Din´mica de la Pobreza y Movilidad Social: a Chile 1996-2001

*
Dante Contreras** Ryan Cooper Christopher Neilson Jorge Herman

Departamento de Econom´ ıa Universidad de Chile Agosto 2004

Resumen Este art´ ıculo analiza la din´mica de la pobreza y movilidad social en a Chile. Utilizando datos de panel extra´ ıdos de la encuesta de Caracterizaci´n Socioecon´mica Nacional (CASEN) de los a˜os 1996 y 2001, se o o n examina los movimientos en el ingreso per capita y la probabilidad de entrada o salida de la pobreza. Se caracteriza de esta forma a los grupos vulnerables y se realizan aproximaciones a los determinantes de estos movimientos. Los resultados principales son: Primero, existe una alta movilidad en los primeros nueve deciles de la distribuci´n de ingresos, lo cual o se traduce en que m´s de un 50 % de la poblaci´n es vulnerable de caer a o en la pobreza; Segundo, contrario a la evidencia de movilidad para los nueve primeros deciles, los datos reflejan una alta inmovilidad econ´mio ca entre el noveno y d´cimo decil. Tercero, se encuentra que los hogares e correspondientes al 40 % m´s pobre no cuentan con las herramientas para a asimilar un problema de salud que afecte al jefe de hogar, disminuyendo la probabilidad de salir de la pobreza y tambi´n la cantidad de su ingreso e esperado. Este resultado no se da para los hogares m´s ricos, lo cual refleja a una desigualdad en el acceso a atenci´n m´dica y sugiere la necesidad de o e redes de protecci´n social. Por ultimo, se obtiene que la educaci´n t´cnica o ´ o e fue una importante herramienta para superar la pobreza entre los a˜os n 1996 y 2001.
* Se agradece el financiamiento de la Organizaci´n Internacional del Trabajo a trav´s de su o e programa de Becas para el Dialogo Social. Se agradecen los comentarios de los participantes del seminario Expansiva-Harvard-CEP(Valle Nevado, Chile. Enero 2004). Se agradece a Claudio Santiba˜ez, del departamento social de MIDEPLAN, por facilitar los datos utilizados en este n articulo. Por ultimo, se agradecen los comentarios de Alvaro Garcia. Cualquier error u omisi´n o es responsabilidad de los autores. ** cneilson@facea.uchile.cl

1.

Introducci´n o

Existen numerosos estudios sobre la pobreza en Chile y las variables que explican dicha condici´n. Utilizando datos de corte transversal para diversos o a˜os, se ha caracterizado la pobreza en distintos momentos del tiempo, analin zando los cambios en nivel, distribuci´n y su incidencia entre distintos grupos o socioecon´micos. o Sin embargo, la literatura sobre los aspectos din´micos de la pobreza es aun a escasa en Chile y en alguna medida para otros pa´ en desarrollo. Para analizar ıses esta din´mica es necesario contar con datos de panel, es decir, una base de datos a que cuente con m´s de una observaci´n para cada hogar en distintos momentos a o en el tiempo. La falta de esta informaci´n ha restringido este tipo de an´lisis, o a tanto en Chile como en otros pa´ de Latinoam´rica. ıses e El estudio din´mico de la pobreza es importante para pol´ a ıticas p´blicas en u tres aspectos. En primer lugar, la utilizaci´n de indicadores est´ticos de pobreza o a potencialmente provocan errores al incluir hogares que no son verdaderamente pobres y al excluir a otros que si lo son. En efecto, parte de los pobres (no pobres) son de car´cter transitorio. Esto lleva a incluir (excluir) en los programas sociales a hogares que no (si) los necesitan. En segundo lugar, la comprensi´n de los factores determinantes en la din´mio a ca de la pobreza es de gran valor para el dise˜o de pol´ n ıticas que tienen como objetivo proteger a los m´s vulnerables. Es decir, los determinantes de los niveles a de pobreza no tienen porque ser los mismos que los determinantes de cambios en pobreza. Por ultimo, al entender la raz´n de por qu´ en el largo plazo algunos ´ o e hogares logran aumentar su ingreso y otros no, se pueden dise˜ar pol´ n ıticas que promocionen un crecimiento m´s equitativo. a Este art´ ıculo contribuye con nueva evidencia sobre las caracter´ ısticas y los determinantes de la din´mica de la pobreza y movilidad social en Chile. Los a resultados permiten a su vez, tener una visi´n de lo que puede estar ocurriendo o en otros pa´ de Am´rica Latina. ıses e El trabajo utiliza datos de panel extra´ ıdos de la encuesta de Caracterizaci´n o Socioecon´mica Nacional (CASEN) de los a˜os 1996 y 2001. Se examina la o n movilidad social en Chile entre estos a˜os, en particular la movilidad entre n deciles de la distribuci´n de ingresos. Luego se estudia la probabilidad de entrada o y salida de la pobreza, buscando encontrar aquellos factores que explican estos movimientos y caracterizando de esta forma a los grupos vulnerables. (tambi´n e se estima el cambio en ingreso esperado ex-ante de los hogares, para sensibilizar y evaluar la robustez de los resultados). Los principales resultados de este estudio indican que existe una alta movilidad en los primeros nueve deciles de la poblaci´n pero una inmovilidad exo tremadamente alta entre el noveno y d´cimo decil. Asociado a esta movilidad e se encuentra que un gran porcentaje de la poblaci´n es vulnerable a caer en la o pobreza. La probabilidad de caer o de entrar a este grupo es menor que la de otros pa´ en desarrollo. Asociado a la alta vulnerabilidad se encuentra que el ıses componente transitorio de la pobreza equivale a aproximadamente la mitad de la pobreza en un momento dado. Entre el a˜o 1996 y 2001 la pobreza baj´ de n o 22 % a 18 %, pero m´s de 34 % de la poblaci´n fue pobre al menos en un momena o to, y 46 % de los pobres del a˜o 2001 eran no pobres el a˜o 1996. Se encuentra n n que estos nuevos pobres provienen en su mayor´ de los deciles tres al seis. Es ıa evidente, entonces, que a pesar de que el nivel de pobreza en Chile a disminuido,

2

la vulnerabilidad es alt´ ısima. Gran parte de la poblaci´n se ve amenazada por o ser pobre alguna vez. Entre los determinantes de la vulnerabilidad, se encuentra que los hogares con mayor cantidad de ni˜os y preescolares tiene mayor probabilidad de caer n en la pobreza y menor probabilidad de salir de ella. Adem´s se obtiene que a el cambio en los ingresos esperados de los hogares son sensibles a problemas de salud del jefe del hogar, lo que disminuye la probabilidad de salir de la pobreza. Este resultado no es significativo para los hogares del 40 % m´s rico de a la poblaci´n. Los datos muestran que el capital social de los hogares explica el o nivel de ingreso del hogar pero no el cambio. La variable no influye de manera significativa en la probabilidad de caer en la pobreza. Los jefes de hogar que trabajan en el sector p´blico tienen menor nivel de ingreso pero tambi´n menor u e probabilidad de caer esta condici´n. Lo opuesto se encuentra para jefes de hogar o que trabajan como empleador y como cuenta propia. Por ultimo se encuentra ´ que la educaci´n t´cnica es una importante herramienta para salir de la pobreza, o e pero no es estad´ ısticamente relevante para impedir la caida. El resto del art´ ıculo se organiza de la siguiente manera. En la siguiente secci´n se revisa la literatura sobre pobreza y sus componentes din´micos para o a el mundo y Chile. En la secci´n tres y cuatro se expone la metodolog´ y los o ıa datos utilizado en este estudio. Los resultados se reportan en la Secci´n cinco, y o por ultimo en la secci´n seis, se presentan las conclusiones y comentarios finales. ´ o

2.

Evidencia Emp´ ırica

Para gran parte de los pa´ en desarrollo la disponibilidad de datos de paıses nel es escasa. Yaqueb(1999) indica que solo 5 de 44 pa´ con bajo desarrollo ıses humano, y 7 de 66 pa´ con desarrollo humano medio, cuentan con paneles de ıses hogares o bases similares que permiten hacer este tipo de inferencia. Sin embargo, este tipo de informaci´n es fundamental en la planificaci´n y focalizaci´n de o o o las pol´ ıticas p´blicas1 . u La evidencia emp´ ırica2 sobre la din´mica de la pobreza ha demostrado que a existen distintos tipos de pobreza y que las caracter´ ısticas subyacentes de ´sta e son fundamentales en el dise˜o de pol´ n ıticas p´blicas. u Ravallion y Jalan (2000) muestran que en China rural, la pobreza transitoria es explicada por variables distintas a la pobreza cr´nica. Te´ricamente uno o o podr´ suponer que la pobreza cr´nica es resultado del bajo capital productivo ıa o de un hogar, mientras que la pobreza transitoria est´ asociada con un shock a que el hogar no fue capaz de asimilar. Entonces, las pol´ ıticas para enfrentar la pobreza cr´nica deber orientarse a aumentar el capital o la remuneraci´n del o o capital de los hogares, mientras que las pol´ ıticas para combatir la pobreza transitoria deber´ ser enfocadas a suavizar el consumo familiar mediante mejoras ıan en los mercados de capitales, redes sociales, sistemas de seguros, etc. 3 . Baulch y Hoddinott(2000) muetran que en general, se ha encontrado que la pobreza transitoria es relativamente mayor a la pobreza cr´nica. Un caso o
y Hoddinott (2000) enfatizan este punto (1999), Baulch y Hoddinott,(2000) para una revisi´n bibliogr´fica m´s profunda o a a sobre pobreza y su din´mica en pa´ a ıses del mundo 3 Baulch y McCulloch (2000) han simulado estos dos tipos de pol´ ıticas para Pakist´n a
2 Yaqueb 1 Baulch

3

extremo fue observado por Gaiha y Deolalikar (1993) en la India Rural (19751984), donde m´s del 60 % de la pobreza era transitoria, mientras solo el 20 % a constitu´ pobreza cr´nica4 . ıa o Klugman (1999) examina los determinantes de la salida y entrada a la pobreza para Per´. La evidencia indica que la educaci´n del jefe del hogar no u o solo es determinante del ingreso actual, sino que tambi´n del aumento de los e ingresos futuros. Los hogares con mujeres jefas de hogar tend´ a tener menos ıan vulnerabilidad. Por ultimo, el acceso a servicios p´blicos, como la luz el´ctrica ´ u e y el agua potable, tienen el efecto de reducir la vulnerabilidad. Christiansen y Boisvert, (2000) encuentran que los hogares con mujeres jefas de hogar en el Norte de Mal´ tienen un consumo esperado mayor y con ı, menor varianza, exhibiendo una menor vulnerabilidad ante sequ´ u otros shoıas cks negativos. Esto ser´ explicado por la solidaridad de la comunidad con estos ıa hogares. Este aspecto de capital social es estudiado por Maluccio et al. (2000) para Sud Africa en quien encuentra que los hogares con mayor capital social 5 tienen mejores expectativas de ingresos futuros. En Cˆte D´ o ıvoire, Grootaert y Kanbur (1995) encuentran que mientras la educaci´n del jefe de hogar es la variable m´s determinante para explicar auo a mentos en ingresos para hogares urbanos, ´sta no es significativa para los hogares e rurales, donde la posesi´n de capital f´ o ısico es la variable m´s significativa. a Entre los determinantes de la vulnerabilidad, se ha identificado el tipo de trabajo como tambi´n el sector en el cual el jefe de hogar se desempe˜a. En e n Argentina, Wodon y Cruzes (2003) muestran que los trabajadores del sector p´blico tienen menores niveles de pobreza transitoria pero m´s pobreza cr´nica u a o y lo inverso es observado para los trabajadores de cuenta propia y due˜os de n empresa. En s´ ıntesis, los principales resultados de los estudios sobre la din´mica de a la pobreza seg´n Baulch y Hoddinott (2000) son cuatro. Primero, existe una u pobreza transitoria y una pobreza cr´nica. Segundo, los determinantes de eso tos son distintos y el componente transitorio tienden a ser relativamente m´s a grande que el cr´nico. Tercero, cambios en los retornos de los activos de los hoo gares son una fuente importante de aumento de ingresos. Finalmente, cambios aparentemente transitorios se pueden convertir en cambios permanentes. En Chile los estudios de pobreza comienzan a desarrollarse de manera consistente a partir de 1987 con la implementaci´n de las encuestas CASEN. Seg´n o u estos, los determinantes de la pobreza al nivel de hogares Contreras y Larra˜aga, n (2001) son los bajos salarios, la baja participaci´n laboral y la cantidad de pero sonas en el hogar. Entre los a˜os 1987-1996 la pobreza se redujo a la mitad. Adem´s se encuenn a tra que esta reducci´n afect´ a todo los grupos de pobres Contreras y Larra˜aga o o n (1997) y no de manera selectiva. Otros estudios, llevados a cabo principalmente por el Banco Mundial, BID y PNUD, han mostrado evidencia acerca del rol de la mujer en la condicion de pobreza de los hogares. En efecto, los hogares d´nde las mujeres con baja o calificaci´n son jefes de hogar, son estad´ o ısticamente m´s pobres. Similarmena te, la pobreza tambi´n tiene un componente regional. A trav´s del proceso de e e desarrollo econ´mico en Chile, se ha observado que ciertos sectores han visto o una menor reducci´n de pobreza, en especial, hacia fines de los 90s. Sectores o
4 Ver 5 Se

recopilaci´n de resultados emp´ o ıricos en [Tabla 1, p.7] utiliz´ como proxy la cantidad de organizaciones sociales que eran miembros. o

4

rurales, con bajo capital humano, y ubicados en zonas de menor crecimiento, han mostrado dificultades en mejorar sus condiciones de vida. Por ultimo, la ´ apertura comercial ha tenido un efecto importante en la reducci´n de pobreza, o a trav´s de un mayor crecimiento econ´mico. e o Los primeros estudio din´mico de la pobreza en Chile fueron realizados por a Scott y Litchfield(1994) y luego por Scott (2000). En ambos casos se reviz´ un o panel peque˜o de hogares rurales. Utilizan un panel de 1968 y 1986 pero enn frentan significativas limitaciones metodol´gicas6 . o Scott encuentra que aun cuando la pobreza disminuy´ en el per´ o ıodo, esta afectaba a dos tercios de la muestra. Concluyen que la reducci´n de la pobreza o se debi´ a pensiones y otras transferencias y no a aumentos en el ingreso de o los activos del hogar. Tambi´n remarcan que hubo poca movilidad social en el e per´ ıodo estudiado para su muestra7 . Las variables que explicaban el ingreso del hogar positivamente eran la educaci´n del jefe de hogar y la tierra, mientras el o tama˜o del hogar afectaba negativamente. n Por ultimo, Mideplan (2003), utilizando la base de datos panel, describe ´ la din´mica de la pobreza a trav´s de un modelo en diferencias. Este an´lisis a e a presenta una serie de limitaciones, que no son tratadas en el estudio.8

3.

Metodolog´ ıa

Cada hogar esta inserto en un ambiente donde debe interactuar con una serie de condiciones geogr´ficas, pol´ a ıticas, sociales, legales y econ´micas. Dentro o de este ambiente, cada hogar posee capital, sea este f´ ısico, humano, financiero o social, el cual es asignado en distintas actividades y la asignaci´n depender´ del o a nivel esperado, la varianza y las covarianzas del retorno que genera esta actividad. Una vez que el hogar ha asignado sus activos a las distintas actividades, la naturaleza interviene en la forma de shocks. Estos shocks pueden afectar de manera general a todo los hogares (recesi´n econ´mica, guerra, etc.) o pueden o o afectar de manera especifica (despidos, enfermedades, accidentes, etc.) Los activos y sus actividades generan ingresos, los cuales son utilizados para suavizar el consumo frente a estos shocks. En este contexto, al caracterizar la pobreza es posible dividirla en dos tipos; pobreza cr´nica como resultado del bajo capital productivo de un hogar y o pobreza transitoria, asociada con shocks que algunos hogares con caracter´ ısticas particulares no fueron capaces de asimilar. Por lo tanto, las pol´ ıticas para enfrentar la pobreza cr´nica deben orientarse a aumentar el capital o la remuo neraci´n del capital de los hogares, mientras que las pol´ o ıticas para combatir la
6 Los autores mencionan dificultades con la definici´n, cobertura y valoraci´n del ingreso o o como tambi´n de la determinaci´n de las l´ e o ıneas de pobreza en ambos a˜os. Estas y otras n limitaciones restringen la validez de las conclusiones. Este estudio contaba solo con 146 hogares para dos per´ ıodos separados por casi 20 a˜os, luego es necesario analizar sus conclusiones con n cautela 7 70 % de los pobres en 1968, segu´ ıan pobre en 1986 y 64 % de los hogares no pobres en 1964 eran no pobres en 1986. Ver Scott (2000)[Tabla 2, Matriz de Transici´n p. 13] o 8 Al aplicar diferencias, adem´s de eliminar el efecto fijo, se eliminan otras variables que a son fijas en el tiempo.Por ejemplo la regi´n de hogar, la educaci´n de un jefe de hogar que o o trabaja, sexo del jefe de hogar, etc. En segundo lugar, si las variables est´n medidas con error a y la correlaci´n serial es alta para las variables explicativas pero baja o nula para el error de o medida. El error de medida ser´ exacervado. En Deaton (1997)[Econometric Issues for Survey a Data,p.106-10] se entrega un an´lisis de las limitaciones de este tipo de estudios de panel. a

5

pobreza transitoria deber´ ser enfocadas a suavizar el consumo familiar meıan diante mejoras en los mercados de capitales, redes sociales, sistemas de seguros, etc. Esta investigaci´n aborda el problema conceptual mediante un an´lisis en o a dos etapas. Primero se analiza la movilidad social de la poblaci´n y en particular o los movimientos entorno a la linea de la pobreza, identificando de esta forma a los grupos que experimentan ambos tipos de pobreza y posteriormente se busca identificar los determinantes de esta din´mica. a El estudio de Movilidad Econ´mica busca cuantificar los movimientos en o el tiempo de unidades receptoras dadas, pertenecientes a una distribuci´n de o bienestar econ´mico. Conocer las caracter´ o ısticas m´viles de toda la distribuci´n o o de ingresos es fundamental para entender el fen´meno particular de la din´mica o a de los pobres. Saber quienes y cuantas familias son vulnerables y qu´ fen´meno e o se encuentra detr´s de estas caracter´ a ısticas s´lo ser´ posible lograr con claridad o a en la medida que se entienda la relaci´n entre la movilidad econ´mica de toda o o la poblaci´n con ciertas caracter´ o ısticas est´ticas de su distribuci´n de ingresos. a o Con el objetivo de medir el grado de movilidad en Chile se utilizan tres herramientas: Primero, el coeficiente de correlaci´n de Pearson para comparar o la movilidad de toda la distribuci´n de ingresos con la de los primeros nueo ve deciles9 . Segundo, el coeficiente de inmovilidad es utilizado para validar la hip´tesis de baja movilidad en el sector econ´micamente mejor posicionado del o o pa´ 10 . Por ultimo, se emplean diagramas de movimiento entre y hacia deciles ıs ´ para tener una representaci´n gr´fica de los resultados obtenidos. o a Luego de caracterizar la movilidad de toda la distribuci´n, es posible analizar o la din´mica en torno a la pobreza. El t´rmino vulnerabilidad se define como el a e riesgo que tiene un hogar hoy de caer en la pobreza ma˜ana 11 . n A partir de los resultados de la secci´n de movilidad se busca profundizar o en la din´mica posicional de la distribuci´n de ingresos en torno a la linea de a o la pobreza. Utilizando matrices de transici´n se estudia en detalle quienes y o cuantos son los nuevos pobres, y de qu´ quintiles de la distribuci´n de ingresos e o provienen. Por otro lado se observa a los hogares que salen de la pobreza, cuantos son y cuanto se mueven. Luego de conocer las caracter´ ısticas m´viles de toda la poblaci´n y en paro o ticular de aquellos vulnerables a caer en la pobreza es de inter´s estudiar los e factores que influyen en la probabilidad de ser de bajo ingreso en el futuro o vis´ versa. e

9 Este indicador computa la correlaci´n entre el ingreso y/o el ranking de cada uno de los ´ o hogares de la muestra. La ventaja que tiene sobre otros herramientas utilizadas com´nmente u como las matrices de transici´n, es que utiliza toda la datos disponibles y que la informaci´n o o se resume en un valor escalar el cual es util para realizar comparaciones. ´ 10 El valor de ´ste par´metro es el porcentaje de hogares que se mantuvieron en el grupo e a analizado en los dos per´ ıodos estudiados. 11 ¿Qui´nes son las personas vulnerables a caer en pobreza?, ¿cu´l es el grado de vulnerae a blilidad y ¿qu´ factores determinan esta situaci´n? son preguntas fundamentales necesarias e o de hacer en un analisis de bienestar social y anterior a la propuesta de pol´ ıtica p´blica. Para u contestar estas preguntas, en primer lugar se realiza un estudio descriptivo de la vulnerabilidad, y posteriormente, a trav´s de estimaciones logit, se intenta encontrar los determinantes e de entrar y salir de la pobreza, y los factores que explican el cambio en ingresos para toda la poblaci´n y para sub grupos de ella o

6

Probabilidad de caer en la Pobreza: Esta estimaci´n tiene el objetivo es buscar las variables que est´n correlao a cionadas con la vulnerabilidad, es decir, condicional a ser no pobre en 1996 la persona fue pobre en el a˜o 2001. Para describir la probabilidad ex-ante de caer n en la pobreza, se tom´ el conjunto de hogares no pobres en el a˜o 1996 y se les o n asign´ una variable binomial. o El tipo de trayectoria denominada con un 1 si fue negativa y 0 si no vario, es la variable dependiente mientras las condiciones iniciales de los hogares no pobres representan las variables independientes. La regresi´n se puede expresar o de la siguiente forma: 96 Yi01 = βXi + i (1) Este an´lisis log´ a ıstico nos permite aproximar las variables que identifican a los hogares vulnerables. Donde Xi es un vector de variables explicativas. Probabilidad de salir de la pobreza: En esta regresi´n se busca identificar las variables que explican la trayectoria o positiva. Las variables que describen la probabilidad ex-ante de salir de la pobreza. El conjunto de hogares que fueron pobres en el a˜o 1996 fueron asignados n una variable binomial. La trayectoria positiva fue denominada con un uno y un cero a los que permanecieron pobres en el a˜o 2001. El tipo de trayectoria es la variable dependiente n mientras que las condiciones iniciales de los hogares pobres son las variables independientes. La regresi´n log´ o ıstica puede ser representada de la siguiente forma: 96 (2) Yi01 = βXi + i Estas variables ser´n relevantes para ver que hogares tiene menos probabilidad a de salir de la pobreza y de esta manera focalizar las pol´ ıticas sociales.

7

Estimaci´n del Cambio en el Ingreso: o Para analizar los factores que est´n detr´s de cambios en el ingreso de manera a a absoluta se realiza una regresi´n similar utilizando el cambio en el ingreso como o variable dependiente y usando las condiciones iniciales como variables explicativas. En otras palabras, se busca la correlaci´n entre las condiciones iniciales o del a˜o 1996 y la variaci´n en ingreso. Las variables m´s significantes son las n o a que explican el cambio en el ingreso de la siguiente forma:
01 96 96 Ii − Ii = βXi + i

(3)

Esta regresi´n puede ser sobre las condiciones iniciales y/o tambi´n lo cambios o e en las condiciones. Klugman (2002) Este an´lisis no captura la vulnerabilidad de a los hogares sino que se concentra en explicar los cambio absolutos en el ingreso. Esta metodolog´ es informativa ya que nos permite describir la distribuci´n ıa o ex-ante del cambio de ingreso de los hogares.

3.1.

Las Variables

Las variables que nos interesa analizar surgen de nuestro marco conceptual y de estudios anteriores en otros pa´ ıses. Las ecuaciones de determinantes para el ingreso y la din´mica de la pobreza de los hogares deben incluir un vector de a variables que aproximen el entorno en cual est´ incerto el hogar, los activos con a los cuales cuenta el hogar, la composici´n de este y los shocks que puede haber o sufrido. De esta manera un modelo ideal es el siguiente:

Yit

=

96 96 96 α + β1 Xentorno hogar + β2 Xactivos hogar + β3 Xcomposici´n hogar + β4 Xshocks + o

i

Debido a restricciones de la base de datos, el entorno se aproxima por la ubicaci´n geogr´fica. Tambi´n se utilizaran el acceso a servicios p´blicos, teo a e u niendo en cuenta que ´stas est´n altamente correlacionadas con la condici´n de e a o urbano o rural12 . Las variables de entorno pol´ ıtico, social, econ´mico y legal no o han sufrido grandes cambios entre los a˜os de an´lisis por lo que su omisi´n no n a o ser´ fundamental. a Dentro de los activos del hogar se encuentran los activos f´ ısicos, humanos, financieros y sociales que junto a la dotaci´n de trabajo deben ser asignado o a distinta actividades productivas. Se cuenta con variables tradicionalmente utilizadas en la medici´n del capita humano y de la dotaci´n de trabajo. Pero o o no se cuenta con muchas variables para representar el capital f´ ısico, social y financiero. Para representar el capital humano, se utilizan variables de la educaci´n del o Jefe de Hogar y tambi´n de los otros miembros del hogar. Se construye adem´s, e a una variable que represente la educaci´n de los adultos para reflejar el capital o humano del potencial trabajo y no sesgar esta medici´n por ni˜os y preescolares. o n
12 La clasificaci´n de urbano - rural, corresponde a la definici´n del INE seg´ n el Censo del o o u a˜o 1992: Un hogar rural corresponde a viviendas concentradas cuya poblaci´n es de 1000 n o o menos habitantes o entre 1001-2000 con menos de 50 % de la poblaci´n econ´micamente o o activa.

8

Lo ideal para captar el vector capital f´ ısico ser´ contar con medidas de todo ıa los activos f´ ısicos que un hogar puede utilizar para generar renta como tambi´n e liquidar en caso de un shock negativo. Sin embargo los datos nos limitan al uso de variables inmobiliarias. Se utilizan dummies por sector econ´mico, formalidad o del trabajo y tipos de contrato. Variables sobre la cantidad de trabajo puede en cierta medida representar una diversificaci´n de los ingresos. La calidad de o trabajo puede ayudar aproximar la variabilidad de los ingresos13 El capital social de los hogares se aproxima por una medida de la ayuda buscada con amigos o familiares. Aun cuando esta variable es subjetiva, es la unica aproximaci´n a capital social que se dispone de la base de datos. Lamen´ o tablemente no se cuenta con informaci´n sobre los recursos financieros de los o hogares. En algunos estudios se a encontrado una relaci´n entre el n´mero de personas o u en el hogar y la pobreza. Esto tambi´n es cierto para la raz´n entre personas que e o trabajan y el total de personas (Dependency Ratio) En el vector Composici´n o del Hogar se incluyen estas variables. Se cuenta adem´s con un desglose por a tramo de edad de los individuos del hogar. La edad del jefe del hogar para representar una aproximaci´n al ciclo de vida del hogar. o Por ultimo se cuenta con la informaci´n sobre enfermedades pero no de ´ o otros shocks negativos. Una enfermedad grave al jefe de hogar puede afectara la capacidad de generar ingresos. El total de enfermedades puede aproximar m´ltiples shock negativos aun cuando no representen necesariamente menores u ingresos14 .

4.

Datos

La encuesta CASEN es una encuesta a hogares la cual es representativa a nivel regional como nacional. Esta encuesta se lleva a cabo por MIDEPLAN a trav´s del Departamento de Econom´ de la Universidad de Chile. Tiene como e ıa objetivo describir las condiciones socioecon´micas en Chile y tambi´n evaluar o e las pol´ ıticas sociales. Se entrevista a nivel de los hogares como tambi´n a nivel e de las personas. La informaci´n que se obtiene para cada miembro del hogar o considera una descripci´n de sus ingresos, de sus caracter´ o ısticas educacionales, de su acceso a la vivienda, a servicios de salud, a programas sociales del estado y a la fuerza de trabajo adem´s de los ingresos que percibe. a El Panel CASEN 1996-2001 es la primera base de datos en Chile, que sigue a una muestra representativa de la poblaci´n nacional en dos per´ o ıodos en el tiempo. El marco muestral de la Encuesta Panel est´ compuesto por la muestra de a hogares entrevistados en la Encuesta CASEN 1996, en las comunas de las regiones III, VII; VIII y Metropolitana. La muestra total fue de 5,326 hogares y se logra entrevistar a 4700 de estos, los cuales 4060 fueron hogares entrevistados en 1996 mientras los hogares restantes correspond´ a nuevos hogares que surgen ıan de los hogares originales en 199615 .
13 Wodon y Cruzes (2003) encuentran evidencia para Argentina la cual revela que los sectores son importantes al explicar la pobreza transitoria y cr´nica o 14 Incluye enfermedades graves de todo los miembros del hogar por lo que potencialmente puede incluir individuos no generadores de ingresos. 15 Se obtuvo una tasa de respuesta de 70,7 % Despu´s de un proceso de validaci´n se obtuvo e o un numero levemente menor de encuestas. Esta diferencia se debe a que fueron excluidas

9

Los datos del panel son representativos para las cuatro regiones consideradas en la encuesta, las cuales representan aproximadamente el 60 % de la poblaci´n o y 64 % del PIB nacional16 . La muestra corresponde a una proporci´n mayor de casos en las comunas o de las regiones donde se presenten los mayores niveles de pobreza, por lo tanto tendr´n una sobre representaci´n en las comunas m´s pobres, lo cual ser´ correa o a a gido luego de calcular los factores de expansi´n de la muestra, construyendo o factores de ajuste que permitir´n mantener la estructura poblacional del a˜o a n 1996.

5.
5.1.

Resultados
Movilidad Social

Esta secci´n relaciona movilidad social en Chile con caracter´ o ısticas est´ticas a de la distribuci´n de ingresos. Para poner en perspectiva el grado de movilio dad del pa´ se compara el coeficiente de correlaci´n de ingresos de Pearson con ıs o el de dos pa´ ıses de la OECD17 . Luego, con el objetivo de comparar la movilidad posicional de toda la distribuci´n con la de los primeros nueve deciles, se o utiliza el coeficiente de correlaci´n individual de ranking. Posteriormente, para o tener una apreciaci´n del grado de inmovilidad del grupo econ´micamente meo o jor posicionado del pa´ se realizan comparaciones del coeficiente de inmovilidad ıs del quinto quintil con resultados para otros pa´ en desarrollo18 . Finalmente, ıses para entregar una visi´n gr´fica del grado de inmobilidad del d´cimo decil se o a e presentan diagramas de movimiento desde y hacia los deciles uno y diez 19 . Utilizando el coeficiente de correlaci´n de Pearson entre el ingreso per c´pita o a de 1996 y 2001 se obtiene que la correlaci´n para Chile es solo de un 0.37, muy o por debajo de la misma medici´n para Dinamarca y Alemania, pa´ para los o ıses cuales las correlaciones de ingresos para el per´ ıodo 1986-199120 fueron de 0.65 y 0.79 respectivamente21 . Seg´n este resultado la movilidad de ingresos en Chile es mayor que en u Dinamarca y Alemania. Esto puede ser explicado en parte por el fuerte shock macroecon´mico que se vivi´ en el per´ o o ıodo producto de la crisis asi´tica, el cual a caus´ alto movimiento de ingresos asociado a p´rdidas de empleo, quiebras de o e empresas y rentabilidades negativas de proyectos riesgosos. Tambi´n hay que e considerar que Chile es un pa´ en desarrollo, econ´micamente menos estable ıs o que pa´ europeos en los cuales los sistemas de protecci´n social como seguros ıses o
debido a que no cumpl´ con los requerimientos m´ ıan ınimos de calidad 16 Poblaci´n del 2002 (CENSO 2002, Instituto Nacional de Estad´ o ısticas) y PIB del 2000 (Banco Central de Chile). 17 por consistencia con el resto de la secci´n, al estar estudiando movilidad posicional, el o ideal hubiera sido utilizar el coeficiente de ranking para esta comparaci´n, sin embargo, por o disponibilidad de datos, se utiliz´ la correlaci´n de ingresos o o 18 No se encontraron datos de inmovilidad del decil dies para otros pa´ ıses 19 Dado que movilidad social es un concepto de largo plazo, que refleja los cambios en productividad de las personas, es prudente considerar la din´mica de ingresos del per´ a ıodo 1996-2001 como una aproximaci´n de movilidad, ya que esta es producto de una combinaci´n o o de cambios en productividad, stock de activos y de shocks. 20 para realizar comparaciones de coeficientes de correlaci´n entre pa´ o ıses es necesario que el tiempo transcurrido entre cada per´ ıodo comparado sea el mismo. La evidencia muestra que mientras mayor es la distancia entre per´ ıodos menor es la correlaci´n computada. o 21 G, Fields 2001

10

de cesant´ y pensiones est´n mucho m´s desarrollados. Sin embargo, a pesar de ıa a a las razones es sorprendente observar niveles de movilidad tan ´ltos para el pa´ a ıs. Es dificil pensar en que tal movilidad sea consistente con la alta desigualdad en la calidad educacional22 y de ingresos que existe en Chile23 . En general se tiende a utilizar los resultados de movilidad posicional como indicadores del grado de desigualdad de oportunidades. Se argumenta que detr´s a de la movilidad hay un proceso meritocr´tico en el cual personas con bajos ina gresos, potencialmente productivos, pueden mejorar su situaci´n y donde una o condici´n necesaria para mantenerse en grupos de ingresos altos es tambi´n el o e m´rito y la productividad. Desde esta perspectiva la movilidad es una carace ter´ ıstica din´mica positiva asociada a propiedades est´ticas deseadas para la a a sociedad como es la igualdad de oportunidades. Es importante entonces, indentificar claramente qu´ elementos est´n detr´s e a a de la alta movilidad observada en los datos y luego ver si es razonable asociar estos movimientos con propiedades socio-econ´micas deseadas. o A continuaci´n se mostrar´ que la alta movilidad posicional observada en o a Chile no refleja las caracter´ ısticas positivas generalmente deducidas de este tipo de informaci´n, sino que al contrario es una movilidad no deseada la cual refleja o la alta vulnerabilidad econ´mica de la gran mayor´ de la poblaci´n. o ıa o Figura 1: Promedio de Ingresos por Quintiles y Deciles

Ingreso Promedio /miles pesos 0 100 200 300 400 500

Ingreso Promedio /miles pesos 0 100 200 300 400

Ingreso 1996, Quintiles

Ingreso 1996, Deciles

1

2

3

4

5

1

2

3

4

5

6

7

8

9 10

Los gr´ficos anteriores evidencian una caracter´ a ıstica particular de la distribuci´n de ingresos Chilena. En los primeros 4 quintiles, y con mayor desagregaci´n o o en los primeros 9 deciles, la distribuci´n de ingresos es igualitaria. Las difereno cias de ingreso entre grupo son muy peque˜as en relaci´n al grupo de personas n o con mayor ingreso en la poblaci´n. Esto significa que variaciones no muy grano des de ingresos, para hogares de los primeros nueve deciles, puedan traducirse en cambios importantes de posici´n. Entonces, es posible que la alta movilidad o sea particular a los primeros nueve deciles de la distribuci´n. Por otro lado,dado o la alta diferencia en ingresos, uno podr´ esperar baja movilidad entre el decil ıa dies y los primeros nueve deciles.
Contreras y Sanhueza 1999 coeficiente de Gini en Chile, calculado sobre datos de la encuesta CASEN 2000, fue 0.57; cifra dentro de las m´s altas del mundo a
23 El 22 Bravo,

11

Con el objetivo de verificar la hip´tesis de que la alta movilidad observada o para toda la poblaci´n es reflejo de la movilidad de los primeros nueve deciles, o se estima la correlaci´n de ranking de las familias pertenecientes a estos nueve o grupos y se compara con el mismo par´metro para toda la poblaci´n. En la a o tabla 2 se presentan los resultados: Cuadro 2: Ranking de Correlaciones Deciles 1-9 Ranking Toda la Muestra Sub Grupos Deciles 1-9 0.63 0.54

El cuadro (2) muestra que el coeficiente de correlaci´n de rankings es menor o para los primeros nueve deciles que para toda la poblaci´n24 . o Estudiando estos datos y realizando comparaciones con las correlaciones por subgrupos en la tabla (3) anexa se observa que a´n cuando existe alta movilidad u de ingresos dentro del d´cimo decil las personas tienden a quedarse en ´l. En e e cambio en los dem´s deciles hay mucho flujo entre grupos. Tal como los gr´ficos a a de ingresos promedio por deciles adelantaron, estos resultados confirman que en Chile la alta movilidad ocurre en los grupos para los cuales la diferencia en el ingreso per c´pita promedio es baja y sugieren que entre estos grupos y el grupo a m´s rico del pa´ existe una inmovilidad considerable. a ıs Para estudiar esta hip´tesis se compara el coeficiente de inmovilidad para el o quinto quintil con el de dos pa´ en desarrollo.25 ıses El coeficiente de inmovilidad para Chile es mayor que el de Per´ y Sud´frica, u a los valores son 0.58, 0.50 y 0.56 respectivamente 26 . Estos coeficientes representan el porcentaje de familias pertenecientes al quinto quintil m´s rico de la a distribuci´n, que se mantienen en el grupo en ambos per´ o ıodos. La evidencia nos muestra que la inmovilidad del grupo m´s adinerado en a Chile es a´n mayor que en pa´ u ıses que destacan por tener estructuras sociales injustas y desiguales, lo cual da m´s fuerza al argumento de que el problema de a inmovilidad en Chile es relativo a la entrada y salida de este grupo. A continuaci´n se reportar´n diagramas de movilidad, para comparar los o a movimientos desde y hacia los deciles uno y diez. La ventaja de estos diagramas en relaci´n las matrices de transici´n es que utilizan toda la informaci´n o o o disponible. En un gr´fico es posible analizar los movimiento de cada una de las a familias provenientes de un decil en particular para un per´ ıodo dado.
tabla completa de correlaciones por sub grupos se entrega en cuadro (3) del anexo que para medir movilidad de ingreso se requieren datos longitudinales en los cuales se sigue a familias o personas en el tiempo, la evidencia de movilidad para pa´ en desarrollo ıses es muy escasa. Per´ y Sud´frica son casos en los que s´ existe alguna evidencia de movilidad u a ı posicional. Se utilizan quintiles por la no disponibilidad de datos de deciles. Se asume que los resultados no deber´ cambiar significativamente al usar deciles como unidad de an´lisis. ıan a 26 El coeficiente para Per´ fue calculado para el per´ u ıodo 1985-1990, con datos Encuesta para la Medici´n del Est´ndar de Vida en Per´ (Herrera 1999) y la informaci´n para Sud´frica fue o a u o a recogida de las encuestas KIDS y PSLSD, para el per´ ıodo 1993-1998 (I. Woolard 2003).
25 Dado 24 La

12

Figura 2: Diagrama de Movilidad Desde y Hacia Decil 1
Movilidad Hacia Decil 1 Movilidad Desde Decil 1

0

0 10% 25% 50% 75% 100% Ranking Hogares 1996

0
0 10% 25% 50% 75% 100% Ranking Hogares 2001

Figura 3: Diagrama de Movilidad Desde y Hacia Decil 10
Movilidad Hacia Decil 10 Movilidad Desde Decil 10

90% 92,5% 95% 97,5% 100%

Ranking Hogares 1996 90% 92,5% 95% 97,5% 100%

Ranking Hogares 2001

Ranking Hogares 1996 2,5% 5% 7,5% 10%

Ranking Hogares 2001 2,5% 5% 7,5% 10%

0

25% 50% 75% 90%100% Ranking Hogares 1996

0

25% 50% 75% 90%100% Ranking Hogares 2001

En las figuras (2) y (3) es posible observar que las personas que estuvieron en el decil uno en alg´n momento del tiempo est´n din´micamente dispersos entre u a a los primeros nueve deciles y que, por el contrario, aquellas familias pertenecientes al d´cimo decil est´n concentrados en el grupo alto y muy pocos de ellos caen a e a otros deciles. 27 Nuevamente, los diagramas revelan la particularidad de la movilidad social en Chile, la cual es pronunciada entre los primeros nueve deciles reflejando una alta vulnerabilidad de caer en la pobreza para la mayor parte de la poblaci´n. o Por otro lado los diagramas revelan una baja movilidad entre el decil diez y el resto de la poblaci´n. Son muy pocos los hogares que Entran y Salen del Decil o diez.
27 Las circunferencias m´s grandes representar a m´s familias. Esto es porque para crear a a el diagrama se utiliza un factor de expansi´n. Ya que la muestra CASEN sub representa a o familias de sectores de ingresos altos. La mayor´ de las circunferencias grandes representan ıa a personas de estos sectores.

13

Una visi´n integral de los resultados indica que las caracter´ o ısticas m´viles de o la distribuci´n de ingreso en Chile son preocupantes. Por un lado, se aprecia que o una alta movilidad entre los primeros nueve deciles se traduce en que un gran porcentaje de la poblaci´n es vulnerable. De la misma manera que se observan o a muchos hogares saliedo de la condici´n de pobreza en el per´ o ıodo analizado, tambi´n es posible apreciar la cantidad de hogares que caen en la condici´n de e o la pobreza, incluso hogares pertenecientes al segundo decil m´s rico del pa´ De a ıs. esta manera si bien, una visi´n est´tica de la econom´ chilena puede identificar o a ıa a un grupo muy grande de hogares no pobrez, es muy dificil garantizar que aquellos hogares no ser´n pobrez en otro per´ a ıodo. Por otro lado se observa la existencia de un grupo de .elite.altamente inmovil el cual concentra las riquezas del pa´ lo cual puede ser negativo para el pa´ ıs, ıs tanto desde una visi´n de justicia social como de eficiencia econ´mica 28 . o o Por ultimo, es adecuado mencionar que dado que la muestra de la encuesta ´ CASEN sub representa a los grupos m´s adinerados del pa´ estos resultados a ıs, son conservadores en relaci´n al argumento que se quiere demostrar. o Muchos hogares con alta probabilidad de mantenerse en el decil m´s rico no a son observadas en la muestra y por lo tanto, el decil dies incluye a algunos individuos que en la realidad no pertenecer´ a ´l, los cuales tienen caracter´ ıan e ısticas m´viles particulares a los primeros nueve deciles. El fen´meno se corrige parcialo o mente al utilizar los factores de expansi´n pero de igual manera, una muestra o enfocada a los sectores altos entregar´ resultados a´n m´s alarmantes. ıa u a

5.2.

Evidencia de Alta Vulnerabilidad

En el cuadro (4) se puede apreciar la movilidad en torno a la l´ ınea de la pobreza. Se observa que m´s de la mitad de los pobres en el 1996 salieron de la a pobreza y que solo una peque˜a fracci´n de los no pobres cayeron en ella. En n o efecto 54,84 % de los pobres del 1996 son no pobres en el 2001, y el 11,36 % de los no pobres en el 1996 son pobres el 200129 . Este resultado indica que existe un grupo importante en torno a la l´ ınea de la pobreza que es ´ltamente vulnerable. Es decir, existe una significativa propena si´n a salir o entrar a la pobreza. Este grupo representa 21 % de la poblaci´n.30 , o o luego, aun cuando hay un sesgo hacia salir de la pobreza, hay alto movimiento hacia adentro como tambi´n hacia fuera de la pobreza. e Lo anterior implica que m´s de la mitad de la pobreza observada est´ticaa a mente en el a˜o 1996 era de car´cter transitorio y que logr´ salir de la pobreza n a o por motivos propios u otros. La din´mica descrita se ve reflejada en la dismia nuci´n del porcentaje de pobres a nivel global entre el per´ o ıodo evaluado: de 22,36 % en 1996 a 18,92 % en el 2001.
28 Si se considera que casi el 100 % de los empresarios, administradores y l´ ıderes pol´ ıticos del pa´ provienen del d´simo decil, y que la inmovilidad observada sugiere que la compenıs e tencia para acceder a esos cargos ocurre solamente dentro de este sub grupo; es altamente probable que existan indiv´ ıduos en los otros nueve deciles del pa´ que son potencialmente ıs m´s productivos para ocupar aquellos cargos a 29 Hay que recordar que son muchos m´s los que son no pobres por lo que los % pueden ser a enga˜osos. El 11 % de no pobres que cae a la pobreza representa aproximadamente 46 % de n los pobres en el 2001. 30 12.26 % logro la trayectoria positiva, mientras 8,82 % la trayectoria negativa.

14

Cuadro 4: Matriz de Transici´n o 2001 1996
Pobres No Pobres Total % Columna Pobres 45,16 % No Pobres 54,84 % Total % Fila 22,36 % 77,64 % 100 %


11,36 %


88,64 %


18,92 %


81,08 %

Otro aspecto es revisar cu´l es el rango posicional de donde provienen estos a movimientos observados en torno a la l´ ınea de la pobreza. ¿De donde provienen los nuevos pobres del 2001? Si hubiera movilidad solo en torno de la l´ ınea de la pobreza, estos deben provenir de los quintiles m´s bajos en su mayor´ y no de a ıa los quintiles altos. El siguiente cuadro muestra el aporte de cada quintil a los nuevos pobres del a˜o 2001. n

Cuadro 5: Quintil de Origen: Nuevos Pobres del 2001 Decil Ingreso per Capita 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Total Sigue No Pobre 1.56 6.18 11.34 13.02 12.21 13.44 14.06 14.61 13.58 100 Cae en la Pobreza 4.2 22.24 25.85 14.09 15.69 7.77 3.8 2.03 4.33 100

Total 0 1.86 8.01 12.99 13.14 12.6 12.8 12.89 13.18 12.53 100

De la figura (5) se observa que el grueso de los hogares que llevan una trayectoria negativa provienen de los deciles tres al seis. Se aprecia que gran parte de la poblaci´n es vulnerable a caer en la pobreza31 . o Es interesante notar que existe una alta vulnerabilidad pero que a la vez se observa una baja volatilidad de los ingresos. En la figura (4) se muestra el cambio del ingreso per capita de los hogares. El primer gr´fico muestra todo los a hogares, mientras el segundo muestra el 90 % que menos cambio su ingreso.
bajo aporte del primer y segundo decil se debe a que gran parte de estos hogares eran pobres inicialmente en 1996.
31 El

15

Figura 4: Distribuci´n del Cambio del Ingreso per Cap. o
9.000e-07 0,000015

6.000e-07

Densidad

3.000e-07

Densidad
0 5,000,000

0

0

5.000e-06

0,00001

-10,000,000

-5,000,000

-200,000

-100,000

0

100,000

Cambio en el Ingreso per capita

Cambio en el Ingreso per capita

Cuadro 6: Datos Descriptivos: Cambio del Ingreso per Cap. Cambio Ingreso 90 % Cambio Ingreso Obs. 3719 4042 Promedio -20,095 -27,607 Min -238,346 -7,297,105 Max 103,863 5,242,066

Los gr´ficos de la figura (4) reflejan los resultados generales de los cambios a de ingresos de los hogares. Se observa una volatilidad moderada de ingresos, en un rango de $100.000 per c´pita, pero el cual se traduce, en una alta movilidad a y vulnerabilidad, la cual como se observ´ en la secci´n anterior, ocurre en los o o primeros nueve deciles de la distribuci´n de ingresos. o

16

5.3.

Determinantes dinamicos de la pobreza

Esta secci´n presenta evidencia respecto a los determinantes din´micos de o a la pobreza en Chile. Se utilizan dos estrategias para examinar la robustez de los resultados. En primer lugar, mediante un analisis logit, se examina los determinantes de entrada (salida) de pobreza. En segundo lugar, se analizan los factores que afectan las variaciones en el ingreso per capita de los hogares. Esta espcificacion agrega mayor flexibilidad al an´lisis, lo que permite sensibilizar los a resultados previos. En los modelos logit (columnas 2 - 3 de tabla 9) se presentan las trayectorias positivas y negativas de pobreza respectivamente. La variable dependiente se define como el cambio de condicion de pobre-no pobre (no pobre-pobre) entre 1996-2001 y las variabels explicativas se presentan en niveles de 1996 y 2001, respectivamente. En los modelos de cambios en el ingreso (columnas 4, 5 y 6), la variable dependiente es el cambio del ingreso per capita del hogar entre 1996-2001. La coulmna 4 muestra los resultados para la muestra compuesta por el 40 % de menor ingreso en 1996. La columna 5, presenta los resultados para el 40 % mas rico de la poblaci´n32 . Por ultimo, la columna 6, reporta los resultados para o ´ toda la poblaci´n. En todos los modelos las variables explicativa se presentan o en niveles de 1996. Los resultados del modelo log´ ıstico se˜alan que las familias propietarias de n otra vivienda, que probablemente son adem´s due˜os de otros bienes de capital a n f´ ısico y de ahorros, logran salir de la pobreza y no caer en ´sta con mayor e facilidad.33 . Las caracter´ ısticas demogr´ficas del hogar son importantes al explicar la a din´mica de la pobreza. El ciclo de vida del hogar, medido por la edad del jefe a de ´ste, disminuye la probabilidad de sufrir la trayectoria negativa. Es decir, los e hogares m´s j´venes son m´s vulnerables. a o a Un mayor n´mero de ni˜os y preescolares en el hogar reducen la probabilidad u n de salir de la pobreza. Estos resultados son consistentes con estudios est´ticos a de pobreza. Los sectores donde trabaja el jefe del hogar resultan significativos en explicar la trayectoria de ingresos del hogar. En particular, jefes de hogar trabajando en F.F.A.A. y como asesoras del hogar, muestran un impacto positivo en salir de la pobreza. Los jefes de hogar pertenecientes al sector p´blicos y quienes son u empleadores tienden a no caer en la pobreza y exhiben menor vulnerabilidad (pendiente concepto o criterio). Dado que las F.F.A.A. tienen estructuras salariales en las cuales los salarios aumentan en base a antig¨edad, esto significa que un jefe de hogar pobre en el u a˜o 1996 puede ver su ingreso aumentar al pasar el tiempo y de esta manera n salir de la pobreza. En cambio para el resto de la econom´ dichos efectos no se ıa observan, pues los salarios responden al ciclo econ´mico. o Un resultado interesante es la asimetr´ de la educaci´n en los cambios de ıa o pobreza. En efecto, no se observan efectos significativos de los a˜os de educaci´n n o del jefe de hogar sobre la probabilidad de salir de la pobreza. Por otro lado,
32 Se realizan modelos separados para el 40 % m´s rico y m´s pobre con el objetivo de dar a a flexibilidad al ajuste de los datos y permitir resultados diferentes para cada grupo. Es posible que exista heterogeneidad estructural entre los grupos lo cual se tradusca en determinantes distintos para explicar la din´mica de ingresos de los hogares a 33 estudio BID: Activos y los Pobres

17

hogares con jefes m´s educados exhiben una menor probabilidad de caer en esta a condicion. De esta manera, se puede concluir que la educaci´n en Chile funciona o como un seguro, m´s que un premio, al determinar la din´mica de ingresos de a a los hogares en torno a la l´ ınea de pobreza. Al examinar los distintos ciclos educacionales, la evidencia sugiere que los niveles secundarios y universitaria son significativos para evitar caidas en la pobreza, mientras que dichas categorias no muestran incidencias en la probabilidad de salir de esta condici´n. o Por el contrario, la educaci´n t´cnica sirve como instrumento para superar o e la condici´n de pobreza, pero no resulta significativa para evitar caer en ella. o Estos resultados s´lo son posibles de obtener con datos de panel. En particuo lar la evidencia de que la educaci´n t´cnica es relevante para salir de la pobreza o e en contraposici´n con la educaci´n media general y la universitaria, es un resulo o tado nuevo que significa un importante aporte a la literatura de pobreza para Chile y es de gran relevancia para el dise˜o de pol´ n ıtica p´blica34 u Otro resultado importante del an´lisis logit es que los hogares donde el jefe a de hogar sufre un problema de salud tienden a no lograr una trayectoria positiva de ingresos. Es decir, jefes de hogares pobres en 1996, y adem´s con problemas a de salud, exhiben una menor probabilidad de salir de la pobreza. Al estar expuestos a shocks negativos, como lo es un problema de salud, no cuentan con las herramientas para supera este problema. Por otra parte, los hogares no pobres lograr´ evitar trayectorias negativas de ingreso a pesar de verse afectado ıan por este tipo de shocks. Esto puede estar reflejando que alg´n sub conjunto de u hogares dentro de la muestra de no pobres est´ provisto de mecanismos que le e permiten protegerse de los shocks negativos y que el grupo tenga un peso en la estimaci´n lo suficiente grande como para eliminar la significancia estad´ o ıstica del par´metro. El resultado tambi´n puede ser evidencia de una desigualdad en a e la provisi´n y/o efectividad del sistema de salud del pa´ o ıs. Un an´lisis m´s detallado se encuentra en la columna 4 y 5. Al separar la a a muestra en el 40 % mas pobre (rico) en 1996, los datos indican que los problemas de salud del jefe de hogar tienen efectos negativos y significativos, sobre la variaci´n de ingresos, s´lo para el grupo de los m´s pobres de la distribuci´n. o o a o Tal como se sugiri´ en el p´rrafo anterior este resultado indica que el 40 % m´s o a a rico de la poblaci´n es cap´z de suavizar los efectos negativos causados por o a problemas de salud. Finalmente, del an´lisis de cambio en el ingreso, en las columnas 4-6 se a puede apreciar que los resultados son consistentes con la evidencia obtenida mediante la estimaci´n logit. Sin embargo se llega a resultados diferentes para o los determinantes educacionales. Se encuentra que la educaci´n universitaria explica el aumento en el ingreso o para el 40 % inferior y una disminuci´n para el 40 % m´s rico de la distribuci´n. o a o Este resultado debe ser analizado con cautela. Una posible interpretaci´n es o que los jefes de hogar con educaci´n universitaria de bajos ingresos son pocos y o posiblemente fueron catalogados con un bajo ingreso per capita debido a que no se encontraban trabajando en el momento de la encuesta en 1996. En el 2001 se
34 Al estimar los determinantes del nivel de ingresos con los datos para el a˜ o 1996 y 2001 n por separado, se observa que indistintamente los par´metros asociados a la educaci´n media a o general, t´cnica y universitaria son todos positivos y significativos. Este resultado no permite e ver el impacto relativo de la educaci´n t´cnica para superar la pobreza, el cual se obtiene con o e la estimaci´n din´mica o a

18

encuentran trabajando en su mayor´ y as´ aumenta m´s que proporcionalmente ıa ı a el ingreso per capita del hogar aun controlando por esta variable.

19

Cuadro 9: Determinantes Din´micos de la Pobreza a

Variable
∆ Personas en el Hogar ∆ Personas Activas Desempleados JH Educ. Universitaria JH Educ. T´cnica e JH Educ. Media Hogar Rural Hogar R.M. JH Empleador JH Cuenta Particular JH Sector P´ blico u JH Sector F.F.A.A. JH Asesora Hogar JH Contrato Indefinido JH Empresa Grande JH No Cotiza Dependancy Ratio Edad del Jefe de Hogar Edad< 5 A˜ os n 5< Edad < 15 A˜ os n 15 =< Edad =< 65 A˜ os n Edad> 65 JH es Mujer No EE No Luz No Agua Due˜ o Otra Vivienda n Vivienda Pagada No Capital Social Problema Salud JH Constante

Trayectoria Negativa
-1.542284 ( 0.003 ) -0.2566319 ( 0.229 ) -1.082875 ( 0.005 ) -0.8284316 ( 0.004 ) -0.399188 ( 0.036 ) -1.20552 ( 0.051 ) -0.0038439 ( 0.988 ) -0.8620261 ( 0.051 ) 0.0418775 ( 0.965 ) 0.4504041 ( 0.436 ) -0.0372022 ( 0.897 ) 0.0709515 ( 0.812 ) 0.0808932 ( 0.769 ) -0.919254 ( 0.124 ) -0.0193828 ( 0.076 ) 0.4894243 (0) 0.2068683 ( 0.053 ) 0.0057887 ( 0.929 ) -0.1752838 ( 0.49 ) -0.3396168 ( 0.25 ) 0.5464005 ( 0.032 ) 0.3165648 ( 0.299 ) 0.4132762 ( 0.153 ) -1.155721 ( 0.001 ) -0.171725 ( 0.415 ) 0.1931496 ( 0.426 ) 0.104322 ( 0.741 ) -0.5748485 ( 0.282 )

Trayectoria Positiva
0.807904 ( 0.436 ) 1.370785 ( 0.029 ) 0.2778293 ( 0.421 ) 0.0236293 ( 0.643 ) 1.132126 ( 0.002 ) 0.8719713 ( 0.00 ) 0.0942802 ( 0.809 ) -0.5715928 ( 0.216 ) 1.622434 ( 0.049 ) 1.586415 ( 0.016 ) -0.0970213 ( 0.767 ) -0.8484526 ( 0.028 ) -0.3061248 ( 0.399 ) 1.305914 ( 0.097 ) 0.0221681 ( 0.071 ) -0.4768488 ( 0.00 ) -0.3385998 ( 0.005 ) -0.0145769 ( 0.878 ) -0.2148609 ( 0.427 ) -0.4145775 ( 0.149 ) -0.1171685 ( 0.669 ) 0.1496329 ( 0.696 ) -0.1582541 ( 0.659 ) 1.293514 ( 0.041 ) 0.3403597 ( 0.188 ) -0.0711401 ( 0.79 ) -0.6973673 ( 0.008 ) -0.6526816 ( 0.353 )

Cambio en el Ingreso
Quintiles 1+2 6419.427 ( 0.00 ) -61953.57 ( 0.00 ) -2994.443 ( 0.66 ) 57520.66 ( 0.00 ) 9785.113 ( 0.05 ) 8929.531 ( 0.05 ) -4922.378 ( 0.25 ) 6774.684 ( 0.08 ) 47380.47 ( 0.02 ) -289.6137 ( 0.96 ) 9430.724 ( 0.34 ) -2355.058 ( 0.73 ) -3994.642 ( 0.57 ) -7723.577 ( 0.30 ) -7406.314 ( 0.00 ) -7462.247 ( 0.24 ) -6545.58 ( 0.62 ) 84.13353 ( 0.60 ) -3525.262 ( 0.66 ) -1278.664 ( 0.46 ) 3345.288 ( 0.06 ) -3441.398 ( 0.56 ) 2560 ( 0.56 ) 802.2391 ( 0.83 ) -595.6918 ( 0.89 ) 963.2766 ( 0.81 ) 5605.91 ( 0.44 ) 6341.431 ( 0.08 ) -8039.788 ( 0.07 ) -9178.665 ( 0.03 ) 5498.223 ( 0.49 ) Quintiles 4+5 19530.37 ( 0.00 ) -291910.8 ( 0.007 ) -21477.3 ( 0.605 ) -76013.4 ( 0.209 ) 124979.1 ( 0.96 ) 12817.41 ( 0.433 ) -3142.427 ( 0.94 ) -45681.49 ( 0.37 ) -216371.4 ( 0.002 ) -19273.86 ( 0.63 ) 65070.54 ( 0.79 ) -27548.22 ( 0.6 ) 23202.88 ( 0.586 ) 59433.82 ( 0.092 ) 17962.33 ( 0.476 ) 75676.07 ( 0.085 ) -16652.08 ( 0.848 ) 1006.792 ( 0.403 ) 7763.304 ( 0.636 ) -794.9061 ( 0.95 ) 21725.35 ( 0.00 ) -8569.7 ( 0.774 ) 16233.6 ( 0.544 ) -50098.1 ( 0.326 ) 21072.61 ( 0.628 ) -6962.235 ( 0.836 ) -22239.14 ( 0.754 ) 26245.97 ( 0.25 ) -3052.144 ( 0.903 ) -10207.41 ( 0.697 ) -202547.5 ( 0.006 ) Todos 12748.84 ( 0.00 ) -167804 ( 0.00 ) -24272.94 ( 0.39 ) -94015.63 ( 0.068 ) 64646.44 ( 0.304 ) 1295.01 ( 0.86 ) -3926.675 ( 0.745 ) -24333.72 ( 0.44 ) -241553.3 ( 0.00 ) -29820.97 ( 0.42 ) 35936.42 ( 0.2 ) 30963.07 ( 0.25 ) 25486.54 ( 0.095 ) 20256.66 ( 0.3 ) 4510.498 ( 0.689 ) 33674.42 ( 0.059 ) -31265.18 ( 0.377 ) -76.77194 ( 0.866 ) 1274.925 ( 0.84 ) -3750.979 ( 0.503 ) 7520.812 ( 0.03 ) -7730.534 ( 0.567 ) 10974.6 ( 0.295 ) -811.8365 ( 0.945 ) 8735.478 ( 0.325 ) -1695.846 ( 0.848 ) -15618.01 ( 0.7 ) 9899.533 ( 0.364 ) -4484.715 ( 0.654 ) -11568.6 ( 0.333 ) -26553.26 ( 0.24 )

20

6.

Conclusiones

En este art´ ıculo se analiz´ la din´mica de la pobreza y movilidad social en o a Chile entre los a˜os 1996 y 2001. Se utiliz´ diversos instrumentos anal´ n o ıticos para realizar una descripci´n veros´ o ımil de la pobreza en el pa´ ıs. Primero se estudi´ la movilidad Social de toda la distribuci´n y se caracteo o riz´ la vulnerabilidad de caer en la pobreza. En una segunda etapa se identificao ron los determinantes de entrar y salir de la pobreza y los factores que explican los cambios en ingresos para toda la poblaci´n y para subgrupos de ella. o Del art´ ıculo se pueden desprender seis principales conclusiones. En primer lugar, la evidencia indica que en Chile existe una alta movilidad social en los primeros nueve deciles de la distribuci´n de ingresos, asociado a la vulnerabilidad o de caer en la pobreza. Sin embargo se verific´ la hip´tesis de la existencia de una seria inmovilidad o o entre el noveno y d´cimo decil. Si bien hay mucho movimiento entre los primeros e nueve deciles, la probabilidad de entrar y de salir del d´cimo decil es muy baja. e Segundo, El an´lisis de vulnerabilidad evidenci´ una gran concentraci´n de a o o la riqueza y que la movilidad absoluta de ingresos est´ restringida en su gran a mayor´ a cambios de aproximadamente 100,000 pesos per capita. Dado que m´s ıa a del 80 % de los hogares se encuentra por debajo de los 200.000 pesos per capita se observa que esta variabilidad de ingresos tiene un serio impacto negativo en bienestar, justamente para el 80 % de la poblaci´n con menor ingreso. Los datos o revelan que hay hogares que han sufrido importantes reducciones en su posici´n o econ´mica, lo cual enfatiza los resultados de la existencia de alta vulnerabilidad, o y que ´sta afecta a un gran porcentaje de la poblaci´n Chilena. e o Adem´s, el estudio detallado de la movilidad en torno a la l´ a ınea de la pobreza se˜al´ que el 54 % de los pobres del a˜o 1996 fueron no pobres el a˜o 2001. De la n o n n misma forma, 48 % de los pobres en el a˜o 2001 eran no pobres el a˜o 1996. En n n efecto, se ha identificado una pobreza transitoria en torno a 24 % y una pobreza cr´nica de 10 %. Hay m´s hogares saliendo de la pobreza de los que entran, o a pero para avanzar en este sentido es necesario dise˜ar pol´ n ıticas especificas a la pobreza transitoria y la pobreza cr´nica. o Entre los determinantes de la vulnerabilidad destacan los siguientes resultados. Primero, la cantidad de ni˜os y preescolares influye en la probabilidad de n salir como tambi´n de entrar a la pobreza. Segundo, se encuentra una asimetr´ e ıa en la insidencia de la educaci´n sobre la din´mica de la pobreza. Los niveles de o a educaci´n media y universitaria reducen la probabilidad de caer en la pobreza, o pero no tienen impacto positiva sobre la probabilidad de salir de esta condici´n. o Por el contrario, se encontr´ evidencia de que la educac´on t´cnica influye posio ı´ e tivamente en la pr´babilidad de salir de la pobreza, pero tiene efecto estad´ o ıstico nulo para evitar la caida. Por ultimo, se encuentra que los hogares m´s pobre son vulnerables a shocks ´ a negativos de salud. Tanto el an´lisis logit como la estimaci´n del cambio en a o el ingreso reflejan que los hogares m´s pobres no son capaces de asimilar de a manera eficaz los problemas de salud. Por el contrario los hogares m´s ricos, a est´n provistos de mecanismos para suavisar el efecto negativo de shocks de a esta naturaleza. El resultado tambi´n se˜ala la existencia de una desigualdad e n en la porvisi´n y/o efectividad de la salud en Chile. o La evidencia obtenida en este estudio muestra la necesidad de dise˜ar pol´ n ıticas que no solo focalizen su ayuda a los grupos que son pobres en un momento

21

dado, sino que apoyen a los hogares vulnerables, que si bien en un cierto per´ ıodo pueden ser catalogados como no pobres, la probabilidad de que caigan en la pobreza es extremadamente alta en cualquier momento del tiempo. Solo de esta manera ser´ posible dise˜ar mecanismos de largo plazo que combatan eficiente a n y efectivamente la pobreza. En este sentido se deben desarrollar pol´ ıticas que ayuden a suavizar el consumo de los pobres transitorios, dise˜ar sistemas de n redes y seguros. Con respecto a la pobreza cr´nica se recomienda difundir la educaci´n t´cnio o e ca, la que operaria como seguro contra la pobreza. Adicionalmente es posible mejorar el acceso a cr´ditos y la calidad de la educaci´n b´sica y media. e o a Se requieren de m´s estudios en esta ´rea para identificar en mayor detalle a a los efectos de la educaci´n y su efecto en la movilidad social. Para seguir avano zando en la lucha contra la pobreza y hacia la igualdad de oportunidades, se deben crear las condiciones de estabilidad que permitan a los hogares m´s poa bres invertir en actividades que tengan retornos de largo plazo, como el capital humano de sus hijos. Este es el camino a la igualdad de oportunidades y en este ´mbito la sociedad requiere de un activo apoyo por parte del estado. a

22

Referencias
Aguilar, O. (2002). Dinamica de la Pobreza: Resultados de la Encuesta Panel 1996-2001. Technical report, MIDEPLAN, Santiago, Chile. www.mideplan.cl. Baulch, B. and Hoddinott, J. (2000). Economic Mobility and Poverty Dynamics in DevelopingCountries. Frank Cass Publishers. Baulch, B. and McCulloch, N. (2000). Simulating the Impact of Policy Upon Chronic and Transitory Poverty in Rural Pakistan. Frank Cass Publishers. en Economic Mobility and Poverty Dynamics in Developing Countries, editado por Baulch,B. and Hoddinott,J. Besley, T. and Kanbur, R. (1993). The Principals of Targeting. World Bank, Washinton, D.C. Christiansen, L. and Boisvert, R. (2000). On measuring household food vulnerability: Case evidence from northern mali. Technical report, Cornell University, Ithaca, New York. Contreras, D. and Lara˜aga, O. (2001). From quantity to quality: Human capital n and income in chile. en Portrait of the Poor, editado por Attansio, O. y Szekely, M., p. 113-135, Inter-American Development Bank, Washington, D.C. Contreras, D. and Laranaga, O. (1997). Poverty and income distribution in a high-growth economy 1987-1995. Technical Report 16377-CH, World Bank. Dercon, S. (1999). Who Benifits from Good Weather and Reforms? A Study of Ethiopian Villages. Poverty in Africa:Causes and Solutions. Dercon, S. and Krishnan, P. (2000). Vulnerability, Seasonality and Poverty in Ethiopia. Frank Cass Publishers. en Economic Mobility and Poverty Dynamics in Developing Countries, editado por Baulch,B. and Hoddinott,J. Klugman, J., editor (1999). Poverty and Social Development in Peru, 19941997. World Bank, Washington, D.C. Klugman, J., editor (2002). A Sourcebook of Poverty Reduction Strategies. World Bank, Washington, D.C. Maluccio, J., Haddad, L., and May, J. (2000). Social Capital and Household Welfare in South Africa, 1993-98. Frank Cass Publishers. en Economic Mobility and Poverty Dynamics in Developing Countries, editado por Baulch,B. and Hoddinott,J. Ravallion, M. and Jalan, J. (2000). Is Transient Poverty Different? Evidence for Rural China. Frank Cass Publishers. en Economic Mobility and Poverty Dynamics in Developing Countries, editado por Baulch,B. and Hoddinott,J. Scott, C. (2000). Mixed Fortunes: A Study of Poverty Mobility among Small Farm Households in Chile, 1968-86. Frank Cass Publishers. en Economic Mobility and Poverty Dynamics in Developing Countries, editado por Baulch,B. and Hoddinott,J.

23

Scott, C. and Litchfield, J. (1994). Inequality, Mobility and the Determinants of Income Among the Rural Poor in Chile, 1968-86. STICERD Working Paper 53, London School of Economics. Wodon, Q. and Cruces, G. (2003). Transient and chronic poverty in turbulent times: Argentina 1995-2002. Economic Bulletin, 9(3):1–12. Yaqub, S. (1999a). Born Poor, Stay Poor? A Literature Review. Technical report, Institute of Development Studies, University of Sussex. Yaqub, S. (1999b). Poverty Dynamics in Developing Countries: An Annotated Bibliography. Technical report, Institute of Development Studies, University of Sussex.

24

Cuadro 1: Distribuci´n de Encuestas Validas o Distribuci´n de Encuestas Validas o Regi´n o Urbanos Rurales Total III 197 84 281 VII 551 300 851 VIII 1332 395 1727 Metropolitana 1729 111 1840 Total 3809 890 4699

Cuadro 3: Tabla Ranking Correlaciones Toda la Muestra Deciles 1-9 Deciles 2-10 Decil 10 Decil 9 Decil 8 Decil 7 Decil 6 Decil 5 Decil 4 Decil 3 Decil 2 Decil 1 Mantiene en Decil 0.6382 0.5412 0.5983 0.4650 -0.0783 -0.0333 0.2304 0.0538 -0.1756 -0.1333 0.019 -0.0765 -0.0153 Decil (1996) 0.6382 0.5736 0.6002 0.187 0.1598 0.1392 0.0895 -0.0017 0.1531 0.1371 0.0526 -0.0411 0.1598 Decil (2001) 0.6382 0.5603 0.6186 0.3765 0.1197 0.0648 0.0775 -0.012 0.1329 -0.0073 0.2268 0.0304 0.0436

25

Cuadro 7: Cambio de Decil Cambio Decil -9 -8 -7 -6 -5 -4 -3 -2 -1 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 Total Porcentaje 0.33 0.17 0.58 1.1 2.31 4.02 6.07 8.49 14.25 23.7 15.1 12.25 5.22 3.54 1.61 0.64 0.32 0.28 0.01 100

Cuadro 8: Matriz de Transici´n entre Deciles o
Deciles 2001 5 6 6.08 5.53 14.78 13.35 10.77 12.62 11.73 11.23 5.4 3.95 9.54 4.22 7.36 8.03 10.48 15.22 13.56 12.68 8.76 8.46 5.5 9.44

Deciles 1996 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Total

1 35.22 16.12 18.74 10.33 6.17 4.75 3.31 2.14 1.1 3.37 10.14

2 24.18 29.18 18.32 13.29 7.83 10.07 4.02 1.59 0.94 0.56 11.01

3 16.77 20.87 15.83 12.3 8.69 9.62 7.58 5.53 3.78 2.78 10.38

4 8.91 14.77 14.06 14.29 14.81 11.06 8.06 5.63 4.98 2.32 9.91

7 1.91 3.04 3.76 10.07 20.97 12.15 21.32 14.48 8.48 5.14 10.15

8 0.42 1.32 4.25 10.34 9.28 15.8 13.44 20.31 24.45 4.13 10.41

9 2.22 1.22 0.62 3.02 4.74 7.39 14.95 16.48 21.78 16.63 8.9

10 0.08 0.57 1.6 2.52 1.51 2.98 2.91 13.83 20.64 55.64 10.12 100 100 100 100 100 100 100 100 100 100 100

26

Cuadro 10: Estad´ ısticos Descriptivos
´ Variables Composicion del Hogar Mean 48.33752 53.46442 0.8103186 0.7909668 0.832862 0.167138 0.4397619 0.7659552 2.627726 0.289558 0.3750834

Variable

Des. Est. 14.89836 14.46407 0.3921024 0.4066736 0.3731499 0.3731499 0.6572292 0.9202698 1.367137 0.5846118 0.2530387

Edad del Jefe de Hogar 1996 Edad del Jefe de Hogar 2001 Jefe de Hogar es Hombre 1996=1 Jefe de Hogar es Hombre 2001=1 Jefe de Hogar es Edad=< 65 = 1 Jefe de Hogar es Edad> 65 = 1 Numero de Personas Edad=< 5 1996 Numero de Personas 5 <Edad< 15 1996 Numero de Personas 15 =<Edad< 65 1996 Numero de Personas Edad=< 65 1996 Dependancy Ratio 1996

Cuadro 11: Pobreza Rural y Urbana
Variables Entorno del Hogar Variable Hogar rural =1 Hogar de la Tercera Regi´n =1 o Hogar de la S´ptima Regi´n =1 e o Hogar de la Octava Regi´n =1 o Hogar de la Regi´n Metropolitana =1 o No tiene Acceso Agua Potable el Hogar 1996 =1 No tiene Acceso Agua Potable el Hogar 2001 =1 No tiene Llave Agua* 1996 =1 No tiene Llave Agua* 2001 =1 No Dispone de Sistema de E.E.** 1996 =1 No Dispone de Sistema de E.E.** 2001 =1 No tiene Acceso a Luz El´ctrica el Hogar 1996 =1 e No tiene Acceso a Luz El´ctrica el Hogar 2001 =1 e *No tiene llave de agua dentro de la casa. **No Dispone de Sistema de Eliminaci´n de Excreta. o Mean 1230854 0.0312479 0.1132861 0.2941959 0.5612701 0.0893969 0.0533783 0.1577346 0.0755798 0.2496306 0.1644687 0.0361162 0.0181899 Des. Est. 0.32858 0.1740107 0.3169854 0.4557426 0.4962995 0.2853547 0.2248174 0.3645417 0.2643606 0.4328582 0.3707509 0.1866047 0.133656

27

Cuadro 12: Estad´ ısticos Descriptivos
Variables Capital Del Hogar Variable Capital Humano A˜os de Educaci´n Jefe Hogar 2001 n o A˜os de Educaci´n Jefe Hogar 1996 n o Jefe Hogar tiene Educaci´n B´sica =1 o a Jefe Hogar tiene Educaci´n Media =1 o Jefe Hogar tiene Educaci´n Universitaria =1 o Jefe Hogar tiene Educaci´n Tenica =1 o Cantidad de A˜os de Educaci´n del C´nyuge 1996 n o o Escolaridad Promedio del Hogar 1996 Escolaridad Promedio del Hogar 2001 Escolaridad Promedio de los Adultos del Hogar 1996 Capital F´ ısico Hogar tiene la Vivienda Pagada 1996 =1 Due˜o de Otra Vivienda 1996 =1 n Due˜o de Otra Vivienda 2001 =1 n Capital Social Jefe de Hogar No Busca Ayuda en Caso de Problema Econ´mico =1 o Mean 8.615784 9.05554 0.1991441 0.4254272 0.0591209 0.0260325 6.498021 7.405314 9.662531 6.098509 0.4952972 0.0530513 0.0792654 Des. Est. 4.38278 5.903275 0.3994118 0.4944759 0.2358834 0.1592539 5.086155 3.209639 3.235628 3.467739 0.5000461 0.2241664 0.2701895

0.2969589

0.4569806

Cuadro 13: Pobreza Rural y Urbana
Shocks Variable Cantidad Total de Problemas de Salud del Hogar 1996-2001 Problema de Salud del Jefe de Hogar =1 Mean 0.4205197 0.1810613 Des. Est. 0.6523551 0.3851215

Cuadro 14: Estad´ ısticos Descriptivos
Recibe Apoyo Variable Cantidad Total de Personas que Reciben Alimentos de Consultorios 1996 Cantidad Total de Personas que Reciben Colaci´n en Colegios 1996 o Mean 0.1480816 2.605595 Des. Est. 0.4009898 1.16507

28

Cuadro 15: Pobreza Rural y Urbana
Variables Calidad del Trabajo Mean 0.0324769 0.1740098 0.049148 0.0171905 0.0162103 0.1937621 0.3471174 0.254514 0.0417461

Variable Jefe Jefe Jefe Jefe Jefe Jefe Jefe Jefe Jefe

Des. Est. 0.1772871 0.3791697 0.2162065 0.1299983 0.1263008 0.3952986 0.4761184 0.4356471 0.2000357

Hogar Trabaja como Empleador 1996 hogar Trabaja Cuenta Particular 1996 Hogar Trabaja en el Sector P´blico 1996 u Hogar Trabaja como Nana 1996 Hogar Trabaja en el Sector F.F.A.A. 1996 Hogar Trabaja en Empresas Grande* 1996 Hogar Trabaja con Contrato Indefinido 1996 Hogar Trabaja pero No Cotiza 1996 hogar tiene Otra Ocupaci´n 1996 o

*M´s de cincuenta empleados. a

Cuadro 16: Pobreza Rural y Urbana
Quintil Jefe Hogar Hombre Jefe Hogar Mujer Total 1 79.82 20.18 20.05 2 82.98 17.02 20.05 3 79.69 20.31 19.99 4 75.89 24.11 19.95 5 78.38 21.62 19.96 Total 79.36 20.64 100.00

Cuadro 17: Pobreza Rural y Urbana
Urbano No Pobre Pobre Total 2,802 78.95 % 747.3 21.05 % 3,549.3 100 Rural 336.3 68.27 % 156.3 31.73 % 492.6 100 Total 3,138 77.64 % 903.6 22.36 % 4,042 100

Cuadro 18: Pobreza Rural y Urbana
Variable Hogares Rurales Hogares No Rurales Total de la Muestra Obs. 758 3284 4042 Ingreso Promedio 275459.4 587150.2 549158.3 Min 0 0 0 Max 8043657 1.51E+07 1.51E+07

29