Página 10

La Conexión

UN GUATEMALTECO QUE DIJO LLAMARSE THOMAS PIERCE se hizo pasar por agente de inmigración prometiendo legalizar la estadía a más de 26 latinos. Todos recibieron cartas donde sus casos fueron negados. Cada uno pagó entre $340 y $ 2.500 dólares
POR PAOLA JARAMILLO

Les prometieron la residencia y ahora están en la mira de inmigración

Locales

www.LaConexionUSA.com

1 d eoctubre del 2008

RALEIGH- Otros 26 sueños americanos truncados. Un guatemalteco que se dio a conocer ante un grupo de trabajadores latinos de una empresa de aire acondicionado y de una iglesia en Raleigh como Consultor de Inmigración, presuntamente los estafó y ahora viven en el limbo porque sus peticiones de legalización fueron negadas por las autoridades de inmigración, además de recibir una carta donde les notifican que deben abandonar el país. Las supuestas víctimas son de diferentes nacionalidades incluyendo Colombia, México, Argentina, Perú y Centroamérica. Después de semanas de investigación y de denuncias anónimas hechas por lectores afectados a La Conexión a través de nuestra página de internet, logramos contactar algunos de ellos quienes se atrevieron a contar sus historias (bajo el anonimato), con el fin de servir de ejemplo a otros miembros de la comunidad.

Ninguno de los entrevistados tiene fotografías de Thomas, pero lo definen físicamente como un VISA PROMETIDA hombre de edad madura (entre Revisando la información de las cartas 50 y 60 años), con el cabello enviadas por inmigración a los hispanos, el cano, que porta un arma y tipo de formulario que soporta la petición es credencial del Gobierno; habla el I-765 el cual sirve para pedir un permiso perfectamente inglés y español de trabajo. El tipo de visa solicitado, en y tiene placas que lo identialgunos de los casos, fue la J-2 que es fican como agente de inmigraotorgada al cónyuge e hijos solteros ción. menores de 21 años que viajan con
estudiantes de intercambio portadores de la visa J-1. Por lo general, quienes son acreedores a la visa J-2 pueden trabajar en el país y deben solicitar el documento en su país de origen; además de pedir el permiso de trabajo después de ingresar a Estados Unidos siempre y cuando las leyes que otorgan el privilegio estén vigentes, situación que para todos los estafados no aplica.

■ Thomas Pierce dejaba en las tiendas latinas dos tipos de tarjetas de presentación donde se hacia llamar como Consultor de Inmigración. Los latinos no volvieron a tener contacto con el guatemalteco.

RECUENTO DE LOS DAÑOS
La pesadilla comenzó hace seis meses cuando Thomas Pierce, “un ángel” —como era catalogado- empezó a establecer contacto con latinos que obtenían su número de teléfono a través de tarjetas de presentación que encontraban en tiendas y supermercados. En estas tarjetas, Pierce se catalogaba como Consultor de Inmigración y daba la impresión de pertenecer a un grupo de trabajo con varias sedes del país, ya que también figuraban los nombres de Bethany Bowman en Rocky Mount, Virginia; Esmeralda Hernández, en Pasco, en el estado de Washington y en Raleigh, Katheleen Daniel como la persona encargada de hacer las citas. Según los denunciantes, después de contactar a Thomas por teléfono se encontraban personalmente en el restaurante de comidas rápidas Bojangles ubicado en el Hwy 64, cerca a WalMart. Allí, sostenían la primera reunión, donde los latinos contaban los pormenores de su entrada a Estados Unidos y el procedimiento para hacerse residente era explicado con detalle por parte de Pierce. Por su parte, el guatemalteco y dependiendo de cada caso, solicitaba una serie de documentos: copias de sus pasaportes, visas (los que llegaron con ella) formas de entrada I-94, datos personales como dirección de residencia, nacionalidad, número de teléfono, fecha de nacimiento, número de licencia, dirección de trabajo, nombre de los padres y de los familiares;

además de dinero en efectivo que para algunos fue de $340 y para la gran mayoría $2.500 dólares. Después de entregar la documentación y acorde con declaraciones de los entrevistados, Pierce les decía que en las próximas semanas recibirían cartas del Servicio de Inmigración para ir a la toma de huellas y fotografías en las oficinas de Durham o Charlotte. Pero cual no fue la sorpresa de este grupo, cuando a la mayoría no les llegó la carta para toma de huellas, sino una notificación de que su petición había sido negada y por tal motivo debían abandonar el país. “Él hizo una reunión en una empresa donde convenció al dueño de que era agente de inmigración y podía ayudarle (a los trabajadores) a conseguir la residencia”. El dueño, que pidió a este medio guardar el nombre de su empresa y el propio en reserva por temor a represalias de inmigración, dijo que confió en Pierce y permitió que cerca de 23 empleados entregaran la papelería correspondiente, más $2.500 o 2.400 dólares según el caso. Los trabajadores con pareja entregaron el doble de cantidad. Algunos de los empleados, casados con inmigrantes que entraron con visa a Estados Unidos, sí recibieron una primera carta de inmigración notificando la cita para la toma de huellas y fotografías; sin embargo, tiempo después del procedimiento recibieron otra negando definitivamente la petición.

Supuestamente, hace cerca de tres meses, el señor Pierce se acercó a unos miembros de la iglesia Primera Asamblea de Dios en Raleigh, donde convenció a los feligreses de su poder y aunque fueron alertados por el pastor Carlos Cortez sobre la posible estafa, los latinos hicieron caso omiso a la advertencia. “Personalmente traje a mi hermana desde Charlotte quien es una persona que ha estado trabajando por la comunidad latina desde hace muchos años. Les demostramos con hechos que todo era fraude; pero lo tomaron por otro lado y no creyeron” dijo el Pastor “y aunque nuestra labor no tiene que ver con este tipo de asuntos, si hay afectados y necesitan ayuda pueden contáctanos que estamos dispuestos a colaborarles”.

MIEDO Y ABUSO
Ninguno de los afectados ha recibido hasta ahora una orden de deportación, sin embargo, todos sus datos están registrados en inmigración y recibieron una carta de advertencia donde les piden salgan del país por estar indocumentados. Esta situación ha generado un miedo terrible entre los afectados; tanto así que algunos optaron por moverse de vivienda y otros están pensando en cambiar de estado o dejar el trabajo. “No sabemos qué represalias vaya a tomar el señor (Thomas Pierce) contra nosotros. Estamos muy asustados. Él conoce donde vivimos y donde trabajamos. Además inmigración ya tiene todos nuestros datos” manifestaron.

La Conexión se contactó con la hermana del pastor Cortez, Maudia Meléndez del Ministerio Jesús en Charlotte, quien invitó a los latinos a dejar el miedo y denunciar ante las autoridades:” Sabíamos que era una gran estafa y los podrían deportar; pero no nos creyeron. Yo les invito a que se unan, dejen el miedo y busquen ayuda”. Meléndez añadió que gran parte de estos hechos que ocurren a diario en todo el país, se deben a la esperanza y el desespero de la comunidad por arreglar su situación; sin embargo, aclaró que por ahora no hay leyes que permitan a los inmigrantes legalizar su estadía en el país, a menos que sea mediante las vías ya establecidas por el Gobierno, como peticiones familiares, por ejemplo. Por otro lado, contactamos a la abogada especialista en inmigración, Peryn Harmon, quien dijo que en días pasados abogados del estado sostuvieron una reunión donde comentaron el caso. “Creemos que la mejor recomendación es que busquen asesoría legal”. Así mismo, Meléndez recordó que en el área del Triángulo, el Centro de Justicia ofrece apoyo en casos civiles de manera gratuita.

NO HAY AMPARO MIGRATORIO

CASOS PUEDEN SER ARCHIVADOS … O NO
En cuanto al miedo sobre una posible deportación, Jessica López, asistente de la abogada Harmon, comentó que las posibilidades de que esto pase son inciertas, ya que una cosa es el servicio de inmigración a nivel administrativo y otro el operativo. “Normalmente archivan el caso, pero depende si el oficial en la oficina administrativa quiere enviarlo a ICE que son los que hacen los arrestos. Normalmente los casos quedan archivados; pero el riesgo existe”.

ESTABAN ADVERTIDOS DE LA ESTAFA

Pero no fueron los únicos afectados.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful