Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

1

Universidad Nacional de Salta
Facultad de Humanidades  Escuela de Filosofía  Tesis de Licenciatura en Filosofía   Título: Contribuciones para una filosofía crítica de la economía  

          

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

1

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

2

                                       

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

2

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

3

índice analítico de contenidos 1. Agradecimientos                                                                   2. Avant propos   3. Abstract                                         4. Consideración preliminar                                                                                 5. Área de desarrollo    6. Bibliografía                                                                                                        capítulo 1    5.1.1       Filosofía de la Economía qua Integrationswissenschaft                                  5.1.2.      Olivier Blanchard(2009): crisis subprime                                                       5.1.3.      Integración financiera, ¿integración política?                                                 5.1.4.      Philip Mirowski. Institutional Economics                                                        5.1.5.      Mirowski:  Hermeneutics and Economics  5.1.6.      El legado institucionalista de Veblen                                                                      capítulo 2 5.2.1. Formalización, abstracción y matematización                                           5.2.2.    La tesis de Paul Samuelson (1947)                                                                     5.2.3.    Hermann Max y la ecuación de cambio de Fisher                                   5.2.4.    La interpretación de Keynes de la ecuación de cambio de Fisher             5.2.5.    El argumento Hausman: inexactitud y protolegalidad                              5.2.6.    Elementos de metodología de la economía                                               5.2.7.    Acerca de la 'ley' de la demanda                                                                5.2.8.   Consumer choice theory (CCTh)                                                               5.2.9.   Ampliación de la crítica hacia la teoría de la firma (FTh)                                 capítulo 3                          

5.3.1.   Herbert Simon (1986): racionalidad en Economía y Psicología             5.3.2.  Bounded Rationality Theory (BRTh)                                                         5.3.3.  El argumento Weisskopf                                                                             

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

3

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

4

     capítulo 4

             

           

5.4.1.  Ziliak­McCloskey: significancia estadística (statistical significance)        5.4.2.  Lazear y la teoría de la cooptación: imperialismo económico                       5.4.3.  El registro de Lilienfeld de la Teoría general de sistemas (GSTh)              5.4.4. Ideología y economía. La tesis de Maurice Dobb (1975)                            capítulo 5              

5.5.1.  Economía política de la información                                                          5.5.2.  Sobre el concepto de selección adversa en Adam Smith                           5.5.3.  Unemployment as an interference                                                                  capítulo 6                             

5.6.1. Hipótesis de la tasa natural de desempleo (HTND)                                    5.6.2. Milton Friedman: la reacción                                                                      5.6.3. La curva de Philips                                                                                     5.6.4. Employment, Interest and Money. La tesis de Tobin(1985)                       capítulo 7         

5.7.1. monetarismo y falsacionismo: Friedman (1953)                                         5.7.2 Keynesian multiplier                                                                                    5.7.3 Friedman­Schwartz: Monetary History of the United States, 1867­1960                  5.7.4. Teoría cuantitativa del dinero  5.7.5. Aufklärung y teoría económica     capítulo 8 5.8.1. Weber (1904) 5.8.2.                       capítulo 9                                                                                                                                                                                            

G.Bataille. La limite de l'utile

5.9.1. Politische Anthropologie. Löwe: Wirtschaften als Erfahren   5.9.2. Crítica antropológico­política al neoklassischen Rationalitätskonzept                5.9.3. Ecological Economics 5.9.5.  La tesis Schefold (1989): giro crítico en teoría del valor 5.9.6. Jevonian Revolution: marginalism                                             5.9.4. Producción conjunta (joint production)                                                   

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

4

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

5

           capítulo 10      5.10.1.   Technology transfer (Tt) 5.10.2.   Destrucción creativa 5.10.3.  ¿Generalización de la globalización?                                         

5.10.4.   Contingencia y evidencia                                                               5.10.5.  ¿Hacia un nuevo orden económico mundial?                               5.10.6.  Ética pública y economía: el problema del rol del Estado                       5.10.7.   Liberalización y retro­regulación  5.10.9. Kaizen: innovación en el hacer                capítulo 11                                              5.10.8.  Economía política de la pobreza: la tesis Bardhan(2006)                         

5.11.1.  Paul Romer (1986): endogenous growth theory (EGTh)                               5.11.2. The convergence controversy: el caso Kuznets (1955)                                 5.11.3.  Economía política del conocimiento: no rivalidad...        5.11.4. Difusión tecnológica                                                                                     capítulo 12                5.12.1. Internacionalismo pop: de la banalización del principio de eficiencia                      5.12.2. Elementos de economía política de las relaciones internacionales               5.12.3. Algunas consideraciones finales                                                          5.12.4.  Economía y desarrollo: Esther Duflo                                                                               5.12.5.  Experimentación creativa en economía del desarrollo                        5.12.6.  Dos esquemas: justicia como equidad (Rawls­Kelly) || Anerkennung als    distribution (Honneth­Fraser)                           5.12.7. Reconocimiento político y justicia distributiva: Empörung y dignidad           5.13.1. Conclusión general (addendum)
6.1 Bibliografía

       

 

           

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

5

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

6

1. agradecimientos  
Agradezco a la Escuela de Filosofía de la Universidad Nacional de Salta por tantos años de  instrucción, enseñanza y receptividad; y en especial al Prof. Lic. Néstor Esquiú y al Prof.  M.A. Hugo Osvaldo Saravia Sacchelli. 

  2. avant propos
La siguiente es una tesis de grado en  Filosofía que intenta abrir un área de investigación  académica para estudios de postgrado en  Economía, Filosofía,  o  eventualmente en  Ciencias  Políticas. Constituye, ante todo, una propedéutica y establece un enlace con disciplinas que le  son particularmente cercanas, tales como la Historia económica, la Economía política de las  relaciones internacionales,  Comercio exterior y  Geografía económica,  Economía,  Ecología,  Ciencias  Políticas,  Filosofía de la  Ciencia,  Historia del pensamiento económico,  Historia y  Sociología  de  la  ciencia,  Antropología  economómica,  Metodología  y  Epistemología  de  la  economía,  Filosofía social y política, estudios interdisciplinarios de orientación miscelánea  sobre   globalización,   mundialización,   desarrollo,   sustentabilidad  y  DDHH,  etc.   El   carácter  propedéutico  de la investigación en cuestión merece ser subrayado y debería ser tenido en  cuenta en cada una de las fases de su lectura. 

3. abstract                                          

«Philosophy of Economics» is certainly not an unambiguous expression. As a matter of fact  there is a highly diversified field of academical research related to some areas of the contents  being considered in this work that conduct us straight forward into a set of closely related  disciplines   such   as  Economics,  Economic  History,  History   of   Economic   Thought,   Social  Philosophy,   Political  Philosophy,  Philosophy   and   Sociology   of   Science,  Political  Science,  Political Anthropology, Psychology, Economic Sociology and development studies in general.  The research that has been done seems to have followed an analytical framework according to  which the contents got divided at least into two different aggregation sectors; the first one  taking   into   consideration   some   methodological   aspects   concerned   with   doing   research   in  Phiosophy of Economics and the second one putting into perspective the  most  political and  normative side of economic theory. In fine, it is stated in the first area of this work that there is  a trade­off kind of situation between induction and deduction within the history of economic  thought;  that  there has been  thus a sort of  'interbreeding' process between inductivism and  deductivism that could be explained partially at least as a critical reaction to Positivism and to  a   certain   generalized   lack   of   sensibility  within   mainstream   economic  Economics  towards  economic history.  The thing is that there has been in a certain  way  a critical turn  too that  seems   to   have   had  one   particular   property:  a modularity   that   is   closely   related   to   the  occurrence   of   recursive   and   highly   pervasive   macroeconomic   crises   worldwide.   Critical  Philosophy of  Economics  (FcE)  has a lot to learn from the (historically settled) behavior of  these historical modules, especially when it is the case that it works for the strengthening of a  highly   sophisticated  Economics  that   is   also normative and highly   sensitive towards   the  influence and gravitation of national and international institutions. That is the reason why  doing Philosophy of Economics should lead us at the end of the line to come up with a fine­ grained   Heuristics   of   economic   phenomena   both   philosophically   and   politically   relevant.  Finally the already still existing  gap between norms and practices has been considered as a  part of the problem itself that we are facing nowadays within the global village.    

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

6

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

7

 4.  consideración preliminar 

¿

de la economía» (FcE)? 

De qué hablamos en esta tesis cuando hablamos de una «filosofía crítica 

De una disciplina académica que postula la hipótesis de existencia de un  nexo   significativo  entre  Filosofía   y  Economía   que   ­cuando   incluye   componentes  normativos de determinadas características­  puede  presentar una orientación crítica.  A la concreción de esta opción denominamos en este trabajo  «Filosofía crítica de la  Economía»  (FcE)  y   dependría   de   este   nexo   crucial   derivado   de   una   reflexión   a  múltiples niveles o 'capas' que convergen y que autores como Daniel Hausman (1999)  vinculan a tres campos concomitantes de trabajo:
(i)   metodología   de   la   economía   concentrada   en   seis  problemas   principales   (1.  economía   positiva  versus  economía normativa, 2. divergencia epistemológica de  las   nociones   de  razón   de   elección  y  causa   de   ocurrencia,   3.   naturalismo/realismo   científico,   4.  abstracción,   idealización,   estandarización   y  modelización de sistemas ­v.g.  status  de la invocación  de   la   cláusula  ceteris   paribus­   5.   causalidad   en  economía   y   econometría,   6.   estructura,   estrategia   y  sentido de la teoría económica); (ii)  estudios  filosóficos acerca  de  la  naturaleza  de  la  racionalidad del  agente  económico, del  self­interest  y  de los sistemas de preferencias racionales en la teoría  de la elección racional del consumidor (CCTh)*;   (iii)   estudios   acerca   del  trade­off  de   conceptos  nodulares tales como los de los pares correlacionados  distribución/concentración  y  equidad/libertad(HAUSMAN;p.1)1. 

• Cuando hablamos de «Filosofía de la Economía» hablamos igualmente de un  área de investigación filosófica que ciertamente existe pero que no está muy difundida  en   países   como   Argentina   y   que   presenta   un   nivel   harto   significativo   de  volatilidad/dispersión doctrinaria y temática al interior de su   historia.  Grosso modo  podríamos decir que la  Filosofía  de la  Economía  se ocupa  de concepciones de  la  racionalidad y teorías de la elección racional, evaluación o  appraisal  de resultados, 
* «Consumer Choice Theory» (CCTh) [teoría de la elección del consumidor]  Todas las traducciones sobre los segmentos traducidos en esta tesis son mías a excepción de  aquellos casos en los que utilizo textos traducidos al castellano. Las notas a pie de página de  esta tesis son un complemento de profundización de los elementos presentados en el texto  fuente. Pido disculpas por la extensión de la mayoría de las notas a pie.     1 HAUSMAN, D.: Philosophy of Economics;  Para Hausman la Economía crece al interior de  la Filosofía y es precisamente por esto que muchas de las preocupaciones de los economistas se  intersecan con las de los filósofos que se ocupan de tópicos vinculados a la teoría económica  [Economics grew out of philosophy, and the concerns of economists continue to intersect with   those of philosophers]. Para Hausman las reflexiones filosóficas (i) acerca de la naturaleza de  las teorías económicas, del método científico y de la ontología social [philosophical reflections   on scientific method and social ontology], como (ii) aquellas concernientes a la naturaleza de la  racionalidad, del auto­interés y de las preferencias [the nature of rationality, self­interest, and   preference]   y,   finalmente,  (iii)  las   que   se   relacionan   con   cuestiones   de   bienestar,   justicia,  equidad   y   libertad   intersecan  pertinazmente  los   campos   de   actividad   de   filósofos   y  economistas. (vid. HAUSMAN, D.: http://philosophy.wisc.edu/hausman/papers/enc­617.htm).  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

7

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

8

productos   e   instituciones   concomitantes   a   los   sistemas   de   prácticas   económicas;  trabajando   con   cuestiones  perimetrales  orientadas   a   la  determinación   de   los  parámetros   ontológicos   de   los   fenómenos   económicos.   Se   trata   de   una   disciplina  colaborativa que se relaciona en primera instancia con la Ética y las ciencias jurídicas,  con la  Filosofía social, con la  Teoría política, con la  Filosofía de la ciencia, con la  Historia de la ciencia y de las ideas en general, con la Psicología, con la Sociología,  con la Teoría de la acción, con la Teoría general de sistemas, con la Sociología de la  tecnología y con las ciencias cognitivas.  • En la medida en que su 'perímetro' de trabajo posee densidad histórica tiene  sentido afirmar que cuando hablamos de «filosofía de la economía»  hablamos de una  disciplina   que   observa   el   comportamiento   histórico   de   un   número   bastante  significativo   de   escuelas:   keynesiana,   monetarista,   neoclásica   de   Chicago,   escuela  austríaca, marginalista   británica, escuela del  ciclo real  de negocios (real business   cycle),   escuela   institucionalista   ortodoxa   o   vebleniana,   escuela   marxista   y  neomarxista, ortodoxa y regulacionista, escuela neoricardiana de Cambridge, escuela  behaviorista, escuela de la teoría de la opción pública, etc2. 
2  El problema de la transición y de las transformaciones del espectro histórico de la teoría  económica  fue  observado  via  Martínez   Peinado­Vidal   Villa   por   la   cátedra   de   Economía  Ambiental de la escuela de RRNN de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad  Nacional de Salta (UNSa). La escansión utilizada en ese caso divide el plenum de historia de  teoría y  pensamiento  económico en  seis grupos predominantes,   que son  los siguientes:  (i)  economistas  clásicos  (Adam   Smith,   David   Ricardo,   Th.   Malthus,   Cantillon,   Robertus,  Sismondi y John Stuart Mill). (ii) Escuela  marxista, estructurada en torno a  Das Kapital  y  representada por autores como, naturalmente, Karl Marx y Friedrich Engels, Rosa Luxemburg,  Hilferding, Bujarin, Lenin, Grossman, Mandel, Samir Amin. Hay aquí una escisión interna en  dos ramas, una ortodoxa y otra heterodoxa, representada por autores como Robert, Lipietz y  Michel Aglietta; (iii) escuela neoclásica, (Alfred Marshall, Jevons, Pareto, Cournot, A.Walras,  L.Walras);   (iv)   escuela  keynesiana  (1936)   base   de   la   Economía   del   bienestar   y   de   la  macroeconomía asociada a la incoación del entorno Bretton Woods (FMI, BM, BID).   (v)  síntesis neoclásica,  agregado de  macroeconomía keynesiana/neokeynesiana y microeconomía  neoclásica (Samuelson, Hicks, Modigliani y desde cierto punto de vista Stiglitz). vi) escuela de  Cambridge, basada en la recuperación de la Economía política ricardiana (Joan Robinson y  Piero Sraffa). (vii) Escuela estructuralista. (viii) escuela institucionalista estadounidense  (Th.  Veblen, J.K.Galbraith).(ix) Escuela neoinstitucionalista, la cual incorpora al jargon económico  conceptos como poder compensatorio, tecnoestructura, complejo militar­industrial y sociedad   opulenta ­tomada como disparador de la tesis marcuseana de One­dimensional Man (1964)­. A  su vez, observan que el neoinstitucionalismo está relacionado a la creación en los 90' de la  European Association for Evolutionary Political Economy. (Martínez Peinado y Vidal Villa,  1995: en SAUAD, AGUIRRE­SUHRING­GEIPEL:  La economía y el ambiente.  Reflexiones  para la discusión de la gestión de la sustentabilidad, Universidad Nacional de Salta, Facultad  de   Ciencias   Naturales,   Escuela   de   RRNN,   Carrera   de   Ingeniería   en   Recursos   Naturales   y  Medio Ambiente, 2010). Existe a su vez un listado más exhaustivo al respecto  que  menciona a  la escuela de Salamanca, a William Petty y los primeros mercantilistas, Richard Cantillon,  Jacques Turgot y los economistas de la Ilustración francesa, François Quesnay y los fisiócratas.  David Hume y la Scottish Enlightenment, Ferdinando Galiani y la tradición italiana, la escuela  clásica ricardiana y neoricardiana de Cambridge (P. Sraffa), la escuela marxista y neomarxista,  Malthus y la escuela anticlásica británica, Jean­Baptiste Say y la escuela liberal francesa, Jules  Dupuit  y  los  'ingenieros   franceses',   a  los  protomarginalistas   continentales,   a  la  escuela  de  Manchester,   a   la   escuela   neoricardiana   norteamericana,   a   la   línea   neoclásica   liderada   por  Lionel Robbins en la London School of Economics  (LSE), a Frank Knight­ Jacob Viner y la  Chicago School of Economics, a Milton Friedman y la corriente monetarista, Robert Lucas y la  escuela   neoclásica   estadounidense,   a   la   escuela   neoclásica   de   Lausanne,   escuela   austríaca  mengeriana. Añade asimismo a la escuela ordoliberal alemana, a Knut Wicksell y la escuela  sueca, a Paul Samuelson­John Hicks y el revival del enfoque pareteano; a  Tjalling Koopmans  y   la   comisión   Cowles,     a   Kenneth   Arrow­Gérard   Debreu   y   la   escuela   neowalrasiana   del  equilibrio general, a Robert Aumann y la reapropiación de la Economía de Edgeworth. Este  registro   menciona   a   la   tradición   socialista   y   utopista   saintsimoniana   y   postsantsimoniana,  derivando   de   ella   la   corriente   de   los   socialistas   fabianistas;   invoca   el   nombre   de   Gustav 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

8

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

9

Desde el punto de vista adoptado en esta tesis ­es decir, un punto de vista  crítico­   «filosofía   crítica   de   la   economía»   es   eso   que   hacemos   no   sólo   cuando  intentamos responder a las siguientes preguntas: 
(i)  ¿Qué tipo de enunciado es el siguiente?: «cuanto  mayor es la  elasticidad­precio  de la demanda de un  bien (ηPx) mayor es la disminución de la cantidad de  ese mismo bien (Qx) : ηPx ⇈ ~Qx ». (ii)   «¿De   qué   manera   se   corrobora   el   siguiente  enunciado?: si la  elasticidad cruzada  de la demanda  de un  commodity  x  (ηDx) es positiva respecto de la  demanda de un commodity rival y (Dy)  ­como la del  trigo en relación a la demanda de maíz­ entonces la  cantidad demandada de maíz (Qy) aumenta cuando el  precio del trigo (Px) sube: Qy ⇈ Px». 

No así, la FcE postula la hipótesis de existencia de   una apertura hacia la  ética   y   la   teoría   política  y   por   esto   mismo   pone   en   cuestionamiento  explícito  la  escisión entre los sistemas positivos de prácticas económicas y los plexos normativos  concomitantes a dichas prácticas teóricas. Es por esto que la FcE  (i) reformula el  vínculo   de   interacción   entre   ambos   componentes;   refrendando   un   conjunto   harto  significativo de investigaciones que exhiben una propensión en alguna medida  más  'realista'  y   que   por   esto   mismo   observa   críticamente   el   comportamiento   de   una  mainstream   Economics  estrechamente   comprometida   con   una   simplificación  funcionalista  de   ­por   ejemplo­   la   perspectiva   acotada   de   agentes   económicos  poseedores   de  rankings  estables   y   persistentes   de   objetos   preferenciales   que   se  comportan   como   magnitudes   discretas,   homogéneas,   divisibles  ad   indefinitum   y  acompañadas de restricciones interpretadas como dadas.  • Ahora bien, cuando utilizo la expresión «Filosofía crítica de la Economía»  (FcE)   intento   referenciar   un   campo   de   trabajo   que   se   conecta   con   la  Politikwissenschaft  y   que   pretende   contribuir   a   la   formación   de   una   «ciencia  integrada de las ciencias políticas y  sociales»,  de una  Integrationswissenschaft der   Staatswissenschaften   und   Gesellschaftswissenschaften  (LADWIG:20093);  ponderando  entre otras  la tarea de autores como Hillebrand (2009) en su análisis  acerca   del   retorno   de   la   'cuestión   distributiva'   al   interior   de   la   teoría   económica  (HILLEBRAND;p.19)4.   Intento   sugerir   además   que   la   FcE   debería   asociarse   al  estudio de las funciones gubernamentales y de esquemas alternativos de gobierno,  representatividad   y   gubernamentalidad   [governance]   y   a   nuevas   concepciones   y  registros   respecto   del   ámbito,   rango   e   injerencia   institucional   de   las   teorías  económicas  y  de   las   políticas   económicas   concomitantes   a  su  comportamiento 
Schmoller y la escuela histórica alemana, a la escuela histórica francesa, a Joseph Schumpeter  y  la   economía  evolutiva  (influenciada   por  componentes   doctrinarios   de  extracción   hegelo­ nietzcheana), a la escuela de la planificación socialista soviética, la economía política radical,  al grupo de economistas keynesianos de Cambridge, a Franco Modigliani, James Tobin y los  economistas afectados a la síntesis neokeynesiana. Abba Lerner y la escuela estadounidense  postkeynesiana, Robert Clower, Axel Leijonhufvud y teorías keynesianas de desequilibrio, a  Stiglitz y los neokeynesianos, a los mandarines, etc. (fuente: The History of Economic Thought   Website; link de acceso al sitio web: http://homepage.newschool.edu/het// (schools of thoughts)  || (escuelas de pensamiento).­  3  LADWIG,   B.:  Politische   Theorie,   politische   Philosophie   und   Gesellschaftstheorie.   Ein   integrativer Vorschlag  en Buchstein,H.­Göhler,G.: Politische Theorie und Politikwissenschaft,  VS Verlag, 2007.­  4  HILLEBRAND, E.: La crisis de la izquierda europea y la necesidad de construir un nuevo   paradigma para el siglo XXI, Nueva sociedad Nº224, noviembre­diciembre; <www.nuso.org>;  2009; p.18/32.­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

9

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

10

práctico.  

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

10

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

11

5. área de desarrollo de contenidos                             5.1.1. 

capítulo 1

Filosofía crítica de la Economía qua Integrationswissenschaft

Una clave de lo quiero conseguir en esta tesis consiste en presentar 
a la Filosofía crítica de la Economía (FcE) como una disciplina que trabaja  en   la   revisión   de  los   nexos   de   unión  de   las   ciencias   políticas   y   sociales;  tratando  de  determinar  alternativas  plausibles  para  que  la  FcE  sea  lo  que  Bernd Ladwig denominaría una disciplina integrada de las ciencias políticas  y   sociales   [Integrationswissenschaft   der   Staatswissenschaften   und   Gesellschaftswissenschaften]  y   esto   debido   básicamente   a   que   la   FcE  contribuiría a acortar significativamente la brecha o gap existente entre teoría  económica   y   teoría   política.  La   FcE  tendría   que   estar   relacionada   con   la  economía pública/política  y revisar la tesis de Michael  Perelman sobre  el  ocaso de la economía política en el siglo XX en su intento de refrendar el  enfoque integracionista que autores como Bernd Ladwig(2007) han seguido  en el ámbito de las ciencias políticas y de la filosofía social en general5. 
5  LADWIG,   B.:  Politische   Theorie,   politische   Philosophie   und   Gesellschaftstheorie.   Ein   integrativer Vorschlag en Buchstein,H.­Göhler,G.: Politische Theorie und Politikwissenschaft,  VS Verlag, 2007.­ «Nos guste o no» las ciencias políticas se han convertido sobre todo en una  ciencia social empírica cuyo objeto de estudio es el gobierno [das Regieren], entendido como  una   «coordinación   instrumental   intencional   a   través   de   decisiones   conectadas   de   índole  colectivo»    [Ob  es  uns  gefällt  oder  nicht,  die  Politikwissenschaft ist heute vor  allem  eine   empirische   Sozialwissenschaft  [...]  Ihr   zentraler   Gegenstand   ist   Regieren,   verstanden   als   intentionale   Handlungskoordination   durch   kollektive   bindenes   Entscheiden]   (LADWIG;  p.175). Ladwig cuestiona la escisión entre «descripciones, de un lado y de valores y normas  del otro»  [Beschreibungen einerseits  y  Werte und Normen  andererseits].  Propone  por  esto  mismo una disciplina que sea simultáneamente descriptiva y normativa y que, por esta misma  razón, se interese por una reflexión general y holística acerca de la naturaleza y sentido de las  ciencias políticas   [Mein Vorschlag (propuesta) lautet also, unsere Teildisziplin als zugleich   deskriptiv und normativ interessierte Reflexionsinsatz der Politikwissenschaft im Ganzen zu   verstehen]. Su propuesta busca recuperar la historicidad del objeto de estudio de las ciencias  políticas   a   través   del   recurso   a   la   historia   de   las   ideas   [Die   Geschichtlichkeit   ihrer   Fragestellungen ist Gegenstand der Ideengeschichte]. Es en función de esta asociación que  Ladwig se interesa por la relación entre la teoría política, la filosofía política y la teoría social  en cuanto disciplinas estrechamente correlacionadas.  [Mich interessiert das Verhältnis von   politischer Theorie, politischer Philosophie und Gesellschaftstheorie zueinander].  Busca la  mediación de la teoría política entre la filosofía política y la teoría social [politische Theorie   mit politischer Philosophie und Gesellschaftstheorie zu vermitteln] (LADWIG; p.175). Si el  objeto de estudio de las ciencias políticas es el gobierno [das Regieren] y los esquemas de  gubernamentalidad o  governance, entonces el objeto de estudio de la disciplina (revisada)  vendrá   dado   por   la   heurística   de   la   resolución   de   conflictos   posibles   relacionados   al  comportamiento   e   interacción   de   distintos   tipos   de   grupos   entre   sí   [im   Horizont   von   wenigstens   möglichen   Konflikten   unter   einer   Mehrzahl   con   Menschen   durch   allgemein   bindenes   Entscheiden  Ordnung   zu   stiften]   (LADWIG;   176).   Habrá   asimismo  una  apertura  hacia el análisis de nuevas formas de gubernamentalidad [neuere Governance­Forschung]  y  hacia el problema de la crisis del  paradigma­Estado  [Sie reagiert damit auf die Krise des   Staatsparadigmasin der Politikwissenschaft]. Ladwig habla de un intento de conciliación de la  facticidad   y   de   la   idealidad   de   las   ciencias   políticas   [Faktizität   und   Idealität  politikwissenschafltich zu verbinden], y de la necesidad de que ambas «se encuentren en una  teoría   más  normativa   y  descriptiva»  [die  beiden   treffen  sich   einmal  mehr   deskriptive  und   normative   Theorie]   (LADWIG;   p.186).   En   este   planteo,   la   filosofía   política   aportaría   una  ganancia de inteligibilidad a la teoría política y las ciencias sociales una mayor capacidad de  penetración heurística sobre los componentes empíricos de las investigaciones politológicas  [die politische Philosophie nimmt intelligible Grundlagen in den Blick, deren motivationale  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

11

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

12

Hay en este enfoque un retorno a las observaciones subyacentes a la  tesis de Perelman (2000). De acuerdo a esta tesis, la economía política nunca  estuvo completamente dispuesta a dejar que las fuerzas del mercado mercado  organicen   y   estructuren  completamente  la   producción   e   interacción   de  factores6. Esto es algo que caracteriza a la economía política clásica desde los  tiempos   de   quien   sería   presentado   por   Karl   Marx   «como   el   padre   de   la  economía política inglesa»: William Petty (1623­1687), moral philosopher y  diseñador   de   barcos   caracterizado   por   un   «technological   optimism»  típicamente moderno (PERELMAN; p.125)7.   Personalmente suscribo a la creencia en un mundo globalizado  en el  que   existe un elevado grado de cohesión y codependencia entre cuestiones 
Rolle  Gegenstand  empirischer Forschung  ist]  (LADWIG; p.186):  «la crítica  ideológica sin  teoría   normativa   sería   inconducente,   la   teoría   normativa   sin   crítica   ideológica,   ingenua»  [Ideologiekritik   ohne   normative   Theorie   wäre   richtungslos,   normative   Theorie   ohne   Ideologiekritik wäre naiv]. (LADWIG; p.186).­    6 PERELMAN, M.: The Invention of Capitalism: Classical Political Economy and the Secret   History of Primitive Accumulation, Duke University Press; 2000; ch.6: The Dawn of Political  Economy.­   7  Petty predeciría que una racionalización de las fuerzas productivas podría incrementar el  nivel de ocupación. Para Perelman lo interesante será que esta observación sería concomitante  de reflexiones concernientes a la construcción de patrones de división del trabajo orientados a  la obtención de mayores niveles de eficiencia   [Petty also recognized that a more rational   organization of society could increase the quantity of labor, but he also seems to have been the   first writer to describe how the division of labor within the workshop results in improved   efficiency]. Su experiencia naval lo   habría asistido al momento de pensar en la importancia  estratégica que tendría la división de las tareas industriales; algo que observaría personalmente  en un viaje a los Países Bajos, donde sería testigo del altamente sofisticado sistema de división  del   trabajo   que   tenían   los  shipbuilders  holandeses.   Ahí,   en   Holanda,   se   combinarían   los  intereses de Petty por la ingeniería naval y los patrones de división de tareas (PERELMAN;  p.126). Por lo demás, Perelman releva la implementación de Petty por una razón de peso: la  concepción   y   extensión   de   la  division   of   labour  es   una   de   las   diferencias   conceptuales  cruciales entre los sistemas de Smith y de Marx. Estos difieren ­de acuerdo a Perelman­ en  que, por ejemplo, a la serie smithiana acumulación originaria/división del trabajo Marx opone  la de  acumulación primitiva/ división social  de trabajo. La diferencia estriba en la inclusión  del adjetivo 'social'.   «Mientras la división del trabajo de Smith describe la organización del  trabajo en una fábrica de clavos, la división  social  del trabajo de Marx hace referencia al  particionamiento   de   la   economía   en   firmas   independientes   e   industrias   »[Where   Smith's   division of labor describes the organization of work within an individual pin factory, Marx's   social division of labor refers to the partitioning of the economy into independent firms and   industries].   En   otros   términos,   la   división   social   del   trabajo   convencional   concierne   a   la  organización   al   interior   de   la   fábrica,   donde   el   empleador   divide   el   trabajo   entre   sus  empleados. La noción de Marx de una división social del trabajo, en contraste, describe «cómo  es que el trabajo se divide en distintas  áreas de trabajo; las cuales son coordinadas por las  relaciones de mercado más que por una figura de autoridad al interior del área de trabajo» [In  other words, the conventional social division of labor concerns the organization within the   factory, where the employer divides the work among the employees. Marx's notion of the social   division of labor in contrast, describes how work is divided up between different workplaces,   which   are   coordinated   by   market   relations   rather   than   by   an   authority   figure   within   the   workplace].   Así   es   como   «la   compartimentalización   de   los   procesos   de   trabajo   divide   la  economía en entidades atomizadas que se especializan en la producción de ítems particulares,  tales   como   clavos,   acero,   alimentos.   La   división   social   del   trabajo   encompasa   lo   que   los  economistas contemporáneos denominan 'organización industrial', aunque bien sea cierto que  se trate de algo más amplio en extensión y que por esto mismo no se limite a la producción de  commodities.     En   la   célebre   fábrica   de   clavos   de   Smith   (1776),   la   mano   visible   de   la  administración estaba en control, asignando a cada trabajador una tarea especializada, mientras  que la mano invisible de alguna manera determinaba qué tanto carbón y maquinaria utilizaría 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

12

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

13

políticas,   sociales,   culturales   y   económicas.   No  es   causal   que   el   tema   de  disertación   escogido   por   Dominique   Strauss­Kahn   en   la  Global   Creative   Leadership Summit de septiembre de 2009 haya sido el vínculo entre paz y  estabilidad económica8. Tampoco es casual que haya hablado ahí de «una  crisis   realmente  global»  al   referirse   a   la  crisis   subprime  disparada   por   la  quiebra de Lehman Brothers; que afirme que la paz es «una precondición  necesaria   para   el   tráfico,   el   crecimiento   económico   sostenido   y   la  prosperidad»   (STRAUSS­KAHN,   loc.cit.);  o  que   haya  enfatizado   en   qué  medida ambas variables «se refuerzan recíprocamente».  
5.1.2. Olivier Blanchard(2009): subprime crisis

de una nueva economía política, que interpela a la teoría económica también  por cuestiones de índole  normativo. Un ejemplo de esto viene dado por un  pequeño informe diagnóstico sobre la  subprime crisis  realizado por Olivier  Blanchard finales del primer semestre de 2009. Ahí, Blanchard muestra una  contracción   del   mercado   internacional   de   capitalización   de   acciones     de  septiembre   de   2007   a   octubre   de   2008   de   25   trillones   de   dólares  estadounidenses y una contracción del PBI mundial de casi cinco trillones.  Afirma que la crisis  subprime  de préstamos se calcularía hacia octubre de  2008   en   250   billones   de   dólares   (BLANCHARD,   p.3)9.   El   ćalculo   de   la  contracción total de PBI asociada con la crisis subprime realizado por el FMI  preveería un impacto directo sobre el período de tiempo comprendido entre  2008 y 2015 (en el que se esperan pérdidas por 4.700 billones de dólares; esto  es, equivalentes a la multiplicación de los 250 billones inicial de la crisis por  una constante de 20). Esto habría generado a su vez un decrecimiento del  mercado   de  stocks  de   capital   por   26.400   billones   de   dólares   ­monto  equivalente a la multiplicación inicial de la crisis subprime por un escalar de  100­.   La   pregunta   de   Blanchard   es   «obvia»:   «¿cómo   pudo   un   evento  relativamente   limitado   y   localizado   (la   crisis   del   mercaodo   de   préstamos  subprime  en los Estados Unidos) tener efectos de tamaña magnitud en la  economía mundial?» (BLANCHARD, p.4).
la fábrica de clavos». Marx, en obras como la resención a la  Philosophie de la misère  de  Proudhon   (1847),   creía   que   «el   capital   manipula   conscientemente   las   particiones   de   la  economía».   Su   concepto   de   la   división   social   del   trabajo   intenta   explicitar   el   carácter   de  aquello que hace que las fuerzas que determinan la organización industrial de una economía se  comporten de la manera en que realmente lo hacen. Que la mano invisible  devenga  visible  (PERELMAN; ch.4: The Social Division of Labor and Household Production; p.59 y ss.).­ 8 STRAUSS­KAHN; D. Economic Stability, Economic Cooperation, and Peace—The Role of  the IMF at the Global Creative Leadership Summit New York City, September 23, 2009.­ http://www.imf.org/external/np/speeches/2009/092309.htm.   Para   Strauss­Kahn  «la  economía  global   se   fue   integrando   progresivamente,   con   estallidos   comerciales   y   fases     de  profundización   de   los   vínculos   de   financiamiento»  [the   global   economy   had   become   increasingly integrated, with booming trade and deeper financial linkages]. La crisis subprime  de 2008 congeló este ciclo de desplazamiento de capitales por esta economía mundial cada vez  más globalizada y compleja; generando mayores presiones financieras especialmente en los  países de bajos ingresos.  9 BLANCHARD, O.: The Crisis: Basic Mechanisms, and Appropriate Policies, IMF Working  Paper , Research Department, WP/09/80, © 2009 International Monetary Fund.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

La economía política está más viva que nunca; pero se trata tal vez 

13

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

14

Blanchard responde secuencialmente: en primer lugar «identificando  las condiciones iniciales esenciales que formaron la crisis»; (i) se subestimó  el nivel de riesgo existente en el comportamiento del mercado financiero; (ii)  hubo   «opacidad»   sobre   las   primas   de   seguros   en   los   balances   de   las  principales instituciones financieras;  (iii)  hubo asimismo un alto grado de  «conectividad»[connectedness]   entre   las   instituciones   sin   arquitectura  regulatoria (ni estatal ni interestatal);  (iv)  existió un alto grado de actividad  en el sistema financiero con recursos financieros prestados (BLANCHARD,  p.4). A esto se suman los mecanismos expansivos que la crisis tuvo. Existen  para él dos mecanismos amplificatorios correlacionados: el primero de estos  lo constituye  la venta de activos por parte de las entidades financieras para  satisfacer   la   demanda   de   liquidez   exigida   por   los   inversores;   generando  corridas   bancarias   y   una   descapitalización   significativa   de   algunos  segmentos de la economía 'real' (disparando los índices de desempleo y los  niveles de actividad). El segundo factor que releva Blanchard lo constituiría  «la venta de activos para el reestablecimiento de las proporciones de capital».  Ahora bien, ¿cuáles fueron estas condiciones iniciales? El disparador  sería la caída en los precios inmobiliarios de los Estados Unidos. Los activos  fueron creados, comprados y vendidos  como si las transacciones implicaran  un nivel de riesgo menor al que realmente suponían. Hubo de esta manera  una  «subestimación   del   riesgo   real»  y   asimetrías   asociadas   a   la   falta   de  regulación de los mercados de activos financieros. Los precios cayeron por la  alteración de algunas variables macroeconómicas fuertemente significativas,  tales   como   la   existencia   de   una   profusa   cantidad   de   pequeños   ahorristas  chinos que generarían un aumento de la cantidad ofertada de capitales en el  sistema financiero y, con esto, una depresión de las tasas de interés de capital  (en relación inversa con la cantidad de capital disponible). Esto generaría la  alteración   de   los  márgenes  de   rentabilidad,   generando   la   contracción   de  oferta de capitales y adulteración de información por parte de las entidades  financieras que utilizaban dichos capitales inicial para operar en el mercado.  Hubo   deficiencia   igualmente   en   la   promesa   incumplida   de   la   política  monetaria estadounidense de mantener bajas las tasas de interés en el largo  plazo;   algo   que   se   sumaría   a   la   falta   de   regulación   y   monitoreo   de   las  entidades   financieras   por   parte   de   las   autoridades   federales.   El  mortgage   financing model, inspirado en la premisa de generación de préstamos de fácil  acceso   para   la   adquisición   de   bienes   inmobiliarios   a   agentes   insolventes  constituye otro aspecto de la crisis.   Hasta aquí vemos cómo asistimos a la formación de un  explanans  complejo, con un cuerpo de elementos que ­considerados en forma aislada­  contienen «un grano de verdad, pero sólo un grano»  (BLANCHARD, p.5).  Por lo demás, Blanchard se aleja del problema de la indeterminación de las  razones   concomitantes   a   la   explicación   de   la   crisis   cuando   releva   la  existencia de una  fundamental explanation  que se caracteriza por su nivel  diferencial de generalidad. En efecto, hay una explicación que nos conduce a  una historia económica que enseña que «los entornos económicos benignos  usualmente conducen a  booms  crediticios y a la creación de activos y de  protección   de   préstamos   marginales»10.   Por   otro   lado,   lo   que   Blanchard 
10  El tema es que el entorno macroeconómico fue «de hecho» benigno para algunos países 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

14

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

15

denomina 'securitization' condujo a una situación en la que se volvería más  complejo   evaluar   los   balances   de   las   instituciones   financieras.   La  securitization conduciría a una progresiva complejización de los métodos de  auditoría   de   los   balances   contables   de   las   entidades   financieras;  transformándose por esta razón en una herramienta ambivalente, pues, si de  un   lado   aseguraba   que   los   activos   estuvieran   resguardados,   por   el   otro  permitía a entidades que operaban con títulos de alto riesgo en operaciones  financieras potencialmente catastróficas hacer sus operaciones bursátiles y  cubrir sus espaldas a expensas de esta mejora en el tratamiento de activos de  alto riesgo [improvement in risk allocation]11.  Hay   una   nueva   razón   que   tiene   que   ver   con   la   cantidad   de  transacciones   realizadas   a   través   de   agentes   bursátiles   que   operarían   con  dinero prestado ­capital especulativo­ sin los monitoreos debidos. Puesto en  otros términos: «las instituciones financieras financiaron sus propias carteras  con cada vez menos capital, es decir, aumentando la tasa de retorno de dicho  capital» ¿Cuáles eran las razones subyacentes? Ciertamente «el optimismo y  la subvaloración del riesgo». Otro factor de peso fue «el número de agujeros  en   la   regulación»   [holes   in   regulation].   Por   otro   lado,   los   mecanismos  amplificatorios de la crisis serían, en primer lugar, «la versión moderna de  las   corridas   bancarias»:  cuando  aumentaba   la   probabilidad de  defaults  en  algunos activos, se esperaba que la incertidumbre asociada con el lado del  balance relacionado con los activos también aumente. «El valor del capital se  vuelve cada vez más bajo e incierto, aumentando con esto la probabilidad de  insolvencia» (BLANCHARD, p.9­10). En este caso los depositantes y los  inversores   intentan   extraer   sus   fondos   de   las   entidades   bancarias,   que   se  vuelven insolventes por el hecho de tener que afrontar un rash exponencial de  extracciones simultáneas12.  El segundo mecanismo amplificatorio o expansivo vendrá dado por 
hacia   el   año   2000,   esto   es,   «con   crecimiento   sostenido   y   con   bajas   tasas   de   interés»  [environment was indeed benign in the 2000s in most of the world, with sustained growth and   low interest rates].­ 11 «La securitization podría haber implicado que el stock fuera absorbido por inversores y no  por un grupo de instituciones financieras, siendo por esto mucho más fáciles de absorber.  Además,   la  securitization  estaría   relacionada   con   la   creciente   interconectividad   de   las  instituciones   financieras   entre   países.   La  securitization  aumentó   la   conectividad   de   las  instituciones   financieras   de   un   modo   similar   a   cómo   la   globalización   lo   hizo»  (BLANCHARD; p.7).­  12  «En las corridas tradicionales, en tiempos de la Gran Depresión, eran los depositantes  quienes retiraban su dinero de los bancos. Pero desde entonces a la fecha se han registrado dos  cambios: en primer lugar, en la mayoría de los países, los depósitos se encuentran asegurados,  por lo que existen pocos fundamentos para las corridas. Las corridas modernas no son más  ­literalmente­ 'corridas': lo que sucede es que las instituciones que son percibidas como en  'estado de riesgo' dejan de estar en condiciones de financiarse a sí mismas en los mercados en  los que participan. El resultado, como sea, es el mismo que en el caso de las viejas corridas.   Enfrentadas a un decrecimiento en su capacidad para prestar [to borrow], las instituciones  tienen que vender sus activos. Lo que pueden hacer es, o bien obtener fondos adicionales de  inversores externos, capital adicional; o bien   incurrir en operaciones de  deleverage, lo cual  querría decir que lo que intentarían hacer sería tratar de reducir el tamaño de sus operaciones a  través de la venta de activos y la contracción de su capacidad de préstamo» [either decrease   the size of their balance sheets, by selling some of their assets or reducing their lending]  (BLANCHARD; 9­10).­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

15

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

16

la necesidad de las entidades financieras de «mantener una proporcionalidad  adecuada   de   capital»,   esto   es,   preservar   los  ratios  de   rentabilidad   de   los  activos involucrados. Enfrentados al decrecimiento en el valor de sus activos  y   ­por   esto   mismo­   a   un   proceso   de   descapitalización   por   pérdida   de  inversiones, algunas instituciones financieras como Lehman Brothers debían  contrarrestar   esta   tendencia   buscando   estrategias   de   recapitalización,   por  ejemplo,   a   través   de   la   búsqueda   de   inversores   neófitos   o   inactivos.   La  segunda   opción   conduciría   a   la   venta   compulsiva   de   activos   a   precios  distorsionados...  es decir, a un estado en el que comenzaba a observarse  el  mismo mecanismo distorsivo repitiendo exactamente la misma operación. En  efecto, la venta de activos incidiría negativamente sobre las hojas de balance  de   las   instituciones   involucradas;   generando   un   rechazo   por   parte   de   la  cartera   de   inversores   que   conduciría  ceteris   paribus  a   una   espiral   de  descapitalización   indefinida;   o   que   en   todo   caso   culminaría   con   la  convocatoria de acreedores y la bankruptcy. La  densa   conectividad   financiera   de   las   instituciones   involucradas  aumentaría   el   ritmo   de   propagación   de   la   crisis   y   la   ambigüedad   de   los  balances aumentaría la opacidad de la información exsitente para inversores y  householders de a pie, aumentando las externalidades negativas vinculadas a  la  existencia   de   groseras   asimetrías13.   El   contagio   se   daría   a   nivel   de   los  activos   concurrentes   en   un   mercado   de   capitales   no   uniformemente  desregulado a través de instituciones y países. Se relevaría de esta manera un  heat map, una zona caliente que tendría como epicentro a los países centrales  ­más directamente comprometidos con el mercado de capitales de las grandes  plazas financieras del mundo­ pero que naturalmente tendría impacto sobre  los países emergentes. En este proceso de deleveraging, de descapitalización  de las instituciones bancarias de los países económicamente desarrollados, se  generaría   una   tendencia   a   la   contracción   de   la   emisión   de   inversiones   y  créditos   hacia   los   mercados   emergentes,   anulando   líneas   de   crédito   y  generando fugas o repatriated funds (fondos de inversión que retornan a sus  países de origen) (BLANCHARD, p.14)14.
13.  «El mismo mecanismo repitiendo la misma operación: la venta de activos conduce a que  se   disparen   índices   de   precios   que   afectan   las   hojas   de   balance   de   la   totalidad   de   las  instituciones   que   los   sostienen,   conduciendo   a   ventas   posteriores,   y   así.   Por   las   mismas  razones, la opacidad, la conectividad y el leverage implicarían más amplificación aún». [The  same  mechanism  repeating  the  same  operation:  the  sale  of  assets  leads  to  fire  sale   prices, affecting the balance sheets of all the institutions that hold them, leading to further   sales and so on. For the same reasons, opacity, connectedness and leverage all imply more   amplification] (BLANCHARD; p.11).­ 14 Esto dará lugar a algunas predicciones en 2009 concernientes a la obtención del diferencial  de crecimiento estimado entre PBI real y potencial por regiones o países: de ­0,7 en EEUU, de  ­0,4 en la zona Euro, de ­0,2 en  Japón, de ­2,1 como promedio de las economías emergentes  (India, China, América Latina,  África, Asia meridional) (BLANCHARD,  p.14).  Blanchard  ofrece   una   serie   de   instrucciones   sujetas   a   caución:   la   política   regulatoria   (estatal   e  interestatal) tiene que buscar el congelamiento de las corridas a través del aprovisionamiento  de   liquidez   por   parte   de   los   respectivos   bancos   centrales   y   las   respectivas   autoridades  monetarias.   «Si   las   instituciones   financieras   tienen   acceso   a   dichos   fondos,   entonces   no  necesitarán vender activos a malos precios, con lo que el primer mecanismo de amplificación  dejaría de operar» [If financial institutions do have access to that funds, they will not need to   sell assets at fire sale prices and the first amplification mechanism does not operate].  Otra  recomendación concierne a la compra de nuevos activos y a la recapitalización: la provisión de  liquidez elimina el primer mecanismo amplificatorio pero no lo conduce al restablecimiento  de   los  ratios  de   capital   preexistentes   a   la   ocurrencia   de   la   crisis     [assets   purchase   and  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

16

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

17

5.1.3.

integración financiera, ¿integración política?

Blanchard   como   componentes   explicativos   estructurales   de   la   crisis  subprime  contribuyen   a   defender   la   creencia   en   un   mundo   altamente  integrado desde un punto de financiero (aunque con una densidad altamente  variable   por   regiones   y   hemisferios).   Entiendo   que   una   crisis   financiera  global de estas características y de esta magnitud lo ha demostrado y que el  impacto  geopolítico  del   estallido   de   la   crisis   griega   (2010)   igualmente   lo  hará.   Creo   asimismo   que  esto  es   percibido  en   estos   términos   por   Joseph  Stiglitz; quien en la conferencia Nobel que lo tuvo por protagonista describe  a la information Economics como un momento de ruptura de la historia de la  economía   que   representa   un  cambio   de   paradigma  (en   un   sentido   no  estrictamente  kuhneano  de   la   expresión)   en   teoría   económica;   y   esto  básicamente por su capacidad de concentración simultánea en la heurística  de los problemas de información para el esclarecimiento del funcionamiento  transaccional de una economía de mercado como en la economía política  concomitante a los vínculos existentes entre las information imperfections y  los procesos políticos que les son concomitantes15.  Si se observan estos procesos políticos desde un enfoque pautado en  primera   instancia   por   elementos   determinados   por   una   teoría   económica 
recapitalization: the provision of liquidity eliminates the first amplification mechanism but it   does   not   conduct   to   the   reestablishment   of   capital   ratios]:   por   esto   es   que   Blanchard  recomienda el aislamiento de activos malos o potencialmente malos. Que la política interfiera  inteligentemente   en   la   economía,   esto   es,   logrando   que   la   τέχνη   de   la   securitization  permanezca y que las entidades financieras suministren información confiable, que reduzca la  probabilidad  de  incidencia  de  las  áreas de riesgo en la colocación de activos.  El objetivo  estriba en evitar «que la complejidad se transforme en opacidad» (BLANCHARD, p. 20). Por  lo demás digamos también que para Blanchard, la crisis se iniciaen Estados Unidos se expande  hacia EuropaBertalanffy Japón primero y hacia los  emerging/developing  countries  después.  Con razón, estima que «una vez que esto sucede se vuelve sumamente complicado cambiar las  condiciones iniciales de la crisis». También sugiere que «las políticas actuales deberían tratar  de limitar los dos mecanismos amplificatorios que operan en la coyuntura actual de la crisis.  La   regulación   futura   y   las   políticas   deberían   contribuir   a   prevenir   que   se   repitan   dichas  condiciones iniciales»   [it is too late to change the initial conditions for this crisis. Current   policies   should   be   aimed   at   limiting   the   two   amplification   mechanisms   at   work   at   this   juncture. Future regulation and policies should also aim however at avoiding a repeat of some   of those initial conditions].­  15  «La   economía   de   la   información   representa   un   cambio   fundamental   en   el   paradigma  prevaleciente en economía. Los problemas de información son centrales para entender no sólo  la economía de mercado sino también la economía política, y es en la última sección de esta  lecture que exploro algunas de las implicaciones de las imperfecciones en la información para  los   procesos   políticos»     [Information   Economics   represents   a   fundamental   change   in   the   prevailing paradigm within Economics. Problems of information are central to understanding   not only market Economics but also political economy, and in the last section of this lecture, I   explore   some   of   the   implications   of   information   imperfections   for   political   processes]  (STIGLITZ, J.:  Information and the Change in the Paradigm in Economics, Prize Lecture,  December   8,   2001   en   STIGLITZ,   J.:  Information   and   the   Change   in   the   Paradigm   in   Economics;   en   Szenzberg­Ramrattan   New   Frontiers   in   Economics;   Cambridge   University  Press; 2004.­;  link   de   acceso   al   PDF:   nobelprize.org/nobel_prizes/Economics/laureates/2001/stiglitz­ lecture.pdf .­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

La  existencia de  estos  mecanismos  amplificatorios  utilizados  por 

17

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

18

inspirada en el  modus   operandi  de  una  economía   capitalista  standard,  se  observaría   que   la   política   sigue   siendo   presentada   en   muchos   casos   en  teŕminos de un cierto tipo de  trade­off  o intercambio. En la crítica a este  modelo politológico encontramos la tesis central de Lars Udehn (1991), para  quien la analogía de las interacciones políticas de los ciudadanos y de las  transacciones   en   el   mercado   de   los   agentes   económicos   no   resiste  completamente el  análisis.   Lo  que   denomina  market   analogy,  esto es,   un  economic approach to politics que consiste en la interpolación de los dogmas  de la mainstream Economics del self­interest, existencia tácita de parámetros  relativamente   esclarecidos   de   intercambio   (do   ut   des)   e   individualismo  metodológico de tipo miseano, aplican sin mayores dificultades para explicar  la dinámica política de las sociedades democráticas16.  En   el   esquema­Udehn   observaríamos   cómo   es   que   vivimos   en  sociedades   signadas   por   relaciones   de   poder   que   se   ejercen   a   través   de  instituciones   misceláneas   y   en   niveles   de   complejidad   variables;  involucrando  actores   típicos   ­políticos,   funcionarios,   sindicalistas,  burócratas, electores, holdings, rackets y grupos económicos inter alii que no  se vinculan entre sí por «relaciones de intercambio» [relations of exchange],  o  que   al  al   menos  no   lo   hacen   de   esta   manera  «predominantemente»  (UDEHN, p.118).
La analogía con el mercado no fue importante para la teoría política sino  hasta   el   advenimiento   de   la   elección   pública   [public   choice].   Por   el  contrario, la analogía con el foro se remonta a la Grecia antigua, donde la  política era vista como una cuestión auténticamente pública, y la elección  pública   [public   choice]   era   el   resultado   de   la   discusión   abierta   entre  ciudadanos   de   la  pólis  [state].   En   esta   concepción   de   la   política   los  individuos no están aislados, las preferencias no están dadas y la elección  pública [public choice] no es materia de mera  agregación  [a matter of   aggregation]: es materia de discusión. Las analogías con el foro han dado  lugar a la emergencia de dos concepciones predominantes de la política:  como  intercambio  [exchange] y como  discusión  [discussion] modalidad  del intercambio es sólo una forma de interacción social en política y hasta  es probable que no sea la más importante. Cualquier teoría política que se  16  UDEHN,  L.:  The  Limits of  Public Choice:  A Sociological  Critique Of  The Economic   Theory   Of   Politics,  Routledge,   NY,   1996,   II.   Methodological   Individualism.   Politics   As  ExchangeBertalanffy (pp.115­188). La crítica se extiende al Habermas de Strukturwandel der   Öffentlichkeit.   Untersuchungen   zu   einer   Kategorie   der   bürgerlichen   Gesellschaft    (1962)  quien, de acuerdo a Udehn, mantiene que la competencia entre partidos en las democracias  liberales indirectas se ha convertido en algo que se parece cada vez más a la competencia  entre firmas en el mercado. Habermas: «Consecuentemente los partidos y sus organizaciones  auxiliares se ven forzados a influenciar a sus electores publicísticamente [publicistically] de  una manera que presenta una analogía con la manera en que la presión publicitaria incide en  las decisiones de compra [in a fashion that has its analogue in the way advertising pressure   bears on buying decisions]. Es de ahí de donde emerge la industria del marketing político. Los  viejos agitadores y el viejo estilo de propagandistas han cedido su lugar a publicistas neutrales  en relación a la política partidaria que fueron contratados para vender política de un modo no­ político» [Party agitators and old style propagandists give way to advertising experts neutral   in respect to party politics and employed to sell politics in an unpolitical way] (Habermas,  1962, p.216; citado por Udehn desde la edición inglesa The Structural Transformation Of The   Public Sphere. An Inquiry Into A Category Of Bourgeois Society, MIT Press, 1991) A su vez,  la crítica se nutre de investigaciones sociológicas que en este caso puntual se retrotraen a los  primeros  trabajos de  de Paul Lazarsfeld;  quien ­de  acuerdo a  Udehn­ «descubrió  que los  efectos que los medios masivos ejercen sobre la mayoría de los ciudadanos son indirectos»  [found that the effects of mass media on most citizens are indirect].­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

18

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

19

concentre en esta relación, al punto de excluir a cualquier otra relación que  sea   tan   importante   como   ella,   estará   severamente   limitada   (UDEHN;  p.116)(sub.mío)17. 

Udehn observa asimismo que hay una teoría económica estándar [standard  economic theory] para la cual ciertos elementos se presentan «como dados para el  análisis»   [as   given   to   analysis].   Los   elementos   tenidos   por   dados   que   menciona  Udehn son: (i) las instituciones,  (ii) las preferencias, (iii) las creencias de los agentes  y (iv) el nivel de tecnología existente ­aspecto central de los modelos de crecimiento  económico de orientación neoclásica inspirados en los trabajos de Robert Solow y  Trevor   Swan   de   la   segunda   mitad   de   la   década   del   1950/60­.   Para   Udehn   estas  presunciones   constriñen   rígidamente   a   la   teoría   económica   'desde   adentro';   entre  otras razones por el grado de simplificación que suponen y por la falta de capacidad  de   reconocimiento   de   los   niveles   de   alteridad   inherentes   al   body   social   y   al  comportamiento histórico de las instituciones. Entre otras, Udehn se hace eco de una  tesis   de   Gordon   Tullock  de  Economic   Imperialism  (1972),   según   la   cual   «los  economistas tienden en general a estar poco interesados en las preferencias que los  individuos tienen al asumir dichas preferencias y deducir el  resultado sin prestar  demasiada atención a la investigación de dichas preferencias» (TULLOCK; p.323)18.  5.1.4. Philip Mirowski: institutional Economics

una   dirección   conducente   a   la   interpelación   por   la   gravitación   de   las  instituciones. Es a esta clase de cuestiones a las que Philip Mirowski se dirige  cuando   analiza   la   comprensión   semántica   de   los   términos   compuestos  «metodología   económica»   [economic   methodology]   y   «filosofía   de   la  economía»   [philosophy   of   Economics].   Mirowski   menciona   un   artículo   de  1977 de Joan Robinson titulado  'What are the Questions?'  [¿Cuáles son las   preguntas?]; un  paper  de  Filosofía de la  Economía que traería a la palestra  preguntas como: (i) «¿hasta qué punto la economía ortodoxa es conducida por  perturbaciones ideológicas y por qué se persiste insistentemente en ellos? (ii)  ¿Se altera el objeto de estudio de la economía frecuentemente al punto que  siempre se reescriben sus leyes putativas [putative laws]? (iii) ¿por qué es que  los   economistas   neoclásicos   no   pueden   calibrar   [encompass]   el   pasaje   al  tiempo histórico en la vida social?  (iv) ¿cúal es el propósito del crecimiento  económico [economic growth], o qué se puede esperar de dicho crecimiento  como sociedad afluente [affluent society]?  (v)  ¿por qué tantos elementos en  economía toman el principio de organización por descontado y generalmente  no lo discuten? Finalmente:  (vi)  ¿hasta qué punto podría la evolución de la  explicación   económica   ser   considerada   como   la   opción   de   métodos 
17   «The market analogy  was not  important  to political  theory until  the advent  of public  choice. By contrast, the analogy of the forum goes back to Greek Antiquity, where politics was  seen as a truly public matter, public choice being the result of open discussion among the  citizens of the state. In this view of politics, individuals are not isolated, preferences are not  given   and   public   choice   is   not   a   matter   of   aggregation,   it   is   a   matter   of   discussion.   The  analogies of market forum give rise to two major conceptions of politics (as exchange and as  persuasion). Exchange is only one form of social interaction in politics and probably not the  most important. Any theory of politics which concentrates on this relation, to the exclusion of  other, equally important relations, is severally limited in scope».­ 18  TULLOCK, G.:  Theory of Public Choice, pp. 317­29. Ann Arbor: University of Michigan  Press, s.f.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Es probable también que la economía política haya evolucionado en 

19

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

20

(in)apropiados,   por   ejemplo,   optando   por   la   matemática   en   lugar   de   una  casuística etológica [participant ethology]?» (MIROWSKI; p.50)19.  Las   preguntas   de   Mirowski   (y,   transitivamente,   de   Robinson)   son  probablemente características del enfoque institucionalista por el que  ambos  propugnan.   Mirowski  puntualmente  pregunta   por   las   métricas   y   por   los  standards  de  investigación  y  desarrollo  en  teoría   económica  (MIROWSKI,  p.51);  y  entiendo que  lo hace  porque considera que esta clase de preguntas  pertenece  al   conjunto  de  tópicos   metaeconómicos   que   han  sido  dados   por  descontado [taken for granted] por ejemplo, cuando corrientes refractarias a  las   consideraciones   subsidiarias   y   'externas'   a   un  desarrollo   presuntamente  lineal de las teorías y de los modelos «consideraba que los  standards  eran  idénticos a los de un presunto 'método científico' rigurosamente aplicado».  Bajo la hipótesis  intuitiva  de  una  jerarquía  por antonomasia  de las ciencias  caracterizada  por  la supremacía incuestionable de la  Física moderna y de la  Matemática, algunos metodólogos  se ocuparían de realizar en la práctica el  programa walrasiano de la transferencia de prerrogativas epistemológicas de  la mecánica clásica a la  general  equilibrium theory  (GETh)  sin cuestionar  demasiado ni las características generales, ni las condiciones diferenciales de  transferencia   de  todas   estas   prerrogativas.   A   partir   de   ahí   la   pregunta   a  plantear   sería   la   siguiente:   «¿Qué   sucede   cuando   dejamos   de   tomar   estas  jerarquías   convencionales   de   legitimación   [conventional   hierarchies   of   legitimation] por descontadas?».  La respuesta  a esta pregunta  vendría dada  por   investigaciones   de   distintas   características   que   se   observan   en  investigaciones de autores como Mark Blaug o Donald y Deirdre McCloskey;  quienes   desde   la  Filosofía   y   desde   la  Metodología   de   la  Economía  preguntarían   «¿cómo   es   que   los   economistas   profesionales   [practitioners]  reconocen el buen trabajo y actuán en conformidad con él?»:   
El último árbitro [ultimate arbiter] en tales cuestiones  es la historia y no la filosofía, en el sentido de que sólo  narrativas   refinadas   [fine­grained]   acerca   de   la  evolución   de   los   lenguajes   particulares   de   las  comunidades podría llegar a proveer algo que sea más  que   una   versión   superficialmente   [fleetingly]  satisfactoria   de   los   standards  reales   en   acción  (MIROWSKI, p.51). 

Parte   del   programa   que,   bajo   premisas   positivistas   de   distintas  connotaciones  constitutivas   del   núcleo   duro   de   la   corriente  mainstream  intentaría   concretar   el  transfer  de   prerrogativas   epistemológicas   de   la  Mecánica  a la  Economía ­via  formalización, axiomatización y atomización  metodológica­ incluiría la creencia en la existencia de una concurrencia de  objetivos   específicos   de   las  Naturwissenschaften  y   de   las  Geisteswissenschaften que entre otras cosas pondría coto a la Methodenstreit  entre   la   escuela   histórica   alemana   y   la   escuela   austríaca,   directamente  influenciada por  el  trend  neopositivista  incoado en el  Círculo de Viena. La  Economía sería, al igual que la Biología o que la  Mecánica  de fluidos,  una  disciplina  manipulativa  y  no evaluativa  o explicativa (por utilizar la célebre  escansión de Habermas con la que trabaja Mirowski). «Si para autores como 
19  MIROWSKI, P.:  What are the Questions?  en Roger Backhouse (ed.):  New Directions in   Economic Methodology; Routledge, New York; 1994­. 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

20

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

21

Jürgen Habermas o Herbert Dreyfus los propósitos de las ciencias sociales son  inherentemente distintos a los de la Física y la Biología ­es decir, evaluativos  antes   que   manipulativos­»,   habrían   metodólogos   no   necesariamente  reduccionistas que creerían, por el contrario, que no habría ningún problema,  au fond, en «hablar de 'predicción' y 'control' en este tipo de casos; mucho  menos   aún   en   que   esto   podría   ser   inconducente   [misguided]   o,   peor   aún,  pernicioso [pernicious]»  (MIROWSKI, p.56).    Por   otro   lado,   surgirían   tendencias   conducentes   a   minimizar   la  relevancia   de   la   cuestión   epistemológica   del  status  diferencial   de   las  disciplinas   y   que   se   concentraría   ­como   en   el   caso   puntual   de   las  investigaciones sociológicas de Bruno Latour de 200120­ en el tipo de trabajo  que las comunidades científicas realizan, esto es, con independencia de las  consideraciones   iniciales   concernientes   a   las   características   de   las  metodologías   empledas.  Es   así   como   en   muchos   casos   se  llegaría   a  definiciones   tan   intelectualmente  poco   estimulantes  como  aquella  que   nos  indica que la  Economía podría ser definida ahora como «lo que sea que los  economistas   hacen»   [whatever   economists   do]   (MIROWSKI,p.57)21.   La  consecuencia de  esta migración  de  intereses  tendría  como  consecuencia  el  reemplazo   por   una   curiosidad  aggiornada  acerca   de   «cómo   es   que   otras  disciplinas construyen los objetos de los que se ocupan». Si éste fuera el caso,  la metodología de la economía  habría zanjado una discusión histórica que  Mirowski radica desde un punto de vista histórico en el entusiasmo de los  economistas   clásicos   franceses   y   en   «la   respuesta   británica   a   la   ὕβρις  comteana» (MIROWSKI, p.57). Sería la respuesta provisoria a la pregunta de  si «deberíamos creer que existe una 'Economía' con su propia autonomía y sus  propias   leyes».   Estas   preguntas,   en   todo   caso,   movilizan   una   inquietud  filosófica que la minimal Economy de los neoclásicos ha dejado al margen de  todo tipo de consideración crítica.
La economía es una actividad política y hay que decir que ha habido una  fuente   histórica   de   escozor   [embarrassment]   en   la   historia   de   su  institución   como   disciplina   académica   que   nos   haría   olvidar   por   qué  nuestra preferencia hacia la filosofía de la ciencia fue una reacción a  eventos políticos determinados en un siglo tan turbulento como el que  nos tocó vivir. Además, la fascinación con la filosofía de la física ha  oscurecido   una   de   las   principales   preocupaciones   del   discurso  metodológico   [methodological   discourse],   esto   es,   la   pregunta   por   la  'objetividad'   [...]   Este   oscurecimiento   debería   generar   problemas  especiales  para  el  economistas,   puesto   que   en   la   tarea  de  retratar   un  mundo conducido por el interés y por la codicia donde todo puede ser  indistintamente vendido y comprado, parecería ser que no queda espacio  para la objetividad, al margen de algunas declamaciones piadosas   [...]  Es   tiempo   de   renunciar   a   la   idea   de   que   la   'ciencia'   ha   resuelto   el  problema   de   la   objetividad,   principalmente   porque   no   existe   tal  problema. El recurso a criterios objetivos es, en el mejor de los casos,  20 LATOUR, B.: Pandora's Hope. Essays on the Reality of Science Studies, Harvard University  Press, Cambridge, Mass, 1999 || 1979:  Laboratory Life: the Social Construction of Scientific   Facts, Sage, Los Angeles, Londres, (con Steve Woolgar) || 1987:  Science in Action, How to  Follow Scientists and Engineers through Society, Harvard University Press, Cambridge Mass.­ 21 El problema en este caso es que «sin ninguna noción respecto de qué sea lo que las convierte  en una disciplina coherente, las preguntas acerca de la eficacia de los métodos de escrutinio  [methods of inquiry] boyan completamente desorientadas [flounder aimlessly] sin ningún punto  de   referencia»   (MIROWSKI,   P.:  The   Philosophical   Bases   Of   Institutionalist   Economics  en  LAVOIE, D.: Economics and Hermeneutics, Routledge, NY, 1991, p.75).­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

21

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

22

una función de las contradicciones internas de las estructuras sociales de  la ciencia moderna (MIROWSKI, p.58)22. 

5.1.5.

Mirowski: Hermeneutics and Economics

una   reconstrucción   histórica   de   la   evolución   de   las   escuelas   económicas  contemporáneas.   Es   esto   mismo   lo   que   observa   Mirowski   en  The   Philosophical Bases of Institutionalist Economics (1987)23, donde plantea que  hay que entender que la corriente institucionalista surge de una «tradición  hermenéutica» completamente distinta de aquella que daría lugar a la escuela  neoclásica y que básicamente sería influenciada por algunas consideraciones  de Pierce que llegarían a Veblen a través de Dewey. De acuerdo a Mirowski  estas   dos   tradiciones   mantienen   un   «profundo   conflicto   acerca   de   sus  respectivas   concepciones   de   la   'ciencia'»   y   por   lo   tanto,   también,  profundamente  incompatibles de las nociones semánticamente vinculantes de  homo oeconomicus y racionalidad (MIROWSKI, p.75). De   la   crítica   institucionalista   ­presentada   por   Mirowski   como   una  crítica filosófica o programática a la escuela neoclásica­ surgirá la cuestión de  la demarcación de la teoría económica: emergerá a partir de allí, por ejemplo,  «la primera cuestión apremiante en materia de filosofía económica»; a saber,  la pregunta por la inteligibilidad [intelligibility] de una disciplina  separada,  dedicada   exclusivamente   a   la   explicación   de   un   concepto   abstracto 
22 A modo de acotación: Mirowski habla de dos tipos de metodólogos: blandos y duros  [weak  and strong Methodologists]. Los blandos son esos «herederos del positivismo comteano» que  plantean silogismos (simplificados por Mirowski) como los siguientes: «Karl Popper dice que  la física es falsacionismo; los economistas no practican el falsacionismo; ergo [...] la economía  no es (todavía?) una ciencia»  [Karl Popper says physics is falsificationism; economists do not   practise falsificationism; ergo  [...] Economics is not (yet?) a science] (MIROWSKI, p. 53). Por  el   contario,   los   metodólogos   duros   entienden   que   «cada   disciplina   posee   su   propio   mito  fundacional y su propia versión de sus condiciones históricas de éxito» [its own foundation   myth and its own version of its historical conditions of success]. En este caso, la filosofía juega  un rol diferente. «No es accidental que algunos de los economistas más importantes ­de Adam  Smith a Karl Marx, de Francis Edgeworth a Thorstein Veblen, de John Maynard Keynes a  Nicholas Georgescu­Roegen­ se hayan iniciado en el campo de la filosofía y no en el de la  economía». En su análisis institucionalista de la progresión histórica de la metodología de la  Economía Mirowski observa que hubo una fascinación en algunos metodólogos por Popper,  Duhem  y  Lakatos;   y   que   esta  fascinación  en  algunos  casos  les  ha  impedido  observar  que  «escuelas rivales en economía hayan venido construyendo sus propias versiones de prácticas  empíricas   a   lo   largo   del   último   siglo»   (MIROWSKI,   p.64).   Bien,   a   esta   clase   de  comportamiento Mirowski opone la exhortación a que la metodología de la Economía observe  el tipo de trabajo realizado por  otras  disciplinas, abandonando con ello, por ejemplo y entre  otras   cosas,   «la   idea   de   que   sólo   existe   un   único   procedimiento   genérico   de   inferencia  estadística» [the notion that there exists a single generic statistical inference procedure]. Así,  tiene que encontrarse en condiciones de revisar y estudiar el modelo narrativo que emplean los  historiadores  económicos.   Considera  finalmente  que  la  filosofía  se  encuentra  muy  lejos  de  haber sido expulsada, abolida o disminuida: en efecto, las preguntas que han sido desarrolladas  por la economía experimental [experimental Economics] la demandan insistentemente. Y es  que, efectivamente, preguntas como «¿Cómo cambiaron las imágenes de la 'experimentación'  en el curso de la historia de la economía?» [How have images of 'experimentation' changed   over the course of Economics history?] (MIROWSKI, p.67) no son preguntas de las que se  ocupen ni la historia, ni la metodología, ni la sociología, ni la psicología de la economía.­

El problema de las 'contradicciones internas' puede ser ajustado a 

23  MIROWSKI,   Ph.:  The   Philosophical   Bases   of   Institutionalist   Economics;  Journal   of 
Economic   Issues,   Vol.   21,   No.   3,   Evolutionary   Economics   I:   Foundations   of   Institutional  Thought (Sep., 1987), pp. 1001­1038.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

22

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

23

denominado economía [economy] y distanciado tanto «de las categorías de los  fenómenos sociales como de las relaciones que atribuimos al mundo físico o  no humano» (MIROWSKI, p.75).  Pues bien, estas  serían  algunas de las  probablemente innumberables  cuestiones elididas por la corriente mainstream; cuya cobertura se notaría en  investigaciones como las de Karl Polanyi (1968) 24; quien intentaría redefinir el  significado del término 'Economía' desde la óptica diferencial de  su síntesis  erudita   de  Antropología   cultural  e  Historia   económica.  En   la   tesis   de  Mirowski estas redistribuciones de los objetos de las disciplinas habrían dado  lugar   a   un   nivel   de   desarrollo  conceptual  en  Antropología   superior   al  experimentado   en   teoría   económica;   la   cual   habría   tomado   en   préstamo  nociones   cruciales   ­como   la   de  homo   oeconomicus­:  «una   generalización  importante   acerca   del   comportamiento   humano   [human   behaviour]   sería  generado no por la Economía, sino por la Antropología» (MIROWSKI, p.77).  En efecto, Mirowski explica cómo por ejemplo no sólo se incorpora al  jargon de la teoría económica la terminología de la Antropología cultural de  Polanyi,   sino   también   elementos  de   la  Antropología   de   Mauss   y   de   la  sociología   de   Durkheim.  «En   1903   los   antropólogos   Émile   Durkheim   y  Marcel   Mauss   propusieron   una   hipótesis   que   se   transformaría   en   un  componente central de los programas de investigación [research programmes]  en   sociología   del   conocimiento».   Estipularon   que,   en   todas   las   culturas  primitivas, la clasificación de las cosas   reproduce las escansiones que los  hombres   efectúan   sobre   sí   mismos.   Mirowski   denomina   a   este  patrón   de  investigación  'tesis de simetría'. Esta será tomada y revisada por la escuela de  sociología externalista  de la ciencia de Edimburgo (Bloor, Barnes, Shapin) y  «aplicada a la historia de la ciencia occidental».  Ahora bien, de acuerdo a  Mirowski,   a   la   corriente   neoclásica   llegaría   un   esquema   simplificado   del  rational Economics man a través de dicho salvoconducto alimentado por estas  corrientes   de   pensamiento   continental   europeo.  Es   desde   allí   que   se  desarrollaría un  tipo  o  portrait  del  homo oEconomics  o  rational Economics   man  que implicaría una determinada cantidad de supuestos: en primer lugar  que «la Economía neoclásica no se preocupa por los procesos de pensamiento  de los agentes económicos individuales». No así, estos se encuentran sujetos a  «un ideal de racionalidad mecánica e impersonal» al menos en el sentido de  que,  por   un lado,  implica una  propensión  a  la  optimización que   «imita  el  comportamiento del mundo mecánico del que se ocupa la física» y, del otro, la  hipótesis de existencia de influencias interpersonales y de procesos complejos  de   interpretación   de   información   de   los   que   los   agentes   presumen  by  assumption que se encuentran «gobernados por ciertos tipos de reglas».  De   acuerdo  a  Mirowski   el  portrait  involucrado   en   este   sistema   de  creencias  implica   igualmente   que   el   contexto   de   socialización   [context   of  socialization]   y   el   contexto   de   opción   [context   of   choice]   tengan   que   ser  separados (MIROWSKI, p.80). Además, la elección racional se divide en un  conjunto   concurrente   y   coherente   de   reglas   y   una   cierta   cantidad   de  endowments  dados  que   pueden   ser   identificados   desde   un   punto   de   vista  lógico. A su vez, esta lógica involucrada sería interpretada básicamente como  «axiomatización matemática» [mathematical axiomatization]. 
24 POLANYI, K.: The Great Transformation: The Political and Economic Origins of Our  Time,1944.­

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

23

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

24

Además,   puesto   que   la   separación   mente/cuerpo   nos   dicta   que  «conocemos nuestro propio pensamiento [thought] mejor que al mundo», la  teoría económica debe guardar silencio respecto de la estructura ontológica de  aquél y considerar que al menos una de sus 'partes' se encuentra compuesta de  «evaluaciones   mentales   individuales   de   carácter   autosuficiente»  puestas   en  contacto   con   una   realidad   'exterior'   que   se   presenta   como   «una   tabla   de  commodities  independientes  de  cualquier  tipo de  mediación o dependencia  respecto de signos»(MIROWSKI, p.80)25. La acumulación de capital que el modelo neoclásico plantea es lineal  y concebida en términos análogos a la acumulación de conocimiento de los  modelos  gnoseológicos  de   raigambre   positivista:   esto   es,   «un   agregado 
25  Por   esta   clase   de   razones   Mirowski   asume   que   existe   una   estrecha   relación   entre   la  epistemología   cartesiana   [Cartesian   epistemology]   y   la   estructura     filosófica   de   la   teoría  neoclásica   (aunque   no   restrictivamente).   Esta   relación,   a   su   vez,   es   asumida  ab   initio  por  Ludwig von Mises (1949) cuando, en su caracterización del scope o ámbito de la Praxeologie  (y por inclusión de la teoría económica) explica que «el ego [das Selbst] constituye la unidad de  una entidad actuante que nos es «incuestionablemente dada, sin poder ser disuelta o conjurada  por ningún razonamiento o argucia» (referencia probable a las argucias husserleanas  de las  investigaciones fenomenológicas). Si hay un nosotros, éste es siempre el resultado de una suma  que relaciona a dos o más  egos  entre sí; «si alguien dice 'nosotros', se necesita información  adicional para denotar cuáles son los egos contenidos en este 'nosotros'». «Los esfuerzos de la  psicología  para  disolver el ego praxeológico y para desenmascararlo  como  una  ilusión  son  infructuosos».  «El ego praxeológico se encuentra más allá de cualquier duda» (von MISES,  1949:  p.44).   El  objeto  de  la  praxeología  es  este  praxeologisches  ego  y  las    preguntas  que  formula son, por ejemplo, las siguientes: '¿qué sucede al actuar?' '¿qué sucede cuando se ecoge  una cosa y se rechaza otra?' A partir de allí, la praxeología arriba a generalizaciones inductivas  ­a las que von Mises consideraría de naturaleza deductiva­ como por ejemplo los siguientes  enunciados: «el acto de elegir es siempre a una decisión entre diversas oportunidades abiertas  al agente elector». «El ser humano nunca elige entre la virtud y el vicio sino entre dos modos de  acción que  denominamos desde  un punto de  vista  determinado que  adoptamos  'virtuoso'  o  'vicioso'» (von MISES, p.45). Como una crítica a esto encontramos el paradigma de sistemas  identificado en las tesis de Nicklas Luhmann (1995); quien cree que la noción de 'individuo' ha  funcionado   como   «unidad   de   las   investigaciones   empíricas»   [the   unit   of   empirical   investigations]. Se creía que «observando el comportamiento de individuos se obtendría una  visión  mucho  más  directa de lo que determina cómo se constituye  el  orden  social  que  los  agregados   estadísticos»   [statistical   aggregates]   (LUHMANN;p.255).   Luhmann   preguntará  «¿cuál es el material a ser observado: sin duda alguna el comportamiento humano, pero no el  comportamiento individual». Ahora, si bien dirige su crítica a la sociología, creo que parte de la  objeción que plantea es extensiva a la totalidad de las ciencias sociales (algo que incluiría la  Praxeologie  de Mises), puesto que posee a la teoría general de sistemas como su punto de  origen   y   ésta,   desde   las   publicaciones   de   Ludwig   von   Bertalanffy,   tuvo   pretensiones  generalistas en la historia de la epistemología contemporánea. «Es falso en principio asumir  que los individuos son mejores o al menos más directamente observables que los sistemas  sociales»: «Si un observador atribuye comportamiento a individuos y no a los sistemas sociales  es   sólo   porque   ha   tomado   la   decisión   de   hacerlo;   es   decir,   esto   no   expresa   una   primacía  ontológica   de   los   individuos   humanos   [human   individuality],   sino   simplemente   la   de  estructuras   auto­referenciales   de   sistemas   para   la   observación   [structures   self­referential   systems for observation] y posiblemente también una preferencia personal por individuos que  pueden ser justificados política, ideológica y moralmente, y que no debería ser proyectada hacia  el objeto de observación». Uno de los riesgos que advierte Luhmann en torno al individualistic  reductionism concierne a la pérdida de registo de las propiedades emergentes de los sistemas.  «Cada tipo particular de reduccionismo individualista ha encontrado la objeción de que, en su  condición  de  reduccionismo,   no   puede  hacer   justicia  a   las  propiedades   'emergentes'  de   los  sistemas sociales». Estos social systems son sistemas sociales autopoiéticos y auto­referenciales  [self­ referential autopoietic social systems] que pueden establecer lo que Luhmann denomina  «autoreproducción». Luhmann también analiza la genealogía del concepto de individualidad y  de   individuo.   «Hacia el siglo XVIII el concepto de individuo  era todavía un concepto­cosa,  interpretado como el opuesto intelectual a unidades más complejas de carácter compuesto que 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

24

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

25

creciente de unidades discretas» [an incremental aggregation of discrete units]  (MIROWSKI, p.80).
5.1.6. el legado institucionalista de Veblen

     este modelo se opondrían las tesis institucionalistas de Veblen;  esto es, un conjunto discreto de tesis que contiene componentes historicistas,  relativistas, constructivistas y pragmatistas. De acuerdo a Mirowski, Veblen  plantea que «la racionalidad económica se encuentra social y culturalmente  determinada»  y   que,   por   esto   mismo,   la  Historia,   la  Antropología   y   la  Economía difieren en sus perspectivas relativas respecto de «un mismo tema».  Es por esta razón que la  Economía misma puede ser conceptualizada como  «la prosecución de la búsqueda» de medios materiales  [the prosecution of   inquiry]  con   una   comunidad   que   construye   y   descubre   valores»  [values]  (MIROWSKI,p.93).  Veblen dirá   también  que  no hay una  «lógica  única   de  elección» [unique logic of choice], puesto que no existen reglas innatas para el  esclarecimiento de un tipo de comportamiento económico racional de carácter  universal. Es por este motivo que la cuestión de la validez procedimental del  comportamiento   económico   sólo   puede   proceder  de  y   radicarse  en  la  comunidad   económica   particular   de   la   que   se   trate.   Y   es   que,   entre   otras  cosas, «las leyes son hechas por personas y no por la naturaleza». La unidad  de   medida   viene   dada   en   todo   caso   por   las  instituciones:   definidas   como  «reglas   interpersonales   que   proveen   o   asisten   a   los   agentes   económicos  individuales la capacidad de interactuar  con interpretación de la acción y del  cambio».   Además,   la   aceptación   de   la   existencia   de   componentes  antropomórficos   en   el   discurso   científico   supone   la   incorporación   de  auxiliares 'hermenéuticos' a las reconstrucciones racionales de la sociología de  las   disciplinas   consideradas;   por   ejemplo,   al   tratar   de   comparar  «interpretaciones   inconmensurables   del   comportamiento   económico   de   los  agentes».   Puesto   que   la   observación   diferida   de   los   comportamientos  económicos   individuales   no   es   factible   y   la   observación   exterior   de   los  procesos   de   estos   agentes   no   puede   ser   determinada   por   un   análisis  incapacitado   para   el   diagnóstico   de   intenciones   en   una  lingua   mentis  inescrutable  se   espera   de   los   economistas   que   se   comprometan   directa   y  activamente en la participant observation. La economía se convierte por esto 
podrían ser por esto mismo desmanteladas». Su etimología se encuentra en el corazón de su  significación: Cada entidad individual puede ser desginada como un individuo; la persona qua  indivisibilidad de una substancia racional ­planteada como  res cogitans  por la antropología  filosófica cartesiana­  fue tan sólo un caso especial. «La individualidad del alma garantizaba su  indestructibilidad, luego su inmortalidad y esto explica por qué los seres humanos tendrían que  responder por sí mismos en el Juicio Final. En su fundamentación conceptual podrá observarse  un culto que predica una religión y una moralidad que constantemente intentaría motivar a las  personas   a   actuar   en   conformidad   con   sus   intereses   inmediatos»   (LUHMANN,   N.:  Introduction: Paradigm Change in Systems Theory. 7. The Individuality of Psychic Systems en  Social   Systems   (Niklas   Luhmann,   John   Bednarz,   Eva   M.   Knodt,   Dirk   Baecker)   Stanford  University  Press,   1995,   pp.   256­8.   Por   lo  demás,   si   observamos  el   desplazamiento   de  este  individualismo a la esfera de las relaciones económicas y de los cultos religiosos en los países  capitalistas centrales de la Europa moderna, tendríamos que observar las relaciones existentes  entre   capitalismo   y  protestantische  Reformation  ­i.e.   es   e   cúmulo   difuso   de   movimientos  cristianos reformados que Max Weber puso en consideración en su Protestantische Ethik und   der Geist des Kapitalismus (1904).­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

A

25

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

26

en «una teoría de la semiótica del tráfico, de la producción y del consumo que  sirve   para   explicar   cómo   es   que   los   agentes   económicos   interpretan   el  significado de las transacciones» (MIROWSKI; p.93)26.

26 Creo que no es incorrecto afirmar que el institucionalismo reahibilita la cuestión de la  injerencia  de la historia económica en el desarrollo de las teorías económicas y que esto es  algo que ha sugerido North (1990); para quien, si bien no es posible «ver, sentir, tocar o medir  las instituciones, por no ser otra cosa que constructos de la mente», estas gravitan activamente  sobre   la   vida   y   sobre   los   procesos   económicos   y   sociales.  «Incluso   hasta   el   economista  neoclásico más cerrado admite la exstencia de instituciones y construye parámetros (implícita  o explícitamente) en sus modelos que refieren a ellas. ¿Importan las instituciones? ¿Importan  las tarifas, regulaciones y reglas? ¿El gobierno hace a la diferencia? […] ¿Qué hace que un  mercado   funcione   o   que   no   lo   haga?   ¿La   honestidad   en   el   intercambio   constituye   una  diferencia?»  [We cannot see, feel, touch, or even measure institutions; they are constructs of   the human mind. But even the most convinced neoclassical economists admit their existence   and typically make them parameters (implicitly or explicitly) in their models. Do institutions   matter? Do tariffs, regulations, and rules matter? Does government make a difference?  [...]  What makes markets work or not work? Does honesty in exchange make a difference?] Para  North  «las instituciones constituyen el determinante subyacente de la  performance  a largo  plazo de las economías. Si es que fuéramos a construir una teoría dinámica del cambio ­algo  que falta en la economía tradicional y que sólo es considerado tangencialmente por la teoría  marxista­   deberíamos   construirla   sobre   las   bases   de   un   modelo   de   cambio   institucional»  [institutions are the underlying determinant of the long­run performance of economies. If we   are   ever   to   construct   a   dynamic   theory   of   change   ­something   missing   in   mainstream   Economics and only very imperfectly dealt with in Marxian theory­ it must be built on a   model  of  institutional  change]  (NORTH;  p.107).   (NORTH,   D.C.:  Institutions,   Institutional  Change  and  Economic  Performance,  ch  12­  Institutions,  Economic  Theory  and  Economic  Performance, Cambridge University Press; 1990) relación del institucionalismo con la historia  a su vez nos muestra el registro de autores como Ambrosius­Plumpe­Tilly  (2006) quienes  definen   a  la  «Wirtschaftsgeschichte»  como   un   campo   interdisciplinario   de   trabajo   que   al  menos   en   la   academia   alemana   estuvo   estrechamente   relacionado   al   de   la   historia   social  (Sozialgeschichte); a tal punto que actualmente se presenta en las universidades alemanas bajo  el nombre de «Historia social y económica» [«Wirtschafts­und Sozialgeschichte»]. El punto de  origen de esta convergencia radica para estos autores en las investigaciones económicas de  Adam Smith (1723­1790); a quien presentan como el fundador de una disciplina autónoma que  «combina un análisis actual con una retrospectiva histórica» [kombiniert eine aktuelle Analyse   mit einer historischen Rücksah] en su interpelación «sobre la riqueza de las naciones» [nach  dem   Wohlstand   der   Nationen].   Para   estos   autores,   la  Wirtschaftsgeschichte  o  economic  history  resulta   estimulante   para     historiadores,   filósofos   y   economistas   al   menos   por   dos  buenas razones: (i) por lo que supone en términos de objeto de estudio (aprendizaje de historia  económica e instituciones económicas) y (ii) por lo que igualmente supone en términos de  metodología  de trabajo (aprendizaje de las técnicas y las metodologías de procesamiento de  datos   y     relevamiento   de   información   significativa   para   la   teoría)    [wie   andere   wissenschaftliche Disziplinen kann auch das Fach 'Wirtschaftsgeschichte auf zweierlei Weise   betimmt und von anderen Fächern abgegrenzt werden: über die Gegenstände, mit denen es   sich   beschäftigt     und   über   die   Methoden,   mit   denen   es   seine   Erkenntnisse   gewinnt]  (AMBROSIUS­PLUMPE­TILLY; p.10). Para estos autores es ya en Smith donde se presenta  la conjunción indeclinable de Geschichte und Ökonomie: es por esto que tiene sentido afirmar  que   la   perspectiva   histórica   constituye   un   aspecto   constitutivo   del   análisis   económico.  (AMBROSIUS,G.­PLUMPE,W.­TILLY,P.:  Wirtschaftsgeschichte   als   interdisziplinäres   Fach   en   Moderne   Wirtschaftsgeschichte,   Eine   Einführung   für   Historiker   und   Ökonomen; 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

26

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

27

          capítulo 2 5.2.1. formalización, abstracción y matematización

formalización   en  Economía   se   debe   a   que   «existen   serios   malentendidos  acerca de la historia de la Matemática, de la Economía y de la historia de la  relación entre ambas»27. Toma una tesis de Terence Hutchison de 1977 en  la sección The crisis of abstraction. Ahí, Hutchison escribía que «al contrario  de  lo que  se afirma usualmente  de  la  materia...  mucho del  más  altamente  reputado trabajo en economía no contribuye... y no parece para nada diseñado  para   contribuir   de   alguna   manera   socialmente   útil   a   la   resolución   de   los  problemas más apremiantes del día a día»28. Aris   Spanos   (EJPE),   en   su  review  del   libro   de   Stephen   Ziliak   y  Deirdre   McCloskey  The  cult   of   statistical   significance  releva   un   grupo  de  problemas vinculados a la cuestión de la formalización que identifica en la  emergencia   de   la   noción   de   una  loss   function  en   Wald   (1936)   que   es   la  respuesta al caso en que uno se encuentra  «interesado en la verdad o falsedad  de una hipótesis científica» sin que resulte relevante  «el costo de ninguna de  las   acciones   asociadas   con   la   inferencia».   De   acuerdo   a   la   tesis   Ziliak­ McCloskey, una parte de la matemática estadística ha cometido un  exceso 
Herausgegeben von Gerold Ambrosius, Dietzmar Petzina und Werner Plumpe; Oldenbourg  Wissenschaftsverlag, 2006; Oldenbourg).­  27  En  efecto,  existe cierta confusión extendida acerca de la naturaleza y de la interconexión  semántica   entre   las   expresiones   'rigor',   'axiomática'   y   'formalismo''   .  «Así,   cuando   un  economista   habla   de   la   conexión   entre   la   matemática   y   la   economía,   ¿qué   entiende   por  'matemática'?   ¿Se   trata   de   alguien   que   se   ocupa   de   un  corpus  matemático   de   teoremas,  proposiciones   y   definiciones?   ¿O   más   bien   entiende   por   'matemática'   la   totalidad   de  perspectivas acerca de los métodos y la construcción de tales productos culturales desarrollados  por una comunidad de matemáticos/as? ¿Es el caso que:            formal= abstracto= axiomatizado=matemático?  Si así fuera, se habría tomado posición respecto a la matemática añadir [to add] a la ecuación  anterior   '=economía   rigurosa'   [=rigorous   Economics]   equivale   a   tener   una   enfoque  convergentista   sobre   ambas   disciplinas».   (WEINTRAUB,   E.R.:  How   Economics   Became   a   Mathematical Science, Duke University Press, 2002; cap.3. Whose Hilbert? p.72 y ss.).­  28  Hutchison se habría apoyado en la autoridad de algunos economistas de fuste. En efecto,  recuerda que para economistas tan célebres como Ragnar Frisch, Henry Phelps Brown, Wassily  Leontief,   Nicholas   Kaldor   o   Harry   Johnson   «los   abstractos   y   sofisticados   modos   de  argumentación en economía y en econometría empobrecen el discurso económico» [impoverish  economic discourse] (WEINTRAUB, p.73). Por lo demás, recordemos que hay muchas tesis  que   presentan   una   orientación   doxográfica   similar   a   la   de   Hutchison.   Así,   para   G.D.N.  Worswick: «existen tipos de economía teórica abstracta [branches of abstract economic theory]  que   no   presentan   ningún   vínculo   con   hechos   concretos   y   que   resultan   prácticamente  indiscernibles   de   la   matemática   pura.   Mucho   de   lo   que   se   presenta   en   economía   y   en  econometría tiene muy poca (o ninguna) relevancia para la ciencia económica seria» [to serious   economic   science].   Para   Kenn   Dennis   (1995)   «la   economía   matemática   contemporánea   se  caracteriza  por  un  déficit  de  rigor  lógico  debido  a  que  su  estructura  formal  no  captura  ni  expresa el contenido económico de la teoría [economical content of the theory] y que  éste  carece   de  «medios   formales   de  expresión»  [formal  means   of  expression]  para   revisarla.   El  problema viene dado porque «una revisión rigurosa de los textos matemáticos de la literatura  económica corriente nos mostraría que el contenido no­matemático de una teoría económica no  ha sido ni clara ni explícitamente incorporado a ninguna estructura formal». (WEINTRAUB,  p.75).­    
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

R.   Weintraub   afirma   que   el   carácter   controversial   de   la 

27

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

28

relacionado   con  «haber  reducido  los   problemas   científicos   vinculados   al  testeo, medición e interpretación al problema de la significación estadística».  La significación estadística es, decimos, una  «alteración del objeto propio de  la ciencia»: 
Reducida   a   su   estrecho   significado   estadístico  [statistical   meaning]   la   significación   tiene   muy   poco  que   ver   con   una   noción   defendible   de  inferencia   científica,  análisis   de   error  o  toma   racional   de  decisiones  [...]   Su   arbitraria   e   ilógica   mecánica,  legitimada   en   la   actualidad   por   la   ciencia   y   las  burocracias   subsidiarias   que   las   reproducen,   está  causando pérdidas de empleo, de justicia, de ingresos, e  incluso de vidas humanas29.     

El problema de la formalización de los modelos económicos ha sido  considerado también por Malcolm Rutherford en  Institutions in Economics   (1996),   quien   define   al   término   'formalismo'   como   «el   uso   de   lenguajes  abstractos ­tales como la matemática o la lógica simbólica»­ que ejercen una  función   sustitutiva   de   lenguajes   'naturales'   o  «métodos   literales   de  presentación» [literary methods of presentation]30. Explica que: 
En   economía   la   interpretación   y   significación  económica   de   los   términos   [economic   meaning   of   terms]   es   importante,   y   el   uso   de   métodos   formales  involucra   usualmente   la   construcción   de   un   'modelo'  que   incorpora   una   estructura   formal   que   provee   las  bases   de   interpretación   del   simbolismo   que   contiene  (RUTHERFORD, p.7). 

Los   primeros   economistas   neoclásicos   tuvieron   éxito   en   la  construcción de modelos formales que les permitieron acelerar el ritmo de  investigación,   de   propagación   y   de   transferencia   inter­generacional   de  resultados a economistas profesionales metodológicamente orientados en una  dirección convergente; pero al costo de «un elevado nivel de abstracción de las  particularidades de tipo histórico­institucional». Al igual que Debreu (1959),  la progresiva abstracción formal de los modelos económicos construidos sería  considerada   por   algunos   economistas   neoclásicos   más   como   un   aspecto  positivo de la dinámica expansiva de la teoría económica y menos como una  restricción o un condicionamiento específico a su injerencia en la descripción  y explicación de los procesos (considerados en muchos casos como  eventos  finitos y aislados). Habiendo sido vista  «más como un beneficio que como  una   pérdida»,  se   construiría   de   esta   manera   una   corriente   de   pensamiento  económico   abstracto   que,   claramente,   podemos   identificar   en   la   obra   de  algunos economistas clásicos ingleses; o ­si se prefiere­ puntualmente en uno:  David Ricardo (1817). 
Aquellos que han criticado el formalismo lo han hecho  usualmente arguyendo que los formalismos disponibles  resultan inapropiados o insuficientes para la explicación  29 ZILIAK, S­McCLOSKEY, D.: The Cult of Statistical Significance: How the Standard Error   costs us Jobs, Justice, and Lives, Ann Arbor, The University of Michigan Press, 2008, p.2 y ss.­  30  RUTHERFORD, M.  Institutions in Economics, Cambridge University Press, 1996, cap.1.  Formalism and anti­Formalism, p.7. 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

28

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

29

de ciertas clases de fenómenos sociales: el mismo grado  de   abstracción   que   crea   generalidad   puede   crear  indeterminación, indicando que el resultado buscado en  cada caso particular depende de elementos específicos  de las situaciones  omitidos por el modelo. Por razones  como   éstas,   quienes   rechazan   los   métodos   formales  tienden   a   utilizar   formas   literales   de   teorización,  usualmente   (aunque   no   siempre)   combinadas   con  estudios de carácter histórico, institucional o casuístico  [case study nature] (RUTHERFORD, p.8)31. 

La   de   Rutherford   es   una   crítica   institucionalista   al   formalismo  metodológico   de   la   escuela   neoclásica   que   dispara   la   cuestión   «sobre   el  realismo y la relevancia de la teoría económica» y que por lo tanto conduce a  la   consideración   del   problema   del  status  de   los   modelos   económicos   que  involucraría esta concepción particular de la formalización. Si la abstracción  que la formalización de los modelos económicos neoclásicos implica conduce  a la presentación de un estado de cosas en la que determinados procesos de la  economía se presentan en forma  aislada, entonces esta crítica de Rutherford  engarza con la de Uskali Mäki; quien ha preguntado muy pertinentemente  «¿bajo qué condiciones nos es lícito aislar estados puntuales de la economía  de procesos que la producen, reproducen y determinan»?32 
¿Qué   deberíamos   pensar   de   una   teoría   basada   en   tal  aislamiento   [isolation]?   ¿Constituiría   el   intento   de  descripción de algo real, o sería más bien un ejercicio  de lógica? 

La   objeción   en   cuestión   habilita   la   crítica   institucionalista   a   esa  concepción sesgada de la economía qua scienza isolata; esto es, una clase de  observación   de   algunos   institucionalistas   que   consideran   que   la   tarea  primordial de la economía consiste en teorizar acerca de procesos obliterados  por   la   preocupación  standard  por   los   estados  finitos  de   los   sistemas  económicos y las condiciones formales de equilibrio; desatendiendo, por esto,  el diagnóstico «de los mecanismos causales de la economía» (MÄKI,p.30)33.
31  Según   Rutherford   éste   tema   se   encuentra   estrechamente   relacionado     ­aunque   no   sea  exactamente el mismo­ al debate de larga data sobre la oposición inducción/deducción.  «El  formalismo es identificado con el estudio de la inferencia deductiva; y conviene mencionar que  aquellos   autores   considerados   'inductivistas'   han   sido   generalmente   anti­formalistas.   Sin  embargo, como lo demuestra la tradición austríaca, el compromiso con métodos deductivos no  implica necesariamente el uso de métodos altamente formales de inferencia» [the use of highly   formal methods of inference] (RUTHERFORD; p.8).  32 MÄKI, U.: Institutions. Agenda for Methodological Enquiry: en Rationality, Institutions and  Economic Methodology, Routldedge, NY, 1993: Introduction, p.30.­ 33  La economía  qua isolated science  es también relevada por Hausman, quien habla de un  «compromiso» de los metodólogos tradicionales «hacia la economía en tanto ciencia aislada»  [the   commitment   to   Economics   as   a   separate   science].   HAUSMAN,   D.:  The   inexact   and   separate science of Economics, Cambridge University Press, 1992, p.12.­ Veblen cuestionó el  pathos  formalista   de   los   economistas   neoclásicos.   i.   la   economía   ha   sido   considerada   por  muchos autores como una taxonomic science (VEBLEN; p.1). De acuerdo a Veblen, la teoría  económica habría tomado en préstamo de la física muchos términos que serían progresivamente  interpolados a su jargon. Estos términos serían muy similares a aquellos que la física utiliza  para designar la teoría de cuerpos y del resto de fuerzas en estado de equilibrio [economic  science would borrowed the term from the jargon of physics used to designate the theory of   bodies   at   rest   or   of   forces   in   equilibrium].   Así   es   como   se   comenzaría,   con   Walras  especialmente, a hablar  de estática de producción, intercambio, consumo, circulación, etc. El 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

29

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

30

Algunas  assumptions  de la corriente  mainstream  que plantearía este  enfoque sesgado que la perspectiva institucionalista cuestiona se encuentran  en la paráfrasis que Arrow­Debreu (1954) desarrollan de un modelo estático  de tipo walrasiano:  
Léon   Walras   formuló   inicialmente   el   estado   del  sistema económico en cualquier punto de tiempo como  la solución a un sistema de ecuaciones representando  (i) la demanda de bienes por los consumidores, (ii) la  oferta de bienes por los productores y (iii) la condición   de   equilibrio  según   la   cual   la   oferta   iguala   a   la  demanda   en   cualquier   mercado.   Se   asumió   que   (a)  cada   consumidor   actúa   buscando   maximizar   su  utilidad, (b) cada productor actúa buscando maximizar  su beneficio y que la competencia perfecta prevalece,  en el sentido de que cada productor y cada consumidor  son   tomadores   de   precios   que   reciben   precios  independientes de sus propias decisiones34.

Las  assumptions  de   la   mecánica   walrasiana   se   conectan   con   las  consideraciones históricas de Debreu acerca de la matematización de la teoría  económica, por un lado, y con las observaciones de Paul Samuelson acerca  del giro subjetivista en teoría del valor con el  take­off  de teoría económica  moderna asociada al giro marginalista. Autores como Warren Gibson (2005)  se han preguntado «cuál es el rol apropiado para la matemática en economía».  Gibson se pregunta también si no se ha sobredimensionado la importancia de  la matematización en la construcción de teoría económica (GIBSON; p.1) 35.  Hay en todo caso un éthos profesional y es a éste éthos al que apunta Robert  Solow cuando invoca una obra de Nelson Goodman en la que se lee que  «la  realidad en un mundo, como el realismo en un cuadro, es en gran medida una  cuestión   de   hábito».   Desde   ahí   Solow   se   aproxima   a   la   tesis   de   Russell  Hanson de  Patterns of Discovery  (1975) en su defensa de lo que denomina  'constructivismo'   y   que   básicamente   consiste   en   la   defensa   de   la  tesis   de  concomitancia persistente de acto interpretativo sobre proceso perceptivo36. 
problema estriba en que hay mucho en la las teorías económicas recibidas para las que no  aplican las analogías con los cuerpos en estado de reposo y con los sistemas de equilibrio de  fuerzas [there is much in the received economic theories to which the analogy of bodies at rest   or of forces in equilibrium will not apply]. Mientras la ciencia económica en el pasado remoto  de su  historia presentó un carácter preponderantemente taxonómico, escritores posteriores de  todas las escuelas se alejaron de este enfoque taxonómico y se inclinaron por la concepción de  una ciencia explicativa que diera cuenta de los procesos económicos, y esto sin considerar en  muchos casos la vista posterior del valor axiomático de los resultados que obtenían [While   economic science in the remoter past of its history has been mainly of  a taxonomic character,   later writers of all schools show something of a divergence from the taxonomic line and an   inclination to make the science genetic account of the economic life process, sometimes even   without an ulterior view to the axiomatic value of the results obtained].(VEBLEN, Th.:  The  Preconceptions of Economic Science, Kessinger Publishing, 2004).­    34  KENNETH   ARROW,   J.­DEBREU,   G.  Existence   of   an   Equilibrium   for   a   Competitive   Economy, 1954, Econometrica, vol. XXII, 265­90; p.265.­  35  GIBSON,   W.C.:  The   Mathematical   Romance:   An   Engineer's   View   of   Mathematical   Economics;  Econ  Journal  Watch,   Volume   2,   Number   1,   April   2005,   pp.   149­158;  @  EJW  econjournalwatch.org­ 36 GOODMAN, N.: Relative Realityen Words, Works, Worlds. Ways of Worldmaking, Hackett  Publishing, 1978, p.21 y ss. Solow reivindica de esta obra de Goodman la observación de que  aquello que nosotros denominamos 'percepción'   siempre incorpora mucho de interpretación 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

30

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

31

La   interpretación   es   un   factor   persistente   en   la   construcción   y  utilización de teoría; y esta persistencia se ha naturalizado en las prácticas  profesionales de muchos economistas, especialmente a partir de la segunda  posguerra. Lo explica el propio Debreu:  
Conforme   terminaba   la   segunda   Guerra   Mundial   la   teoría   economía  entraría   en   una   fase   de   matematización   intensiva   que   transformaría  profundamente nuestra profesión […] 1944 sería un punto de quiebre en la  historia de la economía matemática. Sería igualmente el año en que John  von Neumann y Oskar Morgenstern publicarían la  Theory of Games &   Economic   Behavior  [Teoría   de   juegos   y   comportamiento   económico].  Hasta antes del período contemporáneo comprendido por las últimas cinco  décadas del siglo XX la física teórica había sido un ideal inaccesible hacia  el   cual   la   teoría   económica   a   veces   propendía   [strove].  Durante   dicho  período esta propensión [striving] se volvería un estímulo cada vez más  apremiante   de   cara   a   la   concreción   de   la   matematización   de   la   teoría  económica. James Clerk Maxwell (1865)* presentaría un caso ejemplar al  describir  el  campo  electromagnético   por   medio   de   ocho  ecuaciones  en  tiempos en los que la economía matemática nacía, esto es, a mediados de  siglo   XIX.   La   teoría   económica   no   podía   seguirle   el   paso   a   la   física  habiéndosele negado una base experimental lo suficientemente sólida; así  es como  la teoría  económica buscaría  ceñirse a  las reglas  del discurso  lógico y tendría que renunciar a la facilidades de la inconsistencia interna.  La gran robustez lógica de los análisis más recientes han contribuido a la  rápida construcción contemporánea de la teoría económica. Esta solidez ha  permitido   a   los   investigadores   construir   modelos   sobre   la   base   de   sus  predecesores y acelerar el proceso acumulativo en el que participan. Sin  embargo, una Teoría Unificada seguía estando fuera de alcance para la  economía,   la   cual   seguía   consistiendo   básicamente   de   una   extensa  colección de teorías individuales. Una vista global de una economía que  pretende   tomar   en   cuenta   un   extenso   número   de   sus  commodities,   el  igualmente extenso número de sus precios, la multitud de sus agentes y de  sus interacciones requiere de un modelo matemático. Los economistas han  construido exitosamente tal modelo debido básicamente a que el concepto  nodular de cantidad de un commodity posee una estructura lineal37. [what we call 'perception' always incorporates a lot of interpretation] (Solow, p.31) (SOLOW,  R.:  Comments   from   Inside   Economics,   en  The   Consequences   of   Economic   Rhetoric;   Arjo  Klamer,   Donald   N.   McCloskey,   Deirdre   N.   McCloskey,   Robert   M.   Solow;   Cambridge  University Press, 1988).­  *          MAXWELL, J.C.: A dynamical Theory of the Electromagnetic Field.­

37 

DEBREU,   G.:  The   Mathematization   of   Economic   Theory;  (http://homepage.newschool.edu/het//texts/method/debr91.htm).­   «As  the  Second  World War  was drawing near its resolution, economic theory entered a phase of intensive mathematization  that profoundly transformed our profession [...] 1944 was a sharp turning point in the history of  mathematical   Economics.   It   was   also   the   year   in   which   John   von   Neumann   and   Oskar  Morgenstern published the Theory of Games and Economic Behavior. Before the contemporary  period of the past five decades, theoretical physics had been an inaccessible ideal toward which  economic   theory   sometimes  strove.   During   that   period,   this   striving   became   a   powerful  stimulus in the mathematization of economic theory.  James Clerk Maxwell (1865) had given a  notable example, as he described the electromagnetic field by means of eight equations at the  time  when  mathematical  Economics  was  born  and  came  of  age  in  the  middle  of  the  19th  century. Economic theory could not follow the role model offered by physical theory being  denied a sufficiently secure experimental base, economic theory has to adhere to the rules of  logical discourse and must renounce the facility of internal inconsistency. The greater logical  solidity of  more  recent  analyses has  contributed  to  the rapid  contemporary construction of  economic theory. It has enabled researchers to build on the work of their predecessors and to  accelerate the cumulative process in which they are participating.  But a Grand Unified Theory  will remain out of the reach of Economics, which will keep appealing to a large collection of 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

31

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

32

Sobrevendría de esta manera el giro formalista de la década de 1950.  A partir de este punto histórico:   
La acción de un agente podrá ser descrita listando la cantidad de insumos  o   producto   para   cada  commodity  dado   (con   signos   opuestos   para  diferenciar a los inputs de los outputs). Dicha lista puede ser tratada como  la lista de coordenadas de un punto en el espacio lineal de  commodities.  Similarmente, el sistema de precios de una economía puede ser tratado  como un punto en un espacio lineal de precios, dual respecto del espacio  commodity y cuya dimensión viene igualmente definida por el número de  commodities  involucrados.   Los   tres   roles   de   los   precios   dados   como  instancias serían presentados a la luz de teoremas matemáticos básicos: el  primero, el logro de un uso eficiente de los recursos, por resultados de  análisis de convexidad; el segundo, la igualación de las curvas de oferta y  demanda para distintos tipos de commodities, por resultados derivados de  la   teoría   del   punto   fijo.   La   tercera,   la   prevención   de   la   formación   de  coaliciones desestabilizantes como resultado de la teoría de la integración  y de análisis matemáticos no convencionales. Para   todos estos casos el  hiato   entre   la   fecha   del   descubrimiento   matemático   y   la   de   su  implementación en teoría económica  sería decreciente en el tiempo
38

.

5.2.2. La tesis de Paul Samuelson (1947)

artículo precedente, Paul Samuelson se retrotrae a los antecedentes históricos  de la teoría subjetiva del valor; teoría que divide grosso modo a la historia de  la teoría económica en dos grandes bloques: (i) «teoría económica clásica» y  (ii) «teoría económica moderna». Se trata de una auténtica «revolución en el  pensamiento»  que  «estalló   simultáneamente   en   tres   frentes   distintos:   con  Jevons, con Menger y con Walras»39. 
individual theories. A global view of an economy that wants to take into account the large  number of its commodities, the equally large number of its prices, the multitude of its agents,   and their interactions requires a mathematical model. Economists have successfully constructed  such a model because the central concept of the quantity of a commodity has a natural linear  structure».  38 «The action of an agent can then be described by listing the quantity of its input or output   for each commodity (opposite signs differentiating inputs from outputs). That list can be treated  as the list of the coordinates of a point in the linear commodity space. Similarly, the price  system of an economy can be treated as a point in the linear price space, dual of the commodity  space, whose dimension is also the number of commodities. the three roles of prices given  earlier as instances were illuminated by basic mathematical theorems: the first, the achievement  of an efficient use of resources, by results of convex analysis; the second, the equalization of  supply and demand for commodities, by results of fixed point theory; the third, the prevention  of   the   formation   of   destabilizing   coalitions,   by   results   of   the   theory   of   integration   and   of  nonstandard analysis. In those three cases, the lag between the date of a mathematical discovery  and the date of its application to economic theory decreased over time».  39  SAMUELSON, P.:  Fundamentos del análisis económico  (1947); cap.V: Teoría pura de la  conducta  del   consumidor;   El  Ateneo;   Bs.   As.;   1965;     p.91.   Samuelson  presenta  una   teoría  económica de fuerte estructura deductiva. Es sobre este modelo o concepción de la Economía  sobre el que se desarrollan enfoques similares de ciencias derivadas; tales como las ciencias de  las finanzas (DUMRAUF;). Para Dumrauf las finanzas presentan una estructura deductiva y se  componen por esto mismo de principios, conceptos fundamentales, teorías y leyes. A su vez,  por   principio   entiende   lo   que   nosotros   podríamos   denominar   'reglas'   y   presentan   una  orientación   fundamentalmente   práctica.   Los   'principios'     que   organizan   las   transacciones  financieras  mencionados por Dumrauf son los siguientes 1. principio de intercambio (trade off) 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Sin  abandonar   la perspectiva  histórica  que  presenta   Debreu en  el 

32

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

33

Samuelson   observa   que   el   giro   marginalista   está   estrechamente  asociado     a   la   implementación   de   métodos   matemáticos   en   el   análisis  económico   de   la   utilidad   (SAMUELSON;   p.93).   Para   Samuelson   «los  métodos matemáticos han aportado gran ayuda al pensamiento  claro  (en el  sentido 'cartesiano' de la expresión) y al adelanto del análisis», partiendo en  algunos   casos   de   directrices  «que   pueden   ser   identificadas   ya   en   la  Mathematical   Psychics  de   Edgeworth   (1881)».   Los   métodos   matemáticos  describen el comportamiento del fenómeno explicado por la ley de Gossen  (1854), a la que presentan bajo la forma de una función lineal decreciente con  pendiente negativa sobre un sistema bidimensional de ejes cartesianos: 

 
40

 

  Desde   este   momento   se   'descubre'   una   ley   de   utilidad   marginal  decreciente que afecta a las cantidades consumidas de un bien cualesquiera  que postula una variación de los niveles de satisfacción que se encuentra en  relación  inversa con su frecuencia de recurrencia. Con   Jevons se divide el  plenum de teoría económica y con Edgeworth (1881) se emplea la navaja de  Ockham   para   reformular   la   función   de   utilidad.   Con   Pareto,   finalmente,  llegamos   al   giro   relativista   derivado   de   la   observación   respecto   de   la  ordinalidad  en   detrimento   de   la   cardinalidad   de   la   utilidad,   «ya   que   para  apreciar   la  conducta  del   consumidor   no  se   necesitan  sino  comparaciones:  más  o  menos  y   no  cuánto   más  o  cuánto   menos».   Así,   sólo   se   trata   de  determinar si [x > y] || [x <  y] || [x = y] (SAMUELSON; p.94­5)  Todo esto supondría un quiebre en la historia del análisis económico  de   la  utilitas  que   aseguraría   que   un   individuo  ­frente   a   precios   dados   y  limitado   por   una  curva  de   presupuesto  total   dada­  tiende   a   elegir   aquella  combinación   de   bienes   que   ocupa   el   lugar   más   elevado   en   su   escala   de  preferencias (SAMUELSON; p.99).      
5.2.3 Hermann Max y la ecuación de cambio de Fisher

nos   conduce   a   una   observación   de   Hermann   Max   sobre   la  ecuación   de   cambio de Irving Fisher41.  De acuerdo a éste catedrático de la Universidad de 
entre   el   riesgo   y   la   incertidumbre   ||   2.   principio   de   diversificación   ||   3.   Principio   de   los  mercados   de   capital   eficientes   ||   4.   Principios   relacionados   con   el   valor   y   la   eficiencia  económica o principio del valor tiempo del dinero:valor futuro y valor presente. || 5. Principio  de aditividad y la ley de conservación del valor || 6.Princpio del costo de oportunidad || 7.  Principio de valor de las buenas ideas || 8. Principio de las ventajas comparativas || 9. Principio  del valor de las opciones || 10. Principio de los beneficios incrementales (DUMRAUF; pp.16­ 21) (DUMRAUF, G.L.: Finanzas públicas; Grupo Guía, Buenos Aires, 2003).­   

Otro caso vinculado a la cuestión de la formalización en economía 

40 Fuente de la fórmula: http://en.wikipedia.org/wiki/Gossen's_laws

41 MAX, H.: Investigación económica. su metodología y su técnica; FCE; 3º ed; 1979. Fisher  define, en las obras que considera Max, a la economía como «la ciencia de la riqueza» [science  of wealth] (FISHER,I.:Elementary Principles of Economics [1911a], Cosimo, Inc., 2006  p.1).  El «propósito de la economía» [purpose of Economics] es el de «considerar la naturaleza de la 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

33

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

34

Santiago de Chile, hay una suposición en la ecuación de cambios de Fisher  según la cual «en cualquier período, el producto de la cantidad de dinero en  circulación (M) y del coeficiente de la velocidad con que éste circula (V) es  igual al producto del volumen de los bienes que son objetos de transacción (T)  y de los precios en los  que han sido negociados (P)». Simbólicamente:                  MV = TP 42. Ambos   miembros   de   la   ecuación   expresarían,   así   ­con   diferentes  factores­   un  mismo  concepto:   «el  monto  de   las   transacciones   efectuadas»  (MAX,p.79). Partiendo de una observación de Keynes43, para Max la ecuación  de cambios «es exacta y no lo es»; esto es, se encuentra sujeta a esa clase de   controversias que en filosofía conocemos bajo el nombre   de «conflicto de  interpretaciones». En efecto: 
La   ecuación   en   cuestión   puede   considerarse   como  exacta  ­para deducciones teóricas  únicamente­ en su  formulación   más  sencilla:   MV   =   TP.   Sin   embargo,  cuando   intentamos   dar   a   la   ecuación   un   sentido  práctico,  vemos que se basa en suposiciones que no  corresponden a la realidad y que, por eso, no puede  considerársela como exacta. 

El   problema   estriba   en   la   dificultad   de   cuantificar   el   factor   de  volumen   de   bienes   transables   (T)   y   de   calcular   un   índice   de   precios 
riqueza»; las necesidades humanas que se relacionan con ella; «los modos de su acumulación y  dilapidación»;   «las   razones   por   las   que   algunas   personas   tienen   mucho   y   otras   demasiado  poco»; y los principios que regulan su intercambio y los precios resultantes de los procesos de  intercambio (FISHER, p.1). Esta última noción, a su vez, es caracterizada po Fisher en una obra  del   mismo   año   ­The   Purhcasing   Power   of   Money­   como   un   sistema   de   transferencias  simultáneas   y   voluntarias   entre   partes   que   acuerdan   entre   sí   [two   mutual   and   voluntary   transfers, each in consideration of the other] (FISHER,I.: The Purchasing Power of Money: Its   determination and relation to Credit Interest and Crises [1911b], Cosimo, 2007, p.3).­    42 «M representa la totalidad del dinero que ha intervenido en actos de cambio en un período  dado; V un coeficiente representativo del número de veces en que esa misma cantidad de dinero  ha cambiado de manos;  T  el 'volumen' de los bienes (tanto materiales como inmateriales y  valores inmobiliarios) que han sido objeto de transacción y P el nivel general de los precios a  que dichos bienes han sido negociados» (MAX; p.99)reo que a lo que se refiere Max es a lo  siguiente: Para Fisher (1911b) «la cantidad de depósitos bancarios mantiene normalmente una  proporción   definida   respecto   de   la   cantidad   de   dinero   en   circulación   y   de   la   cantidad   de  reservas bancarias. Mientras esta relación normal se mantenga [as long as this normal relation   holds] la existencia de depósitos bancarios simplemente magnifica [magnifies] el efecto sobre  el nivel de precios producidos por la cantidad de dinero en circulación, sin distorsionar dicho  efecto. Más o menos, los cambios en la velocidad o tráfico tienen el mismo efecto sobre los  precios,   al   margen   de   que   los   depósitos   bancarios   sean   incluidos   o   no.   Sin   embargo,   en  períodos de transición esta relación entre el dinero (M) y los depósitos (M') no es para nada  rígida [...] El cambio que constituye una transición puede suponer un cambio en la cantidad de  dinero, o en cualquier factor de la ecuación de intercambio [equation of exchange], o en todo.  Usualmente  todo   está   involucrado,   aunque   bien   sea   cierto  existe  un  factor  principal  [chief  factor] al cual deberíamos seleccionar para estudiar (junto a su efecto sobre los otros factores) y  que es la cantidad de dinero. Si la cantidad de dinero fuera súbitamente duplicada [doubled] el  efecto del cambio no sería el mismo al principio que al final» [would not be the same at first as   later] (FISHER, 1911b, p.55) . 43  «Keynes   ha   dicho   que   quien   desconoce   la   exactitud   de   la   ecuación   de   cambios   (de  Newcombe o de Fisher) niega la posibilidad de que la economía pueda convertirse en una  ciencia exacta».­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

34

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

35

negociados   (P)   que   sea   representativo   del   nivel   general   de   precios   en   un  instante temporal puntual. En la objeción de Max, el aspecto monetario de la  ecuación, localizado en el hemisferio izquierdo de la ecuación de base (MV)­  y que representaría el aspecto estrictamente  monetario  de las transacciones  totales   carece   de   significación   macroeconómica   y   por   lo   tanto   de   utlidad  práctica.   Según   Fisher,   el   hemisferio   izquierdo   de   la   ecuación   de   cambio  vendría compuesto por la suma de los productos simples MV y sus derivadas  respectivas   M'V';   donde  MV  representa   «el   dinero   en   libre   circulación   en  forma   de   billetes,   monedas   y   títulos»   y   M'V'   «el   dinero   en   forma   de  despósitos bancarios que se movilizan mediante giros»; y que viene dado por  la multiplicación de los valores de MV por un coeficiente de velocidad «que  se obtiene al dividir el monto de los giros efectuados en un período dado por  el nivel medio de los depósitos en cuentas corrientes del mismo período». El   problema   que   observa   Max   en   este   caso   es   que   «se   supone   la  existencia de dos áreas monetarias independientes, una de M y otra de M',  cada una con su respectivo coeficiente de velocidad». Por esta razón es que se  cree   que   se   pueden   obtener   dos   valores   globales   diferenciales:   «uno   que  correspondería al valor de las transacciones afectuadas con el dinero en libre  circulación [MV] y otro que representaría el valor de los depósitos en cuentas  corrientes del mismo período [M'V']».   Hay,   de   esta   manera,   una   suposición   en   una   ecuación   de   Fisher  interpretada   en   estos   términos   que   sería   problemática   al   menos   por   dos  razones: la primera, por la creencia en la división en dos áreas monetarias  independientes.   La   segunda,   porque   el   modelo   registraría   un   número   de  transferencias menor al número de transferencias totales, cuyos componentes  complementarios   ­sin   asiento   en   el   modelo­   influyen   sustancialmente   los  valores que para las transferencias registradas se determinan en el hemisferio  izquierdo de la ecuación, que es su hemisferio  monetario. Por esta segunda  razón es que carece de sentido decir que que MV = TP exista en la práctica o,  más precisamente, que las prácticas económicas puedan ser reducidas a esta  fórmula.
5.2.4. la interpretación de Keynes de la ecuación de cambio de Fisher

la ecuación de Fisher en el capítulo VI de la  Teoría general  al plantear la  «igualdad entre ahorro e inversión»: 
Si   definimos   'ingreso'   como   'valor   de   producción'   y  'valor  de  producción' como 'consumo  + inversión'  y,  por   otra   parte,   'ahorro'   como   'ingreso   ­   consumo',  entonces, resulta que (i) todo   ahorro es inversión y  (ii) que toda inversión es ahorro:        Ahorro=  Ingreso ­ Consumo      Ingreso = Consumo + Inversión;                Inversión = Ahorro 

Para Max «Keynes hizo un interpretación aceptable y razonable» de 

Max cuestiona (i); esto es, que todo ahorro constituya una inversión.  «Evidentemente no todo ahorro es inversión en el sentido de la definición que 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

35

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

36

Keynes   da   a   este   concepto   como  'adición   corriente   al   valor   del   equipo  productor   que   ha   resultado   de   la   actividad   productiva   del   período   en  consideración'»: 
El dinero que uno destina a la adquisición de divisas  con el objeto de crearse activos en el extranjero tiene su  origen en un acto de ahorro, pero no es una inversión en  el  sentido  de  la  definición  de  Keynes    [...]  Desde  el  punto de vista del individuo, todas estas adquisiciones  son   'inversiones'   hechas   con   ahorros,   pero   en   nada  contribuyen a aumentar el equipo productor y el ingreso  nacional» (MAX; p.103). 

Pero   también   revisa  (ii):   En   efecto,   desde   Keynes   tampoco   es  incontrovertible que 'inversión = ahorro', si es que se considera que para que  exista   un   determinado   nivel   de   inversión   tiene   que   existir   un   determinado  nivel de ahorro  previo (ex ante savings); pues «si el financiamiento de las  inversiones   productivas   se   limitara   a   las   posibilidades   ofrecidas   por   los  ahorros previamente creados, los pueblos vivirían todavía hoy en condiciones  económicas y sociales de doscientos o trescientos años atrás» (MAX;p.104). 
Es evidente que cada inversión que no tenga su origen  en   una   donación   o   un   tributo,   tiene   que   ser   pagada  'alguna  vez'  con  fondos  destinados específicamente  a  ese objeto y que, por lo tanto, pueden calificarse como  'ahorros'. 

Endeudarse   con   un   crédito   ­en   esta   lectura   de   la   concepción  keynesiana   del   ahorro  y  de  la   inversión­   sería   una   forma   de   acceder   a   lo  segundo a través de un canal de financiamiento que invierte el sentido de la  serie convencional (i.e.«clásica») en la que el ahorro precede a la inversión y  que por lo tanto plantea un modelo en el que la injerencia de los fondos es   ­via crédito­ retroactiva. Sin embargo, existen problemas en este caso también,  aunque ­también­ por otras razones: 
La fórmula de Keynes no toma en cuenta [...] el que  mayor   'transferencia   de   poder   de   compra'   signifique  'creación de poder de compra nuevo' sin que esto tenga  que   producir   necesariamente   en   todos   los   casos  presiones inflacionarias; no considera la importancia  que pueden adquirir para inversiones en gran escala,  tanto  privadas como públicas,  las  modernas  técnicas  del 'pre­financiamiento'; y, finalmente, excluye todo lo  que es inversión por medio de préstamos o empréstitos  extranjeros, es decir, aquella forma de financiamiento  que   resulta   de   particular   importancia   para   la  capitalización   de   los   países   subdesarrollados.   Lo  característico de todos estos casos es que la inversión  precede  al   ahorro,   o   ­en   otras   palabras­   que   la  utilización racional del crédito para fines reproductivos  crea los ahorros con los que posteriormente ­y a veces  dentro   de   plazos   que   se   extienden   sobre   un   largo  período­ se cancela la inversión (MAX, p.104)44.      44 Encontramos casos en la General Theory de Keynes que funcionan como contraejemplos a  la ecuación macroeconómica entre inversión y ahorro. Me refiero puntualmente al capítulo 16 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

36

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

37

5.2.5 el argumento Hausman: inexactitud y protolegalidad

una disciplina que posee axiomas que son inexactos y respecto de los cuales  se   infieren   o   deducen   consecuencias   en   circunstancias   particulares  (HAUSMAN; p.1)45. El método que la economía implementa es el método  hipotético­deductivo. La confianza en las implicaciones de una teoría derivan  parcialmente de la creencia en la consistencia lógica de los axiomas de base  y no tanto del resultado del testeo epistemológico de sus implicaciones. Los  principios básicos de la economía «pueden ser vistos como leyes inexactas» y 
de la Teoría general: «Un acto de ahorro individual [individual saving] significa ­por decirlo  así­ el propósito de no comer hoy; pero no supone la necesidad de tomar una decisión de comer  o comprar un par de botas dentro de una semana o un año, o de consumir cualquier cosa  concreta en fecha alguna determinada. De este modo deprime [depresses] los negocios de la  preparación de la comida de hoy sin estimular los que preparan algún acto futuro de consumo.  No se trata de una sustitución de la demanda de consumo presente por demanda de consumo  futuro [substitution of future consumption­demand for present consumption­demand], sino de  una disminución  neta [net diminution]  de la  primera.   Más aún,  la  expectativa  de consumo  futuro [expectation of future consumption] se basa en tal medida en la experiencia actual del  consumo presente, que una reducción de éste probablemente deprima al otro, con el resultado  de que el acto de ahorro no solamente abatirá el precio de los artículos de consumo dejando  inafectada   la   eficiencia   marginal   del   capital   existente,   sino   que   en   realidad   puede   tender  también a deprimir a esta última. En tal caso puede reducir la demanda de inversión actual lo  mismo que la de consumo presente. Si el ahorro consistiera no solamente en abstenerse de   consumir en el presente, sino en situar simultáneamente una orden específica para consumo  posterior, el efecto podría ser distinto; porque en tal caso la expectativa del futuro rendimiento  de   la   inversión   mejoraría   y   los   recursos   liberados   de   la   preparación   de   consumo   presente  podrían trasladarse a la del futuro. No es que fueran necesariamente, aun en este caso, de una  escala igual al monto de los recursos liberados de la preparación de consumo presente; ya que  el intervalo deseado de espera podría requerir un método de producción tan desfavorablemente  'indirecto'   que   tuviera   una   eficacia   bastante   inferior   a   la   tasa   corriente   de   interés,   con   el  resultado de que el efecto favorable sobre la ocupación del pedido hecho para consumo futuro  no acontecería en seguida, sino en alguna fecha posterior; de tal manera que la consecuencia  inmediata del ahorro seguiría siendo adversa a la ocupación.  […] una decisión individual de  ahorro   no   implica   hacer   un   pedido   concreto   para   consumo   posterior,   sino   simplemente   la  cancelación de uno presente. Así, desde el momento en que consideramos que la expectativa de  consumo es la única razón de ser de la ocupación [expectation of consumption is the only   raison d'être of employment], no debería haber nada de paradójico en la conclusión de que la  baja  propensión  a  consumir  tenga  ceteris paribus  un  efecto deprimente  sobre  la  ocupación  dificultad nace de que el acto de ahorro no supone una sustitución del consumo presente por  algún consumo adicional concreto cuya preparación requiera inmediatamente tanta actividad  económica como la necesaria para un nivel de consumo actual equivalente a la suma ahorrada;  sino a un deseo de 'riqueza' como tal, es decir, de la potencialidad de consumir un artículo no  especificado en fecha indeterminada. La idea absurda, aunque casi universal, de que un acto de  ahorro individual es precisamente tan bueno para la demanda efectiva como otro de consumo  ­también individual­ ha estado alimentada por la falacia mucho más general que la conclusión  de ella derivada; esto es de que un deseo mayor de mantener inversiones debe ­al aumentar la   demanda de inversión­ constituir un estímulo de la producción respectiva; de tal modo que la  inversión  corriente  sea  promovida  por  el  ahorro  individual  en  la  misma  medida  en  que  el  volumen de consumo actual disminuye». (KEYNES; p.220) KEYNES, J.M.: Teoría general de   la ocupación, el interés y el dinero, lib. IV. El Incentivo para invertir, cap.16: Observaciones   especiales sobre la naturaleza del capital [Sundry observations on the nature of capital]; RBA,  2004, trad. de Eduardo Hornedo. Para la versión inglesa: (KEYNES, J.M.: The General Theory   of Employment, Interest and Money [1936], Atlantic Publishers & Distributors, 2006 , p.191 .­ 45 HAUSMAN D.M.: The inexact and separate Science of Economics; Cambridge University  Press, 1992.­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Hausman (1992) defiende la tesis que presenta a la economía como 

37

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

38

esto se debe básicamente al hecho de que la Economía no es algo distinto a  una disciplina que exhibe las peculiaridades metodólogicas características de  las ciencias sociales; que no son ni ciencias exactas de origen estrictamente  axiomático ni ciencias naturales (HAUSMAN; p.8). Hausman rechaza de esta  manera el commitment con la tesis de la economía qua scienza isolata o 'tesis  Lazear' que analizaremos en breve.
5.2.6.   elementos de metodología de la economía           

economía; cuestión que se dispara en relación a la pregunta de  «cómo la  disciplina   trabaja   y   cómo   lo   hizo   en   el   pasado».   Con   Hausman   nos  concentramos   por   esta   razón   en   la   crítica   a   los  fundamentos  de   la  microeconomía  o a los microfundamentos de la teoría. La microeconomía  que nos presenta Hausman es una disciplina que esboza el comportamiento  de  «agentes   individuales   que   eligen  racionalmente».   Muchas   de   las  generalizaciones   que   ofrece   concernientes   a   cómo   la   gente   elige   son  postulados   acerca   de   cómo  debería   hacerlo  quien   se   comportara  racionalmente al momento de elegir 46. Existe, en todo caso, un ought to. Este  ought to separa a la economía de las ciencias naturales/exactas; esto es, en la  medida   en   que   las   teorías   científico­naturales   no   poseen   una   dimensión  normativa   que   la   teoría   económica,   por   el   contrario,   sí   posee.   Los  economistas   consideran   a   la   opción   como   derivada   de   constricciones,  preferencias   (deseos)   y   expectativas   (creencias)   varias.   Los   economistas  toman estas preferencias como dadas  y como no­sujetas a una ponderación  racional. A su vez se estima que las opciones y los grupos de creencias y   preferencias pueden ser racionales o irracionales, dependiendo de si son o no  consistentes desde un punto de vista lógico. Por esto es que se afirma que las  opciones   poseen   dos   propiedades:  completud  y  transitividad  [completenss   and transitivity].  
46 Explica el modelo básico de elección implícita en la teoría microeconómica standard [the   basic model of choice implicit in standard microeconomic theory] en los siguientes términos:  «El modelo básico de elección implícita toma la opción o acción de un agente A como el  resultado de las creencias de A y de sus deseos/preferencias» [BMC takes an agent A's choice   or action, to be the result of A's beliefs and A's desires or preferences] (HAUSMAN;p.13). A su  vez, en el lenguaje cotidiano 'preferencia' es un término que se utiliza «para referir a un estado  subjetivo en los individuos que se refleja en sus palabras y en sus acciones»; mientras que  'opción' es un término ambiguo que se comprende alternativamente o bien como deliberación  subjetiva o bien como la acción procedente de la ocurrencia de la deliberación [in everyday   language 'preference' is taken to refer to a subjective state of individuals, which is reflected in   their words and actions, while 'choice' is ambiguous between subjective deliberation and its   consequent action] (HAUSMAN;p.14). La BMC asume que los agentes poseen preferencias  racionales cuando sucede que se cumplen las propiedades de transitividad y completud; así  (teorema   de   completud)   las   preferencias   de   un   agente   A   son   completas   si   para   todas   las  opciones  x  e  y, o bien el agente A prefiere  x  a  y, o bien el agente A prefiere  y  a  x  o bien,  finalmente, al agente A le resulta indiferente o indistinta la opción preferencial entre x e y. Por  otro lado, las preferencias de A son transitivas (teorema de transitividad) si, para todas las  opciones x, y y z sucede que si A prefiere x a y e y a z , entonces no es posible que A prefiera a  z sobre x.  [An agent A's preferences are complete if for all options x and y, either A prefers x to   y, or A prefers y to x, or A is indifferent between x and y. A's preferences are transitive if for all   options x,y and  z,   if A  prefers  x to  y and  y and  z,   then A  is indifferent  between x  and z]  (HAUSMAN;p.14).  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Hausman   trabaja   especialmente   problemas   de  metodología  de   la 

38

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

39

Los   economistas   asumen   la   existencia   de   preferencias   racionales  como un elemento dado para  el análisis y no por  el análisis; especificando  antes que su interés estriba en el análisis de elecciones definidas en principio  como acciones  intencionales y no, por ejemplo, como movimientos  reflejos  [intentional human actions, not reflex movements] (HAUSMAN; p.22). Hay,  de   esta   manera,   un  supuesto   de   racionalidad  que   está   en   función   de   los  principios (cruciales para la rational choice theory (RCTh)) de completud y  transitividad.  Es de aquí desde donde se deriva la existencia de una función  de utilidad y la hipótesis de existencia de una  rational choice  asociada por  defecto a una función de maximización dada  para  el análisis y no  por  el  análisis.  Es aquí donde aparecen las críticas de Hausman:  «¿tiene el agente  económico que estar en condiciones de  rankear opciones  plausibles, o sólo  alcanza con que esté en condiciones de rankear todas las opciones que se le  presentan   en   un   contexto   dado?»«¿Constituye   la   transitividad   total   de   las  preferencias un dictum de racionalidad económica, o sólo alcanza con que la  capacidad computacional del agente económico sea tal que ante un conjunto  de opciones posibles el árbol de procesos (s)electivos no lo conduzca a la  generación de un círculo vicioso?»47.    
5.2.7  acerca de la 'ley' de la demanda

 

una «teoría positiva»:  esto es, como una teoría que se ocupa de «elecciones  reales  y   de   sus   consecuencias   precisas   y   puntuales»(HAUSMAN;   p.28).  Alberga   en   su   interior   una   de   las   principales   generalizaciones   en   teoría  económica, que es la 'ley' de demanda:     Qx = f(Px) En realidad, está 'ley' de comportamiento inequívocamente inverso de  precio (Px) y cantidad (Qx) de un mismo commodity no es otra cosa que una  generalización   inductiva   de   tipo   humeano   que   la   teoría   utiliza   para   la  formación posterior de razonamientos deductivos orientados a la generación  de predicciones estadísticamente significativas.   Es así como se presenta el  caso  particular   de  la   disparada   del   precio   del   café   brasilero  derivado   del  inusual e inesperado régimen de heladas del invierno de 1975 que afectaría  drásticamente el promedio de productividad de los cafetales involucrados en  las mediciones. Desde la ortodoxia epistemológica se presume que la ley de  demanda   es,  de   hecho,   un   postulado  causal;   que   la   dependencia   de   la  cantidad   demandada   (Qx)   de   un  commodity  respecto   del   precio   de   dicho  commodity  (Px)  no   es   sólo   matemática.   Se   afirma   de   esta   forma   que   la 
47  Cerca de Keynes en su crítica a la  narrowness  de la  classical theory  a la que pone en  cuestionamiento excplícito en 1936 con la publicación de su Teoría general, Hausman escribe  que  «la   teoría   de   la   racionalidad   en   contextos   de   certidumbre   ­algo   central   en   filosofía  micreconómica­   es   una   fina   teoría   que   en   principio   podría   ser   extendida   a   los   casos   de  existencia contextual de riesgo e incertidumbre» [the theory of rationality in circumstances of   certainty, which is central to microEconomics, is a thin theory, but it can be extended to cases   of risk and uncertainty] (HAUSMAN; p.15).­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Por lo demás, la microeconomía es presentada básicamente como 

39

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

40

cantidad demandada de un  commodity  depende  causalmente  del precio de  dicho  commodity  (por   lo   menos);  que   esta   en   función   de   éste   y   que   se  comporta como la variable dependiente. Existe de esta manera una asimetría  que no está representada por la relación matemática existente entre precio y  cantidad demandada48.  «¿Cómo se hace para que la ley de demanda sea más precisa en su  formulación?».   Por   ejemplo,   analizando   los   factores   principales   que  influencian el comportamiento de la demanda en un mercado. Sabemos (i)  que  para  cualquier  commodity  o  servicio  que   su  demanda   depende   de   su  precio y (ii) que se trata de una relación  inversa: es decir que si el precio  sube  la   cantidad   demandada  disminuye  (y  viceversa).   Sabemos   asimismo  (iii) que la demanda depende del precio de los bienes relativos de un bien y  que   la   relación   en   cuestión   es  inversa:   la   cantidad   demandada   de   té   es  influenciada por el precio del té, pero también por el del café (entre otros).  Sabemos (iv) que la demanda de un bien depende de los niveles de ingreso  existentes   en   los   mercados;   que   a   medida   que   el   nivel   de   ingreso   de   los  compradores   aumenta,   la  gente   tiende   a   comprar  más  cosas   en  tipo  y  en  cantidad. Sabemos finalmente (v) que la demanda depende causalmente del  gusto de los agentes y que estos a veces varían con el tiempo y según las  circunstancias:  
Sin generalizaciones ulteriores respecto a la fortaleza  de   estos   factores   causales,   no   existe   un   modo   de  predecir   ni   siquiera   la   dirección   del   cambio   en  demanda   como   respuesta   a   las   modificaciones   de  precio.   Esta   modalidad   teorética   es   tenida   por   esto  mismo por superficial (HAUSMAN; p.29)49.  

   
5.2.8.   consumer choice theory (CCTh)

 carga  la   teoría   microeconómica   de  información heurísticamente significativa? La respuesta convencional es la  siguiente:  con investigaciones empíricas.  Se asume  que,  con una cantidad  'suficiente' de datos significativos para la teoría, resulta posible estimar la 
48  «La ley de la demanda es de hecho un postulado causal: la dependencia de la cantidad  demandada   (Qx)   respecto   del   precio   (Px)   no   es   sólo   matemática.   La   demanda   depende  causalmente del precio de x. Hay una asimetría aquí que no está representada por la relación  matemática entre precio (Px) y cantidad demandada (Qx)»  [The law of demand is in fact a   causal   claim:   the   dependence   of   quantity   demanded   on   price   is   not   only   mathematical.   Demand   causally   depends   upon   the   price   of   x.   There   is   an   asymmetry   here   that   is   not   represented by the mathematical relationship between price and quantity demanded].­ 49  «Hay   muchas   cuestiones   obvias   acerca   de   esta   generalización:     el   precio   de   un   bien  aumenta la cantidad demandada de dicho bien cuando disminuye (y viceversa). Primero, no se  trata  de un postulado  misterioso o profundo»  [There are several obvious things to note about   this generalization. First, it is not a mysterious or deeply theoretical claim]. En segundo lugar,  se trata de una generalización acerca de los mercados, no de los individuos. En tercer lugar,  «la generalización se plantea en términos inexactos y vagos». Con una demanda mayor de té,  el precio del té se elevó; así es como uno encuentra en 1976 un precio más alto para el té y una  demanda mayor de té (HAUSMAN; p.28) [Third, the generalization appears to be inexact and   vaguely stated. For example, in 1976, when coffee prices were high, demand of tea increased.   With the larger demand of tea, the price of tea rose, so in 1976 one found both a higher price   for tea and a larger demand for tea]. 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Ahora   bien:   ¿cómo   se

40

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

41

magnitud del cambio en la demanda respecto a los cambios en el precio de   una   variable  x;  o   las   modificaciones   en   los   precios   de   sus   sustitutos   o  complementos   relativos.   Sin   embargo,   las   generalizaciones   de   mercado,  generadas   a   partir   de   investigaciones   cuantitativas   y   de   sofisticadas  manipulaciones   econométricas   de   datos   estadísticos,   son   muchas   veces  precarias. El ejemplo es ­si se quiere­ de 'sentido común': la introducción de  nuevos productos puede quebrar [disrupt] patrones establecidos de consumo  (HAUSMAN; p.29)50.   Desde aquí Hausman construye una crítica a una  consumer choice   theory  (CCTh)   que   supuestamente   explica  «las   generalizaciones   causales  concernientes a la demanda de mercado». La CCTh presenta tres postulados  [postulates]   o   'leyes':   (i)   postulado   de  racionalidad,     (ii)   postulado   de  consumo  y  (iii)   'ley'   de   la  tasa   marginal   de   sustitución   decreciente.   De  acuerdo a la primera, un individuo parametrizado por la CCTh es un agente  racional que posee preferencias de carácter (i) completo, (ii) transitivo, (iii)  continuo   y   (iv)  suficiente.   El   postulado   de   consumo   expresa   (i)   que   los  objetos   definidos   a   partir   de   las   preferencias   racionales   de   un   individuo  consituyen cestas [bundles] de  commodities  que dicho individuo destina a  consumo;   (ii)   que   no   existen   interdependencias   entre   las   preferencias   de  individuos distintos y (iii) que al menos hasta un punto cercano al punto de  saciedad   [point   of   satiation]   los   individuos   prefieren   cestas   extensas   de  commodities a cestas más pequeñas51demás, el postulado de consumo implica  que todos los agentes defienden el self­interest.  Así, para cualquier individuo I y cualquier commodity o servicios x e  y  es el caso que  I  está dispuesto a intercambiar más unidades de  y  por una  unidad adicional de  x  a medida que la cantidad de  y  aumenta respecto a la  cantidad de x que I posee (HAUSMAN; p.30). Se afirma de este modo que  un individuo Ai es racional ­o que al menos se comporta racionalmente­ sólo  si las  preferencias  de  Ai  son completas,  transitivas, continuas y Ai  nunca  prefiere ninguna opción disponible a la opción que finalmente ha escogido.  ¿Hay problemas aquí? Desde luego. Uno de estos problemas concierne a la 
50 Con suficiente cantidad de datos es posible estimar la magnitud del cambio en la demanda  respecto de los cambios en el precio del bien [Bx] o los cambios de los sustitutos [By] o  complementos   [Bz]   […]   Sin   embargo,   las   generalizaciones   de   mercado,   demandando  investigación empírica cuantitativa y manipulaciones econométricas de datos estadísticos, son  precarias […] la introducción de nuevos productos pueden alterar los patrones de consumo.  [With sufficient data, it is possible to estimate the magnitude of the change in demand with   respect to changes in the price of x or changes in the prices of substitutes or complements  […]  But   market   generalizations,   rendered   quantitative   empirical   research   and   econometric   manipulations of statistical data, are precarious  [...]  the introduction of new products can   disrupt settled patterns of consumption].­ 51 (i) «los objetos de cada preferencia individual de Ai son cestas de commodities consumidos  por  Ai»  [The   objects   of   every   individual   Ai's   preferences   are   bundles   of   commodities   consumed   by   Ai],   (ii)  «no   existen   interdependencias   entre   las   preferencias   de   individuos  distintos» [there are no interdependencies between the preferences of different individuals], y  (iii) «al menos hasta el punto de saciedad, los individuos tienden a preferir cestas extensas a  pequeñas»  [up to some point of satiation,  individuals  prefer  larger commodity bundles to   smaller]. A su vez, se observa que «la cesta y es mayor que la cesta x si la cesta y contiene al  menos un elemento que la cesta x no posee» [Bundle y is larger than bundle x if y contains at   least as much of every commodity or service as does x and more of some commodity or   service].­  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

41

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

42

concesión   de   conocimiento   perfecto   [perfect   knowledge]   a   los   agentes  individuales (Ai). Porque esto sucede, «se consigue que las creencias encajen  con cualquier  opción  que se  presente,  permitiendo que  el  problema  de  la  acción comience a depender del problema de la creencia subjetiva».   El postulado según el cual un agente (Ai) es un tomador de precios  [price­taker]   que,   por   esto   mismo,   no   puede   influenciar   deliberadamente  sobre el nivel de precios del mercado en el que participa ­un mercado que por  esto   mismo   se   denomina  de   competencia   perfecta­  depende   del   supuesto  adyacente   al   postulado   según   el   cual   el   agente  efectivamente  posee   un  conocimiento   perfecto   al   momento   de   tomar   una   decisión   de   consumo  (HAUSMAN; p.36). El otro aspecto que cuestiona Hausman concierne a la  deformación profesional del economista especializado consistente en generar  un   caudal   adicional   de   simplificaciones   psicológicamente   inverosímiles   y  filosóficamente inaceptables52. 
5.2.9.    ampliación de la crítica hacia la teoría de la firma (FTh)

formación de las 'leyes' asociadas a la teoría de la firma [firm theory]: 
Así   como   el   mercado   de   la   demanda   depende   de  precios,  ingresos  y  gustos,   el   mercado   de   la   oferta  depende   de  precios  y  tecnología.   Un   precio   más  elevado para x genera una oferta mayor; una caída de  precios, una contracción53. 

Tales   generalizaciones   inductivas   subyacen   igualmente   a   la 

El ejemplo histórico que presenta Hausman es el caso del precio  de  las minas de cobre hacia 1970: mayores precios de insumos o bien aumentan 
52 «Si bien las especificaciones institucionales y epistémicas y las reformulaciones de las  'leyes' de la teoría de la elección del consumidor [consumer choice theory] son problemáticas,  uno termina por acostumbrarse a los hábitos de los economistas consistentes en desarrollar  simplificaciones extremas»  [Although the institutional and epistemic specifications and the   restatements   of   the   'laws'   of   the   theory   of   consumer   choice   are   problematic,   what   seems   bizarre   until   one   becomes   accustomed   to   the   habits   of   economists   are   the   extreme   simplifications].­   53 «La función de oferta vinculada a la teoría de la firma (FTh) establece que la cantidad de  producto  z  producido por una firma  F  en condición de flujo por unidad de tiempo es una  función compuesta por variables causales» [This supply function involved in the theory of the   firm states how much of an output z is produced by firm F (as a flow per unit time) as a   function   of   various   (causal)   variables].  «Lo   que   se   incluye   entre   esas   variables   causales  depende del rango de amplitud de la interdependencia entre los mercados y es tomado en  cuenta en el análisis por depender de si la firma interviene en un mercado competitivo, como  monopolista,   o   como   miembro   de   un   oligopolio»  [What   is   included   among   these   causal  variables depends on the extent of the interdependency among markets that is explicitly taken   into account in the analysis  and  depends  on  whether  the  firm  is  taken  as  operating in a   competitive market, as a monopolist, or as a member of an oligopoly] (HAUSMAN; p.45)  ¿Existe una falacia de la composición cuando un economista explica la demanda de mercado  en términos de demanda individual; esto es, explicando la oferta de mercado en términos de la  oferta de firmas  individuales, para la cantidad ofrecida en muchos mercados para bienes de  consumo?   ¿La   cantidad  existente  en   un   mercado   es   realmente   equivalente   a   la   cantidad  ofrecida dada por la sumatoria simple de los índices de oferta de empresas individuales? [Just   as economists explain market demand in terms of individual demand, so they explain market   supply in terms of the supply of individual firms, for the quantity supplied in most markets for   consumer goods is the sum of the quantities supplied by various firms]. 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

42

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

43

el precio del producto o bien contraen la cantidad ofertada de ese bien. Las  mejoras en la tecnología pueden abaratar la producción reduciendo costos  fijos y elevar la oferta a un nivel dado de precios con un nivel tecnológico  determinado.   De acuerdo a Hausman, la teoría de la firma consta de tres 'leyes': en  primer lugar, la cantidad de producto en cualquier proceso de producción es  una función creciente para cada uno de los insumos [inputs] del proceso; sin  embargo, el rango de cantidades de insumos normalmente utilizados por la  firma,  el  límite al  que cualquier  nivel  dado de  recursos  eleva el  nivel  de  producto,   con   las   cantidades   de   otros   factores   [inputs]   constantes,   es   una  función   decreciente   de   la   cantidad   de  d  ('retornos   decrecientes')54.   En  segundo lugar, se asume que todos los niveles de insumo afectados al ciclo de  producción varían en la misma proporción [ratio]; sea esto positivamente o  negativamente.   El   producto   aumentará   o   disminuirá   respetando   dicha  proporcionalidad (retornos constantes a escala)55. En tercer lugar, «las firmas  intentan   maximizar   los   retornos   netos   o   'ganancias'   (maximización   de   beneficios)».   Hausman   recomienda   una   profundización   filosófica   en   los  fundamentos   de   la   CCTh   que   podría   redundar   positivamente   en   la  rehabilitación de las pretensiones epistemológicas de la microeconomía en su  intento   de   arrivar   a  «generalizaciones   aceptables   respecto   del  comportamiento   de   los   mercados   de   la   demanda   y   de   la   oferta»  (HAUSMAN;   p.30).   Si   esto   fuera   posible,   entonces   respondería  afirmativamente   a   la   pregunta   que   formuló   Neuberg   respecto   de   si   la  microeconomía es o no una ciencia (y a la que respondió afirmativamente): 
¿La microeconomía es una ciencia en el mismo sentido  que   en   el   de   la   mecánica   clásica?   Si   no   lo   es,  ¿constituye   una   ciencia   en   otro   sentido?   ¿Si   no  constituye   una   ciencia   en   el   presente,   podría  convertirse en una? ¿Cuáles son las barreras para que  se  convierta  en  una?  ¿Debe  enfrentarse  con  barreras  infranqueables para convertirse en una ciencia? Puesto  que la economía  es  de hecho una ciencia y esto en el  mismo sentido en que la mecánica clásica lo es, nuestra  primera   pregunta   ha   sido   respondida   de   modo 

54 «La cantidad de producto en cualquier proceso de producción es una función creciente de  cada uno de los insumos asociados al proceso. A lo largo del rango de cantidades de insumos  normalmente utilizados por la firma, el límite al que cualquier insumo dado de insumo d eleva  el nivel de producto ­con las otras cantidades constantes­ es una función decreciente de la  cantidad de d ('rendimientos decrecientes')» [The quantity of output in any production process   is an increasing function of each of the inputs to the process, but within the range of the   quantities of inputs normally used by the firm, the extent to which any given input d increases   output, quantities of the other inputs held fixed, is a decreasing function of the quantity of d   ('diminishing returns')].­ 55  «Si todos los inputs del proceso de producción son aumentados o decrementados en la  misma   proporción,   el   nivel   de   producto   se   incrementará/decrementará   exactamente   en   la  misma   proporción   (retornos   constantes   a   escala)»   [all   of   the   inputs   into   production   are   increased or decreased in the same ratio, then output will increase or decrease in exactly that   ratio (constant returns to scale].­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

43

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

44

afirmativo56.  

Neuberg además plantea un paralelismo explícito entre la mecánica y  la microeconomía. Para este autor la CCTh se asienta sobre una serie de  palabras   ­'consumidor',   'precio',   'ingreso',   'commodity',   'gustos',   'utilidad',  'satisfacción'   que   resiste   la   equiparación  per   analogiam  con   algunos  conceptos   centrales   de   la   mecánica;   comparando   de   esta   manera     los  conceptos   de  masa  y  precio;   los   principios   de   optimización   [action  minimization] (principio de Hamilton) con el concepto de utilidad, la utilidad  marginal con la segunda ley de Newton y una ecuación de fuerza con una  función de producción (NEUBERG; p.179).
56 «Is microEconomics science in the same sense as classical mechanics? If not, is it science  in some other sense? If microEconomics is not presently science, could it become science?  What   are   the   barriers   to   its   becoming   science?   Does   microeconomic   face   possibly  insurmountable barriers to becoming science? Because microEconomics is in fact science like  classical mechanics, our first question has been answered in the affirmative»  (NEUBERG;  p.150). Neuberg menciona a Popper (1964; p.60): «Debe admitirse que el éxito de la Economía  matemática   muestra   que   una   ciencia   social   al   menos   ha   conocido   su   propia   revolución  newtoniana»  [It must be admitted that the success of mathematical Economics shows that one   social science  at least  has gone  through  its Newtonian  Revolution] (fragmento de  Popper  citado en NEUBERG; p.150). «La microeconomía matemática es, desde luego, una colección  formulada en términos deductivos de proposiciones, pero si tal colección fuese suficiente para  un campo que pudiera ser una ciencia, entonces la matemática misma sería una ciencia (algo  que   ciertamente   no   es)»  [Mathematical   microEconomics   is,   of   course,   a   deductively   formulated collection of propositions, but if such a collection were sufficient for a field to be a   science, then mathematics itself would be a science (which it certainly isn't)] (NEUBERG;  p.150). Neuberg explica además que desde la emergencia de la Economía matemática hacia  finales de 1940 hasta el presente muchos economistas parecían dar por descontado que la  ciencia era algo similar a lo presentado por la concepción popperiana y que la economía era (o  podía aspirar a ser) ciencia en ese sentido [from the emergence of mathematical Economics in   the late 1940s until quite recently, many economists seemed to take it for granted that science   was something like Popper's account and that Economics was (or could at least aspire to be)   science in that sense]. Milton Friedman en 1953 argumentaba que la pregunta relevante acerca  de las presunciones de la teoría no es la que tiene que ver con si esta es realista o no, «para  ellos   nunca   lo   es»   (Friedman),   sino   más   bien   si   existen   aproximaciones   que   sean   lo  suficientemente buenas para el propósito de una investigación sobre la que se trabaja.  «Lo  cierto es que esta pregunta puede responderse sólo viendo si la teoría funciona, lo cual viene a  significar lo siguiente: si es que es conducente o no en materia de predicciones ajustadas»  [Milton Friedman in 1953 argued that "the relevant question to ask about the 'assumptions' of   a theory is not whether they are descriptively 'realistic', for they never are, but whether they   are   sufficiently   good   approximations   for   the   purpose   in   hand.   And   this   question   can   be   answered only by seeing whether the theory works, which means whether it yields sufficiently   accurate   predictions.   The   two   supposedly   independent   tests   thus   reduce   to   one   test]  (FRIEDMAN;   1953;   p.15).A   diferencia   de   Popper,   Friedman   no   enfatizó   exresamente   el  elemento deductivo que conecta la teoría con la construcción de predicciones. Así y todo,  Friedman  entiende  que  la  ciencia  envuelve  predicciones   y   que   estas  funcionan  como  una  suerte de  test  para la teoría en una dirección cercana a la popperiana [Friedman does not   explicitly stress the deductive element in going from theory to predictions. Still, Friedman   understands   science   as   involving   predictions   as   a   test   of   theory   in   Popper­like   fashion].  Donald McCloskey rechaza la concepción popperiana de la ciencia atacando el concepto de  predictividad de las teorías científicas y la creencia de la dependencia epistemológica de las  teorías científicas respecto de las sentencias observacionales (SO||OS) (utilizadas por ejemplo  para la formación de predicciones de comportamiento en un modelo y para los razonamientos  falsacionistas   popperianos   por  modus   tollens):  «el   postulado   según   el   cual   la   predicción  constituye el rasgo diferencial de la ciencia genuina y el derivado según el cual la economía  posee dicha propiedad están abiertos a controversia y esto básicamente porque la economía no  es una ciencia en el sentido en que utilizamos dicho término en otros contextos. Pero tampoco  lo son, realmente otras ciencias»  [the common claim that prediction is the defining feature of  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

44

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

45

De   acuerdo   a   Hausman  «los   esfuerzos   prácticos   para   mejorar   la  metodología   económica   serían   densamente   influenciadas   por   teorías  filosóficas   concernientes   a   la   adquisición   de   conocimiento»  (HAUSMAN;  p.13). Podría afirmarse asimismo que el paralelismo con la física obturaría el  hiato epistemológico de la teoría económica; y que era posible especialmente  para quienes consideraban que la CCTh no presentaba mayores dificultades  para   quienes   las   preguntas   filosófico­económicas   a   derivar   tendrían   que  relacionarse directamente a la pregunta elemental por el  theory appraisal o  «problema de la distinción    entre buenas y malas teorías y buenos y malos  modos de teorizar».   El   tema   es   que   en   esta   clase   de   teoría   en   la   que   los   agentes  económicos   son  tomados   como  «individuos   racionales   que   exhiben  ciertas  preferencias,   que   son   racionales»  si   son  «completas  y  transitivas»,  se  plantearían   modelos   de   comportamiento  que   implicarían   una   apropiación  particularmente sesgada y rígida del  conceptus  de  racionalidad. Es en este  sentido   que   las   observaciones   críticas   Hausman   convergerán   con   las   de  Herbert Simon (1955­1986).

a   real   science,   and   that   Economics   possesses   the   feature,   is   equally   open   to   doubt...   Economics, in other words, is not a Science in the way we came to understand that term in   high school. But neither, really, are other sciences] (McCLOSKEY; 1983; p.487). «Desde la  Segunda   Guerra   Mundial   la   teoría   microeconómica   ha   atravesado   por   dos   revoluciones  matemáticas. Con la publicación de Samuelson (originalmente de 1947) de 1965 [Foundations  of Economic Analysis], libro que sería completado después de la guerra, las proposiciones de  la teoría estarían expresadas sobre las bases de un elevado nivel de cálculo. A poco tiempo de  esta   publicación,   el   libro   de   Debreu   de   1959   abría   ya   el   espectro   de   un   nuevo   tipo   de  proposiciones expresadas en un nivel de abstracción matemática que se basaba en el análisis  real   y   en   la   topología     [Since   WW   II   microeconomic   theory   has   actually   undergone   two   successive mathematical revolutions. With the publication (originally in 1947) of Samuelson's   1965 book (actually completed before the war) the theory's propositions were expressed on the   mathematical level of advanced calculus. Soon thereafter, Debreu's 1959 book weakened the   theory's propositions on the more abstract mathematical level of real analysis and topology]  (NEUBERG;   p.152).(NEUBERG,   B.:  Conceptual   Anomalies   in   Economics   and   Statistics:   Lessons from the Social Experiment; chapter 6: MicroEconomics striving to be a classical­ mechanics­like science; Cambridge University Press; 1989; p.150).­  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

45

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

46

 capítulo 3 5.3.1. 

                         

Herbert Simon (1986): racionalidad en Economía y Psicología    

explicaba que  «la teoría económica tradicional»  postula la existencia de un  «agente económico» [economic man] que, en cuanto  'económico', es también  'racional'  [in   the   course   of   being   'economic'   is   also   'rational'];   o   que   se  comporta racionalmente cuando se comporta de una manera significativa para  la   teoría   económica  (SIMON;   p.2).   Se   espera   de   este   hombre   ­a   quien  podríamos   presentar   como   un   animal  computacional­  que   posea  «conocimiento de los aspectos relevantes de su entorno» [environment]; esto  es, un caudal cognitivo que, sin llegar a ser absoluto en términos laplacianos  resulta al «menos increíblemente claro y abundante». Se asume también que  el  homo   oeconomicus  posee   «un   sistema   estable   y   bien   organizado   de  preferencias y una habilidad computacional finita que le permite computar,  para los cursos alternativos de acción que se encuentran disponibles para él,  cuáles de estos le permitirán alcanzar el punto máximo de  satisfacción de  acuerdo a su escala de preferencias» (SIMON; p.2).   La   tarea   que   Simon   busca   realizar   consiste   en   «reemplazar   la  racionalidad global  del  sujeto económico»  con un tipo de comportamiento  racional que sea compatible con el acceso a la información y a las capacidades  computacionales que se encuentran en posesión de los organismos vivientes  en el tipo de entornos en que dichos organismos existen57.  La tesis de Simon 
57 […] «to replace the global rationality of economic man with a kind of rational behavior that  is compatible with the access to information and the computational capacities that are actually   possessed  by  organisms  […]  in  the  kinds  of  environments  in  which  such  organisms  exist»  (SIMON, p.2). Por lo demás, las preocupaciones de Simon se observan  en el programa de tesis  de Bart Engelen en Rationality and Institutions: an Inquiry into the Normative Implications of   Rational   Choice   Theory,   2008.  Engelen   busca   determinar   el   aspecto   de   una   estructura  institucional   básica  [what   a   desirable   basic   institutional   structure   looks   like]   desde   la  perspectiva de la RCTh (ENGELEN, p.1). Para Engelen existe «una concepción económica de  la racionalidad»  [economic conception of rationality]  según la cual  «un individuo racional es  estimulado a buscar sus propios intereses sobre la base de los cálculos de costo­beneficio» [to  serve   his   self­interest   on   the   basis   of   cost­benefit   calculations].   En   la   caracterización   de  Engelen   tal  homo   oeconomicus  se   caracteriza   por   desarrollar   acciones   intencionales   e  instrumentales, por la posesión de creencias fundadas «procedentes del exterior» [exogenously  given]  y   preferencias   de   naturaleza   egoísta.     Engelen   cuestiona   el   modelo   neoclásico  convencional   diciendo   lo   mismo   que   Hausman:   esto   es,   que   se   trata   de   un   modelo  «excesivamente   demandante»  [an  overly   demanding   model].   Recuerda   la   existencia   de   dos  concepciones de la racionalidad; la primera de las cuales ­broad conception­ estipula que las  acciones  «son   racionales   si   se   basan   en   buenas   razones,   las   cuales   pueden   a   su   vez   ser  calificadas de creencias debidamente fundadas y preferencias autónomas» [actions are rational   if they are based on good reasons, which are further qualified as well­informed beliefs and   autonomous preferences]. La segunda concepcion estipula que  «las acciones concepciones y  creencias son racionales si es que expresan las cuestiones respecto de las que las personas se  preocupan» [if they express the things people care about]. Esta última requiere que las personas  puedan reflejar e identificar sus preocupaciones en sus razones, lo cual implica una capacidad  reflexionante para distanciarse de sus propias «series de preferencias»   [bundle of preferences]  (ENGELEN, B.:  Rationality and Institutions: an Inquiry into the Normative Implications of   Rational Choice Theory,   Katholieke Universiteit Leuven, en Erasmus Journal for Philosophy  and  Economics  (EJPE),  vol.  I,  Issue  I,  Autumn 2008,  pp.185­187; http://ejpe.org/pdf/1­1­ts­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

En  A Behavioral Model of Rational Choice  Herbert Simon (1955) 

46

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

47

de 1955 se mantiene con vida hacia 1986, año de publicación de Rationality   in Psychology and Economics. Aquí Simon quiere «comparar y contrastar los  conceptos   de   racionalidad  que   prevalecen   en  Psicología   y  Economía  respectivamente»(SIMON;p.1).   Si   la   economía   ha   considerado   al  comportamiento humano de un modo cuestionablemente uniforme y simplista  como 'racional', «la Psicología, de su parte, se ha preocupado desde siempre  tanto  de  los   aspectos   racionales  del  comportamiento  humano  como  de   los  irracionales». Por este motivo es que ha desarrollado una perspicacia afinada  en lo referente a, por ejemplo, la importancia de los contextos en la toma de  decisiones por parte de los agentes.
El juicio [judgment] de que cierto comportamiento es  'racional' o 'razonable' puede ser alcanzado sólo a través  de la observación del comportamiento en el contexto de  un conjunto de premisas o 'dados' [givens]. Estos dados  incluyen  la  situación  en  que  el  comportamiento  tiene  lugar,   los   objetivos   que   espera   llevar   a   cabo   y   los  medios   computacionales   de   los   que   dispone   para  determinar   cómo   esos   medios   pueden   llegar   ser  atendidos (SIMON, p.210).   

5.3.2.

bounded rationality theory (BRTh)

administración,   la  bounded   rationality   theory  (BRTh)   surgiría   de  publicaciones no sólo de Herbert Simon (1947/55) (Nobel de Economía en  1978), sino también de autores como Mancur Olson (1982) y Anthony Downs  (1957)58. En todos estos casos se intentaría «conectar» la toma individual de 
2.pdfp.2).­ 58  La teoría de la racionalidad restringida (bounded rationality theory) (BRTh) «comenzaría  como una  crítica a la racionalidad comprehensiva y crecería como un esfuerzo de reconciliar  las presunciones reduccionistas de los economistas con la teoría de la elección racional con la  que   trabajaban   en   psicología   a   partir   del   análisis   de   los   contreñiminetos   y   restricciones  concomitantes a la formación de una decisión»  [bounded rationality began as a critique of   comprehensive   rationality,   and   grew   from   an   effort   to   reconcile   the   reductionist   economic   assumptions of rational choice with observed psychological constraints on human decision­ making]. La pregunta que se hacen estos autores es la de hasta qué punto ha tenido éxito la  implementación de la  rational choice theory  (RCTh)   al interior del estudio de las funciones  gubernamentales.  «Como   sucede   en   los   modelos   neoclásicos   la   teoría   de   la   racionalidad  comprehensiva estima que los agentes tomadores de decisión   defienden el auto­interés [self­ interest] y se comportan como sujetos maximizadores de utilidad que conservan preferencias  estables y objetivas,  tomando decisiones estratégicas orientadas a maximizar los beneficios  personales  a  partir  de  una  opción  dada.   Para  entender  la  política  a  un  nivel  agregado,   los  investigadores necesitan no sólo entender las preferencias de actores individuales que pueblan  [populate] una institución espcífica o una esfera política y las reglas formales por las cuales  tales   preferencias   fijas   se   combinan.   En   este   enfoque  preferencias  +  reglas  =  resultados  políticos» [As in neoclassical economic models, the theory of comprehensive rationality posts   that political decision­makers are self­interested utility maximizers who hold stable preferences   and  objectives,   and  make   strategic  decisions   to  maximize   the  personal  benefits  of   a  given   choice.   To  understand   politics  at   the  aggregate  level,   researchers   need  only   to  understand   orderer preferences of individual actors who populate a specific institution or political sphere   and   the   formal   rules   by   which   these   fixed   preferences   are   combined.   In   this   approach,   preferences   +   rules   =   policy   outcomes].   Por   lo   demás,   todos   los   modelos   de   elección  comparten   características   comunes.   En   primer   lugar,   los   tomadores   de   decisión   mantienen  preferencias  sobre  resultados que son  estables, se encuentran no solamente  ordenados  sino 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Aplicada  al   estudio  de   la   política   pública   y  de   las   ciencias   de   la 

47

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

48

decisiones políticas con resultados macropolíticos de amplio espectro. Simon  por ejemplo intentará desarrollar un modelo de racionalidad comprehensiva  que   incluyera   el   diagnóstico   de   comportamiento   de   las   variables  institucionales y elaborar un modelo de racionalidad «sesgada», «limitada»,  «atada»   o   «constreñida»   (bounded)   aplicable   al  domicilium  de   la   teoría  económica. La BRTh surgirá pues de la crítica al carácter  reduccionista  y  simplista de la rational choice theory (RCTh). Si la RCTh presenta individuos  maximizadores de utilidad concentrados en la detección y manipulación de  patrones   de   comportamiento   económicamente   útiles,   la   BRTh   discute   la  simplificación funcional de dichos parámetros, explicitando por ejemplo que  en   algunas   ciencias   sociales,   tales   como   las  Ciencias  Políticas,   la 
también rankeados. «Dadas tres alternativas posibles ­opciones A, B y C­ un elector racional  formará preferencias claras [clear] entre cada una de las tres alternativas que le fueron dadas.  Estas preferencias son transitivas, esto es, si un individuo prefiere A a B y B a C, entonces  prefiere A a C»   [all rational choice models share common characteristics. First, decision­ makers   hold   stable   ranked   and   ordered   preferences   for   outcomes.   Given   three   possible   alternatives ­options A, B,C, a rational chooser will form clear preferences between each of the   three given alternatives. These preferences are transitive, meaning that if an individual prefers   A to B, and prefers B to C, he also prefers option A to C].  «En segundo lugar, un tomador de  decisión dispone necesariamente de información para conectar elecciones con resultados. Con  esta información, los individuos optimizan al tomar decisiones ­hacen elecciones estratégicas  en  orden   a  conseguir   el  resultado  más   conveniente.   La   'Thick'­rationality  añade  además   la  creencia tácita en preferencias determinadas por un auto­interés [self­interest] de connotaciones  individuales»   [Second, a decision­maker possesses necessary information to connect choices   to outcomes. With this information, individuals then optimize when making decisions ­ they   make strategic choices in order to achieve their most preferred outcome. Thick rationality adds   the assumption of individual self­interest in determining preferences].  […]  «Al margen de las  razones subyacentes para esta preferencia, quienes defienden la RCTh reducen la cuestión a la  de la existencia de auto­interés. Sus comportamientos reflejan sólo el esfuerzo de maximizar la  utilidad de su elección» […] [Regardless of the underlying reasons for this preference, rational   choice scholars reduce it to a question of self­interest. Their behaviors reflect only their effort   to maximize the utility of their choice].   «Los teóricos de la RCTh esperan que la teoría de la  utilidad genere aproximaciones al tema de cómo los individuos hacen cálculos que les permiten  rankear alternativas de acuerdo al valor esperado [expected value](bajo riesgo o incertidumbre)  más  que  al  valor  conocido  [known  value]»    [Rational  choice  theorists  use  expected  utility   theory   to   approximate   how   individuals   make   calculations   that   rank   alternatives   by   their   expected value (under risk or uncertainty) rather than their known value]. Bajo condiciones  'knightianas'   de   riesgo   o   incertidumbre,   los   individuos   forman   preferencias   estratégicas  probabilísticamente   ­esto   es,   comparando   la   probablidad   de   ocurrencia   del   resultado   más  conveniente contra la probabilidad adversa de ocurrencia del evento menos deseado y todo esto  en relación al costo concomitante a la construcción de una decisión [Under conditions of risk,   individuals form strategic preferences probabilistically ­ they compare the probability that their   most preferred outcome will occur against the probability that their less preferred outcome will   occur, and both against the cost of making a decision]. «Los psicólogos cognitivos  encuentran  que las presunciones en teoría económica de existencia de preferencias estables y ordenadas, de  transitividad y de maximización de utilidad constituyen una extraña abstracción del ciclo de  formación de una decisión en humanos» [decision­making].  [Cognitive psychologists find the   economic assumptions of stable ordered preferences, transitivity, and utility maximization to be   a strange abstraction of human decision­making. preferences and choices are bounded more by   emotion and environmental context than by rational analysis]. Han habido teorías disidentes  para  las  que  las  preferencias  y  las  opciones  parecían  estar   condicionadas   por   restricciones  emocionales   y   cognitivas   que   interferían   en   el   proceso   de   formación   de   una   decisión  enteramente   racional.  «Al   igual   que   la   racionalidad   comprehensiva,   la   racionalidad  condicionada   [bounded   rationality]   ofrece   un   método   eficiente   para   desplazarse   desde   las  decisiones  individuales  de  los  agentes  hacia  los  resultados   organizacionales   o   agregados  o  supraindividuales. Hay otros estudios que sugieren que «los individuos tienden a carecer de las  herramientas   más   elementales   a   partir   de   las   cuales   deberían   tomar   decisiones   racionales  fundadas»  [individuals   often   lack   even   the   most   basic   tools   with   which   to   make   informed  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

48

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

49

Antropología   política   o   la  Microeconomía,   el   objetivo   se   concentra   en  comprender los sistemas sociales de individuos que interactúan en un plano  contextual n­dimensional.
5.3.3. el argumento Weisskopf

           l   argumento   Weisskopf   refuerza   la   tesis   de   Simon   (1986)   y   su  apología   del   institucionalismo   y   de   los  constraints  o   restricciones  concomitantes a las decisiones. No son pocos los pensadores que observan  que la psicología está estrechamente vinculada a la economía. Uno de ellos,  Walter Weisskopf, llegó a plantear algo parecido a una copernicanización de  la   teoría   económica   con   la   emergencia   de   las   escuelas   marginalista   y  neoclásica   en   su   relevamiento   de   una   obra   que   sintetiza   componentes  doctrinarios de ambas tradiciones; me refiero a la teoría del equilibrio y del  valor de Alfred Marshall. De acuerdo a Weisskopf, las escuelas marginalista y  neoclásica  «reflejaron   y   anticiparon»  [foreshadowed]  parcialmente   esta  propensión a la focalización de la atención y del interés teórico en el elemento  subjetivo  del  πάθος   económico.   «La   satisfacción   de   necesidades   es  considerada como la última proclama de la actividad económica y el valor es  explicado en términos de utilidad» (WEISSKOPF, p.161). Es   aquí   donde   Weisskopf   plantea   la   emergencia   de   la   crítica  antropológica   al   economicismo   contemporáneo   identificado   en   dos  concepciones reduccionistas del homo oeconomicus: la objetivista clásica y la  subjetivista marginalista. En efecto,  «si la satisfacción de necesidades es el  objetivo final, la actividad económica se encuentra amenazada por el hecho de  que el sistema económico existente sólo permite la satisfacción de un tipo  estrechamente   circunscrito   de   necesidades   en   principio   predeterminadas:  aquellas que pueden ser satisfechas por medio de la adquisición de dinero y a  través   del   intercambio   en   el   mercado;   y   todo   esto   de   un   modo   que  frecuentemente se encuentra en conflicto con algunas propensiones humanas  'no­económicas'»  (WEISSKOPF,  162). De resultas que  «ningún orden social  es concebible cuando se piensa que la satisfacción de necesidades individuales  constituye la meta suprema».  Los economistas clásicos habrían «evitado este resultado»  vinculado  al reduccionismo economicista que les imputa Weisskopf. En el caso de la  economía política de Adam Smith, no sólo a través de «la ficción de la mano  invisible»  y   la   presunción   de   existencia   de   una  «armonía   natural   de   los  intereses»  intrasocietarios,   sino   también   por   la   adherencia   smithiana   al  sistema de valores vigentes; los cuales postulaban como objetivos últimos de 
rational decisions]. Es en este contexto que emerge la  bounded rationality theory  de Herbet  Simon (1947) (BRTh); quien la desarrolla como un esfuerzo de conciliación de las estrictas  aseveraciones de racionalidad comprehensiva de los economistas con ciclos de formación de  decisiones relevados a partir del estudio empírico de las organizaciones [developed bounded   rationality   as   an   effort   to   reconcile   the   strict   economic   assumptions   of   comprehensive   rationality   with   actual   decision­making   revealed   by   the   empirical     study   of   organizations.   Preferences and choices seemed bounded by cognitive and emotional constraints that interfered   with   the   process   of   purely   rational   decision­making.   Much   like   comprehensive   rationality,   bounded rationality offers an efficient method for moving between individual decisions and   organizational outcomes].­   
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

E

49

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

50

la   vida   social   factores   objetivos   como   el   trabajo,  la   capitalización,   la  austeridad, la frugalidad y el ahorro.  El   reduccionismo   economicista   que   Weisskopf   identifica   en   los  vectores   doctrinarios   que   inciden   en   la   teoría   de   Marshall   impacta,  retroactivamente, en el  The  Wealth of Nations  de Smith(1776). Si se acepta  que «la economía se ocupa de sentimientos humanos», entonces puede decirse  que  «Marshall   no   mide   el   sentimiento   subjetivo   directamente,   sino  indirectamente, a través de su efecto». 
El   método   se   caracteriza   por   una   propensión  sistemática   a   la   cuantificación:   el   significado  psicológico   de   su   razonamiento   se   aclara   cuando  observamos   que   su   resultado   esperado   estriba   en  reducir las diferencias morales cualitativas a motivos y  reducir estos motivos a un denominador cuantitivativo  común (WEISSKOPF, p.167). 

Sucede   asimismo   que  «al   reducir   los   motivos   este   cómun  denominador cuantitativo del dinero, el problema de la deliberación ética  es  eliminado». 
El   énfasis   de   Marshall   en   la   deliberatividad  [deliberateness] y racionalidad [rationality] cumple con  la   función   de   no   sólo   manifestar   el   carácter  performativo de los efectos de la actividad económica,  sino también con la de hacer que el comportamiento  económico sea cuantificable y calculable, en orden a  obtener   leyes   uniformes.   Si   el   ganarse   la   vida  constituye un aspecto central de la vida de las personas  'algunas observaciones pueden ser formuladas acerca   de él... y pueden encuadrarse estimaciones numéricas   tales como la cantidad de dinero o poder general de   compra  [general purchasing power]  que se requieren  para generar un motivo suficiente para acceder a ellos'  [Marshall] (WEISSKOPF, p.167). 

En   Marshall   el  relativismo  ético   es   palmario   y   esto   posee   una  significación especial en su relación con la significación ética de la función de  maximización   de   utilidad.  En   este   modelo,  «la   utilidad   es   tenida   por   ser  maximizada», pero no se proveen criterios para distinguir entre aquello que es  útil y aquello que no lo es, o entre aquello que es bueno de aquello que no lo  es   ¿Asume   con   esto   la   economía   moderna  «la   aleatoriedad   de   los   fines»  [randomness  of  ends]  de Talcott Parsons?  (The  Structure  of  Social  Action,  p.59)  (WEISSKOPF;  p.169).  Si  así  fuera,  habría  que  convalidar  ­al  menos  parcialmente­   la   tesis   de   Alain   Marciano   de  Éthiques   de   l'économie  que  sostiene que la teoría económica contemporánea se inscribe by default en una  corriente que postula la existencia «de una ciencia social éticamente neutra;  disociada  de  cualquier   juicio  valor»;  de   una   ciencia  dégagée  que  por   esto  mismo recupera la distinción humeana entre faits et valeurs... «entre lo que es  y   lo   que  debe   ser,   dando   con   la   imposibilidad   ­en   la   que   concluye­   de  formular juicios éticos a partir de premisas fácticas» (MARCIANO, p.10)59.  Marciano cuestiona con esto, entre otras cosas, el ámbito o scope de la teoría  económica; es decir, un tema que sería particularmente delicado incluso para 
59 MARCIANO; A.: Éthiques de l'économie: introduction à l'étude des idées économiques; De  Boeck Université, 1998; Paris­Bruxelles.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

50

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

51

autores nodulares como Ludwig von Mises; quien caracterizará a la economía  como «la  más joven de todas  las ciencias»[unter allen Wissenschaften die   jüngste] y como una disciplina oscilatoria que «a partir del descubrimiento de  la   regularidad   en   la   secuencia   e   interdependencia   de   los   fenómenos   de  mercado   iría   más   allá   de   los   límites   de   los   sistemas   tradicionales   de  aprendizaje»;  generando  asociaciones   interdisciplinarias   que   incluirían   a   la  Lógica,   la  Matemática,   la  Psicología,   la  Física,   la  Biología   y   las   ciencias  cognitivas60.   Para   Mises,   la   teoría   económica   moderna   dará   lugar   a   la  Praxeologie, fenómeno emergente en la evolución de la teoría económica que  tendría que dar por resultado ­de acuerdo al  desiderativum  de von Mises­ la  conformación de una teoría integrada o general de la acción humana. 
60 Para autores como Hardt hubo un giro cognitivo [cognitive turn] en economía que coincide  cronológicamente con la emergencia de la teoría de los costos de transacción (TCE) y  también  con   el  boom  de   los   microprocesadores   manufacturados   por   Intel.     En   economía   hablamos  básicamente de la contribución de Oliver Williamson quien ­de acuerdo a Hardt­ reconcilia a la  escuela neoclásica con la teoría organizacional desarrollada por Herbert Simon, de orientación  behaviorista,   institucionalista   y   crítica   respecto   de   las   simplificaciones   de   la  mainstream  Economics, básicamente, la Chicago School of Economics gestada en torno a las investigaciones  pioneras de Jacob Viner y Frank Hyneman Knight.     De acuerdo a Hardt, el desarrollo de la  TCE   se   ocuparía   hasta   finales   de   la   década   del   80   del   tratamiento   de   las   externalidades  negativas de las firmas, presentadas como costos transaccionales (transaction costs). A partir de  1990 se enriquecerían las investigaciones en esta dirección, con el desarrollo de una literatura  llamada  'literatura  de  modularidad'  y  en  la  que  se  alteraría  la  comprensión  semántica  de  la  noción  de  costo  de  transacción.   Es  a  partir  de  este  punto  que  se  plantea  un  segundo  giro  cognitivo en la historia de la teoría económica: «la firma no es más vista como algo que implica  la   existencia   de   costos   negativos,   sino   tamién   como   un   agente   productor   de   conocimiento  positivo» [the firm is no longer only seen as an avoider of negative costs but also as a creator of   positive knowledge]. Los costos transaccionales en economía subyacen a la emergencia de una  economía de los costos de transacción asociada a la irrupción de este segundo giro cogntivo que  conduce a los modelos organizacionales behavioristas de Simon de 1955. Si bien poseen una  historia de larga data, no es menos cierto que como disciplina diferenciada comienza a existir a  partir de este punto en el que, entre otras cosas, se modificaría la comprensión de la noción de  fricción  (friction). La metáfora está fuertemente conectada a la metáfora ulterior del mercado  como   una   máquina   cuyas   desviaciones   de   un   funcionamiento   ideal   vienen   dadas   por   la  existencia de fricciones. De esta manera el estudio del pasado de la Economía de los costos  transaccionales (TCE) se encuentra guiada por tales metáforas y en particular por la de «fricción  mecánica».   «El pasado  de la  TCE  nunca estuvo encapsulado  en un  programa particular  de  investigación determinado, sino más bien en una serie de intentos espásticos para conferirle a la  idea   elemental   de  intercambio   costoso  una   contraparte   operacional.   Por   siglos   esta   idea  elemental   fue   conceptualizada   como   costo   de   transporte   (por   ejemplo,   en   la  Política  de  Aristótles o en Smith (1776). En el siglo XIX Menger introduciría el concepto de fricción en sus  Fundamentos de economía política; obra en la que observa la formación de dificultades en los  procesos de composición de los precios.  La creciente popularidad  de  la  metáfora  friccional  proveería   de   un   concepto   verdaderamente   útil   para   la   explicación   teórica   de   modelos   con  inclusión de fallos. Este sería el caso de la   economía monetaria a principios de siglo XX,  cuando algunos economistas comenzaran a considerar por qué las personas prefieren retener  dinero en efectivo en lugar de activos rentables. Sería John Hicks el primero en oponerse a las  explicaciones   inspiradas   en   metáforas   friccionales:   'La   más   obvia   fuente   de   fricción,   e  indudablemente una de las más importantes de todas, es el costo de trasnferencia de activos de  uno a otro' (Hicks)»[Transaction cost Economics (TCE) has a long past since what we generally   speak of as ‘transaction costs’ have been present in economic discourse for centuries. The past   of TCE is rich in metaphors describing the idea of transaction costs, but the one with the most   profound impact on the later development of TCE was the notion of 'frictions'. That metaphor is   strongly connected to the further metaphor of the market as a machine whose deviations from   ideal functioning is characterized by frictions (e.g., Léon Walras [Théorie mathématique de la   richesse sociale] 1893).  Therefore, the study of the past of TCE is guided by the study of its   metaphors and particularly that of mechanical  friction. The past of TCE was not encapsulated   in a particular research program, but rather in uncoordinated attempts to give the elementary  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

51

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

52

        capítulo 4             5.4.1. Ziliak­McCloskey: significancia estadística

Ziliak­McCloskey(2008) plantean que hay  una  pregunta científica 
par excellence que es la pregunta por la cantidad, por el cuánto (how much?)  (ZILIAK­McCLOSKEY,p.4)   y   que   para   responderla   se   requiere   la  implementación de métodos estadísticos  que  determinen las  probabilidades  matemáticas de ocurrencia de los fenómenos puestos en consideración en las  investigaciones científicas. De acuerdo a este enfoque existen ciertos tipos de  eventos   que   son   científicamente   relevantes  y  ­también­   estadísticamente  significativos. Se afirma que un evento  e  ­definido como un  «subconjunto  particular  del  espacio  muestral  sobre   el  que   se   trabaja»­     es  significativo  desde   un   punto   de   vista   estadístico   si   resulta   inusual   [unlikely]   que   haya  ocurrido par hasard. 
El   nivel   de   significancia   de   un  test  es   el   concepto  estadístico   frecuentista   tradicional   de   testeo   de   una  hipótesis el cual consiste en la interpretación del índice  que determina la probabilidad de ocurrencia de un evento  como  el  límite  de su  frecuencia relativa  en  un extenso  número de registros [trails]61 (ZILIAK­McCLOSKEY;  p.9) (sub.mío)62. 

 La concepción de la ciencia que proponen Ziliak­McCloskey es hasta  cierto punto similar a la que uno puede identificar en el Heisenberg de  Das   Naturbild der heutigen Physik (1955); quien observababa cómo, a partir de las  investigaciones   de   Planck   de   los   fenómenos   radiactivos,   se   fortalecería   la 
idea of 'costly exchange' an operational counterpart. For centuries that elementary idea had   been conceptualized as just costs of transportation (e.g., Aristotle’s Politics and Smith’s Wealth   of nations). Then, in the nineteenth century, Menger introduced the concept of friction into his   Grundsätze der Volkswirtschaftslehre where it stands for various difficulties in the process of   price formation. The growing popularity of the friction metaphor made it a useful concept for   explaining given theoretical model’s failures (Klaes 2000a). That was the case for example in   monetary Economics at the beginning of the twentieth century, when economists considered   why people hold onto cash rather than profitable assets. It was John Hicks who first disagreed   with general friction­based explanations: The most obvious sort of friction, and undoubtedly   one of the most important, is the cost of transferring assets from one form to another ] (Hicks  1935, 6). (HARDT; p.1­2) (HARDT, Ł .:  The History of Transaction Cost Economics and its   Recent Developments; University of Warsaw; Polish Academy of Sciences; Erasmus Journal for  Philosophy and Economics, Volume 2, Issue 1, Summer 2009, pp. 29­51; http://ejpe.org/pdf/2­1­ art­2.pdf ).­  61  «Para cualquier evento solo una de estas dos posibilidades puede suceder: el evento ocurre o  no. El nivel de significancia es usualmente representado por el carácter griego  α  (alpha). Los  niveles populares de significancia son 5%, 1% y 0.1%. Si un  test  de significancia retorna un  valor­p  que sea menor al del valor del nivel  α, la hipótesis de nulidad es rechazada. Tales   resultados   son   informalmente   tenidos   por   estadísticamente   significantes.   Por   ejemplo,   si  alguien argumenta que «sólo existe una chance entre mil posibilidades de que esto haya podido  ocurrir por mera coincidencia» un nivel 0,1% de signficancia estadística está siendo implicada  en   la   inferencia.   A   menor   nivel   de   significancia,   mayor   nivel   de   evidencia»  (ZILIAK­ McCLOSKEY; p.9).    62 ZILIAK, S­McCLOSKEY, D.: The Cult of Statistical Significance: How the Standard Error   costs us Jobs, Justice, and Lives, Ann Arbor, The University of Michigan Press, 2008.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

52

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

53

creencia de la neue Physik ­v.g. Mecánica cuántica­ en el carácter estadístico  de las inferencias científicas63. Es en función de este contexto epistemológico  que   Ziliak­McCloskey   plantean   que   «la   significancia   estadística   es   un  subconjunto de métodos estadísticos […] que constituye un subconjunto de la  inducción» [a subset of induction] y  que ha sido considerada como una forma  de preguntar por el  si  algo existe o no (the question of whether) y en otros  casos por el  cuánto. Consideran que, en todo caso, la  statistical significance  «hizo metaśtasis» y que, como una consecuencia de esta tendencia, entrarían  en boga conceptos como los de  desviación estándar  (standard deviation)   o  error  estándar  ­utilizado en la actualidad para  determinar, por ejemplo,  el  conocido coeficiente de corrupción institucional CPI (Corruption Perceptions   Index) de Transparency International (TI).    Muchos  científicos  utilizan  la  significancia  estadística  para  'testear'  una hipótesis ­pongamos por caso, la hipótesis de que los cometas proceden  del   exterior   del   sistema   solar­.   Así   es   como   la   significancia   estadística  funciona  también como un «subconjunto de técnicas de testeo».  Ziliak­McCloskey   proponen   que   las   proposiciones   científicas   sean  confrontadas   cuantitativamente,   es   decir,   que   se   desarrolle   una   técnica   de  testeo diferente al test de significancia:   
El   problema   que   estamos   subrayando   es   que   el   así   llamado   «test   de  significancia estadística» no responde de hecho a la pregunta científica  por  lo cuantitativo. El  test  de significancia científica no es un  test  de  naturaleza científica. Es un test filosófico, cualitativo. No pregunta por el  cuánto   .   Pregunta   en   cambio   si   algo   existe   o   no.   La   pregunta   por   la  existencia   es   ciertamente   interesante.   Pero   no   es   en   todo   caso   una  pregunta   científica.   La   pregunta   por   si   algo   existe   o   no   es   estudiada  sistemáticamente   en   los   departamentos   de  Filosofía,  Matemática   o  Teología […] El punto que cuenta para la ciencia consiste en llegar a  determinar   un   tamaño.   La   ciencia   real   depende   del   tamaño,   de   la  magnitud. Los departamentos de  Física,  Economía,  Ingeniería,  Historia, 

63  «A pesar de que a partir de Gibbs y Boltzmann la insuficiencia del conocimiento de un  sistema ha quedado incluida en la formulación de las leyes matemáticas, la Física permaneció  fiel al determinismo hasta el célebre descubrimiento con que Max Planck inció la teoría de  cuantos. Lo que halló Planck en sus investigaciones sobre la teoría de la radiación no fue por lo  pronto más que un elemento de discontinuidad en los fenómenos de radiación. Demostró que  un átomo radiante no despide su energía continua sino discontinuamente, a golpes. Esta cesión  discontinua y a golpes ­y con ella todas las concepciones de la teoría atómica­ conduciría a  admitir la hipótesis de que la emisión de radiaciones constituye un fenómeno estadístico. Pero  no fue sino al cabo de un cuarto de siglo que se manifestó que la teoría de cuantos obligaba a  formular   toda   ley   precisamente  como   una   ley   estadística,   y   por   ende   a   abandonar   ya   en  principio el determinismo. Desde las investigaciones de Einstein, Bohr y Sommerfeld, la teoría  de Planck ha demostrado ser la llave que permite abrir la puerta del entero dominio de la física  atómica.  Con ayuda del modelo atómico de Rutherford  y  Bohr  se  han  podido  explicar  los  procesos químicos, y desde entonces la química, la física y la astrofísica se han fundido en una  unidad»  (HEISENBERG, W.:  La imagen de la naturaleza en la física actual  [Das Naturbild   der   heutigen   Physik]  (1955)  Planeta­Agostini,   1993,   p.32,   sub.   mío.­   El   distanciamiento  epistemológico   del   determinismo   clásico   que   llegaría   hasta   Einstein   se   manifestaría,   por  ejemplo, en la confianza en un universo ordenado y organizado ­tomando un registro de Eco­ ,  «un   universo   en   el   cual   discontinuidad   e   indeterminación   pueden   desconcertarnos   con   su  aparición súbita, pero que, en realidad [...] no presuponen un Dios que juega a los dados, sino el  Dios de Spinoza que rige el mundo con leyes perfectas. En este universo, la relatividad está  constituida   por   la   infinita   variabilidad   de   la   experiencia,   por   la   infinidad   de   medidas   y  perspectivas   posibles,   pero   la   objetividad   del   todo   reside   en   la   invariabilidad   de   las  descripciones formales simples (de las ecuaciones diferenciales) que establecen la relatividad  de las medidas empíricas» (ECO, U.: Obra Abierta [Opera Aperta, 1962], Ariel, 1985, p.95.­  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

53

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

54

Medicina y demás intentan estudiar actualidades y posibilidades reales  cuantitativamente  (ZILIAK­McCLOSKEY,p.4)64.  

5.4.2.

Lazear y la teoría de la cooptación: imperialismo económico

proceso de cooptación expansiva del  domicilium de las ciencias sociales por  parte  de la  teoría  económica,  al  que  denomina   «imperialismo económico»  [economic imperialism]. Este proceso viene dado por los siguientes factores:  (i) «la Economía no es 'sólo' una ciencia social, sino una ciencia 'genuina' que,  al   igual   que   las   ciencias   naturales,   utiliza   una   metodología   que   produce  implicaciones refutables/corroborables a las que se encuentra en condiciones  de  testear  y refutar  via  razonamientos por  modus tollens  utilizando técnicas  estadísticasvsólidas»(LAZEAR;   p.99)65.   Además   (ii)   los   economistas  profesionales   utilizan   el   'constructo'   (construct)   del   individuo   racional  maximizador de utilidad y adhieren por defecto a la tesis de la importancia  significativa de la existencia de equilibrio; finalmente (iii) la focalización en  la cuestión de la eficiencia (efficiency) hizo de la economía una disciplina  científica rigurosa que releva la emergencia de problemas que otras ciencias  sociales   (Sociología,  Antropología,  Demografía,  Psicología)   no   toman   en  consideración,   lo   cual   amplía   el   espectro   de   cobertura   de   la   primera   en 
64 Es por esta razón que un historiador de la ciencia como Hilts escribiría que «la introducción  de   técnicas   estadísticas   en   las   ciencias   sociales   representaría   una   de   las   innovaciones  metodológicas más significativas en todas las que se pusieron en praćtica en la ciencia del siglo  XIX». Sin embargo, a partir de las contribuciones de Ronald Fisher, pasando por Galton y  Pearson,   las   ciencias   estadísticas   comenzarían   a   formular   preguntas   de   carácter   filosófico  acerca de la existencia o no de cierto tipo de entidades. «La cuestión por el si algo existe o no  carece, como lo ha observado John Dewey, de significación científica. Siendo 'exclusivamente  teórica' le impide llegar a ser de interés científico, puesto que no constituye ninguna diferencia  en   la   práctica»   (ZILIAK­McCLOSKEY,p.6).   Es   fácil   refutar   este   argumento   con  contraejemplos de la astrofísica, disciplina científica para la que la pregunta por la existencia o  no de nuevos cuerpos celestes constituye una diferencia significativa que está lejos de carecer  de interés científico y de utilidad social. «La sustitución de la existencia por la magnitud fue un  gran error.  Cualquier ciencia  que se  ocupe de  magnitudes responde al  cuánto,  o  al menos  debería hacerlo[...].  Sin embargo la medicina, la economía y otras han dejado de preguntar  cuanto, especialmente en los  ámbitos académicos  [...]  creen estar interesados en cuestiones  cuantitativas cuando se ocupan de qué es realmente un número en el mundo. Sin embargo su  manera   de   determinar   lo   que   realmente   sea   un   número   ­via  significancia   estadística   o  insignificancia­ y la diferencia que genera, no les proporciona la respuesta correcta; entre otras  razones porque  «encajar no es lo mismo que ser importante»  [fit is not the same thing as   importance]  (ZILIAK­McCLOSKEY,   p.7).  «En   realidad   la   significancia   estadística   es   una  filosofía de la mera existencia» [a philosophy of mere existence]. Considerada desde un punto  de   vista   filosófico   constituye   una   construcción     precaria,   entre   otras   razones  «porque   la  significancia estadística no se ocupa de nada que tenga que ver con la extensa lista de fuentes  de error exteriores a las muestras  [non­sampling sources of error]  tales como confundir los  efectos». La whether question es la pregunta que exige la respuesta binaria por el sí o por el no  y sus concomitantes condicionales derivados. Recuerda en esto a Nietzsche, cuando menciona  el caso en que se es asediado por quienes esperan de uno un sí o un no. («Voll von feierlichen   Possenreissern ist der Markt ­und das Volk rühmt sich seiner grossen Männern! das sind ihm  die Herrn der Stunde. Aber die Stunde drängt sie: so drängen sie dich. Und auch von dir   wollen sie Ja oder Nein»). NIETZSCHE, F.: Also sprach Zarathustra. Ein Buch fuer alle und   keinen, 1883­85, Von den Fliegen des Marktes, De las moscas del mercado, en Werke, Kritische  Gesamtausgabe, Herausgegeben von G. Colli u. M. Montinari, sechste Abteilung, Erster Band,  Walter de Gruyter, 1968, p.61.­ 65  LAZEAR, P.:  Economic Imperialism; en The Quarterly Journal of Economics, February  2000.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Lazear,  desde  la  Universidad  de   Chicago,   defiende  la  tesis  de   un 

54

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

55

detrimento de la totalidad de las segundas. En esta concepción de la economía no habría lo que Maurice Dobb  (1975) denominó  el así llamado «'elemento ideológico' en teoría económica»  (DOBB;   p.2)66.  En   efecto,   si   Lazear   tuviera   razón,   habría   tanta   carga  ideológica en la  rational choice theory  como en la teoría de conjuntos de  Cantor.  In fine el planteo de Lazear es el siguiente:  
La Economía ha tenido éxito porque, sobre todo, es una  ciencia.   La   disciplina   enfatiza   el   comportamiento  racional,   la   maximización,   los   intercambios   y   la  sustitución,   insistiendo   en   modelos   resultantes   en  equilibrio.   Los   economistas   se   ven   empujados   a  indagar más allá de su ámbito convencional debido a  que   comprenden   el   significado   del   concepto   de  eficiencia. Debido a que la  Economía se concentra en  la cuestión de la maximización, del equilibrio y de la  eficiencia, el campo ha derivado muchas implicaciones  materiales   que   son   testeables,   refutables   y  frecuentemente reforzadas por la evidencia. El objetivo  de   la   teoría   económica   consiste   en   unificar   el  pensamiento [económico] y proveer de un lenguaje que  pueda   ser   utilizado   en   una   variedad   de   fenómenos  sociales.   Los   economistas   imperialistas   más   exitosos  fueron   aquellos   que   echaron   luz   sobre   cuestiones  externas a las tenidas por 'tradicionales'. El hecho de  que se hayan realizado esfuerzos tan efectivos en tantas  direcciones   demuestra   el   poder   que   posee   la  Economía67.   

En gran medida el éxito de la teoría económica se desprende tanto del  rigor y de la relevancia que la teoría económica posee como de su nivel de  abstracción y generalidad (LAZEAR; p.99). Al principio, es decir, en tiempos  de Smith y de los fisiócratas, la teoría económica no era distinta de otras  ciencias, o incluso de lo que vagamente se conocía en Inglaterra como moral  philosophy;  mas  en  los   últimos  cuarenta  años  ­desde  1960 en adelante­  la  economía  se ha expandido y  sofisticado metodológicamente,   jerarquizando  con esto su status epistemológico y ampliando su área de influencia al interior  de la división del trabajo intelectual.  El  boom  de la teoría económica deriva del hecho de que posee un  lenguaje riguroso que permite la emergencia de conceptos complejos, pero  también   de   un   modo   simple   de   expresarlos.   La   tensión   entre   niveles   de  abstracción   y   niveles   de   especificación   está   tan   bien   controlada   como   la 
66 DOBB, M.: Theories of Value and Distribution Since Adam Smith: Ideology and Economic   Theory, Cambridge University Press, 1975.­ 67 «Economics has been successful because, above all, Economics is a science. The discipline  emphasizes rational behavior, maximization, trade­offs, and substitution, and insists on models  that result in equilibrium. Economists are pushed to further inquiry because they understand the  concept of efficiency. Because Economics focuses so intently on maximization, equilibrium,  and   efficiency,   the   field   has   derived   many   implications   that   are   testable,   refutable,   and  frequently  supported by  the data.  The  goal of  economic theory  is to unify  thought  and to  provide a language that can be used to understand a variety of social phenomena. The most  successful economic imperialists have used the theory to shed light on questions that lie far  outside those considered traditional. The fact that there have been so many successful efforts in  so many different directions attests to the power of Economics» (LAZEAR; p.136).  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

55

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

56

tensión  entre  complejidad  conceptual  y  sencillez  terminológica  (LAZEAR;  p.99). Hay un punto de origen de la teoría económica que viene dado por el  rational individual  maximizador de utilidad de la CCTh y de la RCTh. El  énfasis   que   la   teoría   económica   confiere   al   principio   de   maximización   de  utilidad es altamente importante y ha permitido la emergencia de predicciones  ajustadas.  «Cuando   se   asume   que   los   individuos   intentan   maximizar   algo,  existe una respuesta comportamental bien definida y predecible a cualquier  estímulo que puede ser derivada». Hay corolarios observables del axioma de  maximización que conduce a observar que siempre hay trade­off . «La idea de  que no hay almuerzo gratuito es central en economía».  El simple concepto de costo de oportunidad subyace en gran medida a  la capacidad expansiva de la teoría económica. Y esto es algo que no sucede  con   otras   ciencias   sociales.   No   así,   la   economía   se   expande   de   un   modo  similar a cómo la física lo hizo alguna vez, en tiempos del giro newtoneano.  Al   igual   que   la   mecánica   clásica,  «la   teoría   económica   considera   que   el  concepto de equilibrio es un concepto central ».  Así es como el concepto de  optimalidad   de   Pareto  es   un   concepto   que   se   encuentra   igualmente   bien  definido y que permite desarrollar un enfoque axiomático hacia cuestiones  hacia las que otras disciplinas tienen vedado el acceso (LAZEAR, p.102). El  poder   de   la   teoría   económica   radica   en   su   rigor,   el   cual   permite   la  implementación del método hipotético deductivo al interior de la disciplina.  Este método permite que se formulen teorías refutables; que sean testeadas y  revisables   a   partir   de   ciertos   niveles   de   evidencia   disponibles(LAZEAR,  p.103).  El  análisis  económico  posee  una  capacidad  heurística  significativa,  derivada de la posibilidad de formular hipótesis contrafácticas al momento de  hacer   análisis   o  de  revisar   la   historia   económica.   Si   la   economía   presenta  puntos   débiles,   estos   tienen   que   ver   con   la   tensión   entre   abstracción   y  simplificación. Para Lazear la economía ha sido imperialista ab initio y este  imperialismo tuvo éxito(LAZEAR, p.104).  
Los   economistas   pueden   penetrar   algunos   conceptos  standard  utilizados   en   teoría   de   la   producción   para  extender los límites [boundaries] de la economía. Esto  puede realizarse de pocas maneras. En primer lugar, la  cualidad de los factores de producción puede ser vista  como endógena. La aplicación más directa de este tipo  de pensamiento habilitó la economía de la educación.  En   segundo   lugar,   la   naturaleza   de   las   interacciones  entre varios agentes puede ser modelizada y estudiada  […] La célebre aserción de Alfred Marshall según la  cual   no   es   tarea   del   economista   decirle   al   cebador  cómo es que tiene que hacer su cerveza es menos cierta  en   el   presente   que   en   los   tiempos   en   los   que   fue  acuñada […] Los economistas del presente entienden  que su tarea actual consiste en entender cómo emergen  distintas   tecnologías  e   interacciones  productivas  […]  La noción de acuerdo a la cual las firmas simplemente  maximizan ganancias ya no es más satisfactoria. Los  economistas ahora quieren saber  cómo  es que esto se  produce. Cuál es el método utilizado para monopolizar  un   mercado   (sic)  y   escoger   qué   productos   producir  (LAZEAR; p.116)    

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

56

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

57

Definido   como  «la   expansión   de   la   economía   hacia   tópicos   que  exceden   el   ámbito   tradicional   de   trabajo   de   la   economía,   ­i.e.   teoría   del  consumidor, teoría de la firma, actividad macroeconómica­»  este proceso de  expansión   que   supone   este  trend  imperialista   de   la   teoría   económica  contemporánea   ha   llegado   al   punto   de   tratar   de   determinar   y   explicar   el  comportamiento   social   desde   herramientas   heurísticas   diferenciales   o  privativas   ­v.g.   Gary   Becker,  The   Economic   Approach   to   Human   Behavior(1976)­ (LAZEAR, p.103)68. Este reduccionismo economicista se ha  asentado históricamente en casos  tan aparentemente significativos como la  expansión   en   Malthus   hacia   la   demografía   con   el   establecimiento   de   una  correlación inversamente proporcional entre las variables población e ingreso  (LAZEAR;p.107)69. Con las investigaciones de Gunnar Myrdal (1944), a su  vez,   se  desarrollarían  modelos   endógenos   de   discriminación  y  segregación  económica   trabajando  la   hipótesis   de   un  self­reinforcing  equilibrium  en  la  economía   estadounidense70.   Desde   la   historia   de   la   economía   política   se  observa un grado de conexión que siempre ha existido, aunque no tenga nada  que   ver   puntualmente   con   el   imperialismo   económico.   La   economía  imperialista en realidad se caracterizaría por este distanciamiento de su patria  putativa,   la   economía   política   'clásica'   de   Paul     Samuelson   (1948).   Si   en  tiempos de los mercantilistas o de los fisiócratas o incluso de Adam Smith  parecían   inseparables,   la   teoría   económica   se   ha   distanciado   de   la   teoría  política y esto no ha anulado la posibilidad de que algunos politólogos utilicen  teoría   de   juegos   o   la   lógica   de   la   maximización   que   impera   en   teoría  económica   o   ciertos   modelos   de   equilibrio   en   el   análisis   de   situaciones  políticas (LAZEAR; p.136). 
5.4.3. El registro de Lilienfeld de la Teoría general de sistemas (GSTh)

68  «Gary Becker es, con seguridad, el economista que más se ha esforzado en expandir los  límites de la Economía hacia otras ciencias sociales, particularmente hacia la sociología.A lo  largo de su carrea Becker ha reafirmado la capacidad de la economía, con su presunción de un  individuo rational y maximizador, para la explicación de fenómenos sociales que caían bajo el  dominio de la sociología»   [Gary Becker is surely the economist who   has done the most to   expand the boundaries of Economics into the   other social sciences, particularly sociology.   Over his career Becker has reasserted the ability of Economics, with its assumption of rational,   maximizing   behavior,   to  explain   social   phenomena   that   were   in   the   purview   of   sociology]  (LAZEAR; p.105).  69 «Malthus discutió el atraso del matrimonio, la abstinencia y otros métodos que pudieran ser  utlizados para reducir el crecimiento de la población. El modelo de Malthus fue muy exitoso al  explicar   hechos   que   fueron   prevalecientes   en   su   tiempo,   pero   la   teoría   no   funcionó  correctacmente para explicar los patrones de crecimiento demográfico del siglo XX»  [Malthus  discussed  delayed  marriage,     abstinence,   and  other   methods   that   could  be   used  to  reduce   population  growth  [….]  Malthus’   model   was  quite  successful  at  explaining     the   facts  that   prevailed during his time,  but the theory did not do   so well in explaining the population   patterns of the twentieth  century] (LAZEAR; p.107).  70  MYRDAL, G.:  An American Dilemma  (1944). «El trabajo de Myrdal generó un modelo  endógeno  para  medir  la  discriminación   y   discutió   sobre   un   modelo   de   auto­reforzamiento.  Argumentó   que   los   siguientes   tres   factores,   esto   es,   bienestar   económico,   inteligencia   y  permanencia  en   el  sistema  educativo   y  la   discriminación   por  parte   de  los   blancos  estaban  relacionadas.   Cualquiera   de   estas   tres   daría   lugar   a   la   emergencia   de   las   restantes   dos».  [Myrdal’s   work made tastes for discrimination endogenous and discussed a self­reinforcing   equilibrium. He argued that three factors, namely, economic well­being, ex post intelligence   and  educational attainment, and discrimination by whites were linked. Any one would give rise   to the other two] (LAZEAR, p.107).
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

57

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

58

           as pretensiones expansionistas de la teoría económica replicarían el  intento de la GSTh; la cual afecta a la teoría económica y a la que rebasa en  cuanto a su  extensión  o  superficie de injerencia.  Robert Lilienfeld relevaba  en   una   publicación   de   1984   la   emergencia   del   pensamiento   sistémico   en  disciplinas separadas que eran las siguientes: la filosofía biológica de Ludwig  von    Bertalanffy Bertalanffy    su    concepto    de    sistema    abierto,    las  investigaciones   en cibernética de Norbert Wiener y en el trabajo de W. Ross  Ashby sobre máquinas, el desarrollo de las nociones de retroalimentación y  automación, la teoría de la información y de las comunicaciones desarrollada  por   Claude   ShannonWarren   Weaver   en   la  Mathematical       Theory       of   Communication     (1948),     la     investigación   de operaciones, la teoría de  juegos de von Neumann y Morgenstern y «algunas técnicas de simulación  computarizada   de   procesos   sociales   y   ambientales   propuestas   por   Jay  Forrester entre otros»71.    Algunos     teóricos     de     sistemas llegarían     a     la     economía     a  través     de     la     síntesis     de     elementos     de     filosofía mecanicista y  positivista,   planteando   el   filosofema   elemental   del   mundo   como  organización  (a   veces,   con   un   fuerte   énfasis   adicional   en   la   noción   de  jerarquía).Tomarían como punto de referencia la obra de los precurseurs del  movimiento   ­como   Lawrence   J.   Henderson,   Walter   B.   Cannon   o  especialmente   el biólogo austríaco Ludwig von     Bertalanffy­.     De     las  contribuciones   de   estos precursores de la GSTh surgiría, por ejemplo, «la  insistencia por comprender los procesos sociales en términos de sistemas» o  el   énfasis   en   el   desarrollo   de   las   nociones   de  homeostasis  (Cannon)   y  equilibrio  (Henderson)   ­concepto  clave  de   la   teoría   general   del   equilibrio  competitivo (GETh)72.
71 LILIENFELD,   R.:    Teoría   de   sistemas    [The   Rise   of   Systems   Theory.   An   Ideological   Analysis, 1984], trad. De E. Cosacov (CEPAL), Trillas, México, Introd. p. 9.   72  The Wisdom of the Body  (1932): De acuerdo a Lilienfeld el tema principal del libro de  Cannon se reducía al esclarecimiento conceptual de la noción de  homeostasis: para Cannon  «existen en el organismo una variedad de mecanismos que mantienen niveles fijos de azúcar,  proteínas,   grasas   y   calcio   en   sangre;   así   como   una   adecuada   cantidad   de   oxígeno   y   una  temperatura   corporal   constante;   si   bien   la   homeostasis   es   una  condición  sujeta  a  variación, se mantiene relativamente estable [...] En su parte final: Epílogo. Relaciones entre la  homeostasis biológica y social, Cannon extrapola de lo biológico a lo social: ¿Acaso no existan  principios generales de estabilización?  [...]  ¿No sería interesante un estudio comparado de los  procesos de estabilización? ¿No sería provechoso examinar otras formas de organización como  la social, doméstica o industrial a la luz de la organización corporal?» (CANNON, loc. cit. p.  305 en LILIENFELD, p.29). Henderson de su parte desarrollaría la noción de organización via  autorregulación,   introduciendo  un  componente  teleológico  que  planteara  la  'homología'  del  equilibrio del  body social  con el estado de sanidad del cuerpo individual. Para Lilienfeld, en  una de las conferencias de Henderson   conocida   como  'Sociología   del   23'  «se   da   a   conocer   la   inclinación   de   los pensadores de sistemas por discutir a partir de diagramas  geométricos y simples fórmulas matemáticas».   En   efecto,   Henderson   explicaba   que  «en  un   sistema   social   todos   los factores (personas, intereses, residuos, etc) son mutuamente   dependientes o interactivos. Para     aclarar     nuestras     ideas,     consideremos     un     sistema  mecánico   relativamente   simple. Probablemente estemos razonando mediante analogías, pero  no es así. Por el contrario, razonaremos   lógicamente   a   partir   de   premisas   establecidas  anteriormente,     porque     la formulación matemática necesaria para describir este sistema es  formalmente   idéntica   a   la   que   se   necesita   para   describir   el   sistema   social   análogo»  (HENDERSON,     loc.   cit.       en   LILIENFELD,   p.27).   El   pasaje   es   interesante   porque   para  Henderson   no   se   trataría   de   una   mera     analogía;       también,       porque       compartiría       la   convicción   respecto   de   la   utilidad Bertalanffy conveniencia de la formalización y de la 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

L

58

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

59

         Bertalanffy  de su parte planteará el concepto de sistema abierto a lo  largo de tres publicaciones separadas por dilatados intervalos temporales que  se inician en la década de 1930. Un elemento relevante en la presentación de  la teoría general   de   sistemas   (GSTh)   consiste   en   afirmar   que   los  teóricos   de   sistemas presentarían   a   la   sociedad   como   cierto   tipo   de  sistema  que   parte   de   algunas directrices conceptuales que Lilienfeld  puntualmente radica en la combinación sincrética de  elementos de filosofía  social comteana,   elementos   empiristas   lockeanos Bertalanffy   humeanos,   algunos     aspectos     de     la   filosofía   del     lenguaje     desarrollada   por  Wittgenstein,   Carnap,   Whorf   y   Quine   (i.a.)   y  «de   algunos   desarrollos   en  lógica   estadística   y   actuarial»   (LILIENFELD,p.13).   Von   Bertalanffy  puntualmente   desarrollaría el concepto de sistema abierto a lo largo de tres  publicaciones que se iniciarían en la década del treinta y que relevan  entre  otros el hallazago de «leyes de sistemas biológicos donde hay subordinación  de       las       partes   Bertalanffy       los       procesos       componentes»  (BERTALANFFY,1933, p.65)73.      La teoría general de sistemas de von Bertalanffy es general porque  postula la tesis generalista de una  Einheit der Wissenschaft  y porque tuvo  propósitos expansivos. Desde ahí es que von  Bertalanffy   plantearía   una  crítica   al   reduccionismo  en   términos  del relevamiento de sistemas de los  que se ocuparía una teoría general que definiría a los   organismos     como  sistemas    abiertos;    abriendo   con   esto   un   campo   de investigación  independiente que «representara una divergencia con   los   conceptos   de   la  física      clásica,      que      principalmente      consideró      sistemas  cerrados»  (LILIENFELD, p.33). No así, la teoría general de sistemas relevaría otro tipo  de campo, planteando la identidad existente entre las características generales  del  steady   state   de   los   sistemas   abiertos   con   las  del metabolismo  orgánico:       «las       características       básicas       de       la       autorregulación  constituyen propiedades generales de un sistema abierto» (BERTALANFFY
simplificación que tuviera su admirado Vilfredo Pareto  al igual que Henderson  simpatizante  'superficial' (Lilienfeld) del corporativismo organicista fascista.   73    De acuerdo a Lilienfeld «gran parte del libro Modern Theories of Development se basó en  la discusión de un trabajo de biología experimental destinado a demostrar que los organismos  o las células pueden corregir las interferencias producidas experimentalmente y   desarrollarse  completamente   como   organismos.   Así ,  al   transplantar   rebrotes generativos de la cola de  una salamandra acuática a una pata, no se origina una cola, sino una   pata   (BERTALANFFY,  p.119)     Ninguna     de     las     leyes     físicas     pueden     explicar tal fenómeno.     Bertalanffy  concluye     que     niveles     de     organización     superior   implican leyes nuevas que no son  deducibles de leyes apropiadas a niveles inferiores» (en LILIENFELD, p.32)  74 BERTALANFFY, L.: La teoría de sistemas abiertos en física y en biología, Science, vol.  III (1950) pp.23­2 9. «Las   características   del   estado   constante   son   exactamente   las  del   metabolismo orgánico... Se da primero la conservación de una relación constante de los  componentes  en  un  flujo  continuo  de  materiales.   En  segundo  término,   la  composición  es  independiente   deBertalanffy       mantenida       constante     dentro       de     una       variedad       de   materiales     introducidos;     esto corresponde al hecho de que aun con una dieta variable de  diferentes proporciones la composición   del   organismo   permanece   constante.   En   tercer  lugar,     luego     de   una perturbación     o   estímulo,     el     sistema     restablece     el     estado   constante.      De     este     modo,      las características     básicas     de     la     autorregulación   constituyen   propiedades   generales   de   un sistema   abierto»   (BERTALANFFY   passim  en   LILIENFELD,   p.33)   Por   lo   demás,   la tensión de la teoría de sistemas con la física  clásica no es muy distinta de la que existe entre   esta   última Bertalanffy   la   biología;   en  efecto,     «las     matemáticas     de     la     física     clásica     se manifiestan     inadecuadas     en 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

59

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

60

 en LILIENFELD, p.33).            Ahora bien, algunos conceptos elementales de la GSTh son relevantes   para esta tesis porque  fueron  considerados   por   algunos   teóricos   para  la       caracterización       de     la   economía   en   términos   eminentemente  estructurales   y/o   sistémicos.   Además,   algunos   supuestos   filosóficos   de   la  GSTh   estarían   en   función   de   líneas   de   investigación   en   ciencias   de     la administración     que     han     sido     altamente significativos     en   términos       políticos,       históricos   y  administrativos.   Este   es   el   caso  de   la  investigación de operaciones, del análisis de sistemas, de la programación  lineal (LP), de la teoría de colas, del empleo de juego operacional y teoría  de  juegos,   o ­finalmente­ de la   implementación     de     métodos     Montecarlo  para     la simulación computacional de procesos industriales complejos. La  programación lineal por ejemplo se utilizaría en economía para la obtención  de una  ecuación   lineal   que   expresara   matemáticamente   un   estado   de  equilibrio (lineal) que implica una instancia de maximización de utilidad de  una estrategia de producción empleada y una minimización simultánea de  costos asociados a dichos procesos75. Por otro lado, es claro que sería un error 
relación   con   los   fenómenos   biológicos Bertalanffy   sociales.   La mecánica clásica se  refería a las relaciones causales simples y unilaterales y a relaciones entre pocas variables;  igualmente podría dar solución al problema de la atracción entre dos cuerpos celestes y por lo  tanto permitía predicciones exactas de futuras constelaciones y aún de planetas que hasta esa  fecha   aun   no   habían   sido   detectados.   Pero   el   problema   con   tres   cuerpos   es   en   principio  irresoluble y nos brinda tan sólo aproximaciones. De igual modo sucede en la moderna física  atómica, donde problemas con dos cuerpos como el de la relación del protón con el electrón se  pueden resolver, pero comienzan las dificultades cuando     se     involucran     más     cuerpos.  Como       muchos       de       los       problemas       en       las       ciencias   biológicas   y   sociales   son  multivariados, se necesitan nuevos instrumentos conceptuales. Las matemáticas de la física  clásica están esencialmente concebidas para complejidades no organizadas, pero en la física y  la biología moderna los problemas relacionados con la interacción   de   un   extenso   número  de   variables   (aunque   no   infinito)   exigen   nuevos instrumentos».   La   clave   a   esta  cuestión   la   suministraría   la   informática,   la   cual   «ha permitido el cálculo simultáneo  de   las   catorce   etapas   de   la   glicósis   en   la   célula   por   medio   de   más   de   100   ecuaciones  diferenciales no lineales» (BERTALANFFY (1968), pp.201 en LILIENFELD, p.38).     75  De acuerdo a Lilienfeld «el adjetivo 'lineal' se refere al uso de ecuaciones lineales* (se   establece la productividad de una máquina dada con ecuaciones lineales, x unidades por hora,  2x unidades cada dos horas, etc). La PL intenta planear cómo conducir las tares de producción  Bertalanffy   sus   componentes   entre   las   mismas   máquinas   de   manera   más   eficaz   programador lineal desarrollaría gráficas de la ecuación de producción de cada máquina y  buscará   mediante   la   superposición   geométrica   de   estas   ecuaciones   el   punto   de  rendimiento   óptimo;   esto   es,   la   combinación   del   uso   de   la   máquina   que   es   óptimamente  productiva»     (LILIENFELD,     cap.4:     Los     orígenes     disciplinarios.     Investigación     de  operaciones,   pp.1301).   Para   Eduardo   Vicens   Salort,   la   programación   lineal   (PL)  constituye   «una   de   las   herramientas   más   conocidas   de   los   métodos   cuantitativos  de gestión»:   «Es   posible   que   su   utilización   más   extendida   sea   la   determinación   de   una asignación   óptima   de   los   recursos   limitados   de   una   organización   entre  actividades competitivas».   La   PL   trabaja   con   una   clase   especial   de   problemas   de   asignación     de recursos escasos; aquellos en los que las funciones matemáticas del modelo  son   lineales.   Salort   habla   asimismo   de   «la   naturaleza   de   los   problemas   de   programación  lineal».   Habla   puntualmente   de   dos   problemas   característicos:   el   problema   del  mix  de  producción y del problema   de  mezclas.   En   el   primero   de   estos   «encontramos   dos   o   más     productos (llamados   candidatos   o   actividades) compitiendo por recursos limitados,  tales como la capacidad de producción. El problema es descubrir qué productos incluir en el  plan de producción Bertalanffy   en   qué   cantidades   deberían   ser   incluidos   (productmix)  para   maximizar beneficios». Se trata de la sempiterna cuestión de cómo distribuir recursos  escasos.   Por   otro   lado  tenemos   el  problema  de   mezclas,   particularmente   importante  entre 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

60

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

61

sobredimensionar   la   injerencia   de   la   teoría   general   de   sistemas   en   el  desarrollo histórico de la teoría económica. De hecho ­para autores como  Terence Hutchison­ esta no aparece asociada a los núcleos recalcitrantes de  su   progresión   en   el   tiempo;   la  Methodenstreitsgeschichte,  que   entre   otras  cuestiones   analiza   la   historia   de   las   ideas   económicas   considerando   las  transformaciones metodológicas de las teorías; preguntando de esta forma si  la   emergencia   de   la   economía   política   smithiana,   ricardiana,   marxiana,  jevoniana, keynesiana, etc., constituyeron o no una revolución proprie dicta  en   el   modo   de   concebir   y   desarrollar   la   disciplina   no   pregunta   por   la  injerencia que pudiera haber tenido la GSTh en dicho núcleo de prácticas  teóricas 'internas'.  Este es un aspecto central de la tesis de Hutchison: quiero decir: la  creencia en la existencia de un núcleo duro de la teoría económica utilizado  para delimitar su perímetro; que es el de una disciplina que hacia 1876 se  encuentra   embebida   por   la  Methodenstreit  que   divide   a   una   tendencia  'ortodoxa' que concibe a la economía política como una disciplina deductiva y  una   tendencia   'heterodoxa'   que   presenta   a   la   teoría   económica   como   una  disciplina eminentemente inductiva, de tendencia empirista y de orientación  historicista; y que ­por otro lado­ aparece en las críticas decimonónicas a la  economía   política   clásica   desde   la   tradición   comtiana,   o   desde   algunos  Jugendschriften marxianos, por ejemplo, los dos Manuskripte (HUTCHISON,  p.1)76.   En este sentido, Hutchison releva que en los economistas clásicos la 
otras en las industrias petroquímica y farmacéutica; problemas que «implican la determinación  de la mejor mezcla de ingredientes disponibles para formar una cierta cantidad de producto  bajo   especificaciones   concretas».   De   acuerdo   a   Salort   «los   modelos   de   métodos   cuantitativos   están   compuestos   por   tres   componentes:   las  variables   de   decisión  (controlables),     las   variables     de     entorno   (incontrolables) Bertalanffy   las     variables   resultado (dependientes)». Las variables de decisión en PL dependen del tipo de problema que  se considere: «pueden ser las cantidades de recursos a distribuir, o el número de unidades a  producir. El agente de decisión busca el valor de estas variables desconocidas (usualmente  denominadas X1, X2,... o X,Y y Z, que porporcionan una solución óptima al problema)». La  función ob jetivo en un modelo de PL es una función que busca la optimización de estrategias  orientadas   a   su concreción;   a la   que expresa en   términos   de una   ecuación lineal: por  ejemplo, «maximizar '5X1 + 7X2 + X3'». «Intenta encontrar el máximo nivel de un objetivo  deseable, tal como la participación en un mercado o el beneficio total, o el nivel   mínimo   de  algunos   resultados   no   deseados,   tal   como   los   costos   totales».   Hay, igualmente,  restricciones  a   las   funcionesobjetivo   que   se   presumen   igualmente cuantificables y que  son   concomitantes   a   las   variables   de   decisión   que   intervienen   en   la     construcción   de   la  ecuación de maximización que supone la solución lineal de la función objetivo. En ese caso,  «tales restricciones se expresan igualmente de modo matemático, o bien como ecuaciones  lineales,   o   bien   como   inecuaciones»   (SALORT,   E.   V.:    Métodos   cuantitativos,     Editorial  Universidad  Politécnica,  Valencia,  1997, cap.  2.:  Programación lineal: fundamentos, p.47 y  ss.).    76 HUTCHISON, T.:  On Revolutions and Progress in Economic Knowledge, CUP Archive,  1978,   London.­   Desde   esta   segunda   tradición   asociada   a   la   búsqueda   de   apropiación   del  legado smithiano, aparecen registros de autores como MacFie (1967) quien afirma que Adam  Smith fue más bien «un rico pensador inductivo que un rígido constructor de sistemas, aunque  bien sea cierto que fue ambas cosas»  [Adam Smith was rather a rich inductive thinker than a   rigidly logical systembuilder­ though he was both]. Otros autores invocados por Hutchison lo  presentarían   como   a   un   autor  avide   de   faits  (Senior)   que   matiene   por   esto   mismo   a   los  razonamientos abstractos al margen de las cuestiones en tratamiento. Smith no es un autor con  propensión   a   la   abstracción.   Para   Senior   rara   vez   Smith   inventó   una   abstracción;   por   el  contrario, intentó revisar la historia y encontrar ilustraciones fácticas [factual illustrations] de  una economía de estructura simple [he seldom invented an abstraction. He sought to go back   to history and find a factual illustration in a simpler kind of economy] (HUTCHISON, p.3).
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

61

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

62

cuestión de la determinación de las causas de la riqueza de las naciones y de  los mecanismos distributivos está vinculada a la cuestión de la determinación  de los mecanismos nomotéticos de dichos procesosuando Adam Smith plantea  que el ahorro constituye la fuente del crecimiento, de la inversión y de la  acumulación o capitalización, justificando con esto el kernel del credo liberal  derivado de la creencia en la existencia de un «sistema simple de libertad  natural»   orientada   a   la   frugalidad   en   el  modus   vivendi  y   a   la   actividad  económica  en mercados  libres   [free  markets]  y desregulados,  se  encuentra  interesado en determinar el grado de  legitimidad  formal de tales creencias  porque la cuestión de la naturaleza de la teoría no es algo respecto de lo cual  no   manifieste   ningún   interés.   Es   esta   línea   que   efectivamente   muestra   un  interés creciente en la naturaleza de la economía política qua teoría un tipo de  registro que Hutchison radica en Smith(1776) y transfiere a un Ricardo(1817)  para   quien   el   problema   principal   de   la   economía   política   consitirá   en  determinar   las   leyes   que   regulan   la   distribución   de   la   renta;   es   decir,   la  «distribución   entre   la   renta   agregada,   las   ganancias   y   los   salarios»  [distribution between aggregate rent, profits and wages] (RICARDO (1817):  en   HUTCHISON;   p.8).   La   hipótesis   de   existencia   de   dichas   leyes   se  encuentra,  ya,   en Smith  (1776).  La   creencia  en  la   necesidad  de  fungir  los  problemas   cruciales   de   la   economía   política   al   problema   general   de   la  determinación de las leyes de la producción y de la distribución de producto,  también; aunque en otros términos77.    
5.4.4. Ideología y economía. La tesis de Maurice Dobb (1975)

económica constituye una quimera, un desiderativum cientificicista del credo  positivista que llega hasta la escuela neoclásica de Chicago por lo menos y,  por esto mismo, a autores como Lazear. Dobb observa que (i) «la proposición  según la cual los factores de producción en un mercado competitivo poseen un 
En   parte   por   estas   razones   es   que   algunos   economistas   interesados   por   cuestiones  metodólogicas verían en Smith a un autor metodológicamente sofisticado: es la tesis de John  Neville Keynes, para quien Smith «no rechazaba de antemano ningún método de investigación  que pudiera asistirlo en su tratamiento del fenómeno de la riqueza»  [Adam Smith rejected no   method of inquiry that could in any way assist him in investigating the phenomena of wealth]  (J.N. KEYNES: The Scope and Method of Political Economy; 1891, p.10).         77 A diferencia de Smith, Ricardo apostará al método de la extreme abstraction. Uno podría  decir que es en esto a Descartes lo que Smith a Hume. HUTCHISON habla de «casos fuertes»  [strong cases] a partir de los cuales ­y a la usanza de los contractualistas modernos, con sus  hipérboles fundacionales­ se intenta determinar en un estado imaginario la existencia de 'leyes'  que   inciden   determinística   o   causalmente   sobre   el   sistema   de   prácticas   económicas   por  razonamientos   por  reductio   ad   absurdum  (HUTCHISON,p.26).   Para   Hutchison   la  transformación   en   método   y   epistemología   entre  The   Wealth   of   Nations    de   Smith   y   los  Principles   of   Political   Economy   and   Taxation  de   Ricardo   es   profundamente   significativa  porque alteró el estilo en el que los 'problemas' de la Economía política eran tratados y en  relación a los cuales  las 'teorías' eran puestas en movimiento»  [The transformation in method   and epistemology as between The Wealth of Nations and Ricardo's Principles is profoundly   significant because it altered the mood in which the 'problems' of political economy were   treated   and   in   which   'theories',   and   policy­recommendations   were   put   forward]  (HUTCHISON,   p.26).   Autores   como   Walter   Bagehot   (1895:  The   Postulates   of   English  Political Economy, p.197) vindicarán de la Economía política ricardiana aquello que muchos  cuestionarían: esto es, su elevado nivel de abstracción respecto de las prácticas económicas.  Para Bagehot, Ricardo fue «el auténtico fundador de la Economía política abstracta». 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

En   autores   como   Dobb   la   neutralidad   axiológica   de   la   teoría 

62

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

63

precio  que  se  determina según su  productividad marginal  es   contrastada  a  veces   con   la   observación   de   acuerdo   a   la   cual   (ii)   la   gente   tiende   a   ser  remunerada de acuerdo a su contribución a la producción»(DOBB; p.2)78. Si  la primera proposición es considerada como una proposición de naturaleza  científica, la segunda, por el contrario, no lo es: y esto  «porque las teorías  acerca   de   cómo   la   distribución   de   ingreso  es  se   encuentra   de   hecho  contrastada   con   postulados   acerca   de   qué  debería   ser  idealmente   la  distribución   del   ingreso».  Cerca   de   Joan   Robinson   (cercano   a   Mirowski),  quien   preguntó   alguna   vez   cúales   eran   los   criterios   para   oponer   una  proposición ética a una proposición científica; estableciendo que si decir que  una proposición ideológica es tratada desde un punto de vista lógico, o bien  esta   se   disuelve   en  «ruido   completamente   insignificante»  [a   completely  meaningless noise], o bien se transforma en un   «argumento circular», Dobb  observa que el contraste entre proposiciones 'inficionadas' de carga ideológica  y proposiciones científicas depuradas es algo que se conserva en la escansión  contemporánea que ha perpetuado el domicilium  tradicional de esta suerte de  «ciencia  proprie   dicta»   (estilizada   por   el   análisis).   Con   esto,   esta   ciencia  proprie dicta en la que creen autores que en muchos casos suscribirían a las  tesis Lazear de un imperialismo económico expansivo le ha dado la espalda a  los   célebremente   denostados  metaphysical   statements  de   la   tradición  neopositivista   por   la  incapacidad   de   estos   últimos   de   ser   refrendados   o  rechazados   por   los   miembros   de   la   comunidad   científica   por   razones  depuradas de cualquier indicio de arbitrariedad 79. 
78 DOBB; M.: Theories of Value and Distribution Since Adam Smith: Ideology and Economic   Theory,   Cambridge   University   Press,   1975.   «La   proposición   según   la   cual   en   un   mercado  competitivo los factores de producción se estiman de acuerdo a su productividad marginal o  incremental es contrastada en algunos casos con la aserción según la cual la gente debería ser  remunerada de acuerdo a su contribución a la producción; la última de estas aseveraciones es  descartada   como   una   intrusión   no­científica;   o   de   nuevo   las   teorías   acerca   de   cómo   la  distribución del ingreso se determina de hecho son contrastadas con postulados acerca de qué  debería ser idealmente la distribución del ingreso»   [The proposition that on a competitive   market factors of production are priced according to their marginal or incremental productivity   is sometimes contrasted with the statement that people ought to be rewarded according to their   contributions   to   production,   and   the   latter   abjured   as   an   unscientific   intrusion;   or   again   theories about how income­distribution is in fact determined are contrasted with postulates   about what income­distribution ideally should be] (DOBB; p.2).­ 79  «¿Cuáles   son   los   criterios   que   utilizamos   para   oponer   una   proposición   ética   a   una  proposición científica?: si una proposición ideológica es tratada desde un punto de vista lógico,  o   bien   se   disuelve   en   un   ruido   completamente   insignificante   o   bien   se   transforma   en   un  argumento circular» [What are the criteria of an ethical proposition as opposed to a scientific   one?:   if an ideological proposition is treated in a logical manner, it either dissolves into a   completely   meaningless   noise   or   turns   out   to   be   a   circular   argument]  (ROBINSON,   J.:  Economic Philosophy, London, 1964, pp.7­9), en DOBB, p.3. No es demasiado claro por qué  motivo   el   primer   enunciado   sería   un   enunciado   de   naturaleza   científica   y   el   segundo   un  metaphysical statement o ­si se prefiere­ un 'mero' juicio de valor. Al menos, esto es algo que se  transforma en un problema historiográfico cuando se lo asocia a la ponderación del concepto  schumpeteriano   de  vision  de   la  History   of   Economic   Analysis  (1954)   de   Schumpeter.  El  concepto schumpeteriano de visión es inevitablemente ideológico: la ideología como visión «se  inicia en los fundamentos, en el acto cognitivo pre­analítico» [enters on the very ground floor,   into the pre­analytical cognitive act]. Esta visión es ideológica «casi por definición» [almost by  definition] puesto que  «encubre el aspecto de las cosas del modo en que lo hacemos»   [it  embodies the picture of things as we see them]. Schumpeter también escribe que «el modo en  que vemos las cosas puede ser difícilmente diferenciado del modo en que deseamos verlas»[the   way in which we see things can hardly be distinguished from the way in which we wish to see   them] (DOBB; p.3).
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

63

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

64

Un efecto adyacente a la concepción de una economía normalizada ha  tenido por efecto una acentuada inhibición de la capacidad normativa de la  teoría   económica.   Hay   una   tradición   normativa   en   economía   a   la   que   los  positivistas han tendido a estigmatizar como un elemento foráneo, como una  intrusión en la teoría económica  qua  disciplina científica y que ciertamente  difiere del argumento Friedman de la Price Theory (1962) de la inutilidad de  la normatividad en materia de política distributiva80. Además, la teoría hizo  mutis  en   materia   de   controversias   concernientes   a   cuestiones   tan  particularmente recalcitrantes como la decisión respecto de la contracción del  tamaño   del   Estado,   los   niveles   de   endeudamiento/obra   públicos   y   de  intervención estatal en el comportamiento del sector privado (DOBB; p.15).  La escisión entre lo normativo y lo positivo se acentuó durante el período de  consolidación del programa neoliberal y todo esto en detrimento de un patrón  de   convergencia   que   Dobb   considera   un   hallazgo   reciente   en   materia   de  filosofía económica (DOBB; p.15).    Otro aspecto de la crítica de Dobb concierne a la implementación en  economía de métodos matemáticos. El problema de la formalización se reduce  al problema de la simplificación concomitante al  ciclo de abstracción  de la  teoría:   la   reducción   de   las   variables  cualitativas  de   los  problemas  a   las  cuantitativas  de   los  modelos  implica   la   creencia   en   una   reductibilidad  filosóficamente  aceptable de   las  primeras   a  las   segundas.  Sin embargo,   la  modelización económica de un sistema abstrae un número de elementos que  resulta en muchos casos menor al número de variables reales.  Hay elementos  o relaciones «no susceptibles de ser cuantificadas o expresadas en un sistema  de ecuaciones». Por otro lado tenemos el problema de la  intertraducibilidad  de los  contenidos significativos para la teoría:  
No   existe   una   oposición   real   entre   lo   que   han   sido  tradicionalmente las teorías rivales del valor de Ricardo  y de  Marx  y la  de Jevons y  la escuela  austríaca:  en  cualquier sistema de ecuaciones de equilibrio general  (por ejemplo de tipo walrasiano) tanto las cantidades de  factores   de   trabajo   como   las   proporciones   de  sustitución   de   consumo   (o   utilidades   marginales)  tendrán   que   ser   incluidas,   y   con   la   interpretación  apropiada   se   podrá   hacer   énfasis   en   la   influencia  determinante de unas o de otras81.  80  FRIEDMAN,   M.:  Teoría   de   los   precios  [Price   Theory.   A   Provisional   Text],   Aldine  Publishing, Chicago, 1962. «La cuestión normativa que ha originado mayores controversias no  ha sido, sin embargo, el papel de la productividad marginal en la consecución de una eficiente  asignación   de   recursos;   ha   sido   más   su   capacidad   para   procurar   justicia   distributiva».   En  condiciones de libre competencia «la teoría de la productividad marginal muestra que cada  hombre recibe lo que produce» (FRIEDMAN; 1962; p.251) ¿Cuándo ­al menos en el Tercer  Mundo­ se está en un cuadro de intercambio de «competencia perfecta»? ¿Qué sucede cuando  la condición no se cumple o resulta difícil de determinar? ¿Cuántos mercados se encuentran en  dicho estado? ¿Cómo se aleja este cuadro de una crítica a eventos tales como las negociaciones  de la Ronda de Qatar, presentadas por alguna  outside­feather  como «el instrumento de un  liberalismo salvaje que privilegia el comercio a los seres humanos? [l'outil d'un libéralisme  sauvage qui fait passer le commerce avant les hommes]» (GRANON, F.: Mais que fait l'OMC?   Dans les arcanes de l'Organisation Mundiale du Commerce; Télérama; 5 décembre 2001).  Trabajo sobre estas cuestiones en la segunda parte de esta tesis.­       81 «No existe ninguna oposición real entre lo que han sido tradicionalmente las teorías rivales  del valor de Ricardo y de Marx, de un lado, y las de Jevons y la escuela austríaca, del otro: en 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

64

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

65

Lo que me parece significativo es lo siguiente: se ha pensado que el  incremento de formalización puede ser identificado por una neutralización  creciente, al menos en lo concerniente a la influencia ideológica sobre la  teoría   económica  (DOBB,   p.9)82.  La   formalización   se   asocia   en   Dobb   al  mutismo político de la teoría económica. Los modelos de equilibrio no se  ocupan de formar directrices políticas ni del esclarecimiento de alternativas  en el armado de políticas económicas; sólo se limitan a describir estados y  niveles de interacción entre las variables consideradas. Sin embargo, estas  opciones   directrices  existen.   Los   modelos   de   equilibrio   se   expresan   en  algunos en términos de sistemas de ecuaciones lineales, desatendiendo en  esto el dictum metodológico que se observa en un escrito de Edmund Phelps  que cuestiona la  linealidad  de los modelos económicos para el tratamiento  de   los   aspectos   monetarios83.   Además,   esta   linealidad   está   puesta   en  entredicho desde el  momento  en  que  se  genera  el  recurso  del   modelo al  analytical   framework  de   la   teoría   y   que   para   el   caso   de   la   corriente  mainstream    podríamos   identificar  en   (i)   las   exigencias   de   una   perfecta  flexibilidad de precios y salarios, (ii) ausencia de ilusión monetaria entre los  agentes económicos, (iii) ausencia de efectos distributivos, (iv) ausencia de  incertidumbre en lo concerniente al futuro, y (v) presunción de existencia de  cierto tipo de interés positivo para cada nivel particular de poder adquisitivo.  Todos estos requisitos concomitantes a la generación de un modelo existen  cuando  el   modelo   es   generado,   esto   es   con  anterioridad  y   con  independencia  relativa  de  sí84.   Así,   no   es   cierto   que   no   hayan   creencias 
cualquier sistema de ecuaciones de equilibrio general (pro ejemplo de tipo walrasiano) tanto las  cantidades de prestaciones de trabajo como ls ratios de sustitución de consumo (o utilidades  marginales) tienen que poder ser incluidas, y el énfasis en la interpretación apropiada puede ser  arrojado sobre la influencia determinante de de una o de la otra»  [There is no real opposition   between what had traditionally been rival theories of value of Ricardo and Marx, on the one   hand, and of Jevons and the Austrian school, on the other hand: in any equational system of   general equilibrium (e.g. Walrasian type) both quantities of labour expenditures and consumer   substitution­ratios   (or   marginal   utilities)   will   need   to   be   included,   and   with   appropriate   interpretation emphasis can be thrown upon the determinative influence of either the one or   the other].  82 «Lo que resulta altamente cuetionable es si en economía, o en calquier otra ciencia social, si  uno   presta   atención   al   contenido   económico   de   la   teoría   como   algo   distinto   de   su   cuadro  analítico cualquier parte de la teoría puede preservar la interdependencia y neutralidad que el  análisis formal reclama para sí. Tal contenido debe consistir de algún tipo de postulado acerca  de   la   forma   y   modo   de   funcionamiento   de   procesos   económicos   reales»  [What   is   highly   questionable is whether in Economics, or in any branch of social science, if one pays attention   to the economic content of a theory as distinct from its analytical framework, any apart of the   theory can preserve the interdependence and neutrality claimed for the formal analysis itself.   Such content must consist of some kind of statement about the shape and functioning of actual   economic processes]. 83 «Los aspectos monetarios de la economía no poseen la clase de linealidad  [linearity]  que  implicamos   usualmente   en   nuestros   modelos»   (PHELPS,   E.:   The   Origin   and   Further  Development   of   the   Natural   Rate   of   Unemployment,   en   CROSS,   R.:  The   Natural   Rate   of   Unemployment: Reflections on 25 years of the Hypothesis, Cambridge University Press, 1995,  p.23).­ 84 ROJO, A.: Keynes y el pensamiento macroeconómico actual, Tecnos, Madrid, 1965, cap.1.  La teoría keynesiana y el resurgimiento neoclásico; p. 22 y ss. Rojo presenta una situación en la  que la teoría keynesiana acusa el golpe de un ataque frontal similar al que ésta le propinaría a la  classical theory en 1936 al estimar que sólo aplicaba para el caso extremo de una situación de  pleno   empleo.   Por   la   inexistencia   de   dicho  full   employment  se   generarían   las   políticas  macroeconómicas   keynesianas   orientadas   a   la   intervención   sobre   el   comportamiento   de   la 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

65

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

66

fuertemente asociadas al ciclo de formalización y abstracción de la teoría. La  neutralidad profesional del economista sin duda que estriba en otro lugar; es  claro   en   este   sentido   que   cuando   Robert   Lucas   pregunta   «¿qué   hace   un  economista?» formula una pregunta direccionada por una cosmovisión que  precede   a   la  generación   del   modelo   de   política   monetaria   diseñado   para  comprender   la   conexión   entre   los   cambios   en   la   oferta   dineraria   y   las  depresiones económicas. Por lo pronto, media una hipótesis de trabajo, que  es una hipótesis monetarista85. 

curva de demanda agregada. La teoría, por esto, implica la inexistencia de equilibrio y, en  segundo lugar, el reconocimiento de la posibilidad de acceder a dicho equilibrio a través de la  reducción progresiva del frictionary unemployment o desempleo involuntario, obliterado en la  teoría clásica y fuertemente considerado en el modelo keynesiano, cuyo contexto de génesis  ­recordemos­ coincide con un período de altos índices de desempleo. La tradición doxográfica  que revisaría críticamente la macroeconomía keynesiana vindicando los méritos teóricos de la  escuela   clásica   invertiría   el   sentido   del   argumento   crítico   del   keynesianismo:   pasarían   a  presentar a la teoría keynesiana como nada más que un caso especial del sistema de prácticas  económicas dado por la suposición de una baja generalizada de salarios. Por lo demás, para  Rojo  «la teoría neoclásica es una teoría que postula un modelo de equilibrio general a corto  plazo» (ROJO;p.20 y ss.). Esta trabaja con dos componentes o factores productivos: capital y  trabajo.   Este   último   comonente   es   concebido   en   términos   de   horas   de   un   trabajo  cualtitativamente uniforme ­rasgo diferencial de la Economía política ricardiana­. Se cree que  se trata de una economía perfectamente competitiva que opera en el mercado con un nivel  determinado de tecnología y know how. «Su actividad productiva se encuentra fragmentada por  una serie  de industrias,   cada una  de las  cuales produce un  tipo determinado  de bienes  de  consumo, o bien genera un determinado nivel de inversiones sobre los bienes de capital y los  recursos   humanos.   Las   condiciones   tecnológicas   prestablecidas   de   cada   red   industrial   se  manifiesta  a  través  de  una  función  de  producción  homogénea  de  primer  grado  que  indica  retornos constantes a escala. Se supone de esta manera que todos los bienes vertidos sobre la   economía   son   perfectamente   maleables   en   tanto   que   pueden   ser   combinados   en   grados  variables por el factor trabajo. A su vez, la tensión entre las curvas de oferta y demanda global  de trabajo determina los niveles del salario real; es decir, la capacidad adquisitiva del salario.  Introduciendo luego el dinero en el proceso económico se determinan una serie de condiciones  para   la   adquisición   de   un   cuadro   de  full   employment  que   son   las   siguientes:   (i)   perfecta  flexibilidad   de   precios   y   salarios,   (ii)  ausencia   de   ilusión   monetaria  entre   los   agentes  económicos,   (iii)  ausencia   de   efectos   distributivos,  ausencia   de   incertidumbre   en   lo  concerniente al futuro y (iv) presunción de  existencia de un cierto tipo de interés positivo para  cada nivel particular de capacidad adquisitiva» (ROJO; p.22 y ss.). Por lo demás, la crítica de  Rojo empalma con la vieja crítica de Ellsworth a la teoría clásica.  Para Ellsworth la teoría  clásica   es   básicamente   y  almost   by   definition  problemática.   Su   punto   de   partida   es   la  explicación   de   los   precios   de   las   mercancías   en  un  país   en   términos   de   la  ubicua  teoría  ricardiana que, ­recordemos­ postula  in abstracto  que la cantidad de trabajo computada en  términos de horas­hombre constituye la fuente de determinación del valor (de cambio) de un  bien en el mercado. Se supone entonces que los valores de las mercancías en un país y en otro  son  proporcionales  a   los   costos  absolutos  del   trabajo   utilizado   para   la   transformación   de  naturaleza en producto. Pero en el comercio internacional no existe dicha proporción, o al  menos resulta ininteligible  quoad nos. En efecto: ¿quién determina los parámetros  absolutos  del valor del trabajo de un bien manufacturado, quiero decir, cuando es probable que el costo  de oportunidad de la enajenación del tiempo no posea el mismo valor por franja etaria, país u  otra variable potencialmente relevante para el análisis? ¿El meridiano de Greenwich? Por otro  lado, sucede que existe una segunda teoría del valor. Los costos relativos del trabajo determinan  los límites sobre los cuales se deberán conservar las tasas de intercambio comercial; pero su  posición se encuentra en función de la demanda recíproca. La importancia conferida al trabajo  supone igualmente una actitud problemática: hay muchos factores de producción, de los cuales  la teoría clásica sólo retiene una cantidad inferior a la cantidad potencialmente considerable  bajo el lente de otra teoría más compleja. Por otra parte, el trabajo no es un factor   simple  u 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

66

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

67

        capítulo 5 5.5.1. economía política de la información

Smith han sugerido que la razón de que ésta sea invisible tiene que ver con  que «podría simplemente no estar allí», esto es, donde supuestamente tendría 
homogéneo: así pues, ¿por qué razón es más fácil producir determinado tipo de bienes en un  país que  en otro,   ­pongamos  por caso  vino en  Portugal  y prendas  textiles  en la  Inglaterra  victoriana­?     ¿Superioridad   tecnológica?,   ¿Abundancia   de   recursos   naturales?   Con   razón  Ellsworth  observaba  cómo  «el  comercio  internacional  podría  funcionar  correctamente  para  revisar las severas limitaciones de la teoría clásica» (ELLSWORTH; p.77). (ELLSWORTH;  P.T.: Comercio Internacional [The International Economy]; FCE; México DF; 1957).­    85 LUCAS, R.: Monetary Neutrality, Prize Lecture, December 7, 1995;  Lucas se remite aquí a  sus   trabajos   ocupados   de   determinar  «cómo   los   cambios   en   la   conducta   de   la   política  monetaria pueden influenciar la inflación, el empleo y la producción»  [how changes in the   conduct of monetary policy can influence inflation, employment, and production] (LUCAS,  1995, p.246).­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

De acuerdo a Joseph Stiglitz los detractores de la invisible hand de 

67

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

68

que estar. La otra opción es que, efectivamente, esté allí, pero que sólo esté  allí, sin hacer nada, permaneciendo simplemente  paralizada  (palsied) [the  reason that the hand may be invisible is that it is simply not there ­or at least   that   if   is   there,   it   is   palsied]   (STIGLITZ;   p.470)86.  Stiglitz   decía   que   ha  habido una brecha o discrepancia significativa entre los modelos con los que  la   generación   de   economistas   profesionales   a   la   que   pertenece   serían  instruidos   y   la   clase   de   comportamiento   de   la   economía   que   le   tocaría  observar y analizar durante su estadía en Kenya en 1969, en tiempos de su  actividad  como  investigador   del  Institute   for   Development   Studies.   Es   ahí  donde podría observar ciudades donde el desempleo no podía ser explicado  «ni por la injerencia de los sindicatos, ni por las leyes de salario mínimo», 
86 STIGLITZ, J.: Information and the Change in the Paradigm in Economics; en Szenzberg­ Ramrattan   New   Frontiers   in   Economics;   Cambridge   University   Press;   2004.   Hay   algunos  aspectos de las críticas de Stiglitz a la corriente mainstream que reverberan retrospectivamente  en algunas críticas de uno de los ideólogos conservadores alemanes de la economía social de  mercado,   el   economista   ordoliberal   Walter   Eucken.     Eucken   ya   cuestionaba   la   economía  política   clásica   ­esto   es,  la   klassische   Nationalökonomie­    «que   cree   haber   encontrado   o  desarrollado   los   fundamentos   científicos   y   metodológicos   de   una   ciencia   madura»   [die   Methode   wirtschaftstheoretischen   Denkens   im   umfassender   Weisen   entwickelt   zu   haben]  (EUCKEN; p.24). Hay que «mirar en profundidad» [tiefer blicken], para observar entre otras  cosas la relación existente entre la economía política y la historia. Los economistas clásicos  fueron hijos de la Aufklärung (a la que Eucken extiende hasta el siglo XVII). Esta Aufklärung  nunca fue geschichtsfremd, enemiga de la historia  [Man muss tiefer blicken, um das Verhältnis  der klassischen Nationalökonomie zur Geschichte zu verstehen. Dass die Klassik ein Kind der   Aufklärung   war,   kommt   auch   nach   dieser   Seite   hin   deutlich   zum   Ausdruck.   Nun   war   die   Aufklärung des 17. und 18. Jahrhunderts in keiner Weisen geschichtsfremd].   Esta situación  tampoco cambia en el siglo XIX, siglo de la historia más institucionalizada; siglo en el que la  economía política clásica se transforma y se aggiorna; es aquí que se comienza a buscar de  acuerdo   a   Eucken   un  orden   natural  [natürliche   Ordnung]  de  origen   divino  fundado   en  concordancia con la  ratio naturalis  y con las  leyes naturales  [natürlichen Gesetze]. Es así  como la economía política clásica indaga en la mutliplicidad de los eventos históricos acerca  de  la existencia de un orden positivo derivado de un orden natural al que encuentra en el (sic)  orden de la competencia [Wettbewerbsordnung]  esto es,  «en la competencia simultánea de  todos   los   mercados»[Konkurrenz   auf   allen   Märkten].   [So   suchte   die   klassische  Nationalökonomie   in   der   geschichtlichen   Mannigfaltigkeit   positiver   Ordnungen   die   eine   natürliche Ordnung ­und fand sie in der Wettbewerbsordnung] (EUCKEN; p.25); (Einleitung,  2.Teil,   p.26).   Eucken   encuentra   una   economía   política   clásica   que   busca   una   teoría   que  construya una panorámica [Bildung] de los precios naturales de los bienes en un mercado  igualmente naturalizado [eine Theorie, welche die Bildung des 'natürlichen Preises' in einer   besondern Marktform der Verkehrswirtschaft]; es decir, de tráfico dinámico en competencia  perfecta   subyacente     [nämlich   der   allgemeinen   vollständigen   Konkurrenz   ganz   in   den   Vordergrund rückt] (EUCKEN; p.26). Los economistas clásicos no consideraron la gravitación  de las instituciones en el comportamiento del sistema de precios y en el funcionamiento de los  mecanismos   productivos   [die   Klassiker   die   Mannigfaltigkeit   der   Institutionen   in   den   theoretischen Analysen nicht zur Geltung brachten] (EUCKEN; p.26). Eucken creía en una  Nationalökonomie que se ocupara  de la construcción,  regulación y administración nacional y  supranacional   de   una   competencia   agregada   perfecta   que   permita   controlar   y   analizar   el  comportamiento de los  cárteles  en beneficio de la totalidad de la sociedad y que se ocupe  asimismo de contribuir al equilibrio de un mercado de tráfico de mercancías no exento de  controversias jurídicas a las que la economía política ordoliberal tendría la necesidad de poner  en consideración  [dass heute daran arbeitet, brauchbare Ordnungsgrundsätze für den Aufbau   von leistungsfähigen Wirtschaftsverfassungen ­international und einzelstaatlich­ zu entwickeln   und für alle Teile der Wirtschaftspolitik fruchtbar zu machen]. Esta capacidad analítica vendría  dada por un morphologische Apparat que observa procesos tales como cómo se modifican y se  afectan recíprocamente en  significado y  función las formas de orden económico y las normas  jurídicas [wie die Rechtsnormen ihre Bedeutung und ihre Funktion mit den wirtschaftlichen   Ordnungsformen verändern] (EUCKEN; Abschluss, p.242) (EUCKEN, W.:  Die Grundlagen   der Nationalökonomie, Springer, 1989; Zweiter Teil. Kritik der Nationalökonomie. Ein zweites 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

68

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

69

generatrices hipotéticas de rarefacciones macroeconómicas estructurales. Y  es que éstos ­sindicatos y salarios básicos­ en el caso de existir­ «estaban  regularmente   encapsulados»87.   Además,   observa   cómo   las   herramientas  analíticas procuradas por dichos modelos no sólo no resultaba útil para el  planteo de algunas «cuestiones filosóficas» ­tales como «la pregunta por el  rol apropiado del Estado»­ sino que tampoco contribuía al análisis de las  cuestiones   políticas  in   demand.   Así   es   como   parte   de   una   generación   de  economistas se volvería refractaria a la síntesis neoclásica que involucraba  parcialmente a la teoría keynesiana (al  intentar  combinarla con elementos  microeconómicos neoclásicos, buscando mitigar lo que se consideraba como  su   defecto   capital,   esto   es:   «su   reconocida   falta   de   fundamentos  microeconómicos»).  Se   intentaría   construir   una   nueva   macroeconomía   basada   en   la  microeconomía   tradicional,   extrapolando   la   creencia   neoclásica   en   la  existencia de well functioning markets, de mercados funcionales y ordenados.  Pero esta empresa no prosperaría. «Recesiones y depresiones, acompañadas  por un desempleo masivo eran sintomáticos a las fallas estructurales de los  mercados.   El   mercado   de   trabajo   claramente   no   se   clarificaba   ¿Cómo   es  entonces   que   una   teoría   que   partía   de   la   presunción   de   claridad   de   los  mercados estaría en condiciones de procurar una explicación satisfactoria?».  Si los individuos no se encontraran en condiciones de contraer créditos a  tasas   razonablemente   bajas   de   interés,   entonces   estaríamos   ante   una  economía  que   no  estimularía   la   amortización  de   deudas   crediticias   y   que  tampoco  mantendría  en  un  nivel   razonablemente   bajo  el   promedio  de   las  tasas de las entidades financieras; desestimulando con ello el mercado de  capitales destinables  a la concesión de créditos y la generación de un arrastre  positivo   de   la   propensión  marginal  a   consumir   de   la  General   Theory   keynesiana   de   1936.   Si,   por   estas   razones,   el   número   de   trabajadores  desocupados se mantenía a un nivel elevado y el mercado de capitales no los  afectaba en lo más mínimo, entonces el cuadro macroeconómico era mucho  más   crítico   y   el   estado   de   la   economía   mucho   más   delicado   que   el   que  predecía un modelo que no consideraba en absoluto este tipo de fricciones,  imperceptibles para ella en su condición de teoría no institucionalista. Si los 
Hauptproblem).­   87 Aquí Stiglitz replica una observación keynesiana de la General Theory I,1: El aserto de que  la falta de ocupación que caracteriza a una depresión se debe a la negativa de los obreros a  aceptar una rebaja en el salario nominal no se apoya en los hechos. «No es muy exacto decir   que la desocupación en Estados Unidos en 1932 se debió a la obstinada negativa del trabajo a  aceptar una rebaja en los salarios nominales o a la tenaz demanda de un salario real superior  al que consentía la productividad del sistema económico. Son amplias las variaciones que  sufre   el   volumen   de   ocupación   sin   que   haya   ningún   cambio   aparente   en   las   exigencias  mínimas reales de los obreros ni en su productividad. Los obreros no son ­ni mucho menos­  más  obstinados  en  la  depresión  que  en  el  auge,   ni  flaquea  su  productividad  física.   Estos  hechos de la experiencia son, prima facie, un motivo para poner en tela de juicio la propiedad  del análisis clásico». (KEYNES, J.M; I,1;p.17). || Además: «la creencia en el principio de que  los obreros están siempre en posibilidad de poder determinar su propio salario real, una vez  aceptada, se ha sostenido porque se confunde con la afirmación de que tienen siempre a su  disposición los medios para fijar qué salario real corresponderá a la ocupación plena [full  employment],   es   decir,   al   volumen   máximo   de   ocupación   compatible   con   un   salario   real  dado». (KEYNES, J.M.: Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero; RBA, 2004,  trad. de Eduardo Hornedo. Para la versión inglesa (EN): KEYNES, J.M.: The General Theory   of Employment, Interest and Money [1936], Atlantic Publishers & Distributors, 2006).­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

69

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

70

mercados fuesen perfectos, los individuos podrían comprar seguros contra  distintos tipos de riesgos; que serían precisamente la   clase de riesgos que  existen en las economías en las que los agentes no pueden acceder a ellos por  falta de capacidad de pago (por falta de oportunidades, por falta de trabajo,  por   falta   de   instrucción,   por   falta   de   planificación   familiar,   y   así...  ad   indefinitum).  La  existencia de estas  irregularidades  en  el  comportamiento  de  la  economía   respecto   de   las   predicciones   establecidas   por   la   síntesis  neokeynesiana a la que Stiglitz hacia 1970 ya oponía críticas, dará lugar a las  investigaciones   macroeconómicas   ocupadas   de   determinar   el   impacto  generado por las asimetrías derivadas de las information imperfections. Estos  modelos ayudarían a explicar «por qué la economía amplifica los  shocks  y  los vuelve persistentes y por qué es que puede haber ­incluso en estado de  equilibrio   competitivo­,   desempleo   y   racionamiento   de   crédito».   Si   se  hubiese   comprendido   mejor   la   clase   de   resortes   macroeconómicamente  significativos vinculados a fenómenos tales como las bancarrotas del sector  privado,   el   funcionamiento   del   sistema   de   créditos   en   las   economías  asiáticas, o las dificultades de la transición de las economías postcomunistas  eurasiáticas de principios de los años noventa, la teoría económica habría  estado en condiciones de formular la clase de reservas que la  information   Economics plantearía a la corriente mainstream, ocupada por ese entonces de  la  promoción  de las  políticas  económicas  estimuladas  por  el  consenso  de  Washington;   esto   es,   basadas   en   «políticas   fundamentalistas   de   mercado»  (Stiglitz)   que   ignoraban   las   consideraciones   teóricas   concernientes   a   la  injerencia de la información y al influjo de las asimetrías en la gestión de  cualquier  tipo de transacción88. Esta clase de revisión crítica conduciría al  relevamiento de los fracasos de las políticas económicas vinculadas a dicho  consenso   y   a   las  receipts  de   organizaciones   del   entorno   Bretton   Woods 
88  […]   «las   así   llamadas   políticas   del   Consenso   de   Washington(*),   que   estuvieron   en   el  corazón de las consultorías políticas de las instituciones financieras internacionales durante el  último cuarto de siglo [XX], estuvieron basadas en las políticas fundamentalistas de mercado  que ignoraban   las preocupaciones teóricas asociadas a la cuestión de la información y esto  explica en parte al menos la amplitud de sus reiterados fracasos» [the so­called Washington   consensus   policies,   which   have   predominated   in   the   policy   advice   of   the   international   financial institutions over the past quarter century, have been based on market fundamentalist   policies which ignored the information­theoretic concerns, and this explains at least in part   their widespread failures] (STIGLITZ, p.471). Ver también: STIGLITZ, J.: The World Bank at   the Millennium; The Economic Journal, 109 (November); Blackwell Publishers, Cambridge,  MA, 1999)­. Hay, desde luego, tesis si se quiere más críticas. Es el caso de una célebre tesis de  Noam Chomsky que afirma que, desde los días de la administración Clinton que la vio nacer,  la OMC se ha transformado en una exportadora internacional de «la pasión americana por la  desregulación   y   las   reglas   americanas   de   la   libre   competencia,   reglas   justas   y   refuerzo  efectivo» [America's passion for deregulation and the American values of free competition,   fair   rules,   and   effective   enforcement].   «Estos   'valores   americanos'   están   representados  dramáticamente   en   la   'onda'   del   futuro:   telecomunicaciones,   Internet,   tecnología  computacional   de   vanguardia   y   demás   maravillas   creadas   por   el   exuberante   espíritu  empresarial liberado a las fuerzas del mercado y finalmente liberado de las interferencias del  gobierno   desde   la   revolución   Reagan»     [These   'American   values'   are   illustrated   most   dramatically by the wave of the future: telecommunications, the Internet, advanced computer   technology, and the other wonders created by the exuberant American entrepreneurial spirit   unleashed by the market, at last free from government interference by the Reagan revolution]  (CHOMSKY, N.: Exporting American Values through the New WTO, s/d/s/f).­   http://www.cid.harvard.edu/cidtrade/issues/washington.html.­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

70

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

71

­especialmente   en   los   países   emergentes,   probablemente   por   su   temeraria  recomendación   de   contracción   del   déficit   fiscal   en   contextos   de   crisis,  muestra gratis  del pedido mayor de una contracción del  tamaño  del Estado  (esto es, del 'gasto' público) y de la consecuente contracción de la seguridad  social   y   del   estado   de   bienestar­.   «La   información   afecta   a   la   toma   de  decisión en cualquier contexto posible ­no sólo en el caso de las firmas y del  sector doméstico» (STIGLITZ, p.471).  Con esto surgiría lo que Stiglitz denomina  the political economy of   information,  ocupada  de  relevar   el   rol   de   la   información  en  los   procesos  políticos,   comprendidos   como   procesos   colectivos   (participativos   o  delegativos)     de   toma   de   decisiones.   Se   relevarían   asimetrías   en   la  información   circulante   en   los   canales   constituidos   entre   gobernantes   y  gobernados,   planteando   como   pregunta   políticamente   significativa   la  cuestión   de   cómo   llegar   a   mitigar   el   impacto   de   tales   asimetrías   en   la  información   concurrente   en   los   procesos   políticos,   es   decir,   considerado  como cierto tipo de proceso electivo de índole colectiva 89.  «La information   Economics  comenzaría a tener un impacto creciente en economía», puesto  que cubriría campos que habían sido desguarecidos, explicando fenómenos  que carecían de explicación porque carecían de entidad al interior de la teoría  económica.   Una   de   esas   preguntas   sería   la   del   rol   del   gobierno   en   la  sociedad.   «Cada disciplina  posee  un  paradigma   dominante,  con  supuestos  y  convenciones». Gran parte del trabajo que se hizo estaría motivado por el  intento   de   «explorar   los   límites   de   dicho   paradigma   ­para   ver   cómo   los  modelos   convencionales   podían   abarcar   problemas   de   imperfección   en   la  información». Para Stiglitz «por más de cien años la modelización formal en  economía  se  focalizó  en  modelos   en  los   que   la   información  era   perfecta.  Desde luego que se reconocía que la información era de hecho imperfecta,  pero se esperaba, siguiendo en esto el  dictum  de Marshall ­i.e.  Natura non  facit saltum­ que las economías en las que la información no fuera demasiado  imperfecta se parecería demasiado a una economía en que la información sí  lo   fuera.   Uno   de   los   resultados   de   nuestras   investigaciones   conduciría   a  mostrar   que   esto   no   era   cierto;   que   incluso   una   pequeña   cantidad   de  información imperfecta puede generar un profundo efecto en la naturaleza del  equilibrio obtenido»90.
89 «Existen asimetrías de información entre quienes gobiernan y quienes son gobernados; así  como los mercados se esfuerzan por superar las asimetrías en la información, necesitamos  encontrar maneras por las cuales el área de las asimetrías de información en procesos políticos  pueda  ser acotada  y sus  consecuencias mitigadas»  [There  are asymmetries of  information   between   those   governing   and   those   governed,   and   just   as   markets   strives   to   overcome   asymmetries of information, we need to look for ways by which the scope for asymmetries of   information   in   political   processes   can   be   limited   and   their   consequences   mitigated]  (STIGLITZ, p. 471).­  90 «El paradigma dominante en el siglo XX, el modelo neoclásico, ignoraba las advertencias  de los maestros del siglo XIX y anteriores respecto de cómo las preocupaciones concernientes  a   la   cuestión   de   la   información   podía   llegar   a   alterar   el   análisis,   bien   porque   tal   vez   no  pudieran   determinar   cómo   aprehenderlos   con   los   modelos   altamente   precisos   que  desarrollaban, bien porque al hacerlo hubieran tenido que arrivar a conclusiones incómodas  respecto de la eficiencia de los mercados»  [The reining paradigm of the twentieth century, the   neoclassical model, ignored the warnings of the nineteenth century and earlier masters on  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

71

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

72

5.5.2.

sobre el concepto de selección adversa 

información en una transacción se encuentra en el desarrollo en The Wealth   of Nations  (1776) de la noción de  selección adversa  (adverse  selection)91.  Smith, anticipando discusiones  posteriores  acerca de  la  selección adversa,  escribió   que   a   medida   que   las   firmas   elevan   las   tasas   de   interés,   los  principales prestamistas se retiran del mercado en el que participan. Si los  prestadores [lenders] conocieran perfectamente los  riesgos   asociados  con 
how information concerns might alter the analyses, perhaps because they could not see how to   embrace them in their seemingly precise models, perhaps because doing so would have led to   uncomfortable conclusions about the efficiency of markets] (STIGLITZ, p. 471). Otra omisión  crucial   nos   conduce   a   la   observación  de  Keynes,   concepto  de  involuntary   unemployment.  Hago referencia a las observaciones de Keynes de la sección IV p.13 de la General Theory.  Ahí   explica   Keynes   que   «debemos   ahora   definir   la   tercer   categoría   de   desocupación,   la  llamada   desocupación   'involuntaria'   en   sentido   estricto,   cuya   posiblidad   de   existencia   no  admite la teoría clásica» [we must now define the third category of unemployment, namely   'involuntary' unemployment in the strict sense, the possibility of which the classical theory   does not admit]. «Adviértase que por desocupación 'involuntaria ['involuntary' unemployment]  no   queremos   decir  la   mera  existencia   de  una   capacidad  inagotable   de  trabajo»  [the  mere   existence of an unexhausted capacity to  work].    «Una  jornada  de  ocho horas no significa  'desocupación' aunque no esté más allá de la capacidad humana trabajar diez horas en lugar de  ocho; tampoco consideraríamos como desocupación 'involuntaria' el abandono del trabajo por  un   grupo   de   obreros   porque   les   parezca   mejor   no   trabajar   que   admitir   menos   de   cierta  remuneración.     […]   Mi   definición   es   la   siguiente:   'Los   hombres   se   encuentran   involuntariamente sin empleo cuando, en el caso de que se produzca una pequeña alza en el   precio de los artículos para asalariados en relación con el salario nominal, tanto la oferta   total de mano de obra dispuesta a trabajar por el salario nominal corriente como la demanda   total de la misma a dicho salario son mayores que el volumen de ocupación existente''  [Men   are   involuntarily  unemployed  if,   in   the   event  of  a  small  rise  in  the  price   of   wage   goods   relatively to the money­wage, both the aggregate supply of labour willing to work for the   current money­wage and the aggregate demand for it at that wage would be greater than the   existing   volume   of   employment]   (KEYNES,   p.13).   «En   la   medida   en   que   los   postulados  clásicos sean válidos, la desocupación, que en el sentido anterior es involuntaria, no puede  existir. El desempleo aparente [apparent unemployment] tiene que ser el resultado  de  una  pérdida temporal del trabajo del tipo de 'cambio de un trabajo a otro' [in between jobs] o de  una demanda intermitente de factores altamente especializados, o del efecto de la cláusula de  inclusión de un sindicato sobre la ocupación libreor esto los escritores que siguen la tradición  clásica,   pasado   por   alto   el   supuesto   especial   que   cimienta   su   teoría,   han   llegado  inevitablemente a la conclusión, perfectamente lógica de acuerdo con su hipótesis, de que la  desocupación visible (salvo las excepciones admitidas) tiene que ser consecuencia, a fin de  cuentas,   de   que   los   factores   no   empleados   se   nieguen   a   aceptar   una   remuneración   que  corresponda a su productividad marginal».  (KEYNES; p.24) De allí se forma la aporía central  de Keynes a la teoría clásica: si la teoría clásica es sólo aplicable al caso de la ocupación  plena, es una falacia aplicarla a los problemas de desocupación involuntaria ­si tal cosa existe  (¿quién lo negará?) [if the classical theory is only applicable to the case of full employment, it   is fallacious to apply it to the problems of involuntary unemployment ­if there be such a thing   (and who will deny it?)] Los teóricos clásicos se asemejan a los geómetras euclideanos en un  mundo no euclideano que, al descubrir que en la realidad las líneas aparentemente paralelas se  encuentran   con   frecuencia   combadas,   las   critican   por   no   conservarse   rectas   ­como   único  remedio para los desafortunados traspiés que ocurren [rebuke the lines for not keeping straight   as the only remedy for the unfortunate collisions which are occurring]. No obstante, en verdad,  no hay más remedio que tirar por la borda el axioma de las paralelas y elaborar una geometría  no   euclideana.   Hoy   la   economía   exige   algo   semejante;   necesitamos   desechar   el   segundo  postulado de la doctrina clásica y elaborar la teoría del comportamiento de un sistema en el  cual sea posible la desocupación involuntaria en su sentido riguroso (KEYNES, J.M.; I,1; 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Un   ejemplo   en   la   literatura   clásica   de   la   importancia   de   la 

72

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

73

cada   acreedor,   esto   importaría   poco;   es   justamente   debido   a   que   los  prestadores desconocen las probabilidades de cesación de pago [default] de  los deudores que este proceso de selección adversa posee consecuencias tan  importantes92.   El tema es que a partir de este cuadro Stiglitz observa que había algo  que no funcionaba correctamente en los  competitive equilibrium models. Y  esto   tiene   que   ver   con   la   falta   de   problematización   de   la   significación  económica de la información en la generación de una transacción. Por estas  mismas obliteraciones se planteaba una perspectiva miope en relación a la  problematización del desempleo: 
Parecía que el desempleo no existía, que los problemas  de eficiencia y los de equidad podían ser drásticamente  separados, de tal modo que los economistas pudieran  hacer   a   un   lado   los   problemas   vinculados   a   la  desigualdad y a la pobreza al momento de ejercer su  profesión   designando   modelos   económicos   más  eficientes. 

Es   aquí   donde   surgen   algunas  paradojas  de   la   teoría   económica,  como la de por qué existe un nivel de volatilidad tan pronunciada en el precio 
p.24­5) [to work out the behavior of a system in which involuntary unemployment in the strict   sense is possible] (EN: 14­15).   (KEYNES; pp.15­16) KEYNES, J.M.:  Teoría general de la   ocupación,  el  interés  y  el  dinero;  RBA,  2004,  trad.  de  Eduardo  Hornedo.  Para  la  versión  inglesa   (EN):   KEYNES,   J.M.:  The   General   Theory   of   Employment,   Interest   and   Money  [1936], Atlantic Publishers & Distributors, 2006, p.15.­ 91  Se   atribuye   la   puesta   en   cuestionamiento   del   problema   de   la   selección   adversa   a   la  contribución de George Arhtur Akerlof a la historia del pensamiento económico. Akerlof es  un autor que ha planteado lo que en economía se conoce como el problema del limón (the  lemon problem) y que se relaciona con la dificultad de los compradores/comerciantes para  diferenciar entre buenos y malos limones al momento de efectuar una transacción, pongamos  por caso, una compra. De acuerdo al propio Akerlof (1970) «la teoría sobre incertidumbre  cualitativa  y mecanismos  de mercado  asociados a  estas deficiencias  posee al  menos tres  componentes», a saber: (i) existe «una variación aleatoria en la calidad del producto en el  mercado» [a random variation in product quality in the market]; (ii) existe «asimetría en la  información asociada a la calidad del producto» [an asymmetry of information exists about   the product quality]; (iii) existe un alto grado de interés a transar a un precio bajo por parte de  cierto tipo de vendedores. El crédito y los seguros constituyen ámbitos transaccionales en los  que, asimismo, el problema de la selección adversa constituye una cuestión tan apremiante  como en el caso de los mercados de ventas de autos usados. Existe en este tipo de casos un  nivel de riesgo asociado en el proceso de compra de un bien en el que se observa que el  interés de los compradores a comprar a un precio bajo se corresponde con el moral hazard de  asumir un nivel de riesgo adicional en que los que participan del mercado de bienes de buena  calidad no se interesarían por el nivel de precios al que se sitúaría el punto de intersección  que implica esa instancia transaccional puntual de compra/venta.   (G. A. AKERLOF, 'The  Market for "Lemons": Quality Uncertainty and the Market Mechanism' Quarterly Journal of  Economics,   vol.   LXXXIV   (August,   1970),   p.3.  en  http://www.economyprofessor.com/economictheories/adverse­selection.php­ 92 Smith había escrito que: «si la tasa legal … fue fijada tan alta... la mayor parte del dinero  que   va  a   ser   prestado   lo   será   para   los   pródigos   y   protectores,   quienes   sólamente   estarán  dispuestos a dar a un interés mayor. La gente sobria, quien dará por el uso de su dinero no más  que una parte de lo que están dispuestos a hacer con el uso de aquel, no se aventurará a entrar  en la competencia» [if the legal rate ... was fixed so high... the greater part of the money which   was to be lent, would be lent to prodigals and protectors, who alone would be willing to give   this higher interest. Sober people, who will give for the use of money no more than a part of   what   they   are   likely   to   make   by   the   use   of   it,   would   not   venture   into   the   competition]  (STIGLITZ, NL: p.475).­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

73

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

74

de los activos si es que los mercados de capitales se encuentran en principio  asegurados; ¿por qué las firmas responden a los factores de riesgo de una  manera que difiere significativamente de las predicciones de la teoría?  ¿Por  qué   en   macroeconomía   los   movimientos   cíclicos   de   algunas   variables  cruciales   como  consumo,  salario   real  y  tasas   de   interés    no   resultan  conciliables   con   aserciones  mainstream  que   postulan   la   existencia   de   un  mercado en competencia perfecta, es decir (i) con firmas que operan en un  cuadro en el que el costo marginal es igual al retorno/ingreso marginal; (ii)  en el largo plazo tales mercados se vuelven progresivamente eficientes desde  la   perspectiva   de   la   localización   de   recursos   y   del   promedio   general   de  productividad y (iii) en el que cada una de ellas se comporta como tomadora  de   precios  (esto   es,   no   pudiendo   influir   individualmente   en   el   nivel   de  precios de los productos que comercializa) (STIGLITZ, p.476) ¿Qué clase de  condiciones   necesita   una   economía   para   satisfacer   el  principio   de   información   perfecta  que   precisamente   desde   Stiglitz   se   utiliza   para  cuestionar   el  énfasis   meridional  de   la   escuela   neoclásica?   ¿Es  verdaderamente fácil entrar y salir de un mercado, o competir en  él a un  precio competitivo? ¿El  nivel   de  información existente   es   verdaderamente  satisfactorio para productores y consumidores? ¿Es cierto efectivamente que  todas las empresas que participan del mercado propenden a la maximización  de   utilidades   buscando   agotar   el  stock  de   producción   en   el   punto   de  intersección   de   la   curva   de   costo   marginal   e   ingreso   marginal?   ¿Los  productos son verdaderamente homogéneos? ¿Los costos de transacción y  logística son realmente bajos, cuando no nulos (costless)?93
93 Stiglitz invoca al Stigler de The Economics of Information (1961): Stigler ha observado la  importancia de la información en el trade­off que caracteriza al ludus oeconomicus; el tema es  que   le   dio   el   mismo   tratamiento   de   otros   economistas   de   Chicago   que   plantean   a   la  information Economics  como «un segmento o rama de la Economía aplicada» [any other   branch of applied Economics] y que la asocian al costo de transacción [transactions cost] de  una   operación.   Así,   «simplemente   se   analizan   los   factores   especiales   que   determinan   la  demanda y oferta de información, tal como en economía agraria se analizan los factores que  afectan al mercado del trigo». Por otro lado, los economistas más inclinados a la matemática  introducen   la   variable  I  en   una   función   de   producción   que   referencia   los  aspectos   transaccionales de la función de producción  y a los que en algunos casos se la considera  susceptible de producir un output de tipo L (labour, trabajo). De acuerdo a Stiglitz, «nuestro  trabajo mostró que éste enfoque [de la Economía de la información] era erróneo y que lo  mismo sucedía con las conclusiones que derivaban de él» (STIGLITZ; p. 477).    Furubotn­ Richter (2000) dicen que una propiedad distintiva de la nueva economía institucional estriba  en la insistencia en la idea de que las transacciones poseen un costo [a distinguishing feature   of the New Institutional Economics is its insistence on the idea that transactions are costly].  «Este cambio de la posición neoclásica parece ser taxativa […] Es importante reconocer que  la movida [the move] a los costos positivos de transacción implica el desplazamiento hacia una  concepción más realista de los tomadores de decisión» [it is important to recognize that the   move to positive transaction costs is also a move to a different, more realistic conception of   decision   makers].   Decir   que   los   individuos   tienen   que   utilizar   tiempo   y   recursos   para  procurarse   de   información   y   que   poseen   una   capacidad   limitada   para   procesar   datos   y  formular planes es poco más que formular aserciones razonables acerca de la naturaleza de los  agentes tomadores de decisión en un sistema económico […] No es irrazonable decir que los  seres   humanos   están,   en   un   sentido   significativo,   condicionados   racionalmente   en   su  comportamiento. Pero, en la medida en que las personas se conciben como si poseyeran una  racionalidad sesgada y limitada, resulta claro que deben incurrir en 'costos transaccionales' y  que se incurrirá en costos transaccionales distintos de cero sin  importar en qué sector de la  economía los agentes tomadores de decisión se encuentren conduciendo sus operaciones ni el  tipo   de   actividad   que   realicen.   Debido   a   las   limitaciones   humanas,   su   conocimiento  restringido y su tendnecia a cometer errores, las decisiones que estos agentes toman en el 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

74

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

75

5.5.3.

unemployment as an interference

¿ or qué existen niveles estacionales de desempleo si esto es así o  debería  llegar   a   ser   así?   ¿Por   qué   demora   tanto   en   llegar   esta  panacea  universal  de la  economía  de  mercado?  ¿Esta  ataraxia  del  global  welfare?  Stiglitz   observa   cómo   han   habido   quienes   vieron   al   desempleo   como   el  producto   de   una   interferencia   gubernamental   sostenida   a   través   del  establecimiento  de  convenios   de   salario  mínimo,   o  de   sindicatos   que   han  utilizado   su  «poder   monopólico»  para   elevar   artificialmente   los   niveles 
mundo real funcionará siempre ineficientemente en relación con las decisiones hipotéticas  emplazadas  por  los  tomadores  de  decisión  que  postula  la  teoría  neoclásica.   En  suma,   los  costos   de   transacción   atribuibles   a   esta   ineficiencia   tienen   que   emerger.   Los   costos  transaccionales son ubicuos debido al caraćter de los individuos que toman decisiones»   [To  say that individuals have to use time and resources to secure information, and that they have   limited ability to process data and formulate plans, is merely to make reasonable assumptions   concerning the nature of the decision makers in an economic system.  Because of their human   limitations, their restricted knowledge, and their tendency to make errors, real­world decision   makers   will   always   function   inefficiently   relative   to   the   hypothetical   decision   makers   of   neoclassical theory. It is not unreasonable to say that human beings are, in a significant   sense,   boundedly   rational   in   their   behaviour.   But   insofar   as   people   are   conceived   as   possessing  limited  and  bounded  rationality,   it  is  clear  that  they  must  incur  what  we  call   'transaction costs' and that nonzero transaction costs will be incurred no matter what sector   of an economy decision makers are conducting operations in and what type of activity they   are   performing.   In   short,   transactions   costs   attributable   to   this   inefficiency   must   arise.   Transaction costs are encountered universally because of the character of the individuals who   make   decisions]   (FURUBOTN,E.G.­RICHTER;   p.39)   (FURUBOTN,E.G.­RICHTER,R   en  Institutions   and   Economic   Theory:   the   Contribution   of   the   New   Institutional   Economics.  (Transaction  Costs); U­Michigan  Press (2000).  Por lo  demás,   hay  una transición  desde el  paradigma del equilibrio competitivo al paradigma focalizado en la información [information  paradigm]   (STIGLITZ, p.482). En esta línea encontramos la tesis de  Richard A. Lanham,  quien ha desarrollado una curva de investigación que ­de acuerdo a la tesis de Picot e.a.­ ­se  remonta al año 1994, con la formulación de un modelo de transición en la concepción de la  Economía como una «ciencia de la distribución de recursos escasos» [Wissenschaft von der   Allokation knapper Ressourcen], que ya no es más una  Güterökonomie, una economía de  bienes,   sino   una  Informationsökonomie,   que   ha   descubierto   que   el   recurso   escaso   por  antonomasia de cuya localización y emplazamiento debería ocuparse la teoría económica es la  información [die knappe Ressource, mit deren Allokation sich die ökonomie zu befassem hat,   nun Information ist]. Ha habido de esta manera un desplazamiento de la Economía de bienes a  la economía de la información [von einer Güterökonomie zu einer Informationsökonomie]. Es  a   partir   de   este   nuevo   paradigma   ­el   paradigma   informacional­   que   surge   una   pregunta  diferencial: «¿cuál es ­en una sociedad/economía informacional­ el recurso escaso relevante?»  [was   aber   ist   dann   in   einer   Informationsgessellschaft/ökonomie   die   relevante   knappe   Ressource?] En 1994 Lanham respondería con una pregunta retórica: ¿Podría ser algo distinto  a  la  atención  humana,   la   acción  que   convierte   filas   de  datos   en  elementos  que   los  seres  humanos utilizan? [Must it not be human attention, the action that converts raw data into   something   humans   use?]   Este   es   el   punto   de   partida   de   la  Aufmerksamkeitsökonomie,   economía de la atención, attentiveness economy; la cual se diferencia de la Economía clásica  por sus premisas constitutivas y por sus modelos explicativos [grenzt sich von der klassischen   Ökonomie und ihren Prämissen (Modellannahmen) ab] y que se se encuentra a la base de un  hiato   histórico   que   separaría   a   las   economías   industriales   de   mercado   afectadas   por   la  transición  y   utilización  del   patrón  oro  de   una  fase  siguiente,   la   era  de  internet  y  de   una  economía «inmaterial» centrada en la producción de conocimiento y servicios. (ZERDICK­ PICOT­SCHRAPE,   p.379).   ZERDICK,   A.­PICOT,   A.­SCHRAPE,   K.:  Die   Internet­ Ökonomie: Strategien für die digitale Wirtschaft, Springer, 2001 Aufmerksamkeit als knappe  Ressource in der Internet­Ökonomie. Von der Güterökonomie zur Informationsökonomie, p.  36 y ss.­    
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

P

75

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

76

salariales reales. Serían estas corrientes las que inferirían que el desempleo  sería   eliminado   si   los   mercados   se   flexibilizaban,   si   los   sindicatos   y   las  intervenciones gubernamentales se eliminaban. Es a este dictum que Stiglitz  opone una interpretación que invierte el sentido de la evidencia:  «¿por qué no  se podría pensar  que el desempleo masivo era sólo la punta del iceberg de  deficiencias de mercado aún más distorsivas y difíciles de detectar ». Si, a  partir   de   la   evidencia   puntual   del   descalabro   del  Crack  del   29',   se   ha  observado que los mercados enloquecen de cuando en vez, ¿por qué debería  pensarse que no se comportan de forma irregular  también  cuando no nos  encontramos en el pico de una crisis? 
El   paradigma   dominante   hizo   de   la   economía   una  rama   de   la   ingeniería   y   de   los   participantes   de   la  economía mejores o peores ingenieros. Cada uno de  ellos   estaba   tratando   de   solucionar   un   problema   de  maximización, con información completa   [with full   information];   los   particulares   del   sector   doméstico  maximizando   la   utilidad   sujeta   a   constricciones  presupuestarias,   las   firmas   maximizando   beneficios  (valores   de   mercado)   y   ambos   interactuando   en  mercados   competitivos   de   productos,   trabajo   y  capitales (STIGLITZ; p.476).  

La  underlying mathematics  seguía requiriendo el cumplimiento de  las cláusulas de  convexidad  y  continuidad, en relación a las cuales «podría  probarse la existencia de un equilibrio eficiente de tipo pareteano». En este  marco la  perfect information assumption  estaba tan instalada en el  corpus  doctrinario que no era necesario presentarla como un tópico de discusión.  «Los supuestos económicos a los que las pruebas de eficiencia llamaban la  atención concernían a la ausencia de externalidades y al status de los bienes  públicos;   aspecto   ciertamente   relevante   de   la   economía   del   bienestar»  (welfare Economics). Se hablaba restrictivamente ­por utilizar una expresión  de Aghion et al.­ «de la imperfección en la información, con sus fricciones de  mercado   asociadas   y   sus   consecuentes   complicaciones   macroeconómicas»  (AGHION et.al. p.4)94. 
94  AGHION­FRYDMAN­STIGLITZ­WOODFORD:   Edmund   S.   Phelps   and   Modern  MacroEconomics   en   PHELPS,   E.S.­AGHION,   P.   et   alii:  Knowledge,   Information,   and  Expectations   in   Modern   MacroEconomics:   in   Honor   of   Edmund   S.   Phelps,   Princeton  University Press, 2003; p.4.­   De acuerdo a Stiglitz «Los economistas  standard  hablaban de  eficiencia de la Economía de mercado, pero se concentraban en un problema particular de  información, el de la escasez. Sin embargo existe una miríada de problemas adicionales que  afectan a los consumidores y a las firmas a diario, y que conciernen por ejemplo a los precios  y cantidades de varios objetos que están a la venta en el mercado, o el de la calidad y esfuerzos  de los trabajadores que emplean» [mainstream economists talked about information efficiency   of the market economy, though they focused on a single information problem, that of scarcity.   But there are a myriad of other information problems faced by consumers and firms every day,   concerning for instance the prices and qualities of the various objects that are for sale in the   market,   the   quality   and   efforts   of   the   workers   they   hire].       Por   lo   demás,  Knowledge,  Information and Expectations (…) es una reivindicación de la obra de Phelps, un economista  que   ciertamente  «no   fue   el   primero   en   tratar   de   quebrar   el   'paradigma'   neoclásico   de  información perfecta» [not the first economic to have attempted a break with the neoclassical   paradigm   of   perfect   information   and   knowledge].   Entre   los   economistas   de   entreguerra,  Schumpeter, Knight y Hayek se ocuparían de cuestiones de esta índole, si bien sus ideas no  eran   asimiladas   ni   aceptadas   en   el   corazón   de   la   teoría   económica.   De   acuerdo   a   estos  economistas temporariamente disidentes «sólo desde 1960­1970 ha sido posible considerar  cómo revisar los postulados del paradigma neoclásico en lo concerniente a la cuestión de la 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

76

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

77

    capítulo 6                5.6.1 hipótesis de la tasa natural de desempleo (HTND)

asociado a la emergencia de la hipótesis de la tasa natural de desempleo.  Según Olivier Blanchard (1995), el núcleo del argumento Phelps­Friedman  consiste en afirmar que existe algo así como una tasa natural de desempleo  de carácter  estable  que trabaja como un «atractor fuerte» [strong attractor]  de   la   tasa   actual   de   desempleo   que   una   economía   pueda   tener   en   un 
información y del conocimiento» [it has been only since the 1960s and 1970s that it has begun   to be possible to see how to revise the postulates of the neoclassical paradigm with regard to   information and knowledge]. En el caso puntual de Phelps se observa que ha definido una  línea de investigación en economía que se concentra en el factor informacional; ha sido «el  primero   en   enfatizar   la   importancia   de   reorganizar   la   teoría   macroeconómica   en   torno   a  cuestiones de este tipo y a mostrar cómo podría hacerse algo así». Hubo de esta forma un  Phelps Program in MacroEconomics, que se iniciaría hacia finales de la década del 60 con la  «primera   generación   de   modelos   de   desempleo   e   inflación   basados   en   microfundamentos  (microfoundations)   en   los   que   las   firmas   y   los   empleados   tienen   que   tomar   decisiones  odinarias antes de aprender o inferir el precio promedio, el salario y las decisiones de empleo  hechas por terceros» [in which firms and employees have to make their current decisions   before  learning  or inferring  the average  price,   wage,  and  employment decisions  made by   others]. Esto fue seguido en la década del 70' por el trabajo sobre modelos concentrados en la  emergencia de errores expectacionales por parte de las firmas. Hacia la década del 80' Phelps  exploraría estos modelos en los que cada firma utiliza un modelo para formar sus expectativas.  Finalmente hacia 1990 desarrollaría modelos macro y micro no monetarios que mostraban  que, «incluso si se excluyeran errores expectacionales y retrasos en el ajuste de precios, los  cambios   en   la   estructura   de   la   economía   por   razones   exógeneas   pueden   generar  desplazamientos   persistentes   en   el   patrón   [path]   de   equilibrio   de   desempleo»   [his   non­ monetary  micro­macro  models  in  the  1990s  show  that,   even  if  we  exclude  both  errors  in   expectations  and  delays  in  price  adjustment,   changes  in  the  structure  of  the  economy  for   exogenous reasons can generate large and fairly persistent shifts in the equilibrium path of   unemployment] (AGHION et al.; p.4). De acuerdo a estos autores: Phelps llegará mediante la  precisión de estos modelos a relevar la ineficiencia de la tasa de equilibrio de desempleo,  poseedora   de   asimetrías   distorsivas   de   información   [the   inefficiency   of   the   equilibrium   unemployment   rate,   owing   to   pervasive   information   asymmetries].   Analiza   los   efectos   de  perturbaciones  purely nominal  conducentes a cambios en la política monetaria [changes in  monetary policy]; y  trata de responder con esto a la «cuestión perenne» en teoría económica  de si un incremento en el volumen nominal de gasto debería generar un incremento el nivel de  actividad   real   y   no   simplemente   en   un   incremento   proporcional   en   todos   los   ingresos  monetarios y precios, sin efecto sobre los precios relativos o las cantidades reales   [why an  increase in the volume of nominal expenditure should result in a temporary increase in real   activity and not simply in a proportional increase in all money wages and prices, with no   effect  at  all  upon  relative  prices  or  any real quantities].  Los modelos de Phelps analizan  estructura y comportamiento de precios y salarios in a non­Walrasian world, donde no existe  un   agente   laplaciano   que   coordine   el   ajuste   de   salarios   y   precios   que   clarifiquen  instantáneamente a los mercados [where no auctioneer coordinates the adjustment of wages   and   prices   so   as   to   instantaneously   clear   markets].   Releva   la   importancia   crucial   de   las  expectations,   una   «variable   fija   crucial»  [a   key   state  variable],   que  le  permitirá   a  Phelps  «explicar   cómo   las   variables   reales   pueden   ser   afectadas   por   cambios   en   las   cantidades  nominales, desde el momento en que las expectativas de las firmas sobre el nivel (o tasa de  cambio) de los salarios medios y de los precios constituyen determinantes críticos del salario  individual y del precio y por esto mismo del empleo y de la actividad» [to explain how real  variables can be affected by changes in nominal quantities, since firm's expectations of the   level   (or   rate   of   change)   of   average   wages   and   prices   are   critical   determinants   of   their   individual wage and price setting and thus of employment and output] (AGHION;p.5). La tesis  de Phelps consistirá en observar que «la curva de Philips debería ser especificada como la 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Otro aspecto de la crisis del programa neoclásico en economía está 

77

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

78

determinado   momento.   El  optimum  de   desempleo   se   aproximaría   a   este  coeficiente distinto de cero; relegando de esta manera la ambición keynesiana  del  full   employment  al   ámbito   del   no­ser.   Esta   hipótesis   (HTND)   sería  planteada  a  raíz  del   análisis   de   los   mercados   de   trabajo   que   exhibían  un  comportamiento   compatible   con   las   predicciones   macroeconómicas  esgrimidas a partir de una curva de Philips, herramienta conectada a esta  hipótesis   y   ­para   Blanchard­   de   un   considerable   grado   de   «relevancia  empírica».  El   tema   es   que   la   HTND   no   dejaría   de   plantear   algunos  interrogantes para economistas críticos que plantearían ­por ejemplo­ «¿por  medio de qué tipo de canales la tasa actual atrae a la tasa natural?»  ¿Es esto  algo   que   sucede   a   través   de   «cambios   en   la   composición   de   la  desocupación»,  o bien «en el comportamiento de los desempleados», o «en  las instituciones de los mercados de trabajo y acuerdos»?  «¿De qué manera  las instituciones concomitantes a los mercados de trabajo influenciarían el  modo en que las tasas actuales de desocupación afectan a la tasa natural?»  «¿Qué  clase de rol deberían jugar  las  políticas  públicas  en  relación  a las  curvas de oferta y demanda?» 95. 
relación entre desempleo (o producto) y la diferencia entre los niveles esperados y reales (o  tasas de cambio) de los salarios y/o de los precios» [Philips curve should actually be specified   as a relation between employment (or output) and the difference between actual and expected   levels (or rates of change) of wages and/or prices].­  95 BLANCHARD,   O.:  Prefacio   a   CROSS,   R.:  The   Natural   Rate   of   Unemployment:   Reflections on 25 years of the Hypothesis, Cambridge University Press, 1995, pp.xiii­iv.­ La HTND fue formulada inicialmente por Friedman (1968). Se trata de una hipótesis que  tendría   profundas   consecuencias   macroeconómicas   y   políticas     fundamentalmente   por   su  incidencia en política monetaria y el efecto de la política monetaria sobre la economía real.  Sería influenciada en su desarrollo por las investigaciones de Phelps; puntualmente por el  reconocimiento  de  que  las  expectativas inflacionarias constituyen  una  variable  crucial que  afecta directamente a los lineamientos de los bancos centrales (cuando los hay) y al manejo de  las   expectativas   asociadas   al   comportamiento   de   los   tipos   de   cambio.   Por   Phelps   se  comenzaría   hablar   expresamente   a   partir   de   1972   de   la   necesidad   de   incoar   políticas  monetarias   (AGHION   et   al.;   p.6).   «Las   consecuencias   de   la   información   imperfecta   se  transformaría en un tema central de la macroeconomía neoclásica de la década del 70', como  consecuencia del celebrado modelo de Lucas (1972) acerca de cómo las fluctuaciones en los  ciclos de negocio derivan de 'sorpresas' monetarias» [monetary surprises] [The consequences  of imperfect information became a central theme of the 'new classical macroEconomics' of the   1970s, as a consequence of the celebrated Lucas (1972) model of how businesss fluctuations   result   from   monetary   surprises]   Lucas   tomaría   la   línea   de   investigación   de   Phelps,  introduciendo  en  su  modelo  las  expectativas  racionales  [rational  expectations],   esto  es,   el  postulado de que las expectativas de todos los agentes se actualizan en un punto temporal  determinado bayesianamente, comenzando en un punto que resulta consistente con el proceso  de   generación   de   datos   implicado   por   el   modelo   y   condicionado   posteriormente   con  información  que resulta insularmente  asequible para  cada uno  de los  agentes  individuales  involucrados [the postulate that expectations of all agents are at each point in time given by   Bayesian updating, starting from a prior that is consistent with the data­generating process   implied   by   the   model   and   conditioning   upon   all   information   that   is   observable   on   the   individual agent's island] (AGHION  et al.; p.7). Phelps representa la  Entstehung  de la  new  Keynesian macroEconomics  o macroeconomía keynesiana; que postulará que «la política de  estabilización monetaria puede mitigar los efectos distorsivos de la economía» [real monetary  stabilization policy could mitigate the effects of real distrubances]. La idea clave será  «el  reconocimiento de que en la realidad los precios y los salarios no se reajustan continuamente»  [in reality, wages and prices are not conitnually readjusted] (AGHION; p.8). «Hacia 1983  Phelps   dirá   que   las   expectativas   completamente   racionales   no   aplican   especialmente   para  aquellos   casos   en   los   que   los   contextos   concomitantes   a   las   acciones   individuales   de  optimización   de   comportamiento   dependen   no   solamente   de   las   creencias   acerca   de   las  condiciones agregadas sino también de sus creencias respecto de otras creencias, y así en una 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

78

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

79

Rod Cross explica que la propiedad distintiva de la HTND concierne  a   la   formación   de   una   explicación   de   los   determinantes   endógenos   y  exógenos de la desocupación que parte de una definición de desempleo que  localiza   en   Friedman   (1968,   p.8),   autor   de   una  standard   definition  del  natural rate of unemployment que estaría en función de variables tales como  algunas   «características   estructurales   de   los   mercados   de   trabajo   y  commodities», incluyendo las «imperfecciones de mercado», la «variabilidad  estocástica»   en   el   comportamiento   de   las   curvas   agregadas   de   oferta   y  demanda, el costo de la reunión   (gathering) de información acerca de los  puestos   de   trabajo   que   se   encuentran   disponibles   en   una   economía, 
jerarquía infinita de creencias de orden superior» [fully rational expectations were especially   unlikely in contexts where individuals' optimal actions depend not simply on their own beliefs   about aggregate conditions but also on their beliefs about others' beliefs, and so on in an   infinte hierarchy of 'higher­order beliefs'] (AGHION; p.9) Analizaría en los modelos de la  década   del   80   y   90   las   causas   del   desempleo,   considerando   las   perturbaciones   reales  ocasionadas entre otras cuestiones por los shocks tecnológicos [technology shocks], los efectos  del equilibrio general y la dinámica de los mercados de capital y de los ciclos de acumulación  [general equilibrium effects, and the dynamics of capital accumulation] (AGHION; p.10). Sus  unemployment   models  asumirán   que  «el   desempleo   es   involuntario   e   ineficiente»  [unemployment is involuntary and inefficient]; asimismo consideraría «la importancia de los  cambios en la tasa real de interés (precios de los activos, tales como el nivel de precios de los  stocks de capital» [the importance of changes in the real rate of interest (and asset prices more   generally, such as the level of stock prices)] en la tasa de desempleo [on the equilibrium   unemployment rate]. Esta idea está en función de la creencia según la cual muchos tipos de  perturbaciones reales deben afectar el índice de desempleo. En este sentido una publicación  crucial será  Structural Slumps: The Modern Equilibrium Theory of Unemployment, Interest   and Assets,   donde    Phelps  se ocupa  también del  problema  de la  educación y  del cambio  tecnológico   [education   and   technological   change].     Esta   obra   ofrece   contribuciones   a   la  historia   de   los   modelos   de   crecimiento   económico   a   largo   plazo.   Ahí   se   asume   que  «la  educación   afecta   primariamente   al   crecimiento     a   través   de   sus   efectos   en   la   tasa   de  acumulación de capital humano» [education affects growth primarily through its effects on the   rate of human capital accumulation]. El crecimiento es planteado como determinado por la  consecuencias del stock de capital humano (o nivel educativo)  [growth as being determined   by the consequence s of the stock of human capital (or the education level) y por «la capacidad  de   un   país   para   innovar   o   adaptar   el   ciclo   educativo   hacia   tecnologías   más   avanzadas»  [country's ability to innovate or to adapt to more advanced technologies]. Las diferencias en  las tasas de crecimiento entre países resultan de esta manera de las  «diferencias existentes  entre los stocks de capital humano» [differences in growth rates across countries then result   primarily from differences in human capital stocks]. Se predice que «el retorno o producto de  la educación es una función creciente de la tasa de progreso tecnológico y sugiere que el nivel  promedio de educación en un país debería ser incrementado no sólo directamente a través de  la política educativa sino también indirectamente a través de la investigación y la política de  desarrollo» [This approach predicts that the return to education is an increasing function of   the rate of technological progress and suggests that the average level of education in a country   should be increased not only directly through education policy but also indirectly through   research and development policy]. Esto constituye pues el  core  de lo que se conoce como  'Nelson­Phelps approach'' relacionado a las potencialidades económicas de la educación y de  la   innovación   tecnológica;   potencialidades   que   se   corroboran   en   la   historia   con   el  gap  creciente entre países ricos y pobres de 1970 a la fecha (década que genera el  boom  de las  TICs con el auge de la industria de microprocesadores manufacturados por Intel). «Mientras se  ha reconocido por un lado que gran parte de la desigualdad incrementada ha procedido de  retornos crecientes en educación, el nivel de retornos crecientes ha incrementado asimismo la  oferta  relativa  de   mano  de   obra  calificada,   la  cual   ha  aumentado   el  trend  de  innovación,  incrementando los retornos relativos de los segmentos educados» [While it has been widely   recognized   that   much   of   the   increased   inequality   has   come   from   increased   returns   to   education, the increased returns to education have also increased the relative supply of skilled   workers, which in turn has increased the pace of innovation, which in turn has increased the  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

79

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

80

complejidad   en   materia   de   desplazamiento,   radicación   y   movilidad,  etcétera96.  Quien dispara la inquietud que conduciría a la construcción de la  HTND   es   Keynes   (1936);   quien   creía   que   «la   demanda   agregada   podía  influenciar   las   'características   estructurales   de   los   mercados   de   trabajo   y  commodities  y, por lo tanto, la tasa de equilibrio de desempleo» (CROSS,  p.14).   Uno   de   los   autores   de   la   HTND   ­Edmund   Phelps­   dirá   respecto   a  Keynes que su doctrina postulaba que la tasa de desemplo estaba en función  de la demanda efectiva y que la gestión del comportamiento de dicha curva  podría generar una modificación positiva en el índice de desocupación. Sin  embargo, con el advenimiento de la escuela neoclásica, se generarían algunas  modificaciones sustantivas en la concepción de la extensión y  scope  de la  política fiscal. El intento de no alejarse completamente de los fundamentos  macroeconómicos keynesianos daría lugar a una síntesis neokeynesiana en la  que   se   esperaba   que   la   política   fiscal   estuviera   gobernada   por  consideraciones   neoclásicas   vinculadas   a   cuestiones   tan   políticamente  recalcitrantes como la de la contracción del déficit fiscal y la de la reducción  del  tamaño  del Estado; pero que ­por otro lado­ se mantuvieran elementos  keynesianos en materia de política monetaria; esto es, un aspecto crucial para  la   administración   de   la   relación   inflación/desocupación.   (CROSS,   p.15).  Surgirían algunas presunciones básicas en la construcción de esta síntesis  docrinaria:   una   de   ellas   concierne   a   la   administración   de   la   demanda   de  dinero.   Una  emisión   desordenada   de   papel   moneda   generaría   la   clase   de  presiones inflacionarias a las que los economistas monetaristas (con Milton  Friedman a la cabeza) se opondrían, argumentando que ésta generaría una  depreciación   del   valor  real  del   salario   y   una   contracción   del  purchasing   power of money. Se generaría un brecha (gap) entre expectativas y resultados  que conduciría a la economía hacia un punto que técnicamente supone la  existencia de  desequilibrio y, por esto mismo, de desempleo.  
La   política   monetaria   puede   generar   una   diferencia  permanente   sólo   en   las   variables   nominales:   una  política   concebida   para   generar   un  incremento/decremento finito en el índice de inflación  sólo produciría una disminución transitoria de la tasa  actual de desempleo97. relative returns to the educated] (AGHION  et al. p.11). (AGHION­FRYDMAN­STIGLITZ­ WOODFORD: Edmund S. Phelps and Modern MacroEconomics en PHELPS, E.S.­AGHION,  P. et alii: Knowledge, Information, and Expectations in Modern MacroEconomics: in Honor of  Edmund S. Phelps, Princeton University Press, 2003).­ 96  «La  definición  standard  de  la  tasa  natural  depende  de  las  características estructurales  reales del mercado de commodities y trabajo, incluyendo las imperfecciones del mercado, la  variabilidad  estocástica  en  la  oferta  y  la  demanda,   el  costo  de  obtención  de  información  asociado   a   las   vacantes   laborales   y   la   disponibilidad   de   puestos   existentes,   el   costo   de  movilidad, y demás»   [The standard definition of the natural rate is a depending on the   actual   structural   characteristics   of   the   labour   and   commodity   markets,   including  market   imperfections,  stochastic   variability  in   demands   and   supplies,   the  cost   of   gathering   information about job vacancies and labour availabilities, the costs of mobility, and so on]  (FRIEDMAN, M (1968), p.8 en CROSS, R.: The Natural Rate of Unemployment: Reflections   on 25 years of the Hypothesis, Cambridge University Press, 1995, p.15 ). 97  «La  política  monetaria  puede  generar  una  diferencia  permanente  sólo  en  las  variables  nominales: una política para generar un incremento finito o un decrecimiento en la tasa de  inflación   sólo   generaría   una   disminución   transitoria     de   la   tasa   actual   de   desempleo» 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

80

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

81

El   problema   era   que   la   intervención   sobre   la   curva   de   demanda  agregada a través de la política monetaria no permitía determinar algo tan  aparentemente importante como un punto no arbitrario de fijación de la tasa  de desocupación. La formalización de esta crítica sería presentada en una  publicación de Friedman de 1968 que intentaría poner en cuestionamiento  nada   menos   que   la   extensión   o   el   ámbito   de   injerencia   de   la   política  monetaria.     Por   otro lado tenemos a Edmund Phelps 98,  quien hacia 1966  comienza   a   estudiar   el   comportamiento   del   modelo   de   Philips   (1956)   y  observa   que   éste   «no   permite   un   entendimiento   microeconómico   de   la  relación   entre   inflación   y   desempleo».   Es   ahí   que   preguntará,   siguiendo  algunas   directrices   de   Aba   Lerner   (1940):   (i)«¿cómo   es   que   puede   haber  desocupación involuntaria, particularmente en condiciones de equilibrio en  un   sentido   'expectacional'?»;   (ii)«¿cómo   puede   mantenerse   la   tasa   de  desempleo   ­si   bien   brevemente­   por   debajo   de   su   tamaño   natural?»;  (iii)«¿cuáles son los determinantes clave del tamaño de la tasa natural ­y en  qué dirección empujan?» [do they pull] (PHELPS, p.23).   
5.6.2 Milton Friedman: la reacción

formulación   de   HTND   sería   presentada   por   James   Tobin   como   «la  presentación de una macroeconomía de orientación neoclásica» que influiría  en la publicación de Lucas de 1972; quien tomará de Friedman la creencia en  una   economía   que   se   comporta   «como   si   los   mercados   estuvieran  permanentemente   determinados   por   precios  reales»   (TOBIN;   p.32,  sub.mío)99. Para Tobin, la curva de Philips refleja «las aparentes relaciones  existentes entre precios monetarios y cantidades reales» (TOBIN; p.32). Los  precios,   auténticos  índices  de   la   economía,   constituyen   los   parámetros   o  argumentos   de   las   funciones   de   demanda   y   oferta;   mientras   que   las  igualdades de oferta y demanda en los distintos niveles de equilibrio posibles  «moldean el curso de la economía» [the path of the economy]. En Friedman  el punto de equilibrio de la tasa natural vendrá dado «por el nivel permitido  por   un   sistema   walrasiano   de   equilibrio   general   de   ecuaciones»  (FRIEDMAN, 1968, p.8).    En   la   teoría   neoclásica   las  departures  para   la   tasa   natural   se  desprenden de las distorsiones en el comportamiento de las curvas derivado  de la falta de precisión en la obtención de información relevante para las  transacciones     (a   causa   de   ­digamos­   expectativas   desmesuradas   en   lo  concerniente al salario real y al sistema de precios que interactúan con los 
[Monetary policy can make a permanent difference only to nominal variables: a policy to   generate a finite increase or decrease in the inflation rate will generate only a transient dip of   the actual unemployment].­ 98 PHELPS, E.: The Origin and Further Development of the Natural Rate of Unemployment,  en CROSS, R.: The Natural Rate of Unemployment: Reflections on 25 years of the Hypothesis,  Cambridge University Press, 1995.­ 99  TOBIN,   J.:  The   Natural   Rate   as   New   Classical   MacroEconomics,   en   Cross,   R.:  The  Natural   Rate   of   Unemployment:   Reflections   on   25   years   of   the   Hypothesis,   Cambridge  University Press, 1995.­; p.32.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

La   reacción   de   Friedman   a   Keynes(/ianismo)   a   través   de   la 

81

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

82

ingresos a ese nivel puntual de capacidad adquisitiva). En la medida en que  los mercados se clarifican y la información se depura, las expectativas   se  ajustan al comportamiento real de la economía y se retorna a la condición de  equilibrio; un equilibrio que, por otro lado, difiere del tipo de equilibrio que  supondría   la   anulación   de   una   tasa   natural   de   desempleo.   La   teoría  keynesiana, de su parte, admite la existencia del fenómeno denominado por  Keynes   'frictional' unemployment; al que considera concomitante del  full   employment o pleno empleo (que a fortiori considera posible)100. La política  monetaria de Keynes habría estado inspirada en la necesidad de ajustar la  curva de demanda agregada a un cuadro en el que se presentara una situación  de exceso de oferta y viceversa; pero en el que, en todo caso, la economía  distaría de encontrarse en estado de equilibrio. El tema es que «mientras los  economistas clásicos observaban a los mercados como agentes generadores  de precios reales y salarios, Keynes enfatizaría el hecho de que vivimos en  economías altamente monetarizadas, en las que los ingresos y los precios se  expresan   por   medio   de   unidades   monetarias   de   medida.   Puesto  que   tales  ajustes   toman   tiempo   en   producirse,   los   ingresos   reales   y   los   precios   se  desvían de los valores de equilibrio por períodos finitos de tiempo, y hasta  incluso por períodos extendidos. Pero esto no refleja la ilusión monetaria en  el   comportamiento   del   agente,   ni   las   expectativas   irracionales,   ni   la  existencia de información asimétrica e imperfecta»(TOBIN; p.34)101.  
100 En este sentido ­explica Tobin­ «Keynes provee muchas razones para que siempre existan  en sociedades no estáticas una proporción de recursos no empleados que se encuentran  in  between jobs, (yendo de un trabajo hacia otro)» [there will always exist in a non­static society   a proportion of resources unemployed 'between jobs'] (Keynes, 1936, p.6) (TOBIN, p.33).­  Frank Hahn reivindica igualmente a Keynes en su rechazo a la economía  euclideana.   En  efecto,   en  Theoretical reflection  on the  'natural  rate  of unemployment  muestra cómo    el  scholar  attempt  de    Philips (1958) comenzaría con la postulación de una relación inversa  ­derivada de datos histórico­económicos­ entre desempleo y tasa de intercambio de salarios  nominales [between unemployment and the rate of change in money wages]. «Esto sugeriría  que el precio de un desempleo más bajo sería una inflación más alta ­el famoso trade­off­».  Muchos   de   estos   elementos   concidirían   con   la   contrarrevolución   en   macroeconomía   que  establecería la hipótesis de que «el trabajo se sitúa sobre la curva de oferta y que el empleo  involuntario no es posible». Intentarían oponerse a Keynes. Plantearían asimismo que la tasa  natural de desempleo, junto con la cercana tasa de inflación sin aceleración de desempleo  [non­accelerating   inflation   rate   of   unemployment]   se   situaría   en   la   economía   como   una  variable  a largo plazo. El modelo sería un modelo más equilibrado que el ofrecido por el  enfoque keynesiano, que ­contrariamente­ admitía la dinámica que implica la existencia de  una desocupación friccional que niega la existencia de un steady­state equilibrium admitido  por los contrarrevolucionarios en su condición de «sistema único» en el que, por ejemplo,  «los valores de las variables reales son independientes de la tasa de inflación» (HAHN, p.43  en CROSS loc. cit). 101  «Mientras  los  clásicos,   nuevos  o  viejos,   veían  a  los  mercados  como  generadores  de  precios e ingresos reales, Keynes apuntó que vivimos en una economía monetarizada en la  que los salarios y los precios determinan a los mercados, tanto en períodos de equilibrio  como en fases de ajuste y desequilibrio; son los salarios y los precios quienes hacen esto y  quienes se expresan en unidades monetarias de medid. Puesto que tales ajustes se dan en  tiempo real, los salarios reales y los precios se van a desviar de sus valores de quilibrio por  períodos finitos de tiempo, tal vez incluso por intervalos extendidos. Pero esto no refleja la  ilusión   monetaria   en   el   comportamiento   del   agente,   ni   expectativas   irracionales,   ni  información   imperfecta   o   asimétrica»   [While   classicals,   new   or   old,   viewed   markets   as   generating real prices and wages, Keynes stressed that we live in a monetary economy, in   which   the   wages   and   prices   determined   the   markets,   both   in   equilibrium   and   during   disequilibrium adjustments, are wages and prices expressed in the monetary unit of account.   Because  these  adjustments  take  real  time,   real  wages  and  prices  will  deviate  from  their  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

82

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

83

5.6.3

Employment, Interest and Money. La tesis de Tobin(1985)

  

  

autores   como   Tobin­     esta   es   la   expresión  de   la  extensión  de   una 

Si se repara en la curva de Philips

102

  es porque ­al menos para 

economía; a la que, por otro lado, presenta en términos dinámicos; esto es,  permitiendo la observación de las variaciones en el comportamiento de las  curvas de oferta y demanda. Esta ha contribuido en algunos casos a relevar  cómo, efectivamente, las curvas agregadas de oferta y demanda demoran en  clarificarse y cómo,  efectivamente, les lleva tiempo a los precios y a las  cantidades  ajustarse  a  dichas  modificaciones.   Estas   modificaciones,   a   su  vez,   pueden   suceder   por   una   variación   en   los   salarios   nominales   en   los  mercados de trabajo, lo cual en Tobin está relacionado a las  expectativas  respecto de las fluctuaciones estocásticas en los niveles de ingreso, en el  movimiento   de   precios   y   en   las   presiones   deflacionarias   y   recesivas  originadas   en   situaciones   caracterizadas   por   el   exceso   de   oferta,   el  desempleo, la inestabilidad del sistema de cambio y de los tipos de  interés y  la inescrutabilidad de la cantidad  efectiva  de plazas laborales.   Es en este  sentido que una curva de Philips se conecta con una curva de Beveridge  (1945)*  ­por   tomar   el   nombre   de   un  economista   que   definiría   al   empleo  como completo cuando el número de plazas laborales ocupadas no superara 
equilibrium values for finite periods of time, perhaps even for extended periods of time. But   this does not reflect money illusion in agent's behaviour, nor irrational expectations, nor   imperfect or asymmetrical information] (TOBIN, p.34).   102

fuente del gráfico: http://www.bized.co.uk/virtual/bank/images/phillips.gif * Una curva de Beveridge es la representación gráfica de la relación existente entre la tasa de  desempleo (eje de las abscisas) y del número de vacantes laborales disponibles (en función  del  volumen total  de  fuerza de trabajo)  (eje  de  las  ordenadas).  La  curva tiene pendiente  negativa, lo cual quiere decir que la relación entre las variables es inversa: si el porcentaje de  disponibilidad es mayor, la tasa de desempleo será menor y viceversa.­

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

83

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

84

al número de plazas vacantes­.   Por lo demás, la macroeconomía de la curva de Philips supone que  «los ingresos monetarios [money wages] elevan en exceso la demanda en  los   mercados   de   trabajo   generando   un   decaimiento   en   exceso   de   los  mercados   de   oferta,   y   todo   esto   en   proporciones   aproximadas   a   las  cantidades de exceso de demanda y oferta». Se generan movimientos de  ajuste que expanden o contraen el tamaño o extensión total de la economía  considerada. La magnitud de dicho movimiento está en función directa del  número de  vacancies  disponibles y, por lo tanto,  también, del número de  desempleados existentes. Se supone ­desde Tobin­ que «a medida que se  eleva   el   número   agregado   de   puestos   de   empleo   relacionados   con   las  fuerzas productivas, más mercados generarán vacancies y menos mostrarán  señales   de   exceso   de   oferta   de   mano   de   obra»   (TOBIN;   p.38)  (TOBIN,p.38).   Pero   existen  también  algunas   perturbaciones   estocásticas  que inciden en el comportamiento de una curva de Philips, que afecta al  comportamiento   individual   de   algunos   mercados,   susceptibles   a   estos  shocks  de oferta y demanda. Si «se controlaran estos shocks, los ajustes de  precios   y   de   cantidades   ­por   ejemplo,   los   movimientos   de   trabajadores  hacia   salarios   más   altos   y   mayores   excesos   de   demanda­   podría   traer  equilibrio   con   mercados   clarificados».   Hay   una  estocasticidad  de   los  mercados que viene dada por la fluctuación de cantidades y precios: por  eso es que para Tobin la política monetaria es tan significativa en términos  regulatorios.   Y  por   esto  mismo  es   que   para   Friedman  la   política   fiscal  debería carecer de injerencia macroeconómica alguna, permitiendo la libre  fluctuación y la libre flexibilidad del sistema de precios; único dispositivo  (endógeno respecto del comportamiento de las curvas agregadas de oferta  y demanda) en condiciones de generar un cuadro de full umployment (esto,  es de un equilibrio no admitido por la HTND)103.                    

 fuente del gráfico:  http://en.wikipedia.org/wiki/Beveridge_curve 103 De acuerdo a Paul Samuelson «la curva de Philips de 1958 relacionaba estadísticamente  el  nivel  de  crecimiento  de  los  salarios o el nivel general de precios  a  los  cambios  en  el   porcentaje de desempleo, característico de una economía en desequilibrio» [the 1958 Philips   Curve related statistically the level of growth rate of wages or of the general price level to   changes   in   the   percentage   degree   of   unemployment].   Por   esto   es   que   una   economía  perfectamente  competitiva  en la  que todas las  variables  se encuentran  al nivel  en que  se  encuentran  cuando  los  mercados  están  clarificados  sería  incapaz  de  definir  una  curva  de  Philips   [an   ideal,   perfectly   competitive   barter   economy,   where   all   variables   are   at   their   market­clearing levels, could not be capable of defining a Phillips Curve] (SAMUELSON,  p.1). (SAMUELSON, P.:  Thoughts about the Philips Curve; s.e.; 2008).­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

84

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

85

5.6.4

 La Teoría General keynesiana (1936) @James Tobin  

  e  acuerdo a Tobin el mérito de la  General Theory  de Keynes  consistiría en «el descubrimiento de una falla de mercado posiblemente  crónica, endémica y masiva» (TOBIN; p.110). Keynes intentó oponer su  'general'   theory  a   la   teoría   clásica,   presentándola   como   una   disciplina  focalizada en el análisis de un único estado de situación posible:  aquel en  el que tales fallas no tendrían lugar puesto que la economía se encontraría  en estado de equilibrio y el desempleo involuntario no existiría. Para Tobin  «la falla de mercado es el des­empleo de al menos una unidad disponible  de   factor   trabajo   y   otros   recursos   productivos   cuyos   propietarios   se  encontrarían en condiciones de enajenar a cambio de una remuneración  que no fuera superior a las productividades marginales prevalecientes en el  mercado»104.     Keynes cuestionaría de la teoría clásica ­también­ la existencia de  dificultades   del   sistema   en   materia   de   asimetrías   e   imperfecciones  vinculadas   a   elementos   monopolísticos   que   el   modelo   competitivo  obliteraba   del   análisis   (TOBIN;   p.111).   Las   fallas   de   los   mercados   se  plantean   molecularmente   en   la   literatura   keynesiana:   en   primer   lugar  «Keynes   fue   explícito   respecto   de   la   incompletud   de   los   mercados,  particularmente respecto de la ausencia de futuro y de la incertidumbre en  los mercados contingentes». Observó que quienes se abstienen de consumir  en   tiempo   presente   no   necesariamente   disponen   simultáneamente   de   la  necesidad de consumir bienes en el futuro con sus ahorros ni de convertir a  dichos   fondos   en   equipos   de   capital   destinados   al   financiamiento   de  emprendimientos   productivos.   En   este   sentido   descubriría   que   los  ahorristas, los inversores, los agentes de crédito y los prestamistas no son  siempre los mismos individuos y no se comportan de la misma manera. No  siempre   sucede   que   las   señales   que   los   mercados   emiten   generen   una  atracción   de   inversiones   que   preparen   el   terreno   para   futuros  emprendimientos y conserven los parámetros funcionales de la curva de  demanda  agregada   en  el   mediano  y   largo   plazo.   Keynes   ­de   acuerdo   a  Tobin­   enfatizaría   «la   inpredictibilidad   esencial   incluso   en   un   sentido  probabilista de los retornos de activos reales y nominales o monetarios».  Estos   dependen   de   las   expectativas   que   futuros   compradores   se  encontrarían en condiciones de tener. La  indeterminación constituye «la  causa y el efecto» de la ausencia de mercados a futuro y de operaciones de  naturaleza contingente. Keynes relevaría el siguiente fenómeno (central de  una   economía   monetarizada)   y   que   es   que   las   operaciones  económicamente   significativas   se   realizan   a   través   de  parámetros   monetarizados. El tema es que la introducción de una  monetary unit of   account  en   el   sistema   de   prácticas   económicas   presenta   consecuencias  reales  en el comportamiento de los precios y de los ingresos. Aquí 'real'  significa que posee incidencia sobre la capacidad adquisitiva de dinero, y  por lo tanto, en el comportamiento de las curvas de oferta y demanda.    Y es que Keynes rechazaba la tesis de la neutralidad del dinero a la  que  por   ejemplo,   suscribiría   un   clásico   como   Jean­Baptiste   Say;   por   el 
104  TOBIN,   J.:  Theoretical   Issues   in   MacroEconomics;   en   FEIWEL,   G.:   Issues   in  Contemporary MacroEconomics and Distribution; Published by SUNY Press, 1985.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

D

85

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

86

contrario, en la macroeconomía keynesiana el dinero constituye uno de los  elementos que inciden en la formación de producto y en la determinación  de su volumen. El «yield on money», sus ventajas  implícitas en liquidez y  seguridad influencian la renta del capital, sugiriendo con esto la existencia  de   un   enlace   entre   la   cantidad   de   dinero   en   un   sistema   y   el   nivel   de  equilibrio de las tasas de interés; que se encontrarían ­por esta razón­ en  función   de   los   fenómenos   monetarios.   En   Keynes   «las   tasas   reales   de  interés   no   son   independientes   de   los   fenómenos   monetarios».     Los  neoclásicos   descubrirían   el   keynesianismo   en   dos   jalones   históricos:   el  primero entre 1945 y 1970 y el segundo con el desarrollo de la  formal   disequilibrium theory.    Puesto   que   la  Teoría   general  de   Keynes   «no   proveía   ninguna  explicación satisfactoria acerca de la inflación persistente salvo para casos  en   los   que   la   demanda   real   agregada   [real   aggregate   demand]  crónicamente   excede   el   estado   potencial   de   pleno   empleo»,   surgirían  dificultades para explicar procesos macroeconómicos tales como el  boom  estainflacionario   que   significaría   el   pasaje   de   la   década   del   sesenta   al  setenta   en   la   economía   estadounidense   y   la   formación   de   las   síntesis  monetaristas.  Estas  síntesis  echarían  por  tierra  la  hipótesis  optimista  de  obtención de pleno empleo cuando Friedman argumentara que no puede  haber   una   reducción   indefinida   y   simultánea   de   las   variables   que  determinan   los   índices   de   desempleo   e   inflación.   Es   así   que   se  resignificaría   a   partir   de  este   punto  la   noción  de  full   employment:   ésta  pasaría   a   ser   la  natural   rate   of   unemployment  de   los   economistas  neoclásicos.    El pleno empleo, llamado ahora 'tasa natural de desempleo', sería  el   punto   de   estabilidad   inflacionaria   a   cualquiera   que   fuese   la   tasa  consistente con el volumen de crecimiento del stock dinerario. «A mayores  tasas de desocupación, los precios se desacelerarían; a menores tasas, los  precios se acelerarían». La instrucción práctica para la política se reduciría  a no interferir en la tasa de desempleo ni en ninguna otra variable real.  Seguir una política de crecimiento monetario estable, preferentemente una  que   fuera   consistente   con   la   estabilidad   de   precios,   permitiría   que   el  desempleo «gravitara hacia su tasa natural», esto es, hacia aquello que se  considerara   como   el   punto   equivalente   a   su   tasa   natural   a   un   nivel   de  precios determinado (TOBIN; p.118)105. Tobin defiende a Keynes de lo que 
105 Estas   recetas   abstencionistas   consignadas   por   Tobin   darían   lugar   a   la  Reaganomics,  política económica concentrada en la obtención de una «eficiencia milagrosa» [miraculous  efficiency] y un rendimiento óptimo de procesos descentralizados de mercado enteramente  sustraídos   al   celo intervencionista/regulacionista/proteccionista  de   los   Estados   nacionales.  Supondría la consolidación de la reacción conservadora al cuadro estainflacionario de 1970 de  la economía estadounidense que estimularía la recaída en una ortodoxia fiscal tradicional,  «desde siempre en contra de la manipulación de los poderes fiscal y monetario para objetivos  macroeconómicos»   [always   opposed   to  manipulation   of   fiscal   and   monetary   powers   for   macroeconomic objectives]. 'Reaganomics' es un neologismo derivado de la conjunción de los  términos 'Reagan'y 'Economics', atribuida a un broadcaster  de la cadena ABC llamado Paul  Harvey.  La  Reaganomics  supondría  la  implementación  de  un  programa  de  contracción  de  déficit fiscal asentado sobre cuatro pilares interconectados: (i) la reducción del crecimiento del  gasto público (ii) la reducción de impuestos, (iii) la reducción de la regulación de la economía  y (iv) el control de la oferta de dinero ­orientada a la reducción de la inflación­. Sobre este  último eje Friedman montaría su crítica a la política monetaria de la Reserva Federal, como  sabemos, un organismo con atribuciones orgánicas parcialmente equivalentes a las del Banco 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

86

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

87

caracteriza como una contrarrevolución conservadora, a la que desagrega  en distintos  brands  y que,  si utilizáramos la difundida caracterización de  Anthony Giddens,  podríamos decir que en el plano político supondría el  rechazo a las tesis que el sociólogo británico aliado a la gestión laborista de  Tony Blair identificaría en la evolución histórica de la socialdemocracia  europea106.    Tobin supone que la 'revolución keynesiana' se inspiraría en  real  world   events  tales   como   la   Gran   Depresión   del   29'   y,  a   fortiori,   en   la  incapacidad de la ortodoxia económica tanto para sugerir un remedio como  para   procurar   una   explicación   estructural   de   la   Depresión.   La  'contrarrevolución'   de   los   neoclásicos   daría   lugar   al   ostracismo   del  keynesianismo, atacado por el flanco débil de su política monetaria. Con  esta  restitución  volvería  a  tintinear  el  enigmático comportamiento  de  la  invisible   hand  de   Smith   ­¿abierta,   ofreciendo   ayuda?;   ¿cerrada   y  concentrada   sobre   sí   misma   como   el   puño   demoledor   de   un   temible  boxeador atolondrado?­. Como sea, la restitución revitalizaría una de las  ficciones   teóricas   más   significativas   de   la   Ilustración   escocesa   y   de   la  historia de la economía política moderna: la de la existencia de una mano   invisible,  elevada   por   autores   como   Lazear   (2000) 107  a   la   condición   de 
Central de la República Argentina (BCRA). El cuarto de estos ejes daría lugar a lo que se  conoce como «monetarismo», esto es, una tendencia en macroeconomía que supone que la  política monetaria debe reducirse al control de la variación en la oferta de dinero; al asumir  que esta posee la capacidad de ocasionar perturbaciones en el volumen de producto bruto, por  un lado, y en el sistema de precios, por el otro. A este 'ismo' pertenece la influyente Historia   monetaria  de  los  Estados  Unidos:  1867­1960  de  Friedman­Schwartz,   conocida  entre  otras  cosas por tratarse de una obra que movilizaría la tesis según la cual «la inflación es siempre y  en todo lugar un fenómeno monetario» [a monetary phenomenon]. Se trataría de una síntesis  doctrinaria que habría tenido como punto de origen algunas observaciones de David Laidler  (The Demand for Money, 1969) en la transición de la década de 1960 a la de 1970 ­como  pudimos observar­ período de tiempo que coincide con la crisis del keynesianismo; corriente o  trend  doctrinario   al   que   Laidler   dedica   un   estudio   titulado  Fabricating   the   Keynesian   Revolution, el cual culmina con un análisis de los componentes teóricos de la General Theory  de 1936.­  106 De acuerdo a Giddens, la socialdemocracia (a la que en el Reino Unido relaciona con el   partido laborista y con la síntesis que daría lugar en la pasada década de los 90' a la tercera vía  (third way) postularía las siguientes tesis macropolíticas: un alto nivel de involucramiento en  la vida social y económica, un estado fuerte que domina [dominates] sobre la sociedad civil,  administración keynesiana de la curva de demanda y elementos corporativistas, colectivismo,  rol confinado para los mercados que se expresa en una economía mixta o social ­similar a la  economía social de mercado de algunos países escandinavos­, políticas de pleno emplo, fuerte  igualitarismo, estado comprehensivo de bienestar,  modernización lineal de la economía, poca  o escasa conciencia ecológica, internacionalismo (en un mundo todavía bipolarizado hacia  principios mediados de los años 90'). Como opuesto a este compuesto programático Giddens  releva las tesis neoliberales, introducidas en Gran Bretaña con la administración Thatcher. El  thatcherism  o  neoliberalism  o nueva derecha (new right) activaría las tesis neoclásicas en  territorio británico: estas estarían conectadas con el programa conservador de una vindicación  del gobierno mínimo [minimal government] y la autonomía facultativa de la sociedad civil; el  fundamentalismo   de   mercado   [market   fundamentalism];   un   autoritarismo   moral   [moral  authoritarianism]   acompañado   de   un   fuerte   individualismo   económico   y   de   una  flexibilización de los mercados de trabajo; aceptación de la desigualdad social, nacionalismo  tradicionalista, Estado de bienestar reducido,  modernización lineal de la economía,  escasa  conciencia ecológica, 'realismo' en materia de política exterior, aceptación de la relevancia y  actualidad geopolítica de la hipótesis del mundo bipolar de la guerra fría.   (GIDDENS, A.:  The Third Way: The Renewal of Social Democracy,Wiley­Blackwell, 1998, p.8. Las comillas  son mías).­  107  LAZEAR, P.:  Economic Imperialism; en The Quarterly Journal of Economics, February 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

87

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

88

«principio regulador en economía» [a guiding principle in Economics]108.

2000;  p.100 y ss.­ 108  Siendo   «una de las más grandes ideas de la historia intelectual» la  invisible hand  de  Smith sugeriría que «la competencia en los mercados transmuta acciones miopes y egoístas en  riqueza de las naciones» [market competition transmutes selfish and myopic individual actions   into the wealth of nations](TOBIN;p.400). El componente macroeconómicamente significativo  es   que,   para   que   la   mano   se   active,   «la   dirección   central   no   es   necesaria».   El   sistema  económico que la conforma no espera de los participantes «ni altruismo ni omnisciencia»  [neither altruism nor omniscience]. «El interés personal natural [natural self­interest] resulta  estímulo   suficiente;   «cada   observación   local   constituye   una   información   satisfactoria».   Lo  único que se espera del gobierno es que sea capaz de establecer y fortalecer  [to establish and   enforce] aquellas leyes   que protegen su accionar y defender a la sociedad de sus enemigos  internos y externoss intererencias del gobierno en los mercados son generalmente ineficaces  debido a que previenen a los individuos de comerciar y de celebrar contratos socialmente  útiles   entre   ellos».   Tobin   encuentra   en   esta   línea   la   justificación   histórica   del   liberalismo  político   y   económico   del   siglo   XIX   que   reaparecerá   en   los   cimientos   doctrinarios   de   la  restauración neoclásica de postguerra. En la tesis de Tobin, el contenido político e ideológico  del   liberalismo   decimonónico   es   bastante   similar   al   contenido   del   conservadurismo  contemporáneo; en ambas fases la  invisible hand  «ha trabajado como un herramienta de los  negocios de la burguesía y del capital contra intereses y movimientos rivales ­aristocracias  terratenientes, sindicatos, burócratas, populistas, socialistas­»  [In both phases it has been the   weapon   of   bourgeois   business   and   capital   against   rival   interests   and   movements   ­landed   aristocracies,   labour   unions,   bureaucrats,   populists,   socialists­].   Simultáneamente,   la  restauración supondría una reedición del insight de Adam Smith que conduciría a replantear la  moderna teoría general del equilibrio (modern general equilibrium theory)  (MGE). Esta ­de  acuerdo  a  Tobin­    «describe  una  economía  con  dos  propiedades  principales:  optimización  individual y mercados competitivos con precios esclarecidos». «Cada agente individual, dadas  ciertas   asignaciones   [endowments]   de   recursos   productivos   y   otros  commodities  y   dados  ciertos precios de mercado, compra, vende y produce en orden a maximizar su utilidad   ­   expresión funcional de las cantidades que consume de cada uno de estos  commodities». Las  firmas,   de   su   parte,   «maximizan   la   riqueza   de   los   agentes   a   quienes   pertenecen».   Estas  opciones implican diagramas [schedules] agregados que relacionan niveles variables de oferta  y demanda para cada uno de los commodities en cuestión a un determinado nivel de precios  asociados.   «Los   precios   de   mercado,   igualando   las   cantidades   demandadas   y   ofertadas   y  gobernando   las   cantidades   que   han   sido   producidas,   compradas   y   vendidas   por   todos   los  agentes, se encuentran simultáneamente determinados por la totalidad de los  commodities  y  recursos   involucrados.   Bajo   ciertas   condiciones   [assumptions]   el   sistema   de   ecuaciones  simultáneas presenta al menos una solución, un 'equilibrio competitivo' de la economía y hasta  puede presentar más de una»  [Market prices, equating demands and supplies and governing   quantities produced, bought, and sold by all agents, are determined simultaneously for all   commodities and resources. Under certain assumptions the system of simultaneous equations   has at least one solution, a 'competitive equilibrium' of the economy, and may have many   solutions]. Cada equilibrio competitivo es Pareto­óptimo, esto es, «ninguna relocalización de  los bienes  concomitantes a  los agentes  podría fallar,  empeorando con  esto la  situación de  cualquiera de ellos». De este modo, se supone que «cualquier distribución de bienes que sea  Pareto­eficiente   corresponde   a   algún   equilibrio   competitivo   basado   en   alguna   distribución  inicial   de   fondos»     [Any   feasible   allocation   that   is   Pareto­optimal   corresponds   to   some   competitive   equilibrium   based   on   some   initial   distribution   of   endowments]   modelo   ­por 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

88

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

89

   capítulo 7 5.7.1 monetarismo y falsacionismo: Friedman (1953)

de la escuela de Chicago y esto se debe, al menos en parte, a la publicación de  sus  Ensayos en economía positiva109. Es desde ahí que Friedman criticaría a  los defensores de las políticas de pleno empleo que «daban por descontado  que un política de pleno empleo no tendría un efecto desestabilizante» sobre  la economía y que esto sería así con indepedencia de la orientación precisa de  dicho tipo de política. Se pensaba asimismo que el gobierno podría expandirse  discrecionalmente   por   mor   de   este   trabajo   sobre   la   curva   de   demanda   de  dinero(FRIEDMAN;   p.131).   Friedman  discute   nada   menos   que   la   presunta  existencia de contraciclicidad de una política económica de full employment y  la existencia de utilidad en una política económica de estas características. Es,  por esto, un «problema básico»: 
En  su  forma  más  simple  el  modelo  de  pleno  empleo  toma a las inversiones como dadas por circunstancias  externas   y   como   no   afectadas   por   la   acción   del  gobierno; al consumo lo asume como determinado por  el ingreso actual, y al ingreso actual como la suma de  inversiones,   consumo   y   gastos   gubernamentales.   Los  precios   son   tomados   esencialmente   en   forma   rígida  cuando  el  ingreso monetario se encuentra por debajo  del mínimo  nivel consistente con  un marco de  pleno  empleo   y   como   fluctuante   proporcionalmente   con   el  ingreso monetario cuando el nivel de ingreo monetario  excede  el  nivel  mínimo  consistente  con  un  marco  de  pleno empleo (FRIEDMAN; p.132/4).

Milton Friedman ha sido uno de los economistas más renombrados 

Cuando   se   habla   de   'pleno   empleo'  se   supone   que   el   gobierno  encargado   de   su   promoción   e   instauración   buscará   la   obtención   de   una  política  que  asegure  una  tasa   simultáneamente  alta  y  estable  de   actividad  productiva   que   modifique   la   curva   agregada   de   demanda   de   dinero   para  bienes   y   servicios.   Sin   embargo,   no   resulta   claro   cómo   se   consigue   este  objetivo:   cuando   los   gobiernos   buscan   combatir   la   inestabilidad  macroeconómica del sistema generan el efecto adverso: es el caso típico del 
último­   «acopla   [encompass]   opciones   inter­temporales,   tecnologías   productivas   que  consumen   tiempo   e   incertidumbres   respecto   del   futuro»   [inter­temporal   choices,   time­ consuming production technologies, and uncertainties about the future] (TOBIN; p.106)or lo  demás para el estudio de las implicaciones filosóficas y políticas de la invisible hand smithiana  recomiendo dos obras puntuales: The Invisible Hand in Economics: How Economists explain   Unintended Social Consequences. N. Emrah  Aydinonat (2008): Routledge [INEM series] y el  artículo  de   Mark   Blaug  (2008).   The   Invisible  Hand.   En  The  New   Palgrave   Dictionary  of   Economics, eds. S. N. Durlauf, and L. E. Blume. London: Palgrave Macmillan, Vol. IV: 564­ 566. Se encuentra asimismo una resención de Blaug a Aydinonat (2008) en Review of N.  Emrah Aydinonat’s  The Invisible Hand in Economics: How Economists explain Unintended   Social  Consequences.  London/New  York:  Routledge,   2008,   272  pp.   ;  Erasmus  Journal  for  Philosophy and Economics, Volume 2, Issue 1, Summer 2009, pp. 123­124.­                http://ejpe.org/pdf/2­1­br­1.pdf  109 FRIEDMAN, M.: Essays in Positive Economics (1953), University of Chicago Press; 8th.  ed.­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

89

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

90

trade­off  entre inflación y desempleo observado en la HTND. Las acciones  gubernamentales de orientación contracíclica, incluso cuando sean acertadas  en términos relativos, e incluso en el caso de que resulten poco significativas  respecto de la magnitud de las fluctuaciones contra las cuales se implementan,  terminan siendo perjudiciales:   
Ha   habido   poco   realismo   en   la   examinación   de   las  inevitables limitaciones de la efectividad que presenta la  política   contracíclica.   No   hubo   prácticamente   ningún  reconocimiento de que una acción contracíclica de vigor  pueda generar mayor inestabilidad que una acción más  templada.   En   este   campo,   como   en  cualquier   otro,   la  'voluntad'   se   opone   a   lo   que   'de   hecho'   sucede     […]  ¿Bajo   qué   tipo   de   condiciones   se   incrementará   esta  inestabilidad? En qué medida depende la efectividad [de  una política contracíclica] de la magnitud de la acción  [gubernamental] ¿Cuál  es la  magnitud  óptima de  una  política contracíclica?110 

En un modelo cualesquiera, si la variable  x(t) representa el nivel de  ingreso   existente   en  cualquier   periodo   del   intervalo   comprendido  por  t  en  ausencia de una política especificada de pleno empleo, podríamos plantear  que la implementación de dicha política generaría una modificación positiva  (aumento) o negativa (disminución) de dicho nivel de ingreso en un intervalo  temporal   posterior.   Si   sumáramos   la   variable   Y(t)   a   la   variable   X(t)  obtendríamos una variable Z(t) definida por: 
Z (t) = X (t) + Y (t)

que representaría el nivel de ingreso en el intervalo t generado a partir de la  implementación   de   una   política   especificada   de   pleno   empleo. Ahora,   si   se   observa   que   la   Y(t)   no   mide   el   efecto   de   las   acciones  contracíclicas tomadas en el intervalo t,  se estaría en un cuadro distinto al que  implicaría la introducción de políticas de pleno empleo, cuya injerencia en el  sistema sería determinada por el análisis  de la variable Y(t);  de la que se  esperaría   que   estuviese   en   condiciones   de   modificar   (ora   positiva,   ora  negativamente) el promedio de ingreso real existente al interior del sistema.  El   interés   de   Friedman   recae   sobre   las  fluctuaciones.   La   acción  contracíclica   tomada   por   el   gobierno   desestabilizaría   el   sistema   sólo   si  estuviese en condiciones de revertir un cuadro recesivo y transformarlo en un  boom macroeconómico (o viceversa: convertir un boom en una depresión). La  intervención sería eficiente en el caso de que pudiera estabilizar el nivel de  ingreso en un punto ¿Pero cuál tendría que ser ese punto?  Si comparásemos  los resultados de dos estructuras alternativas de política económica, esto es,  una   que  incluyera  y   otra   que  excluyera  las   políticas   de   pleno   empleo,   y  observáramos que cuando se habla de una política de pleno empleo se hace 
110 «There has been almost no recognition that vigorous countercyclical action may result in  more instability than milder action. In this field, as in all other, the 'will' is too often mistaken  for the 'deed'.  […] under what conditions will countercyclical action succeed in its objective of  reducing instability? Under what conditions will it actually increase instability? How does its  effectiveness   depend   on   the   magnitude   of   action?   What   is   the   optimum   magnitude   of  countercyclical action?»  (FRIEDMAN; p.134).­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

90

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

91

referencia a la generación de una modificación en el comportamiento de x(t)  en   una   dirección  contraria  a   la   señalada   por   el  trend  inicial   de  comportamiento ­esto es, hacia un  boom  en caso de recesión (o viceversa)­  veríamos (i) que efectivamente se generaría una modificación significativa en  el   sistema,   (ii)   que   dicho   impacto   sería   desestabilizante   y   (iii)  proporcionalmente  desestabilizante   respecto   de   la   magnitud   del   estímulo  asociado a la incoación de la variable  y(t). Si, por otro lado, se realizaran  mediciones de los grados de  varianza  de las fluctuaciones en presencia de  políticas contracíclicas, veríamos que la varianza en la variable  y(t) sería la  que mediría la magnitud de la medida que se ha tomado (y esto debido a que,  si no se hiciera nada, la varianza de y sería igual a cero)111.  Supongamos que la política contracíclica asume la forma de cambios  deliberadamente producidos en el presupuesto del gobierno, un déficit que ha  sido producido (o incrementado o un superávit decreciente) cada vez que se  desea expandir el ingreso. Puede esperarse que un decrecimiento o incremento  en la cantidad de  dinero tenga  un  efecto  contraccionario o  expansivo  más  pronunciado [larger] si es que el decrecimiento o incremento también lo es.   En definitiva, una política contracíclica acentúa el trend de la economía, por  tratarse de una relación directa (aunque de hecho se intente lo contrario y se  apueste a la contraciclidad de una intervención en el mercado).   
Dado   un   impuesto   progresivo,   una   estructura   de  transferencia   y   un   programa   estable   de   gastos,  cualquier incremento en el ingreso agregado tenderá a  incrementar las recetas gubernamentales en programas  que serán superiores a los gastos del gobierno, lo cual  detendrá   el   incremento   de   ingreso   (e   inversamente)  ¿Qué   magnitud   puede   esperarse   de   esta   política?   El  cambio en el presupuesto del gobierno tendrá efectos  directos   e   indirectos   sobre   el   ingreso:   a   través   del  proceso   multiplicador,   a   través   de   los   efectos   en   el  stock de dinero y tal vez en otras formas también112.  

5.7.2

keynesian multiplier (1936)

favor de la expansión de la obra pública el incremento en el gasto público  estimula el consumo, lo cual conduce a adiciones ulteriores de ingreso. Con  esto   se   abriría   la   puerta   para   un   mecanismo  multiplicador  de   actividad 
111  La   relación   entre   varianza   y   magnitud   de   la   acción   sobre   la   variable   Y(t)   es  directa.  [variance   measures   of   the   fluctuations   in   income   in   the   absence   or   presence   of   a   countercyclical policy: for Y the variance may be regarded as measuring the magnitude of the   countercyclical action taken: if no action were taken, the variance of Y would be zero; the   greater the magnitude of action, for a given kind and time pattern of action, the greater the   variance of Y]. La magnitud del efecto puede variar directamente respecto a la magnitud del  impulso inicial [The magnitude of effect can in general be expected to vary directly with the   magnitude of the initial stimulus].   112  «Given a progressive tax and transfer structure, and a stable expenditure program, any  increase in aggregate income would tend to increase government receipts in greater programs  portion   than   government   expenditures   and   so   tend   to   halt   the   increase   in   income,   and  conversely. What magnitude of effect might be expected from this policy? The change in the  government's budget will have indirect as well direct effects in income: through the multiplier  process, through effects on the stock of money, and perhaps in other ways as well». 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

En   el   argumento   keynesiano   cuestionado   por   Friedman   (1953)   a 

91

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

92

económica. Si el nivel de gasto público se conservara por debajo de su nivel  máximo, el nivel de ingreso sería inferior al nivel derivado de un cuadro de  pleno empleo (FRIEDMAN; p.118);  si el gasto público estuviese por encima  del nivel mínimo consistente con una política de pleno empleo, entonces los  precios serían innecesariamente altos para la producción de pleno empleo  (FRIEDMAN; p.118).  Las   fluctuaciones   en   los   niveles   de   inversión   constituyen   el   único  factor   observado   para   las   fluctuaciones   en   los   niveles   de   ingreso   y   esto  siempre puede ser alterado [offset] por fluctuaciones apropiadas en el gasto  público (FRIEDMAN; p.119)113. Ahora bien, entiendo que el multiplicador fiscal keynesiano es una de  las ideas más potentes que encontramos en la General Theory (GTh) de 1936  y   que   esta   idea   choca   de   bruces   con   el   naturalismo   abstencionista 
113 Hay un pasaje de sus Ensayos que lleva por título A Monetary and Fiscal Framework for   Economic Stability.  Friedman se asienta sobre políticas a largo plazo caracterizadas por los  siguientes ejes doctrinarios: (i)  libertad política  [political freedom], (ii)  eficiencia económica  [economic efficiency] y (iii) equidad substancial del poder económico [substantial equality of   economic power] (FRIEDMAN; p.134). Desde ese lugar Friedman extiende instrucciones o  recetas al gobierno: así, éste «tiene que proveer un marco monetario para un orden competitivo,  puesto que dicho orden competitivo no puede ser provisto por el propio mercado» [government   must provide a monetary framework for a competitive order, since the competitive order cannot   provide   one   for   itself].  «Este   marco   tiene   que   ajustarse   al   gobierno   de   la   ley   y   no   a   la  discrecionalidad   de   las   autoridades   gubernamentales»  [this   monetary   framework   should   operate under 'the rule of law' rather than discretionary authority of administrators]. El tema  es   que  «un   mercado   verdaderamente   abierto   daría   lugar   a   un   orden   competitivo   de   estas  características,   reduciendo   con   ello   los   índices   de   inequidad»  [a   truly   free   market   in   a   'competitive order' would yield far less inequality than currently exists]. El mercado, siguiendo  sus propias reglas funcionales, propendería al equilibrio; sin embargo, habrían políticas fiscales  generales   (que   incluyen   por   ejemplo   la   intervención   directa   sobre   algunos   aspectos   de   la  economía)  que  podrían  utilizarse  para  reducir los  índices de inequidad [For both purposes   general fiscal measures (as contrasted with specific intervention) are the most desirable non­ free­market   means   of   decreasing   inequality].   Friedman   propone   una   reforma   del   sistema  bancario  y  monetario  para  evitar   la   creación  y  destrucción   privada  de  dinero   y   el   control  discrecional de divisas por parte de los bancos centrales [a reform of the monetary and banking   system to eliminate both the private creation or destruction of money and discretionary control   of money by central­bank authority]. Friedman toma la tesis de Henry C. Simons (1934). El  paquete de medidas es característico de lo que considera como 'ortodoxia económica' y que en  la historia económico­financiera argentina podemos asociar directamente a las directrices del  FMI asociadas ­junto a otros factores desde luego­ a la crisis de 2001. El paquete consiste de los  siguientes elementos: (i) una política «que determine el nivel de gasto público y que tiene que  estar lo suficientemente definido como para que no existan casos de transferencia de gastos  [transfer   expenditures]   y   que   deben   tomarse   en   función   de   la   voluntad   fiscal   de   los  contribuyentes  del  sistema  impositivo»  [a  policy  of  determining  the  volume  of  government   expenditures   on   goods   and   services   ­defined   to   exclude   transfer   expenditures   of   all   kinds   ­entirely   on   the   basis   of   the   community's   desire,   need,   and   willingness   to   pay   for   public   services].  (ii) La recomendación según la cual los cambios en los niveles de gasto deben ser  hechos sólo en respuesta a las alteraciones en el valor relativo asociado por la comunidad a los  servicios públicos y al consumo privado [changes in the levels of expenditure should be made   solely  in  response  to  alterations in the relative  value  attached  by the  community  to  public   services   and   private   consumption].   (iii)  «Un   programa   predeterminado   de   transferencia   de  gastos consistente en una declaración de las condiciones y términos bajo los cuales algunas  exoneraciones   y   asistencias   y   demás   pagos   de   transferencia   puedan   ser   garantizados»  [a  predetermined program of transfer expenditures, consisting of a statement of the conditions and   terms   under   which   relief   and   assistance   and   other   transfer   payments   will   be   granted]  (FRIEDMAN; p.137).  (iv) «Un sistema impositivo progresivo focalizado sobre el impuesto al  ingreso personal»  [a progressive tax system which places primary reliance on the personal   income tax]  (FRIEDMAN; p.139).­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

92

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

93

friedmaniano.   Se   trata   de   un   operador   macroeconómico   orientado   a   la  generación   de   unidades   adicionales   de   actividad   incoadas   'artificialmente'.  Autores como Gnos­Rochon (2008) observan que en la GTh Keynes presenta  la ruptura con los dos postulados cardinales de los economistas clásicos y esto  se   nota   ­también­   en   la   construcción   del  multiplier.   Si   los   economistas  clásicos creen que el ahorro ex ante es condición de posibilidad para incoar un  proceso   reactivador   de   inversiones  via  incremento   de   gasto   público   en,  pongamos   por   caso,   infraestructura,   en   Keynes   este  ex   ante  es   puesto  explícitamente en entredicho114.  Por otro lado se supone que las variaciones en las tasas de interés  permiten que se nivelen los volúmenes existentes de ahorro e inversiones en  las economías. Se supone de esta manera que una reducción en las tasas de  interés   generará   estímulos   para   un   incremento   significativo   en   inversión   y  consumo y viceversa. Se supone de esta forma que la reducción en las tasas de  interés decrementará los niveles de ahorro y que el aumento de ahorro será la  contracara de una rentabilidad mayor sobre los activos de capital. Pero Keynes  abandona este modelo cuando escribe su GTh: la inversión no se financia via  ahorro   y   la   ausencia   de   ahorro   tampoco   puede   ser   presentada   como   un  constreñimiento privativo para la ocurrencia de nuevas inversiones. Por otro  lado, Keynes rechaza la natural rate of interest theory en conformidad con la  cual se suponía que existiría un punto de equilibrio 'natural' derivado de la  intersección   de   las   curvas   de   comportamiento   de   las   variables  ahorro  e  inversión.   Keynes   necesita   equiparar   ahorro   e   inversión.   Tomando   como  referencia   el   paper   de   Kahn   (1931) 115  introduce   la   figura   de   un  fiscal  
114  Autores   como   Gnos­Rochon   (2008)   observan   en   este   sentido   que   el   multplicador  keynesiano de la GTh constituye un componente central de la macroeconomía keynesiana;  el  multiplier es aquello que valida las políticas fiscales activas por parte orientadas a la reducción  del   desempleo   y   al   incremento   de   actividad   económica   a   través   del   trabajo   sobre   el  comportamiento   de   la   curva   de   demanda   agregada.   Su   emergencia   o  Entstehung  está  relacionada a la ruptura de dos reglas cardinales de la escuela clásica con la que polemiza  Keynes en 1936: la primera de estas es la que observa que el ahorro crea inversiones [savings  create investments]; la segunda que el ahorro es condición de posibilidad o conditio ex ante de  un acto de inversión, en el sentido de que una inversión productiva sólo puede financiarse con  recursos financieros que le sean preexistentes [investment can be financed only through ex ante   saving]. A través de variaciones inducidas en el comportamiento de las tasas de interés se  genera la igualación de los niveles de ahorro e inversión en un trade­off circular con formación  de ecuaciones dadas por efectos de reducción de ahorro por contracción de las tasas de interés  (y aumento de consumo) o por efectos de contracción de consumo por suba en el nivel de las  tasas de interés (algo que eleva los niveles de ahorro) [saving and investment are brought into   equality through variations in the rate of interest: in a situation of excess saving, a reduction in   the rate of interest would decrease saving, but increase investment, thereby bringing the two   into equality]. De acuerdo a la tesis de Gnos­Rochon Keynes abandona la cláusula ex ante hacia  1936;  «la inversión no es financiada a través del ahorro y la ausencia de ahorro no puede  constreñir  a la  inversión»  [investment is  not financed by saving,   and a  lack  of saving  can   therefore never constrain investment] (GNOS­ROCHON;p.2). Por esta clase de razones Keynes  no podía aceptar tampoco la hipótesis de la tasa natural de interés (HTND): se trata de una  variable macroeconómicamente tan o más manipulable que el comportamiento de la curva de  demanda agregada, directamente atada al comportamiento de las tasas de interés (atadas al  precio   de   los   activos   de   capital),   variable   de   ajuste   del  trade­off  de   ahorro/inversión  multiplicador habría sido el  switch  para explicar la macroeconomia de estas permutaciones  (GNOS­ROCHON;p.2)   (GNOS,   C.­ROCHON,   L.­Ph.:The   Keynesian   Multiplier,   Routledge,  2008).­   115  KAHN,  R.F.:  The   relation   of   Home   Investment   to   Unemployment  [1931],   publicado  originariamente   en  The   Economic   Journal,   Vol.   41,   No.   162   (Jun.,   1931),   pp.   173­198  Stable URL @ JSTOR: http://www.jstor.org/stable/2223697.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

93

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

94

multiplier  a partir del cual observa que la inversión  crea  ahorro y que los  cambios en los niveles de ingreso requieren un incremento en los niveles de  ahorro116. 
5.7.3 Friedman­Schwartz: Monetary History of the United States, (1867­1960) 

« a   teoría   económica   estudia,   entre   otras   cuestiones,   la   relación  entre  stock dinerario y otras variables» [between the stock of money and other   economic variables] (FRIEDMAN­SCHWARTZ; pp.679­80). Si se presentan  cambios en el comportamiento de la masa dineraria es altamente probable que  se   registren   cambios   en   el   comportamiento   de   (al   menos)   dos   variables  interconectadas de la actividad económica, que son las siguientes: (i) nivel de  ingreso y (ii) nivel de precios. Puesto en términos más asertivos: «la relación  entre   dinero   y   otras   variables   económicas   ha   sido   no   sólo   estrecha,   sino  también altamente estable en forma y carácter» (FRIEDMAN­SCHWARTZ,  p.679). Puesto que el ingreso real tiende a variar sobre el ciclo de negocios en  la  misma  dirección  en  la  que   el   nivel   de   ingreso  lo  hace,   se   observa   una  estrecha relación entre los movimientos cíclicos en el stock de dinero y en el  ingreso real, o en la actividad de negocios117.
116  Keynes define al multiplicador como una suerte de operador que determina el nivel de  ocupación que tiene que ser aumentado para que se observe un incremento en el nivel de   ingreso   real   y   en   los   niveles   de   ahorro   ponderado   por   la   consideración   de   la   propensión  psicológica concomitante a las decisiones por parte de los agentes  [The multiplier tells us by   how much their employment has to be increased to yield an increase in real income sufficient   to   induce   them   to   do   the   necessary   extra   saving,   and   is   a   function   of   psychological   propensities]   (KEYNES,   J.M.:   1936;   pp.117).   Las   críticas   fueron   diversas.   Asimakopulos  (1986) por ejemplo ha cuestionado la hipótesis de plausibilidad de un KM introduciendo una  objeción  procedural: «Si la GTh deKeynes intenta ser una teoría del  corto plazo  cómo se  reconcilia   entonces   con   un   proceso   multiplicador   al   que   le   toma   un   tiempo   considerable  activarse?»  [if Keyne’s General Theory is purported to be a theory of the short­run, how can   this be reconciled with a multiplier processthat must take time to fulfill itself?] en (ROCHON­ GNOS, loc. cit).­ 117  FRIEDMAN, M.­A.J. SCHWARTZ:  Monetary History of the United States, 1867­1960,  Princeton University Press, 1971, p.678 y ss.. Consideremos (i­iii): (i)«De 1867 a 1969, los 93  años  para   los  cuales   poseemos  estimaciones   del  stock  dinerario,   han   habido  dos   procesos  inflacionarios en el sistema de precios: uno que supera el doble del nivel de precios, de 1914 a  1929 y ­nuevamente­ un segundo proceso que va de 1939 a 1948; períodos en y a través de los  cuales acontecerían las dos guerras mundiales»  [From 1867 to 1960, the 93 years for which we   have estimates of the money stock, there have been two major price inflations: a more than   doubling of prices from 1914 to 1920 and again from 1939 to 1948, the periods during and   after each of the two world wars].  (ii)«En ambas guerras, hubo una duplicación del  stock  dinerario.   Un   crecimiento   de   esta   magnitud   en   la   cantidad   de   dinero   en   un   período  correspondientemente breve de tiempo no ha ocurrido en ningún otro período» [In both wars,   there was also a more than doubling in the money stock.  So large a rise in the money stock in   a correspondingly brief time did not occur in any other period]. (iii) «La tasa anual promedio  del aumento del  stock  de dinero entre 1897 y 1914 fue mayor que la tasa de cualquier otro   período de tiempo de una longitud comparable que excluya las dos guerras mundiales»  [The  average annual rate of rise in the stock of money from 1897 to 1914 was higher than during   any other period of comparable length that excludes the two world wars]. Friedman­Schwartz  dividen el segmento de 93 años en cuatro subsegmentos que relevan un grado de estabilidad  económica relativamente alto. Los subsegmentos son los siguientes: (i) 1882­92, (ii) 1903­13,  (iii) 1923­29 y (iv) 1948­60. Si bien sucede que «cada uno de estos períodos exhibe un alto  grado de estabilidad desde el punto de vista de las variaciones interanuales del stock de dinero,  sucede asimismo que los períodos inestables se caracterizan por fluctuaciones interanuales  mucho   más   acentuadas   en   dos   variables:   variaciones   de  masa  monetaria   y   de  ingreso»  (income)  [Each has also displayed a high degree of stability of the year­to­year change in the  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

L

94

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

95

De   acuerdo   a   Friedman­Schwartz,   las   dos   guerras   mundiales  estuvieron precedidas por una proliferación de masa dineraria que rompería la  clase de vínculo relativamente estable que caracterizaría a «la interrelación  entre cambio monetario y económico». A su vez, relevan que en los 93 años  considerados   por   la   investigación   han   habido   seis   períodos   de   contracción  económica que produjeron una extendida distensión de actividad y dispararon  la tasa de desempleo118. Para Friedman­Schwartz «han habido solamente otros  dos   períodos   en   los   93   años   en   los   que   el  stock  de   dinero   declinó  ostensiblemente por más de un período aislado de meses ­1948/49 y 1959/60­  y las caídas en ambos períodos fueron decididamente menores en magnitud  que   cualquiera   de   las   seis   contracciones   de   carácter   severo».   Las  contracciones remanentes dejarían su huella en el comportamiento de la tasa  de crecimiento de la oferta de dinero; y esto más en las fases contractivas que  en las expansivas.
5.7.4. teoría cuantitativa del dinero

Friedman­Schwartz es la antítesis precisa de la quantity theory of money (en  un sentido), puesta en perspectiva histórica por Mark Blaug en  Economic   Theory in Retrospect  (1997). En efecto, en Economic theory in retrospect119  Blaug conecta la economía contemporánea (algo que incluye al monetarismo)  con lo que denomina pre­Adamite Economics; 'escuela' a la que radica en el  mercantilismo   europeo;   esto   es,   en   una   escuela   que   plantea   una   política  económica y una economía política centradas en la acumulación de metales 
stock of money; the remaining periods have shown appreciably greater instability of the year­ to­year change in both money and income]. Creo que la hipótesis monetarista  no  postula el  carácter causal de ambos incrementos. Por el contrario, se limita a relevar que: (i) «El ingreso  real   creció   como   mucho   a   la   misma   tasa   durante   cada   uno   de   los   cuatros   períodos   de  estabilidad,   pero  el  stock  de  dinero  y  los  precios  crecieron  a  tasas  muy  diferentes»  [Real   income grew at much the same rate during each of the four periods of stability, but the money   stock and prices grew at quite different rates]; y (ii) «aparentemente las fuerzas determinantes  de la tasa de crecimiento a largo plazo del ingreso real son largamente independientes de la  tasa a largo plazo de crecimiento de la masa dineraria, al menos en la medida en que ambos se  despliegan   suavemente.   La   acentuada   inestabilidad   del   dinero   está   acompañada   por   la  inestabilidad del crecimiento económico»   [Apparently the forces determining the long­run   rate of growth of real income are largely independent of the long­run rate of growth of the   stock   of   money,   so   long   as   both   proceed   fairly   smoothly.   Marked   instability   of   money   is   accompanied   by   instability   of   economic   growth].   ¿Solucionan   la   cuestión   del   vínculo  epistemológico   del  explanans  y   el  explanandum  con   un   eufemismo   ­v.g.   'proximidad  estadísticamente significativa'?­.   118 «La más severa de estas contracciones sería la del período comprendido entre 1929 y 1933.  Las   otras   fueron   las   de   1873­79,   1893­94   ­o   mejor,   tal   vez,   la   totalidad   del   período  comprendido entre 1893 y 1897­ el cual contuvo al menos dos contracciones de los ciclos de   negocios separados por una breve e incompleta expansión de la economía ­esto es, 1907­08,  1920­21  y  1937­38­.   Cada  una  de  estas  contracciones  agudas  estuvo  acompañada  por  una  apreciable caída en el stock de dinero, siendo la más severa de estas la que acompañaría a la  contracción de 1929­33»   [The most severe contraction was the one from 1929 to 1933. The   others were 1873­79,  1893­94 ­or better, perhaps,  the whole period 1893 to 18797, which   contained  two  business  cycle  contractions  separated  by  a  brief  and  incomplete  expansion   ­1907­08, 1920­21 and 1937­38. Each of those severe contractions was accompanied by an   appreciable decline in the stock of money, the most severe decline accompanying the 1929­33   contraction] (FRIEDMAN­SCHWARTZ, p.680).  119 BLAUG, M:  Economic Theory in Retrospect, Cambridge University Press, 1997.­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Desde   una   perspectiva   histórica   podríamos   decir   que   la   tesis 

95

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

96

preciosos, en la regulación del comercio exterior para producir un flujo de  ingreso estable de oro y plata, en la promoción de la industria a través del  abaratamiento progresivo de materias primas, en el gravamen de impuestos a  los   bienes  manufacturados   importados,  en  el  estímulo a   las  exportaciones  (especialmente a aquellas con valor agregado), en el énfasis en el crecimiento  demográfico y el mantenimiento de los salarios a un nivel significativamente  bajo   (BLAUG;   p.11)120.   Esto,   a   su   vez,   impactaría   positivamente   en   el  comportamiento   macroeconómico   de   la   curva   de   desempleo.   La  quantity   theory of money en realidad habría surgido como una respuesta a la cuestión  del incremento de la producción y del tratamiento de las variables 'reales'; el  estudio   habría   recaído   de   esta   manera   más   sobre   el   comportamiento   del  producto, del salario y del empleo; y menos sobre la flotación y la expansión  monetaria   de   las   monedas   de   curso   legal   de   los   Estados   nacionales.   El  interés, de esta manera, recaería menos sobre la determinación del valor real  del dinero y más sobre el impacto real de la política monetaria en el volumen  de tráfico, en el índice de desocupación y en el comportamiento agregado del  sistema de precios121.  
120 Si seguimos a Blaug deberíamos decir que en el siglo XVIII surge la teoría cuantitativa del  dinero a partir de la conjetura mercantilista según la cual el aumento de masa dineraria acelera  el tráfico de bienes en una economía. Esto es por lo pronto  lo que se observaría en la tesis de  John Law de  Money and Trade  (1705); quien desarrolla un argumento basado en la premisa  central o general de que «un incremento en la cantidad de dinero empleará a muchas de las  personas que se encuentren actualmente inactivas». En la tesis de Law, a medida que el dinero  sea  más   barato   para   ser   prestado,   las   ganancias   y   las   ventas   incrementan   su   nivel   sin  desencadenar un alza generalizada de precios, es decir, inflación. «Law incluso creía que los  precios podrían llegar a caer» [prices might actually fall]. Law asimismo postularía que el  dinero estimula el tráfico; por esta razón es que postularía «la necesidad de un incremento  gradual de la oferta de dinero que, no obstante, no altere [disrupt] el nivel de salarios y de  precios   que   se   han   establecido   a   través   de   la   distribución   internacional   prevaleciente»   [a  gradual increase in the money supply so as not to disrupt the level of wages and prices that   had come about through the prevailing international distribution of specie]. La revolución de  precios del siglo XVI sería una constatación de esta relación directa entre las variaciones de la  masa dineraria circulante y el nivel de  precios de las que Law creía posible inferir a fortiori la  existencia de un círculo virtuoso. Blaug observa que para algunos economistas políticos de la  Aufklärung  británica, si bien la cantidad de dinero carecía de importancia económica en sí  misma, sí la tenía un proceso de incremento de los montos de dinero en circulación que podría  tener  un  efecto  significativo  en  la  promoción  del  crecimiento  de  producto    [Although  the   amount of money itself had no economic importance whatever, the process of increasing the   amount of money in circulation might have a significant effect in promoting the growth of   output] (BLAUG, p.22) (BLAUG, M:  Economic Theory in Retrospect, Cambridge University  Press, 1997) .­  121  «Los  economistas  no   deberían  ver   la  historia   del  dinero  como   una  suerte   de  historia  'natural' que cobra sentido inmediatamente» [Economists cannot regard the history of money   as   a   sort   of   'natural'   history   which   should   immediately   make   sense].   «Esta   posición   es  incompatible con la neutralidad del dinero, la cual hace las veces de punto de anclaje teórico  [theoretical cladding] para su falta de importancia supuesta en la coordinación de acciones  económicas».   (AGLIETTA;   p.31).   Aglietta   analiza   el   complejo   problema   conocido   como  'paradoja del dinero en economía' [the paradox of money in Economics] relevando la existencia  de dos corrientes preponderantes ­la realista y la institucionalista­. Estas ­siguiendo a Aglietta­  «proceden de la polémica entre Bodin y Malestroict en el siglo XVI». «La teoría realista o  metalista en sus formulaciones preliminares establece que el dinero obtiene su valor de su  garantía;  la   cual  puede   poseer  el   valor  intrínseco   del  metal   o  el   valor  del   producto   final  transable considerado como un todo» [money gets its value from its guarantee, which may be   intrinsic value of the metal or the value of saleable output as a whole]. «Esta corriente de  pensamiento se ocupa poco de la historia y escoge contar una historia en la forma de una  especie de fábula [fable]»: en el principio todo lo concerniente al tráfico y al comercio era 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

96

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

97

5.7.5

Aufklärung y teoría económica

suba   en   la   oferta   de   dinero   genera   una   capacidad   adquisitiva  adicional  (BLAUG,p.22). Esto generará un quiebre o escisión entre quienes consideran  que el análisis económico de peso viene dado por el análisis de la economía  real   y   quienes   consideran   que   éste   viene   dado   por   el   análisis   del  comportamiento   de   los  flujos   monetarios.   Es   así   como   el   siglo   XVIII  presenciará   cómo   el   primer   tipo   de   análisis   se   impone   sobre   el   segundo,  dando lugar al desarrollo de una teoría diferencial del interés que implicaría  ­entre otras cosas­ la revisión de una polémica secuencial entre Locke, Smith  y   Hume122.    
mucho más directo [barter]; el dinero surge de la iniciativa del sector privado vinculada a la  necesidad de paliar [surmount] los costos transaccionales del trueque. Por otro lado tenemos el  enfoque institucionalista: el enfoque institutionalista o cartalista [cartalist approach] establece  en sus primeras formulaciones que la garantía del dinero deriva de   una autoridad colectiva  proveniente prima facie de un grupo de agentes privados tendientes a transformarse en Estado.  En esta hipótesis «el valor no es intrínseco al dinero sino que deriva de la organización del  dinero en su condición de  commodity  transable» [guarantee is that of a collective authority   which may be a group of private agents but tends to become the state. By this way of thinking,   value is not intrinsic but results from the organisation of commodity exchange by money]. Para  Aglietta es el caso que la teoría realista predomina entre los economistas. «Desde Locke hasta  Jevons, desde Patinkin hasta Menger y von Mises, esto continúa siendo así. Y lo mismo sucede  en autores  más recientes,   como Ostroy,  Starr,   Kiyotaki y  Wright.  De  su parte,  el  enfoque  institucionalista,   popularizado   por   Knapp   y   especialmente   por   Keynes,   es   defendido  actualmente   sobre   todo   por   los   neokeynesianos.   Lo   más   importante   es   que   ha   ganado   la  aprobación   de   una   extensa   mayoría   de   historiadores   y   antropólogos   interesados   por   los  orígenes  y  la  historia  del  dinero».   Aglietta,   de  su  parte,   se   decanta   por   un   tercera   vía,   o  synthetic approach, representada puntualmente por la posición de George Simmel de ­muy  probablemente­ Über die soziale Differenzierung, Leipzig, 1890. «Si bien Simmel debería ser  considerado fundamentalmente como un institucionalista, también es cierto que representa al  dinero como una norma fundamental; como una expresión abstracta de una comunidad que  ciertamente no es una mera criatura del Estado. George Simmel considera al tráfico como el  punto de partida, siguiendo en esto la línea proyectada por la escuela austríaca y utilizada en  modelos   monetarios   actualizados.   Simmel   concibe   fundamentalmente   al   tráfico   como   un  vínculo   social.   En   vez   de   considerar   al   tráfico   como   una   interdependencia   entre   tópicos  económicos   con   preferencia   prioritaria   conferida   a   las   extructuras   exógenas   al   modelo   de  tráfico, define a éste último como una forma abstracta que condiciona las estructuras mentales  que median entre los individuos... El dinero expresa una interdependencia social que a los  individuos les resulta desconocida, puesto que es mera cantidad. El dinero es, por esto, algo  consubstancial al tráfico. Es debido a que la cualidad del dinero se expresa en cantidades  homogéneas que puede racionalizarse el comportamiento de una economía de mercado. Se  sigue de esto que el desarrollo de la economía de mercado y la abstracción creciente de las  formas monetarias progresivamente desprendidas de sus medios simbólicos describe el mismo  marco histórico de referencia».[Instead of considering trade as an interdependence between   economic subjects with prior preference structures which are therefore exogenous to trade, he   defines trade as an abstract form which conditions the mental structures of individuals by   mediating their actions.... Money expresses social interdependence, unknown to individuals,   because it is pure quantity. Money is therefore consubstantial with trade. It is because money's   quality is expressed in a homogeneous quantity that the subjects of the market economy can   become  rational.   It  follows  that  the  development  of  the  market  economy  and  the  growing   abstraction of monetary forms increasingly detached from their symbolic media describe the   same historical framework] (AGLIETTA, M.: Whence and Whither Money?; en The Future of  Money; OECD Publishing; 2002).­ 122 La polémica en cuestión tendría como punto de origen la creencia lockeana en que la tasa  de interés varía inversamente con la cantidad de dinero en circulación en el mercado de dinero. 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Será en la Aufklärung  que se refinará la teoría que afirma que una 

97

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

98

El   análisis   de   la  economía   real   vendrá   dado   por   la   heurística   del  proceso económico «en términos de decisiones acerca de bienes y servicios y  de sus relaciones recíprocas». Este es el mérito puntual que Keynes observa  en   la   teoría   mercantilista   del   interés.   Por   esto,   en   su   General   Theory  desarrollará una concepción del interés «que no se encuentra determinada  únicamente   por   la  cantidad   de   dinero   y   por   el   estado   de   preferencias   de  liquidez,   sino   también   por   fuerzas   'reales'   expresadas   en   la   agenda   de  inversión­demanda y en la función de consumo»123.

    capítulo 8

  

Para Blaug «esta idea reposaba sobre la idea de sentido común de que, puesto que el interés  viene dado por los precios pagados por el alquiler de dinero, el interés es menor cuando hay  más dinero disponible, tal y como un commodity se deprecia en su valor de cambio cuando es  menos escaso» [it rested on the commonsense idea that, since interest is the prices paid for the   hire of money, interest is lower when there is more money about, just as a commodity falls in   price when it is less scarce]. Adam Smith cuestionará a Locke por creer que «a medida que la  cantidad de dinero se eleva y los precios suben la tasa de interés tenga que caer debido a que  una suma dada de dinero comprará menos bienes para los prestamistas: en otras palabras, la  demanda de dinero caerá porque el valor del dinero sobre otros bienes ha declinado» [Adam   Smith accused Locke of believing that as the quantity of money increases and prices rise, the   rate  of  interest  must  fall   because   any  given   sum   of   money   will  now   buy   fewer  goods  for   borrowers; in other words, the demand for money will fall because the value of money over   goods has declined]. Para Smith se trataba de un error de cuya exposición se habría ocupado  detalladamente David Hume: «Puesto que el único efecto de una oferta aumentada de dinero es  la suba del nivel de precios, resulta obvio que la tasa de interés no se verá afectada, puesto que  la tasa de interés es simplemente la proporción existente entre dos sumas de dinero» [given  that the only effect of an increased supply of money is to raise the level of prices, it is obvious   that the rate of interest will not be affected because the interest rate is merely a ratio of two   sums of money]. Además, Blaug explica que «la relación existente entre la cantidad de dinero y  la tasa de interés no fue nunca considerada en aislamiento del curso del progreso económico  normal.   Un  incremento  en  M  conduce   a  la   reducción   en  la   tasa  de   interés  puesto   que  se  encuentra normalmente acompañada por un incremento de la renta nacional real» (BLAUG,  p.23).­ 123  De acuerdo a Blaug hay un defensa keynesiana del mercantilismo que radicaría «en la  inferencia moderna de que un balance persistentemente favorable de tráfico tiene que estar  asociado con la exportación de capital» [on the modern inference that a persistently favourable   balance   of   trade   must   be   associated   with   the   export   of   capital];   (aunque   el   tema   de   la  exportación de capitales no consituyera nunca un tópico de discusión propiamente dicho para  los mercantilistas). De hecho, la convicción en la conservación de un régimen de flotación de  inversiones en el extranjero por parte de una economía regida por premisas mercantilistas se  identifica recién hacia 1767 en una obra de James Steuart titulada Inquiry into the Principles   of Political Economy. Por estas razones es que puede suponerse que así como no hay una teoría  monetaria  en Steuart tampoco hay una teoría de la producción que explique la función de  desocupación invocando el explanans de la caída de las tasas fijas de inversión (fall in fixed  investment), factor asociado específicamente a la Revolución Industrial.­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

98

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

99

5.8.1

Weber (1904)

(1904)   que   relevaba   «el   carácter   eminentemente   protestante   tanto   de   la  propiedad y empresas capitalistas como de las esferas superiores de la clase  trabajadora, especialmente del alto personal de las modernas empresas, de  superior formación técnica o comercial» (WEBER, p.65) 125  ¿Cuál es la razón  de esta participación mayor, de este porcentaje más elevado por relación a la  población con el que los protestantes participan de la posesión del capital  [total Prozentanteil an der Gesamtbevölkerung überragende Beteiligung der   Protestanten   am   Kapitalbesitz]?   Esto   nos   retrotrae   parcialmente   a  consideraciones   históricas   que   se   remontan   al   pasado   [zum   Teil   auf   historische Gründe zurückzuführen, die weit in der Vergangenheit liegen] y  en los que la adscripción a una determinada confesión religiosa no aparecería  planteada   como   causa   del   fenómeno   concentracionario,   sino   como   su  consecuencia. Lapregunta histórica conduce a la consideración de la cuestión  de la acumulación: ¿existen motivos ­y cuáles serían estos y de qué clase?­  que   expliquen   el   abultado   volumen   de   producto   de   las   comunidades  protestantes   septentrionales   susceptibles   de   ser   explicados   a   partir   del  explanans de una kirchliche Revolution, de una «revolución eclesiástica»: ¿la  Reforma?   En   la   dirección   inversa,   la   pregunta   histórica   sería:   ¿existieron  argumentos   socioeconómicos   para   la   generación   de   una   revolución  eclesiástica   en   los   países   reformados?     ¿Qué   clase   de  besonders   starke  Prädisposition hubo? La respuesta no es sencilla:   se olvida por ejemplo que  la Reforma emerge con propósitos sustitutivos; que plantea un reemplazo de  la   forma   vigente  [Ersetzung   der   bisherigen   Form]   de   un   componente  institucional que no anula y que incluso intensifica el control eclesiástico (en  el   caso   del   calvinismo   hasta   llegar   a   implicar   «una     minuciosa   y   severa  reglamentación   de   la   vida»)   [unendlich   lästige   und   ernstgemeinte   Reglementierung der ganzen Lebensfühurng])126. 
124 WEBER, M.: Die protestantische Ethik und der Geist des Kapitalismus (1904), C.H. Beck,  2006.­ 125  […]  «den   ganz   vorweigend   protestantischen   Charakter   des   Kapitalbesitzes   und  Unternehmertums sowohl, wie der oberen gelernten Schichten der Arbeitershaft, namentlich  aber   des   höheren   technisch   oder   kaufmännisch   vorgebildeten   Personals   der   modernen  Unternehmungen» (WEBER, M.:  Die protestantische Ethik und der Geist des Kapitalismus  (1904), C.H. Beck, 2006). Para la versión en español utilizo la edición de Andrómeda, con  traductor no especificado, 2004. Las traducciones de Weber, en algunos casos, son mías; lo  cual quiere decir que leo a Weber en alemán y conservo la traducción de Andrómeda cuando  no encuentro divergencias interpretativas que me separen sustancialmente de ella.­  126  «El dominio que el calvinismo tendría en Ginebra y Escocia en el siglo XVI y en gran  parte de los Países Bajos a fines del mismo siglo y del siguiente, y en Nueva Inglaterra y la  misma Inglaterra durante el siglo XVII,  sería para nosotros la forma más insoportable de  control eclesiástico sobre la vida individual que nos haya sido dada»   [Die Herrschaft des   Calvinismus, so wie sie im 16. Jahrhundert in Genf und Schottland, um die Wende des 16. und   17. in großen Teilen der Niederlande, im 17. in Neuenengland und zeitweise in England selbst   in Kraft stand, wäre für uns die schlechthin unerträglichste Form der kirlichen Kontrolle des   einzelnen, die es geben konnte].  Recordemos la objeción calvinista a la iglesia romana: «Lo  que   hallaron   censurable   aquellos   reformadores   nacidos   en   los   países   más   desarrollados  económicamente no fue un demasiado [ein Zuviel],  sino un demasiado poco [ein Zuwenig] de  dominación   eclesiástico   religiosa»     [nicht   ein   Zuviel,   sondern   ein   Zuwenig   von   kirlich­ religiöser Beherrschung des Lebens war es ja, was gerade diejenigen Reformatoren, welche in  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

124

Se  relaciona  a  la  Aufklärung  europea   la   investigación  de  Weber 

99

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

100

¿Qué   se   entiende   entonces   por   la   expresión   «espíritu   del  capitalismo»?   (WEBER,   p.73)   Para   Weber   constituye   un  historisches  Individuum,   un   complejo   de   conexiones   históricas   relativamente  diferenciadas   [ein   Komplex   von   Zusammenhängen   in   der   geschichtlichen   Wirklichkeit] consideradas como si constituyeran una totalidad. Se trata de un  concepto compuesto, de un historischer Begriff que recibe su contenido fuera  del esquema genus proximum, differentia specifica que se desarrolla cuando  personajes como Benjamin Franklin comienzan a exhortar a los miembros de  sus comunidades diciéndoles que consideren que el tiempo es dinero, que el  crédito también es dinero, que la retención de dinero produce intereses y que  estos   producen   sumas   que   dependen   en   alguna   medida   de   la   clase   de  confianza que se ha generado para acceder a ellas; que el dinero es  útil por  definición   y   que   posee   una  fruchtbare   Naturranklin   recomienda   la  Tüchtigkeit   im   Beruf,   persistencia   en   la   profesión,   persistencia   que   es   el  auténtico alfa y omega de la moral confesional, y ­por lo tanto también­ de la  ética profesional (WEBER, p.78).   La   realización   profesional   coincide   con   la   reducción   de  improbabilidad   de   la   redención   individual;   y   este   es   uno   de   los  côtées  relevantes del capitalismo calvinista en su condición de teología personalista  e individualista. El summum bonum de la ética capitalista viene dado por el  Erwerb   von   Geld   und   immer   Geld  o   πάθος   adquisitivo,   centrado   en   la   naturalización  de   la   acumulación.   El   hombre   convierte   el   adquirir   [das   Erwerben] en el objetivo de su vida [Der Mensch ist auf das Erwerben als   Zweck   seines   Lebens];   no   es   simplemente   un   medio   de   emancipación   o  liberación   de   sus   constreñimientos   materiales   [Befriedigung   seiner   materiellen Lebensdürfnisse]. El Sachverhalten se transforma en su leitmotiv  existencial; un  leitmotiv  que en todo caso exige un compromiso continuo y  que   estaría   a   la   base   del   proceso   de   racionalización   de   la   economía  y  profundización   de   la  division   of   labour.   Surge,   así,   el  Berufspflicht,   el  compromiso   confesional   con   la   religión,   comprendida   como   una   «áscesis  intramundana»   [innerweltliche   Askese]   (WEBER:   p.139).  La   caída   en  descrédito [Fortfall] de los sacramentos eclesiásticos por la crítica luterana a  la comercialización de indulgencias y bulas papales no sería completamente  sistemática en el luteranismo, pero avanzaría en un trend de racionalización  de   la   religión   que   se   radicalizaría   con   el   caso   de   Jean   Calvin,   acotando  superiormente un dilatado proceso transecular de  Entzauberung  cuyo punto  de origen es identificado por Weber en las profecías veterotestamentarias y  cuyos   instantes   relativos   sitúa,   por   ejemplo,   en   el  miraculum  griego,  caracterizado   como   un   período   de  superstition   contraction  (WEBER,  p.146)127.
den ökonomisch entwickeltsten Ländern erstanden, zu tadeln fanden] (WEBER, p.67).­  127 «Der absolute (im Luthertum noch keineswegs in allen Konsequenzen vollzogene) Fortfall  kirlich­sakramentalen Heils, war gegenüber dem Katholizismus das absolut Entscheidende.  Jener   große   religionsgeschichtliche   Prozeß   der   Entzauberung   der   Welt,   welcher   mit   der  aljüdischen   Prophetie   einsetzte   und,   im   Verein   mit   dem   hellenischen   wissenschafltichen  Denken, alle magischen Mittel der Heilssuche als Aberglaube und Frevel verwarf, fand hier  seinen Abschluß»  (WEBER, p.146). De acuerdo a Weber el auténtico puritano es aquel que  rechaza   el   ritual   religioso,   cualquiera   que   éste   sea:  kein   Vertrauen   auf   Heiligswirkungen   magisch  sakramentaler  Art;  expresa  su  desdén  por  cualquier  tipo  de  confianza   en  efectos  sacros   de   naturaleza   sobrenatural.   No   hay   nada   mágico   en   un   mundo   completamente  desencantado ni medio alguno para obtener una redención que, propiamente, no depende de 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

100

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

101

5.8.2.

G.Bataille. La limite de l'utile

        

captura   el  trend  capitalista   al   interior   de   un   intervalo   crucial   de   la  modernidad.   Tal   vez   las   razones   para   hablar   de   la   periodización   de   los  contenidos   escrutados   en  esta   tesis   a   partir   de   Weber   sean  tan  relevantes  como los motivos para incluir las apropiaciones de Bataille de las formas de  organización precapitalistas de la economía; al menos por la significación  antropológica de un segundo tipo de contraction: la de los gastos suntuarios  asociados a la economía de la fiesta.  Sabemos   desde   Bataille   que   si   este   segundo   tipo   de  contraction  implica   un   gesto   de  décadence,  se   trata   de   una   decadencia   típicamente  moderna.  «La decadencia de los hombres modernos es diferente a la de la  Biblia. No es angustiosa: es incluso la expresión de la razón»  (BATAILLE,  p.22)128. Si en tiempos de la economía de la fiesta el soberano dispone de 
los agentes religiosos, sino de un Dios veterotestamentario celoso y omnipotente que Calvin  recupera de la tradición judeocristiana, a diferencia de Martin Luther, quien se decantaría por  el Dios benévolo, protector y paternal neotestamentario. Todo esto conduce a la Isolierung der   Mensch  y   ­en   el   calvinismo­  a   una  forma   extrema   (predestinada)   de   la   exclusividad  (soteriológica)   de   quienes   creen   en   Dios;  a   una   extremste   Form   jener   Exklusivität   des   Gottvertrauens  relacionada   a   la  «necesidad   de   pertenencia   a   la  vera   religione»,   [Heilsnotwendigkeit   der   Zugehörigkeit   zur   wahren   Kriche]     (WEBER,   p.146).   De   allí   al  individualismo ético,  moral  y  económico  hay  sólo  un  paso  y  que  el  puritanismo  dará  sin  vacilar   desde   la   negación   a   la   concesión   de   un   lugar   a   los   elementos   psicológica   y  culturalmente significativos concomitantes a la constitución de la subjetividad religiosa [die  absolut negative Stellung des Puritanismus zu allen sinnlich­gefühlsmäßigen Elementen in der   Kultur und subjektiven Religiösität] (WEBER, p.145).­ La racionalización de la religión se  expande hacia la economía y, dentro de las escuelas de economistas, hará mella, por ejemplo,  en la escuela de Chicago; cuyo  co­fundador  (Frank Hyneman Knight) ha sido presentado  como  «una  suerte   de  calvinista  de   la  economía»    [a  sort   of  economic   Calvinist];   el  cual  «defiende el principio de autonomía regulativa de los mercados sobre fundamentos morales y  no por cuestiones de eficiencia económica» [Knight supported the market on moral grounds,   not efficiency ones]. Todo esto por la concepción knigthiana (de extracción calvinista) de una  libertad personal individual fundamental. (FOMAINI;  Dossier  del Federal Reserve Bank of  Dallas; vol.7, number 3.­) Para Fomaini, Knight desarrolla un «pragmatismo reglamentado» [a  principled pragmatism] a partir, por ejemplo, de  On The History and Method of Economics  (1926), obra que incluye una revisión crítica del Economics of Welfare de Pigou (1920) y que  cuestiona  las tesis de Pigou desde una libertarian perspective o perspectiva 'libertaria'.  128 BATAILLE, G.:, La limite de l'utile fragment d'une version abandonée de la Part Maudite,  1976. Trad. De Manuel Arranz, Losada 2005. De acuerdo a Sivadon­Zoïla (1984). Bataille  buscaba escribir una Economie générale de la que La part maudite no era más una parte. Es  aquí donde Bataille analiza ese ámbito de la existencia «donde lo productivo y lo improductivo  se abrazan en intercambios sutiles»  [où le productif et l'improductif s'embrassent dans leurs   subtiles échanges] (SIVADON­ZOÏLA; p.211). La historia del capitalismo es la historia de la   producción de energía y de sus incrementos progresivos, «solicitados y estimulados para una  inversión útil y utilitaria» y en el que siempre existe un remanente improductivo, buscando ser  transformado  en  productivo  por  los  diversos  dipositivos de racionalización al uso.  Hay  un  problema antropológico derivado, que es el de cómo invertir este 'resto' de energía humana en  lo   no­productivo,   en   el   simple   consumo   de   lo   improductivo   [comment   investir   ce   'reste'   d'énergie humaine, dans le non­productif, dans la simple 'consumation' de l'improductif?]. En  Sivadon­Zoïla sobresale igualmente la percepción del deseo en la antropología económica de  Bataille; un  désir  [que] introduce en la economía un factor externo al principio de actividad  útil [un facteur étranger au principe de l'activité utile}. El límite de lo útil está estrechamente  relacionado a este componente exógeno a la teoría económica, a esta suerte de ex­economía del  deseo;   es   precisamente   en   este   contexto   que   se   desarrollan   sus   análisis   sobre   las 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Weber (1904) dispara este momento de la tesis por el modo en que 

101

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

102

suntuosas riquezas que debe gastar ad majorem gloriam populum sui en las  artes, las guerras y el juego prodigándolas con generosidad hasta el extremo  discrecional  de una dilapidación literalmente  absoluta  (BATAILLE,  p.31),  las modernas teorías económicas explican todos los cambios mediante leyes  de conservación o de  equivalencia  que  intentan  determinar  procesos  tales  como los que en tiempos de los soberanos mercantilistas se percibiría como  «fluctuaciones   de   riquezas   que   responden   a   la   necesidad   innata   de   las  masas», y que serían la traducción de una  función real, prerrogativa de un  soberano   magnífico,   opulento   y   frívolo   que   comparte   todo   lo   que   tiene,  puesto   que  es  el   Estado.   Con  la  Rationalisierung   der   Wirtschaft  surge   el  slogan  de  la production par la production. El pensamiento racional  «tiene  tendencia a reducir la actividad humana a la producción y a la conservación  de   bienes».   Reconoce   que   la   finalidad   de   la   vida   humana   consiste   en  desarrollarse y que este desarrollo consiste en «incrementar y conservar las  riquezas» que se han generado. «Considera el consumo equivalente al de un  carburante por un motor»; «como un elemento necesario para la producción»  (BATAILLE; p.35).  La racionalización económica implica la subordinación funcional del  gasto a la producción (BATAILLE; p.37) y es por esto que es claramente  refractaria a la economía de la fiesta, característica de los êtres glorieux y de  «las   existencias   soberanas   expuestas   a   la   grandeza   y   a   la   merced   de   las  grandes necesidades de pérdida» (BATAILLE; p.38). Su institucionalización  daría lugar  en algunas civilizaciones  no industriales a  algo equivalente al  potlatch azteca; práctica por la cual los ricos se veían consuetudinariamente  obligados a dar las riquezas necesarias para las fiestas (BATAILLE; p.39).  Hay   una  «moral   que  obliga»  y   que   es   la   misma   que   confiere   a   la   fiesta  sentido suntuario y valor ritual.  En Europa, de su parte, la  Reformation  será  el   corolario   gris   de   la   decadencia   moderna   de   la   economía   de   la   fiesta.  Supone   el   reverso   a   esa     opulencia   eclesiástica   de   la   iglesia   romana  renacentista   donde  «la   pobreza   evangélica   ha   sido   vapuleada».  Con   el  advenimiento  de la Reforma  «la   mitad  de  Europa   se   olvidó  de   los   fastos  religiosos: en todo el norte se anunció la simplicidad ritual: e incluso Roma  se moderó. El capricho se sometió a la razón: a partir de la Reforma, una  moral enemiga a todo despilfarro y una sociedad utilitaria se desarrollaron  bajo la dirección de la gran burguesía»  (BATAILLE; p.43). Y es que  «la  Reforma concebía la vida haciendo coincidir la utilidad prosaica, terrenal,  con la gloria póstuma. Los gastos suntuarios ­que el pueblo exigía a los ricos­  eran considerados por los protestantes como contrarios a la piedad. Se aparta 
psicopatologías   del   tiempo   que   relevan  que   la   somme   d'énergie   produite   est   toujours   supérieure à celle qui fut nécessaire à sa production  (SIVADON­ZOÏLA;p.212). En esta ex­ economía   habría   un   excedente   de   energía   libre   buscando   ser   domesticada   al   interior   del  proceso   de   racionalización   económica   asociada   a   la  Entstehung  del   capitalismo   moderno  montado   sobre   la  Rationalisierung  der   Produktionskräfte  y   la  Entzauberung   der   Welt   mi   allgemein. Hay  «un excedente de energía libre, no invertida y sobre todo mal invertida»  [un  surplus d'énergie 'libre', non investie et sourtout mal investie]. Es precisamente a partir de  Bataille   que   tiene   un   poco   más   de   sentido   hablar   del   hombre   como  un   effet   du   surplus   d'énergies:   la   extrema   riqueza   de   sus   facultades   superiores   debería   ser   definida   como   la  liberación fulminante (éclatante) de un exceso [l'extrême richesse de ses activités élevées doit   être definie comme la libération éclatante d'un excès]. (SIVADON, P­FERNANDEZ­ZOÏLA:  Temps   de  travail,   temps   de  vivre:   analyses   pour  une   psychopathologie  du   temps,   Éditions  Mardaga, 1983).­     
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

102

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

103

entonces de ellos tanto como su actitud decididamente individual le hacía  rechazar la embriaguez popular. De modo que el rico devoto acumulaba la  ganancia de su actividad industrial sin encontrar otro medio de emplearla que  no fuera la ampliación de sus empresas» (BATAILLE; p.44).  Esta  «consagración   del   oro   a   la   actividad   útil»  coincide   con   el  desarrollo del capitalismo industrial septentrional. La Reforma enriquecería a  los   hombres   de   una   forma   paradójica   por   este   motivo.   Redundaría   en   la  expansión   progresiva   de   las   redes   empresariales,   en   la   focalización   de   la  transformación de la naturaleza en producto y de las metamorfosis de los  objetos   en   mercancías:  «el   viejo   mundo   de   las   iglesias   que   unía   a   las  ciudades con los cielos moriría alumbrando ésta que habitamos hoy en que  las fábricas se levantan sobre terrenos baldíos» (BATAILLE; p.44).  Habría con todo esto un complejo sociológico de 'automatización' de  la   expansión   productiva   que   estaría   relacionado   en   muchos   casos   con   el  carácter impersonal de la rapacité dans le capitalisme moderne y, a fortiori,  con  «la indiferencia moral del capital»;  cada vez más alejado de la fábrica  puritana que lo vio nacer (BATAILLE; p.55). «El tipo de capitalismo de esta  fase de expansión es un capitalismo de empresas donde las ideas personales y  las nostalgias morales están ausentes. Si continúa animado por el espíritu  puritano es de una forma puramente mecánica»; es decir,  impersonal. De  igual modo, si se conecta con la economía suntuaria lo hace tan sólo por la  comparecencia de un factor descriptivo relevante de la utilización del capital  libre  ­destinado a la  reinversión­. Es esta misma indiferencia moral la que  permitirá no sólo en tiempos del  «Spätkapitalismus»  que  «se considere un  hecho  banal   que  una industria  de  un  país   en  guerra  suministre  a  un  país  enemigo los productos necesarios para su armamento».  Con   esto,   entre   otras   cosas,   la   noción   de  juego  cambia  significativamente de sentido: jugar equivale a proyectar y proyectar a lidiar  con condicionales contrafácticos y  futurabilia  via  herramientas de cálculo  estadístico, teoría de probabilidades (v.g. teorema de Bayes) o matemática  actuarial. Se impone la ética dostoievskiana del gran jugador; signada por la  pulsión de supervivencia al interior de un casino del que no se quisiera tener  que sentir la necesidad de salir. El  proyecto deviene la  pre­ocupación de la  ocupación; la pre­ocupación fundamental: aquello que precede o antecede a  la generación de ocupación física. «El proyecto prevalece en la actividad del  gran capitalista o el industrial de la tradición calvinista» (BATAILLE, p. 61). 
El industrial calvinista desviaba las riquezas de su uso  glorioso en beneficio del crecimiento de las fuerzas de  producción, pero la austeridad lo detenía en el camino.  Por   otro   lado,   el   industrial   moderno   ha   sacado  conclusiones   de   la   actitud   calvinista   y,   en   última  instancia, destina a su bienestar personal el excedente  final   de   las   fuerzas   que   hace   fructificar.   Pero   le  contiene la ficción de la actividad útil y su carácter de  hombre   de   proyectos.   Aunque   no   llega   al  reconocimiento abierto del principio. Mientras que el  especulador es libre, es él [el capitalista industrialista]  quien define el tono moral del capitalismo: liga de este  modo la realización del capitalismo con los valores que  se   desprenden   de   su   actitud:   el   individuo,   el   placer  privado. Una vez suprimidos los principios espirituales 

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

103

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

104

del   calvinismo   y   el   industrial   reducido   a   fingir   una  actitud de funcionario socialista, el gran especulador se  convierte   en   el   emblema   de   estos   nuevos   valores  (BATAILLE; p.64­5).  

Se produce con todo esto la degradación del gasto: el reemplazo de  las catedrales por los talleres de confección; células proactivas que utilizan  las   máquinas   diseñadas   por   James   Watt   sobre   la   premisa   general   de   una  optimización   fríamente   calculada   del   rendimiento   energético   de   las  moléculas de vapor.    

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

104

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

105

    5.9.1

      capítulo 9

                                              

             ökonomische Anthropologie y ecología. La tesis de Löwe: Wirtschaften als Erfahren

¿

Posee sólo sentido  normativo  la pregunta por una  ökonomische  

Klugheit? ¿Por qué esta pregunta puede tener una orientación filosófica o  sinóptica   y   no   sólamente   instrumental   o   funcional?   ¿Cuáles   son   las  estribaciones filosóficas y antropólogicas de la pregunta por aquello que se  comprende bajo la noción de  administración económica inteligente  [was es  unter 'klugem Wirtschaften' zu verstehen ist?]. Es esto lo que pregunta Thilo  Löwe129.   A   veces   nuestro   conocimiento   en   materia   de   gestión   y  administración   económica   de   recursos   falla   [in   vielen   gegenwärtigen   Situationen des Wirtschaftens die Kenntnisse fehlen]. A veces, la racionalidad  que presentan las decisiones económicas  escasea [knappt]. La pregunta por  la racionalidad económica conduce a la pregunta por la clase de fundamentos  filosóficos   que   posee   este   tipo   particular   de   racionalidad.   Löwe   plantea  objeciones   a   la   teoría   económica   desde   una   perspectiva   filosófica   que  convierte al problema de la precariedad de la racionalidad económica en una  diferencia respecto de los Grundbegriffe; a los que deriva de la antropología  económica   que   identifica,   por   ejemplo,   en   la   política   aristotélica.   Es  necesario de esta forma que se consideren estos conceptos elementales de  cara al perfeccionamiento en la descripción de los fenómenos económicos; y  esto es algo que la teoría económica de orientación instrumental  no hace  (LÖWE, p.28). La precariedad filosófica de la racionalidad económica está asociada  a   la   arbitrariedad   respecto   del   número   de   registros   heurśticamente  significativos   para   la   formación   de   modelos   explicativos   y   predictivos  ¿Cuántas dimensiones posee un modelo? ¿Cuál es el costo ontológico de los  procesos de abstracción asociados a la emergencia de aquellos?   ¿En qué  medida la relación del homo œconomicus con su medioambiente se encuentra  definida   y   determinada   y   hasta   qué   punto   existen   nuevas   opciones   y  posibilidades   combinatorias?   ¿Por   qué   el  status   quo  promovido   por  segmentos conservadores  en materia  de pensamiento económico choca de  bruces con la promoción de los paradigmas ecológicos establecidos sobre  premisas   que   no   han   sido   definidas   por   las   escuelas   tradicionales   de  pensamiento económico? El problema radica, en parte, en el tratamiento de  esta multidimensionalidad del  Umwelt  y del recorte de objeto que la teoría  económica   ha   creído   conveniente   para   la   determinación   de   su   ámbito   de  trabajo.   Para   Löwe   esta   multidimensionalidad   es  estructural;   implica   una  Komplexität  que   es   la   misma   que  «la   complejidad   fundamental   del  envolvimiento económico del hombre en el mundo» (LÖWE, p.29)130.  Es a 
129  LÖWE,   Th.:   Wirtschaften   als   Erfahrung:   Bausteine   einer   philosophischen   Theorie   gelingender Ökonomie, Vandenhoeck & Ruprecht, 1999.­ 130  «inwiefern   das   Verhältnis   des   wirtschaftenden   Menschen   zu   seiner   Umwelt   ein  vieldimensionales und immer wieder neu zu erfahrendes und zu definierendes ist, zeichnet  sich   in   der   Auseinandersetzung   mit   ökologischen   Krisenphänomenen   nicht   nur   die  Komplexität   des   Wirtschaftens   in   und   mir   einer   fragilen   Natur   ab,   sondernd   auch   die 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

105

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

106

esta   complejidad   a   la   que   tal   vez   se   ha   renunciado   cuando,   por   ejemplo  ­siguiendo a P. Sainath­  «hicimos del comportamiento de los mercados el  indicador principal de cómo los países están haciendo las cosas» o cuando se  ha convertido al PBI en un  indicador  lineal de  desarrollo131.  Löwe plantea  una   fenomenología   de   la   crisis   ecológica   global   actual.   Una   crisis   es  ecológica cuando se encuentra o radica en la Naturaleza [eine Krise ist eine   ökologische   Krise,   wenn   sie   ­grob   gesprochen­   in   der   Natur   stattfindet­]  (LÖWE, p.29). El problema es que, si una crisis efectivamente radica en la   naturaleza, in der Natur, entonces radica en los fundamentos de la existencia  misma132. La crisis del Wirtschaften es, por todo esto, un tipo diferenciado de  ökologische Krise (LÖWE; p.84). La relación con la naturaleza es compleja; 
grundsätzliche Komplexität der wirtschaftlichen Involviertheit des Menschen in der Welt».  131  SAINATH,   P.:  On   Globalizing   Inequality,   February,   2005;  «We   have   made   market­ behavior the main indicator of how countries are doing things». Estos indicadores no resisten  un análisis y esto por la diferencia semántica de las nociones de desarrollo y crecimiento y de  desarrollo sustentable (a mediano y largo plazo) y de desarrollo 'aleatorio'. Es precisamente  en esta clase de cuestiones que aparecen trabajos como los que actualmente se publican en el  IEIM de la UQÀM. Hablo puntualmente de una publicación de María Lorena Castellanos ­  Candidata a Master en Economía y Políticas Internacionales de la Université Pierre­Mendès­ France   de   Grenoble­.   Para   Castellanos  «la   globalización   de   los   mercados,   un   proceso  percibido como la profundización del sistema capitalista a nivel mundial y la acentuación de  los   vínculos   e   interdependencias   globales   trae   consigo   potenciales   beneficios   (sobre   todo  gracias   al  desarrollo  de   las  tecnologías   de  la   información   y  comunicación),   pero  también  potenciales riesgos, particularmente en el medio ambiente. La guerra por ganar un puesto en el  mercado ha motivado a países y firmas multinacionales y nacionales a no incorporar en el  precio   del   bien   el   verdadero   costo   social   y   ambiental   asociado   a   las   pérdidas   de   capital  natural». De resultas que hay algo así como una globalización no sustentable en el tiempo que  en   principio   estaría   en   función   de   una   lógica   de   producción   exacerbada,   focalizada  básicamente en esa suerte de páthos de la inmediatez y del corto plazo que hace abstracción de  los costos sociales, ambientales y culturales a mediano y largo plazo en la prosecución del  profitmotiv. Entiendo que con razón Castellanos observa que  «hoy el mercado puede ser un  espacio   potencial   para  impulsar   políticas  de   cuidado  medioambiental».  (CASTELLANOS;  pp.1/2). (CASTELLANOS V., M.L.;  El desarrollo sustentable y la globalización: lo que la  lógica de mercado no contó...; La Chronique des Amériques, Décembre 2009 Nº08; Centre  d'Études   sur   l'Intégration   et   la   Mondialisation   (CEIM),   Université   du   Québec   à   Montréal  (UQAM), Faculté de science politique et de droit). En un registro convergente encontramos la  tesis de Lutz (1985, quien remonta la Humanistic Economics a las extraordinariamente lúcidas  y críticas observaciones de Sismondi a la pujante sociedad inglesa de principios de siglo XIX.  De acuerdo a Sismondi la Inglaterra decimonónica disponía de todos los medios necesarios  para mantener a la totalidad de su población en un nivel de vida inaccesible para cualquier otra  nación y, sin embargo, esto dista en mucho de ser así; entre otras cosas, por la confusión en los  economistas políticos clásicos de medios y fines. El aumento de riqueza constituye un medio  para procurar la felicidad del mayor número de personas y no la finalidad en sí misma del  ludus   oeconomicus  [the   increase   of   wealth   is   not   the   end   in   political   economy,   but   its   instrument   in   procuring   the   happiness   of   all].   (SISMONDI;  New   Principle   of   Political  Economy  (1819).   Si   seguimos   a   Lutz,   Sismondi   es   un   crítico   acérrimo   de   la   pérdida   de  estabilidad asociada al desarrollo de la economía de mercado [Sismondi deplored the loss of   security the he saw accompanying the growth of the market economy] (LUTZ; p.92). Lutz  observa en la economía política de Sismondi una apología de lo que en un jargon actualizado  podríamos relacionar con la seguridad social y la economía de bienestar. Así es como para el  caso francés Sismondi aconseja una contracción de las políticas de liberalización y refrenda la  actividad legislativa relacionada con el achicamiento de la jornada laboral (en un sentido que  converge   con   la  route  socialiste  de   Jean   Jaurès)   (LUTZ;   p.94).   Lutz   critica   asimismo   la  rational choice theory   (RCTh) centrada sobre el modelo de un rational economic man. una  teoría   económica   centrada   en   el   concepto   de  sujeto   económico  no   deja   espacio   para   el  concepto de necesidades humanas  [Economic theory centered around Economic Man has no   room for the concept of human needs]. En lugar de esto se presume la existencia de un agente  que posee necesidades o preferencias multiples, diferenciadas y linealmente ordenadas en un 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

106

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

107

pues el homo oeconomicus es también homo faber y homo sapiens. Hay una  Kultur der Vernunft que define al ser humano como organismo que utiliza la  naturaleza   y   que   la  organiza  [als   Organismus,   der   die   Natur   nutzt   und   gestaltet]. Asimismo, administra a esta naturaleza en orden a obtener recursos  y   lo   hace  en  la   naturaleza;   formando   parte   del   objeto   de   explotación,  manipulación, estudio, etc. La  Knappheit  o escasez es aquello de lo que se  aleja   cuando   el  Wirtschaften  comparece.   Lo   interesante   es   que   la   crisis  ecológica actual podrá ser descrita en términos concomitantes de precariedad  y escasez [In Termini der Knappheit lässt sich immer auch die ökologische   Krise beschreiben]. La ökologische Krise es una crisis de autodeterminación  [Krise   der   Selbsteinstimmigkeit];   expresión   que   desde   luego   debe   ser 
esquema de preferencias estructuradas. Los objetos de cada uno de estos sujetos son bienes  que presentan grados variables de sustitubilidad y niveles igualmente variables de intensidad y  persistencia. No se sabe por ejemplo si se trata de necesidades, de conveniencias o de lujos.  No hay, aquí, diferencias significativas entre necesidades básicas y necesidades de otra índole  [the entire theoretical edifice assumes an agent with various wants or preferences. The objects   of one's wants are goods with various degrees of substitutability, wanted with various degrees   of intensity, but from the perspective of the theorist they are all of the same order, incapable of   being distinguished as either necessities, conveniences or luxuries]. Para el economista una  necesidad y un lujo no difieren significativamente más que una necesidad de índole primario y  una necesidad de índole secundario. En esto Lutz observa el anhelo positivista de proscribir la  normatividad de la teoría, una normatividad que para Lutz ­autor de orientación cristiana­  posee   fundamentos   biológicos,   psicológicos,   antropológicos   y  a   fortiori  teológicos.   Si   el  economista hace tabula rasa y analiza el costo de oportunidad de cada elección asociada a la  concreción de una decisión y a la satisfacción de una necesidad no pregunta por el origen ni  por el sentido de dichas preferencias, sino por la utilidad relativa de cada una de las opciones  que se encuentran a disposición del agente tomador de decisiones  [The economist's neglect of   the concept of need becomes clear once we realize that a 'need' is nothing but a 'necessary'   want, where the 'necessary' refers to life and health as values. It is the positivistic desire to   banish value that also casts out the concept of genuine biological and psychological needs]  (LUTZ;   p.98).   Este   problema   forma   parte   del   corazón   de   la   teoría   económica   para   Lutz,  asentada   sobre   premisas   utilitaristas   e   instrumentales     [The   problem   is   additionally   compounded by the utilitarian foundation of Economics]. El agente económico se transforma  en   poco   menos   que   una   especie   de   fulcro  de  un  algoritmo   de   consumo   que   expresa  una  función   de   maximización   de   utilidad   en   términos   estrictamente   cuantitativos   ­al   estilo   de  Alfred Marshall con la construcción de su principio equimarginal­. El problema teórico por  antonomasia es el problema de la formalización/abstracción/cuantificación y el práctico el de  la racionalidad económica de los coeficientes de sustitución de utilidad relativa. Desde Jevons,  Walras y sus contemporáneos inclinados a una orientación analítica, el agente económico será  presentado como un maximizador de utilidad. En el proceso, el economista asume que todas  las necesidades y deseos son reductibles a una dimensión estrictamente singular. La cuestión  de qué acción permite el mejor resultado es reducida al problema del cálculo cuantitativo,  tanto   para   el   consumidor   como   para   el   productor.   Tal   enfoque   ha   sido   depurado   por   el  principio equimarginal de Marshall  [Ever since Jevons, Walras and their analytically inclined   contemporaries, the economic agent has been pictured as a utility maximizer. In the process,   the economist assumes that all needs and wants are reducible to a single dimension. The   question of which action promises the most advantage is reduced to a problem of quantitative   calculation for both consumer as well as producer. Such an approach has been enshrined in   Marshall's   celebrated   concept   of   the   equi­marginal   principle]   (LUTZ;   p.98)   (LUTZ,   M.  Beyond   Economic   Man:   Humanistic   Economics  en   KOSLOWSKI,   P.:   Economics   and  Philosophy, Band 7 von Civitas Resultate, Civitas, Mohr Siebeck, 1985).­ 132  La naturaleza es eso que se presenta al  homo oeconomicus  in Form des Materials, en  forma de material, esto es, de «materias primas», de «insumos»  de «recursos naturales». La  Naturaleza aparece planteada como lo autosubsistente [das Selbstverständliche] en relación o  en referencia a lo cual se articulan las funciones biológicas y fisiológicas de la totalidad de los  cuerpos vivientes; la pregunta que se plantea es la de cuál es el ámbito natural en el que se  plantea una crisis ecológica; es la pregunta por la ubicuidad de la Naturaleza [Die Frage ist   daher zu stellen, in welcher 'Natur' es zu einer ökologischen Krise kommt] (LÖWE, p.29). En 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

107

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

108

entendida en sentido kantiano y vinculada al problema práctico de la libertad  de   la   voluntad   al   interior   del  Natursystems.   Los   problemas   de  autodeterminación de un sujeto sesgado por la finitud y la escasez material  son problemas de índole eminentemente práctica que rehabilitan el diálogo  entre la teoría económica  qua  tecnología administrativa y la filosofía  qua  reflexión   recurrente   al   interior   del   sistema   de   prácticas   económicas.   La  filosofía  se  alza   de  este  modo  con  la   tarea   de   proveer   criterios   para   una  circulación [Handeln] aceptable [richtige] y de fundamentar [begründen] el  sentido de la coexistencia al interior de una comunidad [für das „richtige“   Handeln   Kriterien   aufzustellen   und   zu   begründen,   was   das   „gute“   Zusammenleben in einer Gemeinschaft ausmacht]. La clave viene dada para  Löwe   por   el   esclarecimiento   de   la   noción   del   concepto   de  inteligencia  económica [den Begriff ökonomischer Klugheit]. Esta inteligencia no elide la  dimensión normativa de las prácticas, ni la de la teoría económica que refiere  a dicho campo de prácticas. El desafío de la  ökonomische Klugheit  reside  justamente allí, en la petición de una integración típicamente adorniana, en la  convergencia de lo normativo y de lo positivo133. 
5.9.2.   crítica antropológico­política al neoklassischen Rationalitätskonzept        

neoclásica»  (esto  es,  a  la  RCTh)  (LÖWE;   p.12).   Se  trata  de  un  concepto  dominante al interior de las ciencias económicas. Löwe busca la introducción  de un ámbito normativo al interior de la Wirtschaftstheorie desde el ángulo  diferencial de la Wirtschaftensphänomenologie. La pregunta por aquello que  caracterizaría  la  administración  económica   en  situaciones   procedimentales  complejas   no   es   la   primer   pregunta   a   ser   respondida   por   una   teoría  económica de orientación normativa (LÖWE; p.12).  ¿Qué es aquello que se intentaría determinar con anterioridad? La  cuestión de los medios [Mitteln] y de los caminos [Wegen]; la complejidad  de   un   cuadro   de   situación   del   que   se   debería   poder   esperar   una  reconstrucción  exhaustiva,   no   reductiva.   La   economía   normativa   es   una  teoría   heurísticamente   exhaustiva   que   pregunta   por   las   condiciones   de  posibilidad   de   un  kluges   Wirtschaften  en   contextos   politológicamente  complejos (LÖWE; p.19). El kluges Wirtschaften incluye una revisión crítica  del   concepto   neoclásico   del  Wirtschaften  como   liberación   progresiva   de 
efecto, naturaleza es el espacio en el que el hombre se encuentra situado y del que no podría  distanciarse nunca puesto que él mismo es naturaleza   [Das, worin sich der Mensch immer   schon befindet und was er immer schon ist].­   133  Se   trata   de   acortar   la   brecha   o  gap  entre   'prácticas'   y   'normas',   entre   'positividad'   y  'normatividad', de actualizar los vínculos de sujeción a una ley común  de resonancias tardo­ kantianas y ­por esto mismo­ de orientación 'universalista'. El desafío estriba en poder fusionar  conceptos de la ética y de la economía, de tal forma que las nociones resultantes permitan la  generación   de   criterios   para   la   salida   de   situaciones   actuales   en   las   que   el   desarrollo   económico y técnico se encuentran fuertemente relacionados a componentes normativos  [Die   Herausforderung   besteht   darin,   die   normativen   Konzepte   von   Ethik   und   Ökonomik   so   zu   vermitteln,   daß  dem   resultierenden   Begriff   'ökonomischer   schlüssige   Kriterien   für   den   Umgang mit jenen in letzter Zeit scheinbar vermehrt auftretenden Situationen zu entnehmen   sind,   in   denen   eine   technisch­ökonomische   Entwicklung   der   ethisch­politischen   Auseinandersetzung die Richtung vorgibt] (LÖWE: Einleitung; p.11).­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Hay en Löwe una crítica «al así llamado concepto de racionalidad 

108

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

109

necesidades objetivas; entre otras cuestiones, por los postulados tácitos que  supone   su   concepción   concomitante   de   racionalidad.   De   acuerdo   a   este  supuesto de racionalidad cada  homo oeconomicus  poseería la capacidad de  acceder   a   una  nicht­zirkuläre   Präferenzordnung  que   refleja   la   valoración  para la liberación de las necesidades de una manera transparente y lineal. El   criterio   neoclásico   de   racionalidad   postula   que   se   puede  maximizar   una   función   de   utilidad   en   términos   objetivos   y   en   contextos  macroeconómicos determinados por la existencia de mercados perfectos y  funcionales en los que los actores se comportan racionalmente y en igualdad  formal   de   condiciones,   dando   lugar   a   la   formación   intuitiva   de   óptimos  pareteanos (LÖWE; p.13). La Weltanschauung neoclásica postula con esto un  neoklassische Modellwelt en el que el  Entscheidungsproblem  se localiza en  torno   a   la   cuestión   de   la   significación   macroeconómica   del   punto   de  tangencia de las curvas de productividad marginal del empleo y del costo  marginal de cada factor asociado a la función de producción agregada. El  modelo   neoclásico   de   racionalidad   económica   se   opone   aquí   a   una  concepción filosófica de la racionalidad en economía que se retrotrae a la  φρóνεσις  aristotélica   de   los   escritos   políticos   (LÖWE;   p.13).   El   criterio  neoclásico   de   racionalidad   es   severamente   limitado   para   explicar   el  comportamiento de los sistemas económicos; al menos parcialmente: esto es,  cuando al menos una parte de estos sistemas se encuentran integrados por  subsistemas   orgánicos   susceptibles   de   ser   descritos   como   sistemas   o  estructuras disipativas a partir del recurso a conceptos desarrollados por la  termodinámica e implementados en teoría económica, por ejemplo, en el área  de  ecological   Economics134.   En   efecto,   en  materia   de   filosofía   económica 
134 Löwe recupera los escritos ético­políticos aristotélicos. Esto quiere decir que trabaja  con  consideraciones aristotélicas relevantes para una filosofía crítica de la economía. En efecto, en  Aristóteles es un problema político el esclarecimiento entre, por ejemplo, la  χρηματιστικ ή y a  la οἴκονμική  (Política I, 3, 1253­3 y ss.) que se plantea cuando habla de la administración  doméstica y de los elementos constitutivos de su teoría de la esclavitud; con la presentación de  la   casa   perfecta   integrada   por   amo/marido/padre,   esclavo,   esposa,   hijos.   Las   relaciones  elementales   del   οἴκος   perfecto   son   la   relación   δεσποτικήo   heril   (amo­esclavo),   γαμική  (esposo­esposa),  la τεκνοποιετική    o procreadora (padres/hijos) luego ­siguiendo en esto a  Manuela García Valdés­ «reemplazada por el adjetivo πατρική ». La semejanza de algunas tesis  de Löwe con algunas tesis de Aristóteles surgen cuando Aristóteles opone la crematística a la  economía  doméstica  y  esto  en  parte  por  las  connotaciones  axiológicamente  negativas  que  confiere a la primera  primero de estos términos   reaparece en I,8, en el tratamiento de los  «modos   de   adquisición   de   la   propiedad»,   cuando   Aristóteles   pregunta   «si   la   crematística  [χρηματιστική] es lo mismo que la economía [οἴκονομική] o una parte, o auxiliar de ella» La  distinción aristótélica estaría a la base de la distinción 'moderna' entre valor de uso y valor de  cambio. Si la crematística pregunta «de dónde provendrán los recursos y la propiedad» en su  condición   de   ars   eminentemente   adquisitivo   (1257­a­9)   sucedería   que   no   presentaría   los  límites teleológicamente orientados que sí presentan ­por el contrario­ la οἴκονομική τέχνη ­a  escala reducida­ y la  πολιτική  τέχνη  ­a escala ampliada­; s ignadas en ambos casos por la  prosecución teleológicamente orientada de una  ἀρετή   transitiva, progresiva e inclusiva.  No  hay   ἀρετή  en   la   pulsión   crematística   de   un   incremento   indefinido   de   bienes   si   no   hay  orientación de una causa final próxima. Si, luego, no existe límite alguno de riqueza y de  propiedad y si cada objeto de propiedad tiene un doble uso, estaría claro que ­por así decirlo­  'τὸ   ἅπειρον' en la crematística radicaría en lo que estos objetos de acuñación suponen en su   condición de bienes estrictamente transables y no en su condición de bienes utilizables; pues  la utilidad proprie dicta de un bien es limitada, acotada y por lo tanto, si definire est eliminare,  también se encontraría definida. Estos bienes qua objetos considerados desde el punto de vista  de su utilidad directa no se diferenciarían en nada, en este sentido, de las necesidades del  οἴκος   y  de   la   πόλ   (reducidas   en   la   Πολιτεια   platónica   a   su   mínima   expresión   con   la  ις
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

109

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

110

tiene sentido hablar de  escasez en al menos dos sentidos que se encuentran  fuertemente ligados:
El concepto de escasez es un lazo de unión [Verbindungslied]  entre   una   descripción   teórica   del  Wirtschaften  y   una  descripción teórica de la crisis ecológica. Una crisis ecológica  emerge cuando el  Wirtschaften  ocasiona carencias naturales  [natürliche   Knappheiten]   que   bien   podrían   ser   calificadas  como una 'amenaza'  ['Bedrohung']135.

5.9.3

ecological Economics 

Malte   Faber   (et   al.)   sobre  ecological   Economics  y   el   concepto   de  joint   production  o  producción   conjunta136.   El   desarrollo   en   el   análisis   de   la  producción   conjunta   es   presentado   en   términos   de   una   evolución  metodológica del análisis económico «que parte de estudios de base empírica  al   análisis   de   modelos   abstractos».   Hay   ahí   un   enfoque   histórico   de   la  Filosofía de la Economía que aparece definido a partir del modo de plantear  los problemas que se le asocian. Hay, de esta manera, un enfoque orientado a  problemas  con   relevancia   empírica  (problem­oriented   theorising)  y   un  segundo enfoque orientado a teoremas (theorem­oriented theorising) en esta  suerte de «pendularidad sin retorno» que caracterizaría el trend de desarrollo  histórico del pensamiento económico137.  Hay hitos históricos en la historia de la filosofía económica registrada  por   Baumgärtner­Faber­Schiller.   Todos   estos  hitos  se   sitúan   en   la  modernidad, desde Adam Smith (1776) hasta John von Neumann (1928) 138  y  el   modelo   Arrow­Debreu   (1954)139,   pasando   por   Heinrich   von   Thünen  (1826)140,   David   Ricardo   (1817),   Karl   Marx(1867) 141,   William   Stanley  Jevons(1871)142  y Carl Menger (1871)143. Hay un  trade­off  entre el enfoque  orientado a  problemas  y el enfoque orientado a  teoremas  y un predominio  relativo y progresivo del segundo sobre el primero que ya se observa en la  obra   de   autores   como   Heinrich   von   Stackelberg   (1932) 144  o   John   von 

También desde la Universidad de Heidelberg se plantean las tesis de 

formación del cuadrilátero de tareas compuesto por las necesidades elementales de alimento,  vestimenta,   calzado   y   vivienda).   La   crematística   implica   cierto   tipo   de   ὕβρις   y  la  consolidación de la circulación monetaria y del interés. Ni los bienes ­en su condición de  objetos transables­ ni el dinero ­en su condición de vector par excellence de las transferencias  crematísticas   o   comerciales­   existen   en   la   primera   comunidad.   No   así,   estos   sobrevienen  cuando la comunidad es ya mayor y existe, por ejemplo, el tráfico exterior. A diferencia del  trueque, tipo de cambio directo de bienes que se encuentran en función directa de su utilidad  inmediata, el intercambio mediatizado por el empleo de dinero supone la presencia de un  tercer   factor   que   carece   de   utilidad   en   sí   misma.   El   dinero   deriva   de   la   generación   del  comercio al interior de la πόλ ; el comercio interior deriva del factum de  la  Knappheit  o  ις escasez y de la concentración de riqueza por grupos familiares diferenciados. Por otro lado, el  comercio  exterior deriva de la imposibilidad de acceso y mantenimiento  de  su  αὐτάρχεια  económica.   A   medida   que   la   πόλ   se  expande   demográficamente,   el   comercio   exterior  ις igualmente lo hace y el empleo de dinero se vuelve inevitable (Aristóteles, Política; 1257­b­ 9).­  135  «Der Begriff der Knappheit ist somit das Verbindungslied zwischen einer theoretischen  Beschreibung des Wirtschaftens und einer theoretischen Beschreibung der ökologischen Krise.  Eine ökologische Krise entsteht, wenn das Wirtschaften natürliche Knappheiten auslöst, die  als 'Bedrohung' wahrgenommen werden». (LÖWE; p.19).
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

110

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

111

Neumann(1928­1944)145.                          
Ni   von   Neumann,   ni   Arrow/Debreu(1954)   están  interesados   en   algo   distinto   a   postular   algunos  enunciados   acerca   de   las   condiciones   [assumptions]  bajo las cuales ciertos resultados se producen ­es decir,  la   existencia   de   un   equilibrio   general   competitivo­.  Como  consecuencia  de  esto  el  resultado  que  buscan  conseguir   y   el   formalismo   matemático   de   la   prueba  determina qué aserciones puedan llegar a formularse ­y  esto   al   margen   del   nivel   de   realismo   que   tales  aserciones posean146.  

136 FABER, M.: How To Be An Ecological Economist. Universität Heidelberg. En lo que ahí  denomina mainstream Economics han existido tres tipos de problemas que se retrotraen a los  tiempos de Adam Smith y que atraviesan al pensamiento cientificista de la Ilustración y de los  economistas   políticos   y   teóricos   positivistas   de   los   siglos   XIX­XX.   Estos   tres   problemas  emergentes son los siguientes: (i) el de la noción de naturaleza, (ii) el de la noción de justicia y  (iii) el de la noción de tiempo. En la reconstrucción histórica de Faber, las corrientes principales  de la teoría económica habrían adolecido comúnmente del defecto de suponer una articulación  filosóficamente precaria de estas tres nociones, que serían puestas en cuestionamiento desde  críticas internas y externas de la teoría económica y que ciertamente tocarían elementos de  naturaleza   estrictamente  normativa,   es   decir   tópicos   que   han   sido   subestimados   o   lisa   y  llanamente obliterados por las corrientes centrales de la economía especializada; y que con el  floruit  de la ecological Economics podrían ser activamente sintetizados y problematizados. Por  otro lado,  habría  que  decir  que  la  corriente de la que parte Faber incluye,  desde  luego,  la  emergencia de inquietudes filosóficas que se retrotraen al Romanticismo alemán. En efecto, por  detrás de todo se encuentra nada menos que una interpretación desde la teoría económica de la  célebre sentencia de Schelling en la que afirma que la nueva filosofía ­refiriéndose a la filosofía  moderna   post­cartesiana­   ha   colocado   a   la   naturaleza   en   una   situación   de   confrontación   y  oposición  respecto  de  la  posición  y  función  relativa   del   sujeto;  menoscabando  esa  schöne  Totalität  drásticamente   escindida   que   la   racionalidad   instrumental   moderna   supone.   Se  rehabilita la impugnación de Schelling a la manipulabilidad (Vorhandenheit) de la Naturaleza:  ­i.e.  Die ganze neu­europäische Philosophie seit ihrem Beginn (durch Descartes) hat diesen   gemeinschaftlichen   Mangel,   dass   die   Natur   vorhanden   ist­.     De   acuerdo   a   Faber  «la  independencia de la naturaleza [independence of nature] llevaría a algunos filósofos y poetas,  especialmente a aquellos alineados en el Romanticismo, como Goethe, Wordsworth, Novalis,  Schelling y Thoreau, a percibir la naturaleza como una base independiente de la vida en todas  sus  formas  [independent  basis   of  life   in  all   its  forms].   En  sus   respectivas   concepciones  la  naturaleza   está   constantemente   buscando   nuevos   modos   de   dar   con   formas   de   vida   más  complejas, de tal modo que los seres vivientes se encuentren en condiciones de reflejarla en sí  mismos. La experiencia de la naturaleza como una fuente de vida y desarrollo más allá de la  planificación humana condujo a estos pensadores a desarrollar un sentido de gratitud universal  hacia ella. En contraste, como lo notó Schelling, los precursores de la ciencia moderna en su  gran mayoría parecieron estar incapacitados para ver esta independencia de la naturaleza. Las  ciencias sólo se ocupaban de la tarea de buscar leyes determinantes de su comportamiento, en  orden  a  dirigir  y  controlar estos procesos  naturales».  Faber introduce  además  la  noción  de  sabiduría   práctica   [practical   wisdom],  a   la   que   hace   depender   de   la   noción   kantiana   de  Urteilskraft o capacidad (qua potencia, propensión o conatus) de juzgar y que converge con la  rehabilitación de Löwe de la φρ óνεσις  aristotélica.­ 

137  BAUMGÄRTNER,   S.­FABER,   M.­SCHILLER,   J.:  Ecological   Economics:   On   The  
Foundations   Of   Environmental   Policy.  Advances   In   Ecological   Economics,  ch.7.  Joint  Production And The Philosophy of Economics. en Joint Production And Responsibility. p.152 y  ss., Edward Elgar Publishing, 2006. La Filosofía de la Economía conoce al menos dos modos  de   concebir   a   la   teoría   económica:   (i)   como   una   teorización   orientada   a   la   resolución   de  problemas  [a  problem­oriented theorising]  que analiza  modelos ­estáticos y dinámicos­ que,  por el grado de realismo de las aserciones que emplea, representa  problemas  de naturaleza  empírica   a   los   que   presenta   de   un   modo  realista  de   cara   a   la   obtención   de   predicciones  plausibles [which analyse models, that, by the realism of the assumptions employed, represent  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

111

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

112

  Lo interesante es que el análisis del fenómeno de producción conjunta  o simultánea de bienes beneficiosos y concomitantes perjudiciales «exhibe la  misma   clase   de   transición   del   enfoque   orientado   a   problemas   al   enfoque  orientado   a   teoría».   Autores   como   Niehans   (1990)   cuestionan   la  «falta   de  realismo»  de los modelos económicos; tendencia que se habría acentuado a  partir de la década del 30' cuando ­en palabras de Keynes­ «el arte de escoger  modelos relevantes para el mundo contemporáneo sería reemplazado por la  ciencia de pensar en términos de modelos» (BAUM­et.al.; p.155). La eclosión  del enfoque cientificista orientado a teoremas coincide para estos autores con  la emergencia académica de lo que denominan 'estructuralismo'; es decir, del  positivismo   lógico   austro­anglo­americano.   En  esta   concepión,  «una   teoría 
realistic,   empirically  relevant problems in  order  to achieve feasible predictions  concerning   real­world phenomena after which the model is built]. Por otro lado existe (ii) la estrategia de  orientación  a  teoremas   [theorem­oriented  theorising],   la   cual   consiste   en   una   investigación  sistemática de la hipótesis nomológica [a strongest law­like hypothesis] asociada al problema a  ser estudiado  y que  puede ser  obtenida a  partir de  una teoría  dada.   Si bien  ambas teorías  involucran la utilización de modelos, una diferencia significativa tiene que ver con el grado de  realismo que en principio involucran sus aserciones respectivas: así, si el nivel de realismo que  las aserciones poseen o no constituye un problema crucial para la primera estrategia, no lo es  tanto  para la  segunda [whereas realism  of assumptions is  crucial for the  problem­oriented   strategy, it is irrelevant for the theorem­oriented strategy]. Así,  «mientras Pigou (1912, 1920)  todavía sigue preocupado por encontrar soluciones a ciertos problemas concretos con relevancia  empírica, el desarrollo del concepto de un equilibrio de Lindhal estuvo motivado por el interés  en   los   supuestos   [assumptions]   bajo   los   cuales   ciertos   resultados   se   obtienen   ­es   decir,   la  existencia de equilibrio general con bienes públicos y privados­. El concepto de equilibrio de  Lindhal, que fue introducido por este propósito de orientación a la construcción de un teorema,  no puede arrostarse una relevancia que no posee» (BAUMGÄRTNER et al.: p.152­3).­  138   von  NEUMANN, J.:  Zur Theorie der Gesellschaftspiele (1928).­ 139   DEBREU, G.: The Existence of an Equilibrium for a Competitive Economy (1954).­ 140  von   THÜNEN,   J.:   Der   isolierte   Staat   in   Beziehung   auf   Landwirtschaft   und   Nationalökonomie,   oder   Untersuchungen   über   den   Einfluß,   den   die   Getreidepreise,   der   Reichthum des Bodens und die Abgaben auf den Ackerbau ausüben. ­ Hamburg : Perthes, 1826.  ||  Der isolierte Staat in Beziehung auf Landwirtschaft und Nationalökonomie. Erster Theil.  Untersuchungen über den Einfluß, den die Getreidepreise, der Reichthum des Bodens und die   Abgaben auf den Ackerbau ausüben. 2. verm. u. verb. Aufl. ­ Rostock : Leopold, 1842.­ 141    MARX, K.: Das Kapital. Der Produktionsprozess des Kapitals (1867).­ 142   JEVONS, W.S.: Theory of Political Economy (1871).­ 143    MENGER, C.: Grundsätze der Volkswirtschaftslehre (1871).­ 144   von STACKELBERG, J.:  Grundlagen einer Reiner Kostentheorie (1932); Marktform und  Gleichgewhicht (1934); Grundzuge der Theoretischen Volkswirtschaftslehre (1943).­

145 von NEUMANN, J.: Zur Theorie der Gesellschaftsspiele, (1928); Theory of Games and  
Economic Behavior (junto a Oskar Morgenstern) (1944).­ 146  «Nor   von   Neumann,   nor   Arrow/Debreu   (1954),   nor   Debreu   (1959)   are   interested   in  nothing different than to make some statements about the assumptions under which a certain  result holds ­the existence of a general competitive equilibrium. As a consequence, the result  they are aiming for and the mathematical formalism of the proof determine what assumptions  to make ­be they realistic or not».  De hecho, Debreu habla de conceptos matemáticos básicos,  subyacentes a los modelos económicos, y de herramientas o componentes centrales, utilizados  para describir el comportamiento de fuerzas en equilibrio al interior de un sistema económico  representado por un sistema de ejes cartesianos en el que un  commodity  c  viene presentado  como un tipo de vector y e interpretado alternativamente como un bien o como un servicio que  siendo tratado directa o indirectamente juega un rol preciso en el proceso de producción o  consumo. Se supone que la cantidad de un commodity c varía continuamente [The quantity of   the hth commodity can either vary continously or be an integral multiple of a given unit]s  unidades   de   consumo,   representadas   por   un  vector­consumo  localizado   al   interior   de   un  espacio   real  n­dimensional   euclidiano   [n­dimmensional   Euclidean   commodity   space   R]  representan   o   significan   cantidades   de  commodites  que   están   siendo   consumidas   o   bien 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

112

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

113

científica no es un conjunto de enunciados acerca del mundo que pueden ser  verdaderos o falsos y consecuentemente corroborados o falseados [falsified] a  partir del relevamiento de evidencia empírica»(BAUM­et.al.; p.155). Hay un  postulado fundamental del enfoque estructuralista de las teorías económicas:  las  teorías  científicas  deberían  poder  ser  observadas  más  como estructuras  formales consistentes que como una concatenación de aserciones vinculantes.  Las   raíces   históricas   de  este  trend  epistemológico   se   situarían  en   torno   al  Wiener Kreis  en torno al  mathematisches Colloquim  de Carl Menger y las  figuras   de   Wittgenstein,   Gödel,   Neurath,   Carnap,   von   Neumann,     Schlick,  Wald   o   Schlessinger(BAUM­et.al.;p.155)147.     Formalización  y  axiomatización  de   teoría   constituyen   rasgos  diferenciales del enfoque 'estructuralista' que desde medidados de la década  del 40' hasta finales de la década de 1950 ingresará con mucha fuerza en el  domicilium de la teoría económica via teoría de la utilidad esperada (expected   utility   theory,  (EUTh))  de   von   Neumann­Morgenstern   (1944),  (general  equilibrium theory,  (GETh)  de  Arrow­ Debreu 1954, Debreu 1959),  social  theory (Arrow, 1951) y teoría de la justicia distributiva148, (Harsanyi, 1976)149.  Se habló, con Ward (1972) de una formalist revolution in Economics en la que  «la prueba ha reemplazado al argumento»(WARD:1972: 40­41)150. Reconocida  por autores como Terence Hutchison (2000), poseería el mérito específico de 
cantidades negativas de commodities producidos. Hay asimismo una actividad de producción  del sistema representado por el vector de producto total  y  en R, los componentes de  y  son  insumos (cantidades netas de commodities producidas por la totalidad del sector de producción  durante   el   período   considerado)   o   negativos   de   producto,   los   cuales   se   definen   en   forma  asimétrica. Restricciones tales como las limitaciones del conocimiento tecnológico existentes  determinan el conjunto agregado de y's posibles en el sistema. (DEBREU; p.32). (DEBREU.  G.: Mathematical Economics: Twenty Papers of Gérard Debreu; Cambridge University Press;  1986).­  147 El positivismo lógico ingresaría a la economía con el desarrollo de modelos de equilibrio  general competitivo susceptibles de presentar una economía como si esta fuera una estructura  formalmente consistente de intercambio. Su entrada coincide con la de la entrada de la teoría  de   juegos;   expresión   del   'estructuralismo'   en   economía   (Leonard;1995;p.731).   Desde   la  Universidad   de   Göttingen   Hermann   Weyl   observaba   que   la   emergencia   de   estructuras  simbólicas   abstractas   constituye   un   salto   cuantitativo   de   la   ciencia   moderna   y   que   la  publicación de von Neumann/Morgenstern (1944) representaba precisamente un quantum jump  en dicha dirección  [Perhaps the philosophically most relevant feature of modern science is the   emergence of abstract symbolic structures as the hard core of objectivity behind  [...]  J. von  Neumann's and Oskar Morgenstern's recent attempt to found Economics on a theory of games   is characteristic of the same trend].­  148 Essays on Ethics, Social Behavior, and Scientific Explanation, Springer, 1976.­ 149 Así, Debreu en Theory of Value. An Axiomatic Analysis of Economic Equilibrium (1959),  prefacio:   La   teoría   del   valor   es   tratada   aquí   con   los  standards  de   exigencia   de   la   escuela  formalista de matemática [the theory of value is treated here with the standards of rigor of the   contemporary formalist school of mathematics] (Debreu, 1959).­ 150 La tesis de Ward invocada por los autores sostiene que el apogeo de los modelos formales y  del   análisis   matemático   en   la   primera   mitad   del   siglo   XX   movilizado   por   el   programa  estructuralista marcaría lo que sería conocido como la revolución formalista en economía. Esta  supondría   mucho   más   que   un   mero   cambio   en   el   estilo   de   la   técnica   profesional   de   los  economistas; implicaría especialmente un cambio fundamental de mentalidad [a fundamental  change in the mindset of economists]. El teórico contemporáneo no sólo está bien formado en  matemática, sino que también la considera como el medio natural para expresar sus ideas: para  él,   la  prueba  ha   reemplazado   al  argumento  [the   contemporary   theorist   is   not   only   well­ grounded in mathematics, but find it the natural medium for expressing his professional ideas:   the proof has replaced the argument] (WARD: 40­41) (en BAUM et. al; p.157). 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

113

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

114

haber   permitido   que   ciertas   aserciones  «sean   tratables   por   la   teoría»  (HUTCHISON   2000:   18­19).   Las   objeciones   serían  planteadas   a   través   de  argumentos como los de Velupillai (1996): cualquier formalización o método  analítico formal tiene tendencia a imponer el estudio de aquellos problemas  para los  cuales  ha sido diseñado.  Baumgärtner­Faber­Schiller  refrenda  esta  tesis con el análisis puntual del caso von Neumann y la obliteración de la  formalización de las externalidades negativas asociadas a los casos de  joint  production (i.e. produción simultánea de bienestar y perjuicio). 
Proviniendo   de   la   teoría   de   juegos   y   estando   familiarizado   con   los  métodos en dicho campo ­en particular, con los conceptos matemáticos  avanzados de equilibrio y las pruebas de existencia relacionadas con él­  von Neumann exploró [sought] otros campos para la aplicación de estos  métodos desde donde arrivaría a la economía; esto es, a una disciplina  donde el problema de la existencia de equilibrio competitivo seguía sin  resolverse.  Neumann aplicaría exitosamente su método para solucionar  esta   cuestión,   pero   para   hacerlo   tuvo   que   lograr   que   las   aserciones  'encajen' [fit] con el formalismo. En particular, los precios no tienen que   ser  negativos  […]  De  cara  a  satisfacer  este requisito,  los  precios eran  simplemente  asumidos   como   no­negativos;  lo   cual   descarta   el   aspecto  empíricamente   relevante   de   la  valoración   negativa   de   los   productos   adjuntos o residuales [joint products]. La estructura de un método formal  habría   formado   el   contenido   de   la   teoría   y   el   modo   en   que   los  economistas concebían la realidad. ¿Habría conducido al uso de métodos  formales,   a   un   desarrollo   substancialmente   diferente   de   la   teoría  económica   y   a   la   materia   de   estudio   en   cuestión,   la   economía?   El  concepto de dualidad introducido por von Neumann en economía requiere  la aceptación de una aseveración concomitante según la cual la totalidad  de los productos son bienes deseados [wanted goods] (o bienes libres) o,  más indirectamente, una creencia que implica la no­negatividad de los  precios   [...]   Pero   sucede   que   en   ese   caso   la   presunción   de   un   caso  fundamental y empíricamente importante de producción conjunta en que  los productos adjuntos pueden ser perjudiciales y por lo tanto estimados  negativamente,  dejaba  de  ser  tenido  en  consideración.  El problema  de  hallar un esquema de explicación que fuera lo suficientemente general  para incluir la totalidad de los aspectos de la producción conjunta ­un  problema   que   fue   identificado   ya   por   Adam   Smith   y   que   fue   luego  (erróneamente) tenido por resuelto por Alfred Marshall y Heinrich von  Stackelberg­ no sólo nunca se resolvió, sino que también se abandonó  (BAUMGÄRTNER­FABER­et.al.; p.159; sub. mío)151.   151 «Coming from game theory and being familiar with the methods in that field, in particular  with the advanced mathematical concepts of equilibrium and the related existence proofs, von  Neumann sought other fields of a application for these methods and, hence, came to Economics  where   at   that   time   the   problem   of   the   existence   of   a   general   competitive   equilibrium   was  waiting to be solved. He successfully applied his method to solving the problem, but in order to  do  so  he  had  to make the assumptions fit  the formalism.  In particular,  prices must not be  negative for duality concepts to apply. In order to fulfill this prerequisite, prices were simply  assumed   to   be   non­negative,   which,   however,   discards   the   empirically   relevant   aspect   of  negatively valued joint outputs, the structure of one particular formal method had shaped the  substantive content of economic theory and the manner in which economists looked at reality  from then on. Would have led the use of alternative formal methods to a substantially  different  development of economic theory and the subject matter of Economics. The duality concept  introduced to the field of Economics by von Neumann requires the assumption that all outputs  are wanted goods (or free goods), or, more indirectly, some assumption which implies non­ negativity of prices, such as free disposal. But that discards by assumption one fundamental and  empirically   important   of   joint   production,   namely   that   joint   products   may   be   harmful   and  therefore negatively valued. The problem of finding a scheme of explanation that is general  enough to also include all aspects of joint production ­a problem that had first been identified  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

114

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

115

5.9.4  producción conjunta (joint production)  

conceptualización   de   los   procesos   económicos   que,   por   ejemplo,   guarda  vínculos estrechos con la Termodinámica152. Hablamos de esta manera de un  concepto  que posee una historia y un contacto directo con la filosofía de la  economía, con la ética, con las ciencias políticas y con una nueva teoría de la  responsabilidad subyacente a la emergencia de una nueva política ambiental  global. En la literatura clásica existe una suerte de definición tradicional de la 
by Adam Smith and was later (mistakenly) claimed to have been solved by Alfred Marshall and  Heinrich von Stackelberg ­ in the end was not solved in an encompassing manner, but has been   abandoned».  (BAUMGÄRTNER­FABER­et.al.; p.159).­    152   Thermodynamics of Joint Production (BAUM et al. c/ PROOPS­SWAN ARONS; p.46).  Puesto que los productos conjuntos de algunos bienes deseados son usualmente indeseados y  perjudiciales para el medioambiente ¿por qué no reducir su probablidad de ocurrencia a cero?  Una   respuesta   dada   por   algunos   economistas   es   que   la   ocurrencia   de   desperdicios   y   su  utilización   en   varias   instancias   de   producción   constituye   una   ineficiencia   debida   a   una  externalidad   [the   occurrence   of   waste   by­products   and   their   disposal   in   many   instances   constitute an inefficiency due to an externality]. Esto quiere decir que las consecuencias   de  producir y generar desperdicios no han sido internalizadas por el sistema de precios de los  mercados   internacionales   [the   consequences   of   producing   and   disposing   of   waste   are   not   internalised in market prices]. En este enfoque la ocurrencia de desperdicio se debe a una falla  de mercado que podría en principio ser subsanada mediante políticas tales como impuestos de  Pigou o acuerdos de comercio con desperdicios   [In this economic view the occurrence of   waste is due to a market failure, which could, in principle, be cured by imposing suitable policy   measures, such as, for example, Pigouvian taxes or tradable permits on waste] (BAUM et al. c/  PROOPS­SWAN ARONS; p.46). Sin embargo, si se adoptara un punto de vista anclado en las  dos   primeras   leyes   de   la   termodinámica   ­principio   de   conservación   de   masa   y   entropía­  observaríamos   que   la   ocurrencia   de   productos   conjuntos   [joint   outputs]   aparece   planteada  como una necesidad inclaudicable de la producción industrial y esto porque, basados en las  leyes de conservación de masa y en la generación de entropía, la ocurrencia de productos  conjuntos   en   los   procesos   industriales   es   tan   necesaria   como   la   utilización   misma   de   los  recursos naturales y la extracción de materias primas (valoradas positivamente en el mercado  de commodities). Por otro lado, se observa cómo las cantidades exponenciales de utilización de  desperdicios recientemente generado en las modernas economías industriales se debe hasta  cierto punto a ineficiencias varias y podría, en principio, ser reducida [the sheer amount of   waste currently generated in modern industrial economies is to some extent due to various   inefficiencies and might, in principle, be reduced] (BAUM et al. c/ PROOPS­SWAN ARONS;  p.46). En BAUMGÄRTNER­DYCKHOFF­FABER­PROOPS­SCHILLER (2003): La utilidad  de la termodinámica deriva de su aplicabilidad a cualquier proceso de producción real, lo cual  constituye la base de la actividad económica. Así, la termodinámica relaciona la economía  ecológica con las ciencias naturales, como la química, la biología y la ecología; lo cual facilita  asimismo   la   investigación   multidisciplinaria.   Las   leyes   de   la   termodinámica   nos   permiten  reconocer que la economía humana constituye un sistema que se encuentra  embebido  en un  sistema mayor que lo engloba y que sigue siendo finito: el medioambiente natural. La fortaleza  del concepto de producción conjunta estriba en que nos permite incorporar esta impresión  acerca   de   cómo   interactuán   los   procesos   económicos   y   el   medioambiente   a   la   economía  ecológica Y esto es algo que puede observarse por medio del siguiente argumento. Desde un  punto de vista termodinámico la energía y la materia conforman los factores fundamentales de  producción. Cada proceso de producción es, en el fondo, una transformación de estos factores.  De ahí que  esta vista de los procesos de producción sean las leyes de la termodinámica las que  puedan plantearse en forma abreviada en los siguientes términos: Primera ley: ni la energía ni  la materia pueden ser creadas o destruidas. ­i.e. en un sistema aislado la materia y la energía  siempre se conservan­ Segunda ley: en cada proceso real de transformación existe una cantidad  positiva de entropía que está siendo generada. Es dable describir el proceso De producción  como la transformación de un determinado número de entradas en un determinado número de 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Cuando hablamos de joint production hablamos de un nuevo tipo de 

115

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

116

joint production que la presenta básicamente como un proceso individual de  producción   en   el   que   dos   productos   diferentes   son   producidos  simultáneamente en un mismo punto de tiempo y en proporciones fijas el uno  respecto del otro. La producción conjunta se plantea en estos términos ya en  Smith (1776), con el caso de la cacería, donde la carne y la piel son extraídos  del cadáver del animal cazado (i) en forma conjunta y (ii) en proporciones  fijas. En Stuart Mill (1848) se menciona la  joint production  de  carbón y del  gas de carbón (coal­gas). Algo similar sucede con Jevons(1911) donde existe  el planteo de existencia productos conjuntos producidos concomitantemente  en proporciones fijas (BAUM et al.; p.20). Con Johann Heinrich von Thünen  (1826), Karl Marx (1894) y Alfred Marshall (1890) se generaliza la hipótesis  de existencia de proporciones fijas entre los componentes de un cuadro de  producción conjunta; sin embargo, se plantea la posibilidad de cierto grado de  flexibilidad  respecto   de   la   simultaneidad   temporal   de   los   procesos;  relativizando la idea según la cual dos o más bienes producidos en forma  conjunta en un mismo instante de tiempo en un mismo proceso de producción  tienen   que   tener   proporciones   fijas.   En   1930   se     generaliza   el   área   de  injerencia   del   concepto   de   la  joint   production  a   través   de   autores   como  Frederick Zeuthen (1933)153 y John von Neumann (1937)154. 
salidas, cada una de las cuales estando caracterizada por su masa y entropía [The usefulness of   thermodynamics derives from its applicability to all real production processes, which are the   basis of economic activity. Thus, thermodynamics relates ecological Economics to the natural   sciences,   such   as   chemistry,   biology   and   ecology,   which   also   facilitates   interdisciplinary   research. The laws of thermodynamics lead us to recognise that the human economy is an open   subsystem embedded in the larger,  but  finite,  system  of  the natural  environment  (Boulding  1966, Georgescu­Roegen 1971, Daly 1977, Ayres 1978, Faber et al. 1983).  The strength of the   concept of joint production is that it allows us to incorporate this insight about economy­ environment   interactions   into   ecological   Economics.   This   can   be   seen   from   the   following   argument. From a thermodynamic point of view, energy and matter are the fundamental factors   of production. Every process of production is, at root, a transformation of these factors. Hence,   in this view production processes are subject to the laws of thermodynamics,  which in an   abbreviated   form   can   be   stated   as   follows:   First   Law:   Energy   and   matter   can   be   neither   created nor destroyed, i.e. in an isolated system matter and energy are conserved. Second Law:   In every real process of transformation, a positive amount of entropy is generated. One can   describe the process of production as a transformation of a certain number of inputs into a   certain   number   of   outputs,   each   of   which   is   characterised   by   its   mass   and   its   entropy].  (BAUMGÄRTNER­DYCKHOFF­FABER­PROOPS­SCHILLER   (2003):  Joint   Production;  International   Society   for   Ecological   Economics;   Internet   Encyclopaedia   of   Ecological  Economics; February 2003).­  153  ZEUTHEN,   F.:  Public   Price   Policy,   (Economic   Essays   in   Honour   of   Gustav   Cassel,  London:  1933,  pp.  673­689)  ||  Theoretical Remarks  on  Price Policy:  Hotellings' Case with  Variations. Quarterly Journal of Economics, vol. 47, 1933, pp. 231­253).­ 154  «Ambos estudian sistemas de producción conjunta que comprenden numerosos procesos  de producción. Bajo la creencia [assumption] de que existe más de un proceso en el que los  mismos productos se encuentran co­producidos en proporciones constantes, aunque variables,  resulta   posible   alterar   la   proporción   de   producto   a   la   que   los   productos   conjuntos   son  producidos a nivel de sistema, modificando los niveles de actividad de los distintos procesos de  producción. Esto significa que los productos cionjuntos se producirán en proporción fija al  nivel de procesos de producción individual, pero en una proporción flexible a nivel de sistema»  [They both study system of joint production which comprise several processes of production.   Under the assumption that there is more than one process in which the same outputs are jointly   produced in fixed, yet different proportions, it is possible to vary the output proportion in   which the joint outputs are produced at the level of the entire system by varying the activity   levels of the different production processes. This means that the joint products are produced in   fixed proportion at the level of an individual production process, but in flexible proportion at   the level of the entire system].­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

116

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

117

5.9.5

 la tesis Schefold (1989): giro crítico en teoría del valor 

de la problematización de los casos de producción conjunta o joint production  ¿Qué es la  producción conjunta (joint production)? Es un concepto que se  vuelve problemático cuando la teoría clásica del valor (ricardiana) hace crisis,  por el giro subjetivista, asociado a la Entstehung de la corriente marginalista y  por el giro crítico de las teorías revisadas del valor de las que habló, también,  Paul Samuelson en una obra traducida al castellano con el título Fundamentos   del   análisis   económico.   Hay   en   esta   tesis   ­al   menos   por   cuestiones  expositivas­   una  correlación  entre   ambos   desplazamientos.  En   un   estudio  sobre Piero Sraffa, economista del círculo de Cambridge cercano a Bertrand  Russell,   John   Maynard   Keynes,   Ludwig   Wittgenstein   y   Frank   Ramsey,  Bertram Schefold155habla de una  omisión  de la  joint production  que podría  localizarse en principio en los inicios de la teoría clásica del valor.  
La idea básica del  precio natural  precedió a la teoría  clásica en la forma de la noción de  precio justo. Esta  expresión significó inicialmente ­de Platón a la Edad  Media­   el   postulado   de   que   los   precios   de   un   bien  tienen  que ser  uniformes  en un  mercado  uniforme  y  accesible   y   no   dependiente   de   retaceos   [haggling]  individuales   y   privados.   Más   adelante,   se   añadió   el  requerimiento   de   que   la   formación   del   precio   justo  debería fundarse en alguna ley inteligible (v.g. labores  et expensae  en  santo  Tomás) Intentando  clarificar  el  concepto Adam Smith dudó entre una teoría aditiva de  los   componentes   del   precio   (salarios,   ganancias   y  rentas de acuerdo a 'tasas naturales') y la determinación  en términos de valores objetivos de cantidad de trabajo.  Ricardo, desconociendo álgebra de matrices, tuvo que  empezar con los valores de trabajo en orden a mostrar  que, dados ciertos métodos de producción, los precios  podrían calcularse objetivamente y que los cambios en  la   distribución   conducirían   solamente   a   la  modificación, y no a la caída, de la teoría del valor del  trabajo156.  

Por otro lado tenemos el giro relativista que implica la recuperación 

Con   Smith   y   Ricardo   se   determinaría   el   valor   en   función   de   la  cantidad de trabajo involucrada, pero también de los materiales y de la tierra.  El  profit,   la  renta  y   el  wage  sólo   serían   posibles   si   se   identifican   estas  variables 'finales' del ciclo de producción. Al igual que en otros economistas 
155 SCHEFOLD, B.: Mr. Sraffa on Joint Production and other Essays; Routledge; 1989.­ 156  «The basic idea of natural price preceded classical theory in the form of the notion of 'just   price'. This expression meant at first ­from Plato down to the Middle Ages­ the postulate that  the   prices   of   any   commodity   should   be   uniform   in   a   general,   accessible   market   and   not  dependent on individual, private haggling. Later, the requirement was added that the formation  of the just price should be founded on some understandable law (e.g. labores et expensae in St  Thomas). In attempting to find a clearer concept, Adam Smith hesitated between an 'adding­up  theory' of the components of price (wages, profits and rents according to 'natural rates') and a  determination in terms of labour values. Ricardo, not knowing matrix algebra, had to start from  labour values in order to show that prices can be calculated objectively, given technical methods  of production, and that changes in distribution lead only to a modification, not to the overthrow,  of the labour theory of value».
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

117

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

118

políticos   clásicos   los   procesos   serían   considerados   básicamente   como  procesos   singulares,   'discretos';   incluso   en   aquellos   casos   en   los   que   se  computa la existencia de costos  conjuntos:  la estructura de  la teoría y sus  herramientas   analíticas   (las   formas   tempranas   de   la   teoría   del   valor   del  trabajo) impondrían una vista simplista de la actividad económica. A pesar del  abultado   número   de   ejemplos   de   producción   conjunta,   muchos   autores  clásicos asumirían la existencia de industrias individuales y aisladas en los  apartados más teoréticos de sus trabajos (SCHEFOLD; p.34).   El   problema   que  identifica   Schefold  es   el   siguiente:   la   producción  económica no se plantea nunca en el vacío; sin embargo, los problemas se  'solucionan' como si dicho vacío efectivamente existiera. Ese  vacuum  no es  otra   cosa   que   un   medioambiente   altamente   sensitivo   al   impacto   directo   e  indirecto de los procesos económicos asociados a los ciclos industriales y a  innumerables   casos   de  joint   production  (SCHEFOLD;   p.35).   El   problema  estriba   en   el  trend  formalista   que   identifica   en   la   teoría   neoclásica   y   que  extiende de la teoría clásica, heredando muchos de sus atributos.
La teoría neoclásica formaliza el área de la actividad  económica ­o del trabajo, como lo hubiera presentado  Marx­   de   tal   modo   que   la   planificación   de   metas  específicas   en   dominios   aislados   parece   posible  colectiva e individualmente. Se admite con esto que la  planificación   colectiva   requiere   mucha   información   y  que resulta preferible descentralizar el proceso y dejarlo  en manos del mercado. Se olvida – o no se lo explicita  en   la   teoría­   que   la   representación   teórica   de   las  actividades   puede   ser   altamente   perniciosa  [miselading]157.   

Desde   Debreu   (1959   ||   1971)   se   ha   instalado   la   presunción   de   un  conocimiento laplaciano de los estados de la naturaleza en el que todos los  procesos   concebibles   pueden   ser   tomados   o   asumidos   como  dados  por   la  teoría.  Los   precios,   determinados   por   las   condiciones   tecnológicas  prevalecientes y por las funciones de utilidad de los agentes económicos de la  GETh, se mantienen en una relación de consistencia con un nivel en el que los  costos de transacción y particualmente los costos asociados al  information   gathering son nulos. Existe un cuadro armonioso (harmonious picture) desde  donde el modelo abstrae los aspectos formales con los que trabaja; incluso  para   predecir   interrelaciones   potenciales   entre   las   variables   sobre   las   que  trabaja.   Cuando  esto  sucede   normaliza   su  posición  respecto  de   la   tesis   de  Piero   Sraffa   que   ­en   una   dirección   ortodoxa­   descubre   que   la   producción  conjunta no es algo diferente a un caso más de externalidad por ineficiencia;  que   un   mero   'fallo'   en   el   mercado   susceptible   de   subsanarse   con   una  migración instrumental a un equilibrio derivado de un cuadro de competencia  perfecta   asociado   a   la   generación   de   nuevas   posibilidades   tecnológicas   y 
157  «Neoclassical theory formalizes  the  subject  of  economic  activity  ­or  of  work,  as  Marx  would have said­ so that planning as the achievement of specific goals in isolated domains  appears to be possible collectively and individually. It is then quickly admitted that collective  planning requires so much information that it is preferable to decentralize the process and to  leave it to the market. It is forgotten ­or not made explicit in the theory­ that the theoretical  representation of the activities may itself be misleading».­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

118

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

119

cognitivas.  Sin   embargo,   esto   no   aplica   en   la   realidad;   donde   nuestro  conocimiento   ciertamente   no   nos   permite   enumerar   exhaustivamente   los  estados de la naturaleza y donde la mera descripción de la naturaleza implica  la resolución de la imputación de simplificación de procesos estocásticos en  sistemas  complejos:  los  'bienes'  y  'procesos'  operados  en la  'naturaleza'  no  pueden   ser   representados   como   un   conjunto   ordenado   de   actividades  discretas. Si se pudiera, muchas de las catástrofes ambientales conocidas en la  historia ecológica mundial podrían haber sido evitadas (SCHEFOLD; p.40).    El   elemento   central   de   la   observación   de   Schefold   consiste   en  observar que no toda catástrofe puede ser presentada por la teoría económica  como una 'mera' externalidad de carácter discreto. 
5.9.5  Jevonian Revolution: marginalismo

teoría   económica   vendrá   dado   por   lo   que   se   conoce   como   «Jevonian  Revolution». Estamos situados ante la irrupción de una economía abierta de  mercado asociada naturalmente a la expansión comercial británica y ­por esto  mismo­   a   la   Revolución   Industrial.   Hacia   1870   Jevons   revisa   las   síntesis  económico­políticas articuladas en base a componentes extraídos de Ricardo  (1817)   y   de   John   Stuart   Mill   (1844­48)158.   Jevons   atacaría   la   teoría   de   la  distribución de Ricardo­Mill y la teoría ricardiana del valor. Hablará de la  necesidad de apartarse de la natural rate of wages y de la cost of production   doctrine of value; ambas, tildadas de «inconducentes» (JEVONS; W.S.: 1931,  p.vi­xiv  en  HUTCHISON,  p.165).  Una   de  las   razones  por  las  cuales  estas  teorías eran inconducentes para el flamante paradigma marginalista tendría  que ver con la falta de conexión entre la teoría del valor y de la distribución.  Jevons   observaría   que   esta   interdependencia   no   puede   estar   ausente   en   el  cómputo   de   una   teoría   que   determine   el   nivel   de   productividad   de   una  economía.   Si   bien   Jevons   no   había   elaborado   el   análisis   de   productividad  marginal cuando formulaba esta crítica a Ricardo­Mill, no es menos cierto que  ya   se   encontraba   planteada   la   necesidad   de   elaborar   teorías   capaces   de  determinar cómo o en qué medida «la contribución a la producción determina  el tipo de distribución  por factores». Un aspecto relevante  prima facie  de la  crítica   jevoniana   a   la   teoría   ricardiana   del   valor   y   de   la   distribución   de  producto por factor vendría dado por la puesta en cuestionamiento del carácter  homogéneo del factor trabajo: no es cierto que diferentes tipos de trabajo sean  reductibles a una horma o parámetro común de cómputo de utilidad.  Si Ricardo abría la sección  ii  del primer capítulo de sus  Principles  diciendo que el trabajo es el fundamento del valor de un bien y que la cantidad  relativa de trabajo cumple casi siempre con la función de determinar el valor  relativo de los commodities involucrados en las comparaciones, también decía  que no es algo simple comparar las horas o jornales de trabajo en un empleo o  en otro que posean exactamente la misma duración desde un punto de vista  aritmético.   Sin   embargo,   entiendo   que   es   ahí   que   empleaba   el   corrector  principal   de   un   pensador   liberal   para   el   tratamiento   de   las   distorsiones 
158  STUART MILL, J.: (1844):  Essays on Some Unsettled Questions of Political Economy;  1848:  The   Principles   of   Political   Economy:   with   some   of   their   Applications   to   Social   Philosophy.
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Otro  aspecto  metodológicamente   significativo  en  la   historia   de   la 

119

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

120

potenciales de los niveles de precio de los bienes relativos: el mercado. Esto  forma escalas intuitivas, naturales, sujetas a escasa o nula variación. Así, que  un joyero venda su fuerza de trabajo en el mercado por un precio que duplica  el precio de venta de fuerza de trabajo de un trabajor no calificado tiene que  ver   con   que   el   mercado   ajusta   los   niveles   relativos   de   cada   una   de   las  posiciones intervinientes en él. (RICARDO, 1817, vol. I, p.20, 1821) 159. Hay  sin embargo una suposición completamente infundada sobre la que se asienta  la teoría ricardiana del valor de las cantidades de trabajo considerada como  una instancia uniforme y que aparece asociada a la falta de sensibilidad a los  niveles   de   complejidad   concomitantes   al   cómputo   de   los   salarios   y   a   la  determinación de sus niveles o posiciones relativas. No hay tal cosa como una  equity   of   labour.   Por   el   contrario,   la   teoría   jevoniana   caracteriza   al   factor  trabajo  como  un  componente   esencialmente  variable;   de   tal   forma   que   su  valor tiene que ser determinado por el valor (utilitas) que posee el bien que  produce y no el valor de lo producido por el valor del trabajo que lo produce.  Así, Jevons invierte el sentido del 'vector' de determinación de la secuencia: si  en   el   modelo   ricardiano   la   cantidad   de   trabajo  determina  el   valor   de   un  producto   manufacturado;   aquí,   en   la   economía   política   de   Jevons,   es   la  utilidad   del   producto   la   que   explica   el   valor   del   trabajo   enajenado  (HUTCHISON, p.166). Surge de esta manera un trend que uno podría presentar ­tomando en  préstamo   elementos   de   historia   de   la   filosofía   moderna­   como   un  giro  copernicano de la teoría económica al que Hutchison ­en otro texto­ denomina  «subjectivism»160. 
159 RICARDO, D: On the Principles of Political Economy and Taxation (1817), vol. I,  1821  Batoche Books;  Kitchener ;  2001; p.20.­ 160 Hutchison explica que «subjetivo» o «subjetivista» son términos usualmente utilizados para  la caracterización de teorías que deberían apuntar no sólo a cuestiones características de las  ciencias sociales,  tales  como  el  relevamiento  in abstracto  de  nociones  de  acción,  elección,  decisión,  preferencias,  creencias,   gusto,   afinidad,  o  expectativas.   Hablamos   de   procesos  significativos para la teoría económica que involucran la presunción de existencia de decisiones  y elecciones  conscientes  y  deliberadas: «las teorías microeconómicas no son necesariamente  'subjetivas'  o  'subjetivistas'  sólo  por  ocuparse  de  decisiones  y  elecciones  de  los  individuos  cuando se presume que estos poseen un conocimiento acabado (o una Allwissenheit, por utilizar  una   expresión   de   Carl   Menger)   que   actúan   bajo   condiciones   de   certidumbre,   cuando   las  decisiones y elecciones son más o menos automáticas y por lo tanto involucran poca o escasa  injerencia de procesos psicológicos de naturaleza consciente, por basarse en un conocimiento  objetivamente dado. (HUTCHISON, T.: The uses and abuses of Economics: contentious essays   on history and method, Routledge, 1994, NY; p. 189).  Gran parte del análisis y de la teoría  económica de la corriente mainstream o tradicional, desde tiempos de Ricardo, hace doscientos  años,   se   basó   en   aserciones   acerca   del   conocimiento   de   los   agentes   y   de   la   ausencia   de  incertidumbre,   la   cual   ha   excluido   el   subjetivismo   ['subjectivism'].   Existe   igualmente   la  imputación   de   sobre­simplificación   (oversimplification):   Ha   sido   esta   exclusión   y  simplificación   (o   sobre­simplifcación)   la   que   hizo   posible   el   desarrollo   del   tipo   de   teoría  deductiva o análisis por parte de los clásicos y neoclásicos, el cual, para muchos historiadores,  es considerado como el progreso más sólido en la historia de la Economía política y de la  Economía [It was this very exclusion and simplification (or over­simplification) which made   possible the development of the kind of deductive theory or analysis, by the classicals and   neoclassicals, which, by many historians of thought, is regarded as the most solidly progressive   achievement   in   the   history   of   political   economy   and   Economics]   (HUTCHISON:p.190).  Hutchison (2000): para que la formalización pudiera encajar [fit] con el área de trabajo de la  Economía   se   ha   requerido   e   inculcado   una   intensa   simplificación   y   abstracción   ­de   hecho  sobre­simplificación y  sobre­abstracción   […] En una fase más avanzada de formalismo el  elemento empírico de la teorización económica y de la explicación en economía no fueron  simplemente distorsionadas, sino más bien completamente obliteradas [to fit formalization on  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

120

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

121

  
 5.10.1 technology transfer (Tt)

      capítulo 10

    

Una de las tesis iniciales de Carlota Pérez es la siguiente: eso que 
conocemos   bajo   el   nombre   de   «globalización»   «tiene   muchas   formas  potencialmente posibles de las que la receta neoliberal aplicada hasta ahora  constituye sólo una» [globalization has many potential forms of which the   neo­liberal recipe, applied up to now, is only one] (PÉREZ, 2007, p.3)161.  Parafraseo la tesis de Pérez (2007).
to   the   subject   matter   of   Economics   requires   and   encourages   intense   simplification   and   abstraction ­indeed oversimplification and overabstraction  [...]  At a more advanced stage of   formalism   the   empirical   element   in   economic   theorizing   and   explanation   not   merely   get   distorted   or   minimized   but   sometimes   vanishes   altogether]   (HUTCHISON   2000:   18­19).  Simplificaciones   de   ese   tipo   son   las   que   subyacen   por   ejemplo   a   la   tesis   ricardiana   de   la  objetividad  per se  del valor; severamente cuestionada con el giro marginalista; crítica que se  acopla desde una perspectiva histórica a las distintas concepciones y teorías del valor de las que  se ocupa Hutchison y que inicia en el período escolástico y pre­clásico. Es aquí donde autores  como Diego de Covarrubias (1512­77) observan que el valor de un artículo no depende de una  naturaleza esencial inherente, sino de la estima de los hombres, incluso si se da el caso de que  quienes las estimen no sean personas sensatas e instruidas naturaleza subjetiva de las decisiones  económicas   se   plantea   sin   eufemismos   en   este   autor.   En   los   italianos   ­desde   Montanari   y  Galiani hasta los economistas políticos franceses de los siglos XVIII y XIX­ el valor  comienza  a ser explicado por el énfasis en la utilidad  qua  experiencia básicamente psicológica que se  asocia a las estimaciones de las propiedades de los bienes que infunden repulsión o atracción  volitiva (tesis de Langholm 1979, p.144):   La escuela iusnaturalista de los siglos XVII­XVIII  enseña de su parte un aspecto central de la information Economics contemporánea: la injerencia  de la ignorancia en la toma de decisiones y de la incertidumbre en el funcionamiento real de los  mercadosutores como Samuel Pufendorf aseveran que el uso de un bien se define no solamente  a partir de la  circunstancia de que realmente ayude a preservar o a enaltecer la existencia, sino  que que adicionalmente contribuya con algún placer u ornamento, incluso si esto fuera sólo así  para   un   grupo   minoritario   de   personas   (Pufendorf,   1660:   p.65).   Autores   como   Gershom  Carmichael (1672­1729), fundador de la Glasgow School of moral philosophy, una suerte de  abuelo espritual de Adam Smith via Francis Hutcheson  sostendrá que para que un bien posea  un   precio   debe  poseer   una  utilidad   relativa   o  aptitud  que   puede  ser   efectiva  o   imaginaria:  generalmente el precio de las cosas depende de la escasez y de la dificultad de adquisición [for   a good to have a price it must possess a certain usefulness, or 'aptitude', either actual or   imagined:   Generally,   the  price   of   things   depends   on   these  two   elements:   scarcity  and  the   difficulty of acquiring them] (Hutcheson, 1724: p.247). Jean Jacques Burlamaqui (1694­1748):  define en la utilidad como un determinante de la función de demanda las variables   valor  y  precio;  y al hacerlo toma en consideración la utilidad real, pero también un segundo tipo de  utilidad de naturaleza arbitraria o ficticia, que es la que caracteriza a las piedras preciosas  (Burlamaqui: 1773­1783:p.225). La escuela iusnaturalista introduce elementos subjetivistas que  se trasladan de Pufendorf a Smith via Carmichael y Hutcheson y de Pufendorf a Leon Warlas  via Burlamaqui y Auguste Walras, autor en el que la subjetividad no sobrevivirá  [The Natural  Law theory of  value and price, with its 'subjective' elements, passed from Pufendorf to Adam   Smith via Carmichael and Hutcheson; and from Pufendorf to León Walras via Burlamaqui and   Auguste Walras].  Le  Commerce  de  Condillac  se  acopla  con  predisposición voltaireana  a  la  sofisticada filosofía empirista lockeana, presentando a la teoría económica desde el punto de  vista de las creencias subjetivas del  homo oeconomicus  y definiendo el valor a partir de la  utilidad   de   los   bienes   conferida   (generalmente   por   gente   sin   instrucción)   a   dichos   bienes.  Condillac es un  critique sans phrase  del objetivismo instalado en economía política por los  fisiócratas, quienes atribuyen full knowledge a los agentes y se alejan por definición de su teoría  falbilista   e   industivista   del   conocimiento,   marcando   una   tendencia   que   reaaparecerá   en   la  escuela austríaca con la Praxeologie miseana. (HUTCHISON; p.193). Mill (1844) reaccionará  críticamente al infalibilismo en teoría económica y a la ignorance exclusion. Cuestiona que el  homo oeconomicus  sólo se a considerado como un ente que desea poseer riquezas y que es 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

121

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

122

En   la   «globalización»   el   planeta   Tierra   se   ha   convertido   en   un  espacio   económico   más   integrado   a   causa   de   la   potencialización   de   los  mecanismos de tráfico derivados de la revolución tecnológica promovido por  la metástasis de las TICs (inter alia). Esto ha dado lugar a un «paradigma  tecnológico­económico» que se expresa de tantas maneras como aquellas en  las que se manifestaría la intervención estatal en las economías consignadas  por   los   paradigmas   productivos   anteriores   al   actual;   caracterizado   por   un  complejo   proceso   de  flexibilización  de   los   sistemas   que   entre   otras   cosas  implica una drástica reconfiguración de la percepción y de la utilización del  tiempo162.   Para   Pérez,   la   globalización   puede   ser   social   y   políticamente  moldeada de cara a la obtención de un auténtico desarrollo global y de una  auténtica   implementación   del   paradigma   de   producción   vigente;  caracterizado   por   niveles   históricamente   inéditos   de   flexibilidad,  disponibilidad   y   escalabilidad   de   datos   (PÉREZ,   p.3).   La   expansión  inteligente del information technology paradigm ­por ejemplo, en educación e  investigación y desarrollo­ implica la necesidad de reconocer la evolución  histórica de las technological revolutions; las cuales se caracterizan por «ser  asimiladas en el sistema económico y social; generando grandes incrementos  [surges] de desarrollo que siguen una secuencia recurrente y que envuelven  reajustes   significativos   en   las   esferas   económica,   social   e   institucional»  (PÉREZ, p.3). El   punto   de   mira   desde   donde   se   articula   la   teoría   de   Pérez   se  caracteriza por su pertenencia  a un período de desarrollo tecnológico que 
capaz de juzgar la eficacia comparativa de los medios para la obtención de dicho fin. Menger  relevará   la   importancia   de   la   ignorancia   humana   en   los   procesos   de   toma   de   decisiones,  cuestionanado la aplicabilidad de la teoría económica revisando el postulado metodológico de  Allwissensheit. Incluso si los agentes económicos siempre estuviesen orientados en su accionar  por el self­interest, la estricta regularidad de los fenómenos económicos tendría que ser tenida  por   imposible   debido  al   hecho,   dado   por  la   experiencia,   de  que   en  innumerables   casos  se  encuentran equivocados acerca de sus intereses económicos, o en estado de ignorancia de las  condiciones   económicas   circundantes     [Even   if   economic   men   always   and   everywhere   let   themselves be guided exclusively by self­interest, the strict regularity of economic phenomena   would none the less have to be considered impossible because of the fact, given by experience,   that in innumerable cases they are in error about their economic interest, or in ignorance of   economic conditions]. La presuposición de una regularidad estricta en el comportamiento de  los fenómenos económicos incluye no sólo el dogma de infalibilidad y de omnisciencia de los  hombres   en   cuestiones   económicas   que   Menger   cuestionaría;     pues   el   mismo   concepto   de  equilibrio   y   de   un   proceso   de   equilibrio   suave,   automático   y   progresivo   implicaba   la  compatibilidad  y   la  pertinencia   de  las   convicciones   y  de   las  creencias,   dejando  muy   poco  espacio para la incertidumbre y para la ignorancia.  [Neoclassical orthodoxy. the very concept   of equilibrium and of smoothly, or automatically, equilibrating processes, implies compatibility   and correctness of expectations and leaves little or no room for uncertainty and ignorance]  (HUTCHISON;   p.201).   A   medida   que   avanza   el   siglo   XIX   los   problemas   asociados   a   la  emergencia de crisis económicas sistémicas que dispararían la tasa de desempleo y de pobreza  se transformarían en un problema que conduciría a la economía a la consideración de  real­ world problems. En Inglaterra el sugrafio se extiende a las working classes y las anormalidades  patológicas   o   fricciones   [pathological   abnormalities   or   'frictions']   de   la   teoría   clásica   se  transforman para muchos en algo mucho más agudo (HUTCHISON; p.201). Así es como justo  cuando   Ricardo   se   encontraba   publicando   un   trabajo   sobre  presunción   de   conocimiento  completo en economía política, Sismondi buscaba explicar por qué nuevas y variopintas crisis  de postguerra emergentes en Gran Bretaña habían tenido lugar, propagando una división del  trabajo que ­a su vez­ dispararía los niveles de incertidumbre concernientes a la productividad y  al   futuro.   (HUTCHISON,   T.:  On   Revolutions   and   Progress   in   Economic   Knowledge,   CUP  Archive, 1978, London).­  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

122

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

123

procede del major crash de las technology bubbles de la década del 90'; en el  «punto medio» [mid point] de una curva de desarrollo que, lejos de anular las  «tensiones   estructurales»   relacionadas   a   la   implementación   del   nuevo  'paradigma', supone contrariamente su inestabilidad y la existencia de trends  recesivos que «requieren una recomposición institucional fundamental». Esta  recomposición se orienta adicionalmente a una reestructuración de la matriz  de distribución del ingreso y de la riqueza a través de la generación de un  nuevo registro de procesos, agentes, desarrolladores, usuarios finales y de la  activa implementación de movimientos contracíclicos orientados a evitar una  «prematura   saturación   de   los   mercados»   derivada   de   ciertos   procesos  concentracionarios   y   de   la   consiguiente   consolidación   de   los   patrones   de  acumulación instalada (esquema que se reproduce a distintas escalas) 163.  
161  PÉREZ,   C.:  Great   Surges   of   Development   and   Alternative   Forms   of   Globalization,   en  Working Papers in Technology Governance and Economic Dynamics no. 15, The Other Canon  Foundation, Norway ;  Tallinn University of Technology, Tallinn, 2007.­ 162  La   revolución   IT   supone   actualmente   el   desarrollo   de   implementaciones   como   el  actualmente   vigente   cloud   computing   trend;  una   clase   de   tecnología   con   un   impacto  institucional potencialmente significativo a razón   de la reducción del tiempo de espera en la  disponiblidad de los datos almacenados en servidores remotos y el alto nivel de escalabilidad  que   permite   este   tipo   de   tecnología.   Se   supone   que   habría   un   incremento   notable   en   la  disponibilidad de los mismos, permitiendo la utilización de virtualizaciónBertalanffy el recurso  a   software   de   tipo  open   source  o   de   código   abierto   (generalmente   gratuito).   (BEN,   C.:  Introduction to Cloud Computing Architecture, White Paper, 1st Edition, June 2009, chapter 2:  The Nature of Cloud Computing, p.3, Sun Microsystems Inc.­  Robert Boyer, investigador de la  EHESS (École des Hautes Études en Sciences Sociales) se preguntaba en la introducción de su  ensayo The Future of Economic Growth cúales serían los factores que conducirán el crecimiento  económico de las naciones en esta primera parte del siglo y cúal será el sistema de reparto  internacional de las riquezas y el impacto de las recesiones en los márgenes de inversión en el  sector IT; un sector del que se espera que desarrolle una capacidad históricamente inédita de  desestabilización de los sistemas financieros integrados  [Which factors during the first decade   of the twenty­first century will be the ones to drive economic growth? Has the success of ICT   already given us a glimpse of the shape that will be assumed by the productive paradigm at the   heart of emerging regimes? If so,  how should the respective national positions of different   countries be redefined? Should we expect fewer, or greater, inequalities between and within   countries in terms of those that master the new technologies and those that have no access to   them? Have these transformations already created an economic dynamic that is powerful and   steady, or should we be worrying about the possibility that globalized finance, which used to be   the ally of ICT producers, may in the end destabilize national economies around the world, both   North and South]. (BOYER, R.; The Future of Economic Growth; The Saint­Gobain Centre for  Economic Studies Series; (EHESS); s.f.).­  163 Los procesos económicos relacionados a la instauración de dichos 'tecnoparadigmas' poseen  dos propiedades concurrentes: recurrencia [recurrence] y unicidad [uniqueness] Recurrencia y  unicidad  son   propiedades   de   los   «tecnoparadigmas»   o   «paradigmas   tecnológicos».  Históricamente hablando cada uno de estos paradigmas supone la Entstehung o emergencia de  un evento o estadio puntual de la economía mundial que Pérez puntualmente retrotrae a los  comienzos de la Revolución Industrial británica, hacia finales del siglo XVIII  con el desarrollo  del molino de Arkwright (1771). Han habido cinco curvas de desarrollo en la historia de la  economía capitalista que se nutrieron de cinco revoluciones tecnológicas sucesivas. Cada uno  de estos pasajes representa un umbral schumpeteriano de  destrucción creativa  que articula la  implementación de inputs diferenciales que definen el proceso «envolviendo nuevos medios de  transporte de bienes, gente e información, fuentes alternativas de energía y de acceder a ellas»  (PÉREZ, p.4). De acuerdo a Pérez, desde los tiempos de la irrupción de la mecanización en la  industria textil por la invención del molino de Arkwright, se sucederían otros inventos cruciales  que serían determinantes estructurales de la economía capitalista. Estos inventos adicionales  serían el motor de Stephenson para las locomotoras que unían el tramo ferroviario Liverpool­ Manchester   en   1829,   el   auge   del   acero   en   la   ingeniería   civil   y   naval   a   partir   de   1875;   el  desarrollo en serie del Ford­T a partir de 1908 (evento que inauguraría la era de la producción 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

123

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

124

5.10.2.  destrucción creativa                         

schumpeteriana de los ciclos creativos y destructivos de sistemas económicos  cuyas sucesivas instancias de implementación se imprimen convergentemente  sobre el eje­tiempo. Esto es al menos lo que el mismo Schumpeter creía al  caracterizar al objeto de estudio de la teoría   económica como «un proceso  único en el tiempo histórico»(SCHUMPETER, p.11)164. Ahora bien, entiendo  que esto es así tal vez porque se ha considerado el capítulo VI de la teoría 
en serie para el flamante mercado de masas)­ y el desarrollo de microprocesadores Intel a partir  del año 1971, (disparador de la era de las tecnologías de la comunicación y de la información,  constitutivo del paradigma tecnológico vigente denominado por Pérez «the Information Age»)  (PÉREZ, p.6). para Pérez la globalización ha sido parte del cambio actual de paradigma; esto  es, de la transición del paradigma fordista al paradigma ICT (information and communication   technologies). Esto quiere decir que la globalización sería ­al menos parcialmente­ un efecto de  la revolución tecnológica configurada bajo el paradigma actual y no lo contrario. Al interior de  la   globalización,   el   comportamiento   de   las   tecnologías   fluctuaría,   dibujando   una   curva   de  comportamiento con forma de S [S­shaped curve] que se utiliza para graficar lo que Pérez  presenta como «el ciclo teórico de vida de una revolución tecnológica» [the theoretical life   cycle of a technological revolution] (PÉREZ, p.8). (Creo que esto es sumamente interesante  para el armado de una filosofía de la tecnología que desde mi punto de vista tendría que estar  directamente relacionada al relevamiento de fenómenos tan políticamente significativos como la  macroeconomía del  technology transfer). La curva en S viene dada por la sucesión lineal de  cuatro   fases   interconectadas   que   son   las   siguientes:   (i)   una   fase   de  irrupción  de   nuevos  productos, industrias y tecnologías que derivan de un proceso de gestación precursor, de un big­ bang que hace tangencia con el eje de las abscisas (variable tiempo)*­. A esta primera instancia  sigue una segunda fase de crecimiento pronunciado, en la que se dispara la curva, reflejando  eventos  tales  como  la  emergencia  de  un  número  abultado  de  firmas,   sistemas,   industrias  y  tecnologías afectados a dicha innovación bajo la cual, o bien se desarrollan nuevos productos, o  bien se moderniza la manufacturación y comercialización de los mismos. La tercera fase es la  fase   de   sinergia,   en   la   que   el   crecimiento   de   la   curva   sigue   siendo   creciente   (aunque  comparativamente   decreciente   (ralentizado)   respecto   de   la   «fase   frenética»   [frenzy   phase]);  reflejando con esto una fase de expansión final de  innovación y desarrollo que culminará con el  pasaje a la cuarta fase ­o fase de madurez [maturity phase]­ en la que la curva se aplana,  signando el inicio de la fase de restricción tecnológica y la inicialización de la fase terminal de  saturación de mercado, con retornos marginales decrecientes. A su vez, el eje de las abscisas  toma un intervalo de tiempo aproximado de unos cincuenta años. 
(*) El eje de ordenadas estipula el grado de madurez tecnológica y de saturación de mercados por las que   atraviesan los paradigmas tecnológicos (PÉREZ, p.9).      

En   el   núcleo   de   la   teoría   de   Pérez   se   encuentra   la   teoría 

164  «the   subject   matter   of   Economics   is   essentially   a   unique   process   in   historic   time».  (SCHUMPETER, J.A.: History of Economic Analysis, chapter 2. Interlude I. The Techniques of  Economic Analysis,   Routledge,   1994,   p.11).­  «Nadie  puede esperar  entender los  fenómenos  económicos de ninguna época ­incluyendo desde luego la nuestra­ si no dispone de un cierto  grado de dominio de los hechos históricos y de cierto grado de sentido histórico de aquello que  podría   ser   presentado   como   experiencia   histórica»  [Nobody   can   hope   to   understand   the   economic phenomena of any, including the present epoch, who has not an adequate command   of historical facts and an adequate amount of historical sense or of what may be described as   historical experience](SCHUMPETER, loc. cit. p.11). Hay en éste Schumpeter, por otro lado,  un pronunciamiento de acentuadas connotaciones institucionalistas. «El recurso a la historia no  puede   ser   puramente   económico,   sino   que   tiene   inevitablemente   que   reflejar   hechos  'institucionales' que no son puramente económicos»: el mejor método para entender cómo los  hechos   económicos   y   no   económicos   se   encuentran   correlacionados   y   cómo   las   ciencias  sociales deberían correlacionarse vendría dado por este tratamiento que ofrecería este tipo de  método  'compuesto'.  Si  el análisis  económico ha  cometido errores,   algunos de  ellos tienen  como punto de origen «la falta de experiencia histórica» que afecta a algunos economistas; es 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

124

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

125

schumpeteriana   del   desarrollo   económico,   a   la   que   se   interpreta  correctamente como una  theory of crises  o ­más ajustadamente aún­ como  una  «teoría   de   fluctuaciones   recurrentes   de   negocios»  (SCHUMPETER,  p.212)165.   No   se   trata   de   una   teoría  «que   explique   la  periodicidad  de   las  crisis». Es más bien una «teoría general» que provee una respuesta general,  que es la siguiente: el  boom  económico concluye y la depresión comienza  después de un pasaje de tiempo que  precede  al acceso de  nuevas firmas  al  mercado.   El   otro  aspecto  de   la   respuesta   es   el  siguiente:   un  nuevo  boom  económico es exitoso cuando el proceso de reabsorción de las innovaciones  llega a su fin (SCHUMPETER, p.213). ¿Crecen   las   economías   cuando   esto   sucede?   ¿Siempre?   ¿De   qué  manera  lo  hacen? ¿Cada  vez  que  una  economía   se   expande,  lo  hace   esta  manera, esto es,  turbulentamente?  Autores  como Audretsch­Fritsch (1996)  revisan   las   tesis   schumpeterianas   de   la  Theorie   der   wirtschafltichen   Entwicklung de 1911*, preguntando «si realmente una industria relativamente  estable,   o   una   industria   de   estructura   turbulenta   en   el   tiempo   tienden   a  promover   o   a   dificultar   el   crecimiento   económico»166.   Si   lo   anterior  constituye  una  generalización shumpeteriana  respecto de  las  fluctuaciones  moleculares   de   los   ciclos   de   negocios   de   muchos   países,   el   caso   de   la  Alemania de la década de los años 80' a la fecha constituiría por lo menos  una excepción puntual167.  En todo caso la globalización está involucrada en 
decir,   defectos   estructurales   relacionados   a   los   niveles   de   especialización   profesional  (SCHUMPETER, p.11).­   165  SCHUMPETER,  J.A.:  The Theory of Economic Development: an Inquiry into Profits,   Capital, Credit and the Business Cycle (1911), Transaction Publishers, 1982.­ *  SCHUMPETER, J.A.:  Theorie der wirtschaftlichen Entwicklung, Berlin 1911; Neuausgabe:  Berlin 2006. Hay también una segunda edición revisada y abreviada de 1926 que lleva el título  de  Theorie  der wirtschaftlichen Entwicklung.   Eine Untersuchung  über Unternehmergewinn,   Kapital, Kredit, Zins und den Konjunkturzyklus­. 166  AUDRETSCH, D.B.­FRITSCH, M. en  Creative Destruction: Turbulence and Economic  Growth   in   Germany  en   Helmstädter,   E.­Perlman.   M.:   Behavioral   Norms,   Technological  Progress   and   Economic   Dynamics:   Studies   in   Schumpeterian   Economics,  International  Schumpeter Society Series Volume 5 de la Biennial Meeting of the International Schumpeter  Society, University of Michigan Press, 1996.­  167  En   efecto   ambos   autores   dicen   «no   encontrar   rastros   de   existencia   de   un   crecimiento  económico   asociado   a   un   microclima   turbulento»   de   connotaciones   schumpeterianas  crecimiento económico en la Alemania de la década del 80' en adelante no poseería algunas de  las   propiedades   caracterizadas   por   la   teoría   schumpeteriana   de   1911,   articulada   sobre   la  nociones   de  destrucción   creativa  y   de  ciclos   de   innovación.   Por   lo   demás,   la   destrucción  creativa es presentada por Audretsch­Fritsch como un proceso en el que nuevas firmas con  espíritu   empresarial   [entrepreneurial   spirit]   desplazan   a   ciertos   mecanismos   obsoletos,  «conduciendo   en   última   instancia   a   un   nivel   más   elevado   de   crecimiento   económico»  [ultimately leading to a higher degree of economic growth]. De acuerdo al modelo de ciclo de  vida [de los negocios] la extensión de la turbulencia industrial se vuelve máxima cuando los  números combinados de firmas entrantes y salientes es mayor. Esto es, cuando el grado de  turbulencia es relativamente alto en las etapas tempranas de la vida de un ciclo es alto ­puesto  que el número de nuevos ingresantes en relación al  stock  total de firmas es bajo. Al mismo  tiempo, el número de egresos tiende a ser relativamente bajoomo la tasa de incremento de  nuevas firmas en la industria comienza a caer, el número de firmas salientes continúa subiendo  [As the rate of increase of new firms into the industry starts to fall, the number of firms exiting   continues to rise]. En algún punto anterior al punto en que la industria alcanza el nivel de  madurez ­esto es, Durante la fase de crecimiento­ la cantidad combinada de ingresos y salidad  relativas   al  stock  de  firmas,   o   a   la   extensión   de   la   turbulencia   que   ocasionan,   es  máxima 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

125

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

126

todo este complejo proceso concomitante al ciclo de vida de los negocios y a  las   expansiones   turbulentas   de   las   economías   asociadas   a   los   ciclos   de  innovación productiva; entre otras cosas, porque ha reforzado algunos trends  macroeconómicos   que   autores   como   Rodrik   (2007)   identifican   con   lo  sucedido en la economía mundial a partir de la década de 1950168.  
5.10.3. ¿generalización de la globalización?

 

diagnósticos tienden a ser particularmente negativos. Por ejemplo, se observa  que si un país como China «ha venido creciendo desde su reforma de 1978 de  forma   sostenida   a   una   tasa   anual   ajustada   del   9,6%,   alcanzando   18,23  trillones   de   yuanes   (2,23   trillones   de   dólares   estadounidenses   en   2005)»  (LIANG­LAUDERDALE, 2006); este crecimiento constituye un fenómeno  selectivo de la economía mundial actual169. 
[highest]. Durante la fase de declive, el número de salidas tenderá a ser relativamente alto, pero  el  número de nuevas  firmas  ingresantes será  relativamente  bajo  (AUDRETSCH­FRITSCH,  p.139).­  168  RODRIK,   D.:  How   To   Save   Globalization   From   Its   Cheerleaders,   Harvard   University  Press, Revised, September 2007. Aquí,  el profesor de economía política internacional Dani  Rodrik habla de «un giro milagroso de la economía mundial a partir de 1950» [a miraculous  turn of the world economy after 1950]. De acuerdo a Rodrik el período que se inicia con la  década de 1950 ha sido testigo de un proceso acelerado de crecimiento económico que sólo  puede   compararse   con   la   era   del   patrón   oro   comprendida   entre   1870   y   1913   (RODRIK;  Introduction, p.1). Hubo un «quantum jump», un «salto cuántico» en las tasas de crecimiento  de las economía de más ágil expansión de sus niveles de producto. Si hasta antes de 1950 las  tasas de crecimiento de las economías industriales apenas crecían a tasas que rozaban el 2%  anual (ingreso medido en términos de ingreso per capita), a partir de 1950 países como Japón,  Corea del Sur o China crecerían a tasas de entre 6 y 8 puntos entre 1950­73 (Japón), 1973­90  (Corea del Sur) y 1990­2005 (China). Estos registros indicarían que la economía mundial «se  volvió mucho más receptiva a las oportunidades de crecimiento económico a partir de 1950».  De lo que se trata es de interpretar correctamente las razones subyacentes al boom asociado a  este  quantum jump. Estos tres países combinaron ortodoxia macroeconómica y heterodoxia  microeconómica;   aunque   de   distintas   maneras   y   todo   esto   en   desmedro   de   las   recetas   y  prescripciones   de  los   guardiantes  de   la  «globalización  ortodoxa»;  esto   es,   las  instituciones  multilaterales del entorno Bretton Woods (WB, IMF, GATT/WTO y universidades, academias  e institutos occidentales).­  169 LIANG,B­LAUDERDALE, P.: China and Globalization. Economic and Legal Changes in   the   World   System;   SAGE   Publications;  2006;   London.   s/p..­  [Since   its  reform   in  1978  [...]  China's   gross   domestic   product   (GDP)   has   been   growing   at   an   average   of   9.6   percent   (adjusted) per year, reaching 18.23 trillion yuan (2.23 trillion US dollars) in 2005].  Liang­ Lauderdale analizan la disrupción excepcional del PBI chino en el promedio de crecimiento de  las economías no industrializadas; para criticar lo que caracterizan como «teoría convencional  de la modernización y del desarrollo» (TcMD);  esgrimida para responder a preguntas tales  como «¿por qué algunos países comenzaron o lideraron el desarrollo económico mientras que  otros se vieron rezagados?»;   o   «¿cuáles son las razones para que se disparen los niveles de  desarrollo económico en países de todo el mundo?»; o ­finalmente­ «¿cómo podrían los países  más   'atrasados'   ['backward'   countries]  alcanzar   el   nivel   de   vida   de   las   sociedades   más  'avanzadas'   ['forward'   countries]?».  Liang­Lauderdale   critican   la   TcMD,   poniendo   en  consideración una cuestión fundamental para esta tesis, concerniente a la extensión, ámbito e  injerencia del Estado en materia de política económica. Para los mencionados autores la TcMD  «tiene tendencia a reificar [to reify] al Estado­nación, como si éste fuera la única unidad de  análisis»; también, que está basado en la presunción de que «todos los países siguen un patrón  de   crecimiento   lineal»  [that   all   countries   follow   a   similar   path   of   linear   growth];   y   que  desatiende   la   injerencia   de   estructuras   transnacionales   en   la   configuración   efectiva   de   la  economía mundial [disregards transnational structures of the world­economy]; basándose «en 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Vivimos realidades complejas en entornos complejos. A veces los 

126

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

127

La globalización ha conducido a Safranski a forjar la metáfora del  «planeta enfriado» [erkalteter Planet] (SAFRANSKI, 2003, p.8) y a recuperar  una vieja definición nietzscheana del ser humano como un  Halbfabrikat170.  Hay aquí un πάθος pesimista comparable al «claustrophobic sense of despair»  de la conclusión de  No Logo  de Naomi Klein (2000) o al  énfasis  pirronista  del Bernard Maris del Antimanuel d'économie respecto de la carga ideológica  de la teoría económica moderna171. Ahí se plantea al homo oeconomicus como  a   un   agente   racional   que  los   economistas   profesionales   simplemente  «imaginan»; como a un «crétin fondamental»,  como a   un chien de Pavlov   que reacciona behaviorísticamente a un aumento de precio segregando una  cantidad adicional de saliva, y a una disminución de los mismos, aumentando 
tipos ideales ahistóricos de desarrollo nacional» (LIANG­LAUDERDALE; p.198).­   170    SAFRANSKI,   R.:  Wieviel  Globalisierung  verträgt   der   Mensch?,   Carl   Hanser   Verlag,  München­Wien; 2003: p.8.­ 171 KLEIN, N.: No Logo, Knopf, 2000; Conclusion: Consumerism or Citizenship, p.185. Sin  embargo, al sentido claustrofóbico de desesperación sucede  the Carnival of the Opressed, el  carnaval   de   los   oprimidos.   Esto   explica   para   Klein   la   metodología   de   protesta   de   los  movimientos altermundialistas que comparecerían en Génova (AÑO) con esponjas, jabón y  squeeges  «para lavar las fachadas de los grandes bancos céntricos» (KLEIN, p.183). En Port  Harcourt, Nigeria, simultáneamente el  carnival  recibe al hermano de Ken Saro­Wiwa, quien  rebautizaría el nombre  de la calle cedida a la triste memoria del general Sani Abacha (KLEIN,  p.184).   Estado   de  in­cepción   en   Nigeria.   Por   otro   lado,   con   el  Antimanuel   d'économie  de  Bernard Maris, el pesimismo se convierte en pirronismo y abierta animosidad contra una teoría  económica tildada de reaccionaria.  1. «¿El mejor economista no es acaso el jefe de un Estado  que   desarticula   un   conflicto   social   y   restablece   la   confianza   de   sus   conciudadanos   en   el  provenir?» [Le meilleur économiste n'est­il pas le chef d'un État quand il désarme un conflict  social et rétablit la « confiance » de ses concitoyens dans l'avenir?]; 2. Maris cuestiona al  Nobel (1991) Gary Becker que pregunta si es más o menos rentable ser un criminal o un  hombre honesto [Est­il plus ou moins rentable d'être un criminel qu'un honnête homme, nous   demande le prix Nobel 1991 Gary Becker]; 3. Cuestiona asimismo el reduccionismo formalista  de   la   teoría   económica:   al  esprit   de   finesse  «ligado   a   la   multidisciplinariedad   del   campo  secundario  sucede  el  esprit  de  géométrie;  el  cual  no  pretende  comprender  el  mundo,   sino  conmensurarlo [le métrer], formatearlo según el cálculo económico y la ideología del cálculo  ¿Para qué? Para fabricar buenos soldados de la guerra económica»; guerra hobessiana «de  todos contra todos» [À l'esprit de finesse, lié à la pluridisciplinarité du champ secondaire,   succède l'esprit de géométrie, qui ne prétend plus comprendre le monde, mais le métrer, le   formater selon le calcul économique et l'idéologie du calcul. Pourquoi? Pour fabriquer de bons   petits soldats de la guerre économique, cette guerre de tous contre tous»]. 4. «¿De qué habla la  teoría económica? De la distribución. De la distribución de la riqueza. La economía pregunta  fundamentalmente   por   la   cuestión   de   la   distribución   ¿Por   qué?   Porque   la   cuestión   de   la  distribución está ligada a la cuestión de la escasez y porque, sin escasez, no hay problema  económico»    [De   quoi   parle   l'économie?   Du   partage.   Du   partage   de   la   richesse  [...]  L'économie,   c'est  fondamentalement  la  question  de  la  répartition.   Pourquoi?  Parce  que  la   question du partage est liée à celle de la rareté et que, sans rareté, il n'y a pas de problème   économique]. 5. Sin embargo, los economistas han tapado la cuestión de la distribución» [les  économistes ont oculté la question du partage]. «Hablan de mercado, necesidades, servicios, de  oferta y demanda, sin preguntarse de dónde provienen dichos bienes, dichos servicios, dichas  necesidades,   dichos   mercados,   ni   para   qué   es   que   han   sido   creados.   Ocultan   con   esto   la  cuestión del poder»   [Ils parlent de marché, de besoins, de services, d'offre et de demande,   sans se demander d'où viennent ces biens, ces services, ces besoins, ces marchés, ni pour qui   ils ont été créés. Ils ont aussi occulté la question du pouvoir]. 5. «¿Por qué ocultar el rol del  altruismo y de la gratuidad en el proceso económico? ¿A quién le interesa que el problema  central de la teoría económica, el de la escasez, no sea jamás resuelto?» [Pourquoi occulter le   rôle majeur joué par l'altruisme et la gratuité dans le processus économique? Qui a intérêt à   ce   que   le   problème   économique   (le   problème   de   la   rareté)   ne   soit   jamais   résolu?]  .   6.  «Hombres como Walras, fascinados por la física, han pretendido explicar gracias a ella los  fenómenos   sociales   como   la   riqueza,   la   ganancia,   la   distribución   y   el   intercambio.   Los  economistas adoptan la física newtoniana y no la sueltan nunca. Se sienten satisfechos de su 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

127

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

128

la   cantidad    que   consume   de   cada   uno   de   ellos.   «Y   eso   es   todo»172.   La  microeconomía llega a su fin con este behavioristic model minimalizado. Hay  una  raison raisonnante  que fascina a los economistas desde los tiempos del  descubrimiento de la «ley» Fechner­Weber de utilidad marginal decreciente de  las preferencias racionales y de sus concomitantes psicológicos. Plegándose a  la crítica de Amartya Sen a los «rational fools», Maris estipula con esto que  «la economía no constituye una ciencia empírica»: «si yo pudiera testear una  ley   bursátil,   sería   multimillonario»(MARIS,   p.22).   Siguiendo   a   Jacques  Sapir173,   recuerda   que   toda   proposición   económica   reposa   en   conjeturas  complejas   que   no   son   en   ningún   caso   «directamente   corroborables».   Hay  excepciones   potencialmente   relevantes   para   algunas   de   estas   'leyes';   por  ejemplo, a una «ley económica de base» que estipula el carácter inverso de «la  relación entre la tasa de interés y la cantidad de moneda». 

causalidad, de su determinismo, utilizan el cálculo diferencial y apelan a la tendencia natural  (la expresión corresponde a sir John Hicks, Nobel 1972, en Value and Capital) de mercado a  situarse en posición de equilibrio. El equilibrio de la mecánica clásica es un  «equilibrio de  retorno al equilibrio»  [équilibre du retour à l'équilibre] de una ciencia que ignora el tiempo,  donde la 'flecha' del tiempo no existe, donde el pasado tiene el mismo valor que el futuro ­por  retomar una expresión de Maxwell­. Existe una simetría absoluta de todos los fenómenos de la  mecánica. Todo fenómeno es reversible. El tiempo no existe. Un sistema debuta en un estado  particular y retorna a continuación un segundo estado por el medio del que se trate y por un  intervalo de tiempo más o menos largo. La energía, después del retorno al estado de equilibrio,  permanece   idéntica.   Persistencia,   invariancia,   independencia   frente   al   desenvolvimiento  [déroulement] del tiempo»   [«Hommes comme Walras, fascinés par la physique, ont prétendu   expliquer  grâce  à   elle  des  phénomènes  sociaux  comme  la  richesse,   le  revenu,   les  prix,   le   partage et l'échange. Les économistes adoptent la physique newtonienne et n'en sortent plus.   Ils sont heureux de leur causalité, de leur déterminisme, ils utilisent le calcul différentiel et   expriment la 'tendance naturelle' (l'expression est de sir John Hicks, prix Nobel 1972, dans   Valeur et capital) des marchés à aller vers l'équilibre.  L'équilibre de la mécanique classique   est un équilibre du retour à l'équilibre, d'une science qui ignore le temps, où la «flèche» du   temps n'existe pas, où «le passé a la même valeur que le futur », pour reprendre l'expression de  Maxwell.   Il   existe   une   symétrie   absolue   de   tous   les   phénomènes   de   la   mécanique.   Tout   phénomène est réversible. Le temps n'existe pas. Un système débute dans un état particulier et   y retourne par la suite, par quelque moyen que ce soit et après un temps plus ou moins long.   L'énergie, après retour à l'équilibre, sera identique. Persistance, invariance, indépendance face   au   déroulement   du   temps].  7.     «El   reloj   fascinaba   a   Walras.   William   Stanley   Jevons   (su  contemporáneo y 'codescubridor', decimos, de la utilidad marginal decreciente ­v.g. mientras  más   leche   bebo   menos   satisfecho   me   siento­   comparaba   al   hombre   con   una   máquina»  [L'horloge fascinait Walras. William Stanley Jevons (son contemporain et « co­découvreur »,   disions­nous, de l'utilité marginale décroissante: plus je bois de lait, moins je suis content)   comparait l'homme rationnel à une machine] 8. «¿Qué hay de nuevo? Milton Friedman, premio  Nobel 1976, responde: 'Nada, Adam Smith'» [Quoi de neuf? Rien, Adam Smith]. (MARIS, B.:  Antimanuel d'économie, vol. 1; Bréal, 2003, Faut­il rire des économistes?; p.12­16 y ss).­   172 «[…] le prix augmente? [l'être humain en tant que chien de Pavlov] salive et ne veut plus!   Le prix baisse? Il en veut moins. C'est tout».  «Todo en la vida se relaciona a esta dualidad   querido­buen mercado, costo­beneficio (qué es eso que se me suministra, qué es eso que me   cuesta lo que me cuesta?) lo quiero­no lo quiero».  [Tout dans la vie se ramène à cette dualité   cher­bon marché, coût­bénéfice (qu'est­ce que ça me rapporte, qu'est­ce que ça me coûte ?),   j'en veux ­ j'en veux pas] (MARIS, p.19).­  173 SAPIR, J.: Les trous noirs de la science économique. Essai sur l'impossibilité de penser le   temps   et   l'argent,   Albin   Michel,   2000,   p.   31.   En   la   teoría   económica  «existen   conjeturas  complejas   que   no   son   jamás   directamente   corroborables...   Es   necesario,   para   testearlas,  ensamblarlas [les­désemboîter] a las teorías que las presuponen» (SAPIR, loc. cit. en MARIS,  p.22).­   
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

128

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

129

5.10.4. contingencia y evidencia

económicos   tienden   a   ser   irremediablmente   dinámicos   y   a   incluir  componentes estocásticos que afectan a las formas mismas de gestionar dichos  procesos. Recuerdo aquí nuevamente a Stiglitz (2002), quien decía que si la  guerra  tecnológica   moderna   ha   sido   concebida   para   suprimir   todo   tipo  de  contacto físico de las partes beligerantes (o afectadas indirectamente por la  instancia de beligeración), la gestión moderna de la economía se le parece174.  Además la incertidumbre afecta a la gestión económica porque afecta a las  instituciones que se relacionan con ella. Consideremos el caso de Naciones  Unidas. La ONU divide aguas en el mundo; quienes la critican, lo hacen o  bien porque esperan mucho más de ella, esperando que su injerencia sea cada  vez mayor  y  que  sus   estatutos   se   'liberalicen'  ­v.g.  aumentando el  arco de  países intervinientes en el consejo permanente de seguridad, o bien bregando  por su baja definitiva­; o bien porque estipulan que nunca tuvo demasiado  sentido esperar algo de ella. En todo caso ­tomo aquí la tesis de Toye­  se trata  de una institución que divide a los mismos colectivos que plantean nuevas  formas de 'polarización' geopolítica y que en grados variables se encuentran  (interna y externamente) divididos y distanciados  (TOYE: p.45) 175. El ámbito 
174  «La guerra tecnológica moderna ha sido concebida para suprimir todo tipo de contacto  físico: las bombas se lanzan a 1500 metros de altura para que el piloto no  se resienta por lo que  hace. La gestión moderna de la economía se le parece. Desde lo alto de un hotel de lujo se  imponen impiadosamente políticas sobre las que se pensaría dos veces si se conocieran a los  seres humanos a los que les arruinarán la vida»  (STIGLITZ, J.:  La grande désillusion, Ed.  Fayard,   2002,   Paris,   p.20,   trad.   al   francés     de   Paul   Chemla).   El  caos  ­en   algunos   casos  puntuales­ forma parte del objeto de análisis, seguimiento, relevamiento de datos y pronósticos  de la teoría económica. Es esto lo que por ejemplo sucede en el caso de economías distorsivas  y/o  distorsionadas  como  las  que  definiría el economista  salteño  del  Banco  Mundial  Carlos  Elbirt   en   un  whitepaper  titulado  The   Measurement   of   Budgetary   Operations   in   Highly   Distorted   Economies.   The   Case   of   Angola.   En   este   extracto   de   informe,   Elbirt   releva   la  existencia simultánea de sistemas de precios paralelos en un mismo país ­Angola­; explicando  que    en   economías   altamente   distorsionadas   el   acceso   a   los   precios   oficiales   depende   de  derechos   especiales   ('cartaos'),   prerrogativas   restrictivas   de   los   empleados   de   los   sectores  formales de la economía.  (ELBIRT, C.: The Measurement of Budgetary Operations in Highly   Distorted Economies. The Case of Angola,  p.1). El caso de este estudio me parece sumamente  significativo para relevar la clase de razones que a veces complejizan la naturaleza del objeto de  la teoría económica; por lo menos de la parte de la teoría económica relacionada al  policy­ making  y  a la  clase de  registros  a cuya obtención  se dedicaría  el Dr.  Elbirt estando  en el  mencionado  país;  esto  es,   a   una   determinación   más   ajustada  de  las  curvas  presupuestarias  estatales;  relacionadas a fortiori con el tamaño del Estado, con las dimensiones relativas del  déficit fiscal y con las finanzas públicas en general, esto es, con la composición agregada de los  ingresos   y   los   egresos   (revenues   and   expenditures)  (ELBIRT,   C.:  The   Measurement   of  Budgetary   Operations   in   Highly   Distorted   Economies.   The   Case   of   Angola.  World   Bank  Publications. August. 1990; p.2 ).­  175  TOYE, R.:  The UN and Global Political Economy: Trade, Finance,  and Development,  Indiana University Press, 2004.­  Sobre esta tesis se apoya Jolly(2002): Diferentes organismos  del sistema de Naciones Unidas han simpatizado en mayor grado con las ideas del desarrollo   humano que las instituciones Bretton Woods, en parte porque estas  últimas han estado más  alineadas con la economía neoclásica y con el pensamiento e intereses del mundo anglosajón.  Los   principios   del   desarrollo   humano   también   comparten   muchos   valores   e   ideas   de   la  tradición   anglosajona   (JOLLY;p.1)   JOLLY,   R.:   Desarrollo   humano   y   neoliberalismo.  Comparación de paradigmas, en Readings in Human Development, Oxford.  link de descarga del PDF (es): www.desarrollohumano.cl/pdf/red_v/neoliberalismo.pdf 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

La   contingencia   rodea   a   la   teoría   económica   porque   los   procesos 

129

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

130

de injerencia de la teoría económica es complejo porque los Gini que computa  el Centro de Estudios Laborales y Sociales (CEDLAS) o el  factbook  de la  CIA   para   el   año   2009   no   son   alentadores   cuando   se   los   compara   con  intervalos correspondientes a años anteriores176. Una comparación cruzada por  países de desigualdad en el ingreso con valores del año 2000 muestra por  ejemplo que  «en Hungría el 20% más rico de la población recibe cerca de  cuatro veces más que el quintil más pobre, mientras que en Brasil el quintil  más   rico   concentra   30   veces   más   riqueza   que   el   quintil   más   pobre»  (SOUBBOTINA­SHERAM,   2000)177­.  Nuevamente   desde   el   World   Bank  Institute (WBI) Tatyana Soubbotina y Katherine Sheram  estipulan  que en un  mundo en el que el 30% de los países que lo integran poseen economías de  transición ­7% de los cuales pertenecen al subgrupo de países de ingresos  medios  y 23% de los cuales al subconjunto de ingresos  bajos  (grupos que,  agregados, representan el 84% de la población mundial)­ los problemas de  crecimiento   están   permanentemente   interconectados   con   problemas   de  desarrollo; y todo esto con el agravante puntual de la falta de proporcionalidad  entre las bases demográficas y los ratios de inversión de capital per capita. En  un mundo en el que ­de acuerdo a las prognosis demográficas­ se espera una  disminución  en  la  tasa   de  natalidad   de   los   países   de   todos   los   niveles   de 
176 De acuerdo a los valores almacenados en la base de datos de la wiki de la CIA Argentina 
duplica el Gini de Albania de 2005 (26,7) con un índice de 49 (enero­marzo de 2007) y en 12  puntos a los 37 de Armenia; país que tenía un Gini en diez puntos más diez años antes (44,4 en  1996)ustralia redujo su Gini de 34 a 30 puntos porcentuales, al igual que Austria. Bolivia, por el  contrario, pasa de un 44,7 en 1999 a un 59,2 en 2006, superando los 56,2 (2007) de Bosnia­  HerzegovinaBertalanffy los alarmantes 56,7 (2005) y 60,7 (1998) de   Brasilhile pasa de 57,1  (2000) a 54,9 (2003), China de 40 (2001)   a 47 (2007). Ecuador empeora, pasando de   43.7  (1995) a 46 (2006), a diferencia de Etiopía, que reduce diez puntos en cinco años (30 (2000) ­  40 (1995). Finlandia empeora: 29,5 (2007) 25,6 (1991) ; Francia se mantiene en steady state:  32,7 (2008) contra 32,7 (1995). Haití en 2001 presenta un Gini que se aproxima al de Brasil de  1998   (59,2).   India   mejora  de   37,8  (1997)   a  36,8  (2004).   Israel   empeora:   38,6   (2005)  35,5  (2001), aunque menos que Japón, que pasa de un 24,9 (1993) a 38,1 (2002). México mejora su  índice: de 53,1 (1998) a  47,9 (2006) ; y digamos que Paraguay también lo hace:  57,7 (1998)  contra 56, 8 (2008) . Nigeria registra una reducción significativa: 50,6 (1997)   contra   43,7  (2003) que la aleja de los espeluznantes indicadores de la República de Sudáfrica  59,3 (1994)  contra 65 (2005) o Namibia 70,7 (2003), país que se encuentra a cinco puntos porcentuales de  triplicar el Gini noruego de 2008 (que disminuye en 0,8 décimas en un intervalo de tiempo de  una   década).   fuente:   CIA.  The   World   Factbook,   Distribution   of   Family   Income   ­GiniIndex.https://www.cia.gov/library/publications/theworldfactbook/fields/2172.html. Por otro  lado, si cambiamos la fuente y nos vamos al registro almacenado en la página del Centro de  Economía Internacional del Ministerio de Relaciones Internacionales, Comercio Internacional  y Culto (MREIC) a partir de los cómputos del CEDLAS, vemos cómo, mientras el promedio  estimado para los 29 países de la OECD, con valores de 1990, estaba en el orden del 35%, el de  los países de ingresos medios ­tier que incluye a la Argentina­ se sitúa en el orden del 45%. El  documento del MREIC no releva valores para los países de renta baja,  concentrados en el  hemisferio sur y en el subcontinente americano, África sub­sahariana (exceptuando Sudáfrica,  de renta media) y el Este de Asia. No hay valores, así, para países como Guatemala, Honduras,  El Salvador, Guinea­Bissau, India, Lesotho, Madagascar, Nepal, Senegal, Zambia y muchos  otros.  Los Gini de la región correspondientes al primer lustro del siglo XXI miden 0,46 para  Uruguay, 0,47 para Venezuela, 0,49 Costa Rica 0,51 México, 0,52 Argentina, 0,53 Perú, 0,55  Chile, 0,56 Paraguay, 0,57 Ecuador, 0,57 Colombia, 0,58 Brasil, 0,59 Haití, 0,60 Jamaica y 0,61  Bolivia   (fuente:   CEDLAS   [Centro   de   Estudios   Distributivos,   Laborales   y   Sociales   de   la  Universidad Nacional de La Plata) (UNLP).­ 177 SOUBBOTINA, T.­SHERAM, K.: Beyond Economic Growth: Meeting the Challenges of   Global Development; WBI learning resources series, World Bank Institute Learning Resources  Series; 2000.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

130

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

131

ingreso   para   el   intervalo   comprendido   entre   1980­2010   (en   regiones   de  ingresos   bajos   y   medios   del   1,9%   al   1,5%   y   de   1,7%   al   1,2%)­   esta  productividad estaría en función de variables cruciales, a saber: (i) inversión  en recursos humanos, (ii) innovación tecnológica y  (iii) creación de políticas  públicas orientadas a la protección y expansión de los niveles cuantitativos y  cualitativos de empleo y servicios(SOUBBOTINA­SHERAM; p.27). Así, si  se considera que promediando el primer lustro de la década de los noventa­  sobre un PBI global estimado en 23 trillones de dólares estadounidenses­ 18  de éstos estaban concentrados en el 20% de la población mundial residente en  países   miembros   de   la   OECD­   una   pregunta   clave   a   tener   en   cuenta  concerniría a la cuestión de la generación de capitalización para este 80%  'restante'178. 
5.10.5. ética pública y economía: el problema del rol del Estado

178 La situación es, en este sentido, particularmente crítica. «En la actualidad sólo 10 países en  vías de desarrollo ­aquellos con un PNB per capita con un crecimiento superior anual al 1 %  del promedio de los desarrollados­ puede mirar hacia adelante esperando alcanzar a los países  desarrollados en los próximos cien años. Y sólo podrán hacerlo si mantienen dicha tasa de  crecimiento»   [Today only about 10 developing countries ­those with GNP per capita growth   rates more than 1 percentage point higher than the average for developed­ can look forward to   catching up with developed countries within the next hundred years. And those 10 countries   will only catch up if they can maintain their high growth rates]  (SOUBBOTINA­SHERAM;  p.27).  Graeme Wheeler Managing Director del Banco Mundial (hablamos de junio de 2008)  hablaba de los ciclos económicos en general y decía que muchos de ellos «se originan en el  sector financiero». Los ciclos económicos estarían caracterizados por la receptividad de una  especie de pendularidad sintomática en el comportamiento de los sistemas financieros.  Por  ejemplo,   cuando  la  incertidumbre   disminuye,   «la  reducción   en   el   costo   del   financiamiento  incentiva  la  creación de créditos». Pero  cuando  aumenta  ­tal y como sucedió con la crisis  subprime de  2008­,  sucede exactamente  lo contrario: el  nivel de  inversiones se  contrae,   la  absorción laboral se reduce, el stock de bienes de capital no se renueva. Ahora: la incertidumbre  política es un disparador de esta pendularidad de los ciclos económicos activados y reactivados  por los sistemas financieros. «Uno puede esperar que la frecuencia y la amplitud de los ciclos  financieros tienda a disminuir en la medida en que los gobiernos mejoren su administración  económica a través de iniciativas, como la asistencia en la elaboración estrategias financieras  de mediano plazo, reglas de responsabilidad fiscal, bancos centrales más independientes, tasas  más flexibles de intercambio y un manejo prudente de las planillas de balance». En esta teoría,  la liberalización progresiva de los mercados de capitales permtiría una estabilización progresiva  de los sistemas políticos. «Los flujos de capital ­particularmente aquellos revestidos por nuevas  tecnologías­ pueden ser cruciales en la creación de oportunidades para salir de la pobreza. Esto  es particularmente verdadero para el África subsahariano, donde el 54% de la población tiene  menos de 20 años de edad. Hasta podría llegar a esperarse que la frecuencia y amplitud de los  ciclos   financieros   tienda   a   disminuir   conforme   los   gobiernos   mejoren   su   administración  económica a trvés de iniciativas tales como estrategias financieras a mediano plazo, reglas de  responsabilidad fiscal, bancos centrales más independientes, tasas flexibles de intercambio, y  una administración contable más prudente» [Capital flows ­and particularly those embodying   new technology­ can be critical in creating opportunities to escape poverty. This is particularly   true for sub­Saharan Africa ­where 54 per cent of its population is aged under 20. One might  hope  that   the  frequency   and  amplitude   of  financial  cycles  would   diminish  as   governments   improve   their   economic   management   through   initiatives   such   as   medium   term   financial   strategies, fiscal responsibility rules, more independent central banks, flexible exchange rates,   and   prudent   balance   sheet   management]  (WHEELER,   G.:  Financial   Market   Cycles,   Globalization,   and   the   Recent   Sub­Prime   Crisis.   Eighth   Annual   International   Seminar   on  Policy Challenges for the Financial Sector. June 4­6, 2008, Washington, D.C.) http://web.worldbank.org/WBSITE/EXTERNAL/NEWS/0,,contentMDK:21793786~menuPK:3 4475~pagePK:34370~piPK:42770~theSitePK:4607,00.html). 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

131

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

132

  va   a   hacer   un   análisis   crítico   de   las   tres  organizaciones   Bretton   Woods   mencionadas   anteriormente.   En   la  reconstrucción   de   su   crítica   puede   observarse   el   siguiente   diagnóstico  histórico:   estas   organizaciones   habrían   tomado   en   consideración   algunos  resultados del ensayo keynesiano  The Economic Consequences of the Peace  (1920)  «en el cual Keynes vio los peligros de las consecuencias adversas de  los costos de reparación que habían sido impuestos a Alemania por el Tratado  de   Versailles».   Estimulados   por   los   resultados   de   las   investigaciones  keynesianas,   que   hablaban   además   de   ciertas  «imperfecciones   en   los  mercados de capitales que pueden obstruir su transferencia desde países más  desarrollados hacia los menos desarrollados», comenzarían a esperar que estas  irregularidades e imperfecciones se convirtieran en un rasgo constitutivo de  un modelo al que de ninguna manera podría permitírsele volver a producir un  crack  como el de la bolsa de Nueva York de 1929. Keynes  «demostraría de  qué manera la intervención gubernamental podría ayudar a la economía para  sobreponerse a las recesiones y a las caídas».  En   el   argumento   de   Keynes   ­de   acuerdo   a   Stiglitz­   subyacía   la  siguiente   idea:   cuando   los   mercados   son   incompletos   y   la   información  imperfecta   y   asimétrica,   algo   que   permanentemente   sucede,   surgen  interrogantes   acerca   de   la   injerencia   del   Estado   en   la   armonización   de  aquellos   y   en   la   corrección   de   las   asimetrías   y   de   las   perturbaciones.   De  presentarse problemas que el Estado identifique,  éste deberá intervenir, aun  cuando ­como decía Hayek, tratando de invertir el sentido del argumento y  convertirlo en una aporía escéptica­ no posea toda la información necesaria  para   hacerlo.   La   observación   keynesiana   conducirá   en   la   actualidad   a   un  nuevo   tipo   de   discusiones   que   han   sido   construidas   sobre   la   evidencia  palmaria de estas inconsistencias períodicas de los sistemas. Con todo esto  habría   habido   un   desplazamiento   hacia   cuestiones   que   van   más   allá   del  análisis   estrictamente   técnico   de   la   emergencia   de   dichas   inconsistencias.  «Así, el análisis moderno de lo colectivo comienza con una discusión de las  fallas de mercado, pero se desplaza luego para considerar si las intervenciones  públicas pueden mejorar estos asuntos, y cómo es que estas intervenciones  pueden ser mejor diseñadas. Se reconoce la presencia de actividad, tanto en el  ámbito público como en el privado».  Uno   de   los   problemas   permanentes   en   teoría   económica   es   el   del  carácter   agregado   de  los   fallos   de   los   mercados.   Las   instituciones   Bretton  Woods surgirían con la intención de paliar estas deficiencias a nivel global.  Tomando   argumentos   de   la   escuela   neoclásica   ­que   extendió   al   rango  ampliado   del   comercio   exterior   la   teoría   doméstica   smithiana   de   la   mano  invisible­  dirá que los países  propenden naturalmente  al equilibrio,  al  free   trade y a las market­oriented economies. Se producen ecuaciones complejas,  como las que admiten casos de equilibrio no cooperativo de Nash, y al final el  sistema   se   ordena   y   recupera   su   estabilidad.   Las   organizaciones   Bretton  Woods saldrían a escena argumentando que éste equilibrio es un equilibrio  tácito   aunque   complejo,   que   las   cosas   tienden   al   equilibrio   y   que,   en  definitiva, sólo se trata de laissez faire et laissez passer. Sin embargo, «hay un  número ciertamente considerable de evidencia que muestra que el GATT y la 
179 STIGLITZ, J.: Whither Socialism?; MIT Press; 1996.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Stiglitz   (1996)

179

132

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

133

OMC jugaron un papel central en la conducción del mundo hacia regímenes  de librecomercio (aunque hayan sido más exitosos en la reducción de tarifas  de   bienes   manufacturados,   tema   de   gran   preocupación   para   los   países  industrializados, que en la remoción de barreras comerciales en agricultura,  medida que beneficiaría comparativamente a los países menos desarrollados»  (STIGLITZ; p.3). La crítica de Stiglitz se concentra en el carácter inexpreso  de estas políticas prolibrecambistas que habrían estado en manos de países  que concentran el poder de veto y de toma de decisiones al interior de estas  organizaciones   que   presiden   (incluida   Naciones   Unidas)   y   que   habrían  cambiado de orientación con la transición final del plan Marshall y del New  Deal.  Después de su rotundo fracaso en el armado de recetas fiscales para  los países en emergencia, el FMI volverá al armado diferido de diagnósticos  macroeconómicos,   el   Banco   Mundial   al   financiamiento   de   proyectos   en  distintos puntos del planeta y la OMC a buscar acuerdos conducentes a la  generalización  de la liberalización180. 

180  Hay   una   de   estas   organizaciones   del   entorno   Bretton   Woods   que   se   caracterizará 
igualmente   por   una   omisión   crucial:   la   OMC,   en   cuestiones   vinculadas   a   la   obtención   de  consenso  inter   nationes  para   la  liberalización   progresiva   de   los   mercados   agrarios  con  reducción de aranceles y subsidios oficiales. Es decir, la omisión equivale al fracaso de lo que  en el mandato original ­conocido como  Artículo 20­Acuerdo de Agricultura­ se quería llevar  adelante   desde   los   tiempos   de   la  Ronda   de   Doha,   en   1991.   Este   artículo   ­subtitulado  Continuación   del   proceso   de   reforma­,   entre   otras   cosas,   expresaba   lo   siguiente:  «Reconociendo que el objetivo a largo plazo de reducciones substancialmente progresivas en  apoyo   y   protección   resultantes   en   una   reforma   fundamental   es   un   proceso   en   marcha,   los  Miembros acuerdan que las negociaciones para continuar el proceso serán iniciadas un año  antes del final del período de implementación, tomando en cuenta: a. La experiencia a la fecha  para la implementación de los compromisos de reducción;  b. Los efectos de los compromisos  de reducción en el tráfico mundial agrario;  c. El no­tráfico concita un tratamiento especial y  diferencial para los países miembros en desarrollo y el objetivo de establecer un sistema de  intercambio agrario orientado a los mercados, como de otros objetivos y cuestions mencionadas  en el preámbulo de este Acuerdo; y d. Lo que fuera necesario para alcanzar los objetivos a largo  plazo establecidos precedentemente.  Los resultados fueron adversos para los organizadores de  las   rondas   de   negociación».   Y   es   que   si   hay   algo   que   caracteriza   al   mundo   actual   es,  precisamente,   la   falta   de   consensos   y   de   homogeneidad   en   la   aplicación   y   obtención   de  parámetros comunes. Si bien existen parámetros que postulan la necesidad de dicho tipo de  uniformidad   ­como   por   ejemplo   el   coeficiente   de   transparencia   (CPI)   de   Transparencia  Internacional­,   lo   cierto   es   que   para   muchos   de   sus   críticos   se   trata   de   una   uniformidad  artificial,   abstracción   racional   de   un   plano   normativo   sintomáticamente   colapsado   por   la  práctica.  Desde tiempos del  homo homini lupus  de Thomas Hobbes, uno podría decir que la  historia del liberalismo es la historia de la domesticación  de estos colapsos potenciales y que,  si   el   liberalismo   es   'una'   doctrina   compleja,   lo   es   por   esta   presunción   incondicional   de  ubicuidad.   Es   acaso   por   esto   mismo   que   desde   ATTAC   France   se   publicaría   un   texto  denominado Los fundamentos filosóficos y teóricos del liberalismo en el que se observa «que es  díficil definir al liberalismo de buenas a primeras, pues no se trata ni de una teoría económica  (aunque existan relaciones entre diversas teorías económicas y el pensamiento liberal) ni de una  doctrina (aunque tampoco exista un acuerdo total entre todos aquellos que lo reclaman para sí  teniendo opiniones que pueden diferir en aspectos importantes). Así es como por ejemplo no se  puede reducirlo a una ideología que haya sido acompañada y justificada por la burguesía, pues  el liberalismo ha sido invocado por ella en casos de conformidad de intereses y rechazado por  ella   cuando   estos   intereses   divergían   con   los   suyos:   no   se   trata   tampoco   de   una   simple  justificación argumentada del libre intercambio o de la no­intervención del Estado»   [Il est   difficile de définir de prime abord le libéralisme: ni une théorie économique (même s'il existe   des relations entre diverses théories économiques et la pensée libérale) ni même une doctrine   (car il n'existe pas un accord total entre tous ceux qui se réclament du libéralisme dont les   opinions peuvent diverger sur des points importants). On ne peut la réduire à une idéologie  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

133

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

134

10.5.6  liberalización y retro­regulación

                     

ofrece   un   número   cuando   menos   estable   de   objeciones.   Hay   un   primer  argumento   que   ­si   seguimos   a   Stiglitz   (2006)   se   asienta   en   evidencia  empírica de la historia económica mundial de los últimos veinticinco años  que sugiere básicamente que los mercados fallan periódicamente y que los  mercados   de   capitales   particularmente   se   encuentran   trillados   por   estas  deficiencias181.   Además,   muchos   países   aumentan   su   exposición   al   riesgo  cuando liberalizan ­i.e. 'abren'­ su economía; siendo especialmente así en el  caso de los más débiles ­asalariados en general, asalariados  depauperados  por los union­ busters de los que habló Krugman en alusión al tratamiento en  la  Reaganomics  de   los   sindicatos   (unions)   estadounidenses,   pequeñas  empresas   y  homelanders  de   a  pie,   desempleados   y  outsiders  en  general­.  Incluso en los países desarrollados los mercados de riesgo son imperfectos;  por   lo   cual   los   gobiernos   juegan   un   rol   central,   generando   una   red   de  seguridad social que no depende del mercado ni, a fortiori, de la asombrosa  eficiencia de esa abstracción racional hipostasiada que constituye la invisible   hand.   Los   mercados   de   seguros   son   débiles   en   los   países   que   más   los  necesitarían para competir en una economía abierta e 'inclusiva'.  Las intervenciones gubernamentales (i) reducirían la probabilidad de  ocurrencia de burbujas en el sector financiero o el descontrol en el flujo de  transacciones   bancarias   ordinarias;   mientras   que,   en   el   plano   fiscal,   (ii)  generarían transferencias al sector público desde el sector privado a partir de  una racionalización en los parámetros impositivos (via  progressive taxation 
ayant  accompagné  et justifié  la  montée  de  la  bourgeoisie car le libéralisme  a  été  invoqué  quand conforme aux intérêts et parfois rejeté dans le cas contraire: Ce n'est non plus une   simple justification argumentée du libre­échange ou de la non­intervention de l'État]. (ATTAC:  Fondements   philosophiques   et   théoriques   du   libéralisme  (link   de   descarga   del   PDF: 

La tesis de la generalización de la liberalización de los mercados 

  www.france.   attac   .org/spip.php?article1113      Otro autor que ha captado notablemente la lógica   ).de las discusiones en torno a la significación actual del credo liberal es Alain Boyer, quien  observa cómo en tiempos de globalización, desregulación de la economía y reformas políticas  del Estado se ha vuelto más complicado  clarifier la nature  de la teoría política liberal. Para  Boyer il y a là un paradoxe cuando se trata de determinar la naturaleza de esta «teoría» en torno  a la cual sigue siendo habitual tomar en consideración al momento de reconstruir las matrices  de pensamiento político asociadas a la dicotomía convencional y hasta cierto punto trillada de  izquierda/derecha. Es claro que se asocia al liberalismo político con 'la' derecha, en la medida  en que defiende el Estado de derecho, la propiedad privada y la economía de mercado. Sin  embargo, también sucede que los liberales no siempre suscriben a la defensa de la democracia  participativa   (ergo,  al   Estado   de   derecho),   y   esto   ­entre   otras   cuestiones­   por   lo   que   la  democracia   de   masas   ha   significado   para   otras   formas   y   tipos   de   pensamiento   político  igualmente   procedentes   de   lo   que   sería   la   derecha,   pero   de   otro  tipo  de   derecha.   Con   la  izquierda más dura ha sucedido lo mismo. Un caso que aplicaría en este sentido (y hasta cierto  punto) sería el caso del peronismo para la historia política argentina (caso complejo, porque  hubo un peronismo de izquierda de orientación antiliberal). Por otro lado no todos los liberales  son neoliberales y algunas reservas liberales sobre argumentos neoliberales poseen parecidos  significativos   con   críticas   antiliberales   al  market   fundamentalism.  (BOYER,   A.:    Quels   fondements   éthiques   pour   quel   libéralisme?   Critique   et   justification   (malgré   tout)   du   libéralisme moderne; Thèse de doctorat présentée à la Faculté des Lettres de l’Université de  Fribourg (Suisse) Genève, Août 2007.­  181  STIGLITZ. J.:  Stability with Growth: MacroEconomics, Liberalization and Development;  Oxford University Press; 2006.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

134

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

135

more Zajac) asociados al ciclo de recaudación fiscal. Lo que se opone a esto  sería lo siguiente: (i) alejar al Estado del sistema financiero y (ii) apostar a  eventos inciertos asociados a la macroeconomía del derrame pregonado por  los gurúes neoliberales de la década de los 90'182 .   Se observa además que la liberalización del mercado de capitales  tendría   un   efecto   desestabilizante   debido   básicamente   a   la   naturaleza  estocástica del comportamiento de los flujos financieros y a que, por esta  razón, no pueden ser utilizados para la generación de un shock contracíclico  orientado a la reversión de una recesión o a la regulación de una expansión. 
El argumento según el cual la liberalización de los mercados de capitales  podría constituir un factor de estabilización debido a que los flujos de  capital   podrían   ser   contracíciclicos   (y   actuar   como   un   contrapeso  [counterwight]   para   las   fluctuaciones   económicas,   elevándolas   en   los  casos de caída de actividad y retrayéndolas en períodos expansivos) es  algo   que   cae   fuera   de   la   realidad.     Existe   un   registro   significativo   de  evidencia que muestra que los flujos de capital son pro­cíclicos: que éstos  se exacerban tanto en los booms como en las recesiones. Existe un dictum  entre los banqueros según el cual sólo se le presta dinero a aquél que no lo  necesita.   El   dinero   fluye   hacia   los   países   en   los   buenos   tiempos   y  desaparece durante las crisis. La liberalización del mercado de capitales  (LMC) expone a un país a la irracionalidad del sentimiento  en el mercado  basado en las cavilaciones de los inversores a corto­plazo. Los inversores  de   los   mercados   de   capitales   a   veces   invierten   incluso   cuando   la  perspectiva a largo plazo sea desalentadora si es que en el corto plazo  existen perspectivas positivas de rentabilidad. Lo que importa desde su  punto de vista es que los indicadores cruciales (tipo de cambio y precios  de los bienes raíces, acciones y bonos) continúe proveyéndoles ganancias  en el corto plazo [in the near term] y que la liquidez de los mercados les  permita revertir sus decisiones rápidamente183. 182  Quienes abogan por los mercados libres de capitales no se comprometen en el tipo de   análisis detallado que resultaría necesario para determinar si la intervención gubernamental  (en particular, las intervenciones en los mercados de capitales) podrían aumentar el nivel de  bienestar, dados los fallas de mercado) [The advocates of free capital markets typically did not   engage in the kind of detailed analysis necessary to assess whether government intervention (in   particular,   interventions  in   capital   markets)  could   be  welfare   enhancing,   given   the  market   failures)] (STIGLITZ; p.168). Por lo demás, en relación a Zajac (1997) habría que decir que en  su economía política de la equidad se  observa un delicado anaĺisis marginalista que invoca la  tesis según la cual la utilidad de la existencia de impuestos está relacionada a la posibilidad de  generar mecansimos de transferencia de recursos desde el sector privado hacia el sector público  [tax represents a transfer of resources from the private to the public sector]. Esto dispara la  pregunta respecto de si las transferencias tendrían o no un efecto distorsivo sobre la actividad  [a more general issue is whether private or public ownership of resources will have the smaller   distortionary effect] (ZAJAC; pp.198­99). Si se asume que tanto el sector público como el  sector   privado   exhiben   deficiencias   y   externalidades   negativas   [both     private   and   public   institutions are imperfect and, in one way or another, can generate waste and inefficiencies], la  pregunta a tener en consideración es la de cuál sería la mejor manera de gestionar el flujo de  recursos.  Esto  constituiría el  basic  issue,  el  quid  de  la cuestión  en materia de  progressive  taxation.(ZAJAC, E.:  Political Economy of Fairness, MIT Press, 1996, Progressive taxation,  ch.16; pp.198 y ss.)­ 183  «The   argument   that   capital   market   liberalization   would   be   a   stabilizing   factor   because  capital flows would be counter­cyclical (and act as a counterweight to economic fluctuations by  rising during economic slowdowns and falling during economic expansions) is also out of touch  with reality. A wealth of evidence shows that capital flows are pro­cyclical: they exacerbate both  economic booms and recessions. A standard banking dictum has it that bankers only lend to   those not in need, money flows into countries in good times and out during crises. Capital  Market Liberalization (CML) exposes a country to the irrationality of market sentiment based  on the changing whims of short­term investors  [...] Capital market investors sometimes invest 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

135

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

136

Así   pues,   el   argumento   según   el   cual   los   mercados   abiertos   de  capitales   actúan   como   un   fuerza  disciplinaria  sobre   el   comportamiento  especulativo y cortoplacista de los inversionistas no aplicaría (STIGLITZ;  p.170). 
5.10.7  economía política de la pobreza: la tesis Bardhan(2006)

  i Stiglitz tuviera razón, la prociclicidad dispararía la volatilidad del  capital   precisamente   donde   esta   resulta   socialmente   perniciosa   por   su  impacto directo sobre la economía real, la única que verdaderamente importa  [it is the real economy that matters] (Ravenhill)184. Pranab Bardhan (2006)  refrenda la crítica de Stiglitz a la especulación de capitales en el corto plazo;  especialmente a la que opera en las economías emergentes con mercado de  capitales altamente imperfectos 185; y esto por su conexión con las condiciones  de posibilidad de ocurrencia de una crisis financiera generalizada como la  que explica Ravenhill: 
Es la economía real la que importa. Sólo cuando las cosas salen mal con  los   mecanismos   financieros   subyacentes   tomamos   conciencia   de   su  importancia. Esta distinción refleja una intuición vital. Los precioos de la  mayoría de los activos y liabilities (prestacions) fluctúan continuamente,  y cada movimiento de precios resulta significativo para alguien en algún  lugar.   Las   oscilaciones   gyrations   sólo   importan   cuando   se   vuelven  visibles para las personas al cambiar súbitamente y generar un impacto  directo  sobre  los mecanismos  fundamentales a  través  de los  cuales se  genera o se destruye trabajao y los bienes y servicios son producidos (la  economía 'real') [...].  La turbulencia en los mercados financieros puede  ser destructiva y sus efectos políticos evidentes y muy negativos. Cuando  el pánico aflora y se difunde la psicología del miedo, la confianza de los  ahorristas,   inversores,   productores   y   consumidores   se   corta  (RAVENHILL;   p.243)     […]   la   crisis   financiera   comienza   con   cortes  agudos en los precios de algunos instrumentos financieros cruciales. Las  expectativas de los participantes en el mercado cambia súbitamente. Las  acciones intervinientes en los mercados se hunden y quienes participan  en ellos se retiran buscando ajustar sus posiciones. Más comúnmente, los  tenedores [holders] de bienes financieros se apresuran a transformarlos en  activos   líquidos   y   móviles.   Venden   activos   esperando   que   estos   se  deprecien y compran activos que esperan que coticen al alza. Como en  muchos mercados donde la demanda rápidamente se contrae y la oferta  rápidamente se expande, los precios de activos indeseados se desploma  (RAVENHILL; p.247)186.  even   when   long­term   fundamentals   appear   to   be   worsening,   because   the   short   term   looks  profitable. What matters from their point of view is that the crucial indicators (exchange rates  and the prices of real estate, bonds, and stocks) continue to provide them with profits in the near  term, and that liquid markets allow them to reverse decisions rapidly» (STIGLITZ; p.171).­ 184  RAVENHILL,   J.:  Global   Political   Economy,   Oxford   University   Press;   2005;   Political  Economy of Global Financial Crises (pp.244­47).­  185  BARDHAN, P.:  The Global Economy and the Poor; en Banerjee­Bénabou­Mookherjee;  Understanding Poverty; Oxford University Press; 2006.­ 186  «It   is   the   real   economy   that   matters.   Only   when   something   goes   wrong   with   the  underlying financing do most of us become aware of its importance. This distinction reflects a  vital insight. The prices of most financial assets and liabilities fluctuate continuously, and  every such price movement is meaningful to someone, somewhere. But financial gyrations 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

S

136

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

137

Bardhan  señaliza  puntualmente   el  impacto  negativo  o  devastation  del capital especulativo asociado a la emergencia de las crisis financieras.  Para   este   autor   el   problema   de   la   globalización   no   estriba   tanto   en   la  existencia   de   un   marco   de   apertura   a   los   capitales   internacionales   y   al  comercio exterior, sino en la falta de calidad de los capitales que operan en  el mercado en el corto plazo; algo que claramente redunda negativamente en  las   políticas   públicas   de   reducción   de   la   pobreza187.   Esta   volatilidad   está  directamente relacionada a los mecanismos amplificatorios de las crisis, por  su naturaleza procíclica. Tal vez no sea un  explanans  satisfactorio para la  resolución de la pregunta por la  generación u origen  de la pobreza y de la  desigualdad; no obstante, se relaciona estrechamente con ambas 188. 
only matter visibly to the lives of most people when they suddenly change and have a direct  effect on the fundamental mechanisms through which jobs are created or destroyed, and goods  and services are produced (the 'real' economy). turbulence in financial markets can also be  destructive, however, and then its political effects tend to be very obvious and very negative.  When  panic  feeds  on  itself  and  spreads  the  psychology  of  fear,   the  confidence  of  savers,  investors, producers and consumers is undercut (RAVENHILL; p.243) […] Financial crises  start with sharp breaks in the prices of key financial instruments. The expectations of market  participants suddenly change. Shocks course through markets, and participants seek rapidly to  adjust their positions. Most commonly, the holders of financial claims rush to make them  liquid and mobile. They sell assets they expect to depreciate in value, and buy assets they  expect to rise in value. As in any market where demand rapidly shrinks and supply rapidly  expands, the prices of unwanted assets plummet» (RAVENHILL; p.247).­   187 Aghion­Banerjee (2005) sostienen en este sentido que existe un tipo de inversión que ejerce  un   efecto   de   realce   de   la   productividad   a   largo   plazo     [long­term   productiviy­enhancing  investment] y que genera una necesidad de liquidez [a need for liquidity] que se satisface en  principio con mercados perfectos de crédito [with perfect credit markets the necessary liquidity   is always supplied]. Esto quiere decir que existe una demanda insatisfecha en los mercados  imperfectos de crédito; que son aquellos mercados en los que el shock o inyección de liquidez  se   financia   sólo   cuando   un   determinado   nivel   de   beneficios   se   encuentran   en   principio  garantizados   para   los   prestadores   de   capital.   Cuando   el  shock  en   cuestión   es   negativo,   el  volumen   de   oferta   de   crédito   se   contrae,   impactando   negativamente   sobre   la   fracción  potencialmente activa del ciclo de crecimiento a largo plazo (AGHION­BANERJEE; p.23). La  cuestión se reduce al tratamiento de esta volatilidad: una implicación empírica de este enfoque  es que los países con mejores mercados financieros manejarán mejor la volatilidad. Habiendo  testeado   la   hipótesis   en   una   sección   cruzada   [cross­section]   de   70   países   entre   1960­1995  hemos   encontrado   que   la   volatilidad   genera   un   efecto   directamente   negativo   sobre   el  crecimiento y que el crecimiento de la productividad es menos sensitivo a la volatilidad cuando  el grado de desarrollo financiero es mayor. Sin embargo, no es claro si este resultado puede   interpretarse en términos de causalidad, puesto que la volatilidad es endógena y se encuentra  claramente influenciada por el nivel de desarrollo financiero [An empirical implication of this   approach is that countries with better financial markets will deal better with volatility. We test   this in a cross­section of 70 countries over the period 1960­95 and find a strong direct negative   effect of volatility on growth, and that productivity growth is less sensitive to volatility when the   degree of financial development is higher. Sin embargo, it is not clear that this result can be   causally interpreted, since volatility is endogenous, and is clearly influenced by the level of   financial   development]   (AGHION,   Ph.­BANERJEE,   A.:  Volatility   and   Growth;   Oxford  University Press; 2005; p.23).­  188  AGHION,   Ph.­WILLIAMSON,   J.G..:    Growth,   Inequality,   and   Globalization:   Theory,   History, and Policy, Published by Cambridge University Press, 1998.­ Los autores se preguntan  cómo se genera la pobreza y cómo se reproduce en el tiempo [how inequality is generated and   how it reproduces over time]. Al igual que Hausman, Aghion­Williamson se concentran en la  revisión crítica de las tesis neoclásicas, ampliando el espectro de problemas hacia cuestiones  tales   como   las   imperfecciones   en   el   mercado   de   crédito,   el   riesgo   moral,   las   técnicas   no  neutrales, el cambio organizacional y las instituciones del mercado de trabajo [credit­market  imperfections, moral hazard, non­neutral technical and organizational change y labor­market  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

137

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

138

desarrollo económico está lejos de haber sido cabalmente entendida por la  teoría económica. Identifican la existencia  de dos  grandes falacias en las  teorías económicas de los últimos cuarenta años: la primera de las cuales se  relaciona con el efecto de la desigualdad en el crecimiento de las economías  de   mercado;   más   precisamente   en   el   contenido   de   un   argumento  convencional que postula que la desigualdad es 'necesaria' para la existencia  de incentivos para la competencia y, por esto mismo, funcional a los ciclos  de crecimiento y expansión económica. La   segunda   observación   se   relaciona   con   las   predicciones  macroeconómicas   derivadas   de   la   hipótesis   de   Kuznets   para   un   grupo  mayoritario   de   países   de   la   OECD   acerca   de   una   convergencia  estadísticamente  significativa   de   los   promedios   agregados   de   ingreso  por  nación que incluye el caso de Estados Unidos. Ha existido una tendencia a la  concentración y al quiebre del modelo de convergencia de 1980 en adelante:  los últimos quince años han sido testigos de un incremento significativo en  la desigualdad en el ingreso entre y al interior de grupos de trabajadores con  diferentes niveles de instrucción.
Este crecimiento de la desigualdad muestra que no es  necesario que, a medida que la industrialización avanza,  la   distribución   del   ingreso   y   de   la   riqueza   se   vuelva  cada vez menos desigual. Esto sugiere, por el contrario,  que   la   evolución   de   la   desigualdad   podría   estar  gobernada por otros factores distintos al nivel de PNB  per capita189.  

Aghion­Williamson  constatan   que   la   relación   entre   desigualdad   y 

5.10.8 Economics of welfare: economía y bienestar

de su Economics of Welfare que lleva por nombre The General Problem of   Disharmony190. Ahí Pigou explica que «el tamaño del dividendo nacional se  encuentra   afectado   por   un   número   ciertamente   importante   de   grupos   de  influencia». «Muchas de las más remotas  causae causarum, tales como las 
institutions].   Abren   el   espectro   hacia   objetos   que   caen   bajo   el   ámbito   de   los   análisis  institucionales   (AGHION­WILLIAMSON;   p.11).   Hasta   hace   poco   muchos   economistas  acordaban   que   la   desigualdad   debía   tener   cuando   menos   un   efecto   estimulante   sobre   la  acumulación   de   capital   y   crecimiento   (en   otros   términos:   la   desiguldad   debía   expandir   el  crecimiento). Consecuentemente habría un trade­off un toma y daca entre eficiencia productiva  (y/o crecimiento) y justicia social, así como la redistribución reduciría las diferencias en el  ingreso y en la riqueza, también disminuiría los incentivos asociados a la acumulación de la  riqueza   [Until   recently   most   economists   agreed   that   inequality   should,   if   at   all,   have   a   stimulating effect on capital accumulation and growth (in other terms : inequality should be   growth enhancing). Consequently there would be a fundamental trade­off between productive   efficiency  (and/or growth)  and social  justice,   as redistribution would reduce  differences  in   income and wealth, but would also diminish the incentives to accumulate wealth].­   189 «the rise in inequality shows that, as industrialization goes on, it is not necessarily the case  that the income and wage distributions should become less unequal. This suggests, in turn, that  the evolution of inequality may be governed by factors other than the level of GNP per capita»   (AGHION­WILLIAMSON;p.11).­  190 PIGOU, A.C..: Economics of Welfare, 1920,  Transaction Books, 2002, ch.1, PT. IV: The  Distribution of  National Dividend, p. 845 y ss.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Creo que hay méritos directos en el Pigou que escribe el capítulo 

138

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

139

que determinan la actitud general del pueblo hacia el trabajo y el ahorro, así  como   menos   remotas   que   afectan   el   desarrollo   de   las   invenciones  tecnológicas y de los métodos mejorados para la administración y gestión de  las organizaciones  incidirían sobre la composición de producto agregado. Es  por   este   tipo   de   razones   que   se   presentan   anomalías   en   las   economías  nacionales, a las que Pigou denomina «deficiencies»; esto es, en la medida  en que se encuentran directamente   vinculadas  con  el  resource  allocation   problem.  Pigou formaría el siguiente postulado: «cualquier cosa que permita el  aumento  del   producto  sin  que   perjudique   la   participación  absoluta   de   los  pobres (i.e. asalariados), o que eleve la participación absoluta de los pobres  (o asalariados) sin perjudicar al dividendo tiene que incrementar el bienestar  económico»   (PIGOU,   p.845).   Si   se   presentara   un   efecto   que   generara   un  comportamiento inversamente proporcional de producto o dividendo nacional  agregado y participación sectorial de los asalariados ­segmento débil de la  economía   de   mercado   de   factores­,   entonces   el   resultado   sería  macroeconómicamente   ambiguo.   Ahora,   para   Pigou,   cuando   este   tipo   de  disharmony  existe; el efecto agregado sobre el bienestar económico, traído  por una causa que sea en alguna medida responsable de él, sólo puede estar  determinado por el escrutinio detallado del daño (o perjuicio) del dividendo  considerado como un todo contra el beneficio (o perjuicio) de las ganancias  reales de las clases bajas. No existe una solución general a los problemas de  esta   índole   (PIGOU,   p.645).   Se   trata   de   buscar   si   las   causas   que   actúan  discordantemente sobre el dividendo y sobre la participacion absoluta son  habituales   o   poco   frecuentes.   Cuando   se   encuentran   estas  'disharmonías'  (disharmonies),   ciertos   problemas   prácticos   afloran   que   tienen   que   ser  examinados.  Estas preocupaciones  de  Pigou (1920) forman parte  del núcleo de  preocupaciones constitutivas de la welfare Economics. Es en este sentido que  encontramos   a   autores   como   Bernard   Salanié   caracterizando   a   la  welfare   Economics como public Economics y definiéndola como «el estudio positivo  y normativo de la acción gubernamental sobre la economía» [the positive and   normative   study   of   government   action   over   the   economy]   (SALANIÉ,  p.103)191. 
191  SALANIÉ, B.:  The MicroEconomics of Market Failures, MIT Press, 2000. Un tipo de  failure sucede cuando observamos la existencia de nonconvexities, puesto que esto  contradice  el teorema de existencia de equilibrio y el teorema de optimización pareteana de los factores  ­segundo teorema fundamental de la welfare Economics que supone que las preferencias y los  conjuntos de producción son convexos­. De acuerdo a Salanié «la GETh de 1960 procedía de la  hipótesis según la cual todos los mercados necesarios para el desenvolvimiento eficiente de la  economía podrían  abrirse.   No se  le escaparía  a nadie  que esta hipótesis  era estrictamente  teórica, que su negación destruiría el cárácter óptimo del equilibrio y que las herramientas  técnicas   que   permitirían   tratar   la   cuestión   de   la   incompletud   de   los   mercados   todavía   no  existía». Habrían impedimentos técnicos. «Las herramientas técnicas no se pusieron al alcance  sino   hasta   principios   de   1970.   La   teoría   de   mercados   incompletos   se   ha   desarrollado  rápidamente desde allí. Cuando los mercados son incompletos el equilibrio puede ser eficiente  sólo en casos excepcionales, que clarifican la vía (al menos desde la teoría) para un nuevo  género de intervenciones gubernamentales. Las herramientas técnicas no estarían al alcance  sino hasta principios de la década de 1970. La teoría de mercados incompletos se desarrollaría  rápidamente a partir de ahí. Cuando los mercados son incompletos el equilibrio puede ser  eficiente sólo en casos excepcionales, que clarifican la vía (al menos en teoría) para un nuevo  género de intervenciones gubernamentales»  [the theory of general equilibrium proceeded in  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

139

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

140

    

5.10.9  kaizen: de la innovación en el hacer

cual cuando hay rendimientos decrecientes de capital ­i.e. tasa decreciente de  la utilidad marginal del capital respecto de otros factores productivos  en el  tiempo­   y   mercados   de   capital   que   no   están   en   competencia   perfecta,   la 
the   1960s   on   the   hypothesis   that   all   markets   necessary   to   the   successful   working   of   the   economy could be opened. It escaped no one that this hypothesis was a bit theoric, that its   negation would generally destroy the optimality of the equilibrium, but the technical tools that   would permit one to treat the incompleteness of markets did not yet exist.  The technical tools  did not become available until the beginning of the 1970s. The theory of incomplete markets   has rapidly developed since them. When markets are incomplete, equilibrium can be efficient   only in very exceptional cases, which clears the way (in theory at least) for a new genre of   governmental interventions] (SALANIÉ, p.203). La tesis de Salanié es la siguiente: «la teoría  del equilibrio general en mercados incompletos procede de la generalización del modelo de  equilibrio general a contextos de incertidumbre. El modelo de equilibrio general competitivo  sería   extendido   por   Arrow(1953)   para   el   tratamiento   de   la   incertidumbre»   [the   theory   of   general  equilibrium in  incomplete  markets  naturally ensues  from  the generalization of  the   model of general equilibrium to situations of uncertainty.   The model of competitive general   equilibrium   was   extends   by   Arrow   (1953)   to   account   for   uncertainty].    «Esta   ampliación  consistiría básicamente en asignar a cada bien en cada instante y en cada estado posible de  cosas un mercado y un precio, tal que existen B bienes b =1,... Bn  disponibles en cada fecha y  en cada estado de cosas y n consumidores  i  = 1,....  In. En el instante 0 los consumidores  desconocen cuál vaya a ser el estado del mundo en el instante 1; simplemente saben que puede  ser  s  = 1... Sn. La idea original de Arrow consistiría en introducir acuerdos transaccionales  contingentes  [contracts of contingent delivery] para cada bien en cada estado de cosas. Es así  que se afirma que los mercados están completos» [This extension consists simply of assigning   to each good at each date and in every state of the world a market and a price, such as there   exist L goods  l =1, .... L sub n available on each date and in every state of the world and n   consumers, i = 1, ...., n. At date 0, the consumers do not know what the state of the world will   be at date 1; they simply know that it can be s = 1,..., S. Arrow's original idea consists of   introducing contracts of contingent delivery, one for every good in every state of the world. It   is then said that the markets are complete].  «Así pues un consumidor podría comprar en el  instante 0 tres unidades de un bien b que sólo sería transaccionable si el estado s es realizado a  una unidad de precio equivalente a p»   [Thus a consumer,  for example, could buy at date 0   three units of good l which are deliverable only if the state s is realized and at a unit price p ].  «Bajo las hipótesis usuales (particularmente la hipótesis de convexidad de las preferencias) el  equilibrio existe y los dos teoremas fundamentales de la Economía del bienestar applican: (I)  el equilibrio es Pareto­óptimo y (ii) ningún óptimo de Pareto puede ser descentralizado. La  introducción   de   mercados   completos   contingentes   permite   aparentemente   el   registro   de  incertidumbre en una extensa economía de bienes. Las críticas de Salanié son las siguientes:  «incluso   en   un   modelo   simple   de   dos   estados   se   propone   una   visión   del   mundo   que   es  irremediablemente estática: todos los mercados están abiertos en el instante 0 y no existe la  necesidad de reabrirlos en el instante 1 para todas las transacciones contingentes que ya se   hayan   decidido   efectuar.   Se   necesita   de   un   número   verdaderamente   grande   de   mercados»  [Under the usual hypotheses (in particular, that of the convexity of preferences), equilibrium   exists and the two fundamental theorems of welfare apply: the equilibrium is Pareto­optimal   and   any   Pareto   optimum   can   be   descentralized.   The   introduction   of   complete   contingent   markets therefore apparently permits the accounting of uncertainty with a large economy of   means. This extension of the general equilibrium model is nonetheless open to criticism in at   least   two   ways:   «even   in   a   simple   two­date   model,   a   very   static   vision   of   the   world   is   proposed : all markets are open on date 0, and there is no need to reopen them on date 1, for   all contingent  transactions  have  been already  decided.   A very high  number of  markets  is  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Aghion­Williamson recuperan una tesis de Stiglitz(1969) según la 

140

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

141

riqueza individual no convergerá a un nivel común (hipótesis Kuznets192) y el  nivel agregado de producto será afectado por su distribución.  Ahora bien existe un argumento ético para refrendar la hipótesis de  convergencia que indica que la economía se vuelve más  competitiva  si se  vuelve más  productiva; y que se vuelve más  productiva  si se vuelve más  inclusiva esto es, más equitativa ­y esto, también, en términos de relaciones  interhemisféricas.
Redistribuir riqueza de los ricos (cuya productividad  marginal de inversión es relativamente baja, debido a  los   rendimientos   decrecientes   de   las   inversiones  individuales   de   capital)   hacia   los   pobres   (cuya  productividad marginal de inversión es relativamente  alta,   aunque   no   se   encuentran   en   condiciones   de  invertir  a   razón  de   sus  magros   ingresos)  elevaría  la  productividad agregada y por lo tanto el crecimiento.  En   otros   términos,   la   redistribución   crea  oportunidades de inversión en ausencia de mercados  de  capitales en  competencia  perfecta  que elevan los  niveles   de   productividad   y   crecimiento   […]  redistribuir   la   riqueza   de   los   más   ricos   a   los   más  pobres   tendría   un   efecto   general   positivo   en   la  productividad   agregada   y   en   el   crecimiento   por   los  rendimientos   decrecientes   de   las   inversiones 

required] (SALANIÉ, p.207). ( SALANIÉ, B.: The MicroEconomics of Market Failures, MIT  Press, 2000).­    192 Según la hipótesis de Kuznets (1955) el ingreso per capita se estabiliza progresivamente a  partir   de   un   ciclo   inicial   de   concentración   ­dibujando   el   comportamiento   típico   de   una  campana de Gauss, similar a la proyección de un proyectil lanzado por un mortero­ a medida  que un país (o grupo de países) se encuentra en la fase de desarrollo. A partir del meridiano de  dicho período,  la desigualdad se contrae, porque los niveles de concentración de producto  disminuyen.   Para   autores   como   Franko   (2007)   Kuznets   pronosticó   una   curva   de  comportamiento   en   forma   de   U   invertida   que   sigue   el   ciclo   de   crecimiento   económico.  Denominada curva de Kuznets,  muestra  que  la  desigualdad  es  creciente cuando los países  comienzan a crecer rápidamente. Mientras los países continúan creciendo se supone que la  desigualdad   debería  declinar;  esto   es,     a   medida  que   un  número  creciente  de   personas  se  benefician con el proceso agregado de crecimiento económico [it shows inequality increasing   as countries begin to grow rapidly. As the country continues to develop, however, inequality   should decline as more people begin to benefit from the growth process]. Sin embargo, Franko  releva el problema de la interpretación de la evidencia: la evidencia empírica concerniente  a la  curva de Kuznets es contradictoria. Si bien existen estudios que confirman el patrón de la  curva   de   Kuznets,   hay   otros   que   indican   que   la   desigualdad   no   necesariamente   tiene   que  aumentar antes de comenzar a disminuir [inequality does not necessarily have to increase   before it lessens]. De hecho hay economistas que afirman incluso que la causalidad podría  correr en la dirección contraria. (FRANKO; P.M.:  The Puzzle of Latin American Economic   Growth; Rowman & Littlefield, 2007, p.401).­ 

curva de Kuznets; fuente del gráfico: http://es.wikipedia.org/wiki/Curva_de_Kuznets
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

141

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

142

individuales193. 

Además, si se vuelve más productiva, se vuelve más reflexiva y esto  se relacionaría directamente con el  dictum  del programa  learning by doing  que dice que a medida que la producción aumenta en una economía también  lo hacen los niveles de conocimiento y aprendizaje que estarán disponibles  en el ciclo siguiente.  El learning­by­doing cycle se plantea en una situación en la que se  observa   un   alto   grado   de   heterogeneidad   socioeconómica   en   grupos   de  individuos pertenecientes a una misma generación; surge por esto mismo la  pregunta respecto de la interacción entre las imperfecciones concomitantes a  los mercados de capital y el efecto de las políticas redistributivas.    Si   retomamos   a   Franko   (2007),   encontramos   el   siguiente  razonamiento macroeconómico de clara extracción keynesiana (recuperado  en las tesis observadas de Stiglitz, Aghion­Williamson): 
Si   más   gente   tuviese   dinero,   lo   gastaría.   Mejorar   la  distribución del  ingreso  podría trabajar  positivamente  para   aumentar   la   demanda   doméstica   de   bienes   y  servicios, proveyendo un marco de expansión para el  crecimiento. Más allá, el acceso ampliado a los activos  podría   mejorar   el   nivel   de   inversión   en   recursos  complementarios.   Con   mayor   igualdad,   los   pobres  podrían encontrar menos dificultades para pedir dinero  prestado para invertir en capital humano. Esto es, si el  ingreso fuese más equitativamente distribuido, podría  observarse un demanda más sólida para inversiones en  capital   humano   tales   como   salud   y   educación,  aumentado   la   performance   económica.   En   contraste,  una   distribución   desigual   del   ingreso   debilita   la  acumulación   de   capital   físico   y   humano,   actuando  como un lastre al incremento de actividad, componente  clave   de   la   transformación   económica.   Mejorar   los  niveles de igualdad podría por lo tanto fortalecer los  procesos de crecimiento (FRANKO, 2007; p.401)194.

 

¿Impedimentos   existentes   para   la   generación   de   nuevos   patrones 

193  «Redistributing   wealth   from   the   rich  (whose   marginal   productivity   of   investment   is  relatively low, due to decreasing returns to individual capital investments) to the poor (whose  marginal productivity of investment is relatively high, but who cannot invest more than their  limited endowments) would enhance aggregate productivity and therefore growth. In other  words,   redistribution   creates   investment   opportunities   in   the   absence   of   well­functioning  capital markets, which in turn increases aggregate productivity and growth […] redistributing  wealth from the richest to the poorest individuals would still have an overall positive effect on  aggregate   productivity   and   growth,   again   because   of   decreasing   returns   to   individual  investments». (AGHION­WILLIAMSON; p.20).­  194  «If more people had money, they would spend it. Improving income distribution could  work   to   increase   domestic   demand   for   goods   and   services,   providing   a   consumer­led  expansion   for   growth.   Furthermore,   greater   access   to   assets   could   improve   investment   in  complementary resources. With greater equality, the poor might find it easier to borrow to  invest in human capital. That is, if income were more equally distributed, one might see a  stronger demand for investments in human capital such as health and education, improving  economic performance. In contrast, unequal income distribution weakens the accumulation of  physical and human capital, acting as a drag on productivity growth, the key to economic  change. Improving equality would therefore be growth­enhancing» (FRANKO, 2007; p.401).­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

142

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

143

redistributivos?: Moral hazard, asociado al riesgo de incursión en default de  los prestatarios. Se trata  de un aspecto que se complejiza por el carácter  directo  de   la   relación   entre   masa   monetaria   prestada   y   probabilidad   de  incursión en default. Un segundo problema se relaciona directamente con la  inexistencia de incentivos a la actividad ¿Quién compite  realmente  en un  mercado competitivo? Si la distribución es precaria, el número de agentes  productivos   estará   por   debajo   del   nivel   de   productividad   potencial   de   la  economía ­i.e. de la célebre FPP (frontera de posibilidades productivas)­,  modificando negativamente la tasa de crecimiento ¿Inexistencia de mercados  competitivos? Tampoco: si la tesis Aghion­Williamson es acertada (como  creo   que   es   el   caso)   habría   crecimiento  también  en   condiciones   de  competencia   imperfecta   y   la   relevancia   ética   de   la   reorganización   de   los  patrones   de   redistribución   sería   directamente   refrendada   por   cuestiones  técnicas. En el contexto de un mercado imperfecto de créditos con existencia  de incertidumbre (moral hazard) la redistribución realza el crecimiento. Por  razones bastante similares la desigualdad tenderá a desalentar la cooperación  entre agentes propagadores de equidad que podrían caer en un cuadro de  falta de cooperación que adquiriría la forma de la dependencia pasiva de los  segmentos débiles respecto de los segmentos prominentes de la economía, al  punto de generar un cuadro en el que la debilidad se fusiona con la falta de  actividad y con el desempleo estructural y transgeneracional. El efecto sobre  el crecimiento en el largo plazo sería obviamente negativo.

 

Supongamos que la economía da nacimiento sólo a dos  individuos   por   período   y   que   dichos   individuos  (quienes   viven   durante   dos   períodos)   necesita   aunar  sus fuerzas (esto es, para juntar sus recursos iniciales)  de   cara   a   producir.   El   retorno   del   fondo   común   de  inversión   es   distribuido   entre   los   dos   individuos   de  acuerdo   a   las   participaciones   sobre   el   volúmen   total  invertido.   Supongamos  ahora  que  existe   un   costo   de  oportunidad   distinto   de   cero   para   cada   individuo,   y  asumamos   asimismo   que   los   individuos   sólo   se  preocupan   por   las   utilidades   netas   esperadas   que  corresponden   al   segundo   período.   En   ese   caso   el  equilibrio de Nash resultante dependerá del grado de  desigualdad   existente   al   interior   de   la   sociedad.   En  particular, cuando la discrepancia entre ricos y pobres  sea   suficientmente   amplia   en   relación   al   costo   de  oportunidad [cost of effort], la cooperación completa  entre ambas partes no será sustentable en un cuadro de  equilibrio (AGHION­WILLIAMSON; p.22)195. 

195 «Suppose that the economy gives birth to only two individuals each period, and that these   two individuals (who both live for two periods) need to join forces (that is, to pool their initial   resources) in order to produce. The return of the project is then distributed between the two  individuals according to their shares in the total investment. Suppose that there is a non­zero  effort cost for each individual, and let us assume that individuals only care for expected second­ period output net of their effort cost. Then, the resulting Nash equilibrium depends on the  degree  of inequality.   In particular,   when the  discrepancy  between  the rich and  the poor  is   sufficiently large relative to the cost of effort, full cooperation between both individuals will not  be sustainable in equilibrium».  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

143

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

144

         5.11.1.

         capítulo 11
Paul Romer (1986): crecimiento endógeno (endogenous growth theory) (EGTh)    

El   énfasis   en   la   importancia   crucial   de   la   modificación   de   los 
patrones de distribución de producto nos conducen a interpelar nuevamente a  la teoría económica buscando respuestas acerca de la incidencia potencial  esperada  sobre  aspectos   capitales   del   crecimiento  y   capital   humano  tales  como la salud, la seguridad social, la planificación urbana y la educación.  Esto a su vez nos conduce a la teoría de Paul Romer sobre los orígenes de  teoría   del   crecimiento   económico   endógeno.   Romer   imprime   un   sello  neoschumpeteriano   a   sus   consideraciones   teóricas   y   esto   implica   que   su  teoría difiere de la neoclassical theory of economic growth en varios puntos  sensitivos. Un aspecto en el que difieren viene dado porque la teoría del  crecimiento   económico   endógeno   (EGTh)   «postula   que   el   crecimiento  económico   es   el   resultado   endógeno   de   un   sistema   económico   y   no   el  resultado   de   fuerzas   que   lo   activan   desde   afuera» 196.   Los   modelos   de  crecimiento no invocan el cambio tecnológico exógeno para explicar por qué  motivo el ingreso per capita ha aumentado del modo en que lo hizo desde  los tiempos de la Revolución Industrial. La EGth considera el crecimiento  económico endógeno de una economía nacional «como un todo» (ROMER,  p.1) respuesta a la pregunta por las causas del crecimiento económico no se  responden   por   el   canal   convencional   implementado   por   los   economistas  neoclásicos  que acuden al  explanans  del  exogenous  technological  change  para dar cuenta de «por qué el ingreso per capita ha crecido por un orden de  magnitud   harto   significativa   desde   el   advenimiento   de   la   Revolución  Industrial» (ROMER, p.1)197. La EGTh plantea ­al igual que la teoría neoclásica del crecimiento  económico­   el   carácter   agregado   de   las   consideraciones   macroeconómicas  conectadas   a   las   problemáticas   de   crecimiento  via  incremento   de   la  productividad, definida básicamente como  proportio  o  «ratio entre input y   output»  (BRYNJOLFSSON­SAUNDERS;   2010)198.   La   inclusión   del 
196  ROMER, P.:  The Origins of Endogenous Growth, en Journal of Economic Perspectives,  Volume 8, Number 1, Winter 1994, pp. 3­22.­  197  ROMER, P.M.:  Endogenous Technological Change; The Journal of Political Economy,  Vol. 98, No. 5, Part 2: The Problem of Development: A Conference of the Institute for the  Study of Free Enterprise Systems. (Oct., 1990), pp. S71­S102. Stable URL: http://links.jstor.org/sici?sici=0022­3808%28199010%2998%3A5%3CS71%3AET %3E2.0.CO%3B2­8 198  BRYNJOLFSSON­SAUNDERS:  Wired for Innovation. How Information Technology is   Reshaping   the   Economy;   MIT   Press,   2010.­   Poniendo   en   primer   plano   la   relevancia  económica de nuevas concepciones de la productividad, los autores de este libro  explican que  «puesto que los  inputs  de capital son difíciles de determinar adecuadamente, una unidad de  medida  comúnmente   utilizada  es   la  productividad  del   trabajo   [labor  productivity];  la   cual  determina el producto [output] por hora trabajada». «Sorprendemente, a pesar de  vivir en la  'era de la información', sucede que en muchos casos disponemos de peor información acerca  de la naturaleza del producto y de los inputs ahora que hace 50 años; cuando los commodities  simples como el acero y el trigo eran los principales activos de la economía. El crecimiento de  la productividad permite que el trabajo que realizan los trabajadores sea más fácil de evaluar y  que los bienes producidos sean relativamente menos costosos. En el tiempo lo que va a separar  a   los   países   ricos   de   los   pobres   será   el   incremento   de   su   productividad.   En   los   registros  convencionales   de   crecimiento   por   países,   el   crecimiento   del   volumen   de   producto   está 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

144

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

145

comportamiento   del   sector   privado   conduce   a   la   investigación   del  comportamiento de las funciones de producción al nivel de la industria o de  las firmas (ROMER, p.1). Está ­de esta manera­ asociada indirectamente a la  teoría  de   la   producción  y   de   la   firma;   coincidiendo   en  esto  con   la   teoría  neoclásica; de la que se aleja cuando intenta determinar ­por ejemplo­ las  opciones   de   los   sectores   público   y   privado   que   causan   una   tasa   de  crecimiento variable que se modifica de país en país (ROMER­1994, p.3)199. Ahora   bien,   Romer   analiza   entre   otras   cuestiones   la  convergence   controversy que discute la hipótesis de existencia de convergencia del nivel de  ingreso per capita a nivel global200. En el modelo neoclásico se utilizaba una  ecuación simple de Cobb Douglas que tomaba el formalismo algebraico de  Solow­Swan (1957)201; donde el producto nacional Y denota el stock de capital  existente K, la variable formal L el volumen de fuerza de trabajo y la variable  A el nivel de tecnología disponible en los sistemas (ROMER; p.3): 

De acuerdo a Romer la notación que indica que A es una función de  tecnología/tiempo   señala   la   siguiente   creencia  standard  en   los   modelos  neoclásicos o exógenos de crecimiento  económico: la tecnología mejora por  razones  que  se encuentran  fuera  del  modelo.  A partir  de  esta  creencia  se 
compuesto básicamente por dos componentes primarios: el crecimiento de horas trabajadas y  el  incremento  de  la  productivad.   Por  ejemplo,   si  la  productividad  crece  al  2%  anual  y  la  población al 1%, el volumen agregado de producto crecerá alrededor del 3% anual»   [Over  time, what will separate the rich countries from the poor countries is their productivity growth.   In   standard   growth   accounting   for   countries,   output   growth   is   composed   of   two   primary   sources:  growth  of  hours  worked  and  productivity  growth.   For  example,   if  productivity  is   growing at 2 percent per year and the population is growing at 1 percent per year, 7 total   output will grow at about 3 percent per year] (BRYNJOLFSSON­SAUNDERS; p.5).­ 199  ROMER,   P.   M.:  The   Origins   of   Endogenous   Growth;   en   Journal   of   Economic  Perspectives; Volume 8, Number 1, Winter 1994, pp: 3/22.­ 200  Al respecto menciona investigaciones de William Baumol de  Microtheory, Applications  and Origins (1986) quien observaría que países particularmente pobres hacia la segunda mitad  del siglo XIX ­como Japón e Italia­ reducirían el gap entre sus niveles de ingreso per capita  respecto del de países como Canadá o Estados Unidos para el intervalo comprendido entre  1879   y  1979.   Ahora   bien:  ¿por   qué   motivo   ­o  grupo  de   motivos­  los   países  rezagados   se  rezagan cada vez más? ¿Qué tan probable es que se replique el caso de Japón e Italia? Desde  mi punto de vista, si se considera (en términos prácticos) que el cambio tecnológico constituye  una   variable  exógena,   la   probabilidad   es   menor   al   grado   de   probabilidad   deseable.   Si   se  considera que el cambio tecnológico constituye una variable exógena y uniforme respecto de  casos puntuales ­v.g. países y sistemas aislados­ esta probabilidad sigue siendo menor a la  deseable.   El  mundo  ­incluso  el  mundo  de  la  globalización  neoliberal  de  la  década  de  los  noventa­ no es  plano  (como lo dijera Joseph Stiglitz en una crítica a un libro de Thomas  Friedman titulado The World is Flat [El mundo es plano] en un bunker de Google en Silicon  Valley. Las oportunidades tecnológicas en los países receptores no son constantes en tiempo y  espacio (ROMER, p.2).­ 201  SOLOW,   R.:  Technical   Change   and   the   Aggregate   Production   Function,  1956;   The  Review of Economics and Statistics, Vol. 39, No. 3. (Aug., 1957), pp. 312­320;  link de descarga al PDF: http://links.jstor.org/sicisici=00346535%28195708%2939%3A3%3C312%3ATCATAP %3E2.0.CO%3B2­U
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

145

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

146

calcula la proporción de capital por trabajador, a la que se resta el crecimiento  del ratio K/L; cuyo cociente es multiplicado por el nivel de ingreso total de la  economía   en   el   período   de   tiempo   considerado   (ROMER,   p.5).   Hay   un  parámetro clave, que viene dado por un exponente alfa que se expresa a través  de una función Cobb­Douglas que refleja la proporción de capital y trabajo  en la formación agregada de producto neto. A diferencia del modelo neoclásico de Solow (1957) no se plantea ex  hypothesi  la   existencia   de   un   cuadro   de  competencia   perfecta.   La  simplificación   del   modelo  conduce   a   una   segunda  key   assumption  que   es  ciertamente problemática: se asume que el nivel de tecnología disponible en  las Islas Filipinas y en Estados Unidos es el  mismo: en efecto, si realmente  disponen   de   la  misma  tecnología,   el   único   modo  de   explicar   por   qué   los  trabajadores en las Filipinas son tan productivos como la décima parte del  total de la workforce estadounidense conduciría a asumir que trabajan con un  ratio  muy  superior   al  ratio  de   capital   por   trabajador   al   de   una   economía  industrial; mostrando de esta manera que la utilidad marginal del capital per   worker  a   un   nivel   poco   significativo   para   una   economía   industrial   es  económicamente significativo para una economía no industrializada:  
Puesto que el producto marginal del capital depende  del  stock  de   capital   elevado   a   la   potencia   beta,   el  producto marginal de una unidad adicional de capital  es mayor en Filipinas que en Estados Unidos, por lo  que una tasa correspondientemente mayor de inversión  es necesaria en un país como Estados Unidos para la  obtención   del   mismo   efecto   sobre   el   volumen   de  producto que se obtiene ­a ese nivel de inversión­ en  Filipinas202.

    Para Romer la velocidad de convergencia en los niveles de ingreso  está   dada   por   la   tasa   de   difusión   de   conocimiento  qua  variable  macroeconómica  endógena   (ROMER, p.9). Contra el atomismo neoclásico  invoca elementos de una célebre investigación de Barro­Sala­i­Martin (1992);  más   precisamente,   la   creencia   en   que   el   nivel   de   tecnología   puede   ser  diferente  en   distintas   regiones   geográficas;   creencia   que   se   opone   al  neoclassical   model  en   el   que   se   cree   que   «la   productividad   marginal   del  capital   puede   ser   mucho   mayor   en   países   pobres   que   en   países   ricos»  (ROMER, p.9).     
El modelo neoclásico asume que el nivel de tecnología  es el mismo en cada país del mundo. El único cambio  que hacen consiste en extender el   usual modelo de  dos­factores   para   permitir   la   descomposición   de  capital   en   capital   humano   (H)   y   capital   físico   (K).  Emplean la fracción de la edad de la población activa  que se encuentra en período de formación secundaria  como   parámetro   de   la   tasa   de   inversión   en   capital  humano   y   que   es   análogo   al   volumen   [share]   de  inversión   en   capital   físico   computado   en   el   PBI.  Concluyen   a   partir   de   regresiones   de   crecimiento  cruzadas entre países que la fórmula de  crecimiento: 202  «Because the marginal product of capital depends on the capital stock raised to the power­ beta [...] a correspondingly higher rate of investment is needed in the US to get the same effect  on output» (ROMER, p.6).­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

146

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

147

                (Y) = A(t) K/ H/ L   constituye una especificación razonable del producto  agregado (ROMER, p.9)203.

Romer explica asimismo que su publicación de 1986 surgiría como  una respuesta a lo que en materia de crecimiento económico se encontraba en  la literatura clásica, esto es,  en autores como Malthus o Ricardo.    Romer  relevaría   que   las   tasas   de   crecimiento   habrían   sido  crecientes  (y   no  decrecientes); relevamiento que se oponía diametralmente a la predicción de  algunos   economistas   clásicos.   Autores   como   Lucas   (1988)   explicaban  adicionalmente que los patrones de inmigración eran difíciles de absorber por  los modelos neoclásicos. Además, si la tecnología disponible para todos los  países es efectivamente la misma, ¿cómo se explicaría que existan drásticos  desplazamientos   demográficos   motivados   por   cuestiones   laborales   y  educativas? Si viviéramos en un mundo friedmaniano, homógeneo y plano (al  menos desde un punto de vista tecnológico): ¿cómo se explicaría la paradoja  lucasiana del desplazamiento de lugares donde la tecnología es escasa y cara  hacia lugares donde los costos de adquisición son siempre menores y la oferta  mayor;   aún   cuando   este   desplazamiento   suponga   una   degradación   de   los  salarios, del nivel de ingreso de los agentes y de las áreas de cobertura de un  personal   calificado   que   se   desplaza   hacia   mercados   de   trabajo   donde  ya  existen recursos propensos a competir con él? (ROMER, p.11)204. De nuevo, el mundo no es plano (flat) ni homogéneo y esto es así por  razones que convergen con aquellas por las cuales tiene sentido afirmar que la  economía del conocimiento no es ni acumulativa ni lineal y que no todos los  bienes son bienes ordinarios,   excluyentes o rivales205. Esto, a su vez, es así 
203 «neoclassical model assumes that the level of technology is the same in each country in  the world. The only change they make is to extend the usual two­factor neoclassical model by  allowing  for  human  capital  H  as  well  as  physical  capital  K.   They  use  the  fraction  of  the   working age population that attends secondary school as a measure of the rate of investment in  human capital that is analogous to the share of physical capital investment in total GDP. They   conclude from their cross­country growth regressions that Y = A(t) K/ H/ L is a reasonable  specification for aggregate output» (ROMER, p.9).­ 204    Esta   observación   reverbera   en   Krugman­Masahisa­Venables   (2001):  «¿Qué   es   lo   que  determina cómo los trabajadores se mueven de región en región? Más que intentar producir una  teoría sofisticada de dinámica, simplemente asumimos que estos se mueven entre regiones que  ofrecen salarios reales que se sitúan por debajo del promedio» [ What determines how workers  move between regions? Rather than try to produce a sophisticated theory of dynamics, we   simply assume that they move toward regions that offer high real wages and away from regions   that offer below­average real wages]. Los autores intentan desarrollar un modelo de geografía  económica en el que «la distribución de manufacturas a lo largo de distintas regiones está dada  en cualquier instante de tiempo y evoluciona en el tiempo al punto que los ingresos reales  difieren por región. Los salarios regionales reales, como sea, dependen de la distribución de la  manufacturación»  [the distribution of manufacturing across regions is given at any point in   time but evolves over time to the extent that real wages differ across regions. Regional real   wages, however, themselves depend on the distribution of manufacturing] (p.62).  Es interesante  asimismo lo que sugieren en materia de determinación de niveles de equilibrio en un punto de  tiempo dado por la resolución simultánea de un sistema de ecuaciones «que determinan el nivel  de ingreso por región, la tasa de ingreso salarial por trabajador en dicha región y el nivel del  salario real en dicha región». Todas estas consideraciones extienden los niveles de convicción  asociados   a   la   observación   crítica   a   la   cartografía   friedmaniana.   (MASAHISA,F.­ KRUGMAN,P.­VENABLES,A.J.:  The   Spatial   Economy:   Cities,   Regions   and   International   Trade, ch.5. Core and Periphery, MIT Press, 2001).­   205  «La   idea   detrás   del   transistor,   los   principios   subyacentes   a   la   combustión   interna,   la 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

147

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

148

porque es posible replicar actividades físicas (por ejemplo via virtualización  de procesos computacionales)206.  
5.11.2 the convergence controversy: el caso Kuznets (1955)           

una presunta convergencia estadística de los índices de PBI mundial: ¿se está  dando un fenómeno de convergencia del PBI a nivel mundial; convergen estos  a un mismo nivel? Se considerarían estudios como los de William Baumol  (1986),   quien   a   partir   de   la   célebre   hipótesis   Kuznets(1955),   pondría   en  evidencia   que,   por   ejemplo,   países   pobres   como   Japón   e   Italia   redujeron  drásticamente   la   brecha   que   los   alejaba   de   países   ricos   como   Canadá   o  Estados Unidos entre 1879 y 1979. Sin embargo, hubo un estancamiento del  PBI mundial hacia 1960. Además la tasa de crecimiento del PBI se aplomó  (plotted) entre 1960­1985. A partir de esta clase de datos ­que refutaban el  trend  de   aceleración   global   del   crecimiento­   se   observaría   que   los   países  pobres no crecen a una tasa superior que los países ricos y que ­en definitiva,  el caso de China, Corea del Sur y del mismo Japón pueden ser considerados  como   excepcionales   o   bien   como   estadísticamente   poco   significativos.  Surgiría   entonces   la   pregunta   de   por   qué   es   que   los   países   pobres  (considerados como un todo) no están alcanzando a los países ricos en el  mismo sentido en que, por ejemplo, los estados de bajos ingresos en Estados  Unidos han venido alacanzando a los de altos ingresos. 
composición organizacional de una coporación moderna, una hoja de asiento de doble entrada­  todas estas piezas de información y muchas otras parecieran poseer la propiedad de que resulta  tecnológicamente  posible  para  todos  y  para  cada  firma  particular  el  hacer  uso  de  ellas  al  mismo tiempo. Dicho con el lenguaje de las finanzas públicas, los bienes ordinarios son bienes  rivales, pero la información no lo es»   [the idea behind the transistor, the principles behind   internal combustion, the organizational structure of a modern corporation, the concepts of   double entry bookkeeping­ all these pieces of information and many more like them have the   property that it is technologically possible for everybody and every firm to make use of them at   the   same   time.   In   the   language   of   public   finance,   ordinary   goods   are   rival   goods,   but   information is non­rival].­   206 La revolución IT que se inicia en Estados Unidos a principios de la década de 1970 con el  auge   de   la   industria   de   los   microprocesadores   supone   actualmente   el   desarrollo   de  implementaciones   como   el  cloud   computing;  una   clase   de   posibilidad   con   un   impacto  institucional altamente significativo por la reducción de tiempo de espera en la disponibilidad  de acceso a datos almacenados en servidores remotos (clouds) y por la simultaneidad en su  accesibilidadhris   Ben   (ORACLE/Sun)   en  Introduction   to   Cloud   Computing   Architecture   explica que «los beneficios del despliegue de aplicaciones utilizando cloud computing incluye  la reducción de su tiempo de ejecución y respuesta, la minimización del riesgo de daño a  nivel hardware y la reducción de los costos de entrada al sistema. La virtualización permite el  acceso a simultaneo a bancos de datos localizados in the clouds, en las nubes  [The benefits of   deploying applications using cloud computing include reducing run time and response time,   minimizing   the   risk   of   deploying   physical   infrastructure,   lowering   the   cost   of   entry,   and   increasing the pace of innovation] (BEN, C.: Introduction to Cloud Computing Architecture,  whitepaper,   1st Edition, June 2009, chapter 2: The Nature of Cloud Computing, p.3, Sun  Microsystems Inc.p.15).  En cuanto a la implementación de la virtualización lo que hay que  decir es que se trata de una estrategia que converge con la del cloud computing ­y hasta cierto  punto también­ con el grid computing y el data warehousing; todas técnicas computacionales  que permiten un alto grado de manipulación confiable de nodos de datos por más de una  terminal simultánea de procesamiento y gestión de información.­   
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

En este contexto se planteó alguna vez la controversia respecto de 

148

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

149

Es en este punto que aparecerían dos estudios claves, Romer (1986) y  Lucas(1988); quienes hablarían de un fracaso de las hipótesis de convergencia  cruzada   establecidas   a   partir   de   dos  central   assumptions  del   modelo  neoclásico   inspirado   en   Solow   (1957):   (i)   que   el   cambio   tecnológico   es  exógeno  a   los   modelos   de   crecimiento;   (ii)   que   existen   las   mismas  oportunidades de accesibilidad a dichas tecnologías en cada uno de los países  del globo (ROMER, p.2). ¿Dónde identifica la EGTh el problema de los modelos neoclásicos  inspirados   en   el   diseño   bidimensional   original   de   Solow?   En   la   creencia  standard  de   los   economistas   neoclásicos   en  que   la   tecnología   mejora   por  razones que son externas al modelo de crecimiento económico. Si asumimos  que una fracción constante de producto neto s es ahorrada por una cantidad  en principio indeterminada de consumidores cada año, el modelo asumiría la  existencia de una economía cerrada en la que el coeficiente s sería el ratio de  inversión   neta   respecto   del   producto   nacional   neto.   El   coeficiente  s  sería  utilizado para determinar la tasa de crecimiento del stock de capital físico K.  En este modelo, si se intentara calcular el nivel de producto por trabajador, se  debería «sustraer la tasa de crecimiento de la proporción o ratio entre capital­ trabajo multiplicado por el índice de ingreso de capital en el ingreso total de  la   tasa   de   crecimiento   de   producto   por   trabajador»   (ROMER,   p.5).   En   el  modelo  neoclásico  el   crecimiento  exógeno  de   la   economía   nacional   viene  planteado   en   un   contexto   microeconómico   de  competencia   perfecta.   La  función Cobb­Douglas representa matemáticamente el trade­off del factor L y  del factor K, donde la constante L sustituye a la variable alpha de la fórmula,  pasando a determinar el valor al que asciende el volumen de ingreso al que se  enajena la fuerza de trabajo utilizada a ese nivel de ocupación/producción.     Uno   de   los   elementos   derivados   de   la   creencia   en   la   hipótesis   de  ubicuidad tecnológica conduce a creer que el nivel de tecnología A(t) es el  mismo en un país como Filipinas y en otro como China, Japón o Estados  Unidos. Si tienen las mismas tecnologías el único modo de explicar por qué  los   trabajadores   de  Filipinas   son  sólo  tan  productivos   como  el   10%   de   la  workforce  estadounidense consistiría en afirmar que en Filipinas se trabaja  con un  ratio  de capital por trabajador muy inferior al  ratio  de  capital per   worker  de   una   economía   industrial.   Y   esto   es   razonable   en   principio;   el  problema es que, puesto que el producto marginal del capital depende del  stock  de capital elevado a la potencia  alfa  de la Cobb Douglas, que es una  production function, el producto marginal de una unidad adicional de capital  es  mayor  en   Filipinas   que   en   los   Estados   Unidos;   por   lo   que   una   tasa  correspondientemente   mayor   de   inversión   será   requerida   en   los   Estados  Unidos para obtener el mismo efecto en la obtención de producto. Si esto es  así, entonces el mundo no es plano y los costos transaccionales componentes  altamente  variables  y  estacionales207. Pero además sucede que no es cierto 
207    «Si todos los individuos fuesen idénticos, no sería necesario el comercio y no habría  ningún  tipo  de  consecuencia  derivada  de  la  ausencia  de  mercados.   Pongamos  por  caso  lo  siguiente: los mercados de riesgo determinan la transferencia de riesgo de un individuo a otro;  mas si todos los individuos fuesen idénticos, la ausencia de mercados de riesgo no presentaría  ninguna consecuencia: no habría tráfico en esos mercados, incluso si existieran»  [When all  individual are identical, there is no need for trades, and there are no consequences of the   absence of markets. For instance, risk markets entail the transfer of risk from one individual to   another; but if all individuals are identical, the absence of risk markets has no consequences:  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

149

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

150

que   la   productividad   marginal   del   capital   y   la   productividad   real   de   una  economía vayan de la mano.  Romer   observa   también   que   la   velocidad   de   convergencia   estará  determinada   primordialmente   por   la   tasa   de  difusión   de   conocimiento;   aspecto    crucial   en   materia   de   promoción   económica   y   desarrollo   social  (ROMER, p.9). Contra la tesis del flat world de Thomas Friedman(2005)208,  Romer invoca elementos de investigación de Barro­Sala­i­Martin (1992): la  convicción de que el nivel de tecnología puede diferir de región en región es  particularmente   atractiva   porque   remueve   la   predicción   del   modelo  neoclásico de una economía cerrada con tecnología homogénea; poniendo en  evidencia que la productividad marginal del capital puede ser mayor [larger]  en las regiones pobres que en las regions ricas (ROMER, p.9) 209. Si en el  consenso  neoclásico  se  acordaba   que   el   producto  marginal   de   un  bien  de  capital   no   puede   ser   menor   en   un   país   rico   que   un   país   pobre,   la   EGTh  postula exactamente lo contrario; trabajando in fine en el armado de una tesis  que se retrotrae al análisis de la economía política malthusiana y ricardiana.
Los   economistas   clásicos   como   Malthus   y   Ricardo  llegaron   a   conclusiones   que   estaban   completamente  fuera de lugar en lo que se refiere a los prospectos de  crecimiento. En el tiempo las tasas de crecimiento han  sido crecientes, no decrecientes. Lucas (1988) enfatizó  el   hecho   de   que   los   patrones   internacionales   de  inmigración y las diferencias salariales son altamente  difíciles de reconciliar con el modelo neoclásico. En  efecto, si la misma tecnología estuviera al alcance de  todos los países, el capital humano no se desplazaría  desde lugares donde esta es escasa hacia lugares donde  ésta abunda (ROMER, p.11)210.   

Por lo demás   este gesto revisionista de la EGTh de Romer (1986)  puede extrapolarse a  Knoop (2004)211; quien revisa el ciclo de crecimiento y  decrecimiento de Malthus.  
Thomas Malthus (1798) desarrolló uno de los modelos  de   ciclos   económicos   más   conocidos   [...]   Malthus  observó   que   en   una   sociedad   agraria   como   la   que  existía en Gran Bretaña hacia finales del siglo XVIII el  capital era fundamentalmente la tierra, y la tierra en  un país emplazado sobre una isla es  fija  en cantidad.  there would be no trade on those markets, even if they existed] (STIGLITZ; 1991, 11­2).­  

208  FRIEDMAN,   Th.:  The   World   is   Flat:   A   Brief   History   of   the   Twenty­First   Century  
Editorial Farrar, Straus & Giroux, 2005.­ 209  «the   assumption   that   the   level   of   technology   can   be   different   in   different   regions   is  particularly attractive in the context of an analysis of the state data, because it removes the  prediction of the closed­economy, identical­technology neoclassical model that the marginal  productivity   of   capital   can   be   many   times   larger   in   poorer   regions   than   in   rich   regions»  (ROMER, p.9).­     210 «classical economists like Malthus and Ricardo came to conclusions that were completely  wrong   about   prospects   for   growth.   Over   time,   growth   rates   have   been   increasing,   not  decreasing. Lucas (1988) emphasized the fact that international patterns of migration and wage  differentials are very difficult to reconcile with a neoclassical model. If the same technology  were available in all countries, human capital would not move from places where it is scarce to  places where it is abundant». 211  KNOOP; T.A.:  Recessions and Depressions: Understanding Business Cycles,   Published  by Greenwood Publishing Group, 2004.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

150

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

151

Adicionalmente, puesto que las técnicas de producción  agropecuaria habían permanecido invariables durante  los   siglos   anteriores,   Malthus   asumió   que   el  conocimiento tecnológico se mantendría constante en  el futuro. Como resultado de esto, Malthus creyó que  la   población   en   Gran   Bretaña   aumentaba   y   que   los  retornos decrecientes se observarían rápidamente en la  caída de la proporción de capital por unidad de trabajo.  Con el tiempo esto conduciría a una subproducción de  carácter crónico, generando una pérdida de calidad de  vida   y   eventualmente   pobreza   generalizada   y  hambrunas,  el  ratio  de   capital/trabajo   se   elevaría  aumentando el ingreso per capita como una reacción a  la   disminución   de   la   población.   A   medida   que   el  ingreso   aumentara,   los  standards  de  vida   y  la   salud  general mejorarían. Gente saludable tendría más hijos  y   todo   el   proceso   comenzaría   de   nuevo   (KNOOP;  p.29)212. 

  La crítica de Knoop a Malthus estriba en el rechazo a la creencia en  el   carácter  fijo  del   factor­capital  y   del   factor­tecnología  en   el   ciclo   de  negocios. Malthus no vislumbró la Revolución Industrial en ciernes; por esto  es que tampoco anticipó el grado de incidencia que tendría la tecnología y la  generación   de   nuevos  tipos  de   capitalización;   elementos   que   ciertamente  carecían de antecedentes históricos directos (KNOOP; p.30). A su vez, estos  ciclos poseen características asociadas en Knoop a las críticas keynesianas a  la economía política malthusiana contenida en el Essay on Population213. 
212  «Thomas Malthus (1798) developed one of the best­known models of economic cycles  Malthus observed that in an agricultural society such as the one that existed in Great Britain   during the late 1700s, capital was primarily land, and land in an island country is fixed in  quantity. In addition, given that agricultural production techniques had largely remained the  same over the previous century, Malthus assumed that technological knowledge would also be  constant in the future. As a result, Malthus believed that as the population in Britain rose,  diminishing returns would quickly set in as the capital­to­labor ratio fell. Over time this would  lead to chronic underproduction, falling standards of living, and eventually mass poverty and  starvation. Starvation 'benefits': capital­to­labor ratio would rise, increasing per capita income.  As income rose, standards of living and general health would improve. Healthy people have  more babies, and the whole process would begin again» (KNOOP; p.29).­ 213  Los ciclos de negocios constituyen  un hecho  para Knoop. El análisis macroeconómico  implica por esto mismo la existencia de interés por las siguientes preguntas:  «¿por qué las  economías están sujetas a períodos de  crecimiento negativo de producto (recesiones)?» [why   are   economies   subject   to   periods   of   negative   output   growth   (recessions)],   definidas  básicamente como «el punto en el tiempo en el que el PBI desciende a su nivel más bajo antes  de que comience a subir nuevamente» [the point in time at which GDP falls to its lowest level   before it begins to rise again] (KNOOP; p.12).    «¿Cómo se explican las depresiones?» [how  do you explain severe economic  contractions (depressions)?], definidas como contracciones  económicas en las que el nivel de producto cae en más de un 10%  [an economic contraction   in which output falls by more than 10 percent]. Para Knoop, si algo es un ciclo de negocios,  entonces   presenta   las   siguientes   propiedades:   (i)   no   es   cíclico   [not   cyclical];   (ii)   no   es  simétrico   ­v.g.   en   la   historia   económica   estadounidense   se   registran   expansiones   con   una  duración de 43 meses contra recesiones de tan sólo 14; (iii) no cambian dramáticamente en el  tiempo  ­o al  menos no  lo hicieron  hasta ahora­;  (iv) los  componentes  del PBI  ­consumo,  inversión, compras gubernamentales, que incluyen la adquisición de bienes y servicios sin  considerar  factores tales como la seguridad social­Bertalanffy las exportaciones netas exhiben  un   número   de   comportamientos   más   volátiles   que   los   que   exhibe   el   propio   PBI   [the  components  of  GDP  ­i.e.   consumption,   investment,   government   purchases   ­which  includes   acquisitions  of  goods  and  services  without  any consideration  to  factors as such  as  social   security­ and net exports­ exhibits much different behaviors than GDP itself]; (v) los niveles de  inversión y   consumo se vuelven altamente volátiles y cambia más que el nivel de producto 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

151

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

152

5.11.3

economía política del conocimiento: no rivalidad de los bienes públicos

hipótesis según la cual un descubrimiento es algo que excluye el principio de  no­rivalidad de los bienes públicos. Hay una no­rivalidad de la información   qua  bien público  que es un factor diferencial de la nueva economía política  del conocimiento. 
La   idea   subyacente   al   transistor,   los   principios  subyacentes   a   la   combustión   interna,   la   estructura  organizacional   de   una   corporación   moderna,   los  conceptos   de   doble   entrada   en   los   libros   contables,  todas estas piezas de información poseen la propiedad  de estar  tecnológicamente  a  disposición  de  cualquier  empresa   que   quiera   utilizarlos.   En   el  jargon  de   las  finanzas públicas, si los bienes ordinarios son bienes  rivales, la información es no­rival214. 

La economía política del conocimiento se encuentra relacionada a la 

La no­rivalidad de los bienes públicos viene dada por la capacidad  tecnológica   de   replicación   indefinida   de   contenidos   en   distintos   tipos   de  soportes físicos: 
La replicación implica que la producción de función  agregada   representa   un   mercado   competitivo   que  debería   ser   caracterizado   por   la   homogeneidad   de  grado uno en cada uno de sus insumos convencionales  (esto es, rivales). Si representamos el producto en la  forma  (Y) = A f (K,H,L) sobre  el  ciclo  de  negocios;  (vi)  las  inversiones  consideradas  como  un  todo  son  altamente  procíclicas, un indicador preferencial de modificaciones en el PBI [investment and durable  consumption are highly volatile and change more than output over the BC; investments as   whole   are   consistently   procyclical,   a   leading   indicator   of   changes   in   GDP];   (vii)   las  exportaciones   netas   se   mantienen   estables   y   se   modifican   mucho   menos   que   el   nivel   de  producto sobre el ciclo de negocios [net exports are stable and change much less than output   over the BC] (KNOOP; p.4).­    214  «the   idea   behind   the   transistor,   the   principles   behind   internal   combustion,   the  organizational structure of a modern corporation, the concepts of double entry bookkeeping­  all   these   pieces   of   information   and   many   more   like   them   have   the   property   that   it   is   technologically possible for everybody and every firm to make use of them at the same time. In  the language of public finance, ordinary goods are rival goods, but information is non­rival».  El  trend de transformación e innovación tecnológica deriva básicamente de la capacidad de  actividad al interior de la sociedad/comunidad. Si la información no es un bien completamente  puro lo es porque, sencillamente, existe un poder de mercado asociado al dominio y posesión  de algunas ideas afectadas a los ciclos de patentamiento de los descubrimientos. El control es  manifiesto   en   bienes   que   son   particularmente   trascendentes   desde   un   punto   de   vista  económico; es por esta razón que no pueden presentarse como bienes públicos: esto es, en la  medida en que son  excluyentes  y  rivales  (al menos por un período de tiempo). Esto es, sin  duda, un acierto directo de la observación schumpeteriana respecto de  «la importancia del  poder   monopólico  temporario  como  una  fuerza  motriz   en   el   proceso   de   innovación»  [the  importance of temporary monopoly power as a motivating force in the innovative process]  (ROMER; p.13). La investigación en modelos endógenos de crecimiento se concentra en parte  sobre el influjo temporario de los monopolios, considerados como factores de transformación e  innovación   científico­tecnológica   (ROMER,   p.19).  ROMER,   P.   M.:  The   Origins   of   Endogenous   Growth;   en   Journal   of   Economic   Perspectives;   Volume   8,   Number   1,   Winter  1994.­   
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

152

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

153

luego,   duplicando   los   valores   de   K,H   y   deberíamos  estar en condiciones de duplicar el nivel de producto.  No   existe   necesidad   alguna   de   insumos   no­rivales  representados   por  A  puesto   que   las   piezas   de  informacón existentes pueden ser utilizadas en ambas  instancias   del   ciclo   productivo   y   al   mismo   tiempo  (ROMER, p.12)215. 

Solow   sería   el   autor   de   un   modelo   de   crecimiento   económico  construido   a   partir   del   modelo   de   Harrod­Domar(1946)   que   postulaba   la  posibilidad   de   retornos   crecientes   con   muchas   firmas   intervinientes   en  mercados en competencia perfecta. En ese sentido se inspira en un modelo de  Marshall   (1890),   quien   ­para   contrariar   las   predicciones   pesimistas   de  Malthus y Ricardo­ buscaba introducir alguna forma de retornos crecientes a  escala. Para derivar su curva de oferta con pendiente negativa  (downward  sloping   supply   curve)  de   una   industria   con   muchas   firmas,   Marshall  introduciría la flamante noción de  retornos crecientes  que eran  externos  a  cualquier firma en particular (ROMER, p.13).     Marshall, con su modelo, se  colocaba   exactamente   en   la   misma   posición   de   otros   economistas   que  suponían que el producto (Y) era el corolario de una función homogénea de  producción  f (R,K,H), esto es:                                                      (Y) = f (R,K,H)                          (donde R=investigación; K= capital físico; H=capital humano)  Marshall omitiría la existencia de estos bienes  no­rivales  asociados  fundamentalmente   a   la   variable   H;   caso   desatendido   y   en   el   que   habrían  rendimientos crecientes a escala. Esto implicaría, entre otras cuestiones, una  transformación en la relación entre lo público y lo privado en materia de  análisis del trade­off de ciencia, tecnología y sociedad: 
Por años el análisis económico de la política científico­ tecnológica   consistió   en   apenas   algo   más   que   un  silogismo.   La   premisa   mayor   era   que   el   gobierno  debería proveer bienes públicos y  que el sector privado  debería   proveer   bienes   privados.   La   premisa   menor  consistía   en   afirmar   que   la   investigación   básica  constituye   un   bien   público   y   que   la   investigación  aplicada   un   bien   privado.   Sin   embargo,   cuando   se  piensa   escrupulosamente   sobre  no­rivalidad  y  no­ excluibilidad, es bastante claro que la premisa mayor es  inconducente puesto que presupone [understates] el rol  posible para la acción colectiva. Los gobiernos pueden  proveer bienes útilmente que son no­rivales pero que no  son bienes públicos, debido a que son potencialmente  excuyentes. La premisa menor es simplemente errónea.  La   investigación  aplicada  no  es  un  bien  ordinario  de  carácter   privado.   La   discusión   en   política   que   está  215  «Replication  implies that  the  aggregate production function representing  a  competitive  market should be characterized by homogeneity of degree one in all of its conventional (that is,  rival) inputs) If we represent output in the form Y = A f  (K,H,L), then doubling all three of  K,H and L should allow a doubling of output. There is no need to double the non­rival inputs  represented by A because the existing pieces of information can be used in both instances of  the productive activity at the same time». 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

153

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

154

tomando   lugar   utiliza   nuevos   términos   ­'tecnologías  críticas',   'investigación   genérica'   e   'investigación  precompetitiva'­   que   sólo   se   encuentra   vagamente  definida,     pero   que   desplaza   la   discusión   fuera   del  esquema  de  la  dicotomía  simple   bienes públicos ||  bienes privados. Si bien esto es probablemente útil,  exige  que  se  le  preste  mayor  atención  a  la  distinción  entre dos  aspectos  diferenciales  de la  publicidad (no­ rivalidad  y  no­excluibilidad)  y   que   se   mire   más  formalmente a los distintos tipos de desafíos políticos  que   la  no­rivalidad  y   la  no­excluibilidad  presentan  (ROMER, p.16)216. 

5.11.4

difusión tecnológica 

(1957)   presentaba   la   tendencia   a   la   convergencia   que   se   derivaba   de   la  aplicación   del   teorema   clásico   de   los   rendimientos  decrecientes  de   los  equipos   de   capital217.   «Una   tasa   más   elevada   de   retornos   de   capital   en  economías pobres ­o al menos en economías que se encontraran demasiado  alejadas de su propio punto de equilibrio­ generaban una tasa más acelerada  de crecimiento  per capita» (BARRO­SALA­i­MARTIN, p.349). A su vez,  relacionan la velocidad de crecimiento económico a la capacidad de ahorro  de las economías nacionales. Que la tasa de convergencia sea más rápida o  más lenta dependerá de la propensión al ahorro en las economías alejadas del  steady­state position218. Sugieren además que «la movilidad internacional de  capitales   entre   economías   abiertas   tiende   a   acelerar   el   proceso   de  convergencia»(BARRO­SALA­i­MARTIN,   p.349).   En   parte,   las   razones   a  favor de la tesis de la convergencia se explican por la clase de patrón de  comportamiento comparado de países replicadores de tecnología con patentes  procedentes   de   los   países   centrales   (desde   un   punto   de   vista   científico­ tecnológico). El   argumento   de   peso   para   sostener   que   la  convergency   across  
216 «For years, the economic analysis of science and technology policy consisted of little more  than a syllogism. The major premise was that the government should provide public goods and  the private sector should provide private goods. The minor premise was that basic research is a  public good and applied research is a private good. Once you think carefully about non­rivalry  and excludability, it is clear that the major premise is misleading because it understates the  possible role for collective action. Governments can usefully provide goods that are non­rival  but are not true public goods, because they are potentially excludable. The minor premise is  simply wrong. Applied research is not an ordinary private good. Discussion in policy circles is  now taking place using new terms ­critical technologies, generic research, and pre­competitive  research­  that  are  only  vaguely  defined  but  that  take  the  discussion  outside  of  the  simple  dichotomy between public goods and private goods. This is probably useful, but it would lend  needed structure to this discussion if participants paid more attention to the distinction between  the two different aspects of publicness (non­rivalry and non­excludability) and looked more  formally   at   the   different   kinds   of   policy   challenges   that   non­rivalry   and   non­excludability  present» (ROMER, p.16).­   217 BARRO, R.J.­SALA­i­MARTIN,X.; Economic Growth. McGraw­Hill Advanced Series in  Economics; MIT Press 2004.­ 218  Se   habla   en   este   sentido   del   caso   de   Singapur   entre   1960   y   1996;   con   una   tasa   de  crecimiento anual de entre el 5 % y el 6% y una tasa de ahorro del 40%. Este caso puntual ha  sido utilizado para refrendar la capacidad predictiva de la teoría neoclásica.
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

De acuerdo a  Barro­Sala­i­Martin (2004) el modelo de Solow­Swan 

154

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

155

countries  es   posible   se   relaciona   con   el   hecho   de   que   la   difusión   de  tecnología posee una velocidad de replicación de innovaciones que es mayor  a la velocidad a la que se desarrollan las innovaciones en los países centrales  y con que, a fortiori, no se puede investigar con el mismo nivel de intensidad  en países tecnológicamente atrasados (entre otros motivos, por las matrices  de costos de la investigación, la innovación y el desarrollo). Este argumento  podría   denominarse  argumento   de   la   difusión   tecnológica  y   postularía  básicamente que «los países seguidores tienden a alcanzar a los países líderes  puesto   que   la   imitación   y   la   implementación   de   descubrimientos   es   más  barata que la innovación» (BARRO­SALA­i­MARTIN, p.349)219.

219  «Este mecanismo tiende a generar convergencia incluso si los retornos decrecientes del  capital o la investigación y desarrollo (I&D) no aplican al caso»[This mechanism tends to   generate convergence even if diminishing returns to capital or to R&D do not apply] (BARRO­ SALA­i­MARTIN, p.349).­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

155

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

156

    capítulo 12 5.12.1. internacionalismo pop: de la banalización del principio de eficiencia

Entiendo   que

 Krugman   (1997)   potencializa   las   tesis   de 

Romer(1986) y Lucas(1988). Lo hace cuando explica que la «obsesión con la  competitividad» es una idea potencialmente peligrosa, especialmente (aunque  no   restrictivamente)   para   el   caso   de   las   economías   desarrolladas220.   Por  razones   convergentes   cuestiona   el  dictum  de   la   maximización   de  productividad, aunque en el largo plazo constituya realmente un factor a tener  en consideración en materia de competitividad (KRUGMAN; 1990; p.10)221.
La   productividad   no   es   todo,   pero   en   el   largo   plazo  prácticamente   lo   es.   La   capacidad   de   un   país   para  mejorar   la   calidad   de   vida   de   sus   habitantes   en   el  tiempo depende casi por completo de su habilidad para  elevar el nivel de producto per capita.  

Si recordamos la tesis Aghion­Williamson (2006) la productividad  potencial de una sociedad estaría en función de la distributividad relativa del  producto,   por   la   incidencia   positiva   de   la   utilidad   marginal   del   capital  relocalizado; que es mayor cuando el nivel de ingreso del agente es menor.  La  manera  de   lograr   algo  así   sería   a   través   de   la   política   fiscal   y   de   la  implementación de soluciones macroeconómicas asociadas a lo que autores  como   Zajac   (2006)   denominaron   «economía   política   de   la   equidad»  (political economy of fairness) y puntualmente al principio de  progressive   taxation o impuestos progresivos. Pero también considerando seriamente lo  que la economía social y solidaria considera y plantea en dichos términos222. 

220  «The obsession with competitiveness is not only wrong but dangerous, skewing domestic  policies and threatening the international economic system (KRUGMAN; p.5). Thinking in  terms of competitiveness leads, directly and indirectly, to bad economic policies on a wide  range of issues, domestic and foreign, whether it be in health care or trade (KRUGMAN; p.5).  International trade is not a zero­sum game. When productivity rises in Japan, the main result  is a rise in Japanese real wages; American or European wages are in principle at least as likely  to rise as to fall, and in practice seem to be virtually unaffected  [...] Of course, there is always  a rivalry for status and power ­countries that grow faster will see their political rank rise. So it  is always interesting to compare countries. But asserting that Japanese growth diminishes U.S  status is very different from saying that it reduces the U.S standard of living ­and it is the latter  that   the   rhetoric   of   competitiveness   asserts»  (KRUGMAN;   p.10).   (KRUGMAN,   P.:  Pop   Internationalism; MIT Press; 1997).­ 221 KRUGMAN, P.: The Age of Diminished Expectations: U.S. Economic Policy in the 1990s;  MIT Press; 1990; ch.1.: Productivity Growth.­ 222  Remito   a  FAVREAU, L.­ LACHAPELLE, R.­ LERNAY, J.­F.  L’économie sociale et   solidaire: una perspective nord­sud; Deuxième Rencontre internationale sur la globalisation  de   la   solidarité   tenue   du   9   au   12  octobre   2001   à   Québec   .   Synthèse   et  conclusions   ;   2.  RÉSISTER   ET   CONSTRUIRE   Une   analyse   de   la   conjoncture   internationale   ;   Groupe  d’économie solidaire du Québec (GESQ) 71, De Ramezay Sorel­Tracy (Québec) J3P 3Z1;  Groupe d’économie solidaire du Québec (GESQ) ; 71 rue De Ramesay, Sorel­Tracy, Québec,  Canada,   J3P   3Z1;  www.uqo.ca/ries2001;   Chaire   de   recherche   en   développement   des  collectivités (CRDC) Université du Québec en Outaouais (UQO)­. 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

156

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

157

5.12.2. elementos de economía política de las relaciones internacionales 

¿ acia dónde vamos? ¿Acaso hacia nuevas formas de concebir y  plantear la cuestión de la equidad y de la justicia? ¿Debería transformarse la  teoría economía ­también­ en una economía política de la equidad? ¿Qué se  puede esperar del Estado cuando estamos fuera del paradigma del Estado y  cuando se ha generalizado en amplios segmentos de la opinión pública la  creencia en el vínculo existente entre la depresión demográfica del mundo  industrializado   proyectada   a   2050   (RAZIN­SADKA,2005)   y   la   crisis  generalizada del estado social de bienestar?223.  ¿Cuál   debería   ser   su   rol   en   materia   de   políticas   productivas,  educativas, tecnológicas y distributivas? ¿Cuál es el trend histórico en el que  nos encontramos situados? ¿A dónde conduce el crecimiento económico y a  qué ritmo lo hace? ¿Y la globalización y la mundialización de la economía?  ¿Tienen   sentido  realmente?   Si   el   desarrollo   social   implica   el   crecimiento  económico: ¿es cierto que el crecimiento lo co­implica? ¿Condicionalidad o  bicondicionalidad?224. 
223 «Existen predicciones que sostienen que en las décadas venideras la población del mundo  industrializado envejecerá dramáticamente. En la Unión Europea (UE) antes de la expansión de  2004   la   dependencia   del   grupo   de   adultos   ­definido   como   la   proporción   de   la   problación  comprendida entre los 60 y los 15 años­ está proyectada a un crecimiento que pasaría del 35%  en 2000 al 66% en 2050. Al interior de la UE se espera que el envejecimiento sea más agudo en  países como Alemania, Italia y España, donde el ratio de crecimiento se predice que llegue al  71, 76 y 81% respectivamente para 2050. Las tendencias de envejecimiento resultan casi tan  complejas   como   en   Japón,   donde   la   dependencia   del   sector   pasivo   está   prevista   a   un  crecimiento de 36% a un índice de 70% para el mismo período de tiempo. En comparación, los  trends demográficos en los Estados Unidos resultan hasta superficialmente benignos» […] «El  envejecimiento de la población posee implicaciones de largo arrastre en el sistema previsional  nacional.   En   Europa  continental  la  mayor   parte   de   los   sistemas   previsionales   estatales  son  infundados (pagas en la medida en que puedes) y los beneficios resultan generosos. Aumentos  dramáticos en la dependencia del sector pasivo requerirá una aguda suba  de impuestos si los  beneficios previsionales se mantienen intactos. La OECD predice en este sentido que países  como Francia, por ejemplo, habrán gastado un 33% más de su PBI en seguridad social que en la  actualidad»   [In the coming decades, the population of the industrialized world is forecast to   age   dramatically.   In   the   European   Union   (EU),   before   the   2004   enlargement,   old­age   dependency—defined as the ratio of people age sixty and older to people age 15 through 59—is   projected to rise from 35 percent in 2000 to 66 percent in 2050. Within the European Union,   aging is expected to be most pronounced in Germany, Italy, and Spain, where this ratio is   forecast to rise to 71, 76, and 81 percent, respectively, by 2050. Aging trends are almost as   severe in Japan, where old­age dependency is forecast to rise from 36 to 70 percent over the   same   period.   In   comparison,   projected   population   trends   in   the   United   States   look   almost   benign   [...]  The aging of the population has far­reaching implications for national pension   systems.   In   continental   Europe,   most   state   pension   systems   are   unfunded   (pay­as­you­go   systems),   and   the   benefits   are   generous.   Dramatic   increases   in   old­age   dependency   will   necessitate a sharp rise in taxes if benefits are maintained largely intact. The Organization for   Economic Cooperation and Development (OECD) predicts that France, for example, will have   to spend 33 percent more, as a share of gross domestic product (GDP), than it does now ].  (RAZIN, A.­SADKA, E.: The Decline of the Welfare State; MIT Press; 2005; Overview).­ 224  «La   historia   ofrece   un   número   considerable   de   ejemplos   en   los   que   el   crecimiento  económico no fue seguido por un progreso similar en desarrollo humano. Por el contrario en  muchos casos el crecimiento tuvo como consecuencia la creación de una inequidad todavía  mayor, más desempleo, debilitamiento de la democracia, pérdida de identidad cultural, consumo  desmesurado de recursos igualmente necesarios para las generaciones futuras»  [History offers  a number of examples where economic growth was not followed by similar progress in human  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

H

157

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

158

Creo que es pertinente presentar en los considerandos finales algunas  observaciones que fueron relevadas por Hausman: por ejemplo, la existencia  de   los   vínculos   existentes   entre   microeconomía   y   macroeconomía   y   la  observación derivada respecto al scope o ámbito de trabajo de la filosofía de la  economía.  Así  como la  microeconomía  y la macroeconomía  se  encuentran  estrechamente relacionadas, del mismo modo el trabajo del que se ocupa la  Filosofía de  la  Economía  debería   presentarse   en  términos   de   agregación  y  complementariedad de sus áreas de trabajo; el domicilium de la Filosofía de la  Economíaimplicaría de esta manera el estudio convergente o integrado de las  distintas   concepciones,   tipos   y   tipologías   de   la   racionalidad   económica;  convirtiéndolo   por   esto   mismo   en   un   problema   que   ­por   así   decirlo­  transversalizaría a la teoría económica.  El mundo ha cambiado desde la subprime crisis de 2009. Por ejemplo,  el   otrora   desregulacionista   IMF   pide   un   mayor   control   de   los   mercados  financieros para una subregión que integra la región del mundo con mayor  perspectiva   de  crecimiento  para   los   próximos   años   y  con  una   importancia  decisiva en materia de generación de energía  convencional: Medio Oriente  (Asia)boga de esta manera por mejoras cruciales en la regulación financiera y  supervisión de países intergrantes  de la GCC(*)  ­grupo integrado por  doce  países que concentran nada menos que el 65% de las reservas mundiales de   crudo y el 45% de las reservas de gas natural­ 225. Estas medidas son tenidas  por el propio FMI  por políticas cruciales para salvaguardar la integridad del  sistema financiero contra la ocurrencia de futuros shocks macroeconómicos de 
development. Instead growth was achieved at the cost of greater inequity, higher unemployment,   weakened   democracy,   loss   of  cultural  identity,   or   overconsumption  of   resources  needed   by   future generations]. (SOUBBOTINA, T. ­SHERAM, K.:  Beyond Economic Growth. Meeting   the Challenges of Global Development; p.8; The International Bank for Reconstruction and  Development/The World Bank Press, 2000).­ 'Desarrollo' es un término definido en el glosario  del   documento   como   un   «cambio   cualitativo   y   reestructurante   de   una   economía   nacional  fuertemente conectado al desarrollo social y tecnológico». Para medir el desarrollo económico  de un país, se utiliza como indicador el incremento del PNB per capita o del PBI per capita. Se  trata de un cambio cualitativo, que va más allá del aspecto cuantitativo, que es lo que se conoce  como crecimiento o expansión de una economía nacional [quantitative change or expansion in   a   country's   economy].   Es   usualmente   determinado   por   el   porcentaje   de   crecimiento  (decrecimiento) del PBI [GDP] o del PNB [GNP] en un intervalo de un año. A su vez, se  presenta de dos maneras: extensivamente e intensivamente. En la primera de ellas, se estima  que una economía puede expandirse a través de un incremento discrecional de los mismos  recursos con los cuales ha crecido hasta ese momento, sean estos físicos, humanos o naturales.  En el segundo, se hace hincapié en la capacidad de intensificación en la utilización de la misma  cantidad y tipo de recursos. Por fenómenos macroeconómicos estudiados en la teoría general  ocupacional keynesiana, se afirma que el crecimiento económico no viene dado necesariamente  por el diferencial extensional, puesto que no se traduce (casi nunca lo hace) en un delta positivo  de ingreso per capita debido a su impacto negativo en la curva agregada de salarios reales. Sin  embargo,   cuando   sucede   que   se   produce   una   variación   cualitativa   de   los   mecanismos  productivos y una optimización de los sistemas de producción en general, el nivel de vida y el  ingreso per capita tienden a elevarse. Si bien el crecimiento económico intensivo supone el  desarrollo económico [intensive economic growth requires economic development] su inversión  ­i.e.   el   desarrollo   económico   requiere   de   un   crecimiento   económico   intensivo­   no   sucede  necesariamente   (SOUBBOTINA­SHERAM;   pp.102­03).   Una   característica   diferencial   del  desarrollo es que en la economía doméstica se ve modificada la calidad y los tipos de trabajo  ofrecidos por las bolsas de trabajo.­ 225 (*) GCC = Gulf Cooperation Council (Consejo de Cooperación del Golfo): Kuwait, Omán,  Qatar, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Argelia, Irán, Irak, Libia, Sudán y Yemen  (IMF:  Regional   Economic   Outlook;   Middle   East   and   Central   Asia;  World   Economic   and  Financial Surveys; Oct. 2009; IMF Press; p.15). 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

158

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

159

alto impacto226.  Es tal vez por esto que es tan importante considerar la gravitación de  las   instituciones.   Es   desde   este   enfoque   que   Werner   Plumpe,   historiador  económico afectado a la  kritische Theorie, cuestiona la presentación que se  hace   de   una   economía   moderna   (moderne   Ökonomie)   que   replicaría  directamente en Norteamérica ­teniendo a Europa como su punto de origen­  como un proceso de transferencia de estructuras institucionales asociadas a  sistemas económicos naturalizados. Cuestiona con esto la tesis de Douglas  North   (1988­1992)   quien   entre   otras   cosas   afirmó   que   el   secreto   de   las  sociedades occidentales estriba en  un respeto institucional fundamental ante  la   naturaleza   económica   del   ser   humano;   básicamente,   a   los   derechos   de  propiedad (property rights) 227. Es   críticamente   importante   que   se   apueste   sistemática   e 
226 IMF (International Monetary Fund): Regional Economic Outlook; Middle East and Central  Asia; World Economic and Financial Surveys; Oct. 2009; IMF Press; p.25.­ 227  Un autor como Guido Tabellini parafrasea la tesis de Douglas Cecil North de  Structure  and   Change   in   Economic   Theory  (1981)   a   la   que   hace   referencia   Werner   Plumpe   en   los  siguientes términos: es en North 1981 donde se construiría una historia económica centrada  sobre   la   idea   según   la   cual   las   instituciones   protegen   los   derechos   de   propiedad   y   esta  articulación  de   institución  y   actividad  de   los  particulares  constituye  la   clave   del  desarrollo  económico y un discriminante explícito de la civilización occidental. Sobre esta hipótesis de  trabajo se articularían las tesis derivadas de autores como Hall y Jones; para quienes «los países  con un mejor entorno institucional poseen un nivel de productividad laboral significativamente  mayor»   [countries with a better institutional environment have a much higher level of labor   productivit y] (TABELLINI; p.4). Plumpe observa en North lo mismo que Tabellini: el secreto  de   las   sociedades   occidentales   estriba   en   este   respeto   fundamental,   infraestructural,  institucional,   de   la   propiedad   individual.   De   aquí   se   deriva   el   respeto   institucional   a   la  naturaleza   económica  qua  quidditas  del   ser   humano   [Das   Geheimnis   der   westlichen   Gesellschaften besteht danach in ihrem institutionellen Respekt vor der ökonomischen Natur   des Menschen]. El respeto hacia esta quidditas del homo oeconomicus explica la replicación de  este   patrón   de   comportamiento   a   escala   global:   es   por   esto   que   la   historia   puntual   de   las  sociedades occidentales desde la alta Edad Media puede ser reconstruida de un sólo jalón; es  por este mismo motivo que resulta universalizable [universalisierbar] y que muchas veces es  presentada como una receta en correspondencia con la cual resulta posible alterar patrones  institucionales  disfuncionales  por  mor  de  una  transformación [Arrangements]  positiva  en  el  mundo,   clima   y   geografía.   El   éxito   económico   es   privativo   de   Occidente   y   explica   esta  universalidad potencial de sus recetas y de sus prescripciones constitutivas; prescripciones que  se caracterizan por una propiedad: su plasticidad relativa y que se encuentran a la base de las  transformaciones estructurales de algunas sociedades fuertemente occidentalizadas en el curso  de los últimos 120 años (particularmente las prósperas economías asiáticas de la posguerra y de  la transición post­colonial británica). Hay una Kopierbarkeit de Occidente que explica su nivel  de penetración y de generalización en el tiempo y en el espacio. Cuando algo sale mal, sucede  que se ha desatendido la naturaleza humana al poner en cuestionamiento la cardinalidad de las  instituciones en la configuración de la vida y de las relaciones humanas [Misserfolg stellt sich   vielmehr dort ein, wo die menschliche Natur aus welchen]  (PLUMPE; p.15)  [Damit ist dieses   Geheimnis in der spezifischen Geschichte der abendländischen Gesellschaft seit dem Hohen   Mittelaler   als   historischer   Einzelfall   rekonstruierbar,   wie   universalisierbar,   indem   diese   Geschichte   zugleich   als   eine   Rezeptbuch   angeboten   wird,   nach   dem   bislang   ineffiziente   institutionelle Strukturen zugunsten effizienterer Arrangements überall in der Welt, so weit es   Klima und Geographie gestatten, verändert werden können. Der ökonomische Erfolg ist damit   kein   Privileg   der   abendlänsischen   Welt,   sondern   im   Kern,   wenn   auchmit   kulturellen   Variierungen etwa in Ostasien, kopierbar. Gründen auch immer institutionell missachtet wird].  (PLUMPE, W.: Rationalität und Risiko: zum historischen Charakter der modernen Wirtschaft  en Honneth, A.:  Befreiung aus der Mündigkeit: Paradoxien des gegenwärtigen Kapitalismus;  Band I von Frankfurter Beiträge zur Soziologie und Sozialphilosophie; Campus Verlag; 2002) ||  (TABELLINI, G.: The Role of the State in Economic Development; IGIER, Bocconi University;  July 2004; link de acceso al PDF: http://ideas.repec.org/p/igi/igierp/265.html).­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

159

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

160

integradamente a una economía política global de la reducción de la pobreza  via  inversión   en   educación,   salud   y   programas   de   desarrollo   social   y  comunitario. Creer que esto es importante debería conducirnos a refrendar la  observación de Jolly respecto al creciente consenso internacional sobre las  metas   para   reducir   los   niveles   actuales   de   pobreza,   la   importancia   del  desarrollo humano sostenible y las oportunidades de la globalización de la  educación   y   del   bienestar   ¿Sucede  realmente  que   existe   una   genuina  preocupación   por   introducir   principios   sociales   en   la   gubernamentalidad  global   y  así   asegurar   que  los   países   y   la   población   más   pobres   obtengan  beneficios?(JOLLY;p.1).   Sabemos   por   lo   pronto   que   intenta   instalarse   en  algunos   segmentos   de   la   opinión   pública   y   de   algunas   instituciones  gubernamentales   y   supragubernamentales   la   imagen   de   un   paradigma   de  desarrollo humano (PDH) que se opone en muchos sentidos al paradigma  neoclásico228.  Consideremos   la   tesis   puntual   de   Mahbub   Ul   Haq   (1998),   que  refrenda a la de Jolly: 
El propósito básico del PDH consiste en ampliar las opciones de  las personas. En principio, estas opciones pueden ser infinitas y  cambiar   a   lo   largo   del   tiempo.   Por   lo     general,   las   personas  valoran logros que no aparecen del todo ­o por lo menos no  inmediatamente­   en   cifras   de   ingreso   o   crecimiento:   mayor  acceso al conocimiento,   mejor nutrición y servicios de salud,  medios   de   vida   más   seguros,   seguridad   frente   a   crímenes   y  violencia   física,   un   tiempo   libre   más   satisfactorio,   libertades  políticas   y   culturales   y   un   sentido   de   participación   en  actividades comunitarias. El objetivo del desarrollo es crear un  228  Si   el   paradigma   del   desarrollo   humano   (PDH)   plantea   como   objetivo   (tomo   aquí   la  exposición de Ceara­Hatton de la tesis Jolly) la expansión de las oportunidades y capacidades  humanas   cifrando   su   interés   principalmente   en   las   personas   y   tomando   como   principio  conceptos de  justicia  y  equidad, el paradigma neoliberal (PNL) cifraría restrictivamente sus  expectativas   en   la   maximización   del   bienestar   económico   y   su   interés   principal   en   la  normalización ('desfriccionalización') de los mercados, buscando la generalización artificial  del principio de eficiencia y de 'racionalidad'. Si el PDH se concentra en los fines, el PNL se   concentra en los medios; si el 'foco de tendencia' del PDH viene dado por el problema de la   reducción de la pobreza, el del PNL viene definido por el del crecimiento económico. Si el  PNL   define   a   la   pobreza   como  «segmento   poblacional   afectado   por   privaciones  multidimensionales»,   el   PNL   la   define   a   partir   de   su   posición   respecto   de   los   índices   de  ingreso   mínimo,   utilizando  indicadores   macroeconómicos  convencionales   ­como   el   PBI­   y  dejando fuera de consideración indicadores de ampliación considerados por el PDH tales como  el IDH, el IDG el MEG y el IPH. Si la educación constituye un fin en sí mismo para el PDH,   para   el   PNL   supone   básicamente   una   inversión   táctica   en   capital   humano   orientada   a  incrementar la productividad marginal del capital alterando los  ratios  de productividad  per  capita  sobre los  inputs  de capital físico. Si la discriminación atenta contra la igualdad, esto  tiene que ser combatido por esta razón sin más; se trata de un imperativo sans phrase para el  PDH y no de algo que se encuentre supeditado al imperativo práctico de disparar los estándares  de   competitividad   de   los   mercados   de   trabajo.   Si   la   gubernamentalidad   tiene   que   ser  democrática para el PNL, en el PDH además de democrática tiene que ser  inclusiva; lo cual  implica cuando menos un manteniemiento de las funciones gubernamentales convencionales y  el rechazo a la demanda PNL de una contracción del tamaño del Estado y de una contracción  del presupuesto destinado a la seguridad social y a los servicios públicos. Por último, si el PNL  vindica el plexo normativo de las relaciones sociales en términos de susbistencia consistente de  derechos  civiles  y  políticos, el PDH invoca el teorema de la ubicuidad de los derechos y la  demanda   de   una   expansión   multidireccional   y   multidimensional   de   los   mismos   (CEARA­ HATTON;p.28).   (CEARA­HATTON,   M.:   UPND.   Diplomado   sobre   Desarrollo   Humano:  módulo 1:¿Qué es el desarrollo humano?; Notas de clase; mayo 2007; p.27.­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

160

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

161

ambiente que permita a las personas disfrutar de una vida larga,  saludable   y   llena   de   creatividad.   La   diferencia   determinante  entre las escuelas del crecimiento económico y las escuelas del  desarrollo   humano   es   que   las   primeras   se   enfocan  exclusivamente en la ampliación de una sola opción: el ingreso,  mientras   las   segundas   abarcan   la   ampliación   de   todas   las  opciones   humanas,   ya   sea   económicas,   sociales,   culturales   o  políticas. También puede señalarse que la expansión del ingreso  a su vez puede ampliar todas las demás opciones; sin embargo,  eso puede no ser efectivo por varias razones. Para comenzar, el  ingreso   puede   ser   distribuido   desigualmente   dentro   de   una  sociedad.   Las   personas   que   no   tienen   ingresos,   o   un   acceso  limitado a ellos verán sus opciones bastante  limitadas.  Se ha  observado a menudo que en muchas sociedades el crecimiento  económico no llega a los más pobres. Sin embargo, existe una  razón   más   fundamental   de   por   qué   la   expansión   del   ingreso  puede fracasar en la ampliación de las opciones humanas y tiene  que ver con las prioridades nacionales elegidas por la sociedad o  por   quienes   gobiernan:   propósitos   militares   o   sociales,   un  modelo   de   desarrollo   elitista   o   uno   igualitario,   autoritarismo  político  o democracia  política,   una economía  imperante  o un  desarrollo participativo (UL HAQ; 1998)229.    

229  UL HAQ, M.:  El paradigma del desarrollo humano,  1998. El PDH cuestiona la tesis 

simplista que conecta causalmente el explanans ampliación de ingreso/crecimiento económico  con   el  explanandum  ampliación  de   opciones   humanas/desarrollo   humano.  «Dicho   vínculo  depende de la calidad y distribución del crecimiento   económico, no sólo de la  cantidad  de  dicho crecimiento». La relación entre producción y desarrollo humano no es lineal. Para Ul  Haq «tiene que crearse a conciencia un vínculo entre crecimiento y vidas humanas a través de  políticas públicas deliberadas,  tales como el gasto público en servicios sociales y en políticas  fiscales para redistribuir   el ingreso y los bienes. Este vínculo no existe dentro del accionar  automático del  mercado, algo que puede marginar aun más a los más pobres». Desde luego el  PDH   observa   la   importancia   crucial   del   crecimiento   económico;   especialmente   para   la  resolución   del  problema  de   la  erradicación   de   la  pobreza.   Pero,   cuando  se   crece,   ¿de  qué  manera se crece?, ¿a qué ritmo?, ¿a qué nivel? ¿Cuál es el costo de oportunidad del crecimiento  económico si dicho crecimiento acentúa la brecha social o si no está asociado a la promoción  de los derechos elementales y a la universalización de la injerencia de dichos derechos? ¿A la  promoción de su discrecionalidad?  Es por esto que Ul Haq observa en el PDH un concepto de  naturaleza holística y que, por esto mismo, si bien incluye la petición y el trazado de políticas  públicas de promoción general de la seguridad social, lo cierto es que también la rebasa. «Ni  los   conceptos   de   bienestar   humano,   ni   las   redes   de   seguridad   social,   ni   la   inversión   en  educación y salud pueden ser igualados al paradigma del desarrollo humano, el cual incluye  estos aspectos, pero sólo como partes de un todo. El paradigma del desarrollo humano cubre  todos   los  aspectos   del  desarrollo,   ya  sea  crecimiento   económico  o   comercio   internacional,  déficits presupuestarios o política fiscal, ahorro o inversión o tecnología, servicios sociales  básicos o redes de seguridad para los pobres. Ningún aspecto del modelo de desarrollo cae  fuera de su alcance, pero la posición ventajosa es la ampliación de las opciones de las personas  y   el   enriquecimiento   de   sus   vidas.   Todos   los   aspectos   de   la   vida   ­económico,   político   o  cultural­ son vistos desde esa perspectiva. El crecimiento económico, como tal, se convierte  sólo en un subconjunto del paradigma del desarrollo humano». En el esquema de Ul Haq el  PDH   descansa   sobre   cuatro   pilares   constitutivos:   (i)igualdad,   (ii)sustentabilidad,  (iii)productividad  y   (iv)empoderamiento  [empowerishment].  «Considera   al   crecimiento  económico   como   esencial,   pero   enfatiza   la   necesidad   de   prestar   atención   a   su   calidad   y  distribución; analiza detalladamente su vínculo con las vidas de las personas y cuestiona su  sustentabilidad a largo plazo». El PDH  «abarca todos los temas del desarrollo,   incluidos el  crecimiento   económico,   la   inversión   social,   el   empoderamiento   de   las   personas,   el  abastecimiento de necesidades básicas y de redes de seguridad social,   libertades políticas y  culturales y todos los demás aspectos de la vida de las personas [...] Después de la Segunda  Guerra Mundial creció una obsesión con los modelos de crecimiento económico y con las  cuentas del ingreso nacional. Lo que importaba era lo que podía medirse y evaluarse. Las  personas como agentes del cambio y beneficiarios del desarrollo fueron a menudo olvidadas. 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

161

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

162

Sabemos   también   que   el   PDH   debería   refrendar   las   tesis   de  organizaciones   no   gubernamentales   como   Greenpeace;   al   menos   en   lo  concerniente   a   la   transformación   de   las   matrices   energéticas   vigentes,  estrechamente   vinculadas   al   calentamiento   global   y   a   cada   una   de   sus  implicancias observadas230.    5.12.3  algunas consideraciones finales 

siempre» y que la relación circular entre locación de producción y locación  de   demanda   es   una   relación   históricamente   variable   y   por   esto   mismo  altamente   susceptible   de   alterar   «cualquier   patrón   centro­periferia» 
Surgieron tratados científicos a cerca de  cómo aumentar la producción, pero se escribió muy  poco  acerca  de   cómo  mejorar   las  vidas   humanas.   De  esta  forma  se   desvincularon   fines  y  medios, siendo estos últimos la obsesión de la ciencia de la economía fines de la década de los  ochenta se había madurado para una contra ofensiva. En  muchos países era obvio que las vidas  de las personas se estaban marchitando, a pesar de que la producción económica se estaba  expandiendo. Algunas sociedades estaban  logrando niveles bastante satisfactorios de bienestar  humano, a pesar de contar con  ingresos bastante modestos. Pero nadie podía negar los signos  de angustia humana dentro de las sociedades más ricas: aumento de las tasas de criminalidad,  aumento de la contaminación, propagación del virus VIH/SIDA, un debilitamiento del tejido  social.   Un   alto   ingreso,   por   sí   mismo,   no   significaba   defensa   alguna   contra   la   privación  humana; tampoco las altas tasas de crecimiento económico se traducían  automáticamente en  una   mejora   de   calidad   de   vida.   Surgieron   nuevos   cuestionamientos   acerca   del   carácter,   la  distribución y la calidad del crecimiento económico. Otros acontecimientos aceleraron esos  cuestionamientos.   Los   costos   humanos   de   los   programas   de   ajuste   estructural   en   los   años  ochenta,   emprendidos   bajo   la   protección   del   Fondo   Monetario   Internacional   y   del   Banco  Mundial,   habían   sido   extremadamente   severos.   Esto   precipitó   las   dudas   acerca   de   la   cara  humana del ajuste y acerca de si existían políticas alternativas para nivelar los presupuestos  financieros,   que   a   su   vez   protegieran   los   intereses   de   los   más   débiles   y   los   sectores   más  vulnerables  de   la    sociedad.   La  acelerada   propagación  de   la  contaminación,   recordó  a   los  políticos   acerca     de   las   externalidades   de   los   modelos   convencionales   de   crecimiento  económico» (UL HAQ; pp.7­8). UL HAQ, M.: El paradigma del desarrollo humano; link de  descarga del PDF: www.desarrollohumano.cl/pdf/1995/paradigma95.pdf; 1998.­  230  La [r]evolución energética de Greenpeace consta de 8 pasos, que son los siguientes:  • Quita de subsidios a combustibles fósiles y a la energía nuclear.  • Internalización   de   costos   externos   (sociales   y   ambientales)   de   la   generación   de  energía a través de la negociación de emisiones cap and trade para el comercio de emisiones. • Generación de estrictas  normas  de  eficiencia  energética  para  edificios,  vehículos,  electrodomésticos, etc.  • Creación de metas vinculantes para energías renovables y generación combinada de  calor y energía.  • Reestructuración de los mercados de electricidad. 

Si volvemos a Paul Krugman deberíamos decir que «nada dura para 

• Generación   de   oportunidades   fiscales   para   inversores   potenciales   en   energías  renovables mediante la implementación de programas Feed in Tariff. • Implementación de mejores mecanismos de información y etiquetado para brindar  más información ambiental de los productos a los consumidores.  • Aumento   en   los   presupuestos   de   investigación   y   desarrollo   para   la   energías  renovables y la eficiencia energética.  (GREENPEACE  org.:  Greenpeace  en  acción.   Verano  2010.  Carbón:  la  peor  opción;  p.12.  Publicación trimestral con noticias para los socios de Greenpeace en Argentina, Uruguay y  Paraguay, número 60 | Verano 2010; www.greenpeace.org.ar).­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

162

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

163

(KRUGMAN; p.29)231. Viendo lo que ha sucedido en Argentina desde 2001 a  la fecha, encontramos el registro de economistas como Marcelo Diamand que  han hablado de un «divorcio entre las ideas de la sociedad argentina y la   realidad»; y esto en parte porque dichas ideas derivan de teorías económicas  tradicionales basadas en analogías deficientes con algunas propiedades de las  estructuras productivas de algunos países industriales que ciertamente tienen  que ver  con  el  core  de la teoría  clásica   y con  esos  austeros  excesos  que  fueron críticamente relevados por las observaciones preliminares de la Teoría   general keynesiana de 1936232.  Por   otro   lado,   resulta   conveniente   observar   que   los  trends  macroeconómicos   se   inscriben   en   el   tiempo   histórico   dando   lugar   a  conceptos funcionales que igualmente poseen una historia. Ciertamente un  caso que aplica para esta regla es el que conduciría al economista Mehmet 
231 «La relación circular en la que la localización de la demanda determina la localización de  la   producción   y  viceversa  puede   ser   una   fuerza   profundamente   conservadora   tendiente   a  estacionar en cualquier lugar un patrón de comportamiento de tipo centro­periferia. Nada, no  obstante, dura para siempre: mientras la estructura geográfica de la producción sea estable por  períodos   extendidos   de   tiempo   y   un   cambio   se   produzca   éste   será   rápido   y   se   producirá  rápidamente. De hecho, un cambio gradual en las condiciones subyacentes puede en algunos  casos  conducir a un cambio explosivo o más propiamente catastrófico. En segundo lugar, el  cambio, cuando ocurre, puede estar influenciado fuertemente no sólo por condiciones objetivas  sino   también   por   expectativas  ­expectativas  que  pueden  ser  autosatisfechas»­  [the  circular  relationship in which the location of demand determines the location of production, and vice   versa, can be a deeply conservative force, tending to lock into place any established center­ periphery   pattern  [...]  Nothing,   however,   is   forever:   while   the   geographical   structure   of   production may be stable for long periods of time, when it does change it may change rapidly.   In fact, a gradual change in underlying conditions can at times lead to a explosive, or more   accurately, catastrophic change. Second, change when it comes may be influenced strongly not   only by objective conditions but also by expectations ­expectations that may be self­fulfilling]  (KRUGMAN, P; Geography and Trade; MIT Press; 1992; p.29).­ 232  Si   recordamos   estos   argumentos   deberíamos   mencionar   los   siguientes   factores:   si  efectivamente fuera cierto que el salario real existente es un  mínimo  por debajo del cual no  pudiera contarse en cualquier circunstancia con más trabajo que el empleado en la actualidad,  no  existiría   la   desocupación  involuntaria,   aparte   de   la   friccional   (between  jobs);  todos   los  recursos   diponibles   habrían   sido   tomados   y   si   hubiera   desempleo   éste   sólo   sería   o   bien  friccional o bien de naturaleza voluntaria. Sin embargo sería absurdo suponer que siempre es  así,   porque   ­como   lo   explica   el   propio   Keynes­  «generalmente   hay   más   mano   de   obra  disponible que la ahora empleada al salario nominal vigente»;  aún cuando el precio de las  mercancías esté subiendo y, en consecuencia, el salario real bajando (que es básicamente lo que  sucede con  los cuadros inflacionarios donde  el poder  adquisitivo del  dinero se  debilita en  relación a los precios de los  wage­goods  o bienes que se compran con el salario). Si esto es  verdad,   la   equivalencia   de   tales   mercancías   con   el   salario   nominal   existente   no   es   una  indicación   precisa   de   la   desutilidad   marginal   del   trabajo   y   el   segundo   postulado   [­i.e.   la  desutilidad del salario es igual a la desutilidad marginal de ese mismo nivel de ocupación­] no  aplicaría.   La   economía   ortodoxa  «está   en   desgracia»  porque   aplica   restrictivamente   a   un  special case de mercados competitivos con salarios equivalentes a la desutlidad marginal de la  última unidad  de factor  trabajo que  ha sido  tomada.  Keynes  observa  que  «los cambios  de  opinión respecto al futuro son capaces de influir en el volumen de ocupación y no sólo en su  dirección» (KEYNES; Prefacio,p.7). Que los postulados de la teoría clásica sólo son aplicables  a un caso especial, y no en general, porque las condiciones que supone son un caso extremo de  todas las posiciones posibles de equilibrio. Que no se comprende desde la teoría clásica la  naturaleza del  trade­off  entre empresarios y asalariados ( y esto es algo que   ha funcionado  históricamente a favor de los 'union busters' o 'caza­sindicatos' (P.Krugman). En suma que los  postulados principales de la classical theory no se cumplen; es decir, (i) que no es el caso que  el salario sea igual a la productividad marginal del trabajo ni (ii) que la utilidad del salario a un  nivel   de   ocupación   dado   sea   igual   a   la   desutilidad   marginal   de   ese   mismo   volumen   de  ocupación (KEYNES; p.13).­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

163

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

164

Odekon a la edición de su Enciclopedia de la Pobreza Mundial233. 
5.12.4  economía y desarrollo: ending poverty. Esther Duflo  

con la que hemos comenzado este trabajo de investigación se han planteado a  distintos niveles. Ha habido ­por ejemplo­ una escisión doctrinaria al interior  de la (disciplina) economía política de las relaciones internacionales (EPI) de  la   que   habló   Jean­Cristophe   Graz234.   Desde   la  development   Economics  autores tan estimulantes como Duflo­Banerjee han sabido observar que la 
233 ODEKON, M.:  Encyclopedia of World Poverty (3 vols). SAGE Publications, 2006.­ Entre  otras cosas Odekon presenta una    chronology of world   poverty. Pobreza es un concepto de  ocurrencia persistente en la historia universal. Hay registros en esta fuente que se remontan al  siglo   10   a.C.,   cuando   en   algunos   textos   bíblicos   encontramos   referencias   a   grupos   de  terratenientes que obligan a pastores a venderles sus tierras (ODEKON, Addenda: Chronology,  p.xix). En la Atenas de Pericles se reservan tareas especiales (por ejemplo en el αγορά ateniense  del Platón de la Πολιτεια para los lisiados por las guerras, entre otros, a quienes se les confiere   la tarea de transar bienes en el mercado y de operar como agentes cambiarios. El papa Gregorio  crea el primer orfanato occidental en 550 d.C en la ciudad de Milano. En 1349 el rey Eduardo   III de Inglaterra crea el  Statute of Labourers  (Estatuto de los trabajadores), extendiendo las  prerrogativas de los señores feudales sobre sus vasallos. Allí, de acuerdo a Odekon, Edward  hará una distinción entre  worthy poor  ­categoría que incluye a las viudas, niños huérfanos y  lisiados­   y   los  unworthy   poors  ­grupo   compuesto   por   adultos   fisiológicamente   capaces   de  trabajar   (able­bodied   adults).   Entre   1500­1600   la   población   del   continente   europeo  prácticamente se duplica, pasando de 30 millones de habitantes a casi 60 millones. A veinte  años del nacimiento de William Petty, Thomas Hobbes en el  Leviathan  caracteriza a la vida  como nasty, brutish and short. 1789 demostraría a los historiadores que la Revolución francesa  ­como lo sugirió Roger Chartier alguna vez­ tendría menos que ver con el contractualismo  moderno y con el ideario filosófico de las  Lumières  que con la dramática inelasticidad del  precio del costal  de harina de trigo. En 1833, a trece años de la crucial publicación de Engels  sobre la condición de los proletarios industriales ingleses, Frédéric Ozanam crea la sociedad  San  Vicent   de   Paul.   Para  el  año  1848  Odekon  releva   naturalmente   la  Veröffentlichung  del  Kommunistisches Manifest. A dos años de la publicación de The Origin of Species, se forma la  secesión   de   los   estados   federados   del   sur   de   Estados   Unidos   ocasionada   por   las   políticas  abolicionistas de Abraham Lincoln. Como resultado de esta guerra ­ganada por la liga del   Norte­  se  introducirían  tres  enmiendas  constitucionales  relacionadas  con  el  problema  de  la  pobreza   ­enmiendas   décimotercera,   décimocuarta   y   décimoquinta­   las   cuales   aseguraban  derechos políticos y económicos a los grupos menos favorecidos. En 1864 Karl Marx, Joseph  Mazini y el gremialista de la unión de carpinteros Robert Applegarth crean la  International   Working Men’s Association en Londres. A un año de esto la Guerra de la Triple Alianza se lleva  puesto a nada menos que dos tercios de la población masculina del castigado Paraguay. Entre  1870 y 1901 la  global workforce  crece del 20% al 33%. En 1879 el economista americano  Henry George publica Progress and Poverty, argumentando a favor de una sociedad socialista  basada en la redistribución  via progressive taxation, gravámenes impositivos progresivos. En  1822 EEUU prohíbe a través de la  China Exclusion Act  el ingreso de inmigrantes chinos a  territorio estadounidense. En 1884 se crea en Gran Bretaña la Fabian Society, una organización  socialista reformista a la que suscribirían escritores como G.B Shaw y H.G Wells. Ya en el siglo  XX     Alfred   Marshall   aboga     en  Principles   of   Economics  por   una   sociedad   sin   clases,  a  classless society.   En 1912 se instituye en el pujante estado de Massachusetts la figura del  salario mínimo (minimum wage). En 1944 se crea el International Bank for Reconstruction and   Development con delegados de 44 naciones en Bretton Woods, New Hampshire. Entre 1950 y  2000 la población urbana de los países subdesarrollados aumenta entre un 14% y un 50%. En  1959, año de la revolución cubana, veinte naciones americanas crean el BID, con participación  mayoritaria de EEUU (control del 30% de los activos constitutivos). En 1960 en Argelia se  implementan planes sociales que permiten la reducción de la tasa de mortalidad infantil en un  42%. En 1961 el abogado británico Peter Benenson crea Amnesty International. A un año de  esto Michael Harrington publica  The Other America: Poverty in the United States. Sería el 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

Las transformaciones modernas y contemporáneas de la economía 

164

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

165

premisa 'tónica' de la teoría neoliberal del crecimiento económico ha sido la  que postula que las diferencias en los coeficientes de crecimiento entre países  que   arrojan   las   regresiones   cruzadas   (cross­country   regressions)   se  desprenden de la comparación entre sus  funciones de producción agregada;  las cuales relacionan el volumen de producto total a cantidades acumuladas  de   trabajo   (L),   capital   humano   (H),   capital   físico   (K)   y   tecnología   (A)  (DUFLO­BANERJEE;   p.475)235.  Esther   Duflo   ha   analizado   críticamente  también   la   investigación   experimental   en   economía   del   desarrollo.   Esta  última se ha vuelto un área de investigación sumamente potente y   esto se  debe a que su punto de origen vino dado por la identificación del efecto que  ejercen   los   programas   de   ayuda   al   desarrollo   de   cara   a   situaciones 
disparador de programas de lucha contra la pobreza ­v.g. Medicare, Medicaid, Food Stamps­.  En   1965   la   ONU   incoa   el  United   Nations   Special   Fund   and   the   Program   for   Technical   Assistance para la creación del  United Nations Development Program  (UNDP). Entre 1970 y  2005   la   tasa   de   mortalidad   de   la   República   de   Siria   decrece   de   90   muertes   sobre   1000  nacimientos a un coeficiente de 23/1000 mm/nn, logrando una notable reducción del 74%. En  1971 en Ginebra Larry Ward crea la  Food for the Hungry International  y Klaus Schwab el  World Economic Forum. Entre 1973 y 2000 se observa que cuando el incremento en el nivel de   ingreso de los deciles inferiores de la economía estadounidense es del 12%, el de las clases  acomodadas asciende al orden del 76%. Para el mismo período de tiempo (exceptuando con  esto la crisis argentina de 2001) el índice de pobreza en Latinoamérica aumenta del 10,3% al  24,7%. En Argentina, entre 1974 y 1976, el costo de vida se incrementa en un 355%. Entre 1980  y 2002 la tasa de concreción de escolaridad en Túnez se eleva al 80%; para el mismo período  de   tiempo,   la   tasa   de   mortalidad   de   Togo   decae   de   128/1000   m/n   a   66,61/1000   m/n.   La  expectativa de vida en Siria aumenta entre 1980 y 2004 de 60 años a 68,75, mostrando un  incremento del 12,72%. Entre 1980 y 2005 la tasa de analfabetismo en Honduras cae del 38,1 al  23,9% en varones y del 42 al 23,7% en mujeres.   Entre 1989 y 2004 el PBI de Tajikistán se  contrae en un 60%. Para el año 2005, de acuerdo a Naciones Unidas, el país más pobre del  mundo es la nación centro africana de Burundi, con un 68% de su población por debajo de la  línea de pobreza y un PBI  per capita  anual de USD 106. A su vez, Niger obtiene el peor  ranking  en   el  Human   Development   Index  (Noruega   el   mejor).     (ODEKON,   Addenda:  Chronology, p.xix y ss.).­ 234  GRAZ   J­Ch.:  Les  nouvelles  approches   de  l'économie   politique   internationale;   Institut  Universitaire de hautes études internationales, Genève; en Économie Politique Internationale,  5 pp.557/569, s/f.) Tomando la definición de economía política de las RRII que encontramos  en The political economy of international relations de Robert Gilpin­Jean M. Gilpin (1987) ­la  économie politique internationale (EPI) tiene por objeto las interacciones entre la economía y  la   política  en  y  entre  lo   nacional   y   lo   internacional­.  Según   este   autor   en   la   tradición  disciplinaria  de  las  ciencias  sociales  no  ha  sido  sino  hasta  1970  que  la  economía  política  internacional se institucionalizó en el ámbito académico angloamericano como subdisciplina  de   las   relaciones   internacionales   (GRAZ;   p.559)   Según   Graz  «la   EPI   ha   seguido  alternativamente   dos   trayectorias   recíprocamente   refractarias:   la   primera,   preservando   los  postulados   principales   de   la   escuela   realista   y     añadiendo   las   hipótesis   principales   de   la  corriente utilitarista»; la segunda, heterodoxa,  «apostando a la multidisciplinariedad y a un  sincretismo teórico que busca cubrir distintos tipos de aspectos de una economía transnacional  que   opera   al   interior   de   un   sistema   de   autoridad   políticamente   fragmentada;   algo   que   se  encuentra en algunas universidades estadounidenses, aunque principal y fundamentalmente en  el Reino Unido, Canadá y algunos países que aceptan el inglés como la lengua vernácula de la  comunidad   científica».   (GRAZ;  Les   nouvelles   approches   de   l'économie   politique   internationale; Institut Universitaire de hautes études internationales, Genève; en  Économie  Politique Internationale, 5 pp.557/569, s/f.).­ 235  «La   premisa  central  de  la  teoría  neoclásica  es  la  siguiente:  resulta   posible   establecer  razonablemente bien los patrones amplios de cambio económico entre países observando este  cambio con los lentes de una función de producción agregada» [The premise of neo­classical   growth theory is that it is possible to do a reasonable job of explaining the broad patterns of   economic change across countries, by looking at it through the lens of an aggregate production   function] (DUFLO, E.­BANERJEE, A.V:  Growth Theory through the Lens of Development  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

165

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

166

verdaderamente   complejas;   esto   es,   afectadas   por   múltiples   canales  simultáneos de causalidad236. En este planteo hay un pedido de apertura de la  teoría económica hacia un registro más amplio, innovador y dinámico; es el  planteo que ­entiendo­ reverbera parcial y retrospectivamente  en la objeción  de Douglas Cecil North «a aquellos supuestos de la economía neoclásica que  la llevarían a convertirse en una teoría libre de instituciones»237. En economía  del desarrollo, por el contrario, se trata fundamentalmente de comprender el  comportamiento de las instituciones y la incidencia de estas en el mecanismo  de precios y los programas de desarrollo. La teoría económica se expone con  esto a múltiples desafíos que parten de la base crítica en conformidad con la  cual  se reconoce  que  efectivamente  los  costos  transaccionales  ejercen una 
Economics). A su vez, el supuesto subyacente a la construcción de esta función de producción  aregada es el de  que el mercado de factores es perfecto, en el sentido de que los individuos  pueden comprar y vender en él lo que quieran a precios dados (i.e. son 'tomadores de precios').  Con un mercado perfecto de factores  e inexistencia de riesgo los mercados tienen que ser  capaces de alocar la oferta disponible de insumos para maximizar el nivel de producto total  asumiendo   que   la   distribución   de   las   productividades   no   varía   entre   los   distintos   países.  Resulta notable que la distribución de la riqueza no sea considerada en un ningún momento de  las instancias de cálculo de obtención de la función de producción agregada. Esto refleja el  hecho de que con mercados perfectos de factores no existe la necesidad de vincular aquello que  uno posee con aquello que se utiliza para producir. Como corolario de todo esto lo que sucede  es  que la manera más sencilla de generar una función de producción agregada con retornos  crecientes   consiste   en   basar   los   retornos   crecientes   menos   en   la   forma   de   la   función   de  producción individual y más en la posibilidad de formación de externalidades positivas entre  las firmas (es decir, consideradas individualmente). Si existieran externalidades positivas que  fueran lo suficientemente fuertes entre las inversiones alocadas en una firma y las inversiones  alocadas en otra firma, el incremento del stock total de capital en cada una de ellas generará un  incremento agregado de producto que será superior (en términos proporcionales) al mismo  incremento en una firma considerada en forma aislada que eleva su nivel de producto [...]. Esta  es la razón por la que las externalidades han estado estrechamente conectadas, en teoría del  crecimiento, con la posiblidad de obtención de retornos crecientes. La creencia en la existencia  de   mercados  perfectos  constituye,   por  todo   esto,   un  componente   fundamental  de  la  teoría  neoclásica del crecimiento   [The  key  assumption behind the construction of the aggregate   production function is that all factor markets are perfect, in the sense that individuals can buy   or sell as much as they want at  a given price. With perfect factor markets (and no risk) the   market must allocate the available supply of inputs to maximize total output. Assuming that the   distribution of productivities does not vary across countries...It is notable that the distribution   of wealth does not enter anywhere in this calculation. This reflects the fact that with perfect   factor markets, there is no necessary link between what someone owns and what gets used in   the  firm that  he owns.  It  is a  corollary  of this  result that  the easiest  way to  generate  an   aggregate production function with increasing returns is to base the increasing returns not on   the shape of the individual production function, but rather on the possibility of externalities   across firms. If there are sufficiently strong positive externalities between investment in one   firm and investment in another, increasing the total capital stock in all of them  together will   increase aggregate output by more (in proportional terms) than the same increase in a single   firm   would   raise   the   firm's   output  [...].   This   is   the   reason   why   externalities   have   been   intimately connected, in the growth theory,   with the possibility of increasing returns. The   assumption   of   perfect   markets   is   therefore   at   the   heart   of   neo­classical   growth   theory]  (DUFLO­BANERJEE;p.476). (DUFLO, E.­BANERJEE, B: Growth Theory through the Lens  of Development Economics en AGHION,Ph.­DURLAUF, S.: Handbook of Economic Growth,  Volumen 1; Elsevier 2005.­  236  BANERJEE, A.V.­DUFLO,E.:  The Experimental Approach to Development Economics,  Massachusetts   Institute   of   Technology(MIT),   Department   of   Economics   and   Abdul   Latif  Jameel Poverty Action Lab. The promise of experiments; link de acceso al PDF: http://econ­ www.mit.edu/faculty/eduflo/papers (september 2008).­  237  NORTH,   D.C.:  Institutions   and   Economic   Theory;   Routledge,   NY;   en   The   New  Institutional  Economics  and  Third  World  Development;  en  J.   Harris­  J.   Hunter­  &  C.   M.  Lewis; Routledge, 1997. En otro registro, ya mencionado, hemos dicho que esto se relaciona a 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

166

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

167

influencia distorsiva sobre el comportamiento de los parámetros sobre los  que trabaja la teoría. Hay realismo en la development Economics y por esto  mismo   es   que   podemos   proyectar   un   vínculo   de   afinidad   con   el   enfoque  crítico que ­entiendo­ proponía el Stiglitz de Whither Socialism?238hí Stiglitz  cuestionaba ­entre otras­ la creencia neoclásica en la existencia de mercados  reales en competencia perfecta (es decir simétricos desde el punto de vista de  la distribución y propagación de la información) y con costos transaccionales  si no nulos, tendenciales a ella. Si la información fuera perfecta y no tuviera  un costo existirían múltiples maneras de alcanzar la eficiencia económica:  asignar   derechos   de   propiedad   sería   una     de   ellas,   pero   centralizar   la  economía al estilo de las economías planificadas de los sistemas socialistas  históricos   sería   otra.   De   esta   forma   y   para   cada   una   de   las   opciones  consideradas   «los   problemas   relacionados   a   la   inexistencia   o   escasez   de  incentivos   serían   fácilmente   solubles»(STIGLITZ;p.174).   Así   es   como  ­igualmente– se solucionaría el problema fundamental de la  Economía del  bienestar (welfare Economics) que plantearía Arthur Cecil Pigou (1920); esto  es, «el problema de la distribución nacional de la renta»239.   
la observación de Rolle de la presentación ricardiana (1817 e.a.) del  homo oeconomicus als   Abstraktion  (ROLLE, R.:  Homo oeconomicus. Wirtschaftsanthropologie in philosophischer   Perspektive; Könighausen & Neumann; 2005; 8.2 Der Wirtschaftende Mensch als Abstraktion   bei David Ricardo; p.121 y ss.).­ 238 STIGLITZ, J.:  Whither Socialism?; MIT Press; p.174.­  239  PIGOU, A.C. (1920):  «¿Hasta qué punto es el libre juego del interés individual lo que  tiende a distribuir los recursos de un país de la forma más favorable para la conformación del  dividendo nacional  y hasta qué   punto  resulta  plausible que  sea el  Estado  quien intervenga  activamente en él?» [How far the free play of self­interest ... tends to distribute the country's   resources in the way most favourable to the production of a large national dividend, and how   far it is feasible for State action to improve upon] PIGOU, A.C.:  The Economics of Welfare   (1920); Part II, Wealth and Welfare; p.xii. Transaction Publishers, 2001.­  Por otro lado esta  cuestión se relaciona con la discusión privatización/estatización. En Stiglitz no existen recetas  mágicas   ni   prescripciones   macroeconómicas   incontrovertibles:   así   es   como   tiene   sentido  observar que los argumentos refractarios a la expansión del Estado sobre el mercado y hasta  propensos a la contracción sistemática de sus esferas de injerencia no constituyen ni por cerca  un caso exitoso en el diagnóstico que Stiglitz realiza de las oleadas privatistas de los años 90'.  Pero por este mismo motivo también es cierto que su posición no es equivalente a la de quienes  defienden a las intervenciones estatales por cuestiones estrictamente ideológicas; esto es, con  independencia y anterioridad de una medición de los niveles de eficiencia que el Estado posee  (o no) al administrar y producir bienes y servicios para abastecer a un mercado de bienes  generalmente   estratégicos   y   vitales.   Así   es   como   en   el   capítulo   10   de  Whither   Socialism?  observa que «el argumento político a favor de las privatizaciones» [the political argument for   privatizations] «fue el de la necesidad de debilitar el poder del Estado» [weakening the power  of the state] alegando que «las condiciones bajo las cuales las privatizaciones tendrían sentido  en términos de eficiencia y equidad eran condiciones particularmente restrictivas; acaso tan  exigentes como las que caracterizarían a una economía (considerada en forma agregada) que se  encuentra  en  el  límite  de  sus  fronteras productivas ­de la célebre  FPP  de  los  manuales  de  Economía­   y   que   es,   por   esto   mismo,   Pareto­eficiente»  [the   conditions   under   which   privatization could fully implement public objectives of equity and efficiency were extremely   restrictive  ­and   indeed  the   conditions  bear   a  striking   resemblance  to  the  conditions   under   which   competitive   markets   attain   Pareto­efficient   outcomes].   La   contrapartida   de   esta   tesis  vendría dada por el argumento de la capacidad adicional de relocalización de recursos por parte  del Estado [government could potentially almost always improve upon the market's resource   allocation]. La cuestión se zanjará, en la línea que adopta Stiglitz, al considerar la arquitectura  de las regulaciones estatales orientadas al control y auditoría de las privatizaciones. ¿Qué será  un buen gobierno? Aquel que sea más  eficiente  que una empresa y que, a diferencia de una  empresa procedente del sector privado,  no tenga al profitmotiv como su ratio essendi, sino la 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

167

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

168

Los errores centrales que se cometieron en materia de planificación y  organización   económica   tienen   que   ver   con   haber   negado   ­entiéndase  'desconocido'   u   'obliterado'­   la   existencia   de   costos   transaccionales,   de  asimetrías en los ciclos de intercambio y de imperfecciones misceláneas en  los mercados de factores. Con la development Economics se habla ­también­  (i) de un problema relacionado a la falta de imaginación y de creatividad al  momento de atacar problemas cruciales de desarrollo, por ejemplo, cuestiones  de   salud   pública   y   de   educación   básica   y   media   en   los   países   menos  desarrollados (PP­DD) y (ii) de un cambio de  status  de las investigaciones  sobre pobreza y desarrollo humano al interior de la teoría económica240.  Algunos manuales ciencias de la administración y gestión tienden a  insistir   recurrentemente   en   la   necesidad   de   obtener   criterios   o   parámetros  evaluativos del comportamiento de  estructuras organizadas; pues, si se carece  de estos criterios, no es posible realizar evaluaciones sólidas de ­pongamos  por   caso­   la  performance  de   un   mecanismo   particular   de   gestión.   Es   el  problema general de la escrutabilidad y razonabilidad de los criterios241. Y es 
propagación   y   generalización   del   bienestar   al   interior   de   su   población   y   la   defensa   de   su  soberanía (dentro de la cual debería incluirse, entre otras, la territorial y la alimentaria). Hay un  trabajo por hacer que tiene que ver con determinar cómo es que  realmente  se gobierna y se  produce.  Se  trata  de  abrir el juego de,  por  ejemplo,  los  modelos  altamente  estilizados que  propone  la  welfare  Economics  clásica  hacia  la  clase  de  interpelaciones  in  situ  por  las  que  propugna la development Economics que vindica Esther Duflo (STIGLITZ; p.179). por último  no hay que caer en el error de creer que las dicotomías que usualmente se emplean para explicar  algunos   procesos   o   algunas   trifulcas   al   interior   de   tales   procesos   describen   y/o   explican  satisfactoriamente la totalidad de lo que allí efectivamente sucedió.  Bajo esta premisa escéptica  Dean   Baker   ha   publicado   un   libro   recientemente   en   el   que   observa   que  «los   economistas  desconocen frecuentemente sus propios preceptos cuando se trata de hacer política económica»  [economists routinely ignore their own principles when it comes to economic policy]. En el  debate sobre regulación por ejemplo han sido pocos los economistas que observaron que stricto   sensu no hay un free market que proteger, porque todas las economías nacionales ­incluida la  hiperliberalizada economía de Hong Kong­ están en algún punto reguladas. Para este autor las  modernas economías de mercado no son economías de libre mercado en sentido estricto y es  por este motivo que es mucho lo que se puede hacer en materia de arquitectura regulatoria y de  política económica; especialmente cuando se utlizan herramientas analíticas diferenciales de  los economistas profesionales, tales como el análisis marginal de costos aplicado  a temas de  política fiscal, monetaria,  demográfica o productiva (recensión de la MIT Press a BAKER; D.:  Taking Economics Seriously; MIT Press; 2010.­).   240 «Existe un consenso creciente entre académicos, policy makers e incluso políticos de que la  pobreza y la desigualdad no deberían ser más tratados como aspectos sociales derivados o  suaves que pueden ser linealmente subordinados a cuestiones tenidas por más importantes o  fundamentales,   tales   como   la   maximización   de   los   niveles   totales   de   actividad/producto»  [There is a growing consensus among academics, policy makers,  and even politicians that   poverty and inequality should no longer be treated as soft social issues that can safely be   subordinated   to   more   important   and   fundamental   interests   in   maximizing   total   economic   output]   (GRUSKY­KANBUR;   p.1).   GRUSKY,   D.B.­KANBUR,   R.:  The   Conceptual  Foundations of Poverty and Inequality Measurement; Stanford University Press, 2006.­  241  Así es como autores como Bierman­Bonini­Hausman presentan un listado exhaustivo de  parámetros   o   criterios   de   optimización   de   utilidad   en   el   ámbito   del  management  y   de   las  ciencias   administrativas.   Mencionan   distintos   tipos   de   criterios:   1.   criterio  maximax:   la  búsqueda de mayores beneficios posibles para cada acción y la elección de la acción que tenga  los mayores beneficios || 2. criterio  minimax: que se seleccione la acción con menor pérdida  posible o la que presente los mayores beneficios mínimos || 3. criterio de probabilidad máxima:  tomando   este   criterio   se   considera   únicamente   la   consecuencia   del   estado   con   mayor  probabilidad de ocurrencia y se elige la mayor acción para el estado, ignorando cualquier otro  estado a excepción de aquel cuya probabilidad de ocurrencia es mayor || 4. criterio de división  del valor esperado: se trata de un criterio que se toma a partir del cálculo del valor esperado de 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

168

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

169

precisamente   a   partir   de   este   problema   que   ­entiendo­   se   dispara   la  interpelación   de   Duflo   por   un   enfoque   y   un   tratamiento   más   dinámico   y  complejo de los problemas de desarrollo.  5.12.5  Esther Duflo: experimentación creativa en economía del desarrollo insuficiente para paliar p.e. las deficiencias  socioeconómicas de  los  países  menos desarrollados (PP­DD), algo que nos conduce  a fortiori a rechazar la  teoría   del   derrame  de  PP+DD  a  PP­DD.   Tampoco   es   cierto   que  «sólo   la  libertad   de   mercados   pueda   erradicar   la   pobreza »  o   que   el  gap  entre   los  niveles de actividad de los PP­DD y los PP+DD se haya acortado; en realidad  sucede todo lo contrario242. En Duflo hay una ciencia legítima que prescribe  acciones   a   los  policy   makers,  encargados   de   ejecutarlas243  ¿Hay   balas  plateadas,  silver   bullets?   En   algunas   regiones   de   África   se   supone   que   la  prevención de la malaria sería una excelente manera de contrarrestar decesos  por causas totalmente evitables.
Un   nuevo   enfoque   es   necesario:   no   será   posible  identificar el secreto que conduce a erradicar la pobreza  si   sólo   nos   limitamos   a   comparar   las   experiencias  históricas   de   100   países.   No   conseguiremos   que   el  problema   de   la   pobreza  se  solucione  milagrosamente  con una bala plateada; así y todo, podemos identificar  modos   de   mejorar   significativamente   la   vida   de   los  pobres.   Guiar   políticas   en   un   proceso   de  experimentación   creativa   supone   la   mejor   manera   de  pelear contra estas enfermedades. (DUFLO, E.: Ending  Poverty @PopTech.org)244.    cada acción via multiplicación de los beneficios condicionales por la probabilidad del estado y  suma de los productos de cada estado || 5. criterio de dominio de resultados: propone un criterio  que define a un resultado como 'peor'/'mejor' cuando el beneficio de una acción es por lo menos  tan   bueno   como   el   mejor   resultado   de   una   segunda   acción.   ||   5.1.   criterio   de  dominio  probabilístico o de probabilidad: este parte del evento plausible derivado de una instancia en la  que   una   acción   domina   probabilśticamente   a   otra   ||   6.   criterio   por  dominio   de   árboles   de   decisión: criterio que opera por análisis de estados a los que diagrama a través de diagrmas de  flujo o cadenas de Markov || 7. criterio de  equiproporcionalidad: criterio que determina la  utilidad de una acción según el resultado de la suma de consecuencias posibles de cada acción  y de la división posterior de este número n entre el número s de sucesos posibles. (BIERMAN­ BONINI­HAUSMAN; Irwin; Buenos Aires; 8ªed.; pp.143/152).­ 242 Para Mankiw­Phelps­Romer (1995) «el nivel medio de ingresos en los países más ricos es  hasta diez veces mayor al promedio de ingreso de los países más pobres» [average incomes in  the   world's   richest   countries   are   more   than   ten   times   as   high   as   in   the   world's   poorest   countries] (MANKIW,G.­PHELPS,E.S.­ROMER,P.: The Growth of Nations; Brookings Papers  on Economic Activity, Vol. 1995, No. 1, 25th Anniversary Issue. (1995), p.2.­   

La   ayuda   externa   procedente   de   los   PP+DD   resulta   altamente 

243 «Cuando tienes un problema que te resulta intolerable a algún nivel y que te resulta difícil 
de comprender es ahí que surge la demanda por un discurso que sea científicamente legítimo y  que presente prescripciones políticas fuertes»  [strong] [When you have a problem which is   intolerable at some level and also complicated and difficult to understand, well for each of us is   a   demand     for   a   discourse   which   is   both   scientifically   legitimate   and   has   strong   policy   prescriptions]   (DUFLO,   E.:  Ending   Poverty  @PopTech.org)  link  de   visualización   de   la  presentación: http://vimeo.com/8911801  .­     ) 244 A su vez, Duflo trabaja con un concepto ampliado de pobreza, y esto porque ­entiendo­ la  economía del desarrollo de Duflo se inscribe a la luz del paradigma PDH y no del PNL: «la  pobreza no tiene que ver solamente con no tener dinero, sino también  con no vivir la vida en 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

169

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

170

Hay tres observaciones preliminares de Duflo: (i) la lucha contra la  pobreza es una respuesta a una crisis estacionaria. (ii) las políticas sociales a  veces adolecen de  falta de imaginación  y otras, de un  exceso de ambición  conducente a la inacción245. Ha sido con imaginación y modestia que se ha  llegado a la observación/prescripción según la cual con un kilo de lentejas  consumido en cada oleada de vacunación contra la malaria en un distrito de  bajos recursos en la India se ha logrado que la tasa de inmunización ante el  avance de la enfermedad aumente del 5% al 37%. Por otro lado, sucede que  ­como es de público conocimiento­ sigue habiendo hambre en el mundo y que  las lentejas que se necesitan para aumentar el nivel de penetración de estas  políticas sanitarias de alto impacto demográfico a veces no están a disposición  de quienes  más  las   necesitan.  Ahora  bien,   si   esto  es  así   no es  porque  las  predicciones mathusianas se hayan vuelto súbitamente aceptables. Muy por el  contrario, se trata de un problema de estricta naturaleza ética; esto es, de un  problema cuya resolución depende de (al menos) una instancia de decisión en  tiempo real por parte de al menos un agente tomador de decisiones y que  concierne   a   la   cuestión   de   la   decisión   sobre   qué   hacer   con   el   excedente  agregado que produce anualmente la economía mundial. Su utilidad estaría  relacionada, entre otras, a la capacidad de diagnosticar con mayor precisión  «cómo   es   que   la   desigualdad   se   genera   y   se   reproduce   en   el   tiempo »  (AGHION­CAROLI­PEÑALOZA;p.3)246.      
La edad contemporánea no es una fuente inagotable de  eventos funestos y trágicos, sin embargo la persistencia  de hambrunas estacionales en un mundo que dispone  de   niveles   de   prosperidad   sin   precedentes   históricos  constituye uno de sus dramas principales […] Aquello  que   convierte   al   hambre   generalizado   en   un   mundo  opulento en algo más que una tragedia es el modo en  que   la   hemos   aceptado   y   tolerado   como   un   aspecto  constitutivo  del  mundo  moderno,   como   si   esto   fuese  plenitud, al límite de sus potencialidades; tiene que ver con la falta de salud, de educación y de  capacidad para verse a uno mismo como un ser humano (individual)» [Poverty is not about not   having money is about not living a life that is in its fully potential; its about the lack of health,   the lack of education, the lack of the ability to see yourself as an individual] (DUFLO, E.:  Ending Poverty @PopTech.org).  245 «Queremos contrastar el resultado de aquellos productores expuestos a una innovación  de  aquellos resultados que se obtendrían si tales innovaciones no hubiesen estado a su alcance, La  dificultad radica en constituir una comparación adecuada entre dos grupos de comparación.  Usualmente la  manera en  que los  proyectos de  ayuda se  alocan no  permiten comparar los  resultados de los grupos beneficiarios de los no beneficiarios. Una solución posible es la de  hacer una evaluación aleatoria [randomization]: antes que el programa comience, se asigna el  programa de ayuda aleatoriamente a un subconjunto elegible del grupo en tratamiento. Los  grupos ahora son estrictamente comparables. Podemos determinar de esta manera el impacto  del programa al comparar los resultados respectivos»   [we want to contrast the outcome for   those exposed to an innovation to the outcome they would have experienced if they had not   been beneficiaries. The difficulty is to constitute an adequate comparison group Generally the   way  aid  projects  are  allocated  makes   beneficiaries  and  non  beneficiaries  not  comparable.   Possible   solution:   randomized   evaluation:   before   the   program   starts,   assign   the   program   randomly   yo  a   subset   of  an   eligible  group   (the  treatment   group).   Groups  are   now  strictly   comparable. We can determine the impact of the program by comparing the outcomes].   246  AGHION,   Ph.­CAROLI,   E.­   GARCÍA­PEÑALOSA,   C.:  Inequality   and   Economic   Growth: The Perspective of the New Growth Theories; Journal of Economic Literature; vol. 37,  nº4; 1999; p.3.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

170

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

171

una tragedia inevitable (esto es, en el mismo sentido en  que las tragedias griegas lo eran)(SEN; A.K.: p.204)247. 

Desde  la  economía  del   desarrollo  se   observa   lo  que   autores   como  J.Mohan Rao presentan como «una verdadera economía global que emerge en  el seno de una cultura global » que reformula el problema de la 'convergencia'  (en   el   sentido   más   kuznetsiano   de   la   expresión)   haciéndolo   extensivo   al  tratamiento  de  algunos   bienes  públicos  globales   tales   como  la   salud de   la  población mundial(MOHAN RAO, J.; p.68)248. En este sentido, la tesis Moahn  Rao abre el juego hacia nuevos dilemas éticos de vital importancia249. Por el  mismo   tipo   de   enfoque   internacionalista   de   algunos   tópicos   cruciales   de 
247 SEN, A.K.: Development as Freedom, Oxford University Press; 1999: «The contemporary  age is not short of terrible and nasty happenings, but the persistence of extensive hunger in a  world of unprecedented prosperity is surely one of the worst  [...] What makes this widespread  hunger even more of a tragedy is the way we have come to accept and tolerate it as an integral  part of the modern world, as if it is a tragedy that is essentially unpreventable (in the way  ancient  Greek tragedies were)»  (SEN: ch.9.  Population,  Food and Freedom;  p.204).  Por  lo  demás «el nivel de producción de alimentos puede ser considerado como una de las variables  cruciales que, inter alia, podría influenciar sobre la persistencia del hambre. Incluso el precio al  que   la   comida   puede   ser   comprada   por   los   consumiores   será   afectada   por   el   volumen   de  producción   de  alimentos.   Más   aún,   cuando  consideramos   los  problemas  de   alimentos   y  lo  hacemos más a nivel global que a nivel nacional o regional es claro que desaparece cualquier  posibilidad de discociar el problema de la producción de alimentos de los problemas de los que  se ocupa la economía. Por estas razones es que el miedo de muchos/as a que la producción de  alimentos decline no puede ser desestimada de antemano»  [Food output must be one of the   variables that can, inter alia, influence the prevalence of hunger. Even the price at which food   can be bought by the consumers will be affected by the size of the food output. Furthermore,   when we consider food problems at the global level /rather than at the national or local level),   there is obviously no opportunity of getting food from 'outside' the economy. For these reasons   the often aired fear that food production per head is falling in the world cannot be dismissed   out of hand] (SEN; p.204). Si bien  «no se registra una caída en la producción mundial de  alimentos per capita», [there is no real decline in world food production per head], no es menos  cierto que  «el nivel de producción de alimentos en África ha declinado»  [the African food   output has declined] (SEN; pp. 211/12). 248  KAUL, I.­GRUNBERG, I.­STERN, M.A. (eds.) @United Nations Development Program  (UNDP):  Global   Public   Goods.     International     Cooperation   In   The   21st   Century;   Oxford  University Press, New York, 1999.­    249  CHEN, L.C.­EVANS,T.G.­CASH,R.A:  Health as a Global Public Good: Estos autores  puntualmente   se   preguntan   si,   puesto   que   el   control   y   tratamiento   de     enfermedades  infectocontagiosas   se   considera   un   bien   público   global   (a   global   public   good)   no   podría  extenderse este concepto hacia el control y tratamiento de enfermedades no comunicables, de  alto   impacto   demográfico.   Preguntan  de   esta   manera  si   el  control  de   las  enfermedades  no  comunicables o contagiosas poseen prima facie un status de bienes públicos o privados y si en  esta era de globalización las circunstancias concomitantes al ámbito de gestión y administación  de los servicios de salud ha modificado los esquemas de injerencia de lo público y lo privado.  Así ¿puede considerarse a la salud mundial  en su totalidad como un bien público y ya no como  un bien privado? Y si esto es así ¿cuáles serían las implicaciones para la salud global? ¿Cómo  podría afectar una manera de pensar de este tipo a la cooperación internacional en temas de  salud y a la gubernamentalidad global de la salud? (global health governance) [Thus control of   infectious  diseases  can  be  considered  a  global  public  good.  But can the same be said for   noncommunicable   diseases?   Are   noncommunicable   diseases   primarily   private   rather   than   public goods? Or in this era of globalization, have health circumstances so changed that the   customary balance between public and private in health is shifting? In other words, can global   health,  rather  than a group  of  transmissible diseases,  be  considered  more  a  public  than  a   private good? And if so, what are the implications for global health? How would such thinking   affect   international   health   cooperation   and   global   health   governance?]   (CHEN­EVANS­  CASH;   p.284   en   KAUL,   I.­GRUNBERG,   I.­STERN,   M.A.   (eds.)   @United   Nations  Development Program (UNDP): Global Public Goods.  International  Cooperation In The 21st  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

171

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

172

global governance es que autores como Wyplosz observan que «el control y  tratamiento   de   la   inestabilidad   financiera   constituye   igualmente   un   bien  público, aunque no se trate de un bien público clásico»: la inestabilidad no es  simplemente   una   consecuencia   funcional   de   la   producción   de   servicios  financieros. No así, «es el resultado de los fallos de los mercados por razones  que no comprendemos completamente todavía»250. Es por eso que hay espacio  para una arquitectónica de los parámetros de esta gubernamentalidad global  emergente. A esta tesis propende Peter Hass cuando suscribe a la vindicación  de   una   nueva   gubernamentalidad   ambiental   global   (global   environmental   governance): 
El   sistema   de   gubernamentalidad   actual   puede   ser  descrito   en   términos   constitucionales.   La  gubernamentalidad toma parte [entails] de un conjunto  de compromisos que demandan obediencia (derechos y  responsabilidades, convenciones, principios y normas),  reglas y procedimientos por los cuales estos acuerdos  se   llevan   a   la   práctica,   un   conjutno   de   autores  autorizados   que   pueden   participar   en   la   toma   de  decisiones   (reglas   de   sufragio),   un   conjunto   de  instituciones   formales   a   través   de   las   cuales   se  coordinan estas actividades, y un procedimiento para la  resolución de desacuerdos y desafíos251.       

Ahora bien ¿debería incluirse en este procedimiento normalizado de  resolución   de   desacuerdos   y   desafíos   una   reestructuración   de   organismos  internacionales   como   los   que   integran   el   entorno   Bretton   Woods?   ¿Qué  impacto en términos de gubernamentalidad global tendría una reforma en el  actual contexto de globalización de la economía y, por esto mismo, de  un  sistema­mundo  donde   las   transacciones   financieras   se   han   globalizado   y  donde es mucho más fácil trasladar el capital rápidamente a/desde distintas  regiones del mundo con costos transaccionales  crecientemente decrecientes;  dando lugar con esto al juego abierto ­i.e. exento de regulaciones integradas y  sinópticas­ de «la búsqueda de capital a bajo costo »? 252. ¿Se cumplirá con lo 
Century; Oxford University Press, New York, 1999).­  250  «Instability is not purely a technical by­product of the production of financial services.  Rather, it is the outcome of market failures, for reasons not yet fully understood» (WYPLOSZ;  p.152)   en   KAUL,   I.­GRUNBERG,   I.­STERN,   M.A.   (eds.)   @United   Nations   Development  Program (UNDP):  Global Public Goods.   International   Cooperation In The 21st Century;  Oxford University Press, New York, 1999.­  251  HAAS,   P.:  The   Architectonics   of   Global   Environmental   Governance:  «The   current  governance  system  can  be  described  in  constitutionalist  terms.   Governance  entails  a  set  of  commitments that command obedience (rights and responsibilities, conventions, principles and  norms), actual rules and procedures by which these commitments are to be realized, a set of  authoritative actors who may participate in decision­making (rules of suffrage), a set of formal  institutions   through   which   activities   are   coordinated,   and   a   procedure   for   adjudicating  disagreements   and   challenges»  (P.M.   HAAS,  Global   Environmental   Governance;  en  Commission on Global Governance; Kluwer Law International; The Hague; 1995).­ 252  Para  Dumrauf   (2003)  los   mercados   financieros   son  hoy  mucho   más  vulnerables   a  los  movimientos de capital de lo que lo fueron en el pasado: «¿Por qué ocurre esto? Muy sencillo:  en  un  mundo  donde  los  países  compiten   por   los   capitales  los  rendimientos  de  los  activos  financieros ­deducidos los riesgos diferenciales­ tienden a igualarse, al aparecer una 'tasa de  interés internacional'. Por lo tanto, un aumento de la tasa de interés en Estados Unidos atraería  capitales a ese país desde otros países, generando una disminución de la oferta monetaria en  estos últimos, con un impacto de suba en la tasa de interés»  (DUMRAUF, G.L.:  Finanzas  públicas, Grupo Guía, Buenos Aires, 2003, p.150 y ss.).­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

172

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

173

que se dijo en el Working Group 3 de la pasada cumbre del G­20 en Londres?: 
Las   instituciones   Bretton   Woods   tienen   que   ser  comprehensivamente   reformadas   para   que   puedan  reflejar más adecuadamente las modificaciones en los  pesos   relativos   de   la   economía   mundial   actual   y  volverse más eficientes de cara a los desafíos a futuro.  Las economías emergentes y en transición deben ganar  mayor representatividad y voz en estas instituciones253. 

  ¿En qué tipo de mundo vivimos? ¿En un mundo 'clásico' regido por  procesos de Bernoulli donde los resultados de  cada  ensayo del  proceso se  caracterizan por corresponder a uno de dos tipos de resultados posibles, tales  como   verdadero/falso,   sí/no,   cara/ceca,   cero/uno?   ¿Se   trata   de   un   mundo  'estable'   y   'discreto'   donde   las   monedas   que   se   tiran   al   aire   son   siempre  legítimas y donde la probabilidad de ocurrencia de que el resultado sea 'cara' o  'ceca'   es   siempre   igual   a   0,5   y   la   opacidad   institucional   una   variable  escasamente significativa para los análisis de global governance? Es probable;  ahora, entiendo que hay algo que es seguro: el comercio internacional actual  posee   un   nivel   de   complejidad   que   ciertamente   se   sustrae   al   cuadro   de  dicotomías de estados naturales para las cuales se implementan procesos de  Bernoulli  ¿Por qué es que el hambre en el mundo persiste ­tal y como la ha  capturado   magistralmente   Dennis   van   Waerebeke   de   Oxfam.org 254  y   que  concomitantemente   observamos   que   no   existe   una   caída   en   la   producción  mundial de alimentos  per capita?  (SEN; p.212). ¿Qué se puede esperar de  proyectos tan estimulantes como el presentado por Rodney Schmidt desde el  NSI   para   gravar   transacciones   comerciales   con   un   TTC   o   tasa   del   0.05%  orientada a la generación de un fondo fiduciario estimado en unos 30 mil  millones   de   dólares   estadounidenses   por   año   para   financiar   programas   de  desarrollo en los PP­DD?255.  
253 «The Bretton Woods Institutions must be comprehensively reformed so that they can more  adequately reflect changing economic weights in the world economy and be more responsive to  future   challenges.   Emerging   and   developing   economies   should   have   greater   voice   and  representation in these institutions» (G­20 Working Group 3: Reform of the IMF. Final Report.  4 March 2009; pp.14/27).­

254  van WAEREBEKE,D:  Comment nourrir tout le monde?  (video de < 10' de duración) || 
link de acceso: http://vimeo.com/7083029

255 De acuerdo a las estimaciones de Schmidt un TTC de medio punto porcentual por cada 
transacción de 'divisas principales' supondría una masa dineraria equivalente a unos 33 mil  millones   de   dólares   estadounidenses   por   año   y   no   supondría   una   amenaza   para   las   el  comportamiento   de   los   mercados   de   divisas   [chaque   transaction   des   devises   principales  entraînerait  des  recettes   annuelles   d’environ   33   milliards   de   dollars  US,   sans   peut   autant   perturber les marchés des devises étrangères] (SCHMIDT, R.:The Currency Transaction Tax:   Rate   and   Revenue   Estimate;The   North­South   Institute,   Octobre   2007).   Con   esta   última  observación, Schmidt remarca que no se trataría de una retención al comercio internacional que  presentaría las 'limitaciones' de los impuestos de Tobin (1970); a los cuales se ha criticado por  su capacidad de alteración de los patrones de comportamiento de los mercados de divisas,  introduciendo ineficacias y perturbaciones [les critiques de la taxe Tobin prétendent qu’elle   réduirait le volume des transactions de devises étrangères et créerait des inefficacités dans le   marché des changes]. El TTC que proyecta el INS es considerado como  faible  de cara a la  generación   de   mecanismos   innovadores   de   financiamiento   de   programas   de   desarrollo.  Entiendo que se trata de un proyecto ambicioso que echa manos de los derechos de segunda y  tercera generación (K.Vasăk) (suponiendo  a fortiori  la de los primeros desde luego) y que  cuenta   con   un   grupo   de   países   que   lo   propugnan   activamente   y   que   son   Francia,   Brasil, 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

173

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

174

5.12.6 dos esquemas: justica como equidad (Rawls­Kelly) || Anerkennung als redistribution  (Honneth­Frazer).  

determinar si una práctica es en principio justa o no. Y porque esto es así es  que   creo   asimismo   que   los   cuestionamientos   éticos   poseen   sentido  especialmente al interior de la teoría económica; esto es, por su capacidad de  incidencia   en   la   construcción   de   parámetros   axiológicos   esclarecidos  en  principio. Así es como posee sentido preguntarse si algunos componentes de  la welfare Economics serían sensatos de cara a un cuerpo de parámetros éticos  como   ­pongamos   por   caso­   el   que   se   encuentra   a   la   base   del   filosofema  práctico de justicia como equidad en el Justice as Fairness de John Rawls y  Erin Kelly:  
(i)   Cada   persona   tiene   el   derecho   indeclinable   a   un  esquema completamente adecuado de libertades básicas  comunes,   el   cual   resulta   compatible   con   el   mismo  esquema de libertades aplicado para todos. (ii)   Las   desigualdades   sociales   y   económicas   existen  para satisfacer dos condiciones: en primer lugar, para  permitir el acceso a cargos y puestos abiertos para todos  bajo  condiciones  de  justa  igualdad  de  oportunidad;  y  segundo,   para   garantizar   el   mayor   beneficio   posible  para  los   miembros   menos  aventajados   de  la   sociedad  (principio de la diferencia (RAWLS­KELLY;p.43)256.

Desde   mi   punto   de   vista  actual  la   filosofía   provee   criterios   para 

¿Cómo debería plantearse la cuestión de la igualdad desde la óptica  diferencial de la Integrationswissenschaft que implica la filosofía crítica de la  economía? ¿Como un gleich behandeln und gleich machen? Desde la óptica  liberal­clásica de autores como von Hayek «la meta principal de la lucha por  la libertad ha sido la igualdad ante la ley » y «la igualdad ante las reglas» [die  Gleichheit unter den Regeln]257. ¿A esto se reduce la resolución del problema  de la igualdad? ¿O tal vez deberíamos plantearla en términos de igualdad de  oportunidades materiales puntualizables y de la reinvención de una economía  política   de   la   justicia   distributiva   y   de   la  equidad   que   tendría   ser   una  Integrationspolitik?  ¿Podríamos   plantear   el   problema   en   términos   de   una  substantielle Chancengleichheit? (B. Ladwig)258. La kritische Theorie (KTh) 
Noruega, Corea del Sur y Senegal (SCHMIDT; loc.cit; s.f.).­  256  RAWLS,   J.­KELLY,   E.:  Justice  as   Fairness:   a  Restatement;   ch.13:   Two   Principles   of  Justice; Harvard University Press.­     257 von HAYEK, F.­BOSCH, A.: Gesammelte Schriften in deutscher Sprache, Band 11; Mohr  Siebeck, 2001; Kapitel 6: Gleichheit, Wert und Verdienst; p.110.­ 258  Aquí   es   que   creo   que   hay   que   ajustar   los   parámetros   de   la   teoría,   que   es   lo   que  precisamente creo que hace Ladwig(2002) en su estudio sobre los niveles de la igualdad (die  stufen der Gleichheit) cuando habla de una «substantielle Chancengleicheit»  que observa la  ocurrencia de coincidencias de leyes de segregación (segregation laws) con la privación en el  acceso a funciones gubernamentales o a espacios políticamente concentrados de poder por  parte de minorías excluidas (por su procedencia étnica, su color de piel o su sexo/orientación  sexual).  (LADWIG;   p.170).   (LADWIG,   B.:  Gerechtigkeit   und   Verantwortung:   liberale  Gleichheit für autonome Personen; Akademie Verlag, 2000).­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

174

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

175

podría acoplarse a este esfuerzo; y tal vez ya lo haya comenzado a hacer   desde que Axel Honneth ha intentado fungir el concepto de Anerkennung en  el núcleo duro de aquella y extrapolarla ­entre otros dominios­ al económico  con la tesis de una  Anerkennung als redistribution  (junto a Nancy Fraser)  (ISER; 2008)259.                5.12.7        reconocimiento político y justicia distributiva: Empörung y dignidad 

opuesto   al  esquema   trade­off­de­recursos/necesidades   del   que  persistentemente   nos   habla   la   teoría   económica.   No   así,   se   trata   de   una  relación  directa  en   la   que   el   'crecimiento'   de   una   magnitud   implica   el  crecimiento   de   la   otra   y   esto   en   términos   dinámicos   y   no   lineales:  reconocimiento   y   justicia   social  via  redistribución   de   producto   van   de   la  mano. Es por esto que la distinción entre pobreza y segregación política no  aplica   y   que   las  segregation   laws  tienen   un   impacto  indistintamente  económico/político/cultural, asociado por esto mismo en Honneth­Fraser a la  existencia  de  distintos  tipos  de  humillación,  vejaciones,  avasallamiento  de  derechos civiles y  social disrespect  (HONNETH­FRASER; p.170)260. Creo  que hay una tesis fuerte en Honneth­Fraser (2003) que es la siguiente: 
La oposición entre pujas distributivas y 'luchas por el  reconocimiento'   no   es   muy   útil,   puesto   que   crea   la  impresión de que la demanda por la redistribución del  ingreso   puede   ser   entendida   independientemente   de  cualquier experiencia de falta de respeto en el plano  social. Por el contrario parece mucho más plausible  interpretar   la   pujas   distributivas   como   un   tipo  específico de lucha por el reconocimiento en el que la  259 Axel Honneth es un teórico político que, según la tesis de Martin Iser, plantea una «teoría  intersubjetivista   de   la   identidad»  [intersubjektivistische   Identitätstheorie]  que   ha   buscado  apropiarse   del   concepto   hegeliano   de  Anerkennung  (reconocimiento)   y   convertirlo   en   un  paradigma   nodular   de   la   KTh   [bält   den   Begriff   der   Anerkennung   für   engeeignet,   als   Paradigma der Kritischen Theorie zu fungieren] (ISER; p.162). De acuerdo a esta tesis de Iser,  en Habermas encontramos ya una teoría del reconocimiento, pero no «una teoría que lo haya  situado explícitamente en el núcleo de la teoría crítica» [eine Theorie der Anerkennung, aber   nicht als expliziter Kern der Theorie fungiert]. La pregunta central de esta teoría tendría que  ser   la  siguiente:  «¿por  qué   motivo  las   personas  pelean   por  la   alteración  del  status   quo?»  [warum Menschen für eine Veränderung des Status quo kämpfen] (ISER; p.162). Recupera las  investigaciones   de   Honneth;   quien   ha   trabajado   en   relación   a  «las   injusticias   como  desatenciones   a   los   acuerdos   e   incluso   en   el   ámbito   de   la     teoría   económica»  [Ungerechtigkeiten   als   Missachtung  [...]  und   zwar   Ungerechtigkeiten   im   Bereich   der   Ökonomie]  (ISER; p.163). Hay  una clase de  Anerkennung, la  psychologische und normative  Anerkennung que es el inicio de un compromiso estructurado y normativo y que nos conduce a  la   indignación   [Empörung]   cuando   implica   una   decepción   [Enttäuschung]    [Beginn   ein   normativ strukturiertes Bedürfnis, auf dessen Enttäuschung wir mit Empörung reagieren]. La  crítica tiene que ver con el componente normativo asociado a esta Empörung, la cual conduce  a   la   acción   y   a   la   reversión   de   la  Enttäuschung.  Aquí   Iser   establece   un   enlace   via   Axel  Honneth   con   Nancy   Fraser,   autora   que   ha   planteado   que   la  Anerkennung  se   plantea  básicamente desde un punto de vista práctico y fundamentalmente como una oportunidad para  la justicia [eine Angelegenheit der Gerechtichkeit] (ISER; p.173) (ISER M.: Kritische Theorie  der Anerkennung; en  Empörung und Fortschritt: Grundlagen einer kritischen Theorie der   Gesellschaft, Campus Verlag; 2008).­    260 HONNETH, A.­ FRASER, N.: Redistribution or recognition?: A Political­Philosophical  Exchange; Verso; 2003.­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

La relación entre  Anerkennung  y  redistribution  plantea un vínculo 

175

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

176

evaluación apropiada de las contribuciones sociales de  los   individuos   o   grupos   es   puesta   de   manifiesto  (HONNETH­FRASER, p.171)261.

En suma, si los argumentos presentados en esta tesis a favor de la  recuperación de una teoría económica crítica han sido persuasivos, entonces  «la creciente importancia» de separar economía positiva y normativa de la que  habla   Colander   sería   tan   cuestionable   y   controversial   como   el   imperativo  metodológico de prescribir algo similar para el caso puntual de la filosofía  económica262.   El   aspecto   positivo   de   todo   esto   es   que   las   disciplinas   se  mueven;   que   el   progreso   disciplinario   existe;   que   el  caos,   finalmente,  confunde. En la historia de las teorías clásicas del crecimiento económico esto  ha sucedido en relación a la endogenous technological innovation theory con  retornos crecientes a escala y a partir de la cual pudieron observarse algunas  interacciones   significativas   entre   variables   cruciales   como   población,  fertilidad, capital humano, procesos de acumulación de capital y rol de las  instituciones263. Es acaso por este optimismo de base que podemos esperar que  se se respete la interpelación de Sen (2006) por una capacidad indagatoria o  crítica más aguda y sensible que nos permita reexaminar algunas cuestiones  que   se   han   vuelto   propiedades   emergentes   de   las   crispadas   sociedades  contemporáneas264.  Aquellas   presunciones   de   la   economía   neoclásica   que  llevarían   presuntuosamente   a   la   teoría   económica     a   convertirse   en   una  «teoría libre de instituciones»  es algo que ciertamente forma parte de una  curva   de   aprendizaje   que,   entiendo,   es   altamente   positiva 265  y   que 
261     «The  opposition of  'distribution conflicts'  and 'struggles  for  recognition' is  not very  helpful   since   it   creates   the   impression   that   demands   for   economic   redistribution   can   be  understood independently of any experience of social disrespect. It seems much more plausible  to me,  to the contrary, to interpret distribution conflicts as a specific kind of struggle for  recognition in which the appropriate evaluation of the social contributions of individuals or  groups is contested» (HONNETH­FRASER;p.171). A su vez, la categoría de reconocimiento  aplica a la emergencia de perturbaciones macroeconómicas, pero no lo hace restrictivamente.  El análisis histórico del jargon de las protestas sociales conduce a la observación de un pedido  de   reconocimiento   a   un   ultraje   a   derechos   fundamentales,   de   una   restitución   de   la  respetabilidad asociada desde luego a una valoración positiva de la cultura del trabajo en la  que el  honor continúa  jugando  un rol semántico  central [recognition  applied to  economic  disturbances: if we take into account reports of moral discontent and social protest in earlier   times, it quickly emerges that a language is constantly used in which feelings of damaged   recognition, respect, or honor play a central semantic role] (HONNETH­FRASER; p.135).­   262   Colander hablaba ­promediando el primer lustro de la década de los 90'­ de la growing  importance  of  separating  positive  Economics  from  the  art  of  Economics  diferenciando  los  trabajos de autores  como  John  Neville Keynes  y  de  Alfred  Marshall  o  Léon  Walras.  Para  Colander la importancia de esta división «ha crecido con el paso del tiempo debido a que la  sofisticación técnica de la investigación económica positiva es mayor, algo que incrementa a su  vez la importancia de la división del trabajo». Creo que el estado actual de división del trabajo  exige precisamente lo  contrario  a una política científica de fragmentación, especialización y  atomización   progresivas;   al   menos   desde   el   punto   de   vista   de   la   obtención   de   resultados  finales. (COLANDER, D.:  The Art of Economics by the Numbers; en Roger Backhouse ed.  New Directions in Economic Methodology; Routledge, New York; 1994).­  263 OOSTERBAN, M.T.­ DE RUYTER, Th.­ van STEVENINCK, N.­  van DER WINDT, N.:  The   Determinants   of   Economic   Growth;   Netherlands   Economic   Institute   (NEI);   Kluwer  Academic Publishers; Springer, 2000.­  264 SEN, A.K.: Conceptualizing and Measuring Poverty; en Poverty and Inequality; David B.  Grusky­Ravi Kanbur (eds.); Stanford University Press; 2006; p.30.­ 265  NORTH,   D.C.:  Institutions   and   Economic   Theory;   Routledge   NY;   en   The   New  Institutional Economics and Third World Development; Edited by John Harriss; Janet Hunter  and Colin M. Lewis; Routledge, 1997; p.17.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

176

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

177

probablemente   aumente   el   nivel   de   conocimiento   existente   en   materia   de,  pongamos   por   caso,   la   ocurrencia   de   desniveles   macroeconómicos  generalizados como los que F. Fossati había identificado entre 1967 y 1996 en  sus estudios sobre deuda externa latinoamericana266.     Entiendo que la pregunta (antropológica) kantiana del «qué nos cabe  esperar» ha sido  ab initio  una pregunta intempestiva ¿Qué podemos esperar  de, por ejemplo, la catégorisation juridique de los derechos en generaciones  tomada   del   modelo   del   jurista   checo­francés   Karel   Vašák?   (NUNES  PADILHA­REZAI   (s.f.)267.   ¿Qué   grado   de   'elasticidad   social'   poseen   los  derechos   de   segunda   y   terecera   generación?   ¿Qué   puede   esperarse   de   un  mundo opulento en el que el número de personas subalimentadas sigue siendo  críticamente elevado ­i.e. 963 millones de personas según estadísticas de la  FAO­?268. 
266 De acuerdo a Fossati hacia principios del siglo en curso se han padecido cuatro desniveles  cíclicos   generalizados:   1967­1970   ||   1973­1976   ||   1980­1983   ||   1990­   1996.   (FOSSATI,   F.:  Deuda externa de Latinoamérica; Encuentro Internacional por una Estrategia Común: La   Deuda Externa y el Fin del Milenio; e­libro.net; Diciembre, 2001; p.2). Damien Millet observa  que existen razones para condonar a algunos países deudores del pago de la deuda externa. Y  esto es algo que se asienta en argumentos morales, jurídicos y ecológicos. Millet observa que  hay argumentos morales:  la suba de la tasa de interés en Estados Unidos y la caída del costo  de las materias primas en los mercados internacioneles han cercenado la tasa de ganancias a  las   exportaciones   de   los   PP­DD   exportadores   de   materias   primas.   Es   inmoral   exigir   la  prioridad   de   reembolso   de   la   deuda   a   los   acreedores   antes   que   la   satisfacción   de   las  necesidades   fundamentales   de   la   población   de   los   países   deudores     [Il   est   immoral   de   demander   en   priorité   le   remboursement   de   la   dette   à   des   créanciers   aisés   plutôt   que   la   satisfaction des besoins fondamentaux des populations]. Existen además algunos argumentos  económicos   en   conformidad   con   los   cuales   la   anulación   de   la   deuda   tendría   un   impacto  potencialmente positivo sobre la tasa de actividad real [L’annulation de la dette peut donc être  un puissant facteur de relance de l’économie mondiale]. Tenemos argumentos de naturaleza  jurídica: el derecho  internacional  reconoce la necesidad tomar  en  cuenta la naturaleza del  régimen que ha contraído esas deudas y la utilización que se hizo de los fondos liberados. Si  estas   deudas   fueron   contraídas   por   motivos   espúreos,   entonces   podrían   ser   consideradas  comonulas [le droit international reconnaît la nécessité de prendre en compte la nature du   régime qui a contracté les dettes, et l’utilisation qui a été faite des fonds versés. Si des dettes   ont   été   contractées   à   des   fins   odieuses,   elles   peuvent   être   frappées   de   nullité].   Existen  argumentos   ecológicos:     los   recursos   naturales   de   los   países   del   Sur   han   sido   larga   y  exclusivamente usufructuados por los países industrializados. Así es como se observa que el  65% de las tierras cultivables han sido degradadas en el transcurso de los  últimos 50 años.  (MILLET, D. @www.humanité.fr (2003) CADTM (Comité pour l'annulation de la dette du  tiers­monde)­Pourquoi annuler la dette du tiers­monde (2003) (MILLET, D.­TOUSSAINT, É.:  50 Questions, 50 Réponses sur la dette, le FMI et la Banque mondiale, Éditions CADTM­ Syllepse, 2003).­  267 VAŠAK K.,: Pour la troisième génération des droits de l'homme: Les droits de solidarité,  Conférence inaugurale de la dixième Session d'étude de l'Institut international des droits de  l'homme,   Strasbourg,   1979,   et  Les   différentes   catégories   des   droits   de   l'homme,   en   A.  LAPEYRE,   F.  DETINGUY,  K.  VASAK,  (eds.):  Les  dimensions universelles  des droits de   l'homme,   1.   Les   dimensions   spirituelles   et  intellectuelles   des   droits  de  l'homme,   Brussels,  Bruylant, 1990, pp. 302/03 en NUNES PADILHA, L.G.­REZAI, R.: Droits Humains finale fr.  Los  autores  hablan  de  la  existencia de una cuarta dimensión normativa,  cronológicamente  posterior a los derechos humanos de tercera generación y de naturaleza más problemática o  polémica que los derechos precedentes.­ 

268 BUISSON, M.: La question alimentaire mondiale dans l'entrelacs des crises; en Ecologie 
& Politique,  junio de 2009. Buisson utiliza un documento de la FAO de 2008 titulado  L’état  de l’insécurité alimentaire dans le monde (Roma, 2008). De acuerdo a Buisson «mientras el  número de personas sub­alimentadas sigue siendo muy elevada, la reciente crisis alimentaria ha  agravado la situación de todas estas personas y ha empujado hacia una situación similar a unos  75   millones   de   seres   humanos   más».  Buisson   habla   además   de   una   duplicación   de   los 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

177

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

178

5.13.1.  conclusión general (addendum) 

tópica de campo que es ­también­ una heurística de patrones conceptuales al  interior   del   cuerpo   de   literatura   con   el   que   se   ha   trabajado   en   estas  Contribuciones. Este tópica intenta responder a la pregunta de cuál sería ­por  utilizar   una   expresión  kantiana   de   la  Crítica  de   la   Facultad  de   Juzgar­  el  domicilium de una Filosofía crítica de la Economía (FcE).     En   relación   a   este   disparador   inicial   se   ha   afirmado   que   el  domicilium de la FcE implicaría en primera instancia el estudio convergente o  integrado   de   las   distintas   concepciones   y   tipos   de   racionalidad   económica  identificadas en el rastreo de las fuentes, corrientes, escuelas y programas de  investigación hasta aquí consideradas. Se ha puesto de manifiesto que la FcE  posee capacidad afirmativa y que esto quiere decir que puede funcionar como  cristal de aumento del sistema de tesis que ha cuestionado la premisa tónica de  la  teoría  neoliberal  del  crecimiento económico  por   haber   incurrido en  una  cadena   de   obliteraciones   que   incluiría   la   negación   de   existencia   de   costos 
requerimientos alimentarios a 2050. A diferencia de Sen (2003) observa que hay una crisis  alimentaria y que esta se agrava y afecta especialmente a algunos países y hemisferios... los  más pobres e inseguros (en términos de seguridad alimentaria). «Las previsiones estiman que  hacia 2050 […] las necesidades alimentarias se duplicarán a escala mundial y que  estas, siendo  relativamente   estables   en   el   hemisferio   norte,   serán   altamente   volátiles   y   dinámicas   en   el  hemisferio sur, llegando hasta a quintuplicarse en el  África subsahariana y a duplicarse en  Asia».   Es   por   eso   que   Buisson   brega,   entre   otras   cosas,   por   lo   que   denomina  nouvelle   agronomie y que es algo distinto a la révolution verte de Michel Griffon (2006); definida como  aquella en la que «se produce más limitando la progresión de superficies para limitar el daño de  los espacios naturales […] duplicando los rindes, reduciendo los daños al medioambiente y  utilizando técnicas económicamente accesibles para los países pobres»   [Produire beaucoup   plus en limitant la progression des surfaces pour ne pas détruire les espaces naturels […] en   devant doubler les rendements […] en réduisant les atteintes à l’environement et en utilisant   des techniques économiques accessibles aux plus pauvres] (GRIFFON, M.: Nourrir la planète,   pour une révolution doublement verte, Odile Jacob, Paris, 2006, p.154).  No así, se trata de un  proyecto que se monta sobre algunos de los resultados de la  revolución  verde del intervalo  histórico  comprendido por  las décadas  del 1960/1980  pero  que accesoriamente  supone una  reducción   mucho   mayor   de   los   niveles   de   impacto   social   y   ambiental   que   estas  transformaciones   en   principio   supondrían.   Se   trata   de   evitar   que   una   revolución   verde   se  transforme à nouveau en una 'révolution' puramente productivista y tecnocrática. «Es por esto  que   se   recomienda   un   enfoque   sistémico   y   multidisciplinario   y   que   el   autor     recomienda  favorizar la diversidad de los sistemas de producción, otorgar un rol central a los enfoques agro­ ecológicos,   conceder  status  prioritario   a   la   agricultura   familiar   y   un   espacio   central   a   las  ciencias   sociales»     [Elle   peut   se   résumer   autour   des   orientations   suivantes :   favoriser   la   diversité des systèmes de production, donner un rôle central aux approches agro écologiques   pour prendre en compte la spécificité des milieux et des besoins des productions, donner la   priorité   à l’agriculture  familiale  et une  place centrale aux  sciences sociales].   Para  esto se  necesita, antes que nada, garantizar la seguridad alimentaria, algo que supone naturalmente una  'normalización' en el acceso a la tierra y al agua especialmente en las áreas rurales. También  resulta imperativa la conformación de ligas campesinas y que se normalice el status que tienen  las mujeres al interior de estos sistemas productivos. «El  éxito necesariamente lento de las  organizaciones externas necesita ser fuertemente modificada a distintos niveles. Se trata de  favorecer   la   autonomía   y   la   auto­organización  de   los/as   campesinos/as   tomando   en  consideración la situación en la que se encuentran y las condiciones en las que evolucionarían  estos patrones de organización y producción acaso históricamente inéditos» (BUISSON, M.:  La question alimentaire mondiale dans l'entrelacs des crises; en Ecologie & Politique  junio de  2009).­    
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

La tesis en la que se trabajó aquí ha comenzado con el planteo de una 

178

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

179

transaccionales   al   interior   del  ludus   oeconomicus  y   el   desconocimiento   de  asimetrías   e  information  imperfections  en  los   ciclos   de   intercambio  en  los  mercados de factores.         Se ha defendido en paralelo la tesis del carácter afirmativo de la FcE  al   vincularla   al   problema   filosófico   general   de   la   escrutabilidad   y  razonabilidad   de   los  criterios;   y   esto   de   una   manera   que   implica   la  formulación   de   una   tesis   puntual   en   particular,   a   saber:   la   de   la   fusión  semántica de los términos Anerkennung y redistribution.                         En conformidad con este sistema de enunciados se ha esbozado un  programa   de   investigación   orientado   por   una   tesis   cardinal   que   asocia   las  nociones semánticamente vinculantes de  normatividad y criticidad de cara a  lo que constituiría la respuesta por la pregunta preliminar por su método y su  scope o ámbito de trabajo.   Que  no  se trate  sólo  de  hacer  metodología  de  la  economía  es  una  consecuencia derivada de la equiparación de las nociones de normatividad y  criticidad  y por esto mismo es que ­entiendo­  no es redundante que  se haya  sobrecargado el término 'crítica' para hablar  explícitamente  de una  Filosofía  crítica  de  la  Economía   (FcE)   de   naturaleza   propedéutica.   Desplegando  un  poco más este último punto: entiendo que no supone una redundancia hablar  de una filosofía crítica de la economía al menos por dos razones que considero  buenas   razones:   en   primer   lugar,   porque   permite   diferenciarla   de   otras  corrientes de filosofía económica que le son preexistentes (por ejemplo, las de  orientación   analítica).   En   segundo   lugar,   porque   permite   vincularla  explícitamente con una kritische Theorie de la que se tomó en préstamo una  noción crucial: la de Integrationswissenschaft (via Bernd Ladwig).     Por   lo   demás,   creo   haber   tocado   ­cierto   que   superficial   y  desordenadamente­ cada uno los puntos definidos en el programa de trabajo  esbozado en la Consideración preliminar de esta tesis.  Señalando como punto de origen algunas tesis de Daniel Hausman 269  se trabajaron temas  de metodología  de teoría económica que incluyeron la  dilucidación de la comprensión y uso de expresiones cruciales ­por mencionar  un   único   nodo   de   conceptos,   las   nociones   vinculantes   de  equilibrio,  racionalidad,  self­interest  y  preferencias  en la teoría de la elección racional  del consumidor (RCTh)­. He   considerado   de   esta   forma   algunas   cuestiones   perimetrales  orientadas a la determinación de los parámetros ontológicos de los fenómenos  filosófico­económicos   a  las   que   hice   alusión   en   el   apartado   4   de   la   tesis;  concluyendo   con   esto   la   primera  capa  del   mismo,  ocupada   de   realizar   al  menos dos tareas: (i) relevamiento de documentación y mapeo bibliográfico  (tópica) y (ii) identificación de trends investigativos y patrones conceptuales  al interior de este sistema de referencias bibliográficas organizadas por nodos  temáticos diferenciados (heurística). 
269 HAUSMAN, D.: Capital, Profits, and Prices: An Essay in the Philosophy of Economics. 
New York: Columbia University Press ||  1983. Are There Causal Relations Among Dependent   Variables?  Philosophy of Science, 50: 58­81 ||  Supply and Demand Explanations and their   Ceteris   Paribus   Clauses,   Review   of   Political   Economy   2:   168­86   ||   1992a.  Essays   on  Philosophy and Economic Methodology. Cambridge: Cambridge University Press || 1992b. The  Inexact and Separate Science of Economics. Cambridge: Cambridge University Press || 1998.  Problems with Realism in Economics, Economics and Philosophy  14: 185­213 || 2008a.  Why   Look Under the Hood?, pp. 217­21 of Hausman 2008b ||  2008b. The Philosophy of Economics:   An Anthology. 3rd. ed. Cambridge: Cambridge University Press.­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

179

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

180

Si hubo diáspora temática es porque la FcE es un branch colaborativo  de  Filosofía   económica   que   implica   inicialmente   una   heurística   de   campo  orientada a la determinación de un ámbito de trabajo que posee una densidad  histórica   que,   por   un   lado,   no   se   excluye   del   análisis   por   cuestiones   de  circularidad   y   que,   por   otro   lado,   ha   disparado   la   presente   investigación  filosófica en múltiples direcciones.    Hay un filtro que nos permitiría observar que han habido áreas con  mayor presencia de temas de Metodología y Epistemología de la Economía y  un segundo lote de tareas, más vinculadas al esclarecimiento de temáticas de  Economía   política,  Filosofía   social   y  Economía   internacional.   En   todo  momento entiendo que se ha trabajado persistentemente en el cuestionamiento  explícito de la escisión entre los sistemas positivos de prácticas económicas y  los   plexos   normativos  que   la  mainstream   Economics  trae   aparejados;  implicando supuestos altamente problemáticos que propagararían ­entre otras­  la creencia en la existencia de un sistema estático y unbounded de preferencias  listadas en agentes económicos poseedores de rankings estables sobre objetos  preferenciales; es decir, objetos presentados por la teoría como magnitudes  discretas, homogéneas, divisibles, persistentes y densas.  Se ha mostrado cómo ­efectivamente­ hay un ought to en la RCTh; por  qué es que tiene sentido defender la tesis de la presencia de inexactitud en la  teoría económica (creo que esto es una consecuencia puntual del tratamiento  de Hermann Max de la ecuación de cambio de Fisher 270). Se ha afirmado que  las predicciones económicas no caen por razonamientos de tipo modus tollens  (o que al menos no siempre lo hacen) y que el conflicto de las interpretaciones  constituye un componente altamente recurrente en la historia del pensamiento  económico.         Se ha trabajado la tesis de la modularidad de la Filosofía crítica de la  Economía y se ha defendido en el área de crítica a los fundamentos de teoría  microeconómica   la   tesis   según   la   cual   el   estudio   de   las   constricciones   o  boundaries  concomitantes   a   las   preferencias   de   agentes   tomadores   de  decisiones constituye un avance significativo en la historia del pensamiento  económico   y   de   la   metodología   de   la   economía.   Se   ha   relevado   cómo   la  presencia   de   tesis   como   las   de   Lazear   de   un   imperialismo   económico  generado  por   una teoría económica  metodológicamente   compacta   permiten  observar que la clase de problemas filosófico­económicos que la FcE toma en  consideración parecería ser distinta en tipo y cantidad a la clase de problemas  filosófico­económicos determinados por corrientes que no los incluyan como  un tópico de discusión esclarecido.                            Si la FcE fuese genuina en estos aspectos  diferenciales  de sus  observaciones,   entonces   tendría   sentido   afirmar   el   carácter  autónomo  y  persistente  de   sus   investigaciones.  En   efecto,   esta   autonomía   facultativa  implicaría   el   comportamiento   modular   de   su   objeto   y   la   presencia   de  momentos   estrictamente   afirmativos   donde   las   consideraciones   políticas   y  éticas se vuelven explícitamente preponderantes.                       En esta tesis se ha afirmado que esta FcE tiene que llegar a ser una   Integrationswissenschaft  que anule el hiato entre descripciones de un lado  y  normas   y   valores,   del   otro  (por   utilizar   la   terminología   del   Ladwig   de  Politische Theorie,     politische     Philosophie     und     Gesellschaftstheorie, 
270 MAX, H.: Investigación económica. su metodología y su técnica; FCE; 3º ed; 1979.­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

180

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

181

2007). Siguiendo esta curva de convergencia es que se ha mostrado que no es  casual   que   el   Olivier   Blanchard   de  The   Crisis:   Basic   Mechanisms   and   Appropriate Policies  (2009)  hable de la  subprime crisis  desde una posición  donde   la   economía   y   la   política   se   fusionan.   Tampoco   es   casual   que  Dominique  Strauss­Kahn   haya   hecho   lo   mismo   en   tiempos   de   su  comparecencia en la  Global Creative Leadership Summit  de septiembre de  2009. Por esto mismo es que se ha vindicado la tesis de Perelman (2000)  contenida   en  The   Invention   of   Capitalism  que   estipula   que   la  Economía  política  nunca  estuvo  completamente   dispuesta   a   dejar   que   las   fuerzas   del  mercado organicen y estructuren  completamente la producción e interacción  de   factores.   El   método   de   trabajo   vertido   por   Blanchard   en   el   documento  mencionado   permite   observar   que   en   algunos   casos   la   búsqueda   de   una  fundamental   explanation  es   aquello  que   se   excluye   del   análisis   económico  precisamente cuando más se lo precisa.    Por   esto   mismo   es   que   se   ha   trabajado   en   una   dirección   que   ha  implicado la relativización de la tesis de la market analogy o  analogía con el  mercado    en  el   desarrollo  de   la   teoría   de   la   acción  pública   y  que   se   han  cuestionado los elementos tenidos por dados en la corriente ortodoxa; entre  otros (i) las instituciones,  (ii) las preferencias, (iii) las creencias de los agentes  y  (iv)  el nivel de tecnología existente al interior de los sistemas económicos  considerados.   Se ha tratado de sugerir que aquello que vuelve crítica a la Filosofía  crítica de la Economía cuando se sobrecarga el adjetivo 'crítica'  tiene mucho  que   ver   con   ­por   un   lado­   la   interpelación   por   la   gravitación   de   las  instituciones   al   interior   del   sistema   de   prácticas   y   ­por   el   otro   y   más  específicamente­   con   el   seguimiento   histórico   de   un   complejo   proceso   de  transferencia de prerrogativas epistemológicas de la Física a la Economía via  formalización, axiomatización y atomización metodológica.   Se   ha   seguido   este  excursus  histórico   fuertemente   vinculado   a   la  corriente neopositivista y estructuralista que presentaría a la teoría económica  como una disciplina manipulativa y predictiva; fiel reflejo de (al menos) una  generación de brillantes economistas fascinados por la Filosofía de la Física y  por los primeros sistemas de ecuaciones de un Léon Walras para el que un  modelo económico puede ser concebido en cualquier punto de tiempo como la  solución a un sistema de ecuaciones que representa (i) la demanda de bienes  por los consumidores,  (ii)  la oferta de bienes por los productores y  (iii)  la  condición de equilibrio resultante. Se analizaron los supuestos concomitantes  a   estas   convicciones   procedurales;   entre   otras   la   que   afirma   (i)   que   cada  consumidor  actúa buscando  maximizar  su  utilidad,  (ii) que  cada  productor  actúa buscando maximizar su beneficio y (iii) que la competencia perfecta  prevalece,   en   el   sentido   de   que   cada   productor   y   cada   consumidor     son  tomadores de precios.  Se ha vindicado la importancia histórica de la corriente vebleniana  reflejada   en   libros   como  The   Philosophical   Bases   of   Institutionalist   Economics  (1987);   haciendo   un   seguimiento   de   críticas   programáticas  derivadas   a   la   escuela   neoclásica   tales   como  las   de   Philip   Mirowski   y  un  rastreo de los argumentos asociados a la tesis que niega la existencia de una  «lógica de elección única» sobre la que se asienta la teoría de la elección  racional del consumidor.   

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

181

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

182

Se han considerado los argumentos de Weintraub 271  y  Dobb272  (inter   alii) sobre la crisis de la abstracción en el pensamiento económico. Se han  relevado   razones   de   peso   para   sustentar   la   razonabilidad   de   las   críticas   a  procesos de abstracción  via  formalización en los  que  se  pierde de vista el  costo ontológico asociado a la formulación de predicciones, identificación de  patrones y determinación de inferencias.  Se   han   observado   casos   en   los   que   la   formalización   de   modelos  económicos y el elevado nivel de abstracción de las particularidades de tipo  histórico­institucional que se excluyen cuando estas ecuaciones se ponen en  movimiento se encuentran problemáticamente vinculados a escenarios en los  que   la   generación   de   abstracción   y   generalidad   implican   creación   de  indeterminación. Se ha seguido en esto el aspecto de la tesis de Rutheford que  supone una crítica institucionalista al formalismo metodológico de la escuela  neoclásica disparada en torno a la cuestión «sobre el realismo y la relevancia  de la teoría económica» y la consideración (ontológica) del problema general  del  status  de   los   modelos   económicos   que   involucraría   esta   concepción  particular   de   la   formalización,   incluido   el   de   la   invocación   de   la   cláusula  ceteris paribus.     Es   así   como   se   ha   trabajado   en   la   recuperación   de   algunos  concomitantes soslayados por la preocupación standard por los estados finitos  de los sistemas económicos y sus condiciones formales de equilibrio. Se ha  seguido por distintos canales a Daniel Hausman en su revisión filosófica de la  concepción   de   la  Economía   en   tanto   ciencia   aislada   y   a   Warren   Gibson  (2005)273 en su pregunta por   cuál sea el rol apropiado para la Matemática en  Economía.   Con   Veblen,   vimos   cómo   es   que   la   teoría   económica   habría  tomado en préstamo de la Física muchos términos que serían progresivamente  interpolados a su jargon; así  es como  se  comenzaría a hablar de 'estática de  producción',  'intercambio',  'consumo',  'circulación',   etc.;   o   a   equiparar  explícitamente los conceptos de masa y precio.   Hemos   trabajado   con   Paul   Samuelson(1947);   tomando   en  consideración puntualmente la tesis que expresa que el giro marginalista en  teoría   económica   ha   triunfado   debido   básicamente   a   que   el  concepto  de  cantidad de un  commodity  posee una estructura lineal y por lo tanto posee  sentido la implementación de un método matemático diseñado para el análisis  marginal de la utilitas  basado precisamente en la formulación de ecuaciones  lineales.  Hemos dicho asimismo que puede hacerse un uso adversativo de la  ecuación de cambio de Fisher que evalúa el producto de la cantidad de dinero  en circulación y del coeficiente de velocidad de circulación de los activos. La  existencia   en   paralelo   de   dos   áreas   monetarias  independientes  permite   la  formación de esta aporía utilizada para abonar la hipótesis de existencia de  inexactitud   en   la   teoría   económica   y   ­a   fortiori­   rechazar   la   concepción 
271  WEINTRAUB, E.R.:  How Economics Became a Mathematical Science, Duke University  Press, 2002.­ 272  DOBB, M.: Theories of Value and Distribution Since Adam Smith: Ideology and Economic   Theory;  Cambridge   University   Press,   1975.­DOBB,   M.:   Theories   of   Value   and   Distribution  Since Adam Smith: Ideology and Economic Theory, Cambridge University Press, 1975.­ 273  GIBSON,   W.C.:  The   Mathematical   Romance:   An   Engineer's   View   of   Mathematical   Economics;   Econ   Journal   Watch,   Volume   2,   Number   1,   April   2005,   pp.   149­158;   @EJW  econjournalwatch.org­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

182

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

183

positivista de la teoría económica ocupada de presentar a la economía como  una ciencia dura de forma típica.                   Se ha dicho que al menos a veces  algunos economistas asumen la  existencia de  preferencias racionales como un elemento dado para el análisis  y   no  por  el   análisis   y   que   por   esto   mismo   se   asume   intuitivamente   la  existencia  de una rational choice genérica, asociada por defecto a una función  de  maximización   universal.   Se   ha   dicho  que   las   observaciones   de   Herbert  Simon(1984) han sido realmente potentes al respecto y que la pregunta de si  tiene   el   agente   económico   que   estar   en   condiciones   de  rankear  opciones  plausibles,   o   sólo   alcanza   con   que   esté   en   condiciones   de   listar   todas   las  opciones que se le presenten en un contexto dado sigue siendo una pregunta  válida.   Lo   mismo   puede   decirse   de   esta   otra   pregunta:   ¿Constituye   la  transitividad total de las preferencias un dictum de racionalidad económica, o  sólo alcanza con que la capacidad computacional del agente económico sea tal  que ante un conjunto de opciones posibles el árbol de procesos (s)electivos no  lo conduzca a la generación de un círculo vicioso? Por último: ¿qué sucede  con la concesión de conocimiento perfecto a los agentes que intervienen en un  mercado?     Se ha abonado la tesis según la cual la 'ley' de comportamiento inverso  de  precio  y  cantidad  de   un   mismo  commodity  no  es  algo distinto a  una  generalización   inductiva   de   tipo   humeano   que   la   teoría   utiliza   para  la     formación   posterior   de   razonamientos   deductivos   orientados   a   la  generación de predicciones estadísticamente significativas.      Se ha discutido y cuestionado la presentación de la teoría económica  como una ciencia  wertfrei,  como una disciplina axiológicamente neutra  que  presenta a su objeto como un sistema básicamente encapsulado al interior del  cual sólo se encuentran agentes que se comportan racionalmente produciendo  modelos de comportamiento resultantes en equilibrio.  Estas críticas se han  visto enriquecidas por el aporte de disciplinas vinculadas a la emergencia de la  teoría general de sistemas, proveedora informal de conceptos tales como los de  sistema   abierto,  retroalimentación,  automación,  homeostasis,  equilibrio  y  entropía en teoría de la información (via Claude Shannon).    Se ha observado que desde un punto de vista histórico recuperado por  las   investigaciones   de   autores   como  Terence  Hutchison274  y   Mark   Blaug275  hubo   una  Methodenstreitsgeschichte  que   dividiría   a   la   ciencia   económica  desde 1876 en adelante en una tendencia 'ortodoxa' que concibe a la economía  política   como   una   disciplina   deductiva   y   una   tendencia   'heterodoxa'   que  presenta a la teoría económica como una disciplina eminentemente inductiva,  de tendencia empirista y de orientación historicista.         Se han discutido supuestos filosóficos estructurales y las implicaciones  materiales   asociadas   al  analytical   framework  de   una   teoría   del   equilibrio  general (GETh) que desarrolla un sistema de ecuaciones con un número en  principio identificado de requisitos, a saber:  (i)  presencia  de  una  perfecta  flexibilidad de precios y salarios, (ii) ausencia de ilusión monetaria entre los  agentes económicos, (iii) ausencia de efectos distributivos, (iv) ausencia de  incertidumbre en lo concerniente al futuro y (v) presunción de existencia de  cierto tipo de interés positivo para cada nivel particular de poder adquisitivo 
274  HUTCHISON, T.: The Uses and Abuses of Economics: Contentious Essays on History and   Method, Routledge, 1994.­  275  BLAUG, M:  Economic Theory in Retrospect, Cambridge University Press,1997.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

183

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

184

dado­. Se ha podido mostrar cómo es que estos requisitos concomitantes a la  generación   del   modelo   existen  cuando  el   modelo   es   generado   y   que   esto  resulta   problemático   por   cuestiones   prácticas;   pudiendo   ser   utilizado   para  demostrar cómo ­efectivamente­ existe interferencia de creencia en generación  de inferencia.  Ahora bien, existen puntos de enlace con elementos de teoría política  y  si   los   argumentos   asociados   a   esta   tesis   son   aceptados   entonces   debería  aceptarse que no es necesario abandonar la teoría económica para que este  context   switch  suceda.   En   efecto,   ¿hablamos   de   tópicos   restrictivamente  económicos cuando Stiglitz pregunta por la posición y tipo de actividad de la  mano   invisible   de   Adam   Smith   o   cuando   Walter   Eucken 276  cuestiona   a   la  klassische Nationalökonomie finisecular alemana que creía haber desarrollado  los   fundamentos   científicos   y   metodológicos   de   una   ciencia   madura?  ¿Pertenecen   restrictivamente   al   ámbito   de   las   ciencias   económicas   las  consideraciones de un economista como Eucken que en la caracterización de  su  morphologischer Apparat  preguntaba por el comportamiento de procesos  tales  como cómo se modifican y afectan recíprocamente en   significado y  función   las   formas   de   orden   económico   y   las   normas   jurídicas?   Si   los  argumentos vertidos en esta tesis fueron satisfactorios, es claro que no y que la  pregunta   stiglitzeana   por   el   rol   apropiado   del   Estado   y   el  status  de  investigaciones   macroeconómicas   ocupadas   de   determinar   el   impacto  generado por las asimetrías derivadas de las  information imperfections dejan  de ser claramente privativas de una teoría económica qua substancia aislada.   Preguntas como   ¿por qué la economía amplifica los   shocks    y los  vuelve   persistentes   y   por   qué   es   que   puede   haber  incluso   en   estado   de  equilibrio competitivo  desempleo  y  racionamiento   de   crédito? constituyen  preguntas   que   rehabilitan   el   diálogo   de   la   teoría   económica   con   otras  disciplinas y esto forma parte de una maduración que tal vez sea tan relevante  como la experimentada al interior de la historia del pensamiento económico  contemporáneo con el desarrollo de la teoría sobre incertidumbre cualitativa y  mecanismos   de   mercado   de   Akerlof277,   el   surgimiento     de   la  General   Disequilibrium Theory (GDTh) o de la information Economics de Stiglitz; con  su   relevamiento   crucial   de   una   falta   de   problematización   al   interior   de   la  escuela de Chicago de la significación económica de la información en la  generación de una transacción.                  Hay por estas razones una vindicación de un legado keynesiano y  neokeynesiano al que pertenecen tesis asociadas tales como la que sostiene  que   la   política   de   estabilización   monetaria   puede   mitigar   los   efectos  distorsivos de la economía; que en la realidad los precios y los salarios no se  reajustan continuamente o que la optimización de comportamiento no depende  solamente   de las creencias acerca de las condiciones agregadas, sino también  de creencias respecto de otras creencias, y así... en una jerarquía en principio  indefinida   de   creencias   de   orden   superior.   El  context   switch  a   temas   de  economía   internacional   supone   el   seguimiento   de   eventos   de   alto   impacto  histórico, tales como ­por ejemplo­ la presencia de persistentes perturbaciones  reales en los niveles de actividad ocasionados por los  shocks  tecnológicos y  las burbujas financieras en este tipo específico de mercados.  
276 EUCKEN, W.: Die Grundlagen der Nationalökonomie, Springer, 1989.­ 277  G.   A.   AKERLOF,   'The   Market   for   "Lemons":  Quality   Uncertainty   and   the   Market   Mechanism' Quarterly Journal of Economics, vol. LXXXIV (August, 1970).­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

184

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

185

   Recuperando   contribuciones   cruciales   tales   como   el  Nelson­Phelps  approach  aplicado   al   estudio   de   las   potencialidades   económicas   de   la  educación y de la innovación tecnológica se ha tratado de recuperar  el  campo  de aplicación y los modos  de comportamiento de  estas  nuevas teorías  que  dejaban de estudiar a los mercados como si estos estuvieran permanentemente  determinados por precios reales. Se ha reconstruido la polémica de Friedman  con   los   keynesianos   en   torno   a   la   presencia   de   contraciclicidad   para   la  generación de políticas de pleno empleo. Se han analizado los argumentos y  en particular se ha trabajado la tesis Friedman­Schwartz de Monetary History  of the United States, (18671960)278.     La plausibilidad de este context­switch ha permitido abrir esta tesis a  un   área   de   tratamiento   de   consideraciones   políticas   de   estas   disputas  doctrinarias al interior de la historia de la teoría económica. La presencia de  interés histórico en su contexto de ocurrencia abrió la posibilidad de rastrear  antecedentes   históricos   relevantes   para   el   análisis;   esto   es   lo   que   permitió  contraponer  por   ejemplo   las  tesis   monetaristas   de   Friedman   a   una   teoría  cuantitativa del dinero iniciada en la Aufklärung.   Esta apertura hacia la historia supuso igualmente que en el tratamiento  de   las   tesis   de   Stiglitz279,   Tobin   y   Pigou   sobre   economía   y   bienestar   se  reconstruya la trama argumentativa asociada a     argumentos tales como los  que   suponen   que   las   intervenciones   gubernamentales   en   la   economía  reducirían la probabilidad de ocurrencia de burbujas en el sector financiero o  descontrol en el flujo de transacciones bancarias ordinarias.    El recurso a la historia incluye un propio excursus: hablo del capítulo  8 de la tesis, la cual contiene una somera revisión de las tesis de Weber y de  Bataille y a las que por lo demás se las relacionó con el Ilumninismo, con la  Revolución Industrial y con la Reforma luterana.       Via  Thilo Loewe280 se han revisado las implicancias filosóficas de la  presencia de la tesis que afirma la crisis de autodeterminación de la voluntad  al interior de un ecosistema poblado de organismos vivos, presentados entre  otras cosas como estructuras disipativas. Con esta clase de autores ligados a  movimientos   humanistas   y   ecologistas   hemos   recuperado   algunas   de   las  implicancias prácticas derivadas de la célebre observación de Keynes de cómo  a   partir   de   cierto   momento  el   arte   de   escoger   modelos   relevantes   para   el  mundo contemporáneo ha sido reemplazado por una ciencia progresivamente  especializada en pensar en términos de modelos.  Se   ha   afirmado   que   formalización   y   axiomatización   de   teoría  constituyen   rasgos   diferenciales   del   enfoque   'estructuralista'   que   desde  medidados de la década del 40' hasta finales de la década del 50' ingresará con  mucha fuerza en el domicilium de la teoría económica; por ejemplo a través de  la   altamente   influyente   teoría   de   la   utilidad   esperada   (EUTh)   de   von 
278 FRIEDMAN, M.­A.J. SCHWARTZ: Monetary History of the United States, 1867­1960,  Princeton University Press, 1971.­ 279 STIGLITZ, J.: La grande désillusion, Ed. Fayard, 2002, Paris | Whither Socialism?; MIT  Press; 1996.| Stability with Growth: MacroEconomics, Liberalization and Development; Oxford  University   Press;  2006.  |  Information   and   the   Change   in   the   Paradigm   in   Economics;   en  Szenzberg­Ramrattan New Frontiers in Economics; Cambridge University Press; 2004.­  280  LÖWE,   Th.:   Wirtschaften   als   Erfahrung:   Bausteine   einer   philosophischen   Theorie   gelingender Ökonomie, Vandenhoeck & Ruprecht, 1999.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

185

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

186

Neumann­Morgenstern  (1944)281 o de la  teoría del equilibrio general (GETh)  de Arrow Debreu (1954)282.  Otro ejemplo histórico supone la obliteración de la formalización de  las externalidades negativas asociadas a los casos de   joint production  y el  requerimiento   formal   de  precios   que   no  tienen   que     ser     negativos   con  el  desarrollo del concepto de dualidad en una teoría de la utilidad esperada para  la   que   la   totalidad   de   los   productos   amparados   en   el   modelo   son   bienes  deseados (wanted goods).  El recurso a investigaciones en termodinámica de producción conjunta  nos ha permitido observar en algunos momentos del capítulo 9 de esta tesis  cómo   existen   entidades   relevantes   para   la   teoría   económica   que   han   sido  excluidas de ella y que en muchos casos han sido igualmente excluidas de los  sistemas de precios de los mercados internacionales. Esta codependencia de  ambas  omisiones   supone  ­nuevamente­   que  la   teoría   económica   no es  una  disciplina   aislada   y   que   el   impacto   político   que   su   desarrollo   implica   es  altamente   relevante   por   múltiples   razones.   Se   ha   seguido   las   tesis   de  Baumgaertner­Faber­Schiller283  sobre termodinámica de producción conjunta  y   ­en   otro   plano­   la   de     de   una   transformación   metodológica   del   análisis  económico   que   parte   de   estudios   de   base   empírica   al   análisis   de   modelos  abstractos; del paso del enfoque clásico orientado al tratamiento de  problemas  con relevancia empírica  (problemoriented theorising) a un enfoque orientado  a teoremas (theorem­oriented theorising) en que la prueba ha reemplazado al  argumento ¿Es esto aceptable cuando se consideran observaciones como las  de algunos autores que observan que los métodos formales pueden tener una  limitación consistente en imponer el estudio de aquellos problemas para los  cuales fueron diseñados por sobre otros problemas, tales como la inexistencia  de   parámetros   analíticos   para   el   tratamiento   de   externalidades   asociadas   a  escenarios altamente factibles de joint production?     El  context switch  que supone este trabajo de investigación que se ha  realizado   en   esta   tesis   ha   permitido   que   en   otro   módulo   de   trabajo  direccionado   al   tratamiento   de   temas   de   economía   del   desarrollo   y   del  bienestar   se   releven   las   razones   subyacentes   a   la   creencia   de   algunos  economistas que sostienen que la   relación   entre   desigualdad y desarrollo  económico   está   lejos   de   haber   sido   cabalmente   comprendida   por   la  mainstream Economics y que existe al menos una  falacia principal en la teoría  económica   de   los   últimos   cuarenta   años   que   concierne   al   presunto   efecto  positivo de la desigualdad en el  crecimiento  de  las  economías  de  mercado.  Se ha expuesto el argumento que se asienta en la creencia según la cual   la  desigualdad     resulta   'necesaria'   para la   existencia     de incentivos para la  competencia y se han utilizado algunas de sus limitaciones para rehabilitar la  polémica con las corrientes positivistas asociadas a la teoría de la neutralidad  axiológica de la teoría económica, considerada por el autor de este trabajo  como una postura por lo menos naïv... 
Economic Behavior (junto a Oskar Morgenstern) (1944).­ 282  KENNETH   ARROW,   J.­DEBREU,   G.  Existence   of   an   Equilibrium   for   a   Competitive   Economy, 1954, Econometrica, vol. XXII, 265­90; p.265.­ 

281 von NEUMANN, J.: Zur Theorie der Gesellschaftsspiele, (1928); Theory of Games and  

283  BAUMGÄRTNER,   S.­FABER,   M.­SCHILLER,   J.:  Ecological   Economics:   On   The  
Foundations   Of   Environmental   Policy.  Advances   In   Ecological   Economics;  Edward   Elgar  Publishing, 2006.­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

186

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

187

Trabajando en el esclarecimiento de la comprensión semántica de la  noción de defficiency en el Pigou de Economics of Welfare se ha afirmado que  ­por   utilizar   una  célebre  expresión  de   Thomas   Friedman­   el   mundo  no  es  plano que y esto es así por razones convergentes con aquellas por las cuales  tiene sentido afirmar que la economía del conocimiento no es ni acumulativa  ni lineal y que no todos los bienes existentes en un sistema imaginario de  commodities  agregados son bienes   ordinarios,   excluyentes o rivales.   Para  esto   se   consideraron   argumentos   procedentes   de   la   economía   política   del  conocimiento de Paul Romer y transitivamente de Robert Lucas que afirman  que los  patrones  internacionales  de inmigración y las diferencias salariales  prevalecientes   en   los   mercados   internacionales   de   factores   son   altamente  difíciles de reconciliar con el modelo neoclásico. Se ha dicho también que que  por razones convergentes con las anteriores puede estimarse que el modelo  neoclásico de una economía cerrada con tecnología homogénea en un mundo  plano no aplica en la práctica.  Se dijo que la economía política del conocimiento supone en principio  un cambio extraordinario en materia de propagación de oportunidades para el  desarrollo   al   implicar   entre   otras   una   redefinición   de   la   noción   de  descubrimiento.   La   economía   política   del   conocimiento   se   encuentra  relacionada a la hipótesis según la cual un descubrimiento es algo que incluye  el principio de no­rivalidad de los bienes. En relación a esta última clase de  objetos se ha planteado el modo en que tiene sentido argumentar a favor de  una transformación en la relación entre lo público y lo privado.        Finalmente se ha afirmado el carácter dinámico y autocorrectivo de la  teoría económica y ­a fortiori­ de la Filosofía de la Economíaal interior de un  sistema de prácticas teóricas libres de las que ella misma forma parte; y todo  esto en un marco institucional gobernado por incipientes transformaciones que  suponen la emergencia de preguntas estrictamente procedurales tales como las  de   ¿qué   debería   esperarse   en   términos   institucionales   de   una   eventual  reestructuración   de  organismos  internacionales   tales  como  los   organismos  integrantes del entorno Bretton Woods, Organización de Naciones Unidas o el  G­20?   ¿Qué impacto tendría una reforma en términos de gubernamentalidad  global   en   el   actual   contexto   de   globalización   de   la   economía   y,   por   esto  mismo, de  un sistema­mundo  donde  las  transacciones   financieras   se   han  globalizado y donde resulta mucho más fácil trasladar el capital rápidamente  a/desde distintas regiones del globo con costos transaccionales crecientemente  decrecientes; dando lugar con esto al juego abierto y en muchos casos exento  de regulaciones sinópticas e integradas de la búsqueda de capital a bajo costo?   Por   último:   ¿Cómo   debería   plantearse   la   cuestión   de   la   igualdad  desde la óptica diferencial de esta  Integrationswissenschaft  que implicaría la  sincronización de todos los módulos constitutivos de este branch de filosofía  teórico­práctica   que     sería   este  tipo  diferenciado   de   filosofía   económica,  caracterizado   por   los   parámetros   provisionales   de   esta   integración  experimental de tópica y heurística?

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

187

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

188

6.1     bibliografía

AGHION­FRYDMAN­STIGLITZ­WOODFORD:   Edmund   S.   Phelps   and   Modern 
MacroEconomics en PHELPS, E.S.­AGHION, P. et alii: Knowledge, Information, and   Expectations in Modern MacroEconomics: in Honor of Edmund S. Phelps, Princeton  University Press, 2003.­  AGHION, Ph.­WILLIAMSON, J.G..:  Growth, Inequality, and Globalization: Theory,   History, and Policy, Published by Cambridge University Press, 1998.­  AGHION,   Ph.­BANERJEE,   A.:  Volatility   and   Growth;   Oxford   University   Press;  2005.­  AGLIETTA,   M.: Whence   and   Whither   Money?;   en   The   Future   of   Money;   OECD  Publishing; 2002.­  ANGELETOS M.G.:  Lectures On Economic Growth  (an  Introduction to Dynamic   General Equilibrium Economies); 2003, MIT Pres.­   AMBROSIUS,G.­PLUMPE,W.­TILLY,P.: Wirtschaftsgeschichte als interdisziplinäres   Fach   en   Moderne   Wirtschaftsgeschichte,   Eine   Einführung   für   Historiker   und   Ökonomen;   Herausgegeben   von   Gerold   Ambrosius,   Dietzmar   Petzina   und   Werner  Plumpe; Oldenbourg Wissenschaftsverlag, 2006.­ ARISTOTELES, Política; Gredós; Madrid; 2000.­ ATTAC (Austria):   Besteuerung   von   Kapital.   Globalisierung: Daten und Fakten;   s.f.­ ATTAC:  Fondements philosophiques et théoriques du libéralisme  (link de descarga  del PDF: www.france.     attac   .org/spip.php?article1113)   AUDRETSCH, D.B.­FRITSCH, M.:Creative Destruction: Turbulence and Economic   Growth   in   Germany  en   Helmstädter,   E.­Perlman.   M.:   Behavioral   Norms,  Technological   Progress   and   Economic   Dynamics:   Studies   in   Schumpeterian  Economics, International Schumpeter Society Series Volume 5 de la Biennial Meeting  of the International Schumpeter Society, University of Michigan Press, 1996.­ AYDINONAT,   N.E.:  The   Invisible   Hand   in   Economics:   How   Economists   explain   Unintended Social Consequences. N. Emrah   Aydinonat  (2008): Routledge [INEM  series] Erasmus Journal for Philosophy and Economics, Volume 2, Issue 1, Sommer  2009, pp. 123­124.­

BARRO,   R.J.­SALA­i­MARTIN,X.;  Economic   Growth.   McGraw­Hill   Advanced 
Series in Economics; MIT Press 2004.­ BANERJEE,   A.V.­DUFLO,E.:  The   Experimental   Approach   to   Development   Economics  ; Massachusetts Institute of Technology, Department of Economics and  Abdul Latif Jameel Poverty Action Lab The promise of experiments; link de acceso al  PDF: http://econ­www.mit.edu/faculty/eduflo/papers (september 2008).­ BARDHAN,   P.:  The   Global   Economy   and   the   Poor;   en   Banerjee­Bénabou­ Mookherjee; Understanding Poverty; Oxford University Press; 2006.­
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

188

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

189

BATAILLE, G.:,  La limite de l'utile. Fragment d'une version abandonée de la Part   Maudite, 1976. Trad. De Manuel Arranz, Losada 2005.­ BAUMGÄRTNER, S.­FABER, M.­SCHILLER, J.:  Ecological Economics: On The   Foundations Of Environmental Policy.  Advances In Ecological Economics;  Edward   Elgar Publishing, 2006.­   BAUMGÄRTNER­DYCKHOFF­FABER­PROOPS­SCHILLER   (2003):  Joint   Production;  International Society for Ecological Economics; Internet Encyclopaedia  of Ecological Economics; February 2003).­ BEN, C.:  Introduction to Cloud Computing Architecture, White Paper,   1st Edition,  June 2009, chapter 2: The Nature of Cloud Computing, p.3, Sun Microsystems Inc.­  BIERMAN, H­BONINI, P.­HAUSMAN, W.:  Análisis cuantitativo para la toma de   decisiones [Quantitative Analysis fro Business Decisions] ; IRWIN, 8ª edición; 1991.­ BLANCHARD,   O.:   Prefacio   a   CROSS,   R.:  The   Natural   Rate   of   Unemployment:   Reflections on 25 years of the Hypothesis, Cambridge University Press, 1995.­  BLANCHARD, O.:  The Crisis: Basic Mechanisms, and Appropriate Policies, IMF  Working Paper , Research Department, WP/09/80,  © 2009 International Monetary  Fund.­   BLAUG, M:  Economic Theory in Retrospect, Cambridge University Press, 1997.­ BLAUG, M.:  Review  of  N. Emrah Aydinonat’s The Invisible Hand in Economics:   How   Economists   explain   Unintended   Social   Consequences.   London/New   York:  Routledge, 2008, 272 pp. ; Erasmus Journal for Philosophy and Economics, Volume 2,  Issue 1, Summer 2009, pp. 123­124.­ BLAUG, M.:  The Invisible Hand. En  The New Palgrave Dictionary of Economics,  eds. S. N. Durlauf, and L. E. Blume. London: Palgrave Macmillan, Vol. IV: 2008.­  BOYER,   A.:    Quels   fondements   éthiques   pour   quel   libéralisme?   Critique   et   justification (malgré tout) du libéralisme moderne; Thèse de doctorat présentée à la  Faculté des Lettres de l’Université de Fribourg (Suisse) Genève, Août 2007.­  BOYER, R.; The Future of Economic Growth; The Saint­Gobain Centre for Economic  Studies Series; (EHESS); s.f..­   BRYNJOLFSSON­SAUNDERS: Wired for Innovation. How Information Technology   is Reshaping the Economy; MIT Press, 2010.­ BUISSON,   M.:  La   question   alimentaire   mondiale   dans   l'entrelacs   des   crises;  en  Ecologie & Politique,   junio de 2009. Buisson utiliza un documento de la FAO de  2008 titulado  L’état de l’insécurité alimentaire dans le monde (Roma, 2008).­

CARRIER, H.D.:  Artificial Intelligence and Metaphor Making: Some Philosophic  
Considerations; Springer Netherlands, 2007.­ CASTELLANOS   V.M.L.;  El   desarrollo   sustentable   y   la   globalización:   lo   que   la   lógica de mercado no contó...; La Chronique des Amériques, Décembre 2009 Nº08; 

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

189

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

190

Centre d'Études sur l'Intégration et la Mondialisation (CEIM), Université du Québec à  Montréal (UQAM), Faculté de science politique et de droit).­ CHOMSKY, N.: Exporting American Values through the New WTO, s/d/s/f).­ 

DEBREU.   G.:  Mathematical   Economics:   Twenty   Papers   of   Gérard   Debreu; 
Cambridge University Press; 1986).­ DEBREU,   G.:  The   Mathematization   of   Economic   Theory;  (http://homepage.newschool.edu/het//texts/method/debr91.htm).­  DIKHANOV, Y.: Trends in Global Income Distribution 1970­2000, and Scenarios for   2015, World Bank, UNDP, Human Development Report 2005, Occasional Paper.­  DOBB,  M.:  Theories  of   Value  and Distribution  Since  Adam Smith:  Ideology  and   Economic Theory, Cambridge University Press, 1975.­ DUMRAUF, G.L.: Finanzas públicas, Grupo Guía, Buenos Aires, 2003.­

ECO, U.: Obra Abierta [Opera Aperta, 1962], Ariel, 1985.­
ELBIRT,   C.:  The   Measurement   of   Budgetary   Operations   in   Highly   Distorted   Economies.   The   Case   of   Angola;   World   Bank   Publications;   link   de   descarga   del   PDF:  http://econ.worldbank.org/external/default/mainpagePK=64165259&theSitePK=46937 2&piPK=64165421&menuPK=64166093&entityID=000009265_3960929171706­ ELLSWORTH;   P.T.:  Comercio   Internacional  [The   International   Economy];   FCE;  México DF; 1957).­    ENGELEN,   B.:  Rationality   and   institutions:   an   inquiry   into   the   normative   implications of rational choice theory,   Katholieke Universiteit Leuven, en Erasmus  Journal for Philosophy and Economics (EJPE), vol. I, Issue I, Autumn 2008, pp.185­ 187; http://ejpe.org/pdf/1­1­ts­2.pdfp.2.­ EUCKEN, W.: Die Grundlagen der Nationalökonomie, Springer, 1989.­

FABER,   M.:  How   To   Be   An   Ecological   Economist.   Universität   Heidelberg; 
Akademie Verlag, 1999.­ FAVREAU,   L.;     LACHAPELLE,   R.     et   LERNAY,   J.­F.  L’économie   sociale   et   solidaire:   une   perspective   Nord­Sud;   Deuxième   Rencontre   internationale   sur   la  globalisation de la solidarité tenue du 9 au 12 octobre 2001 à Québec . Synthèse et  conclusions;   2.   RÉSISTER   ET   CONSTRUIRE:   Une   analyse   de   la   conjoncture  internationale ; Groupe d’économie solidaire du Québec (GESQ) 71, De Ramezay  Sorel­Tracy (Québec) J3P 3Z1 ; rue De Ramesay, Sorel­Tracy, Québec, Canada, J3P  3Z1; www.uqo.ca/ries2001; Chaire de recherche en développement des collectivités  (CRDC) Université du Québec en Outaouais (UQO) .­  FISCHER­DORNBUSCH: Economía [Economics]; McGraw­Hill; 1985; p.949).­   FISHER, I.: Elementary Principles of Economics [1911a], Cosimo, Inc., 2006 .­ 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

190

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

191

FISHER,I.: The Purchasing Power of Money: Its determination and relation to Credit   Interest and Crises [1911b], Cosimo, 2007.­   FRANKO;   P.M.:  The   Puzzle   of   Latin   American   Economic   Growth;   Rowman   &  Littlefield, 2007.­ FRIEDMAN, M.:    Price  Theory. A Provisional  Text, Aldine Publishing, Chicago,  1962.­  FRIEDMAN, M.: Essays in Positive Economics (1953), University of Chicago Press.­  FRIEDMAN, M.­A.J. SCHWARTZ:  Monetary History of the United States, 1867­ 1960, Princeton University Press, 1971.­ FRIEDMAN,  M (1968),  p.8  en   CROSS,  R.:  The  Natural   Rate  of  Unemployment:   Reflections on 25 years of the Hypothesis, Cambridge University Press, 1995.­  FURUBOTN,E.G.­RICHTER,R   en  Institutions   and   Economic   Theory:   the   Contribution of the New Institutional Economics. (Transaction Costs);  U­Michigan  Press (2000).­ 

GIBSON, W.:  The Mathematical Romance: An Engineer's View of Mathematical  
Economics; Econ Journal Watch, Volume 2, Number 1, April 2005, pp. 149­158; @  EJW econjournalwatch.org­    GIDDENS, A.: The Third Way: The Renewal of Social Democracy,Wiley­Blackwell,  1998.­  GNOS, C.­ROCHON, L.­Ph.:The Keynesian Multiplier, Routledge, 2008.­ GOODMAN,   N.:   Relative   Reality   ch.6   en  Words,   Works,   Worlds.   Ways   of   Worldmaking, Hackett Publishing, 1978.­      GRAF­LAMBSDORF,   J.:,  Background  Paper   to  the  2002   Corruption  Perceptions   Index.  Framework  Document  2002;  Transparency  International  (TI)  and  Göttingen  University, 2002.­ GRANON, F.: Mais que fait l'OMC? Dans les arcanes de l'Organisation Mundiale du   Commerce; Télérama; 5 décembre 2001.­   GRAZ J­Ch.: Les nouvelles approches de l'économie politique internationale; Institut  Universitaire   de   Hautes   Études   Internationales,   Genève;   en  Économie   Politique   Internationale, 5 pp.557/569, s/f.­     GREENPEACE org. Greenpeace en acción. Verano 2010.  Carbón: la peor opción  Publicación   trimestral   con   noticias   para   los   socios   de   Greenpeace   en   Argentina,  Uruguay y Paraguay, número 60 | Verano 2010; www.greenpeace.org.ar  

HABERMAS, J.: The Structural Transformation Of The Public Sphere. An Inquiry  
Into A Category Of Bourgeois Society, MIT Press, 1991.­  HARDT   ,   Ł   .:  The   History   of   Transaction   Cost   Economics   and   its   Recent  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

191

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

192

Developments ; University of Warsaw ; Polish Academy of Sciences; Erasmus Journal  for   Philosophy   and   Economics,   Volume   2,   Issue   1,   Summer   2009,   pp.   29­51;  http://ejpe.org/pdf/2­1­art­2.pdf ).­  HAUSMAN   D.M.:  The   inexact   and   separate   Science   of   Economics;   Cambridge  University Press, 1992.­   HAUSMAN,   D.:;   s/f:   Philosophy   http://philosophy.wisc.edu/hausman/papers/enc­617.htm).­ of   Economics; 

HEISENBERG, W.:  La imagen de la naturaleza en la física actual  [Das Naturbild   der heutigen Physik] (1955) Planeta­Agostini, 1993.­  HILLEBRAND, E.: La crisis de la izquierda europea y la necesidad de construir un   nuevo paradigma para el siglo XXI, Nueva sociedad Nº224, noviembre­diciembre;  <www.nuso.org>  HONNETH,   A.:  Befreiung   aus   der   Mündigkeit:   Paradoxien   des   gegenwärtigen   Kapitalismus; Band I von Frankfurter Beiträge zur Sociologie und Sozialphilosophie;  Campus Verlag; 2002.­  HUTCHISON, T.: The uses and abuses of Economics: contentious essays on history   and method, Routledge, 1994, NY.­  HUTCHISON,   T.:  On   Revolutions   and   Progress   in   Economic   Knowledge,   CUP  Archive, 1978, London.­ 

IMF: Regional Economic Outlook; Middle East and Central Asia; World Economic 
and Financial Surveys; Oct. 2009; IMF Press.­ ISER,   M.:  Empörung   und   Fortschritt:   Grundlagen   einer   kritischen   Theorie   der   Gesellschaft, Campus Verlag; 2008.­

JOLLY, R.: Desarrollo humano y neoliberalismo. Comparación de paradigmas, en  
Readings   in   Human   Development,   Oxford.   link   de   descarga   del   PDF   (es):  www.desarrollohumano.cl/pdf/red_v/neoliberalismo.pdf.­  

KAHN,   R.F.:  The   relation   of   Home   Investment   to   Unemployment,   publicado 
originariamente en The Economic Journal, Vol. 41, No. 162 (Jun., 1931), pp. 173­198  Stable URL @ JSTOR: http://www.jstor.org/stable/2223697.­  KENNETH ARROW, J.­DEBREU, G. Existence of an Equilibrium for a Competitive   Economy, 1954, Econometrica, vol. XXII, 265­90.­  KEYNES,   J.M.:  The   General   Theory   of   Employment,  Interest   and  Money  [1936],  Atlantic Publishers & Distributors, 2006.­  KEYNES,   J.M.:  Teoría   general   de   la   ocupación,   el   interés   y   el   dinero;     RBA,  Barcelona,  2004.­  KEYNES J.N.;  The Scope and Method of Political Economy; 1891.­

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

192

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

193

KLEIN, N.: No Logo, Knopf, 2000.­  KNOOP;   T.A.:  Recessions   and   Depressions:   Understanding   Business   Cycles,   Published by Greenwood Publishing Group, 2004.­ KRUGMAN, P.: Pop Internationalism; MIT Press; 1997).­  KRUGMAN, P.: The Age of Diminished Expectations: U.S. Economic Policy in the  1990s; MIT Press; 1990.­  KRUGMAN, P; Geography and Trade; MIT Press; 1992.­   

LADWIG, B.:  Gerechtigkeit und Verantwortung: liberale Gleichheit für autonome 
Personen; Akademie Verlag, 2000.­ LADWIG,   B.:  Politische   Theorie,   politische  Philosophie   und  Gesellschaftstheorie.   Ein   integrativer   Vorschlag  en   Buchstein,H.­Göhler,G.:   Politische   Theorie   und  Politikwissenschaft, VS Verlag, 2007.­   LATOUR, B.:  Pandora's Hope. Essays on the Reality of Science Studies, Harvard  University Press, Cambridge, Mass, 1999.­ LAZEAR,   P.:  Economic   Imperialism;   en   The   Quarterly   Journal   of   Economics,  February 2000.­ LIANG,B­LAUDERDALE,   P.:  China   and   Globalization.   Economic   and  Legal  Changes in the World System; SAGE Publications; 2006.­ LILIENFELD, R.:  Teoría de sistemas  [The Rise of Systems Theory. An Ideological  Analysis, 1984], trad. De E. Cosacov (CEPAL), Trillas.­ LÖWE, Th.:   Wirtschaften als Erfahrung: Bausteine einer philosophischen Theorie  gelingender Ökonomie, Vandenhoeck & Ruprecht, 1999.­ LUCAS, R.: Monetary Neutrality, Prize Lecture, December 7, 1995.­  LUHMANN, N.: Paradigm Change in Systems Theory. 7. The Individuality of Psychic  Systems en Social Systems (Niklas Luhmann, John Bednarz, Eva M. Knodt, Dirk  Baecker) Stanford University Press, 1995.­  LUTZ,   M.  Beyond   Economic   Man:   Humanistic   Economics  en   KOSLOWSKI,   P.:  Economics and Philosophy, Band 7 von Civitas Resultate, Civitas, Mohr Siebeck,  1985.­ 

MÄKI,   U.:  Institutions.   Agenda   for   Methodological   Enquiry:   en   Rationality, 
Institutions and Economic Methodology, Routldedge, NY, 1993.­ MARCIANO;   A.:  Éthiques   de   l'économie:   introduction   à   l'étude   des   idées   économiques; De Boeck Université, 1998.­   MARIS, B.: Antimanuel d'économie, vol. 1; Bréal, 2003.­  MASAHISA,F.­KRUGMAN,P.­VENABLES,A.J.:  The   Spatial   Economy:   Cities,  
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

193

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

194

Regions and International Trade, MIT Press, 2001­. MAX, H.: Investigación económica. su metodología y su técnica; FCE; 3º ed; 1979.­  MILLET, D.­TOUSSAINT, É.: 50 Questions, 50 Réponses sur la dette, le FMI et la   Banque mondiale, Éditions CADTM­Syllepse, 2003.­ MIROWSKI, P.: What are the Questions? en Roger Backhouse (ed.): New Directions   in Economic Methodology; Routledge, New York; 1994­.   MIROWSKI, P.:  The Philosophical Bases of Institutionalist Economics  en LAVOIE,  D.: Economics and Hermeneutics, Routledge, NY, 1991, p.75 y ss.).­ MIROWSKI, Ph.:  The Philosophical Bases of Institutionalist Economics; Journal of  Economic   Issues,   Vol.   21,   No.   3,   Evolutionary   Economics   I:   Foundations   of  Institutional Thought (Sep., 1987), pp. 1001­1038.­

NEUBERG, B.:  Conceptual Anomalies in Economics and Statistics: Lessons from  
the Social Experiment;  Cambridge University Press; 1989.­ NIETZSCHE, F.: Also sprach Zarathustra. Ein Buch fuer alle und keinen, 1883­85, en  Werke,   Kritische   Gesamtausgabe,   Herausgegeben   von   G.   Colli   u.   M.   Montinari,  sechste Abteilung, Erster Band, Walter de Gruyter, 1968.­ NORTH,   D.C.:  Institutions,   Institutional   Change   and   Economic  Performance,  Cambridge University Press; 1990.­ 

ODEKON, M.:  Encyclopedia of World Poverty (3 vols). SAGE Publications, 2006.­  PERELMAN, M.: The Invention of Capitalism: Classical Political Economy and the  
Secret History of  Primitive Accumulation, Duke University Press;  2000;  ch.6:  The  Dawn of Political Economy.­ PÉREZ, C.: Great Surges of Development and Alternative Forms of Globalization, en  Working  Papers   in  Technology   Governance   and  Economic   Dynamics   no.  15,  The  Other Canon Foundation, Norway ;  Tallinn University of Technology, Tallinn, 2007.­ PHELPS,   E.:  The   Origin   and   Further   Development   of   the   Natural   Rate   of   Unemployment, en CROSS, R.: The Natural Rate of Unemployment: Reflections on  25 years of the Hypothesis, Cambridge University Press, 1995.­ PIGOU, A.C..: Economics of Welfare (1921),  Transaction Books, 2002.­ PLUMPE, W.:  Rationalität  und Risiko: zum historischen Charakter der modernen   Wirtschaft  en   HONNETH,   A.:   Befreiung   aus   der   Mündigkeit:   Paradoxien   des  gegenwärtigen   Kapitalismus;   Band   I   von   Frankfurter   Beiträge   zur   Sociologie   und  Sozialphilosophie; Campus Verlag; 2002.­  

RAMONET, I.: e.alii.: Atlas 2003 de Le Monde Diplomatique edición española, s.d. 
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

194

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

195

Artículo: Una brecha creciente entre ricos y pobres.­  RAVENHILL, J.:  Global Political Economy; Political Economy of Global Financial  Crises, Oxford University Press; 2005 .­   RAWLS, J.­KELLY, E.: Justice as Fairness: a Restatement; Harvard University Press;  2006.­ RAZIN, A.­SADKA, E.: The Decline of the Welfare State; MIT Press; 2005.­  RICARDO, D:  On the Principles of Political Economy and Taxation  (1817), vol. I,  1821 Batoche Books;  Kitchener ;  2001.­  RODRIK,D.:  The Global Governance of Trade as if Development Really Mattered,  New York: UNDP, 2001.­ RODRIK, D.: How To Save Globalization From Its Cheerleaders, Harvard University  Press, Revised, September 2007.­ ROJO, A.: Keynes y el pensamiento macroeconómico actual;  Tecnos;1965.­  ROMER,   P.   M.:  The   Origins   of   Endogenous   Growth;   en   Journal   of   Economic  Perspectives; Volume 8, Number 1, Winter 1994.­    ROMER,   P.M.:  Endogenous   Technological   Change;   The   Journal   of   Political  Economy, Vol. 98, No. 5, Part 2: The Problem of Development: A Conference of the  Institute for the Study of Free Enterprise Systems. (Oct., 1990), pp. S71­S102. Stable  URL:http://links.jstor.org/sici?sici=0022­   3808%28199010%2998%3A5%3CS71%3AET   %3E2.0.CO   %3B2­8     RUTHERFORD, M. Institutions in Economics, Cambridge University Press, 1996.­ 

SAFRANSKI, R.: Wieviel Globalisierung verträgt der Mensch?, Carl Hanser Verlag, 
München­Wien; 2003.­

SAINATH, P.: On Globalizing Inequality, February, 2005.­
SALA­i­MARTIN,   J.:  The   World   Distribution   of   Income:   Falling   Poverty   and...   Convergence… Period(*). Draft del 9 de Octubre de 2005.­  SALANIÉ, B.: The MicroEconomics of Market Failures, MIT Press, 2000.­ SALORT,   E.   V.:    Métodos   cuantitativos,     Editorial       Universidad     Politécnica,  Valencia,  1997.­  SAMUELSON, P.: Fundamentos del análisis económico; El Ateneo; Bs. As.; 1965.­    SAMUELSON, P.:  Thoughts about the Philips Curve; s.e.; 2008.­ SAPIR, J.:  Les trous noirs de la science  économique. Essai sur l'impossibilité de   penser le temps et l'argent, Albin Michel, 2000.­  SAUAD, AGUIRRE­SUHRING­GEIPEL:  La economía y  el  ambiente.  Reflexiones  

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

195

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

196

para la discusión de la gestión de la sustentabilidad, Universidad Nacional de Salta,  Facultad de Ciencias Naturales, Escuela de RRNN, Carrera de Ingeniería en Recursos  Naturales y Medio Ambiente, 2010.­ SCHEFOLD, B.: Mr. Sraffa on Joint Production and other Essays; Routledge; 1989.­   SCHUMPETER, J.A.: The Theory of Economic Development: an Inquiry into Profits,   Capital, Credit and the Business Cycle (1911), Transaction Publishers, 1982.­ SCHUMPETER,   J.A.:  History   of   Economic   Analysis,   chapter   2.   Interlude   I.   The  Techniques of Economic Analysis, Routledge, 1994.­ SIVADON, P­FERNANDEZ­ZOÏLA: Temps de travail, temps de vivre: analyses pour   une psychopathologie du temps, Éditions Mardaga, 1983).­   SIMON, H.:   A Behavioral Model of Rational Choice, s.d., 1955.­ SIMON, H.:  Rationality in Economics and Psychology, s.d., 1984.­

 

SOLOW, R.: Comments from Inside Economics, en The Consequences of Economic  Rhetoric; Arjo Klamer, Donald N. McCloskey, Deirdre N. McCloskey, Robert M.  Solow; Cambridge University Press, 1988.­ SOLOW, R.: Technical Change and the Aggregate Production Function; The Review  of   Economics   and   Statistics,   Vol.   39,   No.   3.   (Aug.,   1957),   pp.   312­320;   Stable  URL(    http://links.jstor.org/sicisici=00346535%28195708%2939%3A3%3C312%3ATC     ATAP   %3E2.0.CO   %3B2­U    )    SOUBBOTINA,   T.­SHERAM,   K.:  Beyond   Economic   Growth:   Meeting   the   Challenges   of   Global   Development;   WBI   learning   resources   series,   World   Bank  Institute Learning Resources Series; 2000.­  STIGLITZ, J.: La grande désillusion, Ed. Fayard, 2002, Paris.­ STIGLITZ, J.: Whither Socialism?; MIT Press; 1996.­ STIGLITZ.   J.:  Stability   with   Growth:   MacroEconomics,   Liberalization   and   Development; Oxford University Press; 2006.­  STIGLITZ,   J.:  Information   and   the   Change   in   the   Paradigm   in   Economics;   en  Szenzberg­Ramrattan   New   Frontiers   in   Economics;   Cambridge   University   Press;  2004.­  STIGLITZ,   J.:  The   World   Bank   at   the   Millennium;   The   Economic   Journal,   109  (November); Blackwell Publishers, Cambridge, MA, 1999.­ STIGLITZ,   J.:  Information  and   the  Change  in   the   Paradigm   in  Economics,  Prize  Lecture,  December  8, 2001 en  STIGLITZ,  J.:  Information and the Change in the   Paradigm   in   Economics;   en   Szenzberg­Ramrattan   New   Frontiers   in   Economics;  Cambridge   University   Press;   2004.­;   (link   de   acceso   al   PDF:  nobelprize.org/nobel_prizes/Economics/laureates/2001/stiglitz­lecture.pdf) .­ STRAUSS­KAHN; D.  Economic Stability, Economic Cooperation, and Peace—The  Role of the IMF at the Global Creative Leadership Summit New York City, September 

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

196

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

197

23, 2009.­http://www.imf.org/external/np/speeches/2009/092309.htm.­  STUART   MILL,   J.:   (1844):  Essays   on   Some   Unsettled   Questions   of   Political   Economy: The Principles of Political Economy: with some of their Applications to   Social Philosophy, Batoche, London. 1848 .­

TABELLINI, G.: The Role of the State in Economic Development; IGIER, Bocconi 
University;     July   2004;   link http://ideas.repec.org/p/igi/igierp/265.html.­    de   acceso   al   PDF:  TOBIN, J.:  The Natural Rate as New Classical MacroEconomics, en Cross, R.: The  Natural Rate of Unemployment: Reflections on 25 years of the Hypothesis, Cambridge  University Press, 1995.­  TOBIN,   J.:  Theoretical   Issues   in   MacroEconomics;   en   FEIWEL,   G.:   Issues   in  Contemporary MacroEconomics and Distribution; Published by SUNY Press, 1985.­ TOYE, R.: The UN and Global Political Economy: Trade, Finance, and Development,   Indiana University Press, 2004.­  TULLOCK,   G.:  Theory   of   Public   Choice,   pp.   317­29.   Ann   Arbor:   University   of  Michigan Press, s.f.­ 

UDEHN, L.: The Limits of Public Choice: A Sociological Critique Of The Economic  
Theory Of Politics, Routledge, NY, 1996.­  UL   HAQ,   M.:  El   paradigma   del   desarrollo   humano;   link   de   descarga   del   PDF:  www.desarrollohumano.cl/pdf/1995/paradigma95.pdf; 1998.­

VAŠAK K.,:  Pour la troisième génération des droits de l'homme: Les droits de  
solidarité,   Conférence   inaugurale   de   la   dixième   Session   d'étude   de   l'Institut  international des droits de l'homme, Strasbourg, 1979, et  Les différentes catégories   des droits de l'homme, en A. LAPEYRE, F. DETINGUY, K. VASAK, (eds.):  Les   dimensions   universelles   des   droits   de   l'homme,   1.   Les   dimensions   spirituelles   et  intellectuelles des droits de l'homme, Brussels, Bruylant, 1990, pp. 302/03 en NUNES  PADILHA, L.G.­REZAI, R.: Droits Humains finale fr.­ von HAYEK, F.­BOSCH, A.:  Gesammelte Schriften in deutscher Sprache, Band 11;  Mohr Siebeck, 2001.­  

WEBER,  M.:  Die  protestantische   Ethik   und  der  Geist  des   Kapitalismus  (1904), 
C.H. Beck, 2006.­ WEINTRAUB,   E.R.:  How   Economics   became   a   mathematical   science,   Duke  University Press, 2002.­ WHEELER, G.:  Financial Market Cycles, Globalization, and the Recent Sub­Prime   Crisis. Eighth Annual International Seminar on Policy Challenges for the Financial  Sector.   June   4­6,   2008,   Washington,   D.C.)  http://web.worldbank.org/WBSITE/EXTERNAL/NEWS/0,,contentMDK:21793786~
Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

197

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

198

menuPK:34475~pagePK:34370~piPK:42770~theSitePK:4607,00.html).  

ZAJAC, E.: Political Economy of Fairness, MIT Press, 1996.­ 
ZERDICK, A.­PICOT, A.­SCHRAPE, K.: Die Internet­Ökonomie: Strategien für die  digitale Wirtschaft, Aufmerksamkeit als knappe Ressource in der Internet­Ökonomie.   Von der Güterökonomie zur Informationsökonomie, Springer, Netherlands, 2001.­   ZILIAK, S­McCLOSKEY, D.: The Cult of Statistical Significance: How the Standard   Error costs us Jobs, Justice, and Lives, Ann Arbor, The University of Michigan Press,  2008.­

            

                   Gustavo Eduardo Salem Carpio       

  

   

 

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

198

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

199

                      

Contribuciones para una filosofía crítica de la economía

199