You are on page 1of 7

1,95€

Canarias 2,10€

www.grupoicm.es
8 414090 254946

Nº 67
00067

EMBARAZO Resolvemos tus dudas más íntimas LOS ERRORES MÁS FRECUENTES CUANDO ESTÁ MALITO NIÑOS CELOSOS Problemas para compartir el amor

14

PRUEBEN LAS NUEVAS COMIDAS ¡Triunfa con tus hijos!

uc TrPARAos QUE

El parto

el momento más especial las claves de tu vida Todasdeseas darpara decidir GUÍA DE cómo a luz
En páginas centrales

, Y ademas… Los gastos del bebé. Cómo ahorrar pensando en su futuro.

alimentación infantil

TEMA DEL MES
Los Médicos y La MatroNa te aPortaráN La seguridad que Necesitas

El parto

el momento más especial de tu vida

Es natural sentir dudas o miedo del parto, sobre todo si se trata de la primera vez. Aquí te damos todas las pautas y consejos para que el nacimiento de tu bebé sea una acontecimiento muy especial.
● Inma D. Alonso

e encuentras en la recta final de tu embarazo y es normal que, en estos momentos, sientas dudas o incluso miedo respecto al parto. No te preocupes; si has disfrutado de cada minuto de la gestación, debes pensar que el parto es una etapa más y que, tras ella, llegará el momento de ver a tu bebé por primera vez y de tenerlo, por fin, entre tus brazos. Para superar esta incertidumbre es bueno que recurras a tu ginecólogo o que busques
20 MP

t

consejo en los profesionales médicos que están especializados en este proceso como son, por ejemplo, las matronas o los neonatólogos. otra opción muy útil y con la que aprenderás mucho son los cursos de preparación al parto. en estas clases tendrás la oportunidad de relacionarte con otras futuras mamás que, como tú, están preocupadas y también necesitan mucho apoyo durante esta etapa. entre todos, te darán las mejores pautas para que, cuando llegue el momento de dar a luz, te sientas tranquila y segura, lo cual te será de gran ayuda durante el proceso del parto.

en primer lugar, es importante que tengas presente que la fecha de parto que te dice el ginecólogo es aproximada. de hecho, tan sólo un cinco por ciento de las mujeres da a luz el día previsto. Por esta razón, es recomendable que te tomes esos días de más como un extra para descansar y para terminar de prepararte de cara a tu nueva función: ser mamá. La fecha estimada de parto son 40 semanas después del principio del último período menstrual. en función de esto, se prevé que el bebé nazca dos semanas antes o dos semanas después. así que un bebé no se retrasa oficialmente hasta que se supera la semana 42 de gestación. cuando un embarazo se alarga, la capacidad de la placenta para alimentar al feto

Salir de cuentas

Cómo saber que se acerca el momento

1

disminuye. aunque no debes preocuparte, sí es importante que, a partir de la semana 40, lleves a cabo algunos controles sencillos que te ayudarán a saber si el bebé está bien y si su evolución es la correcta. Por ejemplo, puedes llevar la cuenta de las patadas que te da a lo largo del día. en este sentido, lo normal es que cuentes, al menos, 10 movimientos en 12 horas. si esto no fuera así, lo más aconsejable es que acudas lo antes posible a tu ginecólogo para que realice las pruebas médicas oportunas. otros controles que pueden efectuarse, estos ya por especialistas médicos, son el perfil biofísico (para medir los movimientos y la respiración del feto o la cantidad de líquido amniótico) o el control de los latidos cardíacos del bebé.

a no pocas mujeres les preocupa el hecho de ponerse de parto y no saber reconocer los síntomas que le avisan de que el momento de dar a luz se acerca. Puedes estar tranquila, cuando eso suceda, tu cuerpo te lo hará saber. Por ejemplo, unas semanas antes de que nazca, el bebé descenderá hasta la pelvis, es lo que coloquialmente se conoce como encajamiento. te darás cuenta de que esto ha sucedido porque sentirás que tienes mayor capacidad para respirar, pero, por el contrario, notarás mayor presión en la vejiga, lo cual hará que tengas que orinar con mucha más frecuencia. en los días previos notarás las contracciones de Braxton Hicks. No te alarmes, todavía no estás de parto. Lo que sucede es que tu útero se endurece y se contrae para ablandar y adelgazar el cérvix de cara al alumbramiento. túmbate y relájate, verás como estas molestias disminuyen. identificarás las contracciones de parto porque siguen un ritmo regular y hacen que el cérvix se dilate. son constantes, se suceden cada cinco minutos aproximadamente y tienen una duración de entre 45 y 60 segundos, cada vez son más fuertes y no desaparecen al andar o descansar. La primera parte del parto puede llegar a durar horas, así que no es necesario que salgas corriendo al hospital con las primeras contracciones. eso sí, siempre y cuando hayas tenido un embarazo normal y no se produzca ninguna situación anómala. el momento adecuado para ir al hospital puede ser cuando rompas aguas o las contracciones sean muy intensas. de todas formas, ante cualquier duda, lo mejor es ser precavida y acudir a tu centro médico; sobre todo si se trata de tu segundo hijo, ya que, en este caso, el parto se produce en la mitad de tiempo que el primero. “en la recta final del embarazo las clases preparto son fundamentales para que la madre llegue al paritorio segura y tranquila”, asegura María dolores camacho, matrona en el Hospital internacional Medimar. Lo habitual es que estas clases comiencen a partir de la semana 30 de gestación. en la actualidad, ya son muchos los centros espe-

FORMAS NATURALES DE INDUCIR EL PARTO

L

a doctora Anne Deans en su libro La Biblia del Embarazo da una serie de pautas naturales que pueden ayudarte a que el proceso de parto sea, en cierta medida, más rápido. Las relaciones sexuales, porque el semen es rico en prostaglandinas (las cuales ablandan el cerviz) y el orgasmo estimula las contracciones del útero. Con la estimulación de los pezones se provoca la secreción de oxitocina, una hormona que estimula la contracción del útero. Hay remedios homeopáticos que también pueden estimular la actividad uterina, pero no es recomendable tomarlos sin la supervisión de un especialista médico. Es importante que la mujer asuma emocionalmente el hecho del parto. Dar a luz tiene un componente psicológico muy importante. De hecho, si una mujer no se siente preparada puede, inconscientemente, retrasar el momento del alumbramiento.

1

2 3 4

Clases de preparación

cializados que prestan este servicio. es el caso, por ejemplo, del instituto Materno infantil (iMi) de alicante. este centro ofrece un servicio integral en el que las futuras mamás encuentran un equipo médico multidisciplinar (compuesto por ginecólogos, obstetras, auxiliares, pediatras, psicóloga, fisioterapeuta y osteópata) que trabaja de forma conjunta para orientar a las mujeres de cara al parto y al puerperio. durante estas sesiones, que suelen durar alrededor de dos meses, aprenderás las posturas y pautas de respiración que facilitarán d
MP 21

TEMA DEL MES
TODO LISTO PARA LA LLEGADA DEL BEBÉ
lario y bajo unas estrictas medidas de higiene ha hecho posible que se reduzca considerablemente la morbimortalidad perinatal. actualmente, hay mujeres que optan por dar a luz como lo hacían nuestras abuelas, es decir, en casa. Por lo general, suele haber presente una matrona que asiste a la futura madre, pero esto no deja de suponer un cierto riesgo. en palabras de carlos de Paredes, jefe del centro Neonatal del Hospital clínico universitario de Valencia, “todo parto debe asegurar la salud y la asistencia tanto para el recién nacido como para la madre y esto no es siempre posible fuera del entorno hospitalario”. igual sucede con los partos en el agua. es una opción de parto natural en la que la madre, una vez que ha superado las etapas de dilatación y encajamiento, inicia una fase de hidroterapia donde el agua circula, por medio de filtros, a 37 ºc. según quienes defienden este tipo de parto, se trata de un proceso totalmente seguro en el que el agua caliente ayuda a la madre a calmar sus dolores y a que el bebé nazca totalmente relajado.

L

a canastilla es el conjunto de artículos que mamá y bebé necesitarán en el hospital, durante los primeros días de vida de éste. Es recomendable tenerla lista aproximadamente un mes antes de la fecha estimada del parto, por si el bebé se adelantase. No puede faltar la ropa ni los artículos de belleza e higiene personal más básicos. Para el bebé son imprescindibles bodies, pijamas, calcetines o patucos, un gorro de algodón, baberos, ropa de calle para el día que salga del hospital y una toquilla o mantita, así como ropa de estación (abrigo y gorro si fuera en invierno). La mamá necesitará camisones con abertura delantera y sujetadores de lactancia (si se ha elegido esta opción). Por último, no te olvides de los documentos necesarios para el hospital y luego, para inscribir a tu hijo en el registro civil.

d la expulsión del feto. también adquirirás las

nociones básicas para el cuidado del bebé durante sus primeros días de vida: alimentación, cómo curar el cordón umbilical o aprender a bañarlo, entre otros. es recomendable que asistas a estas clases acompañada por tu pareja para que, juntos, podáis aprender las pautas que marcarán la nueva etapa que está a punto de comenzar en vuestras vidas. durante la preparación al parto, aprovecha que tienes a tu disposición a médicos, matronas y pediatras. Pregúntales todas tus dudas y comparte con ellos tus inquietudes. en ese sentido, María dolores camacho comenta, “la ansiedad y la inseguridad que siente la futura mamá de cara al parto repercute, sin duda, en el bienestar del feto y de la madre. Por ello, es importante que ella sepa que estará respaldada en todo momento por un equipo médico y que éste vela por su salud y por la de su hijo”.

como norma general, bajo control médico, eso no quiere decir que sea la única forma de dar a luz. en las representaciones artísticas de la antigüedad que han llegado hasta nuestros días, podemos ver a mujeres pariendo de pie o en cuclillas. y hasta hace no demasiados años, las embarazadas alumbraban a sus hijos en casa, ayudadas por parteras. si bien es cierto que el hecho de que los partos se lleven a cabo en un entorno hospita-

Los diferentes tipos de partos

son muchos los términos médicos que se emplean a la hora de clasificar un parto y es algo normal que te sientas un poco perdida entre tanto tecnicismo. de hecho, hay varias formas de clasificar el momento de dar a luz. Por ejemplo, puede hacerse en función del tiempo de gestación. en este caso, la clasificación sería: parto a término (entre las semanas 37 y 42 de gestación), parto pretérmino

¿QUÉ ES EL PLAN DE PARTO?
ada vez con más frecuencia es común que, de cara al parto, la madre presente un documento al equipo médico que la asistirá durante el alumbramiento. Se trata del Plan de Parto. Consiste en una manifestación por escrito de su voluntad, en la que la mujer expresa su derecho a consentir o no las intervenciones médicas que le propongan.

C

Opciones a la hora de dar a luz

si hay un acto para el que está preparado el cuerpo de una mujer, es para parir. se trata del acto más natural e inherente a la naturaleza de la mujer y aunque, en la actualidad, se realiza,
22 MP

Es una manifestación jurídicamente válida que está basada en la Ley General de Sanidad y la Ley Básica Reguladora de Derechos y Deberes en Materia de Información y Documentación Clínica y que los asistentes al parto están obligados a respetar. En caso de que la madre opte por presentar este do-

cumento, se recomienda enviarlo al centro médico en el que vaya a dar a luz con tiempo suficiente, antes de la fecha prevista de parto, para que allí lo incorporen a su historial clínico. También se recomienda llevar una copia al hospital el día del parto, por si fuera necesario.

(entre las semanas 28 y la 37) y parto postérmino (después de la semana 42). La división también puede ser en función de la finalización. Hablaríamos entonces de partos eutócicos (parto normal que se inicia de forma espontánea en una mujer, con un feto a término) y partos distócicos (cuando son necesarias intervenciones quirúrgicas para la finalización del parto). en tercer lugar estaría la clasificación en función del comienzo. se trataría entonces de partos espontáneos (cuando el feto presenta diversas variedades de presentación, pero no es necesaria la intervención quirúrgica para su expulsión) y de partos inducidos o estimulados (es necesario inducir las contracciones del trabajo del parto a través de medicación). Pero quizá la clasificación más conocida es la que se hace en función de cómo se desarrolle el proceso del parto: ● El parto natural. es aquel en el que no hay ninguna alteración ni de la madre ni del feto por medio de medicamentos o por intervención quirúrgica. si optas por este tipo de parto, siempre y cuando tu ginecólogo no te dé razones médicas para no llevarlo a cabo, no puedes olvidar que durante la fase final sentirás mayor malestar que si te administraran algún tipo de anestesia. ● Parto normal con anestesia. el bebé sale a través de la vagina pero, a diferencia del anterior, en éste se usan anestesia y medicamentos para el dolor. esto depende de tus circunstancias personales. en cualquier caso, serán tu ginecólogo y la matrona quienes te plantearán qué opciones tienes y siempre te aconsejarán la más recomendable en función del desarrollo de tu embarazo. ● Parto por cesárea. se realiza cuando el bebé viene con los pies o las nalgas hacia abajo o cuando está colocado en posición transversal. también puede efectuarse cuando, durante el alumbramiento, haya emergencias tales como tensión fetal, sangrado vaginal, cavidad pélvica menor que la del tamaño del bebé o infecciones virales que puedan afectar al cuello uterino, entre otras. d

Las contracciones de parto se identifican porque son regulares y constantes, van aumentando en intensidad y no desaparecen al andar o descansar
MP 23

TEMA DEL MES
d La cesárea consiste, básicamente, en una in-

cisión en la pared abdominal y en el útero, para extraer al bebé por ahí. Hoy en día, si la cesárea es programada, suele ser una incisión transversal a nivel suprapúbico, la cual se lleva cabo a través de técnicas de cirugía mínimamente invasivas. cuando se trata de una cesárea de urgencia, puede darse el caso de que en vez de anestesia epidural se emplee anestesia general. sucede, sobre todo, en los partos complicados como los prematuros, en los partos lentos, o aquellos en los que el feto viene de riñones o de nalgas.

más intensas y el cérvix suele dilatarse a un ritmo de un centímetro por hora. La fase más complicada y dolorosa será la última, la dilatación de transición, que dura entre una y dos horas. en ella, el cérvix pasa de los ocho a los 10 centímetros de dilatación y las contracciones son muy intensas. después de esta primera fase, llega el momento de empujar al bebé para que salga fuera. aquí notarás una gran presión, principalmente en la zona del recto, puesto que la cabeza de tu hijo ya está ubicada en la entrada de la vagina. es importante que sigas los consejos de la matrona o del ginecólogo, quienes

cabo el test de apgar para valorar su respiración, el latido cardiaco, el color, el tono muscular y la respuesta a estímulos. también revisamos que no haya ninguna malformación, realizamos la profilaxis ocular para evitar la conjuntivitis y administramos al bebé la vitamina K para evitar problemas de coagulación. este es el momento idóneo para iniciar el contacto piel con piel entre madre e hijo, tan beneficioso para ambos”. Pero aquí no acaba el trabajo del parto. el bebé ha nacido, pero aún falta la última etapa; la expulsión de la placenta. requiere mucho menos esfuerzo y en algunos casos sucede tan sólo unos minutos después del alumbramiento, pero esto no quiere decir que se le tenga que restar importancia, todo lo contrario. aquí es muy importante que el médico realice un control activo para prevenir hemorragias.

Fases del alumbramiento

el proceso del parto se divide en tres fases. La primera de ellas es la dilatación mediante las contracciones uterinas. según el libro La Biblia del Embarazo de la doctora anne deans, esta fase puede subdividirse, a su vez, en tres etapas: dilatación precoz o latente, dilatación activa o establecida y, por último, dilatación de transición. La dilatación precoz suele ser, por lo general, la fase más larga y, durante esta etapa, las contracciones pueden ser más soportables. en la dilatación activa, las contracciones son

te indicarán cuándo es el mejor momento para empujar. esto facilitará en gran medida el trabajo del parto. La primera señal de que el bebé está a punto de nacer es la distensión del ano y del perineo. tan sólo te separan unos minutos de poder abrazar a tu pequeño, mantén la calma y empuja de manera lenta y controlada. una vez que nazca tu hijo, y tras cortar el cordón umbilical, el neonatólogo presente en el paritorio realizará una serie de controles perinatales. carlos de Paredes, neonatólogo, nos habla de ellos: “entre otros, llevamos a

Las clases de preparación al parto son fundamentales para darle seguridad y tranquilidad a la mujer y esto repercute en la salud y bienestar, tanto del bebé como de la madre
24 MP

a la hora de dar a luz, quizá la mejor postura sea estar erguida y en cuclillas, puesto que la gravedad ayuda a empujar el bebé. Pero no es la única posición; de hecho, alternar diferentes posturas durante el proceso de parto puede ayudarte a sentirte más cómoda y a aliviar las molestias inherentes a dicho proceso, además de facilitar la expulsión del bebé. Por ejemplo, tumbada de espaldas facilitarás la intervención del tocólogo. es la postura más segura en caso de que te hayan puesto la anestesia epidural, aunque puede provocar dolor de espalda o daños perineales. otra posición recomendada para los partos con epidural es tumbada sobre un costado, con una pierna levantada. esto permite que las contracciones sean más efectivas y el descenso del bebé más lento, si es que viniera demasiado rápido. si el bebé estuviera colocado mirando hacia tu espalda, puedes ayudarlo a girarse si, mientras empujas, y con ayuda, te colocas de rodillas sobre la cama. Por último, cuando el feto sea grande, podrás aliviar el dolor de espalda poniéndote de rodillas y apoyando los brazos sobre unas almohadas.

Posturas que te ayudan durante el parto

La epidural

cada mujer es diferente y cada parto, también lo es. No todas nos enfrentamos al

momento del parto igual de seguras. afortunadamente, la medicina moderna ofrece la posibilidad, desde hace tiempo, de optar por la anestesia epidural,que permite a la futura mamá participar en cada una de las etapas del alumbramiento, pero reduciendo de manera considerable las molestias propias al proceso. La anestesia epidural se aplica insertando una pequeña aguja en la zona inferior de la espalda, lo cual permite bloquear el dolor de la zona del abdomen, aunque se siga notando la presión.

ENTREVISTA AL EXPERTO

Dr. Rafael Fraile Pérez-Cuadrado
Especialista en Ginecología y Obstetricia. ●¿Cómo debe prepararse una mujer para el parto, desde el

punto de vista médico? Como médico, sobre todo, lo que recomiendo a mis pacientes es que acudan a las clases de preparación al parto. En ellas, con las matronas, pediatras y fisioterapeutas, van a aprender todo lo necesario sobre el proceso del parto, les resolverán dudas y le perderán el miedo. Por otro lado, unas semanas antes de la fecha probable del parto es conveniente hacer una serie de pruebas médicas para asegurarnos que no haya anemia, así como realizar la prueba del estreptococo.

En un parto normal, adoptar varias posturas puede ayudar al proceso y aportar más comodidad
Muchas madres que han dado a luz con y sin epidural aseguran que la diferencia es más que evidente y que este tipo de anestesia hace que el parto sea menos doloroso. otras, en cambio, prefieren no renunciar las molestias propias de las contracciones a la hora de dar a luz, porque opinan que forman parte del milagro de la vida. en cualquier caso, no debes sentirte influenciada por la opinión de nadie, sin lugar a dudas, ya que se trata de la decisión más personal que puedas tomar de cara al nacimiento de tu hijo. tal y como hemos comentado, no todos los partos tienen un transcurso normal. en alguno de ellos es necesaria la intervención médica. este es el caso de la inducción al parto. La razón más común para recurrir a ella es que el embarazo sea postérmino, y puede llevarse a cabo mediante la ruptura de las membranas o administrando prostaglandinas (si las membranas ya se hayan roto de manera natural pero el parto no progresa). Por otra parte, está la episiotomía. que consiste en un corte para agrandar la abertura vaginal. Las razones médicas por las que se lleva a cabo son: que el perineo no se haya dilatado lo suficiente, que la cabeza del bebé sea demasiado grande, que el bebé venga de

● ¿Qué recomendaciones les da a sus pacientes en ese sentido?

La mujer debe ir tranquila al parto y tiene que saber que va a tener el dolor inicial de las contracciones hasta que se le pueda poner la anestesia epidural, si es que ella así lo ha solicitado previamente. Pero también debe sentirse tranquila, saber que tiene un equipo médico que está velando por su salud y la de su hijo.
● Respecto a la presencia del futuro papá en el paritorio, ¿es recomendable?

¿Por qué? Es muy bonito que la pareja viva junta este momento tan emocionante y que el padre esté presente durante el nacimiento, siempre que esto sea posible.

● ¿Qué situaciones anómalas pueden producirse durante el parto? ¿Con qué

frecuencia suceden? Con muy poca frecuencia se producen situaciones anómalas, pero, por desgracia, un parto o una cesárea no están exentos de que pueda ocurrir alguna complicación como, por ejemplo, una distocia de hombros o un sangrado por la rotura de una variz en el útero. Puede suceder también que el bebé no descienda o que haya que hacer una cesárea de urgencia. Como digo, son situaciones poco frecuentes, pero precisamente por esta razón, siempre se deben tener al alcance todos los medios médicos para que estos incidentes se puedan solucionar sin problemas.

● Tras sus años de experiencia como obstetra, ¿qué opina de los partos en otro lugar

Otras intervenciones médicas

que no sea un centro hospitalario? Personalmente soy muy reacio a la asistencia de un parto fuera del entorno hospitalario. Mi experiencia me ha demostrado que las complicaciones que surgen durante un parto siempre se resuelven satisfactoriamente en un centro médico bien preparado y con un equipo médico cualificado.

nalgas, que haya sufrimiento fetal o si es necesario utilizar fórceps. en cualquiera de los casos anteriores, confía siempre en tu médico ya que, si el especialista opta por realizar dicho corte es porque se trata de algo totalmente necesario. el postparto será, sin lugar a dudas, más molesto para ti pero, con ella, el ginecólogo habrá evitado consecuencias mucho peores como, por ejemplo, un desgarro. otra intervención médica que puede efectuarse, pero que cada vez es menos fre-

cuente durante los partos, es el uso de los fórceps y ventosas obstétricas. sólo se emplean cuando el bebé ha entrado en el canal del parto con una inclinación forzada, si está sufriendo o si el agotamiento de la madre no le permite seguir empujando. si finalmente en tu parto te tienen que realizar alguna de estas intervenciones, no te preocupes. al contrario, piensa que todas las decisiones que tome el equipo médico presente en el paritorio siempre serán para el bien de tu salud y la de tu hijo. ◙
MP 25