You are on page 1of 3

LA FALACIA NATURALISTA

G. E. Moore

PRESENTACIÓN
El siguiente trabajo se ubica en el capítulo III "El Hedonismo", del libro de G. E. Moore,
Principia Ethica. Pero se enfoca principalmente a las pruebas que Moore aporta, para
refutar la concepción de Bien que John Stuart Mill parece exponer en su obra: El
Utilitarismo.
Los primeros apartados se destinan a la exposición del objeto de la ética para Moore, y
del concepto "falacia naturalista", con el fin de comprender mejor la estrategia de
refutación empleada por Moore. Después se pasa a la argumentación de Mill -en voz de
Moore-, y al seguimiento de los argumentos.
Una vez que se ha terminado con esta parte, hay un ejercicio reflexivo en torno a su
método y algunas de las preguntas que éste genera, al aplicársele a Mill.

EL OBJETO DE LA ÉTICA
Moore parte del esclarecimiento del objeto de la ética estableciendo que será "la
investigación general de qué sea bueno". A partir de que sabe lo que va a investigar,
Moore se ocupa de averiguar qué es "bueno", recurriendo para ello a los usos que se
hacen de la palabra, pero distinguiendo al final que una definición corresponde sólo a la
ética.
Se llega a las preguntas ¿qué es bueno? y ¿cuál es su definición? A las que Moore
contesta que bueno es bueno y es indefinible. La razón de esas respuestas es que
"bueno" es una noción simple, así como lo es "amarillo"; que, en la misma manera en
que no se puede explicar a nadie, por los medios y formas que sean, qué es lo amarillo si
no se lo conoce, tampoco se le puede explicar qué es lo bueno...Busco definiciones que
describan la naturaleza real del objeto o noción denotado por una palabra, y que no nos
diga simplemente qué es lo que usualmente significa la palabra".
La distinción que incorpora el autor entre "bueno" (el adjetivo) y "lo bueno" (el sustantivo
al que se le aplica "bueno"), le conduce a afirmar que "bueno" es indefinible, pero "lo
bueno" si es definible.
La indefinición de "bueno" se basa en que es un término simple, sin partes, y para Moore
sólo los términos complejos son susceptibles de definición, pues "el más importante
sentido de "definición" es aquel en que una definición establece cuáles son las partes de
que invariablemente se compone un cierto todo".

LA FALACIA NATURALISTA
La falacia naturalista se comete a partir de las propiedades que las cosas buenas
pueden tener, así, "un enorme número de filósofos ha pensado que, cuando nombran
esas otras propiedades, están definiendo "bueno" realmente, y que no son, de hecho,
"otras" sino absoluta y enteramente iguales a la bondad".
Gracias a la enunciación de la falacia naturalista, Moore clasifica a las doctrinas éticas en
Naturalistas y Metafísicas. La clasificación se da de acuerdo a la falacia naturalista, pues
cuando "pensamos esto es bueno, estamos pensando en que la cosa de que se trata

1
mantiene una relación definida con alguna otra". Si esta otra cosa es un objeto natural
(objeto de la experiencia) estamos frente a un caso de ética naturalista, pero si es un
objeto cuya existencia es colocada en un mundo real suprasensible; tenemos una ética
metafísica.
La teoría ética de Stuart Mill, pertenece a las éticas naturalistas por la definición de
"bueno" que ofrece, pero también se encuentra dentro del conjunto de teorías
hedonistas, porque sostiene que el placer es lo único bueno.

ARGUMENTOS
Aunque la obra de John Stuart Mill ofrece más alternativas para la comprensión de su
doctrina ética, Moore centra su refutación en algunos pasajes del libro El Utilitarismo.
Encuadrándolo antes, dentro de la corriente hedonista, de la que dice: "los hedonistas,
pues, sostienen que todas las cosas, excepto el placer...son sólo buenas como medios
para el placer o en razón de él, nunca en razón de ellas o como fines en sí".
Es importante destacar que el ataque de Moore no se da al hedonismo en general, ni a
sus recomendaciones de conducta -que parece compartir-, sino que critica únicamente
sus razonamientos.
En voz de Moore, Mill afirma: "El placer y la liberación del dolor son las únicas cosas
deseables como fines...Pensar que un objeto es deseable (por lo menos respecto a sus
consecuencias) y pensar que es placentero, son una misma cosa".
Más adelante se afirma que "la felicidad es deseable, y la única cosa deseable, como fin;
todas las demás lo son sólo como medios para alcanzar un fin".
Afirmación que para Moore se encuentra sustentada en el siguiente pasaje:
"Las cuestiones acerca de los fines son, en otras palabras, cuestiones acerca de qué
cosas son deseables. La doctrina utilitarista establece que la felicidad es deseable -la
única cosa deseable- como fin, todas las demás lo son sólo como medios para alcanzar
un fin[...] La única prueba que puede darse de la visibilidad de una cosa es que la gente
la vea realmente. La única prueba de que un sonido es audible es que la gente lo oiga, y
así ocurre con las otras fuentes de nuestra experiencia. De igual manera, reconozco que
la única evidencia que es posible ofrecer de que algo es deseable, es que la gente lo
desee realmente. Si el fin que la doctrina utilitarista propone no fuera, en teoría y
práctica, reconocido como fin, nada podría convencer a una persona de que lo es. No
puede ofrecerse razón alguna de que la felicidad general sea deseable, excepto que
cada persona desea, hasta el punto en que cree alcanzable, su propia felicidad. Sin
embargo, siendo así, tenemos no sólo toda la prueba que admite, sino toda la prueba
que puede requerir la hipótesis de que la felicidad es buena, de que la felicidad de una
persona es buena para esta persona, y que la felicidad general, por consiguiente, es
buena para el conjunto de todas las personas. La felicidad ha mostrado ser
legítimamente, uno de los fines de la conducta y, consecuentemente, uno de los criterios
de la moralidad".
Otro argumento que Moore se encarga de cuestionar es el del llamado "hedonismo
psicológico", donde el placer se convierte en el objeto de todos los deseos. Y que se
asume por Mill al admitir que la gente puede desear otra cosa aparte del placer, pero que
todas esas cosas sólo serán deseadas en virtud de que generan placer o ausencia de
dolor.

2
BIBLIOGRAFÍA
FERRATER, Mora José 1979 Diccionario de Filosofía, 4 Vols. Alianza Editorial, Madrid.
MOORE, G. E. 1997 Principia Ethica, Universidad Nacional Autónoma de México,
México.
STUART, Mill J. 1974 El Utilitarismo, Aguilar, Argentina