Historia de la Iglesia: Periodo Virreinal La evangelización comienza con la conquista.

Pizarro llevó consigo a dos sacerdotes, el religioso dominico fray Vicente Valverde, y el clérigo secular Juan de Sosa. Las órdenes religiosas llevaron el peso de la cristianización, pero la escasez de misioneros fue grande en los primeros años, y por ello la instrucción de los catecúmenos resultó deficiente en muchos casos, administrándose el bautismo sin adecuada preparación. Para remediarlo se recurrió a la enseñanza por medio de intérpretes, que hacían repetir a los indios de memoria la doctrina cristiana. Este método fue prohibido por el primer Conc. Limense (1551-52). Más éxito tuvo el sistema de adoctrinar a los hijos de caciques y principales para utilizarlos como catequistas. En 1553 los franciscanos tenían ya 18 casas en Sudamérica, desde Tierra Firme hasta Tucumán. Aunque sus conventos se establecían en ciudades españolas, se dedicaron sobre todo a evangelizar a los indios. Los mercedarios, llegados en los comienzos de la conquista, erigieron la provincia del Cuzco en 1556, abarcando tierras de P., Bolivia, Norte de Argentina y Paraguay; tenía entonces 16 conventos y 17 doctrinas, con 114 sacerdotes. Más tarde fundaron la provincia de San Miguel de Lima, que a fines del s. XVl tenía 161 sacerdotes en 13 conventos y 47 doctrinas. Los primeros agustinos llegaron a Lima en 1551 y pronto se extendieron por el Bajo y Alto P. En 1598 tenían 19 conventos. Los dominicos al principio se dedicaron sólo a evangelizar a los indios pero, al aumentar la población española y el número de ciudades, trabajaron en éstas. Los jesuitas llegaron a P. en 1568 y se instalaron en Lima, y después en Cuzco (1571), a donde los llevó el virrey Toledo. Sucesivamente fundaron en Potosí (1574), juli (1577) y Arequipa (1578). En 1601 tenían en P. 150 sacerdotes, 80 de los cuales conocían las lenguas indígenas. La jerarquía eclesiástica. En la capitulación firmada por Pizarro (Toledo, 26 jul. 1529) se preveía ya la erección de una sede episcopal en Tumbes, cuyo prelado sería Hernando de Luque, pero, por muerte de éste, dicho obispado no llegó a existir, y las nuevas conquistas dependieron algunos años de la sede de Tierra Firme. Como se hacía necesario organizar la iglesia peruana, en 1535 fue erigida la diócesis de Cuzco (v.), cuyo primer obispo, fray Vicente Valverde, llegó a su sede en noviembre de 1538. Pronto, la gran extensión de las tierras conquistadas motivó la creación de otros dos obispados: Lima (v.) y Quito (v.). El primero quedó establecido en 1541 y fue elevado a metropolitano en 1546. Su primer obispo y arzobispo fue fray jerónimo de Loaysa (1543-75), en cuyo tiempo se celebraron los dos primeros Conc. Limenses, que se ocuparon de reglamentar el funcionamiento de las doctrinas (v. REPARTIMIENTOS II), repartiendo las provincias entre el clero secular y las órdenes religiosas, para evitar roces y conflictos. El segundo Concilio (1567) fijó en 400 indios casados el número máximo que podía tener a su cargo cada doctrinero, aunque en algunos lugares y circunstancias se amplió hasta 800 e incluso 1.000. La aplicación de las disposiciones tridentinas sobre la organización parroquial supuso un gran avance para la iglesia peruana, al desaparecer la primitiva división en repartimientos y encomiendas. El establecimiento de parroquias comenzó por las ciudades y lugares poblados, extendiéndose luego a toda la tierra. Aunque al principio no hubo separación alguna, más tarde se crearon parroquias para indios, servidas por curas que conocían la lengua nativa de sus feligreses.

hasta 1609 no se crearon estas dos y la de Huamanga (v. Entre febrero de 1617 y julio de 1618 se visitaron 31 pueblos en las provincias de Chancay y Huánuco. donde la enseñanza había sido más sólida y la atención espiritual más continua y cuidadosa. La enorme amplitud de la archidiócesis de Lima hizo pensar pronto en la conveniencia de erigir otras nuevas. Los escribió en castellano el P. La Iglesia tomó a su cargo la educación en todos sus niveles. Antes de la erección del Seminario. según lo dispuesto por el Conc. aún seguía en pie el problema de la idolatría: el arzobispo Hernando Arias de Ugarte (1641-71) escribió una carta pastoral (25 nov. tres.). Educación. Mandó realizar una visita (1650) en la que se descubrieron algunas prácticas de idolatría. Años más tarde. También convocó el arzobispo un sínodo diocesano (10 jul. xvi la organización parroquial se extendía ya por todo el territorio.) por estar situada entre Quito y Lima. y en sus constituciones se insiste sobre la enseñanza del catecismo. y fue entregado a los jesuitas por el obispo Antonio de Raya.). ayudado por dos jesuitas. y en la catedral recibían clases de casuística moral. los aspirantes al sacerdocio estudiaban artes. XVII el Evangelio había llegado ya a todos los rincones del virreinato donde hubiera indios de cierta cultura. pero por varias dificultades. sin valor material ni artístico. y ofrecían sacrificios a sus dioses. Limense. El problema de la idolatría. S. aunque en el primer tercio del s. Lima. que se haría en las lenguas nativas. José de Acosta. Emprendió entonces una campaña contra la idolatría. Toribio Alonso de Mogrovejo (v.. y una vez aprobados pór el Concilio. que resume cuanto se sabía acerca de las falsas creencias de los indios. como la comarca de Chiclayo. con el fin principal de estudiar el mejor modo de combatir la idolatría. Las otras dos se formaron con tierras segregadas del inmenso obispado de Cuzco. mientras otros dos visitadores iban por distintos rumbos. 1613). la Relación de Francisco de Ávila. En 1610 Ávila fue nombrado visitador por el arzobispo Bartolomé Lobo Guerrero (1608-22) y recorrió las provincias de Huarochiri y Chinchaycocha. En tiempo de S. Mogrovejo se encargó de fundar en Lima el Seminario. aunque menos numerosas ya. establecidas por el arzobispo Loaysa. aunque hubo excepciones. fueron traducidos al quechua y aymará. y recogieron gran cantidad de objetos. Conocemos pormenores de esta campaña por las Cartas Annuas de la provincia jesuítica del P. 1647). En tiempo del segundo arzobispo de Lima. A la primera se le asignaron territorios del obispado de Quito y del arzobispado de Lima. En 1621 se emprendieron otras misiones por las provincias del interior. tanto para la instrucción catequística. y en la de Arequipa (v. «Extirpación de la idolatría en el Pirú».Cuzco llegó a tener seis de éstas. de Lima. Toribio había en Lima 67 presbíteros y 98 en las doctrinas.). donde se acordó la redacción de un catecismo extenso y otro breve. La deficiencia en la instrucción catequística de los indios se puso de manifiesto en la supervivencia de la idolatría. Pero en la Sierra nunca desapareció la idolatría. Los doctrineros . También se impuso como obligación a los curas de indios el conocimiento de la lengua nativa y su uso. para unificar la enseñanza. como para oírlos en confesión. El número de clérigos seculares aumenta a medida que se creaban nuevas diócesis. El clero parroquial. el valle de Jauja y algunas otras zonas. que los indios adoraban. en la ciudad de Trujillo (v. se celebró el III Conc. En 1597 el presbítero criollo Francisco de Ávila supo que los indios de Huarochiri seguían celebrando cada quinquenio una gran fiesta de cinco días de duración. El de Cuzco se erigió en 1603. de Trento. Puede decirse que a fines del s. filosofía y teología en la Univ. y la obra de Pablo José de Arriaga. y señala el método a seguir para desarraigarlas.

que se encargaron del hospital de sacerdotes de S. Las misiones en el siglo XVII. como ya vimos. como S. se dedicaron más a las misiones temporales. pintura al fresco del s. Santos peruanos. De carácter nacional es la devoción al Señor de los Milagros. como medio de desterrar las creencias animistas de los indios.tuvieron escuelas de primeras letras en los pueblos de indios. En toda esta labor. Felipe Neri. con poco éxito. Los agustinos no tuvieron plan misional de conjunto. y los cabildos catedrales en las ciudades. Además tuvieron otros en Cajamarca (1678). y logró escasos frutos de conversión. 1671. También misionaron los franciscanos en Cajamarquilla (obispado de Cuzco). que representa al Crucificado y que pertenecía a una cofradía de negros. En el obispado de Trujillo misionaron entre los cholonos y jibitos. a la extirpación de idolatrías. entre los que fundaron dos reducciones. donde. el día 8 de diciembre. para trabajar entre los indios moxos y ninarbas. Los doctrineros difundieron la devoción a la Cruz. Los jesuitas. que fue proclamada por Clemente X patrona de América y Filipinas. Pedro de Lima (1674). Pero quedaban muchos infieles en la vertiente oriental de los Andes. Tras el primer esfuerzo evangelizador que siguió a la conquista. los benedictinos. La cristiandad peruana produjo santos en la época virreinal.: el del Príncipe en Lima (1618) y el de S. pero no lograron frutos duraderos. y esta procesión moviliza al pueblo de la capital y sus contornos e incluso acude gente de todo el país. XVII se establecieron en P. xvli se planteó la necesidad de procurar su conversión. y luego a Lima (1672). y los religiosos se dedicaron más a ejercer su ministerio entre la población española y en los pueblos o doctrinas de indios ya cristianizados. en los humildes cargos de portero y enfermero. El III Conc. 'Chachapoyas. donde les fue entregado el hospital del Carmen. Limense declaró de precepto en el P. y S. El franciscano fray Gregorio de Bolívar inició sus trabajos en la región de los panataguas. Piura y Moquegua. cerca de Lima. puerta de entrada a las tierras de los carapachos. Los dominicos hicieron algunos intentos esporádicos al E del Alto P. 1746. cuyas catedrales tienen por titulares a una u otra advocación. Francisco de Paula (1644) y los bethlemitas que llegaron a Trujillo en 1671. En el s. La ciudad de Lima le declaró su patrono en 1715 y le dedicó fiesta anual el 14 de septiembre. lego en el convento limeño de Santo Domingo. XVIII. y en 1673 el P. La devoción mariana fue también importante: las fiestas de la Inmaculada y la Asunción eran muy celebradas en el virreinato. También llegaron en ese siglo los oratorianos de S. XVII. sólo hubo algunas iniciativas personales. canonizada el 12 abr. Borja en Cuzco (1621). Una copia de la imagen sale todos los años en el aniversario del terremoto de 28 oct. Fue canonizado en 1962. En 1631 se encargaron de la doctrina de Chavín de Parianga. de Lima. Rosa de Lima (1586-1617). Manuel de Biedma fundó la misión de Santa Cruz. luego trasladada más al E. Un nuevo intento hecho desde Huánuco en 1631 fracasó asimismo y estas misiones desaparecieron a principios del s. logrando extenderla por todo el país. Los jesuitas los fundaron en las principales ciudades del virreinato. colaborando eficazmente. Devociones populares. terciaria dominica. Nuevos institutos religiosos. brillaron sus heroicas virtudes. los mínimos de S. (Bolivia). y en el s. Martín de Porres (1579-1639). y también se hicieron cargo de los dos colegios para caciques que hubo en P. la provincia franciscana de los Doce Apóstoles tuvo varios mártires. El siglo XVIII. hubo una disminución de las labores estrictamente misionales. El hecho más-destacado es la expulsión de los jesuitas realizada en los meses de .

Cuzco. entre otros. 4). . Convocados los sufragáneos de Lima (12 jun. en los que de acuerdo con el regalismo imperante en la época hubo gran intromisión del poder civil. Limense. El punto 8° del Tomo Regio señalaba como uno de sus fines principales la condenación de ciertas doctrinas. convocado por Mogrovejo. Sus consecuencias se hicieron sentir en la vida religiosa del país. pero el Concilio no se pronunció sobre esto. En 1769 Carlos III encargó a los arzobispos de Indias la reunión de concilios provinciales. aunque se intentó una reforma. incluso los puntos a tratar estaban fijados previamente en el Tomo Regio. En ese siglo se celebró también el VI Conc. que eran entonces los obispos de Panamá.agosto y octubre en 1767. en el campo misional y en el de la educación. la concesión de becas a indios y mestizos para facilitar su acceso al Seminario. y la enseñanza del catecismo. MORAL III. Santiago de Chile y Concepción. la situación religiosa seguía siendo poco floreciente en vísperas de la independencia. defendido por los jesuitas. Quito. se abrió el Concilio el 12 en. Temas tratados fueron. 1772 y terminó el 5 sept. La aprobación real y pontificia se demoró tanto que antes se produjo la emancipación peruana. Arequipa. la selección de los aspirantes al sacerdocio. 1770). que afectó incluso a las órdenes religiosasy al clero secular. con el mayor sigilo como estaba mandado. abandono de las prácticas de piedad y relajación de costumbres. Trujillo. El s. 1773. más de 160 años después del quinto. xvin fue una época de decadencia religiosa: debilitación de la fe. Huamanga. concretamente del probabilismo moral (V.

¯¾ fnf° n ¾f–f°ff– ¾f½ f°f  °€  – ff n ¾¾ .

% % ½¯   ¾f  n  °€   f f ¯ ½f° ° ½¯  ¾½f ¾½€ €f© °¯ f¾f% %  ° n ¯½¾ n  f°¾ ¾½¯ ¾.n% % n½¯  ¾½ €fIn ° If   –f¾¾  ° ° ¯    9° f–f°  °¾° f¾ f¾n°¾f f¾¯fn fn°  ¾ ¾ ¾½f ¾ ¯f% %.

-@%  ½f ° f¾½°nf¾ °  n  ¾ nff¾ ° ¾ –¾f¾ ½ff fn ¾n°€n¾ ¾ –° .°n ¯ °¾ ¾  ¾ n½f°  –f¯ °f  €°n°f¯ ° f¾ n°f¾% 9@.

°n%%€© ° ° ¾nf¾f ¾ °¯ ¯h¯ ½ f ° f¾nf–nf f n°  f°  ° f–°¾–f ¾nn°¾f°nf¾¾ f¯½f¾f °n¾   ff½nfn° f¾ ¾½¾n° ¾ °°f¾¾  f–f°fn°½ff¾½¾°–f° ff°n ½fff– ¾f½ f°f f ¾f½f n f½¯f ¾° ° ½f¯ °¾ °n¯ ° f¾  ¾f  n¯ ° ½ff¾n¯ °½f¾n f ¾–f ¾½ f ¾   ° x° ¾  –f ff f ° f½°n½° ¾ ½ffn°f–°f ¯h¾f ¾  n f°½ff¾½ff° ¾ ¾  f¾½nf¾ n°nf°f °–f°ff ¾¾€ – ¾ ¾  .

.

– ©% % ¾ n    .n –f ° ¾ ¾ x¾f¾ ¯f  ¾ 9  n¾  f€° ¾ ¾ f–f°fn° ½ff¾   ° ff½     ° ¯½ ¾ –° f ¾½ ¯f  @ °¾ .

°n ¯ °¾  ° ¾ fn f fnn° °nf n¾¯  °¾   ½ff°€nf f °¾ ³f°f ¾ ¾n  °nf¾ f° 9 ¾x n¾f °f f½ f ¾½ .

°n  € °f n ¾f nff¯fh @f¯ x°¾ ¯½¾n¯ –fn°f¾nf¾ ° ¾ n°n¯ ° f °–f°ff¾¾ f°½fff°¾nn°nf ¾nf n¯½ff ¾ °n°€ ¾° f °¯ f¯½  ffn n ¾¾ ¯f½ °¾f½° °f n° ° °nf  –f¾° f¾  °fn f  @©% %½ ¾f¾f f ° . ¯f  °f  ½f% % ½ ½ff¾ €nf ¾ f¾f°¾ n f° ¾f¾ ¾f f¯f°–f% % f½¯ f¾  f¾–°f° ¾  ¾½f  . f ¾½f  ¯f f¾f¾ ¾¾ €¯f°n° f¾¾ – –f f¾ °¯ °¾ ¾½f  .

n  n ½ff °¯  nx–¾¾ nf ¾f¯ °ff¯  f ¾ n f f°° f¾ n ¾¾ ° ¯½  @ f f °¯f½ ¾  ¾ °f¾ n°f¾ ° ¾ f  nn°  ¯°f ¾f¾½f° ¾f¾fn  n ¾ f f°f ¾ €¾€f –f °f D°  ¯f  °fnf f n f°nf¾ ¾ nf¾¾nf¯f  ¾f  n f¾½ f ¾½ f¾f .– ©¾  °nf– €° f °¯f  ¯°f ¾ –° ¾½ ¾½ .

°n   @ °  .

n¾  – ° €  ° –f f¾© ¾f¾½  ¾½°° ff  ½  ¯f f ff f €n °nf °f°¾nn°nf ¾nf ¾° ¾¾ ½¾  ¯f°€ ¾ °f¾½  °nf f ff f°   n ½n° ¾ n¯fn¯fnf  .

nf  f  f©ff–°f¾f¾°f¾  ° f °¾ ³f°ff f¾ ¯h¾¾ ff f °n° ¾½f¯h¾n°°fn f ¾f  9  °f f°°nf ¾f½f nf ff f°  ° ½¯  n ¾ OI  f°– f f –f ff ¾¾°n° ¾  °f °   f° ¾ n f nf ° ½ ¾  nf°n¾n f¾½ ¾° ¾ fn¾ –f° n  f° nf f° °°f–f°€ ¾f n°n f¾  fn° € nf°¾fn€n¾f¾¾ ¾ ¾ ¯½ °  °°n ¾°fnf¯½f³fn°ff ff f f ½ ¾© ¾f¾   n– °–f°nf° f   © ¾ ¾°f¯f f°f¾n  ¾° ¾f f f° ° f€ °¯ f ¾f ½ f ¾½ f¯x   % % n f¾½°nf¾ fn.

°nfnnf ¯ °f¾¾ ¾¾f  ¾ f°½ ¾°¾ ¯ ¾ .

°n ¯¾½¯ ° ¾  ¾fnf¯½f³f½f¾.

ff¾°°f¾ f½°nf© ¾nf 9 f fn° f°n¾n f f f 9f ¾x f–f  ½fn° f  ff ° 9 @f¯ x°n°n f ¾½°¾°  n ¾f°%© % n° €° ½°n½f  ¾ f ¯ ©¯  n¯ ff ff  °¾¾n°¾n° ¾¾ °¾¾  ¾  f °¾ ³f°f nf n¾¯  ¾ ff °f¾ °–f¾°ff¾ ° €   © ¾ ¾f°½ ¾ °f¾½°nf¾ .

f°nfh°n °¾  ¯½ °  ° f¾¯¾° ¾½f¾½°nf¾ °  ³¾¯h¾f f°¾ –f °½  ½  ¯f f  ff  f ¾½ °f° f¾ D–f % % ¾n °fnff½f¾f%°  %   ¾¯ nf°¾ ¾f ffn nf f¾€f¾f¾n °nf¾ ¾° ¾ ¾ ³ff ¯x  f¾ –½ff ¾ff–ff¾ .f°  ff°f¾f%% °f ¾  ¾n  °f–°f¾ ½hnnf¾  ff f° ¯ °¾°¯ ¾f¾f   nfn° f– ¾f¯f¾nf–f nfn° ° ¾¾¾°  ¾ ¾ n° ¾ .

 ° ¾n f¾ ½¯ f¾ f¾ °¾½ ¾ ° ¾ ¾nf  ¾nf f ¾ °f¾ n f ¾ ¾© ¾f¾¾€° f° °f¾½°n½f ¾n f ¾  °f f¯ x°¾ n ° nf– ¾ ¾n –¾½ffnfn ¾   °9   9°n½  °¯f%%    ©f °.

n%%  - ¾°¾¾ –¾¾ ° ¾ OI¾  ¾f  n ° °9 ¾ ° n°¾ ¾¯°¯¾   f°n¾n 9ff%%¾  ¯f¾  –f°f@© °  –f¯f %%  °  ¾€  ° –f  ¾½f .

f¯ °  ¯h¾ °¾ °.

f©f¯fnf %%  .

fnf½f¾ 9f. –f @f¯ x° –f° ° ¾ ¾–¾ff°¾    ½ -   ¾  °nf–f° ¾½f ¾fn   ¾  9  ¯f%%   n° ¾½½f ¾ ¾ n° ¾ €°  °f n°ff.

 n¯¯   ¾ ff¾n °nf¾f°¯¾f¾ ¾° ¾ –f°   ° f½  ½f¾  nfhn  °fn°f ¾f n°f ³ ¾.f–¾  ¯f ½°ff€ ¾n ¾ OI    ½ ¾ °ff.

n€nf  ½  ° nff°fn€f f ° –¾ fn f  ¯f  nf ¾½f° °  n€ ¾ff°f  ¾ ½ ¯  D°fn½f f¯f– °¾f  ¾ ¾f³¾ ° f° ¾f   ¯ n   ¾f½n ¾°¯ff½  f nf½f¾¾n°°¾ °n¾fn – °    ½f¾ f n°¯ff°f€ f¯ x° ¯½f° f¾€ ¾f¾ f°¯fnf ff¾°n° f°¯n  f f¾ °  °f nf¾ nf f ¾ ° °½f ¾f°fff nfn° .

°n ¯ °¾  nf ½ n ½ ° 9   f  n ¯   f°¾½ f°¾ fn¾f° f ½ f°f½ ©¾f°¾ °fx½nf °f n¯ ¾f  ¯f% %  nff ¯°nf nf°°f f f    € ½nf¯f f½ .

 ¯ ° O½f°f ¯xnf½°f¾  .f° 9 ¾% %  – ° n° ° ¯ ³ f°¯°–  °  °¾¯ ¾nf–¾ ½  °€ ¯   f°¾¾  nf¾ ¾  nf°°f  °  f¾¯¾° ¾ ° ¾–OI @f¾ ½¯  ¾€  f°– f  ¾–ffn°¾f   °f ¾¯°n° f¾f  ¾ ¾nf¯ ° ¯¾°f ¾ ¾ –¾¾¾  nf°¯h¾f © n ¾¯°¾  ° f½ fn° ¾½f³f °¾½ ¾ n°f¾ ° ¾f n¾f°f ¾ 9  f f°¯n¾°€  ¾ °f  °  °f ¾° ¾  ° ¾  ¾ ½f° f° n ¾ f  ½nf¾n° ¾° ¾ ¯°n¾n °f–°¾° °¾ ¾½h n¾f 9 % f% €f°n¾nf°€f –  f°n¾¾f f©¾ °f  –° ¾½f°ff–f¾ n nf ¯f n°½nx D°° ° ° n ¾ h°n °€fnf¾f¾¯¾¯ ¾f¾¯¾° ¾ ¾f½f n °f½°n½¾ ¾ OI @f¯ x° ¯¾°f°¾€f°n¾nf°¾ °.

f©f¯ff% ¾½f  .

f°    ¯f€° f¯¾° f°f.n%  ° 9 .

  –f¾f f f¯h¾f ° f ¾ff  f½°nf €f°n¾nf°f ¾n ½¾ ¾f¾¯h ¾ – ¾nf¾¾€¾ n° ¾° ¾ f–¾°¾° °½f°¯¾°f n°©° ¾ f–°f¾°nff¾½ ¾°f ¾ ½ff f f©f ° ¾° ¾¯¾°°f f¾ ¾© ¾f¾ ¾  nf°¯h¾ff¾¯¾° ¾  ¯½f ¾ nf f°  €nf¯ ° n¯f¯¾ ff ½fn°  ff¾ °¾  °nf–f° f n°f .

f° 9ff°–f ½ f  °f fff¾ f¾ ¾nff½fn¾  ° ¾ €° f° ¾ nn° ¾ °  ¾½f  @©¯¾°f° ° ¾n°¾ © ¾ ½ °–f°€¾ f ¾  ¾–OI  n¯h¾ ¾fnf  ¾f ½¾° ¾© ¾f¾ ff f °¾¯ ¾ ¾  .

f–¾n   ° n° ¯f¾–n¯ ¾f f¯f° f  ¾n°¾ n °nf¾¾  n °¾ ° °f f –¾f ½f¾  ° nf¯½¯¾°f °  f nfn° ° ¾  ¾–¾ n  f¯ x° I.

– © °.°n ¯ °¾ ¯h¾ f³¾ ¾½x¾ ° n°nf ½ .

f¾ °nf–f¾f ¾½¾ ° f¾f °° n°n¾ ½°nf ¾  °¾  fn  n°  –f¾¯¯½ f°  °fx½nf –f°°¯¾° ½ n °n¾¾½°¾fff ¾f f°€©f ¾½ f¯ °  ° @¯ –  .

°nf ¾¾¾€f–h° ¾ ¯f%©° %   f° °°n ¾¾ ¾½¾ 9f°f¯h  . @© .

n f¯f°–f  ½f f°f– .

 .

°n ½n° ¾ f  .

°n   °  ¯° ¾ ½  @ ¯f¾ff ¾€ °  ° ¾ f¾  nn° ¾ f¾½f° ¾f¾fn  n fn°n ¾°  nf¾f° ¾¯ ¾¾½ff€fnf¾fnn ¾f  ¯°f f °¾ ³f°f nf n¾¯ ½° @¯ –¾ ³ff fn¯° ¾¾ €° ¾½°n½f ¾fn° °fn° n f¾ n°f¾ n°n f¯ °  ½ f ¾¯¯f%I  . %  € °  ½¾© ¾f¾ ½  .

°n°¾ ½°°n¾   ¾ f f½ fn° f½°€nf¾  ¯f° f° ¾¾ ½ ©f ¯f°n½fn°½ f°f ¾  °€ °fx½nf  nf °nf –¾f  fn° f€ f f° ° f¾½hnnf¾  ½ f  f©fn° n¾¯  ¾  f€ n°n¾ff¾ ° ¾ –¾f¾fn ¾ nf  f° ¾ ° °°f €¯f f¾fn° –¾f¾ –f¾ ° ½n€ n °  °¾½ f¾  f° ½ ° °nf  .