una matriz para pensar dispositivos no‐manicomiales en salud mental 

franco ingrassia | francoingrassia@gmail.com 

      sobre la noción de “matriz”    La noción de “matriz” plantea un problema de entrada. ¿Cómo compatibilizarla con una  apuesta por la construcción singular de los dispositivos? Consideramos que la proyección  del esquema genérico que una matriz implica en el análisis de un dispositivo constituido o  por constituir no necesariamente implica hacer un uso normativo de dicho esquema. Los  puntos de desacople entre la matriz y la experiencia misma del dispositivo no  necesariamente tienen que ser pensados como déficits o excesos a normalizar. Y la matriz  no tiene porqué convertirse en la figura ideal sobre la cual montar un intento de  disciplinamiento de la morfología concreta del dispositivo mismo. Antes bien, dichos  puntos de anomalía pueden considerarse especificidades, sirviendo la proyección de la  matriz como modalidad de mapeo de estos elementos, constituyentes de la singularidad  del dispositivo en cuestión.      La matriz que aquí se propone articula cuatro dimensiones –la clínica, los cuidados, la  gestión y la política‐ que, mediante su composición, permiten pensar las intensidades  diferenciales presentes en el dispositivo por analizar o por diseñar, así como sus relaciones  recíprocas:   

          
*

  El eje horizontal superior clínica/cuidados constituye el eje de lo  singular/individual * .  El eje horizontal inferior política/gestión constituye el eje de lo  colectivo/masivo.  El eje vertical izquierdo política/clínica constituye el eje de la invención. 

 Tanto en este eje como en el siguiente están constituidos mediante la tensión de nociones que –lejos de  considerarse equivalentes‐ resultan heterogéneas (lo colectivo y lo masivo; lo singular y lo individual). 

1

   El eje vertical derecho gestión/cuidados constituye el eje de la  optimización. 

  De este modo, la matriz permite el análisis tanto del peso de cada una de estas  dimensiones en el dispositivo como de su interrelación.     A continuación se proponen definiciones operacionales de las cuatro dimensiones:    01. política    La política está situada en el eje de la invención y en el de lo colectivo. Es una actividad  de ampliación o redefinición del campo de lo posible. Se trata de abrir vías para el  despliegue de dispositivos nuevos o de nuevas prácticas al interior de los ya existentes.  La producción de nuevas condiciones de posibilidad para el despliegue de las otras tres  dimensiones será la característica específica de esta dimensión. El movimiento de la  política es prescriptivo: parte de lo que hay y se mueve hacia la materialización de lo  que –a nivel colectivo‐ podría existir.     02. gestión    La gestión es la optimización de los recursos institucionales existentes. Es un trabajo de  administración de lo que hay, intentando garantizar la mayor eficacia posible por  medio de su mejor organización. Se trata de masificar, hacer perdurables y extraer  todas las consecuencias posibles de las invenciones colectivas de la política. Disponer,  asignar, evaluar, localizar, movilizar recursos, a escala masiva, serán operaciones  propias de la esfera de la gestión.     Son habitualmente algunas de las denominadas “tareas administrativas” (pero no  únicamente y no todas) las que caen predominantemente bajo esta dimensión.    03. cuidados    Los cuerpos, tomados en forma individual, constituirán el campo de intervención de las  prácticas de cuidados. El objetivo es resguardar lo máximo posible las posibilidades  vitales de cada cuerpo. Minimizar su deterioro. Conservar o recuperar las capacidades  existentes.     Son habitualmente algunas de las intervenciones ligadas a la clínica médica y  enfermería (pero no únicamente y no todas) las agrupables bajo esta dimensión.    04. clínica    La clínica se ubica en el entrecruzamiento del eje de la invención con el de la  singularidad. Esta dimensión agrupa las prácticas que contribuyen a la apertura de  nuevos caminos, de nuevas posibilidades existenciales en el itinerario vital de cada uno  de los pacientes. Trabajando caso por caso, es decir, tomando a las situaciones en  singularidad, las prácticas clínicas irán calibrando sus intervenciones en función de la  producción de estas posibilidades.    

2

relaciones, conflictos, hegemonías    Al responder a lógicas distintas, la articulación de estas cuatro dimensiones no está  exenta de conflictos, que la misma matriz vuelve legibles. Señalemos algunos de ellos:     Conflicto clínica‐cuidados: La misma tensión presente en la nominación del eje  singular/individual ya anticipa una dimensión de conflicto posible. La invención  clínica de nuevos caminos implica el riesgo de intentar cosas que nunca antes  se han realizado. Esto puede entrar en conflicto con la lógica de los cuidados,  cuyo trabajo individualizado de optimización conlleva la tendencia a la  minimización de los riesgos para el cuerpo que constituye el objeto de su  asistencia.      Conflicto política‐gestión: El choque entre invención y optimización puede  plantearse también a escala colectiva. La optimización implica un saber‐hacer  que depende de procesos estabilizados, con resultados previsibles. Pero la  invención política tiene como condición cierta libertad de asignación de  recursos a procesos experimentales, de resultados inciertos.      Conflicto clínica‐gestión: Se trata nuevamente de la tensión  invención/optimización pero con el agregado de una complejidad adicional: la  asimetría entre la dimensión masiva de la gestión y la dimensión singular de la  clínica. Esta doble discordancia tiende a hacer intraducibles los planteos de  una lógica a la otra.     Conflicto política‐cuidados: Otra vía de obturación de la invención política  puede residir en cierta resistencia de la lógica de los cuidados a la innovación  institucional. Desde esta perspectiva, las aperturas experimentales hacia  nuevos dispositivos pueden llegar a ser consideradas como riesgos de  desatención de los cuerpos en juego.      Conflicto política‐clínica: También resulta posible pensar en la emergencia de  conflictos internos al eje de la invención: la dimensión colectiva de la política y  la dimensión singular de la clínica pueden entrar en tensión allí donde el  itinerario de la política sobrepase las configuraciones institucionales instituidas  pero sin resultar lo suficientemente abierto como para alojar ciertos itinerarios  clínicos o, inversamente, cuando el despliegue de ciertas situaciones de la  clínica ponga en riesgo las invenciones que la política precariamente  construye.      Conflicto gestión‐cuidados: El eje de la optimización también es plausible de  sufrir tensiones internas. Lo que puede resultar óptimo desde una lógica de  cuidado de los cuerpos puede no serlo desde la óptica de la gestión y  viceversa. Determinadas operaciones administrativas pueden tener  consecuencias negativas sobre las  posibilidades asistenciales de determinadas  individualidades. Y, por otro lado, ciertas prácticas de cuidado, en su  repetición, pueden producir incidencias sobre el trabajo de optimización  masivo que la gestión se propone.      

3

Resulta posible formular, como hipótesis general, que estas tensiones desembocan en  un bloqueo de la productividad en la medida en que las dimensiones se imaginen a sí  mismas como entidades autosuficientes. Y, a la inversa, cuanto más fundadas en una  lógica del “no‐todo”, cuanto más explícito resulte el punto de inconsistencia en torno  al cual se configuran, más composibles entre sí resultarán, haciendo de las tensiones  no sólo focalizaciones del malestar sino también motores de producción.       Por otra parte, la matriz permite leer también, en la constitución de un dispositivo  dado, la hegemonía de una dimensión, de un eje o de una diagonal.    La hegemonía de un segmento de la matriz implica que dicha instancia (dimensión, eje  o diagonal)  dispone de la intensidad suficiente como para definir las finalidades y  orientaciones de la acción global del dispositivo, situando a los elementos restantes  como medios o soportes de dicha hegemonía.    Describamos algunas posibilidades (no todas):     Hegemonía de la política: En esa posibilidad, la fuerza más potente es la que  lanza al dispositivo más allá de sí mismo. La dinámica de la autoalteración  colectiva atraviesa las demás dimensiones redefiniendo, en su movimiento, los  criterios de eficacia del eje de la optimización y produciendo, según el caso,  posibilitaciones o interferencias de la dimensión clínica.     Hegemonía de la gestión: La optimización de los recursos existentes define  límites precisos tanto para las invenciones clínicas como para las invenciones  políticas. La hegemonía de la gestión produce formatos, delimitaciones,  facilitaciones que estabilizan al dispositivo en un alto nivel de producción al  interior de dichos límites, pero con una mínima capacidad de expansión de  dicha productividad.      Hegemonía de la clínica: La hegemonía de la clínica suele implicar un  incremento de la flexibilización del dispositivo, tendiendo al máximo a  reconfigurar las operaciones de cuidado y gestión según la singularidad en  juego, caso por caso. Incluso la política misma queda situada como una tarea  de invención de condiciones de posibilidad para la clínica.     Rosario, Mayo de 2010 

4

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful