You are on page 1of 4

2) De que manera los déficit de la democracia afectan a la

gobernabilidad en América latina.

Para comenzar este análisis sobre la democracia y sus déficit, me


gustaría dejar de forma introductoria lo siguiente; se parte de la premisa que es
el mercado y la globalización los principales fenómenos que constituyen los
déficit en América latina. Segundo, debemos llamar democracia formal a los
sistemas democráticos latinoamericanos, ya que uno de los principales retos de
la democracia en América Latina es lograr el traspaso de una democracia
formal a otro como sistema de derechos, ya que las democracias formales a
escala latinoamericana, solo están cumpliendo una función neoconservadora al
establecerse como un estado mínimo con funciones liberales en temas sociales
y económicos. El imperio de la ley es la lógica que llevan a través de la
sociedad las democracias formales, siendo esto perjudicial en tiempos donde la
transformación de las comunicaciones van colocando nuevas visiones
ciudadanas en términos políticos y de política publica desde el estado. El
estado de derecho debe ser la instancia que permita al estado estar en una
constante contradicción con el mercado1, para así poder llevar a cabo el
cumplimiento de los derechos fundamentales de los ciudadanos siendo este un
principio fundamental de la teoría democrática. Este permite a parte de
asegurar los derechos fundamentales, la protección de los mas desposeídos y
afectados por los efectos del mercado, sirviendo de techo para la sociedad y
los efectos del capitalismo. En materia económica faculta de una serie de
reglas con las cuales se intenta regular el mercado para disminuir sus efectos,
así como para asegurar su desarrollo y desempeño del mismo mercado.
Para esto es fundamental establecer cuales son los criterios de la
democracia en términos de gobernabilidad. Para muchos autores la
gobernabilidad no es sinónimo de estabilidad del sistema político, sino que
implica un desarrollo democrático a nivel económico, político y social. Este
desarrollo esta claramente demarcado por la forma de hacer política desde el
estado, como materia fundamental de la teoría democrática en el sentido en
donde el estado se pone al servicio de los problemas reales de la ciudadanía,

1
Reference: El impacto de la globalización económica en las estrategias de la reforma institucional y
normativa, Guillermo
para lograr o intentar acercarse a la equidad social, para dotar de posibilidades
a todos los ciudadanos dentro del sistema democrático. Uno de los déficit mas
importantes tiene que ver con lo mencionado anteriormente, es decir, la perdida
de credibilidad de parte de la sociedad civil a la democracia y sus instituciones.
Se perfila importante ya que uno de los objetivos de cada paso de la
democracia implica una suerte de encantamiento hacia la democracia como
sistema político. Para ser mas enfático se reconoce que la estabilidad no
condiciona la gobernabilidad, por lo tanto la democracia necesita entablar la
responsabilidad política de sus ciudadanos para la construcción de una
sociedad mucho mejor. Encontrar que la ciudadanía vuelva a creer en la
democracia y en sus instituciones radica en la forma en como se articula el
sistema político. Es complementar cada vez más la relación estado sociedad
civil para poder lograr los grados adecuados de comunicación. Es por lo mismo
que encontramos en Latinoamérica que los estados son débiles y a menudo
caen por las fluctuaciones del mercado, provocando así una debilidad
constante de sus instituciones y así afectando a la gobernabilidad sistemática.

La democracia en América latina expuesta a los déficit que a traído


consigo el estancamiento democrático de la región, implica en mayor medida
que las naciones puedan lograr el desarrollo. Digo esto por que
fundamentalmente el libre mercado y la no articulación de un sistema derechos,
implica que América latina este en constantes retrocesos en materia social y
económica, provocando en cierta forma un estancamiento a nivel regional y
principalmente conflictos sociales a nivel local. Pero como bien recalque
anteriormente la estabilidad no condiciona la gobernabilidad, ya que esta
presenta nociones sobre perfeccionamiento del mismo sistema político, donde
se recalca la perfectibilidad del mismo sistema en materia política, económica y
social. A escala regional encontramos que este es uno de los factores cruciales
para establecer una visión de desarrollo de los naciones. En la mayoría de los
casos, Latinoamérica no goza de una “estabilidad política” clara y los que
gozan de la “estabilidad política”, claramente no gozan de una gobernabilidad
democrática. La estabilidad política puede ser conseguida ya sea por mantener
una gobernabilidad sistémica, en términos institucionales o básicamente por el
uso legitimo del estado de la coerción. Pero contener una democracia y una
gobernabilidad en términos de tener un estado capaz de hacer frente a los
procesos globales, además de otorgar un desarrollo pleno de los ciudadanos
en materia política y de equidad social, donde el estado se pone al verdadero
servicio de la sociedad, creo que hablar de esto en Latinoamérica actual es
casi una ficción que contiene malos enfoques y por ende incorrectamente las
perspectivas de análisis.
El legado histórico que enfrentan las democracias hoy en día, sobre
pobreza y desigualdad recae en lo más profundo del estado, dejando en
cuestión su verdadero funcionamiento. Por lo mismo se plantean una serie de
reformas al estado, que van desde reformular las estructuras institucionales
hasta redefinir el rol del estado. Pero lo mas importante para la gobernabilidad
en términos democráticos, es lograr el equilibrio entre las fuerzas del mercado
y la sociedad, siendo fundamental lo anterior. Lograr la equidad es una de los
mayores desafíos de la democracia y sobre todo en Latinoamérica, donde el
colapso del estado mínimo dejo una serie de secuelas que hacen bastante
difícil concretar una gobernabilidad.

Esta especie de dificultad por parte de las democracias formales, es


sinónimo de dos argumentos que tienen relación entre si: La poca flexibilidad
del sistema político y sus actores; y, que los efectos del libre mercado y el
mercado en si, están profundamente en contradicción con el sistema de
derechos. La primera afirmación es bastante negativa de la política, ya que al
establecer la poca flexibilidad del sistema político y de sus actores, queremos
decir que todavía vivimos dentro de un sociedad oligárquica donde los poderes
se encuentran repartidos por elites sociales, es decir, el poder político y las
estructuras de partidos son participes de una visión liberal de la política y por
ende de una visión que no configura un verdadero desarrollo de la nación, sino
que emprende una tarea de beneficio hacia algunos sectores sociales y por
ende a ellos mismos. No es menor la afirmación anterior, analizando que el
espectro regional a estado demarcado por los grupos económicos y clases
sociales de alto poder, los cuales han manejado la nación durante décadas,
impidiendo un desarrollo sustentable para la nación y los ciudadanos. Las
estructuras de los mismos partidos políticos son ejemplos de distanciamiento
entre la sociedad y el estado, lo que deja mucho que decir en contra de estos, y
deja en claro que se necesita con urgencia un replanteamiento de la misma
democracia que practica como modelo. La segunda afirmación es un poco mas
confusa de abordar, ya que el mercado contiene una serie de fenómenos no
solo económicos, sino que el proceso de la globalización a abarcado hasta lo
cultural. El sistema de derecho en teoría democrática se perfila como una
facultad intrínseca de la misma democracia, por lo cual esta configura el eje
central de toda política que sea emanada del estado. La función de resguardo
social es profunda contradicción con el capitalismo y la noción liberal de la
política, es decir, el capitalismo es contradictorio al sistema de derechos ya sea
por que contiene dos principios fundamentales para su desempeño de manera
ágil, me refiero a la competitividad y productividad. Siendo estos dos
argumentos que condicionan el desarrollo del libre mercado, el estado de
derecho pasaría a ser un obstáculo para el desarrollo del capitalismo. Aunque
muchos autores reconozcan que el sistema de derechos es fundamental para
sustentar un libre mercado, olvidan la estos dos conceptos que son propios del
sistema capitalista, los cuales pueden ser disminuidos pero en si, no
controlados. Mientras mas fuerte sea el estado derecho (entendiéndolo como
sistema de derechos, digo así por que los autores lo identifican como estado
derecho) y el estado mismo, mas se podrá tener control sobre los efectos del
mercado, pero no con el mercado. Esta contradicción en Latinoamérica se
presenta a menudo con la configuración de la política a nivel local y regional,
teniendo que priorizar crecimiento económico antes que desarrollo social. Los
verdaderos conflictos con la gobernabilidad radica en que no se puede
profundizar en un desarrollo democrático pleno ya sea por los dos argumentos
anteriores y fenómenos como la pobreza y desigualdad que configuran un
universo no menor para un desarrollo democrático.