You are on page 1of 12

Revista Electrónica Zacatecana sobre Población y Sociedad Año 6 / Tercera Era / Número 29 / julio-diciembre 2006

Género y políticas públicas en el contexto de los estudios de población y desarrollo.
Gloria Mercedes Valle Rodríguez Unidad Académica de Ciencias Sociales Proyecto: Población, desarrollo y políticas públicas UAZ-2005-35108 Cuerpo Académico CA-53-Población y Desarrollo CONTENIDO: 0. 1. 2. 3. 4. 5. 6. Una introducción necesaria Los estudios de género Género y pobreza Género y políticas públicas Género en el Programa Oportunidades Epílogo Bibliografía citada

0. Una introducción necesaria El presente trabajo se inscribe dentro de una investigación más amplia que gira en torno a la perspectiva de género en los estudios de población y desarrollo1. Dado que, entre otras cuestiones, la investigación de referencia tiene por epicentro lo que se reconoce actualmente como ejes articuladores de las relaciones entre población y desarrollo, el trabajo se ciñe a uno de los más trascendentes, cual es el tema de la pobreza. Al movernos en el contexto de los estudios de población, desarrollo y políticas públicas, estamos entendiendo que la población como objeto de estudio admite diferentes enfoques y uno de ellos es indudablemente lo que denominaremos perspectiva de género en los estudios de población y desarrollo. Este modo de razonar va en línea con el hecho de que la población en sus relaciones con el desarrollo debe ser tratada no solamente como objeto de estudio sino como objeto de transformación, y esto último ha de ir directamente ligado con las políticas públicas y sociales, para las que, de nueva cuenta, se reclama un enfoque de género. De esa manera el trabajo tiene como referente al problema de la pobreza como uno de los aspectos de las relaciones entre población, desarrollo y políticas públicas con un ingrediente de género, admitiendo que se trata de uno de los problemas centrales en el examen actual de los ejes articuladores de tales
1

Se trata del proyecto “Población, desarrollo y políticas públicas”

Asumimos no obstante que la lógica que debe guiar el entendimiento de los estudios de género ha de partir del reconocimiento de al menos dos direcciones fundamentales en el campo de estos estudios. Los estudios de género Los estudios de género cubren un amplio espectro de problemáticas. consideramos que es necesario rescatar algunos elementos que pueden caracterizar el enfoque o perspectiva de género.Revista Electrónica Zacatecana sobre Población y Sociedad Año 6 / Tercera Era / Número 29 / julio-diciembre 2006 relaciones. La primera concierne a la propuesta teórica de lo que es género o lo que debe entenderse por tal. nos impone referirnos a un caso concreto como es justamente el PROGRAMA OPORTUNIDADES. El primero es una manifestación de lo que se ha transitado en el proceso de concientización. etc. y competencia de variados campos del conocimiento. la imposibilidad de que este documento pueda abarcar la amplia experiencia acumulada en América Latina. mientras que la segunda se refiere a la perspectiva de género en el abordaje de múltiples problemáticas sociales. las organizaciones de la sociedad civil. debate e interés de una infinidad de especialistas. para decirlo en palabras de AsteLarra (2002). así como de una amplia participación de la ciudadanía. (2000: 6-7) constituyen verdaderos desafíos para las políticas públicas. culturales. es producto del acuerdo entre el gobierno. Entre tanto. y que al decir de Bajraj et. un epílogo y un necesario apéndice documental 1. el trabajo supone incursionar en consideraciones imprescindibles acerca de las políticas públicas que posibiliten abordar su vínculo con el enfoque de género. El trabajo cuenta con esta breve introducción. Si bien en el presente documento no se puede plasmar la totalidad de los aspectos concernientes a la teoría del género. al. en igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y. tanto de la intensión como de la extensión del concepto ha devenido en centro de atención. dos de las expresiones genuinas de los avances que se han tenido en materia de género y políticas públicas son PROEQUIDAD. cuatro partes. que ha venido funcionando en México y que ha sido valorado como expresión de la puesta en práctica de políticas de enfrentamiento de la pobreza con perspectiva de género. En el centro de los estudios de género está el reconocimiento de que en todas las sociedades existe una marcada diferencia en cuanto al rol que desempeñan 1 . demográficas. “PROGRAMA NACIONAL PARA LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES Y NO DISCRIMINACIÓN CONTRA LAS MUJERES 2001-2006” (INMUJERES. las instituciones académicas. 2006). muy relacionadas entre sí. En México. donde la determinación. y el PROGRAMA OPORTUNIDADES. económicas. En forma semejante.

De todo ello se desprende que la acción de la sociedad es decisiva en su aprendizaje y desarrollo. que la considera como un “conjunto de mecanismos y herramientas que inciden en los planes y programas. acciones públicas. enraizado en el orden de status de la sociedad” (Fraser. que permiten agrupar todos los aspectos psicológicos. Se asume como una construcción de significados. en las leyes. Fraser exige además teorizar sobre dos dimensiones referidas a la distribución y otra al reconocimiento. Este carácter bidimensional lleva de una parte a la idea de una política de redistribución. Una de las tantas definiciones de la perspectiva de género. Esto quiere decir: que los ejes articuladores de las relaciones entre población y desarrollo. el acceso a bienes y riquezas. así como en cuanto a las oportunidades de educación. implica tomar en cuenta que el género afecta transversalmente a todos los hechos sociales y en particular los concernientes a las relaciones entre población y desarrollo. la pobreza. sociales y culturales de la relación feminidad-masculinidad. 2002:4). Una situación similar se presenta en relación a la apropiación de los beneficios derivados del desarrollo económico y social. pero lo importante es que para “combatir la subordinación de las mujeres hace falta una aproximación que combine ambos tipos de políticas” (Fraser 2002:5). así como la diversidad de aspectos que involucra la reproducción de la población habrán de examinarse tomando en cuenta las características que asumen cuando se les enfoca desde el ángulo del género. la equidad. Una de las interpretaciones en boga asume que el género es un concepto cultural que tiene como referente la dicotomía social de “lo masculino” y “lo femenino”. De manera que esta aproximación bidimensional de la justicia de género es abarcadora tanto de la redistribución como del reconocimiento. La definición de género constituye una tarea importante. el avance hacia una perspectiva de género en los estudios de población y desarrollo habrá de reconocer que el “género” es una de esas construcciones teóricas que sirven de entorno de referencia a multitud de relaciones seleccionables o definibles. Con relación a la segunda “el género aparece como una diferenciación de status. trabajo. en los bienes y servicios tendientes a desmontar y eliminar las inequidades entre los géneros y todas las formas de 2 . Revisando el camino transitado por la teoría de género Fraser ha planteado la necesidad de una concepción amplia que permita acomodar la problemática centrada en el trabajo y aquella otra centrada en la cultura. determinantes de calidades de vida igualmente desiguales. Entre tanto. y en ese sentido referirse a una perspectiva de género en los tales estudios. desarrollo profesional y finalmente en cuanto al acceso a los recursos económicos y a la toma de decisiones. En particular la incorporación de la equidad de género como tema de debate es el resultado de un largo proceso social y político.Revista Electrónica Zacatecana sobre Población y Sociedad Año 6 / Tercera Era / Número 29 / julio-diciembre 2006 hombres y mujeres en los diferentes ámbitos de la vida social. política y económica. tales como el empleo. es la aportada por Cecilia Loria para el caso de la legislación y las políticas públicas. En cuanto a la primera el género se plantea como una diferenciación del “tipo de la clase enraizado en la estructura económica de la sociedad” (Fraser.). mientras que de otra a una política de reconocimiento. Ídem.

higiene). Éstos son los "seres y actos" que la gente valora y que Sen llama "logros de agencia". Importa reiterar que se avanza hacia una perspectiva de género porque hay una diferencia de participación en los distintos hechos sociales según género. la vulnerabilidad. 3 . Para el caso de América Latina se trata de un fenómeno de larga data que en las últimas décadas se ha extendido y profundizado. vestido. funciones y obstáculos específicos que enfrentan hombre y mujeres para desarrollarse como personas” (Loria. participar en la vida de la comunidad. sin lugar a dudas. En sus “Realidades Trastocadas”. la inseguridad y las relaciones de dependencia y subordinación en la satisfacción de las necesidades básicas. Para ello buscan modificar las relaciones. no es lo mismo la implicancia de los diferentes problemas en los hombres que en las mujeres. vivienda. dependencia. sino que hemos querido centrarnos en algunas cuestiones concernientes a su análisis desde la perspectiva de género. Naila Kabeer nos hace razonar sobre el hecho de que la composición de la pobreza trasciende ampliamente la cuestión de la adquisición de los bienes y servicios que se asocian a la reproducción humana. No es lo mismo como se benefician o perjudican de una manera peculiar según se trate de hombres y mujeres. por los desafíos que está problemática impone a las políticas públicas. las cuales pueden ser vistas como mecanismos a través de los cuales la pobreza se reproduce. conjuntándose con el concepto de exclusión social. calificado por algunos como una especie de apartheid fundado en la incapacidad de participar en la dinámica de la sociedad. en su proceso de modernización. el resultado es una definición aún más amplia” (Kabeer. y nos convence de que existen formas intangibles de pobreza.Revista Electrónica Zacatecana sobre Población y Sociedad Año 6 / Tercera Era / Número 29 / julio-diciembre 2006 subordinación y dominio. en tanto que si el concepto se amplia hasta cubrir los aspectos más intangibles de la privación carencia de poder. que es un aspecto vital en el estudio de las relaciones entre población y desarrollo. aislamiento (Chambers)-. Género y pobreza El tema de las relaciones entre la población. 1998:4). como el aislamiento social. que ha tomado muy en consideración las aportaciones de Sen. Una definición de las necesidades básicas más incluyente abarcaría por lo tanto niveles culturalmente definidos de bienestar físico (salud. el desarrollo y la pobreza es. Apoyándose en trabajos de Sen y Chambers nos plantea que “La necesidad humana es algo más que la sobrevivencia fisiológica. sobre todo. 2. Al igual que como ocurre con la globalización neoliberal. uno de los de mayor relevancia en la agenda global de nuestros días. 2002:4). Valdrá la pena rescatar algunos de los planteamientos realizados por Kabeer. es también vivir una vida activa y sana. La pobreza es un fenómeno complejo y multifacético de manera que con esta referencia a dicho fenómeno no pretendemos ni podemos agotar todos los temas en discusión.

títulos y responsabilidades sociales distintas y en ocasiones más complejas que las de los hombres. la forma en que la mujer experimenta la pobreza es diferente como resultado de los “contratos implícitos” de las relaciones intradomésticas. y en particular cuando dichas relaciones se examinan desde una perspectiva de género. como en los gobiernos y las delegaciones de la sociedad civil se promulga la adopción de importantes compromisos y propuestas de políticas orientadas a modificar la situación de las mujeres y alcanzar una necesaria igualdad y/o equidad de derechos entre hombres y mujeres. En primer lugar implica que habrá que descomponer en factores los datos para tomar en cuenta los diferenciales intradomésticos en "los seres y las acciones". En segundo lugar. su dominio sobre los recursos. derechos y responsabilidades muchas veces más complejos que los de los hombres. mientras en otros casos han tratado no sólo que el Estado proteja sus derechos sino también que las proteja del mismo aparato estatal. por los cuales se satisfacen estas necesidades. inmersos en un contexto social de obligaciones asociadas al matrimonio y la familia. medios y fines pueden significar cosas diferentes para diferentes personas. La primera tiene que ver con el hecho de que tanto en el contexto de las Naciones Unidas. De hecho. La autora sostiene que se necesitan indicadores que reconozcan que la vida de la mujer se rige por restricciones. Por lo pronto no sería aventurado plantear que las acciones cognitivas y políticas en este sentido se han orientado en dos direcciones. Esta premisa tiene importantes implicaciones metodológicas. Género y políticas públicas Uno de los temas de mayor interés en el contexto de las relaciones entre población y desarrollo. 4 . 1998:7) 3. en segundo. en mucha mayor medida a salir del terreno monetarizado” (Kabeer. Un ejemplo que refleja este hecho es que en muchos países se considera que los intereses y educación de los niños tienen mayor prioridad que el de las niñas. Un aspecto adicional que debe rescatarse del estudio de Kabeer es que para compensar las limitaciones en la medición de la pobreza se debe desglosar la información para tomar en cuenta las diferencias entre “los seres y las acciones” en el hogar. implica la necesidad de indicadores que reconozcan que las vidas de las mujeres están regidas por diferentes limitaciones sociales. Según Kabeer (1998:6). “necesitamos información tanto de los "fines" domésticos como de la satisfacción de las necesidades básicas y los "medios" domésticos. las mujeres y los hombres pueden tener diferentes prioridades y posibilidades. y que ellas se ven orilladas. es el concerniente al vínculo entre género y políticas públicas. en particular. Las mujeres han solicitado en más de una oportunidad una mayor injerencia del Estado en la corrección de las desigualdades.Revista Electrónica Zacatecana sobre Población y Sociedad Año 6 / Tercera Era / Número 29 / julio-diciembre 2006 En otro orden de cosas. y que las mujeres viven su vida en gran medida fuera de la economía monetarizada.

logrado entre la sociedad y el gobierno sobre qué problemas merecen atención a través de las diferentes fases evolutivas de la política pública. programas. Con frecuencia –ha comentado Torgerson. comenta a propósito Araujo. incluso. En diversas ocasiones se ha intentado revisar el campo y determinar que cosas podría darle alguna coherencia a este aparente caos. normas institucionales. En otras palabras. instrumentos. Por otra parte. es sustentada y movilizada por distintos actores que se vinculan entre sí en torno a un asunto que se transforma en su centro de atención. aquellos que se suscitan cuando las sociedades no logran encontrar un equilibrio satisfactorio entre. En el momento en que una problemática es interpretada y abordada por una política pública. etc. entrega de productos. coordinación e implementación de políticas públicas y programas. una definición de principios y/o flujos de información en relación con un objetivo público definido en forma democrática. con terminología inconsistente y estilos intelectuales divergentes e. conformando así un dominio político (Araujo et al. es decir. La construcción de problemas públicos. En este sentido la instalación de la perspectiva de género en el Estado reclama no solamente acciones de planificación consecuentes en el marco de la modernización de aquel. tiene que ver con un esfuerzo sostenido y creciente por incorporar la perspectiva de género en todo lo concerniente a las políticas públicas y sociales lo cual implica que los responsables de su definición. La segunda. vinculación y acuerdo. la política pública tiene como antecedente la percepción de un problema. Sin embargo. 2000:134). 5 . en estrecha relación con la anterior. con ciertos paradigmas imposibles de comprobar. Lo que es importante es que toda política pública se origina en el diagnóstico de algún problema de población que requiere ser encarado con cierta urgencia. iniciativas y debates. Así y todo. Se constata la existencia de una gran diversidad de enfoques y definiciones sobre el concepto de políticas públicas. los procesos de desarrollo y crecimiento económico con la distribución equitativa del beneficio de los mismos. implementación y seguimiento asuman el compromiso de superar las desigualdades de género y tomar en cuenta de manera sistemática los efectos diferenciados que ejercen las acciones de cada sector en mujeres y hombres. refleja un nivel de entendimiento. sino que requiere de un profundo cambio de mentalidad de los decidores de políticas. por ejemplo. servicios. 2003:197).el análisis de políticas públicas aparece como una selva de diversas y conflictivas formas de investigación. toda política pública es expresión de un proceso que involucra sujetos y tiempos diferenciales. estos intentos se vuelven tan detallados y absurdos que terminan por entregarnos un mapa igual de enredado y confuso que la selva misma (Torgerson. La política se expresa en orientaciones. la política pública suele entenderse como un curso de acción.Revista Electrónica Zacatecana sobre Población y Sociedad Año 6 / Tercera Era / Número 29 / julio-diciembre 2006 con demasiada frecuencia se hace referencia a equidad de género como la búsqueda de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres mediante el diseño.

Consecuentemente. estrategias discursivas y políticas orientadas a posicionar y aumentar la visibilidad e importancia de los problemas frente a otros sujetos sociales o autoridades.para ingresar a las agendas. Tales desigualdades pueden ser injustas cuando no se ha tenido en el punto de partida las mismas oportunidades. a su vez. en cuanto a la disponibilidad de servicios y bienes como de la satisfacción de las necesidades individuales y sociales. avanzar en la formulación de las políticas públicas con una perspectiva de género implica en primer término la necesidad de producir un estudio-diagnóstico de género que al identificar y describir la situación y características del objeto de estudio y transformación en cuestión. Astelarra (2002) concluye que lo que más se ha generalizado a nivel internacional en los últimos quince años es la de igualdad de oportunidades. y se expresa en leyes.Revista Electrónica Zacatecana sobre Población y Sociedad Año 6 / Tercera Era / Número 29 / julio-diciembre 2006 A su vez. Por otra parte. metas. como es el caso del PROGRAMA OPORTUNIDADES. que para el caso de las mujeres 6 . Los programas sociales. para ilustrar la problemática de las relaciones entre género y políticas públicas. son acciones concretas cuya finalidad es la contribución directa sobre la calidad de vida y el modo de vida de una población o sociedad. y en un plano causal. contra otras desigualdades que expresan las diferencias meritocracias y que son legítimas. planes. normas y disposiciones estratégicas que reconocen los conceptos de deuda social y derecho social de una población. a partir de estudios de esta naturaleza puede avanzarse en la elaboración de propuestas de acción que procuren modificar las desigualdades de género que hayan sido detectadas. En otro orden de cosas. los problemas deben ser formulados en términos compatibles con los referentes cognitivos y valóricos generales creencias y normas . Los sujetos que los movilizan deben desarrollar por tanto. analizando los factores que generan desigualdades y evaluando la factibilidad de modificarlas. se define como aquellas acciones públicas cuya finalidad explícita será la de contribuir a elevar el bienestar social de la población y a eliminar todas las trabas sociales. Quiere decir que estamos entendiendo que la política pública social. Los programas sociales abordan a la calidad y el modo de vida de una población por ser ellos indicadores del bienestar social. Haciendo referencia a los tipos de estrategias que se han puesto en práctica para impulsar políticas públicas contra la inequidad de género. tome en consideración las diferencias entre mujeres y hombres. Aquí consideraremos que todo programa social es consustancial a una política social estatal. por la que normalmente se está haciendo referencia a lo que muchos califican como “política social”. puede conducir a una cierta equiparación de los términos “programa social” y “política pública”. como reclama Virginia Guzmán. la constante referencia a los programas sociales. La autora revisa el planteamiento relativo a que la igualdad de oportunidades no produce igualdad de resultados. (Guzmán 2001:12). la cual implica que todos los individuos han de tener la misma oportunidad y que las desigualdades se deben a los distintos méritos que tienen las personas.

control y evaluación de las políticas y de los programas en todas a todos los niveles y esferas políticas. con el fin de que puedan participar en la labor de desarrollo y se beneficien de ella por igual. trátese de hombres o mujeres. el conocimiento y los intereses de las mujeres y de los hombres en la dirección de sacar adelante los programas de desarrollo. Las intervenciones específicas dirigidas a alcanzar la igualdad pueden orientarse a las mujeres exclusivamente. concebida como la afectación simultánea de diferentes ámbitos de intervención estatal. Se trata de una estrategia que busca integrar las preocupaciones y experiencias de las mujeres y en el proceso de elaboración. 2002). por consiguiente. en todas las áreas y en todos los niveles. económicas y sociales. concebidas para luchar contra las consecuencias directas e indirectas de la discriminación en el pasado (OIT. lo cual se ejemplifica en el caso de cambiar la situación de la mujer en el mercado de trabajo. La transversalización de la perspectiva de género implica la incorporación de la experiencia. Aquí es necesario hacer referencia a la llamada estrategia de transversalización de género. En otro orden de cosas. si las mujeres no son iguales en el punto de partida hay que corregir el punto de partida. de manera que ambos puedan beneficiarse de ellos por igual y no se perpetúe la desigualdad. 7 . como concluye la autora. se trata. la estrategia de transversalización incluye actividades específicas en el ámbito de la igualdad y acción positiva. a las mujeres y a los hombres al mismo tiempo o únicamente a los hombres. lo cual se fundamenta en el hecho de que la naturaleza sistémica de las desigualdades de género hacen necesaria la operación simultánea y coordinada de distintos campos de acción del estado. ya se trate de legislación. esto es. Se trata de medidas provisionales necesarias. políticas o programas. Ahora bien. la discriminación no desaparece porque la incorporación de las mujeres al mundo público no transforma su rol de ama de casa.Revista Electrónica Zacatecana sobre Población y Sociedad Año 6 / Tercera Era / Número 29 / julio-diciembre 2006 significa que las reformas legales y las actuaciones políticas no producen los cambios necesarios en la realidad de las mujeres de modo que se pueda afirmar que la discriminación ha desaparecido. implementación. el objetivo final de la integración es alcanzar la igualdad de los géneros. En el abordaje de la OIT. se mantiene la doble jornada de las mujeres. En ese tenor. en relación a este aspecto del enfoque de las políticas públicas desde una perspectiva de género se ha estado planteando el concepto de transversalización de la perspectiva de género que se define como el proceso de valorar las implicaciones que tiene para los hombres y para las mujeres cualquier acción que se planifique. de que el punto de partida entre hombres y mujeres para la participación en el mundo público no es igual y. que requiere a la vez de acciones en el ámbito de la familia. el primer tipo de modificación de la estrategia de igualdad de oportunidades es la acción práctica que la autora enfoca como un mecanismo para corregir la desventaja inicial de las mujeres y que se sintetiza como: en igualdad de condiciones priorizar a una mujer sobre un hombre. en posición de desventaja. Como lo plantea la OIT (2002). la educación y los medios de comunicación.

para llevar la idea de la transversalización a la realidad se requiere de una clara voluntad política y la asignación de los recursos adecuados. 2002) el que la responsabilidad de poner en marcha la estrategia de la transversalización abarca a todo el sistema y radica en los niveles más altos dentro de los organismos. Entre tanto. no se debe suponer que existan problemas y cuestiones indiferentes desde la perspectiva de la igualdad entre los géneros. la definición del alcance de lo que se quiere entender por formular e implementar políticas con perspectiva de género requiere al menos de las cuestiones siguiente: a) la política debe ser abordada tomando en cuenta las diferencias de género. orientado en particular a la reducción de la pobreza. 2005:14) 8 . Concluyendo. y finalmente. Género en el Programa Oportunidades Aceptando que las políticas públicas se instrumentan a través de programas. entre los que se encuentran (OIT. procurando un mayor nivel de vida para sus familias. tampoco eliminar la necesidad de unidades o coordinadores para las cuestiones de género. proyectos y normativas. programas y medidas legislativas (propuestas o existentes) y el control de recursos en mujeres y hombres. deben realizarse sistemáticamente análisis por géneros. Hay otros beneficios específicos que provienen de acciones de la atención a la salud reproductiva y las sesiones educativas en salud. así como la forma en que los problemas les afectan de manera diferencial. c) se requiere dimensionar adecuadamente y visualizar las diferentes condiciones y necesidades de mujeres y hombres. El Programa proporciona mayores transferencias a mujeres en educación secundaria y media superior. En ese tenor el Programa incluye transferencias monetarias directas a las madres de familia que se enfocan a mejorar su posición en el hogar. 4. promueve su inscripción escolar a edades tempranas en zonas rurales. y aumenta significativamente su nivel de escolaridad en las zonas urbanas. no se debe prescindir de la necesidad de elaborar políticas y programas específicamente destinados a las mujeres. la naturaleza de las relaciones entre mujeres y hombres. al igual que sus diferentes realidades sociales y roles socialmente construidos.Revista Electrónica Zacatecana sobre Población y Sociedad Año 6 / Tercera Era / Número 29 / julio-diciembre 2006 El organismo internacional plantea una serie de criterios que se consideran necesarios para la transversalización de la perspectiva de género. la necesidad de establecer mecanismos adecuados y fiables para controlar los progresos realizados. hacemos referencia aquí al Programa Oportunidades (SEDESOL 2003) como un ejemplo de tales programas. (De la Torre. la identificación inicial de cuestiones y problemas en todas las áreas de actividad debe ser tal que permita diagnosticar las diferencias y disparidades en razón del género. b) se necesita poner en práctica un proceso permanente de evaluación de los efectos diferenciados sobre mujeres y hombres que ejercen las políticas. así como de una legislación positiva en su favor. Oportunidades contiene elementos de diseño y resultados que favorecen la equidad de género. incluidos recursos adicionales financieros y humanos de ser necesario.

en especial de contenidos referentes a la equidad de género y salud reproductiva. y en ese tenor. Con todo. Se debe hacer mención a la inclusión de sesiones educativas de salud para mujeres y varones de media superior. es el aportado por los resultados de un análisis realizado por Grediaga que indicó que la evidencia empírica pone de relieve el hecho de que. Cabe mencionar. nos hace incorporar un tercer reclamo. Por parte de Loria (2005:6) se argumenta que los esfuerzos “serán insuficientes si no se trabaja la dimensión cultural. 2005: 38). con perspectivas de superar la forma de vida de sus padres. un elemento que nos llama la atención en cuanto al Programa de referencia. para el caso del Programa que hemos tomado como ejemplo. Las políticas y programas dirigidos a atacar el problema de la pobreza deben estar acompañados de acciones dirigidas a garantizar la utilización productiva y remunerada de la fuerza de trabajo. Epílogo 9 . Esta conclusión lejos de llevarnos a cuestionar la pertinencia del Programa. refiriéndose a la forma de llevar la perspectiva de género a la política social. En otro momento de su argumentación la especialista. se requiere de acciones encaminadas a “connotar positivamente y confirmar la responsabilidad compartida en el hogar y la educación de los hijos” (Loria 2005: 6) Ya para cerrar esta parte. los beneficiarios del programa trabajan menos horas que los que no obtienen beneficios del mismo (Grediaga. como de las prácticas y en especial la inclusión de nuevas acciones que transformen las políticas”. reclama lo que llama el tutelaje del Estado en la provisión a las familias de los servicios para aligerar la carga de las mujeres. y que deben ser tomados en consideración. como comenta De la Torre (2005:61) que el cambio en las expectativas de jóvenes mujeres y varones respecto a su vida futura muestra resultados particularmente favorables en las mujeres. 5. hay una serie de reclamos que se le hacen al Programa. De esa manera el Programa Oportunidades se nos presenta como un ejemplo de buena combinación de transferencias fiscales a los pobres con incentivos para construir capital humano a través de apoyos para la salud y la educación. y lo fundamental. Hay una empecinada relación entre empleo y pobreza. en promedio.Revista Electrónica Zacatecana sobre Población y Sociedad Año 6 / Tercera Era / Número 29 / julio-diciembre 2006 El Programa incluye acciones sobre salud reproductiva y de educación para la salud que al estar orientadas únicamente hacia las mujeres les permiten contar con un tratamiento único. Se reconoce que entre los hogares con Oportunidades hay una mayor probabilidad de emprender actividades microempresariales y son mayores las oportunidades para actividades típicamente realizadas por mujeres. con una clara transversalización de género. tanto en relación con las representaciones.

como en la práctica de los programas y proyectos de desarrollo. Unidad Mujer y Desarrollo. Frasser. Rev. desarrollo y políticas públicas nos ha permitido constatar que esta manera de plantear la problemática constituye un avance significativo tanto en relación a su análisis teórico. etc.. como es el caso de la pobreza. Documento preparado para el Programa Interregional para la Formación de Especialistas en Género y Políticas Públicas. Versión final. M. económicas. Villa y J. 6. Se trata de disponer de fundamentos teórico-metodológicos sobre los cuales sustentar la elaboración e implementación de políticas públicas de todo tipo. ambientales. Katia. Una aproximación bidimensional a la justicia de género. Rodríguez (2000): Población y desarrollo en América Latina y el Caribe: un desafío para las políticas públicas. México. BIBLIOGRAFÍA CITADA Araujo. Grediaga. España. CEPAL. J. Borrador para discusión. en un nuevo compromiso social: la equidad. de la CEPAL 70. De la Torre García. 10 . Colección Feminismos.Revista Electrónica Zacatecana sobre Población y Sociedad Año 6 / Tercera Era / Número 29 / julio-diciembre 2006 El breve examen que hemos podido hacer de cuestiones relevantes a la perspectiva de género en los estudios de población. Virginia Guzmán y Amalia Mauro (2000): El surgimiento de la violencia doméstica como problema público y objeto de políticas. que dirigidas a la solución de los candentes problemas de población y desarrollo. Será la única manera de promover un desarrollo humano sostenible basado entre otros principios. Virginia (2001): La institucionalidad de género en el estado: Nuevas perspectivas de análisis. Serie Población y Desarrollo. Instituto Nacional de Salud Pública. Guzmán. que pasa por un valor esencial que necesita ser rescatado. sociales. Ediciones Cátedra. Judith (2002): Veinte años de política de igualdad de oportunidades en España. Santiago de Chile. Dissertation submitted in partial fulfilment of the requirements for the degree of MSc in Public Policy (UCL) of the University of London in September 2005. Bajraj R. la solidaridad humana. visto el caso de OPORTUNIDADES. Santiago de Chile. Ilse Oehler (2005): Impact of Oportunidades benefits on working incentives on rural and urban areas: A public policy perspective. Publicado también en “Veinte años de política de igualdad””. Astelarra. Nancy (2002): Política feminista en la era del reconocimiento.. preparado para el Programa Interregional para la Formación de Especialistas en Género y Políticas Públicas. . incorporen la equidad de género y garanticen una calidad de vida superior para todos los ciudadanos y ciudadanas. CEPAL. Roberto (2005): Evaluación externa de impacto del Programa Oportunidades. University College London School of Public Policy. Madrid.

Torgerson. OIT (2002): Instrumentos para la igualdad de género. 11 . UNAM.Revista Electrónica Zacatecana sobre Población y Sociedad Año 6 / Tercera Era / Número 29 / julio-diciembre 2006 INMUJERES (2006): PROEQUIDAD. Cecilia (2002): El enfoque de género en las políticas públicas y la legislación mexicana. Las jerarquías de género en el pensamiento del desarrollo. México. Edit. Kabeer. Douglas (2003): Entre el conocimiento y la política: tres caras del análisis de políticas. Documento preparado para el Programa Interregional para la Formación de Especialistas en Género y Políticas Públicas. En: Aguilar Villanueva.org/public/spanish/bureau/gender/newsite2002/about/defin. México. Programa Nacional de Igualdad de Oportunidades y no Discriminación contra las Mujeres. Documento preparado para el Programa Interregional para la Formación de Especialistas en Género y Políticas Públicas. Loria. Definición de la transversalización de la perspectiva de género. Cecilia (2005): Retos en el diseño y aplicación de políticas con perspectiva de género. México. Naila (1998): Realidades Trastocadas. Loria. Porrúa. Luis: El estudio de las Políticas Públicas.ilo. 1ª. http://www.htm SEDESOL (2003): Programa Institucional Oportunidades 2002-2006. Edición. Programa Universitario de Estudios de Género.