1

2

Infierno Claudia Fernández de Arellano Juan 3 .

L.© 2008 Bubok Publishing S. 2ª edición ISBN: DL: Impreso en España / Printed in Spain Impreso por Bubok 4 .

 va por todos vosotros. los artistas que cambiaron mi vida. y  para haber podido terminar este relato tuve que tardar en   conoceros. 5 .                                                                   Dedicatoria:    Las cosas buenas se hacen esperar.

6 .

 situado frente al Infierno de Hielo y a la izquierda  del de Tierra. ahora. el fuego no me  quemaba. se le podría llamar el Castillo de la Plata. en cada  uno de ellos se encargan de castigar a los pecadores de los siete pecados capitales. me sentía inútil  al no poder hacer nada por ellos. pereza. cerré los ojos y escondí el rostro entre mis  rodillas. el aire caliente apenas me afectaba. A su derecha se encontraba el Infierno del Rayo. comenzaban a perder miembros. lo único que sé. es que tiene siete profundos sótanos escondidos bajo tierra. aplastando a todos aquellos que se encontraban  caminando sin rumbo fijo. una colina de tierra fina y rojiza. con gran cantidad de adornos plateados. Me levanté de donde estaba sentada. ya sea por las  condiciones de cada lugar o caían presas de las bestias que acechaban en cada rincón de los  infiernos. No es muy agradable. Si sobreviven aquí. si no logran adaptarse y aguantar el tiempo suficiente  hasta que les comenzaran a nacer las alas desaparecen sin dejar rastro alguno. allí las almas sufrían la tortura de ser atravesadas  una. yo misma había experimentado ese dolor no hace mucho tiempo y. presas de la  congelación que helaba su sangre. en él se alzaba un gran castillo.. gula y envidia.. tras días de vagar sin  rumbo con los pies descalzos sobre la nieve. ya la tierra no me abrasaba. lo reconozco.Infierno  I por Wolfy Justo delante. Dirigí la vista hacia el punto común que tenían todos los Infiernos. por lo menos. no sé que actividades se realizan en su  parte visible. algunos llegaban con  tanta intensidad que el cuerpo del desgraciado reventaba en cientos de pedazos que se iban  acumulando sobre el suelo. podría decirse que.  soberbia.  miles de ellas decoraban las almenas y paredes del castillo. ira.  columnas de fuego salen de la tierra sin previo aviso.logran que no se les olvide. el Infierno de Hielo. pero al menos  así.  parecía muy majestuoso por fuera. llevándose por delante a cualquiera que  tuviera la mala suerte de encontrarse sobre el lugar del que iban a brotar. caliente a mi tacto ya que mi  temperatura corporal había subido considerablemente. avaricia. Yo observo todo esto desde el Infierno de Fuego. La mayoría de los que entran en el infierno. prácticamente era un elemento  7 . tienen la opción de ser recordados por sus conocidos mediante  pesadillas. en las que podían aparecerse. Aquí el suelo arde e innumerables ríos de lava lo atraviesan de principio a fin. allí el cielo siempre estaba cubierto de nubes grises y  grandes pedruscos caían sobre la superficie. Frente a éste estaba el Infierno de Tierra. De todos los lugares me llegan los gritos y quejas de las almas que aún no habían conseguido lo  necesario para aguantar las condiciones de los infiernos. los muros eran de  piedra negra. cada uno con sus respectivas torturas. Gran parte del suelo estaba cubierto de cráteres y rodeando a éstos había  piedras afiladas que destrozaban los pies de los que aún no habían sido aplastados. otra y otra vez por cientos de rayos y relámpagos que caían sobre ellos. morían al sumergirse en sus aguas o se desintegraban al morir de frío. casi todos ellos eran esculturas de serpientes. lujuria. donde los condenados quedaban atrapados en sus gélidas  paredes.

 estaba en el límite entre el infierno de hielo y el de fuego. seguramente el aire caliente le molestaba bastante. Salté de la colina y aterricé en el suelo. con el pelo sucio y los ojos a  punto de apagarse. me cuesta creer que fuera el mismo. sonreí y le hice un gesto para indicarle que  me siguiera. su  pelaje corto. insensible a todo lo que me rodeaba. lo observe mientras comía. Viéndole ahora. allí la gente no podía verme ni tocarme. Lo cogí en brazos y desplegué las alas. Un pequeño lobezno se acercó a mí moviendo el rabo de un lado a otro. apenas tenía 3 días cuando lo encontré a punto de morir de  hambre. pero sí que  había alguien que quería que estuviera conmigo. había permanecido  demasiado tiempo en la gruta y seguramente le apetecía conocer otros lugares. dos meses después. a pesar de ser roca pura. Simplemente me aburro. estiré un brazo y me agarré al borde para salir de él. Salimos de la gruta y anduvimos un rato sin rumbo fijo. Terminó de comer y apretó su cabeza contra mis piernas. la última vez que lo hice a punto estuve de desaparecer. No quería estar más allí. mi voz se oyó por toda la estancia. no hizo falta mucho  tiempo para que llegara al límite del agujero. Alcé la vista y divisé entre los nubarrones que tapaban el cielo un pequeño agujero. no es que sea mala. No podía.. en cada infierno había uno y era totalmente aleatorio el infierno al que  llegabas. un demonio recién adaptado no servía para mucho. las volví a pegar lo más que pude a mi  espalda y me dirigí hacia la gruta en la que vivía. Me sacudí el polvo de la ropa mientras miraba a mi alrededor. me agaché para acariciarle  y dejar que lamiera mis manos. parecía  que estuvieran compuestas de miles de brasas que nunca se apagaban. el pequeño lobezno de hielo me acompañaría. no me apetecía ir a hacer de  las mías al cielo. Además. me dio tiempo a echarme a un lado antes de que una  columna de fuego brotara bajo mis pies.­ aunque lo dije en un susurro. pero eso  no les salvaba de lo que yo pudiera hacer para molestarles. blanco y brillante echa miles de reflejos al verse expuesto a la luz de las llamas y sus  ojos azules y profundos están llenos de energía. ­Kendo. No..más del infierno. seguidamente saqué un trozo de carne que había conseguido para él  y se lo di. Aparté la roca de la entrada y me deslicé dentro. olía a azufre y fuego y estaba constantemente  iluminada por el leve resplandor que desprendían las paredes que. traté de volar hacia allí lo más rápido que pude. Kendo se acurrucó en  mis brazos y cerró los ojos. Estiré las alas y me impulsé. nadie lo notaría. Kendo estaría conmigo. así que no me queda otro  destino que ir a la Tierra.  8 . pero aún era lo suficientemente pequeño  como para que pudiera cargar con él y volar a la vez. por dónde caían  las almas de los condenados. sonreí para mis adentros. no me vendría mal estar una  temporada ausente. Estiré las alas perezosamente mientras miraba a mi alrededor. había crecido.

. Conseguimos salir del infierno. vigilando la entrada del infierno.  hice que las alas se metieran otra vez en mi cuerpo y me miré. La figura nos miró en silencio un largo rato hasta que por fin habló. gesto que Kendo  imitó mientras salía un grave gruñido de su garganta. Estaba  totalmente cubierta de ceniza.arriesgándonos a que no funcione y nos despedace  con sus mandíbulas. en donde una larga fila de almas le esperaban. pero sería difícil.. así que al cabo de unos instantes quedó profundamente  dormido. ¿nos llevas?­ Kendo apareció detrás de mí moviendo el  rabo. no recordaba la letra ni cuándo fue la última vez que escuche  aquella canción. aunque eso provocaría unas. Cerbero al oírme detuvo su ataque.  En el momento en el que Cerbero se inclinó sobre nosotros dispuesto a arrancarnos la cabeza de un  mordisco yo comencé a tararear algo. mucho mejor. Las observé en silencio hasta que bajó la última de la barca. el cual se sacudió para quitarse la ceniza de encima.. Él se hizo a un lado para dejarnos pasar. lo primero que haría al llegar a la Tierra sería darme un baño en  algún lago. bueno. ­Si no hubieses ido a hacer de tus travesuras en El Cielo no habría pasado nada. observé el lago que había aparecido ante nosotros. pero la sensación era demasiado  fuerte como para no dejarse llevar por ella. rostro y pies descalzos. Caronte cogió un remo y dirigió  la barca hasta la otra orilla. ­La última vez que estuviste aquí casi naufragamos­ no pude evitar sonreír al recordarlo. acaricié su cabeza sonriendo y cerré los ojos. se quedó unos segundos con los músculos en tensión. ­Sabes que eso no fue mi culpa­ acabé por contagiarle la sonrisa. Volví a sonreír mientras me sentaba en el bote con Kendo al lado. así que  simplemente usaremos la técnica de siempre. cuando llegó la sujeté para que permaneciera estable sobre las  aguas mientras un grupo de almas bajaba de ella.. así como mi cabello. el pantalón y la camiseta negros que  llevaba también estaban teñidos de gris. qué remedio. tratando  de resistirse al repentino sopor que invadía su cuerpo y su cerebro. si  podíamos deslizarnos por atrás sin que nos viera. Subí una larga escalera de caracol seguida del lobezno. divisé a Cerbero unos metros más allá. las almas condenadas. Cerbero al olernos giró  sus cabezas para mirarnos directamente y enseñó los dientes amenazándonos. Cogí de nuevo a Kendo en brazos y me dirigí directamente hacia la salida. cuando llegamos a tierra  9 . momento que Kendo y yo aprovechamos para salir corriendo de allí antes de que volviera  a despertar. dos horas de niebla espesa. cuando llegamos al final le guié tras una  roca para escondernos. pero no  supondría ningún problema.. Las demás caminaban por un sendero que  las llevaría al paraíso.cuando aterricé deposité a Kendo en el suelo. ahora solo quedaba un último obstáculo que pasar. solo entonces hablé a la figura  encapuchada que la conducía. solo recordaba la melodía. una pequeña barca  se acercaba lentamente a la orilla. la trágica  situación de entonces ahora me parecía graciosa. ­Caronte. había algunas que al pisar tierra desaparecían. esas  iban directamente ante Cerbero.

 el sol ya había salido del todo pero aún  era muy temprano como para que hubiera alguien por las calles.. nunca se sabe  en que lugar de la Tierra vas a aparecer y he de reconocer que ni yo misma sabía dónde estaba. Me introduje completamente vestida en el agua.o eso creía yo hasta que divisé una figura unos metros  más allá. cuando giré para  ver qué rayos era lo que había pasado me encontré con unos ojos oscuros mirándome directamente  con enfado. era una chica joven.. Caminé sin saber muy  bien qué hacer. miré el mar. Permanecí varios minutos flotando en el agua. apenas rocé su hombro. por lo menos en eso sí había tenido suerte. viendo como el sol salía perezoso por el horizonte..!? Algo me golpeó en la nuca. ¿se la había quemado yo? No era posible. no conté con que ella se movería en ese momento. pero no sé si podría aguantar hasta que hubiera algún accidente con  víctimas mortales.. mi cuerpo tardó pocos segundos en secarse  debido a mi alta temperatura. la manga de su camiseta se había quemado.¿o sí? 10 . sabía que Kendo podía localizar mi olor fácilmente  y no tenía por qué preocuparme puesto que nadie podía vernos ni tocarnos. ella no puede verme ni tocarme. husmeaba todo y no paraba de dar saltos y correr en  todas direcciones. se sujetaba el hombro del que comenzaba a salir algo  de humo. Al  acercarme más descubrí que se trataba de una playa. me senté en la arena y contemplé el horizonte. sonreí.. las calles estaban desiertas.. comencé a andar hacia el mar.  nadé hasta la orilla en donde Kendo me esperaba. eso no era nada bueno. Al poco tiempo me levanté y sentí un mareo. empezaba a tener hambre. era justo  dónde quería llegar. ésta se evaporaba con rapidez al contacto con mi  cuerpo. ­¿¡PERO QUÉ..me despedí y él comenzó a pedirle una moneda a cada espíritu que quería subir para pasar al otro  lado. Cerré los ojos y salí de la playa. pero los animales sí que pueden notar mi presencia. divisé el mar a lo lejos.  Kendo no permanecía quieto ni un momento. apretando su cuerpo contra el mío. todo el vapor que había provocado estaba comenzando a  condensarse. Después de andar un rato esquivando almas llegamos por fin al mundo de los vivos. no  quería condenar a nadie. me  acerqué a la orilla y contemplé el horizonte que se estaba tiñendo con los colores del amanecer. metí la cabeza dentro para terminar de quitarme toda la ceniza del cuerpo mientras no  paraba de salir vapor a mi alrededor. al parecer había salido temprano para pasear a su perro. ella no.. acaricié a Kendo que se había  tumbado a mi lado. el golpe me pilló desprevenida y me hizo caer al suelo. Me fijé bien. Me quedé perpleja. La acera era estrecha. cansados de estar pisando constantemente brasas. era  de noche pero dentro de poco comenzaría a amanecer. si pasaba demasiado cerca del  perro podría ponerse nervioso y escaparse. y aunque sabía que podía atravesar su cuerpo sin problemas preferí no  hacerlo. Kendo prefirió quedarse allí un rato más. Era la chica a la que había tratado de esquivar. así que decidí deslizarme entre el cuerpo de la chica y la  pared. ni a él ni a mí. la arena.. enfriada por la temperatura de la  noche era un gran alivio para mis pies.

 a pesar de que el hambre y el no estar dentro del  infierno estaba provocando que mi temperatura corporal bajase bastante. me quede sentada en el suelo intentando comprender que rayos era lo que  había pasado. pero en ese  momento el perro. y. era cierta. al  parecer se dice que ellas si que pueden sentir las almas muertas. Creo haber oído algo sobre las personas que han tenido una experiencia muy cercana a la muerte. como si no acabara de creer lo que había sucedido y abrió  la boca como para decir algo. ella lo miró. Ella me ve. sino no me  explico como ha prendido la manga de su camiseta. sino que se congelaba al contacto con su cuerpo. Pero el animal no hizo caso a su dueña. de eso no cabe duda y. pero al ser una bestia del infierno de hielo el agua no se  evaporaba como era mi caso. sonreí aún  acariciándole. salio corriendo hacia donde yo me encontraba. teniendo cuidado en que no pudiera  verme si alzaba la vista. pero no lo estaba. calla. que hasta ahora había permanecido tranquilo levantó las orejas. antes de que eso pasara me levanté lo más rápido que pude y salí de  allí a la carrera. 11 . como si no hubiera nadie sentado  en el suelo. pero no me dio tiempo. seguramente había  dejado una fina capa de hielo tras de sí mientras estaba dentro del agua la cual no tardaría  demasiado en derretirse. pero hasta ahora nadie había  podido afirmar aquella teoría que. No se me ocurría que responderle y ella parecía muy enojada. aún es lo suficientemente  alta como para incendiar la tela.  Brillaba más de lo normal. simplemente. poco antes de llegar a una esquina miré hacia atrás sin dejar de correr y levanté un  brazo. vi que tenía algo parecido a escarcha sobre el cuerpo. como si buscara algo. comenzó a ladrar  y a moverse inquieto.me atravesó. me miró y sacó la lengua  mientras movía el rabo de un lado para otro.. comenzó a olfatear el suelo. Poco después ella llegó al lugar por donde yo había desaparecido. yo la observaba desde arriba del edificio. En ese momento Kendo apareció a mi lado. por lo visto también puede tocarme. miró a ambos lados y apoyó la  espalda en la pared.. acaricié su cabeza con suavidad y noté algo extraño en  su pelaje.Infierno II por Wolfy No me moví del sitio. sin  previo aviso. la reacción del animal me pilló desprevenida y  no pude apartarme de su trayectoria. ­Cookie. Ella me miró con los ojos muy abiertos. abrí la boca por lo menos para  disculparme sin saber muy bien que excusa iba a dar para lo que acababa de pasar. si hubiera  estado sujeto con la correa seguramente no hubiese pasado nada. él también se había bañado. por lo visto. En ese momento pensé que. Juro que trate de hacer algo. ­¡Disculpa por lo de la camiseta!­ doblé la esquina y salté para subir a la azotea del primer edificio  que había allí.

 supongo que más por instinto que por otra cosa. esos restos alimentaban poco. Divisé a un grupo de chicos entre las tumbas. pero prefiero eso que  quitarle el alma a alguien inocente. Kendo apoyó el cuerpo contra mis piernas. pero como al estar en el  infierno no se notaba no me preocupaba demasiado por el detalle de la comida. Kendo trotó tras de mí. cada vez  me sentía peor. pero le acostumbre a la carne para evitarle los problemas dentro del infierno.. ­Creo que es hora de que vayamos a verla. Camine por las calles mientras la gente comenzaba a salir de sus casas para ir a trabajar. en medio de ellos había un tablero con todas las letras de abecedario y sobre este  descansaba un vaso de cristal. estaban sentados  en circulo. Kendo  parecía no tener ninguna dificultad en seguirme. estaban haciendo una ouija o. me detuve cuando vi que entraba en un portal. y eso era lo que yo estaba buscando. en teoría él también se  alimenta de almas. Salté al edificio de enfrente y comencé a seguirla desde lejos saltando de casa en casa. al cabo  de unas horas andando llegamos a lo que parecía ser la puerta de un cementerio. la chica ya se estaba yendo de allí.. Abrí mucho los ojos. mejor dicho.. ­Kendo. pero lo peligroso es que  nunca sabes que clase de alma vas a extraer del mundo de los muertos. ­Bien hecho pequeño­ acaricié detrás de sus orejas y él cerró los ojos. tal vez por eso era  tan débil mi poder. Normalmente solían atraer algún alma con aquella estupidez y  después los invocados no eran capaces de encontrar el camino de vuelta. ninguno debía tener mas de 13 años. Las almas cuando abandonan un cuerpo por lo general suelen dejar algo de su energía en este  mundo. Finalmente absorbí lo suficiente como para saciarme.Volví a mirar hacia abajo. se estaría preguntando que narices era lo que acababa de ocurrir. cuando no quedaron más que cenizas me fui de allí. caminaba despacio mirando al suelo  seguida de cerca por su mascota. Me acerqué a ellos rápidamente antes de que pudieran comenzar el ritual. Kendo se paró y  me miró como para saber si era eso lo que yo estaba buscando.. si  no ataca a nadie de los que están allí es mucho menos probable que lo persigan para matarlo. había  anochecido. no  sabían lo que estaban haciendo.                                           ­¡Woof! 12 .  cerré el portón tras de mi y estiré los músculos. el vaso estalló en múltiples trocitos de cristal por la fuerza del impacto y a los chicos  les faltó tiempo para salir corriendo y gritando. como si tratara de comprender lo que le decía. Los observé mientras se alejaban y cuando noté que  ya se habían ido invoqué una pequeña llama en la palma de mi mano y con ella dejé que se fuera  consumiendo lentamente aquel tablero maldito. cogí el vaso en el que  todos habían puesto el dedo y lo lancé con todas mis fuerzas contra un ciprés que se encontraba  cerca de allí.  memoricé la situación de aquella casa y me largué de allí.­ el lobezno levantó las orejas y me miró ­¿crees que podrás encontrar algún rastro de  alma? Sé quedó quieto. le seguí sin saber muy bien a donde íbamos. simplemente por curiosidad me  dirigí hacia el lugar de donde provenían. estaba a punto de irme de allí cuando escuché voces y. al poco tiempo ladró y comenzó a  olfatear por el suelo. Kendo volvió a ladrar y trotó en una dirección. no recuerdo cuando fue la ultima vez que comí algo.

 aquí es. observé con atención sus ventanas. Ella se incorporó y miró a su alrededor. Sin saber muy lo que hacía salté el muro que la rodeaba. Permanecí en silencio. aterricé sobre el camino de piedra del  jardín. me apretujé contra la  esquina de la pared. frente a él se encontraba  una estantería con varios peluches sobre ella y.. No podía hacer nada.. un sillón descansaba junto a la pared. pegada al suelo. su respiración se volvió más rápida y su  rostro reflejó angustia. busqué las escaleras para subir al piso  superior. no quería tener otro con el gato blanco que estaba tumbado cual largo  era en mitad de la escalera durmiendo plácidamente. permanecí así unos minutos más hasta asegurarme de  que estaba dormida. busqué una ventana que estuviese medio abierta. después de unos minutos que me parecieron eternos volvió  13 .  finalmente apoyé la palma en su mejilla. pero su habitación no estaba allí. la detuve a unos centímetros antes de tocarla. escondida en la oscuridad no me vería. Inspeccione la planta baja.  La planta superior era algo más pequeña y tenía varias puertas.  me agaché y escuché con atención. hice una  señal a Kendo para indicarle que no me siguiera y me colé dentro. me encontré en una estancia bastante  grande. Abrí la puerta lo imprescindible para poder entrar. con cuidado de no hacer ruido la abrí del todo. fui incorporándome lentamente hasta quedar de cuclillas sobre el piso. Cerré la puerta sin hacer ruido y caminé por el pasillo hasta la siguiente.Infierno III por Wolfy Me encontraba de nuevo frente a aquella casa. Aún así lo hice. estaba teniendo una pesadilla. miré con  cuidado dentro de la estancia. me pegué al suelo y me arrastré por él hasta  quedar cerca de la cama. pero ya había tenido un  contratiempo con un animal. la luna iluminaba su rostro moreno y  arrancaba del cabello corto y oscuro suaves destellos plateados. Alcé mi mano y la acerqué lentamente a su rostro. esta estaba entreabierta.. No sé cuanto tiempo permanecí sentada observándola. bajo las sábanas se notaba el lento  movimiento del subir y bajar de su pecho. Rápidamente salté con fuerza hacia atrás al tiempo que ella abría los ojos. no habría hecho ruido. con mucho cuidado tome el  picaporte de la que estaba más cerca y la abrí lentamente. las encontré y di un salto para aterrizar con un golpe sordo directamente sobre el final de  las escaleras. Me hubiera gustado subirlas andando. al otro lado solo se oía una pausada respiración. hacía mucho calor así que no me costó  demasiado encontrar una en el piso inferior. Debió de pasar alrededor de una hora cuando algo cambió. una suave caricia. todas las luces de  su interior se encontraban apagadas. la estudié con detenimiento. no debía hacer nada. pero si encendía la  luz.  mejor dicho. al fondo se alzaba un mesa con un ordenador. sin llegar a tocarla.

. El primer problema es que no soy una chica normal. debilitarme hasta tal punto de parecer un humano normal era  muy peligroso. la superficie de roca en la que había estado apoyada  presentaba sal adherida a ella. olvidé que mi calor corporal aún era alto. mucho mejor. lo abracé con más fuerza e intenté dormir. si quería volver a hablar con aquella chica tendría que intentar no  quemarle la ropa de nuevo. y si puede ser menos. Solté a Kendo y me levanté lentamente. Busqué la  ventana por la que había entrado y salí afuera de la casa. me recosté apoyando la espalda en la pared rocosa. el gato se había ido. miré la luna y. al cabo  de unos segundos comenzó a salir humo. llegamos hasta la pared de rocas  que limitaban la playa del resto del mar. Kendo se sacudió bostezando. no tendría  que haberla tocado. pero si volvía a estar el perro sería un problema. la hierba estaba chamuscada. lo retiré inmediatamente. Aparentar ser normal era bastante sencillo. acaricié el pelaje de su cuello dejando que su frío tacto  recorriera mis manos. Sumida en estos pensamientos pisé de nuevo la arena de la playa. 3 días después.. comparado con otras veces estaba  helado. con llegar a los 45 grados me conformo. volvió a mi lado. estiré el cuerpo como pude. 14 . Mientras caminaba sin rumbo fijo por la calle con Kendo a mi lado pensé que lo mejor sería volver  a encontrarme con ella por la calle. Miré a mi alrededor. aún tardaría mucho en adquirir un calor corporal mas o menos  normal. ya podía ir a hablar con aquella chica que no podía quitarme de  la cabeza. me asustaba lo que me podría pasar si  hacia lo que estaba a punto de hacer. El segundo problema es que estoy literalmente ardiendo. pero si la  ven a ella hablando sola puede que se piensen algo raro. pensé en la primera vez que nos  encontramos. como si fuera una chica normal. le sonreí y echamos a andar. el jardín en el que estábamos era bastante grande. avancé con Kendo por la orilla. lo observé fijamente. pasé una mano por mi rostro. respirando  hondo cerré los ojos dejando que el frío que emanaba del cuerpo de Kendo fuese penetrando por mi  piel hasta los mismos huesos. antes de dirigirme hacia el  camino de piedra decidí hacer una prueba. de lo mal que me  alimento y de estar cerca de Kendo. por lo tanto debería encontrarme en un  lugar o a una hora en la que casi no hubiera gente por la calle. yo permanecí pegada a la pared. Al cabo de media hora salí de la habitación.. Puse un pie sobre la hierba. bajé por las escaleras.a acostarse. por  suerte no había moluscos adheridos a esta que pudieran clavarse en mi cuerpo. Kendo llegó trotando a mi lado y puso su  pata sobre mi cadera para saludarme. el apoyó su cabeza en mi hombro y  cerró los ojos.  había sido una mala idea el no coger las botas negras puesto que aún no había conseguido bajar lo  suficiente la temperatura. Luego estaba lo de la temperatura. a pesar de no estar dentro del infierno.  dejando que tras nosotros el agua se evaporara y congelara a la vez. Kendo se puso sobre  mí y lo abracé con suavidad enterrando mi rostro en su pelaje. pero había algo que me impulsaba fuertemente a hacerlo. puesto que ella me veía no habría problema.

­Debió de ser la pirómana del otro día­ y sin darle más importancia cogí la cartera y salí de la  habitación. ella me miró con los ojos muy abiertos y luego se echó a reír. vestía todo de  negro. alcé la vista al cielo y me  quedé contemplándolo. dejando que todos mis libros y apuntes  salieran despedidos. me quedé unos instantes tumbada en el suelo... Caminé por la acera sin levantar la vista del suelo. ¿me habían descubierto? no. tenía el rostro alzado mirando  fijamente hacia el lugar en el que me encontraba. sin llegar a ser blanco.. Las clases transcurrieron como todos los días. Apagué de un manotazo el despertador y hundí el rostro en la almohada mientras dejaba escapar un  suspiro. ­¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡LA PIRÓMANA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!­ retrocedí hasta que mi espalda chocó  contra un árbol. Se levantó y se acercó lentamente a mí aún sonriendo con los libros en la mano. al menos caminando a la sombra de los árboles hacía más fresco. Se agachó a mi lado y me tendió de nuevo los libros. ­¿Estás bien? Escuché una voz cerca y alcé el rostro. 15 . mas algo me decía que esa figura era real. me llevé una mano  al pecho. las 7:02 am.. hacía mas calor de lo  normal y costaba mantener el ritmo sin cansarse. Decidí tranquilizarme. gran error caminar y mirar al cielo a la vez. preguntándome como podía ser  tan torpe. miré por la ventana y  lo primero que vi fue una silueta oscura parada en medio del patio.no podía ser.no era posible. alcé la mano para tocar una de aquellas rosas cuando de pronto el rosal  prendió fuego y un pitido comenzó a taladrarme los oídos. alcé las cejas sin comprender. los apiló y luego me los tendió. llevé una mano a mi mejilla y la retire inmediatamente. quería pensar que solo había sido eso.. la miré más  detenidamente. me  dirigí al espejo. no se en que momento dejó de interesarme la explicación. cuando volví a mirar aquella figura ya no estaba. frente a mí se encontraba una chica. me metí por un pequeño  parque. pero lo que más me llamó la  atención fueron sus ojos. a mi lado había un rosal con abundantes flores. Como buenamente pude me levanté. decidí tomar un atajo.Infierno  IV por Raven Me encontraba sentada en un prado verde.  Asustada retiré la vista unos momentos. su rostro. no vi una raíz que sobresalía  ligeramente del suelo pero mi pie si que lo notó cuando tropecé con ella. de un   color rojo intenso. cogí el uniforme del colegio comenzando a vestirme pero me  detuve antes de ponerme la camisa.. cuando finalizó la última clase recogí las cosas lo más rápido que pude y salí  de allí sin esperar a nadie. Tenía una leve quemadura. Me fui de cabeza contra la tierra y mi cartera se abrió. estaba agachada  recogiendo algunos de mis apuntes y libros. iba descalza y el cabello castaño le caía por los hombros. quise  creer que había sido mi imaginación. eran de un marrón verdoso y su esclerótica tenía un color azulado muy  suave. sin que ocurriera nada especial hasta que llegó la  clase de ecología. al cabo de un tiempo miré el reloj.

 era de un color tan  blanco y puro como la nieve. Miré la herida... miré la rosa.. ­¡AY!­ sentí una quemazón en el codo y retiré el brazo con rapidez.. 16 . ­Menudo déjà vu. la cogió con suavidad y quedó observándola con mirada  melancólica. ­¿Y eso?­ ella se giró hacia mi y me miró a los ojos. los guardé  en la cartera y me puse en pie..­Disculpa por lo del otro día. ­Secreto­ me guiñó un ojo... ¿qué diablos hiciste?­ la miré con enfado.­ aún algo desconfiada estiré el brazo para coger los libros que ella sostenía....... Ella se llevó una mano a la espalda. ­No pude resistir el cogerla...  no pude evitar el preguntarle. ­¡Nos vemos!­ antes de que pudiera reaccionar ya se había ido.­ se percató en que yo miraba esa rosa fijamente ­¿la quieres? Me quedé sin decir nada mirando la rosa mientras ella me observaba.. no había nadie en ese luga.  retiré el rostro para observar el parque. ­La rosa de tu pantalón. ella me miró sin poder reprimir  una sonrisa ­eso dolió. Miré el lugar donde ella segundos antes había estado. de verdad no se que fue lo que pasó.y el suyo parecía amable. se suele decir que el rostro es el espejo del alma.. había dejado de sangrar y parecía estar ligeramente cicatrizada.­ quedé observando la rosa ­ni siquiera le pregunte su nombre. tenía una  pequeña herida de la cual salía una gota de sangre que iba resbalando lentamente por la superficie  de la piel ­déjame ver­ tomo mi brazo con sus manos y la examinó. ­Te heriste el codo. seguidamente se dio la vuelta y comenzó a andar. ­Ya claro. ­¿El qué?­ miró a los lados.. ­Pirómana. ­¿Cómo hiciste.?­ la miré sorprendida.. se acercó lentamente a mí y la  depositó en mis manos.. algo me decía que desconfiara pero otro algo me decía que no podía  ser mala persona.­ ella aún estaba agachada y miraba mi brazo.... ­Lo sé­ se encogió de hombros y se dio la vuelta para irse de allí.. Me fijé que de uno de los bolsillos traseros de su pantalón sobresalía el tallo y la flor de una rosa. ­Curarte. permaneció así unos instantes. yo hice lo mismo.

 observando el cielo rojizo a través de los resquicios de las copas de los árboles.. dolía mucho. me quedé parada  unos segundos.. traté de enfocar más la vista y por fin logre distinguirlo. seguidamente.. poco a poco fui cayendo en las redes del sueño. Algo dolía... al principio no lo   reconocí.­ le tomé por el morro e hice que me mirara ­tienes que portarte bien ¿ok? ­¡¡Woff!! ­Lo tomaré por un si­ le solté y volví a acariciarle ­entonces vamos mañana­ subí a la rama de un  árbol y me acomodé mirando el cielo mientras Kendo se adentraba más en el bosque olisqueando  por el suelo.. al hacerlo noté  que estaba agarrando algo.¿y por qué me abrasaba de ese  modo la muñeca?.. miré a los lados pero todo se veía borroso. no distinguía las figuras que  había en torno a mi cuerpo. algo  peludo y frío rozó mis piernas. ­¡Eso es!­ la excusa para hablar mañana con ella.. seguramente iría a cazar algo. pero aún no había estrellas.era. Volví a mirar el cielo. pero tengo la  impresión de que aún no se fía de mí ­le miré acariciando el pelaje de su lomo.. si no se hubiese caído no se con que excusa me habría acercado a ella. Quedé observando aquella  masa oscura que se extendía sobre mi cabeza y. ya había oscurecido.aunque fuera sin querer. ¿por qué estaba tumbada en el suelo?... corrí durante varios kilómetros  hasta llegar a la linde de un bosque. apoyar la cabeza en mi vientre ­conseguí hablarle... Él movió la cabeza y dio una vuelta sobre sí mismo ladrando. mi mejilla estaba apoyada en un líquido cálido. ­Ahora que lo pienso... ­¡AH! ¡¡¡CRASS!!! ­¡¡Woff!! 17 .le. ­Pero. Había tenido bastante suerte. eso era..regale..le podría conseguir una camiseta nueva por haber  quemado la suya.. ahora me parecía  mucho más frío ­la próxima vez me acompañarás a verla. luego comenzó a dar vueltas  persiguiéndose el rabo.la camiseta. pero no supe decir que era.. Las luces del atardecer le daban un tono dorado a las ramas y hojas de los árboles... me adentré en él... haciendo un gran esfuerzo miré a ver que era..Infierno V por Wolfy Nada más salir del parque eché a correr lo más rápido que pude. ­Hola Kendo­ me agaché para acariciar las orejas del lobezno a lo que este respondió con un ladrido  de bienvenida para.  aparte aún estaba molesta por lo de la camiseta.. no pude reprimir una sonrisa...una rosa.   Cerré mi mano en un puño cuando sentí de nuevo una fuerte punzada de dolor y. eso lo hacía siempre que estaba contento.

Entré en la tienda para salir al poco rato con la prenda de ropa en la mano. le preguntarían que con quien habla y pensarían que el sol la  había afectado demasiado cuando ella señalara a la nada. Kendo también saltó la valla y vino a  sentarse a mi lado apoyando la cabeza en mi regazo. cuando tocara el timbre  del final de las clases.  era una camiseta de color negro. iba  charlando tranquilamente con otras 2 personas. un chico y una chica. Suspiré y continué mirándola hasta que ella volteó el rostro hacia donde yo estaba. Al final no pude divisarla. le sonreí e hice  un pequeño saludo con la mano. me paseé por las tiendas hasta que encontré algo que me llamó la atención. salí del patio del colegio y me senté a la sombra de los árboles que crecían en  el parque en el que nos habíamos encontrado el otro día. todo estaba en orden.. tuvo que salir algo más de medio colegio hasta que la reconocí. luego noté un intenso dolor por todo mi  cuerpo que remitió a los pocos segundos. Nos dirigimos de nuevo hacia la escuela en la que ella se encontraba. palpé mi espalda con  cuidado.?­ miré mi muñeca mas en ella no había nada. Kendo lamió mi mejilla y yo hundí el rostro en su pelaje blanco. ­¿Qué rayos fue ese sueño. de  ese modo nadie vería una camiseta volando por medio de la calle. las mangas eran largas a rallas blancas y el dibujo que adornaba el  centro de la camiseta era un gato con unas vendas enrolladas alrededor de su cuerpo. dejando una fina capa de escarcha tras de si. me llevé una mano al rostro y con la otra me apoyé en el  lobezno para incorporarme. salté con Kendo la valla que la  rodeaba y me dirigí al patio para ver si la localizaba. Decidí no molestarla mientras estaba con ellos. poco después se  abrieron las puertas mientras comenzaba a salir gente. y ella pensaría que el sol les había  afectado a ellos porque no me veían. así que decidí tratar de reconocerla a la salida. ­¡¡Woff woff!! Llegamos a la cuidad. mientras la buscaba por las ventanas sonreí al  recordar que la ultima vez me pilló mirándola. Permanecí toda la mañana tratando de encontrarla a través de los cristales mientras Kendo  correteaba de un lado para el otro por todo el patio. nadie se había dado  cuenta. ­¿Qué te parece?­ miré a Kendo. pero algo me oprimía el  corazón y me causaba angustia ­mejor me olvido de ello­ me puse en pie ­vamos Kendo. Alcé el rostro y examiné las caras de las  personas que iban saliendo. al parecer me había caído de la rama del árbol. Al cabo de unas horas sonó el timbre que anunciaba el final de la jornada escolar y. 18 . por suerte no debió de fijarse bien y no me relacionó  con ese incidente cuando aparecí frente a ella en el parque.. había hecho un pequeño apaño para que al contacto con mi cuerpo se volviera invisible. seguramente al caerme me había roto algo.Lo primero que vi al abrir los ojos fue la cara de Kendo. pero ya se había  regenerado solo. por educación y porque seguramente sus amigos se  extrañarían si comenzase a hablar sola. el ladeó la cabeza y movió una oreja ­esta bien.

 y.. ­Si... concretamente a un lobo del Infierno de Hielo.. se había acercado y sostenía a poca distancia de mí una  bolsa de papel ­ten..  inmediatamente relajé todo el cuerpo y no pude evitar esbozar una sonrisa de alivio. Al acercarme más vi que tenía un perro apoyado en su regazo. ­Kendo.­ un escalofrío recorrió mi cuerpo..no espera.. ­Es un.. La miré sin saber muy bien que decir. se parecía demasiado a un lobo.Infierno VI por Raven Sonó el timbre y recogí todas mis cosas. a mi me apetece un batido... estaba helada.. ella sonrió y palmeó la cabeza del animal. Yukari por su parte no lo había notado * oh oh.. me detuve a unos pasos de sus  cuerpos y me quedé observándoles. di un paso involuntario hacia atrás cuando se  acercó a mí... ¿te vienes? ­Pues...* Giré el rostro rápidamente a mi derecha..  problemas. pero por lo demás no parecía ser peligroso  ­¿qué raza es?­ dije mientras levantaba la vista para mirarla a ella.. no tardes mucho­ ella y Pride echaron a andar alejándose de allí.* Estaba sentada en el césped. El perro se levantó perezosamente y estiró el cuerpo.. ­No tengas miedo. ­Por cierto. ­¿Y bien?­ Yukari se había quedado mirándome.samoyedo.. El animal se sentó a poca distancia de mí y alzó una de sus  patas delanteras ofreciéndomela. si que había alguien. el  incidente de ayer me dio bastante angustia y no quería volver a encontrarme con aquella sombra. ­Ya veo. no hace nada. ­ me incliné a su lado y le tomé la pata. ­Id primero vosotros. hizo un breve saludo con la mano cuando me vio.­ alcé el rostro para mirarla. Me demoré un poco esperando a Pride y Yukari y salí con ellos por la puerta del colegio. ­.¿como esta tu brazo? 19 . ­Podríamos ir a tomar algo a algún sitio... es precioso­ le acaricié con suavidad y se puso patas arriba para que rascara su tripa. les observé  mientras se iban y luego me dirigí hacia el lugar donde se encontraba ella.. pero ahí no había nadie. saluda.. * Sólo es la  pirómana. hoy había decidido sentarme lejos de la ventana. ­Como quieras. dentro de un rato os alcanzo. con la espalda apoyada en uno de los árboles que  adornaban la entrada al parque. Que me dices Raven.

 sinceramente no­ esbozó una gran sonrisa y a mi casi se me cae la cara al suelo. ­Ah si. empezaba a caerme bien. si era verdad que  estaba enferma no quería que empeorase. ­¿Te refieres a la que quemaste al igual que mi piel?­ pregunté con molestia... ­Raven eh.. ­¿Qué clase de nombre es ese?­ ella se encogió de hombros sonriendo ­pero. la abrí y miré dentro ­¿y esto?­ pregunté sorprendida al ver dentro la camiseta que hace unas  semanas había visto y me había gustado bastante. ­No.. ­No. ahora que me fijaba tenía muchas  ojeras y estaba algo pálida ­necesitas descansar... ­Puedes llamarme Wolfy si quieres.. ­¿Te gusta?­ la miré sonriendo.... yo empecé a repasar  mentalmente a ver si había dicho algo indebido que la pudiera haber molestado... ¿te encuentras bien?­ la miré a los ojos.vente conmigo a casa­ tuve que hacer un gran  esfuerzo para no reírme de la cara que se le había quedado. ­Ya y supongo que lo del brazo también fue sin querer. me llamo Raven... ­Solo necesitaba que mirases hacia otro lado­ esbozó una sonrisa traviesa ­de lo contrario no me  habrías dejado. ­ miré sus ojos.. ¿cómo puede ser con el calor que hace? ­Pues. estaba comenzando a sospechar de ella.­ no le di tiempo a terminar la frase y puse una mano sobre su frente. ­Es. de verdad no hace falta. esto.. ­Fue sin querer­ no pude evitar reírme al ver la cara que puso.. ­Serás.por el accidente que ocurrió con la anterior.aún no se tu  nombre.¿es de verdad? ­Aún no me has dicho el tuyo.­ la miré sorprendida..¿a qué cicatriza más rápido? ­Eso es cierto­ le di unas palmadas en el cuello al perro y me levanté­ a todo esto. ­Eso no te lo crees ni tú­ la tomé del brazo y eché a andar llevándola conmigo... Me miró en silencio unos segundos con una expresión que no supe descifrar. 20 . pero. finalmente habló..­Amm. no tenía ni idea de que  era. ­Si que estás helada...­ le di un golpe en el hombro mientras ella comenzaba a reírse con ganas ­espera un  momento­ puse la mano sobre su brazo ­¡estás helada!.. por mi bien y por el suyo. me encuentro bien­ la cara que ponía era realmente graciosa...­ miró al cielo ­hermoso nombre.bastante bien gracias­ estiré la mano y cogí la bolsa que me ofrecía. o eso era lo que debía pensar.

­No creo que sea ninguna de las dos cosas. ­No... De vuelta a la actualidad...­ me miró ­¿cuánto tiempo hace que vas descalza? ­Pues.como si me estuviera  21 .¿a quién se le ocurre? o... ­Seguro que has enfermado por ir descalza........ y también se llevaron a Cookie..espero que sea eso y no  influenza. ­¿Eh? ¿qué? ah. ­Pues. había algo  en esa mirada que no me gustaba.. de verdad que no..toda mi vida muerta. Suspiré de alivio y relajé el cuerpo.tumbada en una cama con tres mantas por encima y un paño húmedo en la  frente. que irónico.­ una vez dentro de la casa ­parece que no hay nadie.. se habían llevado también al perro.. ­Eso parece­ volvió a mirar al frente y continuó arrastrándome.parecía como si pudiera ver a través de mí. lo único que tenía que conseguir era irme antes de que ellos  llegaran y.. ­Bueno ahora.no. para mi suerte.. 2 horas antes. ­Llegamos­ pasamos por la entrada del muro que yo un par de días antes había saltado y nos  dirigimos por el camino de pierda a la puerta de la casa ­espero que estén mis padres en casa..*sólo necesito comer*­ pensé para mis adentros. sálvame­ él se limitó a continuar caminando a mi lado..­ me miró sonriendo...¿toda mi vida?­ hice una mueca.. eeeoo ¿me estas  escuchando? ¡Raven!­ ella hacía oídos sordos mientras me arrastraba por la calle sin compasión y  yo no podía resistirme demasiado por miedo a hacer más fuerza de la normal y ella saliera  despedida por los aires ­Kendo..­  ¡¿sus padres?! La alarma roja se encendió dentro de mi cabeza y me preparé para salir corriendo de allí en  cualquier momento... por favor que lo digo enserio.Infierno VII por Wolfy ­¿Estás bien así o necesitas algo más? Finalmente termine así... ­¿Le pides ayuda al perro?­ me miró con las cejas alzadas. me niego.de verdad que estoy bien.. estoy bien....... ­Y encima tienes las plantas de los pies negras. Permaneció un largo rato observándome y yo cada vez me iba sintiendo más incómoda. hice una seña a Kendo para que se quedara en el jardín de la casa. nononononono.

 se había cambiado de ropa. Por suerte algo distrajo su atención. miró hacia abajo y sonrió a la vez que se agachaba. de nuevo esa expresión que no se descifrar.. Salió del cuarto y me quedé mirando la puerta. ­Te presento a Yuki­ dijo mientras se incorporaba. hizo un  movimiento con la cabeza y tapó la caja metiéndola de nuevo en la bolsa. no hay de que. ­Ahhhh tengo.. el mismo  que estaba durmiendo en las escaleras el día que me colé en la casa. pero aún seguía estando muy débil. esto. era demasiado grande  como para ser de una persona.. ­Es para diseccionar mañana en la facultad. me levanté y me dirigí al lugar de donde provenía. alergia a los gatos... ­te  sienta bien la camiseta­ le sonreí.. llevaba un gato blanco en los brazos. Miré de nuevo a la puerta y  rápidamente absorbí la parte de alma que aún encerraba ese órgano.. 22 . volvió a dejar el gato en el suelo ­dame un minuto por favor. Paseé la vista por la habitación cuando algo llamó mi atención.. la saqué con cuidado y la  abrí. reaccionaría igual  que el perro y. eso. ver como es por dentro y todo eso. pero luego me fije mejor.. ­Ya.­ retiré la vista de su rostro para mirar el corazón ­¿por qué.muchas gracias­ me devolvió la sonrisa. sentí una presencia en la sala. había conseguido hablar con ella pero aún no  había averiguado nada sobre el motivo por el que puede verme. el corazón es el órgano que más alimenta. llevaba unos pantalones de chándal negros y. debo decir  que su sonrisa era preciosa. ­Ya veo... ­Si.. la  misma que cuando estuve en el cementerio.­ otra vez esa mirada. ­¡¡Woff woff!!­ oh oh. por lo tanto tenía que ser de un animal.. si... dentro había un corazón. ­La verdad es que me encanta. ¡alergia!­ no podía tocar al animal.. no estaría mal ir. ­¿De verdad?­ me miró ilusionada y yo asentí con la cabeza. Eh de reconocer que nada más verlo me asusté.. ? Ella miró el corazón y abrió mucho los ojos. por cierto ¿querrías  acompañarme?­ me quedé un momento pensativa.. la verdad era que con el calorcito me sentía mucho mejor. para ser sincera. quité el paño de mi frente y me acurruqué más en la  cama.  seguramente para estar más cómoda por su casa....analizando. en caso de que sucediese algo no me convenía demasiado gastar energía huyendo. ­Es de vaca. una sensación agradable se  extendió por todo mi cuerpo. la  presencia salía directamente de una caja que estaba dentro de una bolsa. ­¡¡¡WAH!!! ­¿Mm? ­Raven me asustaste­ la miré a la vez que ella se ponía a mi lado..

. Me miró con enfado. hola mamá os presento a una amiga que he traído a casa pensando que  estaba enferma aunque ella insistió mil veces en que no era así” y ellos dirían “¿quién? ¿la silla?” Suspiré y me apoyé en un árbol. cortesía de la estancia en el Infierno y.  señalé hacia el lugar del nacimiento de la rama.­ podía verse a Raven a través de la ventana. ­¿Se puede saber que haces aquí? Aflojé la mano que sostenía mi mandíbula y sonreí. sus ojos eran de un azul  eléctrico. ­Yo también me alegro de verte Nadia­ finalmente me soltó y sonrió también. al contrario que yo.. ­¿Dijiste algo? ­No. del Infierno del Rayo. ­¿Has salido alguna otra vez del infierno? ­Si pero no vine a este lugar.. silbé para que Kendo  viniese conmigo. ­Pues no mires. ­A esa chica yo la he visto en alguna otra parte. una camisa blanca con las mangas remangadas. ya me lo estaba  imaginando: “hola papá. ­¿Y qué hacías allí dentro?­ se subió a una rama del árbol para ver mejor la casa. una mano tapó mi boca con fuerza arrastrándome detrás del árbol. pero si me hubiese quedado en la casa se habría montado una peor.  Saltamos el muro de la entrada y me escondí detrás del primer árbol que encontré.­ ella continuaba mirando a la casa y yo continuaba viéndole todo.. menuda escenita  había montado. ­Nadia se te ve todo. Era una amiga.­¡Eh de irme! ¡te veo mañana!­ salí disparada de la habitación sin darle tiempo a decir nada. ella vestía ropa en colores  claros. BROM CRASH ­¡Auch! 23 . una falda vaquera con calentadores y  deportivas. ­Tan agradable como siempre.. salté las  escaleras de golpe y salí por la puerta a la vez que sus padres entraban en casa. ­¿Tú sabes el tiempo que he estado buscándote por el infierno? ­¿Casi dos semanas?­ hizo un gesto con la cabeza.. tenía el cabello rubio y corto.

­No lo he olvidado. ­En fin. ­Ten mucho cuidado. ­Eso les da igual y lo sabes­ me soltó el rostro y se subió la camisa hasta el comienzo del pecho..y por eso  necesito estar más tiempo aquí.. estuve durante 2 semanas temiendo que no  sobreviviera.. ­¿Pero qué haces Wolfy?­ se llevó las manos a la espalda.­ no hacia mucho que Nadia se había presentado a la entrada de mi gruta.. ­La curiosidad mató al gato. ­Ya me estaba poniendo enferma con las vistas.. sí.. ­Que se le va a hacer. 24 . Llegó totalmente cubierta de sangre. ­Bueno.  con la camisa desgarrada y los ojos casi en blanco.Nadia al suelo junto con la rama. más o  menos poco después de que yo me adaptara completamente.. ¿qué hacías en esa casa? ­Pues verás. ­Lo tendré.(le conté todo lo ocurrido). ¿viniste a buscarme por algo en especial? ­Temía que te hubieran hecho algo. por lo que me has contado las dos estamos de acuerdo en que no es  normal que esté pasando esto.... escucha­ me tomó por el rostro y sentí salir de sus dedos unas leves descargas de  electricidad que recorrieron mis mejillas. ­De todas formas solo soy un demonio raso. ­A mí ya no me pueden matar de nuevo­ miré melancólica el cielo. ­Ouff.. más por curiosidad que por otra cosa...­ continuaba dando vueltas por el suelo. ­Pero Wolfy. es cierto que puede haber tenido una experiencia muy cercana a la  muerte. me miró a los ojos ­ten mucho cuidado. la chica esa que dices que te suena de algo. y mucho más en tu estado. ­Odio cuando te pones así. una  cicatriz color púrpura le cruzaba de lado a lado el abdomen y terminaba en su cadera. ¿me oyes? esa  chica me da muy mala espina y.... ­Buen motivo.. pero si no es así la opción que queda es muy peligrosa para ti. Le sonreí y encogí los hombros.gracias Nadia.ahora respóndeme..

Infierno VIII por Raven *Esa chica es más hábil de lo que pensaba, menuda manera de salir corriendo* Eso fue lo que pensé  mientras me ponía los calcetines y cogía la cartera y la bolsa con el corazón para ir a la facultad,  quedé mirando la bolsa y suspiré, además ahora había recuperado fuerzas. Salí de la casa y paseé por las solitarias calles sin prisa, me paré unos metros antes de llegar a la  entrada de la facultad, Wolfy estaba tumbada en las escaleras. ­*Esta chica es tonta, ¿no vino ayer tu amiga desde la otra punta del Infierno para prevenirte?*  ¡Hola Wolfy!­ silencio... ­¿ah...Wolfy? Me arrodillé a su lado y la observé, sonreí al darme cuenta de que estaba dormida, puse dos dedos  sobre la parte superior de su esternón, es una lastima...comenzaba a caerme bien, tensé el brazo y  ella se movió bruscamente. ­¿¿¿¡¡¡Qué demonios!!!???­ del susto quedé sentada en el suelo. ­Ñam...ah...hola Raven­ alzó una mano a la altura del rostro y acarició su muñeca, seguidamente se  frotó los ojos y estiró el cuerpo ­¿vamos? ah...¿que haces ahí sentada? ­Iba a despertarte, pero me asustaste cuando te moviste... ­Ah...disculpa­ volvió a frotarse los ojos y se levantó con esfuerzo. Suspiré, había perdido una buena oportunidad, cuando alcé el rostro me encontré con su mano y su  rostro sonriéndome, tomé su mano y me levanté del suelo, luego la solté y entramos. ­Ah Raven una cosa que no te había comentado­ habló mientras andábamos por los pasillos. ­Dime. ­Por favor no me presentes a nadie ni hables conmigo. ­*Buena técnica para pasar desapercibida, aun así debo seguir haciéndome la inocente* ¿Y eso por  qué?­ la miré con cara de sorpresa. ­Puuuueeeessssssssss...­ se notaba que estaba haciendo un gran esfuerzo por buscar una solución  lógica, decidí quitarle ese problema. ­No te preocupes, entiendo si eres tímida o callada­ me miró con una expresión de agradecimiento  que me llegó al alma y rápidamente dirigí la vista hacia otro lado ­aquí es. Entramos en el aula donde estaban todos los demás, me puse la bata blanca, cogí unos guantes y un  bisturí y me dirigí con el corazón hacia mi mesa, al cabo de unos minutos Wolfy se situó a mi lado.  Paseé la vista por la sala y volví a centrarme en el corazón, no había tardado ni cinco minutos en  absorber los restos de almas que quedaban en los corazones de otras personas que también estaban  haciendo aquella práctica. 25

Fingía estar concentrada en lo que hacía mientras analizaba a Wolfy, había recuperado más energía,  de seguir así comenzaría a ser un problema el terminar con ella, y por no hablar del lobo de hielo  que la acompañaba a todas partes. ­¡Ouf!­ me un descuido me corté con el bisturí, la sangre comenzaba a salir del dorso de mi mano,  Wolfy me miró. ­Déjame ver...­ tomó mi mano y quedo observándola. ­Si estás pensando hacer lo del otro día olvídalo, no pienso mirar a otro lado. Me dirigió una mirada muy parecida a la que pone un niño pequeño cuando le han pillado a punto  de hacer algo malo, moví el bisturí en mi mano para apoyar el filo en las venas de su muñeca,  cuando se moviese se cortaría ella sola, no podía echarme la culpa de nada ya después podría  rematarla con tranquilidad. ­Esta bien, entones acércame el agua oxigenada para limpiar la herida. ­Ok­ busqué el bote con la vista ­¡Au!­ toda la gente se quedó mirándome ­ops...¡Wolfy!­ dije en  susurro. Ella se rió mirándome a los ojos, yo le devolví la mirada y me perdí en ellos.  Sacudí la cabeza. El corte había dejado de sangrar.  Maldita sea, comenzaba a cogerle cariño. No podía ser un demonio siendo tan buena persona. Retiré el bisturí con suavidad de su muñeca sin que se diese cuenta. Decidí esperar más tiempo, al menos hasta que diese un motivo para destruirla. Además, jugaba con la ventaja de que ella aún no se había dado cuenta de quien era yo. Wolfy se inclinó apoyando los brazos sobre la mesa para examinar más de cerca el corazón, la  observé durante unos momentos y seguidamente apoyé mi espalda en la suya, miré por la ventana,  la  calidez de su cuerpo era agradable. ­No sabes la suerte que tienes... ­¿Yo?­ ladeó la cabeza para mirarme. Sonreí. ­Si...

26

Infierno IX por Wolfy Llegué de nuevo a la linde del bosque y me adentré en él, era agradable pasear por allí, y mucho  más si era de noche, sólo había que tener cuidado con... Me agaché a tiempo de esquivar un rayo que dio contra el tronco de un árbol haciendo que se  partiera por la mitad. ...Con la loca de Nadia. ­Bien esquivado Wolfy. Kendo saltó a mi lado y apoyó su cabeza en mi vientre mientras yo le abrazaba el cuello, miré a  Nadia. ­¿Pretendías darme?­ señalé al árbol. ­Nou­ me miró con cara de no haber roto un plato en su vida ­¿como te fue todo hoy? ­Bastante bien la verdad­ saqué un trozo de carne que había cogido de la facultad y se lo di a Kendo  ­pero aun no se nada. ­Es que eso es difícil de averiguar...yo que tú le preguntaría directamente. ­Si, me lo estoy imaginando: “Hola Raven, dime, ¿alguna vez has estado a punto de matarte?, ¿que  por qué lo pregunto? Ah no nada, verás, es que yo estoy muerta y tu en teoría no podrías verme” ­Quizás eso pero con algo más de tacto... ­¿Tu no pillas la ironía verdad? ­¿La qué? ­Olvídalo­ no sabía si ella era así o simplemente se lo hacía ­de todas formas mañana intentaré verla  de nuevo. ­Se va a pensar que es una obsesión­ dijo mientras se sentaba apoyando la espalda en un árbol. ­Puede.... ­Espera un momento­ se levantó corriendo y me tomó con fuerza por el rostro haciendo que la  mirara a los ojos ­¿y esa mirada? ¿Wolfy?­ sonrió ­no me lo creo, ¿tú...?­ me soltó el rostro  comenzó a reírse mientras se tapaba la boca con una mano. Miré sonrojada a otro lado. ­Un solo comentario y te carbonizo. ­¡Te estas encariñando demasiado!­  sonrió, me comenzaba a poner nerviosa la manera en que me  27

por la cosa de  que la vean hablando sola... y de paso intentas averiguar algo de lo tuyo. había atrapado al ratoncillo. ­¿Te apetece acompañarme la próxima vez que vaya? ­¿Ah? ni hablar­ sonrió mientras se sentaba a mi lado ­si eso solo te acompaño por el camino. ­Neh. ­¿Woff? ­Tú también no por favor­ puse una mano sobre la cabeza de Kendo para acariciarla. ­A estas alturas creo que no te conviene demasiado tener esa clase de sentimientos­ la miré.miraba.. ­No le toques demasiado no lo vayas a electrocutar. eso solo lo hago contigo...no te enfades Wolfy. luego  me vuelvo acá.aunque visto de otro modo.­ ella seguía dándole vueltas a eso ­. alguien podría notar nuestra presencia­ alzó las cejas... eso  también lo sabia yo. ­Si nos hubiesen percibido ya habrían tratado de destruirnos. 28 ..­ miré al cielo ­. ­Bueno entonces dentro de unos días.¿se necesita un motivo para visitar a las  amigas?­ me miró sonriendo..volveré a verla.. si.. Kendo fue detrás de él. ­Seguramente.... ­Serás... con Kendo ¿verdad Kendo? ­¡Woff!­ tenía el hocico cubierto de ceniza.... ya se te deben de haber  acabado las excusas para ir a verla.. ­¿Y tu a dónde quieres llegar a parar? ­Pues a que te esperes un par de días y luego te presentes en la puerta de su casa para charlar de  como os va todo.. ­¿Para estar sola? ­No... ­Y además en sitios públicos no podéis estar. ­Pues. no deberíamos estar tanto tiempo  fuera del infierno.­ encendí una llama en la palma de mi mano que tomó la forma de un pequeño ratón – la  verdad es que si­ dejé que bajara por mi pierna hasta el suelo donde se puso a corretear dejando un  pequeño hilo de fuego sobre la hierba.­ yo ya temía por el lobezno. ­No te preocupes. pero no puedo mandar sobre el corazón ­por cierto..

­ se me hizo un nudo en la garganta ­¿qué fue? ­Creo que es un demonio.. había decidido omitir todo lo relacionado con Wolfy. Justo cuando estaba a punto de quedarme dormida sonó el teléfono móvil. llevaba frente a esa casa más de 10 minutos. pero era lo mejor para ella. después de otro largo silencio sin que contestasen deslicé  bajo la puerta el sobre con el parte del mes. lo sé­ me incorporé lentamente y puse una mano en el lugar que me había golpeado ­dices que  notaste algo... su  lobo y su amiga. dejé que el agua bajara por mi nuca y me mojara la espalda.. ­¿Y por qué no fuiste tu directamente a acabar con ese demonio? 29 . volví a mirarme al espejo y vi algo en mi mirada que  no debería estar ahí..Infierno X por Raven Llamé al timbre un par de veces más. Bajé las escaleras de un salto y mientras me dirigía a casa pensé que ya era hora de contarle a Wolfy  todo lo que estaba pasando... debía decírselo antes de que otro  descubriera su presencia. parece ser que no tienen malas intenciones así que no hay motivo por el que  preocuparse. Cuando sentí que estaba más  despejada saqué la cabeza del grifo y fui a mi habitación a tumbarme un rato.. aparte de Wolfy no hay ningún otro demonio por la ciudad y aun así me  obligan a hacer las rondas. seguramente se alejará de mi por miedo. ­He notado una presencia. creo que su poder aún no esta en su plena  capacidad­ mierda. No se porque pero al pensar eso me sentí mal. miré mi reflejo en el espejo. hace días que no duermo lo suficiente y  me encuentro agotada. ­¿Shhiiiii? ­Hola Raven­ era la voz de Yukari.. lo cogí con voz cansada. Llegué a casa y lo primero que hice fue ir a lavarme la cara.quizás  ya haya recapacitado y ha vuelto al infierno. El único problema es hace varios días que no la veo y tampoco puedo localizar su energía. la espalda me estaba  matando. sacudí la cabeza con fuerza y luego abrí el grifo del agua fría para meterla  debajo. ­¿Qué pasó?­ bostecé y luego froté mis ojos con el dorso de la mano. ­¿¡Qué!?­ me levanté de golpe y mi cabeza dio contra el estante de los libros ­¡¡Auch!! ­Un día de estos romperás ese estante. ­Sí..pero no de los peligrosos. pero quería  asegurarme de que no había nadie en ella... seguramente se refería a Wolfy ­de todas formas se ha ido haciendo más fuerte  en los últimos días.

. fruncí el ceño y la devolví con rapidez a su sitio cerrando  bruscamente la caja. ­¡Eh! No Yukari espe..­Lo habría hecho. La tomé con cuidado y  deslicé las yemas de los dedos por el filo. ­¿Me estas pidiendo que lo haga yo? ­¿Para qué otra cosa podría haberte llamado? ­.. justo al comienzo de las marcas de los neumáticos estaba. la hoja desprendía un suave brillo azulado... Un fuerte derrape y un sonido de un objeto estrellándose contra algo me sacó de mis pensamientos. la fuerza del impacto lo había derribado y este a su vez había  caído encima de una de las farolas que alumbraban la calle por la noche.. ­¿Qué ha pasado.¿por qué iba yo ha hacerla daño a ella?. cuento contigo Raven.  acaricié su tapa y la abrí con suavidad. seguidamente.. ­Bueno tengo que colgar.. Dentro había una daga de plata. En la carretera había marcas de neumáticos que desprendían algo de humo. si podía ayudar en algo antes de que llegaran los  equipos de emergencia lo haría. lanzarlo  con todas mis fuerzas contra la pared que tenía ante mi. Me llevé las manos al rostro suspiré. agarré con fuerza la mesa y respire  hondo. pero lo que vi me dejó  helada.? 30 . más allá se encontraba  un coche estrellado contra un árbol.. su  esencia impedía que su cuerpo se regenerara con la rapidez de la que eran capaces. sacudí la cabeza y me dirigí a la ventana para ver que era  lo que había pasado. pero me han encargado un trabajo que me esta ocupando mucho tiempo y no  puedo encargarme por ahora.­ colgó ­¡mierda! Me quedé unos instantes observando el teléfono que tenía en la mano para. en medio de la carretera. Continué observando la daga..? Bajé corriendo las escaleras y salí a la calle. esa daga tenía el poder de acabar con los demonios. no había causado ningún problema y me ayudó cuando  me corté con el bisturí... por eso te llamé. para colmo ya le había cogido cariño. miré hacia los lados en busca de ayuda.  guardé rápidamente la caja donde estaba. estaba comenzando a ponerme muy nerviosa. *¿Por qué tiene que pasarme esto a mi? * fue lo que pensé mientras me levantaba y me dirigía a la  mesilla que estaba situada al lado de la cama *¿no habíamos quedado en que no volvería a sentir  nada por nadie nunca más? * abrí el primer cajón y saqué una caja forrada de terciopelo azul oscuro.. ¿por qué a mi? No tenía ningún motivo para hacerla daño. Wolfy  no había hecho nada malo y. ­¿Wolfy.

.. ­¿Se pondrán bien? ­El doctor me dijo que sus heridas no eran muy graves así que. oye Wolfy. ­Pero Nadia. Me acerqué lentamente a ella. la seguí de cerca. al llegar allí me dio un tirón de la manga ­ayúdame a sacarlos del  coche. ¿o quizás si? ­¿Wolfy?­ oí una voz que me llamaba mientras miraba en todas direcciones buscando a alguien..? Miré el coche que se acababa de estrellar y luego a Nadia que se encontraba unos metros alejada de  mí.. pero  aquí no había nadie más que pudiera hacer algo con electricidad. En el auto iban un hombre y una mujer de mediana edad.no lo se.Infierno XI por Wolfy ­¿Qué rayos. poco después metieron al  matrimonio en una ambulancia y se fueron de allí. Me di la vuelta bruscamente al tiempo que Raven se acercaba corriendo a mí y ponía las manos  sobre mis mejillas..­ miré de reojo al lugar donde poco antes estaba Nadia. escucha­ puso de nuevo las manos en mis mejillas y esta vez no pude evitar que  apareciera un ligero sonrojo ­¿como ha sido exactamente el accidente? ­Ah...... Me aparté discretamente mientras un  médico hablaba con Raven sobre como se había producido el accidente.si.no. esto bien... los sacamos de dentro del vehículo y nos  quedamos con ellos hasta que llegaron las ambulancias...!?­ a veces me daban ganas de estrangularla.. ­De acuerdo.¿qué.. además ella no tenía motivos para hacerlo... te has hecho daño? ­Ah. ­¿Te encuentras bien. ­Nadia. de verdad. ­Ok.¿¡entonces quién.­ quedó unos instantes más con las manos en mis mejillas y luego corrió hacia el lugar  del accidente.. había  desaparecido ­estoy bien. no sabía si me estaba  mintiendo o no. 31 ..? ­Yo no he sido. supongo que se recuperarán  pronto... ­Wolfy. Yo me disponía a cruzar tranquilamente la calle sin importarme el tráfico y de la nada apareció  un rayo azul quemando las dos ruedas delanteras del único coche que circulaba en ese momento.eh.... pero parecía que decía la verdad.

­¿De verdad? muchísimas gracias­ se acercó a mi y me besó la mejilla. traté de  no darle importancia ya que no noté nada.  Kendo y Nadia podían esperarme un par de días más en el bosque.. 32 .. ­En donde me estoy metiendo.acompañarme durante alguna noche. ­Sí. Abrí los ojos y miré a  Raven. Di unas vueltas por el piso inferior y me asomé a una de las ventanas que daban al jardín. todo lo que estaba ocurriendo.. volteé la cabeza para mirarla y en el momento en que vi sus  ojos recordé las palabras de Nadia “.. y no supe identificar lo  que era.­¿Sí? ­Sí sabes como ocurrió. ­Voy.si no es así la opción que queda es muy peligrosa para ti. pero aún así me  preguntaba si podrías. pero algo dentro de mí me decía que tuviese mucho  cuidado.. seguramente no pasara nada porque me quedase con ella.. ella me miró un momento a los ojos y  después bajó la mirada quitando las manos de mi rostro. Corrí hasta situarme a su lado y la seguí en silencio hasta la entrada. lo que provocó que me  sonrojara por segunda vez en el mismo día. en un  primer momento me preocupé por lo que Raven me había dicho de la presencia en la casa. Raven apareció detras de mí sonriendo. ­Si no es mucha molestia­ había algo en su mirada que no me gustó nada. lo que había  pasado y lo que yo era.­ susurré mientras ella se alejaba.. si puedo quedarme. ­No vi nada­ mi voz sonó más dura de lo que pretendía. es importante que me lo digas. algo has tenido que notar. ­Sabes Wolfy.ya se que es ridículo.... por un momento quise contarle todo.. no tenían motivos para  preocuparse y Nadia creería que tardaba porque estaba enojada con ella. ya no había vuelta atrás.una presencia en mi  habitación­ se percató de la forma en la que le miraba ­si. estabas justo en el momento en el que pasó. y  mucho más en tu estado” volví a mirar por la ventana y cerré con fuerza los ojos apoyando la  cabeza en mis manos.­ abrió la puerta y entramos ­mis padres se fueron de viaje hace ya una semana y aún  tardarán en volver­ cerró la puerta ­y últimamente siento como si hubiera. Suspiré y cerré los ojos un momento.. las ruedas del coche están  totalmente destrozadas. ­¿Me estás pidiendo que me quede a dormir?­ ella me miró y sonrió. ­Está bien­ se dio la vuelta y echó a andar en dirección a la casa ­¿vienes?­ lo preguntó sin voltearse. pero algo me dijo que no debía hacerlo. Miré sus ojos.

. pero no se me esta permitido desvelarlo y si continuaba jugando a que soy una  simple humana sería demasiado tarde para ella. Una amiga lo esta cuidando. 33 . luego sonrió de medio lado y volvió a mirar por la  ventana. estaba siendo una  hipócrita. que descubra lo que soy y me quite de encima la tarea de acabar con ella.. tenía la  impresión de que había estado todo el día en una  especie de estado catatónico.. ­¿La chica rubia? Abrió mucho los ojos y me miró sorprendida.­ su voz capto mi atención de nuevo ­¿dónde dormiré? ­Ah. y a medida que se acercaba la noche me iba  poniendo más nerviosa. puedes  quedarte en el que quieras. ¿no ves que es un  demonio? ay que destruirla cuanto antes.. le estaba dando demasiadas pistas. aunque  no la matase yo llegarían otros y lo harían. no puedes encariñarte con ella... luego hay otro cuarto que se usa para invitados. pero no me quedaba otra opción. ­Entonces en mi cuarto­ no pude evitar devolverle la sonrisa. * Sacudí la cabeza con fuerza y volteé el rostro para observarla.. ­¿Y tu perro?­ también debería ocuparme del lobo de hielo. estaba muy débil así que en caso  de  que descubriera algo no me costaría demasiado reducirla. no quería hacerlo. ­¿Tienes algo que pueda usar como pijama?­ ah ¿cómo? Miré por la ventana. maldita sea.y para mi..  *Maldita sea Raven.. ­Por cierto.. la miré y sonreí. Me separé lentamente de ella y me puse a su lado en la ventana. no puedes. ­.Infierno XII por Raven *Comienza a darse cuenta de que algo anda mal * me acerqué a ella lentamente y apoyé mi espalda  en la suya. una pequeña sonrisa apareció en mi rostro e  hice todo lo posible para borrarla. ­Disculpa Raven­ de nuevo su voz volvió a traerme a tierra firme. Traté de salir de mi asombro con rapidez y pasé por delante de ella tomándole la mano...pues en mi cuarto hay dos camas y. de nuevo su calidez invadió todo mi cuerpo. El día paso mucho más rápido de lo que me esperaba. ya había anochecido. pero quería que lo descubriera para que huyera a  tiempo. ­En donde no este el gato por favor­ sonrió aun más mirándome a los ojos.. sinceramente no  quería hacerlo..... sinceramente. ­¿Si Wolfy?­ la miré sonriendo.. pero no se quería ir.

Abrí lentamente el cajón de la mesita y saqué la daga de él. volví a mirar a Wolfy... de verdad. una luz mortecina iluminó ligeramente  la habitación cuando lo hice.  sangre negra de demonio. * volteé a verla cuando terminó de  vestirse *¿Por qué está tan débil? * ­¿Ocurre algo Raven? ­No pasa nada­ me dirigí hacia la cama y salté sobre ella hundiéndome en el colchón al caer. ­¡Pero si de momento no he encontrado nada que te sirva!­ la miré indignada y después miré el  montón de ropa que había esparcida por el suelo... apagué las luces con suavidad y le di  la espalda a su cama. tenía que aparentar. aunque  eso no servía de nada ya que por el reflejo del cristal de la puerta del armario continuaba viéndola. cosa que hizo que me sintiera  aún peor. ¿puedo? ­Todo tuyo­ dije ya con resignación mientras miraba a otro lado para que ella se cambiara..  deteniéndome al llegar al borde de esta. en verdad lo siento. sólo entonces la miré.­ se recostó en la otra cama ­¡ey es cómoda! ­¿Qué te creías?­ me miró sonriendo. al instante comenzó a salir sangre de dentro del corte..­ sonrió ­no me importa si me queda algo pequeño­ dijo mientras se agachaba y cogía un  chándal del suelo ­esto mismo servirá.. 20 minutos después.. pero continuaba dormida..­Claro.. tenía  que aparentar que todo iba bien.? ¿ya es un demonio completo? Entonces porque..  Detuve la daga a unos milímetros de su cuello. ­¡Oye tú!­ me miró con una gran sonrisa la cual acabó contagiándomela. *¿Qué. ­De milagro a aguantado en pie. Me levanté de la cama sigilosamente y me deslicé hasta la suya con cuidado de no hacer ruido.. Hablamos un rato hasta que noté que le iba entrando el sueño. 34 . se había quedado dormida. me conformo con cualquier cosa. ­Lo siento.. ­En fin ya. Wolfy tenía 2 marcas en los omóplatos. permanecí en esa postura hasta que oí que su respiración se volvía lenta y  regular.. Deslicé la hoja rápidamente por su cuello. ­Oye Raven... quedé  observándolas. eran las marcas del nacimiento de las alas... acompañame­ ella me sonrió y apretó ligeramente mi mano.. ­En serio.  decidí mirar al suelo pero algo llamó mi atención.

 ­dijo mostrándome el vaso que traía en la mano. pero aun así  el dolor que me causaba me estaba destrozando el cuello.. Nadia tenía razón y yo no la había hecho  caso.. Raven.. ­¡¿Dónde estabas?! ­el corte del cuello me estaba matando. Moví la cabeza con brusquedad.. lo sequé con  rapidez antes de que manchara el pantalón y tuve que ahogar las lágrimas de dolor hundiendo el  rostro en la otra toalla limpia que había al lado del lavabo. sangre. ­Raven. Me quité rápidamente la parte de arriba del chándal y me miré en el espejo. la sangre resbalaba por  mi cuello y llegaba casi al comienzo del pecho. seguramente alguna propiedad del  objeto que había provocado esa herida. los bordes del corte se habían oscurecido y para colmo la herida no  se cicatrizaba sola. Puse una mano sobre mi cuello. pude frenar y no chocar con ella de milagro. 35 . haciendo un gran esfuerzo caminé como  pude hacia la ventana y me asomé fuera. ­¡Wolfy! ­no miré atrás y cerré la puerta de golpe. eso era porque había algo que lo impedía.­ me di la vuelta mientras hacía presión sobre mi cuello que no dejaba de sangrar.Infierno XIII por Wolfy ­¡AH!­ me incorporé de golpe en la cama..  lavé la herida con cuidado. logré  cubrirme la cara con los brazos antes de caer sobre el piso. por suerte encontré una caja donde aún quedaban suturas adhesivas. quedé unos instantes quieta para después  incorporarme con dificultad. Abrí el botiquín con fuerza. tardé unos segundos en conseguir enfocar la vista y lo  único que alcancé a ver fue un destello saliendo por la ventana Me levanté para ver que pasaba cuando de pronto el suelo dio un vuelco brusco hacia mi.. después de mirar a ambos lados del pasillo y comprobar que no  estaba me dirigí rápidamente hacia las escaleras. la sangre se volvía muy líquida y resbalaba por mi abdomen. ­Fui un momento a la cocina a por agua. la herida escocía. el cuello me ardía a horrores. cayeron unas gotas sobre el lavabo. No había nadie. me costaba mucho respirar y la sangre cada vez  salía más rápido. cuando  miré su cama me di cuenta de que estaba vacía ­¡Raven! Salí corriendo de la habitación. dolía mucho y estaba totalmente cubierto por un líquido caliente de  un color negro. Justo cuando doblé la esquina para bajar de un salto me encontré cara a cara con  Raven. ella me miró sorprendida. el corte no era tan profundo como me lo había imaginado. Lo  observé unos instantes antes de salir corriendo en dirección al baño.. lo que sólo provocó más dolor y sangre. pero cualquier cosa era  mejor que pensar en el lío en el que me acababa de meter. al contacto con el agua comenzó a escocer  aun con más intensidad. Aquello no tenía  buena pinta..

 dejándome sin aliento durante  unos segundos. de  espaldas a mí. ­¿¡Qué rayos!?­ asustada giré la cabeza con brusquedad hacia la puerta. abrí los ojos y lo que me encontré fue lo siguiente: Raven apoyada en mí. Me acosté con suavidad en la cama. Miré a Raven y pude apreciar como su silueta se iba volviendo más borrosa a medida que iba  cerrando los ojos para. no  tenía porque disimular. sino por un ruido de cristales rotos contra  el suelo. Raven acababa de entrar en la habitación­ pero como. simplemente miré al techo. este  comenzaba en el hombro izquierdo. ­Ven aquí ­me agarró de la ropa y me llevó hasta su cama. sabía que si trataba de mover el brazo no lo  conseguiría así que ni siquiera lo intenté. quedarme dormida. pero esta vez no fue por el dolor.. todo me daba igual. para asombro de ella. Decidí no decir nada aquella noche y escapar de allí nada más saliera el sol. Quedé sin hacer nada. Yo seguía preguntándome que era todo aquel teatro.. 36 . De nuevo me desperté. cada vez que movía el  cuello sentía un gran dolor.­ se puso a mi lado con rapidez y.. sabía lo que iba a pasar si lo hacía. ­dijo mientras se echaba a mi lado en la cama. Puso una de  sus manos sobre mi hombro y apoyó la frente en mi cuello. si quería matarme que lo hiciera rápido. tampoco  había dejado de sangrar del todo. Ella me miró unos instantes y después me abrazó.Salí del baño después de haber vendado y cerrado la herida con las suturas. al instante una sensación cálida y  agradable se extendió por todo mi cuerpo. ­la voz me salió algo ronca. ­¿Disculpa? ­le devolví también la mirada bastante sorprendida mientras ella. también la abracé cayendo de nuevo en el sueño. pero ahora además del de minutos antes se le añadía uno nuevo. cuando entré vi que Raven estaba tumbada en su cama. lo que solo provocó aun  más dolor. seguidamente algo cayó con brusquedad sobre mi vientre. la  herida atravesaba el hombro de lado a lado y estaba creando un gran charco de sangre que se  expandía con rapidez por las sábanas de la cama. después de examinar  la herida comenzaba a vendarla con la manga del chándal que había arrancado momento antes. De nuevo me despertó el dolor. Fui lentamente hacia la habitación. en ese momento pude ver bien la herida... carraspeé con suavidad. Si la anterior herida había sido solo un corte superficial. estaba dispuesta a no dormirme pero había algo que me  empujaba bruscamente a hacerlo. pero extrañamente ya me daba  igual. no pude evitar sonrojarme al sentirla.. luego se dirigió hacia la ventana y.  después de mirar a los lados la cerró con fuerza.  de un fuerte tirón arrancó la manga del chándal. seguramente por el dolor que el corte del cuello  me causaba. ­No creo que pueda. aliviando considerablemente el dolor. la cual sostenía un puñal que emitía una tenue luz azulada. ­¿¡Con qué te has hecho esto!? ­me miraba con una mezcla de sorpresa y temor. finalmente. ­Intenta dormirte. como si miles de cristales se clavaran con fuerza en la herida. esto era un apuñalamiento en toda regla. sujetando  la muñeca de otra persona. No pude resistirlo  y.

­Raven. lo neutralicé antes de que llegara a ella­  ¿lo ves? ­volvió a sonreír. Lo único que se me ocurrió hacer fue montarme un  farol. y menos aun si se trataba de ella.. ­Si lo haces ­lanzó un rayo de luz en la dirección de Wolfy. pero era más fuerte que yo y  además estaba aplastando a Wolfy. esta me miró divertida. mis acciones me traicionaban. ­Cállate Wolfy ­quería mirarla pero no podía apartar la vista de Yukari.  pero lo único que se me ocurrían eran cosas muy arriesgadas y todas ellas de gran peligro si algo  fallaba. mierda y más mierda.. ­¿Por qué la defiendes? ­No la defiendo. ­Ella es mía.. Ya no sabía que decir.. después de  lo ocurrido ya no le debían de quedar fuerzas. yo la destruiré.? 37 . medio segundo fue lo que necesité  para petrificarla aprovechando su distracción. ­¿Ahora el bicho soy yo? ­¡Wolfy cállate! ­mi cerebro no paraba de buscar una salida para poder escapar de aquella situación. así que cuando desvié la mirada  rápidamente hacia la ventana esta se extrañó y miró también. ­Vaya suerte.. esta  se bajó rápidamente de la cama y se quedó observándonos sin decir nada. no podía pedirle ayuda a nadie y Wolfy aunque quisiera no podría hacerlo. ­Si la vas a matar tu hazlo ahora. cuantos menos bichos de esos haya mejor para todos. pude detener el puñal de Yukari en el último momento. seguramente hacía ya  tiempo que se había dado cuenta de todo. Había permanecido todo el tiempo sin perder de vista a Yukari... el estado piedra  que le había causado no iba a durar mucho. con un poco de suerte podía conseguir sacarla de la casa y proteger a Wolfy. Puse los pies en su estomago y la empujé hacia atrás para poder quitarme de encima de Wolfy. no me había dado tiempo a ocultarla del todo y ahora la habían  descubierto. Estaba sola. Ahora tenía que actuar con rapidez. un pequeño descuido podría ser fatal. ¿qué. Me puse delante de ella para cubrirla de la vista de Yukari. parecía que se estaba  divirtiendo bastante con la situación. ­la voz vino de detrás de mí. no podía controlarlas y en ese momento lo  único que podía decir era.Infierno XIV por Raven Mierda..

 así que lo más sensato y arriesgado a la vez sería seguirla. instantáneamente una barrera  invisible se levantó alrededor de toda la casa. sus alas eran hermosas. suspiré y alcé el rostro para mirarla  directamente. No la culpaba a ella.  ¡¡¡CRONK!!!  ­¡AU! Sonreí.  cerré los ojos para parpadear y cuando los abrí de nuevo ella se encontraba a pocos centímetros de  mi rostro mirándome de una forma que no me gustaba nada. El estado piedra había terminado y ahora Yukari podía  moverse de nuevo. ni siquiera ella podía romper aquella barrera.­Ahora no Wolfy ­dije mientras corría hacia Yukari y la agarraba por la camisa para sacarla de allí.  seguramente se le había ocurrido algo.. o  bien para detenerla o bien. se  dirigía hacia el bosque. pero la persona que las portaba podía ser terrible. solamente hacía lo que tenía que hacer. No sabía cuales eran sus planes.. no sé porque pero se me vino a la mente la  imagen de un buitre sobrevolando a su presa. creo que tengo derecho a algunas preguntas ­con una mano abrí la  ventana rota mientras me subía a la repisa y tiraba de Yukari con fuerza­ ¿¡Me estás escuchando!? ­¡Si ya sabías lo que yo era y lo que estaba pasando solo dime porque narices te quedaste! ­ya había  conseguido ponerme nerviosa y no sobraba el tiempo. Una brazo rodeó con fuerza mi cuello mientras que con la mano tapaba mi boca. Se dio la vuelta con rapidez para mirar la casa y luego echó a correr perdiéndose entre los edificios. Yukari se posó sobre el tejado de la casa y me miró. Se notaba que estaba muy enfadada. si lo hubiera hecho seguramente mi  espalda no habría quedado en buenas condiciones... ­Habéis intentado matarme. Miré al cielo. Algo que yo debía de haber hecho hace tiempo. tiró hacia atrás  provocando que cayera de la ventana. Hice una seña a Wolfy para que no se moviera de la casa y corrí tras ella siguiendo su rastro. no quise hacerla daño. si salía no podría tranquilizar a Yukari y protegerla al mismo tiempo.. nos quedamos mirándonos unos segundos en  silencio cuando por fin ella bajó la mirada. hice un último esfuerzo y saqué a Yukari a la repisa de la  ventana­ escucha Wolfy ­me miró de nuevo con una expresión que no supe descifrar... y tampoco iba a dejar que ella se lo  hiciera. Yukari había sacado las alas y  volaba sobre la casa describiendo amplios círculos. sólo sabía que  no era de enfado­ pase lo que pase tú no salgas de la cas. 38 . Tracé un círculo con mis manos y seguidamente las apoyé en el suelo. Pero que por algún motivo no hice.. Ni punto de comparación. pero si podía impedirlos lo haría. dentro de la  casa estaría segura. para caer en su trampa. Tuve suerte de no caer sobre el camino de piedra del jardín. había levantado la barrera a tiempo de evitar de Wolfy saltase por la ventana.

 pero tenía que  intentarlo. eso se oyó muy cerca. pero estaba. Dio una  vuelta sobre sí mismo y comenzó a brillar de una manera que yo nunca había visto. woff! ­espera. se me ocurrió. estaba completamente  atrapada.. sabía que iba a doler y que seguramente no funcionaría.. me puse delante de la ventana y concentré la mayor parte de la energía que me quedaba  (que no era mucha por cierto) en el brazo derecho. Apoyé ambas manos en la ventana y miré al exterior. pero tampoco sé que querrá hacer conmigo. el pequeño lobezno lo había conseguido. al menos ya no me encontraba sola. al llevar algún  tiempo sin mí se había enfriado mucho.Infierno XV por Wolfy Mientras que con una mano masajeaba la frente con la otra hacia presión contra la ventana. y de ahí la trasladé a mi mano ahora cerrada en  un puño.. Kendo estaba allí. al otro lado de la barrera. ­¡Kendo! ­golpeé el cristal y el lobezno alzó las orejas hacia mi­ ¡congela la barrera! ­apoyé las  palmas de las manos completamente sobre la ventana y él se quedo mirándome sin saber que hacer­  ¡congela la barrera. no había funcionado. Me asomé a la ventana. Sonreí. Kendo! Después de  20 minutos diciendo lo mismo conseguí que se le encendiera la bombillita. las cosas van de mal en peor. como suponía. descargué toda esa  energía contra la barrera. ­¡Woff woff! ­estupendo  encima ahora oigo cosas­ ¡Woff. y ahora se sumaba al dolor de los cortes (más atenuado  que antes pero continuaba doliendo) el dolor de cabeza que el choque me había provocado. Raven no quería matarme. delante de mí la barrera se había congelado recubriendose a la vez de una fina  capa de escarcha que le daba un color blanquecino homogéneo. otra idea. Hice más presión contra la barrera dejando  enseguida de hacerlo ya que la herida del hombro comenzó a sangrar aun más. Me estremecí. ­¡Kendo! ­¡Wauuuuu! Sonreí. esa claridad me estaba haciendo daño a la vista. Cuando abrí de nuevo los ojos ya no  podía ver el exterior. estaba  abierta pero algo me había impedido salir. Este comenzó a emitir un suave destello rojizo y. Tenía que salir de allí  cuanto antes y pedir ayuda a Nadia. 39 . apoyé la espalda en la pared. no podía pedir ayuda a nadie y ahora encima me perseguía un ángel para destruirme y  Raven.. tuve que apartar  la mirada. solo alcancé a ver la silueta de Raven  perdiéndose entre las casas en dirección al bosque. Observé que a su paso había ido dejando una fina capa de escarcha sobre el césped. cerrando los ojos. Se me ocurrió una cosa. Los minutos que pasé hasta que se me regeneraron todos los huesos de la mano se me hicieron  eternos y.

 agradecida acaricié su pelaje blanco con  ternura. Lanzaban y  esquivaban los ataques con suavidad y precisión. pero al menos a él parecía que aún le quedaban fuerzas de sobra. Cuando terminó con mi hombro y  cuello me agarré al pelaje de su espalda para que me ayudase a levantarme y con su ayuda fuimos  siguiendo el rastro de Raven y Yukari.. no sabía como iba a recuperarme si algo salía mal. pero por alguna  razón sabía. Ahora se sentía mucho más frío. Para cuando llegamos a la linde del bosque yo ya no podía ni dar un paso más. habría sido mucho más fácil si hubiese tenido mas energía. Respiré hondo rogando que aquello funcionara. Si yo era la causa de todo aquel jaleo sería mejor terminar cuanto antes. pero no era nada  insoportable. Noté que  hablaban de algo. Aliviada me asomé a la ventana. Después de caminar durante no sé cuanto tiempo vi entre los árboles que había delante de nosotros  unas luces acompañadas de rápidas pisadas sobre el suelo de hierba y hojas secas caídas de los  árboles. que hablaban de mí. de nuevo emitió  una luz rojiza. por norma general algo muy frío chocando  contra algo muy caliente produce un movimiento de los átomos muy brusco. con la diferencia  de que aquí no se queda pegada. esta  vez el frío actuaba como anestesia haciendo que sintiera alivio. ­¡Aing! ­¡Kendo! Me abracé con fuerza a su cuello mientras notaba que su cuerpo se arqueaba por mi peso. Parecía como si Raven y Yukari estuviesen en medio de una danza. gracias a esto la  barrera se resquebrajó hasta romperse. como si lo hubieran estado ensayando. sonreí. El me miró y olfateó mi hombro. era mas o menos como poner la mano sobre hielo demasiado tiempo.. ya no sabía cuanto tiempo  había pasado desde que me di el cabezazo contra la barrera hasta que la había roto. era lo que  había y tenía que apañarme con eso. una danza mortal. le hice una seña a Kendo para que se detuviera y me esperase ahí. La noche era cerrada.. Me falló la  fuerza de los brazos al apoyarme en la ventana y caí hacia en jardín. solo eran  2 pisos. como buenamente pude  me subí a un árbol y desde allí contemplé la escena. Descargué  algo más mi peso sobre su cuerpo y dejé que me arrastrara por el bosque. se había  puesto debajo de mi para evitarme el golpe contra el suelo. era mejor guardar las  pocas fuerzas que me quedaban para después.Cerré los ojos y concentré toda la energía que me quedaba en mi brazo derecho. sacudió la cabeza y comenzó a lamerlo con suavidad. había luna nueva y.. aun así iba a doler. pero desde mi posición me era imposible escuchar lo que decían. estaba prácticamente  casi encima de Kendo. no era una gran caída.. pero bueno. la brisa nocturna revolvió mi flequillo. Pegué de nuevo a la barrera con toda la fuerza que pude. el contacto con su piel incluso me hacía daño. de no ser por el suave resplandor que emanaba del pelaje  de Kendo no vería nada del entorno. 40 .

. estaba más relajada. hice como si no lo notara. mentir en los  informes es una falta grave. los brazos se me acalambraban cada vez más y llevaba moviéndome a  una velocidad elevada durante mucho tiempo. sacudió la cabeza y volvió a olfatear el suelo. Aún tardé unos segundos en localizar de nuevo su rastro. pero ella no debía darse cuenta..­ la perdí de vista un momento y. No había nadie. ­Entonces. estaba muy cansada. ­Strike­ nada más decirlo desapareció y yo caí al suelo. llegué a un pequeño claro.. lo seguí lo más rápido que pude mientras  me deslizaba entre los árboles. ­Deberías tener más respeto hacia tus superiores. cuando volvió a  mirarme algo en ella había cambiado. cogió la daga arrancándola del cinto y la lanzó  rápidamente en la dirección de los árboles...  corrí hacia ella y al acercarme más vi que era el lobezno que siempre acompañaba a Wolfy. Se oyó un ligero silbido. ­Tal como me temía. lo hizo varias veces y después se percató de mi presencia... describía un circulo y luego otros más pequeños dentro de  ese radio. Antes de que pudiera decir o hacer nada. me  acerqué a su cuerpo lentamente.Infierno XVI por Raven Ya comenzaba a cansarme.­ susurró sonriendo ­a parte. incluso te provoqué para que la destruyeras haciendo que sospecharas  de ella por crear un accidente de tráfico. Sí.­ el flujo de energía me rozó el brazo quemándome.. Mientras decía eso noté que miró muy levemente de reojo hacia los árboles. pero cuando estaba a solo unos pasos de él ocurrió algo que me  pilló con la defensa baja. Sólo cuando me fijé bien pude distinguir a lo lejos una mancha blanca que se movía entre la maleza.­ deslizó su mano libre por mi cuerpo hasta el mango de la daga que colgaba  del cinto ­no pudo quedarse en casa tranquila. Ella me miró y sonrió. Me miró a los ojos y bajó las orejas con tristeza. ­Eso a ti no te importa­ con un brusco movimiento pegó mi espalda contra un árbol haciendo más  presión sobre mi cuello. ahí se acababa la pista. 41 .. Este gemía mientras olfateaba el suelo.. comenzaba a temerme lo peor. el sonido de la daga clavándose contra algo y un objeto pesado chocando  contra el suelo. ­Sólo dime una cosa Raven­ se agachó para esquivar mi ataque y contraatacó rápidamente ­¿por qué  defiendes a un demonio? ­No la defiendo. cuando la volví a ver ella ya estaba sujetando mi  garganta con una mano ­¿por qué no la mataste todas las veces que tuviste oportunidad?­ sonrió.

­¡TÚ! De nuevo alguien me agarró por el cuello pegando mi espalda contra un árbol. Hizo más presión con sus manos. Era una chica.. ¡wuff! Sentí que las descargas se hacían un poco más débiles. Cuando me convertí en un ángel completo hace 5 años.. más o menos de mi edad o la de Wolfy. una de las pocas en las cuales no conseguí eliminar al objetivo.. Kendo  tiraba de suavidad de la blusa de la chica. mis músculos se contraían de manera brusca y las descargas que salían  de sus manos se incrementaron. como de 11 o 12 años.. abrí mucho los ojos y luego miré los suyos. mis músculos aún se  contraían por sí solos.. estaba haciendo demasiada fuerza. era la misma chica.. pero no eran lágrimas lo  que caían. ­¿Tú no recuerdas quién soy yo verdad?­ las descargas se iban haciendo más y más fuertes.. pero lo suficiente como para desgarrarle  la camisa por la parte del vientre. era sangre. al poco  tiempo noté como mi nariz comenzaba a sangran.  Ella fue. era la misma sensación que se puede experimentar cuando te clavan  miles de alfileres por todo el cuerpo... Entre las formas poco definidas que veía pude distinguir que una línea de color rojo vivo atravesaba  el cuerpo de la chica en diagonal acabando en su cadera. ­Fuiste tú. sentí que los ojos me comenzaba a llorar... solo que esta vez la  cosa iba en serio. mi primera misión. casi no podía respirar.. ella no le hizo caso y volvió a centrarse en mí.  ­¡Basta!­ ya no podía más. tenía una fuerza increíble. ­¡Y además se la has entregado! Miles de corrientes eléctricas salieron de sus manos recorriéndome todo el cuerpo. con mucha dificultad abrí los ojos. Había  demasiado odio en su mirada. hoy no era un buen día para mi cuello. por alguna razón. ­Ash dff. recordé a aquel demonio. 42 . con el cabello rubio y los ojos claros.. esta vez vi algo completamente distinto. era un  demonio y.. Abrí los ojos para mirarla de nuevo.  la recordé. me resultaba demasiado familiar. resultó inútil. puse las manos sobre las  suyas y traté de hacer que aflojara la presión. El mordisco que le había dado el lobezno había sido leve. aing. caí al suelo y me llevé las manos al rostro. haciendo que esta  me soltara inmediatamente.. al parpadear otra vez volvió todo a la normalidad. Abrí los ojos para ver a mi adversario. traté de limpiarme la sangre de la cara y parpadeé varias veces hasta que  conseguí enfocar la vista de nuevo. ­¡¡Woff!!­ Kendo se alzó sobre sus patas traseras y mordió el costado de la chica. grité de dolor  cerrando los ojos con fuerza.  solo que era más pequeña.

 nunca había aparecido de aquella manera. allí era a donde quería ir. obvio no le iba a  responder ­¿dónde está?­ esta vez me preguntaba a mí. ­¿Qué. y mucho menos después de divisar a Yukari a lo lejos. sino en las reservadas para  demonios. las celdas de la prisión. Durante unos segundos me vi envuelta en una total oscuridad. pero no era allí  donde quería estar. decidí que estar allí era perder el tiempo y era de lo único en  que ese momento no disponía. se había convertido en un desierto de color  totalmente grisáceo. el único  problema era saber en dónde estaba ella. Corrí hasta llegar a una parte en la cual la hierba ya comenzaba a marchitarse.Infierno XVII por Raven Nos miramos en silencio durante unos instantes. yo­ me miró con cara de extrañeza. salté con dificultad a un lado antes de que pudiera  agarrarme de nuevo. ­¿Tu? ­Sí. Kendo se puso en medio de las dos.. era la entrada al cielo. ya no estaba con Wolfy y  seguramente la habían enjaulado. ­¿Por qué la defiendes?­ el lobato alzó las orejas mirándola y sacudió la cabeza. como si quisiera ayudarme. con tan solo  ganar unos segundos de ventaja me era más que suficiente. me levanté y eché a correr adentrándome en el bosque. seguí avanzando  hasta que poco a poco el paisaje fue cambiando.. Al menos una cosa era segura.. el polvo se levantaba a cada paso que daba. yo sólo quería protegerla! ­¡Dime ahora mismo a dónde os la habéis llevado! ­Aunque te lo dijera no podrías ir a buscarla­ tuve la impresión de que si Kendo no hubiese estado  delante de mí ella me habría saltado encima para destruirme.. poco después una  pequeña luz fue rodeándome lentamente hasta que aparecí en medio de un gran prado ante una gran  puerta de oro. quieres. unos pocos árboles secos de  corteza negra salpicaban la arena y daban un aspecto aún más desolador al paisaje. lo suficiente como para que pudiera cortar el espacio y desaparecer  ante sus ojos.. ­¡Quiero que me devolváis a Wolfy!­ estaba realmente enfadada ­¡ella no ha hecho nada malo! ­¡No ha sido mi culpa. aquel demonio no debía estar cerca de  mí ni tocar mi cuerpo.. Ella reaccionó demasiado tarde. las pequeñas corrientes que recorrían  su cuerpo se iban haciendo más rápidas y desde mi posición podía oír los chasquidos que daba ­pero  iré yo a por ella.  43 . de mi?­ casi no podía respirar y algo tan sencillo como hablar se había convertido  en algo realmente difícil. Quedé contemplándola unos instantes. si es que se le  podía llamar así. no estaría en las celdas normales.

 y si Wolfy  estaba allí debía sacarla. ­Wolfy. sino que lo hacía de cualquier ser vivo que estuviera sobre el. no se oía nada. De todas las celdas surgían lamentos.. No sé cuanto tiempo estuve arrodillada mirando la oscuridad que había ante mí. Aquellas eran las prisiones para los demonios.. eso sería lo mejor. no recordaba con  exactitud cuantas prisiones habían cavado en los últimos años ni a cuantos demonios se había  capturado.. pero si te acercabas podías  comprobar que todos ellos estaban vacíos. podría no ser ella. parecían no tener fondo.. y de su interior se  escuchaban continuos lamentos y maldiciones.. lo mejor sería que me diese la vuelta e hiciese como si   nada de esto hubiera pasado nunca. había perdido totalmente la noción del tiempo. agujeros de kilómetros de hondo en los cuales más o  menos a una profundidad considerable se les ataban las extremidades superiores a las rocas con  fuertes cadenas que chupaban poco a poco toda su energía. pero aquello era una esperanza. ya no tendría que preocuparme de nada   más y. podría ser cualquier cosa.Alguien que no supiera como funcionaba todo aquello podría pensar que los agujeros que estaban  repartidos por aquella zona eran simplemente lagos llenos de fango. cada vez que traían un nuevo preso se le hacía su correspondiente celda. parecía que si  entraba allí ya jamás iba a poder salir.  sacudí la cabeza para alejar esa imagen y corrí pasando al lado de todas las celdas. me acerqué  lentamente y me arrodillé al borde.. No podía detenerme a comprobarlas una a una. me  detenía unos momentos a escuchar y corría a la siguiente. matándolas. una a una. ­Wolfy. siempre era el número  exacto. En ese momento se me ocurrió algo. 44 ... no sabía donde podría estar Wolfy. pero Wolfy llevaría allí algo menos de media hora. Lo seguro era que ella estaba allí. Anduve lentamente cerca de aquellos agujeros. nunca había prisiones de más.. inmóvil y sin ninguna oportunidad de ataque. aguanté la  respiración. escuché con atención.. En ese momento me di cuenta de algo. Lo sabía  porque llevaba encontrándome mal desde hace tiempo y ya comenzaba a marearme. Se me hizo un nudo en la garganta al recordar de nuevo su rostro antes de que Yukari se la llevara.. Volví a mirar a mi alrededor el paisaje estaba  así porque la energía que quitaban las cadenas a los demonios se transmitía directamente a la tierra  y de esta a todas las formas de vida. tenía que ayudarla de cualquier modo. tenía que bajar.. ­Raven. y cuando  la vi por ultima vez ella estaba inconsciente... quedando así el demonio suspendido en  el vacío. me llevaría demasiado tiempo. y el eterno   paisaje desolado quitaba toda esperanza. el suelo no solo absorbía la energía de los demonios que  contenía en su interior... es más. no sé cuanto tiempo estuve de un lado  para otro hasta que quede frente a un gran agujero. Me di la vuelta al reconocer una voz que conocía bien.

. ­¿Ya te rindes? ­¿Qué? Vi con horror como poco a poco su camiseta negra iba empapándose de sangre. ­¡Wolfy!­ fui hacia ella pero hizo un gesto para que me detuviese.. tomaba un color   más brillante y se le iba adhiriendo al cuerpo. de pie y no había rastro de cansancio o dolor en ella. ya no sabía que era real y que era sueño.. Me agarré la cabeza con las  manos.. sonreí.. estaba ante mí. Puse los pies al borde del agujero y saqué las alas pegándolas lo más que pude a mi cuerpo. pero no tenía mas opciones. ­¿Cómo?­ me pare poco antes de llegar hasta donde estaba ella.. cerré los ojos y me dejé caer.. arriba del túnel sólo  se podía ver un pequeño puntito de luz donde supuestamente estaba la salida. ­Ayudame por favor.. 45 . ni   siquiera las heridas que tenía hace apenas una hora.. ¿qué haces aquí?­ me levanté y fui hacia ella ­creí que estabas. tenía que ayudar a Wolfy. el viento silbaba con fuerza a mi alrededor y el aire helado se colaba por mi piel  hasta los huesos.. ­Raven.  la pared rocosa pasaba ante mí con rapidez. cuando me pareció que ya había recorrido varios kilómetros decidí abrir los ojos. La miré algo confusa. no sabía que era lo que había pasado pero una cosa  era segura. Caí en el vacío.­ señaló con la cabeza al agujero que había tras de mí. estaba tumbada al borde del agujero.... ­Te necesito Raven. daba la impresión de ser toda igual.  aquello era muy parecido a tirarse de cabeza en la boca del lobo. ­Wolfy que. la tela de su hombro se iba desgarrando y en su piel   se iba formando un corte profundo que también sangraba abundantemente.Infierno XVIII por Raven ­Wolfy. todo  me daba vueltas y la cabeza me dolía a horrores. ­Wolfy yo. segundos después   puso los ojos en blanco y se desplomó sobre el suelo.. seguramente había perdido en conocimiento. ­¡¡Wolfy!! Abrí los ojos con brusquedad. ­No estoy aquí. abrí  los brazos.

 sentí escalofríos por el cuerpo al ver en el estado en  el que se encontraba. lo único que podía hacer era tratar  de romperla con alguna energía de ataque.. era prácticamente imposible desenredarla sin causarle una  fractura múltiple en los brazos. apreté a Wolfy contra mi cuerpo y dejé que la cadena cayera al vacío mientras  chocaba contra las paredes haciendo un ruido terrible. reuní una gran cantidad de energía en mis  manos haciendo que tomaran una tonalidad azulada y.. enlas paredes ya comenzaba a  haber algunas cadenas que se fusionaban con la roca.. fui bajando lentamente. con suavidad quité la cadena de su cuello y la desenrollé  de su otro brazo. Lancé de nuevo mi ataque contra la pared.. 46 . Miré de nuevo al boquete concentrando aun más energía  que antes en el brazo. cuando por fin salimos de allí yo ya estaba  completamente agotada. se oyó un gran estruendo cuando chocó contra la roca y  al instante la cadena saltó resbalando rápidamente por el agujero y cayendo al vacío. ­Una vez más. ­Vamos Wolfy­ di palmaditas a su mejilla tratando que reaccionara ­Wolfy por favor. abrió lentamente los ojos y. Acaricié con suavidad su rostro y fue ahí cuando reaccionó. Una cadena. ­Wolfy. si se soltaba del todo debía estar preparada para cogerla antes de que  cayera o se diera contra la pared contraria. Me di la vuelta y a los pocos metros atrapé a Wolfy.. estaba helada... La subida siempre fue mucho más difícil que la bajada. sin pensármelo dos veces lancé el ataque  contra la piedra. Puse las manos sobre la cadena. bajé con rapidez poniéndome a su altura. Seguí con la vista el recorrido de la cadena hasta toparme con la parte en la que se fusionaba con la  roca.. haciendo que quedaran estirados hacia los lados en cruz  mientras que sus piernas colgaban en el vacío. después de  parpadear con fuerza varias veces me miró.­ la acomodé entre mis brazos y volé hacia la salida lo mas rápido que mis alas  me permitieron. Miré la cadena que la mantenía atada. La cadena se había desatado de su brazo  izquierdo quedando atada solo del derecho. idéntica a las anteriores cruzaba de lado a lado el túnel.. ­Nos vamos de aquí. me acerqué.. aun estaba inconsciente.  La miré con preocupación. ­Te sacaré de aquí. de vez en cuando una  cadena cruzaba el diámetro del túnel. pero si estaba diseñada para absorber energía  seguramente no le haría nada. aproximadamente después de recorrer 500 metros divisé su  cuerpo.­ batí las alas frenando suavemente la caída.. pero en el medio esta se  enrollaba en los brazos y cuello de Wolfy. Se hizo un gran boquete y la cadena se aflojó un poco curvandose hacia abajo por el peso de Wolfy. La tomé por el rostro haciendo que lo alzara suavemente.­Ya debe estar por aquí. puse a Wolfy en el suelo y me arrodillé a su lado. la roca sería más sensible a los ataques..­ toqué su mejilla.

 ahora tenemos que irnos­ pasé su brazo por encima de mis hombros  y la ayude a levantarse.Estas delirando. ­Se va a quemar el pastel que puse en el horno. ­Eso ya me lo contaras luego.­ abracé suavemente sus hombros... con la mirada vacía.... ­Me gusta Raven.­ cuando  la escuché abrí los ojos abrazándola aún más fuerte.­ apretó un poco mi brazo.. le costaba mucho tenerse en pie. ­Kendo.. ­. acabo de recordar que tenía que programar el portátil. 47 . Tenía los ojos muy abiertos y los movía en todas direcciones.. ­Ya nunca más estarás sola­ limpié con suavidad la suciedad que cubría su rostro. ­¿A dónde nos vamos?­ recorrió de nuevo el paisaje con la mirada vacía. miraba sin ver. está esperándote.  mi madre siempre me regañaba cuando tomaba chocolate­ puso sus manos  sobre uno de mis brazos y lo acarició con los pulgares con suavidad ­Siempre estuve sola.... ­Oh. ­.. ­Kendo está bien Wolfy.. ­Todos están muertos. ¿Por qué no hay lava en mi cuarto? ­¿Eh? ­Creo que tenía que ir a comprar algo al mercado.. ­¿Ah? ­Raven me gusta mucho....Infierno XIX por Raven ­¡Wolfy! ¿Cómo te encuentras?­ hice que se incorporara con suavidad y la apoyé contra mi cuerpo... ­Wolfy estas..­ susurré apoyando la mejilla en su frente. ­Wolfy...­ no pude evitar sonrojarme ligeramente. La abracé aún más fuerte y cerré los ojos.... ­A algún lugar donde puedas estar a salvo­ comenzamos a andar despacio..

. Pasé las manos por sus brazos varias veces para darle algo de calor. Antes de que pudiera darme cuenta ya había juntado sus labios con los mios. La sangre que había subido a mi rostro se heló al escuchar esa voz. me di la vuelta lentamente para mirar de frente a Yukari. ­Adsadsafsaresf­ me sonrojé más y apreté ligeramente su brazo. como si  aquello fuera lo más normal del mundo.. continué besándola con cariño. no era de extrañar después de todo lo que le había pasado.. Cerré los ojos y me incliné sobre ella tomando sus labios entre los mios para besarla lentamente. tenía los ojos cerrados. apenas quedaban unos metros hasta llegar  a la zona verde y ya estaba comenzando a angustiarme.... ­¿Raven.y  me cubrió con sus alas. no tenía nada que decir.  algo de sangre me manchó pero no me importó..  logramos avanzar varios metros.. Mientras estuviésemos en la zona de las  prisiones no podría cortar el espacio para sacarla de allí. ­Estoy bien porque estoy a tu lado. ­Parece que no le sentó bien estar ahí abajo todo este tiempo.­Yo estoy bien aquí. la miré en silencio. ninguna de  las dos decía nada. ­Suéltala y quizás puedas salir de aquí de una pieza. Al cabo de unos kilómetros andando Wolfy se derrumbó. ­Otra vez volví a creer aunque fuera por un día. era mejor ser  optimista y guardar la calma. Fui retrocediendo acercándome poco a poco a la salida sin perderla de vista... finalmente. ya no sabía si hablaba en serio o si aún estaba delirando. ­Nos vamos de aquí­ hice que se levantara de nuevo pasándome su brazo sobre los hombros.. noté que tomaba  suavemente la manga de mi camiseta y me separé de ella mirándola a los ojos.  sonreía de una manera algo sádica.. se separó..  después hizo un poco de presión y. ­ se puso a cantar y deslizó suavemente una mano hasta mi nuca ­hasta que  cesó el ruido de las balas. no me atreví a darme la vuelta. cuando descansase lo suficiente saldríamos de allí. Me quedé un momento conteniendo la respiración. ella había mantenido los ojos cerrados durante  todo el tiempo. ella se limitó a sonreír. sólo fue un ligero roce... sentía como el calor iba subiendo por mi rostro. Me arrodillé a su lado y volví a apoyarla contra mi cuerpo.. ya faltaba poco. sudaba mucho y  jadeaba con fuerza.cuando aquel ángel cicatrizó todas mis heridas. 48 . pero a pesar de eso aún íbamos excesivamente lentas. ­¿De verdad pensabas que habías sido silenciosa? No respondí. ­No sabes lo que dices..? Ahora sí que sentí como mi rostro ardía.

 la miré. ­¡Wolfy!­ la tomé entre mis brazos y miré su rostro ­Wolfy.. cerca del sitio en el que había cortado el espacio por primera vez.. rodeó su muñeca con las manos y pude ver como la piel de Wolfy se iba tiñendo de negro bajo las llamas. Quedé sentada en el suelo con manchas de sangre en la ropa. mierda mierda mierda­ estaba  realmente enfadada y asustada. el muro negro que la había parado se retiró. Miré el lugar en donde había estado  tendida Wolfy segundos antes.. Nadia apareció derrepente a mi lado y me apartó de ella de un manotazo.. ­A ella no le harás daño. el ala  izquierda de Wolfy había desaparecido y en su lugar había una gran herida... pero el cuerpo de Wolfy se puso en medio  propinando un puñetazo en sus costillas. quedó muy sorprendida al  ver el estado de Wolfy. Caímos en el claro del bosque. oí un grito de dolor y sentí como se abrazaba a mi cuerpo con fuerza.. pero no lo suficientemente rápido. cuando lo hizo me fijé en una cosa. ¿Qué? ¡¿Qué ha pasado?!­ la cogió en brazos. ­¡¡Nos vamos de aquí ahora mismo!!­ tiré del ala izquierda de Wolfy alejándola de las manos de  Yukari y recorrí tirando de ella los últimos metros que nos quedaban. me lanzó una mirada de odio y seguidamente desapareció. Hubiera podido decir que todo había salido bien salvo por el hecho de que Wolfy tenía el cuerpo  completamente manchado de sangre. Yukari cerró el espacio a mitad de  camino. la estaba matando. el ruido que hizo cuando choco contra aquello era similar al que hubiese hecho  lanzándose de cabeza a una roca. pero algo le impidió llegar a tocarnos. algo suave y frío rozo mi cuerpo. ­Que. ­¡Ahora! Tomé la mano de Wolfy mientras cortaba el espacio de un solo golpe pasando con rapidez por él. ella se hecho hacia atrás pero antes de que pudiera  reaccionar las manos de Wolfy prendieron rodeando su cuello y abrasándole la piel.. Wolfy agarro la manga de mi  camiseta con fuerza. Yukari se abalanzó sobre nosotras. no puedes salir de aquí ¿me equivoco? Se levantó una suave brisa... el polvo depositado en el suelo se movió lentamente haciendo pequeñas  nubecillas alrededor de nosotras. Yukari cayó de pie y volvió a arremeter contra mí.  tiré de ella con mucha fuerza..­ apenas habló en susurro pero casi no reconocía la voz que salía de sus  labios ­antes tendrás que destruirme. algo negro se interpuso en  su camino. pero su expresión había cambiado. era el ala izquierda de  Wolfy. toda la tela de esa zona  estaba totalmente desgarrada y teñida de un negro brillante ­mierda. ­Eso sería demasiado fácil­ asomó a su voz un gran tono de burla. supe que iba a atacarme en breve. comencé a llorar. solo pude  esconder el rostro en el pelaje de Kendo y llorar aún más fuerte. Un largo y profundo aullido rasgó la noche. aún tenía los ojos cerrados. puse un pie en la hierba. 49 ..­Sabes que estás haciendo todo lo contrario a lo que se supone que es tu deber ¿verdad?­ por cada  paso que retrocedía ella se acercaba dos a mí­ y además.

 en cuanto descubrí lo que era. ni siquiera sus rostros de dolor podían  conmoverme. se encontraba con las orejas totalmente  rectas mirándome atentamente.. Kendo saltó de la cama y me despertó. nunca temblé al sentir su sangre  deslizándose por mi arma cada vez que les hería. no tenía  ganas de hablar con nadie. era diferente. ¿Cómo llegamos a esto? ¿qué fue lo que hice mal?  Solo quería ayudar.­ acaricié su cabeza con cariño ­de todas formas  eres demasiado adorable como para que quiera destruirte... apenas habían pasado 3 horas desde  50 .. le  observé ­si pudieras hablar..  si eran demonios era por algo. desaparecía durante horas y.. le miré.. habían hecho cosas terribles y debían ser debidamente  castigados por ello. luego apoyaba su cuerpo en mis piernas como vi que muchas veces hacía  con Wolfy. Kendo se puso a mis pies.. No debí haberlo intentado. no debí hacerme la tonta.. debía haberla hecho  desaparecer en cuanto pude.. apenas cabía encogido en el ancho de la cama. ella es un demonio y yo. y a mí.Infierno XX por Raven Pasaron varias semanas desde aquello. ­Vamos a dormir pequeño.. le observé unos segundos más para ir dejando que poco a poco  el sueño se apoderara de mi cuerpo. no tenía ganas de encontrarme con nadie. no es más. cuando volvía normalmente  solía tener la mirada triste. de ver a nadie.. Kendo permanecía la mayor parte del tiempo a mi lado. Nunca tuve ningún problema al hacerlo ni  remordimientos ni nada. Yo por el contrario ni siquiera salía de casa. quedaba mirando a  un punto indefinido y echaba a correr..­ me levanté y dirigí lentamente mis pasos hacia la cama dejándome  caer en ella con fuerza. pero Wolfy. Continuó mirando mis ojos.. él  era la única pista que tenía sobre el estado de Wolfy. solo quería salvarla. Mi misión es simplemente destruir demonios... aún así no me importaba demasiado. a veces me daba la impresión de que aquel lobo comprendía  perfectamente todo lo que decíamos... ni me había dado  cuenta de lo tarde que era. ­¡¡Wooff!! El ladrido de Kendo me trajo de vuelta a la realidad.. Me llevé las manos al rostro. le habría ahorrado todo este sufrimiento. volví a mirar el reloj. el reloj marcaba las 2:15.  Salvarla. Miré por la ventana. a veces alzaba las orejas.  a ella.. había anochecido demasiado.. Dormía simplemente de puro agotamiento por no  descansar bien en varios días y la comida era imposible que pasara mas allá de la garganta.. nunca me salió mal a excepción de Nadia. ­No puedes haber adivinado lo que estaba pensado.­ me miró con sus ojos azules ­podrías contarme como está ella.

 apoyó una mano en la cabeza de Kendo y suspiró. ­Quiero verla. ­¿¡¡Y eso a qué vino!!? ­¡¡No tengo tiempo para perderlo en tus tonterías. ­¿Qué haces aquí? ­No estoy acá por gusto­ alzó las cejas. cómo esta Wolfy? ­Quiero el arma­ se sentó a los pies de la cama. ­No.. ­¿Eh? ­Que no puedes. todo. ­Ehh. Me encogí ligeramente al escuchar sus palabras.... había visto a Nadia pocas  veces pero las suficientes como para decir que estaba con muy mal aspecto. y ahora me voy a llevar el arma que la hirió. el  rostro pálido y cansado tanto la ropa como su cuerpo estaban sucios... sinceramente creo que no te necesita­ sonrió aun más ­pero si de verdad quieres ayudarla­ su  rostro se torno serio de nuevo ­dame esa daga. ­¿Por qué dices que no me necesita? Sin previo aviso recibí un puñetazo de Nadia en la frente que hizo que me tumbara de golpe de  nuevo en la cama. ­¡Wolfy!­ encendí la luz con rapidez. tenía muchas ojeras. realmente parecía sincera pero. no tengo mucho tiempo y si no se exactamente de  que esta compuesto el veneno que recorre sus venas me temo que será demasiado tarde. ­¿Qué es lo que quieres... pude distinguir que había otra persona en la habitación.. después de estar a oscuras la luz molestaba  bastante.. escuché suaves susurros y volteé la cabeza hacia donde estaba Kendo. ­No puedes. su pelaje  emitía un leve brillo.. o me lo das ya o te destruyo y lo busco aunque me  lleve el doble de trabajo!! 51 . si antes estaba seria ahora sonreía de una manera que  no me gustaba nada. Cuando mis ojos se acostumbraron a luz me di cuenta de varias cosas. En ese momento el rostro de Nadia cambió. exceptuando sus manos. no­ Nadia se frotó los ojos perezosamente.  las manos las tenía completamente limpias hasta las muñecas. ­Ella me necesita.que cerré los ojos.

52 . Si estaba consciente significaba que podría estar preguntando por mi. Desapareció y Kendo saltó de la cama para olfatear el lugar en el que momento antes había estado el  Demonio del Rayo. ­¡Kendo! ­¿Woooff? ­Llévame con Wolfy. Nadia y yo cruzamos las miradas. por lo tanto también debía de estar consciente. sentí un repentino calor en el  rostro. Al menos si ella había podido venir aquí significaba que Wolfy ya debía estar en estado estable o  como mínimo que no pasaba nada si quedaba un tiempo sola... suspiré largamente cerrando los ojos. al cabo de unos segundos  se estiró perezosamente dejando la daga sobre la cama. Cuando quise darme cuenta ya la tenia en sus manos. se subió a la cama de un salto recostándose en ella. ­Lo siento pero la voy a coger­ dicho y hecho. ­¡¡¡¡¡Woof!!!!! Ambas callamos y miramos al lobo. por un momento pensé que lo había conseguido y que cedería dejándome  acompañarla. supuse que la daga la necesitaba para  neutralizar el veneno que recorría su cuerpo. aunque solo fuera para asegurarme de que estaba bien. pero no. pero visto mi expediente esto no podía  importar mucho. fue cruel por mi parte.. apoyó la cabeza entre las patas y nos  observó en silencio.­Solo quiero saber cómo está­ me senté en la cama mirándola. ­¿¡Acabas de escuchar lo que te he dicho? ­¡Quiero verla!­ la tomé de las solapas de la camisa zarandeándola con rapidez. Hizo un gesto con las manos como si quisiera estrangularme.. tenía la  daga en la boca. mientras Nadia y yo lo mirábamos sin decir nada. ­Aún así me gustaría acompañarte. pero en ese instante solo quería hacer que se sintiera mal. ­No durarías ni un día en el infierno.. ­Eso habrá que verlo­ dije esto mientras deslizaba un dedo en diagonal por mi vientre trazando un  recorrido invisible que Nadia entendió muy bien.. ­Adiós. el miraba distraídamente la  habitación moviendo las orejas a la mínima de cualquier pequeño ruido. se supone que es una falta muy grave dejar  que un arma de ángel caiga en manos de un demonio. tenía que ir a verla. ­¡Te he dicho que no puedes!­ se separó de mi bruscamente. Bajó la mirada. recordarle el momento en  el que estuvo a punto de ser destruida.

 lo perdí de vista y. como si fuésemos a saltar a la piscina. Cuando conseguí retirarla lo suficiente como para poder mirar dentro me encontré con. Pero literalmente. leí el nombre  que estaba grabado en la lápida. pasaron unos segundos que parecían eternos y  finalmente saltó... al decir nada no me refería a que no hubiera un ataúd o directamente huesos.. me abracé mas fuerte a su lomo  pegándome mucho a su cuerpo. ­¿Tenemos que entrar por ahí?­ le miré incrédula. sonreí ­de todas formas no hay nada que perder.. Me abracé con fuerza a su lomo y cerré los ojos. ­¿Es esta la entrada Kendo?­ él apoyó su hocico contra mi brazo mirándome.. al llegar allí vi que el lobezno tenía una pata  apoyada sobre una tumba. ­¡Woof! ­¿Seguro? ­¡¡Woooof woofff!! ­Ay madre.Infierno XXI por Raven Después de estar más de una hora dando vueltas por el cementerio comenzaba a dudar de la  capacidad de comprensión del lobo. me abracé lo mas posible a él sintiendo como el aire golpeaba con fuerza mi  rostro. el frío de su piel hacía que mis brazos se durmiesen. me incliné a su  lado. Me levanté y fui al lugar de donde provenía el aullido.. es  que no había nada. ­Lo siento Claudia. este iba por delante de mí olfateando por todos sitios. nada.. 53 . cuando noté que se preparaba para saltar tomé aire  con fuerza.  cuando pensaba si era mejor buscar otra ruta oí su llamada.. ­¿Qué hay aquí pequeño? Él se limitó a rascar suavemente con la garra la losa de piedra y me miró de manera triste. dejé que  continuara con lo que estaba haciendo y me senté al lado de un ciprés pequeño.­ dicho esto moví la losa del suelo con gran esfuerzo.. ni siquiera se veía el fondo. ni siquiera podía decir que lo que se abría ante mí fuese un agujero  exageradamente profundo excavado en la tierra. después me empujó  levemente con la cabeza. alzo el rostro hacia mí y después lo bajó hacia la lápida. la negrura era tal que  podían distinguirse las partículas de polvo flotando en el interior. Claudia Arellano. Me arrodillé junto a la losa de piedra que cubría el suelo y puse las manos sobre ella..

 a unos pocos metros de mi se extendía un gran lago y. cuando me percaté de que mis pantalones comenzaban a humedecerse caí en la cuenta  de que aquello era hielo. aquello resbalaba  muchísimo y. cuando tocó el suelo todo este se cubrió de un blanco  luminoso que hizo que tuviera que cerrar los ojos apenas unos metros antes de estrellarnos. no. cuando ya me había soltado del todo volteó el rostro con  rapidez descargando su poder sobre la mujer del lago. pero seguramente me  ahogaría antes de recorrer 100 metros. Me arrodillé y miré al agua. Miré a mi alrededor. parecía imposible atravesarlo a nado. Me fijé en el reflejo ondulado que me devolvía el agua.  espera. para mi sorpresa. respire aliviada  una vez pude mantenerme en pie. pero eso  no paso.. sonreí y caminé hasta la orilla. El rostro de la superficie sonrió diabólicamente. Abrí los ojos y miré a mi alrededor. si alguien me veía podría meterme en serios problemas. cuando conseguí volver a abrirlos me encontré cara a cara con el  reflejo del agua. no pude evitar abrir los ojos para ver que pasaba. un poco más a la izquierda de mí se encontraba Kendo.. luego sacudió suavemente la cabeza y se dirigió con trote ligero hacia  donde me encontraba. Me agarré con fuerza a su pelaje y dejé que me fuese arrastrando hasta tierra firme.. no podía moverme y vi  horrorizada como iba abriendo la boca lentamente. pero no lo conseguí. poco a poco. yo por mi parte traté de levantarme. el cual  bostezaba perezosamente. no pude ver el final del  mismo a ninguno de los dos lados. solo que esta vez estaba a pocos centímetros de mi. según veía que su boca se iba abriendo para soltarme también veía  que comenzaba a brillar más y más. y no era seguro que  sacara las alas para sobrevolarlo.Noté como Kendo aspiraba con fuerza. observé a Kendo mientras se frotaba el hocico con una de las  patas. sus dedos se me clavaron en la carne provocando que  cerrara los ojos con fuerza y. tenía el rostro muy pálido y delgado. Kendo hizo un movimiento provocando que me soltase de él pero.. el cabello sucio y largo enmarcando mi rostro. esa no era yo. Todo se volvió de nuevo blanco durante un instante y después de nuevo normal. derrepente un par de brazos esqueléticos surgieron  del agua tomándome con fuerza del rostro.. un olor desagradable me dio de lleno en el  rostro.. al menos si supiese nadar podría intentarlo. ­¡Kendo! ­¡¡¡¡GROOOOAAAAAAARRRRRR!!!! Un destello blanco surgió de su boca y. La mujer del reflejo  54 .. ­Gracias Kendo. lo único  que vi fue que nos aproximábamos de una manera increíblemente rápida hacia el suelo. sino que resbalé por él durante varios metros hasta que. fui  frenando. iba a hacerme desaparecer y yo no era capaz de defenderme. no me  estampé contra el suelo..­ me abracé a su cuello y dejé que me ayudase a levantarme. los  ojos rojos y rodeados de unas ojeras negras. ­¡¡Wooff!! Los dientes de Kendo agarraron con fuerza mi camiseta y de un tirón me separó de la mujer  haciendo que cayese de espaldas.

Analicé la situación un momento. voy a resbalar y.. Me alejó varios metros de allí. al cabo de unos segundos volvió a ponerse frente a  mí mirándome fijamente.estaba congelada en el aire. el agua se iba congelando a su paso construyendo una especie de puente  sobre el que se apoyaba para seguir corriendo. Kendo podía andar perfectamente por  el hielo sin resbalar. dado que el lobo no podía hablar yo necesitaba adivinar lo que  trataba de decirme. ­¡Wooff! Saltó al agua y esta se congeló antes de que sus patas se hundieran en ella. antes de que esta la tocara una gruesa capa de hielo se formó en  la parte del agua próxima a ella. 55 .. Kendo me miró una vez más y podría jurar que la expresión que tenía en su rostro podía  interpretarse como una gran sonrisa.­ le acaricié detrás de las orejas con cariño ­gracias.. el hielo no se hundió. cuando perdimos de vista a la mujer congelada me acercó a la orilla  y soltó mi muñeca. se quedó de pie sobre el  hielo y comenzó a correr.. aún estando en ese estado sin poder moverse me miraba con odio. acercó de  nuevo su cuerpo provocando que otra capa de hielo lo cubriera por la zona cercana a él y volvió a  mirarme... Él era el que congelaba el hielo. por lo tanto debía ir delante. Volvió la cabeza hacia mí con las orejas muy estiradas. Me estremecí. no puedo pasar por ahí. Kendo acercó una garra al agua y...­ enrollé la camiseta alrededor de mis manos y me aferré lo mas fuerte que  pude al pelaje de su lomo. yo no podía caminar sin resbalarme y  acabar en el fondo del lago... ­Me salvaste de nuevo.. ­Esto va a ser duro. ­Oh rayos.. apoyó la pata e hizo presión. ­Wooff­ rodeó con cuidado mi muñeca con su mandíbula e hizo que me levantase. así que debía ir agarrada a algo. ­¡¡¡Woof!!!­ se puso tras de mi dándome empujoncitos con su cabeza para que me acercase a la  orilla y después pasó a mi lado haciendo que una de mis manos quedase sobre su lomo. se puso a olfatear el agua y me di cuenta de que su cuerpo comenzaba a brillar  de una manera que nunca antes había visto.. ­No Kendo.­ sonreí mientras me quitaba la camiseta. ­¡¡¡Wooff!!!­ se puso a dar pequeños saltitos moviendo la cola.. y de la única manera que podía pasar yo era deslizándome aferrada a algo  seguro. unida al lago por una columna de hielo que lo helaba parcialmente. Kendo se acercó a mí. para entonces casi no podía mirar su cuerpo  de lo brillante que se había vuelto.

 finalmente aterricé... fue algo  blandito. cuando llegase hasta mi ya me levantaría. rodilla.­Waaaauuuuuuuuuuuuuuu­ se alzó sobre dos patas aullando y. por primera vez desde que se fue Wolfy volvía a sentirme ligeramente  alegre. visto como reaccionaba el agua a su paso no podría sumergirse en ella en caso de que yo  me resbalase y cayese al agua. sonreí.. mientras él corría a toda velocidad yo  iba detrás manteniendo el equilibrio lo mejor que podía.. si teníamos  que enfrentarnos a él íbamos apañados. la sensación era agradable. Di un largo suspiro agradeciendo que todo hubiese terminado y me recosté con los ojos cerrados  contra el cojincito que me había frenado. iba rodando cuesta abajo y golpeándome contra  todo lo que había en mi camino. acto seguido dio un gran salto  comenzando así la carrera. Oía a Kendo a lo lejos. por suerte.. Tenía que hacer un gran esfuerzo para ir resbalando de pie. lo que  había frenado mi caída era su garra. 56 . la orilla hacia pendiente hacia abajo. Sentía el cuerpo ligero y el viento  revolvía mi cabello.. parecida a volar.. al parecer.. wooof. decidí esperarle. A pesar de todo. cabeza. algo frenó mi caída y. tan grande como mi cuerpo.­ ¿y ahora por que aullaba? ­GRRRRRRRRRR. tenía un tacto aterciopelado muy agradable. Me levanté lo más rápido que me fue posible mientras Kendo llegaba a la carrera con la lengua  fuera poniéndose a mi lado. espalda. hombro. me aferré aún más a él. La sensación que tuve al abrir los ojos y encontrarme cara a cara con el rostro enojado de un gran  can podría ser muy parecido a la que se tiene justo antes de que te dé un infarto. ­Woof. ­¡¡¡¡Kendooooooooooooooooooo!!!! Mi gritó se perdió en el aire cunado el lobo frenó en seco y yo salí disparada hacia la otra orilla. wof.  estábamos a punto de llegar a la otra orilla y no parecía reducir la velocidad en lo más mínimo. a pesar de la camiseta seguía notando su pelaje  helado... Aquello era como una carrera de trineo pero sin trineo.. Rodilla.­ espera. cadera. ­Wooof­ aún se le oía  a lo lejos ­wauuuuuu. Yo me aferraba lo máximo que podía a su lomo. pero era mejor que nada. eso ha sonado demasiado cerca. ­Wauuuu.  todo podría haber salido estupendamente si no fuese porque. estaba cansado y jadeante pero me sorprendió su tranquilidad a pesar de  verse ante un ser unas cuantas veces superior a él en estatura y posiblemente en fuerza. Abrí los ojos al escucharle y tuve un cambio de bienestar a pánico de 0 a 100 en cinco segundos.. si me soltaba lo mas probable era que me  ahogara.

 en verdad si que me estaba  haciendo daño.. miré a Kendo. ­¿Y tú haces todos los días este camino? ­Woooff. Kendo golpeó suavemente mi espalda para indicarme que continuase.. Kendo iba olfateando el suelo.. en el suelo había un agujero  del tamaño suficientemente grande como para que pudiera pasar una persona. podía darse por sentado que jamás podría escapar de allí. Observe a la chica.  demasiado amplia. pero supongo que lo importante sería impedir que alguien saliera.­ susurré y. Kendo se coló rápidamente por la abertura. por suerte no abrasaba. acto seguido. todo lo contrario a lo que  recordaba. saludable y alegre. yo  asomé la cabeza y miré al interior. ­¡Rápidooooooooooo!­ él lo entendió a la primera y echó a correr. puse las manos sobre la piedra... No sé si fue buena o mala suerte el que cayese de pie en el suelo. sólo había una cabeza despierta. ­Directos al infierno. movía el rabo y  lamía su rostro. su rostro estaba limpio. todo estaba iluminado por un resplandor rojizo. a pesar de estar abrasándome  seguramente habría sido peor cualquier otra parte del cuerpo... salté. buscando algo. me coloqué a su lado y miré. solo quería que Wolfy no me  odiara por todo lo que había tenido que pasar por mi culpa.. cuando me acerqué pude distinguir que había una gran roca que cubría la entrada a  una cueva. a pesar de la  tenebrosidad que emanaba de allí el lugar no daba miedo. Bajé corriendo al lado de Kendo lo que quedaba de cuesta hasta llegar a una zona amplia. su pelaje se  había vuelto completamente gris. después de dar varias vueltas por una zona se paró  mirando fijamente a un punto del suelo. Moví la roca lo mínimo para que pudiese entrar. por suerte. se volvió a apoyar sobre su pata cerrando los ojos.era Wolfy.. este a su vez. no era demasiado profundo. tranquilo..  quien entrase daba igual. después de unos minutos corriendo se paró frente a una  gran montaña. es más.. no sabía que me iba a encontrar al otro lado.. nos  miró un rato como analizándonos y. esta vez sí que se veía  el final del hoyo. miré al lobo. su función era vigilar. resultaba acogedor y. bostezando. Corría tras el lobo y procuraba pasar por los mismos lugares que él ya que las zonas que tocaba  bajaban considerablemente la temperatura. ­¡Kendo! ­¡Wooff! Una chica con el cabello recogido en una coleta abrazaba al lobezno y. este debía ser el famoso Cerbero y. no se  podía ver el suelo a causa del humo que cubría todo. era como entrar en el interior de un volcán apagado. pero no había nada.Observé al Can. Sonreí y respiré hondo. miré de nuevo al can  dormido. humo de ceniza. 57 . Kendo aterrizó a mi lado a la vez que  yo comenzaba a dar saltitos.

 extrañeza. El calor abrasador del suelo se sustituyó por una calidez agradable.? ­Verás Wolfy. ­¿Se puede saber qué haces? ­Debe de venir de otro Infierno y no está acostumbrada a este calor­ yo permanecía inmóvil contra  su cuerpo.. ­Disculpa.. ­Pffffff. yo. incluso Kendo paró sus juegos quedándose sentado cerca de  Wolfy. yo.. cuidado. ­Wolfy. Wolfy me había  cogido en brazos y yo no pude evitar sonrojarme.. ­¡Ayyyyyy!­ me era difícil levantarme ya que no podía apoyar las manos sin hacerme daño. Me di la vuelta tarde. pero tampoco con alegría.. yo no. acariciaba sus orejas y su hocico mientras este se iba moviendo  de un lado al otro con rapidez. al instante me  herí la piel con las brasas..Infierno  XXII  por Raven Ella continuaba jugando con Kendo. la dejó apoyada contra la pared de  piedra. ­Pues si no lo eres. me sentía incómoda. ­¿¡Quéeeeeeeeeeeeeeee!? ­¡Ah.... 58 .. ¿entonces quién eres tu? ­Yo. no no no no.­ Nadia puso los ojos en blanco. abrí los ojos.. Nos quedamos en silencio mirándonos.. ella no me miraba con odio. ­Alguien que no debería estar aquí.. Nadia ya me había empujado provocando que cayese al suelo. ­Ey. ya sé!­ sonrió más ­¿eres amiga de Nadia verdad? ­Pero...­ ella alzó las cejas con expresión de sorpresa.. era algo más  parecido a. me callé unos segundos ­¿estas enojada? ­¿Eh. hasta ese momento no me había fijado en que en una de  sus manos sujetaba una gran lanza de mango azul muy brillante.. di un paso adentro de la cueva y ella por fin se fijó en mí. ¿nos conocemos?­ sonrió amablemente dejándome de una pieza....

 a vosotros si que os recuerda. no llega a cicatrizar... esta bien.. 59 .­ ella sonrió mucho sin dejar de mirarme ­es un nombre algo feo. ­Raven. ­No es que nos recuerde. ¡Kendo!­ fue hacia la salida de la cueva ­nos vemos Raven.. ­¿Y cómo se encuentra de todo lo demás? ­Sinceramente está bien. ­¿Se le pasará? ­Ni idea....­ dijo mientras me depositaba sobre un saliente de la roca ­por cierto.. ­Oh. ¿cierto? Se echó a reír... ­Pero. ­Ven.. ­¿Perdió la memoria? ­Exacto. aunque aparentemente eso ya lo sabías. además si no fuera por lo  que le hiciste. ­Si. puedes sentarte aquí. el problema es la herida de su espalda. ­Adiós. la sustancia que había vertido el arma en su cuerpo está ya casi  neutralizada.. ­¿Y bien? ­¿Y bien qué? ­¿Qué te parece? ­¿El qué? ­Ella... yo  me llamo Wolfy... ¿nos dejas a solas un momento por favor?­ Nadia se puso a su lado.. ­ lo que yo no sabía era que pensar. es que desde que despertó hemos sido los únicos con los que ha estado­  suspiró largamente mirando al suelo ­del único del que recordaba algo era de Kendo y ni siquiera. y sin embargo a mi... ­Sólo un poco. no era  posible que hubiese sucedido lo que estaba imaginando.. algo así..­ la entrada volvió a cerrarse. ­Wolfy....­¿Ya os conocíais de antes?­ Wolfy me miró sonriendo.

..­ atrapé su rostro con las manos e hice que me mirase a los ojos­ yo..  antes de que se cerrara de nuevo la entrada de la cueva escuche la voz de Nadia desde dentro..  hiciste algo que no recuerdas y por eso estas en el infierno. Wolfy. ­Ya nos conocíamos de antes ¿no?­ me dio un vuelco al corazón. ­Hola de nuevo Raven. podría ser de utilidad llegado el caso. que te des cuenta de que no tienes nada.. ­Es hermoso. ­¿Alguna vez viste fuego congelado? ­¿Cómo? ­¡Kendo! Rápidamente prendió sus brazos y lanzó una bola de llamas contra el lobo que. ­¿Verdad?­ sonrió más e hizo un gesto con la cabeza lanzándolo hacia atrás. como una pesadilla. eché a correr para ponerme a su lado.­ la miré con tristeza.  tener que empezar de nuevo es. pero no me apetecía escucharlo.. a su vez... cuando tocó el suelo se  deshizo en en pequeños cristales rojizos. pero la entrada ya se había cerrado. al final acaba haciéndose familiar pero. ­Si descubre que eres un ángel. es extraño despertar y. sabía perfectamente lo que iba a  decir y también sabía que tenía razón. ­¿Recuerdas? ­Tu actitud me lo hace intuir. ­Fíjate­ me mostró lo que se había formado.. te matará..­ puse las manos sobre él... era un cristal rojizo.  seguramente lo sería... ­Wolfy. es más. parecido al rubí. ella sonrió  amablemente. ni abrasaba  ni congelaba. ­Eh. ­Wolfy. 60 ..­Voy a hablar con ella... Se formó algo parecido a una roca muy brillante que Wolfy atrapó antes de que cayese al suelo.. ni siquiera recuerdos.. hizo lo  mismo con su aliento de hielo. y menos viniendo de ella. Pude ver a Wolfy a lo lejos acompañada de Kendo. ­Sabes. Volteé rápidamente con intención de preguntar algo.. Dicho esto me levanté dejando a Nadia con la palabra en la boca. curiosamente estaba a una temperatura normal.. cogí uno..

61 .. yo estaré todo el tiempo contigo. Raven yo. si necesitas ir a algún sitio solo  dímelo y yo te llevare.­ puse suavemente una mano sobre su hombro ­quizás sea mejor así.. ­La verdad es que molesta mucho.. ­Que va. ­¿Sabes de eso? ­Nadia me dijo­ mentira. sentía como si. mi cuerpo no abrasa. además. ­¿Te quedarás? ­Sí. Nadia dijo que fue un accidente.... ­¿Y cómo está la herida de tu espalda?­ solté su rostro y comenzamos a caminar..... ese dolor cesó de inmediato­ sonrió. con el calor molesta el doble.. puso una mano sobre la mía...­ ni siquiera había pensado que haría después de verla.. no estoy acostumbrada a este calor..­ ¿Nadia dijo eso?  ­¿pero qué clase de accidente puede arrancar un ala de raíz? ­No lo sé... no te preocupes por eso. pero aún así dolía. ­¿Te quedarás con nosotras? ­Yo.. ­Ah. tengo que decirte algo.. . aún más cuando algo algún movimiento con los hombros o giro  el torso.. me faltara algo.. será divertido­ dijo sonriendo mientras tomaba mis manos. ­Raven. sólo pude acariciar sus mejillas con los pulgares.... ­¿Si? ­No recuerdo como era la vida antes de esto­ me miró con tristeza.. ­Oh venga quedate.. ­. no tenía esa intención en un principio. ­... Ella no dijo nada.¿Mm? ­Antes de que vinieras. ­Pero solo seré una molestia.. por alguna razón dolía mucho  aquí­ movió mi mano hasta ponerla en la parte izquierda de su pecho ­es algo raro ya que se supone  que no puede sentir nada..Me fijé en que había dicho pesadilla y no sueño. después de todo.­ mentira. además... y además.. ­No.. al verte.

 cerré los ojos con mucha fuerza. Mire a Raven. por favor*­ vacío ­*pffffffff. Me incorporé con rapidez. Me chocaba que fuese tan sensible al medio que le rodeaba. por lo  tanto. Escuché un fuerte golpe contra la entrada. de esa manera podría saber de que Infierno venía y. ¡Wolfy! Raven me tomó por los hombros para mirar mi rostro. ¿qué ocurre? ….. tiene que haber algo*­ vacío ­*vengaaaaa no es posible que esto este pasando*­ vacío  ­*aunque sea solo un poco*­ vacío ­*oh. aún no había podido ver sus alas. ­Espera. pero no sabía  si era cierto o no. ¡ay! 62 . miré sus ojos también.. ­¡AHG!­ la herida se había abierto.. la sangre  comenzaba a bajar por mi espalda lentamente. ya nos conocíamos de antes... aquello dolía demasiado.*­ vacío. todos son igual de duros. pero Nadia por alguna  razón no terminaba de aceptarla y el ambiente siempre acaba volviéndose incómodo. La herida se abrió aún más por mi movimiento.. había algo familiar en ella. cosa que no debería haber hecho. y  Nadia aún no había regresado. por más que lo intento no consigo recordar nada.. Se puso detrás de mí desenrollando con rapidez la venda ahora empapada de sangre que cubría mi  espalda. pero me gustaría  recordar como había sido todo. Había conseguido convencerla de que se quedara unos días con nosotras.. no parecía haber sido un accidente. te ayudaré.. ­Esto no tiene buena pinta. nada acerca de quien soy yo. sino un ataque. algo que  tampoco debería haber hecho. tenía la sensación de que ya había estado antes así con ella. Es inútil. me incliné hacia delante. Suspiré.. por qué  estoy aquí o quién era la chica que dormía cogida de mi brazo en este momento. la observé y deslicé suavemente una mano por su  cabello. ­Duele.. Ella hizo un poco de presión sobre mi brazo.  independientemente del elemento que lo domine.Infierno XXIII por Wolfy ­*Vamos. si estaba en el  Infierno y había conseguido sobrevivir eso significaba que ya tendría que haberse acostumbrado. ella dormía lo mas pegado posible a mi cuerpo ya que era lo único a temperatura  normal que no la dañaba. eso seguro. ayudarla a adaptarse al de Fuego. ­Wolfy..

­Sé que conoces la respuesta.. ­¡Luego me ocupo! ­¡¿Está así por mi culpa?! ­¡Si! Me callé. así que estaba en lo cierto. me volteé rápidamente. por suerte parecía estar  bien.  sus manos temblaban muchísimo y su respiración estaba entrecortada. tengo que cerrarte eso. agaché la cabeza dejando que Nadia se ocupase de mi espalda.  estaba llorando. Nadia acababa de aparecer... ­¿Nadia? 63 . Raven estaba tumbada boca arriba. su  piel se había quemado y parte de su carne también. estaba tumbada en el  saliente de la roca que utilizábamos como cama. Se acercó rápidamente a nosotras.­¿Qué pasó?­ traté de mirar hacia atrás..? ­¡Deja eso! Miré hacia la entrada... haz que dejen de arder!. solo pude distinguir una expresión  de dolor en su rostro.. pero ella me lo impidió. ­¿Por qué reaccionó así a mi sangre? ­Quién sabe. ­Pero ella. ­¡Raven para ya!­ ¿qué estaba pasando? ­¡¡Raven!! Le dio un empujón y ella calló al suelo. ven Wolfy. Al cabo de unas horas todo se había tranquilizado. pero algo estaba saliendo mal. ­. tenía la ropa algo rasgada y una brecha en la  frente. ponte sobre sus manos. se había desmayado. no supe el por qué hasta que vi sus manos.... había sido culpa mía. ­¿¡Qué ha pasado!? ­¡Kendo. miré sus manos ahora  vendadas. ya no sabía siquiera si la sangre negra que se  deslizaba por sus brazos era la mía o la suya. ­Raven ¿qué te ocurr. estaban completamente destrozadas. Noté como iba limpiando la sangre y trataba de parar la hemorragia. me senté al lado de Raven. el golpe contra la pared si había sido suyo.

....¿. no podía ser del Infierno de Hielo ya que si así fuera no tendría ningún  problema en estar aquí.... ­Fue por mi culpa. dónde estábamos?­ notaba una gran angustia dentro de mi que iba creciendo cada vez  más. solo.. en el momento en el que íbamos a  salir de allí... ­Raven. ­Lo. de que te hicieras eso­ señalo mi cuerpo con una mano.... ­¿Sabes como fue? ­.­ me incliné suavemente sobre ella y besé  sus labios con ternura. ­No te preocupes.? Volví a mirar a Raven.... por lo tanto el único Infierno posible era el de Tierra.. lo siento. ocurrió­  hablaba con los ojos cerrados.. como si aún siguiera inconsciente. Dónde.­ puse una mano en su mejilla ­lo siento Raven. esta bien. Ella continuaba con los ojos cerrados.­He de irme­ se levantó y cogió su lanza ­volveré tarde­ dicho esto salió afuera.. ­Esta ya es. ¿Por qué nadie quiere decirme que es lo que pasa.. ­Ay.. ­............... la segunda vez que me robas un beso.. Antes... solo me dejé llevar... mi ala. 64 .. ¿no se supone que las rocas son resistentes al fuego? Suspiré.. algo dentro de mí me lo pedía.  pero. y cuando intenté arreglar lo que te había hecho. ­¿Cuándo fue la última vez que lo hice? ­... ­¿Ya había hecho esto. fuiste capturada. pero.. ­Contéstame por favor. antes? ­Algo así.. ­¿Cómo? ­Te metí en problemas... algo así como Kendo.. Nadia era del Infierno del Rayo y podía tocar mi  sangre perfectamente sin que le pasase nada.. perdiste el ala.. como si le diese miedo encontrar su mirada con la mía ­quise sacarte  de donde te tenían presa. ­... alguien trató de impedirlo y.

 esas alas.. ­Wolfy.. dolor. un ángel. una sombra. Abrí mucho los ojos. su espalda comenzaba a brillar de una manera azulada. no quiero seguir mintiéndote.  un golpe. ­Vete de aquí. No tenían el color de ningún infierno. ­Esto es. un pozo. sangre. ­Wolfy. Kendo. la miré con odio... Apagué mis brazos dejándome caer de rodillas al suelo.. Miles de imágenes recorrieron mi cabeza en apenas unos segundos. 65 . de todas las cicatrices de tu cuerpo. ­¿¡Qué!?­ me puse de pie de un salto. Se ha ido. ­¡Largo! Aún continuaba en el suelo cuando Nadia regresó muchas horas más tarde. Una sonrisa. luz. una barrera. En el cielo. fuego. dolor..... es más... ­¿Quién eres tú? ­. una  pelea. sangre. pero algo me detuvo. dolor.. sangre.. un beso. heridas.. eran alas de.­.. yo sólo podía observarla en silencio. un paisaje seco.. después de un breve  destello aparecieron sus alas. una cadena. seguramente te estarás preguntando de dónde vengo.. no eran alas de demonio. sangre.. aquello no podía ser verdad.. ­¡Así que fuiste tú! Me dirigí a ella velozmente con intención de atacarla. La responsable.! Ella me miró sin decir nada y yo me llevé las manos a la cabeza....­ alzó sus brazos y abrió los ojos  para mirarse las manos ­y yo ya. hielo... plumas blancas.. dolor... desgarro. lo que soy yo... ­¡Ugh. ­¿Y Raven? ­. más sangre. Se incorporó lentamente hasta quedarse sentada. Mis brazos prendieron con rapidez..

Lo último que vi fue su puño dirigiéndose hacia mi cabeza. me encontraba sentada en la barca de Caronte. no tenía nada que decir... aún no había  66 . ­¿Qué te ha dado tan derrepente? ­Quiero hacer algo por Wolfy. antes de irme de allí tenía que hacer una cosa. como si no hubiese pasado el tiempo desde que me fui. nadie decía nada. ­¿No te había dicho Wolfy que te largases? Me di la vuelta. Suspiré y miré mis manos vendadas.. me  merecía que me hubiera destrozado cuando recordó lo que le había hecho.. Me di la vuelta para ir por el camino de mi derecha. por fin. era de noche.. ­Nadia. ni siquiera en ese momento pude hacer algo por ella. Horas después ya estaba saliendo del infierno. a  pocos metros de la orilla.. ­¿Con anestesia o sin? ­Con por favor. cuando la barca chocó contra la  orilla me bajé y salí de allí. pero mi pie topó con algo. después de andar durante unos segundos volví a aparecer en el  cementerio. ­¿Hm? ­Necesito que me hagas un favor. ese era en único punto de referencia que tenía para regresar  por donde había venido con Kendo.Infierno XXIV por Raven Andaba sin rumbo fijo por el infierno de fuego. ­. Me detuve observando un gran charco de lava que había ante mí. Poco después estaba con Nadia dentro de la cueva. al menos una vez. no me había alejado demasiado del  lugar en el que vivían Nadia y Wolfy. me alegro de verte. pero  ni siquiera sabía como. ­¿Estás segura de querer hacer esto? ­Si. una lágrima se deslizó  por mi mejilla. ni Wolfy ni Kendo estaban allí.

colocado en su sitio la losa que cubría la tumba. ­Perdón de nuevo Claudia... Me agaché para mover la lápida, hice caso omiso del dolor ardiente que recorría mi espalda, solo  cerré los ojos y no dejé de empujar hasta que estuvo perfectamente encajada en su sitio, pude notar  algo líquido bajando por la espalda. ­No esperaba que fuese tan frágil... espero que al menos no sea grabe. Eché a andar por el camino y, a mitad de este saque la daga que Nadia me había devuelto, corté el  espacio y me metí por esa senda para ir al cielo, cuando llegué allí me di cuenta de algo, nada había  cambiado, nada era diferente, ella era un demonio y estaba donde debía estar y yo... yo ya ni  siquiera sabía cual era mi lugar. Sabía donde habían guardado el ala de Wolfy, siempre que conseguían algún trofeo lo llevaban a  una sala especial para analizarlo y, poder fabricar armas más poderosas contra los demonios, mas  destructivas y torturantes, para causarles el mayor sufrimiento posible, como si no tuvieran ya  bastante con todo lo que tienen que pasar. Corrí, no debía perder tiempo si quería sobrevivir, no me fue difícil localizar la sala donde  seguramente estaría guardada, el problema era... ­¿Qué es lo que necesitas? Una chica alvina de aspecto amable, era delgada y tenía el cabello recogido en una larga coleta baja,  estaba sentada cerca de la puerta, la encargada de vigilar ese lugar, no sería fácil conseguirlo. ­Necesito coger algo de ahí dentro. ­¿Qué cosa? ­El ala de Wolfy­ ella alzó las cejas. ­¿La chica demonio que escapó? mejor dicho, ¿a la qué ayudaste a escapar? Genial, Yukari se había encargado de hacer correr la voz, ella debió darse cuenta de la cara que  puse. ­Ah no, tranquila, no tengo nada contra ti­ bostezó ­las cosas siempre se hacen por algo... no me  interesan tus razones, solo hace falta que estés segura de que eso si era lo correcto. ­Lo fue... ­Oh vaya, en ese caso me alegro, pero el ala no te la puedes llevar­ oh estupendo. ­¿Por qué?­ el dolor en mi espalda iba creciendo y eso provocaba que poco a poco mi humor se  fuera volviendo amargo. ­Simplemente no tienes los permisos necesarios­ se recostó ligeramente sobre la hierba. 67

­Entonces lo cogeré sin los permisos. ­No podrás hacerlo­ sonrió ligeramente. ­Eso ya lo veremos­ en verdad si que me estaba enfadando. ­Puedes pedírselos a Yukari si quieres­ sonrió aun más. ­¡Serás... ! La agarré del cuello de la camisa dispuesta a borrarle esa sonrisa de la cara ­Veamos si te atreves. ­Puedes estar segura de eso. ­Ey, ey ey ey, chicas chicas chicas chiiiiicas. Miré hacia donde provenía la voz, se acercaba otra chica que, seguramente, acababa de salir de la  ducha, iba descalza, tenía un cuerpo atlético, unos pantalones anchos y una toalla alrededor del  cuello que le cubría el pecho era lo único que llevaba, el cabello oscuro y mojado le caía por la  espalda. ­¡Chloe!­ aún la tenía sujeta por el cuello, pero parecía que aquello ya no le importaba. ­Hola Shiba­ se acercó a nosotras y la abrazó suavemente. El que no le diera ninguna de ellas la más mínima importancia al echo de que estaba a punto de  atacar a la chica llamada Shiba hizo que soltase su cuello rápidamente quedándome perpleja, ¿qué  ocurría con estas dos? ­Te extrañe amor. ­Pero cariño, si apenas estuve fuera 15 minutos... ­Por eso mismo, y si no fuera porque tenía que quedarme de guardia habría ido a ducharme contigo. ­Ah tranquila, la próxima vez seguro que podrás venir­ espera... ¿se olvidaron de mi existencia? ­Me hace feliz saber eso...­ se puso de puntillas y besó sus labios, la otra chica le devolvió el beso  abrazándola por la cadera mientras yo miraba a otra parte. Aprovechando lo acarameladitas que estaban me fui acercando lentamente a la puerta. ­Te estoy viendo... ­¿A mí? ­No Chloe... bueno sí, a parte­ Shiba me miró. 68

­Ah Raven, ¿cómo va todo?­ Chloe me miró sonriendo. ­¿Sabes mi nombre? ­Quién no lo sabe después de aquello... ­Ah claro... ­Dijo que quería llevarse el ala del demonio. ­¿Y eso? ­Eso no os importa a vosotras...­ les di la espalda mirando al suelo, ahora ellas eran dos, aunque  luchara no podría conseguirlo, ya podía despedirme de todo. ­Puedes cogerla. ­¿Qué? ­¡Chloe!­ Shiba la miró con enfado, ella la abrazó haciendo que apoyase la mejilla en su pecho  desnudo provocando un fuerte sonrojo en sus mejillas. ­Está bien, puedes cogerla­ la miré con extrañeza y ella me devolvió la mirada ­creo que sé por qué  la ayudaste a escapar... e intuyo la razón por la cual quieres el ala. ­¿Y eso por qué? ­En parte porque estás sangrando­ esta vez fue la chica llamada Shiba la que habló. ­Sola no podrás con eso, deja que te ayudemos. ­¡Chloooooe! ­Amor, no te das cuenta de...­ se acercó para susurrarle algo al oído, al cabo de unos segundo Shiba  abrió mucho los ojos y me miró. ­¿Qué le dijiste? ­Lo que pienso que es la verdad. Shiba se acercó rápidamente a mí y tomó mis manos. ­No te preocupes, nosotras te ayudaremos, disculpa que fuese tan dura antes. ­¿Y esa cara de compasión a qué viene? ­Ven Raven­ Chloe me sonrió pasando un brazo por los hombros de Shiba ­ayúdanos a buscar el ala­  dicho esto entraron en la sala, las seguí sin saber muy bien que era lo que había pasado.

69

... pero después. según mi mano iba palideciendo por la falta de sangre comenzaba a aparecer una raya  vertical de un color más oscuro.. 70 . podía verse  perfectamente como iban desintegrándose una tras de otra las personas que había allí.. Tomó mi brazo izquierdo con suavidad..... ­¿Entonces? ­Dame tu mano.Infierno XXV por Wolfy Gritos. pero desde aquí. ­¡Wolfy! Me di la vuelta. ­¿Eh? ­Mira. al principio no sabía por qué lo hacía.. ­Wolfy. desde la roca más  alta de todo el Infierno de Fuego podían escucharse claramente los gritos de dolor. En la tranquilidad de la cueva se amortiguaban todos los ruidos.. ­Solo hago mal. Nadia venía hacia mi. pero tu... ­Me refiero a antes de morir­ ella me miró ­¿qué hice para estar aquí. tu no. cuando vi lo que pasaba  me di cuenta. ­Wolfy­ ella se revolvió el cabello con una mano ­yo sí que merezco estar aquí..? ­No hiciste nada malo.­ suspiró sentándose a mi lado. puso su mano algo por debajo de mi muñeca y comenzó a  apretar poco a poco. ­Déjame en paz. tienes que venir conmigo. ­¿Soy una mala persona? ­En este momento un poco.. ­Wooooolfy no te pongas así... iba desde el centro de la palma hasta un poco más abajo de la  muñeca.. hago mal a todo el mundo­ sonreí amargamente ­lo hago incluso sin pretenderlo. ­¿Entonces por qué estoy en el lugar de los condenados? ­Wolfy. tienes que acompañarme a casa y. tengo algo para ti.

 ¿por qué no atacaste a  Raven cuando te diste cuenta de lo que te había hecho? 71 .­ saltó aterrizando frente a mí ­antes de nada Wolfy. lo sé.. ­Y ahora que estás más tranquila. una pregunta..­ la miré. no podía retirar la vista de mi muñeca. ­Creo que lo dejé por aquí. ­¿Tú tampoco le viste? ­Nou. ­¿Me quieres decir qué es lo que buscas? ­Espera un momeeeentoooo­ Nadia se encontraba escalando por la pared de la cueva hasta la zona  más alta ­ah aquí está.... lo sé­ me levanté de la roca y le tendí la mano ­¿vamos? ­Eres de lo que no hay­ ella sonrió mientras tomaba mi mano para levantarse también. ­Ya me imagino... ­Suicidio­ me soltó.  desapareció cuando mi mano recuperó el flujo sanguíneo. Kendo no estaba allí. necesitaba guardarlo en un lugar que fuese al menos un poco fresquito. pero ella no me devolvió la mirada.. ­Bueno­ sonreí ­de todas maneras no puede ser peor que lo que me acabas de decir. ­Jajajaja. ya  que no encontré a Kendo­ sacó algo envuelto en una sábana de una zona algo hundida en la roca. ­¡Oye! Fuiste tú quien preguntaste. ­Te condenaste de una manera tonta.. Poco después me encontraba en la cueva con ella. ­¿Entonces no hice nada malo? ­Incluso tu comportamiento en el Infierno es demasiado bueno. la cicatriz aún continuaba ahí de un color más oscuro que el resto de la piel.­ me miró con una sonrisa triste en el rostro ­sólo sé que no mereces estar  aquí.­Eso es.. ­¿Y por qué? ­Como voy a saberlo. estaría corriendo sobre algún charco de lava como siempre.. pero no le di mucha  importancia.. ­Entonces yo. ¿te dignarías a venir un momento conmigo por favor? ­¿Qué es lo qué pasa? ­Tengo algo para ti.

 era una de las alas de Raven. nada acerca de ella o de  mi.­ tomó el bulto que tenía envuelto en sábanas ­¿cómo explicas esto?­ lo desenvolvió. ­Devuélvela. Cientos.­ noté como cortaba los hilos que trataban de cerrar la herida de mi espalda.. ­¿Por qué lo ha hecho? Nadia se encogió de hombros y yo volví a mirar lo que sujetaba entre sus manos. ­Sabes que no puedo hacer eso. blanca y brillante.. ­Date la vuelta. tuve que contener un grito de dolor mordiéndome una mano  ­pronto acabara Wolfy. miles. ella dijo que  también lo había hecho antes. ­Ella lo está. todo volvía de nuevo. yo la besé y. ­Raven.. cuando la  raíz se fusionó con mi columna finalmente ocurrió. ­Lo sé...­ sentí como introducía el principio del ala por la herida.. ­¿Qué? ­Si no. ­¿Enamorada? ­No digas tonterías.. ­tapé mi rostro con las manos. ­Ven Wolfy. metió  ligeramente la mano dentro y lo abrió. nada. me siento bien cada vez que estoy a su lado.. ­Podría colocártela ahora aprovechando que aún no tienes cerrada la herida.. nada sobre lo que había pasado.. ­¡Raven! 72 .. pero. ­Pero.­No.... todo volvía a  encajar... ­Más ella misma fue la que se declaró culpable.­ dejé que Nadia quitara las vendas que cubrían mi espalda ­no te muevas. esto quizás  te duela un poco...  podría decirse que hasta demasiado hermosa.. eso es...­ miré mis manos ­no creo ser capaz de hacerle daño.­ Nadia me miró ­no puedo actuar sin saber que fue todo lo que pasó. millones de imágenes inundaron mi cabeza. ­¡No puedo aceptarlo! ­Ella ha querido. pero. era exasperante no recordar nada.. miré a Nadia y después recorrí rápidamente toda la cueva con la mirada.

­ Shiba se acercó sentándose a los pies de la cama. te conseguimos el antídoto que neutraliza la sangre de demonio­ Chloe me acercó una  botellita con un líquido verdoso. ­Ups... ­Pero Chloe. esto va fatal. Chloe y Shiba entraron en la habitación.... ­Eso no tiene buen aspecto. es fuerte. ­¿Se encontrará bien? ­Seguro que sí. les sonreí retirando la mirada del libro.Infierno XXVI por Raven ­Esto va mal. ­¿Cómo te encuentras?­ Chloe se sentó a mi lado en la cama.. ­. ­Toma.. 73 .­ como única respuesta alcé el ala de ángel que me quedaba.. no creo que sea únicamente dolor físico.. ¿quién iba a saber que su cuerpo reaccionaría así? ­Era obvio y tendríamos que haber caído mucho antes en que eso ocurriría. ­Aunque. ­¿Qué decían de un lobo? ­¿Que importa eso? ­Al menos conseguiste el antídoto ¿no? ­Al menos.. ­¡Raven! ­No tengo porque hacerlo. ­Chicas os estoy oyendo... ­No lo tomaré­ volví a clavar la vista en el libro. ­¿Qué crees qué fue lo que pasó con ella? ­Ni idea.

 se entendían con solo mirarse y se notaba en sus actos lo mucho que se querían. ­Ella quería destruirme. ­Raven. no me apetecía seguir escuchándolas. ­¡Wolfy! Me levanté de golpe destapándome. esto no era propio de mi. ­No hizo nada malo y yo solita me las arreglé para arruinar su existencia.  además. ­Oh vamos­ Chloe me dio un golpe en el hombro ­esa chica no era ella. las miré.. se sentía bien. ­Pero al final lo hizo­ no podía sacarme de la mente su mirada. Chloe y Shiba continuaban hablando pero ya no las escuchaba. Cerré el libro. ­Y dale.. ­Ella sufrió más que yo. ­Eso en parte es cierto. ­Además. Aparté a Chloe de la cama y me tapé entera con las mantas. ­Y eso hizo que se detuviera. no recordaba nada de ti. ­Más no te hirió. apoyada en la ventana se encontraba Wolfy  74 . ­Recordó algo más­ Shiba habló mientras yo recuperaba de nuevo mi libro.­Te hará peor si no lo tomas ahora. seguro que Wolfy no querría verte así. seguro que recupera pronto la memoria y vuelve a por ti.. así que  dejé que las lágrimas simplemente salieran de mis ojos y rodaran hasta caer sobre la almohada  mojándola ligeramente.  Wolfy no me recordaría jamás y eso era lo mejor que le podía ocurrir. una lágrima se deslizó por mi  mejilla. estupendo. ­Vaya mira a quién tenemos aquí­ la voz de Chloe. ­¿Qué yo qué? ¿quiénes sois vosotras?­ la voz de. esa voz me suena.­ Shiba me quitó el libro de las manos ­ese no es motivo para que tengas que pasar por esto. podría rehacer su modo de  vida y no acordarse de mí nunca... allí. sin embargo. efectivamente. ­¿Eres tu la causante de todo esto?­ la voz de Shiba. estaba claro que estas dos no me iban a dejar leer en paz. ciertamente si que  eran tal para cual. ­¡¡Raven!!­ espera.. me calmaba llorar.

... Yo sonreí ampliamente y tomé su ropa con suavidad.­ Chloe le lanzó el frasco y Wolfy lo atrapó al vuelo... ­Raven.. seguramente ya habría adivinado lo que pasaba..­ no pude decir más. una de las muchas plumas que cubrían el suelo de  la habitación.. a mi ala de ángel. 75 . faltaban  casi la mitad de las plumas que la recubrían dejando al descubierto parte de la estructura de hueso. Lancé  una mirada de reproche a Chloe y esta se encogió de hombros. le había pedido el favor de que lo  recogiera todo.? Se agachó y recogió del suelo una pluma blanca.? El ala de demonio que antes pertenecía a Wolfy estaba perfectamente. ­Si hago eso también se envenenará el resto de la sangre de mi cuerpo. ¿por qué hiciste eso?­ susurró apoyando los labios en mi frente. pero en el  momento en el que puso los pies en el suelo caí en la cuenta de algo ­¿eh? ¿qué rayos.si estás  llorando. ni en mis  lágrimas.quien volteó rápidamente la cabeza para mirarme... ­Ahora somos iguales.? ­No pasa nada. ­Como va a estar bien. pero aún guardaba parte de  su sangre. ¿por qué. ¿por qué. ­Raven­ una gran sonrisa iluminó su rostro y saltó de la ventana para dirigirse hacia mí. luego se volvió hacia mi ­tienes  que tomarlo..... me miró con la boca abierta.­ su mirada hizo que cogiera el frasco sin protestar ­esta bien.. apoyé el rostro en su hombro y comencé a llorar ­¡estás aquí! ­¿Dónde iba a estar si no es a tu lado?­ puso una mano sobre mi cabello acariciándolo lentamente  mientras me abrazaba con el otro brazo ­Raven tus alas. pero como se empeñó en ir a buscar la cosa esa para neutralizar la sangre de  demonio no le había dando tiempo.. al unirse a mi columna había comenzado a atacar al otro ala. ­Raven guarda tus alas o seguirá haciéndote mal­ susurró dando un suave beso a mi cabello.. ­Pero. ­Wolfy yo.. ­¿Y no existe algún remedio? ­¡Aquí está y no se lo quiere tomar! ­¡Chloe! ­¿Qué? ­Acércamelo...... ­Dime una cosa Raven.­ se sentó a mi lado en la cama tomando mi rostro con sus manos ­.. esta bien­ miré hacia otro lado intentando que no se fijara en mis alas...

­Puedo ser tu amiga o tu enemiga. ­Sé que no eres mala persona­ me miró a los ojos y sonreí.. me senté a su lado en la cama. pero me apetecía más hacer otra cosa. momento que había  aprovechado para recoger todas las plumas del suelo de la habitación.... ­Luego.Infierno XXVII por Wolfy Cerré la puerta de la habitación tras de mí. salí al jardín para dejar la  bolsa y allí sentada en el camino de piedra se encontraba la chica de cabello oscuro que había visto  antes en la habitación. ella aún estaba dormida. ­Creo que me quedaré con la primera opción. Me introduje en la casa pensando en lo que Chloe había dicho. ­¿Vienes dentro?­ me levanté del suelo y ella me miró. estoy esperando a que regrese Shiba­ suspiró y volvió de nuevo la vista a la puerta  principal. quería seguir hablando con ella. seguramente tenía razón. ­Cuida de ella. ­Supongo que cuando Raven se recupere tu también intentarás destruirme. saber por qué nos estaba  ayudando y preguntarle acerca de la otra chica. sobre la mesilla que  76 . Me callé.. te necesita. ­Últimamente todo el mundo dice eso. ­Y si te sirve de consuelo tampoco tenía intención de hacerte daño­ sonrió ligeramente.Qué?­ ella sólo sonrió y volvió a clavar la vista en la entrada sin decir nada. subí las escaleras y entré en la  habitación de Raven. ­¿Y tu eras.? ­Puedes llamarme Chloe. Raven se había quedado dormida.. ­¿. eso depende de ti. ­Tu sabes que sí. ­Entonces será porque es verdad. ­O no. ­Si necesitas algo ya sabes donde estoy­ me dirigí hacia la casa. ­¿Ah no?­ me senté a su lado.

.­ se dio la vuelta sobre la cama dándome la espalda ­yo tenía miedo..­ puso un dedo sobre mis labios haciendo que me callara ­no te preocupes. ­Shhhh. ­Lo que tu quieras que suceda­ deslizó una mano hasta mi nuca. ­Raven­ me arrodillé en el suelo apoyando los brazos sobre la cama ­¿cómo te encuentras? ­Bien ahora que. ­Que así sea. ­Aún así quiero que sepas que lamento lo que pasó­ miré sus ojos y recordé algo ­¿por qué llorabas  antes? ¿tanto te duele?­ miré su espalda. ­Raven yo. siento todo lo que te hice.. ammm. estás a mi lado­ puso una mano en mi mejilla provocando un sonrojo en mi rostro. ella hizo presión con la mano que tenía  sobre mi nuca profundizando el beso. lo que quise hacerte cuando estabas en el  infierno. Ella se había sonrojado demasiado al escuchar mi pregunta y yo me cuestionaba el por qué. ­Yo.. nunca... lo cogí para examinarlo. ­¿Cómo pudiste pensar eso..?­ me incliné un poco sobre ella mirando sus ojos. yo. perdóname.había a su lado descansaba el frasco con el líquido verdoso. Me acerqué mas y la besé con suavidad cerrando los ojos..... eso ya pasó y no  hay porque recordarlo.....­ se dio la vuelta para mirarme de nuevo ­te iría mejor si yo no intervenía de nuevo en tu  vida.. yo. de no  poder volver a verte.Seguramente te destruiría.­ me senté en la cama observándola ­¿no pensaste en. ­Esto. después de tomar el neutralizador había guardado sus alas.? ­.. ­¿Conscientes de qué? ­Del beso... no lo sé­ clavó su mirada en la mía poniendo sus manos en mis mejillas... ­¿Qué pasaría si yo tomase esto.. ­Esta vez ambas fuimos conscientes ¿no?­ me miró sonrojada.... mis mejillas se sonrojaban y un cosquilleo recorría mi espalda..  pero aún no sabíamos si había dado resultado o estaba atacando su sangre en estos momentos.. sentí algo que no había sentido hasta ese momento...... mi cuerpo  reaccionaba a ella. ayudarme a recuperar la memoria? ­Creía que.... ­. 77 . me dejé llevar  por ella disfrutando del beso hasta que se separó por falta de aire... ­¿Y ahora que debería suceder?­ me acerqué más a ella..

 creo que si.­ besé su cabello con suavidad para después apoyar la mejilla en él.. ­¿Cómo? ¿qué.. eso sí..­ la miré a los ojos sin comprender nada.. pero es gracioso el ruido que se  hace al andar por la hierba congelada.. parece que vas haciendo crocanti.. ella se acurrucó  contra mi cuerpo y suspiró cerrando los ojos mientras apoyaba la frente en mi pecho.. ­Se merecen lo que les esta pasando. no soporta que se le escapen sus  víctimas y menos dos veces seguidas. ­Oh oh. ­Me alegra saber eso..Me reí suavemente apoyando la frente contra la suya... ­Wolfy.. el resto puedes imaginártelo. hay que tener  cuidado cuando se anda por la piedra porque eso ya si que resbala demasiado..?­ miré a mi alrededor sin poder creerlo ­¡Kendo! 78 . con todo el lago por supuesto. Raven y yo la miramos ­Yukari  a secuestrado a un animal al que dice que le tienes mucho cariño. ­Yo llegué allí y ya tenía frío. ­¿Pero todo cómo cuanto? ­Hasta la catarata esta congelada.. por lo demás no ha pasado nada interesante. ­¿Y los demás qué hacían? ­Creo que buscar alguna manera de derretir todo eso. ­¿Mm? ­Abrázame. pero nunca pensé que estaría todo congelado.. ­Tu calidez me hace bien­ tomó mi ropa sonriendo... Me tumbé con cuidado a su lado rodeando suavemente sus hombros con un brazo. ­¿Qué? ­Voy a ser breve­ saltó elegantemente cayendo a los pies de la cama. ­¿Cómo te encuentras?­ apoyé los labios en su cabello cerrando los ojos.. ­¿Qué decías que pasó?­ las voces venían de fuera.­ Shiba se dio cuenta de que estaba al lado de Raven ­¿cuál  era tu nombre? ­Wolfy.­ Chloe y Shiba entraron en la habitación ­¿a quién se le  ocurre secuestrar semejante bestia? ­Dijeron que era necesario para atraer a. ­Si.

.. pero no había  tenido tiempo de romperlas antes de que comenzasen a robarle fuerzas y energía. lo  habían encadenado por las cuatro patas. ­¿Y tú cómo estás?­ me puse a su lado observándole. él abrió los ojos para mirarme. ­Una última cosa Yukari.. El guardia no dijo nada más y se retiró en silencio. supongo que no te caigo bien. ¿verdad? 79 .Infierno XXVIII por Yukari ­¿Cuánto crees que tardarán en venir? ­¿Tardarán? ­No creo que venga sola. y eso era debido a que el querido lobo de mi amiga  demonio estaba apresado en una esquina de la misma. las cadenas también estaban congeladas.. ­Esto no me gusta.... ­Grrrrr. si eso pasase destrozarías mi plan ­puse una  mano sobre su hocico y él intento morderme ­oh vaya. me dirigí hacia donde estaba.. necesita ayuda para llegar hasta aquí. nos lo cuenta todo y después la destruimos ¿te parece? ­No creo que sea lo más correcto. esta comenzando a convertirse en algo personal. ­¿Qué pensáis hacer cuando las veáis? ­Obvio destruirlas. suspiré y recorrí la sala con la mirada. ­Ya lo es desde hace tiempo. ­Ni se te ocurra morirte antes de que llegue tu amiga. ¿qué pensáis hacer con el lobo? ­¿Después de escuchar toda la conversación no puedes deducirlo tú solo? ­¿Y con sus destrozos? ­Para eso ya encontraremos alguna solución. ­Déjame en paz­ hice una seña al guardia para que se retirase. allí hacía  mucho más frío que en las demás estancias. ­Pero Raven debe tener información valiosa ahora que ha estado conviviendo tanto tiempo con  demonios. ahora lo importante es hacer desaparecer a ese  demonio. y esa traidora de Raven está con  ella. ­Pues la tenemos encarcelada un par de días. lo observé.

.. Cerré los ojos con furia. deberían estar  todas muertas. la odiaba. Algo hizo que abriera los ojos sacándome de mis pensamientos....  otros más pequeños. suspiré cerrando los ojos al oler en él el olor del  fuego quemando todo lo que encontraba a su paso. ­Simplemente tienes que degollarla. Miré al horizonte.. no quedó nada de  él. solamente una mancha en mi pierna de color grisáceo... Minutos después salí de la habitación..  su piel escamosa de reptil brillaba fuertemente en colores rojizos. ­Sabes. hechos de fuego  seguramente creados por el demonio para distraernos y poder conseguir su objetivo pasando  desapercibida. pero sucedió algo que no esperaba. habíamos liberado nuestros poderes y por lo  tanto ya ninguna de las dos podía seguir fingiendo que íbamos a la universidad o que teníamos una  familia normal.. algunos más grandes. ¿Cómo iba a ser un demonio buena gente?¿y  cómo alguien que se alía con él puede ser alguien bueno? las personas como ellas.­ ladeó la cabeza ligeramente para mirar directamente mis ojos. un pequeño bicho subía por mi  pierna. tenía agarrada una serpiente por la cabeza. Antes de que el guarda pusiese hacer nada aquel animal se deshizo quedando de él solo un montón  de cenizas en el suelo. ­¡Yukari!­ un guarda se acercó a mi corriendo ­que. en verdad odio esa mirada. no pueden llegar aquí y pensar que por ser  buenas personas pueden hacer lo que les apetezca. era ceniza. pudiendo distinguir en este pequeños puntitos brillantes. seres artificiales. dicen que todas las mascotas acaban adoptando rasgos comunes con su dueño.. no deberían tardar  demasiado en llegar.­Grrrrrrrrrrr. esto sería muy divertido... tenía que ponerse sentimental y montar un drama solo  porque pensaba que era buena persona. la toqué con un dedo. todo se había disuelto. diablos. y con ello la única oportunidad de recuperar una forma de  vida arrebatada a la fuerza. pero noooo. Sonreí. le di un manotazo quitándolo de ahí. tu me  miras con el mismo destello de odio que había en los ojos de ese demonio­ puse las manos al lado  de sus ojos ­¿y sabes otra cosa?­ susurré sonriendo acercándome a su oreja ­seguramente esto sea lo  último que veas porque.. ¿qué es esto? Levantó el brazo. 80 . pero todos ellos eran bichos y animales. y tu. Sonreí aun más sacando las alas.  me senté a los pies de la catarata ahora congelada y dirigí la vista al horizonte. su cuerpo retorciéndose para  tratar de liberarse podría recordar a la imagen de una llama subiendo por un tronco.. pero esa no era una serpiente normal. las odiaba a todas.. ­Ya ha comenzado. conseguí un poco de agua líquida para lavarme las manos. el viento sopló ligeramente. Desde aquel encuentro las cosas se habían disparado.. si Raven se hubiese ocupado de ese demonio cuando tuvo ocasión ahora yo no  tendría todos estos problemas. deberían desaparecer.

.. Miré sus ojos una última vez y después salí corriendo de allí seguida de Shiba.. dime. ­No deberías haber venido Raven. ­Estoy bien. ­¿Cuidarás de ella? ­Descuida..­ miré a Raven.­ Shiba se puso tras de mi ­¿tenían que ser precisamente arañas?­ dijo con voz angustiada  mientras miraba hacia los lados. ­No tardaré en volver­ dije mientras besaba la frente de Raven.. ­She. Puse también la otra mano en su mejilla y miré a Chloe.. las arañas corrían en todas direcciones mientras que las  serpientes y demás seres iban arrastrándose hacia delante con rapidez. 81 ..Infierno XXIX por Wolfy ­¿Se puede saber qué es lo que haces? ­Sólo quiero entretenerlos un poco­ aún continuaba con la mano apoyada en el suelo.. estaba demasiado pálida. ­Chloe. Le sonreí..... estaba cogida del brazo de Chloe. ­Tu también... ­Tienes que llevarme a un sitio.. ­Si. ¿cómo te encuentras? ­Creo que sobreviviré siempre que me pueda sujetar a algo­ sonrió de manera cansada. ­Tienes mala cara. Me levanté lentamente mirándola. ­Bueno mientras no sean cucarachas. ­Ya pero.... ­Ten cuidado.­ susurró poniendo una mano sobre una de las mías. de ella salían  miles de pequeños bichitos de fuego.­ puse una mano en su mejilla acariciándola.

 de allí comenzó a salir vapor. ­Lo suponía­ prendí mis brazos ­hazte a un lado. vapor y  más vapor. no creo que lo llevasen muy lejos. esto no puede haberlo hecho el. ­¿Y si es una trampa?­ Shiba se encogió de hombros. ­¿Seguro?­ observé el camino. ­Derecha.. me iba indicando en que lugar se encontraba Kendo. añadí mas calor hasta hacer que el fuego de mis brazos se volviese  azul. ­A la izquierda­ torcí. Sonreí también.­ Shiba se colocó a mi lado. logré retirar todo el hielo que cubría la puerta. Shiba sonrió mirándome. ­Pero la estancia en la que le encerraron esta por ahí. sentía que mis manos se iban entumeciendo  por el frío. ­Ahora eres tu quién me tiene que guiar a mi. estaba completamente congelado. ­¿No me digas. ¿por? ­El hielo que cubre este camino es diferente al de antes.... pero este hielo  no era hielo normal como el que cubría toda la superficie.. era  completamente cuadrado y solo tenía una puerta. casi se podría decir que formaba  una especie de túnel de hielo. y que no lo harías sola. un vapor blanco y espeso que lo cubría todo. Corrimos así durante varios minutos hasta llegar a una encrucijada. Shiba se retiró. era hielo seco. apoyé mis manos con fuerza contra la puerta. pero había perdido parte de esa forma  aumentando y modificando su volumen debido a las capas de hielo que la cubrían. ­Como yo intente abrir esa puerta me quedaré pegada. ­Mierda. ­Supongo que estará aquí dentro.. pero no me detuve. ­Ellos sabían que vendrías.Yo iba delante de Shiba para ir derritiendo el hielo y que ella no resbalara..? Había mencionado antes que era una estructura cuadrada... Al cabo de un tiempo acabamos llegando a algo parecido a un edificio de una sola planta. ­Sí.. ­Izquierda. 82 .

.?­ puse las manos  bajo su hocico haciendo que alzara el rostro.  La cadena se había roto... ¿Wolfy? ­Shiba. me cubrí los ojos  con una mano...  mis lágrimas continuaban mojando su pelaje.. ­Wolfy libérale y vámonos cuanto antes. Hubo una fuerte explosión. todo mi cuerpo había prendido. Shiba me miraba asustada y yo estaba fuera de mí. todo el edificio saltó por los aires haciendo aún más ruido al chocar  contra el suelo. ­Aing.. ya todo era demasiado tarde. lo  abracé suavemente. las paredes de  derretían. ahora  cálido. gimió de nuevo suavemente y paso la lengua por mi mejilla. ­¡¡Aaaaaaaaaaaaaaarrrrrrggggggggghhhhhhhhhhhh!!­ tomé la cadera con ambas manos tirando de  ella con todas mis fuerzas. ­¿Qué ocurre?­ se acercó un poco a mí ­¿estas llorando? ­Le han.. ¡Y esto!­ agarré fuertemente la cadena ­¡esto casi destruye ya a dos seres  inocentes! ­¡Wolfy... ­Wolfy hay que irse. la nube de vapor no pasará desapercibida y además me  estoy helando. lo que vi hizo que mis ojos se llenasen de lágrimas. ­¿Eh? ­¡Le han arrancado los ojos!­ abracé a mi lobo más fuerte hundiendo el rostro en su pelaje. la sala debía ser oscura.. ­¿Kendo? Escuché ruido de cadenas y pude distinguir una forma blanca tratando de moverse. aquella luz hacía daño.. ­No se lo perdonare.. detente! Ya era demasiado tarde. pero la poca luz que entraba por la  puerta se reflejó en todo el hielo que había dentro logrando iluminar toda la sala.La abrí con rapidez metiéndome dentro. 83 . Tenía dos grandes regueros de sangre que comenzaban en sus ojos y se deslizaban por su cuello  hasta caer en pequeñas gotas al suelo.. ­¡Kendo!­ me dirigí rápidamente hacia allí y me arrodillé a su lado ­¿pero qué.

 a mi  alrededor parpadeaba con suavidad una luz rojiza mientras se oía el chisporroteo del fuego. el golpe que dio mi cuerpo contra el obstáculo lo combo ligeramente. tienes que calmarte. Miré a mi alrededor. había llegado aquí con Wolfy y.. estaba de pie.. busqué a Wolfy con la mirada. pero con mucha fuerza. a pocos metros de mí. una persona a la que sólo le preocupaba la gente a  la que quería.. mantenía la mandíbula apretada y los ojos ardiendo. ni siquiera me miró. Cerré los ojos y volví a moverme. tenía que  tranquilizarla de algún modo. ­Wolfy.. Me dio la impresión de que algo cambió en ella al escuchar el nombre de Raven. respire hondo cerrando los ojos y puse de nuevo las  manos en sus mejillas ­Wolfy. me empujé contra el  suelo pero volví a pegarme rápidamente a el cuando mi espalda chocó contra una plancha de hierro  a una temperatura anormal. Me levanté para situarme a su lado y miré su rostro. pero apenas pude moverme ligeramente. 84 . había enloquecido. un rojo brillante que se movía por ese pequeño espacio como  si de fuego se tratase.. Todo su cuerpo estaba en tensión y respiraba profundo.. este lugar es peligroso.­ me estaba abrasando ­creo que se asustaría­ susurré muy bajito.. pero quedaban marcas negras por sus brazos y su cuello.. todo ardía a pesar de los pequeños ríos que se estaban formando por el hielo  que se derretía. si Raven te viese así. ella era tranquila y alegre.­ puse una mano en su mejilla y la retiré con rapidez.Infierno XXX por Shiba Abrí los ojos al sentir presión sobre mi cuerpo. en cualquier  momento podía perder el control de nuevo y hacer una masacre sin ser consciente si quiera de sus  acciones. era demasiado peligroso que estuviese así.. subían por su cuerpo y su forma curva podía recordar a la manera  de moverse de pequeñas serpientes.. ya fuera su lobo o ya fuera Raven.. Traté de levantarme.. llevaba poco tiempo con ella.  creando algo así como la forma de mi espalda. ­Wolfy vámonos de aquí. sacudí la cabeza tratando de despejar las ideas. miraba al  horizonte y tenía una mano apoyada en la cabeza del lobo. No dije nada. pero era suficiente para conocer como  era su personalidad.. todo el fuego  de su cuerpo se había apagado. fruncí el ceño. lentamente iba retirando lo que había sobre mí hasta que conseguí  salir.. lo acariciaba suavemente. estaba aun más caliente que las  planchas de hierro que me habían enterrado. ­Wolfy.. después  de ver al lobo. estaba semienterrada no se muy bien donde.. como fuego del infierno atrapado que luchaba por salir. algunas  marcas eran gruesas. Ella no dijo nada. pero no podría  jurarlo. a ver. otras finas. Sus iris estaban completamente rojos.

 sólo pude mirarla durante una décima de segundo antes que de  saltara.. Me puse a su lado abrazándolo y agache la cabeza tratando de hacerme lo más pequeña posible. Me atreví a levantar la cabeza y abrir los ojos. pero podía  sentirlo. ella era así. sus brazos sobre todo.­Los destruiré a todos. cuerpos destrozados y rostros desfigurados  nos rodeaban por todas partes. Todo estaba cubierto de sangre azul. Wolfy miraba hacia nosotros. volvía a ser ella. mucho miedo.. tenía las palmas en carne viva.. respiraba con normalidad.. volvió la vista hacia mí. si.. Nadie hacía ruido. Nada se movía. ­Lo siento.. separé mis manos de su cara lo que aproveché para  agitarlas con fuerza tratando de enfriarlas. no sabía ni cómo ni dónde pero comenzaron a escucharse gritos de dolor. ­Tranquilo.. tranquilo. Pasaron varios minutos.. escondidos tras los escombros a los que había  quedado reducido el edificio. reventaban en el  cuerpo de los ángeles que estaban acechando. ­Wolfy aquí no hay nadie. pero no tenía fuerzas ni siquiera para levantar su  cuerpo del suelo. El lobo estaba asustado y trataba de moverse. habéis  acertado. ­¿Ah no? Giró el rostro con rapidez hacia la izquierda. Su  mirada era la de siempre.­ me asusté al escuchar tan derrepente su voz.... completamente manchada de sangre. me abracé más fuerte al lobo. no se exactamente cuánto tiempo permanecí así. su cuerpo estaba relajado. el también estaba temblando.  bolas de fuego emergían de la nada. solo una figura estaba en pie. Note como el cuerpo de Wolfy se iba tensando cada vez más y más.. acompañado de un grito  desgarrador y salpicando mi cara de sangre azul. sus  ojos se habían apagado. de sangre de ángel. igual que se preparan las bestias  cuando están a punto de atacar.  cerré los ojos en el momento en el que un brazo aterrizó a mi lado. adivinar quien era. Curioso que hablase como si la conociera cuando apenas llevaba una semana a su lado.. pero. Se miró las manos y después los brazos. Tenía miedo.. tan velozmente que todos los huesos de su cuello  crujieron por el rápido y fuerte movimiento. gritos de pánico.. algunas estrellándose contra el suelo y otras. 85 .

Miré a Wolfy a los ojos.. agarré con fuerza mi cabeza hasta que pasaron los gritos. ­Hazlo por favor. estoy contigo­ lo abrazó suavemente apoyando la frente en su cabeza. Ella sonrió...­ se arrodilló frente al lobo acariciándolo con ternura. Se oyó un gran estruendo cuando sus pies tocaron el suelo. pero había sido en la  lejanía. ­Wolfy.. sus gritos de dolor rebotaban  en mis oídos con brutalidad. Pasó a mi lado sin decir nada más. esto no podía estar pasando. No podía permitir que siguiera consciente. No me hice de rogar. el aire olía a  carne y cabello quemado. Un movimiento a la derecha de Wolfy.. ­Tengo que hacerlo.. ­Kendo. era demasiado peligroso. no era nada agradable. ­Ra. Se me hacía muy raro ver a alguien con esa actitud después de haber protagonizado una auténtica  masacre. la miré fijamente. 86 .. un ángel mal herido trataba de levantarse.. El ataque le dio de lleno lanzándola con fuerza un par de metros hacia atrás por los aires. no al menos hasta que hubiese recuperado la cordura  del todo.Me quedé sin palabras.. no podía creerlo. sus ojos reflejaban tristeza ­estoy  aquí.... me puse en pie  para ayudarle. era mejor no esperar a que cambiase de opinión. una explosión. acto seguido. Me acerqué a ella por la espalda.­ susurré sin perderla de vista. tracé un circulo en el aire  para. ­Lo siento. Wolfy me miró.. a mi lado ardía el cuerpo del ángel que hace poco  aún podía moverse.. ­Lamento haberte asustado. el lobo gimoteó buscando a  su dueña y yo ya no sabía que era lo que debía hacer ahora. proyectar la energía contra Wolfy.ven. pero antes de que pudiera hacer nada su cuerpo prendió. ella permanecía con los ojos cerrados mientras  acariciaba a su lobo... Fue lo único que pudo decir Wolfy antes de caer inconsciente al suelo.­ cerró los ojos de nuevo. desde nuestra posición solo podían verse montañas de humo gris ascender por el aire.

. cuando estaba cerca del lago en el que caía la  cascada me impulsé en una roca lanzándome a la superficie rompiendo aun más la capa de hielo. la vista se me desenfocaba y el ala apenas tenía plumas. Yukari saltó desde el nacimiento de la cascada aterrizando elegantemente sobre una roca que había  a unos pocos metros de nosotras. en este lugar la única que podría crear esa columna de fuego azul era ella. estaba ella.Infierno XXXI por Raven Me sujeté el brazo izquierdo mientras veía horrorizada como el cuerpo de Chloe golpeaba con  fuerza la pared de piedra. la  cabeza me dolía a horrores. el agua se iba derritiendo y caía  sobre ella haciendo presión hacia abajo provocando que poco a poco se fuese separando de la pared  hasta que finalmente cayó. El cuerpo rompió con fuerza la capa de hielo que cubría la superficie del agua. se había  dado cuenta de como me encontraba y había tratado de protegerme. ­Menuda decepción. justo en medio de la cascada. ella era más de estar por el cielo sin hacer misiones en la Tierra. todo el  suelo temblaba y una de sus alas de ángel se había roto por el golpe. Me acerqué al cuerpo de Chloe. lo arrastré con  dificultad unos metros más hacia tierra dejándome caer a su lado. me acerqué a ella como pude.. Chloe me había llevado al lugar que le había pedido y ahora estaba gravemente herida. en  las piernas no tenía fuerzas. Todo iba mal.  había quedado inconsciente por el golpe y tenía una herida en la cabeza que sangraba  abundantemente. y para que  hubiese hecho eso tendría que haber pasado algo horrible. lo volteé agarrándolo y lo llevé hasta la orilla. pero apenas conocía técnicas de  lucha. El veneno en mi sangre no se había neutralizado del todo. cuando emergió no  se movía. por eso. solamente flotaba inconsciente. pero afortunadamente en mis brazos si quedaban. Esto iba mal. ¿eso fue todo? Por último.. puse las manos en sus hombros. ­Supongo que es culpa mía.. dejaba que recorriese libremente todo mi cuerpo abrasándolo desde dentro.. se habían escuchado varios alaridos desde la lejanía y fuertes  explosiones. me apoyaba en las rocas del  camino. Estaba preocupada por Wolfy. había quedado hundida en la roca. por mantener las expectativas tan altas y esperar un combate más o  menos entretenido­ sonrió de manera sádica ­¿tu me complacerás Raven? 87 .. o iguales. ­Oh vaya.. casi no tenía fuerzas ni para tenerme en pie. ni se habían  molestado en enseñarla lo más básico en lucha contra demonios.. pero por no preocupar a las demás no  había dicho nada.

88 .­ rodeó mi cuello con una mano apretando de manera salvaje  ­tendré que destruirte ahora mismo.. mi labio estaba roto.­ hizo más presión ­quería mantenerte conmigo un poco más para que  pudieras darme información pero. ­Pero lo que realmente me intriga es..  maldita! Dio una patada a mi rostro para después pisar con fuerza mi cabeza. no podría estar más a su lado. ­¿Crees que estás en condiciones de contestarme de esa manera? Me llevé una mano a la boca. lamenté todo el mal que le  había hecho. era demasiado fuerte.!? Se acercó de nuevo. Yukari apretó los dientes y me lanzó hacia un lado provocando que cayese de espaldas al suelo.... ­Ahora eres uno de ellos. En ese momento me puse a pensar en Wolfy... la mía ahora era de color oscuro. ­¿¡Por qué!?­ la miré ­¿¡por qué tu sangre no es azul como siempre!? ¡qué es lo que has hecho.. Me golpeó con fuerza en el rostro provocando que cayese al suelo. aunque estuviera totalmente sentada en el suelo sentía que no estaba estática  en un lugar. pero la mía. pero era inútil... me  volteé con dificultad tratando de levantarme apoyando las manos en la tierra. todo daba vueltas y se volvía borroso por momentos. ­¿Qué es. caí en la cuenta de algo demasiado  tarde. ¿aquella demonio te violó o algo así? Me estaba mareando. no te importa. ¿qué rayos hiciste con el ala del demonio que te llevaste? ­Eso a ti. como la había conocido... Me miraba con la boca abierta... tengo curiosidad por una  cosa..  y yo sin quererlo también sonreí. No podía respirar y me  zumbaban los oídos. tomó mis muñecas con fuerza y tiró de mis brazos haciendo que me destapara  la boca a la vez que me levantaba del suelo.?­ me lo tapé con rapidez. y me odié porque seguramente ya. ­Viendo en el estado en el que te encuentras creo que eso no sera posible. por primera vez estaba desconcertada.. Traté de soltar su mano con las mías...Le aguanté la mirada sin decir nada. evoqué su sonrisa.. mi boca se abría buscando aire. y  Yukari lo había visto. sin llegar a ser  negro del todo. pero de ningún modo era azul.. no logro comprender como terminaste así. sangraba. ella retrocedió un paso con los ojos muy abiertos ­¿¡cómo es  posible que tu. la sangre de los ángeles por  norma general es de color azul.. la sangre ya había formado un pequeño hilillo que bajaba por mi barbilla hasta el cuello.... cuando pude distinguir bien de  nuevo las formas me encontré con el rostro de Yukari a pocos centímetros del mío... un aire que nunca llegaría.

 el ala de demonio y la de  ángel. me ardían las entrañas y la  cabeza cada vez dolía más y más. no tenía a donde. espera. ya no podía hacer nada. supuse que el cristal nada más clavarse en su piel explotó  al contacto con su sangre.. parecían rubíes sin llegar a serlo. pero no perdía  absolutamente nada por intentarlo. apretó aun más la presión sobre mi cuello. cogí uno. no sabía que pasaría. ­¡¡AAARRRRGH!! Gritaba de dolor y yo no sabía que hacer.. un  objeto del infierno y un ángel. ­¿¡¡Qué demonios!!? Todo pasó demasiado rápido. me buscó con la mirada hasta que logro detectar mi presencia. el rubí aún estaba en mi bolsillo y tenía bordes punzantes. solo espere a que llegara. allí estaba. la explosión le había arrancado el miembro.. Abrí los ojos....  sangraba.. ni siquiera si funcionaría. Yukari sacó sus alas y se impulsó  con rapidez hacia mi.. era un objeto del infierno. no. ¡¡maldito demonio!! No podía huir.... antes de caer al suelo de nuevo las me impulsé hasta el nacimiento de la cascada dejándome  caer en la roca. ¿y su brazo? Mantenía la mano derecha haciendo presión sobre el lugar donde antes su brazo se unía al hombro. hubo una explosión que me lanzó varios metros hacia atrás. El humo se desvaneció lo suficiente como para que pudiese distinguir a Yukari. Si. casi no podía aguantar más.. mi ala de ángel ya  había pasado a la historia. no sabía que era lo que había pasado. solo quedaba la estructura de hueso. entonces  alzó el rostro. ­¡¡Te destruiré!!.­¿Alguna vez viste fuego congelado Raven? ­¿Eh? ­Mira. Metí la mano en mi bolsillo.. y  se sujetaba fuertemente el brazo izquierdo. de puro milagro había podido volar hasta allí. lo agarré con fuerza y se lo clavé a Yukari en la muñeca. la falta de oxígeno había hecho que me quedase  inconsciente durante unos segundos. el tiempo suficiente como para que pudiese pensar en algo. desde allí observé la nube de humo que poco a poco se iba disipando. ni  89 . y Yukari  era un ángel.. la miré y ella me miró con extrañeza.. como si algo estuviese atrapado dentro de mí y quisiera salir.. y. estaba de rodillas.. Yukari seguía asfixiándome. quizás me serviría más   adelante. estaba  asustada.. ¡Kendo! ­¡Woof! … El pedazo cayó al suelo. aproveché  para respirar profundamente. saque mis alas.

. no debía merecer nada. que bien. La odiaba. Kendo esta sangrando. Estaba. me levanté para bajar hasta allí. Shiba la estaba cargando en brazos. antes de  hundirme me dio tiempo a ver como Shiba dejaba en el suelo a Wolfy y corría arrodillándose al lado  de Chloe.. Algo se iba acumulando en mi pecho... a su lado  estaba Kendo. Abrí los ojos y seguí la dirección de la voz. pero en ese momento Yukari  llegó hasta mí tomándome de la ropa con la mano que le quedaba y me lanzó al agua. Estaba completamente manchada de sangre de ángel.. no merecía nada de lo que tenía.. ni siquiera otra existencia.. espera. todo debía ser  borrado.. no. Wolfy no se movía.. me alegra que no les haya pasado nada. Estiré una mano hacia ella. ­¡Wolfy! Quien sabe de donde saque fuerzas. no debía existir. Su brazo colgaba inerte de su cuerpo. una persona  como ella... La miré.. perdí el contacto visual cuando Yukari hundió mi cuerpo en el agua. ni siquiera en algún recuerdo.. ahora estaba sola. Tenía los ojos cerrados. 90 . y  donde esta Wol. al final del recorrido se encontraba Shiba.. la  sangre que salía de su hombro teñía el líquido de azul mientras que la que salía de mi boca lo teñía  de oscuro. alguien llamaba..siquiera tenía fuerzas para moverme. La odio.... La miré con desprecio. ­¡Raven! Oh. Cada vez tenía un color más oscuro.. estaba.. El negro de sus vestiduras rasgadas contrastaba con la ropa y la piel blanca de Shiba. La boca entreabierta.

Toda la fatiga de mi cuerpo había desaparecido. ya no me dolía nada. Por su culpa ella estaba a punto de desaparecer. quería verla. Me miré... finalmente lo había aceptado. El agua cada vez estaba más negra. todo pasaba por los lados.  Sólo veía fuego. Te odio. Te odio.  cuando se acercaba a mi cuerpo se evaporaba. Me necesitaba a su lado. Me levanté de un salto antes de que Yukari se incorporase. como si fuera una tela de araña.. apagado su existencia? La presión en mi pecho se hizo más fuerte.. Wolfy. el agua me rodeaba. le devolví lo que me había hecho. uniéndose entre sí. no me vi. Había sucedido. Al parecer ahora era mucho más fuerte. me di cuenta de que mi espalda estaba  contra el suelo. Me había transformado en demonio.. tenía que estar con ella. 91 . no quedaba cubierto del todo. cayendo por el precipicio por donde caía la cascada. Te odio. si es que no lo había hecho ya. ¡DÉJAME IR CON ELLA! Mi cuerpo prendió derrepente lanzando a Yukari hacia atrás. no me asusté. no flotaba. mis heridas se cicatrizaban  solas. me  puse frente a ella y le pateé el rostro con fuerza. pero no me tocaba. Yukari salió  despedida hacia atrás. necesitaba verla. Wolfy. Mi pecho estaba a punto de estallar. ¿acaso habían. la cabeza había dejado de dar vueltas.. no medí del todo bien la potencia.La odio. Suéltame. pero  ahora podría volar sin problemas. mi vista se había vuelto incluso más aguda de lo que  era antes y podía sentir como entre los huesos de mi ala se iban tejiendo lentamente finos hilos  negros.

 quizás desde  un principio.. y tu no volverás a acercarte a nuestras existencias.. pude ver como Shiba abrazaba con fuerza el cuerpo de  Chloe para protegerla del ataque... déjame. Reuní todo el poder de mi cuerpo en mis  manos creando una gran bola de fuego.. la miré con odio una última vez. te lo dejo todo a ti.. ­Ahora ya nunca... Al cabo de los minutos el humo se disipó y todo el agua que había subido ahora bajaba creando una  fina lluvia que empapaba nuestros cuerpos. no lo haré... ­Espera... se había formado un gran cráter donde momentos antes  estaba el lago.­ sonrió ­termina lo que has empezado.­ puse una mano sobre su hombro y lancé un fogonazo... ­Ugh.... quizás tendría que haber pasado mucho antes. el agua también subió por la fuerza del golpe mientras todo el humo y el polvo creaban una  gran columna que cortaba el espacio en dos. La fuerza del impacto del cuerpo y de la bola de fuego contra el suelo fue espectacular. Yukari tembló de dolor.. sin tener que pasar por el horror de ser un ángel.Corrí hasta el borde del precipicio y me lancé hacia abajo abriendo los brazos. Yukari estaba en el medio tumbada en el suelo. ­Ah.. ­Ahora nosotras nos vamos a ir. hacia el  cuerpo de Yukari. ­Adelante.. para que lo puedas disfrutar a tu gusto. me miró cuando me puse frente a ella. gracias a ti esto es posible. no te preocupes por eso.  pero al ver que estaba cicatrizado me miró extrañada. Wolfy.. nunca jamás. Yukari caía unos  metros por delante de mi. ¿te das cuenta de lo que has hecho? ¿en lo que te has convertido? ­Me he convertido en algo que me permitirá permanecer al lado de la persona que amo para  siempre. Aún respiraba.­ se estremeció llevándose la mano a la herida del hombro. ­¿Por qué? 92 ... podrás volver por aquí... ­No. la tierra se  levantó. Me acerqué a su cuerpo.. ­Raven.­ sonreí acercándome a su oreja y susurré ­por nada del mundo  volvería a pisar este infierno. ­¿Cómo? Me puse de cuclillas a su lado. y provocarás el Apocalipsis­ tosió un par de  veces sangrando un poco al hacerlo... la alcé en mis manos y después la tiré hacia abajo.

.­ mi cuerpo se iba tensando. ­Me debes una así que deja a mi novia en paz.. ­Está bien. estoy segura de que dentro de poco despertará.. Tuve que.. No dije nada más. Kendo estaba quieto. enloqueció por lo que le habían hecho a Kendo y. ­Y fuiste de gran ayuda. sabía que no tenía ninguna posibilidad. ­¿¡Qué!?­ la miré con enfado.. y aún así lo hice. ­No debí haber peleado. la vendaré y mimaré.. lo lamento. Shiba sonrió ligeramente. ­Esta muy pálida.. luego limpié suavemente la sangre de sus brazos. ­¡Eh! Shiba y yo miramos a Chloe. Chloe ya había recuperado la conciencia y estaba con Shiba ambas  sentadas a su lado. así que había sido ella...­ susurré acariciándola suavemente. ­. en verdad ellas eran unas personas maravillosas. 93 .. Sonreí....... Sonreí también mientras tomaba con cariño el cuerpo de Wolfy y hacía que apoyase su cabeza en  mis rodillas.. se recuperará pronto.. esta se señalo ligeramente su ala rota. ­Como te atreves. atacarla bastante fuerte para que perdiese el conocimiento­ Shiba agachó la cabeza al  hablar. quedara como nueva en unos meses.. me levante alejándome de allí.? Shiba se había acercado a Chloe mientras retiraba el flequillo de su frente. ­Rota... ­Vamos tranquila. ­¿Cómo esta tu ala amor.. Corrí hacia el cuerpo de Wolfy. Me arrodillé a su lado poniendo las manos en sus mejillas y miré su rostro... temí que pudiese ir a más.­ susurré mirándola ­gracias... ­Bueno.. ella es fuerte. tumbado a la espalda de Shiba... solo quiero saber si.. ­No te preocupes..­Cortesía de Wolfy.. Ella sonrió también.

.  94 ... ­No ha sido culpa tuya Wolfy.. me puse nerviosa ­¿Wolfy? ­Si.. nadie decía  nada y ella continuaba con el rostro tapado. ­En verdad si.. debí  haber dejado que me destruyeran. permanecía tumbado sin moverse. que me asusté cuando pensé que te había perdido­ susurré inclinándome sobre ella  para besar suavemente sus labios. su mirada  cambió ­¿qué te ha pasado..­ hice un gesto con la mano para indicar a Shiba que no siguiera hablando.. ­Necesito estar sola.. ­¿Qué le ocurrió a Kendo? Observé al lobo.. si me arrepiento.. no tardó en darse cuenta de lo que había ocurrido.. me di la  vuelta yéndome de allí. Me quedé helada.­No me las des.... como si no quisiera que la escuchase.­ alzó las manos  poniéndolas sobre mis mejillas.. puse ambas manos en sus mejillas acariciándola suavemente... ­¿Qué ocurre Wolfy? ­Todo esto ah sido por mi culpa.­ susurró. retire suavemente su cabeza de mis rodillas levantándome del suelo... ¿te arrepientes de algo?­ ella no contestó. me alejé tanto que llegué a perderlas de vista. ­Pero tu.­ ¿de qué estaba hablando? ­Ahora debes odiarme por lo que te ha pasado. si no hubiese aparecido en tu existencia no habría sucedido.. ­¿Por eso enloqueció Wolfy? ­Ahá.?  No dije nada. solo ladeé un poco el rostro para besar suavemente su mano.. regueros de sangre caían de sus ojos cerrados  manchando su pelaje...­ esta última frase la dijo susurrando. no estaba segura de si estaba llorando o no.......... jamás debí haberme enamorado de ti. se sentía mal por lo que había sucedido ­no eres consciente de dónde te has  metido.... y alguien le había arrancado los ojos. ­Raven.. seguía inconsciente. ­Raven espe.­ se me llenaron los ojos de lágrimas al escuchar su voz ­Raven. ­Estaba muy débil. y tu habrías podido continuar siendo tu misma.. me di cuenta de que me  miraba con tristeza. necesitaba pensar.­ cerró los ojos mientras ponía sus manos sobre su  rostro tapándolo. La observé. Me alejé de allí con rapidez.

. nadie se atrevería a atrave. se sacudía ligeramente la falda.. o bajas ahora mismo o hago que te fría un rayo. déjame en paz. te ocupas de sus heridas. así que largo. ­¿Qué? Nadia se encontraba de pie a mi lado. con los brazos negros de ceniza. Kendo a tu lado sin ojos y a punto de morir.. Yo estaba en la cima de la montaña más alta del Infierno de Fuego. ¿quieres hacer el favor de bajar de ahí? Pareces una viuda en depresión. tanto su camisa. calentadores y falda estaban chamuscados. sonreí. ­Y yo ya me estoy cansando de ti. 95 . ­Okey ya. la soledad  absoluta. llegas totalmente cubierta de sangre de ángel.  llorando. nadie podría acercarse a mí sin  abrasarse antes. ¿quieres? ­Al menos cuéntame que es lo que ha pasado ¿no? ­Paso. ­¿Pero qué has hecho?. ­Yo solo he subido acá para estar contigo. ­Inténtalo. ­Ya Nadia. ­¡Wolfy! ­No hay nada que explicar. había conseguido enfadarla.. acto seguido te  subes ahí y no te mueves durante cuatro días. unos pocos metros más abajo de  donde me encontraba había creado una fuerte barrera de llamas. o mejor dicho. ­¡Oye! ­Ya te dije que me dejases en paz. ­Vamos a ver.Infierno XXXII por Wolfy ­Oh vamos Wolfy. loca. ­Wolfy baja de ahí ¡ya! El cielo retumbó y varios relámpagos cayeron al suelo. lo que  quedaba de ella. era el mejor método para lograr que ninguna persona me molestase. yo pienso que es para preocuparse ¿no? ­No pienses tanto anda.

.. ­Nadia. todo  por mi. ella era un ángel y cuando llegué yo todo se torció... ­Eso que importa­ se sentó a mi lado ­ahora vas ha.. ­Quieta ahí. ­Es necesario que te desahogues. ­Eeeeeeh. pero ya puedo imaginármelo yo solita. de verdad que no quiero hablar.... ­A ver.... he conseguido condenar su alma. ­Serás.... ¡ey! Me agarró del pantalón antes de que pudiera salir corriendo y me jaló con fuerza haciendo que me  sentase de nuevo. le dijiste algo desagradable al pensar eso.. eh. ­Le dije que...­Y te has destrozado la ropa. ¿qué demonios ha pasado con Raven? ­Nunca mejor dicho. para el carro­ puso una mano sobre mi hombro ­¿ella te dijo algo de  que te odiara? ­No. se  vio amenazada varias veces por mi culpa y ahora. ­¿Qué fue?­ miró mi rostro y yo agache la cabeza ­estupendo. ­Ella era feliz.. ­Pues.... ya no podrá recuperar su anterior existencia.­ se llevó una mano a la frente  cerrando los ojos ­eres estúpida. Sin venir a cuento Nadia me dio un empujón con fuerza provocando que cayese dando botes por la  96 . jamás debí haberme enamorado de ella. ­No estoy tan segura de eso. yaaaaaa.... sus amigos la odiarán e intentarán matarla y  luego ella me odiará a mi por lo que le he hecho y luego. ­¿Eh? ­Sólo por haberla conocido. ­.. eh.. ­¿Mm? ­Déjame adivinar. su vida se volvió peligrosa. eh. ahora encima se ha convertido en demonio...

 no te alimentas. aún no estaba preparada para fingir estar bien.. me mordí el labio inferior odiándome por lo que había provocado. ­¿¡Qué se supone que haces!?­ le grité a Nadia mientras esta aterrizaba a mi lado. lloras todas las noches. aún cuando me estrellé contra el suelo no podía creer lo que había pasado. ­Me dejé llevar­ se sentó de nuevo mientras yo me incorporaba con dificultad ­¿dónde está Raven  ahora? ­Cómo voy a saberlo.. ­No tengo idea de dónde puede estar. ­Vamos a ver Wolfy. Pasaron las horas y los días. Nadia ya no había vuelto a hablar conmigo y yo no me acercaba al  lugar donde vivíamos. encuéntrala y cuéntale la verdad. ­¿No qué? ­Ve a buscarla­ contestó tajante.. tenías que tirarme montaña abajo. me costaba  97 .­ la miré con tristeza. no. Dicho esto se levantó alejándose de mi lado. ­Lo que me gustaría saber es: ¿Qué es lo que haces tu? ­Y no podías preguntarlo normal.. a veces escuchaba en la lejanía  los aullidos de Kendo. nunca me había fallado.. y todo eso es porque has mentido a Raven. no podía presentarme delante de ella y fingir que no había pasado  nada...  búscala. como si estuviera llamándome. ­¿A quién? ­A mi abuela si ves que tal­ la miré con extrañeza ­a Raven.. Nadia continuaba  mirándome. observé en silencio como se iba. ­Haz lo que quieras.. ­Por eso te acabo de decir que la busques. ¿quién va a ser? ­No puedo hacerlo.. ni siquiera haces caso de Kendo y yo me aburro  porque hasta ahora no has querido hablar conmigo. Me quedé en silencio pensando. Nadia quedó mirándome en silencio. él si que me había acompañado la vez que  había perdido la memoria.ladera de la montaña. Estaba cansada. pero no me atrevía a acercarme a él después  de no haber estado a su lado mientras se recuperaba. luego negó con la cabeza cerrando los ojos. la verdad es que su  ropa si que había quedado completamente destrozada. apenas dormía y no me alimentaba desde hace más de una semana. pero debes hacerlo ya. te abrazas las rodillas y escondes el rostro en ellas  mientras te lamentas en silencio.

.. y todo de  nuevo por mi culpa.. Olvidé completamente respirar. hacía mucho que no dormía y ahora me costaba despertarme. ­¿A dónde.. un tierno beso. creo que. el cielo nocturno se  98 .... también lo ignoré. Eso era lo que pensaba hasta que noté una suave presión en los labios. no sería algo muy importante. pero no dijo nada.. Me senté apoyando la espalda en una roca... iba descalza también... esta se cerró a nuestro paso y todo se volvió negro durante unos segundos. ahora ya no podría usar armas de ángel.. ­Raven. No sé cuanto tiempo había pasado desde que cerré los ojos hasta que noté unos golpecitos en mi  hombro.. Sin palabras. cerré los ojos. los  golpecitos en el hombro cambiaron por suaves sacudidas.. Cuando llegamos a una zona despejada ella sacó su daga y cortó el espacio. decidí ignorarlo. han parado. si supieras cuanto lo siento.. pero claro. me fijé en que había  arrancado el mango de plata que tenía originalmente.. y cuanto te extraño. no me atreví a preguntar a dónde íbamos. supongo  que ahora le haría daño al tocarlo. yo sólo me dejaba llevar. ­Raven.  cuando pude recuperar la capacidad locomotriz comencé a balbucear cosas sin sentido.. tomó mi mano e hizo que me levantase comenzando a  andar.. ahora es un demonio. solo continuamos caminando en silencio. ah espera. Aún no me acababa de acostumbrar a su piel cálida. cerró los ojos aferrando mi muñeca y arrastrándome por la grieta que había  creado. se hicieron más  fuertes.. sólo podía quedarme mirándola en silencio con cara de sorpresa. Abrí los ojos de golpe solo para encontrarme con los oscuros ojos de Raven observándome  fijamente..­ susurré  mirando sus ojos.. Me miró. casi tanto como la mía. fue entonces  cuando ella puso un dedo sobre mis labios. a verla pasear tan  tranquilamente por el infierno. Agaché la cabeza y ella lo notó. poco tiempo  después ambas nos encontrábamos de pie en medio del claro de algún bosque. ni siquiera me di cuenta de que me estaba  quedando dormida. sustituyéndolo por uno de madera. negó con la cabeza suavemente y me hizo un gesto para que pasara por el  portal que había abierto en medio del infierno.. ya sabía que no debía  hacerles caso....andar y sacar las alas ya era hacer un sobreesfuerzo. es mejor que te deshagas de la daga. ahora podría lastimarte.. respiré profundo. Poco a poco mi cuerpo se iba relajando..? No me dejó terminar. ya me estaba comenzando a molestar. Ella continuó en silencio.

 ella seguía tranquila. dotándolos de un brillo plateado que se hacía hermoso y misterioso a la vez. sus pisadas sobre las hojas resonaban en la oscuridad. Corrí esquivando ramas y saltando troncos hasta que divisé su cuerpo. ­No. como vas a ser feliz si eres un demonio. yo me quedé con las manos sobre las rodillas. ella se puso entre mis  piernas apoyando su espalda en mi cuerpo y su nuca sobre mi hombro. yo soy feliz así. luego tomó mi mano derecha y lentamente  la puso sobre el lado izquierdo de su pecho provocando que un sonrojo se escapara por mis mejillas.?­ miré a todos lados sin encontrarla cuando sentí que rodeaba suavemente mi vientre  con sus brazos.... ­¿Qué.. me quedé quieta en el sitio  sin saber que hacer.? Soltó mi mano. ­¿Por qué me has seguido en plena noche a lo largo de todo un bosque? ­Pero.. volé hacia el lugar en el que ella me esperaba. cerró los ojos y permaneció  así. presté más atención hasta averiguar en que dirección iba y eché a correr tras ella.. Puso las manos sobre mis hombros provocando que me sentase de golpe.. 99 . al cabo de unos segundos Raven abrió un ojo y  tomó mis manos haciendo que rodeasen su vientre. Ella suspiró.veía ligeramente entre las copas de los árboles. me abrazaba con ternura por la espalda. ¿no debí hacerlo? ­Ven aquí..Raven.. El lugar donde estábamos era una zona despejada y elevada. cerré los ojos..  mantuvo ahí la mano haciendo una suave presión.... Cuando escuché la voz de Raven  abrí los ojos y observé su rostro. en esta noche llena. ella miró hacia atrás y sonrió  al verme. ­Traído si... sonreía aún  con los ojos cerrados. Apreté suavemente el abrazo y apoyé los labios sobre su hombro. sacó las alas y voló sin previo aviso..  recorría mi brazo y por último desembocaba en mi pecho. quedamos así en silencio durante  varios minutos. suspiró y volvió a cerrar los ojos. sonrió ligeramente y echó a correr esquivando árboles. has sido tu quién me ha traído hasta aquí. yo sentía que su calidez subía por mis dedos.. ­¿. ­Sabes.­ susurré. desde allí se podía contemplar todo el  bosque a nuestros pies y la luna. pero no recuerdo hacer dicho nada de que me siguieras­ pude notar como apoyaba la  mejilla en mi espalda. ­Como... pero cuando aterricé  ella ya no estaba allí. respiré  hondo. vi como se posaba con suavidad en una zona que  estaba más elevada que el resto.. iluminaba todas las copas de los árboles y  nuestros cuerpos. como si estuviera armándose de paciencia.

 ¿por qué lo dijiste aquella vez? ­Yo. estabas inconsciente. ­Pues eso...­ jaló mi rostro un poco hacia el suyo – porque sé que  mientras esté a tu lado no me pasará nada. pero. quiere  que te quedes junto a él­ entrelazó los dedos de su mano con los míos ­ahora quiero que tu me  digas. me quedé callada... ­Eso nosotras no lo sabemos. porque eres tu quien estará a mi lado. yo tengo miedo.. me habría ido contigo. ­¿Te arrepientes de amarme? ­No­ contesté de manera rápida y decidida. yo. ­¿Habrá otra cosa?­ Raven hizo el rostro hacia atrás poniendo una mano sobre mi nuca. ­Pero Raven... ­A mí sinceramente eso no me importa.­Sé que.  y todo por mi culpa. ya para siempre.... ­¿Y qué habrías hecho si eso hubiese sido verdad? ­Seguramente.­ susurré mirando sus labios. yo no podré protegerte. la luz de la luna solo  hacía que mi sonrojo se notase aún más sobre el tono blanco de la piel... Abrió los ojos recostándose un poco más sobre mi cuerpo.­ respiró hondo ­trata de  imaginártelo. cuando te vi sin conocimiento en los brazos de Shiba yo. ­Eso es a parte Wolfy.. 100 . Ella sonrió al verlo dando pequeñas apretaditas a mi mano.. ­No sé si esto es lo correcto Raven........ ­¿Es que aún no te das cuenta Wolfy? esto siempre.. no puedes sentirlo porque hace mucho tiempo que murió..... yo me asusté...... ­Sé que no me pasará nada. ­Entonces. ahora mismo mi corazón te está llamando.. pensé que te había  perdido. ­Pero si después de esto no hay nada.. ­Sabes... ni siquiera pude protegerte en la cascada. ha sido lo correcto. qué es lo que siente el tuyo. has perdido todo lo que tenías y ahora correrás peligro constantemente.. está latiendo fuerte y rápido por ti. Ella sonrió acariciando mi mano con su pulgar.

 la miré sonriendo...Miré sus labios.. podía sentir de  nuevo lo que era la felicidad..  me acerqué a su oreja. se pegó más a mi cuerpo. Era hermoso lo que estaba sintiendo en ese momento. ­Yaaaaaaaaaaaaaaaa Kendo para­ puse las manos sobre su cabeza acariciándolo mientras me  incorporaba..­ Raven se puso a su lado acariciando su pelaje.. yo mantenía los ojos cerrados con fuerza y escuchaba la risa  de Raven al fondo.. ­¡¡Woooooooff!! Un gran lobo blanco saltó sobre mí haciendo que cayera de espaldas al suelo mientras pasaba su  lengua por todo mi rostro con rapidez. ­Yo te amo a ti. luego deslicé los labios por  su mejilla hasta besar su sien. ­Nunca me dijiste­ ella también me contestó susurrando. la mano que tenía libre la  puse sobre su mejilla acariciándola suavemente. ­Me alegra ver que se ha recuperado.. desde hace mucho tiempo. ­No me des las gra.. su pelaje era más  brillante y blanco que nunca. ­¿Sabías que. pero al  menos. Pude sentir como se estremecía mientras su piel se erizaba. ­Deberíamos volver al Infierno.. ­Pues ahora ya lo sabes. ­Te lo agradezco. Ella sonrió tendiéndome su mano... aún mantenía los ojos cerrados. ella me jaló un poco más hacia sí por la nuca y el  beso se profundizó. Cerré los ojos lentamente acercándome a ellos. ya era un lobo adulto del Infierno de Hielo. Respiré hondo al sentir su aliento sobre mis labios y la besé con ternura. Nos separamos suavemente mientras daba un besito a su labio inferior.. se guiaba por su olfato y su oído.. eres mi razón de todo?­ hablé en apenas un susurro. la tomé entrelazando los dedos con los suyos. Kendo había crecido. una sonrisa se escapó por sus labios. miró mis ojos y  puso su otra mano sobre mi mejilla acariciándola con cariño mientras dijo pegándose a mi cuerpo  con una gran sonrisa.. ya que ahora no podía ver. Kendo la  olfateó y después pasó la lengua por su mano. 101 . parecía feliz.. ­Te amo.

 volvamos a casa. 102 ..­Volvamos a casa. ­Sí.. nuestros días juntas la una feliz al lado de la otra... mi princesa.. la mujer de  la que me había enamorado locamente. ella. podía llegar a convertirse en el paraíso si ella estaba a mi lado. comenzaban en aquel  momento. y por la que sería capaz de arriesgar cualquier cosa. Le devolví la sonrisa dando una suave apretada a su mano... Al parecer no todo era malo. todo el sufrimiento y los malos ratos que habíamos tenido que pasar  había servido de algo. Incluso el Infierno. por  ella. mi niña.. Fin. mi ángel.

Autor: ClaudiaFernandez-de-Arellano-Juan Página personal: http://clauwolfy.bubok.com/libros/203621/Infierno .bubok.com Página del libro: http://www.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful