Oscar García-Johnson ST502: Clase III — Jesucristo como revelación 2011

Pasadena, Primavera

De qué manera Jesucristo es como nosotros y nosotros como Jesucristo: hacia una cristología encarnatoria. Hay varias maneras de aproximarnos a la doctrina de la encarnación. La manera escriptural centrada en textos claves dentro de la literatura juanina y paulina, donde las interpretaciones bíblicas han presentado a la encarnación como algo metafórico y poético. La manera clásica que data del siglo V y que nos ofrece una visión empaquetada en un lenguaje filosófico y de contenido teológico de la encarnación basada en la formulación del concilio de Calcedonia. Esta formulación mas que describir define a Cristo como una persona particular que posee dos naturalezas y dicha formula surge en medio de la tensión entre dos tradiciones cristianas: la antioqueña y la alejandrina. Ambas maneras y épocas cristológicas reflejan un esfuerzo por evitar que la divinidad de Jesucristo sea absorbida por su humanidad y por ende se genera una cristología medieval con sobras docéticas. Luego en el siglo XIX y XX, como ya vimos en las clases pasadas, se replantea la cuestión cristológica y la manera histórica de entender la encarnación surge como relevante apuntando a la teoría de kenósis como la base de la encarnación. Ahora los papeles se han volteado y la balanza pesa mas en la humanidad de Jesús —de la cual podemos saber algo históricamente hablando —y se guarda la discusión de la divinidad Cristo en el closet de la mitología medieval. Pero la cosa no se queda así, sube al ring cristológico el pugilista antiliberal Karl Barth y su equipo de luchadores (dentro de los cuales brilla el joven genio Dietrich Bonhoeffer) y se logra una victoria inesperada a favor del retorno a la cristología de Calcedonia, estableciéndose así una verdad imperecedera: “la unión [hipostática] de lo humano y lo divino en la persona de Jesucristo es necesariamente incomprensible”. Una cosa queda claro la doctrina de la encarnación ha sido un termómetro cristológico: “dime que cristología tienes y te diré quien

1

misterio y otredad. El meollo del asunto es de donde partimos. El segundo camino es la vía del humanismo divinizado (gnóstico). lo trascendental y valioso es una humanidad divinizada (docetista). nos embroma Barth. entonces nuestro énfasis recaerá sobre la primera frase: “de que manera Jesucristo es como nosotros”. Este Jesús es mucho mas ‘realista’ e imitable en su ejemplo moral. Si el punto de partida al desarrollar nuestra cristología es nuestra propia experiencia humana. Primavera 2011 eres”. Jesús aparecerá como una estatua desnuda y bella (el hombre del renacimiento). de la vida cotidiana y de la 2 . Luego luego tratare el tema de nuestra herencia cristológica en diálogo con Escobar y su ensayo acerca de la encarnación y misión. con quién comenzamos. El primer camino es la vía del humanismo utópico. o mejor dicho. será histórico y lo podremos idealizar y proponer como un ser humano ideal y utópico. en nuestros mejores sueños Jesús será nuestra utopía y en nuestros peores momentos será una pesadilla. que aquel Jesús anunciado por creyentes escapistas y espiritualistas. entendiendose que lo imperecedero. donde Jesús se ve ahora mas bien desvestido de humanidad natural. donde Jesús se ve desvestido de real divinidad. Entonces hallaremos dos caminos. es mucho mas fácil de adaptarlo a nuestras teologías abstractas o programas revolucionarios. De hecho. En este camino divinizador nos encontramos con un Jesús desinteresado de la historia. Este Jesús utópico es el Jesús histórico de los liberales y el Jesús histórico de muchos creyentes liberacionistas. Jesús será palpable.Oscar García-Johnson ST502: Clase III — Jesucristo como revelación Pasadena. el tipo de cristología que sostenemos sale a la luz cuando respondemos a la pregunta de que manera es Jesucristo como nosotros y de que manera somos nosotros como Jesucristo. A continuación quiero tratar el meollo del asunto de la encarnación. El Jesús que buscaremos y encontraremos lucirá como nosotros.

En este camino de humanidad divina. Primavera 2011 sociedad y sus crisis y beneficios. Muchos de nosotros somos producto de las creencias de alguien 3 . etc. historias fantásticas de cruzadas evangelísticas y de viajes misioneros. Se entiende lo humano en su forma natural-orgánica-ecológica como esencia carente de sentido en simisma. predicaciones. movimientos. profecías. y experiencias de revelaciones sobrenaturales ofrecidas como evidencias de nuestra divinización que se dan en muchos de nuestros pulpitos . (2) fue asumida y autentificada como guarnición divina. porque todo es esencialmente espiritual e inmaterial. consejos. Jesús es divino y es como nosotros porque al fin y al cabo nosotros somos divinos. Nosotros vemos en él ese camino. Nuestra Herencia Cristológica Toda creencia que tenemos acerca de Jesucristo en relación a nosotros y de nosotros en relación a Jesucristo no se va a quedar escondida en nuestro corazón sino que aflorará con entusiasmo en maneras de pensar que luego comunicaremos como enseñanzas. en continuo decaimiento e intrínsecamente depravada. ministerios y visiones políticas hasta institucionalizarse en iglesias. Amén”. denominaciones. y sobre todo porque “Jesús ya viene y el diablo se va a quedar con todas mis deudas y mis biles.Oscar García-Johnson ST502: Clase III — Jesucristo como revelación Pasadena. Este Jesús divinizado camina urgido por la historia porque desea cuanto antes terminar su carrera terrenal para volver al cielo y disfrutar a plenitud de su estado divino y glorificado. instituciones para-eclesiásticas. esa verdad y esa vida desinteresada de esta tierra y de todo proceso de transformación que estimamos como inútil. resaltan el Cristo milagroso de los evangelios. Jesús se humanizó para ayudarnos a descubrir nuestra verdadera esencia divina. Se acepta el hecho de que Jesús usó una esencia material y biológica esa esencia tuvo algunas posibles consecuencias al momento de la encarnación: (1) fue divinizada instantáneamente.

Escobar sintetiza en un párrafo el problema y la solución al mismo enfocándose en la encarnación como eje misionológico y ministerial: Las misiones llevadas a cabo desde posiciones de poder económico. y una renuncia al paternalismo. en la praxis encarnatoria de Jesucristo. y solo ahora. una movilidad hacia abajo. Ahora. en la cual insiste el testimonio bíblico. Esto lo podemos notar hoy en día no tanto volteando a ver las doctrinas que nos enseñaron nuestros ancestros sino viendo las practicas misioneras y ministeriales que luego afloraron en la formación instituciones cristianas y que hoy en día aun están genéticamente registradas en el ADN de las mismas. dice el dicho popular. Escobar nos ayuda a entender. y por ella capaz de proclamar el evangelio de manera pertinente y transformadora. provee un modelo y viene a ser fuente de inspiración1. 90-91. Es aquí donde la encarnación real y no aparente (docética) de Jesús. O sea. En segundo lugar. podemos saber que no heredamos una cristología encargatoria. que la empresa misionera nos transfirió el mensaje de la encarnación de Jesucristo pero falló en algo visceral. político o tecnológico casi obligaban a los misioneros a actuar desde la distancia y el privilegio. De aquí se desprende el hecho de que no se dan con facilidad ministerios integrales en nuestros entornos evangélicos. Al mismo tiempo la iglesia que resulta de ese trabajo misionero tiene una forma de presencia encarnada en su propia realidad social. esto es. pero cuyos mensajeros no "descendían" ni social ni culturalmente. nos ayuda a entender que nuestras instituciones religiosas (iglesias) tienen en su constitución genética el defecto de una cristología truncada y reduccionista.Oscar García-Johnson ST502: Clase III — Jesucristo como revelación Pasadena. Hoy en día podemos voltear a ver en la historia de las misiones a nuestra Latinoamerica y notar en ella como la noble empresa misionera — cual fue el vehículo que nos trajo el evangelio bíblico —no estuvo exenta de defectos cristologicos. Primavera 2011 que se digno a comunicárnosla. 4 . “De tal palo tal astilla”. a proclamar a un Jesús que había descendido del cielo para salvar. el grueso de nuestro cristianismo global latinoamericano sufre de una cristología truncada y por ende produce 1 Escobar. en primer lugar. La inmersión del misionero en la realidad de los receptores de su acción requiere un sacrificio.

Escobar sugiere cinco “claves de testimonio bíblico” o rasgos de una presencia encarnatoria en el mundo. 3) Encarnación como solidaridad con los débiles y marginados. alinearnos a una visión amplia. 91-97. 5 . Glocal se refiere al carácter de un ministerio cristiano que ejerce practicas globales en ámbitos locales. siervos/as. Partiendo de una misiología juanina en Juan 20. interconectada con otros entornos pero a su vez bien ubicada en su contexto inmediato. 4) Encarnación como transformación sanadora.21. intercesores y unificadores del reino. Lo contrario sería. 2) Encarnación como glocalidad.Oscar García-Johnson ST502: Clase III — Jesucristo como revelación Pasadena. agentes de consolación y alborotadores en el imperio por mandato divino Este planteamiento cristológico nos da un rumbo que a su vez señala una cristología diferente no solo en su meta sino en su punto de 2 Ibid. seguir cruciformemente como discípulo del Mesías y servir como siervo del Rey de Reyes y Señor de Señores en el mundo.. La lógica se propone así: una cristología no-encarnatoria produce una iglesia no-encarnada. son invisibles y últimos en la sociedad y la cultura dominante. asumir con dignidad el privilegio de marginalidad que tiene la iglesia de Jesucristo que opta por los que no tienen voz. una cristología encarnatoria que se torna en una presencia encarnatoria de Jesucristo en el mundo. según Escobar. hermanos/as. Primavera 2011 iglesias y ministerios truncados con respecto a la realidad total de lo que implica vivir como vecinos del planeta del Creador. la cual yo resumo en tres manifestaciones praxiológicas de la compasión misionera2: 1) Encarnación como apostolado: vernos como un enviado del Padre y por ende como adoradores. vernos como proclamadotes de las maravillas de Dios tanto naturales como sobrenaturales.

y solo desde él. Es la verdad de lo real o la realidad de lo verdadero lo que entra en escena en este punto: Dios habla. Próximamente. ¡Alégrese cristiandad! Este centro es la palabra de la acción o la acción de la palabra . el ‘ergon’. según Barth. Jesucristo es la humanidad de Dios (Barth). Esbozos de Dogmática [ED].. se ha de ver y entender lo que en sentido cristiano se contiene en la gran relación a 6 . Jesucristo constituye. intentaré reconstruir una cristologia encargatoria desde su origen. no tiene ya sentido alguno: precisamente la palabra..Oscar García-Johnson ST502: Clase III — Jesucristo como revelación Pasadena. pero Cristo nació. Barth.2. a fin de cuentas. etc. De qué manera somos Nosotros como Jesús Así como Justo González. Primavera 2011 partida. La palabra misma de la que aquí se trata es acción. Barth. Jesucristo es el máximo evento de revelación y el centro hermenéutico de la fe cristiana. Dios actúa. Declara Barth casi en tono de loor: El mundo se perdió.. es revelación”(K. en su origen. sino todo lo contrario. El otro camino: Jesucristo como Revelación.3). el punto de encuentro entre lo visible e invisible de Dios y del hombre y. EL LOGOS. entre conocer y vivir. Bonhoeffer. pero el Jesús Cristo que se hizo uno de nosotros en el evento incomprensible de la encarnación. Dios está en el centro. acción que. el punto mismo de intersección entre el plano divino y el humano. de que manera somos nosotros como Jesucristo. En palabras de Barth: Desde Jesucristo.. 80) El asunto entonce no es tanto de que manera es Cristo como nosotros. es también la obra.. Jesucristo como tal es el punto de partida y de retorno de la revelación divina. creemos que Jesucristo es el lugar donde Dios se revela como en ningún otro lugar y de ninguna otra forma (He 1. la contraposición tan frecuente entre palabra y obra.en este centro de la fe cristiana. En particular para Barth. como tal palabra. el ‘verbum’ es también el ‘opus’.

[Ú]nicamente podemos llegar a conocerlo [Jesucristo] a partir de la relación JESÚS-CRISTO: en ella queda manifiesto ante nuestros ojos lo que significa: Dios SOBRE el hombre (primer artículo) y Dios CON el hombre (tercer artículo). 79) Así establece Barth otro camino cristológico —el camino de Dios al la humanidad a fin de que la humildad pueda retornar a Dios —pero no lo hace en un actitud de ruptura absolutista con las tradiciones cristológicas que le precedieron sino con una actitud profética. ¡No hay teología sin Dios! 7 . (Barth.D. 79) Con Barth nos acercamos a Jesucristo pero no a un Jesús que se reduce a: 1) una idea racional en forma de doctrina abstracta. 2) un ser trascendental que se torna en un Absoluto y que evoluciona la historia. cuando decimos: DIOS Y HOMBRE. Barth. Jesucristo es la ¡Más antigua y la más vital confesión cristiana! Acierta Barth.Jesucristo. lo absurdo y a su vez lo necesario.. una y otra vez. Barth reconocía que lo que el estaba estudiando era lo extraordinario. Kyrio Iesus Christus. lo urgente y lo absolutamente presente en la historia y la vida de todo ser humano. Esta tensión dialéctica produjo siempre una limitante y una gran ventaja: Dios es el originador y perfeccionador de la fe y también del quehacer teológico. NO.. ED. E. NO…. Primavera 2011 la que. podemos remitir con asombro. la piedra angular de toda la teología” (K. “JESUCRISTO [ES] SEÑOR”. 4) un mito que da sentido a mi existencia y me dota de poder y significado para vivir. científica y devocional que reconocía de manera inusual la otredad y magnificencia de su objeto de estudio. Dios-en. y a la que necesariamente remitimos con gran posibilidad de error.la cristología es la piedra de toque de todo conocimiento de Dios en sentido cristiano.Oscar García-Johnson ST502: Clase III — Jesucristo como revelación Pasadena. 3) un sentimiento de dependencia absoluta por un ser universal interpretada como una experiencia sujetiva. Lo que decimos con ello sólo se puede explicar exactamente cuando confesamos a Jesucristo. Por eso..… NO. lo asombroso.

. 1) Jesucristo es incomprensibilidad y ocultamiento divino adoptando FORMA HUMANA.. solo puede ser. de manera que para toda perdición hay una salvación. 82) 5) Jesucristo es “la realidad de la alianza de Dios con el hombre” (ibid) 6) Jesucristo es el máximo Beneficio de la humanidad de Dios al ‘hombre/mujer’ Jesucristo es. 81ff) 2) Jesucristo es eternidad y omnipotencia divina “AQUÍ Y AHORA” (ibid) 3) Jesucristo es Dios EN Y DESDE Dios ‘adelantado’ en forma de HIJO (ibid) [nota: véase Faus 210-212] 4) Jesucristo es “Un hombre histórico en cuya existencia Dios se hizo hombre. en realidad el descubrimiento de ese hecho. actúa y actuará por nuestro bien. comprensible y visible (ED.... la salvación total del hombre en toda circunstancia y la liberación de todo mal que procede de él..... No hay nada que NO este reparado en el evento en el cual ‘Dios se hizo hombre’ por nuestro bien.. Pero en Jesucristo Dios ha actuado. Primavera 2011 No es difícil entones entender las afirmaciones de la encarnación que surgieron a partir de la cristología de Barth. En nuestro alejamiento de Dios vivimos en contradicción y enemistad con Dios.. Lo que todavía falta. la revelación más grande y el máximo beneficio a la humanidad… quien se hizo hombre por mi bien y me ha socorrido..Oscar García-Johnson ST502: Clase III — Jesucristo como revelación Pasadena. de manera que su existencia y la de Dios son idénticas” (ibid. en quien el reino de los cielos está YA presente y YA realizado. 8 ....