HEPATITIS A

El virus de la hepatitis A (VHA) es uno de los virus conocidos más resistentes a la acción del calor, la desecación y los desinfectantes comunes. Se inactiva por calentamiento durante una hora 60º C y por el tratamiento con ácidos a pH de 3 o menos. El virus de la hepatitis A actualmente está clasificado como Picornavirus 72, miembro típico de la familia Picornaviridae. El virus de la hepatitis A se propaga a través de alimentos y agua contaminados por las heces de personas infectadas con el virus de la hepatitis A (VHA). El virus se transmite cuando las heces (defecación) de una persona infectada entran en contacto con los alimentos o el agua ingeridos por una persona propensa. También se transmite por estrecho contacto personal. Las personas más comúnmente infectadas en todo el mundo son niños. A pesar de la aparición de la vacuna contra la hepatitis A en 1995, el virus de la hepatitis A todavía es una de las enfermedades que se pueden evitar por vacunación, que se reporta con más frecuencia. Los niños desempeñan un papel importante en la propagación del VHA. Son los que tienen más probabilidades de contraer la infección y debido a que rara vez presentan síntomas, constituyen una silenciosa fuente de infección para otras personas. Cuando se presentan los síntomas, usualmente en adultos, aparecen de repente y pueden incluir fiebre, agotamiento, pérdida de apetito, náuseas y malestar estomacal, orina oscura e ictericia – coloración amarilla de la piel y los ojos. Los niños menores de 6 años por lo general no presentan síntomas. Como todos los tipos de virus de la hepatitis, el VHA causa una aguda inflamación del hígado. Si personas que ya padecen hepatitis crónica B o C u otras enfermedades hepáticas resultan infectadas con el VHA, corren el riesgo de un daño hepático acelerado debido al virus adicional que está infectando su inflamado y vulnerable hígado. De ahí la importancia de que todas las personas de por lo menos 2 años de edad con hepatitis crónica B o C sean vacunadas contra la hepatitis A.

Por lo general los niveles de ALT vuelven a la normalidad antes de que bajen los niveles de bilirrubina. Estas enzimas son liberadas cuando hay daño o muerte de las células hepáticas. En adultos y ancianos. Groenlandia y en el centro. África.Infección por VHA en todo el mundo Según la Organización Mundial de la Salud. se presentan marcados aumentos de las enzimas hepáticas (como la alanina aminotransferasa o ALT) en la sangre.5 millones al año aproximadamente. se calcula el número de casos clínicos de infección por VHA en 1. El oscurecimiento de la orina. este y sudeste de Asia. que varía de unos 15 a 50 días. Algunos epidemiólogos prevén para los países en desarrollo. El período de malestar agudo puede durar unos cuantos meses. En algunos casos. fosfatasa alcalina y bilirrubina en el torrente sanguíneo. Una persona que ha sido infectada con el VHA. En países con infección prolífica de niños. También puede haber un aumento de los niveles de aspartato aminotransferasa (AST). pero por lo general vuelven a la normalidad en el transcurso de un año. goza de inmunidad contra una nueva infección de por vida. las heces blanquecinas y la ictericia (coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos) son prueba de que hay problemas hepáticos. los pacientes – por lo general adultos – experimentan agotamiento. En niños en la primera infancia. el Cercano Oriente. la infección por VHA rara vez produce síntomas y solo es posible detectarla mediante pruebas de laboratorio. un porcentaje de infección aproximado de 100% en niños de 12 años y menores. con frecuencia la enfermedad es más grave. . Los porcentajes más elevados de infección por VHA se presentan en América Central y del Sur. Después de un período de incubación (el tiempo entre la infección y la aparición de los síntomas). Durante las fases agudas o sintomáticas de la hepatitis A. los niveles de ALT pueden permanecer anómalos durante varios meses. Cómo afecta el virus a las personas Los síntomas de la hepatitis A son parecidos a los de otras infecciones virales agudas del hígado. pérdida de apetito. la hepatitis A en adultos es prácticamente inexistente debido a la infección cuasi universal durante la niñez.4%. náuseas y malestar estomacal. pero rara vez es mortal. la mayoría en niños con un porcentaje fatal de menos del 0. en el ámbito mundial.

La transmisión podría ocurrir por beber agua o comer hielo o frutas no cocidas o vegetales cultivados o lavados con agua contaminada por materias fecales de personas infectadas. y con la posible excepción de personas infectadas cuyo sistema inmunitario está . Durante las primeras semanas de la infección se presenta un aumento significativo del nivel de anticuerpos específicos del VHA. En restaurantes y otras instituciones se presentan raros brotes epidémicos periódicos de hepatitis cuando un empleado que manipula o sirve alimentos está infectado y no se lava las manos como es debido. El virus no se transmite por contacto casual. la infección por VHA se diagnostica cuando se encuentran anticuerpos del VHA en la sangre. En las personas infectadas. íntimo. Los anticuerpos IgG persisten durante años en el organismo y confieren inmunidad de por vida contra futuras infecciones por VHA. como besarse o compartir utensilios. cuando la concentración del virus en las heces es la más elevada. se presenta aproximadamente una semana antes y una semana después de la aparición de síntomas o el aumento de las enzimas hepáticas. se excreta en la bilis y se elimina en las heces. el VHA se reproduce en el hígado. No obstante los bajos niveles de otro tipo de anticuerpo del VHA. En consecuencia. Se sabe que el VHA se transmite entre drogadictos que se inyectan drogas ilegales. la concentración de las IgM en la sangre disminuye en un período de seis meses. La presencia de anticuerpos de IgM en la sangre indica una infección actual o muy reciente. Después de la aparición inicial de una infección por VHA. Aunque es poco común. también se puede propagar por transfusiones de sangre. La eliminación fecal del VHA por lo general dura solo unas cuantas semanas. como en las relaciones sexuales. Esos anticuerpos IgM del VHA son necesarios para diagnosticar la fase aguda de la infección por VHA. las personas que pueden transmitir la enfermedad a menudo no saben todavía que ellas mismas están infectadas.Por lo general. usualmente en un lapso de seis meses. La inutilidad pico. Los anticuerpos IgM (inmunoglobulina Clase M) están presentes e indican una infección aguda por VHA. El VHA se acumula en altas concentraciones en los mariscos crudos o no cocidos como las ostras. ¿Cómo se propaga el virus? El VHA se transmite cuando una persona ingiere el virus. almejas y mejillones que absorben el virus en los ambientes marinos contaminados por aguas residuales. También se propaga por estrecho contacto. el anticuerpo IgG (inmunoglobulina Clase G) también está presente.

las mejoras a corto plazo son difíciles. Todos los medicamentos que son tóxicos para el hígado. Tratamiento de la hepatitis A Actualmente no hay tratamiento específico para las personas que padecen hepatitis A. se deben evitar hasta después de que haya pasado la enfermedad. Debido a que muchos niños padecen infecciones no reconocidas. Para evitar la infección por VHA El mejoramiento de las condiciones sanitarias y la higiene personal reducen la propagación del VHA. Sin embargo. incluido el alcohol. dadas las circunstancias bajo las cuales estas infecciones se presentan con más frecuencia en todo el mundo. La profilaxis inmunitaria pasiva mediante la inyección de inmunoglobulina preparada comercialmente contra la infección por VHA es costosa y de corta vida. se ha desarrollado una vacuna contra la hepatitis A. jamás se ha reportado la excreción crónica de este virus. puesto que hay un porcentaje más alto de hepatitis fulminante (rápida aparición de . No obstante. No está aprobado el uso de la vacuna de la hepatitis A en un caso después de exposición. desempeñan un papel muy importante en la transmisión del VHA. Los pacientes gravemente enfermos son hospitalizados para recibir un tratamiento sintomático y asegurar que tengan una dieta adecuada y descanso. la inmunoglobulina se debe administrar dentro de las dos semanas siguientes a haber estado expuesta al virus. hasta varios meses después de la aparición de la enfermedad clínica. en los últimos años.comprometido por alguna otra infección. Para máxima protección cuando una persona ha estado expuesta al VHA. Estudios de adultos sin fuentes de infección identificadas descubrieron que un 50 de las personas infectadas tenía contacto en su casa con niños en la primera infancia que habían estado infectados con el VHA. Los niños y los lactantes pueden eliminar el virus a través de sus heces durante períodos más largos que los adultos. en especial donde hay pobreza extrema y mala calidad de las fuentes de agua potable y el tratamiento de aguas residuales. que representa la manera más eficiente de obtener protección a largo plazo contra la hepatitis A en todo el mundo. Se debe vacunar a los adultos y niños de 2 años de edad y mayores con enfermedad hepática crónica que nunca hayan padecido hepatitis A.

Se debe asignar la prioridad más alta a la vacunación de los niños antes de su ingreso a la escuela. . Los niños que viven en comunidades con porcentajes de infección por VHA que se han elevado en forma sistemática (norteamericanos nativos y nativos de Alaska) se deberían vacunar periódicamente empezando a los 2 años de edad. Entre esas poblaciones por lo general se encuentran los porcentajes más elevados de infección por VHA. seguida de la vacunación de niños mayores que a la fecha no hayan sido vacunados. Para una prevención efectiva de las epidemias de hepatitis A en estas comunidades.falla hepática. La inmunoglobulina se recomienda a viajeros menores de 2 años porque en la actualidad la vacuna no tiene la licencia para uso en personas de este grupo de edad. Los programas recientes de vacunación adelantados entre esa población han reducido en forma dramática la incidencia de la infección por VHA. que a menudo conduce a la muerte) entre personas con enfermedad hepática crónica que están infectadas por el VHA. Aún no se ha determinado la inocuidad de la vacuna durante el embarazo. en ambientes urbanos y rurales. se recomienda la vacunación de los niños mayores dentro de los cinco años siguientes a haber iniciado sus programas de vacunación infantil periódica.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful