You are on page 1of 6

“ANHIDRASA CARBONICA Y ACIDEZ

TITULABLE”

Bioquímica – Deshidratación Biolog.

Elaborado por:
Departamento Ciencias Fisiológicas.

Dr. José J. Marte


Septiembre 2004

Santiago, Rep. Dominicana


Área Ciencias Fisiológicas.
Departamento de Medicina. PUCMM
1. INTRODUCCION

1.1 Sistemas Buffers (Amortiguadores)

Un BUFFER es un sistema formado por un ácido débil y una sal fuerte de dicho
ácido, que funciona como base. En los líquidos corporales, tanto extra como
intracelulares, existen buffers cuya misión es amortiguar, es decir, disminuir los
cambios de acidez de una solución cuando a ésta se le añade un ácido o un álcali y
conseguir, por lo tanto, que el pH de la solución cambie lo menos posible; su efecto
es prácticamente inmediato. Lo ideal es que un buffer tenga la misma cantidad de sus
dos componentes (ácido y base), para amortiguar tanto un ácido como una base.

Los buffers del compartimento extracelular son los siguientes:


a) Bicarbonato/CO2, en el plasma y líquido intersticial.
b) Hemoglobina, en los hematíes.
c) Proteínas plasmáticas.
d) Fosfato disódico/fosfato monosódico, en plasma, hematies y líquido intersticial.

En condiciones normales, el sistema bicarbonato/CO2 representa el 75% de la


capacidad buffer total

Los buffers del compartimento intracelular son cuantitativamente más importantes, pero no
bien conocidos. Aparte del sistema de la hemoglobina, los más importantes son el
del fosfato disódico/fosfato monosódico y el de las proteínas intracelulares
(imidazol). Los H+ penetran en las células intercambiándose por Na+, K+ y lactato,
y son neutralizados por ellos; este proceso tarda de 2 a 4 horas.

2. ANHIDRASA CARBONICA

2.1 Estructura

La anhidrasa carbónica es una proteína monomérica de 30,000 D de peso molecular


cuya síntesis es comandada por el cromosoma 17 (17q21). En los seres humanos,
como sabemos, pertenece al tipo de eucariótico de anhidrasa lo que la difiere de su
contraparte procariótico por su estructura lineal, aunque ambas constan
aproximadamente de 328 aminoácidos. Su centro de actividad (sitio activo) necesita
de zinc para su óptima actividad, lo que la convierte entonces en una metaloenzima.
Su actividad radica en la función de carbonato deshidratasa la cual le confiere su
actividad de biológica sobre los compuestos de un solo carbón (ej. ácido carbónico) y
el desarrollo del cerebro. Su ubicación citoplasmática se encuentra no completamente
esclarecida
2.2 Actividad Biológica

Como ya se ha comentado, esta enzima interviene en el metabolismo del ácido


carbónico y del dióxido de carbono, donde encontramos sitios claves para esta
actividad, la sangre y el sistema de túbulos renasles (principalmente borde en cepillo
del TCP), con esto creando un efecto de amortiguación o buffer sobre el líquido
donde se encuentre y sobre todo para el transporte del CO2 a nivel sanguíneo. Esta
proteína con actividad enzimática hidrata el anhídrido carbónico produciendo un
protón y un anión bicarbonato de manera reversible. Es particularmente abundante
en los eritrocitos. Los inhibidores de la anhidrasa carbónica se utilizan como
diuréticos y para el tratamiento del glaucoma. La deficiencia en anhidrasa carbónica
produce el síndrome de osteopetrosis tubular con acidosis

Los hidrogeniones (H+) por su mayor parte, pasar al hematíe, una vez dentro del
mismo, una parte se disuelve, otra se hidrata a bicarbonato, ya que en el hematíe hay
abundante anhidrasa carbónica, y otra parte se une a la Hb formando compuestos
carbamino. El H2CO3 formado se disocia en HCO3- y H+; la unión del CO2 a la Hb
libera también un H+. Estos H+ han de ser neutralizados para evitar el descenso de
pH.

Tanto los fosfatos intraeritrocíticos como sobre todo la hemoglobina pueden aceptar
la mayor parte de estos H+. Cuando la Hb se desoxigena, cada gramo puede aceptar
0.043 mmol de H+, y por cada mmol de Hb que se desoxigena se cede a los tejidos 1
mmol de O2. Como el cociente respiratorio normal es de 0.8, se genera
metabólicamente 0.8 mmol de CO2, que al hidratarse dentro del hematíe mediante la
anhidrasa carbónica, producen 0.8 mmol de HCO3- y 0.8 mmol de H+; como se ha
comentado, cuando 1 mmol de Hb (16.1 g) se desoxigena, puede aceptar 0.053 x
16.1 = 0.7 mmol de H+ sin que cambie el pH. Es decir que 0.7 mmol de los H+
producidos al hidratarse el CO2 dentro del hematíe pueden ser aceptados por la Hb
desoxigenada y solo 0.1 mmol de H+ por cada mmol de Hb (alrededor de 4 mmol/l)
deben ser amortiguados por los otros buffers. Por esta razón, la sangre venosa es
solo ligeramente más ácida (0.04 U pH en condiciones normales) que la arterial.
La producción continua de bicarbonato dentro del hematíe hace que su
concentración aumente progresivamente; al alcanzar cierto nivel sale al plasma,
intercambiándose por el Cl- y agua (efecto Hamburger), por lo tanto parte del CO2 se
transporta en la sangre venosa en forma de bicarbonato plasmático, por esta razón el
bicarbonato de la sangre venosa es ligeramente más alto (alrededor de 1 mEq/l) que
el de la sangre arterial.

En el pulmón aumenta la PCO2 del eritrocito, difunde CO2 hacia el plasma,


aumentando la pCO2 , debido a su gran capacidad de difusión, el CO2 atraviesa la
membrana alvéolo - capilar y se elimina con el aire espirado.

La ventilación alveolar está exactamente regulada para que la pCO2 alveolar y en


consecuencia la arterial, para que se mantenga en unos 40 mmHg; si la pCO2 arterial
aumenta de esta cifra aumenta la ventilación alveolar y por lo tanto la eliminación de
CO2, y al contrario.
Luego de lo revisado anteriormente, la reacción que cataliza la anhidrasa carbónica,
de manera reversible, se resume en el siguiente esquema:

Los efectos apreciados de la anhidrasa carbónica entonces van dirigidos en sangre a:


1) facilitar el transporte de dióxido de carbono; 2) amortiguar el pH; y 3) facilitar el
depósito de oxígeno en los tejidos periféricos y la captación del mismo a nivel
pulmonar. Estos efectos se pueden apreciar de mejor manera en el siguiente
esquema:

O2

O2
O2

3. ACIDEZ TITULABLE

3.1 Introducción

Como sabemos, la regulación de los hidrogeniones es similar, en cierta forma, a la


regulación de los demás iones del organismo y tal como sucede con ellos el riñón
juega un papel importante en la regulación de su eliminación, de esta manera ayuda a
la regulación del equilibrio ácido-base produciendo una orina ácida o alcalina de
acuerdo a la condición (pH) existente en el organismo en un momento dado. Esto va
regulado íntimamente la producción diaria de bases (HCO3-) y la producción de
ácidos no volátiles (los volátiles se eliminan por vía pulmonar principalmente) donde
el organismo en condiciones normales produce aproximadamente 80mEq diarios los
cuales proceden principalmente del catabolismo proteico.

En condiciones normales existe una excreción diaria de estos elemento haciendo que
sea posible cuantificar, sobre todo, la excreción de ácidos a nivel renal, conociendo
esto como acidez titulable en orina.

Este procedimiento es útil para el estudio de la actividad secretora de hidrogeniones


por el túbulo distal. Por lo tanto valora la función secretora del túbulo distal en
nefrona.

3.2 Cuanttificación De La Excreción Ácido-Base Renal

3.2.1 Excreción De Bicarbonato:

Se calcula en función a la diuresis multiplicada por la concentración urinaria


de bicarbonato (D o tasa de flujo urinario x U[HCO3-]). Este número indica
la rapidez con que los riñones eliminan el bicarbonato de la sangre, que es la
misma con que se añaden iones hidrógeno a la sangre. En el caso de una
alcalosis, la pérdida de bicarbonato (adición de hidrogeniones) ayuda a la
recuperación del pH sanguíneo.

3.2.2 Excreción de iones hidrógeno

La cantidad de bicarbonato nuevo añadido a la sangre es igual a la


cantidad de hidrogeniones excretados por el riñón que acaban
amortiguados por sistemas distintos al bicarbonato, como lo es el sistema
del ión amonio (NH4+) y el fosfato. Por tanto, la cantidad de bicarbonato
añadido a la sangre (y de hidrogeniones excretados a través de NH4+) se
calculapor la siguiente fórmula: D x U[NH4+]. El resto del amortiguador
distinto al bicarbonato y el amonio se mide determinando la acidez
titulabe. Denota la cantidad de álcali requerido en la titulación de la orina
ácida para alcanzar el pH plasmático.

Si se recoge la orina durante un lapso determinado y se titula con un álcali


(base fuerte), a partir de su pH inicial hasta alcanzar el pH sanguíneo, la
cantidad de álcali añadido equivale a la acidez titulable urinaria, que se expresa
como una cantidad determinada de miliequivalentes de hidrógeno excretado
en el mismo tiempo. En condiciones fisiológicas la acidez titulable urinaria se
debe en gran parte a los fosfatos y otros amortiguadores orgánicos. Los
fosfatos en el plasma se encuentran en su mayor parte el estado dibásico
(Na2HPO4), se transforman en el túbulo distal en fosfato ácido monosodico,
dentro de la célula, por acción de la anhidrasa carbónica a expensas del CO2 y
H2O. El ácido carbónico se disocia en ión bicarbonato (CO3-) e H+.

El ión atraviesa la membrana celular y llega a la luz tubular donde reemplaza


a un catión de fosfato dibásico, transformándolo en fosfato ácido
monosodico. El catión sodio liberado pasa a la célula y se une al anión del
ácido carbónico para formar bicarbonato que pasa a la sangre, mientras que
el fosfato ácido monosódico es elimina por la orina.

La excreción de acidez titulable es una aproximación a la cantidad de HCO3-


regenerado como resultado de una reducción del pH urinario por debajo del
plasmático.

Entonces, luego de lo revisado anteriormente, se puede determinar la


excreción neta de ácidos por los riñones revisando la siguiente fórmula:

Excr. neta= (excreción NH4+) + ácido titulable – excreción HCO3-

Para mantener el equilibrio ácido-base, la excreción neta de ácido debe ser


igual a la producción de ácidos no volátiles por el organismo. Además, la
excreción neta es también igual a la adición neta de bicarbonato a la sangre,
por tanto en una condición donde haya una excreción elevada de NH4+ y de
ácido titulable, se produce una adición de bicarbonato a la sangre. En el caso
de la aparición de una alcalosis, la excreción neta de ácidos llega a ser un
valor negativo, esto significa que existe un pérdida neta de bicarbonato a
partir de la sangre (lo mismo que añadir hidrogeniones a la sangre), mientras
que los riñones no generan nuevo bicarbonato.