Serie Documentos de Trabajo Proyecto Incentivos a la Conservación Fondo Patrimonio Natural Documento de Trabajo No.

2

Región de la Orinoquia. Ma. Teresa Palacios. Archivo Fondo Patrimonio Natural.

Elementos para la planificación productiva en la Orinoquia con enfoque ecosistémico: énfasis en la Altillanura

Serie Documentos de Trabajo Proyecto Incentivos a la Conservación Fondo Patrimonio Natural No. 2 Elementos para la planificación productiva en la Orinoquia con enfoque ecosistémico: énfasis en la Altillanura

Elaborado por:

María Teresa Palacios Lozano Consultora asuntos intersectoriales y ordenamiento territorial del Proyecto Incentivos a la Conservación

Serie Documentos de Trabajo del Proyecto Incentivos a la Conservación. Documento de Trabajo No. 2 Abril 2011

Cítese como:
PALACIOS LOZANO, María Teresa. Elementos para la planificación productiva en la Orinoquia con enfoque ecosistémico: énfasis en la Altillanura. Serie Documentos de Trabajo, Proyecto Incentivos a la Conservación. Fondo Patrimonio Natural. Documento de Trabajo No. 2. Abril 2011.

1

Serie Documentos de Trabajo Proyecto Incentivos a la Conservación Fondo Patrimonio Natural No. 2

Tabla de contenido
Introducción .................................................................................................................................... 3 Visiones y preocupaciones .............................................................................................................. 4 Derroteros marcados desde la política del ordena nacional, regional y local ................................ 6 La aptitud de la región: base para la definición de programas de desarrollo rural ........................ 8 Instrumentos y herramientas disponibles para la toma de decisiones .......................................... 9 Propuesta para el fortalecimiento de los procesos de toma de decisiones ................................. 13

2

Serie Documentos de Trabajo Proyecto Incentivos a la Conservación Fondo Patrimonio Natural No. 2

Introducción
En desarrollo de su misión institucional, el Fondo Patrimonio Natural ejecuta el Proyecto Incentivos a la conservación financiado por la Embajada del Reino de los Países Bajos. Uno de los propósitos de esta iniciativa es contribuir a la estrategia de sostenibilidad financiera del Sistema Nacional de Áreas Protegidas –SINAP-, mediante el diseño y desarrollo de instrumentos económicos y financieros tales como incentivos y compensaciones por servicios ambientales. La aplicación sostenida de estos instrumentos en el país requiere de la generación de condiciones políticas, institucionales, técnicas y financieras que den continuidad y viabilidad a su desarrollo. Entre estos aspectos cabe destacar la necesidad de que diversos sectores del país se vinculen a su financiación, entendiendo que gran parte de los bienes y servicios ambientales que proveen las áreas estratégicas para la conservación son fundamentales como insumos básicos de las actividades productivas de sectores diferentes al ambiental. En el marco de lo anterior, se viene trabajando en el diseño de propuestas técnicas que aporten a la definición de políticas e instrumentos ambientales y sectoriales, incluyendo los económicos y financieros, con miras a que estos consideren e incorporen medidas que favorezcan la conservación y la provisión de los servicios ambientales. Como parte de dicho trabajo, Fondo Patrimonio Natural en alianza con WWF, han iniciado una labor de gestión conjunta en temas sectoriales identificados como prioritarios, analizando y precisando los factores de conflicto intersectorial en torno al manejo del territorio y las vías para llegar a acuerdos, que no sólo reduzcan o eliminen tales conflictos, sino que abran mayores oportunidades para la cooperación intersectorial. Tal es el caso de la Orinoquía colombiana, región considerada como una de las últimas “áreas silvestres” o “regiones vírgenes” del planeta, con una riqueza en biodiversidad conocida de 644 especies de aves, 41 anfibios, 101 mamíferos, 119 reptiles, y 3159 especies de plantas1. A la vez, esta región es considerada en la actualidad el escenario ideal para propiciar importantes desarrollos desde los sectores productivos y extractivos de la economía nacional. Es así que están en primera página los debates frente a los actuales y futuros procesos de transformación y las implicaciones socio ambientales de los mismos, que han evidenciado las visiones contrastantes de los actores locales, regionales y del orden nacional. Esta situación ha motivado el avance en la generación de conocimiento y la puesta a disposición de información para propiciar procesos de toma de decisiones soportados en un enfoque o visión integral de desarrollo para esta región. Con el objeto de aportar a la planificación productiva agropecuaria en la Orinoquia con enfoque ecosistémico, con énfasis en la Altillanura, el presente documento propone un conjunto de acciones para que los programas, planes y proyectos productivos previstos desde el sector agropecuario y rural para esta región, se realicen con base en instrumentos y herramientas de
1

www.humboldt.org.co/iavh/.../128-biodiversidad-en-general

3

Serie Documentos de Trabajo Proyecto Incentivos a la Conservación Fondo Patrimonio Natural No. 2 planificación que incorporan el enfoque ecosistémico, entendiendo dentro del mismo, la necesidad de responder a las dinámicas propias de los socio-ecosistemas, garantizando la conservación y transformación sostenible de los mismos.

Partiendo del conocimiento y la información disponible sobre su oferta ambiental, este documento recoge brevemente los derroteros de la política a partir de la cual, identificar oportunidades o riesgos para una planificación ambiental productiva y sostenible. Con esto se espera aportar al fortalecimiento de los procesos de toma de decisiones que consideren la conservación de las áreas de alto valor en biodiversidad, el conocimiento de la oferta ambiental y los desarrollos tecnológicos disponibles, para definir los modelos productivos con incorporación de consideraciones ecosistémicas, tanto en el enfoque tradicional de las economías campesinas como en los modelos de producción intensiva que acompañen la política agraria para la Orinoquia y en especial para la Altillanura. Esta planificación deberá tener en cuenta las altas limitaciones productivas de la región las cuales implicarán, en cualquiera de los modelos, altas inversiones económicas, por lo cual el gobierno tendría que implementar decididamente instrumentos económicos de fomento para beneficiar a las familias campesinas durante los años improductivos de construcción de suelos, de lo contrario, podría la política constituirse en un nuevo incentivo perverso que pondría en riesgo no sólo la conservación de los ecosistemas que alberga, como por ejemplo los impactos sobre los bosques de galería y otras áreas boscosas, sino la estabilidad social y productiva objeto de la política de prosperidad para todos fijada en el Plan Nacional de Desarrollo 2010 - 2014.

Visiones y preocupaciones
Como se menciona en el documento La Mejor Orinoquia que Podemos Construir - Elementos para la Sostenibilidad Ambiental del Desarrollo2, la región “atraviesa un proceso de transformación económica, social y ecológica sin precedentes. El grado de incertidumbre sobre el resultado de este proceso de transformación es muy amplio. Esto como consecuencia de la carencia de suficiente información y conocimiento sobre el funcionamiento de sus sistemas ecológicos y sociales en escenarios de cambio global, por la debilidad institucional y por la falta de un acuerdo social sobre lo que debe ser el futuro de la región” (Rodriguez_Becerra et al, 2009). Las diversas visiones que se presentan en dicho documento reflejan los planteamientos desde el Estado, desde los actores de desarrollo económico, dentro de los cuales, actores del sector agropecuario (palmeros, arroceros, y ganaderos) y del sector minero energético (petroleros), los cuales a su vez se contrarrestan con las consideraciones expresadas desde el denominado sector de los conservacionistas. Si bien el ejercicio habla de una visión integradora, ésta en realidad resalta la posición frecuente y dominante de “la cuenca como espacio de oportunidades

2

iniciativa de la Corporación Autónoma Regional la Orinoquia - Corporinoquia para propiciar y estimular un diálogo social sobre el presente y futuro de la Orinoquia colombiana.

4

Serie Documentos de Trabajo Proyecto Incentivos a la Conservación Fondo Patrimonio Natural No. 2 económicas, donde en los nuevos procesos de desarrollo no siempre se están tomando las medidas necesarias para construir procesos de desarrollo regional, ecológicamente viables y sostenibles, que sean, además, incluyentes y equitativos”. Las preocupaciones en torno a procesos ligados a la transformación de hábitats y ecosistemas, se confirman en estudios que estiman que la ampliación de la frontera agrícola, por ejemplo en cuanto se atribuye al sector palmero, ha implicado la afectación de entre un 17% y 25% de ecosistemas naturales. Según Rodríguez & Van Hoof, (2004), históricamente el 82,5% de las áreas en palma de aceite, estaban dedicadas precedentemente a la ganadería o a la agricultura mientras que un 17,5% eran ecosistemas naturales que fueron transformados para la implementación de nuevas plantaciones. Así mismo, de acuerdo con WWF (2007), en el departamento del Meta se plantaron en dicha fecha 14.608 ha. de palma de aceite. Esta cifra contrarrestada con las coberturas vegetales presentes en el mapa de Ecosistemas de la Cuenca del Orinoco colombiano del 2001 (IAvH, 2004) indica que aproximadamente el 24,8% (3.626 ha.) de las hectáreas nuevas correspondían a ecosistemas de bosques naturales, cuerpos de agua y sabanas de piedemonte y el 75,2% restante (10.982,5 ha.) eran cultivos transitorios, pastos y áreas intervenida en el año 2001” (MAVDT, Palacios. et al., 2007), lo que denota que la expansión de las plantaciones sin una adecuada planificación con consideraciones ecosistémicas tiene un impacto aún significativo sobre la biodiversidad ecosistémica y la consecuente disminución en la provisión de servicios ambientales. Si bien, la expansión reciente de la palma en la Orinoquía ha implicado el desplazamiento del arroz, de acuerdo con Baptiste et al (2003)3, ha sido también histórica la “preocupación por el impacto ambiental y especialmente, sobre la biodiversidad, que conlleva la forma productiva y el procesamiento actual del arroz. Los efectos del sistema productivo se hallan concentrados en la destrucción de ecosistemas silvestres estratégicos, modificaciones al régimen hídrico regional, contaminación aérea y acuática de gran impacto por la fumigación aérea y finalmente, acumulación de cascarilla derivada de la trilla del cereal”. Adicionalmente, “el incremento de los costos de establecimiento y manejo del cultivo de arroz en el departamento del Meta ha determinado la migración creciente de los productores hacia la frontera agrícola, representada en este caso por los complejos de humedales de los departamentos de Casanare y Arauca, de altísimo valor ecológico”. Procesos similares han ocurrido con la producción de maíz tecnificado y recientemente con la caña de azúcar ante la expectativa de producción de etanol en la región. En áreas como la altillanura colombiana, la crítica a los sistemas agrícolas basados en el monocultivo y la ganadería extensiva, se sustentan en es su impacto negativo sobre la base de los

3

Baptiste L.G., Ocampo A., Santana E., 2003. Biodiversidad y desarrollo en ecorregiones estratégicas de Colombia: Orinoquia - componente de sistemas de producción. propuesta para el fortalecimiento del proceso de construcción de una agenda de producción sostenible en el piedemonte llanero: arroz, palma y ganadería - Pontificia Universidad Javeriana. Universidad de los Llanos. Julio 2003

5

Serie Documentos de Trabajo Proyecto Incentivos a la Conservación Fondo Patrimonio Natural No. 2 recursos de tierra, que resulta en el abandono de áreas degradas y en la creciente ocupación de otras nuevas, colocando gran presión sobre los ecosistemas más frágiles (Rivas et al, 2004)4. De allí, la urgente necesidad de tomar mano de los instrumentos y herramientas disponibles para la definición de los modelos productivos que permitan incorporación de consideraciones ecosistémicas, tanto en el enfoque tradicional de las economías campesinas como en los modelos de producción intensiva para la Orinoquia y en especial para la Altillanura.

Derroteros marcados desde la política del ordena nacional, regional y local
Las Bases del PND plantean abordar la política nacional en un Enfoque del desarrollo regional, respondiendo a la “la necesidad de definir programas que se adapten a las potencialidades y los requerimientos de cada región (…) acordes con sus características y capacidades de (…) teniendo en cuenta las particularidades de sus diversos grupos poblacionales ”, buscando reducir “los desequilibrios sociales, mejorando la calidad de vida de la población, y movilizar las capacidades de desarrollo endógeno, aprovechando los efectos de vecindad y sus externalidades positivas para alcanzar mayor crecimiento y competitividad regional”. En tal sentido propone para la Orinoquia, “Consolidar nuevas perspectivas de desarrollo para la región como frontera de desarrollo y potencia de recursos naturales y biodiversidad” y megaproyectos como el “Aprovechamiento productivo, integración y desarrollo de la Orinoquía (Altillanura)”. Se menciona en las BPND dentro de los ejes de integración y desarrollo potenciales para la conformación de Áreas de Desarrollo Territorial, constituir áreas de desarrollo alrededor del eje Bogotá ‐ Villavicencio (Principal centro regional de la Orinoquia colombiana) considerando tres ejes: Villavicencio ‐ Yopal ‐ Arauca; Villavicencio ‐ Puerto López ‐ Puerto Gaitán ‐ Puerto Carreño y, Villavicencio ‐ San José de Guaviare. El eje de integración Villavicencio ‐ Puerto Gaitán ‐ Río Meta ‐ Río Orinoco permitiría articular los flujos económicos de Venezuela y Colombia y facilitará el acceso a la Cuenca del Pacífico, por Buenaventura. Este eje además es importante porque posibilita crear las condiciones necesarias, desde el punto de vista de las infraestructuras, comunicaciones, acceso a tecnologías y manejo ambiental sostenible, para aprovechar los potenciales económicos de la Altillanura. Así mismo, en el eje Bogotá ‐ Villavicencio ‐ Arauca, en el trayecto Yopal ‐ Villavicencio, menciona que está surgiendo una red de ciudades menores con funciones urbanas de apoyo al desarrollo rural y regional. Este eje económico está sustentado por una base económica petrolera y por el surgimiento de emprendimientos agroindustriales y pecuarios que están creando condiciones para el desarrollo local y la competitividad. De igual manera menciona que la articulación entre Meta y Guaviare se proyecta a través del eje de integración Bogotá ‐ Villavicencio ‐ San José de Guaviare. Este eje tiene potencial para la formación de encadenamientos productivos agroindustriales y de
4

Rivas L., Hoyos P., Amézquita E y Molina D.L. 2004, Manejo y uso de los suelos de la Altillanura colombiana. Análisis económico de una estrategia para su conservación y mejoramiento: construcción de la capa arable. Proyecto de Evaluación de Impacto – Proyecto Suelos. Centro Internacional de Agricultura Tropical CIAT. Convenio Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural – CIAT, Cali Diciembre de 2004.

6

Serie Documentos de Trabajo Proyecto Incentivos a la Conservación Fondo Patrimonio Natural No. 2 rutas ecoturísticas, considerando las características de reserva ambiental de la zona de transición entre la Orinoquia y la Amazonia. De acuerdo con el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural MADR5, dentro de las acciones concretas del gobierno nacional en relación con el programa de desarrollo rural, agropecuario y tecnológico de la Orinoquía colombiana, se menciona la Política Agraria para la Altillanura para que en esta región del territorio nacional y con el acompañamiento de la alianza CORPOICA y el CIAT, se adecúe a la producción de alimentos, la última frontera agrícola que le queda a Colombia. Esto incluye la recuperación para la Nación de las tierras de la finca Carimagua (70.500 hectáreas), propiedad del INCODER, el predio Guaracú (15.000 hectáreas) en el municipio de Mapiripán (Meta), y otras 38.500 hectáreas, localizadas en el municipio La Primavera, en el Vichada, que serán entregadas a pequeñas y medianas familias campesinas, fortaleciendo la política de restitución, titulación y adjudicación que adelanta la administración del presidente Juan Manuel Santos. Con la Política Agraria para la Altillanura se espera vincular 4 millones de hectáreas, (80% de las tierras dedicadas actualmente a la agricultura - 5 millones de hectáreas) con gran potencial para el desarrollo de los cultivos de maíz, arroz, sorgo, soya, caña de azúcar, palma, caucho, forestales; proyectos silvopastoriles y ganadería sostenible. El plan incluye obras de envergadura en materia de infraestructura como la construcción de una carretera de grandes especificaciones, de 800 kilómetros, entre Puerto Gaitán y Puerto Carreño, que demandará una inversión superior al billón de pesos. El plan para esta región, como modelo productivo, contempla la implementación de un esquema empresarial que permita generar economías de escala así como el desarrollo de proyectos en asocio con pequeños y medianos productores. Según el MADR, el proyecto para la Altillanura se adelantará con pleno respeto de todos los parámetros ambientales y en ese propósito se preservarán en la región tres millones de hectáreas en humedales. Así mismo, se menciona que con CORPOICA y el CIAT, en la Orinoquía se adelantará un plan de desarrollo tecnológico en pastos y semillas, mejoramiento genético, recuperación de suelos y adaptación al cambio climático. Es importante destacar que dentro del enfoque de política estipulado en las BPND para el sector agropecuario y desarrollo rural se plantea la necesidad de crear instrumentos para guiar el ordenamiento y la planificación sostenible del territorio y complementarlos con la creación de capacidades locales para que las regiones identifiquen sus potencialidades y se articulen en igualdad de condiciones con la oferta institucional del Gobierno central. Para esta meta de política para la Orinoquía, en la cual deben confluir sus potenciales basados en la oferta ambiental y de biodiversidad como las mayores oportunidades productivas, este enfoque se considera como un factor crítico para la sostenibilidad del desarrollo agropecuario y rural.

5

http://www.minagricultura.gov.co/inicio/noticias.aspx?idNoticia=888 15 de marzo de 2011.

7

Serie Documentos de Trabajo Proyecto Incentivos a la Conservación Fondo Patrimonio Natural No. 2

La aptitud de la región: base para la definición de programas de desarrollo rural
El análisis basado en el mapa de ecosistemas de la cuenca del Orinoco en Colombia a escala 1:100.000, producido por el Instituto Humboldt en el año 2002, bajo el proyecto Biodiversidad y desarrollo en ecorregiones estratégicas: Orinoquia (Romero et al. 2004) mostró que el 76,5% (16.859.264 ha) del área de estudio se encontraba representado por coberturas naturales y el 24,5% (5.166.944 ha) por coberturas antrópicas. Se estima que los ecosistemas transformados de la región están dominados por pastos antrópicos o introducidos, seguido de cultivos transitorios y permanentes, ubicados principalmente en las áreas del piedemonte, las planicies altas y bajas de la Orinoquia y la altillanura (Romero et al, 20096). En particular, Rivas et al. estiman que la Altillanura colombiana cuenta con un potencial agrícola de 4.5 millones de hectáreas, territorio en el cual predomina una sabana herbácea extensa y continua, con especies leñosas aisladas y agrupadas en bosques de galería, con suelos que se caracterizan por una elevada acidez, alto contenido de aluminio, baja capacidad de intercambio catiónico y pobre fertilidad, por el bajo contenido de materia orgánica que resulta en escasa disponibilidad de nutrientes para las plantas. Si bien se considera que en la Orinoquia colombiana se tiene una enorme extensión de áreas de sabana con un gran potencial productivo, estos suelos son muy susceptibles a la degradación física, química y biológica tan pronto se establecen cultivos comerciales (Rivas et al, 2004). Según Rivas, a pesar de las restricciones, “la región por sus ventajas comparativas, es estratégica para la expansión de la frontera” agrícola. Menciona el autor que la actividad predominante en la región es la ganadería extensiva de cría y levante de vacunos, mientras que la producción de cultivos presenta limitaciones originadas principalmente por la pobreza de los suelos y la saturación de aluminio. Adicionalmente, los problemas de infraestructura vial y de servicios de apoyo a la producción constituyen serios cuellos de botella para la producción agrícola en la Altillanura Dadas estas limitantes, son varias las preocupaciones de la apuesta política para la región, mediante la cual se plantea entregar tierras a familias campesinas. De una parte porque no es claro el modelo productivo y tecnológico a ser implementado, de otra por las implicaciones económicas de esta expansión productiva y por su puesto por los posibles impactos ambientales asociados7.

6

Romero M.H., Maldonado-Ocampo J.A., Bogotá-Gregory J.D., Usma J.S., Umaña-Villaveces A.M., Murillo J.I., RestrepoCalle S., Álvarez M., Palacios-Lozano M.T., Valbuena M.S., Mejía S.L. Aldana-Rodríguez J. y Payán E. 2009. Informe sobre el estado de la biodiversidad en Colombia 2007-2008: piedemonte orinoquense, sabanas y bosques asociados al norte del río Guaviare. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. Bogotá D.C., Colombia. 133 p. 7 Ver al respecto Molano Bravo A., La carta de Carimagua: DE TANTO EN TANTO A LOS GOBIERnos les da por mirar hacia nuestras selvas y nuestros llanos como la solución al problema agrario del país. http://www.elespectador.com/impreso/columna-256422-carta-de-carimagua

8

Serie Documentos de Trabajo Proyecto Incentivos a la Conservación Fondo Patrimonio Natural No. 2

Instrumentos y herramientas disponibles para la toma de decisiones
A pesar de los procesos no planificados identificados en la región, existen también importantes avances en el conocimiento y la disponibilidad de información para fortalecer los procesos de toma de decisiones. Dentro de estos avances se pueden mencionar tanto instrumentos de política como herramientas técnicas que permiten incorporar variables ambientales en la toma de decisiones dentro del ciclo de planificación de proyectos productivos. Además de los instrumentos de planificación del orden nacional, regional, departamental y local (Planes de desarrollo nacionales, departamentales y municipales, políticas, programas y planes ambientales y sectoriales, planes de gestión ambiental regionales PGAR, planes de acción trianual PAT de las corporaciones autónomas regionales, planes de manejo ambiental de las diferentes áreas protegidas regionales y de las cuencas hidrográficas POMCAS), la región cuenta con el Plan de Acción de Biodiversidad para la Orinoquía y los planes de ordenamiento territorial del orden municipal (POT/EOT/PBOT8), los cuales de acuerdo con lo estipulado en la Ley 388 de 1997 deben definir su estructura ecológica y definir un modelo de ocupación del territorio a largo plazo, señalando para el caso del suelo rural que se deben considerar las restricciones ambientales y agrarias de mayor jerarquía9. No obstante, autores como Rincón et al (2008) mencionan que es significativa la desarticulación entre los instrumentos de planificación sectoriales y ambientales de carácter regional y local, y los del orden departamental y nacional. No se identifica con claridad la función que cumplen los POT/EOT/PBOT en el proceso de estructuración de proyectos productivos, ni su articulación con los POMCAS. Así mismo, una de las mayores dificultades es que a pesar de los esfuerzos de las autoridades ambientales y entes territoriales, los actores productivos no cuentan con información ecosistémica adecuada a la escala requerida para sus decisiones productivas. En tal sentido estos instrumentos de planificación y ordenamiento territorial deben fortalecerse con la información disponible y generada a través de diferentes herramientas técnicas para la planificación sectorial con consideraciones ecosistémicas. Dentro de las metodologías disponibles para incorporar la dimensión ambiental en los procesos de toma de decisiones sectoriales a nivel de proyectos, principalmente para identificar y manejar áreas prioritarias de conservación y a ordenar el territorio a partir de análisis de aptitud, cabe mencionar los ejercicios de planificación ecorregional (TNC, 2000), Áreas de Alto Valor de Conservación AAVC (Proforest 2003)10, conservación basada en la ecorregión (Dinerstein et al., 2000. WWF), planificación para la conservación de áreas (Granizo, et al., 2006), evaluación de tierras (FAO, 2006), prioridades de conservación in situ (ME, 2007), entre otras.

8

POT Planes de Ordenamiento Territorial, EOT Esquemas de Ordenamiento Territorial y PBOT Planes Básicos de Ordenamiento Territorial. 9 http://www.fedepalma.org/documen/2010/ordenamiento.pdf 10 Originalmente definida por el Forest Stewardship Council. Actualmente existe una red internacional sobre esta temática, el High Conservation Value Network.

9

Serie Documentos de Trabajo Proyecto Incentivos a la Conservación Fondo Patrimonio Natural No. 2 Es importante resaltar algunas experiencias aplicadas por los sectores de desarrollo específicamente para el caso de la Orinoquia colombiana. Es el caso estudio denominado Planeación ambiental del sector hidrocarburos para la conservación de la biodiversidad en los llanos de Colombia del subsector hidrocarburos, desarrollado por la Agencia Nacional de Hidrocarburos, mediante trabajos de investigación conjunta con el Instituto Alexander von Humbodlt IAvH y The Nature Conservancy TNC. El estudio tuvo como objetivo “Zonificar las áreas terrestres de interés petrolero en los Llanos Orientales de Colombia con base en su sensibilidad y vulnerabilidad ambiental, teniendo en cuenta los elementos de biodiversidad, presentes o aledaños a estas áreas, y generar lineamientos técnicos para su conservación o manejo”11. Con la aplicación de la herramienta de planificación ecorregional la ANH cuenta con un portafolio de áreas prioritarias de conservación que aporta elementos útiles para el proceso de toma de decisiones asociado a la elección del sitio de ubicación de megaproyectos. Otro caso dentro del sector minero energético es la iniciativa emprendida por Ecopetrol quien formuló conjuntamente con el Instituto Alexander von Humboldt el proyecto “Planeación ambiental para la conservación de la biodiversidad en las áreas operativas de Ecopetrol en el Magdalena Medio y Llanos Orientales de Colombia”, proyecto ejecutado por el Instituto Humboldt, desde su experiencia y conocimiento sobre el tema de conservación y servicios ecosistémicos en Colombia12. El proyecto tuvo como objetivo de identificar ecosistemas prioritarios y definir lineamientos para su conservación, incluyendo dentro de los sitios piloto en los Llanos Orientales de Colombia donde se encuentran importantes extensiones de sabanas, bosques de galería y vegetación de piedemonte, todos ecosistemas que albergan especies de flora y fauna prioritarias para la conservación, como el caimán, el chigüiro, el oso hormiguero, entre otros. Dentro del proyecto se propone un sistema para el monitoreo del estado de los objetos de conservación identificados como prioritarios (ecosistemas y especies), y elaborar un prototipo de sistema de soporte para la toma de decisiones, particularmente en lo referente a la inversión forzosa del 1% que establece la legislación ambiental, para la conservación del recurso hídrico en los emplazamientos de nuevos proyectos de explotación petrolera. En cuanto a la metodología de Áreas de Alto Valor de Conservación AAVC, uno de los ejercicios aplicados fue desarrollado en áreas de expansión palmera en la Orinoquia colombiana (Otero et al 2006, Philips 2007), cuyo objetivo fue sentar bases técnicas para definir una metodología que permita identificar AAVC en zonas con potencial de expansión palmera en la Orinoquia colombiana e identificar y delimitar AAVC dentro de dicha área. Otro ejemplo desde el subsector palmero, fue el desarrollado bajo el liderazgo del IDEAM y con el apoyo del IGAC, el IAvH, WWF, y otros, para la actualización de las áreas de aptitud palmera para
11

http://www.humboldt.org.co/iavh/proyectos/ejecutados/item/109-planeaci%C3%B3n-ambiental-del-sectorhidrocarburos-para-la-conservaci%C3%B3n-de-la-biodiversidad-en-los-llanos-de-colombia 12 http://www.humboldt.org.co/iavh/proyectos/ejecutados/item/105-planeaci%C3%B3n-ambiental-para-laconservaci%C3%B3n-de-la-biodiversidad-en-las-%C3%A1reas-operativas-de-ecopetrol-en-el-magdalena-medio-y-losllanos-orientales-de-colombia

10

Serie Documentos de Trabajo Proyecto Incentivos a la Conservación Fondo Patrimonio Natural No. 2 Colombia para lo cual se consideraron las AAVC bajo el enfoque metodológico propuesto por WWF (2007), pero de manera innovadora se conjugan la metodología para evaluación de tierras de la FAO y consideraciones socioculturales y de competitividad. Si bien no constituye una metodología como tal, es de primordial importancia destacar la delimitación de las denominadas estructuras ecológicas, la cual requiere mayores desarrollos prácticos y de herramientas que permitan consolidar estructuras funcionales acorde con la demanda de servicios ecosistémicos del país. La estructura ecológica municipal se constituye en el elemento estructurante del territorio dentro de todo el proceso de planificación de proyectos productivos. Para el caso de la Orinoquia colombiana, cabe mencionar el avance realizado en el contexto de la Mesa Región Central (Cundinamarca, Boyacá, Tolima, y Meta), desde la cual se generó la propuesta técnica de Lineamientos ambientales para la Región Central con énfasis en la Estructura Ecológica Regional, con la participación de entidades como el Distrito Capital, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca CAR, la Gobernación de Cundinamarca, el Instituto Alexander von Humboldt y el PNUD. Dicha propuesta presenta cinco lineamientos que buscan contribuir con la sostenibilidad, productividad y competitividad de los recursos naturales en los departamentos mencionados, a través de delimitar en primera medida la estructura ecológica a nivel regional, quedando la propuesta a los departamentos y municipios de generar y ajustar las respectivas estructuras en las diferentes escalas de planificación y toma de decisiones. A nivel de paisaje se cuenta con experiencias importantes en metodologías de zonificación aplicadas a la Altillanura, orientadas a destacar las potencialidades y ofertas ambientales de los paisajes, de manera que la planificación del uso de la tierra, se oriente hacia la utilización sinérgica de estas características con los elementos tecnológicos de los sistemas de uso de la tierra, para generar sistemas de producción agropecuaria que se adapten a las condiciones ambientales, en vez de pretender acondicionar la base biofísica a las limitaciones tecnológicas del momento (Bustamante, s.f.)13. Complementariamente el desarrollo de Herramientas de Manejo del Paisaje HMP las cuales se han desarrollado respondiendo a la importancia que tienen los remanentes de hábitats naturales, en algunos sistemas productivos o los paisajes rurales para la conservación de las especies nativas de una región, de procesos ecológicos o de servicios ambientales (Lozano_Zambrano, 2009). Esta herramienta es de gran importancia en los escenarios de recuperación de áreas rurales altamente intervenidas resultando de gran interés para la consolidación de estructuras ecológicas regionales, particularmente en la recuperación de los procesos de conectividad. A nivel de predio, el país ha desarrollado un portafolio de herramientas para la planificación predial a escala de finca, basadas en el enfoque agroecológico que han sido aplicadas por diferentes programas institucionales a lo largo y ancho del país. Constituyen en sí mismas, la
13

Al respecto ver: Bustamante Zamudio C. (s.f.). La Zonificación Ambiental como Estrategia para la Planificación de los Sistemas Agroforestales y la Recuperación y Conservación de los Recursos Naturales. Programa Nacional de Agroecosistemas – CORPOICA C.I. Tibaitatá .Basado en el trabajo realizado por: Pedro José Botero, Rodrigo Botero, Julio César Moreno, Betriz Jimenez, Nelly Rodriguez, Fredy Neira, William Gonzalez, Paola Gonzalez, Clara Bustamante.

11

Serie Documentos de Trabajo Proyecto Incentivos a la Conservación Fondo Patrimonio Natural No. 2 escala básica del ordenamiento ambiental y territorial. El uso de herramientas de planificación predial pretende contribuir a un proceso interno de evaluación realizado por los mismos productores en la búsqueda de dinamizar y mejorar sus procesos socioproductivos14. Dentro de las herramientas se destaca la de planeación predial participativa (CIPAV) la cual permite acuerdos que tienen como referencia el entendimiento mutuo, el diálogo de saberes y la construcción colectiva de soluciones a los problemas encontrados. Así mismo la herramienta didáctica para la incorporación de consideraciones de biodiversidad en la planificación predial en finca (Cammaert et al., 2007). Teniendo en cuenta que la política agraria para la Orinoquía colombiana con énfasis en la Altillanura se orienta a vincular el territorio a la producción de alimentos a través de la vinculación de campesinos y pequeños productores, podrán seguirse esquemas de ordenamiento territorial y desarrollo rural fortaleciendo esquemas de zonas de reserva campesina, distritos agrarias y núcleos de agrobiodiversidad. Como ejemplo cabe mencionar el caso del Plan de Ordenamiento Territorial del Altiplano Oriente Antioqueño, 1994 – 1996, dentro del cual se creó el Distrito Agrario en los municipios de esta región conocida también como el Valle de San Nicolás, a la que se le unieron luego los municipios de Granada, El Peñol y Guatapé, y que ha sido plasmada en Acuerdos Municipales, en un gran Acuerdo Regional y reglamentada por la autoridad ambiental regional CORNARE15. En cuanto a los núcleos de agrobiodiversidad entendidos como áreas con diversidad de variedades de especies nativas o criollas o endemismos agrícolas, serán de gran importancia por cuanto constituyen los banco de germoplasma in situ de mayor relevancia para el desarrollo de variedades de arroz, fríjol, frutas, yuca y pastos tropicales de importancia en los desarrollos tecnológicos como estrategias de manejo integrado de plagas y de adaptación al cambio climático. Implica la puesta en marcha de identificación rescate participativo de las especies y variedad nativas y criollas y el apoyo a los planes para su conservación. Además, es posible identificar instrumentos regulatorios voluntarios de los sectores productivos, tales como, las guías ambientales sectoriales, las certificaciones y las políticas ambientales corporativas, todas con una incidencia positiva en el proceso de estructuración e implementación de proyectos productivos los cuales deben ser mantenidos, ajustados y difundidos para su efectiva adopción. De otra parte, existen una amplia variedad de instrumentos de fomento tanto en el sector ambiental como en el sector productivo. En el sector ambiental dentro de los instrumentos que favorecen la incorporación de consideraciones ambientales en proyectos productivos, se encuentran las exenciones a las ventas por inversiones en control ambiental implementado desde el nivel nacional y las exenciones tributarias sobre el impuesto predial que realizan los entes
14

http://www.agriculturesnetwork.org/magazines/latin-america/4-experiencias-que-duran/experiencia-agroecologica-una-miradadesde-la
15

http://www.semillas.org.co/sitio.shtml?apc=a1a1--&x=20156583

12

Serie Documentos de Trabajo Proyecto Incentivos a la Conservación Fondo Patrimonio Natural No. 2 territoriales del nivel local. Así mismo, diversos incentivos para inversiones en control y mejoramiento ambiental, acceso a créditos y programas de transferencia de tecnología desde el sector público. El sector productivo por su parte, cuenta con exenciones que van dirigidas a actividades de adquisición de diferentes utensilios y maquinaria, desde cuchillos, hasta máquinas y aparatos para la agricultura, horticultura, silvicultura o apicultura e inversiones en construcción y reparación de viviendas en el campo en beneficio de los trabajadores; así mismo beneficios por exenciones en la renta y en la ganancia ocasional a los beneficiarios del ICR y cultivos de tardío rendimiento. No obstante, instrumentos económicos y particularmente los incentivos sectoriales carecen en su gran mayoría de lineamientos o directrices socio ambientales y de biodiversidad que condicionen por criterios socio-ambientales el acceso a los mismos y permitan así garantizar la no perversidad de los mismos (Valbuena y Palacios-Lozano, 2009). Instrumentos de regulatorios y de seguimiento, el sector ambiental viene trabajando conjuntamente con el sector productivo en la puesta en marcha del Registro Único Ambiental RUA16, herramienta tecnológica de captura para el Subsistema de Información Sobre Uso de Recursos Naturales Renovables – SIUR, a través del cual se lleva a cabo el acopio, almacenamiento, procesamiento, análisis y consulta de indicadores e información sobre el uso y/o aprovechamiento de los recursos naturales renovables, originado por los establecimientos de los diferentes sectores productivos en el desarrollo de sus actividades. El desarrollo específico para el sector agropecuario permite contar con información sobre la correlación entre condiciones ambientales, procesos, actividades y métodos, la cual debe ser determinante en la toma de decisiones tanto productivas y de competitividad, como en la planificación ambiental, para acceder a mercados de calidad17. Con los avances anteriores, es claro por tanto que el sector agropecuario cuenta con insumos y desarrollos concretos generados desde la institucionalidad nacional y con énfasis en la región que le permitirían poner en marcha una estrategia para la planificación agropecuaria y rural con consideraciones ecosistémicas.

Propuesta para el fortalecimiento de los procesos de toma de decisiones
Los elementos básicos de la propuesta para el fortalecimiento de los procesos de toma de decisiones sobre la actividad productiva en la Orinoquia colombiana y en especial en la Altillanura se refieren a:

16

A partir del Sistema de Información Ambiental de Colombia SIAC. http://www.siac.gov.co/contenido/contenido.aspx?catID=473&conID=682 17 Algunos de los beneficios que las autoridades ambientales y el sector agropecuario obtienen a partir de la información diligenciada en el formulario son: Facilitar el seguimiento a las diferentes actividades agropecuarias; Conocer la presión ejercida sobre los recursos naturales; Realizar diagnósticos ambientales nacionales y regionales; Construir indicadores sectoriales, ambientales y económicos; Facilitar el establecimiento y seguimiento de las normas; Evaluar el desempeño ambiental de las actividades económicas; Servir de apoyo para la toma de decisiones de las autoridades ambientales; Generar líneas de investigación en temas que se identifiquen como prioritarios; Comparar las unidades agrícolas y pecuarias frente a sí mismas y frente al sector; Optimizar el flujo de información entre los sectores productivos y las entidades ambientales; Reducción de la cantidad de información solicitada y del tiempo y dinero que implica su obtención. (Sistema de Información Ambiental de Colombia SIAC).

13

Serie Documentos de Trabajo Proyecto Incentivos a la Conservación Fondo Patrimonio Natural No. 2 Medidas de corto plazo: En materia de instrumentos y herramientas de planificación ambiental productiva: 1. La aplicación a la escala adecuada para la toma de decisiones de las herramientas para la identificación de las áreas de alto valor de conservación, las cuales en primera instancia deberían ser excluidas de cualquier desarrollo productivo y por tanto deben incorporarse en planes de manejo ambiental y ecosistémico en las localidades seleccionadas: casos pilotos para finca Carimagua, el predio Guaracú en el municipio de Mapiripán (Meta), y predio localizado en el municipio La Primavera, en el Vichada.

La generación a escalas adecuadas de los Mapa de vulnerabilidad y riesgos de la producción agropecuaria frente a desastres naturales de igual forma aplicados en corto plazo a los casos pilotos para finca Carimagua, el predio Guaracú en el municipio de Mapiripán (Meta), y predio localizado en el municipio La Primavera, en el Vichada. El apoyo a los municipios de los casos pilotos seleccionados en la revisión de los instrumentos de ordenamiento territorial (POT/EOT/PBOT), en particular en la definición de sus estructuras ecológicas principales y en la zonificación de las áreas de desarrollo agrícola, pecuario, forestal y pesquero de manera a articular en los instrumentos de planificación territorial los resultados de la identificación de las áreas de alto valor de conservación. La creación de herramientas de planificación subsectorial a diferentes escalas de toma de decisiones, lo cual implica, la coordinación con los gremios productivos para la generación en las escalas locales (con prioridad en los casos piloto) y la escala regional y nacional de mapas de aptitud específicos para cada renglón productivo con consideraciones socioculturales, ambientales y de competitividad, siguiendo el esquema desarrollado por el sector palmero (prioridad en cultivos maíz, arroz, sorgo, soya, caña de azúcar, caucho, forestales). Para ello será necesaria una alianza estratégica intersectorial que permita potencializar los esfuerzos de entidades como el IGAC, el IDEAM, las CAR y los gremios de la producción para garantizar procesos sostenibles y concertados en la planificación, desarrollo, seguimiento y evaluación de las apuestas productivas agropecuarias en la Orinoquia con especial atención a la Altillanura. Con base en esta información, la definición de los modelos productivos a ser propuestos para cada una de los municipios y sus zonificaciones de desarrollo agrícola, de manera que permitan la implantación de alternativas social y ambientalmente sostenibles, considerando las importantes restricciones que presenta la Altillanura. En un modelo de economías campesinas, promover la aplicación de herramientas de planificación predial con consideraciones ambientales y de biodiversidad. Estas deberán estar apoyadas en

14

Serie Documentos de Trabajo Proyecto Incentivos a la Conservación Fondo Patrimonio Natural No. 2 análisis prediales de suelos y aguas y contemplar el apoyo de los mismos desde las entidades de investigación del sector, verbo y gracia, a través de Corpoica - Ciat. En materia de instrumentos de financiamiento a la inversión productiva ambiental: Condicionar el otorgamiento de recursos de financiamiento a la presentación de la certificación expedida por el ente territorial y la corporación autónoma regional CAR en la que conste que el proyecto productivo se desarrolla en predios de aptitud agrícola, que cuenta con los respectivos análisis de suelos y aguas y que en ningún caso afecta áreas de alto valor de conservación identificadas dentro de las estructuras ecológicas principales del correspondiente POT/EOT/PBOT y con los POMCAS. Este procedimiento ha sido emprendido por el MADR en el programa de Alianzas Productivas, por lo cual se pueden recoger importantes lecciones aprendidas de dicho proceso para superar posibles barreras procedimentales. Para esto será necesario, el fortalecimiento de la relación entre el MADR, las Secretarías de Agricultura y los correspondientes municipios y CAR en el orden local y regional de manera a establecer procedimientos puntuales que faciliten y coadyuven en la eficiencia de las certificaciones requeridas. Promover dentro de los instrumentos de financiación del sector la generación de una línea especial para el desarrollo de proyectos orientados a la implementación desde el sector productivo de Herramientas de Manejo del Paisaje, de manera que al interior de los predios productivos se financien actividades destinadas a la recuperación y conservación de áreas naturales, buscando restablecer la conectividad ecológica de la matriz productiva, así como la adopción de prácticas ambientales y buenas prácticas agrícolas, muchas de éstas recogidas en las guías ambientales subsectoriales. Medidas de mediano y largo plazo: En materia de instrumentos y herramientas de planificación ambiental productiva: La identificación de las áreas de alto valor de conservación para toda la región como referencia para la exclusión regional de áreas productivas. La generación a escala regional del Mapa de vulnerabilidad y riesgos de la agropecuaria frente a desastres naturales. producción

El apoyo a los municipios de la Orinoquia en la definición de sus estructuras ecológicas principales y en la zonificación de las áreas de desarrollo agrícola, pecuario, forestal y pesquero. La creación de núcleos de agrobiodiversidad como medida de adaptación al cambio climático de manera que se conserve y se cuente con el acervo genético para responder a condiciones ambientales extremas. Cabe anotar que los planteamientos desde el sector agropecuario y rural para la Orinoquía, conforme a lo planteado por las BPND, debe concretar las oportunidades rurales no agrícolas 15

Serie Documentos de Trabajo Proyecto Incentivos a la Conservación Fondo Patrimonio Natural No. 2 basadas en la oferta natural y la biodiversidad tanto ecosistémica como de especies, de forma a integrar las apuestas productivas con proyectos de ecoturismo y agroturismo en un enfoque de socioecosistemas con un importante aporte de la cultura regional, en el cual la región pueda constituirse en un ejemplo de desarrollo agropecuario con consideraciones ambientales y sociales que diferencien a la región en los escenarios nacionales e internacionales. Todo esto, como se destaca en La Mejor Orinoquia que Podemos Construir - Elementos para la Sostenibilidad Ambiental del Desarrollo con “La vinculación de los actores comunitarios, los indígenas, llaneros criollos, nuevos llaneros y grupos vulnerables en la construcción de propuestas de desarrollo contribuiría a la consolidación de procesos sostenibles, equitativos e incluyentes. Sin duda, las formas de vida, la idiosincrasia y los sistemas productivos tradicionales tienen mucho que enseñarle a la agricultura moderna, principalmente en relación con el aprovechamiento de los ciclos del agua y sus relaciones con la fauna, la pesca, los bosques y las sabanas” (Rodriguez_Becerra et al, 2009).

16

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful