V. V.

STRUVE

Historia de la antigua Grecia
Biblioteca de la Historia Sarpe Título original: Istoria Greck. Traducción: M. Caplan y Equipo Editorial. © Akal Editor, 1981. © Por la presente edición: SARPE, 1985, Madrid. Traducción cedida por Akal Editor. Depósito legal: M. 11317-1986 y M.-l 1662.-1986. ISBN: 84-7291-976-5 (tomo 68º) y ISBN: 84-7291-977-3 (tomo 69º) ISBN: 84-7291-736-6 (obra completa).

Historia de la antigua Grecia I

V. V. Struve........................................................................................................................ .7 «Historia de la antigua Grecia» .................................................................... .....................7 La antigua Grecia............................................................................................ ...................8 Los Antecedentes .............................................................................................. .........8 Los Hechos.................................................................................................... .............8 Las Consecuencias ................................................................................................. ....9 Fechas clave.............................................................................................. .......................11 Bibliografía.............................................................................................. ........................16 De Struve........................................................................................................ ..........16 Sobre la antigua Grecia........................................................................................ .....16 EL MEDIO GRIEGO 18 Macedonia, Calcídica y Tracía.................................................................. .......................19 Tesalia........................................................................................................ ......................20 Epiro.............................................................................................................................. ...21 Etolia................................................................................................................... .............21 Acarnania..................................................................................................... ....................22 Fócida........................................................................................................................... ....22 Beocia.................................................................................................... ..........................23 Ática........................................................................................................................ .........23 Megara, Corinto y Sición........................................................................ .........................24 Acaya........................................................................................................ .......................25 Arcadia................................................................................................................. ............26 Argólida................................................................................................ ...........................26 Elida................................................................................................................. ................27 Mesenia............................................................................................................. ...............27 Laconia........................................................................................................................ .....28 Eubea y Las Esporadas............................................................................................. ........29 Las Cícladas.................................................................................................. ...................29 Dodecaneso.................................................................................................... ..................30 Islas del Egeo oriental............................................................................... .......................30 Creta........................................................................................................................ .........30 EL MUNDO EGEO DEL III AL II MILENIO A. C. 32 1. La Grecia continental desde el siglo xxv hasta el siglo xvii a. C..................................34 2. Las islas del mar Egeo en el iii y comienzos del ii milenio a. C...................................36 3. Creta desde el siglo xxx hasta el xii a. C.............................................. ........................37
Creta en el III milenio a. C....................................................................................................38 Origen y desarrollo del Estado en Creta................................................................................39 Creta del siglo xiv al xiii a.C.................................................................................................48 La escritura cretense..............................................................................................................49 El arte cretense......................................................................................................................49 La religión cretense...............................................................................................................51

4. Troya....................................................................................................... .....................53
Antiguas poblaciones en el lugar de Troya...........................................................................53 La Troya homérica................................................................................................................54

- 2 de 321 -

V. V. Struve

5. Micenas....................................................................................................... .................55
Las construcciones funerarias en Micenas............................................................................56 Arquitectura de fortalezas y palacios....................................................................................61 Pilos.......................................................................................................................................63 Escritura en la época micénica..............................................................................................65 Los portadores de la cultura micénica...................................................................................66 El régimen social de la sociedad micénica. El Estado..........................................................68 La cultura micénica...............................................................................................................69 La religión micénica..............................................................................................................70

LAS ANTIGUAS POBLACIONES GRIEGAS EN LA PENÍNSULA BALCÁNICA Y EN EL ASIA MENOR 71 1. 2. 3. 4. 5. Migraciones de las tribus en el último tercio del ii milenio a. C................................71 La antigua tradición sobre las migraciones de las tribus en el último tercio del ii milenio a. C.................................................................................................... .............71 La cuestión de las primeras poblaciones dorias....................................... ..................73 Dirección y etapas básicas de las migraciones dorias................................ ................73 Los griegos y los pueblos del Asia Menor................................................ .................75 77

LA GRECIA HOMÉRICA

1. Vida económica y régimen social de la sociedad homérica.......................................78
El desmembramiento de Grecia............................................................................................78 El papel de la organización en forma de «gens»...................................................................79 Diferenciación económico-social. Aparición de la aristocracia............................................80 La ganadería y la agricultura.................................................................................................81 La esclavitud.........................................................................................................................83 El papel del intercambio........................................................................................................85 Los oficios.............................................................................................................................86

2.

El Régimen Político de la Sociedad Homérica..................................... .....................87
Los reyes basileus..................................................................................................................87 El Consejo de ancianos.........................................................................................................89 La Asamblea popular.............................................................................................................89 La familia..............................................................................................................................89 De Federico Engels, acerca del régimen social en la Grecia homérica.................................90

ESPARTA, CRETA, TESALIA Y BEOCIA EN EL SIGLO IX Y COMIENZOS DEL V A. C. 1.

91

Esparta.................................................................................................................. .....91
Las condiciones geográficas de Esparta................................................................................91 Laconia y Mesenia en las épocas micénica y homérica........................................................92 La invasión doria y el surgimiento del Estado espartano......................................................93

2. 4.

Creta.......................................................................................................... ..............100 Beocia................................................................................................................... ...104
El Régimen económico-social de Beocia............................................................................104 La alianza beoda..................................................................................................................105

3. Tesalia...................................................................................................................... 102

LA COLONIZACIÓN GRIEGA EN LOS SIGLOS VIII-VI A. C. 108 1. 2. Causas y carácter de la colonización. Siglos viii-vi a. C................................... .......109 Las orientaciones básicas de la colonización griega........................ ........................110
La colonización de la cuenca occidental del mar Mediterráneo..........................................111 La colonización de las costas del Helesponto y del Ponto..................................................113

- 3 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I La colonización del litoral meridional y occidental del mar Negro....................................114 La colonización de la cuenca septentrional del mar Negro.................................................117 La colonización del litoral sudeste del mar Mediterráneo..................................................122 La posterior colonización del Occidente.............................................................................122

3.

Significación y consecuencias de la colonización de los siglos viii al vi a. C..........123

EL ÁTICA EN LOS SIGLOS VII Y VI A. C. 125 1. La antigua Ática................................................................................... ......................125
La conjuración de Cilón......................................................................................................129 Las leyes de Dracón............................................................................................................129 Las naucrarías......................................................................................................................131

2. La legislación de Solón................................................................... ...........................132
La lucha social después de la muerte de Solón...................................................................137

3. La tiranía de Pisístrato. Los pisistrátidas............................................ ........................138
La política social y económica de Pisístrato.......................................................................139 La política exterior de Pisístrato..........................................................................................140 El gobierno de los pisistrátidas............................................................................................141 La caída de la tiranía en Atenas...........................................................................................142 Significación y valor de la tiranía.......................................................................................142

4. Legislación de Clístenes.............................................................................. ...............143
Lucha social después de la expulsión de Hipías. Intervención de Clístenes.......................143 Establecimiento de fíleas territoriales.................................................................................144 El crecimiento del peso político de la población urbana.....................................................144 Instituciones políticas en la época de Clístenes..................................................................144

5. La situación política exterior de Atenas a finales del siglo vi a. C..............................145 EL DESARROLLO ECONÓMICO DE GRECIA EN LOS SIGLOS VII Y VI A. C. 148 LAS GUERRAS GRECO-PERSAS 1. 153

Persia en la segunda mitad del siglo vi a. C................................................... ..........153
Las conquistas de Ciro y Cambises.....................................................................................153 Estructura económica, política y social de Persia...............................................................153 La política exterior de Darío I. Campaña contra los escitas................................................155

2.

La insurrección jónica y sus consecuencias................................................ .............156
Las causas y el comienzo de la insurrección.......................................................................156 Actitud de Esparta y Atenas frente a los acontecimientos del Asia Menor.........................157 Campaña contra Sardes.......................................................................................................157 La caída de Mileto...............................................................................................................158

3.

La lucha política en los Estados griegos................................................. .................160
La lucha política en Atenas.................................................................................................160 La lucha intestina en Esparta y otros Estados griegos........................................................160

4.

La primera y segunda campañas de Darío.......................................... .....................161
La primera campaña............................................................................................................161 La segunda campaña...........................................................................................................161 Causas de la derrota de los persas. El papel de Milcíades y su destino..............................165

5. La campaña de los persas en los años 480-499 a. C................................................. .165
Preparativos de Persia para una nueva campaña contra Grecia..........................................165 Grecia, en vísperas de la invasión persa. La actividad de Temístocles...............................167 Alianza de Atenas con Esparta. El congreso de las ciudades griegas.................................168 Las fuerzas armadas griegas. Comienzo de las operaciones bélicas...................................169 La defensa de las Termópilas y el combate del Artemisión................................................169 Los preparativos para la batalla naval.................................................................................171 La batalla de Salamina........................................................................................................171 Período que siguió a la batalla de Salamina........................................................................172 La batalla de Platea.............................................................................................................173 - 4 de 321 -

V. V. Struve La batalla de Micala............................................................................................................175

LA ALIANZA NAVAL ATENIENSE 176
La pentecontecia..................................................................................................................176 Salida de Esparta y de sus aliados de la liga helénica.........................................................177 Formación de la alianza de Delos.......................................................................................179 Transformación de la Liga de Delos en potencia naval ateniense......................................182

CONSOLIDACIÓN DEL RÉGIMEN DE LA DEMOCRACIA ESCLAVISTA EN ATENAS. PERICLES 187
El régimen estatal de Atenas...............................................................................................196

LA VIDA ECONÓMICA DE GRECIA EN EL PERIODO CLASICO 204 1. La economía rural.............................................................................................. ......205
Las pequeñas y medianas propiedades agrarias..................................................................206 Agricultura y horticultura....................................................................................................207 La ganadería........................................................................................................................208 Formas de posesión y utilización de la tierra......................................................................208

2. 3.

Los centros económicos de Grecia en el siglo v a. C................................. ..............209 La esclavitud en la polis griega............................................................................ ....211
Cantidad de esclavos en Grecia...........................................................................................211 Fuentes de esclavos.............................................................................................................211 Situación de los esclavos en Grecia....................................................................................212 Aplicación de trabajo de los esclavos en las diversas ramas de la economía.....................213 La liberación de los esclavos...............................................................................................214

4.

La producción artesanal.................................................................................... .......215
El pequeño taller esclavista como forma realizadora de la producción artesanal...............215 Organización del trabajo en los ergasterios.........................................................................215 Papel del trabajo libre en la producción artesanal...............................................................216 Atenas, centro de la producción artesanal griega................................................................216 La metalurgia.......................................................................................................................217 La producción de cerámica.................................................................................................218 La producción textil............................................................................................................219 Los trabajos de construcción de edificios...........................................................................220 Las construcciones navales.................................................................................................221

5.

Desarrollo de la producción e intercambio de mercancías en el siglo v a. C............221
Comercio interior................................................................................................................223 Desarrollo del capital usurario............................................................................................224 Comercio exterior................................................................................................................225 Posición del Estado respecto al comercio...........................................................................225

6.

Ingresos y gastos del Estado ateniense............................................ ........................226
Fuentes de ingresos.............................................................................................................226 Las liturgias.........................................................................................................................227 El éisfora.............................................................................................................................228 Los gastos del Estado ateniense..........................................................................................229

LA GUERRA DEL PELOPONESO 1.

231

Situación en Grecia antes del comienzo de las operaciones bélicas.........................231
Significado de la guerra del Peloponeso.............................................................................231 Fuentes................................................................................................................................232 Relación de fuerzas de los adversarios................................................................................234 Pretextos inmediatos de la guerra........................................................................................238 Preparación diplomática de la guerra..................................................................................240

2. La guerra de Arquídamo................................................................................. ............241
Planes estratégicos de ambas partes....................................................................................241

- 5 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I Comienzo de las operaciones bélicas..................................................................................242 Caída de Pericles.................................................................................................................244 El asedio a Platea.................................................................................................................245 Guerra civil en Lesbos y Corcira.........................................................................................246 Recrudecimiento de la lucha político-social en Atenas.......................................................249 La operación de Pilos..........................................................................................................254 Operaciones bélicas en Tracia.............................................................................................258 El armisticio........................................................................................................................260 La paz de Nicias..................................................................................................................261

3. Desde la paz de Nicias hasta la expedición a Sicilia.......................................... .........262
Consecuencias políticas de la paz de Nicias.......................................................................262 Lucha política en Atenas y promoción de Alcibíades.........................................................264

4. La expedición a Sicilia....................................................................... ........................267 5. El último período de la guerra................................................................ ....................273
La guerra de Decelia...........................................................................................................273 Principio de la descomposición de la arqué ateniense........................................................274 Recrudecimiento de los elementos oligárquicos en Atenas................................................276 Intervención de Persia.........................................................................................................278 La revuelta oligárquica del año 411....................................................................................279 La lucha por los estrechos...................................................................................................283 Restablecimiento de la democracia en Atenas....................................................................285 Acciones bélicas en Jonia....................................................................................................287 La batalla de Egospótamos..................................................................................................290 La reacción en Grecia..........................................................................................................292 Gobierno de los Treinta tiranos y restablecimiento de la democracia.................................293

EL LITORAL MERIDIONAL, OCCIDENTAL Y SEPTENTRIONAL DEL MAR NEGRO EN LOS SIGLOS V-VI A. C.

296

1. El litoral meridional y occidental del mar Negro............................................... .........296 2. Litoral septentrional del mar Negro................................................................... .........303
Olbia....................................................................................................................................303 Quersoneso..........................................................................................................................306 Bósforo................................................................................................................................310

- 6 de 321 -

V. V. Struve

V. V. Struve
El profesor V. V. Struve constituye un caso muy específico dentro del grupo de estudiosos y tratadistas de temas clásicos. Su origen ruso le aparta de las escuelas europeas tradicionales, la británica y la alemana sobre todo. En efecto, Struve se mantiene muy alejado de los planteamientos que han informado a ambas escuelas de estudios clásicos, que encontraban en la interpretación de restos arqueológicos o en la transcripción de documentos hallados la clave de sus conclusiones acerca de los períodos tratados. El autor de la obra que a continuación se incluye en este volumen presta, por el contrario, gran atención a otras claves que desde su punto de vista ofrecen posibilidades de interpretación más amplias y, sobre todo, más acordes con el interés manifestado hacia la civilización denominada griega. La aplicación de los principios marxistas de interpretación histórica ofrece en la obra de Struve una rica gama de posibilidades de observación de un fenómeno del calibre alcanzado por la que se generó en las orillas del mar Egeo. De ahí la importancia de este texto, que ofrece aportaciones novedosas acerca de una cuestión tratada en demasía mediante prismas en muchas ocasiones erróneos.

«Historia de la antigua Grecia»
La visión que Struve aporta de la Grecia antigua en las páginas que siguen a esta introducción está determinada por el concepto interpretativo del materialismo histórico. Según éste, la Historia debe ser considerada como efecto de la tensión producida por el permanente enfrentamiento entre clases sociales que configuran el espectro humano de la agrupación humana en cuestión. Ello incide de forma definitiva en un apartamiento de planteamientos de signo tradicional que situaban sobre otros elementos presentes en este proceso las claves de desarrollo del mismo. Elementos situados en los ámbitos de lo irracional, tales como las creencias religiosas, la personalidad de políticos o héroes militares, la presencia de creadores de valía sorprendente en relación con el medio en que se desenvolvían, etc. La organización económica, social y política de los griegos de la Antigüedad es considerada aquí como estructura fundamental de todo ulterior tratamiento de la cuestión, lo que ha elevado el texto que sigue en manual de imprescindible estudio y consulta a niveles universitarios en muchos países, entre ellos España a partir del momento de su traducción a la lengua castellana. Este valor didáctico resulta de especial interés para toda persona interesada en realizar una aproximación válida al conocimiento de la que ha sido denominada Grecia clásica. El mismo carácter de la obra, manual en las facultades de Historia, lo convierte en útil instrumento dotado de valores didácticos que clarifican de forma especialmente efectiva los aspectos de base de la organización de una civilización que todavía sigue constituyendo obligada referencia dentro del mundo actual. La obra de Struve rehuye toda posibilidad de mitificación y alejamiento de la realidad que el mismo objeto de estudio indudablemente fomenta por su misma naturaleza. Es precisamente este carácter neutro el que le proporciona todo su valor didáctico por una parte e informativo por otra.

- 7 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

La antigua Grecia
Los Antecedentes
La peripecia vital desarrollada por la antigua Grecia presenta unas características no igualadas por ninguna otra civilización a lo largo de la Historia. Todos los elementos que actúan en este proceso parecen haber sido dispuestos para ofrecer un panorama armónico y completo del nacimiento, evolución, auge, decadencia y muerte de la organización de una sociedad dotada de muy específicas señas de identidad. A partir del asentamiento de pueblos procedentes de centroeuropa y del Medio Oriente, el espacio griego habría de adquirir progresivamente rasgos muy singulares en medio de un ámbito definido, ante todo por la confusión y mezcla de poderes, poblaciones e intereses. La cuenca del Egeo servirá como indispensable plataforma para la aparición, desarrollo y, finalmente, decadencia de esta civilización a lo largo de los diferentes y consecutivos períodos que la conforman. Este mar sirve como espacio central de asentamiento de los pueblos que de forma sucesiva contribuyen a formar los estratos necesarios para la obtención del resultado final básico: la civilización griega. Este ámbito es ante todo un centro de intercambio de influencias y corrientes de pensamiento, así como correa de transmisión de conocimientos y experiencias adquiridas por civilizaciones precedentes, sobre todo la egipcia y la mesopotámica. Egipto, Babilonia y Fenicia, sobre todo, aportarán a la naciente civilización griega algunos de sus elementos fundamentales, desde aplicaciones prácticas en materia económica hasta referencias de orden sobrenatural o conocimientos científicos. Está fuera de toda duda la determinante influencia que en la organización primitiva de las poblaciones situadas sobre el territorio de la Grecia clásica tuvo la vecindad egipcia. El país del Nilo, situado en medio de un marco de decadencia que conocía periódicas recuperaciones temporales, actuaría sobre las islas y el espacio continental que se situaban frente a sus costas. Así, Grecia partiría inicialmente de unas bases dotadas de un alto valor, que el Egipto faraónico le prestaba por medio de una expansión poco interesada en la colonización, según la actual idea que tenemos de este concepto. La Grecia arcaica se vería de esta forma determinada por sus ámbitos geográficos más meridionales, situados en las islas y sobre todo en Creta, que habría de desarrollar una perfeccionada civilización y serviría como punto de partida de la posterior evolución conjunta del territorio griego. En aquellos primeros momentos, es característica la falta de unidad entre las diversas entidades políticas de carácter marcadamente rudimentario que se reparten el suelo del país. A esta primera presión ejercida sobre el espacio griego a partir del sur seguirá la oleada de penetraciones procedentes del noroeste, que conseguirán estabilizar la presencia de nuevas poblaciones y ordenar los fundamentos que harán posible la aparición de unidades políticas que ya configuran el aspecto general de la Grecia propiamente clásica.

Los Hechos
A partir de la acción de estas dos corrientes centrípetas, que tendrían en Atenas su mejor plasmación práctica, debe efectuarse toda observación de la evolución histórica de la Grecia clásica. La Atenas de Pericles centra con toda justicia este prolongado período, y lo hace debido a una serie de motivaciones específicas de las que carecían los demás ordenamientos socioeconómicos existentes hasta entonces. Todos los historiadores están de acuerdo en que la existencia de una Atenas ordenada en función de principios que entonces se manifestaban como

- 8 de 321 -

V. V. Struve

verdaderamente revolucionarios sería capaz de transformar a fondo la historia del mundo occidental. El clasicismo griego en todas sus manifestaciones, sociales y políticas, literarias y plásticas, vendría determinado por un interés enfocado hacia la sencillez. Grecia ofrecería al mundo muestras de las posibilidades de aplicación de este practicismo sobre todos los ámbitos de la vida, tanto los de carácter personal como aquellos que trascendían de éste para convertirse en directo reflejo de necesidades de índole comunitaria. La mentalidad burguesa que constituía la base ideológica de Atenas en sus etapas de esplendor determinaría la implantación del pragmatismo en todas sus manifestaciones posibles. Al lado de esta realidad —que tampoco debe ser elevada a los niveles de mitificación que de forma tradicional han sido utilizados para su consideración— la Grecia antigua ofrece toda una amplia gama de presencias en el orden de la organización social y política. Así, del modélico ejemplo de Estado policial que presentaba Esparta puede pasarse hasta el propuesto por una Macedonia en trance de pasar de ser un reducido espacio marginal hasta convertirse en la primera potencia mundial del momento. Mejor que cualquier manual actual de comportamientos públicos, una aproximación a la gran aventura colectiva que fue el desarrollo y decadencia de la Grecia clásica aporta al lector de hoy informaciones dotadas de una validez y vigencia que incluso pueden alcanzar niveles sorpresivos. El practicismo que centra toda consideración de la Atenas clásica es la obligada clave de referencia del prolongado período tratado en un estudio de la cuestión. Los aspectos intelectuales de la vida eran para los atenienses posibilidades concretas de realización de actos encaminados a la consecución de finalidades de orden práctico. La filosofía y la poesía, la retórica y el teatro eran de esta forma instrumentos de utilización directa, y no meros elementos de distracción ofrecidos a la población. Existen muestras de la escasa tolerancia que en la Atenas de Pericles existía hacia cualquier clase de enseñanza filosófica que no se encontrase encaminada a la aplicación práctica. El florecimiento de los estudios físicos y matemáticos, de forma paralela con los ya citados de creación puramente intelectual, definiría ya por sí misma el ambiente reinante en el Ática durante su siglo de oro. Con todo, también deben efectuarse las necesarias salvedades ante toda posible mitificación del mismo, que contó con sus ámbitos oscuros y negativos del que el proceso y muerte de Sócrates puede servir, como ejemplo, más ilustrativo. Sin embargo, el contraste ofrecido por la Atenas de Pericles y el resto de las organizaciones estatales del momento no puede resultar más llamativo. Pero el equilibrio establecido entre este sistema y el de los que lo rodeaban por completo carecía de posibilidades de mantenimiento efectivo. Así, resulta posible acercarse el declive material —demostrado mediante los sucesivos fracasos bélicos— de una Atenas incapaz de enfrentarse con la fuerza de sus oponentes, organizados en primer término hacia un fortalecimiento de tipo material. En primer lugar serian los persas, más tarde Esparta, luego Macedonia y finalmente Roma quienes decidirían el marco vital del espacio griego. Persia y Roma constituían poderes exteriores a esta realidad, pero Macedonia y Esparta formaban parte de aquella Grecia varia en sus expresiones y absolutamente opuesta al espíritu que emanaba de Atenas en multitud de conceptos esenciales.

Las Consecuencias
Si la actuación del fortalecido Imperio romano convirtió a la totalidad del territorio griego en un conjunto de provincias de segundo orden dentro del entramado común mediterráneo, el prestigio de Atenas seguiría manteniéndose a pesar de las adversas circunstancias dominantes. De ello provendría la atención aplicada —en forma muy moderada, es cierto— por algunos gobernantes del Imperio sobre el espacio del que provenían sus principios inspiradores más valiosos. Pero Grecia ya se había convertido de hecho en un espacio deprimido e incapaz de competir con las demás zonas integrantes del conglomerado mundial.

- 9 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

La implantación del cristianismo como religión oficial del Imperio por Constantino en el año 313, o la prohibición de la celebración de los juegos olímpicos por Teodosio en el 394, serían algunos de los hechos más relevantes en el desarrollo histórico de Grecia tras su sumisión a los poderes situados al otro lado del mar Adriático. La partición del Imperio en dos fracciones tampoco habría de aportar a Grecia consecuencias de interés práctico, ya que el traslado de todos los centros de decisión a Bizancio la privaría de toda posibilidad de actuación en defensa y cuidado de los mismos. La presencia bizantina en Grecia constituiría el elemento determinante de su posterior evolución, ya que la Iglesia griega habría de constituirse en depositaría de los valores y esencias que la fragmentación del cristianismo otorgaría a su mitad oriental de actuación. El año 1054 significaría la fecha clave para la escisión definitiva de estas dos posiciones, y la denominada Iglesia ortodoxa griega se erige como intérprete exclusivo de las creencias oficiales en el Imperio bizantino, que se encuentra sometido a la creciente presión ejercida desde el este por los turcos. Grecia conocería posteriormente episodios definidos por la fundamental movilidad de los hechos acaecidos durante los mismos; de entre éstos resulta preciso mencionar siquiera someramente la prolongada presencia catalana en su territorio, período durante el cual Atenas volvió a alcanzar la consideración —siquiera en el plano teórico— que merecía debido a su esplendoroso pasado. En el año 1456 los turcos ocupan la que fuera centro de civilización universal durante siglos; a partir de entonces una Grecia convertida, de igual forma que bajo la dominación romana, en provincia de segundo orden vegeta bajo el dominio de sus tradicionales enemigos. La rebelión en contra del ocupante, iniciada en el año 1821, supondría el comienzo de la liberación del país y la recuperación de su soberanía nacional, que es alcanzada ocho años más tarde. La Grecia de nuevo independiente se vería afectada a partir de entonces en todos sus niveles de desarrollo, tanto en el plano exterior como en el interno. Situada en una zona permanentemente conflictiva dentro del continente europeo, la Grecia moderna no dejaría en ningún momento de erigirse como disminuida sucesora de los fastos intelectuales que habían definido a su edad dorada. Precaria descendiente de una grandeza pasada, Grecia tendría que admitir que los valores que habían informado a sus sociedades en los momentos de esplendor habían trascendido ampliamente su propio espacio físico, para convertirse en elementos de imprescindible referencia para toda consideración civilizada del hombre y de todo el mundo occidental a partir del momento en que fueron expresados.

- 10 de 321 -

V. V. Struve

Fechas clave
2100 a.d.C.
En el espacio ocupado por la actual Grecia —continente e islas— se desarrollan varias manifestaciones de vida y cultura muy importantes, destacando de entre ellas la micénica y la minoica.

2000 Los Pueblos más adelante denominados griegos se asientan definitivamente sobre el
suelo de la península.

1700 La ciudad de Cnosos, centro de la cultura minoica de la isla de Creta, es destruida
por un movimiento sísmico, con lo que inicia de forma irreparable su decadencia, que culminará en el año 1400 con la invasión del pueblo micénico.

1184 Estallido de la guerra denominada «de Troya», primer enfrentamiento significativo
de las fuerzas que intentan repartirse el espacio egeo.

1150 La región denominada hoy Tesalia conoce la estabilización de la presencia de sus
pobladores definitivos, operación similar a la que unas dos décadas más tarde tendrá lugar en la de Beocia.

1100 Las invasiones dorias ocupan las regiones centrales de la península y llegan hasta el
mismo Peloponeso. Este hecho supone la culminación de la civilización doria y la desaparición de la micénica.

1068 Con la desaparición de Codro, el postrer monarca legendario de Atenas, se cumple el
primer período de aparición histórica de esta ciudad.

1000 Alrededor 850 814 775 753 750

de esta fecha puede centrarse el comienzo de las operaciones de colonización griega sobre la costa de Asia Menor, donde se habrán de situar algunos de los puntos neurálgicos de su proceso cultural. Licurgo elabora la Constitución espartana de legendaria existencia. Alrededor de esta misma fecha se sitúa la redacción de la Ilíada, poema épico en el que el poeta Homero relata los hechos acaecidos en la batalla «de Troya». Los colonizadores fenicios, procedentes del extremo oriental del Mediterráneo, fundan en el norte de Africa la ciudad de Cartago, de tan alta significación posterior. Celebración de los primeros Juegos Olímpicos, que coinciden con los inicios del período denominado helénico. Esta fecha servirá a los griegos durante más de siete siglos para contar los años de su propia cronología. La ciudad de Roma es fundada por los hermanos Rómulo y Remo, según las tradiciones posteriormente aceptadas por la civilización latina. El poeta Hesiodo elabora su obra Los trabajos y los días, poema didáctico-moral.
- 11 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

738 734 721 700 683 660 621 612 600 594 582 561 550 525 508 500 495 490

El legendario rey Midas gobierna sobre la región de Frigia, en la región central del Asia Menor. Los colonizadores corintios fundan en Sicilia la ciudad de Siracusa. Inicios de una etapa colonizadora, que crea importantes ciudades, como Sibaris y Crotona. Unificación de los reinos integrantes de la región del Atica, cuya capital es Atenas. La creación de la institución del arcontado, que sustituía a la monarquía, da comienzo a la estabilización de la ordenación propia de la ciudad de Atenas. La colonización de Asia Menor se extiende hasta el mar Negro; fundación de Bizancio y de Neápolis. Primeras reformas llevadas a efecto en base al célebre código de Dracón. Destrucción de la ciudad de Nínive y del poderío de Asiria. Nacimiento de la poetisa Safo, que vivirá hasta 568. Obra filosófica y científica de Tales de Mileto, el más ilustre de los llamados siete sabios de Grecia. Arcontado de Solón en Atenas. Era descendiente del rey Codro y primo de Pisístrato. Nacimiento del matemático Pitágoras, uno de los fundadores de la Geometría. Pisístrato se erige en tirano de Atenas. Esparta constituye ya la potencia determinante en Arcadia, región central del antiguo Peloponeso. Nacimiento, en Efeso, del filósofo Heráclito, llamado el Físico, que vivirá hasta 480. Nacimiento del gran dramaturgo griego Esquilo, autor de la trilogía La Orestíada. Las reformas políticas emprendidas por Clístenes en Atenas establecen las bases para la instauración del sistema democrático. Nacimiento de Anaxágoras y del escultor Fidias que dirigió las obras del Partenón. Nacimiento del dramaturgo Sófocles, uno de los más grandes artistas de la literatura universal. Los persas son derrotados por los atenienses en la batalla de Maratón; Milcíades dirige el bando vencedor. Nacimiento de Pericles.

- 12 de 321 -

V. V. Struve

483 480 470 478 471 460 447 434 431 429 415 404 399 394 387

Nacimiento del geógrafo Herodoto y del dramaturgo Eurípides, rival de Sófocles. Batalla de las Termopilas y combate naval de Salamina en el que Tenístodes luchó contra los persas. Prosiguen los triunfos griegos sobre los persas en Micala y Platea. Fundación de la Confederación de Delos, liga militar contra los persas. Nacimiento de Tucídides, seguido en 470 por el de Demócrito y en 469 por el del filósofo Sócrates. Perícles se alza hasta el poder supremo en Atenas; con ello inicia la era que llevará su nombre y que significará la etapa más brillante en la historia de Grecia. La capital del Ática se convierte en centro de la más avanzada civilización hasta entonces conocida. Inicio de las tareas de construcción del Partenón, templo de Palas Atenea, sobre la colina ateniense de la Acrópolis. En el exterior, los hechos de armas producidos no se manifiestan favorables a los atenienses, que, sin embargo, continúan su política colonizadora. Nacimiento del general, historiador y filósofo griego Jenofonte. Episodios iniciales de la guerra del Peloponeso, que habrá de extenderse a lo largo del siguiente decenio. Un año más tarde se declara la peste en Atenas mientras Herodoto se encuentra elaborando su obra básica. Nacimiento del filósofo Platón, continuador de la obra de Sócrates. Un año más tarde muere Péneles. Continúan los fracasos atenienses en el exterior a lo largo de los siguientes años. Finalización de la guerra del Peloponeso e instauración en Atenas del gobierno de los Treinta Tiranos; la época de la democracia ha concluido. Un año más tarde, los tiranos son expulsados y los usos democráticos son reinstaurados. Proceso y muerte del filósofo Sócrates. Acusado por Melite, fue condenado a beber cicuta. Inicios de la recuperación de Atenas con el hundimiento del poderío de la rival Esparta. Platón crea la institución pedagógica denominada Academia. Tres años más tarde nacen el futuro filósofo Aristóteles y el político Demóstenes.

- 13 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

382 356 351 336 335 334 323 322 310 287 286 270 249 217 216 210 207

Nace Filipo de Macedonia, padre del gran Alejandro. Tres décadas más tarde comenzará a ejecutar sus acciones de ocupación sobre la península griega. Nacimiento de Alejandro el Grande, que habrá de continuar la política expansiva de su padre, Filipo. Su educación corrió a cargo de Aristóteles. Primera Filípica de Demóstenes, a la que seguirán las emitidas en los años 344 y 341. Asesinato de Filipo y ascenso al trono de Alejandro, que al año siguiente destruye la ciudad de Tebas. Aristóteles funda su institución pedagógica llamada Liceo, por encontrarse cerca de este edificio. Alejandro Magno penetra en Persia y dos años más tarde se extiende su poder sobre Egipto. Fundación en 331 de Alejandría. Alejandro muere tras haber conquistado un inmenso imperio que alcanza hasta la India por el Oriente y en el que se mezcla la cultura helenística y las autóctonas. Muertes de Aristóteles y de Demóstenes el más famoso de los oradores griegos. Zenón comienza su actividad pedagógica en Atenas, seguido cuatro años más tarde en la misma línea por Epicuro, que fundó una escuela filosófica propia. Nacimiento del físico Arquímedes. Entre sus inventos se citan la rueda dentada y el tornillo sin fin. Comienzan 1as expediciones de Pirro, rey de Epiro, sobre Italia. Grecia es invadida por los galos celtas. Atenas conoce una nueva etapa de decadencia en todos los órdenes. Creación del reino de Partia, mientras el de Esparta conoce un período de estabilidad, base de futuras reformas. Se establece la paz de Neupactos entre los diferentes reinos de Grecia. Con la victoria de Cannas, el cartaginés Aníbal se presenta como el más peligroso enemigo para el poder que ejercía Roma sobre las colonias del Imperio. Roma conquista la totalidad de las colonias griegas establecidas en Sicilia. La monarquía espartana desaparece a manos de Nabis, que accede al poder absoluto.

- 14 de 321 -

V. V. Struve

197 170 168 148 146 87 44 27

Macedonia es derrotada por Roma; el cónsul Flaminio concede la libertad a las ciudades de Grecia. Perseo sube al trono de Macedonia. Dos años más tarde será derrotado por los romanos en la batalla de Pidna. Ello significa la desaparición del reino de Macedonia, cuyo territorio se convierte en colonia romana. El Poder de Roma actúa sobre Rodas, que ve hundirse su organización económica. El territorio del antiguo reino de Macedonia es convertido en provincia dentro del Imperio romano. Roma consigue destruir el poderío de Cartago. Sobre el espacio griego, disuelve la liga Aquea y procede a saquear y a destruir la ciudad de Corinto. Mitríades es derrotado en el campo de batalla por Sila. Como consecuencia de este hecho, la ciudad de Atenas es sometida al saqueo. Julio César es asesinado en Roma por sus oponentes políticos. Comienza la era de triunfos para Marco Antonio, hasta que en el año 31 es derrotado por Octavio, que a continuación se proclama emperador. Grecia es convertida en una de tantas provincias del Imperio romano.

- 15 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Bibliografía
De Struve
Historia de la antigua Grecia, Madrid, Akal, 1981.

Sobre la antigua Grecia
ALSINA, I., Comprender la Grecia clásica. Barcelona, Editorial Teide, 1983. ASIMOV, I., Las palabras y los mitos. Barcelona, Laia, 1974. ASIMOV, I., Los griegos. Madrid, Alianza, 1982. BERMEJO, I., Introducción a la sociología del mito griego. Madrid, Akal, 1979. BERMEJO, I., Mito y parentesco en la Grecia arcaica. Madrid, Akal, 1980. CHADWICK, J., El mundo micénico. Madrid, Alianza, 1985. Diccionario de la civilización griega. Barcelona, Destino, 1972. DODDS, E. R., Los griegos y lo irracional. Madrid, Alianza Editorial, 1985. FINLEY, M. I. (editor), El legado de Grecia. Barcelona, Ediciones Critica, 1983. FINLEY, M. I., El mundo de Odiseo. Madrid, Fondo de Cultura Económica, 1984. FINLEY, M. I., La Grecia antigua. Barcelona, Critica, 1984. FINLEY, M, I., La Grecia primitiva. Barcelona, Crítica, 1983. FINLEY, M. I., Los griegos de la Antigüedad. Barcelona, Editorial Labor, 1979. GRIMBERG, C., Grecia. Barcelona, Daimon, 1983. HEURTLEY, W. A., Breve historia de Grecia. Madrid, Espasa-Calpe, 1969. KNAUSS, B., La polis. Individuo y Estado en la Grecia antigua. Madrid, Aguilar, 1979. LLOYD JONES, H. (editor), Los griegos. Madrid, Gredos, 1974. MARTIN, R, y METZGER, H., La religión griega. Madrid, Editorial Edaf, 1977. MONTANELLI, I., Historia de los griegos. Barcelona, Plaza y Janés, 1974. MOSSE, C., y otros, Clases y conflictos de clases en la Grecia antigua. Madrid, Akal, 1979. NIETZSCHE, F., El nacimiento de la tragedia. Madrid, Alianza Editorial, 1982. PETRIE, A., Introducción al estudio de Grecia. Madrid, Fondo de Cultura Económica, 1983. RODRÍGUEZ ADRADOS, F., La democracia ateniense. Madrid, Alianza, 1983. SIMON, B., Razón y locura en la antigua Grecia. Madrid, Ediciones Akal, 1984. STOLL, H. A., El sueño de Troya. Barcelona, Editorial Plaza y Janés, 1978. VERMEULE, E., Grecia en la edad del bronce. México, Fondo de Cultura Económica, 1964. VERNANT, J. P., Mito y sociedad en la Grecia antigua. Madrid, Siglo XXI, 1982. VIDAL-NAGUET, P., Formas de pensamiento y formas de sociedad en el mundo griego. Barcelona, Península, 1983.

- 16 de 321 -

V. V. Struve

Historia de la antigua Grecia (I)

- 17 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

CAPÍTULO I

EL MEDIO GRIEGO
La antigua Grecia se extendía ocupando diversos territorios del Mediterráneo oriental, que marcharon juntos en un proceso histórico unidos por una serie de vínculos comunes, pese a la diversidad geográfica y características propias que poseía. Este conjunto de territorios constituyó la llamada Hélade, donde se desarrolló la civilización griega. Dos grandes regiones, la una continental y la otra insular, fueron la base geográfica de la aludida diversidad, si bien ésta se veía también matizada por la necesaria división de la región continental en otras dos: la europea y la asiática. Estos tres territorios, distintos en su localización y particularismos, tuvieron entre sí, sin embargo, una continuidad de relaciones y dependencias, que obligan a estudiar su trayectoria histórica en una visión común a todos ellos, si bien cabría señalar la importancia que presentaron las regiones central y meridional frente al norte, denominado bárbaro y que, sin embargo, sería en definitiva el territorio que pudo aglutinar de manera clara todo el contexto helénico, pese a los intentos ineficaces, que partiendo de las zonas menos «bárbaras» no pudieron unir en un sistema político común a toda Grecia. En su misma historia desarrollaron hacia otros territorios, ya cercanos o incluso alejados, como el Mediterráneo occidental, sus influencias de maneras distintas y motivado por causas también diversas, para así extender sus formas de vida y facilitarlas al mismo tiempo. La primera de las tres regiones, la denominada Grecia continental europea, plantea por sí misma una serie de características fundamentalmente orográficas, que obliga a subdividirla en tres partes, las cuales poseen unos elementos geográficos unitarios. La Grecia septentrional constituye el territorio más cercano al continente y, por lo tanto, el que mayores contactos tuvo con la Europa oriental. El relieve tabular junto a las llanuras esteparias son sus grandes características, así como su clima continental, que unidos configuran sus aspectos geográficos más significativos. En esta región estuvieron comprendidas las antiguas Tesalia, Etolia, Acarnania y Epiro. La Grecia central, separada de la anterior por los estrechos pasos, cuyo ejemplo más significativo es el de Termópilas, constituyó uno de los puntos en la ruta terrestre entre estas dos regiones de Grecia. Tiene un relieve de macizos y plataformas interrumpidos por llanuras que junto a su clima mediterráneo la caracterizan, si bien las tres regiones que la componen: Fócida, Beocia y Ática, difieren en clima y otras particularidades que más adelante señalaremos. La Grecia meridional o Península del Peloponeso queda unida a la central por el estrecho istmo de Corinto, presentando un relieve de macizos calizos separados por fosas orientadas de norte a sur. Comprende las regiones denominadas Acaya, Arcadia, Argólida, Elida, Laconia y Mesenia. Grecia insular constituye una región básica en la historia de la Hélade. Estas unidades insulares, pertenecientes en su mayoría a restos de plegamientos continentales (separadas entre ellas por cuencas y mesetas marinas), representan los puntos de contacto entre todo el mundo griego y facilitan de manera explícita las comunicaciones y el comercio. Pueden dividirse en cinco unidades menores por presentar sus características una homogeneidad: Cícladas, Dodecaneso, Eubea y Las Esporadas, Egeo oriental y Creta. La denominada Grecia asiática sólo ocupó una estrecha faja litoral, sin extenderse nunca sus territorios hacia el interior. Surgió como producto del desarrollo colonizador que imprimieron distintos núcleos urbanos de la Grecia europea desde la época arcaica. Desde el estrecho del Bósforo hasta el sur del macizo de Caria estuvieron ubicados la mayoría de los asentamientos griegos, que constituyeron, a grandes rasgos, tres grandes zonas homogéneas, si bien dos de ellas, Eólida y Dórida, fueron perdiendo su autonomía en el desarrollo asimilador que llevó Jonia con respecto a ellas.

- 18 de 321 -

V. V. Struve

La antigua Eólida ocupó el conjunto de los estrechos, limitando por él norte con las costas del mar Negro, formadas por cadenas de antiguos macizos paralelos, y por el sur llegaría a la desembocadura del río Hermos. Es una zona de transición entre el mar Negro y el Egeo, en la que se intercambian corrientes de agua dulce y salada, surcando los estrechos constituidos sobre antiguos valles fluviales. Las alineaciones de montañas atravesadas por depresiones configuran una costa abrupta y con escasos abrigos, si exceptuamos la gran hendidura en tierra firme que forma el golfo frente a la isla de Lesbos. Los vientos cargados de humedad que vienen del norte, en contacto con los bordes montañosos, descargan gran cantidad de lluvia, fundamentalmente en otoño e invierno, transcurriendo así unos veranos secos típicamente mediterráneos. Sin embargo, esta mayor cantidad pluviométrica y la misma constitución del suelo, rico y fértil, posibilitan una gran riqueza forestal en pinos y cedros, básica para la construcción naval, al mismo tiempo que cultivos de cereales y viñedos, fácilmente exportables debido a las necesidades cerealísticas del Ática. El territorio más meridional, que ocupaba en toda su extensión el litoral egeo, fue poblado desde sus comienzos por los jonios, constituyendo por sus más favorecidas condiciones la región más próspera y hegemónica entre los griegos del Asia Menor. Llegando a aglutinar en la denominación de Jonia otras dos regiones anteriormente autónomas. Presentaba su relieve un conjunto de valles excavados en los pliegues del macizo del Tauro, dispuestos perpendicularmente a la costa mediterránea, lo que condicionó la formación de cabos y golfos alternativamente, configurando un litoral accidentado, más acentuado si cabe por sus cercanas islas, último exponente de los plegamientos elevados. El conjunto de depresiones venía favorecido por el circular de ríos, que se encontraban bien provistos de agua, recogida en las altiplanicies de Asia, rica en pluviosidad. Los ríos con sus arrastres aluviales llegaron a colmar algunos golfos, tal es el caso de las ciudades de Mileto y Efeso, que a causa de los ríos Meandro y Caistro fueron separándose del litoral, desapareciendo posteriormente. Las condiciones orográficas, la influencia del clima benigno y los cauces de agua favorecieron los cultivos agrícolas, no ya sólo de cereal, sino olivo, vid y hortalizas, que encontraron un suelo y una climatología idóneos para su producción intensiva y de renombrada calidad. Pero no sólo constituyó la región un lugar de nuevos asentamientos, sino que aprovechando los valles se establecieron contactos comerciales con los reinos interiores, que necesitaban su salida al mar, intercambiando materias primas para su transformación y cereal para la exportación al continente griego. Estas rutas vinieron a significar el contacto directo con los antiguos Estados orientales, de gran desarrollo comercial, del que Jonia incluso llegó a aprender el uso de moneda y sus propios sistemas de pesas y medidas. La más meridional de las regiones greco-asiáticas estuvo constituida por la Dórida, cuyo núcleo urbano más importante fue Halicarnaso. Ocupó la faja costera de un macizo de difícil acceso, donde estaba situada Caria, presentando, por tanto, la región una costa abrupta y un suelo pobre, con clima caluroso y seco, que dificultaba enormemente la producción agrícola, si bien su posición geográfica fue de escala en las comunicaciones con Oriente; de ahí su desarrollo comercial, aunque no agrícola.

Macedonia, Calcídica y Tracía
Sus límites occidentales están señalados por la cadena del Pindo, que la separa del Epiro; por el sur, el macizo de Olimpo sirve como frontera con Tesalia; por el este, en unos límites inciertos, se une a Tracia, y el norte, constituido por altas montañas, queda separado de las grandes influencias europeas. La baja Macedonia, regada por los ríos Axio y Haliacmón, se extiende desde las montañas hasta el golfo Termaico (actualmente Salónico), formando una rica llanura, dedicada fundamentalmente a la agricultura junto a una fuerte ganadería caballar, que tiene abundantes

- 19 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

pastos beneficiados por las lluvias y el curso de los ríos. A la productiva llanura se oponen las montañas, divididas en tres regiones: la Lincestida, al norte; la Orestida, que ocupa el centro, y la Elimiotida, en los límites con Tesalia, donde la vegetación crece abundante, formando extensos bosques ricos en caza y madera, dejando los valles abiertos por los ríos posibilidades para la ganadería y las rutas de comunicación. La costa macedónica era baja y pantanosa, motivado fundamentalmente por los arrastres aluviales de los ríos, que rellenaron gran parte de sus desembocaduras haciéndolas casi inutilizables para la navegación, poco desarrollada por estas causas. La Calcídica es un conjunto montañoso que bordea la parte oriental del golfo de Salónica y que proyecta tres grandes apéndices separados en el mar Egeo. El situado más al este es el denominado Athos. Territorio junto a Macedonia, poseía unas características distintas, siendo colonizado por eubeos y corintios, que desarrollaron unos cultivos similares a los griegos por las condiciones climáticas que en ella se dan. También la Calcídica fue centro importante en la extracción del mineral de cobre para su posterior transformación en centros griegos. Por último, Tracia, país montañoso que se extendía por el norte hasta el Danubio y al este limitaba con el mar Negro, no formó parte del contexto helénico, pero estuvo en íntima relación con las colonizaciones griegas, estableciendo un intenso tráfico comercial de esclavos, metales, cereales y madera, necesarios para Grecia. Las minas del Pangeos, ricas en oro, fueron uno de los motivos de dicho intercambio, llegando incluso a desarrollarse enfrentamientos bélicos para conseguir su posesión. Thasos, isla cercana a la costa de Tracia, rica en explotaciones mineras de oro y plata, contrasta con el resto de las islas del Egeo por la abundancia de aguas corrientes y su densa vegetación, que motivaron la colonización de los habitantes de Paros en el siglo VII a. C. Su contacto con Tracia le permitió proveerse de esclavos e incluso ser centro comercial en la venta de esclavos hacia otros lugares, así como exportadora de su producción vinícola y su riqueza en madera.

Tesalia
Constituye otro de los territorios enmarcados en el contexto griego, pese a sus diferencias geográficas, que la hacen estar en estrecho contacto con el continente europeo, y sus particulares características, que la mantienen un tanto al margen de dicho mundo griego. Presenta en conjunto una gran llanura recorrida por el río Pinios, que descendiendo desde los montes Pindos sirve de limitación occidental con Epiro, hasta desembocar por el Oriente después de atravesar el valle del Tempe. Al norte, un conjunto de cadenas montañosas, donde sobresale el sagrado Olimpo, sirve de separación con Macedonia. El este está separado del mar y sus influencias templadas por las cadenas del Pelión y Ossa, si bien sus laderas orientales permiten cultivos templados típicamente mediterráneos, excepcionales en el conjunto tesaliota estepario, y cerealístico, condicionado por el clima continental que imponen las barreras orográficas. El límite meridional con Fócida está constituido por el macizo Othris y al sudeste se abre al golfo Pagasético, única salida al mar para la exportación del cereal excedente. Esta región presenta en su geografía dos grandes características: grandes posibilidades agropecuarias y zona de tránsito entre el mundo griego y macedónico. La primera permite el cultivo intensivo de cereales en ricos suelos calizos ayudado por las corrientes de agua que surcan el paisaje tabular, aunque el extremado clima continental obligue al monocultivo, no permitiendo la ovicultura y otros que sólo se centran en pequeños núcleos. Este sistema agrario permite al mismo tiempo en las laderas montañosas una intensa actividad ganadera fundamentalmente caballar, que pasta en las llanuras después de la cosecha y constituye una de las bases fundamentales en la economía de la región. Los bosques y las exportaciones son en conjunto el resto de las líneas económicas tesaliotas.

- 20 de 321 -

V. V. Struve

Por su aislacionismo orográfico y su desarrollo histórico significó una de las zonas de contacto y freno a los pueblos limítrofes de Grecia, así como ser una región de gran autonomía dentro del contexto general helénico por su independencia y características propias de desarrollo.

Epiro
Para los antiguos griegos no llegaba a constituir claramente parte del territorio helénico; sin embargo, las similitudes y las características comunes, pese a ser la más septentrional de las regiones, nos obliga a señalar sus rasgos distintivos. Limita al este con Tesalia y Macedonia, al sur con Etolia y Acarnania, al oeste con el mar Jónico y al norte con Iliria. Está recorrida por cadenas calizas, enmarcadas en depresiones donde las aguas corrientes favorecen su fertilidad. Las zonas montañosas esteparias y secas sólo permiten el desarrollo de una pobre ganadería, aunque en las depresiones favorecidas por la circulación de aguas subterráneas pueden desarrollarse todo tipo de cultivos agrícolas, como cereal, olivo, vid, etcétera. Las llanuras costeras, beneficiadas por la suavidad climática de la influencia marítima, permiten otros tipos de plantas más perecederas a los fríos: cítricos, horticultura, favorecido por la introducción de ciertas formas de irrigación. Su límite oriental con Tesalia lo forma la cordillera del Pindo, donde la riqueza forestal es grande, constituyendo de esta forma la tercera gran unidad geográfico-económica de ésta región. No podemos olvidar la ubicación de la isla de Corcira frente a las costas del Epiro, separada por estrecho canal. Isla montañosa, fue una de las bases en la ruta hacia Occidente, tan importante para las colonizaciones griegas. Amplia planicie excavada por depresiones favorables para los cultivos agrarios, recibe la fuerte influencia marítima con más lluvias que en el continente, haciendo rica su vegetación. Por último, las costas abruptas son desfavorables para la navegación, si exceptuamos sólo la ciudad de Corcira.

Etolia
La prolongación de la cordillera del Pindo forma una cadena que sirve de límite oriental con la Fócida, donde la abundante vegetación arborescente favorece la recogida de las lluvias e impide una fuerte erosión destructiva, con lo que las fuentes de agua son abundantes y forman verdaderos ríos, como el Aquelao, que incluso llegó a ser navegable en su curso bajo, hecho excepcional éste de la navegabilidad de los ríos griegos, ya que no fueron usuales estos sistemas de comunicación en el contexto helénico. Los grandes plegamientos que recorren en la mayor parte esta región configuran un paisaje abrupto propicio para el desarrollo ganadero y, por lo tanto, escasamente poblado en núcleos dispersos dedicados a estos sistemas de vida. Como contraposición, la llanura abierta al mar y a su influencia climática, recorrida asimismo por el río Aquelao, permite los cultivos agrarios típicos del Mediterráneo, si bien hay algunas zonas pantanosas en el delta del río que, junto a la existencia de algunos lagos, como el Trichoris, caracterizan conjuntamente esta unidad de Etolia. La llanura configura las posibilidades de crear núcleos urbanos, que, aunque no muy desarrollados, son los únicos exponentes de la región. Nos referimos a Estratos y Terma como los dos centros más importantes, el primero en el curso del Aquelao, el segundo centro religioso cercano al lago Trichoris y en la ruta hacia Naupacta.

- 21 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Acarnania
Situada al sur del Epiro en la costa oeste de la Grecia septentrional, su amplia costa mira al mar Jónico, estando cerca de ella las islas de Leucas y Cefalinia. Ocupa una estrecha faja de terreno costero entre el golfo de Ambracia, al norte, y el río Aquelao, que sirve de límite meridional. Esta pequeña región montañosa está recorrida por cadenas calizas cubiertas de bosques y atravesada por una serie de lagos, como su vecino Trichoris, de Etolia. Presenta una climatología mediterránea, pero con mayor influencia marítima y, por lo tanto, mayor pluviosidad, lo que unido a su relieve calcáreo permitió la existencia de pequeñas depresiones donde las aguas filtradas y los escasos suelos agrícolas formaron su base económica. El núcleo urbano de Tyrrheion, al norte, ocupó una colina rodeada de estas pequeñas depresiones. El sur, pantanoso y aluvial, está formado por la desembocadura del Aquelao, sirviendo de unión entre los extremos del territorio una cadena de plegamientos que hace abrupta y escarpada la costa, dejando mínimas posibilidades agrícolas en el interior montañoso. Región pobre y de escasas posibilidades económicas, fue uno de los primeros puntos de Grecia en que Roma comenzó a interesarse.

Fócida
Unimos a la descripción de esta región dos unidades menores que forman junto a ésta un territorio conjunto, aunque con matices geográficos particulares cada una de ellas. La más septentrional es la llamada Dórida, que por el norte está separada por el macizo Othris, de Tesalia, estando ocupada por un gran conjunto morfológico que sirve de separación entre la Grecia central y septentrional. Sólo los estrechos pasos que cortan este conjunto sirven como rutas de comunicación, sobresaliendo entre ellos el de Termópilas, tan conocido en la historia de Grecia. La Lócrida está formada por un conjunto de macizos al norte de Fócida, que forman la costa escarpada bañada por el canal marino que separa el continente de la isla de Eubea. Constituye en su accidentado relieve un paisaje dedicado fundamentalmente a la ganadería, que en los pastos y monte bajo característicos de su vegetación encuentra su base fundamental. También se incluye en esta denominación regional el territorio bañado por el golfo de Corinto, que con su ciudad más importante en Amphissa limitaba con Etolia, hacia donde se dirigía la ruta terrestre que, pasando por Naupacta, otro núcleo importante, comunicaba el Santuario de Delfos con la zona oeste de la Grecia septentrional. La región que sirve como denominación genérica posee, sin embargo, un territorio propio y constituye al mismo tiempo una unidad menor, pese a que con su nombre señale todo el conjunto. Está situada entre Lócrida y Dórida, por el este y oeste la primera y por el norte la última, siendo su límite meridional Beocia. La importancia de Fócida fundamentalmente estuvo acentuada por estar situado el Santuario de Delfos en su territorio. Delfos ocupó el macizo del Parnaso, una de las unidades más altas del relieve griego, significando su culto no sólo un aglutinante religioso de la Hélade, sino que incluso tuvo sus influencias fuera de este contexto. Así, pues, la Fócida tuvo su importancia fundamental en el Santuario, ya que los bosques y pastos no permitieron otras actividades más que las ganaderas, siendo en materia agrícola una zona pobre y escasamente desarrollada. Fócida tuvo dos grandes unidades: la montañosa, con su centro en Delfos, y la llanura de Elatea, que sirvió de ruta de comunicación entre la Tebas beocia y la vía costera que llegaba al paso de las Termópilas. Esta llanura sí tuvo posibilidades para el desarrollo agrario, aunque su importancia en un contexto general helénico fue escasa. En conjunto, la llamada Fócida fue zona de transición entre la Grecia septentrional y la central, si bien la hemos incluido en la última por respetar unos límites generalizados, como pueden ser el paso de las Termópilas o los límites con Etolia.

- 22 de 321 -

V. V. Struve

Beocia
El monte Parnaso, en su vertiente meridional, cortada por bruscos desniveles, constituye el límite que separa esta región con la Fócida. El Helicón y el Citerón continúan el sistema orográfico, que sirve para enmarcar las llanuras centrales de Grecia y al mismo tiempo limita el último con el Ática. La continentalidad que le prestan las barreras de relieve a este territorio dejan, sin embargo, tres grandes unidades llanas, que constituyen las características fundamentales de Beocia. La hoya de Queronea queda separada del curso superior del río Cefiso y de la Fócida por el estrecho desfiladero excavado en el Parnaso, que comunica el curso alto con el medio. Este recorre tierras limosas y aluviales, permitiendo el cultivo cerealístico en condiciones muy favorables hasta las márgenes del gran lago Copais, rico en aves acuáticas y pesca abundante, estando en la actualidad desecado. El país de Tebas constituye en el centro la gran llanura por excelencia, donde ganadería y agricultura se desarrollan al unísono, sobresaliendo los caballos y los trigos blandos de gran productividad. Representaba la ruta de contacto entre Atenas y Calcis, así como las comunicaciones hacia la Grecia septentrional. Por último, la hoya de Tanagra, abierta al contacto con Eubea, es la única región de Beocia que posee facilidad en su salida al mar. Por estas razones constituye la vía natural para el contacto marítimo y los intercambios comerciales, imprescindibles para la civilización helénica. Los suelos ricos potencian el desarrollo agrícola, acrecentado por la fertilidad que proporciona el río Asopus al atravesarla, y en conjunto la importancia económica de la hoya es debida a encontrarse en ella el puerto de Oropos, centralizador de exportaciones e importaciones, motivo por el que fue continuamente disputado entre áticos y beocios. El control sobre la ruta costera a la Grecia septentrional, que le proporciona su posición geográfica, llevó consigo el ser camino usual de ejércitos en el afán de frenar posibles invasiones por el estrecho paso de las Termópilas, que servía de puerta a la mencionada ruta. También sus llanuras fueron pasos obligados de migraciones o invasiones que incidieron en el Ática o en el Peloponeso, utilizando los pasos abiertos en el monte Citerón; de ahí la defensa continua que de ellos hizo el Ática y, por tanto, el influjo en los núcleos urbanos beocios cercanos, que tuvieron en momentos distintos mayores vínculos hacia Ática que con Beocia; ejemplo: Platea. No podemos olvidar la costa sudeste, abrupta y de escasas posibilidades para la navegación, pero que fue usada como salida al golfo de Corinto, y con ello se abría para sus habitantes la posibilidad de unirse a las rutas occidentales de las colonizaciones. El clima continental y la excesiva humedad influyeron decididamente en la vegetación, que en las altas laderas de sus montañas cubiertas de nieves fue de especies forestales resistentes a las inclemencias, dejando las zonas más bajas cubrirse de olivos y matorrales, estos últimos necesarios para el desarrollo ganadero, que tuvo también su importancia.

Ática
Limita al noroeste con Beocia, de la que la separa el Citerón y el Parnés, aunque este último, con las anexiones de la llanura de Drymos y sus pretensiones sobre Oropos, pasaría a estar dentro de Ática, extendiéndose ésta en su parte septentrional. Al oeste con el canal de Eubea y al sudeste con el golfo Sarónico. Ocupa la zona meridional de la denominada Grecia central, en una orientación de noroeste a sudeste, estando ocupada en más de la tercera parte de su superficie total por un relieve montañoso, continuación de los plegamientos septentrionales, presentando de este modo una serie de llanuras aisladas por conjuntos calizos que la rodean.

- 23 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Las cuatro llanuras quedan abiertas a las costas bajas y arenosas favorables para la antigua navegación, de manera que constituyen los centros agrícolas y comerciales por excelencia, así como las zonas de hábitat más pobladas. La denominada llanura aluvial triásica, con su núcleo más importante en Eleusis, es la más occidental, encontrándose recorrida por el río Cefiso, típicamente mediterráneo, de intensa sequía estival y escaso cauce invernal. Está rodeada por el monte Citerón, que sirve de límite con Beocia, y en su extensión hacia el sur hace de frontera en el istmo con el Peloponeso, y por el Aigialeos, que junto al Parnés, Pentélico e Himeto sirven como delimitación de la llanura ateniense recorrida por el río Cefiso ático y abierta al golfo Sarónico, que es ocupado por las islas de Salamina y Egina. Las dos restantes llanuras ocupan terrenos arcillosos y aluviales respectivamente, siendo la Mesogea la más meridional, encuadrada entre el Pentélico e Himeto por el norte y el Laurión en el sur; la última, rodeada por el Parnés y el Pentélico, ocupa la menor extensión de todas, pero también constituye una de las bases agrícolas áticas. Sin embargo, tres grandes unidades geográficas tuvieron los antiguos áticos para distinguir actividades características en cada una de ellas. La Diacria o zona montañosa, donde son aprovechados los bosques por su madera y el matorral para la ganadería o la apicultura en el monte Himeto. La extracción de mármol en el Pentélico provee la demanda de los grandes artistas griegos y la construcción, así como otros materiales más pobres, pero no menos necesarios, entre los que sobresalen las arcillas finísimas del cabo Kolías para la producción ceramística. Pero la fuente de riqueza del subsuelo ático será la explotación minera fundamental de plomo argentífero y calamina en el Laurión, que tan importante fue para la economía ateniense. La Paralia o costa no posee una unidad, pero, sin embargo, pese a algunas zonas abruptas, la generalidad baja y arenosa es favorable a la navegación comercial y la pesca, presentando sus bahías y ensenadas lugares idóneos para refugio marino. Constituye la base geográfica imprescindible en el desarrollo ateniense, por su extensión y su situación favorable al contacto con las islas. La extracción salinera en las costas áticas fue otra de las actividades necesarias y satisfechas por los antiguos griegos. Por último, la Pediea o llanura, llamada por excelencia la Ateniense, constituye la base de la actividad ática: la agricultura. El clima mediterráneo característico de esta región y su falta de lluvias, así como de ríos con caudal suficiente, obligó al desarrollo de una agricultura cerealística con introducción del olivo y vid, pero pobre en productividad, aunque también de manera menos intensa se cultivaron hortalizas en pequeños huertos cercanos a los núcleos urbanos.

Megara, Corinto y Sición
Por la importancia que tuvieron en su desarrollo histórico, así como por las características particulares de autonomía e independencia que condicionaron sus relaciones con el resto helénico, debemos delimitar el territorio, por separado de cada una de ellas y sus fuentes básicas de riqueza. Megara comenzará a adquirir importancia a partir del siglo VIII a. C. Habiendo ocupado hasta entonces una situación atrasada respecto al resto de Grecia, su situación geográfica, dominando la entrada al istmo que comunica la Grecia central con la península del Peloponeso, le permitió participar activamente en el desarrollo comercial y mercantil, que tanta incidencia tuvo en la etapa arcaica griega. Su territorio quedaba abierto al golfo Sarónico, aunque su cercanía al de Corinto también sirvió para constituirse los dos en salidas naturales de los megarienses para sus actividades comerciales. La cercana isla de Salamina constituyó un punto de litigio entre Megara y Atenas, aunque el desarrollo ático obligó a Megara a prescindir de sus argumentos en pro de su dominio sobre ella quedando dependiente de Atenas. También el límite septentrional de su territorio con el Ática, y

- 24 de 321 -

V. V. Struve

especialmente con la ciudad de Eleusis, fue motivo de enfrentamientos y luchas durante la historia de estas regiones. Por su escaso territorio, el sistema básico de vida entre sus habitantes estuvo condicionado a sus salidas hacia el exterior; de ahí que fuese uno de los núcleos colonizadores más importantes de Grecia. Jugó un papel fundamental en este proceso, no sólo fundó colonias en el Mediterráneo occidental (Selinonte, Megara), sino que llegó incluso hasta el mar Negro (Bizancio, Astaco, Calcedonia), participando de esta forma en el desarrollo colonizador griego de una manera intensa y hacia todas direcciones. Otra de las ciudades situadas en el istmo fue Corinto, que ocupó la región más cercana al Peloponeso. Aunque estrecho y de escasa extensión, el territorio de la ciudad estuvo constituido por una fértil llanura donde el olivo y la vid tuvieron un fuerte desarrollo. Pese a estas fuentes de riqueza, el desarrollo de Corinto, fundamentalmente a partir de la época arcaica, estuvo condicionado a su actividad comercial. Situada la ciudad en una colina que domina su salida marítima al golfo de Corinto, ocupó también una de las etapas obligadas en la ruta que unía el Peloponeso y la Grecia central. Su situación privilegiada, así corno la posibilidad de abrir otra salida al mar Egeo por la estrechez del istmo, le permitieron participar en el desarrollo helénico, constituyéndose en potente núcleo comercial y centro importador de primera importancia, especializándose en cerámica, llegando a monopolizar en algunos momentos este sector productivo. Estas condiciones favorecieron también su participación directísima en las colonizaciones griegas. Hacia occidente fundó Siracusa y Apolonia, y hacia el Helesponto, Potidea, entre los núcleos que más desarrollo posterior tuvieron, manteniéndose todos ellos unidos a la metrópoli por distintos vínculos. Por último, Sición, aunque situada dentro de la península del Peloponeso, mantuvo un territorio anejo en condiciones de independencia y autonomía con el resto de Grecia, lo que motiva su estudio por separado. Situada en la costa norte del Peloponeso, ocupa una pequeña pero fértil llanura donde se encuentra su puerto abierto al golfo de Corinto, como pieza clave en el control comercial y con una participación intensa en las actividades que se desarrollaron en él, teniendo importancia decisiva la potente flota, que en el golfo tuvo una actividad intensa en todas las rutas existentes. Sición, por otra parte, fue punto de partida para la ruta terrestre que, pasando por la meseta de Arcadia, unía Laconia y el golfo de Corinto, participando decisivamente en el control de dicha ruta, como lo atestiguan los hallazgos de monedas en ciudades interiores del Peloponeso por donde atravesaba; por ejemplo, Mantinea y Tegea. La etapa tiránica como forma política en Sición fue uno de los momentos de mayor auge y desarrollo, fundamentalmente con Clístenes a principios del siglo VI a. C. Posteriormente mantendría su independencia, pero llegarían los momentos en que la hegemonía espartana incidiera en esta ciudad, que pasó a ocupar un lugar secundario y dependiente de Laconia.

Acaya
Ocupa el territorio septentrional del Peloponeso, limitando al oeste con la Elida, al sur con los macizos que elevan a la Arcadia, al este con el territorio de la ciudad de Sición y al norte queda bañada por el golfo de Corinto. Pertenece al grupo denominado países de colinas. Sin gran desarrollo agrícola, fue un región de escasa importancia en el contexto general, recibiendo su nombre por las migraciones aqueas y su emplazamiento en ella. Se mantuvo siempre como región poco importante y con una civilización escasamente desarrollada. En la antigüedad, su posición privilegiada en un ámbito climático suave y con lluvias suficientes le posibilitó un desarrollo económico fuerte, sin embargo dominada por la importancia de Sición y Corinto, que controlaron la ruta del golfo de Corinto monopolizando las condiciones de la región. En la actualidad, Patras, antigua ciudad de Acaya, situada en la zona

- 25 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

en que el golfo de Corinto se abre completamente al mar, es lugar privilegiado para las rutas hacia Occidente.

Arcadia
Alta llanura rodeada de montañas que encierra en esta región una extensa meseta donde la circulación hidrográfica es deficiente para las necesidades agrícolas, si bien poseía algunos lagos y regiones pantanosas. El clima continental que la caracteriza obligó a un sistema de subsistencia basado esencialmente en la pobre agricultura de cereal duro y una ganadería extensiva no muy desarrollada. Pese a esta situación de aislamiento, el territorio arcadio tuvo en su suelo ubicadas las grandes rutas de contacto entre las diversas poblaciones peloponesíacas. Los núcleos urbanos más significativos de su historia: Orcomeno en el norte, Tegea por el sur, Mantinea al este, o los intentos de urbanización en Megalópolis, tuvieron siempre como localización clásicas rutas con las regiones limítrofes y zonas de características más propicias para la agricultura. Por su posición geográfica, fue lugar idóneo como refugio en las sucesivas invasiones al Peloponeso por pueblos exteriores, así como centro de conflictos bélicos entre potencias enemigas, atestiguado por el desarrollo de importantes conflictos bélicos. En Mantinea, escala de la ruta interior Argos-Esparta, se desarrollaron importantes batallas: en el 418 a. C. los espartanos vencen a atenienses y argivos, en el 362 a. C. el tebano Epaminondas vence a Esparta entre otras menos importantes. El resto de los núcleos urbanos significativos de Arcadia fueron centros de pequeñas llanuras donde se desarrollaba la agricultura, y las condiciones para crear puntos de concentración de la población eran mayores. Tegea, en el centro de una pequeña planicie, estaba en las rutas Esparta-Argos y fue sometida en la primera mitad del siglo VI a. C. por Laconia, de la que pasó a depender perdiendo su economía. Orcomeno, al norte de Mantinea, fue un centro agrícola importante. Por último, Megalópolis, fundada en el 371 a. C. por Epaminondas para consolidar un centro urbano que se desarrollase en oposición a la decadente Esparta y significase al mismo tiempo el núcleo representativo del resurgir peloponesiaco, perdida la hegemonía espartana.

Argólida
Ocupa la parte oriental del Peloponeso, constituyendo su relieve la continuación de los grandes macizos de la Grecia central y septentrional, aunque su orografía está formada fundamentalmente por una gran llanura recorrida por escasas vías de agua y abierta a las influencias marítimas en los golfos Sarónico y Argólico. Es la región más septentrional de la península; de ahí que sus contactos con el istmo y la Grecia central hayan sido más continuados, bien en función de alianza o de enfrentamiento. Su llanura de terreno legamoso permite los cultivos típicamente mediterráneos de cereales, olivo y vid; esta última ocupa las bajas vertientes de las montañas, idóneo lugar para su producción. El benigno clima mediterráneo de suaves temperaturas permitió unas condiciones propicias al desarrollo de antiguas civilizaciones y su continuidad: recordemos que los centros de Micenas y Tirinto estuvieron ubicados en esta región y posteriormente en ellas se formaron los núcleos urbanos de Argos, abierto al golfo Argólico, y otros que lucharon contra su hegemonía, incluso adquiriendo plena autonomía, como Sición, situado en el golfo de Corinto. La historia de la Argólida señala perfectamente sus etapas de mayor florecimiento. La civilización aquea está representada por Micenas y Tirinto como sus más importantes núcleos urbanos. La invasión doria destruye estos antiguos asentamientos y crea un nuevo centro: Argos, que luchará contra Esparta para consolidar la hegemonía en el Peloponeso sin que las primeras victorias puedan unir la península, que permanecerá dividida, pero ocupando Laconia el centro de una poderosa liga, con carácter de dirección hegemónica.

- 26 de 321 -

V. V. Struve

Aunque la isla montañosa de Egina no estuvo plenamente enmarcada en el contexto argólico, hacemos mención de ella por la proximidad en el golfo Sarónico a sus costas y sus fuertes contactos históricos. El núcleo urbano insular del mismo nombre sobresalió siempre con fuerza, mediante la actividad comercial y su desarrollo mercantil, siendo el centro transmisor de la moneda hacia el Ática, como intermediaria de Argos, verdadero núcleo difusor.

Elida
Situada el noroeste de la península del Peloponeso y abierta por sus costas a la influencia marítima, constituye una serie de llanuras aluviales alternadas de pequeñas colinas onduladas del terciario, que atravesadas por los cauces del Alfeo y Peneo presentan una zona de amplias posibilidades agrarias. Dos núcleos urbanos sobresalieron en esta región fundamentalmente rural y dispersa. Elis, en las márgenes del Peneo, y que sirvió de centro para las comunidades rurales de su llanura, y el santuario panhelénico de Olimpia, a orillas del Alfeo, que tanta importancia tuvo entre los centro representativos del sistema religioso griego. Presenta por su distribución una diferencia básica con la Arcadia central mesetaria, pero aunque constituye con el resto del Peloponeso las denominadas regiones periféricas y costeras, pertenece a la transición entre la llanura y la meseta, por su formación ondulada de colinas y las actividades características de dicha transición, fundamentalmente pastoril y en núcleos escasos agrícola. Hacia el 1200 a. C. sufrió, junto a Epiro, Etolia y Acarnania, la invasión doria en su camino occidental, igual a las otras regiones orientales que también vieron modificadas sus formas de vida por los grandes movimientos de pueblos que ocurrieron en este siglo. La importancia del santuario de Olimpia en el contexto religioso griego, como centro de los juegos deportivos Panhelénicos, hizo que continuamente estuviese dominado por potencias extranjeras su territorio y así el control pasó de manos argólidas a los laconios, en el cambio que ocurrió con la consolidación de la hegemonía espartana en el Peloponeso después de la derrota de Argos.

Mesenia
El golfo de Mesenia baña la mayor parte de la costa, abrupta y rocosa, de esta región que ocupa todo el suroeste de la península. Recorrida por una cadena litoral de plegamientos, sólo permite abrir puertos marítimos al pie de las cadenas montañosas en refugios de fondo rocoso, ya que las desembocaduras de los ríos con sus aluviones impiden la navegación por la abundancia de dunas y los cordones litorales que se forman. Limita al este con Laconia, separada por el alto macizo de Taigeto, lo que configura dos grandes llanuras meridionales en el Peloponeso, siendo la más occidental Mesenia. La planicie recorrida por el río Pamisos recoge durante todo el año las lluvias acumuladas de las grandes mesetas centrales y proporciona un caudal abundante para el beneficio agrícola, así como para el progresivo traslado de su desembocadura por el transporte aluvial que realiza. La llanura queda también beneficiada por estar su costa occidental más abierta a la influencia marítima, y por lo tanto recibe mayor pluviosidad, dado que la altura de las cadenas litorales es menor que en el este. Estas condiciones permiten una riqueza agraria muy desarrollada, que la hizo estar en constante lucha con la población guerrera de Laconia. Pilos fue uno de los más antiguos núcleos urbanos que se constituyeron en esta región; la prosperidad durante la época micénica ha sido ampliamente reconocida con la excavación del palacio de su anciano rey Néstor y el resto de datos aportados por la arqueología. Sin embargo, Mesenia estuvo constantemente en una lucha abierta con Laconia, la cual estableció en su región vecina el sistema de los ilotas con la población conquistada, desarrollando éstos

- 27 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

continuados intentos por alcanzar la independencia y romper el sistema de dominio que había impuesto Esparta. Sería después de la batalla de Leuctra cuando adquirieron su autonomía, siendo fundada entonces la nueva ciudad de Mesenia por Epaminondas.

Laconia
Situada entre altas montañas, el Taigeto, al oeste, y el Parnón, al este, forman una estrecha y fértil llanura recorrida por el río Eurotas. Ocupa la zona sudoriental de la península del Peloponeso, formando las prolongaciones de los macizos que la limitan dos entrantes anchos y profundos separados por el golfo Lacónico. El accidentado relieve que recorre sus costas hace que ellas no posean ninguna característica idónea para la navegación y la práctica de una economía marítima, excepción hecha del puerto de Gythium. Incluso contribuyen al aislamiento geográfico que tuvo la región. La parte septentrional de su territorio limitaba con las altas mesetas de Arcadia, pobre y atrasada. La estrecha llanura recorrida por el Eurotas es la base de los asentamientos humanos, ya que en ella los terrenos aluviales formados por el río y las condiciones climáticas perfilan unas condiciones favorables para el desarrollo de una rica producción agraria fundamentalmente basada en la trilogía mediterránea del olivo, vid y cereales. El curso alto del Eurotas recoge todas las lluvias de la meseta, con lo que su curso es constante y abundante, manteniendo con el deshielo parecidas características, sin que llegue a dar nunca la sequía estival completa. Recorre toda la llanura formando meandros, hasta desembocar en el golfo Lacónico, donde a través de los siglos los aluviones acumulados han hecho avanzar su costa en la actualidad. En la antigüedad las laderas de los sistemas montañosos estaban cubiertas de bosques coníferos y alternando los pastizales y el monte bajo, que eran aprovechados, fundamentalmente en verano, para el pastoreo, existiendo también gran abundancia de animales salvajes que poblaban estos lugares. El clima, aislado a las fuertes influencias marítimas de Occidente, era típicamente mediterráneo, seco con unos veranos largos y calurosos e inviernos suaves y sin excesiva humedad. El escaso aprovechamiento que permitieron las costas de Laconia, excepción hecha de la pesca por pequeñas comunidades aisladas, se basó fundamentalmente en la extracción de púrpuras, de la que Grecia tuvo su centro más importante de abastecimientos en estas costas. Las rutas de comunicación, teniendo como centro a Esparta, en las orillas del Eurotas, utilizaban fundamentalmente el valle del río hacia el norte; recorriendo su curso alto se ponía en contacto con Megalópolis y con ellos toda la Arcadia. Hacia el sur, siguiendo también el valle del río, se comunica con el núcleo urbano de Gythiun, único puerto lacedemonio fundamentalmente dedicado a arsenal militar. El resto de la costa no permitió más establecimientos. Otro camino, partiendo de Esparta y atravesando los pasos del Parnón, pondría en comunicación con la Argólida, aunque las rutas que permitieron tener contacto con Laconia no eran numerosas, fundamentalmente el exterior vivió aislado del resto del Peloponeso. El sistema orográfico de Laconia, que tenía su fin continental en el cabo Malea, continuaba en la isla de Citera, cercana a la costa, en forma de plegamientos que a través de Creta y Rodas prolongaba las cadenas montañosas hasta Asia. La explotación de mineral de hierro en los yacimientos del Taigeto y Parnón no fue muy utilizada en la época clásica, así como tampoco el mármol y el pórfido, que sólo tuvieron importancia por su extracción después de la conquista romana.

- 28 de 321 -

V. V. Struve

Eubea y Las Esporadas
Constituye la primera una de las mayores islas griegas y de las que participaron en el proceso histórico general con más intensidad. Está situada paralelamente a las costas orientales de Beocia y Ática, separada por un estrecho canal marino, que permite una comunicación segura y rápida con el continente. Morfológicamente forma parte de la prolongación de la Grecia central, sobre todo el macizo de Othris, al sur de Tesalia, configurando este relieve una primera unidad orográfica en el septentrión de la isla. Esta zona estrecha está formada por colinas onduladas de fértil suelo, que permiten los cultivos agrícolas en las partes más bajas y una vegetación arbustiva en las más elevadas. De ahí que las dos zonas de vegetación formen, ayudadas por el clima benigno mediterráneo, de gran influencia marítima, un paisaje basado en la agricultura y en la ganadería principalmente. En el centro, los macizos calizos que la forman hacen aumentar su anchura y distinguen dos tipos de regiones. La montañosa y la rica llanura aluvial, que permitirá una agricultura intensiva de olivos y viñedos, sirviendo también como centro de consolidación de los núcleos urbanos más extensos, por ejemplo, Calcis, que cohesiona el hábitat de la llanura y es el centro político fundamental de la isla, si bien cercana a ella se desarrollaría Eretria, de fuerte actividad y poder comercial en la generalidad helénica. Esta llanura tuvo también un fuerte desarrollo por el trabajo metalúrgico del cobre, cuyo centro fundamental fue Calcis, siendo la isla uno de los centros más importantes de extracción, resaltando también el de los minerales de hierro. Por último, el apéndice que se va estrechando en la zona meridional está compuesto de un macizo calizo de mayor antigüedad, que condiciona el paisaje montañoso, de vegetación arbustiva, sólo dedicado a una ganadería extensiva con hábitat muy disperso. Por su orografía, las costas son abruptas y con escasas posibilidades para la navegación u otras tareas típicamente marítimas, como la pesca. Las Esporadas del norte son un conjunto de pequeñas islas donde sobresale Skiros, fértil y de posibilidades marítimas junto a otras menores más pobres y con relieve accidentado, que forman al este de Eubea la prolongación del Pelión tesaliota, en un arco desde el sudoeste en dirección noreste.

Las Cícladas
Las prolongaciones de Eubea y Ática forman en el mar Egeo un conjunto de características plenamente griegas, que con su centro en la pequeña Delos, pero de importancia fundamental por ser centro religioso, forman un círculo alrededor. Difieren en sus formas de relieve; mientras unas son volcánicas, otras son suelos fértiles que permiten ricos cultivos de cítricos y vid, e incluso algunas fueron básicas para la explotación de su subsuelo en materiales para la construcción, como los mármoles de Paros. En conjunto, la gran meseta en que se apoyan las Cicladas es un punto más del camino seguido por los griegos en sus contactos con el mundo oriental, al mismo tiempo que constituye parte compacta con el continente por estar basado el sistema de intercambio fundamentalmente en las rutas navales. Entre las restantes islas podríamos destacar Sifnos, importante centro de producción de plata en la época arcaica. La de Naxos, rica en agricultura, y otras mayores, como: Andros, Tenos, Siros, etc.

- 29 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Dodecaneso
Forma el conjunto de islas situadas en la costa sudoeste de Anatolia. Samos, Icaria, Patmos, Leros y Calymnos son el grupo más septentrional, que como fragmentos del continente surgen frente a él con un relieve de plegamientos calcáreos. Samos presenta altas montañas orientada de Este a Oeste que dejan pequeñas depresiones entre ellas, pobladas y cultivadas por sus habitantes. Separada por un estrecho de doce kilómetros de Asia Menor, frente al cabo Micala, posee un paisaje de vegetación rica por sus abundantes lluvias y una agricultura mediterránea donde el olivo y la vid crecen en las laderas y el cereal es abundante en las pequeñas llanuras. Icaria está situada como prolongación de Samos y posee unas características similares a ésta aunque de menor extensión. Patmos y Leros constituyen la continuación del relieve en dirección sudeste, que en la isla de Calymnos modifica su constitución por macizos calcáreos. Al sur, las islas de Cos y Rodas, como apéndices del Tauro, forman el comienzo de las rutas a Egipto y Oriente, pasando por Creta hacia el Peloponeso. Cos fue significativa, pese a su escasa extensión, debido al santuario de Asclepios y su importancia durante el siglo IV a. C. Rodas está formada por bloques montañosos que, sin embargo, permiten la instalación de los grandes puertos comerciales, el de Lindos y el de Rodas, perfectamente defendidos del mar y escala obligada de rutas comerciales. Sería fundamentalmente su posición la que le dio importancia comercial, al margen de su riqueza natural que también poseía. El clima húmedo posibilitó en todas las islas una riqueza intensa, más abundante que en las Cicladas, y donde la ganadería y la agricultura fueron fuentes de riqueza importantes.

Islas del Egeo oriental
La más meridional de todas, Chios, está situada frente a la costa recortada de Anatolia, siendo una continuidad de su relieve, por lo que queda recorrida de norte a sur por una alta cadena de montañas alternadas por ricas depresiones donde se desarrolló la agricultura y una ganadería favorecida por la abundante vegetación que crece en las laderas regadas por una pluviosidad abundante. Su dependencia continuada de Atenas hizo de esta isla y de sus núcleos urbanos anejo del desarrollo general ateniense. Lesbos fue una de las islas más extensas y más fértiles del Egeo. Frente a las costas del noroeste asiático constituyó uno de los centros de población eolia que se establecieron desde la antigua edad de hierro en esta zona. Presenta un relieve accidentado con tres alturas importantes en los vértices, que señalan sus puntos más distantes, recorrido por depresiones y estrechas llanuras donde se desarrollaron la agricultura y la ganadería. Por último, Lemnos, situada en la desembocadura del Helesponto, es la más pequeña, junto a la de Imbros, de las islas de esta región. Su carácter volcánico da una riqueza en toda su extensión oriental para los cultivos y como centro del culto a Hefaistos, dios del fuego. Se encuentra casi partida en dos por los profundos golfos de Pardisos, al norte, y Madros, al sur.

Creta
Por su superficie (260 kilómetros de largo por 60 de ancho), constituye la mayor isla griega, que sirve de límite sur al mar Egeo, formando una barrera con el Mediterráneo; su orografía, formada por el arco que une el Peloponeso con Asia Menor, es accidentada y de formación similar a la de la Grecia meridional. Está recorrida en dirección Oeste-Este por varios sistemas montañosos que hacen su costa meridional abrupta y escarpada, dejando la zona de la isla que mira al Egeo con llanuras propicias a la producción agropecuaria. Tres grandes regiones podemos distinguir, las llanuras que ocupan toda la zona norte de la isla, donde el clima suave y las lluvias invernales favorecen el desarrollo de la agricultura en sus cultivos más típicos del Mediterráneo: olivo, vid y cereales. La costa, con abundantes bahías,
- 30 de 321 -

V. V. Struve

posibilita lugares idóneos para la navegación y un intenso comercio con el resto de Grecia, así como el empleo en la pesca de gran parte de los habitantes que la pueblan, constituyendo otra de las fuentes básicas de su subsistencia. Más al sur, las montañas se elevan y forman con su clima menos suave otra unidad rica en vegetación y bosque, estos últimos utilizados para la fabricación naval y los matorrales y montes bajos, fuente importante para el desarrollo de una ganadería extensiva, así como una abundante caza, que fue base económica de las civilizaciones neolíticas. La costa meridional escarpada permite, en algunas regiones, la existencia de centros urbanos, como Faistos y Hagia-Triada, verdaderos núcleos comerciales mirando hacia Oriente y Egipto, y que mantienen la hegemonía durante sus momentos de esplendor. No obstante, esta parte de la isla, con un clima subdesértico y por la pobreza de su suelo, tuvo un menor desarrollo que el resto de la superficie insular. En conjunto, Creta representó, por su localización, el centro monopolizador del comercio helénico durante los denominados tiempos minoicos, fundamentalmente apoyadas en el desarrollo del núcleo urbano de Cnosos, situado cerca de la costa septentrional y donde la civilización cretense tuvo uno de los mejores exponentes. Del mismo modo, Malia, situada también en esta costa.

- 31 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

CAPÍTULO II

EL MUNDO EGEO DEL III AL II MILENIO A. C.
Hasta la década del setenta del siglo XIX, la historia de la Grecia antigua comenzaba habitualmente con el llamado período homérico, es decir, el período que halló su reflejo en la Ilíada y la Odisea. Se consideraba entonces que en ambos poemas se reflejaba el cuadro de la sociedad griega del siglo XI al VIII a. C. Entretanto, entre los mismos griegos se conservaba el recuerdo de un período considerablemente más antiguo de la historia de su país, el que fue grabado en una serie de leyendas y mitos que nos han sido transmitidos por los escritores antiguos de una época posterior. Algunos monumentos de la época antigua que se encuentran en la Grecia balcánica y en las islas, tales como ruinas de construcciones de piedra toscamente tallada, también recordaban el pasado. Acerca de estas ciclópeas construcciones, los mismos griegos antiguos no podían decir nada definido; la tradición las atribuía a los grandes cíclopes monóculos. A estos escasos datos de la tradición, la ciencia burguesa los pasaba por alto, lo que en considerable medida se explica por el predominio de orientaciones hipercríticas entre los científicos especializados de aquel entonces. Los partidarios de esta orientación tuvieron como objetivos fijar límites claros, ya a menudo injustos, entre el material histórico y el no histórico, es decir, el legendario. No se orientaron hacia el análisis del material mitológico con el objeto de encontrar en él reflejada la realidad histórica. En fin, al concepto de los antiguos griegos sobre el pasado remoto de su país casi se lo ignoraba completamente. La crisis en este sentido se produjo entre los años setenta y noventa del siglo pasado, cuando, en directa vinculación con los grandes descubrimientos arqueológicos, se aclaró que el período homérico de la historia de Grecia en la cuenca del mar Egeo fue precedido en muchos siglos por la existencia de una cultura desarrollada cuyos centros principales fueron Creta, la Hélade y la ciudad de Troya. Las investigaciones del siglo XX demostraron así que en el II milenio antes de nuestra era existieron allí civilizaciones casi tan desarrolladas como sus contemporáneas egipcia, babilónica e hitita. El estudio de la historia de las poblaciones que crearon esta cultura colocó frente a la ciencia contemporánea una serie de importantes problemas de principio: el problema de la clasificación en períodos, el problema de la pertenencia étnica de las tribus egeas, lo que en modo estrechísimo se vinculaba con el estudio de la lengua y de la escritura creto-micénica, el problema de las características económico-sociales de la Creta antigua y de las antiguas ciudades del Peloponeso, el problema de la conquista de los reinos aqueos por los dorios, y otros. El paso esencial para resolver todos estos problemas se esbozó sólo en los últimos años, condicionado tanto por considerables acumulaciones de material de investigaciones arqueológicas como por el trabajo perseverante de una cantidad numerosa de científicos en el dominio de la interpretación de las inscripciones creto-micénicas. En 1953, cuando dos científicos ingleses, Ventris y Chadwick, publicaron sus investigaciones acerca de los nuevos métodos para descifrar las inscripciones micénicas, estos trabajos fructificaron. Aunque ello todavía ni de lejos puede considerarse como concluido y las dificultades en el camino de un estudio más profundo de las inscripciones micénicas son todavía muy grandes, los métodos propuestos por Ventris y Chadwick para descifrarlas conquistan el reconocimiento cada vez mayor de los científicos de todo el mundo. A la luz de una más rigurosa lectura de las inscripciones, se abre una perspectiva completamente nueva y extremadamente amplia en la investigación del período remoto de la historia griega, hasta los tiempos posteriores, conocidos casi exclusivamente por los monumentos de la cultura material. Las tribus que poblaban la península balcánica, las islas del archipiélago del mar Egeo y las costas del Asia Menor se encontraban desde los tiempos antiguos en estrecho contacto unas con otras, lo que era posibilitado por la vinculación por mar de todos estos países.

- 32 de 321 -

V. V. Struve

Esos íntimos vínculos determinaron no solamente los rasgos generales en el desarrollo de la población que allí habitaba, sino que, comparativamente con los primitivos países de la cuenca del mar Egeo, crearon originales centros culturales que existieron contemporáneamente con otros antiguos focos de la civilización, como la antigua Babilonia, Egipto, India y China. Gran parte de la población de los países de la cuenca egea pertenecen, de acuerdo con los datos científicos de que se dispone, al comienzo de la época neolítica, es decir, aproximadamente del VII al VI milenio a. C. Muchos restos de población y tumbas de la época neolítica a lo largo de los países mediterráneos hasta los límites del IV al III milenio a. C. fueron encontrados en las excavaciones de la península balcánica, en el Asia Menor y en las islas del archipiélago del mar Egeo, Creta entre ellas. El estudio de los monumentos testimonia que en ese tiempo la comunidad primitiva se basaba fundamentalmente en la agricultura de azada y la ganadería. El estudio de estos monumentos arqueológicos de la península balcáncia, hacia el sur de Duna, muestra que todos estos territorios eran habitados por tribus que se encontraban casi a igual nivel de desarrollo. La cultura de las poblaciones neolíticas, los futuros tracios, macedonios, tesalios y griegos, no difería de la cultura de las poblaciones de las islas del mar Egeo. Gran cantidad de restos de la época neolítica en Creta autorizan a sostener algunas ideas acerca de la vida de la población de la isla. Como muestran las excavaciones arqueológicas, los poblados comunales estaban constituidos en aquel entonces por chozas hechas con materiales calcáreos no elaborados, de forma cuadrangular. Para la cerámica cretense son característicos los vasos en forma de torre, decorados con arabescos tallados. El arte primitivo también estaba representado por figuras groseras de pájaros, animales y hombres. La gran mayoría de las estatuillas representan la figura femenina, lo que es el rasgo natural del arte de todos los pueblos en la época del matriarcado. Desde el III milenio a. C., en las tribus egeas se conocía el uso de los metales. Primero el cobre, luego el bronce. Para la población de la cuenca egea éste fue un gran paso adelante en el desarrollo de las fuerzas productivas. La ciencia burguesa vincula la aparición de los metales con las migraciones en la cuenca egea de nuevas tribus de Anatolia (Asia Menor). En el fondo de esta opinión de muchos científicos burgueses yace la teoría de los pueblos «elegidos y rectores» que, según ellos, serían la fuerza motriz de la historia. Sin negar la importancia de las migraciones de tribus, nosotros debemos señalar que el comienzo en la utilización de los metales no fue consecuencia obligada de las mismas. De las investigaciones de las últimas décadas se deduce que los metales se emplearon simultáneamente en diferentes lugares de la cuenca egea, así como Chipre, costas del Asia Menor y Macedonia, es decir, en todos aquellos países donde había yacimientos de cobre. Gracias al nivel alcanzado por las tribus egeas en la producción y a la existencia entre ellas de antiguos lazos, el arte de producir herramientas metálicas se difundió relativamente pronto entre las poblaciones de los territorios vecinos. Los más antiguos artículos de cobre datan aproximadamente de finales del IV milenio y comienzos y primera mitad del III a. C. La unidad cultural de las tribus que habitaban en la cuenca del mar Egeo, en la edad del bronce, autoriza su generalización bajo el nombre de cultura egea. La clasificación cronológica de la cultura egea fue realizada detalladamente por A. Evans (véase más adelante), quien trazó la cronología de Creta y, de acuerdo con ese modelo, otros científicos elaboraron la cronología griega de la edad del bronce: la antigua cultura griega fue dividida en tres períodos helénicos: antiguo, del año 2600 al 2000; medio, del 2000 al 1600; tardío, del 1600 al 1100 a. C. Del mismo modo, la cultura en las islas Cícladas (período antiguo, 3000 a 2200; medio, 2200 a 1600, y posterior, del 1600 al 1200 a. C). Esta clasificación es fundamentalmente formal, puesto que no ha sido elaborada teniendo en cuenta las transformaciones de las relaciones de producción entre las tribus egeas. Se basa, en lo esencial, en el desarrollo de la cerámica. No obstante, esta clasificación puede cumplir un papel auxiliar.

- 33 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

1. La Grecia continental desde el siglo XXV hasta el siglo XVII a. C.
Desde la primera mitad del III milenio a. C., la población de la península balcánica comenzó a utilizar artículos de cobre. El territorio de Grecia es comparativamente pobre en minerales de cobre. Aunque ahora se conocen algunas minas, que se utilizaban ya hacia el III milenio a. C., al principio el cobre fue, por lo visto, importado por mar desde Chipre y las islas Cícladas (Siros). En la distribución de los artículos de cobre se encuentra una secuencia conocida. Al principio surge en la parte sur de Grecia, es decir, en el Peloponeso, y sólo paulatinamente penetra en las regiones septentrionales del país. Por lo visto, el conocimiento de estos metales llegó a la población de la Grecia continental de los habitantes de las islas de las costas del Asia Menor. En la época antigua del bronce surgió gran número de poblaciones en las regiones antes despobladas del Peloponeso y la Grecia central. Precisamente en ese tiempo aparece la población de puntos que posteriormente fueron tan conocidos como Tirinto, Micenas, Orcómenos y Delfos. A la vez surge una serie de poblaciones más pequeñas, como Cinuria, Asina, etc. El rasgo característico de estas poblaciones muy antiguas era su distribución en colinas, que garantizaban su capacidad defensiva. La arquitectura de sus viviendas era diversa. Por ejemplo, en Orcómenos (Beocia) fueron descubiertas casas de forma circular, con cimientos de piedra y paredes de adobe. Pero también se conocen otros tipos de casas, de forma oval o rectangular con un lado redondeado. La casa tenía dos cuartos unidos por puertas; en el centro del más grande había un fogón, y en las paredes, muchas vasijas de arcilla en las cuales se guardaban diferentes provisiones domésticas. A la segunda mitad del III milenio a. C. pertenece la aparición de edificios más grandes, que se diferenciaban netamente de las viviendas de las comunidades, más sencillas. Tales construcciones redondeadas, con un diámetro de alrededor de 28 metros, fueron descubiertas en la acrópolis de Tirinto. Sus paredes de adobe descansaban sobre cimientos de piedra y están cubiertos por un techo de tejas. Protegidos por dos fuertes murallas circulares, estos edificios constituían poderosas ciudadelas. Por supuesto, eran las viviendas de los antiguos amos de Tirinto. En otra población, Lerna (Argólida), fue erigido en ese período un edificio con aspecto y características de palacio, que ha sido descubierto en 1945. Una parte del mismo era de forma rectangular, de más de 25 metros de largo. Sus fuertes paredes de adobe (de aproximadamente 90 cm. de espesor) descansaban sobre cimientos de piedra y estaban cubiertas con dos capas de estucado de arcilla. Algunas escaleras comunicaban el primer piso con el segundo. En el piso bajo fueron descubiertos más de diez locales destinados a diferentes usos: grandes cuartos y pequeñas despensas. Los habitantes de la Hélade, en el III milenio a. C., se ocupaban de manera principal de la ganadería y la agricultura. Los habitantes de Cinuria, por ejemplo, tenían mucho ganado: vacunos, lanares, caprinos y porcinos. La alfarería no había salido todavía del estado de producción doméstica: las vasijas se hacían a mano. Sus formas eran muy barrocas. El difícil juzgar acerca del significado de las vajillas encontradas. Aunque se preparaban sin contar con la rueda del alfarero, la calidad del trabajo de éste era relativamente elevada. Es de destacar que ya en ese tiempo se hacían en Grecia las tejas que cubrían no sólo las casas de los nobles (en Tirinto y Lerna), sino también las viviendas de las casas medias de la población. Después del siglo XX a. C., el arte de la preparación de tejas se perdió, para renacer sólo en el siglo VII a, C. La metalurgia hasta finales del III milenio se desarrolló débilmente. El cobre se utilizaba sólo para producir algunos objetos, como puñales, alfileres, etc. Aparecieron ya en esa época sellos e inscripciones en las vajillas. Los dibujos de esos sellos recuerdan un poco las imágenes de los de la misma época en la isla de Creta. Las tribus de la Hélade, en el III milenio a. C., se encontraban en constante relación con los habitantes de los países vecinos, es decir, Macedonia, Tracia y Asia Menor. Estas relaciones no se limitaban a los simples cambios de artículos y llevaron a influencias culturales mutuas, que se hicieron sentir particularmente en la producción de cerámica. Más estrechas eran las relaciones con las poblaciones de las islas del mar Egeo, ante todo con las Cícladas. De allí los habitantes de la Hélade importaban obsidiana, vajillas de cerámica, figuras de mármol. Las colonias del Peloponeso tenían fuertes vínculos con Creta, separada del continente sólo por 150- 34 de 321 -

V. V. Struve

160 kilómetros. De allí procedían los sellos de piedra y las vajillas, amuletos de esteatita y cerámica. Sin duda, el contacto entre la Hélade y Egipto se hacía entonces por intermedio de los cretenses. El problema de la historia social en el período que analizamos es muy complicado. Su principio se remonta al período de predominio de las relaciones matriarcales en el interior de la comunidad tribal, que luego dejan lugar a las relaciones patriarcales. El régimen de la comunidad primitiva en la Hélade de finales del III milenio a. C. se caracterizaba por la aparición de desigualdades económicas en el seno de la comunidad. Se observa ya el crecimiento de la riqueza de algunos, por ejemplo, de la aristocracia en las tribus de Tirinto y Lerna, lo que atestigua el surgimiento de las condiciones para una futura división en clases de la sociedad. Alrededor del año 2000 a. C. tuvieron lugar grandes acontecimientos en la Hélade. Hasta Tucídides llega a recordar los grandes desplazamientos de poblaciones en la antigua Hélade. Estos datos de la historiografía antigua se ven confirmados por las recientes excavaciones. Por lo visto, en los límites del III y II milenios a. C., las tribus que habitaban en el norte se pusieron en movimiento hacia el sur, hacia Beocia y el Peloponeso. Según la tradición griega, estas nuevas tribus eran aqueas. Algunos científicos burgueses, por ejemplo, Glotz y Blieguer, consideran que con la llegada de los aqueos a la Hélade se rompió con el pasado, y que la razonable y fuerte asimilación de razas trajo el florecimiento de la cultura de la península. Blieger llama a los aqueos «nuevos elementos raciales». Ninguna de estas características determina el cuadro real de los cambios étnicos que tienen lugar en la Hélade al final del III milenio a. C. Los aqueos que emigraron a la Grecia septentrional y meridional probablemente eran parientes de las tribus que poblaban en aquel entonces la Hélade. Es conocido que en la cultura de las tribus de la península balcánica, en la segunda mitad del III milenio a. C., se siguen las huellas de los rasgos comunes, lo que explica no sólo la uniformidad del nivel de su desarrollo económico y social, sino también la cercanía étnica de estas tribus. El movimiento de las mismas entre el III y el II a. C. se puede explicar por las transformaciones que se produjeron en la sociedad primitiva, vinculadas al crecimiento demográfico y a la baja productividad general del trabajo, que dieron lugar al desplazamiento de unas tribus por otras como resultado de guerras intertribales. La llegada de las tribus de Tesalia y Macedonia (cuya residencia primitiva todavía no se ha definido con exactitud) a la Hélade fue uno de los episodios de esta lucha intertribal. La invasión de dichas tribus despertó la resistencia enconada de las tribus locales. El país sufrió fuertemente las consecuencias de las largas luchas. Una serie de colonias y ciudades: Cinuria, Tirinto, Asina y otras fueron destruidas; algunas de ellas, como Cinuria, quedaron abandonadas por completo, mientras otras se reconstruyeron, aunque con dimensiones más reducidas. Los aqueos se asimilaron paulatinamente a las tribus locales. Sin embargo, la cultura de la Hélade en los siguientes siglos (del XX al XVII a. C.) no es uniforme. En las ramas de la arquitectura, por ejemplo, se mantiene y alcanza difusión la planeación absidal de las casas, pero muy a menudo se encuentra la forma rectangular del tipo megarense, con locales centrales y patios interiores. En este último tiempo surgen las fortalezas en los alrededores de algunos puntos poblados, como, por ejemplo, Tirinto, Malfi (Mesenia) y otros lugares. La producción se hace considerablemente más complicada. Al lado de la ganadería se desarrolla la agricultura: los habitantes de la Grecia continental cultivan ya trigo, cebada, guisantes y habas. Se desarrolla la producción artesanal. Un gran logro de la metalurgia es el arte de elaborar el bronce aleando el cobre con otros metales más duros y que se fundían más fácilmente que él. La técnica de la producción del bronce se difunde rápidamente; muchos de los artículos hallados datan de los siglos XVIII y XVII a. C. La alfarería, gracias a la introducción de la rueda de alfarero, se transforma en oficio independiente. Las relaciones sociales en esta época sufrieron cambios considerables. El desarrollo de la agricultura y de la ganadería llevó a la concentración de riquezas en manos de algunas familias, a la ulterior separación y fortalecimiento de la propiedad privada como contrapeso en la propiedad comunal.

- 35 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Es de suponer que la diferencia patrimonial dentro de la comunidad primitiva complicó aún mucho más la desigualdad entre las tribus y poblaciones locales y sus conquistadores aqueos, como mostró Marx: «El régimen tribal, por sí mismo, llevó a la división entre clanes de elevada y baja producción. Estas diferencias se desarrollan todavía más con la fusión de los vencedores con las tribus subyugadas». Entre las tribus aisladas se produjeron choques bélicos, lo que también posibilitó el crecimiento de las desigualdades entre las tribus y en el interior de las mismas, la separación de los jefes militares y sus guerreros en grupos aislados de la aristocracia tribal. En el primer tercio del II milenio, los lazos externos de las tribus que poblaban la Hélade continuaron ensanchándose. Lo prueban claramente las relaciones directas de la Grecia balcánica con Troya. Los contactos con Creta se desarrollaron de forma irregular. Inmediatamente después de la invasión de los aqueos, estas relaciones, por lo visto, disminuyeron mucho y se restablecieron sólo después de uno o dos siglos. Testimonio de esto son, por ejemplo, las vajillas de la producción de Tirinto, hechas según la manera de la cerámica cretense de los siglos XVIII a XVI a. C. Por ejemplo, los toros en relieve de Micenas son imitación de los relieves cretenses de ese tiempo, y lo mismo ocurre con otros objetos. Se reforzaron los contactos con las islas Cícladas, con la cultura de su población, y las Cícladas, a su vez, experimentaron al mismo tiempo la influencia continental y de la isla de Creta. El problema de las relaciones con las regiones septentrionales de la península balcánica está todavía insuficientemente investigado. Se ha encontrado en Macedonia la llamada cerámica minoica, la cual estaba distribuida por toda Grecia, y permite suponer un contacto continuo de la población de ambos lados. El desarrollo de la sociedad aquea alcanzó su apogeo en el período comprendido entre el siglo XVI y el XII a. C., y se caracteriza por el avance de Micenas, Pilos y otros centros del Peloponeso.

2. Las islas del mar Egeo en el III y comienzos del II milenio a. C.
El desarrollo histórico del grupo septentrional de las islas del mar Egeo: Lesbos, Lemnos, Imbros y Tasos, se diferencia un poco del desarrollo de las islas del sur, es decir, de las Cícladas. La cercanía de Lesbos, Lemnos y otras de las islas a las costas del Asia Menor, donde el la mitad del III milenio se observa un potente ascenso de las culturas, condicionó su más temprano desarrollo. Sin embargo, en el estado actual de nuestros conocimientos no es posible todavía trazar un cuadro detallado del desarrollo de las islas del grupo septentrional. Están considerablemente mejor estudiadas las del sur: Andros, Tenos, Paros, Sifnos, Sérifos, Melos y otras, que constituían el grupo de las islas Cícladas, y la de Quíos. Predominaba en ese tiempo el régimen tribal, en el cual, por lo visto, se conservaban vestigios del matriarcado. Los habitantes de las Cícladas habían vivido en colonias tribales constituidas por chozas estrechamente unidas entre sí. La planificación de estas colonias demuestra que los medios básicos de producción eran propiedad de toda la comunidad tribal. La separación en familias aisladas dentro de la tribu corresponde a la aparición de la vivienda individual del tipo megarense. Tales poblaciones fueron descubiertas en muchas islas. La más antigua se encontraba en la de Melos y la hoy llamada Filacopi. Aquí han sido descubiertas algunas huellas de poblaciones que se fusionaron con otras. El hallazgo de las capas que pertenecen al III milenio antes de nuestra era muestra que los habitantes de la isla de Filacopi conocían el plomo, pintaban sus vajillas con colores brillantes, las adornaban con dibujos espirales, etcétera. Sin duda, Filacopi fue en esta época un gran centro cultural que conservó su significación posteriormente. Hacia el fin del III milenio, los habitantes de las Cícladas comenzaron a erigir fortalezas alrededor de sus poblaciones, necesarias debido a las guerras intertribales. Las condiciones naturales de las montañosas islas Cícladas no permitieron el desarrollo de la agricultura y la ganadería como, por ejemplo, en Tesalia. Pero hacia el comienzo del III milenio en las Cícladas ya se conocía el cobre, con cuya utilización se alcanzó un extraordinario desarrollo en la elaboración de la piedra. En las islas fueron descubiertos muchos yacimientos de mármol, obsidiana y otras rocas duras. Los más antiguos habitantes de las Cícladas
- 36 de 321 -

V. V. Struve

proveyeron de obsidiana a todos los países vecinos e hicieron figuras humanas de mármol y otras rocas, que penetraron en casi todos los rincones de la cuenca egea (se encontraron en Grecia, Macedonia, Creta y otros lugares). A pesar de la aún muy primitiva técnica de los maestros de las Cícladas, estas groseras estatuillas son bastante representativas. Por su calidad artística se diferencian absolutamente de las cabezas de mármol de la isla de Amorgos. El conjunto de los monumentos arqueológicos atestigua que la sociedad de las Cícladas, en los límites ente el III y el II milenios antes de nuestra era, alcanzó un desarrollo superior al de las poblaciones de la Grecia continental. En la vida de los isleños ocupaban un lugar importante la pesca y la navegación. El mar les suministraba pescado y los comunicaba con otros pueblos. Ya en la primera mitad del III milenio a. C., los habitantes de las islas Cícladas hacían con plomo modelos de embarcaciones y dibujaban embarcaciones y peces en sus recipientes. El comercio con los países vecinos posibilitó el desarrollo de la navegación, y también de la piratería, como lo sostiene Tucídides. Del siglo XVIII al XVII, las Cícladas fueron subyugadas por Creta y, como lo señala Tucídides, en ellas se fundaron colonias cretenses. Desde entonces, la historia de las Cícladas se vincula estrechamente con el destino de Creta.

3. Creta desde el siglo XXX hasta el XII a. C.
El florecimiento del antiguo Estado cretense, en el II milenio anterior a nuestra era, dejó profundas huellas en el recuerdo de las generaciones posteriores. Según las antiguas leyendas, fue el rey Minos el fundador de la potencia marítima cretense. Así quedó grabado en las obras de Herodoto y Tucídides. Los mitos se refieren a Creta como centro cultural, de donde pasaron a Grecia muchos inventos técnicos y ciertos cultos. Son habitualmente poco mencionadas fuentes egipcias que se refieren a Creta; no obstante, tienen gran importancia. Durante mucho tiempo, sin embargo, no se dio la debida significación a estas noticias. La historia antigua de Creta fue conocida solamente después de las excavaciones de 1893 a 1931, realizadas por Arthur Evans (1851-1941), quien propuso también la división cronológica de la antigua historia de Creta hasta la aparición de los griegos. Evans la dividió en tres períodos, llamándolos minoicos, por el nombre del mítico rey Minos. Los límites cronológicos de estos períodos fueron establecidos por Evans, de acuerdo con los hallazgos hechos en Creta, fechándolos en estrecha correspondencia con los objetos de la Mesopotamia y Egipto. Con las rectificaciones posteriores, el esquema cronológico de Evans es el siguiente: Minoico antiguo: 1.° De 3000 a 2800 a. C. 2.° De 2800 a 2500 a. C. 3.° De 2500 a 2200 a. C. Minoico medio: 1.° De 2200 a 1750 a. C. 2.° De 2000 a 1750 a. C. 3.° De 1750 a 1600 a. C. Posminoico: 1.° De 1600 a 1400 a. C. 2.° De 1450 a 1400 a. C.

(para toda la isla). En Cnosos y Festos termina alrededor del 2000 a. C. (solamente en Cnosos y Festos).

(su iniciación coincide con el comienzo del nuevo reino de Egipto). (solamente en Cnosos).

- 37 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

3.° De 1400 a alrededor de 1250 a. C. Recientes cambios en la cronología del Antiguo Egipto invitan a la rectificación de la datación absoluta del comienzo del período minoico antiguo, que se fecha actualmente alrededor del 2600 a. C.

Creta en el III milenio a. C.
La sociedad cretense, en el III milenio antes de nuestra era, tenía un nivel más elevado de desarrollo que la sociedad de la Grecia continental y la de las islas del mar Egeo. La explicación de esto hay que buscarla en las condiciones extraordinariamente favorables que existían en Creta para el desarrollo de las fuerzas productivas. Desde muy antiguo era famosa por su fecundidad y riqueza. Los bosques que cubrían el territorio de la Creta antigua retenían la humedad, lo que aumentaba la fecundidad del suelo. Rodeadas por montañas, las mesetas de Creta eran aptas para el desarrollo de la agricultura y la ganadería. En esa época, los habitantes utilizaban primordialmente todo lo que les daba el mar: se ocupaban de la pesca y comerciaban activamente con otros países. La sociedad cretense del III milenio se caracterizaba por tener rasgos de desarrollo del régimen comunal. Aunque predominaban las relaciones patriarcales, aún existían vestigios del régimen matriarcal. La propiedad privada en algunos miembros trajo consigo la división del patrimonio social. Alrededor del III milenio, en Creta existían ya familias ricas, que eran propietarias no solamente de los medios de producción, sino también de objetos de lujo, como, por ejemplo, adornos de oro. Las tribus más ricas eran las que vivían en la parte oriental de la isla. Probablemente, el desarrollo de la producción fue mayor en la parte oriental que en la occidental. La población de Creta era bastante numerosa. Particularmente densa por entonces era la de la fértil llanura alrededor de la actual Mesaria, en la costa sur, donde durante muchos siglos existieron colonias tribales. Alrededor de ellas se disponía gran número de tumbas gentilicias de forma circular y cubiertas con un techo cónico de madera y paja. En estas bóvedas redondas se enterraba, en el transcurso de mucho tiempo, a los miembros de un mismo clan. La cantidad de inhumaciones en tumbas de clanes aislados alcanzaba algunos centenares. La cultura material de la sociedad cretense de ese tiempo se manifiesta en el considerable desarrollo de sus fuerzas productivas. Los cretenses empleaban en sus menesteres, con amplitud, las herramientas de cobre, cuchillos, sierras, etc. La alfarería estaba muy desarrollada. Particularmente notable era la producción de recipientes de piedra que se observa a mediados del III milenio: para ello se utilizaban piedras locales, a veces muy duras; una serie de formas de estos recipientes fue imitada de las de los recipientes de cerámica. Hacia el final de este período abundaron los sellos de marfil o esteatita coloreada. Su distribución, inicialmente en el sur de la isla, permite suponer la imitación de los sellos egipcios; el mismo uso de los sellos muestra el desarrollo de la propiedad privada dentro de la sociedad cretense. En la segunda mitad del III milenio, los vínculos de Creta con el exterior eran amplios: en Creta fueron encontrados objetos de Egipto, de las islas Cícladas, y probablemente de Siria. La difusión del bronce en los países que carecían del mismo fue muy ventajosa para la población, ya que Creta era intermediaria en el comercio de cobre y bronce entre Chipre y las islas, y la Grecia continental. Es posible que ya en este tiempo la flor de los cretenses participara en la importación de estaño desde el Asia Menor y, como suponen algunos científicos, desde España. Hacia el final del III milenio, poblaciones procedentes de las islas Moclos, Psira y Palecastros emigraron a Creta, donde fundaron colonias distribuidas en la parte oriental y central de la isla, dando lugar al desarrollo de Malia, Festos, Hagia-Triada y otras ciudades.

- 38 de 321 -

V. V. Struve

Origen y desarrollo del Estado en Creta
Ya a principios del II milenio antes de nuestra era, el proceso de descomposición de la sociedad comunista primitiva mediante la formación de clases alcanzó en Creta un desarrollo considerable. Los palacios reales son testimonio del crecimiento de las diferenciaciones sociales que surgieron en Cnosos, Festos, Malia y otros puntos. La diferencia entre la vida lujosa de los amos de los palacios de Cnosos y Festos y las condiciones de vida de otras poblaciones de Creta muestra que hacia los siglos XXI a XX a. C. ya había terminado el proceso de formación del poder real hereditario. La desigualdad de fortunas en la población de la isla se muestra claramente en el ritual fúnebre. En el II milenio a. C. los cretenses enterraban a las familias por separado y el inventario de lo hallado en las tumbas testimonia acerca de la acumulación de riquezas en manos de los nobles y de la vida modesta de grandes masas de la población. Asimismo aparecen con claridad los contrastes cuando se comparan las viviendas de diferentes capas de la población de Creta. En las placas de loza del siglo XVIII a. C. se conservan las imágenes de las grandes casas de dos y tres pisos construidas con grandes bloques de piedra. Sobre la parte central de los techos planos se elevaban pequeñas torres. Todos los detalles de estas casas muestran las riquezas de sus moradores. Las viviendas de los pobres eran simples, pequeñas y estrechamente unidas entre sí, en contraposición a las de los ricos, que estaban perfectamente delimitadas unas de otras. El plano de la pequeña población de Gurnia muestra la densidad que imperaba en los barrios de los pobres. En los siglos XX a XVIII a. C., Creta no era todavía un Estado unificado. En el territorio de la isla existían algunas regiones que se encontraban, por lo visto, bajo el poder de gobernantes independientes. La situación de esos señores, particularmente en los comienzos del período analizado, recordaba probablemente la situación de los basileus homéricos. Acerca de la riqueza de los gobernantes cretenses de esa época, ilustra la colección de lujosas armas de Malia adornadas con oro, marfil y cristales, espadas y puñales de bronce, que fueron probablemente propiedad del basileu, rey y jefe militar. Las guerras entre los gobiernos de las regiones señalaron la necesidad de construir fortalezas defensivas. Muchas de las poblaciones de Creta estaban rodeadas, en ese tiempo, por fuertes murallas. En los límites entre el III y el II milenios a. C., los poderosos gobiernos de Creta eran Cnosos y Festos. Menos significativos, en cambio, eran los gobiernos de Malia y otras ciudades. En el siglo XVIII tuvieron lugar en Creta ciertos acontecimientos, a consecuencia de los cuales los palacios reales y una cantidad de poblaciones resultaron destruidos. Según la opinión de algunos científicos (D. Pendelberg y A. Evans), la causa radicaría en los terremotos, a los cuales Creta estaba muy expuesta. De acuerdo con la opinión de otros (E. Meyer), el abandono de la población fue determinado por circunstancias políticas exteriores: la incursión de los hicsos asiáticos establecidos en el delta del Nilo. La ausencia de huellas de incendio en las ruinas de construcciones de ese tiempo habla contra esta última suposición, a la que se opone también la circunstancia de que el palacio de Festos, que se encontraba en la costa meridional, resultó mucho menos destruido que el de Cnosos. En caso de invasión de los hicsos que venían de Egipto, hubiera sido víctima precisamente la costa meridional. Los grandes trabajos de reconstrucción, comenzados en Creta a mediados del siglo XVIII, a. C. fueron hechos de acuerdo con la planificación anterior. Esto demuestra que la población de la isla conservaba sus rasgos culturales y sociales después de producida la catástrofe, y desmiente la teoría de la conquista por los hicsos, con las guerras intestinas y el reforzamiento paulatino del reino de Cnosos a expensas de otras regiones. Por lo visto, hacia el principio del siglo XVI a. C., la dinastía de Cnosos unificó a toda Creta bajo su poder. La completa reconstrucción de todas las poblaciones de Creta tuvo lugar aproximadamente en el siglo XVI, cuando comienza el segundo período del florecimiento de Creta, que continuó durante dos siglos. Ésta fue la época de mayor poderío de Creta, tanto interior como exterior. Se puede suponer que tanto las leyendas griegas como los poemas homéricos reflejaron precisamente este período.

- 39 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

La sociedad cretense, ya en los comienzos del II milenio a. C., alcanzó un nivel considerable de desarrollo económico y social. El desarrollo de las fuerzas productivas dio lugar a la existencia de oficios desligados de la actividad agraria, al desarrollo del cambio y a una gran ampliación del comercio marítimo. Los cambios en la producción se acompañaron de importantes mutaciones en la estructura social: separación de una aristocracia relativamente pequeña que explotaba amplias masas de la población agrícola y artesana libre. Se produjo la división de la sociedad en clases. Esta fue una antigua sociedad de clases, que conservaba todavía muchos rasgos del régimen de comunidad primitiva. Podemos suponer que el desarrollo de la desigualdad social fue más intensivo en la parte oriental de la isla, donde surgieron muchas ciudades y poblaciones de tipo urbano. El progresivo desarrollo de las diferencias sociales internas entre los libres corrió parejo a la aparición de la esclavitud. Sin duda, el trabajo de los esclavos, hacia mediados del II milenio a. C., alcanzó una difusión considerablemente mayor que antes, aunque la escala en que se empleó no permite afirmar su predominio en la producción de aquellos tiempos. Por desgracia, la extraordinaria pobreza de las fuentes impide aclarar las particularidades concretas de las relaciones esclavistas en Creta. Por lo visto, entre los cretenses la inmensa mayoría de los esclavos estaba constituida por gentes tomadas en cautiverio o asignadas en calidad de tributos vivientes. Algunas referencias se conservan en las leyendas de los griegos que se refieren a la época del poder cretense. Las fuentes escritas que hoy se conocen de los cretenses muestran el empleo del trabajo de los esclavos en los palacios de los señores grandes y pequeños. Solamente en un palacio, el Cnosos, para el servicio de las vastas posesiones del rey se utilizaba multitud de esclavos. En los trabajos pesados, como por ejemplo el cuidado y recuento de gran cantidad de productos y artículos de la artesanía en los depósitos reales, se exigía un constante empleo de un elevado número de trabajadores. Sin duda, en estos trabajos se empleaba esclavos. Es posible que el trabajo de los esclavos se utilizara en algunas actividades junto con el trabajo de los libres, como, por ejemplo, en la erección de palacios, en la construcción de caminos, etc. Sería incorrecto considerar que el trabajo de los esclavos desplazó en Creta al de los productores libres. La perfección de los artículos cretenses de esta época muestra el predominio, en los oficios, del trabajo de artesanos libres. Las particularidades específicas de la economía agrícola en Creta, entre ellas la ausencia del sistema de riego, que hubiera requerido gran cantidad de esclavos, y las relativamente pequeñas dimensiones de las parcelas de tierra labrantía, condicionaron sin duda el predominio del trabajo del pequeño campesino libre. Por lo visto, el trabajo esclavo en la economía campesina se empleaba en pequeña escala, y probablemente no en todas las regiones de Creta. En las zonas más atrasadas de la isla las relaciones comunales conservaban todavía una fuerza considerable y la esclavitud tenía un carácter patriarcal. De este modo, aunque en la isla de Creta la esclavitud se desarrollaba hacia mediados del II milenio antes de nuestra era, no perdió significación para la producción social el trabajo de los productores libres, artesanos y agricultores vinculados con la comunidad. Los cambios de la estructura social cretense condujeron al fortalecimiento del Estado, y entre los siglos XVI y XV a. C., la isla constituía una monarquía unida. Esta unidad fue alcanzada por los habitantes de Cnosos. En su relato, Herodoto (I, 173) se refiere a la lucha por el poder real en Creta entre los dos hijos de Zeus y Europa —es decir, entre Minos y Sarpedón—, la que se encuentra reflejada indirectamente en la larga lucha por la primacía entre los gobernantes de Cnosos y de Festos. La formación del Estado unificado con poder real hereditario colocó a Creta en la misma situación de los Estados clasistas más antiguos: los egipcios, hititas y babilonios. Se debe señalar que la definición de la sociedad cretense como sociedad clasista, que se acerca por su tipo a las sociedades esclavistas primitivas del Oriente, fue defendida por los historiadores soviéticos en lucha contra las teorías modernizadoras de los científicos burgueses,

- 40 de 321 -

V. V. Struve

así como contra el erróneo punto de vista de V. L. Bogaievski. A. Evans traspasaba las normas de la sociedad capitalista a la sociedad cretense del segundo milenio antes de nuestra era y veía en el estado cretense una potente monarquía marítima que había sometido y colonizado toda la costa del mar Mediterráneo hasta España. V. L. Bogaisevski, que había luchado contra las teorías modernizadoras de la ciencia burguesa, no pudo, sin embargo, dar una explicación marxista correcta de la estructura social de la sociedad cretense. Atendiendo exclusivamente al régimen tribal gentilicio de Creta, Bogaievski definió a la sociedad cretense como una sociedad preclasista, primitiva. Este punto de vista fue rechazado decididamente por la mayoría de los historiadores soviéticos. Documentos cretenses de la mitad del siglo XV a. C., recientemente descifrados, confirman la justeza de la caracterización de Creta como Estado esclavista primitivo. Entre los siglos XVII y XV a. C., el Gobierno de Creta se fortaleció y desarrolló. Los cortesanos del rey estaban formados por los funcionarios estatales y por los servidores personales del rey. Los escribas reales llevaban anotaciones detalladas; en el palacio de Cnosos y en otros lugares se encontraron muchas inscripciones en tablas de arcilla con listas de objetos y nombres de personas. Si para las necesidades de la dirección estatal eran necesarias las anotaciones, hay que hacer constar que existían, a la par de ellas, leyes y costumbres no escritas. El rey de Creta, el legendario Minos, es presentado en el papel de sabio legislador en las antiguas leyendas griegas. En ellas, el rey Minos aparece en el reino subterráneo, con cetro de oro, juzgando a los muertos. El Estado cretense se desarrolló a expensas de territorios de ultramar. Sus reyes subyugaron a las islas Cícladas y trasladaron a ellas parte de los habitantes de Creta. Hicieron lo posible por subyugar el Ática, pero, según las leyendas, el ensayo de los cretenses de afirmarse en la Megárida no tuvo éxito. La tradición ática recuerda las malogradas guerras de los cretenses en Sicilia. La expansión del Estado cretense dejó considerables huellas en la tradición griega posterior, y Herodoto y Tucídides describen al rey Minos como soberano del mar que subyugaba las islas del Egeo. Sin duda, los griegos se basaban en ello para llamar al Estado cretense dominador del mar. El proceso de formación del Estado cretense se extendió por lo visto durante algunas centurias. Es difícil determinar el carácter de las relaciones del reino de Creta con pueblos nativos. La tradición griega se refiere a que el rey de Creta conducía la lucha contra los piratas. Por ese medio, evidentemente, tendía a garantizar vínculos sin obstáculos con las regiones que dominaba y libertad de navegación para sus barcos mercantes, y a asegurar la percepción de tributos. A esta circunstancia la considera Tucídides como la causa principal de las luchas contra los piratas. Las rentas reales estaban probablemente constituidas también por tributos pagados en especie. Los enormes depósitos de Cnosos guardaban los tesoros que se recibían en tal concepto. El tributo también se pagaba en seres humanos: algunas tribus suministraban al rey tripulación para sus barcos, y el Ática, que era muy pobre, pagaba tributos en gente (de acuerdo con la leyenda, jóvenes y doncellas), la cual, evidentemente, se transformaba en esclava del rey de Creta. Las huellas de la permanencia de los cretenses en las islas del mar Egeo son muchísimas; se han encontrado no solamente artículos de la producción de Creta, sino monumentos de las escrituras cretenses (por ejemplo, en las islas de Melos y Tera). Es difícil juzgar acerca de la organización interna de la potencia cretense a mediados del segundo milenio antes de nuestra era. El testimonio de Tucídides acerca de que Minos nombró a sus hijos gobernantes de las diferentes islas permite suponer que los miembros de la familia real desempeñaron un papel predominante en la administración del Estado, particularmente en las naciones conquistadas. Es posible que Androgeo, legendario hijo de Minos, fuera uno de los gobernantes de Creta que ejerció poder sobre el Ática a mediados del segundo milenio antes de nuestra era.

- 41 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

La presencia de una fuerte flota permitió a Creta establecer su dominio en el mar. Hay que señalar que los cretenses fueron los primeros de todos los pueblos del Mediterráneo en crear una potente flota, constituida, como muestran los grabados en recipientes, sellos, etc., por barcos a vela y a remo. La principal fuerza militar en Creta era la infantería, armada con largas lanzas, arcos, puñales y espadas. Las armas de defensa eran yelmos y grandes escudos. Un importante papel en el ejército cretense lo desempeñaban los carros de guerra, en los cuales combatían los reyes y los guerreros nobles. En los depósitos del palacio de Cnosos se conservaron carros de guerra que, por lo visto, constituían una parte importante de los bienes del rey. Las fuerzas militares de Creta a veces incluían también inmigrantes de otros países: en uno de los frescos cretenses se representaba un destacamento de negros. La base de la economía cretense era la economía rural. Los labradores de la «Creta feraz», como se la llama en los poemas de Hornero, desde muy antiguo, ya a comienzos del II milenio antes de nuestra era, empleaban el arado, lo cual elevó considerablemente la fertilidad del suelo. Cultivaban trigo, cebada, habas, garbanzos y lentejas; conocían además cultivos tales como lino, azafrán, etc., y estaban muy difundidos los cultivos de huerta: olivo, vid, higuera, palma datilera. Igualmente se dedicaban a la ganadería; los cretenses criaban vacunos, lanares, porcinos y variados tipos de aves, como patos, gansos, etc. Por lo visto, había propietarios individuales de grandes rebaños. En los dibujos de los vasos, a principios del II milenio a. C., se encuentran representados rebaños. Sin duda, la mayor importancia se otorgaba a la cría del vacuno, pues no sólo se obtenía de él carne y leche, sino que se le utilizaba para el trabajo, por ejemplo, para el laboreo de la tierra. Importante papel desempeñó en Creta la pesca, de lo cual dan testimonio las muchas imágenes de peces y otros animales marinos en el arte cretense. La pesca, íntimamente ligada con la navegación, ocupó desde los tiempos antiguos a una parte considerable de los habitantes del litoral de Creta. A mediados del II milenio a. C. surgieron nuevas poblaciones ribereñas, las cuales se ocuparon predominantemente de la pesca. En este período, en Creta, la artesanía había cobrado ya un alto desarrollo. La separación de los oficios de la economía rural se advertía á fines del III milenio. En el II milenio existían ya muchos oficios. Los artículos cretenses de esa época, especialmente los de piedra, bronce, marfil, arcilla, loza y madera, impresionan por su elegancia. La metalurgia alcanzó en Creta la perfección. En la época del desarrollo del bronce (desde el siglo XX hasta el XII a. C.), los maestros cretenses hacían armas de bronce: láminas de espada, puñales, escudos defensivos, puntas para lanzas y flechas, etcétera, objetos de uso doméstico y herramientas artesanales: hachas, azuelas, sierras, tenazas, martillos, etc. Especialmente delicada era la manufactura de vajilla de bronce (gran número de ollas grandes, diferentes tipos de copas, candelabros, etc.) en formas a menudo imitadas de las de cerámica. La elaboración de todos estos objetos exigía un gran dominio técnico de los procesos de fundición, forja y cincel. Los objetos de lujo para uso de los reyes y aristócratas, y también los que pertenecían al culto, se hacían de oro y plata. Así, entre las hachas dobles depositadas en el santuario de la caverna de Arcalocori, se encuentran estos instrumentos bellamente ornamentados de oro y plata (siglos XVI-XV antes de nuestra era). Al florecimiento de la metalurgia en Creta contribuyó la aparición de sus yacimientos de cobre, que se encuentran cerca de Gurnia. La alfarería ocupó un importante lugar en la producción de los cretenses. Se desarrolló especialmente después de la introducción de la rueda de alfarero, hacia fines del III milenio. La calidad de la arcilla amasada y del arte del alfarero alcanzaron su más alto desarrollo en la manufactura de las tacitas de paredes muy finas llamadas «cáscaras de huevo», difundidas en el primer cuarto del II milenio antes de nuestra era, y en los jarrones de estilo «camares». Las formas de los recipientes es muy variada. Al lado de grandes toneles de dos metros y medio de altura, utilizados para guardar líquidos y como medidas de capacidad para cuerpos áridos, se encuentra gran cantidad de copas, fruteras, recipientes con pico, tazas, etc. Considerable desarrollo alcanzó la elaboración de madera, que se empleaba, sobre todo en la construcción de barcos, reparación de materiales de construcción, producción de muebles y

- 42 de 321 -

V. V. Struve

otros objetos de uso doméstico. Probablemente, los cretenses exportaron también madera a otros países, ya que en la isla abundaban cipreses y otros valiosos árboles. El tallado de la piedra en Creta alcanzó su florecimiento a mediados del II milenio a. C. Por entonces se utilizaban en gran cantidad los bloques de piedra y columnas. Entre las actividades artesanales de Creta cabe destacar la textil. Las telas eran teñidas con diferentes colores, lo que está testimoniado por las vestimentas femeninas que aparecen representadas en los frescos. La amplia difusión de la pintura mural, en el período del segundo florecimiento de Creta, requirió sobre todo colores claros y vivos. Los cretenses los extraían de plantas y algas marinas. Las joyas, muy elegantes, eran pendientes de oro, abalorios y amuletos que se hacían de amatistas, ágatas, cornalinas y otras piedras, vinchas doradas, revestimientos de piedra en los recipientes, sellos y anillos. En el oficio de joyero, además del arte del tallado de la piedra se utilizaba el tallado en los artículos hechos de marfil. Los talladores cretenses adornaban los sellos con dibujos artísticos que interesan no solamente como obras de arte, sino que constituyen un material ilustrativo para el estudio de los oficios cretenses, la economía rural, la navegación, la religión, etc. Los transportes marítimos y terrestres de los cretenses representaron un importante papel en el desarrollo de los oficios y del comercio. Ya a comienzos del II milenio, en Creta fue construido el camino hacia el norte, de Cnosos a Festos, y las carreteras que unían la costa septentrional con la meridional; asimismo, muchas carreteras fueron trazadas en la parte central y oriental de la isla. Los cretenses utilizaban carros de cuatro ruedas. Ya en el comienzo del siglo XVIII a. C. aparecieron carros ligeros de dos ruedas, tirados por caballos. No cabe duda, sin embargo, de que el papel más importante en el Estado cretense lo desempeñó no la vía terrestre, sino el transporte marítimo; sobre esto se puede juzgar por las muchas representaciones de barcos a remo y vela. La proa, particularmente en los barcos de guerra, estaba hecha de tal manera que pudiera embestir. La dirección se hacía por intermedio del timón. Fue al principio un timón reforzado, más tarde se pasó al sistema de dos remos que hacen la vez de timón. En la cubierta se erigía a veces una vivienda, lo cual demuestra una larga permanencia de los barcos en la ruta. La construcción de barcos y de la flota marítima era una de las manifestaciones del espíritu creador de los cretenses en la rama de la cultura y de la técnica. Es posible que la técnica de la construcción se basara en la construcción naval de los fenicios y de los griegos. El desarrollo de la navegación cretense estaba íntimamente vinculado con el comercio y la piratería. Dicho comercio, como ya se ha señalado, data de tiempos remotos. Al principio no tenía un gran radio de acción y el volumen de intercambios era pequeño, no yendo más allá de las Cícladas. Gran trascendencia para el desarrollo del comercio cretense tuvo en esta época el establecimiento de la llamada «talasocracia de Cnosos». Creta estaba vinculada desde muy antiguo con la península balcánica, en cuyas regiones más septentrionales, en la Tesalia, han sido hallados artículos de los artesanos cretenses. Los jefes de las tribus utilizaron gran número de artículos suntuarios de los cretenses: armas artísticas, recipientes, joyas. Es posible que en el primer cuarto del II milenio a. C., la cultura de Creta ejerciera ya gran influencia en la cultura helénica. Esta influencia se observa en el hábitat de la aristocracia, y en medida considerablemente menor, en las poblaciones de los pequeños centros agrícolas, tales como Cinuria y otros. Evans y Pendelberg consideran que la fuerte influencia de la cultura cretense sobre la aquea en los siglos XVII a XV a. C. fue consecuencia del dominio político de Creta sobre el continente, e identifican a los gobernantes aqueos como vasallos del rey de Creta, es decir, como reyes cretenses que residían en castillos fortificados entre las tribus subyugadas de la Hélade. Sin embargo, la suposición del dominio de Creta sobre el Peloponeso es refutada por una serie de fuentes, en primer lugar por la reciente lectura de las inscripciones micénicas, ninguna de las cuales da base para suponer que el Peloponeso dependiera de Creta. En los estudios más cuidadosos de la cultura de los aqueos del Peloponeso, realizadas en los últimos tiempos, se aclara su gran diferencia con la cultura cretense, a pesar de algunos rasgos de imitación (tinta de los frescos, corte de la vestimenta femenina, etc.).

- 43 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Los datos de la tradición antigua tampoco dan base para deducir el predominio de los cretenses sobre la península helénica, pues tanto Herodoto como Tucídides hablan sobre la sujeción a Creta sólo de las Cícladas y del Ática. En las dos últimas décadas, en la ciencia burguesa se difunde cada vez más otro punto de vista: Weiss y otros científicos niegan la dependencia política de la Grecia continental con respecto a Creta entre los siglos XVII y XIII a. C., señalan considerables diferencias entre las culturas micénica y cretense y observan mucha influencia de la misma península en la Creta de esta época. Entre sus argumentos destaca el hecho, ahora ya establecido, de que las mercancías cretenses fueran desplazadas por las micénicas en los países que antes comerciaran activamente con Creta. Todavía más audaces conclusiones sacaron los científicos burgueses del hecho de que pertenezcan a mediados del II milenio a. C. los monumentos de la escritura griega (se trata de documentos denominados «escritura lineal B», que veremos más adelante) que fueron hallados en Creta solamente en una de las capas de Cnosos y que datan aproximadamente de 1450 a 1400 a. C. Los documentos de la «escritura lineal B» no fueron descubiertos en las restantes ciudades y poblaciones de Creta; los científicos de que hablamos lo explican exclusivamente por el sometimiento de Cnosos a los gobernantes micénicos y transforman de este modo a Cnosos casi en colonia de los aqueos del Peloponeso. En nuestra opinión, tal punto de vista no se justifica. El encuentro de los documentos de la «escritura lineal B» solamente en Cnosos se puede explicar por la concentración, durante muchas décadas, de todos los vínculos comerciales con el Peloponeso en manos del rey de Cnosos. Si se toma en cuenta cuán fuerte era la centralización de Creta bajo el poder de Cnosos, en los siglos XVI a XV antes de nuestra era, es posible comprender la situación monopolista del palacio de Cnosos en las relaciones con los aqueos a mediados del siglo XV a. C., es difícil suponerlo también, porque las fuentes arqueológicas no constituyen prueba alguna de la conquista del palacio en esa época. El período aqueo en la historia de Grecia comienza, como lo hemos señalado en forma reiterada, solamente a finales del siglo XV a. C., cuando fueron destruidos los palacios de Cnosos y Festos. No es posible considerar los vínculos comerciales intensivos entre los países en general, como prueba del dominio político y de la influencia de una cultura sobre la otra. Los vínculos de Creta con la Grecia continental no se limitan solamente a la exportación de artículos de lujo. Para los artesanos cretenses era importante recibir algunas variedades de materias primas desde Grecia; así, por ejemplo, importaban excelente basalto de Laconia, que era elaborado por los talladores de piedra de Cnosos. Los comerciantes de Creta comerciaban no solamente su mercancía, sino que actuaban como intermediarios. En sus barcos, posiblemente, llegaban a Grecia gran número de artículos de Egipto y Siria. Los cretenses desempeñaron un gran papel en el comercio de la península helénica con el sudeste del Mediterráneo, sólo hasta el siglo XV, cuando comenzaron a ser desplazados por los aqueos. El comercio de Creta con los países del oeste del Mediterráneo está testimoniado en tiempo relativamente más tardío, a mediados del II milenio a. C. Probablemente los comerciantes cretenses llegaron a España, rica en plata y estaño. Las excavaciones llevadas a cabo en el Asia Menor y Siria muestran los lejanos vínculos de las poblaciones de estos países con la cuenca egea, con Creta, y más tarde con el Peloponeso. Las relaciones intensivas de Creta y Chipre están probadas por los hallazgos, en Chipre, de gran cantidad de artículos cretenses y micénicos. El comercio se hacía también con el Asia Menor, con Troya, con el imperio hitita y con las otras regiones. Las relaciones más intensas tuvieron lugar en la primera mitad del II milenio a. C. Son muy interesantes los datos existentes sobre las relaciones de Creta con el reino de Ugarit, que existió al norte de Siria, desde finales del III milenio a. C. hasta mediados del II. En Ugarit fueron encontrados numerosos productos artesanales cretenses, y, por otra parte, la misma producción artesanal de Ugarit en el II milenio a. C. pone de manifiesto la influencia de los motivos artísticos cretenses en las pinturas decorativas, en las formas de los recipientes, etc. Hasta en la arquitectura de las construcciones funerarias de los siglos XVIII a XVII a. C. se puede encontrar las huellas de la influencia cretense. Tan profunda influencia de la cultura de

- 44 de 321 -

V. V. Struve

Creta no es posible explicarla solamente por vínculos comerciales. Probablemente en Siria y, como se supone, también en Egipto existieron colonias de artesanos y maestros artesanos cretenses, surgidas en la época de mayor florecimiento del comercio con Creta. Los artículos cretenses penetraron en el interior de los países, alcanzando inclusive el curso medio del Eufrates, como muestran los motivos ornamentales en espiral en las pinturas del palacio en Mari. En la misma Creta fueron encontrados cilindros babilónicos de la época del rey Hamurabi (siglo XVIII a. C.). Estos datos son, sin duda, el resultado de las extensas relaciones de Creta con los países del Asia Menor. Sin embargo, en el período de decadencia de la potencia de Creta, durante el siglo XVII y primera mitad del XVI, el comercio con Siria se interrumpe. Un lugar importante en la política exterior de Creta, en el II milenio, debió ocuparlo su potente vecino meridional, Egipto. Los lazos económicos y culturales entre ambos están testimoniados por gran número de fuentes determinadas por el hallazgo de objetos egipcios en Creta y de artículos cretenses en Egipto. Particularmente durante la época de los faraones de la XII dinastía (alrededor del 2000 al 1740 a. C.). En los tiempos de estos faraones, los egipcios importaban gran cantidad de mercancías cretenses, tales como recipientes artísticos de estilo «camares», que fueron encontrados en capas de esa época en un oasis en el Egipto medio: en tiempos de Amenenhat III (1849-1801 a. C.), en el Egipto superior, no lejos de Luxor, fue inhumado un tesoro de objetos cretenses muy valiosos conteniendo recipientes: uno de oro, 150 de plata (tesoro de Todd). El fortalecimiento de Creta a mediados del II milenio a. C., se reflejó también en sus relaciones con los egipcios. En los tiempos del faraón Tutmosis o Tutmés III (1503 a 1491 a. C.) los egipcios estaban particularmente orgullosos de sus relaciones pacíficas con los príncipes de Creta. La llegada de los embajadores desde Creta se registraba en los frescos que adornaban la tumba de Regmir, gran funcionario de Tutmosis III, y del mismo Tutmosis III. El himno de victoria en homenaje a su dios Amón expresa: «Creta y Chipre os temen». Por lo visto, los reyes de Creta no siempre se referían amistosamente a Egipto, y el establecimiento de las más pacíficas relaciones era mirado por los egipcios como un considerable triunfo diplomático. Se debe señalar que Tutmosis III no se decide a afirmar nada acerca del subyugamiento de Creta: él señala solamente que ellos «os temen». Algunos científicos burgueses, basados en estos textos y frescos en tumbas, hablan del subyugamiento político de Creta a Egipto en los comienzos del siglo XV a. C. Pero estos datos son absolutamente insuficientes para tal afirmación. La comparación de la fuerza militar de Egipto con la del Estado marítimo cretense hace esta suposición todavía más inverosímil: Egipto no tenía una considerable flota marítima. Los prolongados vínculos económicos y políticos de Creta y Egipto condicionaron su mutua influencia cultural. En el arte cretense aparece toda una serie de métodos copiados del arte egipcio. En el valle del Nilo la influencia cretense se manifiesta particularmente clara en algunos monumentos artísticos descubiertos en el lugar de la antigua residencia del faraón Ignatón (1424 a 1388 a. C.) excavados en el lugar de la contemporánea Tel-Amarni. Sin duda, todas estas relaciones fueron las que condicionaron el interés económico de Creta y Egipto en un activo intercambio. Los cretenses enviaban artículos artesanales y en cambio recibían de Egipto productos rurales y diferentes materias primas: oro, marfil, plumas de avestruz, huevos, etcétera. Los mercaderes cretenses transportaban de Siria a Egipto cedro del Líbano y probablemente otras mercancías. A finales del siglo XV a. C. el comercio de Creta con Egipto decayó considerablemente. Los artículos cretenses fueron reemplazados por una gran cantidad de mercancías importadas de la Grecia Continental. En Creta, que no estaba ya incluida en este área de relaciones comerciales, casi no se encuentra este tipo de mercancías. Tal es el cuadro general del desarrollo del comercio en Creta en la primera mitad del segundo milenio a. C.

- 45 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

La amplia difusión de las relaciones exteriores de los cretenses y el importante volumen de su comercio condujeron a la creación de un sistema de pesas y medidas y a una ulterior unidad monetaria. La mayor unidad del sistema de pesas de Creta era, en medidas actuales, de 29 kilos, hecha con piedra y cobre, de forma plana y piramidal. Sobre la superficie de la pesa de piedra se esculpían a menudo figuras de pulpos, cuyos tentáculos la abarcaban totalmente. Cualquier variación y deterioro del patrón de pesas era en estas condiciones inmediatamente visible. La más pequeña unidad de peso era también de piedra, en forma de disco grueso, y sus bordes redondeados o en forma de tonel. Se han encontrado pesas de bronce en forma de cabeza de toro con plomo fundido en su interior. El peso de la medida muestra su parentesco con el sistema egipcio y mesopotámico. El talento liviano de los egipcios pesa también 29 kilos, y esto era aproximadamente el peso del talento babilónico. La pequeña unidad cretense pesa de 6 a 6,5 gramos y correspondía a la mitad de la unidad de oro egipcia, cuyo peso era de 13 gramos. Otras unidades de peso de 3,5 gramos correspondían plenamente a la unidad del sistema babilónico. La unidad del sistema de pesas de Creta, Egipto y Babilonia era consecuencia natural de los vínculos comerciales intensivos entre estos países. Las excavaciones en las ciudades cretenses proporcionan importantes informes para la investigación de la historia de la sociedad clasista de Creta. El estudio de las poblaciones de la época minoica casi se limita a las excavaciones de ciudades medias y grandes. En cuanto a las aldeas, todavía hoy se conoce poco. Es interesante señalar que todas las grandes ciudades de Creta estaban situadas no en la orilla del mar, sino algo distantes de él. Tal distribución fue condicionada por la amplia difusión de la piratería en aquella época. La ciudad más importante de Creta, en el II milenio a. C., fue Cnosos. Al principio, y hasta el siglo XXI a XX a. C., las casas particulares estaban unidas a las paredes del antiguo palacio. A mediados del siglo XVI, la capital de Minos fue construida de tal modo, que las viviendas de la población más pobre estaban desplazadas hacia los suburbios. En el centro de la ciudad, en las cercanías del palacio y también en parte de su anterior territorio fueron construidas las residencias de la aristocracia y de los funcionarios del palacio. Actualmente, en Cnosos se descubrieron muchos restos de casas construidas en la primera mitad del II milenio. Su estudio muestra que la aristocracia de Cnosos construía sus casas de varios pisos, a veces con sótano. Algunos edificios tenían espacios libres entre sí. Las ventanas a menudo se distribuían en los pisos altos de la casa, y de vez en cuando en los inferiores. La casa se construía con grandes y pequeñas piedras con solución de arcilla. En el interior, las paredes estaban recubiertas de estuco coloreado. Fueron encontradas varias de color rojo. Las casas de los pobres eran pequeñas, de un solo piso y de trazado simple. Otras ciudades cretenses, como Tilisos, Gurnia, Festos, tenían rasgos comunes con Cnosos. También en ellas las casas privadas de los ricos estaban construidas en forma parecida: la entrada se hacía a través de los claros entre casa y casa, en los pisos bajos estaban las salas de recepción y el santuario familiar, en los pisos superiores las habitaciones privadas. Las calles de la ciudad estaban empedradas y sus diferentes niveles estaban a menudo salvados con peldaños. Como en Cnosos, en el centro de otras ciudades de Creta se elevaban edificios que eran probablemente residencia de las autoridades de la ciudad. Al costado se encontraba la plaza de espectáculos, de forma rectangular, con escaleras que llevaban hacia ella. Existían también poblaciones más pequeñas, especialmente en el siglo XV al XIV. A mediados del II milenio, el estado sanitario de las ciudades cretenses era bastante bueno. El sistema de cloacas aseguraba en ellas la limpieza. Por tubos de cerámica, el agua de los depósitos, pozos y fuentes llegaba a las viviendas. Un admirable monumento de la cultura cretense era el palacio de Cnosos, al cual los griegos llamaron «Laberinto». El plan general de los palacios cretenses recuerda fuertemente a los palacios hititas de Hattusa (actual Bogazköy), que corresponde a la primera mitad del II milenio a. C. Los palacios de los reyes hititas, a semejanza de los palacios cretenses, ocupaban también amplias superficies

- 46 de 321 -

V. V. Struve

y desempeñaban el mismo papel: en ellos había locales para depósitos donde guardaban las provisiones y artículos de artesanía, los tesoros del rey y archivos de tabletas de arcilla. El palacio de Cnosos se desarrolló como resultado de muchos siglos de actividad arquitectónica de los cretenses. La construcción de los palacios corresponde a las cercanías del siglo XXI. En el transcurso de su larga historia, el de Cnosos más de una vez fue destruido y reconstruido. Después de la destrucción que tuvo lugar en los límites del siglo XV al XIV, ya no se volvió a reconstruir de verdad, y fueron habitados sólo algunos sectores. En la actualidad permanece intacto únicamente un piso bajo. Es necesario señalar lo relativo de la fidelidad de las reproducciones en la reconstrucción de los monumentos originales, reproducciones que no pueden ser miradas como exactas, por los convencionalismos de todo género, tanto en lo tocante a la arquitectura como a las pinturas del palacio. El palacio de Cnosos está constituido por estancias de recepción, habitaciones privadas, depósitos de productos domésticos y talleres. Su planificación, como la de otros palacios descubiertos en Creta, se distingue por su extraordinaria sencillez y, al mismo tiempo, por la abundancia de locales. Por ejemplo, en la parte occidental del palacio de Cnosos existen 18 depósitos situados a lo largo de un corredor, lo cual permitía conservar en un mismo lugar las grandes reservas de artículos de artesanía y productos rurales. El enorme cuerpo del palacio ocupaba un terreno de alrededor de 16.000 metros cuadrados. Su centro era el patio principal, de forma rectangular, que ocupaba la mitad del cuerpo arquitectónico a lo largo y un tercio a lo ancho. Estaba vinculado al conjunto de grandes y pequeñas habitaciones del palacio y servía para iluminarlas. El mismo papel lo representaban otros patios. En el palacio de Cnosos predominaban las habitaciones rectangulares, lo cual era, en general, la característica de las construcciones cretenses. En las salas de los palacios de Creta se utilizaban ampliamente pilares en forma de columna que se estrechaban hacia abajo y sostenían los cielos rasos y los descansos de las escaleras. El palacio de Cnosos tenía tres y, según la opinión de algunos científicos, hasta cuatro pisos. En el piso bajo se encontraban los talleres reales y los enormes depósitos con productos destinados al consumo y posiblemente para la venta. Acerca de las medidas de las reservas palaciegas, se puede juzgar por los enormes recipientes de arcilla, que superaban la estatura humana y que se guardaban en gran cantidad en los subterráneos del palacio. Sólo en los depósitos occidentales se podían guardar cerca de 78.000 litros de aceite o de vino. Al lado de los depósitos con los productos había locales de depósitos de armas, carros de guerra y tesoros reales. Locales especiales estaban destinados a la servidumbre palaciega y los artesanos de los talleres reales, así como también dedicados al culto. Las salas de recepción del palacio estaban distribuidas, preponderantemente, en los pisos superiores, vinculados con los inferiores por todo un sistema de escaleras. De la pequeña sala del trono, que se encontraba en el primer piso, por una escalera ancha se podía ascender a grandes salas, de las cuales, en lo que respecta a la belleza de la ornamentación, hablan los fragmentos de pinturas y cerámicas hallados, revestidos de baldosas adornadas por relieves. La más grande de las salas conservadas es la denominada Sala de la doble hacha, que se encontraba en la mitad oriental del palacio. Era probablemente la gran sala del trono, destinada a las ceremonias oficiales y al culto. Al lado de la Sala de la doble hacha se encontraban las habitaciones privadas de la reina, la sala de recepciones, la tesorería, etc. Para las necesidades del palacio, como en general en las grandes casas cretenses, había bañeras y cuartos de baño. Para el descenso de las aguas de lluvia y de desagüe existía un sistema de canalización. El agua para los baños, servicios sanitarios y piletas venía por tubería de cerámica desde las fuentes, que se encontraban fuera del palacio. A su interior conducían algunas entradas en las cuales se encontraban locales para la guardia palaciega. En la época de la dominación de los mares, el palacio no estaba fortificado; el poder de los reyes cretenses era tan grande, que no había necesidad de fortalecer su residencia.

- 47 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

El palacio de Cnosos estaba situado en un lugar hermoso, desde el cual se divisaba un pintoresco panorama sobre el río, los jardines circundantes, los campos y huertas; a lo lejos se veían los montes Ida e Iuctas. A pequeña distancia del palacio principal había otros dos edificios que pertenecían a su cuerpo, los cuales llevaban el nombre de pequeño palacio y villa real. Estaban unidos con el gran palacio por admirables caminos empedrados. La sala principal de la villa, dividida en tres partes, tenía el cielo raso sostenido por columnas. La técnica de construcción de los palacios era diferente a la empleada en las casas comunes. A principios del II milenio las paredes de los palacios estaban hechas de bloques de piedra muy bien tallados. Más tarde, en los siglos XVI y XV, las paredes se erigían de trozos de piedra unidos con arcilla y revestidos de baldosas o de estuco. Los pisos altos tenían paredes de adobe. Además del de Cnosos, en la isla se descubren otros palacios en Festos, Malia y HagiaTríada: los dos primeros, en principio, tenían el mismo plano que el palacio de Cnosos. En 1949, a 15 kilómetros de Cnosos, en Vatipietro, al excavar se encontró otro palacio, por lo visto construido alrededor del 1600 a. C. y que subsistió alrededor de un siglo. En la excavación aparecieron una serie de locales (entre ellos alas con restos de columnas, grandes depósitos con 16 recipientes, que se descubrieron en 1953 y que son el abastecimiento del santuario del palacio) y otros aún no terminados de excavar.

Creta del siglo

XIV

al XIII a.C.

El desarrollo del Estado cretense bajo el poder de los reyes de la dinastía mítica de Minos (se puede pensar que el nombre de Minos era en Creta tan tradicional como el nombre del faraón Ramsés en Egipto del siglo XIII al XI a. C.) se interrumpió bruscamente alrededor de 1400. La causa de esto fue buscada en un gran terremoto. Sin embargo, las excavaciones mostraron que en Cnosos, Festos, Hagia-Tríada, Malia, Zacro y Moclos los palacios y poblaciones fueron destruidos y quemados. Esto prueba una cierta agresión del exterior. El problema de quién destruyó la potencia cretense, hasta ahora no ha sido resuelto. Los partidarios de la teoría del auge de Micenas parten de la situación de Creta sometida al yugo de los micenios, en el período 1450 a 1400 a. C., y suponen que la catástrofe se produjo como consecuencia del levantamiento de las poblaciones locales de Creta contra ese poder extranjero. En el actual estado de las fuentes, semejante explicación no es convincente. Más probable es otra reconstrucción de los acontecimientos, de acuerdo con la cual la potencia cretense —a finales del siglo XV— fue aniquilada por los aqueos que vinieron del Peloponeso. El golpe fue inferido, por lo visto, a los más importantes centros de Creta. El problema no se limita a la rapiña de los valores materiales de la isla, sino que parte de su población fue probablemente reducida a esclavitud. La vida se interrumpió en muchos puntos (Palecastro, Niru-Kani, Platis, Tilisos). Es posible que en el mito acerca de la permanencia de los argonautas en Creta en el tiempo en el cual Medea aniquiló al gigante que guardaba la isla, se conserve en recuerdo de la campaña de los aqueos contra Creta. De la destrucción de las ciudades cretenses se salvaron algunas poblaciones que trataron de reconstituir sus viviendas y los edificios dañados. En el siglo XIV a. C. fue en parte limpiado y poblado el palacio de Cnosos, y se produjeron algunos desplazamientos de poblaciones hacia la mitad occidental de la isla. Es probable que entonces tuviera lugar el desplazamiento de habitantes desde el continente, puesto que en algunos lugares se encuentran casas de tipo megarense, característico para la Grecia del II milenio a. C. En Hagia-Tríada fueron descubiertas típicas tumbas de tipo continental, con túmulos llamados tolos. Desde mediados del siglo XIII a. C., Creta pierde manifiestamente su independencia y cae en la esfera de influencia de la Grecia continental. La población de este tiempo no era numerosa, y puede creerse que los testimonios homéricos acerca de los 80 barcos cretenses que participaron en el sitio de Troya eran un recuerdo del antiguo poder cretense. El dominio aqueo sobre Creta fue evidentemente aniquilado por los dorios. En lo sucesivo, la población doria predominó en Creta. Sin embargo, y en tiempos históricos, de acuerdo con Herodoto, Creta era habitada por cretenses autóctonos, que no sabían hablar en griego.

- 48 de 321 -

V. V. Struve

La escritura cretense
En muchas ciudades cretenses fueron halladas inscripciones. Su abundancia permite seguir el gradual desarrollo de la cultura en Creta. Ya alrededor del siglo XXII a. C., los cretenses conocían la escritura pictográfica, que transmite a través del dibujo conceptos aislados, es decir, vocablos, como hacían los egipcios por medio de los jeroglíficos. Los diferentes pictogramas (figuras de hombre, árbol, flecha, doble hacha, herramientas de trabajo, etc.) eran tallados por los cretenses en sellos o grabados en recipientes. Se leía de izquierda a derecha; a veces se utilizaban crucecitas para destacar los grupos de signos. En el siglo XVIII a. C., los cretenses elaboraron una escritura, el sistema llamado lineal, en la que cada signo representaba una sílaba. La cantidad de monumentos disponible de la antigua escritura lineal no es tan grande; son inscripciones en sellos, en objetos, en precintos, etc. La escritura lineal, difundida en toda Creta, estaba constituida por 137 signos. Un tercio de los signos estaba vinculado, en cuanto a su origen, con la antigua escritura pictográfica. Los restantes fueron introducidos por primera vez. Esta escritura, más antigua, silábica, convencionalmente se designa en la ciencia contemporánea con la letra «A». Hasta ahora el problema de en qué lengua está escrito el texto de la «escritura lineal A» no ha quedado resuelto. En el mismo comienzo del corriente siglo, en Cnosos, y luego en las excavaciones de 1939-1952 en Pilos, fueron descubiertos unos archivos de escritura cuneiforme en tabletas de arcilla recubiertas con la escritura lineal del tipo «B», los cuales, según la lectura propuesta por Vendris y Chadwick, resultan escrituras de la variedad arcaica de la lengua griega, muy cercanas al dialecto de Homero (como veremos más adelante). Además de los monumentos cretenses, una escritura lineal pictográfica fue encontrada en Festos, en ambos lados de un disco de arcilla cocida. Los signos sobre el disco son diferentes de los mencionados anteriormente del sistema de escritura cretense. El llamado disco de Festos queda aún sin descifrar. La única deducción a la cual llegaron los científicos es que el documento es de origen extranjero y fue enviado a Creta desde no se sabe qué región del Asia Menor. Al par de la escritura, los cretenses tenían nítidamente elaborado el sistema de numeración. Estaba basado en el sistema decimal. No solamente tenía cuatro reglas u operaciones aritméticas (suma, resta, multiplicación y división), sino también quebrados. Los cretenses representaban las cifras de la siguiente manera: unidad, I ; decena, — ; centena, O y millar, x . Los quebrados se representaban con el signo I—. Es importante señalar que, al representar las cifras, los cretenses guardaban siempre un orden en la distribución de los signos. Por ejemplo, la cifra 7 la representaban así: y no ; 5 solamente ; etc. También las decenas se representaban de acuerdo con un esquema definido; por ejemplo: 40, ; 70, ; etc.

El arte cretense
La época del surgimiento y florecimiento del Estado en Creta fue acompañada por un extraordinario ascenso del arte cretense, representado por gran cantidad de obras arquitectónicas y decorativas. El arte cretense era peculiar y se diferencia del arte contemporáneo de otros pueblos del mundo antiguo. Los cretenses no construyeron, como los egipcios, grandiosos templos y pirámides. Sus principales creaciones de arquitectura eran palacios y viviendas, que testimonian el carácter más gentil de toda la cultura cretense. No crearon colosales estatuas de muchos dioses y jefes divinizados. Su arte representativo sirvió predominantemente para adornar las viviendas y diferentes, y habitualmente suntuosos, objetos de uso doméstico. Esto no podía dejar de reflejarse del más favorable modo en el desarrollo de la cultura artística. El arte cretense dependió en mucha menor medida de los cánones religiosos, que ponían freno al arte egipcio, y su fantasía creadora podía expresarse con mayor libertad. Fácil y directamente reflejaba la

- 49 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

naturaleza que lo rodeaba. En la cultura cretense en general no se nota tan acentuada influencia de la casta sacerdotal como en Egipto. Los artistas de la primera mitad del II milenio crearon no solamente admirables ornamentaciones, sino que representaron escenas de la vida corriente y ceremonias del culto que se distinguen por su forma viva, su aguda observación y el virtuosismo técnico, extraordinario para aquel tiempo. En los siglos XVI-XV, es decir, en la última época de la potencia cretense (el posminoico del esquema cronológico de Evans), se pueden notar algunos rasgos determinados, por lo visto, por la diferenciación de las capas de la sociedad cretense. Tenemos en cuenta la aparición del, sui generis, «arte de palacio». Su rasgo característico era la estilización, la transición en los motivos ornamentales hacia la consideración de la naturaleza viva. En el tiempo del florecimiento de su arte, los cretenses prestaron mucha atención a los adornos murales. En los siglos XIX y XVIII las paredes de los palacios y de las casas de los cretenses ricos se adornaron con tablillas de loza con relieves representativos y con relieves coloreados en estuco. Como ejemplo de estos últimos puede servir el conocido relieve del «reysacerdote», de Cnosos. Representan un joven esbelto, de talle fino y musculatura bien desarrollada, vestido con un delantal ricamente adornado, que rodea su cadera, y con una toca de vivos colores en su cabeza, que cuelga hacia atrás. En el siglo XVII la pintura —frescos— desplaza al relieve. Los temas de los frescos tienen carácter ritual y mundano, extraordinariamente diferente. La maestría de los artistas cretenses aparece particularmente en la representación de la naturaleza viva. Sin embargo, con el transcurso del tiempo, la aguda observación del mundo circundante se debilita, aparecen representaciones artísticas estándar, más abstractas y de carácter decorativo. Esta salida de la realidad hacia lo convencional se siente con fuerza en Cnosos. Una muestra de fresco de la época del «arte de palacio» es el llamado «fresco de las sillas plegadizas», en las paredes del santuario de Cnosos. El fresco consiste en dos franjas de dibujos, en que se utilizan los tonos azules, amarillos y rojo ladrillo. Las figuras aquí representadas en iguales tipos estilísticos son parejas de jóvenes y doncellas sentadas en sillas y que se sirven mutuamente recipientes. Esto tenía probablemente significación ritual. Parte de esta composición es la muy conocida representación de la doncella («Parisina») con cabellos peinados magistralmente y vestido azul y granate, de cuello plegado. En los últimos siglos anteriores a la caída de Cnosos, en las paredes del palacio se hicieron muchas nuevas pinturas en las cuales muy a menudo se representaron juegos con toros. Los artistas cretenses grabaron diferentes momentos de este juego, que exigía gran destreza y audacia. El estilo palaciego del siglo XV aparece principalmente en Cnosos. En todas las ciudades de Creta se conservan viejas tradiciones en el arte representativo de la naturaleza viva. Es interesante observar que los dibujos de las paredes en los centros secundarios de Creta representan sólo animales; no se encuentra en ellos la figura humana. Pueden servir de ejemplo los conocidos frescos del palacio de Hagia-Tríada. La escultura monumental, al parecer, no jugó un gran papel en el arte cretense. Mayor significación tenía la pequeña escultura. A la época del florecimiento del Estado cretense pertenecen las estatuillas de loza de diosas, con serpientes en las manos, vestidas con suntuosas prendas, que dejan los pechos al desnudo. De loza se hacían también imágenes con relieves de un solo lado, que representaban escenas vivas; por ejemplo, representaciones de vacas y terneros, cabras y cabritos. Un lugar especial en el arte aplicado lo ocuparon los dibujos en cerámica. En el III milenio a. C., las pinturas de recipientes se limitaban a dibujos geométricos; en el II milenio los dibujos eran múltiples. Se representaban con líneas multicolores, espirales, pétalos y rosetas; habitualmente se hacían diferentes motivos vegetales y animales predominantemente marítimos

- 50 de 321 -

V. V. Struve

(pulpos, moluscos, peces). Los dibujos en cerámica en el período de desarrollo del estilo palaciego presentan las huellas de una exquisita estilización. Alrededor del 1600 al 1400 a. C., alcanzó significativo desarrollo en Creta la talla artística en piedra, acerca de la cual testimonian muchos grabados, y también recipientes de piedra con representaciones en relieve de diferentes escenas de la vida campesina, en las casas, en el palacio y otras. Aunque la vida diaria de los nobles se diferencia marcadamente de la existencia del pueblo simple, se puede pensar que en todos sus trabajos los maestros cretenses siguieron las tradiciones populares del arte cretense. Esto llevó a un avance de los oficios artísticos de Creta. Después de la destrucción del Estado cretense y el aniquilamiento de una parte importante de su población, las formas artísticas, creadas en el siglo anterior, en parte cambiaron bruscamente, en parte degeneraron gradualmente y perdieron su contenido inicial.

La religión cretense
La visión religiosa cretense en el período analizado sufrió un cambio extraordinario. En el III milenio la representación religiosa de los habitantes de Creta era muy primitiva. El totemismo (respecto a animales y plantas) y los cultos de la divinidad femenina y de los antepasados, del período anterior a la época del matriarcado, constituían la base de su religión. Y en el II milenio el culto de la divinidad femenina era todavía el principal entre los cretenses. La gran diosa (cuyo nombre en la lectura de las inscripciones es aún desconocido) recibía culto de diferentes modos. Ante todo, era diosa de la naturaleza y así se la consagraba en muchos santuarios de cavernas montañosas (en los montes Iuctas, Ida y otros). En algunas cavernas (por ejemplo, en la de Pesixto) servía para el culto local de manera interrumpida en el III, II y I milenios. Los árboles sagrados o las ramas eran atributos de la diosa. Al parecer, en muchos templos campesinos había altares y grupos de árboles sagrados. Los monumentos del arte cretense conservan dibujos que representan plantaciones y riego de estos árboles. Con el culto de los dioses de la naturaleza estaban vinculados los pájaros, sobre todo las palomas. Se inclinaban a representarlas en danzas rituales que tenían carácter orgiástico. En los santuarios palaciegos y hogareños, a menudo se encuentran representaciones de la divinidad femenina, cuyo principal atributo era la serpiente. Cabe suponer que el culto de la diosa de la serpiente alcanzó particular difusión entre los nobles cretenses en el último siglo de la existencia de su Estado. Admirables figuras de esta divinidad, en loza y en marfil con adornos de oro, encontradas en los palacios, se diferencian agudamente de las toscas y acampanadas figuras de arcilla halladas en los santuarios de las casas de los pobres. A la gran diosa se la consideraba como la reina de las fieras. Habitualmente se la representaba con esbelta figura, bellas vestimentas y el pecho desnudo; a los pies, dos leones que miran a su soberana. En las gemas de Cnosos ella aparece como cazadora que derrota a los jabalíes, y equivale al arquetipo griego de Artemisa. Era la diosa de la naturaleza y de la tierra; y al parecer la diosa del mundo subterráneo. Junto a ella, en el panteón cretense, se encuentra un dios masculino, que también era considerado la personificación de la fuerza de la naturaleza. La representación de la doble hacha era el símbolo de este dios del cielo y del trueno, extraordinariamente frecuente en Creta. Ambos dioses eran dibujados en los vasos y grabados en las columnas de los palacios. Gran número de representaciones de metal y piedra fueron encontradas en casas y palacios de Creta. También se los colocaba en las tumbas. Según parece, hacia mediados del II milenio a. C. adquirió significación en Creta la honra del dios en forma de hombre-toro. Posteriormente, los griegos le llamaron Minotauro. Probablemente en el tiempo de la aparición de la agricultura de arado, el antiguo culto totémico recibió nueva significación y se vinculó con el dios masculino. En el culto del dios-toro se introdujeron juegos con toros, cuya representación fue también muy frecuente en el arte de Creta.

- 51 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Los cretenses reverenciaban a dioses secundarios, menos significativos, como protectores de diferentes ramas de la producción artesanal. B. L. Bogaievski mostró cómo los puntos de vista religiosos de los alfareros cretenses estaban relacionados con las profesiones de los mismos; existían cultos a dioses particulares protectores del oficio del alfarero. Los dioses de los cretenses aparecen siempre como antropomórficos. En Creta casi no existían semidioses, semianimales, como en Egipto o en el Asia Menor. Zoomórficos eran sólo los demonios, de esencia inferior comparados con los dioses, y jugaban un papel menor en la religión cretense del II milenio a. C. El mundo de ultratumba estaba relacionado para los cretenses con la idea de una existencia ultraterrena. A los difuntos se les proveía de armas y utensilios y se les levantaban construcciones fúnebres. En honor de los dioses se sacrificaban animales, toros y cabras; junto con el difunto se ponían figuras de toros. El ritual fúnebre se representaba muy cuidadosamente en los sarcófagos de arcilla de Hagia-Tríada, que pertenecen al siglo XIV o al siglo XIII a. C. Se exponían en ellos escenas de marchas fúnebres, sacrificios y libaciones dedicados a los dioses, conducción del muerto a la tumba. Esta pintura, así como la arquitectura de algunas cámaras fúnebres cretenses (tumba del rey-sacerdote en Camo, tumba del rey en Isopate), muestra algún parecido con el culto de los muertos de los egipcios. Las ceremonias religiosas de los cretenses, a juzgar por las representaciones que se conservan, se distinguían por su gran diversidad. Se puede suponer que consistían en danzas, canciones, procesiones solemnes semejantes a la marcha de los que recogen el olivo en la escena que aparece en un jarrón de esteatita de Hagia-Tríada, holocaustos en los santuarios públicos y privados. A juzgar por las inscripciones de Cnosos, en algunas fiestas se sacrificaban decenas de animales. En las ceremonias religiosas de los cretenses, el papel dominante característico lo desempeñaba la mujer, que se ocupaba de las actividades del culto. La representación de los hombres raramente aparece en las escenas del culto, por lo demás sólo en los más tardíos. Como se señaló antes, se nota en Creta la ausencia de templos monumentales. Solamente en Gurnia se descubrieron pequeños templos. A menudo los santuarios cretenses se encuentran en pequeños cuartos dedicados a un solo culto o dos. En Cnosos, al lado de depósitos, talleres y habitaciones, una serie de cuartos estaban destinados a los cultos rituales. En las casas de las capas medias de la población había, a juzgar por lo hallado en las excavaciones, santuarios domésticos que contenían imágenes divinas y mesas de sacrificio, vajilla sagrada, cuernos sagrados, dobles hachas, etc. La religión minoica muestra algunos rasgos parecidos con la religión de los hititas de la Mesopotamia y Egipto, lo que se explica por el desarrollo parecido de estos pueblos, así como por los vínculos culturales, desde hacía mucho existentes entre ellos. La cultura cretense y las representaciones religiosas ejercieron indudable influencia en la cultura de los que posteriormente habitaron Grecia. El recuerdo de la época del florecimiento de Creta encontró su reflejo en muchos mitos griegos, en la época homérica y en las tradiciones históricas. En la cultura de los griegos del I milenio a. C. se encuentra una serie de rasgos heredados de la rica civilización minoica. En la misma Creta, a lo largo del período romano, se veneraron las cavernas que habían servido para el culto local de los dioses minoicos. En la religión de los helenos se utilizaron objetos sagrados, que tenían significación en los cultos cretenses del período anterior, por ejemplo, el hacha y el cuerno sagrado. También se observa el parecido con los cultos campesinos minoicos, reflejados en una serie de leyendas y mitos según los cuales Creta fue el lugar del nacimiento (caverna de Disteica) y la muerte (caverna de Iuctas) de Zeus; en esta isla transcurrió la niñez de Apolo, Dionisos y Heracles. El que haya cierta sucesión no da base, sin embargo, para deducir la mitología griega exclusivamente de las fuentes cretenses. No es posible supervalorar la visión religiosa de los cretenses, como lo hizo A. Evans, que consideraba el santuario de Nir-Jano el centro religioso del cual habían surgido los cultos de los dioses minoicos, para penetrar en las más alejadas regiones del Mediterráneo, hasta España. Muchos de los rasgos similares pueden ser explicados no solamente por las

- 52 de 321 -

V. V. Struve

tradiciones conservadas, sino por las representaciones parecidas de las fuerzas de la naturaleza y su influencia en la vida del hombre en las sociedades cretense y griega temprana.

4. Troya
Troya fue un gran foco de cultura del III al II milenio antes de nuestra era. La ciudad de Troya se encontraba en la costa noroeste del Asia Menor, a una distancia de 25 a 30 kilómetros de la desembocadura del Bósforo (Bósforo tracio). La colina (llamada también Ilión) se levanta sobre la planicie del río Escamandro, y está limitada al sur y al este por montañas. La historia de Troya está íntimamente vinculada a la de los pueblos vecinos del Asia Menor. Aproximadamente en el siglo XII a. C., la floreciente población de los troyanos fue destruida; la tradición griega considera esta destrucción obra de los aqueos: los basileis de Micenas y de los otros centros de Grecia en aquel tiempo figuran en las antiguas tradiciones de las campañas troyanas como jefes de los ejércitos que sitiaron Troya. La información acerca de estos acontecimientos está conservada en los poemas homéricos la Ilíada y la Odisea. A mediados del siglo XIX, los representantes de la llamada orientación crítica en los estudios de los poemas homéricos expresaban sus dudas sobre la existencia de Troya. Solamente las excavaciones del arqueólogo aficionado Schliemann probaron su existencia. Utilizando datos contenidos en los poemas homéricos, Schliemann comenzó a excavar la colina de Hissarlik, descubriendo el lugar donde había estado Troya. Es verdad que Schliemann se equivocó en la definición de las capas pertenecientes a la Troya homérica, ya que dirigía las excavaciones sin tener en cuenta las exigencias básicas de los métodos arqueológicos. Se rigió por las fechas que se consignan en los poemas de Homero; los objetos que pertenecían a una época fueron confundidos con material de épocas más antiguas, de diferentes poblaciones, y fueron destruidas durante las excavaciones las murallas de la Troya homérica. Las excavaciones siguientes establecieron la presencia de muchas capas urbanas, en número no menor de nueve, pertenecientes a un período que va del III milenio a. C. hasta los primeros siglos de nuestra era.

Antiguas poblaciones en el lugar de Troya
La más antigua colonia de Troya en la colina de Hissarlik corresponde al comienzo del III milenio a. C. Los habitantes de esta población se encontraban todavía en el régimen de la comunidad gentilicia primitiva. Se ocupaban de la agricultura y la ganadería, a lo que contribuyó la fertilidad del territorio circundante. Los instrumentos estaban hechos con piedra pulida. Sólo se puede hablar presuntivamente del uso del cobre. Alrededor del 2000 a. C. aparecen aquí recipientes importados de las islas Cícladas. En la segunda mitad del III milenio, sobre las ruinas de la primera población, desaparecida según parece a raíz de un incendio, surgió más rica, rodeada de gruesos muros, la población de la segunda Troya. Los habitantes de esta ciudad utilizaron el bronce y los metales preciosos, tales como el oro y la plata. Esta era la época de la descomposición de la comunidad gentilicia primitiva. La riqueza de la aristocracia alcanzó grandes proporciones. De ejemplo pueden servir los considerables depósitos encontrados en Troya, tal como el hallado por Schliemann y llamado «el tesoro de Príamo». Estaba constituido por lingotes de plata, recipientes de cobre, plata y oro, armas de bronce y piedra, ornamentos de oro finamente trabajado (diademas, brazaletes, pendientes, etcétera), vajilla y otros. La cantidad de pequeños objetos de oro sobrepasa el número de 8.000. Particularmente llaman la atención grandes hachas pulidas de jaspe y jade, muy bellas por su forma, adornadas con dibujos de extraordinaria elegancia. En otros tesoros de esta época fue encontrada gran cantidad de objetos de alto valor artístico, de oro, plata y bronce. La abundancia de tesoros muestra que los oficios vinculados con la elaboración de los metales se separaban como ramas autónomas dentro de la producción. Al rápido desarrollo de la metalurgia contribuían las posibilidades de la riqueza mineral del Asia Menor (ahí se extraían en la antigüedad cobre, estaño, plata, oro). El desarrollo de la producción creaba las condiciones para un activo intercambio. El comercio, a juzgar por los datos que se
- 53 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

poseen, se realizaba no sólo con los vecinos más cercanos, sino con las poblaciones de la parte oriental de la cuenca egea. El hallazgo de aislados objetos troyanos en Creta y Egipto admite suponer la existencia, en ese tiempo, de relaciones entre Troya y otros países. Las excavaciones de las últimas décadas en Tracia, Macedonia y la Grecia continental (en la Argólida) muestran que las relaciones no eran sólo comerciales, sino culturales. Rasgos de similitud han sido descubiertos en la cerámica y en algunos ritos (por ejemplo, en el fúnebre). Los materiales que atañen a los vínculos exteriores de Troya, en la segunda mitad del III milenio a. C., rechazan de manera decisiva la teoría de Meyer, según la cual a finales del III milenio Troya fue centro de la llamada cultura de bronce, única que se extendió por toda el Asia Menor. Se puede hablar solamente de las culturas afines de las tribus que allí se encontraban en parecidos grados de desarrollo social. Muchos de los tesoros hallados atestiguan también acerca de los peligros que acechaban a Troya en la segunda mitad del III milenio. La estratificación patrimonial o de bienes y la acumulación de riquezas fueron la causa principal de la intensificación de las luchas intertribales. Para los pueblos que se encuentran en el período de descomposición del régimen gentilicio primitivo, la adquisición de la riqueza, como dice Engels, se presenta ya como uno de los principales objetivos de su vida. El pillaje de las riquezas ajenas les parece más fácil y más agradable que el trabajo tenaz. En esa época, Troya fue rodeada con gruesos muros, que alcanzaban la altura de tres metros, con algunas torres y puertas. Toda la fortaleza ocupaba relativamente poco espacio (de 175 a 190 metros de diámetro) y era, según parece, residencia del basileus y de la aristocracia local. Como atestiguan las excavaciones, los objetos más valiosos se conservaban precisamente en los puntos más defendidos y fortificados de la Tróade. La población que estamos describiendo pereció al finales del III milenio entre las llamas. Es interesante señalar que el momento de la destrucción de este rico centro coincidió con el fortalecimiento de los aqueos que habitaban en el interior del Asia Menor. En el período del siglo XXI al XVIII a. C., sobre las ruinas de la fortaleza destruida, consecutivamente surgieron y fueron destruidas por el enemigo tres poblaciones que se reemplazaron una a otra. La más antigua (la tercera Troya) tenía fuertes muros, que alcanzaban 12 metros de ancho. La cuarta desapareció incendiada. La cultura de los habitantes de estas poblaciones era menos brillante que la de los habitantes de la segunda Troya. Sin embargo, los vínculos económicos con los vecinos, en particular con los habitantes de las islas del mar Egeo, continuaron desarrollándose paulatinamente.

La Troya homérica
Desde el siglo XVIII se observa un nuevo ascenso de Troya. En este tiempo surgió en la colina una población de área considerablemente mayor que todas las precedentes: la sexta Troya, que existió hasta mediados del siglo XVI, cuando fue destruida por un terremoto. La reconstrucción de la ciudad de Troya, la séptima, fue algo más pobre. La cultura de ambas poblaciones era casi la misma. Los habitantes de la Troya séptima utilizaron las fortalezas defensivas y otras construcciones de la época precedente. Se puede suponer que ambas poblaciones estaban en la misma antigua Troya, que ocupaba tan importante lugar en las tradiciones griegas. El desarrollo de las fuerzas productivas y el crecimiento de los recursos económicos permitió a los troyanos elevar alrededor de sus ciudades nuevas y fuertes fortalezas, construidas probablemente en el siglo XVII a. C. La necesidad de tales construcciones y de tan altos muros y torres fue debida, según parece, a ininterrumpidas guerras. Al construirse los muros, el área de la ciudad fue ampliada por medio de terrazas artificiales, distribuidas alrededor de la colina. Los admirables modos de colocación de los bloques en los muros de las fortalezas y las casas de piedras talladas y los muchos artículos de artesanía, de metal, de arcilla, etc., hablan del alto desarrollo de la economía de la sociedad troyana al mediar el II milenio a. C. Los monumentos de la cultura material testimonian acerca de la considerable estratificación patrimonial de la población de la Troya de esta época. Responden plenamente al cuadro de la sociedad troyana

- 54 de 321 -

V. V. Struve

reflejada en la Ilíada: el pueblo que vivía aún en comunidad gobernado por los basileis poseía numerosos rebaños. La esclavitud tenía un carácter patriarcal y era la fuente complementaria de la riqueza del basileus, constituida también por diferentes y ricos utensilios, armas, piedras preciosas, etcétera. La población de Troya del siglo XVII al XII a. C. mantenía activas relaciones con los pueblos del mundo egeo. En la capa llamada por los arqueólogos sexta Troya fueron encontrados objetos del Peloponeso y de las islas del mar Egeo. La vajilla utilizada por los troyanos, denominada minoica, fue a menudo hallada en las regiones de difusión de la cultura micénica. El vínculo de Troya con el norte de la península balcánica se extendió hasta muy lejos. Se ha encontrado en Moldavia el Tesoro de Borodín, conteniendo artículos troyanos de la época de la sexta ciudad. Cerca del mismo, en el sur de la URSS, fueron hallados otros artículos que provenían de la sexta Troya. Un terremoto, hacia mediados del siglo XIV a. C., destruyó esta ciudad. La población de la séptima ciudad, la denominada arqueológicamente Troya VII, tuvo que vérselas con la gran potencia de los hititas. Es posible que jefes militares troyanos reconocieran el poder del rey hitita (los troyanos participaron en la campaña de los hititas contra Egipto, que terminó con la derrota de los egipcios en Kadesch, en Siria, en 1288 a. C.). En el límite del siglo XIII al XII a. C., Troya ardió. El incendio y la destrucción de la ciudad se produjeron, por lo visto, a consecuencia de una invasión enemiga, de las cuales es tan rica su historia. Como ya hemos dicho, la tradición antigua considera culpables de esta destrucción a los aqueos. Dadas las fuentes con que contamos, es difícil afirmar si fueron o no los aqueos. Es posible suponer que las tradiciones griegas acerca de la guerra de los troyanos con los aqueos se basan en acontecimientos reales. La campaña de Peleo contra Laomedonte, rey de Troya, y la siguiente guerra de los hijos de ambos, Aquiles y Príamo, podían ser el recuerdo de las reiteradas expediciones de los aqueos contra el reino de Troya. En nuestro tiempo han aparecido nuevos datos que testimonian acerca de la penetración de los aqueos, en el siglo XV a. C., en las costas del Asia Menor. La población local de Anatolia, en el territorio de lo que luego sería Mileto, presenta vestigios de la cultura micénica. Los aqueos tendieron, probablemente, a poblar también otros lugares de la costa del Asia Menor. Los documentos hititas hablan acerca del ataque de los aqueos en Caria, de las devastaciones que los mismos llevaron a cabo en Chipre, en la segunda mitad del siglo XIII a. C. Es posible que Troya fuera destruida por los aqueos en los tiempos de dichas campañas, en el noroeste de la costa del Asia Menor. En el período del siglo XI al x a. C. llegó a la Tróade una nueva ola migratoria desde Tracia, testimoniada por los objetos de origen tracio hallados en el área de la Troya de aquel entonces. Acerca de las migraciones de los micenios de la península balcánica al Asia Menor hablan elocuentemente los nombres geográficos (Misia en el Asia Menor, y Mesia en los Balcanes). Estas migraciones de las tribus tracias las menciona también Herodoto (VII, 20), aunque, de acuerdo con su versión, los micenios y los teucros del Asia Menor se trasladaron a través del Bósforo y sometieron a Tracia.

5. Micenas
Uno de los más grandes centros de elevada cultura que se extendió en el territorio de la Grecia continental del siglo XVII al XIII antes de nuestra era fue Micenas. Las tradiciones griegas hablan acerca de su riqueza y poder. Hornero la llamaba «abundante en oro». Micenas se encontraba en el Peloponeso, en la Argólida. Esta región no casualmente es llamada en la Ilíada «Argos la muy sedienta». Está rodeada por cadenas montañosas que se cruzan en algunos lugares con llanuras onduladas, las cuales se consideran las más secas y estériles de todo el Peloponeso. El río más importante de la región es el Inaco, que nace en las montañas y atraviesa la Argólida de oeste a sudeste; se nutre principalmente por la caída de las

- 55 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

lluvias en las montañas, y en el verano se seca por completo. Otras corrientes fluviales son todavía más pobres en agua. En tales condiciones, en la Argólida, salvo puntos aislados que tienen tierras fértiles, sólo en una región es posible ocuparse con cierto éxito de la agricultura. Se trata de la planicie situada en la parte sudeste, que penetra hacia las orillas del golfo de Argólida. Aquí se encontraban las más antiguas ciudades de la Argólida: Argos, Tirinto y Micenas, distante esta última 18 kilómetros de la costa. Las ruinas de la ciudad de Micenas están situadas en una colina de 278 metros de altura sobre el nivel del mar, entre dos mesetas. La colina está rodeada por profundas barrancas rocosas. Estratégicamente, la ubicación de Micenas era extraordinariamente ventajosa, ya que la colina domina toda la comarca circundante. Al mismo tiempo estaba bien defendida de las invasiones de los enemigos por la misma naturaleza. La situación de Micenas era ventajosa en el sentido de que a través de estos lugares pasaban los antiguos caminos que unían la costa del sur de la Argólida con su parte septentrional y con el istmo. Antes de las excavaciones eran conocidas las ruinas de la ciudad que se conservaban en la superficie. Las ruinas de las murallas que rodeaban antiguamente la acrópolis micénica sorprendían ya en la antigüedad por su estructura ciclópea. Se encuentra en ese lugar la llamada «puerta de los leones»; dos pilastras colosales que tienen por dintel un grueso bloque sobre el cual hay esculpida una columna que se ensancha en la parte superior y a cuyos lados hay dos leones en postura heráldica. Aún antes de las excavaciones se conoció una construcción en forma de cúpula, denominada Tesoro (depósito de cosas preciosas) del rey Atreo. El primero en comenzar las excavaciones en Micenas, en 1874, fue Schliemann. Como resultado de estas excavaciones y de las investigaciones arqueológicas realizadas en años posteriores en la Grecia continental, se descubrió una serie de monumentos del mismo tipo que los micénicos, y a toda esta cultura, sólidamente establecida, se la denomina micénica.

Las construcciones funerarias en Micenas
La población de la colina de Micenas surgió, al parecer, a comienzos del II milenio a. C. La cerámica del período más antiguo no fue hallada. Es difícil decir qué es lo que representaba en su principio esta población y si poseía muros de defensa en los primeros siglos de su existencia. La fortaleza, el llamado palacio y otros monumentos más antiguos de la construcción de Micenas se remontan a finales del siglo XV y al siglo XIV a. C. En la pendiente occidental de la colina, en los límites de las posteriores fortalezas micénicas, pero evidentemente en los extramuros, si es que, en general, existieron, fueron descubiertas por Schliemann seis tumbas que datan de finales del siglo XVII y la primera mitad del siglo XVI: las llamadas catacumbas. Ellas representan criptas funerarias talladas en la roca, fosas que tenían forma rectangular. Durante largo tiempo las tumbas fueron consideradas antiguas construcciones de la época micénica. Sin embargo, en 1951-53, en Micenas, en la meseta rodeada por muros ciclópeos (diámetro de los sillares, 28 metros), fueron cubiertas y excavadas otras 24 tumbas que datan igualmente del siglo XVII al XVI. Por su tipo, estas tumbas están muy cerca de las catacumbas descubiertas por Schliemann. Cada una de ellas representa un profundo hueco rectangular en la roca básica del terreno. En la parte superior de los sepulcros fueron descubiertos bloques de piedras, fijados sobre vigas y cubiertos de tierra. En cada nueva inhumación la tumba se abría desde arriba, se hacía descender el cadáver y los restos del anterior se ponían a un lado para dar lugar al nuevo, después de lo cual el sepulcro se cubría nuevamente. En el terraplén, sobre las tumbas, fueron descubiertas lápidas lisas y cubiertas de ornamentos en espiral y con relieves, cuyo número y situación coinciden con el número y situación de los inhumados. Algunas tumbas contienen un solo esqueleto, otras hasta cuatro. Hay lápidas sobre las tumbas masculinas, en medio de un espacio rodeado de ornamentos espirales en el que se contenía la representación de los mismos muertos con sus armas y sus carros.

- 56 de 321 -

V. V. Struve

Por desgracia, la mayor parte de estas lápidas está muy deteriorada y se conservaron de ellas sólo fragmentos. En una lápida, conservada íntegramente, de las excavaciones de 1952, está la representación de la caza de toros salvajes; en otra, el desarrollo en diversos cuadros, enmarcados por espirales, de un combate de dos leones parados sobre sus patas traseras; es decir, motivos parecidos al relieve de la puerta de los Leones. En la mayoría de las catacumbas, el inventario fúnebre se distingue por su relativa sencillez. En cambio, otras, por la cantidad de valores que en ellas se descubrió, no pueden ser comparadas con ninguna de las tumbas descubiertas en el territorio de la antigua Grecia. En calidad de ejemplo se puede señalar, aunque se trate de una de las tumbas descubiertas por Schliemann, una donde se encontraron hasta 870 pequeños objetos hechos en gran parte con oro, entre ellos diademas y cadenitas, copas de plata y oro cubiertas con relieves, gruesas placas de baúles ornamentados, espadas y puñales admirablemente trabajados, sortijas, artículos de marfil, de vidrio, de loza, de cristal de roca, vasos de alabastro, muchos pendientes y placas de oro en forma de hojas de árboles, flores, mariposas, esfinges y animales marinos, piedras preciosas, etc. Entre los hallazgos hay gran cantidad de diferentes cerámicas, a menudo recipientes que contenían alimentos para los muertos, lo que testimonia el desarrollo del culto de los muertos. La gran mayoría de las cosas de metal encontradas son en estilo y técnica muy cercanas a las cretenses. La influencia de Creta en la cultura micénica no puede ofrecer en este caso ninguna duda. Acerca de los muchos recipientes metálicos y gemas, no es posible saber con exactitud si están hechos en la Argólida o importados desde Creta, hasta tal punto son parecidos los de uno y otro lugar. Tales son, por ejemplo, las admirables copas en forma de cabeza de toro con astas doradas, hechas en el mejor estilo de los maestros cretenses en la época del florecimiento del arte de la isla. Parte de estos objetos son, sin duda, importados, en primer lugar los de materiales que no existían en la Argólida, como pueden ser piedras preciosas traídas del norte, un huevo de avestruz, etc., todos ellos con los nombres grabados de faraones egipcios del Nuevo Imperio. Entre los muchos objetos que según todos los indicios fueron hechos en las poblaciones micénicas, la mayor parte de la labor local puede reconocerse por el tema representado. A diferencia de Creta, predominan aquí los motivos guerreros y cinegéticos, utilizados incluso en los adornos femeninos. Tales, por ejemplo, los anillos de oro hallados en la cuarta tumba descubierta por Schliemann. En una de las representaciones, un guerrero se bate con dos enemigos que lo atacan; en otra hay una escena de caza: el cazador, en un carro de guerra, tiende el arco para cazar un ciervo. El modo de tratar las vestimentas y el ornamento en estas representaciones es absolutamente no cretense, aunque en el sentido técnico del grabado fueron utilizadas las mejores técnicas cretenses. Todavía más característica es en este sentido la escena del asalto a una fortaleza, representada en un recipiente de plata de la misma época. Creta no conocía en absoluto fortalezas del tipo que allí se muestra. Este tema corresponde a la campaña del rey de Micenas en las costas del Asia Menor, aunque la técnica del trabajo en vasos sea cretense. En otros casos la imitación de la técnica y del estilo es menos lograda; representa el alejamiento consciente de los modelos cretenses. De esto dan testimonio los pequeños adornos de oro con forma de figuras de animales, hechos a la manera cretense, y también los encuentros entre bestias grabados en placas de baúles. De este modo, la originalidad de los micenios no se agota bajo la fuerte presión de la cultura cretense. Esta originalidad se manifiesta no sólo en la predilección por los temas guerreros y cinegéticos, sino también en la total ausencia de las escenas del culto y de la vida palaciega, tan predilectas de las representaciones cretenses. Son muy originales las armas representadas en gran cantidad en algunos trabajos con ricos ornamentos. La técnica es en este caso también cercana a la cretense, pero las formas de las espadas y los puñales micénicos son otras y las medidas mayores. Caballos de baja estatura enganchados en carros de guerra, en las representaciones micénicas, tampoco son parecidos a los caballos de los monumentos del tiempo posterior cretense. Con particular claridad resaltan los rasgos originales de la cultura micénica en el grupo de objetos de estilos y técnica locales, ante todo las seis máscaras encontradas en las tumbas masculinas, con rasgos retratistas: los rostros de los muertos hechos de oro y ámbar. Parecida
- 57 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

máscara, pero de trabajo menos delicado, también de ámbar, fue encontrada en 1952 al abrirse en Micenas la llamada «catacumba G». Estos hallazgos deben ser tomados como únicos, por cuanto en Creta, y en general en el mundo egeo, no se ha descubierto hasta ahora nada parecido. La técnica de la preparación de estas máscaras es completamente propia. Diferentes rasgos se destacan en gran cantidad de representaciones en relieves de guerreros armados. La comparación con Creta no es en esto posible, por cuanto no se ha descubierto ni una obra plástica, monumental, ejecutada en piedra. Entre las cerámicas locales encontradas hay un solo recipiente de arcilla realizado en estilo cretense. Todos los demás aparecen como pobre imitación de los modelos cretenses, y en la vajilla de estilo local se advierte que la vieja tradición de la Hélade media se mantuvo aquí firme contra la influencia extranjera y continuó su desarrollo. De todo esto se deduce que aunque la influencia de la cultura cretense en Micenas durante la primera mitad del siglo XVI fue considerable, no aniquiló las peculiaridades locales. El material arqueológico está representado en toda su plenitud por el inventario de las catacumbas, que en conjunto conservan sin duda su originalidad. No es posible por ello estar de acuerdo con las suposiciones de Evans acerca de la conquista de la Argólida por los reyes de Creta y del aplastamiento total de la población local. Mucho más convincente es la opinión de los contrarios a este punto de vista, los que suponen que la destrucción de los palacios cretenses del siglo XVI, acerca de los cuales habla Evans, así como los tesoros de las catacumbas, fueron el resultado de las conquistas exitosas de los guerreros micenios, en la costa norte, mal defendida, de Creta. Sin embargo, es difícil imaginar cómo tal cantidad de valores pudo concentrarse en manos de los reyes micenios, sepultados en las catacumbas; la hipótesis más atendible sostiene que entre los cautivos tomados en estas incursiones se podía encontrar gente familiarizada con el arte cretense, los cuales fundaron en Micenas su escuela. En apoyo de este punto de vista habla la postura de los guerreros, inherente a todo el inventario fúnebre de las catacumbas. La mayoría de esas pesadas espadas, puñales, lanzas y otras muchas armas, sin duda, no estaban en reposo en vida de sus dueños. Tampoco era casual, según parece, su inclinación hacia los temas bélicos en las representaciones artísticas. En sus Incursiones, las huestes micenias alcanzaron, por lo visto, la costa del Asia Menor, A tal suposición, en particular, conducen las representaciones del sitio de la fortaleza que no son cretenses, en el vaso de plata de la cuarta tumba, al que ya nos hemos referido. El ulterior estudio de la escritura micénica y cretense está llamado a aclarar este problema; sin embargo, por el estudio de las incursiones sólo se podrá aclarar la cantidad de valores reunidos en un mismo lugar, pero no la calidad del movimiento y desarrollo de la cultura local, tal como aparece con claridad en los objetos materiales de las catacumbas. La original fusión de muchas y exactas imitaciones del estilo cretense con la técnica y la temática locales en el arte representativo, así como la conservación de la originalidad micénica en otras ramas de la cultura material, son prueba de la reelaboración activa de la influencia extranjera. Realmente, si la nueva técnica y estilo no se hubieran impuesto a las exigencias y gusto de cierta parte de la sociedad micénica, el arte de los maestros cretenses no hubiera podido encontrar tan amplia resonancia en los oficios locales. Todo esto muestra que la sociedad local había alcanzado ya un considerable nivel de desarrollo y había percibido libremente la más elevada cultura de Creta. En tales condiciones, los objetos con los nombres de los faraones egipcios, como las piedras preciosas, es dudoso que se encontraran en las catacumbas solamente en calidad de botín de guerra. Lo mismo puede decirse acerca de los objetos de marfil, los cuales sólo podían conseguirse en Egipto y Siria, donde en aquel entonces aún había elefantes. Como demostración indirecta de que existieron condiciones para las relaciones comerciales pueden servir las excavaciones realizadas de 1950 a 1952, de dos viviendas particulares: las llamadas «casa de comercio de aceite» y «casa de comercio de vino». Ante todo cabe decir que ambas casas, lo que es muy demostrativo, fueron descubiertas en los extramuros micénicos. En el primer lugar fueron encontrados treinta grandes recipientes con tapas de arcilla, ubicados a lo largo de la muralla y, entre otros hallazgos, 39 tabletas de arcilla con signos de la «escritura línea B» (éste es el primer caso de tabletas halladas no en el palacio, sino en una casa particular). En la casa de comercio de vino también fue

- 58 de 321 -

V. V. Struve

descubierto un gran recipiente del tamaño de una persona y cerca de 50 recipientes, algunos deteriorados y otros sanos, en los cuales, al parecer, se guardaba vino. Es difícil imaginar que tales reservas de vino y aceite se destinaran sólo al consumo de los moradores de estas casas y no al comercio. Ambas casas, sin embargo, datan de un tiempo considerablemente posterior a los siglos XIV y XIII a. C. De esta manera, las catacumbas micénicas, en tanto continuaron siendo monumentos únicos —1650-1550 a. C.—, reflejan claramente el comienzo del período de relaciones mutuas del continente con Creta y otros países. Sobre esto se basa concretamente nuestra concepción acerca de la antigua cultura micénica, puesto que nada sabemos acerca de otras tumbas contemporáneas de las catacumbas, de monumentos, de fortalezas y de construcciones simples. El siguiente grupo de monumentos micénicos pertenece a la segunda mitad del siglo XVI y al siglo XV a.C. Comprende también, ante todo, tumbas, pero ya de otras características. En ellas, la cámara fúnebre tiene forma rectangular, oval o redondeada, y habitualmente se encuentra en roca blanda, pero unida con la superficie de la tierra por un camino especial, largo y estrecho, que se denomina dromos. La presencia del dromos facilitó extraordinariamente la utilización frecuente de la cámara fúnebre. Para colocar un nuevo cadáver era suficiente volcar la lápida que cubría la apertura de entrada al dromos, mientras que para entrar en los sepulcros de las catacumbas en el caso de otra inhumación había que volver a excavar y desarmar el cielorraso del sepulcro para poder, desde arriba, hacer descender el cadáver. El nuevo tipo de tumba conservó en el transcurso de todos los siguientes siglos de existencia de la cultura micénica un aspecto más o menos invariable. La única diferencia entre las más antiguas cámaras fúnebres y las que vinieron después se limitaba al largo del dromos. En las tumbas de los siglos XVI y XV, el largo habitualmente no sobrepasa los 3 ó 4 metros, alcanzando más tarde de 14 a 16 metros. Las más antiguas de las tumbas de este tipo conocidas hasta ahora fueron encontradas cerca de Micenas y de Argos. Ambas pertenecen a mediados del siglo XVI y en el tiempo fueron cercanas a los sepulcros de las catacumbas. La gran mayoría de las otras cámaras fúnebres conocidas, dispersas por toda la Grecia continental y las islas, son considerablemente más recientes que los sepulcros de las catacumbas. En los casos en los que el suelo en el cual se excavaba la cámara fúnebre resultaba demasiado blando, sus paredes se revestían con piedras. Esto sirvió al principio para el desarrollo de un tipo de tumba en cúpula (tolos) que existió casi paralelamente con las cámaras fúnebres. La particularidad esencial de este tipo de tumba aparecía cuando el revestimiento de las paredes se continuaba en el cielorraso tomando forma de cúpula y se apoyaba sobre bloques de piedra algo combados. Se obtenía así una cúpula revestida de piedra, colmeniforme, con dromos. La puerta del dromos en la cámara fúnebre estaba ausente, pues en cada inhumación se hacía un orificio en la pared, para introducir el cuerpo, que luego se tapiaba con piedra. Las más antiguas tumbas de este tipo, a juzgar por hallazgos aislados, como por ejemplo dos tumbas pequeñas cerca de Micenas y varias tumbas análogas en otros puntos del sur, centro y norte de Grecia, se remontan a una época cercana a la existencia de los sepulcros de las catacumbas. En lo sucesivo, la construcción y el acabado de las tumbas en cúpula se fueron perfeccionando continuamente. Las paredes de las cámaras fúnebres se revistieron ya no con pequeñas calizas sin trabajar, sino con piedras de formas regulares, y en casos aislados con mármol de Paros. Aparecen también las puertas con dinteles especiales, con grandes vigas transversales que unen un dromos revestido de piedra con la cámara fúnebre. Las paredes y el techo en forma de cúpula se cubrían con adornos en relieve. Se aumentaron la superficie y el volumen de todo el local, que, en conjunto y en algunos sepulcros aislados, ya relativamente posteriores, llegaron a 14,5 metros de diámetro y a 13,4 de altura. Por fin, la cámara lateral del sepulcro llevaba a la superficie de la tierra; sus paredes exteriores se revestían con gruesos bloques de piedra, con el techo y los zócalos adornados con relieves. Así, paulatinamente, fue creciendo y desarrollándose una nueva forma arquitectónica, que iba a expandirse por todo el territorio de la Grecia continental y las islas. Las tumbas en cúpula fueron descubiertas no sólo en Micenas, donde se encuentran nueve, sino también cerca de Argos, en Tirinto, en Bafia, en Pilos, en el Ática, cerca de Atenas, en Tesalia y en otros lugares. El contenido de estas tumbas fue saqueado hace ya largo tiempo.

- 59 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Afortunada excepción la constituyen una tumba en cúpula en Bafia, en el territorio de Laconia, cerca de la antigua Amiclea, y otra en Midia, en la parte central de la Argólida. La de Bafia data de principios del siglo XV y representa la tumba de un guerrero de la aristocracia micénica. Allí se conserva un rico acervo fúnebre: considerable cantidad de diferentes clases de adornos, artículos de tocador, armas y recipientes ricamente ornamentados, destinados estos últimos sobre todo al vino. De todas estas cosas merece particular atención un anillo de hierro: se trata del primer hallazgo de hierro de la época creto-micénica. La presencia del anillo hallado en el dedo de un esqueleto, junto con otros dos anillos de oro y bronce, muestran que el hierro comenzaba a usarse, y por su valor se igualaba con los objetos de oro. Entre otros hallazgos se encuentran copas de oro con representaciones de toros, gargantilla de doble cadena adornada con 80 amatistas, brazaletes construidos con gemas. Casi todas estas cosas, particularmente los objetos de tocador y de adorno, son de puro estilo y técnica cretense. El peso específico de las armas en el conjunto de los otros objetos es relativamente pequeño, especialmente si se lo compara con el contenido de los sepulcros de las catacumbas. La tumba de Midia llegó a nosotros en condiciones considerablemente peores, ya que en la antigüedad fue saqueada. Con todo, en el piso se encontraron pequeños objetos, aunque escasos. La inspección de la sala fúnebre condujo a descubrir las huellas de dos fosos, en los cuales fueron descubiertas intactas tumbas de dos mujeres y de dos hombres. El contenido de estas tumbas resultó estar también construido por adornos y recipientes valiosos. En una copa de oro se representa el mar. En otra, de plata, la caza del ciervo y toros que corren. Las cabezas estilizadas de cinco toros adornan una copa de plata con revestimientos de oro, encontrada junto a un esqueleto femenino. Entre los adornos hay grandes gemas, cuatro anillos de hierro, cobre, plomo y plata, cadenas de oro con 36 rosetas, con gran cantidad de pequeños adornos de marfil, bronce, loza, vidrio, y también cáscaras de huevo de avestruz. Fueron descubiertas armas: cuatro espadas, cuchillos y puntas de lanza, las espadas de tamaño considerablemente menor y más livianas que en las catacumbas. Este nuevo tipo de arma se acerca más al modelo cretense que las armas del siglo XVI. Todos los objetos enumerados datan de la segunda mitad de finales del siglo XV. También se revela la gran influencia de la técnica y del estilo cretense. La influencia cultural de Creta encontró su reflejo en el arte representativo de aquel tiempo. Los temas guerreros y cinegéticos, tan característicos para la primera mitad del siglo XVI, fueron sustituidos por escenas del culto, juegos de toros, rondas y otras representaciones muy conocidas en los monumentos de Creta. A diferencia del período más antiguo, estas particularidades del arte pueden observarse ahora en toda la Grecia continental y en las islas, por cuanto así lo permite el material arqueológico de que se dispone. Se crea la impresión de una definida unidad estilista cultural, procedente de centros comunes para todo este territorio. La aparición de muchas imitaciones de los recipientes cretenses del estilo «palaciego» demuestra que la cerámica micénica no evitó la influencia de la cultura cretense, aunque ésta se percibe en mucho menor grado. En las formas de los recipientes locales y en el carácter de su fabricación y ornamentación se continúa conservando el tono local. Más aun; la aparición de vasos micénicos en Creta habla de la influencia del estilo micénico sobre la cerámica cretense. Este proceso se puede seguir no solamente en las cerámicas. Los frescos de Cnosos, que datan de la segunda mitad del siglo XV, tienen mayor semejanza con los frescos de Micenas y de Tirinto que Festos y Hagia-Tríada. Lo mismo se puede decir del palacio de Cnosos, que por las alas del trono, por su planificación y medida, adquiere cierta semejanza con los palacios de la Grecia continental. De lo referente a la escritura hablaremos más adelante. El local principal, que ocupó el lugar central del edificio micénico, y las cámaras fúnebres con el dromos y las tumbas en cúpula, no tenían analogía con Creta. Si tumbas de tal tipo aparecen del siglo XVI al XIII a. C., al compararlas con las tumbas de la Hélade, se descubre con claridad la imitación. De este modo, la segunda mitad del siglo XVI al XV a. C. indica el punto culminante de la influencia cultural de Creta. La influencia mutua entre ésta y la Grecia occidental conserva en cierta medida el carácter bilateral. Posteriormente, y en directa vinculación con la catástrofe que provocó hacia finales del siglo XV la definitiva destrucción de los palacios y la decadencia de la cultura cretense, el proceso se debilitó. Pero toda la cultura cretense continuó influenciando en el continente. Es interesante

- 60 de 321 -

V. V. Struve

destacar que cuando el arte de Creta entra en el período de su decadencia, en el continente se conservan todavía largo tiempo sus formas jóvenes y sanas, hasta que, al final, el llamado estilo palaciego —la última creación de la cultura cretense (siglos XIV, XIII y XII)— no alcanza un completo predominio. Por otra parte, esto concierne tan sólo a los artículos de metal, marfil y loza, a las piedras talladas y parcialmente a la cerámica. El arte de la construcción continúa desarrollándose en la península balcánica por camino propio. Correspondiente al siglo XIV a. C., la llamada tumba o Tesoro de Atreo es de grandiosa construcción, de técnica extraordinariamente perfecta. Las paredes internas y del dromos están revestidas de loza de forma regular. Los dinteles de las puertas internas están recubiertos por relieves y adornos de bronce. Si se compara estas construcciones colmeniformes con sus semejantes del siglo XVI a. C., resulta claro qué considerables cambios sufrió en su desarrollo esta específica forma arquitectónica micénica.

Arquitectura de fortalezas y palacios
A los siglos XVI y XVIII a. C. corresponden todos los monumentos arquitectónicos que conocemos de palacios y fortalezas. La más interesante de estas construcciones está representada por una fortaleza y un palacio micénicos. La fortaleza es contemporánea y vecina de la tumba en cúpula de Atreo. Puede ser que el mismo basileus micénico que construyó para sí aquel lujoso sepulcro fuese también el que construyó las grandiosas murallas y torres micénicas. El ancho de sus paredes alcanzaba a seis metros y estaban hechas con piedras de tamaño enorme. La altura inicial de estas murallas no se logró establecer, puesto que solamente se conservó la parte inferior, que cabe pensar que guardaba proporción con la parte que ha quedado. La puerta norte de la fortaleza es conocida como la Puerta de los Leones. Este es uno de los más admirables monumentos heráldicos de todos los tiempos, puramente minoico por su técnica, y completamente nada minoico por lo monumental. Las cabezas de ambos leones están rotas. Por lo visto, miraban amenazadoramente hacia abajo a los que entraban a la fortaleza. Debajo de los leones y del bloque transversal se encontraba la gran puerta de dos hojas. Las huellas que se han conservado fuerzan a suponer la existencia de por lo menos dos sistemas sucesivos de cerrojos. A través de la Puerta de los Leones, un camino conduce a una plataforma rodeada por ruinas de construcciones aisladas. Ahí está el palacio micénico con todos sus locales, viviendas y depósitos, y hacia el centro de este conjunto de construcciones una escalera mal conservada que daba a una terraza tallada en la roca. El ámbito principal es una sala con cuatro columnas y hogar en el medio. Con él lindan cuartos contiguos y el patio, bajo el cual se conserva el dispositivo sanitario. Se logró descubrir también un acueducto subterráneo que conducía desde la fuente de la fortaleza, situada en lo alto, hasta la cisterna secreta, que se encontraba al costado de los muros de la fortaleza. Desde la cisterna, un pasillo, también secreto, conducía hacia el interior de la fortaleza. Desde luego, semejantes medidas de precaución se habían tomado para el caso de sitio. En las partes internas de las paredes que se conservaban existen considerables fragmentos de frescos, cuya técnica se aproxima a la cretense, o bien, como ya se señaló, los frescos cretenses de este período recuerdan a los micénicos. En los temas de los frescos, lo mismo que en los de ciento cincuenta años antes, predominan los motivos locales. En los frescos se representa predominantemente escenas bélicas: el arma guerrera, la vida de campamento, el enganche de los caballos a los carros de guerra, el encuentro de dos veloces carros uno contra otro, el asalto a la ciudad, con figuras de atacantes y de guerreros que caen de los muros e imágenes de mujeres que observan desde un costado el desarrollo de la batalla, el palacio de varios pisos con mujeres que observan desde las ventanas. Hacia el norte de estas construcciones hay un grupo de locales con fuertes muros. Se los define como cuarteles, almacenes de abastecimientos y locales destinados a otros menesteres económicos. Cerca de los mismos pasa la muralla septentrional, con una segunda puerta. Su construcción recuerda a la primera, pero el tamaño es más reducido y sin ningún escudo o representación.

- 61 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

A quince kilómetros de distancia de la fortaleza micénica y a muy poca distancia de la orilla del mar, en Tirinto, se encuentra el segundo monumento de este tipo de arquitectura. Esta población está cercada también por fuertes muros hechos con gruesos bloques de piedra sin labrar. En el centro se encuentra el palacio, cuya parte principal constituye la gran sala (megarón), cuyas paredes estaban estucadas y pintadas al fresco; el centro lo ocupa un fogón redondo alrededor del cual se elevan cuatro columnas, que se ensanchan hacia lo alto como las columnas cretenses. A los lados del fogón, en los pisos superiores e inferiores, se encuentran diferentes locales destinados a los guerreros del rey y a sus parientes, así como para las provisiones. En caso de peligro, semejante palacio era refugio seguro, donde podían protegerse sus habitantes y la población de los alrededores. Todo este conjunto de construcciones, dividido por patios, estaba orgánicamente vinculado con las murallas de defensa. El área ocupada por la fortaleza de Tirinto era algo menor que la de Micenas. En los muros internos de la sala central, de la misma manera que en Micenas, se encontraron fragmentos de los frescos. Están representados guerreros en excursiones con carros, escenas de caza de ciervos y jabalíes con jaurías de perros, mujeres con lujosas vestimentas en los carros. La gran mayoría de las construcciones de Tirinto y los objetos que se encontraron datan del siglo XIII. A este tiempo corresponde situar el extramuro, que consistía en casas aisladas, mal conservadas y hasta ahora poco investigadas. El tamaño de las monumentales construcciones de Micenas y de Tirinto obliga a suponer que para erigirlas fue necesario mucho tiempo y trabajo. Es poco probable que construcciones en tal escala, en las condiciones de aquella época, pudieran ser realizadas sin una amplia utilización del trabajo de los esclavos y de la población dependiente. En nuestros días, esta suposición encontró firme apoyo en la investigación de los documentos de la contabilidad y de la economía de Pilos. En una serie de estas inscripciones se mencionan mujeres, niños y hombres. El autor publicó recientemente un trabajo sobre este problema de investigación. Lenznan presentó una serie de convincentes argumentos en favor de la tesis que refiere estos hombres, mujeres y niños a la categoría de población no libre y dependiente. Según las cuentas de Lenznan, en sólo tres subgrupos de las instrucciones ya leídas y revisadas, se mencionan más de 500 de tales mujeres, que estaban junto con sus hijos en el registro de la servidumbre del palacio de Pilos. En las inscripciones de Pilos es frecuente encontrarse con el término doero, que, en opinión de Ventris, corresponde al término doulos, el cual en lengua griega del último período habitualmente designaba al esclavo. Si esto era así en Pilos, no hay ninguna base para pensar que el trabajo de los esclavos y pobladores dependientes era utilizado en menor escala en Micenas y en Tirinto. La existencia de dos fortalezas (en Micenas y Tirinto), la una al lado de la otra, naturalmente plantea la cuestión de sus relaciones mutuas. La idea de una existencia aislada entre una y otra no puede tener validez, pues es imposible imaginarse a Micenas sin acceso al mar. Queda por suponer que Tirinto dependía de Micenas, que en la Argólida antigua existió una unidad territorial con Micenas al frente. Esta suposición es reforzada por la existencia de una serie de caminos que atraviesan la Argólida en diferentes direcciones y convergen en la colina micénica. Los caminos estaban construidos a la manera ciclópea más que a la manera de fortaleza. Sus pendientes están fortificadas por enormes bloques de piedra y las cloacas estaban hechas con piedras grandes. En algunos lugares, al lado del camino se conservan las ruinas de atalayas ciclópeas. De este modo, se crea la impresión de que todo este territorio estaba unificado bajo el poder de los gobernantes micenios y colocado bajo el control militar de dos poderosas fortalezas. El carácter militar de toda la cultura micénica de los siglos XIV a XIII a. C. se confirma también por la aparición (después de una interrupción de ciento cincuenta años) de temas bélicos en los monumentos del arte representativo. Todas estas circunstancias, y especialmente la existencia de las fortalezas, aporta otro argumento en pro de que allí existía una unidad de carácter estatal, acaudillada por los reyes micenios. ¿Cómo se puede explicar de otro modo la concentración en manos de estos reyes de tan considerables valores materiales? ¿Cómo comprender la existencia en las poblaciones de poderosas fortalezas construidas por manos esclavas y población dependiente y lujosas salas palaciegas, rodeadas por locales y depósitos?
- 62 de 321 -

V. V. Struve

Pilos
Sobre la base de las últimas excavaciones y de las tradiciones antiguas es posible ratificar hoy que Micenas no fue en el período analizado el único centro político y cultural del sur del Peloponeso. En los antiguos mitos se cuenta que el hijo del dios Poseidón, Neleo, desterrado del antiguo puerto de Iolcos, en Tesalia, desde la cual salieron en largo viaje los argonautas, fundó en la costa oeste del Peloponeso la ciudad de Pilos. Vasto fue el reino de Neleo: en el este limitaba con el reino micénico de los Atridas; en el norte abarcaba parte del territorio situado sobre la orilla opuesta del río Alfeo. Sin embargo, hasta los últimos tiempos la ciencia contemporánea no había logrado aún establecer la ubicación de la antigua Pilos. Este problema se considera uno de los más complicados y enredados en la topografía histórica de la antigua Grecia. En Grecia había varias ciudades con esa denominación. Una se encontraba en Trifilia; otra, de acuerdo con la tradición, en Mesenia. Acerca de esta última nada dice la tradición homérica. Según la descripción de la visita al palacio de Néstor, hecho por Telémaco, hijo de Ulises, posiblemente la tenida en cuenta por Hornero sea la Pilos de Trifilia, aunque la misma tradición conservada en la Odisea, como se ha venido a aclarar ahora, se remonta hasta la ciudad mesenia del mismo nombre. Generalmente exacto en sus comunicaciones, Estrabón señala terminantemente a Trifilia como la región donde se encontraba la ciudad capital de Néstor, hijo de Neleo. Al parecer, la invasión doria dio lugar a la devastación de muchas ciudades en la época micénica, y no sólo borró de la faz de la tierra a la ciudad de Pilos, mesenia, sino que hasta desterró su recuerdo. Cuando la expedición arqueológica alemana, en 1907, encontró cerca de la Pilos de Trifilia restos de las fortificaciones del tiempo micénico y tres tolos derruidos, desaparecieron las últimas dudas que se tenían a propósito de la ubicación en ese lugar de la ciudad mencionada en la epopeya homérica. De esta manera, la misma tradición homérica recibía una seria confirmación. Al lado de la homérica existía, sin embargo, otra tradición más. Incluso en la época del Imperio Romano, en Mesenia, cerca de la bahía de Navarino, en una pequeña ciudad, Pilos, fundada después de la expulsión de los espartanos de Mesenia, producida en el siglo IV a. C., se muestran los restos de una casa y del «sepulcro de Néstor». Pausanias, en su conocida Periegesis o Descripción de la Hélade, llega aún a recordar a la Pilos de Mesenia como la patria de Néstor. Esta última tradición parecía menos verosímil y hasta 1939 la mayoría de los especialistas consideraba que la «arenosa» Pilos de Homero se encontraba en Trifilia. En 1919 y 1925 fueron descubiertas en Mesenia dos tolos con cerámica y huellas de otros tolos. Estos hallazgos hicieron tambalear la opinión establecida respecto de la ubicación de la antigua Pilos en Trifilia. Poco después este criterio fue completamente rechazado. Durante las excavaciones de 1939, en la región de la bahía de Navarino, sobre la colina Epano Englianos, fueron encontrados los muros de una construcción de tipo palaciego, perteneciente a la época micénica, que había sido destruida por un incendio. Por plano y las medidas, por el estilo arquitectónico, el palacio excavado se asemejaba a los palacios de Micenas y Tirinto. Aquí fueron descubiertas las huellas de las murallas, igualmente macizas, de bloques de piedra, pisos empedrados, paredes de habitaciones interiores y pasillos cubiertas de estuco con huellas de pinturas al fresco. En todas partes, huellas del fuego que destruyera el palacio. La cerámica, característica para el final del período micénico, permitió definir que el incendio destruyó el edificio hacia finales del siglo XIII. Los habitantes del palacio huyeron y luego el lugar fue abandonado. De esta manera, los restos del palacio, después del incendio, se conservaron intactos, lo cual permitió a los arqueólogos esperar valiosos hallazgos, esperanzas que se vieron justificadas en ese mismo año. En la parte suroccidental de la construcción, en un local pequeño, fueron descubiertas 618 tabletas de arcilla, la gran mayoría con la «escritura lineal B». Estas tabletas y el lugar en el cual fueron encontradas recordaron vivamente el archivo de Cnosos. Por lo visto, las tabletas formaban parte del archivo del palacio de Pilos y se conservaban en cajones de madera. Los goznes de bronce de las cajas yacían allí mismo al costado. Por su aspecto, las tabletas databan de un hierro no posterior al siglo XIII a. C.

- 63 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Durante las excavaciones de 1952 y 1953 fue descubierto el megarón de tipo continental clásico, constituido por una gran sala con vestíbulo y pórtico de dos columnas. Al lado fue descubierta otra sala algo menor, estrecho patio lateral y locales pequeños, al parecer despensas, ya que en ellos fueron encontrados fragmentos de alrededor de 6.000 recipientes de diferentes tipos. De estos recipientes se conservan en su integridad no más de 100. Sobre los depósitos, como se puede juzgar por los restos de los muros, se encontraba todavía un piso más, el cual se derrumbó durante un incendio. Tanto el megarón como el vestíbulo estaban pintados al fresco. En algunos de estos frescos quedaron intactas las representaciones humanas, como, por ejemplo, combates de guerreros, procesiones, otros motivos vegetales semiestilizados y diferentes animales, tanto terrestres como marinos. El piso del megarón estaba revestido de estuco, ornamentado en forma de tablero de ajedrez. En las partes suroeste y noroeste del palacio fueron descubiertos corredores, una escalera de veintiún peldaños que conducía al piso superior, y todavía una serie de locales destinados a la economía doméstica y a la vivienda; en los primeros había recipientes. Más allá de los límites del palacio propiamente dicho, en la ladera suroriental de la colina, fue descubierta la entrada principal, el propileo (es decir, la entrada de columnas) de madera, con canaletas, de las cuales se conservan intactas sólo las bases. Fragmentos de objetos de oro y plata diseminados en el megarón y otros locales restan de las que fueron riquezas de los habitantes del palacio. No lejos del archivo se ha descubierto un cuarto en cuyo piso, en grupos separados, se hallaron aproximadamente 300 tabletas cubiertas con «escritura lineal B». A éstas se debe todavía agregar cerca de 50 tabletas enteras y fragmentadas, que se encontraron en las excavaciones de 1954. En la misma región del palacio las excavaciones arqueológicas localizaron algunas poblaciones contemporáneas y una serie de tumbas en cúpula, de las cuales se habían excavado completamente por entonces sólo tres. A semejanza del palacio, no tenían nada que envidiar a las micénicas. Lamentablemente, una de ellas, en la cual, al parecer, habían sido inhumanos cerca de doce hombres, resultó muy destruida por haber servido de base a la casa de un campesino, y las otras resultaron saqueadas todavía en la antigüedad. Sin embargo, lo poco que quedó intacto permite formarse un concepto bastante claro acerca de los incalculables tesoros con los cuales a menudo se sepultaba a los reyes y a sus familiares. En las tumbas fueron encontrados fragmentos de adornos de oro, cuentas de ámbar, amatista, oro, pasta de vidrio, toda clase de pendientes, anillos, sellos, etc. Pilos, según todos los indicios, era tan rica en oro como Micenas, y su soberano, al parecer, no cedía en riqueza y poder a los míticos reyes de la Argólida. Toda la comarca colindante de la antigua Pilos era fértil y bien irrigada, y a juzgar por los datos proporcionados por las exploraciones arqueológicas, a mediados del segundo milenio a. C. estaba densamente poblada. Así, por ejemplo, en la Mesenia anterior, en los alrededores del sitio en que hoy se encuentra la aldea de Basílicos, en alta y empinada colina, se descubrió una gran población que se remonta a principios del segundo milenio a. C. En la época micénica existió allí un palacio rodeado por moradas de artesanos y posiblemente también de agricultores; estos puntos poblados recuerdan por su planificación a las poblaciones de Creta en el período minoico medio. La tradición griega conserva el recuerdo de las riquezas y el poder de los gobernantes de Pilos, la mítica dinastía de los Neleidas. Hasta el presente, a esta tradición, ahora robustecida por los materiales de las investigaciones arqueológicas, no se le había prestado la debida atención. La mención en la época homérica de la ciudad y casa de Néstor siempre se acompañaba de epítetos tales como «opulenta», «ricamente adornada», etc. Recordemos también que en la Ilíada se contienen menciones sobre las exitosas guerras de Néstor con las tribus vecinas de la Arcadia y la Elida: «... Logramos en aquel campo ricos trofeos que arrebatamos a los eleos. Capturamos cincuenta rebaños de bueyes e igual cantidad de majadas de ovejas, lo mismo de piaras de cerdos e innúmeros rebaños de cabras que apacentaban sobre un gran área, y ciento cincuenta yeguas bayas, muchas con sus potrillos. Y esa misma noche arreamos el botín hasta Pilos, la ciudad de Neleo». Según parece, en la Ilíada no es por casualidad que se subraya que de todos los participantes en la campaña de Troya, enumerados en el denominado catálogo de los barcos, los más poderosos eran el rey de la «abundante en oro» Micenas, el cual trajo consigo cien barcos, y el

- 64 de 321 -

V. V. Struve

más anciano y experimentado de todos los reyes que se prepararon para la guerra, el rey de la Pilos «arenosa», Néstor, con el cual «noventa» barcos de empinadas bordas llegaron a Troya. Merece atención también el trecho del Himno homérico a Apolo referente a los lazos comerciales de Pilos con Creta: «... vio él (Apolo) en la lejanía del oscuro ponto una velera nave tripulada por muchos varones excelentes, cretenses de Cnosos, la ciudad de Minos... con riquezas y mercancías, ellos, en su velera nave iban hacia la arenosa Pilos, hacia la gente nacida en Pilos». Al parecer, en el ángulo suroeste del Peloponeso, en el segundo milenio a. C., existió uno de los más importantes centros culturales y políticos. He aquí por qué a los términos científicos habituales, «cultura micénica», «época micénica», hay que considerarlos como convencionales. Son exactos, pero en el sentido de que las excavaciones de la antigua Micenas abren por vez primera a la ciencia aquel período de la historia antigua que fue designada con su nombre.

Escritura en la época micénica
En el curso de casi medio siglo, después del descubrimiento de los monumentos de la cultura micénica, predominó en la ciencia la opinión de que la sociedad de aquella época había carecido de escritura. En muchos trabajos, inclusive especializados, este problema era por lo general pasado en silencio. Casi nadie tuvo noción de la manifiesta falta de correspondencia entre la ausencia aparente de escritura y el comparativamente alto nivel de desarrollo cultural de la sociedad esclavista primitiva de Micenas, que formó un Estado y que por lo mismo necesitaba una contabilidad, por elemental que ella fuera. En la medida en que en las excavaciones arqueológicas aparecieron poblaciones de la época micénica de la Grecia continental, pudieron descubrirse recipientes de arcilla y fragmentos breves con inscripciones dedicatorias con pinturas hechas con instrumentos agudos. Datan del siglo XV al XII a. C. y prueban que en aquella época el arte de la escritura era ya conocida. En 1939 y 1952 fueron descubiertos un archivo con más de 900 tabletas de arcilla en Pilos y 39 tabletas de arcilla en Micenas, con la «escritura lineal B», que representa un desarrollo posterior de la escritura lineal A» y que, sin duda, surgió de la misma, de lo cual da testimonio la coincidencia de muchos signos. Nuevos hallazgos, ya mencionados, de monumentos y escrituras en casas particulares de Micenas, en 1953, testimonian en forma bastante convincente la amplia difusión de la alfabetización. Los primeros modelos de esta escritura fueron conocidos por los hallazgos efectuados en Creta, todavía a comienzos del presente siglo, y predominantemente en Cnosos, donde se encontraron cerca de 3.000 tabletas. Esta circunstancia creó la convicción falsa de que la «escritura lineal B», a semejanza de la «A», era cretense. En el transcurso de un tiempo considerable, cerca de cuarenta años después del descubrimiento del archivo de Cnosos, no se logró descubrir en la península balcánica ninguna tableta con escritura lineal. Inmediatamente después de descubiertas las primeras tabletas de Pilos por el filólogo alemán Krechmer, se expuso la suposición, más tarde transmitida por el científico soviético S. I. Lurie, de que estaban escritas en griego, a lo cual, sin embargo, la mayoría de los científicos no prestó la debida atención. Esto contribuye a explicar por qué Georgiev, que consagró sus trabajos a descifrar la «escritura lineal B» y a proponer un método correcto de lectura de los textos que la emplearon, no pudo con todo lograr un éxito definitivo. Expuso que la «escritura lineal B» tenía letras que no pertenecían a la lengua griega, sino a alguna otra lengua afín o cercana a la misma. En 1953, como ya se señaló, los sabios ingleses Ventris y Chadwick, siguiendo el método de Georgiev, propusieron otro para descifrar los signos de la «escritura lineal B», que usaba la población de Pilos y Micenas, definiéndola precisamente como escritura que transmite palabras y sonidos de la lengua griega arcaica. Esta lengua la utilizaron los aqueos que estaban en Creta. De esta forma se aclara la presencia en el palacio de Cnosos del archivo de tabletas lineales cubiertas con la «escritura lineal B». Por supuesto, los trabajos de Ventris y Chadwick necesitaban una seria y esmerada verificación. Para esto es necesario, en primer término,

- 65 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

investigar todos los textos, particularmente el sistema de escritura señalado, de modo que tenemos por delante todavía un gran trabajo, lo cual no impide que desde ya y ahora se reconozca y aprecie la importancia de los resultados alcanzados por Ventris y Chadwick en la tarea del desciframiento de la escritura micénica, resultados que ya recibieron el amplio reconocimiento de la ciencia. Aunque todavía es imposible determinar cuándo y dónde apareció la «escritura linea B», se cree que más bien surgió en la Grecia continental, donde la cretense «escritura lineal A» se adoptaba para la lengua griega en el período del florecimiento de la cultura minoica, es decir, cerca del siglo XVI a. C. Más tarde, con el fortalecimiento de Micenas y algunas otras ciudades del Peloponeso, la «escritura lineal B» fue llevada a Creta. Como ya se ha mencionado, precisamente en Creta, en Cnosos, fueron encontradas las muestras más antiguas de la «escritura lineal B», que pertenece al período del predominio de los aqueos, es decir, hacia mediados y finales del siglo XIII a. C. Lo que se logró establecer del contenido de las tabletas es bastante limitado. En lo fundamental son notas, listas, cuentas, etc., en una palabra, documentos de la contabilidad. En considerablemente menor cantidad hay textos rituales, sobre todo consagratorios, con enumeración de los sacrificios y presentes ofrendados a los dioses. Debido al descubrimiento de nuevas tabletas con «escritura lineal B» y al trabajo de desciframiento, adquirió más probabilidades de certeza la suposición enunciada por algunos científicos soviéticos de que Creta se hallaba bajo el poder de los aqueos y que desde finales del siglo XV al XIV a. C. la dinastía de los Minos era griega y no local.

Los portadores de la cultura micénica
El problema relativo a la ubicación étnica de los portadores de la cultura micénica, como problema de la antigüedad de la población de Creta, fue considerado durante largo tiempo uno de los más complicados, y por muchos uno de los no resueltos de la historia antigua, y provocaba entre los científicos divergencias esenciales. En nuestro tiempo, y en directa relación con el desciframiento de la «escritura lineal B», se ha afirmado la opinión de que los portadores de la cultura micénica fueron aqueos. La lectura de las inscripciones de Pilos fundamentan sólidamente esta opinión. Un lugar destacado en el estudio de este problema lo ocupó también la cuestión de las migraciones, alrededor del siglo XIV, de un considerable grupo de aqueos, de Creta y de las costas del Asia Menor. En tiempos relativamente no lejanos, en las excavaciones de Bogazköy, fueron encontradas tabletas de arcilla que datan del siglo XIV al XIII a. C., en las cuales aparece mencionado el reino de «Ahhiyawa». Algunos científicos confrontaron de inmediato este nombre con Acaya, el nombre del reino aqueo, y se estableció la suposición de que una considerable cantidad de aqueos había emigrado al Asia Menor y fundado allí su Estado. Esta formación estatal, que resultó de muy corta duración, se situó en la costa sur del Asia Menor, en la región que más tarde recibió el nombre de Panfilia. Si esta suposición es correcta, el reino aqueo, «reino de los Ahhiyawas», en el siglo XVI mantenía vínculos con el poderoso reino hitita. Desde ese punto de vista, es muy interesante la observación de los lingüistas que por vía del análisis de algunos nombres que se encuentran en los mitos griegos descubrieron en ellos raíces hititas. Después de la caída de los hititas, alrededor del 1200, los recuerdos sobre su potencia se borraron y los últimos autores griegos, por ejemplo, Herodoto, no la mencionan en absoluto, pero en los tiempos en que fueron compuestos los poemas épicos de los griegos, éstos, por lo visto, aún no habían olvidado a su potente vecino oriental. En la Odisea, por ejemplo, en la descripción de la hazaña de Neoptólemo, encontramos lo siguiente: «Así a Aurípilo, hijo de Télefo, con el cobre mortífero abatió y alrededor del joven jefe todos los heteos cayeron...». Homero recuerda de esta manera, en calidad de participantes de las actividades guerreras bajo los muros de Troya, a los heteos o hititas. A esto puede agregarse que el nombre del padre

- 66 de 321 -

V. V. Struve

del glorificado jefe hitita mencionado por Homero, Télefo, según la convincente explicación del académico G. Kapansian, es equivalente al nombre del dios hitita Telefina. Este mismo nombre fue también adoptado por uno de los reyes hititas. Es cierto que la tradición épica atribuía a Télefo procedencia griega, pero en esto se puede ver el resultado de la reelaboración mítica posterior. Es posible, de esta manera, considerar que en la antigua tradición épica se encontraban reflejados los recuerdos que habían subsistido en algún tiempo de las relaciones entre aqueos e hititas. La identificación del «reino de los Ahhiyawas» con el reino aqueo no es del todo reconocida todavía, y todo lo antes mencionado sobre los vínculos de los aqueos y los hititas se mantiene en un terreno hipotético. En cambio, es poco probable que se pueda dudar acerca de que alrededor del 1400 a. C. los aqueos del Peloponeso conquistaron a Creta. Por ese entonces tuvo lugar la destrucción de los palacios cretenses. La catástrofe que se abatió sobre Creta trajo aparejado el traslado de algunas tribus cretenses a otros lugares. Así, por ejemplo, los licios, que al principio habitaron en Creta, atravesaron el mar hacia el Asia Menor y se radicaron en la región que recibió el nombre de Licia. Cabe pensar, acerca de Panfilia, que los aqueos penetraron y se radicaron también en la costa norte de la isla de Chipre, la cual, en relación con esto, fue llamada «el litoral aqueo». En este sentido, es muy demostrativo que los dialectos panfilios y chipriotas fueran afines al lenguaje de las poblaciones de la Arcadia, en el Peloponeso, es decir, la lengua aquea. Se entiende que mientras existió el reino hitita, a los aqueos les fue difícil establecerse sólidamente en la costa occidental del Asia Menor. Pero cuando dicho reino dejó de existir, grupos aislados de aqueos comenzaron a radicarse en ella. Un indicio, por lo menos, es el hecho de que en las excavaciones efectuadas en Mileto fueron encontradas cerámicas del período micénico tardío, del siglo XII. Esto proporciona algunas bases para suponer que en este lugar existía una población aquea. Todavía antes de la consolidación de los aqueos en la costa del Asia Menor, fueron ocupadas por ellos algunas grandes islas, como la de Lesbos. Los aqueos que habitaron en esta isla descendían, al parecer, de los aqueos del norte, de Tesalia. Afirmándose en la costa del Asia Menor, los aqueos emigrantes solamente en raros casos penetraron en el interior del país, que continuó siendo habitado por la población autóctona. La disgregación del Estado hitita abrió de esta manera camino hacia la costa occidental del Asia Menor, simultáneamente, a los aqueos del norte y del sur del Peloponeso. Tanto unos como otros tendían desde hacía mucho tiempo a cruzar el Helesponto y afirmarse en la Tróade. Existen motivos suficientes para pensar que los acontecimientos vinculados con las incursiones conquistadoras de las huestes aqueas en la Tróade fueron la base histórica para el tema de la Ilíada. En la epopeya griega se reflejan de este modo, en su forma específica, los acontecimientos reales que tuvieron lugar en el Asia Menor del siglo XIII al XII a. C. Esos acontecimientos que dejaron su huella en los poemas épicos, y a los cuales a menudo denominamos la guerra de Troya, fueron por lo visto los últimos grandes acontecimientos en la historia de los micenios. El reflujo de la población aquea, que se intensificó hacia el Oriente y el Asia Menor, y al mismo tiempo el aflujo desde el norte de la península balcánica de nuevas tribus guerreras, fueron según parece una de las importantes causas de la rápida decadencia de la cultura micénica. Como ya se señaló, la destrucción del palacio de Pilos, el cual no volvió a revivir, puede situarse con bastante exactitud en las últimas décadas del siglo XIII a. C. Es dudoso que pueda considerarse casual la coincidencia de este acontecimiento con la incursión de los dorios en el Peloponeso, ubicada, según la tradición antigua, aproximadamente a finales del siglo XIII y principios del XII. A la luz de las investigaciones arqueológicas ulteriores y no lejanas es difícil menospreciar la fuerza destructora de esta invasión. Tras ella desaparecieron los palacios ciclópeos y las tumbas de la época micénica. Por mucho tiempo, y casi por completo, se interrumpieron los vínculos entre la península balcánica y otros países, descendiendo en general el nivel de la cultura material. Esto es particularmente notable en las ramas de la producción de cerámica, donde se observa en este tiempo el paso del estilo micénico a los más primitivos protogeométrico y geométrico. Todo esto muestra que la sociedad micénica, que ya conocía los

- 67 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

procesos de diferenciación social y de fortuna y la influencia de los mismos, así como las contradicciones del régimen esclavista, no pudo detener la presión de los conquistadores dorios. Se puede estar de acuerdo con la opinión de John Thompson, un sabio progresista inglés que se atiene a posiciones marxistas, quien considera que la victoria de los dorios se explica por la unicidad de la organización tribal y de las gens. El hecho es que la cultura micénica, a juzgar por los datos arqueológicos, estaba difundida entre capas relativamente muy poco numerosas de la población de la Grecia continental, pues la mayor parte continuaba viviendo en condiciones incomparablemente más atrasadas del régimen de la comunidad primitiva. De lo mismo hablan los nuevos datos lingüísticos, en particular algunas observaciones del científico soviético Lurie, el cual señaló que, en las inscripciones micénicas descifradas, al final de las sílabas desaparecen las consonantes v, c, p, con las cuales volvemos a encontrarnos en la lengua griega del período posterior. En relación con esto, Lurie adopta una posición convincente, según la cual la lengua de las inscripciones micénicas era la lengua de un grupo dominante relativamente pequeño. Entre las capas amplias de la población se conservaba la lengua que sobrevivió a la invasión de los dorios y a partir de la cual se desarrollaron los dialectos griegos posteriores. La desaparición de la escritura micénica casi sin dejar huellas es un hecho que indudablemente concuerda con estas suposiciones y las confirma. De esta manera, la falta de interés de las masas populares en la defensa del Estado, que los aplastaba con lo que sabemos, un papel decisivo en el éxito de la conquista doria. Lamentablemente, acerca de todo esto sólo se puede hacer conjeturas, pues no se conservan noticias de fuentes históricas que permitan estudiar el ambiente concreto que acompañó a la caída de Micenas y Pilos. Sea como fuere, del siglo XIII al XII a. C. dejaron de existir los centros principales de la cultura micénica en el Peloponeso, y la antigua Grecia entró en un nuevo período de su desarrollo histórico.

El régimen social de la sociedad micénica. El Estado.
Del conjunto de datos que se poseen se desprende como indudable que la sociedad micénica conocía ya la división en clases y llegó, en su desarrollo, hasta la organización del Estado. Conocemos poco todavía acerca de las particularidades concretas del Estado micénico y no podemos establecer si existieron en la época micénica, en el territorio sur del Peloponeso, formaciones estatales separadas, creyéndose más bien que se trataba de dos formaciones separadas. De acuerdo con todos los indicios, Micenas estaba dirigida por reyes. De las características del poder de esos reyes sólo podemos formarnos una idea aproximada. En diversos trechos de la epopeya homérica, que, como se sabe, dejó estampada una serie de diferentes estadios del desarrollo de la sociedad antigua con sus particularidades características en lo que se refiere al régimen político, el poder de los reyes, los basileus, es descrito de distintas maneras. Si en algunos casos los basileus aparecen en calidad de jefes de tribus que comparten su poder con el Consejo de Ancianos y el Consejo Popular, en otros, por el contrario, se subraya su poder absoluto. Los rasgos reales de la estructura estatal de Micenas, indudablemente, se deben buscar en la segunda de esas formas. Es posible que por analogía con la antigua Pilos, acerca de la cual tenemos mayor cantidad de datos, se pueda juzgar sobre el carácter del poder real en Micenas. S. I. Lurie, en una publicación reciente, parte de las interpretaciones de las escrituras de Pilos efectuadas según el método de Ventris y Chadwick, y traza el complicado cuadro que muestra el desarrollo de la vida económico-social de la sociedad de Pilos. Sobre esta base se llega a la suposición de que en el territorio perteneciente a Pilos existieron grandes latifundios. El rey (Wanax) y el jefe militar (lawagetas) encabezaban el Estado de Pilos, tenían el llamado temenos, es decir, la posesión de fincas, cuya magnitud, de acuerdo con el sistema de Pilos, se definía entre 1.800 y 600 medidas del grano que se obtenía de ellas. Algunos de los funcionarios de Pilos, teretas, también tenían parcelas equivalentes a 600 medidas de grano, es decir, iguales a la parcela del jefe del ejército. Es curioso que en las inscripciones estas tierras aparezcan mencionadas como recibidas «del pueblo». Grandes latifundios eran propiedad de los templos. Considerables cantidades de tierra, tanto «del

- 68 de 321 -

V. V. Struve

pueblo» como de los templos, se daban en arriendo a grandes y pequeños arrendatarios. Entre los grandes se encontraban los sacerdotes. En las inscripciones se menciona a ciertas personas en cuyas manos se ponía el ganado para que lo mantuvieran y cuidaran. La tierra era trabajada por los esclavos y la población dependiente (dependencia cuyo carácter no ha sido aclarado) y por pequeños arrendatarios que tenían parcelas equivalentes a nueve y diez medidas de grano. En las mismas inscripciones se mencionan artesanos: carpinteros, albañiles, alfareros, panaderos, sastres, joyeros y muchos otros. Teniendo en cuenta los monumentos que conocemos de la producción artesanal de aquel tiempo, se puede considerar que en la artesanía micénica la división del trabajo alcanzó un grado de desarrollo considerablemente más elevado que en la época homérica. Un relativamente alto desarrollo del intercambio y los continuos encuentros bélicos contribuyeron al crecimiento dentro de la sociedad micénica de diferencias sociales y de fortuna. Acerca de esto en particular dan testimonio las tumbas, que reflejan los diferentes grados del bienestar económico de que gozaban los allí sepultados: desde las tumbas de los guerreros de fila y los agricultores con escaso inventario, hasta los lujosos tolos de los reyes. El Estado de Pilos, según todos los datos que se tienen, era una monarquía centralizada con un sistema administrativo desarrollado. La misma ciudad de Pilos y todo el territorio que pertenecía al Estado —en el cual, de acuerdo con la suposición de Lurie, puede ser incluida una parte de la Arcadia— fueron divididos en regiones administrativas, dirigidas por funcionarios especiales. Las inscripciones mencionan una serie de tales funcionarios en el centro y en las administraciones locales, y testimonian que, con la ayuda de estos funcionarios, el Estado cobraba los impuestos a la población sometida, los que eran pagados en especie: trigo, mijo, aceite de oliva, uva y también ganado: determinadas cantidades se mencionan en las inscripciones, aunque no en forma suficientemente clara. En su conjunto, el régimen político-social de Micenas y de otros Estados aqueos debería ser caracterizado, al parecer, como esclavista primitivo, cercano en su estructura al cretense. Tenía muchos rasgos comunes con los Estados esclavistas primitivos del Antiguo Oriente. Es también posible que la sociedad micénica, por su carácter, según lo expresan algunos científicos, se asemejara en mucho a la sociedad de los hititas, con los cuales guerrearon los aqueos.

La cultura micénica
Las ruinas ciclópeas de murallas y torres, y las tumbas y cementerios de la misma época, fueron descubiertas como resultado de las excavaciones e investigaciones arqueológicas, efectuadas no solamente en la Argólida, Mesenia, Elida y Laconia, sino también en el Ática (en la región de Atenas), Beocia y una serie de otras regiones de la Grecia europea y la Macedonia. Los siglos XIV y XII a. C. fueron el período de más intensa y amplia difusión por todo el Mediterráneo oriental, no ya de la cultura cretense, sino de la micénica. Recipientes y otros objetos de estilo micénico de esa época se encontraron y se encuentran en las diferentes islas del mar Egeo, en la costa tracia, en la parte occidental del Asia Menor, en Chipre, en Siria, en Egipto, en el sur de Italia y en Sicilia. Con certeza puede considerarse a todos esos países e islas como unidos en el tiempo micénico tardío por firmes vínculos económicos y culturales. En los últimos tiempos, gracias a una más exacta demarcación de los monumentos de las culturas micénica y cretense, especialmente en cuanto a las representaciones existentes que se refieren al comercio micénico y a los vínculos con los otros países, todo esto devino considerablemente más definido. Una serie de objetos que se consideraban antes como enviados a Egipto desde Creta han sido definidos ya como artículos de los artesanos micénicos. Los vínculos comerciales de Micenas con Egipto datan de los comienzos mismos del siglo XVI. Algunos investigadores se inclinan ahora a aceptar el pueblo mencionado en los textos egipcios, el pueblo de Canebú, no como cretense, como se pensaba antes, sino como micénico. Es digna de consideración la hipótesis no probada de acuerdo con la cual los gobernantes micenios ayudaron al faraón Iajmos (1584-1559 a. C.) en su lucha contra los hicsos. En el tiempo de Ecnatón (1424-1388), en su capital Aquetatón estaba ampliamente difundida la cerámica micénica. En los artículos de los maestros micénicos que se hallaron en Grecia se observa cierta influencia de la cultura egipcia.

- 69 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

En esa época el florecimiento y la amplia difusión de la cultura micénica en la Grecia continental sobrepasó a la influencia cretense. Antes, a finales del siglo XVI y XV a. C., cuando la influencia de Creta en la Grecia continental era más fuerte, las influencias culturales micénicas no representaban la traslación mecánica de una cultura exótica y, por ejemplo, como lo hemos observado ya, en las pinturas al fresco de las paredes de los palacios de Micenas y Tirinto la técnica artística cretense se combinaba con temas locales. En la época a que nos referimos ahora se observa precisamente lo contrario. Desde finales del siglo XV se descubren en los frescos de Cnosos huellas de la influencia del arte de la Grecia continental. Lo mismo puede decirse sobre la cerámica de Creta, que también experimentó la influencia de las formas y métodos estilísticos micénicos. En lo que se refiere a la arquitectura y construcción de caminos, la Grecia continental sobrepasó a Creta. A la luz de nuevas investigaciones arqueológicas y del desciframiento de la escritura micénica, es imposible dejar de plantear el problema de la revisión crítica del punto de vista que en su tiempo destacó Evans, quien consideraba a la cultura micénica como una ramificación de la cretense, carente de toda originalidad. Los rasgos de la profunda originalidad inherente a la cultura micénica demuestran que en la Grecia continental existían firmes tradiciones propias, que tenían sus raíces en la remota antigüedad, es decir, su propio camino de desarrollo. La invasión doria retardó este desarrollo durante cierto tiempo, e hizo retroceder a la Grecia continental, pero no lo interrumpió. El período que siguió a la época micénica heredó mucho de ésta. Por ejemplo, instrumentos de trabajo, como el arado, la rueda de alfarero, veleros, algunos tipos de armas, etc. Pero lo principal es que el período que siguió al micénico, llamado período homérico, era ya de la Edad del Hierro.

La religión micénica
Hasta no hace mucho nuestros conceptos sobre la religión micénica se basaban casi enteramente en los materiales de las investigaciones arqueológicas y las excavaciones. Puesto que muchos de los monumentos arqueológicos en mayor o menor medida reflejan las concepciones religiosas micénicas del tiempo correspondiente al período de la mayor influencia de Creta sobre la Grecia continental, muchos científicos llegaron a la conclusión de que había afinidad entre la religión micénica y la cretense. Es dudoso que esta opinión pueda ser hoy admitida sin una revisión crítica, particularmente cuando en las tabletas halladas en Pilos se leen los nombres de los dioses, bien conocidos por nosotros, de la religión posterior de los griegos: Zeus, Hera, Poseidón, Ares, Dionisos. Si estos nombres han sido leídos correctamente, cabe llegar a la conclusión de que el panteón de los dioses del Olimpo comenzó a crearse ya en la época micénica entre la población aquea que sobrevivió a la invasión doria, y fue luego heredado por la sociedad homérica. Todo indica que al lado de estos exponentes religiosos del tiempo micénico subsistían muchas supervivencias del antiguo fetichismo. No cabe duda de que en la sociedad micénica alcanzaron amplia difusión la creencia en la vida de ultratumba y el culto de los muertos, de los cuales son testimonio las tumbas micénicas. A juzgar por algunos hallazgos casuales de restos de cadáveres en estas tumbas, es probable que los antiguos micenios conocieran algunos métodos de embalsamamiento según el sistema egipcio.

- 70 de 321 -

V. V. Struve

CAPÍTULO III

LAS ANTIGUAS POBLACIONES GRIEGAS EN LA PENÍNSULA BALCÁNICA Y EN EL ASIA MENOR

1.

Migraciones de las tribus en el último tercio del II milenio a. C.

Del siglo XIII al XII a. C., en la península balcánica y en el Asia Menor se produjeron grandes migraciones de tribus, en el curso de las cuales fueron sometidos a destrucción los reinos de Micenas y Creta, y destruida Troya, produciéndose grandes cambios económico-sociales y culturales en la cuenca del mar Egeo. El resultado de estas migraciones tribales se hizo sentir más allá de los límites del mundo creto-micénico. Aceleró la división del reino hitita, minó definitivamente el dominio de los faraones de la XX dinastía en Palestina y Fenicia y determinó, según la suposición de muchos científicos, la migración de los etruscos desde el Asia Menor a la península apenina, migración que tuvo tan importantes consecuencias para la antigua Italia. En la literatura histórica soviética, la significación de estos grandiosos procesos migratorios no era, hasta hace poco, estimada y a veces incluso se la ignoraba. Esto se debió a la influencia de las concepciones de N. I. Marr, quien rechazaba o minimizaba la significación histórica que tenían las migraciones. Debe dejarse constancia, sin embargo, de que N. I. Marr y sus continuadores no eran originales en estos problemas. Ya a finales del siglo XIX el historiador burgués alemán I. Beloch intentó negar las migraciones dorias y afirmó que las tribus griegas eran autóctonas de los sitios en que se las halla en el primer milenio anterior a nuestra era. El desplazamiento de las tribus en la cuenca del mar Egeo pasó a realizarse en gran escala en la segunda mitad del segundo milenio a. C. Por ello, se lo analiza como fenómeno regular, condicionado por el desarrollo económico desigual de las diferentes regiones. De impulso básico a esas migraciones sirvieron los movimientos de las tribus dorias que habitaron originariamente en la periferia septentrional del mundo aqueo y se dirigieron de allí hacia el sur desplazando a los aqueos y a los cretenses. La causa de estos movimientos migratorios fue el desarrollo de las fuerzas productivas, que provocó la primera gran división social del trabajo y, como resultado de ello, la división social, la aparición de la propiedad privada y la tendencia a la conquista de tierras, esclavos, ganado y otros bienes. De este modo, las migraciones masivas de las tribus dorias se operaron en medio de la descomposición interior del régimen de la comunidad gentilicia primitiva, cuando eran inevitables las guerras de conquista: «La guerra hecha en el pasado únicamente para vengar la usurpación o con el fin de extender un territorio que ha llegado a ser insuficiente, hácese ahora sin más propósito que el saqueo y se convierte en una industria permanente.»

2. La antigua tradición sobre las migraciones de las tribus en el último tercio del II milenio a. C.
De las migraciones dorias dan noticia los autores antiguos, que se valieron principalmente de mitos y leyendas acerca de los héroes y, en parte, de datos toponímicos. Es comprensible que debemos utilizar con precaución estas noticias y someterlas a una crítica cuidadosa. No obstante, la dirección general que siguió la migración y sus principales etapas no provocan dudas. En lo que respecta a la fecha de estas migraciones, los autores antiguos la hacen coincidir con el final de la guerra de Troya: «Hasta después de la guerra de Troya —señala Tucídides—,

- 71 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

en la Hélade se operó el desplazamiento de los habitantes y de las nuevas poblaciones, de tal manera que ese país conoció el reposo y por ello no prosperaba.» La tradición antigua conservó un recuerdo nítido de las migraciones de los tesalios de Epiro a la región que recibió de ellos su nombre. Después de esto, los beocios por ellos desplazados invadieron a su vez la Cadmea, se apoderaron de ella y a su turno la denominaron Beocia. Todos estos acontecimientos, tan acordes con los cálculos de Tucídides, tuvieron lugar dentro de los sesenta años que siguieron a la caída de Ilion; esto es, si se toman en cuenta los datos de la tradición de la guerra de Troya (1194-1184 a. C.), ya a finales del siglo XII a. C. Es entonces cuando, de acuerdo con los datos de la tradición antigua, comienza el más grandioso movimiento migratorio de las tribus dorias. Tucídides sitúa la conquista del Peloponeso por los dorios ochenta años después de la caída de Ilión, es decir, en 1104. Sócrates y Eforo dan una fecha más tardía: 1069. En ambos casos, estos datos tradicionales se deben analizar solamente como jalones cronológicos aproximados. Existen, como ya hemos mencionado, sólidas bases para pensar que la migración doria tuvo lugar a finales del siglo XIII. Por lo visto, esto se vinculó con las migraciones anteriormente mencionadas de los tesalios y beocios. La tradición antigua explica estas migraciones masivas por las luchas de poderosos héroes, forjadores del derecho hereditario, como si anteriormente les hubiera pertenecido a ellos la tierra. En particular, la tradición acerca de las invasiones dorias en el Peloponeso estaba estrechamente entrelazada con las leyendas sobre la denominada «vuelta de los heráclidas», en las cuales se cuenta cómo Heracles (Hércules) luchó por la posesión del Peloponeso y cómo sus descendientes, los heráclidas, lo hicieron al frente de las tribus griegas y dorias que invadieron dicha región. El fondo social de estos relatos mitológicos es completamente claro. Los basileus de Argos, Esparta y Mesenia tendieron a elevar su autoridad y fundar su derecho en los territorios conquistados, haciendo referencia al derecho divino de sus antepasados. Y he aquí que fue creada una complicada y artificial genealogía que hace remontar la ascendencia real a Heracles, el héroe divinizado sobre cuyas hazañas se elaboraron tantos mitos. Es característica de la tradición antigua trazar una severa distinción entre los dorios y los heráclidas. Heracles se presenta como un héroe aqueo cuya estirpe se emparenta con Perseo; se alia con Egimios, hijo de Doros, fundador de las tribus dorias, y recibe de él la tercera parte del reino. El hijo de Heracles, Hilos, desterrado del Peloponeso, se aleja hacia el norte, hacia los dorios, y comparte del poder con los hijos de Egimios: Pánfilo y Dímano. Los descendientes de Hilos reciben el nombre de híleos, y las otras dos tribus dorias, dímanos y panfilios, son denominadas así en honor de sus ascendientes, los hijos de Egimios. Por medio de estas genealogías artificiales, los jefes dorios trataron de probar, costara lo que costase, su origen aqueo. Incluso muchos siglos después, cuando las migraciones dorias eran ya cosa de un lejano pasado, el rey de Esparta, Cleómenes I, declara con orgullo a una sacerdotisa de Atenas: «no soy dorio, sino aqueo». Por supuesto, es muy posible que los dorios admitieran en su seno algunas gens aqueas. Incluso el nombre de las tribus de los pánfilos es interpretado por ciertos investigadores como «gentes de todas las tribus», pero es sugestivo que precisamente los basileus tendieran a remontar su origen no hacia los conquistadores, sino hacia las tribus vencidas. En esto puede ser que se hiciera sentir el recuerdo de la más elevada cultura aquea del tiempo micénico. El mito de los heráclidas que pretendían la herencia de sus ascendientes Heracles y Perseo parecía muy convincente a la mayoría de los autores griegos como explicación de la invasión del Peloponeso por los dorios. Solamente Tucídides tendió a descubrir las causas más profundas y reales de este acontecimiento. Antes de la guerra de Troya y también largo tiempo después de su destrucción, escribe, en la Hélade no hubo sedentariedad. «Por lo visto, el país que hoy se denomina Hélade está poblado desde no hace mucho tiempo. Antiguamente tuvieron lugar en él migraciones y cada pueblo dejaba fácilmente su tierra, siendo desplazado por otros pueblos, cada vez en mayor número». Tucídides explica claramente estos choques entre las tribus, por causas puramente económicas: «la tendencia al lucro condujo a que los débiles llegaran a ser esclavos de los más fuertes, así como las ciudades más poderosas, apoyándose en su riqueza,

- 72 de 321 -

V. V. Struve

subyugaban a las más pequeñas». Sin embargo, Tucídides hace notar otras veces cómo regiones más desarrolladas en el sentido económico fueron sometidas a los ataques de sus vecinos más retrasados. «Si gracias a la feracidad del suelo —escribe— el poder de algunas tribus estaba creciendo, entonces se engendraron desacuerdos internos que las llevaron a la perdición y, al mismo tiempo, provocaban atentados por parte de las tribus exteriores.» De esta manera, Tucídides subraya la desigualdad del desarrollo económico-social de las diferentes partes de Grecia y llama la atención acerca de cómo la lucha social (que él denomina discordias internas) facilitaba en las entrañas de la sociedad más desarrollada la invasión de las tribus más atrasadas.

3.

La cuestión de las primeras poblaciones dorias

La cuestión de la patria original de las primeras tribus dorias es muy complicada y confusa. Los autores antiguos dan nombres diferentes de comarcas montañosas de la parte septentrional de Grecia como lugar de su más antigua residencia. Al mismo tiempo, se señala la ausencia en los dorios de una sedentariedad estable. Así, de acuerdo con Herodoto, ellos ocuparon en tiempos inmemoriales, «en la época del rey Deucalión», mítico contemporáneo del diluvio universal, la Ftiótida, en el sur de Tesalia; después se trasladaron hacia el norte, a la Hestiótida, al pie del Osa y del Olimpo, de donde fueron desplazados por los cadmeos, y se asentaron en el Pindo. Estas noticias son en parte confirmadas por otros autores. Píndalo, que utilizara fuentes anteriores (por ejemplo, los poemas de Hesíodo), también busca la patria de los dorios en la región de la cordillera del Pindo. Diodoro de Sicilia, mucho más detalladamente que Herodoto, dilucida la permanencia de los dorios en la Ftiótida recurriendo a toda clase de tradiciones. Sin embargo, todos esos sitios no fueron los emplazamientos primitivos de las tribus que nos interesan y es sintomático que la geografía homérica, en particular la interesante descripción de los participantes en la guerra de Troya, en la segunda canción de la Ilíada, ignora por completo todo el ciclo legendario en que se apoyan los autores precitados, aunque el mismo nombre de dorios era ya conocido para los creadores de la época homérica. Por extraño que parezca, las antiguas menciones sobre los dorios se vinculan con la isla de Creta. En la Odisea leemos: «En medio del inquieto mar existe una tierra hermosa y fértil, Creta, rodeada por todas partes de agua, isla abundante en hombres y ciudades, de las que cuenta hasta noventa. En ellas se hablan y escuchan diversidad de lenguas, pues moran allí los aqueos; los magnánimos cretenses, sus naturales; los cidonios, los dorios de cabellos crespos, divididos en tres tribus, y los divinos pelasgos. Entre las ciudades se halla Cnosos...» De este modo, según la Odisea, resulta que ya en la remota antigüedad, cuando en los principales centros de la isla, como Cnosos, estaban todavía establecidos los antecesores de los griegos, los pelasgos, penetraron los dorios, desplazando más tarde a los antiguos habitantes o asimilándose a ellos. Algunos investigadores suponen que los primeros pobladores dorios ocuparon la parte oriental de Creta. Tal se desprende de los datos arqueológicos (hallazgos de espadas del tipo septentrional en esta parte de la isla) y de la nomenclatura geográfica. Las ciudades de Hierapitna y Día en la región señalada corresponden con Di y Pinda, en el sur de la Macedonia meridional. En la vecindad de la Ftiótida debe buscarse el lugar de origen de los dorios. Partidarios de esa hipótesis (Veid, Dyer y otros) señalan que ello se explica muy bien por la ausencia de menciones de los dorios en el segundo canto de la Ilíada. La presencia de tribus que vivían al norte del Olimpo y en el oeste de Tracia no era tomada en cuenta, ya que las mismas no se habían aliado ni con los aqueos ni con los troyanos.

4.

Dirección y etapas básicas de las migraciones dorias

La vanguardia de los emigrantes dorios se desplazó hacia el sur, al parecer por vía marítima. El mar Egeo, sembrado de islas, no presentaba mayores obstáculos para sus migraciones, ni aun
- 73 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

tomando en cuenta el primitivismo de las embarcaciones de aquel entonces. Quizá no sea casual que las primeras noticias sobre los dorios en los poemas homéricos aparezcan ligadas precisamente con las islas de Creta y de Rodas. En el segundo canto de la Ilíada, si bien los dorios no son mencionados directamente, hay un interesante relato acerca de su jefe Tlepólemo, hijo de Heracles, que mató a su tío y, temiendo la venganza de los parientes, abandonó la patria con un gran ejército para peregrinar por los mares: «Por fin pudo llegar a Rodas el peregrino que tantas penalidades ha sufrido, y allí se estableció con los suyos, formando tres tribus, y se hicieron querer por Zeus, que reina sobre los dioses y los hombres». La característica división doria en tres tribus que existían en Rodas y la pertenencia del jefe al clan de los heráclidas confirman este testimonio épico, tanto más cuanto que en tiempos posteriores la población de esta isla fue doria. De este modo se pueden trazar, claro está que como suposición, las primeras etapas de la migración doria: desde el sur de Macedonia, una de las corrientes se trasladó por mar a las islas de Creta y Rodas y la otra por vía terrestre a Tesalia y Epiro. Habiendo atravesado el desfiladero de las Termópilas, ocuparon la Driópida, cuyo nombre cambiaron por el de Dórida. Beloch, sometiendo a dura crítica la tradición antigua, afirma que existe una consonancia casual que hace mucho tiempo condujo a la creación de la leyenda sobre el origen septentrional de los dorios del Peloponeso. Señala particularmente la insignificancia de territorio y la pobreza de la Dórida, considerando que allí no podía haber alojamiento y sostén para tribus numerosas. Sin embargo, contra semejante argumentación del investigador alemán fueron formuladas objeciones de mucho peso por el historiador soviético Schmidt. En primer lugar llamó la atención acerca del hecho de que las fronteras de la Dórida no siempre fueron tales como en la época clásica. En la antigüedad esta región podía haber sido mucho más amplia. Por otra parte, la cantidad de los dorios en el siglo XII no es posible imaginarla como particularmente numerosa. La Dórida continuó siendo dórica en los tiempos posteriores, y los espartanos, considerándola su metrópoli, tomaron por deber prestarle ayuda militar en caso de guerra con sus vecinos. Cabe pensar que es dudoso que la permanencia de las tribus dorias en la Dórida haya sido prolongada. Dicha región era para la mayoría de los inmigrantes tan sólo un sitio de tránsito en la ruta hacia el Peloponeso y únicamente una minoría se establecía allí sólidamente. Al parecer, de la Dórida los dorios se dirigieron al Peloponeso. De acuerdo con la tradición arcadia, trataron primero de abrirse camino en la península por tierra, a través del istmo, pero la tentativa fracasó. Muchos siglos después, en la época de la guerra greco-persa, los tegeotas narraban con orgullo la hazaña de su jefe, Equemo, que mató en duelo a Hilos, héroe epónimo de una de las tribus dorias. Según la leyenda, después del primer fracaso, los conquistadores eligieron la vía marítima, medio por el cual obtuvieron esta vez pleno éxito. Con ayuda de los locrios, que traicionaron a los aqueos, navegaron a través del golfo de Corinto, desde Naupacta hasta el promontorio del Riy y penetraron en el interior de la península. Pasaron sin detenerse por Acaya y Arcadia, y ocuparon las regiones más densamente pobladas del Peloponeso: Argólida, Laconia, Mesenia y el istmo. La conquista siguió gradualmente. La invasión terrestre fue reforzada por embarcaciones que navegaban por el Egeo. La invasión en el istmo de Corinto comenzó con el desembarco en Soligeios, en la orilla del golfo Sarónico. En la conquista de Argos, el punto de apoyo de los dorios fue el punto costero denominado Temenión. Megara fue conquistada en una época considerablemente posterior en relación con Corinto, y la colonizaron inmigrantes dorios (dorización). La Argólida fue asimilada por los dorios también gradualmente. La población local conservó los derechos civiles y formó tribus complementarias que se unieron a las tres tribus dorias. Por vía pacífica fueron asimiladas Flionte, Trecene y Sición; los habitantes de esas ciudades compartieron sus tierras con los forasteros y ulteriormente se fundieron con ellos. En otros casos, los aqueos emigraron de su patria, como, por ejemplo, sucedió en Epidauro. Sea como fuere, después de la conquista de Argos, los dorios no encontraron significativa resistencia en la parte nororiental del Peloponeso. Mucho más lentamente, y con muchos obstáculos, se produjo la asimilación de la Laconia.

- 74 de 321 -

V. V. Struve

En la parte occidental del Peloponeso, los dorios poblaron la Mesenia, en un proceso acerca de cuyos acontecimientos tenemos pocas noticias, ya que la tradición mesenia está muy desfigurada por las posteriores, que se refieren al tiempo de la guerra con Esparta y al período que siguió al establecimiento de la independencia de Mesenia (370 a. C.). En dicha tradición se menciona la formación en territorio mesenio de una ciudad doria, Esteníclaros, que jugó el mismo papel que Esparta en la Laconia. Es posible que la consolidación de los dorios en Mesenia se produjera sólo después de su conquista por los espartanos (XI a. C.). Más allá de las fronteras del Peloponeso, los dorios poblaron una serie de islas (Creta, Egina, Tera, Rodas y otras) y al suroeste las costas del Asia Menor (ciudades de Cnido, Halicarnaso y otras). En Creta y Rodas se instalaron desde muy temprano, pero su predominio en esas islas se consolidó solamente después de la colonización del Peloponeso. Las migraciones dorias determinaron, y en lo fundamental y por un largo tiempo, la ubicación de las tribus griegas. Los aqueos se conservaron como grupo étnico aislado tan sólo en la Arcadia, región montañosa que no tiene salida al mar y por lo mismo el más aislado en la Grecia meridional. Allí se continuó utilizando el dialecto aqueo. La masa fundamental de la población local del Peloponeso fue asimilada completamente por los dorios. Una parte de los aqueos emigra hacia el Ática, las islas de Creta y Chipre, pero solamente en esta última conservaron su dialecto. Durante la invasión doria se separó definitivamente de las tribus el grupo jonio, que más tarde desempeñaría papel tan importante en la historia de Grecia. Su más antigua residencia es fijada por la tradición en el Ática y en la Acaya. De esta última fueron desplazados por los aqueos, los cuales, a su vez, lo fueron por los dorios. La afluencia de las tribus del Peloponeso aceleró la posesión, por los jonios, de la parte sur del Ática, donde al principio habían existido en gran número los pelasgos. Más adelante, los jonios poblaron casi todas las islas del mar Egeo y parte de las costas del Asia Menor. El cuarto gran grupo de las tribus griegas, los eolios, todavía antes de la emigración de los dorios ocuparon Tesalia y Beocia, y más tarde colonizaron Lesbos y la Eólida. La agrupación de las tribus en el territorio noroeste no cambió esencialmente. Sólo de los lugares cercanos al mar, donde se fundaron las colonias dorias (corintias), fueron desplazados los habitantes locales.

5.

Los griegos y los pueblos del Asia Menor

Aún antes de la migración masiva descrita, las tribus aqueas consiguieron radicarse en el Asia Menor, donde al parecer ya entonces fundaron Mileto, que más tarde se convirtió en jónica. En el siglo XIV a. C. los aqueos son mencionados en sus documentos por los hititas como vecinos occidentales de su reino. En los comienzos del siglo XIII, el rey hitita Dudjali condujo una guerra victoriosa contra el aqueo Atarisias. Los mitos griegos, a su vez, también se refieren a las regiones pobladas por los griegos, a frecuentes migraciones desde Grecia al Asia Menor en una remota antigüedad. Así, el mítico héroe Belerofonce, que emigró de Corinto al Asia Menor, donde gobernó junto con el rey Iobates de Licia, permaneciendo allí hasta el fin de su vida, no obstante lo cual su nieto Glauco recuerda su origen aqueo. El héroe arcadio Télefo también emigró al Asia Menor y se estableció como rey de Misia. Su hijo Eurípilo es mencionado en la Odisea en calidad de rey ceteo, seguramente de los hititas. (Reiteramos que es probable que el nombre de Télefo, de acuerdo con la opinión de algunos investigadores, corresponda al nombre hitita Telefina.) Después de la desintegración de los hititas, las potencias griegas mantuvieron estrechos vínculos con Frigia y Lidia. Según parece, el acervo mitológico griego incluía temas de la epopeya de las tribus del Asia Menor. Existen elementos que permiten suponer que las tribus griegas, conjuntamente con las del Asia Menor, realizaron campañas en Palestina y Egipto. Es sabido, por ejemplo, que alrededor del 1250 a. C., en Egipto irrumpieron los aqueos y los etruscos (cuya patria era la Lidia, según la afirmación de Herodoto), así como los antepasados de los lidios y otros.

- 75 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Los ataques contra Egipto de los pueblos del Norte, marítimos, se repiten a comienzos del siglo XII a. C., en tiempos de Ramsés IV. Esta vez, junto a los aqueos encontramos a los pelasgos y carios. Así también estas tribus pangriegas de la cuenca del Egeo, bajo la presión de los dorios, se precipitaron sobre Egipto y Palestina. Una parte se asentó en la costa palestina, pero en el valle del Nilo no lograron éxito. Las inscripciones de Meneftah y Ramsés IV hablan de su completa derrota, de lo cual tenemos referencias indirectas por uno de los relatos de la Odisea, que habla de una desafortunada invasión de cretenses a Egipto y con toda franqueza describe el carácter rapaz de esa expedición: «De pronto se encendió en los cretenses el salvaje desenfreno y, enloquecidos, robaron los campos feraces de los habitantes pacíficos de Egipto; se abalanzaron a raptar a las mujeres y niños de corta edad, y a matar bestialmente a los varones. La alarma llegó hasta los habitantes de la ciudad. Por la mañana temprano, un fuerte ejército...», a cuyo frente estaba el faraón, derrotó a los cretenses. De esta forma, los documentos orientales están completamente de acuerdo con la tradición griega acerca de las migraciones masivas en la mitad oriental del Mediterráneo durante los siglos XIII y XII a. C. La guerra de Troya y la migración doria, la colonización del Asia Menor y la derrota de los «pueblos marítimos» en Egipto y Palestina fueron etapas separadas de estas migraciones masivas. La historia de Grecia en el período analizado no puede ser desprendida de la del Asia Menor. A la mitología griega se transmitieron muchos temas hititas, lidios y frigios. En el arte griego se advierten no pocos elementos orientales. En particular, la representación de la Esfinge en forma de león alado con rostro de mujer, que se remonta a un prototipo diferente del egipcio. El famoso gorro frigio era un típico tocado hitita. De esta manera, la influencia de la cultura oriental (del Asia Menor, Fenicia y Egipto) dejó ciertas huellas en el desarrollo posterior de la cultura griega. El momento culminante de las migraciones que describimos más arriba lo constituyeron las migraciones a Italia de los etruscos, los cuales, como fehacientemente lo prueba el investigador búlgaro B. Georgiev, descendían de los troyanos.

- 76 de 321 -

V. V. Struve

CAPÍTULO IV

LA GRECIA HOMÉRICA
Con el período al que corresponden las grandes migraciones de las tribus griegas se halla vinculada también la aparición de notables epopeyas creadas por los antiguos griegos: la Ilíada y la Odisea. Los propios griegos, como es sabido, atribuían la aparición de estas dos obras poéticas a la creación de un anciano rapsoda ciego, Homero. La certidumbre en cuanto a la existencia histórica de Homero estaba entre ellos tan arraigada, que varias ciudades griegas, ya en épocas relativamente bien conocidas por nosotros, se disputaban el honor de haber sido su lugar natal. En la ciencia actual, lo concerniente al origen de ambos poemas y a sus particularidades temáticas, históricas y de elaboración, ha engendrado una enorme bibliografía, calculada en millares de volúmenes y otros textos de investigación e información. Pese a su variedad y a su carácter polifacético, todas las opiniones exteriorizadas acerca de la llamada «cuestión homérica» convergen en que ambos poemas fueron componiéndose gradualmente y a lo largo de un lapso bastante prolongado. Probablemente, algunos cantos griegos anidaban aisladamente entre la población de la Grecia europea, incluso durante el período micénico. Aun así, los poemas épicos compuestos sobre la base de tales cantos, a juzgar por su lenguaje —básicamente jonio, pero con el aditamento de algunas formas eólicas y aqueas—, estaban vinculados por su procedencia con el litoral occidental del Asia Menor. Ambos poemas, compuestos a lo largo de un extenso período, se transmitieron oralmente de generación en generación, y una vez adoptado el alfabeto fueron recopilados por escrito. Como resultado de ello, el contenido de ambos poemas refleja diversas épocas históricas. Episodios separados, de carácter semilegendario, que se exponen en los mismos, estamparon las relaciones y el género de vida característicos de la época micénica, mientras en la mayor parte de otros episodios encontró su reflejo el denominado período homérico, al que por lo general se lo ubica aproximadamente entre los siglos XII y IX a. C. Finalmente, en los poemas halló también cierto reflejo un período bastante posterior, el de los siglos VIII al VI a. C., que precediera inmediatamente e incluso coincidiera con la época de las primeras anotaciones escritas de los mismos. Los descubrimientos arqueológicos han venido a esclarecer el contenido de los poemas. Los hombres de ciencia que se ocupan de esta cuestión han prestado atención, desde hace mucho ya, al hecho de que los monumentos de la época micénica se encuentran infaliblemente en los lugares mencionados en la epopeya, no hallándoselos jamás, en cambio, en los lugares desconocidos para la misma. En otros casos, objetos que figuran en los poemas, tales como, por ejemplo, la copa de Néstor mencionada en la Ilíada o el yelmo con colmillos de jabalí, son confirmados directamente por los hallazgos en las excavaciones de los monumentos de la época micénica. Ciertamente, no todas las descripciones homéricas, ni mucho menos, se ven confirmadas arqueológicamente, y algunos de esos objetos pertenecen manifiestamente a una época considerablemente posterior, a los siglos VIII al VI a. C., como, por ejemplo, las hebillas, la descripción de los peinados y tocas femeninas, etc., mencionadas en la Ilíada y en la Odisea. A este respecto, Lorimer, autor de una obra publicada en Londres en 1950, dedicada especialmente a la confrontación del epos homérico con el material arqueológico, previene, no sin fundamento, contra el excesivo entusiasmo puesto en la búsqueda de rasgos de la edad del bronce en la epopeya, considerando que de tales rasgos había mucho menos de lo que antes habíase supuesto. Se puede abrigar la seguridad absoluta de que el desciframiento de la escritura micénica aportará una mayor claridad al conocimiento no sólo de la época micénica, sino también al llamado período homérico. Sin embargo, en tanto el estudio de la «escritura lineal B» siga aún muy distante de la perfección y no todas las dificultades en el camino de su total desciframiento

- 77 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

se hallen superadas, hay que observar al respecto mucho cuidado. Gran parte de las muchas deducciones planteadas se presenta por el momento como algo prematura. Aun cuando toda una serie de denominaciones toponímicas y nombres de dioses que aparecen en la epopeya ha coincidido con las inscripciones, las descripciones homéricas de las economías de Alcinoo y de Ulises, en las que muchos ven reminiscencias típicas de la época micénica, apenas si pueden ser reconocidas como plenamente coincidentes con la economía del castillo de Pilos reflejada en sus inscripciones. Por ejemplo: si en el primer caso nos encontramos con un aprovechamiento muy limitado aún del trabajo de los esclavos, cuyo número no supera todavía los 50, o quizá los 100, en el segundo caso, en cambio, tenemos ante nosotros un sistema económico completo y desarrollado, vinculado con la explotación del trabajo de muchos centenares de esclavos, dependientes y artesanos. Y quizá no sea casual que el término doulos —esclavo— que, al parecer, corresponde al término que le es cercano fonéticamente, doe-ro, de las inscripciones de Pilos, casi desaparezca del lenguaje del período homérico, para renacer posteriormente y recibir nueva difusión en la época de las relaciones esclavistas desarrolladas en la época clásica. La falta de coincidencia del epos homérico con las inscripciones, aun en aquellos casos en que contamos con bases para suponer que hay reminiscencias de la época micénica en los poemas, apenas si puede ser reconocida como casual. No debe perderse de vista que el contenido básico de los poemas, según el punto de vista sólidamente establecido en la ciencia y hasta el momento incólume, se había creado ya en la edad del hierro y que, en lo fundamental, refleja la situación de los siglos XI a IX a. C. En ese entonces, los palacios y castillos micénicos se hallaban en ruinas desde hacía ya largo tiempo, y muchas de las particularidades económico-sociales de la época precedente habían sido barridas por completo por la invasión doria; en la memoria del pueblo se habían conservado de las mismas apenas unas vagas reminiscencias. Por ello, aun cuando ambos poemas están concebidos y mantenidos conscientemente como un relato de tiempos muy remotos, y el poeta invoca a las musas, «hijas del gran crónida», para que le ayuden a revivir en su memoria el pasado lejano, nosotros estamos en el derecho de suponer que no siempre lo lograba y que, intencionadamente o no, interpretaba frecuentemente esos lejanos recuerdos dentro de los conceptos y de las categorías de sus contemporáneos. Se ha podido advertir así, hace mucho ya, que al mencionar en su orden (cuando en el relato se habla de los metales) el bronce, y no el hierro, el poeta no se atiene rigurosamente a la consecutividad histórica en sus imágenes y aforismos; encontramos en sus páginas, por ejemplo, la expresión «alma férrea», o el aforismo «el hierro sólo llama a sí a los varones» (en el sentido de que los empuja a que tomen armas), esto es, expresiones que atestiguan incondicionalmente que en el siglo en que se formó definitivamente el contenido de estos poemas el hierro había penetrado con solidez en la vida del pueblo. Dadas todas estas condiciones, el epos homérico representa una importantísima fuente para el conocimiento de la vida histórica griega no tanto del período micénico como del postmicénico, con el predominio, característico para él, de rasgos del régimen del clan familiar, de la gens.

1. Vida económica y régimen social de la sociedad homérica El desmembramiento de Grecia
En la Ilíada y la Odisea, si se toma en cuenta no las reminiscencias micénicas, claro está, sino su contenido fundamental, Grecia aparece más desmembrada y aislada que en épocas posteriores. Toda pequeña comunidad, formada por grupos consanguíneos, vive su propia vida, aislada; cada una tiene sus órganos de gobierno y administración, su gobernante (basileus), un consejo de ancianos, una asamblea popular; cada una posee su territorio compuesto de campos de labranza, praderas y viñedos, su polis, no con la acepción de ciudad-Estado, que tuvo más adelante este término, sino sólo como villorrio, al parecer ni siquiera siempre amurallada. Sólo

- 78 de 321 -

V. V. Struve

de tanto en tanto las comunidades autónomas aúnan sus fuerzas para acometer empresas bélicas conjuntas: tal es el caso que sirvió de base al relato de la Ilíada. Mas también bajo los muros de Troya, los jefes de los destacamentos que integran la milicia unificada continúan guardando celosamente su independencia y autonomía. El poder de Agamenón, quien había recibido el mando sobre todo el ejército aqueo, no se distingue ni por su plenipotencia ni por una especial autoridad. Todas las cuestiones de importancia vinculadas con la conducción de la guerra son resueltas no por él personalmente, sino en reunión de «los rizados hijos aqueos», y esto solamente después de haber consultado con los «nobles ancianos, poseedores de cetros», basileus como el mismo Agamenón. Es característico que, en una de esas reuniones, Aquiles considere posible dirigirse a Agamenón, en presencia de los guerreros, de la siguiente manera: «¡Oh, saco de vino, con mirada de perro, pero con alma de cervatillo!» «Oh, rey sin honor, devorador de tu pueblo!» El aislamiento de cada destacamento guerrero repercute en la organización general de la unificada milicia aquea. El botín de guerra se reparte de inmediato entre los jefes de destacamentos, o cae directamente en manos del que los ha arrebatado al enemigo. Entre los guerreros comunes se conservan las subdivisiones tribales. Néstor, que para Homero representa el ejemplo de la sabiduría, le dice a Agamenón: «... separa a los hombres por tribus y por fratrías, para que las fratrías ayuden a las fratrías y las tribus a las tribus ...». De esta manera, incluso en un conflicto bélico común, perdura la autonomía propia de las comunidades en tiempo de paz, y las distintas partes de la milicia aquea no se fusionan para formar una verdadera unidad. Inclusive cuando en la vida social y económica de las comunidades del período homérico comienzan a apuntarse los primeros pasos que llevarían a la formación de uniones territorial y políticamente más amplias, en dichas uniones «gens, fratrías y tribus siguen conservando por completo su independencia». Así, las fratrías (hermandades), como unión de varias fratrías —ordenamiento del que restan supervivencias en muchas polis griegas de tiempos posteriores—, constituyen todavía durante la era de Hornero la subdivisión social fundamental.

El papel de la organización en forma de «gens»
El carácter gentilicio de la sociedad homérica se manifiesta en todos los ámbitos de la vida. Así, por ejemplo, un hombre que, por una u otra causa, había perdido los vínculos con su gens y se veía en la necesidad de buscar refugio en una región extraña, era tratado como un métanastes, una refugiado errante y sin familia, despreciado por todos. Ofendido por Agamenón, Aquiles le dice: «Se enciende en cólera mi corazón cuando me acuerdo de la manera infame con que me ha tratado ante el pueblo aqueo el rey Agamenón, como si yo fuera un miserable refugiado, un vil advenedizo!» Por otra parte, la aparición misma de tales refugiados emigrantes, excluidos de la gens, testimonian el comienzo de las diferencias sociales, la aparición al lado de las relaciones gentilicias, de relaciones sociales nuevas. Era la fratría la que asumía la defensa de sus integrantes frente al «mundo exterior». La Grecia homérica no conoce órgano alguno capaz de llenar dicha función dentro de un ámbito cuya amplitud sobrepasa los límites de la organización de gens. Y por ello, el métanastes que acabamos de citar (así se llamaba en los poemas a los hombres que habían roto con su gens y con su fratría), resultaba privado de defensa social y cualquiera podía atentar impunemente contra su vida, su honor y sus bienes. Mas también la vida del hombre que había conservado sus vínculos con su gens era defendida en primer lugar no por los órganos sociales, sino por sus parientes más cercanos, que tomaban venganza del asesino de acuerdo con el principio de «sangre por sangre». En el último canto de la Odisea, los parientes de los pretendientes de Penélope muertos por Ulises, «tan pronto como tuvieron sus pechos revestidos por fuertes corazas de brillante cobre», se reunieron fuera de la ciudad, con el propósito de dar cuenta del asesino mediante la unificación de sus fuerzas. Uno de ellos, Eupites, se había dirigido a los habitantes de Itaca, conmovidos por el acontecimiento, y les había dicho llamándolos a tomar venganza en Ulises: «Hermanos, os suplico, salid conmigo en su busca, antes que fugue de Itaca a Pilos, o se salve en la divina Elida, la tierra donde reinan los epeos: salid conmigo contra el

- 79 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

asesino y castiguémosle, pues, si no, nos cubrirá el oprobio y la vergüenza que caerá sobre nuestra memoria no podrá borrarse jamás». De este modo, la iniciativa de la venganza pertenecía a los parientes consanguíneos directos, y sólo después, a requerimiento de estos últimos, intervenían los otros congéneres del asesinado. Era natural que el asesino, temiendo la venganza por parte de los miembros de la gens o de la fratría, optara por abandonar su patria: «... el que mata a un hombre cualquiera, aunque su víctima no deje a muchos para vengarle, huye de su patria abandonando a sus deudos...» Además de la venganza por sangre, Homero menciona el rescate pagado por el asesino como medio de compensar a los parientes de la víctima: «Hasta por la muerte de un hermano, incluso por la de un hijo, se acepta del asesino una compensación; de esta manera, uno permanece en su aldea, una vez satisfecho el pago, y el otro apacigua su alma y su soberbio corazón con la indemnización recibida.» Una disputa en torno del rescate es descrita en una de las escenas grabadas en el escudo de Aquiles. Las menciones, tanto del rescate como de la venganza familiar, permiten suponer la coexistencia de ambas instituciones, lo cual pone al descubierto uno de los rasgos típicos del período homérico: su carácter de período de transición. Desde luego, en muchos casos las descripciones de relaciones sociales muy primitivas, junto a otras más complejas y desarrolladas, deben considerarse como consecuencia de la estratificación de ambos poemas, debida, como ya señalamos, a su prolongada formación; mas en otros casos estamos indudablemente frente a los reflejos de la realidad histórica de las épocas que se describen.

Diferenciación económico-social. Aparición de la aristocracia
Aunque en la época homérica los lazos de parentesco de la gens constituían los cimientos de la estructura social, y en la vida de la sociedad continuaban en vigor y uso muchas antiguas instituciones, el período homérico en su integridad constituía ya, sin lugar a dudas, una época de intensa descomposición de las primitivas relaciones comunales. Al comparar la gens iroquesa con la griega, Engels anota que entre ambas «... se extiende cerca de dos períodos de desarrollo que los griegos de la época heroica llevan de delantera respecto a los iroqueses». La igualdad social y la libertad de los miembros de la primitiva sociedad gentilicia se habían transformado considerablemente. Se había destacado y separado la aristocracia gentilicia, poseedora «de honroso lugar y cebadas ovejas y ánforas llenas de vino dulce y selecto...». Engels define ese proceso de la siguiente manera: «La cifra de la población aumentó con la extensión de la ganadería, de la agricultura y hasta de los oficios manuales; al mismo tiempo crecieron las diferencias sociales, y con éstas el elemento aristocrático en el seno de la antigua democracia primitiva.» El poema trata de subrayar a cada paso la diferencia entre la nobleza gentilicia y el resto de la población. En las batallas que describe, los guerreros nobles, en carros tirados «por corceles de espesas crines», o bien a pie, combaten contra los enemigos al frente de sus hombres. Tienen el cuerpo protegido por coraza de cobre «adornada con oro», la cabeza con un yelmo con crin de caballo y blancos colmillos de jabalí. Las vainas de sus espadas son de plata pura. Y también en tiempo de paz un hombre noble difiere notablemente de los demás por su modo de vivir: lleva túnica de un tejido tan fino como la seca envoltura de la cebolla y sobre la misma una capa de alto costo hecha de lana púrpura, con una hebilla de oro exquisitamente trabajado. El poeta no escatima colores al describir las mansiones de los nobles: «Paredes de bronce la rodeaban, coronadas por una brillante cornisa de acero azulado. Cerraban la entrada al soberbio palacio puertas de oro cuyas jambas, que arrancaban del broncíneo umbral, eran de plata, como de plata también era el dintel que en ellas se apoyaba, y de oro macizo una aldaba. A ambos lados, perros, áureo uno, argénteo el otro, fabricados sabiamente por Hefaistos... Detrás de la casa se hallaba el jardín «rodeado de tupido seto», y en él «crecían magníficos árboles frutales: perales, granados, manzanos de espléndidas formas, dulces higueras y verdes olivos...». Le seguían el viñedo y la huerta, en la cual «hortalizas y verduras de todas clases se cosechaban en abundancia todo el año» (ibíd., 128). Desde luego, la época homérica no conocía mansiones tan

- 80 de 321 -

V. V. Struve

lujosas. En el caso dado, al igual que en la descripción de las armas, con el deseo de subrayar el lujo, fabuloso desde el punto de vista de sus contemporáneos, que caracterizaba la vida de sus héroes, el poeta había aprovechado, al parecer, los ejemplos de la época pretérita conservados en la memoria popular. Es lógico que el rapsoda subraye las diferentes situaciones sociales de los personajes y las peculiares relaciones entre ellos. Acerca de Ulises, por ejemplo, se narra en la Ilíada: «Cuando encontraba a un hombre del pueblo gritando, golpeábale con el cetro y le increpaba con palabras severas: —¡Detente, desdichado, y no alborotes, escucha a los que te aventajan en valor; tú, débil y cobarde, jamás tuviste importancia en el combate, ni en el Consejo!» (Ilíada, II, 198 y sig.). Pero, al encontrarse con nobles guerreros, Ulises se acerca a cada uno de ellos y les dice: «—Ilustre varón: ¿eres acaso presa del temor cual un cobarde? Detente, tranquilízate y tranquiliza a los otros». Podríamos traer a colación muchas otras citas análogas, dispersas en el texto de ambos poemas, y que dan testimonio de la tendencia, propia del epos homérico, a idealizar la aristocracia de abolengo y promoverla al primer plano a todo lo largo del relato. Tal tendencia tiene su explicación en la vida económica de ese período.

La ganadería y la agricultura
La economía de la sociedad homérica se basaba fundamentalmente en la agricultura y en la ganadería. En los poemas se encuentran frecuentes menciones de «gruesas» ovejas y cabras, de bueyes «de altos cuernos», de cerdas «brillosas de grasa», de potros y «gruesas yegüitas jóvenes orgullosas de sus potrillos juguetones». Son mencionados también los asnos y mulas que se usaban para tirar de los arados. Del importante papel de la ganadería en la economía de esta época da testimonio también el hecho de que el ganado era utilizado como medida de valor, sustituyendo el aún inexistente dinero. Así, una enorme caldera de cobre, junto con su trébode, valía doce bueyes; una «doncella prisionera» era apreciada en cuatro bueyes, una armadura de oro se valuaba en cien terneros y una de bronce en nueve. No menor era la importancia de la agricultura. Como cultivos gramíneos básicos aparecen el trigo, la cebada y el mijo. Los trabajos de labranza en el campo se llevaban a cabo mediante la ayuda de bueyes y mulos. El arado, como siguió siéndolo en tiempos muy posteriores, era de madera, sumamente primitivo; levantaba apenas una delgada capa del suelo, en virtud de lo cual debía efectuarse una labranza triple. Se practicaba el abono con estiércol. La cosecha, en la escena estampada en el escudo de Aquiles, es descrita en la Ilíada de la siguiente manera: «Un campo de altas espigas iban cortando los segadores, relucientes en sus manos las afiladas hoces; a lo largo del surco quedaban los manojos, y con ellos iban formando gavillas tres hombres, que los recibían de manos de niños que se los alcanzaban sin cesar...» La trilla se hacía en una era, usando bueyes para esta tarea. Luego se aventaba el grano y se molía en molinillos manuales. Además del cultivo de cereales, estaban desarrolladas la vitivinicultura, la horticultura y la fruticultura. De la existencia de varias clases de uva hablan las denominaciones «blanco» y «tinto», aplicadas a la caracterización de diferentes vinos. Estos se conservaban en enormes toneles de barro y transportaba en botas o ánforas. En los jardines se cultivaba manzanos, perales, granados, higueras y olivos. La población estaba también familiarizada con la caza y la pesca. El conocimiento y la utilización, en cierta medida, por parte de la sociedad homérica, del hierro facultaba el posterior desarrollo de las fuerzas productivas. Como ya señalamos, el poeta era fiel a la modalidad de «arcaizar» la realidad que estaba describiendo y, al parecer, evitaba muy conscientemente mencionar ese metal, prefiriendo nombrar en su lugar el bronce. Así y todo, en el texto de la Ilíada se encuentran hasta veintitrés y en el de la Odisea veinticinco menciones del hierro, y, como hemos mencionado antes, en forma de imágenes («alma férrea», «paciencia de hierro», «cielo férreo».) La presencia permanente de tales imágenes testimonia,
- 81 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

indudablemente, una difusión ya bastante amplia de ese metal. Esto se ha visto confirmado en la actualidad por las investigaciones arqueológicas que permitieron hallar armas y varios instrumentos de trabajo de hierro en las sepulturas del período que estamos considerando. El más antiguo de los hallazgos era, según todos los indicios arqueológicos, un sable de hierro del siglo XI a. C., pero en la actualidad ya se han producido muchos otros hallazgos de objetos de hierro del siglo X, y más aún del IX, todos, sin lugar a dudas, obra de la artesanía local. Así, pues, la economía del período homérico distaba mucho de mantenerse en el nivel característico del régimen del comunismo primitivo. El desarrollo de las fuerzas productivas había alcanzado un nivel que posibilitaba ya la acumulación de considerables riquezas en manos de unos pocos. Las denominaciones «noble» y «rico» aparecen en los poemas por lo general una junto a la otra. La dimensión de las riquezas es medida principalmente por las cantidades de cabezas de ganado, por las amplias despensas colmadas de toda clase de vituallas y de otros bienes, por el arreglo y mobiliario de las viviendas, por el número de sirvientes, por la calidad de las armas y de los vestidos, etc.; es interesante observar que en los poemas sólo rara vez se menciona la concentración de tierras en manos de una persona acaudalada. Así, por ejemplo, el porquero Eumeo, que habla a Ulises, tras su regreso, acerca de los ricos de Itaca, no hace referencia ninguna a los bienes raíces, limitándose a enumerar los rebaños que les pertenecen. Aunque en los poemas homéricos se menciona repetidas veces la tendencia de tierras y se presentan escenas de la vida agrícola, su carácter no resulta completamente aclarado. Por una parte, las tierras que pertenecían a los basileus homéricos eran conocidas como temenos, es decir, el mismo término con que nos encontramos en las inscripciones de Pilos, en las que, como se recordará, se da esa denominación a las tierras recibidas de manos del pueblo por el rey (wanax) y por el jefe del ejército (lawgetas). Cabe pensar que también los basileus homéricos gozaban, respecto a la propiedad de la tierra, de derechos mucho mayores que los hombres del común. Las tierras labradas por estos últimos se designaban con la palabra cleros, cuya traducción literal es «suerte»; el cleros era una parcela que, como lo señala el propio término, se otorgaba por sorteo. En el texto de la Odisea, por ejemplo, se presenta un caso de tal división de la tierra: el jefe de los feacios, Nausítoo, «repartió los campos subdividiéndolos en parcelas». En la Ilíada se mencionan casos en que diferentes personas obtienen campos de labranza y viñedos, es decir, tierras que habían sido puestas con anterioridad en cultivo. Todos estos datos nos permiten suponer la existencia de comunidades rurales en las que se llevaba a cabo sistemáticamente nuevos repartos de la tierra. Mas, por otro lado, tal tipo de comunidad comienza ya a poner de manifiesto síntomas de descomposición. Al parecer, las parcelas van tornándose desiguales, lo cual provoca altercados y riñas. En la Ilíada, por ejemplo, se lee: «... Como dos hombres altercan, con la medida en la mano, sobre las lindes de campos contiguos, y por un pequeño espacio luchan, cada uno por su derecho...». Aparecen, por una parte, hombres que se han apropiado de varias parcelas y, por otra, hombres que no tienen ninguna (acleros). Al mismo tiempo, al tornarse hereditario el poder de los reyes, los basileus reciben los terrenos que les corresponden como propiedad privada y disponen, en consecuencia, libremente de los mismos. Esto permite llegar a la conclusión de que, si bien en la sociedad homérica aún no se había afianzado en forma definitiva la institución de la propiedad privada sobre la tierra, sí se hallaban ya presentes las distintas posiciones a su respecto y la desigualdad de su distribución, y al llegar a finales de este período es posible hablar ya de la propiedad privada sobre la tierra. En este sentido interesa la descripción de la escena representada en el escudo de Aquiles, en la que la tierra labrantía comunal contrasta con el temenos. En el primer caso «... los labradores yendo y viniendo guían las yuntas de bueyes, y siempre al llegar a un extremo del campo, les sale al encuentro un hombre que les ofrece a cada uno una copa de dulce vino...». En el segundo caso, se describe la cosecha: los trabajadores siegan el cereal bajo la mirada del propio «amo» (basileus), quien está «en silencio parado entre los surcos, con el cetro en la mano y alegre el corazón». Los hombres libres que por diversas circunstancias se veían privados de sus parcelas y, en consecuencia, obligados a abandonar las mismas, son conocidos en los poemas como eritos y

- 82 de 321 -

V. V. Struve

tetes. Este último término abarca en su significado, no sólo al trabajador libre, sino, en general, a todo el que ha sido desposeído de su parcela. Las condiciones de paga por el trabajo de tales mercenarios aparecen claras en el trecho de La Odisea, en que Ulises, quien había regresado a su casa disfrazado de mendigo, dialoga con uno de los pretendientes de Penélope: «¿No te agradaría acaso, peregrino, entrar a mi servicio? Te enviaría a trabajar, con gusto, al último rincón de mis campos enderezando setos y plantando árboles. A cambio recibirías de mí alimento abundante, la vestimenta necesaria y calzado para los pies». Se ve así que en las grandes propiedades rurales era aplicado ya el trabajo asalariado. La paga por el trabajo se hacía con efectos naturales y se componía, en primer lugar, de la alimentación y de la provisión de vestido y calzado. Habiendo abandonado su patria en busca de trabajo, el asalariado se encontraba totalmente indefenso, lo cual era aprovechado con amplitud por quien lo tomaba a su servicio. En la Ilíada, en la disputa entre Poseidón y Apolo, se describe la arbitrariedad del amo que se ha apropiado del salario del trabajador, al que ha arrojado de su casa: «... A las órdenes del altanero Laomedonte, por el salario estipulado, todo un año trabajamos, y nos trataba muy duramente... ... Más, cuando las deseadas Horas trajeron el día señalado para recibir la paga convenida, Laomedonte, por la fuerza, se apropió de ella y nos despidió con amenazas e injurias. Cruel y terrible, amenazó con atarte de pies y manos para venderte como esclavo en una isla lejana y se vanagloriaba jurando cortarnos las orejas». Las condiciones efectivas de vida y trabajo del asalariado lo colocaban en una situación en la cual carecía de defensa y en la cual a veces en poco difería de la situación de un esclavo. Tal como dice el ejemplo que acabamos de citar, el amo podía aherrojarle impunemente manos y pies y, por medio de la venta como esclavo, privarlo para siempre de la libertad. En la Odisea, los esclavos y los tetes (trabajadores libres) son comparados con los hombres libres. Tal confrontación da testimonio no sólo de la situación social de los tetes, sino también de la ausencia de una estricta delimitación entre esclavos y hombres libres, como ocurrirá en períodos posteriores.

La esclavitud
La esclavitud del período homérico difiere esencialmente de la de los tiempos posteriores. A este respecto son sumamente significativos los términos que sirven para señalar a los esclavos. En los poemas, éstos se designan comúnmente con la palabra dmóes, frecuentemente con la voz oíkies (gente de la casa), y muy raramente con la palabra doulos, mientras que en la época clásica, con la esclavitud desarrollada, el término doulos adquiere mayor difusión. La denominación oíkies no es de ninguna manera casual, puesto que en el tiempo homérico los esclavos, de hecho, formaban parte de la familia de su amo y, al lado de los demás miembros de la misma, participaban en la actividad económica común. En otras palabras, la esclavitud mantenía aún un carácter patriarcal. Por lo demás, tal caracterización sería unilateral si no señalásemos los casos, mencionados en el epos homérico, en que se observan otras actitudes para con los esclavos. En la Odisea, por ejemplo, se describe detalladamente el feroz castigo infligido a las esclavas sorprendidas cuando favorecían a los pretendientes de Penélope: todas ellas fueron ahorcadas con una cuerda de navío. Un castigo no menos feroz le cupo al cabrero Melantios: «Con cobre cruel le cortaron las narices y las orejas; le amputaron pies y manos, y luego le arrancaron las partes pudendas y las arrojaron a los ávidos canes para que las devorasen». En el mismo poema hay otra referencia interesante sobre la evaluación general del trabajo de los esclavos: «Indolente es el esclavo: si con severidad el amo no lo fuerza a cumplir su mandato, por sí solo no se pondría con gusto a trabajar. En cuanto el destino cruel marca a alguien con la amarga esclavitud, Zeus destruye en él la mejor mitad de las virtudes del hombre». Esta referencia, más que con la primitiva esclavitud patriarcal, hay que relacionarla con la esclavitud de la Época Clásica, en la que la cruel explotación de la fuerza de trabajo del esclavo es dominante en el sistema económico. De esta manera, las referencias de los poemas homéricos a la situación de los esclavos descubren los rasgos característicos de las épocas de transición. En
- 83 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

su conjunto, el siglo de Homero ha de ser reconocido sólo como etapa inicial en aquel complicado proceso que habría de llevar a la antigua Grecia hasta su desarrollado sistema de explotación de la esclavitud. La fuente principal de la esclavitud en la época homérica no residió en la diferenciación interna de la sociedad, sino en la guerra y el cautiverio. En este sentido, es muy característico el término mencionado ya, dmóes, derivado del verbo damadzo, que significa someter, domar. Las tiendas de campaña de Aquiles y otros jefes aqueos bajo las murallas de Troya estaban repletas de botín de guerra y, sobre todo, de mujeres cautivas, capturadas durante la marcha de las acciones bélicas. En las guerras, la conversión en esclavos de los enemigos sobrevivientes era una regla que, al parecer, no admitía excepciones. Andrómaca, al deplorar la muerte de Héctor, exclama apesadumbrada: «... Ha perecido el que era su defensor [de la ciudad], tú, que la salvabas, y amparabas a las fieles mujeres y a sus hijos. Pronto serán conducidas al cautiverio en cóncavas naves, y yo con ellas. ¡Y tú, hijo mío, acaso vengas conmigo y hayas de sufrir en trabajos oprobiosos, en provecho de un amo cruel; o quizá un aqueo te haga girar en torno de su cabeza cogido de las manos, para arrojarte desde lo alto de una torre...». Evidentemente, el apoderarse de esclavos constituía uno de los objetivos principales de la guerra. Con el mismo fin se emprendían incursiones por mar contra los habitantes del litoral, corno, por ejemplo, en el caso de Ulises, cuando el mismo, con sus compañeros de viaje, arribó a las costas de Egipto, y «... de pronto, dejándose llevar por sus instintos de violencia y pillaje, empezaron a saquear los fértiles campos de los pacíficos egipcios, a raptar a sus mujeres e hijos y a asesinar brutalmente a los varones que se oponían a su furia». El prisionero de guerra era propiedad del vencedor, y en consecuencia podía ser regalado, cambiado o convertido en un trofeo para el vencedor de los torneos. Según los datos contenidos en los poemas, la explotación de los esclavos se realiza, en primer lugar, mediante la utilización de su fuerza de trabajo en las tareas domésticas. Por ejemplo, en la casa de Alcinoo: «Había en el espléndido palacio cincuenta esclavas: unas molían el dorado centeno en los morteros, otras hilaban y tejían, sentadas, junto a los husos...». Otras tantas esclavas trabajaban en la casa de Ulises. Una parte de las mismas estaba ocupada en la molienda del cereal, otras traían agua de los manantiales y se ocupaban en diversos quehaceres domésticos. Durante los festines, los esclavos servían a sus amos y a los convidados. Entraba en las costumbres poner a disposición del huésped varias esclavas, para el lavado y para impregnar al cuerpo con aceites perfumados y otras sustancias aromáticas. Por lo demás, tampoco las mujeres libres consideraban humillante tal trabajo. En más de una ocasión se menciona en los poemas casos en que las esclavas sirven de concubinas. Los hijos nacidos de estas uniones podían ser libres: «... Y yo nací de una extranjera que mi padre había comprado para hacerla su concubina», cuenta Ulises en un relato por él inventado, «pero mi noble padre me miraba y amaba igual que a sus demás hijos legítimos». Los esclavos eran utilizados en la agricultura y en la ganadería. En la Odisea se les menciona con mayor frecuencia como pastores y porqueros, que en tareas propiamente agrícolas, debido a que en esta última eran empleados fundamentalmente trabajadores libres. El establecimiento claro del peso específico del trabajo de los esclavos en la actividad social tropieza con insalvables dificultades. Nada definido se dice al respecto en los poemas, y cuando se cita una cantidad figura invariablemente la cifra de 50, y la misma se refiere tan sólo a los esclavos aprovechados en la propia mansión del amo. Tanto en la Ilíada como en la Odisea, los esclavos se mencionan relativamente poco. Sobre estos datos no es arriesgado pensar que en la Grecia homérica la esclavitud no había alcanzado un amplio desarrollo. Este escaso desarrollo viene confirmado por el carácter fundamentalmente natural de la economía homérica. Cada Oikos es casi íntegramente autárquico y, en consecuencia, sin necesidad sistemática de intercambios. La producción en la época homérica no estaba dirigida hacia la fabricación de mercancías, sino que estaba orientada primordialmente a satisfacer las necesidades de cada unidad económica. En el Oikos de un basileus, que utiliza el trabajo de esclavos y trabajadores libres, los productos obtenidos en el campo se utilizan, en primer lugar,

- 84 de 321 -

V. V. Struve

para satisfacer las propias necesidades del amo, de sus huéspedes, de los miembros de la familia, de sus trabajadores y de la servidumbre de su casa. Del trabajo que posteriormente sería considerado como el destino de los esclavos y de la plebe se ocupaban en la época de Homero todas las capas de la sociedad, comenzando por las más elevadas. Aquiles y Patroclo preparan ellos mismos la comida y bebida para sus huéspedes, aun cuando en otras oportunidades se ocupen de ello los esclavos y esclavas. Los jóvenes, hermanos de la princesa Nausícaa, «semejantes a los dioses inmortales», desenganchaban de su carruaje los mulos, que antes habían sido enganchados al mismo por los esclavos». «Parecida ella misma a una diosa», Nausícaa lava la ropa junto con sus esclavas, luego se baña y juega con ellas a la pelota. En las casas ricas, las que se ocupaban de hilar y tejer eran las esclavas, pero sorprendemos ocupada en esta misma labor a Penélope, esposa del rey Ulises. No es menos conocido el arte de tejer por la esposa de Héctor, Andrómaca. Dueño de una lujosa mansión, Laertes trabaja junto a sus esclavos en el jardín y en la huerta, y Ulises en persona va tras el arado. También son conocidas por este último otras clases de trabajo: él mismo construye una cama y expone su habilidad y experiencia en el armado de balsas. Participando en el trabajo en común, hombro a hombro, con los libres, el esclavo del período homérico no podía ser, según la definición de Aristóteles, un ser «sólo con las condiciones para comprender lo racional, pero no para ser él mismo un ser racional». De tal concepto no hay en el epos homérico ni el menor rastro. Por el contrario: en la persona de un esclavo, el porquero Eumeo se halla representado en el poema un sabio consejero y amigo de Ulises. Goza de la confianza ilimitada de su amo; a su cuidado están confiados los rebaños y los bienes, de los cuales dispone hasta cierto punto con independencia. Así, por ejemplo, «sin preguntar ni a la reina ni al anciano Laertes», Eumeo edifica una casa y, también sin la anuencia de sus amos, adquiere un esclavo. Y cuando se le acerca un peregrino —disfraz bajo el cual se oculta Ulises — no tiene reparos en sacrificar para su visitante el mejor cerdo de la piara de su amo y comerlo deleitosamente en su compañía. Al reconocer a Ulises, Eumeo lo besa en la frente. De la misma manera proceden los otros esclavos al encontrar al amo junto al portón de la casa.

El papel del intercambio
La producción de mercancía está escasamente desarrollada en la época homérica. Aunque en los poemas se mencionan casos aislados de intercambio, por ejemplo, de esclavos por bueyes, armas o vino, el Oikos se proveía de objetos que necesitaba primordialmente a través del botín de guerra. En tales circunstancias, el intercambio es episódico. Es significativa en este sentido la inexistencia del dinero en la sociedad homérica como medida universal de valor de cambio. Era igualmente muy débil el desarrollo del comercio exterior. Esto se ha visto confirmado por los datos obtenidos en las investigaciones arqueológicas, que hacen constar la ausencia casi total en el territorio de Grecia de objetos importados, hasta el mismo siglo VIII a. C. Y si algunos objetos provenían del exterior, los mismos eran preferentemente de lujo, destinados a la satisfacción de las necesidades de un estrecho círculo de la nobleza. En un trecho de la Odisea se describe la llegada de unos mercaderes de allende el mar: «Un día llegaron astutos visitantes del mar, unos varones fenicios, que traían en sus naves infinidad de cosas curiosas y raras». Entre esas cosas figuraban, por ejemplo, objetos tales como «un collar de oro engastado en ámbar». En la Ilíada se indican como objetos de importación «vestimentas de lujosos dibujos, trabajo de las mujeres de Sidón», «una bella ánfora de plata... obra espléndida de los hábiles sidonios», los que, «navegando por el brumoso mar, la trajeron a Lemnos para la venta desde Fenicia». Dado que Creta ya no desempeñaba en aquel tiempo el papel de vínculo comercial, la importación se efectuaba principalmente a través de los negociantes fenicios. Estos no fundaban factorías comerciales permanentes y se limitaban a descargar las mercancías en la misma costa, o bien a su venta directa a borde de las naves. Los mercaderes fenicios no se detenían durante mucho tiempo en un lugar. En el caso mencionado en la Odisea, su estado se prolongó cerca de un año, durante el cual «cargaban diligentemente su nave y comerciaban con sus productos». No eran raros los casos en que, al abandonar puerto, los mercaderes fenicios saqueaban a la
- 85 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

población local llevándose consigo, para venderlos como esclavos, a mujeres y niños. En general, el comercio de aquellos tiempos se hallaba aún estrechamente vinculado con el bandidaje y la guerra, y los mercaderes fenicios no gozaban de las simpatías de las poblaciones. He aquí una cita de la Odisea que puede servir de ejemplo: «... presentóse [en Egipto] un fenicio muy trapacero y falaz, perverso intrigante que ya había causado muchos males a otros hombres, y persuadiéndome con su ingenio, llevóme a Fenicia, donde tenía casa y bienes. Un año estuve con él, y terminado que fue, urdiendo nuevo engaño me llevó a Libia en su nave, con el pretexto de que le ayudase a conducir sus mercancías, pero en realidad venderme allí por una crecida suma». Víctima de la pérfida intención del fenicio resultó en ese caso un griego que había recibido como herencia una pequeña parcela, en virtud de lo cual había resuelto tentar fortuna en el comercio. Ocuparse en el comercio era, en general, cosa poco desarrollada entre los griegos de los tiempos homéricos, y algo que no gozaba de popularidad. Así, uno de los representantes de la nobleza feacia, Euríalo, se dirige a Ulises, con el deseo de ofenderlo, con la siguiente «burla hiriente», «punzante»: «Peregrino, veo que no eres hábil en ningún juego atlético de éstos en los que descuellan los hombres. En verdad, a mí me has parecido desde el primer momento un patrón de navío, un traficante que recorre los mares en nave de muchos remos, pensando sólo en vender sus mercancías y volver a cargar para obtener más lucro; pero en nada te pareces a los atletas o guerreros».

Los oficios
El predominio de la economía natural y el escaso desarrollo del intercambio en las relaciones económicas de la sociedad homérica están estrechamente relacionados con la situación de los oficios artesanales. En efecto, siendo una de las caracterizaciones propias del Oikos la autarquía, la actividad artesanal no podía encontrar condiciones favorables para su desarrollo. La Grecia homérica, a diferencia de la época micénica, apenas conocía contados oficios de artesanía. En los poemas se mencionan los caldereros, los carpinteros de obra, los curtidores y los herreros a la vez que armeros. La división del trabajo en el seno de cada oficio está ausente casi por completo. Así, los herreros se ocupaban al mismo tiempo de la preparación de objetos de oro y plata, y los carpinteros de obra efectuaban todos los trabajos, comenzando por la preparación de la madera y terminando por la erección de la casa, incluso la confección de muebles y otros objetos de madera. La falta de una especialización detallada se veía también en la labor de los curtidores. Referencias a la existencia de talleres aparecen en la epopeya sólo por excepción. Por ejemplo, se habla de las fraguas del dios Hefaisto, protector de los herreros, el que había forjado las armas para Aquiles. Como regla general, los artesanos iban de casa en casa y efectuaban los trabajos utilizando el material de los propios clientes. En este aspecto aparecen alineados con los adivinos, médicos y aedos: «... ¿Cómo se te puede ocurrir que nadie vaya a llamar a su casa sin necesidad? Sólo se busca a los artistas cuando se los necesita, a los adivinos, a los médicos, a los hábiles carpinteros o a los divinos aedos que nos hacen felices con sus cantos» (Odisea, XVII, 382 y sig.). Al confeccionar los objetos, lo normal es que el cliente aporte la materia prima y el artesano los instrumentos propios de su profesión. Por lo menos, en el relato de la Odisea acerca de la llegada de un orfebre a la casa de Néstor, se menciona que había traído consigo todas las herramientas de su oficio. Algunos artesanos muy hábiles gozaban de gran notoriedad en la Grecia homérica. En la Ilíada, por ejemplo, se habla de un artesano beocio de nombre Tiquio. Cuando el gobernante de Salamina, Ayax, tuvo necesidad de un escudo lo encargó especialmente a ese célebre artesano. En general, el trabajo de los artesanos en la Grecia homérica estaba valorizado por debajo del de los agricultores, y los artesanos mismos, que, en su mayoría, procedían del número de los tetes y de los metanastes, estaban ubicados en las gradas inferiores de la escala social.

- 86 de 321 -

V. V. Struve

2.

El Régimen Político de la Sociedad Homérica

Los reyes basileus
La sociedad homérica, surgida sobre las ruinas de la sociedad micénica, no había evolucionado económica y socialmente lo necesario para alcanzar el estadio de la organización política estatal. Incluso así, en cada una de las muchas comunidades de las que se habla en los poemas, se encontraban ya elementos de organización social que se remontan a la antigüedad más remota y representan al mismo tiempo embriones de órganos estatales. En cada comunidad hay un rey (basileus), un consejo de ancianos (gerentes) y una asamblea popular. En el período homérico, los reyes eran los jefes de sus tribus, a las que conducían en las guerras y, en tanto durasen las operaciones bélicas, gozaban de máximo poder. La organización de los asuntos de guerra había alcanzado en aquel tiempo cierta elevación. Los guerreros nobles iban armados de sables y lanzas, y se protegían de los golpes del enemigo con yelmos, corazas, rodilleras y escudos. Salían al combate en carros a los que enganchaban corceles de raza. Los soldados de la milicia del pueblo, en cambio, estaban pobre e insuficientemente armados: sólo con armas arrojadizas (venablos) y hondas. En el primer combate junto a las murallas de Troya, cuya descripción figura en la Ilíada, los dos ejércitos enemigos se precipitan uno al encuentro del otro: los troyanos gritando y los aqueos en silencio, guardando el orden en sus filas. Ulteriormente, los aqueos instalan su campamento en la llanura, entre el mar y la ciudad sitiada, rodeándolo de fosas, vallas y torres, con portones que permitían las salidas de los ejércitos y de los carros de combate. Para todo ello se imponía la necesidad de cierta organización, lo cual justificaba la concentración del poder en las manos de los conductores de las milicias, que representaban a la nobleza rica y de abolengo. Dichos jefes podían exigir de los simples guerreros una obediencia incondicional bajo la amenaza de severos castigos por las faltas de disciplina. También la táctica de combate de aquellos tiempos propiciaba el aumento del poder y de la autoridad de los reyes. Por lo general, las batallas comenzaban con un duelo entre los basileus, que salían al campo en sus carros de combate. Tras ellos entraban en batalla sus amigos, seguidos por los guerreros de infantería. Se entablaba un combate cuerpo a cuerpo, con empleo de lanzas, sables y pesadas piedras. A los enemigos muertos se les despojaba inmediatamente de las armaduras, en calidad de trofeos. A menudo se entablaban luchas a causa de los cuerpos de los caídos. Cada una de las partes trataba de apoderarse del cadáver: una para darle sepultura, y la otra para profanarlo o pedir por él un rescate. Los reyes, con demostraciones de su valor personal, tenían que dar el ejemplo a su séquito y a los guerreros de filas. Se sobrentiende, empero, que la posesión de armas de alto precio y, especialmente, de corceles de combate, inaccesible para los guerreros de filas, estaba al alcance no sólo de los basileus, sino también de otros miembros de la nobleza, quienes desempeñaban un papel relevante en los combates. Los reyes homéricos se hallaban estrechamente vinculados con esa nobleza, en cuyo seno eran tan sólo primeros entre iguales. En este sentido es elocuente el hecho de que dentro de los límites de los territorios mencionados en los poemas existieran en una serie de casos varios reyes. Así, en la isla Esqueria, se mencionan, además de Alcinoo, a doce basileus más; en Argos había tres; en la Elida cuatro. Incluso durante las operaciones bélicas, algunas tribus salían bajo el mando de varios reyes. De esta manera, el vocablo basileus tenía amplia aplicación. En algunos casos disponían efectivamente del poder de jefes de la tribu; en otros representaban, al parecer, sólo a consejeros del rey o miembros de su séquito en el campo de batalla. Esto, de por sí, hace ver que hasta el poder guerrero del rey distaba mucho de ser incondicional. En tal sentido es muy característica una reunión militar descrita en la Ilíada. En ella, cierto Tersistes («Desvergonzado»), según todas las señas un guerrero del común, injuria «con gritos desaforados» al rey Agamenón, reprochándole haber arrastrado a los aqueos a innumerables calamidades. Ciertamente, la mayoría de los basileus secundarios interceden en favor de Agamenón, «pastor de hombres»; en particular es Ulises quien refrena a Tersites, increpándole,

- 87 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

amenazándole y golpeándole. Empero, el solo hecho de registrarse una tal intervención de un simple guerrero de filas evidencia que los reyes homéricos no gozaban, ni con mucho, de una autoridad incondicional. Dadas tales condiciones, las palabras de Ulises a propósito del daño ocasionado por la división del poder entre muchos, y de la necesidad de concentrarlo en las manos de un solo cetro, suenan solamente como un anhelo que está lejos de la realidad de ese momento o, quizá, como una reminiscencia de la época micénica: «Que uno solo nos dirija, tengamos un solo rey: aquel a quien el sagaz Zeus concedió el cetro y las leyes, para que él reine sobre los demás.» Es natural que la plenipotencia del rey en tiempos de paz fuera más modesta aún. Su función principal se reducía a la participación en los juicios. En la época homérica se atribuía gran importancia a la Justicia. Si un «soberano poderoso... hace florecer la justicia, bajo su cetro nace en sus campos abundancia de centeno, cebada y mijo, los árboles se cargan de frutos, se multiplican los rebaños y pululan los peces en las aguas». Se sobrentiende que en los tiempos que nos ocupan el derecho estaba escasamente desarrollado. Crímenes tales como, por ejemplo, un asesinato, eran considerados sólo en el plano del perjuicio inferido por el autor del mismo a un individuo o al conjunto de sus parientes. En tales condiciones, el juicio tenía las características de un arbitraje entre los litigantes. En el escudo de Aquiles se da la imagen de tal litigio: «... querellan dos hombres acerca de una multa que debe pagarse como indemnización por un asesinato...» «Gritan los ciudadanos en torno a ellos, favorece cada uno al que le es más cercano; los heraldos refrenan su griterío y los ancianos de la ciudad, sentados en silencio sobre piedras pulidas en medio del sagrado círculo, reciben a su turno uno de los cetros de manos de los heraldos, se levantan empuñándolo y, uno tras otro, emiten su juicio». Como se desprende de esta descripción, los juicios en la época homérica se realizaban en presencia del pueblo y los veredictos eran pronunciados por los ancianos. Al lado de éstos, en el mencionado ejemplo, hay colocados dos talentos de oro, que eran la caución que depositaban tanto el demandante como el demandado el comenzar el proceso. Sorprende la desmedidamente grande suma de oro de esa caución. Evidentemente, en el caso dado se trata de una hipérbole, habitual en la poesía épica, porque se hace difícil admitir que tamañas cauciones pudieran darse a menudo en aquel tiempo. En el caso de ganar el pleito, el demandante recibía de vuelta su caución, más la depositada por el demandado; en caso contrario, la perdía, y ambas sumas caían en manos del demandado. El papel del rey durante la ventilación del proceso era a todas luces tan insignificante, que en la escena descrita en el escudo de Aquiles ni siquiera es mencionado. En lo que se refiere a la sucesión real, si nos basamos en los datos del epos, no queda esclarecida. Al parecer, después del fallecimiento de un rey, o en casos de incapacidad para dar cumplimiento a sus funciones, el poder pasaba a su hijo o a otros parientes; mas bien podía pasar a otra gens. En esto desempeñaban un papel esencial las virtudes personales del candidato. Es sabido que durante la prolongada ausencia de Ulises de Itaca, tanto su hijo Telémaco como su padre, el anciano Laertes, no eran considerados reyes, no obstante que Itaca estaba sin rey; y es evidente que los pretendientes a la mano de Penélope calculaban apoderarse a través de la boda no sólo de los bienes de Ulises, sino también del poder real. Al surgir la cuestión de la falta de rey, el hijo del ausente Ulises, Telémaco, dijo a los pretendientes: «... entre los aqueos de Itaca, la rodeada de olas, se encontrarán otros jóvenes y ancianos mucho más dignos de reinar; entre ellos podéis elegir, si Ulises, mi padre, en verdad ha muerto». Estos datos nos permiten concluir que en los tiempos homéricos no se había establecido de forma definitiva el carácter hereditario del poder real. El privilegio más grande del rey consistía en el usufructo de temenos, la mejor parcela que se le otorgaba del total de las tierras de la comunidad. La explotación de dicha parcela cubría los gastos personales del rey y de los que se ocasionaban al convidar a su mesa a los miembros del consejo. Las fuentes complementarias de ingresos de un basileus eran los variados regalos que le hacía el pueblo y la parte leonina del botín de guerra que se la adjudicaba.

- 88 de 321 -

V. V. Struve

El Consejo de ancianos
El Consejo de ancianos no representaba ya durante la época homérica un órgano compuesto por los hombres de más edad y respeto de la tribu. En realidad, lo integraban, en primer lugar, los representantes de las más ricas y nobles familias, sin tomar en consideración la edad. Como ya señalábamos, a menudo se los dominaba basileus, pero por lo general llevaban el nombre de gerentes. Cuando se trata de asuntos muy importantes, el rey consulta con el Consejo, sin cuya participación, al parecer, no da solución a ningún asunto de importancia. Dichas consultas tenían lugar habitualmente durante los festines, que se celebraban en la casa de un basileus o al aire libre, en presencia del pueblo. Es improbable que se pueda aclarar más detalladamente el carácter de las relaciones recíprocas entre el rey y el Consejo de ancianos.

La Asamblea popular
La Asamblea popular representaba en los tiempos homéricos al conjunto de los miembros libres de la comunidad. Por lo general era convocada por el rey con diversos motivos; por ejemplo, como se relata en la Odisea, a raíz de la queja de Telémaco contra la arbitrariedad de los pretendientes de Penélope en casa de ésta, y, como leemos en la Iliada, para resolver el problema de la continuación de la guerra, o debido a las causas de la peste que se había descargado sobre el ejército que sitiaba a Troya. En las asambleas populares podían también ser consideradas toda clase de proposiciones que fueran de interés para el pueblo. La convocatoria a Asamblea se efectuaba por heraldos, y en tiempos de paz las mismas tenían generalmente lugar en las cercanías de la casa del rey, en la plaza de la «ciudad» o en cualquier otro lugar muy frecuentado. Empero, en los tiempos homéricos ya faltaba la igualdad de derechos de todos sus participantes: de hecho, las resoluciones eran tomadas por el Consejo de ancianos y el rey. Inclusive en el caso en que Telémaco se había dirigido a la Asamblea popular en busca de ayuda contra la arbitrariedad de los pretendientes de Penélope, los reunidos no pudieron pronunciar una resolución definida y se disgregaron, intimidados por las amenazas de aquellos pretendientes. La Asamblea de los aqueos convocada junto a los muros de la sitiada Troya, tampoco tuvo el poder de hacer cesar la querella que había brotado entre los jefes del ejército sitiador. La supremacía la tenían en las asambleas los representantes de la nobleza, los que imponían al pueblo sus propias resoluciones. El pueblo exteriorizaba su posición respecto a las opiniones del rey y de los gerontes sólo por medio de gritos de aprobación o de repulsa. En los poemas no hay la menor mención acerca de alguna votación en las asambleas populares. Debido a la ausencia de Ulises, en Itaca no se convocó la Asamblea popular durante largos años. Todo ello sirve como índice de referencia para considerar el descenso del peso específico de tales asambleas, al mismo tiempo que se ampliaba la esfera de competencia del Consejo de ancianos. Por lo demás, la cuestión atingente a las relaciones mutuas entre los tres órganos de la Administración social, dada la ausencia de leyes escritas y de normas más o menos firmemente elaboradas con respecto al derecho jurídico, se resolvía de hecho en función de la correlación real de las fuerzas en cada caso concreto. Una cosa es indudable: tanto la Asamblea popular como el Consejo de ancianos y el rey permanecían aún, durante el tiempo homérico, vinculados mutuamente de manera muy estrecha. El rey no podía pasarse sin el consejo de los gerontes, y éstos sesionaban en presencia del pueblo cuando se trataba de cuestiones muy importantes. De esta manera, la Asamblea popular, a pesar del acrecentamiento de la fuerza de la nobleza, aún no había perdido su antigua autoridad; tenían que tomarla en cuenta tanto el rey como los gerontes.

La familia
El régimen familiar de la época homérica seguía siendo patriarcal. El número de miembros de esta clase de familias alcanzaba a veces cantidades bastante considerables; así, por ejemplo, la del rey Príamo contaba con cincuenta hijos varones con sus esposas, y doce hijas mujeres con sus esposos. En otros casos mencionados en los poemas, las familias eran bastante menos numerosas. El paso de la supremacía al padre o al esposo no había alcanzado aún la

- 89 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

esclavización de la mujer. Esta continuaba gozando del respeto de la familia y de la sociedad. La esfera de aplicación de la labor femenina estaba constituida por la economía doméstica, en la cual la esposa, en su condición de ama de casa, gozaba de plena independencia.

De Federico Engels, acerca del régimen social en la Grecia homérica
En su obra Origen de la familia, de la propiedad privada y del Estado, Engels suministra la siguiente definición, notable por su profundidad, de la estructura económico-social de la sociedad homérica: «Vemos, pues, en la constitución griega de los tiempos heroicos la antigua constitución de la gens en pleno vigor aún, pero también vemos en ella el comienzo de su ruina; derecho paterno con herencia de la fortuna por los hijos, lo cual facilita la acumulación de riquezas en la familia y hace de ésta un poder enfrente de la gens; reacción de las diferencias de fortuna constituida, haciendo que se forme el primer germen de una nobleza hereditaria y de una monarquía; esclavitud que al principio sólo comprendió a los prisioneros de guerra, pero que inició la perspectiva de esclavizamiento de los propios miembros de la tribu y hasta de los gentiles; la antigua guerra de tribu a tribu, transformándose ya en rapiñas sistemáticas por tierra y por mar para apoderarse de ganados, esclavos y tesoros, y llegando a ser un origen normal de riquezas; en resumen, la fortuna apreciada y consideraba como el sumo bien, y la antigua organización de la gens desnaturalizada para justificar el robo de las riquezas por medio de las violencias. No faltaba más que una cosa; una institución que no sólo asegurase las nuevas riquezas de los individuos contra la organización comunista de la organización de la gens, que no sólo consagrase la propiedad individual tan poco estimada primitivamente e hiciese de esta santificación el fin más elevado de la sociedad humana, sino que además legitimase en nombre de la sociedad en general las nuevas formas de adquirir la propiedad que se desarrollasen unas detrás de otras, es decir, el crecimiento cada vez más acelerado de las riquezas; en una palabra, que no sólo perpetuase la naciente división de la sociedad en clases, sino también el derecho de las clases poseedoras de explorar a las que no poseyesen nada, y la preponderancia de la primera sobre la segunda. Y vino esa institución. Y se inventó el Estado». En su integridad, el régimen económico-social de la Grecia homérica es el propio de una etapa de transición. Debido al desarrollo de las fuerzas productivas, las antiguas relaciones sociales que se remontan hasta el régimen comunal primitivo son reemplazadas gradualmente dentro de la sociedad homérica por otras nuevas. El triunfo definitivo, empero, y el afianzamiento de esas relaciones nuevas ya están ligados con el período subsiguiente en la vida histórica de la Grecia antigua.

- 90 de 321 -

V. V. Struve

CAPÍTULO V

ESPARTA, CRETA, TESALIA Y BEOCIA EN EL SIGLO IX Y COMIENZOS DEL V A. C.

1.

Esparta

Las fuentes para conocer el origen del Estado espartano son muy escasas y extraordinariamente inseguras. La historia de Esparta aparece expuesta tendenciosamente ya por los escritores de la antigua Grecia, por los ideólogos de la oligarquía que veían en Esparta la encarnación de sus ideales político-sociales. En las obras de esos escritores el régimen espartano era manifiestamente idealizado. En la literatura social y filosófica de la antigua Grecia se había creado toda una corriente que ya antiguamente cobró la denominación de «laconófila». Esta orientación laconófila había encontrado su expresión en las obras de Jenofonte, de Platón y en algunas de Aristóteles. Las obras de sus demás representantes no han llegado hasta nuestros tiempos, salvo pequeños fragmentos, generalmente de escaso contenido. No obstante, disponemos de datos más objetivos sobre la antigua Esparta que se encuentran en las obras de Herodoto y Tucídides. Estos historiadores, los más grandes de la Grecia antigua, no eran laconófilos, por lo cual las nociones que nos suministran acerca de Esparta merecen mucha confianza. También resultan valiosas las expresiones de los poetas líricos de los siglos VII y VI a. C., que en sus versos, llegados parcialmente hasta nuestros tiempos, reflejaban la actualidad político-social de su época. Tales son los fragmentos de las obras de Tirteo y Alcman. Datos muy importantes, esenciales, encontramos también en la obra de Pausanias Descripción de la Hélade (siglo II de nuestra era). Finalmente, se hallan en estado de conservación unas cuantas inscripciones espartanas, sumamente antiguas.

Las condiciones geográficas de Esparta
El territorio sobre el cual había surgido el Estado espartano era el valle del río Eurotas, que había recibido el nombre de Laconia o Lacedemonia. En la parte occidental se eleva sobre ese valle, en terrazas abruptas, la cordillera del Taigeto, que alcanza una altura de 3.000 metros; en el lado oriental se extiende una cadena montañosa más baja y de más suave declive, el Parnón. Estas dos cordilleras terminan en dos largas penínsulas, no muy anchas, que limitan el golfo Lacónico; el Taigeto queda cortado por el mar en el promontorio Tenaro, y el Parnón en el cabo Maleo. Por el lado septentrional, el valle de la Laconia queda cerrado por las alturas del Peloponeso central. La cordillera del Parnón desciende suavemente, mediante sus estribaciones orientales, hacia el mar, formando en algunos sitios cómodas bahías y dejando una franja costanera apta para ser poblada. Los declives occidentales del Taigeto bajan abruptamente hacia una depresión amplia y feraz, la de Mesenia, la que, hacia el oeste, se transforma en una altura litoral de poca elevación, bañada al sur por el golfo Mesénico. Al noreste, la Mesenia está cerrada por las alturas de Arcadia. Así, pues, el Estado espartano, dentro de sus fronteras, delimitadas de forma definitiva en la segunda mitad del siglo VII a. C., ocupa la parte meridional del Peloponeso, en el litoral del golfo, y sólo la frontera norte, que separaba a Laconia de Elide al noroeste y de Arcadia al noreste, era terrestre. Las fronteras terrestres del territorio espartano pasaban por lugares montañosos de difícil acceso. El litoral tampoco favorecía las relaciones marítimas. Sólo en el sudeste y en el sur había puntos adecuados para servir de amarraderos. El aislamiento geográfico de la Laconia fue

- 91 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

en parte causa de demora y hasta de estancamiento en el desarrollo político-social, tan característico de la historia de Esparta. El valle lacónico, igual que el mesénico, está regado por una serie de corrientes de agua y es sumamente fértil. Mas en la Laconia, el área de las tierras fértiles es limitada, consistiendo en una franja bastante angosta a lo largo del curso medio del Eurotas, y cuya anchura máxima alcanza a unos diez kilómetros. Precisamente en este lugar fue donde surgió el centro políticomilitar del Estado espartano: la ciudad de Esparta.

Laconia y Mesenia en las épocas micénica y homérica
Las investigaciones arqueológicas realizadas en el valle de Laconia han permitido descubrir restos de edificios antiquísimos. Entre ellos merece citarse el denominado Menelaión (siglos XIV-XI a. C.), que representa los restos de una maciza construcción de piedras talladas, compuesto de cuatro o cinco locales, con un pasillo, siendo el área general de la excavación de unos 300 metros cuadrados. El Menelaión se hallaba no lejos del que luego habría de ser territorio de Esparta, en los declives hacia el valle, y no estaba fortificado. A ese mismo período pertenece también otro centro de la Laconia predórica, descubierto en el sitio sobre el cual posteriormente estuvo la población espartana de Amiclea. El poblado anterior, del período micénico, fue, al parecer, un centro de culto. Las otras poblaciones del período micénico en el valle de Laconia casi no se han conservado. Mesenia, el territorio de la antigua Pilos, en la época micénica, a juzgar por los datos arqueológicos, estaba poblada más densamente que la Laconia. A finales del siglo XIII y en el XII, Pilos, Micenas y otras poblaciones micénicas en Laconia y Mesenia quedaron destruidas y fueron abandonadas. Termina la época micénica. Sobreviene una época nueva, la homérica, vinculada ya en forma directa e inmediata con la ulterior historia general de la Hélade. El comienzo de esta época coincide con la última gran migración de las agrupaciones tribales en la península balcánica. La memoria de tales migraciones se ha conservado en la literatura griega posterior en forma de tradición sobre la lucha del héroe Heracles por la posesión del Peloponeso y de la ocupación violenta de la península por los descendientes de Heracles, los heráclidas, y éstos, como ya ha sido mencionado, se pusieron a la cabeza de las agrupaciones de tribus griegas que habían invadido el Peloponeso y que llevaban el nombre de dorios. En esa tradición aparece mencionada por vez primera la división del pueblo griego antiguo en agrupaciones lingüísticas y tribales, de dorios, jonios, eolios y otros, subdivisión que subsistió en tiempos posteriores. Pero esta subdivisión posterior de las tribus helénicas casi no es mencionada en los poemas de Homero, lo mismo que la invasión de los dorios en el Peloponeso. Los mismos nombres de Esparta y de Lacedemonia, si bien aparecen tanto en la Ilíada como en la Odisea, lo hacen como denominaciones no de la ciudad ni de la región, sino solamente del legendario palacio del rey Menelao, cuya descripción se encuentra en el canto IV de la Odisea. No hay en ella noción alguna acerca de poblaciones que circundaran tal palacio, aun cuando, por lo general, en los relatos referentes a otras residencias de basileis (por ejemplo de Pilos, de Itaca, del palacio de Alcinoo en Esqueria), las mismas son representadas como centros de tal o cual región. Resulta así que las menciones sobre Esparta que se hacen en la Odisea son irreales. Esta impresión cobra más vigor si se presta atención al viaje de Telémaco de Pilos a Esparta; tampoco su descripción acusa realidad: un camino llano y recto conduce a los viajeros hasta Esparta, sin la menor mención de los macizos montañosos del Taigeto y sus estribaciones, que la separaban de la «arenosa» Pilos; a la vez, no se advierte que el camino de Telémaco dé un rodeo por los pasos montañosos, a lo largo de la costa marítima; más incluso, en este último caso es harto difícil suponer que los grandiosos paisajes montañosos no atrajeran la atención del poeta. De esta manera, la Esparta de los poemas de Homero carece por completo de realidad y no tiene ninguna semejanza con la Esparta posterior, la históricamente conocida, acerca de la cual nos transmiten tradiciones Herodoto y otros historiadores de la antigua Grecia. ¿Querrá decir esto que en la época homérica no existió una Esparta? Las excavaciones realizadas en el

- 92 de 321 -

V. V. Struve

sitio de la Esparta posterior han hecho ver que las poblaciones habían surgido allí en el siglo IX a. C.; los objetos de cerámica encontrados durante las excavaciones (principalmente en fragmentos) y los adornos (especialmente las figurillas de marfil) son característicos de la época homérica también en otras regiones de la Hélade. Es de particular interés la gran afinidad de la llamada cerámica geométrica de Esparta con la vajilla hallada durante las excavaciones de Delfos, el más antiguo centro de culto panhelénico, que desempeñó gran papel en la vida religiosa y política de Grecia. Llama la atención el hecho de que Delfos estuviera más tarde muy vinculada con la Esparta posterior, la conocida históricamente. Así y todo, las excavaciones no han descubierto ningún rastro más o menos grande de edificios de características palaciegas, de manera que los datos arqueológicos, muy incompletos aún, no dan base para suponer que el mismo centro del Estado espartano hubiera surgido en la tardía época homérica, y que no tenía nada de común con la Esparta representada en los poemas de Homero.

La invasión doria y el surgimiento del Estado espartano
Como ya hemos dicho, el surgimiento del Estado espartano se halla estrechamente vinculado con la migración de las tribus dorias. Los datos referentes al desarrollo del idioma griego hacen ver que los aqueos eran los más antiguos y ampliamente difundidos pobladores entre las tribus griegas. En el Peloponeso, particularmente en el territorio sobre el que luego se asentaría el Estado espartano, se habla, antes de que éste surgiera, la lengua aquea, emparentada con la jónica. Las tribus dorias que se habían apoderado del Peloponeso exterminaron parcialmente a la población aquea local, sometieron otra parte de la misma y se asimilaron con la restante. Las referencias de las que disponemos en las obras de los autores antiguos referentes al origen del Estado espartano, como ya se ha señalado, son muy parcas y, además, fragmentarias. Los datos de más valor los suministra Herodoto, quien proporciona una larga lista nominal de reyes espartanos, a partir de su antepasado mitológico, el semidiós Heracles y su hijo Hilos, hasta sus contemporáneos (siglo V a. C.). Hay fundamentos para pensar que una parte de esta lista de reyes espartanos, desde el siglo IX-VIII hasta el V a. C., se basó en una tradición histórica más o menos fidedigna. La lista proporciona cierta posibilidad de establecer un ordenamiento de los acontecimientos en la historia espartana. Para ello es necesario echar mano también a los informes extraídos de otras fuentes, dadas por los posteriores historiadores griegos, por cuanto los mismos pueden transmitir algunas tradiciones históricas no incluidas por Herodoto en su obra. Así, por ejemplo, Eforo, de la segunda mitad del siglo IV a. C., que dio en su Historia Universal la primera historia coherente de la Esparta más antigua, legendaria desde luego, comunica que los dorios se habían fortificado inicialmente en la parte superior del valle del Eurotas, en el distrito que más tarde se llamó Aygitis. Fundándose en esta noción, es posible formarse una idea general acerca de la dirección tomada por los dorios en su migración, al invadir la Laconia; evidentemente, lo hicieron de Norte a Sur. Moviéndose en forma masiva, los dorios fueron ocupando gradualmente el valle del Eurotas: la Laconia y los territorios adyacentes a la misma por el Este. A juzgar por los datos diseminados en la literatura antigua, ese proceso migratorio no fue acompañado de una subyugación general de la población local. Es significativo en este sentido el hecho, confirmado por el material arqueológico, de que el propio centro político de Esparta surgió a comienzos del siglo IX a. C., mientras que la invasión doria en el Peloponeso había comenzado como mínimo en el siglo VIII. Herodoto y Tucídides, los que suministran datos más fehacientes sobre Esparta, escriben acerca de un prolongado período de lucha interior y exterior, que acompañó la ocupación violenta de la Laconia por los dorios. Según Tucídides, desde la invasión de los dorios en el Peloponeso, y hasta la formación de un sólido régimen estatal en Esparta, habían transcurrido no menos de cien años. Fue precisamente durante el desarrollo de esa prolongada lucha cuando se operó en la Laconia la transición hacia una sociedad clasista, formándose el aparato de la clase dominante, el Estado espartano. En el siglo IX a. C., los conquistadores dorios, que ya controlaban todo el territorio laconio, se concentraron en un lugar estratégicamente adecuado del valle del Eurotas y se establecieron allí en cinco poblaciones. Estas aldeas fueron las que formaron precisamente el centro principal que tomó el nombre de Esparta.

- 93 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

La solidez de los pilares de la familia patriarcal en la vida político-social de los conquistadores dorios se manifiesta, con toda claridad, en este peculiar modo de formación de un centro político. Una vez asentados en Esparta, los dorios, que ya estaban divididos en tres fíleas —pánfilos, híleos y dímanos—, volvieron a subdividirse complementariamente en cinco grupos que recibieron estas denominaciones: Pitana, Mesoa, Dimna, Cinosura y Limnai. Estrechamente vinculada con esta subdivisión se hallaba la distribución del territorio de la Laconia según distritos (obas) cuya cantidad y organización no se conocen. Esta nueva subdivisión no estaba basada en las relaciones gentilicias, sino que estaba determinada por la organización políticomilitar, por la subyugación de la población agrícola aquea y por el surgimiento del Estado. La invasión doria debió agudizar bruscamente el ulterior proceso de la diferenciación social en la sociedad aquea, cuya nobleza es muy probable que parcialmente entrara a formar parte de la clase dominante de los conquistadores dorios, que acababa de componerse. Herodoto, que conocía bien las tradiciones históricas, relata cómo el rey espartano Cleomenes I, al ser interrogado sobre quién era él, respondió a la sacerdotisa de la diosa Atenea que era aqueo, y no dorio. Por consiguiente, para Herodoto una de las dos dinastías de los reyes espartanos era de estirpe aquea. En otro lugar (IV, 145-150), Herodoto expone detalladamente la tradición sobre los minios, que se habían trasladado desde la isla de Lemnos a la Laconia entrando a formar parte de la ciudadanía espartana. Este acontecimiento provocaría posteriormente en Esparta una lucha político-social que habría de terminar con el desalojo de los vencidos a la isla de Tera. Confrontando el relato de Herodoto con los datos de Pausanias, es factible deducir que los acontecimientos considerados tuvieron lugar unas ocho generaciones antes de la guerra de Mesenia, es decir, a finales del siglo XI a. C. Cabe pensar que la tradición que se refiere a los minios caracteriza el antiquísimo período de la lucha de los dorios por la posesión de la Laconia. De esta manera, la procedencia mixta de la clase dominante en Esparta era reconocida aún en los tiempos de Herodoto. La certeza histórica de tal informe de Herodoto es confirmada en cierta medida por los mencionados datos de Pausanias, como también por dos arcaicas inscripciones de la isla de Tera. No es menos esencial la cuestión de cuándo, en medio de qué circunstancias y en qué forma se había producido la subyugación de las amplias capas de la población laconia por la clase dominante. La situación especial de los ilotas interesaba ya a los historiadores de la antigüedad. A juzgar por sus datos, en particular por los de Eforo, los ilotas al comienzo no estaban esclavizados. La esclavización se consumó durante el reinado de Agis, correspondiente a la segunda generación de las que siguieron a la invasión de los dorios en la Laconia. Según las referencias de otros historiadores, los ilotas fueron esclavizados durante la tercera generación de los reyes. Las tradiciones históricas vinculan la esclavización de los ilotas con el período de la agudización de la lucha social, que se había extendido a lo largo de cinco generaciones. De ahí se desprende con claridad que el sojuzgamiento de la población agrícola requirió a los subyugadores una tensión máxima de sus fuerzas. Cabe pensar que precisamente en tales condiciones se había producido el acercamiento de la nobleza aquea a los dorios. La parte sobreviviente de la nobleza aquea fue, al parecer, incluida en las filas dorias: de esta manera los vencedores se habían unificado con una parte de la capa dominante de los vencidos, formando juntos una única organización político-militar. A juzgar por los datos obtenidos por las últimas investigaciones arqueológicas, Esparta, antes de la segunda guerra mesenia, difería muy poco de las otras comunidades griegas que eran sus contemporáneas. Las particularidades que le eran propias y la distinguían de las comunidades circundantes han de haber surgido más tarde. Al parecer, sólo posteriormente la unificación de la clase dominante habría tomado el nombre de «comunidades de iguales», o comunidades de espartanos. Fue precisamente esa colectividad organizada militarmente la que distribuyó las tierras del valle del Eurotas en parcelas iguales, cleros, que pasaron a ser explotadas hereditariamente por cada una de las familias a las que se adjudicaron. La propiedad jurídica de la tierra fue, sin embargo, conservada en manos de la comunidad de espartanos, que ejercía el control permanente y real sobre los propietarios de los cleros.

- 94 de 321 -

V. V. Struve

La población agrícola conquistada y subyugada por los espartanos, y que había tomado la denominación de ilotas, fue fijada a los cleros, cuyas tierras debían trabajar y hacer producir, bajo el control de personas especialmente designadas por el Estado. A los mismos espartanos les estaba prohibido permanecer largo tiempo en los cleros. En cuanto a la situación inicial de los ilotas, conocemos muy poco. Al parecer, ya en el siglo VII la situación de los ilotas subyugados se había acercado a la de esclavos. Sin embargo, se pueden notar diferencias radicales con respecto a la esclavitud. Los ilotas no sólo no representaban una propiedad privada de los espartanos, sino que tampoco eran explotados por éstos en forma directa, por cuanto los espartanos no podían residir en sus cleros y, en consecuencia, no podían atender directa y personalmente la explotación y la hacienda de los mismos; de esta manera, los ilotas trabajaban en los cleros y tenían autonomía en su trabajo, teniendo la obligación de entregar a los espartanos una determinada parte de su cosecha. Sólo el Estado tenía derechos sobre la vida y la muerte de los ilotas. Esto tenía su expresión en la existencia de una costumbre del Estado, la de las criptias (ver más adelante), y también en el hecho de que los éforos, al asumir su cargo, ejecutaban el rito de «la declaración de guerra» a los ilotas. Tampoco se puede llamar a los ilotas esclavos del Estado en la acepción completa de la palabra, puesto que la venta de ilotas por el Estado era, de hecho, absolutamente imposible. Al mismo tiempo que los ilotas, existían en Esparta también esclavos en el sentido literal del término. Un escritor de la Grecia tardía, Pólux (Julio), autor de una especie de diccionario, define a los ilotas de la siguiente manera: «Una posición intermedia entre esclavos y ciudadanos libres ocupaban los ilotas lacedemonios, los penestas tesaliotas y los clarotes y miontes cretenses.» El tercer elemento que completaba la estructura social espartana lo constituían las comunidades autónomas de los periecos, que habitaban en grandes poblados, de carácter artesanal y comercial primordialmente, en el litoral marítimo, en las estribaciones occidentales del Parnón y en la región de la Escirítida, en la parte septentrional del valle lacónico. Las tierras de los periecos estaban marcadamente separadas de las ocupadas por los espartanos y pobladas por los ilotas. Eforo escribe que originariamente los periecos tenían igualdad de derechos con los espartanos y que el rey Agis les había convertido en tributarios de Esparta y los había privado de los derechos políticos. Cuenta más adelante Eforo que no eran los aqueos — desiguales en cuanto a derechos a los espartanos— los que se habían convertido en periecos, sino los forasteros que se habían instalado en los sitios abandonados por los aqueos. En base a tales datos, es lícito creer que los periecos no fueron incluidos de golpe en el Estado espartano, sino que, al comienzo, sus comunidades, especialmente las costeras, tenían la condición de aliadas de la comunidad militar espartana, la que más tarde las subyugó. Geógrafos e historiadores griegos posteriores comunican que en Esparta existían cien poblados de periecos, muchos de los cuales eran muy antiguos. Resulta así que la región ocupada por los periecos estaba densamente poblada y tuvo significado importante en el desarrollo ulterior del Estado espartano. El Estado espartano de los siglos IX-VIII a. C. representaba en primer lugar, como ya hemos dicho, una organización militar. La misma era encabezada por dos reyes, basileis de las dinastías de los Agíadas y los Euripóntidas. Estos dos basileis se hallaban a la cabeza de la comunidad espartana en calidad de jefes militares supremos. Su poder, empero, era real sólo durante las campañas bélicas contra un enemigo exterior. En la vida interna del Estado, el papel que desempeñaban era de muy poca importancia. Los dos formaban parte de la gerusía, o sea, del consejo de los ancianos (gerontes). A la vez, eran sacerdotes de los diferentes cultos rendidos a Zeus. Entraba también en las obligaciones del basileus la inspección de la justa distribución y utilización de las parcelas dentro de la colectividad espartana. Esta función fluía naturalmente de la situación de los basileis, que encabezaban esa colectividad organizada militarmente. En tiempos algo posteriores, como lo informa Herodoto, los basileis espartanos ordenaban también los matrimonios de las doncellas herederas de los cleros familiares. Como ya hemos anotado, el poder de los basileis estaba estrechamente ligado a la gerusía, compuesta de 28 ancianos no menores de sesenta años y que, en los tiempos históricamente
- 95 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

conocidos, eran elegibles. En conjunto con los basileis que formaban parte de ella, la gerusía entendía en los asuntos de la comunidad espartana. Constituía el juzgado supremo y el consejo militar. En este último papel, la gerusía era sólo un órgano de consulta. Según el concepto de los historiadores griegos posteriores, la gerusía era una parte integrante e inseparable del régimen espartano creado por el legendario Licurgo, lo cual indica la antigüedad de su procedencia. El órgano supremo del Estado espartano era la asamblea popular, apela, que se componía de todos los espartanos que gozaban de plenos derechos y eran mayores de edad. El papel efectivo de la apela en la vida política de Esparta no era grande, puesto que la misma no gozaba del derecho de iniciativa para legislar. Intervenían en sus sesiones tan sólo los basileis y los funcionarios más altos. La reunión reaccionaba frente a esas intervenciones con gritos, y la mayoría se reconocía para la parte cuyos gritos eran más altos y más fuertes. Inclusive Aristóteles, gran simpatizante del régimen estatal de Esparta, calificaba de «pueril» esta manera de conducir las reuniones. Hay que considerar que la apela en los siglos IX-VIII a. C. apenas era un órgano más perfecto y desarrollado que en los tiempos de Aristóteles. Es muy probable, empero, que durante el período en que iba formándose en Estado espartano, la apela desempeñara un papel mucho más significativo que en tiempos posteriores. Una de las particularidades del régimen estatal espartano consistía en la existencia del colegio de los cinco éforos. Los historiadores griegos titubearon muchísimo en la apreciación de dicho órgano y en la determinación de su origen. Algunos lo consideraban como pilar del régimen espartano; otros, por el contrario, consideraban la introducción del colegio de los éforos como un agregado posterior a la organización estatal formada inicialmente. Dentro de esta posición, en opinión de algunos autores, dicho colegio era un órgano salvador del Estado, mientras otros lo consideraron como una institución dañina e inadecuada para los principios fundamentales del régimen. Esta polémica entablada en la antigua literatura histórica y política estuvo muy lejos de acusar índole académica; fue originada por la encarnizada lucha entre los partidarios de la oligarquía y los de la democracia en la Grecia de los siglos IV-III a. C. De por sí, esta misma postura respecto al eforado permite pensar que el mismo desempeñaba un papel esencial en la vida política de Esparta. Sin embargo, al parecer, fue progresivamente cuando esta institución adquirió influencia en el Estado espartano. En las más antiguas tradiciones históricas espartanas, figuran en el primer plano no los éforos, sino los basileis. Evidentemente, el eforado había surgido en calidad de órgano de representantes de las cinco aldeas en las cuales se hallaba dividida Esparta. Ulteriormente, el colegio de los éforos fue independiente, tanto de la gerusía como de los basileis. Más aún: los éforos estaban incluso contrapuestos a esos poderes; al asumir el cargo, firmaban una especie de tratado con los basileis garantizándoles el poder, siempre que los nombrados observasen las leyes. Ya Aristóteles había llamado la atención sobre la particularidad de la organización estatal espartana, que se caracterizaba, según él, por una cierta dualidad. En su Política, dice Aristóteles: «... el poder de los reyes estaba allí repartido entre dos personas... Teopompo, a su vez, había reducido las prerrogativas del poder real recurriendo a diferentes medidas, entre ellas, la instalación del eforado». El colegio de los éforos constituía así uno de los fundamentales órganos del Estado espartano. Al lado de las funciones de control, el problema principal del eforado residía en mantener en obediencia para con la comunidad espartana a la masa sujeta a ella y a los periecos que no gozaban de plenos derechos. Con este fin, se practicaban en Esparta medidas tales como la proclamación regular de criptias, durante las cuales los guerreros espartanos se dispersaban por las regiones rurales para atacar por la noche los villorrios de los ilotas. En los mismos, según un autor antiguo, «mataban a los más fuertes entre los últimos». Con estos métodos bestiales el Estado espartano trataba de prevenir las sublevaciones de los ilotas. A pesar de todo, las sublevaciones no dejaban de estallar, adquiriendo a veces dimensiones tales que la comunidad espartana no estaba en condiciones de aplastarlas sin la ayuda de otras ciudades peloponesíacas, aliadas suyas. La reducida comunidad de espartanos resolvía el problema de la dominación sobre la aplastante mayoría de la población laconia (sobre los ilotas privados de derechos y sobre los

- 96 de 321 -

V. V. Struve

periecos que no gozaban de la plenitud de los mismos), al precio de una constante tensión bélica, de un permanente estado de preparación militar y disposición para el combate. Esta circunstancia había impuesto su cuño y sello sobre todo el modo de vida de la comunidad espartana, completamente apartada de la actividad económica y transformada, también por completo, en una dominante clase militar. De esta manera, en el siglo VIII a. C. se había formado el Estado esclavista espartano sobre la base de formas muy primitivas de explotación de la sojuzgada población agrícola. El régimen político, como vemos, era en muchos sentidos bastante primitivo. En su base se hallaba el aprovechamiento, con fines de dominio clasista, de toda una serie de instituciones surgidas todavía en la época de la descomposición del regimen comunal. Los órganos aparecidos más tarde, por ejemplo el eforado, habían constituido ya un engendro de condiciones nuevas que no se hallaban ligadas al régimen de gens. Para su tiempo, el régimen estatal espartano constituyó un definido paso hacia adelante en el nacimiento del Estado en la antigua Grecia como aparato de opresión de la clase dominante. El lugar principal en tal organización lo ocupaba la educación político-militar de los ciudadanos. Tal rasgo del régimen espartano atraía la atención de los ideólogos de la nobleza esclavista. La vida de todo espartano, desde el momento mismo en que nacía, se hallaba bajo la constante e incansable observación del Estado. Hasta la edad de los ocho años, los varones vivían con sus familias. Luego, eran reunidos en grupos —agelas (literalmente rebaños)— que estaban a cargo de altos funcionarios del Estado —paidónomos, o sea, educadores fiscales—, los que, mediante un rigurosísimo adiestramiento, trataban de hacer de los niños buenos guerreros. Además del entrenamiento gimnástico-militar, los niños eran sometidos a privaciones e inclemencias (hambre, frío), estimulando que intentaran proveerse de alimentos recurriendo a cualquier medio, sin que con ello se violara la disciplina formal. A partir de los doce años, el rigor en la educación era reforzado: se desarrollaba la habilidad de expresar los pensamientos de la forma más breve posible (se iba creando así la oración «lacónica», término que se ha convertido en adjetivo genérico); se sometía a los niños a diferentes clases de torturas para acostumbrarlos a soportar fácilmente los sufrimientos físicos. A los dieciocho años, la educación de los espartanos se daba por terminada. A los veintiuno, el adolescente era nombrado guerrero espartano, a partir de lo cual ya él mismo debía participar en el entrenamiento de las generaciones más jóvenes. En este sistema educacional, la instrucción común ocupaba un lugar insignificante; los espartanos no sólo ignoraban las conquistas de la antigua cultura griega, sino que, en general, eran semianalfabetos. En este punto coinciden todos los escritores de la antigua Grecia. Sin embargo, según los laconófilos, la preparación militar de los espartanos y de su ejército era preferible a todos estos logros de la civilización. El descrito régimen del Estado espartano fue creado, de acuerdo con tradiciones bastante contradictorias, por un gran legislador, el sabio Licurgo. El habría sido quien apaciguara a una Esparta desgarrada por luchas intestinas, introduciendo un régimen «ideal» para el Estado que se conservó posteriormente durante toda la existencia de Esparta. ¿Hasta qué punto es verídica tal tradición referente a Licurgo? Plutarco, que ha escrito una biografía muy amplia de Licurgo, reconoce empero, no obstante su poquísima inclinación a la crítica histórica, que la tradición de Licurgo es sumamente enrevesada y oscura. Para la ciencia historiográfica actual, queda fuera de duda que la efigie de Licurgo es algo legendaria, carente de realidad histórica. Así y todo, no está excluido que medidas tales como la repartición en cleros del territorio conquistado por los espartanos, la reorganización del antiguo Consejo de Ancianos, transformándolo en gerusía, la institución del eforado, fueron introducidos simultáneamente. Todas estas leyes fundamentales del Estado espartano pueden haber sido el resultado de la actividad de un gran organizador, posteriormente deificado: existía en Esparta un culto especial de Licurgo, como deidad de la luz. En la vida cotidiana de los espartanos se conservaban muchos hábitos que databan de la más remota antigüedad, por ejemplo, las agrupaciones según las edades que, probablemente, representaban un tipo de destacamentos sui géneris. Estas agrupaciones tenían lugares para reunirse (lesquias), en los que se realizaban ágapes comunes y se organizaban diversiones, y donde la juventud y los guerreros adultos pasaban la mayor parte de su tiempo, no sólo de día, sino también de noche. Las mujeres no eran admitidas en esas organizaciones, pero, al mismo

- 97 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

tiempo, eran ellas dueñas absolutas en la vida de familia, la que, en contraposición a la forma de vida de los varones, organizada sobre principios comunales, era sumamente cerrada. De las supervivencias preclasistas hablan también muchas costumbres de la vida familiar de los espartanos: el rito con que se celebraba el matrimonio consistía en el rapto de la doncella novia; la familia era monógama, pero al mismo tiempo era admitida la libertad de la relación sexual extramatrimonial, tanto para el marido como para la mujer. Como ya hemos señalado, fue el período de tensa lucha por el dominio del territorio ocupado, cuando se formó el régimen militar espartano. Todos los espartanos, en la edad comprendida entre los veinte y los sesenta años, eran guerreros. El ejército estaba subdividido en cinco agrupaciones combativas —lochas—, una por cada una de las cinco aldeas en que se hallaba dividido el centro del Estado espartano. Cada locha se componía de "destacamentos unidos por un juramento", los llamados enomotias, cuyos participantes llevaban, incluso en tiempos de paz, un modo de vida en común, formando una especie de «fraternidad» llamada sisitias. Este régimen militar distaba mucho aún de esa esbeltez y perfección de la cual escribe Tucídides a finales del siglo V. Las supervivencias de las relaciones tribales y de gens, que hemos anotado, repercutieron sobre el carácter de la organización militar espartana. Las enomotias podía manifestar una excesiva independencia dentro de las circunstancias de combate, lo cual amenazaba la unidad de la disciplina. Un caso es el mencionado por Herodoto en la descripción de la batalla de Platea en el año 749 a. C. Es debido a ello que en las luchas contra sus vecinos, entre los siglos IX y VII, Esparta sufría descalabros con cierta frecuencia. Apoyado en una base económica-social primitiva, desgarrado por una permanente lucha interna, el Estado espartano se vio obligado desde muy temprano a enviar colonos al exterior. En la tradición que transmite Herodoto acerca de los minios y de la colonización de la isla de Tera por los espartanos, aparece nítidamente pintada la configuración de circunstancias que acompañaban a esos sucesos. Las nociones traídas por Herodoto han encontrado en la actualidad nuevas confirmaciones arqueológicas y epigráficas. Tucídides da nociones de la colonización de Citera por los espartanos, al igual que de los choques entre Esparta y otras ciudades. En este sentido, ofrece muchísimo interés el relato de Herodoto sobre la prolongada guerra perdida por Esparta contra Tegea, una de las ciudades de la Arcadia. Otro adversario, más peligroso aún, de Esparta, era Argos, principal centro político de la Argólida, que había conservado en forma más completa la herencia cultural de la época micénica. Argos había alcanzado el cénit de su poderío durante el reinado del tirano Fidón, el que, según la tradición, había sometido a su influencia y poder toda la parte noreste del Peloponeso. El tercer y principal adversario de Esparta era Mesenia, en cuyas regiones costeras, durante la época micénica, especialmente en la costa occidental —según lo establecido por los descubrimientos arqueológicos—, se hallaban situados muchos centros estrechamente vinculados con Creta. Las regiones interiores, las de la llanura de Mesenia, estaban en este sentido mucho menos desarrolladas. De acuerdo con las tradiciones históricas ampliamente aprovechadas por la literatura griega, la Mesenia, al igual que la Laconia, fueron invadidas por los dorios; Cresfonte, un descendiente directo de Heracles, consanguíneo de los reyes espartanos, había fundado en Mesenia la dinastía de los reyes que fue denominada según el nombre de su hijo Epites: la de los Epítidas. Al echar mano, para la interpretación de estas tradiciones, al material arqueológico, como también a los datos de la historia y la dialectología de la lengua griega, se puede llegar a la deducción de que la invasión doria había también llegado a Mesenia, donde si bien fueron destruidos grandes centros de la cultura micénica, la población aquea al parecer no fue sojuzgada. Es cierto también que en el territorio mesenio, célebre por su fertilidad, se fusionaron parcialmente los aqueos y los dorios, y se deslindaron las tierras con mojones. Los poemas homéricos hacen mención de la Mesenia como de un territorio unificado políticamente. Lo mismo se dice de Mesenia en las tradiciones históricas utilizadas y transformadas por Pausanias. Las listas de los vencedores en los juegos olímpicos, conservadas en los fragmentos de Hipías de Elis, contienen nombres de

- 98 de 321 -

V. V. Struve

mesenios hasta la mitad misma del siglo VIII a. C., lo cual da testimonio no sólo de la independencia política de Mesenia, sino también del nivel relativamente elevado del desarrollo de su cultura. Finalmente Eurípides, en su tragedia Cresfonte, que nos ha llegado sólo fragmentariamente, escribe sobre Mesenia como de un país libre e independiente. Pero en Mesenia no había surgido ninguna formación estatal, ni aquea ni doria, que fuera capaz de defender su ulterior existencia independiente. Sus posibilidades eran inferiores a las de Esparta, del mismo modo que ocurría en las restantes regiones del Peloponeso. En la segunda mitad del siglo VIII, Esparta emprendió la conquista de Mesenia. Pausanias suministra nociones detalladas pero legendarias de esa guerra. Material más fidedigno, reminiscencias de encarnizadas batallas durante la guerra de los veinte años, halló su reflejo en los versos del poeta griego Tirteo (de los cuales se han conservado sólo unos fragmentos), del siglo VII a. C., quien vivió dos generaciones más tarde. Como informa otra fuente, al finalizar esa guerra entre Mesenia y Esparta, se sublevaron los llamados partenios —hijos ilegítimos—, pertenecientes al sector de la población privado de derechos civiles. La sublevación fue aplastada y los sublevados se vieron obligados a abandonar Esparta y emigrar hacia el litoral meridional de Italia, donde fundaron la colonia de Tarento. Tras una serie de derrotas, la resistencia de los mesenios se había concentrado en la región montañosa limítrofe con la Arcadia; allí fueron derrotados y Mesenia se sometió a Esparta con la condición de pagar un tributo consistente en la mitad de cada cosecha anual. Al parecer, los mesenios quedaron en una situación similar a la que entonces tenían en Esparta los ilotas. La victoria sobre Mesenia, empero, no mejoró esencialmente la situación de Esparta. Los espartanos tenían que emplear enormes fuerzas para mantener a Mesenia en la obediencia. Al mismo tiempo, las relaciones entre Esparta y Argos, en la que en ese tiempo se había afianzado la tiranía de Fidón, habían empeorado bruscamente, e iba creándose también la amenaza de un serio choque militar con Tegea y otras ciudades peloponesíacas. En medio de tales condiciones se compuso definitivamente el régimen político-social espartano. Al parecer, fue precisamente entonces cuando se promulgó la reforma que consolidaba la igualdad de bienes de los espartanos. Para ello, el Estado espartano tuvo que librarse dentro de lo posible de la influencia de las relaciones mercantiles y monetarias que iban desarrollándose rápidamente, recurriendo a varias medidas: la prohibición de guardar metales preciosos; la prohibición a los forasteros de aparecer en el territorio de la ciudad de Esparta, y quizás en el de todo el Estado espartano. Es probable que fuera entonces cuando se legitimara el uso exclusivo de la arcaica moneda de hierro, acerca de lo cual Plutarco transmite un relato anecdótico a su célebre biografía de Licurgo. Es curioso que el sistema de pesas y medidas de Fidón de Argos, difundido en todo el Peloponeso, no fuera aceptado en Esparta. Las tierras de los periecos fueron consideradas como tierras estatales y divididas en cleros entre los ciudadanos. Tales medidas tenían por objeto detener el desarrollo de la producción, acerca de la cual dan testimonio millares de hallazgos arqueológicos en el antiquísimo territorio del santuario de Esparta —el templo de Artemisa Ortia— y en otras partes de la ciudad. Muy pronto, el Estado espartano se vio en la necesidad de sostener otra pesada guerra contra Mesenia, que se sublevó en la segunda mitad del siglo VII a. C. La sublevación estalló en la parte nórdica de la llanura mesénica, en la región de Andania. Los sublevados, encabezados por el rey Aristómenes, de la estirpe de los epítidas, estaban aliados con Arcadia, Elida y Argos. Durante los primeros años de la guerra, los espartanos sufrieron una derrota tras otra. Los versos de Tirteo, que tomó parte en dicha guerra, hablan de la extrema tensión de fuerzas por parte de Esparta. El conflicto repercutió también sobre la creación de los mesenios, que precisamente en ese tiempo compusieron unas canciones épicas, aprovechadas posteriormente por los autores que imitaban a Homero. Los mesenios se sostuvieron heroicamente, mas sus aliados, especialmente el rey arcadio Aristócrates, los traicionaron, y los espartanos comenzaron a superarlos. En una batalla decisiva, junto al «gran foso», al décimo año de la guerra, los mesenios fueron derrotados. Pero su resistencia continuaba; se habían fortificado en el monte Ira, en los límites de la Arcadia, donde se sostuvieron a lo largo de once años. Capitularon bajo la condición de poder trasladarse libremente a Arcadia y otras regiones de la Hélade. Los que se

- 99 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

quedaron fueron convertidos en ilotas y, junto con sus respectivas parcelas, distribuidos entre los espartanos. Resulta así que a finales del siglo VII a. C., el sistema de explotación de los ilotas ya estaba formado en lo fundamental. Evidentemente, entonces fue cuando se introdujo la ya mencionada costumbre bestial de las criptias. Tal como escribe Tucídides, toda la atención de los poderes espartanos estaba dirigida ahora al aplastamiento de los ilotas. De vez en cuando las rebeliones de los ilotas estallaban con tanta violencia y fuerza, que el Estado espartano no estaba en condiciones de reprimirlas por sus propios medios. En tales ocasiones, Esparta pedía ayuda en las comunidades vecinas del Peloponeso, surgiendo sobre esta base la tendencia a estrechar relaciones con una serie de ciudades de alrededor. A su vez, estas mismas ciudades también estaban interesadas en un acercamiento con Esparta, por cuanto en aquel tiempo ésta gozaba ya de la fama de ser uno de los Estados militarmente más poderosos de toda la Hélade. Como resultado, a mediados del siglo VI a. C., se forjaba en el Peloponeso una unión que entró en la historia con el nombre de Liga o Confederación del Peloponeso. Aun cuando Esparta la encabezaba, los demás miembros continuaron conservando su independencia; Esparta se inmiscuía muy poco en los asuntos internos de los mismos.

2.

Creta

Cuenta la leyenda que, antes de formular y publicar las leyes que han quedado vinculadas a su nombre, Licurgo habría visitado también a Creta durante los viajes que hiciera con el fin de estudiar las constituciones de otros países. Sin duda, esta leyenda se apoya en el hecho histórico de que entre las organizaciones estatales de Esparta y de Creta se observan muchos rasgos similares. Dichos rasgos se explican históricamente por el hecho de que, tanto en Esparta como en Creta, en el primer milenio anterior a nuestra era, la población dominante fue la doria, que sometió a los pobladores de la isla; entre ellos a los aqueos, eteocretes (cretenses autóctonos) y otros. Sin embargo, la similitud entre Esparta y Creta se observa más bien en sus instituciones sociales que en las estatales. Para conocer a unas y otras es especialmente importante, aparte de una reducida cantidad de fuentes literarias, una gran inscripción encontrada en una ciudad de la costa meridional de Creta: Gortis, la que, junto a Cnosos, desempeñó gran papel en la historia de esa isla. Aun cuando esta inscripción, a la que a veces se denomina «la verdad gortinense», fue grabada en la pared de un edificio público ya a mediados del siglo V a. C., ella representa la codificación de la legislación cretense perteneciente a una época muy anterior. Las fuentes mencionadas permiten formarse cierta idea acerca del régimen social de la sociedad cretense. La población de esta isla estaba formada por dos grupos fundamentales: libres y dependientes. Los tributos eran los ciudadanos, pertenecientes a las tribus dorias, que gozaban de plenos derechos; los llamados «súbditos», equivalentes a los periecos espartanos, que conservaban la libertad personal, pero carecían de la plenitud de los derechos civiles; los manumitidos, a los que de acuerdo con las leyes nadie podía privar de la libertad; y los extranjeros que moraban en la isla. Los ciudadanos era reunidos en hetairías (sociedades). Además de esto, junto a las tres filai en que se dividía la población doria, en algunas ciudades cretenses en las que la población estaba mezclada, había otras filai más (por ejemplo, la de los aitaleos). Cada una de ellas no era más que una gens o una familia ampliada. Semejantes filai existían también en el seno de la sociedad de los "súbditos". Las hetairías estaban formadas por compañías de jóvenes amigos (agelas) pertenecientes a la clase dominante (en consecuencia, no podían ingresar a las mismas los «súbditos», los manumitidos y los extranjeros, todos los cuales se consideraban como «fuera de las hetairías»). A la cabeza de cada hetairía había un arconte. Para la vista de las causas o procesos que surgían entre los que se hallaban «fuera de las hetairías» (athetairíos) y los miembros de las mismas, se nombraban jueces especiales. Y dado que los miembros de las familias nobles, al ser distribuidos según las hetairías, trataban de conservar los vínculos con su gens, las hetairías coincidían mayormente con las filai. Una subdivisión de la filai era el claros. Del seno de la file emanaba el claros militar que soportaba obligaciones especiales; entre sus miembros se elegía los cosmos (estrategas), que tenían en sus

- 100 de 321 -

V. V. Struve

manos el supremo poder militar del Estado. Los "súbditos", agrupados en comunidades rurales, también estaban divididos en filai. Junto con la agricultura estaban desarrollados los oficios y el comercio. Para los manumitidos, o libertos, se destinaban en las ciudades cretenses barrios especiales. Finalmente, para la administración y para la vigilancia de los extranjeros que moraban en la isla existía un funcionario ad hoc. A semejanza de las comidas en común de Esparta ("Syssitia"), en Creta se efectuaban también banquetes públicos, conocidos como "comidas de varones" (andreiai). Según algunas fuentes, estas comidas eran organizadas por los aportes efectuados por los miembros del claros. Según otras fuentes, era el propio Estado quien destinaba a las mismas una parte de los ingresos del fisco. Cada una de estas andreias estaba bajo la vigilancia de un llamado paidónomo. En las andreias se hallan presentes los niños varones, que recibían la mitad de la ración. Al cumplir los diecisiete años, el joven era registrado y anotado en una agela, teniendo que frecuentar los gimnasios, en los que se prestaba principal atención al entrenamiento físico y una atención mucho menor a la instrucción intelectual; un lugar esencial era destinado al aprendizaje de memoria de las leyes, redactadas en verso. Al terminar la agela, en la que probablemente permanecían unos diez años, los jóvenes ingresaban en la hetairías. Los miembros de cada promoción estaban obligados a contraer simultáneamente matrimonio, pero la esposa entraba en la casa del marido sólo cuando estaba en condiciones de manejar la economía de la misma. El matrimonio era considerado sagrado, y toda violación del mismo era severamente castigada. La población no libre, o dependiente, de Creta se componía de mnoitas y de esclavos. Los mnoitas eran agricultores, cargados de gravosas obligaciones, que habitaban las tierras del Estado. Quizás en éstos ha de verse a los descendientes de la antigua población de la Creta minoica. En cuanto a los esclavos, pertenecientes a particulares, se los puede subdividir en dos categorías. Unos, cuya situación correspondía a la de los ilotas espartanos, labraban las parcelas (cleros) de sus amos, a los que debían entregar una parte de los productos que obtenían; estaban fijados inseparablemente a los cleros, y recibían la denominación de afamiotas o clerotes. Podían formar familias e inclusive contraer matrimonio con mujeres libres; tenían su hacienda doméstica y podían adquirir bienes domésticos también. Otros, utilizados para los trabajos y quehaceres de las casas, eran esclavos comprados. Las particularidades de la sociedad en Creta habían condicionado la singularidad del régimen estatal de las cuarenta y seis polis cretenses. Las constituciones de las mismas tenían un rasgo común: cada una de ellas era regida por los ya mencionados cosmos. Aristóteles desaprueba este orden estatal considerándolo la peor clase de oligarquía: el caso es que dichos cosmos estaban investidos entre los cretenses del supremo poder tan sólo formalmente, pues en la realidad se encontraban supeditados a la tiranía de los representantes de las familias nobles, que tenían el derecho de reemplazarlos durante el ejercicio del poder. Escribe Aristóteles: "Tal preponderancia de la nobleza y, en general, de los hombres del poder que no desean someterse a un veredicto de los cosmos, lleva a la anarquía, a constantes disensiones y a una lucha intestina, de manera que el régimen cretense tiene tan sólo alguna que otra similitud con un régimen estatal". Al colegio o senado de los cosmos estaban adscriptos un secretario y otros funcionarios, entre ellos los que entendían de las finanzas. El poder judicial también se hallaba bajo la jurisdicción de los cosmos, a los cuales estaban sometidos los jueces. Debajo de los cosmos se encontraba el Consejo de ancianos; eran sus miembros los mismos cosmos una vez que habían cumplido el término reglamentario de su función; eran integrantes vitalicios de este Consejo, que representaba la suprema instancia gubernamental y judicial, poseía plenipotencias casi ilimitadas y gobernaba el demos a su albedrío (al decir de Aristóteles, "arbitrariamente, y no sobre la base de las leyes escritas"). El número de miembros de este Consejo llegaba a veintiocho o treinta. La asamblea popular ocupaba un lugar secundario, puesto que sólo poseía el derecho formal de confirmar las resoluciones tomadas por el Consejo o por el Cosmos. Hacia mediados del siglo III a. C., la Asamblea popular adquirió gran significado y valor. Dada la democratización del régimen estatal realizada entonces en Creta, al lado del Consejo de ancianos se formó incluso un consejo de «jóvenes», investidos de poderes especiales, y que también cumplía funciones judiciales.
- 101 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Las sesiones de la Asamblea popular tenían lugar en la plaza pública (ágora), donde había una piedra especial desde la cual los oradores pronunciaban sus discursos y arengas. La Asamblea popular estaba autorizada para tomar resoluciones sólo con la presencia de no menos de quinientos miembros. La «verdad gortinense» contiene también una serie de artículos vinculados con asuntos de herencia, deudas, violaciones de reglas sociales, etc. Los procesos en Creta eran orales, en presencia de testigos, los que hacían sus declaraciones bajo juramento. En cuanto a la historia de Creta durante el período prehelénico, de la misma se han conservado tan sólo hechos aislados carentes de valor para la historia griega general. Así, se sabe que durante las guerras greco-persas, los ciudadanos cretenses despacharon una embajada a Delfos, pero no tomaron parte alguna en dichas guerras. Tampoco tomaron parte alguna las ciudades cretenses en la primera Liga marítima ateniense, aparecida en el siglo V a. C.

3. Tesalia
Las relaciones sociales y el régimen estatal de Tesalia ofrecen un interés particular debido a que allí se conservó sin mayores variantes un régimen social que hace recordar, hasta cierto grado, a la Grecia homérica. Tesalia representa una llanura baja, la más grande de toda la Hélade, limitada por todos los lados por colinas y cordilleras: al norte, por el Olimpo; al oeste, por la cordillera de Pindo; al este, por las de Osa y Pelión, y al sur, por la cordillera de Acaya y, tras ésta, el monte Eta, paralelo a la anterior. La llanura tesalia es regada por el río más grande de la Hélade, el Peneo. Dicha llanura es muy feraz, apta tanto para la agricultura como para la ganadería (hasta el mismo período helénico, Tesalia poseía la mejor caballería de Grecia). Desde Tesalia se exportaban en gran cantidad carnes y cereales. Una parte de la llanura tesalia estaba cubierta, en tiempos más remotos, de espesos bosques; es característico que, aún en el siglo V, los antiguos funcionarios, que ya habían perdido el poder y se habían convertido en epónimos (los años se denominaban con los apelativos de dichos funcionarios), eran apodados «inspectores silvestres». Entre la cordillera de Acaya y el monte Eta se extendía otra llanura, no muy grande ni tan feraz, regada por el río Esperquio. En el sur del país, en el golfo de Pagaso, estaban, bien ubicados y protegidos contra los vientos, los puertos de Iolcos y de Pagaso. La lengua de los tesalios, al igual que la de los beocios, era, en la época clásica, una mezcla de dos elementos dialectales: el dórico y el eólico. La naturaleza mixta del idioma confirma la tradición histórica según la cual Tesalia, durante la época micénica, se hallaba poblada de tribus eolias. Era, en aquel entonces, uno de los países cultos, guías de la Grecia europea, como lo hacen ver tanto los datos obtenidos en las excavaciones, como el papel que desempeña el héroe tesalio Aquiles en la Ilíada. En la época de las invasiones dorias, los emigrados se apoderaron, como en todas partes, de las llanuras más fértiles. La anterior población eolia —"los penestai"—, aun cuando conservaron parcialmente sus territorios y sus regímenes tribales, se vieron privados de la libertad, pasando a depender del vencedor, proveyendo a éste de guerreros y pagando un tributo. Los pobladores de Tesalia propiamente dichos se dividían en cuatro grupos. El primero lo componían los dinastas, miembros de las pocas gens nobles, poseedores de grandes latifundios, los cuales, de hecho, habían concentrado en sus manos todo el poder. Al segundo grupo pertenecían los medianos y pequeños agricultores libres, algo así como arrendatarios de los dinastas, a los cuales también prestaban servicio en el ejército en función de escuderos y guerreros, ecuestres e infantes. Este grupo no debía ocuparse en oficios artesanales y de comercio, bajo la amenaza de ser despojado de sus derechos civiles. Inclusive, para asistir a la Asamblea popular, no se reunían en la plaza del mercado, como en las otras polis griegas, reservada en este caso a los nobles tesaliotas, sino en una plaza especial, el ágora «libre», en la que estaba prohibido toda clase de comercio. El tercer grupo lo componían los artesanos y los

- 102 de 321 -

V. V. Struve

mercaderes, personalmente libres pero carentes de derechos políticos. La situación de la masa fundamental de los productores, "los penestai", que formaban el cuarto grupo, difería poco de la de los ilotas espartanos en los siglos VII-VI a. C. Los "penestai", al igual que los ilotas, estaban vinculados a la parcela que se les había adjudicado y entregado, y poseían casas y bienes muebles; no podían abandonar su parcela y estaban obligados a entregar una parte determinada de la cosecha a su dinasta terrateniente y a obedecer sus órdenes, pero el dinasta no podía matar a los "penestai". Las rebeliones de los "penestai", al igual que las de los ilotas, eran un fenómeno ordinario. Todas estas particularidades de la estructura social de Tesalia recuerdan a la estructura social de la Grecia homérica. La tierra estaba subdividida en parcelas (cleros). Sin embargo, estos cleros no tenían nada de común con las pequeñas parcelas de los campesinos que recibían la misma denominación en el Ática y en Beocia. En caso de guerra, todo clero debía proveer cuarenta guerreros ecuestres y ochenta hoplitas. Para suministrar semejante milicia, un clero tenía que ocupar un área de más o menos unas 1.600 a 1.800 hectáreas; es lógico suponer que tales cleros pertenecían sólo a los grandes terratenientes, de los cuales en toda la Tesalia podría haber cerca de doscientos. Con respecto a los terratenientes, todo el resto de la población libre se encontraba en situación de dependencia, recibiendo de aquéllos parcelas para ser labradas. En los tiempos de paz, cada familia noble (las más poderosas eran la de los Aléuadas en Larisa y la de los Escópadas en Farsalia), junto con sus «arrendatarios», constituía una aislada unidad política. La nobleza tesaliota erigía fortificaciones para defender sus posesiones. Sin embargo, el peligro de rebeliones de las tribus sojuzgadas, y también el de invasiones enemigas, habían forzado a los dinastas tesaliotas a crear, ya en tiempos muy tempranos, una organización militar pantesalia. Así como los basileus griegos durante la campaña contra Troya habían formado un ejército común bajo el mando del basileus micenio Agamenón, así también los tagos (equivalentes al basileus en el lenguaje de los tesaliotas) elegían, en caso de guerra, un tago pantesalio. En tales oportunidades entraba en funciones (tanto para la elección de un tago, como también para otras necesidades), la Asamblea popular pantesalia, compuesta por todos los tesaliotas libres; mas en tiempos de paz dicha asamblea casi no se reunía y el país se disgregaba en uniones separadas entre sí, de gens o grandes familias. La unión de tres o cuatro filai representaba en los Estados griegos primitivos, no sólo una agrupación gentilicia, sino también territorial: todos los ciudadanos de una filé, y la filé misma, se establecían juntos, tenían su basileus y en el ejército constituían un destacamento autónomo propio. Así ocurría en el Ática y, a juzgar por las palabras de Néstor, uno de los héroes de la Iliada, también en el ejército homérico. Así era en Tesalia. Aparte de ello, Tesalia estaba dividida en tetrarquías; los nombres de las cuatro eran: Tesaliótida, Pelasgiótida, Hestiótida y Ftiótida. A la cabeza de cada una de estas tetrarquías se hallaba un polemarca (jefe militar), lo cual indica que las tetrarquías eran unidades no sólo administrativas, sino también militares. La historia de Tesalia de comienzos del primer milenio anterior a nuestra era no es conocida. Entre las tradiciones griegas se ha conservado una leyenda según la cual los tesaliotas habían intentado apoderarse de las tierras situadas al sur de su propio territorio; pero los focidios obstruyeron con un muro de piedra el paso de las Termópilas, impidiendo así el ulterior avance de los tesaliotas. Los restos que de dicho muro se han conservado corresponden, a criterio de los hombres de ciencia, a tiempos posteriores (a los siglos VII-VI a. C.). En el siglo VI, los tesaliotas constituían una de las tribus más poderosas y desempeñaban gran papel en la política panhelénica. Ello se había manifestado en la guerra por el santuario de Apolo en Delfos, que en aquel entonces pertenecía a la Fócida. Los focidios habían resuelto cobrar derechos de entrada a los peregrinos que arribaban a Crisa, puerto de Delfos. El hecho provocó una protesta de los Estados griegos; dio comienzo la llamada «guerra sagrada», en la que tomaron parte los sicionios, los atenienses y otros, correspondiendo el papel conductor a los tesaliotas. Como resultado de esa guerra, el santuario de Delfos fue arrebatado a los focidios, Crisa fue arrasada y los tesaliotas, junto con las tribus bajo su mando, obtuvieron la mayoría de votos en el Consejo de la afictionía de Delfos.

- 103 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

De la misma manera, los tesaliotas desempeñaron el papel decisivo en la guerra llamada de Lelante, entablada entre dos coaliciones mercantiles: de un lado se hallaban Samos y Calcis, y de otro Mileo y Eretria. Los tesaliotas se plegaron a Calcis, que, gracias a la caballería tesaliota, obtuvo la victoria sobre el enemigo. Muy pronto, empero, los tesaliotas fueron derrotados por los beocios y los focidios. A comienzos del siglo V los tesaliotas combatieron al lado de los persas. Debido a ello no tuvieron durante todo ese siglo influencia política considerable. El nuevo ascenso de Tesalia comenzó a principios del siglo IV a. C.

4.

Beocia

En el curso de las investigaciones arqueológicas en el territorio de Beocia, especialmente en la región del lago Copais y en el sitio de la antigua ciudad de Orcómeno, se descubrió una gran cantidad de monumentos de la cultura micénica, y debajo de los mismos apareció una capa neolítica, perteneciente al tercer milenio a. C. Los mitos vinculados con Beocia mencionan, entre las antiquísimas tribus que la poblaban, a los minios. En el siglo VIII aparecen ya los beocios en calidad de un solo pueblo que hablaba el dialecto beocio. Entre los poblados, los más importantes en los primeros tiempos fueron Orcómeno, en el cual la tradición ubica a los mencionados minios, y Tebas, del cual se habla en los poemas homéricos como de un considerable centro que posteriormente sometió a Orcómeno. Según el testimonio de Tucídides, la población de Beocia había llegado desde Tesalia; empero, el mismo autor hace la salvedad de que una parte de los beocios ya habitaba anteriormente en esta región. Evidentemente, la migración desde Tesalia, si es que tuvo lugar en la realidad histórica, repercutió muy poco sobre el desarrollo interno de Beocia.

El Régimen económico-social de Beocia
En Beocia no hubo revueltas sociales, tan características de las ciudades griegas desarrolladas de los siglos VII-VI a. C. La causa, desde luego, no fue «la estupidez de los cerdos beocios», como decían despectivamente sus vecinos, los atenienses, sino las características particulares del desarrollo económico de la región. En la fértil Beocia, incluso en la época en la que la producción de la mayor parte del mundo griego ha sufrido grandes cambios, la economía siguió siendo fundamentalmente agraria, con predominio de los cultivos gramíneos. En Beocia, un agricultor que poseyera aunque fuera una pequeña parcela, con una forma relativamente intensiva de efectuar su labor, podía subsistir. También estaba desarrollada en Beocia la ganadería, especialmente la cría de caballos. Sobre el lago Copais y en el litoral marítimo estaba desarrollada bastante considerablemente la pesca. Puesto que la producción artesanal estaba escasamente desarrollada, sólo los excedentes agrícolas estaban comercializados. Pero cierto que también en Beocia repercutieron gravemente sobre la economía de los campesinos la estratificación en el interior de la comunidad y el crecimiento de la desigualdad de recursos y bienes. Para la conservación de las parcelas de los campesinos, las legislaciones antiguas prevenían y anticipaban medidas extraordinarias. Como informa Aristóteles, un legislador tebano de comienzos del siglo VII, Filolao, había establecido que si en una familia nacían más hijos que cantidad de tierra tenía la misma a su disposición, el padre estaba obligado, bajo amenaza de pena de muerte, a no educar él mismo a la criatura, sino a entregarla a otros, al que diera por ella una paga, por pequeña que fuese; esta paga simbólica era un resabio de la venta (para la esclavitud) que otrora existiera. Conocemos, por Tucídides, que anteriormente a las guerras greco-persas, el poder en las ciudades beocias se hallaba en manos de un pequeño grupo de aristócratas pertenecientes a cinco estirpes: los antepasados de cuatro de ellas se llamaban Espartos (literalmente, «sembrados»), porque, de acuerdo con la tradición referente al mitológico fundador de Tebas, el héroe semidiós Cadmo, aquellos crecieron de los dientes de un dragón sembrados por Cadmo; el antepasado de la quinta estirpe era considerado pariente por afinidad con los Espartos. A consecuencia del desarrollo gradual, aun cuando tardío, del intercambio de productos, en el
- 104 de 321 -

V. V. Struve

Estado beocio comenzaron a adquirir valor y significación los hombres adinerados aun cuando no pertenecieran a la aristocracia de abolengo. Además, al lado de los aristócratas terratenientes aparecieron también campesinos acaudalados, que habían pasado por una severa escuela de la vida y habían sabido enriquecerse merced a la manera más intensiva de conducir sus haciendas. El desarrollo del comercio marítimo, característico para toda la Grecia de los siglos VIII-VII a. C., no pudo dejar de ejercer cierto efecto sobre la economía de Beocia. El poeta beocio Hesíodo, cuyo poema "los trabajos y los días" se puede datar entre los siglos VIII-VII a. C., condena la ocupación en el comercio marítimo, cuyo entusiasmo, dice, se había apoderado de todos. No obstante, aconseja sobre las condiciones en que sería lícito y conveniente ocuparse del mismo, sin someterse a gran riesgo. Todo esto se halla expuesto en forma de consejos que Hesíodo da a su hermano Perses; allí mismo, el poeta hace conocer interesantes hechos de la vida de su padre, quien había intentado enriquecerse ocupándose del comercio en cuestión. El padre de Hesíodo había vivido anteriormente en la ciudad eolia de Cumé y trasladado luego a Beocia. Aquí, "habiendo huido de la perversa miseria'', sólo pudo adquirir una pequeña parcela "en el mísero poblado de Ascra". No obstante, se convenció muy pronto de que, aun esta pequeña parcela en la fértil Beocia le proporcionaba una existencia más segura que el comercio marítimo. Para aumentar la rentabilidad de una economía campesina, Hesíodo recomienda los siguientes medios: labrar la tierra con las manos de los miembros de la familia, disminuir la procreación de hijos, trabajar sin descanso desde la mañana hasta la noche, etc. El poema de Hesíodo constituye así una fuente muy importante que refleja la vida social y económica de la Beocia de su tiempo. La masa básica de pobladores de esa región se componía de agricultores que, en parte considerable, dependían de la aristocracia terrateniente de abolengo. Hesíodo representa simbólicamente esa dependencia de la arbitrariedad de los aristócratas, en una fábula en la cual un gavilán dice al ruiseñor que tiene entre sus garras:

«Por qué, infeliz, estás piando? ¡Yo soy más fuerte que tú! Por más que cantes, he de llevarte adonde yo quiera. Puedo comerte o dejarte en libertad. No tiene juicio aquel que quiere medirse con el más fuerte: No lo vencerá, ¡y sólo agregará humillación a sus penas!»
La aristocracia terrateniente conservó en Beocia su predominio durante mucho más tiempo que en otras regiones de Grecia, por ejemplo, en la vecina Ática. Los rasgos del atraso se exteriorizaron en las leyes beocias. En este sentido son muy características las que tratan de los deudores: cuando el deudor no pagaba su deuda era llevado a la plaza del mercado y sentado en un lugar preestablecido para ello, colocándose ante él un canasto, y el hombre tenía que permanecer en esta posición hasta que las limosnas que se arrojaban al interior del canasto resultaran suficientes para amansar la ira de los acreedores. Los ciudadanos que sufrían semejante castigo perdían sus derechos civiles. No podemos determinar, por falta de datos fehacientes, si en Beocia el endeudamiento moroso llevaba hacia la servidumbre o hacia la esclavitud.

La alianza beoda
La vida política de Beocia se caracterizaba por la existencia de una alianza entre sus polis, en la cual el papel predominante lo desempeñaba Tebas, la ciudad más grande de Beocia. Tucídides caracteriza por boca de los tebanos el régimen estatal de Tebas al comienzo de las guerras médicas, de la siguiente manera: «En aquel entonces nuestro régimen de Estado no era oligárquico, apoyado en leyes iguales para todos, ni tampoco democrático. El poder, en el Estado, se hallaba en las manos de unas pocas personas, lo cual es adverso a las leyes y más que a un régimen estatal racional se acerca a una tiranía». Por lo demás, y tal como hace constar Herodoto, ese poder chocaba ya con una resistencia organizada cuando comenzaron las guerras
- 105 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

greco-persas. Esto se explica no tanto con las contradicciones político-sociales, como mediante los fracasos exteriores de la alianza beocia. La existencia esta alianza, ya en el siglo VI a. C., constituye un factor importante en la historia de Grecia, en general. Existía allí una anfictionía, es decir, una unión de polis vecinas para la protección y defensa de los santuarios comunes que se agrupó en torno al templo de Poseidón primero y del de Atenea Itonia después. Las funciones fundamentales de tal anfictionía era la preocupación y cuidado respecto de los santuarios, de los festejos que tenían lugar en los mismos, de las ferias que estos festejos representaban en aquel tiempo y en las que podían tener cita, sin temor alguno, los mercaderes de las más diversas partes de Beocia, y donde, finalmente, se llevaba a cabo la solución de las disputas (especialmente las concernientes a las fronteras) entre las polis beocias. Los órganos de las anfictionías poseían funciones punitivas sobre los miembros que se apropiaban de tierras del templo, que violaban y perturbaban la seguridad de los oficios religiosos y, con ello, la libertad del comercio, o los que, en general, no se sometían a las resoluciones del consejo de la anfictionía. Todas estas funciones fueron durante largo tiempo funciones principales de la alianza de Beocia y de sus órganos, los que, además, tenían aún otras obligaciones más. El fértil suelo de Beocia fue constantemente codiciado por sus vecinos y objetó de constantes ataques desde todos los costados. Probablemente, ya a mediados del siglo VI a. C. los vecinos septentrionales de Beocia, los tesaliotas, intentaron someterla y la invadieron, mas fueron derrotados cabalmente en la batalla entablada. En el mismo tiempo, la alianza beocia tuvo que sostener una lucha difícil y prolongada contra Orcómeno, que en aquel entonces era uno de los más poderosos Estados de la Grecia central y poseía también un suelo fértil y un fuerte ejército. La alianza beocia logró quitarle a Orcómeno, una tras otra, las ciudades que poseía, y a comienzos del siglo VI la forzó a adherirse a ella, habiéndose asegurado ciertos privilegios. Menos feliz fue la prolongada lucha contra el vecino del sur, Atenas. Los beocios perdieron, al comienzo, la ciudad de Eleusis con el antiguo santuario de Dionisos, y luego toda la región del sur del río Asopos, incluyendo la ciudad de Platea y la de Oropos en la costa. Conducir todas estas guerras sólo era posible disponiendo de un ejército unificado, de un fuerte comando y de la posibilidad de exigir de modo coercitivo a los aliados que enviasen contingentes de guerreros al ejército aliado. Problemas y plenipotencias de tal amplitud, ajenos a las anfictionías comunes, habían condicionado la transformación de la alianza beocia en el más antiguo Estado aliado, ya centralizado en grado bastante considerable. El miembro más fuerte de esa alianza era Tebas, que, como es natural, desempeñaba el papel dirigente en las guerras. Esta circunstancia, que la había convertido también en dirigente político de la alianza, dio a Tebas la hegemonía financiera y, al mismo tiempo, fue en detrimento de la independencia de las polis pequeñas. De todos modos, en Beocia no se había dado el sinoicismo del caso ateniense ni había surgido ningún Estado tebano centralizado. Esto se explica en parte por el hecho de que la anfictionía impedía a Tebas establecer su hegemonía sobre las demás ciudades que formaban la alianza beocia, y en parte por el estado de atraso de Beocia. Todos los miembros de la alianza beocia estaban obligados a proveer contingentes de guerreros para el ejército aliado. La importancia de estos contingentes solía ser establecida por los órganos de la alianza según una distribución especial, en correspondencia con las fuerzas de cada polis. Pertenecer a la alianza no era ya cuestión voluntaria de cada uno de sus miembros: por la violación de la obligación guerrera y, con más razón, por la defección o por el abandono de la alianza, los órganos de ésta dictaban severos castigos, quitando territorios, desalojando a los habitantes, etc. Dado que no existían propiedades pertenecientes a la alianza en general, las tierras quitadas se adjudicaban al territorio tebano, en virtud de lo cual Tebas llegó a ser cada vez más poderosa. También fue quitado a los distintos Estados beocios el derecho a mantener relaciones con los países no beocios, y toda la política internacional se concentró en las manos de la alianza. El derecho a acuñar monedas fue conservado por cada Estado beocio por separado hasta el tiempo de las guerras médicas, pero con la obligación de hacer figurar en el dorso de sus monedas el blasón panbeocio: el escudo de la diosa Atenea Itonia; solamente Orcómeno conservó el derecho a acuñar monedas con el blasón propio: una espiga de cereal.

- 106 de 321 -

V. V. Struve

Hasta las guerras greco-persas, cada Estado beocio conservó sus instituciones; en la mayoría de ellos se hallaba a la cabeza un arconte; a la cabeza de Tespias se encontraba un antiguo colegio aristocrático formado por siete demucos, o basileus, elegidos del seno de unas cuantas familias nobles; a la cabeza de Oropos había un sacerdote del dios Anfiaraos. Sólo después del año 446, los regímenes estatales de las aisladas polis beocias fueron sometidos coercitivamente a una nivelación. La organización de las instituciones sociales es bastante conocida merced al fragmento del tratado de un autor desconocido, que ha pasado a la historia bajo la denominación de papiro de Oxirrinco. En este fragmento aparece descrito el régimen que existió en Beocia a partir del año 446 a. C. Existen todas las bases para suponer que la constitución del año 446 a. C. consistió, en lo fundamental, en el restablecimiento de la constitución vigente antes de las guerras médicas. La esencia de la misma es la siguiente: a la cabeza se hallaban los beotarcas, esto es, los miembros del gobierno de la alianza. Eran (al menos, desde el año 446) once; los miembros más considerables de la alianza elegían a dos de ellos; las elecciones tenían lugar cada tres años. Al lado de los beotarcas funcionaba un consejo aliado; cada Estado beocio elegía sesenta diputados por cada beotarca y pagaba el mantenimiento de los mismos. De acuerdo con el mismo principio, se integraba también el juzgado de la alianza, así como el ejército (mil hoplitas y mil jinetes por cada beotarca). La nobleza que a finales del siglo VI se hallaba a la cabeza de Tebas, no sólo oprimía a las masas populares de su Estado, sino también vejaba a las demás polis beocias. Esto provocó la defección de Eleusis y de Platea, que se pasaron a Atenas. El tribunal espartano de arbitraje que juzgó este conflicto reconoció la independencia de Platea, debido a que Esparta trataba de impedir toda unificación. La política de Tebas provocaba en Beocia una fuerte oposición al dominio de la nobleza tebana, lo cual excitaba a ésta a buscar el apoyo incluso de los persas. Tal era la situación de Beocia hacia comienzos del siglo V a. C.

- 107 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

CAPITULO VI

LA COLONIZACIÓN GRIEGA EN LOS SIGLOS VIII-VI A. C.
El siglo VIII y VII constituyó un período de grandes transformaciones en la historia de Grecia. Como resultado del desarrollo de las fuerzas productivas de la sociedad griega, tienen lugar precisamente en ese tiempo considerables desplazamientos progresivos en las diferentes ramas de la producción: adquieren importancia la minería, las actividades artesanales, la navegación, la agricultura y la economía rural en general. En la época que estamos considerando, las ciudades se convierten en verdaderos centros de producción mercantil y de actividades comerciales. La creciente diferenciación social agudiza la lucha entre la aristocracia terrateniente de abolengo y los amplios círculos de la población libre y dependiente. Dentro de la situación configurada por esta tensa lucha social tiene lugar la formación del régimen clasista esclavista. En medio de estas circunstancias cobra peculiar significado la colonización: una parte de los habitantes de las ciudades de Grecia la dejan y se encamina a los litorales de otros países, donde van surgiendo nuevas polis independientes. El vocablo «colonia» admitido en nuestra historiografía deriva del término latino colonia (colo: labrar la tierra) y denomina un establecimiento de ciudadanos latinos o romanos. A lo largo de mucho tiempo se trató de poblaciones agrícolas militares que, de acuerdo con una resolución del gobierno romano, se establecían en las regiones sometidas a su férula. En este sentido, al concepto romano de colonia le corresponde más bien el concepto griego de cleruquía, pero los clerucos van apareciendo principalmente en la época clásica, durante los siglos V y IV a. C. Para designar la colonia de las épocas tempranas, entre los griegos estaba en uso la palabra apoikía, vinculada al verbo apoikein (vivir lejos; en sentido figurado, mudarse), y significa el establecimiento de griegos en un país ajeno. La ciudad desde la cual habían emigrado los colonos seguía siendo para éstos la metrópolis, esto es, la ciudad madre. Si las nociones llegadas a nosotros sobre el período más temprano de la colonización griega se caracterizan por ser extremadamente escasas, en cambio, las relativas al movimiento colonizador de los griegos durante los siglos VIII-VI, llamado de la gran colonización, son considerablemente más amplias. Acerca de la colonización de Sicilia, por ejemplo, se tienen valiosas noticias de Tucídides (en el comienzo del libro VI de su obra). Sobre la base de las obras perdidas de los historiadores del siglo IV (Eforo, Timeo y otros) aparecen citadas informaciones sobre las colonias en Diodoro de Sicilia, en la Geografía, de Estrabón; en el llamado Periplo, de Escimnos de Quios (de mediados del siglo II a. C.); en la Periegesis o Descripción de la Hélade, de Pausanias; en la Historia Natural, de Plinio el Antiguo, etc. Mas no hay que sobrestimar el valor de los testimonios literarios referentes a la colonización. No se contaba con anotaciones ni memorias que se refieran al tiempo de la formación de las colonias, especialmente de las tempranas, y los datos introducidos en la literatura posterior representan, en su mayoría, la exposición de toda clase de tradiciones e invenciones. En lo que concierne a los datos sobre la fundación dé las colonias, traídos por diferentes autores, también están arbitrariamente establecidos en muchos casos. Los autores antiguos utilizan a menudo como base para sus cálculos cronológicos, el lapso de vida de una generación, determinado por ellos, muy condicionalmente, como de treinta y cinco años. Así, la Megera Hiblea (en Sicilia), según los datos de Tucídides, fue fundada unas siete generaciones antes de que Gelón la destruyera, es decir, unos 245 años antes de Gelón. En relación con esto adquiere gran valor el material arqueológico, pero los datos proporcionados por la arqueología se refieren principalmente a la época del florecimiento de las colonias, y no siempre ni mucho menos proporcionan el material necesario para establecer el momento en que surgiera esta o aquella colonia.

- 108 de 321 -

V. V. Struve

1.

Causas y carácter de la colonización. Siglos VIII-VI a. C.

El desarrollo de las colonizaciones corresponde al período comprendido entre mediados del siglo VIII hasta finales del siglo VI a. C. Tanto la orientación de ese movimiento como las causas que lo provocaron y sus consecuencias históricas fueron distintas a las que corresponden al período de la colonización temprana de las islas y del litoral del Asia Menor, que habían tenido lugar unos tres siglos antes. El movimiento colonizador del período temprano, tal como ya lo hemos señalado, estuvo estrechamente ligado a los procesos migratorios que se habían apoderado de Grecia en aquel tiempo. La colonización de los siglos VIII-VI se desarrolló en circunstancias distintas. Escribe C. Marx: «En los antiguos Estados, en Grecia y Roma la emigración coercitiva que tomaba la forma del establecimiento periódico de colonias constituía un permanente eslabón en la cadena social. Todo el sistema de esos Estados se hallaba edificado sobre la determinada limitación numérica de la población, que no se podía superar sin someter a un peligro la existencia misma de la civilización antigua. Mas ¿cuál era la causa de ello? Pues que a esos Estados les era completamente desconocida la aplicación de las ciencias naturales a la producción material. Sólo manteniéndose en exigua cantidad podían conservar su civilización. En caso contrario, se hubieran convertido en víctimas del pesado trabajo físico que en aquel entonces transformaba en esclavo a un ciudadano libre. El deficiente desarrollo de las fuerzas productivas colocaba a los ciudadanos en dependencia de una determinada correlación cuantitativa que era imposible violar. Y debido a ello, la única salida era la emigración coercitiva». Originariamente, la emigración coercitiva está relacionada con la falta de tierras aptas para el cultivo, cuya mejor y mayor parte había quedado concentrada en las manos de la aristocracia terrateniente de abolengo. Los pequeños productores, al arruinarse, a menudo no encontraban en su patria aplicación alguna para sus fuerzas y se veían forzados a trasladarse a otras partes. Debido a ello, las colonias de ese tiempo tenían preferentemente carácter agrícola. Posteriormente, y en relación directa con el desarrollo de la producción mercantil y del comercio marítimo, el tipo primitivo de colonias se transformó, adquiriendo un carácter agrícola-comercial. Una parte de su población seguía ocupándose de la agricultura, pero ya con vista a la vena de la producción, mientras otra parte se dedicaba a las actividades artesanales; finalmente se destacaban grupos dedicados principalmente al comercio. Es sumamente significativo que durante los primeros tiempos tomaran parte en la colonización no sólo las ciudades que posteriormente se convirtieron en grandes centros comerciales, sino también la población de las regiones agrícolas, pasando más adelante la iniciativa de la formación de nuevas colonias a las ciudades comerciales. A los factores económico-sociales que estimulaban el desarrollo de la colonización se agregaron también los factores políticos. El proceso formativo de polis se cumplía en Grecia en las condiciones de una aguda lucha político-social. Los que iban siendo derrotados en tal lucha se dirigían generalmente en busca del refugio a países extraños. Con frecuencia, a los emigrados que fundaban una colonia se les agregaban todos aquellos que deseaban trasladarse a lugares nuevos, sin que se tratara obligatoriamente de ciudadanos de la metrópoli, sino también de otras polis y ciudades. Empero, en los casos en que la colonia no era fundada por iniciativa de unos ciudadanos aislados, sino por la del Estado, se reclutaban sólo colonos pertenecientes a determinadas clases de la población de la polis fundadora; a veces se echaba a suertes entre toda la ciudadanía. Al principio, las fundaciones de colonias eran esporádicas, adquiriendo posteriormente un carácter sistemático, destacándose en la fundación de gran cantidad de ellas, por ejemplo, las ciudades de Mileto, del Asia Menor, Calcis, de la isla de Eubea, y Corinto. Las colonias eran probablemente autónomas, pues no dependían de sus metrópolis, ni en el sentido político ni en el económico. Cada una de ellas, por regla general, tenía su propio régimen estatal, con frecuencia similar, pero no siempre, ni mucho menos, al de su metrópoli. Cada colonia tenía su

- 109 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

legislación y su jurisdicción. Eran considerados ciudadanos de la misma sus pobladores y no los de la metrópoli. La colonia tenía sus propios funcionarios y acuñaba su propia moneda. En caso de necesidad se dirigía, a veces, en busca de la ayuda de la metrópoli y, recíprocamente, ésta requería en ocasiones el apoyo de la colonia, sin que en todo ello estuviera implícito de manera alguna un carácter coercitivo. Los malentendidos que a veces surgían entre la colonia y la metrópoli solían solucionarse por vías pacíficas, aun cuando se producían también conflictos armados. La fundación de una colonia estaba sujeta a determinadas costumbres y formalidades. Por lo general, antes de tal fundación, se interrogaba al oráculo de Delfos o a otro. Después de haber recibido una respuesta favorable, la metrópoli organizadora de la empresa designaba de entre sus ciudadanos a un dirigente organizador de la colonia: oikistes; o bien eran los ciudadanos fundadores de la colonia los que lo elegían. Las obligaciones del oikistes incluían, en primer lugar, la distribución entre los colonos de las parcelas en el nuevo poblado. A menudo, los oikistes tomaban parte en la tarea de elaborar la constitución de la colonia: cuando ésta era fundada por iniciativa del Estado se preparaban y establecían reglamentos especiales que quedaban fijados en documentos que recibían el nombre de «leyes» de la colonia. Solamente en casos excepcionales las relaciones entre la colonia y la metrópoli asumían la forma de dependencia política. Así, Corinto enviaba anualmente, antes de la guerra del Peloponeso, a su colonia Potídea (en la Calcídica) un epidemiurgo, que era allí el funcionario principal. También Mesalia (la actual Marsella), colonia de Fócea, pero a su vez fundadora de una serie de pequeñas colonias a lo largo de las costas de Galia y de España, retenía en sus manos el poder sobre las mismas. Pero, por lo general, los vínculos entre la metrópoli y la colonia se limitaban al ámbito de los intereses económicos, aparte de lo cual las unía la comunidad de culto y de calendario, la costumbre de enviar feorías, solemnes embajadas en ocasión de los festejos que solía haber en la metrópoli, etc. De las colonias propiamente dichas hay que distinguir las cleruquías. Eran éstas una especie de colonias cuyos habitantes seguían siendo ciudadanos de la metrópoli fundadora. Conocemos solamente las cleruquías atenienses, fundadas con la finalidad de afianzar la influencia ateniense. La cleruquía ateniense más antigua fue fundada en el siglo VI a. C. en la isla de Salamina. Los clerucos salaminianos (cleruco era el poseedor de una parcela de tierra) debían, al igual que los ciudadanos atenienses, pagar los tributos y prestar el servicio militar en la milicia ateniense, pero tenían la obligación de vivir en la isla, careciendo del derecho a ceder en arriendo las parcelas que les habían sido otorgadas al fundarse la cleruquía. La cleruquía era administrada y gobernada por un arconte enviado desde Atenas. Existían también cleruquías atenienses en algunas islas del mar Egeo y en el Queroneso de Tracia. Para vigilarlas, los atenienses enviaban veedores investidos de los más amplios poderes; pero, por lo general, las cleruquías gozaban de cierta autonomía y tenían sus propios órganos de gobierno y administración. Las tierras para fundar cleruquías eran principalmente obtenidas por conquistas; sus habitantes naturales eran expulsados de ellas, o bien tenían que ceder cierta parte de las mismas y pagar impuestos. A veces, las tierras se obtenían pacíficamente. La tierra, dividida en parcelas, se distribuía entre los ciudadanos pobres de la metrópoli que deseaban emigrar, pero sin pasar a ser propiedad completa de ellos (los clerucos), sino que se les entregaba para su usufructo, permaneciendo en calidad de propiedad de la metrópoli.

2.

Las orientaciones básicas de la colonización griega

El movimiento colonizador griego siguió durante los siglos VIII-VI tres direcciones: hacia el Oeste, a las costas de Sicilia e Italia; hacia el Norte y Noroeste, a lo largo de las costas del Helesponto y la Propóntide, hasta el Ponto Euxino (mar Negro), y finalmente hacia el Sur, al África, donde, ciertamente, no fueron fundadas más que dos colonias.

- 110 de 321 -

V. V. Struve

La colonización de la cuenca occidental del mar Mediterráneo
La parte occidental del mar Mediterráneo atraía a los griegos desde hacía mucho tiempo, debido a la fertilidad de su suelo y a la relativa facilidad para adaptarse a él. Italia se halla separada del Epiro y de Corcira por un estrecho cuyo ancho es en total de unos 75 kilómetros. Algunos trechos de la Odisea dan testimonio de que los griegos conocían a Sicilia e Italia ya en la época heroica. En toda una serie de regiones de Italia se han encontrado restos de edificios y otras construcciones de la época micénica y los vínculos entre Sicilia y Creta son confirmados por gran número de monumentos históricos. El litoral meridional de la península apenina y de Sicilia estaba poblado desde hacía mucho tiempo y muy densamente. En la Italia meridional habitaban los mesapios en Mesapia y los brutios en Brutia, ambos en la actual Calabria. La Italia media, hacia donde también habían empezado a penetrar los griegos, estaba poblada por muchas tribus de la rama italiota. En Sicilia moraban tribus cercanas a las italiotas: las de los sículos, sicanos y elimios. Al parecer, los sicanos habían vivido al principio en Hispania, de donde fueron desalojados por los ligures. Ocuparon primeramente toda la península apenina, pero fueron empujados hacia el Oeste y hacia el Sur por los sículos, originarios de la propia Italia. La mayoría de los hombres de ciencia ven en ellos a los itálicos, emparentados con los latinos, los oscos y los umbros. Las tribus de elimios procedían probablemente del Asia Menor. Habitaban la pequeña región montañosa en la parte occidental de Sicilia. Los griegos se afirmaron en el sur y centro de Italia, y en la isla de Sicilia. En esta última debieron de encontrarse con los fenicios, que habían fundado allí una serie de factorías, de las cuales Motia, Panormos y Selinus fueron las primeras; estas colonias se mantuvieron bajo la soberanía fenicia aún en la época del florecimiento de las ciudades helénicas en la isla. Así, pues, los fenicios se habían establecido firme y sólidamente en Sicilia, al menos en su extremos occidental. En Italia, simultáneamente con el afianzamiento de los griegos, comenzaron a elevarse y destacarse las ciudades etruscas, cuya unión había constituido la formidable potencia de Etruria, que, durante un tiempo, había sometido a su influencia a Italia media y septentrional, y que se hallaba casi siempre en hostilidad con los griegos. La lucha entre éstos y los fenicios, que colaboraban con los etruscos, representa uno de los acontecimientos más importantes en la historia de la cuenca occidental del mar Mediterráneo. El resto de la población de Italia y Sicilia vivía aún en aquel tiempo dentro del régimen gentilicio, sin haber alcanzado formaciones sociales más desarrolladas. La colonización planificada de la cuenca occidental del Mediterráneo ha de haber comenzado no antes de la segunda mitad del siglo VIII a. C. La tradición nombra como colonia griega más antigua en Italia a Cumé o Cumas, en el litoral occidental (en la Campania). Los datos arqueológicos, empero, testimonian que esta colonia apareció simultáneamente con las demás colonias griegas en Italia y Sicilia. En la fundación de Cumé habían tomado parte las ciudades de Calcis, Eretria y la homónima Cumé, las tres de Eubea. La costa oriental de Sicilia se hallaba poblada durante los decenios cuarto y tercero del siglo VII por los colonos griegos oriundos de Calcis, Naxos, Megara y Corinto. En el año 737, las dos primeras fundaron en Sicilia una colonia con el nombre de Naxos, y de ésta se desprendieron otras dos colonias más: Catania (al pie de Etna) y Leontini. Al comienzo del siglo VIII, en la costa del angosto estrecho que separa a Sicilia de Italia surgió una colonia bajo el nombre de Zancle o Mesina, fundada por los piratas de Cumas, y posteriormente poblada por los calcidios. A su vez, Zancle fundó en la orilla opuesta de Italia la colonia de Región, cuya población fue completada más tarde por mesenios que habían abandonado el Peloponeso tras la conquista de Mesenia por Esparta. A los largo de la costa septentrional y oriental de Sicilia, los colonos de Zancle y los calcidios fundaron una serie de menudas colonias, de las cuales las más considerables eran: Himera y Tauromenia (Taormina). Los megarienses que habían tomado parte en la expedición calcidia fundaron la colonia de Megara Hiblea. Ochenta años más tarde, Megara fundó una

- 111 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

nueva colonia en estos lugares, Selinunte, que desempeñó posteriormente un importante papel como puesto avanzado en la lucha de los griegos con los cartagineses. En el año 734, la expedición corintia llegada a Sicilia se apoderó de la isla Ortigia, situada junto a la entrada al mejor puerto natural de Sicilia, cruzaron a la orilla siciliana y allí fundaron Siracusa, que ulteriormente se convertiría en una de las más grandes y opulentas ciudadescolonias de la isla. Los fundadores de Siracusa se preocuparon en primer lugar de la ocupación del fértil territorio adyacente a la ciudad. Al igual que otras colonias griegas de Sicilia fundadas simultáneamente, Siracusa representó al comienzo una población agrícola. El comercio y los oficios de artesanía se desarrollaron en ella sólo más tarde. De las ciudades del Asia Menor, en la colonización de Sicilia sólo tomó parte la de Lindos (de la isla de Rodas), cuyos ciudadanos fundaron junto con los cretenses la ciudad de Gela, en el siglo VII, en la costa meridional siciliana. Posteriormente, al oeste de aquélla, fue fundada la de Acragas (la actual Agrigento). La Italia meridional ya había sido poblada por los griegos a finales del siglo VIII a. C. En su colonización tomaron parte una serie de ciudades, así como también los aqueos, fugitivos del Peloponeso. Más o menos al mismo tiempo, los espartanos fundaron Tarento. Las colonias del sur de Italia, al igual que las de Sicilia, aparecieron casi a un mismo tiempo. La población de las costas del golfo de Tarento había tomado no más de unos diez a quince años. El estímulo esencial para esta colonización fue la conquista de Mesenia por los espartanos, que provocó una ola emigratoria similar a la que unos cuatro siglos antes provocara la conquista de los dorios. Las colonias aqueas más antiguas en Italia meridional fueron las Síbaris y Crotona. Para protegerse contra la hostil Tarento y detener su ulterior expansión, los habitantes de Síbaris fundaron Metaponte, cuya población fue completada por aqueos nuevos, es decir, recién llegados del Peloponeso. Un poco más tarde sometieron también a su poder a la ciudad de Siris, al sur de Metaponte. Esto proporcionó a Síbaris el predominio sobre todo el litoral del golfo de Tarento. A su vez, Crotona propagó su influencia hacia el sur. Síbaris y Crotona, situadas en una región muy fértil, fueron primeramente colonias agrícolas, carácter que conservan incluso tras haber adquirido cierto valor en el comercio. Ambas lograron ampliar sus posesiones no sólo a lo largo de la costa, sino también hacia el interior del país, hasta las mismas costas del mar Tirreno. En ellas, Síbaris, entre otras cosas, fundó la colonia Posidonia (Paestum entre los romanos). Las posesiones de Síbaris comprendían, según algunas fuentes, cien mil, y según otras, trescientos mil habitantes. También Crotona disponía de un territorio en el interior del país. Estas dos ciudades aqueas —Síbaris y Crotona—, junto con las colonias, también aqueas, que de ellas dependían, formaron la confederación aquea, con un santuario de la diosa Hera en el monte Lacinio, cerca de Crotona, santuario éste que se erigió en centro de su culto. Dicha confederación desempeñó cierto papel político al no admitir en su territorio ninguna otra fundación de colonias griegas e impedir con éxito el avance de Tarento hacia el sur. Según la tradición, la colonia espartana de Tarento fue fundada por un grupo de pobladores de Laconia, carente de derechos y de parcelas. Los habitantes de Tarento conservaron en su régimen estatal, hasta el mismo siglo V a. C., muchas características espartanas. A poco de su fundación, Tarento se convirtió en un gran centro económico. Poseía el mejor puerto de la Italia meridional, y la región adyacente brillaba por su fertilidad. Mas, encontrando al norte residencia por parte de los mesapios y de los yapigas, y en el ocaso por parte de los aqueos, Tarento pudo propagar y ampliar sus posesiones sólo hacia el este y hacia el sur, en donde fundó unas cuantas colonias. En la novena década del siglo VII a. C., en el extremo meridional de la península apenina, los locrios de la región de Lócrida Ozola fundaron la localidad de Locres Epicefiria. A semejanza de Síbaris y Crotona, Locres extendió sus posesiones a todo el territorio circundante hasta el mar Tirreno. Es característico del movimiento colonizador del siglo VIII el hecho de que los colonos griegos, al dirigirse, en cierto modo precipitadamente, hacia las fértiles tierras de Italia y Sicilia,
- 112 de 321 -

V. V. Struve

dejaron sin atención el más cercano litoral montañoso de Acarnania y Epiro. En el período subsiguiente, cuando el desarrollo de la colonización comenzó a ser crecientemente estimulado por los intereses del comercio marítimo, que iba en rápido aumento, también esos territorios quedaron cubiertos por una serie de colonias, principalmente corintias.

La colonización de las costas del Helesponto y del Ponto
Al mismo tiempo, o quizá algo más tarde que la colonización del oeste, comenzó a poblarse el litoral de Tracia y del Helesponto. También allí hay que mencionar a los calcidios como pioneros. Ellos ocuparon las islas próximas a la Calcídica y una de sus tres penínsulas: la de Sitonia, con la mayor de sus colonias: Torona. La península calcídica, situada más al oeste, la de Palena, fue poblada por eretrios. Aparte de las ciudades de Eubea (como Calcis y Eretria), en la colonización de la Calcídica a finales del siglo VII y comienzos del VI tomó parte Corinto, que fundó la colonia de Potídea. El litoral oriental de la Calcídica fue ocupado a mediados del siglo VII por los habitantes de la isla Andros. Las colonias que iban surgiendo en la Calcídica asumían un carácter puramente agrícola. La mayoría de las mismas se encontraba lejos del mar, y de las que se hallaban cerca sólo muy pocas tenían puertos cómodos. A finales del siglo V a. C. fue destacándose entre las ciudades calcídicas la de Olinto como un gran centro comercial y artesanal. A finales del siglo VIII o comienzos del VII a. C. los habitantes de la isla de Paros ocuparon la de Tasos. El poeta Arquíloco se queja de la aridez de sus tierras, mas no hace mención alguna a sus ricas minas de oro. Esto indica que, en un principio, la isla fue colonizada por agricultores. Posteriormente, los de Paros comenzaron a ir de Tasos hacia el litoral adyacente de Tracia, donde fundaron algunas insignificantes poblaciones. Más tarde, en ese mismo litoral, fue fundada, a mediados del siglo VII, por los habitantes de Clazómenes, la colonia de Abdera, posteriormente destruida por los tracios y vuelta a ser poblada por los habitantes de Teos, ciudad griega del Asia Menor, que en busca de salvación huían de los persas. Más o menos en ese mismo tiempo la isla de Quios trasladó a ese lugar su colonia Maronea. Probablemente, esta había sido fundada ya antes de la ocupación de Tasos por los de Paros, puesto que éstos tuvieron que sostener una lucha tenaz con los de Maronea. Más hacia el norte seguía la franja de poblaciones agrícolas fundadas por los lesbios y los eolios, de las cuales hay que mencionar a Sestos y Perinto, colonia instalada por los samios. Las costas de la Propóntide y del Bósforo tracio fueron pobladas por oriundos de Megara, quienes sobre la costa asiática fundaron, posiblemente todavía a finales del siglo VII, Astacos y Calcedonia, y en la costa europea Selimbria y Bizancio (año 659). La actividad colonizadora de los megarenses en la Propóntide fue reanudada sólo cien años más tarde, al parecer en combinación directa con la encarnizada lucha de clases que tenía lugar en Megara. El litoral asiático del Helesponto y de la Propóntide era poblado preferentemente por colonos de Mileto. Salvo Lámpsacos (colonia de los focenses), las demás colonias fueron fundadas allí directamente por Mileto o bien con su participación y bajo su dirección. Las colonias más antiguas de los milesios eran Sínope, en la costa meridional del Ponto, y Cícica, en la costa de la Propóntide, fundadas aún en el siglo VIII. Ambas fueron destruidas a comienzos del siglo VII, durante la invasión de los cimerios, pero restablecidas posteriormente. La actividad colonizadora más enérgica de Mileto corresponde a la segunda mitad del siglo VII. En particular en la costa de la Propóntide los milesios fundaron entonces Abidos y una serie de colonias menos importantes. Junto a la entrada al mar de la Propóntide se hallaba la ya mencionada Cícica, poblada por segunda vez por colonos milesios entre los años 675 y 674, y había otra población milesia en la isla Proconesos, célebre por sus mármoles labrados.

- 113 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

La colonización del litoral meridional y occidental del mar Negro
Los primeros entre los pueblos de la cuenca del Mediterráneo que penetraron en la del mar Negro fueron los carios, quienes sólo dejaron débiles vestigios de su permanencia en las costas del Ponto. Las tempranas campañas emprendidas por los griegos hacia el misterioso Ponto que en aquel entonces les infundía temor se conservaron en la memoria de los helenos y en la leyenda de los Argonautas. Los peligros corridos por Jasón y sus compañeros de viaje reflejan las reales dificultades que se presentaban a los marinos griegos durante sus travesías por las aguas del Ponto: los torbellinos y las fuertes correntadas en los estrechos, la navegación en la vasta llanura marina carente de islas. En el siglo VIII a. C., la navegación marítima de los griegos por el Peloponeso fueron mucho más regulares. Al principio, la expansión griega se orientaba a lo largo de las costas del Asia Menor. La más antigua de las colonias allí fundadas fue, como ya se ha anotado más arriba, Sínope, la cual, según una antigua tradición, había aparecido en el año 812 a. C. en el sitio de una población indígena anterior, a orillas de la mejor bahía de la costa meridional. Desde allí arrancaba una antigua vía hacia el interior del país, hacia Sardes y Babilonia. La población local —una tribu de calibes— era célebre desde tiempos muy anteriores por su metalurgia, que confería al hierro cualidades parecidas a las del acero. Alrededor del año 750 a. C., los de Sínope fundaron su propia colonia, Trapezonte. Es dable pensar que en la fundación de la misma contaron con la ayuda de su metrópoli, Mileto. A finales del siglo VIII llegaron en una ola devastadora, procedentes del litoral septentrional del mar Negro, tras haber atravesado el Cáucaso y el Asia Menor, tribus invasoras cimerias. Ocuparon Trapezonte y Sínope y, probablemente, las asolaron. Las leyendas acerca de las guerreras amazonas que fundaron su propia ciudad, Temiscira, cerca de la desembocadura del río Termodonte, reflejan, al parecer, el hecho históricamente verídico de la invasión de los cimerios. Sólo después de haber aplastado a éstos, Mileto restableció sus colonias. La tradición antigua ubica el establecimiento de Sínope en el año 630 a. C. En la centuria siguiente, los milesios fundaron allí nuevas colonias, por cierto menos importantes que Sínope: se trata de las de Sésamo y Cromnas, surgidas en los sitios de poblaciones que se remontan a la época que precediera a la colonización griega. Luego fundaron Teos, que desempeñaba un pequeño papel, y Citoris. La propia Sínope también fundó una serie de poblados: Ceras, Cotiora y otros más, menores por su valor y dimensiones. Es interesante la historia de la fundación de Amisos, situada en el camino que unía Trapezonte con Sínope, en el punto del litoral desde el cual arrancaban caminos hacia el interior del país, hacia la Capadocia. Al parecer, en aquel punto existía una población aun desde los tiempos de los quetas. A finales del siglo VII se habían establecido allí los focenses, que realizaban muy distantes viajes en sus navios semicomerciales, semipiratas. Mas no pudieron retener Amisos por mucho tiempo: la ciudad se había llenado de emigrados milesios, cuyo papel fue tan grande que algunos autores, como, por ejemplo, Estrabón, consideraban a Amisos como una colonia de Mileto. De esta manera, hacia la séptima década del siglo VI a. C., a lo largo de toda la costa meridional del Ponto se había extendido una densa red de colonias griegas. Sus pobladores pertenecían todos a la rama jonia. Sólo alrededor del año 560 a. C. surgió allí la única colonia dórica: Heráclea. Estaba situada ésta en una región fértil, cerca de la desembocadura del río Lico, en las orillas de un puerto natural relativamente cómodo, defendido desde el lado del mar por un promontorio. La región estaba poblada, mucho antes de la llegada de los griegos, por mariandinos, que se ocupaban activamente de la agricultura. Habían recibido con hostilidad las tentativas griegas de echar pie en su territorio, de modo que los jonios no pudieron fundar allí población alguna. Posteriormente lograron hacerlo los oriundos de la doria Megara, sometiendo a los mariandinos por las armas, privándolos de su independencia y colocándolos en una

- 114 de 321 -

V. V. Struve

situación similar a la de los ilotas en Esparta: pagaban tributo a los herácleos y estaban fijados a las tierras que cultivaban. El núcleo principal de la población de Heráclea lo componían los emigrados de Megara. El asentamiento de los griegos en la cuenca occidental del mar Negro empezó considerablemente más tarde que la de la meridional, a partir de mediados del siglo VII a. C. Los pobladores locales, los tracios, eran conocidos desde hacía mucho por los griegos, en cuya mitología figuraban ya. Con la cuenca occidental del Ponto estaba vinculada una serie de mitos helenos, como, por ejemplo, el de la isla Leuce, situada frente a la desembocadura del Danubio, sitio en que se encontraba la morada del deificado Aquiles, el héroe de la guerra troyana, después de su muerte. Ulteriormente, entre los colonos de la cuenca occidental cobró difusión el culto de Aquiles, a quien se adoraba como amo y señor del mar, nombrándolo Aquiles-Pontarca. Cuando los griegos penetran en el litoral tracio del mar Negro, las tribus locales se hallaban en la etapa de descomposición del régimen gentilicio primitivo. Se ocupaban fundamentalmente de la agricultura y de la ganadería y habían obtenido cierto desarrollo de las actividades artesanales, en especial de las metalúgicas. Como primeros colonos en el litoral occidental son conocidos también los originarios de Mileto, los que primeramente fundaron Istros en una pequeña isla del sur del delta del Danubio. Había allí un buen puerto natural y el Danubio ofrecía una excelente vía hacia el interior del país. La tradición ubica la fundación en la década del año 650 a. C., lo cual es confirmado por las investigaciones arqueológicas. A este respecto hay que anotar que, a diferencia de lo ocurrido con las colonias griegas de la cuenca meridional del mar Negro, que casi no han experimentado excavaciones, las ciudades de la cuenca occidental del mismo mar han sido investigadas por los arqueólogos bastante meticulosamente. Alrededor del año 609 a. C., los milesios fundaron en el litoral occidental del Ponto la segunda ciudad, Apolonia, en un islote situado en la parte meridional del golfo hoy llamado Burgas, a orillas de un muy buen puerto natural. Apolonia, a su vez, fundó el villorrio de nombre Anquialos. Luego, en el período comprendido entre los años 590 y 560 a. C., fue también Mileto la que fundó Odesos en la orilla del mejor puerto de todo el litoral, en el lugar del actual puerto Stalin. Además de buen puerto, Odesos tenía el privilegio de hallarse en la desembocadura del río Paniza, que lo vinculaba con el interior del país. Al parecer, aproximadamente al mismo tiempo, en las orillas de una bahía bastante cómoda surgió la ciudad de Tomis. Con ésta llegó a su final la actividad colonizadora de Mileto en la cuenca occidental del mar Negro, de modo que puede concluirse que la misma se desarrolló hasta mediados del siglo VI a. C. Existían en ese litoral occidental otras pocas pequeñas poblaciones fundadas por los jonios. Entre ellas podemos mencionar a Cruni, cuyo nombre fue cambiado por el de Dionisópolis, debido al desarrollo excepcional en la misma de la vitivinicultura. Al igual que en el litoral meridional, la aparición de los colonos dorios en la cuenca occidental del mar Negro tuvo lugar unas décadas más tarde, después de terminada la actividad colonizadora de Mileto. También aquí los dorios cedían considerablemente a los jonios. Alrededor del año 530 a. C., los emigrados de Heráclea fundaron Calatia, condicionando la elección del lugar a la fertilidad de la llanura circundante y a la vecindad de un lago de agua dulce rico en peces. Calatis carecía de puerto natural. Casi al mismo tiempo, cerca del año 520 a. C., Megara ayudó a su colonia Calcedonia a fundar la ciudad de Mesembria, en una península sobre la orilla septentrional del golfo Burgas, con un buen fondeadero. En la población de Mesembria tomó parte también Bizancio. A su vez, Mesembria fundó unos cuantos poblados pequeños. En la economía de algunas ciudades del Ponto occidental (por ejemplo, Calatis), predominaba la agricultura; en otras (Istros, Apolonia, Odesos y Mesembria) habían cobrado considerable desarrollo los oficios artesanales y el comercio.

- 115 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Resulta así que la colonización de los litorales meridional y occidental de la cuenca del mar Negro se extendió, en apenas trescientos años, desde finales del siglo IX hasta la primera mitad del VI a. C. La tenacidad con la que los jonios de Mileto y los dorios de Megara trataron de apoderarse del Ponto hace ver cuán alto apreciaban los griegos al litoral del mar Negro. La historia posterior justificó sus anhelos. En el transcurso del siglo VI a. C., las colonias del mar Negro fueron creciendo rápidamente. En el litoral meridional se destacó especialmente, como gran centro mercantil, Sínope. Exportaba hierro que elaboraban los calibes, madera para construcciones, nueces, almendras. Aprovechando la benignidad del clima, los sinopianos comenzaron a cultivar en gran cantidad el olivo, lo cual les aportaría luego, en el siglo VI, tal nivel, que la ciudad comenzó a acuñar moneda propia. Heráclea, explotando el trabajo de los mariandinos, exportaba cereales y maderas. Conocemos más detalladamente el comercio de las ciudades del Ponto occidental. Los hallazgos de la cerámica griega muy arriba en el curso del Danubio y de sus afluentes, indican que en aquel tiempo Istros sostenía un activo intercambio comercial con las más distantes tribus tracias. Muy intensos eran también los vínculos de las ciudades del Ponto occidental, no sólo con sus respectivas metrópolis, sino también con los más grandes centros mercantiles de aquel tiempo. A finales del siglo VII y comienzos del VI a. C., Istros y Apolonia comerciaban con Rodas y Paros, y posteriormente también con Samos. La ciudad de Odesos había entablado relaciones comerciales con Corinto inmediatamente después de haber sido fundada. A mediados del siglo VI a. C., la actividad comercial de Atenas con las ciudades occidentales y meridionales del Ponto ocupaba un lugar bastante considerable. Entre los años 580 y 560 a. C., en todas partes de Grecia fue en aumento la exportación ática y disminuyó el volumen del comercio con Corinto. Al mismo tiempo cobraron gran significación las relaciones de las ciudades de las costas meridional y occidental del Ponto, con la ciudad de Cícica, en la Propóntide, cuya moneda, el electrón, fue convirtiéndose gradualmente en unidad pecuniaria básica en todo el litoral del mar Negro. La historia posterior de las ciudades de esas dos castas del Ponto nos es relativamente poco conocida. A mediados del siglo VII a. C., las regiones septentrionales del Asia Menor fueron conquistadas por Creso, rey de Lidia. Este mantenía relaciones amistosas con el mundo heleno, aun cuando las ciudades del Asia Menor estaban bajo su égida. Posiblemente, Sínope y otras ciudades del Ponto meridional hayan debido reconocer el poder de Creso sobre ellas. Pero su gobierno fue breve. Muy pronto su reino fue engullido por la potencia persa. El testimonio de Herodoto en el sentido de que los mariandinos pagaban tributo a Darío, permite suponer la dependencia de Heráclea del reino persa. Es posible que también Amisos se hallara en igual situación. Según Estrabón, esta ciudad estuvo durante algún tiempo sometida al poder de cierta persona que gobernaba a los capadocios. Evidentemente, esa tal persona identifica a uno de los sátrapas. Al parecer, también las ciudades del Ponto occidental tuvieron que reconocer el poder del rey persa. Herodoto, por lo menos, comunica que a finales del siglo VI a. C., durante la campaña de Darío contra los escitas, su flota había visitado los puertos del mar Negro occidental. Esa sumisión, por otra parte, no se prolongó por mucho tiempo. Ya en los años 499-493 a. C., Mesembria sirvió de refugio a los bizantinos y los calcedonios, que se habían sublevado contra los persas y que huían de la flota enviada para reprimirlos. Por lo pronto, se ignora si las ciudades del Ponto meridional tomaron parte en la mencionada sublevación. La historia interna de las ciudades de la orilla occidental del Ponto en el siglo VI a. C., es desconocida. Merced a una breve nota de Aristóteles tenemos algunas ideas acerca de la marcha general de los acontecimientos en Heráclea. AI principio, en la misma se había apoderado del gobierno el partido democrático. Luego éste fue derrocado, estableciéndose en la ciudad un gobierno oligárquico. Es posible que la fundación de Calatis fuera emprendida por los aristócratas, con el fin de alejar de la ciudad a los demócratas más activos, y poder así afianzarse

- 116 de 321 -

V. V. Struve

ellos en Heráclea. Sugiere tal suposición el hecho de que Calatis, polis democrática al comienzo, retuvo este régimen ulteriormente. Tales son los datos de que disponemos acerca de la historia del Ponto meridional y occidental durante la época de la colonización.

La colonización de la cuenca septentrional del mar Negro
La colonización del litoral septentrional del mar Negro comenzó después de que los pobladores griegos se habían establecido sólidamente en sus costas meridional y occidental. A juzgar por las excavaciones efectuadas, las colonias griegas más antiguas en la cuenca septentrional del Ponto Euxino habrían aparecido no antes del siglo V a. C. La única excepción en este sentido la ofrece una pequeña población en la isla de Berezán, que, por lo demás, muy pronto dejó de existir. La colonización relativamente más tardía por los griegos del litoral septentrional se explica por la mayor distancia que separaba esos lugares de su patria. Se sobrentiende que aislados navegantes griegos ya visitaban antes esas playas episódicamente. Aparte de los mitos y sagas, dan testimonio del conocimiento que tenían los griegos de esta región, incluso en tiempos anteriores, los hallazgos efectuados en el litoral septentrional del mar Negro de varios objetos de confección griega. El principal papel colonizador en esta región correspondió a los jonios originarios de las ciudades costeras del Asia Menor y, en primer lugar, Mileto. En el siglo VI fueron fundadas por ellos, en la boca del estuario de los ríos Hipanis y Borístenes (Bug y Dniéper), Olbia, y una serie de colonias en la cosa oriental de Crimea, a ambos lados del estrecho de Kertch, que en la antigüedad tenía la denominación de Bósforo Cimeriano. Las mayores de dichas colonias fueron Panticápea (en el sitio de la actual Kertch), Ninfeón, Teodosia (en el sitio de la actual Teodosia), Fanagoria, Hermonasa y Cepi, en la región litoral de la península de Taman, que en aquel tiempo era un grupo aluvional de los islotes depositados por el delta del río Kuban. La más septentrional de las poblaciones del Bósforo era Tanais, situada en las cercanías de la desembocadura del Don, pero que ciertamente apareció más tarde. A través de ella, las colonias del Bósforo mantenían activas relaciones con las tribus que moraban sobre el Don. La única colonia doria en el litoral septentrional del mar Negro fue Quersoneso, fundada en el siglo V a. C. por los emigrados de la Heráclea Pontina, a tres kilómetros de la actual Sebastopol. No está descartada la posibilidad de que antes de ubicarse allí los colonos de Heráclea hubiera existido en ese lugar una pequeña jonia. En el desarrollo ulterior de todas esas colonias griegas, junto a la agricultura comenzó a desempeñar un papel bastante visible el comercio. En el siglo VI a. C., muchas ciudades griegas sentían la necesidad de materias primas, especialmente cereales, de las que podían proveerse en la cuenca del mar Negro. Los oficios de la artesanía griega también necesitaban un mercado para colocar sus productos. En primer lugar sintieron interés en ello las ciudades griegas costeras del Asia Menor, las más adelantadas y económicamente más desarrolladas en aquel tiempo. Las colonias griegas de las regiones costeras del mar Negro y, en particular, las septentrionales, fueron adquiriendo en el siglo VI a. C. un significado exclusivo en la vida económica de Grecia, al tornarse en proveedoras de materias primas, cereales y fuerza de trabajo esclavo. De esta manera, de su actividad comenzó a depender el bienestar de muchas ciudades de Grecia. Entre los colonos griegos y las tribus locales se habían establecido relaciones comerciales muy activas. Los artículos de Grecia, como los productos artesanales y los objetos de arte, así como los vinos y el aceite de oliva, eran intercambiados por los mercaderes griegos por productos agropecuarios. La nobleza de las tribus locales era la más interesada en ese intercambio, pues poseía grandes rebaños y vastas extensiones de tierras fértiles. A las relaciones comerciales con los griegos fueron igualmente atraídas las masas más amplias de la población local, que, según el testimonio de Herodoto, cultivaban los cereales con vistas a su venta. La gran cantidad de objetos de origen griegos descubiertos en las excavaciones

- 117 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

practicadas en las poblaciones locales y en los túmulos ilustran palpablemente sobre la intensidad de tales vinculaciones. Las condiciones favorables para el desarrollo de las colonias griegas en la cuenca septentrional del mar Negro residían en el hecho de que la sociedad local sentía la necesidad, al comienzo de la colonización, del intercambio recíproco con los griegos. A su vez, el comercio con los griegos facilitó en el seno de la sociedad local la formación de clases, dando lugar de este modo a la transición del primitivo régimen comunal a un escalón superior del desarrollo histórico. La estrecha comunión de los griegos con las tribus locales propiciaba también el desarrollo de los procesos asimilatorios, que se realizaban con intensidad especial en las costas del Bósforo Cimeriano. La anchura que allí se había formado adquirió, en función de ello, rasgos griego-locales. Los habitantes más antiguos que los griegos llegaron a conocer en la cuenca septentrional del mar Negro fueron los cimerios. Bajo el nombre de himirayas aparecen mencionados en las escrituras cuneiformes de los textos sirios de finales del siglo VIII a. C., que informan acerca de las invasiones cimerias en el Asia Menor y Anterior y hasta en Egipto. Hacia los tiempos de Herodoto, que visitó la cuenca septentrional del mar Negro a mediados del siglo V a. C. y dejó las nociones más valiosas que se tienen sobre los habitantes de ese país, el período ligado al nombre de los cimerios era ya un pasado remoto, grabado en la toponimia local. Así, el actual estrecho de Kertch, como se ha dicho, era llamado Bósforo Cimeriano; en la región del nombrado estrecho había un fortín cimeriano, una travesía (por mar) cimeriana, una Región Cimeriana. Va creándose la impresión de que la morada principal de los cimerios era la península de Kertch. Sin embargo, Herodoto informa que le habían hecho ver la tumba de «un rey cimerio» en la región del río hoy denominado Dniéster. Los otros escritores de la antigüedad están menos informados aún. No está descartada la posibilidad de que para los griegos el término «cimerios» tuviese un valor colectivo en el cual quedaban comprendidas varias tribus que en la antigüedad poblaban la amplia superficie esteparia que va desde el río Bug meridional hasta el mar de Azov, incluyendo a Crimea. Hasta la actualidad, la cultura de los cimerios es muy poco conocida. Con la expresión «cultura cimeria» se suele designar en la literatura arqueológica a los monumentos de la época de transición entre la del bronce y la del hierro, hallados en el territorio de la cuenca septentrional del mar Negro como resultado de excavaciones aisladas, en los tesoros ocultos y como hallazgos fortuitos. Momentáneamente resulta difícil destacar, de entre ese material, los monumentos propiamente cimerios. Según Herodoto, los cimerios fueron expulsados fuera de la cuenca septentrional del mar Negro por los escitas, dirigiéndose a la costa meridional, a las proximidades de Sínope. Algunos hombres de ciencia suponen que, aun cuando tal migración haya tenido lugar en la realidad histórica, la misma no fue general, y una buena parte de los cimerios debe haber quedado en la zona montañosa de Crimea; las tribus que habitaban esta región aparecen mencionadas posteriormente por los antiguos escritores bajo la denominación de tauros. Según el testimonio de Herodoto, en sus tiempos eran los escitas los que representaban la población básica de la cuenca septentrional del mar Negro; de ellos, Herodoto suministra nociones bastante circunstanciadas. Según todos los indicios, Herodoto realizaba sus observaciones sobre el mundo de las tribus de la mencionada comarca encontrándose él en Olbia, situada en la costa del estuario en que desembocan los ríos Bug y Dniéper. Siendo así, resulta lógico que nombrara en primer lugar a las tribus escitas que vivían en las cercanías de esa ciudad. En las descripciones de este autor, dichas tribus son enumeradas y nombradas una por una. Cita primeramente a los calípides, los que figuran en su obra bajo otro nombre característico: el de heleno-escitas. Eran los vecinos más cercanos de Olbia y, antes que los demás, se habían asimilado con los colonos griegos, experimentando un fuerte influjo de la cultura griega. Acerca de los alasonienses, que vivían al lado de los calípides, dice Herodoto que sembraban y se alimentaban de cereales, cebolla, ajo, habas y mijo. Más allá de los alasonienses, sobre el territorio adyacente de ambas orillas del río Bug, vivían los llamados escitas-labriegos que, según Herodoto, cultivaban cereales no sólo para satisfacer las propias

- 118 de 321 -

V. V. Struve

necesidades, sino también para la venta. Evidentemente, el territorio por ellos poblado entraba en la esfera de la actividad comercial de los mercaderes de Olbia. En cuanto a la población de las regiones más distantes de Olbia, Herodoto las determina sobre la base de indicios más generales. Así, toda la población del gran territorio que se extiende hacia el este del Dniéper la denomina escitas-agricultores, contraponiéndolas al grupo mucho más numeroso de los escitas-nómadas que, según dice, «ni siembran ni aran». Más lejos todavía, hacia el este, vivían los escitas reales, llamados así por Herodoto por el predominio que ejercían sobre el resto de la población. Así, pues, los escitas representaban, evidentemente, una cantidad de tribus emparentadas entre sí, parcialmente nómadas, parcialmente sedentarias. Fluye del material de las investigaciones arqueológicas que la cultura propiamente escita había cobrado difusión, en primer lugar, en la región del Bug inferior y del Dniéper inferior, como también en el área comprendida entre éste y el mar de Azov, incluyendo el territorio de la Crimea esteparia. Aun habiendo algunas particularidades locales en cada una de las regiones, se observan rasgos de comunidad tipológica en la cultura material: las mismas formas de la cerámica, armas y arneses del mismo estilo, tipos similares de las sepulturas, etc. La cultura material de la zona silvestreesteparia, que difería esencial y naturalmente de la cultura escita, experimenta a partir de mediados del siglo V a. C. una fuerte influencia de esta última, influencia que atenuó en parte los rasgos diferenciales entre ambas. La proximidad étnica de las tribus escitas encontraba su expresión, en primer lugar, en su lenguaje. Lamentablemente disponemos, en cuanto al mismo, sólo de datos muy limitados extraídos principalmente de los escritos griegos. Las tentativas de resolver el problema referente al idioma de los escitas, hechas por la ciencia burguesa, han dado pie a una serie de hipótesis contradictorias, que se excluyen mutua y recíprocamente. Las estructuras no-marxistas de N. Ia. Marr y de sus discípulos y continuadores estorbaban a la correcta ilustración del problema etnogenésico escita en nuestra literatura. En la actualidad, entre los lingüistas y escitólogos soviéticos predomina el punto de vista que ubica la lengua de los escitas en el llamado grupo lingüístico nordiranio. Más allá del Don, según los datos de Herodoto, ya no vivían escitas, sino tribus de sármatas, afines a aquellos tanto por la lengua como por el modo de vida. Lo mismo puede decirse de las tribus de los maitas que habitaban en las regiones costeras del mar de Azov, y en la del río Kubán. El territorio poblado por los citados grupos tribales estaba totalmente rodeado por tribus no consanguíneas con los escitas, de los cuales diferían por su manera de vivir como por el nivel del desarrollo social. Los griegos estaban muy mal informados acerca de las mismas, a cuyo respecto circulaban los más fantásticos rumores. Herodoto, por ejemplo, al hablar de los neuros, que poblaban el territorio situado al oeste del Dniéper medio y que, quizá, representaban la población protoeslava de Europa, dice que todos ellos eran unos brujos que poseían la facultad de convertirse en lobos. Aproximadamente las mismas confusas ideas tenía Herodoto sobre los melanclios, pobladores de la región del Don superior y las estepas adyacentes. Se sobrentiende que el desarrollo histórico de las tribus diseminadas sobre un espacio tan vasto se cumplía en condiciones bien disímiles, con ritmos igualmente distintos. Esenciales diferencias en el desarrollo se observan inclusive en los casos en que tales o cuales grupos tribales se hallaban cerca unos de otros. Así, todos los escritores de la antigüedad subrayan unánimemente, por ejemplo, la tosquedad y el atraso de los tauros que poblaban la parte montañosa de Crimea. Las investigaciones arqueológicas de esa parte de Crimea han hecho ver que, efectivamente, en la antigüedad no había allí condiciones favorables para el desarrollo de la agricultura ni de la ganadería, y que la ocupación principal de sus habitantes eran la caza y la pesca. No obstante, la vida económica de la mayor parte de las tribus de la cuenca septentrional del mar Negro, precisamente de aquellas con las cuales entraron en contacto los griegos, hacia el tiempo de la colonización ya habían alcanzado un nivel relativamente elevado. Se refiere esto especialmente a la manera de vivir de la población agrícola sedentaria, que conocemos merced a las excavaciones de muchos vestigios de ciudades, en particular las efectuadas en las ruinas Cámenni, sobre el Dniéper, en las cercanías de la actual Nicópol. La labranza en aquel tiempo se realizaba, por regla general, con bueyes uncidos al arado; en el levantamiento de la cosecha se empleaban hoces; el grano era molido en molinillos especiales. La gran cantidad de restos óseos

- 119 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

atestiguan la cría de ganado grande y pequeño, de aves y de caballos. Los restos de viviendas y de la cerámica encontrada en las mismas, de las más variadas formas y usos, hablan del relativo bienestar material de sus moradores. En cuanto al grado de desarrollo de la ganadería entre los nómadas, hallamos testimonios en monumentos de la antigüedad tales como los túmulos de Ulski, Vorónezh, Costromá y otros. Sólo en uno de los túmulos de Ulski, cuyo origen se remonta al siglo VI a. C., fueron hallados más de cuatrocientos esqueletos equinos dispuestos en filas regulares junto a los palenques. La costumbre de la ritual matanza en masa de los caballos da una idea acerca de las dimensiones de las caballadas que pertenecían a los nómadas. La plenitud de los inventarios sepulcrales en los grandes túmulos, en cuanto a objetos de origen griego, es prueba palpable de los estrechos vínculos de la nobleza tribal con las ciudades-colonias griegas. Los grandes túmulos en los que se puede hacer ricos inventarios y hallar vestigios de holocaustos rituales están en contraposición con la gran cantidad de tumbas de gente pobre, casi carentes de inventario sepulcral, lo cual pone en evidencia un intenso desarrollo local de los procesos de estratificación económico-social. Los constantes choques armados entre las tribus, que proporcionaban a los vencedores botín de guerra y prisioneros, y el comercio con los griegos, a los que, evidentemente, se vendía una parte de aquéllos, forzaban un mayor crecimiento de la desigualdad social. Sin embargo, la sociedad de la cuenca septentrional del mar Negro en aquellos tiempos, y a juzgar por muchos indicios, aún no se había desprendido del régimen primitivo del clan comunal; en ese ambiente no había comenzado todavía el proceso de la formación de clases ni el de la formación de un Estado. Herodoto menciona más de una vez a reyes escitas. Los mismos, aun en los casos en que encabezaban la unión de varias tribus, seguían siendo, en esencia, sólo jefes de su tribu. Aun sin dudar de la existencia, generalmente breve, de uniones de tribus locales que sumaban sus fuerzas para emprender acciones bélicas conjuntas en gran escala, como, por ejemplo, durante las invasiones escitas en el Asia Anterior y en el Asia Menor, hay que rechazar decididamente los puntos de vista de algunos científicos burgueses que sostienen que entre los escitas de los siglos VII-V a. C. ya existían Estados organizados. Los primeros síntomas de un régimen estatal entre los escitas aparecen no antes de la segunda mitad del siglo IV a. C., cuando en el territorio de la cuenca occidental del mar Negro surge una grande y fuerte unificación encabezada por el rey escita Ateas, que, por otra parte, tuvo muy corta existencia. Entre los sármatas tampoco puede hallarse el menor síntoma de Estado. Según el testimonio de toda una serie de antiguos escritores, en el ámbito sármata la mujer desempeñaba un papel muy especial. Ello da pie para pensar que entre los mismos se habían conservado más tiempo que entre los escitas las supervivencias del matriarcado. Cabe suponer, con certidumbre, que en el ámbito de la cuenca que estamos considerando no existía una esclavitud más o menos desarrollada. Todo lo que sabemos acerca de los esclavos escitas, por la obra de Herodoto y por las breves menciones de otros autores, crea la impresión de una esclavitud de formas patriarcales, en la cual la labor de los hombres no-libres apenas habrá podido encontrar una aplicación extensa en la economía de la población sedentaria, que era extraña aún, según todas las apariencias, al concepto de propiedad privada sobre la tierra. Hay que pensar que, en los casos en que la pérdida de la libertad se debiera a la condición de prisioneros de guerra, éstos no eran retenidos por mucho tiempo por la tribu vencedora, sino que eran vendidos, evidentemente, con la mediación de los mercaderes griegos, fuera de las fronteras del país. Nuestras ideas acerca de la vida habitual de las poblaciones nómada y sedentaria de la cuenca septentrional del mar Negro están fundadas tanto en los testimonios de Herodoto y otros autores de la antigüedad, como en el material proporcionado por las investigaciones arqueológicas. Escribe Herodoto acerca de los nómadas: «Los escitas se procuran los medios de subsistencia no mediante la agricultura, sino recurriendo a la ganadería, y sus viviendas se hallan instaladas en carros». Una idea palpable de tales carros la proporciona un modelo de barro encontrado entre juguetes de niños durante las excavaciones practicadas en la región de Kertch. Esta especie de vivienda móvil habrá surgido, evidentemente, ya en la edad del bronce, anterior a la de los escitas, porque en las sepulturas de aquel tiempo, en el norte del Caucaso, fueron hallados modelos similares, y en uno de los túmulos se han encontrado grandes ruedas

- 120 de 321 -

V. V. Struve

macizas de maderas, esto es, sin radios. Durante las paradas, los nómadas vivían en carpas de fieltro, con el fogón en su centro. Una yurta de esta especie, de forma cónica, provista de un orificio para la salida del humo, está representada en uno de los frescos de Panticápea. Nos es desconocida la estructura detallada de las viviendas de los escitas sedentarios. Ciertas ideas las suministran los restos de algunas chozas semisubterráneas y de unas construcciones de barro que se van descubriendo en las excavaciones que se efectúan en los villorrios escitas, así como las observaciones que se hacen sobre las particularidad de la construcción de las grandes sepulturas en los túmulos de las regiones de Kiev, Drivoirog, Poltava, Járkov, Vorónezh y la parte esteparia de Crimea. Como lo atestiguan los muchos hallazgos de vajilla local, muy variada por sus formas y usos, la cerámica ocupaba un lugar muy visible en la vida cotidiana de la población. Cuenta Herodoto que los escitas preparaban la comida en calderos de bronce (los cuales son conocidos también por las excavaciones arqueológicas) y usaban vajilla de madera. A juzgar por los restos óseos, para su alimentación se valían principalmente de productos de la ganadería. Conocemos la vestimenta de los escitas sobre todo por los dibujos en las vajillas de oro y plata y otras joyas, principalmente de fabricación griega, de los túmulos de Chertomlitzki, Culiobski, Soloja y otros. Se componía la misma de un corto caftán, un pantalón de cuero, ya angosto, y ancho y con pliegues, y botas, también de cuero. En las cabezas, a juzgar por los dibujos de las ánforas, llevaban unos capuchones, aunque, por lo general, no se las cubrían. Las mujeres llevaban largos vestidos, con mangas angostas y cinturón, o largos batones, con mangas igualmente angostas. Las armas de los escitas han llegado hasta nosotros en los dibujos de las ánforas y corno hallazgos arqueológicos (gran número de flechas escitas, lanzas y cortas espadas llamadas aquinacos). Como arma defensiva, los guerreros escitas se servían de escudos livianos. Combatían preferentemente montados en sus caballos, aun cuando, con el desarrollo de la vida sedentaria, debido a la agricultura que había sido introducida entre ellos, en el ejército escita hubo también combatientes de infantería. La descripción de sus hábitos ocupa notable lugar en la obra de Herodoto, aun cuando éste exagera algo sobre su belicosidad. Es característico de la religión de los escitas la ausencia de templos y de una casta especial de sacerdotes. Uno de los dioses más venerados, según Herodoto, era el de la guerra, personificado en un sable de hierro clavado en el suelo ante el que se hacían holocaustos. Herodoto nombra deidades escitas, tratando de designarlas según el idioma del panteón helénico, pero lo logra de manera deficiente; al parecer, las ideas religiosas de los escitas estaban muy lejos de las de los griegos. Como expresión palpable de la cultura local pueden servir los objetos con representación de animales, confeccionados en el estilo escita. Es característico de este estilo el dinamismo en el tratamiento de las efigies de las bestias: sus figuras se dan con mayor frecuencia no en forma estática, sino expresando una extrema tensión. Estos objetos salían no sólo de las manos de los artesanos locales, los que, en estos casos, trabajaban con el cálculo bien manifiesto de dar satisfacción a los gustos de los consumidores de la parte nórdica de la cuenca del mar Negro. Sin duda alguna, también la influencia de los griegos se había manifestado en la cultura local, pero no debe exagerarse a este respecto: dicha influencia había tocado preferentemente sólo a una capa bien reducida de la sociedad local, la nobleza de abolengo de la tribu, involucrada en el comercio con las ciudades griegas. La influencia griega, desde luego, se había extendido también sobre algunas de las tribus locales que moraban en las inmediaciones de las ciudadescolonias. Pero a su vez, como ya hemos anotado, el ambiente local influyó sobre los propios colonos griegos. Esto se manifiesta de manera especial en las artes plásticas. Sobre muchos monumentos conocidos por nosotros, fruto de los oficios pictóricos de las ciudades-colonias de la cuenca septentrional del mar Negro, se advierte el sello de la singularidad local, que difiere esencialmente de los monumentos análogos de la Grecia central. Tal singularidad aparece tanto en la elección, por los artistas de aquella cuenca, de temas de la vida local para sus obras, como en las particularidades estilísticas de las mismas. En tal sentido son significativas las ánforas de los túmulos Culiobski y Cjertomlitzki, realizados por maestros griegos, pero dentro del géneros

- 121 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

escita, imágenes de las deidades locales en las monedas de las ciudades y muchos otros productos del arte pictórico local.

La colonización del litoral sudeste del mar Mediterráneo
Si el movimiento colonizador de las ciudades jonias, encabezado por Mileto, se desarrolló hacia el norte, hacia la región de la Propóntide y del Ponto Euxino, Rodas, en cambio, que había desempeñado idéntico papel a la cabeza de las polis dorias, dirigió a sus emigrantes a lo largo de la antigua vía del litoral meridional del Asia Menor. A comienzos del siglo VII a. C., en Licia, en las mismas fronteras con Panfilia, fue restablecida o vuelta a fundar la colonia Fasélida. A pesar de que la tentativa de establecerse firmemente en las costas de Cilicia en el siglo VII fuera rechazada decididamente por el rey asirio Senaquerib, los griegos habían logrado fundar allí varias poblaciones, ciertamente insignificantes, que se encontraban al final de la vía que atravesaba el Asia Menor, de norte a sur, comenzando junto a las costas del Ponto, cerca de Sínope. A partir de mediados del siglo VII a. C., los griegos penetraron en Egipto; al principio como mercenarios, cuyo poblado en una de las bocas del Nilo fue abandonado posteriormente. Más tarde, los griegos se establecieron más sólidamente en Egipto, fundando allí la colonia Náucratis. Esto se hizo con el consentimiento del faraón Psamético, quien intentó un renacimiento del poder y el valor de su país, y que aprovechaba gustoso los servicios de los mercenarios y mercaderes griegos. Mas los fundadores de Náucratis no fueron dorios de Rodas, sino, una vez más, los enérgicos milesios. Se habían establecido primeramente en una de las bocas occidentales del delta del Nilo, y más tarde en otra vecina (la de Cápone), donde fundaron una nueva ciudad. Más adelante, cuando Egipto comenzó a recibir a los mercaderes de otras ciudades griegas, Náucratis pasó a convertirse en un centro común griego, lo cual era propiciado por la política del rey egipcio Amasis, al limitar la permanencia de los extranjeros, particularmente de los griegos, a este solo punto. Al hacerlo, Amasis destinó la superficie necesaria, tanto para el santuario panhelénico (Helinión), como también para los templos erigidos por las ciudades griegas. Durante las excavaciones realizadas en la parte meridional de Náucratis se descubrió una población egipcia que colindaba por el norte con una griega, que iba en aumento gradual. Los vestigios de la última se remontan hacia mediados del siglo VII a. C. Finalmente, en la parte septentrional de Náucratis fueron descubiertos restos del mencionado Helenión y de los templos erigidos por Mileto, Samos y Egina; las capas culturales más antiguas en esas poblaciones se remontan hacia tiempos no anteriores a los mediados del siglo VI a. C. Las dimensiones, relativamente pequeñas, de esa población dan una base para ubicarla como una factoría. A comienzos de la cuarta década del siglo VII a. C., durante el período en que se agudizó la lucha social en la isla Tera, y tal como es dable deducir de las distintas versiones recogidas por la tradición, sus colonos, encabezados por el oikiste que asumió la dignidad de rey con el nombre de Batos, ocuparon una isla ribereña, Plateia, y luego se trasladaron al continente, donde en el año 631 a. C. fundaron la colonia Cirene. Esta tenía carácter agrario. A mediados del siglo VI llegó a Cirene un nuevo grupo de colonos para los cuales se necesitaban nuevas tierras. Esta circunstancia acarreó el hecho de que los litios, con los cuales los griegos al parecer habían mantenido hasta ese momento relaciones pacíficas, fueran desalojados de una parte de su territorio.

La posterior colonización del Occidente
Durante los primeros tiempos de la colonización de Italia y Sicilia, la costa occidental de la península balcánica no estaba poblada. A comienzos de la segunda mitad del siglo VII a. C., dado el desarrollo del comercio corintio, surgió allí una serie de colonias, fundadas por esta última

- 122 de 321 -

V. V. Struve

ciudad: Léucade, en el golfo de Ambracia, Anactorión y Ambracia: y más al norte en las costas de Iliria y Epidamne (Dirraquion entre los romanos), fundadas conjuntamente con los corcirios. A la misma época corresponde la penetración en un más alejado occidente, de los oriundos de Fócea, del Asia Menor, quienes fundaron en las cercanías de la desembocadura del río Ródano la colonia Masalia. Había precedido a esta fundación un logrado viaje del samio Colos, arrojado por los vientos del este hacia Tartesos (una ciudad ubicada junto a la desembocadura del río Tartesos, actualmente Guadalquivir). Llegado por vez primera a este país rico en minas de plata, habiendo entrado en relaciones comerciales con la población local, Colos obtuvo una fabulosa ganancia, según la tradición, de hasta sesenta talentos. Los rumores sobre el feliz viaje de Colos incitaron también a los navegantes focidios a tentar suerte. Al llegar a Tartesos, de acuerdo con la tradición, fueron cordialmente acogidos por el rey Argantonio, cuyo país fuera visitado, aun antes que por los griegos, por los fenicios (cartagineses). El éxito del primer viaje animó a los focidios a equipar una expedición de más amplias dimensiones, de resultas de la cual apareció precisamente, en los primeros años del siglo VI a. C., la fundación de Masalia. Es característico el hecho de que, entre los colonos y la población local se establecieran, de buenas a primeras, relaciones amistosas, si bien éstas fueron ulteriormente echadas a perder. Una vez establecidos en la nueva colonia, los focidios extendieron muy pronto su influencia por medio de la fundación de una serie de poblaciones dependientes, a lo largo de todo el litoral oriental de Iberia (España) y el país de los ligures (Francia meridional), desde Mainaca (Málaga) hasta (Monaco). Apoyados en sus colonias, fundadas en el transcurso de los siglos VI y V a. C., los masaliotas tuvieron en sus manos la totalidad del comercio con el Norte, a lo largo del río Ródano. Con menor felicidad terminó la tentativa de los focidios de hacer pie en la isla de Córcega, en la que, durante la séptima década del siglo VI a. C., habían fundado la colonia Alalia. Después de la caída de Fócea, conquistada por Hárpago, llegaron a Atalia muchos fugitivos. Los cartagineses y los etruscos, viendo en los focidios a peligrosos competidores, se unieron contra los mismos. En una batalla naval junto a la mencionada Alalia (año 535 a. C.), la flota militar de los focidios fue completamente batida. Después de esta derrota, se vieron forzados a abandonar Córcega. En la costa occidental de Italia fundaron una nueva colonia, Hielé, más conocida bajo los nombres de Elea o Hielea.

3.

Significación y consecuencias de la colonización de los siglos VIII al VI a. C.

La colonización de los siglos VIII al VI a. C. tuvo significación excepcional para el ulterior desarrollo histórico de Grecia. A diferencia de la colonización de tiempos anteriores, condicionada por una serie de migraciones de varias tribus, el movimiento colonizador de los siglos VIII al VI está orgánicamente vinculado con la aparición de la sociedad clasista en Grecia, con la formación del Estado griego. El carácter irregular del reparto de la tierra que engendraba la lucha de clases, como también el desarrollo de los oficios artesanales y del comercio, habían estimulado la colonización. Esta última, a su vez, propició el desarrollo del comercio griego. Los griegos, según la expresión metafórica de Platón, habían rodeado el mar Mediterráneo como las ranas sentadas en torno a un pantano. Y los fenicios debieron cederles la primacía. Para la Grecia central, árida y pobre en materias primas y cereales, tal ampliación de los vínculos comerciales tuvo un gran valor. No fueron los intereses políticos, sino precisamente los económicos, los comerciales, los que ligaron a las colonias, mediante estrechos lazos, con sus respectivas metrópolis. Como resultado, fueron creándose condiciones excepcionalmente favorables para el desarrollo de la producción de mercancías y para el comercio de importación y exportación, que, a su vez, forzó el crecimiento de las fuerzas productivas de la sociedad griega, es decir, el desarrollo de la economía esclavista en una forma integral. Tal desarrollo, empero, se cumplía en las diversas regiones de Grecia de manera heterogénea: las poblaciones de las comunidades que se liberaron antes que otras de las supervivencias del régimen de gens familiar iban desarrollando con mayor rapidez los oficios artesanales, el comercio marítimo y la actividad colonizadora; en otras comunidades, las supervivencias gentilicias perduraron más tiempo e impusieron un sello sobre la estructura económico-social. De esta manera, el estudio de las líneas comunes de desarrollo en la antigua Grecia ha de combinarse también con el
- 123 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

estudio de las particularidades locales de este proceso. Desde este punto de vista, la historia de las distintas comunidades griegas asume un considerable interés.

- 124 de 321 -

V. V. Struve

CAPÍTULO VII

EL ÁTICA EN LOS SIGLOS VII Y VI A. C.

1. La antigua Ática
El período más antiguo en la vida histórica del Ática, que luego se convirtió en territorio básico de uno de los Estados más poderosos y florecientes de Grecia, se ha visto reflejado muy débilmente en las fuentes literarias e históricas. Las investigaciones arqueológicas de Atenas y su región circundante han mostrado vestigios de la vida cotidiana que se remontan al Neolítico. Al III milenio a. C. corresponde la sepultura más antigua allí descubierta. Los recipientes encontrados al lado de un esqueleto encogido, de barro gris y factura manual, son aún muy primitivos. Durante las excavaciones practicadas en la acrópolis ateniense se descubrieron monumentos de la cultura incomparablemente más elevada: restos de un palacio de tipo micénico; y en varios otros lugares (Acarnés, Erquia, Cerámico y otros) fueron halladas sepulturas pertenecientes a la misma época, con gran cantidad de variados objetos, principalmente cerámica, que no eran de fabricación local. Todos estos monumentos de finales de la edad del bronce permiten pensar que sobre el territorio del Ática había existido un foco de cultura micénica, coetáneos con otros centros de la misma. El período subsiguiente, el posmicénico, se caracterizó en el Ática por la aparición de la cerámica de los estilos denominados protogeométrico y geométrico. Algunos de los hallazgos de cerámica de esta época, como los de Dipilón, que habían logrado una gran notoriedad y gloria, llegaron hasta nuestros tiempos magníficamente conservados. Abundantes hallazgos de cerámica protogeométrica y geométrica fueron proporcionados también por excavaciones más recientes de las laderas norte y noroeste del Areópago. Llama la atención que en las estratificaciones culturales acumuladas, caracterizadas por esta clase de hallazgos de cerámica, casi no se encuentran objetos importados. Esto demuestra que el debilitamiento de las relaciones con otros países, típico para toda la Grecia del período posmicénico, incluyó también a Atenas. Para la caracterización de la edad del hierro en el Ática, ofrece interés una sepultura descubierta en 1949 sobre el territorio de Atenas, que al parecer es de un artesano; en la misma fueron descubiertos cerca de diez objetos de hierro y una piedra de afilar. En la tradición literaria de la antigüedad referente al Ática se han conservado sólo nociones fragmentarias de la época más antigua. Tucídides, Herodoto y Platón en uno de sus diálogos subrayan que los habitantes del Ática no eran advenedizos, sino autóctonos; la tierra ática no era para ellos una madrastra, sino una madre carnal, propia. Esa región, merced a su suelo infecundo, no atraía a los conquistadores, según afirma Tucídides, y la invasión doria no la había tocado. Pero, posteriormente, cuando llegó a su florecimiento el Estado ateniense, comenzaron a afluir al Ática gentes de otros sitios, acrecentando su población y favoreciendo con su trabajo la elevación de su bienestar. Las siguientes generaciones atenienses —mejor conocidas por nosotros— consideraban que las instituciones sociales más antiguas, de las que se conservaban supervivencias, eran el resultado de la actividad de una serie de reyes legendarios. Así, por ejemplo, el mitológico rey Ión fue el que dividió, según la tradición, a toda la población del Ática en cuatro filai, o tribus emparentadas, cada una de las cuales comprendía tres fratrías o hermandades, que, a su vez, reunían —cada una de ellas— treinta gens (o linaje, grupo consanguíneo), y cada gens a treinta familias, de modo que en todo el Ática había 10.800 familias. C. Marx, al polemizar a propósito de estas divisiones con el científico burgués Grot, anotó que «aun cuando los griegos hacían

- 125 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

descender sus gens de la mitología, eran mucho más antiguos que los mitos creados por ellos mismos, con sus dioses y semidioses». Como testimonio del aislamiento en que anteriormente había vivido la población, pueden servir las muchas ruinas de las fortificaciones con las que en otro tiempo estaban circundados los villorrios de las filai, siempre hostiles entre sí. Vestigios de esta clase de fortificaciones van descubriéndose hasta hoy día en el curso de las excavaciones que se realizan en diferentes puntos del Ática. Así es cómo nos encontramos con la estructura social típica del régimen gentilicio, engendrado regularmente por el conjunto de las condiciones históricas de aquel tiempo. Para la antigua Ática es también característico otro rasgo típico de las relaciones que acabamos de mencionar: el desmembramiento familiar-tribal. De acuerdo con las tradiciones atenienses, sobre el territorio del Ática existieron, en los tiempos más antiguos, doce comunidades separadas, aisladas e independientes una de la otra, todas con el carácter de gens más o menos externas. Según las tradición, quien puso fin a tal desmembramiento fue el mítico rey Teseo, quien unificó a los pobladores de toda esa región en torno de Atenas e instaló un único consejo común para todos y una sola pritanía. Escribe Tucídides: «A partir de entonces y hasta ahora los atenienses efectúan, en honor de la diosa [de Atenea] los festejos populares generales del sinoicismo [unificación].» Al parecer, el proceso unificador del Ática, dentro de la realidad histórica, ocupó un lapso no menor de dos a tres centurias. Es dable pensar que durante los siglos IX y VIII, y como resultado de una encarnizada lucha, se unió a Atenas la Paralia, la costa oriental del Ática. Tras esto, el culto local del dios Poseidón fue trasladado a la acrópolis ateniense. Inmediatamente después fue anexada también la Diacría, región montañosa situada en el norte del país, desde la cual fue trasladado a Atenas el culto de Teseo. Durante mayor tiempo que las otras regiones, Eleusis, en el sudoeste del Ática, con su célebre templo dedicado al culto de la diosa Demeter, conservó su independencia, y, defendiéndola, sostenía una encarnizada lucha contra Atenas. Resulta así que el sinoicismo ateniense fue un proceso prolongado, condicionado por las esenciales variaciones operadas en las relaciones sociales anteriores. El desarrollo de las fuerzas productivas y la transformación, en consecuencia de las relaciones sociales, engendró la necesidad de una unificación más amplia, que desbordara las fronteras de las anteriores organizaciones gentilicias. Hacia el siglo VIII a. C. fueron surgiendo en el Ática las premisas para el establecimiento de un régimen clasista y de un Estado político. En la admirable obra de F. Engels Origen de la familia, de la propiedad privada y del Estado se hallan delineados y marcados los fundamentales jalones de este proceso, para cuyo estudio disponemos ya de un acervo de fuentes incomparablemente más amplias. Sin duda alguna, el primer lugar entre las mismas pertenece a la Constitución de Atenas, de Aristóteles, que se consideró definitivamente perdida durante mucho tiempo, y que se recuperó inesperadamente, en forma de manuscrito, en cuatro hojas de papiro halladas entre otros traídos de Egipto al Museo Británico, en 1890. La Constitución de Atenas, de Aristóteles, es la única obra llegada hasta nuestros días que proporciona un cuadro íntegro de la historia política de Atenas, a partir del siglo VII a. C. Aristóteles completa en ella los testimonios que sobre los acontecimientos de la historia ateniense de los tiempos anteriores proporcionan por separado Herodoto, Tucídides, Diodoro de Sicilia, Plutarco y otros autores de la antigüedad, y también algunos, aunque ciertamente pocos, epígrafes, monedas y materiales arqueológicos. De todos estos datos se puede extraer la conclusión de que la comunidad ateniense del período considerado era, en lo fundamental, de carácter agrícola. Los oficios y el comercio estaban relativamente poco desarrollados. No obstante, la estratificación económico-social había alcanzado una profundidad bastante considerable. La poderosa aristocracia tribal —los eupátridas («descendientes de padres nobles»)— había concentrado en sus manos las mejores tierras. Una gran parte del resto de la población quedó bajo su dependencia. Escribe Aristóteles: «Los pobres se hallaban esclavizados no sólo ellos en persona, sino también sus hijos y sus

- 126 de 321 -

V. V. Struve

mujeres. Recibían la denominación de pelates y hectemorioi ("los de la sexta parte"), pues precisamente bajo tales condiciones labraban las tierras de los ricos. Y, en general, la tierra estaba en manos de unos pocos. Y si los indigentes no abonaban el precio del arriendo, se los podía llevar esclavizados, a ellos y a su prole. También los préstamos se aseguraban mediante la esclavización personal, hasta los primeros tiempos de Solón.» En otras palabras, entre los atenienses del siglo VII existía el severísimo Derecho de adeudamiento, bien conocido en la antigüedad, según el cual el deudor se responsabiliza ante su acreedor no sólo con la totalidad de sus haberes, sino con la libertad personal y con la de los miembros de su familia; los deudores insolventes eran convertidos en esclavos de sus acreedores. La necesidad de fuerza de trabajo en las propiedades de la aristocracia terrateniente se satisfacía, así, con preferencia, por medio de los indigentes que de ellos dependían y mediante los deudores insolventes, antiguos miembros libres de la comunidad, ahora convertidos en esclavos. Las posesiones territoriales de la aristocracia ateniense estaban principalmente concentradas dentro de los límites del llamado Pedión, «llanura» en su traducción literal, colindante con la propia ciudad de Atenas por el norte y el noroeste, y que constituía la parte más fértil de la región. La capa intermedia entre la aristocracia de abolengo y los indigentes que de ella dependían y los esclavos estaba representada en el Ática por dos grupos: por los geómoros, agricultores que habían conservado sus parcelas, particularmente en el pedregoso y poco fértil territorio de Diacris, en el que costaban grandes esfuerzos obtener alguna cosecha, y los demiurgos, artesanos, que ya habían parcialmente perdido sus vínculos con la tierra. La división en eupátridas, geómoros y demiurgos, que fue el resultado regular de la estratificación económicosocial, fue también atribuida por las tradiciones atenienses a la acción del mítico rey Teseo. Más adelante, cuando en Atenas se desarrolló la producción de mercancías, las actividades artesanales y el comercio marítimo, la población, que había perdido en mayor o menor grado los vínculos con la tierra (en las polis griegas, tales vínculos jamás se perdieron por completo), se encontró principalmente en la misma ciudad de Atenas, en su puerto —el Pireo—, y en parte en la zona costera —la Paralia—. Por causas perfectamente comprensibles, estos grupos de la población poseían algunos intereses específicos comunes. Al lado de la población aborigen del Atina se había formado y destacado gradualmente, al igual que en las otras polis griegas, un grupo de población inmigrante, los llamados metecos. Estos no podían ingresar en las filai atenienses, de origen familiar, ni en las fratrías, puesto que el pertenecer a las mismas seguía determinado por la consanguineidad en el seno de la comunidad ateniense. Al quedar de esta manera fuera de las fronteras de la organización familiar-tribal, los metecos no obtuvieron los derechos políticos ni algunos de los derechos económicos de que gozaban los atenienses aborígenes. Por ejemplo, los metecos no podían tener propiedades territoriales sobre el suelo del Ática ni casa propia en Atenas; debían pagar un impuesto especial, etc. Pero, a la vez, conservaban su libertad individual. La antigua organización tribal de cuatro filai, con sus fratrías y gens, seguía manteniéndose en la época que ahora consideramos, aun cuando la estructura política con ella vinculada había sufrido grandes cambios. En Atenas había dejado de existir el poder real. Como ya se ha anotado, los reyes atenienses no son conocidos sólo por las tradiciones, sin que se los pueda considerar figuras de real actuación histórica. Según la tradición, el último rey ateniense fue Codro, que sacrificó su vida en aras de la salvación de la patria, durante el ataque de los dorios al Ática. En la época que estudiamos, el poder de los reyes había cedido lugar al gobierno de los nueve arcontes, funcionarios elegibles anualmente sólo entre los eupátridas. Entre éstos también estaban distribuidas las funciones fundamentales en las manos del basileus. El colegio de los arcontes estaba encabezado por el arconte epónimo, primer arconte o arconte mayor, que daba su nombre al año: los atenienses llevaron la cuenta de los años por los nombres de los primeros arcontes. Al arconte epónimo seguían el arconte polemarca, que entendía en los asuntos militares y mandaba la milicia ateniense, y el arconte que había heredado esencialmente las obligaciones

- 127 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

del culto inherentes al basileus, en virtud de lo cual recibía tradicionalmente la denominación de arconte basileus. Los seis arcontes restantes eran los llamados arcontes tesmotetes, guardianes del antiguo derecho consuetudinario que se transmitía oralmente de generación en generación. Todos los funcionarios enumerados disponían de jurisdicción independiente y sesionaban en edificios especiales: el arconte epónimo en el Pritáneo, el arconte basileus en el llamado bucolea, el polemarca y los tesmotetes en otros edificios especiales. Tras un año de permanencia en el puesto, los arcontes entregaban sus poderes a los magistrados elegidos para suplantarlos y se convertían automáticamente en miembros vitalicios del areópago. Así era denominado en Atenas el antiguo consejo o tribunal, por el nombre de la colina del Dios Ares, donde solía sesionar. Había representado antaño al consejo de los ancianos. Y ahora, integrándose con los exarcontes que, como ya se ha señalado, eran elegidos sólo entre los eupátridas, el areópago se había convertido en uno de los órganos del poder de los aristócratas, el más influyente de ellos. En la vida política de la comunidad ateniense, durante todo el período temprano de su historia, el areópago desempeñó un papel exclusivo: representaba la instancia superior para la mayoría de los asuntos, poseía el voto decisivo durante la elección de los arcontes y su autoridad era indiscutible. Resulta así que el régimen políticosocial de la antigua Atenas se caracterizaba por el predominio de la aristocracia de abolengo. Teniendo de su propiedad las mejores tierras del Ática, la aristocracia ateniense había concentrado también en sus manos el poder político. La asamblea popular había perdido el valor de otrora y ya no desempeñaba papel notable alguno en la vida social de los atenienses. El pueblo de Atenas—el demos— se vio constreñido a someterse al poder de los aristócratas, hasta el momento de encontrar en sí mismo suficientes fuerzas para iniciar una encarnizada lucha contra ellos. La historia de Atenas y del Ática de los siglos VII y VI a. C. está llena de acontecimientos de dicha lucha. En el afán de conservar y afianzar su predominio, la aristocracia defendía el régimen gentilicio, ya decadente, que impedía el ulterior desarrollo de las fuerzas productivas de la comunidad. Al defender su libertad y sus derechos contra los atentados de la aristocracia, y al pasar luego a la resuelta ofensiva contra la misma, el demos ateniense resultó ser portador de un nuevo sistema, más progresista para aquella época, en lo que concierne a las relaciones sociales. El triunfo final del demos sobre la aristocracia significaba, entonces, el establecimiento de un régimen más progresista, un régimen clasista, y de un Estado, como aparato del dominio de una nueva clase de esclavistas. En cuanto al sentido social, el demos no era homogéneo. Bajo el concepto demos hay que comprender a toda la población aborigen libre del Ática, contrapuesta a la aristocracia de abolengo. Al lado de los pobres, de los trabajadores rurales dependientes y de los artesanos, formaban también parte del demos los agricultores relativamente acomodados que habían conservado sus parcelas y los dueños de talleres, así como los mercaderes y los propietarios de barcos. A medida que iba desarrollándose en Atenas la vida económica, iban apareciendo en creciente cantidad hombres pudientes de procedencia no aristocrática. Por otra parte, el proceso de la diferenciación económico-social había tocado no sólo al demos, sino también a la propia aristocracia. Dentro de las familias aristocráticas, unas se empobrecían y otras se dedicaban al comercio, con lo que adquirían intereses nuevos, que ya no coincidían con los de la aristocracia terrateniente del Pedión. Las capas más indigentes de la población libre trataban, en primer lugar, de conseguir un nuevo reparto de las tierras, para dar satisfacción a su «hambre de tierra»; procuraban obtener la anulación de las deudas que los abrumaban y la abolición del derecho vigente sobre el endeudamiento. Las capas del demos más estables y pudientes, que ya sentían bajo sus pies un suelo económico firme, anteponían en primer lugar el problema de conseguir el poder y el predominio político. Para ello era necesario quitarles a los eupátridas atenienses sus privilegios de familia, en favor de aquellos que, si bien no pertenecían al número de los nobles por su cuna, no les cedían en cuanto a posibilidades económicas y en fuerza.

- 128 de 321 -

V. V. Struve

La conjuración de Cilón
El más antiguo de los acontecimientos que conocemos, que dan testimonio de la exacerbada situación en Atenas, es la llamada conjuración de Cilón, que se desarrolló alrededor del año 640 a. C. Cilón procedía del ámbito de los eupátridas atenienses y estaba casado con la hija de Teágenes, tirano de Megara. Había adquirido popularidad en Atenas como vencedor en los torneos olímpicos. Habiendo recibido consejo del oráculo de Delfos en el sentido de apoderarse de la acrópolis «en la fiesta máxima en honor de Zeus», Cilón se aseguró el apoyo de su suegro, quien envió en su ayuda un destacamento armado, y emprendió la tarea a la cabeza del conjunto de sus partidarios. Logró apoderarse de la acrópolis, mas no supo retenerla, pues los atenienses le opusieron una resistencia muy resuelta. Tucídides informa que se reunieron unánimemente para aplastar la conjuración, y acampados en torno de la acrópolis, emprendieron su asedio. De su dirección se hicieron cargo nueve arcontes encabezados por Megacles, que pertenecía a la antigua e influyente familia aristocrática de los Alcmeónidas. Los sitiados se vieron en un callejón sin salida, debido a la falta de alimentos y de agua. Cilón logró huir y los demás sitiados debieron rendirse, entregándose a merced de los sitiadores. De acuerdo con la antigua costumbre, buscaron salvación junto al altar de la diosa Atenea. Aun cuando el homicidio en el interior de un templo era considerado como la más grande interdicción religiosa, como el mayor sacrilegio, los Alcmeónidas no lo tomaron en consideración y todos los partidarios de Cilón fueron pasados por las armas. El aplastamiento de la conjuración de Cilón demostró que en Atenas no habían madurado aún las condiciones para un cambio político. En la intentona de Cilón debe verse más bien un episodio de las luchas entre diferentes agrupamientos o partidos en el seno de la aristocracia gobernante. Pero, sea como fuere, es sumamente significativo el hecho de que el demos ateniense no prestara apoyo a Cilón, ni aprovechara la oportunidad para aprovecharse enérgicamente contra el poder de la aristocracia de abolengo. Una de las consecuencias de la perturbación del equilibrio anterior y de los consecuentes disturbios internos fue, al parecer, el debilitamiento exterior de Atenas. Es probable que fuera precisamente en esa época cuando el tirano de Megara, Teágenes, arrebatara a los atenienses la isla de Salamina, que cubría la salida de la bahía ateniense y que era por ello de suma importancia. Este fracaso militar hizo vacilar la posición del partido aristocrático encabezado por los Alcmeónidas. Sus adversarios, también pertenecientes a la esfera de la aristocracia gobernante, habían logrado, a lo largo de una serie de años después de la conjura de Cilón, establecer la organización de un tribunal compuesto de trescientos ciudadanos de procedencia aristocrática. Los Alcmeónidas fueron acusados de haber cometido homicidio en el interior del templo, profanando así un santuario. El veredicto dispuso que los participantes directos de tal sacrilegio, ya fallecidos para este entonces, fueran desenterrados de sus tumbas y sus cadáveres arrojados fuera de las fronteras del Ática, y que aquellos de sus descendientes que se hallaran con vida, todos miembros de la familia de los Alcmeónidas, fueran desterrados de Atenas. Casi dos siglos más tarde, los adversarios políticos de los Alcmeónidas, habiendo conseguido desterrarlos nuevamente, rememoraban esos acontecimientos. Gracias a esto, precisamente, sabemos acerca de la conjuración de Cilón, único acontecimiento que conocemos de la historia de Atenas del siglo VII a. C. El hallazgo de la Constitución de Atenas, de Aristóteles, permitió dar mayor precisión a los datos, pues anteriormente la conjuración era localizada en tiempos posteriores a la codificación de Dracón.

Las leyes de Dracón
Es muy poco lo que conocemos acerca de la legislación de Dracón. El capítulo de la Constitución de Atenas, dedicado a la exposición de las transformaciones estatales de Dracón, representa, al parecer, una inserción posterior, posiblemente debida a los afanes de los partidarios del régimen oligárquico de tiempos posteriores, por afianzar su programa político
- 129 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

mediante el testimonio histórico. El propio Aristóteles escribe en otra de sus obras, Política, que las leyes de Dracón representaban tan sólo una simple compilación de las antiguas normas conservadas hasta aquel tiempo por la tradición oral, normas del llamado derecho consuetudinario. Una de las inscripciones atenienses de finales del siglo V a. C., que reproduce una parte del texto de esas leyes, confirma por completo tal testimonio. En particular, se citan en la misma las reglas procesales relativas a la responsabilidad de los parientes cercanos de un homicida por el crimen perpetrado por éste, lo cual, sin duda, se remonta a tiempos sumamente antiguos. De esta manera, las leyes de Dracón, según todos los indicios, constituyeron la primera redacción escrita del derecho consuetudinario ateniense. Es muy característico en este sentido el hecho de que los escritores de la antigüedad nombren las leyes de Dracón no con el término de nómoi —leyes—, sino con el de thésmoi, cuya traducción literal es «costumbres» o «hábitos». Es evidente que tal redacción de las costumbres legislativas estaba llamada a poner coto a la arbitrariedad de los jueces aristócratas, que interpretaban el derecho consuetudinario según sus propios intereses, estrechamente egoístas. Desde este punto de vista, la redacción por escrito de las leyes respondía indudablemente a los intereses del demos y es factible pensar que fue realizada no sin lucha y considerable presión ejercida sobre la aristocracia por el demos. Hasta cuanto es posible juzgar acerca del contenido de esas leyes, basándose en la mencionada inscripción ateniense de finales del siglo V y en los testimonios de los autores de la antigüedad algo posteriores, en dichas leyes se trataba principalmente de delitos de índole criminal, de diferentes especies de asesinatos, robos y hurtos, de la manera y orden de llevar los procesos judiciales, y de los castigos que se debían imponer en los distintos casos. Las leyes de Dracón eran célebres por su severidad y rigor, e inclusive por su crueldad (decíase que estaban escritas con sangre). Por cualquier hurto, por insignificante que fuera, correspondía la pena capital. Las leyes draconianas referentes al castigo por un asesinato estaban destinadas a suplantar la institución de la venganza familiar. La persecución del asesino, empero, seguía siendo asunto de la familia de la víctima. Para hacer las paces con el homicida se requería la conformidad de los parientes más cercanos: del hijo, el hermano, el primo hermano, el yerno, el suegro; en caso de no haber parientes cercanos, la reconciliación podía tener lugar con la conformidad de una cantidad no menor de diez miembros de la fratría. La responsabilidad por el homicidio recaía sólo sobre el autor del mismo, y no sobre su familia. Se hacía responsable también la persona que instigaba al homicida, y era, en consecuencia, partícipe indirecto del asesinato. Las leyes de Dracón hacían distinción también entre los asesinatos premeditados y los que no lo eran, cometidos en defensa propia. Ocupaban lugar especial los asesinatos del seductor de la madre, de la cónyuge, de la hija o de la hermana, categoría a la que pertenecían también los homicidios ocasionados por desgracias eventuales, por ejemplo, durante los torneos. Los asesinatos premeditados incumbían al juicio del areópago y eran penados a muerte; la comisión de heridas se castigaba con la expulsión; en ambos casos, la pena era acompañada con la confiscación de los bienes. La vista de los procesos por homicidios no premeditados estaba encomendada a un colegio especial compuesto de treinta y un miembros pertenecientes a la aristocracia de abolengo, mayores de cincuenta años de edad. La pena que correspondía por tal homicidio era el destierro (sin la confiscación de los bienes). En caso de reconciliación con los parientes de la víctima o, a falta de tales, con los miembros de su fratría, el autor del homicidio podía regresar del destierro, retorno por el cual se prohibía a los parientes del muerto recabar cualquier rescate. Un homicidio cometido en defensa propia, concepto en que se comprendía también la defensa de la propiedad, no era susceptible de penalidad alguna. En cada especie de homicidio se designaba un lugar especial para la vista del proceso: para los homicidios no premeditados, el Paladión, y para los premeditados el areópago. En un lugar especial se veía el proceso incoado contra aquellos que, hallándose en el destierro, cometían allí un nuevo homicidio; en tales casos, el proceso no podía pisar la tierra del Ática, debiendo encontrarse en un bote, mientras el proceso se ventilaba a orillas del mar, cerca del Pireo. Carácter arcaico tenía la audiencia en el edificio del pritáneo, en el que realizaban las sesiones los fileobasileus, es decir, los que encabezaban las filai. Allí se veían los procesos referentes a las muertes violentas de seres humanos producidas por animales o por objetos
- 130 de 321 -

V. V. Struve

inanimados. Si el juzgado los consideraba culpables, eran arrojados fuera de las fronteras del Ática o hundidos en el mar. Con el nombre de Dracón están vinculadas también las leyes referentes al comportamiento de los ciudadanos. Una de esas leyes imponía castigos por la «inactividad» y por la vida ociosa. Así, pues, las leyes de Dracón constituyeron la primera legislación escrita en Atenas. Es sumamente sintomática en las mismas la tendencia a defender los intereses de la propiedad privada, lo cual se manifiesta, por ejemplo, en los artículos que penan severamente los robos y hurtos. El mismo hecho de asentar por escrito las antiguas costumbres legales, que en cierta medida ponían coto a la arbitrariedad de los jueces eupátridas, tiene que ser valorado como uno de los triunfos del demos en su lucha contra el dominio de la aristocracia de abolengo.

Las naucrarías
Aproximadamente al mismo tiempo aparecieron en el Ática las llamadas naucrarías, las primeras unidades administrativas basadas en el principio de la subdivisión territorial. Respecto a la época en la que aparecieron las naucrarías, no hubo, durante mucho tiempo, opiniones unificadas. Incluso en la antigüedad hubo distintos criterios acerca de esta cuestión. Según Herodoto, las naucrarías existían anteriormente a las reformas de Solón, y atribuye a sus prítanos el papel principal en el aplastamiento de la conjuración de Cilón. Tucídides, en cambio, al relatar dicho episodio, no las menciona. Algunos de los autores antiguos creían que las naucrarías habían sido establecidas por Solón. La opinión, aceptada hace más de cien años por nuestro compatriota M. S. Kutorga, acerca de la existencia de naucrarías antes de Solón, fue posteriormente confirmada por los datos de la Politeia Ateniense. Su aparición se vincula probablemente con el comienzo del desarrollo del comercio, y la navegación marítima en el Ática. Esto aparece confirmado por el destino mismo de las naucrarías y por la etimología del término (de la voz naus, barco). Cada naucraría debía proporcionar un buque para la flota ateniense, a lo que posteriormente se agregó el suministro de dos caballeros. Los náucraros que las encabezaban obedecían, al parecer, al arconte polemarca y estaban al mando de la nave equipada por su naucraría. En total, había en el Ática cuarenta y ocho naucrarías, en correspondencia con las antiguas cuatro filai tribales (a razón de doce por cada una de éstas). La única denominación de una naucraría que ha llegado hasta nuestros tiempos es la de Coliada, que tiene carácter toponímico, lo cual prueba también el principio territorial tomado en cuenta para tales divisiones. De esta manera, en la aparición de las naucrarías (las que según la expresión de Engels «por primera vez dividía al pueblo, en los negocios públicos, no con arreglo a los grupos consanguíneos, sino con arreglo a la residencia local») hay que ver uno de los más importante síntomas de la descomposición del régimen tribal-familiar y de la aparición del Estado. Hacia la época que estamos considerando, ya se habían manifestado sobre el régimen general de la vida económica del Ática, las consecuencias del desarrollo de la navegación marítima del comercio y de los oficios artesanales. En el extremo sudeste del Ática, en las minas de Laurión, había cobrado amplitud la extracción de plata. Hacia finales del siglo VII se tornaban visibles las tendencias y afanes de Atenas dirigidos hacia el Helesponto. Fue precisamente por esto que los atenienses entablaron una lucha contra Mitilene, en la cual alcanzaron señalados éxitos. Al mismo tiempo, continuaron la guerra contra la vecina Megara, por la posesión de Salamina. En el ámbito comercial, la Atenas de aquel tiempo había experimentado sobre sí la influencia de la rica Egina, que había recorrido antes la vía del desarrollo del comercio marítimo. El sistema monetario de Egina, al lado del de Eubea, había cobrado amplia difusión entre las ciudades de la cuenca del mar Egeo. Los atenienses habían imitado y copiado de Egina tanto el sistema monetario como el de pesos y medidas.

- 131 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

2. La legislación de Solón
Hacia comienzos del siglo VI, la lucha entre el demos ateniense y los eupátridas habían alcanzado extraordinaria agudeza. Escribe Aristóteles en la Constitución de Atenas: «La mayoría del pueblo se hallaba subyugado por unos pocos, y el pueblo se había sublevado contra los nobles. El alboroto era muy fuerte, y durante largo tiempo unos lucharon contra otros.» Fue entonces que en el escenario político de Atenas apareció Solón, con cuyo nombre se vinculan la realización y promulgación de muy importantes reformas. A diferencia de Dracón, acerca de quien casi nada conocemos, Solón dejó tras de sí vestigios notorios en la historiografía antigua. Se le conoció en la antigüedad no sólo como gran militante político, sino también como poeta. Las elegías de Solón, con su finalidad de destacar temas de actualidad política, gozaron de gran popularidad y aparecen citadas por muchos autores antiguos. En el año 594 a. C. Solón fue elegido arconte e investido con los plenos poderes de los aisumnetes. La promoción de Solón, dentro de un período tan complicado y agudo de la historia ateniense, no fue obra de la casualidad. Según las palabras textuales de Aristóteles, las dos partes veían en él, de manera idéntica, a un posible defensor de sus intereses y al candidato indicado para fijar una nueva legislación. «Por su origen y por su notoriedad, Solón se contaba entre las primeras personalidades en el país, y por sus condiciones económicas, en la clase media», dice Aristóteles. Una tradición posterior hizo figurar a la genealogía de Solón en la estirpe regia de los Códridas, y al propio Solón entre los siete sabios del mundo antiguo. Nuestras principales fuentes informativas sobre la actuación de Solón son sus propias elegías y los testimonios de Aristóteles y de Plutarco. Las referencias romanas no agregan casi nada: Cicerón, Tito Livio, Séneca, Aulo Helio, Diógenes Laercio y otros autores romanos son extremadamente parcos a este respecto, y cuando se refieren a la obra de Solón, lo hacen fortuitamente y lo describen principalmente como un filósofo. Las elegías de Solón, saturadas de ecos de la lucha política, ofrecen un vivo cuadro de las penurias del pueblo ateniense y de la arbitrariedad de su aristocracia. Acerca de los eupátridas, Solón escribe: «La hartura es madre de la arrogancia, si viene una gran riqueza. Aquí no se respeta nada, ni de los sagrados tesoros, Ni de las riquezas populares; saquean de todas partes, Sin temer para nada, en verdad, a los sagrados preceptos.» En otra parte, Solón habla de la penosa situación de los campesinos del Ática: «Por las manos del enemigo es atormentada la querida ciudad En combates sangrientos, caros sólo a los facinerosos; Estas calamidades se cometen en la patria; y de la gente pobre Muchos van a países extraños, involuntariamente. Vendidos a pesada esclavitud, con oprobiosas cadenas, Sufren, a pesar suyo, el amargo destino de los esclavos.» Fue así como Solón, eupátrida por su origen, se compenetró con los intereses de otras capas de la sociedad ateniense, subyugadas por la aristocracia. Con mayor claridad aún se desprende esto del siguiente fragmento de una de sus elegías: «Y vosotros, tranquilizad en vuestro pecho el poderoso corazón: Muchos bienes os han caído, y estáis ahitos de ellos; Poned, pues, medida al arrogante espíritu; de lo contrario, Dejaremos de someternos, para vuestro mayor disgusto.»

- 132 de 321 -

V. V. Struve

La aparición de semejantes puntos de vista en un representante de la aristocracia cual era Solón, es difícil de explicar sin conocer algunos aislados detalles biográficos del legislador. Plutarco comunica que, nacido en la riqueza, Solón se había arruinado más tarde y, para mejorar su posición, se había dedicado al comercio. Debido a esta actividad comercial, visitó muchas ciudades, ampliando sus horizontes mentales. La noticia proporcionada por Plutarco hace ver que las nuevas actividades se habían propagado también entre una gran parte de los eupátridas, la que se encontraba bajo el influjo del rápido proceso de estratificación económico-social que tenía lugar en Atenas. Las personas como Solón tenían sobrados motivos para estar también ellas descontentas por la política exterior de la aristocracia gobernante. En este sentido, es muy característico un relato transmitido por el mismo Plutarco acerca de las circunstancias en que se había producido la aparición de Solón en la arena política. De acuerdo con este relato, no pudiendo el gobierno ateniense recuperar Salamina, que estaba en poder de Megara, resolvió renunciar a esa isla para siempre, a cuyos efectos promulgó una ley especial para la asamblea popular. Según la misma, todo aquel que tratara de renovar la lucha por Salamina era reo de pena de muerte. No obstante ello, Solón resolvió dar ese paso y llamó a los ciudadanos a iniciar la guerra contra Megara con el objeto de reconquistar la isla. Formuló su llamada en forma de elegía, pronunciándola desde la piedra destinada a los heraldos. Y fue tan grande la impresión producida sobre sus conciudadanos, que éstos consiguieron derogar aquella ley y eligieron a Solón como arconte, otorgándole plenos poderes para encabezar las fuerzas atenienses en la lucha por Salamina. La guerra fue coronada por el éxito, siendo reconquistada la isla, que desde entonces quedó en poder de los atenienses. Esto elevó aún más el prestigio de Solón y le permitió presentar un programa de amplias reformas, maduras desde hacía mucho tiempo, y que tenía por objeto sanear la vida social de la comunidad ateniense. Las más importantes fueron la «seisachteia» («la supresión de las cargas»), esto es, la suspensión de las obligaciones del endeudamiento; la abolición de la esclavización por las deudas impagadas; la introducción del censo de bienes inmuebles como criterio básico para la determinación de los derechos políticos y obligaciones de los ciudadanos; la ley de los testamentos y una serie de otras medidas legislativas que estimulan el derecho de la vida económica de la población del Ática y de Atenas. La primera de las medidas enumeradas —la «seisachteia»— no fue, durante mucho tiempo, uniformemente apreciada por los historiadores. Como se sabe, aun en la antigüedad esta medida era diversamente interpretada por los distintos autores. La mayoría, y entre ellos Plutarco y Diógenes Laercio, creía que tal medida anulaba todas las obligaciones pecuniarias de los campesinos. Dionisio de Halicarnaso había extendido sus efectos únicamente sobre los deudores más indigentes, y Androtion consideraba que la «seisachteia» consistía solamente en la disminución de los intereses por las deudas contraídas y del valor del dinero, vinculándola así con la reforma monetaria de Solón. «Habiendo tomado los asuntos en sus manos —dice la principal de nuestras fuentes, Aristóteles—, Solón liberó al pueblo, tanto para ese momento como para el futuro, al prohibir garantizar los empréstitos con la esclavización personal. Luego abolió las deudas, tanto las privadas como las del Estado, lo cual se denominó sisactía, porque era como si la gente se hubiera sacudido, quitándose de encima una pesada carga.» Al igual que el aditógrafo Filocoros, Aristóteles reconoce, en consecuencia, la completa abolición de las condiciones de endeudamiento existentes hasta el momento de dictarse la seisachteia. En realidad, históricamente, tal medida legislativa no pudo ser tan radical. De serlo, hubiera estado en contradicción con la tendencia dominante que recorre todas las medidas legislativas de Solón: contraponer la propiedad individual a la del clan y propender por todos los medios accesibles a un legislador, al desarrollo y defensa de los intereses de esa propiedad individual. Al parecer, la seisachteia representó en la realidad histórica una abolición simultánea de las deudas contraídas evidentemente por las hipotecas de la tierra, lo cual sólo pesaba sobre el campesino ático. En cuanto a la institución que establecía el sojuzgamiento por deudas, fue realmente abolida para siempre. Más adelante, ya después de Solón, el deudor respondía a su acreedor con sus bienes, pero no con su libertad personal ni con la de los miembros de su familia. Más aún: los atenienses insolventes vendidos como esclavos fueron rescatados por

- 133 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

cuenta de la sociedad y devueltos a Atenas. Con este motivo, Solón decía lleno de orgullo: «He hecho regresar a Atenas, a su patria divina, a muchos vendidos como esclavos, o que, debido a la indigencia, han vagado durante mucho tiempo y olvidaron la lengua ática.» La ejecución, como suponemos, de la abolición parcial de las deudas y total de la esclavización por endeudamiento saneó, sin duda, la situación imperante en Atenas, pero no detuvo, de manera alguna, el incremento de las contradicciones internas en las capas de ciudadanos libres. Es muy característico, en este sentido, el hecho de que el requerimiento fundamental de los campesinos —el de una nueva repartición de las tierras— no hubiera sido ya no sólo no cumplido, sino ni siquiera propuesto como problema por Solón. Esto se desprende fácilmente de sus versos: «El que había venido para saquear, lleno de esperanzas, Creyendo hallar aquí grandes riquezas, Esperaba que yo, acariciando suavemente, seria fiero en mi manera de ser. Mas entonces se equivocaron, y ahora, enojados por ello, Me miran de soslayo como a un enemigo. No importa: lo que prometí, cumplí con la ayuda de los dioses, No en balde trabajé. Tanto me desagrada Gobernar por la fuerza tiránica, como en las campiñas, Dar a los malos y a los nobles parcelas iguales.» Como consecuencia de tal política, cuya indecisión e indeterminación eran evidentes para el propio Solón, se creó la posibilidad de una subsiguiente concentración de tierras en manos de los grandes terratenientes. No obstante, la abolición de las deudas y de la esclavitud por insolvencia constituyó, indudablemente, un punto de viraje en la historia ateniense. El desarrollo ulterior de la esclavitud en Atenas tiene lugar en adelante ya no a costa de los miembros de la propia comunidad, sino principalmente de los de otras naciones o tribus. Al mismo tiempo, el peso de ambas reformas, si cabe emplear esta expresión, cayó sobre la vieja aristocracia de abolengo. La antigua propiedad gentilicia, que se hallaba en la base de la propiedad agraria aristocrática, tuvo que ceder gradualmente lugar a la propiedad individual. A este respecto, es muy elocuente la variante introducida por las leyes de Solón en el orden de herencia que había existido hasta entonces. Hasta las reformas de Solón, los bienes en litigio pasaban a la gens o a la fratría a que pertenecía el fallecido. A partir de las reformas introducidas por Solón, se estableció el derecho a testar libremente, de manera que los bienes del testador podían pasar a cualquiera, aun cuando no fuera miembro de su familia, de su gens o su fratría. Allanando el camino para el desarrollo económico más libre de la comunidad civil, las leyes de Solón previeron una serie de medidas orientadas a estimular la actividad económica de los atenienses. Así, por ejemplo, se siguió manteniendo en vigor una ley de Dracón que reprimía la ociosidad, pero se fue suavizando el castigo por la violación de la misma: la pena capital fue reemplazada por la atimia (privación de los derechos civiles) y por una multa. Era el areópago el que debía vigilar el cumplimiento de dicha ley. Las leyes de Solón prohibían también la exportación de cereales fuera de las fronteras del Ática, pero estimulaban, en cambio, la exportación del aceite de oliva. Legislativamente, se daban disposiciones detalladas acerca del orden y métodos a emplear en la plantación de olivos, y también acerca de cómo cavar pozos y de la manera de hacer uso de los mismos. Esta medida tenía gran valor debido a la aridez del Ática. En la legislación de Solón aparece también una tendencia a estimular los oficios artesanales. Por ejemplo, una ley especial eximía al hijo de la obligación de mantener a un padre, anciano, si éste no le había hecho aprender ningún oficio. En interés del desarrollo del comercio ateniense y con el fin de liberar a Atenas de la influencia mercantil de Egina, se promulgó una reforma monetaria y se estableció un nuevo sistema de pesas y medidas. Hasta aquel momento, Atenas utilizaba el sistema de pesas de Fidón y el sistema monetario de Egina. Entre tanto, durante el siglo VI habían cobrado una más
- 134 de 321 -

V. V. Struve

amplia difusión, especialmente en las ciudades periféricas, los sistemas monetario y de pesas y medias de Eubea. En virtud de esto, Atenas adoptó con Solón sistemas cercanos a los de Eubea. La nueva moneda ateniense era algo más liviana que la de Egina: cien dracmas de Solón eran iguales a sólo setenta y tres de las anteriores. Esta reforma determinó condiciones favorables a una ulterior ampliación del comercio ateniense. Simultáneamente con la estimulación de la actividad productora, la legislación había emprendido una campaña contra toda clase de excesos y gastos improductivos. Una ley especial exigía la reducción de los gastos de sepelio y prohibía funerales suntuosos y caros y la inmolación de bueyes en holocausto, en honor del fallecido. Se prohibió también erigir sepulcros cuyo costo fuera mayor del de uno que pudieran construir diez personas en el curso de tres días. Esta medida se consideraba generalmente como dirigida a poner coto a la tendencia a un lujo excesivo que apuntaba entre los mercaderes y empresarios atenienses; pero también puede ser interpretada como un golpe asestado a la antigua nobleza de abolengo que trataba de mantener su prestigio mediante el cumplimiento del antiguo suntuoso culto de los difuntos. Una de las reformas más importantes ligadas al nombre de Solón fue la del censo, denominada también reforma timocrática. En función de la misma, toda la población ateniense libre, con excepción de los metecos, fue dividida en cuatro categorías, según la cantidad de sus ingresos y sin tomar en consideración la procedencia del censado: 1) los pentacosiomedimnos, que obtenían de sus campos, chacras y huertas, 500 medimnos o medidas de productos, entre sólidos (cereales) y líquidos (vino, aceite de oliva); 2) los caballeros, que obtenían 300 medidas; 3) los zeugitas, que obtenían 200 medidas, y 4) los tetes, que tenían ingresos menores a las 200 medidas, o que, en general, carecían de ingresos. Tales categorías censales, al parecer, habían sido formadas ya anteriormente, con motivo de gravar a la población según las naucrarías; pero sólo en los tiempos de Solón habían recibido su sanción política fundamental, en calidad de división. En correspondencia con el valor de la propiedad agraria, predominante aún, y con las fuertes supervivencias de las relaciones económicas de la economía natural, esa división tenía que basarse en los ingresos naturales de la tierra. Es posible que ya el propio Solón, al determinar los límites entre las clases censatarias, guiándose por los ingresos proporcionados por la tierra, colocara dentro de esas categorías también a los hombres pudientes que carecían de propiedades agrarias, porque en caso contrario una considerable cantidad de representantes de la población comerciante y artesana se vería privada de la posibilidad de tomar parte activa en la vida política. Se conoce, por ejemplo, que Solón había establecido una tasa determinada para los holocaustos, equiparando, dicho sea de paso, un medimno de cereales al precio de un dracma. El dinero tenía muy alto valor en el Ática del siglo VI, y según las tarifas introducidas por Solón, una oveja, por ejemplo, valía un dracma y un buey cinco. Mas no se conoce con exactitud si tal valuación era aplicada también para los cálculos de ingresos. La subdivisión de la población en clases de acuerdo con sus bienes (subdivisión junto a la cual siguió conservándose la división básica en cuatro filai, de a tres tribus y de a doce naucrarías cada file) fundamentaba también la distribución de las cargas militares. Los ciudadanos de la primera categoría daban cumplimiento en los tiempos de guerra, y por cuenta propia, a toda clase de suministros; los de la segunda categoría prestaban servicio en la caballería; los zeugitas constituían la infantería provista, por cuenta propia, de armas pesadas (hoplitas); los tetes eran guerreros de armas livianas (himnetes) y también prestaban servicio en la flota. La misma subdivisión de los ciudadanos según sus bienes sirvió de base para la determinación de sus derechos políticos. Los ciudadanos que pertenecían a las dos primeras categorías disponían de la plenitud de los derechos políticos activos y pasivos, esto es, podían elegir y ser electos para cualquier órgano gubernamental del Estado ateniense. Los derechos de los ciudadanos de la tercera categoría eran limitados: no podían ser elector para el cargo de arcontes y, en consecuencia, entrar a formar parte del areópago. Los ciudadanos de la cuarta categoría, los tetes, gozaban solamente del derecho a elegir, pero no al de ser electos.

- 135 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

La organización política de Atenas, durante la vida de Solón, se reducía, en sus rasgos fundamentales, a los siguiente: el areópago conservaba el valor de tribunal superior en lo tocante a los asuntos criminales y ejercía el control general sobre todos los demás órganos atenienses. Hay que anotar que esa institución que se integraba con los exarcontes había modificado en grado considerable su composición y carácter anteriores al introducirse la elección de arcontes en base del censo. Entonces el areópago no tomaba participación directa en los asuntos administrativos; sus funciones habían pasado en parte a la asamblea popular (ekklesia) y en parte al consejo de los cuatrocientos (bulé) establecido por Solón. La formación de este último conservaba aún rasgos del antiguo orden gentilicio familiar. Para su composición se elegían cien hombres de cada una de las cuatro filai. «Pero también este fue el único punto en el que la constitución antigua se introdujo en el nuevo cuerpo del Estado», observa Engels. En el nuevo sistema administrativo introducido por Solón se incluían, además de la asamblea popular y del consejo de los cuatrocientos, ciertos funcionarios. Aristóteles menciona a arcontes, tesoreros, poletes (que posteriormente entendieron en el arriendo de los bienes del Estado); colacretes (función financiera que existía aún antes de Solón; al comienzo, sirvientes auxiliares al hacerse los holocaustos), y el colegio de once carceleros. Los náucraros, ya conocidos por nosotros, conservaron sus funciones anteriores. Al parecer, las naucrarías se convierten, en el tiempo de Solón, en principales órganos financieros. Perciben diferentes aportes e impuestos y corren con todos los gastos corrientes. Dice Aristóteles que, inclusive en su tiempo, cuando ya las leyes de Solón habían quedado fuera de uso, sobrevivían expresiones tales como: «Cabe a los náucraros recabar», «efectuar el gasto de las sumas de náucraros». Además de los órganos enumerados, existía en Atenas un tribunal popular, tribunal de jurados: la heliaía. No es conocido el número de sus miembros durante el tiempo de Solón, pero nos consta que en el mismo, al igual que en la asamblea popular, podían tomar parte todos los ciudadanos (incluso los tetes), que tuvieran treinta años cumplidos. Al parecer, la elección de los jurados era realizada por sorteo. Entraban en la competencia del tribunal, por una parte la recepción de los informes que presentaban los funcionarios al vencer el término de sus servicios, y por otra parte la investigación judicial (según las apelaciones) de los veredictos ya pronunciados por funcionarios en asuntos referentes tanto a violencias físicas y daños materiales como a obligaciones de la más diversa índole. A la heliaía le fue otorgado el derecho de anulación (ruptura) de tratados estatales y privados. Sólo el juzgado en lo criminal que se mantenía en la jurisdicción del areópago, no entraba en la competencia de la heliaía. En resumen, todo este sistema estaba calculado de manera que, oponiendo los elementos oligárquicos a los democráticos, se aseguraran la situación dominante y los intereses de las capas mercantiles-industriales de la población urbana. Y, en virtud de ello, los cargos superiores se otorgaban solamente a las personas pudientes; las elecciones que tenían lugar en la asamblea popular debían afianzar a aquéllos en los correspondientes cargos. De esta manera, el nuevo orden era estructurado ya sobre los principios de la propiedad privada. «Los derechos y los deberes de los ciudadanos del Estado determináronse con arreglo a la importancia de sus bienes territoriales; y quedaron suplantadas las antiguas corporaciones consanguíneas. La gens había sufrido otra nueva derrota.» Las antiguas organizaciones de las gens perdieron su significación política. El valor decisivo lo fue adquiriendo en cambio el censo de bienes y el principio territorial puesto en la base de la organización de las naucrarías. Por otra parte, para llegar al afianzamiento definitivo de este último principio, debió transcurrir aún mucho tiempo. Haciendo disminuir los intereses de la nobleza terrateniente, las leyes de Solón abrían camino a las relaciones esclavistas de producción. La introducción del censo de bienes reducía a cero los privilegios políticos de los eupátridas. El papel principal para llenar los cargos sociales ya no lo desempeñaba la nobleza del origen, sino la situación económica. El acceso a la administración, celosamente custodiado hasta entonces por las prerrogativas creadas por el régimen gentilicio, quedó despejado y abierto a las personas pudientes que habían salido de las filas del demos. De esta manera, los eupátridas se vieron constreñidos a repartir el poder político con los esclavistas promovidos por las capas artesano-mercantiles de la población ateniense. Como resultado lógico de todo ello, en la vieja aristocracia surgió la oposición a Solón. Por eso

- 136 de 321 -

V. V. Struve

mismo, las leyes de Solón significaron una revolución en las relaciones de propiedad. Habían propiciado el desarrollo de las relaciones esclavistas y de un nuevo régimen social que venía a reemplazar el ordenamiento de clan familiar, que ya sólo era un freno para el desarrollo del Ática. Engels, al valorar el significado de las reformas de Solón, subraya que éste «inicia la serie de lo que se llama "revoluciones políticas" y lo hizo con un ataque a la propiedad». Se sobreentiende que, a consecuencia de esa revolución, no fue abolida la explotación de los esclavos, campesinos y artesanos, ni fueron destruidos los opresores. Sólo cambiaron las formas de la opresión. Como es natural, se intensificó la explotación de los esclavos, y la situación de los campesinos, aun liberados de sus deudas, siguió siendo penosa, igual que antes.

La lucha social después de la muerte de Solón
Después de haber sido promulgadas las reformas de Solón, la lucha social en el Ática se enardeció con renovado vigor. No obstante todo su valor, dichas reformas no estaban en condiciones de satisfacer a ninguna de las capas sociales que componían entonces la sociedad ateniense. Los eupátridas no podían hacer las paces aceptando la pérdida de sus privilegios, y soñaban con el retorno al orden imperante antes de Solón. El campesinado ático, habiendo recibido cierto alivio en las cargas por endeudamiento que gravitaban sobre él, apetecía algo más sustancial, puesto que las reformas de Solón no solucionaban la cuestión principal, la cuestión de la posesión territorial. El «hambre de tierra» engendraba una necesidad, una sed diríase, de una reforma de naturaleza más radical. Finalmente, tampoco se sentían satisfechos con las leyes de Solón las capas intermedias, comprendidas entre el campesinado y la vieja aristocracia de abolengo: la capa indigente que ya había perdido el vínculo con la tierra, y también todos aquellos cuyo bienestar dependía de los oficios en vías de desarrollo y del comercio marítimo. Tanto unos como otros no podían resignarse al hecho de que, dentro de los marcos de la constitución censal de Solón, la aristocracia seguía conservando aún una considerable influencia política. De ahí que la lucha entre todos estos sectores siguiera desarrollándose con vigor creciente después de Solón. En la tradición antigua se ha conservado un relato que, sin pretender ser históricamente veraz, es sumamente característico. De acuerdo con él, el propio Solón habría advertido la fragilidad del orden vinculado a su nombre y, no queriendo ser testigo del desmoronamiento de sus instituciones, había abandonado el Ática tras exigir a sus conciudadanos un juramento de fidelidad por diez años a las nuevas leyes. Escribe Aristóteles en la Constitución de Atenas que, durante los primeros cuatro años que siguieron a la partida de Solón, los atenienses vivieron en relativo sosiego; pero al quinto año la confusión y los disturbios habían alcanzado tal fuerza, que en Atenas no pudieron tener lugar los comicios para la elección de arcontes. Transcurrieron cuatro años más y, precisamente en el año 583-582, el arconte Damasias, al concluir el período de su arcontado, se negó a entregar el mando y aprovechó del mismo ilegalmente usurpándolo, durante dos años y dos meses más, hasta ser derribado por la fuerza. Después surgió en Atenas un gobierno extraordinario compuesto no de nueve, sino de diez arcontes. Para caracterizar la correlación de las fuerzas en colisión, es interesante anotar cómo se habían distribuido las plazas en ese gobierno: cinco cayeron en las manos de los eupátridas, tres en las de los representantes del campesinado, los llamados geomoros, y dos fueron ocupadas por los artesanos demiurgos. Hacia aquel tiempo, ya se habían definido en Atenas con suficiente nitidez tres corrientes políticas: la de los pedieos, la de los diacrios y la de los paralios. Estas denominaciones las habían tomado de los nombres de sus correspondientes regiones áticas. Los pedieos moraban en el Pedión, donde estaban concentradas las mejores tierras del Ática, propiedad de la aristocracia ateniense. De ahí que ésa fuera la agrupación reaccionaria aristocrática. Tenía por dirigente a Licurgo, quien pertenecía a la noble familia de los Eteobutadas. Los diacrios eran los pequeños agricultores que labraban el suelo pedregoso y escasamente fértil de la parte del Ática que llevaba el mismo nombre: Diacría. Se afanaban por conseguir una reforma territorial radical, la

- 137 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

redistribución de las tierras y la democratización del régimen político ateniense. Según las palabras de Aristóteles, a los diacrios «habían adherido... también... aquellos que habían perdido su dinero entregado en préstamos... y los hombres de origen impuro», es decir, los elementos arruinados y los metecos que pretendían igualarse en derechos a los atenienses nativos. Los autores de la antigüedad mencionan como dirigente de esta agrupación a Pisístrato, quien, por su nacimiento, pertenecía a la aristocracia de abolengo, pero que, según la expresión de Aristóteles, «parecía el más fervoroso adherente de la democracia». La familia de los Pisistrátidas había empobrecido en aquel tiempo, lo cual, evidentemente, explica el ardiente odio de Pisístrato hacia los pedieos. A diferencia de éstos y de los diacrios, los paralios, moradores de la zona costera de la misma ciudad de Atenas y del Pireo, comprendían a elementos heterogéneos. Entre ellos puede incluirse, evidentemente, tanto a los cargadores del puerto y a los marineros como a los propietarios de los barcos y a los mercaderes, a los pequeños artesanos y a los propietarios de establecimientos de artesanía. Lo común a todos los paralios era el hecho de que todos ellos habían perdido en grado considerable el vínculo directo con la tierra y habían ligado sólidamente sus intereses al desarrollo de los oficios de la artesanía ateniense y del comercio marítimo. Desde este punto de vista, los paralios podían tener intereses comunes. Por ejemplo, todos se hallaban interesados en el crecimiento del poderío marítimo y del comercio. Su dirigente, en la época que estamos considerando, era Megacles, quien pertenecía a la antigua e influyente familia de los Alcmeónidas. Sería incorrecto denominar a los pedieos, diacrios y paralios como «partidos políticos», tal como hacen algunos científicos burgueses al tratar de modernizar lo antiguo. Ninguno de aquellos tenía programa político más o menos definido, ni, menos aún, síntoma alguno de organización partidaria. Eran precisamente corrientes políticas nacidas de una determinada comunidad de intereses, en diversas capas de la población. A pesar de ello, dichas corrientes desempeñaron un definido papel en la vida política de Atenas, puesto que la situación de esa época fue determinada en considerable medida por la coexistencia de esas tres agrupaciones.

3. La tiranía de Pisístrato. Los pisistrátidas
El acontecimiento más importante de la historia ateniense en las décadas que siguieron a las reformas de Solón fue la revuelta política que impuso y afianzó el poder personal, la tiranía de Pisístrato. Pisístrato había adquirido popularidad entre los atenienses por la valentía militar que pusiera de manifiesto durante la guerra contra Megara por la isla de Salamina. Puesto a la cabeza del destacamento armado que Atenas enviara a Salamina, Pisístrato no sólo se apoderó de la isla, sino que arrebató a Megara el puerto de Nicea. A Salamina fueron enviados pobladores atenienses, los clerucos, que recibieron allí parcelas de tierra en propiedad. Fue esta medida especialmente la que aumentó la autoridad de Pisístrato entre los diacrios que necesitaban tierra, al punto de convertirse en su dirigente reconocido. Por causas bien comprensibles, los aristócratas no podían permanecer tranquilos e indiferentes ante el crecimiento de la influencia política de Pisístrato y de los diacrios por él encabezados. Organizaron un atentado contra su vida, el cual fracasó rotundamente. Pisístrato logró ponerse a salvo, y la asamblea popular, a propuesta de un tal Aristón, resolvió permitir a Pisístrato organizar un destacamento destinado especialmente a proteger su vida contra el peligro de nuevos atentados. Según la antigua tradición, Pisístrato formó ese destacamento con los denominados «garroteros», esto es, hombres provistos de mazas, arma característica de los campesinos más pobres, que no estaban en condiciones de adquirir armas más caras. Valiéndose de esta guardia personal de «garroteros», Pisístrato se apoderó en el año 560 a. C. de la acrópolis ateniense y afirmó así su poder unipersonal. De esta manera se estableció en Atenas la forma tiránica de gobierno, cuyo apoyo social fueron los diacrios. En deuda con el campesinado ático por su ascenso al poder, Pisístrato tenía que tomar en consideración antes que nada los intereses del mismo. Esto se expresó en una serie de medidas. Al perseguir a sus principales adversarios, a la aristocracia terrateniente, Pisístrato utilizó, al parecer, las tierras que les confiscaba para

- 138 de 321 -

V. V. Struve

distribuirlas entre los campesinos. Simultáneamente organizó para ellos un crédito para la adquisición de semillas y herramientas agrícolas. «En cuanto a los pobres —dice Aristóteles—, les proveía por adelantado de dinero para los trabajos rurales, con el fin de que pudieran alimentarse mientras se ocupaban de la agricultura.» Empero, la posición de Pisístrato no era muy estable. Su actividad política estaba dirigida contra la aristocracia de abolengo, que le oponía la más encarnizada resistencia. Por otra parte, su política, orientada a favorecer a los diacrios provocaba la oposición no sólo de los pedieos, sino también de los paralios, predispuestos contra la tiranía. En consecuencia, al sexto año de su permanencia en el poder, sus adversarios Magacles y Licurgo consiguieron expulsarlo de Atenas. Sin embargo, el triunfo obtenido sobre la tiranía por los pedieos y los paralios no acarreó tampoco resultados sólidos. Ambas agrupaciones estaban divididas por inconciliables contradicciones económicas y políticas. Una alianza entre ellas, pues, no podía subsistir durante mucho tiempo. A poco de caer la tiranía, la relaciones entre pedieos y paralios habían empeorado hasta tal punto, que el dirigente de los últimos, Megacles, volvió a acercarse al expulsado Pisístrato y entabló con él negociaciones que culminaron en un acuerdo político afianzado mediante relaciones de parentesco: Pisístrato contrajo enlace con la hija de Megacles. Poco después, Pisístrato regresó a Atenas. Según las tradiciones atenienses, ese regreso estuvo rodeado de una extraordinaria solemnidad. Entre los saludos de su partidarios hizo su entrada en la ciudad en un carruaje. A su lado se hallaba de pie una hermosísima mujer de elevada estatura ataviada con la indumentaria de la diosa Atenea. Los amigos de Pisístrato decían: «Atenienses, aceptad con buenos sentimientos a Pisístrato. La misma diosa Atenea lo ha honrado más que a todos los hombres, y ahora él regresa a su acrópolis.» Una vez restablecida su posición en Atenas, Pisístrato volvió a separarse de Megacles. Evidentemente, éste contaba con que su yerno compartiera con él el poder; pero, en vista de que tal cosa no ocurría, la enemistad entre ellos volvió a enardecerse. La cuestión terminó para Pisístrato con una nueva expulsión de Atenas. A partir de entonces, los Alcmeónidas se convirtieron en consecuentes enemigos de la tiranía. En adelante pusieron en juego no pocos esfuerzos para su definitiva aniquilación. Un enemigo no menos ardoroso del tirano resultó ser el eupátrida Calías, hijo de Fenipo, quien, según el testimonio de Herodoto, acaparó todos los bienes de Pisístrato en cada una de sus expulsiones. La segunda expulsión, que se prolongó durante diez años, más o menos, la pasó Pisístrato en el litoral macedonio, en el Pangeo de Tracia, donde poseía ricos yacimientos minerales en la desembocadura del río Estrimón, en la región en que posteriormente fue fundada la ciudad de Anfípolis. La experiencia de la repetida expulsión no pasó para Pisístrato sin haber dejado vestigios. En adelante, su política se tornó más flexible y cautelosa. Procuró por todos los medios ensanchar la base social de su poder, y en parte lo logró. Después de su tercera, y armada, ocupación del poder, Pisístrato, como es sabido, lo retuvo hasta su misma muerte. La aristocracia ateniense, debilitada por la prolongada vigencia de las leyes de Solón, no pudo ya ofrecerle la resistencia activa. Los éxitos políticos de Pisístrato en el exterior habían obligado a hacer las paces con el régimen tiránico incluso a muchos paralios.

La política social y económica de Pisístrato
Pisístrato no se propuso promulgar nuevas reformas ni abolir el orden establecido por Solón. Intentando dar solidez a su poder personal, recurrió a las más diversas medidas para ganar popularidad en los más amplios círculos de la sociedad ateniense. Según la afirmación unánime de los antiguos, lo logró en grado bastante considerable. Aristóteles lo caracteriza como gobernante de la siguiente manera: «El [Pisístrato] era, en general, un personaje humanitario y bondadoso, condescendiente con los que caían en una falta; inclusive proveía por adelantado de dinero a los pobres que iban a los trabajos rurales, para que pudieran alimentarse mientras se ocupaban de la agricultura. Lo hacía por dos razones: por un lado, para que no estuvieran en la

- 139 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

ciudad, sino diseminados por todo el país, y por otro lado, para que, teniendo a su disposición una mediana abundancia, y ocupados de sus asuntos personales, no tuvieran ni deseos ni tiempo disponible para los asuntos sociales. Y, junto con ello, también se multiplicaban los ingresos a condición de que se labrara la tierra, debido a que Pisístrato cobraba el diezmo de las ganancias que se obtenían. Por las mismas consideraciones estableció "tribunales en los demos", y él mismo hacía frecuentes viajes por el país vigilando la marcha de los asuntos, restableciendo la armonía entre los litigantes, con el fin de que no abandonasen sus tareas.» Los tribunales en los demos, esto es, en las distintas localidades, respondían, en efecto, a los intereses de la población rural, pues eximían a los litigantes de la necesidad de trasladarse a Atenas para la vista de los correspondientes procesos. En cuanto a cómo apreciaba Aristóteles las otras medidas políticas de Pisístrato, él, sin duda alguna, tiene razón al afirmar que el crecimiento del bienestar de la población agrícola significaba la ampliación y el afianzamiento de la base material del Estado. La intensa actividad edificadora de Pisístrato proporcionaba trabajo a la indigente población urbana. Hay que agregar aún que los adversarios más poderosos de Pisístrato, especialmente los Alcmeónidas, fueron expulsados de Atenas, y sus bienes fueron confiscados y distribuidos entre los partidarios del tirano. La otra parte de la aristocracia ateniense, la que no sin motivos veía en el régimen tiránico cierta especie de garantía contra los constantes disturbios y agitaciones, evidentemente también se había reconciliado con el mismo. A todo ello hay que añadir aún que, al menos exteriormente, Pisístrato trataba de no violar las tradiciones de la vida política de los atenienses. Durante su gobierno se efectuaron anualmente las elecciones de los funcionarios, sin excluir el cargo más elevado, el de arconte epónimo. Pero esta función, desde luego, había perdido su valor anterior, siendo ocupada, al igual que las demás, por los partidarios del régimen existente. En general, y fuera de la postura negativa asumida por los demócratas atenienses de tiempos posteriores respecto de la tiranía, en la tradición de Atenas se conservó el recuerdo de los años de gobierno de Pisístrato como de «la dorada edad de Cronos». Esto en parte se explica también mediante razones económicas, pues durante el gobierno que estamos considerando, Atenas se convirtió en un gran centro mercantil y artesanal de Grecia. El propio Pisístrato, y después de él sus hijos, trataron de comunicar a la ciudad un gran brillo. Atenas se llenó rápidamente de construcciones (especialmente Cerámico, el barrio de los artesanos) y suntuosos templos la ornaron con sus edificios monumentales, como el templo de Apolo en la acrópolis, el santuario de Zeus Olímpico (que quedó inconcluso) y el de Apolo Pitio. Se trazó una red de acueductos y todo el territorio del Ática se cubrió con una red de caminos. El mismo objetivo —el de elevar la importancia de Atenas— perseguían también las medidas de Pisístrato en el ámbito del culto religioso. Con suntuosidad especial se celebraron en su tiempo las fiestas panateneas en honor de la diosa Atenea. Esta antigua fiesta ateniense cobró significación en toda el Ática y se prolongaba por varios días. Con no menor suntuosidad se desarrollaban en Atenas las celebraciones dionisiacas. Anteriormente, el culto de Dionisos tenía un carácter puramente campesino. Ahora, el mismo se transformó en un culto general, un culto del Estado, en lo cual no puede dejar de verse también la orientación hacia el campesinado en la política de Pisístrato. Durante los años de su gobierno fueron también echadas las bases culturales de los atenienses de esa época, en particular las de la literatura. De los festejos corales que se celebran durante las dionisiacas urbanas, surgió la tragedia ática. El trágico más destacado de aquel tiempo fue Tespis. El mismo objetivo de engrandecer a Atenas en calidad de centro cultural es el que debió propiciar la redacción del texto de los poemas homéricos, efectuada por orden de Pisístrato.

La política exterior de Pisístrato
En el ámbito de la política exterior, Pisístrato logró éxitos excepcionalmente grandes. En el litoral del Asia Menor, al lado del mismo Helesponto, se apoderó de Sigeión, que fue gobernada por su hijo. En Tracia, Pisístrato poseía las minas del Pangeo. Al mismo tiempo, el ateniense Milcíades (de la familia de los Filaidas) ocupó la península del Quersoneso de Tracia. Aun cuando Milcíades fundó allí su propia dinastía, tanto él mismo como sus sucesores mantuvieron

- 140 de 321 -

V. V. Struve

estrechos vínculos con Atenas. Poseyendo Sigeión en la costa asiática y Quersoneso en la europea, Atenas tenía en sus manos los accesos al Ponto. Esto, en aquel tiempo, era de un enorme valor para los atenienses, por cuanto ya habían entablado sólidas relaciones comerciales con las costas del mar Negro, especialmente con su cuenca septentrional. De ello dan palpable testimonio los muy frecuentes hallazgos en dicho lugar de piezas de cerámica ateniense de los tiempos de Pisístrato. La posición de Atenas se afianzó aún más cuando Milcíades el Menor ocupó las islas Lemnos e Imbros, que, desde entonces, fueron permanente posesión de Atenas. Después de haberse instalado definitivamente en Atenas, Pisístrato se apoderó de la isla de Naxos y puso allí como gobernante a su protegido, el naxiota Lígdamis. Para dar mayor apoyo a la autoridad de Atenas y a sus pretensiones de superioridad entre los jonios, Pisístrato hizo purificar el santuario de Delos, eliminando todas las tumbas de los alrededores del templo de Apolo. Desarrollando una política exterior bastante activa, Pisístrato procuraba al mismo tiempo mantener relaciones amistosas con los demás Estados griegos. Mantenía alianza con la dinastía de los Aléuadas, que poseía a Larisa, en Tesalia: como ya se ha señalado, los tesaliotas habían ayudado a Pisístrato, y posteriormente trataron de cortar el camino al rey espartano Cleómenes, durante la campaña de éste contra el hijo de Pisístrato Hipías. Las mismas relaciones amistosas mantenía Atenas con Macedonia. Los vínculos con Argos fueron estrechados mediante el matrimonio de Pisístrato con una doncella argiva. El acercamiento con Corinto se apoyaba en las relaciones hostiles de ésta con Egina. Menos sólidas eran las relaciones con los tebanos, los que también habían prestado colaboración a Pisístrato durante su expulsión de Atenas, y con los lacedemonios, los adversarios más tenaces de la tiranía; sin embargo, los Pisistrátidas también se hallaban ligados con Esparta por vínculos de proxenia (hospitalidad). La posición política interna de Pisístrato y su enérgica política exterior engendraron la necesidad de mantener un ejército permanente. Evidentemente, en Atenas, por primera vez durante el gobierno de Pisístrato, el ejército comenzó a formarse con mercenarios. Los medios para la manutención de los mismos, al igual que para la realización de otras medidas de Pisístrato, se extraían de diversas fuentes, entre ellas la introducción de varios impuestos. Durante el tiempo de Pisístrato, los campesinos fueron gravados por el diezmo, lo cual provocó el descontento de los mismos. Esta medida presentaba una cierta contradicción con la línea general de su política, pero la misma se puso de manifiesto ya durante el período de gobierno de sus hijos. La significación progresista de la tiranía de Pisístrato residió en que su gobierno estaba dirigido contra la vieja aristocracia ateniense de abolengo y contra todos los anacronismos del régimen gentilicio, vinculados a la aristocracia, todo lo cual frenaba el desarrollo de Atenas.

El gobierno de los pisistrátidas
En el año 527 Pisístrato murió, transfiriendo el poder a sus hijos Hipías e Hiparco. Lo ejerció Hipías por ser el mayor, siendo Hiparco su segundo. Al principio, ambos continuaron la política del padre, ateniéndose a las leyes y contentándose con moderados impuestos; prosiguieron la actividad edificadora y protegieron el desarrollo de la literatura y de las artes, etc. Sin embargo, y no obstante un visible florecimiento, la tiranía de los pisistrátidas resultó ser menos sólida que la de su padre. Su posición exterior fue tornándose cada vez menos favorable. Después de haber sido anexada Platea al Ática, las relaciones con Tebas se tornaron hostiles. Con el debilitamiento de Argos, los vínculos con ésta perdieron valor para Atenas. De hecho, los atenienses habían perdido sus posesiones junto al Helesponto, por cuanto Sigeión y el Quersoneso de Tracia habían tenido que reconocer, en una u otra medida, su dependencia de Persia. De resultas de todo esto, la tiranía en Atenas, después de la muerte de Pisístrato, estaba próxima a caer, y sólo se necesitaba un pretexto para que se iniciara un movimiento opositor. Tal pretexto fue dado por la conjuración surgida en el año 514. A la cabeza de la misma se encontraban Harmodio y Aristogitón. Lo que se sabe respecto a su amplitud es contradictorio.

- 141 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Según algunos datos fidedignos, el número de conjurados era pequeño, y según otros, en la conjuración tomaron parte muchas personas. El proyecto era dar muerte a los tiranos durante la celebración de las panateneas, en que Hipías e Hiparco participaban personalmente en la procesión, y el pueblo, con cuyo apoyo contaban los conjurados, llevaba armas. La conjuración tuvo un éxito sólo parcial. Hiparco fue muerto, pero Hipías quedó con vida. Harmodio fue muerto allí mismo por la guardia personal. Aristogitón fue preso y, tras torturarlo, se le ejecutó. Después del asesinato de Hiparco, el carácter de la tiranía cambió bruscamente. Hipías se volvió sumamente receloso, reforzó su guardia personal, desarmó a la población, comenzó a fortificar la colina Muniquia (la fortaleza en el Pireo) y, a semejanza de otros tiranos, empezó a dirigir sus miradas hacia Persia. En consecuencia, la cantidad de descontentos aumentó, se hizo más pronunciado el movimiento contra la tiranía y la posición de Hipías se hizo más vacilante aún.

La caída de la tiranía en Atenas
Los proscritos atenienses (con preferencia, los miembros de las familias aristocráticas), encabezados por Clístenes, hijo de Megacles, fugaz aliado de Pisístrato, hicieron una tentativa de invadir el Ática desde Beocia y se fortificaron en el Leipsidrión. Allí se les unieron sus partidarios de la ciudad. Mas al no encontrar apoyo entre las masas de la población rural, el poco numeroso destacamento de los proscritos fue batido. Se vieron forzados a volver a alejarse más allá de las fronteras del país y buscar ayuda en el exterior. Cuando fue reconstruido el templo de Delfos (en lugar del que había sido destruido por un incendio en el año 548), los Alcmeónidas colaboraron, revistiéndolo de mármol en lugar de las tobas utilizadas anteriormente, y se ganaron la buena disposición de los sacerdotes deíficos, los cuales, en muchos oráculos de la Pitia, indujeron a Esparta a que expulsara a Hipías de Atenas, lo cual se hizo esperar mucho. A fines del lapso 511-510 Esparta envió contra Hipías, por vía marítima, un pequeño destacamento bajo el mando de Anquimolios, que desembarcó en el puerto ateniense de Falero. Con el apoyo de la caballería de sus aliados tesaliotas, Hipías batió fácilmente a Anquimolios, quien cayó en el combate. Entonces fue enviada una nueva expedición, esta vez por tierra firme, mucho más numerosa, encabezada por el rey espartano Cleómenes. Los aliados tesaliotas de Hipías fueron derrotados y debieron retirarse del Ática, en tanto Hipías se encerró en la acrópolis. El asedio se extendió por largo tiempo y Cleómenes ya se disponía a retirarse del Ática, cuando un hecho completamente fortuito —la caída, como prisioneros, de los hijos de Hipías, cuando se intentaba salvarlos huyendo del país— alteró de pronto toda la situación. Por salvar a sus hijos, Hipías se apresuró a rendirse y se retiró a Sigeión.

Significación y valor de la tiranía
«... La usurpación de Pisístrato no dejó en pos de sí la menor huella de su paso», escribía F. Engels en 1884, cuando la cantidad de fuentes para el estudio de este período era sumamente limitada, y cuando aún no era conocida la principal de ellas, la Constitución de Atenas. No obstante, el hallazgo de una fuente tan notable, cual la constituida por esta obra de Aristóteles, como así también el hecho de que la ciencia se vio enriquecida por una gran cantidad de datos arqueológicos, no sólo no han hecho vacilas las deducciones de Marx y Engels, relativas al período inicial de la historia griega, sino que, por el contrario, les dieron una hermosa confirmación. Todo lo cual es válido para la citada valoración de la tiranía de Pisístrato. Los datos de la Constitución de Atenas han confirmado y ampliado los hechos conocidos anteriormente por la obra de Herodoto, Plutarco y Tucídides. Actualmente no hay dudas de que Pisístrato no hizo variar la estructura del Estado ateniense en formación. Toda su actividad, según el testimonio unánime de nuestras fuentes, transcurrió dentro de los marcos de la estructura política ya existente. No emprendía nada que pudiera modificarla, tendiendo, empero, a que todos los cargos oficiales, los del Estado, estuviesen ocupados por sus parientes, por sus amigos más allegados y por sus partidarios. En este sentido es sumamente característico uno de los relatos de Aristóteles: «Pisístrato, citado a un proceso en el areópago por acusársele de haber cometido un homicidio, se presentó, no así su acusador, quien por miedo abandonó la causa.»

- 142 de 321 -

V. V. Struve

La expresión, no muy clara, de Aristóteles, de que «las leyes de Solón fueron abolidas por la tiranía, al haberlas dejado sin aplicación», puede ser referida principalmente al gobierno de los pisistrátidas, puesto que Aristóteles lo dice sólo en la exposición de las reformas de Clístenes.

4. Legislación de Clístenes Lucha social después de la expulsión de Hipías. Intervención de Clístenes
Después de caer la tiranía, la lucha social en Atenas se desencadenó con fuerza renovadora. Los Alcmeónidas encabezaron la parte más revolucionaria del demos ático, en oposición a la nobleza reaccionaria que intentaba el renacimiento de sus perdidos privilegios, ansiosa del regreso al orden previo a Solón. Nuestras fuentes omiten el lugar y el papel desempeñado por los esclavos en esta lucha. Pero no se puede dudar de que también ellos tomaron parte en el movimiento. En este período precoz de la existencia del Estado ateniense no encontramos aún intervenciones independientes de los esclavos, como las que tuvieron lugar más adelante, y sólo podemos suponer que su protesta contra la esclavitud se fundía con la lucha del demos del Ática por sus derechos. En esto consistía la peculiaridad de la lucha de clases en Atenas en el período inicial. El partido de los Alcmeónidas lo encabezó Clístenes. Los aristócratas tuvieron a su frente a Iságoras, hijo de Tisandro, elegido en Atenas como arconte para el período de los años 508-507. La tentativa de la aristocracia de restablecer su dominio indujo a Clístenes a presentar el proyecto de una nueva organización estatal que liquidaría para siempre las supervivencias gentilicias arrancando los cimientos del poder de la nobleza. La correlación de las fuerzas sociales había cambiado radicalmente desde los tiempos de Solón. La población rural no tenía ya sus antiguos motivos de descontento y se mantenía pasiva. Al mismo tiempo había crecido el número y el peso específico de la población urbana artesanal y comercial. He aquí por qué Clístenes, en su calidad de representante de los intereses del demos, era la cabeza de la democracia. Correspondiendo a la nueva correlación de las fuerzas, las reformas de Clístenes, a diferencia de las de Solón, tenían por fin dar predominio en la vida política a la población urbana. Con el apoyo de éstas, Clístenes triunfó fácilmente sobre su rival Iságoras, quien se vio obligado a buscar la ayuda de Esparta. No sé conoce con exactitud si la intervención de Esparta se produjo antes o después de las reformas. Pero es evidente que Clístenes presentó su proyecto, y tal vez lo realizó en parte, antes de que Iságoras recurriera a Esparta, ya que fue precisamente la promesa de las reformas lo que produjo que el demos revolucionario apoyara a Clístenes. Naturalmente, sólo eliminando la intervención espartana podrían llevarse a cabo las reformas. El pretexto para la intervención fue el requerimiento de Esparta de que se expulsara a Clístenes, porque su gens llevaba la mancha de un antiguo crimen (durante la conspiración de Cilón). Clístenes voluntariamente se ausentó del país, pero, a pesar de eso, el rey espartano Cleómenes entró en el Ática con un destacamento armado en el año 508-507. Merced a ello fueron expulsadas de Atenas setecientas familias y se intentó eliminar el Consejo de los Cuatrocientos y establecer en cambio el gobierno oligárquico de los Trescientos, encabezado por Iságoras. Esto provocó la rebelión del demos ateniense. Cleómenes e Iságoras fueron sitiados en la acrópolis y forzados a irse del Ática, después de lo cual muchos de sus partidarios fueron ejecutados. Clístenes, junto con otros exiliados, regresó a Atenas y tuvo la posibilidad de llevar a cabo las reformas iniciadas. «La nobleza trataba de reconquistar sus privilegios y volvió a tener otra vez, por lo tanto, vara alta; hasta que la revolución de Clístenes la derribó definitivamente, pero también con ella el último vestigio de la gens.»

- 143 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Establecimiento de fíleas territoriales
Clístenes tenía un doble objetivo: por un lado, quebrantar definitivamente la importancia de las gens y con este fin «mezclar» a toda la población. Y por el otro, elevar el papel y significado de la población urbana del Ática en la vida política. Para conseguir su primer objetivo, Clístenes sustituyó la división anterior en cuatro filai subdivididos en fratrías y gens, por diez nuevas filai, territoriales y no gentilicias, que tuvieron por epónimos a héroes míticos del Ática. Cada una de las nuevas filai se subdividía en tritias, y éstas, en demos. A diferencia de la gens, que unía a todos sus miembros independientemente de su ubicación, el demos era una unidad puramente territorial. Todos los ciudadanos fueron inscritos en su lugar de nacimiento y no según la gens, sino según el nuevo demos. De este modo se rompían los vínculos entre los miembros de la gens. Una vez roto el vínculo gentilicio, los ciudadanos que antes estaban fuera de las gens tuvieron por primera vez acceso a la administración, por cuanto cada uno de los demos era una unidad, además del territorial, también autónoma. El demos elegía a su demarca, poseía tierras comunales, tenía sus ingresos locales y su tesoro y promulgaba sus disposiciones. También tenía la obligación de llevar registros de sus ciudadanos. Según el testimonio de Herodoto, el numero total de los demos alcanzaba a cien (diez por file); más adelante esta cifra llegó paulatinamente hasta ciento setenta y cuatro. Las pequeñas poblaciones se fundían en un sólo demos; por lo contrario, en la ciudad de Atenas hubo varios demos. Los nombres de los demos coincidían en parte con los de las gens y en parte eran nuevos. Aunque la nueva división se basaba fundamentalmente en el principio territorial, las filai y tritias instituidas por Clístenes no ocupaban territorios continuos. Esto fue hecho intencionalmente para evitar la proximidad territorial de la población de la Diacría, que prestaba su apoyo a la tiranía, y la reaccionaria Pediea. Las tritias pertenecían a una misma file, no estaban situadas una al lado de la otra, sino de a una en cada una de las tres regiones del Ática: en la ciudad con sus alrededores, en el litoral y en la Mesogea, que ocupaba el territorio restante del Ática. Las antiguas filai, fratrías y gens no fueron anuladas, pero perdieron toda su importancia política. Esto debía asegurar en cada file el predominio del elemento urbano (la exparalia). Al parecer, con el mismo objetivo fue instituida la análoga proporcionalidad en la elección de los miembros del consejo: el número de miembros del consejo del demos debía corresponder al número de sus ciudadanos. En esto, por lo visto, se tomaba en cuenta tanto la mayor población como el crecimiento de los demos urbanos por cuenta de los rurales.

El crecimiento del peso político de la población urbana
La segunda tarea reformadora de Clístenes, como ya se ha dicho, fue elevar el peso político de la población urbana. Desde la época de Solón, la correlación entre las fuerzas de la población rural y de la urbana había cambiado en favor de esta última. La población urbana crecía rápidamente, en gran parte con los extranjeros, metecos, libertos, sin hablar de los privados de derechos, los esclavos. Ampliando la composición del demos ateniense, Clístenes otorgó derecho de ciudadanía a muchos metecos y tal vez a unos cuantos esclavos. Acrecentando de este modo el número de la población urbana, Clístenes elevó al mismo tiempo, gracias a su distribución de las tritias, el peso específico de la misma en la vida política. Es de gran importancia en la economía ateniense el paso del censo territorial al monetario, puesto que mediante ello la economía mercantil y monetaria desplazaba a la economía natural.

Instituciones políticas en la época de Clístenes
Importantes cambios se hicieron también en la estructura de las principales instituciones, y, en primer término, en el senado ateniense. Fue abolido el Consejo de los Cuatrocientos. En su lugar fue instituido el nuevo Consejo de los Quinientos, para el cual se elegían cincuenta representantes de cada una de las filai y demos, de forma proporcional al número de sus ciudadanos. Las naucrarías sustituidas por los demos no fueron abolidas, pero perdieron su
- 144 de 321 -

V. V. Struve

importancia, quedándoles exclusivamente el papel de unidades pagadoras de impuestos. Aumentó considerablemente el número de funcionarios. Con el fin de regular las finanzas, se creó un colegio de diez apodectos (según el número de filai); a partir de los años 501-500 a. C. se eligen ya diez estrategas (también por el número de las filai), que formaban un colegio militar encabezado por el arconte polemarca. En la distribución de funciones entre todos estos órganos, viejos y nuevos, se hicieron cambios en un sentido democratizador. El areópago conservó su función judicial en asuntos criminales, pero los asuntos de alta traición pasaron a la asamblea popular. Esta se convocó con mayor frecuencia y comenzó a jugar un papel destacado en Atenas. Las funciones del Consejo de los Quinientos fueron considerablemente ampliadas: se transformó en el órgano administrativo superior, que desplazó al colegio de arcontes. Las elecciones a este Consejo se hacían echando suertes, mas ningún ciudadano podía ser su miembro más de dos veces en su vida. El año se dividía en diez períodos de 35 y 36 días, denominados pritanías, y cada file ejercía la presidencia del Consejo durante una pritanía. Creció mucho también el papel de la heliea (tribunales). De este modo se acrecentó considerablemente el peso específico de las instituciones democráticas, lo que debía servir de garantía tanto contra la reacción de la aristocracia gentilicia, como contra la tiranía. Para eliminar el peligro de una nueva tiranía, Clístenes instituyó una medida especial: el ostracismo, destierro, decidido por votación popular, de las personas sospechosas. Cada sexta pritanía (que coincidía con el comienzo de nuestro año), a la asamblea popular se le planteaba la pregunta de si habría que recurrir al ostracismo en el año en curso. En caso de respuesta afirmativa se hacía una votación en la octava pritanía para resolver quiénes serían los sometidos a la medida; para la validez de la votación se requería no menos de seis mil votos. La persona cuyo nombre estaba en el mayor número de los tejuelos empleados para votar debía abandonar los límites del Ática en un plazo de diez días, por el término de diez años, sin perder, empero, los derechos a sus bienes. De modo que la reforma política del Ática, comenzada por Solón, fue coronada por la legislación de Clístenes. Los pilares de la organización gentilicia fueron casi destruidos en la vida social y liquidado el régimen aristocrático de gobierno, pasando éste a los poseedores de esclavos. Toda la población del Ática fue dividida según el principio territorial, alterados los viejos vínculos gentilicios y creadas nuevas instituciones desconocidas para la sociedad de estructura gentilicia. Así formuló F. Engels los rasgos fundamentales del Estado que llegó a sustituir a la vieja estructura gentilicia. En Atenas surgió un Estado, órgano de explotación, instrumento en las manos de los esclavistas para la opresión de los esclavos. «El Estado surgió sobre la base de la escisión de la sociedad en clases antagónicas, surgió para tener bajo su freno a la mayoría explotada en interés de la minoría explotadora.» En lo sucesivo, el ejército ateniense y su flota servirían ya no sólo para la defensa contra los enemigos extranjeros, sino también como protección contra los esclavos. Hasta un apologista tal de la esclavitud como Platón tuvo que reconocer que, si no existiera el Estado, los esclavistas se encontrarías bajo un constante y enorme terror por su propia vida, la de su mujer y la de sus hijos.

5. La situación política exterior de Atenas a finales del siglo VI a. C.
La revolución ateniense alarmó a las regiones vecinas, dominadas aún por la oligarquía terrateniente. Además, los beocios, desde la pérdida de Platea, tenían motivos de enemistad con Atenas. De modo que se formó una potente coalición contra los atenienses: Esparta a la cabeza de la confederación del Peloponeso, los beocios, Calcis y, algo más tarde, también Egina.

- 145 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Clístenes se dirigió al sátrapa Artafernes, en Sardes, con lo cual los Alcmeónidas mantenían antiguos vínculos, proponiéndole alianza y solicitando su ayuda. Artafernes exigió «tierra y agua», lo que significa el sometimiento de Atenas a Persia. Los embajadores se arriesgaron a aceptarlo, mas en Atenas las exigencias de los persas fueron rechazadas y los embajadores condenados. A comienzos del año 506, el Ática fue agredida simultáneamente desde tres puntos. Desde el Sur irrumpieron las milicias del Peloponeso, que ocuparon Eleusis; desde el Oeste los beocios y desde el Norte los calcidios. Atenas se enfrentó a la liga del Peloponeso, pero la batalla no se llevó a cabo. Los corintios, amigos de Atenas, abandonaron las milicias del Peloponeso. Tras ellos siguió el segundo rey espartano, Demarato, enemigo de Cléomenes, y finalmente se dispersó todo el ejército. Libres de la amenaza de la confederación del Peloponeso, los atenienses se dirigieron sin tardanza contra los beocios, que trataban de unirse con los calcidios y, habiéndolos derrotado, el mismo día atravesaron el estrecho de Euripo. Después de triunfar también sobre los calcidios, los atenienses se apoderaron de su ciudad, Calcis. En las tierras quitadas a los nobles terratenientes de Calcis instalaron cuatro mil clerucos atenienses. Sin embargo, con esto no había terminado aún la guerra. Los tebanos continuaron la lucha; se les unieron los eginetas, fuertes competidores comerciales de Atenas. Los tebanos fueron derrotados por segunda vez, pero simultáneamente los eginetas destruyeron el puerto ateniense de Falero y una serie de poblaciones costeras. Los atenienses comenzaron a prepararse para la guerra contra Egina, pero surgió una nueva amenaza desde el Peloponeso. Cleómenes hizo venir de Sigeión a Hipías para restablecerlo en Atenas. Pero como los aliados de Esparta en el Peloponeso, los corintios en primer término, estaban contra una nueva intervención, Hipías tuvo que regresar a Sigeión. Al fin de cuentas, Atenas no sólo había triunfado sobre la coalición enemiga, sino que había ensanchado y fortalecido sus cleruquías en Salamina, Lemnos e Imbros. Entre tanto, Hipías no perdía esperanza de poder retornar y se dirigió a Sardes en busca de cooperación. La embajada ateniense mandada a Artafernes, con el fin de neutralizar las intrigas de Hipías, obtuvo en respuesta la exigencia de que se admitiera a Hipías en Atenas. Esta exigencia y la negativa de Atenas fueron el comienzo de la enemistad de ésta con Persia. El desarrollo económico-social del Ática, causa de la aparición de la desigualdad económica entre los miembros de la comunidad, del desarrollo de la propiedad privada sobre los medios de producción, del nacimiento de clases antagónicas, condujo finalmente a la desaparición de la propiedad comunal y a la creación del Estado esclavista ateniense, llamado a convertirse en el guardián de los intereses de la propiedad individual. Sin embargo, el pleno desarrollo de la economía mercantil monetaria resultó imposible en la época de la democracia esclavista. Las obligaciones o impuestos naturales eran la base de la vida económica de los atenienses y la economía monetaria no abarcaba el proceso del trabajo en su totalidad. En eso consistía la contradicción del procedimiento esclavista de producción. La ciencia histórica burguesa, sólo debido a la extrema modernización de los fenómenos históricos, encuentra en la Grecia antigua la producción capitalista desarrollada según el modelo actual, identificando arbitrariamente el trabajo de los esclavos con el de los proletarios de la época capitalista. La escasez de fuentes de información niega la posibilidad de seguir detalladamente en todo su curso el desarrollo económico-social del Ática durante el período preestatal; proveen de materiales mucho más abundantes sobre la historia política de Atenas. Pero los cambios en las formas de administración social en el transcurso de varios siglos, las reformas políticas de Solón y de Clístenes culminadas con la afirmación en el poder de los esclavistas reflejan el proceso del desarrollo de la economía ateniense, el establecimiento de las clases antagónicas, la lucha de clases y el triunfo del método esclavista de producción hacia el siglo V a. C. «Con las premisas históricas del mundo antiguo y especialmente las del griego, el paso a la sociedad basada en los contrastes clasistas pudo haberse realizado únicamente en forma de esclavitud», escribe F. Engels. El establecimiento de la esclavitud, que conservaba la vida de los prisioneros de guerra y daba la posibilidad de emplear su trabajo en la creación y acumulación

- 146 de 321 -

V. V. Struve

de los bienes materiales, era un progreso considerable en el desarrollo de la sociedad. Sólo más adelante, cuando la esclavitud desplazó el trabajo de la población libre y creó un concepto despectivo hacia el trabajo productor, las esclavitud se convirtió en un freno para el ulterior desarrollo de las fuerzas productivas de la sociedad. Muchos aspectos de la historia de la aparición del Estado ateniense no están totalmente claros ni plenamente estudiados; todavía hay mucho en discusión, sin establecer, considerando de diferentes modos; sin embargo, la historiografía marxista, armada con el método de la concepción materialista del proceso histórico, encuentra reglas fundamentales en el desarrollo del Ática del período inicial y establece los principales jalones en el camino del surgimiento de la sociedad clasista precoz. En las obras de los historiadores soviéticos (Serguéiv, Mishulin, Kovaliov, y otros), la temprana historia de Atenas dejó de ser la de personajes públicos destacados, Dracón, Solón, Pisístrato y Clístenes, y se explica partiendo de la correcta compresión de las reglas generales del establecimiento de la sociedad clasista que sustituyó las relaciones primitivas gentilicias. En el curso de este proceso inevitablemente se destacaban políticos que contribuían con su actividad a la realización de las reformas necesarias, frecuentemente revolucionarias.

- 147 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

CAPÍTULO VIII

EL DESARROLLO ECONÓMICO DE GRECIA EN LOS SIGLOS VII Y VI A. C.
Los siglos VII y VI a. C. fueron, y no solamente en Grecia, sino en gran medida también en la historia de toda la época antigua, un período de desarrollo excepcionalmente impetuoso e intenso de las fuerzas productivas. Precisamente en esta época se observan grandes adelantos en todas las ramas de producción. Glaucos, de Quíos, inventó el procedimiento de soldadura del hierro, y Recos y Teodoros, maestros de Samos, introdujeron en Grecia el arte de la fundición, ya conocido en aquel tiempo en el Oriente. El tratamiento caliente del metal, su fundición y templanza, eran conocidos también en la época anterior, pero entonces la fundición se realizaba vertiendo el metal líquido en pequeños moldes; las piezas de pequeñas dimensiones se fundían íntegras. Con semejante procedimiento era imposible fabricar objetos de gran tamaño; éstos se hacían remachándolos con martillo sobre un patrón de madera, es decir, con un procedimiento aún muy imperfecto. La época anterior tampoco había conocido la explotación regular de minas. En la época homérica, en Grecia, no había minas de hierro o cobre y los pedazos de metal se adquirían, por trueque, a los comerciantes orientales. En la época a que nos referimos, las minas de hierro aparecieron en muchos lugares de Grecia. El cobre se extraía principalmente de Chipre, Eubea y la Argólida. Comenzó también una intensa extracción en otros yacimientos. El oro se extraía en cantidad considerable de las islas de Sifnos y Tasos, de Tracia y también de algunos lugares del Asia Menor; la plata se obtenía en el Ática de las minas de Laurión y también de Sifnos, Tracia, Macedonia, Epiro y Lidia. Antes se suponía que el estaño llegaba a Grecia importado desde España y el lejano norte de Europa. Actualmente se han encontrado yacimientos y antiguas minas de estaño en el mismo territorio griego, en las cercanías de Delfos, donde todavía seguía extrayéndose, aunque en cantidades insignificantes, durante la época bizantina. Por lo visto el estaño era obtenido también en Tracia. Para el tratamiento del mineral fueron inventados pequeños hornos. Samos, Cnosos, Corinto, Calcis, Laconia, Egina y Lesbos se erigieron en centros principales de la metalurgia griega. Se observó también un considerable progreso en la producción de tejidos. El hilado y el tejido en la Grecia temprana habían sido predominantemente una producción doméstica, en la cual el trabajo fundamental era realizado por las esclavas bajo la supervisión del ama de casa. Sin embargo, ya en la Grecia homérica eran apreciados los tejidos finos, obra de artífices fenicias (de Sidón). La difusión del lujo en la vida de la aristocracia de Jonia, que imitaba las costumbres de Lidia, originó la demanda de ricos tejidos purpúreos y de otros colores, lo que a su vez contribuyó a la aparición de talleres textiles que trabajaban para el mercado. La población del litoral griego del Asia Menor, igual que Frigia y Lidia, se ocupaba de la ganadería ovina. Tenían fama especial las ovejas de Mileto por la suavidad de su lana. En la época a que nos referimos se desarrolló mucho el arte de batanar. El teñido de los tejidos se hacía con diferentes procedimientos. En la isla de Creta se empleaba el zumo de una planta local. Los moluscos purpuríferos que abundan en las cercanías de las costas del Asia Menor eran empleados en gran escala para teñir tejidos. Los tejidos de color para la vestimenta y las alfombras de Mileto tenían salida en todo el litoral mediterráneo, hasta sus confines occidentales. La producción textil que se desarrolló en Samos competía exitosamente con Mileto en la fabricación de telas de color. El tirano de Samos, Polícrates, invitó con este fin a los artesanos de Mileto y del Ática e importó ovejas famosas por su lana. Entre otros centros de la producción textil, más tarde se destacó Megara. Pero allí se fabricaban telas y ropas groseras que eran vendidas a la parte menos acomodada de la población de las ciudades griegas.

- 148 de 321 -

V. V. Struve

La fabricación de tejido de lino no tuvo en esta época gran difusión en Grecia. Se prefería importarlos de Egipto. La isla de Amorgos, famosa por sus finos tejidos de lino, era un excepción. Alcanzó un particular desarrollo en muchas ciudades, ante todo en Atenas y Corinto, la producción de cerámica. Servía para satisfacer la demanda más variada. Se empleaba tanto como recipiente para el transporte y conservación de vinos y aceite de oliva, como para toda clase de vajilla, vasijas de tocador, estatuillas de terracota, tejas, cráteras artísticamente pintadas, en las cuales a veces se representaban escenas que describían las condiciones de trabajo en los talleres de cerámica. Una curiosa escena aparece representada en una vasija de figuras negras. El dueño del taller está sentado, en una mano sostiene una copa y con la otra amenaza a un esclavo que escapa con tres copas. Otro esclavo examina una vasija recién cubierta con laca; a su lado hay un pote con laca y pincel. No presta ninguna atención a una escena que, por lo visto, le es familiar: un hombre, quizá también un esclavo, castiga con un látigo a otro esclavo, colgado del techo de una pierna y un brazo. Esta escena reproduce muy elocuentemente las condiciones de trabajo de los esclavos en un taller de cerámica. Corresponde señalar que el desarrollo de la producción de cerámica seguía no tanto la vía de la aplicación de nuevos procedimientos técnicos o de creación de nuevas formas en las vajillas, cuanto la vía del crecimiento cuantitativo de la producción en muchos talleres y de la elevación de la calidad artística de los dibujos. También otros oficios artesanales se desarrollaron ampliamente. Con el desarrollo de las ciudades como centros artesanales, comerciales y políticos, surgieron nuevas necesidades edilicias que las murallas ciclópeas ya no satisfacían. Aunque en la construcción de viviendas particulares las formas cambiaron relativamente poco y el material empleado —madera y adobe— era el mismo de antes, en la construcción de los templos y edificios públicos se crearon no solamente nuevos tipos arquitectónicos, sino también una nueva técnica. Antiguamente, la madera era el material básico en la construcción de los templos y edificios públicos. En el siglo VII los templos ya se construían con adobe, aunque las columnas se hacían de madera. En los primeros templos de piedra se utilizó la caliza. Sólo a finales del siglo VI comenzó a emplearse el mármol, mas no en calidad de material básico, sino para la ornamentación. La forma poligonal característica de la época micénica se conservó en la construcción de las murallas alrededor de las ciudades y de los muros de sustentación de las terrazas. Para los templos, la piedra se tallaba en forma de paralelepípedo rectangular. En el siglo VI la construcción se hizo más racional, ya que las muescas entre las piedras no se colocaron una sobre otra, gracias a lo cual se consiguió mayor resistencia y estabilidad. Las paredes de los templos se revistieron con estuco y se pintaron. Las columnas se componían de varios cilindros y con frecuencia se hacían monolíticas. El proceso de la construcción se dividía en una serie de operaciones: se extraía la piedra de las canteras, se la sometía a un tratamiento previo, se la transportaba al lugar de la construcción y allí se tallaba definitivamente con el escoplo, la escofina de escultor, muchas clases de cinceles y una sierra sin dientes para piedras duras. Jercifronte, el constructor del templo de Artemisa en Efeso, inventó un dispositivo especial en forma de marco biciclo para el transporte de bloques y columnas. Mucho menos notable fue el progreso técnico en la agricultura. Esta se consideraba entre los griegos como una ocupación honrosa en los siglos VII-VI a. C., producía ingresos seguros y las personas vinculadas con la tierra, especialmente los grandes terratenientes, en muchos lugares conservaban una posición dirigente en la vida política. No obstante, la técnica de la agricultura quedó en un estado relativamente primitivo. En todos los lugares, los campos se subdividían en dos partes: una estaba sembrada y la otra quedaba en barbecho; esta parte se abonaba, se araba tres veces y en otoño se hacía la siembra, dejando la primera parte en barbecho; es decir, la rotación era bienal. El arado era de estructura muy sencilla, sin reja metálica. La tracción la efectuaban bueyes, o con menor frecuencia, mulas. Los terrones eran desmenuzados con azadas, se segaba con una hoz curva y trillaba en la era, utilizando a los vacunos como fuerza de

- 149 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

tracción. Se cultivaba mayormente cebada y escanda. En los terrenos más fértiles, especialmente en las colonias, se cultivaba trigo. En las grandes propiedades, el grano no se trituraba ya con molinos de mano, sino en grandes molinos cuyas muelas eran accionadas por burros, mulas o esclavos que trabajaban bajo el látigo de los guardianes. Entre los cultivos especiales, el del olivo, muy poco desarrollado en la Grecia homérica, en los siglos VII-VI adquiere una creciente difusión, particularmente en el Ática, donde el aceite de oliva era un importante artículo de exportación. El cultivo del olivo en Atenas era fomentado con medidas legislativas. Sin embargo, el nombre griego pentacosiomedimnos (medimno era una medida de cuerpos áridos) demuestra que también en el Ática la agricultura ocupaba un lugar mucho más importante que la olivicultura, ya que esa denominación correspondía a la primera clase, según el censo de su fortuna. La ganadería estaba menos desarrollada que la agricultura. El consumo de carne por la mayoría de la población disminuyó en las ciudades griegas. La carne se comía principalmente en los banquetes que eran acompañados de sacrificios. De ahí proviene que el acto de matar animales domésticos se llame «sacrificarlos». La carne se sustituía por el pescado. El lago Copais, en Beocia, era famoso por sus anguilas. Además de carne y pescado, los griegos, especialmente los atenienses, consumían gran cantidad de hortalizas y verduras que se cultivaban en las afueras de las ciudades. Mas en la fuentes de información nada se dice acerca de una horticultura metódica. Paralelamente con el desarrollo de la técnica en los medios de producción aumentó la división del trabajo. El trabajo rural (agropecuario) se separa del trabajo urbano (artesanía); se especializan los trabajos artesanales. Así en la metalurgia se diferencian las especialidades del herrero y del fundidor; en la cerámica, las de los alfareros y de los artistas pintores de las vasijas, etc. Al mismo tiempo, se observa la especialización de las ciudades en diferentes industrias. En Mileto, por ejemplo, se concentró la industria textil, en Corinto la de corazas y cerámica, en Calcis la de armamentos, etc. Los artesanos en estas ciudades trabajaban contando con amplia demanda para su producción. La aparición en todas partes de monedas y sistemas generales de pesas y medidas demuestra el desarrollo de la producción mercantil y del comercio en los siglos VII-VI a. C. En esta época, en la Grecia continental, se difundieron dos sistemas de pesas y medidas: el euboico y el egineta. El sistema euboico tomaba por unidad el peso de un pie cúbico de agua, correspondiente a 26,2 kilogramos; una vez y media el volumen de estos cubos constituía la unidad de medida de los líquidos, el metrete, igual a 39,3 litros; el volumen de los cubos era la medida de los áridos, el medimno, igual a 52,4 litros. La base del sistema de pesas era el talento. El talento era también la base del sistema monetario. El talento euboico pesaba 26 kilogramos, el egineta 37. Tanto uno como otro se dividían en sesenta minas, la mina en cien dracmas o cincuenta estáteras y el dracma en seis óbolos. En la reforma monetaria de Solón, que hizo adaptar a Atenas el sistema euboico, se nota la tendencia al aumento del peso del dracma ático, que a mediados del siglo VI a. C. alcanzó a 4,36 gramos. De otros sistemas monetarios merece mención el de Corinto: la estátera corintia se dividía no en dos, como la euboica-ática, sino en tres dracmas (de 2,78 a 2,91 gramos). El sistema corintio estaba difundido en todas las regiones vinculadas económicamente con Corinto: Italia, Sicilia, la Calcídica. (Corcira, por rivalidad con Corinto, estableció su propio sistema monetario.) El sistema egineta conservó su posición en el Peloponeso, la Grecia central y muchas islas (Rodas entre ellas), hasta mediados del siglo V a. C. Con la aparición de la moneda como medida de valor, la circulación monetaria se hizo cada vez más amplia en la vida económica. Es muy ilustrativo, en este sentido, el hecho de que al mismo tiempo fue desapareciendo la costumbre de colocar en los sepulcros el oro y las alhajas. No obstante, grandes cantidades de oro y plata, en forma de donaciones, continuaron afluyendo a los tesoros de los templos, desapareciendo de este modo de la circulación. En los siglos VII-VI a. C., las ciudades griegas de las costas del Asia Menor fueron las ciudades comerciales más prósperas de Grecia. Mileto ocupaba indiscutiblemente el primer lugar. Entre otras ciudades, desde mediados del siglo VII se destacó Egina, cuyos habitantes,

- 150 de 321 -

V. V. Struve

debido a la poca fertilidad de su isla, tuvieron que dedicarse al comercio. En manos de los comerciantes eginetas se concentró un amplio comercio intermediario. Después de Egina se destacó Corinto, gracias a su favorable ubicación en el cruce de los caminos que iban del Peloponeso a la Grecia Central y de las vías marítimas del Oriente al Occidente. Hacia comienzos del siglo VII Corinto entabló relaciones comerciales con el Occidente y con las regiones centrales de Iliria. A mediados del mismo siglo, los comerciante corintios chocaron con la competencia de los habitantes de su propia colonia Corcira, y en el año 664, entre las flotas de ambos Estados, se produjo el primer combate naval en la historia de Grecia. Hacia el siglo VI, en el Occidente, adquirieron importancia como grandes centros de producción artesanal y de comercio varias de las que primitivamente habían sido colonias puramente agrícolas, tales como Siracusa, Tarento, Síbaris. En el transcurso del siglo VI fue creciendo gradualmente la importancia de Atenas. Sin embargo, hasta finales del siglo VI y principios del V Corinto no había sufrido aún la competencia de Atenas y mantenía con ésta relaciones amistosas. Debido al crecimiento del comercio y de las relaciones comerciales, se desarrollaron rápidamente la navegación y el arte naval. Una serie de innovaciones técnicas permitió alargar considerablemente la temporada de navegación. En el siglo VIII a. C. los marinos navegaban poco más de dos meses en el transcurso de todo el año, y en el siglo VI la temporada se alargó hasta siete y ocho meses por año. En esta época comenzaron a realizarse construcciones portuarias especiales. Se atribuye a los habitantes de la isla de Samos la construcción del muelle más grande, aunque no del primero. Los corintios hicieron un canal a través del istmo de Léucade (mejor dicho, limpiaron de arenas el estrecho que separa a la isla de Léucade del continente), para permitir el paso de naves. El tirano corintio Periandro tuvo la intención de unir con un canal las aguas del golfo Sarónico con las del de Corinto, pero se limitó a la construcción en el istmo del dioicos, una vía de madera por la cual pasaban las naves sobre ruedas de un golfo al otro. En comparación con las vías marítimas, las terrestres tenían una importancia secundaria y, además, limitada. Eran una excepción los magníficos caminos del Asia Menor que unían las ciudades griegas del litoral con Sardes y los mercados orientales más lejanos. En la Grecia europea, dividida por cadenas y estribaciones montañosas que corren en varias direcciones, las regiones estaban frecuentemente unidas nada más que por estrechos senderos, por los cuales el transporte de mercancías era sólo posible a lomo de burro y de mula. Para apreciar el cuadro de la economía de Grecia en su conjunto, debe tenerse presente que sus diferentes regiones se desarrollaban de forma desigual, tanto en la época que describimos como en las posteriores. Simultáneamente con las ciudades donde tempranamente comenzaron a desarrollarse la artesanía y el comercio, un número considerable de regiones griegas continuaron manteniendo su carácter predominantemente agrícola. En tal estado se encontraban la mayor parte del Peloponeso, la Grecia central y la septentrional. Estas regiones habían experimentado muy poco la influencia de la circulación monetaria, y en ellas la economía natural se veía desplazada muy lentamente por las reformas más modernas de la vida económica. Es esencial anotar una circunstancia más en la descripción del desarrollo de las fuerzas productivas y de las relaciones de producción surgida de las mismas en este período de la historia griega. Los nuevos instrumentos de trabajo que aparecieron en esta época continuaron existiendo sin cambios perceptibles hasta el fin de la época antigua. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, a las herramientas de herrería o al surtido mucho más amplio del instrumental de carpintería, que conocemos por las pinturas de las vasijas. Ni el período helénico, ni el romano, introdujeron en principio nada nuevo en esta materia. En la única imagen conocida por nosotros, en una vasija llamada «de Megara», del período helénico, que se encuentra en el museo de Louvre y que representa una herrería, no aparece ningún instrumento que no fuera ya conocido en la época arcaica. Casi lo mismo se observa en el desarrollo de una rama de la técnica de tan excepcional importancia para los griegos antiguos como la del arte naval. Los pequeños navíos de fondo plano, que no eran más que botes, en los siglos VII-VI a. C. fueron sustituidos por barcos más grandes y más rápidos, construidos con maderas especiales. Se estableció la diferencia técnica
- 151 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

entre los buques de guerra y los cargueros o mercantes. Los primeros, llamados penteconteres (es decir, barcos con cinco filas superpuestas de remeros), se construían más angostos, con proas revestidas de metal, y su marcha dependía menos de las velas que de los cincuenta remeros; los barcos mercantes se hacían más anchos y se movían especialmente a velas. A finales del período arcaico se inventaron costosas trieres o trirremes, con doscientos remeros distribuidos en tres pisos. En esto, propiamente dicho, se detuvo el desarrollo de la técnica naval antigua, por cuanto los períodos helénico y romano, según la opinión de los especialistas, no trajeron en principio ninguna innovación esencial. La historia de la técnica antigua proporciona ejemplos aún más patentes. Algunos procedimientos técnicos inventados en los siglos VII-VI fueron luego olvidados durante lapsos prolongados, renaciendo sólo mucho más tarde. Tal, por ejemplo, fue el destino de los moldes de piedra para estampado y fundición de piezas de metal, bien conocidos en el período arcaico. En los siglos V y IV quedaron fuera de uso. Se llega a esta conclusión, en primer término, por la total ausencia de hallazgos correspondientes, y en segundo término, porque aun en las piezas de a pares, como los aros y pendientes, de épocas posteriores, siempre volvieron a aparecer y se difundieron ampliamente en la época helénica. El desarrollo de las fuerzas productivas en la Grecia de los siglos VII y VI a. C. adquirió ritmos tan acelerados, que se creó un cuadro de brusca crisis, como no se observa igual ni siquiera en el período helenístico, señalado por toda una serie de innovaciones técnicas. Los cambios de las técnicas de la producción no pudieron dejar de conducir a los cambios correspondientes en las relaciones de producción, por cuanto «el modo de producción de la vida material condiciona el proceso de vida social, política e intelectual en general». De este modo los grandes cambios en los métodos de producción debieron inevitablemente provocar una reestructuración social y política total. Precisamente la reestructuración de esta índole, debida al desarrollo de las fuerzas productivas y a las nuevas relaciones de producción, se produjo en la vida social y política de todas las ciudades progresistas de Grecia en los siglos VII y VI a. C. En esta época, las instituciones gentilicias arcaicas se habían erigido en armas del dominio de la aristocracia gentilicia; siendo ésta un fenómeno manifiestamente caduco, se alzaba como un obstáculo en el camino del ulterior desarrollado libre de las fuerzas de producción y de las nuevas relaciones; frenaba este proceso. Pero aun siendo la representante de las fuerzas caducas de la sociedad griega, se resistía desesperadamente al advenimiento de las nuevas fuerzas sociales, engendradas por las relaciones esclavistas en desarrollo. En el curso de la lucha se produjo el paso de las viejas formas de la organización económico-social a las nuevas, desde la sociedad todavía vinculada a muchos resabios de la estructura gentilicia, hacia la sociedad clasista esclavista y el Estado; un paso de indiscutible progreso, por cuanto la estructura esclavista era un paso adelante en comparación con la sociedad gentilicia primitiva. Las relaciones de producción esclavista determinaron el desarrollo ulterior de las fuerzas de producción, crearon mayores posibilidades para el desarrollo de la técnica en muchas ramas de la economía de la antigua Grecia.

- 152 de 321 -

V. V. Struve

CAPÍTULO IX

LAS GUERRAS GRECO-PERSAS
Las guerras greco-persas desempeñaron un importante papel en la vida de todos los pueblos de la cuenca del Mediterráneo. No es posible comprender y apreciar correctamente estas guerras sin cierto conocimiento de la historia de Persia.

1.

Persia en la segunda mitad del siglo VI a. C.

Las conquistas de Ciro y Cambises
A mediados del siglo VI, bajo la dinastía de los Aqueménidas, la potencia persa alcanzó un considerable poderío. El reino de Ciro (559-529 a. C.) abarcaba a Persia, Elam, Partia, Hircania, Media y una parte considerable de la Mesopotamia. Además, Ciro trataba de unificar bajo su poder todas las tierras de las monarquías de Media y Asiria. Los éxitos de Persia comenzaron a provocar inquietud en los países vecinos y especialmente en Lidia, un fuerte Estado situado en el noroeste del Asia Menor, el cual había alcanzado un gran poderío durante el gobierno de Creso (90 a 45 años más o menos del siglo VI a. C.). Creso logró lo que inútilmente habían tratado de realizar sus predecesores: someter las ciudades de los griegos del Asia Menor. Las ciudades jónicas que disponían de una numerosa flota y mantenían un amplio comercio con las costas del mar Negro y la Grecia europea eran para Lidia un botín muy tentador. Seguro de sus fuerzas, Creso decidió enfrentarse a Ciro, asegurándose como aliados a los reyes de Babilonia y Egipto. La guerra terminó con la completa derrota de Creso, quien cayó prisionero. En el año 546, completado el sometimiento de Lidia, Ciro llevó sus ejércitos contra las ciudades jónicas, deseando de este modo asegurar para Persia la salida al mar Egeo. La resistencia de los griegos no tuvo éxito: actuando desunidas, las ciudades jónicas no pudieron sostenerse y los jefes persas tomaron una ciudad tras otra. En vano pidieron los jonios ayuda a Esparta; ésta ser negó a intervenir en los arriesgados asuntos del Asia Menor. Aterrorizados, los habitantes de Fócea, la segunda ciudad griega por su importancia después de Mileto, cargaron sus navíos y se trasladaron a Italia y Córcega. Los restantes se sometieron a Persia. Toda la Grecia del Asia Menor pasó a integrar la monarquía persa. Sólo las islas conservaron por un corto lapso su independencia. Con la misma energía con que ensanchaba sus posesiones en el Oeste, Ciro actuaba en el Este. Cayó el reino babilónico, fue conquistada el Asia Central y los límites de Persia se extendieron hasta el río Indo. Fenicia aceptó sin resistencia someterse a la soberanía del rey persa. Después de la muerte de Ciro, su hijo Cambises (529-523), continuando la obra de su padre, conquistó a Egipto. Entonces, cuando las posesiones persas como un enorme arco abrazaban la parte oriental de la cuenta del Mediterráneo, la creación de una fuerte flota marítima llegó a ser cosa de primera necesidad. Cambises tomó enérgicas medidas para fortalecer la flota fenicia; los fenicios, marinos expertos, formaron el núcleo de la flota persa, la cual, completada con barcos chipriotas, pronto se convirtió en una gran fuerza. El sucesor de Cambises, Darío I (522-486), hijo de Histaspes, aplastó las insurrecciones en varios confines de su Estado y se convirtió en el gobernante de un enorme territorio.

Estructura económica, política y social de Persia
Los dominios de Darío se extendían desde el Helesponto hasta el Indo y desde los saltos del Nilo hasta las costas de los mares Negro y Caspio. Surgida de las conquistas, la monarquía persa no tenía una base económica uniforme y como unidad administrativa militar era poco coherente; consistía en un conglomerado de muchas
- 153 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

tribus y pueblos, cada uno de los cuales, bajo el poder de los reyes persas, continuaba viviendo su vida propia, distinta de la de sus vecinos. Esta particularidad histórica de la potencia persa esclavista nos explica también el carácter de su política con sus muchos súbditos y, especialmente, con las ciudades griegas sometidas. Fundamentalmente, la política persa fue determinada por dos objetivos: mantener en la obediencia a los pueblos conquistados, consiguiéndolo manu militari, y asegurar el pago regular de tributos e impuestos. Los medios empleados para el logro de estos fines eran bastante primitivos y groseros. Con fines administrativos, la monarquía de Darío se dividía en veinte distritos mandados por sátrapas (a menudo miembros de la familia real). A los sátrapas el rey les confiaba sus propias funciones: militar, civil y jurídica. Pero, a pesar de los amplios poderes de cada sátrapa sobre la población de su distrito, él mismo, su vida y sus bienes dependían íntegramente del rey. Herodoto, cuya obra es la fuente informativa principal de la historia de las guerras greco-persas, da cuenta de toda una serie de casos en que los sátrapas que llegaron a provocar la cólera del rey fueron ejecutados sin piedad, incluso por faltas nimias, sin hablar ya de los casos de traición. Además, junto a cada sátrapa se encontraba un espía del rey, el cual se interiorizaba de todos los acontecimientos, sin excepción, de su distrito e informaba al rey. De este modo, el gobierno de los distritos se hallaba bajo continuo control del Gobierno central. Igual atención prestaba el poder central a los asuntos financieros. Cada satrapía representaba una unidad tributaria. Herodoto enumera detalladamente los distritos impositivos. Por ejemplo, el primer distrito, que incluía a jonios, carios, misios, pánfilos y algunos otros pueblos del oeste del Asia Menor, pagaba a Darío un tributo de 400 talentos de plata. Los habitantes de la costa derecha del Helesponto, los frigios, tracios asiáticos, paflagonios y otros, pagaban 360 talentos; los cilicios, 500 talentos y 360 caballos blancos. De estos 500 talentos, 140 se gastaban en la caballería que patrullaba la tierra cilicia y los 360 restantes quedaban para Darío. El distrito egipcio pagaba 700 talentos, más el impuesto por la pesca en el lago Meris. Del mismo distrito sacaban 120.000 medidas (egipcias) de cereales para alimentar a los persas y a sus mercenarios que ocupaban una fortaleza en Menfis. El sátrapa de Babilonia disponía de 800 potros y 16.000 potrancas, reunidos por los persas en calidad de tributo de la población de ese distrito. La suma total de los tributos que ingresaban anualmente en el tesoro de Darío, según el cálculo euboico, era de 14.560 talentos. Todas las tribus y pueblos que integraban el Estado persa pagaban su tributo anual. La excepción la constituían los propios persas, quienes no pagaban impuestos regulares. El Estado persa tenía una amplia red de caminos, desde Sardes hasta el Indo, a lo largo de los cuales había posadas para el descanso de viajeros. El mantenimiento de esos caminos y su vigilancia era una de las funciones de los sátrapas, pero el control general de los caminos estaba a cargo de funcionarios del poder central. En las regiones sometidas al rey de Persia estaban distribuidas sus guarniciones. Al emprender campañas de gran envergadura, los reyes completaban sus ejércitos con gran número de destacamentos de los pueblos sometidos. De este modo, estos ejércitos resultaban muy considerables para aquella época. La calidad militar de esta abigarrada fuerza no era muy alta, pero los súbditos de la potencia persa no podían tener ningún interés en sus éxitos militares. El carácter general de este Estado —Estado conglomerado— influyó en la organización de sus fuerzas militares, compuestas por un gran número de destacamentos sin ninguna coherencia entre sí. La situación de las ciudades jónicas cambió bruscamente después de la conquista de la costa del Asia Menor por los persas, la caída del reino de Lidia, el avance persa hacia la costa del Helesponto que les abría la salida al mar Negro y, especialmente, después de la conquista de Fenicia y Egipto. Desde ese momento, el comercio intermediario en el mar Egeo pasó casi íntegramente a los fenicios, que gozaban de la ayuda y protección de Darío; y el comercio con Egipto, que representaba una cifra considerable en el balance de las ciudades jónicas, se interrumpió casi por completo. Simultáneamente, se debilitaron los vínculos con el mar Negro, lo que influyó funestamente en la economía de las ciudades jónicas. Así, la pérdida de su

- 154 de 321 -

V. V. Struve

independencia no sólo no fue compensada por ninguna ventaja económica, sino, por el contrario, acompañada de la brusca caída del nivel de su vida económica. A todo esto hay que agregar que las ciudades jónicas fueron incluidas en la satrapía del Asia Menor y, por consiguiente, junto con carios, pánfilos y otros pueblos que integraban la misma satrapía en la parte occidental de la península, fueron obligados a pagar al tesoro persa un tributo anual de 400 talentos de plata, suma enorme para aquella época. Para asegurar la sumisión de las ciudades jónicas, el Gobierno de Darío intervenía en su vida interna, cumpliendo esta intervención en forma extremadamente sensible. En relación con esto, conviene recordar ciertas particularidades históricas de la vida de los griegos de los siglos VII y VI a. C., condicionadas por la ley de obligatoria concordancia entre las relaciones de producción y el carácter de las fuerzas productivas de la sociedad. En las condiciones concretas de la realidad griega de los siglos VII y VI la lucha entre las nuevas fuerzas productivas y las relaciones de producción caducas, tomó la forma de encarnizados choques entre la aristocracia gentilicia y el demos. En las ciudades jónicas, las más desarrolladas y progresistas económica y socialmente, la lucha del demos era particularmente tenaz. Bajo su presión, la aristocracia perdía una posición tras otra. La victoria definitiva del demos, vinculada con la completa liquidación de las supervivencias de la estructura gentilicia que frenaba el desarrollo de las fuerzas productivas de la nueva sociedad, ya no estaba lejos. Mas los persas, en su política en las ciudades griegas, como regla general se orientaban, precisamente, hacia la aristocracia caduca, calculando con razón encontrar en ella el apoyo más seguro para su dominación. En todas las ciudades griegas que caían bajo su dominio, implantaban con violencia tiranías aristocráticas. Sus gobernadores por lo habitual se apoyaban íntegramente en la aristocracia local y aplastaban con crueldad los movimientos democráticos. La aristocracia se sometía el rey persa no por miedo, sino con toda el alma, ya que comprendía que sin su apoyo no podría detentar el poder. Se entiende que con semejantes métodos no se podía asegurar por mucho tiempo el poder de las fuerzas caducas de la sociedad. Puede afirmarse que la política del Gobierno persa estaba de antemano condenada al fracaso, por cuanto contradecía las leyes objetivas, independientes de la voluntad de los hombres, leyes del desarrollo del proceso histórico. Detener el movimiento democrático en las ciudades griegas fue superior a las fuerzas persas. Las circunstancias históricas hicieron que este movimiento adquiriera simultáneamente rasgos antipersas y patrióticos y provocara cálidas simpatías de los elementos democráticos de toda Grecia. La simpatía era más intensa por cuanto la amenaza de invasión pendía sobre todo el mundo griego. Era indudable que la expansión de la monarquía persa debía conducir al choque de Persia con los helenos.

La política exterior de Darío I. Campaña contra los escitas
La política exterior de Darío I, igual que la de sus predecesores, consistía ante todo en tender a ampliar por medio de conquistas su territorio, ya de por sí enorme. Los planes de conquista de Darío eran muy extensos, pero en primer lugar sus miras estaban dirigidas al Occidente, a la costa europea del mar Egeo, la península balcánica y Grecia. Por otro lado, Darío se impuso la tarea de proteger los límites de su territorio en el noroeste de las incursiones de las tribus cisdanubianas y de las que poblaban las costas del mar Negro, con una barrera ancha y segura, conquistando sus tierras ricas en cereales y materias primas. Estas eran las causas que movieron a Darío, en la primavera del año 514 a. C., a emprender la campaña contra los escitas, a la cabeza de un ejército y una flota numerosos. El ejército persa, atravesando el Bósforo Tracio a través del puente construido por el griego Mandrocles, y a pesar de la resistencia de las tribus tracias, cruzó su territorio y en las costas del Danubio se puso en contacto con su flota, la cual entró en la desembocadura del río. Se construyeron puentes flotantes a través del Danubio y para su protección se dejó un destacamento especial de griegos jonios bajo el mando de Histieo, tirano de Mileto. Atravesando el Danubio por estos puentes, el ejército de Darío se internó en las estepas escitas, donde lo esperaba un chasco. Sin entablar

- 155 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

combates abiertos, los escitas hostigaban a los persas constantemente con incursiones de su caballería, y, retrocediendo, los atraían en profundidad en su amplio país estepario. Al mismo tiempo, quemaban todo en su ruta, destruían los pozos, etc. Pronto los ejércitos de Darío se encontraron en una situación tan difícil y carente de perspectivas que no tuvieron más salida que retirarse. Así, pues, la campaña escita de Darío terminó en un fracaso, el primero de los grandes fracasos militares de los persas. En sus contemporáneos produjo una profunda impresión. Herodoto, por ejemplo, cuenta que los griegos guardianes del puente, enterados del comienzo del retroceso del ejército persa, tuvieron la intención de destruir el puente para dificultar la retirada de Darío. Sin embargo, Histieo, que gozaba de la protección de Darío, los disuadió. Histieo se daba cuenta de que sin el apoyo persa él no podrían prolongar su tiránico poder sobre sus conciudadanos de Mileto. De vuelta de la campaña escita, Darío encargó a sus capitanes Megabazo y Otanes terminar de someter a los habitantes de las costas del Helesponto y de Tracia. En unos años esta tarea fue cumplida. Luego, una tras otra fueron tomadas por los persas las islas del mar Egeo: Lemnos, Imbros, Quíos, Lesbos, Samos. Las islas y los estrechos vitales para los griegos cayeron así en poder de Darío. En las costas del Helesponto y del Bósforo Tracio, ninguna ciudad griega pudo resistir la presión persa. Aunque la campaña escita había terminado en un fracaso, su consecuencia fue el establecimiento del poder persa en la costa sur de Tracia y en las fecundas tierras del Estrimón, ricas en yacimientos de oro y plata. Macedonia también fue forzada a reconocer su dependencia del rey persa. En la costa tracia, los persas fundaron varios fuertes y con las tierras recién conquistadas formaron una nueva satrapía. La conquista de Lidia había determinado ya anteriormente el establecimiento del poder persa sobre las ciudades griegas del Asia Menor. De este modo, toda la costa oriental del Mediterráneo terminó por hallarse en poder de Persia. Las flotas de todos los pueblos costeros fueron puestas al servicio de su monarquía. En estas condiciones, pronto comenzó una nueva expansión militar persa, a la que sirvió de impulso la insurrección de las ciudades jónicas en la costa occidental del Asia Menor.

2.

La insurrección jónica y sus consecuencias

Las causas y el comienzo de la insurrección
La insurrección jónica no fue provocada por causas eventuales. Las ciudades jónicas eran, ante todo, ciudades comerciales. La toma del Bósforo y el Helesponto por los persas asestó un golpe al comercio jónico en el mar Negro y la competencia de los comerciantes fenicios se hacía día a día más peligrosa. Además de los daños económicos, las ciudades jónicas, como ya señalamos, sufrían la opresión política: en todas las ciudades dominadas por los persas, éstos impusieron tiranos. El fracaso de la campaña de Escitia quebrantó el prestigio del ejército de Darío. Finalmente, lo reducido del número de los destacamentos persas ubicados en la parte occidental del Asia Menor daba a los griegos esperanzas de obtener una rápida victoria. Los acontecimientos se desarrollaron de la siguiente manera. En el invierno del año 500-499, en la isla de Naxos se produjo una revolución: la aristocracia que gobernaba a la isla fue derrocada por los partidarios de la democracia. Los desterrados pidieron ayuda a Mileto, la cual, después de la derrota de Samos por los persas, ocupaba el primer lugar entre las ciudades jónicas. Aristágoras, tirano de Mileto, acogió a los aristócratas fugitivos de Naxos y les prometió su ayuda. En la campaña contra Naxos, Aristágoras veía, al parecer, una posibilidad de aumentar la potencia de Mileto y acrecentar su propia influencia. Con este fin propuso a Artafernes, sátrapa de Sardes y sobrino de Darío, emprender una expedición a la isla de Naxos para restablecer en el gobierno a los aristócratas derrocados y de paso someter a esa isla. Artafernes aprobó el plan trazado, el rey dio su consentimiento y en el verano de 499 una fuerte flota se dirigió hacia Naxos. Pero la población de la isla opuso una decidida resistencia y luego

- 156 de 321 -

V. V. Struve

de un sitio de cuatro meses, sin lograr ningún éxito, la flota tuvo que regresar. El fracaso de la expedición debería socavar la influencia de Aristágoras, quien podrían prever que los persas le harían responsable por el fracaso de la campaña y le quitarían su poder en Mileto. Aristágoras (que era sucesor de Histieo, llamado a Susa por el rey) decidió organizar entonces un levantamiento contra los persas. No está excluida la posibilidad de su alianza con Histieo; la misma campaña contra Naxos fue un buen pretexto para unir las fuerzas de los griegos del Asia Menor sin atraer la atención de los persas. Sea como fuere, sin dilaciones, después de su regreso de Naxos. Aristágoras reunió en Mileto a sus partidarios, los cuales se pronunciaron unánimemente por el levantamiento. Sólo Hecateo, historiógrafo y geógrafo, hizo objeciones contra esa decisión señalando el gran poder del rey persa, pero sus argumentos no encontraron eco. Los conspiradores comenzaron a actuar. Se apoderaron de la flota, lo que sirvió de señal dé insurrección para todas las ciudades griegas situadas en las islas y en la costa occidental del Asia Menor. En todas partes fueron derrocados los tiranos impuestos por los persas, restablecida la democracia y comenzaron a prepararse destacamentos para la lucha armada. Aristágoras, probablemente para dar el ejemplo, dimitió y entregó el poder a la asamblea popular. Los dirigentes de la insurrección comprendían todas las dificultades de su empresa. En efecto, si en el mar se podía esperar la victoria, en tierra, después de los primeros éxitos fáciles, debían advenir difíciles combates con el numeroso ejército persa. Por eso Aristágoras hizo la tentativa de obtener apoyo de los griegos de la Grecia europea y en otoño del año 499 se dirigió a Esparta y Atenas.

Actitud de Esparta y Atenas frente a los acontecimientos del Asia Menor
El ambiente político en Esparta no era favorable a los propósitos de Aristágoras; los inconvenientes para una actitud favorable eran, en aquel momento, las relaciones hostiles de Esparta con Corinto y Argos, como también la lucha entre los reyes espartanos Cleómenes y Demarato. Cleómenes escuchó al dirigente de la insurrección jónica. Aristágoras tenía en una mano una tabla de bronce con «el disco terráqueo» y reforzaba sus argumentos señalando el mapa; expuso elocuentemente ante el rey espartano todas las ventajas de la empresa proyectada; la posibilidad de apoderarse de enormes cantidades de oro, plata, cobre, animales de carga, pescado; no olvidó mencionar la superioridad de las armas y tácticas griegas sobre los persas. Cleómenes hizo a Aristágoras una sola pregunta: ¿Cuántos días llevaría caminar desde la orilla del mar hasta la capital del rey persa? Y cuando Aristágoras le contestó que el recorrido duraría tres meses, Cleómenes consideró su empresa irrealizable. La tentativa de Aristágoras de sobornar al rey no tuvo éxito: Cleómenes no cambió su decisión. Esparta se negó a intervenir en los asuntos del Asia Menor. Desde Esparta, Aristágoras se dirigió a Atenas. En Atenas el poder estaba en manos de los partidarios de Clístenes; la milicia civil, recientemente creada, de las diez nuevas filai, habían demostrado brillantemente sus altas cualidades militares en los combates contra Tebas y Calcis. El enérgico apoyo que el sátrapa Artafernes prestaba al desterrado Hipías provocó la hostilidad de los círculos gubernamentales de Atenas hacia Persia, de manera que el ambiente político ateniense fue en general mucho más favorable a Aristágoras que el de Esparta. En su discurso ante la asamblea popular, Aristágoras repitió los argumentos en favor de su empresa y subrayó una vez más la superioridad de la infantería griega en armas pesadas. La asamblea popular resolvió enviar veinte trieres en ayuda de los jonios; a éstas pronto se unieron cinco trieres mandadas por Eretria (Eubea). «Estos barcos —dice Herodoto, que no aprobaba la insurrección de los griegos jonios— fueron el comienzo de las desgracias tanto para los helenos como para los bárbaros.»

Campaña contra Sardes
Entre las ciudades de Jonia que se unieron al movimiento contra los persas no hubo unidad de acción; además, el levantamiento después de sus primeros éxitos se extendió muy lentamente. Lidia y Tracia no apoyaron a los insurrectos. La flota jonia, numerosa pero mal

- 157 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

organizada, entró en acción después de muchas dilaciones. Más adelante, la insurrección abarcó las costas del Helesponto en el Norte y Caria y Chipre en el Sur, pero la infantería de los insurrectos no emprendió nada, en espera de los atenienses y eretrios, en la primavera del año 498. La tardanza fue aprovechada por los persas, que tuvieron tiempo de concentrar sus huestes en la parte occidental del Asia Menor. Llegados los atenienses y los eretrios, los insurrectos emprendieron una maniobra audaz: sus fuerzas, unidas con los hoplitas atenienses, se dirigieron precipitadamente hacia Sardes. La ciudadela, construida sobre una roca inaccesible, era defendida por una fuerte guarnición persa encabezada por el sátrapa Artafernes; los griegos no pudieron tomarla, pero la ciudad sí fue tomada y quemada. No pudiendo mantenerse entre las ruinas humeantes de Sardes, los griegos volvieron sobre sus pasos. Pero en las cercanías de Efeso fueron alcanzados por el ejército persa, entablándose una batalla en la cual los griegos sufrieron una derrota total (finales del verano del año 498). Los restos del ejército ateniense se embarcaron con toda premura y regresaron a la patria. Con esto terminó la participación de los atenienses en la insurrección jonia. «Luego —dice Herodoto— los atenienses abandonaron del todo a los jonios y a pesar de la insistencia de Aristágoras... se negaron a ayudarles.» Al parecer, los eretrios también abandonaron a los jonios. Con la campaña de Sardes y su triste desenlace terminaron las tentativas de los insurrectos de pasar a la ofensiva; lo único que les quedaba era defenderse del ejército persa que se aproximaba. Al mismo tiempo que una parte del ejército persa marchaba hacia las ciudades del Asia Menor, otra parte se dedicó a aplastar la insurrección en las costas del Helesponto. Los persas dirigieron considerables fuerzas a Chipre y luego de varias y enconadas batallas se apoderaron de la isla. Es cierto que la flota jonia que se dirigió en ayuda de Chipre obtuvo una victoria sobre la flota fenicia, mas este éxito no pudo cambiar esencialmente la situación creada: Chipre quedó en manos de los persas y la flota jonia tuvo que regresar. Fueron mucho más considerables las dificultades que tuvieron los persas en el aplastamiento de la insurrección en Caria. La actividad militar comenzó allí en la primavera del año 497; los persas obtuvieron dos victorias, una tras otra, pero en el otoño del 496 sufrieron una seria derrota y comenzado el año 494, después de concretar grandes fuerzas, lograron forzar a los insurrectos a deponer las armas. Antes aún, en el año 496, los persas aislaron a Jonia, foco principal de la insurrección, por el Sur y por el Norte. Bajo el mando personal del sátrapa Artafernes, se apoderaron de Clazómene y Cumé; el cerco del ejército persa se iba estrechando en torno de Mileto, centro principal de la resistencia jonia. Todos estos contratiempos, reveses y fracasos quebrantaron el espíritu del cabecilla de la insurrección, Aristágoras, quien delegó el mando en uno de los aristocráticos de Mileto y se fugó a Tracia, donde pronto perdió la vida en un choque con los tracios. Al mismo tiempo, Histieo, el ex tirano de Mileto, intentó por última vez tomar parte activa en la insurrección. Como antes, se ocultaba detrás de la máscara de fidelidad al rey persa, y por eso Darío le permitió salir de Susa, calculando, según parece, aprovechar su influencia para convencer a los insurrectos de que depusieran las armas. Pero al llegar Histieo a Sardes, el sátrapa Artafernes, que se daba cuenta de su doble juego, según Herodoto, le dijo sin ambages: «Tú cosiste el calzado y Aristágoras se lo puso.» Histieo se vio obligado a fugarse de Sardes con premura; hizo la tentativa de afirmarse en Mileto, pero fue expulsado. En el año 493 Histieo fue capturado por los persas y ejecutado. Ni Aristágoras ni Histieo tenían condiciones para ser auténticos jefes y organizadores de la insurrección; tanto el uno como el otro no eran en esencia más que audaces aventureros que trataron de aprovechar para sus fines personales el movimiento democrático de las ciudades jonias.

La caída de Mileto
Entre tanto, los persas concentraron sus fuerzas en los accesos a Jonia. Mas no estaban en condiciones de emprender inmediatamente operaciones decisivas: sentían aún las grandes

- 158 de 321 -

V. V. Struve

pérdidas sufridas en los combates anteriores. A comienzos de la primavera del 494, al recibir considerables refuerzos, los persas, dando de lado a las ciudades de segundo orden, marcharon directamente sobre Mileto. Al mismo tiempo, la flota fenicia, viéndose libre gracias al triunfo definitivo de los persas en Creta, y ampliada con navíos cretenses, cilicios y egipcios, hizo su aparición en el mar Egeo. Mileto se vio en la amenaza de ser rodeada por tierra firme y por mar. Los jonios tomaron la decisión de asestar el golpe fundamental a las fuerzas marítimas de los persas, limitándose, en tierra firme, sólo a la defensa de las murallas de la ciudad. En la amplia bahía de Mileto, en las proximidades de la isla Ladé, se había congregado con toda premura, en el verano del año 494 a. C., la flota jónica, siendo su parte básica los navíos proporcionados por Mileto, Samos, Quíos y Lesbos, a los que se sumaron las flotillas de algunas pequeñas comunidades. Según Herodoto, la flota griega contaba en total con 353 naves, y la de los persas con 600. Probablemente, ambas cifras estén exageradas y la flota persa apenas si superara la de los griegos. Durante unas cuantas semanas, ambas flotas estuvieron enfrentadas sin emprender acción alguna. Los persas esperaban, contando con la ayuda de los tiranos jonios derrocados al comienzo de la sublevación y que se encontraban en su campamento, introducir la disgregación en las filas griegas, induciendo a algunas ciudades a abandonar las fuerzas jonias con la promesa de concederles el perdón. Las fuerzas de los jonios se hallaban paralizadas debido a la falta de un comando general y a la completa decadencia de la disciplina. Ciertamente, el experto marino Dionisio, jefe de los navíos de Fócea, fue nombrado jefe de la flota aliada, pero como Fócea había enviado tan sólo tres naves, los demás aliados se negaron a reconocer al nuevo jefe. Fue inútil que Dionisio, por medio de maniobras, tratara de preparar la flota griega para el difícil combate que se aproximaba, pues a los pocos días estos fatigosos ejercicios fueron abandonados y las tripulaciones de los buques desembarcaron en la isla Ladé. La flota persa atacó entonces por sorpresa a la griega, anclada junto a la costa de la isla. En este primer asalto de los persas, las naves de los samios, entre los cuales era muy fuerte el partido propersa, abandonaron el combate, con excepción de once unidades, y se hicieron a la mar rumbo a su patria. El ejemplo fue imitado inmediatamente por las naves de Lesbos y de varias otras comunidades. Las de Quíos ofrecieron una enconada resistencia, pero lo único que pudieron conseguir fue postergar el descalabro final. Los restos de la flota griega, bajo la presión de la superioridad numérica persa, fueron derrotados por completo. La derrota de la flota griega junto a Ladé decidió la suerte de Mileto. Asediada por tierra y mar, la ciudad fue tomada por asalto, muchos de sus habitantes fueron muertos y los sobrevivientes, trasladados a las orillas del río Tigris. La ciudad fue devastada; el santuario de Apolo, que se hallaba en las cercanías de Mileto, fue saqueado y sus enormes riquezas cayeron en manos de los persas. Restablecida posteriormente, la nueva Mileto —tal como lo confirman las excavaciones— cedía considerablemente, por sus dimensiones, a la ciudad anterior. La caída del Mileto fue el final de la sublevación. Muy poco después fueron sojuzgadas y cruelmente devastadas las islas vecinas a Jonia: Lesbos, Quíos y Tenedos; en seguida, la flota persa convirtió en cenizas a Perinto, Selimbria y Bizancio, las ciudades del litoral europeo de la Propóntide que habían prestado apoyo a la sublevación. Hacia el verano del año 493 a C. los persas se apoderaron de las últimas ciudades rebeldes. Fue introducida la administración persa y restablecido el tributo que las mismas estaban pagando antes de la sublevación. De esta manera llegó a su fin el florecimiento de Jonia: sus ciudades, que constituían los centros más importantes del comercio y de la cultura griegos, cayeron a partir de entonces en la decadencia, cediendo el primer lugar a las de las Hélade propiamente dicha, especialmente a Atenas. Pero no obstante haber tenido la sublevación jónica un final tan trágico, desempeñó un enorme papel en la marcha general de la lucha de los griegos contra la monarquía persa: las mejores fuerzas persas estuvieron como aherrojadas por el lapso de seis años íntegros, al Asia Menor; dos flotas y un ejército fueron destruidos por los sublevados. La tensa lucha de los jonios aún cuando sin resultado positivo, había preparado las futuras victorias de las armas griegas.

- 159 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

3.

La lucha política en los Estados griegos

La lucha política en Atenas
Después de haber sido aplastada la rebelión jónica, apenas si podía dudarse de que el rey persa no dejaría sin atender la participación en ella de Atenas y de Eretria. En aquel tiempo, en Atenas había vuelto a enardecerse la lucha política. Los Alcmeónidas, que habían insistido en prestar apoyo a los rebeldes, fueron desplazados por los partidarios de los Pisistrátidas. Hiparco, hijo de Carmos, que los encabezaba, fue electo primer arconte para el período 496-95; evidentemente, la mayoría del pueblo, que no creía que la rebelión fuera a tener éxito, estaba en favor de la no intervención en los asuntos de los griegos jonios. Después de la destrucción de Mileto, que se encontraba en relaciones amistosas con Atenas, también sobre ésta comenzó a cernirse el peligro. Y acabó por surgir la cuestión de la defensa inmediata y directa de Atenas. A finales de la última década comenzó a predominar una agrupación a la que podría denominarse «agrupación marítima». Su jefe era Temístocles, hijo de Neocles, arconte en el 493-492. Temístocles y sus partidarios pensaban que los atenienses debían de orientar sus principales esfuerzos a la creación de una flota marítima, pues la lucha contra los persas sólo culminaría triunfalmente si los atenienses se hacían fuertes en el mar. Contra este programa se pronunciaron la aristocracia terrateniente de Atenas y una parte del campesinado, encabezados por Milcíades, descendiente de Milcíades el Mayor, que fuera expulsado de Atenas por Pisístrato. Después de la rebelión, Milcíades el Menor, salvándose de los persas, regresó a Atenas con las riquezas que había atesorado en Quersoneso. Emprendió una campaña contra Temístocles, sosteniendo que los atenienses debían preocuparse, en primer término, de crear una milicia que estuviese capacitada para hacer frente al ejército persa. Finalmente, éste fue el plan que aceptó el pueblo de Atenas. Al lado de estas dos facciones que representaban, una, los intereses de la población ateniense relacionada con la actividad artesanal y con el comercio marítimo y, en consecuencia, desvinculada de la tierra, y otra, los intereses de los terratenientes, existían en Atenas elementos partidarios de los persas. A estos últimos pertenecían muchos de los que antes apoyaban a los Pisistrátidas y que quizá ahora tenían vínculos secretos con Hipias. A ellos estuvieron plegados durante un tiempo los Alcmeónidas, llevados por una irreconciliable enemistad hacia Milcíades.

La lucha intestina en Esparta y otros Estados griegos
Al comenzar el siglo V Esparta sostenía una tensa lucha contra Argos. El enérgico rey espartano Cleómenes había logrado asestar a Argos un golpe demoledor. Alentado por este éxito, Cleómenes, que en su momento había negado ayuda a los jonios, se convirtió en un ardiente partidario de la guerra contra Persia, creyendo evidentemente que de resultas de esta guerra se convertiría en jefe y conductor de toda Grecia. Aceptó de buen gusto la propuesta del gobierno ateniense de emprender una expedición contra la isla de Egina, que había exteriorizado su sumisión al rey persa: los intereses mercantiles de Egina, que competía con Atenas, exigían mantener relaciones pacíficas con Persia. Empero, la empresa fracasó debido a la oposición tenaz y sistemática de Demarato, el otro rey espartano, quien logró hacer llegar a Egina una comunicación según la cual Cleómenes obraba por iniciativa propia y no por encargo de la confederación peloponesiaca. Cleómenes regresó de prisa a Esparta y supo conseguir que se despojara del poder real a Demarato, quien huyó a Persia. Su lugar lo ocupó Leotíquidas, partidario de Cleómenes. Este emprendió una nueva expedición contra Egina, obligándola a someterse y a entregar a unos rehenes que tenía en su poder. No obstante, la lucha interior continuaba en Esparta; muy pronto los éforos pudieron establecer que Cleómenes había recurrido al soborno para lograr la eliminación de Demarato. Cleómenes se vio forzado a alejarse a Tesalia, desde donde se trasladó a Arcadia. Aquí se dedicó enérgicamente a instigar a los arcadios para que libraran campañas hostiles contra Esparta, en donde, a la vez, trataba de atraerse a los ilotas. La actividad de Cleómenes había adquirido un carácter muy peligroso para

- 160 de 321 -

V. V. Struve

Esparta, a tal punto que los éforos decidieron que lo mejor sería invitarlo a regresar a su patria y volver a asumir el poder real. Según relata Herodoto, poco después de su regreso a Esparta, Cleómenes perdió la razón y se suicidó. Lo más probable es que el relato de Herodoto sea tan sólo la versión oficial de la muerte de Cleómenes; al parecer, se procuró eliminarlo por ser demasiado peligroso para Esparta. Atenas y Esparta estaban, pues, debilitadas por la ininterrumpida lucha interior; otros Estados griegos estaban menos capacitados aún para ofrecer resistencia a una invasión persa. Argos, derrotada por Esparta, trataba de hacer renacer su perdido poderío. Egina, forzada a someterse, estaba debilitada por las luchas sociales. Las comunidades del norte de Grecia se inclinaban, cada vez más, hacia un acuerdo con Persia. Los griegos occidentales no podían tomar parte en esa lucha, pues se hallaban enemistados con Etruria y Cartago. La mayor parte de las pequeñas ciudades griegas, sumidas enteramente en sus estrechos intereses locales, permanecía indiferente respecto a los sucesos que tenían lugar fuera de sus fronteras. De esta manera, la situación en Grecia favorecía a la campaña de Darío.

4.

La primera y segunda campañas de Darío

La primera campaña
La campaña contra Grecia requería de los persas la realización previa de algunas medidas. Era necesario establecer firmemente el orden en Jonia, prevenir la posibilidad de una nueva sublevación y convertir a ese país en una sólida y segura base para el desenvolvimiento de las operaciones ofensivas. A la orden de Darío, Artafernes reunió en Sardes a los representantes de las ciudades insurrectas, y se les declaró que estaba prohibida toda acción hostil entre las comunas griegas en Jonia, y que, en caso de haber algún conflicto entre ellas, se les ordenaba acudir a la mediación del sátrapa. El capitán persa Mardonio, cuñado de Darío, que había llegado a Jonia en el año 492 a. C., de paso hacia Tracia, concluyó la reorganización política de las ciudades jonias mediante una osada reforma: privó de poder en ellas a la mayor parte de los tiranos y restableció la democracia. Es difícil emitir juicio acerca del éxito de dichas reformas desde el punto de vista de los intereses persas; pero, sea como fuere, Jonia, debilitada por la fracasada sublevación, había quedado firmemente asegurada en poder de los persas. Hacia la primavera del 492 a. C. concluyeron los preparativos, y Mardonio, al que se había encomendado la dirección de las operaciones bélicas, pudo emprender la marcha. Según dice Herodoto, la finalidad de esta campaña era la de subyugar a la mayor cantidad posible de ciudades griegas. El plan de la campaña tenía prevista una acción conjunta del ejército y de la armada: el primero tenía que avanzar a lo largo de la costa de Tracia, bajo la protección de la segunda. La campaña comenzó con todo éxito: fueron conquistadas varias islas, entre ellas Tasos, y también fue sometida la sublevada tribu tracia de los brigos. Los fracasos comenzaron para la flota persa en el camino de regreso: junto a la península Calcídica, cerca del promontorio de Atos, que gozaba de muy mala fama entre los marinos griegos, la flota fue destruida por una tormenta; se hundieron hasta 300 naves y perecieron más de 20.000 hombres. El ejército de tierra firme, que había cruzado el Helesponto, atravesó Tracia y Macedonia; mas durante la prolongada marcha sufrió considerables pérdidas en pequeños pero ininterrumpidos encuentros con las tribus tracias. Los restos de la flota destruida por la tempestad no podían prestar ayuda valedera alguna al debilitado ejército, en virtud de lo cual Mardonio decidió desistir de la campaña y regresar.

La segunda campaña
El fracaso de la campaña del año 492 no hizo desistir a Darío de su resolución de subyugar a Grecia; durante el año 491 efectuó grandes preparativos para una nueva campaña. A la par de los preparativos bélicos, fue realizándose también una serie de preparativos diplomáticos; en

- 161 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

nombre del rey fueron enviados embajadores a las islas del mar Egeo y a los Estados de la Grecia europea, exigiendo «tierra y agua», símbolo de sumisión. Las islas, entre ellas Egina, dieron inmediata satisfacción a dicha exigencia; su ejemplo fue seguido por una considerable parte de las comunas de la Grecia septentrional. Pero en Atenas y en Esparta los embajadores persas fueron muertos; al parecer, los partidarios de ofrecer resistencia armada a los persas habían querido cortar por lo sano cualquier posibilidad, en el futuro, de efectuar negociaciones de ninguna naturaleza con ellos. En el ínterin se reunió en Cilicia el ejército persa alistado para la campaña, teniendo a la cabeza a los generales Datis y Artafernes. El comando persa comprendió acertadamente cuáles habían sido las causas básicas de los fracasos de Mardonio: se habían invertido varios meses en la marcha de rodeo, sumamente dificultosa, a través de Tracia, al tiempo que la poderosa flota quedaba expuesta a todos los azares de una prolongada navegación a lo largo de costas sumamente peligrosas. Esta vez se resolvió trasbordar al ejército persa por vía marítima hasta el Ática, en el corazón mismo del país enemigo; por este medio, las fuerzas enemigas serían desorganizadas y la aparición de las huestes persas en el territorio de la Grecia balcánica tendría la virtud de movilizar más activamente a todos los partidarios de Persia. De su parte se hallaba, en muchas ciudades griegas, la aristocracia que alentaba la esperanza de conservar mediante el respaldo persa su anterior predominio político en la lucha contra el demos. Esto se observaba, en primer lugar, en Tesalia y Beocia. Para transportar los ejércitos persas se reunió junto a las costas del Asia Menor una considerable armada, cuyos efectivos Herodoto apreció en 600 trieres, auque es posible que tal cifra haya sido un tanto exagerada. Al parecer, se trataba casi exclusivamente de naves cargueras, y no de combate. En cuanto a la potencia terrestre de los ejércitos persas, Herodoto nos informa que «eran enormes y muy bien armados». Las cifras que mencionan los historiadores posteriores son: de 200 a 300 millares de infantes y 10.000 caballeros; pero tales cifras son evidentemente inverosímiles. Los persas apenas pudieron embarcar a más de 15.000 soldados de infantería, en su mayor parte arqueros, y entre 500 y 800 jinetes, pues las dificultades de transporte naval de considerables masas de ejército, especialmente de caballería, eran extraordinariamente grandes en la antigüedad. Al ejército persa se le unió también Hipías, el tirano griego que había sido expulsado de Atenas y cuya aparición en el Ática tenía que facilitar las operaciones de los persas, puesto que en Atenas le quedaban aún no pocos partidarios. A comienzos del verano del año 490 a. C. la armada persa zarpó de Cilicia y, a través de Rodas, se dirigió primeramente contra Naxos, castigando a esta isla por la resistencia que le ofrecía en el año 500; y luego, a a través de Delos, hacia el extremo meridional de Eubea. La ciudad de Caristos, allí situada, que intentó ofrecer cierta resistencia, fue obligada a capitular tras un breve asedio. La flota persa se dirigió a Eretria, entre cuyos pobladores, igual que entre los atenienses, había una considerable cantidad de partidarios de Persia. Eretria no podía esperar una ayuda efectiva de parte de otras localidades de Grecia; inclusive, un destacamento auxiliar despachado por los atenienses, al enterarse de las vacilaciones de los eretrios, emprendió el regreso al Ática. No obstante, se hizo una tentativa de resistir a los persas, pero tras librar algunos combates durante seis días junto a las murallas de la ciudad, los aristócratas locales — partidarios de Persia— abrieron las puertas y dieron paso al enemigo. Eretria fue tomada y destruida, y sus moradores trasladados a Persia, donde se les vendió como esclavos. De esta manera, Eubea se había transformado en excelente base para las ulteriores operaciones bélicas de los persas. En estas condiciones, ya era factible intentar un desembarco en la misma Ática. Por consejo de Hipías, el desembarco fue realizado en una llanura cercana a Maratón, a unos 40 kilómetros de Atenas. Debido a la carencia de una flota más o menos considerable, los atenienses no pudieron impedir dicho desembarco, con lo cual los cálculos de los persas resultaron momentáneamente justificados: el enemigo fue alcanzado por sorpresa, y no podía hablarse siquiera de resistencia planeada alguna de parte de los griegos. Ciertamente, cuando la noticia acerca del desembarco persa llegó a Atenas, se envió inmediatamente un mensajero corredor a Esparta, con el pedido de auxilio; pero los espartanos se negaron a proporcionarlo inmediatamente, pretextando que, según el hábito existente entre ellos, no se podía emprender campaña alguna antes del plenurio. De modo que Atenas podía contar tan sólo con sus propias

- 162 de 321 -

V. V. Struve

fuerzas; únicamente Platea envió un destacamento auxiliar que, sin embargo, se unió a los atenienses sólo en el campo de batalla. A la asamblea popular ateniense se le presentó la tarea de dar solución a una cuestión fundamental: ¿esperar al enemigo dentro de las murallas de la ciudad, o marchar a su encuentro? Después de muchas controversias, se resolvió presentar batalla a los persas en campo abierto. Milcíades insistía en una salida inmediata, señalando que toda demora podía dar ánimos a la actividad de los elementos persófilas en Atenas, y llevar a una catástrofe. En las obras de Herodoto no hay datos acerca de los efectivos numéricos del ejército ateniense; sin embargo, los escritores posteriores informan que la cantidad de los guerreros atenienses llegaba a unos 9.000 ó 10.000 hombres. Dado que, probablemente, se trate sólo de la fuerza fundamental de combate, los hoplitas, hay que añadir a los mismos cierta cantidad de peltastas (infantería ligera) y de esclavos. Pausanias, escritor del siglo II de nuestra era, nos dice que en la batalla de Maratón fue la primera vez que los esclavos combatieron al lado de los helenos libres. Los informes de los historiadores de la antigüedad, según los cuales la cantidad de guerreros que formaban el destacamento auxiliar de Platea llegaba a unos mil, son sin duda exagerados, pues Platea no podía poner en pie de guerra semejante cantidad de combatientes. El lugar de la batalla en ciernes, la llanura de Maratón, bordeada por el sur, el oeste y el norte por los contrafuertes del Pentelicón y del Parneto, y por el este por el mar, tiene nueve kilómetros de longitud y tres de ancho. La parte norte de la llanura está ocupada, en sus tres cuartas partes, por marismas y la del sur forma una terraza que desciende gradualmente hacia el mar. Los persas desembarcaron en la parte norte, sobre una lengua de tierra muy angosta, situada entre las marismas y el mar, una posición excelentemente fortificada por la misma naturaleza. La posición que tomaron los griegos no aparece aclarada hasta ahora con precisión en la literatura científica. Herodoto se limita a indicar que los atenienses se situaron en las cercanías del Heracleón (templo de Heracles); pero esta versión carece de valor, puesto que se ignora dónde se hallaba dicho templo. La suposición más verosímil es la de que ocuparon el cerro situado en la parte sur de la llanura de Maratón, cerro que se eleva unos 850 metros sobre la llanura, dominando la gran vía que llevaba hacia Atenas, y que, en virtud de ello, constituía la posición más natural para los atenienses, ya que debían cortar al enemigo el camino hacia el corazón de su país. El campamento de los persas se hallaba hacia el norte de los atenienses, detrás de los pantanos; entre ambos ejércitos se extendía la llanura, llamada a ser el campo de batalla. La batalla de Maratón tuvo lugar el 13 de septiembre del año 490 a. C. El relato de Herodoto, en sus rasgos fundamentales, se reduce a lo siguiente: después de la llegada del ejército griego a Maratón, surgieron entre los estrategas, encabezados por el polemarca Calímaco, prolongadas discusiones acerca de si se debía o no ofrecer batalla. Finalmente, se impuso la opinión de Milcíades de ofrecer batalla de inmediato. Muy pocos días después, Milcíades llevó a la llanura el ejército alineado en orden de combate y, con una marcha rápida, acelerada, atacó precipitadamente a los persas que se hallaban a una distancia de uno a uno y medio kilómetros. Se entabló un combate encarnizado, durante el cual el centro de los griegos fue roto por los persas. En cambio, en ambos flancos, el triunfo correspondía a los griegos, quienes se dirigieron entonces contra el centro enemigo, completando la destrucción del ejército persa. Los persas, batidos y acosados por los vencedores, se dirigieron a toda carrera hacia sus naves, y las restantes lograron escapar. En el campo de batalla cayeron 6.400 persas y solamente 192 atenienses, entre ellos el polemarca Calímaco. El relato de Herodoto transmite, en rasgos generales, correctamente la marcha de los acontecimientos. Queda aclarada la causa que había obligado a los atenienses a atacar a los persas, sin esperar a ser atacados por los mismos. Al reproducir el discurso pronunciado por Milcíades en el consejo que celebraron los estrategas, Herodoto pone en sus labios las siguientes palabras: «Si no ofrecemos batalla, estoy seguro de que las mentes de los atenienses serán presa de grandes perturbaciones, inclinándolas hacia los persas; en cambio, sin entramos en batalla antes de que se manifieste la escisión entre ciertos atenienses, con la ayuda de los dioses justicieros podremos salir victoriosos de este combate.» Resulta así que no fueron consideraciones militares propiamente dichos sino puramente políticas, las que impulsaron a los griegos a abandonar sus posiciones bien defendidas y atacar a los persas en la llanura: aquellas
- 163 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

consideraciones fueron, antes que ninguna otra, las de la inestabilidad de la retaguardia. Al parecer, aún antes, varias veces, posiblemente a diario, los persas hacían salir a la llanura sus ejércitos alineados en orden de combate, provocando a los griegos. Según Herodoto, Milcíades extendió las filas de sus hoplitas, inferiores en número a los persas, en línea de combate igual a la del enemigo; con esto, el centro griego resultó considerablemente debilitado; en cambio, los flancos fueron reforzados por Milcíades, quien dio a sus filas la máxima densidad. Una vez alineada, la falange griega avanzó al encuentro de los persas. La masa básica de la infantería persa, como ya se ha dicho, estaba compuesta de arqueros, cuyas flechas eran eficaces sólo a una distancia de unos cien metros. Esta distancia falta había obligado, al parecer, a Milcíades, a hacer cruzar a sus hoplitas a toda carrera, para evitar grandes pérdidas y para hacer el ataque más impetuoso. ¿Cuál es la causa de que los persas, cuando el ejército ateniense se les venía encima, no intentaron arrojar su caballería contra los flancos enemigos? Algunos investigadores consideraban que los caballeros debían ser ubicados en los flancos de la línea de fuego; pero tal alineamiento en la antigüedad comenzó a aplicarse, como regla general, en tiempos muy posteriores: a partir de los de Alejandro de Macedonia. En los siglos VI y V, en el ejército persa formado por destacamentos de diferentes nacionalidades, la caballería ocupaba generalmente lugares en la línea de combate, alternando con la infantería de su misma procedencia; y las partes seleccionadas de la misma, encabezadas por el capitán general, o por el propio rey, se hallaban en el centro. Aparentemente, tal fue el alineamiento de los persas, también en la batalla de Maratón. Herodoto señalaba que en el centro estaban apostados los persas propiamente dichos, y precisamente allí fue donde los atenienses sufrieron al comienzo un descalabro. Después de que en lucha encarnizada los hoplitas griegos hubieron batido a los flancos persas, y de que inmediatamente la misma suerte cupiera también al centro persa, los vencidos, según dice Herodoto, emprendieron precipitada huida hacia las naves. Entre el lugar del combate y el campamento persa había un obstáculo natural: un pequeño riachuelo; es posible que los persas lo hubieran utilizado colocando allí una especie de protección defensiva. Sea como fuere, transcurrió un tiempo antes de que los griegos, algo desconcertados por el combate, pudieran superar dicho obstáculo. Y fue precisamente ese lapso el que aprovecharon los persas para embarcarse, de manera que cuando los griegos se abrieron finalmente camino y se llegó a reiniciar la lid junto a las naves, el botín caído en sus manos ya no fue muy considerable. Es factible suponer que la cifra de las pérdidas atenienses, 192 caídos en el campo de batalla, más unos centenares de heridos, también se encuentra objetivamente señalada por Herodoto; los dardos persas sólo raras veces herían mortalmente a los hoplitas griegos, bien protegidos por sus armaduras. En conclusión, el relato de Herodoto, a pesar de algunas exageraciones y omisiones, engendradas por los sentimientos patrióticos del autor, nos da realmente una imagen verosímil de la batalla de Maratón. La derrota experimentada no obligó, sin embargo, a los persas a deponer inmediatamente las armas y a renunciar a nuevas operaciones bélicas. Persia contaba con partidarios en Atenas, aquellos que se adherían a la causa de los Pisistrátidas y de los Alcmeónidas; y tales cálculos no eran infundados, ni mucho menos. Herodoto señala inclusive que alguno de los traidores había colocado en una de las alturas un escudo, señal convencional por medio de la cual informaba a los persas que en la ciudad estaba todo preparado para una revuelta; el rumor popular acusaba insistentemente de tal traición a los Alcmeónidas. Sea como fuere, la flota persa, habiendo zarpado de Maratón, bordeó el promontorio de Sunio y se dirigió directamente a Atenas. Los estrategas atenienses habían comprendido los planes de los persas; su ejército, sin la menor demora, emprendió el regreso y, avanzando a marcha forzadas, llegó a Atenas antes que los partidarios de los persas hubieran podido consumar su conato de traición. Por ello, cuando la armada persa penetró en la bahía de Falero, la ciudad ya se hallaba debidamente protegida, con una defensa segura y sólida. Los persas no se arriesgaron a hacer un desembarco y, tras haber permanecido unos días a la vista de Atenas, zarparon hacia el Asia Menor.

- 164 de 321 -

V. V. Struve

Causas de la derrota de los persas. El papel de Milcíades y su destino
Así terminó la campaña del año 490 a. C. La derrota de Maratón había asestado un golpe irreparable a las operaciones bélicas de los persas, que con tanto éxito se habían desarrollado hasta entonces. En Maratón se puso en evidencia la superioridad de la milicia democrática de los ciudadanos atenienses, sobre los persas, pues aquélla defendía con tesón el suelo patrio contra las invasiones de un enemigo. En la batalla de Maratón igualmente se puso en evidencia la superioridad de las armas y de la táctica griegas: el violento ataque y presión de orden cerrado de los hoplitas deshizo a la informe masa de los arqueros persas y sus jinetes. Grandes fueron también los méritos de Milcíades, quien supo apreciar acertadamente el peligro de los enemigos internos y, en el campo de batalla, supo insistir en la osada decisión de atacar al enemigo, sin esperar que éste atacara primero. Con valentía no menor, Milcíades adoptó la decisión de debilitar algo el centro de la línea de combate para reforzar los flancos y, finalmente, llevando a último momento la marcha de los hoplitas a un acelerado ritmo de carrera, convirtió su embestida en algo semejante al golpe de un ariete. Poco después de Maratón abandonó la arena histórica. Recibió de Atenas en calidad de préstamo una cantidad de dinero, y a su propio riesgo emprendió una campaña contra la isla de Paros, a pretexto de castigar a sus habitantes por la ayuda prestada a los persas. La expedición terminó en un fracaso. Milcíades fue gravemente herido y, a su regreso a Atenas, fue acusado por los Alcmeónidas y sometido a juicio. Sus acusadores exigieron la pena capital por haber engañado al pueblo ateniense. Los destacados méritos de Milcíades lo salvaron de la muerte, pena que fue sustituida por una enorme multa, la que no tuvo que pagar porque poco después del proceso falleció (en el año 489) a consecuencia de la herida que recibiera durante la expedición a Paros. La batalla de Maratón tuvo un gran valor y significación, porque disipó ante los ojos de los griegos, la aureola de invencibilidad que rodeaba al ejército persa y probó la posibilidad de luchar con éxito contra la poderosa monarquía.

5. La campaña de los persas en los años 480-499 a. C. Preparativos de Persia para una nueva campaña contra Grecia
El fracaso de Atis y Artafernes no bastó para que Darío renunciara a conquistar a Grecia; por el contrario, ese fracaso tuvo más bien la virtud de excitarlo a realizar nuevos esfuerzos con el fin de conseguir ese objetivo. La derrota había hecho vacilar con excesiva intensidad el prestigio bélico de Persia; y demasiado importante eran los motivos que forzaban al «rey de los reyes» a extender su dominio sobre todo el litoral occidental del mar Egeo. Debido a ello, ya en los años 489-488, Darío inició grandes preparativos para una nueva campaña contra Grecia. Mas se dieron tales circunstancias, que esa nueva poderosa campaña sólo pudo ser llevada a cabo en el año 480 a. C. En el año 486, antes de que los preparativos de Darío, realizados en amplia escala, hubieran podido ser llevados a término, estalló en Egipto una seria sublevación; ese mismo año murió el propio Darío. Le sucedió Jerjes, el mayor de sus hijos, tenido con Atosa, hija de Ciro. El nuevo rey empleó dos años en aplastar la sublevación egipcia y en subyugar a la Babilonia amotinada. A comienzos del 483 logró Jerjes restablecer la tranquilidad interior de su reino y reanudar los interrumpidos preparativos para la campaña griega. Los fracasos de las campañas anteriores habían demostrado de manera harto convincente, que la conquista de Grecia sólo podía realizarse mediante la movilización de todas las fuerzas de la enorme monarquía. En efecto, ninguna de las campañas emprendidas por los reyes de Persia fue preparada tan minuciosa y sistemáticamente como la de Jerjes. Tres años (483-480) fueron invertidos en los preparativos bélicos y diplomáticos. En primer lugar, Jerjes tomó medidas para que los griegos se encontraran completamente aislados, privados de la posibilidad de tener aliados. En este sentido, un peligro, un peligro indudable lo representaban para los persas los griegos

- 165 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

occidentales, especialmente el Estado de Siracusa, en Sicilia, que disponía de considerables fuerzas bélicas terrestres y marítimas. Las informaciones acerca de la existencia de un tratado especial, una especie de alianza, entre Jerjes y Cartago, que hacía a los griegos occidentales enemigos irreconciliables de los griegos, son muy verosímiles. Tal tratado aseguraba para los persas la ayuda de cartagineses, los que operarían con vistas a quitar a Siracusa la posibilidad de acudir en ayuda de Grecia. A ejemplo de Darío, Jerjes procuró hacerse aliados en el interior de Grecia. La diplomacia persa supo conseguir que Tesalia y Beocia reconociesen el poder supremo del «rey de los reyes». Argos, permaneciendo formalmente neutral, se hallaba de hecho de parte de los persas, los cuales además podían seguir contando, como antes, con la ayuda de los elementos persófilos en otros Estados griegos: los muchos desterrados griegos que se hallaban en la corte de Jerjes (entre ellos el ex rey espartano Demarato), suministraron a los jefes persas valiosos informes acerca de la situación en Grecia. De esta manera, los persas efectuaron una preparación diplomática para asegurarse el éxito completo de la campaña. No menos fundamental era la preparación bélica. Mardonio, el más cercano consejero militar de Jerjes, había ofrecido al rey su antiguo plan estratégico, eliminando del mismo aquellos errores que habían conducido al fracaso en el año 492. Dado que, durante aquella campaña, la flota persa había sufrido una catástrofe junto al promontorio de Atos, Jerjes, por consejo de Mardonio, ordenó trazar un canal a través del angosto istmo que unía el rocoso promontorio con el continente. Para resolver este problema, fue reunida allí una enorme masa de hombres que trabajando empeñosamente durante tres años, bajo la dirección de expertos ingenieros, abrieron un canal por el cual podían pasar, con plena seguridad y en dos filas las naves persas. Más aún. Para trasbordar el ejército terrestre a Europa a través del Helesponto, se erigieron dos pontones junto a Abidos. Relata Herodoto que una tormenta, que se había desencadenado inesperadamente, hizo añicos esos pontones, y el enfurecido Jerjes ordenó castigar al Helesponto flagelándolo, para lo cual se arrojaron al agua unas cadenas. Los pontones fueron nuevamente construidos y el ejército pudo ser trasbordado a Europa. A lo largo de toda la costa de Tracia y Macedonia fueron instalados depósitos cuya misión era asegurar a las tropas la provisión de todo lo que les fuera necesario durante la prolongada marcha. A los griegos les parecían grandiosas las fuerzas que Jerjes tenía la intención de arrojar sobre ellos. Herodoto dedica varias páginas de su obra a la descripción de los muchos pueblos supeditados al rey persa que habían enviado sus tropas de infantería y caballería, de las cuales describe también indumentaria y armas. En total, según Herodoto, en la invasión a Grecia tomaron parte 5.203.220 hombres. Hace mucho ya que estas cifras, realmente monstruosas para aquellos tiempos, provocan una justificada desconfianza entre los investigadores. El historiador del arte militar Delbrück, ha hecho cálculos que le permitieron llegar a la conclusión de que, con esa cantidad, el ejército de Jerjes tendría que haberse extendido, durante la marcha, en una longitud no menor de 3.000 kilómetros; dicho con otras palabras: cuando la vanguardia se acercaba a la Grecia media, los últimos destacamentos comenzarían la marcha en las orillas del Tigris. Las cifras suministradas por Herodoto deben ser rechazadas como manifestaciones fabulosas. La más probable es la suposición de que el ejército de Jerjes contaba con cerca de 100.000 hombres; y si la correlación por Herodoto es acertada, otro tanto en el número que correspondía a las tropas auxiliares. Desde luego, aún esta cantidad de hombres armados debió parecer monstruosa a los griegos, y no es de extrañar que exageraran tanto su cantidad. No menos imponentes eran las fuerzas marítimas acumuladas por Jerjes: según Esquilo, la flota persa se componía de mil navíos; y, según Herodoto, eran 1.208. Si se toma en consideración que la flota comprendía gran número de barcos de carga y transportes y naves pequeñas impropias para un combate (Esquilo señala claramente que los persas poseían tan sólo 207 trieres veloces), es factible admitir que Jerjes logró realmente reunir unos mil barcos. Hacia el invierno de los años 481-480, todos los preparativos para la campaña estaban terminados; el ejército terrestre se encontraba concentrado en la Capadocia y la armada cerca de Fócea, en el litoral occidental del Asia Menor. La terrible amenaza de la invasión para cerníase sobre Grecia.

- 166 de 321 -

V. V. Struve

Grecia, en vísperas de la invasión persa. La actividad de Temístocles
El favorable resultado de la batalla de Maratón no significaba aún, ni mucho menos, el cese de la lucha contra Persia, sin una muy breve tregua. En el ínterin, continuaba en Grecia la ininterrumpida lucha entre las polis autónomas, cada una de las cuales trataba de poner a salvo, en primer lugar, sus intereses estrechamente locales. El peligro persa se dejaba sentir, de manera más aguda, en Atenas. Esparta se hallaba en condiciones de defender su libertad, fortificando el istmo de Corinto; pero el Ática estaba abierta a un golpe persa. Era necesario prepararse para la defensa, poniendo en tensión todas las fuerzas. A pesar de la victoria obtenida en Maratón, estaba claro que ningún triunfo en tierra podía asegurar la libertad e independencia de Grecia, mientras los persas tuvieran el predominio del mar, puesto que, poseyendo el Helesponto, los persas habrían dificultado las relaciones comerciales de Atenas con el mar Negro, principal fuente en el suministro de cereales para el Ática. De esta manera, el dominio del mar se convertía para el demos en cuestión de vida o muerte. Pero la creación de una armada marítima y, en consecuencia, el traslado del centro de gravedad del poderío militar ateniense hacia el mar, significaba el crecimiento del poder político de la plebe urbana, ya que en el seno de la misma se reclutaban a los marineros, a los que no había necesidad de proveer de costosas armas. Los representantes de los círculos agrarios conservadores, que no querían elevar el papel político de los artesanos, de los changadores, de los marineros, etc., se resistían tenazmente a la realización del «programa marítimo». Los opositores a la creación de una fuerte armada ateniense —los Pisistrátidas y los Alcmeónidas— fueron eliminados por la asamblea popular mediante el ostracismo. En el año 486 fue expulsado el alcmeónida Megacles, y en el 485 otro alcmeónida, Jantipo. Al mismo tiempo se democratizó el régimen estatal de Atenas. Los arcontes aún seguían desempeñando un papel importante en el gobierno; y aún cuando Calístenes había abolido todos los privilegios inherentes al abolengo, los arcontes seguían siendo elegidos, casi sin excepción alguna, entre las filas de la aristocracia. A ese baluarte de la aristocracia le fue asestado un golpe demoledor: en los años 488-487 fue introducido el sorteo como medio de proveer el cargo de arconte. Gracias a esta reforma, el cargo dejó de tener, en esencia, ningún valor y el papel conductor comenzaron a desempeñarlo los diez estrategas, que eran elegidos no por sorteo, sino mediante la quirotonía (al levantar la mano); el jefe del colegio de estrategas era elegido por la asamblea popular, también con este método de votación. El obstáculo más importante para la realización del programa de Temístocles y sus partidarios fue la oposición manifestada por Arístides. Este representaba no sólo a las capas más pudientes de la población urbana y a los terratenientes de origen aristocrático, sino que también le seguían una parte considerable del campesinado ático, que temía una invasión enemiga desde tierra firme, y que evidentemente exigía la fortificación de la frontera terrestre. No obstante, se impusieron Temístocles y sus partidarios. Les favorecía el hecho de que Atenas, como Estado carente de tierras fértiles, ya pisaba firmemente el camino del desarrollo de las artes, los oficios y el comercio marítimo. Y esta situación determinó a su vez el aumento del peso específico en la vida política de las correspondientes capas de la población ateniense. Entre los años 483-482 Arístides fue desterrado. Al fin, después de una tenaz lucha de diez años, «el partido marítimo», con Temístocles a la cabeza, se dio a la tarea de construir una gran flota. Los medios para lograrlo fueron extraídos de los ingresos producidos por las minas de plata del Laurión, en posesión de Atenas desde hacía muchísimos años. De acuerdo con una costumbre inveterada, la plata extraída de aquellos yacimientos se distribuía equitativamente entre todos los ciudadanos. Y precisamente en el año 483 fueron descubiertos unos yacimientos excepcionalmente ricos, que aumentaron considerablemente la extracción del noble metal. Temístocles propuso, en la asamblea popular, que la plata que se extraía fuera invertida en la construcción de la flota. Llamando la atención con los preparativos bélicos iniciados por Jerjes, apeló a los ciudadanos para que se empleara la plata de Laurión en la construcción de una flota de guerra. El proyecto de Temístocles fue aprobado por la asamblea popular, y la construcción de las trieres de combate se desenvolvió a un ritmo acelerado. Hacia el año 480 Atenas disponía
- 167 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

ya de una flota que contaba con no menos de 180 trieres. Ningún Estado griego jamás había tenido flota tan poderosa. Al mismo tiempo comenzaron a erigirse fortificaciones en el Pireo y a transformar a éste en un puerto militar. El triunfo del «partido marítimo» y la construcción de una gran flota determinó cambios esenciales en el régimen económico y social de Atenas. Hasta entonces, el papel decisivo en la vida de esa capital lo desempañaban los círculos del ejército, los hoplitas. Con la construcción de la flota, el centro de gravedad de una guerra quedaba trasladado hacia el mar y la fuerza básica militar la tenían ya los marineros reclutados entre la cuarta clase económica, la de los tetes. Todo esto determinó la democratización del régimen esclavista de Atenas.

Alianza de Atenas con Esparta. El congreso de las ciudades griegas
Las noticias que anunciaban el trazado por los persas de un canal junto a Atos y el tendido de puentes sobre el Helesponto, como también otros preparativos bélicos de Jerjes, provocaron profunda conmoción en todas las polis griegas. Los espartanos comprendían que venciendo los persas a las demás polis griegas perderían su independencia. Ciertamente, contra las fuerzas persas terrestres existía la posibilidad de defenderse creando una línea fortificada en el istmo de Corinto; pero a la armada persa Esparta no tenía nada que oponerle. Además, la aparición de los persas en Laconia provocaría inmediatamente una sublevación de los ilotas, lo cual acarrearía el completo naufragio del régimen social espartano. En virtud de ello, con el vehemente deseo de la clase dominante en Esparta de eludir un choque con Persia, y a pesar de la hostilidad que se sentía respecto a la democracia esclavista ateniense, lo único posible para salir del atolladero era cerrar alianza defensiva con Atenas. Sólo la poderosa armada ateniense, creada en los últimos años, estaba en condiciones de defender las fronteras de Esparta contra los persas. Frente a lo terrible del peligro, la alianza de Atenas y Esparta no ofrecía una garantía para la independencia griega; era necesario crear una organización más poderosa, atraer hacia esa alianza, dentro de lo posible, a todos los Estados griegos. Sin embargo, un centro tan grande como Delfos, hacia donde convergían los griegos de los Estados más heterogéneos, no se ponía a la cabeza del movimiento de unidad contra los persas, porque compartía la orientación política de los círculos griegos septentrionales, filopersas. Debido a esto, la pitonisa que profetizaba en el templo de Apolo en Delfos, disuadía a las distintas comunidades de participar en la lucha, y auguraba a Atenas el total hundimiento y la ruina absoluta. La alianza del Peloponeso era una unión demasiado estrecha, vinculadas exclusivamente por pequeños intereses locales. Una imperiosa e impostergable necesidad exigía la creación de una nueva alianza panhelénica. En el otoño del año 481 a. C. casi todas las comunas griegas habían recibido de Esparta una invitación a enviar sus representantes al templo de Poseidón en el istmo de Corinto, cerca de la ciudad de Corinto. No todos los invitados, ni mucho menos, respondieron a esta convocatoria; algunos ni siquiera contestaron. Así y todo, el congreso tuvo lugar. En virtud de las resoluciones tomadas en el mismo, quedaban interdictas todas las guerras entre los Estados griegos y las partes en querella debían hacer las paces entre sí. Atenas se reconcilió con Egina. Más aún: los delegados acordaron la formación de una alianza defensiva, las cantidades de guerreros que tendrían que poner en pie de guerra y el sometimiento a un severo castigo de aquellas comunas que voluntariamente se adhirieran a los persas. Finalmente, se tomaron medidas para establecer con más precisión las escalas y el carácter de los preparativos bélicos de los persas. Embajadas especiales fueron enviadas a Argos, Corcira, Siracusa y las ciudades costeras de Creta, para intentar la alianza de las mismas. Los resultados de este procedimiento fueron bastante tristes: Argos, que ya había formalizado anteriormente un acuerdo con los persas, declaró su neutralidad; Siracusa no podía proporcionar ayuda alguna a los griegos, debido a que sus fuerzas estaban trabadas en hostilidades con los cartagineses; Corcira, aún cuando había prometido ayuda, llegó tarde con su flota para la batalla; las ciudades de Creta contestaron con una franca negativa. Y, no obstante, el congreso se efectuó y tuvo un enorme valor: la finalidad en cuyo nombre se habían reunido los delegados de los diferentes Estados griegos, y que Herodoto expresa con las palabras «la de aunar a todos los helenos y actuar, entre todos, en
- 168 de 321 -

V. V. Struve

pleno acuerdo», fue conseguida, aún cuando no en forma completa. La conciencia, frente al peligro común, de la unión de los intereses panhelénicos, había encontrado su expresión en la alianza o liga panhelénica. Y dado que tal alianza era considerada como una especie de ampliación de la anterior confederación peloponesiaca, Esparta tomó a su cargo la dirección. Los espartanos Leónidas y Euribíades recibieron los cargos de comandantes supremos de las fuerzas de tierra y de mar, respectivamente, de la alianza.

Las fuerzas armadas griegas. Comienzo de las operaciones bélicas
Herodoto no da noción alguna acerca del alcance numérico del ejército griego; así y todo, en base a sus datos sobre la cantidad de los guerreros griegos que tomaron parte en la batalla de Platea, puede suponerse que el ejército terrestre de los griegos se componía de más o menos unos 35.000 hoplitas y un número igual de guerreros de infantería ligera. En cuanto a la flota, los griegos durante toda la guerra no pudieron exponer más de 366 navíos, de los cuales las dos terceras partes eran atenienses. El congreso de la liga, que volvió a reunirse algo más tarde en la primavera del año 480, elaboró el plan de las operaciones bélicas. A propuesta de Temístocles, con la cual, al parecer, los espartanos se conformaron sólo tras largas vacilaciones, se resolvió trasladar el centro de gravedad de las operaciones hacia el mar; el ejército de tierra firme sólo tenía que servir de protección a la flota y hacer más livianas las operaciones de la misma. En la temprana primavera del año 480, el ejército persa, bajo el mando del propio Jerjes, se puso en marcha; en mayo los persas cruzaron el Helesponto a través de los pontones y, moviéndose por los caminos costeros de Tracia, alcanzaron, a finales de julio, a Terme. A este punto también arribó la flota que acompañaba al ejército, avanzando al comienzo a lo largo de la costa, y luego por el canal de Atos. De acuerdo con el plan aceptado anteriormente, los griegos resolvieron cerrar, ante el ejército enemigo que avanzaba, aquellos pocos pasos que, desde el Norte, llevaban a la Hélade. En consecuencia, en la misma primavera del año 480 el ejército de la alianza helénica marchó al encuentro de los persas a Tesalia. Los tesaliotas estaban desarrollando un doble juego: por una parte, hacía mucho que estaban en relaciones con el rey persa, y por otra, cuando surgió la alianza panhelénica, se dirigieron a ella en busca de ayuda, prometiendo la suya en el caso de que los griegos lograran impedir a los persas que invadieran Tesalia. El ejército aliado ocupó el desfiladero de Tempe, un paso que comunicaba a Macedonia con Tesalia. Sin embargo, muy pronto se puso en evidencia que era imposible retener esa posición. Los generales griegos se enteraron de que existían otros pasos hacia el interior del país, completamente accesibles para un movimiento envolvente por parte de los persas; además, la conducta de algunas tribus tesaliotas era manifiestamente sospechosa. Y, con la retaguardia carente de seguridad, la defensa del paso de Tempe se volvía arriesgada. El ejército tuvo que retroceder hacia el Sur, dejando en poder de los persas la rica Tesalia, con sus fecundas tierras de labranza y hermosos campos de pastoreo.

La defensa de las Termópilas y el combate del Artemisión
Las fuerzas aliadas griegas se concentraron junto al desfiladero de las Termópilas, en la frontera entre Tesalia y la Grecia central. Los altos cerros, bajando verticalmente casi hasta la misma costa del mar, dejan allí sólo una angosta vereda. Se tomó la decisión de defenderse de los persas precisamente en las Termópilas. Pero los espartanos, que habían prometido enviar fuerzas terrestres, sólo proporcionaron 300 guerreros mandados por el rey Leónidas. Este, a quien se había encomendado el mando de todo el destacamento griego en dicho punto, tenía a su disposición cerca de 5.000 hombres. La flota griega, compuesta de 271 trieres, cuando se recibió la noticia de que Jerjes había llegado a Terme, se hizo a la mar y ancló junto al extremo norte de la isla de Eubea, cerca del promontorio de Artemisión. El comandante de esta flota era el espartano Euribíades; más, en vista de que los atenienses eran los que habían enviado la mayor cantidad de naves (127), fue Temístocles el que, en esencia, desempeñó el principal papel dirigente en las operaciones. Junto al litoral del Ática se habían dejado unas 53 trieres atenienses para cubrir la retirada de la flota en caso de un mal resultado. La flota persa salió al

- 169 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

encuentro de los griegos y en el camino sufrió fuertes pérdidas debido a una tempestad. Los persas ocuparon una posición al norte de la de los griegos, en el golfo de Pegaso, al mismo tiempo que sus ejércitos terrestres se acercaron casi al mismo desfiladero en las Termópilas. En tales circunstancias, las fuerzas de ambas partes enemigas se encontraron enfrentadas en tierra y en mar, y era inevitable una batalla. Sin embargo, Jerjes tardó cuatro días en dar comienzo al asalto de las Termópilas: al parecer, esperaba la salida de la flota, impedida por el mal tiempo. Al quinto día, el ejército terrestre de los persas marchó al asalto; simultáneamente, sus navíos comenzaron la batalla naval con los griegos. En el mar, el combate se prolongó durante tres días enteros y terminó sin un resultado definido. Los griegos no lograron hacer retroceder a los persas ni acudir en auxilio de los defensores de las Termópilas; mas tampoco los persas pudieron derrotar a la flota griega. Al cuarto día, la armada persa ni siquiera se hizo al mar y no efectuó la menor tentativa de perseguir a las naves griegas que iban retirándose. En el ínterin, las tropas de Jerjes asaltaron furiosamente el desfiladero de las Termópilas, pero los ataques se estrellaron uno tras otro contra la inquebrantable firmeza de los guerreros griegos. Sólo debido a una traición, los persas encontraron un camino que llevaba, a través de la montañas, hacia la retaguardia de la posición de las Termópilas, aparecieron a las espaldas de los defensores del desfiladero. En estas condiciones, la resistencia griega se hizo inútil. Leónidas ordenó a los aliados que se retiraran, y él mismo, a la cabeza de sus 300 espartanos, a los cuales se adhirió voluntariamente un destacamento de ciudadanos de Tespias, se quedaron para cubrir la retirada. De acuerdo con la antigua ley espartana, ningún guerrero tenía el derecho a ceder, en ninguna circunstancia: el desprecio general, el vergonzoso apodo de «tembloroso», inclusive la privación de los derechos políticos, era el destino del que violaba esta ley. En el encarnizado y sangriento combate cayó el propio Leónidas, y los sobrevivientes continuaron combatiendo en torno al cuerpo del jefe caído. Cuando se rompieron las lanzas, siguieron peleando con espadas, incluso con los brazos desarmados, hasta que todos cayeron. Los persas obtuvieron esta victoria a costa de enormes pérdidas; allí encontraron la muerte multitud de nobles persas, entre ellos dos hermanos del rey. La heroica hazaña de Leónidas y sus guerreros produjo una impresión extraordinariamente emotiva tanto sobre los griegos como sobre sus enemigos. En el sitio en que se libró la batalla, los griegos erigieron posteriormente un monumento con la figura de un león en la cúspide, y con un texto compuesto por el poeta Simónides: «¡Oh extranjero: relata a los espartanos Cumplida con honra la ley, aquí yacemos en la tumba!» nuestra muerte;

Una vez caído el desfiladero de las Termópilas, la permanencia junto al Artemisión de la flota griega, bastante perjudicada en la batalla naval, había perdido valor, e incluso se hizo peligrosa, razón por la cual zarpó apresuradamente a través del golfo de Eubea, de regreso al Ática. El ejército griego no podía ni siquiera pensar aún en librar batalla en campo abierto a un enemigo tan numeroso; tal empresa sólo podía terminar en una rotunda derrota. No había ninguna posición fuerte hasta el mismo istmo de Corinto, que sirviera para una prolongada defensa; en el istmo, la liga del Peloponeso estaba erigiendo en aquel momento, a toda prisa, una línea de fortificaciones. Beocia dio paso libre a los persas. Una de las causas que movieron a los aristócratas beocios a ponerse del lado de los persas era la esperanza de que mediante la ayuda de éstos lograrían arreglar cuentas fácilmente con el movimiento popular. Por lo demás había una serie de otras causas. Beocia estaba situada en la Grecia central, en la región que sería la primera en sufrir la invasión de los persas, y esa invasión enemiga era especialmente temida por los beocios, agricultores en su aplastante mayoría. Y algo más: el sólo hecho de que sus enemigos jurados, los atenienses, encabezaban aquella lucha contra los persas, inclinaba a los beocios a ponerse de parte de Jerjes. Toda la Grecia central quedó abierta al enemigo, y el ejército persa se movió por el país destruyendo e incendiando todo en su camino. Sólo salió indemne el riquísimo templo de Delfos: Jerjes comprendía demasiado bien su valor y apreciaba sus simpatías hacia los persas. Y

- 170 de 321 -

V. V. Struve

a todos los que no deseaban someterse a los persas, no les quedaba otra salida que huir del país llevando consigo todo lo que fuera posible sin riesgos. En aquel tiempo, Atenas aún no estaba unida por murallas con el Pireo. En caso de ser sitiada la ciudad, la población estaría condenada ineludiblemente a la muerte por inanición. En tan crítica situación, el pueblo y el gobierno atenienses se vieron forzados a adoptar como solución la de abandonar la ciudad y el país al enemigo. Previamente, en Atenas fue declarada la amnistía general, y se otorgó a todos los que habían sufrido el ostracismo el derecho a regresar a la patria. Bajo la dirección del areópago, en completo orden, sin pánico ni confusión, la población fue siendo evacuada. Cada uno de los evacuados recibía del areópago un subsidio. Los varones fueron dirigidos hacia la flota; los ancianos, las mujeres y los niños, junto con los esclavos y los bienes transportables, fueron llevados a Salamina, Egina y Trecene. Cuando la caballería persa hizo su aparición a la vista de Atenas, la ciudad estaba vacía. Sólo un grupito de fanáticos que había resuelto morir estaba parapetado detrás de los muros de madera de la acrópolis; sin mayor dificultad, los persas le exterminó; la ciudad fue destruida y quemada, toda el Ática fue asolada. La flota persa echó anclas junto al puerto ateniense de Falero.

Los preparativos para la batalla naval
La flota aliada griega se había congregado junto a Salamina. Las pérdidas experimentadas en Artemisión fueron parcialmente subsanadas mediante la reparación de las naves dañadas y con los refuerzos llegados desde Egina y el Peloponeso. Las tentativas de Temístocles de incitar a los jonios que se hallaban en la flota persa, a que se pasaran a la alianza helénica, no tuvieron éxito; sólo cuatro naves enviadas por Naxos, por orden del rey, para ayudar a la flota persa, se adhirieron a los griegos. Según dice Esquilo, la flota griega que tomó parte en la batalla estaba formada por un total de 310 navíos, de los cuales 110 eran atenienses. La posición ocupada por los griegos junto a Salamina era excelente: no sólo permitía defender la isla, en la que había una multitud de refugiados atenienses, sino que estaba en condiciones de impedir a los ejércitos terrestres de los persas el avance hacia las fortificaciones erigidas en el istmo de Corinto. Empero, según Herodoto, muchos estrategas proponían la retirada y que se eludiera la batalla. A pesar de todo, triunfó la opinión de Termístocles, de que era necesario atraer inmediatamente a los persas a una batalla naval. Herodoto reproduce un relato sobre la manera de que se valió Temístocles, con una hábil estratagema, para decidir el resultado del asunto. Temístocles envió a uno de sus esclavos al rey persa, con el mandato de comunicar a Jerjes, en su nombre, que él simpatizaba con los persas, que entre los griegos reinaban el desánimo y la tristeza y la propensión a dispersarse, presas del más grande terror; y que, por ello, no había más que atacarlos inmediatamente, para que la victoria estuviera asegurada. Al parecer, Jerjes se dejó seducir por la posibilidad de terminar la guerra de un solo golpe: junto al Artemisión, la flota griega había escapado, pero ahora podía rodearla por todos los costados. La armada helénica estaba anclada en una bahía que penetraba profundamente en la costa oriental de la isla, junto a la ciudad de Salamina. Una angosta franja de agua, entre la isla y el continente por el sur, casi encierra el islote de Psitalia, y allí, a lo largo de las costas del Ática, se alinearon en tres filas las naves persas, y en la isla fue desembarcado un fuerte destacamento. Hacia la salida occidental del estrecho, hacia la ciudad de Megara, Jerjes envió un destacamento naval auxiliar para cortar a los griegos la posibilidad de retirada. El ejército terrestre de los persas fue llevado hacia la costa, a la retaguardia de las principales fuerzas de la armada, y el propio Jerjes se ubicó en un alto cerro para poder seguir desde allí el desarrollo de la batalla.

La batalla de Salamina
El 28 de septiembre del año 480, por la mañana temprano, la flota griega en formación de batalla, teniendo en el flanco izquierdo los navíos atenienses y en el derecho los de Esparta y de Egina, fue la primera en avanzar contra los persas, entablándose una encarnizada batalla. Los
- 171 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

marineros persas combatieron con extraordinaria tenacidad y valentía. Pero muy pronto se produjo entre ellos gran confusión: en el angosto estrecho, de poquísima profundidad, las filas posteriores de las naves estorbaban los movimientos de las anteriores. Fueron inútiles los esfuerzos de los expertos marinos fenicios, pues, cediendo al ataque de los navíos griegos, la enorme flota persa se amontonó en una masa desordenada. Las naves penetraban ruidosamente en los cuerpos de las otras, encallaban en los bancos de arena y zozobraban en gran cantidad, hundiéndose. Simultáneamente, Arístides, que había aprovechado la amnistía para regresar a su patria en vísperas de la batalla, desembarcó con un destacamento de hoplitas atenienses en Psitalia y aniquiló allí al destacamento persa. Al llegar la noche todo había acabado: la enorme flota persa estaba deshecha, destruida casi por completo. Las naves restantes no se hallaban en condiciones de emprender ninguna operación seria. La flota creada por los atenienses había salvado la independencia de Grecia.

Período que siguió a la batalla de Salamina
La guerra aún no estaba terminada, ni mucho menos. El ejército persa de tierra firme, fuerte y numeroso, continuaba en el Ática, pero las consecuencias de la batalla de Salamina se pusieron de manifiesto inmediatamente. Alarmado por el destino de su monarquía, que podía verse amenazada por la victoriosa flota griega, Jerjes decidió regresar al Asia y, tras entregar el mando sobre el ejército a Mardonio, abandonó Grecia. Al día siguiente de la batalla de Salamina, Temístocles pronunció ante el consejo de guerra un discurso proponiendo enviar la flota griega a apoderarse del Helesponto: con esta operación quedarían cortadas las comunicaciones del ejército persa y paralizadas sus actividades. Pero la Liga del Peloponeso, que aún seguía temiendo una invasión persa por el istmo de Corinto, rechazó el plan por considerarlo demasiado arriesgado. Lo único que pudo lograr Temístocles fue emprender una expedición contra las polis insulares que, como Andros, Paros y Naxos, apoyaban a los persas o guardaban neutralidad respecto a los mismos. Temístocles impuso a tales islas una fuerte contribución, reuniendo así una suma de dinero para la prosecución de la guerra, y estableció en las mismas gobiernos adictos a Atenas. Los persas, aún después de su desastre en Salamina, no creían completamente perdida su causa: pensaban que podrían quebrantar la resistencia de los griegos mediante una guerra prolongada. Mardonio, habiéndose hecho cargo del mando después de la partida del rey, llevó al ejército desde la devastada Ática hacia la fértil Tesalia, donde pasó el invierno de los años 480479. Las dificultades que se presentaban al ejército persa eran muy considerables. Desde luego, Mardonio podía volver a ocupar el Ática en cualquier momento, más sin la colaboración de la flota no podía pensar siquiera en abrirse paso a través del istmo de Corinto, sólidamente fortificado. Y debían de transcurrir unos años antes de que se pudieran restablecer las pérdidas causadas en Salamina; momentáneamente, la flota persa sólo podía proteger el litoral del Asia, y antes que nada, a Jonia, en donde una victoria de los griegos podía provocar una sublevación. Después de haberse disipado el peligro inmediato que se cernía sobre el istmo, los espartanos se inclinaron a aceptar el plan de Temístocles, rechazado por ellos anteriormente, y propusieron el envío de toda la flota griega hacia las costas asiáticas. Pero esta vez fueron los atenienses, que habían comenzado a regresar a su país, asolado después del retiro de los persas, los que se pronunciaron contra ese plan, que les parecía demasiado arriesgado, puesto que los persas podían aparecer nuevamente en el Ática en cualquier momento. Temístocles fue separado del comando, ocupando su lugar Arístides. Al fin, los griegos se limitaron a una medida a medias: parte de la flota quedó anclada junto a las costas de Grecia, y la otra parte, más o menos unas 110 trieres, bajo el mando del rey espartano Leotíquidas, se dirigió hacia la isla de Delos. Al ocupar esta posición, la flota mencionada podía, en caso necesario, regresar inmediatamente a Grecia, y, al mismo tiempo, ofrecía una amenaza directa al litoral del Asia Menor. De una u otra manera, Mardonio debía tener presente esta amenaza. El jefe persa, antes de emprender operación bélica alguna, resolvió hacer lo posible para separar a Atenas de la alianza panhelénica. Por encargo de Mardonio, el rey macedonio Alejandro, aliado de Persia, que anteriormente había mantenido relaciones amistosas con los atenienses, se dirigió a Atenas e

- 172 de 321 -

V. V. Struve

hizo la siguiente proposición al gobierno: Atenas obtendría la absoluta independencia, todas las ciudades asoladas serían restablecidas por cuenta de los persas; aún más, Jerjes se comprometía a anexar a Atenas cualquier territorio que ésta apeteciera, todo ello a condición de establecer inmediatamente una alianza militar con Persia. Pese a tales propuestas, el Gobierno ateniense no aceptó traicionar la causa de la defensa panhelénica; para los políticos atenienses era claro que, existiendo el dominio persa en el resto de Grecia y en el Helesponto, la prometida «independencia» no sería más que una sarta de palabras huecas. La misión de Alejandro terminó en un rotundo fracaso. Los aliados griegos de Mardonio aconsejaron a éste que enviara embajadores a otras ciudades griegas, a la nobleza local de cada una de ellas, para asegurarse el apoyo de las mismas, pero, según relata Herodoto, Mardonio no hizo caso de ese consejo. La guerra, pues, continuó. Los atenienses hicieron una tentativa de aprovechar las negociaciones entabladas con Persia, con el fin de poder ejercer presión sobre Esparta; se necesitaba que la Liga del Peloponeso encaminara sus ejércitos hacia la Grecia Central. Más tales tentativas no tuvieron éxito; con los más diversos pretextos, la Liga del Peloponeso eludía una campaña, pues no deseaban abandonar el fortificado istmo de Corinto. A finales de junio del año 479 Mardonio dio comienzo al avance y ocupó, sin obstáculo alguno, toda el Ática; los atenienses volvieron a verse en la necesidad de huir a Salamina. Mardonio ofreció, por última vez, la paz reiterando sus condiciones anteriores, pero los atenienses se mantuvieron inquebrantables en su negativa. A propuesta de Arístides, se envió a Esparta una embajada extraordinaria formada por Cimón, hijo de Milcíades, Jantipo y Mirónidas, con la exigencia de que se hiciera avanzar inmediatamente las tropas, en son de ataque; en caso contrario, los atenienses amenazaban pasarse a los persas. La amenaza tuvo efecto, puesto que en caso de defeccionar Atenas y la flota ateniense, Esparta quedaría indefensa. Comprendieron allí que no era posible tardar más. Fue declarada en el Peloponeso la movilización general, y las fuerzas aunadas de la Liga del Peloponeso, mandadas por Pausanias, regente espartano (el rey era menor de edad), cruzaron el istmo y comenzaron el avance. Mardonio no pudo sostenerse por más tiempo en el Ática asolada y ocupó una posición apta para las operaciones de su caballería: la llanura junto a los contrafuertes de la cordillera de Citerón, cerca de la ciudad de Platea. El ejército del Peloponeso, uniéndose a los atenienses en la llanura de Eleusis, siguió a los persas.

La batalla de Platea
Por lo general, Herodoto exagera la cantidad de hombres de los ejércitos persas que se hallaban junto a Platea; según sus cálculos, Mardonio tenía 300.000 guerreros asiáticos y cerca de 50.000 hombres enviados por Tesalia, Tebas y otras polis griegas que apoyaba a Persia. Pero Mardonio apenas podría disponer en aquel momento de 40.000 a 50.000 guerreros, a los que se habían unido unos pocos miles más de griegos, pues han de haber repercutido sobre su número las pérdidas inevitables durante las marchas prolongadas, la necesidad, no menos ineludible, de dejar fuertes guarniciones en las ciudades y tierras conquistadas a lo largo de las vías de comunicación infinitamente extensas y, finalmente, el hecho de que hubo que separar una parte de los ejércitos para acompañar a Jerjes. Las cifras traídas por Herodoto respecto al ejército griego son más fehacientes, calcula exactamente 38.700 hoplitas, 35.000 ilotas y 34.500 guerreros más de infantería ligera; en consecuencia, cerca de 110.000 guerreros. Aún haciendo caso omiso de la cantidad de ilotas, tomada arbitrariamente por Herodoto, y calculado siete de ellos por cada espartano, siempre puede admitirse que el ejército griego contaba con cerca de 30.000 hoplitas y, probablemente, igual número de infantería ligera. Como en los casos anteriores, los griegos carecían de caballería. De esta manera, las fuerzas de ambos enemigos apostados junto a Platea eran más o menos iguales. La superioridad de los persas residía en las fuerzas de caballería y en la gran movilidad de sus destacamentos, pertenecientes a diferentes tribus y pueblos; era precisamente esta superioridad la que Mardonio quiso aprovechar en todo su alcance. Permaneció en la llanura dejando a los griegos la iniciativa de atacar para colocarles en una situación desventajosa. El jefe griego Pausanias comprendió, sin embargo, no menos que su adversario, el valor de estas circunstancias. Habiendo dispuesto sus ejércitos permanecieron,

- 173 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

uno frente al otro, durante varios días. Por otra parte, Mardonio, haciendo uso de su caballería, intentó provocar al enemigo para que aceptara la batalla. Los jinetes persas, en un ataque imprevisto, desbarataron un destacamento de megarienses que se hallaba en los puestos de avanzada, mas los atenienses, que supieron llegar a tiempo, pudieron rechazar y poner en fuga a aquéllos. Después de eso, Pausanias se adelantó un poco ocupando posiciones en la cresta de las colinas, en el mismo extremo de la llanura; este traslado podía finalmente incitar la enemigo a entrar en batalla, sin privar al mismo tiempo a los griegos de las ventajas que ofrecía la defensa. Se renovó la ansiosa espera. Entre los griegos se dejó oír un creciente murmullo de descontento. Por cierto que Pausanias estaba en condiciones de mantener a los guerreros bajo su control, no obstante la conducta provocadora y las burlas de los enemigos; pero los griegos sufrían mucho debido a la escasez de víveres y, principalmente, porque la milicia civil trataba de regresar lo más pronto posible a sus casas. Según cuenta Plutarco, en el campamento, cerca de Platea, los aristócratas habían formado una conjuración para derrocar la democracia y para «entregar a los suyos en manos de los bárbaros». Pero aunque la conjuración fue descubierta a tiempo, estaba claro que la situación era amenazadora. Los generales griegos se decidieron a efectuar una osada maniobra: la flota anclada junto a la isla de Delos recibió la orden de zarpar y dirigirse hacia las costas del Asia. Al parecer, fueron los mismos griegos los que se encargaron de notificar de ello a Mardonio. El jefe persa tenía que actuar; era necesario destruir el ejército griego, para poder lanzar luego una parte de sus fuerzas en defensa de Asia. Precisamente en aquellos días los jinetes persas habían logrado cegar el arroyo del que sacaban agua los espartanos. Pausanias fue forzado a abandonar su posición y retroceder hacia Platea. Por razones de cautela, los griegos empezaron el traslado de noche, mas hacia el alba la retirada no había terminado aún. Mardonio resolvió que había llegado el momento favorable, pues los griegos, habiendo roto la línea de combate, se movían en destacamentos aislados. Los persas cruzaron el río Asopos y se arrojaron al ataque. Sus unidades seleccionadas fueron dirigidas sobre el núcleo básico del ejército griego, sobre los espartanos. Mas allí se puso de manifiesto, con todo brillo, la férrea disciplina de los hoplitas espartanos, que bajo una verdadera granizada de flechas permanecieron inmóviles en sus lugares. Sólo cuando los persas se acercaron a una distancia relativamente corta y sus flechas se habían vuelto especialmente mortíferas, Pausanias dio la señal de ataque. Tomó en cuenta la experiencia de Milcíades y supo aprovecharla. Igual que en la batalla de Maratón, los persas, aún cuando combatían valientemente, no pudieron sostener el terrible golpe asestado por las cerradas filas de los hoplitas, cubiertos de hierro. Mardonio, encabezando un destacamento seleccionado, combatía heroicamente, pero cayó en el campo junto con sus compañeros de armas, y las fuerzas persas huyeron. Ciertamente, su caballería supo cubrir la retirada. El capitán Artabaces, que había reemplazado a Mardonio, reunió a los guerreros que habían salido ilesos del combate y los llevó a marchas forzadas, a Tesalia, y de allí a Tracia. El campamento fortificado de los persas, junto con un incalculable botín, cayó en manos de los vencedores. Para celebrar el triunfo de Platea, los griegos erigieron en el mismo campo de batalla altares en honor de Zeuz-Eleuterios (libertador). Los ciudadanos de Platea, que habían combatido valientemente sobre su suelo patrio, fueron puestos bajo la protección especial de toda la alianza helénica. El botín tomado a los persas en esa batalla fue utilizado para la erección de una columna de bronce, en forma de tres serpientes entrelazadas. Sobre la misma fue colocado un trípode de oro y se le grabó una inscripción que enumeraba a las 31 ciudades que habían participado en la batalla. En primer lugar fueron nombradas Esparta, Atenas y Corinto. Después de la victoria de Platea, el ejército griego emprendió la marcha hacia Tebas, baluarte de la influencia persa en Grecia. Tras prolongado asedio, los tebanos se vieron obligados a capitular y a entregar a los cabecillas del partido persófila. Los traidores fueron ejecutados y la ciudad de Tebas quedó excluida de la alianza beocia, a cuya cabeza se hallaba antes. Grecia fue liberada y los ejércitos aliados regresaron a sus respectivas ciudades.

- 174 de 321 -

V. V. Struve

La batalla de Micala
Aún cuando los ejércitos de Pausanias y de Mardonio se hallaban uno frente al otro en Platea, la flota griega, bajo el mando del rey espartado Leotíquidas y del estratega ateniense Jantipo, se había dirigido hacia las costas de Jonia. La flota persa se hallaba en aquel momento junto a las costas de Samos, mas no se decidió a entrar en combate con la armada griega que estaba acercándose, lo cual se explica por el hecho de que una considerable parte de esa flota (precisamente, los barcos fenicios) ya había sido enviada a su patria, y las naves que quedaban habían sido sacadas a tierra firme, cerca del promontorio de Micala. Para cubrirla fue concentrado allí un pequeño ejército persa terrestre, que se ubicó en un campamento fortificado. Los griegos, que habían entrado antes en relaciones con los jonios, partidarios de que se hiciera inmediatamente una sublevación contra los persas, efectuaron sin ser estorbados un desembarco. Sin la menor demora, dio comienzo un asalto a las fortificaciones persas. Los jonios que se hallaban en el campamento de los persas se alzaron en armas contra ellos, atacándolos desde la retaguardia. El ejército persa fue masacrado hasta el último hombre. Simultáneamente, la flota persa fue capturada y entregada al fuego. En directa combinación con la derrota de los persas en Micala, en las ciudades de Jonia estallaron sublevaciones contra el dominio persa: las guarniciones fueron masacradas, los lugartenientes fueron expulsados y las islas de Quíos, Lesbos y Samos se adhirieron a la alianza griega. También hay que tomar en cuenta que, después de la batalla de Hímera, también los griegos de Sicilia habían puesto a buen recaudo su tierra contra las amenazas de una invasión enemiga. Hay que subrayar que la derrota de los persas fue al mismo tiempo una derrota en el interior de las ciudades griegas, de los ánimos persófilas de la aristocracia, lo cual eliminaba uno de los obstáculos en el camino del desarrollo ulterior del movimiento democrático. Las victorias de los griegos de los años 480-479 fueron, en esencia, las que decidieron el resultado de las guerras greco-persas. Muy poco después, en el territorio de la Grecia europea no quedaba ni un solo guerrero enemigo. La ofensiva había pasado íntegramente a los griegos y, debido a ello, las operaciones bélicas se concentraron perfectamente en el mar, en forma de campañas navales a intervalos, bastante considerables a veces. Las victorias griegas en las guerras greco-persas encuentran su explicación en una serie de causas históricas. Todo el régimen de la vida económica y social de Grecia había alcanzado, hacia comienzos del siglo V a. C., un nivel muy superior al de la monarquía persa que incluía, por la fuerza, a muchas tribus y naciones que no estaban ligadas entre sí mediante una unidad de base económica. Los ejércitos reclutados entre esas tribus y naciones no sólo no se hallaban interesados en la victoria de la monarquía persa, sino que soportaban el dominio de la misma como una pesada carga. En cambio, los guerreros griegos combatían por la libertad e independencia de su patria, animados de un elevado sentimiento patriótico. La victoria final de los griegos en estas guerras abrió ante ellos amplias perspectivas para el libre desarrollo de las fuerzas productivas, y constituyó una de las mas importantes premisas para el ulterior florecimiento de la economía y la cultura griegas.

- 175 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

CAPÍTULO X

LA ALIANZA NAVAL ATENIENSE

La pentecontecia
Después de las victorias decisivas obtenidas por las armas griegas en los años 480-479, en la guerra contra los persas, en la historia de Grecia sobreviene un período conocido con el nombre de pentecontecia, «período de cincuenta años». Durante esos cincuenta años tuvo lugar en Grecia una serie de considerables acontecimientos históricos que repercutieron sobre la marcha general del desarrollo económico, social y político de todo el mundo helénico. El límite cronológico que marca el final de la pentecontecia lo constituyó una serie de conflictos entre los Estados griegos y sus agrupaciones, que sirvieron de causa inmediata y directa para la guerra del Peloponeso. La historia de ese período se ha visto reflejada, en primer lugar, en la parte inicial de la obra de Tucídides. En el primer libro de su Historia hallamos una reseña breve, pero muy circunstanciada, de los acontecimientos desde la derrota de Jerjes en la Grecia balcánica hasta el comienzo de la guerra del Peloponeso. A esta reseña se puede agregar aún la descripción que se encuentra en el mismo libro, de la erección de fortificaciones alrededor de Atenas y el Pireo, la historia del paso de la hegemonía naval a los atenienses y las referencias a Pausanias y Temístocles. Aún cuando Tucídides no puede ser considerado contemporáneo directo de la pentecontecia, los acontecimientos son descritos por él con la escrupulosidad y buena fe que le son propias. Sin duda alguna, Tucídides estaba bien informado de la historiografía que no ha llegado a nuestro tiempo, en particular de la obra de Helánico, que escribió acerca de la pentecontecia. Tucídides dispuso de la posibilidad de verificar y controlar los informes que extraía de las fuentes literarias o documentales, con las cuales se hallaba también muy familiarizado, pues podía interrogar a los representantes de la generación mayor anterior a la suya, testigos oculares y activos de aquel período de cincuenta años. A Tucídides lo complementa especialmente Diodoro de Sicilia. En la correspondiente parte de su Historia Universal fue evidentemente aprovechada la exposición de la historia de la pentecontecia hecha por Eforo. Una serie de importantes nociones acerca del mismo período proporciona Plutarco en sus biografías de los más destacados hombres de aquel tiempo: Temístocles, Arístides, Cimón y Pericles. La historia interna de Atenas correspondiente a estos decenios está reflejada en la Constitución de Atenas, de Aristóteles, y en la República de los atenienses, del PseudoJenofontes, salida de la pluma de un ferviente oligarca, enemigo de la democracia ateniense. Algunas noticias aisladas pueden extraerse también de las obras de otros escritores, como los latinos Cornelio Nepote y Justino. Las nociones que proporcionan estos autores de la antigüedad permiten afirmar, con toda seguridad, que para exponer la historia de la pentecontecia, esos autores acudían a fuentes bastante heterogéneas. El tratamiento que dan a los mismos sucesos Tucídides, Plutarco, Diodoro y Aristóteles, no es igual. El que, sin duda, constituye la fuente más de fiar es incondicionalmente Tucídides. Como fuentes de importancia primordial, en cuanto a ese período, sirven también las inscripciones, los datos numismáticos y los materiales arqueológicos. Entre las inscripciones, poseen valor especial las listas de los ciudadanos atenienses caídos en las batallas, los registros de las contribuciones pagadas a Atenas por los miembros de la alianza naval de Delos, y también algunos decretos de la asamblea popular ateniense. Sobre la base del conjunto de todos los datos mencionados, la historia de la pentecontecia puede ser reproducida tan sólo en rasgos generales. Muchos detalles, quizá sumamente importantes, acerca de los acontecimientos de aquel entonces, están evidentemente perdidos para nosotros. Mas incluso en estas condiciones las tendencias dominantes en el desarrollo histórico del mundo helénico van perfilándose con suficiente nitidez.
- 176 de 321 -

V. V. Struve

Salida de Esparta y de sus aliados de la liga helénica
Uno de los acontecimientos más importantes de la pentecontecia que, en muchos sentidos, determinó la situación de aquel tiempo, fue la formación de la alianza o liga marítima de Delos, que se desarrolló hasta el grado de la potencia naval de los atenienses. La formación de tal liga naval se vincula directamente con la historia de la alianza de los Estados griegos, de que ya hemos hablado y que surgiera en el momento de la invasión de Jerjes, con fines de defensa, común y aunada, contra el enemigo de su libertad e independencia. En relación directa con los éxitos bélicos obtenidos por esa alianza en la lucha contra los persas, el número de sus participantes aumentó considerablemente y siguió creciendo con el ingreso de nuevos miembros, de ciudades que anteriormente habían permanecido neutrales o que se habían liberado del poder de la monarquía persa. Aún cuando los choques entre griegos y persas continuaron hasta mediados del siglo V a. C., ya que la llamada paz de Calías fue hecha en el año 449 a. C., de hecho, después de los triunfos obtenidos por los griegos en los años 480-479, el carácter de la guerra había cambiado sustancialmente. Después del descalabro persa en Platea, no quedó en el territorio de la Grecia balcánica ni un guerrero enemigo, y la iniciativa de la ofensiva quedó íntegramente a cargo de los griegos. Las operaciones bélicas se trasladaron al mar, donde asumieron el carácter de escaramuzas y campañas navales. Los distintos Estados griegos afrontaron esa guerra de maneras diferentes. Las ciudades más desarrolladas, que habían emprendido con anterioridad la actividad artesanal y el comercio marítimo, y que, en el tiempo que consideramos, ya poseían una producción de mercancías relativamente elevada, se hallaban interesadas en la prosecución de la lucha contra los persas. Era de suma importancia para ellas nos sólo obtener la superación sobre el enemigo en la marcha de las operaciones bélicas, sino desalojarlos completamente del litoral del Asia Menor y de Tracia, pero especialmente de las costas del Helesponto, a través del cual se efectuaban las relaciones comerciales de muchas ciudades griegas con las ciudades y países de la cuenca del mar Negro, lo que proveían a aquéllas de cereales y otras clases de víveres y diferentes materias primas. En aquel tiempo, las posiciones claves con cuyo apoyo era posible ejercer el control de aquel estrecho seguían aún en manos de los persas, cuyas guarniciones se encontraban acantonadas en ciudades como Sestos y Bizancio, en el litoral de la Propóntide, Eión y Doriscos, en las costas tracias. Resulta así que para muchas ciudades griegas la continuación de la guerra contra los persas era cuestión de su ulterior libre desarrollo económico. Algunas ya habían obtenido la independencia y procuraban su afianzamiento; otras continuaban aún bajo el dominio de los persas; pero en ambos casos el futuro de las mismas dependía enteramente de los éxitos en la lucha contra la monarquía persa, ya debilitada por los precedentes desastres bélicos. Entre esas polis interesadas en la continuación de la guerra se contaban las ciudades griegas situadas en las costas del Asia Menor y el Helesponto, las ciudades del litoral tracio y las de los griegos isleños. De manera bien distinta habían afrontado la perspectiva de continuar las operaciones bélicas, Esparta y muchos de sus aliados peloponesiacos. En calidad del Estado griego más fuerte en tierra firme, Esparta era considerada desde el año 480 como cabeza oficial de la alianza defensiva helénica. Sin embargo, Esparta, la agrícola, algo apartada del intercambio comercial pangriego, se hallaba interesada en la prosecución de la guerra sólo mientras el enemigo se encontrara en los umbrales del Peloponeso, amenazando directamente a este territorio con una invasión. Por añadidura, y en comparación con los demás Estados griegos, especialmente con Atenas, Esparta poseía una flota insignificante y no disponía de la experiencia necesaria para dirigir las operaciones navales. Dadas todas estas circunstancias, Esparta era la menos indicada para dirigir la guerra marítima. En vista de ello, todas las ciudades interesadas en la continuación de la guerra comenzaron, como era natural, a agruparse no en torno a Esparta, sino de los atenienses, quienes ya disponían en ese tiempo de la flota más grande y poderosa de toda Grecia, la cual se había cubierto de gloria en combates contra los enemigos. A consecuencia de estos hechos fue configurándose una situación que engendraba,

- 177 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

inevitablemente, agudos conflictos internos en la alianza panhelénica: entre Esparta, apoyada por la antigua confederación peloponesiaca, y Atenas, junto con las ciudades que la respaldaban. La divergencia esencial entre estas dos agrupaciones de polis se manifestó poco después de la batalla de Micala, cuando la unificada flota griega hubo regresado a Samos. Hacia aquel tiempo, las ciudades insulares jónicas, respondiendo a la llamada del rey espartano Leotíquidas, que encabezaba oficialmente las fuerzas navales de los aliados, se separaron de Persia, de modo que quedó planteada una cuestión acerca de cómo habría que proceder con ellas. A este respecto, las opiniones de Atenas y Esparta divergieron marcadamente. No queriendo vincularse con esas ciudades por obligaciones de orden militar, los espartanos propusieron trasladar a todos sus habitantes a la Grecia europea, ubicándolos sobre las tierras de aquellas polis griegas a las que se tenía la intención de castigar por su participación en la guerra del lado de los persas. Los atenienses se opusieron resueltamente a tal medida. La intromisión de Esparta en el destino de las ciudades insulares, a las cuales se hallaban estrechamente vinculados, no les convenía. En grado aún menor se hallaban interesados en el traslado de los jonios a la Grecia europea. La disputa terminó con el triunfo del punto de vista ateniense, y Samos, Quíos, Lesbos y otras polis insulares entraron a formar parte de la alianza general. A la vez, los atenienses asumieron la responsabilidad de afianzar la seguridad de las demás ciudades jónicas situadas en el mismo litoral del Asia Menor y que continuaban aún bajo el dominio de los persas. La flota griega, a la que se habían incorporado naves de los jonios, zarpó hacia el Helesponto, para descubrir el puente que había construido allí el rey Jerjes para el trasbordo de sus huestes hacia la costa europea del estrecho. En Abidos se puso en evidencia que tal puente ya no existía: una tormenta lo había destruido. Entonces los atenienses, apoyados por otras ciudades, empezaron a insistir en que ya mismo debían emprenderse las acciones bélicas contra las guarniciones persas que permanecían en los litorales del Helesponto y de la Propóntide. Pero Leotíquidas no sólo no apoyaba la iniciativa de los atenienses, sino que, enterado de la destrucción del puente, dio su misión por terminada y regresó al Peloponeso con todas sus naves y con las de sus aliados. Una vez retirado Leotíquidas, los aliados que quedaron junto al Helesponto, encabezados y dirigidos ahora por los atenienses, emprendieron el asedio de la bien fortificada ciudad de Sestos. Y aún cuando dicho asedio se prologó, hacia comienzos del año 478, los aliados se apoderaron de la ciudad, tras lo cual regresaron a sus respectivas patrias con un riquísimo botín de guerra. Muy pronto surgió un nuevo conflicto entre Esparta y Atenas. Ya de regreso en el Ática, después de haber expulsado a los persas, los atenienses encontraron a su ciudad en ruinas. Inmediatamente dieron comienzo al restablecimiento de las casas, de los edificios públicos y de las murallas y torres defensivas destruidas por los persas. Fue allí donde surgió una inesperada dificultad: hicieron su aparición en Atenas embajadores espartanos con la exigencia de que los atenienses suspendieran los trabajos de restablecimiento de sus fortificaciones; se basaban en que, en caso de una nueva invasión de los persas, éstos podrían hacer uso de las murallas y torres atenienses, como también de las fortificaciones de todas las demás ciudades griegas situadas fuera del Peloponeso contra los mismo griegos. La artificiosidad de tal motivación saltaba a la vista. En realidad, tanto en Esparta como en las demás ciudades del Peloponeso hostiles a Atenas hacía mucho que se seguía con recelo el rápido crecimiento del poder y de la influencia de Atenas. Era claro que si los atenienses, que ya sin ello no tenían rivales ni pares en el mar, restablecían y ampliaban sus fortificaciones, su Estado se convertiría en uno de los más fuertes y más influyentes de Grecia, esto es, ocuparía el lugar que Esparta pretendía para sí desde hacía muchos años. Pero el paso emprendido por Esparta no tuvo éxito. Los atenienses respondieron enviando a su vez a Esparta una delegación encabezada por Temístocles, que intencionadamente prorrogaba las negociaciones. En el ínterin, los atenienses siguieron trabajando día y noche en la erección de las murallas y las torres, aprovechando como materiales de construcción todo lo que era posible aprovechar, inclusive las estelas funerarias. Cuando ya se había erigido más o menos la mitad de las fortificaciones atenienses, dejó de tener sentido proseguir las negociaciones, y Temístocles así lo dijo, con toda franqueza, a los espartanos. Esparta no se decidió a salir directamente contra Atenas y se vio forzada a renunciar a su protesta y a asegurar a los

- 178 de 321 -

V. V. Struve

atenienses de que, con su intento, sólo había deseado darles un consejo útil, pero de ninguna manera obstaculizar el restablecimiento de las fortificaciones. Este episodio suministra material complementario para ubicar las relaciones entre Atenas y Esparta. Entre los grupos democráticos atenienses, encabezados por Temístocles, tomaba cuerpo la irritación contra Esparta. La democracia ateniense había alcanzado el predominio político, y a la par de ella se alineaban también, por decirlo así, los elementos democráticos en las demás ciudades griegas, mientras que Esparta continuaba siendo el baluarte de las corrientes más reaccionarias y antidemocráticas en toda Grecia. En estas condiciones, la colaboración de estos dos Estados dentro de una misma liga era cada vez más imposible. En la primavera del año 478, la flota de los aliados griegos volvió a hacerse a la mar y reanudó las operaciones bélicas contra el enemigo. Los espartanos habían sustituido a Leotíquidas por Pausanias, héroe de la victoria de Platea, que a la sazón era tutor del rey Pleistarcas, menor de edad. Aún cuando la unificada flota griega no contaba con más de veinte naves espartanas, a Pausanias se le otorgaron los plenos poderes de comandante en jefe. Las operaciones bélicas iban desarrollándose con éxito para los griegos. Se habían apoderado de Chipre, y después obtenido considerables éxitos junto al Helesponto, donde tomaron Bizancio. No obstante, iba creciendo entre los aliados el descontento por la dirección espartana, descontento en el cual la conducta de Pausanias desempeñó un papel bastante sensible. Aún cuando las fuentes de información de que disponemos acerca de su actividad no dejan de ser en cierto modo tendenciosas, reflejan evidentemente el estado de ánimo reinante entre muchos aliados. Se acusaba a Pausanias de ser grosero y cruel, de que se permitía gritar a los jefes de otros destacamentos griegos, de que sometía a castigos corporales a los guerreros griegos, de que se apoderaba infaliblemente de la parte leonina del botín de guerra. Mas una indignación especial la provocó el hecho de que, después de haberse apoderado de Bizancio, Pausanias diera la libertad a los prisioneros persas y reclutara para sí una guardia personal de guerreros persas, comenzara a usar vestidos persas, se rodeara de un excesivo lujo oriental y, como se llegó a saber, entablara negociaciones secretas con los persas, en la esperanza de que, con su ayuda, podría obtener en su patria el poder de tirano. Es difícil decir en qué medida tales acusaciones respondían a la realidad, pero la lucha política en Esparta, a juzgar por todos los indicios, había adquirido en aquel tiempo una gran agudeza, y Pausanias, al preparar una revuelta política, realmente podía contar con que hallaría apoyo para sus planes entre los persas. Sea como fuere, el clima en la flota griega tornábase candente. Surgió una conspiración contra Pausanias, cuyos participantes poco faltó para que lograran echar a pique la nave en que aquél se encontraba. De hecho, la flota griega se había dividido en dos partes: una, la del Peloponeso, encabezada por Esparta, y la otra, ateniensejonia. La situación creada incitó a Esparta a suspender en sus funciones a Pausanias y a sustituirlo por Dorcis, mas ello sirvió de muy poco. La enemistad entre los aliados ya había ido demasiado lejos, y al poco tiempo Dorcis, junto con todas las naves del Peloponeso y de Esparta, se separó de la flota común griega y regresó al Peloponeso, En Esparta se consideraban a Atenas como culpable principal de la escisión, e incluso se abrigaba la intención de castigarla mediante un ataque contra el Ática, pero se impuso un punto de vista más moderado. En el año 478 Esparta, acompañada de todos sus aliados del Peloponeso, abandonó oficialmente la alianza panhelénica.

Formación de la alianza de Delos
Poco después de haber salido Esparta y las ciudades del Peloponeso de la alianza panhelénica, los Estados griegos interesados en continuar la guerra contra los persas enviaron sus representantes a Delos. En esta isla, en el año 477, en una especie de congreso de representantes de todos los Estados, se adoptó una resolución consolidada con un juramento de seguir manteniendo la alianza, la cual, a partir de entonces, cobró la denominación de alianza o liga de Delos.

- 179 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Al comienzo, ésta representaba la unificación de las polis griegas, independientes, e iguales en sus derechos. Cada uno de los partícipes conservaba su régimen estatal, su gobierno, su ciudadanía, de manera que los ciudadanos de cualquiera de las polis de la alianza, por ejemplo, no gozaban de los derechos de ciudadanía en las otras: no podía adquirir en ellos propiedades territoriales, etc. La finalidad específica de tal alianza era la prosecución de la guerra contra los persas para vengarse de las calamidades que éstos habían ocasionado a la Hélade y para obtener la emancipación de los helenos que aún permanecían bajo el dominio de aquéllos. Para llevar a cabo tales propósitos, los aliados se comprometían a suministrar a la flota de la liga de Delos una determinada cantidad de navíos de guerra con sus correspondientes tripulaciones, y a aportar al tesoro federal en Delos, el foros, contribución en dinero estipulada según principios fijos determinados a estos efectos, necesaria para cubrir los gastos bélicos comunes. Como órgano superior de la alianza se designó un consejo federal, compuesto por representantes de todas las ciudades que formaban parte de la liga, con iguales derechos de voto, el cual debía reunirse en Delos, antiguo centro de la anfictionía jónica que se había formado en torno del santuario de Apolo. No se sabe, sin embargo, si tal consejo se reunía con regularidad o si los atenienses lo convocaban cuando era necesario. Los atenienses, como dueños de la flota más grande y poderosa, ocuparon de inmediato la posición dirigente en esa liga. Aún antes de que Esparta abandonara la alianza panhelénica, Quíos, Lesbos y Samos, los Estados insulares más grandes, habían llamado a Atenas a asumir la supremacía, expresando así su disposición a someterse a tal dirección. Y ahora se les ofreció a los atenienses el mando de las operaciones futuras. De hecho, los atenienses, desde la misma fundación de la liga marítima de Delos, habían comenzado a desempeñar en ella el papel principal, tanto en las cuestiones financieras como en las de su organización. Por ejemplo, los estrategas atenienses se habían hecho cargo, íntegramente, de la recolección del foros entre las ciudades aliadas y de la determinación de sus respectivas cantidades. Arístides, que había regresado a Atenas tras la expulsión, muy pronto, después de la batalla de Salamina, fue el primero en determinar dicha suma en la cantidad de 460 talentos. Al parecer, para hacer los cálculos se tomaron en cuenta tanto los reales recursos financieros de las ciudades aliadas como también las necesidades bélicas de la alianza, que —hay que suponerlo— se hallaba interesada en poseer fuerzas navales suficientemente imponentes. De acuerdo con algunos cálculos más o menos aproximados, con aquella suma de dinero se podía mantener por unos siete u ocho meses una flota de hasta 200 trieres con una tripulación de 200 hombres cada una. No es muy claro si esta suma de 460 talentos del foros fijado por Arístides era el abonado de hecho por los aliados, o sólo el impuesto a ellos según su solvencia potencia. Probablemente se tratara de esto último, por cuanto en lo sucesivo los atenienses casi nunca lograron percibir el foros en la medida determinada por la distribución previa. En los años subsiguientes, la suma de tal distribución fue modificada en más de una oportunidad dentro de límites que oscilaban entre los 410,5 talentos y los 495,5, hasta el año 425, en que la suma general del foros abonada por las ciudades aliadas se aumentó con motivo de la guerra del Peloponeso, hasta la suma de 1.300 talentos, es decir, más del doble de la distribución hecha por Arístides. En cuanto a las dimensiones del foros que pagaba cada ciudad, a juzgar por las inscripciones, las sumas distribuidas fueron redondeadas, clasificándose a las ciudades en una especie de categorías, según aportaran 300, 400, 500, 1.000, 2.000, 3.000 dracmas, y desde uno hasta 30 talentos. Algunas ciudades figuraban unos años en una categoría y otros en otra distinta, superior o inferior. Pero hubo también ciudades que conservaron su categoría hasta los años 425-424. En cuanto a la faz estrictamente bélica, la formación de la Liga de Delos se vio justificada de inmediato. Después de ser expulsado de Atenas, Temístocles en el año 471, y de morir Arístides, quienes habían desempeñado papel descollante en la creación y en la organización de esa alianza, la dirección de las operaciones bélicas pasó a Cimón, hijo de Milcíades, vencedor en la batalla de Maratón. Sin duda alguna, Cimón era uno de los capitanes atenienses más inteligentes de esa época. Bajo su mando, los atenienses, junto con sus aliados, habían desarrollado activas operaciones bélicas contra las guarniciones persas que habían quedado aún en el litoral tracio, de donde era de suma trascendencia desalojarlas, debido a que allí obtenían los griegos la madera necesaria para la construcción de las naves de guerra.

- 180 de 321 -

V. V. Struve

Tras apoderarse de una serie de pequeños puntos en esa costa, los aliados pusieron sitio a Eión, el principal y bien fortificado punto de apoyo de los persas, situado en la desembocadura del río Estrimón. Una vez perdida esa ciudad, los persas se vieron completamente desalojados de Tracia. Después, Cimón, emprendió una exitosa campaña contra la isla de Esciros. La conquista de esta isla fue exteriormente rodeada de varios procedimientos efectistas. Según la tradición, allí fue muerto el legendario rey de Atenas, Teseo. Valiéndose de este recuerdo, los atenienses emprendieron la campaña contra Esciros, llevando por divisa la venganza por la muerte de Teseo. Una vez que los atenienses y sus aliados se apoderaron de la isla buscaron y descubrieron los huesos que representarían los despojos mortales de Teseo, y los trasladaron a Atenas, donde recibieron la más solemne sepultura. A partir de entonces, esa isla sumamente importante por su estratégica situación pasó a ser posesión indivisa de los atenienses. La conquista de Esciros era de vital importancia, puesto que sus habitantes se dedicaban a la piratería, amenazando constantemente las vías marítimas hacia el Helesponto. Todas las ciudades marítimas de Grecia estaban interesadas en la eliminación de esa amenaza. Más o menos simultáneamente, los atenienses habían sometido de forma total a la ciudad de Bizancio, ya ocupada anteriormente por Pausanias. Apoyados en esos éxitos, conseguidos en muy poco tiempo, los atenienses y sus aliados se animaron a emprender una gran campaña contra los persas. El caso es que los éxitos bélicos de los aliados terminaron por incitar al Gobierno persa a tomar contramedidas. Los persas equiparon una flota muy grande, de unas 200 trieres, y un fuerte ejército terrestre, calculando asestar un golpe a los griegos como respuesta a sus ataques. Pero Cimón logró adelantárseles. Una gran escuadra de los atenienses y sus aliados se hizo a la mar, y junto a las costas del Asia Menor, en la desembocadura del río Eurimedonte, al parecer alrededor del año 469 (no se halla establecida la fecha precisa), se desencadenó una gran batalla. Las operaciones bélicas se desenvolvieron simultáneamente en el mar y en tierra firme, debido a que los persas se habían fortificado también en la costa. Los guerreros griegos atacaron a los persas y los derrotaron por completo. En la batalla naval fue destruida la mayor parte de las naves persas. En manos de los vencedores cayó un enorme botín de guerra. Poco después de esta grave derrota, el rey persa, Jerjes, y su hijo mayor, Darío, fueron asesinados por un complot de cortesanos y el trono pasó al hijo menor del rey, Artajerjes. Las acciones bélicas se circunscribieron a las costas de Helesponto, donde se hallaban aún bajo el poder de los persas las ciudades griegas de la Tróade y de la Eólida, dos ciudades sobre la costa europea y varias en la asiática. Todas ellas fueron reconquistadas. Con la liberación de estas ciudades, a los aliados se les presentó una importante y complicada cuestión: cuál habría de ser el régimen de gobierno de las mismas. Durante el dominio persa habían predominado en ellas con más frecuencia las capas aristocráticas superiores, con cuyo apoyo la monarquía de Susa intentaba consolidar su dominio sobre el resto de la población. En la lucha por la liberación, muchos de los aristócratas persófilos habían caído y otros habían huido a Persia. En las ciudades liberadas había que establecer un nuevo orden político. La supremacía militar y política de los atenienses determinó que la palabra decisiva en tales cuestiones comenzara a pertenecerles. Por ejemplo, al liberar la ciudad jonia de Eritras, los atenienses introdujeron en ella a su guarnición y, como lo atestigua el decreto de la asamblea popular ateniense del año 465, que ha llegado hasta nosotros, establecieron allí un orden político de acuerdo con sus propios deseos. Fueron ellos los que determinaron la cantidad de miembros del consejo local y las obligaciones de cada uno de los mismos. La composición del primer consejo, evidentemente formado con los partidarios de Atenas, fue determinada por los plenipotenciarios atenienses, denominados epíscopoi. Estos plenipotenciarios, así como los jefes militares de la guarnición que seguía permaneciendo en Eritras, fueron los que también en lo sucesivo confirmaron a los funcionarios locales y mantuvieron bajo su supervisión los órganos de la administración autónoma de la ciudad. En situación similar, al parecer, se hallaban otras ciudades, como, por ejemplo, Bizancio, las ciudades del litoral tracio y otras, en las que, so pretexto de defenderlas contra un posible ataque enemigo, los atenienses introdujeron sus guarniciones. Todas esas ciudades, que acababan de ser liberadas, fueron inmediatamente incluidas en la Liga de Delos, debiendo en consecuencia someterse a la dirección ateniense. Por
- 181 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

fin, los atenienses comenzaron a inmiscuirse en la vida política interna no sólo de las ciudades que iban liberando sino también en las de sus anteriores aliados de la Liga de Delos.

Transformación de la Liga de Delos en potencia naval ateniense
Muchas fueron las causas que empujaron a una gradual transformación de la Liga de Delos, desde una alianza de polis griega con iguales derechos, que habían aunado sus fuerzas para la lucha conjunta con el enemigo común, hasta una potencia naval al servicio de Atenas, dentro de la cual las ciudades aliadas terminaron por encontrarse, de hecho, en la situación de súbditos atenienses. Desde la misma formación de la alianza hubo en favor de Atenas una considerable supremacía de fuerzas. Y luego, la correlación de fuerzas en la alianza continuó variando indeclinablemente en favor de los atenienses, en relación directa con el florecimiento económico de Atenas, con su transformación en el centro más grande de Grecia, con el desarrollo de la producción de mercancías y del comercio marítimo. Al mismo tiempo, y precisamente durante los años que estamos considerando, en Atenas se había consolidado definitivamente el régimen estatal de la antigua democracia esclavista. Las capas democráticas en todas las ciudades griegas simpatizaban ardientemente con ese régimen, de modo que los atenienses tenían siempre por doquier partidarios, dispuestos siempre a prestarles apoyo. En ese proceso de gradual transformación de la Liga de Delos en potencia ateniense, también jugó su papel el sistema de la distribución y cobro de los foros, que se había afianzado en la misma Atenas. Cuando la guerra se hubo prolongado durante un tiempo indeterminado, para muchísimas ciudades griegas, especialmente para las pequeñas, se tornó sumamente gravoso mantener sus propias naves y a los ciudadanos que formaron las respectivas tripulaciones, en un estado de permanente reparación bélica. Para estas ciudades se sustituyó desde el mismo comienzo de las operaciones bélicas la provisión de hombres y de naves por la paga del foros. Este sistema resultó muy ventajoso tanto para estas ciudades como para los atenienses, que, como ya sabemos, habían tomado en sus manos la distribución y el cobro de los foros. Como resultado, los aliados quedaron divididos en dos categorías: los que mediante sus propias fuerzas militares tomaban parte directa en las operaciones bélicas y los que sólo abonaban cuotas en dinero. De hecho, tales cuotas estaban a entera disposición de los atenienses, quienes así podían construir continuamente nuevas naves, que pasaban a engrosar una flota que ya sin ellas era muy grande. De esta manera, el poder naval de Atenas fue creciendo de año en año, y muy pronto los atenienses dejaron de tener iguales en el mar Egeo. Las consecuencia del crecimiento del poder de Atenas no tardaron en manifestarse. Los atenienses comenzaron a inmiscuirse con creciente frecuencia en los asuntos internos de las ciudades aliadas, exteriorizando una tendencia a someterlas a su control universal, omnímodo. La transformación de la Liga de Delos en una unión estatal centralizada, encabezada por Atenas, se puso en evidencia como una finalidad completamente consciente y principal de la política ateniense. Estas aspiraciones e intenciones de Atenas tenían determinada y definida base histórica. El crecimiento de la producción de mercancías observado durante los años de la pentecontecia, la intensificada comunicación entre las ciudades, las correlaciones políticas, la lucha contra el enemigo común durante un tiempo prolongado, todo ello engendró tendencias unificadoras, innovadoras para la vida político-social de Grecia, una de cuyas expresiones no puede dejar de verse en el mismo hecho de la formación de la Liga marítima de Delos. No obstante, tales tendencias fueron desarrollándose dentro de un cúmulo de circunstancias sumamente contradictorias, entrando en colisión a cada paso con el apego a la autarquía, tan característica de todas las polis griegas, y con la inclinación al particularismo político. Dentro de tales circunstancias, la política que iba desarrollando Atenas no podía dejar de provocar oposición por parte de las ciudades que aún tenían en mucho su independencia. No era raro que el asunto llegara a provocar serios conflictos entre Atenas y sus aliados. En tales ocasiones, todas las ventajas estaban del lado de los atenienses. Las ciudades aliadas se encontraban separadas por el mar, cuyo dominio pertenecía íntegramente a la flota ateniense. Les resultaba por esto difícil unificar sus fuerzas para actuar en conjunto contra Atenas, y las tentativas aisladas de salir de la

- 182 de 321 -

V. V. Struve

Liga con el fin de verse libres de la dependencia de Atenas que gravitaba sobre ellas eran inmediatamente reprimidas. En esos casos, los atenienses no se detenían ante las más decididas e incluso tajantes medidas. Enviaban su flota contra el aliado que había exteriorizado la intención se separarse, desembarcaban en su territorio, introducían en las ciudades sublevadas sus guarniciones, temporales o permanentes, confiscaban las tierras a los ciudadanos locales y las poblaban con sus colonos armados, los clerucos, aplastaban con las armas toda resistencia. Se conocen no pocos ejemplos de conflictos armados entre Atenas y las ciudades aliadas. Aún antes de la batalla del Eurimedonte, Naxos intentó desligarse de la alianza. Era ésta una polis que había conservado, después de ingresar en la Liga de Delos, sus fuerzas navales-militares y no pagaba el foros. Atenas no tardó en enviar contra los naxiotas su armada, iniciando operaciones bélicas y obligándoles a capitular. De acuerdo con las condiciones de esta capitulación, los habitantes de Naxos tuvieron que entregar su flota a Atenas y pagar, en lo sucesivo, todo el foros. En el año 465, otro isla, la de Tasos, intentó también separarse de la alianza. Los atenienses le habían quitado sus posesiones en la costa tracia y sus yacimientos auríferos. Cuando Tasos se sublevó, los atenienses enviaron contra ella su flota, derrotaron a sus habitantes en un combate naval, desembarcaron en la isla y pusieron sitio a la misma ciudad de Tasos. Esparta, sumamente alarmada por el crecimiento del poderío ateniense, se dispuso a salir en su ayuda. Los espartanos ya estaban preparándose para la campaña, con la intención de invadir el Ática; evidentemente, lo hubieran hecho si no se lo hubiera impedido un terremoto como no se recordaba otro, que no dejó en pie en Esparta más de cinco casas. De la confusión y la zozobra provocadas por esta tragedia se aprovecharon los ilotas espartanos, quienes levantaron la insurrección más grande de la historia de Esparta. En tales condiciones, los espartanos ya no podían pensar siquiera en una campaña contra los atenienses y se vieron forzados a renunciar a su intención de prestar ayuda a Tasos. Abandonada a sus propias fuerzas, la isla cesó muy pronto en su resistencia. Los atenienses exigieron a Tasos que renunciara para siempre a sus posesiones en la costa tracia, entregara las naves de guerra que le habían quedado, pagara una contribución de guerra y desmantelara y demoliera sus murallas y torres. En este sentido, es también muy significativa una inscripción ateniense que data de los años 446-445, conservada hasta nuestros días. Se trata de un decreto de la asamblea popular ateniense que atañe a la situación de la ciudad de Calcis (Eubea), después de la represión hecha por los atenienses contra los que habían intentado separarse de la Liga de Delos. De acuerdo con ese decreto, todo ciudadano de Calcis debía prestar juramento de que no se sublevaría «contra el pueblo ateniense ni de hecho ni de pensamiento ni de palabra; que desobedecería al que se sublevare, y que, si alguien lo hiciere, lo comunicaría inmediatamente a los atenienses». Más aún, todo ciudadano de Calcis «se comprometería a pagar el foros, ser aliado honesto y fiel del pueblo de Atenas, prestarle ayuda, defenderlo y obedecerlo». Después de haber sido castigadas Naxos, Tasos, Calcis y otras ciudades, solamente Lesbos, Quíos y Samos continuaron conservando, dentro de la alianza, fuerzas bélicas propias. Es de lamentar que ninguno de los escritores de la antigüedad suministre enumeración completa de las ciudades que formaban parte en aquel entonces de la Liga en cuestión. A juzgar por algunos testimonios aislados, y también por algunas inscripciones atenienses que han llegado hasta nuestros días, estaban en la alianza la mayor parte de las ciudades griegas insulares y costeras del Egeo; a saber, las Cícladas jonias y Eubea (a comienzo con la excepción de Caristos); las ciudades jonias y eolias de la costa occidental del Asia Menor; las islas adyacentes a esta costa hasta Rodas; la mayor parte de las ciudades de las costas del Helesponto y de la Propóntide. Después de las campañas de Cimón fueron incluidas en la alianza las ciudades carias y licias de las costas del Asia Menor. Algunas de éstas no quisieron incorporarse a la Liga y ofrecieron una resistencia que fue rápidamente aplastada. La cantidad total de ciudades incorporadas a la alianza superó de esta manera los dos centenares y medio, pero esta cifra no fue permanente, sino que sufrió oscilaciones. Así, durante la gran sublevación de los aliados organizada por Samos en el 440-439, de la que hablaremos más adelante, se separaron casi todas las ciudades carias, pero durante los mismos años, una serie de pequeñas ciudades que antes no habían sido consideradas autónomas fueron elevadas a la categoría de aliados durante la distribución del

- 183 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

foros. Tal como suponen algunos hombres de ciencia, basándose en una inscripción que enumera las ciudades que pagaban a Atenas el foros en los años 425-424, también llegaron a formar parte de la alianza algunas ciudades situadas en las costas del mar Negro, las que formaban un distrito especial, designado como «el del Ponto Euxino». Los atenienses dividieron el territorio de la Liga de Delos, primeramente en tres distritos tributarios, y a partir del 443-442, en cinco: Jonia, Helesponto, Tracia, Caria e Insular. Posteriormente, al parecer alrededor del año 437, los distritos jonio y cario fueron fusionados, formando uno solo. Fuera de esos distritos solamente quedaron las islas ya mencionadas de Samos, Quíos y Lesbos, en calidad de Estados que seguían conservando sus propias fuerzas armadas y su autonomía, y que no pagaban el foros. A la cabeza de cada distrito fueron puestos unos plenipotenciarios o comisarios atenienses llamados epíscopoi, los que llevaban a cabo la inspección general sobre las ciudades que integraban su distrito, y controlaban el pago del foros por las mismas. La distribución del foros era revisada cada cuatro años, con el fin de aumentar o rebajar las cuotas de cada una de las ciudades gravadas. Para tal objeto, la asamblea popular ateniense elegía funcionarios especiales, dos para cada distrito, cuya obligación era establecer con claridad y precisión los recursos de las ciudades gravadas con el foros. Solamente a algunas ciudades, principalmente a las pertenecientes al distrito tracio, les fue otorgado posteriormente, en calidad de privilegio especial, el derecho a la distribución autónoma del foros, pero el número de tales ciudades no fue de más de once. La distribución del foros era confirmada en forma definitiva por cuatro años en Atenas, en el orden legislativo, por un tribunal compuesto por 501 ciudadanos-jurados (en algunos casos especiales, por 1.501 jurados). Ante las sesiones de estos tribunales podían presentarse los representantes de las ciudades aliadas, con sus quejas y peticiones, pero el aceptar dichas quejas y el tomar en consideración las peticiones dependía, pura y exclusivamente, del criterio de los jurados atenienses, del resultado de sus votaciones. Después de haber sido confirmada la distribución, las ciudades aliadas estaban obligadas a entregar anualmente en el mes de marzo en las grandes fiestas dionisiacas la parte correspondiente de foros con que habían sido gravadas. Las pequeñas ciudades cercanas unas a otras solían aunarse para pagar un foros conjunto, formando uniones llamadas sintelias. Los aportes de todas las asociaciones de dichas sintelias eran depositados por la ciudad que las encabezaba en el tesoro de la Liga. Aún en el año 454-453, el tesoro fue trasladado, después de la derrota de los atenienses en Egipto, a Atenas, con el pretexto de que era inseguro conservarlo en Delos. Tal traslado del tesoro, de Delos a Atenas, constituyó un jalón en el camino de la transformación de la Liga en una potencia ateniense. Como lo atestiguan los fragmentos conservados de algunas inscripciones atenienses de aquellos tiempos, la sexagésima parte del total de los aportes anuales efectuados por los aliados era descontado por los atenienses para el tesoro sagrado de la diosa Atenea. Dicho tesoro representaba una especie de fondo de reserva del Estado ateniense. En los casos en que, por una resolución de la asamblea popular, se extraían sumas asignadas a cubrir algunas necesidades del Estado, se las consideraba como préstamos que debían ser devueltos junto con los correspondientes intereses. «Las deudas a la diosa Atenea» y los respectivos intereses eran pagados por los atenienses, también con los dineros que se recababan de los aliados. Muy pronto los atenienses comenzaron asimismo a disponer de la parte restante de esos dineros, como si fueran de su propiedad. Hasta nuestros días han llegado ecos de polémica entablada en la asamblea popular ateniense en la que se consideraba el destino de los foros que los aliados pagaban. Cuando Pericles comenzó a gastarlos no sólo para necesidades militares, sino también para la construcción de templos en Atenas y para la erección de estatuas —obras que proporcionaban ganancias a muchos ciudadanos indigentes—, sus adversarios del campo oligárquico se lo reprocharon echándole en cara su despótica actitud para con los aliados. «El pueblo ateniense —gritaban— está perdiendo el respeto entre los helenos..., toda la Hélade considera que con ella se está cometiendo simplemente una violencia y que se la trata despóticamente; ... los helenos están viendo que los medios que se recaban de ellos por la fuerza a los fines de sostener una guerra, los estamos despilfarrando para que, a semejanza de una mujerzuela disoluta, nuestra ciudad
- 184 de 321 -

V. V. Struve

pueda cubrirse de oro y de piedras preciosas, estatuas y templos, que cuestan millares de talentos.» A todo ello, Pericles respondió que los dineros no pertenecen al que los paga, sino al que los recibe, y que «los atenienses no están obligados a rendir cuentas a sus aliados sobre la manera de gastar el dinero, por cuanto combaten por ellos y rechazan los ataques de los enemigos» (ibíd.). Triunfó en la disputa el punto de vista de Pericles y de sus partidarios. De esta manera, las cuotas pagadas por los aliados se convirtieron en parte integrante del presupuesto nacional de los atenienses, y éstos controlaban con toda atención la rigurosa percepción de las mismas. Las ciudades que se atrasaban en el pago de las cuotas eran castigadas con multas, aplicadas en forma del aumento de un tanto por ciento del foros que les correspondía integrar. Para el cobro de las morosas, se enviaban a las ciudades aliadas recaudadores especiales, los cuales eran a menudo acompañados por escuadras bajo el mando de uno o varios estrategas, y los atenienses descargaban sobre las cabezas de los deudores severas represiones. Después de la llamada paz de Calías, en el año 449, cuando cesó la guerra contra los persas, por cuyo motivo fuera creada la alianza, la ulterior existencia de la misma dejó de ser justificada en la opinión de muchos aliados. Sin embargo, los atenienses no sólo no disminuyeron, sino que, por lo contrario, aumentaron las exigencias que presentaban a los aliados. Además del foros, las ciudades aliadas tenían que tomar parte en todas las guerras que hacía Atenas, prestarle toda clase de ayuda y obedecer resignadamente al control político por ella ejercido. Las relaciones entre Atenas y las ciudades aliadas se basaban formalmente en parte sobre tratados y en parte sobre las resoluciones de la asamblea popular ateniense. Esos tratados y resoluciones no guardaban un contenido homogéneo, y menoscababan en diferentes grados la independencia de las polis aliadas. Algunas polis solitarias —Lesbos, Quíos, Samos (antes de su sublevación contra Atenas en el año 440)— gozaban de autonomía en sus asuntos internos, hasta el punto de que en las mismas podía existir un régimen oligárquico. En la mayoría de las otras ciudades aliadas, los atenienses instauraban el orden político que les convenía. Como ya sabemos, los atenienses se orientaban, al hacerlo, hacia los elementos democráticos que, por lo menos al principio, los apoyaban incondicionalmente. Por causas bien comprensibles, los partidarios de la oligarquía eran abiertamente hostiles a Atenas, al régimen político que se había afianzado allí y a la Liga ateniense. Sus simpatías estaban íntegramente del lado de Esparta y de la confederación del Peloponeso, con cuya ayuda pensaban restablecer la independencia de sus respectivas polis. Es muy significativo que Esparta saliera invariablemente contra Atenas bajo la consigna de «liberar a las ciudades griegas del despotismo ateniense». Resulta así que la lucha entre las agrupaciones democráticas y oligárquicas de que estaba penetrada la vida política de todas las polis griegas se había manifestado también, de modo bien definido, en las relaciones entre las uniones de dichas polis. La totalidad del mundo helénico quedó escindido en dos campos hostiles, y en toda ciudad griega, al margen de la unión de que formaba parte, los demócratas se orientaban hacia Atenas, al tiempo que los oligarcas lo hacían hacia Esparta. En cada caso en que los atenienses no abrigaban plena seguridad sobre la solidez de su influencia sobre tal o cual de las ciudades aliadas, la colocaban bajo su directo control administrativo. Además de los embajadores extraordinarios, investidos de plenos poderes, en las fuentes de que disponemos se hace mención de unos arcontes atenienses con sede en las ciudades aliadas, sin funciones definidas. Evidentemente, se trataba de gobernantes sui generis de esas ciudades. Un papel esencial en la afirmación del poder ateniense ejercido sobre los aliados lo seguían desempeñando los clerucos, quienes llenaban la función de guarniciones atenienses en el territorio de la alianza. Esta clase de guarniciones existía en las islas de Lemnos, Imbros, Naxos y Andros, en Sínope sobre el mar Negro, y en muchos otros lugares. En total, durante los años de la pentecontecia fueron enviados a las cleruquías más de 10.000 ciudadanos atenienses. La tierra que se les destinaba era generalmente arrebatada a las ciudades aliadas mediante la fuerza, aunque a veces se hacía mediante un acuerdo; por ejemplo, a cambio de la disminución de foros.

- 185 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Para los aliados resultaba sumamente pesada la limitación de su autonomía en el ámbito jurídico. Al mismo tiempo, los atenienses comenzaron a limitar la jurisdicción de los aliados también en otros asuntos. Algún tiempo más tarde, todas las causas de los ciudadanos en las ciudades aliadas que hubieran podido acarrear la privación de los derechos civiles, la expulsión y la pena capital, pasaron a la jurisdicción de los tribunales atenienses. Comenzaron a ventilarse en Atenas los más grandes procesos civiles de los aliados, de manera que en la jurisdicción de los tribunales locales sólo quedaron los pleitos por contravenciones menos importantes y las demandas judiciales. Las ciudades aliadas sólo conservaban una jurisdicción propia más amplia en los casos especialmente estipulados en los tratados con Atenas. Paralelamente con el control político y militar, los atenienses empezaron a ejercer también el control económico. Casi inmediatamente después de haberse constituido la alianza, la moneda ateniense habría cobrado tan amplia difusión de todas las ciudades aliadas, que la moneda local redujo su circulación únicamente al mercado local. Para lo sucesivo, la moneda ateniense había conquistado un completo dominio, y en el año 434 la asamblea popular ateniense promulgó un decreto que prohibía a las ciudades aliadas la acuñación autónoma de monedas de plata. Por cierto que este decreto no era observado en forma rigurosa y, por ejemplo, se sabe que en Quíos se continuaba acuñando moneda propia, a la que se podía hallar en todo el litoral del Asia Menor. En virtud de ello, en el año 420, esto es, ya durante la guerra del Peloponeso, la asamblea popular ateniense promulgó un nuevo decreto mediante el cual se ordenaba realizar en todas la ciudades aliadas el canje de la divisa en circulación por dinero ateniense; mas, dado que en aquel momento la potencia ateniense ya estaba girando hacia su decadencia, tal decreto no alcanzó a ser realizado completamente. Difusión universal en la Liga obtuvieron las unidades de pesas y medidas aceptadas en la misma ciudad de Atenas. También fue sometido al control ateniense el comercio de las ciudades aliadas, lo cual proporcionaba no pocas ventajas a los mercaderes de Atenas. Así, los atenienses habían establecido, por ejemplo, un permanente control sobre las cargas de víveres y de cereales que se transportaban, a través del Helesponto, desde los países adyacentes al mar Negro. Dichas cargas eran distribuidas entre las ciudades aliadas sólo por mano de los atenienses. Algo más tarde, ya durante los años de la guerra del Peloponeso, los atenienses establecieron su propia aduana, en el punto más angosto del estrecho del Bósforo, junto a Crisópolis, y comenzaron a cobrar derechos aduaneros a toda nave que llegaba desde el mar Negro o que se dirigía al mismo, a razón del 10 por 100 del valor de la carga transportada. Tomando en cuenta todas las mencionadas particularidades de la política ateniense con respecto a sus aliados, sería, sin embargo, incorrecto considerar que se basaban meramente en la coerción. La alianza llevada a bajo la hegemonía de Atenas había acercado a muchas ciudades entre sí. Entre todas ellas y Atenas se había establecido una colaboración y una comunicación económica más estrechas. El dominio ateniense en el mar había tornado más fáciles y más seguras las relaciones comerciales entre los aliados, y las soluciones centralizadas de los conflictos que surgían en el proceso de tales relaciones iban consolidando los vínculos comerciales. Como resultado, el bienestar de muchas ciudades aliadas había ascendido. La política llevada a cabo por Atenas, esto es, la implantación de estas ciudades del orden democrático, también había cobrado valor y significación por cuanto se trataba de las formas más progresistas de estructuración política para la época esclavista. Sin embargo, todas estas facetas positivas de la unificación entraban en contradicción con las insistentes tendencias de los atenienses a someter por completo a su poder a sus aliados y a elevar su propio bienestar a costa de ellos y de la explotación de los mismos. Al mismo tiempo, la incontenible política exterior expansionista de Atenas, orientada a ensanchar más aún las fronteras de su Liga mediante la incorporación a la misma de nuevas ciudades, no podía dejar de provocar la reacción y la resistencia de estas últimas, como también de Esparta y de la Liga del Peloponeso, amedrentados por el crecimiento del poderío ateniense. En estas condiciones, la tendencia nacida, en Grecia, hacia unificaciones que superaban los marcos de una polis tomó formas que no podían ser de larga duración.

- 186 de 321 -

V. V. Struve

CAPÍTULO XI

CONSOLIDACIÓN DEL RÉGIMEN DE LA DEMOCRACIA ESCLAVISTA EN ATENAS. PERICLES
En la Historia no sólo de la pentecontecia, sino también de toda la Grecia antigua, el afianzamiento del régimen estatal de la democracia esclavista constituyó un acontecimiento de importancia excepcionalmente grande por su valor, su significación y el alcance de sus consecuencias. «Nuestro régimen estatal no imita organizaciones, ni constituciones ajenas; somos nosotros, más bien, los que servimos a otros de modelo.» Así decía quien estaba a la cabeza de la democracia, Pericles, en el discurso que le atribuye Tucídides ante la tumba de los primeros atenienses caídos en la guerra del Peloponeso. Con los discursos de los políticos trasmitidos por los historiadores de la antigüedad, hay que observar cierta cautela. Y aún cuando el citado discurso del Pericles haya llegado hasta nuestros tiempos a través del texto de los historiadores más notables y fidedignos de la época antigua, este principio de la crítica histórica ha de conservar también aquí su rigor. El propio Tucídides prevenía a sus lectores, con motivo de los discursos reproducidos en sus textos, de que no los trasmitía literalmente, sino tal «como todo orador... habría podido hablar, más o menos, según las mayores probabilidades». El discurso de Pericles asumió un carácter doblemente oficial y fue pronunciado en circunstancias solemnes; en consecuencia, estamos autorizados a esperar del mismo cierta idealización del régimen estatal ateniense de aquel entonces. Finalmente, muchas de las alusiones que abundan en aquel discurso son, en general, incomprensible para nosotros: estaban al alcance solamente de los contemporáneos de Pericles. No obstante, la definición que en ese discurso se da del régimen estatal ateniense, expresa incondicional y enteramente su esencia política. Los partidarios de tal orden jurídico de la antigüedad otorgaban la denominación de «democracia» únicamente al régimen en el cual el poder superior era ejercido por la mayoría de los ciudadanos organizados en la asamblea popular. Hay que subrayar el vocablo «ciudadanos». En efecto, no se trata de la mayoría de la población, sino de la mayoría de los «ciudadanos», dos conceptos que en la antigüedad no coincidían. Y precisamente por ello, al definir a la antigua democracia, no hay que olvidar ni por un instante que se trata de una de las variedades de un Estado esclavista, con todas las particularidades inherentes a ese tipo de Estado. No existía la estadística entre los antiguos griegos, razón por la cual, basándonos en las fuentes a disposición de la actual ciencia historiográfica, no es posible establecer con exactitud la relación numérica entre los diferentes grupos de la población de los antiguos Estados, especialmente, si se los encara desde sus puntos de vista políticos. Así y todo, al operar con toda clase de datos indirectos (referentes al área ocupada por la ciudad, a la provisión de cereales, a la composición numérica del ejército que habría tomado parte en una u otra batalla, etc.), puede aseverarse que en el Ática y en Atenas los ciudadanos libres, mayores de edad, de sexo masculino (pues las mujeres, en Atenas al igual que en las demás ciudades griegas, jamás gozaron de los derechos políticos), apenas si formaban, aún en los mejores tiempos, más del 20 al 30 por 100 del número total de la población, cuya masa estaba compuesta por esclavos carentes de derechos, y por metecos muy limitados en sus derechos políticos. Según la terminología de las fuentes literarias y epigráficas, solamente esa insignificante minoría era la que representaba el demos, el pueblo; en consecuencia, es a éste al que se refieren las palabras de Pericles en el citado discurso, trasmitido por Tucídides, cuando habla de «igualdad de derechos para todos». A diferencia del democrático, el régimen oligárquico representaba un orden político en el cual la plenitud de los derechos civiles y la posibilidad efectiva de participar en el gobierno del Estado, no eran otorgados a todos los ciudadanos, sino tan sólo a cierta parte de los mismos,

- 187 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

destacada ya por su origen noble, ya, tal como tuvo lugar en Atenas después de la reforma timocrática de Solón, según los datos del censo de bienes. Se sobreentiende que en ambos casos se mantiene completamente válida la definición notable por su profundidad que V. I. Lenin da para un Estado esclavista: «Las repúblicas esclavistas —dice— diferían por su organización interna: las había aristocráticas y democráticas. En las primeras, un pequeño número de personas privilegiadas tomaba parte en las elecciones y en las democráticas tomaban parte todos, pero nuevamente, los esclavistas; todos, menos los esclavos.» Desde el punto de vista del contenido que los propios griegos concedían a los vocablos «democracia» y «oligarquía», la revuelta efectuada en Atenas a finales de siglo VI a. C., fue consolidada mediante las reformas de Clístenes, que aún no habían llevado a los atenienses a un afianzamiento definitivo de la forma democrática del régimen estatal, según la interpretación antigua de ese concepto. Engels denomina «revolución» a esa revuelta. Lo fue, en el sentido de que el demos ateniense, como resultado de una larga y tenaz lucha, derribó para siempre el poder de la vieja aristocracia y liquidó las supervivencias del régimen tribal que obstaculizaba el desarrollo ulterior de las fuerzas productivas de la sociedad. Con esa revolución llegaron a su fin el prolongado proceso de estabilización de las nuevas formas del régimen social, basadas ya en los principios de la subdivisión clasista, y el proceso de estabilización de un Estado como aparato de dominio de una nueva clase. Pero las reformas de Clístenes no tocaron la ley del censo de bienes. Los derechos políticos de los ciudadanos atenienses siguieron dependiendo de su situación económica, de la cantidad de bienes que poseían. De la influencia máxima en la vida del Estado gozaba el consejo de los Quinientos, formando por ciudadanos pudientes de las primeras tres categorías del censo. En cuanto a los puestos más altos en el Estado, los podían ocupar sólo los ciudadanos ricos pertenecientes a las primeras dos categorías. No se había tomado medida alguna en el sentido de elevar en algo el nivel material de vida de la población pobre. Dentro de estas condiciones, las reformas de Clístenes resultaron ser el triunfo del demos que había derribado el poder de la aristocracia de abolengo, mas no fueron aún el triunfo de la forma democrática del régimen estatal. Sólo constituyeron el primer paso dado en este sentido. Para su afirmación definitiva, se requirió varios decenios más pletóricos de lucha política. La etapa cronológicamente subsiguiente en la estabilización de la democracia como régimen estatal en Atenas está vinculada con el nombre de Temístocles. Al presentarse, aún a finales de la última década del siglo V, con su propuesta para el omnímodo aumento de las fuerzas marítimas del Estados ateniense, Temístocles, en esencia, promovió un nuevo programa político. La transformación de la flota, en la que prestaban servicio los ciudadanos atenienses económicamente menos asegurados, en fuerza básica del Estado, como ya señaláramos, tenía que elevar inevitablemente el peso específico en la vida política de Atenas de los indigentes y de los de escasos bienes entre las capas de la ciudadanía, y, en consecuencia, el valor de la asamblea popular, puesto que precisamente estas capas eran las que formaban la mayoría en la misma. Después de la expulsión de Arístides de la ciudad de Atenas en 483-482, la supremacía política fue detentada, durante cierto lapso, por la agrupación encabezada por Temístocles, quien se convirtió así en el más influyente político ateniense. No hay duda de que Temístocles y sus partidarios desempeñaron un papel esencial en la organización de la Liga marítima ateniense, y esta circunstancia fue de gran trascendencia. El ejemplo de la democracia ateniense ejerció influencia bien definida sobre las ciudades aliadas, especialmente aquellas que se hallaban anteriormente en la situación de súbditos persas. La liberación de este poder era acompañada en forma simultánea por el derrocamiento de los tiranos puestos por los persas y por la elaboración de una nueva constitución. Muchas de esas ciudades siguieron las huellas de la Atenas de Temístocles. Mileto, por ejemplo, habiendo transformado su régimen estatal, hizo uso, inclusive, de las filai clisténicas. Por lo demás, en los años que siguieran inmediatamente a los triunfos históricos de los años 480-479, que fueron los de mayor influencia de Temístocles, sólo se lograron los primeros éxitos en este sentido. En Estados de la alianza tan grandes como Samos y Mitilene de Lesbos, seguía aún en pie el régimen oligárquico. En los mismos años, la
- 188 de 321 -

V. V. Struve

democracia obtuvo una serie de triunfos en la península balcánica. Una revuelta democrática tuvo lugar, por ejemplo, en Tebas, donde fue derribado el gobierno aristocrático que, por su política persófila, había colocado a la ciudad al borde de sucumbir. El ejemplo de Tebas fue seguido por varias ciudades de Beocia en las que, evidentemente, con el apoyo de Atenas, también llegaron al poder los grupos democráticos. En el Peloponeso, la democracia venció en Argos y en su vecina Mantinea, la más grande comunidad de Arcadia. Hasta aquel momento Mantinea no representaba ninguna unidad política íntegra, sino que se componía de unas cuantas poblaciones nada fortificadas, gobernadas por clanes aristocráticos locales. Posteriormente, dichas poblaciones se unificaron bajo el poder de un solo gobierno democrático. Los moradores de las poblaciones aisladas demolieron sus casas y se ubicaron juntos, formando una sola ciudad más grande. En torno de ella fueron erigidas murallas y torres. Más o menos al mismo tiempo, la democracia triunfó también en la Elida, el Estado del Peloponeso más importante después de Esparta y Corinto. Como resultado de la consolidación del régimen democrático quedaron abolidas allí las antiguas divisiones características de las tribus, siendo reemplazadas por nuevas filai territoriales, creadas, evidentemente, según el ejemplo ateniense. Aún así, el triunfo de Temístocles y de su ideología política no fue duradero. En la Constitución de Atenas, de Aristóteles, se menciona que «después de las guerras médicas volvió a robustecerse el consejo del areópago, el cual comenzó a gobernar el Estado». Quizás esto haya sido producido por el positivo papel que desempeñó el areópago durante la invasión de Jerjes. Sea como fuere, el paso de la supremacía política a la agrupación oligárquica encabezada por el areópago, decidió de antemano la caída de Temístocles. Al poco tiempo regresó a Atenas de su exilio Arístides y en el escenario político apareció una nueva figura: Cimón. Partidario del régimen oligárquico y gran estratega, Cimón cubrió su nombre de gloria en poco tiempo mediante una serie de triunfos militares obtenidos en las operaciones bélicas contra los persas. Contra Temístocles y sus partidarios se fue formando en Atenas una fuerte agrupación opositora oligárquica encabezada por Arístides y Cimón, y en la que también tomaron parte las influyentes familias de los Filaidas y de los Alcmeónidas. Al mismo tiempo, esta agrupación obtuvo un fuerte apoyo desde el exterior, de parte de Esparta. Aún desde el tiempo de Clístenes, todas las corrientes reaccionarias (aristócratas y oligárquicas) se orientaban invariablemente hacia Esparta, con un ánimo laconófilo que llegaba hasta la veneración servil ante todo lo espartano: ante el régimen estatal, ante las costumbres, el modo de ser, la indumentaria, incluso ante la manera de hablar de los espartanos. Esparta les pagaba con la más amplia reciprocidad, y siempre tendía a apoyarlos. Pero las posibilidades de los espartanos en cuanto a poder suministrar tal apoyo eran a menudo limitadas. Ejerciendo su prepotente dominio sobre la masa de la población subyugada —sobre los periecos con derechos civiles incompletos y sobre los siempre dispuestos a sublevarse ilotas, carentes de derechos en absoluto—, el Estado espartano jamás podía estar tranquilo con respecto a la retaguardia. Cualquier complicación interior o un gran fracaso en la política exterior le amenazaban con graves consecuencias. Y, en el ínterin, precisamente en la época que estamos considerando, en Esparta se entabló una aguda lucha entre los reyes y el eforado, lucha que prueba la estratificación, ya muy ahondada, de la predominante comunidad de los espartanos, en dos campos hostiles entre sí. De esta manera, el equilibrio político interior en Esparta se encontró quebrantado, y Pausanias, aprovechando esta situación bastante tensa, se dedicó a preparar una revuelta exterior. Como ya sabemos, sus relaciones con las polis que formaban parte de la alianza defensiva por ella encabezada, se habían deteriorado; en el año 478 Esparta se vio obligada a salir de esa liga. En el propio Peloponeso seguía creciendo el movimiento democrático encabezado por Atenas, y Esparta se encontró rodeada por todos los lados por Estados democráticos que le eran hostiles. Dadas estas circunstancias, el problema principal de la política exterior espartana comenzó a consistir en lograr que, por cualquier medio, el poder en Atenas pasara a la agrupación oligárquica que simpatizaba con Esparta. Mediante los esfuerzos comunes de Esparta y de los oligarcas atenienses, este problema fue resuelto en el año 471, cuando Temístocles fue desterrado de Atenas. Relata Plutarco, en la

- 189 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

biografía de Cimón, que la causa directa de la catástrofe que se descargó sobre Temístocles, fue su riña con Arístides y Cimón. Según Plutarco, esta disputa se desarrolló debido a que Temístocles «tendía hacia la democracia más de lo debido». Son palabras a las que puede prestarse fe. Para un político tan enérgico y tan valiente como lo era Temístocles, hubiera sido completamente natural aprovechar su enorme influencia para ampliar el programa político de la democracia ateniense. Esto es tanto más comprensible cuanto, como ya hemos señalado antes, en aquellos años había vuelto a crecer el influjo político del areópago y habían vuelto a la actualidad sus partidarios del campo oligárquico. Temístocles no depuso las armas ni con el ostracismo. Habiéndose radicado en la democrática Argos, hizo frecuentes viajes a otras ciudades del Peloponeso, tratando de preparar en ellas revueltas democráticas. Al mismo tiempo, se acercó a Pausanias. Las relaciones de este último con el Gobierno de Esparta habían tomado en aquel tiempo un cariz tal, que comenzó a hacer propaganda activa entre los ilotas para organizar con su ayuda una revuelta en la propia Esparta. Esto no pudo dejar de conmover al gobierno espartano y de iniciarlo a tomar medidas decisivas. Pausanias fue acusado de mantener correspondencia con el rey persa, al que, quizá realmente, habría prometido, al precio de su apoyo, grandes concesiones en caso de triunfar. Muy pronto el gobierno espartano tomó la resolución de detener a Pausanias, quien, advertido por uno de los éforos, se refugió en el templo de la diosa Atenea Calkioikos (de «la casa de bronce»). Los éforos, debido a que un homicidio en el interior de un templo era considerado un gravísimo crimen religioso, mandaron tapiar sus puertas con mampostería, y quitaron una parte del techo para poder seguir la actitud del encerrado. Cuando se vio a Pausanias próximo a morir, fue sacado del interior del templo, a cuyas puertas, extenuado por el hambre, agonizó el vencedor de los persas en Platea. La muerte de Pausanias repercutió sensiblemente en el destino de Temístocles. Los espartanos se dieron prisa en comunicar a Atenas que al desenmascarar a Pausanias habían descubierto que en sus relaciones con los persas también se hallaba mezclado Temístocles. Como ya señaláramos, su primera expulsión fue dispuesta mediante la condena al ostracismo. Ello significaba que, si se daban circunstancias favorables, podía esperar que después de unos diez años se le permitiera regresar a Atenas, Temístocles fue citado nuevamente a juicio. Pero no hizo acto de presencia, limitándose a dar explicaciones por escrito. Los atenienses lo condenaron entonces en rebeldía a la pena capital, con la confiscación de sus bienes, y, en común con Esparta, exigieron a Argos su extradición. Temístocles se vio forzado a huir de Argos. Perseguido en todas partes, no encontró finalmente otra salida que dirigirse al rey persa Artajerjes, hijo de aquel mismo Jerjes cuya flota había él derrotado tan brillantemente en Salamina. Temístocles fue bien recibido por el rey persa, de quien obtuvo el gobierno de tres ciudades del Asia Menor. Su actividad como dirigente del movimiento democrático llegó de esta manera a su fin, unos siete u ocho años antes de su muerte. Después de la expulsión de Temístocles, el poder en Atenas pasó totalmente a manos de la agrupación oligárquica. Muerto Arístides, el cabecilla de la misma fue Cimón. Hijo de Milcíades, hombre de fortuna e indiscutiblemente uno de los estrategas atenienses más inteligentes, debía en grado considerable a Esparta la posición que acababa de ocupar. Los espartanos no tenían motivo para quejarse de él, ni para arrepentirse de la ayuda que le había prestado. Por doquier, en la asamblea popular, en los tribunales o en el areópago, Cimón elogiaba el régimen estatal espartano contraponiéndolo al ateniense. Al igual que los espartanos, consideraba la guerra y los asuntos militares como su vocación principal. En su afán de imitar en todo a los espartanos, bautizó incluso a su hijo con el nombre de Lacedemonio. Su expresión favorita, que utilizaba toda vez que podía, era: «Los espartanos no hubieran procedido de esta manera.» La popularidad de que gozaba Cimón entre los ciudadanos atenienses dependía, en primer lugar, de sus éxitos bélicos, realmente brillantes. Habiendo obtenido una serie de triunfos sobre las guarniciones persas subsistentes en el litoral de Tracia, y habiendo conquistado a Esciros, Cimón, como ya hemos dicho, destrozó en el año 469 a la flota y al ejército persas junto a la desembocadura del río Eurimedonte. Cada una de estas victorias proporcionó a Cimón un botín de guerra que engrosaba sus bienes, inmensos

- 190 de 321 -

V. V. Struve

de por sí. Los utilizaba con amplitud para sostener su popularidad entre los ciudadanos, para asegurar de esta manera, para sí y para sus partidarios, el apoyo de la asamblea popular. La cuestión es que, formalmente, en Atenas seguían funcionando como antes la asamblea popular y otras instituciones democráticas. Su actividad, empero, se hallaba ahora supeditada al permanente control del areópago, principal baluarte del predominio político de la oligarquía ateniense. El odio de los que habían sido partidarios de Temístocles, se dirigía, en primer lugar, contra el areópago. Al pensar en una revuelta política, contraponían al areópago la asamblea popular provista de funciones inherentes a su poder supremo. Se erigió entonces en dirigente de los demócratas atenienses Efialtes, de quien lamentablemente sabemos muy poco. Compartía, sin duda, las ideas políticas de Temístocles, y era un destacado y fogoso orador. En una de las comedias hostiles a la democracia, se dice que, bajo la influencia de los discursos de Efialtes, el pueblo se arrancó el freno, cual un corcel enfurecido. Mucho tiempo después, Platón lo caracterizó como un político que «ha embriagado al demos con una intemperada libertad». Tal caracterización, en labios del ideólogo de la reacción ateniense, nos dice mucho. A Efialtes correspondió un descollante papel en el ulterior desarrollo de los acontecimientos políticos. El desenvolvimiento histórico de Atenas como gran centro productor de mercancías y comercial, y como Estado marítimo, fue dándose de manera tal, que no le resultaba cómoda compañía la atrasada y conservadora Esparta. Hay que hacer justicia a los perspicaces espartanos que se dieron cuenta cabal de ello. Al parecer, a muchos les resultaba claro que el poder de la agrupación oligárquica apoyada por ellos era un fenómeno pasajero y que el futuro de Atenas estaba en la democracia. Previéndolo, el gobierno espartano comenzó a tomar, gradual y secretamente, medidas, dirigidas a minar y socavar la influencia ateniense y debilitar a Atenas. Para tal objeto, Esparta entró en negociaciones con Macedonia, hostil a Atenas, y cuyos círculos gobernantes se sentían muy alarmados por los éxitos atenienses en la Calcídica y en el litoral tracio. No sin ser instigada por Esparta, había explotado la sublevación, ya mencionada, de la isla de Tasos en el año 465. Pero, en ese mismo año, toda la actividad de Esparta fue paralizada por la gran sublevación de los ilotas. Aprovechando la confusión general provocada por el fuerte terremoto en el Peloponeso, los ilotas se levantaron en armas y emprendieron una marcha sobre Esparta con el fin de aniquilar a la tan odiada población de esa ciudad. Gracias a la previsión del rey Arquídamo, que alineó a tiempo a los guerreros espartanos completamente armados en orden de batalla, los ilotas no pudieron apoderarse de la ciudad, pero la sublevación se propagó rápidamente por todo el territorio de Laconia y Mesenia. El movimiento rebelde cobró formas especialmente amenazadoras en esa última, pues allí se levantó contra Esparta, como un solo hombre, toda la población. Las ventajas de la organización militar favorecieron a los espartanos, pero las operaciones bélicas en Mesenia se hicieron prolongadas. Los sublevados se fortificaron sólidamente en el monte Itome, y los espartanos, debido a su anticuada incapacidad para llevar a cabo asedios, fueron impotentes para desalojarlos de allí. La situación se tornó tan seria, que el gobierno espartano se vio forzado a dirigirse a sus aliados en busca de ayuda. Esta vez apelaron no sólo a sus vecinos del Peloponeso, sino también a los atenienses, en la creencia de que el gobierno oligárquico encabezado por Cimón y que simpatizaba con ellos, les prestaría ayuda militar. Según el relato de Aristófanes, se presentó en Atenas un representante espartano y «pálido... en nombre de los dioses, estrechándose contra el altar», suplicó que se enviaran guerreros, en auxilio de Esparta. Cimón se hizo eco inmediatamente de esta petición. Desde su punto de vista, el prestar socorro a los espartanos era una oportunidad para afianzar la amistad con ellos y establecer un contacto más estrecho. Así y todo, enviar un destacamento de ciudadanos armados era imposible sin el consentimiento de la asamblea popular. Y en ésta, Efialtes y sus partidarios se opusieron resueltamente a la propuesta de Cimón. Efialtes «conjuraba al pueblo, en nombre de los dioses, a que no ayudara a los espartanos, no permitiera que se levantara un Estado que siempre y en todo actuaba en contra de Atenas... que lo dejara caer, con su orgullo pisoteado en el polvo». Estas palabras debieron sonar de manera convincente, tanto más cuanto que muchos atenienses,

- 191 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

al parecer, ya estaban informados de que Esparta se aprestaba a ayudar a la sublevada Tasos. A los ojos de esa parte de los ciudadanos atenienses, cuyos intereses vitales estaban vinculados al desarrollo del comercio marítimo y de los oficios, Esparta, sin contar todo lo demás, constituía una fuerza que apoyaba a los enemigos comerciales jurados de Atenas: a Corinto, a Megara y otros. Los atenienses adversarios de la oligarquía veían también en ella uno de los principales escollos en el camino de la ulterior transformación del régimen estatal. Dieron comienzo los debates y Cimón intensificó su argumentación, hablando esta vez ya no sólo de Atenas, sino de toda la Hélade, la cual sin Esparta «quedaría renga». Y entonces el Estado ateniense, decía, «quedaría en el atelaje sin el segundo caballo». Apelando así a los sentimientos patrióticos de sus conciudadanos. Cimón logró finalmente persuadirlos a que tomaran la decisión de enviar a Mesenia, en ayuda de Esparta, unos 4.000 hoplitas. El, en persona, encabezó esta fuerza. La aparición de los atenienses junto a Itome, no modificó, sin embargo, la situación de manera que mejorara para los espartanos. Aún cuando en materia de poner sitio a fortalezas, los atenienses eran incomparablemente más diestros que los espartanos, también ellos resultaron impotentes para quebrar la resistencia de los sublevados. Es evidente que en esto también tuvo parte el hecho de que, entre los componentes del destacamento ateniense, había no pocos partidarios de Efialtes, los que quizá se sentían más cercanos a los esclavizados mesenios que a la odiada Esparta. El caso es que Itome no fue conquistada. Entre los espartanos cundió la sospecha de que los guerreros atenienses habían entablado negociaciones secretas con los mesenios sitiados, con cuya colaboración pensaban realizar una revuelta democrática. Esta situación concluyó cuando el gobierno espartano declaró abiertamente a los atenienses que ya no necesitaba más de su ayuda. De todos los aliados de Esparta congregados en el cerco de Itome, sólo los atenienses fueron retirados. La política insistentemente sostenida por la agrupación oligárquica encabezada por Cimón terminó así en el más rotundo fracaso. Ecos de los que ocurrió después en Atenas los hallamos en las obras de Aristófanes. «Llevando consigo a cuatro mil hoplitas, se dirigió a vosotros nuestro Cisión y salvó a Lacedemonia», leemos en una de sus comedias. Al parecer, ya de regreso en Atenas, Cimón intentó presentar las cosas como si los atenienses hubieran obtenido un éxito, pero, desde luego, nadie creyó en tal versión. Los adversarios políticos de Cimón levantaron cabeza, y una profunda indignación se apoderó de los ciudadanos atenienses. Tucídides informa que inmediatamente después del regreso del destacamento, al abandonar el Peloponeso, los atenienses «rompieron la alianza hecha con los lacedemonios... estableciendo otra con los enemigos de aquéllos, con los argivos; después, los argivos y los atenienses hicieron una alianza, afianzada con juramentos, con los tesaliotas». Todo lo cual significó un rotundo cambio de la línea política anterior. Para salvar, aunque fuera parcialmente, su conmovido prestigio, Cimón hizo una tentativa de volver a tomar el camino en el cual se sentía más seguro, aquél en el cual su reputación aún no vacilaba: el camino de una nueva guerra contra Persia. Precisamente en ese tiempo Egipto se había sublevado contra Persia. La sublevación fue iniciada por el libio Inaro. Casi la totalidad de la población egipcia, que odiaba a los persas, le prestó su apoyo. Estaban madurando acontecimientos sumamente serios. Inaro se dirigió a Atenas en procura de ayuda. Es posible que aún antes él enviara cereales a Atenas, vinculándose así amistosamente con los atenienses. Estos respondieron al llamado de Inaro enviando a las costas de Egipto una flota de 200 naves de combate, bajo el mando de Cimón. Una parte del ejército griego sostenía la guerra en Chipre, otra parte combatía en el litoral fenicio, y las fuerzas principales desembarcaron en el propio territorio egipcio, donde junto con sus habitantes derrotaron a los persas y pusieron sitio a Menfis. Pero el asedio a esta bien fortificada ciudad se prolongó por mucho tiempo. Partir de Atenas no sólo no fue de utilidad para Cimón, sino que, por el contrario, complicó más aún su situación particular y la de sus partidarios. Aprovechando su ausencia, los demócratas, encabezados por Efialtes, tomaron resueltamente la ofensiva. Su golpe principal fue dirigido contra el areópago. En Atenas comenzó una serie de procesos judiciales contra miembros del areópago, contra los cuales fueron formuladas diversas acusaciones: venalidad, ocultación de diseños públicos, etc. A diferencia del propio Cimón, hombre de honradez sin

- 192 de 321 -

V. V. Struve

tacha, muchos de sus partidarios no gozaban de la mínima reputación. Como resultado de dichos procesos, la autoridad moral de muchos de los miembros del areópago fue minada, preparándose así las condiciones para un ataque decisivo contra esa institución en su calidad de cabeza de la actividad del Estado ateniense. En el año 462 la asamblea popular aprobó una ley contra el areópago, que le asestó un golpe mortal. Se le despojó de todas sus funciones anteriores. De órgano más influyente del Estado, que era, fue reducido a la categoría de un simple tribunal que entendía en asuntos criminales de importancia secundaria, en algunos casos de orden civil y en ciertas contravenciones. Así fue como se desplomó el bastión de la oligarquía. Los enemigos de la democracia hicieron uso entonces del último medio que quedaba aún a su disposición: Efialtes fue asesinado por la espalda; pero ello no pudo modificar la marcha de los acontecimientos. La revuelta democrática en Atenas era un hecho consumado. Cuando Cimón regresó desde Chipre, se vio impotente para emprender nada, y al poco tiempo fue condenado al ostracismo. La lucha en torno del areópago ha sido reflejada en la literatura artística. En Las Euménides, de Esquilo, el héroe de la tragedia, Orestes, culpable de matricidio, es perseguido en todas partes por las diosas de la venganza, las Erinias, hasta encontrar finalmente la salvación al dirigirse a la diosa Atenea, que le aconseja buscar justicia en el areópago de Atenas. Y lo que había resultado imposible para los dioses, lo realizan los sabios ancianos atenienses: ellos absuelven a Orestes. Las Erinias se transforman entonces en Euménides, favorables a Orestes. En la misma obra de Esquilo figuran sus consideraciones acerca de cómo la diosa Atenea, en la iniciación misma del funcionamiento del areópago, prevenía a los atenienses contra el peligro derivado del cambio de su estructura y contra el paso del mismo hacia el predominio del demos. «Aconsejo a los ciudadanos temer tanto la anarquía, como al poder de los grandes señores», decía a los atenienses. La ley del año 462 sobre el areópago inició un nuevo período en la historia de Atenas: el de una completa y consecuente democratización de todas las facetas de la vida estatal. Al ser liquidadas las anteriores funciones políticas del areópago, quedó despejado un lugar para la actividad de la asamblea popular, ya sin estorbo, y para todos los órganos de la misma. Después de la muerte de Efialtes, la triunfante democracia ateniense encontró a un nuevo conductor en la persona de Pericles. El destacado papel de este personaje en la historia ateniense ha sido considerablemente exagerado, tanto en la historia antigua como en la historiografía burguesa contemporánea. La popularidad de Pericles entre los ciudadanos atenienses, su gran influencia política en la asamblea popular, encuentran explicación no en sus cualidades personales, sino, antes que nada, en el hecho de que la línea política por él encabezada reflejaba realmente los intereses y las aspiraciones de las capas de la ciudadanía ateniense que lo habían promovido en el curso de su actuación política. Además, el llamado «siglo de Pericles», preparado por todo el desarrollo histórico de Atenas, representa una de las páginas más luminosas en la historia ateniense, pletórica de destacadísimos acontecimientos. Precisamente en tal sentido define Marx el período vinculado al nombre de Pericles como «el florecimiento interior más elevado de Grecia». En el período que consideramos, Pericles apenas si tenía algo más de 30 años. Hijo de Jantipo, el vencedor de Micala, estaba vinculado por la parte materna, con la familia de los Alcmeónidas: su madre era sobrina del gran reformador Clístenes. Pericles había recibido una instrucción que para aquel tiempo era brillante. Sus maestros habían sido el filósofo Anaxágoras y Damón, quien gozaba de gran notoriedad entre los atenienses. Posteriormente, siendo ya dirigente del Estado ateniense, Pericles mantuvo permanentemente estrechas relaciones con las personas más adelantadas e inteligentes de su época: el sofista Protágoras, el historiador Herodoto, el gran artista Fidias. Sus contemporáneos veían en Pericles a un estadista valiente y enérgico, adicto a las ideas de la democracia, orador completo y persona independiente en su manera de pensar. Sin prestar la menor atención a los puntos de vista dominantes en su ambiente, se divorció de su esposa, de la que tenía dos hijos, y contrajo nupcias con Aspasia, de Mileto, aún cuando ésta no pertenecía al círculo de los ciudadanos atenienses. A diferencia de la mayoría de las mujeres de Atenas,

- 193 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

encerradas en el estrecho círculo de la familia y de los quehaceres domésticos, Aspasia era una persona de amplia instrucción. En su hogar se reunían los representantes más importantes de la intelectualidad de aquel entonces. En su actividad política, Pericles se plegó desde el principio al movimiento democrático, a aquellas capas medias del demos ateniense —comerciantes, propietarios de barcos, dueños de talleres artesanales, propietarios de tierras, medianos e incluso pequeños, involucrados en la producción de mercancías— que se hallaban, todos ellos, interesados en el crecimiento del poderío marítimo de Atenas, en el fortalecimiento de sus relaciones comerciales, en el desarrollo del comercio marítimo, y que antes habían apoyado a Temístocles y a Efialtes. Los vínculos de Pericles con Efialtes se presentan tan estrechos que, dada cierta falta de claridad de las fuentes, se torna difícil a veces trazar una línea demarcatoria nítida entre las medidas realizadas por uno y por otro. Después de la muerte de Efialtes, Pericles se presenta como continuador de la transformación democrática del Estado ateniense. El triunfo obtenido en la lucha contra la agrupación oligárquica tenía que ser consolidado. Y en esto consistía el principal problema de la política a desarrollar por la democracia ateniense encabezada por Pericles. Después del 462, según parece, ningún conjunto de reformas del tipo de las de Solón o Clístenes fue realizado de una sola vez. Lo principal ya estaba logrado: el régimen oligárquico demolido y el poder supremo en manos del demos. Las fuentes que actualmente tenemos a nuestra disposición no siempre permiten establecer con suficiente claridad cuáles fueron las formas legislativas concretas en que se expresó ese cambio: cuáles de las leyes anteriores fueron revisadas, y si lo fueron de una sola vez, y qué nuevas leyes se promulgaron y cuándo. Aristóteles, que no simpatizaba con el nuevo régimen, habla de esos cambios en forma por demás general y muy poco definida: «... el régimen estatal había comenzado a perder en grado creciente su orden estricto por culpa de los hombres que se habían impuesto fines demagógicos». En ese término, «hombres», están evidentemente incluidos los conductores de la democracia. Y escribe el mismo Aristóteles más adelante: «En general, en toda la administración, los atenienses no se atenían a las leyes con el mismo rigor que antes.» Según el testimonio de Aristóteles, en el año 457 fue electo arconte por vez primera un zeugita, esto es, un hombre perteneciente a la tercera categoría del sistema censal, y que, según la constitución timocrática de Solón, no gozaba del derecho a ser electo. ¿Querrá decir esto que la reforma censal de Solón había sido abolida? Oficialmente, en el orden legislativo, no hubo tal abolición, pero de hecho los ciudadanos atenienses de las categorías inferiores pasaron a tener acceso a todos los puestos administrativos del Estado, salvo el de estratega. En la «República de los atenienses del Pseudo-Jenofontes» se habla de manera bien clara de que, al comienzo de la guerra del Peloponeso, los arcontes eran elegidos entre todos los atenienses. También sabemos que la situación económica de los candidatos era establecida no por vía de la verificación, sino mediante preguntas formuladas verbalmente a cada uno de ellos sobre si alcanzaban censalmente la categoría de zeugita. Ninguno de los candidatos, por pobre que fuera, jamás dio respuesta positiva a esa pregunta. De esta manera, el establecer la categoría censal durante la elección se había convertido en una mera formalidad, carente de contenido. Ciertamente, el mismo puesto de arconte había perdido, en los tiempos que consideramos, su valor anterior. Representaban una excepción sólo los arcontes-epónimos y polemarcas, que en sus jurisdicciones atendían los asuntos meramente judiciales pertenecientes a los ciudadanos atenienses y extranjeros, acerca de los cuales formulaban los juicios previos. Como otro índice más de la democratización del régimen ateniense, puede servir la difusión de la costumbre de elegir por sorteo a los funcionarios para llenar toda una serie de cargos, que antes se cubrían recurriendo a votación. Comenzaron a llenarse por sorteo casi todos los puestos, salvo los de estrategas y los que requerían conocimientos y preparación especiales. Desde el punto de vista de los adictos al régimen democrático antiguo, este modo de cubrir las vacantes era profundamente democrático. La premisa para la introducción de este orden de cosas fue —según su criterio— el reconocimiento del derecho de cualquier ciudadano a ocupar cargos en el Estado: que la suerte decida quién ha de ocupar tal o cual puesto en el año que corre. Por otra parte, el llenar las vacantes mediante el sorteo eliminaba la posibilidad de una presión previa sobre los electores, recurso del que anteriormente se aprovechaban los ricos.

- 194 de 321 -

V. V. Struve

Todas las medidas que acaban de ser enumeradas habrían sonado, para la mayoría de los ciudadanos, como mera declaración verbal, si no se les hubiera dado una base material en forma de remuneración pecuniaria, pagada por el fisco, por el desempeño de las obligaciones sociales. Este principio fue introducido por Pericles, que establecía honorarios de dos óbolos por cada sesión a los jueces jurados; esta suma equivalía aproximadamente a la ganancia diaria media de un ateniense. El carácter de esta medida se aclara si se tiene en cuenta que en el tribunal popular ateniense —la heliea— había 6.000 jurados electos anualmente por sorteo. Pero la remuneración de los jurados fue solamente el comienzo de todo un sistema de pagos. A propuesta de Pericles, el fisco comenzó a entregar a los ciudadanos indigentes el llamado teoricón, dinero teatral. Tenía el objeto de proporcionar a los ciudadanos posibilidad de descansar y de divertirse durante los días festivos, en los que en Atenas se ofrecían espectáculos teatrales. Por cuanto el teatro desempañaba un papel exclusivo en la vida social, dicha medida tenía también un gran valor político. Más adelante fue introducido el pago diario a los miembros del consejo de los Quinientos, que pasó a reunirse con mucha mayor frecuencia que antes; fue implantada asimismo la paga a los arcontes y a las personas que ocupaban otros puestos, y un sueldo para los ciudadanos que se encontraban en la marina o en el ejército. La remuneración de los cargos estatales aseguró a la masa de los ciudadanos atenienses una posibilidad de hacer uso de sus derechos políticos. De allí en adelante, cualquiera de los ciudadanos más pobres podía dedicar su tiempo, sin temor alguno, a la actividad social o estatal. Como resultado, por ejemplo, los jurados de los tribunales comenzaron a ser reclutados preferentemente entre las capas más pobres de la población ateniense; la participación en ellos se convirtió en un medio de existencia para muchos ciudadanos. En la historiografía burguesa actual, especialmente en la norteamericana, se sostiene la opinión de que la entrega a los ciudadanos atenienses de subsidios pecuniarios —práctica que se compara de manera completamente arbitraria con los subsidios de seguro social en los actuales Estados capitalistas— resultó ser una carga superior a las fuerzas del fisco ateniense y, finalmente, constituyó la causa del hundimiento de la antigua democracia. Tal punto de vista es radicalmente falso, dado que los subsidios, durante el gobierno de Pericles, según todos los indicios, representaban un porcentaje relativamente muy bajo dentro del presupuesto general del Estado ateniense. El Estado de Atenas se hallaba en condiciones de sobrellevar fácilmente este renglón de gastos, debido a que encabezaba la Liga marítima, alianza que ya se había transformado en la potencia marítima ateniense, la cual tenía bajo su dominio súbditos obligados a pagar con regularidad el foros. A nadie más, precisamente, que al conductor de la democracia ateniense, Pericles, se le ocurrió trasladar el tesoro de la Liga de Delos a Atenas, lo cual dio la posibilidad a los atenienses de disponer de esos fondos sin control algunos. Así, pues, los beneficios de que gozaban los ciudadanos atenienses durante este período estaban basados en la explotación no sólo de los esclavos, sino también de la población de muchas otras ciudades griegas supeditadas a Atenas. He aquí donde radicaba una de las más profundas contradicciones de la democracia esclavista ateniense. Otro de sus rasgos característico se nos revela en la ley de Pericles de los años 451-450 acerca de la composición del cuerpo de los ciudadanos atenienses. Antes de haber sido promulgada dicha ley se requería, para ser reconocido como ciudadano de Atenas, tener un padre que fuera miembro de la ciudadanía ateniense y que ese padre reconociera el recién nacido y realizara con éste los ritos establecidos y lo anotara en los registros del demos. La madre del recién nacido podía no ser ateniense. Por ejemplo, Clístenes, Temístocles, Cimón, el historiador Tucídides no eran de origen ateniense por línea materna. La transformación de Atenas en uno de los más grandes centros políticos, económicos y culturales de Grecia aumentó su gravitación sobre otras ciudades; y los beneficios de los que gozaban los ciudadanos atenienses con plenos derechos, engendraban naturalmente en mucha gente la tendencia a emparentarse con ellos, o a penetrar en sus filas por algún otro medio. Pero las posibilidades financieras del Estado ateniense no eran ilimitadas. El aumento del número de ciudadanos amenazaba, de manera bien definida, con repercutir sobre sus privilegios. Es por eso que Pericles, cuidando los intereses de sus conciudadanos, estableció en los años 451-450 una ley por la que se modificaban las condiciones para ser ciudadanos: en adelante, recibieron derechos
- 195 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

de ciudadano sólo aquellos cuyos dos progenitores fueran atenienses nativos, esto es, pertenecientes ambos, padre y madre, a la ciudadanía ateniense. La esencia de esa ley se reveló de manera especial en el año 444. En ese año el gobernante egipcio Psamético envió como obsequio para el demos ateniense 40.000 medimnos de trigo, que había de distribuir, por ello, entre los ciudadanos. Con motivo de este obsequio se descargó una lluvia de denuncias, y en el tribunal ateniense fueron incoados muchos procesos sobre hijos no legítimos. Como resultado, la cantidad de los que recibían su parte del cereal descendió considerablemente y la parte que correspondía a cada uno, como es natural, aumentó. De esta manera, esta ley de Pericles muestra a las claras que a la democracia ateniense le era completamente ajeno el principio de la igualdad de todos los hombres ante la ley, el cual fue sustituido por otro principio: la igualdad ante la ley sólo de los ciudadanos. Principio donde el concepto de «ciudadano» estaba indisolublemente ligado a los privilegios y dignidad especiales que destacaban al ciudadano de otros hombres, no ciudadanos, considerados seres de categoría inferior.

El régimen estatal de Atenas
En su conjunto, el orden estatal establecido en Atenas durante la vida de Pericles se caracterizó, en primer lugar, por el hecho de que la plenitud del poder superior legislativo, ejecutivo y judicial pertenecía a los ciudadanos que se reunían en la asamblea popular, la ekklesia. La asamblea popular no delegaba en nadie sus derechos soberanos, sino que los utilizaba de manera directa e inmediata. Esta cuestión, en general, jamás podía plantearse ante los ciudadanos atenienses, visto que todos ellos cabían libremente en el área de su ciudad natal, donde se reunían alrededor de cada diez días, para decidir y dirigir los más importantes asuntos de Estado. Del derecho a tomar parte en la asamblea popular gozaban todos los varones con plenos derechos, que habían cumplido los veinte años de edad. Todo participante en la asamblea podía ejercer las libertades de palabra y de iniciativa legisladora. Podía presentar cualquier propuesta, cualquier crítica contra cualquier funcionario público, contra un proyecto de ley, o contra una medida ya aprobada por el Estado. Dentro de tales condiciones, es difícil hablar del cúmulo de cuestiones susceptibles de ser tratadas por la asamblea popular. Al disponer de ilimitados derechos, la misma podía, a propuesta de cualquiera de sus participantes, considerar, a su criterio, cualquier cuestión, ya fuera legislativa o jurídica, ya se tratara de una medida cuya aplicación encuadrara dentro de la competencia de los magistrados. Hasta donde nos consta, en la práctica del trabajo de la asamblea popular tenían mayor valor y significación los siguientes asuntos: la elección de los estrategas y de otros funcionarios militares superiores; la declaración de guerra; la concertación de los tratados de paz y de los tratados de alianzas; la solución de otras cuestiones de la política exterior; el otorgamiento de los derechos de ciudadanía; la recepción de informes de los altos funcionarios; la promulgación de toda clase de leyes de la más variada índole; la consideración y confirmación del presupuesto del Estado. Todas las cuestiones eran resueltas mediante una votación efectuada por el metodo del levantamiento de manos. Las votaciones secretas constituían una excepción que se aplicaba en casos particulares. En tales ocasiones se votaba colocando en las urnas piedrecitas. La votación secreta se aplicaba también en los casos en que se consideraba la aplicación del ostracismo. Las resoluciones de la asamblea popular eran protocolizadas, como nos consta en los decretos atenienses llegados hasta nuestro tiempo. Comenzaban con la fórmula: «Han establecido el Consejo y el pueblo.» Luego se indicaba de qué file era la pritanía, quién había sido su secretario, quién había presidido la reunión, quiénes de los oradores habían formulado tales o cuales propuestas. Todos los órganos del Estado ateniense se consideraban supeditados a la asamblea popular, a la que debían rendir cuentas. Entre esos órganos figuraban el Consejo de los Quinientos, la

- 196 de 321 -

V. V. Struve

heliea, el areópago, el colegio de estrategas, el colegio de arcontes, y otros funcionarios que recibían sus poderes principalmente por sorteo. La organización del Consejo de los Quinientos seguía siendo, en general, la misma que en el tiempo de Clístenes. Se componía con los representantes de las diez filai, a razón de cincuenta prítanos de cada una, los que se turnaban en el cumplimiento de sus funciones según un orden riguroso, en correspondencia con el cual el año fue dividido de diez partes. Las funciones del Consejo consistían en preparar los asuntos para la asamblea popular y resolver los asuntos secundarios que se presentasen entre reunión y reunión de la misma. En las reuniones de la asamblea, la presidencia, los términos de la convocatoria, las citaciones, etc., también se hallaban en manos del Consejo. De acuerdo con las leyes atenienses, ningún asunto podía ser considerado por la asamblea popular sin haber pasado previamente por el Consejo. Mas ello no significaba, de manera alguna, que éste fuese superior a la asamblea. La reunión de la asamblea, debido al número de sus integrantes, no podía considerar las cuestiones sin preparación previa y con la debida aplicación. Desde este punto de vista, el Consejo aparece como un instrumento de trabajo de la asamblea popular. El tribunal ateniense de jurados —la heliea— representaba, tanto por su estructura como por sus funciones y, especialmente por las particularidades de los procesos que en el mismo se veían, una institución muy peculiar. Como ya hemos señalado, la heliea se componía de 6.000 jurados, distribuidos en diez cámaras, los dicasterion, a razón de 500 jurados en cada uno, con otros 100 considerados como de reserva. Para prevenir sobornos, los procesos eran distribuidos entre los dicasterion por sorteo. En los casos especialmente importante, dos o más dicasterion se juntaban para ver la causa. El proceso judicial en la heliea ateniense se realizaba sobre la base de la competición. Los jueces jurados escuchaban tanto al acusador como al acusado (o querellante y querellado) y a los testigos, admitían disputas entre las dos partes, y cuando la esencia de la causa se tornaba clara o suficientemente aclarada para ellos, acudían a la votación. El tribunal ateniense no conocía fiscales oficiales. La acusación en cualquier causa, incluso en las que concernían a los intereses del Estado o a la salvaguardia del orden existente, podía ser sostenida por cualquiera que lo desease. Como principio, se consideraba que los intereses y la seguridad del Estado tenían que tocar por igual a todo ciudadano, y por ello todo ciudadano podía y debía salir en el tribunal en su defensa. Tampoco existían defensores profesionales. Todo ciudadano tenía que defenderse por sí mismo. En los casos en que no se sentía en condiciones de hacerlo con suficiente eficacia, se dirigía a un especialista —los había en Atenas— y aprendía de memoria el discurso que éste escribía para él. Es característica la postura del tribunal ateniense hacia los esclavos. Si la marcha del proceso requería la aparición de esclavos en calidad de testigos, éstos, según rezaba la ley, tenían que dar sus declaraciones sólo bajo torturas. Si el esclavo moría durante las mismas, a su propietario se le compensaba su valor, como perjuicio material ocasionado por el proceso. Entre los funcionarios que recibían sus poderes por vía de elecciones anuales en la asamblea popular, los de mayor valor eran los diez estrategas. A partir del año 444 y durante una década y media, fue elegido año tras año el propio Pericles. Por el desempeño del cargo de estratega no se pagaban emolumentos, de manera que sólo podían aspirar a este cargo las personas de holgada posición económica. Al mismo tiempo, en manos de los estrategas se concentraban las más importantes funciones del más alto poder militar, administrativo y ejecutivo. Ellos encabezaban y mandaban la flota y el ejército, entendían en todos los asuntos de la política exterior del Estado ateniense y lo representaban durante las negociaciones diplomáticas, se ocupaban de los asuntos financieros, etc. Aún disponiendo de tan amplios poderes, los estrategas se encontraban al mismo tiempo bajo el permanente control de la asamblea popular, ante la cual tenían que rendir cuentas y dar informes. En caso de que su informe fuera considerado insatisfactorio, los estrategas podían ser suspendidos ante de haberse cumplido el término de sus funciones y se llevaban a cabo nuevas elecciones. En general, en Atenas se prestaba una atención especial a las elecciones de los funcionarios. Según las fuentes, los ciudadanos atenienses tomaban en consideración la conducta de todo

- 197 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

candidato, averiguándose si guardaba el debido respeto a sus progenitores, si prestaba servicio en todos los casos en que era exigido para ello, si cumplía sus obligaciones financieras para con el Estado, etc. Lisias informa que era loable que el candidato rindiera cuenta de toda su vida antes de las elecciones. Es de gran importancia analizar las garantías de estabilidad del orden estatal ateniense durante la época de Pericles. Como ya hemos señalado, la asamblea popular de los ciudadanos atenienses, que era convocada cada diez días, detentaba el poder superior en el Estado. En consecuencia, disponía del derecho a hacer cambios también en las leyes básicas del Estado, es decir, su constitución. Hablando teóricamente, el peligro de cambios radicales en el orden existente en el régimen estatal, surgía siempre, todas las veces que los ciudadanos se reunían en el Pnix, el recinto de las asambleas populares. Para prevenir tal peligro regían disposiciones especiales que garantizaban cierta y determinada estabilidad de la constitución. La más importante de tales instituciones era la grafê paranomoi, «queja contra la ilegalidad». Cualquier ciudadano que quería hacer uso de su derecho a la grafê paranomoi tenía que declararlo en la asamblea popular. Se le proponía entonces que prestara juramento de que no usaría del derecho que se le otorgaba en detrimento del Estado ateniense, tras lo cual exponía su queja contra cualquier propuesta que hubiera sido sometida a la consideración de la asamblea, o contra cualquier disposición o ley ya aprobada por la asamblea a la que considerara contraria a la legislación existente. La queja expresada en este orden paralizaba la vigencia de una disposición o ley, y el asunto era dirigido al tribunal popular, a la heliea. En esta instancia, el querellante debía probar lo fundamental de su protesta ante los jueces jurados, en un proceso basado en la competencia. En defensa de lo querellado salía el ciudadano que, en su momento, lo había presentado y apoyado en la asamblea popular, o la comisión especial que lo había formulado. Tras escuchar a ambas partes, los jueces expedían su veredicto. Si la queja presentada en ejercicio de la grafê paranomoi era reconocida como justificada, la disposición o ley querellada era abolida, y el ciudadano que la había propuesto, sometido allí mismo a la correspondiente responsabilidad por haber inducido a error a sus conciudadanos. El juzgado podía condenarlo a una multa pecuniaria grande, o imponerle un castigo mucho más severo, inclusive hasta la expulsión o pena de muerte. De esta manera, así como a todo ciudadano ateniense se le otorgaba plena libertad para sostener iniciativas de orden legislativo, también se lo hacia pasible de una responsabilidad. Por toda propuesta que hacía, respondía con sus bienes y con su vida, y no sólo ante los órganos del Estado, sino ante cualquier otro ciudadano ateniense, pues cada uno de ellos podía hacerlo responder mediante el ejercicio de la grafê paranomoi. Pese a todo, en el empleo por parte de los ciudadanos del derecho a «querellar contra la ilegalidad», había lugar a abusos. Podía encontrarse entre los ciudadanos quienes desearan hacer uso de ese derecho con el fin de causar perjuicio al Estado. También esto había sido previsto por la legislación ateniense. Si la querella formulada en base a la grafê paranomoi era rechazada por la heliea y el querellante recibía en favor de su queja menos de la tercera parte de los votos de los jueces jurados, se hacía culpable allí mismo de la responsabilidad correspondiente por una querella sin fundamento, pudiéndosele imponer un severo castigo. Otra garantía para la estabilidad del régimen democrático existente lo constituía el procedimiento mediante el cual se ponían las leyes en vigor. En el derecho estatal ateniense hay que distinguir las leyes —nómoi— de los simples decretos o disposiciones —psefismas—. Los últimos tenían un carácter casual, en tanto que las leyes acusaban una naturaleza general. Para poner en vigencia los simples decretos no se requería ningún procedimiento; en cambio, para hacerlo con las leyes propiamente dichas, se efectuaban ritos especiales, que retardaban intencionalmente su consideración, con el fin de que la asamblea popular quedara advertida contra el peligro de decisiones prematuras e irreflexivas. Anualmente, en la primera reunión de la primera pritania, que tenía lugar el 11 del mes ateniense hecatombeón (aproximadamente a mediados de julio), se ponía a votación de la asamblea popular si ésta quería hacer uso de su derecho a la revisión de las viejas leyes y a la consideración de los proyectos de las nuevas. Si esta asamblea se expresaba en sentido positivo, sus participantes presentaban individualmente
- 198 de 321 -

V. V. Struve

sus proyectos legislativos. Cada proyecto aprobado pasaba al Consejo para ser considerado en detalle y redactado. Después, el proyecto de ley, ya con la forma de su redacción definitiva, volvía a la asamblea popular y a la heliea, para ser votado. Simultáneamente, su texto era grabado en una tabla, expuesto en un lugar público para conocimiento general, y leído a los ciudadanos en los intervalos entre dos reuniones legislativas, para que pudieran conocerlo con atención y en su totalidad. Sólo tras la observación de todas estas condiciones podía ser aceptada una nueva ley en Atenas. En su totalidad, el régimen estatal de la ciudad de Atenas durante los años de gobierno de Pericles poseía, sin duda alguna, rasgos históricamente mucho más desarrollados que las polis oligárquicas. No puede, empero, cerrarse los ojos, como lo hacen algunos sabios burgueses que idealizan a la antigua Atenas, sobre los defectos y aspectos contradictorios de la vida estatal ateniense. Ni los metecos, ni las mujeres —madres, esposas e hijas de los ciudadanos que gozaban de la plenitud de los derechos—, ni que hablar ya de los esclavos, gozaban de derecho alguno en Atenas, como tampoco en las demás ciudades y Estados; y, en consecuencia, no podían tomar parte activa en la vida estatal. De esta manera, los ciudadanos con plenitud de derechos políticos representaban en el Estado ateniense, tal como ya hemos señalado, no más del 15 al 20 por 100 del total de la población. Resulta así que también sobre la organización social y estatal de Atenas gravitaba el sello de la limitación clasista, tan característica para todos los Estados esclavista de esa época. Mas no todos, ni mucho menos, de los que formaban parte de esa minoría privilegiada, disponían realmente de la posibilidad de hacer uso de sus derechos. La participación de los ciudadanos ordinarios no era acompañada de la paga de subsidio alguno, por el fisco, en virtud de lo cual todo aquel que vivía de su trabajo no podía pasar cada diez días unas cuantas horas en el Pnix, donde se celebraban las reuniones de la asamblea popular. Menos accesible aún era esto para los campesinos, pues, para hacer acto de presencia en esas asambleas tenían que dirigirse a la ciudad. Durante los períodos de intenso trabajo en el campo, sólo muy pocos podían permitírselo. Resultaba así que, entre el total de los ciudadanos atenienses, más o menos de unas 30.000 a 35.000 personas, el número habitual de los participantes en las reuniones de la asamblea apenas si superaba los 2.000 ó 3.000, y sólo en casos extraordinarios se reunía una cantidad mayor. Al mismo tiempo, en el código del derecho estatal de los antiguos no existía el concepto del quórum. Para la opinión de aquellos ciudadanos, la participación directa en la asamblea era un derecho, pero de ninguna manera una obligación. Por tanto, si alguno de los ciudadanos no hacía acto de presencia en la asamblea, se consideraba que transfería su derecho a los que sí participaban, de modo que las resoluciones tomadas por la reunión tenían fuerza de ley independientemente del número de los ciudadanos que la habían adoptado. En consecuencia, se dieron a veces casos en que la asamblea popular ateniense, especialmente en los años de la guerra del Peloponeso, tomaba resoluciones casuales contrarias a los intereses del Estado y al curso general de la política que se estaba llevando a la práctica. Entre los electos por la asamblea popular, mediante el sorteo y por votación, para los diferentes cargos públicos, podían evidentemente figurar personas designadas por azar, fortuitamente, poco aptas para la actividad político-social; todas sus ventajas consistían en el hecho, que de por sí nada recomendaba, de haberse hallado presente en el Pnix el día de las elecciones. De la misma manera, debido a que el cargo de estratega no era remunerable, los esclavistas poseedores de grandes fortunas, aún cuando no simpatizaban con la democracia, podían ocupar dicho cargo y, de esta manera, ejercer influencia sobre la marcha de la vida política, aún después de las reformas de Efialtes y Pericles. Se sobreentiende que los adversarios de la democracia ateniense se afanaban por aprovechar los lados débiles del régimen estatal en beneficio de sus propios intereses. No podían ni querían aceptar la derrota que se les había inferido, y procuraban por todos los medios recuperar la supremacía perdida. Muerto Cimón, apareció como su conductor cierto Tucídides de Alopece, siempre contrario de Pericles en las reuniones de la asamblea popular. Sin embargo, Pericles logró vencerlo y conseguir que fuera condenado al ostracismo. Pero los oligarcas no depusieron las armas. Por otra parte, pudieron obtener cierto éxito en su lucha contra el régimen

- 199 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

democrático durante los años de las graves conmociones, durante la guerra del Peloponeso, y después de la muerte de Pericles. El Gobierno de Pericles se veía obligado a chocar también con cierta oposición dentro de la democracia. A las capas económicamente menos sustentadas de los ciudadanos atenienses, les parecían insuficientes las reformas introducidas. Tendían a transformaciones más radicales, y acusaban al gobierno de moderación excesiva y de falta de decisión. El Gobierno de Pericles no podía dejar de tomar en cuenta esta clase de ánimos; y, al atenderlos, iba introduciendo algunas otras medidas. Durante los años de Pericles, por ejemplo, se amplió particularmente la erección de edificios de carácter y destino social. Se realizó el sueño acariciado por Temístocles: las fortificaciones de la ciudad fueron unidas, mediante los llamados Largos Muros, con las fortificaciones del puerto del Pireo. En el interior de la misma ciudad se erigió toda una serie de excelentes edificios y bellísimas estatuas. El primer lugar entre todas ellas lo ocupa una maravilla del arte arquitectónico, el Partenón, en cuyo interior se encuentra la estatua de la diosa Atenea, obra del gran Fidias. Mas también otros edificios del tiempo de Pericles, tales como el Odeón, destinado a las competiciones musicales, o los famosos propíleos, provocan hasta hoy la admiración de los hombres. Hasta nuestros tiempos ha llegado una serie de inscripciones atenienses de las que se desprende qué medios colosales invertía el Estado en las construcciones. En una de ellas se enumeran las entregas de dinero para la erección de la famosa estatua de la diosa Atenea, de Fidias. En otras, que constituye el balance financiero publicado en el año 433, después de terminar la erección del Partenón, se enumeran detalladamente todas las erogaciones efectuadas durante los quince años que demandaron las obras, las inversiones en el material y los gastos para su acarreo a la acrópolis, las remuneraciones a los muchos trabajadores y artistas, etc. En todas esas obras, los atenienses indigentes tenían trabajo. En esto reside el valor social de la labor edificadora del Estado ateniense. Al desarrollar una enérgica actividad en esta dirección, el Gobierno de Pericles se supo atraer también los medios de los ciudadanos ricos, de los grandes propietarios de esclavos. En Atenas existían, ya desde antes, las llamadas liturgias, que obligaban a los ciudadanos más acaudalados a cumplir, por turno, con diferentes obligaciones vinculadas con la organización de los espectáculos teatrales y el equipamiento de naves para la flota. Durante los años de Pericles, las liturgias constituyeron uno de los artículos más importantes en el presupuesto del Estado democrático. En las fuentes de que disponemos no hay el menor indicio de oposición a las liturgias por parte de los ciudadanos acaudalados. Quizás esto se explique porque las obligaciones a las que los sometía el gobierno democrático eran compensadas con usura por las ventajas que obtenían usufructuando los éxitos alcanzados en aquel tiempo por el gobierno de Pericles en el ámbito de la política exterior. Jamás, ni antes ni después, la política exterior de Atenas se distinguió por la amplitud que tuvo en los años que siguieron a la estabilización del poder democrático. La misma era dirigida al afianzamiento del poderío estatal de Atenas y al ensanchamiento de la esfera de su actividad y de su influencia política y económica. En primer lugar, esta política tocó a los aliados de Atenas. Precisamente tras haber llegado al poder la democracia, se exterioriza con máxima claridad la tendencia de los atenienses a reprimir y ahogar la autonomía estatal de sus aliados, a transformarlos definitivamente en sus súbditos y, al mismo tiempo, aumentar la cantidad de ciudades que dependían de la suya. Los atenienses se plantearon el problema de someter a su poder tanto a las ciudades de la Grecia central como a las del Peloponeso. Dentro de las condiciones existentes, esto tenía que repercutir inevitablemente sobre el inestable equilibrio de las relaciones entre las ciudades griegas, equilibrio que, en cierta medida, existía aún en la época de la invasión de los persas. Como ya señaláramos, inmediatamente después del regreso de Cimón de su fracasada campaña en ayuda de Esparta, los atenienses rompieron la alianza con los espartanos, celebrando un tratado con Argos y con Tesalia. Maniatada por la rebelión de los mesenios, Esparta no se hallaba en condiciones de impedirlo, aún cuando la alianza de Atenas con Argos

- 200 de 321 -

V. V. Struve

encerraba para ella gran peligro. Cuando finalmente fue quebrada la prolongada resistencia de los mesenios en el Itome y éstos capitularon, bajo la promesa del derecho de libre paso, los atenienses no tardaron en aprovecharlo. Ayudaron a los expulsados mesenios a establecerse en Naupacto, y esta ciudad, sita en la costa norte del golfo de Corinto, en su punto más estrecho, quedó dentro de la esfera de influencia de Atenas. Esto zahería no sólo los intereses de Esparta, sino también los del más rico e influyente miembro de la confederación peloponesiaca, Corinto, cuya actividad comercial era llevada a cabo a través de ese golfo. Pero los atenienses no repararon en ello. Se inmiscuyeron en el conflicto bélico entre Corinto y Megara, apoyando a esta última, y consiguieron que Megara saliera de la confederación del Peloponeso, a la que siempre había pertenecido, para formar, en cambio, una alianza con Atenas. Los atenienses hicieron entrar sus guarniciones en esa ciudad y en su puerto, Pagas, situado en la misma costa del golfo de Corinto, y simultáneamente erigieron dos líneas de fortificaciones entre Megara y su segundo puerto, Nicea, ubicado en la costa del golfo Sarónico, con lo cual quedaba eliminado el peligro de un ataque contra la ciudad por tierra firme. Con fortificaciones así en el istmo, los atenienses cortaron a Esparta el camino a la Grecia central. Los atenienses consiguieron un rotundo triunfo en la lucha contra su antigua rival, Egina, que había entrado en guerra de parte de Corinto. No obstante haber estado ocupada la mayor parte de su flota en la lucha contra Egipto, los atenienses derrotaron en una batalla naval a los eginetas, desembarcaron en la isla y pusieron sitio a su ciudad. La tentativa de los corintios de sustraer las fuerzas atenienses, alejándolas de Egina mediante un repentino ataque a Megara, no fue coronada por el éxito. Los atenienses armaron a los habitantes de la ciudad, los que, bajo el mando del estratega ateniense Mirónidas, derrotaron a los corintios. La posición de Atenas debía consolidarse más aún con la próxima terminación de los Largos Muros entre la ciudad y su puerto, que venían a coronar su poderoso sistema defensivo. Los éxitos de Atenas obligaron finalmente a Esparta, ocupada hasta entonces en la represión de los sublevados ilotas mesenios, a inmiscuirse en los acontecimientos que estaban sucediéndose. En el año 457 un gran ejército peloponesiaco, que contaba con hasta 11.500 hoplitas, mandado por el rey espartano Nicomedes, llegó a la Grecia central tras cruzar el golfo de Corinto. Los espartanos todavía abrigaban ciertos temores a entrar en guerra abierta contra los atenienses, razón por la cual el objeto oficial de esa campaña fue el de intervenir en la disensión que había surgido entre los habitantes de la pequeña Dórida y los de la Fócida. Las verdaderas intenciones de Nicomedes se pudieron de manifiesto sólo cuando se acercó, con todo su ejército, a Tebas, y, tras acampar junto a ella, entabló negociaciones con los tebanos. En ese tiempo, la supremacía política tebana favorecía a la agrupación oligárquica, que mantenía activas relaciones con los exiliados políticos atenienses. En consecuencia, Nicomedes no sólo logró atraerse a los tebanos, sino también crear en torno de la ciudad agrupaciones hostiles a Atenas en otras ciudades beocias. Los atenienses se percataron del peligro que les estaba amenazado y, para prevenirlo, movilizaron a prisa todas las fuerzas que se hallaban a su disposición. La milicia de los ciudadanos de Menas, completada por destacamentos de Argos, Tesalia y otras ciudades de la Liga marítima ateniense, en un número total de 14.000 hoplitas, cruzó la frontera de Beocia. Allí, en una tenaz y sangrienta batalla junto a Tanagra, los atenienses fueron batidos. Pero este triunfo resultó sumamente caro a sus enemigos, que sufrieron enormes pérdidas. Nicomedes no se decidió a aprovechar este triunfo para atacar al Ática, y se retiró al Peloponeso. Después de la batalla de Tanagra, los atenienses se vieron en situación tan grave que, a propuesta de Pericles, se hizo regresar a Cimón del exilio para que tomara parte en las negociaciones con Esparta, consiguiendo una tregua de tan sólo cuatro meses. Mas los atenienses lograron aprovechar ese lapso para restablecer su situación en Beocia, hacia donde se emprendió una nueva campaña, con la cual el estratega Mirónidas derrotó a las fuerzas beocias cerca de Enófita. Después de esta victoria, que compensó la derrota de Tanagra, los atenienses lograron en corto plazo no sólo restablecer su influencia sobre la mayor parte de las ciudades

- 201 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

beocias, sino extenderla más hacia el Norte. Las ciudades de la Fócida y la Lócrida, vecinas a Beocia, fueron obligadas a establecer una alianza con Atenas. En la Grecia central sólo Tebas seguían siendo baluarte espartano contra Atenas. Al mismo tiempo, había caído Egina. De acuerdo con las condiciones de la capitulación, ésta debió demoler sus murallas, entregar sus naves de guerra y pagar a los atenienses un tributo. Alentados por esos éxitos, los atenienses reanudaron sus acciones bélicas contra Esparta. La flota ateniense, bajo el mando de Tólmidas, penetró sorpresivamente en el puerto espartano de Giteión, donde quemó los astilleros; luego, tras costear la península del Peloponeso por el lado occidental, atacó a Metona y consiguió otros éxitos más en el litoral de Etolia. Más o menos al mismo tiempo, adhirieron a Atenas las ciudades de Acaya, y en el sur del Peloponeso, en el territorio de la Argólida, los atenienses se apoderaron de Trecene. Hubiera podido esperarse un ulterior desarrollo de estos éxitos, si no fuera por la catástrofe de Egipto, adonde, como ya señaláramos, los atenienses habían enviado considerables fuerzas para apoyar la sublevación que había estallado contra los persas. Cerca de 200 naves de guerra atenienses y aliadas, y grandes fuerzas terrestres, se habían concentrado para el desembarco en la desembocadura del Nilo y junto a Chipre. En caso de éxito, los atenienses hubieran podido contar con establecerse con pie firme en un nuevo mercado y apoderarse del más rico granero del mar Mediterráneo. Al comienzo, las operaciones bélicas fueron felices para los atenienses. Pero en el año 454 los persas formaron un ejército bastante considerable. El ejército griego que, junto con los sublevados egipcios, sitiaba a Menfis, fue batido, tras lo cual fue también destruida una gran parte de la flota ateniense. En total, los atenienses perdieron en Egipto cerca de 200 naves de combate y de 35.000 guerreros. En tales circunstancias, los atenienses temían una nueva invasión persa, al mismo tiempo que conmociones dentro de su Liga. Carecían ahora de la supremacía en el mar sobre sus aliados. Por otra parte, el peligro de una invasión persa atemorizó también a Esparta, dando por resultado que los atenienses y los espartanos reanudaran negociaciones, que terminaron en un acuerdo de tregua por cinco años. Al mismo tiempo, Esparta estableció una paz con Argos por treinta años, hecho desventajoso para Atenas. Pero los recelos de los atenienses y de los espartanos no llegaron a justificarse: Grecia no fue víctima de una nueva invasión persa. En la primavera del año 449 los atenienses y sus aliados equiparon y pertrecharon una nueva gran flota, y junto a la Salamina de Chipre se desarrolló una batalla, la última de la guerra greco-persa. En esta batalla los griegos derrotaron completamente a los persas, apoderándose de cerca de cien de sus naves. Después de la batalla, se firmó la paz de Calías. Debemos hacer constar que no podemos abrigar absoluta confianza y seguridad en la existencia de ese tratado de paz. Tucídides, por ejemplo, ni siquiera lo menciona. Sea como fuere, nada sabemos de nuevos choques con los persas, después del año 449. El cese de operaciones bélicas contra los persas determinó que en la opinión de muchos participantes de la Liga marítima griega dejara de ser justificada la existencia de esa alianza. Con tal motivo, y sobre tal base, surgió toda una serie de complicaciones en las relaciones entre los atenienses y sus aliados. Como hemos mencionado anteriormente, los atenienses no se detenían ante la aplicación de represiones a las ciudades aliadas. En los territorios de varias de ellas aparecieron poblaciones de ciudadanos atenienses, las cleruquías, intensificándose de esta manera el control ateniense sobre las mismas. En otros lugares (por ejemplo, en Naxos, Tasos, Samos) la cuestión llegó a serios choques. Tras aplastar a los aliados sediciosos, los atenienses, por regla general, les imponían al desarme, limitando su participación en la alianza en tan sólo el pago del foros a Atenas. Los atenienses continuaron tomando medidas para extender sus fronteras. Con tal objeto, fue emprendida, bajo el mando directo de Pericles, una gran expedición al mar Negro. Como resultado de la misma, se incorporaron al parecer a la Liga ateniense una cantidad de ciudades griegas de la cuenca del Ponto. En los años 447-446 comenzaron nuevos choques entre Atenas y Esparta. Los espartanos emprendieron una campaña sobre la Grecia central, so pretexto de prestar ayuda a Delfos, de

- 202 de 321 -

V. V. Struve

cuyo territorio se habían apoderado los focídeos. La aparición de ejércitos espartanos en la Grecia central trajo aparejada para los atenienses no sólo la pérdida de su influencia anterior sobre la Fócida y la Lócrida, sino también sobre Beocia, cuyas ciudades se sublevaron. Al mismo tiempo defeccionaron Eubea y Megara. Nuevamente se vieron los atenienses ante una grave situación: tenían que sostener simultáneamente acciones bélicas contra Eubea y contra Megara. Atenas no pudo resistir mucho tiempo semejante tensión. El número de sus ciudadanos, a raíz de las guerras ininterrumpidas, había disminuido considerablemente. Sobre la base de una inscripción —lista de los caídos en una batalla— llegamos a enterarnos de que una sola de las diez filai atenienses había perdido en el año 458, en las operaciones bélicas contra Megara, Egina y Egipto, 177 ciudadanos. Descontando que la cantidad de ciudadanos capaces de llevar armas apenas si superaba en aquel entonces la cantidad de 25.000 a 30.000, y que se trataba solamente de las pérdidas experimentadas en un año, resulta fácil imaginar cómo repercutiría este tumultuoso período sobre el número de la población civil de Atenas. En los años 446-445 los atenienses iniciaron negociaciones con Esparta a propósito del establecimiento de una paz duradera por unos treinta años. La paz fue concertada bajo las siguientes condiciones: los atenienses renunciaban a todas sus conquistas en el territorio del Peloponeso, Acaya, Trecene y Megara, quedando en su poder Naupacto y Egina. En lo sucesivo, ambas partes decidían alinear sus zonas de influencia. Cada una de ellas se comprometía a no aceptar como aliado a los que fuesen aliados de la otra, ni tampoco apoyar, en el interior de las ciudades, a sus propios partidarios. Este acuerdo significaba para Atenas algo equivalente a una renuncia a la política que había desarrollado durante los últimos años. Ya no podía llevarla en la escala anterior: sus fuerzas estaban quebrantadas. Después del acuerdo con Esparta, Pericles hizo otra tentativa por elevar en algo la tambaleante autoridad de Atenas. Promovió la idea de convocar un congreso panhelénico, para la consideración de los asuntos comunes de carácter político y religioso. Mas, comprendiendo hacia dónde llevar esto, Esparta hizo todo lo que de ella dependía para hacer fracasar ese plan de Pericles. Resultados algo más favorables obtuvo Atenas al desarrollar su actividad hacia el Occidente. Tucídides menciona un tratado celebrado en Corcira, en el año 433. Una de las inscripciones de aquel tiempo hace saber que los atenienses, evidentemente, en aras del cumplimiento de ese tratado, equiparon y pertrecharon para ayudar a Corcira, al principio diez, y luego veinte naves de combate. En otras dos inscripciones se han conservado los textos de tratados celebrados por los atenienses con Leontinos, ciudad de Sicilia, y con otra ciudad de la Italia meridional, Regio, formando una alianza para el caso de una guerra, defensiva y ofensiva. Además, los ciudadanos de diversas polis, encabezados por los atenienses, fundaron una nueva colonia en la Italia meridional, la de Turios, en el mismo lugar en que se hallara la ciudad de Sibaris. Según el proyecto de Pericles, esta nueva ciudad debía convertirse en punto de apoyo y baluarte de la influencia ateniense en esa zona. Pero Turios no justificó las esperanzas que en ella cifraban los atenienses. Tanto en Italia meridional como en Sicilia la política ateniense tropezó con una fuerte oposición de parte de las polis del régimen oligárquico, orientadas hacia Esparta y hacia la alianza del Peloponeso. Las cosas se encaminaban hacia nuevos conflictos, los que, finalmente, desembocaron en una guerra prolongada y dura que involucró a todo el mundo helénico.

- 203 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

CAPÍTULO XII

LA VIDA ECONÓMICA DE GRECIA EN EL PERIODO CLASICO
El período de la historia de Atenas llamado «siglo de oro de Pericles» constituye el período de más alto florecimiento económico, político y cultural de aquel Estado, por lo cual su estudio atrae, desde hace mucho, la atención de los hombres de ciencia. En la historiografía de otros países, ese estudio se ha regido a menudo por modalidades tendenciosas, proclives a modernizar la vida económica y social de esa época; y tales tendencias engendran frecuentemente una directa falsificación del material histórico. Se sobrentienden que tales modalidades falsifican la realidad histórica. Esta manera de encarar tendenciosamente la historia de la Grecia antigua ya se manifestó plenamente hacia finales del siglo XIX, en las obras de los más destacados representantes de la historiografía burguesa alemana: Duncker, Iu, Schwartz, R. Pelman, E. Meier y otros. Por ejemplo, E. Meier afirma que los pueblos antiguos pasaron por las mismas etapas de desarrollo que los países europeos durante la Edad Media y los tiempos modernos. Al período histórico reflejado en el epos homérico, lo denomina «Edad Media griega». A partir de los siglos VIII-VII a. C., Grecia — según su criterio— inició la etapa del desarrollo que en el siglo V la llevó al capitalismo, en todas las particularidades que le son propias. De esta manera, E. Meier divide la historia de la humanidad en ciclos, cada uno de los cuales termina con el capitalismo que, en su opinión, constituye la etapa más alta que da fin al desarrollo. Este punto de vista fue íntegramente tomado por R. Pelman y por Iu Beloch, quienes también afirmaban que Grecia, en el siglo V a. C., era «un país capitalista». Ciertamente, al lado del expuesto punto de vista, existía otro, vinculado al nombre del economista e historiador burgués K. Bücher, quien, a diferencia de E. Meier, consideraba que, a lo largo de toda la época antigua, imperó en Grecia la economía doméstica cerrada (oikos), en que la vida económica de la sociedad tenía por base a la familia, la casa. El problema principal de la producción, en opinión de Bücher, se reducía a la satisfacción de las necesidades de la familia ensanchada por la inclusión en su seno de los esclavos y de la «servidumbre de la gleba», y que el comercio no desempeñaba ningún papel de importancia. Lo común en los puntos de vista de E. Meier y de K. Bücher, que encontraron no pocos partidarios, es que ambos, en sus definiciones de la economía de la antigüedad, no parten del Modo de Producción que fundamenta la realidad histórica de las relaciones sociales, sino del desarrollo del intercambio que tratan muy arbitrariamente. En nuestro días, las ideas de Bücher casi han perdido ya su influencia sobre la historiografía burguesa, y el punto de vista de E. Meier y sus modalidades modernizadoras han sido, en mayor o menor grado, heredadas. La utilización, en las obras dedicadas a la historia de la antigua Grecia, de categorías y términos correspondientes a las épocas feudal y capitalista, desconociendo al mismo tiempo las particularidades históricas del régimen esclavista, son igualmente características también para el historiador de Munich, Bengtson, y para el catedrático florentino Gianelli, para el francés Cloché y para el inglés Freeman. Incluso puede percibirse cierta influencia de esta orientación en las obras de hombres de ciencia ingleses, progresistas, ubicados en las posiciones del marxismo, como John Thompson Watson. Pero las modalidades de tendenciosa modernización son especialmente características de algunos historiadores norteamericanos. Por ejemplo, en The ancient Greeks, libro de W. Prentice, catedrático de la Universidad de Princetown, de los EE. UU., la caracterización de la Atenas del siglo V a. C. como de un Estado capitalista es más intensa aun que la hecha por E. Meier. En ese libro, Prentice escribe acerca del desarrollo «industrial» de Atenas, que condujo a dicha ciudad no sólo hacia el capitalismo, sino hacia la dominación política de los ciudadanos, a los que compara con el actual proletariado. Se sobreentiende que Prentice silencia el carácter esclavista de la democracia ateniense a la que, a fin de cuentas, define como una «dictadura del proletariado» peculiar, por la cual siente un odio feroz. Escribe Prentice: «El triunfo completo

- 204 de 321 -

V. V. Struve

de la democracia en la Atenas del siglo V a. C., representaba el ilimitado poder del más amplio grupo de electores, los más irracionales, más fanáticos y más irresponsables.» En la historiografía norteamericana contemporánea existe otra orientación más, que aprovecha en no menor grado las modalidades de modernización tendenciosa de la historia antigua y la falsificación de los hechos históricos. Los representantes de esa orientación (Marsh, Cramer, Zimmern y otros), idealizando omnímodamente el régimen político de los antiguos atenienses del tiempo de Pericles, pintan el Estado capitalista norteamericano como heredero directo y continuador de las tradiciones de la antigua democracia y hablan de «la gran misión histórica de la democracia norteamericana». Para «fundamentar» esta tesis singular, Marsh, por ejemplo, en su libro Modern Problems in the ancient World, publicado en 1942, compara sin reservas a los desocupados norteamericanos con los productores directos de la antigua Grecia que habían perdido su trabajo, e intenta explicar la aparición de la potencia marítima de Atenas con el afán del gobierno ateniense de «liquidar el desempleo»; y Zimmern desenvuelve todo un programa de la «expansión democrática de USA», remitiéndose a la experiencia de los antiguos atenienses, para «evitar errores que habían resultado fatales para el experimento de Atenas». Resulta así que la modernización de las relaciones económico-sociales y políticas de la antigüedad es aprovechada, como antes, para probar tales o cuales doctrinas, muy lejanas por su contenido de la historia antigua. La diferencia a este respecto entre los hombres de ciencia burgueses actuales, y sus predecesores del siglo XIX, reside no tanto en las nuevas modalidades, como en el carácter de las exposiciones que tratan de fundamentar mediante un empleo arbitrario del material de la historia antigua. Los historiadores marxistas, principalmente, se hallan en otro camino. Cuando Carlos Marx escribió acerca del elevadísimo florecimiento interior de Grecia, que coincidió con la época de Pericles, tenía presente el florecimiento de la economía esclavista y de la antigua cultura esclavista. En vinculación con ello, cabe recordar las expresiones de Engels, notables por su profundidad, sobre el papel desempeñado por el esclavismo en el desarrollo histórico de la sociedad antigua: «Nada más fácil que descargarse con todo un torrente de frases comunes acerca del esclavismo, etc., derramando una ira de elevada moral sobre tales oprobiosos fenómenos... Y, ya que hemos comenzado a hablar de esto, hemos de decir, por contradictorio y hereje que ello parezca, que la introducción del esclavismo en medio de las condiciones de aquel entonces constituyó un gran paso hacia adelante.» Un poco antes, anota Engels: «Sólo el esclavismo hizo posible la división del trabajo en escala más grande, entre la agricultura y la industria, creando de esta manera las condiciones para el florecimiento de la cultura del mundo antiguo, para la cultura griega. Sin el esclavismo no hubiera habido ni Estado griego ni arte ni ciencias griegas; sin el esclavismo no hubiera habido tampoco ningún Estado romano.» Por todo ello, hay que considerar el florecimiento de la vida económica, política y cultural de Atenas y de toda Grecia, a mediados del siglo V a. C., en relación indisoluble con la marcha general del desarrollo económico-social de la sociedad griega de aquella época. Las peculiaridades históricas de este desarrollo pueden ser ilustradas y confirmadas mediante una serie de datos de la historia de la economía agrícola de aquel tiempo y del desarrollo de las actividades artesanales y comerciales en Atenas y otras ciudades de Grecia.

1.

La economía rural

Las condiciones del desarrollo económico en las diversas regiones de la antigua Grecia eran sumamente heterogéneas. Mientras en algunos lugares los oficios y el comercio comenzaron a desarrollarse relativamente pronto, en otros se mantuvieron al nivel de la agricultura y ganadería primitiva. Sin embargo, en adelante la economía rural no perdió su valor y significación. Incluso, en regiones tales como el Ática, en la que el suelo era poco apto para la agricultura, y en cuya ciudad principal —Atenas— se habían desarrollado relativamente temprano los oficios y el comercio, la economía rural desempeñó siempre gran papel y la situación de un agricultor era considerada como una de las más honrosas. Muchas comunidades de la Grecia del siglo V
- 205 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

permanecían siendo, en lo fundamental, comunidades agrícolas. En las mismas se sentía hostilidad hacia el comercio y hacia los oficios, por cuanto el desarrollo de éstos perturbaba la igualdad de los miembros de la polis y los antiguos pilares de la moral tribal. Entre las regiones agrícolas de Grecia hay que señalar, en primer lugar, a Beocia, Tesalia y Esparta, y luego a la Argólida. La existencia de grandes propiedades territoriales puede hacerse constar, probablemente, sólo en Tesalia. Según el testimonio de Demóstenes (quizá, no muy fidedigno), unos cuantos latifundios tesaliotas estaban en condiciones de armar por su cuenta un gran destacamento de hoplitas mercenarios. Había pocos campesinos libres en Tesalia; los productores básicos eran allí los penestai, fijados a sus parcelas. El territorio de Esparta era considerado propiedad del Estado y distribuido entre los ciudadanos que gozaban de plenos derechos, miembros de la comuna de «iguales». Las parcelas de los espartanos apenas si podían superar, por término medio, las quince hectáreas. De esta manera, y si no se cuenta a los reyes, que poseían tierras también en los distritos de los periecos, y a algunas familias de más rancio abolengo, en Esparta predominaba más bien la propiedad rural mediana. En la Atenas del tiempo de Solón, un pequeño propietario o un tete, podía recoger de sus tierras, según parece, no más de 200 medimnos, esto es, unos 104 hectolitros de granos, o 79 hectolitros de vino o aceite. Un zeugita poseía aproximadamente tres o cuatro hectáreas de viñas, o de doce a veinte hectáreas de tierra de labranza; las economías mixtas (de cereales y de huertos) apenas si superaban las diez hectáreas. Las finca más grandes, que daban hasta 500 medimnos, no superaban las 30-50 hectáreas. Posteriormente, al pasar del censo agrícola de Solón al censo monetario, el dueño de una de estas fincas podía convertirse en propietario de un talento, y la cantidad de ciudadanos de esta clase no era, sin embargo, muy grande. Así, pues, en Atenas predominaba, incondicionalmente, en el siglo V a. C., la pequeña propiedad agraria. A mediados del mismo siglo no era posible contar con un millar de ciudadanos, siquiera, que estuviesen en condiciones de comprar y mantener un caballo para prestar servicios en la caballería. Hay que descontar también el hecho de que sólo la cuarta, o aun la quinta parte del suelo ático, podía ser aprovechada para los cultivos gramíneos, en virtud de lo cual la producción propia de cereales en Atenas no alcanzaba a satisfacer las necesidades de la población, que iba en aumento. Carecemos de datos acerca de la importancia de cereales a Atenas en el siglo V, pero en el siglo IV entraban en el Pireo anualmente cerca de 800.000 medimnos de cereales importados, al tiempo que la producción general de la propia Ática en el mismo período no superaba los 427.000 medimnos, cantidad esta última que no podía satisfacer las necesidades de más de 70.000 personas.

Las pequeñas y medianas propiedades agrarias
En todas las ciudades-Estado griegas se atribuía gran valor a la agricultura. En las polis en que el poder se hallaba en manos de los oligarcas, la población libre tenía limitados sus derechos, los pequeños agricultores sostenían una lucha encarnizada por la conservación de sus parcelas. El temor a las conmociones sociales obligaba a menudo a los gobernantes a hacer concesiones. Además, cuando los campesinos se arruinaban disminuía la capacidad beligerante de la polis, por cuanto la masa de la milicia civil en muchísimas comunas griegas se componía de campesinos que se armaban por su propia cuenta. En cambio, en las polis en las que el gobierno era democrático, la conservación de las posesiones rurales pequeñas y medianas era dictada por los intereses de la mayoría de los ciudadanos. Precisamente con esto se explica, en grado considerable, la presencia en algunas polis de un control estatal sobre el sistema de posesión de tierras. Aristóteles dice a este respecto lo siguiente: «Para formar una clase campesina de la población dentro de un Estado son, indiscutiblemente, necesarias y útiles algunas disposiciones legales elaboradas en los tiempos antiguos en muchos Estados...» Aristóteles tiene aquí presente la prohibición de adquirir en propiedad terrenos de extensión superior a las parcelas establecidas. En otras oportunidades se permitía adquirir terrenos en propiedad, sólo partiendo desde cierta distancia y en dirección hacia la ciudad y hacia la
- 206 de 321 -

V. V. Struve

acrópolis. En algunas polis se conservaba durante un tiempo prolongado la prohibición de vender las parcelas primitivas (cleros). El mismo objeto perseguía la ley atribuida a Oxilos (legendario rey de la Elida), según la cual era prohibido hipotecar y tomar en hipoteca cierta y determinada parte de la parcela. Uno de los métodos que se practicaba en Atenas, con el fin de conservar la mediana y pequeña propiedad de la tierra, era la expedición de cleruquías. Durante el período de la primera Liga marítima ateniense pertenecían a Atenas ciertas extensiones en los territorios de las ciudades aliadas, las cuales eran entregadas a los clerucos atenienses. Por una parte, esto permitía la disminución de la población más indigente en el Ática, y los emigrados, asegurados con una buena parcela, formaban en el territorio subyugado una colonia militar; por otra parte, de esta manera se mantenía un control político y militar del Estado ateniense sobre las comunas aliadas. Ciertamente, no siempre desempeñaron ese papel los pequeños agricultores que labraban la tierra por sus propias manos; en períodos posteriores de la colonización, los clerucos podían vivir en Atenas arrendando su parcela a terceros.

Agricultura y horticultura
Tesalia, Beocia, la llanura comprendida entre Corinto y Sición, y una serie de regiones del Peloponeso —Elida, Argólida, Laconia, Mesenia— eran consideradas las regiones más fértiles de Grecia. En las mismas cobró gran desarrollo la agricultura y el cultivo de las gramíneas, en especial el trigo, mijo y cebada. En las regiones poco fértiles de la Grecia europea, los inconvenientes para el desarrollo de la agricultura estaban constituidos por la pobreza del suelo, la escasez de riego, la tala de bosques y la creciente competencia de los cereales importados que hacía bajar los precios del cereal local. En estas regiones se observa el desarrollo de cultivos tales como los del olivo y la vid. Desde los tiempos más tempranos, la olivicultura estaba ampliamente desarrollada en toda Grecia, especialmente en el Ática. El Estado ateniense y algunos ciudadanos particulares poseían grandes cantidades de olivares diseminados por el Ática. Dichos olivares se hallaban bajo el control general del areópago, que enviaba inspectores y celadores para la recolección de determinada parte de las aceitunas destinadas a la elaboración del aceite para la diosa Atenea, considerada protectora de la olivicultura. Los mismos inspectores tenían la obligación de informar el areópago acerca de las personas que talaban los «sagrados árboles». La regulación de la olivicultura se realizaba por vía legislativa. Se remonta a los tiempos de Solón una ley de acuerdo con la cual la distancia entre dos olivos no podía ser menor de seis pies. Durante el Gobierno de Pisístrato, los atenienses, controlados y estimulados por el Estado, plantaron olivos en el Ática, antes carente de árboles. Esta preocupación por el desarrollo de la olivicultura se explica en grado considerable por el hecho de que dicho cultivo, en general, desempeñaba gran papel en la vida cotidiana de todos los griegos. El aceite de oliva era empleado en la alimentación, encontraba aplicación en las perfumería y con fines de iluminación, y tenía uso en el culto religioso. Finalmente era uno de los artículos de la exportación griega, especialmente del Ática. Al lado de los olivos se cultivaba, casi en todas partes, la vid. Este cultivo representaba ciertas ventajas para el campesinado mediano y pequeño. El plantar nuevos olivos era, desde el punto de vista económico, poco ventajoso, en vista de que era necesario esperar unos 16 ó 18 años para cosechar los primeros frutos, mientras que la uva no requería tanto esmero y daba fruto mucho antes. En los contratos de arriendo se estipulaba a menudo como una de las condiciones del arriendo, el plantar vides y olivos. Los mejores vinos de uva se producían en las islas de Quíos, Lesbos, Cos, Rodas y Tasos. El vino se exportaba hacia varios países: las regiones litorales del mar Negro, Egipto, Italia.

- 207 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

La ganadería
En gran número de regiones griegas estaba ampliamente difundida la ganadería. Existían buenos pastizales en Tesalia, Beocia, Etolia, Acarnania, Arcadia, Mesenia y el Quersoneso de Tracia, y en la Grecia jónica, en Magnesia y en Colofón. En los territorios en que abundaban los buenos campos de pastoreo florecía la cría de ganado equino y vacuno. En las regiones que carecían de amplios pastizales predominaba la cría del ganado menor: asnos y mulos, animales básicos para el trabajo y también cabras, ovejas y cerdos. Los toros y los bueyes tenían alto precio, y en muchas partes se prohibía sacrificar los bueyes de trabajo; en Atenas, la matanza de estos últimos era considerada un sacrilegio, y los culpables eran juzgados por el areópago. Los habitantes de los distritos suburbanos se ocupaban de la horticultura y de la apicultura. La miel de Himeto, por ejemplo, gozaba de gran notoriedad. Con todo, las hortalizas producidas en el Ática no alcanzaban a abastecer a la población ateniense, y en el mercado ateniense vendían sus hortalizas los campesinos beocios y otros.

Formas de posesión y utilización de la tierra
No sólo en Atenas, sino también en otras polis griegas, el Estado tendía a ejercer cierto control sobre la economía agraria, llegando el Estado a ser un gran terrateniente. En el Ática, cada demos tenía posesión sobre una parte del terreno comunal, labrantío o de praderas, que cedía en arriendo a particulares. Las formas y condiciones del arriendo eran variadas: a plazo corto o largo (40 años) o vitaliciamente. Al cerrar el trato se requería generalmente una caución (equivalente a veces a una anualidad del arriendo), y se estipulaban minuciosamente las condiciones: no talar los árboles frutales, labrar la tierra tomada en arriendo, cuidar de los edificios que hubiera en el terreno, plantar parras u olivos, etc. En el caso de no pagar a tiempo lo que correspondía por el arriendo se aplicaban medidas coercitivas: se declaraba nulo el contrato, o se embargaban todas las frutas maduras, o se llegaba incluso en algunos casos a privar de sus derechos civiles no sólo al arrendatario, sino a toda su familia. Parte de los pastizales del Estado se cedían en arriendo, parte quedaban para uso común de los ciudadanos que abonaban por ello una determinada tasa. En algunos casos, y por ciertos servicios prestados al Estado, el derecho de llevar animales al campo fiscal de pastoreo era otorgado también a los metecos, como un privilegio especial. De esta manera, el Estado no se ocupaba directamente de la explotación de los terrenos de su pertenencia. Las maneras de explotar la tierra eran varias. En Esparta, Tesalia y Creta, la trabajaba coercitivamente la población dependiente y la que carecía de derechos civiles (ilotas, penestai, claritas); en otras partes, la tierra era labrada por sus propietarios. El trabajo de los esclavos encontraba aplicación en fincas rurales de diversos tipos, pero la pequeña y mediana propiedad prefería el trabajo de los hombres libres, que se reclutaban entre los campesinos arruinados. A diferencia de Roma, la cantidad de esclavos empleados en la agricultura no era grande. Se calcula que en el Ática no había más de 16.000 esclavos ocupados en las labores agrarias. Ni siquiera en las fincas cuya producción iba sólo al mercado era notable la cantidad de esclavos. Como muestra de una hacienda agraria que trabajaba exclusivamente para el mercado, puede servir la del propio Pericles. Según el testimonio de Plutarco, Pericles vendía íntegramente la cosecha anual, y luego adquiría en el mercado los productos que necesitaba. Es claro que la finca de Pericles, con un esclavo administrador, constituía un ejemplo de economía rural adelantada en el siglo V a. C. Al lado de fincas como ésta había también algunas de pequeños labriegos que consumían en forma directa parte considerable de sus productos. Atenas, en el siglo V, era una polis donde predominaba la pequeña propiedad y el campesinado libre, junto a lo cual había también campos de mayores dimensiones, propiedad de familias aristocráticas, donde se aplicaba en escala más amplia tanto el trabajo libre como el de esclavos. Desde el comienzo de la guerra del Peloponeso, el cuadro sufrió un brusco cambio. La destrucción sistemática de campos, huertas y plantaciones del campesinado ático por las huestes

- 208 de 321 -

V. V. Struve

espartanas, la guerra prolongada que privó a la economía agraria de una parte considerable de sus brazos tuvo gran trascendencia. Al regresar después de la guerra a su aldea, el campesino ateniense encontraba destruida su casa, la tierra en un estado de completo abandono, los olivares y viñedos arrasados. Desde entonces se hizo notable el desarrollo del proceso de concentración de tierras en manos de los poseedores de gran cantidad de esclavos.

2.

Los centros económicos de Grecia en el siglo V a. C.

Desde el comienzo del siglo V, la situación de los lugares económicamente más desarrollados de la sociedad griega, anteriormente localizados en Asia Menor y en las islas del archipiélago, pasó a manos de la Grecia europea. Al mismo tiempo adquirieron gran significación económica ciudades de Sicilia y de la Grecia Magna. Entre las polis de la Grecia central se destacaron particularmente, al comienzo del siglo V, Atenas, Corinto y Egina. El ascenso de Corinto fue parcialmente determinado por su ubicación geográfica, excepcionalmente favorable, junto a los golfos Sarónico y Corintio, lo cual transformó a la ciudad en centro intermediario del comercio entre los países orientales y occidentales del mar Mediterráneo. La expansión comercial de Corinto se había extendido hacia el Sur, a Argos; hacia el Norte, a Acarnania, Etolia y Epiro; hacia el Noroeste, a Epidamne, y a través de Corcira, a Sicilia, y finalmente hacia el Noroeste, a la Calcídica. Uno de los rivales más peligrosos de Corinto a lo largo de mucho tiempo fue la isla de Egina, pero en el año 457 la misma sufrió una derrota en la guerra contra Atenas, por la cual fue obligada a entregar su flota a los atenienses, demoler las murallas y entrar en la Liga marítima ateniense. Después de eso, Egina entró en decadencia y no pudo recuperar jamás su posición anterior. Atenas obtiene un valor excepcional en la vida de toda Grecia durante las guerras médicas. Antes de ellas, Atenas había sido preferentemente un Estado agrícola, aun cuando ya en el siglo VI el comercio tenía gran peso específico en su economía. Las guerras con los persas constituyeron un punto de inflexión en el desarrollo del poderío económico y político ateniense. Son características de las polis griegas en el siglo V el aumento demográfico y el desarrollo de la esclavitud, del comercio y de los oficios manuales. Los ensayos para determinar la población de Atenas en cifras aunque fuera por aproximación, no han dado hasta ahora resultados satisfactorios. Generalmente se toma como punto de partida las indicaciones de Herodoto acerca de la cantidad de ciudadanos atenienses durante las guerras contra Persia y de los testimonios de Tucídides referentes a las fuerzas armadas de Atenas en el año 431. Basándose en estas fuentes, así como en otros datos indirectos, Beloch, por ejemplo, determinó hipotéticamente la cantidad de ciudadanos de Atenas hacia el año 431, como de 110.000 a 140.000, y cerca de 70.000 los esclavos. Pero estos cálculos de Beloch siguen siendo muy discutidos. A. Francotte calcula la cantidad de ciudadanos, junto con sus familiares, para esa misma época, en 96.620 personas, el número de metecos en 45.800 y el de esclavos en 75.000 a 150.000. Según los cálculos de G. Glotz, los ciudadanos, junto con sus familias, sumaban entre 135.000 y 140.000, los metecos 65.000 a 70.000, y los esclavos 200.000 a 210.000. D. Hemm da cifras más reducidas: ciudadanos con sus familias, 60.000; metecos, 25.000, y esclavos, 70.000. Las cifras aducidas, aun cuando en esencia no dejan de ser hipotéticas, y considerablemente divergentes entre sí, dan, a pesar de todo, cierta idea de la relación aproximada entre las diversas categorías de la población ateniense: metecos había alrededor de dos veces menos que ciudadanos, y la cantidad de esclavos correspondía aproximadamente a la de ciudadanos y metecos juntos. Si el cálculo de la población de una sola ciudad es tan dificultosa, el problema de establecer la cantidad total de la población de Grecia resulta mucho más complicado aún. Una hipótesis sostiene que en la época clásica en Grecia había de siete a ocho millones de griegos, de los que la mitad poblaba la metrópoli y la otra mitad las colonias. En regiones tan pobladas como Corinto, Corcira, Quíos y Samos, la densidad podía alcanzar a 80 personas por kilómetro cuadrado. Sin embargo, la población de la totalidad del Peloponeso (superficie: 22.300 km2)

- 209 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

apenas si superaba el millón de personas, de manera que era dos veces menos densa que la población de las regiones comerciales-artesanales. Una densidad menor aún era la de la parte noroeste de Grecia, desde la Lócrida hasta la Macedonia superior, donde la población moraba en pequeñas aldeas no fortificadas, separadas entre sí por bosques. Las ciudades más grandes por el número de sus habitantes eran en la Grecia del siglo V, sin duda, Atenas en Grecia propiamente dicha, y Gela, Siracusa y Acragante (Agrigento). Es factible admitir que cada una de estas ciudades contaba con no menos de 100.000 habitantes; al parecer, la población de Corinto se acercaba a los 60.000, y las de Esparta, Argos, Tebas y Megara oscilaban entre los 25.000 y los 35.000 habitantes. Con el desarrollo de la esclavitud y con la emigración hacia las ciudades de gran cantidad de metecos, los ciudadanos comenzaron a abandonar gradualmente la artesanía y el comercio al por menor. Ciertamente, en centros comerciales-industriales tan grandes como Atenas y Corinto, los ciudadanos, sin perder sus derechos civiles, se ocupaban también en oficios manuales. Sin embargo, los artesanos, en su aplastante mayoría, pertenecían a la masa de los ciudadanos más indigentes, que carecían de propiedad territorial. Un artesano enriquecido, sin dejar de trabajar él mismo, adquiría esclavos e inclusive abría un negocio para la venta de sus productos. Cuando, gracias a ello, su bienestar aumentaba más aún, se desprendía de su oficio dejándolo en manos de sus esclavos, bajo el mando y control directo de un esclavo-administrador. La competencia desarrollada por los talleres en que se utilizaba el trabajo de esclavos, tornaba frecuentemente muy grave la situación del pequeño artesano libre. Las inscripciones atenienses del siglo IV que se refieren a las construcciones hechas en Eleusis dan testimonio de la gran demanda de artesanos foráneos. La necesidad de brazos era a menudo tan grande, que se enviaban personas con la misión específica de buscarlos en las ciudades vecinas. Este predominio, aun cuando sólo numérico, de artesanos forasteros y de obreros, tanto en el siglo V como en el IV, no era casual. En su inscripción ateniense (años 410409) figura un informe sobre los salarios pagados al construirse el Erecteón, en cada 71 artesanos hay 35 metecos, 20 ciudadanos y 16 esclavos. Unos ochenta años más tarde, como lo atestiguan unos informes análogos de Eleusis, el peso específico de los metecos se hizo aún más grande: de cada 94 artesanos, 45 eran metecos (y éstos, junto con los forasteros, 54); el porcentaje de los ciudadanos oscilaba entre el 28 y el 21 por 100, y el de los esclavos, entre el 23 y el 21. Los Estados cuyo comercio y oficios estaban desarrollados procuraban incrementar la cantidad de metecos, puesto que del número de los mismos dependía, en grado considerable, el desarrollo del artesanado en la ciudad. La atracción e incorporación de los extranjeros en Atenas había comenzado ya en el siglo VI, en tiempos de Solón; continuó durante el Gobierno de Pisístrato y Clístenes, y en el siglo V, Temístocles se atuvo a la misma política. Es curioso hacer notar que la gran masa de metecos que anteriormente llenaba otros centros comercialesindustriales —Mileto, Calcis, Corinto, Egina— se habían, por decirlo así, precipitado hacia Atenas. En parte eran oriundos de otras ciudades griegas y en parte provenían de las colonias. Había dos motivos que los obligaba a abandonar sus ciudades nativas: las revueltas políticas, tan frecuentes en la historia de toda ciudad griega, y el desarrollo general del comercio exterior que provocaba la gravitación masiva de los grandes centros industriales sobre todas las capas dedicadas al comercio ya la artesanía. La situación de los metecos en Estados tales como Atenas puede ser caracterizada brevemente de la siguiente manera. Todo extranjero que viviera en Atenas un mes podía ser anotado en la categoría de los metecos, pero para ello tenía que encontrar a un próstata (protector) que lo presentara y lo defendiera ante el Estado. De tenerlo, el meteco era anotado en la lista de uno de los demos áticos, de acuerdo con su domicilio. Como ya señalaremos, no se le otorgaban derechos civiles. También estaba privado del derecho a adquirir propiedades territoriales y, según la ley de Pericles (año 451), le estaba prohibido contraer nupcias con una ciudadana ateniense. En todo lo demás, el meteco en nada se diferenciaba de los ciudadanos

- 210 de 321 -

V. V. Struve

atenienses, conservaba la libertad personal, se hallaba bajo la protección de las leyes y podía tomar parte en los cultos religiosos. Se les había otorgado a los metecos el derecho a escoger el lugar de residencia; por lo general, se asentaban en las ciudades o en los demos suburbanos, especialmente en el Pireo. Por servicios prestados al Estado se les podía conceder algunos privilegios como la exención parcial de ciertos impuestos o, lo que raras veces sucedía, el derecho a adquirir alguna tierra en propiedad. En este último caso, ello coincidía comúnmente con la llamada isotelia, esto es, con la igualación del meteco, en cuanto a derechos de propiedad, con los ciudadanos; la isotelia podía ser hereditaria. Solamente en casos excepcionales los metecos obtenían la totalidad de los derechos civiles, pasando así a la categoría de ciudadanos. Todo meteco estaba obligado a pagar un impuesto al Estado (metoikón) de 12 dracmas; las mujeres solteras y las viudas que no tenían hijos adultos pagaban sólo seis dracmas. Los metecos acaudalados cumplían con las obligaciones sociales (liturgias). Todos los metecos debían prestar el servicio militar, lo que, en función de su estado físico, cumplían en las filas de los hoplitas o de los peltastas, pero especialmente en la flota. Las ocupaciones usuales de los metecos eran el comercio y la artesanía. En las inscripciones funerarias atenienses son mencionados metecos molineros, bañeros, pintores de brocha gorda, tintoreros, pintores de jarrones, doradores, peluqueros, arrieros de mulas, cocineros, panaderos, etc. En el oficio textil, al lado del meteco trabajaba también su mujer. De la curtiduría se ocupaban generalmente los esclavos liberados y anotados en la categoría de los metecos estaba ocupada en la producción cerámica y en la metalurgia; por las inscripciones se conocen nombres de metecos fundidores, herreros, cerrajeros, armeros, curtidores, etc. Resulta así que no había casi ningún oficio en que los metecos no desempeñaran un papel más o menos considerable. No podían tener, como ya hemos dicho, propiedades inmuebles.

3.

La esclavitud en la polis griega

Cantidad de esclavos en Grecia
El desarrollo en Grecia de las fuerzas productivas con sus correspondientes relaciones sociales de producción determinaron el crecimiento de la esclavitud. El número de esclavos creció en las ciudades griegas con mayor rapidez que el de los metecos. Tanto los ciudadanos como los metecos utilizaron las ramas del artesanado. En el siglo V, los esclavos eran utilizados en la agricultura muy escasamente, pero en el IV su trabajo adquirió también allí valor decisivo. Las fuentes no dan nociones estadísticas precisas acerca de la cantidad de esclavos existentes en los centros adelantados de Grecia. Las cifras que dan Ctesias, autor de los siglo III-II a. C. (400.000 esclavos para el Ática), Aristóteles (470.000 para Eginia), Timeo (640.000 para Corinto) son absolutamente exageradas. Como ya señaláramos, ha de suponerse que el número de esclavos en Atenas en el período de su mayor florecimiento oscilaba entre los 75.000 y los 150.000. Pese a emplearse también el trabajo libre, en la producción artesanal predominaba el trabajo de los esclavos.

Fuentes de esclavos
Generalmente, los esclavos eran traídos a Grecia desde lejos; el desarrollo de la esclavitud a partir de los siglos VII-VI a.C. en todas las polis comerciales-industriales se debió fundamentalmente a la coerción extraecónomica de los no-griegos, «bárbaros», a los que el propio Aristóteles consideraba como esclavos natos. Así y todo, la esclavización de griegos por griegos no constituía ningún fenómeno raro. Así, en tiempos de Polícrates, tirano de Samos, los habitantes de la isla de Lesbos, hechos prisioneros de guerra, aherrojados con fuertes cadenas, fueron enviados, como esclavos, a trabajar en la fortificación de la ciudad de Samos. Durante la guerra del Peloponeso, los atenienses que cayeron prisioneros de los siracusanos tras el desastre
- 211 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

de la expedición a Sicilia fueron enviados como esclavos a las canteras. La transformación en esclavos de la población de una ciudad conquistada era, sin embargo, una excepción, y no eran los varones los que con mayor frecuencia sufrían esto, sino las mujeres y los niños; pero, por lo general, los prisioneros eran canjeados o rescatados por sus conciudadanos o por el Estado. La esclavitud por deudas impagadas fue abolida en Atenas por Solón, pero se conservó en algún que otro lugar de Grecia. Los metecos y los libertos volvían al estado de esclavitud en el caso de no cumplir sus obligaciones con el Estado. Las personas que se adjudicaron ilegalmente los derechos de ciudadanía y los extranjeros que contra las disposiciones de la ley contraían nupcias con ciudadanos atenienses, también eran castigados con la esclavitud. Sin embargo, la masa fundamental de los esclavos estaba compuesta por los no griegos. La mayor parte provenía de Iliria, Tracia, Lidia, Frigia, Siria y Paflagonia; muchos eran traídos a Atenas también de los mercados del litoral del mar Negro. Las más importante fuentes de provisión de esclavos eran las guerras. Después de la batalla del Eurimedonte, Cimón trajo al mercado de esclavos más de veinte mil. La isla de Quíos era considerada como el más grande de estos mercados. También gozaban de notoriedad los mercados de Efeso, Samos, Delos, Chipre y, posteriormente, Tesalia, Bizancio y el litoral septentrional del mar Negro, pero el centro principal del comercio esclavista en el siglo V era Atenas, donde casi mensualmente se organizaban subastas de esclavos; los que en ellas quedaban sin haber sido vendidos eran trasladados a otros lugares. En el mercado se exponía a los esclavos sobre un tablado y su vendedor, quizá también un esclavo, o un liberto, elogiaba ante los compradores las cualidades físicas de su mercancía. Los precios oscilaban en función de la oferta y la demanda y de la mayor o menor cualificación del esclavo. En el año 418, un esclavo varón valía, término medio 167 dracmas; una mujer, en 135 a 220 dracmas. Los esclavos que trabajaban en las minas valían, en el siglo IV, de 154 a 184 dracmas. Los esclavos artesanos tenían precios más elevados. Se conoce un caso de venta de veinte esclavos tallistas en marfil por 40 minas. Los hijos de esclavos, al igual que los de una persona libre y una esclava, pertenecían a aquel propietario en cuya casa habían nacido. Por otra parte, el padre libre podía declarar libre a su hijo, si bien esta criatura, aun así, no obtenía los plenos derechos de ciudadanía. Solamente en circunstancias muy especiales (por ejemplo, en los casos de gran disminución del número de ciudadanos), los hijos de los matrimonios entre personas libres y esclavas se tornaban ciudadanos con plenos derechos. En general, los esclavos natos eran relativamente pocos; según las inscripciones de Delfos, de los 841 esclavos libertos, sólo 217 lo eran de nacimiento. Así, pues, todo lo que no es conocido acerca de las fuentes de la esclavitud en Grecia habla del imperio de la directa coerción extraeconómica. Marx ha caracterizado el sistema de la antigua esclavitud de la siguiente manera: «... el sistema de esclavitud, por cuanto el mismo representa la forma dominante del trabajo productor en la agricultura, manufactura, navegación, etcétera, tal como lo era en los Estados desarrollados de Grecia y Roma, conserva elementos de la economía natural. El mismo mercado de esclavos recibe constantemente la contemplación de su mercancía —fuerza de trabajo— mediante la guerra, la piratería, etc., y esta piratería, a su vez, ocurre sin el proceso de transformación, representando la apropiación del trabajo ajeno mediante la directa coerción física».

Situación de los esclavos en Grecia
Desde el punto de vista jurídico, el esclavo no era considerado un ser humano. No tenía familia; las relaciones familiares entre esclavos y esclavas no eran consideradas como matrimonios; los hijos de una esclava eran una cría perteneciente al amo de la madre. Los esclavos estaban completamente en poder de sus amos. El propietario podía obligar al esclavo a ocuparse de este o aquel oficio, podía venderlo o matarlo. Sólo posteriormente, el derecho del esclavista a matar a su esclavo quedó limitado por la ley. En el Ática, por ejemplo, estaba prohibido matar a un esclavo. Pero el areópago que, por lo general, como ya hemos señalado, juzgaba los delitos de índole criminal, no entendía en las causas de muerte violenta de los esclavos, y el que la cometía era condenado sólo a una expulsión temporal: podía regresar
- 212 de 321 -

V. V. Struve

haciendo el holocausto expiador y pagando al perjudicado propietario del esclavo muerto «el precio de la sangre». Cuando la arbitrariedad del amo se tornaba inaguantable, el esclavo podía recurrir al «derecho de asilo». Para su ejercicio eran considerados, por ejemplo, en Atenas, el llamado Teséin (el templo de Hefaistos) y el santuario de las Euménidas. Ese asilo era considerado inviolable y, según una ley ática, el esclavo que recurría a la protección de una deidad ya no regresaba al amo anterior, sino que era revendido a otras manos. El esclavo no podía ocuparse de ningún negocio propio, ni atender independientemente causa alguna, y en los casos en que un juzgado necesitaba su testimonio, éste era dado bajo torturas, puesto que el esclavo, en opinión de los griegos, no podía prestar juramento a la par que un hombre libre, y prestar fe a los testimonios de un esclavo se consideraba imposible. La multa a que se condenaba a un esclavo era reemplazada por la flagelación, y cada golpe equivalía a un dracma. Si el esclavo actuaba con el conocimiento de su amo recibía cincuenta azotes, y si obraba sin el conocimiento de aquél, el castigo era de cien azotes. Un esclavo complicado en un homicidio sufría la pena de muerte. Los castigos corporales y las torturas a que eran sometidos los esclavos eran un fenómeno habitual. A solicitud del dueño, el esclavo era aherrojado con grillos y encerrado en un calabozo bajo y estrecho, dentro del cual no podía enderezarse, ni acostarse, ni sentarse. Se los extendía sobre bloques de madera de diferentes formas, se los privaba de alimentos, se los enviaba a efectuar trabajos pesados (a un molino, o a las minas). A los esclavos fugitivos se les ponía en la frente marcas con hierro candente. En Atenas, los esclavos se hallaban en situación relativamente mejor que en otros Estados griegos. Los temores a que los esclavos, sometidos a condiciones insoportables, pudieran sublevarse fácilmente determinaron la intromisión del Estado en las relaciones entre los esclavos y sus propietarios, acarreando la prohibición de represiones arbitrarias respecto a aquéllos. Tal situación de los esclavos atenienses indignaba a los adversarios de la democracia. «En cuanto a los esclavos y metecos, en Atenas hay una grandísima licencia, y allí ni te es lícito golpear a nadie ni te cederá el paso ningún siervo», se queja el Pseudo-Jenofonte en la República de los atenienses, expresando con ello la expresión de los esclavistas atenienses más reaccionarios y recalcitrantes. Es dable suponer que en sus relaciones con los esclavos domésticos los atenienses manifestaran mayor humanismo que los habitantes de otras ciudades. Por ejemplo, en las comedias de Aristófanes se puede hallar a menudo entre los personajes a un esclavo que está enseñando y aleccionando a su dueño. No debe olvidarse, sin embargo, que la mayor parte de nuestros conocimientos se refieren a los esclavos del Estado, cuya situación era considerablemente mejor que la de los esclavos de otras categorías.

Aplicación de trabajo de los esclavos en las diversas ramas de la economía
En la situación de los esclavos pueden notarse grandes diferencias. Conocemos esclavos que trabajan de sirvientes domésticos, maestros, médicos, mercaderes (inclusive grandes); y, por otra parte, sabemos de esclavos de las minas, del transporte, donde se apreciaba no la calificación, sino la resistencia y la fuerza física. Los propietarios de esclavos consideraban a veces ventajoso estimular a algunos de sus esclavos, colocándolos en situación privilegiada con respecto a los restantes. Algunos de esos esclavos llegaban a tener un bienestar mayor o menor, poseer bienes muebles e incluso inmuebles, y tener familia (desde luego, con el permiso del dueño y bajo su protección). Con tales esclavos se llenaban, en esencia, las filas de los libertos. Empero, al lado de éstos, existían miles, y decenas de miles, especialmente en las minas, que se hallaban sometidos a intolerables condiciones de trabajo. A éstos se aplicaba, en grado mayúsculo, el consejo de Jenofonte: «Hacerlos entrar en razón mediante el hambre»; los esclavos recibían alimentos sólo en cantidad que les impedía morirse de hambre. La pesadez de su trabajo se duplicaba aún por el hecho de que, para impedir que se escaparan, les ponían grillos.

- 213 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Una gran cantidad de esclavos era utilizada para el servicio doméstico. En las familias pudientes, a la cabeza de esta servidumbre, se hallaba un esclavo-inspector, que a veces gozaba de ilimitada confianza por parte del amo. Los ricos propietarios de esclavos —varones y mujeres— salían a la calle, como regla general, acompañados de esclavos o esclavas; a menudo los esclavos acompañaban a su dueño en viajes y campañas militares. El esclavo, puesto como ayo al cuidado de un niño, acompañaba a su pupilo también al gimnasio y a la escuela, llevando sus enseres. Así y todo, la cantidad de esclavos domésticos en Atenas jamás alcanzó cifras tan grandes como posteriormente en Roma. La cantidad de 50 esclavos domésticos ya se consideraba sumamente grande. Entre éstos hay que anotar por separado a las mujeres esclavas, ocupadas en hilar y tejer, bajo la supervisión de la dueña y de sus hijas. La mayor parte de sus trabajos tendía a satisfacer las necesidades de los miembros de la familia; los excedentes eran vendidos en el mercado. Además de los esclavos que se utilizaban para el servicio directo del propietario y de su familia, podía haber en la casa, y a menudo los había, esclavos que conocían un oficio y que, en tales casos, aportaban al dueño ingresos pecuniarios. De entre las esclavas se reclutaban flautistas, citaristas, bailarinas y prostitutas. Además de los esclavos que habitaban en la misma casa en que moraban los amos, que trabajaban para el mercado, o que se cedían en arriendo por plazos cortos, por ejemplo, para los trabajos en el campo o en algunos talleres, existía en Grecia una categoría de esclavos artesanos y mercaderes que vivían separados del amo, a quien estaban obligados a pagar una suma determinada; ostentaban una denominación especial: la de «esclavos que viven separados». Su situación era considerada privilegiada. Inclusive podían tener sus familias. Así como había esclavos propiedad de particulares, los había también del Estado. Como ya dijéramos, tal esclavo se hallaba en mejores condiciones y gozaba de una mayor independencia que los que eran propiedad particular. Podía tener domicilio, familia y propiedades. La policía de Atenas era generalmente reclutada entre los esclavos escitas. Al comienzo, los mismos vivían en carpas en el ágora ateniense, y posteriormente en los terrenos del areópago. Estos esclavos habían conservado su indumentaria escita (razón por la cual así se los llamaba: «escitas»), y estaban armados de dagas cortas y de fustas. El destacamento de escitas se compuso primero de 300 hombres, número que luego ascendió hasta 1.200. Había también en Atenas esclavos del Estado que eran artesanos u obreros, ocupados en los trabajos públicos, tales como la erección de templos, astilleros, etc. Con frecuencia los esclavos eran utilizados en la flota como remeros y marineros; a veces, en casos extremos, se los reclutaba para las filas del ejército, casos en que, en recompensa de su valentía, se les otorgaba la libertad. En situación especial se encontraban los esclavos que desempeñaban funciones de heraldos, escribas, secretarios, contadores. Tales esclavos, por regla general, eran adscriptos en propiedad a determinadas magistraturas. Estas categorías se dividían a su vez en dos grupos: servidores inferiores, que recibían del Estado sólo los alimentos, y servidores superiores, ocupados en el desempeño de funciones de mayor o menor responsabilidad. Una de tales funciones llenadas por esclavos del Estado era la de secretario del archivo público; ese esclavo no sólo cuidaba de las leyes del Estado, sino que también las conocía, y en los casos en que era necesario estaba en condiciones de suministrar los informes que se le exigían. Las obligaciones de carceleros también eran cumplidas en Atenas por los esclavos. A la orden del colegio de las Once, en cuya jurisdicción se hallaban las prisiones, esos esclavos ejecutaban las torturas sobre los recluidos, y uno de ellos llevaba a cabo las penas de muerte. Cuando alguien infería una ofensa a un esclavo del Estado, éste apelaba al ciudadano libre bajo cuya protección estaba, quien ocupaba su lugar ante el tribunal, pues los esclavos del Estado gozaban de una protección especial establecida por la ley. Cuando el acusado era él, el esclavo del Estado se presentaba personalmente ante los jueces, y el veredicto era ejecutado por el Estado.

La liberación de los esclavos
La manumisión de los esclavos constituía una fenómeno raro. Se realizaba mediante el pago de un rescate por el propio esclavo, de acuerdo con el testamento del amo, o en virtud de una
- 214 de 321 -

V. V. Struve

acta especial que determinaba la liberación por su dueño. A veces, en los momentos que ofrecían peligro para la existencia de la polis, por ejemplo, en los casos de excepcional tensión bélica, el Estado mismo otorgaba la libertad a los esclavos, con el fin de alistarlos en calidad de guerreros. En tales oportunidades, los esclavos manumitidos eran incorporados a las filas de los metecos, pero pagando un impuesto especial de tres óbolos. Con respecto a su anterior amo, el esclavo, aun ya manumitido, conservaba una serie de obligaciones de orden material, a veces sólo vitalicias —cesaban con el fallecimiento del amo— y otras hereditarias —se transmitían para con los descendientes del amo.

4.

La producción artesanal

La explotación del trabajo de los esclavos en las actividades artesanales se cumplían a lo largo de tres líneas fundamentales: la explotación directa del esclavo, la entrega del esclavo «en arriendo» a plazos más o menos prolongados y la autorización de trabajar independientemente a cambio de un tributo determinable en cada caso, a pagar por el esclavo a su amo.

El pequeño taller esclavista como forma realizadora de la producción artesanal
La forma predominante de la producción artesanal en Grecia era el pequeño taller. Tales talleres (ergasterios) existían en todas las ramas de la producción artesanal. A la cabeza del taller o de los talleres estaba el propietario de los esclavos, quien tomaba parte por sí mismo en los trabajos, o bien vigilaba e inspeccionaba el de los esclavos; a veces los talleres quedaban bajo la dirección de esclavos-inspectores. Generalmente, los talleres reunían de entre tres o cuatro a diez o doce esclavos. Talleres con cantidades mayores de esclavos (como, por ejemplo, la armería del padre del orador Demóstenes, con sus 32 ó 33 esclavos, y talleres con cien o más esclavos) eran sumamente raros, y los que conocemos datan especialmente del siglo IV. El trabajo en esos talleres era realizado con instrumentos sumamente sencillos. El proceso de la producción en los mismos no se caracterizaba por una unidad interna basada en la división técnica del trabajo. Los esclavos trabajaban en esos talleres independientemente unos de otros, y cada uno de ellos realizaba todas las fases productoras necesarias para la elaboración del tal o cual objeto. Desde luego, a pesar de todo existían en los talleres algunos rudimentos de la división del trabajo, especialmente en las grandes ciudades; pero, por regla general, ello constituía una excepción o una casualidad; no había rama de la producción artesanal en que se presentara ninguna especialización estable y determinada de los esclavos. En la mayoría de los casos que nos son conocidos (los que se refieren principalmente ya no al siglo V, sino al IV), los talleres y los esclavos artesanos ocupados en los mismos, constituían tan sólo una parte de los bienes totales del esclavista. Las inversiones para la organización de tales talleres y para la compra de materia prima, los gastos para la compra o arriendo de esclavos y para la adquisición de los primitivos instrumentos, no agotaban toda la fortuna del rico esclavista. Los beneficios obtenidos en el comercio o en la industria, por lo general no eran invertidos en ampliar la producción, sino en toda clase de operaciones crediticias: se transformaban en capital usurario o se invertían en la compra de tierras. De esta manera, el propietario de un taller era con frecuencia, al mismo tiempo, mercader y usurero, y a veces también terrateniente. Lo expuesto da testimonio de la escala, aun relativamente moderada, del desarrollo de la producción artesanal en la Grecia del siglo V a. C. y de su carácter estancado.

Organización del trabajo en los ergasterios
Las representaciones gráficas de los talleres que acabamos de describir, que se ven con frecuencia en las pinturas de las ánforas, permiten aclarar también el equipamiento técnico de algunos ergasterios. En todas esas imágenes, los talleres griegos surgen ante nosotros con sus instalaciones técnicas, muy primitivas aún, y con el bajo nivel de la productividad del trabajo.
- 215 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

La ausencia, casi total, de cualquier recurso mecánico destinado a hacer más fácil o más rápido el proceso de producción, constituye uno de los rasgos característicos de la artesanía griega. El empleo mismo del trabajo de esclavos representaba un freno para el desarrollo de la técnica. La absoluta falta de interés económico del esclavo por su trabajo, por una parte, y el bajo precio de la fuerza de trabajo junto a la persecución de la mayor ganancia, por otra, contribuían a que una serie de instrumentos y herramientas, conocidos inclusive en la antigüedad más remota, se aplicara tan sólo en casos rarísimos. El deseo de conseguir la mayor ganancia hacía que los propietarios de esclavos, que explotaban el trabajo de los mismos en las minas y en las canteras, se negaran a mejorar las instalaciones, a aplicar las más primitivas poleas para el levantamiento de las cargas, etc. El ergasterio griego nada tiene de común con una fábrica. Sólo hace recordar lejanamente a la manufactura, porque no encontramos en la antigüedad nada de aquello que es característico de la misma: «Al obrero colectivo compuesto de muchos obreros parciales.» Algunas veces, los propietarios de esclavos los cedían en arriendo. El trabajo de tales esclavos era ampliamente aplicado en la minería, y en menor medida en otras producciones. En algunos casos, el amo ofrecía al esclavo la posibilidad de tener una economía independiente, con la obligación de pagar a su dueño una determinada suma. A veces, uno de estos esclavos alquilaba su trabajo a otro propietario. Con frecuencia, entre los propietarios de talleres había metecos.

Papel del trabajo libre en la producción artesanal
El predominio del trabajo de los esclavos, no significaba en Grecia un total desalojo del de los productores libres. La originalidad de la producción artesanal griega residía en que, no obstante el gran interés que tenían algunos Estados, especialmente aquellos en los que escaseaba la tierra laborable, en el desarrollo de los oficios, los artesanos gozaban ante la sociedad de un respeto mucho menor que los agricultores, sobre todo en las ciudades en que dominaba la oligarquía. Sería erróneo pensar que los ciudadanos de las polis griegas, en particular los atenienses, no se ocupaban en general de los oficios manuales. Si bien, de acuerdo con las ideas de los antiguos pensadores que pintaban el cuadro del Estado esclavista ideal, un ciudadano que gozaba de plenos derechos civiles no tenía que ocuparse en oficios; en cambio, en la práctica, los atenienses carentes de tierra habían empezado a ocuparse de la artesanía aun desde la época de Solón. El gobierno democrático de Atenas del siglo V a. C. estimulaba la ocupación de los ciudadanos en la artesanía. Tal política era provocada tanto por la falta o escasez de obreros cualificados como por la necesidad de proporcionar medios de vida a la población no ocupada en la agricultura. Y algunas profesiones que requieren cualificación especial y dones naturales, como, por ejemplo, las de escultor o de arquitecto, y otras, hasta gozaban de mucho respeto, y ocuparse en ellas no menoscababa en nada la dignidad de ciudadano con pleno goce de los derechos. En el mundo antiguo predominaban ciertas ideas según las cuales había oficios que deshonraban en mayor o menor grado a un hombre libre, y los ciudadanos no se ocupaban en absoluto de ellos. Se puede advertir, que, en algunas ramas, el hijo, por tradición, heredaba la profesión del padre. Mas no existía en Grecia el círculo gremial cerrado. Los artesanos libres, por lo común, trabajaban individualmente, sin unificarse en corporaciones; a menudo eran ayudados por sus familiares: la esposa y los hijos varones. Y ni bien se presentaba una posibilidad, adquirían esclavos para cumplir esa ayuda. Por el contrario, un artesano empobrecido se veía forzado a vender su fuerza de trabajo, con lo que él mismo se transformaba en obrero asalariado. Encontramos así obreros libres, asalariados, tanto en los talleres como en las obras de construcción.

Atenas, centro de la producción artesanal griega
A partir del siglo VI, Atenas comienza a desempeñar un papel siempre creciente dentro del sistema de las relaciones económicas de las polis griegas. El triunfo en las guerras médicas y la organización de la Liga marítima ateniense van creando una firme base para el florecimiento,

- 216 de 321 -

V. V. Struve

tanto político como económico, de este Estado. Atenas se hace más poderosa como importadora de cereales y también como mercado de esclavos, pues cereales y esclavos representaban las mercancías principales y las más imprescindibles para toda polis. Las obras de construcción emprendidas por Pericles en amplia escala, la producción de armas que requería permanentemente gran cantidad de brazos, los diversos oficios que estaban desarrollándose ampliamente en Atenas, provocaron una constante afluencia en masa de artesanos forasteros, de mercaderes y de esclavos. En comparación con tal afluencia de extranjeros y esclavos, el peso específico de los ciudadanos atenienses en la producción artesanal y la actividad comercial, fue disminuyendo gradualmente. Hacia finales del siglo V la paga habitual de todos los operarios, desde el arquitecto hasta el artesano, que tomaban parte en la erección del Erecteón, era de un dracma diario. La valoración uniforme de todas las categorías del trabajo de los operarios representa la consecuencia de la débil diferenciación del propio proceso productivo. La demanda de brazos, habiendo gran cantidad de esclavos y de artesanos libres sin ocupación, se satisfacía con facilidad. Anotemos, de paso, que la demanda y la oferta, dentro de los marcos de la sociedad esclavista, jamás llegaban a niveles excepcionalmente elevados. El punto de referencia para establecer la citada tasación era el costo de lo necesario para la manutención de una persona adulta. Ya hemos dicho que los ciudadanos participaban en la actividad artesanal en grado considerablemente menor que los metecos. Y a éstos les convenía trabajar en tal o cual ciudad sólo en los períodos de su florecimiento económico; ni bien la ciudad en que vivían y trabajaban comenzaba a experimentar serias dificultades económicas, los artesanos no vacilaban en trasladarse a otra. Era completamente natural que tal circunstancia repercutiera de manera perniciosa sobre la marcha general del desarrollo económico de los Estados griegos. Para el desarrollo de la pequeña artesanía doméstica no había, en general, condiciones favorables. Un artesano solitario sólo podía contar con el mercado local, pues los mercados exteriores eran servidos principalmente por los talleres que utilizaban, en calidad de fuerza de trabajo, a los esclavos.

La metalurgia
La extracción y elaboración de metales tenían un valor esencial en la vida económica de Grecia. El hierro se extraía de la Laconia, de muchas islas del mar Egeo y del litoral meridional del Ponto Euxino (en Calibes). La plata era más rara; además del Ática (yacimientos del Laurión) se extraía de la isla de Chipre, de Sifnos y del Pangeo (en el sudoeste de Macedonia). Más raro aún era el oro, lo cual dio pie a la hipótesis de que la mayor parte del oro encontrado en abundancia en los sepulcros de Micenas (de mediados del II milenio a. C.) no era de procedencia local, sino importado, quizá, del Asia Menor. En la Grecia del siglo VI propiamente dicho eran conocidos los yacimientos de oro de la isla de Sifnos. La investigación realizada en esas minas ha establecido que, a finales del siglo VI, en su mayor parte estaban inundadas. En el siglo V gozaban de mayor notoriedad las minas de Tasos y del Pangeo. De la escasez de oro en Grecia hablan sus sistemas monetarios, todos basados no en el oro, sino en la plata. Se ha conservado un informe según el cual Hierón, tirano de Siracusa, teniendo necesidad de oro, envió a Grecia a unos hombres, que tras largas búsquedas, lo encontraron en Corinto. El descubrimiento de filones o yacimientos de este u otro metal al parecer ocurría en la mayor parte de los casos en forma casual. La extracción era iniciada en el sitio en que el mineral se hallaba a flor de superficie, o cerca de ésta. Para la extracción de plata se practicaban a veces talas y picadas en los bosques, e incluso se cavaban pozos. Los trabajos se efectuaban mediante herramientas muy primitivas: mazos, cuñas, picos y palas. Para la extracción del mineral se abrían en el suelo galerías de escasa altura (no más de un metro, y a veces menos aún). De trabajarse veinticuatro horas diarias, sólo era posible avanzar, durante un mes, diez metros en total.

- 217 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Junto a las galerías, en el siglo V se comenzaron a abrir también pozos. La mayor profundidad alcanzada fue de 119 metros. En la actualidad se han descubierto hasta 2.000 de esas excavaciones. La extracción del mineral se realizaba con las manos, quebrando los filones del metal y a veces calentando el filón y enfriándolo con un chorro de agua. En el último caso, la extracción del mineral se tornaba algo más fácil, porque se abrían grietas. El trabajo en las angostas y bajas galerías, a la luz mortecina de unos pequeños candiles de arcilla, con un aire pesado y a gran profundidad, era agotador. Como ya señaláramos, en las minas trabajaban mayormente los esclavos. La jornada de trabajo era extraordinariamente intensa, sin descanso regular. Según el testimonio de Jenofonte, los esclavos que trabajaban en los pozos de minas tenían tan sólo cinco días de descanso por año. El mineral llevado hasta la superficie era desmenuzado en morteros y molinos manuales; luego se lavaba en recipientes especiales y finalmente, previa calcinación, era dirigido a los hornos de fundición. En el Laurión, la plata se extraía de la mina durante el proceso de fundición, en el cual se eliminaban también los otros agregados naturales al metal. La plata fundida en los hornos se colaba formando lingotes. Probablemente, dichos hornos eran pequeños, pero nada podemos afirmar al respecto, pues nada ha llegado sobre esto hasta nuestros tiempos. La madera para la combustión debía traerse desde otras regiones, pues el Laurión había sido talado muy tempranamente. Los yacimientos del Laurión pertenecían al Estado, el que explotaba directamente una parte de ellos, cediendo otra en arriendo. Para éste eran principalmente admitidos los ciudadanos, y sólo en casos excepcionales metecos que habían obtenido la isotelia. Por lo general, el arriendo era a corto plazo: los yacimientos en marcha por tres años, y los filones que aún no eran explotados y que requerían reconocimientos e instalación de un sistema de pozos y galerías, probablemente por diez años. En las minas de muchos arrendatarios trabajaban cerca de 20.000 esclavos. El Estado cedía en arriendo los yacimientos sólo sobre pequeños lotes de tierra, y cuando los trabajos requerían su ampliación, los arrendatarios debían adquirir (pagando, desde luego) al Estado los lotes contiguos, que eran igualmente pequeños. La materia prima que salía de esos yacimientos era vendida por los arrendatarios, ya en los mercados, ya en el mismo sitio a los mercaderes. El tratamiento del metal se realizaba a mano; al parecer, la fundición, la colada. Para dar forma a estos objetos, se usaba una maquinaria especial cuya construcción no es desconocida. El invento de la misma se atribuía al arquitecto Teodoros, de Samos. El hierro era fundamentalmente empleado para forjar las armas y los instrumentos de trabajo. Una rama importante de la producción metalúrgica era el acuñamiento de monedas. Los metales de color se destinaban a la preparación de la vajilla doméstica y de ornamentos. Son conocidas las vajillas metálicas y copas de plata y de oro, sin hablar ya de brazaletes, anillos, telas entretejidas con hebras de oro, coronas de oro, etc. En el ámbito del tratamiento de los metales, la especialización en el oficio se hallaba ya bastante desarrollada; en las obras de autores de la antigüedad encontramos menciones de cuchilleros, armeros, orfebres, etc. Los ingresos de los talleres que se ocupaban del trabajo en metales eran bastante considerables. El conocido hombre de fortuna del siglo IV, Pasión, por ejemplo, había cedido en arriendo a un esclavo suyo manumitido, un taller de escudos por la paga de un talento anual, y dicho taller daba una ganancia neta de cien minas. La cuchillería del padre de Demóstenes daba treinta minas de beneficio limpio. No conocemos las condiciones del trabajo de los esclavos en los talleres, pero puede decirse, con seguridad, que aun cuando hubiera sido menos severo y agotador que en las minas, a pesar de todo reinaba la más absoluta arbitrariedad y los esclavos sufrían el tratamiento más cruel; también la jornada era extraordinariamente larga.

La producción de cerámica
La producción de cerámica era una rama no menos importante de la producción artesanal ateniense. Ya en el siglo VI a. C. se había desarrollado en gran manera, hasta el punto de superar

- 218 de 321 -

V. V. Struve

la producción análoga de otras ciudades griegas. La existencia de un demos de «calderero» (ceramista), la denominación de Cerámico dada al barrio artesano de la ciudad de Atenas, señalan que la confección de vajilla artística y común desempeñaba gran papel en la economía ateniense. Ya en el siglo VI existían en Atenas grandes talleres de cerámica que utilizaban el trabajo de esclavos. La existencia de esta clase de talleres queda testimoniada por la triple firma puesta sobre ánforas que han llegado hasta nuestros tiempos: del propietario del taller, del alfarero y del artista que ejecutaba las pinturas sobre el jarrón; en algunos casos, hay solamente dos firmas: la del propietario y la del pintor. Entre los alfareros atenienses de la segunda mitad del siglo VI se encuentran no pocos que llevaban nombres no griegos; por ejemplo, Amasis, Colco, Taleido, etc., nombres que indican el origen de los operarios. En cuanto a firmas tales como «pintó un Lidio», o «pintó un escita», pertenecían al parecer a artistas esclavos. Hay una suposición según la cual el conocido pintor ceramista del siglo V, Epicteto, era un esclavo. Otro artista célebre, Duris, era al parecer, un meteco. Merced a la gran cantidad de imágenes en los recipientes conservados hasta nuestros tiempos, se hizo posible seguir con precisión el proceso del trabajo en los talleres ceramistas. Sobre una de las ánforas, por ejemplo, el pintor expuso el proceso de extracción de la arcilla; sobre otro, una hidria (cántaro para agua), con pinturas negras, el pintor representó escenas de todas las etapas básicas del trabajo; la formación del jarrón en el platillo circular giratorio que era movido a mano, la revisión de las ánforas listas; en otra pintura vemos a un joven que se lleva un jarrón que acaba de ser hecho; al lado de una columna, empuñando un bastón, hay parado un anciano, dueño o capataz, que está vigilando el trabajo; delante del mismo se ve un esclavo que lleva a cuestas una pesada carga de carbón de leña; otro esclavo está encendiendo el fuego en un horno. Encima del horno, para calcinar y templar los jarrones, se ve el mascarón de un sátiro que otrora tuviera significado mágico, pues, según las creencias de los griegos, servía de protección para las vasijas contra los malos espíritus y contra el mal de ojo. Entre los distintos talleres y sus respectivos propietarios existía la más encarnizada competencia. Trabajando, literalmente, codo con codo, los alfareros atenienses se conocían perfectamente uno al otro, y con frecuencia recurrían a los más diversos artificios y astucias para denigrar la producción del vecino y ensalzar la propia. Ha llegado hasta nuestros tiempos una curiosa inscripción en uno de los jarrones: «Este jarrón lo hizo Eutímides, jamás hubiera podido hacerlo Eufronio». Esta original publicidad de sus productos, ideada para denigrar al competidor, es sumamente característica. Tanto en la producción cerámica corno en la metalúrgica, la unidad económica dirigente era el taller, que aprovechaba la labor de los esclavos. De entre los alfareros anónimos de esos talleres se destacaban ante todo los especialistas pintores. En algunas oportunidades se invitaba a trabajar en un taller a pintores de renombre, ciudadanos o metecos. Esto de atraer a un taller a un célebre pintor representaba, desde luego, muchas ventajas, y quizá por esto mismo los nombres de pintores destacados (por ejemplo, tales como Epicteto o Duris) se encuentran en jarrones salidos de distintos talleres. Evidentemente, dichos pintores trabajaban en esos talleres alternativamente. Los productos de cerámica eran exportados ampliamente. Esta rama de la producción desempeñaba un gran papel en la economía de Atenas. Al lado de los productos que se distinguían por sus cualidades altamente artísticas y por la finura de la confección, en Atenas era producida la cerámica al por mayor, trabajada grosera, toscamente, sin revestimiento ni pintura, que servía para satisfacer las necesidades de la gente pobre del lugar; se producían también tejas para techar edificios, y envases para servir de tara, de peso muerto, en el transporte de ciertas y determinadas mercancías.

La producción textil
A diferencia de la producción cerámica y metalúrgica, las que, casi desde el mismo momento en que surgieron, se destacaron como oficios independientes, la hilandería y la tejeduría fueron,

- 219 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

en lo fundamental, ramas de la producción doméstica, también en el siglo V a. C. La labor femenina en esta producción seguía siendo la predominante, aun cuando no la exclusiva. Del tejer y del hilar se ocupaban tanto las mujeres de las familias indigentes, con el fin de llevar al mercado un trozo de tela o un ovillo de hilo, como las armas de casa ricas, rodeadas de hijas y de esclavas. Según dice Platón, la mujer es dueña de la lanzadera y del huso. Con frecuencia, cuando fallecía una mujer se ponía en su sepulcro el huso, corno en la de un guerrero se ponía la espada y las flechas. En primer lugar, esta producción estaba destinada a satisfacer las necesidades de la familia, y sólo los excedentes se llevaban al mercado. Por las manos de las mujeres tejedoras e hilanderas pasaba la totalidad del proceso productivo, desde la esquila de las ovejas hasta la costura de los vestidos; y sólo el teñido de los hilos o de la tela constituía un proceso aparte en el que estaban ocupados los varones. Entre la materia prima que sufría transformaciones en la producción, el mayor valor entre los griegos lo tenía la lana. Los tejidos de lino estaban difundidos en menor cantidad, por lo menos en el período temprano. Así y todo, a partir del siglo VI ya entraron en uso en el Ática, al lado de los anteriores vestidos de lana, también túnicas femeninas de lino. La seda aparece sólo en tiempos posteriores, y su uso es limitado. Con el desarrollo de la vida urbana y del intercambio comercial, la producción casera, doméstica, fue resultando insuficiente. Fuera de unos pequeños artesanos libres que trabajaban para el mercado, con el fin —como se expresaba un poeta de la antigüedad— de «no morir de hambre», fueron apareciendo en cantidad creciente talleres textiles en los que trabajaban esclavos y esclavas. Las inscripciones atenienses han conservado los nombres de gran cantidad de libertos ocupados en la tejeduría y en la hilandería. A veces, también los ciudadanos libres conseguían medios de vida ocupándose de la artesanía textil. Tal fue el recurso de cierto Aristarco: por consejo de Sócrates, aprovechó la llegada a su casa, desde el Pireo, de unas parientas pobres, ofreciéndoles que se ocuparan de esos dos oficios. En otras polis griegas encontramos a esclavos y esclavas, especialistas en confeccionar costosos y abigarrados tejidos, y que trabajaban exclusivamente para el mercado. Los talleres en que se aplicaba el trabajo de esclavos, producían capas para varones que tenían difusión en toda Grecia. Además de los talleres ocupados propiamente de tejeduría e hilandería, existían también en Atenas talleres bataneros de paños, en los que trabajaban, con preferencia, varones. Megara, Corinto y Egina eran célebres por la confección de vestidos para la clase pobre y para esclavos; Mileto, Chipre y Quíos tenían fama de productores de tejidos caros, de vestidos y de alfombras; Siracusa producía tejidos multicolores de lana siciliana.

Los trabajos de construcción de edificios
La erección de templos, de edificios públicos y de obras de defensa en Atenas solían ser decretadas por la asamblea popular, la cual creaba en todos los casos una comisión especial de funcionarios, para vigilar la marcha de tales o cuales obras. En las obligaciones de los miembros de tales comisiones (llamados epístatas) entraba la redacción y la firma de los contratos que se celebraban con los subarrendatarios. Un arquitecto, basándose en la disposición de la asamblea, componía el plan de la obra, en el cual entraban los diseños, los dibujos, como también la descripción detallada del trabajo proyectado para ser ejecutado. Entre los edificios, hay que distinguir la edificación de casas particulares, ejecutadas por sus propietarios por propia cuenta, y la construcción de templos privados, que pertenecían a las hermandades religiosas. Como materiales básicos de construcción se usaban el granito, la piedra caliza y el mármol, los cuales eran adquiridos por el Estado a través de los epístatas citados y, en casos aislados, se cedía en arriendo su adquisición a personas aisladas, incluyendo el acarreo. El granito necesario para las obras era traído de las canteras, que eran propiedad del Estado o de particulares. Los trabajos de construcción atraían una gran cantidad de ciudadanos libres como de metecos y esclavos.

- 220 de 321 -

V. V. Struve

El florecimiento de la edificación en Atenas corresponde a la época de Pericles, cuando se desenvolvió una amplia actividad edificadora, tanto para la fortificación de la ciudad, por medio de la equipación y reconstrucción del Pireo, como para la erección de edificios del culto. Esta clase de trabajos públicos era realizada por el Estado, guiando directamente las tareas o cediéndolas en arriendo, en subastas públicas. En el último caso, la responsabilidad por la obra era cargada íntegramente sobre los contratistas. Los trabajos se cedían en arriendo simultáneamente a varios contratistas; y eran aceptados sobre bases iguales, también por metecos y por ciudadanos libres.

Las construcciones navales
En relación directa con el crecimiento del poderío político y militar de Atenas, había adquirido gran valor y significado la construcción naval. Hacia el comienzo de la guerra del Peloponeso, Atenas disponía de 300 trieres, sin contar la flota aliada de Lesbos y Quíos. La construcción de una triere era costosa, término medio, cerca de un talento ático. La madera para las construcciones navales se importaba a Atenas desde la Macedonia, la Calcídica, la Italia meridional, el Asia Menor y el Ponto. Era el Estado quien entendía en las grandes obras de construcción y equipamiento de las naves. En los astilleros trabajaban esclavos, tanto del Estado como privados, pero la dirección de los trabajos y el cumplimiento de las operaciones de mayor responsabilidad eran encomendados a los especialistas en construcciones navales, que eran ciudadanos o metecos. En el desarrollo de la construcción de naves, la asamblea popular desempeñó un papel igual al que cumplió en otras obras de significado nacional. Cada vez que se inauguraba una obra, la asamblea elegía una comisión para que se ocupara de los correspondientes trabajos, compuesta de un tesorero y de inspectores de astilleros. La asamblea popular determinaba también la cantidad de trieres y de tetreres (barcos con tres y cuatro filas de remeros, respectivamente), cuya construcción estaba proyectada para el año que corría. La propia construcción de los cuerpos de las naves se cedía, por regla general, a concesionarios, en subastas públicas; y el equipamiento y aparejamiento de las mismas eran efectivizados por el propio Estado. El puerto y los astilleros que, en tiempos anteriores, se hallaban fuera de los límites de la ciudad de Atenas, fueron incluidos, tras la erección de los Largos Muros en el siglo V, dentro de los límites de la ciudad. El Pireo quedó orgánicamente ligado con el resto de Atenas, y su rada, profunda y amplia, quedó convertida en principal puerto ateniense, simultáneamente militar y comercial. Otros dos puertos atenienses —Zea y Muniquia— servían de apostaderos para barcos de guerra solamente. En ambos puertos había cobertizos para recibir buques. En el siglo IV fue construido un depósito para guardar los aparejos y otros implementos de las naves. La técnica de la construcción de puertos, embarcaderos, astilleros y nuevos barcos fue desarrollándose a la par del crecimiento del poderío económico y político de Atenas. Se multiplicó la cantidad de los cobertizos y los tipos de naves de guerra y mercantes se hicieron más diferenciados entre sí. Las naves de guerra se dividieron ya en dos clases: la primera comprendía a las naves propiamente dichas que daban cabida solamente a la tripulación estrictamente normalizada; la segunda comprendía naves de transporte destinadas a llevar destacamentos de desembarco, caballos, víveres y otros materiales. Las naves de guerra provistas de velamen podían ser puestas en movimiento también por el trabajo de los remeros, mientras que las naves de transporte y los buques mercantes eran, en lo fundamental, buques a vela y requerían tripulaciones insignificantes.

5.

Desarrollo de la producción e intercambio de mercancías en el siglo V a. C.

La importancia del desarrollo de la producción e intercambio de mercancías en Grecia durante el siglo V a. C. no admite lugar a dudas. Como en todas partes ese desarrollo en la

- 221 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Grecia de la antigüedad estuvo orgánicamente ligado con el nivel del desarrollo de las fuerzas productivas y con las correspondientes relaciones de producción, que presuponían ya la aparición de la propiedad privada, el crecimiento de la división social del trabajo, la separación del trabajo agrario de los oficios manuales y el desarrollo de la esclavitud. Engels anota que el desarrollo de este proceso se hace evidentemente en tiempos muy tempranos: «Hasta donde alcanza la historia escrita...». Desgraciadamente, en lo que atañe a las particularidades y formas de la producción e intercambio de mercancías durante la antigua época esclavista, no puede considerarse como suficientemente estudiado en la historiografía soviética. Si bien estos problemas, indudablemente muy importantes, de la historia antigua, se hallaron siempre dentro del campo visual de los investigadores soviéticos, su estudio no asumió aún un carácter tan profundo como merece. Más todavía: el papel de la producción e intercambio de mercancías en la vida económica de toda la Grecia antigua es abiertamente subestimado por muchos investigadores soviéticos en una serie de casos. Pero es el hecho que, después de las guerras greco-persas, el desarrollo de esos fenómenos en la vida económica de toda la sociedad griega dio un considerable paso adelante en comparación con la época precedente, y el peso específico de los giros comerciales creció inconmensurablemente. Fueron surgiendo en la Grecia balcánica nuevos centros económicos, cuyos giros comerciales alcanzaron escalas jamás vistas en aquellos tiempos. Y Atenas fue transformándose precisamente en uno de esos centros, mejor dicho, en el centro más grande de todo el mundo helénico de aquel entonces. A mediados del siglo V el Pireo se convirtió en el puerto comercial más grande de todo el mar Egeo, y en la época de Pericles se transformó en el centro del comercio de toda la cuenca del Mediterráneo. Las avenidas costaneras del Pireo, de la parte mercante, que era la oriental, estaban atestadas de depósitos; los de cereales se encontraban en el linde de las partes militares y mercante de ese puerto. Un poco más lejos estaba situada la plaza comercial del Pireo, con los negocios, las oficinas de los banqueros y las mesas de los cambistas. Adyacente al Pireo había un emporio delimitado que era el lugar para la descarga de mercancías. Todo lo que se descargaba fuera de ese sitio era considerado contrabando. Más allá de este emporio comenzaba la ciudad propiamente dicha. En su parte central, durante los siglos V y IV, residían los propietarios de los barcos, los mercaderes, los grandes usureros, los empresarios, etc., y en las periferias, los remeros, los cargadores y otros cuyas actividades estaban vinculadas con el mar. A través del Pireo se efectuaba la exportación de aceite de oliva, vino, miel, mármol, plomo, plata proveniente de los yacimientos del Laurión, lana, objetos metálicos, cerámicas, etc. Durante el siglo V se daban cita en el Pireo las naves de casi todo el Mediterráneo. Allí desembarcaban los cereales de Egipto, de Sicilia y del Bósforo, el pescado del mar Negro, ganado, cueros, lana de Mileto, alfombras de Persia y de Cartago, óleos aromáticos de Arabia, bronce y calzado de Etruria, telas de lino, papiros de Egipto, cobre de Eubea y de Chipre, brea, cáñamo, maderas de Macedonia y Tracia para construcciones navales, cera, maderas del Cáucaso y de Iliria, minio de Quíos, etc. Y a este mismo puerto era traídos los esclavos. Gran parte de estas mercancías estaban destinadas no a los consumidores atenienses, sino que allí se revendían y trasladaban a otros barcos para ser enviados más lejos, a otras ciudades y diferentes países. El giro global del Pireo, hacia comienzos de la guerra del Peloponeso, era gravado por derechos aduaneros que alcanzaban la cantidad de 37 a 48 talentos anuales, lo cual para aquellos tiempos era una suma exorbitante. Las vías marítimas septentrionales llevaban desde el Pireo hacia la Calcídica, Tracia, la Propóntide y el Ponto; las orientales conducían a Quíos, Lesbos y los puertos del Asia Menor; las meridionales, a través de Delos, a Samos o a través de Paros y Naxos, a Rodas, y de allí hacia Chipre, Fenicia, Egipto y la Cirenaica; las vías occidentales se dirigían a Italia, Sicilia y más hacia el Oeste. Buscando puntos de apoyo para el comercio, los atenienses procuraban fundar factorías en todas partes. Así lograron firmarse en las costas de la Calcídica, en Potídea, en Olinto y en Anfípolis, fundada por ellos mismos. Lucharon por la posesión de las minas del Pangeo, hasta la subida al trono de Filipo II de Macedonia. Este mismo país constituía para ellos un gran mercado proveedor de materias primas (madera para la construcción de barcos) y pescado tracio.

- 222 de 321 -

V. V. Struve

Desde tiempos muy tempranos, los atenienses tendieron también hacia el Ponto. Habían fundado cleruquías en el Quersoneso tracio y en la costa meridional del Ponto, en Sínope y en Amisos. Igualmente habían quedado bajo la influencia ateniense las ciudades griegas del litoral occidental y septentrional del mar Negro. Como hemos dicho más arriba, en el Occidente los atenienses habían fundado Turios. Al mismo tiempo, habían cerrado trato con Segesta, Leontini y Región. Todas estas ciudades, según lo proyectado por los atenienses, debían desempeñar el papel de puntos de apoyo para el ulterior desarrollo de sus actividades comerciales en el occidente griego. Hay que subrayar, empero, que precisamente en el Occidente, Atenas tropezó con su rival más fuerte y peligroso: Corinto. La lucha contra él constituyó, como es sabido, una de las causas de importancia de aquel gran conflicto que entró en la historia con la denominación de guerra del Peloponeso.

Comercio interior
El comercio interior estaba circunscripto en el siglo V principalmente a operaciones en tierra firme. Dada la escasa extensión de los territorios de las polis griegas, toda salida al mar en barco equivalía a salir fuera de las fronteras del país. El comercio terrestre, por decirlo así, quedaba generalmente delimitado por las fronteras de un solo Estado. El carácter montañoso de la región, las constantes guerras que las polis griegas sostenían entre sí, la falta de desarrollo de vías terrestres de comunicación y, por lo mismo, el alto costo del transporte de mercancías por tierra, la ausencia casi completa de ríos navegables, más la simultánea abundancia de cómodas vías de comunicación marítima, eran las condiciones que hicieron imposible un desarrollo más o menos considerable del comercio interior. Finalmente, la sociedad esclavista, como tal, sólo podía desarrollarse y existir contando con una amplia red de ciudades-colonias limítrofes con las tribus locales, desde las cuales se las proveía de los productos básicos: los esclavos. Asimismo, constantemente se hacía sentir la escasez de cereales en la Grecia central, donde nunca alcanzaban a abastecer a la población, lo cual hacía necesario proveerse de ellos en Sicilia, Egipto y el Ponto. Todo esto estimulaba el desarrollo del comercio exterior. Para el buen funcionamiento del comercio interior se necesitaba, antes que nada, una red de caminos transitables. Y la preocupación por tales caminos sólo se ponía de manifiesto en los Estados tan desarrollados como Atenas. Las vías atenienses satisfacían simultáneamente las necesidades comerciales y militares. Dos de ellas unían al Pireo con Atenas; una, trazada dentro de los Largos Muros, y la otra, bordeada en toda su extensión por olivos, llegaba a las puertas atenienses. Había otras tres carreteras que terminaban en las fronteras de Beocia: una iba desde Eleusis hasta Platea, otra desde Atenas hasta Tebas, y la tercera desde Atenas hasta la ciudad limítrofe de Oropos. La poca extensión de estas vías indica el reducido desarrollo del comercio interior terrestre. Había, en general, pocos caminos, los que, además, eran bastante incómodos y mantenidos en mal estado. Las carretas de cuatro ruedas que se utilizaban para el transporte de cargas no podían, ni mucho menos, pasar en todas partes; además, la falta de bueyes en el Ática (había que adquirirlos en Beocia) dificultaba el uso de esas carretas. Por tales razones, la forma habitual de transportar cargas era de largas caravanas de asnos o mulos, conducidas por arrieros. Los gastos para el transporte terrestre eran muy grandes; llegaban a veces hasta la mitad del costo de las mismas cargas; el transporte marítimo resultaba, desde luego, incomparablemente más barato. Del comercio interior se ocupaban mayormente los pequeños acaparadores y los mercaderes ambulantes. Estos últimos caminaban a pie, al lado de sus acémilas cargadas, o distribuían su mercadería llevándola a cuestas. Comerciaban preferentemente con vituallas, productos de cacería, pequeños enseres domésticos, vestidos, flores, etc. Además de ellos, había también tenderos establecidos en las plazas comerciales. Al lado de algunas de sus tiendas se instalaban a veces pequeños talleres. Los dueños de dichas tiendas vendían tanto productos confeccionados en esos talleres, como los que adquirían a otros mercaderes artesanos.

- 223 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

En las plazas destinadas al comercio se vendían también productos agropecuarios: cereales, panes horneados, hortalizas y verduras, frutas, pescados y toda clase de objetos, atenienses e importados, así como ganados y esclavos. A cada especie de mercadería le estaba destinado un lugar especial. La mercancía se colocaba al aire libre o en carpas improvisadas a la ligera. En las ciudades en las que el giro comercial era grande, el Estado, según parece, construía, por cuenta propia, galerías techadas para el comercio. A propuesta de Pericles, en el Pireo se construyó una galería destinada al comercio de harina. Acudían también al mercado los esclavos «que vivían separados» de sus dueños, con el fin de vender sus productos; los artesanos libres que trabajaban individualmente, por su propia cuenta, quienes vendían vajilla, armas, lana; y campesinos con hortalizas y cereales. Allí mismo eran vendidas las mercancías confeccionadas en los talleres, grandes y pequeños, en que trabajaban esclavos. Los mercados de las grandes ciudades comerciales eran frecuentados no sólo por gentes de la ciudad y de las aldeas, sino también por extranjeros llegados de lejanas y cercanas regiones. Además de los mercados en que el comercio al detalle se efectuaba cotidianamente, se organizaban, al lado de los grandes santuarios, o durante las fiestas, ferias especiales que atraían a vendedores y compradores de gran número de ciudades griegas. La inviolabilidad de los templos y la costumbre de hacer las paces durante las fiestas panhelénicas garantizaban a los mercaderes la seguridad durante sus viajes. Entre esas ferias gozaba de gran popularidad la que tenía lugar en Delfos. La vigilancia general del comercio en los mercados estaba encomendada en las ciudades griegas, a funcionarios especiales llamados agoránomoi, los que debían percibir el impuesto establecido para las ferias y velar por el orden, poner fin a los malentendidos que surgían durante la concertación de algunos negocios, etc. Los agoránomoi tenían también derecho a imponer multas u otros castigos, por mala fe en pesos y medidas, por falsificación, por mala calidad de la mercancía, etc. El comercio de cereales en Atenas estaba bajo la vigilancia de otros funcionarios, los sitofílaques (cuidadores de cereales), de los que había cinco en Atenas y cinco en el Pireo. En las otras ciudades, en las que la cuestión de la provisión de cereales no era tan aguda como en el Ática, estas obligaciones se encomendaban a los agoránomoi. Para vigilar los pesos y medidas, la asamblea popular elegía funcionarios llamados metrónomoi.

Desarrollo del capital usurario
Un personaje imprescindible en todo mercado era el trapezita (el cambista). La variedad de monedas, la diversidad de valores y las oscilaciones en el acuñamiento crearon la necesidad de cambiar unas monedas por otras. Por el cambio del dinero, los cambistas cobraban cierta suma, a veces bastante considerable. La venta y reventa de moneda foránea y el cambio de ésta por la local fueron inicialmente las operaciones básicas de los trapezitas. El cambio de monedas de las diversas ciudades debió cobrar real importancia con la ampliación del comercio exterior. Cada nueva región incluida en el sistema del comercio común, volcaba al mercado su propia moneda, con lo cual se complicó la actividad de los cambistas, quienes debían estar al tanto de todos los sistemas monetarios, saber distinguir la calidad de cada moneda, ver claramente la correlación de los diversos sistemas. El pago y el cobro de dinero en tales circunstancias creció hasta convertirse en una complicadísima operación. Como resultado de todo ello, los trapezitas fueron transformándose gradualmente, de simples cambistas, en intermediarios en las transacciones comerciales, y se convirtieron en una especie de «banqueros» sui generis, que recibían depósitos y efectuaban los cálculos necesarios. Hicieron sus aparición las operaciones sin dinero en efectivo, en que prolongadas disputas y transacciones junto a las mesas de los cambistas eran reemplazadas por órdenes verbales y personales del depositante acerca del traspaso de dinero de su cuenta a la de otro, o acerca del pago de dinero en efectivo a la persona o al trapezita señalado por aquél. De aquí que surgiera

- 224 de 321 -

V. V. Struve

para los trapezitas la necesidad de introducir cuentas personales para cada depositante. Tales operaciones aparecieron en el siglo V a. C., pero su desarrollo concierne principalmente al siglo IV. Además de los trapezitas, el mismo papel, si no mayor aún, en las operaciones financieras, era desempeñado por los grandes centros en torno de los templos importantes, administrados por los anfictiones. A los templos afluían, en forma de dádivas y presentes, enormes recursos pecuniarios. Las riquezas de los templos aumentaban más aún mediante el arrendamiento de sus propiedades territoriales, del cobro de multas en dinero y de préstamos. Los dineros de estas últimas operaciones alcanzaban a veces grandes dimensiones. La inviolabilidad de los templos determinó que se les entregara, para guardarlo, el dinero no sólo de poseedores privados, sino el del Estado. Un cantidad de polis se convirtieron así en deudores de los templos, y otra de grandes esclavistas, políticamente influyentes, fueron sus depositantes.

Comercio exterior
Como ya hemos señalado, el comercio marítimo era vitalmente necesario para Grecia y para su periferia colonial. Paralelamente con este comercio, fue desarrollándose también un mayor dominio en la técnica de navegar. Aun cuando ésta, durante el siglo V y la mayor parte del siglo IV, se realizaba, por regla general, a lo largo de las costas, en casos de necesidad algunos se animaban a efectuar travesías más extensas. Lo mismo puede decirse respecto a la duración de los viajes marítimos. La navegación comercial seguía realizándose con preferencia durante los meses estivales, de abril a septiembre inclusive; así y todo, se conocen casos aislados de travesías hiemales. Entre los mercaderes que realizaban operaciones en países extraños, formaban una categoría determinada aquellos que tenían barco propio, al que gobernaban como capitanes; diferían de ellos los que transportaban sus cargas en barcos ajenos. Los primeros se denominaban naucleroi y los segundos emporoi. Tanto los mercaderes como los propietarios de barcos, al no disponer de suficiente cantidad de dinero en efectivo, se veían constantemente obligados a acudir en busca del mismo a los trapezitas, o simplemente a los proveedores. En calidad de prenda o garantía, se ponía a disposición del acreedor el barco o la carga, o ambos a la vez; a veces el préstamo se contraía empeñando el flete a percibir por el propietario del barco por el transporte de la carga. La tasa del interés de esos empréstitos marítimos, dado el riesgo involucrado en este tipo de operaciones, era muy elevada: oscilaba entre el 10 y el 30 por 100, o más, en función de lo que durara el viaje mercante. La perspectiva de obtener beneficios muy grandes en caso de culminar felizmente la expedición mercante, obligaba a los mercaderes griegos y a los propietarios de barcos a conformarse con tan altos intereses.

Posición del Estado respecto al comercio
En relación directa con el crecimiento de los giros comerciales y con ampliación de los mercados, surgió la necesidad de introducir cierta organización en las relaciones comerciales. Esta necesidad fue percibida tanto por los participantes directos e inmediatos, o sea, los mercaderes, como por el Estado. Sobre esta base fueron surgiendo algunas uniones de mercaderes y de propietarios de barcos, en forma de sociedades. Un significado incomparablemente mayor tuvo la intervención del Estado en las relaciones mercantiles. El comercio desempeñaba importante papel en la vida de toda polis. Para salvaguardar y apoyar el comercio marítimo se creaban fuertes flotas. Con el objeto de proveer al Estado de las mercancías más necesarias, Atenas celebraba, en nombre de la asamblea popular, tratados comerciales con otras polis. El Estado ateniense también prestaba atención especial a la regulación del comercio cerealista, debido a que en el mismo se hallaban interesados no sólo los círculos comerciales vinculados con el producto en cuestión, sino toda la población ateniense. Una dilación o demora

- 225 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

temporal del cereal siciliano provocaba inmediatamente el alza del precio del pan; los acaparadores y mercaderes, con fines de lucro mediante una venta más beneficiosa del cereal, creaban a veces un falso pánico en el mercado cerealista de la ciudad. Luchando contra semejantes abusos, el Estado permitía la concesión de grandes empréstitos sobre cereales. Estos, de acuerdo con las leyes atenienses, sólo podían ser importados por el puerto del Pireo. Desde luego, aun cuando dichas medidas introdujeron cierto orden en el comercio cerealista, resultaron, a pesar de todo, insuficientes. La intervención del Estado en el comercio privado no se limitó a la regulación del comercio cerealista. Entre los artículos más importantes de los ingresos del Estado se encontraban los aranceles que cobraba sobre los giros globales que efectuaba el comercio. Los derechos al cobro de dichos aranceles, así como de otros impuestos, eran cedidos, en subasta pública, a concesionarios aislados, o uniones de algunos concesionarios. Por ejemplo, durante la guerra del Peloponeso, el derecho a cobrar dichos impuestos en el Pireo se vendía en subasta pública anual por la suma de 30 talentos, pero, en realidad, el total de esos derechos era mucho mayor que la consignada por el Estado. Los derechos aduaneros comerciales se cobraban también en todos los grandes puertos de los mares Mediterráneo y Negro. El cobro de los mismos era efectuado, previa verificación de las cargas de todo barco que llegaba, o zarpaba, por los funcionarios aduaneros. Al ser descubierta una carga oculta, la misma era confiscada o los derechos aduaneros se decuplicaban. En caso de desórdenes en el sistema monetario, y en los de apremiante necesidad de dinero, el Estado se apropiaba del monopolio para la venta de las mercaderías importadas. En algunas ciudades se declaraba por cierto tiempo el monopolio para la exportación de cereales o del aceite de la cosecha del año que corría. Al acaparar los cereales, o el aceite, u otros productos a precios fijos, el Estado los vendía a los precios más altos posibles, en mercados extranjeros. Mas se trataba sólo de medidas pasajeras, y ulteriormente era restablecida la libertad de comercio. A veces el Estado, con el fin de aprovisionarse y de poder hacer frente a sus necesidades, prohibía la exportación de ciertos productos. Esto repercutía en Atenas, en primer lugar, sobre los cereales. Frecuentemente, durante la guerra, se ponían interdicciones sobre la exportación de víveres y de materiales bélicos, para que no cayeran en las manos del enemigo. Carecemos de noticias acerca de leyes comerciales de los siglos V-IV. Empero, la existencia de tribunales especiales que entendían en los asuntos de comercio, en las acusaciones motivadas por las leyes y las pertinentes defensas, señalan la indudable existencia de una legislación comercial en los Estados griegos. Probablemente, se refieren a ese tiempo los primeros ensayos de codificación en el comercio marítimo, de los cuales más tarde se aprovechó ampliamente la isla de Rodas.

6.

Ingresos y gastos del Estado ateniense

Fuentes de ingresos
No sería completo el cuadro de la vida económica de Grecia si no tocáramos la actividad financiera de las polis griegas. Tenemos a este respecto nociones tan sólo fragmentarias, y que, en su mayor parte, atañen no al siglo V, sino a los siglos posteriores. Únicamente es posible formarse una idea más o menos completa de la vida financiera del Estado ateniense. Después de constituida la Liga marítima ateniense, la base de la economía de ese Estado la constituyeron los tributos (foros) que los atenienses percibían anualmente de los miembros de dicha Liga, los ingresos producidos por la monopolización del acuñamiento de monedas, y los de una serie de monopolios comerciales en los puertos aliados. Al comienzo, la recaudación total del foros era de 400 talentos anuales. Al parecer, la cantidad de foros ingresadas por la mayoría de las comunas aliadas a lo largo de los primeros cincuenta años (años 478 a 426) oscilaba muy poco: el aumento de los ingresos generales de Atenas hacia el tiempo de la guerra
- 226 de 321 -

V. V. Struve

de Arquídamo (de 460 a 600 talentos) encuentra su explicación más bien en el aumento del número de las comunas aliadas que en el del foros pagadero por cada una de las ciudades. Por lo general, el foros era integrado una vez al año, durante los grandes festejos dionisiacos. Por la demora en el pago de ese tributo, los aliados eran castigados con la imposición de una suma complementaria, y en caso necesario, hasta con una expedición punitiva. La sexagésima parte de la suma general del foros ingresaba en el fondo estatal intangible, el tesoro de la diosa Atenea. Formaban también parte permanente de los ingresos del Estado, los que se percibían de las posesiones estatales, las que a menudo eran bastante considerables (por ejemplo, los ingresos de los yacimientos del Laurión, de las canteras y de las salinas). No pocos ingresos obtenía el tesoro del Estado de los aranceles aduaneros: de los impuestos sobre el derecho a vender las mercancías en los mercados, y sobre las mercancías de exportación. Al parecer, en el siglo V no existían aranceles únicos: los productos de primera necesidad eran gravados con aranceles bajos, y los menos imprescindibles con aranceles más elevados. En el siglo IV fue establecido ya un arancel único del uno por ciento del valor de la mercancía. Las inscripciones conservadas hasta nuestros tiempos nos hablan asimismo de impuestos aplicados a las ventas de bienes raíces y por arrendamientos. En todas estas ocasiones, el Estado cobraba impuestos a su propio favor. En tales oportunidades, el porcentaje oscilaba entre el medio y el cinco por ciento; generalmente, cuando el precio de venta subía, el impuesto descendía. Al tesoro del Estado ingresaban también los derechos procesales y las multas impuestas por los jueces, así como los dineros obtenidos con la venta de bienes confiscados. Los metecos y los libertos pagaban a favor del Estado impuestos directos; la población ciudadana estaba libre de ellos.

Las liturgias
Sobre los ciudadanos pudientes gravitaba la obligación de entregar una parte de sus ingresos a la sociedad. Se trata de las llamadas liturgias. El contenido semántico de este vocablo puede ser definido como «actividad a favor de Estado». La aparición de las liturgias se remonta a la época en que el desempeño de funciones oficiales no era todavía remunerado, cuando el ejército era armado por los ciudadanos, cuando el Estado carecía aún de ingresos estables y, en virtud de ello, los ciudadanos acaudalados que lo gobernaban, teniendo en cuenta sus propios intereses, consideraban un timbre de honor tomar a su cargo considerables erogaciones para satisfacer necesidades sociales, de interés general para toda la ciudadanía. Los metecos ricos eran traídos a cumplir las obligaciones de las liturgias a la par que los ciudadanos, pero no podían participar en las liturgias de índole militar, como tampoco en las que estaban vinculadas con el culto. Las liturgias más importantes, que se repetían periódicamente, eran las vinculadas con la organización de los festejos: la coregía y la gimnastarquia. El corega tenía que reclutar un coro para que apareciera en las representaciones teatrales de las fiestas, proveerlo de las vestimentas necesarias, pagar su aprendizaje y alimentar a todos sus miembros en tanto durasen el aprendizaje y las fiestas. En la mayor parte de los casos, durante estas competiciones teatrales, cada una de las filai áticas presentaba su coro. Las gimnastarquia consistía en la organización de torneos gimnásticos, por ejemplo, carreras con antorchas, que se organizaban en Atenas cinco veces al año. Además de los gastos para el adiestramiento de los que tomaban parte en dichos torneos, los gimnastarcas tenían que ocuparse de la iluminación y ornamentación del lugar en que se realizaban. Al igual que los coregas, se presentaba, por parte de cada filai, a elección del arconte-basileus. La liturgia vinculada con la guerra era la trierarquía. Los gastos para la construcción de nuevas trieres y para su equipamiento de mástiles y velamen corrían a cargo del Estado. Las obligaciones del trierarca fueron inicialmente las de cuidar del buen estado del barco y de su equipamiento, lo cual a veces implicaba grandes gastos, especialmente cuando se trataba de barcos viejos. Al parecer, durante el siglo V los gastos de los trierarcas para mantener a los

- 227 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

barcos en buen estado, habían crecido: la adquisición de pequeños objetos para el aparejamiento del barco también había pasado al conjunto de obligaciones del trierarca, quien, además, tenía que alistar a la tripulación, darle la pertinente instrucción y, en algunos casos, pagarle los emolumentos. Durante el período en que Atenas tuvo a su disposición 400 barcos, en las listas de los trierarcas fueron anotados 1.200 ciudadanos acaudalados, de manera que cada uno de ellos no fuera trierarca más que una vez cada tres años. Durante los años de su trierarquía, el ciudadano debía abandonar todas sus ocupaciones habituales y vigilar personalmente el barco. Para hacer más llevadero lo gravoso de la liturgia, el trierarca quedaba eximido de todas las otras liturgias y de los impuestos extraordinarios. Después de la expedición a Sicilia, cuando los gastos para la construcción y mantenimiento de la flota habían crecido y la crisis financiera de Atenas era más profunda, los atenienses se vieron precisados a renunciar a las trierarquías personales y pasar a una forma nueva, a la sintrierarquía; se autorizó a que se reunieran dos o tres trierarcas para ocuparse de un solo barco. Tal reforma, empero, no aportó gran alivio a los trierarcas, sino que engendró desorden e irresponsabilidad. Debido a ello, la sintrierarquía existió durante muy poco tiempo. Aparentemente, a raíz de la oposición ofrecida por los ciudadanos ricos al sistema de las trierarquías, a los ciudadanos que soportaban liturgias superiores a sus medios y fuerzas, se les otorgó el derecho a transferir su liturgia a otros ciudadanos más pudientes. Llegamos a enterarnos de esto sólo por las fuentes del siglo IV; mas cabe suponer que tal disposición ya estaba en vigor también en el siglo V. En las coregías era el arconte y en las trierarquías el estratega quien determinaba el breve plazo (tres días) para presentar queja contra una liturgia injustamente aplicada. En ese plazo, el ciudadano gravado con una liturgia debía llamar para hacerse cargo de la misma a otro de más fortuna que él y libre de otras obligaciones. Este otro ciudadano podía aceptar la liturgia, o bien dar su conformidad a cambiar de bienes y recursos con el que se había quejado. Este último, tras efectuarse el cambio de fortunas, tenía la obligación de responder de la liturgia, haciendo uso de los bienes que acababa de recibir. En torno de las liturgias se desarrollaba en el Estado ateniense la lucha entre los ciudadanos ricos y los pobres; durante los períodos de predominio de los oligarcas se suprimían, a la vez que las instituciones democráticas, también los liturgias.

El éisfora
Cuando el Estado ateniense pasaba por períodos difíciles, los ciudadanos y los metecos eran gravados con un impuesto directo extraordinario provisional (el éisfora). Fue introducido en Atenas, por primera vez, alrededor de los años 428-427. No se sabe cómo se cobraba en el siglo V: algunos hombres de ciencia suponen que, en ese tiempo, se trataba de un impuesto sobre los ingresos y rentas que daban los bienes raíces. Empero, por cuanto también estaban sujetos a este impuesto los metecos, que pagaban un sexto del total del mismo, es más probable la suposición de que ya en el siglo V, al igual que en el IV, se tratara de un impuesto sobre los bienes raíces y sobre los bienes muebles. En el año 428 la cantidad total recaudada por el éisfora se calculaba en 200 talentos. El éisfora era el impuesto más odiado en Atenas, porque, de acuerdo con las tradiciones establecidas y arraigadas, el impuesto directo se consideraba incompatible con la libertad ciudadana, razón por la cual se recurría a él en casos extremos. Incluso, cuando se recababa dicho impuesto durante un tiempo prolongado, se lo consideraba siempre como una medida perentoria. Resulta así que el Estado ateniense disponía de diversas fuentes de ingresos; pero todos los medios recaudados en el Ática eran incomparablemente inferiores a las sumas que ingresaban de los aliados de Atenas. De esta manera, el poderío económico del Estado ateniense en el siglo V estaba estrechamente vinculado a la subyugación política y militar de las otras ciudades griegas.

- 228 de 321 -

V. V. Struve

Los gastos del Estado ateniense
Los gastos para celebrar los sacrificios y las fiestas religiosas importaban una parte bastante considerable del presupuesto nacional. Había en Atenas mayor cantidad de fiestas que en cualquier otra polis. En los años 410-109 se gastó en los grandes festejos panateneos cinco talentos y diez minas y en los animales sacrificados, 51 minas y 74 dracmas. Sumaban grandes cantidades también los premios que se distribuían en los torneos. A los vencedores de las competiciones ecuestres, o gimnásticas, se les entregaba centenares de ánforas con óleo sagrado y coronas de oro o plata. En las competiciones militares los premios eran toros que se valuaban en una mina por cabeza. Sumas mayores aún se gastaron durante las épocas de Cimón y de Pericles para la fortificación de Atenas: en la erección de los Largos Muros, en fortificar el promontorio del Sunión, el Pireo, Eleusis y otros puntos del Ática. A esos gastos hay que agregar también los que se invirtieron en la construcción de edificios públicos. La cantidad total de los gastos en construcciones se elevó durante los años del Gobierno de Pericles, al parecer, a una cantidad entre seis y ocho mil talentos. Una parte importante en el presupuesto ateniense era el de los gastos militares. Antes de Pericles, la manutención del ejército, tanto de la infantería como de la caballería, no costaba nada al Estado, puesto que cada ciudadano debía armarse y mantenerse a sus propias expensas. Pero luego esos gastos fueron tomados por el Estado a su cargo, es decir, los pagaba el fisco. Hay que tener presente a este respecto que, a mediados del siglo V, además de los 3.350 guerreros acuartelados en la propia ciudad de Atenas, existía un ejército permanente —terrestre y naval— fuera de la ciudad. También implicaba grandes gastos la manutención de la flota, que contaba hasta de 200 a 300 trieres. Asimismo se gastaban grandes sumas de dinero en sostener la influencia ateniense entre los aliados. Durante el Gobierno de Pericles, cuando la política para con los aliados era, si no suave, por lo menos moderada, la ejercitación del control sobre los aliados exigía gastos relativamente pequeños. Pero durante los años de la guerra del Peloponeso, cuando el foros de los aliados fue elevado muy considerablemente y la oposición de los mismos se volvió especialmente peligrosa, los gastos para mantenerlos en obediencia crecieron repentinamente. Además de la flota de guerra, eran mantenidas por cuenta del Estado dos naves fiscales: la Salamina y la Paralos, destinadas al cumplimiento de toda clase de embajadas. En resumidas cuentas, los gastos anuales a mediados y finales del siglo V, en Atenas, se calculan más o menos en una suma que iba de 30 a 40 hasta 80 talentos. En tiempos de guerra, los gastos estatales crecían bruscamente. El asedio de Samos, por ejemplo, costó a Atenas más de 1.275 talentos, y el de Potídea, entre 2.000 y 2.400 talentos. El costo de la expedición a Sicilia que, según Tucídides, fue ciertamente la empresa bélica más costosa de los atenienses, se calcula, como mínimo, entre 4.500 y 5.000 talentos. Para terminar, hay que detenerse aún en los gastos para el pago de los empleos nacionales. La remuneración de los miembros de la heliea, que había introducido Pericles, representó primero dos óbolos diarios para cada uno de los jueces. Desde los tiempos de Cleón, se elevó a tres óbolos; y así fue también en el siglo IV. La cantidad total de gastos consumidos por la remuneración de los heliastas dependía de la cantidad de días en que celebraba sesiones la heliea y de la cantidad de jueces que tomaban parte de ellas. Alrededor del año 425, el gasto total en asuntos judiciales llegó a 50-60 talentos. La paga a los miembros del Consejo, también introducida durante el Gobierno de Pericles, representaba un gasto anual de 15 a 20 talentos. Los arcontes, que tenían a su disposición a personal subordinado, eran pagados de la siguiente manera: cada uno de ellos recibía diariamente cuatro óbolos, y el Estado tomaba por su cuenta los alimentos del heraldo y el flautista. Todos los hechos que acaban de exponerse dan testimonio de que en el siglo V a. C. existía en Grecia una producción e intercambio de mercancías bastante desarrolladas. La particularidad histórica del desarrollo económico de Grecia consistió precisamente en que, estando concentrada la propiedad privada sobre los medios de producción en las manos de la clase de los esclavistas, el trabajo de los productores básicos, es decir, de los esclavos, era explotado por

- 229 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

aquéllos con métodos de coerción extraeconómica. Según dice C. Marx, se trataba de «apropiación natural de la fuerza ajena de trabajo, mediante la directa coerción física». De esto se desprende con claridad absoluta, que, fuera de la dependencia del grado de desarrollo del comercio, la producción de mercancías en la antigua Grecia esclavista no pudo alcanzar su forma más elevada, esto es, no pudo ser de forma y esencia capitalistas. Los investigadores soviéticos tienen que demostrar, mediante el profundo estudio de las fuentes y mediante la generalización de los hechos, el carácter específico de la producción de mercancías durante la época antigua y su papel en el desarrollo de la economía esclavista, y desenmascarar hasta el fin las anticientíficas «concepciones» burguesas sobre esta cuestión, las que tratan de identificar la producción de mercancías en el mundo antiguo con la producción capitalista, y «probar» así la índole «sempiterna» del capitalismo.

- 230 de 321 -

V. V. Struve

CAPÍTULO XIII

LA GUERRA DEL PELOPONESO

1.

Situación en Grecia antes del comienzo de las operaciones bélicas

Significado de la guerra del Peloponeso
La guerra del Peloponeso es el acontecimiento más importante de la historia de la Grecia clásica. En ella se enfrentaron, por una parte, Atenas, a la cabeza de varios cientos de polis griegas que formaban parte de la liga marítima ateniense (arqué), y por otra, Esparta, líder de la confederación peloponesia, integrada por la mayoría de los Estados del Peloponeso. Del nombre de esta unión dirigida por Esparta emana la denominación de «guerra del Peloponeso». Esta se extendió entre los años 431 y 404 y dio un gran viraje a la historia de la Hélade: si durante el período anterior la Grecia esclavista pasó por una etapa de desarrollo y otra de plenitud que es conocida como época de Pericles y que, según Marx, fue el tiempo «del florecimiento interior más grande de Grecia», después de la guerra del Peloponeso, en cambio, Atenas perdió su anterior poderío y el sistema esclavista basado en las polis sufrió una profunda crisis de la que sólo pudo salir con la conquista de toda Grecia por Macedonia. Tras los brillantes triunfos en las guerras médicas, la marcha de los acontecimientos planteaba ante la Hélade la siguiente cuestión respecto al camino de desarrollo a seguir: o se imponía Atenas, lo cual significaba el crecimiento del comercio y de los oficios, la lucha por la hegemonía en el mar y el desarrollo democrático (desde luego, dentro de los marcos del antiguo régimen esclavista), o bien se imponía Esparta, lo cual significaba el triunfo de la aristocracia agraria terrateniente y, en consecuencia, la renuncia a todo lo que había proporcionado a la Hélade la histórica victoria sobre Persia durante la primera mitad del siglo V. Tanto por la duración y las proporciones de las operaciones bélicas como por lo encarnizado de la lucha y, finalmente, por su significado histórico, la guerra del Peloponeso difirió marcadamente de las guerras, frecuentes y habituales en la antigua Grecia, entre las polis, e incluso entre coaliciones de las mismas. En primer lugar llama la atención la misma duración de esa guerra. Sin contar los breves intervalos, la guerra se prolongó durante veintisiete años, lapso en el cual las operaciones activas directas entre los adversarios principales —Atenas y Esparta— se extendieron a lo largo de veinte años, sin manifiesta superioridad de ninguna de las dos partes beligerantes. Recordemos, a título de comparación, que cada una de las expediciones, las más grandes para aquel tiempo, que los persas lanzaron sobre Grecia se había resuelto en una o dos batallas. El prolongado alejamiento de muchas decenas de miles de hombres, arrancados de sus pacíficas tareas, ejerció una acción destructora sobre la economía de toda Grecia. Las calamidades naturales —terremotos, sequías, hambre feroz y epidemias— hicieron más serias aún las perniciosas consecuencias de la guerra y agudizaron la crisis del sistema de las polis en su integridad. Tucídides —contemporáneo y participante de la guerra del Peloponeso— caracteriza las consecuencias de esta manera: «... esta guerra se dilató por mucho tiempo, durante el cual la Hélade experimentó tantas calamidades como no ha sufrido antes en igual lapso. En efecto: jamás fueron tomadas y destruidas tantas ciudades, en parte por los bárbaros y en parte por los mismos beligerantes (que en algunos casos, después de conquistar las ciudades, cambiaron hasta su población); jamás hubo tantas expulsiones, tantos asesinatos provocados ya por la misma guerra, ya por las discordias». La guerra del Peloponeso no fue, de modo alguno, un acontecimiento local, sino que asumió carácter internacional. Habiendo comenzado por un conflicto entre Atenas y la Liga del
- 231 de 321 -

Historia de la antigua Grecia I

Peloponeso, la guerra abarcó de golpe toda la Grecia continental e insular, se extendió luego a los extremos occidentales del mundo helénico, a Sicilia, y finalmente involucró en la vorágine bélica también a Persia. En uno u otro grado, todos los países de la cuenca oriental del Mediterráneo tomaron parte en las operaciones bélicas. Las consecuencias más catastróficas de esta guerra las sufrieron los dos continentes principales, tanto la Atenas derrotada corno la Esparta vencedora. A diferencia de las guerras anteriores, ésta fue extraordinariamente encarnizada, puesto que en ella, además de los factores políticos —la lucha por la hegemonía en Grecia—, el papel decisivo lo desempeñó el factor social. En particular, una muy grande significación tuvo el antagonismo entre la aristocracia terrateniente, esclavista, y la democracia, igualmente esclavista, que representaba, en primer lugar, los intereses de los círculos comercial-artesanos. Además del antagonismo fundamental entre Atenas y Esparta, un papel nada pequeño por cierto lo desempeñaron durante la guerra las discordias y cizañas vecinales entre las polis, tan habituales en la antigua Hélade. Durante el desarrollo de la lucha entre las dos agrupaciones de Estados griegos, y si no se cuentan las guerras de Mesenia, tuvieron lugar, por vez primera, sublevaciones en masa de esclavos. Lo notable es que dichas sublevaciones tenían lugar en ambos bandos. Las muchas salidas de los ilotas durante la operación de Pilos, al igual que la fuga de muchos miles de esclavos atenienses a Decelia, ejercieron gran influencia no sólo sobre la marcha de las operaciones bélicas, sino también sobre el resultado definitivo de la guerra. Precisamente tal entrelazamiento de contradicciones políticas y sociales predeterminó tanto el carácter prolongado y destructor de la guerra como sus consecuencias político-sociales.

Fuentes
No sólo las generaciones posteriores, sino también las contemporáneas, especialmente las más jóvenes de ellas, que llegaron con vida al año 404, reconocieron que la guerra del Peloponeso difirió marcadamente de todas las guerras anteriores. En primer lugar hay que anotar aquí nuestra principal y única fuente, la obra de Tucídides, que se inicia declarando que ha «comenzado su obra en el momento mismo de empezar la guerra, en la seguridad de que ésta sería una guerra muy importante y más notable que todas las anteriores». La obra de Tucídides, según la acertada expresión del académico S. A. Zhébeliev, representa «el exponente superior de la historiografía antigua». En contraposición con sus predecesores y, en particular, con su contemporáneo mayor, Herodoto, Tucídides procuraba crear realmente una historia científica de los acontecimientos. Aprovechó amplia y minuciosamente el material documental y ser afanó por encarar críticamente los datos de que disponía. Tucídides mismo declara: «Yo no creía concordante con mi problema anotar todo lo que llegaba a conocer del primero que encontraba, o aquello que yo podía suponer; sino que anotaba los acontecimientos de los que fui testigo ocular, y aquello que había oído de otros tras investigaciones, lo más precisas posible, referente a cada hecho tomado separadamente». En muchas ocasiones, Tucídides hace la salvedad de que no ha podido establecer la verdad. Siempre subraya las causas a su criterio fundamentales, de cada acontecimiento. Tras los pretextos inmediatos de la guerra (los conflictos de Corcira y de Potídea, la defección de Megara), Tucídides anota, como causa fundamental, «que los atenienses, al crecer su poderío, comenzaron a infundir recelos a los lacedemonios». El propio Tucídides tomó parte activa en la vida social y en la lucha política de su polis, Atenas. Se comprende perfectamente que sus convicciones políticas —era partidario de la oligarquía moderada— no podían dejar de influenciar sobre su apreciación de la lucha política interna de Atenas. Era hostil a la democracia. Caracteriza de manera harto negativa al más grande de los dirigentes del demos, Cleón, y, salvo las ofensas infundadas, guarda absoluto silencio sobre la actividad del notorio continuador de Cleón, Hipérbolo. Tucídides sostiene francamente que la oligarquía moderada de Terámenes del año 411, fue «el mejor régimen estatal», y le atribuye, sin mérito alguno para ello, los éxitos obtenidos por la flota ateniense

- 232 de 321 -

V. V. Struve

bajo el mando de Alcibíades. La esclavitud, según el criterio de Tucídides, es el estado más natural para los «bárbaros». La encarnizada lucha política y social, entablada durante la guerra del Peloponeso en toda la Hélade, fue para Tucídides índice del embrutecimiento y el descenso del nivel moral de los helenos. Al no comprender las causas sociales de la guerra civil de Mesenia, se limita a lamentar la naturaleza criminal de los hombres. «La naturaleza humana, de la que es propio incurrir en crímenes a despecho de las leyes, sometió éstas a su imperio y demuestra con gozo que no puede dominar las pasiones, que viola la justicia y que hostiliza a las personas de más méritos.» Tampoco es claro para Tucídides el estrecho vínculo entre el desarrollo político interno y las actuaciones bélicas de ambas partes en guerra. Quizá sea por ello que pasa en silencio los importantes acontecimientos de la historia interna de Atenas, tanto en las mismas vísperas de la guerra y en el período que siguiera a la muerte de Pericles como también en el tiempo de la paz de Nicias. Por ejemplo, no dice ni una sola palabra acerca de los ataques contra Pericles y de las personas que lo rodeaban en los años 433 a 431; no recuerda, ni siquiera de paso, el ostracismo de Hipérbolo, etc. Felizmente, las biografías de Pericles, Nicias y Alcibíades escritas por Plutarco reparan parcialmente esta irritante omisión de la obra del historiador más grande de la Grecia clásica. A pesar de su postura crítica respecto a los mitos, Tucídides cree en la existencia de Caribdis y de los lestrigones y le da mucha importancia a los diversos oráculos, señales y profecías. Así y todo, Tucídides procura siempre describir objetivamente los acontecimientos, sustrayéndose, dentro de lo posible, a las propias simpatías o antipatías personales. Su objetividad se manifiesta de forma especialmente clara al exponer los hechos vinculados con sus propios fracasos en la expedición de Anfípolis. Estos fracasos le acarrearon ser condenado por la asamblea popular ateniense y expulsado del Ática. La historiografía antigua alcanzó en la obra de Tucídides el punto culminante de su desarrollo. Su declaración de que su obra «ha sido calculada no tanto para servir de instrumento en competencias verbales, como para convertirse en adquisición eterna», encontró su confirmación en el hecho, entre otros, de que ninguno de los historiadores de la antigüedad intentó siquiera volver a describir los acontecimientos expuestos por Tucídides. Los tres autores que escribieron especialmente acerca de la guerra del Peloponeso (Jenofonte, Cratipos y Teopompo) comienzan sus respectivas exposiciones desde el punto en que quedó interrumpida la historia de Tucídides. El postrer período de la guerra (desde el año 411 hasta el 404) nos es considerablemente menos conocido. Las fuentes básicas para su estudio son las Helénicas, de Jenofonte, principalmente, y además los fragmentos de Diodoro de Sicilia y algunas biografías de Plutarco, en especial las de Alcibíades y Lisandro. Para el análisis del régimen político-social de Atenas, para la caracterización de su estado económico a comienzos de la guerra, para conocimiento de la situación y los ánimos de los diferentes grupos de la población ateniense, incluidos los esclavos, tienen gran importancia las comedias de Aristófanes, la seudo jenofontiana Política ateniense, la obra de Aristóteles del mismo nombre y los discursos de los oradores atenienses. También las inscripciones de aquel tiempo constituyen una fuente importante para el historiador. Son, en lo esencial, textos de tratados, listas de inventarios, info