You are on page 1of 5

Formalmente esta película podría ser una más en las que se presenta un caso judicial con el enfrentamiento entre

acusado y fiscal, pero esto cambia radicalmente al ser el primero nada menos que Wilhelm Furtwängler -quien fuera director de la Filarmónica de Berlín desde 1930 y durante prácticamente toda la era del nazismo, para continuar hasta su muerte en 1954-, y su realizador el húngaro István Szabó, autor de conocidas películas de alto valor con temas similares en torno a ética, responsabilidad y compromiso histórico. Con base en una obra teatral de Ronald Harwood, la obra parte de la decisión de los vencedores estadounidenses de juzgar a los criminales de guerra en Nüremberg, y también mostrar la corresponsabilidad del campo cultural alemán, para lo cual se elige como representativo a WF por su alto prestigio mundial en el terreno musical y porque su pueblo lo identificaba como símbolo de la cultura germana. Toda la película gira entonces en torno a interrogatorios a miembros de la orquesta y al mismo WF, a la búsqueda de vínculos del inculpado con el partido nazi y a la mostración de los crímenes del nazismo, en particular algunas impactantes y conocidas escenas de campos de exterminio, recalcándose no sólo la permanencia del director en su cargo durante ese período sino también haber dirigido un concierto para el cumpleaños de Hitler. Si bien muy dialogado, el film mantiene una tensión constante con una excelente presentación de los argumentos en juego, aunque tal vez su valor no sea tan claro para quienes no sepan la significación de su protagonista o no conozcan su obra. Pese a que varias veces se dice que WF ha sido el más grande director musical que haya existido hasta ese momento -y hasta hoy aunque, como se sabe, no es posible hacer valoraciones absolutas en el campo artístico, sobre lo que pueden existir distintas apreciaciones-, tal afirmación no pasa de ser una más para los que no han sentido emocionalmente lo que representan y transmiten las interpretaciones furtwänglerianas, que hoy se pueden seguir escuchando en múltiples grabaciones, la mayoría realizadas en conciertos en vivo. No es este el lugar para un estudio de su obra, pero sí es importante -por ser esencial para el contexto de la película- destacar que WF fue tal vez el más alto exponente de lo que se conoce como criterio subjetivo de la dirección. Una interesante idea de lo que fue (y es) la plantea un reciente número de una revista musical española: Seguramente, el más genuino ejemplo de director fue Wilhelm Furtwängler. Pésimo ejecutante con la batuta, Furtwängler destacaba por su excelente criterio artístico. Un criterio subjetivo que podía hacer variar el tiempo o las dinámicas según el momento en que se interpretara la obra, hacía que sus versiones oscilaran entre una discreta corrección y la más absoluta genialidad. Desde luego, era un director irregular, pero que sabía imprimir su personalidad en cada interpretación. A veces, de manera sublime, como en el repertorio romántico. Ello no quita que su forma de marcar los compases fuera tan torpe que cuando la vemos en alguna filmación nos preguntamos cómo podían responder de manera tan perfecta unos músicos a los que en nada ayudaba la batuta. Desgarbado y sin ninguna gracia gestual, al verlo en el podio uno prefiere mirar a otro lado y, simplemente, escuchar la maravillosa música producida por la orquesta”[1]. Una buena imagen, donde es evidente que tal respuesta orquestal no podía ser casual, como

. la lectura y el conocimiento fueran para cultivar la belleza y estuvieran entre los mejores regalos que la vida nos puede brindar. entre ellas la 5ª sinfonía de Beethoven cuyos primeros compases son el eje de la película (que corresponde a su mítica versión de 1943. entre las ruinas de Berlín. y a través de la interpretación de Furtwängler una obra musical se hace vida. las óperas de Wagner del final de su vida. En muchos casos sus grabaciones son consideradas versiones de referencia absolutas. Hacía que la música. Hindemit dijo que “él es epítome de la música”. Se podrían seguir dando más ejemplos -entre ellos todo Beethoven.] Poco después de la 2ª Guerra tuve la suerte de conocer en él a un ser humano que parecía encarnar todo lo que hay de grande y noble en la tradición germana. cuyo valor no disminuye sino se incrementa con el tiempo . y entiende que sus versiones de las sinfonías de Bruckner “son de una belleza y una intensidad desgarradora e indispensables para cualquiera que desee conocer las profundidades del universo bruckneriano”. es decir su permanencia en la dirección de la Filarmónica de Berlín durante todo el período nazi. Pero también una similitud: así como sus movimientos no disminuyen el goce musical. y que según la versión de 1984 de un refinado catálogo de discos francés tiene “un soplo irresistible que lo ubica entre los registros absolutos de la historia del disco”.por su idea de la ausencia de vínculos entre arte y política? ¿Puede aceptarse su afirmación (en la película) de que Bruno Walter. El mismo catálogo lo considera “el más grande director brahmsiano de la historia del disco”. Fue un privilegio ser capaz de descubrir en él. el nacimiento de una nueva Alemania[4] Pero tal excelencia musical -que no capta el espectador de la película que no ha oído y sentido sus interpretaciones. sin olvidar su irresistible interpretación del 5º Concierto de Brandeburgo de Bach como pianista-. Bertolt Brecht? ¿Atenuará su silencio lo conocido de que no fue miembro del partido nazi -otro de los ejes . y su silencio ante las significaciones del regimen? ¿Se justifica ello por ser Alemania su patria y -algo muy importante no sólo para este caso.. sin reconocer que también lo hicieron otros músicos no judíos como Artur Schnabel. Erich Kleiber[5] y muchos más. el 5º concierto para piano de Beethoven y el 2º de Brahms. se libera. Lo mismo ocurre con los músicos a quienes inspiró constantemente [. los conciertos que grabara junto al también mítico Yehudi Menuhin. Otto Klemperer -otros dos titanes de la dirección orquestal. y hoy sigue siendo un director de culto para los melómanos. la 4ª de Schumann. entre tantos tantos.tampoco la absoluta adoración y respeto que le tenían sus músicos. sin olvidar artistas de otras areas como. las sinfonías 8 y 9 de Schubert.¿valida por sí misma lo que se juzga en la película. y por supuesto la 9ª del mismo autor que reinauguró el Festival de Bayreuth en 1951 luego de la guerra.y muchos otros músicos se vieron forzados a irse por ser judíos y él no lo era. pero es importante recordar las opiniones que sobre él vertió el judío Menuhin[3] por constituír toda una definición: No nunca conocí a nadie que usara cada momento de la vida con la plenitud que él lo hacía. con idea similar a la posterior de 1954 pero notoriamente más trágica ¿por las circunstancias en que fue interpretada?). tampoco lo hace su discutida postura durante el nazismo. que decían que para ellos él “era la música”[2].

porque tal vez WF desconocía la realidad de los campos de exterminio de los que le presentan escenas en un interrogatorio (en la película Shoah de Lucien Goldmann se muestra que los vecinos de éstos sabían muy bien lo que ocurría. que es de suponer fue muy amplio aunque. que sin duda alguna hubiera alcanzado un gran éxito como lo tuvieron grandes músicos e intelectuales que lo hicieron. un militar soviético torpe pero que comprende el valor artístico de WF y quiere llevárselo-. diciendo que “así me trataron en la Gestapo”-. enfrentados a un fiscal presentado como ignorante e inculto no sólo en música (al conocer su tarea pregunta quien era Beethoven). donde Szabó simboliza su evidente desagrado frente al poder.de la película es el señalamiento de sus músicos de que usó el hecho de tener la batuta en su mano para no hacerle el saludo nazi a Hitler en el concierto para su cumpleaños.y que es conocido que ayudó a salvar a muchos músicos judíos? Tales las tensiones y tema único de la película (hay que agradecerle a Szabó que sólo insinuara y no desarrollara aspectos accesorios como un posible inicio de romance entre ayudante y secretaria del fiscal). también sabe tocar los puntos débiles o cuestionables de la conducta del director de orquesta durante el nazismo. Jung. músicos de la orquesta. con casos conocidos de clara solidaridad con el nazismo como los de Heidegger. Entre ellos señalarle los beneficios y privilegios que tenía del alto mando alemán (desde la promoción de su gran fama hasta acceso a mujeres de los que habría tenido varios hijos fuera de su matrimonio). etc. pero sí para gente como WF. pero claramente eficiente en su papel con base en haber sido abogado de una empresa de seguros donde defendía a ésta contra supuestas trampas de quienes querían cobrarlos. la secretaria del mismo fiscal (hija de un general ahorcado por su participación en el atentado de militares contra Hitler). la persecución racial. incultura general y vulgaridad de los norteamericanos. valiosa y respetada no necesitaba ser miembro del partido nacionalsocialista porque su sola presencia en Alemania y su silencio. pero era imposible no ver la realidad represiva del regimen nazi. era visto y utilizado como un apoyo. el reemplazo de músicos excelentes por ser judíos u opositores. en demasiados casos. aunque no se sabe hasta donde trascendía tal conocimiento. por lo que su permanencia y silencio -por otra parte nada extraña en un lamentablemente amplio mundo intelectual y artístico. von Karajan. ha tenido y tiene notorias significaciones. seguramente “negado” en el sentido psicoanalítico del término).-. Argumento de gran peso. pero sobre todo la imposibilidad de desconocimiento de lo que ocurría bajo el regimen nazi y -muy resaltado y ciertoque una figura tan eminente. el ataque a las naciones invadidas. y si puede llegar a ser intolerante e incluso brutal y agresivo en los interrogatorios -su secretaria quiere renunciar indignada por el que le hace a WF. donde es notoria la simpatía hacia WF por parte de los protagonistas habitantes berlineses que lo observan con notoria calidez al viajar con él en un tranvía. Seguramente no era fácil salir para una inmensa mayoría. Y este fiscal sabe su oficio. En esas condiciones muchos artistas e intelectuales consideraron que su permanencia era una . el oficial ayudante del fiscal (estadounidense pero de origen judío-alemán que dice haber llegado a la música en su juventud por los conciertos de WF). y en general la irracionalidad y barbarie dominantes.

pasiva o activamente. tal papel en ese período y en tantos otros de la historia de la humanidad. pero ignoró objeciones tan serias como las posturas racistas e incluso cayó en provocaciones para que hiciera comentarios antisemitas en reuniones con funcionarios nazis. escuchar a Beethoven y su mensaje de libertad y compasión justo en ese momento de vivir bajo el terror”[6]. legal pero no legítima de acuerdo con otro marco de valores.traición a los propios ideales humanísticos de WF. Pero. creyendo que para muchas personas era los único rayos de luz y destellos de esperanza en medio de los bombardeos y las atrocidades cotidianas. culpas. viendo a Alemania como la “tierra de poetas y pensadores” y no como un país de jueces y verdugos. En esta perspeciva luego de la guerra expresó que “el miedo de ser abrumado por el nacionalsocialismo para fines propagandísticos era secundario a mi preocupación por la preservación de la música alemana [y para] un pueblo que vivía bajo un regimen totalmente dedicado a hacer la guerra. más desesperadamente que nunca. y en ausencia de un conocimiento detallado de su biografía puede pensarse que tal vez los acontecimientos vividos. De cualquier manera esa absolución puede ser. como si cada concierto pudiera ser el último. así como una hipotética auto-evaluación de lo ocurrido -en la película no hay ningún reconocimiento de WF de angustias. aunque otros (no nazis e incluso judíos) lo comprendieron y apoyaron con base en su idea de que la música y las artes jugaban un rol más importante que la realidad política. por lo que siguen y seguirán existiendo una gran cantidad de opiniones sobre su responsabilidad ética e histórica ante el poder y la siniestra realidad política que vivió[8]. etc. clásico argumento conservador donde se abstrae al primero de las condiciones sociales y políticas ubicándolo en un presunto y aséptico limbo de pureza? En el final de la película se escucha la voz del fiscal indicando que el director fue absuelto. por lo que el sentido de esta película trasciende tanto a la época como a su protagonista. como sin duda lo siguen haciendo ahora y lo seguirán en el futuro. como si no hubiera mañana”[7]. el sufrimiento y la desesperación.puedan ser la causa del sentido trágico de las versiones de 1942 de la 9ª y de 1943 de la 5ª.. hay que recordarlo. esto pese a que las maneras de pensar nacionalistas y chauvinistas le eran ajenas. aunque tal vez fue algo más que eso: en efecto.el mantenimiento de la idea de separación entre arte y política. Nadie que no haya estado allí puede juzgar lo que era. que haya tenido en esos tiempos-. WF nunca fue a dirigir a Estados Unidos aunque sí a Inglaterra y otros países. como en tantos casos. Esta fue la postura del director. . ¿Serán también esos mecanismos los que permitieron -en tales condiciones extremas. la gente necesitaba. que consideró al nacionalsocialismo como un fenómeno temporal sin futuro. Es también importante preguntar cómo en esas condiciones era posible ejecutar obras claramente libertarias como las 3ª y 9ª sinfonías de Beethoven. hayan incidido en su relativamente temprana muerte a los 64 años en el momento de su mayor esplendor. de las que WF fue un insuperable intérprete.. WF sólo fue el exponente elegido de un conjunto de intelectuales que asumieron. aunque la explicación anterior -o tal vez “negación” y/o disociación. que expresarían “su tormenta interior y una sensibilidad incrementada y marcada por la muerte. pero él al menos lo molestó.

eso es lo quedará para siempre de WF. algo similar puede darse en este caso: el final de la película lo presenta de manera dramática cuando el director baja las escaleras del edificio profundamente conmocionado luego del agresivo interrogatorio final. . indignado con la actitud del fiscal y respetando profundamente al director. considerando que este compositor es musicalmente tan valioso como excecrable fue su persona y sus posturas ideológico-políticas[9]. junto con Daniel Barenboim. más allá de las incidencias del caso. el premio Príncipe de Asturias por su lucha por la paz entre israelíes y palestinos con base en el reconocimiento de los derechos de los últimos. y sorprendido levanta la cabeza al escuchar su versión de la 5ª Sinfonía de Beethoven que el ayudante del fiscal. Salvando las enormes distancias existentes con WF -éste puede ser acusado de todo lo indicado pero no de asumir posturas parecidas-.En un reciente y muy lúcido artículo el gran escritor palestino Edward Said -que en 2002 obtuvo en España.criticó a los primeros su prohibición de tocar a Wagner en Israel. pone con muy alto volumen diciendo que.

fn°f¾½½¾ f ¾¯f°¾n¾ J f° ¾%°°f¾ °n¾© ¾% n¯½ °  °f½f°n° f¾  °¾ f  f¯¾nff¾f ¾©–f f°°¯h¾ ¯½f°  f f f ½nf n  °  ½ff¯nf¾½ ¾°f¾ f¾°nf¾   ¾ ¾  ¾½ f°f °¯  ¾ ¯ f ¾f¾fn f ¾n f°f¾ ¾f€ f ½¾f   n  n°¾ f°fn°f¾nf¾¯n¯°€ °¯ ° ¯½f¾°€  ½ –° © n° ¾f°¾ f¾n¯f¾½¾f¾fn¾f¾ °n¾nf °½nfn° ¾½ff  n fn¯ °f¾f°¾ ¯f¾ ° °° ¾n°€°n°f¾°f¾  ¾½ ¾ f f¾ ¯f° f¾ ½ °¾f°fn°f¾f¾nf°¾f¾  f°f© °f¾  ° f ¯f°fn¯f# f ½ f¾½ °¾f  ¾#°n¯°½f¾ © n ¾  –¾ ° ¾f½ ¾½ nf – f – f ½ ¾ # ¯  ¾ f ¯f ½ °fn°f¾nf¾¯½ff€° ¾ ½½f–f° ¾n¾ f¾ n° ff¯½ n½fn°½f½ ¾ fn° f¯¾nff ¯f°f  ½ff °½  f f©° –¯ °f¯ °  nf ffn f– f -f   ° ff ¾f f½ ©–f  f f– ° ° n ¾f f ¯h¾ ¾ ¾½ f f¯ °  °°nf  ¾nnff  °¾¯ °¾f©   f n¯½f¾°©¾ ° ¾ ¯¯ °  f©   #    ¾f¯ x°¯½f° ½ –°fn¯ ° ¾f¾n° n° ¾ f½¾   © nf f¾nff¯ °   ff¾n¯f¾¾°€°f¾   °  f¾ J€ °°¾½ f  °x½   f° f ½nfn°f°  f #° –fn°#$ ¾nfn° ½ f°¾ fnf¾f  ¾ ° h–n f¾ ¾° ¾  f  f   ½ ¾ff°#¾¯ °f ° °f¾ °¾  f °n ¯ °f f¯fnf f½f¯   ¾€¯ °f ¾ ¾½ fn° n¯¾nf fn°n ½  f¾  ¯ n¯¾°  f¯f³f°f#   " h°f¯ x° ¾¾¯ nf°¾¯¾¾ ½ ¯ ° °f ¾n° n° ¾  ¯f¾   ¯f° °¯ ° f f ¾ ½ffn° ° f ½nf nh¾nf–¯ °n°¾ f  ° ¾ f ¾f f½¯  f¾n° n° ¾¾nf ¾½nf¾ nh°  °°½ ¾° f¾x½n¯  ½ f"  ° €°f f½ nf¾  ¾nnff €¾nf° nf°     n€ f ¾  ½ x f¯ °¾¯ ¾ f° f € f–¯h¾  ¾  ° € n J°°nf€ f –f ¾f ¾D° ¾f° ¾f°–f f¾½f¾ ¾  °f¾ °nf °n°n¯ ° ff  ¾ –f€f½ ½ °¾f¾  f ¾fn° n¯ °¾ ¾ f¾n¯°f½xnf f ffn° n  °f½ nf°f°°–° n°n¯ ° J f°–¾f¾  n½f¾  n  ff °  ° ¾¾ ¯½¾ ff°°n   °¾ ff¯ °  ¯½f°f ¯  f¾f³¾ ° ¯¯ ° ¾¯f ¾½ °   nf ¯f° f ¾ff ¾n° ½ ¾  n¯ °f°¾nf¾¾  –f½ ° –¯f fn  n°¯fn f ¾ ½  ¾– °¾ –h° ¾ ° °f–f°nf° f  ½°° ¾¾  ¾ ¾½°¾f  f xnf ¾nff°  ½ f¾° ¾f f f ½nf   9  f  n f J ¾€   ½° °   –  °n°©° °  nf ¾ f¾¯ ° ½f¾f fnf¯ ° f½f½  ° ¾ ½   °f°¾¾ f¾f f¯f° f n¯¾°  f¾– °fn ° ff¾ –h° ° € ½  ¾ °   ¾f½ nf f¾n ° f°ffx½nfn¯f¾½f–°¾f   .

°° n ° ¯n fn –f° ¾n½f ¾° f f    °  ° ¾½f³f ©°n°f°  f ° ¯  ½ ¯9°n½  ¾f¾½¾nf½f½f °  ¾f  ¾½f ¾°¾n° f¾  °  n°n¯ ° ¾  n¾ ¾¯¾ nnf¾ ½¯ ¾¾½ n° nffJf–°  °¾f  n°¾ f°   ¾ n¯½¾ ¾ ¯¾nf¯ ° f°f¾n¯ n nf  € ¾½ ¾°f¾¾½¾f¾ –n ½nf¾   ff° f¾ °¯ ¾ ¾f°nf¾ ¾ ° ¾n°J x¾ ½ ¾ fn¾f   ° nf  ½ ° f¾¯½¾f¾½f n f¾ f–¾¯f½  f¾  ° ¾ nf¾  €°f f½ nf ½ ¾ °f ¯f° f f¯hnfnf°    n f©ff¾ ¾nf f¾  €n½€° f¯ °  n°¯n°f  – f– ¾° –f€°f ¾½ °   f°ffnf ff ¾nnf ¾ ¾° f°€°f   °  f f°  €¾nf ° –°f n°ffn   €¾nf ¾½ f° ½€° f¯ ° f  n ½° n°¯f¯ ° n °  ¯h¾fh f¾°n °nf¾ nf¾  ¾ ¾ fh½ff¾ ¯½  J  .