Bogotá DC, octubre 7 de 2011

Periodista JUANITA LEÓN Directora LA SILLAVACIA.COM

Estimada directora: Con sorpresa, pero sobre todo con alarma, acabo de leer el artículo firmado por Juan Esteban Lewin titulado “Estos son los concejales de la coalición de Samuel Moreno” que a la letra dice en su primer párrafo:
Si Samuel Moreno fue copartícipe del 'cartel de la contratación' entonces la coalición con la que gobernó en el Concejo habría facilitado esa corrupción. Moreno tuvo el Concejo a su favor gracias a una coalición que armó con el Polo, el Partido de La U, el Liberal y el Conservador. Además de aprobarle acuerdos clave como el presupuesto, el plan de gobierno y las vigencias futuras para la malla vial, la coalición le permitió evadir el control político a su gobierno. Y ahora, mientras Moreno espera su juicio en la cárcel, buena parte de los miembros de la coalición buscan reelegirse al Concejo o dejar un concejal que los reemplace.

Rechazo con toda mi firmeza la acusación lanzada a través de este escrito, al señalar que por pertenecer al Polo Democrático Alternativo “habría facilitado esa corrupción”. Las razones son las siguientes:
1. En primera instancia debo recordar que en el proceso de selección interna que realizó el Polo para escoger el candidato a la alcaldía de Bogotá se presentaron cuatro precandidatos a saber: Samuel Moreno, Clara López Obregón, María Emma Mejía y Hernando Gómez Serrano. Este último fue quien el Partido Comunista Colombiano, junto con otras tendencias dentro del Polo, apoyó como precandidato con un claro programa de izquierda. Aceptamos las reglas internas del Polo y votamos por Moreno, como lo hicieron Petro y demás integrantes del “progresismo”. 2. El Partido Comunista no tiene representación alguna en el gobierno de Moreno. Mucho menos hemos aceptado cualquier clase de vinculación de militantes comunistas con el gobierno distrital a través de mecanismos de contratación de obras o de otra índole que implicara manejo de recursos públicos para beneficio de grupos, empresas o individuos. 3. La Silla Vacía siempre ha sido destinataria de nuestros comunicados públicos y boletines de prensa. Antes de que el periodista Juan Esteban Lewin asumiera el cubrimiento de las noticias de Bogotá, la Silla reflejó parte de nuestros desacuerdos con la administración de Moreno Rojas.

- Manifesté inconformidad pública con relación a un gabinete mayoritariamente neoliberal y heredero de la tecno burocracia peñalosista y mockusista; - Expresé públicamente las profundas contradicciones con el desarrollo de los planes estratégicos como Ciudad Salud, el Plan Centro, el Plan Aeropuerto, Plan Zonal del norte, el Anillo de Innovación, y la Operación Nuevo Usme; - Denuncié la connivencia con el POT, su carácter impositivo, el papel de la ERU como agente del gran capital privado inmobiliario y la burla de la

participación popular, no obstante la obligatoriedad consagrada por Ley; de ello son testimonio cuatro (4) debates de fondo adelantados por mi iniciativa; - Mostré el monopolio de un grupo privilegiado de familias en el control del SITP, la injusta redistribución de ingresos y utilidades del sistema Transmilenio y apoyamos públicamente el paro de los pequeños transportadores por la democratización de dicho sistema; - Asumí junto con los trabajadores de Telecomunicaciones la defensa de la ETB en momentos en que la administración se empeñaba en venderla; - Denuncié y fui copartícipe de debates sobre proyectos de vivienda de interés prioritario en Campoverde (Bosa) por ubicarse en zona de inundación y suelo licuable; - Apoyé los contenidos sociales del Plan Distrital de Desarrollo, los logros en materia de educación gratuita, comedores comunitarios y estudiantiles en la lógica de “hambre cero”, los avances en políticas de salud y la defensa de los hospitales públicos; - Impulsé el acuerdo sobre Zonas de Reserva Campesinas en las extensas zonas rurales del DC; - Presenté en cinco oportunidades el proyecto sobre tarifa diferencial en el transporte negado por Samuel Moreno y ahora felizmente acogido por la compañera Clara López, alcaldesa designada.
4. Como es mi deber, defendí la unidad del Polo y exigí conjuntamente con la bancada que el Alcalde consultara los criterios del Comité Ejecutivo nacional del Polo, a sus parlamentarios y concejales. 5. Jamás participé en conversación ninguna con contratistas o funcionarios sobre contratos o cosas similares 6. Es una flagrante mentira afirmar que el hecho de pertenecer al Polo me permitió maniobrar “para evadir el control político a su gobierno”. En mis informes de gestión y en las grabaciones de las innumerables intervenciones realizadas en las sesiones del Concejo de Bogotá aparecen los incansables debates de control político y las denuncias que realicé en contra de decisiones, políticas y medidas que tomó la administración de Samuel Moreno. 7. Públicamente y por escrito tomé distancia y reclamé la investigación sobre las responsabilidades judiciales que en materia de corrupción cobijaran a miembros del Polo, concretamente al senador Iván Moreno y al alcalde Samuel Moreno.

Declaro que son inaceptables las insinuaciones de que yo, secretario general del Partido Comunista Colombiano, miembro de la dirección nacional del Polo, sobreviviente de la Unión Patriótica y concejal de Bogotá aparezca ahora de corrupto por cuenta de los amos y dueños de la corrupción de ahora y siempre que pretenden denigrar y desprestigiar a la izquierda colombiana. La Silla ha tenido como marca una mirada objetiva y desapasionada de la realidad colombiana. Por ello encuentro que la nota de Juan Esteban Lewin carece de objetividad en el análisis y la presentación de la información, sin mencionar la frontera peligrosa de la acusación temeraria que alcanza al inmiscuirme en asuntos relativos a la corrupción. Lo rechazo enfáticamente. Acudiendo a su profesionalismo, solicito la publicación de esta nota e incluso la posibilidad de ampliarla. Cordialmente,

JAIME CAYCEDO TURRIAGO Concejal de Bogotá

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful