You are on page 1of 10

http://www.rtve.es/tve/b/redes/anteriores.

htm

Philip Ball

Philip Ball ha trabajado como editor de la sección de Física de la


revista “Nature” durante 10 años. Su trabajo se extendió de la
bioquímica a la física cuántica y a la ciencia de los materiales.
Philip es autor de varios libros de divulgación científica en los que
incluye trabajos sobre la naturaleza del agua, la formación de
modelos físicos y la ciencia de la filosofía social y la política.

Philip Ball:
La pregunta clave es, en realidad: ¿qué podemos predecir, y qué
no? Me parece que cuando hablamos de hacer predicciones sobre
el futuro de la sociedad o el comportamiento de la gente,
tendemos a pensar en predecir, por ejemplo, cómo invertir el
dinero en bolsa, o cómo apostar en la lotería, las carreras, la
quiniela, o lo que sea... creo que esto siempre será difícil, porque
siempre será difícil predecir acontecimientos aislados. Del mismo
modo, será difícil pronosticar qué hará cualquier persona en una
multitud. Lo que quizá podamos decir es cuáles serán los
resultados estadísticos, el comportamiento medio.

Bloque 1:
Eduard Punset:
Imagina durante un segundo que fuera policía (algo difícil de
imaginar) y te dijera: «Philip, quedas detenido por haber violado
las leyes de la física». ¿Qué pensarías? ¿Que estoy loco?

Philip Ball:
¡Es un uso interesante de las palabras! Por supuesto, la broma
reside en que estamos acostumbrados a la idea de que podemos
infringir las leyes de la sociedad (no necesariamente lo hacemos,
pero sabemos que es posible), pero creemos que las leyes de la

1
http://www.rtve.es/tve/b/redes/anteriores.htm

física no se pueden vulnerar; eso solemos pensar. Y tendemos a


ver estos dos tipos de leyes como algo bastante distinto.
Pensamos que la sociedad crea sus propias leyes y que, hasta
cierto punto, son arbitrarias. Lo que sugiero en Critical Mass es
que esto no siempre es así, que puede que algunas leyes de la
sociedad no las hayamos creado conscientemente, sino que surjan
como consecuencia de la interacción entre personas. Y que tal vez
no podamos romper estas leyes.

Eduard Punset:
¿Podemos evadir, o estamos evadiendo, estas leyes en los
paisajes urbanos, por ejemplo? Es decir… Atravesamos parques
cuyos caminos… ¿sabes? han sido diseñados de un modo que no
nos parece cómodo, vivimos en barrios superpoblados, y luego
hay otros espacios vacíos… ¿Podrían los urbanistas aprender algo
sobre la posibilidad de aplicar estas leyes estadísticas, o leyes
físicas, a la sociedad?

Philip Ball:
Creo que sin duda es así, y resulta esperanzador ver que, cada vez
más, los urbanistas y diseñadores de espacios urbanos empiezan a
entender que estas ideas, este tipo de enfoques, pueden
ayudarles; y se interesan por descubrir lo que está pasando en
este ámbito. De hecho, hay un ejemplo muy hermoso de esto, lo
visto viniendo hacia aquí. Al pasar en bicicleta por un parque,
como vengo haciendo desde hace varios años, he visto un camino
de cemento que atraviesa el parque, pero también otro camino
que se ha formado simplemente por las pisadas de la gente que
camina por el parque, ¡que sigue una ruta totalmente distinta!
¡Está claro que ése es el camino que la gente quiere tomar para
cruzar el parque! Y paulatinamente han ido creando la ruta ellos
mismos. Creo que esto es algo muy común que se observa en
sitios cubiertos de césped, donde se crean senderos… ¿sabes?
como en los parques. A menudo los usuarios del parque crean sus
propios senderos en lugares diferentes. Y lo interesante del tema
es que, en primer lugar, estos caminos no siempre son como
podríamos predecir, no siempre son la ruta más directa entre dos

2
http://www.rtve.es/tve/b/redes/anteriores.htm

puntos ya que, por supuesto, la gente que utiliza el parque va a


lugares distintos, en todo tipo de direcciones, utiliza todas las
entradas y salidas. Así que lo que sucede es que estos caminos
espontáneos que se crean suponen algo así como el punto medio
entre las distintas direcciones e intenciones de los usuarios del
parque. Representan una especie de mejor…

Eduard Punset:
Una media

Philip Ball:
Sí… una especie de mejor solución ante las distintas intenciones
que tiene la gente. Y esto es algo que para los que diseñan los
parques… no es fácil de predecir, ¿sabes? A menudo tienden a
adoptar una visión muy lineal, y dicen: «bueno, ahí hay una puerta
y allá otra, así que colocaremos un camino entre ambas». Y luego
descubren que no es el modo natural en el que la gente quiere
utilizar el espacio…

Eduard Punset:
¡Exacto!

Philip Ball:
Y esto es algo que ahora puede predecirse utilizando modelos
informatizados muy simples sobre cómo suele caminar la gente
por el césped. Estos modelos contemplan las situaciones en las
que… si vemos un sendero que ha creado otra persona con sus
pisadas, solemos seguirlo, y lo hacemos sin pensarlo demasiado.
Así que empezamos a marcar… a reforzar el camino, porque
pisamos más el césped, que a su vez sigue creciendo. Así que sólo
los senderos más utilizados se vuelven caminos que luego se
establecen. Y si los que diseñan los parques pueden utilizar estos
modelos, entonces podrán colocar las vías en los lugares que
desea la gente.

3
http://www.rtve.es/tve/b/redes/anteriores.htm

Me parece una metáfora muy bonita, además de una situación


real: una metáfora para el urbanismo en general. Y es que,
¿sabes? los modelos que tienen en cuenta la manera en la que la
gente interactúa y se mueve en el espacio…

Eduard Punset:
Eso es

Philip Ball:
…les permitirán a los urbanistas construir entornos cuyo uso le
resulte natural a la gente, en lugar de forzarles a actuar de un
modo determinado.

Bloque 2
Eduard Punset:
Hay un concepto que consideras básico en la aplicación de la física
a la sociedad, ¿no? Se trata de las famosas transiciones de fase. Y
es un concepto fantástico… intento explicárselo a mis nietas, por
ejemplo les digo: «¿veis el vapor de agua? ahora el agua hierve, y
en esta transición de fase hacia el gas, las moléculas están
dispersas, cada una sigue su camino, no hay conexión… pero
cuando se transforman en líquido, bueno, es como si se dieran la
mano, estuvieran en contacto… pero sin estar petrificadas, como
en otra transición de fase que es el hielo». Muy bien, esto es…
maravilloso. Pero afirmas que estas transiciones de fase, de sólido
a líquido, de líquido a gas, son abruptas. Existen, son muy reales,
y dejan la materia en un orden totalmente distinto al anterior. ¿Por
qué crees que es tan fundamental, este concepto?

Philip Ball:
Bueno, lo fundamental en una transición de fase es que se trata
de un efecto colectivo de todas las partículas. ¿Qué quiero decir
con eso? Quizá pueda explicarlo… Estamos muy familiarizados con
el hecho de que el agua se congela a cero grados, eso es así y nos
contentamos con eso; y con que hay esos dos estados diferentes:

4
http://www.rtve.es/tve/b/redes/anteriores.htm

líquido y sólido, o hielo, que son muy distintos. Pero lo extraño es


que sea así de abrupto; que suceda precisamente a 0 grados…
porque, si pensamos en ello, lo que sucede es que, a medida que
enfriamos el agua líquida, las moléculas se mueven cada vez más
lentamente, se vuelven un poco más lentas, cada vez tienen
menos energía. ¿Y por qué no vemos este cambio de agua líquida
a hielo de un modo gradual? Que el agua se vuelva más y más
espesa y se convierta en una especie de goma… y luego de cera…
y luego se endurezca… ¡eso sería lo normal! Pero no, hay agua o
bien hielo; no hay nada en el medio. Esto es algo verdaderamente
extraño sobre las transiciones de fase, y el motivo radica en que
es un efecto colectivo de todas las moléculas, no ese trata
solamente de que cada molécula de agua individual se vuelva más
lenta, sino que todas… en cierto modo, se podría decir que son
conscientes de lo que hace el resto de moléculas de agua, sin
duda interactúan entre sí, notan la influencia de las otras
moléculas. Y es esta interacción lo que hace que el cambio sea
abrupto. Llega un momento en el que es como si todas las
moléculas de agua decidieran colectivamente: vale…

Eduard Punset:
Paremos

Philip Ball:
Dejemos de movernos ahora, sí. ¿Sabes? Ahora toca detenerse y
volverse hielo. Esto es lo que sucede en la naturaleza, en la
materia inerte, y creo que hay buenos motivos para creer que algo
así podría suceder en las situaciones sociales, en el
comportamiento humano; porque, en cierta medida, no somos tan
distintos: todos estamos interactuando entre nosotros.
Y el caso del tráfico puede aplicarse muy claramente aquí: de
hecho, sucede casi literalmente lo mismo con el tráfico, ¿sabes?
Hay un estado de tráfico en el que todo el mundo hace

5
http://www.rtve.es/tve/b/redes/anteriores.htm

exactamente lo que quiere, porque apenas hay tráfico en la


carretera y puedes ir tan rápido o despacio como quieras…

Eduard Punset:
Como si fueras una molécula de gas

Philip Ball:
Sí, exacto. No estás interactuando con el resto de coches porque
están demasiado lejos. Y luego hay un estado de tráfico en el que
todo el mundo se mueve y el tráfico es bastante constante, pero
eres consciente del resto de coches, porque la circulación es más
densa, y todos os estáis moviendo más o menos a la vez o a la
misma velocidad… con pequeñas fluctuaciones, pero eso es
básicamente lo que todos hacéis…

Eduard Punset:
Como si fuera agua líquida

Philip Ball:
Sí, como un líquido

Eduard Punset:

Philip Ball:
Y luego, por supuesto, hay esta situación horrible que todos
queremos evitar: el atasco, cuando estás básicamente cristalizado,
por así decirlo, has dejado de moverte. Y observamos la misma
situación en la circulación, el tráfico, porque los cambios entre
estados, entre una circulación fluida y un atasco, se producen
abruptamente. Y, de nuevo, lo sabemos por experiencia, llegas a
un atasco, tienes que reducir velocidad cuando lo ves ante ti,
pero... ¡pasa de un modo realmente repentino! En cien metros has
pasado de conducir tranquilamente a estar en un atasco. ¡Y lo

6
http://www.rtve.es/tve/b/redes/anteriores.htm

mismo al salir! Estás en un atasco durante un par de kilómetros, y


cuando los pasas… ¡de repente desaparece! Así que al parecer el
tráfico presenta el mismo tipo de cambios que las transiciones de
fase entre los distintos estados.

Eduard Punset:
¿Y tiene alguna ventaja saberlo?

Philip Ball:
Creo que podemos sacarle provecho de varias maneras… los
físicos han logrado tanto conocimiento e intuición a partir del
estudio de las transiciones de fases en la materia inerte…

(simultánemente)
Eduard Punset:
En la materia

Philip Ball:
…que pueden empezar a trasladarlo a las situaciones en la
sociedad en la que este tipo de cosas suelen suceder. Por ejemplo,
sabemos que en realidad podemos, a veces, burlar las transiciones
de fase; podemos enfriar agua más allá de su punto de
congelación sin que se congele. Hay condiciones muy específicas
que nos lo permiten. Por ejemplo, podemos conseguirlo si nos
aseguramos de que el agua esté muy limpia, que no haya motas
diminutas de polvo en torno a las cuales puedan empezar a
formarse cristales de hielo. ¡Y pensamos que quizá podamos hacer
lo mismo con el tráfico! Parece probable conseguirlo: si podemos
evitar estas ligeras alteraciones o estos centros sobre los que
empieza a cristalizarse un atasco, entonces posiblemente
podamos mantener la circulación del tráfico más allá del punto en
el que, por su densidad, sería de esperar que se solidificara en un
atasco.

7
http://www.rtve.es/tve/b/redes/anteriores.htm

Bloque 3
Eduard Punset:
Cuando esto sucede en la vida de una empresa, se produce algo
fascinante. Cuando abordas este tema, el tema de por qué
algunas empresas tienen éxito, mucho éxito, y en un momento
determinado se produce un punto de inflexión, algo cambia;
afirmas que no depende tanto del producto sino de los
trabajadores. ¿Qué quieres decir? Porque, bueno… esto es… no
sé… a los sindicatos posiblemente les gustará, pero no estoy
seguro de que todo el mundo esté de acuerdo contigo. ¿Qué
quieres decir, exactamente?

Philip Ball:
Bueno, esto es algo que surge en un modelo relativamente simple
sobre cómo se forman las empresas, porque, en cierto modo…
seguimos sin entender por qué se forman las empresas. ¿Sabes?
Hay ciertos… beneficios que se obtienen de crecer en escala y
volverse una empresa, beneficios que obtienen los trabajadores al
trabajar juntos, pero no está totalmente claro cómo sucede y por
qué. Un científico estadounidense especializado en ciencias
sociales, Robert Axtell, creó un modelo para intentar entender
cómo y por qué los trabajadores individuales… se reunían para
formar empresas, y cómo este proceso originaba empresas que a
veces crecían y a veces fracasaban. ¿Sabes? Esto es fundamental:
de hecho, la mayoría de empresas fracasan, en algún momento u
otro. ¿Pero por qué es así? Él hizo algunas suposiciones sobre qué
era lo que llevaba los trabajadores, en su propio interés, a
juntarse; pero lo importante es que también tuvo en cuenta que,
una vez se ha creado un colectivo de trabajadores, existe la
tentación, la posibilidad para alguna gente, de empezar a trabajar
menos; de volverse perezosos, y dejar que el resto de gente haga
el trabajo.

Eduard Punset:
¡De engañar!

8
http://www.rtve.es/tve/b/redes/anteriores.htm

Philip Ball:
…de hecho… sí, exactamente. Y… ¿sabes? En cierto modo, ¿por
qué no hacerlo? Si todo el mundo en una empresa trabaja duro…
¡no se darán cuenta si tú no! ¿Por qué no hacerlo? Y esto se
incorporó al modelo, y lo que se descubrió es que realmente
parece que esto es así. Y resulta que las empresas que fracasaban
eran las que… básicamente no seguían atrayendo a los
trabajadores productivos: aquéllas a las que se apuntaban
parásitos que simplemente iban tirando sin hacer ninguna
contribución. Y parece que ése era el principal motivo del fracaso
de las empresas… y que… bueno…

Eduard Punset:
¡Increíble!

Philip Ball:
Es un modelo simple y evita todo tipo de cosas… es decir, de
hecho no dice nada, no habla de la calidad del producto que
fabrica la empresa, que claramente es fundamental, y que me
parece que no se puede ignorar; pero pone en tela de juicio una
idea que a veces se oye en el sector empresarial, que el objetivo
de las empresas tiene que ser maximizar los beneficios. ¿Sabes?
ésta es una suposición que los economistas hacen y, de hecho, en
el sector comercial, muchas empresas no necesariamente
funcionan así, pero se cree que éste tiene que ser el motor. Y
parece que… ciertamente en este modelo, esto no es en absoluto
lo que garantiza el éxito de una empresa.

Eduard Punset:
Lo que sugieres es que lo que garantiza el éxito es convertir a la
empresa en un lugar que atraiga a gente creativa y productiva.

Philip Ball:
Sí. Y que les estimule a seguir siéndolo.

9
http://www.rtve.es/tve/b/redes/anteriores.htm

Eduard Punset:
¡Exacto!

Philip Ball:

Para que no piensen de repente: «vale, ¡ahora puedo dejar de


trabajar!

10