Son las 5.

45 en las costa norte de China, me desperezo mientras oprimo el botón de apertura automatiza de las cortinas en mi Súper hotel asiático, un ventanal de 10 metros cuadrados se abre dejando ver un enjambre de edificios digno de Manhattan. En mi habitación podría vivir una familia, hay cocina y en el cuarto de baño es tan grande que seguro que no te encuentras con nadie. Un visionario podría pensar que este podría ser un modelo de habitabilidad para una ciudad, servicios comunes en las plantas nobles abajo y confortables capsulas de descanso arriba, socialiciación de la vida en nuevos salones compartidos que permitan la relación física. Vivamos en casas más humanas, son los nuevos barrios, barrios verticales, pueblos colmena, compartamos más servicios comunes, el salón, el gimnasio… un nuevo modelo de vida para los nuevos modelos de relación. Hoteles sin servicio pero con servicios, una nueva manera de vivir para un nuevo tiempo donde las cosas deben ser baratas y funcionales. Los hoteles en Asia siguen siendo baratos, nuevos e impresionantes, son un arma perfecta del sistema Chino para adormecer occidentales, permiten una absurda sensación de superioridad y control, generan una engañosa y adictiva música de sirenas que China interpreta como nadie, es la droga amarilla, mirando por tu ventanal entre sabanas suaves y docenas de almohadas esta droga te permite creer que eres más de lo que eres, te eleva a otro rango, yo soy el hombre blanco y ellos los indios, pobrecitos, míralos que majos como trabajan a esta hora, mientras yo me voy a tomar un desayuno que en otro lugar no podría permitirme.

Ese es el modelo Chino hacernos creer nobles a la plebe, cuando uno entra en un Walmart o en un Primark, Ikea, Liddle y ya en cualquier cadena incluso no lowcost , uno se adentra en un fumadero de droga amarilla, las sirenas cantan y te ves en esa planta 45 del hotel de lujo mirando el mundo desde arriba y te gusta, y ya no sabes ni quieres salir, te compras 5 camisas, cambias la mesilla a juego con las nuevas tendencias y entonces ocurre el milagro: ¡te gustas¡ y eso ya es el fin, no hay vuelta atrás, la adicción se ha consumado y se ha convertido en estilo de vida. Siempre viviré en un hotel de lujo, me lo merezco. Así gana China, ha descubierto la gran debilidad del modelo capitalista occidental: el corto plazo y ha exportado una solución magnifica: nivel de vida. Hoy quien más quien menos está enganchado a la droga amarilla, pero no solo las personas, también los gobiernos. ¿Como si no podría explicarse que de repente en 30 años y más concretamente en 15 un país pase a ser la fábrica del mundo? Y es que la droga tiene efectos devastadores y en general te lleva a la muerte. Y los de la amarilla lo son, es una adicción destructiva que se paga con el mayor mal que una sociedad occidental puede tener: el desempleo. Ese es un proceso terrible y degenerativo, de ahí a las guerras hay un paso.

Durante años la droga amarilla hizo que los gobiernos permitieran la externalización de la producción y eso nos hizo más y más dependientes, se perdieron millones de

empleos, todo el mundo lo veía pero nadie quería dejar de vivir mejor, lo efectos eran terribles millones de empleos se destruían cada año, muy pronto hubo que tomar medidas, se comenzaron a crear empleos ficticios y actividades superfluas que generaban empleo estable, la cosa fue a más y pronto el mundo occidental se inundó de subsidios directos e indirectos dependiendo de si eres republicano o demócrata. Todo el mundo podía comprar droga, genial, y ahora como la pagamos, muy fácil, vía deuda, deuda que gustosamente nos proporcionan los productores de droga amarilla en cantidades ingentes ya que ellos están creando empleo real y a ellos les sobra el dinero, perdón nuestro dinero, bueno su dinero. Los gobernantes totalmente enganchados se encontraron con un mundo que les superaba estratégicamente y decidieron que todo el mundo era bueno, así que establecieron un nuevo paradigma: que el dinero fluya, viva la globalización. Y fluyo, vaya si fluyo, fluyo tanto que se fue, en ese momento malentendieron la Globalización, de un proceso genial propio del siglo xxi que consiste en que el mundo se enriquece eliminando pobreza se pasó a otro en el que ya solo algunos lo hacen. Los traficantes de droga, los nuevos agentes de la globalidad no estaban dispuestos a compartir y hace ya muchos años, demasiados decidieron no pagar impuestos, de hecho la última vez que una multinacional los pago en algún sitio fue en el siglo pasado . Los gobiernos permitieron entonces los paraísos fiscales, de alguna manera había que legalizar el dinero de la venta de la droga, pero ocurrió algo para lo que nadie estaba preparado, había tantísimos beneficios que decidieron no

reincorporarlos al sistema y se quedaron en un limbo, el dinero pasa de un paraíso fiscal a otro y las operaciones se realizan allí, en un mundo virtual, un mundo que no podemos ver y del que no obtenemos beneficio, pero donde está el dinero real. Buff de ahí a la locura solo era cuestión de tiempo, esa cantidad ingente de dinero creo una raza superior, los gestores globales, los máximos representantes de nuestra enfermedad, los agentes activos más letales, la máxima representación del corto plazo, la ambición en forma global. Mientras tanto los gobiernos seguían dando privilegios a los productores, les permitían producir sin avances sociales, en condiciones penosas y así la brecha se fue abriendo más y más, no hubo manera de producir en casa, simplemente no éramos competitivos, en un momento dado nos dimos cuenta de que nuestros sueldos base no subían, sino que bajaban, así que había que hacer algo para que la gente pudiera comprar más droga, pobrecitos, y la decisión fue magistral, les dimos una subvención a los productores para que nos bajaran los precios les dejamos que su moneda no fluctuara, eso fue la monda, todavía hoy no fluctúa, no vaya a ser que suba el Ipc. Se decidió que nuestras empresas debían estar presentes en el nuevo mercado, que era tan grande como el que existía hasta el momento y fuimos para allá, id vended y dejad los beneficios en Suiza les dijeron, y allá que fueron, los productores les recibieron con los brazos abiertos, mirad cuantos enfermos del corto plazo vienen, que bien, justo es con este tipo de estúpidos con los que mejor sabemos jugar, (se les oyó decir). Los occidentales ávidos de riqueza fácil enfermaron el primer día de fiebre amarilla cuyo síntoma fundamental es

decir la frase: Imagínate, solo con que te compre un 10% de 1000 millones… , mientras te tomas algo en el Bund. Los productores vieron que era el momento de rematar y dijeron que sí que vinieran pero que a cambio deberían transferir conocimiento, algo que era su esencia su diferencia, su alma, y si, vendimos nuestra alma, miles y miles de empresas y gobiernos transfirieron conocimiento a cambio de promesas que nunca se cumplieron, por supuesto lo copiaron todo y lo hicieron más barato y durante muchos años miles y miles de traidores regalaron su knowhow a cambio de contratillos a corto plazo, claro es que la innovación no les había costado nada ya que estaba subvencionada directa o indirectamente ya seas demócrata o republicano, esa subvención iba a cargo de la deuda y poco a poco un día por la mañana no éramos nada, así es la vida de un drogadicto. Y todo esto ha ocurrido sobre el inicio del desarrollo dela incipiente era del conocimiento ,en su primera etapa la edad del software, todo lo que ocurría no solo era posible por primera vez sino que se multiplicaba, logística, comunicaciones, productos complejos, estructurados... Lo bueno y lo malo se hacía enorme y poderoso mientras lo público no tenía capacidad instalada, ni sabía cómo controlarlo. Cualquier gestor global a nivel individual tiene a su alcance más capacidad de proceso e inteligencia que el todo sistema público de control para controlar a todos los gestores, a quienes la tecnología hizo globales junto con sus acciones, mientras los gobiernos son torpes y locales. La suerte estaba echada, era cuestion de tiempo. Pero no, lo chinos no tienen la culpa de nuestros males, más bien son parte de la solución, ellos solo han aprovechado un hueco magnifico que dejábamos y nos han metido gol, bueno gol mil veces, pero en un juego bastante justo, o alguien cree que Usa y la UE somos y

hemos sido las hermanitas de la caridad, nos han ganado en buena lid, esa es la realidad, y ahora podemos hacer de mal perdedor y montar un par de guerras o revisar nuestro modelo y reinventarnos. China es el modelo de negocio más exitoso de nuestro tiempo, si, Apple que yo sepa no ha sacado a 1000 millones de personas de la miseria mas absoluta. Necesitamos reindustrializar occidente en aquellas facetas en las que sea posible y siempre bajo la premisa de la innovación, hay que generar empleo rápidamente antes de que se pudra y la tengamos. Necesitamos un nuevo orden económico, el dinero no debe salir del sistema bajo ninguna premisa. Necesitamos un nuevo modelo fiscal que permita el equilibrio global y responda a la realidad actual que no va a cambiar, lo impuestos en un mundo global no pueden ser a la producción y aunque parezca una locura hay que protegerse de quienes no compiten en las mismas condiciones, quizá haya que pensar en gravar el consumo y no gravar la producción como tendencia, aranceles indirectos. El modelo fiscal debe ser compartido con la UE y USA, solos es un suicidio. Hay que volver a nuestros valores y el mayor siempre ha sido la educación, tiene que volver a funcionar. Hay que regenerar la clase política, necesitamos líderes y para eso tenemos que saber crearlos y elegirlos, el sistema representativo es nuestra gran ventaja hay que profundizar en el, hay que empujar a la política en volandas a líderes sociales, solo bajo la creación de una verdadera sociedad civil emerge el compromiso, creémosla. Hay que tomar un paquete de medidas a corto, entre otras hay que dinamitar el paro, hay que pagar por trabajar no

por no trabajar directa o indirectamente, ya seas demócrata o republicano. Hay que crear un país para las personas y eso implica oportunidades, desregulación, desmonopolización. Hay que crear un nuevo modelo de subvenciones, la innovación y el crédito deben ser el foco económico público, necesitamos hacer política industrial, la frase la mejor política industrial es la que no se hace nos ha llevado hasta aquí, la política industrial es la innovación, basta ya de ministerios y de dividir, solo hay una política industrial posible, la innovación. Y es transversal. Hay que regenerar los agentes sociales, necesitamos que encuentren su nuevo sitio y hay que ayudarles. Hay que acabar con la corrupción pública y privada, hay que legislar contra la economía sumergida y contra los favores públicos y hay que ser severo. Hay que ser transparente, todo online, cada euro publico online y también las grandes empresas. Hay que cambiar el tejido productivo español, las empresa deben ser mayores, necesitamos una reforma empresarial, tenemos que ser mejores. Los jóvenes deben ser el principio del nuevo eje que es el empleo, hay que actuar ya, a por ellos no pueden perder más años ni esperanza. Pacto local y pacto global, nuestros socios deben estar claros la UE y la oposición, de esta se sale remando juntos, no podemos permitirnos la calle llena de protestas. Bueno me tengo que ir pero las cosa que hay que hacer son evidentes podría estar dos horas más, solo deciros que hay futuro, que es posible, hay talento de sobra y mimbres estructurales más que suficientes, que las adicciones se

superan y los malos hábitos se corrigen con disciplina determinación y cariño y siempre, siempre con la colaboración del enfermo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful