You are on page 1of 6

LA ARTROSIS DE RODILLA

POR MAITE GOIKOETXEA MANSO

INTRODUCCIÓN
La artrosis es un proceso degenerativo que aparece principalmente en las articulaciones con mayor movilidad y articulaciones de carga (columna vertebral, cadera, rodilla, dedos). Esta patología está producida por un desgaste del cartílago articular. El cartílago articular es una estructura que recubre las superficies articulares a modo de almohadilla y sirve para amortiguar los impactos sobre la articulación o repartir las cargas y presiones articulares. Protege la articulación de los roces excesivos.

CÁPSULA ARTICULAR CARTÍLAGO ARTICULAR

Pero con el paso del tiempo (dependiendo del uso que se le haya dado a la articulación, traumatismos previos, etc.) este cartílago comienza a desgastarse, a erosionarse, dejando al descubierto el hueso subyacente. Esto es básicamente lo que conocemos con el nombre de artrosis. A pesar de esto no se le puede llamar a la artrosis el “envejecimiento de la articulación”, puesto que hay muchos otros factores que influyen en la aparición de esta patología a parte de la edad. Cuando se produce este desgaste, el hueso que yace bajo el cartílago reacciona endureciéndose e incluso aumentando de tamaño a modo de intento de reparación de la articulación, para una mejor repartición de las cargas. En artrosis avanzadas aparecen prolongaciones óseas llamadas osteofitos (los famosos “picos de loro” en la columna vertebral). Se calcula que el 50-60% de las personas entre 65 y 70 años padece de artrosis, y a partir de los 80 años, el porcentaje aumenta al 90% de la población. De estas personas el 40% no tienen ningún síntoma. Encontramos además cierto predominio en la población femenina en cuanto a prevalencia y síntomas.

Los factores que favorecen la aparición de la artrosis son: • Edad. El cartílago articular se deshidrata y fibrosa (endurece). • Predisposición familiar. • Sexo. En las mujeres es más frecuente la artrosis en manos y rodillas, mientras que en los hombres es más frecuente en la cadera. Las mujeres presentan además una mayor sintomatología. • Obesidad. Influye negativamente sobre todo en las articulaciones de carga como rodilla o cadera. • Microtraumatismos repetidos en el deporte o actividad laboral. • Lesiones previas del cartílago articular: traumatismos, artritis, intervenciones quirúrgicas...

I.

ARTROSIS DE RODILLA

Es más frecuente en mujeres a partir de los 50 años. Entre las causas podemos encontrar: • • Traumatismos anteriores como: Fracturas de tibia, fémur o rótula Lesiones meniscales Alteraciones en la alineación de la pierna: Rodillas en valgo (exis) o en varo (paréntesis) Desviaciones de la rótula Anomalías del pie o de la cadera.

VARO

VALGO

Todas estas afecciones modifican la distribución de las presiones a nivel de la rodilla favoreciendo un mayor desgaste del cartílago articular. Por ejemplo si existe un varo de rodilla, la parte interna de la articulación sufrirá en teoría un mayor desgaste. Si a esto añadimos obesidad o deportes que sobrecarguen la rodilla la posibilidad de desarrollar artrosis será mayor.

SÍNTOMAS
• DOLOR. En fases iniciales aparece dolor tras el ejercicio y mejora con el reposo. Aparece también en alguna actividad como subir y bajar escaleras, levantarse de un sillón o ponerse de cuclillas. El dolor suele localizarse en la cara anterior e interna de la rodilla. En fases más tardías el dolor comienza al inicio de una actividad tras el reposo (por ejemplo caminar tras haber estado sentado). Durante el ejercicio va apareciendo cada vez antes, obligando a hacer descansos más frecuentes. INFLAMACIÓN. Pueden aparecer crisis inflamatorias con derrame articular que ocasionan dolor continuo, incluso en reposo. Pese a esto la artrosis no es una enfermedad inflamatoria, sino degenerativa. DEFORMIDADES. En artrosis avanzadas pueden aparecer deformidades en varo, valgo, o en flexo (la rodilla no se extiende del todo). ATROFIA MUSCULAR, INESTABILIDAD ARTICULAR. En fases medias y avanzadas aparece una atrofia o adelgazamiento del músculo cuádriceps. En fases más avanzadas se presenta inestabilidad articular, dolor persistente y cojera. La artrosis interfiere cada vez más en las actividades del paciente, momento en que se plantea el tratamiento quirúrgico.

-

• -

• • -

II. RECOMENDACIONES PARA EL PACIENTE.
La artrosis es un proceso irreversible, pero se puede frenar su evolución. Se ha demostrado que la fisioterapia y rehabilitación constituyen las medidas más eficaces para evitar el dolor que produce esta patolgía. A esto sumaremos el tratamiento farmacológico prescrito por un traumatólogo para aliviar el dolor durante crisis inflamatorias o dolorosas. El paciente por tanto se convierte en parte responsable de la evolución de esta enfermedad. Por ello tendrá que adoptar unas sencillas medidas de economía articular y realizar regularmente los ejercicios que le indicamos a continuación. 1. MEDIDAS DE ECONOMÍA ARTICULAR. • • • • • • Evitar largas caminatas. Es mejor dar varios paseos cortos intercalando descansos que uno largo que suponga una sobrecarga para la rodilla. Evitar permanecer de pie o sentado durante largos periodos de tiempo. Evitar o tratar la obesidad, así como transportar pesos. Evitar los tacones altos. Evitar los asientos muy bajos. Evitar actividades con carrera y salto o subir y bajar escaleras de manera prolongada. En general, hay que evitar todas aquellas actividades que supongan una flexión excesiva de rodilla. Se pueden utilizar materiales que faciliten estas actividades de la vida diaria, como por ejemplo un calzador de mango largo o una escalerilla para meterse en la bañera. Realizar ejercicio físico regularmente, especialmente aquellos que supongan la tonificación del músculo cuádriceps, como por ejemplo la bicicleta estática. La natación también es un ejercicio muy recomendable. El dolor será el indicador del límite del ejercicio. Aplicar calor seco para aliviar el dolor. En caso de haber mucha limitación durante la marcha se puede utilizar un bastón en la mano contraria a la rodilla afectada.

2. EJERCICIOS En los últimos años los estudios realizados sitúan al ejercicio como la técnica más eficaz en el tratamiento de la gonartrosis (artrosis de rodilla). El ejercicio en este caso persigue recuperar o impedir la pérdida de movilidad de la rodilla y fortalecer la musculatura que la rodea. Así disminuirá la sintomatología dolorosa. a) EJERCICIOS DE MOVILIDAD Es importante conservar la extensión completa de rodilla para evitar el flexo (rigidez de la rodilla que no alcanza la extensión completa) de la misma, lo cual aumentaría el desgaste del cartílago articular. Estos ejercicios pueden ser:

-

-

Pasivos (realizados por un fisioterapeuta). Persiguen mejorar la elasticidad de los elementos blandos que rodean la articulación. Consisten principalmente en estiramientos pasivos suaves. Ejercicios activos en el agua (sobre todo en agua caliente) favorecen la movilidad de la rodilla.

b) EJERCICIOS DE FORTALECIMIENTO Estos ejercicios ayudan a estabilizar la articulación y disminuir el dolor. La bicicleta estática será un buen ejercicio. Además la realización de los ejercicios que se describen a continuación será muy beneficiosa y tan sólo le llevará unos minutos al día. Para la realización de los mismos puede colocarse un peso de 1-5 kilogramos en el tobillo (opcional). 1. Eleve la rodilla totalmente estirada hasta la vertical. Mantenga esta posición 5-10 segundos y baje la pierna lentamente. Repita entre 10 y 20 veces.

2. Eleve la rodilla flexionada al abdomen. Luego extiéndala lo más posible y llévela de nuevo al suelo. Repita 10-20 veces.

3. Tumbado boca abajo, flexione la rodilla intentando alcanzar la nalga. Repita 10-20 veces.

4. Sentado con las piernas colgando, extienda la roilla y llévela después a flexión máxima, realizando el arco articular completo de la rodilla. Repita entre 10 y 20 veces.

c) ESTIRAMIENTOS También podrán ser pasivos (realizados por un fisioterapeuta) o activos (realizados por el paciente). Los músculos que debemos estirar son: - Cuádriceps - Isquiotibiales - Gemelos - Psoas iliaco - Adductores - Glúteos. Éstos estiramientos vienen descritos en el enlace de ESTIRAMIENTOS DE LAS PIERNAS: www.larrabea.com/archivos/fisioterapeuta/18.pdf Encontrará más ejercicios en nuestro tablón de anuncios de fisioterapia, junto al gimnasio y consulta de fisioterapia.