You are on page 1of 7

CREER, ESPERAR, AMAR.

INTRODUCCIÓN Para Laín Entralgo, creer, esperar y amar son tres actividades psicoorgánicas, diversamente enlazadas entre sí y son los modos cardinales de poseer humanamente la realidad. 1. LA POSESIÓN DE LO REAL Y SUS MODOS - Vivir humanamente es el intento de poseer en plenitud la realidad propia y en ella la realidad del mundo. Pero, ¿qué es poseer la realidad?; ¿cómo los hombres podemos poseerla? - “Poseer” equivale a “tener” uno en su poder una cosa. O mejor aún poseer es incorporar a la vida propia lo que se tiene. - La vida del hombre es la aventura biográfica de una continua pretensión (poseerse a sí mismo, poseer el mundo) y la reiterada experiencia de haber logrado lo que se pretendía o de haber fracasado en el empeño de lograrlo. - Pero no tardará en preguntarse: ¿es verdaderamente real lo que yo vivo como “mío”? Una cuestión surge ante nosotros ¿qué es eso que llamamos “realidad”? - Zubiri: la realidad de un ente consiste en “ser de suyo”, “dar de si”. Todo esto descansa en que el ser humano es impresión y convicción de realidad y éstas tienen su más hondo y delicado fundamento en la creencia, en la esperanza y en el amor, pero antes tenemos que analizar el saber. 2. EL SABER Y EL IGNORAR. - El saber, dice Zubiri, es en último término “saber estar en la realidad”. El hombre queda en la realidad sabiendo de ella. Sabiendo ¿qué? Algo, muy poco, de lo que es real; pero retenido constitutivamente en la realidad. ¿Cómo? Es el gran problema del hombre: saber estar en la realidad. - Sabiéndola, estamos en la realidad, y la certeza de estar efectivamente en ella se nos da como evidencia. Ahora bien, esta evidencia, ¿nos da la realidad de las cosas, nos permite poseerla, hacerla nuestra? ¿Hasta qué punto concede la posesión de la realidad a que como verdad se refiere? - Yo conozco y domino la realidad, pero parcialmente. Lo cierto es y no puede no ser penúltimo, y lo último es y no puede no ser incierto. Pero aun admitiendo esto, puede legítimamente afirmarse que, apoyada en el saber, es la recta conjunción de tres actividades humanas, creer, esperar y amar, lo que nos acerca cuanto humanamente es posible a la posesión de lo real. 3. CREER. 3.1. Modos de la creencia.

y la pregunta última. Creencias penúltimas y creencias últimas.A la condición humana pertenece esencialmente la credentidad. la creencia nos da la realidad de lo que de un modo u otro conocemos.3.Por otra parte.La manifestación más evidente de la finitud del hombre es el hecho de la pregunta. la que surge ante lo que para nosotros es y no puede no ser último. 3. Más profundo es el “creer en” cuando el “en” alude a una persona: creo en Dios cualesquiera que sean los modos en que se manifieste su omnipotente providencia. 3. Sólo unos apuntes históricos: . constantemente está“dando crédito” a nuestro menester. . Creencias anteriores a la pregunta. que existe un fundamento último con el que me relaciono en mis acciones… Pero viendo estos dos últimos casos advertimos que dentro de “creer que” hay un “creer a” y un “creer en”.2.W. .Es posible distinguir dos modos: la pregunta penúltima. ¿Qué es.Ortega y Gasset. que mi trabajo es eficaz. . creo a Dios en lo que me dice en los textos sagrados. “creo en ti” dice la madre al hijo aunque su vida haya sido puro descarrío.3.sin lo cual su existencia no sería posible. el fundamento de la realidad al mundo y de su propia realidad. Creer a: creo a mi amigo.Siempre el creer es un “creer que”: que el tren llegará a su hora. Teoría general de la creencia. el hombre es credente por naturaleza y la realidad apta para ser creída. una creencia. la sonrisa de mi amigo. aquella que se refiere a lo que para nosotros es y no puede no ser penúltimo.1. James. . 3. Julián Marías. que el mundo que veo y toco es real. en tanto que peculiar y decisivo modo de atenerse el hombre a la realidad? .Preguntas penúltimas y la cantidad de creencias que hay anteriores a una pregunta. entonces. pero no de un modo absolutamente seguro y evidente. y mediante él puede descubrir que allende el límite de su propia finitud hay necesariamente algo -el mundo.Desde la metafísica la creencia es un momento básico de la existencia humana por la que el hombre siente “convicción de realidad” con que se le muestran las cosas que percibe. . En él se manifiesta la constitutiva “apertura a la realidad” de su ser. . .

además de saber que su conducta reposa sobre ciertas creencias y que éstas son –como todas. pero rey en precario es el hombre”.2. además de ser parcial. para el hombre en cuanto tal. y en definitiva de Dios. sí. etc. .Pero. . . ¿qué habrá de hacer un hombre intelectualmente exigente. los agnósticos y los metaforizantes conviven los habitualmente indiferentes. “pasan de” ultimidades. la muerte. el agnosticismo y el ejercicio de la metáfora. aquellas frente a las cuales la mente humana no ha sido. Pero sabiendo muy bien que si en verdad sabe lo que dice cuando dice creo. los tantos y tantos que. Veámoslo. Cierto.3.Preguntas últimas.¿Por qué hay ser y no más bien nada? ¿Por qué existe lo que yo llamo “realidad”? .Las preguntas últimas (el sentido de la vida. ese reinado sobre la creación que racionalmente le revelan su inteligencia y “el principio antrópico”. la creencia última.. y preguntas últimas. Para que la dignidad de ser hombre no se pierda. confiemos en que no sean ellos quienes protagonicen la vida y la cultura del siglo que se aproxima”. Pero. en verdad. aquellas en que simultáneamente se manifiestan el límite y la ambición de la inteligencia última.“Marañón escribió: “Cuando el hombre dice creo sabiendo lo que dice es. los desesperanzados. aquellas a que la ciencia y la razón pueden dar respuesta. inexorablemente se halla sujeto al imperativo de la provisionalidad. Creencias posteriores a toda posible pregunta.Transcribo ahora un texto de Laín: “Con los creyentes. . no sólo para el científico y el filósofo. hay preguntas penúltimas. ¿habrá también creencias penúltimas y creencias últimas? . hasta ahora. el rey de la creación”. capaz de dar una respuesta enteramente racional. según un modo de hablar tópico hoy.Hemos dejado claro que casi todas las acciones de nuestra vida cotidiana tienen como fundamento inmediato una larga serie de creencias penúltimas.Así pues. . Y si esto es así. Rey.) pueden llevar a una de estas cuatro respuestas que ve Laín: la desesperanza. La trinidad trabajo-lucro-placer es en su vida “lo último”. . ¿puede haber creencias últimas. preguntas cuya respuesta ya no me es posible.intrínsecamente falibles? 3. aquellas que dan una respuesta credencial a las preguntas últimas? Puede y hecho las hay.

. . .La formulación de un proyecto lleva consigo toda una serie respuestas a las preguntas que exige la estimación de su viabilidad. la esperanza. La espera confiada. Se combinan la angustia ante la posibilidad de “no ser” y la esperanza de “ser” lo que se esperaba y más de lo que se esperaba. proyectar y preguntar.Quien proyecta está en la realidad.¿Es posible un humano vivir que no sea esperar? (Ortega y Gasset) Tesis de Laín: el hombre se mueve en el temple de la espera. . Todo hombre es creador (no sólo los que han hecho grandes . alguno de los proyectos que podrán conducir a formularla. la pregunta es la expresión verbal de nuestra actitud ante la viabilidad del proyecto. y sobre esto se levantan sus proyectos.4. Quien proyecta. Esperanza y creación. . Creencia y esperanza.1. entre otras cosas.1.Heidegger: la pregunta expresa la finitud humana.2. Estructura del proyecto.Vivir humanamente es. al cual pertenecerían como formas derivadas la espera y la desesperanza. -Igual que con la pregunta y la creencia. movido por su tendencia al futuro.2. la pregunta revelaría la posibilidad del “no ser”.1. patente o latente.2. .No es posible entender la actitud del hombre ante el futuro sin examinar con cuidado esa pretensión de ser más allá de la meta de cada una de las concretas esperas en que sucesivamente se realiza su vida. vive hacia la realidad que como posible se le ofrece. La esperanza humana.1.El que proyecta está en la realidad. 4.Si todo proyecto lleva siempre consigo una tácita serie de preguntas. de la nada.2. quien pregunta. LA ESPERANZA Y LA DESESPERANZA . 4.1. . pregunta. Proyecto. . Si el proyecto es la forma humana de la tendencia hacia el futuro. . toda pregunta incluye. la esperanza se relaciona con la creación. 4. Pero también la pregunta revela una pretensión y una esperanza: llegar a completar dicha limitación. 4. no es otra cosa que la creencia en la viabilidad y en el buen término del acto de esperar. aunque él no lo advierta. 4. 4. está proyectando su situación tras la recepción de la pregunta.2.Primera conclusión: la espera humana es lo que es porque siempre tiene que hacerse proyecto y esto presupone estar en la realidad. espera de la realidad y. pregunta y esperanza.Laín: es indudable que la pregunta expresa limitación. Proyecto y pregunta: análisis del preguntar.

Si es hombre habitualmente esperanzado. lo que tradicionalmente se ha llamado temor. Dicho esto. .Si en la actitud ante la vida futura prepondera la confianza. por obra del cual confía de modo más o menos firme en la favorable realización de los sucesivos modos de ser en el futuro que de continuo exige su espera vital y le brinda el mundo. cuya peculiaridad habremos de examinar. adentrarme en la totalidad de las cosas visibles e invisibles. .Por muy confiada que sea esta actitud. esa disposición consistirá en un temple de ánimo distinto del puro temor.Unamuno: “El universo visible me viene estrecho…Más. b) La espera de un futuro trascendente a todo posible proyecto. . sed de ser más!” . si en ella prepondera la defianza. y más y cada vez más. creador. .De ahí que la desconfianza frente a las perspectivas de un empeño concreto no es incompatible con la condición esperanzada de la persona. La confianza en el logro de un proyecto determinado no es estrictamente esperanza genuina. -También puede ser defiante la actitud ante el término de una empresa particular o proyecto. quien confía en que le será dado alcanzar los tres no proyectables bienes que son “seguir viviendo”.Nuestro problema consiste en saber qué es lo que se espera y no se aguarda allende cualquier proyecto concreto. He de realizarme inéditamente para seguir siendo “yo mismo”.circunspección. De la espera a la esperanza.Nos centramos ahora en la esperanza. al hábito de la segunda naturaleza del hombre (la que se adquiere con la ejecución de la vida).3.Debe reservarse el nombre de esperanza. su esperanza será lo que de modo inexpreso y subliminal va más allá de la expectativa y su proyecto. 4. Todo hombre es original y. examinemos con cuidado cada una de las precedentes posibilidades de la actitud del hombre ante su futuro. . .2. la disposición anímica del esperante será esperanza genuina. sin dejar de serlo. “seguir siendo uno mismo” y “ser más”. quien sin caer en el optimismo. ser además los otros.Esperanza situacional. Es hombre genuinamente esperanzado. -La acción creadora tiene dos notas: la gratuidad y la infinitud. a) La espera durante la ejecución de un proyecto. extenderme a lo ilimitado del espacio y prolongarme a lo inacabable del tiempo…¡Todo o nada! ¡Sed de ser. en modo alguno puede ser llamada esperanza. por tanto. y en qué consiste ese radical y no proyectable modo de esperar. . en el sentido fuerte del término. cree que su vida futura no llegará a ser puro fracaso si en su ejecución debe conducirse razonablemente.obras). . sin pensar que para él y para el mundo va de suyo la progresión hacia lo mejor. quiero ser yo y. es tan sólo previsión esperanzada u optimista.

es cuestión posterior a la “antropología natural” que propone Laín. la voluntad de creación y la disposición del sacrificio. De ahí que Heidegger denomine la experiencia del ser ante todo como la experiencia de un vacío ontológico. como para los cristianos. esa que trasciende a todos los posibles proyectos y ocultamente les acompaña. Sería la aceptación habitual y más o menos resignada de la imposibilidad de conseguir lo que se quisiera poder esperar. Que este ámbito sea intrahistórico o intracósmico. espera conmigo. una instalación ante el futuro en que habitualmente predomina la defianza sobre la confianza. la cual puede perderse o adquirirse en el curso de la vida.4.No parece ilícito afirmar que la vida humana postula el “siempre” desde dentro de sí misma. un estado de realidad personal en el que total y definitivamente –más allá de la muerte del esperante. .3. La angustia. toda la naturaleza espera: espera en mí.Pero. 4. Esperanza última puede ser la docta spes propuesta por Bloch como la beata spes de que hablan San Pedro y S. La desesperación.Como hábito de primera naturaleza el esperar no puede perderse. cuando yo espero como hombre.En resumen: la esperanza genuina. . y espera de mí.. 4. 4.Bloch. algo que no sucede con el hábito de segunda naturaleza. en definitiva. se pregunta Laín. La existencia del hombre.5. o sea transhistórico. porque sólo mediante la realización de mi esperanza –sólo en la conquista de un estado de la humanidad en que la naturaleza del hombre haya alcanzado su plenitudserá realizada la suya. pero temiendo vehementemente que no llegará a ser (que quedará en nada) aquello que desea. ¿cómo se adquiere la esperanza? Laín no duda que a través de tres operativos: la voluntad de entrega.Pero. Contra lo que suele pensarse. . tiene como meta el seguir viviendo. no puede esperarse y pese a todo se desea.logren entera satisfacción todas las aspiraciones de la naturaleza humana. al no-ser? Para Laín es imposible atenerse a un no-ser puro. . Con otras palabras. arrojada al mundo. Pablo. la desesperación no consiste en no esperar. descubre la ineludible posibilidad de la nada y la inexorable e irrebasable posibilidad de la muerte. el seguir siendo uno mismo y el ser más sin límite. ¿es posible la existencia de una angustia pura. que existe y opera en el ámbito del “siempre”. sino en desear con ansia. La desesperanza. . de un puro avenimiento del hombre a la nada. la esperanza genuina. como para el marxismo.

. Este es el pensamiento de M.esa palabra básica no surge por la unión de ambos sino porque es anterior al Yo. el Tú. . que no ha tenido comienzo en ninguna libertad. Eso es la Bondad . -La conclusión: en lo an-árquico me encuentro con la responsabilidad ante de cualquier decisión. un pasado que jamás fue presente. . añoranza.La angustia es. . al contrario. Levinas. este modo del prójimo es el rostro (el rostro es desnudez y pobreza)”. Por eso la clave de ese deseo es que es deseo desinteresado: BONDAD. tampoco la de una pura y cierta angustia. del Tú.La asunción del Otro surge de que una vuelta al pasado. en el Yo. “En la proximidad se escucha un mandamiento que procede de algo como un pasado inmemorial. . Como no existe la posibilidad de una esperanza pura y cierta.“Ser es amar”. .No una angustia pura. pero que no puedo escapar de su dulce esclavitud. 5.. el pasado del pensamiento. Mounier. pero ni psicológica ni antológicamente puede ser pura angustia la vida. puesto que esenciales son para el hombre la proposición de posibilidades y el empeño de realizarlas. expresó hace tiempo ya E. ya que a través del Otro es como se siente invitado a esa dignidad y a la justicia (contra Sartre). en qué momento me enganchó. desde luego. . El enigma del ser humano es conceptualizado por Levinas como responsabilidad inexplicable e indecible porque no puedo señalar de dónde me viene ni por qué. Por eso el Deseo se coloca más allá de la satisfacción o insatisfacción. EL AMOR. un momento esencial en la estructura de la existencia humana. ni en el miedo a la propia muerte (Heidegger). Buber y E. lo humano se dice-vive como obligación y compromiso con el Otro que despierta la conciencia. INQUIETUD DEL PERSEGUIDO. Lo humano ya no consiste ni en el cuidado de sí mismo.El Otro. ya moral. Yo no coincido conmigo mismo y soy pura inquietud o no-indiferencia por el Otro.El Otro no sería la negación de mi ser sino que. . es la primera enseñanza. a lo inmemorial. Sería un decir original (pró-logo) tejido con intriga de responsabilidad. Quizás la tragedia del mundo sea la de un mundo encerrado en un Yo sin el reconocimiento de la grandeza de ponerse en el lugar del Otro.La clave para entender dicho pensamiento es el deseo como nostalgia. . lo investiría de dignidad y de libertad.Uno-en-lugar-del-otro rompe la dialéctica ser o no-ser. alteridad anterior a toda iniciativa. La responsabilidad es anterior a la libertad.La primera palabra básica del ser humano es el Yo-Tú.Pasado an-árquico (sin principio. antes de cualquier libertad (“huella” DE UN SER LLAMADO).