Equipo Monterey 5 Equipo de Infraestructura Manejo de desechos en los cantones de Jiquilisco, El Salvador Guía de manejo de desechos

Monterey Institute of International Studies Escuela de postgrado de Middlebury College

Preparado por: Karin Orr Brooke Greco Heather Bessette Scott Depies Traducción por María M. Owen

Agradecimientos
El Equipo Monterey 5 (TM5), Equipo de infraestructura, quiere agradecer la ayuda recibida para realizar este proyecto. Queremos agradecer a la Junta Directiva de la Asociación Mangle por ponerse a nuestra disposición para orientarnos e ilustrar nuestro trabajo. Queremos sobre todo agradecer al equipo de Isla de Méndez: al Ingeniero Ambiental y Coordinador del Programa Nicolás Funes por su paciencia, apoyo y valiosa visión; al personal de la Asociación Mangle, incluyendo al Director de Programas y Gestión Walberto Gallegos; al Agrónomo Carlos Barahona; y al Guardaparques y representante de la Asociación de Desarrollo Comunitario Isla de Méndez (ADESCOIM), José Ofelio Herrera Martínez. Todos ellos contribuyeron considerablemente a este informe, apoyándonos para que lográramos realizar esta investigación en El Salvador. Queremos agradecer a EcoViva por proporcionar apoyo logístico e informativo a nuestra delegación, lo que hizo más agradable nuestra estadía, en particular a Chema Argueta, nuestro coordinador logístico, a Nathan Weller por su orientación preliminar y a nuestros dedicados conductores y guías: Mario Martínez, Cleto Márquez y Lolo Rojas. También queremos agradecer a las familias donde nos hospedamos por su cálida acogida. Queremos así mismo dar las gracias a nuestro estudiante traductor, Antonio Armendáriz, quien trabajó incansablemente con nuestro equipo. Finalmente, damos las gracias a la profesora Adele Negro, del Equipo Monterey, por su consistente trabajo de traducción e interpretación, y por su inalterable dedicación al Equipo Monterey, desde el principio hasta el fin. Gracias.

2
 


Resumen Ejecutivo
La meta del Equipo de infraestructura del TM5 era crear la plantilla de un programa de manejo de desechos para comunidades rurales y protegidas dentro de los cantones de Jiquilisco en la zona de Isla de Méndez. Los miembros del equipo de infraestructura ya conocían el manual del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) intitulado “A Handbook on Waste Management in Rural Tourism Areas - A Zero Waste Approach” (Nota: El título sólo existe en inglés, pero su traducción sería “Manual de manejo de desechos en áreas turísticas rurales – un enfoque de cero desechos”), que trata del ciclo vital de la basura en comunidades en vía de desarrollo y en áreas turísticas rurales. El modelo del PNUD de “cero desechos” se basa en el concepto de que tanto los productores como los consumidores son responsables por las 3 R del manejo de desechos: reducir, reutilizar y reciclar. La información recopilada en Isla de Méndez ayudó a que el equipo adaptara ese modelo del PNUD para integrarlo a la situación actual y a las necesidades de Isla de Méndez y del área total de la Bahía de Jiquilisco. Nuestro marco conceptual representa la mejor manera como la metodología del PNUD “cero-desechos” se puede adaptar a Isla de Méndez en el presente y en el futuro. Con la ayuda de los miembros de la comunidad de Isla de Méndez, del Coordinador del programa Nicolás Funes y de la Junta Directiva de la Asociación Mangle, el Equipo de infraestructura pudo lograr un mayor entendimiento de la dinámica específica y de las circunstancias de la región del Bajo Lempa. El Equipo de infraestructura observó detenidamente el proyecto piloto vigente en 2011 de manejo de desechos en Isla de Méndez. En este informe describimos cómo, con base en nuestra investigación, los líderes de la comunidad de Isla de Méndez y de las comunidades vecinas podrían crear un programa exitoso de manejo de desechos. Nuestras recomendaciones describen en detalle los siguientes pasos del modelo de manejo de desechos de la PNUD: 1. Acciones preliminares: identificar las necesidades de la comunidad, nombrar los líderes principales del proyecto, establecer metas y objetivos del programa, redactar un trabajo sobre el enfoque que debe tener, y hacer una evaluación de línea de base. 2. Entender el problema 3. Formular una política 4. Plan de acción 5. Conseguir y/o identificar recursos financieros 6. Finalizar el programa de manejo de desechos: Campaña de información, contratación y entrenamiento de personal e implementación El Equipo confía en que la comunidad local tenga éxito en la implementación de un programa de manejo de desechos que eleve el nivel de vida de los residentes y mejore la calidad del hábitat natural de la región del Bajo Lempa. Finalmente, se recomienda que el Equipo Monterey 6 realice un estudio de seguimiento al proyecto piloto vigente de manejo de desechos en Isla de Méndez.

3
 


Introducción y Antecedentes
Alcance del Proyecto y Metodología Alcance del Proyecto La meta principal de este proyecto era crear una plantilla de manejo de desechos para comunidades vecinas y protegidas de la Zona 1 dentro de los Cantones de Jiquilisco. Durante un período de tres semanas, del 2 al 22 de enero, el Equipo de infraestructura del TM5 recopiló información por medio de diferentes actividades realizadas con 25 miembros de la comunidad de Isla de Méndez, con el Coordinador del programa Nicolás Funes, y con la Junta Directiva de la Asociación Mangle. TM5 decidió enfocar su estudio en Isla de Méndez debido a los esfuerzos realizados por la comunidad durante nueve años para establecer un programa de desechos. El actual programa piloto de 2011 también se ubica en Isla de Méndez. Metodología El Equipo de Infraestructura de TM5 adaptó el manual publicado por el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas, llamado Manual de manejo de desechos en áreas turísticas rurales – Un enfoque de cero desechos, a las condiciones de Isla de Méndez con el propósito de adaptar ese modelo a otros cantones del área de la Bahía de Jiquilisco. EcoViva hizo ver al equipo el valor potencial del manual y, después de estudiarlo cuidadosamente, se decidió que sus directrices, seguidas paso a paso, encajaban perfectamente en las áreas rurales y protegidas y que podían ajustarse a condiciones como las del área de Jiquilisco. Durante la primera semana en El Salvador, el Equipo de infraestructura de TM5 se reunió con la Junta Directiva de la Asociación Maple para tratar del proyecto de manejo de desechos vigente en ese momento. Después de una serie de reuniones con el Director de Programas y Gestión Walberto Gallegos, el Ingeniero Medioambiental y Coordinador del Proyecto Nicolás Funes y el Agrónomo Carlos Barahona, y con el Guardaparques y representante de la Asociación de Desarrollo Comunal Isla de Méndez (ADESCOIM), José Ofelio Herrera Martínez, TM5 presentó y propuso varias ideas de proyectos que podrían ser implementados por el Equipo de infraestructura. La Asociación Mangle se decidió por la propuesta de crear una plantilla general de manejo de desechos que pudiera usarse para expandir esos sistemas a otras comunidades del Bajo Lempa. Durante la segunda semana, los miembros del Comité Medioambiental de ADESCO hicieron su primera reunión de 2011 en Villa Tortuga, a la cual también asistieron miembros de comunidades fuera de Isla de Méndez. El Equipo de infraestructura asistió a la reunión y lideró un debate informal con el Comité Medioambiental para tratar sobre la historia de los proyectos de manejo de desechos en el área. Al equipo le fueron entregados los tres informes siguientes para su análisis. Cada uno describe en detalle los esfuerzos que se han hecho para manejar residuos sólidos durante los últimos nueve años: • Descripción del medio social, económico y cultural, medio físico y biológico en su área de influencia (FIAES-Cuadro No. 3 (2005)

4
 


• •

Resultados del estudio de caracterización de residuos sólidos, realizado en el Cantón Isla de Méndez, Municipio de Jiquilisco, Departamento de Usulután (2009) Conservación del medio ambiente y manejo adecuado de residuos sólidos en la Isla de Méndez, Municipio de Jiquilisco, Departamento de Usulután (2010)

Con la información recopilada por el Comité Medioambiental, los informes que acabamos de mencionar y la investigación primaria adicional, el Equipo decidió llevar a cabo, con los miembros de la comunidad de Isla de Méndez, una actividad de mapeo del flujo de desechos. El objetivo de la actividad de mapeo era determinar cuáles eran las mayores fuentes de desechos y entender aún mejor el comportamiento del manejo de desechos vigente en la región. Durante la tercera y última semana, el Equipo redactó un cuestionario para líderes comunitarios de salud y de educación, desarrollado con el apoyo de la Asociación Mangle. Las 25 preguntas tenían por objeto llenar los vacíos del Equipo en su comprensión de los proyectos de manejo de desechos de los últimos nueve años en Isla de Méndez, como también evaluar la comprensión de la comunidad del proyecto piloto puesto en marcha en 2011. Aunque sólo siete personas asistieron a la reunión, todos los sectores estaban representados. Más tarde en la semana, el Equipo filmó una entrevista sobre el proyecto piloto de 2011 con el coordinador del proyecto Nicolás Funes, con el fin de obtener material fílmico del proceso de manejo de desechos y de documentar información vital que fuera útil al TM6. Antecedentes La comunidad de Isla de Méndez está situada en el Municipio de Jiquilisco, Departamento de Usulután, en el sudeste de El Salvador. La población consta de aproximadamente 1.307 habitantes que conforman 375 familias, de los cuales 27.4% son mujeres, 28.8% son hombres y 27.8% niños.1 La mayoría de los ingresos de la comunidad provienen de la pesca, la extracción de moluscos y la producción agrícola, dependientes todas de la salubridad del medio ambiente. La Bahía de Jiquilisco fue declarada en 2006 Sitio Ramsar y en 2008 Reserva de la Biosfera por la UNESCO. (Ver mapa adjunto.) Comprensión del Problema El problema del manejo inadecuado de desechos en Isla de Méndez es obvio; sólo basta observarlo. Hay residuos sólidos tirados por todas las calles, nubes de humo negro de quemas de desperdicios llenan con frecuencia el aire, llueve ceniza del cielo y los espacios públicos están densamente cubiertos de basura. Un estudio reciente, hecho en la región con el patrocinio de Amigos de la Tierra, de España, concluyó que el 83% de los hogares de la región queman los desechos sólidos. Muchos riesgos se asocian con la incineración de basura, como son la emisión de monóxido de carbono, cadmio, dióxido sulfúrico, mercurio, ácido hidroclórico, óxido de nitrógeno, plomo, dioxinas y furano2. Todos esos contaminantes tóxicos tienen un impacto negativo en el medio ambiente y en la salud. Un estudio llevado a cabo en Isla de Méndez en 2009 demostró que una de las mayores causas de las tasas actuales de mortalidad dentro de la






























































1


Descripción del Medio Social, Económico y Cultural, Medio Físico y Biológico en Su Área de Influencia (FIAES-Cuadro No. 3) (2005), p.1.
 2 
Blue Ridge Environmental Defense League, Incinerator Pollution: Landfills in the sky, http://www.noburn.org/downloads/Incinerator_Pollution_landfill_in_the_sky.pdf.


5
 


región eran las enfermedades respiratorias agudas3. Además, a los niños que viven cerca de los incineradores se les ha detectado tasas más altas de cáncer del estómago, colorrectal, del hígado y de los pulmones4. Sin embargo, en los últimos nueve años (2002-2011), la Asociación Mangle ha trabajado para solucionar el problema de manejo inadecuado de residuos sólidos. Su personal ha empezado a buscar soluciones al problema de manejo de desechos iniciando varios esfuerzos para manejarlos. Al iniciar el proyecto de manejo de desechos de 2011, la Asociación Mangle tiene como objetivo mejorar las vidas de 2.300 habitantes, siendo 1.200 de ellos mujeres, en cinco comunidades de Isla de Méndez.5 La Asociación Mangle también está implementado una campaña de concientización educativa para enseñar a los miembros de la comunidad comportamientos respetuosos del medio ambiente que luego ellos puedan utilizar en sus hogares. Estos hábitos son esencialmente compostar, separar los desechos por su origen, reciclar, y reutilizar. La Asociación Mangle también planea instalar el primer Centro de Acopio Comunitario (CAC) como lugar de recopilación de reciclables. Desde 2002, la Asociación Mangle ha organizado A
menudo
se
ven
animales
comiendo
 una serie de talleres para la comunidad donde un basura
 número considerable de sus miembros han sido instruidos sobre el ciclo vital de su basura. Nueve años después, es aún evidente la influencia de esos talleres. Los miembros de la comunidad de la región han empezado a entender la importancia de separar sus desechos y pueden diferenciar con facilidad los desechos orgánicos de los inorgánicos. Sin embargo, hablando con antiguos participantes de los talleres, TM5 concluyó que el significado de separación de desechos variaba de persona a persona. La mayoría de los miembros de la comunidad declararon al Equipo TM5 que los materiales orgánicos se separan y se entierran para que se descompongan, pero que no existe un lugar central para botar los desechos inorgánicos y por lo tanto tienen que incinerarlos o enterrarlos. TM5 concluyó que el concepto de “enterrar” desechos variaba desde meterlos en un hoyo a incinerarlos dentro del mismo. En Isla de Méndez la incidencia de hogares que incineran desechos se debe en parte a la falta de alternativas, lo que pone a la población en alto riesgo de sufrir enfermedades. Hasta la fecha, no se han hecho estudios locales que demuestren que la incineración de desechos esté causando






























































3


Resultados del Estudio de Caracterización de los Residuos Sólidos, Realizado en el Canton Isla Mendez, Municipio de Jiquilisco, Departamento de la Union (2009), p.2. 4 
Ibid, Blue Ridge.
 5 
Conservación del medio ambiente y manejo adecuado de los residuos sólidos en la Isla Méndez, municipio de Jiquilisco, departamento de Usulután (2010), p.17.


6
 


problemas de salud. En 2009, la Asociación Mangle en colaboración con el Municipio de Jiquilisco, Amigos de la Tierra de España, la Asociación de Desarrollo Comunal Asociación Mangle (ADESCOAM), el Comité de Desarrollo Empresarial y Medioambiental de Puerto Parada (CODEPA) y la Agencia Española de Cooperación Internacional Para el Desarrollo (AECID), organizó un proyecto de investigación de ocho días sobre manejo de residuos sólidos en Isla de Méndez. El objetivo del estudio era determinar la cantidad de basura recogida y los tipos de desechos generados por los hogares. En el estudio participaron veintitrés familias, y los investigadores pesaron lo que se creyó era la basura generada en cada hogar en un día. Sin embargo, para consternación de los investigadores, la cantidad medida como generada en un día resultó incorrecta. Se descubrió que miembros de las familias habían llevado, para esa medición, más basura de la que producían en un día. Según el estudio de ocho días, se generaba en la región aproximadamente 1.07 kg/persona/día. Los investigadores compararon esa cifra con los índices internacionales de comunidades rurales en América Latina los cuales típicamente fluctúan entre 0.2 y 0.4 kg/persona/día. Por lo tanto, los investigadores del estudio se tranzaron por un valor de 0.53 kg/persona /día como una relación más precisa de los residuos sólidos generados en el área, a pesar de los datos primarios contradictorios.6 Desafortunadamente no se han hecho estudios posteriores. La recopilación apropiada de datos es fundamental para determinar cómo resolver un problema. En el caso del área protegida de Isla de Méndez, para entender el problema del manejo inadecuado de desechos, hay que entender la multitud de variables que contribuyen a éste. Durante el trabajo de nuestro equipo en el proyecto en El Salvador, observamos tres factores cruciales que contribuían al problema: infraestructura inadecuada para el tratamiento correcto de desechos, recursos insuficientes para financiar la infraestructura apropiada, y una falta de alternativas para manejo de desechos (como un lugar central para recopilación de éstos), lo que perpetuaba el problema. En este informe, hemos incluido nuestras observaciones generales al final de Una
pila
de
basura
para
incinerar
en
Isla
de
Méndez
 algunas directrices, que se encuentran en cursiva. Esos comentarios se incluyeron más que todo con el propósito de informar al Equipo de manejo de desechos del Equipo Monterey 6, sobre las observaciones importantes pertinentes a su futuro trabajo y que se titulan Observaciones Equipo Monterey 5.































































6


Ibid, Resultados, p.4.


7
 


Marco Conceptual de Directrices
Introducción La información recopilada en Isla de Méndez ayudó al Equipo Monterey 5 a adaptar un Manual del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD) intitulado “Manual sobre manejo de desechos en áreas turísticas rurales – un enfoque de cero desechos” a las condiciones de la región. A lo largo de este informe, nos referiremos a ese manual como Manual PNUD. El modelo de “cero desechos” del PNUD, descrito en ese manual, se puede aplicar a la situación actual y a las necesidades de Isla de Méndez, como también al área de la Bahía de Jiquilisco en general. El modelo “cero desechos” de PNUD fue elegido por su enfoque holístico del manejo de desechos, y porque a diferencia de otros modelos, trata el ciclo vital total de la basura con especial énfasis en las comunidades en desarrollo. Aunque reconocemos la dificultad de hacer seguimiento con ese modelo en un área que apenas empieza a desarrollar un sistema de manejo de desechos, en opinión de TM5 el modelo de “cero desechos” es un excelente enfoque que puede ser implementado más estrictamente mientras otros sistemas de manejo de desechos se afianzan en la región. El modelo de “cero desechos” de PNUD se basa en el concepto de que tanto los consumidores como los productores son responsables de las tres R de manejo de desechos: reducir, reutilizar, y reciclar. El siguiente marco es una adaptación de la metodología de cero desechos de PNUD y de su aplicación óptima a Isla de Méndez. (Ver Apéndice: Mapa de Isla de Méndez.) Marco Conceptual 1. Acciones Preliminares Cuando se toma la decisión de desarrollar un sistema de manejo de desechos, se deben tomar varios pasos preliminares antes de comenzar el proyecto. La finalización de esos pasos preliminares permitirá el éxito del programa. 1.1 Necesidades de la Comunidad Se deben realizar consultas para determinar las necesidades de cada comunidad. Esas consultas pueden ser en forma de reuniones generales de la comunidad, encuestas, o grupos focales. Las prioridades que surgen forman la base para decidir qué intervenciones se deben implementar. Si se concluye que la comunidad tiene prioridades más importantes que el manejo de desechos, tales como educación, agua potable, u otros servicios básicos, puede ser necesario explicar por qué el manejo de desechos se ha puesto por encima de esas otras prioridades. Además, se debe discutir lo que piensa la organización acerca de esas otras necesidades. La colaboración de la comunidad en la decisión de los programas a realizar, ayuda a garantizar el apoyo y participación de ésta. Lanzar un programa sin el apoyo de la comunidad puede alienar el pueblo y afectar el éxito del programa. Las consultas con la comunidad se deben realizar a todo lo largo del proceso de desarrollo e implementación de un sistema de manejo de desechos. La comunidad debe ser considerada como socia del programa y debe ser conciente de las metas y estrategias para su implementación, como
8
 


también de la función y responsabilidad que le corresponde. La colaboración de la comunidad debe ser incluida en el desarrollo de las metas, el alcance, y la estrategia del programa. 1.2 Nombramiento de los Principales Líderes del Proyecto Una vez que se determine que el manejo de desechos es un problema para la comunidad, es necesario nombrar un grupo de líderes principales. El grupo debe constar de un líder u organizador comunitario, un especialista técnico en manejo de desechos y personal responsable de la educación y capacitación de la comunidad. Este grupo de líderes principales asumirá la responsabilidad total del desarrollo y operación del sistema de manejo de desechos. Las responsabilidades de cada líder deben estar claramente definidas y todos los miembros del grupo deben entenderlas. Ese perfil debe servir como paso inicial para crear una estructura administrativa del programa que se ampliará a medida que sea necesario contratar nuevo personal para el proyecto. Una vez que todo el personal haya sido contratado, la estructura administrativa debe estar claramente definida para evitar conflicto de responsabilidades, y debe tener líneas establecidas de comunicación entre las diferentes áreas del programa. Además, una estructura administrativa establecida, con títulos, funciones y responsabilidades claramente determinadas será de gran ayuda para organizaciones externas (tal como Equipo Monterey 6) en la evaluación del programa en el futuro. 1.3 Metas y Objetivos del Programa Antes de determinar los elementos específicos de un programa de manejo de desechos, las metas y objetivos de éste deben ser enunciados por los directores del programa después de consultar con los líderes comunitarios y con los miembros de la comunidad. La elección de metas del programa debe incluir no solamente objetivos generales sino también metas a corto, mediano, y largo plazo, y el cronograma para alcanzar la metas acordadas debe ser tema de las consultas.

La
ADESCO
se
reune
con
el
Equipo
Monterey
para
 revisar
un
plan
de
desechos
sólidos


1.4 Informe Inicial Para determinar el tipo, tamaño, y alcance necesarios de un sistema de manejo de desechos que logre alcanzar esas metas, se anima a los investigadores medioambientales locales a que, en asociación con miembros de la comunidad, recopilen datos para el informe inicial y la evaluación de la línea de base. Una vez recopilados los datos, éstos se deben analizar para determinar qué recursos y destrezas se necesitan, y qué recursos locales existentes pueden usarse en el proyecto. Este análisis se puede incorporar a un informe, que llamaremos aquí Informe Inicial. El tipo de datos recopilados para el análisis debe incluir información referente a la geografía del área, un análisis de la población incluyendo género y edad, como también las ocupaciones principales y sus correspondientes salarios. Se debe recopilar toda la información que concierna los vertederos de desechos, los mayores productores de éstos, las técnicas vigentes de manejo de desechos, y las destrezas disponibles en el área geográfica relativas al manejo de éstos.
9
 


1.5 Evaluación de la Línea de Base Una vez terminado el Informe Inicial, se pueden usar los datos recopilados para llevar a cabo una evaluación de la línea de base de la situación actual en lo que concierne el manejo de desechos en la región. Esta línea de base debe incluir el nivel de comprensión y la capacidad de la comunidad respecto al tratamiento de desechos, un análisis de la cantidad y tipo de desechos generados por la comunidad, una lista de los recursos disponibles, y de cualquier infraestructura existente que se pueda utilizar en futuros proyectos. La evaluación debe incluir la capacidad del municipio con respecto al manejo de residuos sólidos. El propósito de esta evaluación es establecer los niveles actuales de basura y los medios de tratamiento empleados. La línea de base no sólo nos proporcionará la información necesaria para desarrollar la intervención, sino más tarde puede compararse con datos recopilados después de que la intervención haya comenzado para determinar los efectos de ésta. 2. Comprensión del Problema Recopilación de datos: Los mecanismos apropiados para obtener los datos necesarios ayudarán a determinar el mecanismo óptimo para llegar a una o varias soluciones. Con frecuencia el manejo inadecuado de desechos es el resultado de muchos obstáculos. Por lo tanto, los datos recopilados deben reflejar la variada naturaleza del problema por medio de diversas técnicas de recopilación de datos. El manual del PNUD sugiere el uso de encuestas socioeconómicas, mapeo y entrevistas como instrumentos útiles para tratar de entender ‘por qué’ se generan tantos desechos en una comunidad dada. I. Encuestas Socioeconómicas Una encuesta socioeconómica ayuda a determinar: población, número de familias en una comunidad, grupos por edad dentro de las familias, número de lugares públicos o negocios que generan desechos, tipo de desechos acumulados, cómo se manejan los desechos, y la comprensión y actitud de la gente sobre el manejo de éstos. Para determinar esos datos estadísticos en Isla de Méndez participaron 23 familias, pero para estudios futuros se debe estimular a las empresas locales y otras instituciones a que participen. En el Apéndice incluimos ejemplos de plantillas de encuestas. Estas plantillas se inspiraron directamente del manual PNUD y no son trabajo original del TM5. II. Mapeo El mapeo del flujo de desechos de una comunidad ayudará a averiguar de dónde vienen los desechos, el origen de éstos, y ayudará a trazar dónde y cómo se tratan típicamente.7 El mapeo se debe hacer con las partes interesadas más cercanas al proyecto y se debe realizar en pequeños grupos. (Si se organizan estas actividades con participantes miembros de una misma familia y/o vecinos, se pueden obtener mejores resultados.) El mapeo es más efectivo cuando se trabaja en pequeñas regiones donde es más fluida la comunicación entre vecinos y hay mayor conocimiento de los recursos de la comunidad8 (tiendas, iglesias, escuelas, etc.). El






























































7


Shibu Nair and C. Jayakumar. "A Handbook on Waste Management in Rural Tourism Areas - A Zero Waste Approach." UNDP.org - India. Dec. 2008, p. 22. 8 
Booklet #5, Peace Corps, Model Sessions: Participatory Analysis for Community Action (PACA) Tools, p.1-8.

10
 


mapeo también puede ser un instrumento efectivo en comunidades con baja tasa de alfabetismo porque las palabras se pueden remplazar por símbolos e ilustraciones y el resultado es un mapa ilustrativo disponible para ayudar a los investigadores, administradores del proyecto y otros a determinar el flujo de desechos. Una vez que cada grupo de participantes haya dibujado su mapa se les debe pedir que lo expliquen en tanto que otro miembro del grupo hace preguntas exploratorias sobre el significado de las ilustraciones y toma notas de sus respuestas. La inclusión de preguntas específicas y respuestas puede complementar aún más este ejercicio ya que los dibujos pueden ser difíciles de descifrar fuera del contexto del ejercicio. Además, un entorno acogedor donde los participantes no se sientan culpables de sus hábitos de tratamiento de desechos, es fundamental para lograr resultados precisos (a menudo es necesario evitar que estén presentes autoridades locales durante el ejercicio). Cuando Mapeo
de
flujo
de
desechos
con
el
Equipo
 se trabaja con participantes de Monterey
5
en
Isla
de
Méndez
 diferentes niveles de educación, puede ser más efectiva una explicación paso a paso del ejercicio que dar al comienzo un resumen de los resultados esperados. Además si desde el comienzo, el anfitrión de la reunión suministra mapas de la comunidad, habrá más tiempo disponible para concentrarse en trazar el flujo de desechos. Se puede realizar también un ejercicio de visualización en que los participantes tracen un mapa de cómo ellos quisieran que se manejaran los desechos en su comunidad. Observaciones del Equipo Monterey 5: TM5 llevó a cabo un ejercicio de mapeo con miembros de la comunidad de Isla de Méndez, identificó los puntos fuertes, los puntos débiles, e hizo observaciones del ejercicio en general. Estos se pueden tomar en cuenta al realizar este ejercicio en otras comunidades que tengan una composición demográfica similar a la de Isla de Méndez. Puntos fuertes: los mapas fueron un catalizador para un diálogo abierto; de las preguntas surgieron otras respuestas con más información; se dieron explicaciones sobre ciertas palabras
11
 


que habían sido mal interpretadas; se rompió el hielo estimulando maneras creativas de reutilizar materiales orgánicos e inorgánicos; cada miembro del Equipo conoció mejor a los participantes que no sabían ni leer ni escribir; las ilustraciones no inhibieron la comunicación. Puntos débiles: poca asistencia; una reunión de pescadores coincidió con el ejercicio de mapeo; la reunión comenzó una hora más tarde de lo programado; se esperaba que asistieran 25 personas pero solamente llegaron ocho mujeres (de edades de 11 a 70); el mapa que llevamos como ejemplo intimidó a las asistentes que vacilaron en participar; la explicación del ejercicio fue malentendida; se puso demasiado énfasis en una descripción detallada y precisa de la comunidad en lugar del trazado de áreas relevantes al flujo de manejo de desechos. Observaciones: Solamente mujeres asistieron al ejercicio, no obstante que ambos sexos habían sido invitados (lo que sugiere que tal vez las mujeres son las que, en general, manejan los desechos del hogar); las mujeres son más dadas a hablar con otras mujeres miembros del Equipo; ‘enterrar’ desechos quiere decir cavar un hueco y quemarlos, como también puede ser enterrar y tapar con tierra; ‘reciclar’ significa separar orgánicos de inorgánicos. Después de que se realizó el ejercicio de mapeo, el TM5 cayó en cuenta de que hubiera sido más útil consultar con el ingeniero medioambiental Funes antes de la reunión para evitar confusión innecesaria en las instrucciones de la actividad. III. Observaciones o Informes de Entrevistas Los informes de observaciones ayudan a identificar el impacto de la acumulación de desechos en diferentes sectores, estructurando un plan de manejo de desechos. Hay muchos instrumentos de desarrollo que pueden ser útiles a cualquier comunidad cuando se redacta el informe de observaciones. El TM5 sugiere que en la comunidad se haga un análisis de las partes interesadas y un análisis de los mercados locales. i. Análisis de Partes Interesadas: Un análisis de las partes interesadas ayudará a los investigadores a identificar la gente que resultará beneficiada, perjudicada, y/o influenciada por el éxito o fracaso de una actividad de desarrollo. Es útil identificar las varias necesidades de las diferentes partes interesadas como también enfocarse en las soluciones óptimas para los diferentes sectores. Las partes interesadas se categorizan frecuentemente en clave, primarias, y/o secundarias, exhibiendo cada una características específicas. Las ventajas de hacer un análisis de las partes interesadas son: ayudar a identificar los intereses de los diferentes grupos, encontrar maneras de recibir apoyo de aquellos que están a favor del proyecto, identificar los riesgos y buscar estrategias para superarlos, identificar el desarrollo real, mejorar el proyecto y reducir sus impactos negativos9 (ver más abajo Tabla de identificación de partes interesadas y Apéndice de la plantilla de análisis de partes interesadas).































































9


Department for International Development (DFID), Tools for Development: A handbook for those engaged in development activity, parts. 2.1-2.4.

12
 


Tabla 1. Recursos del Departamento para Desarrollo Internacional (DFID)10 Partes Interesadas Clave Individuos, grupos o instituciones que puedan influenciar considerablemente o sean importantes para el éxito de una actividad. Partes Interesadas Primarias Individuos, grupos o instituciones afectadas/ impactadas tanto positiva como negativamente por la actividad. Partes Interesadas Secundarias Todos los demás individuos o instituciones que puedan tener un interés, un papel o una participación en la actividad.

Cuando se trata de identificar y categorizar las partes interesadas dentro de un proyecto de manejo de desechos es útil hacer las siguientes preguntas: 1. ¿De dónde vienen los desechos, y quién los produce? 2. ¿Quién es responsable de manejar los desechos? 3. ¿Cómo pueden impactar el proyecto los comportamientos de la comunidad una vez que éste se haya puesto en marcha? 4. ¿Quién tiene algo que ganar con este proyecto? Quién tiene algo que perder? 5. ¿Quién está financiando el proyecto? Ejemplos de partes interesadas en un plan piloto de manejo de desechos serían: miembros de la comunidad en general, mujeres, agricultores, recogedores de basura o de productos reciclables, dueños de empresas locales, estudiantes, feligreses, ambientalistas, ONGs locales e internacionales que trabajen dentro de la comunidad, negocios locales, turistas que visiten la región, financiadores del proyecto, empresas que reutilicen botellas, y otros. ii. Análisis de Mercado Dentro de un modelo de cero desechos, reducir, reutilizar y reciclar están todos interconectados cuando contribuyen al prospecto de un buen sistema de manejo de desechos. La identificación de las oportunidades de reducción y reutilización dentro de los mercados locales puede conducir al surgimiento de soluciones potenciales, y también a oportunidades sostenibles de negocios que podrían estimular la economía local.

El PNUD sugiere algunos de los temas siguientes, como puntos de enfoque para informes de observación: a. Agricultura: Determinar cuánta gente trabaja en agricultura, la cantidad y variedad de productos agrícolas de la región, la distancia física entre los campos agrícolas y las pilas de desechos, los obstáculos a que se enfrentan los agricultores (sequías, inundaciones, pesticidas, etc.), uso de fertilizantes (comerciales y locales, orgánicos e inorgánicos), el número de agricultores que emplean métodos agrícolas orgánicos, e instituciones locales que apoyan la agricultura y las labores del campo. b. Mercado de reciclables o chatarra (recogedores de latas, vidrio, estaño y papel): Cuánta gente recoge, quiénes recogen, qué se recoge, de dónde se recoge, si se






























































10


Ibid, 10.


13
 


generan ingresos, y de ser así, cuál es su cuantía, con qué frecuencia se recoge, qué cantidades de materiales se recogen y/o se venden o negocian. c. Recursos naturales y humanos: Si hay recursos naturales disponibles localmente, quiénes utilizan esos recursos, quiénes tienen la capacidad de utilizar esos recursos de manera eficiente, quiénes están interesados en adquirir esas destrezas, y si esos productos están disponibles para su utilización fuera de la comunidad. d. Mercados: Existe un mercado de materiales orgánicos, y/o un mercado de materiales inorgánicos reutilizables (vidrio, latas, bolsas plásticas). Cuál es la frecuencia de reutilización y reciclaje en los hogares por las cabezas de familia (a menudo mujeres), artesanos, niños, ancianos, y otros en la comunidad. a. Transporte: Con qué frecuencia se usan dentro de la región los medios de transporte (caballos, carretas, bicicletas, autobuses, carros y camiones), y qué medios son más convenientes dada la infraestructura de la región, el costo de su mantenimiento y conservación, su contribución potencial al manejo de desechos (por ejemplo, el uso de bicicletas para transporte de reciclables, o entrega de composta). Observaciones del Equipo Monterey 5: TM5 se enteró de que miembros de la comunidad de Isla de Méndez estaban comprando fertilizantes comerciales a $12 la libra, mientras que los fertilizantes hechos con residuos orgánicos locales se producían simultáneamente en la región. El TM5 también averiguó que en el programa piloto del 2008 los hogares estaban pagando 25 centavos a la semana por la recolección de su basura (por caballo y carreta) pero estarían dispuestos a pagar hasta 50 centavos a la semana si esto significara que el sistema sería sostenible. El TM5 también averiguó que la mayor queja acerca del programa piloto de recolección de basura en el 2002 era que tras la muerte de uno de los dos caballos de la carreta, la capacidad de carga de ésta inevitablemente se redujo a la mitad, disminuyendo la cantidad de basura recogida y como consecuencia, los miembros de la comunidad dejaron de pagar, lo que tuvo como resultado la cancelación del servicio. También se le informó al TM5 que la compra de caballos es costosa (se estima en $300) al igual que su mantenimiento (un costo que según se dijo excedía la capacidad de pago de los miembros de la comunidad). IV. Campaña de Limpieza Las campañas de limpieza donde no existe un sistema central de manejo de desechos ayudan a generar datos sobre desechos en espacios públicos, a fomentar el sentido de responsabilidad compartida del manejo de la basura, a proponer iniciativas para mantener limpios los espacios públicos, a aumentar la concientización local y a lograr un resultado inmediato convirtiendo los espacios públicos en lugares más agradables para todos los miembros de la comunidad. Todos los sectores de la comunidad pueden colaborar, especialmente las instituciones que operan en conjunto y que por lo tanto son fáciles de organizar (iglesias, escuelas, organizaciones y empresas). La separación de los desechos recogidos hará posible la identificación de los tipos más comunes de basura, algo que puede hacerse dividiendo el trabajo según el tipo de desechos recogidos (por ejemplo, una persona solamente recoge papel, otra, vidrio, etc.). Los participantes deben usar equipos sanitarios apropiados, incluyendo guantes, máscaras, y
14
 


cualquier tipo de ropa protectora disponible, especialmente los niños que colaboren en esa actividad. Se debe animar a los niños a participar pero se les debe prohibir que toquen vidrio, materiales tóxicos, y cualquier clase de desechos peligrosos o nocivos. Estrategias novedosas y creativas (tales como juegos) pueden motivar a los miembros de la comunidad a tomar parte en esas actividades. Observaciones de Equipo Monterey 5: TM5 se enteró de que la primera campaña de limpieza en Isla de Méndez fue iniciada por la ADESCO en el otoño de 2010 y que para esta solamente se permitió la participación de adultos. Los miembros de la comunidad expresaron su satisfacción con el resultado final, afirmando que el campo de fútbol había quedado libre de basuras y listo para jugar. 3. Formulación de Políticas El desarrollo y aplicación de políticas de manejo de desechos es un componente importante de un plan para este fin. Esas políticas definen los papeles y responsabilidades que corresponden a consumidores, empresas, instituciones públicas, organizaciones medioambientales y otros factores de la sociedad. Las políticas deben incluir la meta del plan de manejo de desechos, la estrategia para su implementación y los resultados que los líderes del proyecto esperan lograr como medidas de éxito. El apoyo y participación de los gobiernos locales como del gobierno nacional son elementos clave en la formulación e implementación de una política de manejo de desechos. Por ejemplo, los municipios pueden formular leyes y lanzar proyectos que respondan al problema de manejo de desechos en comunidades locales. Una política de manejo de desechos, por ejemplo, puede autorizar o prohibir ciertas actividades como poner a funcionar un vertedero de desechos en Isla de Méndez. La política debe especificar cómo se debe administrar y supervisar un vertedero, y cómo se puede medir el éxito de éste. Finalmente, una política de manejo de desechos puede ofrecer incentivos a la Letrero
que
prohibe
la
contaminación
de
La
Bahía
 comunidad local (familias, escuelas locales, de
Jiquilisco
 cooperativas agrícolas, etc.) y a empresas (tales como Villa Tortuga en el caso de Isla de Méndez) para recompensar el manejo apropiado de desechos, y estimular actividades medioambientales limpias. Tal incentivo puede ser la disponibilidad de composta a bajo costo para agricultores locales a través de una política de subsidios y del estímulo a un programa de composta de la comunidad local.
15
 


4. Recomendaciones para un Plan de Acción En esta etapa, se debe desarrollar un plan de acción que incluya un cronograma y un presupuesto. El plan de acción debe describir la implementación del proyecto e incluir metas específicas, objetivos, resultados y actividades, junto con actividades e indicadores de cambio que se puedan medir. Un plan efectivo de acción debe contener componentes “internos y “externos”. Los componentes “internos” son actividades que producen cambios de comportamiento y se debe poner en ellas el mayor énfasis. Se deben organizar sesiones de entrenamiento por toda la comunidad en un esfuerzo para involucrar el mayor número posible de sus miembros. Los participantes en cualquier proyecto piloto inicial deben representar diferentes áreas geográficas de la comunidad. Para ayudar a reducir los desechos, se deben organizar actividades que incluyan una explicación de la importancia del uso de materiales reutilizables y alternativos. La comunidad debe tener en cuenta técnicas de reducción de desechos a nivel comunal (como comprar botellones de agua reutilizables al por mayor para las familias, en lugar de botellas individuales). El componente “externo” es la infraestructura física necesaria para el proyecto de manejo de desechos, como una edificación que sirva de Centro de Acopio Comunitario – CAC. El cronograma debe registrar el progreso del proyecto durante un período mínimo de tres años. Es importante que se formule un plan que asegure la sostenibilidad del proyecto a largo plazo. El presupuesto debe describir en detalle todos los costos programados, incorporar aspectos que puedan generar ingresos, i. e. hacer un estudio de mercado para producir composta, entrenar vendedores de productos orgánicos y de productos de mercados regionales, exhibir al público productos fabricados con materiales desechables, etc. 5. Recaudación de Fondos e Identificación de Recursos Organizaciones comunitarias como la Asociación Mangle juegan un papel decisivo en la movilización de recursos de una variedad de fuentes formando una base amplia de apoyo para el desarrollo de proyectos. Un plan exitoso de manejo de desechos identificará las fuentes clave de fondos, y los recursos humanos y materiales necesarios para implementar y mantener el programa. Por ejemplo, Amics de la Terra Balears, una rama española de la organización medioambiental internacional Amigos de la Tierra, fue identificada como la fuente de financiación del proyecto piloto vigente en Isla de Méndez. Muchos de los recursos humanos de ese proyecto son miembros voluntarios de la comunidad y a menudo los materiales necesarios para iniciar el programa están incluidos en el presupuesto aprobado en la financiación. Uno de los retos a que se enfrentan las organizaciones comunitarias o no gubernamentales es encontrar la
16
 


Letrero
pintando
en
las
paredes
de
 edificios
en
Suchitoto,
El
Salvador


manera de asegurar que programas tales como el programa piloto vigente de manejo de desechos en Isla de Méndez, sigan funcionando a largo plazo. El éxito a largo plazo depende de la participación de muchas partes interesadas que se ocupen de la complejidad, los costos, y la coordinación del programa. Un enfoque integrado de manejo de desechos debe utilizar prudentemente los fondos disponibles y estimular la participación voluntaria de todos los niveles de la sociedad, incluyendo miembros de la comunidad, fundaciones comunitarias, e instituciones y gobiernos locales. Por ejemplo, compostar a nivel de los hogares se puede coordinar con programas agrícolas para intercambiar con abono producido localmente. Los líderes comunitarios pueden hacer cabildeo al municipio para que los programas de manejo de desechos sean considerados como oportunidades de negocios. El municipio puede seleccionar y vender objetos útiles extraídos de los desechos (como botellas plásticas) y al mismo tiempo tomar la decisión de procesar y disponer de una manera segura los desechos inorgánicos. Un proyecto potencial para el Equipo Monterey 6 puede ser la creación de un plan modelo de financiación sostenible para el programa. Una oportunidad adicional para Equipo Monterey 6 puede ser idear una estrategia de generación de ingresos para proyectos locales de manejo de desechos, es decir, un plan de negocios para fertilizantes hechos de composta y/o programas de reventas de materiales reciclables). 6.1 Puesta en marcha de un proyecto de manejo de desechos Una vez que la financiación haya sido aprobada, es necesario revisar la versión inicial del plan de acción, para asegurarse de que la cantidad de fondos disponibles sea adecuada para la implementación del programa. Los líderes principales deben hacer los ajustes necesarios al programa si existe un déficit presupuestario. También se requerirán ajustes de las metas y objetivos establecidos originalmente si la financiación es insuficiente para alcanzarlos. Al final del proceso se deben encontrar soluciones a problemas potenciales que puedan surgir durante la implementación del programa. Esto garantizará el funcionamiento del programa a largo plazo.

6.2 Campaña informativa 
 Una vez finalizado el plan del programa, se debe realizar una campaña informativa para ilustrar a la comunidad sobre el proyecto que va a iniciarse. La información suministrada debe incluir los motivos por los cuales se ideó el proyecto; los diferentes elementos de que consta, incluyendo sus metas, objetivos, y su operación; los efectos nocivos y los perjuicios causados por
17
 


Letrero
encontrado
en
las
casas
de

 Suchitoto,
El
Salvador


los métodos vigentes de tratamiento de desechos, y el papel y las responsabilidades que debe asumir la comunidad. La campaña informativa puede también servir como medio de información a la comunidad de oportunidades de empleo, calendarios de contratación, y destrezas requeridas. 6.3 Contratación y entrenamiento de personal Antes de que el programa pueda ser implementado, se debe contratar el personal necesario para las operaciones cotidianas y se le debe dar el entrenamiento necesario. Ese personal debe estar incluido en el diagrama organizacional que describe las responsabilidades que debe asumir cada empleado e indica qué persona debe ser el administrador o supervisor. Adicionalmente, cualquier entrenamiento que reciba la comunidad para separar desechos y utilizar el sistema de manejo de éstos tendrá que realizarse antes de que empiece la fase de implementación. 6.4 Implementación Una vez que se implemente el programa, su funcionamiento requiere estricto control para que se pueden hacer ajustes en caso de que surjan problemas inesperados durante su etapa inicial. Este control debe incluir consultas con la comunidad para obtener su aporte al rendimiento del proyecto. 6.5 Supervisión y Evaluación En tanto que el programa se implemente, será necesario controlar y evaluar el rendimiento de éste. Los líderes del proyecto deben empezar a planear el control y la evaluación durante la fase preliminar mientras se establecen las metas y objetivos del programa. El control y la evaluación son muy importantes para determinar los efectos, si es que los hay, que la intervención pueda tener en la comunidad. Esto se logra recolectando datos de ciertos indicadores que varían como resultado de la intervención. Por ejemplo, un indicador potencial de los efectos de una campaña de concientización sobre reciclaje durante un período de tiempo es el porcentaje de material reciclable que se desecha mezclado con residuos no reciclables. Si los datos recopilados muestran una disminución en el porcentaje de material reciclable desde la puesta en marcha de la intervención, éste sería un indicio de que el programa está produciendo el efecto deseado. Sin embargo, si los datos revelan que el porcentaje de desechos reciclables se mantiene constante o ha aumentado, será necesario reconsiderar la intervención. En tal caso, el personal del proyecto y los líderes comunitarios deben buscar la causa de por qué la intervención no está teniendo los efectos deseados, y qué ajustes deben hacerse.
Macetero
hecho
totalmente
de
desechos
sólidos
 reutilizados,
Suchitoto,
El
Salvador


La elección de indicadores no es nada fácil. Pueden ocurrir cambios en los indicadores por razones que nada tengan que ver con la intervención. Por este motivo se deben elegir los
18
 


indicadores en grupo y no individualmente. Un grupo de indicadores tiene la ventaja de enfocar los efectos de una intervención desde diferentes ángulos. De esta manera, cuando un grupo de indicadores arroja los resultados esperados, es posible atribuir, con mayor certeza, los cambios directamente a la intervención. Los indicadores deben ser escogidos por su grado de precisión, confiabilidad, conveniencia, y utilidad al proyecto. La precisión tiene que ver con la exactitud de la medición. Por ejemplo, el peso de un objeto es una forma precisa de medición porque el resultado no necesita ser interpretado y es fácilmente comprensible. La confiabilidad se refiere a la posibilidad de lograr los mismos resultados una y otra vez. Un experimento es confiable cuando se obtienen los mismos resultados cada vez que se realiza. La conveniencia se refiere a la relación entre el indicador y la meta u objetivo. Un indicador es conveniente cuando no hay necesidad de explicar su relación con los objetivos del proyecto. Finalmente, la utilidad de un indicador para explicar los efectos de la intervención debe determinar la razón de su elección como indicador. Una vez que se han escogido los indicadores, es necesario establecer una línea de base de medidas para hacer comparaciones una vez que se hayan recogido más datos. Los datos iniciales sobre los indicadores se recogen durante el desarrollo del estudio del enfoque y la evaluación de la línea de base. Una vez que el programa haya comenzado se deben recopilar datos periódicamente sobre los indicadores elegidos y se debe hacer un informe de los resultados. Esta es la parte que corresponde al control (o monitoreo) del programa que proporciona información acerca de su progreso, si es que lo hay. La evaluación generalmente tiene lugar al final de una intervención, pero también puede ocurrir después de ciertos hitos predeterminados. La evaluación toma en cuenta muchos más detalles que el control, ya que incluye un análisis del valor de la intervención, y si la intervención es el mejor uso de los recursos. Las evaluaciones deben también tener en cuenta las lecciones aprendidas e identificar las mejores prácticas para implementarlas en futuras intervenciones.

Conclusiones
Con el fin de lograr un plan exitoso de manejo de desechos es necesario hacer una extensa preplaneación y una estricta coordinación del plan con todos aquellos involucrados que vayan a ser afectados por el resultado deseado. Los pasos básicos descritos en este informe han sido ideados por el PNUD y adaptados por Equipo Monterey 5 para aumentar la posibilidad de éxito de los proyectos y asegurar la utilización eficiente de recursos en la región. El marco conceptual está diseñado para ayudar a iniciar el proceso de planeación del desarrollo de manejo de desechos en las comunidades aledañas a Isla de Méndez, a solicitud de la Asociación Mangle. Este informe tiene el propósito de servir de guía a organizaciones comunitarias cuando éstas intenten idear un plan de manejo de desechos desde el principio. El informe entero es esencialmente una lista de recomendaciones para lograr un enfoque de implementación paso a paso de un programa de manejo de desechos según el modelo de “cero desechos” del PNUD. Se recomienda que sea utilizado como guía del proceso de planeación pero ajustándolo a las características específicas de cada área donde vaya a implementarse.

19
 


Además, se recomienda que el Equipo Monterey 6 en 2012 dedique un grupo de infraestructura para realizar un seguimiento a cabalidad del plan piloto vigente de manejo de desechos en Isla de Méndez y las comunidades aledañas; específicamente, se exhorta al equipo a hacer una evaluación y un análisis del progreso y éxito del programa piloto de 2011 de manejo de desechos en Isla de Méndez, especialmente con miras a asegurar su sostenibilidad. Una vez que se haya llevado a cabo esa evaluación exhaustiva, se le puede agregar información adicional a esas directrices con el fin de dar a conocer a otros organizadores comunitarios los puntos fuertes y débiles del proyecto.

20
 


Bibliografía Conservación del medio ambiente y manejo adecuado de los residuos sólidos en la Isla Méndez, municipio de Jiquilisco, departamento de Usulután (2010). Descripción del Medio Social, Económico y Cultural, Medio Físico y Biológico en Su Área de Influencia (FIAES-Cuadro No. 3) (2005). Nair, Shibu, and C. Jayakumar. "A Handbook on Waste Management in Rural Tourism Areas A Zero Waste Approach." PNUD.org - India. Dec. 2008. Resultados del Estudio de Caracterizacion de los Residuos Solidos, Realizado en el Canton Isla Méndez, Municipio de Jiquilisco, Departamento de la Union (2009). Blue Ridge Environmental Defense League, Incinerator Pollution: Landfills in the sky, http://www.no-burn.org/downloads/Incinerator_Pollution_landfill_in_the_sky.pdf, Glendale Springs, NC, (Accessed 1/3/11). Department for International Development (DFID), Tools for Development: A handbook for those engaged in development activity, parts. 2.1-2.4. Booklet #5, Peace Corps, Model Sessions: Participatory Analysis for Community Action (PACA) Tools.

21
 


Appendix
Mapa de la Comunidad de Isla de Méndez, Jiquilisco, Usulután, Origen: Asociación Mangle

Plantilla para análisis de partes interesadas: Origen, Organización Mundial de la Salud, Power Point del análisis de partes interesadas.
Partes Interesadas Intereses de las partes interesadas en el proyecto Evaluación de impacto Estrategias potenciales para obtener apoyo para minimizar obstáculos

22
 


Nota: Estas plantillas de encuestas se basan directamente en: Un manual sobre manejo de desechos en áreas turísticas rurales - un enfoque de cero desechos, Anexo 1 con muy pequeños cambios por parte de TM5. 
 Plantilla de la encuesta acerca del origen y el tratamiento de desechos de los hogares Fecha: 1. Casa No. 2. Nombre: 3. Número de miembros de la familia viviendo en la casa 4. Cantidad de desechos generados Hombres Adultos Niños Total 5. Modo de tratamiento – Biodegradable Quemando/Enterrando/Tirando/Alimentando animales/ Compostando/Biogas/otros Biodegradable No biodegradable Total Cantidad generada por dia (Kg) 6. Modo de tratamiento -No biodegradable Quemando Enterrando Tirando Vendiendo/regalando a recicladores Otros Mujeres Total

Papel Metal Vidrio Tela Madera Plástico Otros; (por favor, especificar) 7. Piensa usted que los desechos son un problema en su área? Sí/No 8. Conoce usted los problemas que causa quemar/enterrar los desechos? Sí/No 9. Está usted interesado en compostar? 10. Puede usted hacer alguna sugerencia con respecto al manejo de desechos? 11. Cómo se involucrará usted en el proceso de manejo de desechos? 12. Qué clase de destrezas puede contribuir usted a ese proceso?

23
 


Plantilla de encuesta socio-económica acerca del origen y tratamiento de desechos en establecimientos comerciales Fecha: 1. Nombre del establecimiento 2. Nombre del propietario: 3. Tipo de propiedad Propio/alquilado/Otros 4. Clasificación del establecimiento (Tienda/ tienda de verduras/textiles/sastrería/ peluquería/ otros) 5. Cantidad de desechos generados Biodegradable Cantidad generada por dia (en Kg) 6. Modo de tratamiento - Biodegradable Quemando/enterrando/tirando/alimentando animales/compostando/biogas/otros 7. Modo de tratamiento – No biodegradable Quemando Papel Metal Vidrio Tela Madera Plástico Otros; (por favor, especificar) 8. Sabe usted qué problemas causa quemar/enterrar los desechos? Sí/No 9. Como participará usted en el proceso de manejo de desechos? 10. Qué clase de destrezas puede usted contribuir a ese proceso? 11. Quién piensa usted que sea el responsable del manejo de desechos en su región? 12. Qué sugerencias puede hacer usted con respecto al manejo de desechos? Enterrando Tirando Vendiendo/regalando a recicladores Otros No-biodegradable Total

24
 


Sign up to vote on this title
UsefulNot useful