NOTA DE ACEPTACIÓN

___________________________________________________ ___________________________________________________ ___________________________________________________ ___________________________________________________ ___________________________________________________

___________________________________________ PRESIDENTE DEL JURADO

____________________________ JURADO

_________________________ JURADO

____________________________ JURADO

_________________________ JURADO

PUENTE DE PIEDRA (MADRID), NOVIEMBRE DE 2006

1

DIRECTIVAS

LIC. JOSÉ RAFAEL PEÑA FERNÁNDEZ RECTOR

LIC. YOLANDA SALAZAR LÓPEZ COORDINADORA J.T.

LIC. LUIS ALEJANDRO VARGAS MORA COORDINADOR DEL PROYECTO DOCENTE DE CIENCIAS SOCIALES

PUENTE DE PIEDRA (MADRID), NOVIEMBRE DE 2006

2

PROYECTO DE GRADO RESCATE, SISTEMATIZACIÓN Y DIFUSIÓN DE LA HISTORIA INSTITUCIONAL

ESTUDIANTES DE GRADO ONCE: NORA ESPERANZA ARIAS TOVAR NÓRIDA YESENIA LEÓN RODRIGUEZ CARMEN ANDREA SERRANO PATIÑO CLARA INES SERRANO PATIÑO

LIC. LUIS ALEJANDRO VARGAS MORA COORDINADOR DEL PROYECTO DOCENTE DE CIENCIAS SOCIALES

PROYECTO DE GRADO PARA OPTAR EL TÍTULO DE BACHILLER ACADÉMICO

MADRID, CUNDINAMARCA INSTITUCION EDUCATIVA DEPARTAMENTAL SAN PATRICIO PUENTE DE PIEDRA NOVIEMBRE DE 2006

3

TABLA DE CONTENIDO

4

DEDICATORIAS Este proyecto se lo dedico a mis padres Cecilia Tovar, Luis Enrique Arias y a mi novio que son las personas que estuvieron pendientes de su desarrollo y culminación, y que vieron en éste un gran aporte para fortalecer la identidad de la institución y la comunidad en general. Y siempre fueron ellos los que me dieron ánimos y consejos para que terminara mis estudios y ser una persona de bien. Esperanza Arias

Este logro se lo dedico a mis padres Gregorio Serrano y Fanny Patiño principalmente por que me ayudaron y me dieron todo su apoyo para realizarlo. Y gracias a Dios por ser Él quien me dio la oportunidad para que con este trabajo enriqueciera más mis conocimientos y aportara un granito de arena en cuanto a la historia de nuestra institución. Clara Serrano

El éxito de haber compartido con mis compañeros durante tanto tiempo, el esfuerzo hecho por mis padres, para lograr la meta de ver la superación de uno de los seres mas queridos por ellos, de cierto modo se podría decir que esta es una forma de retribuir la compañía y el esmero con que me sacaron adelante. Es por ello que este proyecto va dedicado a cada una de las personas que intervinieron en mi desarrollo moral e intelectual a lo largo de lo que ahora soy como persona. Norida León

Este triunfo se lo otorgo en especial a mis padres por que me dieron la vida y en especial el estudio y que ayudaron a ser una persona de bien, por eso les dijo gracias y que me ayuden a triunfar de ahora en adelante, gracias Dios por haberme dado unos padres súper especiales conmigo. Carmen Serrano

5

AGRADECIMIENTOS El presente proyecto no hubiera podido ser real sin la ayuda incondicional de muchas personas que de una u otra manera nos tendieron la mano a lo largo de la investigación. Agradecemos a la profesora Irma Velandia pues con sus enseñanzas en la clase de Español y Literatura nos permitió tener las herramientas básicas de redacción y escritura. A la profesora Elizabeth Enciso, directora del grado once, por su carácter casi maternal hacia nosotras. A la profesora Yolanda Salazar López, coordinadora del plantel en la jornada de la tarde, por sus observaciones dadas en los avances de la investigación y el anteproyecto. Al profesor Alejandro Vargas, por su compañía constante, su ánimo permanente y hasta sus regaños, y porque creyó todo el tiempo en que este proyecto sí era válido y posible. A los profesores y profesoras que nos abrieron los espacios y nos concedieron su tiempo en las entrevistas, básicas para rastrear la historia e identidad de nuestro colegio: Carmenza Alfaro Lozano, Luz Marleny Moreno Montaño, Lucia Beltrán, Dustano Alfredo Martín Martín, María Nubia Pérez Céspedes, José Rafael Peña Fernández y Francened Villamil, coordinadora de la jornada mañana. Al rector de la institución, José Rafael Peña Fernández, por facilitar los recursos técnicos y materiales que nos permiten a los estudiantes terminar con éxito no sólo los proyectos sino también nuestros estudios. A los niños de los grados tercero, cuarto y quinto de primaria por sus trabajos elaborados sobre el colegio, los cuales enriquecen ese imaginario de institución que debemos tener toda la comunidad educativa. A los jóvenes de los

6

grados octavo, noveno, décimo y once, por los aportes dados en las entrevistas escritas y sus respuestas. A todos ustedes, mil gracias. PRESENTACIÓN Todos los estudiantes pertenecen y actúan de manera directa a una institución educativa. En ella crecen como seres sociales, aprenden lo permitido y lo no permitido en las relaciones sociales y conviven con un sinnúmero de personas e individuos que hacen parte del tejido social humano. Es decir, una institución educativa es un pedacito de patria, de país y de ciudad al mismo tiempo y, en la medida que representa el aspecto mediato e inmediato de muchas vidas, se constituye en el espacio propicio por excelencia en donde se ven plasmados sueños, aspiraciones y proyecciones: el colegio es un espacio humanizado que continuamente construimos todos. Es por eso que el presente trabajo investigativo surge como una necesidad de comprender, analizar y fortalecer la identidad que se debe tener en cuanto a los fenómenos sociales de tipo institucional. Específicamente estamos refiriéndonos a la génesis, desarrollo y estado actual de la Institución Educativa Departamental San Patricio Puente de Piedra, el cual es el objeto de estudio. Es un tema que pertenece al conjunto de los estudios sociales y que se puede abordar como un tipo de investigación social que involucra actores, escenarios y diversos conceptos teóricos para explorar en el terreno. El trabajo se justifica debido a que aborda un proceso social en curso, o sea, un fenómeno que continuamente esta presente en nuestra comunidad: la presencia casi permanente del Colegio San Patricio en la vereda Puente de Piedra; proceso que si bien ya inició hace aproximadamente ciento cincuenta

7

años, hoy día se intensifica y es impulsado por todos aquellos gestores que iniciaron y lucharon hacer de San Patricio lo que vemos actualmente. Se toma al espacio - escenario institucional como el lugar privilegiado (nicho) en el cual se puede estudiar el proceso de formación de identidades y culturas diversas, todas ellas atravesadas por dos elementos básicos: los actores sociales (personas involucradas) y las necesidades sociales (resultado de la confrontación cambio - permanencia). El Colegio se constituye entonces como el lugar en donde confluyen múltiples factores de construcción, formación y difusión de identidad cultural, es decir, de material simbólico, gracias al cual los individuos pertenecientes al entorno educativo definen, interpretan y resignifican constantemente su micro universo y se identifican como miembros de éste. Es por eso que el Colegio es una de las dimensiones importantes para explicar el contenido de la identidad cultural. De acuerdo al contexto que nos proponemos abordar – la I.E.D. San Patricio Puente de Piedra -, aparecen ciertos interrogantes iniciales: ¿cómo surgió la idea de crear un espacio educativo? ¿Quiénes fueron los actores que impulsaron el proyecto y movilizaron los recursos? ¿Qué problemas surgieron alrededor del mismo proceso? ¿Cómo se teje la trama de la identidad colectiva en el Colegio y alrededor de qué elementos? ¿Acaso el proceso de formación del Colegio responde a unas necesidades que se buscaron satisfacer? ¿Cuáles son los imaginarios, códigos, símbolos y/o rituales que resignifican la vida escolar de la comunidad educativa? En fin, lo que se trata es de estudiar el proceso de formación institucional desde una perspectiva cultural y a la luz de estudios rurales de antropología, sociología e historia, principalmente. De acuerdo a los interrogantes formulados anteriormente, el documento se divide en cuatro partes básicas o capítulos. Cada una de ellos trata de aglutinar y responder de manera objetiva y fehaciente a los mismos. El primero es una descripción breve y sucinta, pero necesaria, sobre la investigación que se hizo: su

8

naturaleza y elementos que la identifican. Conocer los caminos por los que discurre una investigación se constituye en acto obligatorio y responsable en todo momento. Este primer capítulo nos habla de la metodología aplicada en la investigación y es básicamente el anteproyecto presentado al inicio del proceso investigativo. El segundo capitulo aborda el andamiaje teórico que se utilizó como herramienta en la investigación. Se ofrece una imagen de la dimensión teórica conceptos centrales - que se usan a lo largo del informe. Aclarar la forma en que se consideran en la investigación conceptos tan importantes como identidad, historia institucional identidad colectiva, identidad, identidad veredal, subjetividad, sujetos sociales, cultura, pueblo, cotidianidad, rituales, imaginarios, códigos, símbolos, campo popular y las relaciones que se tejen unos con otros, es fundamental para poder comprender el sentido mismo del trabajo investigativo. El tercer capitulo pretende explicar la imagen espacial e histórica del colegio San Patricio. Es una descripción acerca de su historia y geografía, (temporalidad y ubicuidad). La explicación del escenario tiene como objetivo “aterrizar” al lector en un contexto concreto en donde los sujetos se mueven y construyen su entorno mediante el uso de un universo simbólico. Pero es una descripción del escenario donde actúan sujetos, no solo paredes y edificaciones sino también actores, funciones, cambios, lugares, redes y ritmos diversos: un espacio histórico geográfico construido socialmente. Igualmente aparecen en este capitulo las historias de vida de los docentes más antiguos de la institución que reconocen los orígenes, proceso y actores que contribuyeron en la formación del colegio. El cuarto y último capitulo aborda el universo simbólico del colegio. Aquí nos detenemos a especificar la manera como los sujetos y/o actores sociales construyen y elaboran la trama de su identidad a partir de símbolos, rituales, códigos e imaginarios colectivos los cuales dan sentido de pertenencia al colegio y resignifican continuamente los lugares del mismo. También aparecen gráficas de

9

resultados de las entrevistas escritas que se aplicaron a docentes y estudiantes de primaria y bachillerato con el fin de detectar el grado de identidad hacia la institución. Al final aparecen las conclusiones, la bibliografía y los anexos: algunas muestras de entrevistas ya que fueron cerca de 200 las que se aplicaron a lo largo del proyecto. También incluimos algunos trabajos elaborados en la primaria. Las fotografías aparecen durante toda la monografía y tienen como objetivo visualizar los cambios ocurridos en el tiempo y resaltar algunas de las actividades que se realizan en la institución. Es pertinente anotar que este proyecto es algo inacabado, precisamente por su carácter continuo y siempre cambiante. Pero esperamos contribuir en algo rescatando, sistematizando y difundiendo un pasado que está siempre a la vuelta de la esquina. Ello permite no sólo reconocernos como parte de una comunidad imaginada, sino también vivir el presente y visualizar un futuro posible. El proyecto “Rescate, Sistematización y Difusión de la Historia Institucional” pretende servir como modelo para otros proyectos semejantes y alentar a docentes y estudiantes a generar esa cultura de la investigación que tanta falta le hace a nuestro país. Sería interesante y positivo que en un mañana estemos hablando del docente-estudiante investigador. Para finalizar, agradezco la colaboración de las estudiantes de grado once Nora Esperanza Arias Tovar, Nórida Yesenia León Rodríguez, Carmen Andrea Serrano Patiño y Clara Inés Serrano Patiño por el trabajo en equipo, los aportes al proyecto y la colaboración mutua, ya que fue un trabajo en el cual contribuimos todos. Y con mucho orgullo entregamos este trabajo a toda la comunidad educativa de la gran familia San Patricio. Lic. Luis Alejandro Vargas Mora

10

Puente de Piedra, noviembre de 2006

LA INVESTIGACIÓN

11

“¿Qué camino debo seguir? Preguntó Alicia Depende a dónde quiera llegar, Respondió el gato. Me es absolutamente igual un sitio que otro, Dijo Alicia. Entonces también da lo mismo un camino que otro, Respondió el gato” Alicia en el País de las Maravillas. Lewis Carrol.
El proceso de investigación es una tarea que, si se hace de manera consciente, resulta un oficio arduo pero grato. Pero dicho proceso requiere necesariamente de unos fundamentos que articulen continuamente el discurso y la práctica del mismo; es por ello que a continuación se presentan aquellos fundamentos que sirvieron de norte, guía y visión del presente informe, los cuales estuvieron consignados en el anteproyecto formulado al inicio del estudio. Fueron los caminos por los cuales discurrió la teoría y la práctica, los mismos caminos que sugería el gato a Alicia. Esperamos que sirva de modelo para otras investigaciones en cuanto a la manera de formular proyectos y redactar de manera clara y precisa aquello que se quiere indagar.

1.1. INTRODUCCIÓN

12

El presente proyecto tuvo como finalidad rescatar, sistematizar y difundir la historia institucional del Colegio San Patricio Puente de Piedra. 1.2. PLANTEAMIENTO Y FORMULACIÓN DEL PROBLEMA El proyecto surgió debido a la necesidad que tiene la institución educativa de reconocer y proyectar su imagen ante la comunidad y demás colegios de Madrid. La institución posee una historia que se debe investigar y dar a conocer a los miembros de la comunidad educativa que son precisamente aquellos que a través del tiempo la han gestado. La pregunta a la cual tratamos de darle respuesta es la siguiente: ¿CUÁL FUE EL ORIGEN DE LO QUE ES ACTUALMENTE EL COLEGIO SAN PATRICIO Y CUÁLES HAN SIDO LOS ACTORES QUE CONTRIBUYERON A CONSTRUIR LA IMAGEN INSTITUCIONAL? 1.3. HIPÓTESIS DE TRABAJO La Institución Educativa Departamental San Patricio Puente de Piedra surge debido a la necesidad de crear un lugar de formación que colmara las expectativas educativas de la región en cuanto a cercanía, economía y calidad. 1.4. JUSTIFICACIÓN El proyecto que se realizó tiene por finalidad dar a conocer a nuestra comunidad los orígenes de la Institución Educativa Departamental San Patricio Puente de Piedra.

13

Creemos que es muy importante rescatar la identidad de estudiantes, docentes, directivos y demás miembros de ésta comunidad educativa mediante la interpretación de su historia, la valoración de su pasado, el reconocimiento de su presente y la proyección de un futuro prometedor. Por lo tanto, el presente proyecto es pertinente con las políticas formuladas por la Gobernación de Cundinamarca con respecto a la Cátedra Institucional, que deben tener todas las entidades educativas públicas del departamento. Esperamos aportar un pequeño esfuerzo tendiente a formar en nosotros una identidad basada en el autorreconocimiento como personas pertenecientes a una comunidad educativa específica. 1.5. OBJETIVOS DEL PROYECTO 1.5.1. OBJETIVO GENERAL: Reconstruir una visión del pasado con respecto a nuestra institución con el fin de fortalecer la identidad alrededor del colegio.

1.5.2. OBJETIVOS ESPECÍFICOS: • Idear estrategias y metodologías que permitan recolectar información pertinente a la historia institucional. • • Crear sentido de pertenencia e identidad con relación al colegio. Proyectar los resultados de la investigación hacia toda la comunidad educativa mediante la apertura de espacios de integración.

14

Incluir en el proceso investigativo a toda la comunidad educativa para que participe activamente en la reconstrucción de su propia identidad.

Identificar e involucrar a todos aquellos líderes comunitarios y todas las personas que de una u otra manera han ayudado con el progreso de la institución (estudiantes, profesores, vecinos, directivos, etc.)

Reconocer los símbolos, códigos, imaginarios y rituales que permiten tejer la identidad institucional. 1.6. METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN

1.6.1. TIPO DE INVESTIGACIÓN Éste proyecto de investigación social se desarrolló mediante la aplicación de una metodología cualitativa e interpretativa que exige una intervención directa en el colegio. Para realizar el proceso de observación nos apoyamos en los conceptos claves formulados por el método etnográfico, debido a que éste permite establecer unos parámetros de análisis de los patrones de asociación, las relaciones entre los individuos de un grupo, sus patrones de comportamiento, sus elementos ideológicos, así como las actitudes forjadas con respecto al grupo social. Teniendo en cuenta que se hará un abordaje cualitativo e interpretativo de la temática se debe considerar la importancia de la etnografía como un trabajo de campo que tiene como eje fundamental la observación pues “este es el instrumento por excelencia para aprehender la totalidad de lo social que se manifiesta en la experiencia” (Araceli de Tezanos 1998). Por lo tanto, la

15

investigación etnográfica se convierte en un aliado para ayudar a desvelar las teorizaciones y las rutinas que sustentan las prácticas y las realidades sociales. 1.6.2. FASES DEL TRABAJO 1. Revisión bibliográfica - balance historiográfico sobre la temática 2. Contextualización espacial - descripción inicial y estudio del colegio 3. Recolección de la información: entrevistas, censos, encuestas, archivos, fotografías, etc. 4. Análisis e interpretación de la información recolectada. 5. Elaboración del documento final. 6. Socialización de resultados 1.6.3. TIPOS DE FUENTES • Fuentes primarias: redacción y sistematización de historias de vida, tradiciones orales y autobiografías, mediante entrevistas a personas que saben o conocen asuntos pertinentes para la investigación en cuanto a su origen e historia. • Fuentes secundarias: se revisaron archivos, estadísticas, bibliotecas, monografías y textos para fortalecer la investigación y darle un marco general concreto.

16

Fuentes iconográficas: se refieren a toda clase de imágenes que muestren aspectos relativos al estudio en cuestión. Para este fin se revisaron los albúmenes familiares.

1.6.4. CRONOGRAMA ACTIVIDAD Presentación del anteproyecto X Construcción del marco teórico X Talleres y lúdicas con la primaria X Entrevistas orales a docentes e historias de vida escolar X Entrevistas escritas en bachillerato X Consulta de archivo iconográfico X Sistematización e interpretación de la información X Presentación de un avance X Socialización de una muestra ante la comunidad X Sustentación Final 1.6.5. EL PROCESO DE INVESTIGACIÓN EFECTUADO X X X X X X X X X X X X X JUNIO X JULIO AGOS. SEPT. OCT. NOV.

17

Lo primero que se hizo fue la redacción del anteproyecto, documento básico para saber hacia dónde debíamos dirigirnos. Luego iniciamos la construcción del marco teórico, es decir, la investigación de todos aquellos conceptos que permiten interpretar la información que más tarde se recolectaría. Se realizaron las actividades de recolección de información primaria mediante las entrevistas orales y escritas a estudiantes y docentes. Se hizo la consulta de archivo en el colegio y la revisión de las fuentes iconográficas en los álbumes familiares. La información se fue sistematizando continuamente a medida que se iba buscando, esto se hace entrecruzando dicha información con los conceptos arrojados por el marco teórico y haciendo una especie de red o trama. La parte de la difusión se hizo en la presentación del anteproyecto y el avance. Además el día 3 de noviembre se presentó una muestra del proyecto en uno de los salones aprovechando que se celebraba el día del colegio. El siguiente diagrama resume el proceso seguido en el proyecto: RESCATE, SISTEMATIZACIÓN Y DIFUSIÓN DE LA HISTORIA INSTITUCIONAL DEL I.E.D. SAN PATRICIO PUENTE DE PIEDRA Presentación del anteproyecto Mediante la recolección de información: Interpretar la información recolectada a la luz de marco teórico Búsqueda de FUENTES tales como: Construcción de un documento que responda al problema planteado: Construcción del marco teórico Entrevistas Historias de vida Revisión archivo Fotografías Formar una red o trama de significado entre las fuentes y los conceptos Día del Colegio Izadas de bandera Formaciones Conferencias Monografía etc.

RESCATE

SISTEMATIZACIÓN

DIFUSIÓN

Apertura de espacios institucionales

Socializar resultados en momentos como:

18

1.6.6. DELIMITACIÓN DEL PROYECTO El espacio considerado como zona de estudio y observación es la I.E.D. San Patricio Puente de Piedra, ubicada en la vereda Puente de Piedra, municipio de Madrid (Cundinamarca). Se pretende estudiar el periodo de tiempo comprendido entre el nacimiento del colegio hasta la actualidad. El colegio se encuentra localizado en la margen izquierda de la carretera principal que conduce al municipio de Subachoque, en la carrera 5 Nº 4-11. La I.E.D. San Patricio Puente de Piedra es una institución educativa oficial aprobada por la Secretaria de Educación de Cundinamarca mediante Resolución Nº 010294 de 14 de diciembre de 2005 para los niveles Preescolar, Básica Primaria, Básica Secundaria y Educación Media. Actualmente la institución cuenta con dos jornadas: la primaria en la mañana y el bachillerato en la tarde. Además tiene seis sedes rurales que dependen de la sede centro. Su actual rector es el licenciado LUIS ERNESTO URREGO LADINO. 1.6.7. RECURSOS • Recursos Humanos: la comunidad educativa en general (docentes, directivos, padres de familia y personal administrativo). • Recursos Técnicos: formatos de entrevistas escritas, listados de preguntas para entrevistas orales, observación de fotografías y archivos. • Recursos Materiales: computadores de las salas múltiples, grabadora Sony, casettes, CD’s y diskettes. • Recursos Financieros: la ayuda económica de todos los miembros del equipo que efectuó la investigación (seis alumnos y un docente).

19

“En este sentido, la cultura forma parte de un modo de vida, pero no puede ser plenamente identificable con éste, pues implica NOCIONES elementos que son compartidos por distintas clases en un mismo momento histórico. Eso supone que del modo de vida de una clase, y con más énfasisFUNDAMENTALES factores culturales en las clases populares, se derivan específicos, pero también es un espacio en el que se entrecruzan productos y símbolos culturales originados en otros niveles, como son los de las clases dominantes (...) Así la cosas, aunque un estudio de historia popular debiera abordar los temas folclóricos y artísticos de procedencia subalterna, ya esa labor no es primordial, pues lo más importante es encontrar su sentido20 simbólico” Renán Vega Cantor. Historia: Conocimiento y Enseñanza.

En este capítulo se pretende mostrar el “andamiaje” teórico que se consultó con el fin de poder explicar el proceso de formación de la IED San Patricio Puente de Piedra. Los conceptos que se tomaron vienen de lo estudios sociales específicamente de áreas tales como la antropología, la sociología y la historia.

La posibilidad de diseñar una lectura del proceso de formación del Colegio San Patricio Puente de Piedra se hizo a partir de tres ejes básicos: identidad cultural, actores populares y universo simbólico. Esto requiere como principio una delimitación de los conceptos y categorías de análisis a partir de los cuales se describa el fenómeno mismo. Igualmente debe tenerse en cuenta las relaciones que se tejen entre éstos conceptos y el tema a investigar. Para ello estudiaremos en primer lugar lo que se entiende por campo popular y su relación con los actores sociales; en segundo lugar la función que cumple la identidad en la configuración del colegio y sus estudiantes y en tercer lugar se abordará los conceptos de cultura popular y universo simbólico como generadores de identidad. 2.1. CAMPO POPULAR, ACTORES Y SUJETOS SOCIALES El elemento que debemos empezar por definir es el concepto mismo de campo popular y de sus protagonistas: actores y sujetos sociales, temas que han

21

sido poco estudiados por la historiografía nacional hasta hace relativamente poco1. Sin embargo, y pese a lo anterior, el tema va tomando poco apoco un eje de interés debido al acelerado crecimiento de los centros urbanos y la permanencia de lo rural, iniciado al despertar el siglo XX, que se propaga y dinamiza en los años 50 con las migraciones campesinas a las ciudades producto de los efectos de la llamada época de la Violencia. Es durante la segunda mitad de la década de los 80s cuando se toma el estudio de lo popular dentro de las investigaciones sociales. El barrio y la vereda se asumen como el escenario de las vivencias individuales y colectivas de los pobladores populares en tanto que sujetos históricos, creadores de espacio público y ciudadanos activos. Los nuevos actores construyen su propia identidad sociocultural a partir de intereses y experiencias compartidas: búsqueda común por mejores condiciones de vida y lucha por consecución de vivienda y servicios públicos. La vereda y el municipio, como espacios de múltiples expresiones

identitarias y a la vez como espacios aglutinadores de esas mismas identidades colectivas resultan algo complejo de aprehender. Es una relación dialéctica que se expresa en luchas, esperanzas, experiencias compartidas y negociaciones. La vereda va a ser el referente espacial desde el cual se construye el autorreconocimiento cultural de los pobladores populares como creadores y usuarios de espacio público y va a ser la unidad sociocultural de mayor significado para éstos. Allí se recrea y se reinventa continuamente la vida cotidiana y es un espacio de identificación y diferenciación sociocultural de pobladores populares
1

A excepción de los estudios sobre los movimientos obreros, campesinos e indígenas, son marginales los estudios históricos sobre los otros actores populares, incluyendo a los pobladores urbanos y rurales populares. Se debe considerar que el llamado campo popular es reciente en Colombia y en general en todo el contexto de América Latina. El tema de lo popular y especialmente de los pobladores urbanos y rurales como sujetos históricos es algo relativamente nuevo. Existe una ausencia marcada de investigaciones en historia urbana, ruralidad, ciudad, habitantes y conflictos, debido tal vez al poco interés que la historiografía tradicional prestó a las clases subalternas como ejes protagónicos de la historia del país y su innegable presencia en las dinámicas sociales del mismo. (TORRES CARRILLO, Alfonso. Estudios sobre pobladores urbanos en Colombia. En: Revista Maguare. Bogotá, V.8, N°9, Año 1993. Pág. 131 ss)

22

urbanos, es un crisol donde se funden diversas concepciones y condiciones basadas en edad, género, ocupación espacio-temporal, desigualdades económicas, etc.2 Un concepto básico para entender la definición de la vereda y sus dinámicas internas tiene que ver con el de “contexto popular”, como aquel espacio social en el cual existe un conjunto de población que se caracteriza por poseer un alto grado de heterogeneidad, actividades laborales distintas, marcadas por un proceso agudo de desproletarización, exclusión y situación subordinada en las relaciones laborales. En el plano político poseen acceso subordinado a bienes y servicios a través de redes clientelistas desde el poder local. Así mismo en la esfera simbólica - expresiva los sectores populares expresan una apropiación desigual del capital cultural con mecanismos de exclusión para el acceso a los conocimientos. Pero las formas de supervivencia, las redes sociales y las expresiones simbólico - expresivas pertenecientes a este tipo de campo no expresan por necesidad una relación pasiva ante lo hegemónico. Por la teoría de la recepción cultural se puede comprender que la asimilación de imágenes, interpretaciones, valores y prácticas institucionalizadas, vehiculizadas desde el Estado, las iglesias y los mass media, son resignificadas y recreadas en función de matrices sociales y culturales previas. La pertenencia a una forma de asociación - familiar, étnica, territorial, religiosa, cultural, educativa - crea una identidad restringida que forma lo que se llama una “comunidad de sentido” la cual ofrece a los afiliados códigos de lectura, orientaciones éticas, interpretaciones y clasificaciones de la realidad3.

2

En el estudio sobre aspectos populares y su dinámica sobresalen excelentes trabajos (Julián Vargas, Lucero Zamudio, Hernando Clavijo y Alfonso Torres). En los últimos años se está tratando de recuperar las historias barriales mediante experiencias de investigación propiciadas por los propios pobladores: la “Recuperación Colectiva de Historias Barriales”, y han sido estimuladas por organizaciones de base, ONGs, equipos de trabajo educativos y grupos de educación popular. Todos tratan de incursionar en las historias barriales “desde abajo” (TORRES, Alfonso. Ibídem) 3 JARAMILLO, Jaime Eduardo. Formas de sociabilidad y construcción de identidades en el campo urbano - popular. En: Cultura, Medios y Sociedad. Jesús Martín Barbero y Fabio López de La Roche (eds). Ces/UN. Bogotá, 1998.

23

En ese contexto popular, la presencia de las instituciones educativas es importante en la medida en que los maestros son trabajadores de la cultura que enseñan y reproducen códigos e imaginarios sociales a sus estudiantes. La Escuela como institución debe mantener una dinámica externa e interna que le permita relacionarse con su entorno inmediato y propiciar la inclusión social de los estudiantes con ese entorno. Todo lo anterior nos permite vislumbrar la relación entre el concepto de institución educativa, su evolución dentro de la vereda y los actores que convergen en el mismo espacio municipal. El Colegio debe ser asumido como un espacio construido y definido a partir de sus mismos actores y sujetos. Las paredes, edificaciones, estructuras y lugares del Colegio solo cobran sentido en la medida en que los relacionemos con una historia común de sus usuarios, es decir la Comunidad Educativa, máxime si estamos abordando el caso de un Colegio como la IED San Patricio Puente de Piedra.

2.2. IDENTIDAD POPULAR Hasta aquí podemos decir, sin lugar a dudas, que los campos populares (vereda y municipio), entendidos como construcción histórica y cultural, son un espacio ideal de constitución de diferentes identidades colectivas a partir de sujetos y actores sociales. Ahora bien, podemos preguntarnos entonces cuáles son las formas y/o estrategias mediante las cuales esos actores llegan a la construcción y formación de la identidad. Para ello es necesario advertir que las veredas son más que una fracción o división físico administrativa de los municipios, son una formación histórica y cultural que las constituye; más allá de ser un espacio de residencia, consumo y reproducción de la fuerza de trabajo, son un escenario de sociabilidad y de experiencias asociativas.

24

Las veredas, entendidas como campos populares, son una síntesis de la forma específica como sus habitantes, al construir su hábitat, se apropian, decantan, recrean y contribuyen a construir estructuras, culturas y políticas. Y en medio de dicho espacio encontramos las instituciones educativas que no pueden ser bolsas o espacios marginados de dicha dinámica. De lo anterior se desprende que en el ámbito popular – veredal se tejen y destejen identidades colectivas entre los sujetos que lo conforma. Actualmente se ha colocado el problema de la identidad colectiva en el centro de las discusiones de la ciencia social contemporánea. Se entiende por identidad colectiva de una agrupación social, al cúmulo de representaciones sociales compartidas que funciona como una matriz de significados para definir un conjunto de atributos idiosincrásicos propios los cuales dan sentido de pertenencia a sus miembros y les permite distinguirse de otras entidades colectivas (Giménez, Gilberto. 1997). También se refiere al conjunto de semejanzas y diferencias que limita la construcción simbólica de un “nosotros” frente a un “ellos” (De La Peña, 1994). En suma, identidad no sería otra cosa que la posibilidad de efectuar una misma lectura de lo simbólico; lectura que, debido a la naturaleza abierta de la cultura, es decir, a su constante renovación, está definida por dos extremos que se complementan y se definen: lo permanente y las rupturas parciales4. Según esto, el concepto de identidad supone el punto de vista subjetivo de los actores sociales acerca de su unidad y de sus fronteras, una elaboración simbólica y práctica de lo que consideran propio y lo asumen como ajeno. La relación entre identidad y cultura es directa ya que en el centro de todo proceso de producción de sentido se encuentra la construcción de una identidad colectiva y esta se forma siempre por referencia a un universo simbólico: la cultura interiorizada en los individuos como un conjunto de representaciones socialmente
4

Lo primero significaría la posibilidad de mantener, de generación en generación, estructuras simbólicas básicas para garantizar la continuidad de la comunidad. Lo segundo implica la permanente readecuación de lo simbólico y la aparición de nuevas posibilidades de interpretación. Por ello es necesario diferenciar los distintos niveles de lo cultural y de su interpretación (URREGO, Miguel Ángel. Sexualidad, matrimonio y familia en Bogotá 1880-1930. Ariel Historia. Fundación Universidad Central - DIUC. Bogotá. 1997. Pág. 13)

25

compartidas, entendidas éstas como “una forma de conocimiento socialmente elaborado y compartido orientado hacia la práctica, que contribuye a la construcción de una realidad común por parte de un conjunto social (Giménez, 1997). La identidad colectiva constituye entonces una dimensión subjetiva de los actores sociales y de la acción colectiva, pero para su existencia requiere de una base real compartida: experiencia histórica, base territorial, condiciones de vida similares y una pertenencia a redes sociales. Dos rasgos definen esta identidad: su carácter relacional (la identidad de un actor es una construcción relacional e intersubjetiva que emerge y se afirma en la confrontación con otras identidades) y su carácter histórico (la identidad es siempre una construcción histórica, debe ser restablecida y negociada permanentemente, se estructura en la experiencia compartida, se cristaliza en instituciones y costumbres que se asumen como propias, pero también puede diluirse y perder su fuerza aglutinadora). Una condición para la formación de identidades es la existencia de cierta perdurabilidad temporal, pero más que permanencia, una continuidad en el cambio; las identidades son un proceso abierto, nunca acabado. Las características de un grupo pueden transformarse en el tiempo sin que se altere su identidad. Aquí es importante entonces enfatizar en la importancia de la IED San Patricio como organización que puede formar, reproducir y mantener la identidad veredal frente a procesos de descomposición que muchas veces afectan a los campos populares. Los niños que entran desde el preescolar y llegan a ser egresados, pueden tener una riqueza identitaria que en muy pocas oportunidades se ofrece en otros contextos, como por ejemplo en las grandes y masificadas ciudades. Los campos populares poseen una capacidad y potencial aglutinador y fragmentador en la construcción de identidades colectivas de los sujetos que los

26

conforman y habitan. La identidad popular es clave para comprender y transformar el entorno, ya que “es la apropiación y producción por parte de grupos sociales específicos, lo que produce el sentido de lo propio y la identidad” (Lee, 1994). Pensar en la relación campo-identidad-colegio remite a dos niveles de análisis: uno, considerar el colegio mismo como referente de identidad en la medida que sus usuarios al construirlo, habitarlo y defenderlo como territorio, generan lazos de pertenencia frente al mismo; y dos, asumir la vereda como lugar donde se construyen diferentes identidades colectivas que expresan la fragmentación, multitemporalidad y conflictos propios de la vida cotidiana. La primera perspectiva establece una relación entre la configuración espacial, organización social y construcción cultural: un grupo, al apropiarse de un territorio no sólo reivindica el control de los recursos que allí se localizan, sino también las potencias invisibles que lo componen. El esfuerzo común por tener un colegio, puede ser un proceso decisivo en la configuración de una identidad colectiva ya que los futuros usuarios comparten experiencias de vida y luchas comunes como, las cuales moldean una nueva identidad socioterritorial como “clase popular” y como pobladores populares (Villasante, 1994). “Al pasar o a ocupar los sitios y una infraestructura común, estos grupos populares disgregados, se autorreconocen ahora mutuamente en el acto y proyecto común de asentamiento, pasando a constituirse como clase poblacional” (Illanes, 1993). El momento fundacional del asentamiento - con unos límites espaciales y temporales muy precisos - y su recreación en la memoria colectiva, demarca una identidad específica. Un asentamiento se convierte en identidad común, en la medida en que es escenario y contenido de la experiencia compartida de sus pobladores de identificar necesidades comunes, de elaborarlas como intereses colectivos y de desplegar acciones conjuntas para su conquista, a través de lo cual forman un tejido social y un universo simbólico que les permite irse

27

reconociendo y relacionarse distintivamente. Construyendo su espacio, los habitantes construyen su propia identidad. Y esa conquista de identidad y de sentido de pertenencia basado en lo territorial, se expresa en el poder de dar nombre a sus asentamientos. Entonces existe una triple relación entre apropiación territorial, satisfacción de necesidades y formación de identidad colectiva. Otro elemento del territorio como cohesionador de sentido de pertenencia es la estructura espacial y los usos que sus habitantes le dan: “el tipo de estructura vial, el modo de construcción, la existencia de espacios públicos usados como tales o de espacios comunes privatizados y las prácticas sociales realizadas en espacios comunes, son factores que inciden, de una u otra forma, en la creación de un sentido de pertenencia a un vecindario, a un grupo social integrado a un espacio común” (Ramos, 1995). Por otro lado, en los campos populares se lleva a cabo para los migrantes el tránsito de su vida rural a la urbana, diluyendo sus fronteras a través de un proceso permanente de pervivencias, imposiciones, resistencias, transacciones e invenciones. Es en el campo donde la primera generación de migrantes construyen las relaciones personales más estables y duraderas, y para otras generaciones es un espacio de encuentro y reconocimiento. La vereda se asume como un espacio de transición entre lo urbano y lo rural, debido a las mutuas influencias de ambas partes. En el caso de la vereda Puente Piedra, la cercanía a Bogotá y su ubicación de encrucijada de caminos, hace de su territorio un espacio híbrido entre la ciudad y el campo. El campo popular se convierte para sus habitantes en mediador entre la vida privada de la casa y la vida pública de la ciudad, diluyendo sus límites, la vida doméstica se prolonga a la cuadra, al vecindario; al mismo tiempo lo público, lo metropolitano se filtra en los consumos de la industria cultural. El Colegio representa en sí mismo un espacio público con prácticas privadas.

28

Pero la identidad popular no se agota en lo territorial - ocupación, producción y uso de un espacio -, es ante todo un referente simbólico: el campo popular como construcción colectiva teje una trama de relaciones comunitarias que identifica a un número de habitantes venidos de muchos lugares y con historias familiares diversas, construyendo un nuevo “nosotros” en torno al nuevo espacio y la historia compartidos. En la urdimbre territorial se construye un imaginario colectivo o plataforma de experiencias - modas, lenguajes, gustos, música, prácticas lúdicas, deportes, creencias y rituales - que les otorga una identidad popular y les distingue de la de otros grupos sociales5. Pero los campos populares no son del todo agentes de identidad homogénea. Al contrario, generan procesos importantes de diferenciación entre los sujetos sociales que los conforman, y por ello el campo popular está estrechamente ligado a la emergencia de identidades diferenciadas. La vereda es reconocida como espacio de identificación sociocultural de sus habitantes, pero no son “comunidades” unitarias y homogéneas. Los asentamientos populares no son unos universos cerrados ni ajenos al conjunto de procesos que afectan la vida y la sociedad en su conjunto: son escenario donde se expresan y emergen diferencias de diversa índole. La fragmentación que atraviesa la vida en el campo popular y los conflictos propios de la sociedad activan diferenciaciones, resistencias y proyectos, entonces surgen y estructuran nuevas categorías identitarias que tienen su principal espacio de acción y expresión. Bastan mínimas diferencias para que los actores y sujetos sociales definan sus propias identidades: las diferencias topográficas (parte alta y baja de un territorio), las diferencias de sectores (debido a una vía cercana u otra razón trae diferencias en el uso del suelo y en su valorización), las diferencias entre dueños e inquilinos (por los arriendos de las viviendas), las diferencias de tipo partidista,
5

Los conceptos de identidad y cultura popular son definidos claramente por TORRES CARRILLO, Alfonso, en un articulo titulado Identidades barriales y subjetividades colectivas en Santa Fe de Bogotá.. En: Revista Folios. Nº 10. Pág. 20-34 (Este mismo documento aparece en el libro “El Barrio: fragmento de ciudad II” bajo el título: “Barrios Populares e Identidades Colectivas”)

29

religiosa, de género y generacional, todo ello trae diferenciaciones y nuevas subjetividades que buscan nuevos espacios de encuentro y afirmación cultural. El campo popular, aparte de ser fuente de identidad aglutinadora de sus pobladores frente a otros habitantes, también es un espacio donde se forjan y expresan diferentes fragmentaciones y conflictos sociales que generan identidades particulares, muchas veces contrarias entre sí, pero que enriquecen la trama social y cultural del mundo popular urbano. Para sus pobladores esa coexistencia simultánea de varias lógicas sociales, espaciales y temporales no es caótica ni disociante, representa un orden propio que les garantiza control, desenvolvimiento y defensa frente a extraños. El campo popular, ese ente complejo de identidades, experiencias y vivencias compartidas, al tiempo que unifica también fragmenta. La razón fundamental de dicha relación dialéctica está en considerar que las identidades veredales están perfectamente relacionadas con una producción de subjetividad específica. Las dinámicas socioculturales generadas en los campos populares son un potencial emancipador frente a los procesos homogeneizadores y empobrecedores de las subjetividad individual y colectiva. Los procesos identitarios generados en los campos forman un frente cultural, trinchera y alternativa frente a la masificación e individuación promovida por las dinámicas de mundialización capitalista. Esas identidades que se tejen en los son instituyentes de subjetividad y condición para la emergencia de nuevos sujetos sociales, que son portadores a su vez de nuevos sentidos de construcción social. La subjetividad puede definirse como “el conjunto de condiciones por las que instancias individuales o colectivas son capaces de emerger como territorio existencial y referencial, en adyacencia o en relación con una alteridad, a la vez subjetiva” (Guattari, 1996). También se destaca la subjetividad como “espacio de las diferencias individuales, de la autonomía y la libertad que se levantan contra

30

formas opresivas que van más allá de la producción y tocan lo personal, lo social y lo cultural” (De Sousa Santos, 1994). Dicha categoría de subjetividad social se relaciona con los procesos de identificación colectiva debido que “involucra un conjunto de normas, valores, creencias, lenguajes y formas de aprehender el mundo, afectivas, conscientes e inconscientes, físicas, intelectuales, afectivas y eróticas, desde los cuales los sujetos elaboran su experiencia existencial, sus propios sentidos de la vida” (Lagarde, 1993)6. La reivindicación de la subjetividad conduce a la definición de otra concreción de lo social que va más allá de las identidades colectivas: el de los sujetos sociales. Dicha categoría busca expresar la multiplicidad de esferas de la sociedad donde se evidencian conflictos y posiciones de actuación social, las cuales no tienen una direccionaliad susceptible de ser preestablecida “a priori”. Se entiende por “sujetos sociales” a todos aquellos agrupamientos más delimitados y cohesionados que una población o una colectividad; no todo grupo social, así tenga identidad, deviene en sujeto, en actor social; ser sujeto social implica una construcción histórica que requiere de la existencia de una memoria, una experiencia y unos imaginarios colectivos (identidad), de la elaboración de un proyecto (utopía) y de una fortaleza para realizarlo. Por lo tanto, la identidad es una de las condiciones para la construcción de sujetos sociales populares pues posibilita la capacidad de definición de intereses propios y el despliegue de prácticas dotadas de sentido y de poder. Los campos populares y aquellos productos de la invasión improvisada del territorio, poseen una particular tendencia a generar procesos organizativos que devienen en sujetos y actores sociales, los cuales inauguran unas prácticas concretas de luchas y acciones.
6

TORRES, Alfonso. Ibídem.

31

2.3. LA CULTURA POPULAR Y SU UNIVERSO SIMBÓLICO El término de cultura popular esta íntimamente relacionado con el de pueblo. De hecho “pueblo” y “popular” muchas veces son palabras intercambiables. Podemos definir pueblo como aquel “sector mayoritario de una sociedad o país, subordinado económica, política y culturalmente a un sector minoritario de la población”. Respecto a los estudios sobre este tema, lamentablemente se tienen vacíos considerables7. Sin embargo, y pese a lo anterior, los nuevos rumbos que tomó la historiografía en las últimas décadas comenzaron a reivindicar a las clases populares como sujetos históricos. En los últimos años y gracias al impacto de los movimiento sociales, los historiadores han ido orientando su mirada a los sectores populares y sus luchas consideradas relevantes a nivel político en su momento, como aquellas dirigidas por obreros, campesinos e indígenas; pero por ser coyunturales sólo se estudian los conflictos manifiestos y explícitos - huelgas, toma de tierras y paros cívicos - y quedan a un lado otras expresiones cotidianas del conflicto, las resistencias desde la cultura y la gestación de alternativas de convivencia social, con la consecuencia inmediata de que desaparece ese fardo cultural y simbólico de los pobladores populares. Todo lo anterior ha servido para que se empezara a gestar la necesidad de plantearse una historia popular, como punto de referencia crítico para realizar una
7

Alfonso Torres explica como los grandes y más insignes hechos históricos narrados en los textos escolares son ejecutados por renombrados personajes militares y políticos, blancos, masculinos y pertenecientes a las elites dominantes del momento. En cambio, los demás actores sociales indios, negros, mujeres, campesinos - no son determinantes, no aparecen o cuando lo hacen son en forma de una masa anónima, tumultuosa, que representan lo típico, tradicional y pintoresco del paisaje dominado por héroes y caudillos. Se da entonces una negación de lo popular como característica de la historiografía tradicional, consecuencia de la perspectiva desde la cual se ha escrito y se escribe la historia oficial: el punto de vista de los sectores sociales que controlan el poder político y económico. Es una historia patria que legitima e inculca los valores cívicos que se requieren para mantener el orden social establecido y congelar las relaciones sociales a costa de la supervaloración de las minorías privilegiadas y la anulación de la historicidad de los sectores populares. TORRES CARRILLO, Alfonso. Historia, culturas populares y vida cotidiana. En: Revista Folios. Bogotá. Nº 2. Año 1991 (enero - junio). Pág. 31-37

32

historia desde los sectores subalternos y como herramienta que fortalezca y potencialice su memoria y permanencia8. Es una alternativa historiográfica que supera los intereses académicos para convertirse en un medio de reconocimiento por parte de los sujetos populares de su historicidad y de afirmación de su identidad cultural. La construcción de su propio proyecto histórico cultural permite, a los sectores populares, no solo el fortalecimiento de la memoria colectiva y la conciencia histórica, sino también la articulación con procesos más amplios de organización, educación y acción social por parte de aquellos. Ahora bien, hablar de los sectores populares exige una definición de cultura popular. Alfonso Torres afirma que la noción de cultura resulta tan arisca como el término popular. Por cultura se entendía sólo aquellas manifestaciones “más refinadas del espíritu” o, al otro lado de la línea, todo lo producido por el hombre por oposición a lo natural. Pero se ha ido esclareciendo un concepto más operativo de cultura como un conjunto de representaciones, significaciones y simbologías que explican prácticas de un determinado grupo social. Por lo tanto, en la investigación, entendemos por cultura el conjunto de tramas de significación que el hombre mismo teje y, por tanto, el estudio de la cultura es una ciencia interpretativa en busca de significaciones9. Por lo tanto, desde su cultura, cada colectivo humano reproduce, recrea y transforma las estructuras sociales de las que forma parte; la cultura configura cierta mirada sobre el mundo desde la cual los sujetos interpretan, valoran y
8

Existen tres vertientes que han aportado a la construcción de dicha alternativa historiográfica: primero, el aporte teórico y metodológico de los historiadores europeos que se entregaron al estudio de las mentalidades colectivas y los procesos culturales de los movimientos sociales y las luchas protagonizadas por las clases trabajadoras de Europa Occidental - como J. Le Goff, G. Duby, P. Aries, E. Hobsbawm, E. P. Thompson, G. Rudé y M. Bajtin -. Segundo, el aporte hecho por algunos investigadores sociales de América Latina quienes proyectaron su compromiso intelectual con los movimientos populares y de liberación realizando recuperaciones históricas basadas en la “Investigación Acción Participativa” (modelo IAP) - como el caso de Orlando Fals Borda -. Tercero, algunos educadores populares y organizaciones de base también recuperaron históricamente sus propias experiencias en los espacios sociales donde actuaban, dando lugar a la producción de cartillas, videos y muchos materiales de divulgación. Todo ello permitió que surgiera poco a poco una concepción teórica y metodológica de la propuesta de recuperar la historia “desde abajo”. TORRES, Alfonso. Ibídem. 9 URREGO, Miguel Ángel. Sexualidad, matrimonio y familia en Bogotá 1880-1930. Ariel Historia. Fundación Universidad Central - DIUC. Bogotá. 1997. Pág. 12

33

orientan sus actuaciones y las de los demás. La cultura no solo es social sino histórica, se nutre del pasado y se renueva frente a las nuevas condiciones a las que se van enfrentando los grupos - como los migrantes campesinos al mundo urbano -. Por eso la cultura tiene fundamento y explicación en las condiciones y procesos materiales de existencia, pero los desborda y permite transformarlos, recibe influencia de otros universos culturales, pero a la vez es garantía de reconocimiento e identidad social de cada grupo frente a otros. Es decir, existen diferentes niveles de producción simbólica (soportes ideales que permiten la formación de cierta organicidad, la interpretación y/o representación del mundo y una lectura más o menos común a todos los miembros del tejido social o comunitario). Por ello no se puede hablar de una cultura única y universal ni idéntica para los miembros de un país como Colombia, y tampoco de una cultura popular común a todas las clases subalternas de la sociedad sino de diversas maneras de ver y actuar sobre el mundo, nutridas de historias e influencias particulares. El elemento estructurador de las culturas populares está constituido por el conjunto de lógicas (racionales y simbólicas), instituciones y prácticas sociales cuyas raíces están en las condiciones de existencia de los sectores populares y han ido quedando incorporados a los hábitos y tradiciones que identifican y permiten reconocer dichos sectores sociales. La investigación de las culturas populares debe tomar, según García Canclini (Las culturas populares en el capitalismo. 1984), tres procesos: 1. La apropiación desigual de los bienes económicos y culturales por parte de las diferentes clases y grupos sociales, lo que pone en evidencia cómo las diferencias sociales contemplan la posibilidad de acceder al patrimonio cultural producido por el conjunto de la sociedad. 2. La elaboración y representación propias de sus condiciones de vida para la satisfacción específica de sus necesidades; es decir,

34

el ambiente material, los mecanismos y estrategias de supervivencia que la gente se va inventando, van configurando ciertos modos de abordar las cosas y de enfrentarse a nuevas circunstancias. 3. La interacción conflictiva de las clases populares con los grupos hegemónicos y las transacciones que renuevan los conflictos y la interacción. La tensión social entre clases dominantes y dominadoras no debe entenderse como una bipolaridad, pues al lado de la resistencia se dan negociaciones, intercambios en lo material y lo simbólico10. Comprender lo popular por la vía de lo cultural, nos remite a la vida cotidiana de sus actores. Lo cotidiano - el transcurrir vital de la gente, su manera de alimentarse, de vestirse, sus expresiones - siempre se consideró como algo irrelevante y banal por la historia tradicional. Por eso, reivindicar la importancia de lo cotidiano en la historia desde una óptica popular requiere precisar el concepto mismo de cotidianidad. Para Karol Kosik (Dialéctica de lo concreto. 1979) la cotidianidad es ante todo la organización - día tras día - de la vida individual y colectiva de los hombres; es la división del tiempo y del ritmo en que se desenvuelve la historia de cada cual, dado que la reiteración de las actividades vitales se fija en la repetición de cada día, la distribución diaria del tiempo. Todos estamos inmersos en la cotidianidad y es un error oponer vida cotidiana y vida pública pues toda actividad social posee su propia cotidianidad. Es en el espacio de la vida cotidiana donde se tejen historias, se sueña por un mundo mejor, se gestan las aspiraciones y los proyectos humanos. Hilda Howard (“La vida cotidiana”, en Aportes para una historia popular, Bogotá, Dimensión Educativa. 1988), distingue tres dinámicas complementarias de la vida cotidiana de los sectores populares: 1º. La dinámica de la sobrevivencia, donde están las tácticas para generar ingresos y hacerlos alcanzar, garantizar la salud, conseguir los servicios públicos básicos, etc. 2º. La dinámica de resistencia, que cobija las experiencias donde se crea el poder de negociación con el Estado y las clases
10

TORRES CARRILLO, Alfonso. Historia, culturas populares y vida cotidiana. En: Revista Folios. Bogotá. Nº 2. Año 1991 (enero - junio). Pág. 31-37

35

dominantes y 3º. La dinámica de alternancia propia de aquellos espacios, instituciones y prácticas que anuncian un nuevo orden social. Claro está que no se puede establecer límites tajantes entre una y otra dinámica, ejemplo: en la lucha de los pobladores de un barrio por los servicios públicos pueden combinarse dos o tres dinámicas (impugnar, resistir, construir). Otro elemento que permite comprender lo popular es lo masivo, como una forma actual de sociabilidad, una nueva forma de existencia de lo urbano, de lo comunicativo, de lo político, de lo religioso, de lo deportivo, de lo educativo y de los modelos de consumo. Lo masivo debe ser interrogado y analizado, como lo señala Martín Barbero (De los medios a las mediaciones. 1988), el reto del investigador social no es desentrañar lo que hay de “alienante y manipulador” en lo masivo, sino comprender cómo la masificación fusiona aquí y ahora, los rasgos históricos de ese proceso. Ya hemos tratado de definir el concepto de cultura popular a la luz de varios autores. Ahora es necesario centrar nuestra atención sobre el concepto de universo simbólico, entendido como la cultura interiorizada en los individuos, es decir, un conjunto de representaciones socialmente compartidas, entendidas éstas como una forma de conocimiento socialmente elaborado y compartido orientado hacia la práctica, que contribuye a la construcción de una realidad común por parte de un conjunto social (Giménez, 1997)11. Éste universo simbólico se halla definido por las percepciones que poseen los grupos sociales del campo popular respecto a su propio entorno, pero también se halla enmarcado en elementos definidores como gustos, valores y consumos. Los elementos básicos de dicho universo simbólico, para nuestro estudio, son cinco:

11

TORRES, Alfonso. Ibídem.

36

Los rituales: mediante ellos los grupos seleccionan y fijan - gracias a

acuerdos colectivos - los significados que regulan su vida. Los rituales sirven para “contener el curso de los significados” y hacer explícitas las definiciones públicas de lo que el consenso general juzga valioso. Por eso el ritual se relaciona mucho con el consumo ya que con mucha frecuencia los gastos suntuarios o “dispendiosos” se asocian a rituales y celebraciones: en ellos ocurre algo a través de lo cual la sociedad consagra una cierta racionalidad que la ordena y le da seguridad. Son rituales eficaces aquellos que utilizan objetos materiales para establecer los sentidos y las prácticas que los preservan. Cuanto más costosos sean esos bienes, más fuerte será la inversión afectiva y la ritualización que fija los significados que se le asocian. Por eso ellos definen a muchos de los bienes que consumen como “accesorios rituales” y ven el consumo como un proceso ritual cuya función primaria consiste en “darle sentido al rudimentario flujo de los acontecimientos”12. • El consumo: se liga, de otro modo, con la insatisfacción que engendra el

flujo errático de los significados. Comprar objetos, colgárselos en el cuerpo o distribuirlos por la casa, asignarles un lugar en un orden, atribuirles funciones en la comunicación con los otros, son los recursos para pensar el propio cuerpo, el inestable orden social y las interacciones inciertas con los demás. Consumir es hacer más inteligible un mundo donde lo sólido se evapora. Por eso, además de ser útiles para expandir el mercado y reproducir la fuerza de trabajo, para distinguirnos de los demás y comunicarnos con ellos, “las mercancías sirven para pensar”. Además, la introducción de objetos externos es aceptada en tanto puedan ser asimilados a la lógica comunitaria: el crecimiento de los ingresos, la expansión y variedad de las ofertas del mercado y el ascenso educacional no bastan para que los miembros de un grupo se abalancen sobre las novedades. El deseo de poseer “lo nuevo” no actúa como algo irracional o independiente de la cultura colectiva a la cual se pertenece. La falta de interés de
12

GARCÍA Canclini, Néstor. Consumidores y ciudadanos. Conflictos multiculturales de la globalización. Editorial Grijalbo. México. 1995.

37

los sectores populares en exposiciones de arte, teatro o cine experimental, no se debe sólo al débil capital simbólico con que cuentan para apreciar esos mensajes sino también a la fidelidad a los grupos en los que se insertan. Dentro del campo popular, son sus contextos familiares, de barrio, de vereda y de trabajo los que controlan la homogeneidad del consumo, los gustos y los gastos. En este sentido, el consumo es aquel conjunto de procesos socioculturales en que se realizan la apropiación y los usos de los productos. Consumir es participar en un escenario de disputas por aquello que la sociedad produce y por las maneras de usarlo...es un espacio de interacción donde productores y emisores no sólo deben seducir a los destinatarios sino justificarse racionalmente13. • El imaginario: “aquella idea o elemento referencial más o menos general

que expresa anhelos o frustraciones y que nos habla de lo deseado”14. • El código: “...aquél elemento (ademán, gesto, expresión o elemento

gráfico) con una carga de significados particulares para cada individuo o comunidad y que cumple la función de hacer más ágil y fluida la comunicación”15 • El símbolo: “aquel elemento (personaje, acontecimiento u objeto) con la

capacidad de reflejar uno o más sentimientos individuales o colectivos y de motivar niveles de sensibilidad y solidaridad”16. Estos cinco elementos mediatizan las relaciones y crean significados que obran como esencia de la cultura popular. No se presentan de manera separada en la vida popular, ya que un imaginario puede expresarse a través de un símbolo,
13
14

Ibídem. CHAPARRO Valderrama, Jairo. Los Mapas Culturales, una herramienta para la gestión local. En: Cultura, Medios y Sociedad. Jesús Martín Barbero y Fabio López de la Roche (eds). Ces/UN. Bogotá, 1998. Pág. 242 15 CHAPARRO Valderrama, Jairo. Ibídem. Pág. 242 16 Op Cit, Página 242.

38

y éste, a mismo tiempo, puede tener relación directa con una serie de códigos. Igualmente los rituales de la vida cotidiana se expresan en relación al consumo. En todo caso, todos estos cinco elementos se encuentran en continuo desarrollo y movimiento permanente, debido necesariamente a que la cultura no es estática, sino dinámica, cambia con los movimientos de la vida misma. El análisis de estos elementos culturales permiten definir las identidades, las fragmentaciones y los conflictos - reales o imaginados - que subyacen al interior del campo popular en cuanto que los actores y sujetos sociales perciben de su entorno.

39

I.E.D. SAN PATRICIO PUENTE DE PIEDRA: HISTORIA, VIDA Y MILAGROS
“La memoria es la vida. Siempre reside en grupos de personas que viven y, por tanto, se halla en permanente evolución. Está sometida a la dialéctica del recuerdo y el olvido, ignorante de sus deformaciones sucesivas, abierta a todo tipo de uso y manipulación. A veces permanece latente durante largos periodos, para luego revivir súbitamente. La historia es la siempre incompleta y problemática reconstrucción de lo que ya no está. La memoria pertenece siempre a nuestra época y constituye un lazo vívido con el presente eterno; la historia es una representación del pasado”. Pierre Nora. Les hieux de la memoria.
3.1. LOS ORIGENES La conformación paulatina de la IED San Patricio Puente de Piedra sugiere un proceso de organización y solidaridad entre los miembros que conforman dicho espacio. Ya hemos anotado antes que toda institución educativa surge alrededor de una necesidad colectiva que poco a poco va concretizándose en algo más real. Dicho de otro modo, el colegio parte de un imaginario colectivo que se vuelve físico a través de las luchas y la ayuda mutua. En este capítulo se abordan las historias de vida de algunos docentes que, a través de entrevistas orales, nos contaron su propia experiencia sobre los orígenes del Colegio San Patricio. Ellos nos comparten su saber y conocimiento vital debido a que son los profesores más antiguos de la institución, por lo tanto 40

vivieron los hechos de cerca y ayudaron con su esfuerzo a construir la institución San Patricio, claro está, con la ayuda de otros actores sociales, unos recursos y la puesta en práctica de una serie de estrategias que se desplegaron a lo largo del tiempo. Según los elementos nombrados anteriormente, podemos sintetizar la formación de la IED San Patricio en los siguientes puntos básicos y situaciones específicas: 1. Todo surge alrededor de una necesidad: la de dotar a la vereda Puente de Piedra de una institución educativa que colme la creciente demanda de estudiantes que cada año salen graduados de la educación primaria. 2. Debido a que ya existía un asentamiento educativo bastante antiguo, que se remontaba a principios de siglo XX, el objetivo entonces es adecuar dicha edificación, mejorarla y ampliarla para construir una nueva escuela, más moderna, práctica y funcional. 3. Se inicia entonces toda esa dinámica que tenía por objetivo hacer real la institución educativa. Surgen los actores sociales de diversa índole: docentes, vecinos, padres de familia, estudiantes, empresarios, etc., todos los cuales aportaron un granito de arena para llevar a cabo la fundación del colegio San Patricio mediante la movilización de recursos y la asignación de funciones. 4. Paralelamente a la dinámica anterior, también se vio la presencia del Estado, a través de la Secretaría de Educación de Cundinamarca, las Juntas de Acción Comunal y la Alcaldía de Madrid, los cuales facilitarían las obras y darían un marco legal e institucional al proyecto.

41

5. Cabe resaltar que durante el proceso hubo toda una serie de luchas, solidaridades, acuerdos, encuentros y desencuentros que cohesionaron a todos los actores sociales alrededor de la idea mediante la formación de redes. 6. Al final del proceso se tuvo como resultado la fundación de la IED San Patricio para beneficio de la comunidad de la vereda Puente de Piedra. Pero dejemos que sean los profesores los que nos cuenten su propia historia. PROFESORA CARMENZA ALFARO 26 AÑOS DE EXPERIENCIA Bueno, pienso que había que repartir como cronológicamente, porque es una cosa hablar de la primaria como tal, la cual parece que data desde hace unos 150 años. Yo tuve la oportunidad de hacer una monografía del municipio de Madrid, pero su base fundamental fue Puente de de Piedra porque era mi asiento laboral. Para esto me colaboró mucho la Alcaldía de Madrid y dialogué con algunas personas que conocen muchísimo de esta historia. La historia inicia hace 150 años aproximadamente. Personas que aún vivan y que estudiaron en esta escuela, cuando solamente tenía un salón que era en la palma antigua y que solamente queda un pedacito y está sembrada aquí por detrás y de paso los invito a que la rescatemos, esa palma pues es un símbolo. Había un salón grandísimo de bahareque en ese salón funcionaba únicamente dos cursos con una sola maestra. Sus primeros estudiantes de los que están viviendo son don Manuel Chabur, que tal vez es la mayor persona que hay acá, los papás de Turro, ese es el nombre artístico de nuestro concejal, don Miguel Antonio Ruíz, los padres de él estudiaron acá, y saben bastante.

42

Con los años hubo la necesidad de tumbar y modificar esta planta y empezar la construcción. Cuando llegué aquí (…) en la primaria solamente habían los cinco cursos de primaria en la mañana, los básicos, y en la tarde había un primero, un segundo y un tercero solamente. A mí me nombraron por que hubo la creación de un cuarto de primaria y era mucha gente y se necesitaba. Al año siguiente hubo un quinto, entonces quedó nivelado mañana y tarde el mismo número. Habíamos cinco maestros: cinco en la mañana y cinco en la tarde. Aquí había un matrimonio pedagógico: el profesor Julio Clavijo y Blanca Cecilia Forero, esposos, ellos vivían en una construcción ubicada al lado del aula 3, ahí era su habitación, la sala y el comedor donde hoy es la sala de profesores y la cocina donde es hoy la enfermería. Todo esto era pinos bonitos y saúcos. Era todo muy rico porque cocinábamos y hacíamos tinto. Era una convivencia sana y total, muy familiar. Yo llegué a jornada de la tarde y luego pasé a jornada de la mañana. Todo esto fue hacia el año 1980. Existía la parte antigua y un salón grande junto al altar de banderas. Ese salón era usado en reuniones por ser el más grande. Cada profesor sentía una “propiedad de afecto”: los salones eran de cada uno, el salón de Mery, el salón de Julio, Lucy, Carmenza…. Eso crea sentido de pertenencia y se identificaban con ellos. No habían rotaciones de salones, era de cada uno, éramos siempre los mismos. Las reuniones y todo lo hacíamos por la mañana, en la misma jornada. Sucesivamente se fueron creando otros cursos, pero siempre diez maestros. Vinieron las Juntas de Acción Comunal, se unía mucho a nosotros y a través de la Alcaldía se pensó en crear un preescolar, pues solamente había el privado, el de María Luisa, y el preescolar empezó, eso fue como eentre el 95 al 97, la primera maestra que hubo acá de preescolar fue Nelly Cortés, una compañera de Bojacá, venía nombrada interina, luego presentó su examen y no lo pasó, se presentó Nubia y si lo pasó, ella sacó la primera promoción de preescolar. En ese tiempo se llamaba grado cero, después grado inicial y ahora transición. Eso fue un cambio

43

muy notable, empezar a tener preescolar, sólo en la mañana, luego en la tarde, se formaron seis cursos en cada jornada. Yo soy cofundadora del Colegio Cooperativo Técnico Agropecuario, y Don Hernán Echavarría en ese momento era y siempre fue una persona muy prestante del país, un gran empresario, ministro, economista y dueño de muchísimas tierras acá, terrateniente. En el año 1985, en febrero 26, el nos invitó a Carmenza Muñoz (fallecida), a Julio Clavijo y a mí para que realizáramos un estudio socioeconómico del sector con el fin de llegar a la fundación de un colegio. En la Acción Comunal en ese momento el presidente era José Luis Alemán y Turro, ellos también empezaron a ver la necesidad de tener un colegio para secundaria porque llegó el momento en que vino una discriminación: quien tenía dinero podía estudiar. Además, en ese entonces la gente era muy grande haciendo quinto de primaria. Lo recuerdo como histórico, los niños eran de 17 y 18 años, los de 5º de primaria…. Yo llegué acá de 22 años y era con estudiantes ya grandes, entonces eran ya novios en quinto, llegábamos al caso de que se casaban los estudiantes de quinto y nos invitaban. La gente que tenía dinero mandaba a estudiar sus hijos a Bogotá o al Salesiano de Mosquera, por ejemplo los Rodríguez. Y muy pocos iban a Faca de internos al Santiago Apóstol donde los sacerdotes. Y otro número escaso al Departamental de Subachoque y quien no tenía recursos quinto era su máximo nivel. Con la creación del Colegio Cooperativo a nosotros nos llamaron para hacer el estudio socioeconómico, lo iniciamos, y a esa propuesta empezamos a trabajar, con la Acción Comunal. El estudio socioeconómico siempre mostró a esta región como un nivel alto debido a que acá los propietarios son los López Michelsen, los Correa Jiménez, los Echeverri, los Echavarría, Jorge Barón Televisión, los Cachifijama y los directores del Espacio, que son los papás del actual gobernador…. Realmente contribuía su ubicación muy cerca a Bogotá… y sus propietarios eran cinco fincas grandes: La Esmeralda, Torcoroma, Colón, El

44

Bosque…. Entonces era de gente muy rica, pero ¿quiénes iban a ser los usuarios del futuro colegio?, pues los pobres, los que eran los hijos de los arrendatarios de ellos, los trabajadores, pero no eran sus hijos, pues ellos no estudiaban ni siquiera en el país. Ahí vino el choque pues la creación de un colegio era también pensar en una pensión ¿de qué precio? La Junta Comunal organizó sus basares que sumaron $300.000, reunidos con dos o tres actividades para comprar un lote de terreno, aunque luego Don Hernán dijo: “yo regalo el terreno”. En la Aurora, donde actualmente es el colegio militar, se empezó a comprar el terreno a Don Hernán Echavarría. Allá era criadero de ganado de casta, caballos, entonces el plan era comprar ese pedazo de terreno para la construcción de un colegio y donde hoy está el Rafael Reyes, empezó la construcción. Pero fue Don Hernán Echavarría el verdadero protagonista de la educación. Le llamó la atención y dijo que mejor donaba el terreno y que no se lo pagaran y ese dinero que se tenía mejor era para invertirlo en la construcción. Empezó la construcción pero eso fue insuficiente porque ahí es un nacimiento de agua grandísimo, hacían bases, bases y bases y eso quedaba hundido. Y ahí también metió la mano al bolsillo, y prácticamente fue el quien construyó el resto. De todas formas el Cooperativo facilitó mucho a la gente porque empezaron a estudiar pero pagando, no recuerdo cuánto pagaban de pensión. Empezamos a trabajar allá docentes de aquí. Carmenza ya había terminado su licenciatura entonces fue la rectora, yo estuve estudiando mi licenciatura y empecé inicialmente como docente y luego fui la coordinadora del colegio. Mientras tanto, se estaba gestionando la idea de construir un colegio oficial. El Cooperativo fue una solución para los estudiantes que llegaban a quinto de primaria pues les permitía continuar sus estudios y no tenían que desplazarse mucho, tenían que pagar pensión. Pensaron que debía haber un colegio público. Entonces la gente empezó a decir que hiciéramos un memorando. En eso colaboró una protagonista que lucho a pero sí

45

brazo partido y que no se le ha hecho reconocimiento: Cecilia Matiz, la rectora del Tecnológico. Ella era la secretaria de educación de Madrid (…), Cecilia Matiz se empeño en ayudar y colaborar mucho para que aquí saliera el bachillerato. Cuando se empezó a gestar la idea fue en la época de los años 97-98 para crear el colegio. Don Hernán Echavarría dijo: “no, pues a mi me gustaría que existiera un solo centro educativo en Puente de Piedra, una sola, en la que se congregara toda la educación”. Como el colegio Cooperativo tenia muchísimos problemas geológicos, el terreno se hundía, la construcción se iba de medio lado y se dañaban los pisos (y) las paredes resultaban muy averiadas. Eso era un peligro (…) necesariamente tenía que cambiarse esa planta física. Don Hernán Echevarria dijo: “no, pues yo regalo un terreno que va sobre la vía a Subachoque” (…), entonces se hicieron muchas actividades y cosas para poder construir la nueva planta física que realmente la dio prácticamente él (Don Echavarría) en su mayoría, su esposa doña Loli, hermana del maestro Alejandro Obregón, hizo el diseño (…), eso fue una maravilla. Entonces Don Hernán decía que “quedara la primaria en la entrada de la finca y el bachillerato en la parte de arriba y aquí yo me comprometo a hacer un centro comercial o algo que beneficie a la comunidad”, bueno pero hay ya vino la discusión de que los maestros cómo se desplazaban hasta allá, aquí usted sabe que nos sirve cualquier transporte y ahí tocaría coger solo el de La Cuesta, uno a veces es complicadito, bueno vinieron mil cosas no hubo los acuerdos necesarios, y él no insistió, nos estaba regalando todo y no quisimos, entonces quedamos acá pero pasamos a estar muy incómodos. Entonces pensar en un bachillerato había que pensar en una planta física que arquitectónicamente fuera segura por que estábamos muy sobre la vía, y que albergara muchísima gente por que se preveía que iba a haber mucho estudiante por que ya fue la creación por allá en el 86 de que esto fuera Inspección

46

Departamental Puente Piedra, en el gobierno de Julio César Sánchez, que era el gobernador en ese momento, el fue el que hizo que aquí se hiciera inspección. Bueno eso fue una gran fiesta, entonces al ser inspección, esto congregaba a muchas veredas y de esas veredas los estudiantes serian para acá (...), el problema era dónde los íbamos a instalar. Cecilia se interesó muchísimo con un préstamo a FINDETER. Se hicieron unos planos bonitos, bonitos, bonitos, preciosos los planos, que de eso no queda nada. Empezando que era de forma circular, parqueaderos internos, (donde esta el restaurante, debería ser parqueaderos internos), hermoso, hermoso, hermoso. Pero bueno, yo no se cómo se desviaron estos planos, cambiaron y lo que tenemos, que es bonito, pero pues ha podido ser sobre todo más funcional. Y luego pensar en la adquisición de otros terrenos; entonces las alcaldías han colaborado, los alcaldes han ayudado muchísimo, la administración municipal ha sido gestora y ha ejecutado muy bien sus obras para colaborar, cada uno ha dejado alguito. Han ayudado mucho para la adquisición de los lotes, realmente la ayuda de las alcaldías ha sido muy buena, todos los últimos alcaldes han ayudado muchísimo. Entonces la idea era crear el departamental. Eso fue para febrero 20 del año 2000. Aquí ya entra la parte oficial y viene a constituirse la jornada de la mañana para que empezara a formarse el bachillerato y que iniciara con su grado sexto. Pero hubo poquitos estudiantes pues no había la confianza de cómo empezar. Cuando ya arranca el bachillerato entonces se forman dos jornadas, no había rector, sino un director en la mañana y otro en la tarde. Estaba la compañera Diva Sierra de Montoya (fallecida), ella era licenciada en Ciencias Sociales e Historia, y se necesitaba un maestro que iniciara en esa parte de Sociales en la mañana. Marleny Moreno primero trabajaba en La Cuesta, entonces le hicieron el traslado para acá, entonces ella dictaba Español e Ingles, realmente ellas las dos iniciaron la mañana. Marleny quedo directora en la mañana que en ese momento se llamaba Unidad Básica. Primero fue Escuela Puente Piedra, después

47

Concentración Puente Piedra, por la historia del puente de piedra, después Unidad Básica Puente Piedra, después Colegio Departamental San Patricio Puente de Piedra. Ahí Marleny era la directora de la mañana y yo era directora de la tarde (…), luego vino visita de supervisores a hacer su parte legal y reglamentar ya su Básica Secundaria y dejarlo aprobado, eso fue como en el 2002 y quedo la aprobación hasta noveno, aunque se sujetaba a algunas modificaciones, algunas mejoras sobre todo el Proyecto Educativo Institucional. La parte que ha sido siempre un problema es la planta física, por que realmente empezó a crecer, crecer y crecer en estudiantes y una vez que se llegó a noveno tuvo mayor confianza y se disparo en demanda por que empezó ya mucha gente a venir. Además, sólo había un salón para cada grado, no habían salones y fue muy difícil. Cuando inicio el bachillerato, como no había salones, nos tocó trabajar en carpas. La Fuerza Aérea nos ha colaborado muchísimo, nos prestaba buses gratis y nos prestaban carpas en un invierno parecido al de ahora. En la hacienda del Bosque doña Maria Teresa Rodríguez nos daba permiso de colocar las carpas, después tocaba pagar un arriendo (…), y eso era un barrizal terrible. Entonces la misma Fuerza Aérea nos prestó unos planchones en madera (…) Acá empezó la demolición, don Rubio Laverde nos alquiló un espacio donde él tenia destinado a panadería, allá empezó a funcionar otro curso, bueno éramos regados por todos lados, otros en el salón comunal, por que no había aquí en donde trabajar. Empezó a funcionar un servicio de restaurante escolar, entonces todo eso ayudaba a que mucha gente que estaba en el privado se vino para acá (…), claro por que ya se facilitó, los costos económicos disminuyeron y además había la ventaja cómo proporcionar un alimento a los estudiantes. Esto hizo también que creciera bastante y paso a ser reconocido como colegio una vez de su aprobación con mayor razón; después cuando ya hubo la construcción eso a sido una de las alegrías mas grandes tener la construcción de que ya habían salones y de que magnitud por que eran grandes. La construcción no se a terminado, esta

48

inconclusa, por que no tenemos destinado un espacio para los docentes, según los planos el restaurante era en el segundo piso. Hubo gran perdida de dinero, muchísima perdida; a veces no se entiende si por ser caprichosos o por persistir por querer hacer algo innovador, para hacer esta contracción sobre este nacimiento de agua. ¿Porqué el nombre de San Patricio?: por que siendo Unidad Básica ya pasó a ser colegio y era una exigencia de la Gobernación de Cundinamarca pues que la institución tuviese una identificación como razón social (…) Hicimos sendas reuniones entre maestros para ver pero ¿que nombre? Aquí hubo un cura muy famoso que todavía vive el padre Pío, el padre Pió le dedicó gran parte de su vida, de su labor y de su desempeño profesional a ayudar a esta comunidad y mediante lograba la consecución de los dineros y se hacían obras importantes como la inspección de policía, el salón comunal y la misma iglesia. Y todo esto era gestionado por ellos, liderada por él y la gente lo veía como su pastor y como la persona que emprendía la obra, pues era un personaje importante (…) tanto que muchos opinaron que el colegio se llamara “Pío de Puente Piedra”. Eso trajo discusiones y diferentes versiones de los maestros, sobre todo los antiguos y los nuevos también con muchas ganas de hacer las cosas, ¿qué otros nombres habían aparte de Pío? Estaba el de “Colegio Departamental Puente Piedra”, pero entonces venia la discusión de que si era Puente Piedra o Puente de Piedra. “Puente de Piedra” por la historia del puente de piedra, de la toma de San Patricio, del Márquez de San Jorge, entonces alguien dijo: que se llame ”Márquez de San Jorge”, y no se pudo porque en Funza hay uno que se llama así, que es de la misma toma que atraviesa esta sabana, pues esta era la que alimentaba de agua a Funza. Entonces ya mucha gente decía: “hay no, Pió no le pongan, que ese cura no, eso no” y otros “si por que fue un personaje”. Entonces mejor ni para allá ni para acá. Había que pensar en algo que existía acá, y la toma ha sido histórica porque aquí siempre hemos estado inundados. Ahora por la construcción y antes por la toma, por que frente al colegio la toma era totalmente descubierta. Cuando

49

acá empezaba a llover nosotros teníamos unas tablas de esas gruesas y unos ladrillos, cuando empezaba a llover los niños ya sabían y sacaban las tablas y los ladrillos y así salíamos y entrábamos a la escuela, era la forma de entrar por que era inundado. La toma de San Patricio ha sido famosísima ya que nos ha nutrido de agua todo esto por que era abundante muy abundante. Entonces pongámosle Patricio. Divita Sierra de Montoya (fallecida) ella fue la que dijo que muy bonito seria Patricio, ¿pero como le ponemos? Pongámosle colegio San Patricio, solamente pero tenía que llevar el “Puente de Piedra”, y así pues entre todos se fue formándole nombre. Eso fue después de la visita de los supervisores porque una de las inquietudes era que al colegio había que ponerle un nombre y como esa fue una de las inquietudes pues entonces toca ponerle rápido un nombre para que salga la resolución de aprobación. Por eso nos reunimos y realmente salio de todos, del grupo de maestros, entonces empezar a nombrarlo San Patricio eso fue como en el 2003 o 2004, pues así nació San Patricio Puente de Piedra. El colegio tiene el nombre debido a la toma, y de acuerdo a los estudios la toma se llama así es porque estos eran terrenos del Márquez de San Jorge, y el Márquez quiso llamarla Patricio. Lo histórico era la toma por que era lo que regaba sus aguas sobre esta sabana y además era el sitio de encuentro. Para pasar de una finca a otra él mando a hacer un puente que pasara sobre la toma de San Patricio, entonces la gente se congregaba ahí para ir hacer el mercado, hacer sus diligencias, entonces se encontraban a determinada hora con sus caballos, a pie, y luego por la tarde se encontraban otra vez en el puente de piedra, y aún todavía. Entonces es un símbolo el puente de piedra de la toma de San Patricio. En fin, hay aspectos de gran relevancia en esta historia como son: • • La creación del preescolar Creación de todo el nivel de primaria en las dos jornadas

50

La conformación del bachillerato, con su primera promoción de bachilleres en el año 2005

¿Y de los estudiantes qué? Me llamaba la atención este aspecto y se lo manifesté al rector de que se gestionara con la empresa privada, para que estos muchachos no terminen su bachillerato y se queden ahí, pues quiera Dios que un día estos estudiantes que tenemos aquí un día sean los maestros de aquí, un día sean buenos representantes en una administración municipal, vuelvan a su pueblo pero con algo productivo, a mi si me da pesar ver los muchachos que terminaron el año pasado (…) no se puede degradar ningún empleo pues gracias a Dios lo hay, pero desempeñan cargos que los puede hacer alguien que no estudió, empleos informales cuando son grandes cerebros, y no haber quien los patrocine. Entonces me parece que nos a faltado gestionar. ¿Énfasis de la institución? Aquí alguna vez hicimos una encuesta donde los estudiantes marcaron una inclinación muy definida por los sistemas, que con base en eso es que están esas aulas mixtas. Pero yo no lo veo así, yo no veo que esa sea la necesidad de estos muchachos, por que hoy por hoy en el mundo social en el que vivimos nosotros nos obliga a que debemos saber sistemas. Es que no más por normatividad educativa, en el artículo 26 de la Ley General de Educación contempla la informática como uno de los fundamentos educativos. Aquí lo hemos tomado como educación en valores, pero estamos obligados todos a crecer en valores, tenga énfasis o no tenga énfasis, porque otra área fundamental es ética y valores Yo pensaría más en que se integrara con los propietarios de la parte industrial de acá, como las floristerías, si nosotros damos un vistazo desde el rió Bogota hasta Km. 12 seguramente que vamos a ver la presencia de mucha industria: tenemos la fabrica de colchones, la de tránsito y trasporte, el parque tecnológico, el terminal de carga pesada… industria tenemos muchísimas entre algunas que se me ocurren, entonces sugeriría, me parece y hace tiempo que tengo esa idea… de que se indague con todos ellos y el colegio se meta allá. Todos los colegios son una empresa, este tiene que ser una empresa, y no

51

podemos saber de otra manera que no sea gerencial, como no incluirnos con ellos y que estos muchachos puedan hacer su servicio social en una de esas empresas, son tan buenos que hasta de pronto se queden trabajando ahí. Definitivamente la industria mueve la economía de un país, entonces pues yo pienso en la parte industrial, ¿Qué podía dar el colegio en cuanto a destrezas en la parte industrial o comercial, o hasta administrativa, que los niños ya en once sepan sacar un comprobante de contabilidad, seria posible que el colegio diera esos fundamentos?: pues yo creo que es posible, primero tendría que establecerse algunos derroteros que determinaran a qué parte de la industria iríamos, una vez qué estuviese establecido podíamos mirar cuáles podrían ser los contenidos que se pudieran dar, en esa medida establecer un currículo, con ese se haría una vinculación de personal capacitado en eso que se esta requiriendo, por que primero seria una parte teórica y luego la práctica, para la media vocacional, donde existiera unos centros de interés o talleres donde se definiera lo que a cada estudiante le gusta o le va mejor. Donde los estudiantes de 6 y 7 tuvieran la oportunidad de rotar por todos ellos, para ya tener una orientación profesional, entonces dijera este muchacho por sus notas por su desempeño es bueno como para tal cosa, y entonces a partir de 8º va a tener su orientación en la parte que le gusta. ¿Cuál es mi deseo más grande para el Colegio San Patricio? Muchos, institucionalmente que haya una visión y misión que sea funcional, que no sea de tanto escrito sino de vivencias, que lo vivamos. Que haya una planta física acorde a las necesidades, por lo menos a las necesidades mínimas, por que podemos soñar para tener una modalidad establecida, pero una modalidad sin medios y sin recursos es casi imposible. Tenemos el mas importante que es el humano, las ganas y el deseo de hacerlo de pronto constituyendo grupos de trabajo muy interdisciplinarios seria fabuloso ya que eso no tenemos. Establecer buenos canales de comunicación y ayuda con la empresa privada, para que nos den la mano; tenemos que ser buenos vendedores de ideas, para poder decir

52

bueno nosotros ofrecemos esto, por que generalmente como se considera que esto es del gobierno, pues que el gobierno mire, como las esferas gubernamentales de pronto administrativamente también es difícil atender a tantos y si no estamos metidos en el cuento menos, nos abandonan. Me gustaría que los estudiantes bachilleres que pudiéramos hacer una encuesta no necesariamente anual pero si de quinquenios, bueno mirar qué esta haciendo el bachiller que es egresado de San Patricio. ¿Cómo veo el colegio San Patricio hoy?: muy positivo, creciendo con la ayuda de todos y en medio de muchas necesidades de aciertos, de grandes errores, de los cuales hemos aprendido mucho. Yo soy una persona que le doy infinitamente gracias a Dios, a esta comunidad, al sacrificio de nuestras familias al dar de cada uno de sus maestros, desde el más antiguo hasta el más nuevo, por que cada uno ha aportado muchísimo. Sino fuese por ese aporte que se ha dado, por esos aciertos y desaciertos no tendríamos la cantidad de maestros que estamos, no habría esta generación de empleos, no habría este aprovechamiento de recurso humano para todos los saberes de cada uno, ha habido muchas oportunidades, aquí hay maestras que eran rurales de pronto seria como un desperdicio de conocimientos y habilidades y hoy están aquí anteriores, entonces es crecimiento. Tenemos bastantes personas gracias a Dios, que rico: hay muchos estudiantes; me llama muchísimo la atención, hay estudiantes no solamente de este casco urbano sino de fuera, gente que viene de Faca, como la población es tan flotante entonces va y viene, depende de su empleo, pero definitivamente, me parece que ha crecido y lo veo muy positivo. Pienso que una forma de vender ideas, de hacer presencia en la región, es que a nosotros nos hace falta un buen nombre, un buen letrero que muestre nuestra razón social, claro que halago mucho la labor de ustedes por sacar los símbolos que antes se venia haciendo años anteriores y déle y déle y déle bueno se había logrado mucho (…), pero la gente todavía no muy favorecidas con gran oportunidades de dar y recibir. Gracias a esos trabajos, bien o mal hechos de los

53

asimila la función que estamos desempeñando, independiente de que sea la escuela, el colegio, la institución entréguese a ella, pues aquí fue donde usted estudio, aquí tiene sus hijos, aquí vendrán sus nietos, pues entreguémonos con ganas a ella. Pero es a partir de un nombre… Yo les agradezco también a ustedes muchísimo, y además del agradecimiento de la gratitud que les debo expresar la felicitación por retomar todo estos aspectos y que ojala se conviertan en una conjugación de actividades que conduzcan al mejoramiento no solo institucional, si no que va a irradiar en la comunidad, en esta sabana de occidente con proyección a una ciudad capital, a un país (…), yo agradezco mucho a Dios por darme la oportunidad de ser maestra, es lo que me gusta y lo que quiero y segundo por que de acá he aprendido muchísimo, yo quiero mucho esta comunidad me siento muy bien con ellos, participo en el tiempo de clase y fuera de clase todo el tiempo con la misma gente, con los que van llegando, con los que van saliendo. Entonces eso me llena muchísimo, a Dios por que de este empleo he formado una familia, yo estoy muy orgullosa de ser maestra, me fascina ser maestra, Dios me puso en lo que me tocaba, y por eso me preocupo también cuando las cosas no las veo bien, cuando se sufren alteraciones emocionales uno dice: “hay que pesar, con tanto esfuerzo que esto se hizo, por que fue ayuda de todos y ver como se desmorona y por qué son as, por qué se está acabando, por qué lo hacen así”, eso da tristeza (…) No existe el reconocimiento al trabajo, al trabajo hecho con anterioridad, entonces viene una desmotivación. Yo los invito a que hagamos un rescate y sigamos y no dejemos caer por ninguna razón sino que sigamos, muchas gracias. PROFESOR DUSTANO ALFREDO MARTÍN MARTÍN 6 AÑOS TRABAJANDO EN EL COLEGIO La fecha mas antigua que conozco es 7 años que llevo laborando acá, cuando llegué a laborar existía la escuela como tal de 1º a 5º, solamente había primaria en ese momento. Hacia el año 2000 solamente había primaria y la institución se

54

llamaba Escuela Puente de Piedra. La primaria ya tenía resolución de aprobación, desde que fue creada la institución desde años ya primaria existía, no básica, sino primaria, pero con la ley 115 cuando ya fueron divididas la básica primaria y básica secundaria hasta noveno, y educación media en ese mismo año 2000 o 2001 se crearon. Hoy la institución ha avanzado demasiado por que es una de las instituciones privilegiadas con las aulas múltiples del departamento. La Secretaria de Educación ha prestado gran atención a eso y es una gran ventaja por que no todas las instituciones poseen esos recursos, eso es de gran importancia para la población, así para la comunidad educativa. Una de las mejoras que se hizo y que debe tener es más que todo lo de la planta física, la cantidad de aulas suficientes para que no haya hacinamiento de los alumnos para que así no haya hacinamiento y estar cada curso con su respectivo salón, pues el rendimiento va a ser mucho mas óptimo y de mejor calidad y se va a mejorar un poco la disciplina. Claro eso si estamos de acuerdo yo también como docente de aquí me he dado cuenta también de esa falencia realmente faltan muchos salones. Las características de los estudiantes son difíciles de definir por lo que vienen de diferentes estratos sociales, mas que todo hay alumnos o estudiantes que en la primaria los traen aquí es como por que los tengan en la escuela, los padres los traen por cuestiones de trabajo y no hay quien los oriente para que ellos sepan cuál es su proyección. Entonces uno de los objetivos es terminar el quinto de primaria y otros la opción de que terminen un once pero sin ninguna proyección a futuro… La prioridad de toda institución y lo que la nueva ley 115 exige es que toda institución tiene que tener un énfasis. El énfasis bien seria agrícola ganadero, esto seria lo primordial por que la mayoría de estudiantes viven y trabajan en eso la mayoría (…), los van a emplear entre las mismas fincas y dentro de las mismas

55

fincas, con mayor tecnificación sabiendo más ya no van hacer como empleados sino con cargos mas de nivel….. el SENA es uno de los principales aliados para que puedan guiar los proyectos, pueda orientar, pueda dar por que ellos son los que tienen ya todas las herramientas y equipos y maquinarias para la gente donde va a iniciar a hacer sus practicas… el SENA es lo primordial, el convenio con el SENA en toda institución, sea agrícola o ganadera, sino tiene convenio con el SENA no esta en nada. Mi deseo mas grande para la institución es verla terminada, que tenga toda su planta física, sus comedores, toda su planta de personal docente de la mañana y tarde y lo primordial que trabajen en armonía todos tirando hacia el mismo lado y apuntando hacia la misma dirección, ese es mi deseo, disciplina y orden por que donde hay disciplina las cosas funcionan, el buen manejo, que mas que todo lo primordial de esto es saber manejar las relaciones interpersonales con pulso y saber valorar a todas las personas eso es lo primordial y eso donde se valore a cada quien y a todas las personas como debe ser eso es esencial y así mejoran todos los aspectos.

PROFESORA LUZ MARLENY MORENO MONTAÑO 6 AÑOS DE SERVICIO EN EL COLEGIO Llegué en 1998 a la vereda de La Cuesta trasladada del municipio de Venecia, llevaba trabajando un año y luego la comunidad de Puente de Piedra llevaba muchos años gestando la secundaria para esta inspección. Doña Cecilia Matiz quien era la secretaria de educación y a quien realmente le debemos la idea de iniciar la secundaria es a ella (…) una persona realmente excepcional que administra cualquier institución que le pongan en frente.

56

Luego entonces de que hay la decisión de abrir la secundaria se inscriben como 150 estudiantes de los cuales hicimos los contactos y captamos 90 estudiantes. A La Cuesta me llega un traslado sin haberlo solicitado directamente de donde tengo que venirme a desempeñar funciones de profesora de secundaria, sin saber como ni cuando en todo caso firmé y dije: ”con mucho gusto”. Luego se designó una profesora que hiciera de directora pero no hubo el cambio de curso. Entonces la señora Cecilia Matiz dice: “Marleny tenga la voluntad de dirigir esto”, con mucho gusto. También de la jornada de la tarde pasan a la señora Diva Fracilia de Montoya (fallecida) y a quien le debemos el impulso de que esto haya funcionado. Luego entonces empezamos con 90 estudiantes que los manejamos Diva y Marleny, empezamos en el restaurante que había en ese entonces y se nos caía el tablero, la olla pitadora nos asustaba en media clase, los olores del restaurante nos rebotaban. Nos colaboraron muchísimo los profesores que habían en ese entonces en la mañana como Silvia y Lucia Beltrán… entonces empezamos a repartir la carga académica muy rudimentaria y empíricamente, le echábamos mano a todo lo que teníamos en ese momento de posibilidades, los pupitres eran las bancas del mismo restaurante que son esas grandes pesadas, y un tablerito súper pequeñito ni siquiera como uno de los que tenemos, que ¡se caía 10 veces al día el bendito tablero! Bueno entonces ya empezamos a integrar la mañana con el grado sexto luego seguimos pidiendo docentes y llego la profesora Carmen Helena ¡excelente dictaba educación física; canto, música, matemáticas de todo! Y el que por desgracia llegaba a fallar la otra lo cubría para completar cargas y empezar a dar las clases en secundaria… Marleny Moreno se hizo cargo de todo lo que fue rectoría, coordinación y fuera de eso dictaba español, ingles, ética y lo que se nos pusiera a la orden, nos tocaba hacer. Entonces ya pasamos sexto ya empezamos a organizar un sistema de notas… nosotros no contábamos con toda la orientación de hoy, no recibimos orientación de ninguna clase de la gobernación de Cundinamarca y la única persona que me oriento a mi, y que vivo agradecida, fue Cecilia Matiz, ella me

57

llevo al colegio Tecnológico y me decía: ”Marleny mire este formato, mire haga esto allá hay tales y tales problemas arrégleme estos problemas…” pasamos... La tarde era aparte, la jornada de la tarde solo era primaria y en la mañana había primaria más el grado sexto. Al otro año ya entonces arrancábamos con séptimo y nuevamente con sexto y ya fuimos abriendo para otros sextos y séptimo. Ya llego la profe Carmen Helena, la profe Elizabeth a quien habían entregado de comisión allí del ICTA y estaba en la oficina, en la dirección de núcleo, allí entonces empezamos a solicitarlas, gestionar y aprender cómo se piden los docentes, cómo se hace una carga académica, yo llevaba los papeles a la gobernación, me quedaban mal diez veces y tal vez a la onceava vez ya lo hacia bien pero hubo dos supervisores muy queridos que me enseñaron a hacer carga académica, horarios, docentes de acuerdo al numero de estudiantes… Afortunadamente en ese entonces era solamente este colegio y no teníamos las anexas (escuelas rurales),… ya teníamos a Carmen Helena, Elizabeth, Divita, Marleny en el año 2000. El año escolar para esos sextos se inicio el 29 de abril “nunca se me olvidara” nos agarramos de la mano con Divita nos echamos la bendición oramos y salimos a recibir los niños que fue un excelente grupo, la cual fue la primera promoción excelentísima, hubo niños de una característica muy propias de sus hogares, muy sanos, muy echados para adelante, de iniciativa, de actividades todas las que quisiera, de poner la cara en la gobernación, en las universidades, de liderazgo absoluto. Eso es 2000, 2001, 2002, 2003, 2004, por que en 2005 esta la primera promoción, 2001 sexto y séptimo, 2002 sexto, séptimo y octavo, nunca paramos durante los años, nunca paramos de decir solo hagamos sexto, no, el otro año nos fuimos con séptimo, y el otro año nos fuimos con octavo. Entonces ya empezamos a gestionar todo lo que era correspondiente para tener un modelo de colegio que nos permitiera graduar estudiantes de básica, y la idea era básica, ósea de y así

58

preescolar a noveno pero viendo como se extendió este colegio y como le llegaba de gente, empezamos a pensar que nos tocaba acrecentarlo. Desafortunadamente hay una cosa muy notoria que es la infraestructura, nosotros empezamos haciendo clase en un restaurante abandonado hacia la salida de Subachoque, en este salón en la casa de don Arturo Ruiz, nos arrendó un cuarto, ahí funciono un grado, en una casa que tenia de secuestre, estaba secuestrado ó sea como en embargo, también ahí fue otra sede y aquí en algunos dos o tres salones era otra sede, porque se empezó la construcción del colegio. Esta construcción nos saco canas, tenia que ir al baño a una de las sedes, al restaurante a otra sede o venir acá, eso fue el caos total ¡ah, y en la parroquia, no! Pero todos los profesores en ese entonces trabajaban sin decir no lo hago, estoy incomoda, esto no es algo decente para un docente, nunca escuche que ningún profesor no me colaborara, todos me colaboraron, todos: ¡listo Marleny hagámosle aquí!, rotábamos los cursos, hoy vine sextos, mañana viene séptimos y octavo… No había jornada tarde, luego ya empezaron que por qué no había en la tarde, de que por que no lo ampliábamos. Entonces lo ampliamos, entonces ya hicimos sexto en la tarde, sexto, séptimo y lo mismo fue creciendo octavo y noveno por eso no hubo grado 11º en la tarde por que el 11º venia en la mañana y como tal termino en la mañana. Entonces ya se abre también paso en la secundaria en la tarde, igual ya viene llegando profesores, en el año sexto, séptimo, octavo, 2002 entonces los supervisores nos hacen la visita, nos toca correr a Faca a buscar una persona de la higiene que nos apoyara, nos colaborara, nos diera licencia de funcionamiento por higiene, buscar como acondicionar un mini laboratorio que era un salón de clases había una cajita de madera que venia de la primaria de la mañana y también hicimos dos grandes bazares con lo que compramos lo que es laboratorio de química y física. El municipio también nos colaboró, nos trajo uno de los laboratorios, nos regaló un poco de guitarras viejas… total que armamos el laboratorio, armamos un supuesto PEI para ajustar la secundaria a lo que venia de PEI, armamos un manual de convivencia, eran como 7 hojas el manual de

59

convivencia que teníamos ya lo fuimos metiendo, ajustando de manera que la secundaria también quedara incluida, y poco muy empíricamente todos aportamos. Entonces vino la supervisión y nos puso problema por algunas cosas que realmente esto no tenia como cara para atender muchachos de secundaria, pero nos dan la aprobación, el 3 de noviembre de 2002, está en la resolución, no me acuerdo bien y hay es cuando ya quedamos legalizados y el noveno lo entrego legalizado completamente con su aprobación. ara la Media también ayudé a hacer lo que es el proyecto para la aprobación, este se aprobó el 14 de noviembre de 2005 el mismo día que se graduaron los estudiantes, la primera promoción, bueno los muchachos realmente fueron muy participativos y receptivos, la comunidad muy receptiva a toda la inclemencia del tiempo, de la infraestructura, de docentes pero se logró… bueno que mas les cuento, experiencias bonitas. En cuanto el nombre “San Patricio”, pues la idea francamente la finiquitamos en una reunión, buscábamos un nombre que se le acomodara al colegio pero que tuviera un historial y empezamos a mirar todo lo que había alrededor del colegio. Me acuerdo muchísimo que la profesora Silvia fue la que dijo en ese momento el nombre de alguno de los lugares de puente de piedra. El nombre mas importante que había en ese entonces y que alcance a conocer yo muy hermosa era la famosa toma de San Patricio y en La Cuesta había aprendido que esa toma nacía por allá desde Subachoque, y la usaban para surtidor de cultivos, para comer, para lavar…, entonces Silvia dijo que debían poner el nombre de San Patricio como se llamaba la toma…, entonces quedó de que sí debería de ser San Patricio, como así se llamaba la toma y la toma San Patricio recorre todo Puente de Piedra, bordea nuestro colegio por que realmente nos pasa por el frente del colegio, bueno primero se llamo Unidad Básica Puente de Piedra, después ya discutimos que eso tan feo, entonces ya quitamos Unidad Básica, y lo llamamos Colegio. Todas las unidades básicas pasaron a ser colegios departamentales, entonces se llamo Institución Educativa Departamental San Patricio; pero como

60

Puente de Piedra es una inspección del municipio de Madrid, lejana a Bogotá y a todo el mundo, dijimos ¿pero de dónde? es de Puente de Piedra y ahí se finiquitó…, fue como un acuerdo, y era un nombre que existía, no es que se lo hubiera inventado alguien, y ahí quedó San Patricio. RECTOR JOSE RAFAEL PEÑA FERNANDEZ 8 MESES Gracias por la entrevista… quiero agradecer la labor que el Departamento de Sociales ha hecho por que se están recogiendo una serie de datos y documentaciones que no existen. Y que son necesarias y que van a ser útiles para corto y mediano plazo para la institución. Sobre el diagnóstico: cuando llegue aquí me encontré con un caos administrativo terrible, desorden de documentación, no hay un inventario bien organizado y hasta este momento hemos tratado de poner al día. Yo veo que la institución por el sector, por las condiciones en las que se encuentra, estamos en una situación un poco complicada. Quisiera que ya hubiéramos despejado hacia un avance en todos los sentidos: académico, de relación con la comunidad, de liderazgo en el sector, pero pues no hemos podido arrancar, espero que el año entrante cambie la situación sustancialmente (…) creo en la colaboración de los docentes, pues se ha visto que en su gran mayoría son muy comprometidos con su labor, quieren hacer las cosas bien, desafortunadamente no hemos recibido una respuesta positiva de parte de la administración en todo lo que se ha solicitado, esperamos que para el año entrante cambien las reglas del juego. En cuanto a la relación con la administración local en este momento, hay que decir que las instituciones estamos dependiendo gran parte de ese manejo de recursos que deben hacer los entes territoriales, departamentos y municipios principalmente, ellos reciben los recursos del sistema general de participaciones y es allí en esas administraciones donde ellos asignan recursos a las diferentes

61

instituciones. Yo veo con gran preocupación a Puente de Piedra, pues no se han visto dichos recursos y hemos solicitado que nos den a conocer cómo ha sido esa organización presupuestal, pero no hemos tenido respuesta. Porque a pesar de ser una institución que está un poco apartada del sector central del municipio, sin embargo se supone que tenemos cierto derecho pero no se ha visto para nada. Respecto al tema académico: Bueno el año pasado se venían trabajando dos jornadas, en ambas jornadas se trabajaba primaria y bachillerato y eso reorganizó, eso no dependió de nosotros porque cuando yo llegue aquí ya estatal eso establecido, que el bachillerato pasara a la tarde. Los resultados del ICFES no se consiguen de la noche a la mañana, son un resultado y un proceso de varios años. El año pasado, según testimonio de algunos docentes, se contaba con un grupo de estudiantes que era muy activo, muy inquieto, tenia capacidades de liderazgo, muy destacable, este año desafortunadamente el grupos era casi el polo opuesto, son estudiantes que a pesar de que nosotros tratamos de motivarlos, de traerles material de que los docentes en sus clases les dieron a conocer los modelos de preguntas ICFES, que algunos padres de familia hicieron el esfuerzo de pagarles un curso preicfes y a pesar de esto no se dio una respuestas positiva, entonces ese es uno de los factores, el deseo de superación de los estudiantes y la conciencia Precisamente el perfil del estudiante debe ser parte del proceso educativo. El Proyecto Educativo es realmente otro de las falencias que se tienen (…) yo también aspiro a que se reformule ese proyecto y que el documento que salga no se quede en documento escrito, que sea el resultado de un análisis cuidadoso y funcional. Ese es otro de los aspectos que esta pendiente por terminar. En cuanto al énfasis de la institución: Bueno yo desde el comienzo he insistido en que por los recursos que se tiene en la institución el énfasis obvio y más a la mano que tenemos, es algo con la tecnología, sin embargo se han recogido otros aportes de los diferentes estamentos y en este momento la propuesta que suena

62

más es la de gestión empresarial. Sin embargo esa no es la ultima palabra, hay que recoger la opinión de los padres, la opinión de los mismos estudiantes, es también algo que está en proceso y que debemos terminar, el año ya esta finalizando y nosotros debemos dejar listo para el próximo año cosas muy establecidas que nos permitan empezar en firme. El colegio frente a la comunidad: En esa parte si me preocupa por que no se ha visto la colaboración y el compromiso de todos los padres ya que cuesta un trabajo que un papá venga a una citación par tratar cualquier aspecto del estudiante; os toca citarlo como tres veces y nunca llega, con decirles que ni a las entregas de informes se acercan. En esa parte una de las alternativas que se están mirando es incrementar la escuela de padres para el año entrante, comprometerlos mas con sus responsabilidades pararon los muchachos. El nombre del colegio: La referencia que yo tengo es por que hay una fuente de agua que desafortunadamente se esta agotando y de antaño se llamó San Patricio, la razón por la que la llamaron así no la conozco pero el nombre de la institución esta relacionado con ese aspecto hidrográfico. Los proyectos institucionales y la vinculación de estudiantes y docentes: Eso tiene múltiples factores que se pueden ver como positivos, pero yo enfatizo en dos: primero, porque le permite al estudiante conocer más en profundidad la situación del contexto en la que está viviendo y así mismo poderle aportar desde su formación como bachiller y de pronto como futuro profesional progreso a la comunidad y segundo, la vinculación con los docentes ya la veo positiva por que el estudiante sale con unos elementos básicos de métodos de investigación que van a servir a su formación universitaria o técnica que vayan a enfrentar. Desafortunadamente a pesar de que uno quiera de que esto sea como una sola familia, por el solo horario y por que el docente cumple su jornada y hasta ahí termina su día en la institución, es una división inevitable el docente: de la mañana

63

finalizó y se fue y llegó el docente de la tarde y debe asumir su responsabilidad laboral, entonces no hay ese espacio de compartir, los únicos espacios son las jornadas pedagógicas La función de coordinación: La coordinadora Marleny es una persona muy colaboradora conoce mucho la cuestión de gestión de documentos ante la secretaria de educación, eso a sido muy útil para nosotros. Respecto a Francened ella es una persona muy capaz y un gran apoyo y por ultimo respecto a Yolanda posee cualidades de liderazgo, compromiso laboral y de formulación de proyectos. Ellas son el apoyo principal para la institución, también es otro aspecto que yo debo revisar para el año entrante, cuando se inicia pues en este momento están en proceso de concurso y no se sabe que movimiento de personal vaya a haber. Mi sueño como rector: Tener una institución reconocida a nivel departamental, en todos los aspectos y eso no se logra en un año o dos, esto es un proceso mínimo de cinco años y contar con un equipo de trabajo que quiera sacar adelante la institución. 3.2. LA HISTORIA INSTITUCIONAL CONDENSADA A partir de los datos que arrojaron las anteriores historias de vida, presentamos una especie de resumen sobre los aspectos básicos que permiten rastrear la historia de la IED San Patricio Puente de Piedra. Lógicamente, es producto del aporte de los docentes y directivas que contribuyeron con sus entrevistas al presente proyecto. • • Hace cerca de 150 años: ya existía una educación primaria. Sólo existía un salón, al lado de la palma, grande y de bahareque.

Funcionaban dos cursos con una sola maestra. Con el tiempo se fueron aumentando los grados uno a uno según las necesidades de la comunidad. Pero

64

con una sola maestra y muy pocos estudiantes. Con los años hubo que tumbar esa planta física. El registro más antiguo que se tiene es una Mención de Honor que data del año 1926 otorgada a una estudiante de primaria. • 1980: Concentración Escolar Puente de Piedra. Educación Primaria de 1º a

5º en la mañana y en la tarde había 1º, 2º y 3º de primaria. La dirección estaba a cargo del docente Julio Clavijo. • 1981-1982: se establece el 4º y 5º de primaria por la tarde. Hay diez

maestros: cinco para cada jornada. • 1985: febrero 26, se inician gestiones con el señor Hernán Echavarría. Se

hace un estudio socioeconómico tendiente a la fundación de un colegio para secundaria. Se establecen contactos con la Junta de Acción Comunal liderada por Jorge Luis Alemán y Miguel Arturo Ruiz. El objetivo era terminar con la discriminación social entre los que podían seguir sus estudios hasta grado once y los que tenían que conformarse con el quinto de primaria. Los estudiantes que llegaban a quinto muchos ya tenían 17 y 18 años. La región se componía de cinco fincas grandes y de personajes prestantes de la política y la economía nacional: las familias López Michelsen, Echeverri, Echavarría, Cachifijama, etc. Y cuyos trabajadores no podían costear una educación privada para sus hijos. Se organizan bazares para comprar el terreno al señor Hernán Echavarría, el cual decide donar el terreno. El lote estaba ubicado en el actual Colegio Militar Rafael Reyes. Se inicia entonces la construcción pero como el terreno es muy sedimentario, debido a la presencia de un nacedero de agua, fue muy difícil terminarlo. Los estudiantes que terminaban su primaria en la Concentración Escolar Puente de Piedra debían seguir sus estudios en el Colegio Cooperativo Agropecuario, que era privado y debían pagar pensión, por eso era prioritario un establecimiento público de secundaria.

65

1995: La Junta de Acción Comunal y la Alcaldía Municipal apoyan la

creación del Preescolar. María Nubia Pérez llega a la institución en marzo de 1996 como docente de Preescolar o Grado Cero, sólo en la mañana. Habían 18 estudiantes.

1997-1998: Se hacen gestiones ante los entes gubernamentales para la

fundación del bachillerato. La profesora Cecilia Matíz era en ese entonces Secretaria de Educación de Madrid. Se piensan en los recursos para una nueva edificación. Las fundaciones Corona y Santa Helena generan los recursos para el establecimiento educativo por intercesión del señor Hernán Echavarría. El lote que había regalado Don Echavarría se vende al general Bahamón, quine fundaría el Colegio Militar Rafael Reyes. Don Echavarría decide volver a donar un terreno ubicado sobre la vía a Subachoque pero por la lejanía no se concluye nada y no hubo los acuerdos necesarios. Se decide entonces hacer una construcción moderna y funcional en el mismo lugar donde funcionaba la primaria, es decir, donde actualmente existe el colegio en un lote ampliado que lo adquiere la administración municipal del alcalde Heberto Muñoz. Debía construirse una planta física segura, grande y cómoda de acuerdo a la demanda de estudiantes ya que de los 150 inscritos como aspirantes a secundaria, se reciben 90. Durante la administración de Julio César Sánchez, Puente de Piedra se convierte en inspección que congregaba muchas veredas cuyos niños acudían a la sede centro a estudiar. Se pide un préstamo a Findeter y se elaboran unos planos que al final no se tuvieron en cuenta y se modificaron sustancialmente. Se inicia la demolición de la estructura antigua de la cual se conservan algunas instalaciones actualmente. Mientras tanto las clases deben hacerse en carpas prestadas por la Fuerza Aérea. Las carpas se instalan en la Hacienda El Bosque, propiedad de María Teresa Rodríguez. En invierno se usaban planchones de madera para evitar el contacto con la humedad y el barro. También se toman en arriendo algunos locales vecinos a la escuela, otros en el salón comunal y el restaurante. Todos los

66

docentes colaboraron en el proceso. A pesar de los reclamos, el colegio se edifica sobre un nacedero de agua. • 1999-2000: las obras se concluyen y la infraestructura actual es terminada.

Se crea el Colegio Departamental hacia febrero 20 y se institucionaliza el nombre. Debido a la Ley General de la Educación se crea el Sexto y se diferencia entre Básica Primaria (1º a 5º) y Básica Secundaria (6º a 9º). Se organiza el bachillerato. Existen dos directores: uno en la mañana y otro en la tarde. Se efectúan visitas de supervisores. Todo tuvo que aprenderse de manera empírica. • 2001-2002: Se reglamenta y aprueba la Básica Secundaria y aprobación

hasta noveno. • • 2001: aparecen los grados 6º y 7º 2002: aparece el grado 8º. Visita de supervisores y licencia de

funcionamiento por higiene. Acondicionamiento de un laboratorio de físicoquímica. Se inicia la redacción del PEI y el Manual de Convivencia. Hasta el 2002 no hubo rectoría por nombramiento oficial. • 2002-2005: Crecimiento continúo de la demanda educativa. Grado 9º.

Aprobación Oficial el 3 de noviembre de 2002 para Educación Básica Secundaria. Finales de 2004: anexión de las Escuelas Rurales a la Sede Centro por decisión de la Dirección de Núcleo. Descentralización de Madrid. Proyecto para aprobación de Educación Media y el 14 de noviembre de 2005 se aprueba. Primera promoción de bachilleres en 2005. La IED San Patricio Puente de Piedra nace como Institución Oficial aprobada por la Secretaría de Educación de Cundinamarca mediante Resolución Nº 010294 de 14 de Diciembre de 2005 para los niveles de Preescolar, Básica Primaria, Básica Secundaria y Educación Media. 3.3. EL IMAGINARIO DOCENTE RESPECTO A LA INSTITUCIÓN

67

De acuerdo a los datos suministrados por los docentes en sus entrevistas, a continuación presentamos los temas básicos que permiten rastrear la imagen que de institución poseen los docentes de San Patricio. LA INFRAESTRUCTURA: • • • Las aulas mixtas fueron un gran avance para la institución. Se necesitan más salones para evitar el hacinamiento y poder asegurar una La construcción no se a ha terminado, estará inacabada hasta tanto no

educación más óptima y de mejor calidad. además que mejorará la disciplina. permita una comodidad total para todos. EL ESTUDIANTE: • • • • • • • Perfil: es muy difícil de definir por la diversidad de procedencia y contexto No hay proyección a futuro. Existe mucho potencial en los estudiantes lo que hay que darle son ¿Qué está haciendo el bachiller que sale egresado de San Patricio? Siempre se ha tenido un buen nivel académico Formar ciudadanos y mejores seres humanos. Falta de liderazgo y conciencia de servicio social.

socioeconómico. Es una población flotante.

oportunidades.

LA IDENTIDAD: • • Los símbolos: qué nos define como comunidad educativa: escudo, bandera, La imagen que se proyecta ante la comunidad

himno, San Patricio (imagen, legado y oración).

68

Un aviso donde se resalte la razón social del colegio.

EL ÉNFASIS: • • Por Ley la misma institución sabe que debe poseer un énfasis definido para Puede ser un énfasis agrícola-ganadero. La mayoría de la población trabaja

poder encaminar a los estudiantes. en eso y los van a emplearen las empresas pero con cargos más altos y no subalternos. • • Articulación de la institución con entidades empresariales y educativas de Tender a que los estudiantes terminen pero que no se estanquen ahí. La alto nivel con el fin de capacitar a los alumnos. gran pregunta es: ¿después del bachillerato QUÉ? Deben haber incentivos para estudiar. • Alternativas: informática, valores, agrícola, gestión empresarial, administración y comercio, tecnología, EL NOMBRE: • • Debió haberse hecho un concurso y ese nombre debería haber sido de El nombre se institucionaliza luego de la aprobación oficial de la secundaria.

alguien que fuera más cercano a la historia del Colegio. Al principio se quería ponerle Pío en honor al sacerdote del momento que había liderado muchos proyectos comunales. O Marqués de San Jorge por la historia colonial de la región. Finalmente se decide ponerle San Patricio por la toma que nutría de agua abundante a la región de esta parte de la sabana y que cruza por frente al colegio. La misma toma recibió nombre de “patricio” asiendo alusión a la clase social hacendataria y terrateniente que dominaba la sociedad colonial de la región. El Marqués manda edificar el actual puente que en su momento comunicaba ambas orillas de la toma. Entonces el nombre del colegio se compone de la toma denominada “Patricio” y el “Puente de Piedra” construido en 69

la época colonial y cuyo nombre bautizó al mismo tiempo la vereda e inspección de Madrid. El nombre del colegio nació con la participación colectiva de todos los docentes. Se buscaba un nombre que tuviera que ver con el historial de la región. GESTORES: • • • • • • • • Diva Fracilia Sierra de Montoya Carmenza Alfaro Lozano Silvia Luz Marleny Moreno Montaño Julio Clavijo Carmenza Muñoz Cecilia Matíz Don Hernán Echavarría

EL PASADO: • La misma comunidad se organizó y mediante bazares y actividades

colaboraron para el bienestar del colegio. EL FUTURO: LOS SUEÑOS, DESEOS E IMAGINARIOS • Mi sueño más grande es verla terminada con toda su planta física, sus

comedores, toda su planta de personal docente y lo primordial: mañana y tarde todos trabajando en armonía y apuntando hacia la misma dirección. Eso es un punto fundamental y primordial para que todo funcione con disciplina y orden. Buenas relaciones interpersonales sabiendo valorar a las personas (Dustano Martín).

70

Que haya una misión y una visión funcionales, que se vivan. Una planta

física acorde a las necesidades. Podemos soñar en una modalidad establecida, pero dicha modalidad debe tener medios y recursos. Existe el recurso humano, uno de los más importantes, las ganas y el deseo de hacerlo, constituyendo grupos de trabajo muy interdisciplinarios. Pero también se necesita establecer buenos canales de comunicación y ayuda con la empresa privada. Tenemos que ser buenos vendedores de ideas para superar nuestras necesidades. Todo lo hemos hecho con aciertos y desaciertos (Carmenza Alfaro) • Hay muchas cosas que se deben rescatar. Y es que todo lo del pasado aún

sigue presente. Porque se sigue luchando en la consecución de recursos y el cubrimiento de necesidades. ¿Qué me gustaría que perdurara?: ese cariño y esa personificación del maestro, del estudiante, del directivo docente, del administrativo, de los servicios generales hacia la institución. Que perdure el agradecimiento por el que puso la primera piedra y donó el lote hasta el último que se va del colegio y hasta el último que llegue. Por que el agradecimiento es importante. No todo lo pasado fue malo, no todo fue bueno, pero no todo lo presente y lo futuro tiene que ser necesariamente malo. Todo se hizo de todo corazón. Que perdure el mismo cariño con el que nosotros empezamos el colegio (Luz Marlene Moreno). • Transmitir mis conocimientos de pintura y dibujo. Pero ha sido imposible por

falta de materiales como caballetes, tablas de trabajo, pinceles y pinturas. Ha y estudiantes que tienen don para la pintura y no se ha podido explotar esa destreza (Lucy Beltrán). • Unas instalaciones amplias. No hay recreación o arenera para los niños

más pequeños. Más elementos para ellos. Un preescolar con zonas verdes y parque (Nubia Pérez)

71

Tener una institución reconocida a nivel departamental, en todos los

aspectos y eso no se logra en un año o dos, esto es un proceso mínimo de cinco años y contar con un equipo de trabajo que quiera sacar adelante la institución (Rafael Peña) NOMBRES: • • • • Escuela Puente de Piedra Concentración Escolar Puente de Piedra Unidad Básica Puente de Piedra Colegio Departamental San Patricio Puente de Piedra

OTROS ASPECTOS: • • • • • • • • 3.4. Más cuidado con los elementos del colegio y sus recursos. Porte del uniforme. Entrada y salida del plantel. Más reconocimiento al trabajo hecho con anterioridad. Sentido de pertenencia con todo. Indisciplina y masificación. Docentes idóneos. Concienciar al estudiantado de cuidar el colegio. CONFLICTOS, REDES Y SOLIDARIDADES Durante el proceso de formación de la institución educativa, no se presentaron conflictos importantes. Lo que se podría rescatar más bien son los problemas que tuvieron que afrontar los actores sociales involucrados en dicho proceso.

72

Las historias de vida nos dan a entender que, durante la construcción de la nueva sede, los docentes tuvieron que dictar clases en “aulas” improvisadas: carpas, locales, piezas, etc. Esto refleja un alto grado de compromiso y solidaridad respecto al proyecto que se estaba gestando. Así mismo, la comunidad veredal también asumió un interés positivo alrededor del tema y colaboró de diversas maneras para la adquisición de recursos. Lo anterior nos lleva a pensar en que para una comunidad popular es importante poseer un lugar en el cual sus hijos se preparen para la vida y adquieran conocimientos. Pero la aparición de una institución educativa determinada debe tener como condición previa la posesión de un territorio en donde hacer real y concreto dicho proyecto. Aquí es interesante definir los términos de territorio y territorialidad, pues nos explican porqué son de importancia capital y los cuales son el punto central de un proyecto. La territorialidad es el grado de control de una determinada porción de espacio geográfico por una persona, un grupo social, un grupo étnico, una compañía, multinacional, un Estado o bloque de Estados. El territorio es, entonces, una porción de espacio geográfico sobre el cual se ejerce o se pretende ejercer el control político mediante lazos emotivos, y simbólicos que convierten al espacio en lugar y en algo más que una parte física...17 En éste sentido, la afirmación en el territorio significaba un elemento primordial para los habitantes de la vereda y en dicho proceso no sólo bastaba la posesión misma del suelo, sino también la formación íntima de lazos afectivos y emotivos a través de los imaginarios y los símbolos que reflejan los anhelos de los habitantes. Por ello, defender su territorio - habitado y pensado - de cualquier amenaza interior y exterior y por cualquier medio, es algo prioritario.

17

MONTAÑEZ, Gustavo. Geografía y Medio Ambiente: enfoques y perspectivas. Bogotá. Ediciones Universidad La Sabana. 1997. Pág. 85.

73

Ésta relación entre apropiación físico-emotiva puede reflejarse en el afán de los habitantes de Puente de Piedras por demandar la construcción de un colegio que colmar la demanda educativa y la presión estudiantil. Como vimos, los mismos actores y sujetos testifican sobre sus conflictos, luchas y solidaridades en la vereda luego de su territorialización y la visión de futuro es algo optimista. Precisamente, esas manifestaciones de ayuda mutua (y aún de conflicto) es lo que permite visualizar de manera tímida la aparición y desarrollo de redes de socialización y relaciones entre las personas de la vereda Puente de Piedra que gestaron el proyecto educativo. El término de red lo entendemos aquí “como campos sociales constituidos por las relaciones entre personas”18, es decir, aquellos lazos que no son determinados por las clases sociales y por ende no son invisibles. Los sujetos sociales se encuentran ordenados por estas redes y dicha influencia regula su conducta. En las redes se produce un intercambio recíproco o redistribución intercambio formal - de aspectos materiales o morales. En este sentido las redes poseen un sistema simbólico que la refuerza y une a sus miembros en torno a ciertas solidaridades. Es por ello que la red se determina alrededor de vínculos de parentesco, colegaje, amistad, compadrazgo y relaciones poco cambiantes entre los individuos que son protagonistas de la acción social (sujeto-actor social). Partimos del hecho de que entre más interactúan los sujetos unos con otros, más posibilidad hay de formar redes. Dichas relaciones sociales están conectadas unas con otras determinando la misma complejidad de la red. Es decir, la característica esencial de la redes son los conectores o las relaciones realmente existentes entre una cantidad determinada de personas y dependiendo del número de contactos que tengan entre los mismos.

18

Para un estudio más profundo sobre las redes véase a LOMRITZ, Larisa. Cultura política, una visión antropológica. En: Debates de sociología. N°20-21. 1996.

74

La red permite un acercamiento a las comunidades hasta el punto de que permite replantear la noción misma de “comunidad” la cual, más allá de ese espacio físico delimitado, ahora es vista “como una formación social basada en diferentes patrones de lazos e interacciones entre la gente (y) estas relaciones pueden traspasar los límites físicos de un área encapsulada...”19. En ese sentido, las redes sociales no sólo permiten vehiculizar recursos materiales sino también crear un sentido personal y/o colectivo de identidad. En el caso que nos ocupa, podemos ver en las diferentes etapas de conformación de la IED San Patricio Puente de Piedra la aparición de diversas redes sociales en el sentido de intercambios materiales y afectivos que procuraban el desarrollo colectivo de la vereda mediante la creación de un colegio, es decir, la territorialización y la necesidad de unirse para el bienestar común. Ante la necesidad de fundar un colegio se inicia la comunicación entre los vecinos y se abren canales de opinión y participación mediante reuniones esporádicas de vecinos en donde surgen poco a poco líderes comunitarios y sujetos sociales que imprimen su acción en la comunidad. Es decir, se inicia la organización social propiamente dicha mediante la experiencia organizativa y con ella el proceso de conformación de identidad20. Durante dichas reuniones los miembros de la comunidad estructuran y definen sus deseos, necesidades y sueños, al tiempo que proyectan prácticas concretas de acción colectiva que finalmente van a devenir en experiencias y
19

PANFICHI, H Aldo. Del vecindario a las redes sociales. Cambio y perspectivas en la sociología urbana. En: Debates de sociología. N° 20-21. 1996. 20 Recordemos que las experiencias organizativas permiten la formación de identidades en dichas organizaciones. Zemelman propone cuatro conceptos que intervienen en el proceso de conformación de identidad a partir de organizaciones: la necesidad (sustrato más elemental de la articulación entre lo objetivo, la carencia y escasez, y lo subjetivo o la percepción de las necesidades y sus formas de solución), la utopía (la dimensión de posibilidad, lo posible en el futuro, el horizonte de los miembros de toda organización), la experiencia (plano en que se realizan las prácticas colectivas y en donde se da cuenta de la transformación de lo deseado en posible, es el nivel de concreción de la organización) y el proyecto (conciencia de construcción de historias futuras y el despliegue de prácticas para lograrlas y en donde se trasciende el plano de la necesidad para avanzar hacia la utopía, es la acción reflexionada). Para una mayor comprensión véase: JIMÉNEZ, Gilberto. Materiales para una teoría de las identidades sociales. En: Frontera Norte. Vol. 9. N°18. Julio-diciembre de 1997. Pág. 65.

75

proyectos concretos. La conformación de la Junta de Acción Comunal es para la comunidad un logro fundamental en la medida de que permite mirar de frente a las instituciones administrativas del Estado y reconocerse como legítimos habitantes de una vereda que poseen demandas ante “lo público”. Además que mediante la JAC se puede presionar y hacer llamados a todas las personas que no se habían vinculado a los intereses de la vereda. Entonces la red se va ampliando poco a poco hasta comprometer a la mayoría de sus habitantes. Vemos entonces la conformación de redes de intercambio donde cada miembro de la comunidad estaba vinculado y participaba de una u otra manera en pro de la solución de las necesidades, sentidas como comunes, en donde se nota un importante factor de solidaridad y estabilidad tanto material como afectiva. Al respecto Lomritz nos dice que “aquellas redes que mantienen una elevada intensidad de intercambio prolongado tienden a volverse autosuficientes y sus integrantes tienden a reforzar sus relaciones sociales mediante el compadrazgo”21. Los sujetos sociales se ven unidos por lazos invisibles determinados por solidaridades cada vez más profundas. Hombres y mujeres participan directa e indirectamente en la consecución de derechos en medio de relaciones horizontales de participación. Más adelante la red generará relaciones de poder, por ejemplo en el caso de la JAC y los canales de clientelismo local con las instituciones burocráticas del Estado. Nuevos líderes comunales se articulan al poder local y crean a su alrededor redes de poder que van más allá del nivel puramente vecinal. Como vemos la aparición, desarrollo y evolución de las redes en el caso de la fundación del colegio San Patricio, permitieron no sólo la legitimación de la comunidad sobre su territorio, sino también la formación de sujetos y actores sociales unidos por claras muestras de identidad sobre su entorno. Las redes sugieren propósitos específicos y funciones organizativas entre los habitantes, las
21

LOMRITZ, Larisa. Ibídem. Pág. 144.

76

cuales están signadas por una serie de derechos y obligaciones que quedan perpetuados de manera casi consuetudinaria. Igualmente el flujo de recursos materiales, humanos y afectivos permitió la demarcación de un territorio. Claro está que en dicho proceso participaron muy activamente diferentes actores sociales que estaban muy diferenciados entre sí: docentes, empresarios, vecinos, miembros de entes estatales y administrativos. Como podemos ver, el proceso de conformación de un ideal comunitario se fue haciendo poco a poco y los pasos a seguir son muestras de cooperación colectiva y organización social entre los sujetos. Ahora bien, es bueno resaltar el hecho de que la presencia de los líderes comunitarios imprime una vitalidad al proceso mismo y alimenta a la misma organización social que lucha por unas metas comunes y, en este orden de ideas, la organización es un espacio de participación ciudadana que se constituye a partir de la formulación de una utopía, el desarrollo de un proyecto, la construcción y despliegue de experiencias en pro de la satisfacción de intereses, necesidades, sueños y expectativas. El proceso de formación del colegio denota precisamente un afán por colmar necesidades apremiantes de sus habitantes, es decir, que los colectivos y agrupaciones en torno a objetivos comunes van constituyendo formas organizativas propias, con órdenes normativos, liderazgos y acciones coordinados que les permiten cumplir con sus fines22. Es por eso que el colegio ya ha nacido como organización social mucho antes de su misma concreción física. Organización social puede definirse como: “un grupo de individuos que se identifican con determinados intereses y que deciden actuar en común con el propósito de defenderlos y resolver de manera colectiva problemas compartidos. Las organizaciones constituyen escenarios donde se elaboran y ponen en
22

Para una explicación más detenida de Organización Social, véase: CAMPOS, Yesid. La Ciudad Observada (violencia, cultura y política). Observatorio de cultura urbana. 1998.

77

ejecución iniciativas y/o propuestas y a partir de los cuales se establecen relaciones (de interlocución, cooperación, conflicto, de negociación) con distintos sectores de la sociedad y con el Estado. En otras palabras, las organizaciones son instancias de representación de intereses e instrumentos de acción colectiva”23 Es por eso que el colegio, como cualquier experiencia organizativa, es una construcción social y cultural que configura un orden simbólico, unas formas de ser y actuar sobre el mundo y la realidad, es decir, otorga identidad colectiva. Como organización social acumula experiencias que permiten que las comunidades compartan y desarrollen proyectos colectivos de manera solidaria, a través de la realización de diagnósticos, elaboración de planes y proyectos para mejorar la calidad de vida de sus pobladores. Es por ello que la constitución de los sujetos como actores sociales se realiza a través de las prácticas, simbologías y discursos; éstos les confieren una manera de ser y actuar, algo que los diferencia de otros y que por esto mismo los identifica frente a otros actores y dichos sujetos sociales se construyen bajo una doble dimensión: el plano material y el cultural, que forman las dimensiones de una misma realidad24.

23

GOZALEZ, Esperanza. Manual sobre participación y organización para la gestión local. Ediciones Foro Nacional por Colombia. Cali. 1995. 24 CAMPOS, Yesid. La Ciudad Observada (violencia, cultura y política). Observatorio de cultura urbana. 1998. Pág. 38

78

TEJIENDO IDENTIDADES

“Cuando alguien, con la autoridad de un maestro, describe al mundo y tú no estás en él, hay un momento de desequilibrio síquico, como si te miraras en el espejo y no vieras nada” Adrienne Rich, Invisibility in Academe. En: Cultura y verdad. Renato Rosaldo.

4.1. ¿QUÉ ENTENDEMOS POR IDENTIDAD?

79

4.1.1. MARCO JURÍDICO Y POLÍTICO En lo referente a la identidad cultural, encontramos que esta se encuentra legalmente justificada en el artículo 70 de la constitución de 1991, en donde se garantiza el acceso de los colombianos a la cultura con igualdad de oportunidades, por medio de la enseñanza científica técnica, artística y profesional. En el artículo 71, se establece que es necesario incluir en los planes de desarrollo el fomento a las ciencias y la difusión de los valores culturales de la nación. El artículo 72, habla del Patrimonio cultural de la nación y su protección. El 82, establece que el Estado propenderá por la protección de la integridad del espacio público y por su destinación al bien general. Como se puede deducir el municipio como ente administrativo del Estado tiene como obligación jurídica emprender la formulación y puesta en ejecución de proyectos que posibiliten el rescate de la identidad, la preservación de la cultura material e inmaterial y la difusión de los valores culturales25. 4.1.2. LA IDENTIDAD: FUNDAMENTO DE LA CULTURA Y LA SOCIEDAD La identidad debe ser asumida como requisito fundamental para que el individuo se apropie del espacio, el tiempo y la cultura del contexto en que vive y crece. En este sentido, identidad y socialización del individuo van cogidas de la mano. Son varias las teorías que explican cómo el ser humano va logrando establecer su identidad en las diferentes etapas de su vida. Cooley planteó la idea del espejo de uno mismo, es decir que “la imagen que tenemos de nosotros depende de tres partes: lo que pensamos que otros ven en nosotros; como imaginamos que juzgan lo que ven; cómo nos sentimos acerca de tales jucios” 26, a medida que los niños maduran pasan mucho tiempo jugando asumiendo e imitando roles con mucha frecuencia asumen la copia de actitudes de personas importantes en sus vidas, lo
25

CÁTEDRA PARA LA CONVIVENCIA Y LA IDENTIDAD MADRILEÑA. Alcaldía Municipal de Madrid. 2006. 26 CALHOUN, Craig. Sociología. Editorial Mc Graw Hill. México, 1995, PG 120.

80

que los sociólogos definen como el otro significativo. Freud establece que la socialización del individuo está llena de conflicto entre el yo interior, las necesidades exteriores y las fuerzas de la psique de la persona, estas fuerzas son: “el ello (id), un depósito de impulsos biológicos innatos orientados a la búsqueda del placer físico; el yo (ego), la parte racional, que elige, del yo interior; y el superyó (superego), esencialmente la conciencia de una persona, que encarna los estándares morales de la sociedad”27. El contenido de estas teorías nos permiten establecer que la identidad es un proceso que se da a lo lago de la vida, pero en donde mayor impacto se logra es en las primeras etapas de su desarrollo y allí es fundamental intervenir a través de la educación en la familia, del jardín, escuela o colegio. La búsqueda, formación y reproducción de la identidad cultural, debe entenderse como una postura política e histórica que toma como ejemplo las luchas que los pueblos han tenido por acceder al disfrute estético y el goce de las riquezas materiales y culturales producidas por la humanidad. Como se deduce, estas luchas han buscado como ideal fundamental la democracia basada en el respeto y la tolerancia como prerrequisitos para la paz. En esta perspectiva, entendemos la cultura como un conjunto de símbolos, normas, lenguajes, valores y estereotipos que identifican a un grupo en un determinado territorio o formación social, en donde existe una memoria colectiva con un grado de pertenencia interiorizado por parte de los individuos que interactúan en su contexto político, económico y social. Los seres humanos viven en interacción los unos con los otros, se socializan, se forman, construyen convenciones sociales y valoraciones al interior de las relaciones. Relaciones que tienen lugar en contextos o ambientes dentro de los cuales ninguna actitud, comportamiento o intención es neutra, es obvio que están
27

CALHOUN, Craig. Sociología. Editorial Mc Graw Hill. México, 1995. PG 121 y 122.

81

dirigidas al cumplimiento de un imperativo establecido culturalmente y como individuos se identifican con los símbolos, normas, valores, lenguajes etc. del contexto en el cual desenvuelven su existencia. En este orden de ideas, definimos la identidad como la representación que una sociedad tiene de sí misma y de su pasado histórico, así como su capacidad de reconocerse en él, para proyectarse creativamente hacia el futuro, a través de unas metas compartidas. Es apenas obvio, que tan pronto una sociedad se une entorno a unos elementos culturales básicos, se identifica y genera una nueva dinámica de cooperación local, regional que permite la reconstrucción del tejido social y logra establecer una nueva ética civil, que además de la cultura de la tolerancia, la convivencia, el respeto por la diferencia y los derechos humanos y una adecuada valoración de los bienes espirituales y materiales, ofrezca la posibilidad de reconocer y recoger todas las muestras de la creatividad municipal y orientarlas al fortalecimiento de la cultura democrática. En este proceso el protagonismo central lo tiene la escuela como agente de socialización. La educación es un acto cultural por excelencia. La Ley General de Educación consagra como uno sus fines (artículo 5 de la Ley 115), la comprensión de la cultura nacional y de la diversidad étnica y cultural del país como fundamento de la unidad nacional y de su identidad; además le da prioridad al mejoramiento cultural y al fomento de las diversas expresiones culturales28.

28

CÁTEDRA PARA LA CONVIVENCIA Y LA IDENTIDAD MADRILEÑA. Alcaldía Municipal de Madrid. 2006.

82

4.2. LA IDENTIDAD CULTURAL EN EL ESPACIO ESCOLAR Con el fin estudiar la identidad de los alumnos del Colegio San Patricio se procedió a aplicar encuestas en algunos grados de primaria y secundaria. Dicha metodología buscaba definir la capacidad que posee el estudiante san patriciano de reconocerse como parte de la institución educativa mediante el conocimiento de su pasado, la vivencia de un presente y la visión o proyección de un futuro. Es decir, se trataba de medir hasta qué punto los estudiantes poseen un sentido de pertenencia definido y alrededor de qué elementos estructuran esa identidad escolar. Como se sabe la encuesta es el tipo de investigación cuantitativa más utilizado y se define como un conjunto de técnicas específicas destinadas a recoger, procesar y analizar características o variables que se dan en personas de un colectivo elegido por el investigador. Son numerosas las informaciones que se pueden recoger con la encuesta, entre ellas se destacan: características demográficas, socioeconómicas, conductas y actividades, opiniones o actitudes. En todos los casos de aplicación de la encuesta, la recolección de informaciones como las señaladas y otras se hace mediante el uso de un cuestionario que las personas contestan directamente o que responden en entrevista individual. 4.2.1. LOS NIÑOS DE PRIMARIA SE MANIFIESTAN En ese orden de ideas, el contenido de la encuesta aplicada a estudiantes del grado tercero, cuarto y quinto de primaria fue el siguiente: PROYECTO INSTITUCIONAL RESCATE, SISTEMATIZACIÓN Y DIFUSIÓN DE LA HISTORIA DEL I.E.D. SAN PATRICIO PUENTE DE PIEDRA Nombre: ________________________ Curso: _______ Edad: _____ 83

1. ¿Qué significa para ti venir al colegio? Total encuestados: 82 alumnos
40 35 30 25 20 15 10 5 0
39

12 5 2
Aprender Ser profesional
81 ; 1 % 11 ;% 34 ; %

1
Respetar

2
Apoyo

1
Buena persona Estudiar

1
Enseñar

1
Realizar cosas

2
Buenos modales

2
Conocer personas

4 1 1
Soñar

1
Alegria y felicidad

1
Oportunidad Jugar
23 ; %

1
Buena educación

1
Prosperidad

1
Comprender Futuro mejor

1
Conocimiento

1
Valores

1
NS/NR

2. ¿Cómo fue tu primer día en el colegio? Total encuestados: 72 alumnos
1% ; % ; ; % 1 34 ;2 3 11 1 ;1% % 2 3;1 ; 1% % 23 ; % ; 11 11 11 ; % %; % 57 ; % 11 ;% 9 1% ;3

Juicio

46 ; % 11 ;% 9 1% ;3

11 ;% 23 ; % 8 1% ;1

A sta o su d M yin re n u te sa te R ro a F líz e Im o n p rta te De o iv rtid

M s om n s á eo M ra illo a v so E c le te xe n A g le re D il ifíc Lg a á rim s

G lp s o e C n c a ig s o oí m o Beo un A ra a le g db E o io a te mc nn E pno stu e d

C ee h v re lin o d S rp n id o re d o M lo a E e ta u r sp c c la H rm so e o

3. ¿Te sientes bien en el colegio? ¿Por qué? Total encuestados: 43 alumnos

84

1 4 1 2 1 0 8

1 4

6 4 Cosas nuevas Por respeto Se aprende Por amigos Muy bien Me gusta Profesores Chevere

NS/NR

0

Es lindo

Ayudan

Estudio

1

Es alegre

1

1

No pelean

2

2

1

2

Es agradable

2

4

3

4

3

2

2

1

C 1

4. ¿Qué no te gusta del colegio? Total encuestados: 72 alumnos
14 12 10 8 6 4 2 0
Todo le gusta

13

7 5 3 1
Descanso corto Cancha pequeña Por la JT

8 5 3 1
Profe de Sociales Indisciplina No hay internet La tienda Las profesoras Niños pelean No hay parque

6 3 1
No hay salones Baños sucios

5

1

1
Criticas y burlas

2
Mucha exigencia

3 1
No es bonito

1
Paredes rayadas

1
Regaños

1
Restaurante Niños groseros NS/NR

5. Redacta una historia en la cual cuentes tus momentos alegres y tus momentos tristes en tu colegio. 6. Elabora un dibujo relativo al colegio.

85

4.2.2. LA IDENTIDAD INSTITUCIONAL EN LOS JÓVENES DE SECUNDARIA Para el caso del bachillerato, aplicamos una encuesta en los grados octavo, noveno, décimo y once. La estructura de dicha encuesta fue la siguiente: PROYECTO INSTITUCIONAL RESCATE, SISTEMATIZACIÓN Y DIFUSIÓN DE LA HISTORIA DEL I.E.D. SAN PATRICIO PUENTE DE PIEDRA Nombre: ________________________ Curso: _______ Edad: _____ ¡REFRESCA TU MEMORIA…! Total encuestados: 137 alumnos 1. ¿Cuánto tiempo lleva estudiando en ésta institución?
5; 4% 14; 10% 5; 4% 3; 2% 9; 7%

Meses 1 año 2 años 3 años 4 años 5 años 6 años 7 años 8 años 9 años 10 años 11 años

18; 13%

13; 9% 7; 5% 6; 4% 5; 4% 14; 10%

38; 28%

2. Enumere los cambios que ha visto en la institución a lo largo de ese tiempo

86

NS/NR

3 3 4

O tros

10 14

Disciplina mejorada Laboratorio Internet Restaurante Educación Uniforme PEI Creación bachillerato Jornada Estructura Espacios Salones A ulas mix tas Docentes

1

2 6

8 8 9

11 42 27 46 73

7

0

20

40

60

80

3. ¿En qué le ha favorecido esos cambios? ¿Han sido positivos o negativos? Explique.
Cambios Positivos Cambios Negativos Algo normal NS/NR

9; 7% 3; 2% 2; 1%

120; 90%

4. ¿Cree que la educación que ha recibido hasta hoy está al nivel de otras instituciones? Justifique su respuesta.

87

100 80 60 40 20 0 SI
19 21 2 4 91

NO

MÁS O MENOS

OTROS

NS/NR

5. ¿Qué cosas cree que le falta a la institución para ser mejor?
35 30 25 20 15 10 5 0
ve rd es R es ta ur an te La bo ra to ri o B ib lio Zo te na ca de po rt iv a Ex ig en ci a U M n ej ifo or rm es e do ce nt es n Pu Sa pi tr lo es ne s pr op io s tr os pl ia ci ó N S/ N O R

32 26 24 23 24

12 12 5 11 4 8 10 5

A m

6. ¿Por qué cree que la institución recibió el nombre de “San Patricio”?

Zo

na s

88

80 70 60 50 40 30 20 10 0

75

22
Honor a un santo Por la bocatoma

9
Fue su f undador

2

2

23
NS/NR

por un Porque le fue sacerdote asignado

7. ¿Qué elementos pueden ayudar a fortalecer la identidad con respecto a la institución y que permitan que usted se sienta parte de ella?
N R S/N O tros B da an C olaboración D ocentes R espeto A ctividades U niforme Sím bolos 0% 20% 40% 60% 80%

34 11 6 9 11 10 6 6 22
100%

8. ¿Sabe usted algo acerca del pasado de la institución o sobre su historia? Cuéntanos:

89

9; 7%

NO SI

120; 93%

4.2.3. ALGUNAS CONCLUSIONES 1. Como se puede deducir de la información recolectada con la aplicación de la encuesta, con la técnica de la observación y observación participante, existe un desconocimiento general por parte de los estudiantes en lo que tiene que ver con los principales aspectos de la historia de la institución. 2. La mayoría de estudiantes se sienten a gusto con el estado actual del colegio, pero eso no significa que posean demandas con respecto a la planta física, los docentes o el nivel de disciplina y exigencia. 3. Es cuestión de la planta docente ayudar para fortalecer la identidad y sentido de pertenencia con respecto al colegio, mediante diversas actividades a nivel de aula o en momentos de participación masiva. 4. Los niños y jóvenes san patricianos deben evitar caer en la anomia, el desarraigo y la falta de identidad con el fin de fortalecer lazos, crear redes y unir más el tejido social de la institución alrededor de un proyecto educativo viable y funcional. 5. Es fundamental diseñar y poner en práctica un PEI que sea incluyente y multicultural, para así unir a toda la comunidad educativa en torno al colegio.

90

6. En esta situación, para rescatar los valores, fundar una identidad colectiva y una fortalecer una cultura cooperativa, es necesaria la colaboración decidida de la escuela como núcleo de socialización, ya que la labor de maestros y estudiantes puede reconstruir la historia, recoger las vivencias y recuerdos que enfrentan a los individuos a la realidad actual y a partir de ahí convertir a los san patricianos en protagonistas importantes del proceso de transformación de su isntitución. 4.3. EL UNIVERSO SIMBÓLICO EN EL CONTEXTO ESCOLAR Hemos visto que la conformación de organizaciones sociales y sujetos sociales alrededor de redes de sentido común, son elementos que permiten la construcción de identidades colectivas, toda vez que dichos sujetos realizan sus aspiraciones mediante un conjunto de prácticas, simbologías y discursos diversos que sintetizan su manera de ver la realidad y atraviesan su vida cotidiana. Los sujetos sociales construyen su identidad alrededor de unas situaciones materiales y culturales específicas en las cuales intercambian un material simbólico que previamente traen consigo. La identidad colectiva se conforma pues con todos aquellos elementos heredados y construidos socialmente en medio de las experiencias y de las luchas de los grupos sociales vividas desde y en su vida cotidiana. El colegio San Patricio no es ajeno a este tipo de construcciones simbólicas de la realidad. Sus estudiantes se han reconocido como parte de un territorio y lo han resignificado a partir de sus mismas vidas e imaginarios. Sólo así tienen la sensación subjetiva de sobrevivir y estar habitando un lugar. Es por lo anterior que se hace necesario abordar el universo simbólico del colegio y especificar la manera como los sujetos y/o actores sociales construyen y elaboran la trama de su identidad a partir de símbolos, rituales, códigos, consumos e imaginarios colectivos los cuales dan sentido de pertenencia a la institución y

91

resignifican continuamente los lugares del mismo, todo ello en medio de la vida privada y semiprivada como espacios identitarios y diferenciadores del contexto escolar. 4.3.1. EL CONTEXTO POPULAR DEL ESPACIO ESCOLAR La IED San Patricio Puente de Piedra, posee las características esenciales de cualquier escenario de tipo popular ya que es un espacio social en el cual coexiste un conjunto de población muy heterogéneo, compuesto por alumnos de diversa procedencia, tanto de la misma vereda como de zonas rurales próximas y lejanas. Las características socioeconómicas también evidencian su origen popular debido a que sus familias se dedican a actividades laborales diversas y están marcados por un proceso agudo de desproletarización, exclusión y situación subordinada en las relaciones laborales. La mayoría de ellos son empleados y obreros de empresas dedicadas a múltiple actividades (comerciales, industriales, de servicios y agropecuarias). El estrato de población que es independiente laboralmente es muy reducido y su ocupación posee también un origen popular (tiendas de cerveza, líchigos, talleres, restaurantes y panaderías, etc.). De cualquier manera mantienen una posición subordinada y dependiente en el plano laboral. Así mismo, en el plano político poseen un acceso subordinado a los bienes y servicios a través de redes clientelistas desde el poder local. Ello se evidenció claramente durante el proceso de fundación del colegio ya que hubo necesidad de articularse con los entes gubernamentales y el poder político local (la JAC, Alcaldía, etc.). En el plano de lo simbólico, vemos que los estudiantes forman una red bastante amplia de sectores populares que expresan una apropiación desigual del capital cultural con mecanismos de exclusión para el acceso a los conocimientos.

92

El acceso a la cultura es bastante limitado, no existen organizaciones de tipo cultural o deportivo que jalonen procesos de apropiación simbólica y expresiva. Los estudiantes deben construir sus propios códigos de identidad alrededor de lo que ellos mismos traen y de lo van recibiendo pasivamente de su entorno, es decir, reelaboran continuamente imágenes, interpretaciones, valores y prácticas hegemónicas que son resignificadas y recreadas en matrices sociales y culturales previas. Esto crea una identidad restringida que forma lo que se llama una “comunidad de sentido” con códigos de lectura, orientaciones éticas, interpretaciones y clasificaciones de la realidad. En este sentido, la función del colegio es bastante grande si tenemos en cuenta que casi es la única institución que transmite y reproduce códigos culturales, a parte, claro está, de la familia y la Iglesia. 43.2. LA AUSENCIA DE IDENTIDAD COLECTIVA EN EL ESPACIO ESCOLAR Colegios como el San Patricio, son lugares apropiados para el desarrollo y difusión de las identidades colectivas debido al alto grado de sociabilidad ofrecido en ellos. Sin embargo, parece que en el contexto escolar san patriciano la identidad compartida es muy débil, por no decir casi inexistente. La identidad colectiva va formándose poco a poco, aunque aún falta que se concrete de manera definitiva. En un principio los futuros miembros de la comunidad escolar se aglutinaron alrededor del proyecto de fundar un colegio donde estudiar y compartir experiencias. Ya logrado dicho objetivo, el proceso identitario se muestra acéfalo y mutilado, como un rompecabezas al que le faltan partes importantes para formar la figura. Es por ello que actualmente se evidencia la falta de compromiso con el colegio y ese sentido de pertenencia por lo propio. A ello se une la ausencia de organizaciones culturales que integren a la comunidad escolar alrededor de un proyecto común donde la solidaridad mutua fortalezca las redes sociales

93

debilitadas y permitan identificar qué es lo propio y diferenciarlo de lo ajeno, para darle sentido a la comunidad. La identidad colectiva se basa en un conjunto de representaciones sociales que se comparten colectivamente y que ofrece significados los cuales dan sentido de pertenencia a sus miembros y les permite distinguirse de otras entidades colectivas. La identidad colectiva se muestra débil y poco fortalecida para resistir los embates de la anomia que actualmente azota a las comunidades sociales. Aparentemente la única construcción simbólica que permite establecer un conjunto de semejanzas y diferencias entre un “nosotros” frente a un “ellos” en el colegio es el criterio espacial, es decir, la identidad colectiva llega hasta los mismos límites del muro que separa a la institución del resto de la vereda y no trasciende más allá, no se encarna en unos imaginarios que sientan al colegio como parte del alma y la vida, es decir, hacer una misma lectura del universo simbólico que confluye en dicho territorio. Faltan estrategias que estimulen el crecimiento de esa identidad colectiva, pues ésta se nos muestra enclenque e impide la orientación de prácticas y discursos que incentiven el progreso comunitario. Por ejemplo, los estudiantes dañan y no cuidan la infraestructura escolar. La identidad colectiva, al ser una dimensión subjetiva, necesariamente interviene en los sueños y deseos de las personas, que se manifiestan en necesidades. La evocación del pasado como un hito de inicio para su propia historia, permite que la identidad colectiva no muera aunque agonice y se sacuda. Recordemos que, para su existencia, la identidad colectiva requiere de una base real compartida: una experiencia histórica, una base territorial, unas condiciones de vida similares y una pertenencia a redes sociales. Por lo tanto, fortaleciendo dichos elementos mediante estrategias de integración y comunicación, los estudiantes del San Patricio podrían llegar a formar una identidad capaz de sentirse orgullosos de pertenecer a la institución.

94

4.3.3 EL CÓDIGO CULTURAL EN EL ESPACIO ESCOLAR Ahora bien, como todo espacio popular, la IED San Patricio Puente de Piedra posee su propio rasgo de tipo cultural definido por un universo simbólico específico, el cual es alimentado y retroalimentado por unos sectores populares subalternos o habitantes populares y por la dinámica misma de la vida escolar. El estudiante del colegio es sujeto social en la medida que teje continuamente ese conjunto de tramas de significación (cultura) y reproduce, recrea y transforma las estructuras sociales de las que forma parte, es decir, a partir de su propia cultura, el alumno configura una mirada particular sobre el mundo y la realidad desde la cual los sujetos interpretan, valoran y orientan sus actuaciones y las de los demás. Pero en el desarrollo de la cultura escolar y su identidad, es significativo el hecho de que los miembros de esta comunidad posean más o menos la misma producción simbólica, es decir, aquellos soportes ideales que permiten la formación de cierta organicidad, la interpretación y/o representación del mundo y una lectura más o menos común a todos los miembros del tejido escolar y que se manifiesta en hábitos y tradiciones que identifican y permiten reconocer dichos sectores sociales. Pero para percibir y estudiar la manera en que los sujetos se apropian, intercambian y hacen una lectura de su universo simbólico, es necesario hacerlo únicamente desde su vida cotidiana, o sea, desde el discurrir día tras día con sus repeticiones, hábitos y ritmos a lo largo del tiempo. Es en la vida cotidiana y pública, en donde el estudiante interioriza la cultura popular, o sea, percibe y usa ese conjunto de representaciones socialmente compartidas, capta una forma de conocimiento socialmente elaborado y compartido orientado hacia la práctica, que contribuye a la construcción de una realidad común por parte de un conjunto social.

95

Éste universo simbólico se halla definido por las percepciones que poseen los grupos sociales respecto a su propio entorno, pero también se halla enmarcado en unos elementos definidores: ritual, consumo, imaginario, código y símbolo. Estos elementos mediatizan las relaciones y crean significados que obran como esencia de la cultura popular y no se presentan de manera separada en la vida barrial. Todos estos elementos se encuentran en continuo desarrollo y movimiento permanente, debido necesariamente a que la cultura no es estática, sino dinámica, cambia con los movimientos de la vida misma. El análisis de estos elementos culturales permiten definir las identidades, las fragmentaciones y los conflictos - reales o imaginados - que subyacen al interior del colegio en cuanto que los actores y sujetos sociales perciben de su entorno. Vamos a mirar brevemente cada uno de dichos elementos en el caso de la IED San Patricio.

Los rituales de la vida cotidiana
Los estudiantes del colegio muestran en su vida escolar cotidiana una serie

de rituales que regulan su propia vida y fijan sus significados. Los rituales se erigen como acuerdos colectivos que los individuos seleccionan o consensos generales sobre lo que ellos juzgan como valioso. En ellos son importantes toda una serie de objetos y utillaje simbólico que sirven acontecimientos de la vida. Los rituales pueden ser: de origen, corporales (habitus) y de negación (mimesis). En cuanto a los primeros podemos enumerar los siguientes: Las celebraciones patrias: el 20 de julio y el 12 de octubre, ir al desfile con Las celebraciones religiosas: dependen si la persona es católica o para darle sentido a los

*

la banda, etc. * evangélica. Ir a misa o culto, celebrar la Semana Mayor, ayunar, velar, realizar los 96

sacramentos, sacar la bandera en el día de la Virgen, asistir a las reuniones, rezar la novena de aguinaldos de manera colectiva y “vestir” el arbolito y el pesebre. * Los compromisos con el colegio: asistir a las formaciones, recordar la fecha de fundación del colegio o cuando llegó a él, solidarizarse en las actividades programadas (bazares, campeonatos deportivos, marchas, propuestas).

Los rituales corporales o de habitus pueden ser: * * * * * Levantarse y salir a estudiar todas las mañanas Tomar la ruta escolar Estar en las actividades internas de la institución El saludo diario entre los amigos Asistir a clases en el colegio Los rituales de negación o mimesis se manifiestan en: • Botar basura al piso • Agredir a los compañeros física o verbalmente • Empujar durante el descanso • Manifestar desagrado con gestos • Maltratar a los animales y plantas • Dañar la infraestructura escolar (paredes, ventanas, aulas)

El consumo cultural en el espacio escolar
El colegio San Patricio está rodeado por un espacio deprimido en donde es

poca la oferta material que asigna a sus pobladores. Las únicas zonas de alguna actividad comercial de importancia se concentra en la vía principal que va hacia La Cuesta. El consumo material y cultural es muy pobre. Es de notar que existe una falta de interés de los sectores populares en exposiciones de arte, teatro o cine,

97

pero esto no se debe sólo al débil capital simbólico con que cuentan para apreciar esos mensajes sino también a la fidelidad a los grupos en los que se insertan. Dentro de la vereda, son sus contextos familiares, de barrio y de estudio los que controlan la homogeneidad del consumo, los gustos y los gastos. En este sentido, el consumo es aquel conjunto de procesos socioculturales en que se realizan la apropiación y los usos de los productos. El uso del suelo refleja las motivaciones y orientaciones que posee el consumo en la vereda Puente de Piedra. Abundan las tiendas para beber licores, los talleres de diversa índole, los almacenes, restaurantes y panaderías. No hay casi lugares que ofrezcan servicios de entretenimiento (internet, videos, gimnasios, centros comerciales), ni mucho menos centros culturales como teatros, cines o exposiciones. Parece ser que la vereda no está pensada para que vivan niños y jóvenes, los cuales no poseen lugares de esparcimiento, a excepción del “polideportivo” (poco frecuentado sobre todo cuando avanza la tarde pues es considerado lugar peligroso), algunas tiendas de juegos electrónicos y los lugares de reunión más frecuentes (la toma frente al colegio y el romboi), son los únicos lugares de encuentro. Esa desigual participación en la estructura productiva y de la distribución y apropiación de los bienes y servicios, es otra muestra de la posición subordinada en que se encuentran los estudiantes del colegio. No se generan flujos comerciales que alienten la producción, la microempresa y los procesos productivos independientes. La mayoría de las personas buscan en otros lugares los bienes y servicios que su propia comunidad no le ofrece.

Los imaginarios de los sujetos sociales

98

Los estudiantes del colegio San Patricio también están condicionados por ideas y elementos referenciadores que expresa sus anhelos o frustraciones y que reflejan todo aquello que desean. Los imaginarios colectivos expresan identidades, utopías, sueños y derrotas entre los sujetos sociales. Pueden ser imaginarios de anhelos y de frustraciones. Entre los anhelos que expresaron más las personas entrevistadas tenemos el deseo de terminar el bachillerato. Otro imaginario es el de progresar o elevar el nivel de vida de su familia. Igualmente se refleja el deseo de luchar por un futuro más prometedor. En cuanto a las frustraciones de los estudiantes tenemos: el perder el año escolar, no poder realizar todas sus aspiraciones, estar desempleado, la pobreza material, la incertidumbre sobre el futuro y el peligro de que alguno de los suyos caiga en el vicio.

Los códigos de identificación social
Todo código es aquel que posee aquél una carga de significados

particulares según sean particulares (individuo) o colectivos (comunidad). Pueden manifestarse en ademanes, gestos, expresiones o elementos gráficos y cumplen la función de hacer más ágil la comunicación. Por lo tanto, los códigos dependen de diversos factores: género, grupo de edad, etnia, ocupación, tipo de organización, etc.

Por ejemplo, los códigos que construyen los adultos son muy diferente a los de los jóvenes. En la vereda Puente de Piedra la presencia e impacto de la juventud es muy poca, pero existen grupos de jóvenes que se identifican así mismos por códigos culturales como la música y la ropa. El lenguaje utilizado por

99

éstos también posee una connotación especial o argot, el cual es una vía de comunicación exclusiva del endogrupo.

Ni en el colegio ni en la vereda en general se nota la presencia de grupos contraculturales como barras bravas, punks o skenheads. Tampoco se ha derivado a una cultura del graffiti que exprese en los muros los códigos culturales de grupos específicos. No existen grupos sociales marginados (gamines, locos y ñeros habitantes de la calle), ni colonias de grupos minoritarios (negros o indígenas) que tengan sus propios valores y códigos que los diferencien del resto y afirmen una cultura específica reflejada en la música, el vestido, el habla o los ademanes al caminar. Igualmente no se ha comprobado la presencia de bandas juveniles ni en general agrupaciones de carácter delincuencial.

Los adultos se interlocutan entre sí con expresiones verbales como “sumercé”, “comadre”, “compadre”, etc. De todas maneras los jóvenes están influenciados por la cultura urbana debido a la cercanía a Bogotá y a otros centros urbanos. Gustan del regeton y muchos visten con descaderados y ropas amplísimas.

Los símbolos que resignifican la realidad
Todo símbolo puede ser un personaje, acontecimiento u objeto que tiene la

capacidad innata de reflejar sentimientos individuales o colectivos y de motivar niveles de sensibilidad y solidaridad hacia el entorno. En el contexto que estamos estudiando, sobresalen ciertos personajes que por su labor social han devenido a ser iconos de admiración, como por ejemplo los más viejos de la vereda, los docentes del colegio, los curas párrocos o los miembros de la policía que permanecen en la inspección. Igualmente es notoria la presencia de la toma San Patricio en el imaginario de las personas, ya que evoca un pasado casi mítico que se confunde con la leyenda. 100

Sobre los acontecimientos que se constituyan en símbolos, es poco lo que se ve. Se nota la ausencia de un mito fundacional que resignifique y una el pasado con el presente. Casi nadie celebra el día de la vereda o del colegio y la carencia de objetos que representen al contexto impide que se fortalezca una gama de símbolos significativos y duraderos que permitan aglomerar a los habitantes en su derredor. Sin embargo, existen territorios que sí se han convertido en símbolos capaces de generar motivaciones. Por ejemplo, el frente del colegio donde está el puente de pierda sobre la toma, la esquina del romboi o la zona del polideportivo. Son lugares de reunión frecuente e integración. Pero aparte de ellos también hay otros lugares de reunión como el salón comunal, la parroquia, el colegio, etc. En cuanto a los objetos de consumo público se observa mucho el uso de pulseras, collares, brazaletes, escapularios, anillos y piercings en el cuerpo. Ese decorado corporal se complementa a veces con tatuajes (sobre todo en las niñas que se imprimen en la mano o las piernas el nombre del novio). Igualmente es usual ver aplicaciones con el escudo favorito del equipo de fútbol. 4.4. LOS ELEMENTOS IDENTITARIOS DE LA IED SAN PATRICIO PUENTE DE PIEDRA Debido a las características culturales anotadas anteriormente, se hace urgente idear estrategias mediante las cuales los estudiantes del colegio San Patricio se sientan identificados con los iconos y las representaciones que se derivan de la institución educativa. La pertenencia o no a un grupo determinado está supeditada al grado de identificación que se siente con respecto a dicho espacio o contexto. Y para

101

generar identidad colectiva, es menester que los estudiantes formen hábitos de empatía con respecto a los símbolos escolares. El Colegio San Patricio posee una serie de íconos que lo diferencian y lo identifican como institución. El escudo es quizá el más antiguo de ellos. Su forma circular mantiene dentro de sí una antorcha que simboliza la victoria, sobre un libro abierto, signo del estudio y el puente de piedra debajo del cual corren las aguas de la toma San Patricio. Alrededor está el nombre de la institución y el lema “Virtud, Ciencia y Trabajo”. Como no existía ni bandera ni himno, en el año 2006 el Departamento de Ciencias Sociales impulsó, mediante participación colectiva y abierta, a todos los miembros de la comunidad educativa, para que participaran en un concurso con el fin de escoger el mejor himno y la mejor bandera. En dicho proceso fue importante la colaboración del rector Rafael, la coordinadora Yolanda, los profesores del área de Sociales Marcos, María Victoria y Alejandro, así como la personera Nora Esperanza Arias. Luego de establecer fechas claras para la recepción de las banderas y los himnos, se dispuso a escoger los mejores modelos de banderas y los mejores himnos redactados. En cuanto a la escogencia del himno fue de vital importancia la ayuda de la profesora Irma Velandia, del área de Español. La bandera ganadora quedó identificada de la siguiente forma: está conformada por tres franjas de diferente color. Los colores verde biche y azul cielo están separados por una franja blanca que está ubicada diagonalmente y en medio de las dos anteriores. En medio de la franja blanca se ubica el escudo del colegio, descrito anteriormente. Estas franjas están, como ya se dijo, distribuidas en forma diagonal y de izquierda a derecha son las siguientes:

102

Franja verde: ubicada en la parte superior izquierda. Su color representa la

naturaleza que nos rodea y la esperanza que posee la comunidad educativa en su búsqueda de los valores humanos que trascienden en los hombres del mañana. • Franja blanca: es la segunda y ella refleja la nobleza y la paz en la sana convivencia del establecimiento y sus jóvenes y niños por alcanzar grandes ideales y nobles metas, forjando de esa manera una sociedad mejor. En el centro de esta franja aparece el escudo y alrededor de éste seis astromelias amarillas que simbolizan cada una de las sedes rurales que integran nuestra institución. El color amarillo de estas flores es porque en ellas se refleja nuestra niñez que alimenta y sostiene al colegio. • Franja azul: es la tercera y última, ubicada en el extremo inferior derecho, su color represente la bocatoma que dio origen al nombre de San Patricio, al igual que el claro y transparente propósito que une a la comunidad perteneciente al colegio, en el camino de la excelencia, el saber y el compartir. El diseño de la bandera fue creación de dos estudiantes: Clara Serrano Patiño del grado once y Luis Alberto Montaña del grado 801. Ellos dieron la estructura de la bandera, aunque también hubo otros estudiantes que aportaron su conocimiento en dar el sentido y explicación de los colores. En cuanto al himno de la institución, el concurso fue muy similar al de la bandera y se escogió una bella letra que más bien fue el compendio de muchas estrofas sacadas de diferentes propuestas. Igualmente merece la pena destacar que la efigie de San Patricio debe ser constituida en un icono que identifique nuestra institución. Al igual que su legado, expresado en tres grandes valores: humildad, amabilidad y perseverancia. La oración a San Patricio es también una bella poesía que ojala se recite en las actividades especiales. Los estudiantes pueden consultar la vida y obra de San Patricio para ser presentada o representada en momentos especiales como el día del colegio, que es el 3 de noviembre ya institucionalizado.

103

A continuación presentamos los símbolos institucionales, los cuales deben tejer los imaginarios colectivos de los estudiantes san patricianos.

SAN PATRICIO

104

“Yo era como una piedra en una profunda mina, y aquél que es poderoso vino, y en su misericordia, me levantó y me puso sobre una pared”

105

ESCUDO DEL COLEGIO

106

ORACIÓN A SAN PATRICIO Señor, tú enviaste a San Patricio a predicar tu gloria entre los irlandeses. A través de sus méritos e intercesión concédenos que, nosotros que tenemos el honor de ser llamados cristianos, podamos proclamar constantemente tus maravillosos designios hacia el hombre. Amén. HIMNO DE LA IED SAN PATRICIO PUENTE DE PIEDRA CORO Virtud, Ciencia y Trabajo es el lema, Con amor nos conduce al deber, La labor y el respeto, una siembra, Para un día alcanzar el saber. 1 San Patricio, colegio querido, Eres cuna de luz y saber, En tus aulas florece sapiencia, Y en las mentes se ve el renacer. 2 Dios bendiga este claustro sagrado, Le proteja su luz celestial, San Patricio, apóstol cristiano, Nos dejó la virtud de humildad. 3 Compañeros alegres cantemos, Entonemos un himno de amor, Al Colegio, la Patria y la Vida, Con esmero, estudio y valor. 4 Juventudes buscad la excelencia, Con esfuerzo, ilusión y verdad, Los maestros ejemplos vivientes, Sus saberes hoy quieren dejar. 5. San Patricio, una piedra en la mina, Que Dios quiso su amor bendecir, Son sus pasos la guía en la vida, Que nosotros debemos seguir.

107

EPÍLOGO

Hemos recorrido el camino del reconocimiento de un contexto escolar específico: la IED San Patricio Puente de Piedra. Conocimos su historia, ubicación espacial, problemas remotos y recientes, conflictos y formas de resolución y su estructura cultural y de identidad popular. A largo del informe surgieron implícitamente conclusiones que ahora vamos a resumir en unos puntos concretos que la presente investigación evidenció: • En el colegio coexisten algunos problemas que impiden la consolidación de una identidad más fuerte y que produce el debilitamiento de las redes sociales. La ausencia de símbolos, códigos e imaginarios que permitan una identificación con la institución no permite la consolidación de la comunidad educativa en torno a unos objetivos comunes.

108

• Un alto porcentaje de la población estudiantil no logra involucrarse en los mecanismos de participación institucional y no existen, en muchos casos, unos canales que unan al colegio con la comunidad veredal. Es decir, falta fortalecer la proyección institucional. • Se nota rasgos de indiferencia y poco sentido de pertenencia en muchos de los alumnos del colegio por el espacio inmediato en el que viven y se desenvuelven. No obstante, muchos otros mantienen el apego por los logros alcanzados hasta ahora.

• Se nota la ausencia de mitos fundacionales que aglomeren a su alrededor los imaginarios de los estudiantes que constituyen la comunidad escolar. Para ello es fundamental que los docentes trabajen en torno a la aplicación de estregáis pedagógicas con el fin de que los estudiantes vivan y amen verdaderamente su entorno educativo. En este sentido, el rescate de la historia y el respeto hacia los símbolos es básico. • La IED San Patricio Puente de Piedra posee una historia rica en anécdotas,

luchas y valores que son dignos de rescatar, sistematizar y difundir entre todos los miembros de la comunidad escolar. • La vereda Puente de Piedra constituye un territorio popular, subalterno en los aspectos político, económico y cultural, fragmentado y muy heterogéneo en su identidad colectiva y signada por rituales, consumos, códigos, símbolos e imaginarios que definen la naturaleza y características de sus habitantes. Ese contexto espacial es importante tenerlo en cuenta a la hora de definir las características de la población estudiantil.

109

• La presencia de la bocatoma y el puente de piedra le dad al colegio una connotación especial debido a que se constituyen en elementos identificadores del mismo. • La aparición de colegio San Patricio responde a un proceso bien definido en el cual se quiso satisfacer una demanda en cuanto a educación en el sector y la importancia de poseer una institución educativa pública para el beneficio de la localidad. En dicho proceso surgieron actores sociales que dinamizaron recursos y energías para llegar a dicho objetivo.

“Cuando

BIBLIOGRAFÍA

110

• ALCALDÍA MAYOR DE SANTAFÉ DE BOGOTÁ D.C. Manual de formulación y Gestión de Proyectos.

• BARBERO, Jesús Martín y LÓPEZ DE LA ROCHE, Fabio (Editores). Cultura,
Medios y Sociedad. CES. UN. Bogotá, 1998.

• BRIONES, Guillermo. La formulación de problemas de investigación social.
Bogotá, 1980.

• CALHOUN, Craig. Sociología. Editorial Mc Graw Hill. México, 1995 • CAMPOS, Yesid. La Ciudad Observada (violencia, cultura y política).
Observatorio de cultura urbana. 1998.

• CHAPARRO Valderrama, Jairo. Los Mapas Culturales, una herramienta para la

gestión local. En: Cultura, Medios y Sociedad. Jesús Martín Barbero y Fabio López de la Roche (eds). Ces/UN. Bogotá, 1998.

• CÁTEDRA PARA LA CONVIVENCIA Y LA IDENTIDAD MADRILEÑA. Alcaldía
Municipal de Madrid. 2006.

• DIAGNÓSTICOS LOCALES CON PARTICIPACIÓN SOCIAL. Secretaría de
Salud. 1998. • GALINDO CÁCERES, Luis Jesús. Técnicas de investigación en sociedad, cultura y comunicación. Editorial Pearson. 1998. • FILODEHAMBRE. Una experiencia popular de innovación educativa. Colectivo de educadores. Escuela Popular Claretiana. 1987.

• GARCÍA CANCLINI, Néstor. Consumidores y Ciudadanos. Conflictos
multiculturales de la globalización. Grijalbo. 1995.

• GOZALEZ, Esperanza. Manual sobre participación y organización para la
gestión local. Ediciones Foro Nacional por Colombia. Cali. 1995.

• JARAMILLO, Jaime Eduardo. Formas de sociabilidad y construcción de
identidades en el campo urbano - popular. En: Cultura, Medios y Sociedad. Jesús Martín Barbero y Fabio López de La Roche (eds). Ces/UN. Bogotá, 1998.

• JIMÉNEZ, Gilberto. Materiales para una teoría de las identidades sociales. En:
Frontera Norte. Vol. 9. N°18. Julio-diciembre de 1997

111

• LOMRITZ, Larisa. Cultura política, una visión antropológica. En: Debates de
sociología. N°20-21. 1996.

• MONTAÑEZ, Gustavo. Geografía y Medio Ambiente: enfoques y perspectivas.
Bogotá. Ediciones Universidad La Sabana. 1997

• PANFICHI, H Aldo. Del vecindario a las redes sociales. Cambio y perspectivas
en la sociología urbana. En: Debates de sociología. N° 20-21. 1996.

• TORRES CARRILLO, Alfonso. Estudios sobre pobladores urbanos en

Colombia. Revista Maguare. Bogotá, V.8 - Nº 9 - Año 1993. _________________________. Identidades barriales y subjetividades colectivas en Santa Fe de Bogotá. Revista Folios. Nº 10. Este mismo documento aparece en el libro “El Barrio: fragmento de ciudad II” bajo el título: “Barrios Populares e Identidades Colectivas” _________________________. Historia, culturas populares y vida cotidiana. Revista Folios. Bogotá. Nº 2. Año 1991 (enero - junio). _________________________.Estrategias y técnicas de investigación cualitativa. UNISUR. Bogotá, 1996. _________________________.Enfoques cualitativos y participativos en investigación social. UNISUR. Bogotá, 1996. _________________________. La ciudad en la sombra. CINEP. Bogotá. 1993. • VEGA CANTOR, Renán. Historia: Conocimiento y Enseñanza. La Cultura popular y la Historia Oral en el Medio Escolar. Editorial Antropos. 1998. __________________________. ¡Déjenos hablar! Profesores y estudiantes tejen historias orales en el espacio escolar. Ediciones Tamara. 1999.

112

113

ANEXOS

114

115

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful