You are on page 1of 2

24 de septiembre de 2010

Informe de Milenio sobre la Economía Primer Semestre 2010, Nº 29

Nº 67

El aspecto más sobresaliente del primer semestre del presente año fue la recuperación de los precios de las materias primas que el exporta el país. En el caso de la minería los precios se incrementaron en el primer trimestre en 56.4 por ciento, mientras que en el caso del gas natural los precios subieron en el periodo enerojunio del año 2010 en casi 10 por ciento. Esto hizo que aún con leves incrementos en el volumen, el valor de nuestras exportaciones tradicionales se incrementara fuertemente. Si bien el valor de las exportaciones no tradicionales mostró también un pequeño crecimiento, este se debió enteramente a la mejora en precios, pues los volúmenes exportados se redujeron. El saldo fue un fuerte incremento en el valor de nuestras exportaciones de 28.7 por ciento el primer semestre del presente año, en comparación al primer semestre de 2009. Aún cuando se experimentó también una subida en el valor de nuestras importaciones en 20.5 por ciento (explicada principalmente por el incremento de bienes intermedios, en gran parte debido al incremento del valor importado de carburantes), el superávit en balanza comercial en el primer semestre de 2010 alcanzó los US$ 703.8 millones (US$ 287.1 millones por encima del superávit registrado en el primer semestre de 2009). Este incremento fue en parte compensado por una caída en las transferencias corrientes del exterior, por lo que el saldo en cuenta corriente del primer trimestre del presente año ascendió solamente en US$ 26.4 millones (pasando de US$ 185.5 millones el primer trimestre de 2009 a US$ 211.9 millones el primer trimestre de 2010). Esto no fue suficiente para compensar el saldo negativo de la cuenta capital de US$ 238.9 millones. El primer trimestre terminó con un saldo negativo en balanza de pagos (y una reducción de igual magnitud de las reservas internacionales) de US$ 42.8 millones. El saldo negativo de la cuenta capital se explica por el bajo nivel de inversión extranjera, y el muy elevado saldo negativo de errores y omisiones. Esta última cuenta refleja la subida de las importaciones no registradas, salidas de capital no registradas y/o acumulación de moneda extranjera por el sector privado. El alza en el valor de las exportaciones permitió una mejora en las cuentas fiscales, que terminaron el primer semestre con un superávit de Bs. 1,900.0 millones (alrededor de US$ 270 millones). Lamentablemente no existe mayor información sobre el desenvolvimiento del sector fiscal en el primer semestre del presente año, pero la mejora reportada en la ejecución de la inversión

pública, y el crecimiento de la administración pública en el Producto Interno Bruto (PIB) sectorial, hace presumir que en el primer semestre el gasto del sector público se expandió, contribuyendo así la expansión de la economía. En el sector monetario se continuó la política expansiva, con una redención neta de títulos de regulación monetaria, de manera de bajar las tasas de rendimiento en el mercado de títulos públicos. No obstante, esta política se ha desacelerado en el segundo trimestre del año, y el Banco Central de Bolivia (BCB) tiene previsto un cambio en la política monetaria en el segundo semestre. La mejora en el sector externo, y el impulso a la demanda por la política monetaria (y probablemente la política fiscal), han incrementado la demanda total de bienes y servicios. Esta subió un 3.3 por ciento por efecto de la mayor demanda externa, y un 2.5 por ciento por el mayor consumo de las familias. Esta mayor demanda fue cubierta por mayores importaciones, pero también por el incremento de la producción. El PIB creció en el primer trimestre en 3.3 por ciento. El sector de la construcción fue el de mayor crecimiento (9.2 por ciento), seguido del sector de petróleo y gas (8.2 por ciento) y el de la administración pública (7.6 por ciento). La industria manufacturera creció en 4.6 por ciento, la minería creció en 1.4 por ciento (que contrasta con la reducción en la producción del sector reportada en las estadísticas sectoriales). Este crecimiento del sector real se vio reflejado en un aumento en el empleo. De acuerdo a cifras oficiales, la tasa de desocupación se ha reducido en el primer semestre del año a 5.1 y 6.9 por ciento para hombres y mujeres respectivamente (significativamente menores a las registradas el primer semestre del pasado año). El crecimiento experimentado en el primer semestre del presente año es entonces el producto de una mayor demanda externa, pero también interna. Este crecimiento dirigido por la demanda ha sido posible gracias a la holgura del sector externo (que ha permitido mayores importaciones) y el incremento de la capacidad utilizada en la economía. No obstante, la falta de dinamismo en la inversión, principalmente de la inversión extranjera (que alcanzó solamente los US$ 156 millones en el primer trimestre, frente a US$ 245 millones en el primer trimestre de 2009 y US$ 402 millones el primer trimestre de 2008) y la inversión privada nacional (cuyos datos no están todavía disponibles), no puede ser compensada por el mayor nivel de ejecución de la inversión pública, lo

que pone un límite a este tipo de crecimiento. No existen proyectos importantes en los principales sectores de la economía nacional (minería, hidrocarburos, industria), fuera de los proyectos estatales. Sin mayores inversiones, la mayor demanda se manifestará crecientemente en mayores importaciones, y un mayor nivel de precios de los no transables y activos. Aún cuando el nivel de precios ha estado controlado, hay evidencia anecdótica sobre el incremento de precios de los activos en el país. Desde un punto de vista más general, la reducción de las reservas internacionales, unida al incremento del valor de las exportaciones, muestra que la sociedad ha decidido consumir una mayor porción del ingreso disponible por el aumento en el valor de las exportaciones. Este superior ingreso disponible se ha traducido en mayores importaciones y en un consumo más alto, por lo que el incremento del ingreso disponible, a diferencia de lo ocurrido en los anteriores años, se ha destinado a la absorción y no al ahorro en la forma de reservas internacionales. Todo esto nos muestra elementos de la denominada enfermedad holandesa, caracterizada por el crecimiento del valor de las exportaciones tradicionales, principalmente por el efecto de los precios, seguido de una absorción interna del mayor ingreso disponible (aumento en el consumo), que determina que la demanda (y los precios) de los no transables se incrementen, aumentando así el empleo en este sector. Es indicativo que el sector de la construcción haya contribuido de manera importante al crecimiento, la expansión de la cartera, y el crecimiento del empleo en el semestre pasado. La política económica del primer semestre entonces no ha estado orientada a aislar el efecto de los mayores precios de las exportaciones, ahorrando estos mayores excedentes, sino por el contrario, ha dejado que el incremento de los precios internacionales se traduzcan en mayor consumo interno. A esto ha contribuido

decisivamente la política monetaria y la imposición de límites a las inversiones externas de los bancos, que ha tenido el objetivo de reducir la tasa de interés activa de manera de incentivar el consumo interno. Hay que mencionar, sin embargo, tal como se remarcó en anteriores informes, que la política monetaria no tiene mayores grados de libertad, pues debe adecuarse a las condiciones externas. No obstante el crecimiento del consumo, el sector privado ha sido más bien cauto a la hora de expandir su gasto. Si bien la cartera ha crecido, este crecimiento ha sido menor considerando la magnitud de la reducción de la tasa de interés, del incremento de los depósitos, o la redención neta de títulos por parte del BCB. La expansión moderada de la cartera, que no guarda relación con la disponibilidad de fondos prestables, ha terminado como disponibilidades en los bancos, lo que ha generado una caída de los ingresos financieros, que en parte se ha compensado con la reducción en la tasa de interés pasiva pagada por los bancos. Aún cuando el sistema financiero se encuentra sólido, en el futuro la baja de los ingresos financieros puede pesar sobre su rentabilidad. Hay que señalar finalmente que la baja inversión combinada con una mayor demanda de bienes, tiende también a generar crecientes presiones en ciertos sectores de la economía. Tal es el caso del sector de la energía y en especial de los hidrocarburos. La creciente demanda de líquidos y GLP, y la reducción de la producción nacional, debido a la baja inversión y el agotamiento de los campos, ha hecho que el 2010 se marque un récord en la importación de líquidos. La creciente demanda de gas natural en el país también puede, en el largo plazo, generar problemas, pues la política de precios para el gas natural consumido internamente puede llegar a desincentivar la inversión en el sector.

INDICADORES ECONÓMICOS
2009 Al 17 de Septiembre TIPOS DE CAMBIO BS / US$ 7.07 Bs / Euro 10.27 Peso /US$ (CHILE) 545.72 Nuevo Sol /US$ (PERÚ) 2.90 Peso /US$(ARGENTINA) 3.83 Real /US$(BRASIL) 1.81 COTIZACIONES INTERNACIONALES Dow Jones (INDU) 9,783.92 Euro / US$ 0.68 PRECIOS DE MATERIAS PRIMAS Petróleo (WTI,US$/bl) 72.47 Soya (US$ /TM) 290.00 Oro (US$ /O.T.) 1,020.50 Plata (US$ /O.T.) 17.38 Estaño (US$ /L.F.) 6.80 Zinc (US$ /L.F.) 0.87 2010 Al 17 de Agosto 7.07 8.94 506.28 2.80 3.93 1.75 10,405.85 0.78 75.77 299.90 1,226.25 18.54 9.84 0.95 2010 Al 17 de Septiembre 7.07 9.12 494.51* 2.79* 3.95 1.72 10,607.85 0.76 73.66 304.70 1,281.50 20.85 10.77 0.98 Var. Anual (%) 0.00 (11.21) (9.38) (3.97) 3.14 (5.13) 8.42 12.62 1.64 5.07 25.58 19.97 58.41 12.26 Var. Mensual (%) 0.00 2.02 (2.32) (0.56) 0.41 (2.07) 1.94 (1.98) (2.78) 1.60 4.51 12.46 9.42 3.02

INDICADORES MONETARIOS (MM US$) 2009 Al 17 de Septiembre Reservas Internacionales 8,544.8 Netas Transferencias del exterior al 0.0 Sistema Financiero(1) Transferencias del Sistema 0.0 Financiero al exterior(1) Emisión Monetaria (MM Bs.) 15,920.7 Omas (Netas) 2,871.9 Depósitos bancarios 6,238.1 Cartera bancaria 4,197.5 Deuda interna consolidada 5,207.9 (SPNF y BCB)

2010 Al 17 de Agosto 8,764.1 0.0 0.0 19,449.5 2,252.9 7,031.8 5,099.1 4,391.9

2010 Var. Var. Al 17 de Anual Mensual (%) Septiembre (%) 8,975.8 0.0 0.0 19,441.4 2,284.4 7,104.9 5,198.8 4,427.7 5.0 n.a. n.a. 22.1 (20.5) 13.9 23.9 (15.0) 2.4 n.a. n.a. (0.0) 1.4 1.0 2.0 0.8

* Datos correspondientes al 16 de septiembre de 2010.

Fuente: Banco Central de Bolivia,Ministerio de Mineria y Metalurgia, Bancos Centrales de Latinoamérica. 1: A través del Banco Central de Bolivia. n.a. = no se aplica; n.d. = no disponible.