Página 1 | Viernes 25 de Junio de 2010

La crisis alimentaria del mundo

3

Año 1 | Nº7

uficiente no es s ucir MÁS Prod

Es posible duplicar la producción de alimentos en los próximos 50 años, pero no resolveremos así la desnutrición ni la pobreza nutricional

Por Otto Solbrig
millones de personas, de decir, mil 500 millones más de las existentes hoy. Pero se trata sólo de una figura estadística que da una idea vaga de la realidad. Para entender el problema alimentario, hay que hacer un análisis en términos locales y no globales. La capacidad local de producción de alimentos varía de región a región y de país a país. Entre 1986-88, de 213 países, 99 producían menos del 100 por ciento de sus necesidades, 41 de ellos en África al sur del Sahara y 27 en América Latina. Una manera de medir el nivel de acceso a los alimentos de una región constituye el Ingreso Energético por Persona (IEP). La región con el mayor IEP es América del Norte con 3 mil 600 calorías/ persona/día, mientras la zona al sur de Sahara sólo tiene dos mil noventa y nueve, es decir, 49 por ciento menos calorías. Y dentro de un país, hay contradicciones: pese a su alto IEP, Estado Unidos, por ejemplo, registra 13 por ciento de desnutrición. El acceso a una alimentación adecuada depende de una serie de factores: la existencia de alimentos ya sea por producción propia o en el mercado, la capacidad adquisitiva de la familia, el consumo y/o cultivo de una dieta balanceada, la forma de preparación de la dieta que depende factores culturales y finalmente, el nivel de salud, edad y actividad de las personas. De estas variables, la capacidad adquisitiva o, en otras palabras, el nivel de pobreza es el factor determinante de la desnutrición. Porque no se trata de un problema de producción sino de equidad en el ingreso. La seguridad alimentaria del mundo está ligada el nivel económico de los países y de los individuos. Allí donde no sea rentable, la agricultura será de subsistencia y de bajo rendimiento; mientras donde logre atraer los ca-

E

ntre los años 2030 y 2050 habitarán el planeta diez mil millones de personas: más de diez veces la población mundial a comienzos de nuestro siglo y casi el doble de la actual. Para mantener los niveles de nutrición de hoy, deberíamos duplicar la producción de alimentos en los próximos cincuenta años. ¿Es esto posible? Aunque hay discrepancias entre los expertos, se puede afirmar que -desde el punto de vista puramente agronómico- no hay limitaciones serias para hacerlo. Existen dos caminos: a través del aumento de la superficie cultivada y del incremento de los rendimientos de cultivos en las zonas ya bajo la-

branza. Ambas vías son posibles, si hay suficientes estímulos financieros y si se fortalece la investigación agrícola, sobre todo en el área del uso sustentable de los recursos naturales. De hecho, a partir de las tecnologías de la llamada “revolución verde”, la producción agrícola por persona creció en más de 2 por ciento anual durante los últimos 25 años. La pregunta es, sin embargo: ¿por qué persisten la malnutrición y el hambre, aún en países desarrollados, si somos capaces de producir alimentos? Sólo una cifra estadística Un error común en este debate es el cálculo de cuánto alimento se produce. Suele hacerse dividiendo el total de la producción para el total de la población. Este cómputo indica que en estos momentos estamos en capacidad de alimentar con una dieta vegetariana básica a más de siete mil

Solbrig dixit “La ventaja comparativa de la Argentina está en la Agroindustria”

“Hay que tratar de intensificar en lugar de abrir nuevas tierras, sobre todo en zonas como Chaco, donde hay mucha incertidumbre de cómo serán las precipitaciones en el futuro. Hay que utilizar las mejores tecnologías existentes, y monitorear los cambios para saber lo que está pasando y poder reaccionar, no ser complacientes. Hay que proteger la biodiversidad, mantener los servicios ecológicos, proteger humedades, claves en el manejo de la biósfera, y utilizar buenas prácticas agrícolas”.

Página 2 | Viernes 25 de Junio de 2010
pitales necesarios, será eficiente y productiva. A nivel global, debido a la apertura económica y la agresiva competitividad, se registra una reducción de las inversiones agrícolas y una tendencia a la producción exportable, que sólo contribuye a la seguridad alimentaria de forma marginal. Esta liberalidad a ultranza puede conducir también a una explotación inmisericorde de los recursos naturales. Debido a la crisis ambiental, muchos ven el futuro con pesimismo. Desde el punto de vista agronómico, existen graves problemas: la erosión del suelo, la salinización de tierras de regadío, las plagas agrícolas, la contaminación del agua, la pérdida de biodiversidad y de servicios ecológicos, etc. Aunque colectivamente representan amenazas a largo plazo para una agricultura sostenible, ninguno de ellos pone en peligro inmediato la seguridad alimentaria.

“En la actualidad estamos viviendo una revolución agrícola, de la cual la siembra directa es sólo un aspecto. Otros son la biotecnología, la organización en redes, y los nuevos mecanismos de manejo de la propiedad. La agricultura se ha trasformado en agronegocio y nuevamente experimentamos una enorme oposición, con predicciones de envenenamiento colectivo y desastres ecológicos debido a las nuevas variedades biotecnológicas; de pauperización del campesinado; de las consecuencias sociales de la desaparición del pequeño agricultor y hasta oímos hablar de problemas con la siembra directa. Pero como con otras revoluciones agrícolas, a medida que los nuevos sistemas muestren sus ventajas serán adoptados, y dentro de cincuenta o cien años éste será otro capítulo en la historia”.

“Los próximos 40 años prometen ser años de cambio a todo nivel, el centro económico del mundo se está desplazando de Norteamérica y Europa a Asia oriental, y con excepción de África el mundo dejará de crecer demográficamente. El mundo está amenazado por los efectos del cambio climático, resultado del crecimiento económico de los últimos 200 años, y su dependencia de los combustibles fósiles. También el mundo está amenazado por el aumento la desnutrición sino se aumenta la productividad agrícola en las partes más pobres del mundo”.

“El fenómeno del cambio climático ya está entre nosotros y va a aumentar la dependencia de algunos países de la importación de alimentos, porque verán disminuida la humedad de sus suelos como está ocurriendo en Australia. Pero los aumentos de la producción vendrán principalmente de la mayor eficiencia agrícola, el uso de biotecnología, técnicas conservacionistas, y el manejo integrado de plagas. A nivel de impacto mundial, Argentina corre con ventaja ya que los efectos de la mutación climática van a ser mucho más agudos en el hemisferio norte”.

CAMPO 3

Tres principios La duplicación de la producción agrícola no resolverá la desnutrición ni la pobreza nutricional en el mundo. Producir más no es suficiente. Debemos encarar la pobreza y la distribución más equitativa del ingreso. Tenemos que aplicar tres principios. Primero, promover la integridad ambiental, es decir, no erosionar los suelos, reducir la deforestación, eliminar la erosión genética y otros problemas similares. Luego, apostar a la eficiencia económica y así mejorar los ingresos de los agricultores sin aumentar los costos de los productos. Y en tercer lugar incrementar la equidad, para que todos accedan a los beneficios del desarrollo económico. El futuro de la seguridad alimentaria es incierto, como todo futuro. Pero debemos tener confianza. Los seres humanos rara vez resolvemos los problemas en forma óptima o totalmente racional, pero de una u otra manera nos arreglamos para sobrevivir y mejorar nuestra condición. Creo que seguiremos el mismo camino con la seguridad alimentaria.

Otto Solbrig (80) argentino, Emérito Profesor de Biología Evolutiva en la Universidad de Harvard. Sus trabajos de investigación se centran en la ecología de poblaciones, especialmente analizando las interfases entre ecología, evolución, fisiología y economía, recursos naturales y agricultura sustentable.

¿Quién es Otto Thomas Solbrig?
tto Solbrig nació en Buenos Aires, Argentina, el 21 de diciembre de 1930. Ocupa actualmente la cátedra “Bussey Professor” de Biología, emeritus, en el Departamento de Organismos y Evolución, de la Universidad de Harvard. Es ex director del Centro de Estudios Latinoamericanos “David Rockefeller” de la Universidad de Harvard (2000-2001) y ex director del Herbario Gray de la misma universidad (1978-1982); ex jefe del departamento de Biología de Organismos y Evolución (1974-75) y ex-miembro del Consejo Superior de la Facultad de Artes y Ciencias (1976-1980). C ursó la carrera de Agronomía en la Facultad de Agronomía de la Universidad de La Plata, (1950-54); y realizó cursos de posgrado en la Universidad de California, Berkeley (1955-59). Posee los siguientes títulos universi-

O

tarios y honorarios: Ph.D., Universidad de California, Berkeley (1959); Masters (M. A.) honoris causa, Universidad de Harvard, (1969); Profesor Extraordinario, honoris causa, Facultad de Agronomía, Universidad de La Plata, (1991); Profesor distinguido, honoris causa, Universidad de Mar del Plata, (1993); Profesor honorario, honoris causa, Facultad de Filosofía, Universidad de Buenos Aires, (1995); Doctor in Agronomía, honoris causa, Universidad Nacional de Lomas de Zamora, Argentina, (1997). Honrado con las siguientes distinciones: “Premio Internacional de Biología”; Miembro de la Academia de Artes y Ciencias de Estados Unidos; Miembro de la Academia del Tercer Mundo; Medalla de Plata, Universidad Complutense de Madrid; Medalla Wildenow del Jardín Botánico de Madrid ; Medalla Antártica, Congreso de Estados Unidos; Beca Guggenheim, etc.

Fue asesor de muchos entes internacionales, tales como CIAT, UNESCO, El Programa de la Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP); Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (UNDP); la National Science Foundation de Estados Unidos; el Consejo Internacional de Uniones Científicas, etc. Fue presidente de la Unión Internacional para las Ciencias Biológicas y de la Sociedad Internacional de Evolución y Secretario General de la Asociación Internacional de Biosistemática. Su área de especialización es la biología de poblaciones, especialmente la interfase entre ecología, evolución y economía, sobre todo en relación al uso de recursos naturales y agricultura en América latina. Publicó 21 libros y más de 280 artículos en revistas especializadas y generales.

Página 3 | Viernes 25 de Junio de 2010

Las sintéticas que se imponen como alternativa extrapampeana

CAMPO 3

Bradford y Brangus con un norte claro y promisorio
En la Argentina, desde hace varias décadas se han ido desplazando los rodeos de cría de la pradera pampeana de clima templado, hacia regiones de climas más rigurosos y con oferta de alimento de menor calidad y cantidad, como son las áreas centro, norte y oeste del país.
as razas cebuínas (Bos Indicus) y sus cruzas se caracterizan por la resistencia al calor y a los ectoparásitos, facilidad de parto, longevidad, bajo desempeño reproductivo y menor terneza de la carne en comparación con las haciendas de origen británico. El ganado europeo (Bos Taurus) supera a los cebuinos en precocidad sexual y calidad de carne, pero en regiones con alta temperatura demuestra intolerancia al calor, menor vitalidad de los terneros al nacer y debilidad ante los ecto y endoparásitos. El liderazgo de los Braford y los Brangus en las provincias del Norte Grande Argentino se basa en un dato de la realidad: las razas sintéticas llegaron a esta región para aportar calidad de carne en una zona donde se necesita rusticidad y adaptación a un ambiente más difícil que el pampeano Desde sus inicios en nuestro país, hace ya más de 50 años, la raza Braford se constituyó para cubrir una necesidad ganadera existente en un vasto territorio donde otras razas no podían prosperar como consecuencia de las rigurosas condiciones climáticas y territoriales en que debían desenvolverse. Entonces se hizo necesario la búsqueda de una raza sintética a partir de la introducción de sangre Brahman, principalmente, y Nelore (Bos indicus sp.) en los excelentes rodeos Hereford (Bos taurus sp.). De esta forma se logró un biotipo que se caracteriza por su alta producción aún en condiciones ambientales adversas, lo que se traduce en mayor eficiencia de con-

L

versión de pasto en carne, mayor resistencia a enfermedades, menor selectividad al pastoreo, reconocida fertilidad, facilidad de parto, habilidad materna, longevidad, temperamento dócil y una gran plasticidad. Estas características hacen del Braford una herramienta fundamental para la producción ganadera tanto en las zonas marginales del norte como en la pampa húmeda y en la precordillera. En 16 años de crecimiento sin interrupción, la raza se ha posicionado en la región Litoral y Norte del país satisfaciendo una demanda cada vez más exigente y orientada a cubrir sus requerimientos en ambientes realmente difíciles para la ganadería. Creciendo año tras año en forma vertiginosa, hoy se presenta como

una de las razas más demandada en la vasta zona de cría del norte argentino, distribuyéndose a lo largo y a lo ancho del país. Acompañando este proceso de desplazamiento ganadero, comienza la cría de la raza Brangus en la década del ‘50, a partir de excelentes rodeos Angus existentes en las zonas de cría, mestizados principalmente con las razas cebuínas: Brahman originada en Estados Unidos y Nelores en el Brasil, generando un Brangus argentino adaptado a los climas descriptos, en ganaderías pastoriles. El mayor Crecimiento en su crianza se produce en las décadas del ‘70 y del ‘80, principalmente en las zonas del centro y norte de la Argentina. En la actualidad es la raza de mayor comercialización en esa zona, siendo la tercera numé-

ricamente a nivel nacional y con importantes exportaciones de reproductores, semen y embriones, principalmente a Brasil, Paraguay y Bolivia. Los reproductores de la raza Brangus en Argentina son de tamaño mediano, relacionado con las condiciones ecológicas de la región. Su conformación con respecto al aspecto general y tipo, es simétrico, balanceado, ancho, costillas bien arqueadas, largo, musculoso, buen desarrollo óseo, miembros fuertes con soltura de movimientos. En la raza Brangus se amalgaman aspectos tales como adaptación, rusticidad, longevidad, supervivencia, conjuntamente con precocidad sexual, habilidad materna, buen desempeño en la invernada, conformación carnicera y calidad de carne.

En la cría, la vaca Brangus posee abundante producción de leche y por su excelente habilidad materna y bajo peso al nacer de sus crías, tiene bajos índices de mortalidad. En los procesos de engorde, el novillo Brangus, por su tolerancia al calor y resistencia a los ectoparásitos, logra buenas ganancias de peso durante los meses calientes, cuando otros novillos frenan su ganancia diaria. En la faena, los novillos Brangus producen reses de alta calidad, sin excesos de gordura, con altos rindes carnicero, justa terminación, hueso liviano, abundantes músculos, alcanzando niveles de rendimiento de faena promedio del 61%. Las razas Brangus y Bradford de la Argentina, son las razas que han tenido mayor crecimiento en las dos últimas décadas.

Rosario | 11/13 de agosto | Otto Solbrig en el XVIII Congreso Aapresid – 11/13 de Agosto – Rosario

El cuarto elemento: El fuego sagrado de la innovación
El agua, el aire y la tierra, los elementos fundamentales que el hombre combina para alimentarse son potenciados por el cuarto elemento, el fuego de la innovación, de la inteligencia humana que ha logrado hacer de la biotecnología una herramienta útil a la hora de multiplicar los panes.
n el año 2000, conjuntamente con la Universidad de Harvard, Aapresid organizaba el 1er. Seminario de Biotecnología, diez años después, en el marco del 18vo. Congreso, recorreremos los avances logrados y las asignaturas pendientes en éste 2do Seminario. Esta vez, INDEAR, ASA y Aapresid estarán co-organizando la iniciativa, con la presencia de los mismos disertantes de entonces y nuevas figuras: Otto Solbrig, profesor emérito de la Universidad de Harvard. Robert Paarlberg, profesor del Weslley College y referente mundial en la temática. Juan Enríquez, reconocida autoridad mundial en los impactos

E

económicos y políticos de las ciencias de la vida. Germán Spangenberg, Director del Instituto de Producción Sustentable de Cultivos de Victoria (Australia). El Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, junto con

empresarios locales completarán el bloque. Hace 10 años se abrían las puertas hacia un nuevo camino en materia de biotecnología, hoy es una realidad indiscutible que se aplica en el mundo, y aquí en Argentina tenemos mucho para decir.

Página 4 | Viernes 25 de Junio de 2010

Los evasores son actores ajenos a la realidad agropecuaria, los productores necesitan estar encuadrados sí o sí para tener rentabilidad

CAMPO 3

Al productor agropecuario no le conviene evadir
Por Néstor Roulet

ara el productor sojero, la evasión es un pésimo negocio; por lo tanto, quienes utilizan esa herramienta no son verdaderos productores sino ocasionales inversores que necesitan perder para justificar una suma de dinero o parte de la cadena que, utilizando la diferencia entre los impuestos cobrados y los no pagados, engrosa sus ganancias. Para llevar a cabo esta acción, se forman asociaciones en las que participan distintos actores pero -con seguridad y por lo que vamos a demostrar- no están integradas por genuinos productores, los cuales no sólo no necesitan de una acción ilegal sino que necesitan -sí o sí, para que su negocio sea rentable- estar impositivamente encuadrados.

P

Distintas alternativas Campo alquilado Si tomamos como ejemplo un campo alquilado con base en un contrato de 13 quintales por hectárea, en un sistema de comercialización totalmente transparente, el productor deberá abonar el impuesto al valor agregado (IVA) en los costos de implantación y cobertura, además del correspondiente al alquiler. El total de costos con IVA alcanza, entonces, a 733,46 dólares por hectárea. A ese valor habrá que sumar el resto del costo impositivo (Ingresos Brutos -no rige para Córdoba y sí en otras jurisdicciones-, impuestos a las Ganancias y al cheque), lo que supone una carga adicional de 32,44 dólares. El costo es, así, la suma de

los indirectos con IVA más el alquiler y los otros costos impositivos, lo que equivale a 771,69 dólares (con un diferencial de 5,79 dólares entre el IVA venta y el IVA compra). Descontado el precio de venta -781,45 dólares (3,2 toneladas por hectárea a un precio de 221 dólares, más IVA de 10,5 por ciento)-, el productor que alquila un campo tiene un ingreso final por hectárea de 9,76 dólares. Aquí, lo que hay que destacar es que en los insumos, en razón de cómo está organizado el sistema comercial -excepto que sea mercadería robada, que pasa a caratularse no como evasión sino como robo-, no hay posibilidad de evadir el IVA y, en el caso de los servicios, los proveedores también exigen su pago, ya que en sus costos directos -alrededor del 50 por ciento- tienen la carga impositiva del gravamen. En caso del ingreso de un “seudoproductor” que vende por fuera del sistema (“en negro”) a 10 por ciento menos la tonelada de soja, acusa una pérdida de 96,98 dólares, por lo que la diferencia con el productor que hace sus operaciones en blanco es de 106,74 dólares. Campo propio Alguien puede pensar que “el análisis está hecho con un contratista, que tiene que pagar un alquiler, pero si siembra el dueño del campo, los números son diferentes”. En este caso,

también vamos a demostrar que para el dueño que siembra su campo la evasión es un pésimo negocio. Sumamos como costos los impuestos territoriales (Inmobiliario, fondos, tasas) y a los Bienes Personales. Así, efectuamos el análisis de las dos posibilidades: venta sin evasión versus venta con evasión, en el que podemos observar que si el productor vende “en blanco”, obtiene un diferencial de 31,67 dólares por hectárea en relación con quien trabaja “en negro”. Esto también da la posibilidad de contar con una carpeta muy atractiva para solicitar créditos -sean bancarios, como para la compra de insumos- que solucionarían el problema de liquidez que habitualmente se tiene en el campo por el gran nivel de inversiones. No es verdad, como muchas veces se anuncia con intencionalidad política, que el campo sea evasor; con este trabajo, demostramos que tanto para un contratista rural como para el dueño del campo, la evasión es un mal negocio. Con el campo alquilado, el contratista tiene un ingreso final de 9,76 dólares por hectárea. En caso de evadir, el “seudoproductor” pierde alrededor de 100 dólares por hectárea por el menor ingreso recibido y porque -en definitiva- paga impuestos (IVA compra), que luego no recupera. Con campo propio, el dueño tiene un ingreso final de 122,57 dólares

por hectárea. Si evadiera, tendría un ingreso de 90,90, es decir que perdería, por esa acción, 36,67 dólares por hectárea. En ambos casos, si en cada venta que hace deposita en una caja de ahorro el 10 por ciento menos que se le pagaría por una venta en “negro”, al final del ciclo no sólo tendrá el dinero para pagar los impuestos, sino un sobrante por esta acción. ¿Quiénes y por qué evaden? Grupo A: Actores ajenos a la producción agropecuaria, para blanquear recursos de otra parte, al intentar demostrar que invirtieron una cierta cantidad de dinero para sembrar y “salieron hechos”, vendiendo sólo la parte que cubriría los costos en blanco, y el resto en negro. Grupo B: Actores ajenos a la producción agropecuaria que poseen carpetas de personas jurídicas -generalmente insolventes- y las usan para vender y cobrar el IVA con ventas a terceros -acopios, corredores- o como reintegro, quedándose no sólo con ese monto, sino que se le suma el 10 por ciento del total que se le descuenta al que quiere hacer esa operación. En los dos casos, se necesita diseñar un sistema completo, en el que con seguridad no participa un “genuino productor agropecuario”, como lamentablemente se insinúa.

Página 5 | Viernes 25 de Junio de 2010

La advertencia de uno de los más capacitados analistas de nuestra ganadería

CAMPO 3

Los nacimientos no son suficientes
uál será la variable clave a monitorear en los próximos meses y años? Los nacimientos, o mejor aún, la cantidad de terneros destetados, dato que se conoce con los registros de la primera vacunación contra la aftosa de cada año. Entre 2007 y 2009 fueron posibles altísimas faenas porque el stock había crecido a lo largo de toda la década y además porque ese stock estaba en liquidación. En los años 2006-2008, el destete osciló entre los 14,5 y los 15,4 millones de terneros; el año pasado ese registro cayó a 14

C

millones y este otoño puede calcularse que se habrían destetado sólo 12 millones de terneros. Si bien en vastas zonas del área pampeana el servicio de la pasada primavera ha sido mucho mejor que el año anterior, porque llovió a tiempo y la vaca recuperó estado, en otra gran parte del país (por ejemplo el semiárido) las lluvias llegaron tarde (diciembre-enero) para revertir el estado desastroso de la vaca y los resultados del servicio habrían sido iguales o peores que el año anterior. La combinación del hecho de que gran parte de los vientres no llegó a recuperarse, con una cantidad de vientres en servicio mucho menor que el año anterior, podría determinar que la cantidad de terneros a destetarse el próximo otoño (2011) sería nuevamente muy baja, pudiendo calcularse entre 12 y 12,5 millones de crías. Esto determinaría que por lo menos por tres años (2010-2012) la oferta ganadera deberá ser necesariamente baja, si es que no se quiere seguir depredando el stock. En el corto plazo, hay quienes retienen, porque los precios son muy buenos y hay pasto en abundancia, pero hay todavía muchos que

Por Ignacio Iriarte
aprovechan estos altos valores para hacer caja o para salir de un negocio cuya experiencia reciente ha sido desastrosa. Hoy el ganadero está “blindado” económicamente, no sólo por la caída del stock, sino también -y en especial- por la inminente llegada al mercado de una camada de terneros y terneras más de tres millones de cabezas inferior a la de los años anteriores. El período de escasez durará al menos de dos a tres años, mientras las pariciones sean bajas; pero si se recupera el número de vientres, o lo que es lo más probable los porcentajes de marcación, la oferta ganadera de equilibrio puede crecer rápidamente a 13,5-14,0 millones de cabezas. Se volvería así -pero no antes del 2012- a las altas producciones de carne del período 2006-2009: 2,93 millones de toneladas. Este año, y por dos a tres años más, la producción de carne puede ubicarse en el orden de las 2,4 a 2,5 millones de toneladas, lo que genera precios muy firmes, sostenidos por el consumo, aun restringiéndose fuertemente la exportación. Si el clima en el mediano y largo plazo se normaliza, hasta con este reducido número de vientres residual (20 millones de vacas) puede volverse rápidamente a producir 13 a 14 millones de terneros, lo que en un plazo de uno a dos años determinaría nuevamente producciones de carne del orden de los 2,8 a 3,0 millones de toneladas. O sea, mientras duren los efectos circunstanciales de las muy bajas pariciones de 2009 y 2010, los ganaderos tendrán precios muy superiores a la media histórica. Pero en el mediano y largo plazo, la producción de carne -una vez recuperada- necesitará sí o sí del concurso de la exportación, si es que se quieren mantener precios rentables para la hacienda.

La verdad de la milanesa

La carne y las prohibiciones

Por Julio J. Nogués

D

esde 2006, la política aplicada sobre los productores de carne vacuna consistente en restringir cíclica y burocráticamente las exportaciones ha sido muy negativa para los consumidores, para los productores y para el propio gobierno. Es una rareza encontrar una política que sea negativa para tantos grupos pero en este caso, el gobierno lo ha conseguido. La razón es que estas restricciones han sido uno de los factores determinantes de la disminución del stock ganadero de unas 9,2 millones de cabezas durante los últimos tres años. Dado que sólo alrededor de un 10/15% de la producción de carne vacuna es exportada (obviamente cuando no rige le prohibición), la caída de la producción solo puede

hacer subir los precios internos dañando a los consumidores como ha ocurrido durante los recientes meses. Estas son las fuerzas del mercado, y por más que a los burócratas no les guste, siempre serán derrotados por estas. Por otra parte, la caída en la producción de carnes muestra que la pérdida de los productores ha sido masiva. Tanto los precios absolutos como en relación a sus insumos, han estado entre los más bajos de la historia y muchos productores pequeños y en zonas marginales han quebrado. Las malas políticas y la sequía de 2008/9 aceleraron la liquidación y morbilidad/mortandad del stock ganadero. Otro efecto ha sido la importante disminución de la productividad como consecuen-

cia de la disminución de la tasa de preñez y la tasa de parición. Las malas políticas y las condiciones climáticas adversas han ocasionado que entre 2006 y 2009 la producción disminuyera de 3,1 a 2,5 millones de toneladas es decir, 19%. Sin duda, dentro de los actores de la cadena de la carne vacuna, los más perjudicados han sido los productores primarios particularmente aquellos que son más vulnerables a los ciclos de precios. Muchos han quebrado y para ellos, no hay retorno. Por lo tanto, en el sector primario y en general dentro de la cadena productiva, la política de prohibir las exportaciones también ha tenido efectos regresivos. ¿Qué es lo que ha ganado el gobierno? Ni un peso para la tesorería por-

que las restricciones burocráticas sobre las exportaciones no generan ingresos sino rentas proteccionistas que terminan en los bolsillos de quien sabe quién. Los frigoríficos beneficiados con cupos de exportación pueden haber ganado pero estaban equivocados si pensaron que sus ingresos de largo plazo podían ser mantenidos por los favores del gobierno. La torta se ha achicado demasiado y la caída de la oferta primaria los ha dañando profundamente. Nadie puede decir que no tuvieron la oportunidad de ponerse del lado de los productores. A nivel macroeconómico también hay que señalar dos hechos negativos. Primero, la política de prohibiciones periódicas ha acentuado la

intensidad natural que tiene el ciclo ganadero. Buenas políticas son aquellas que suavizan los ciclos porque de esta manera se amortiguan los efectos negativos sobre los ingresos más bajos, como el caso de los pequeños productores y los obreros de los frigoríficos exportadores. En segundo lugar, el cierre de las exportaciones disminuye los ingresos de divisas con claros efectos negativos sobre la percepción respecto a la solvencia del país. La política hacia los productores de carne vacuna va a contramano de los objetivos generales expresados por el gobierno por lo menos, los objetivos argumentados en la actualidad. Se terminó la popularidad de la medida y ahora todos debemos pagar las consecuencias.

Página 6 | Viernes 25 de Junio de 2010

BIOTECNOLOGÍA DE PUNTA EN EL

El Genoma de la papa ya no esconde secretos
Es el punto de partida para una gran variedad de proyectos que tienen como objetivo identificar a los genes que confieren valor a la papa para generar, en el mediano o largo plazo, variedades con características mejoradas en producción, sanidad, calidad nutricional e industrial. El hallazgo podría revolucionar los programas de mejoramiento y el modo de explorar la diversidad del germoplasma, permitirá entender cómo funciona la papa, un valioso miembro de la familia de las solanáceas, para identificar genes fundamentales que puedan perfeccionar el rendimiento en todos los campos del popular cultivo. El Dr. Sergio Feingold, director del Laboratorio de Agro-Biotecnología del INTA Balcarce y referente institucional del proyecto, le explicó a CAMPO 3: “El INTA Balcarce ha participado en este proceso dentro de un consorcio internacional, creado por la Universidad de Wageningen y del cual participamos distintas instituciones. Ese laboratorio contribuyó con la secuenciación parcial del cromosoma 3, la secuencia completa de la mitocondria y con la construcción de un mapa genético que identifica la localización de todos los fragmentos secuenciados por los socios del consorcio, que comenzamos con este trabajo en el año 2006 y hoy, adelantándonos un año al programa, podemos dar a conocer el primer borrador del genoma ensamblado. Este documento se actualizará en los próximos meses a medida que se generen datos adicionales, incluyendo la anotación de los genes, identificación del transcriptoma y análisis de genes críticos a la producción de papa. Feingold sostiene que, “el acceso a esta información ayudará a los científicos en el mejoramiento de la productividad, la calidad, valor nutricional y resistencia a los patógenos de nuevas variedades”.

CAMPO 3

Investigadores del INTA Balcarce formaron parte del consorcio mundial que descifró el genoma de la papa

LOS NÚMEROS DE LA PAPA
El genoma de la papa tiene 12 cromosomas y se estima que posee 840 millones de pares de bases, lo que equivale aproximadamente a una cuarta parte del genoma humano.

l genoma del tercer cultivo en importancia mundial, ha dejado de ser un secreto, se abren de esta manera, importantes posibilidades de investigación que permitirán mejorar este producto, como así también otros vegetales de ADN similar. El Dr. Sergio Feingold presentó el trabajo que realizó el Consorcio Mundial, del que formó parte, y

E

que logró descifrar completamente el genoma de la papa. Un grupo internacional de científicos de 14 países, que incluye a investigadores del INTA Balcarce – conformaron una unidad pionera en el estudio y mejoramiento de la papa-, logrando descifrar completamente la secuencia del genoma de ese cultivo, tercero en importancia alimentaria mundial.

INTA Rafaela – tecnología y transformación agroindustrial

18,5 18,5 60 60 130 130 325 325 2008 2008 5.000 5.000 8.000 8.000 72 72 213 213

millones de hectáreas es la superficie mundial sembrada. kilos de papa por año consume, en promedio, cada argentino. son los países donde se cultiva. millones de toneladas se cosechan anualmente en los países productores. fue el ciclo nombrado por la ONU como Año Internacional de la Papa. variedades de papa existen en todo el mundo. años pasaron desde su origen, en la cordillera andina. millones de toneladas anuales produce China, líder mundial del sector, que aporta más del 20% del tonelaje global. millones de toneladas se comen cada año, lo que convierte a la papa en el tercer cultivo de importancia mundial, después del arroz y el trigo.

Logran desarrollar bacterias probióticas en polvo y solubles
Por Leandro González Badenas
La investigadora Roxana Paez es la desarrolladora de este proyecto que permitirá la incorporación de probióticos sin fermentar y en forma soluble en la alimentación humana y animal. Roxana, “Aquí comenzamos a elaborar el desarrollo del microencapsulamiento de bacterias probióticas por secado spray, y logramos obtener un material en polvo posible adicionar a la leche, esto es una realidad concreta, hoy se puede perfectamente suplementar la leche en polvo industrial con este producto” aseguró. Pero, como siempre: “sorpresas te da la vida” y parece ser que en Rafaela no hubo excepciones, en el andar cotidiano del proyecto, los investigadores se fueron dando cuenta de las propiedades solubles del probiótico microencapsulado, “Lo que vimos en el camino es que el producto no sólo podía agregarse a la leche en polvo, sino que la flexibilidad y la amplitud del mismo, nos permitía incorporarlo a diferentes matrices alimentacias en estado líquido, tanto de uso humano, como de uso animal, entonces se nos abrió un campo de posibilidades que al principio no se había tenido en cuenta”, explicó Roxana. “Aquí tenemos entonces el resultado del desarrollo – nos dice Roxana, mientras nos muestra un tubito con una dosis de 1g. del probiótico – hoy podemos incorporarlo en cualquier tipo de matriz alimentaria tanto, líquida como deshidratada, desde un suplemento lácteo para terneros criados a “guachera”, hasta el jugo de naranja de tu desayuno, es sólo verter su contenido y revolverlo como si fuese azúcar, e inmediatamente estás consumiendo un probiótico “sin fermentar”, en el alimento que vos elijas” concluyó.

F

ragmentado en dosis de un gramo, el producto provee entre 10 y 50 millones de microorganismos probióticos viables. Roxana Paez del INTA Rafaela, ha llevado a cabo en el marco de dos programas que tiene el Instituto: Leche deCalidad Integral y Tecnológia para la Trasformación Agroindustrial, un desarrollo tecnológico basado en el manejo de bacterias probióticas, que arrojó como resultado, un probiótico sin fermentar en forma de polvo que se disuelven en cualquier líquido como si fuese azúcar. “Desde hace tiempo veníamos imaginando, en el Programa Leche de Calidad Integral, una manera lógica de generar agregación de valor a uno de los productos de mayor exportación de la cadena, la leche en polvo”. Nos explicó Roxana. “ “Pensamos que una forma interesante era suplementar esa commoditie con bacterias probióticas, ya que están presentando una gran demanda de consumo dentro de los lácteos” agregó la investigadora. “El consumo habitual de las bacterias es a través de productos fermentados como los yogures o eventualmente algún tipo de queso, el gran problema era que nos encontrábamos obligados a suplementar una matriz deshidratada, como hacíamos para agregarle probióticos a un polvo?” Planteó

Los técnicos del INTA de la Experimental de Villegas y de la Agencia Pehuajó analizan nuevos planteos ganaderos para el oeste bonaerense

l ciclo completo permite diversificar el sistema, otorga mayor flexibilidad para distintas épocas del año, es una forma de agregar valor a los planteos mixtos y logra establecer una sinergia con la agricultura. “Hasta el año pasado, el margen de la cría en esta zona era de 50 pesos por hectárea. Este año, a precios de febrero-marzo, ascendió a 180 $/ha. En el caso de ciclo completo, los márgenes pasaron de casi 360 $/ha en 2009 a cerca de 1000 en la actualidad”, anunciaron los técnicos de INTA. De la comparación con la cría y la invernada, los datos del INTA hablan de una mayor estabilidad y rentabilidad a favor del ciclo completo con silo de maíz. Para lograr implementarlo hace falta mejorar la base forrajera, practicar destete precoz, combinar pastoreo con silo y realizar engorde a corral. En lo que hace particularmente al corral de terminación, los técnicos del

E

La clave es el ciclo completo
INTA manifestaron que si bien cuenta con muchas ventajas, el productor debe estar atento al incremento en los costos. Las variables a manejar pasan por el tipo de animal que se encierre, la dieta y la mecánica de implementación. En el encierre, la importancia es la eficiencia de producción. La categoría más interesante de encerrar está integrada por animales de entre 270 y 300 kg, con una ración balanceada de 6 o 7 kg. Cuanto más gordo es el animal, menor eficiencia en la ganancia de peso. Los técnicos de INTA Villegas vienen trabajando en ensayos sobre corrales de recría a corral, tratando de analizar cuáles son las estrategias más convenientes cuando de ganar kilos se trata. En este sentido, los técnicos hicieron hincapié en la conveniencia no de agregar grasa sino masa muscular. “Los más chicos y menos engrasados fueron más eficientes en la ganancia de kilos y en la conversión”, dijeron. Los técnicos argumentaron que el nivel de engrasamiento a la salida del corral se puede manejar con la ganancia de peso, con el nivel de consumo y el nivel de engrasamiento inicial. El animal no debería salir gordo del corral de recría, es necesario controlar que no se engrasen demasiado porque luego pierde eficiencia en la etapa posterior. Es más conveniente recriar a ritmos más lentos, y eso se regula con la cantidad de alimento que se le da al animal. Un animal que sale gordo de la recría luego no es eficiente en la etapa a pasto. La dieta incorporada en los ensayos de INTA está integrada por un 50 % de silo de maíz, un 30 % de grano de maíz, 20 % de pellet de girasol. Se trata de una composición alta en fibra y de consumo restringido.

Página 7 | Viernes 25 de Junio de 2010

CAMPO 3

La Facultad de Agrarias de Lomas trabaja en optimizar la poda de arándanos

Un trabajo de campo de dos años para mejorar la producción del cultivo

Por Silvio Speranza
Universidad Nacional de Lomas de Zamora

U

n proyecto de la Facultad de Ciencias Agrarias avanza sobre parámetros en el manejo de la plantación de arándanos y procura la optimización del trabajo de poda. “Se intenta perfeccionar la metodología de trabajo en el campo para generar una calidad superior en el producto final”, asegura la jefa de la investigación. Desde principios de 2000, el arándano fue campo de inversión, pese a ser un cultivo nuevo, gracias al alto porcentaje de ganancia que presenta. Sin embargo, esta investigación, a cargo de la ingeniera agrónoma Marieles Pescie, estableció que los parámetros de trabajo en el manejo de la poda no eran los adecuados y propone nuevos métodos para mejorar la calidad de los frutos. Los investigadores de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNLZ llevan tres años de trabajo sobre la

poda de arándanos y aseguran que, en muchos casos, los productores utilizaban una lógica que perjudicaba a la planta y traía consecuencias negativas en el producto final. Pescie asegura que una de las motivaciones de su investigación se originó tras su maestría en la Universidad de Oregon, en Estados Unidos. “El proyecto surgió con el boom del arándano, en plena crisis del país. Y el trabajo de campo ya lleva tres años”, explica. Durante los años 2001 y 2002, el arándano fue una de las plantas más desarrolladas, sobre todo en los campos de la provincia de Buenos Aires, por el alto valor de exportación que presentaba su fruto. Pero hoy no sólo abarca a Buenos Aires, sino que se produjo una multiplicación de terrenos dedicados a la plantación de esta planta, con Tucumán y Concordia como dos de las zonas con más desarrollo.

“Cuando comencé con la investigación, nos encontramos con que no podaban las plantas porque consideraban que sacar yemas florales era sacar fruta. Pero lo que se hace en realidad al podar es regular una carga, que termina por favorecer a la fruta que queda”, sostiene la especialista y agrega: “De este modo se tiene más comida para menos fruta, por lo que cada fruta va a tener mayor tamaño y mejor calidad”. Sin embargo, el análisis realizado por el equipo de investigación indica que muchos de los que se inclinaron a la producción de arándanos “no son productores de campo sino inversionistas” cuyo principal objetivo era la producción en cantidades, ya que en los primeros años de cosecha se llegaba a obtener unos 42 dólares por kilo. También se presentaban otros errores metodológicos en el manejo de

la planta que mermaban la producción final. Por ejemplo, muchos decidían podar la planta en verano. “Como la cosecha es en octubre y noviembre, realizaban la poda en los primeros meses del año. Y eso es malo para la planta, la debilita, igual que para cualquier fruta. Mi objetivo es mostrarle a los productores que esto no es lo que debería hacerse, ya que si se sacan yemas se mejora la producción y no se baja la calidad”, sostiene Pescie. Con más de dos años de trabajo de campo, el equipo de investigación mantiene plantas de arándanos en Lima, partido de Zárate, donde realizan tratamientos para observar cuáles presentan la mejor calidad: las plantas que no se podan, las que sólo se podan en invierno o bien una poda más racional y elaborada. “Todos los años se hace el mismo tratamiento sobre la misma planta, que es la unidad de investigación y

se sigue su evolución. Nosotros mismos vamos a hacer la poda, hacemos las mediciones y cosechamos con quien nos quiera ayudar”, indica la directora del proyecto. Así, los alumnos de la Facultad se acercan hasta los campos para cosechar, en un trabajo que implica viajar durante casi dos meses, dos veces por semana, que es lo que dura la fructificación de la planta. De este modo, se obtienen datos que se trasladan a un análisis estadístico y se determina cuál es el mejor tratamiento a realizar, para luego informar a los productores en busca de optimizar sus plantaciones. “El ambiente del arándano es complicado porque no todos son productores y los asesores mantienen su posición. Sin embargo, hay otros más abiertos a escuchar y con ellos mantenemos contacto”, finaliza.

Proyecciones granarias de la ONU para el 2010

Trigo: Caída en la producción mundial
n respuesta a los menores precios del trigo, la producción mundial del grano fino caería en 2010 un 1%, hasta los 675 millones de toneladas. Así lo proyectó la Agencia de Alimentos de las Naciones Unidas No obstante, la producción mundial de cereales aumentaría un 1,5% durante el presente año, hasta los 2286 millones de toneladas. Dicho aumento respondería a un incremento del 1,9% de la cosecha de granos gruesos y a una suba del 4,5% de la producción de arroz, según indicó la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO, en sus siglas en inglés). La menor cosecha de trigo proyectada para este año se debe también a un previsto retorno de los rendi-

E

mientos a nivele normales, luego de alcanzar niveles superiores al promedio en los últimos dos años, dijo la FAO en su reporte sobre “Perspectivas de Cosechas y Situación de Alimentos”. Sin embargo, la producción mundial de trigo quedará por encima del promedio de los últimos cinco años, dijo la agencia con sede en Roma. Una menor producción se espera en los Estados Unidos, donde el área del trigo de invierno cayó u 13 por ciento, y en Canadá. Las cosechas de trigo en Europa estarían en línea con las del año pasado, dado que una caída prevista en los países del Este sería compensada por mayores cosechas en la Unión Europea. La producción mundial de granos gruesos se espera que aumente a

1136 millones de toneladas, con un incremento de la producción de maíz en los Estados Unidos. La perspectiva de los granos gruesos invernales en Europa es favorable, mientras que los granos de primavera están aún siendo sembrado allí. Para América del Sur se prevé una recuperación de las cosechas, tras las fuertes sequías del año pasado. Acerca del arroz, la producción mundial sería de 710 millones de toneladas, un 4,5 por ciento por encima de la temporada 2009, cuando el mal clima redujo los rendimientos. La producción de Asia crecería un 5%, a un récord de 643 millones de toneladas, o 429 millones de toneladas en términos de molidos.

Página 8 | Viernes 25 de Junio de 2010

La informatización está asociada a la trazabilidad, pero no la garantiza

CAMPO 3

Trazabilidad, más metodología que tecnología
Por Marcela Gimeno
Directora de Trazabilidad de Alimentos Argentinos

a palabra trazabilidad no siempre se utiliza para definir un seguimiento preciso, útil y documentado sobre los procesos productivos en una empresa. Muchas empresas no llaman “trazabilidad” a controles ya existentes por no tener informatizada toda la planta o por no contar con modernos dispositivos de identificación o tag en sus lotes de productos. Un sistema trazabilidad se ha definido como un “conjunto de procedimientos preestablecidos y autosuficientes que permiten conocer el histórico, la ubicación y la trayectoria de un producto, o lote de productos a lo largo de la cadena de suministros, en un momento dado y a través de unas herramientas determinadas”. En esta definición hay tres aspectos que

L

se incluyen para poder resolverlo: Por un lado los tipos de identificación, por otro, la captura de datos y por último, la gestión de la información que transmiten los identificadores, a través de los lectores y que se logra por sistemas informáticos (software) que permiten almacenar, intercambiar, imprimir, entre otras funciones necesarias. La pregunta que deriva de estas definiciones cae de madura para el empresario pujante que busca incrementar volúmenes, minimizando el margen de error por producción. Si no tengo informatizada toda mi producción, ¿puedo decir que tengo trazabilidad o no? La respuesta es: en realidad, no. Ocurre que muchas empresas tiene informatizada parte de su producción, junto a los sistemas administrativos contables, con la que todas

hoy cuentan, pero hay cuellos de botellas en procesos que se hacen manualmente y que “traban” o hacen más lento un seguimiento completo. Esto aumenta los errores de operarios en cuanto al registro de información. En otros casos, hay empresas que trabajan con gran carga manual de información, en planillas o en sistemas no automatizados que son muy prolijas en sus procedimientos. Otras, que han adquirido a mansalva equipos como impresoras y dispositivos (tag con radio frecuencia o códigos de mancha) y al no tener ordenada la información previamente, arrastran errores importantes con nuevas tecnologías. Se deduce de estas cuestiones que si bien la tecnología es clave, no se resuelve solo con adquirirla o capacitarse en su uso.

Un emprendimiento de ACSOJA, BAYER y el Programa de Agronegocios de FAUBA

CREA prepara el XIX Congreso Argentina 2010

El Libro Gordo de la Soja

“Todos juntos construyendo Nación”

E

Por Luis Angriman

Presidente del XIX Congreso CREA

Se llevará a cabo en la Ciudad de Córdoba a partir del 1 de Setiembre

E

l 2010 es un año de Congreso para CREA, y como no podía ser de otra manera, el consorcio ya ha puesto a sus hombres a trabajar para una puesta impecable Desde aquel legendario primer Congreso del año 1963 en Magdala, han pasado 18 encuentros con una periodicidad de tres años y, nos comentaba Luis Angriman – Presidente del XIX Congreso – que si bien “no nos hemos apartado del objetivo de desarrollar un evento donde se abordarán temas técnicos, empresariales e institucionales para poder plasmarlos en la agenda de los próximos años proyectando una visión común, el lema de este

Congreso indica la profundización de nuestro compromiso “TODOS JUNTOS CONSTRUYENDO NACION””. Cada tres años se realiza el Congreso Nacional que reúne a más de 3500 personas del Movimiento CREA y del sector (productores, técnicos, periodistas, empresas, etc.) en el 2010 se celebrará un nuevo encuentro que se desarrollará el 1, 2 y 3 de septiembre en el estadio Orfeo de la Ciudad de Córdoba. Este encuentro tiene una duración de dos días y medio, y es reconocido por el nivel de sus oradores tanto nacionales como internacionales, así como por su convocatoria.

l próximo 28 de junio a las 15 horas en el Salón San Martín de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, Av. Corrientes 123, se presentará el libro “Sistema de Agronegocios (SAG) de la Soja en Argentina, su cadena y prospectiva al 2020”. El mismo es producto de la interacción público privada. La propuesta de ACSOJA, el financiamiento de Bayer CropScience y el trabajo del Programa de Agronegocios y Alimentos (PAA) de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires hicieron posible llevar a la acción, las ideas y el discurso. El contenido del mismo, realiza un recorrido sistémico al negocio de la soja en Argentina, desde el pasado, el presente y el futuro y en el marco de las demandas y escenarios posibles a mediano y largo plazo. En el mismo se analiza a la demanda y a los competidores, y las acciones que permitan mantener la competitividad del Sistema en Argentina. Es importante destacar las características innovadoras de la metodología de estudio del SAG soja, a través del método EPESA, desarrollado por el PAA y el abordaje desde la Nueva Economía Institucional, ambos aplicados por primera vez en estudios de este tipo a cadenas agroindustriales argentinas.