cl,-': Con la c.,l.

rL,'racion
CO \ SEJ E R I ^ D E E D U c A c t o N y C]l.\.it,\ t) i] l- ,\Ju \ r .i I )E A N I ] , \ L U C i A F . x c ¡, iA .D 1 f u a . \ c r o N P l < oYI\cr ,\L r ) F I\{ ,\r - .\c,\ F \ c llo A y l J \ I . \ \ f I l t N T o DE M ÁL ,\( ,,\

i rñ iC. \ 1.\

VOZY LE,TRA
de Reui¡to Fikloga
lf911ff.J9!"..a-*l

I
I

I
T¡ ¡:::r.?'r:iFq

':

I I r4F:' {!

Dilecciá1 M ANUI!. Ar

AR E zeU E R R A , JosÉ LA R l GA R R TD o

Con la colal
CoNSEJERiA DE ANDAI EXcMA. DIPI EXcMo, AYI UNICAJA

Co",4a C:ieútin JosÉ ¡,fA¡*uEr BLECuA (prcr¡en.¿) ANToNIo ALAToRRE HANS frrAscHl' IÍANUEL ALVAR Cr.¡uoto Gullr.l.:r EucENto AsFrNSto HU\!BERToJ_óPEZ MoRArris y^Ftov tr{A L(rLl JUANBAu r r sl¡ AV A TLE ARCE G¡gRr¡r_¡Nlo¡r,Lrr Gr u sÉp p ¡ i B E LLIN r S E B ^srrÁ N N E l rME rs]];R ArBER,ro BrEcuA poi nER BERNARD ANTo\-to CARRETR^ ANToNro pRlEto EUGEN¡oCoSERIU BERNARD QUEMADA l{Axr¡,¡E C}lEv_{r.tER ELiAs L. RrvERs AuRoLA EciDo HrRo-¡o UED,{

SOBRE LENGUA Y PENSAMIENTO Bemard Pottier
Unir¿ni¿ad d¿ PaÁ IV

l-rDro NrETo JIMÉN¡tz

I¡s lingüistas nos dedicamos al estudio de una de las actividadesmás in tensasdel pensamiento. A pesar de la seducción que pueden ejercer los mo delos formales de las ciencias exactal, nos enfrentamos con una problemá tica caracterizadapor la infiritud de Io pensable,la finitud rela¡iva de la len. gua, y Ia segunda infinitud, la de los discursos siempre renovados. Somos alternativamente enunciado¡es e interpreta¡tes, en medio rle un ento.no inestable, y con sabcrcspsico-socio.culturales sólo en parte cor-rrpar. tidos. De alLí Ia dificultad de La materiaI-a lingüística pertenece, plles, a las ciencias humanas, y se lc planteao problemas cualitativos y cua¡titativos. El núme¡o de las lenguas del mundo es muy elevado, de 4000 a 6000 más o menos, en parte porque no se puede delimitar cienríficameote dónde y cuiíndo empieza a ser significativo un conjunto de diferencias ent¡e hablas similares. Si nos referimos a Europa, y más concretarnente a los veintiún paísesde la parte occidental, ya ¡¡os encont¡arnos, segrin los documentos oficiales del Consejo de Europa, con 46 idiomas, sin que se tengan en cuenla las varia¡r. tes qüe los hablartes sienten y a veces enfatizan, como en el caso del cata lán, del gaüego o del euskcra. La consccuenciacasi maLcmática cs qur: son cxcepcionalcslos paísesmonolirglies, tales como PorLugaio lsl¡n.iia. Cua¡do Lablamos dc la lcngua espariola o inglesa, o f¡arrccsa,como len. gua común, consideramos en lealidad el panlecto, o sca la reunión de todas las variedades locales, sociales,técnicas, actualmente utilizadas en un vasto territorio. Al ot¡o ext¡emo se sitúa el idiolecto de cada rmo de nosotros, ta¡n. bién multiforme, hasta el punro de que ¡esulta imposible describirlo exhausti De modo que el lingüista nunca puede Lrabajar con co¡pus homogéneo. A prinera vista, r¡r estrrdio sincrónjco parccc prcsentar ntnos dificultades que una investigaciói de car:icte¡ diac¡ónico. Es una ilurió¡trh , ¡.dñ.|v/1. Be,

t¿)¿r Ediróriai ARco/!_rsRos, L. Jua¡ Baurisl¿ S. de l¡lcdo, 28 - 28002 Ma{irid. * ISSl.l.r r 30. l2 /l - I) cpósi1o t.q¡ l : M . r 920- 1991. ¡ , m e:C R tu,, S. A. ( i \,1ad.i d) . Im

MODELo FoRMAL DE r-A.coNJUGAcIóN EspAñoLA" Igor Mel'¿uk
Untu¿niddd dz Mon¿l¿ot

A losque me han abierto el mund,ode España ) ¿l unfue\o d.eLespañol:Erneüina Leúintotq Augwto Víd.al) María Lulsa González. 1. INTRODUCCIÓNTEÓRICA El artícülo expone u¡ modelo de la conjugación espaiola, que es un mo. __ delo fo¡:nal morfológico, Se divide en taes grandes partes: l. Introducciónteórica. 2, El verbo españolt caracterización de fondo. 3. Presentación de un modelo de l¿ conjugación eBpañola. Al principio de cada parte (y de cada sección y subsección) indicaremos su estructr¡¡a, Asi, iniciamos esta Int¡oducción expüca-ndo la noción de MODELo FoR. MAL MoRFOLoCIco: Sección 1.1. El resto de la Introducción lo dedicaremos a los coNcEl,¡os Blislcos MoR_ FoLóGrcoSque empleamos en la presentación del modelo: Sección 1.2. i.l. MoDELos[oRMArEsMoR¡olóctcos

Un ¡'rodelo formal morfológico forma pate de un modelo formal lin güstico, es decir, de un modelo de una lengua natural cualouiera en su to. talidad. Para hablar de modelos tingtiisticos lo ha¡emos desáe eJ punro de vis¡a de la l-eoria Senlido-Tcxro (TST), que desgraciadarnenre podemos no presenrar en estas págjnas. Nos ,imit afemos a u¡as referencias (Mel'fuk 1974a,b, c, f981, 1988: 43-91; Garti lgg2), pero ciraremos aqui los r¡es pos' Traducciín: Maria José Jiménez Tomé. qisicra cxp¡€sa¡ aqui mi mjs cordial agladccimiento a M. Atva. Fzquen¿, qüien mc i¡. \i ,d a .i ( 'i bi r afl i , r l o . y a ¡a c ñ . á a L ¿d o ¡¿ M. R mo , . . ú y ¿s L o n e , , ¿, É " , c o . . ^r r ^l.nso sftos mF hrq ¿lrd¿do t¡¡lo.

)

\ )

10

rcoR MEL,¿UK

\¡oD ¡ | o toR MA L D F t-A C ON J LGA C TÓN pA Ñ OL\ Fs

tulados fundamentales de la TST, c.lrcialespara nuestra p¡esenración.La es, trucrur¿de la Se..ión 1.1. r€ presenlaenr;nres (omo siguF: . Brevecar¿cteri¿ación la lJ_ de . Definición de modelo formal rrorfológico. . Aspectos récnicos de un modelo formal morfológico. . Hisroria de los modelos formales morfológicos e; ]inqtisri.¿. 1.1.1. Brete caraiteriza¡iínde la TeoríaSent¡do Texto Nos basta-riín unas descripciones aproximadas de los t¡es postulados de la TST. I. La TST se propone conside¡a¡ una lengua nanrral como un comple. jo conjunto de coRr{xspoNDENcIAs entre sentidos y textosr esto es, entre las Representaciones Semá¡ticas y las Rep¡esentaciones Fonéticás de oracionesi una lengua natural se p¡esenta como una red gigantesca de correspondencias {nSenrr}.+lfSon ]. La tarea de un lingüista consisre en describir tales correspondencias2, Debido a la sinonimia y a la homonimia, ta¡ frecuentes en las len. guas naturales, a¡í como por otr¿s ¡azones, resulta ¡ecesario int¡oduci¡ ¡¡t. .VELES INIERMEDIoSde representación: el nivel sináctico, o sea, el de la ora. ción, y el nivel morfológico, o sea, el de la palabra, ni:is precisamentc, el de la tonv¡ DEpAr-{BRA.Al mismo tiempo, rodos los niveles, exceprua¡do el semántico. se diüden en subnivelesprofundos (oricnrados hacia el senri. do) y superficiales (orientados hacia el texto). Obtenemos así el nivel de Re. presentación Sinráctica Profunda (Rsintp), el flivel de Representación Simác, tica Superñcial (RSinrSi. et nivel de Representación M;rlológica profi.úida (RMorfP), etc. De esta manera, el sistema global de correspondencias lingüs. ticas se divide en seis sistemasparcia.les de.correspondencias,o bien en seis CoMPONENTES (cuyos nombres aparecen en negrira bajo las flechas bidirer. cionales de correspondencias): (l) lRSeúrl€lRsintpr,lelRsintsk?lefRr,rorfi,rrJelRMo¡fsülHlp,tonpJ,lé{Rronsrl sertántica si¡t.xi3 sirtdi. morfolo8í¡ ño¡fologís to¡ologfa p.oturda supe¡ñcid protunda superfici¿r . 3. La descripción de dicho sisrema global de correspondencias (es de. cir, de la lengua) se hace a través de un conjunto de reglas formales capaces de implementarlo (sobre la forma de las reglas véase m;is adelante, l.l.B.B.). Este conjunto de reglas es un modelo funcional, o cibernético, de la lenqua; se lc llama Modelo Seotido-Texro(VST). Con esto queda claro quc todo MST incluye scis componentes mayores o submodelos.

1.1.2. Dejnición de mod.elo formal morJológito Un modelo morfológico abarca dos componentes del MSTI morfología profrmda y morfología superficial- Podemos formula¡ una definición:
DefinicióD U¡r modelo fomel morfolótico es el componente de un MST completo qD€ establece las correspondenciai ent¡e el conjdlo de rep¡esemaciones morfológicas protund¿s de todas las fo¡mas d€ palabras de una lengua dada y et €onjuro de representaciones toné¡icas profundas(= fonológicas)de las misrn¿s formas de Fala. b.as. r: modelo fomal mo.folósico

Tal modelo morlológico es el que pre\enraremos en rste articulo. posee tres propiedades importa-ntes(que comparte con los demiís submodelos de rm modelo Sentido-Texto, pero que caracte.iza¡emos aquí dada su importa¡cia para ¡uesrra exposición): t ) Es un modelo sINTÉTrco (en luga-r de a¡a1íeico): sólo se contempla el punto de vista del hablante, o sea, la vía de la sr¡tésis. (Por supuesto, el rno, delo puede ser invertido para realizar el alrílisis, pero de este aspecto no nos ocuParemos. ) 2) Es un modelo EsTÁTrco (en lugar de dinámico): sus reglas sólo expresa¡ las afi¡maciones declarativas qüe especificanlas correspondenciasentre niveles. (Los procedimieotos necesarios para realizar el paso de m nivel a otro queda¡l fuera del modelo.; 3) Es u¡ modelo No oRDENADo: no se da el orden de aplicacióo de sus rfglaJ. que estiin formuladas de tal modo que pueden ser aplicadasen cual. quier orden. (En aquellos casos donde el orden irnplique urra info¡rnación relevante, dicha información será expresada por símbolos expücitos inscritos en la regla.) No podemosjustificar aquí estas tres dec¡iones, pero pensamos que son válidas para la lingiiistica en gene¡al. 1.1.3. Aspeclos tácnícos un ñodelo de larmal mofalógba Pa¡a caracterizar deta.lladamente un modelo morfológico, debemos pla¡Iteai los cinco puntos siguientes: . representaciones utiüzadas en el modelo, . componentes del modelo, . estnrctura intema de las reglas del modelo, . tipos de reglas utilizadas, . estructura general de un modelo morfológico.

) ,)

\ ./

12

t6oRMEL auK

MODELO FORMAL I-A. DE CONJUGACIÓN ES?AÑOIA

13

NBr Advertimos al lector que las o.plicaciones relativas a algunos de los términos empleados en esta subsección pueden enconrrarse más adelá¡te, e n 1.2.

Representación Mórfica, es decir, una cadena de (significa¡tes de) mo¡. fos que constituyen la forma en cuesrión. Por ejemplo: la Representación Mó¡fica de la forfÍra cant&emases lkantl+/a/+ /se/+ /mosl: la Representación M órf1ca de la forrna tro¿uje es /ú^dwx/ + f/ + /i/ . Representación Mórhca Ajustada, es deci¡, la misma cadena tratada por Ias reglas mofonológicas y las del acenlo. Por ejemplo: la Representación Mórfica Ajuscada de la forma conüísemoses /kan/ + /á/ + /se/ + /flj.os / : la Representación Mórfica Ajustada de la forrr.a trodtje es ftradúx/+fef. Esos cinco niveles de representación los veremos en la siguiente descrip. ción del modelo.

1.1.3.1. Reqreientaciones uti.lizad,as un mod.elo en morJológico Un modelo formal morfológico manipula tres niveles BÁslcos de repre senlación de las formas de las palabras: Representación Morfológica Profunda de una forma de palabra w es el nomb¡e del lexema al que rr pertenece, provisro de todos los g¡amemas que determinai w completamente. Por ejemplo (véaflselos términos en 1.2.1.y las abreviaturas en l.?.2.): la RMorfP de la forma cantú¿moses CANTARn",-bj.i-pr.r,pr; la RMorfP de la forma ¿¡adrr? es TRADUCIRrai,d,p,-.¡,,s;etc. Es una representdción cATEGoRIAL, pues apunia a u¡a expresión dire(ta y expücita de las citegonas flexivas de la forma de palabra en una determinada lengua. Consútuye los (cimientos) de un modelo morfológico. Representació¡ Morfológica SuperFlciel de una forna de palabra w es un conjunto de morfemas que de[ermina w completamente. Por ejemplo: la RMorfS de la forma cantttuemos {CeNr.], ltlrel, ISUBJ.IMPFI,{lPLl; la RMorfs de la forma traduje es l'r-u.j\Duc'l, ln-l.rel, {IND.ennr.lSG}; etc. [El.Te : elemento temático] Es lrna representación EsrRucru¡tAt (: morfémica) pues apmta a una expresión directa y explicit¿ de la construcción ffsica de la forma de palabra en cuestión. Representacién Fonética Profunda de una forma de palabra w es una que deter' cadera de fonemas, provista de todos los prosodemasnecesar¡os, mina completamente el significante de w Por.ejemplo: es la RFo¡? d-ela forrna cantó.seflas 7&a-ntásernos/; la RFonP de la forma tra¿uie es ftradúxe/, Es lma representación FoNoLócIcA; constrtu)¡e el (techo) de un modelo morfológico. entre RMorfS y El modelo utiliza también dos niveles INTERMEDIoS RFonP, a saber:

|.l.3.2. Componentes modelo deL Un modelo formal morfológico se cornpone de dos submodelos: Morfología y Morfologla Profundá. que asegura la correspondencia

{rulorfP}<+ Invorfsl,
Sup€rficiet que asegura la correspondencia

a través de Ios dos niveles i¡rtermedios que acabamos de mencionar. La composición interna de esos dos submodelos será cla¡ificada a 1o la¡. go de la presentación del modelo. . 1.1.3.3. Btructura interna de una regla morfológXa(de cortespand,encía) Adelantá¡donos un pocor indica¡emos aiora la estructura de las reglas morfológicas de correspondencia- (Et otro tipo de reglas -reglas frltrosserá caracterüado en la próxima subsecciórl) Una regla morfológica de correspondeocia, como toda regla lin$iisrica de este tipo, consta de tres parres: X€ r Yl C

{nMorfslc.+lruonrl,

l

I(;OR IVlFL'.UK

I\JODI-I,O }ORAL LA CON]UGACIÓ\ DE J.SPAÑOI-.\

]'

donde X es la parte de la izquie¡da, o 1aexpresión de parrida; y. la parte de la derecha,o la exp¡esión de llegada, y C, la parte condiciones. Esta última reqüie¡e una expilcación. Formalmeore, la pAR-r'ri co¡-DlctoNEsde una regla morfológica sc org:uri za como srgLtea . EsLá consdtuida por condiciones individuales, iden¡ilic:j¡dose cada una de ellas po¡ un número {.ilra á¡abe con paréntesis)y separada de las demas Por un Punto y cona. Las condiciones difereates de una misma regia se encuent¡a¡ siemFre en ¡elación de conjrtnción lógica; p:rra que la ¡egia considerada sea aplicable al objeto seleccionado,este objeto debe sarisf¿Lce¡ sir¡ulaáneamenrcToDASlas i c o¡r, ll. ,nc cd, la reg la. . Una condición es una iirñ.ión boolea¡a. Los conecto¡es lógicos que la organizan (no, y, o, si - enronces,...)se imprimen en negr:ita. CoÍtO ab¡eviatura pu¡iunente técnica, reemplazanos y por una coma en los contextos en los que no se planteal dudas. . Una condición puede incidir sob¡e la parre de la izquierda de la re. gla, sobre la pa.¡ie de la derecha, sob¡e la colTelación enr¡e las dos parres, o -Íiuy fiecuentcr¡cntc-- sobre L¡na¡eprcseüLaci¿rn la forura de pal:r (dc bra de que se trate) de otro ¡ivel. Debemos se.ñ¿lar ahora rrna propiedad ñrndamcntal de las reglas del rr-ro. rlll¡¡ rr,.lolóeico r,r ct¡csiión (esi cono d. todas la.srcglas clcl r,ro(l¡lo Sr:trti dorfexto):
Las condicion€s de una regla dada purjDLN ToDos Los Nr¡v'ELEs Rr DE ^pucaRsEA FRTSEN¡ACIóN, activá¡do inform¿cio es qu€ con iemen a ¡riveles más proÍiudos o más supe¡'fici¿]es que losniveles clirecramenre implicados en la rcgla consider¿da.

OR¡OLOCIC^, menciona los eramemas en la RN{orfp, los rasgos que . . c¡el sinrácrico de los signos pa¡ticula¡es, los signos particular,:s o l.r, .eñas par¡icul¿¡esy, finalmenre, Ias fuontc¡¿rs morfológicasr. - IoNor.óclcA, que rrara sólo de los fonemas o de los p¡osodemas. Si dos ¡eglas esrá¡ ca¡acterizadas po. condiciones que ;e excluyen mu tuamenre (la rcgla I rienc las condiciones C, y la regla 2 -_ no C), u;i[zamos una abrevjalura evidenre: las condiciones de la primera regla se dcsignan por una va¡iable (4, 8,...), qlre se niega en la sr:gunda regla (donde esiribi. mos srmplemenle no A). Se uriliza el mismo procedir¡iento para las condi cioncs nruy complejas que se reyirer varias veces cn las rcgüs: sólo r€pcti remos la variable que represenaa coNJUNTO uN ESTANDARIZADOcoNDlcto DE Nlts. 1.L3.4. Tipas rcglarutiLizadas de

En este sentido, nuestro enfoque no es (lineal). No tratamos de orgalizar-Ias reglas Iingiiísticas de modo que la síntesis (o el ariálisis) de la forma dc palab¡a en cuestr'ónavance cn urr solo s.¡llido, sin rcclrrri¡ a los nivcles siil,ri.ntes ni a JosprecedcoLcs.1-ossaltos:hacia a¡lt-l:nlte y h¿cia atrá5 (stán ¡r:rniiirlos; úucstÍa única l'co.ui)a.ión cs har.f rtlr.stra: regias Lr nrÁsr-x^. 'l!,irA].i]sPOSIBL!]S descleel puiiro de vjsra de l¿ iiituicjó,r li¡1f.iiística.. ilsta libe¡,ad abs,rluta dc ::-.c¡:so la i¡firl¡na.ión, dc la quc goza¡ las re. a glas e¡r el modelo Sentido-Texlo en general y en el modelo mo¡fológico en particular, está di¡ecramenie rclacionada con el modo de inrerpretar la na turaiezade las reglas en nuestra Leoría,No se conlemplar como operaciones secuenciales, sino corno ase¡cioncsATEMpoRAutS, libres de iimitaciones de o¡l)csdc cl nrnto cie Iista d¡l f<'r'r¡1o, (r)rli(ióir un¿ ¡. a ¡,"' ,Jc scr ,1 , r.,r,,,1", "r o i, , . r , pr , cn u':l;' r.er,l¡ mo¡foló

Un modelo fo¡mal morfológico incluye tipos diferenres dc reg.las que vamos ¿ .¿rr.teri/ar segrinlas tJosdinlcn.ronc.siguiente\. F¡ p¡im.T lusa¡, clisdngüi¡cmos dos ripos principdes de reglas mor:lológic:rs: . REGLAS tsUtiNA DE ¡'ORi!,tACtóN de corrfcción), que especificar los (o conjuntos de rep¡esentaciones m?mipuladaspor el modelo en un nivel o sub, nivcl parLicular.Estas reglas, aplicadas a una represcntación clada, decidr:n si cs (o¡rcciaj arl? t(io no lo es, sc rcchazao se rcpara por.las r-cglas trans. cle formación. Las reglas de buena formación son 1." neór_qs n¡_rnos. . REGL{S TRANSFORMACIóN el sentido lógico), DE (en que especifica¡ las , onr'pondcn,i"\ sed enrrr las repre.(nrd.ioncsde dos nivclecó subniveles ¿d)a(enres (\ubiipo lJ. o en¡r. crl,rcsionrscqulv¿l.nres denlro .le un rnis.. mo nivel (subripo 2). Las reglas.de_transforrnacióndel primer sr.rtrripo, aplicadasa urra repre. sentación dada del nivel ¿, le asocian todas las representacionesdel Ável r + t (o ?? 1) que lc cor¡espondrn. Las rcglas de iransfomración dcl segunrlo subl i¡o, a¡lir:adas a urra expi.csión l, del njvcl n, lc asociarrotra expicsión . E' d.-l nisnro nivcl, c¡rc k: corrcs¡olda: l.i,cquivale a !-. ¡rcr.o,cn cir, t,r moclo, es (rnás cor'1{rcta) dcscleel punto dc vista d,- las ¡cst¡iccit¡¡ñs supcrfici¿les. Todas las ree.las transformación sorl {jomo lcmos, RL(;LAS coRRrs. ¡] de ulj
P( ,N D r N ( l A,

Seguidanente, debemos disringuir, ent.e las reglas de ¡r¿nsformación, otr.os dos trpos: . REctás MoRuolócrcAs (propiamente dichas, las incluidas en el subcomponenre nrorfológico profundo del modelo); r '' ¿" 'r '¡ '!r ¡ '¡ 'r '"' r ''' ¡ 'r r ''- ¡ , r i

,, " : . '; :

j'

"'

)

i6
. ficial). REGI-AS MOR¡ONOLÓCICAS(las del subcomponente

IGOR MEL'EUK morfológico supe¡.

MODELO FORMAL DE LA CONTUGACIÓN ESPAÑOT-A

1?

Esta división se ent¡ec¡uza con otra;
REGLASSU?ERFICIALES. Como consecuencia de ello, tenemos cuatro tipos de reglas de corres pondenciaComencemos por las R¡Gr¡i MoRfoLócIcAs CHAS. . . REGI,AS PROFUNDAS;

Las reglas que expresan una correspondencia entre dos representaciones cualesquiera de dos niveles diferentes o¡n¡vaN su NoMBREDEL DE t-4.REPRE. SENTACIóN MÁs PROFUNDA. Parti€ndo de este principio, la Defi¡ició¡ 2 es evidente (romo Ias definiciones 3-5). Definiciór 2: regla morfológic¡ protund¿ Una regla úorfológica prcfunda es üa regla de correspondcncia cuya pa¡te izquierdacontieneun fiagmenro de una RMorfF [= el nomt¡e del lexemay un y un /úos g¡an€na(9 o quai $a'rnema(s)l la parte derecha" fragmento de ura RMorrs [: un conjúto de -eúas, es decia de morfenas, de supraljems y/o de familias de op$acionesmo.fológicasl. La mayo¡:ía de las reglas MorfP son reglas rytoRrÉMtcAs.Pero puesto que algmas reglas MorfP tienen en sü parte de¡echa oros.emas (por ejemplo, apofoniemas, o redupücacionemas), sería más exacto llarnarlas ÉMIcAs. Dcfini.ió¡ ¡: regl¡ rnorfolódcasup€¡ficial Una resla morrolósic. supe¡fici¡l es una regla de co¡respondenci¿ cuya pa¡. te izguicrdacontieneun fiagmen¡o de una RMorfs [: un conjunto de -emas] la y parte derecha,la cadenad€ sittros conespondi€ntes morfos, megamorfos, su[= prafrjos,apofonias,reduplicaciones, co¡v€rsionesd. y/o Se observará la ausencia de paralelismo perfecto entre las reglas morfo. lógicas profundas (= reglas lod)) y las reglas morfológicas superficialcs (: reglas MorfS). Una regla MorlP comprende, en sus dos partes, fragmen ios de representaciones ülgüísticas <legítimas>: RMor{! en la parte izquier' da, y RMorfS, en la parte de¡echa. Por el contrario, una regla MorfS sólo comp¡ende ur¡ flagmento de representación lingiiGtica en su pafte izquierda: es rm fragmento de la RMorfS. E¡ su parte de¡echa (es decir, en la parte de llegada, desde el punto de üsta de la síntesis), r¡rra regla MorfS sólo tiene ¡rna cadena de signos, que no forma ninguaa representación coü¿cta. Esta cadena, que procede de las reglas MorfS, debe ser sometida a la acción de las reglas morfonológicas profirndas y superficiales,las cuales aseguran la corresPondencia corTecta entre los signos seleccionados que constituyen la

forma de palabra (que se esLásintetizando)y la rep¡esentación fonética p¡ofunda (: fonológica) de Ia misma forma de palabra. La m yo/la de las reglas MorfS son reglas MóRrlcAs, que selecciona¡ el alomorfo apropiado para urt mo¡fema dado. Sin emba¡go, algunas reglas MorfS tienen en su parte derecha otros signos: por ejemplo, una apofonía, o una reduplicaciónr. Así pues, es más exacto denomin?¡las ETIcAs. Pasemosaho¡a a las REcL-{s MoRFoNoLócIcAS. I-as reglas morfonológicas describen el AJUSTE FoNoLócIco de los significantes de los signos que forma¡ la cadena mórfica resultar¡te del firnciona. miento de las reglas Morfs. Esta cadena contiefle ya todos los signos nece. sarios; entre otros, se le ha¡ aplicado todas las operaciones Iingüísticas sig. niñcativas (= sig¡os opelaciones). Las reglas morfirnológicas indican cómo los fonemas y/o prosodemas que forma¡! parte de los significartes de esa ca. dena cambian segrim las leyes de la coocurrencia fonológica de la lengua conside¡ada - debido a su coexistencia en el seno de r¡na misma forma de palabra- La:s reglas morfonológicai son, por así decirlo, <horizonta-les>: manipulaa unidades de igual naturáleza (ya sea¡ fonemas o prosodemar). Aplicamos a estas reglas la división (profur¡do rr superficiab, bas.indorios en el con. tenido de sus condiciones. Dcfi¡ición 4: rAla mo.fonológica protund¡ Una regla morfonológica p¡otund2 es um regla cuya¡ dos part€scontienen y o de cadena-s fonemasy/o gruposd€ prosodemas cuy¿scondiciones el conrexco del los morfológicosI- gramemas guad€lamernd, ¡asgos o mencionan el€mentos sinLicrico,signosconcretos,fronter¿smorfológicff} La mayoria de las regtas morfonológicas profu¡das son altemancias de MoRFoLócicAME"\¡tE. obst¿nre,por lo gene. No rodas clases, cor\D)cIoNADAs ral, las reglas morficnológicas profundas incluyen -en algraas le¡guas como el español- otro tipo de regla muy pa¡ticular: las reglas de acentuación. Estas reglas sólo son propias de aquellas lenguas que tienen el acento fonoló. gico morfológicamente condicionado. Así, eh español, err las formas verbales, el acento rerae en una u orra sílaba en funciórr de [¿.¡ores mortológicos. Una regla de acentuación coloca el acento sobre ia sfaba apropiada.
D€fi[i.iód 5: rcal¡ morfo¡ológica lupc¡ticial

'

Una r€gla morfonológica supc.fici.l es üa regla cuyas dos prl€s contienen .adenas dc fonemas y/o grupos dc prosodcmasy cuyas condicioneso el (ontexto mcrcion¡ los elenr-nt.s funolóei(os. 'olo

l

]8

,C OR \ILL'C U K IJi ho C " ,,r oo ,I o nollo. ". n n ,l i , i ó r l"r .gLr r , tunn) ,gi, " i,.,oagi or r "n, ¿.,r pcr t. ¡" ,,.- n p5¡ ¿ ," ,.

MOD!]I-O [ORN,IAL DE LA CONJUCACION

EsPANOLA

L) 51..¡ p,"n n" ..,r "

I:or

.¿J.

mnJuLó1.r0 L1.3.5. Enruüura general¿e un tnadeLo JarmaL Ahora podemos of¡ece¡ al lcctor un esqucma completo de r¡n modelo morfolóeico - tal y como está concebido en la Teo¡ía Sentido Texto, d¡l -s cir, como componen¡e de un modelo lingüístico gene¡al Sentido.Texto. Est. esquema es una expansión de una parte del diagrama (l)e11 la página 10: müesl¡a expliciramente todas las ¡ep¡esentacioncs y todos los tipos de ¡eglas. Ver en la siguiente página la figura L

mrnologia por una regla filtr.o Font. Las reglas mo¡fonolósicas superficia. les (subsanan¡llas sccue¡rcias rechazadas or¡r los fihros lonológicos de la len $La. Ai igual que las reglas morfonológicas profundas, 1asregLs morlonoló gicas süpe¡ficialesson también altem¿nciasj pero a diferencia de las prime ras, las últimas no están nunca condicionadasmorfológicanente: solt ALTF.R
NANCI\S FONOLOGICAi!,ItNTE COND]CIONADAS,

ADVI]RTFNClA

TERMlN-OLÓGICA IMPORTAN-TE

1.1.4. UTtu brr¿ehistariad.elasmodelus marfotógicos Jormales Para da¡ cie.ta perspecti\¡a a nucstra p¡escntación, digamos unas pala. b¡as sobre la aparición y cl desar¡ollo de los rnodelos moriológicos en lin güistica. que nosotros sepamosi los modelos fo¡males morfológicos sc inr¡odujeron en la práctica lingüística hace aproximadamente 55 años. Veamos cuat¡o tiPos de ellos: Morlelos <jalLobsoniano¡ir nacjcron co¡ el a¡tículo ci;isico dc R. J:rkotr son (I94il) sobrc la conj[gación msa.'Iodos ellos tratan del verüo en una Iengua eslavr macedónico, checo, eslovaco(Isa¿enko 1964),... fr4o¿elor ccmpLttacionalÉs lqclolr rrut poPularcs er1los ¿riics60: su lrL¡ blicaron más de 50 trabajos relativos a unas docenasde lenguar: inglés, ñlso, f¡ar-rcés, incluso hebreo y georgiaio. Ei i¡terés de algunos de estos t¡aba e jos ha perdurado hasta nuestros días; por ejemplo, el de Matthews 1966,que describe la morfología del ilaliano. Modelos generativos! o chomskia¡os: a pesar de la moda sob¡e la gra' mática generativa taansfomacional, se crearon *que sep¿mos- pocos mo' delos morlológicos de este tipo. Como ilustración, citaremos dos: los de F. Kiclcr (1970y l!i72) y el de A. wiggcr (19?3). t:odetor del ti['c scntirlo-Text.! han sidc¡ elal¡o¡ados parr vffios i(ii.r m¿is: tárr¿uo (isxah.rva 1968, l97l), húngaro (Mel'¿uk 1976c),archi (I{ibrik ¿1. r977), ruso (cs'kova ¿¿ i9 i l), latin (ilol'iako', i Dumovo 1979),bafia (Aro ga Bessong Mel'auk 1983),... et Conocemos también algunos modelos morfológicos que no pueden se¡ ciasificados de ma¡era univoca. Además, ¡ecicntemcn¿e, en el dominio de la Inteligencia Artificial y Lingiiística Computacionai, han aparecido nuevos modelos fc,rfnalesmo¡folóÍlicos, pcro no pucden ser conside¡adosaqui d.: do:, lilxes r :icnt.:s: Ritchie ¿l ¿1 tall,r.l¡¡_rcirLi.tlos liDir:re¡n,'s ¡ i¡,cli<:a¡ 1991y Sprori 199t.

En la bibliogafia al uso, las reglas mo¡fonológicas süpe¡licialesson ha . bitualmente denominadas <fonológicasr, porque no poseennirglin condicionamiento mo¡fillógico. Por el conrrario, las reglas rnorfonológicas profun_ classr denominan simplementc (mo¡fonológicas). Esteuso, aunque muy ex_ tendido, no puede ser aceptado en el esquema de la TST: ..rr.,,.r,.orrái.ro con nucstro principio quc consisLe asignar a todo tipo de reglas rle co¡reser ¡ rn rr!,rr.i., , J n.¡n Lre , , n l\ \ I n, ; . p, . t , . nJ u qu" r , , : u, it , ul, . p ¿ r / n o , o L r o _ . ,) pl lermrno rpgla sólo pued. désignaruroartgla de ronespondenr fa\al(;gitn i:r entre ]a RFonP y Io que esté por encima de ella, es decir, lo nás próxirno a 1a su¡:r.r1icic..t'.sprcífi.am.ntc,rnra rcglx lind:rgjcl p¡ofrrrlda (: ^((lor.jl¿rgi ca), en sentido general) compete a Ia con.espondencia lRFonpl<+lRFonsl, es¡o es, a la correspondencia enL¡ela L¡anscripciónfonológica y la tra:rscrip_ ciónfonética; seleccionael aiófono apropiado para un fonima dado. Una re gja fonológica superficial (= (fonérica)) afecca a la correspondencia enrre lRFonSl (= transcripción fonética) y los sonidos realcs de la palab.a, es de.ir, a sus caracte¡ís{ic::s físicas (acrisricas y/o articr,lalorias). Por_ rr¡a pa¡te, .n rlLr¡!rraacelrión, c1 tí.rratro rcrld (,s l()1Lalógi.¿/toial rnenLe¡raralelo a los r étni os 1t:gla semtính.0, tu:gla sintftticay reglan0tJtlúgitl., ral y corno hair sicloinrroducidos c¡r la'Ieoría SentirioTexLo. for ot.a pirt., csL¿! ¿ccpcióu cs taobién corTienreen lingiiísrica _ al lado de ia otra acep. ción, de manera qrre el término reglaJonalL'gica resulta ambiguo. Si per:nitié. semos es|a grncralización del rórmino, nos veriamos en Ia obligación de distin$ri¡ dos tipos de ¡cglas fonológicas: las que pertcnecen aicomponente mo'foloqiro del .nodclo lingüisrico nuc, a, rigla. morlonológi,as srr¡er (= r , ¡r,ri. ryld 5q 'r | | r( a.. .n n| ¡ , , nlñr , , l|r . f ^, r , , ljt ; , . _n. r c ., r ¿ . , ¡ , , r ¿ r r . , nológirar. Parc¡':evjrj,;¡rlrr1Lr,r rrrur,rotogiap.oprLfsr:r l:r.ISf ;:j nl,is la fn cotrcrente y, por consigüic rc, más cóilocla.

\ )

)

20

IGOR MEL'ÓUK

DE ESPAÑOIA MODELO FORMAL I,A CONJUGACIÓN

2I

Reglasde cor¡ección de las RMorfP

========, lRMorfp,l

lt tl

Reglasde corrección de las RMorB

]J
=-====-=' IRl,rorfsJ 1| ll ll {,

Reglasmorfológicas profrmdas (: reglas morfémicas)

Iri cu¿nto al verbo español, el autor ha trabajado duralte más de 25 a¡ios sob¡e u¡ modelo fo¡mal de la conjugación espaiola: Mel'¿uk 1965, f967, i974d, 1976b. La versión que el lector ve en estas páginas riene en cuenla lanto el desarrollo de Ia teo¡ia morfolósica en los últimos años. como los trabajos más novedosossobre el ve¡bo esp"¿¡ol.

1.2. CoNcEprosMoRFoLócIcos BÁstcos 1.2.1. Defnicianes

Regtas morfológicas superficiales t: *gt"s rnórficas)

Reglas de corrección de las R mórficas

R'' mórñcas I (- secuencias de morfos I

no ajustados)

Hemos utilüado (hasta ahora), y tendremos que seguir haciéndolo, muchos conceptos morfológicos que.no v¿mos a discuti¡ en este artículo; ver Mel'duk 1982. Sin embargo, p¡esentaremosuna relación de tales conceptos, de explicaciones, imprescindibles para la comprensión del :llJ:.*. 1. Signo lingüistico = un conjur¡to constituido por tres elementos: r¡í signiffcado, r:n signiffcante y un sintáctico. Escritura adoptada: s: (.s';/s/;I").

|

11
ll ll ü
Reglas de corrección de las R morfonológicas

Reglasmorfonológicas profi.'ndas

Rr' morfonológicas I I de | (= secuencias morfos I t guasiajustados) l fi ll RegJasmorfonológiras

superficiales

Reglas de corrección dc las RFon?

lJ lrFonrjl

Consideramos que los conceptos de signiffcado y de signiñcalte son bas. ta¡te claros; el sintáctico (introducido por nosot¡os) es una lista de todas las propied¿des del signo, que controlan su coocurrencia con los demás signos sin ser condicionadas por su significación o su forma f5nica- Es decir que las i¡formaciones a.l¡nacenadasen u¡ sintácrico son arbitrarias. Un sir¡tiictico se presenta como rüra secuencia de rasgoe, teniendo cada rasgo del sintáctico su conjunto de valores. Por ejemplo, rm rasgo del sintáctico muy típico del susta.ntivo es el género gramaúcal, con valores (en español) lmasc, fem|; rm ra3go del sintáctico del verbo es el gnrpo conjugacional, con valores lI, I IIIJ (los verbos en -¿r, -er, -ir): etc. Ats. Representaremos el siritáctico de un signo como un subíndice entre paréntesis;por ejemplo, LAPIE,"".¡ CANT( ¿r)r) 2. Ser repfesentable (por otros signos): un signo s es representable por los signoss,, s,, .... s" si podemosescribirs :@1s,. s,..... sJ, donde el sím bolo @ representa una opera(ión compleja de unión. Así el signo ca-otó es rcpresentable por los signos canr- y -ó: c¡¡tó _O(cant_, -ó)-

ll-as fl€chas só¡idff vertic¿les bidjreccionales I desigm ta apücación d€ las ¡eglas de conespond€ncia; las flechas plmreads ho.i7¡ntates rmidi¡eccional$ ..i designan la apü, cación d€ la.s¡eglar filtros.l

Estructura de un modelo formal morfológico
¡ ¡cuRA I

3. Ser quasi-repres€ntable (por o!¡os signos):el significado de un sigrro s es represmtable por los significadosde los signos ar, si, ..., sn (a saber, (s)

)

22

tcoR r{EL,óLiK

\tar tj t j ( ) F O R AL-D [ L \ C O \ J U C ^ C I O ¡_

IISPAÑOI_,\

2a

= ,9 (r,. ,.,, ..., 's,,l), pero su siq¡ifi.anle no es reprcsenrable por los signiñ. ca¡¡es de esros mismos signos (s/ + Q¡ (s I, ..., ls"ll: o bien el signi ls,l, ficado ¡le un signo s n.r es ¡.pr.sentairl(. por los significados cle los sigr"ros rsi + ls.r,..., k^i)),pero su signifir:ante rjpre sl s:,...,s,r(a saber, es @ (.sr, senrabLe los si$ifi.anrss dc esLos por mismos signos(/s/ :@ 1ir,¡, ¡r,1,..., /s,,/)).Por ejemplo, el prituer caso ((ser rep¡esenrablesólo en el siglificadorl vale para los megamorfos (véasemás adela¡te): es {del vcrbo SER)es repre r3), sentable en su significado {: @ {,r".,, iind,, Lpresr, lsg,)), pero no en su sig rificanre (deberia scr,,r+¿). El segrindo caso (irser r-epresentable só1oen il signiiicante)) vale para 1cscomplejos de morfos lexjcalizados:conten-(erJno es tepr-cse¡r'Labl. su signifi.ado (+ @ (ijunto conr, lposeei.r)), e¡ pcro lo es en sü si¡+rificanfe (: @ t/c,.n/,lten¡]. 4._Signo €l€menral = un sigrio que no es rep¡esentable ni quasircpre. sentable por otros signos de la lengua. por ejernplo, cant- y -^o" rl ptt .on sig¡os elementalesdel español. Por el conrra.io, aanraremos rxr es u; signo elcmcnt;rl; se le puedc represenrar por los signos elemenralcs siguienies: ca!rt-, -a-,-F, -e'nos. Como vemos, los sig¡os scrán impresos cn neg¡ita. 5. Careg$r'íaÍiexiva - conjunlo de signilicacionesobiigarorias que se ex_ _ cluyen mutuamente en la r¡isrna posi.ión y poseen una expresión regular; por eJemploi ¡rúmero (e¡a1¡rarical), liempo {F¡.amaii( etc. al), 6. Crarnema : elemenro de una categona flexiva, es decir, una signifi. cación flexiva; por ejemplo, isingulai, tpluralr(gramemasde la caregoría-(nú. (imperfecrot,(pretériid, ... mero)); o bien, (p¡esente), (gramemas de la cate. goría (tiempo)). N¡r Escribiremos los gr.amemasque ca¡acterizari una fo¡ma de palabra como subíndice sin parén[esis,por ejemplo: CANTARMj"dp....,.¡i cantáis). (= 7. Forma de palabra (et tnelés zt,ord.form): signo no elemcntal que cons tiruye un etunciado nrín;tro au1ó {rno, es rir-cir.,que uo inchye otr:s lor rna:; clc palaLra y cs p.j:il)lc erir.tr tlos p:urs;rsr,rel,or.es; ¡or ijcnrplr, ceuta, re¡rros es urra forma dr: ¡alabra. un sigrrc,, forna de palabra poseelos !:es comDon.nlcs del sig la _Sicndo no li¡griÍstico: un s;gnificado, un significarte y un sintáctico. por corxiguiei. te, toda investigación morfológica de fomras de palabra presupone inievita. blcmente tres ra¡eas:el esrudio de las significacionesmoriológicas {que cons. clsign;fi.ddode las Iorrna. de p¿l,bra;.cl esrudiod" lás r,.,o,. 'nuyen folóqi\os fqu. par'i, ipan en l" .ñnsrru,, ión de Io" signifi-¿¡'.,)-"ji^. es,u¿iu y el .lc los si.ti(:ticos ürorlológicos. ¡tl sierricnrc p:,.socJcLcscr el csir¡lir tle ios sig os elcr¡cnt:rli.! (jr¡i. .ortsrilu)r.rl las {ir¡r¡as clc pala}¡ra,y fiüehnerrtc.,for..

mlll¿r las ¡eglas dc construcción de ]as firrrr-ras pal;ibra a parrir dc ¡os sig dc nos elementales almacenadosy de las operaciones lingiiisdcas dc 1a leng¡ia desc¡i¡a. De esle modo, la cslnLctura de ias fbrmas de paiabra determina la estruclu¡a de un modelo morfológico. 8. L€x€ma = conjun¡o dc todas las formas de palabra y sintagmas{lcxos) cuyas dile¡encias son ¡educibles a gramemas (véase n.' 6). Así rodas las di ferenciaseotre los lexos de un mismo lc¡e¡na son flexivas. Por ejemplo, C^N. TAR es urr lexcma con los lcxos fcanto, cantasj -.., car¡ta-se, cantar, he ..., cantado, hubiérarnos calrado, habría estado cantando, ...1. 9. Morfo : signo elemental cuyo signillcantc es segmental, es decir, que está constituido por una cadena de fonemas; por ejemplo, en cantarernos vemos (entre otros) cl moIfo r = ((futuro);/r/;t : sufijo verbal, sigue a1El.Te, ...)

10. lvtorferna: conjunto dc todos los morfos cuyos sigrificados sol idénricos y cuya disrribrrción (o coocurrencia) sigue unas reglas mlry sorci. llas y regulares. Por ejemplo, ei morferna {IND.IMPFI incluye dos morfos: -ba (verbos del g¡¡po I) e -ía (verbos del grupo II/III). I-os morfos qrrc per. tcrtcccn a un morjerna sorl slls alornorfos. 11. Morfo de b¿se : morfo entre los alomorfos del mismo morfema a parti¡ del ctlal los demás alomo¡fos pueden ser derivados por la acción de las a.kerna¡ciasapropiadas (véasemás adelante n.' l5). Por ejemplo, el mor, fema {MOR( ir)l tie¡e mor como alomorfo de base; los alomorfos rnuer-y mur se obtienen a parLir dc Ino¡-, por las alteri¿¡cias de diptongación y de agudización. 12. Supl(.ci(';n :: relación cltrc dos alon¡o¡fc¡sdc ru rnorfenra, rn, y r:rr, ta1qLrcrri¡gurro puede se¡ cierivado dcl orro ¡,or r¡rla ah(üarlci¡- clc la lrjr. gu¡1.Po¡ cjcmplo, en el inor'l¡rr-ra15(¿41 los norfos s, fu y er- son supleri vos, coriio lo son -ba e -ía en.l morf¿ma III'iD.IMP¡]. 13- Megarnorfo : signo quasi rcpreseniable en su siglificado y que ex. presa más dc un mo¡Jéma. Por cjemplo, es es un megamorfo que expresa los t¡es mo¡femas siguientes: {SER},IIND.PRESI y {3 SG}. I-o que hemos carac¡(ri?ado aq Í cs, e¡ rcírlidad, sólo un r;po de rncga¡-rorfo: cl nlceainorfo [¡c] tc. Y conro e cl mo.-lilo rir 1:rconjugación cs]]:rñol, no nccesiL¿Lrlos d.rl otr! tipo -ñlegamo¡fo débil--., nos limiLa¡cn-rosa 1::carac¡erizaciónclada-

t-

.¡D'

.. j

e

a--rÉ.¡1

.-i^

\ )

\ )

24

IGOR MEL,ÓUK

ESPAÑOT-A DE MODELOFORMAL I-{ CONJUGACIÓN

25

i4. Modificaciónr = operación lingiiística que reaüza una t¡a¡sfo¡ma. ción de los significantes.Las modificaciones se dividen en alternencias y ré. plica.sr(entre las ¡éplicas,, las más ñecuenres y conccidas son l¿J reduplica_ cronesrJ. lo.s subíndices que acompaia¡ a los [ombres de las operaciones lingtiís. ticas distinguen las dos significaciones siguienres: el subíndice ( l > indicaLa operación como tal, es decir, puramente formal; el subíndice <2), por el contrario, indica un signo cuyo significante es esta misma operación lver mrls adela¡tc, n.' I6). 15. Altemarrcia = modificación, que lleva a cabo una transformación de los significantes sustituyendo unos fonemas por otros; por ejemplo, cz¿r¿r-(o) obtiene de cant-(ar) por ]uña altema¡rcia: s€ h/ .=+ /we/. f,os t.es ti. pos m¿is importa.rites de alterna¡cias so susritución (X =+ g, ir¡se¡ción (^ Y) y eüminación (X :' I^ es el conjnnto vacío.l ^) 16. Modificación? : signo cuyo significa¡te es una modificación,. Apofonla = signo cuyo significante es rma alrema¡cia; por cjemplo, .17. en inglés el plural de FOOT'pie' est¿ expresado por una apofónía: pLr,RAL= (rplural\ oo * ¿¿;I : N,)'

to de todos los Xs cuyos significados son idénticos y cuya distribución (o coocurrencia) sigue unas reglas muy sencillas y regulares (fono .-: fonema, morfo - mo¡fema conversión? - conversionema, reduplicación, - reduplicacionema, ,..) 21. Medio morfológico = un medio formal lingüístico que puede ex. presar ir¡a sitniñcación morfológica (entre otras, gramemas). Los medios morfológicos comp¡enden los segmentos, las rrridades suprasegrmentales,las altema¡cias, las redupücaciones,y las conversiones,.

1-2.2. Con encion¿rde es¿rítura notoiionet ! A continuación ofrecemos, por orden alfabético, las PrinciPa.les notacio_ nes y abreviaturas utilitzdas por los modelos morfológicos del tipo SentidoTexto, ¡ en particular, por el modelo morfológrco que se presenta en este artículo. A : alte¡nancia o apofonía : ¿djetivo Adj : advcrbio Adv : cenversió& o conversionema C : conso¡nmte que time/no tiene el rasgo fonológico lx] /q*Ll : elemento tefiático El.Te F i lonema : ffnita [forma finita] fir : grafem¿ c

[N, indica los nombres que adrniten esra apoforri.aifoot - le¿t, goose gee_ se, toath - t¿eth.f 18. Co¡versiónr - operación lin$¡ística que lleva a cabo una tra¡sfor. mación del sinrácticoj por ejemplo, cambiando la parte del discurso o bien el grupo de conjugación. 19. Conve$ión, - signo cuyo significante es una conversión,; por ejem. . plo, en inglé5 el sentido (aplicad añadido a.l nombre BOMB {:ombár esti e*. presádo por una conversión?: C."¡* - ((aplicar a); N: que da lugar al verbo BOMB bombardeai V; D = N?), iaplicar bombas a ¡rn bla¡rco). -

/c/
ger
iññf

: ghdeUwl o fil)
: genmdio
.i----f¡¡tn

ind ln mr/¡

{Ml
N Part Pres Pret R R

20. Convcrsionema: conjunto de todas las conversiones? cuyos signi. _ ficados so¡ idénticos y cuya distribución (o coocurrenciu¡ sigui unas reilas muy sencillas y regulares. De urra ma¡¡era más general, podemos decir que un X-ema es un conjun_

{Rl
suf

: iridicativo : morfo : morfo que sigue/precede inmediata¡nente al mo¡fo en cues_ tión : morfema : nombre {parte del discurso] : participio ; Preseffe i Pretérito : rePresentación : morfo radical : morfema radical : sufijo : verbo

)

26 /_

Related Interests

l-., "/ (X) X: ix)

IGO R M IL'.U K

i{ODEI-O FORMAL DE LA CONJUCACIÓN ESPAÑOL.\

:vocal que liene/no riene eJrasgo fonológico [x] : cleinenro X opcional (puede esrar auscnte) : signo X caracterizadopor ei v:Llor X del rásgo del sintáctico aproprado :.lL vu r,,^ ¡ . , r . , . ' d, . et em énu. \ , . \ ¡ . . . . . x , .

2.1.\.

La: restriccianes ad|ptadar

I It

ti:l
'l

'

1",,J
+ # : fronrera in¡raléxica (: fronrcra eürre dos morfos en una lor ma de palabra, o sea, una lronterzLmórfica) : fionrera in¡c¡léxica (= fronrer¿ cnrre dos fc;¡mas <lc palabr:. en un texto) : C son condi.ioncs dc apticación de la regla :operznre de la regla .eguido o prercdido dct lor,ema lp/ : ls,gn rcr4t e ü' unlnr or lo q, r c a. r ha en el io n c m r /p/ : conlunro v:rcto

iLeglalC " /:/ ' r/ ' rr -

l,a¡a conchrir esLaht¡oduc.ión, esbozarcnrosIa esúuclura gcneral del resto de este artículo. Paimero, caracterizarcmosel vcrbo espailol-,le manera \rr r-oR^1\r. rizuiÉr,lo l¡s ¡auras mar, adas:el .iqr:fi.ado, el ¡ienr6,a.lte v . l sirrrá, ri,o,l, l¡ lo ln, d e ¡ . at at , r a . r b"t . "pz r iola ¡ s é. / ió r , 2 ) r Scgurrdo,acorlctcr-crnosüna descrip.iór Forrvrll jci ver-boáspaiol, csro e\ prF5enr¿¡ emo5un mod¡lo morlotógi.o del r ipo Senr ido.Iexro para la con. esp¿ñota (Sección 3). J,rg¿cion 2. EL VTR¡O ESPAÑOL: UNA CAR.{CTERIZACIóN DE FONDO

Al rratar de la conjugación espariola,obseñamos estasdos resldccionesl . El modelo propueslo sólo describe las roRMAssINTÉTicAs ve¡bo es. dcl p:ñol, úrcluyendo las {ormas arcaicasdel futuro de subjuntivo: dejarrrosfue. r_ade nuestro cuad¡o todas las fó¡:nas verbales analiticas y las constmccio. nes ve¡balcs pcriliásricas. Esto quie¡e dccir que no tratamos de for¡nas como h¿ habLado, esttís canl¡7nda, canstru¡d.a, por una pa¡t€, ni de expresiones, es ..., farr fi.ecoentcsen cspañol, del tipo rtenga trubalando, anda diciendo(a todo el rnundoque...),ú¡t tha¡luntla,..., uo1a haurla, acobas ¡tartir, rueluea lcer, e1.,., de po. ot¡a, La r:azónes evidente: queremos ocuparnos exch¡sivamentede p¡o. blemas morfológicos; ahora bien, tales fomas y construccionesexceden los límiLesde la fo¡ma de palabra, en donde impera la morlolo#a, y entra¡ en la sintaxis. AsÍ pues, pa¡a preservar la pureza teórica de nuestro enfoque rechaza¡emostales formas. Como punto de ¡efe¡encia manejable, da¡emos el para.ligma completo de u¡ ve¡bo espaiol (ver más adelanre la Figura Il, págs. 29-31),que ilustra el tipo más rcg1rlLr de la conjugación. (Como ya se ha indicado, este para digma sólo incluye las for'mas sinléticas.)Las fonnas verbales sc present;¡rr en esc¡itu¡a oÍográfica convencional, de modo quc, por ejemplo, los sufijos cero y los elemerrtos morfológicos no segmentalesro est.ín indicados. No cüstante, he ros señalado -cuarrdo er_a posible- la divisiri¡ cn morfos tal y como la suponemos. . El modelo propuesto sólo se ocupa del r,ADoFonMALde las fomas del ve¡bo español; no tr.ataremostodos los problemas vinculados con el lado se. má¡tico de éstas,como el contenido sen¿i¡Licode los granemas del tiempo y del modo, la seleccióny el uso de los gramemasverb¿lesen el contexto, erc.

Señalaremos ¡estricciones que nos hefiros impuesto al t¡atar sobre la las CONJUGACTÓN verbo espaiol; es decir, prccisaremos los datos que mres. del tro modclo preLcnde ¿barca¡j Seccirir 2.1. Dcspuósdcscrit,irc¡ros lc,s rr.esconr|crrcrtrcs clcl signc vc¡bal esl¿ri.rol: c Las signilica.i(¡1esxrorlolósic¿s dcl verbo español: Secciór 2.?. . los medjos moridlógicos del vcrbo cspañol: Sec(jó 2.3. . Los rasgos del sinLácticomorfológico dcl verbo español: Sección 2.4. ¡oR EL r,toD¡I_opRopuEsro ^tsARcADos Hay r¡es alpecros que debemos acla¡:rr: las Fonce¡as del campo que dcs. _ cribimos, lar fueutcs cle nrLcsrros clarosy cl irvcr;Lar.ioIlrónico guc c,rr,¡1,," uos cn nuesrr_a descripció1. 2.1. DATos

2.1.2. Laslu¿ntesde ¿atas Nricslras fdeirtes plácLicas)' tcóri.as sLrl)r( la conjugació;r csleirola sc,n la ob¡a clásicadc Bello y Cucrvo 1970)'l¿ Graaática 196?;cü lo rcialiv.r al verbo, henros urilizado también I{oca i966. Para el t¡ata.r-niento teórico de ia mo¡lblogía verbal española en general, consultarMel'¿uk r965b, 1967,1974d,1976b,Han'is 1969:62 l3l y Cressey 1978: 134.150.Para ¿lgunosproblemas particulares (división de la foma verb:¡l en morfos, verbos irregulares,acentuación,etc.),ve. Saporta 1959,Ha¡ris 1972, 1983 y Núñez Acedeño 1985, que p¡opo¡cionan mrmerosas referen.i;,s. (Virl. tambi¿nla bibliografiaen Marcos 1980:489 495.) Culios:ncrte, p.:se a ia relativa sjmnliciclad tir'- l:s ír¡rr¡¿-svc¡l¡irlcs dcl que pr:,mitc cspanol (o, tal vez, precisarncnteúotivado poÍ esla sir¡r¡Jiciclari,

I

28

,coR MEl,.CUr{

MODLL,O FORMAL DE Lf,\ CONJUGACIóN

LSPAÑOLA

29

al invesrigador juga¡ con los a¡álisis más peregrinos), encontraremos en l¡ biblioeralía casi todas las seg-entucionc. en mo¡fos, 1ógicamente posibles de un¿.forma verbal esp¿iola. Así, por ejemplo, Ma.cos'lg80, 248 ss. (un:l gramática teórica) lrara e1 elemenro -o en a¿Dl como tLn El.Te +o (para noso rro' F \ el md',¿do r d - I¿ pr im er " ppr s un¿d. l . ingular , . : .o . r a n d o los eia ¡: . em¿ \ lsg un sulijo rer o: - d de, ¿nt o d, . a¡ ali¿¿ om o r ¡ n , n ¿ r . ¿ d o ü e l r " imperativo, como si los g¡amemas (2pl) esrlrviera¡ asociados a orro sufijo ceroj 'rá y -ré de rd o.+rri y canta-lré soÍt conside¡adoscomo los marcado¿s del futuro lpara nosotrosj es solamenre -r ei ma¡.ador del fuluro, siendo _á y _ésufijos número.personales;ei sufijo del imperfcc¡o en r¿ní¿cs, para Ma¡. cos,-a-, siendo el morfo -i-un El.Te (para nosorros, el sufijo del imperfecro es-ía, en ranro que el El.Tc -i,, presente iln el nivel Mo¡fS, is diminirlo a¡le -,a por.unr regla mor ronológi, L¿ v¿n¡brlidadd¡ los a¡alisi. cs raJque es a.) rmposrble dar cucnr¿d" ellos.ni .i1r,i"ra superfi.ialmcnre. 2.1.3. EL imentaría utiLizad.o JonoLógica Tenemos que indic:rr rrna particLrlar-id¿rd n(resrra desc¡ipciórr del ve¡. de . bo españolt uriii_alrlos un irrventa¡io fc,nénico difc¡ente del invenrario es, tandari?ado, que se puede cnconrrar en las descripcionesusuales de la lengua, Concretamenrc, distinguimos rres par¿jas de fonenas en las scries aguvocales glides consonarlf es l+voc,,consl/i/ /üllpída/,/f:,úd,o/ {-vcrc, consl/j/ /w//pjiins^/, /iej/, /pwéde/, /kawdi,t/ [-voc,+corul/j/ /nt I fiéreI hiere, ffi éIe huete f

2. Ti empo (t): p¡es (ente), i mpf (: i mperfc c ro), prer(éri to), fu(uro). ti cmpl os: I"., 1a. dat-.,a. d¿.a.:. da ,' i ' ," - Cat egor ía,5 s¿nú ticaJ t 3. Finitud (0: [forma] fin(ita). ür(inirivo), parr(icipio pasado), ger(undio). Eje'Jl?loí duerrna, ¿or'/nir, ¿ormida, durmúnda Se obse¡va¡á la auscncia dcl participio p.esenre cn español; pero el cspanol posee un gerundio, como forma adve¡bial del ve¡bo, inexislente en frar,cés - en czrnto que unidad morfológica, es decir, como fo¡ma de palabra. a. 5. 6. 7. Persona (p) Núme.a verbal (n,) Gérlero adjetival (g) Número adjetivar (n.) : l era, 2nda, 3e¡a. : sg (: singular), pl{ural). : lnasc(ülino), fem(enino).

: sg",pl".

No podemos ¿rgumenrdr'¿quínr¡esndproposúion: nos limilarcmos a . dar lre\ rFlc¡en .i¿s: Mcl.uk l965¿. I 9/ j. lq76d m ás l¿ c o r j 5 i d e r ¿ , i ó n l e c que esta solución fonémica se impone sr se riene en cuenta el pRocEso DE SlNTEsls t-AFORMA PALABRA, DE DE más que la distribución cie los soni¿losen el texto (compárese Korrlancl1973:48 49). En cuanro a lo demás,sci+rinros ficlurente el rraramicllo fb¡ológir:o dcl esiaíroi cl rlás tr.arlicir,r ¡,-"1¿'" rn ,tlul. cos ¡jorach (1976).
2.2. LAS SIGNIFICACIONES MOR¡'OLÓGICAS Di]L VERBO ESIAÑOL

Las dos últimas categoríassólo son posibles para el pafticipio'.pintada pintada - pintad.as pintad6. l-os gramemas enumerados pucden combinarse ent¡e si (aunque con al. Bunasrestricciones),dando lugar a 62 forrnas sintéticas pa¡a cada ve¡bo espaiol - except[aDdo, por supucsto, los verbos dcfcctivos. El ve.bo ¡Nt]() posce 56 formas s¡nLéticas: i¡¿icativo y el sübjundvo sc combinan con los cl cuatro tienpos (2X4 : 8), cada una.le las combinaciones así obtenidas dis. trnque tres personasy dos milneros (8x3x2 - 48); el condicional no distin. guc el tieuipo, así que sólo tie e 6lbrmas; cl inpcrarivo post:c ta¡r s¡ilc clos forrnas: 2sg y 2p1;el total es de 48+6+2 : 56 fo¡rnas. A esto hay que añadir las 6 fo¡rnas No F¡NITAs verbo: el infinitivo y el gerundio invariables, más del cuatro fornas del parricipio (2 géne¡os X 2 núlr]e¡os). Fln suma, nuesrro rnodelo debe ser capaz de constr_uir, para un verbo español dado, cada una de esas62 fi:)rrnassintéticas. Como punro de referencia cómodo, damos (vid. Fig. II) el pa¡adigma com pleto de un verbo español, que ilusrra el tipo más rcgular de la codugación. (Como ya s,- ha dicho, este paradigma sólo i cluyc las lo¡mas sintéricas.) r^R C,/i1'l l orrras liriraj indicativo Presenre R" El.Te M.T sgl cair+ 2 can!+ a+ 3 cant+ a
'P.s i g'r i ti ..'( r ¡ J i i ¡ l ) ) ,li i o'p" ,,{', 1 fi r i , n . . C " j n . -. ) lc

2.2.1. g6¡¿9¿¡¡o¡ 1"r¡u^ Se traca de las siete caregorias flexivas siguienresy de sus grarnemas. -- Cate garírL\sel¡uíntica.\ 1.. Mod ¡, tr-r. ;, iti i,: r . , t i . , n, ir . , , . , . , .
rJ. ^ t p to st tl ¡t" tn , ,J'., ,.. da..,t,j0 ,.i|,t ,.'

N .P

R

imperfecto El.'te M.T cait+ a+ ba canc+ a+ ba+ cant+ a+ ba
I ri u rf rD , N . p (. , rri n , .

i ,, .,. .;I| 1,, ) ri,

(. l c rn . r{ .

r. ú r: i rn o , , ¡, 1 T- (mo d ! \ .,'un..,,.

i l:::5. :.: --..: i

)

\ )

30
pll cant+ 2 cant+ 3 c¿nt+ R sgl cant+ 2 ca¡t+ 3 ca¡t+ pll ca¡t+ 2 cant+ 3 ca.nt+ a+ á+ a+ PrerenLo eLTe M.T a+ a+ a+ a+ canl+ ca¡t+ ca¡t+ R ca-fit.t ca.nt+ c¿rnt+ cant+ cant+ ca¡tt á+ a+ a+

IGOR MEL'ÓUK

MoDELO FORMAL !á Co,-1.¡uc,rcrÓN DE rsr,lÑor-a qeru¡dio

3r
a +d +a a+ d+

r5

ba+ ba+ ba+ M.T r+ ¡+ ¡+ ¡+ ¡+ r+

r5
¡I

ca¡t+

a+

ndo

fem sg pl

cant+ cant+

a +s

fururo
N.P sLe mos sters subiwtivo El.Te a+ a+ a+ a+ a+ a+ N.P

é
ás emos éis alrr

Paradigmar siltético completo del verbo español CANTAR FICURA II Nsi En e+añol, el acenrográfico secolocasobrela slaba ac€ntuada y sólo si ésra si no es la á¡tepenúiriúa €n Dnafoma d€ palab¡a re¡minadaen vocal,en /nl o er ls/, o si conticne lma /i/ o una /u/ seguidade una vocal,ad€mrísde otros casos panicutares. L¡l reglasconcretasde escriLura ¿centoen españolsenin formuiadasmás adela¡re del (üd. 80y ss). Como ya hemos dicho (p. 27), no varnos a describir aquí los significados exactos ni los usos sintácticos de los qramemas verbales enumerados. En principio. un modelo complero del espaiol deberia trarar esas cuestio. nes. Sin embargo, las reglas correspondientes que pertenecen al componente semiintico o al componente sintáctico superficial del modelo lingiiistico global no podriin ser descritas en este artículo por no formar parte del com. ponente morfológico.

Presenre R EI.Te M.T sgl cant+ e 2 cant+ e+ 3 cznt+ e pll ca¡t+ e+ 2 cant+ é+ 5 ca¡t+ e+ R cant+ ca¡t+ cant+ ca¡t+ aant+ cant+ prerérito El.Te a+ a+ a+ á+ ^+ a+ M.T ra ra+ ta ra+ ra+ ra+

imn.'f..t^

N.P s mos is n N.P s mos is n N.P s mos

R cant+ cant+ cant+ ca¡t+ cáf¡t+ cant+ R cant{cant+ cant+ ca¡t+ c;rnt+ ca.nt+ R

El.Te at a+ a+ á+ a+ a+ firturo El.Te a+ a+ a+ á+ a+ af

M.T se se+ se se+ se+ se+ M,P re re+ re re+ fe+ re+

N.P s

ls n

2.2.2. N.P s mos is
!t

ComentaritslingüístXos

sgl ? 3 pll 2 3

La composición de nuestra lista de grauremas se realiza conforme a las descripciones tr¿dicionales de la conjugación espaiola y parece miís o menos evidente. Sin embargo, reclaÍra los cuatro comentarios siguientes. L EI fr¡¡uro del subjuarivo Esta forma es ¿lrcaica. Es muy poco frecuente en el espaiol contempor¡íneo, armque sea habitual en la lireratlra clíska; por eler::rplo,Al culpa¿o quecayre lsubj. futjdebqjo de tuJ.urüdiccíón muéstratele piadaa) clementeLCer ,,., \lantesl; Se necesita ñaLo que ieqa guistrr si sc oJreciere un [subj. fur.] Icaldós, siglo XIX]. No obsta¡te, ¿ún encontramos el futuro del subjuntivo en textos legales contemporáleos; asimismo, es frecuente en Hispanoamérica, por ejemplo, en Méjico. Hemos decidido inclui¡lo en nuesrro inventario para completa¡ la descripción. 2. I-as formas del subjrü¡tivo en -s€ y -ra

condicional R El.Te M.T sgl ca¡t+ a+ ría 2 ca-nt+ a+ ría+ 3 cant+ a+ ria pll cant+ a+ ría+ 2 ca¡t+ a+ Áa+ 3 ca¡t+ a+ ría+ infi¡ritivo R El.Te cant+ a+

iúperativo El.Te M.T ^l a+

N,P

¡cant+

¡cant+ n Formas no finitas

d!

F ¡

¡Ilasc sg

Pl

participio R F,l.Te F caril+ a+ d+ cant+ a+ d+

G.N o +s

Tradicionalmente, las dos formas se halla¡t subsumidas bajo una misma etiquet¿: (impe¡fecto del subjuntivo>-Ello obedece a quc, err numerosos con¿extos,las formas en -se y -ra se emplea-nindiferentemenLe:

I
\ )
32

¡
t

\ ,/

l
IGOR MEL,ÓUK ún 11) La tLateand.aba bs tuJanes quenadíer @ordú¿ \ = acor¿d¡¿ ) de ellz. l0r ^. 6. iojatáÍu.'. ( =fuetuJ nañona! c. Sí tuvíe'e ( - túúina, hempo,írí¿ contigo. Sin embargo, los usos de ambas formas no son idénticos; más específi camente, la forma en -se no puede ser utilizada en determinadas coÁtruc. ciones condicionales donde la forma en ,ra es la no¡mal: l2),. QJ.í'íúa (' @e,'vs¿) pedtr¡' atso MODELO FORMAL DE I-A CONJUGAC]óNESPAÑOT,{
b. Su desea n,t !i!a era qu¿ Ledzjú.n ?aaon¿:. c El que Ucgúd ttubaJar, qu¿ n0 Ie tertuúúan

33
,n s1a ocu

¿l Pnn¿ra t¿núr qu¿ t¿l¿Júnearle.

Juat eru üí ) no h,1bútquien Lecañbi6¿ ¿. Lü donó en úia e! turar lara que pu¿idatu

yr utíliza¿os por kt intentarer.

y taqraran ¡tos gates pr1dígiosos. len que nadnfottNe, e, ¿Atño se ex|lica qu¿ el &gabunda ercatúd tan Ítipidanen¡e! L¿ o¡denLfan que e Ji.¿s. fópi¿anente.

En las construcciones del ripo (2a), la forrna en -ra es equivalente a la del condicional en -rIa [Qr erría pe¿irte alga]. NBr Sin emba¡go, la forma en -ra no puede sustituir al condicional en la mayoría de los usos de éste; cf.: b. Me glLttoría (. Cu¡ara , i conkgo. ¿súíd {' Funa > lo'ible urta? Lo lee,ía {' let¿ra t sí twitra tienfo. El problema del uso <condicional> de las for¡nas en -ra, interesantísimo en sí, es por completo marginal en el contexto del presenre t¡abajo. Además, la forma en -ra [que procede del pluscuamperfecto latino en -auer(am)l se utiliza sobre todo en la lengua escrita y en Hispa¡oamérica, como un ph¡scuamperfecto (aunque en Esparia sea percibida, en este uso, como r¡n arcaismo y por numerosos hablantes se considera incluso rma forma Incorecta): (3) a, Uno ta resuetto ri4j¿,fle"o aL Diaia U¡tuetsat', dnnd¿tr¿bajabaha.. srú !11 año', a d¿'?¿dirse. b. FütaIos habítn antentad.o d4inir 14B¿llna, t ninguno togtutu haeerta gusto a ¿¿ Lis¿enú. c. Laldrtaía qu¿ roñúalulio y¿fle quedt realiz¡¿a eI dtu de qer. La forma en -se tampoco conoce este uso. Por lo demás, incluso en los contextos donde las dos formas son admi tidas con el senrido su\untivo, se ponen de rna¡ifiesto cie¡tos cont¡astes: la forma en -se <prcdomina si se trata de Lm acontecimiento que ha ocunido o que se prevé que tenga lugar con certeza... Si no hay ningu¡a drrda, ila forma en] -ra es más fiecuente) (Portier 1969: BS). Lamiquiz (1971: 9) escribe que la forma en -ra en los contextos <subjuntivos) posee <un valor deside. rativo (y sub¡aya) una inclinación mayor a la ¡ealización HrpoTÉTrcA de la ac, ción> [que la forrna en -se]. Veamos algunos ejemplos: (4) ^. Átgunos abytundorcs cam.ntaban mañanaqlteerú¿x¿raña satam¿nte.f.c. 4a gue rd rla Cadena, la que htbi¿s. denurcia¿o el cNa.

En todos los ejemplos del (4), podemos reemplazar las formas en -ra por las formas en -sey viceversa,sin destruir la gramaticalidad de las respectivas oraciones; no obstanle, parecerán menos natu¡ales: son preferibles los usos ejemplificados, Así pues, el espa.ñol distingue las dos formas incluso en aquellos contextos en los que ambar formas son admisibles. Estos hechos nos impiden agnrpar estas dos formas bajo rm mismo gramema: las ¡eglas gramático-semrí¡ticas y lar condiciones de distribución contextüal de las foÍnas granaticales deben se¡ formriladas en términos de gramemas y no en términos de morfemas o de morfos pa¡ticul¿res. No nos permiiimos decir que tal sentido se expresa por el iúperfecto de subjuntivo (o que el imperfecto de subjuntivo se utiliza de este otro modo) para inmedia' tame te tener que formulzr unas resrriccionessuplementariasrelativas a los morfos -ra üJ -s€. ?or consiguiente, debemos conside¡ar -¡¿ y -se marcado¡es de gramerus DIFERENTES. Conservamos la etiqueta de (impefecto de subjuntivo) para la forma en -se, a-rladiendo seguidamente otra para Ia fo¡ma en -r¿ Como la de (pretérito de subjwrtivo> no se usa, la elegiremos para este fin (arbitra. riamente, reconozcámoslo, pero este pequeño subterfugio proporciona mayor equübrio a.l sistema de las categorías flexivas del verbo españo[)?. t t-"gin*.üa solución probl€tu (la form¿en -s€,r la foma €n 'ú¡ A saal ".a.** ber, podeúos distinguir tres .É homófonos: -ra,, qre cs una varimte faculiativ¿ d€ -se (asÍ, pues, ese-¡a es un úarcador de.l inperfecto t.l .l s¡bjun,¡'ol
-ra,, quc es una variante facultativ¿ de -rla en algunos usos (asi Pues, este -.a1 es ¡n ma. cador del condicion¿]): del Pre' (o -en HisPmoamélica-É!, que es el ma¡.cado. dei arcaico pluscumperfeclo térito) de indicativo. Esta solución parece ú{s cohcrente desde el pmto de v¡ta catego.ial, amque se Puede objetar ta id€ntidad fomal absoluta de estos tres -ta lo que nos imPide iomd ma decisión. o .É no resuelve el Problcma de i¿ ¡ó'identid¿d Además, la disti¡ción de estas t.es foms sedinrica de 'sl y-s.r, ni de r¿r y-¡{.. Esta solución pues, ¡o modincaria €¡ absoluto la situación en la que nos enconr'amos aho¡¿ E¡ rodo caso, la elccción de 1¿ descripción de los grañenas .onesPondientes .o alccta a y¿ que de lo qu. se r.ara eD est€ articúlo es de la la esencia de n!,es!ro modelo dorfológico, sutesis de las FoRMAS-

\ )
34

) ,/

IGORMEL'CUK

MODELO FORMAL DE t-A CONJUGACIÓN ESPAÑOL,A

El lector comprende¡á aho¡a de donde viene, en nuestro modelo, el era. mema (pretérito de subjuntivo), ausente en las descripcionesno¡malizáas del español: corresponde a la designadón de Ia fo¡ma en -ra. NBiPero debemos s€ñaj¿r dAdeel púro dF visra que. sem¿¡r;co. nuerlr3s eoque,as para lasiormasen .e L,-seson eng¡nosas: exisre no p"ratelismo enrret¿oposici;n "im. pe¡tecto p¡€térito)de indicativo esamjsmaoposición subjuntivo. y en ói.to d. ot.o 'imperfecro indicativo' de : 'pretériro indicarivo' d€ I I imperfecro subjJnrivo , 'p,.,*," o. *U¡,",,,o de En este punto nos encontrafitos con un serio defecto de nuest¡a termi_ nolo$a, que podría necesitar su revisión. pero para nuesrro enfoque puramente morfológico, tal reüsión no implicará graldes corxecuencials. ' 3. El futuro en el pasado La forma espaiola en -ria, al igual que la forma fralcesa correspondien_ te. desempeña dos funciones muy diferenres: cs un condicional y un fur uro en el pasado(Die que to hatd Dio qu?lo hÚ/'-ín). para nosorros, ia forma en -ría es homófona y corresponde a dos grarnemas: ,condicional, vs .futuro en el pabado', siendo este riltimo un gramema de la cate€ioría de tiempo ¡elativo. El tiempo relativo es una categoría flexiva que debe.ía ser contemplada en un modelo completo de la conjugación espaíola- No lo hemos hecho aquí por dos razones: ¡ Todas ias formas sintéticas que expresan los gramemas de esta cate. goría coinciden con las formas que expresan el tiempo absoluro; así pues, desde el punr.o d€ üsra morfológi(o, el riernpo relativo del español cárecc de iíterés par^ael desarrolo de nuestro modelo. . La a¡rterio¡idad se expresa en espaiol con formas analíticas, las cuales no son el objeto de nuestro estudio. Por ello hemos excluido del modelo que presentaremos mí{s adela¡rte el futuro-en-el.pasadoespaiol, con la plcna convicción de no haber perdido nada,puesro que FORMAI¡4ENTE pa¡adigma del futúo.en_el.pasadoes idén. el tico al del condicional, ya descrito. 4. El imperarivo y el subjürivo S¡ queremos hacer uso del imperativo en español al di¡ieirnos a una lo a varias) pefsona(s)a la(s) que rrar¿rnosde Ustid o l, lru¿xro-^"rr,¿1, "t ". quiere negar una forma imperativa, es decir, clar una ordea negariva o hacc¡ un lequerinüento negati,"o.la forma que apa¡ecce" la del srrbjuñLivo prcsenre.

(5)a. singular ! (i) ;Dáñ¿ Lo l;ñpet,2,sgl

(ii) iDéñeLot el taram;e¡to de us¡edl Icor! iNo,¡¿ l¿¿¿rrlsubj,pres,2, sg] b. plulal pe¡sonas1as setutea] a a que {i) pádñeto!Iimper,2,pllI al dirigirnos varias (ii) ,Déttn¿lo! de pe¡so¡asl Isr¡bj,pres,3,pllhab¡ar usteda varias lal a ¡Nane b d.eir!ls[bj. prcs. 2, pll lal dir;gmos a variaspersonas las que setuteal La cuestión que se nos plarttea es saber si en (5 a,ii) y (5 b-ü) tenemos las formas del imperativo que coinciden con las del subjuntivo o si son las formas del subjuntivo.presente utilizadas con una función imperativa. Nos inclinamos por la segrmda solución, dada l¿ identidad forma.l absoluta de todas las formas en cuestión. De ello se sigue que, en nuestra descripción, sólo admitimos las fo¡mal del imperativo positivo de la 2." persona: las formas del tipo ¡Duema! (dtcho a ula persona a la que se le habla de usred), /.D¡rrmamai! y ¡No d,uerTnas./ conside¡adas como formas del subjüntivo. son 'La solución adoptada conlleva r¡na serie de consecuencias importantes para el conjunto del modelo lingüístico del español. Especificando,necesitamos reglas especiales de (TRANSCODTFICACIóND gramemat entre la estrucde tura proftrnda sintáctica y la estructura sintáctica superñcial. En efecto, la for. ma ¡DueDIna! se representa¡á en el nivel SintP como IUSTED,,o +J o ¡ORM1\-F,,

donde el gramema <impeo procede directane¡te de la representación semántica. 'En,el nivel Sints, la misma expresión aparece representaclacomo [usrnn"" o*r:::]al o DoRM I###BOT_TEXT###quot;bj'..s;

en este caso, el gramema profindo (imper) es sustituido por los gTa-rnemas de superficie <subj> y (pres) en el contexto de usroo, que es urr nombre especial (¿o un pronombre?). USTEDes una expresión de cortesía hacia el in. terlocutor, pero g¡amaticalmente es una 3." perso¡aj USTEDtiene su forma plural coñespondient€: usrEDEs.(Es semejante a.las expresiones francesas MansíeUd.¿sir¿? On jetuíra Madametout d.esuite.) o De acuerdo con la¡ reglas de la concordalcia nriLrnero.persona.ldel verbo

)

\ )

36
finito con su sujeto gra¡natical que es Usl¿d, a nivel MorfP tión tendría la siguienre represenración: /rr¿m¿l= DORMT&¡bj,er6,r¡s Se observará RSir¡tP tNo oali o DoRMIR-F,: I I TÚ el mismo t¡atamiento RSintS lNo o:l:: pa¡a el imperativo

IGOR MEL'ÓUK

MODELO FORMAL DE I-A CONJUGACIÓNESPAÑOT,A

la forma

en cues.

negativo:

tl

RModp lo DORMT\,bj.e,.,: o DORMI&"b.e-,,,

I t

2.3.

LoS MEDIos MoRIoLóGIcoS DELVERBoEsPAÑoL

La conjugación española utiliza tres tipos de rnedios morfológicos:s o a-ñjos, en particular, sulijos; . modificacionesr; . conversiones¡. L,os considera¡emos por turno. 2.3.1, Lossufiltos lerba elpañol d¿l Los su6jos flexivos españolesno presentan demasiadosprobiemas: están claramcnte establecidospor la gramática rradicional, y en;uestro modelo, seguimos estrechanente las descripciones que se encuentran en numerosos manuales y libros de consult4 así como en textos teóricos. No obstante, los seis puntos siguientes merecen algrmas explicaciones suplementarias: - las vocales temáticas. - Los sufijos ce¡o. - El suñjo "ría. - El suf¡-o -oy. -. Los süfijos número.pe¡sonales del futuro de indicativo, -. El sufijo -t de los parricipios fuertes. l. Vocales temáricas Cada verbo español posee lo que se llarna tradicional¡nente vocAl_ TEtiri_ TIca y que denorninaremos, aquí, Er_EMENTo TEMri.Trco(puesto que esta Lrni-rl. lxir,- .,p.,..g-enr¿l-,. nanicutar e,, sup,,rio.. rnrn ta,mod,fi(áriones,, s. sólo
n1.¿ l¡5 ¡"dupli"á(idrs,.r l d ¿ l r .m ¿nr ¡ s { - ñ^diLcr .io,És y las apofonüs. va.iá.) . l¿ con j ug¿ .i ó. .s p¿ nol ¿ i s .

dad morfológica, que aparece en numerosas lenguas, no es siempre de na. tu¡aleza vocalica, au4que lo sea en la mayoía de los casos).En espaiol, un elemento temático (ELTC) es un sufijo vacío que caracte.iza, generalmente, a TODAS LASFORMAS un verbo{. Err algunas formas, puede desaparece¡ sude perficialmente, pero en el nivel morfémico (RMorfS), esrá siempre presenre - salvo efr los casosexcepcionalesde los verbos marcados léxicarnentecomo atemáticos. El espa.ñol tiene tres El.Te: -a, -e e -i, y cada verbo se caracteriza únicamente por rulo de ellos. Esto induce a la clasificación de los verbos en rres conjuntos disjuntos, denominados cRupos DE CONJUGACIóN: I - los verbos e -s,(cant+a+r, celehr+a+t, cant+a+r,...) II - los verbos efl -e (com+e+L nac+e+r, cog+e+r,-..) III - los ve¡bos ei -i (dorm+i+r, troÁE+i+r, part+i+r,^) F-l grupo 1 €s con g¡a¡ diferencia el m:is numeroso y el más p¡oductivo (los nuevos verbos que aparecen en espa.ñol pertenecen casi todos a este grupo), y el grupo III es el menos abunda¡te y rotalmente improductivo. La pertenencia de ul verbo dado a r¡no cualquiera de los gnrpos de conjugación es arbitraria desde el punto de üsta de su signiñcado y de su forma fonológica, de manera que debe estar indicada en el sintáctico de su morfo radica-1. 2. Sufijos cero Postulamos tres tipos de sufijos cero en la conjugación española: a) El suñjo cero MODO,TFMPoRA!del p¡esente de indicaúvo, que se opone a -tra/-ía del imperfecto de indicativo y a -r del futuro de indicativo, así como a los sufijos del subjuntivo y del condicional (-se, -ra, -re, "rla). Subrayemos que no postularnos sufijo cero modo.temporal especial en los tres casos siguientes (en los que se podría pensar en un sufijo cero): - En el pretérito de indicativo, donde, a nuestro parecer, el modo y el trempo se expresaÍ ACUMULATVAMENTE con el ¡ri(nero y la persona- Dicho de otro modo, el pretérito de indicativo se expresa en canté con -é, en cantarte con -ste, etc. de - I'n cLpresente subjuntivo,donde el modo y cl tiempo son expresa. dos poR UNA coN\,T.RsróNe, decir, por el cambio del grupo de conjugación es inicial del verbo en cuestión. Esto es, el presente de subjuntivo se expresa e¡1 cante, centes, etc. por el hecho de que estas formas co¡tienen el El.Te -e en Iugar de su -a <legítimD (¿¿¿¿¿r un verbo del gmpo I). es - En imperativo, donde el modo se expresa AGUMLLATIVAMENIE corr el núm€ro y la persona, en vez de con el tiempo. Dicho de otro modo, el im- t o"U** tr** f. disrinción: "tsuiore - sur¡joerc: esel $fflo cuyosig¡incanrc .st¿nolesv¿cío: ejempro, narcáde en por la singutu en el nonbre. -surúo v¡cio: esel suffjocuyosignificado vacío:por €j€úplo, lasvocales es remáricas.

)

38

rGOR MEL'CUK

NToDLLO FORMAL DE L4. CONJUGACTÓN ESpAÑOr.^

perativo se expresa eú ¡Canta! por eJ sufijo cero acumulativo -O¡ME.isc (cf. el punto c) más aba.jo)y en ¡Cantad! por -d. N¿r No podemos afirmar qrre en espaiol, 'impcrarivo' como grame ma- se exp¡ese por un sup¡afiJo particular, es dccir, por una prosodia es pecial. Es cierto que con mucha frecuencia un imperarivo espaiol 1o francés, n1glés,ruso,...) ulilizado como una o¡den, un rcquerimienlo o un ruego, se pronuncia con una p¡osodia muy especial indica¡do el uso de que se irata. Sin embargo, esla prosodia es un supramo.lo que expresa la orden, el requerimiento o el ruego, sin esrar vinculado a una fo¡ma de palabra particu, lar. Este supra:norfo indica una CoNSTRUCC1óN iMpEj¡{TtvA, que aplmta ha, cia.un blanco semii¡rico.pragmático nluy concrero, pc¡o no indica la lioRMA cR {M/ITICAL imperadvo como ral. prueba de ello es que en español, como del en las demás lenguas indoeuropeas,el impe¡ativo puede rrtilizarsesin p¡oso dia imperarivaalgun:r:por ejemplo:
(6) a. coñed b¡en ) litir¿s mueha t¡en?a. b. Pi¿nta bien at¡¿s de caú¿star

4. El sufijo -oy El sufljc'-oy'lsg'apa¡ece en el presenre indicativode cuarro verbos del solamente:soy, estoy, voy y o¡ es un sufijo muy resrringido, casi irnico- Ésre hecho no nos impide, sin embargo, mencionar oy en las reglas morlológi. casjunto al resto de los sufijos flcxivos. En otras palabras, nuesrro modelo se encarga de presentar ei<pliciramcnteTODOS sr¡fijos flexivos, indepen los dientemente de su carácre¡ dis¡ribucional. 5. Sufijos númc¡o pcrsonales del furu¡o de indicarivo Las desinenciasdel futuro -é,'ás, -á. ..., que, histó camenrc, son las fir¡. mas del verbo auxiliar HABF.R, esr:in consideradas,en estc modelo, como suhjos pa'riculares -los marcadores de la persona y del nú¡rero del lirtu¡o (r no fi¡al siendo el marcador del futuro de indicativo como tal). I/id. nora 7 ) p^9. 66. 6. Sulljo -t del participio fuerte En la teoría Sentido.Texto se obserua el principio de capacidad m:ixima de descripción (Pri7¿¿ipletlarimal. Accantab;Iín: ácbcños icñata¡, en mres. a-f tras desc|ipcio-!.s mor-fológic;rs,¡oD^s las correllciones observablcs (rrrc el sentido y el sonido, incluyendo aqüellasque no son muy r-egulares sis. ni temáticas. Iiielcs a este principio, disringuimos el sLrf¡o't en los parricipios denominad.¡s F:crtes del t4)o ,J.¿rt+4 Ltt:[+t+a, r01t-r-0 (crr r.cz c1c",:r aib+i+d.+a, "lalu+i+d+o, *roÍtp+¡+d+o)- Ilstos participios son escasos esen pa¡_rol: son aproximadamente t¡nos 15. Dado que son iregularÉrs,deben ser indicados en cl sintáctico de los radicales colrespondienLcs.(Dos participios fue¡ces-li¿io /dí¿o/ de DECIR y huho /ééo/ de IIACER- son demasiado irregulares para ser foünalmente descompuesros;trararemos ldit/ y let/ como megamorl¿rssupletivos que exp.esan el morfetTla radical y el marca dor del parricipio acumulativamente. Señalcmosquc los participios fuertcs carecende ELTe. (Cf. la denominación rrfuertes> para los verbos que preseit tan urü alic.naüciano sisrcnátic¿.)

(Ptetlsa. se prorruncia con la rdsma prosodía. qut Juan bun i,iensabien.) pERsoNALEs la p¡ime¡a y te¡cera pe;sonas b) Los sufijos cero NúNrERo de del singular del presencede indicalivo lsalvo la primera persona del singu lar, qirc sr disiirrgue corr -o). .O,.., gur vcrl,os er1ci;rlrra,so op.¡n! ¿r,i., ^sí, -s, -mos, 'is /js/ y -n; erc. c) EI sufijo cero AcUMUt.ATrvo la segunda persona del singular del im de pe¡alivo: O¡MPER, clue vemos en /C¿nrd., rsc, 3. El sufijo -ria Fl sufljo del condicional -ría es quasi,representable su significante con en . el sufijo -r del futuro de indicarivo y el sufijo -ía del imperfecto-de i¡rdicarivo:
'rí. I '.@ -il

Sin . "b-to, ¿l 5igr. ificLdo de :ía. cs dccir, .coridicion.rl,,rro es r cprese;,, table con los significados 'futuro' e 'imperfecto': -ría es un <idiornar sufijal o un slfijo <idiomatizador, similar a las expresionesidiomáticas del tipo náN JUAN 'un conquisrado¡ dc mujeres' o qUTTAR Hrpo .sorprender,. iincluso EL el_otro -ria, el d€l fururo.en.ei pasado, tampoco es compleran¡ente represcntable en su signiñcado, aungue se:rrnenos icliomático qirc ,ría .condicional,.) Prc¡.,11:tnos dcl co¡rdicic¡rral rí¡ corro rrrrsolo srrfijo, clcs¡,xrfr¡r¡iLic rro drs ,1. , 1 pr.,ro J, ri,r.: ¡:¡ri . , . , ¡ ' , ¡ , , ,

2.'¿.2. La5 ,¡a¿l¡cdcioner) .)¿r erpañal d.¿L ¿¡a Entre las modificaciones,, el ve¡bo espaiiol sólo seleccionalas alleman. cias, esto es, modificacioúesrvacías(: que no tieneü ningún significaclo). No conoce ni apofionias (del tipo inglés The) shoottDisparúr) - Thq shat tDisp^. raro]J o Thq drink tBebeI') - 1'heydranh rBabieron)) ni reduplicaciones,En cuanto a las altcrn?Ircias,distingrrirnosdos ripos; las altcrrnncias sis tcrnáli.iit, qrrr son rnu)' li..:¡rc¡!cr, ), lilsrlc sj:.lciüátjcas, srfi prir:ric:r qrrc

':,.

-.¡

.- r;i4¡

?-i:j:

'

t!

-- tc,

ny{ir

:

y:

-

l .r ; .

:.'

)

\ /

IGOR MEL'ÓUK

MODELO FORMAL DE L,A CONJUGACIÓN ESPAÑOLA

4l

El espanol presenta tres alterna¡rciassistemáticasen el verbo: 1) (Diptongación)5. Es una suslitución (= fisión) que afecra a la vocal ra. diczl /e/, /i/, /o/ o /u/ con acento; la vocai es reemplazadapor una cadena (semi'vocal (= glide)+ (otra) vocal), se$in el esquemasiguiente:

/é/ | | 4 /ié/:

/ó/ |

/r/ l

/r/ |

|

4

/wé/

2) <Agudizaciónr. Es también rura sustirución: la vocal radical fef u fof se reemplaza,en determinadas condiciones, por una vocal más aguda (y más certada) /r/ y /wl, respecrivamente. 3) <Ampliación>. Es una inse¡ción que aiade l¡flo de los tres elementos consoná¡licos -/U/, /g/, /jg/- altaüc ante un sufijo que comienza por vocaI. La primera alternancia afecta a varias centenas de verbos, la seg¡.rrda y la tercera a varias veintenas cada u¡a de ellas. Las tres est:ín condicionadas mofológicamente, es decir, que deben estar especificadasen el sintáctico del verbo: compárese eantar- cúmtL peao montat - monta;.maaei Írueuo, peÍo comef - como; cocer- cuezo, pero conocef- conozca: ped.it - pil¡, dfuer tir - dtuierta, pero dtuergir - dh)edo; etc. Las a.ltenrancias sisremáticasson pocas (una dccena) y muy irregula no res; cada una de ellas sólo afecta de uno ¿ tres ve¡bos lm¡ís a todos sus derivados de prefijos, evidefltemente): (and.-- andut, eÍ- - estuu-) (ten - tu -) (pon- - p1t: ) (quer- - quü')

/ee/ .+ l¡x/

/o/ * /s/ /e/ -/4

ls ab- - s up, c ab- - c up- ) lsab- - sup , cab - quep) l¿ec- - dl) lhac - híz-) lhac - hag-, dec- - d.E- ) Cdtur - -duj-, como e tre¿udei - trad,uj-).

no para la descripción de nuestro modelo de la conjugación. Obse¡vemos que todos estos verbos se caracterizan además po¡ una acentuación particu. la¡: en el pretérito de indicarivo, la primera y la rercera personasdel singu Iar presentan el radical acentuado (mientras que todos los demás ve¡bos lle. va¡ el acentosobre cl Elemenro I emar;col. Las alLerna¡cias no sistemáticas producen principalmente los (alo)morfos utiüzados en el preté¡iro del indicativo y en las formas no presentesdel subjultivo. En t es casos, forrnan los (alo)mo¡fos utilizados en la prime¡a per. sona del singular del p¡esente de indicativo y en el preseme del subjuncivo (úg + o, dig + a, queq + o), y en un único caso, el (alo)morfo utilizado en el presente de subjuntivo (sep+ a). No es necesario decir que estas alternancias deberi, asimismo, estar es pecificadas en el -sintáctico del verbo. Dado su carácter irregular, podemos hacerlo cita¡do directa¡nente la forma del morfi¡ (desviado). Por ejemplo, en vez de indicar, en la entrada del diccionario, que el verbo TENER registra, en algunas formas, la altetna¡cia /en/+/ub/, sería probablemente más económico indicar que presenta, en las formas en cuestión, el morfo ¡adical /tub/. Es precisamente lo que hemos hecho en el presente modelo: üd. la rcgla Bl.4(2), p. 60. (Debe queda¡ claro que ambos métodos son perfectamente equivalenres.) Decir que el mor{ema ITENC¿¡)I tiene dos alomorfos de base, especifica. mente ten- y tuv-/nrb/, equivale a proclamar la relación de supleción entre estos morfos. La supleción es 1m caso límite de las alternancias irregulares; para esta pareja de morfos, como para la mayoría de los demás verbos fuertes, Ia altemancia correspondiente es úrrica. Las alterna¡rcias no sistemáticas son todas sustitucio$es, saho la p¡ime ra, que es una inserción. El español posee aún otra a.lternancia no sistemática de truncamiento: el grupo consonií¡tico final del radical (siempre que no sea una 74/ o rma /s/) desaparece ante el sufijo -t de u¡ parricipio fuerte, Por ejemplor 11\ esüih t +o+ er.ri+ t +a + r o m p +l +o +r a +t+o Por supuesto, este truncamiento sólo se produce en verbos que poseen u¡ participio fuerte. La presencia de un participio fuerte se especifica en eL sintáctico del radical correspondie¡1te con la i¡dicación (part-atem). El trun camiento en cuesLión no necesita de una rndicación especial en el sintáclico (vid. Ia regla CfI.a, p. 7l). Un miimo radical verbal puede estar caracterizado por dos altemancias sistcmáticas:así TEN( ¿r) presenta la diptongación (lien+¿)y la arnpliaciór (¿¿ng+r). No obsta¡te, en españoljamás se aplican simultií¡e amente dos al'

Los verbos que registrai altemancia¡ no sistemáticas se llama¡t fuertes en la gramárica espa.ñola tradicional, y nosotros conserva¡emos este térmi' Et téraino ¡tift.ryacitn se utiii,a ¡qü por razones de coñodidad y por rcspero á ua lar ga tradición de la g¡amática español¿. Las cadenas de toncmas producidós poi esra atter¡an. cia .-/jé/ y hté/no so\ cn modo atguno diprorlgos, sí¡o, como ya ],e!!oj indicado, .oñbi. naciores de una elide con ua vocal.

-

)

\ ,/

ICOR MEL'¿UK

MODELO

FORMAL

DE 1-A CONJUGACIÓN

ESPAÑOT-A

43

temancias: hay unajerarquia de altema¡cias, de modo que, si baio unas con. dicioncsdadas.pueden¿pli.arse dos ¿ltema¡cias,sola-"n,e si aplicarála más (fue¡te), bloquealdo la otra. En español, estajerarquía es corno sigue: ampliación) diprongación) agudiración.

Como ejemplo, tomemos la forma de Ia prirnera persona del singular del prcsente de indicarivo de TEN(-dr).La cadena mórfiia de partida ei taa +o; y cumple los requisitos esrablecidospara l¿ aplicación de dos a_ltemancia¡: ampliación y diptongación; sin embargo, sólo se aplica la ampli aciófl teng + o, t'tieng+ o. Pero ^o L¿ diptongación sólo se aplica a las formas que no cumplen las condi. ciones dispuestas pára la anpliación: tien + es,tün + e, tí¿n + en. DORMtir) puede tener la diprongación y la agudización.y Ia forma de - primera y rer(era personas del singuiar del presente de subjuntivo mani. ! fiesta¡ las condiciones para a¡nbas; pero la diptongación es la que domina, de modo que te er os [que] dlterrn +a. (*durm+a ); así la azudización sólo se lleva a cabo ruardo es imposible la diptongación: ' d,um + i +6, dunn + ie + ron, etc.

liza para vezuos tiempos, modos y formas no fi¡itas. Por e.jemplo,pon- es el mo¡fo utilizado para el presente (de i¡dicarivo y de subjuntivo) y para ei imperfecto (de indicativo), sin mencionar el infi¡¡itivo y el gerundio, mien, tras que pus- aparece en el pretérito de indicativo y en los riempos no presentes del subjnntivo (pw iíera - pu +iese- pua +iere). por lo tanto, es impo, sible aJociar a la apoforúa hiporética (la que formaría pus-a partir de ponJ un Sramema o una combinación de gramemas particulares. Además, las parejas del tipo citado son casos aislados en espa.ñol: sólo son posibles para dos formas de 5 ó 6 verbos. Considera¡do todo ello, estamosobügadosa reconocer que el prerérito en cspa-ñolse expresa con una combinaiión pani cular de sufijos nrimero-person¿-les, con algunas altema¡rcias cornplementarias (que pa¡a el oyente pueden A \.EcEs convertirse en el ú¡ico medio de dife¡enciación de las formas, ral y como ocurfe (on otras varianLcscontex tuales. Con todo, nosotros tarr sólo consideramos en nuestro modelo el orrn, to de vkta del habla.nte). 2.3.3. Las conunsrone:, uerboespañol del

Esta propiedad de las altema¡rcias sistemáticas del'esparlol se refleia en las reglas morlonológicas proñrndas del modelo, üd. 3.g.;C .2-3, p. 7l y ss. debido a una condición especialque prohíbe la aplicación de r_rna alteÁancia (más débib erl el contexto donde puede aplicarse una (más fuerte). A¡tes de continua¡, ve¿mos rápidamente el problema de las apofonias €n espa.ñol. Parece que las modificacioqes de los radicales verbales tienen cierto signiffcado. Tenemos, además, pares de formas de palabras opuestas donde la rlnica diferencia observableesrriba en los morfos Ldicales. óomo;. rese: po n quier dig lrac +¿ + ¿ +o + € ú ts as vs Pus quis dij hic

En la conjugación esparlola, la conversiónr se utiliza para expresar el pre. sente de subjuntivo, Como ya lo heúos indicado e¡ 2.3.1.,cada verbo español se ca¡acterizapor su Elemenro Temár;co. siendo detcrminado este úLLi. mo por el gnrpo de conjugación a.l que pertenece el verbo. Ahora bien, en el presente de subjuntivo, el verbo cambia de grrpo de conjugación y reci be, cotno consecuencia de ello, otro El.Te, ateÍiéndose a-lsiguiente esquernal

II/III

:I

-e- | + -i- I

-4"'

Así, junto a ¿¿¿l + a + t tenemos a4ná+ e + r; y junto a ¿om + e + mos,

+a

I-a modificación det gupo de co¡jugación de pa¡tida, qúe consriruye ui cmbio en el i¡terio¡ del si¡táctico del radical verbaL es el ti¡ico marcador d€l Dr€sent€ de subiuntivo,

Es cierto que el oyente reconoce el tiempo y los demás grar¡emas de la , for¡¡ra e¡ cuestión sólo a tr¿vés del morfo iadlcal Sin emb"argo, no pode_ mos decir que el tiempo esré codificado por el significante del Áorfo .^di.al o, más exactarriente,que el radical sea un megamorlo que encubre la significación léxica y la significa(ión gr¿mari(al dei riempo.l-Ial meg.-orfo"."ria cl resulrado ir epliración.a! mor[o de parüda o dc base,áe ula aoo. dc fonir.) La rarón es muy simpie: cada uno de los dos morfos ¡adicales se uti

De acuerdo con este hecho, postulamos para el español las dos conver. siones? (- signos) siguienres: CI.BJC!*., : ('pres,subj'; I ('pres,subj'; U/III + I1; Verbo, I,...) :' I; Verbo, II o III,...)

(Ver las ¡eglas A7 y A4 (p. 58 y 63-64, respectivarneme.)

)

\ )

IGOR MEL'óUK

M O D LLO I.OR M AL D F L A C O N J U C A C I Ó \ E S P A Ñ O L A

La descripción del presente de subjuntivo en espaiiol como expresado por una conve$ión? presenta cierto interés y, por ello, merece una b¡eve iusri6cación. De hecho. ¿cuiíl es la alremariva de nuestra des(riociónl La rinica dife¡encia vislble entre cantamos: IND y cantemis = SUBT es la de las vocales(temáticas) -d- vs -¿;así pues, nos quedar, tarr sólo esá dos posibiüdadeslógicas: O bien conside¡amos estas vocales como (los signiñcantes de) unos mor. femas vacíos, es decir, como Elementos Temáticos. El presente del indicati_ vo se expresa entonces con u¡ morfema cero, mientras que el presente del subjunr.ivolo hace por esre mismo morfo y por el c¡valb del it.I. irrici"t. Esta es nuestra solución: el ma¡cador del süvriti\¡o eft cantemos lma con. es versión, (= solución Il. O bien consideramos las vocales o- y -e en caTlaamos cantemos corr\o \ts (los significantes de) ruros morfos plenos, ma¡cadores modo-temporales. Es la solución opuesta a la nuestra: el marcador (del presenre) del subjuntivo en cantenoses -¿-, mientras que el marcador (del presente) del indicativo en cat¿tamos -a- (= solución II). Sin embargo, admitir esta riltima descripción, es serÍa postular u-natr_iplehomonimia dcl marcador -a:
= IND;

cant +á El,Te

+ lnas, cant +a +ba El.Te 1PL IMPF

+t FUT

+ emos IPL

L¿s consecuencias que conlleva la solución II son Puesl ¡ la homooimia de elementos percibidos intuitivamente como idénticos en todos los usos: . el acercamiento poco conüncente de unos elementos que se Perciben basta-nte alejados unos de otros; . üna gran diferencia estrucrural ent¡e unas formas cuyas estn¡cturas son percibidas como idénticas. Estas consecr¡encias negativas son demasiado imPortafrtes, ad que oPta_ mos por la solución I. Por consiguiente, la forta cantemos Presenta esta es' tructura mórfica:
""'_Í-n) El.Te +ñ IND.PRES IPL

: SUBJ;
-asen canta.bo,cantar : morfo vacío, De igual modo, el ma¡cador -e- sería también triplemente homónimo:

= IND: = SI,BJ;
= morfo vacío.

Pero -i-, del grupo III, sólo admiriria una doble homonimia: :IND; -i, en darmimu "i, en darmir ft- no aparece como uno de los marcadores del subjuntivo). fos supuestos morfos -e¡, -e, e -i, serían entonces funcionalmente pa¡e. ddos a los marcadores modo,temporales -ba, "lz -r, -ria "ra" -ce, -." y distintos d€ -a!, .e! e 'ir. morfos vacíos. por añadidura, Ias forrnas cantoño;,can. tenas, por un lado, y cantíbamos, cantarenns, et¿. por otro, tendria¡ una estructura morflém;ica diferente: tres morfem¿rs ¿r cuatro morfemas; comp:Ae- . se: cant +a +mos - cant +e + rnas IND.PRES IPL SUBJ.PRES IPL

Couro vemos, en esta descripción, la forma está constituida Por cuatro morfos, así como todas las dem¡is formas 6¡itas. F) gramema 'subjunrivo', que -en el significado de la forma en cuestión- sustituye al de 'indicativo' (significación expresad4 acumulativaÍ¡ente con la de 'presente', po¡ el ma¡cador modo-tempor¿l cero), es expresado Por l¿ modificación del grrpo de q. conjugación del radicál: (I La solución I nos parece arin m:ir justificada al ser la conve$iónr ün me. dio morfológico típico del espa.ñol, especialmente en el cainpo de la derivación. las conversiones, (de tipo diferente) pueden, de hecho, formar: a) causativos @fiet - conef a a8ui?n, darrnir - dorfiir & alguíeq bajor - bajar a algli.en, ... b) nombres de agentes la paLicía- el paLicía, la gu.ard.ia el gardia, la resenn- el reerua,... c) nombres de árboles manzatta 4 rn&nza¡7or círuela - ciruelo, ceTeza iereza) nafanJa- naÍanJor..,

)

)

IGOR MEL'¿UK

ESPAÑOI-A DE ToRMAL i'A CONJUCACIÓN MODELO

47

2.3.4.

¿Suprajjos en la conjugaciónelpañoLa?

Los sufijos, las modificaciones, y las conversiones, agotan el inventario de los medios morfológicos utiiizados por el espa-ñol la conjugación. Sin en embargo, podríarnos ver un suprafijo (o ¿quizás una apofonía acenrual?)en las parejas que siguen: cdnt + o clint + e vs rs cant + ó: cant + á.

La dife¡encia omniPresente entre el Pretérito (de i¡dicativo) espanol y d¿más formas modo temPorales reside en los suñjos número'Personales Ias a men';onado con respecro las al_ lo del prerérjro(.omPátese anteriormente en las formas del Pretérilo) Re'hazamos,pucs la hipó remanciasineg.Jaie. puede un papel mofoló ,..ir t"gr1" la ir:al la posición dei acento .cumplü es decú que hay un suprafjo verbal modo-temporalo lemPoral' si.o en ispanol tsPAl\¡OL óCICO DEL

Related Interests

,'ERBO VORFOI DEL 2.4. LOs R-45CO5 SlNTÁCTICO El sintáctico mo¡fológico de los morfos radicales de base y de los medios morfológicos del verbo esParlol comPorta, en nuestro modelo, los doce ¡as_ gos sigúientes: Raigos taxonómkos Rasgos del sintáctico genera.les (comunes -a los radicales y a los medios morfológicos) l. Estatuto morfológico: en el Presente modelo, este rasgo tiene preci" samente dos valores, (m(orfo)) y (c(onversión>), y¿ que cl esPañol no posee otros tipos de signos lingüsticos. 2. Estatuto radical este rasgo tiene, como debe ser, dos valores, a saber (r(adical))) y (af(¡jo>. 3- Parte del discurso: en nuestro modelo, es siemPre (V(erbo>, ya que sólo nos ocupamos de verbos. Dado el carácter t¡ivial de estos tres rasgos en mrestro modelo, no los ind¡caremos en los sintáctrcos que proporci,onaremos en los ejemplos. 4. Gflpo de conjugación: I, II, IIL 5. Tipo acentua-t fue¡te, débil La acentuación de las formas verbales esparlolas es muy regular, salvo una pequeña subclase de verbos, llamados (fuertes) (los denxás son, por supuesto, <débiles)), que constituyen la excepción. En la primera y tercera persona del pretérito de indicativo, rm verbo fr¡e¡te recibe el acento sobre (la rltima vocal de) su radical, mientras que todos los verbos débiles se acen. túarl en esta modalidad, sobre el suEo nrimero-personal: verbos fuenes tu! + ¿ h¿z + o tra¿uj + o verbos débiles rob + é

Todos los verbos del primer gn_rpo de conjugación (es deci¡, la mayoría de lgs verbos espa.ñoles)manifiestan esta correlaeión; la posición del acento -sobre el radical o sob¡e la cerminación- es la ú¡ica diferencia observable ent¡e las dos formas. A¡ralicemosesta situación miís de cerca.Es evidente que el acento en este .aso es u¡r medio expresivo lingtiistico; pero, ¿es un medio von¡olócLcol En otras palabras, ¿podemos asociar rm gramema cualquiera a Ia posición del acento en r¡na forma de pai.abra ve¡bal del espalol? La respuesta parece clara: no. No podemos decir que el presente sea expresado en esparlol por el acento que recae sobre la vocal radical, por dos razones: I. Incluso cn el prescnte (de indicarivo y de subj¡rntivo) el acenro puede reca€r sobre el El.Te (en la primera y segunda persona del plural). 2. El tiempo nunca se expresa en español separado del modo; pero si aceptamos que el acento que recae sobre el radical es un marcador del pre. sente. esro nos llevarla a la aceptación de una expresión separadadel mádo y del tiempo. Tarnpoco podemos decir que el pretérito se expresa por el acento que recae sobre el sufijo nriLrnero-personal por esas dos mismas razones (en el pre_ Lérilo de indicativo, el acento puede recaer sobrc el El.Te, y el prerériro no podría expres¿rse separado del modo). En el mismo verbo, el acento puede recaer sobre el El.Te tanto en el pre. sente corno en el Dretérito:

Presenre zsttaínt + /a/ +sl lpl cant + fáf + ttos 2pl cant + fóf + ü 3pl tatü + /a/ +nl

cant + cant + cant + cant +

fóf fóf fóf fáf

+ste + mos + steü +rcn

/bibe/ /í9"/ /tradúxo/

/íobé/ /l¡.'egíó/ /dexa/

m ec +i +ó d4 +ó

La posición del acenro no constituye pues un marcad'rr gramatical sufi, cientemente sistem;itico.

Puesto que la mayor parte de los verbos espafloles son débiles, conven d¡emos en no indicar este valor expiícirarncnte en el sintáctico: un verbo es débil por defecto (: por ausencia áel valor <fuerte>1.

)

\ )

48

IGOR MEL'CUK

MODELO FORMAL DE LA CONJUGACIÓN ESPAÑOLA

49

Alrnque en principio los rasgos 4 y 5 del sintácrico son de c¿rácter ee, ne¡al, es decir válidos para los radicales y los medios mo¡fológicos, en-el caso parricula¡ del español, sólo se aplica¡ sob¡e los radicales. Rasgosdel sintáctico específicos (propios de los medios morfológicos o de los radicales) A. Rasgosdel sintáctico de los medios morfológicos 6. Tipo de medio morfológicor en cua¡ro a los afijos del verbo español, precrsaremos,en este r¿sgo, que son sufijos. No obstarite, dado el ca¡ácte¡ rrivial de esta indicación ya que el esp¿ñol sólo l;ene sufiios cn su roniusa.ió¡). omitiremos el rasgo 6 en nuesrro modclo. 7. O¡dm:los elementos temáticos tienen el o.den l, ya que están inmediatamente pospuesrosal radical {4,,, e,,,. ¡,.,)l los ma¡cadores modo.temoorales y los marcadores de las formas no firrjtrs ri.r,en el orden 2 (bq.,. r,r,, ri4r,. ...¡: los marcadores de la persona y del núrnero verbal, asi."*" t* dJl genero adjeúval (en el parúcipio) ricnm el orden S (orj' O,u, ...); y 6ru1. "p, menre- Ios ma¡cado¡es dcl número adjerival (tambien en it píU.ipio¡ ti.. nen el orden 4 (qr), s(rJ). Orden de tm afijo: es cl rasgo en el que se indica - con números _ la posición lineáJ dcl afrjo en cuesrión con respecro al radical. tos prefijos tienen por definición un orden negativo, y los sufijos, rm o¡dÉn positivo. A.l, es"1 blo.queremos de. ir quc el sufijo -ba sigue al radical lque dene. ram. Jnbir bien. por.definición, eJ orden 0) y a los morfos con el ordcn't (en español, son los El.Te). El esquema lineal de wra forma de palabra verbal espalola se presenta como sigur:

B. Rasgosdel si¡táctico de los radicales 8. Ca¡ácrer remático: presencia/ausenciadel Elemento Temático junto al radical en cuestión. Esre rasgo presenta cuatro valores: - (tem(ático)), para los verbos que tienen el El.Te en todas las formas; - (fut-atem(áticoD, para los verbos que no tienen El.Te en las formas del futuro del indicativo y e¡ las del condicional por ejemplo, sal + t + é [- saLd + r + ¿], en lrrga¡ de \al + i + r + é. El espa.ñol cuenta con diez verbos de este tipo;

CABER IIABER PODER

PONER qUERER SABER

SALIR TENER VATER

tr'ENIR

- (imper-atem), para los verbos que no tienen El.Te en la fo¡ma de la 2sg del imperativo: ,rall, en lugar de *isal + e! El español tiene seis verbos de este üoor I{ACER PONER SALIR TENER VALERO VENIR

- (pa¡t'atem), para los verbos que no tienen El.Te en el participio; por ejemplo, rue I + ¿ + o, en lugar de *¿olv + i + d + o- Se trata, evidentemente, de participios fuertes, que en espalol son ll: abierto, eubitrto, ¿icho, eJcrito, Jri¿o, de ABRIR de CUBRIR de DECIR de ESCRIBIR de FREIR de HACER de MORIR de PONER de RESOL\GR d€ ROMPER de VOL\ER

}N
fi¡it;¡ ir$nitivo, geru¡dro par¡icipio

0

I

2

3

4

fesueü0, r0to, weuo,

po¡al radica.l de la forma

del p¿rticiFio

del gén€ro adjetival

del ad.jetival

Como vemos, el número de verbos <dcsviadosD desde el punto de vista del carácte¡ ter¡ático, es decir, carentes de El.Te en alpunas for¡nas, es verdade¡amenre muy reducido: una veinlena 1más sus dárivados). ll resro dc los verbos espaioles son temáticos. Por esta razón, no seialar:emos el valor (tem) en los ejemplos (será especificado por defecto, al igual que el tipo acen. tu¿l débil; véase má5 arriba. 5). 9. Ca¡ácter defectivo: indicamos, por este rasgo, bien las formas que no pueoen ser producidas a partir de uri radical dado, bien aquellas formas exu et i-p.o.iuo a"t *rbo vAl,ER no se utili¿a por !¡zonés scm¡inticd. üerdos seria sin duda /a¿ll obligados ¿ fomarlo, sin embargo, si nos

FicLrRA III

\ ./

fi

t

\ -)

50

rcoR MEL,óUK
i

MODELO FORMAL DE t-A. CONJUGACIÓN ESPAÑOTA

.epcron¡les que pueden serlo {el resto de las formas de esle radi.¿j no e)ds. ten), asi como las formas posibles molestas y que debe; ser evitadas. Por ejemplo, para el verbo BALBUCIR, renemos: No I sg en el presente de indicarivo y en el presente de subjtrativo. 9l lay: [Segúnlas indicaciones de los dicciona¡ios españóles,son imposibles to. d¿s las formas en las que €sle verbo debería reü¡ nserta la .batbuuo. lk/: '[quel balbuzca. er(. (En lugar de rales formas, se utilizan las loÁas corre.pondiemes del verbo más corriente BALBUCEAR-\I Por cl contrario. para el verbo nTAñER teneÁos: 9. Solarnente: 'Tercera persona, infinitivo, gerundio, participio. lEn este caso, el semantismo es respons¿ble de la imposibilidid de las formas en otras personas.l Fina.lmente, para el ve¡bo RAER tenemos: 9. No recomendeble: 1sg del presenre de indicativo y toda¡ Ias formas . _ del p¡esente de subirmtivo. [El problema u{.-,í ." ,*. vacilación formal ¿ra¿go raro? Observemos o que algunas autoridades permiten el u¡o indiferente de arnbas formas. En la medida en que la forna ra.¡ro las formas correspondientes del subiuntivo y rala, to)as,... son adrÍitidas, cabc especificarlas coáo no recomendabies:,¡Z má.sabajo. Ia forrna ralgoy sus form¿s correspondientes puedm ser gene. radas por las mismas reglas que las formas dei verbo Ceg'n. Digamos"tam. b¡én que a-lgunos habla¡tes rinicamente emplcan de esie vcrbo e"lparricipio raída.l 10. Radicales o formas irregulares: para una tr:eintena de verbos (así como para sus derivados.¡que poseen u¡¡a serie de irregularidades r,flae.rL. teslr en su conjug¿ción, indica¡nos aqui los gramemas y las combinaci"ones de Bramemasque provocarr irregularidades formales específicas.tas irreeularidad-es idendfica-n.por regla general. por la presencia de mo.fos y ñese garnor¡os racttcalesrmegulares, que cüarnos en el rasgo l0 para facütar Ia lectur¿ del modelo, (Sin embargo, estrictamente hablando, esta indicación es redundante,_ puesto que todos los morfos y megamorfos en cuestión se especiñc¿nen las reglas mórñca-st¿,i¿ las regias Btl p. 60 y ss. por esta ra_ zóa, en los ejemplos, omiti¡emos el rasgo t0.¡ for ejéarplo: I8JTENER 10.ind, prcr I : suoj.¡o pres ,| /úb/ Cf la ¡ la 81.4,p. 60. {9) DECJR 10.ind, p¡cs,l, sg I Ind ru! l, n'l suDji Pres I cond I

:

ind,pret,l, sql sbj. no^ Pres- : /dix/ mPe¡, z, sg j| pan : /d;¿/ 81.1r, 61. Ct la regla P. Rasgos mod,fcadores I L Tipo de a.ltema¡cia{s) sisremática{s) sufridais) por el radicat. Ad'P': áitemarrci¿ de fisión f(diprongac iór'út mcnL + ü ^ lnieatt + a, rcg + afrueg + 0); A'cü: alternancia de sustitución ((agudizacíórDti ped. + ir - ?id. + o, dorm + ir - dunn + amas): A*P¡: a.ltema¡cia de inserción ((ampliaciór\r: oí + r - aig + a, trad c + ir tra¿uzc + o). En cuanto a las ?.lternancias no sistemáticas, dare¡nos cuenF¿ de ellas en nuestro modelo, por indicar la presencia de los morfos irregulares en el rasgo l0 (es decir, en (Radicales o formas irregu)aresD) por especiñ(¿r esros y morfos en las reglas mórficas Bl (<Realización del morfema radical)), inclui das en el diccionario, o más exactamente, en los artículos del diccionario de los lexemas correspondientes;úi¿ p. 60 y ss. Como ya hemos dicho, nuesro modelo contiene las reglas gráfico,ortogr:ificas. Por consiguiente, el sintáctico de u¡r morfo cualqüiera (táfrto de un mdical como de un afijo) puede contener indicaciones ortográficas, que verer¡tos en el ¡asgo 12: 12. Indicaciones ortogriificas Ort,,: el ,.ésimo p/ en el signiffcanre del morfio (contaldo desde el princi pio del morfic) se escribe como ¿ (y no como ¿); ortj: el iésimo /rc/ en el significalte del mo¡fo se escribc ante e o i como j (y no como g); Ortrl: ante el i-érimo fonema del significante del mo¡fo se escribe la let¡a i. La ortogra.ffa espeñola es ext¡emadamente simple: €n Ia mayona de los casos, las reglas gráñcas determinan la correspondencia regular entre u¡ fonema y sus graffas posibles. Los tres casos problemáticos seríal los siguientest 1) El fonema p/ se escribe como ¿ o {r; la elección esrá condicionada por la tradición l.f. bardn ls varón, pronunciados ambos /barón/} 2) El fonema /x/ se escribe ante /el c f/ como g o comoj, la elecció¡ está condicionada por la tradición (cf. coger cajeaÍ), '/s

\ ,/

il

) ./

52

¡c-OR MEL'ÓUK

MODELO FORMAL DE T'A'CONJUGACIÓN ESPAÑOLA

53

3) La letra h es muda en rodas las posiciones se es<ribe y siguiendola tradición. El rasgo 12 se ap)ica igualnente a los radicales y a los afijos. Formalrnente ]rabla¡do, debena figurar entre los rasgos generales del sintáctico, pero Io hemos separado y situado al fi¡al de esta sección debido a su caráctei tan Particular. A¿vertenciainportante. Por lo general, el si¡táctico fo¡ma parte de un mo¡. fo (o de un medio morfológico) individual, y cada morfo posee su propio sin. táctico. Sin embargo, ocurre cor¡ cierta frecuencia que ¡odos los mo¡fos de un mismo mo¡fema (o todos los signos que pertenecen al mismo <.ema>de otro tipo) compa¡te¡1 algunos valores de algunos rasgos del sintáctico. por ejemplo, todos los morfos del mo¡fema IEt.Te| en espanol tienen el ordm 1: siempre sigue¡r i¡mediata$ente al radical. De hecho, podemos generaliza¡ esta observación: todos los (alo)morfos de un morfema español cualquiera tienen siempre el mismo orden- (Er¡ otras lenguas esto no es necesari¿mmte cierro.) Eñ casos pa¡ecidos, los valores de los rasgos del sintáctico co. ñr¡nes a todos los morfos del morfema lM j pueden, po.-r decirlo. ser ex. asl traídos de sus sin¿ácticos y asociados al morfema; los denominaremos, abu. sando del lenguaje, el sintácrico del rnorfema {M}. Como toda generalüación, esre (AscENso DEL sINTAcIIco) hace la des, cripción más co¡npacta y más elegante. En el presertte modelo, hemos ex" traído el rasgo de <orden> del sintáctico de los morfos ifldividuales y lo he, mos apücado directamente a los morfemas correspondientes; zid., por ejemplo, Ias reglas Bl, p. 60 y ss. Este procedimienco debe ser empleado siempre que las propiedades de - lengua considerada la lo permita¡De modo similar, los rasgos 8 ((Carácrer remáticor), 9 ftCarácter defecúvo)) y l0 ((Radicales o formas irregularesr) ca¡acteri?an el morfema radical como wr conjunto, al igual que los morfos individuales. Estos rasgos son igualmente a¡ücados a los morfemas .orrespondientes y son igualme¡ite conside¡ados como pa¡te integralte del sintáctico del morfema. i. PRESENTACIÓN DEL MODELO DE I-A, CONJUGACIóU

3.I.

Ir

RMoR-r.P DLL 'v,ERBorspAñol de u¡a forma de palabra ve¡bal

La representación morfológica profunda española presenta la eslructura siguiente: L',-,.*"."

Aquí, L f m t p n

es el lexema verbal es la finitud es el modo es el tiempo es la persona es el número

g es el género adjetival

: bien el nú¡ne¡o verbal n, = {sg, p1}; o bien el mimero adjetival (en €l participio)r|: Is&, pl.l; r lmasc, fem| (en el pa¡ticipio).

lfin, inf, ger, partJ; lind, subj, cond, imperl; lpres,impf, pret, tutl; llera,2nda,3eral;

Entre las RMorfP lógicamente posibles de las formas de palabra verbales del espanol, el modelo debe seleccionar las RMorfP co&REcrAs. Lo lleva a cabo por medio de REcl-As FILTRoSMoRForócrcas, llamadas también reglas de corrección o de buena formación de las RMoTIP ve¡bales. REGLAS FILTRoSPARALAs RMoTIP RllT I. Si y sólo si f : fin(ito), entoncelt ¡n + 1

Related Interests

P *

n:

n,

El slmbob A f conjúro vacíolsitniñcal¿ ausencia la c¡rc8orí¿ oes. de en tión, de modo qu€, por ejemplo,m + A quie¡e d€cir 9u€ da cat€goría modo del estáp¡€sente I¡ RMo.fb, e! d€cir que estámanifestada ¡¡no d€ susgrm€en por R*:? 2. si y sólo si f : parr, e n to n ce sn = n "* L ,g +

L

espeñOr"q.

Presentafios el modelo en tres etapas, coastihryendo cada rma de eüas r¡na sección: . La representación morfológica profunda de la forma verbal espalola llos (cimientosr). . La rep¡esentación fonológica profunda de la forma verbal española (el . Las reglas del modelo propiamente dicho.

Sólo las formas fi¡itas manifiestan el modo, la persona y el número verbal, y lo hacen obligatoriamente; sólo los participios manifiestta¡ el número y el género adjetival, y lo hacen oblitatoriamer[e. (De ahí se deduce que el infinitivo y el genmdio no tienen ni modo, ni persona, ni núme¡o, ni género.) R*i 3. Siysólosim: e¡tonc€s t * inl subj, A, ^ El condicional y cl imperativo, así como las folmas no finitas, no distinguen cl Liempo; en L¡nafoffna verbal 6nita. cl tiempo no se expresa sola.

\ ,/

fl li
t .:

{

) ./

54

,coR MEL,CUK

mente con el condjc;on¿j o con el imperativo. (Recordemosque m = A es úni.amenre posible en una form¿ no finjra: cl la regla filtro i.1 R-llffi 4. si m = imper. entonces P = 2

I

MODELO TORMAI- DE LA CONJUGACTÓNESPAÑOI,A Ri:Í" 4. "/PP/ ldos fonemas idénticos no pueden ser consecutivos]

El imperativo espaiol sólo posee la segunda persona. (F¡ la primera per_ sona dei plural y ia te¡cera persona de ambos .rú-ero", es deci¡, con la'for_ mula de cortesía, el impe¡ativo es sustituido por el subjuativo.) Ejernplos RMorfP bien formadas (- correctas) (t0) EMPÉZAR $¡d¡,er,,etfenpenhisl qUERE\,f lqu,¡rl PoNE@/ h¿"r¿61 DQURnt.-p-,q"s ta4?,¿r¿4 RMorfP malformadas (- incorrectas) tll) IfMpEzÁRci.mprr,C : la retla *; I ha sidovjolada ler modono esü espccincado uaa tormaffniral. en : rare8¡aRjI; 2 h¿ sidoüorad¿ '3ll! lrl¡rprh terúrúxr¡vono pucct€ renerni núLmero. género ni ¿djerjvatl {EMpEZARelú4rd : ta retla *i B ha s¡doviotadá er len rndicarivo. riempo debeseresp€cifi(adol .An IIRIRnj,F.r.pr : h ¡cgl¡ R*;' 4 ba sidoüolada ¿ mpe¡atrvo úenc lera personai Do Ler 3.2. I,A RFoNP DELVERBoEsPAÑoL

[rma gJide /G/ no puede darse en[re dos vocales o al principio de una forma de palabra delarte de una vocal] Estas reglas expresan las restricciones sob¡e la coocu¡rencia contigua de los fonemas españoles, ademtu de Ia exigencia de que toda forma de pala. bra verbal lleve r¡n acento y solarnente uno- Estos filtros, al rechazar las RFonP malfo¡madas, ponen en firncio¡ra-rniento las reglas correspondientes del modelo (: reglas rnorfonológicas superficiales, en nuestra terminología); estas últiÍEs rep¿¡a¡ las secuencias prohibidas. Derspués de haber dado las reglas de coñección para la representación de partida (RMorfP) y pa¡a la de legada (RFonP) de las formas de palabra verbales del espaiol, pasemos alo¡a a la correspondencia {RMorfP} 'élRFonP J. 3.3. DEL LAs RIGLASDE I-A CONJUGACIÓN \.ERBOESPAÑOL

La represenración fonológica profirnda de una palabra verbal española (adenad,. lonemas es una. fiL /X/ que cumpleIas R¡.GLAs I Ros¡,o\oI óclc^s, llamadas tambi¿a reglas de corrección o de buena io¡l¡¿ción de las Rponf vcrbales. RXCLAS FTLTROS PARAt_ls RFo¡I Rm t "A/, "/f/[h forma verbal aebe ser acentuada,pem r¡na sola vcz] [as cadenas indicadas est¡íl prohibidas en espanoll

De acuerdo con lo expueslo, present¿uemos reglasde conj¡¡gaciónrealas gn¡Padas en cuatro conjlmtos: A. Reglas (-émicas) (grossa mod,a, desde los lexemas y los g¡arnemas a los morfemas, los conversionemas, etc.). B. Reglas <-éticasr (groso mod,o,desde los morfemas a los morfos, desde los conversionemas a las conversionesr, etc.). C. Reglas morfonológicas proñmdas. D. Reglas morfonológicas superficiales. Las reglas A-D lleva¡ a cabo la correspondencia {RMorfPl <+{RFonP], Es decir que, aplicadas a la Representación Morfológica Profunda de una forma de palabra verbal e$paiola, sintetizan -pasando por la Rep¡esenración Morfológica Superñcial- la Representación Fonológica Profuada de la fo¡ma de palabra en cu6tión. ¡{R No hay ni que decir que las reglas .4-D pueden ser aPücadas perfectanente en el sentido inverso; pero,.como ya hemos dicho, sólo varnos a con_ sidera¡ la vía de la síntesis: desde el sentido al texto, Insistamog, de nuevo, que las reglas de rluestro modelo No EsrÁN LÓcI. CAMENTE oRDENADAS. Esto significa lo siguieflte: dada debe se¡ aplicadaG¿lvo,even' lrna ¡eBlaaplicablea lma r€p¡esentacióü como facultativas). rualÍrent€, las¡eglasque son €xplícitam€ntema¡cadas

R¡lf 2. 7v, "/íj/,"/wx/,"lwvr/

¡.Il],. 3. "I'¿1,"/pi/

)

\ )

IGOR MEL'¿UK
^4ODELO

¡ORMAL DL LA CONJUGACTóN LSPAÑOLA

Desde el punto de vista teórico, las reglas de nuestro modelo pueden ser aplicadas siguiendo cua-lquierorden sin que esto dé lugar a resultados in. corectos: las reglal estií-n descritas de modo que cada una de ellas contiene, en sus condiciones,todas las informaciones necesadaspara asegurar sü apli. cabilidad en el momento adecuado.Esto quiere decir que en el modeb des. , riro. ias reglzs de la conjugación españoli obedecen á una ordenación, di. gamos, (internD. Es muy importa¡re presta-¡ atención a la tesis siguiente: Las reglar de ú modelo del ripo Sentido.Textono deben scr inrerpretadas comosDsriruciones se(uenci¿les: drcldacjones son csLrric¿i cominúm siendo que si€mpreve¡dade¡as propós¡o de la correspondencia a enrre um represeftació¡ má'sprofund¿y ua rep¡esentación mássuperficiat. Por consiguienre,cada regla debe ser nreaplicadar, o e*a.rrrrrenre, ceverificadar, tras Ia aplicación de otras reglas. Dicho de -,ís modo, Lasreotro glas de este modelo (y, por lo general, las de todos los modelos de este ripo), pueden concebirsecomo reglas susceptiblesde ser aplicadas T.oDAs mN.ILrñ. TAME\TE, simult:lneanente . Sub¡ayemos, r¡na vez más, qüe en la TST sólo pretendemos lrna descripción puramente lingiiística, es decir, estátic4 de las ¡eglas; la cuesrión del procedimiento, de la din:ímica de su puesta en ñrncionamiento, se ha dejado de lado co¡lscientemente. Claro está, por razones pedagógicas y considera¡do uflos objetivos prác. ticos, hemos reagn¡pado y ordenado nuestras reglasde w modo detirmi. nado; es el orden que conviene respetar para sintetizar las formas verbales. Hay, sin embargo, urra excepción: las reglas morfonológicas superñciales, es decir, las reglas condicionadas FoNoLócrcAMEI,[E, solamenté deben ser apücadas cuando todas las reglas morfonológicas profi¡¡das, es decir, las reglas condicionadas MoRFor,ócrcAMENTE,ya lo hayaJ¡ sido. Esto obedece al hecho de que el condicionaÍliento morfológico es m;ís fuerte que el condicionamiento fonológico; en caso de conflicto entre a-¡nbos, el primero es el que predomina. .ÉMIcAs DEL\,TRBo EsPAÑoL A. REGLAS
(Reglas que imrcduce¡ morf€md a paftir de la RMo.fp de ta palab.a foma v€rbat)

La regla Al se encarga de dos fr¡nciones: - Elige, para el verbo (= para el lexema verball dado, el mo¡fema radical. Es una operación t¡ivia.l, ejecutada siguiendo las indicaciones del dicciona¡io, que hace corresponder a cada lexeúa su morfema radical (por una reela léxico'morfémica): COMER EMPEZAR TENER

€ lcoM(,ER)jslo) e IEMPEZ(.AR)I(¡.0) <+ ITEN|ER),,r,n,.,"-.r-p.".,.-,or

El Iector que quiera utiüzar la regla A1 a modo de ejercicio debe saber que {Rl -el morfema ¡adical* recibe el mismo nombre que el lexema L, me. nos las terminaciones de infinitivo -¡¡. -er. -ir. El sintáctico del morfema correspondiente debe ser consultado en las reglas Bl (!íd. p.60). - Añade el morfema (Elernento Temático) (es decir, la vocal caiacte¡ística) al radical dc cualquier verbo, con la excepción de algu¡os verbos irregulares que carecen de elemento temátrco e¡ una de las formas especificadas; tales verbos se someten a la subregla Ai(2), que utiliza las indicaciones i¡xc¡itas en el sintáctico del morfema radical. A2, EL morfernaÍ.odo-teÍnporal

m, t<+ |M.TJ(?)

1) m + cond,imper; 2) sim - ind, entonces + p¡et; t 3) sim - subj,entonces + pres t

A1. El rtorÍema rol,kal , el mor-fzña ter!ática Lo o (1) lRlrq, lEJ.Tel,,, I no A ya sea iRl : (fur-atem)
e 12t fRl.". lA =

om = condl ; f[* = i n d ,t-fu t] ya sealRl : (impe¡.atem)
In = imper, n" = sg; yase¡ lRl : (part"atem) yf = p3-rt

v

v

[Recordemos que el subíndice ent¡€ pa¡éntesk representa el sintáctico del morfema; el nri'mero 2 en este si¡táctico da el orden de todos los morfos del morfema en cuestión.] los giarnemas del modo y del tiempo son <agnrpados) bajo un morfe. ma nrodo temporal estos grarnemas son siempre expresados en españcl por un ú¡ico morfo indivisible, es decii, de MANERA ACUMUI-ATIVA. Asi, el indi. cafivcr y cl futuro son ambos expresados por -r (cant+a+t+í, etc.); el sub. jrrntivo y cl imperfecto lo son por -s€ (¿¿¿t+a+te+ñ, etc.). Sin emba¡go, esto r1o ocwre elr los tres ca¡os siguientes (reflejados en las condicioqes l-3): - el condicional y el imperativo no tienen tiempo (vid. la regla A3 y la regla A6); - el pretérito de indicativo se expresa acumulativamente no sólo con el modo, sino ¡ambién con la persona y el número (u¿ la regla A5); - el presente de subjuntivo se e*presa por una conversión, (y no por wr ntotfo'- aid,. la resla A7J.

\ t ,/

\ )

IC OR ME T.C U K Permitiéndonos r¡n abuso del lenguaje, hablamos en unos casos de RE cL s cuando en ¡ealidad se trata de EsquEMAs DE REcr,As, Asi la regla A2 es p¡opianente un esquema generalizado que comprende seis ¡eglr, .órrc..t".,

MODETO FORMAL DE LA CONJUGACTÓNEspAÑOr-{

A8 . El de la Jorma nojníta .morJema

f{+ {Flc) + 6rI lf
El gramema de 'finito' no se expresa por un rnedio morfológico especial: en la forma de palabra en cuestión está indicado por la presencia de ixpre. siones pa¡a los gramemas modo-temporales y nLimero-personales. A9. El morfemad.elgínera a¿jettual s o lGlpr A1O. El rnofema d¿l n11ñeroadjeti al ú. <* lN.lal Ejetupks
(12) Sea la RMorfP EMPEZARñ,!1.¿,i,opt,,pr apliquemos a e a las reglas del gupo A: EMPE?lA&uüo,
ird, inpi ,lt. 2,pl

ind,pres ind,impf ind,tut subj,impf subj,pret subj,tut

s <+ r.+ €+ 1+

€ [suBJ.FUrl

{TND.PRES I {INo.rMPFl IIND.FUTJ lsuBJ.IMPFl isuBJ.PRETl

La regla ,4.4,expuesta más abajo, es.asimismo el esquema de seis reglas concretas:

l,sg+..11 scl € sci 2,sg 12 (+ scl 3,sg 13

2,pl.- 12 PLI 3,pl.€ 13 PLI

l,pl <+ {l PLI

Lt. El marrtma d.elcondícional cond <+ {COND]G, 44. El morfemanúnreroieftonal P, n": iP.N|E rn : ina, er¡tonces t + pret l"i

1t A\r)
ll lEMP%ilñi;

¡l A2 ll

llü

rT A4 ll
fPllpr

+

La persona y el nÍ.rnero verbal se expresan acumulativamente por rm su. _ ñjo nrimero-personal. Surge una complicación en el pretérito de indicativo, donde el sufijo acumula. adcm:ís,el modo y el tiempo: vid. seguidamentela regla A5. (La condición de la regla A4 exduye este caso del áominio de la regla-) . 45. El morÍemanú¡neniersonal dcl pretéríto de indxatilro ind, pret, p, 4 c+ {IND-pRET.p.N.},0 46. El morfernawifletuAersonal d¿l lm?erativo imper, 2, ,\.é+ {IMPER2.NJ{.) 47. E¿ conaersianeña, presented¿ Mbjuntil)o d¿¿ subj, prcs € [CsBJl

fiND.rMPFl(!) ,

{I3) r¡ mismo par¿ la RMorfP TENER6,,,*"d!¡g: TENE&,ú..

1f Arnr ll .tt ilü
lrrNl¡,,n,,Y*1,,p-...*"r

* 1r ll
IcoNDl(,),

d4

rjc

o, 1l
13sclp)

(la) Un €jemplom.í.s: g€rundiodel ver¡o COMER;cf: el coMER.."

/-\

^tt\ll _-___-_:-

\,

\
lGLRl,,)

[coM]n,.6,{El.rel,,,

)

\

]GOR MEL'ÓUK

ESPAÑOT¡. MODELO FORMAL DE L4 CONJUGACIÓN

61

B. RtGr-As-ÉTIcAsDEL\€RBo EspAñoL Todas las ¡eglas del conjunto B (con la excepción de la regla 84 _elección de una conve¡sión, concreta para el conversionemadel presencede sub, junrivo), son ¡eglas MóR¡icAs:pa¡a rm morfema determinado, seleccionanel morfo apropiado en función del contexto en el seno de la forma de palabra. De cste modo. uriliza¡.esencjalmenre, sinrá.ricos los morfemasv de los de los morfos, Bt. Realizadín del morJema rad,ical Condición común: f m=mo, t=prer

b. {I[R)],{EI.Tel(¡) llMPER.2scl.- /bé/p,.tr) B1.7.lcoM(.ER) l(o) B1.8.IPED({R)J(o) e (r)/hadue¿rr¡ Br.9. ITRADUC(,rRI)p)
<+ (2) /radux/sl

^-4 onj)

| noA |A

Br.r0.

lor{,ER)}(o)

Bl.1l.a. {DEC(.rR)l{0.f,r.,".)
ya sea f:inf, ge¡; ya sea rn:ind. t=pres t [p / | o sg]: ya sea m-ind, t-impf; ya sea m=imper, n -pl ya sea m=ind, t=pres, p= l, r\=sg; ya sea rn:ind, t:tut; ya sea m-subj, t:pres; ya rea m:cond

e (l)/deo/sl^"c"1

t fn=subj, t* pres Bl.l. 81.2. B¡.3. 8r.4. ++ /sonie¿ú.a"s.5 ISONRE(IR)I(o) e /bolbl¡r,^drp, od lvoLV(-ER)l(0.p.,,",.-) o.J .+ /empe0/,,,arr5 {EMPEZ(-AR)IIo) e ITEN(.ER)I(0.i",..^,i^p-.rc-¡ e (l ) /ten/(¡¡¿¡p,,^*p') € (2) ^ub¿,,,tu-.,",r,) (o) IAPACTGU(.AR)I

.€ (2) /di¿rt¡*Pr)

' Br.5.

T^
<+ /apa0igw/u¡ ya sea f+ fi¡ita; ya sea rn=ind, t= fur; ya sea m:cond: ya sea rn:irnper, n"=pl; rn=ind, t:impf

t) u, - ( /di Y /,. , , . . . .

le

b. {DEC(-rRr1o)' {El.Tel(,)' frMPER,2SGlp, * lúl * l,lié/ c. IDEC(,rRr(q, {El.rel, [PARI]*, BI. 12.a.{SABtER)}(0.tu..,-) lF seaf+ fin; lya seam:ind, t-pres, y [p+ I o rsg]; lIa seam:ind, t=impf/lirr; lyr seam: co:rd/irnper Im-subj, t:pres la

Bt.6.a.UtR)l(o)

* \t) li/u,,¡ * {2)/i/g

(+ (1)/sab/{!)

e (2)/sep/(ü) € (3)/sup/o¡.tu-)
m-ind, t:pres m:subj, t-pres

* (3)&/r'-')
<+ (4) /'baj¿n,o"!, 1+ ( r ) ltwlttl

* b. lsAB(.ERrrq, {El.Te}(,), {rND.pRESl1,¡, {lSGi,,, /sé/ e 81.i 3. l E sTC A R rp) it ) / est ¿, ) * (z)/e,rub¿,, o.,t) tu.., lnoA |A

qF,If ,, 1.-l:rtri''t

)

\ )

6?

IGORMEL'EUK

ESPAÑOTA FORMAI- I.A CONJUGACIÓN DE MODELO

63

Es evideme que aqui sólo podemos cirar algunos ejemplos de reglas mór. ficas para los ¡adicales vert¡ales: estas reglas son demasiado numeásas 1va. rios miles). ya que su número iguala a_.1 todos los verbos espalolcs. Todas de estas reglas deben est¿r integradas en el diccionario. en el lue. para cada lexema, se indicaria el morfema radjcal (a rravés de una reqli léxico.morfé. mica) y para este ritimo. el (o tos) morto(s) de base (a travéi de reglas mór. ficas), como ya hemos rÍost¡ado en el texto. Añadamos que los ejemplos ele. gidos en las rcglas Bl estiin lejos de representar la media de los verbos españoles: hemos irrcluirlo expresamenre muchos verbos irrcgulares para ilus. trar rnejor el modelo. Obsemorí¡ir.Ci¿rtos mo¡fos (desviados> especificados en lal reglas Bl llevarr ya el símbolo del ace to. tid. Bl.6b, Bl.llb-c, 81.t2b. Estos;orfos van siempr€ acentuados de la misma ma¡rera y no deben someterse a las reqlas de acenruación (= reglas CI); compárese con la nora siruada a.lprincipiJde rá-s reglas B3, p. 63. ts2. Reaüzaí¡ín d*l ,rwtfema tenótíco

señalemos que la distribución indicada para el El.Te concieme no sólo al gn-rpo de conjugación <inicial¡, i¡he¡ente al verbo, sino también al grupo de conjugación <derivado>, es decir, modificado por rma conversión, que ex. presa el subjuntivo. CANTAR es un ve¡bo del grupo I taJ, pero en el pre' sente de subjuntivo se convie¡te en un ve¡bo del gnrpo II ('e_); por consiguiente, tras la apücación de la conversión, respectiva, la ¡egla 82 lo trataría como un ve¡bo pertenecienle aI gfuPo JI. Obsúaación.La cadena /jé/ en lugar de /í/ que vemos en diversas formas del gmpo II y del gmpo III se produce por r¡na regla ulterior: la regla CII.6, P.72. mmJerna modn-temporal B). Realizaciónd,eL NBr Algunos morfos modo-tempora-les y número'personales (t?¿ las reglas 85 más adelante) siempre van acentuados (como, por ejemplo, -le del imperfecto de indicativo o -(r)é de la p¡imera persona del si[gular del futu. ro del indicativo). En este caso, el acento está indicado e¡ el significante del rno¡fo y éste no está sometido a la acción de las reglas de acentuación: las regl'ás cI, p. 68 y ss. Compárense algunos morfos y megarnor-fos radicales ya mencionados y la nota al final de las reglas Bl.

lnl.rel,,,e (t)/a/

R:(I) l) R=(II)j 2) ya sea f=inf; ye sea [m=ind, r*impl pret] o [rn=subj, t=pres]l; ya sea m= cond/imper

+1 (2) /e/

B3.l 83.2 B3.3 B3.4.

ITND.PRESI{,) IIND.IMPFI(,) lrND.FUTli4 ISUBJ.TMPFI{,)

g

:

(lJ /b^/ (2j /ia/

I R:(r) I R-(rvni)

-

(s) fr/

ye 3e¡ R:(IID; I seaR:(II) y: | 'la r sea f: gerlpart; | f s"",[m- ¡¡d, t=impTprerl I o I- -subj, r lpresll I

T: nr.o
83.7

* PYglP._Ir. u ¡ l{rr l)urlJ.¡
{CONDI(4

84. Rpo|ea.ción cawxrsianema prctented? \übJuntiL,o d,el dcl

l-os elementos t€máricos se distribuyen de la siguiente mane¡a: tant+a+se, cant a+ro¡., /a/ para los verbosdel gr:,tpc.llcant+a.tr, @nt+a.tnd,o, +

lc'*rl
Obreruorión.Quizfu sea esta la ocaiión pa¡a esclarecer el carácter úo pertinence del orden de las reglas entendidas como decla¡aciones estáticas. Suponga¡nos que en el momento de la construcción de ula forma del presente de subjnntivo del verbo CANTAR (Po11r flxer l¿s üáar, tomemos la forma de lpl), la isub)regla B2(l) ha sido aplicada antes de la regla 84, lo que daría: ca n t¡ !+4 +A+r n a s,

..,;

/e/ pzra bs verbos del gn-rpo II, salvo algunas fomas.enumeradas m¡ís abaio (com +r, .ofi +e +mos. +. comi-c1 rA,,., ); /i/ para los ve¡bos del g +o tlt {dohn+i+r, d,am+í+s, dañn+i1-rá,... } y para las siguientes formas del grupo tr: el.pa¡ricipio (¿or,?+i+l+¿ el ge. ), ¡:']j]dio (con+i+n¿o..+ comianda),lostiempos pasadosdel indicarivo y del subjüntivo y el furu¡o del subjunrivo(rom+i+í¿ + comía, com+i+ó,corn+i-rra+ com +ra). +ie

I
)

!

)

GOR MEL,óUK lo ,¡¡ to rr¡, ta d e l p re .enr e Ll- .r Lji. A ..ta r ur m¿ < e l c h. z pl i , ao.

MODELO FORMAL DE L{ CONJUCACIóN

¿SPAÑOLá

65

"r r r o. regla 84, que modifica el grlpo de conjugación del ¡adical, resuLinclor

b

Cabe señala¡ que en todos ios morfemas núme¡o.pe¡sonales,exisLeuna oposición entre los mo):fos uLilizadosen el luLüro de indicativo (tras e1lTlar. cado¡ de fuluro -rl v acuellos uuc se utilizan en todas las dernás formas.

c ant t uj+ a+ O + nú' Ahora bien, csta forma cs incorecta desde el punLo de visLade la regla B2{l), S[.RCONSTANTIIMENT¡ Pueslo quc ésta DCBE REVERIEICAD4:Elencnto Te. e] I ná rro ¿ no n" co mpa ibJ e, on . l v alor "lt , en ( l , a\ eo s i n r " ,t i \ u . , e r u o o rJc, orjuga, ión,. del mo, to I adi,dl. L. ta r, ql. B2r2)la ,1-u" : pli, i íola. .. "r obteniendo así Ia loama correctal t ant u) + e+ O + m o' Si huLi^r¿nrosempc?adorfl(¿ooo la reqla ts4 .¡r1e.que la rcel¿ t¡2. el nroblem" ni siquierase habna pl¿nre¿do. Ri. nealización matrtma \¿ljmera-pe|sa ¿el al Iuorfcmas nriirero pcrsonales propiementc rlichost
I I¡s srfijos nunob püsonales del espaiiol suscira .lós probl.mas ¡eóri.os que queria_ ,nos oN(rf á¡lur: di5t, il,¡c;,',;, ¡{ siSdjll.a{:i!,,:iI h vnr(ulac;ó¡ .on tl ver'Do H BER. t. Dis¡ribüción u significaciór En las condicio¡es de el€cción .te los úo.fos rúúiero.peNo¡ates, ciriéndónos al Drincioio g - n - ' ¡ l ,l e .o h i ,e n ,;d F l o .n i re t",d( ,.p,¡ \r nr ¿.r on.h;m o|e,.,nido¿t,n,om o' m o.tno. As , ( l mo ,l e ma l l S C re ,a l '" p,, /do, r d,t.LLu,od- i r .I. "l mor to o\i ,,o.r g!er ' ,r ... m¿,.,oo,.@r NDpRL\ er , t,r .¡ ,FopúeJe¡ d.p.L ' ¿ r ¡ . o . p r ro e n ca mb i o .i g u -¡l undF \¿ ( i r . or n. "n I ' d é s,.i o i o n . " . o n ,¿ /o n: to tl- . ,tu ¡ , ms ,,.. ¡ r ., r :i q,. t" . no- r os o r m " , , p e ' r o ñ-l e . d i r'i l u yrn , ,, fun.,ór dr d,,o. . , , gói¿l, s - ,, E- n" nr .r .tpc .. ". de, L l , F n l J tu 1 ',. a ,. .- é rr q,. .,i,d ¡ ". n,.r ,,,...i¡ , ..; i...tr ,ll\.\ .., l ..,;.. : .- .,r 1 ' . i . . , , n . . i,,...,i ,....r ,.,.. .," ¡ .,,,, ( i , . , r . ¿ Á i ¡i ,) ú -,..¡ t:r p ¡,!a l,r - ., ¿j;r . ,N., s.fir . ,nei.. ( lii, .,,i,i..1,., .; t¿ ..,,¡ .]j .i .j ,,¡ :. ti. cl.c.irtr r¡ó.ii.r dr ú ü, ) {:x|lt.ir .,!.¡k dL r.t¡ úino; d.;¡r.S.r, i,., ),/" ,tc ri,rr,.r,¡s? r,u. n'l,i.no, pod.ños l,:!:..1o, ). e! f.$tlird{) s., ia i.i.ir co,,,pl+r q ¡. .i 1r,* i"-".. ' , i,^.".",:.;" ,,. ", h. . , , 'a . . , , . . . , . . r i, , : ", ^, ^ j . , "t,-". ii-.,. /.r.i¡,,,¡-..,' t"R\¡ o, ,..pe,os,,í¿r ."un ,i .,.¿ " ,o.r * . ¡ , v . l R \ r o 'fsp r,a d i ri g i -o , l r l ó B r ¿ r \o r..rn '¡,. p o r F l mo,ñé¡ ,r u. unr r r .ou,r J. Gr d y,o \lnn n e. r unJ ¿ J " .obr e ¿ r . pensamos que, e¡ pfincipio, las $me¡¡os ri€rrc$s. rrdsg.csio¡es de tos nivel.s deben csrar m | d ¿ \.l ¿ te n q !: r, rn n e. ani.n o demJ\;Jó , ompl ñy,ú"r anadop ,.i nu, P podz m o\ , "n o l a Fsp q .ú /r d J,rri b ,.tuder .r r ¡ ".- ,.,r , ion"i.."i.,,.,,d¡ , " ,,." j " " pamos á nada. No obstanre, en cl prese¡re úodeto, hcmos de.;dido coform"-.J.",,'_- ,;.i ," i o l u e n á s (.l á sto r,.i (l e c;,.r ' it;¡ d. ".. l¡ r r ar sit.cr i¿¡ ( ie tos j!v,t.r ¡ | r ,J j n: eul r .) j ,¡ \{.) ! rr¡í1!o l i rn r1 ,1 ¡!¡1 . (:.¡d..n!..: ¿..i- ..ij.) ,!r i,.aii.. I i,- ,1¿|i:r ( ,. rj j !úi .( f. liiirqai',os,sir.n,barAo, qL,. (:; nü/ ru!",:b;!rrl4 qu. ta r.¿r,!s,.,;nú.1. lú riv.l.js pullia

85.r.11scl ,3,e

(r) / o/
no + /tl+-l

I

I L+DA& ¡Jl'A& I& SFR

* (2) lójl € (3) o
e4 (.4) I lé

I "¡NDPÚ'

i L:D^R, ESTAR,IR, sliR no O,NDrnlsr I

+lf l+_

a5.2.{2 sc},,, e 85.3.13Scllr r=

0)/'l (r) a

(2)lás/ (2)/^/ .+ 85.4.11Pl-lrs) (l) /mos/ (2)lémos/ {+ 0)/s,/ 85.5.12t Ll(3r

+ ^o +lrl-r __ lf/r
1-/r /+ -_ ^o + h/+__ 1 /r/+_ ,

12) /éjs/
++ B5.5.13Pr-J,",

0)/.1

(2J /á\/

1./r/ 1 ,.__

ser siemp¡e cvitada. Incluso ¡uesro ñodelo de la conjuga.ión espanola coniiene dos reglas clásificadas entre ls reglas mo¡fonológicas, pero que r€qüieren infomaciones catcgoriales: son las r€gl¿s CI.l2, es decir, las reglas de ate¡tuació¡, las cuales, €n €l verbo esPanol són guiadas por los gramenas (Pode¡¡os preguntáúos, claro es¡á, sobre el estatüio en sÍ de estas reglás, es decir, volve. a cuestion¿¡ su cl¿sificació¡. Es u¡1 reúa deñasiado especiat Pára scr lratádo aqui minuciosamcnte.) Nos q;eda todaüa otrá cuesrión iúportanre: si los marcadorcs núndoPe.sonales del fu' iÉdi.arivó) són tan especificos y sólo aparecen cn F¡uro, ¿Puede ser que los gialne rLro (L1e l a c o N D I . ¡ó N . 1 . s ú s . l e . , -i ó d , s i n o q ! ¡ s " a ¡ rá 5 b i c r f ¡rt . ' l c ! t l r ,5 ú],Iur '¡ ó.ó.5Ü r ul an a s i ;+,;l l .:.i ar :' l c ( l r i r i nos ¡ ra ! ! . , 1 r¡ q i t . ¿" ' i -. -¿, c i c . s . " I n )4 r. . , , 1 , rrc 5 . L ' , , rn ¡i i 1 r, s ,P . f ¡¡¡¡ pl ,,, .l .l fti r ,,.., r i c i r .l i i ¡ ri v o y , ¡o I o rra , ri , : l a ¡: ' 3 . t , ' , I . l (l r. . i ; , 1 { " , (, . , . . d o l . ri rrr¡f r. ¡t ri s ' n,i,i .¡(" li¡l|:}.]Lfi.lsGl, ltNri.¡UT.zsCl, crc. ial y ..,r:o lo hetr-s heciro con los ¡r¿,.aJl,.-\ (,t¿ 2 2., 2). 1a] so:!ció,, l¿r c.c jurl;l i.jtl¡ Pucs¡o qrr pi.laiiro dc i.dn¡ti!. !.'so.alc'.iel qi,. los s,fijos ,úmdo l,e.s{:nales del fotu¡o tie¡.n ródos,,,ra froiiie.La'i n,.nl¿l nlPotanrt los distingüe dc oiros narcadores número perso¡ales del esPJnol: los Primeros son sie¡i¡¡c acentuados, mientras que los últi¡los ¡úca lo son- Poslulddo unos m¿fcado,es acuúulari\os pár¿ cl fuluro, nos evita,id¡os .l problema de Ll descdPcióú de la selecció¡ de los ma'cado res nu¡lero Pe6on¡'es. P.¡o no ló he"os hcci,o J,o¡ ¡úá ra¿ó¡ bi.d sencilla (Pero qúe qutá, no $ decisiva). Iil futu.ó.le tdicativo tie¡c ya su propio marcador aurónorno t4. En¡onces, si irch,imos rlh .or f.t n¡r¡nro l.r.da!.s L,ia,i l.r !: r¡,te,¡1s n'ni,r,f c,r l¡ sig¡ifi.a.iin, ¿-_ lls.¡arca,loi.s d . i : ¡, rP ; . s i i n , (l ; , ¡{ rr, s ; . ' . 1 " n ¡: f ) !ndi .,tr .:: 'tr r ól !.s r .i ,i o s i , : s ¡i ¡, n i o l ¡ d u ¡] . : i : i ó r drl si5t(]t¡:r \r.rlil tifla rÍpira dc l,Ls ri¡gr¡¿i ú¿r!t¿l.s c! gcx.¡rl, esLi si', eroirirgo á11,:¡,or.

:r.

lj.

:

r-a jí:

\ )
66 Morfemas número.pe¡sonales acumulados con el pretérito

) ,/

IGOR MEL,ÓUK de indicativo

MODELO fORMAL DE IA CONJUGAAóNESPAÑOLA Morfemas número-personales acumulados con el imp€rarivo 85- 13. FMPER.2 SCi(,r B5.14. {IMPER.2PLle) @ .=) /¿/

67

85.7. {IND.PRET.lóclor

B5.8. ITND.PRET.2 SCI(4 B5.9. UND.PRET.s SGlo 85.10.IrND.PRET,l PLI(4 85.I r. {IND.PRET.z PL}{q 85.12.{IND.P.R¡T_ 3 PLI{,)

:

(1)/e/ rR:(r) (2)/V tR-(n/rrl)

/"rej'/

86. Realiz¡¡iónd.elmwrtna dz laJormanofnita 86.I. IINF](,) 86.2- IGERIÉ) 86.3. {PART}ÍA , ,* h/ +4 /r'dal élJld,l I IRi+ (p¿¡r.arem) * {t) /Í! I lRl:(part-atem)

nol), sfio que ad€más dcsdibujarramos la ftontera cnrre distribuciótr y significeióÁ. ya ¡os serla imposibl€ dislinguü en¡¡e u,) nancador acumutativo del qr¿hrlna .q'l ú rucador oue ¡g' no expresará pero que ha sido se¡cccionado en tun.ión de d\.g). D€cidiendo el dcsrino de los marcador€s número.persorales d;i esp¿rol det tururc de in. dicativo, hemos obsfládo, efeftivameíte, cI prircipó ftbdotógico siguie¡re: P¡incipio dé ácter¡¡¡ciór dc Atuds

87. R€alAaeíón ¡otnorfenzo:.&lgénen7 &l nltrnero d,e aljetí al d,¿larpartícipios. 87.r. lMAscl,e B7.2. IFEM], 87.3.{SC.l({r 87.4.{PL.lr{)
!!ymPo' Volvamos a las iernplos (iz}(l{) y apliquemos a sus salidas las reglas

si m grMema (o ú, conbin¡ción dc grarFfns)dene ú marcador pa¡licutd \o acu MurArrvo, este gamema ro dÉ-be se. induido en et sigrificado de oro; maaado.€s acu_ mul¿rivos -salvo si esr proiedimienro se iñpone -por alguos fxtore aprmimie. (como cl paratelismo evidenrc con otros sigrbs de ltlsgü; (onsiderad¿J. E¡re principio, que nos tu todo ló demjr. a eviid rs ¿ñ¡mut¿cio¡es ercesi vas de grmcm¿s, nos pe.mire ¿újar con cldid¿d dsuos osos difi.it€s. En eso¿nol h m. yorta de los úárc¿dores númerc.peñon¿16 no acMJ¿¡ el modo ni el riempo i mma verbal coro.c uJra expresión doble: asi, el princrpio de mmulaci@ "¡o¡.._. tace p*rotÉ t" d€smpoón p¡opuesr¿ en omro a los su6jos nlnero.p$onahs dcl tururo. como ére necesira rsra¡ resp¿ldado por consideEcione inde. e qüe seu cbconrEdas. e€pramos krs m¿Jcador€s númrrGpesoD rs der h¡turo por ser u Dsrrumoio cóEodo. 2. Iá vincúlación

* * é+. *

l"/ /./ g /s/

del grupo B,

'

-

(rE

IELTelsr , . {rND-rMPFllr)
.f ..

con d vErbo HABER

B?.¡{¡) , 11

f 83.2{r)

l2PLlp) IT 85.5(¡) + /jsf,¿ €1cj€mplo {19)l

, ^/'l .
116)

*
{3sc.lp)

Fa$rq. -,- lcoNDl{E , f - fi

Bl.qr)

a3.7

]I 8 5 .3 ( U :

ü tr7) .lcgYlo , . lElrgft,) 1I 1¡ r, . Brp) B I.} " ,t

ü,.
0 tr,¿ el ejempb(aa)l IcRla, I
.86.2

sü emb¿'go. que tats datos. en ta óedida ó qu€ se reda como pdriÍer. ¿ de un¿ .datqütr,. sean ¿JmaleDdós ú.t rúod.t" riie*os, (omo mdrcroones suplem"nrar ¡¡\ 'ar.a diLciona,io) éi el o m ta (r acr¿.iáción ú."rc*,,. ¿'et delo, po¡ así decirlo, e¡t el MsrA-MoDÉr¡. ","

Ello,no.impjde

r-

.¡:

:

y'¡do/ ["¿ er €jenplo (ro)]

;& ¡¿

\ )

\ ,)

68

IGORMEL,¿UK C. R¡GI¿.SMoR¡oNoLÓGIcAs PRo¡urDAs DELwRBo EsPAÑoL

MODELO FORM¡I DE T,\ CONJ UCACIÓNESPAÑOLA CL2. Acentuació4 del Elemento El.Te +lvl+ 4 Temático

CI. Reglas de acentuación del verbo espa_ñol La enrrada de estasreglas consiste en una cadena de morfics de base lscparados por +) que ha estado sometid4 Uegado el caso, a una.onu...iir., CsrBJ. Esta c¿dena puede estar provista de la indicación del acento _si con. trene-uÍ r¿dical del tipo mencionado en la observación de la página 62, o u¡ afijo siempre acentuado, como -rIa (úr¿. más atrajo); .rr,orri..L ..nL" CI no se apücan. Pero si La cade¡a de entrada no tiene acento, ta¡ ..gtas"Cf establecenIa posición del acento y lo introducen. (Recordemos qu.ieeljrr la regla Ehro fonológica l. una forma de palabra verbal espanol.'r,o prrlde queda¡ sin acelto,) La salida de- las reglas CI es rma cadena de morfos de base provista de r¡n acento, y solamente de r¡fio. Proponemos la siguiente descripción de la acentuación de las formas dc palabra verbales del esoarlol. suffjos verbales van provisros, como ya hemos indicado. in-l: .Ag*or vanablemenle dc ac€nro: -fa del imperfecto de indicaúvo, ,rla del condi(¡onal todos los sufijos nrimero-personalesdel fururo de indicativo. Su acentu está indicado -como pa¡:te de su signiffcante_ directanente en las reglas B, y las formas que contienen tales sufijos (se saltaJtD rcglas CI. las 2. Si la forma de palabra no contiene un sufijo con acenio permanent€, enronces el ace¡to puede recaer sobre la riLltima sllaba del radical. o bien bre el elemento tem:itico. (Aquellos casos en los que, superficialrnente, "oel acento se€ncuentra sobre un su6jo nrirnero-persona.l, son tratados como re. sdtados de uo DEspt_4z"{MIENTo acento a panir del EI.Te desapa¡ecido del Asl, cantó+ cont+d+a, etc., uid" la regla Cl.2 más abajo). por consiguie4te, tenemos preci¡arnente tres reglas de acenh¡ación para el español: - las rdas Cl.l y CLz, que establecenla posición inicül del acento; - la regla C1.3, que efectúa el desplazamiáto requerido del acento. Nolariones entendemos una cadena de consoninres y de güdes; _Por /e/ fK/ es rma cadena fonémica cualquiera; /C/ y lX/ pueden ser vacías; la serie ,*vó/ no condene fioltera mórfica. CI.l. Acenhración del radical

El.Te +Ñl+

I

noA

Ej¿mphs
cLl (r8) TENERn4ü'¡,pd,rri /r[b/ i4a_,)+ /./ + /túb/+/i/+lel lil+ (rs) lelJlpc0l}+/a.l+lb^l+fisl+ (2oJlko'n/,r+/íl+/úo/cL2 lernpceb hl+/bal+/js/ I¿i¿ el ejemplo l5l

cÍ2 lkor /+/í/+bdo/w.

el ejempro y el €jemplo l7 301

CI.S. Desplazami€úto dcl acento El.Te El.Te

+N,l +NJ

-

+lv,/ +li,/

El acento que recae sobre r¡¡I elemento tem¡ítico que precede otra vocal (del sufijo nimero-person"al) s€ tra¡sfiere sobre esta riütima. Ejern?las '
(2f J CANTARñ4n:4P.Ls¡8: tan! +á+o

cls
rdn¡ +a+ ó cr.3

(22)COMERñ,ür4prccom+í+o- lom+i+6 ,€:

CIL Reglas morfonológicas proñ¡ndas propiamente dichas del verbo espa.ñol (- morfoló$camente co.nücionadas) tas reglas morfonológicas profi¡ndas propiamente dicbas, que enumera. remos más adela¡te, sólo toman en consideración la forma verbal como tal, sin atender las cadenas de cüticos que se iricorporan al verbo. Así, las trar¡sformaciones del tipo senta + ¿ + os..+ s¿ntaos ¿lor + l¿ + l¡s..-+ dórsehsno o estár aubiertas por las reglas morfonológicas de nuestro mod€lo,

#/xvel+ '= #¡y¡ó/+
ya se¿R-(fuerte)y t- pret, n=sg, p-1,3

)

rcoR MEL'¿uK

MoDELo FoRMAL DE t¡. coNJUGACióN EspAñot"{ CII.3. Agudización R
I ) R : (A ' Fd );

7\

Reglasr¿latita a los morJü partículares El ¡adical CII.I. Ampliación R

/é/
R

..+lí/

2) la regla cII.2 no es aplicable a R

t.#/xE*-/++#lP.kl+
l) R:( A' - PI) ;

lél
R

- /i/

l)R:(A.3"1;

R

z.# lxc1.-*-/ +
R

I'l z1_1ó+lil/
4 /tL/

-

#/tg/+

z)_Voll

{/41

/ó/

3.#/xv/ +

-

#/Rju/+
({r¿ la nota 5, p. 40)

CII.2- Itlptongación R

té/ |

/V/ designauna vocal no acentuaday Ó - una cadena cualquiera de con' sonartes y/o de güdes. La condición 2 de las reglas ClI.3.2'3 esdpula dos principios: - La agudización afecta a la úLTIMA /e/ t /t:/ del radícal, ya qrre entre esta /e/ u /O/ y la frontera mórfica, nos. encorltrainos sólo con u¡a cadena y e que conrieneconsonarrtes glidei. -- La agudizaciónse produce en ura sfaba que precede a otra sílaba que empieza con uña lal o.on úrla ljl. Ejemplos

r,t t
R

.

| - h./

r) R:{41lf");
(23) CONDUCTRñ.rubj.pr.s.¡.d:

2) la regla CU.l no es aplicable a R;

c[l

l

3)_

kondngl s,.^-vt¡ lál +/mos/ + /konduek+ á+mos/ c {2 4 J A L R f '- d P'- 's: r lk^lF *plel+6+l"la
(25) V FN IR Tú.úd . p.: p-s Ii,/+6+ Iñl+ c IL8 /b¿n+i+n/ /bjón+i+ '1I 4 trjénen/ | )td el.€je¡nplo (3I)l C II.3.3 (26) r,roRrL .,,.",hj.¡.e..¡.pr: /'t'o'/r,d"p,.^/t lál+/-:1;r*/-*rrl-:Íu , (2 7) MoRlRf_.i.d,p,é¡,3,p1: /morli¡.^¿1p,.^"É,,¿)+/íl+ lronl 4 /nof+jé+roal4 h¡Loiéfo¡Ll /bef\/\ .^¿tq:^-etÍ cl r.2_l

/x,vx,/#

/ó/ | | - /*¿/ I

cII.5 .l cr .l .3 lká+e+ol + /ká+ól + Iráit+ol ca,Eo

f.l ,

CIL4. TnrncaJni€nto R

t. # frl;;¡+
2.

=" ¡1x¡-t'

#/x'"p/+ * +/x/-l

i".'E -f

i

\ )

\ )

72

rcoR MELóuK

MODELO FoRMALDE T.AcoNJUcAcióN EsPAÑoT¡. EjempLos vOLVtr.r,ro**.,j", 1Za¡ cn.5.l lbót6/F,^¿tp,Í l+/ol+ lbótbl +lo I l- hwétbo/) /e (29)VOLvERr4tu.p,.,!¡s: cL5 holbl+/í/+ lol + kotbl+ /i/+ló/, y t^ rcgtacfr.5.2no seapüca c .6 (30) volvE\..: /bolb/ + /í/ + l'rdo/ + hotbjérdo/ Regla eoncemientea laformn dt palabra lrerbal entera CU.8. Debilitación

73

La ultima consonante oclusiva de un radical (prácricanenre, es siempre un¿ /b/) o el grrpo filral /mp/ es eliminado ante el sufijo-t de un parii.;;io fuerte , Estas reglas se apüca¡ sólo a cuatro radicales: escrib-, recolv-, volv- y romp-. Se incluyen en el modelo po¡ razones teóricas. Fl elemenro temático CII.5. Apócope (= rruncamiento del tl.Te)

El.Te

té , 2./x/ +/í/ +N/ ..t/x/+N/
Un elemento temático que no sea /y', si no tiene acento, desaparece a.nte cualquier vocaL Sin embargo, el El.Te /í/ sólo desapareceante rl¡ra voc¿l cua¡do esuáen posirióñ posTóMcA; en caso contrario (es decir, en posición PRETóMCA), se co¡serva, a diferencia de /a/ y /e/l fy' nar+ i+ ó.=' naci6 <,f naqíf , cant+a+6 + catLtó l*cant&i, CII.6. Fisiór¡ (: (diptontaciórD del El.Te)

t

+ll lt*N/ -*Nl

tá¡

+/it+-+/é/+

|

-o{:'}r-{'ft}

La vocal /i/ no acentuada que constituye por si misma el significalte de un morfo (puede ser ¡m elemento temático o bien un sufijo nrirnero-personal I sg del prerériro de indicarivo, .f. coñíe cam+i+q es sustituida por uu /é/ en la posición postónica con la condición de que no esté en coatacto con lma vocal.3 EJemptos (3r) pEDrRr,,¡"4e*,# /p éó./,r*^*,/V + /;¡;íd+i+Vt8/prdes/ CII.8 (32)-poNERn^,hd.P.d.r,sg: u.^*,i ¡;¡ /Fis¿ ¡p,s",¡ -cIL3.t cll.8 j+^l+/ii: (sB) REÍRr-,,.d,e6.!,,r: 1,,,, /t¿ {*\. /:/.!!:/ l (34)PmIRn.r,,a.p-.r,,r: /ped/+/í/+/o/ + lpeÁ+í+ó/,

Er.re I l/"/ | | | /'v/l +li/+ + +Aé/+| -l/sv/l
CIl.7. Simplifica"ión El.Te /x/+/jél ...r /x/+/él tR= (ñ'qte)

Tras el r¿dical de wr verbo fuene que termina por lxf .la fjf del elernel¡.. to temáúco diptongado d€sapa¡ece. Esto no ocurre, sin embargo, con los verbos débiles; cf: /t¡adux{n,G-.)+jé-l-ron / + /tra&'xéra / l* /rradr¡xjéron/) /ko\!+jé t-ron/.+/l@xjéronl ( "/koxéron/)

al que la regla CII.8 no se le aplica: + /y'+ se encuentra en la posición pretónic¿ y artte rma vocal lrr¿ el ejemplo (35)].
3 t¿ regl¿c[.s sólo es viil¡dáp¡ra verbo. e¡ En ]os noñbres y ¡die¿ivos esp¿notes po. es s:blr Lz-i no ¿..nru¿d¿ en rfab¿ fu¡l ¿nzt¡ü. {odos lo" nombre. en a¡n komo otitüt,taii¿, c¿l i ¿l ¿rabre\i drur¡sf¡mi l i ¿rc s u"l !i .,oñ,/i .ári ,¡tti t.e\i ,LLi ta"i .tuú¿;ha,{ i et,.;rtri m. bién¿di. ¡or €sla raat!,la ¡egla Cu.8 se considera trrcrfoRológica protund¡ ¡ilás bien qu€ ¡¡or. forclógica sup€,'$cial.

t , 1; ' - lt¿;i

\ )

14

IGOR MEL'¿UK

MODELO FORMAI DE t-4. CONJUGACIóN ESPAÑOrA

D, REGT,ASMORFONOLÓGICAS SUPER¡ICIALES DEL

Related Interests

ERAO ESPAÑOL (: fonológicanente condicionadas)

EjempLat

Condicióngeneral La¡ reglasdel trupo D se aplicm solamenre la forma d€ palabraen cues¡ión si no admite Ia aplicació¡rde nüguna regla del grupo C. Esto significa que las reglas morfonológicas proñúdas ¡on (más fuertes) que las reglas morfonológicas superficiales:las primeras (p¡evalecen) siem. pre sobre las segundas. Subrayemos que esto no quiere decir que las reglas C no puedan aplicarse después de la acción de las reglas D: sí que pueden (ú¿ los ejemplos (35) y (37)). Señalemos también qüe duranre la aplicación de las reglas D, todas las fronteras mórficas (= los símbolos +) y los morfos cero O son ignorados en la representación de la forma de palabra.. Dl. D€wocalización

D t.l cIL 3 .2 (35)[ú¿ er ejernp]o {3a):lped+ó: lpe¿jó/<l"pedió/)[- /pidjólj D t.2 + lkont;rúá¡ cl. Condbittn (36) coNnNuARú/kontinu+á+r/ I, -Aonrinwár I {3 i ) R t i & . - . p - ., s:

D3.r Dt.l D 1.I clt.3.2 /te+t+óla lie+j+ó/- lii+j+ól- lí;+ól-lijól+li:tl,

pattiat' cF. co'utici'ín

D2. Consonantüación -

r. I/-/i/

l u l -.vt
llv'/l I lvl/,1v,/+ful
Una güde se t¡a¡sforma en consonante oclusiva en una posición intervocálica o al principio de uoa fo¡ma de palabra a¡rle una vocal.
/V, au¡que sea pretónka y se endcnüe t¡¡ El.Tel. una /c/, no roma paiEdel radicat es u

t. /í/.=, /j/

Condia.on p arLi¡ula\r e! et 1. 2. I-a regia Dl no es obligatoria si /y' o /ú/ en cuestión es pretónica y si se encuentra a¡te una /c/ o se eficuentra tras una /C/ y forma pa¡te del radical. Sl /í/ o /i/ esl^única vocal del radical y si la regla Dl no es obliga. toria, eritonces la fo¡ma sin clesvocalizaciórr preferible, aunque la es fo¡ma con desvocalizació¡ se¿ tarnbié¡1posiblc.

D 1,1 C II.6 D 3.I 1 I i / + | é/ + lndo I 4 / jl + lÉl + l@no + Ié + b. L&k; /i/ + li / + /rdo / - /i/Dl.l /es lndoI obliBatona puesto qüe la /i/ ro se em¡€ffi¿ d co¡. [iap]icación de la resl¿ trto con una co*onatel D ?.1 - ü/r. /rl + hdol 4 y c n,J o

lh¿ vo.¿l agu.l¡ nñ acenl, rd¿ s¡ trarislormr en una glide si sc en.uen. t¡a en contacto con uta vocal diferente.e
e5pccial y se opon€ a orras ¡egl6 del úod€lo: puede " 1¡ regla Dl s de ua naturzlea se, fa(ulr¿riva en condniones dér.m;nad¡5 y p,oduce úa ldidr"s que difi do de preftren(ia. Er i¡reFsdre.irar ¡qúi r,.s,¿sor pani.ulds que ilulr¡¿,á¡ el papd dc ' DI.I ? . L, ,,.e.,,:/¿/1 /ilt/ól:, lJja/,Jt, [1^¿.i,",.¿.e.ó n c,tcL d ió/l( ind.,!o.¡ ]i/1( ,ondcl¡ /i/lno.eh¡ p,odu( idopor euel a ¿ vd ;,¡ri n

.. IrA t{f¡.., , .l t"/+ a/ti l ti Á t..|. -..,,.s : l l ¿/ q:e,onr,A ,a (o, /pj ; al I a' a' ¡Á ¿¿¿ ¿e ñJ or " l omá /pj i r¿l fro-mapri l eri da- . del vcrbo/¡¿r es tmbién posible, !;¿ la dis.usiónd€ €stecasoen tidis 1969:1261S€ñalemosotra particularidad interesmte de l¿ regla Dlr es posible que algunos mortbs radicales (pre6e¡a¡, el üe sin dcsvocali¿eión, mient¡as que ot¡os (p¡eierenr esrar desvoca. liddos. supon8mo\ po¡ .j"mplo. que de Pl {R D,erFrimos de.ir /pi:irnos/(m¿¡que /pjáños/. es d<i'. sin dé*oc¿lii¿,ióir¡ rincnúasque de neR l¿ f(,m. pr"hrjd¿ es70Á,¡;s/ (ñrs q"e /fiánov). si tue¡a el c6o ilos data' facrules son demasiado contusos Pra que Podmos sa be. si to es), Iá regla de desvocalia.iór dcbc!ía ser declarada (norfonológica prctundar y nos veÍmos obligádos a ¡n¿dir, c¡ €l sintá.tico de los ndicales v€¡bales espafoles, úa señ¿l es del quc i¡.Jic¡r¿ las prefere¡cias rad'cald¡do e! cu¿¡tó a la desacaliracióadc su /j/ t\e.i-Ll

a:..::._-

)

)

76 Eje?npkt

IGOR MEL'ÓUK

MODELO IORMALDELA CONJUGACTÓN ESPAÑOI-A

7?

,paptas
(38) CONSTRUT&ú,iid.er.s.3,"Rl

+;y'+o+f184."",.1*.7oJ ,,lronstrr'¡ [."",*¡¡-u-r,,.
(39) CREERi".r"d.P-i3,Pr:

cr.2 crr.6 D2.l + /4Kre+i+¡onl /k¡e+í+ron/ + /kre+jé+ron/ + ft!4ércn/ ¿reyron Cr1.2.2 D2_.¿
(40) ol-ER.nhd.eG.3,,s: /ól+e/+ /w¿l+e/ + /í/éle/hu¿Ie

{4I) zAMBULLrRrn.úd.p-,.1"r, /oamu"r.+i+,or7cJ fe.-0"^*.1.*-"7 D3.l zañbuercn - lgambú+é+roíI D4. Contracción" /ii/..+/i/ D5. Fusiónr?

D3. Simplificación de los grupos con una glide

',lfl'-,|fl,
2. /jt/ + /i/ La gJide /j/ desaparece rras las consona¡res palatales, _ fif w otra /j/; /j/ desapareceigualme.te ante /i/. Obsetua¡rin. Ante una /i/ fiJIal en posición postónica, /j/ no desaparece, ya que la regla CII.8 (morfonológica profirnda), que debe apücarse evrns que ninguna regla del gnrpo D (morfonológicas superñciales), t¡ansformará esa /il en /e/; r,¿ el ejemplo (38).
ro Nuenr¡ derdp(ióp dc l¡ ¡ onjusacion dr tos verbos en .ur Komo CONS.I RUIR. A¡l UIR. HUIR) difie¡e del raramrnro rradiciónat. Er los aáljqis uu¡tes, eros "erbc -.. s m l r ^ e r r¿ d n ¿ t .n ..¿ (^o ñ stntl. t¿r il. d, I c /j/ 1 { on,o wm ós.o r ¿ s r onA.,,( .;, o rtNn.. fo L.a , Fl. e\t...i¿t. Nolor ,^. tr o .¿ m ñ( . por et ( onr ,¿ . rm" t¡.r. - ñ q ' F l¡8 l n ¡ ü( tr /,r , I ,t.nindd, dr ^/i/r ,otl^,,11¡ D 9./y \( r ¡ .n: //r f/ ¿ . n ¿ /.n u i . p -(i i o ,, in,, ñ. , . p." l¡ ,.H1" n2.t: coNSTRUiRñn,i¡d,i,nPr,¡,ls: D4 D3.2 + + lízl + toütruí.. lt or\stnjl + /i/ + /Á/ +6 - Ao¡sÚuj/+/ial Nórese que se obtiene el mismo resulrado apticodo t¿s ¡egtd m o!¡o orden: ^otrrn¡/ D 3.2 D4 lkonsrrij/+ caüttuía. /i/+ /ra/+a ¿ l4onsrtu/+/i/t /ia/ /konsttu/+/ía/ co\s tRI u R r,, i tP ,,,,,, s: I) 1 .1 l\/+ /.1/ -J /ro'sr,\j/+ j) 3.1 /j/+ /ó/ lt.onsrruj/r /ó/ D2_t .J /konfn!1ól

Las reglas D4-5 reflejan rma ley general de la fonología española: no se admite ningrin fo;rema geminado o largo (cf- la RfS. 4, p. 55). Ej€¡nplos (42)volvER6¡\ind.Fd.3,ss + /V + /42: | lbotb/ (as) quERERr,",ó,r,r,,,.,,Jb: ¡r/+ /él?: lkerI + D6. Epéntesis r. /k/ 4 /tú/ 2. /^r/4 lltráf/ Ejen?k D6.2 (44) TENE&acdd.3.ss: hía/+O 4 ltendí' /rer/+
sóLfr todo cl! el caso e¡ el q.r el til.'re /i/ sc encuenüa ame " r.¡..gla D.1 irtc.vi.ie otra /i/ pe¡teneciente al m¿rc¿.dor del iúperte.to de irdi.ativo /í4 o á¡te el marcado¡ de la priñer¡ persona det singr ¿r del prctérito de indicatilo /i/. co¡¡p:irese: l p¿ ttt f/pz.t/ L fl + /',/ | o ¿ / p ú t / + l i a / p o , n a l + /íl + lil+l /par1/ + /i/ + /t/+ lptt/

ho jíl ¡e:él

+ /í/ partt.

/konst^\jl+

+ .o,jru)ó

P L¡ r.glá D5 ecrá pre$n,¡ por .rones de élegú.i¡ en la JesffiFión: sr apLi(a ¿ dn rolo verbo qUER(DR). sj¡ embargo, expresa una rcgula¡idad muy ge¡e.¿l del esp¿nol, y su única apli.abilida¿ se explica simplcmcnre por una lagr¡na léxic¿i la ausencia de otros vcrbos atc máúcos <o¡ el radical @ y'cl es u hecho quc no Lie¡e ná(l¿ qur vc. cor ld leyes.lc la ro¡ologí¡ español¡. Ero ,nisrto o.u,re .o¡ ld .eglas D6, qu. Lini.amcnte sc 2-plic¿¡ a ci¡co ve,Los (l'O NER, SALIR, T¡]NEI{, VAT,ER, IA:NIR).

: 1"

t'

...,¿'

rsrirs!',r.:!j

..

)

)

78 3.4. RxcLAs ctu\.Frco.oRToctui¡rcAs'3 EspAñoL DEL 1. Escritum de los fonemas

IGOR MEL'EUK

MODELO FORMAL DE LA CONJUGACION ESPAÑOI-A

U4l * (3)su l/v/_l/o/l
11. /rr'/ 12. /s/

1. /v /t + h/v/' R:(orr'¡) de una ,¡rorcográfical [inserción /V/i designa aquí la vocal n.' i en el signiñcanre del morlo correspondienre (contando desde el principio). I-a misma notación se utiliza para fbf y para /xf l id..Ias rcglas 8), inÍa, y 22, p. 80.

c" - t4) llvl_llit m\

ít.'t1
I

( t) r In o Ayn o B (2)jr lA=len el prefijo er y en las raíces fesakifexott- y /^wsilj/ mxilí.]

'..+ (3)ps

B : [al principio de algunos cultismos de origen griego (lexicográfi camente marcados!

i
(l)¿ (2) ü | no A | ^:Ivas

13. /s/
/E/ y a$te /e/, /í/ o /j/l

ue/l l/t/ | r¡_l/i/:l
21no A

Cortsonantes

: o,,^"_l!;4"
14. /t/ 15. /d/ 16. /n/ 11./¿/ t d

C-[en algunas raíces,por ejemplo, /0e.

8. / b/

¡. /p/

nir/, /etnt/l

s./f/ r0. li"¡ /
+ ( r )hu

Jc/ o/bt€x,o,,r) ^"\-/c/l y h/' € \.-;,
tt

t#l [+l-

ts.ly

tE./p/

ñ (t)r
(2) i

no l¡-

[para algunas formas del ve¡bo HUIR, del tipo rlztzaos]

20.
"' Una .cglx de es(rnu,¡ sc llaúa gr¿rc.¿ si, y sólo si, hace co'lespondd ¡. ú, fóncm¿ lo a una serie dc [cnm4) /¡7 lodos ]os grancmas (.= ler.s o sÜics d; lerrat G¡ que p,,ed¿n rcprsenta. o slaréúica! dadas, TNDuEND8NrEMEñ; DE L /¡/ en hs condiciones fonónicd Monroloch (€n el sentido ¡¡ás mplio del r¿¡d,núr indepe¡rdienteme¡re de tos gramenas ex. presados, del sürácrico de los norfos, erc.). u¡a regla de scrilu¡a se ll¿ma ortogqt a si, y sóto si, hace conespo¡der a /F/ üa o va r i ¿ s G i Po si b l e sE N rU No ó N DELosHEcHosM oRFof,ócIcos' enfiucióndelo s c r sados y del sin.áctico de los morfos pardculares. Una regla orrosráfica especiÁca oál de r;das las (combi¡acio¡es de) Ierras posibles p¿.a m A/ dad;debe s¿r escririen Úl,adica.r, en ral su6jo, en ial fóña sramaiical. t 1 d¡tinción prccis: (gráfi.o onog¡áñco, p¡r.cc h"b.. sido csr¿btcc a por t. Báudon¡ _ dc cou¡Lenay ¡ t,.;¡cipics clal siglo xx (Bc.h¿¡ d. Ku.rei!¡ 1963: 212). A propósiro .le las .c. (.^ {

Related Interests

N anu l( 1,tr g l - . o ' o8 r,F ,..,!r' lao4 ) Vr .N.r .r \ l9/0

:'

(I)¿

l/"/l

U^/l
ll"/l " ""

==i (21(ru
+

l,:A It:it I
v4l

(3)É en ciertas raíces de origen extranjero (lexicográñcamente marcaclos)

2t lsl

s - (r)

- l',i,l,J -, ",,"

tíi

?$*i

-Trlqqs¡

: 1.a:

)

)

80

IcoR MEL'EUK

MoDELo FORMALDE LA coNJUGAcIÓN EsPAÑor-A l. Acento gráfico sobre una vocal aguda en colrtacto con otra vocal

81

*

(2)sl"

-l:itl
,, l,ill -t/r/ l
d \o,il 2) /*/

22. /x/l

w)-l"l
3) no Vth, hl4

r)/v'/_

o _/v

'/:

z)/v'/ + li/, /n/:

:' (2)i 23. /rl 24. li/ 25. Il 26./x/
Gli"des

""_l/jl I
+ + (I) rt (2) r L

U|/ o /x/' T
N,/

í/'/ \

e R,^-.

¡o lv'l _

El acento gráfico se escribe sobre la letra que rePresenta vna fíf o una /ú/ inmediatamente precedida o seguida de una vocal, siemPre que no haya una ,l ortográfica que separe las letras correspondientes. o La condición 2 afec¡a a los casosdei tipo canstruinos huisi¿¡,donde, se_ grirr las reglas ortográñcas españolas, no se escribe acento gráfico, aunque se pronuncie Aonstruímos/ o /uístejs/ (al lado de Aonstrwímos/ y /*ístejs/). Ejenphs

u

zr
. (+5)l?etstejs/ r'ílteü + 2l t+6) korñol - únJk (1) feús^l + rehüaI lieúslp"l)) (a /p,oi 8, -/ l,LtL:bollptath/,o.\,1

27. I
28. /Nl

( l) t (2))
(l)"

¡o -

#

r\o /u-

lr/

2. Acerito gráfico sobre una vocal cualqrúera

,-l:¡il
Gnt; ot caruonfuitico! 2e. /ks/ 30. lgsl !:+ x e i( 2. Escritu¡a del acento gráfico en las formas verbales NBr Las presentes reglas no dan cuenta del acento gr;ífico en las formas de ¡alabra verbales seguidas de cllticos, coño, pór ejeÍrpt,, ¡D(ímekf,per n¡l^\ents o en iársela.So\ar^et\t. pr.cper-cioir;rr.-1n:cnr,; gr;ifico cl las for r¡as verbales aisladas.

2)ya sea |7/ es la riltima vocal en la forma de palabra y el últi' mo fonema de la forma de pzJaba, es /v /, ln/ o /s/, ya set lV I es la penúltima vocal en la forma de palabra y el rlltimo fooema de la forma de palahra rc es lY/, ln/ sealV | ''ro es la úllime ¡r; la pcnúltima vo-¿l en 1:rforma de palabra; 31ya sea /V/no es la única vocal cn la fórn-u dc palalra, ya sea la forma de palab¡a tiene una va¡iante con dos vocales, ya sea la forma de palabrz es d.ri l:lf3sg del presente de sub' juntivo de DARI o ri [=lsg del presente de indicativo de SABERI. y (y rlt esf.ci¡les P¡evi::tos cüt,a conrii.ió I ercl¡:iyc larcgla2., lc,scasos bierros) por la rcg'la 2.1. La cúndición 2 dcscribe la siruación más co¡rientc

t) /v/ + /í1,/ú/, o lc"ic'/i

.1

) )

\l

82

IGoRMEL'ÓUK

MODELQ FORMAL DE I,A CONJUGACIóN

ESTAÑOLA

La condición 3 refleja la regla ortográFL.alníd. la Gramá¡ica Académica del español, t962: 538), se$in Ia cual el ac€nto gráfico es imposible en las for. mas monosilábicas del trpo d,a,1)e, dio, ..., pero necesarioen 7i4 que puede ú, ser pronunciado 14ó/ o /iió/, ruó (/iwól o /n ó/),lií (lf¡él o /fié/J, elc., así como eo üy:i Ejemplos 2.2 s)ldcgÉ/= d.ti' ' 22
| 10) / tnba*¿6a.mo\/

REI'ERINCIAS BIBLIOCRTiJICAS ,9¿ñúl¿, Mad¡id: G¡edos. ALA.Rcos LLoRACH,Er.i,\o 11976l Fonolagú. ARocA BEssoNc, DIEUDoNNÉ, IcoR MELtUK 11983):Un mod¿le formel de ia con. et jugaison bafia (á I'indicati\. B1lu¿tin af lhe schooL orientat and Alrixan Studie!, 46: aJ 3.477.528. BELLo, A¡d¡és y Rufino José CuERvo (1970): Granutti¿a de la lengua ca\tetlanú. Bueru)s Aires: Sopen¿. BoDUÉNDE KURTENi, Ivan IBAUDoiN DE CouRrEN^vl 963): Izbranrye tfl4 ?o ,bi¿¿nu Tom. Il. Moscú: lzdatel'sLvo AN SSSR. JaLth.aznanlju. LarilülqJmafolo4ii BoLa^Kov, Igo¡', i Aleksand¡ DuRNovo ( 1979):Fo1ñaL'ñaja modeL' [Un modelo formal de la mo¡fo]ogía latinal. Moscú: IRJa AN SSSR lPublilacii PGEPT i24 1251. PhoNItg an¡l.Moryhal'rp: A Gevrata'v I4eu. washing C\ErsEy, william w. (t9'18} Sqanl.lh ton, DC: Ed. Sew. de Publicaciones de la Universid¿d de Georgetown. Es'(ov^, Naraliia, lgor'MELóuK i Vladimir S^NNI(ov (1971): ¡orm¿L'nqjanod.eL'russ i ?ri!6gatcl'n x [Un modelo forma] hoj norfologii. I l:omaobúzotalLie 'uteltjitel'ryx de la morfologia rtua l. Fi€xión de los sustanlivos y adjetivosl. Moscú: IRJa AN sssR [Pl]blil(a.;i PCTPL. l sl. (196a): The Conversion of Phonetic into-orthog¡afic CARvrN, Paul, and E. TRAGER rl: I, l 18. Erglish: A Machine Traislation Approach to ¡he Problem. P¿o¿rl¿lta Inttodua¿nneal nodell¿ Sen cATn, Ma¡ia Christina 11992):Dalla s¿nanti¿aalla Ler¡icologia sae Tes¡a¿i LA. MeL'¡1tk Brescia: La Scuola. cRANLÁncA (1962): cr¿rn'ltica ü li lengua ¿sqañ¿la Real Acad€mia EsPanola. Mad¡id: EspasaCalpe. H^RRrs, Jalrres W. (19691. Spanirh Phonolog. Cambridge, MassachusetE Lond¡es: Ed. M.I.T. -(19?2): Five Classesoft¡regular v€rbs iú Spá¡ish. In:J. Casag¡ande and B Saciuk, eds., Generattue Studies in Ramanry Languages, Rowlcy, Massachusetts: Newbu¡y tnd Strúr in Sl,aní /t Nanlhlat AnaL)sit.Crnbrjdge, Mas. - (1983). Etlable Struct¡tr¿ sachusetts:Ed. M.LT. Is^aEr-Ko,Alexa¡de¡ (1964): Morpholog). of the Slcvak \¡erb. Tntaltx t¡nguiltiq e:tde Pra€ue.l. L'EcaLe PraSued'a jaurd'hu¿, 3 2O3. de IsxA(ov,{, Xor;id (1968): Avtomati¿eskij sintez fonn v tatarskom jazyke lsÍntesis de las formas de palabra en tá,rtarol. Na\ína-tftnüeshqja infa,macia, n.' 3, 23 27. -(1971): Model' tatárskogo sp¡atenja [Un ñod€lo de la conjugación tártara]. In: E. A. Makaev, ¡ed., S,rrrnno topostatiulryj ana.üzjazthal) rozn x sittem, Moscú: Naü ka, 102 126. J^KoBsoN, Rom¡n (1948): Russiar Conjugatior. War¿, 4.1, 155 167 Jreimpresión in: P-. o. Jakolrson, s¿l¿.¿¿dllritings, ll, 119 1291. Ki,]Rrv,, Aleka¡dr (1977): Obt üruktuxtoga api:ania ar¿í'.]"l)úga J&)ha T It Talúonani

2.2. (\lPrebe/ Pw¿ -

t t¿baj¿bana'

(52) ltrabaxtbajsl+ tt¿bajabaiilaúl.uña regla de esc¡iruractel acenrográfico es rPü.¿btel Como ejercicio, proponemos al lector que sinretice (automáticamente) las formas siguientes (pa.a los morfos radicales y sus sintácticos, ¿,ll. las re. glr. Bll: a. h. c. d, e. f. g, VOLVE\*,,_".¡ 1Fv q'..r¡' ,.' . , u. , . .. . , . . APACICUA&n.,,bj,p,.:3js PEDrR6.,,"bl.P-'.r.Pr TRADUC¡Rr.."d pl p-,l oRno,¡.p*l* ESTARf.j"4P'-,,,'s

'

¿:' ;...

'4 li::t\

1 )

IGOR MEL'CUK ierhqa grannatiAa, r.Il1. DtnaniieshaJa gramn¿¿r¿¿ [Un ensayo de desc¡ipción es. rruc r u r a l d e l a l c n q u d a r ch jl.M o sL ú : lzJ vo M UU. yrEFER, F€¡enc (1970): Sued^h Malphotag,. Esrocolmo: Sk ipror. -(1973): Generorire MorphoLogi¿ Neulranüt:Lsche,. Tübingen: Niemey€r. det KoR-rLANDr, F.H.H. (19?3): Sur I'idenrificarion des unnés phonologiq;es du castillan. L¿nguütics, Ill, +3.50. LAMíquz, Vidal (1971). Can¡aray canta,¿. Re!^ra d¿ F.tatagía elpañata,S4t l/2, r.lt. MARcos MA{N, Franc¡co (t98O): Cu o de gmmátta ¿s?añola.¡úadrid: Cin¿el MAfTHEws, P. H. (1966): A Procedure for Morphological Encodi:f¡g. Machine Trafllla¿ ¡: o n ,: 1 . l 5 2 1 . 9 MEL'óUK,Igo¡ (1965a):FonologÍa y rnornología. ta: OTnagiu Rosset¿i tui Bucarest: Aca. démie de Scienc€sde Rouma¡ie,55I.553. -(1965b): Ob ¿v'omari¿eslom mortologisieskom s;nr€/e (na mdréri¡le il1soa-nslopo la¿yLa;lsobre la sú'r.sis mortológj.a auromári(a (3p¡i(ación al .sp¿ñolt. ,!¿rán; te,ni¿esAajainJannacta, r." 4, 22.42. (1967): Model' spdatcnija v ispaiskomja/yke LLn modeto de Ia coniuearión esoa ñolal. ¡|aiinn)j pe,nod i ¡mhtadnEa tingúi.ti/,a. r0, 21.53. v. -(19?3): On the Phonemic Starus of,semivowels, in Spa¡ish. ¿rngi¿¡ru;r, n." tog, 35.60. lvéase rámbién ;n: Mel'¿nk. r., DasWort, 1926, Münich: w. Fink, 381.418.1 -lo.74a): O?y t.atit h4EtLt,¿?\rix nodeht is,¡u/*,r¿*., : IEns¿yo dc,na reor¡, d. mo. delos lü$ísricos del ripo Serrido-Texrol. Moscú: Nauka. -(lc74b): EsquissF un mod¿lc l;nguisr¡quedu rype "Sens-TerLe,. In: prabt¿nr d a. ¡u¿.u de py.holiaguütiqür Colloques iorernalion¿ux dú CNRS, ¡,.. 206, paris, u. N. R . S . .2 9 1 3 1 ? . -(1974c) Niveles de ¡epresenración de emmciados y composición del mod€lo lingÍiísrico Sen.ido.Texto, phohenio, t, 5.42. -(l974d): A Model ofspa¡isb Conju8arion. In: v. yu. Rozencveijg.ed., Esa)son L.xi rcl S¿nonri6, vol. I, Esrocolmo: Slripror. 43.99. -(1976a ) : O n S u p p l e ú o n ,¿r n g ,¡ r ¡ fi, t? 0 , 4 .!.9 0 . -(1976¡): A Model of Spanish Conjugation. r¡: r.A. Mel,¿uts ,ar Wozr,Munich: W. F ink, 2 1 0 . 2 5 7 . -(1976c): Ein Modeli ?u¡ Deklination im rri¡ngarischen. rn: I.A. MeI,éúk, Das Wort, Munich: W. Fink, t6?-209. -11976d)r On the rlroncmic Sralus of (Sem;rowels, in SlaJrish. Inr LA. Mcl,¿uk, D¿r ryr?¿,Mllnich: W. F¡rh, :Bt.4l8. -(1981): Me¿dng.Text Modcls: A Recerrrt.rend in Soüer i_i.iguisrics Annl¿al Raieu ol Antlmtóks, vo]. i0, 27.62. Towar^ a Languaee oJLinguí,tir!. Munich: w. Fink. -982). -(1988): D'penAenq qnto': Theary and, practicc. Alba¡ria N.y.: Ed. Universidad Es!a. r¿Jd e N u e ! á \ o , k . Núñ-EZ.ACEDEño, Rafael (1985)r Stress Assig¡ment in Spanish Ve¡b Forms. In: F H. .a- cunent kslt¿sín Hi.'?ani¡ ph\notop ;n¿ Ma?hotogr, Btoomi¡gton, fY1-"9,.1., I N: IU L C , 5 5 . 7 6 . Po1fl¡:R, Berrard (1969)t 6ret¡t1t¿aire tt\fa!:na¿ paris: p¡cjsrs Unive¡s;raircs de de l.r1¡l_ ce L(que saisje?,, ¡.. r35al.

ESPAÑOLA MODELO FORMAL DE t.A CONJUGACIÓN

85

RrTcHrE,Graeme, Graham RussEL,Alan BLACKand Stephen PULL¡AN (1991): Cor¡ putational MorphoLag. Ptac¿iral Mechani:nü lot ¡h¿ EngLLthL¿,:icon. Cambridge, Massachusetts:Ed. M.l.T. RocA PoNs,José (i966): Estüdios morfológicos del verbo español. nñrirta deflologh e'?añola,vol. a9, 13.89. SAPoRrA,Sol (1959): Sp¡r sh Person Markers. Language,35: 4, 6Ii.615. SpRoAr, Richard (199?): Múphalngr an¿ Co,npü¿¿¿,o'l. Camb¡idge, Massachüserrs: Ed. M,I.T, VENETZ(Y, R. L. 1r970)t The Structure ol Englith Orrlúg|apb. La Haya.Paris: Mouton. wIccER, Amdt (1973)rTowards a Generative Phonology of the Modern Irish Noun. Linguútict, n.' 109, 66 1 7-

Related Interests

AR E zeU E R R A , JosÉ LA R l GA R R TD o

Con la colal
CoNSEJERiA DE ANDAI EXcMA. DIPI EXcMo, AYI UNICAJA

Co",4a C:ieútin JosÉ ¡,fA¡*uEr BLECuA (prcr¡en.¿) ANToNIo ALAToRRE HANS frrAscHl' IÍANUEL ALVAR Cr.¡uoto Gullr.l.:r EucENto AsFrNSto HU\!BERToJ_óPEZ MoRArris y^Ftov tr{A L(rLl JUANBAu r r sl¡ AV A TLE ARCE G¡gRr¡r_¡Nlo¡r,Lrr Gr u sÉp p ¡ i B E LLIN r S E B ^srrÁ N N E l rME rs]];R ArBER,ro BrEcuA poi nER BERNARD ANTo\-to CARRETR^ ANToNro pRlEto EUGEN¡oCoSERIU BERNARD QUEMADA l{Axr¡,¡E C}lEv_{r.tER ELiAs L. RrvERs AuRoLA EciDo HrRo-¡o UED,{

SOBRE LENGUA Y PENSAMIENTO Bemard Pottier
Unir¿ni¿ad d¿ PaÁ IV

l-rDro NrETo JIMÉN¡tz

I¡s lingüistas nos dedicamos al estudio de una de las actividadesmás in tensasdel pensamiento. A pesar de la seducción que pueden ejercer los mo delos formales de las ciencias exactal, nos enfrentamos con una problemá tica caracterizadapor la infiritud de Io pensable,la finitud rela¡iva de la len. gua, y Ia segunda infinitud, la de los discursos siempre renovados. Somos alternativamente enunciado¡es e interpreta¡tes, en medio rle un ento.no inestable, y con sabcrcspsico-socio.culturales sólo en parte cor-rrpar. tidos. De alLí Ia dificultad de La materiaI-a lingüística pertenece, plles, a las ciencias humanas, y se lc planteao problemas cualitativos y cua¡titativos. El núme¡o de las lenguas del mundo es muy elevado, de 4000 a 6000 más o menos, en parte porque no se puede delimitar cienríficameote dónde y cuiíndo empieza a ser significativo un conjunto de diferencias ent¡e hablas similares. Si nos referimos a Europa, y más concretarnente a los veintiún paísesde la parte occidental, ya ¡¡os encont¡arnos, segrin los documentos oficiales del Consejo de Europa, con 46 idiomas, sin que se tengan en cuenla las varia¡r. tes qüe los hablartes sienten y a veces enfatizan, como en el caso del cata lán, del gaüego o del euskcra. La consccuenciacasi maLcmática cs qur: son cxcepcionalcslos paísesmonolirglies, tales como PorLugaio lsl¡n.iia. Cua¡do Lablamos dc la lcngua espariola o inglesa, o f¡arrccsa,como len. gua común, consideramos en lealidad el panlecto, o sca la reunión de todas las variedades locales, sociales,técnicas, actualmente utilizadas en un vasto territorio. Al ot¡o ext¡emo se sitúa el idiolecto de cada rmo de nosotros, ta¡n. bién multiforme, hasta el punro de que ¡esulta imposible describirlo exhausti De modo que el lingüista nunca puede Lrabajar con co¡pus homogéneo. A prinera vista, r¡r estrrdio sincrónjco parccc prcsentar ntnos dificultades que una investigaciói de car:icte¡ diac¡ónico. Es una ilurió¡trh , ¡.dñ.|v/1. Be,

t¿)¿r Ediróriai ARco/!_rsRos, L. Jua¡ Baurisl¿ S. de l¡lcdo, 28 - 28002 Ma{irid. * ISSl.l.r r 30. l2 /l - I) cpósi1o t.q¡ l : M . r 920- 1991. ¡ , m e:C R tu,, S. A. ( i \,1ad.i d) . Im

MODELo FoRMAL DE r-A.coNJUGAcIóN EspAñoLA" Igor Mel'¿uk
Untu¿niddd dz Mon¿l¿ot

A losque me han abierto el mund,ode España ) ¿l unfue\o d.eLespañol:Erneüina Leúintotq Augwto Víd.al) María Lulsa González. 1. INTRODUCCIÓNTEÓRICA El artícülo expone u¡ modelo de la conjugación espaiola, que es un mo. __ delo fo¡:nal morfológico, Se divide en taes grandes partes: l. Introducciónteórica. 2, El verbo españolt caracterización de fondo. 3. Presentación de un modelo de l¿ conjugación eBpañola. Al principio de cada parte (y de cada sección y subsección) indicaremos su estructr¡¡a, Asi, iniciamos esta Int¡oducción expüca-ndo la noción de MODELo FoR. MAL MoRFOLoCIco: Sección 1.1. El resto de la Introducción lo dedicaremos a los coNcEl,¡os Blislcos MoR_ FoLóGrcoSque empleamos en la presentación del modelo: Sección 1.2. i.l. MoDELos[oRMArEsMoR¡olóctcos

Un ¡'rodelo formal morfológico forma pate de un modelo formal lin güstico, es decir, de un modelo de una lengua natural cualouiera en su to. talidad. Para hablar de modelos tingtiisticos lo ha¡emos desáe eJ punro de vis¡a de la l-eoria Senlido-Tcxro (TST), que desgraciadarnenre podemos no presenrar en estas págjnas. Nos ,imit afemos a u¡as referencias (Mel'fuk 1974a,b, c, f981, 1988: 43-91; Garti lgg2), pero ciraremos aqui los r¡es pos' Traducciín: Maria José Jiménez Tomé. qisicra cxp¡€sa¡ aqui mi mjs cordial agladccimiento a M. Atva. Fzquen¿, qüien mc i¡. \i ,d a .i ( 'i bi r afl i , r l o . y a ¡a c ñ . á a L ¿d o ¡¿ M. R mo , . . ú y ¿s L o n e , , ¿, É " , c o . . ^r r ^l.nso sftos mF hrq ¿lrd¿do t¡¡lo.

)

\ )

10

rcoR MEL,¿UK

\¡oD ¡ | o toR MA L D F t-A C ON J LGA C TÓN pA Ñ OL\ Fs

tulados fundamentales de la TST, c.lrcialespara nuestra p¡esenración.La es, trucrur¿de la Se..ión 1.1. r€ presenlaenr;nres (omo siguF: . Brevecar¿cteri¿ación la lJ_ de . Definición de modelo formal rrorfológico. . Aspectos récnicos de un modelo formal morfológico. . Hisroria de los modelos formales morfológicos e; ]inqtisri.¿. 1.1.1. Brete caraiteriza¡iínde la TeoríaSent¡do Texto Nos basta-riín unas descripciones aproximadas de los t¡es postulados de la TST. I. La TST se propone conside¡a¡ una lengua nanrral como un comple. jo conjunto de coRr{xspoNDENcIAs entre sentidos y textosr esto es, entre las Representaciones Semá¡ticas y las Rep¡esentaciones Fonéticás de oracionesi una lengua natural se p¡esenta como una red gigantesca de correspondencias {nSenrr}.+lfSon ]. La tarea de un lingüista consisre en describir tales correspondencias2, Debido a la sinonimia y a la homonimia, ta¡ frecuentes en las len. guas naturales, a¡í como por otr¿s ¡azones, resulta ¡ecesario int¡oduci¡ ¡¡t. .VELES INIERMEDIoSde representación: el nivel sináctico, o sea, el de la ora. ción, y el nivel morfológico, o sea, el de la palabra, ni:is precisamentc, el de la tonv¡ DEpAr-{BRA.Al mismo tiempo, rodos los niveles, exceprua¡do el semántico. se diüden en subnivelesprofundos (oricnrados hacia el senri. do) y superficiales (orientados hacia el texto). Obtenemos así el nivel de Re. presentación Sinráctica Profunda (Rsintp), el flivel de Representación Simác, tica Superñcial (RSinrSi. et nivel de Representación M;rlológica profi.úida (RMorfP), etc. De esta manera, el sistema global de correspondencias lingüs. ticas se divide en seis sistemasparcia.les de.correspondencias,o bien en seis CoMPONENTES (cuyos nombres aparecen en negrira bajo las flechas bidirer. cionales de correspondencias): (l) lRSeúrl€lRsintpr,lelRsintsk?lefRr,rorfi,rrJelRMo¡fsülHlp,tonpJ,lé{Rronsrl sertántica si¡t.xi3 sirtdi. morfolo8í¡ ño¡fologís to¡ologfa p.oturda supe¡ñcid protunda superfici¿r . 3. La descripción de dicho sisrema global de correspondencias (es de. cir, de la lengua) se hace a través de un conjunto de reglas formales capaces de implementarlo (sobre la forma de las reglas véase m;is adelante, l.l.B.B.). Este conjunto de reglas es un modelo funcional, o cibernético, de la lenqua; se lc llama Modelo Seotido-Texro(VST). Con esto queda claro quc todo MST incluye scis componentes mayores o submodelos.

1.1.2. Dejnición de mod.elo formal morJológito Un modelo morfológico abarca dos componentes del MSTI morfología profrmda y morfología superficial- Podemos formula¡ una definición:
DefinicióD U¡r modelo fomel morfolótico es el componente de un MST completo qD€ establece las correspondenciai ent¡e el conjdlo de rep¡esemaciones morfológicas protund¿s de todas las fo¡mas d€ palabras de una lengua dada y et €onjuro de representaciones toné¡icas profundas(= fonológicas)de las misrn¿s formas de Fala. b.as. r: modelo fomal mo.folósico

Tal modelo morlológico es el que pre\enraremos en rste articulo. posee tres propiedades importa-ntes(que comparte con los demiís submodelos de rm modelo Sentido-Texto, pero que caracte.iza¡emos aquí dada su importa¡cia para ¡uesrra exposición): t ) Es un modelo sINTÉTrco (en luga-r de a¡a1íeico): sólo se contempla el punto de vista del hablante, o sea, la vía de la sr¡tésis. (Por supuesto, el rno, delo puede ser invertido para realizar el alrílisis, pero de este aspecto no nos ocuParemos. ) 2) Es un modelo EsTÁTrco (en lugar de dinámico): sus reglas sólo expresa¡ las afi¡maciones declarativas qüe especificanlas correspondenciasentre niveles. (Los procedimieotos necesarios para realizar el paso de m nivel a otro queda¡l fuera del modelo.; 3) Es u¡ modelo No oRDENADo: no se da el orden de aplicacióo de sus rfglaJ. que estiin formuladas de tal modo que pueden ser aplicadasen cual. quier orden. (En aquellos casos donde el orden irnplique urra info¡rnación relevante, dicha información será expresada por símbolos expücitos inscritos en la regla.) No podemosjustificar aquí estas tres dec¡iones, pero pensamos que son válidas para la lingiiistica en gene¡al. 1.1.3. Aspeclos tácnícos un ñodelo de larmal mofalógba Pa¡a caracterizar deta.lladamente un modelo morfológico, debemos pla¡Iteai los cinco puntos siguientes: . representaciones utiüzadas en el modelo, . componentes del modelo, . estnrctura intema de las reglas del modelo, . tipos de reglas utilizadas, . estructura general de un modelo morfológico.

) ,)

\ ./

12

t6oRMEL auK

MODELO FORMAL I-A. DE CONJUGACIÓN ES?AÑOIA

13

NBr Advertimos al lector que las o.plicaciones relativas a algunos de los términos empleados en esta subsección pueden enconrrarse más adelá¡te, e n 1.2.

Representación Mórfica, es decir, una cadena de (significa¡tes de) mo¡. fos que constituyen la forma en cuesrión. Por ejemplo: la Representación Mó¡fica de la forfÍra cant&emases lkantl+/a/+ /se/+ /mosl: la Representación M órf1ca de la forrna tro¿uje es /ú^dwx/ + f/ + /i/ . Representación Mórhca Ajustada, es deci¡, la misma cadena tratada por Ias reglas mofonológicas y las del acenlo. Por ejemplo: la Representación Mórfica Ajuscada de la forma conüísemoses /kan/ + /á/ + /se/ + /flj.os / : la Representación Mórfica Ajustada de la forrr.a trodtje es ftradúx/+fef. Esos cinco niveles de representación los veremos en la siguiente descrip. ción del modelo.

1.1.3.1. Reqreientaciones uti.lizad,as un mod.elo en morJológico Un modelo formal morfológico manipula tres niveles BÁslcos de repre senlación de las formas de las palabras: Representación Morfológica Profunda de una forma de palabra w es el nomb¡e del lexema al que rr pertenece, provisro de todos los g¡amemas que determinai w completamente. Por ejemplo (véaflselos términos en 1.2.1.y las abreviaturas en l.?.2.): la RMorfP de la forma cantú¿moses CANTARn",-bj.i-pr.r,pr; la RMorfP de la forma ¿¡adrr? es TRADUCIRrai,d,p,-.¡,,s;etc. Es una representdción cATEGoRIAL, pues apunia a u¡a expresión dire(ta y expücita de las citegonas flexivas de la forma de palabra en una determinada lengua. Consútuye los (cimientos) de un modelo morfológico. Representació¡ Morfológica SuperFlciel de una forna de palabra w es un conjunto de morfemas que de[ermina w completamente. Por ejemplo: la RMorfS de la forma cantttuemos {CeNr.], ltlrel, ISUBJ.IMPFI,{lPLl; la RMorfs de la forma traduje es l'r-u.j\Duc'l, ln-l.rel, {IND.ennr.lSG}; etc. [El.Te : elemento temático] Es lrna representación EsrRucru¡tAt (: morfémica) pues apmta a una expresión directa y explicit¿ de la construcción ffsica de la forma de palabra en cuestión. Representacién Fonética Profunda de una forma de palabra w es una que deter' cadera de fonemas, provista de todos los prosodemasnecesar¡os, mina completamente el significante de w Por.ejemplo: es la RFo¡? d-ela forrna cantó.seflas 7&a-ntásernos/; la RFonP de la forma tra¿uie es ftradúxe/, Es lma representación FoNoLócIcA; constrtu)¡e el (techo) de un modelo morfológico. entre RMorfS y El modelo utiliza también dos niveles INTERMEDIoS RFonP, a saber:

|.l.3.2. Componentes modelo deL Un modelo formal morfológico se cornpone de dos submodelos: Morfología y Morfologla Profundá. que asegura la correspondencia

{rulorfP}<+ Invorfsl,
Sup€rficiet que asegura la correspondencia

a través de Ios dos niveles i¡rtermedios que acabamos de mencionar. La composición interna de esos dos submodelos será cla¡ificada a 1o la¡. go de la presentación del modelo. . 1.1.3.3. Btructura interna de una regla morfológXa(de cortespand,encía) Adelantá¡donos un pocor indica¡emos aiora la estructura de las reglas morfológicas de correspondencia- (Et otro tipo de reglas -reglas frltrosserá caracterüado en la próxima subsecciórl) Una regla morfológica de correspondeocia, como toda regla lin$iisrica de este tipo, consta de tres parres: X€ r Yl C

{nMorfslc.+lruonrl,

l

I(;OR IVlFL'.UK

I\JODI-I,O }ORAL LA CON]UGACIÓ\ DE J.SPAÑOI-.\

]'

donde X es la parte de la izquie¡da, o 1aexpresión de parrida; y. la parte de la derecha,o la exp¡esión de llegada, y C, la parte condiciones. Esta última reqüie¡e una expilcación. Formalmeore, la pAR-r'ri co¡-DlctoNEsde una regla morfológica sc org:uri za como srgLtea . EsLá consdtuida por condiciones individuales, iden¡ilic:j¡dose cada una de ellas po¡ un número {.ilra á¡abe con paréntesis)y separada de las demas Por un Punto y cona. Las condiciones difereates de una misma regia se encuent¡a¡ siemFre en ¡elación de conjrtnción lógica; p:rra que la ¡egia considerada sea aplicable al objeto seleccionado,este objeto debe sarisf¿Lce¡ sir¡ulaáneamenrcToDASlas i c o¡r, ll. ,nc cd, la reg la. . Una condición es una iirñ.ión boolea¡a. Los conecto¡es lógicos que la organizan (no, y, o, si - enronces,...)se imprimen en negr:ita. CoÍtO ab¡eviatura pu¡iunente técnica, reemplazanos y por una coma en los contextos en los que no se planteal dudas. . Una condición puede incidir sob¡e la parre de la izquierda de la re. gla, sobre la pa.¡ie de la derecha, sob¡e la colTelación enr¡e las dos parres, o -Íiuy fiecuentcr¡cntc-- sobre L¡na¡eprcseüLaci¿rn la forura de pal:r (dc bra de que se trate) de otro ¡ivel. Debemos se.ñ¿lar ahora rrna propiedad ñrndamcntal de las reglas del rr-ro. rlll¡¡ rr,.lolóeico r,r ct¡csiión (esi cono d. todas la.srcglas clcl r,ro(l¡lo Sr:trti dorfexto):
Las condicion€s de una regla dada purjDLN ToDos Los Nr¡v'ELEs Rr DE ^pucaRsEA FRTSEN¡ACIóN, activá¡do inform¿cio es qu€ con iemen a ¡riveles más proÍiudos o más supe¡'fici¿]es que losniveles clirecramenre implicados en la rcgla consider¿da.

OR¡OLOCIC^, menciona los eramemas en la RN{orfp, los rasgos que . . c¡el sinrácrico de los signos pa¡ticula¡es, los signos particular,:s o l.r, .eñas par¡icul¿¡esy, finalmenre, Ias fuontc¡¿rs morfológicasr. - IoNor.óclcA, que rrara sólo de los fonemas o de los p¡osodemas. Si dos ¡eglas esrá¡ ca¡acterizadas po. condiciones que ;e excluyen mu tuamenre (la rcgla I rienc las condiciones C, y la regla 2 -_ no C), u;i[zamos una abrevjalura evidenre: las condiciones de la primera regla se dcsignan por una va¡iable (4, 8,...), qlre se niega en la sr:gunda regla (donde esiribi. mos srmplemenle no A). Se uriliza el mismo procedir¡iento para las condi cioncs nruy complejas que se reyirer varias veces cn las rcgüs: sólo r€pcti remos la variable que represenaa coNJUNTO uN ESTANDARIZADOcoNDlcto DE Nlts. 1.L3.4. Tipas rcglarutiLizadas de

En este sentido, nuestro enfoque no es (lineal). No tratamos de orgalizar-Ias reglas Iingiiísticas de modo que la síntesis (o el ariálisis) de la forma dc palab¡a en cuestr'ónavance cn urr solo s.¡llido, sin rcclrrri¡ a los nivcles siil,ri.ntes ni a JosprecedcoLcs.1-ossaltos:hacia a¡lt-l:nlte y h¿cia atrá5 (stán ¡r:rniiirlos; úucstÍa única l'co.ui)a.ión cs har.f rtlr.stra: regias Lr nrÁsr-x^. 'l!,irA].i]sPOSIBL!]S descleel puiiro de vjsra de l¿ iiituicjó,r li¡1f.iiística.. ilsta libe¡,ad abs,rluta dc ::-.c¡:so la i¡firl¡na.ión, dc la quc goza¡ las re. a glas e¡r el modelo Sentido-Texlo en general y en el modelo mo¡fológico en particular, está di¡ecramenie rclacionada con el modo de inrerpretar la na turaiezade las reglas en nuestra Leoría,No se conlemplar como operaciones secuenciales, sino corno ase¡cioncsATEMpoRAutS, libres de iimitaciones de o¡l)csdc cl nrnto cie Iista d¡l f<'r'r¡1o, (r)rli(ióir un¿ ¡. a ¡,"' ,Jc scr ,1 , r.,r,,,1", "r o i, , . r , pr , cn u':l;' r.er,l¡ mo¡foló

Un modelo fo¡mal morfológico incluye tipos diferenres dc reg.las que vamos ¿ .¿rr.teri/ar segrinlas tJosdinlcn.ronc.siguiente\. F¡ p¡im.T lusa¡, clisdngüi¡cmos dos ripos principdes de reglas mor:lológic:rs: . REGLAS tsUtiNA DE ¡'ORi!,tACtóN de corrfcción), que especificar los (o conjuntos de rep¡esentaciones m?mipuladaspor el modelo en un nivel o sub, nivcl parLicular.Estas reglas, aplicadas a una represcntación clada, decidr:n si cs (o¡rcciaj arl? t(io no lo es, sc rcchazao se rcpara por.las r-cglas trans. cle formación. Las reglas de buena formación son 1." neór_qs n¡_rnos. . REGL{S TRANSFORMACIóN el sentido lógico), DE (en que especifica¡ las , onr'pondcn,i"\ sed enrrr las repre.(nrd.ioncsde dos nivclecó subniveles ¿d)a(enres (\ubiipo lJ. o en¡r. crl,rcsionrscqulv¿l.nres denlro .le un rnis.. mo nivel (subripo 2). Las reglas.de_transforrnacióndel primer sr.rtrripo, aplicadasa urra repre. sentación dada del nivel ¿, le asocian todas las representacionesdel Ável r + t (o ?? 1) que lc cor¡espondrn. Las rcglas de iransfomración dcl segunrlo subl i¡o, a¡lir:adas a urra expi.csión l, del njvcl n, lc asociarrotra expicsión . E' d.-l nisnro nivcl, c¡rc k: corrcs¡olda: l.i,cquivale a !-. ¡rcr.o,cn cir, t,r moclo, es (rnás cor'1{rcta) dcscleel punto dc vista d,- las ¡cst¡iccit¡¡ñs supcrfici¿les. Todas las ree.las transformación sorl {jomo lcmos, RL(;LAS coRRrs. ¡] de ulj
P( ,N D r N ( l A,

Seguidanente, debemos disringuir, ent.e las reglas de ¡r¿nsformación, otr.os dos trpos: . REctás MoRuolócrcAs (propiamente dichas, las incluidas en el subcomponenre nrorfológico profundo del modelo); r '' ¿" 'r '¡ '!r ¡ '¡ 'r '"' r ''' ¡ 'r r ''- ¡ , r i

,, " : . '; :

j'

"'

)

i6
. ficial). REGI-AS MOR¡ONOLÓCICAS(las del subcomponente

IGOR MEL'EUK morfológico supe¡.

MODELO FORMAL DE LA CONTUGACIÓN ESPAÑOT-A

1?

Esta división se ent¡ec¡uza con otra;
REGLASSU?ERFICIALES. Como consecuencia de ello, tenemos cuatro tipos de reglas de corres pondenciaComencemos por las R¡Gr¡i MoRfoLócIcAs CHAS. . . REGI,AS PROFUNDAS;

Las reglas que expresan una correspondencia entre dos representaciones cualesquiera de dos niveles diferentes o¡n¡vaN su NoMBREDEL DE t-4.REPRE. SENTACIóN MÁs PROFUNDA. Parti€ndo de este principio, la Defi¡ició¡ 2 es evidente (romo Ias definiciones 3-5). Definiciór 2: regla morfológic¡ protund¿ Una regla úorfológica prcfunda es üa regla de correspondcncia cuya pa¡te izquierdacontieneun fiagmenro de una RMorfF [= el nomt¡e del lexemay un y un /úos g¡an€na(9 o quai $a'rnema(s)l la parte derecha" fragmento de ura RMorrs [: un conjúto de -eúas, es decia de morfenas, de supraljems y/o de familias de op$acionesmo.fológicasl. La mayo¡:ía de las reglas MorfP son reglas rytoRrÉMtcAs.Pero puesto que algmas reglas MorfP tienen en sü parte de¡echa oros.emas (por ejemplo, apofoniemas, o redupücacionemas), sería más exacto llarnarlas ÉMIcAs. Dcfini.ió¡ ¡: regl¡ rnorfolódcasup€¡ficial Una resla morrolósic. supe¡fici¡l es una regla de co¡respondenci¿ cuya pa¡. te izguicrdacontieneun fiagmen¡o de una RMorfs [: un conjunto de -emas] la y parte derecha,la cadenad€ sittros conespondi€ntes morfos, megamorfos, su[= prafrjos,apofonias,reduplicaciones, co¡v€rsionesd. y/o Se observará la ausencia de paralelismo perfecto entre las reglas morfo. lógicas profundas (= reglas lod)) y las reglas morfológicas superficialcs (: reglas MorfS). Una regla MorlP comprende, en sus dos partes, fragmen ios de representaciones ülgüísticas <legítimas>: RMor{! en la parte izquier' da, y RMorfS, en la parte de¡echa. Por el contrario, una regla MorfS sólo comp¡ende ur¡ flagmento de representación lingiiGtica en su pafte izquierda: es rm fragmento de la RMorfS. E¡ su parte de¡echa (es decir, en la parte de llegada, desde el punto de üsta de la síntesis), r¡rra regla MorfS sólo tiene ¡rna cadena de signos, que no forma ninguaa representación coü¿cta. Esta cadena, que procede de las reglas MorfS, debe ser sometida a la acción de las reglas morfonológicas profirndas y superficiales,las cuales aseguran la corresPondencia corTecta entre los signos seleccionados que constituyen la

forma de palabra (que se esLásintetizando)y la rep¡esentación fonética p¡ofunda (: fonológica) de Ia misma forma de palabra. La m yo/la de las reglas MorfS son reglas MóRrlcAs, que selecciona¡ el alomorfo apropiado para urt mo¡fema dado. Sin emba¡go, algunas reglas MorfS tienen en su parte derecha otros signos: por ejemplo, una apofonía, o una reduplicaciónr. Así pues, es más exacto denomin?¡las ETIcAs. Pasemosaho¡a a las REcL-{s MoRFoNoLócIcAS. I-as reglas morfonológicas describen el AJUSTE FoNoLócIco de los significantes de los signos que forma¡ la cadena mórfica resultar¡te del firnciona. miento de las reglas Morfs. Esta cadena contiefle ya todos los signos nece. sarios; entre otros, se le ha¡ aplicado todas las operaciones Iingüísticas sig. niñcativas (= sig¡os opelaciones). Las reglas morfirnológicas indican cómo los fonemas y/o prosodemas que forma¡! parte de los significartes de esa ca. dena cambian segrim las leyes de la coocurrencia fonológica de la lengua conside¡ada - debido a su coexistencia en el seno de r¡na misma forma de palabra- La:s reglas morfonológicai son, por así decirlo, <horizonta-les>: manipulaa unidades de igual naturáleza (ya sea¡ fonemas o prosodemar). Aplicamos a estas reglas la división (profur¡do rr superficiab, bas.indorios en el con. tenido de sus condiciones. Dcfi¡ición 4: rAla mo.fonológica protund¡ Una regla morfonológica p¡otund2 es um regla cuya¡ dos part€scontienen y o de cadena-s fonemasy/o gruposd€ prosodemas cuy¿scondiciones el conrexco del los morfológicosI- gramemas guad€lamernd, ¡asgos o mencionan el€mentos sinLicrico,signosconcretos,fronter¿smorfológicff} La mayoria de las regtas morfonológicas profu¡das son altemancias de MoRFoLócicAME"\¡tE. obst¿nre,por lo gene. No rodas clases, cor\D)cIoNADAs ral, las reglas morficnológicas profundas incluyen -en algraas le¡guas como el español- otro tipo de regla muy pa¡ticular: las reglas de acentuación. Estas reglas sólo son propias de aquellas lenguas que tienen el acento fonoló. gico morfológicamente condicionado. Así, eh español, err las formas verbales, el acento rerae en una u orra sílaba en funciórr de [¿.¡ores mortológicos. Una regla de acentuación coloca el acento sobre ia sfaba apropiada.
D€fi[i.iód 5: rcal¡ morfo¡ológica lupc¡ticial

'

Una r€gla morfonológica supc.fici.l es üa regla cuyas dos prl€s contienen .adenas dc fonemas y/o grupos dc prosodcmasy cuyas condicioneso el (ontexto mcrcion¡ los elenr-nt.s funolóei(os. 'olo

l

]8

,C OR \ILL'C U K IJi ho C " ,,r oo ,I o nollo. ". n n ,l i , i ó r l"r .gLr r , tunn) ,gi, " i,.,oagi or r "n, ¿.,r pcr t. ¡" ,,.- n p5¡ ¿ ," ,.

MOD!]I-O [ORN,IAL DE LA CONJUCACION

EsPANOLA

L) 51..¡ p,"n n" ..,r "

I:or

.¿J.

mnJuLó1.r0 L1.3.5. Enruüura general¿e un tnadeLo JarmaL Ahora podemos of¡ece¡ al lcctor un esqucma completo de r¡n modelo morfolóeico - tal y como está concebido en la Teo¡ía Sentido Texto, d¡l -s cir, como componen¡e de un modelo lingüístico gene¡al Sentido.Texto. Est. esquema es una expansión de una parte del diagrama (l)e11 la página 10: müesl¡a expliciramente todas las ¡ep¡esentacioncs y todos los tipos de ¡eglas. Ver en la siguiente página la figura L

mrnologia por una regla filtr.o Font. Las reglas mo¡fonolósicas superficia. les (subsanan¡llas sccue¡rcias rechazadas or¡r los fihros lonológicos de la len $La. Ai igual que las reglas morfonológicas profundas, 1asregLs morlonoló gicas süpe¡ficialesson también altem¿nciasj pero a diferencia de las prime ras, las últimas no están nunca condicionadasmorfológicanente: solt ALTF.R
NANCI\S FONOLOGICAi!,ItNTE COND]CIONADAS,

ADVI]RTFNClA

TERMlN-OLÓGICA IMPORTAN-TE

1.1.4. UTtu brr¿ehistariad.elasmodelus marfotógicos Jormales Para da¡ cie.ta perspecti\¡a a nucstra p¡escntación, digamos unas pala. b¡as sobre la aparición y cl desar¡ollo de los rnodelos moriológicos en lin güistica. que nosotros sepamosi los modelos fo¡males morfológicos sc inr¡odujeron en la práctica lingüística hace aproximadamente 55 años. Veamos cuat¡o tiPos de ellos: Morlelos <jalLobsoniano¡ir nacjcron co¡ el a¡tículo ci;isico dc R. J:rkotr son (I94il) sobrc la conj[gación msa.'Iodos ellos tratan del verüo en una Iengua eslavr macedónico, checo, eslovaco(Isa¿enko 1964),... fr4o¿elor ccmpLttacionalÉs lqclolr rrut poPularcs er1los ¿riics60: su lrL¡ blicaron más de 50 trabajos relativos a unas docenasde lenguar: inglés, ñlso, f¡ar-rcés, incluso hebreo y georgiaio. Ei i¡terés de algunos de estos t¡aba e jos ha perdurado hasta nuestros días; por ejemplo, el de Matthews 1966,que describe la morfología del ilaliano. Modelos generativos! o chomskia¡os: a pesar de la moda sob¡e la gra' mática generativa taansfomacional, se crearon *que sep¿mos- pocos mo' delos morlológicos de este tipo. Como ilustración, citaremos dos: los de F. Kiclcr (1970y l!i72) y el de A. wiggcr (19?3). t:odetor del ti['c scntirlo-Text.! han sidc¡ elal¡o¡ados parr vffios i(ii.r m¿is: tárr¿uo (isxah.rva 1968, l97l), húngaro (Mel'¿uk 1976c),archi (I{ibrik ¿1. r977), ruso (cs'kova ¿¿ i9 i l), latin (ilol'iako', i Dumovo 1979),bafia (Aro ga Bessong Mel'auk 1983),... et Conocemos también algunos modelos morfológicos que no pueden se¡ ciasificados de ma¡era univoca. Además, ¡ecicntemcn¿e, en el dominio de la Inteligencia Artificial y Lingiiística Computacionai, han aparecido nuevos modelos fc,rfnalesmo¡folóÍlicos, pcro no pucden ser conside¡adosaqui d.: do:, lilxes r :icnt.:s: Ritchie ¿l ¿1 tall,r.l¡¡_rcirLi.tlos liDir:re¡n,'s ¡ i¡,cli<:a¡ 1991y Sprori 199t.

En la bibliogafia al uso, las reglas mo¡fonológicas süpe¡licialesson ha . bitualmente denominadas <fonológicasr, porque no poseennirglin condicionamiento mo¡fillógico. Por el conrrario, las reglas rnorfonológicas profun_ classr denominan simplementc (mo¡fonológicas). Esteuso, aunque muy ex_ tendido, no puede ser aceptado en el esquema de la TST: ..rr.,,.r,.orrái.ro con nucstro principio quc consisLe asignar a todo tipo de reglas rle co¡reser ¡ rn rr!,rr.i., , J n.¡n Lre , , n l\ \ I n, ; . p, . t , . nJ u qu" r , , : u, it , ul, . p ¿ r / n o , o L r o _ . ,) pl lermrno rpgla sólo pued. désignaruroartgla de ronespondenr fa\al(;gitn i:r entre ]a RFonP y Io que esté por encima de ella, es decir, lo nás próxirno a 1a su¡:r.r1icic..t'.sprcífi.am.ntc,rnra rcglx lind:rgjcl p¡ofrrrlda (: ^((lor.jl¿rgi ca), en sentido general) compete a Ia con.espondencia lRFonpl<+lRFonsl, es¡o es, a la correspondencia enL¡ela L¡anscripciónfonológica y la tra:rscrip_ ciónfonética; seleccionael aiófono apropiado para un fonima dado. Una re gja fonológica superficial (= (fonérica)) afecca a la correspondencia enrre lRFonSl (= transcripción fonética) y los sonidos realcs de la palab.a, es de.ir, a sus caracte¡ís{ic::s físicas (acrisricas y/o articr,lalorias). Por_ rr¡a pa¡te, .n rlLr¡!rraacelrión, c1 tí.rratro rcrld (,s l()1Lalógi.¿/toial rnenLe¡raralelo a los r étni os 1t:gla semtính.0, tu:gla sintftticay reglan0tJtlúgitl., ral y corno hair sicloinrroducidos c¡r la'Ieoría SentirioTexLo. for ot.a pirt., csL¿! ¿ccpcióu cs taobién corTienreen lingiiísrica _ al lado de ia otra acep. ción, de manera qrre el término reglaJonalL'gica resulta ambiguo. Si per:nitié. semos es|a grncralización del rórmino, nos veriamos en Ia obligación de distin$ri¡ dos tipos de ¡cglas fonológicas: las que pertcnecen aicomponente mo'foloqiro del .nodclo lingüisrico nuc, a, rigla. morlonológi,as srr¡er (= r , ¡r,ri. ryld 5q 'r | | r( a.. .n n| ¡ , , nlñr , , l|r . f ^, r , , ljt ; , . _n. r c ., r ¿ . , ¡ , , r ¿ r r . , nológirar. Parc¡':evjrj,;¡rlrr1Lr,r rrrur,rotogiap.oprLfsr:r l:r.ISf ;:j nl,is la fn cotrcrente y, por consigüic rc, más cóilocla.

\ )

)

20

IGOR MEL'ÓUK

DE ESPAÑOIA MODELO FORMAL I,A CONJUGACIÓN

2I

Reglasde cor¡ección de las RMorfP

========, lRMorfp,l

lt tl

Reglasde corrección de las RMorB

]J
=-====-=' IRl,rorfsJ 1| ll ll {,

Reglasmorfológicas profrmdas (: reglas morfémicas)

Iri cu¿nto al verbo español, el autor ha trabajado duralte más de 25 a¡ios sob¡e u¡ modelo fo¡mal de la conjugación espaiola: Mel'¿uk 1965, f967, i974d, 1976b. La versión que el lector ve en estas páginas riene en cuenla lanto el desarrollo de Ia teo¡ia morfolósica en los últimos años. como los trabajos más novedosossobre el ve¡bo esp"¿¡ol.

1.2. CoNcEprosMoRFoLócIcos BÁstcos 1.2.1. Defnicianes

Regtas morfológicas superficiales t: *gt"s rnórficas)

Reglas de corrección de las R mórficas

R'' mórñcas I (- secuencias de morfos I

no ajustados)

Hemos utilüado (hasta ahora), y tendremos que seguir haciéndolo, muchos conceptos morfológicos que.no v¿mos a discuti¡ en este artículo; ver Mel'duk 1982. Sin embargo, p¡esentaremosuna relación de tales conceptos, de explicaciones, imprescindibles para la comprensión del :llJ:.*. 1. Signo lingüistico = un conjur¡to constituido por tres elementos: r¡í signiffcado, r:n signiffcante y un sintáctico. Escritura adoptada: s: (.s';/s/;I").

|

11
ll ll ü
Reglas de corrección de las R morfonológicas

Reglasmorfonológicas profi.'ndas

Rr' morfonológicas I I de | (= secuencias morfos I t guasiajustados) l fi ll RegJasmorfonológiras

superficiales

Reglas de corrección dc las RFon?

lJ lrFonrjl

Consideramos que los conceptos de signiffcado y de signiñcalte son bas. ta¡te claros; el sintáctico (introducido por nosot¡os) es una lista de todas las propied¿des del signo, que controlan su coocurrencia con los demás signos sin ser condicionadas por su significación o su forma f5nica- Es decir que las i¡formaciones a.l¡nacenadasen u¡ sintácrico son arbitrarias. Un sir¡tiictico se presenta como rüra secuencia de rasgoe, teniendo cada rasgo del sintáctico su conjunto de valores. Por ejemplo, rm rasgo del sintáctico muy típico del susta.ntivo es el género gramaúcal, con valores (en español) lmasc, fem|; rm ra3go del sintáctico del verbo es el gnrpo conjugacional, con valores lI, I IIIJ (los verbos en -¿r, -er, -ir): etc. Ats. Representaremos el siritáctico de un signo como un subíndice entre paréntesis;por ejemplo, LAPIE,"".¡ CANT( ¿r)r) 2. Ser repfesentable (por otros signos): un signo s es representable por los signoss,, s,, .... s" si podemosescribirs :@1s,. s,..... sJ, donde el sím bolo @ representa una opera(ión compleja de unión. Así el signo ca-otó es rcpresentable por los signos canr- y -ó: c¡¡tó _O(cant_, -ó)-

ll-as fl€chas só¡idff vertic¿les bidjreccionales I desigm ta apücación d€ las ¡eglas de conespond€ncia; las flechas plmreads ho.i7¡ntates rmidi¡eccional$ ..i designan la apü, cación d€ la.s¡eglar filtros.l

Estructura de un modelo formal morfológico
¡ ¡cuRA I

3. Ser quasi-repres€ntable (por o!¡os signos):el significado de un sigrro s es represmtable por los significadosde los signos ar, si, ..., sn (a saber, (s)

)

22

tcoR r{EL,óLiK

\tar tj t j ( ) F O R AL-D [ L \ C O \ J U C ^ C I O ¡_

IISPAÑOI_,\

2a

= ,9 (r,. ,.,, ..., 's,,l), pero su siq¡ifi.anle no es reprcsenrable por los signiñ. ca¡¡es de esros mismos signos (s/ + Q¡ (s I, ..., ls"ll: o bien el signi ls,l, ficado ¡le un signo s n.r es ¡.pr.sentairl(. por los significados cle los sigr"ros rsi + ls.r,..., k^i)),pero su signifir:ante rjpre sl s:,...,s,r(a saber, es @ (.sr, senrabLe los si$ifi.anrss dc esLos por mismos signos(/s/ :@ 1ir,¡, ¡r,1,..., /s,,/)).Por ejemplo, el prituer caso ((ser rep¡esenrablesólo en el siglificadorl vale para los megamorfos (véasemás adela¡te): es {del vcrbo SER)es repre r3), sentable en su significado {: @ {,r".,, iind,, Lpresr, lsg,)), pero no en su sig rificanre (deberia scr,,r+¿). El segrindo caso (irser r-epresentable só1oen il signiiicante)) vale para 1cscomplejos de morfos lexjcalizados:conten-(erJno es tepr-cse¡r'Labl. su signifi.ado (+ @ (ijunto conr, lposeei.r)), e¡ pcro lo es en sü si¡+rificanfe (: @ t/c,.n/,lten¡]. 4._Signo €l€menral = un sigrio que no es rep¡esentable ni quasircpre. sentable por otros signos de la lengua. por ejernplo, cant- y -^o" rl ptt .on sig¡os elementalesdel español. Por el conrra.io, aanraremos rxr es u; signo elcmcnt;rl; se le puedc represenrar por los signos elemenralcs siguienies: ca!rt-, -a-,-F, -e'nos. Como vemos, los sig¡os scrán impresos cn neg¡ita. 5. Careg$r'íaÍiexiva - conjunlo de signilicacionesobiigarorias que se ex_ _ cluyen mutuamente en la r¡isrna posi.ión y poseen una expresión regular; por eJemploi ¡rúmero (e¡a1¡rarical), liempo {F¡.amaii( etc. al), 6. Crarnema : elemenro de una categona flexiva, es decir, una signifi. cación flexiva; por ejemplo, isingulai, tpluralr(gramemasde la caregoría-(nú. (imperfecrot,(pretériid, ... mero)); o bien, (p¡esente), (gramemas de la cate. goría (tiempo)). N¡r Escribiremos los gr.amemasque ca¡acterizari una fo¡ma de palabra como subíndice sin parén[esis,por ejemplo: CANTARMj"dp....,.¡i cantáis). (= 7. Forma de palabra (et tnelés zt,ord.form): signo no elemcntal que cons tiruye un etunciado nrín;tro au1ó {rno, es rir-cir.,que uo inchye otr:s lor rna:; clc palaLra y cs p.j:il)lc erir.tr tlos p:urs;rsr,rel,or.es; ¡or ijcnrplr, ceuta, re¡rros es urra forma dr: ¡alabra. un sigrrc,, forna de palabra poseelos !:es comDon.nlcs del sig la _Sicndo no li¡griÍstico: un s;gnificado, un significarte y un sintáctico. por corxiguiei. te, toda investigación morfológica de fomras de palabra presupone inievita. blcmente tres ra¡eas:el esrudio de las significacionesmoriológicas {que cons. clsign;fi.ddode las Iorrna. de p¿l,bra;.cl esrudiod" lás r,.,o,. 'nuyen folóqi\os fqu. par'i, ipan en l" .ñnsrru,, ión de Io" signifi-¿¡'.,)-"ji^. es,u¿iu y el .lc los si.ti(:ticos ürorlológicos. ¡tl sierricnrc p:,.socJcLcscr el csir¡lir tle ios sig os elcr¡cnt:rli.! (jr¡i. .ortsrilu)r.rl las {ir¡r¡as clc pala}¡ra,y fiüehnerrtc.,for..

mlll¿r las ¡eglas dc construcción de ]as firrrr-ras pal;ibra a parrir dc ¡os sig dc nos elementales almacenadosy de las operaciones lingiiisdcas dc 1a leng¡ia desc¡i¡a. De esle modo, la cslnLctura de ias fbrmas de paiabra determina la estruclu¡a de un modelo morfológico. 8. L€x€ma = conjun¡o dc todas las formas de palabra y sintagmas{lcxos) cuyas dile¡encias son ¡educibles a gramemas (véase n.' 6). Así rodas las di ferenciaseotre los lexos de un mismo lc¡e¡na son flexivas. Por ejemplo, C^N. TAR es urr lexcma con los lcxos fcanto, cantasj -.., car¡ta-se, cantar, he ..., cantado, hubiérarnos calrado, habría estado cantando, ...1. 9. Morfo : signo elemental cuyo signillcantc es segmental, es decir, que está constituido por una cadena de fonemas; por ejemplo, en cantarernos vemos (entre otros) cl moIfo r = ((futuro);/r/;t : sufijo verbal, sigue a1El.Te, ...)

10. lvtorferna: conjunto dc todos los morfos cuyos sigrificados sol idénricos y cuya disrribrrción (o coocurrencia) sigue unas reglas mlry sorci. llas y regulares. Por ejemplo, ei morferna {IND.IMPFI incluye dos morfos: -ba (verbos del g¡¡po I) e -ía (verbos del grupo II/III). I-os morfos qrrc per. tcrtcccn a un morjerna sorl slls alornorfos. 11. Morfo de b¿se : morfo entre los alomorfos del mismo morfema a parti¡ del ctlal los demás alomo¡fos pueden ser derivados por la acción de las a.kerna¡ciasapropiadas (véasemás adelante n.' l5). Por ejemplo, el mor, fema {MOR( ir)l tie¡e mor como alomorfo de base; los alomorfos rnuer-y mur se obtienen a parLir dc Ino¡-, por las alteri¿¡cias de diptongación y de agudización. 12. Supl(.ci(';n :: relación cltrc dos alon¡o¡fc¡sdc ru rnorfenra, rn, y r:rr, ta1qLrcrri¡gurro puede se¡ cierivado dcl orro ¡,or r¡rla ah(üarlci¡- clc la lrjr. gu¡1.Po¡ cjcmplo, en el inor'l¡rr-ra15(¿41 los norfos s, fu y er- son supleri vos, coriio lo son -ba e -ía en.l morf¿ma III'iD.IMP¡]. 13- Megarnorfo : signo quasi rcpreseniable en su siglificado y que ex. presa más dc un mo¡Jéma. Por cjemplo, es es un megamorfo que expresa los t¡es mo¡femas siguientes: {SER},IIND.PRESI y {3 SG}. I-o que hemos carac¡(ri?ado aq Í cs, e¡ rcírlidad, sólo un r;po de rncga¡-rorfo: cl nlceainorfo [¡c] tc. Y conro e cl mo.-lilo rir 1:rconjugación cs]]:rñol, no nccesiL¿Lrlos d.rl otr! tipo -ñlegamo¡fo débil--., nos limiLa¡cn-rosa 1::carac¡erizaciónclada-

t-

.¡D'

.. j

e

a--rÉ.¡1

.-i^

\ )

\ )

24

IGOR MEL,ÓUK

ESPAÑOT-A DE MODELOFORMAL I-{ CONJUGACIÓN

25

i4. Modificaciónr = operación lingiiística que reaüza una t¡a¡sfo¡ma. ción de los significantes.Las modificaciones se dividen en alternencias y ré. plica.sr(entre las ¡éplicas,, las más ñecuenres y conccidas son l¿J reduplica_ cronesrJ. lo.s subíndices que acompaia¡ a los [ombres de las operaciones lingtiís. ticas distinguen las dos significaciones siguienres: el subíndice ( l > indicaLa operación como tal, es decir, puramente formal; el subíndice <2), por el contrario, indica un signo cuyo significante es esta misma operación lver mrls adela¡tc, n.' I6). 15. Altemarrcia = modificación, que lleva a cabo una transformación de los significantes sustituyendo unos fonemas por otros; por ejemplo, cz¿r¿r-(o) obtiene de cant-(ar) por ]uña altema¡rcia: s€ h/ .=+ /we/. f,os t.es ti. pos m¿is importa.rites de alterna¡cias so susritución (X =+ g, ir¡se¡ción (^ Y) y eüminación (X :' I^ es el conjnnto vacío.l ^) 16. Modificación? : signo cuyo significa¡te es una modificación,. Apofonla = signo cuyo significante es rma alrema¡cia; por cjemplo, .17. en inglés el plural de FOOT'pie' est¿ expresado por una apofónía: pLr,RAL= (rplural\ oo * ¿¿;I : N,)'

to de todos los Xs cuyos significados son idénticos y cuya distribución (o coocurrencia) sigue unas reglas muy sencillas y regulares (fono .-: fonema, morfo - mo¡fema conversión? - conversionema, reduplicación, - reduplicacionema, ,..) 21. Medio morfológico = un medio formal lingüístico que puede ex. presar ir¡a sitniñcación morfológica (entre otras, gramemas). Los medios morfológicos comp¡enden los segmentos, las rrridades suprasegrmentales,las altema¡cias, las redupücaciones,y las conversiones,.

1-2.2. Con encion¿rde es¿rítura notoiionet ! A continuación ofrecemos, por orden alfabético, las PrinciPa.les notacio_ nes y abreviaturas utilitzdas por los modelos morfológicos del tipo SentidoTexto, ¡ en particular, por el modelo morfológrco que se presenta en este artículo. A : alte¡nancia o apofonía : ¿djetivo Adj : advcrbio Adv : cenversió& o conversionema C : conso¡nmte que time/no tiene el rasgo fonológico lx] /q*Ll : elemento tefiático El.Te F i lonema : ffnita [forma finita] fir : grafem¿ c

[N, indica los nombres que adrniten esra apoforri.aifoot - le¿t, goose gee_ se, toath - t¿eth.f 18. Co¡versiónr - operación lin$¡ística que lleva a cabo una tra¡sfor. mación del sinrácticoj por ejemplo, cambiando la parte del discurso o bien el grupo de conjugación. 19. Conve$ión, - signo cuyo significante es una conversión,; por ejem. . plo, en inglé5 el sentido (aplicad añadido a.l nombre BOMB {:ombár esti e*. presádo por una conversión?: C."¡* - ((aplicar a); N: que da lugar al verbo BOMB bombardeai V; D = N?), iaplicar bombas a ¡rn bla¡rco). -

/c/
ger
iññf

: ghdeUwl o fil)
: genmdio
.i----f¡¡tn

ind ln mr/¡

{Ml
N Part Pres Pret R R

20. Convcrsionema: conjunto de todas las conversiones? cuyos signi. _ ficados so¡ idénticos y cuya distribución (o coocurrenciu¡ sigui unas reilas muy sencillas y regulares. De urra ma¡¡era más general, podemos decir que un X-ema es un conjun_

{Rl
suf

: iridicativo : morfo : morfo que sigue/precede inmediata¡nente al mo¡fo en cues_ tión : morfema : nombre {parte del discurso] : participio ; Preseffe i Pretérito : rePresentación : morfo radical : morfema radical : sufijo : verbo

)

26 /_","doc_promotions_enabled":false,"static_promo_banner_cta_url":"https://www.scribd.com/"},"eligible_for_exclusive_trial_roadblock":false,"eligible_for_seo_roadblock":false,"exclusive_free_trial_roadblock_props_path":"/doc-page/exclusive-free-trial-props/64707850","flashes":[],"footer_props":{"urls":{"about":"/about","press":"/press","blog":"http://literally.scribd.com/","careers":"/careers","contact":"/contact","plans_landing":"/subscribe","referrals":"/referrals?source=footer","giftcards":"/giftcards","faq":"/faq","accessibility":"/accessibility-policy","faq_paths":{"accounts":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246346","announcements":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246066","copyright":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246086","downloading":"https://support.scribd.com/hc/articles/210135046","publishing":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246366","reading":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246406","selling":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246326","store":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246306","status":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/360001202872","terms":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246126","writing":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246366","adchoices":"https://support.scribd.com/hc/articles/210129366","paid_features":"https://support.scribd.com/hc/sections/202246306","failed_uploads":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210134586-Troubleshooting-uploads-and-conversions","copyright_infringement":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210128946-DMCA-copyright-infringement-takedown-notification-policy","end_user_license":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210129486","terms_of_use":"https://support.scribd.com/hc/en-us/articles/210129326-General-Terms-of-Use"},"publishers":"/publishers","static_terms":"/terms","static_privacy":"/privacy","copyright":"/copyright","ios_app":"https://itunes.apple.com/us/app/scribd-worlds-largest-online/id542557212?mt=8&uo=4&at=11lGEE","android_app":"https://play.google.com/store/apps/details?id=com.scribd.app.reader0&hl=en","books":"/books","sitemap":"/directory"}},"global_nav_props":{"header_props":{"logo_src":"/images/landing/home2_landing/scribd_logo_horiz_small.svg","root_url":"https://www.scribd.com/","search_term":"","small_logo_src":"/images/logos/scribd_s_logo.png","uploads_url":"/upload-document","search_props":{"redirect_to_app":true,"search_url":"/search","query":"","search_page":false}},"user_menu_props":null,"sidebar_props":{"urls":{"bestsellers":"https://www.scribd.com/bestsellers","home":"https://www.scribd.com/","saved":"/saved","subscribe":"/archive/pmp_checkout?doc=64707850&metadata=%7B%22context%22%3A%22pmp%22%2C%22action%22%3A%22start_trial%22%2C%22logged_in%22%3Afalse%2C%22platform%22%3A%22web%22%7D","top_charts":"/bestsellers","upload":"https://www.scribd.com/upload-document"},"categories":{"book":{"icon":"icon-ic_book","icon_filled":"icon-ic_book_fill","url":"https://www.scribd.com/books","name":"Books","type":"book"},"news":{"icon":"icon-ic_articles","icon_filled":"icon-ic_articles_fill","url":"https://www.scribd.com/news","name":"News","type":"news"},"audiobook":{"icon":"icon-ic_audiobook","icon_filled":"icon-ic_audiobook_fill","url":"https://www.scribd.com/audiobooks","name":"Audiobooks","type":"audiobook"},"magazine":{"icon":"icon-ic_magazine","icon_filled":"icon-ic_magazine_fill","url":"https://www.scribd.com/magazines","name":"Magazines","type":"magazine"},"document":{"icon":"icon-ic_document","icon_filled":"icon-ic_document_fill","url":"https://www.scribd.com/docs","name":"Documents","type":"document"},"sheet_music":{"icon":"icon-ic_songbook","icon_filled":"icon-ic_songbook_fill","url":"https://www.scribd.com/sheetmusic","name":"Sheet Music","type":"sheet_music"},"summary":{"icon":"icon-ic_globalnav_snapshot","icon_filled":"icon-ic_globalnav_snapshot_fill","url":"https://www.scribd.com/snapshots","name":"Snapshots","type":"summary"}},"nav_categories":["mixed","book","audiobook","magazine","document","sheet_music"],"selected_content_type":"mixed","username":"","search_overlay_props":{"search_input_props":{"focused":false,"keep_suggestions_on_blur":false}}}},"recommenders":{"related_titles_recommender":{"ids":[193757921,324802816,363570646,324498851,210141920,368177224,306385814,54875946,202715589,163771219,227505699,268805597,380601430,365331306,239903179,331906405,240314781,390092203,358303309,57776783,293373433,321515840,374980802,316644864,346708748,3874114,359425777,368857899,162466508,354574978,63514350,275022948,63514216,230257686,214546245,63514283,63549490,63549369,63513637,87164393,214546589,63512715,63512083,63511902,61174872,61171930,63512855,61172611,61177700,61170435,61170220,63512197],"title_link":null,"title":null,"track_opts":{"compilation_id":"JIdgtnDyCJSCI+vQhPyAipx9F2g=","module_id":"Cz4CvEXjUqowJasiEOhaNx39Ztw=","widget_name":"right sidebar","track_id":"flattened_recommender"}},"footer_recommenders":{"recommenders":[{"ids":[193757921,324802816,363570646,324498851,210141920,368177224,306385814,54875946,202715589,163771219,227505699,268805597,380601430,365331306,239903179,331906405,240314781,390092203,358303309,57776783,293373433,321515840,374980802,316644864,346708748,3874114,359425777,368857899,162466508,354574978],"title_link":null,"title":"Documents Similar To Igor Mel'cuk. 1993. Modelo formal de la conjugación española","track_opts":{"compilation_id":"JIdgtnDyCJSCI+vQhPyAipx9F2g=","module_id":"IIExRXSzDuPpSIJyCKhxHzj3dS0=","widget_name":"document_carousel"}},{"ids":[63514350,275022948,63514216,230257686,214546245,63514283,63549490,63549369,63513637,87164393,214546589,63512715,63512083,63511902,61174872,61171930,63512855,61172611,61177700,61170435,61170220,63512197],"title_link":null,"title":"More From José Vargas Ponce","track_opts":{"compilation_id":"JIdgtnDyCJSCI+vQhPyAipx9F2g=","module_id":"cuKvrRdt4E8KPF2e8N7TNCBMt24=","widget_name":"document_carousel"}}]},"seo_new_docs_recommenders":{"recommenders":[]},"documents":{"3874114":{"type":"document","id":3874114,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/3874114/149x198/1d303a8d27/1244978814?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/3874114/298x396/876789a680/1244978814?v=1","title":"903alvarez","short_title":"903alvarez","author":"anon-2405","tracking":{"object_type":"document","object_id":3874114,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"BMGiEKQ1Nz5d3gzQ1dw5REHWRgY="},"url":"https://www.scribd.com/document/3874114/903alvarez","top_badge":null},"54875946":{"type":"document","id":54875946,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/54875946/149x198/896f139c51/1360403977?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/54875946/298x396/ef0ae482c0/1360403977?v=1","title":"El léxico de la lengua-1","short_title":"El léxico de la lengua-1","author":"Jankiesge","tracking":{"object_type":"document","object_id":54875946,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"F5SkOFIiWGJRqt6zaXAk2jtwTL0="},"url":"https://www.scribd.com/document/54875946/El-lexico-de-la-lengua-1","top_badge":null},"57776783":{"type":"document","id":57776783,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/57776783/149x198/aa834d421a/1352604167?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/57776783/298x396/d9cd3fc23a/1352604167?v=1","title":"Cómo ayudar a tu niño a aprender a leer","short_title":"Cómo ayudar a tu niño a aprender a leer","author":"Angelica Rodriguez","tracking":{"object_type":"document","object_id":57776783,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"YRNL08wXARkQQu6zu6xt39V8wag="},"url":"https://www.scribd.com/document/57776783/Como-ayudar-a-tu-nino-a-aprender-a-leer","top_badge":null},"61170220":{"type":"document","id":61170220,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/61170220/149x198/d66c267637/1311901695?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/61170220/298x396/0aefbdd321/1311901695?v=1","title":"Beniers, Elisabeth (1985) La noción de productividad vista en relación con la derivación española. México: UNAM","short_title":"Beniers, Elisabeth (1985) La noción de productividad vista en relación con la derivación española. México","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":61170220,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"vMXFFtvTTGChl87jBNzxL8z8s3g="},"url":"https://www.scribd.com/document/61170220/Beniers-Elisabeth-1985-La-nocion-de-productividad-vista-en-relacion-con-la-derivacion-espanola-Mexico-UNAM","top_badge":null},"61170435":{"type":"document","id":61170435,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/61170435/149x198/4dec127ea9/1539698975?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/61170435/298x396/efc3a8dfec/1539698975?v=1","title":"Aronoff, Mark (1976): Word Formation in Generative Grammar. Massachussetts: The MIT Press","short_title":"Aronoff, Mark (1976)","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":61170435,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"ER1+woWAcZU5cgQB09hOTTW0x1U="},"url":"https://www.scribd.com/doc/61170435/Aronoff-Mark-1976-Word-Formation-in-Generative-Grammar-Massachussetts-The-MIT-Press","top_badge":null},"61171930":{"type":"document","id":61171930,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/61171930/149x198/a3e6ec1aee/1311904420?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/61171930/298x396/46f9c8fe59/1311904420?v=1","title":"Malkiel, Yakov (1941) Atristar-Entristecer: adjectival verbs in spanish, portuguese and catalan","short_title":"Malkiel, Yakov (1941) Atristar-Entristecer","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":61171930,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"IgUeonk5rZ1tdRWvKc7g9VzxWss="},"url":"https://www.scribd.com/document/61171930/Malkiel-Yakov-1941-Atristar-Entristecer-adjectival-verbs-in-spanish-portuguese-and-catalan","top_badge":null},"61172611":{"type":"document","id":61172611,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/61172611/149x198/bcc2b3a911/1449793485?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/61172611/298x396/17cf6191bb/1449793485?v=1","title":"Jackendoff, Ray (1979): Regularidades morfológicas y semánticas en el lexicón.","short_title":"Jackendoff, Ray (1979)","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":61172611,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"vpuPjWH5GRUySGGCmFT1HYcEjL8="},"url":"https://www.scribd.com/document/61172611/Jackendoff-Ray-1979-Regularidades-morfologicas-y-semanticas-en-el-lexicon","top_badge":null},"61174872":{"type":"document","id":61174872,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/61174872/149x198/ead7d18d30/1408322404?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/61174872/298x396/3279d3e790/1408322404?v=1","title":"Chomsky, Noam (1974): Remarks on Nominalization (Versión en español)","short_title":"Chomsky, Noam (1974)","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":61174872,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"qqZx29gg2ydDZZEa29DUygSqJB8="},"url":"https://www.scribd.com/document/61174872/Chomsky-Noam-1974-Remarks-on-Nominalization-Version-en-espanol","top_badge":null},"61177700":{"type":"document","id":61177700,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/61177700/149x198/d03f392400/1539112883?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/61177700/298x396/9fce9987f6/1539112883?v=1","title":"Beniers, Elisabeth (trad. y ed.) (2000): Lecturas de morfología. México: UNAM","short_title":"Beniers, Elisabeth (trad. y ed.) (2000)","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":61177700,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"UVs5c3WdI9PnOwIOVj7gh5i8nJk="},"url":"https://www.scribd.com/document/61177700/Beniers-Elisabeth-trad-y-ed-2000-Lecturas-de-morfologia-Mexico-UNAM","top_badge":null},"63511902":{"type":"document","id":63511902,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/63511902/149x198/c6ec548b0a/1441019250?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/63511902/298x396/cd8b019473/1441019250?v=1","title":"Santiago Alcoba. 1993. Parasintéticos: constituyentes y estructura léxica","short_title":"Santiago Alcoba. 1993. Parasintéticos","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":63511902,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"P2p1eq0Mgo2WzZhQ845YmNGB9l4="},"url":"https://www.scribd.com/doc/63511902/Santiago-Alcoba-1993-Parasinteticos-constituyentes-y-estructura-lexica","top_badge":null},"63512083":{"type":"document","id":63512083,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/63512083/149x198/293343fb77/1435789558?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/63512083/298x396/bf6b456246/1435789558?v=1","title":"Ignacio Bosque. 1976. Sobre la interpretación causativa de los verbos deadjetivales","short_title":"Ignacio Bosque. 1976. Sobre la interpretación causativa de los verbos deadjetivales","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":63512083,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"cd82sNHXm9urlrJS2rudQ6oAn7E="},"url":"https://www.scribd.com/document/63512083/Ignacio-Bosque-1976-Sobre-la-interpretacion-causativa-de-los-verbos-deadjetivales","top_badge":null},"63512197":{"type":"document","id":63512197,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/63512197/149x198/cb6cbdc1ba/1439223776?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/63512197/298x396/49be9eb08f/1439223776?v=1","title":"Andreas Gather. 1999. Estructura morfológica de los verbos parasintéticos (en alemán)","short_title":"Andreas Gather. 1999. Estructura morfológica de los verbos parasintéticos (en alemán)","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":63512197,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"grN9yevteYALAuFPQ+m5KH5ryIk="},"url":"https://www.scribd.com/document/63512197/Andreas-Gather-1999-Estructura-morfologica-de-los-verbos-parasinteticos-en-aleman","top_badge":null},"63512715":{"type":"document","id":63512715,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/63512715/149x198/ece211a257/1446623673?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/63512715/298x396/a04ed0e3a3/1446623673?v=1","title":"Joaquín García-Medall. 1989. Transcategorización y parasíntesis verbal en español","short_title":"Joaquín García-Medall. 1989. Transcategorización y parasíntesis verbal en español","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":63512715,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"jTMqIQwUdG0nFU6PRfVvQNUKEts="},"url":"https://www.scribd.com/document/63512715/Joaquin-Garcia-Medall-1989-Transcategorizacion-y-parasintesis-verbal-en-espanol","top_badge":null},"63512855":{"type":"document","id":63512855,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/63512855/149x198/dcf79ebee4/1314640982?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/63512855/298x396/cf4a8f3e59/1314640982?v=1","title":"Joaquín García-Medall. 1992. Relaciones Parte/Todo y Contenedor/Contenido en parasíntesis","short_title":"Joaquín García-Medall. 1992. Relaciones Parte/Todo y Contenedor/Contenido en parasíntesis","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":63512855,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"goexGk7s4rD13l6pdy+B85S4l58="},"url":"https://www.scribd.com/document/63512855/Joaquin-Garcia-Medall-1992-Relaciones-Parte-Todo-y-Contenedor-Contenido-en-parasintesis","top_badge":null},"63513637":{"type":"document","id":63513637,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/63513637/149x198/7c7ec51a1f/1507454324?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/63513637/298x396/26d0fe841a/1507454324?v=1","title":"Jesús Pena. 1990. Modelos de descripción morfológica","short_title":"Jesús Pena. 1990. Modelos de descripción morfológica","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":63513637,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"kRJ4SpRdvYsauVbZsozW32EUoHs="},"url":"https://www.scribd.com/document/63513637/Jesus-Pena-1990-Modelos-de-descripcion-morfologica","top_badge":null},"63514216":{"type":"document","id":63514216,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/63514216/149x198/bab1aaa497/1393997005?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/63514216/298x396/0258f7b775/1393997005?v=1","title":"Jesús Pena. 1991. La Palabra","short_title":"Jesús Pena. 1991. La Palabra","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":63514216,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"5grw6Y4qlpjg+pow47M/T2GJSek="},"url":"https://www.scribd.com/document/63514216/Jesus-Pena-1991-La-Palabra","top_badge":null},"63514283":{"type":"document","id":63514283,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/63514283/149x198/a91189d479/1314643911?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/63514283/298x396/06e1e10f1e/1314643911?v=1","title":"Franz Rainer. 2001. Book review","short_title":"Franz Rainer. 2001. Book review","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":63514283,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"VKsHaQl0m5P6YZj4CkKsT+Lf1r8="},"url":"https://www.scribd.com/document/63514283/Franz-Rainer-2001-Book-review","top_badge":null},"63514350":{"type":"document","id":63514350,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/63514350/149x198/7bb3277314/1485259509?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/63514350/298x396/5c33879401/1485259509?v=1","title":"Franz Rainer. 2005. Semantic Change in Word Formation","short_title":"Franz Rainer. 2005. Semantic Change in Word Formation","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":63514350,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"TFLqE4dBTkzIjk3eN85uG646d7Y="},"url":"https://www.scribd.com/document/63514350/Franz-Rainer-2005-Semantic-Change-in-Word-Formation","top_badge":null},"63549369":{"type":"document","id":63549369,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/63549369/149x198/1c77f4dc00/1314680243?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/63549369/298x396/ecff709d22/1314680243?v=1","title":"Laurie Bauer. 1990. Be-Heading the word","short_title":"Laurie Bauer. 1990. Be-Heading the word","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":63549369,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"D9cbGIvkh1mt61qUfa0s5yBujSU="},"url":"https://www.scribd.com/document/63549369/Laurie-Bauer-1990-Be-Heading-the-word","top_badge":null},"63549490":{"type":"document","id":63549490,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/63549490/149x198/cea3971530/1367352158?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/63549490/298x396/02b414e384/1367352158?v=1","title":"Geert Booij. 1979. Semantic Regularities in word formation","short_title":"Geert Booij. 1979. Semantic Regularities in word formation","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":63549490,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"OggbJCtPXGsgke+S4N6r2MjWrio="},"url":"https://www.scribd.com/document/63549490/Geert-Booij-1979-Semantic-Regularities-in-word-formation","top_badge":null},"87164393":{"type":"document","id":87164393,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/87164393/149x198/6f6842c085/1355030336?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/87164393/298x396/1db5a5268e/1355030336?v=1","title":"Beniers, E. 2004. La formación de verbos","short_title":"Beniers, E. 2004. La formación de verbos","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":87164393,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"tXeMjY0Y5jbLOiXy9oq7hHFfJKY="},"url":"https://www.scribd.com/document/87164393/Beniers-E-2004-La-formacion-de-verbos","top_badge":null},"162466508":{"type":"document","id":162466508,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/162466508/149x198/8448b92868/1377262504?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/162466508/298x396/62c3e6f834/1377262504?v=1","title":"Linguistic A","short_title":"Linguistic A","author":"Nueva Interpretaciòn","tracking":{"object_type":"document","object_id":162466508,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"y/+ZKUG3+Y9bDBSHDIv3sJzd7Bk="},"url":"https://www.scribd.com/document/162466508/Linguistic-A","top_badge":null},"163771219":{"type":"document","id":163771219,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/163771219/149x198/2f053a5f8e/1377709907?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/163771219/298x396/7c7422c231/1377709907?v=1","title":"morfosinta","short_title":"morfosinta","author":"Ag L. Mendoza","tracking":{"object_type":"document","object_id":163771219,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"jn/KH42PlLOESJccQyyreNrs780="},"url":"https://www.scribd.com/document/163771219/morfosinta","top_badge":null},"193757921":{"type":"document","id":193757921,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/193757921/149x198/95db540b27/1397202363?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/193757921/298x396/54cf1937e0/1397202363?v=1","title":"La Morfologia Lexica Ante Los Retos Del Siglo XXI","short_title":"La Morfologia Lexica Ante Los Retos Del Siglo XXI","author":"APOCALIPSIS","tracking":{"object_type":"document","object_id":193757921,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"dm0L8d1DWCrD35S9Pa8eCAGU0ao="},"url":"https://www.scribd.com/document/193757921/La-Morfologia-Lexica-Ante-Los-Retos-Del-Siglo-XXI","top_badge":null},"202715589":{"type":"document","id":202715589,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/202715589/149x198/533994e4d9/1427495111?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/202715589/298x396/dd49e92590/1427495111?v=1","title":"12 Cantero","short_title":"12 Cantero","author":"aphrodita44","tracking":{"object_type":"document","object_id":202715589,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"gGDnjQ/wVtsk8BNosmgMCkRXoyA="},"url":"https://www.scribd.com/document/202715589/12-Cantero","top_badge":null},"210141920":{"type":"document","id":210141920,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/210141920/149x198/6a8b971050/1393799726?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/210141920/298x396/4080834668/1393799726?v=1","title":"morfología léxica","short_title":"morfología léxica","author":"Manuel Bujalance","tracking":{"object_type":"document","object_id":210141920,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"lturVbB1UFW691ZBDI4g3QN/U3E="},"url":"https://www.scribd.com/document/210141920/morfologia-lexica","top_badge":null},"214546245":{"type":"document","id":214546245,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/214546245/149x198/1e4ce9ad10/1523618024?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/214546245/298x396/6e7d419f62/1523618024?v=1","title":"M. a. K. Halliday an Introduction to Functional Grammar 1994","short_title":"M. a. K. Halliday an Introduction to Functional Grammar 1994","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":214546245,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"z/dEPAqiJLo98/tEz7dFvB0RrfY="},"url":"https://www.scribd.com/doc/214546245/M-a-K-Halliday-an-Introduction-to-Functional-Grammar-1994","top_badge":null},"214546589":{"type":"document","id":214546589,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/214546589/149x198/dd317a3e93/1427742832?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/214546589/298x396/b9e919a412/1427742832?v=1","title":"Rivera, M. a. 2012. Actos de Habla en Delitos","short_title":"Rivera, M. a. 2012. Actos de Habla en Delitos","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":214546589,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"+7Pfqb5NUzOrfrLKxn2d1sacf3s="},"url":"https://www.scribd.com/document/214546589/Rivera-M-a-2012-Actos-de-Habla-en-Delitos","top_badge":null},"227505699":{"type":"document","id":227505699,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/227505699/149x198/2e66503ae7/1401657069?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/227505699/298x396/53da9a08b8/1401657069?v=1","title":"Disertacion de Alteración","short_title":"Disertacion de Alteración","author":"David Mcclure","tracking":{"object_type":"document","object_id":227505699,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Ql7c2vWT59dsPy42ZaZc20jatPc="},"url":"https://www.scribd.com/presentation/227505699/Disertacion-de-Alteracion","top_badge":null},"230257686":{"type":"document","id":230257686,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/230257686/149x198/efc93d831a/1439199554?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/230257686/298x396/4b7bd6324d/1439199554?v=1","title":"Pescetti, L. 2010. Cartas Al Rey de La Cabina","short_title":"Pescetti, L. 2010. Cartas Al Rey de La Cabina","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":230257686,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"cVEPnZw1zX1T7D4MZexKsq5Aci4="},"url":"https://www.scribd.com/document/230257686/Pescetti-L-2010-Cartas-Al-Rey-de-La-Cabina","top_badge":null},"239903179":{"type":"document","id":239903179,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/239903179/149x198/9794c0e4b2/1425566512?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/239903179/298x396/84b9415e11/1425566512?v=1","title":"Lingüistica. Tema 4","short_title":"Lingüistica. Tema 4","author":"CANDIDACANDYCANDITA","tracking":{"object_type":"document","object_id":239903179,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"MW+rt/vi+E+PKlAA/owixWlT8Zc="},"url":"https://www.scribd.com/doc/239903179/Linguistica-Tema-4","top_badge":null},"240314781":{"type":"document","id":240314781,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/240314781/149x198/1fb0f4a9fb/1436971886?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/240314781/298x396/69200f3c05/1436971886?v=1","title":"semantica, morfologia","short_title":"semantica, morfologia","author":"César Rafael Barrera Benavides","tracking":{"object_type":"document","object_id":240314781,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"+oVt0z1Y21vfOKZB39lGfhQo89U="},"url":"https://www.scribd.com/presentation/240314781/semantica-morfologia","top_badge":null},"268805597":{"type":"document","id":268805597,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/268805597/149x198/287d578183/1434430021?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/268805597/298x396/97caecc26c/1434430021?v=1","title":"Tema Comprensión Del Lenguaje","short_title":"Tema Comprensión Del Lenguaje","author":"MACARENA","tracking":{"object_type":"document","object_id":268805597,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"F1RihaSIgZge0FQIpSackyH3OV8="},"url":"https://www.scribd.com/document/268805597/Tema-Comprension-Del-Lenguaje","top_badge":null},"275022948":{"type":"document","id":275022948,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/275022948/149x198/33c2cc6277/1461743901?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/275022948/298x396/8d9dbfa806/1461743901?v=1","title":"21. Lexema y Forma de Palabra (Ejercicio)_R","short_title":"21. Lexema y Forma de Palabra (Ejercicio)_R","author":"José Vargas Ponce","tracking":{"object_type":"document","object_id":275022948,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"REuofyYFKs7l0oqqhSQdl6IQA8Q="},"url":"https://www.scribd.com/document/275022948/21-Lexema-y-Forma-de-Palabra-Ejercicio-R","top_badge":null},"293373433":{"type":"document","id":293373433,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/293373433/149x198/6d6bfee116/1450225338?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/293373433/298x396/efd50833ab/1450225338?v=1","title":"Guia Etimologia Primer Parcial","short_title":"Guia Etimologia Primer Parcial","author":"sofy","tracking":{"object_type":"document","object_id":293373433,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"OVDkvceFZDEGiUKM7eitC9n2u04="},"url":"https://www.scribd.com/document/293373433/Guia-Etimologia-Primer-Parcial","top_badge":null},"306385814":{"type":"document","id":306385814,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/306385814/149x198/6059c83004/1459352539?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/306385814/298x396/a6680150f0/1459352539?v=1","title":"Simone, r (2001)Present. Ppt","short_title":"Simone, r (2001)Present. Ppt","author":"Ale Valentino","tracking":{"object_type":"document","object_id":306385814,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"hLX8yjYQk+yumBzC0/nPfv3jCjY="},"url":"https://www.scribd.com/presentation/306385814/Simone-r-2001-Present-Ppt","top_badge":null},"316644864":{"type":"document","id":316644864,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/316644864/149x198/6a30279773/1466793242?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/316644864/298x396/ab39461f9a/1466793242?v=1","title":"Mis Contenidos1","short_title":"Mis Contenidos1","author":"Yomellamo Ralph","tracking":{"object_type":"document","object_id":316644864,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"xoT9tZPUxBxBIaddgdudLzkgDzs="},"url":"https://www.scribd.com/document/316644864/Mis-Contenidos1","top_badge":null},"321515840":{"type":"document","id":321515840,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/321515840/149x198/3b8af71ab1/1471486082?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/321515840/298x396/48ce6b83a6/1471486082?v=1","title":"Silabos Frida","short_title":"Silabos Frida","author":"roland_yossef","tracking":{"object_type":"document","object_id":321515840,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"Qpb8hFmPejSaai4llLm3NX8yivg="},"url":"https://www.scribd.com/document/321515840/Silabos-Frida","top_badge":null},"324498851":{"type":"document","id":324498851,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/324498851/149x198/d6af8a5b33/1474282053?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/324498851/298x396/78fb467ee8/1474282053?v=1","title":"EFA Palabras Estructura Interna.compressed","short_title":"EFA Palabras Estructura Interna.compressed","author":"Giovanna Simion","tracking":{"object_type":"document","object_id":324498851,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"dTMmNHb5u1d6dPRqdNEx8m0tRTs="},"url":"https://www.scribd.com/document/324498851/EFA-Palabras-Estructura-Interna-compressed","top_badge":null},"324802816":{"type":"document","id":324802816,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/324802816/149x198/530879f084/1474478350?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/324802816/298x396/2c8eb3f0a9/1474478350?v=1","title":"Descripción Del Lenguaje en El Tel","short_title":"Descripción Del Lenguaje en El Tel","author":"raquel","tracking":{"object_type":"document","object_id":324802816,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"N8YnCeUWk9rRZ0aMwB8wF50d7Pc="},"url":"https://www.scribd.com/document/324802816/Descripcion-Del-Lenguaje-en-El-Tel","top_badge":null},"331906405":{"type":"document","id":331906405,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/331906405/149x198/d7e7f0d64e/1479795646?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/331906405/298x396/be0ea583f9/1479795646?v=1","title":"EL VERBO","short_title":"EL VERBO","author":"MajitoAlfaro","tracking":{"object_type":"document","object_id":331906405,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"jaXS9yUVHmQbzAurP2c7aH81tCw="},"url":"https://www.scribd.com/document/331906405/EL-VERBO","top_badge":null},"346708748":{"type":"document","id":346708748,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/346708748/149x198/e1e879a133/1493427591?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/346708748/298x396/5fe9e4dacf/1493427591?v=1","title":"DC Tec Traductorado Ingles","short_title":"DC Tec Traductorado Ingles","author":"Francis Córdoba","tracking":{"object_type":"document","object_id":346708748,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"V7spfXikLZcgaZNVNh4YOwqYFZ0="},"url":"https://www.scribd.com/document/346708748/DC-Tec-Traductorado-Ingles","top_badge":null},"354574978":{"type":"document","id":354574978,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/354574978/149x198/624bb78efe/1500900248?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/354574978/298x396/96b0ee8807/1500900248?v=1","title":"Evolución Fonética, Morfológica y Semántica - El Léxico Latino y Su Evolución - Latín 1º10","short_title":"Evolución Fonética, Morfológica y Semántica - El Léxico Latino y Su Evolución - Latín 1º10","author":"Marysol Bustos","tracking":{"object_type":"document","object_id":354574978,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"ezmkWwcqz3+AQgwVbzt3iSgPd9I="},"url":"https://www.scribd.com/document/354574978/Evolucion-Fonetica-Morfologica-y-Semantica-El-Lexico-Latino-y-Su-Evolucion-Latin-1º10","top_badge":null},"358303309":{"type":"document","id":358303309,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/358303309/149x198/eba9c123f9/1504843967?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/358303309/298x396/03269fabcc/1504843967?v=1","title":"Letras 4to Sec.","short_title":"Letras 4to Sec.","author":"Michaell Espinoza Leiva","tracking":{"object_type":"document","object_id":358303309,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"EXYpw4t407U38G/9SXsncNEg2Lc="},"url":"https://www.scribd.com/document/358303309/Letras-4to-Sec","top_badge":null},"359425777":{"type":"document","id":359425777,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/359425777/149x198/ed2f0fbbc7/1505921604?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/359425777/298x396/7bc81af8be/1505921604?v=1","title":"Codigo Del Escrito","short_title":"Codigo Del Escrito","author":"Sandra Reveco","tracking":{"object_type":"document","object_id":359425777,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"pmHxW7IPFz4nW+JdwvKXUAs7+tE="},"url":"https://www.scribd.com/document/359425777/Codigo-Del-Escrito","top_badge":null},"363570646":{"type":"document","id":363570646,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/363570646/149x198/711e69814d/1509918725?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/363570646/298x396/bb395c8e4e/1509918725?v=1","title":"MORFEMAS","short_title":"MORFEMAS","author":"jhimbperu","tracking":{"object_type":"document","object_id":363570646,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"zhP5JGaCoBMLn7SqYad8iJBvSPk="},"url":"https://www.scribd.com/document/363570646/MORFEMAS","top_badge":null},"365331306":{"type":"document","id":365331306,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/365331306/149x198/26498ad4c3/1511486750?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/365331306/298x396/cf3c27dd1e/1511486750?v=1","title":"Actividades Para Trabajos Prácticos_2014","short_title":"Actividades Para Trabajos Prácticos_2014","author":"Mariana Barrios Mannara","tracking":{"object_type":"document","object_id":365331306,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"YneX278klpNIdUJLrPTRIHFtni8="},"url":"https://www.scribd.com/document/365331306/Actividades-Para-Trabajos-Practicos-2014","top_badge":null},"368177224":{"type":"document","id":368177224,"thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/368177224/149x198/435a6a2436/1514762789?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/368177224/298x396/7589a027d2/1514762789?v=1","title":"Mor Fos in Taxis","short_title":"Mor Fos in Taxis","author":"WILSON CANCINO ESPI NOZA","tracking":{"object_type":"document","object_id":368177224,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"0utNVHJVdtD1XHZ5rWWQeebwidU="},"url":"https://www.scribd.com/document/368177224/Mor-Fos-in-Taxis","top_badge":null},"368857899":{"type":"document","id":368857899,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/368857899/149x198/c199145ed6/1515611243?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/368857899/298x396/8e0479e6c2/1515611243?v=1","title":"Griego i Cuadro Sl Omce","short_title":"Griego i Cuadro Sl Omce","author":"Francisco Teva Lopez","tracking":{"object_type":"document","object_id":368857899,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"aVpcaHYwMb2DXmoYuBT2Bo14P30="},"url":"https://www.scribd.com/document/368857899/Griego-i-Cuadro-Sl-Omce","top_badge":null},"374980802":{"type":"document","id":374980802,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/374980802/149x198/4873d28f8a/1522188347?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/374980802/298x396/a935577c94/1522188347?v=1","title":"La Taxonomía de Bloom y El Pensamiento Crítico","short_title":"La Taxonomía de Bloom y El Pensamiento Crítico","author":"Brenda Pérez Burton","tracking":{"object_type":"document","object_id":374980802,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"o/lUViymiSaMSFwgkanYR7c0xDc="},"url":"https://www.scribd.com/document/374980802/La-Taxonomia-de-Bloom-y-El-Pensamiento-Critico","top_badge":null},"380601430":{"type":"document","id":380601430,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/380601430/149x198/5d6383ec33/1527717782?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/380601430/298x396/5e35d3ce80/1527717782?v=1","title":"Lenguaje Pedagogia y Cognicion","short_title":"Lenguaje Pedagogia y Cognicion","author":"evelin puccini","tracking":{"object_type":"document","object_id":380601430,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"jfNOQErJ5c7MHuhlXPxcRT3pHm8="},"url":"https://www.scribd.com/document/380601430/Lenguaje-Pedagogia-y-Cognicion","top_badge":null},"390092203":{"type":"document","id":390092203,"thumb_url":"https://imgv2-2-f.scribdassets.com/img/document/390092203/149x198/e9c0319229/1538631454?v=1","retina_thumb_url":"https://imgv2-1-f.scribdassets.com/img/document/390092203/298x396/194902f643/1538631454?v=1","title":"Programación de Equipos Para Exposiciones","short_title":"Programación de Equipos Para Exposiciones","author":"LazyGuy","tracking":{"object_type":"document","object_id":390092203,"track":"flattened_recommender","doc_uuid":"gQBe6T7FJq9B8vCW1YzG1OEJ96M="},"url":"https://www.scribd.com/document/390092203/Programacion-de-Equipos-Para-Exposiciones","top_badge":null}}},"seo_roadblock_props_path":"/doc-page/seo-roadblock-props/64707850","signup_context":null,"toolbar":{"search_path":"/search-4gen?allowed_pages=&auth_token=DdLih6UiRgY1ujN6aBHVwE3VfRM%3D&authenticity_token=RaSJzCM2BFrlTpgTKuymwxnG%2FJUneMKHhtFWWkg52LAxSPb7nNFiAB85ngfSxD3Fcu8pVeGemejzSp2Sna27KQ%3D%3D&expires=1540311212&wordDocumentId=64707850&wordUploadId=67661621"},"renewal_nag_props":null}-->

l-., "/ (X) X: ix)

IGO R M IL'.U K

i{ODEI-O FORMAL DE LA CONJUCACIÓN ESPAÑOL.\

:vocal que liene/no riene eJrasgo fonológico [x] : cleinenro X opcional (puede esrar auscnte) : signo X caracterizadopor ei v:Llor X del rásgo del sintáctico aproprado :.lL vu r,,^ ¡ . , r . , . ' d, . et em énu. \ , . \ ¡ . . . . . x , .

2.1.\.

La: restriccianes ad|ptadar

I It

ti:l
'l

'

1",,J
+ # : fronrera in¡raléxica (: fronrcra eürre dos morfos en una lor ma de palabra, o sea, una lronterzLmórfica) : fionrera in¡c¡léxica (= fronrer¿ cnrre dos fc;¡mas <lc palabr:. en un texto) : C son condi.ioncs dc apticación de la regla :operznre de la regla .eguido o prercdido dct lor,ema lp/ : ls,gn rcr4t e ü' unlnr or lo q, r c a. r ha en el io n c m r /p/ : conlunro v:rcto

iLeglalC " /:/ ' r/ ' rr -

l,a¡a conchrir esLaht¡oduc.ión, esbozarcnrosIa esúuclura gcneral del resto de este artículo. Paimero, caracterizarcmosel vcrbo espailol-,le manera \rr r-oR^1\r. rizuiÉr,lo l¡s ¡auras mar, adas:el .iqr:fi.ado, el ¡ienr6,a.lte v . l sirrrá, ri,o,l, l¡ lo ln, d e ¡ . at at , r a . r b"t . "pz r iola ¡ s é. / ió r , 2 ) r Scgurrdo,acorlctcr-crnosüna descrip.iór Forrvrll jci ver-boáspaiol, csro e\ prF5enr¿¡ emo5un mod¡lo morlotógi.o del r ipo Senr ido.Iexro para la con. esp¿ñota (Sección 3). J,rg¿cion 2. EL VTR¡O ESPAÑOL: UNA CAR.{CTERIZACIóN DE FONDO

Al rratar de la conjugación espariola,obseñamos