PRESENTACIÓN

La cantidad de personas que salen de su lugar de origen en busca de mejores alternativas de vida es cada vez más grande. Son diferentes las razones por las que deciden dejar su pueblo y su familia para irse a trabajar a otros pueblos, ciudades e incluso, a otros países. La migración en México es un problema de difícil solución. Sin duda la mayor riqueza de un pueblo es su gente y cuando se van limitan las posibilidades de desarrollo, pero al mismo tiempo hay mucha gente que no encuentra otra opción para sobrevivir que salir de su lugar de origen. Antes de tomar la decisión de salir del pueblo, es importante que los trabajadores busquen otras alternativas para conseguir

ingresos; si esto no es posible, hay que valorar los riesgos y beneficios de la migración En este folleto se presenta la historia de un campesino migrante, así como información sobre las características y problemas de la migración en México. Lo que aquí se explica, junto con las preguntas que se encuentran a lo largo del texto, pretenden propiciar la reflexión y el análisis en torno a este tema.

CÓMO ME PUDO DEJARLOS

Cómo me pudo dejarlos en el rancho tan solitos, mi vieja, mis muchachitos deveras voy a extrañarlos. Viendo que otra vez, este año no pintaba ni tantito al ver triste mi maicito y al cielo como un regaño escupí, saque mi paño y dije al mirarlos: los bueyes hay que entregarlos; lejos ladraban los perros mi solarcito, mis cerros cómo me pudo dejarlos.

Llegué a la casa y le dije a mi mujer: yo creo que hay que irle pensando la milpa se está secando ya son puros pavilitos no va a haber ni molonquitos yo creo, me voy a tener que ausentar y no los quiero dejar en el rancho tan solitos.

5

Dijo ella, resueltamente: un mes o el tiempo que dures por los niños no te apures, yo aquí me quedo al pendiente miro al de pecho sonriente oígo a los más grundecitos; y en sus juegos y en sus gritos, hay algo que me traspasa, me puede dejar la casa mi vieja, mis muchachitos. Qué bulla y cómo calilla pienso en mis hijos ahorita con la mirada marchita me pego a la ventanilla. Es domingo y fui a la Villa pero no puedo olvidarlos, ¿cuándo volveré a mirarlos?, a alisarles el cabello tan lejos de todo aquello deveras voy a extrañarlos.

Guillermo

Velázquez

6

LA MIGRACIÓN 94
Cuando se habla de migración la gente se imagina a las aves que viajan de un lugar a otro en busca de alimento, de mejor clima o de un lugar para anidar y tener sus crías.

00380

Pero la migración también se da entre los seres humanos y se define como el cambio del lugar de residencia de una persona o de un grupo en forma temporal o permanente. La su va su migración es temporal cuando el trabajador sale temprano de casa y regresa muy tarde, sólo a dormir. También cuando se por varios días pero regresa sábado y domingo a convivir con familia.

Se dice que la migración es permanente cuando los trabajadores se van definitivamente a vivir a otros lugares y sólo regresan a su pueblo en días festivos o en vacaciones. Cuando las personas salen de su pueblo hacia otros estados de la República se les llama migrantes internos, pero cuando se van a otros países se les conoce como migrantes externos.
7 7

POR QUÉ LA GENTE ABANDONA SU LUGAR DE ORIGEN

Desde hace varios años se ha agravado el problema de la migración de campesinos e indígenas hacia regiones demandantes de mano de obra como son las grandes ciudades y los campos agrícolas que cuentan con sistemas de riego y tecnología moderna. En sus lugares de origen, estas personas tienen normalmente como ocupación principal la producción agrícola y artesanal empleando técnicas tradicionales de cultivo, pero como cuentan con poca tierra y de temporal se enfrentan a diversos problemas: falta de apoyo económico, agotamiento de la tierra y, por lo tanto, bajo rendimiento en la producción. A veces el salario que obtienen de su trabajo no alcanza ni para cubrir las necesidades básicas de la familia, por lo que tienen que trabajar para otras personas como peones o jornaleros, sin la posibilidad de decidir sobre el objeto y fin de su trabajo.

Cuando no pueden emplearse en su pueblo se ven en la necesidad de buscar trabajo en otros pueblos, en otros estados de la República e, incluso, en otros países. La mayoría de los migrantes se van en busca de mejores ingresos que les permita satisfacer las necesidades de su familia y ofrecer un futuro mejor a sus hijos.

Para lograrlo sacrifican muchas cosas importantes como son la convivencia con la familia y los amigos, y sus costumbres y tradiciones entre otros aspectos. A la larga no se sabe si estos sacrificios se compensan con el dinero que reciben. De casi todos los estados de la República la gente emigra a las zonas agrícolas más ricas, así como a las principales ciudades de México y de Estados Unidos. Pero es principalmente de los estados de Michoacán, Oaxaca, Guerrero, Zacatecas, Tamaulipas, Durango y Guanajuato en los que se registra mayor número de personas que salen temporal o definitivamente de su lugar de origen.
9

QUIÉNES

SE VAN

Generalmente los migrantes son gente joven, en plena edad productiva: emprendedores, fuertes, vigorosos y con gran capacidad de resistencia para trabajar en condiciones difíciles. Entre los migrantes se pueden encontrar hombres y mujeres solteros, parejas sin hijos y familias con hijos pequeños. También se puede encontrar, aunque es menos frecuente, a hombres y mujeres maduros o viejos pero aún sanos y fuertes. Los hombres son contratados para trabajos muy pesados como la cosecha de la caña de azúcar, o la construcción de casas y edificios. Para algunas actividades agrícolas como la cosecha de uva y algodón se prefiere la mano de obra de mujeres y niños, y para el trabajo doméstico y de maquila se contrata a mujeres jóvenes y fuertes.

- ¿En su comunidad la gente acostumbra irse a trabajar a otras partes? - ¿A que lugares se van con más frecuencia? - ¿Cómo les ha ido en otros lugares? ¿Ganan más dinero? - ¿Por qué han decidido irse a trabajar a otro lado? - ¿En qué condiciones regresan los trabajadores?
10

LAS CONDICIONES DE TRABAJO DE LOS MIGRANTES

Cuando una persona se ve orillada a salir de su pueblo en busca de trabajo, recurre a familiares o amigos que se han ido antes que ella, ya que es casi seguro que le ayudarán a conseguir trabajo y le proporcionen alimentación y alojamiento mientras empieza a ganar dinero. Debido a esta situación, es frecuente encontrar en las ciudades o en las regiones agrícolas grupos de personas provenientes del mismo pueblo, que se ayudan para salir adelante y para conservar las costumbres de su lugar de origen.

También ocurre que los migrantes son contratados en su lugar de origen por intermediarios o enganchadores que representan a los dueños de grandes fincas. Para comprometerlos les dan un pequeño anticipo de su salario y los llevan hasta el lugar de trabajo. Estos intermediarios reciben una comisión por cada peón o jornalero enganchado.

12

Por otro lado, si las condiciones de pobreza son extremas, las personas se arriesgan a salir de su pueblo aunque no tengan conocidos en el lugar al que se dirigen, ni la seguridad de conseguir trabajo, alojamiento y alimentación.
EL TRABAJO EN LOS CAMPOS AGRÍCOLAS

A los campos agrícolas llegan, en ciertas temporadas, numerosos grupos de personas para emplearse como peones o jornaleros. El salario que reciben es muy bajo, apenas les permite cubrir sus necesidades básicas, por eso es frecuente que toda la familia se emplee en la finca. El trabajo de los jornaleros es a destajo, es decir, se les paga por la tarea realizada y no por el tiempo dedicado a ella, es por esto que trabajan largas jornadas hasta quedar exhaustos. La vida de estos trabajadores es muy difícil, habitan en lugares que carecen de servicios de luz, agua, drenaje. Muchas veces tienen que dormir en galerones, lotes baldíos o en la calle, y su alimentación es deficiente.

13

Generalmente carecen de servicios de salud, de seguridad en el trabajo y de otras garantías que marca la Ley Federal del Trabajo, además constantemente están expuestos a accidentes y abusos de todo tipo.
EL TRABAJO EN LA CIUDAD

Para los trabajadores que llegan del campo a las grandes ciudades, les es muy difícil conseguir empleo pues la mayoría de las veces no están preparados para realizar algunas de las actividades que se requieren en esos lugares. Por eso se ven obligados a realizar cualquier tipo de trabajo provisional como vendedor ambulante, cargador, machetero, lavacoches, etcétera. En algunos casos, al no tener ninguna opción laboral se dedican a pedir limosna.

Los migrantes generalmente viven en barrios ubicados en las orillas de las ciudades en donde no se tienen servicios públicos.
14

EL TRABAJO EN OTROS PAÍSES

Los migrantes externos se van principalmente al país vecino del norte, los Estados Unidos. Como la mayoría de estas personas no cuentan con la documentación necesaria para trabajar legalmente en otro país tienen que cruzar la frontera ilegalmente. En las ciudades fronterizas es común encontrarse con personas conocidas como “polleros” que ayudan a los trabajadores a pasar ilegalmente la frontera a cambio de cierta cantidad de dinero. Con mucha frecuencia los “polleros” engañan a la gente o la ponen en peligro de perder la vida ya que la policía de Estados Unidos cuenta con sistemas de seguridad para detectar a los ilegales y regresarlos a su país de origen. Cuando los migrantes ilegales logran cruzar la frontera llegan dispuestos a realizar cualquier trabajo que la gente de ese lugar no quiere hacer por considerarlo denigrante, demasiado pesado o porque cobrarían mucho más por hacerlo. Los patrones prefieren contratar ilegales, porque al pagarles menos que a un ciudadano norteamericano, les queda más ganancia.

15

Estos trabajadores frecuentemente son víctimas de abusos, robos y hasta asesinatos, pues no cuentan con ninguna garantía personal, ni como trabajadores.

Además, se enfrentan a un idioma y costumbres muy diferentes a las suyas y, aunque ganan más dinero que lo que ganarían en México por el mismo trabajo, tienen que gastar más para obtener alimento, alojamiento, ropa y otras cosas.

Las personas que no han podido pasar a Estados Unidos, mientras tanto, se emplean en las maquiladoras ubicadas en la zonas fronterizas ganando salarios bajos y viviendo en condiciones difíciles.
16

La inseguridad en el trabajo y los abusos de que son objeto los migrantes pueden ser, en alguna medida, contrarrestados a través de la organización y del conocimiento y estudio de sus derechos y obligaciones como ciudadanos, como trabajadores y como extranjeros en el caso de encontrarse en otro país. Existen diversas experiencias que muestran que es posible la organización de los migrantes para luchar por mejores condiciones de trabajo y de vida. Una de ellas es la de los trabajadores mexicanos que se han quedado a vivir en Estados Unidos; han formado una nueva comunidad, la de los “chicanos” que de generación en generación han luchado por un espacio y por tener voz y capacidad de decisión en ese nuevo país de residencia.

- ¿Cómo son tratados en las ciudades los trabajadores que vienen del campo? - ¿Cómo pueden organizarse los migrantes para defender sus derechos como trabajadores? - ¿Conocen o han oído hablar de alguna organización de mexicanos en Estados Unidos? - ¿A qué otros problemas se enfrenta un trabajador mexicano en Estados Unidos?
-

¿Qué puede hacer un trabajador ilegal cuando es víctima de abusos en otro país?

17

LAS CONDICIONES DE TRABAJO DE LOS MIGRANTES

Cuando una persona se ve orillada a salir de su pueblo en busca de trabajo, recurre a familiares o amigos que se han ido antes que ella, ya que es casi seguro que le ayudarán a conseguir trabajo y le proporcionen alimentación y alojamiento mientras empieza a ganar dinero. Debido a esta situación, es frecuente encontrar en las ciudades o en las regiones agrícolas grupos de personas provenientes del mismo pueblo, que se ayudan para salir adelante y para conservar las costumbres de su lugar de origen.

También ocurre que los migrantes son contratados en su lugar de origen por intermediarios o enganchadores que representan a los dueños de grandes fincas. Para comprometerlos les dan un pequeño anticipo de su salario y los llevan hasta el lugar de trabajo. Estos intermediarios reciben una comisión por cada peón o jornalero enganchado.

12

Por otro lado, si las condiciones de pobreza son extremas, las personas se arriesgan a salir de su pueblo aunque no tengan conocidos en el lugar al que se dirigen, ni la seguridad de conseguir trabajo, alojamiento y alimentación.
EL TRABAJO EN LOS CAMPOS AGRÍCOLAS

A los campos agrícolas llegan, en ciertas temporadas, numerosos grupos de personas para emplearse como peones o jornaleros. El salario que reciben es muy bajo, apenas les permite cubrir sus necesidades básicas, por eso es frecuente que toda la familia se emplee en la finca. El trabajo de los jornaleros es a destajo, es decir, se les paga por la tarea realizada y no por el tiempo dedicado a ella, es por esto que trabajan largas jornadas hasta quedar exhaustos. La vida de estos trabajadores es muy difícil, habitan en lugares que carecen de servicios de luz, agua, drenaje. Muchas veces tienen que dormir en galerones, lotes baldíos o en la calle, y su alimentación es deficiente.

13

Generalmente carecen de servicios de salud, de seguridad en el trabajo y de otras garantías que marca la Ley Federal del Trabajo, además constantemente están expuestos a accidentes y abusos de todo tipo.
EL TRABAJO EN LA CIUDAD

Para los trabajadores que llegan del campo a las grandes ciudades, les es muy difícil conseguir empleo pues la mayoría de las veces no están preparados para realizar algunas de las actividades que se requieren en esos lugares. Por eso se ven obligados a realizar cualquier tipo de trabajo provisional como vendedor ambulante, cargador, machetero, lavacoches, etcétera. En algunos casos, al no tener ninguna opción laboral se dedican a pedir limosna.

Los migrantes generalmente viven en barrios ubicados en las orillas de las ciudades en donde no se tienen servicios públicos.
14

EL TRABAJO EN OTROS PAÍSES

Los migrantes externos se van principalmente al país vecino del norte, los Estados Unidos. Como la mayoría de estas personas no cuentan con la documentación necesaria para trabajar legalmente en otro país tienen que cruzar la frontera ilegalmente. En las ciudades fronterizas es común encontrarse con personas conocidas como “polleros” que ayudan a los trabajadores a pasar ilegalmente la frontera a cambio de cierta cantidad de dinero. Con mucha frecuencia los “polleros” engañan a la gente o la ponen en peligro de perder la vida ya que la policía de Estados Unidos cuenta con sistemas de seguridad para detectar a los ilegales y regresarlos a su país de origen. Cuando los migrantes ilegales logran cruzar la frontera llegan dispuestos a realizar cualquier trabajo que la gente de ese lugar no quiere hacer por considerarlo denigrante, demasiado pesado o porque cobrarían mucho más por hacerlo. Los patrones prefieren contratar ilegales, porque al pagarles menos que a un ciudadano norteamericano, les queda más ganancia.

15

Estos trabajadores frecuentemente son víctimas de abusos, robos y hasta asesinatos, pues no cuentan con ninguna garantía personal, ni como trabajadores.

Además, se enfrentan a un idioma y costumbres muy diferentes a las suyas y, aunque ganan más dinero que lo que ganarían en México por el mismo trabajo, tienen que gastar más para obtener alimento, alojamiento, ropa y otras cosas.

Las personas que no han podido pasar a Estados Unidos, mientras tanto, se emplean en las maquiladoras ubicadas en la zonas fronterizas ganando salarios bajos y viviendo en condiciones difíciles.
16

La inseguridad en el trabajo y los abusos de que son objeto los migrantes pueden ser, en alguna medida, contrarrestados a través de la organización y del conocimiento y estudio de sus derechos y obligaciones como ciudadanos, como trabajadores y como extranjeros en el caso de encontrarse en otro país. Existen diversas experiencias que muestran que es posible la organización de los migrantes para luchar por mejores condiciones de trabajo y de vida. Una de ellas es la de los trabajadores mexicanos que se han quedado a vivir en Estados Unidos; han formado una nueva comunidad, la de los “chicanos” que de generación en generación han luchado por un espacio y por tener voz y capacidad de decisión en ese nuevo país de residencia.

- ¿Cómo son tratados en las ciudades los trabajadores que vienen del campo? - ¿Cómo pueden organizarse los migrantes para defender sus derechos como trabajadores? - ¿Conocen o han oído hablar de alguna organización de mexicanos en Estados Unidos? - ¿A qué otros problemas se enfrenta un trabajador mexicano en Estados Unidos?
-

¿Qué puede hacer un trabajador ilegal cuando es víctima de abusos en otro país?

17

QUÉ PASA CON LOS QUE SE QUEDAN

Hasta aquí se han descrito algunas de las situaciones por las que pasan los migrantes, pero también es necesario detenerse a pensar ¿qué pasa con la familia que se queda en el pueblo?; cuando se posee tierra ¿quién la trabaja?; cuando regresan ¿invierten su dinero en el pueblo? Quizá el costo más alto de la migración es el de la desintegración familiar, pues es frecuente que el hombre salga en busca de trabajo dejando a esposa e hijos en e l pueblo. En muchas ocasiones y por diversas razones, los migrantes se ven imposibilitados para enviar dinero periódicamente a la familia, esto hace que la mujer tenga que ponerse a trabajar para mantener a los hijos mientras el hombre regresa a casa. A veces, cuando se tienen tierras, las mujeres, los niños y los ancianos se dedican a sembrarlas; sin embargo, es frecuente verlas abandonadas por falta de dinero para comprar semilla, instrumentos de trabajo y otros insumos necesarios para hacerla producir.
18

Hay algunas comunidades que la mayor parte del año están pobladas únicamente por mujeres, niños y hombres de edad avanzada ya que la mayoría de los jóvenes se van a trabajar a otros lugares. Se ha observado que cuando crecen los niños de estas comunidades, deciden, al igual que sus padres, emigrar en busca de trabajo.

19

PARA SEGUIR APRENDIENDO

Para aprender más sobre el trabajo le sugerimos leer otros folletos de la serie Reuniones de análisis sobre el trabajo y aprovechar los servicios que ofrece el INEA. Al estudiar la primaria y secundaria, además de mejorar su conocimiento de las matemáticas y de nuestro idioma, puede analizar y platicar con otras personas sobre la familia, la comunidad y el trabajo. En los Centros de Educación Comunitaria, Centros Urbanos de Educación Permanente y en Los Campamentos de Educación y Recreación encontrará alternativas de capacitación para el trabajo, de recreación y culturales que le pueden ayudar a mejorar su vida cotidiana. ¡Recuerde que nunca es tarde para aprender!

20