¿QUÉ ES MAJES SIGUAS II?

Por José Alberto Ordóñez Es uno de los más importantes proyectos agro industriales, cuyo propósito es irrigar 38 mil hectáreas de terrenos en la parte baja de la Pampa de Majes, entre los valles de Majes y Siguas, provincia de Castilla, departamento de Arequipa, con miras a la agroexportación. Este proyecto que en su primera etapa, se inició todavía en el año 1971, durante el gobierno de Velasco, busca recuperar tierras áridas, y orientarlas a los cultivos de exportación. Para este propósito, se tiene que utilizar agua de las cuencas del río Apurimac y del Colca. El Apurimac en su parte alta, abastece de agua a decenas de poblaciones de la provincia de Espinar, en Cusco. El caudal que se precisa, es aproximadamente, 11 metros cúbicos por segundo. Para asegurar el abastecimiento en las tierras de la pampa de Siguas, se construirá la represa de Angostura, en la provincia de Caylloma, Arequipa, que tendrá una capacidad de almacenamiento de mil 140 millones de metros cúbicos. Esta represa, alimentará previamente a dos centrales hidroeléctricas: Lluta, que producirá 274 megavatios, y Lluclla, con una producción de 316 megavatios, dando un total de 590 megavatios de energía eléctrica, de acuerdo a las cifras oficiales. Para tener una comparación, la actual central hidroeléctrica de Machu Picchu, en Cusco, produce 84 MW, y con la construcción de la segunda etapa, la producción aumentará 186 MW. UN PROYECTO RENTABLE Los terrenos irrigados durante la primera etapa del proyecto Majes Siguas, fueron parcelados y vendidos en pequeñas extensiones, motivo por el que no se pudo obtener el beneficio pensado, ni el retorno de la inversión para el Estado. Corrigiendo estos errores, el interés para la segunda etapa de este proyecto, es que san inversionistas con sólido respaldo económico, los que compren estas tierras, para asegurar que instalen agroindustrias. Por este motivo, se venderán lotes de 500 hectáreas como mínimo. De acuerdo a los documentos de Proinversión, cada hectárea, tendrá un costo de 3 mil dólares americanos. Esto significa que la inversión mínima que se permitirá, será de un millón 500 mil dólares. EN 8 AÑOS EL ESTADO RECUPERARÁ SU INVERSION El Estado peruano, ha comprometido para este proyecto US$ 120 millones, como cofinanciamiento para garantizar el capital de los inversionistas. De acuerdo a las respuestas al cuestionario, dadas por Proinversión, se espera recuperar esta inversión en el octavo año de operaciones de este proyecto. Las dos vías para hacerlo, serán mediante la venta de las tierras y mediante la venta del agua para la producción de energía eléctrica. Haciendo un poco de números, se podría obtener hasta 76 lotes de 500 hectáreas cada uno. Como ya se ha dicho, el precio de venta sería de US$ un millón 500 mil, de modo que con la compra de estos 76 lotes, se obtendrá un ingreso de US$ 114 millones. Los 6 millones restantes, provendrán de la venta de agua para las dos centrales hidroeléctricas.