You are on page 1of 2

ANA CAROLINA: BRASIL EN LAS VENAS

por Suigeneris

“Un artista tiene algo de locura cuando crea:


es quien se escinde de la realidad y luego vuelve al mundo.
Un loco hace la escisión y se queda allá”.
Ana Carolina

De Brasil nos llegan visones de sambas y carnavales, de selvas, de favelas, de pasión y


de cuerpos, de rios amazonas desbordantes y de niños de la calle. Y sí, también de
música siempre sonando.

Mosaico de ritmos y carencias, de conciencias rebeldes y ganas de vivir. El espíritu de


la música del país más grande de latinoamérica.

¿Nombres de la canción brasileña? Caetano, Chico, Jobim, Gilberto... La bossa tiene su


hueco bien horadado en nuestras colecciones de música del mundo, pero apenas unos
pocos nombres se resbalan hacia otros ritmos. Curiosamente son mujeres las que con
más fuerza se hacen oir: Simone, Maria Bethania, Marisa Monte nos suenan a casi todos
por estos lares. Mujeres con carisma, en una palabra: por su voz y su mirada.

Otros nombres, sin embargo, se resisten al éxito en Europa, salvo en Portugal (madre
patria que respira humildemente). Y una de ellas, mi preferida, es Ana Carolina. Mujer
contundente en formas y voz y brillo de carácter, con nombre de culebrón y alma de
Brasil puro en las venas. Hay a quien le recuerda a nuestra Rosana, pero, aunque iguales
en mil matices, me quedo con Ana, más osada, más comprometida, más de todo...

Ahora nos presenta “Dois Quartos”, un doble CD en el que quiere dejar bien claro que
cualquiera de nosotros somos más de uno y ella más. En uno de los discos, “Quarto”,
muestra su lado más popero y exitoso. En el otro, “Quartinho”, se muestra más íntima,
sofisticada y osada musical y personalmente hablando. Y, como siempre, hace gala de
su cocktelera de bossa, samba, pop, folk... con su guitarra y esa voz profunda y grave
que lucen muchas cantantes brasileñas.

El título hace referencia a la ambigüedad de ella misma, en todos los sentidos. Ya montó
cierto revuelo la declaración de su bisexualidad, que, al fin, ha dejado grabada en este
disco de estudio con un tema que siempre le piden en directo: “Homens e Mulheres”,
para que quede bien claro y diáfano. Ella misma asegura que en realidad todo el mundo
tiene en el fondo de su alma esa ambigüedad, pero sólo unos pocos la desarrollan. Para
ella, en cualquier caso, no se trata de abanderar una causa. “Es lo más antiguo y
normal”, no supone para ella ninguna provocación ni valentía. Con dos ovarios. Dice
que, al fin, con este doble disco, comienza a mostrar su lado masculino en la
interpretación y composición.

Pero no sólo de sexo y amor habla, mucho y con osadia, en este trabajo (calificado de
no apto para menores). No faltan sus, siempre certeras, críticas sociales. En el país que
le tocó vivir cuecen habas como en todas partes, y con un renovado Lula en el poder
parece siempre que hay nuevas oportunidades para soñar que otro mundo es posible.
Ana Carolina nos habla de la esperanza de los presidios, de la esperanza de los locos, de
la esperanza de vivir mejor... Si vives en la miseria lo más normal es que acabes
robando. Si vives en un mundo invivible es fácil volverse loco. Por esperanza, que no
quede.

Le encanta trabajar con otros en sus discos. Infatigable curiosa de la forma de trabajar
de sus colegas, hace perlas en dueto, como el exitoso trabajo en vivo con Seu Jorge, que
retrasó por ello la salida de este nuevo disco en solitario. Sola pero siempre con algún
detalle de a dos, como el duo que incluye aquí con el conocido músico congoleño
Lokua Kanza.

Algunos medios brasileños han calificado este trabajo de excesivo, de poco selectivo a
la hora de elegir las canciones. Son 24 temas que dividen la personalidad musical de
Ana Carolina en dos, pero sobre todo dividen la carrera de esta brasileña sensual y
carismática en dos, haciéndola ahora más terrenal si cabe que antes.

Amor, sexo y política, entre el ronroneo suave al son de su guitarra acústica y la


vitalidad inimitable de la samba. Brasil en las venas.

Y es que todos somos mil en uno, todos tenemos un extremo y el otro. Y a veces
preferimos la intimidad de nuestro cuarto y otras la expresividad de la calle.

Todo tiene dos lados.

Muy recomendable: Ana Carolina “Dois Quartos” – Doble CD (Sony-BMG)


Más información en su fan-web oficial: http://www.papelfuleiro.com.br/

Portada del disco