TEMA 1.

EL CONTRATO

1.El contrato: concepto y naturaleza. 2.Modalidades contractuales en el tráfico moderno. 3.Clasificación de los contratos. 4.Los requisitos del contrato. 1. El contrato: concepto y naturaleza Es la fuente más importante del derecho de obligaciones. El Código Civil regula el contrato en el Título Segundo del Libro Cuarto (arts. 1254 a 1314). Si bien no contiene una definición del mismo. El art. 1254 C.c. dice que “El contrato existe desde que una o varias personas consienten en obligarse, respecto de otra u otras, a dar alguna cosa o prestar algún servicio.” Así, define contrato la doctrina como un acuerdo de voluntades de dos o más personas por el que se crean, modifican o extinguen relaciones jurídicas de contenido patrimonial. El contrato es un negocio jurídico bilateral que genera obligaciones entre las partes que lo celebren, y que hoy por hoy constituye el medio más eficaz para el intercambio de bienes y servicios.(DEF. Negocio jurídico: declaración de voluntad que implica una autorregulación de intereses mediante una regla negocial donde figuran derechos, deberes y obligaciones). El contrato se caracteriza por actuar la voluntad de cada una de las partes en consideración a un interés opuesto o diferente del que impulsa a la otra, y precisamente se ponen de acuerdo para conseguirlo. Por ello en principio basta el acuerdo de voluntades para que surja el contrato. Una vez que el acuerdo de voluntades se exterioriza mediante el consentimiento, surge el contrato generando obligaciones que son ley para las partes contratantes. Así se desprende del art. 1091 C.c. “Las obligaciones que nacen de los contratos tienen fuerza de ley entre las partes contratantes, y deben cumplirse al tenor de los mismos.” De esta forma el contrato constituye una norma de origen privado, garantizada por el Poder Público que ordena y vincula las conductas de las partes contratantes estableciendo derechos y obligaciones entre ellas que pueden exigirse coactivamente si las partes no se someten a ellas voluntariamente. Así pues, el contrato es un negocio jurídico de carácter bilateral cuyo efecto fundamental consiste en dar nacimiento a una relación jurídica patrimonial, si no es patrimonial o económica, no es contrato. Podemos afirmar que el contrato es la máxima expresión del principio de autonomía de la voluntad que rige en nuestro ordenamiento, y que tiene su manifestación más característica en la libertad contractual. Sobre la base de este principio todo individuo puede contratar cuando quiera, como quiera y con quien quiera. Implica que las partes tienen total libertad para: 1. Celebrar o no un contrato. 2. Establecer los pactos y condiciones que estimen convenientes con el fin de atender a sus intereses. 3. Adoptar la forma contractual que estimen más conveniente. 4. Poder establecer los efectos que deriven del contrato sin que la ley pueda sustituir la voluntad manifestada por los contratantes. Por otro lado, el principio de la independencia de la voluntad establecido en el art. 1255 C.c. según el cual “Los contratantes pueden establecer los pactos, cláusulas y condiciones que tengan por conveniente, siempre que no sean contrarios a las leyes, a la moral, ni al orden público.” Ha ido delimitando poco a poco la función social, la fuerza

1.. La jurisprudencia ataca también estos abusos a través de las normas relativas a la interpretación de los contratos aplicando preceptos como el art. 2. el gas. • Normados. En este caso no es la ley sino los particulares quienes. Por ejemplo: El contrato de la luz. además insertan unos espacios en blanco para que se haga constar en ellos los datos personales del los contratantes. En ellos una de las partes siempre se va a encontrar en una situación bastante más débil que la otra que ofrece un contrato masificado e ineludible. 1288 C. de modo que la concepción individualista del contrato está dando lugar a una concepción comunitaria o social que limita la libertad contractual. Tienen su justificación en la contratación en masa.c exige como condiciones generales buena fe y justo equilibrio de las prestaciones a la vez que ejerce un control legal para evitar aquellos abusos que perjudiquen a la parte más indefensa (consumidor). es decir en el elevado número de contrataciones que sobre determinados bienes y servicios se realizan en las sociedades avanzadas. (Ej: La luz. No son contratos cuya celebración sea obligatoria. donde los . • Forzosos. Prueba de ello es la Ley general para la defensa de consumidores y usuarios. “La interpretación de las cláusulas oscuras de un contrato no deberá favorecer a la parte que hubiese ocasionado la oscuridad”.) 3..p1º. (Ej: contratos de tarifa. Estas figuras contractuales propias del Derecho moderno se caracterizan por una debilitación que supone el principio de autonomía de la voluntad. (Ej: Contrato seguros o trabajo. • Normativos..) 2. Digital +.c. pero para el caso en que se celebren su contenido habrá de ajustarse a los dictados normativos.. Contratos de adhesión: Son aquellos cuyo contenido viene impuesto por una de las partes contratantes limitándose la otra a manifestar su aceptación o rechazo. a través de un convenio. el agua. Modalidades contractuales en el tráfico moderno Se dan cuatro tipos de contrato: • De adhesión.que originariamente tenía este principio. y por ello con el fin de evitar posibles abusos cada vez existe un mayor control legislativo sobre este tipo de contratos. esta ley en su artículo 10. Contratos normados (reglamentados o dictados): Son aquellos donde lo otorgantes (contratantes) habrán de contratar ajustándose a las directrices establecidas por la Ley. son los que van a establecer la forma o condiciones de los contratos futuros. Contratos normativos: Son aquellos que regulan la celebración de contratos futuros. Debido al cometido social que estos contratos persiguen la ley va a intervenir con el fin de garantizar al particular una serie de garantías que difícilmente podrá obtener con un sistema de libre autonomía. Generalmente se confeccionan de forma unilateral en un impreso formulario donde constan ya redactadas las condiciones generales del contrato.

) 4. 1272: “No podrán ser objeto de contrato las cosas o servicios imposibles.empresarios de un determinado sector que venden un mismo producto pactan sobre cual debe ser el precio y demás condiciones de venta a aplicar en las contrataciones futuras con sus respectivos clientes. sin embargo. siempre que sea posible determinarla sin necesidad de nuevo convenio entre los contratantes. aun las futuras. 1261 C. 2.”). 3. teniendo que acompañarle siempre y sin que puedan ser suprimidos por las partes. celebrar otros contratos que aquéllos cuyo objeto sea practicar entre vivos la división de un caudal y otras disposiciones particionales. 1271:“Pueden ser objeto de contrato todas las cosas que no están fuera del comercio de los hombres. 2. Implica siempre un acuerdo de voluntades sin el cual no habría consentimiento y por tanto. El objeto del contrato son las cosas o servicios.El Objeto: se regula del 1271 al 1273 CC.c.) 3. 1. Requisitos o elementos esenciales: son aquellos sin los que el contrato no existe.. . no habría contrato1262 CC Para que exista contrato es necesario que las partes tengan capacidad de obrar para prestar consentimiento1263 CC. 1273: El objeto debe ser cosa determinada y lícita: “El objeto de todo contrato debe ser una cosa determinada en cuanto a su especie. Causa de la obligación que se establezca. Art. La indeterminación en la cantidad no será obstáculo para la existencia del contrato. Art. Pueden ser igualmente objeto de contrato todos los servicios que no sean contrarios a las leyes o a las buenas costumbres.El consentimiento: implica la voluntad intima e individual de cada una de las partes y además la declaración a través de la cual cada contratante da a conocer al otro su voluntad interna. Contratos forzosos: Son aquellos en los que una de las partes se ve obligada a celebrarlos por imperativo legal. Requisitos de los contratos Para que el contrato tenga plena eficacia habrá de reunir una serie de requisitos a los que la doctrina clasifica de la siguiente manera: 1. Sobre la herencia futura no se podrá. que dice que no hay contrato sino cuando concurren los requisitos siguientes: 1. conforme a lo dispuesto en el artículo 1056.”. Generalmente la forma de celebración del contrato no es un elemento esencial para su existencia sólo será requisito esencial cuando por disposición legal o por acuerdo de las partes así se establezca de forma expresa. Consentimiento de los contratantes. Art. (Ej: contratación de un seguro obligatorio de contratación de vehículos a motor. Clasificación de los contratos 4. Están regulados en el art. Objeto cierto que sea materia del contrato.”.

La causa: es el propósito común de las partes contratantes de alcanzar un resultado práctico o empírico.3. También se dice que es la función económico-social del contrato. .