Argentina Bahamas Barbados Bolivia Brasil Chile Colombia Costa Rica Cuba Dominica Ecuador El Salvador Granada Guadalupe Guatemala Guyana Francesa Guyana Holandesa Guyana Haití Honduras Honduras Británica (Bélice) Jamaica Martinica México Montserrat Nicaragua Panamá Paraguay Perú Rep. Dominicana San Cristóbal- Nieves – Anguila San Vicente Trinidad y Tobago Uruguay Venezuela

CO AC

AG

(1) Bajo el concepto “unión” se entiende la integración de cooperativas primarias en diversas expresiones de grado superior (2) Se tiene conocimiento de la existencia de una Cooperativa de Consumo en 1866 (3) El Código de Comercio de 1902, es el primer dispositivo legal que se refire explícitamente a Cooperativas en el Art. N° 132

120

(4) Hacia el año 1940 se fundó en Puno la “”Unión de Cooperativas Agrarias LEYENDA AC AG CO PE PR SEG VI --Ahorro y Crédito Agrarias Consumo Pesquera Producción Seguros Vivienda Sin datos sobre el tipo Sin datos

_______________________________________________________________________________ FUENTE: Tomado de “Anuario del Cooperativismo Peruano”, Editorial Proyección S.R.L., Lima – Perú, 1983

121

CUADRO N° 8 EVOLUCIÓN DEL COOPERATIVISMO LATINOAMERICANO EN 20 AÑOS: 1948 – 1968

INCREMENTO 1948 1962 1968 1943 – 1968 %

INCREMENTO CON LA “ALIANZA PARA EL PROGRESO” (Después de la Carta de Punta del Este)

N° de Coops 7,568

N° de Socios 2’227,750

N° de Coops 16,403

N° de Socios 5’552,200

N° de Coops 25,708

N° de Socios 9’189,666

N° de Coops 239.7

N° de Socios 312.5

N° de Coops 36.2

N° de Socios 39.6

FUENTE: OEA Primera Conferencia Internacional sobre Cooperativismo: “El Movimiento Cooperativista en los Países Latinoamericanos”; Documentos Oficiales, OEN Ser./XV / 1.1 (Español Buenos Aires, Argentina. Noviembre de 1968)

122

CUADRO N° 9

COOPERATIVISMO LATINOAMERICANO: DISTRIBUCIÓN DEL TOTAL DE COOPERATIVAS Y SOCIOS POR TIPOS DE COOPERATIVAS (1958)

TIPOS Agropecuarias Consumo Ahorro y Crédito Vivienda Escolares Electrificación Pesqueras Transporte Producción y Servicios Varios

TOTAL DE COOPERATIVAS COOPERATIVAS 7,285 4,797 4,846 1,618 3,118 669 292 947 2,136 % 28.34 18.65 18.84 6.28 12.18 2.60 1.13 3.67 8.31

TOTAL DE SOCIOS SOCIOS 1’471,809 2’808,593 2’489,624 272,661 423,759 643,914 30,211 61,253 987,815 % 16.01 30.57 27.09 2.96 4.62 7.01 0.33 0.67 10.74

TOTALES

25,708

100.00

9’189,665

100.0

FUENTE: OEA, Primera Conferencia Interamericana sobre Cooperativismo: “El Movimiento Cooperativista en los Países Latinoamericanos”, Documentos Oficiales

ORA/Ser./K/XV/I.I (Español). Buenos Aires, Argentina, Noviembre de 1968, Cuadro N° 1 Pág. 12

123

CUADRO N° 10

AMERICA LATINA Y EL CARIBE TIPOS DE COOPERATIVAS EXISTENTES Y SU COMPOSICION PORCENTUAL

COOPERATIVAS TIPOS NUMERO

COMPOSICION PORCENTUAL SOCIOS NUMERO SOCIOS

TOTAL

32,441

17’964,511

100

100

Agropecuarias Consumo Ahorro y Crédito Vivienda Electrificación Pesqueras Transporte Producción Servicios Varios Otras

11,055 2,739 4,399 3,524 944 1,221 2,578 2,448 1,571 1,962

2’082,616 2’790,397 5’988,237 592,895 1’589,667 82,305 151,398 343,257 3’613,419 730,320

34 8 13 11 3 4 8 8 5 6

12 16 33 3 9 --1 2 20 4

FUENTE: Tomado de OEA – Departamento de Asuntos Sociales, “Resultados de Encuesta sobre el Desarrollo del Cooperativismo”, Diciembre de 1983

124

CUADRO N° 11

AMERICA LATINA Y EL CARIBE NUMERO Y PROPORCION DE TIPOS Y SOCIOS DE LAS COOPERATIVAS SEGÚN PAIS

Países

Cooperativas

Cooperativas por habitantes (Unidad: 10,000 Habitantes)

Socios

Porcentaje del total de la población

TOTAL Antigua y Barbuda Argentina Bahamas Bolivia Brasil Chile Colombia Costa Rica Dominica Ecuador Granada Guatemala Honduras Jamaica México Nicaragua Panamá Perú Paraguay Rep. Dominicana St. Vicent S. Gren. Surinam Venezuela

32,441 12 4,198 25 2,181 3,185 2,357 2,120 407 59 3,684 36 814 681 259 5,731 3,475 263 2,032 172 206 21 57 466 1.2 1.5 0.1 3.7 0.3 2.1 0.8 1.7 7.3 4.3 3.3 1.1 1.7 1.2 0.8 3.7 1.3 1.2 0.5 0.3 1.7 1.5 0.3

17’964,511 1,308 9’467,961 5,984 196,740 2’936,414 561,796 948,265 200,375 36,036 N.D. 6,046 174,872 123,044 171,719 509,909 60,044 77,225 2’063.901 47,102 128,060 6,685 N.D. 141,025 1 33 2 3 2 5 3 9 45 5 2 3 1 2 2 12 12 4 2 5 1

FUENTE: Tomado de OEA – Departamento de Asuntos Sociales, “Resultados de Encuesta sobre el desarrollo del Cooperativismo”, Diciembre 1983

125

CUADRO N° 12 TOTAL DE ORGANIZACIONES COOPERATIVAS PRIMARIAS DE INTEGRACION COOPERATIVA EXISTENTES POR TIPOS SEGÚN DEPARTAMENTOS AL 31-03-88 COOPERATIVAS PRIMARIAS AGR.AZUCARER AS SERVI.EDUCACI ONAL AGR. COLONIZACION TRANSPORTES ARTESANALES INDUSTRIALES TIPO SUB-TOTAL AGRARIAS TOTAL SERV. ESPEC. FORESTALES COMUNALES PROD. ESPECIALES PESQUERAS AGR. CAFÉTALER SERVI. MULTIPLES AHORRO Y CREDITO CONSUMO VIVIENDA 638 4 46 3 5 36 24 2 2 12 7 1 52 21 25 13 407 2 2 11 1 1 6 1 1 MINERAS 13

DEPARTAMENTOS TOTAL AMAZONAS ANCASH APURIMAC AREQUIPA AYACUCHO CAJAMARCA CALLAO (P.C.) CUZCO HUANCAVELICA HUANUCO ICA JUNIN LA LIBERTAD LAMBAYEQUE LIMA LORETO MADRE DE DIOS MOQUEGUA PASCO PIURA PUNO SAN MARTIN TACNA TUMBES UCAYALI
FUENTE:

3,518 41 109 27 144 50 191 142 142 30 52 152 172 180 101 1,445 34 9 16 60 226 94 32 38 20 18

3,459 41 106 27 144 49 190 141 133 30 50 149 170 179 100 1,419 34 9 16 59 217 93 31 37 19 10

953 20 33 22 29 15 60 2 57 16 27 86 56 89 42 140 15 6 3 22 133 30 20 15 14 1

12 1 1

191 18

16

5 103 29 1 13 3 4 3 1 1

1

2

5 1

587 2 15 1 20 6 14 35 10 3 8 10 16 15 21 362 6 4 5 16 2 5 5 1 5

19

56 1 1

1 2 1

2

1

1 1 5

9

3

10 8 3

3 4

3 5

16 18 5

195 1 11 1 12 2 3 9 8 2 4 7 9 15 5 75 3 1 3 5 8 4 2 2 2 1

2

40

19 2

103 9 2

30

344 18

121 8 1 9 1 12 1 2 2 6 6 69 2

120 4 1 13 4 1 7 2 1

2

1 1 6 1

1

3

7 3 1 2 2 14 1 47 1

1 1 3 1 2 2 16

1

1 2 1 30 1 1 1

2

2 4

7 8 3 23 3 6 1 8 22 7 201 5 1 3 1 4 23

1 1 7 1

3

4 3 6

2

1 2 1 4 5 1

1

1

Dirección de Estadística – INCCOP Fecha de Elaboración: 24-04-88

127

DE INTEGRACION COOPERATIVA CENTRALES AGR.AZUCARER AS TRANSPORTE COOP. DE SEG. SUB-TOTAL SERV. MULT. REG. NORTE AGR. CAFET AGR. AZUC. AGR. CAFÉ AGRARIAS VIVIENDA FEDERACIONES TRANSPORTE CONF. COOP. 1 1 CONSUMO VIVIENDA 1 1

A y C

59 3

35 2

1

3

3 1

1

2

2

4

1

1

1

AyC 1

1

1

1 1 1 3 2 2 1 1 26

1 1 1 3 2 2 1 1 6

1

2

2

2

2

3

1

1

1

1

1

1

1 9 1 1 2 1

1 8 1 2 1

1

1

FUENTE: Dirección de Estadística – INCOOP Fecha de elaboración 24-04-88

128

CUADRO N° 13

PERU: MATRICULA SOCIAL DEL MOVIMIENTO COOPERATIVO, SEGÚN DIVERSAS FUENTES

TIPÓ DE COOPÉRATIVAS PRIMER GRADO Agrarias Ahorro y Crédito Consumo Educacionales Pesqueras Produc. y Trabajo Servicios Transportes Vivienda Sub-Total

SOCIOS (1) (2) (3)

142,141 1’300,880 60,885 10,047 471 4,757 184,096 5,728 76,336 1’785,341

133,521 1’471,889 50,932 8,600 445 3,833 165,162 5,166 64,624 1’904,172

145,071 1’578,707 52,430 7,728 386 8,912 165,830 6,212 100,402 2’060,688

SEGUNDO GRADO CENTRALES Agrarias Crédito Regionales Servicios Vivienda Banco Cooperativo Coop. de Seguros Sub Total 533 300 41 15 1,767 590 336 3,582 398 300 41 15 7 621 (-) 1,382 420 300 41 15 7 590 332 1705

FEDERACIONES Consumo Crédito Transporte Vivienda 110 100 12 128 110 100 12 128 110 100 12 128

129

FUENTES Y NOTAS (1) Datos tomados de: Instituto Nacional de Cooperativas del Perú INCOOP: “Lineamientos de Política del INCOOP Mimeogr, Lima – Perú, Julio de 1982”

(2) Elaborado en base de datos de: Universidad de Lima, Instituto de Cooperativismo, “”El Movimiento Cooperativo y su Primer censo Nacional”, Cuadernos Cooperativos N° 18, por Vásquez Cerna, Oswaldo, Lima – Perú

(3) Elaborado en base a datos de: Universidad de Lima, Instituto de Cooperativismo “Perú Cooperativo 1981” por Torres y Torres Lara, Carlos: Lima – Perú

(4) Incluye a los socios de las Cooperativas Comunales

(5) Sólo se considera a los socios de las Cooperativas del Primer Grado, los socios de los entes de Segundo Grado y de las Federaciones son personas jurídicas, por lo tanto no deben sumarse con los primeros.

(-)No figura información.

130

CUADRO N° 14

PERU: CAPITAL SOCIAL PAGADO DE LAS ORGANZIACIONES CENSADAS VARIAS FUENTES EN INTIS

TIPÓ DE COOPÉRATIVAS PRIMER GRADO

CAPITAL SOCIOS (1) (2) (3)

Agrarias (4) Ahorro y Crédito Consumo Educacionales Pesqueras Produc. y Trabajo Servicios Transportes Vivienda Sub-Total

3’718.544 31’268,019 629,813 126,249 6,292 884,138 3’294,107 385,071 4’923,742 45’298,975

2’585,985 27’526,010 338,381 86,727 4,720 579,845 2’253,084 241,692 3’364,728 36’980,683

2’580,934 29’526,726 3’809,992 99,956 5,215 789,946 2’823,806 270,345 4’062,404 44’027,790

SEGUNDO GRADO CENTRALES Agrarias Crédito Regionales Servicios Vivienda Banco Cooperativo Coop. de Seguros Sub Total 362,530 258,564 6,759 799 7,724 384,581 181,581 1’162,777 106,656 258,564 799 8,050 384,803 758,872 116,931 258,564 799 8,050 284,821 151,583 820,748

FEDERACIONES Consumo Crédito Transporte Vivienda Sub – Total TOTAL (5) 64 64 46’461,816 64 64 37’739,619 64 64 44’848,602

131

FUENTES Y NOTAS (1) Datos tomados de: Instituto Nacional de Cooperativas del Perú INCOOP “Lineamientos de Política del INCOOP Mimeogr, Lima – Perú, Julio de 1982”

(2) Elaborado en base a datos de: Universidad de Lima, Instituto de Cooperativismo, “El Movimiento Cooperativo y su Primer Censo Nacional”, Cuadernos Cooperativos N° 18, por Vásquez Cerna, Oswaldo, Lima – Perú

(3) Elaborado en base a datos de: Universidad de Lima, Instituto de Cooperativismo “Perú Cooperativo 1981” por Torres y Torres Lara, Carlos; Lima – Perú

(-) No figura información

132

CUADRO N° 15 NUMERO DE SOCIOS, CAPITAL SOCIAL PAGADO Y PATRIMONIO DE LAS ORGANIZACIONES COOPERATIVAS PRIMARIAS Y DE INTEGRACIÓN COOPERATIVA SEGÚN DEPARTAMENTOS AL 31-12-85

SOCIOS DEPARTAMENTOS TOTAL Amazonas Ancash Apurimac Arequipa Ayacucho Cajamarca Callao (P.C.) Cuzco Huancavelica Huánuco Ica Junín La Libertad Lambayeque Lima Loreto Madre de Dios Moquegua Pasco Piura Puno San Martín Tacna Tumbes Ucayali N° 1’598,971 848 18,929 --559,340 6,720 39,787 30,665 --991 28,044 23,975 47,997 88,671 60,467 556,520 634 -5,705 34,312 70,079 -1,245 2,153 11,080 10,809

CAP. SOCIAL PAGADO Miles I/. 386’028,872 529,828 16,241 --11,182 2’169,019 3’532,089 8’611,922 --537,893 3’358,902 4’567,530 22’700,474 19’432,063 83’821,169 225’644,621 427,000 -3,475 7’914,542 85,326 -332,000 1,518 2,358 2’278,000

PATRIMONIO Miles I/. 927’991,186 1’561,585 182,145 ---19’411,706 4’921,148 5’872.247 38’527,091 --915,174 14’510,236 10’215,367 82,777,744 29’939,528 257’512,237 432’275,308 486,000 -4’078,546 6’142,137 11’253,945 -373,000 2’060,778 4,264 4’971,000

1. Nota: Información recopilada de los Balances y Declaraciones Juradas del año 1985, que se recepcionaron en el Instituto y de las Direcciones Regionales que aportaron para la “I Conferencia Nacional del Cooperativismo: Rol Histórico” 2. Fuente: Balances y declaraciones Juradas año 1985 – Dirección de Estadística - INCOOP 3. Fecha de elaboración: 04-03-88

133

CUADRO N° 16 PERU: TRABAJADORES DE LAS ORGANZIACIONES COOPERATIVAS (1)

Trab. Por Categ. Ocupacional. Tipo de Org. Coop

PERMANENTE N° Coop Censadac Geren. EMPLEADOS Tecn. Activo

EVENTUAL

Obreros

Sub-Total

Empl.

Obre

SubTotal

TOTAL GRAL

PRIMER GRADO Agrarias (2) Ahorro y Crédito Consumo Educacionales Pesqueras Prod. y Trab (3) Servicios Transporte Vivienda Sub-Total SEGUNDO GRADO CENTRALES Agrarias Crédito Regional Servicios Vivienda Bco. Cooperativo Coop. Seguros Sub – Total FEDERACIONES Consumo Crédito Transportes Vivienda Sub Total TOTAL Notas.

798 421 78 19 6 22 256 72 296 2028

488 247 40 15 7 34 58 22 18 929

1639 437 51 373 5 231 116 88 38 2978

1389 228 99 327 4 214 95 36 40 2632

61,449 127 126 40 105 2,021 233 660 38 64,799

64,985 1,239 316 755 121 2,500 502 806 134 71,358

4,023 1,513 723 116 2 220 1,125 182 1,813 9,717

18,823 14 9 -12 479 56 47 13 19,453

22,846 1,527 732 116 14 717 1,181 229 1,826 29,188

87,831 2,766 1,048 871 135 3,217 1,683 1,035 1,960 100,546

31 1 1 1 2 1 2 39 1 1 1 1 4 2071

30 35 -1 2 1 6 75 -3 --3 1007

97 -----8 105 --2 --2 3085

110 -----8 118 -1 1 1 3 2753

241 ---2 -4 247 -----65,048

478 35 -1 4 1 25 545 -6 1 1 8 71,911

23 ----10 4 37 -----9,754

62 ------82 -----19,535

105 ---4 4 119 -----29,307

583 35 -1 4 11 30 664 -6 1 1 8 101,218

1. Al mes de Diciembre de 1980 2. Se incluye a las Cooperativas en la fuente consultada se ha constatado la existencia 3. Los trabajadores de las Cooperativas Agrarias, Pesqueras y de Producción y Trabajo son en realidad socios trabajadores-gestores de sus instituciones; no pueden considerárseles como asalariados, como del resto de las instituciones.

Fuente: Elaborado en base a los datos de: Instituto Nacional de Cooperativas del Perú, INCOOP; “Lineamientos de Políticas del Coop”, Mimeogr. Lima – Perú, Julio de 1982

134

CUADRO N° 17 PERU: EVOLUCIÓN DEL COOPERATIVISMO PERIDO 1942 – 1988

Año 1942 1943 1944 1945 1946 1947 1948 1949 1950 1951 1952 1953 1954 1955 1956 1957 1958 1959 1960 1961 1962 1963 1964 1966 1967 1968 1969 1970 1971 1972 1973 1974 1975

Número de Coop 2 5 9 16 22 21 25 27 31 31 33 34 34 37 42 45 64 111 200 282 369 470 547 937 1063 1187 1374 1584 1713 1872 2177 2345 2829

Organismos de Grado superior 0 1 1 3 4 5 5 6 8 9 89 18 20 24 33 39 43

Total Nación 2 5 9 16 22 21 25 27 31 31 33 34 34 37 42 45 64 112 201 285 373 475 582 943 1071 1196 1383 1602 1733 1896 2210 2384 2572

Incremento ABS 3 4 7 6 1 4 2 4 0 2 1 0 3 5 3 9 48 89 84 88 102 107 133 128 125 187 219 131 163 314 174 188

% 150.00 80.00 70.00 37.50 4.55 19.05 8.00 14.81 0.00 6.45 3.03 0.00 8.82 13.78 7.14 42.22 75.00 79.46 41.79 80.88 27.35 22.53 16.42 13.57 11.67 15.64 15.84 8.18 9.41 16.56 7.87 7.89

135

1976 1977 1978 1979 1980 (1) 1981 (2) 1982 (3) 1983 (4) 1984 (5) 1985 (5) 1986 (6) 1987 (6) 1988 (6)

2571 2579 2815 2881 2894 2028 1988 2605

56 54 56 58 59 43 43 65

2627 2633 2871 2939 2963 2071 2031 2670

55 6 238 68 14 -882 -40 639

2.14 0.23 9.04 2.37 0.48 -29.87 -1.93 31.46

3320 3445 3449

58 59 59

3378 3504 3518

128 12

3.79 0.34

FUENTE:

(1) Hasta 1980: “Anuario del Cooperativismo Peruano” Edición 1980

(2) Institución Nacional de Cooperativas del Perú, INCOOP, “Lineamientos de Política del INCOOP”, Mimeogr. Lima – Perú Julio 1982

(3) Universidad de Lima, Instituto de Cooperativismo: “Perú Cooperativo 1981”

(4) Cifras de Editorial Proyección S.R.L. Lima – Perú, 1983

(5) Sin información

(6) Instituto Nacional de Cooperativas – INCOOP – Dirección de Estadística

136

CUADRO N° 18 PERU: RESUMEN TOTAL DE COOPERATIVAS POR DEPARTAMENTO

COD

DEPARTAMENTO

CANTIDAD

% RESPECTO AL TOTAL COOPERATIVA

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25

AMAZONAS ANCASH APURIMAC AREQUIPA AYACUCHO CAJAMARCA CALLAO CUZCO HUANCAVELICA HUANUCO ICA LA LIBERTAD LAMBAYEQUE JUNIN LIMA LORETO MADRE DE DIOS MOQUEGUA PASCO PIURA PUNO SAN MARTIN TACNA TUMBES UCAYALI

41 106 27 144 49 190 141 139 30 50 149 179 100 170 1419 34 9 16 19 217 93 31 37 19 10 3459

1.2 3.0 0.8 4.2 1.4 5.5 4.1 4.0 1.0 1.4 4.3 5.2 2.9 4.9 41.0 1.0 0.2 0.7 1.7 6.3 2.7 0.9 1.0 0.5 0.3

TOTAL COOPERATIVAS

FUENTE: Formulado en base a los datos consignados en: INCOOP, Dirección de Estadísticas, Lima – Perú 31-03-88

137

CUADRO N° 19 PERU: RESUMEN TOTAL DE COOPERATIVAS POR TIPO

COD

TIPO DE COOPERATIVA

CANTIDAD

% RESPECTO AL TOTAL COOPERATIVA

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18

COOPERATIVAS AGRARIAS COOP. AGRARIAS AZUCARERAS COOP. AGRARIAS CAFETALERAS COOP. AGRARIAS DE COL. COOP. DE AHORRO Y CREDITO COOP. ARTESANALES COOP. COMUNALES COOP. DE CONSUMO COOP. INDUSTRIALES COOP. PESQUERAS COOP. DE PROD. ESPECIAL COOP. DE SERVICIOS EDUC. COOP. DE SERVICIO ESPEC. COOP. DE SERVICIOS MULT. COOP. DE TRANSPORTE COOP. DE VIVIENDA COOP. ESCOLARES COOP. MINERAS

953 12 191 16 587 19 56 195 40 19 103 30 344 121 128 638 -13 3459

27.6 0.3 5.5 0.5 17.0 0.5 1.6 5.6 1.2 0.5 3.0 0.9 9.9 3.5 3.7 18.4 0.0 0.3

TOTAL COOPERATIVAS

FUENTE: Formulado en base a los datos consignados en: INCOOP, Dirección de Estadísticas, Lima – Perú 31-03-88

138

CUADRO N° 20 PERU: CONSOLIDADO DE ORGANISMO DE INTEGRACIÓN DEL COOPERATIVISMO AL MES DE MARZO DE 1988

CENTRALES AGRARIAS AGRARIAS AZUCARERAS AGRARIAS CAFETALERAS DE CREDITO REGIONAL SERVICIOS MULTIPLES TRANSPORTES VIVIENDA DE SEGUROS FEDERACIONES AGRARIAS AZUCARERAS AGRARIAS CAFETALERAS AHORRO Y CREDITO CONSUMO TRANSPORTES VIVIENDA CONFEDERACIONES 1 1 1 1 1 1 1 35 1 3 3 1 2 2 4 1

TOTAL
FUENTE: Dirección de Estadística INCOOP.

59

139

CUADRO N° 21 SITUACION DE ADECUACION A LA LEY DE LAS ORGANIZACIONES COOPERATIVAS PRIMARIAS Y DE INTEGRACION AL 31-12-87 SITUACION TIPO DE COOPERATIVAS TOTAL ORGANIZACIÓNES COOP. PRIMARIAS AGRARIAS AGRARIAS AZUCARERAS AGRARIAS CAFETALERAS AGRARIAS COLONIZ. AHORRO Y CREDITO ARTESANALES COMUNALES CONSUMO ESCOLARES INDUSTRIALES MINERAS PESQUERAS PRODUC. ESPECIAL SERV. EDUCACIONAL SERV. ESPECIALES SERV. MULTIPLES SERV. PUBLICOS TRANSPORTE VIVIENDA ORG. DE INTEGRACIÓN COOPERATIVA CENTRALES AGRARIAS (AZUC. – CAFET) OTROS TIPOS COOP. DE SEGUROS FEDER.NAC.DE COOP CONFEDER.NAC.COOP 7 5 1 4 -28 3 -2 1 -8 ---35 16 1 6 1 17 34 8 59 1062 266 7 112 8 210 3 22 32 -28 -5 8 3 104 65 -30 159 1736 629 5 -3 319 6 32 149 -3 8 8 72 23 173 4 -53 249 655 58 -79 5 56 10 2 14 -9 5 6 23 4 66 49 -37 224 3504 953 12 191 16 585 19 56 195 -40 13 19 103 30 343 118 -120 632 ADECUADAS 1079 SIN. ADEC. 1770 NUEVAS COOP. CONSTIT. 655 3504 TOTAL

FUENTE: Dirección de Estadística del INCOOP.

140

Fecha de elaboración: 11-01-88

CUADRO N° 22 RESUMEN DE ADECUACION DE LAS COOPERATIVAS PRIMARIAS DE OCTUBRE A DICIEMBRE 1987 SITUACION DEPARTAMENTOS TOTAL ADECUADAS 1062 SIN. ADEC. 1736 NUEVAS COOP. CONSTIT. 647 3445 TOTAL

AMAZONAS ANCASH APURIMAC AREQUIPA AYACUCHO CAJAMARCA CALLAO (P.C.) CUZCO HUANCAVELICA HUANUCO ICA JUNIN LA LIBERTAD LAMBAYEQUE LIMA LORETO MADRE DE DIOS MOQUEGUA PASCO PIURA PUNO SAN MARTIN TACNA TUMBES UCAYALI

14 18 -38 8 66 69 20 3 13 54 28 18 19 494 4 -3 6 151 15 7 2 12 --

21 77 25 69 36 59 42 107 27 29 74 119 145 62 574 24 9 13 49 42 65 19 33 6 10

6 9 2 37 5 65 30 12 -7 20 23 16 19 342 6 --3 24 13 5 2 1 --

41 104 27 144 49 190 141 139 30 49 148 170 179 100 1410 34 9 16 58 217 93 31 37 19 10

FUENTE: Dirección de Estadística del INCOOP. Fecha de elaboración: 11-01-88

141

CUADRO N° 23 PERU: TOTAL DE ORGANIZACIONES COOPERATIVAS PRIMARIAS Y ORGANISMOS DE INTEGRACION COOPERATIVA POR TIPOS – REGION COSTA AL 31-03-1988 C O O P E R A T I V A S COLONIZACION ARTESANALES CAFETALERAS TIPO AZUCARERAS SUB-TOTAL AGRARIAS TOTAL COMUNALES AHORRO Y CREDITO CONSUMO P R I M A R I A S TRANSPORTES PROD. ESPECIALES SERV. ESPECIALES PESQUERAS INDUSTRIAL SERVI EDUCACION SERVI. MULTIPLES VIVIENDA 551 4 46 36 25 13 52 1 1 5 1 407 2 11 6 1 MINERAS 2

DEPARTAMENTOS TOTAL ANCASH AREQUIPA CALLAO ICA LA LIBERTAD LAMBAYEQUE LIMA MOQUEGUA PIURA TACNA TUMBES
FUENTE:

2,574 109 144 142 152 180 101 1,445 16 226 37 20

2,527 106 144 141 149 179 100 1,419 16 217 37 19

586 33 29 2 86 89 42 140 3 133 15 14

12 1 1

11

9

504 15 20 35 10

11

22 1

149 11 12 9 7 15

37

14 2

85 9 2

24

271 18

107 8 9 12 2

92 4 13 7 2 7

1 1

2 3

1 6

1

7 23

7 2 3 2 2 16

8 7

3 4 3 1 5

15 21 362 4 10 4 16 5 1 3 18 1 5 3

1

1

2 4

14 1 47

5 75 3 8 2 2 1 30

6 201 3 69

3

4

Dirección de Estadística del Instituto Nacional de Cooperativas – INCCOP Fecha de Elaboración: 24 de Abril de 1988

143

1

2

9

1

1

3

1

3

144
SUB-TOTAL 28 6 47 24 1 1 1 2 2 3 2 1 1 1 2 2 3 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 2 4 1 1 1 1 1 1 1 1 2 8 1 1 3 2 AGRARIAS AZUCARERAS CAFETALERAS AHORRO Y CREDITO REGIONAL NORTE SERV. MULTIPLES TRANSPORTE VIVIENDA COOP. DE SEG. AZUCARERAS AHORRO Y CREDITO CAFETALERAS CONSUMO TRANSPORTE VIVIENDA CONFEDERACION NACIONAL

O R G A N I S M O S CENTRALES D E I N T E G R A C I O N C O O P E R A T I V A FEDERACIONES

CUADRO N.° 24 PERU: TOTAL DE ORGANIZACIONES COOPERATIVAS PRIMARIAS Y ORGANISMOS DE INTEGRACION COOPERATIVA POR TIPOS – REGION SIERRA AL 31-03-1988 COOPERATIVAS PRIMARIAS COLONIZACION TRANSPORTES ARTESANALES FORESTRALES CAFETALERAS TIPO SUB-TOTAL AGRARIAS TOTAL COMUNALES PROD. ESPECIALES SERV. ESPECIALES PESQUERAS INDUSTRIAL SERVI. EDUCACION SUB TOTAL 11 SERVI. MULTIPLES AHORRO Y CREDITO CONSUMO VIVIENDA MINERAS

AGRARIAS

DEPARTAMENTOS TOTAL APURIMAC AYACUCHO CAJAMARCA CUSCO HUANCAVELICA HUANUCO JUNIN PASCO PUNO
FUENTE:

818 27 50 191 142 30 52 172 60 94

807 27 49 190 139 30 50 170 59 93

305 22 15 60 57 16 27 56 22 30

159

3

65 1

8

34 1

38 1 2 3

2

3

10

5

16

5

67

11 1

23 1 4 1

53

11

5 103 29 1

6 14 10 3

2

2

1

8 3 3 1 3 6 1 2 3 4 6 1 2 1 22 1 23

1

3 5 24

1 1 3

1 1 3

1

8 2 4 1 1 2 1 7 1 1 2

1

2 1

1

1 13

2

8 16 5 1 9 16 5 5

2 6 12 20

2 2 1 2 1 1

2 2 1 1

9 5 4

8

2

Dirección de Estadística del Instituto Nacional de Cooperativas – INCCOP Fecha de Elaboración: 24 de Abril de 1988

ORGANISMOS DE INTEGRACIÓN COOPERATIVA (Centrales)

145

CUADRO N° 25 PERU: TOTAL DE ORGANIZACIONES COOPERATIVAS PRIMARIAS Y ORGANISMOS DE INTEGRACION COOPERATIVA POR TIPOS – REGION SELVA AL 31-03-1988 C CAFETALERAS TIPO SUB-TOTAL AGRARIAS TOTAL O COLONIZACION O P E R COMUNALES A T I CONSUMO V A MINERAS S P PROD. ESPECIALES R I M A R I SERVI. MULTIPLES A S SUB TOTAL 1 VIVIENDA

SERV. ESPECIALES

SERVI. EDUCACION

AHORRO Y CREDITO

AGRARIAS

DEPARTAMENTOS TOTAL AMAZONAS LORETO MADRE DE DIOS SAN MARTIN UCAYALI
FUENTE:

126 41 34 9 32 10

125 41 34 9 31 10

62 20 15 6 20 1

21 18

1

18 2

1

7 1 3

1

2

1

6

2

3

1

1

6 1

5 1 1

2

2

3

5 5

2 1

1 1 1 1

1

1

Dirección de Estadística del Instituto Nacional de Cooperativas – INCCOP Fecha de Elaboración: 24 de Abril de 1988

ORGANISMOS DE INTEGRACIÓN COOPERATIVA (Centrales)

146

CUADRO N° 26 SIGNIFICACIÓN DE LAS COOPERATIVAS DE PRIMER GRADO RECONOCIDAS EN LAS REGION CALLAO – LIMA POR TIPOS TOTAL Callao – Lima 150 397 5 3 88 33 10 54 16 224 81 59 413 ---1560 TOTAL Nacional del Tipo 1172 587 19 55 195 40 19 103 30 344 121 120 638 ---3459 % de TOTAL Nacional del Tipo 12.8 67.6 26.3 5.4 44.1 82.5 52.6 82.4 53.3 65.1 66.9 49.2 64.2 0.0 0.0 -45.1 % del TOTAL Nacional de Cooperativas 4.3 11.5 0.1 0.1 2.5 0.9 0.3 1.6 0.5 6.5 2.3 1.7 11.9 0.0 0.0 --

TIPO 1. AGRARIAS (-) 2. AHORRO Y CREDITO 3. ARTESANALES 4. COMUNALES 5. CONSUMO 6. INDUSTRIALES 7. PESQUERAS 8. PROD. ESPECIAL 9. SERV. EDUCACIONAL 10. SERV. ESPECIAL 11. SERV. MULTIPLES 12. TRANSPORTES 13. VIVIENDA 14. ESCOLARES 15. MINERAS 16. FORESTALES TOTAL

CALLAO 2 35 1 -9 3 6 7 -23 12 7 36 ---141

LIMA 148 352 5 3 75 30 4 47 18 201 69 52 407 ---1419

(-) Comprende: Agrarias, Agrarias Azucareras, Agrarias Cafetaleras y Agrarias de Colonización

147

Fuente:

Formulados en base a los datos consignados en INCOOP, Dirección de Estadística, Lima – Perú 31.03.88

148

CUADRO N° 27

PERU: RESUMEN A NIVEL NACIONAL DE LA SITUACION DE LAS EMPRESAS ASOCIATIVAS AGRARIAS (1985)

REGION AGRARIA

TOTAL COOP.

C.M.E. APROB.

C.M.E. TRAMITE

PARCEL DE HECHO

NO PARCEL

TUMBES PIURA LAMBAYEQUE LA LIBERTAD CAJAMARCA ANCASH LIMA ICA HUANUCO PASCO JUNIN AREQUIPA HUANCAVELICA AYACUCHO CUZCO MOQUEGUA TACNA AMAZONAS SAN MARTIN APURIMAC PUNO LORETO MADRE DE DIOS UCAYALI

9 95 42 43 40 20 82 69 14 18 31 8 12 12 53 -5 6 7 22 15 10 3 2

4 31 11 3 --36 19 -2 5 1 -------------

1 18 4 3 2 -22 7 -1 10 1 -------------

3 -7 13 23 9 5 9 9 7 -2 2 8 4 ----------

1 46 20 24 15 11 18 38 5 8 16 4 10 4 49 -5 6 7 22 15 10 3 2

TOTAL

618

108

69

101

340

FUENTE: Ministerio de Agricultura “Revisión de los Procesos Administrativos sobre el Cambio de Modelo Empresarial de Empresas Agrarias Asociativas a Nivel Nacional” (Informe Final), Lima – Perú, Diciembre de 1985, Pág. 6

149

GRAFICOS

150

GRAFICO N° 1

NUMERO DE COOPERATIVAS POR DEPARTAMENTO EN CIFRAS absolutas 31-03-88

FUENTE: Dirección de Estadística INCOOP Fecha de Elaboración: 14-04-88

151

GRAFICO N° 2

NUMERO DE COOPERATIVAS POR DEPARTAMENTO EN CIFRAS RELATIVAS 31-03-88

FUENTE: Dirección de Estadística INCOOP Fecha de Elaboración: 14-04-88

152

GRAFICO N° 3

REPRESENTACION SECTORIAL POR TIPO DE COOPERATIVAS AL 31-03-88

VIVIENDA, 18.44

AGRARIAS, 27.55

TRANSPORTES, 3.47

SERV.MULTIPLES, 3.50 AGR AZUC, 0.35

AGRARIAS CAFETALERAS, 5.52 SERV. ESPECIALES, 9.94

AGR COLONIZAC, 0.46 SERV. EDUCAC., 0.87

PRODUCCION ESPECIAL, 2.95 PESQUERAS, 0.55 MINERAS, 0.38 INDUSTRIALES, 1.16 FORESTALES, 0.07 CONSUMO, 5.64 COMUNALES, 1.62 ARTESANALES, 0.55 AHORRO Y CREDITO, 15.97

FUENTE: Dirección de Estadística INCOOP REFERENCIA: Total de Organizaciones Cooperativas al 31-03-88

153

BIBLIOGRAFIA

1.

BALAY, Esteban: “Base de Ordenamiento Cooperativo de la Economía Social”; Artes Gráficas Bartolomé Chiasino, Buenos Aires, Argentina, 1965.

2.

BAUDIN, Luis: “El Imperio Socialista de los Incas”; Editorial Zig Zag, Santiago de Chile, Chile, V. Edición, 1962.

3.

CERDA RICHART, Baldomero: “Doctrina e historia de la cooperación” Edit, Bosch, Barcelona, España, 1959.

4. PERU: Texto Oficial, Lima-Perú, 1979

CONSTITUCION POLITICA DEL

5.

CARDENAS FALCON, Gerardo: “Hacia el sector de la cooperación”, Centro Nacional de Capacitación e Investigación para la Reforma Agraria (CENCIRA), Lecturas Seleccionadas Nº 35, Lima Perú, 1970.

6.

CARDENAS FALCON, Gerardo: “Cooperativismo y desarrollo” Ediciones del Centro de Estudios de Participación Popular, CENTRO-SINAMOS, Lima-Perú, s/r.

7. SINDICALES – CAES:

CENTRO DE ALTOS ESTUDIOS

“La concertación social en España”; Ediciones del CAES Lima – Perú, Diciembre de 1985.

8. SINDICALES – CAES

CENTRO DE ALTOS ESTUDIOS

“Concertación social y desarrollo – Experiencia Latinoamericanas”, Ediciones del CAES, Lima – Perú, Diciembre de 1985

9. SINDICALES – CAES

CENTRO DE ALTOS ESTUDIOS

“La concertación social en Italia Marco Teórico”, Ediciones del CAES, Lima– Perú, Diciembre de 1986

10. SINDICALES – CAES

CENTRO DE ALTOS ESTUDIOS

“Proposiciones preliminares para la concertación social en el Perú”; Ediciones del CAES, Lima– Perú, Segunda Edición, 1986

11. SINDICALES – CAES

CENTRO DE ALTOS ESTUDIOS

“Estudios sobre la concertación social”; Ediciones del CAES, Lima– Perú, 1986.

12.

CONFEDERACION NACIONAL DE COOPERATIVAS DEL PERU “CONFENACOOP” “Problemática y alternativas del Cooperativismo Peruano”; Lima-Perú, 1987

13. “SANTA ELISA” Ltda. Nº 39

COOPERATIVA

DE

CREDITO

“Curso Básico de Cooperativismo”, Lima-Perú, 1971

14.

DELGADO OLIVERA, Carlos: “Cooperativismo y participación”; Ediciones del CENTRO-SINAMOS, Lima-Perú, 1974

15.

EDITORIAL PROYECCION S.R.L.: “Anuario del Cooperativismo Peruano”; Lima-Perú, 1983

16.

FALS BORDA, Orlando:

155

“Formación y deformación de la política cooperativa en América Latina” Instituto de Estudios Laborales, Informaciones Laborales, Boletín Nº 7; OIT, Ginebra Suiza, Junio de 1970

17.

FEDERACION

NACIONAL

DE

COOPERATIVAS AGRARIAS CAFETALERAS DEL PERU- “FENCOCAFE” “El Movimiento cooperativo en el Perú” s/r

18.

FUNDACION FRIEDRICH EBERT: “Situación de las cooperativas azucareras”, Segunda Jornada Técnica de Cooperativas Azucareras; Lima-Perú, Agosto de 1987

19.

GARIBALDI, Antonio: “Cooperativas y cooperativismo”; Editora Intercoop, Buenos Aires, Argentina 1965.

20.

GUILLEN, Abraham: “El Cooperativismo peruano, integración y desarrollo”, Ediciones Central de Cooperativas Agrarias “CAFEPERU” Ltda. Nº 364, Talleres de la Cooperativa Gráfica “Gutemberg” Ltda. Nº 374; Lima-Perú, 1975.

21. ESTUDIOS COOPERATIVOS – IPEC:

INSTITUTO

PERUANO

DE

“Diagnóstico situacional del cooperativismo peruano”, Volumen I; Lima-Perú, 1981.

22.

INSTITUTO PLANIFICACION – FUNDACION FRIEDRICH EBERT:

NACIONAL

DE

“Conclusiones de la Tercera Jornada Técnica de las Cooperativas Cafetaleras”; LimaPerú, 1985.

23. COOPERATIVAS – INCOOP:

INSTITUTO

NACIONAL

DE

“Historia y doctrina cooperativa” Separata del Curso Básico de Capacitación Magisterial sobre Cooperativismo; Lima-Perú, 1988

156

24. LOS EE.UU. DE N.A.:

LIGA DE LAS COOPERATIVAS DE

“Desarrollo socio-económico de las cooperativas en América Latina”; Washington D.S. 1961

25.

LAMBERT, Paúl “La doctrina cooperativa”; Editora Intercoop, Buenos Aires, Argentina, 1965.

26. COOPERATIVAS:

LEY

GENERAL

DE

Decreto Legislativo Nº 85, Texto Oficial, Lima-Perú, 1982

27.

MLADENATZ, Gromoslav: “Historia de las doctrinas cooperativas”; Editora Intercoop, Buenos Aires, Argentina, 1969.

28.

MINISTERIO

DE

TRABAJO

Y

PROMOCION SOCIAL – INSTITUTO NACIONAL DE COOPERATIVAS, INCOOP: “Primera Conferencia Nacional de Cooperativismo: Rol Histórico”, Documento Final, Lima-Perú, Setiembre de 1987

29. TRABAJO – OIT

OFICINA INTERNACIONAL DEL

“Papel de las cooperativas en el progreso económico y social de los países en vías de desarrollo”, 49va. Conferencia Internacional del Trabajo, Ginebra-Suiza, 1965

30.

ORGANIZACIÓN

DE

LOS

ESTADOS AMERICANOS – OEA, Primera Conferencia Interamericana sobre Cooperativismo:

157

“El Movimiento Cooperativista en los países latinoamericanos”: Documentos Oficiales, OEA/Ser. K/XV/1.1 (Español), Buenos Aires, Argentina, Noviembre de 1968.

31. “Historia Económica del Perú” Buenos Aires, Argentina, 1949

ROMERO, Emilio:

32.

SALAS POLANCO, Eliseo: “Asistencia Preparatoria sobre políticas de concertación sectorial y apoyo al Consejo Consultivo Nacional de Planificación, Cooperativismo, Participación y Concertación”; Proyecto PER/86/014/A/01/11 Naciones Unidas, Lima-Perú, Noviembre de 1986.

33.

TORRES Y TORRES LARA, Carlos: “Comentarios sobre la nueva Ley General de Cooperativas – Concordancias y Antecedentes”, Universidad de Lima-Perú, 1982.

34.

ZAMALLOA LOAIZA, Rodolfo: “La valoración constitucional del cooperativismo”, II Congreso Peruano de Derecho Cooperativo; Lima-Perú, Junio de 1986.

35. personales del autor.

Notas, experiencias e investigaciones

158

LIC. EDUARDO ORESTES PÉRRIGGO SARMIENTO
eduardoperriggo@yahoo.es eduardoperriggo.blogspot.com

RESUMEN
Profesional, con sólida experiencia en capacitación y asesoramiento de Empresas y Cooperativas a constituirse y las que están funcionando. Experto en la Organización de Eventos de Capacitación. Experto en la elaboración de Minutas, Estatutos, Manual de Organización y Funciones, Reglamentos Internos; Diseño y Ejecución de Programas Organizacionales, contribuyendo a optimizar la eficiente racionalización de personal y productividad, maximizando la rentabilidad empresarial. Habilidad para la Organización, Programación y Planificación a diferentes estilos Gerenciales y elaboración de Estudios de Mercado. Experiencia en la realización de Auditorias en los aspectos Asociativo, Administrativo y empresarial. Experto en la elaboración de diagnostico de Cooperativas y Empresas. Participación activa en la formulación de las políticas institucionales del INCOOP, así como en sus planes operativos y los proyectos a nivel nacional y regional. Conductor de los procesos de planificación, racionalización, estadística e informática y de la programación y evaluación del presupuesto del INCOOP y los proyectos de cooperación técnica internacional. Elaboración de lineamientos de Políticas Institucionales y desarrollo del Movimiento Cooperativo. Elaboración de normas para la promoción, organización, constitución y capacitación de las organizaciones de empresas cooperativas. Experiencia en la Formulación y Evaluación de Proyectos. Asesor Económico, Financiero y para Gestión Crediticia en las Entidades Financieras, para la obtención de Créditos a Empresas. Experiencia en trámites administrativos en las Entidades Públicas.

159

¿QUE ES EL CAES?
El CAES es una institución pluralista, de carácter privado y sin fines de lucro, conformada por expertos e investigadores del área social. Su objetivo fundamental es estudiar la realidad laboral de las organizaciones sindicales del Perú y la de su contexto internacional, orientando sus acciones a informar, asesorar y capacitar a los dirigentes y bases que actúan en este extenso campo, brindándoles, a la vez, consultoría económica, técnica y legal altamente especializada.

El CAES, además, aspira a colaborar en todos los esfuerzos que conlleven a un proceso participativo de desarrollo integral de la sociedad peruana.

El CAES fue fundado el año 1978 como Departamento de Formación de un grupo de Federaciones Nacionales de Trabajadores, en el devenir ha ido ampliando su cobertura y perfeccionando sus métodos y técnicas de trabajo y en la actualidad es ampliamente reconocido como “CENTRO DE ALTOS ESTUDIOS SINDICALES-SOCIALES”; cuenta con personería jurídica propia y registro en el Instituto Nacional de Planificación.

El CAES está abocado a la capacitación de dirigentes sindicales desde la perspectiva de un sindicalismo actualizado, el que además de asumir las funciones tradicionales reivindicativas, se proyecte hacia la sociedad como agente de cambio económico, social y político.

José Linares Gallo

160