A la Comunidad Universitaria

Con estupor y asombro ante los hechos acaecidos en el marco del Ampliado Estudiantil que finalizó abruptamente en el día de ayer, me dirijo a cada uno de ustedes para manifestar en esta declaración conceptos que no hubiera querido emitir como máxima autoridad de esta Institución. En efecto, debo informar que un grupo minoritario agredió a los dirigentes estudiantiles e intentó sabotear, mediante prácticas autoritarias, la deliberación y el pronunciamiento democrático de la mayoría los centros de alumnos. De igual modo, ayer miércoles, irrumpió en la sede de la Federación de Estudiantes y junto con la sustracción de bienes, procedieron a rayar y destrozar el inmueble. Actitudes y conductas antidemocráticas como las descritas precedentemente, lesionan la convivencia universitaria y la orgánica que los mismos estudiantes se han dado, todo lo cual afecta la institucionalidad que todos debemos cautelar en un momento tan decisivo para el presente y futuro de nuestros alumnos y de la educación chilena. Estoy cierto que represento a la comunidad al repudiar de la manera más enérgica este tipo de acciones, por lo mismo, he dado instrucciones para que a la brevedad se presenten los recursos de protección en favor de dirigentes estudiantiles, de la mesa directiva de la Feusach y Consejeros Académicos Estudiantiles y se lleve a cabo un sumario administrativo, con el fin de aplicar las sanciones correspondientes a quienes resulten responsables de los hechos, entre ellas la expulsión de la Universidad en caso que proceda. No obstante este lamentable episodio, nuestros dirigentes estudiantiles han mostrado una gran voluntad y disposición para que miles de sus compañeros no pierdan sus derechos y beneficios. Actitud que los enaltece. Si bien los resultados del ampliado constituyen una buena noticia para nuestra Corporación, porque permite a la Institución cerrar efectivamente el primer semestre, esta acertada decisión no debiera interpretarse como una señal de debilidad para el movimiento estudiantil por la educación. En reiteradas ocasiones solicitamos a nuestros estudiantes retomar las actividades académicas, sin que ello signifique abandonar las movilizaciones. Hoy reafirmamos este compromiso, que en su momento fue planteado por el Consejo Académico de la Universidad. Nuestra intención y compromiso es dar todas las facilidades a los estudiantes de la Universidad de Santiago de Chile para mantener su movilización y permitirles que puedan finalizar el primer semestre académico con absoluta tranquilidad, sin apremios de ninguna naturaleza. Para esto ya

hemos solicitado, especialmente, al cuerpo académico y docente para que ningún estudiante sea vulnerado en sus derechos. En este mismo sentido, he pedido a los señores decanos, directores y jefes de carrera de los departamentos y escuelas que transmitan este mensaje a los docentes y se evite apremiar a los alumnos una vez que retomen las actividades académicas. Les he pedido, asimismo, que cautelen el cumplimiento de los objetivos mínimos de aprendizaje para cada una de las asignaturas. Estamos en una etapa crucial y decisiva de una movilización estudiantil histórica que, lamentablemente, se encuentra entrampada en el frustrado inicio de una mesa de diálogo entre el gobierno y los estudiantes. Nos preocupa profundamente que el movimiento estudiantil no logre capitalizar sus logros, que no han sido pocos en estos cuatro meses. Ahora, más que nunca, es imprescindible traducir estas demandas en soluciones concretas de corto plazo, que sean percibidas como avances atribuibles a las movilizaciones. Este planteamiento, del todo pragmático, no excluye acuerdos estructurales como los planteados por el movimiento estudiantil, tendiente a una reforma de todo el sistema educacional del país. No puedo permitir que las demandas estudiantiles, que apoyé desde el inicio y que seguiré apoyando, se diluyan sin logros concretos. Hoy se ha dado un nuevo paso y mi convicción es que estudiantes, académicos, funcionarios y rectores, en los planos que corresponden, defendemos y trabajamos por los mismos principios. Al finalizar y a nombre de la Comunidad Universitaria, deseo expresar públicamente nuestra solidaridad a los integrantes de la Mesa Directiva de la Federación y Consejeros Académicos Estudiantiles; reiterar mi absoluto rechazo y condena a las prácticas violentas e intimidatorias de grupos minoritarios que no merecen estar en la Institución y, al mismo tiempo, dar tranquilidad a todos los integrantes de esta comunidad para que desarrollen sus actividades. Los invito también a que, entre todos, erradiquemos la violencia de la Universidad de Santiago de Chile, desenmascarando a los violentistas y denunciando oportunamente estas prácticas.

DR. JUAN MANUEL ZOLEZZI CID RECTOR Santiago, 22 de septiembre de 2011

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful