You are on page 1of 83

1

SISTEMA DE APRENDIZAJE AUTOGESTIONADO ASISTIDO

ELPRESENTE MATERIAL SE ENCUENTRA EN PROCESO DE EVALUACIÓN


FORMATIVA , AGRADECEMOS COMENTARIOS U OBSERVACIONES QUE PERMITAN
LA OPTIMIZACIÓN DEL MISMO

Todos los derechos reservados.


Sólo se admitirá la reproducción total o parcial de este material didáctico con fines exclusivamente
instruccionales y no comerciales.

2007 Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada Bolivariana (UNEFA)

Av. La Estancia con Av. Caracas y Calle Holanda frente al Edificio Banaven (Cubo Negro), Chuao.
Código Postal 1061
Caracas, Venezuela
http://www.aaa.unefa.edu.ve

PRODUCCIÓN GRÁFICA E IMPRESIÓN


(NOMBRE DE LAS EMPRESAS)

2
ÍNDICE DE CONTENIDO

TÓPICO PÁGINA
INTRODUCCIÓN 4

UNIDAD 1: Manejo personal para un aprendizaje efectivo 5

Lectura Nº 1: Auto-concepto, autoestima y comunicación 5

Lectura Nº 2: Propósito, misión y visión de un plan de vida 11

Lectura Nº 3: Gerencia de la vida. Capítulo II 14

Lectura Nº 4: Tus valores 21

Lectura Nº 5: Motivación al logro 23

Lectura Nº 6: Necesidades del ser humano 24

Lectura Nº 7: La inteligencia emocional en la práctica 27

UNIDAD 2: Preparación para el proceso de aprendizaje 30

Lectura Nº 8: Conductas inteligentes 30

Lectura Nº 9: Estilos de aprendizajes 37

Lectura Nº 10: ¿Qué implica aprender? 45

UNIDAD 3: Construcción del Aprendizaje 57

Lectura Nº 11: Procesos cognitivos básicos 57

Lectura Nº 12: Procesos cognitivos básicos 58

Lectura Nº 13: Metacognición 68

Lectura Nº 14: El mapa mental como herramienta de 71


aprendizaje

BIBLIOGRAFÍA 82

3
INTRODUCCIÓN

¡Bienvenido a la Selección de Lecturas


de la Asignatura Autogestión del Aprendizaje!

Este compendio de lecturas constituye un soporte informativo básico que te facilitará el


logro de los objetivos de aprendizaje de esta asignatura. Las lecturas han sido
seleccionadas considerando, entre otros criterios, los siguientes: claridad, sencillez,
extensión, vigencia y pertinencia con relación a los objetivos de aprendizaje formulados
para esta asignatura.
Cada lectura ha sido identificada numéricamente, en atención al orden en el cual éstas
deberán ser abordadas durante el proceso de aprendizaje, lo cual se te señala en la Guía
Didáctica de la asignatura.

En atención a la temática de la asignatura, y con fines


exclusivamente didácticos, la Selección de Lecturas se
dividió en dos partes, a saber, una para el Módulo I
correspondientes a Autogestión Efectiva y Exitosa y un
segundo módulo cuya temática está relacionada con los
Procesos Cognitivos Superiores.
Recuerda que la información propuesta en las diversas
lecturas es el mínimo requerido para que logres alcanzar
tu objetivo de aprendizaje; quedará de tu parte la
búsqueda de información complementaria o la
profundización en los diferentes temas tratados en cada
una de ellas. En caso de dudas, puedes acudir al
docente/tutor(a) de la asignatura designado en tu Núcleo
de adscripción. Recuerda que el aprendizaje es
permanente y se extiende durante toda tu vida. ¡Investiga!

¡Aprovechamos para darte la más cordial bienvenida al


Sistema de Aprendizaje Autogestionado Asistido!

4
AUTOGESTIÓN DEL APRENDIZAJE

UNIDAD 1
MANEJO PERSONAL PARA UN APRENDIZAJE EFECTIVO

LECTURA Nº1: AUTOCONCEPTO, AUTOESTIMA


Y COMUNICACIÓN

Tomado con fines instruccionales:


Couret, M (2006). Autoconcepto,
autoestima y comunicación. Articulo no
publicado. Caracas.

El autoconocimiento es vital para el desarrollo personal, es un proceso reflexivo a través


del cual las personas adquieren noción sobre sus características. En otras palabras, es el
conocimiento propio y supone la madurez de conocer nuestras cualidades para apoyarnos
en ellas y también los defectos para corregirlos y/o superarlos.

AUTOCONOCIMIENTO

AUTOCONCEPTO

AUTOACEPTACIÓN

AUTOESTIMA

Al saber “quién soy” (autoconcepto), te ubicas contigo mismo y valoras tu identidad.


Cuando el autoconocimiento es bien manejado trae consigo la aceptación: “me conozco y
5
me acepto”, esa aceptación te lleva al respeto, al valor que tienes como individuo, es tu
autoestima.

Para tener una imagen correcta de nosotros mismos, tenemos que:


· Ser conscientes de uno mismo.
· Identificar y reconocer la forma que tenemos de pensar, sentir y
actuar.
· Analizar y conocer nuestras experiencias personales de manera que
nos sirvan para el futuro.

El autoconcepto o autoimagen es la representación que la persona tiene de sí misma.


Son las creencias que cada persona tiene sobre sus características: a nivel físico,
psicológico, intelectual, social y afectivo. En otras palabras, es el concepto que tenemos
de nosotros mismos.
El autoconcepto tiene tres componentes:
· Cognitivo-intelectual. Constituye las ideas, opiniones, creencias y percepciones que
tenemos de nosotros. Está basado en las experiencias pasadas, creencias y
convencimiento sobre nuestra persona.
· Emocional-afectivo. Es un juicio de valor sobre las características personales de cada
individuo. Provoca sentimientos agradables o desagradables de lo que vemos en
nosotros.
· Conductual. Es la decisión de actuar, de llevar a la práctica un comportamiento
consecuente.
Por ejemplo, si piensas que eres torpe (cognitivo), te sientes mal por ello (afectivo) y por lo
tanto haces las cosas mal, no resuelves las situaciones (conductual).
Los factores que determinan el autoconcepto son los siguientes:
· La actitud o motivación. Es la tendencia a reaccionar frente a una situación después
de evaluarla de manera positiva o negativa. Es la causa que impulsa a actuar.
· El esquema corporal. Es la idea que tenemos de nuestro cuerpo, está muy
influenciada por las relaciones sociales, las modas, sentimientos o complejos hacia
nosotros mismos.
· Las aptitudes. Son las capacidades que posee una persona para realizar alguna tarea
adecuadamente.
· Valoración externa. Es la apreciación que hacen las demás personas sobre nosotros.

6
La autoestima es la valoración que haces de ti mismo, son las ideas y sentimientos que
tienes acerca de ti. Esa evaluación que la persona hace de si misma puede ser expresada
por una actitud de aprobación o desaprobación personal. Puede decirse que la necesidad
de autoestima incluye la necesidad de autoaceptación, autorrespeto, autovaloración,
confianza y seguridad en si mismo. Respetarse y valorarse es indispensable para
encontrar el significado, propósito y satisfacción de la vida.
La autoestima se desarrolla en tres planos:
· El YO, mundo interno de cada persona
· Los OTROS, mundo de las relaciones interpersonales
· El CONTEXTO, entorno social en el que nos desenvolvemos.
La forma en que se viva cada una de estas realidades afectará la autoestima.
La autoestima se va formando en la familia, desde que nacemos comenzamos a acumular
información sobre nosotros mismos y el mundo que nos rodea, por medio del trato que
recibimos de los adultos que están a nuestro alrededor. Si un niño ha sido atendido con
afecto y rodeado de mensajes de amor, tendrá un autoconcepto positivo. Si, por el
contrario, ha sido tratado con desapego y los mensajes recibidos son descalificadores,
tendrá un autoconcepto negativo. También la escuela, los amigos, los vecinos van
influyendo en la formación de la autoestima.
De ahí que sea importante revisar los mensajes que recibimos en nuestra infancia y de
qué manera han influido en nuestra vida, ya que como adultos podemos reprogramar esos
mensajes, irlos cambiando progresivamente, pensar positivamente sobre los recursos y
cualidades que tenemos para alcanzar lo que realmente deseamos. Igualmente las
creencias, serie de supuestos que cada uno de nosotros tiene y que determinan la manera
en que se ve la realidad, influyen en que se tenga una autoestima alta o baja. Por ejemplo,
si tu crees que eres malo para las matemáticas, esa es la realidad que estás construyendo
y te vas a confundir o bloquear cada vez que te enfrentes a un problema matemático. Una
vía para elevar la autoestima es apoyarse en las fortalezas personales con el propósito de
desarrollar una actitud de autovaloración y realizar cambios en aquellas creencias que nos
limitan.
El desconocimiento de sí mismo afecta los niveles de autoestima, ya que impide el respeto
y la valoración de sí mismo.

7
Niveles de la autoestima

Autoestima alta Autoestima baja


Alto valor personal Pérdida del valor personal

Aceptación y comprensión de sí mismo, Resentimiento hacia sí mismo, no


con fortalezas y debilidades acepta las debilidades

Tiene confianza en sí mismo y en los No hay confianza en sí mismo,


demás desconfía de los demás

Se respeta a sí mismo y a los demás Se desprecia a sí mismo y humilla a los


demás

Es libre, nadie lo amenaza, ni amenaza Se siente amenazado y a la defensiva,


a los demás amenaza a los demás

Dirige su vida hacia donde cree y Dirige su vida hacia donde otros quieren,
desarrolla habilidades para lograrlo se siente frustrado

Acepta y se adapta a los cambios No acepta los cambios, rígido

Aprende y se actualiza Se estanca y no acepta evolucionar

Trabaja con satisfacción, bien y aprende Trabaja con insatisfacción, mal y no


para superarse aprende para mejorar

No debemos confundir el concepto de autoestima, con actitudes narcisistas y prepotentes,


ello se conoce como “falsa autoestima”. Tener la autoestima alta no es creerse mejor que
los demás o pasar por encima de las necesidades de los demás.
Si bien podemos vernos reflejados en algunas de las expresiones que describen a las
personas con autoestima alta o baja, hay que tener
presente las dos dimensiones de la autoestima: la
estructural y la situacional:

· La autoestima estructural es la básica y se origina


en las experiencias tempranas de la infancia. Define
la personalidad y la identidad del individuo, ya que
determina los patrones de pensamientos,
sentimientos y actuaciones. Influye en la
visualización de la misión de vida.

8
· La autoestima situacional, se relaciona con situaciones o experiencias específicas a lo
largo de la vida, de ahí que se observe en determinadas áreas de desempeño. Está
relacionada con creencias e interpretaciones distorsionadas. Influye sólo en metas
parciales.
Esto quiere decir que la autoestima puede bajar o subir debido a situaciones internas o
externas, y en algún momento regresa a su nivel estructural. Por ejemplo, una persona
con autoestima estructural alta, puede tener una autoestima baja en un momento
determinado debido a un pésimo rendimiento en los estudios (autoestima baja situacional).
Ahora, como esa persona tiene un elevado valor de sí mismo, tiene los recursos internos
para encontrar formas de superar la situación a través de cambios y crecimiento personal.
Si este mismo caso se da en una persona con autoestima estructural baja, se queda
hundida en el fracaso y no encuentra maneras de superarlo.
En la Escalera de la Autoestima puede visualizarse la integración de los conceptos que
hemos venido tratando.

Autoestima

Es el sentido del valor personal, es la capacidad del


ser humano para valorarse y valorar a los demás.

Autorrespeto

Es un silencioso respeto por uno mismo.

Autoaceptación

Es la aptitud del individuo hacia sí mismo y el aprecio por su


propio valor. Implica la aceptación que hacemos de los otros.

Autoevaluación

Es la opinión y calificación que tenemos con respecto a sí mismo.


Valoración Vs. desvaloración.

Autoconcepto

Es la imagen o concepto que tenemos de nosotros mismos, tiene que ver


con las características con que nos describimos y con las creencias sobre la
manera de ser y comportarnos.
Autoconocimiento

Es lo que creemos de nosotros mismos, nuestra identidad. Es conocer nuestras


debilidades y fortalezas, nuestras limitaciones y potencialidades.

9
La forma o estilo de comunicación que utilices viene dada por el concepto, aceptación,
respeto y estima que tienes hacia ti. La comunicación es una forma de contacto con
nosotros mismos y con el mundo que nos rodea, surge del mundo interno, de lo que se ha
llamado la dimensión intrapersonal. Es a través del proceso de comunicación que
tendemos un puente hacia el mundo externo, hacia la dimensión interpersonal; este
proceso de integración hace que las creencias, valores y necesidades de las personas que
se comunican jueguen un papel importantísimo.
Una comunicación efectiva es una búsqueda de integración, donde se establece un
lenguaje común, que permite el entendimiento entre dos mundos internos diferentes. ¿Por
qué nos comunicamos inadecuadamente?, simplemente porque no sabemos hacerlo bien
y porque nuestras creencias impiden que podamos transmitir y/o interpretar
adecuadamente lo que pensamos, sentimos y actuamos. Hay que tener presente que la
manera como reaccionamos no la determinan las acciones de los demás, sino nuestras
creencias y los patrones de conducta que estas creencias disparan. Por ejemplo, si tú
tienes la creencia de que las personas del sitio “X” son agresivas, cuando te vas a
comunicar con ellos lo harás a la defensiva, sin considerar que la actitud de esa persona
puede ser de amabilidad y apertura.
La comunicación asertiva involucra las siguientes condiciones:
· El derecho a expresar nuestros pensamientos y sentimientos.
· El respeto mutuo.
· Tener conciencia que la otra persona tiene derecho a expresarse.
· La utilización de un lenguaje común.
· La comprensión mutua.
Ahora bien, para que estas condiciones se den y faciliten el éxito de la comunicación, hay
que tomar en cuenta algunas consideraciones:
· No hacer juicios ni interpretaciones que puedan poner a la defensiva a la otra persona.
Para ello hay que ser lo más descriptivo posible para no producir malos entendidos.
Una forma de hacerlo es dejar bien claro lo que vas a expresar, respondiendo al qué,
cómo y cuándo; así se diminuyen las suposiciones y las creencias personales. Por
ejemplo: en vez de decir “tú eres un desordenado”, se puede decir “cuando dejas los
libros regados por toda la sala, molestas a los que también usamos ese espacio y se
ve la casa descuidada”.
· Cuando tengas que expresar una suposición o una interpretación, asume la
responsabilidad de lo que estás diciendo. Por ejemplo: “Cuando dejas los libros
regados por toda la sala, yo creo que eres un desordenado, ya que lo haces con
frecuencia”.
· En una comunicación asertiva es importante la expresión de sentimientos y hacernos
responsables de ellos. Por ejemplo: “Cuando dejas los libros regados por la sala, yo
10
creo que eres un desordenado, ya que lo haces con frecuencia y eso me hace sentir
molesto”.
· Si lo crees conveniente puedes realizar una sugerencia. Por ejemplo: “Cuando dejas
los libros regados por la sala, yo creo que eres un desordenado, ya que lo haces con
frecuencia y eso me hace sentir molesto. Te sugiero que al llegar de clases dejes los
libros en tu habitación”.
También es importante practicar la escucha activa se refiere a la habilidad de hacer saber
a la persona que nos habla que su mensaje fue recibido y entendido. Es una forma de
empatía en la que la persona que escucha reconoce los sentimientos y necesidades del
otro. No es solamente guardar silencio mientras la otra persona habla sino implica
interactuar y darle al otro una prueba (retroalimentación) de la comprensión del mensaje.
Escuchar es oír profundamente a otra persona, al utilizar todos nuestros sentidos para
entrar en contacto con ella y así percibir sus palabras, sus pensamientos, sus sentimientos
y el mensaje no verbal de su cuerpo.

LECTURA Nº 2: PROPÓSITO, MISIÓN Y VISIÓN


DE UN PLAN DE VIDA

Tomado con fines instruccionales de:

Couret. M. (2006). Propósito, misión visión de un


plan de vida. Artículo no publicado. Caracas.

No hay nadie que pueda ser exactamente


como yo. Hasta yo tengo problemas para
conseguirlo.

Tallulah Bankhead

El propósito de vida es tan general como adecuado a diferentes personas y situaciones en


cualquier momento de la vida y tan específico como para que se ajuste a ti perfectamente.
Las metas u objetivos se eligen, establecen y planifican. Un propósito es una dirección que
se va cumpliendo en cada momento de la vida.
El propósito constituye la razón por la que estás aquí, lo que da sentido a tu vida. Por el
contrario, puedes fijarte muchas y varias metas, diferentes entre sí, para ser cumplidas en
algún momento.

11
El propósito nunca puede ser alcanzado y culminado, pues es algo que hemos estado
haciendo siempre y continuaremos realizando, independientemente de las circunstancias,
hasta el día que muramos.

Por ejemplo: “Yo soy un estudiante de la vida”, puede servir de propósito para casi
cualquier persona. “Yo soy un alborotado estudiante de la vida”, puedes ser justamente tú.

Los propósitos son cortos, expresivos, concretos y enérgicos.

Cuando nos referimos a un sueño, usualmente nos referimos a una meta muy significativa,
que enaltecería nuestro propósito, en su sentido profundo y vital. Conforme un sueño es
materializado, otros sueños pueden seleccionarse. Cuando nos referimos a “vivir los
sueños” significa un movimiento de vida de sueño en sueño, siempre dentro del propósito.
Confundir metas con propósito puede ser problemático. Si eso llega a ocurrir, se puede
tener dificultad en alcanzar las metas, lo cual a su vez, puede interferir con llevar la vida “a
propósito”.
Por otra parte, el propósito es diferente de lo que esperas de la vida. Puede ser que
quieras que tu vida vaya de una cierta manera. Eso no necesariamente es tu propósito.
Las expresiones acerca de lo que tú quieres en la vida se llaman afirmaciones. Tu
propósito es lo que ya te encuentras haciendo: es la respuesta a la pregunta de todo el
tiempo: “¿por qué estoy yo aquí?

A medida que estés más alineado con tu propósito, de una manera involucrada, notarás
que tu energía fluye más libremente y te vuelves una persona de mayor acción, más
vibrante y vivaz.

Ellos no pueden quitarnos nuestro


autorrespeto si nosotros no se lo damos

Gandhi

Cuando pensamos en elaborar una filosofía o credo personal estamos promoviendo un


enunciado de la misión personal, también denominado “constitución personal”, que se
centra en lo que uno quiere ser (carácter) y hacer (aportaciones y logros) en los valores o
principios que les dan fundamento.

La misión personal le otorga al individuo una fuerza intemporal a través de los sucesivos
cambios que afronta, en vista de que se convierte en una sólida base para tomar
decisiones importantes en la orientación de la vida y también las decisiones cotidianas, en
medio de diversas circunstancias.

Para escribir un enunciado de misión personal empezamos por nuestras creencias o


paradigmas básicos, el lente a través del cual vemos el mundo, pues es allí donde
12
tomamos contacto con nuestros valores y con nuestra visión, donde detectamos el
significado único y establecemos la dirección básica en la cual nos planteamos metas a
corto y largo plazo.

Todos poseemos un centro, aunque en general no lo reconozcamos como tal. Podemos


centrarnos en el cónyuge o pareja, en la familia, en el dinero, en el trabajo, en el placer, en
amigos o enemigos, o en uno mismo. Lo ideal es crear un centro claro, del que pueda
obtenerse un alto grado de seguridad, poder, guía y sabiduría, factores que sustentan la
vida, un centro regido por principios correctos que crean una base sólida que te dan
identidad.

Los principios correctos no cambian, podemos depender de ellos, son intemporales,


pudiendo ser el centro que sitúa en perspectiva los otros centros.

Como personas responsables podemos dar la expresión a lo que


queremos ser y hacer en nuestras vidas, redactando un
enunciado de nuestra misión personal, pero no es algo que se
haga de la noche a la mañana, se requiere de una introspección
profunda, un análisis cuidadoso y una expresión meditada, pues
se involucrarán los valores y las orientaciones más íntimas.
Escribirlo y revisarlo nos obliga a profundizar en nuestras
prioridades y permite redescubrir que no estamos a merced de lo
que nos sucede, tenemos la libertad de elegir

13
LECTURA Nº 3: GERENCIA DE LA VIDA
CAPÍTULO II

Tomado con fines instruccionales de:

Mercader, V. (1996). Gerencia de la vida.


Caracas: Editorial Paidós.

EL OBJETIVO Y EL LOGRO

El ser humano nace, crece, se desarrolla y muere, al igual que los otros seres vivos pero el
ser humano piensa, siente, o al menos tiene dicha capacidad y el derecho de utilizarla y
desarrollarla.
Se debe aclarar que la sensación que procede de los cinco sentidos se incluye en este
libro del percibir y se derivan en el pensar. Así, el uso que se ha adoptado para la palabra
sentir se refiere a la sensibilidad interna que resulta ser independiente del percibir y del
pensar y que generalmente antecede a los mismos.
Según como se piense y se sienta deberemos actuar y según como actuemos tenderemos
a la nada o al todo, al cero o al infinito, a la infidelidad o a la fidelidad.
El ser humano fija constantemente objetivos a corto, mediano y largo plazo y actúa guiado
por su pensar y por su sentir a fin de obtener lo que desea.
Dependen de él mismo los caminos a recorrer y el proceso que lleve a cabo, así como sus
situaciones y experiencias positivas y negativas.
El ser humano vivirá su presente, grabará su pasado, fijará y proyectará su futuro Estos
pasos y avatares del hombre dependerán de los objetivos y metas que desee alcanzar.

¡Las metas las fijamos nosotros mismos!

Nuestra responsabilidad primaria consiste en alcanzar el logro y disfrutar la satisfacción


que ello produce y que no debemos olvidar.

14
LA ESPIRAL DE LA CLASIFICACIÓN DEL SER

¿Cuál es mi meta esencial?

¿La tengo clara?


¿Tengo dudas para definirla?

¿Qué estoy haciendo para lograrla?

¿Disfruto el hecho de hacer en función de su logro?

¿Qué beneficios obtendré al conseguirla?

¿Vale la pena el esfuerzo?

¿Cómo me siento en la vida en relación con mi meta esencial?

¿Puedo transformar el quisiera, en lo he logrado?

¿De quién depende?

Adaptación del Modelo La Espiral de la Clasificación del Ser de


Mercader, V. (1996). Gerencia de la Vida.

15
¿Qué otras metas importantes tengo en mi vida?

En orden prioritario las describo y visualizo mejor.

a. En el trabajo.

b. En el hogar y la familia.

c. En mi vida.
¡SERÉ! ¡PODRÉ!

QUISIERA

SER

ME GUSTARÍA

PODRÍA

¡SERÉ! ¡PODRÉ!

Objetivo ESFUERZO
ENERGÍA
LO QUE HE LOGRADO

¿Qué es lo que realmente quiero?

Adaptación del Modelo La Espiral de la Clasificación del Ser de


Mercader, V. (1996). Gerencia de la Vida.

16
LA ESPIRAL DE LA PLANIFICACION DEL SER

Considero que el nombre no es lo importante, lo importante es poder ser, ser nosotros


mismos.
Cuando el hecho de ser resulta ser auténtico y consciente, coincide con nuestra esencia
como seres humanos y tenderemos hacia ese todo integral que se nos presenta, ese
infinito que nos da vida y energía de vida. Los caminos hacia la felicidad comienzan a ser
más accesibles y positivos.
La vida es el cúmulo de sucesos, preguntas, circunstancias, experiencias, etc., de los
cuales vamos aprendiendo; ahora bien, si no hay aprendizaje, realmente tenderemos a la
nada, al cero.
Pensemos que cada ser es como un ente que se puede elevar a un exponencial n donde,
si la n está formada por la fe, la constancia, el positivismo, la energía, el entusiasmo, etc.,
en fin, por virtudes o cualidades positivas, tenderemos al infinito. Si la n está formada por
la envidia, el egoísmo, el rencor, la ambición desmesurada, etc., o por cualidades
negativas, tenderemos hacia el cero.

De nosotros depende tender hacia el infinito o


decrecer hacia la nada, hacia el cero… ¡Así es la
vida!

¡Seamos dueños y directores de nuestra vida!

Al reafirmar yo soy,

Cumplamos el rol auténtico del yo y del soy.

17
SUCESOS / PREGUNTAS /

0
TOR
VIC
NADA SER TODO
TOR
VIC
0

VIDA
n
SER

FE
n CONSTANCIA
POSITIVISMO
ENERGIA
AL INTENTAR SER SE INICIA LA
EVOLUCIÓN HACIA EL SER
HUMANO

SER
POSIBILIDAD DE ESCOGER

La vida nos presenta una gama de alternativas muy variadas aparecen con mayor
esplendor y frecuencia cuando nosotros las buscamos y cuando estamos en el movimiento
creativo que nos impulsa a lograr lo que se anhela.
En cada una de las alternativas tenemos que analizar los pro y contra que van a ser los
que nos lleven a la toma de decisiones. En todas las situaciones de nuestra vida, menores
y mayores, la decisión pasa a ser fundamental. Las alternativas se van a presentar y la
posibilidad de escoger va a estar presente, dependiendo enteramente de nosotros.
¿Cuál sería la forma más adecuada para poder hacer una selección apropiada? Una forma
sencilla es contestándose los pronombres y adverbios interrogativos, ellos son los padres
de nuestras dudas y los que a la vez también las aclaran.
Tenemos que preguntarnos:

18
El qué para identificar.
El cómo para saber de qué manera se va a hacer.
El dónde para ubicar el lugar.
El cuándo para aprovechar el tiempo.
El por qué para tener la razón o causa.
El quién para asignar la responsabilidad.
El para qué para poder analizar si tienen o no, razón de ser.
El cuánto para apreciar la magnitud.

No permitamos contestarnos solamente cuando los demás nos interroguen,


preguntémonos primero a nosotros mismos y habremos avanzado un gran paso.

¡Estaremos aprendiendo de nosotros mismos!


¡Estaremos aprendiendo de nuestros resultados!

ALTERNATIVAS

¿CÓMO? ¿QUÉ?

¿DÓNDE? ¿CUÁNDO?

¿PARA QUÉ? POSIBILIDAD


DE
¿POR QUÉ?
ESCOGER

¿CUÁNTO?

¿QUIÉN?
¿QUIÉN?
ANÁLISIS

PROS CONTRAS

DECISIÓN

QUIZÁS NO ESCOGEMOS A NUESTROS PADRES NI NUESTRO


ORIGEN PERO SÍ SOMOS RESPONSABLES DE ESCOGER NUESTROS
OBJETIVOS Y HECHOS RESULTANTES

19
POSIBILIDAD DE ESCOGER
OBJETIVOS Y LOGROS
El ser humano debe descubrir y reconocer sus barreras, limitaciones y debilidades para
anular su influencia negativa, así como debe estimular y mejorar sus habilidades,
entusiasmo y positivismo, para poder obtener mayor beneficio global de sus recursos y de
su vida. La vida del ser humano se compone de la sumatoria de metas y de resultados, así
como de obstáculos y fracasos, que son función de la eficiencia y efectividad que hayamos
sido capaces de incorporar y desarrollar. La eficiencia, la eficacia y la efectividad la
demostramos al utilizar los recursos que la vida nos presenta. En nuestra trayectoria hacia
la consecución de logros, nuestras vidas marchan en un vaivén anímico en función de la
actitud que asumimos en el camino hacia la meta fijada. El ciclo del ser humano desde el
nacer hasta el morir es entonces un ciclo de objetivos, metas, resultados y logros y lo más
importante, la frecuencia de momentos felices que nos hayan acompañado en la transición
de dicho ciclo.

¡Disfrutemos lo que realizamos haciéndolo útil!


Recordemos que cada vez que logramos ¡somos!

BARRERAS HABILIDAD
LIMITACIONES POSITIVISMO
DEBILIDADES RECURSOS ENTUSIASMO

EFICIENCIA SERÁ ÉL
SEGÚN
EFICACIA
CÓMO
EFECTIVIDAD
SERÁN
NIVELES DE
EVALUACION

+
OBJETIVO LOGRO

? METAS
SEGÚN ? RESULTADOS SERÁ ÉL
CÓMO
SERÁN

SER
0 HUMANO

PRESENTE FUTURO
PASADO

20
LECTURA Nº 4: TUS VALORES

Tomado con fines instruccionales:

Castañeda, L (2004).Un plan de vida para jóvenes.


México: Ediciones Poder.

Tú, al igual que todos, tienes cosas, creencias, actitudes, etc., a las que das un valor
especial: son tus valores. Tu vida ronda alrededor de ellos. Mucho de lo que haces, de lo
que dices, de lo que piensas, se basa en esos valores.
Conocer tus valores es fundamental; es tan importante como conocer tus fortalezas y
defectos. Tus fortalezas y defectos, junto con tus valores, representan el equipaje con el
que viajas por la vida.

Algunos valores en realidad son antivalores o


seudovalores. El dinero es un seudovalor si se
piensa en acumularlo y no en aprovecharlo para el
bien. El dinero es un valor cuando se utiliza para
crear mayor riqueza para la sociedad, en cuyo caso
la persona que lo produce también tiene derecho a
beneficiarse mediante una vida acomodada y libre
de sobresaltos, aunque como dije antes, el dinero y
las riquezas materiales son bienes perecederos y
volátiles.
Te presentamos a continuación una lista de valores
deseables como son: la familia, los amigos, la
honestidad, el trabajo, la belleza, el amor, la salud,
la diversión sana, la comunicación, la seguridad
económica, la superación familiar, el logro, el
conocimiento, la libertad, la sabiduría, la
responsabilidad, el deporte, la naturaleza, la
disciplina, la autenticidad, el compromiso, el
respeto, la creatividad, la determinación, la bondad,
la alegría, la paz interior, la eficacia, la fe, la lealtad,
el sentido del humor, la justicia, el orden, la planeación, la previsión, la perseverancia, la
sinceridad, la tolerancia, la valentía, la voluntad, la templanza, la puntualidad.
21
Sin embargo, éstos no son todos los que existen, pero para empezar es una buena lista, a
partir de esto te plantemos la siguiente pregunta: ¿puedes identificar tus valores más
preciados? Recuerda, un “valor” que de alguna manera te perjudica mental, corporal o
espiritualmente es un seudovalor o un antivalor. Un valor verdadero sólo puede
beneficiarte nunca dañarte.
Es posible que algunos valores sean opuestos a tu conducta. Por ejemplo, puedes
considerar a la puntualidad como un valor deseable, pero eres terriblemente impuntual. Es
una situación que te angustia: Quieres ser puntual pero no puedes serlo. ¿Qué pasa?
Pues nada más tu programación mental te hace ser impuntual. Por desgracia, tu
subconsciente manda hasta que lo reprogrames. No basta tu fuerza de voluntad para ser
puntual. Antes tienes que convencer a tu subconsciente (tu biocomputadora) de que debes
ser puntual.
A principios del siglo XX, un farmacéutico francés, Emile Coué, expresó una ley llamada,
muy apropiadamente, Ley de Coué. Dice: “Cuando la imaginación y la fuerza de voluntad
están en oposición, invariablemente gana la imaginación”.
La imaginación es el monitor biocomputadora (el subconsciente). En ese monitor vemos es
lo que el subconsciente tiene programado, vemos nuestros miedos, nuestras creencias,
vemos nuestros fracasos o éxitos pasados y visiones de nuestros fracasos o seguir siendo
como somos. La imaginación nos hace sentir emociones buenas o malas. Por la
imaginación, el impuntual no puede levantarse temprano, porque ese monitor puede leer
mensajes como el siguiente:
“Quédate un rato más en la cama, es más, no vayas hoy a la escuela, al fin que después
te pones al día”
“Sigue dormido. Cuando te levantes puedes pedirle a tu mamá que te reporte enfermo. Es
más, quédate todo el día en cama. Te lo mereces. Has trabajado mucho últimamente”
Y no sólo de esa clase de mensajes. También lo hace sentir calientito y amodorrado. Por
otro lado, la mente racional le dice al oído: “Levántate. Si no vas hoy al trabajo van a
despedirte. Anda, arriba”, pero su voz se ve opacada por la brillantez de las letras
proyectadas en el monitor (la imaginación). Finalmente, el impuntual se acomoda en la
cama y vuelve a dormir.

Así es, la imaginación es sumamente poderosa. El que fuma no puede dejar de hacerlo,
porque cuando lo intenta, continuamente se imagina fumando y lo bien que el cigarrito lo
hace sentirse.
Ahora ya sabes por qué tienes hábitos que no has podido cambiar. Te preguntarás: ¿Qué
hacer? ¿No hay manera de vencer mis malos hábitos?
Que bueno que preguntaste. Por supuesto que hay una manera. Se llama reprogramación
mental y consiste en darle nuevos programas al subconsciente (biocomputadora). Se hace

22
mediante afirmaciones positivas. Por ejemplo, si eres impuntual puedes crear frases como:
“Siempre llego a tiempo a mis compromisos”. “Siempre me levanto en cuanto suena el
despertador”. “La puntualidad tiene gran valor para mi”.
Pero no basta con las frases. Debes, además, escribirlas en tarjetas y traerlas contigo y
leerlas con frecuencia. Y cuando las leas, imagínate siendo puntual y sentir la emoción de
haber logrado vencer tu debilidad. En este caso, la imaginación se convierte en el lenguaje
de programación en el teclado y monitor de tu biocomputadora. Por medio de ellas puedes
reprogramar tu subconsciente. De hecho el programa de impuntualidad no desaparece,
sino que se ve superado por el nuevo programa, el de la puntualidad.
¿Y dónde quedó la fuerza de voluntad? De plano ¿no sirve para nada? Por supuesto que
sí sirve. Sirve para tomar la decisión de cambiar y determinar reprogramar nuestra
biocomputadora.

LECTURA Nº 5: MOTIVACIÓN DE LOGRO

Tomado con fines instruccionales:

Acosta, M. (1997).Planea tu carrera y tu vida. (pp


12). México: Ediciones Sitesa.

¿Por qué es importante nuestra motivación de logro en la planeación de carrera y de vida?


Porque es la fuerza interna o deseo de logro de los seres humanos que les impulsa a
conseguir todo aquello que se ha propuesto.

Motivación de logro implica:

Una meta que guía Resultados Acciones y esfuerzos


nuestros esfuerzos para alcanzar esa meta

El generador de la motivación de logro es la seguridad o confianza en nosotros mismos.


Para que se desencadene el proceso de desear alcanzar una meta y esforzarnos para
ello, necesitamos haberla definido como un objetivo. Y para aclarar y definir nuestras
expectativas de logro en el futuro, las metas que queremos realizar, necesitamos sentir
seguridad o confianza de que seremos capaces de alcanzarlas.
La falta de esa seguridad nos lleva a sentir impotencia ante el porvenir, a creer que no
podemos influir en lo que sucederá. Nos sentimos incapaces de realizar nuestros sueños.

23
Conocer todas tus fuerzas, recursos, habilidades, debilidades, temores, necesidades,
aspiraciones, valores e ideales, te ayuda a aceptarte y valorarte por lo que eres y por lo
que quieres ser.
Esta es tu plataforma de despegue para imaginar y visualizar tu porvenir y desde la que
puedes planear tu futuro definiendo los objetivos de tu vida y comprometiéndote contigo
mismo para realizarlos.

LECTURA Nº 6: NECESIDADES DEL SER HUMANO

Tomado con fines instruccionales:

Acosta, M. (1997).Planea tu carrera y tu vida. (pp


12). México: Ediciones Sitesa.

Los seres humanos tenemos necesidades que nos motivan para obtener su satisfacción;
nuestras necesidades fueron clasificadas por el doctor Abraham Maslow en:

Son las más elementales y se relacionan con nuestra supervivencia como


Básicas individuos: Respirar, comer, beber, dormir, contar con vestido y abrigo. Nuestra
supervivencia como especie humana incluye procrear y reproducirnos.

Consisten en asegurarnos la satisfacción de las necesidades básicas, lo cual


De seguridad logramos a través de los ingresos que obtenemos al desempeñar una
ocupación, de los ahorros, y el capital que formamos, de los seguros que nos
protegen como el seguro social, seguros de vida, etc.

Son las que nos mueven a relacionarnos con los demás, como la necesidad de
Sociales amor, de afecto, aprecio, cercanía, amistad, compañerismo, etc. Necesitamos
sentir que los demás reconocen nuestra existencia y nos aceptan
relacionándose con nosotros y viceversa.

De prestigio Es la necesidad de que socialmente se nos reconozca el nivel de crecimiento


alcanzado.

Satisfacer estas cuatro primeras necesidades nos produce placer; en cambio, la falta de
esta satisfacción nos produce dolor, como el hambre, el frío, la falta de recursos para
sobrevivir, el aislamiento social y el desprestigio.
Necesidades de Autorrealización
Esta necesidad consiste en la motivación de lograr nuestro óptimo crecimiento y desarrollo
personal, lo que alcanzamos a través de:

24
· Retos.
· Metas.
· Logros.
· Responsabilidades.
· Compromisos.
· Independencia de pensamiento y de acción.
· Habilidades.
· La experiencia que desarrollamos con nuestras acciones.
· El crecimiento que logramos al:
- Ampliar nuestros conocimientos;
- Mejorar nuestra comprensión de las situaciones que enfrentamos,
- Decidir y actuar apoyados en los nuevos conocimientos y mayor comprensión
adquiridos.
A la necesidad que nos impulsa a autorrealizarnos, a crecer y desarrollarnos, a ser
mejores y darle calidad y excelencia a lo que somos, hacemos y logramos, le llamamos
motivación de logro.
Satisfacer nuestras necesidades básicas, de seguridad, sociales y de prestigio, nos
mantiene saludables, nos hace grata la vida. Pero satisfacer nuestras necesidades o
motivación de autorrealización, desarrollarnos, crecer, arriesgarnos, nos introduce en la
dimensión de la “felicidad por lo que somos” en vez de la dimensión en que comúnmente
estamos, de “satisfacción por lo que tenemos”.
Somos la posibilidad de crecer y desarrollar nuestro potencial siendo creativos,
competentes y gozando la satisfacción de sentirnos capaces y confiables.
Y además de autorrealizarnos y ser felices, le damos calidad a lo que somos y esa
confianza, a su vez, le da calidad a nuestra vida.
La calidad de nuestra vida se puede mejorar como resultado de nuestro buen desempeño
al tener habilidad y amor por lo que hacemos. Nuestro verdadero placer de vivir no está en
las comodidades, la riqueza, ni en los conocimientos, sino en hacer algo que valga la
pena.
Nuestro descontento como personas y los defectos en los productos y servicios que
proporcionamos, son el resultado de estar pensando en lo que nos falta o en lo que no
somos, en vez de concentrarnos en la tarea que tenemos delante.
¿Te imaginas lo agradable que es vivir en confianza, es decir, que tú seas confiable para
los demás y cada uno de ellos lo sea para ti?

25
¿No crees que esa chispa de fuego divino que llevamos encendida sea lo que nos motiva
a buscar la calidad en todo, a darle sentido a lo que somos y a lo que hacemos? Si no la
usamos, acaba por apagarse. En cambio, usándola al retarnos y arriesgarnos en nuevos
logros y realizaciones, crece y es nuestra fuente de energía vital y de felicidad.

¿Cuáles son tus retos de crecimiento y qué oportunidades de desarrollo quieres


aprovechar? Te invitamos a hacer el siguiente ejercicio y establecer los retos que te darán
la oportunidad de mejorar tu autorrealización.

¿Que harás para impulsar tu autorrealización?

Escribe tres actividades que te propongas realizar para trabajar en tu autorrealización.


· Voy a… Cuándo empiezas
Esta actividad desarrollará mi…
· Voy a… Cuándo empiezas
Esta actividad desarrollará mi…
· Voy a… Cuándo empiezas
Esta actividad desarrollará mi…

Cuando se habla de planear o planificar tu carrera y tu vida, es necesario que en el


proceso se proyecten y promuevan los dos objetivos centrales de nuestra vida: lograr la
autorrealización como seres humanos y también los objetivos específicos de vida que
impulsen además el crecimiento y desarrollo.
Ya revisamos algunos aspectos esenciales de la autorrealización: nuestras necesidades y
motivación de logro.
Con respecto al logro de objetivos específicos de vida, necesitamos fijarlos previamente
visualizando lo que imaginamos que será nuestro futuro. En el siguiente capítulo
trabajaremos sobre nuestra visión del futuro y realizaremos algunos ejercicios preliminares
para definir objetivos de vida.

26
LECTURA Nº 7: LA INTELIGENCIA EMOCIONAL
EN LA PRÁCTICA

Tomado con fines instruccionales de:

Pozueta, F y Goleman. (1996). La inteligencia


emocional en la práctica. (Documento en línea)
Extraído el 13 de Julio de 2006 de
http://www.gestiopolis.com/documentos/fulldocs/rrh
h/i epractiuch.htm

Definiciones

Antes de introducirnos en los conceptos manejados en el libro, conviene invertir algo de


tiempo en saber como entiende el autor conceptos como competencia, inteligencia
práctica o incluso competencia emocional.

· Una competencia es un rasgo personal o un conjunto de hábitos que llevan a un


desempeño laboral superior o más eficaz o, por decirlo de otro modo, una habilidad
que aumenta el valor económico del esfuerzo que una persona realiza en el mundo
laboral.
· Inteligencia práctica es una combinación de destreza y experiencia. Así pues, aparte
del coeficiente intelectual, son nuestras habilidades prácticas y las capacidades
técnicas que podamos dominar las que determinarán nuestro desempeño cotidiano.
· La pericia es, en gran medida, una combinación entre el sentido común y los
conocimientos y habilidades concretos necesarios para desempeñar adecuadamente
nuestro trabajo. La pericia se adquiere mediante el aprendizaje cotidiano y nos permite
comprender los entrecejos de una determinada profesión, un conocimiento real que
sólo puede ser fruto de la práctica.
· Una competencia emocional es una capacidad adquirida basada en la inteligencia
emocional que da lugar a un desempeño laboral sobresaliente.
· Nuestra inteligencia emocional determina la capacidad potencial de que
dispondremos para aprender las habilidades prácticas basadas en los siguientes
elementos compositivos: La conciencia de uno mismo, la motivación, el autocontrol,
la empatía y la capacidad de relación.

27
Características de la Inteligencia Emocional
Independencia: Cada persona aporta una contribución única al desempeño de su trabajo.
· Interdependencia: cada individuo depende en cierta medida de los demás.
· Jerarquización: las capacidades de la inteligencia emocional se refuerzan
mutuamente.
· Necesidad pero no suficiencia: poseer las capacidades no garantiza que se acaben
desarrollando.
· Genéricas: se pueden aplicar por lo general a todos los trabajos, pero cada profesión
exige competencias diferentes.

Las Competencias Emocionales


Competencia personal: determinan el modo en que nos relacionamos con nosotros
mismos.
· Conciencia de uno mismo: conciencia de nuestros propios estados internos, recursos
e intuiciones.
· Conciencia emocional: reconocer las propias emociones y efectos.
· Valoración adecuada de uno mismo: conocer las propias fortalezas y debilidades.
· Confianza en uno mismo: seguridad en la valoración que hacemos sobre nosotros
mismos y sobre nuestras capacidades.
Autorregulación: control de nuestros estados, impulsos y recursos internos.
· Autocontrol: capacidad de manejar adecuadamente las emociones y los impulsos
conflictivos.
· Confiabilidad: fidelidad al criterio de sinceridad e integridad.
· Integridad: asumir la responsabilidad de nuestra actuación personal.
· Adaptabilidad: flexibilidad para afrontar los cambios.
· Innovación: sentirse cómodo y abierto ante las nuevas ideas, enfoques e información.
Motivación: las tendencias emocionales que guían o facilitan el logro de nuestros
objetivos.
· Motivación de logro: esforzarse por mejorar o satisfacer un determinado criterio de
excelencia.
· Compromiso: apoyar los objetivos de un grupo u organización. Iniciativa: prontitud
para actuar cuando se presenta la ocasión.
· Optimismo: persistencia en la consecución de los objetivos a pesar de los obstáculos
y los contratiempos.
28
Habilidades sociales: capacidad para inducir respuestas deseables en los demás.
· Influencia: utilizar tácticas de persuasión eficaces.
· Comunicación: emitir mensajes claros y convincentes.
· Liderazgo: inspirar y dirigir a grupos y personas.
· Catalización del cambio: iniciar o dirigir los cambios.
· Resolución de conflictos: capacidad de negociar y resolver conflictos.
· Colaboración y cooperación: ser capaces de trabajar con los demás en la
consecución de una meta común.
· Habilidades de equipo: ser capaces de crear la sinergia grupal en la consecución de
metas colectivas

29
UNIDAD 2:
PREPARACIÓN PARA EL
PROCESO DE APRENDIZAJE

LECTURA Nº 8: CONDUCTAS INTELIGENTES

Tomado con fines instruccionales de:

Costa. A. (1996) ¿qué hacen los seres humanos


cuando se comportan inteligentemente y como
pueden serlo aún más? California: Universidad de
Sacramento.

Cuando enseñamos o aprendemos a pensar, no sólo estamos interesados en cuántas


respuestas las personas conocen o conocemos, sino también en saber cómo nos
comportamos cuando no sabemos. Las conductas inteligentes se ejecutan en respuesta
a preguntas y problemas cuyas respuestas no se conocen inmediatamente. Nos interesa
observar cómo el común de la gente produce el conocimiento más que cómo meramente
reproduce el conocimiento. El atributo crítico de los seres humanos inteligentes es no
sólo tener información, sino saber cómo actuar con ella.
Por definición, un problema es cualquier estímulo, pregunta, tarea, fenómeno o
discrepancia cuya explicación no se conoce inmediatamente.
Por lo tanto, estamos interesados en concentrarnos en la ejecución de las personas
bajo aquellas condiciones retadoras que exigen razonamiento estratégico,
perspicacia, planificación, perseverancia, creatividad y destreza para resolver un
problema complejo.
Una forma de recoger evidencias de la ejecución y del crecimiento de la conducta
inteligente es agudizando la observación de niños, jóvenes y
adultos. Mientras ellos interactúan con problemas cotidianos, en
sus centros educativos, en sus hogares, en sus lugares de trabajo;
solos y con amigos, podemos recolectar anécdotas y ejemplos de
expresiones escritas y visuales que indican la ejecución
crecientemente voluntaria y espontánea de conducta inteligente.
Estamos comenzando a redefinir lo que significa inteligencia como
algo más que una simple puntuación en una prueba, lo cual de
acuerdo con Sternberg (1997), tiene poca calidad predictiva en
cuanto al éxito en la vida futura. Las conductas inteligentes
pueden ser enseñadas, practicadas y aprendidas (Whimbey,
1976 y Perkins, 1995).
30
¿Qué conductas son propias del solucionador de problemas eficiente? ¿Qué es
exactamente lo que hacen los seres humanos cuando se comportan inteligentemente? La
investigación sobre el pensamiento efectivo y la conducta inteligente por Feurstein (1980),
Glatthorn y Baron (1985), Sternberg (1985), Ennis (1985), Goleman (1995) y Perkins
(1995) indican que hay algunas características identificables en los pensadores
efectivos. No son necesariamente científicos, artistas, matemáticos o los ricos quienes
muestran estas características. Han sido identificadas en mecánicos, maestros,
empresarios, vendedores y padres exitosos, personas en todas las esferas de la vida.
Las siguientes son una docena de características de conductas inteligentes que
educadores, políticos y padres, entre otros, pueden observar, aprender y enseñar.
Este listado no está completo. Mientras pensemos y estudiemos más sobre las conductas
inteligentes, descubriremos indicadores adicionales del crecimiento de las habilidades del
pensamiento.

1. Persistencia
Podría definirse como el acto de insistir reiteradamente cuando la solución a un
problema no es aparentemente fácil. Quienes se inician, sin preparación alguna en la
investigación, en la educación o en la política, frecuentemente renuncian angustiados
cuando la respuesta a un problema no se conoce inmediatamente, a veces estrujan sus
notas y las botan diciendo: “no puedo hacer esto”, “es muy difícil”, dan cualquier respuesta
para terminar lo más rápido posible, o peor aún toman decisiones apresuradas sin medir
las posibles consecuencias. Ellos carecen de la habilidad para analizar un problema, para
desarrollar un sistema, estructura o estrategia de ataque al problema.
Las personas persistentes muestran conocimiento en las habilidades de pensar
cuando aumentan el uso de estrategias alternativas de solución de problemas. Ellas
recolectan pruebas para indicar que su estrategia de solución de problemas está
funcionando, y si una estrategia no funciona, saben cómo retroceder e intentar otra. Ellas
tienen métodos sistemáticos de analizar un problema, conociendo las formas de
comenzar, los pasos que deben realizarse, qué datos necesitan ser generados o
recolectados.

2. Manejo de la impulsividad
Con frecuencia en talleres y mesas de trabajo los participantes sueltan la primera
respuesta que le viene a la mente. A veces gritan una respuesta, comienzan a trabajar sin
comprender completamente las instrucciones, carecen de un plan o estrategia organizada
para abordar el problema, o hacen juicios de valoración inmediatos sobre una idea
(criticándola o elogiándola) antes de comprenderla completamente. Ellos pueden tomar la
primera sugerencia dada u operar sobre la primera idea que les viene a la mente,

31
más que considerar las alternativas y consecuencias de varias posibles
instrucciones.
A medida que las personas se tornan menos impulsivas podemos observar cómo
esclarecen sus metas, planifican estrategias alternativas de solución de problemas y
consideran las consecuencias de las acciones antes de comenzar. Disminuyen el
ensayo y error, recolectan mucha información antes de comenzar una tarea, toman tiempo
para reflexionar sobre una respuesta antes de darla, se aseguran de entender las
instrucciones antes de comenzar una tarea y escuchan los diferentes puntos de vista.

3. Escuchar a otros con comprensión y empatía


Algunos psicólogos creen que la posibilidad de escuchar a otra persona, de tener empatía
con ella y de comprender su punto de vista es una de las formas más elevadas de
conducta inteligente.
Escuchar con comprensión y empatía es ser
capaz de parafrasear las ideas de otra persona,
detectar indicadores de sus sentimientos o
estados emocionales en su lenguaje oral y
corporal, y posteriormente expresar con
exactitud los conceptos, emociones y
problemas de otras personas.
Algunas personas en sus interacciones se ríen o
desprecian las ideas de otro. Son incapaces de
construir sobre ideas de otras personas, considerar
su mérito u operar con ellas.
Sabemos que las personas están mejorando su habilidad de escuchar, cuando
atienden, muestran comprensión y empatizan con sentimientos o ideas de otros,
parafraseándolas con exactitud, construyendo a partir de ellas, esclareciéndolas, o dando
un ejemplo de las mismas. Cuando pueda decir: “La idea de Pedro es…, pero la idea de
Sara es…” o “Vamos a probar la idea de Cecilia para ver si funciona” o “Permíteme
enseñarte como Gina resolvió el problema.” Estos son algunos elementos que nos
permitirán darnos cuenta que los participantes están escuchando e internalizando las
ideas y sentimientos de otros.

4. Flexibilidad en el pensamiento
Se refiere a la capacidad para considerar dos puntos de vista alternativos o manejar
varias fuentes de información simultáneamente. Para quienes carecen de esta
habilidad, la manera conocida de resolver un problema parece ser la única. Llegándose a
decidir que el procedimiento conocido es el único correcto. Se está más interesado en

32
saber si la respuesta es correcta, que en el resto del proceso de búsqueda de la
respuesta. Personas con estas características tienen una necesidad de certeza más que
una inclinación a la duda. Están decididas y se resisten a ser influenciadas, por datos o
razonamientos que contradigan sus creencias.
A medida que se tornan más flexibles en su pensamiento, pueden ser escuchadas
expresando o parafraseando los puntos de vista o la lógica de otras personas.
Pueden plantear varias formas de resolver el mismo problema y evaluar los méritos
y consecuencias de dos o más cursos alternativos de acción. Cuando tomen
decisiones usarán con frecuencia palabras como “quizás”, “por otra parte”, “si lo miras de
otra manera”. A la vez que desarrollan crecientemente un conjunto de principios morales
que gobiernan su propia conducta, también son susceptibles a cambiar su opinión a la luz
de los datos, argumentos y lógica convenientes. Cuando estas personas trabajan en
grupo, con frecuencia tratan de resolver los conflictos mediante el compromiso,
expresando una disposición de experimentar con la idea de otra persona o tratando de
alcanzar consenso.

5. Asombro, capacidad de maravillarse, inquisitividad, curiosidad y disfrute


de resolver problemas: un sentido de eficacia como pensador
“Nunca fui bueno con los juegos de agilidad mental”, “pregúntale a Jorge, él es el cerebro
de esta familia”. Cuando están en la universidad muchas personas no se matriculan en
clases de matemáticas u otra asignatura “difícil” porque perciben el pensar como trabajo
duro y por ende retroceden ante situaciones que exigen demasiado pensar.
Queremos que el mundo en general se mueva no sólo desde una actitud “Yo puedo”
sino también desde y hacia una emoción o sentimiento de “Yo disfruto”. Deseamos
que busquen problemas novedosos para resolverlos por sí mismos. Que estos problemas
sean resueltos con creciente independencia y creatividad. De esta manera, el aprendizaje
voluntario se convertirá en una actitud ante la vida.
Personas con estas características están en comunión con el mundo a su alrededor.
Reflexionarán sobre las formaciones cambiantes de una nube, se encantarán al abrirse un
capullo de flor, sentirán la simplicidad lógica del orden matemático. Encontrarán belleza en
una puesta de sol, intriga en la geometría de una telaraña y éxtasis en la iridiscencia de las
alas de un colibrí. Verán las congruencias y complejidades de una fórmula matemática,
reconocerán el ordenamiento y la destreza de un cambio químico y se conectarán con la
serenidad de una constelación distante. Su curiosidad se hará más fuerte a medida que
los problemas que encuentren se hagan más complejos.

33
6. Chequear para exactitud y precisión
Se refiere a la inclinación a reflexionar sobre la exactitud de las acciones y el orgullo
y satisfacción por la labor cumplida. Las personas que no poseen esta habilidad con
frecuencia son descuidadas al entregar la versión final de sus trabajos, no revisan sus
automóviles con regularidad, llegan tarde a las citas, cometen el mismo error infinitas
veces, no disminuyen la velocidad en las esquinas cuando tienen la vía libre, etc. Ellos
parecen sentir poca inclinación a reflexionar sobre la exactitud de sus acciones, a
contemplar su precisión o a enorgullecerse de sus logros. La prisa en terminar lo
emprendido sobrepasa su deseo de elaboración.
Podemos observar en una persona el crecimiento de esta habilidad, en su deseo de
lograr exactitud y precisión, cuando toman tiempo para chequear sus actividades, al
tornarse más conscientes sobre la importancia de la claridad, la precisión y la
perfección. De igual forma cuando revisan las reglas por las cuales deben regirse, los
modelos y revisiones que deben seguir y los criterios que deben emplear para confirmar
que su producto final se ajusta exactamente.

7. Metaconocimiento
Es tener conciencia de nuestro propio pensamiento. Algunas personas no tienen
conciencia de sus procesos de pensamiento mientras están pensando. Ellos carecen de
un plan de acción para resolver un problema antes de comenzar, son incapaces de
determinar si su plan está funcionando o si debe ser descartado y emplear otro. Raras
veces evalúan su estrategia para determinar su eficacia o se detienen a considerar si era
posible un abordaje más eficiente.
Cuando les preguntan “¿Cómo estás resolviendo un problema?” pueden contestar “no lo
sé, sólo lo estoy haciendo”. Son incapaces de descubrir los pasos y secuencias que están
usando antes, durante y después del acto de solución del problema. Ellos no pueden
transformar en palabras las imágenes visuales que ocupan su mente. Raras veces
planean, reflexionan o evalúan la calidad de sus propias habilidades y estrategias de
pensar.
Podemos determinar si se están tornando más conscientes de sus propios pensamientos
si:
a) son capaces de describir lo que pasa en su cabeza cuando piensan; b) al
formularles alguna pregunta, pueden describir qué es lo que saben y qué es lo que
necesitan saber; c) pueden describir su plan de acción antes de comenzar a resolver
un problema; d) pueden enumerar los pasos y decir dónde está la secuencia de
estrategias de solución de un problema; e) pueden trazar los caminos y calles
ciegas que tomaron en la vía a la solución de un problema.
Cuando logren tales habilidades, aplicarán el vocabulario cognitivo correctamente mientras
describen su estrategia de pensamiento.
34
Las escucharemos usando términos tales como: “Tengo una hipótesis…”, “mi teoría es…”,
”cuando comparo estos puntos de vista…”, “en resumen…”, “lo que necesito saber es…”,
o “las suposiciones con las cuales estoy trabajando son…”.

8. Cuestionar y plantear problemas


Una de las características distintivas entre los humanos y otras formas de vida es nuestra
inclinación y habilidad para encontrar problemas a resolver. Sin embargo, hay
quienes dependen de otras personas para resolver problemas, encontrar respuestas y
hacer preguntas. No hacen preguntas por temor a perecer ignorantes. Una persona con la
habilidad de cuestionar plantea problemas y hace preguntas, tales como: “¿Qué pruebas
tienes?”, “¿cómo sabes que eso es cierto?” o planteamientos de problemas más
hipotéticos caracterizados por preguntas tipos, como son: “¿Qué crees que pasaría si…?”
o “si eso es cierto, entonces: ¿Qué pudiera pasar si?”. Lo importante es estar alerta y
reconocer las discrepancias y fenómenos en el ambiente y preguntar sobre sus causas.

9. Recurriendo al conocimiento anterior y aplicándolo a situaciones nuevas


Probablemente la meta máxima de la enseñanza es que el conocimiento adquirido
sea aplicado a nivel general, a situaciones de la vida real y a áreas de contenido más
allá de aquellas en las que se aprendió. Sin embargo, encontraremos, por ejemplo, que
a pesar de que cada vez se es más exigente con el nivel de educación para contratar
personal en cualquier área, cuando nos dirigimos a solicitar una información o algún
servicio en cualquier oficina, la calidad del lenguaje y de las relaciones interpersonales de
las personas que atienden, deja mucho que desear.
Muy frecuentemente se comienza cada nueva tarea como si estuviera siendo abordada
por primera vez. Es como si cada experiencia se encapsulara en un episodio separado,
que no guarda ninguna relación con nada que vino antes o que viene después. Los seres
humanos inteligentes aprenden de la experiencia. Ellos son capaces de abstraer el
significado de una experiencia, transmitirla y aplicarla en una nueva situación. Se puede
observar a las personas crecer en esta habilidad al escucharlos decir: “Esto me
recuerda…”, “esto se resuelve de la misma forma que el primero”, “esto es igual a la vez
que yo”. Explican lo que están haciendo en términos de analogías con experiencias
anteriores o haciendo referencia a ellas. Acuden a su conocimiento almacenado para
resolver o facilitar cada nuevo reto.

10. Precisión del lenguaje y del pensamiento


Se refiere a la descripción de situaciones, personas u objetos de manera tan precisa
que deja lugar a duda con respecto a su cualidad. El lenguaje de algunas personas es
confuso, vago e impreciso. Ellos describen atributos de objetos o eventos con palabras no

35
específicas tales como: “Raro”, “agradable”, “okey”. Los nombres de los objetos son
“peroles”, “bichos” y “cosas”. Sus oraciones se enfatizan con expresiones como “Tú
sabes”, “tal cual”, “uhm”.
Podríamos escuchar el uso de nombres vagos y pronombres “ellos me lo dijeron”, “todos
tienen uno”. Los verbos con frecuencia son inespecíficos: “Vamos a hacerlos”. Los
comparativos van sin calificar: “Este refresco es mejor, me gusta más”.
A medida que el lenguaje de estas personas se hace más preciso, les escuchamos
empleando palabras más descriptivas para distinguir atributos. Utilizan nombres correctos
y cuando no se dispone de denominaciones universales, emplean analogías tales como:
“forma de luna creciente” o “igual que una corbata de lacito”.
Expresan criterios espontáneamente sobre sus juicios de valoración, al describir por qué
piensan que un procedimiento es mejor que otro. Se expresan con oraciones completas,
aportan voluntariamente evidencia de apoyo a sus ideas; argumentan, esclarecen y
definen operativamente su terminología. Sus expresiones orales y escritas se tornan más
concisas, descriptivas y coherentes.

11. Utilización de todos los sentidos


Toda la información penetra en el cerebro a través de las vías sensoriales: Visual, táctil,
cinestésica, auditiva, olfatoria y gustativa. La mayor parte del aprendizaje lingüístico,
cultural y físico se deriva del entorno por la observación o captación efectuada
mediante los sentidos.
Para conocer un vino, éste debe ser bebido y degustado; para conocer un rol, éste debe
desempeñarse; para conocer un juego deportivo, éste debe practicarse; para conocer una
meta, se debe tener una visión de la misma. Aquellas personas cuyas vías sensoriales
están abiertas, alertas y agudas, absorben más información del entorno que aquellas
cuyas vías están marchitas, son inmunes e inconscientes a los estímulos sensoriales.
Según va madurando, el ser humano concibe y expresa muchas formas de resolver
problemas mediante el uso de los sentidos: haciendo observaciones, recopilando
datos, experimentando, manipulando, escudriñando, identificando variables,
entrevistando, efectuando el desglose de los componentes de un problema,
visualizando, desempeñando roles, ilustrando o construyendo modelos.
En sus expresiones utilizarán una variedad de palabras sensoriales: “Yo siento que”, “se
me eriza la piel cuando…”, “… me deja un mal sabor en la boca”, “¿entendiste el
cuadro?”.

12. Ingenuidad, originalidad, perspicacia: creatividad


No puedo dibujar”, “nunca fui bueno en el arte”, “no puedo cantar ni una sola nota”.

36
Algunas personas creen que los humanos creativos nacen justamente así; que está en sus
genes y cromosomas. Cada vez es más evidente que la gente tiene la capacidad de
generar productos, soluciones y técnicas ingeniosas, inteligentes, originales y novedosas,
si la habilidad creativa se desarrolla.
Los seres humanos inteligentes son creativos. Con frecuencia tratan de concebir
soluciones a los problemas de maneras diferentes, examinando las posibles alter-
nativas desde muchos ángulos (pensamiento lateral). Ellos tienden a proyectarse hacia
diferentes roles usando analogías, comenzando con una visión y trabajando hacia atrás,
imaginando que ellos son el objeto bajo consideración.
Las personas creativas se arriesgan, ellas “viven al borde de su competencia”, probando
sus límites (Perkins, 1985). Están motivados más intrínsecamente que extrínsecamente,
trabajando en la tarea por su reto estético más que por sus premios materiales.
Las personas creativas están abiertas a la crítica. Ellos muestran su producto y buscan
retroalimentación en un esfuerzo creciente por refinar su técnica.
Están inquietos con el estatus quo. Constantemente se esfuerzan por mayor fluidez,
elaboración, novedad, parsimonia, simplicidad, destreza, perfección, belleza, armonía y
balance.

LECTURA Nº 9: ESTILOS DE APRENDIZAJE

Tomado con fines instruccionales de:

Gallego y Alonso. (2002). Estilos de aprendizaje,


estilo de enseñanza. España: Universidad
Nacional de Educación a Distancia.

El concepto de estilo en el lenguaje pedagógico suele utilizarse para señalar una serie de
distintos comportamientos reunidos bajo una sola etiqueta. Por ejemplo, hablamos de
estilos de dirección y describimos el estilo autocrático, el estilo participativo, etc.
Los estilos son algo así como las conclusiones a las que llegamos acerca de la forma
cómo actúan las personas. Nos resultan útiles para clasificar y analizar lo
comportamientos, pero se corre el peligro de servir de simples etiquetas.
Al reflexionar sobre las teorías del aprendizaje, en esta lectura tenemos la tarea de
concretar lo que significa teórica y prácticamente esta teoría.

37
Aunque para algún autor el estilo es algo superficial compuesto por comportamientos
externos…., sin embargo, pensamos que el estilo es bastante más que una mera serie de
apariencias.
Desde una perspectiva fenomenológica las características estilísticas son los indicadores
de superficie de dos niveles profundos de la mente humana: El sistema total de
pensamiento y las peculiares cualidades de la mente de un individuo para establecer
lazos con la realidad.
Este punto de vista significa que características personales como la preocupación por el
detalle y el uso fácil de la lógica para determinar la verdad, la búsqueda de significados, la
necesidad de opciones, no son simples casualidades sino aspectos muy unidos a
elementos psicológicos.
Cuando Gregory (1979) y otros autores estudiaron, en los años 70, los comportamientos
característicos de los alumnos brillantes, dentro y fuera del aula, encontraron aspectos
muy contradictorios. Unos tomaban muchos apuntes, otros casi no anotaban una línea.
Unos estudiaban cada noche y otros sólo antes de los exámenes, y así ocurría en otras
áreas y actividades.
Poco a poco los investigadores fueron comprobando que las manifestaciones externas
respondían, por una parte, a disposiciones naturales de cada individuo y por otra, a
resultados de experiencias y aprendizajes pasados.
Cuatro aspectos aparecieron como especialmente importantes en el funcionamiento
cognoscitivo:
1.- Las cualidades especiales que se refieren al espacio concreto y al espacio abstracto.
Con el espacio concreto conectamos con los sentidos, con el espacio abstracto con la
inteligencia, las emociones, la imaginación y la intuición.
2.- El tiempo es controlado por el orden y estructuración de las realidades, orden que
puede ser secuencial (no lineal, multidimensional).
3.- Los procesos mentales de inducción y deducción.
4.- Las relaciones se mueven dialécticamente entre reafirmarse en su individualidad y
compartir y colaborar con otros.
La mente humana es capaz de utilizar estos elementos bipolares de diferentes formas
según la situación en que se encuentre, aunque cada persona tiene una predisposición a
relacionarse mejor con ciertas condiciones para su crecimiento y desarrollo personal.

¿Qué son los Estilos de Aprendizaje?


El análisis de los estilos de aprendizaje ofrece indicadores que ayudan a guiar las
interacciones de la persona con las realidades existenciales. Facilitan un camino, aunque

38
limitado, de auto y heteroconocimiento. Veamos en concreto, algunas de las definiciones
más significativas analizando las peculiaridades.
Para Claxton y Raslton (1978: 1)
“Estilos de Aprendizaje es una forma consistente de responder y utilizar los estímulos en
un contexto de aprendizaje”.
Riechmann (1979; 2):
“Estilos de Aprendizaje es un conjunto particular de comportamiento y actitudes
relacionadas con el contexto de aprendizaje”.
Bulter (1982) indica que los Estilos de Aprendizaje:
“Señalan el significado natural por el que una persona más fácil, efectiva y eficientemente
se comprende a sí misma, el mundo y la relación entre ambos”.
Kolb (1984) incluye el concepto de Estilo de Aprendizaje dentro de su modelo de
aprendizaje por la experiencia y lo describe como:
“Algunas capacidades de aprender que se destacan por encima de otras como resultado
del aparato hereditario de las experiencias vitales propias, y de las exigencias del medio
ambiente actual”.
Por su parte Leichter (1973) profesor de educación de Teachers Collage, Columbia
University, Nueva York, ha estudiado lo que él llama estilos educativos. Muchos de los
puntos de su análisis coinciden con lo que nosotros hemos denominado estilos de
aprendizaje, por ejemplo, cómo los individuos se diferencian en el modo de iniciar,
investigar, absorber, sintetizar y evaluar las diferentes influencias educativas en su
ambiente, de integrar sus experiencias, la rapidez de aprendizaje, etc.
Desde nuestro punto de vista, una de las definiciones más claras y ajustadas es la que
propone Keefe (1988) y que hacemos nuestra:
Los estilos de Aprendizaje son los rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos, que sirven
como indicadores relativamente estables, de cómo los discentes perciben, interaccionan y
responden a sus ambientes de aprendizaje.

Los Estilos de Aprendizaje


Honey y Mumford (1986) han partido de una reflexión académica y de análisis de la teoría
y cuestionarios de Kolb (1984), para llegar a una aplicación de los estilos de aprendizaje
en la formación de directivos del Reino Unido, en el marco del International Management
Center from Buckingham. Es importante situarse en estas coordenadas para comprender
el enfoque de estos autores.
Les preocupa averiguar porqué en una situación en la que dos personas comparten texto y
contexto una aprende y otra no. La respuesta radica en la diferente reacción de los

39
individuos, explicable por sus necesidades acerca del modo por el que se exponen al
aprendizaje y aprehenden el conocimiento. Aquí aparece una explicación: los estilos de
aprendizaje de cada persona originan diferentes respuestas y diferentes comportamientos
ante el aprendizaje.
Lo ideal, afirma Honey (1986), podría ser que todo el mundo fuera capaz de experimentar,
reflexionar, elaborar hipótesis y aplicar a partes iguales. Es decir, que todas las
virtualidades estuvieran repetidas equilibradamente. Pero lo cierto es que los individuos
son más capaces de una cosa que de otra. Los estilos de aprendizaje serán algo así como
la interiorización por parte de cada sujeto de una etapa determinada del ciclo.
Los estilos, en consecuencia, para Honey y Mumford (1986) son también cuatro, que a su
vez son las cuatro fases de un proceso cíclico de aprendizaje:
· Activo.
· Reflexivo.
· Teórico.
· Pragmático.
Esta clasificación no se relaciona directamente con la inteligencia, porque hay gente
inteligente con predominancia en diferentes estilos de aprendizaje. Parece útil la estrategia
de Honey y Mumford (1989) de prescindir parcialmente de la insistencia en el factor
inteligencia, que no es fácilmente modificable, e insistir en otras facetas del aprendizaje
que sí son accesibles y mejorables.
En este sentido los referidos describen así los estilos de aprendizaje que ellos definen:
· Activos: Las personas que tienen predominancia en estilo activo se implican
plenamente y sin prejuicios en nuevas experiencias. Son de mente abierta, nada
escépticos y acometen con entusiasmo las tareas nuevas. Son gentes del aquí y ahora
y les encanta vivir nuevas experiencias. Sus días están llenos de actividad. Piensan
que por lo menos una vez hay que intentarlo todo. Tan pronto como desciende la
excitación de una actividad, comienzan a buscar la próxima. Se crecen ante los
desafíos que suponen nuevas experiencias, y se aburren con los largos plazos. Son
personas muy de grupo que se involucran en los asuntos de los demás y centran a su
alrededor todas las actividades.
· Reflexivos: A los reflexivos les gusta considerar las experiencias y observarlas desde
diferentes perspectivas. Recogen datos, analizándolos con detenimiento antes de
llegar a alguna conclusión. Su filosofía consiste en ser prudente, no dejar piedra sin
mover, mirar bien antes de pasar. Son personas que gustan considerar todas las
alternativas posibles antes de realizar un movimiento. Disfrutan observando la
actuación de los demás, escuchan a los demás y no intervienen hasta que se han
adueñado de la situación. Crean a su alrededor un aire ligeramente distante y
condescendiente.

40
· Teóricos: Los teóricos adaptan e integran las observaciones dentro de teorías lógicas
y complejas. Enfocan los problemas de forma vertical escalonada, por etapas lógicas.
Tienden a ser perfeccionistas. Integran los hechos en teorías coherentes. Les gusta
analizar y sintetizar. Son profundos en su sistema de pensamiento, a la hora de
establecer principios, teorías y modelos. Para ellos si es lógico es bueno. Buscan la
racionalidad y la objetividad huyendo de lo sujetivo y de lo ambiguo.
· Pragmáticos: El punto fuerte de las personas con predominancia en estilo pragmático
es la aplicación práctica de las ideas. Descubren el aspecto positivo de las nuevas
ideas y aprovechan la primera oportunidad para experimentarlas. Les gusta actuar
rápidamente y con seguridad con aquellas ideas y proyectos que le atraen. Tienden a
ser impacientes cuando hay personas que teorizan. Pisan la tierra cuando hay que
tomar una decisión o resolver un problema. Su filosofía es siempre se puede hacer lo
mejor.
El Learning Styles Questionnarie (L. S. Q) de Peter Honey y Allan Mumford está
compuesto con ochenta ítems. El sujeto debe responder si está de acuerdo o en
desacuerdo a todas las preguntas. La mayoría de los ítems son comportamentales, es
decir, describen una acción que alguien puede realizar. El L.S.Q está diseñado para
detectar las tendencias generales del comportamiento personal.

Características de los cuatros Estilos De Aprendizaje Según nuestra


perspectiva
Anteriormente, hemos recogido la descripción de los estilos de aprendizaje según la
conceptualización de Honey y Mumford (1986). Ahora añadimos a cada uno de los estilos
una lista de características (tabla de especificaciones) que, creemos, determinan con
claridad el campo de destrezas de cada estilo (Alonso, 1992).
Hemos dividido, en cada estilo, dos niveles de características. Las cinco características
que han obtenido las puntuaciones más significativas como resultado de los análisis
factoriales y de competentes principales de las 1.371 encuestas (Alonso, 1992) las
denominadas características principales y las citamos por el mismo orden de prioridad que
nos ha aparecido en el estudio estadístico. El resto aparecen con el marbete de otras
características.

Características de Estilo Activo


Características principales:
· Animador.
· Improvisador.
· Descubridor.

41
· Arriesgado.
· Espontáneo.
Otras características:
· Creativo.
· Novedoso.
· Aventurero.
· Renovador.
· Inventor.
· Vital.
· Vividor de la Experiencia.
· Generador de ideas.
· Lanzado.
· Protagonista.
· Chocante.
· Innovador.
· Conversador.
· Líder.
· Voluntarioso.
· Divertido.
· Participativo.
· Competitivo.
· Deseoso de aprender.
· Solucionador de problemas.
· Cambiante.

Características de Estilo Reflexivo


Las personas que obtengan un predominio claro del estilo reflexivo poseerán muchas de
estas características o manifestaciones:
Características principales:
· Ponderado.
· Concienzudo.
42
· Receptivo.
· Analítico.
· Exhaustivo.
Otras características:
· Observador.
· Recopilador.
· Paciente.
· Cuidadoso.
· Detallista.
· Elaborador de argumentos.
· Previsor de argumentos.
· Estudioso de comportamientos.
· Registrador de datos.
· Investigador.
· Asimilador.
· Escritor de informes y declaraciones.
· Lento.
· Distante.
· Prudente.
· Inquisidor.
· Sondeador

Características del Estilo Teórico


Las personas que obtengan una mayor puntuación en el estilo teórico tendrán
características o manifestaciones como éstas:
Características principales:
· Metódico.
· Lógico.
· Objetivo.
· Crítico.
· Estructurado.
43
Otras características:
· Disciplinado.
· Planificado.
· Sistemático.
· Ordenado.
· Sintético.
· Razonador.
· Pensador.
· Relacionador.
· Perfeccionista.
· Generalizador.
· Buscador de hipótesis.
· Buscador de teorías.
· Buscador de modelos.
· Buscador de preguntas.
· Buscador de supuestos subyacentes.
· Buscador de conceptos.
· Buscador de finalidad clara.
· Buscador de racionalidad.
· Buscador de “por qué”.
· Buscador de sistemas de valores, de criterios,…
· Inventor de procedimientos para…
· Explorador.

Características del Estilo Pragmático


Las personas que obtengan una mayor puntuación en el estilo pragmático tendrán
característica o manifestaciones como éstas:
Características principales:
· Experimentador.
· Práctico.
· Directo.
44
· Eficaz.
· Realista.
Otras características:
· Técnico.
· Útil.
· Rápido.
· Decidido.
· Planificador.
· Positivo.
· Concreto.
· Objetivo.
· Claro.
· Seguro de sí.
· Organizador.
· Actual.
· Solucionador de problemas.
· Aplicador de lo aprendido.
· Planificador de acciones.

LECTURA Nº 10: ¿QUÉ IMPLICA APRENDER?

Tomado con fines instruccionales de:


Bernad, J. (1995). Estrategias de estudios en la
universidad. España: Editorial Síntesis.

Estudiar para aprender o componentes básicos del estudio


Para afrontar con garantía de éxito la compleja tarea del estudio es imprescindible saber
qué implica el proceso de estudiar o, lo que es igual, cuáles son sus componentes
esenciales. Pues bien, si algo es claro en tal perspectiva es que el estudio sirve y debe
servir para aprender; este es el objetivo fundamental del estudio. Por eso, y a pesar de las
diferentes versiones que circulan en los ámbitos estudiantiles y académicos sobre el
45
aprendizaje, todas ellas suelen coincidir en entenderlo como el conjunto de habilidades
requeridas para hacer algo, conducir un coche, resolver un problema de matemáticas,
comprender un texto, entenderse con los otros, etc.
En el caso concreto del estudiante, el aprendizaje se logra fundamentalmente dedicándose
a cubrir tres objetivos generales implicados en el estudio:
1. Adquirir información sobre fenómenos, hechos, conceptos, reglas, leyes, principios,
etc. Esta dimensión del aprendizaje coincide con los contenidos de las asignaturas que
estudias. Estos contenidos vienen impuestos a través de los programas académicos.
2. Adquirir habilidades o destrezas para tratar o realizar convenientemente las tareas
implicadas en la adquisición y asimilación de la información o contenidos de las
asignaturas. El estudiante debe estar convencido de que para realizar bien una tarea
necesita dominar las técnicas, destrezas y estrategias necesarias para asimilar los
contenidos que pretende aprender.
3. Conocer las propias capacidades y el modo de utilizarlas adecuadamente, es decir,
posibilidades, dificultades y medidas de seguridad, etc., encaminadas a administrar
correctamente los recursos personales de tiempo, capacidad de atención y reflexión
personal, motivación suficiente para no desalentarse ante las primeras dificultades que
aparecen, etc. Este tercer componente se corresponde con lo que se denomina el
conocimiento de sí mismo o conocimiento metacognitivo, porque versa no sobre lo que
se conoce o aprende sino sobre qué hace el aprendiz para aprenderlo o, lo que es lo
mismo, cómo aprende.
Es obvio que, con relación a los tres puntos anteriores, lo que depende más directamente
del estudiante son los dos últimos. Así, puede decirse que un buen estudiante es un sujeto
que sabe bien los métodos de estudio aprendizaje, o sea qué tiene que hacer para
aprender domina las estrategias de aprendizaje y sabe emplear bien sus esfuerzos se
conoce bien a sí mismo y sabe utilizar con eficacia sus propios recursos intelectuales y
personales.
Desde este horizonte, las ideas que se exponen en torno a estas dos preguntas básicas:
1. ¿Qué objetivo de aprendizaje y qué tareas se le proponen al estudiante en la
universidad?
2. ¿Cómo puede alcanzarlos con la máxima eficacia?

Clases y niveles de aprendizaje–estudio


Se ha detectado que cuando los estudiantes se dedican a aprender diversas asignaturas:
Inglés, Historia, Matemáticas, Física, etc., sus comportamientos a la hora de tomar
apuntes, escuchar al profesor, consultar libros, preparar los exámenes; su actuación se
despliega en dos niveles o enfoques muy diferentes entre sí, lo que se traduce en dos
niveles de aprendizaje, el superficial y el profundo. Para que entiendan estos dos
46
conceptos, te presentamos a continuación una lista de conductas en que se manifiestan
las maneras de abordar el estudio personal. Estos dos tipos o enfoques de aprendizaje
equivalen a dos maneras sustancialmente diferentes de enfrentarse con el estudio, como
se desprende de las descripciones que siguen y de los ejemplos que se citan.

Características del aprendizaje superficial


La nota que mejor define este tipo de aprendizaje es la total dependencia del estudiante
con respecto a las demandas que le llegan desde el exterior, las imposiciones de los
profesores. Tal dependencia se muestra en una conducta definida por las siguientes
actuaciones:
· Tendencia a considerar lo que se está aprendiendo sin tener en cuenta sus relaciones
con otros conocimientos. “Pienso que lo mejor es tomar nota de lo que oyes, eso es
suficiente para aprobar”.
· Se intenta fundamentalmente memorizar el contenido que se aprende como si
estuviera aislado y sin conexiones con otros materiales o conocimientos. “Cuando
tomo notas copio palabra por palabra lo que dice en clase el profesor y con eso voy al
examen. Para estudiar escribo varias veces lo que quiero aprender”.
· Se utilizan exclusivamente las fuentes de información que se ofrecen explícitamente.
· “Para preparar los exámenes memorizo lo mejor que puedo el libro de texto indicado
por el profesor y me aprendo casi al pie de la letra los apuntes de clase”.
· Se considera lo que se aprende como un todo homogéneo, sin distinguir lo importante
de lo secundario ni ocuparse de encontrar su estructura interna. “Considero que todo
son hechos que no se conectan muy bien entre si”.
· No hay preocupación por relacionar lo que se estudia con las situaciones cotidianas,
con otros temas o problemas, cómo se puede aplicar lo estudiado en otros contextos.
“Creo que para aprobar, y además bien, lo importante es saber muy bien lo que piensa
el profesor, lo demás no me interesa “.
· El objetivo central es aprobar, pasar los exámenes. “A mi lo que me interesa es pasar
el examen, más adelante tendré ocasión de profundizar en lo que he estudiado”.

Características del aprendizaje profundo


Este tipo de aprendizaje representa la antítesis del aprendizaje superficial y, en
consecuencia, lo que se pretende con él responde a estas notas:
· Intención de crear una interpretación personal de lo que se aprende, es decir, crear
una versión personalizada del material que se estudia empleando métodos de
comparación, de contraste o semejanza, etc. “Cuando estudio me pregunto ¿y esto

47
qué me dice a mí concretamente?” Estudio hasta estar completamente seguro de que
comprendo cómo se han desarrollado las cosas”.
· Intención de relacionar la tarea con otros conocimientos relevantes y anteriores a lo
que se está aprendiendo. “Intento recordar otros conceptos que sé con los que tengo
delante, lo que hemos visto en lecciones anteriores”.
· Utilización de diferentes fuentes de información (otros libros, diccionarios, etc.).
”Después de la clase voy a buscar en otros libros lo que el profesor ha explicado para
comprenderlo mejor”.
· Se busca la estructura y relaciones entre las partes de lo que se comprende. “Al
final, me quedo con la idea central y las demás las relaciono con la central.
Termino con un esquema o resumen”.
Después de revisar estos dos enfoques, tal vez te preguntes por las causas que llevan a
comportarse como estudiante superficial o profundo. En principio, parece ser que un factor
importante es la orientación de los exámenes impuesta por los profesores. Cuando lo que
se pregunta en los exámenes son respuestas “cerradas” que exigen únicamente la
reproducción de los hechos o la memorización del material, entonces se favorece el
estudio superficial; por el contrario, si la evaluación versa sobre respuestas variadas
“abiertas” y se plantean problemas es fácil que el estudiante intente comprometerse en
opiniones o experiencias personales con relación a lo que estudia.
También es sabido que la elección de uno u otro enfoque depende de otros factores tales
como el entusiasmo del profesor por su asignatura, el atractivo o rechazo personal del
estudiante hacia determinadas materias, la cantidad de trabajo que se impone durante el
curso que está realizando, el apoyo familiar y en general, la planificación del estudio por
parte del estudiante. La adhesión del estudiante a un enfoque superficial o profundo del
estudio depende de una decisión personal, que toma en función de la percepción que se
tenga del conjunto de los factores mencionados y, en definitiva, de lo que se entiende por
“proceso de aprender”. Estos datos deben llevarte a la convicción de que no vale
justificarte con pseudorrazones a la hora de asumir tu propia responsabilidad personal en
la decisión de canalizar todos tus esfuerzos como estudiante en un sentido u otro, pues
todas las informaciones disponibles indican que, a la postre, el factor decisivo en la
manera de enfocar tus estudios eres tú mismo y, por lo tanto, si quieres actuar con
coherencia en este campo debes admitir un protagonismo indiscutible, que todos los
estudiosos del aprendizaje te reconocen.

Características del estudiante eficaz e ineficaz


Cuando se habla de las características de un estudiante eficaz debemos abordarlo en
contraposición con las de un estudiante ineficaz a fin de establecer las diferencias entre
los mismos y detectar las causas o motivos de ambos comportamientos. Es evidente que

48
el estudiante eficaz e ineficaz se comporta de manera muy distinta en tres dimensiones
principales implicadas en el proceso de aprender/estudiar.
La siguiente lectura te sugiere las características de un estudiante eficaz:
· Planifica lo que hace y, en tal sentido, no se ocupa sólo de lo que intenta aprender sino
de cómo puede aprenderlo del modo más eficaz. Por eso, dedica más tiempo a la
planificación que a la ejecución; en oposición al estudiante ineficaz que es impulsivo y
no programa previamente lo que intenta conseguir.
· Aprende utilizando variedad de instrumentos, no sólo se
fija en las palabras (vocabulario), sino que intenta
traducirlas en esquemas y gráficos, es decir, estructura
la información obtenida hasta convertirla en un producto
personal. Además, hace uso de un conjunto de métodos
para elaborar las diferentes tareas con las que se
enfrenta diariamente.
· Se controla mucho, fija tiempos, esfuerzos y metas muy
concretas. El estudiante ineficaz no capta la importancia
que tiene el definir con precisión lo que quiere conseguir,
por eso tampoco sabe si lo consigue o no, está como
perdido en su actividad.

DIMENSIONES EFICAZ INEFICAZ

1. Almacenamiento de a) Atiende a aspectos básicos y · Aspectos superficiales y


información. esenciales de la información. concretos.

2. Codificación / b)Usa códigos de representación, · Apoyo exclusivo en el


organización de la variados como: verbal, código ofertado (lo que
información. icónico (gráficos), analógico dice el profesor o el libro de
(comparaciones). texto).
c) Organiza el conocimiento a · Atomización del conocimiento
partir de principios.
d) Clasificaciones completas, · Clasificaciones, incompletes,
rigurosas, consistentes. tinconsistentes.
e) Reformulación - traducción · Trabaja con los datos directos
personal de los datos. (memoriza, no resume

3. Control del propio f) Uso amplio de estrategias y · Carencia de guías, planes


pensamiento planificación de los pasos que
(metacognición). y recursos instrumentales.
sigue en el estudio.
g) Dedica mucho tiempo a la · Inversión de tiempos con
fase de planificación y es
rápido en la ejecución de las tareas. respecto al eficaz.
h) Alta conciencia en sus zonas · Escasos conocimientos de
débiles y fuertes (fallos). sus propios recursos y
fallos.

49
i) Variado repertorio de estrategias · No se plantea estrategias
y facilidad para seleccionarlas o métodos alternativos.
y utilizarlas.

j) Facilidad de transferencia de · Individualización/atomización


un campo a otro y tendencia a de los problemas y tareas
la generalización.
k) Comprobación de resultados · Secuencias unitarias, no
parciales en las tareas. evalúa los pasos parciales.
l) Relación ajustada entre esfuerzos · Descontrol del tiempo y
y tiempo dedicado a esfuerzos.
las tareas: horarios fijos.
m) Síntesis de los conocimientos. · Mero listado de conocimientos

Las cinco metas generales o básicas del estudiante


Lo que en esta lectura te propongo equivale a una cierta revolución copernicana, pues
quiere aconsejarte que dejes de cometer o no caigas en unos de los errores más comunes
entre los estudiantes ineficaces y que consiste en ponerse estudiar sin saber apenas lo
que quiere aprender o, lo que es igual, sin fijarse una meta concreta para la cantidad de
esfuerzos que gasta como estudiante. Imagínate un panadero que comenzara a manipular
la masa sin pensar si va a hacer con ella pan, tortas, bizcocho, galletas, etc. Pues aunque
parezca chocante, eso es lo que hacen muchos estudiantes, actúan como malísimos
panaderos que estudian y estudian sin saber con un mínimo de claridad las metas que
persiguen.
Si te tomas seriamente el estudio debes admitir que es claramente insuficiente actuar
como hacen muchos estudiantes, cuando piensan por ejemplo, “voy a estudiar tal lección
de Historia o de Matemáticas”. Una expresión así apenas dice nada, pues con ella no se
fija ninguna meta. Tal frase más bien sólo dice la materia o contenido sobre lo que va a
girar el estudio pero no lo que se va hacer realmente y lo que se pretende con él. Esto se
entiende con claridad cuando se comprende que al estudiar una lección se pueden
pretender metas tan diversas como las cinco siguientes:
1. Memorizar o acumular en la memoria datos, fechas, nombres de la lección en cuestión,
tal como están en el libro o apuntes del profesor.
2. Resumir lo esencial de la lección dejando de lado las ideas secundarias, para lo cual
hay que analizar el texto; es decir, distinguir muy bien unas ideas de otras.
3. Buscar las relaciones existentes entre las ideas o parte de la lección.
4. Aplicar las ideas contenidas en la lección, utilizándolas para resolver o interpretar otros
casos o problemas relacionados con el tema estudiado.
5. Relacionar la lección que se estudia con las anteriores o con otros conocimientos que
ya posees.

50
Por tanto, proponerse la meta de “estudiar una lección” y “subrayar” las ideas principales
de una lección”, como hacen muchos estudiantes, no es suficiente para saber lo que se
quiere hacer y, generalmente tampoco, para estudiar con eficacia, pues el estudio eficaz
exige fijarse las metas con mucha más precisión; sólo así podrás saber en qué medida
consigues las metas perseguidas. En tal sentido, tampoco puede considerarse metas de
estudio propiamente dichas, por demasiado generales, ”leer libros”, ”ir a clase”, “hacer
ejercicios durante el estudio particular”, “aprender a razonar“, “elaborar un gráfico o un
esquema de una lección”, “enterarse de lo que entra en el examen de tal asignatura en el
curso pasado”, “decidir las partes en que vas a dividir un trabajo de literatura”, “aplicar los
conceptos aprendidos sobre un tema de física a una situación de la vida cotidiana “, ”pedir
aclaraciones al profesor o a los compañeros para comprobar si se ha entendido un
concepto o no”. En definitiva, una meta implica la realización de una tarea compleja y, a la
vez, claramente delimitada.
Por último, quiero recordarte que estudiar sin metas o con metas poco definidas es una
temeridad, casi siempre el paso previo al fracaso y, en el mejor de los casos, la manera de
obtener unos resultados del estudio muy limitados.

Primera meta general: definir con claridad lo que te propones aprender a


partir de lo que esperan de ti tus profesores
Dado que cada materia o asignatura requiere o tiene sus propias metas, a lo primero que
tienes que prestar especial atención es a las metas concretas que te proponen tus
profesores. Por eso es bueno que te preguntes qué metas se proponen tus profesores y
cómo puedes enterarte bien de ellas. Es condición indispensable tal conocimiento para
que tus esfuerzos puedan dirigirse hacia la consecución de dichas metas. De momento
basta decirte que esas metas se corresponden muy de cerca con lo que tienes que llevar
bien preparado en el momento del examen. Por otra parte, tendrás que aprender a
descubrirlas utilizando las estrategias y técnicas que se indicarán más adelante.
Comencemos por aclarar lo que significan estos conceptos clave en el conjunto de tu
actividad como estudiante.

¿Qué es una estrategia?


Hagamos un rodeo y partamos de un símil, pues así podrás entender mejor en qué
consiste básicamente una estrategia. La estrategia consiste en un plan equivalente a un
conjunto de pasos que se ejecutan para conseguir una meta compleja. Pensemos, por
ejemplo, en el plan o planes que podrías seguir para encontrar a un amigo que se ha ido a
vivir recientemente a un nuevo y complejo edificio. En este caso:
Una estrategia consistirá en ir preguntado en unos cuantos pisos, sin ningún criterio de
orden, por dicho amigo o su familia. Sería una estrategia que te llevaría mucho tiempo y
muy poco eficaz.

51
Otra estrategia, mucho más inteligente, consistiría en hacer el siguiente conjunto de
acciones ordenadamente: 1) ver si hay portero y
pedirle información; 2) seguidamente y en el supuesto
de que no lo haya, llamar a un piso pidiendo te abran
el portal para ver si a través de los buzones
consigues localizar al amigo; 3) si aún así no obtienes
lo que deseas, podrías preguntar en tres pisos
distintos, uno en la parte baja del edificio, otro del
medio y otro de la parte superior. Esta manera de
actuar constituirá una buena estrategia, y como se ve
en que comienzas a escuchar a tu profesor en clase, te llueven cantidades de información,
implica realizar un conjunto de pasos o procesos ordenadamente con vistas a la
consecución de un objetivo, la localización del amigo. Al hablar de estrategia nos referimos
siempre a planes de actividad compleja en la que se implican conjuntos de acciones
realizadas sucesiva y ordenadamente con vista a la consecución de una meta. Te interesa
conocer bien las estrategias de estudio si quieres ser un estudiante eficaz.

¿Qué es una técnica?


La técnica es el equivalente a cada uno de los pasos que se realizan para llevar a cabo la
estrategia. En el ejemplo propuesto, serían técnicas: indagar si hay portero en la casa y
preguntarle por tu amigo, mirar en cierto orden los buzones, preguntar en diferentes y
determinados pisos con cierta lógica, etc.
Volvamos a nuestro tema, la identificación de tus grandes metas como estudiante. En este
punto, si tus profesores son mínimamente eficaces se preocuparán de indicarte qué es lo
que debes conseguir; lo que suele coincidir prácticamente con aquello que, como ya te he
dicho, te preguntarán en los exámenes. Estas son, en principio, las metas que te debes
fijar y perseguir. Las clases sirven especialmente para esto y si no asistes a ellas o no
pones especial atención a este punto, perderás el tiempo pues dedicarás tu esfuerzo a
estudiar cosas que no se corresponden con lo que después tendrás que responder en los
exámenes.
Una de las tareas comunes del estudiante es asimilar conocimientos a partir del texto
mediante su debida comprensión (interpretación, resumen, memorización). Pues bien, esto
es aplicable con pequeñas diferencias, en todas las asignaturas tanto de ciencias como de
letras. De igual modo, en todas las materias tiene el estudiante que realizar exámenes
que, aunque diferentes por la materia sobre la que versan, exigen comportamientos muy
semejantes. Saber comportarse inteligentemente en los exámenes es, igualmente, una
meta común en todas las asignaturas.
A partir de lo dicho, es importante que te preguntes por el listado de las principales metas
básicas que suelen proponer los profesores a sus estudiantes. Para contestar a esta
cuestión y desde los diferentes métodos para obtener tal listado, es útil adoptar el criterio
52
de examinar los objetivos que debe cubrir el estudiante durante la realización de una
secuencia completa de enseñanza-aprendizaje, en tu caso, lo que debes hacer desde que
el profesor introduce o comienza una lección hasta la fase final en que debes rendir
cuentas en el momento del examen.

Segunda meta general: comprender y almacenar la información que intentas


aprender
A partir del momento, por ponerte un solo ejemplo, al terminar el bachillerato, un
estudiante ha tomado contacto con unos 50.000 a 60.000 términos y al acabar la carrera
universitaria con unos 80.000 a 100.000. Como es lógico, no toda la información que entra
en tu cerebro por los oídos o por los ojos es igualmente importante; en el caso del
vocabulario, hay palabras que coinciden con los conceptos básicos de los temas que estás
aprendiendo y otras que son totalmente secundarias, redundantes o de relleno.
El problema, a partir de la situación real en la que te encuentras todos los días, se traduce
en un nuevo objetivo o meta básica de tu trabajo como estudiante: Seleccionar bien la
información que te interesa aprender. Entiendes, por otra parte, que lo que ocurre con las
explicaciones del profesor se aplica igualmente a lo que lees en los libros o en
documentos relacionados con las asignaturas que estudias, y lo mismo a las ideas
contenidas en un texto literario o histórico que a los datos referentes a un problema de
Matemáticas que tienes que resolver. Para que comprendas la importancia que supone
para ti saber seleccionar la información que debes procesar basta con decirte que el 90%
del tiempo que dedica un alumno medio al estudio lo emplea en leer. Obviamente, lo que
hagas durante tantísimo tiempo afectará drásticamente tu eficacia como estudiante.
En definitiva, si quieres ser un estudiante eficaz debes proponerte como meta importante
aprender a conocer bien las estrategias mejores para seleccionar la información que
quieres aprender. Estas estrategias, implicadas en tu segunda meta como estudiante,
coinciden con las que se denominan estrategias atencionales y son las encargadas de
dirigir tu capacidad de centrar tu atención en la información que tienes que aprender.

Tercera meta general: comprender y almacenar la información que intentas


aprender
Seleccionar la información que te presentan los profesores a través de sus clases o que
has conocido mediante tus lecturas personales, te queda lo principal, comprenderla o
asimilarla hasta convertirla en algo propio y almacenarla en la memoria de tal manera que
la puedas recuperar y utilizarla con posterioridad, siempre que te interese y especialmente
en el momento de los exámenes. A veces, en vez de “comprender” se utiliza el término
“codificar” la información, pero en el fondo es lo mismo. Por otra parte, el comprenderla
bien va parejo con almacenarla adecuadamente; por este motivo incidiré preferentemente
en el concepto de “comprensión” de lo que estudias.

53
· Comprender significa primeramente “traducir” en una representación mental lo que
estudias. Sabes muy bien, que no aprendemos prácticamente nada bien con sólo oírlo
o leerlo y, en general, registrando automáticamente en la memoria los datos tal como
aparecen directamente en nuestra experiencia; por el contrario, siempre necesitamos
realizar alguna interpretación personal de la información para convertirla en
conocimiento propio. Tal traducción es la base y el primer paso de la comprensión.
Desde este punto de vista, comprender significa ante todo traducir en una
representación mental correcta y clara los datos en bruto que nos llegan a través de
los sentidos. Un ejemplo muy simple de comprensión que estoy realizando en este
preciso momento: me asomo por la ventana y veo agitarse las ramas de los pinos que
están a treinta metros de mi casa, este es el dato directo o bruto; pero lo comprendo
en la medida en que lo traduzco en el equivalente mental o significado hace fuerte
viento y, seguramente frío; me tendré que abrigar al salir a la calle. Por tanto, una
cosa es el dato bruto y otra lo que yo comprendo a partir de él, el significado que le
doy. Por último, un ejemplo más académico: vemos en el laboratorio un frasco con el
rótulo H2SO4, tres letras y dos dígitos este es el dato bruto, pero sólo lo
comprendemos cuando lo traducimos al significado mental ácido sulfúrico, producto
corrosivo, peligroso, útil para determinar reacciones.
Por ejemplo. el acontecimiento histórico que llamamos Segunda Guerra Mundial sólo
se entiende si comprendemos dentro de un todo lógicamente organizado el conjunto
de hechos unidos entre sí a partir de relaciones internas de causa-efecto, de sucesión
cronológica, de antecedentes y consecuentes, de dependencia entre tales hechos
políticos o económicos (ideas de grandeza y justicia, derecho de expansión,
capacidad bélica del ejército propio y ajeno) que conjuntamente equivalen al hecho
histórico unitario mencionado y cuando, además, comparamos la Segunda Guerra
Mundial” con otras guerras relaciones externas. Ejemplos parecidos podemos citar en
relación con la compresión de textos literarios, experimentos de laboratorio, etc.

Cuando lo que estás aprendiendo es contenidos complejos tales, como resolver problemas
matemáticos, interpretar textos literarios o históricos, entender el funcionamiento de un
programa de ordenador o de una máquina; en ninguno de estos casos aprendemos
leyendo únicamente y de corrido los problemas uno tras otro o memorizando lo leído; sólo
aprendemos realmente cuando adquirimos significados en cierto modo generalizables y
que podemos aplicar en otra situaciones, en otros casos; es decir, cuando dominamos el
sentido de una información a un nivel tal que posteriormente y por vía indirecta nos
permite acceder a la comprensión de otras informaciones o conocimientos.
Resumiendo lo que te exige tu tercera meta como estudiante comporta dos grandes
procesos:

54
1. Por un lado, traducir en una adecuada representación interna los datos en bruto que se
te ofrecen en clases, en los libros, etc., y, por otro lado, una vez traducidos o
representados mentalmente.
2. Comprenderlos, lo que equivale a: organizarlos en un todo lógico y coherente hasta
convertirlos en un producto o paquete de información bien estructurado y con el
significado preciso que te permita entender las relaciones entre todos los conceptos en
juego. Generalizarlos o transferirlos de unos campos de conocimiento a otros similares.

Cuarta meta general: utilizar inteligentemente en los exámenes lo que has


aprendido
Con frecuencia los exámenes constituyen un auténtico tormento para muchos estudiantes
hasta el punto de que se habla de síndrome de exámenes. Es notorio, por otro lado, que
en este tema el estudiante eficaz se diferencia claramente del ineficaz en dos aspectos:
Sabe preparar los exámenes y utiliza inteligentemente sus conocimientos en el momento
de examinarse.
Centrándonos específicamente en el momento de realizar el examen, el examinando
ineficaz recuerda que no es lo mismo saber las cosas que saber exponerlas en el examen:
1º Se olvida de pensar con meticulosidad en:
· Entender lo que realmente se pregunta.
· Seleccionar, entre lo que se le pregunta, aquello que sabe mejor, para contestarlo
primeramente, dejando lo que no sabe para después.
· Hacer un corto guión antes de contestar, etc., es decir, el estudiante que se comporta
torpemente en el examen piensa en todo menos en “planificar” el examen y es casi
seguro que tampoco planificó el estudio.

2º Centra toda su atención en:

· Sentir cómo se está poniendo nervioso.


· Imaginar qué va a ocurrir en casa si aplaza.
· El ridículo, supondrá el posible suspenso o el sacar peor nota que el hermano, el primo
o el vecino.
· Cómo y cuándo podrá utilizar la chuleta que ha preparado; en una palabra, piensa en
todo menos en lo que debe contestar.

De estos datos se desprende que en la meta saber examinarse debe estar entre las
preocupaciones principales del estudiante eficaz.

55
Quinta meta general: crearte un clima interior y un ambiente exterior que
facilite la concentración en el estudio
En tu vida estudiantil se dan muchos elementos que pueden constituir una especial
dificultad para conseguir instalarte el clima interior y el ambiente exterior que necesitas
para concentrarte en el estudio. Es decisivo que sepas analizar tales dificultades y te
entrenes en dominar los factores que tienden a obstaculizar el estar en paz contigo mismo
y con los demás si quieres desarrollar tus posibilidades de aprender. En tal sentido,
considero que una de tus grandes metas como estudiante se relaciona precisamente con
la creación de un clima emocional que te facilite el estudio y te permita disfrutar de estar
aprendiendo. Compaginar vivencias tan importantes para ti como para tu proyecto afectivo
emocional, tus amores juveniles, con el empeño y dedicación que necesitas poner en el
estudio. Espero, con todo ello, que al final tu madurez y equilibrio se impongan y la
complicada tarea de estudiar, constituya para ti una experiencia atractiva y gratificante.

56
UNIDAD 3
CONSTRUCCIÓN DEL APRENDIZAJE

LECTURA Nº 11: PROCESOS COGNITIVOS BÁSICOS

Tomado con fines instruccionales:

Rios, P (2004) La aventura de aprender. (4ta ed.)


Caracas: Cógnitus.

Una de las grandes búsquedas del ser humano es la de disponer de mecanismos que le
permitan llegar a conclusiones ciertas y evitar equivocaciones, y uno de los medios que ha
utilizado para lograrlo es la comprensión racional de la realidad, el poner bajo control la
subjetividad, los prejuicios, y llegar a unas conclusiones lógicas, imparciales, indiscutibles;
en definitiva, ciertas para todos. Descartes marcó un hito en esta dirección con su
“Discurso del método”. El único conocimiento seguro a partir del cual comenzó sus
investigaciones lo expresó en la famosa sentencia: Cogito, ergo sum, “Pienso, luego
existo”. Dirigió sus estudios a guiar la razón en la búsqueda de la verdad”; para ello
estableció los siguientes procedimientos:
· Aceptar sólo lo que está claro en nuestra mente hasta excluir toda duda.
· Desagregar los grandes problemas hasta convertirlos en pequeños.
· Revisar cuando uno ha terminado.
Un sueño de muchos filósofos y hombres de ciencia es lograr la comprensión de los
fenómenos mediante el uso de la lógica y la razón; efectivamente ese es un poderoso
instrumento para comprendernos y comprender nuestro medio.
Sin embargo, no somos mecanismos computarizados en los que prevalezca el cálculo y la
comprobación; por cuanto, hasta en las ciencias más objetivas y racionales como la física
se acepta que la teoría es una aproximación a la realidad.
Frecuentemente vivimos el conflicto entre la razón y la pasión; esto es, entre la lógica, la
objetividad y la imparcialidad, por un lado, y las emociones, las preferencias, los intereses
y, en general, el mundo de la subjetividad, por el otro.
Deslindar ambos componentes, ver la presencia de uno dentro del otro, desentrañar sus
combinaciones y manifestaciones, es una forma de no llamarnos a engaños, de no
dejarnos llevar por las apariencias o actuar con base en sospechas o prejuicios y no
confundir nuestros deseos con la realidad.

57
Todo el tiempo estamos pensando, algunas veces
lo hacemos de una manera concentrada y
sistemática, para estudiar o resolver problemas; en
otras ocasiones, simplemente dejamos divagar la
mente. Hasta en el sueño nuestro cerebro sigue
funcionando, según los psicoanalistas es allí donde
aflora, tanto lo que más deseamos, como a lo que
más le tememos. Desde un punto de vista práctico,
el pensamiento puede ser visto como el proceso
mediante el cual se planifican las acciones que
permiten superar los obstáculos que se interponen
entre lo que se tiene y lo que se quiere lograr.
Reconocer, saber cuándo y cómo aplicar estos
procesos intelectuales es de vital importancia para
pensar con efectividad, resolver problemas y tener
éxito en lo que emprendemos.
En el pensamiento intervienen procesos complejos,
rápidos, inconscientes y tan fugaces que no
logramos memorizarlos. Los intentos de explicar el modo en que los procesos cognitivos
tienen lugar son tan antiguos como la propia filosofía; desentrañar los mecanismos del
pensamiento sigue siendo uno de los grandes retos del ser humano. Actualmente, el
pensamiento forma parte del concepto de cognición, el cual se define como un acto de
conocimiento que engloba los procesos de atención, percepción, memoria, razonamiento,
imaginación, toma de decisiones, pensamiento y lenguaje.

LECTURA Nº 12: PROCESOS COGNITIVOS


BÁSICOS

Tomado con fines instruccionales:

Meza, I. (2004). Proceso cognitivo


básico. Caracas: Epsilon Libros.

Proceso: Observación

¿Qué es observar?
Consiste en focalizar la atención en una unidad cualquiera para identificar sus
características. La observación es, esencialmente, un proceso de análisis, de separación
de los elementos de un todo, por lo que, a través de ella, es posible acercarse al
conocimiento de los objetos por sus cualidades, rasgos, atributos, propiedades, perfiles,
58
elementos, composiciones, y a diferentes niveles de profundidad. Dicho conocimiento lleva
al procesamiento y la formación de imágenes mentales de las unidades observadas.
De acuerdo con la definición precedente, la observación se diferencia de mirar y ver .Este
último concepto se refiere a la capacidad básica del sentido de la vista o simplemente
tener los ojos abiertos. Mirar, por su parte, es focalizar la atención para reconocer una
unidad cualquiera, sin detallarla, examinarla o precisar sus características, como sí ocurre
con la acción de observar, en la que está implícita una actividad de atención selectiva.
La observación puede ser directa, indirecta y abstracta. La primera reside en percibir las
características de unidades concretas del medio exterior, expresamente y por los cinco
sentidos. Así se reconocen las unidades observadas por percepciones: Visuales, auditivas,
táctiles, olfativas, gustativas. Sin embargo, las investigaciones actuales han privilegiado el
estudio de las observaciones que se producen por los estímulos visuales y auditivos,
quizás porque han encontrado que son los responsables, en gran medida, de la
percepción y procesamiento de la mayor cantidad de información útil para el aprendizaje
formal y deliberado.
En referencia a la observación indirecta, ésta se produce cuando se recibe información o
se identifican características por interposición de un medio como, televisor, libro,
instrumento de medición. La abstracta es obtener características de información guardada
en la memoria permanente, en donde está codificada en términos semánticos y de
imágenes mentales.
Para fines de su reconocimiento conceptual, es preciso diferenciar también la observación
de otros procesos cognitivos, con los que podría confundirse como lo son la inferencia y la
suposición. La inferencia se define como el proceso de construir nueva información a partir
de un dato específico de la observación, el cual se ha relacionado con otra información,
presente en la memoria permanente. Por este motivo, no se obtienen características sino
que se emiten juicios y ellos podrían ser ciertos o errados. En otro sentido, la suposición
es un juicio, producto de información proveniente de la experiencia previa, que carece de
datos de la realidad para verificarlo. Esta característica aumenta la incertidumbre de
certeza con respecto a la inferencia, por su mayor carga de prejuicios y tintes
emocionales.

Conductas esperadas del que observa


Enumera, con lenguaje preciso, las características de unidades bajo su atención. Se
supone que realiza dos pasos: a) fija la atención, y b) identifica características de acuerdo
con su interés y experticia, o con un objetivo previamente definido.
Aplicaciones y acciones
· Observar figuras de cualquier índole y señalar características de acuerdo con su foco
de interés.
· Observar el título de un libro y describir lo que sugiere.
59
· Observar un animal e identificar sus características físicas.
· Leer un texto con atención, seleccionar las ideas más relevantes e ignorar las
irrelevantes.
· Pensar en la imagen de un jardín y describir sus características.
· Pensar en un animal y describirlo con la mayor cantidad de detalles.
· Examinar un libro e identificar sus componentes externos como título, autor, divisiones,
fecha, editorial, números de páginas, números de capítulos, entre otros.
· Hojear la prensa diaria, revistas, libros, buscando información específica.
· Analizar figuras geométricas de acuerdo a variables dadas: tamaño, número de lados,
contenido.
· Analizar los diagramas de Venn e identificar el número de regiones que lo componen.
· Identificar aspectos componentes de un mapamundi.
· Localizar términos en un diccionario.

Proceso: Descripción
¿Qué es describir?
Es el proceso cognitivo que consiste en organizar los resultados o análisis de
características de la observación sistemática para integrarlas significativamente en un
texto oral o escrito. Dichas características pueden ser de un objeto, persona, hecho,
situación, lugar, objeto, procedimiento (genéricamente: Unidad).
En otras palabras, describir es el proceso cognitivo por el que un observador expresa, a
través del lenguaje, las características de unidades previamente observadas, bajo las
siguientes condiciones: Claridad y precisión para que reproduzca lo descrito con la mayor
fidelidad; organización para conducir al receptor con un mínimo de dificultad interpretativa.
La descripción puede ser objetiva y subjetiva. La primera intenta ser imparcial y se centra
en las dimensiones, tamaño, distribución, colores, texturas, entre otros. En síntesis, trata
de referir lo que la unidad es en realidad y no lo que podría ser, ni cómo podría
interpretarse.
Preguntas como las siguientes orientan la elaboración de descripciones objetivas: ¿Qué
es? ¿Cómo funciona? ¿Qué tiene? ¿Qué hace? ¿Cómo es? ¿Cuáles usos tiene? ¿Cuál
es su origen? ¿Cuál es su composición? ¿Cuáles son sus partes, divisiones, niveles,
elementos, estructura, cualidades?
Por su parte, la descripción subjetiva transmite las formas de sentir del observador, las
emociones suscitadas por los elementos, las formas y las posiciones de las unidades
descritas; de igual manera se pueden incluir los recuerdos y parecidos que se evocan.

60
Las descripciones objetiva y subjetiva pueden elaborarse puras o combinadas una con la
otra, sólo se requiere reconocer, conscientemente, sus diferencias en cada caso.

Conductas esperadas del que describe


Expresa u ofrece información precisa y ordenada de las características resultantes de la
observación, integrándolas en un todo significativo a través del lenguaje escrito y/o
hablado. Se supone que realiza un proceso de integración de información o síntesis de las
características, los rasgos, los pasos, las ideas, las cualidades, productos de una
observación detallada y sistemática.
Aplicaciones y acciones:
· Redactar en forma precisa y ordenada las características de seres animados,
inanimados, situaciones, hechos, eventos.
· Resumir los datos biográficos de un autor.
· Describir el procedimiento de la oxidación.
· Observar y elaborar referencias bibliográficas.
· Describir la prelectura de un libro.
· Organizar información obtenida por la lectura.
· Describir relaciones entre variables establecidas en un gráfico.
· Describir el contenido de tablas numéricas dadas.

Proceso: Comparación
¿Qué es comparar?
Es un proceso mental a través del cual se establecen semejanzas y diferencias entre dos
o más unidades, a partir de aspectos o variables seleccionadas. Bajo esta definición, la
palabra comparación implica establecer las semejanzas y diferencias entre dos unidades o
también, buscar sólo las semejanzas o las diferencias. En este último caso, puede
denominarse, contraste.
La operación mental de comparar, es un procesamiento de suma importancia en el acto de
pensar. Por ejemplo, en la cotidianidad se suelen comparar constante e
inconscientemente, personas, precios, objetos, situaciones, hechos y otras unidades.
También, cuando se trabaja en investigación, se utiliza la comparación, específicamente,
como base de métodos de muestreo y paramétricos.
Por otra parte, el proceso de comparación es la base fundamental del pensamiento
analógico. Este tipo de razonamiento, compañero del inductivo y deductivo, es el que

61
permite explicar una unidad, relacionándola por semejanza con otra más conocida. La
analogía es, también, la base de la construcción de símiles y metáforas literarias.
Un concepto relevante dentro del proceso de comparación es el de variable. La variable es
el organizador de la mente humana y se define como término que implica variabilidad o
valores varios. Son ejemplo de ella, las siguientes expresiones: tamaño, color, tipo de,
modo de, peso, temperatura, material, sexo, textura, función, dirección y muchas otras que
impliquen distintas características o valores.
Como se infiere, al observar los ejemplos anteriores las variables pueden ser, cuantitativas
y cualitativas y las unidades comparadas pudiesen tener características de cada tipo. Son
ejemplos de variables cuantitativas: tamaño, peso, temperatura y son cualitativas: sexo,
textura y dirección.
Los sustantivos por sí mismos no representan variables por lo tanto, son ejemplos: tipo de
pelo, cantidad de luz, nivel de madurez y tipo de vivienda y contraejemplos de variables los
siguientes: pelo, luz, madurez y vivienda.
En el proceso de comparación, se precisan las unidades y las variables o aspectos a partir
de los cuales se realizará dicha comparación; a continuación, se determinan las
características correspondientes a cada variable. Si se desea comparar por semejanza un
lápiz con un botón, se seleccionan idénticas variables, por ejemplo: material y color para
las dos unidades. La característica o valor de material será: madera y la característica de
color amarillo.

Conductas esperadas del que compara


Elabora un cuadro de doble entrada, en el cual coloca los nombres de las unidades que se
comparan con sus respectivos datos o características semejantes o diferentes. También,
selecciona las variables de comparación y, seguidamente, enlista las características
semejantes o diferentes de las unidades a comparar.

Aplicaciones y acciones
· Decir cuál no pertenece, en una serie de términos dados.
· Resolver analogías entre objetos, hechos, situaciones, datos, procedimientos e ideas.
· Establecer diferencias entre las características de la lengua hablada y las de la lengua
escrita. Tomar en cuenta las variables: Presencia de entonación y recursos de apoyo.
· Redactar una conclusión después de elaborar un cuadro comparativo entre el sistema
económico liberal y el sistema socialista. Tomar en cuenta las variables: Rol del estado
y papel de la educación.
· Establecer semejanzas y diferencias entre la novela costumbrista y la romántica, de
acuerdo a tres variables de su preferencia.
62
· Observar secuencias de figuras y establecer diferencias entre ellas.
· Observar dos figuras, elegir una variable de comparación y establecer semejanzas.
· Establecer equivalencias entre expresiones matemáticas dadas.
· Resolver problemas de comparación, a partir de datos mostrados en un gráfico.

Proceso: Relacionar
¿Qué es relacionar?
Es un proceso cognitivo que consiste en establecer nexos entre pares de características o
entre las variables de una comparación. Dos unidades entre las que se haya establecido
una comparación, se pueden relacionar en principio, por semejanzas y diferencias. Sin
embargo, dos unidades, se pueden relacionar, también, por: Continuidad,
complementariedad, integración, funcionalidad, ubicación, secuencia, temporalidad,
inclusión, exclusión y otras, de acuerdo a los nexos que “per se” se atribuyan a esas
unidades comparadas.
Un ejemplo de este último caso, es la relación que se puede establecer entre un lápiz y
una hoja de papel. Una y otra unidad están de por sí relacionadas y éstas relaciones son
de complementariedad y ubicación, entre otras.
Toda relación expresa una conclusión y los juicios que se elaboran se enlazan a través de
los llamados conectores. Su presencia es un rasgo a reconocer en el proceso de
establecer relaciones de semejanzas y diferencias, pues siempre van a estar presentes.
Son algunos ejemplos de conectores “a diferencia de”, “de manera distinta a”, “en cambio”
“pero”, “sin embargo”, “mayor que”, “menor que”, otras. Son ejemplos de conectores de
semejanzas: “De igual manera”, “de igual forma”, “asimismo”, “de manera similar”, “igual
que”, “tanto como”, otras.
Otro tipo de relación que se debe destacar es la llamada analógica, ya mencionada en el
proceso de comparación. Ésta es una relación de semejanza y se define como “relación de
relaciones”; esto es así porque es un proceso de traslado de relaciones de un ámbito a
otro. Según el Diccionario de la Lengua Española (1983) “la analogía es una relación de
semejanza entre cosas distintas”. Una aplicación de este tipo de relación son los símiles y
metáforas.

Conductas esperadas del que relacionar


Toma dos características diferentes de las unidades comparadas y establece nexos entre
ellas, para formar relaciones de contraste. También, toma las características semejantes y
establece los nexos que las igualan. Posteriormente, formula los enunciados o juicios que
expresen esas relaciones, utilizando un conector pertinente.

63
También es posible a partir de un cuadro comparativo, establecer otras relaciones que
impliquen integración, complementariedad, ubicación, otras.

Aplicaciones y acciones
· Resolver analogías planteadas.
· Encontrar elementos faltantes en una secuencia.
· Establecer nexos entre trozos de lectura.
· Establecer explicaciones a partir de información no explícita.
· Establecer nexos entre eventos, aparentemente diferentes.

Proceso: Clasificación
¿Qué es clasificar?
Es el proceso cognitivo que permite, a partir de un conjunto dado, formar subconjuntos o
clases, cuyos integrantes deben compartir características esenciales o propiedades
definitorias. Cuando alguien clasifica, debe cuidar tres aspectos: a) definir una variable o
criterio de clasificación; b) las clases que se formen deben ser mutuamente excluyentes,
es decir, ningún elemento debe pertenecer a más de un grupo; c) todos los elementos del
conjunto pueden incorporarse a alguna de las clases o subconjuntos sin omitir ningún
elemento del conjunto.
La génesis del proceso de clasificación está en lo diverso y amplio que son las unidades
existentes en el mundo. Se requiere alguna forma de organización, con el propósito de
hacerlas más manejables y comprensibles. Los biólogos han encontrado una forma de
organizar ese mundo en reino animal y vegetal; y éstos, a su vez, los han organizado en
otros grupos llamados clases, órdenes, familias, géneros, especies y variedades. De esta
manera clasificando se organiza, el aparente caos existente en la diversidad.
Un proceso derivado de la clasificación es la identificación categórica; ésta consiste en la
identificación de los conceptos en los que se constituye cada clase formada durante el
proceso de clasificación. Los conceptos son representaciones lingüísticas de una clase y
se definen por las características esenciales de los elementos que los integran. Estas
características permiten que una unidad sea incluida en la clase que lo define y no sea
confundida con otra.
Por ejemplo, todo objeto conformado por una base sobre uno, dos, tres o cuatro soportes
se denominará mesa; todo animal vertebrado, de cuatro patas y que ladre se denominará
perro. Todos los integrantes de los conceptos mesa y perro deben compartir las mismas
características esenciales; sólo así podrán formar parte del concepto respectivo.

64
Conductas esperadas del que clasifica
1. Establece relaciones entre los elementos del conjunto para formar con ellos los
subconjuntos o las clases correspondientes, de acuerdo con las características
esenciales. En el proceso tendrá en cuenta tres condiciones: a) la definición de un
criterio o variable de clasificación; b) la formación de categorías mutuamente
excluyentes; y c) sin omitir ningún representante del grupo.
2. Identifica las características compartidas por los elementos de la clase o categoría
formada, y construye una definición a partir de esas características comunes.

Aplicaciones y acciones
· Organizar en clases un conjunto de animales de acuerdo a los criterios: cobertura
corporal y medio en que nacen.
· A partir de un conjunto de palabras dadas, identificar las clases que se pueden formar
de acuerdo a las leyes del acento.
· A partir de un conjunto dado, identificar las variables o criterios sobre las que un autor
formó las clases.
· A partir del conocimiento de un macrocategoría, como por ejemplo modos discursivos,
reconocer sus clases: periodístico, expositivo, narrativo, argumentativo. Identificar las
características esenciales que distinguen a cada concepto.
· Definir conceptos a partir de las características esenciales de las clases formadas.
· Reconocer el principio de las taxonomías.

Proceso: Análisis
¿Qué es analizar?
Para comprender en forma integral el proceso de análisis es imprescindible relacionarlo
con su proceso complementario; la síntesis y entender que uno y otro, son procesos
implicados en los actos del pensar habitual del ser humano. En este sentido, mientras a
través del primero la mente descompone y separa un todo, el segundo que es la síntesis,
lo recompone e integra. Por tal motivo, se encuentran presentes en la base de los
procesos de observación, descripción, comparación y relación de la siguiente manera: la
observación descompone, analiza el todo y la descripción sintetiza, reorganiza las
características de ese mismo todo. La comparación descompone un todo en sus
características semejantes y diferentes y las relaciones reconstruyen, reelaboran las
mismas características a través de la emisión de los juicios.
La clasificación simple y la clasificación jerárquica, son mecanismos procedimentales
cuyos fundamentos son el análisis y la síntesis conjuntamente, es decir, cuando la mente

65
humana observa, relaciona y conforma las clases en el proceso de clasificación, está
activando y aplicando los procesos de análisis y síntesis al mismo tiempo.
De igual manera, cuando está observando y relacionando conceptos para construir una
estructura arbórea en la que un concepto mayor ocupa el lugar más alto y deduce un
conjunto de conceptos ordenados hacia el menos inclusivo, está, igualmente, activando y
aplicando los procesos de análisis y síntesis
En tal sentido, puede concluirse que el análisis y la síntesis son procesos complementarios
que interactúan y se perfeccionan constantemente. En consecuencia, debe estimarse que
sólo para fines absolutamente didácticos han sido separados, tal como ha sido para el
resto de los procesos vistos.
De lo anterior se desprende que, analizar es descomponer o separar un todo de acuerdo
con uno o varios criterios tales como: partes, estructura, funciones, relaciones, cualidades,
análisis métrico, morfológico y sintáctico, de acuerdo al área del conocimiento y sus
procedimientos.
Existen autores que indican sólo dos criterios para el proceso de análisis: el estructural y el
funcional; en cuanto al primero, consiste en descomponer el todo, sin necesidad de seguir
un orden determinado. Ejemplos de este caso son: el análisis de la oración, de una planta,
de cualquier sistema del cuerpo humano. El análisis funcional por su parte, amerita seguir
el orden o secuencia de pasos en que viene organizado el todo. Ejemplos: el análisis de
cualquier proceso matemático, el análisis de los procesos fisiológicos humanos.

Conductas esperadas por el que analiza


El ser humano cuando analiza una determinada situación, realiza los siguientes procesos:
descompone, divide, separa, desglosa un todo, de acuerdo a un criterio dado o de su
interés. Informa sobre el acto mental de separación del todo e indica el criterio de análisis.

Aplicaciones y acciones
· Separar con criterio morfológico las oraciones.
· Descomponer con criterio métrico los versos.
· Determinar las funciones de cada parte de la planta.
· Separar la estructura de un texto argumentativo e identificar la introducción, el
desarrollo y la conclusión.
· Tomar como criterio fundamental la teoría de liberalismo económico y analizar, por sus
estructuras: económica, social y política a la Venezuela petrolera.
· Descomponer un texto por las funciones que cumple cada párrafo, para luego
identificar las ideas principales.

66
· Descomponer un texto en su idea central y en sus ideas principales.
· Descomponer un texto por su contenido.
· Analizar oraciones morfosintácticamente.
· Descomponer un problema dado.
· Analizar figuras y describir sus partes.
· Analizar una gráfica e indicar las partes que la conforman.
· Identificar las partes de un problema.
· Identificar los elementos del mapamundi.

Proceso: Síntesis
¿Qué es sintetizar?
Es el proceso complementario del análisis y consiste en la integración del todo en una
unidad a partir de criterios dados o con nuevo significado. Es el resultado del apoyo en los
procesos hasta aquí estudiados, especialmente, en el proceso de relacionar. En este caso
es particularmente importante, porque lleva a la reconstrucción de un nuevo todo a partir
de datos dispersos.
La síntesis, a veces puede ser confundida con el resumen y algunas veces se piensa que
son palabras sinónimas. Sin embargo, si se comparan las definiciones de uno y otro
concepto, se verá que son distintos. El resumen se define como una forma de expresión
escrita u oral, más bien breve, que reúne las ideas fundamentales de un texto sin alterar lo
que quiere decir el autor. En este sentido, de integración de las ideas, el resumen es un
tipo de síntesis, pero, no toda síntesis contiene esas características esenciales definidas
para el resumen, se da para otros casos en los que se manifiesta un proceso de
integración. Para comprender mejor lo dicho, pensemos en: la reconstrucción de un motor
de automóvil, la síntesis de las letras para formar palabras o de las palabras para formar
oraciones, la síntesis que se manifiesta cuando se elabora un mapa conceptual, la
descripción que produce la observación de un paisaje. En todos estos ejemplos se
observa la integración pero con distintos procedimientos y distintos resultados.
El proceso de sintetizar se adquiere a partir de las aproximaciones sucesivas al
conocimiento del objeto, el cual se realiza, básicamente, a través del proceso de análisis y
de relaciones. Esto conlleva a asumir que los dos procesos guardan entre sí estrechos
nexos por complementariedad e integración, al punto que, como expresa Sánchez (1991),
“no hay análisis sin síntesis ni síntesis sin análisis”.

67
Conductas esperadas en el que sintetiza
Reconoce patrones lógicos de organización de la información que le sirven para
recomponer nueva información de manera personal o recompone y da sentido a un todo al
que se ha aproximado por medio del análisis.

Aplicaciones y acciones
· Construye ideas nuevas a partir de conocimientos adquiridos.
· Realiza anticipaciones de un relato o situación.
· Aplica estrategias de organización como el mapa mental, conceptual o de redes
semánticas.
· Explica en parafraseo textos leídos.
· Redacta las conclusiones de un evento, charla, lectura.
· Resume un texto por su idea central y por sus ideas principales.
· Integra los componentes de un problema dado.
· Observa figuras y describe sus partes.
· Observa gráficas e indica las partes que las componen

Habilidades y procesos implícitos


Analizar y sintetizar son procesos integradores en los que están integrados todos los
anteriores y muchos otros.

LECTURA Nº13: METACOGNICIÓN

Tomado con fines instruccionales de:

Couret, M (2006). Metacognición.


Artículo no publicado Caracas.

La cognición abarca los procesos mentales superiores de los seres humanos. Feldman
(2002), la define como el conjunto de procesos que transforman a las entradas
sensoriales, las reducen, elaboran, almacenan y recuperan. Es por eso que la cognición
también engloba la atención, percepción, memoria, razonamiento, imaginación y lenguaje,

68
esenciales para el aprendizaje. El mismo autor refiere que la cognición incluye los
procesos cognitivos, vistos como los mecanismos de la mente que influyen en la manera
cómo las personas conocen y comprenden el mundo, cómo procesan la información, la
forma cómo elaboran juicios y toman decisiones y cómo describen su conocimiento y
comprensión a los demás Son éstos los que permiten al estudiante incrementar las
habilidades intelectuales para la construcción de nuevos significados de aprendizaje.
Poggioli (1998) expresa que la metacognición se refiere a “el grado de conciencia o cono-
cimiento de las personas sobre sus formas de pensar los contenidos y la habilidad para
controlar esos procesos con el fin de organizarlos, revisarlos y modificarlos en función de
los progresos y los resultados del aprendizaje”. Por otro lado Ríos (2004), expresa que el
concepto de metacognición guarda relación con el aprender a aprender y el desarrollo de
estrategias de aprendizaje, lo define “como la conciencia que tenemos de las estrategias
que aplicamos en la solución de problemas”. La puesta en escena de ambos conceptos en
el estudiante, puede observarse en el siguiente párrafo:
Un aprendiz es metacognoscitivo cuando tiene conciencia sobre sus procesos
(percepción, atención, comprensión, memoria) y sus estrategias cognoscitivas
(ensayo, elaboración, organización, estudio), y ha desarrollado habilidades
para controlarlos y regularlos, en forma consciente y deliberada: los planifica,
organiza, revisa, supervisa, evalúa y modifica en función de los progresos que
va obteniendo a medida que los ejecuta y a partir de los resultados de esa
aplicación (Poggioli, 1998).

En la metacognición se distinguen dos aspectos asociados, el conocimiento sobre los


procesos cognitivos y la regulación de dichos procesos. Al mismo tiempo implica una serie
de pasos, tales como: desarrollar un plan de acción, mantenerlo en la mente el tiempo que
se necesite, reflexionar sobre el mismo y finalmente evaluarlo al finalizar la tarea. Así,
tenemos que resolver un problema no es sólo referido al conocimiento sino también
verificar si se ha comprendido y si se han reconocido los aciertos y los errores cometidos
durante todo el proceso.
Estos dos componentes de la metacognición, el conocimiento acerca de la cognición y el
control y regulación de la cognición, están estrechamente relacionados y tienen que ser
vistos de esa forma para comprenderla. Poggioli (1998), desarrolla estos componentes.
El conocimiento acerca de la cognición incluye tres tipos:
· El conocimiento declarativo o “conocimiento “acerca” de las cosas”, consiste en saber
qué contiene el conocimiento que tenemos sobre nosotros como aprendices y sobre
los factores que influyen en nuestra ejecución de las tareas.
· El conocimiento procedimental o “conocimiento sobre “cómo” hacer cosas”, se refiere a
cómo ejecutar las diferentes tareas, este conocimiento facilita el uso de destrezas en
forma automática y con mayor eficiencia.

69
· El conocimiento condicional o “conocimiento acerca de la utilidad de los
procedimientos cognoscitivos”, se refiere al “por qué” y “cuándo” aplicar diferentes
acciones cognoscitivas; también es conocido como conocimiento explicativo.
En cuanto a la regulación de la cognición o “mecanismos autorreguladores que nos
ayudan a controlar nuestros procesos de pensamiento o de aprendizaje”, son agrupados
en tres dimensiones:
· Planificar los pasos a seguir, comprende la selección de la estrategia apropiada y la
asignación de los recursos requeridos; por ejemplo, realización previa de la secuencia
de estrategias a seguir y asignación de tiempo.
· Monitorear, consiste en constatar el resultado de las estrategias y revisar la
efectividad de las acciones que se realizaron; por ejemplo, revisión de las estrategias y
acciones cuando se realiza una tarea, se resuelve un problema, se toma una decisión
o se comprende un conocimiento.
· Evaluar, consiste en revisar o examinar las estrategias que han sido utilizadas, tanto
de los procesos reguladores como de los resultados obtenidos; por ejemplo, cuando se
evalúa la eficiencia o eficacia del logro de objetivos, con el fin de confirmarlos o
redefinir el plan de acción.
Para Pozo y Postigo (1999), el uso de estrategias de solución de problemas debe
concebirse “como secuencias de acciones realizadas de modo consciente y deliberado,
producto de una reflexión previa”. Por lo que su aplicación requiere planificación y control
de la ejecución, uso selectivo de los recursos y capacidades disponibles y conformadas
por elementos más simples, como técnicas o algoritmos.
Martí (2002), expresa que las estrategias de solución de problemas están íntimamente
relacionadas con la metacognición, ya que ninguna estrategia puede desplegarse sin
planificación, control y evaluación; lo que señala que el concepto de estrategia está a su
vez relacionado con el aspecto regulador de la metacognición. De ahí que, desarrollar una
estrategia requiera de una actividad consciente e intencional para secuenciar una serie de
procedimientos y lograr una meta. El propósito es desarrollar procedimientos de solución
de problemas de forma planificada y consciente; pasar de un conocimiento automático a
uno estratégico, donde el estudiante planifica, controla de forma consciente el proceso de
solución y evalúa la manera en que la tarea se está llevando a cabo.

70
LECTURA Nº 14: EL MAPA MENTAL COMO
HERRAMIENTA DE APRENDIZAJE

Tomado con fines instruccionales de:

Buzan, T. (2002). El libro de los mapas


mentales. Capítulo 9: La cartografía mental. (pp.
113 – 132). Barcelona: Urano.

La meta define el viaje. Atrévete a buscar


un horizonte más vasto; a ti te corresponde
trazar el itinerario de tu viaje; este
tendrá la amplitud de tu deseo

Schwaller de Lubicz (4).

Orígenes e historia de los mapas


Dentro de nuestra mente tenemos una representación del mundo. El ser humano siempre
ha buscado una manera de cartografiar su pensamiento y así plasmar en el exterior esta
representación. El pensamiento simbólico, el imaginativo y el abstracto son los procesos
cerebrales más complejos que se conocen, el ser humano necesita expresarlos. Así
nacieron los pintores, los músicos y todos los artistas. Así también nacieron los mapas.
Antiguas civilizaciones utilizaban planos de rutas para guiar a sus ejércitos y también a los
comerciantes, la Tierra ha sido dibujada de muchísimas maneras y existen innumerables
representaciones de la realidad, tantas tal vez, como seres pueblan el planeta.
Desde estas consideraciones, se puede definir al mapa como una representación
simbólica de la realidad exterior, es decir que, un mapa es la manera como un ser humano
interioriza primero y exterioriza después su concepción del mundo. Los humanos
necesitan orientarse y registrar ubicaciones de los hechos, objetos y relaciones en el
espacio y en el tiempo, para ello inventaron los mapas.
Los mapas más antiguos que se conocen, proceden del tercer milenio antes de Cristo y
fueron encontrados en excavaciones que se hicieron al norte de Babilonia en la ciudad de
Garzur y está grabado en una tablilla de arcilla, en él se demuestra una gran hacienda en
el valle de un río que se cree era el Tigris, y que está entre dos valles de columnas. Indica
las direcciones Norte, Sur, Este y Oeste. De Egipto se conservan pocos mapas, porque los
cartógrafos utilizaban el papiro y ese material no era tan duradero como la arcilla. Se cree
que se perdieron, al menos no se han encontrado. En las culturas americanas, las

71
civilizaciones Maya e Inca siglo XII d.C., hacían sus mapas de las tierras que iban
conquistando.
Se cree que el primer mapa que representaba el mundo conocido para la época, en el
siglo VI a.c., lo hizo el filósofo griego Anaximandro. Era circular y mostraba el mundo
agrupado en torno al mar Egeo y rodeado por el océano. Por el año 150 a.C., Ptolomeo,
filósofo griego cuyo paradigma de la tierra plana era muy conocido y aceptado (hasta que
Copérnico y Galileo lo cambiaron), escribió su libro Geographia, en el que estaban
contenidos los mapas del mundo conocido hasta entonces. Estos fueron los primeros
mapas en los cuales se utilizó la escala, lograda mediante una fórmula matemática,
llamada método de proyección cónica.
Tras la caída del Imperio Romano, la cartografía casi dejó de existir y básicamente se
hacían mapas elaborados por monjes cuya ocupación principal era teológica
representando a Jerusalén como el centro del mundo, y no tomaban en cuenta la exactitud
geográfica y mucho menos la escala. Sin embargo los árabes, navegantes por excelencia,
realizaron y trazaron mapas de gran exactitud durante el mismo período, hay que recordar
que ellos son los inventores del álgebra.
En el siglo XV recién se imprimieron en Europa los mapas de Ptolomeo, quien durante
cientos de años tuvo una influencia sobre los cartógrafos europeos; y como dijimos
anteriormente, era el paradigma fundamental de la forma de la tierra. Con relación al
continente americano, se cree que el primer mapa realizado se hizo en 1507 por Martín
Waldstemüller un geógrafo alemán.
Los mapas pueden ser de diversas clases y tipos. Ellos pueden variar en cuanto al
material usado, a la técnica y al objetivo para el cual se emplean. En este sentido,
podemos encontrar mapas políticos, geográficos, geológicos, etc. También existen mapas
de los astros, llamados mapas siderales. Últimamente la cartografía ha inventado una
serie de innovaciones técnicas, gracias a la cibernética y a todos los hallazgos de las
naves espaciales.
Como dijimos anteriormente, el ser humano representa con un mapa lo que él tiene por
cierto, y así fue como dibujó la tierra plana en los tiempos de Ptolomeo. Característica
peculiarmente humana simbolizar su pensamiento por medio de un boceto, un diagrama,
un esquema, o de innumerables maneras, para así representar gráficamente sus ideas y
sintetizar sus procesos mentales por medio de una grafía externa y comunicar su
pensamiento a otros semejantes.
Lo que ahora es realmente revolucionario, es que esos pensamientos también se pueden
dibujar en un mapa, y de acuerdo a los hallazgos últimos de la neurociencia, los mapas
mentales como técnica cartográfica del pensamiento, son la manera más actualizada de
expresar los sucesos y procesos que ocurren dentro de nuestro cerebro.

72
¿Qué es un Mapa Mental?
Es una manera de generar, registrar, organizar y asociar ideas tal y como las procesa el
cerebro humano, para plasmarlas en un papel.
Como dijimos en la primera parte, las bases teóricas se fundamentan en el modelo del
proceso del aprendizaje, tomando en cuenta los nuevos aportes del conocimiento de la
Neurofisiología y muy específicamente, en cómo procesar la información de los dos
hemisferios cerebrales (el izquierdo y el derecho).
Esta técnica que genera, organiza y asocia ideas, tiene muchos beneficios.
Básicamente se usan palabras claves e imágenes, colocando en acción el hemisferio
izquierdo y el derecho respectivamente, para dar una gran libertad y creatividad al
pensamiento, desarrollando las inteligencias y ahorrando mucho tiempo para el estudio.
En una hoja, solamente se condensa un paquete de memoria y de información que
posteriormente puede ser volcada en forma de exposición, exámenes, apuntes,
resúmenes de conferencias, agendas, tomas de decisiones, resolución de conflictos,
libros, etc.
La utilización de los conceptos bihemisféricos en la educación, es relativamente reciente,
una de las aplicaciones más importantes de este modelo es justamente la técnica de los
mapas mentales. En ella se vuelca el pensamiento irradiante, tanto en imágenes como en
palabras, estableciendo ramas que asemejan las redes neuronales que se están
produciendo en un momento determinado, asociando información para producir una
respuesta. Este procesamiento de la información que se produce a través de la asociación
de las redes neuronales y su interconexión, es expresada en el papel de una forma más
precisa a través de los mapas mentales, ya que permite el fluir del pensamiento y de los
deseos, proporciona mucha más libertad de expresión y facilita el desarrollo de las
habilidades de pensamiento.
El mapa mental utilizado con fines educativos, al releerlo produce un efecto reforzador de
la memoria. Efectivamente, el pensamiento irradiante se expresa de esta manera, pues la
información se transmite en el cerebro de forma interdependiente, y allí es donde más se
cumple la ley sistémica que afirma que el todo es más que la suma de las partes.
Cuando comiences con “tu fiebre de mapas mentales”, no te extrañe que tus compañeros
de liceo, la universidad o el área de trabajo, te empiecen a mirar de una manera extraña,
interrogándote. ¿Qué cosa es esa? Bueno, no tienes que preocuparte, simplemente diles
que es una nueva técnica que desarrolla las habilidades de la inteligencia y que por lo
tanto te vuelves más competente. Explícales lo que estás haciendo, cuando se den cuenta
del mejoramiento que has tenido, bien en las calificaciones o en el desempeño en tu área
de trabajo, su curiosidad se convertirá en interés genuino y en deseos de incorporarse a la
nueva ola del aprendizaje recreativo y eficaz.

73
Características y recomendaciones para elaborar un Mapa Mental
El mapa mental debe ser representativo de lo que se está haciendo. Debe tener un
análisis de la situación y una síntesis de la misma.
Características de un buen cartógrafo mental:
· Expresar al máximo la creatividad.
· Ser claro.
· Desarrollar un estilo personal.
· Generar ideas propias dentro de la cartografía.
· Tener asociaciones y conexiones ricas parecidas a las redes neuronales.
· Tener ideas organizadoras básicas.
· Encontrar palabras claves adecuadas.
Aprender a aprender es algo que se está desentrañando en este momento, la naturaleza
del pensamiento también esta develando sus misterios. Los fundamentos de los nuevos
trabajos relacionados con el aprendizaje son: el pensamiento creativo e intuitivo unido al
pensamiento racional y analítico, al igual que la inteligencia emocional y la inteligencia
básica.
El mapa mental es una técnica maestra que nos da respuestas a muchas interrogantes,
para aumentar la capacidad de aprendizaje de las personas.
Para estimular el cerebro, la técnica de los mapas mentales es una de las más eficaces,
también es muy efectivo identificar y construir palabras claves, generar bloques de
información, realizar lecturas rápidas, lectura fotográfica, o trabajar con técnicas de
respiración o relajación y sugestión, cuyo resultado es el superaprendizaje.
El cerebro es un auténtico órgano social, por lo tanto necesita de los estímulos para su
desarrollo, desde la vivencia cultural en interacción permanente con el ambiente y con el
lenguaje; mediante el mapa mental el pensamiento se comporta como un sol radiante
esplendoroso y vibrante.
Tomar notas, apuntes, copiar una conferencia o elaborar una agenda, es una aventura
fantástica que nos puede llevar por los senderos de la inteligencia y por el establecimiento
de relaciones de interconexión, tal como ocurre con las redes neuronales. Ya sabemos
que tenemos cuatrillones de conexiones, así como también tenemos aproximadamente un
billón o más de neuronas activas, tenemos tantas conexiones como sea posible (aunque lo
creamos imposible). Una se vincula con otras para formar las redes y comportarse como
una unidad sistémica, o como se dice actualmente, como un sistema abierto, que
interactúa, tanto consigo mismo, como con el medio, retroalimentándose
permanentemente, nutriéndose de él y al mismo tiempo, nutriéndolo.
Ahora bien:

74
¿Cómo plasmar en un papel, la representación que tenemos del mundo?
El psicólogo inglés Tony Buzan, a mediados de los años setenta, ideó una técnica muy
específica para cartografiar el pensamiento. Hasta la aparición de los mapas mentales de
Buzan para cartografiar el pensamiento, o para expresar las cosas que se pensaban, los
contenidos de una clase, para elaborar una agenda, tomar apuntes o exponer un tema, se
hacía de una manera lineal con esquemas, mapas conceptuales, cuadros sinópticos, etc.
Tony Buzan en su afán de enseñar a usar todo el cerebro creó un sistema que moviliza el
pensamiento irradiante, tomando en cuenta los aspectos básicos de los dos hemisferios
cerebrales, tanto la parte verbal como la parte creativa de las imágenes.
Si quieres elaborar un mapa mental que cartografíe realmente tu pensamiento, te
sugerimos cambiar unos cuantos paradigmas. Por ejemplo, ya no vas a colocar el
cuaderno tal cual como lo hacías antes, lo pondrás en forma horizontal, para que allí se
proyecte mejor la pantalla mental. Organicemos entonces nuestra mente:

Palabras Claves
El cerebro es como el M.A.R
(Máquina de Asociaciones Ramificadas)
La palabra MAR es la clave para llegar a
<< Máquina de Asociaciones Ramificadas >>

Esto es un paquete mayor de información, sobre el cual inclusive podemos dar una
conferencia, una charla o presentar un examen y salir perfectamente bien.
Las palabras claves son desencadenantes de nuevas conexiones neuronales que
permiten comprender el poder de una sola palabra, para recuperar de la memoria el
contenido de un nivel mayor de información.
Es una forma de condensar la información con un método globalizador y sintetizador, que
es un trabajo predominantemente del hemisferio derecho del cerebro. La mente no tiene
por qué memorizar una gran cantidad de palabras innecesarias, sino una sola que sirve
como código interno especial que como toda obra de la imaginación y la fantasía, nos
conecta con más fluidez a la parte del cerebro que tiene que ver con las emociones y con
la motivación.

Notas irradiantes:
Las palabras más adecuadas son:
· Los sustantivos.
· Los verbos.
· Los adjetivos calificativos.

75
· Algunas frases cortas (varias palabras clave a manera de paquetes de información).

Cómo, cuándo y dónde aplicarlas


· En apuntes tomados durante clases o conferencias.
· Como auxiliares para el estudio.
· Como libreto guía de los temas que se piensan tratar en una presentación, discurso o
exposición.
· En la elaboración de fichas nemotécnicas para la ordenación de una biblioteca,
casetera, discoteca casera o similares.
· En un plan de estudio, como guía para la profundización de un tema determinado.
Y por supuesto para la elaboración de los mapas mentales.

Leyes de la cartografía mental

Imagina que mapear es un verbo nuevo.


Lo conjugaremos juntos y jugaremos a mapear.
Como en todo juego hay reglas,
Aquí te dejamos unas que te orientarán,
Para que tus mapas puedan ser compartidos con otras
personas. Y para que puedas al mismo tiempo
desarrollar tu propio estilo.

· Utiliza siempre una imagen central.


· Emplea el énfasis.
· Usa imágenes en toda la extensión de tu mapa mental.
· Emplea varios colores por cada imagen principal. Un color por cada rama principal.
· Desarrolla la tridimensionalidad, por ejemplo: líneas orgánicas, letras de diferentes
tipos.
· Crea fusiones con todos los sentidos: gusto, olfato, tacto, vista, oído, intuición,
pensamiento y orientación en el espacio. Esto se llama SINESTESIA.
· Varía el tamaño de las letras, el tipo, las líneas y las imágenes.
· Organiza bien el espacio.
· Utiliza un espaciado apropiado.
· Utiliza la asociación, el encadenamiento de ideas y las palabras claves.

76
· Emplea flechas cuando quieras establecer conexiones dentro del diseño ramificado.
· Usa códigos, símbolos claros.
· Exprésate con claridad.
· Las líneas centrales deben ser más gruesas y orgánicas.
· Utiliza la palabra clave por línea (preferiblemente).
· Escribe (preferiblemente) con letra de imprenta.
· La longitud de la línea debe ser igual a la palabra. Las palabras deben ir encima de la
línea.
· Une las líneas entre sí y las ramas mayores con la imagen central.
· Consigue la máxima claridad de las imágenes. Escribe las palabras o dibuja las ramas
en dirección de las agujas del reloj o desarrolla las ramificaciones en dirección de las
agujas del reloj colocando numeración.
· Mantén siempre el papel dispuesto en posición horizontal hacia ti (sin que tengas que
hacer giros para leerlo).

Aplicaciones
Te invitamos a producir ideas, allí es donde realmente podrás aplicar los mapas. En la
escuela, en la empresa y en cualquier situación, las exigencias de estos tiempos nos
solicitan captar y generar ideas en forma vertiginosa, por supuesto que equilibrando tanto
las funciones lógicas como las creativas de los hemisferios cerebrales. Allí es donde
pueden entrar los mapas mentales con sus diversos usos, pues con ello se logra una
visión más amplia de los temas, y se obtiene la especificidad necesaria para concretar los
asuntos a tratar y también para profundizar en el conocimiento de lo que se hace.
Las aplicaciones son múltiples, básicamente se utilizan para:
· Condensar informaciones.
· Tomar notas.
· Resumir.
· Planificar.
· Evaluar.
· Recopilar.
· Estudiar.
· Tomar decisiones.
· Resolver problemas.

77
· Hacer presentaciones.
· Organizar.
· Uso personal.
· Como apoyo organizacional.
· Como técnica educativa.
Aplicar los mapas mentales para revisar situaciones, categorizar prioridades, tomar
decisiones, etc., constituye un valioso recurso, pues se ilumina el pensamiento, se aclaran
las ideas y surgen asociaciones que muchas veces son como fuegos luminosos, rayos de
luz que ayudan a ver los reflejos de nosotros mismos.
Los mapas nos pueden servir para conocernos mejor, porque nos ayudan a desarrollar la
capacidad de automirada y muchas veces aclaran situaciones que de otra manera no se
pueden <<ver>> como un todo, el hecho de <<mirar>> en una página un paquete de
información, genera una serie de conexiones en el cerebro y estimula la producción de
asociaciones nuevas que contribuyen a enriquecer las ya existentes.

Beneficios
· Desarrolla las habilidades de la inteligencia analítica y de la inteligencia creativa.
· Aumenta la productividad.
· Ahorra tiempo.
· Estimula el desarrollo de la memoria.
· Mantiene el cerebro en acción.
· Mejora la motivación.
· Desarrolla todas las habilidades del cerebro.
· Facilita una visión global.
· Eleva el potencial de la inteligencia.
· Estimula el equilibrio entre ambos hemisferios del cerebro.
· Genera mayor número de conexiones y asociaciones.

Materiales
Una cartuchera con un “KIT”:
· Muchos lápices (mínimo seis) de diferentes colores (de buena calidad), punta fina y
punta gruesa.
· Resaltadores.
78
· Marcadores.
· Lápices de grafito.
· Un juego de pequeños aceites esenciales y/o aromatizadores con los olores de tu
preferencia.
· Una pequeña caja con sabores y/o caramelos.

Recomendaciones generales
· Adoptarás una rutina de trabajo para que involucres tanto a la inteligencia emocional
(límbico), como a la básica (reptil).
· Cada vez que vayas a hacer un mapa mental realiza tu rutina de trabajo la cual será
exclusivamente tuya.
La técnica de los mapas mentales está diseñada tomando en cuenta los procesos del
cerebro y el entretejido de las redes neuronales, tal cual lo indican los últimos
descubrimientos de la Neurofisiología, según lo señalamos en la primera parte del libro.
Vamos a cambiar los cuadernos y si tienes la posibilidad de tener ese KIT con aromas,
colores, sabores y diferentes texturas para cuando vayas a hacer tu mapa mental, sería
muy interesante introducir elementos de relieves, tridimensionales.
En resumen: utiliza las imágenes de tu pensamiento, te ubicas en el espacio y en el
tiempo, y comienzas a hacer tu trabajo para así incorporar todo el cerebro en la actividad.

¿Cómo procesamos la información al realizar un mapa mental?


El aprendizaje tradicional se realizaba solamente a través de repeticiones mecánicas. Con
la herramienta de los mapas mentales, se establecen conexiones asociativas de gran
significado que determinan una captación más rápida, una retención más fiel y al mismo
tiempo, dota de mayor capacidad para establecer nuevas asociaciones que van a servir de
base para una adquisición acelerada de conocimientos. Al mismo tiempo, proporciona una
capacidad insospechada de realizaciones en el campo de la inteligencia y de la
creatividad, bien descrita por el escritor inglés del siglo XVIII, Horace Walpole, con su
término Serendipity.
Según Walpole existe una leyenda en la que tres príncipes del reino de SERENDIP, en
Ceylán, fueron por encargo a buscar unos tesoros que nunca encontraron. Sufrieron
muchos contratiempos en su afán por cumplir con la meta trazada. Cuando todas las
esperanzas parecían perdidas, apareció una luz en el camino pues descubrieron
elementos muy valiosos que jamás habrían encontrado si no se hubieran empeñado en la
meta inicial.

79
Actualmente, el término Serendipity (que no tiene traducción), se aplica a aquellos
momentos en los que te empeñas con disciplina, ahínco, tesón y autoexigencia a buscar, a
estudiar o a descubrir algo, tal y como sucede cuando elaboras mapas mentales. Allí se
dispara la SERENDIPITY.
La SERENDIPITY ocurre de una manera impredecible. No es una técnica, es el hecho de
encontrar de manera inesperada y sorprendente algo que no se estaba buscando, pero
que es la consecuencia del tesón y de la disciplina del trabajo apasionado. La creatividad
no se da en el vacío.
La Serendipity es como un regalo para quien es disciplinado con su trabajo. Por ejemplo,
muchas veces en nuestro empeño de luchar y luchar, busca, investiga y, cuando estamos
al borde de abandonar el camino, aparece como al azar, un descubrimiento, un dato,
producto de la SERENDIPITY. Es la habilidad para aprovechar lo inesperado. Como
consecuencia o efecto colateral, el universo nos premia por el esfuerzo lleno de pasión por
la excelencia.
Hemos querido llamar la atención sobre esta situación de Serendipity, puesto que ella
ocurre con mucha frecuencia cuando trabajas con los mapas mentales, especialmente
cuando los repasas tanto que cuando hacemos nuevas lecturas, los RECREAMOS con
nuevos datos, nos encontramos con situaciones impredecibles, nuevas, originales e
inefables.
Bien, ahora te toca comenzar a trabajar… ¿Estás listo (a)?
Comienza en tu cuaderno de mapas (¿aún no lo tienes?, pues búscalo), escribe lo
que se te ocurra sobre el verbo “Jugar”, o cualquier otro verbo que te inspire y
luego continúas leyendo.

Ejercicios preliminares de Minimapas de palabras

Pelota
Contigo Pasatiempo

Jugar
Niños Dominó

Risas Alegría

80
Escribe alrededor todas las palabras que se te ocurran con relación al verbo jugar y poco a
poco unes redes de palabras.
Los minimapas son los primeros ejercicios que realizarás para estimular las asociaciones y
conexiones que se establecen en la mente. Cada persona asocia y conecta de acuerdo
con sus propias experiencias, lo que nos hace únicos e irrepetibles.

81
BIBLIOGRAFÍA

Acosta, M. (1997). Planea tu carrera y tu vida. México: SITESA.


Alonso, C. (1992). Tipologías de Aprendizaje. Adaptación al castellano de la
conceptualización de P. Money y A. Mumford.
Bernard, J (1995). Estrategias de estudios en la universidad. Síntesis. Cáp. 3 y 4. (pp.
35-50). España.
Buzan, T. (2002). El libro de los mapas mentales. Barcelona: Editorial Urano.
Castañeda, L. (2004). Un plan de vida para jóvenes. México: Ediciones Poder.
Costa, A. (1999). ¿Qué hacen los seres humanos cuando se comportan
Inteligentemente y cómo pueden serlo aún más? California: Universidad de
Sacramento,
Couret, M. (2006). Autoconcepto, autoestima y comunicación. Artículo no publicado.
Caracas
Couret, M. (2006). Metacognición. Artículo no publicado. Caracas
De Beauport, E. (1995). Las tres caras de la mente. Caracas.
Gallego, D. y Alonso, C. (2002). Estilos de aprendizaje, estilos de enseñanza. España:
Universidad Nacional de Educación a Distancia.
García-Romero, O. (1999). Crecimiento psicológico y motivaciones sociales. Mérida:
Rogya.
Goleman, D. (1996). La inteligencia emocional. Buenos Aires: Javier Vergara Editor.
Martín, M. (2006). Propósito, misión y visión de un plan de vida. Artículo no publicado.
Caracas
Mercader, V. (1996). Gerencia de la vida. Caracas: Editorial Paidós.
Meza, I. (2004). Procesos cognitivos básicos. Material de apoyo. Caracas: Universidad
Metropolitana.
Poggioli, L. (1998). Estratégias metacognitivas. Caracas: Fundación Polar.
Ríos P. (2004). La aventura de aprender. Caracas: Cognitus.

82
CRÉDITOS

Primera Edición 2007

C N Víctor A. Micheli Carrizo


Líder del Proyecto del Sistema de Aprendizaje Autogestionado Asistido

Dra. Rosa M. Puerta Castro


Coordinadora General del Sistema de Aprendizaje Autogestionado Asistido

Dra. Rosa M. Puerta Castro


Especialista de Contenido

Lic. Andreina H. Rodríguez


Diseñadora Instruccional

Lic. Adela. Penichet M.


Especialista de Redacción y Estilo

Lic. Andreina H. Rodríguez


Diseñadora y Diagramadora

Segunda Edición 2007:


Modificada y ampliada por:

Dra. Rosa M. Puerta Castro


Líder (E) Sistema de Aprendizaje Autogestionado Asistido

Lic. Alberto Aguilera


Diseñador Instruccional

Lic. Adela Penichet M.


Lic. Nelly Almarza
Lic. Guillermina Indriago
Od. Rosina Lucente B.
Especialistas de Redacción y Estilo

Br. Eryka Moreno M.


Diseñadora y Diagramadora

83