Rizoma

Revista de Cultura Urbana

Sustentabilidad

urbana
Paisaje urbano y agua

MAYO-JULIO 2006
$30.00

002

Arquitectura bioclimatica ciudades Espacio seguro

Mirando procesos citadinos El Cine Reforma

PLAN MAESTRO SISTEMA DE PARQUES METROPOLITANO

Estrategia de negocios para

ISSN EN TRAMITE

SUSTENTABILIDAD URBANA
DIRECTOR EDITORIAL

NUM.2

C. SERGIO JOSÉ GUTIÉRREZ HERNÁNDEZ

COORDINADORA EDITORIAL
LIC. SANDRINE MOLINARD Titular del Centro de Inteligencia para la Infraestructura Urbana

COORDINACIÓN TÉCNICA
LIC. SARA MARTÍNEZ DE LA MORA ARQ. CARLOS AYALA DELGADO

CONSEJEROS
ARQ. JUAN IGNACIO BARRAGÁN Vocal de la Comisión Editorial de la Sociedad de Urbanismo Región Monterrey A.C.

ARQ. ALEXANDRE LENOIR
Director de la Carrera de Arquitectura del CEDIM

ARQ. JUAN MANUEL CASAS
Catedrático del CEDIM y de la Facultad de Arquitectura de la UANL

ARQ. RENA PORSEN
Catedrática del Departamento de Arquitectura del ITESM

DR. HERNÁN VILLARREAL RODRIGUEZ
Director Ejecutivo del Consejo Estatal de Transporte y Vialidad de Nuevo León

ARQ. RAMIRO GUZMÁN BARBOSA
Director General de Marfil Constructora

Presidente Nacional CANADEVI DISEÑO E IMAGEN
TRESDISEÑO info@tresdg.com
Agradecimientos especiales a la Dra. Carolina Farías y al Lic. Eduardo Leyva del Fondo Editorial de Nuevo León y al Arq. Carlos Ayala Delgado por la asesoría en diseño del primer número de Rizoma. Año 1-Núm.2-2006. 3,000 ejemplares. Certificado de Licitud de Título en trámite; Certificado de Licitud de Contenido en trámite; Certificado de Derechos de Autor en trámite. Esta es una publicación de la Agencia para la Planeación del Desarrollo Urbano de Nuevo León, ubicada en Washington 648 Ote., Centro, 64000 Monterrey, N.L., México. Tel. +52(81)2020-6760. Impresa y distribuida por Industrias ViGo S.A. de C.V. El contenido de los artículos es responsabilidad exclusiva de los autores y Rizoma no acepta necesariamente como suyas las ideas de artículos firmados. Todos los derechos están reservados. Queda prohibida la reproducción parcial o total del material publicado sin consentimiento por escrito de los editores. La información contenida ha sido obtenida de fuentes que se consideran fidedignas. Consúltala en línea en: http://www.tresdg.com/revista/rizoma2.pdf

LES NOUVEAUX PRINCIPES DE L´URBANISME, FRANCOIS ASCHER

En las pasadas dos décadas, mucho se ha dicho sobre el desarrollo sustentable, y la obligación de pensar en los efectos de nuestras acciones, para garantizarles un mundo habitable y recursos suficientes a las generaciones venideras. Este paradigma va cobrando importancia, aunque todavía no constituye la medida de todas las políticas públicas o de las acciones del sector privado o social, ni un modo de vida. Cada día, una mayor cantidad de personas toma conciencia de la imperante necesidad de crear condiciones económicas, ecológicas, sociales y políticas que permitan el funcionamiento armónico de la sociedad en el tiempo y espacio. La ciudad deja una huella indeleble en el medio en que se instala, cada día amenazando nuestros recursos naturales. Requiere para su crecimiento de energía, materiales, espacios, y este mismo crecimiento produce contaminación, desechos, depredación de áreas verdes, entre otras tantas. El crecimiento puede también olvidarse de ciertos sectores, generando desigualdades sociales y espaciales. Por lo tanto, hablar de sustentabilidad implica que hagamos conciencia de la conservación de los recursos naturales, de la equidad social y de género, del cuidado al patrimonio y a la identidad de una comunidad. El Área Metropolitana de Monterrey ha tenido un crecimiento acelerado en las pasadas décadas, que se traduce hoy en una gran cantidad de hectáreas urbanizadas, y una ciudad predominantemente horizontal. Nuestro sistema de transporte, basado principalmente en el uso del transporte privado; el esquema de viviendas unifamiliares; la falta de áreas verdes públicas en la metrópoli; la poca cultura de protección al medio ambiente y de no-contaminación; son realidades que hoy en día debemos revertir si queremos una metrópoli sustentable y habitable para el año 2030. La Agencia para la Planeación del Desarrollo Urbano busca promover proyectos de impacto metropolitano y estatal que permitan encaminarnos hacia las metas fijadas en el informe Nuestro Futuro Común ─que por primera vez explicaba el concepto de desarrollo sustentable─ elaborado por la Comisión Brundtland para la ONU en el 1987. El proyecto de Sistema de Parques Metropolitano, que presenta Rizoma en su segundo número, busca compensar la necesidad de más áreas verdes y de esparcimiento accesibles a la comunidad en cada municipio del Área Metropolitana, para aprovechar al máximo las posibilidades de aumentar la cantidad de éstas por habitante. Sin embargo, los esfuerzos de la planeación urbana no son aislados. Los proyectos estratégicos tales como la reestructuración del sistema de transporte público, la ampliación de la línea 2 del Metro, la integración urbanística Macro Plaza-Fundidora, integrando nuevas áreas verdes y de esparcimiento; encaminan nuestra metrópoli al objetivo de ser una ciudad más verde, limpia, bella, una Regia Metrópoli. Sin embargo, no podremos lograr un significativo avance hacia la sustentabilidad de no contar con la activa participación y el verdadero compromiso de todos los sectores y ciudadanos que componen nuestra comunidad. Cada quien, por lo más modesta que sea su aportación, es un eslabón esencial en la tarea de convertirnos en una ciudad sustentable. Es nuestra obligación como ciudadanos, que debemos a las generaciones venideras.

C. SERGIO JOSÉ GUTIÉRREZ HERNÁNDEZ Director Editorial

Sistemas urbanos

La sustentabilidad y lo urbano
SAMUEL ALATORRE

E

l tema tratado por este segundo número de RIZOMA invita a una reflexión seria sobre la forma en que hacemos y crecemos nuestras ciudades. La dinámica que vive actualmente el Área Metropolitana de Monterrey es representativa de las presiones y retos que enfrentan, en mayor o menor grado, la mayoría de las ciudades mexicanas, y que en conjunto son hogar para el 78% de la población nacional. La tendencia hacia una mayor concentración de población en ciudades se ha incrementado durante las últimas tres décadas, y no se percibe ninguna fuerza contraria que nos permita anticipar un cambio para las décadas siguientes. El objetivo de un sistema de ciudades equilibrado mediante la descentralización planeada, propuesto desde la institucionalización de la práctica de la planeación urbana a fines de los años setenta, permanece como un mero propósito con muy limitados ejemplos de éxito. La localización de las concentraciones demográficas crecientes no coincide con los sitios en donde se encuentran los recursos naturales apropiados para sostenerlas. El crecimiento poblacional registrado en los sitios de fundación original de las ciudades contemporáneas ha sobrepasado la capacidad de renovación natural de las fuentes de agua y suelo consideradas en su momento como abundantes, y ha contribuido además al estrés del entorno natural en su conjunto. Los avances tecnológicos nos permiten extender la capacidad de soporte natural hacia la región circundante, pero no sin imponernos costos adicionales que eventualmente se manifiestan en sentido económico, financiero, emocional o de salud para todos los que habitamos en ciudades. Simultánea a la acentuación del fenómeno que se describe ha sido la formalización de la propuesta conocida como desarrollo sustentable. El movimiento así llamado ha facilitado un reconocimiento internacional del impacto que tienen los asentamientos humanos y su moderno estilo de vida sobre el conjunto de sistemas naturales de nuestro planeta. “El problema”, por así llamar a este deterioro ambiental integral en sus diversas manifestaciones, ha sido identificado y ampliamente analizado, y las diferentes propuestas de solución apuntan hacia un cambio sustancial en la forma en que tomamos decisiones y realizamos acciones en nuestra vida diaria. En suma, señalan la necesidad de un cambio en el estilo de vida contemporáneo. La propuesta del desarrollo sustentable para las ciudades implica una mayor y genuina participación, con un alto grado de compromiso, por parte de la comunidad en su conjunto para modificar la forma en que orientamos el crecimiento de nuestras comunidades.
PARQUE FUNDIDORA. MONTERREY, N.L. FOTO DE LA APDUNL

2 Rizoma

La propuesta del desarrollo sustentable para las ciudades implica una mayor y genuina participacion, con un alto grado de compromiso, por parte de la comunidad en su conjunto para modificar la forma en que orientamos el crecimiento de nuestras comunidades.

Rizoma 3

PASEO DE LOS DUENDES. SAN PEDRO GARZA GARCÍA, N.L. FOTO DE LA APDUNL

El estilo de vida urbana contemporáneo tiene un sólido arraigo en satisfactores que tradicionalmente hemos asociado con la idea de progreso, tales como los fraccionamientos de baja densidad, el automóvil particular, el consumo de productos procesados, y la explotación económica de los recursos naturales. La combinación de éstos y otros factores de “progreso” conlleva a la forma actual de nuestras ciudades: expansión horizontal de la mancha urbana, desplazamientos innecesarios, aumento de contaminantes, pérdida del sentido de comunidad y de pertenencia del individuo, y una muy deficiente utilización de recursos para un verdadero desarrollo. Para tratar el tema de las ciudades, el movimiento del desarrollo sustentable ha sido complementado recientemente por propuestas afines como las del Consejo del Nuevo Urbanismo, los planteamientos para el crecimiento inteligente (smart growth), y las propuestas para un desarrollo de bajo impacto (low impact development). Vistas en conjunto, estas aportaciones se suman para ofrecer directrices de aplicación sencilla, de bajo costo y alta eficiencia, que permiten generar ambientes habitables con mayor equilibrio hacia el entorno natural, socialmente más equitativos y sobre todo, más orientados a las necesidades integrales del ser humano. El énfasis es hacia la calidad del producto colectivo y público, aquel que es accesible a todos aunque principalmente utilizado y necesitado por la gran mayoría con menores recursos económicos. Se orientan a la formación de comunidades, en donde el individuo desarrolla su compromiso colectivo mediante una vivencia significativa, positiva
4 Rizoma

y diaria de su ciudad. Un entorno urbano impersonal, agobiante y agresivo al individuo gestará individuos con similares características, y el futuro de la comunidad, si bien llevadero, será de menor calidad colectiva y de cuestionable sustentabilidad en el largo plazo. El desarrollo urbano sustentable es posible en la actualidad, en ciudades ya existentes, y es además altamente rentable. Así lo han demostrado múltiples ejemplos desarrollados en otros países. Nuestras ciudades distan mucho de ser ejemplo de sustentabilidad, y para lograrlo, se requiere un acercamiento honesto, serio y comprometido de todos los que integramos la comunidad urbana contemporánea. Si verdaderamente aspiramos a una ciudad sustentable y con auténtico reconocimiento internacional, debemos aceptar que la sustentabilidad urbana no se da por decreto, ni por la adición de este adjetivo a la denominación de los instrumentos normativos del crecimiento urbano. La pregunta ahora es si nos interesa lograr una ciudad sustentable, y de ser así, iniciar el trayecto en esa dirección.

Arquitecto por el ITESM. Maestrías en planeación por las universidades del Sur de California y de Pennsylvania, en donde obtuvo también el doctorado en Desarrollo Económico Regional. Miembro de la Sociedad de Urbanismo de Monterrey y del American Institute of Certified Planners. Catedrático en el ITESM. Previo a su incorporación como socio principal de ASCENSE Consultores, se desempeñó exitosamente impulsando iniciativas de desarrollo integral en Coahuila y Nuevo León, así como en Filadelfia, Pennsylvania.

Movilidad urbana

MOISÉS LÓPEZ

Es generalmente aceptado que ciudades como Curitiba, Oregon, Barcelona y otras poseen modelos de desarrollo urbano con características ─no siempre las mismas─ que generan círculos virtuosos. A los altos estándares que ofrecen a sus habitantes ─espacio público, calidad de aire, servicios, infraestructura, cultura, una movilidad racional, etc.─ se sigue la atracción de actividades económicas que generan valor, mismo que incrementa la capacidad de compra e inversión publica y privada, al mismo tiempo que se respeta al máximo el entorno e incluso se restaura. Algunas características comunes a estas ciudades son: manejo de modelos de desarrollo urbano con usos del suelo mixtos, altas densidades, integración de las actividades de las personas y el espacio público, transporte masivo y no motorizado ganando espacios al vehículo particular, etc. En contraposición, también existen modelos de desarrollo urbano que generan círculos viciosos, paradójicamente acompañados del incremento en la magnitud de ciertas variables que asociamos a lo que conocemos como “desarrollo”. Ejemplos de esto pueden ser el incremento en el ingreso per capita y el aumento en el número de vehículos; o las grandes inversiones en infraestructura para los vehículos particulares y las mayores demandas de infraestructura que las mismas generan al alentar la demanda de este tipo de transporte. Pero, ¿cómo se construyen estos círculos viciosos? ¿Pueden romperse? La Figura 1 (ver pág. 7) responde a la primer pregunta, mas no nos dice como identificar los conglomerados que se encuentran en este proceso. Al respecto existen algunas variables que pueden ser monitoreadas: I) La densidad poblacional; II) El número de vehículos registrados; III) La relación entre el número de personas y el número de vehículos; IV) La partición modal; V) El consumo de combustibles; VI) La longitud de los viajes; VII) La cantidad de gases y partículas que se emiten a la atmósfera y que la contaminan ─particularmente los que tienen origen en fuentes móviles y en la deforestación─; VIII) La proporción de los recursos que destinan las familias más pobres del total de sus ingresos, etc.
PALACIO NACIONAL. BARCELONA. FOTO DE LUIS ALVES Rizoma 5

SEATTLE, WASHINGTON. 6 Rizoma FOTO DE ROBERT BADGLEY

Figura 1. Círculo Vicioso del Desarrollo Urbano y la movilidad basada en vialidad Fuente: Workshop Regional Program on Sustainable Transport and Air Quality, http://www.cleanairnet.org/lac_en/1415/article-59791.html

A la pregunta de si es posible romper este tipo de procesos y revertirlo para convertirlos en virtuosos, la respuesta es SÍ. Son condiciones fundamentales para producir este cambio, al menos, las siguientes: •Darse cuenta de que se está inmerso en el mismo. •Identificar los costos “ocultos” asociados al proceso (los que se generan por mala calidad del aire, los que se producen por altas magnitudes en saldos de accidentes de tránsito, los asociados a la baja competitividad por demoras y altos tiempos de traslado, los asociados a la “solución” de los problemas de movilidad con vialidad, los relacionados con el suministro de servicios en redes cada vez más largas y extensas, etc.). •Asumir que al final del círculo estos costos los paga la misma municipalidad y los contribuyentes. ¿Hay casos probados de éxito en la reversión de estos procesos? Sí. En América destacan las ya mencionadas Curitiba, Bogotá y otras más en distintos grados de evolución: Santiago de Chile, Lima, Valencia y Mérida en Venezuela, Guayaquil, Quito, Seattle, etc. Sólo para ejemplificar se ofrecen dos datos interesantes: 1. En la Ciudad de Seattle se estudiaron y compararon los patrones de viaje entre zonas con usos mixtos y alta densidad, y otras con un modelo de desarrollo urbano extendido y de baja densidad. El resultado fue que los habitantes de zonas con el primer modelo viajaron un 28% menos que quienes vivían en barrios adyacentes

pero con el modelo de desarrollo urbano extendido, y hasta un 120% menos que quienes vivían en zonas suburbanas. 2. El TransMilenio de Bogotá no es solamente un sistema de transporte colectivo aisaldo; su implantación fue acompañada de un ambicioso programa de espacio público y una red de ciclo rutas en derecho de vía exclusivo (130 Km.); estas dos medidas y su interacción con el Sistema Integrado de Transporte produjeron: •La disminución en tiempos de viaje para los estratos de más bajos ingresos, de entre 15 y 18 minutos •Una transferencia de viajes a medios no motorizados del 8% al 16%, de unos 12 millones de viajes (lo cual implica una reducción del orden de los 768,000 viajes en automóvil por cada día) •Una reducción en los accidentes de tránsito en las zonas de los corredores tratados del orden del 86%, y •Las reducciones en la emisión con origen en fuentes móviles de: ozono (6%), noxes (13%) y monóxido de carbono (28%).

Ingeniero Civil y Maestro en Ciencias con Especialidad en Ingeniería de Tránsito de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Tiene 19 años de experiencia en temas de movilidad y ha trabajado en México, Colombia, Venezuela, Panamá y El Salvador. Ha impartido cátedra en la Universidad Autónoma de Nuevo León, la Universidad Javeriana de Bogotá y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. En los años recientes su actividad ha estado focalizada en temas de planeación urbana (Sub Secretaría de Desarrollo Urbano y APDUNL) y la administración del transporte público (Director de Transporte, Agencia Estatal del Transporte de Nuevo León). Actualmente es Coordinador de Proyectos Estratégicos del Consejo Estatal de Transporte y Vialidad.

Rizoma 7

Arquitectura

L
RUBÉN SEPÚLVEDA

a arquitectura bioclimática, también denominada como verde o sustentable, es un tema muy comentado, aunque con frecuencia se desconoce o malinterpreta el significado y la importancia que tiene en relación al futuro de la disciplina y nuestra interacción con el medio construido y natural. Posiblemente esta confusión se deba a que la imagen de la arquitectura bioclimática varía considerablemente, y es difícil catalogarla como estilo arquitectónico, ya que está basada en el seguimiento de parámetros específicos del sitio, propios de un entorno climático y socioeconómico determinado. La arquitectura bioclimática se puede definir como aquella que considera y estudia los elementos característicos de determinada zona a proyectar, para poder proveer de confort y buscar estrategias para el ahorro de agua y energía, al mismo tiempo adaptando la configuración del diseño al entorno y utilizando materiales propios del sitio. Se vincula de esta manera con la arquitectura vernácula y las tradiciones constructivas propias de una región, las cuales a través de los siglos han refinado soluciones para el confort del usuario sin comprometer la integridad del sitio. Por lo que el reto de la arquitectura bioclimática, y lo que enfrentamos actualmente para realizar un proyecto respetuoso con el medio ambiente, confortable y funcional es el lograr el equilibrio de forma muy pragmática entre tradición y el uso de nuevas tecnologías. En materia de construcción, la tradición se refiere al conocimiento recabado con los años y el esfuerzo por responder a las particularidades del ambiente con soluciones constructivas formadas en base a prueba y error, recurriendo a técnicas y materiales locales para el “control” del clima y que a su vez dan una identidad al sitio. La arquitectura tradicional es el resultado de una sabiduría adquirida y transmitida de generación en generación, y a la cual cada época aporta innovaciones y mejoras de acuerdo a las circunstancias del momento y sus avances tecnológicos. En ese sentido, es conveniente ser tradicionalistas, captar el genius loci, la esencia del lugar, sin caer en el conservadurismo. Así se pueden interpretar y reflejar en los proyectos las características de la tradición constructiva y del diseño vernáculo, sin dejar de adaptarlos a las circunstancias y tiempo actual. El desarrollo de tecnología constructiva ha ido de la mano con la evolución humana, desde la prehistoria se han creado y utilizado herramientas teniendo como objetivo la sobrevivencia y transformación de los entornos. Las invenciones realizadas a través de la tecnología son las que han provocado las transformaciones socioeconómicas más drásticas en la historia de la humanidad. Sin embargo, la dualidad de la evolución tecnológica reside en que a pesar de mejorar las condiciones de vida de los humanos, puede también producir resultados inesperados o contraproducentes. Asimismo, en el caso de la construcción, las aportaciones tecnológicas han permitido un aumento en la capacidad para construir altos edificios, o cientos de viviendas en pocos meses. Pero se debe constatar que las construcciones mencionadas en su mayoría carecen de calidad social, constructiva, arquitectónica, y sobretodo no proveen al usuario del confort suficiente. Al industrializarse la práctica

BEDDINGTON ZERO ENERGY DEVELOPMENT. SUTTON, RU. FOTO CORTESÍA DEL AUTOR

8 Rizoma

HACIENDA SAN LORENZO. PARRAS DE LA FUENTE, COAHUILA FOTO CORTESÍA DEL AUTOR Rizoma 9

arquitectónica y la construcción, la disciplina se cegó a su entorno, y el producto fueron prototipos arquitectónicos creados según un padrón fordista, sin consideración por el lugar, o la tradición del sitio. El sistema, no del todo mal, ha permitido dotar de muchos metros cuadrados de construcción, solución urgente en respuesta a la explosión demográfica mundial. Mas sin embargo, son notables sus repercusiones: edificaciones “enfermas”, carentes de identidad y de sentido social. Inclusive, se puede argumentar que este tipo de construcción carece de su sentido primordial: proveer al ocupante un refugio de la intemperie, ya que en numerosas ocasiones las temperaturas interiores rebasan las del exterior, provocando que el usuario compense con soluciones artificiales que resultan en gastos excesivos de energía. Los métodos constructivos heredados de la revolución industrial deben por consecuencia ser guiados hacia la era post-industrial de la información, donde en base a conocimientos se puede regir y guiar la industria de una manera más sana y sustentable. Si ahora la tecnología otorga a los arquitectos herramientas de trabajo como las computadoras y los sofisticados programas computacionales, dejando un lado las escuadras y reglas T, es inconcebible seguir únicamente representando el edificio cuando se puede simular su desempeño y su funcionamiento en el entorno, tal como ya lo hace la industria aeronáutica y automotriz. Las simulaciones de una edificación en su entorno climático, empleando diferentes materiales para evaluar el desempeño de su forma y funcionamiento, si se suman al estudio de los criterios tradicionalistas de diseño y construcción que el arquitecto debe conocer, definen lo que será el futuro de nuestra profesión. El camino de esta evolución es la arquitectura bioclimática, la cual permitirá una re-dignificación de la profesión.

HACIENDA SAN LORENZO. PARRAS DE LA FUENTE, COAHUILA. FOTO CORTESÍA DEL AUTOR

Egresado de la carrera de arquitectura por el ITESM. Cuenta con estudios de posgrado en diseño sustentable en el Architectural Association School of Architecture de Londres, Inglaterra. Miembro de diversas agrupaciones relacionadas con la arquitectura bioclimática en Monterrey y el D.F Cuenta con . publicaciones en revistas y proyectos arquitectónicos, entre los cuales destaca un fraccionamiento de vivienda de diseño ambiental que se realiza por medio del Instituto de la Vivienda de Nuevo León, donde funge actualmente como Coordinador de Estudios e Innovación Tecnológica. Es socio fundador de A-OS, Despacho de diseño arquitectónico y consultoría en cuestiones bioclimáticas. Su correo electrónico: rubensepulveda@aaschool.ac.uk

10 Rizoma

Directrices

Desarrollo urbano sutentable. Hacia un nuevo paradigma
TORSTEN MASSECK

Segun datos de la ONU, en el ano 2030 el 60% de la poblacion mundial vivira en ciudades, VAUBAN, FREIBURG, ALEMANIA 2005 convirtiendolas en lugares de maxima prioridad para la busqueda CORTESÍA nuevo modelo mas de un UNIVERSIDAD STUTTGART FOTO sustentable en aspectos sociales, economicos y medioambientales.

S

ustentabilidad, esta palabra tan utilizada últimamente, interpretada como concepto de “mantener”, “reutilizar” o “ahorrar”, ha existido desde siempre como principio básico de actuación de la especie humana. Se aplicaba como estrategia de supervivencia en tiempos de recursos limitados que garantizaba la subsistencia de las personas. El descubrimiento de fuentes de energía fósil, como el carbón, el petróleo y el gas, trajo principalmente desde el siglo XIX un gran progreso a nuestras sociedades en aspectos económicos, tecnológicos y de bienestar, dejándonos olvidar la obligación de cuidar de estos recursos, que ahora se muestran limitados, y su uso excesivo ambientalmente peligroso para nuestro planeta. La dependencia creada de estas fuentes y la falta de alternativas tecnológicamente maduras amenaza hoy en día la estabilidad alcanzada a base de energía “barata” e ilimitada, sobre todo en los países industrializados. No hay duda, la humanidad se encuentra en esta época de uso de recursos fósiles nada más que en una fase de transición de una era pre-fósil hacia una

era post-fósil, con la necesidad urgente de definir este paradigma nuevo y al mismo tiempo viejo ─la sustentabilidad y nuevos modelos económicos, energéticos y sociales correspondientes. El crecimiento como paradigma que domina las sociedades de países industrializados y su filosofía actual de vida, pierde su legitimación si conlleva efectos negativos como el agotamiento de recursos limitados, la contaminación del medioambiente y el cambio climático relacionado, es decir influencias negativas sobre las condiciones de la vida humana en la tierra. Una evaluación del “funcionamiento” de las sociedades industrializadas con sus sistemas productivos y sus modelos de vida nos muestra la necesidad de apostar por un crecimiento sustentable, es decir, un crecimiento controlado que busque el equilibrio de flujos de energía y materia hasta alcanzar sistemas de ciclos cerrados.

Rizoma 11

Según datos de la ONU, en el año 2030 el 60% de la población mundial vivirá en ciudades, convirtiéndolas en lugares de máxima prioridad para la búsqueda de un nuevo modelo más sustentable en aspectos sociales, económicos y medioambientales. Hoy en día, las ciudades están fragmentadas social, económica y funcionalmente. Esto conduce a grandes aglomeraciones urbanas con graves desigualdades sociales, que exigen movilidad privada constante y ofrecen poca calidad medioambiental. Repensar el modelo de ciudad en que queremos vivir es el reto primordial para un futuro más sustentable. Las ciudades tienen que ser entendidas de nuevo como un conjunto de piezas, actividades y flujos de energía y materia que sólo funcionan como sistema eficiente y sustentable si se aprovechan las sinergias que se crean entre ellos. Estas sinergias necesitan, para poder desarrollarse, unas condiciones básicas que se definen a diferentes niveles: a nivel social se necesitan estrategias que crean la cohesión social como base para una ciudad mixta, justa y de todos. Con respecto a la movilidad, se necesita fomentar el transporte público, accesible para todos, seguro y cómodo, para evitar desplazamientos innecesarios con transporte privado que ocupa más espacio y contamina más. En cuanto a organización, se necesita acercar los sectores residenciales, de servicio y de producción para crear tejidos urbanos de uso mixto y de distancias cortas. Y en el nivel energético hacen falta estrategias de ahorro de energía en la edificación, en la organización urbana y en el sector del transporte, basados en el uso de energías limpias. El aprovechamiento de la energía solar es el gran reto para un futuro independiente de fuentes de energía fósiles como el petróleo, el gas o el carbón, causantes de la contaminación atmosférica y los problemas medioambientales relacionados, además de conflictos de tipo geoestratégicos a nivel mundial por el control de sus yacimientos. Introducir la energía solar en arquitectura y urbanismo es un gran reto que transformará a ambos, tanto en su organización, como en su materialidad y forma. Otras fuentes como la energía eólica o la biomasa aportarán igualmente su parte a una transformación de nuestros sistemas energéticos.

Sus edificios consumen menos energía y son realizados con materiales ecológicos. Estacionamientos centralizados y un sistema de “car-sharing” permiten liberar superficies para crear zonas verdes y de uso social. Una línea de tranvía y caminos peatonales y para bicicletas permiten una buena conexión con el centro de la ciudad. La energía eléctrica se genera a través de una planta de biomasa. Servicios y equipamientos de uso cotidiano como una guardería, una escuela primaria, un centro cívico, tiendas de productos alimenticios y también espacios para oficinas están integrados en el barrio, evitando desplazamientos innecesarios. Instalaciones de aprovechamiento de energía solar térmica y fotovoltaica reducen el consumo de energía convencional. La llamada “huella ecológica” del barrio en su conjunto, es decir su impacto ambiental global, pudo ser reducido a menos de la mitad en comparación con un barrio “estándar”.

Barrios (colonias) sustentables
Para la implementación de un desarrollo urbano sustentable es idóneo la escala de barrio (colonia), donde acciones y proyectos implican a una gran cantidad de ciudadanos pero todavía tienen una escala controlable, humana, pudiendo ser llevados a cabo por un colectivo pequeño pero efectivo de personas en colaboración con la administración y promotores públicos o privados. Ejemplo para un desarrollo de este tipo son los llamados barrios sustentables como ya existen en Alemania, Austria y Holanda. El barrio de Vauban en la ciudad de Freiburg (Alemania) es ejemplar en este sentido. Desde su inicio en 1992, ciudadanos interesados en vivir una colonia de éstas características colaboraron junto al ayuntamiento de Freiburg, expertos de planificación urbana y arquitectos, como también la universidad, para realizar estudios de soluciones sustentables a todas las escalas.

12 Rizoma

Se trata de un barrio ejemplar donde resalta la importancia de la implicación de todos los agentes de la sociedad, desde la administración y el sector empresarial, hasta asociaciones civiles y el ciudadano individual, para llegar a soluciones integrales de sustentabilidad. Para alcanzar un desarrollo sustentable a escala urbana hay que actuar en tres etapas: a corto plazo hace falta concientizar a la sociedad, realizando y evaluando nuevas formas de arquitectura y urbanismo, como barrios ecológicos, edificios de bajo consumo energético, una nueva cultura del agua. A medio plazo se necesita una planeación sustentable, sobre todo referente a la ocupación de terreno, fomentando la ciudad compacta de caminos cortos y sistemas de transporte público sustentables, reduciendo el transporte privado. A largo plazo hay que crear una visión global

de desarrollo, que permita a futuras generaciones satisfacer sus necesidades tal como nosotros podemos satisfacer las nuestras. Recuperar la conciencia para el valor real de nuestros recursos materiales y energéticos y volver a conceptos como “mantener”, “reutilizar” y “ahorrar” es el primer paso en esta dirección.

Arquitecto. Responsable de CISol (Centre d’Investigació Solar) en la Escuela Técnica Superior d’Arquitectura del Vallès (ETSAV), Sant Cugat del Vallès. www.cisol.com.es e-mail:cisol@etsav.upc.edu

VAUBAN. FREIBURG, ALEMANIA, 2005. FOTOS CORTESÍA UNIVERSIDAD STUTTGART

Rizoma 13

Observatorio urbano

Mirando procesos citadinos. La observacion urbana de nuestras ciudades
ALEJANDRO MENDO GUTIÉRREZ

El objeto de estudio urbano

La evaluación urbana por indicadores

Conocer con precision que procesos ocurren en los habitats artificiales que denominamos ciudades es uno de los puntos de partida basicos si se quiere alcanzar mejores niveles de vida para la poblacion urbana.

14 Rizoma

Observatorios urbanos en México
G F

J

•Indicadores de situación. Son los que muestran el estatus vigente de un tema particular, por ejemplo, la cantidad diaria de basura que se genera en un distrito específico. •Indicadores de producto. Son los que informan resultados de un programa particular instrumentado o en marcha, por ejemplo los volúmenes de desechos sólidos separados desde el hogar según su material (vidrios, metales, plásticos, residuos orgánicos, etc.) en determinada colonia. •Indicadores de efecto. Son los que evidencian logros de largo plazo que benefician al conjunto urbano, por ejemplo la disminución progresiva del consumo de productos con envases no reciclables.

•Una imagen ampliada de la realidad al usarse la lente de aumento para explorar con cuidado lo que ocurre en la ciudad hoy en día. •Una vista histórica de cómo fue la urbe en tiempos pasados al utilizar el espejo retrovisor para visualizar los horizontes anteriores. •Una percepción del posible futuro al que se quiere llegar, recurriendo al telescopio para atisbar la imagen y proyecto de ciudad que se quiere en el mediano y largo plazo.

Alejandro Mendo Gutiérrez es un arquitecto radicado en Jalisco, en donde imparte cátedra sobre temas urbanísticos en el ITESO de Guadalajara, como los asentamientos humanos y su vinculación con entidades gubernamentales, privadas y sociales del sector desarrollo urbano. Ha sido impulsor del Observatorio Metropolitano de Guadalajara, en el cual actualmente es investigador en aspectos urbano-territoriales. Forma parte del Consejo Estatal de Desarrollo Urbano del Estado de Jalisco como consejero propietario. Su correo electrónico: amendo@iteso.mx

MONTERREY, N.L. FOTO DE APDUNL

Rizoma 15

Editorial

PARQUE TEZOZOMOC DE AZCAPOTZALCO. CIUDAD DE MÉXICO. FOTO GABRIEL FIGUEROA

16 Rizoma

Paisaje urbano y agua: nuevas consideraciones y experiencias
MARIO SCHJETNAN

L

a Arquitectura de Paisaje es una profesión que trabaja con el cielo y con la tierra. El agua es un elemento presente en la tierra, asentado horizontalmente en el paisaje o recorriéndolo en movimiento, atravesándolo, además de estar presente en su interior. El agua también está presente en el cielo, y como sabemos, es un elemento finito de la biósfera. Con el crecimiento de la población y su repercusión explosiva en las ciudades, el uso del agua se ha constituido como un recurso crítico, particularmente en las ciudades del tercer mundo en la medida que se han modernizado y occidentalizado en relación a los estándares, demandas y estilos de vida. Además, es evidente que muchas de nuestras ciudades han perdido la relación y el contacto con el agua y con sus frentes de agua, la han desperdiciado y han contaminado sus ríos, canales, lagunas, humedales y acuíferos. En el proceso de crecimiento y modernización, muchas de las ciudades mexicanas han perdido su relación histórica y tradiciones sustentables con el agua, como podemos ver en el caso de la Ciudad de México y otras. En muchos casos ha sido un proceso irreversible. En todos es un reto restablecer el contacto en equilibrio, y aun en otros es necesario reinventarlo. Así que resulta evidente que tenemos que cambiar. Pero es necesario cambiar desde la visión filosófica y ética de la relación agua y ciudad. Y en suma es bastante simple preguntarnos: ¿cuál es la relación de consumo de agua por habitante en determinada ciudad?, ¿qué porcentaje es tratada y reusada?, ¿cómo está tratando su drenaje pluvial y de tormentas?, ¿cuánta agua se reincorpora al acuífero y de qué manera se reintroduce el agua a lagunas, ríos y arroyos? También resulta evidente que esta nueva cultura del agua y su uso urbano no es la responsabilidad única de ingenieros o urbanistas, sino de una nueva relación de disciplinas con metodologías que inserten estas visiones integrales en una cultura ambiental y acuática. Y no se trata simplemente de los aspectos técnicos y normativos, porque en esta visión surgen nuevas oportunidades para el diseño urbano y paisajístico. La nueva ética deviene en una nueva estética, una nueva manera de ver, apreciar y relacionar el paisaje de la ciudad.

Rizoma 17

La topografía del parque fue modelada con tierra reciclada de las excavaciones de una nueva línea del metro en construcción en esa parte de la ciudad durante aquel tiempo. Posteriormente, el Grupo de Diseño Urbano realizó el proyecto del Parque Ecológico Xochimilco en la Ciudad de México; un ambicioso esfuerzo de la Ciudad para recuperar los últimos vestigios de la cultura prehispánica acuática y agrícola de las “Chinampas.” El trabajo consistió en diseñar un nuevo parque metropolitano, un espacio abierto ecológico para reintroducir a la ciudad humedales y avifauna en un entorno de parque natural que pudiera recibir visitantes, un parque deportivo y un nuevo mercado de plantas y flores. Aunado a lo anterior, ingenieros hidráulicos construyeron varias plantas de tratamiento de aguas negras para reinyectar aguas limpias a los canales y lagunas, y restaurar zonas extensas de este paisaje cultural de islas agrícolas. Se implementó un ambicioso plan ambiental de plantación de árboles, lagunas de regulación de inundaciones, renivelación de canales e islas para reabrir una extensa área agrícola de gran valor productivo refiriéndose a plantas, flores y vegetales comestibles. Xochimilco ha sido también un lugar tradicional para un peculiar estilo de turismo y recreación. La restauración del vasto paisaje histórico de 3000 hectáreas atrajo nuevamente a los habitantes de la Ciudad de México. El proyecto Xochimilco ha cumplido 12 años desde su rehabilitación y es evidente que estos grandes proyectos ambientales, además de una planeación y una ejecución precisa, tienen que ser complementados con un programa y voluntad de seguimiento en el cual participen ciudadanos y autoridades. En El Cedazo y Parque México, dos parques en la Ciudad de Aguascalientes (localizada en el centro de México), se rehabilitaron conjuntamente con autoridades de la Ciudad y de la Comisión Nacional del Agua dos presas para controlar inundaciones, pero al mismo tiempo se construyó un sistema de parques públicos, con equipamientos culturales y recreativos, además de plantas de tratamiento para reciclar aguas negras de la zona. Las presas funcionan como parques urbanos y además sirven como reservas de agua para regar una extensa zona de áreas verdes de la ciudad. Paralelamente, se realizaron acciones integrales para introducir servicios de agua potable, electricidad, drenaje, escuelas y mercados. Los cuerpos de agua están diseñados para capturar en un primer estanque los desechos sólidos que son tirados en los arroyos y cañadas de la cuenca y que llegan a las presas cuando llueve. Estos dos parques, terminados en el año de 1995, se han constituido en verdaderos “ambientes de belleza y naturaleza” para estas comunidades, anteriormente marginadas. Son nuevos espacios para disfrutar la naturaleza y sentirse al aire libre. Recientemente, en la Ciudad de Tampico, un puerto importante en el Golfo de México, se diseñó un Plan Maestro para rehabilitar el centro urbano, que ha venido deteriorándose. El proyecto consiste en rediseñar “El Canal de la Cortadura”, un canal urbano-histórico que conecta al Río Pánuco con la laguna del Carpintero. El plan de rescate tiene nueve objetivos, iniciando con un nuevo sistema de tránsito y puentes vehiculares y peatonales. La intención es atraer

PARQUE ECOLÓGICO XOCHIMILCO. CIUDAD DE MÉXICO. FOTO FRANCISCO GÓMEZ SOSA

18 Rizoma

DESARROLLO TECNOPARQUE AZCAPOTZALCO. CIUDAD DE MÉXICO. FOTO PEDRO HIRIART

inversiones nuevas en el área del turismo y la vivienda, conectando a la Ciudad y su frente de agua en una nueva forma, creando un parque lineal-acuático, con plazas, cafés, comercios y paseos peatonales. El proyecto ha sido implementado en su primera etapa, habiéndose construido la infraestructura, el canal y los puentes vehiculares y peatonales. En la Ciudad de México, actualmente está en desarrollo el Tecnoparque Azcapotzalco, un Campus para oficinas de alta tecnología (call centers, service centers, data centers). Localizado en una antigua zona industrial de la ciudad, el sitio de 16 hectáreas anteriormente fue una planta de acero que cerró en 1993 por su tecnología obsoleta y gran contaminación. El gobierno de la Ciudad vendió la tierra a inversionistas privados para transformar esta zona urbana y crear nuevos empleos. El interés de este proyecto ambiental y paisajístico se basa en una nueva filosofía del agua a través del reuso de aguas servidas y captación de aguas pluviales que se reintroducen en jardines, plazas y estanques. Las aguas pluviales se captan en las enormes azoteas, estacionamientos y plazas, y son filtradas en celdas subterráneas para luego reinyectarse al acuífero del Valle de México a través de pozos profundos. El conjunto destina más de la tercera parte a plazas, jardines y cuerpos de agua en los que laborarán más de 6000 empleados cuando el proyecto esté terminado, en un entorno de calidad humana radicalmente distinto en plena zona central urbana de la Ciudad de México.

Una nueva actitud, una nueva ética y un acercamiento diferente en relación con el agua son imperativos si deseamos limpiar, restaurar, rehabilitar y reusar viejas y nuevas partes de las ciudades para que estén en equilibrio con su medio ambiente y existan en un entorno de calidad urbana. La arquitectura de paisaje y los arquitectos paisajistas pueden estar en el centro de un tema clave en el diseño actual de las ciudades: cómo relacionarse con el agua en una forma sustentable, restaurando y diseñando medios ambientes para los habitantes y la naturaleza. Podemos hacer aportes a una nueva teoría urbana; proponer técnicas y proveer una calidad estética contemporánea. Si los arquitectos paisajistas se preparan adecuadamente, la profesión tiene la capacidad, tecnología y visión para formar equipos con ingenieros, científicos, diseñadores y artistas para mirar a la ciudad en formas nuevas e integrales.

Conclusiones
El deterioro del entorno urbano ha sido devastador, en particular con respecto al uso del agua, frentes acuáticos, humedales, ríos y acuíferos de nuestras ciudades. Una realidad que está presente en ciudades grandes y chicas, principalmente en países en desarrollo, pero igualmente en los desarrollados.

Arquitecto Paisajista en el Grupo de Diseño Urbano/México. Su correo electrónico es mschjetnan@gdu.com.mx

Rizoma 19

Editorial

20 Rizoma

Rizoma 21

L

a ciudad es el reflejo de la sociedad que la crea. Es el resultado de la interacción del hombre, sus aspiraciones e ideas preconcebidas con el entorno natural. Al crear la ciudad, el hombre otorga significados a los espacios construidos y a los espacios naturales, que permiten leer o entender la ciudad. Una ciudad cuyos elementos realmente tienen un carácter distintivo que los hace memorables y legibles para sus habitantes supone la existencia de una adecuada imagen urbana. Desde luego la escala de los elementos, su orientación y distribución dentro de la zona urbana y no su mera existencia, es lo que contribuye a lograr una ciudad legible y clara. La Agencia para la Planeación del Desarrollo Urbano (APDUNL) quiere promover la interconexión de los espacios públicos mediante un plan que proyecta un sistema de parques metropolitano, con una planeación contemplando la realización de sus diversas etapas en el corto, mediano y largo plazo, sobre un periodo de 10 años. Actualmente se dice que existen 4 m2 por habitante de áreas verdes en la metrópoli. La meta es llegar a los 15 m2 por habitante en la próxima década, cantidad recomendada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Los habitantes de cualquier ciudad necesitan espacios de esparcimiento y recreación, puesto que el hacinamiento y falta de espacios públicos incrementan la violencia social y menoscaban la salud mental de los habitantes. La cantidad de 4 m2 por habitante es baja con relación a los parámetros de la ONU, y denota una escasez de espacios públicos en el Área

Metropolitana de Monterrey, que es una causa indirecta de problemas sociales (pandillerismo, drogadicción, etc.) en ciertas colonias de la ciudad. Mediante el proyecto del Sistema de Parques Metropolitano se busca mejorar la calidad de vida de los habitantes al reducir el déficit de áreas verdes en el Área Metropolitana de Monterrey (AMM), además de mejorar la imagen urbana, permitir un más eficiente manejo de escurrimientos pluviales e impulsar la conectividad peatonal entre las distintas áreas verdes y recreacionales de la metrópoli. De acuerdo con destacados urbanistas, los parques proporcionan beneficios sociales, económicos y ambientales que hay que reconocer para poder valorarlos adecuadamente y darles la importancia debida como elementos esenciales para la ciudad. Los parques contribuyen al fortalecimiento de la comunidad, estimulan la economía local y reducen la violencia urbana. Se enumeran los beneficios asociados a parques y áreas verdes y ejemplificándose con parques locales (ver tabla pág. 21). La APDUNL, en coordinación con el Tec de Monterrey, realizó un estudio a la población por municipio del AMM. En total de aplicaron 420 cuestionarios en los municipios de Monterrey, Guadalupe, San Nicolás de los Garza, General Escobedo, San Pedro Garza García y García durante el mes de abril de 2005. Dentro de los resultados observados en las encuestas, se presentaron los siguientes resultados: el 73% de las personas que radican en el AMM asisten

22 Rizoma

VISUALIZACIÓN TRIDIMENSIONAL DEL RÍO SANTA CATARINA. MONTERREY, N.L. APDUNL

CARACTERIZACIÓN DEL USUARIO DE PARQUES DEL ÁREA METROPOLITANA DE MONTERREY.

Rizoma 23

a algún tipo de parque por lo menos una vez al mes, mientras que un 27% no lo hace. De las personas que asisten a los parques, aproximadamente un 66% asisten a parques de tipo pasivo, mientras que el 34% restante asiste a los parques activos de la zona de estudio. Los parques activos son aquellos que incluyen características tales como áreas de juego, canchas deportivas y zonas para días de campo. Entre éstos se encuentran el Parque Tucán, el Parque Canoas y el Parque Niños Héroes, por mencionar algunos. Los parques pasivos son aquellos en los que se realizan actividades contemplativas, paseos y caminatas. En este rubro se encuentran parques como La Estanzuela y Chipinque. Las características más importantes para los usuarios de los parques a los que más acuden son la limpieza, que estén cerca de sus hogares y el ambiente social de éstos. Los usuarios de parques están dispuestos a sacrificar un poco de calidad en las instalaciones por acudir a un parque cercano. La gran mayoría de usuarios se transporta hacia los parques en automóvil propio o caminando. Las principales mejoras a los parques actuales del AMM, según los usuarios deben ser en la vigilancia, las instalaciones deportivas y la iluminación. Por estratos económicos, destacan las siguientes características: la población que más acude a los parques es la de estrato bajo (76% de este estrato social), seguida por la población de estrato socioeconómico medio (70%) y por último la de estrato alto (68%). La ubicación del parque, o su lejanía, es el impedimento principal por el cual los usuarios de nivel medio y bajo no acuden a las instalaciones de su preferencia. Entonces una medida que debería ser considerada es contar con una mayor infraestructura de parques similares a aquellos que los encuestados desean en diferentes zonas del AMM.

Primera Etapa aprobada para el Sistema de Parques Metropolitano: el Río Santa Catarina
El Río Santa Catarina constituye el componente principal del Sistema de Parques y áreas verdes del Área Metropolitana de Monterrey. Complementa y refuerza el eje articulador OrientePoniente de la ciudad estableciendo también un sistema geográfico de referencia. Se trabajará en los municipios de Santa Catarina, San Pedro Garza García, Monterrey, Guadalupe y Juárez. La vocación de cada tramo se describe a continuación. A) Municipio de Santa Catarina Caracterización básica como parque familiar con zona central temática de juegos y actividades familiares como zonas de picnic y asadores, al igual que áreas verdes recreativas y áreas deportivas. B) Municipio de San Pedro Caracterización básica como parque urbano-deportivo con recorridos semi-continuos a lo largo del río, áreas deportivas temáticas concesionadas, zonas alternadas de áreas verdes recreativas y zonas de conservación ecológica. Énfasis particulares en la diversidad y calidad de las áreas deportivas concesionadas.

C) Municipio de Monterrey Caracterización básica como tramo central del parque lineal con uso mixto, con zonas y elementos temáticos culturales, zonas alternadas de áreas verdes recreativas, plazas con frentes de agua, áreas comerciales y áreas deportivas concesionadas. Énfasis en la complementación y articulación con el Centro Histórico de la Ciudad, el Proyecto Estratégico de Integración Urbanística Macro Plaza - Barrio Antiguo - Santa Lucía - Fundidora I y II, y en el enfoque recreativo y deportivo de las áreas concesionadas en este segmento. Tratamiento de la zona del mercado bajo el puente del Papa.

24 Rizoma

VISUALIZACIÓN TRIDIMENSIONAL DEL RÍO SANTA CATARINA. MONTERREY, N.L. APDUNL

D) Municipio de Guadalupe Área de preservación ecológica con vitapista y recorridos para la contemplación de la flora y fauna del lugar. E) Municipio de Juárez Área de preservación ecológica, final del proyecto con un parque recreativo frente al casco patrimonial ubicado en la cabecera municipal.

El AMM tiene todo el potencial que necesita para convertirse en una ciudad moderna que cuida su entorno ecológico con miras a la construcción de espacios sociales, trayendo beneficios concretos. Es momento de renovación, de hacer uso de la tecnología en el manejo de los recursos, ahorro de energía y reciclaje; de hacer uso intensivo de las áreas verdes en vivienda e infraestructura en toda la ciudad. De cumplir con los estándares mínimos establecidos valiéndose de una planeación adecuada de espacios recreativos a favor de la comunidad. Es el momento de embellecer Monterrey y darle una imagen digna de lo que es: una ciudad de trabajo, innovación y liderazgo.

Rizoma 25

Rizoma global

Estrategias de negocio para ciudades
CELIA ARREDONDO

S

i bien es cierto que todas las ciudades tienen una economía interna, es indudable que cada una de ellas constituye una sede de negocios.
Desde la ciudad feudal hasta la ciudad industrial, están fundadas en sus recursos, e inscritas en su tejido urbano; es decir, en sus espacios y edificaciones están las actividades económicas, sociales y culturales que allí se realizan. De hecho estas actividades surgen como parte de la vocación misma de las ciudades y de sus ciudadanos. Sólo tenemos que observar el nacimiento de Venecia como centro de intercambio comercial, gracias a su excelente ubicación. Y al decaer esta actividad comercial vemos como esta misma ciudad se transforma en centro turístico debido a sus cualidades formales urbanas. De esta manera, todas las ciudades se pueden ver como centros de actividades comerciales y por ende como negocios en sí mismas. Si las actividades económicas determinan nuestras ciudades, ¿cuál es entonces el futuro de estas? Es claro ver que en la economía podremos encontrar algunas de estas respuestas. El mundo económico actual ha cambiado debido a que las actividades industriales han sido desplazadas por actividades post-industriales o de servicio. Este fenómeno es conocido como la nueva economía. La nueva economía, según expertos como Robert D. Atkinson y Randolph H. Court, está determinada por los avances tecnológicos y de comunicaciones, de allí que también se conozca como Information economy, Network economy, o Digital economy. Esta nueva economía trae consigo repercusiones en la dinámica de los procesos económicos, que impactan a la industria, el mercado, las inversiones, y los negocios, así como el tipo de empleo y de sueldos; en otras palabras, desde la economía familiar hasta la nacional e internacional. Todo esto debido a la globalización y el progreso de las tecnologías de información. Las mismas fuerzas que mueven esta nueva economía provocan también cambios en la reorganización geográfica de ciudades y regiones. Mientras la vieja economía concentraba la actividad económica en el centro de la ciudad con sus rascacielos, y las zonas residenciales en la periferia, la nueva economía destruye la centralización esparciendo la actividad económica en todas

direcciones hasta llegar a las zonas suburbanas. Esta dispersión de la mancha urbana que se conoce como sprawl está alcanzando cada vez mayor densidad mientras que el centro disminuye. Junto con las transformaciones geográficas están las ocupacionales. El trabajo de manufactura decae, mientras que los trabajos especializados de conocimientos, negocios y alta tecnología aumentan. Esto explica el crecimiento de las zonas suburbanas con actividades económicas, de manera que la ciudad debe también considerar su impacto regional. Si antes se buscaba que las ciudades fueran un lugar barato donde hacer negocios, ahora se busca que las ciudades sean un lugar lleno de talento donde se produzcan ideas e innovación. De manera que las ciudades deben de atraer gente educada proveyéndola de espacios atractivos llenos de amenidades con actividades deportivas y culturales. Mientras que en la vieja economía el gobierno era el

26 Rizoma 26Rizoma

responsable del desarrollo, la nueva economía busca la colaboración y alianza entre el sector público y privado. Para que las ciudades se conviertan en negocio, la estrategia en el marco de la nueva economía es la de convertirse en un negocio de innovación basado en la vocación de la ciudad y la creatividad de sus ciudadanos, quienes son sus principales inversionistas. Así, las ciudades deberán transformarse en “ciudades concepto” desarrolladas como algo diferente y único. A pesar de estas innovaciones es necesario recordar que la economía, de acuerdo a Alan Greenspan, ex-director del Banco de Reserva Federal de los Estados Unidos, se basa en los mismos valores y reglas del pasado que emanan de la naturaleza humana y sus actividades como el trabajo, la compra, la venta y los servicios. Con talento, conocimiento y un espíritu emprendedor, las ciudades deberán de convertir estas actividades en una nueva experiencia y

un estilo de vida distinto a las demás. De manera que para poder lograr esto hay que ser capaz de salir de los esquemas habituales, tomar riesgos, y romper paradigmas con el fin de desarrollar una posición competitiva a nivel internacional. El éxito está en la adaptación al cambio.

Estudió la carrera de Arquitectura en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, la maestría en Diseño Urbano, de Oxford Brookes University, Oxford, Inglaterra y en Diseño del Paisaje en Texas A&M, Texas, EUA, y recientemente obtuvo el titulo de Ph.D. en Arquitectura en Oxford Brookes University. Experiencia docente a nivel profesional en instituciones como la UANL y desde hace 23 años en el ITESM. Actualmente es profesor titular del Instituto y coordina la Maestría en Ciencias de Diseño y Desarrollo Sustentable de la Ciudad. Trabajó como asesora en la elaboración del Plan Estratégico de Desarrollo para Monterrey y su Área Metropolitana 1994-2020, en el Área de Organización Espacial e Imagen Urbana.

Rizoma 27 Rizoma27

Nota de lectura

Les nouveaux principes de l urbanisme Francois Ascher
DOMINGO GARCÍA

,

E

n el primer número de Rizoma, Juan Ignacio Barragán evocó rápidamente el llamado “nuevo urbanismo”. Para alguien no versado en el tema no es forzosamente evidente. Los principios esbozados por Ascher, actualmente profesor en el Instituto Francés de Urbanismo, corresponden perfectamente con los postulados de las ciencias sociales: es decir, el orden de las ciudades obedece a las relaciones sociales de una época determinada, o más precisamente la ciudad está encastrada en un tejido social que le da vida y estructura a la vez. Sin embargo, la especificidad del nuevo urbanismo que defiende Ascher estriba en que las sociedades contemporáneas ya no son lo que solían ser y por ende las ciudades están en desfase con la realidad económica en que vivimos. El “nuevo urbanismo” sugiere repensar profundamente

la organización del espacio urbano, de lo que el autor tiende a llamar la “tercera modernidad”. El objeto del libro es contribuir a explicar los grandes desafíos que enfrenta el urbanista hoy en día, tratando de presentar una decena de principios. En las primeras dos partes (de cuatro) el autor intenta evidenciar los lazos estructurales que articulan las ciudades y las sociedades modernas (la correlación entre ciudades y sociedades), así como las revoluciones urbanas con sus respectivos tipos de urbanismo. En la tercera y cuarta parte presenta los principales aspectos de la revolución urbana que engendró la “tercera modernidad”.

28 Rizoma

el orden de las ciudades obedece a las relaciones sociales de una epoca determinada, o mas precisamente la ciudad esta encastrada en un tejido social que le da vida y estructura a la vez.

esenciales de la modernidad: la individualización, la racionalización y la diferenciación social. La combinación de estos tres procesos sería lo que da lugar a la dinámica de la modernización, que sería una “bifurcación” en la cual el “mundo occidental” entró alrededor del año 1000. Del paleo-urbanismo de la primera modernidad, pasando por el urbanismo propiamente dicho de la segunda modernidad, asistimos al “nuevo urbanismo” de la tercera modernidad, caracterizado por arquitectura contextual, fundado sobre los principios de “mixidad funcional” y social, así como el uso de los transportes públicos y la lucha contra la expansión urbana. La tercera revolución urbana moderna se caracteriza por 5 evoluciones mayores según Ascher: la “metapolización” como doble proceso de metropolización y de formación de nuevos territorios conocidos como metápolis, la transformación de sistemas urbanos de movilidad, la formación de espacios-tiempo individuales, la redefinición de las relaciones entre intereses individuales y generales, y por último la introducción de la noción de “riesgo” (según U. Beck). Con la nueva fase de modernización, se desprende la tercera revolución moderna, cuyas mutaciones modifican los modelos de concepción, de realización y de gestión de las ciudades. El nuevo urbanismo trata de resolver la evolución de las necesidades partiendo de nuevas formas de pensar y de actuar, así como con la aplicación de nuevas ciencias y tecnologías. Formulándose varias preguntas sobre la evolución de las sociedades contemporáneas, Ascher intenta cómo pensar y cómo crear ciudades eficaces, atractivas y equitativas, en lo que él llama la “sociedad hipertexto” o la del “capitalismo cognitivo”. Para ello redacta diez principios que citamos simplemente: elaborar y manejar proyectos en un contexto incierto; privilegiar los objetivos y no los medios; integrar los nuevos modelos de “performance”; adaptar las ciudades a la diversidad de necesidades; concebir los lugares en funciones de las nuevas prácticas sociales; actuar en una sociedad fuertemente diferenciada; recalificar las misiones de los poderes públicos; responder a la variedad de los gustos y la demanda; promover una nueva calidad urbana; y finalmente, adaptar la democracia a la tercera revolución urbana. Así llega a proponer un urbanismo reflexivo, basado en el principio de precaución, donde participen los diversos actores sociales; un urbanismo reactivo, flexible, negociado, híbrido, estilísticamente abierto, multisensorial. En fin, un urbanismo más ambicioso, enriquecido con más experiencias y sobretodo, con más democracia. Una de las grandezas del pequeño libro donde Ascher imprime su ideario urbano, es de concebir la problemática urbana un marco amplio haciendo uso pertinente y atinado de las nociones propias a las ciencias sociales.

ITALIA FOTO DE DAVIDE GUGLIEIMO

Así vemos que la primera revolución urbana corresponde al periodo que va del Renacimiento al siglo XIX, y la segunda de la Revolución Industrial a nuestros días. En la primera desaparece la ciudad medieval dando lugar a la ciudad llamada “clásica” concebida bajo los parámetros de racionalidad organizada por los Estados nacientes. Y en la segunda la ciudad se adaptaría a las exigencias del mundo económico de tipo fordista de inspiración keynesiana (producción, consumo, intercambio) a través de la construcción del entramado del espacio (vías de comunicación, transporte de energéticos e información, etc.). En la historia del urbanismo, de “larga duración” como diría Fernand Braudel, Ascher subraya insistentemente en los aspectos

Estudiante de Doctorado en Sociología en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales, París. Maestría en Ciencias Políticas en la Universidad de París 1 Panthéon-Sorbonne. Miembro del Centro de Sociología Europea (CSE) de la Escuela de Altos Estudios. Becario CONACYT. Su correo electrónico: dgarcia@ehess.fr

Rizoma 29

Entrevista

. Dr Javier Cenicacelaya
SANDRINE MOLINARD

N

acido en Bilbao, el Arq. Javier Cenicacelaya cursó estudios de posgrado en Inglaterra y en España. Ejerce como arquitecto en la ciudad de Bilbao, pero ha realizado varias obras en el extranjero (Bruselas, Miami y Berlín). Es Catedrático de Arquitectura en la Escuela de Arquitectura de la Universidad del País Vasco, y fue Director de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Miami, en los Estados Unidos. Ha impartido conferencias y clases en varias universidades europeas y del continente americano, además de ser autor de diversas publicaciones y director de exposiciones de arquitectura. Entre los premios que ha recibido, destaca el Premio Europea a la Reconstrucción de la Ciudad (1992), y el de la Fundación para la Arquitectura Philippe Rothier de Bruselas (1995). Es fundador del Council for European Urbanism, y miembro de su Comité Directivo. Aprovechamos su última visita a Monterrey en enero de 2006 para entrevistarlo.

GUGGENHEIM. BILBAO, ESPAÑA. FOTO DE ISRAEL JIMÉNEZ

30 Rizoma

Rizoma 31

Opinion ciudadana

Espacio seguro
RENA PORSEN

La Prevencion del Delito a traves del Diseno Urbano y su aplicacion en el Proyecto Espacio Seguro en Monterrey, Nuevo Leon.

L

a Prevención del Delito a través del Diseño Urbano, conocida por sus siglas en inglés CPTED o Crime Prevention Through Enviromental Design, se basa en la premisa de que el diseño apropiado y el uso eficaz del ambiente construido pueden conducir a una reducción del temor al crimen y de la incidencia del crimen mismo, y a una mejora en la calidad de vida. Las estrategias de CPTED son ideales para los oficiales de la aplicación de ley, los planificadores, los encargados de la ciudad, los miembros del consejo municipal, los arquitectos, los consultores de la seguridad o cualquier persona implicada en diseñar vecindades, escuelas, áreas céntricas, o edificios. Es una manera eficaz de luchar contra el crimen y de promover la mejoría continua de las colonias en la ciudad. El objetivo principal es implementar estrategias preventivas del delito, que vayan más allá de la vigilancia y el control político, y enfocadas al diseño de espacios públicos, urbanos o comunitarios de diferentes barrios. Todo esto apoyado en una metodología de prevención del delito a través del Diseño Urbano, comprobada como exitosa en numerosos países. La metodología promueve la utilización correcta del diseño y un uso efectivo del entorno urbano, lo que permite la reducción en la forma e incidencia del crimen, además de impulsar la calidad de vida de sus habitantes. Incorpora una serie de acciones y actores dentro del entorno urbano, con el objetivo principal de disminuir la delincuencia y la percepción del mismo. Espacio Seguro trata de romper con la tradición en proyectos de rehabilitación urbana, donde cada instancia soluciona una parte del problema sin coordinación de los resultados. La ciudad de Monterrey es tradicionalmente una ciudad segura por su estructura social basada en el núcleo de la familia. Sin embargo, al expandirse de 1 millón de habitantes en 1970 a los actuales 3.5 millones de habitantes en 2004, la ciudad se enfrenta cada vez más a una fragmentación de su estructura social y al riesgo de vivir en zonas con menor seguridad por la diversificación de los grupos de habitantes, y la falta de una estructura común de identidad que permita llevar a cabo una vigilancia natural de las zonas urbanas. De los nueve municipios del Área Metropolitana, Monterrey tiene la mayor incidencia delictiva. De 134 homicidios registrados durante 1999, la mitad se localizaron en el municipio de Monterrey .

FOTO DE MARIANELLA SINDELL

Crime Prevention Through Environmental Design (CPTED) es una metodología desarrollada en base a experiencias en áreas de vivienda tanto en América como en Europa. Es una metodología versátil, diseñada para aplicarse en cualquier barrio en el mundo, sobre una perspectiva de resolución de problemas apoyada en el diseño del espacio físico y la morfología urbana, enfatizando la humanización de la ciudad. Como metodología aplicada, CPTED tiene dos alcances: la teoría y la aplicación práctica en un determinado contexto urbano. La parte teórica consiste en cuatro pasos para la rehabilitación en zonas urbanizadas que son: vigilancia natural, reforzamiento del territorio, control natural de acceso y finalmente asegurar puntos débiles de la vivienda particular. Estos cuatro puntos forman la guía para elevar la seguridad de la colonia o zona habitacional e inspirar un mayor sentimiento de

32 Rizoma

en una zona de riesgo al lado del Río La Silla. Todas las zonas anteriormente mencionadas son de un nivel socioeconómico medio y bajo, y presentan problemas sociales de diferente tipo como drogadicción y pandillerismo, especialmente entre la población joven. Durante este proceso se aprendió que la metodología de CPTED puede conducir a dos tipos de proyectos: el primer tipo de solución trata de diseños arquitectónicos de rehabilitación urbana, que forman parte de un catálogo de ideas tradicionales; y el segundo tipo de proyecto se orienta hacia un diseño de estrategias o de programación de futuros espacios dentro de la ciudad. A lo largo del semestre, se cambió el enfoque de investigación sobre la metodología de CPTED, y se seleccionaron para el estudio colonias de nivel socioeconómico bajo, en donde se trabajó en diferentes tipologías urbanas que se podrían aplicar como prototipos en varias partes de la ciudad. Estos puntos urbanos fueron la colonia Valle Soleado, que está rodeada de campos de cultivos, la colonia Carmen Romano de López Portillo, que carece de espacios de terrenos municipales, la colonia Celestino Gasca, con espacios públicos riesgosos como el ferrocarril, la colonia Industrial, con un alto grado de degeneración urbana y la colonia Ermitas que acaba de ingresar al municipio después de haber sido durante muchos años una colonia de asentamiento irregular. Durante el proceso de diseño, se buscaron maneras de fomentar el espacio público en las zonas antes mencionadas, y la creación de sistemas para fomentar la convivencia entre vecinos a través de espacios públicos, aun en zonas con pocos espacios disponibles. Espacio Seguro se encuentra en su primera etapa, la fase de planeación y elaboración del programa. En este año y medio de aplicación teórica de CPTED en distintas colonias en la ciudad de Monterrey, se ha podido recopilar una cantidad importante de ejemplos de diseño urbano y de mejora de la imagen urbana. El proyecto de Espacio Seguro, basado en la metodología CPTED, está empezando a evolucionar de ser una estrategia meramente académica y una copia de estrategias aplicadas en otros países, a ser una metodología lo suficiente robusta como para aplicarse en la solución de problemas urbanos en Monterrey y su Área Metropolitana.

pertenencia en la comunidad. CPTED no es un modelo de fomento a la vivienda colectiva, sino una metodología que aprovecha la presencia natural de habitantes en la zona urbana. Usa cada vivienda como eslabón de una red de seguridad que en su totalidad cubre el espacio 24 horas al día. El resultado es que la colonia siempre estará bajo vigilancia natural de los propios vecinos, sin tener la excesiva presencia de policía o sistemas electrónicos de vigilancia, lo cual fomentaría la despersonalización de la colonia. La Prevención del Delito a través del Diseño Urbano ha sido introducida como tema de diseño en varias ocasiones dentro del Taller de Arquitectura IV en el departamento del ITESM, con el fin de explorarla dentro del ámbito de la ciudad de Monterrey. Durante el primer semestre se trabajó con la idea de explorar tres ámbitos físicos diferentes: en las colonia Independencia, Fovissste, Camino Real (una colonia típica en Guadalupe considerada ciudad dormitorio), y Nuevo San Sebastián, también en Guadalupe, situada

Arquitecta Urbanista egresada de la Escuela de Arquitectura de Aarhus, Dinamarca. Maestría en Arquitectura de la Gran Escala y los Nuevos Entornos en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, en la que ha impartido conferencias al igual que en la Universidad Politécnica de Cataluña, España, y la Academia de Arquitectura de Monterrey, México. Formó parte del equipo de trabajo de la Dirección de Planeación Urbana del Municipio de Monterrey, como Directora de la dependencia. Actualmente es catedrática del Departamento de Arquitectura y Miembro del Claustro Académico de la Maestría de Arquitectura Urbana del ITESM y el Colegio de Arquitectos de Monterrey. Su correo electrónico: rporsen@itesm.mx

Rizoma 33

El Cine Reforma
JUAN MANUEL CASAS

H

e aquí a un coloso dormido en el Primer Cuadro de la ciudad de Monterrey, emplazado en una de sus más importantes y emblemáticas vías del siglo XX.
Hay en la Calzada Madero muchos edificios que, al curioso, llaman la atención por su forma peculiar o su tamaño atípico en el entorno. Son arquitecturas que, aun ignorándolo todo acerca de ellas, nos hablan de episodios de la vida regiomontana que se des-leen por el mucho tiempo que ha pasado. El edificio del cine Reforma está hoy tan descuidado que parece tener todos los años del mundo; sin embargo, su historia está muy bien documentada y al alcance de cualquiera que desee conocerla. El cine Reforma pertenecía a Gabriel Alarcón Chagoy, dueño de una de las dos grandes cadenas nacionales de salas cinematográficas, ejerciendo casi una especie de monopolio que llegó a controlar y dirigir en buena medida la producción del cine mexicano hacia los años cincuenta (con no muy buenos resultados, por cierto). Para la época en que se construyó este cine, Gabriel Alarcón (quien también estuvo activo en el negocio de los periódicos) ya era propietario de muchas salas en la zona central del país. En 1946 compró al empresario regiomontano Gregorio Garza Guzmán el terreno de la Calzada Madero 350 Oriente para construir uno de los dos primeros cines de su cadena en esta ciudad, entrando así en franca competencia contra los hermanos Adolfo y Antonio

Rodríguez, quienes fueron los pioneros de las salas de este tipo en Monterrey, y que vieron en los años cuarenta su época de oro con más de veinte salas repartidas en todo Nuevo León y aún en otros estados aledaños. Gabriel Alarcón contrató al ingeniero Arturo Olivero Cedeño para la realización de este proyecto. En aquellos años Olivero Cedeño solía trabajar en colaboración con el arquitecto Lisandro Peña Jr., bohemio personaje que se distinguió tanto por su refinada técnica de dibujo (arquitectónico y artístico) como por su afición a la música, en la que desarrolló una conocida carrera alternativa como pianista de jazz en el circuito local. Por su parte, Olivero Cedeño (quien era capitalino de nacimiento y de formación académica) llegó muy joven a trabajar y residir en Monterrey, alrededor de 1930. Aunque su verdadero título era de Ingeniero Mecánico, fue uno de los dos o tres mejores diseñadores y constructores de salas de cine en esta ciudad. Con la facilidad que Lisandro Peña tenía para la representación gráfica y la aplicación estética moderna en sus diseños, esta afortunada mancuerna de profesionales pudo producir edificios notorios e importantes que pronto se permearon en la identidad local (vaya como ejemplo el desaparecido pero muy recordado cine Elizondo, inaugurado en 1943). El cine Reforma se inauguró la noche del viernes 23 de enero de 1948. Además del estreno local de la película de Cantinflas “A volar, joven”, hubo ceremonia de apertura con la actuación de artistas, cómicos y cantantes, costumbre común de esos tiempos cuando

34 Rizoma

CINE REFORMA 2006. MONTERREY, N.L. FOTO DE LA APDUNL

INTERIOR, 1995. CORTESÍA DEL AUTOR

se abría un nuevo cine. Esta sala aún sobrevive como fue diseñada: tiene tres niveles interiores, y cada uno tenía un precio distinto. El primero, llamado “luneta” era el más caro; enseguida arriba estaba el “balcón” o “preferencia”, de precio medio. El área más barata se encontraba en la parte más alta; se llamaba “anfiteatro” o “galería”, y era tan modesta que ya no tenía bancas individuales, sino gradas corridas de simple concreto, tal como cualquiera que logre entrar ahora podría comprobarlo. El cupo total de este monstruo era de 4,450 personas sentadas, y contaba con comodidades como aire acondicionado y abundante servicio sanitario: veinte sanitarios, diez lavabos y cuatro bebederos en el baño de damas, y otro tanto para caballeros. El costo total de esta obra, dirigida por el ingeniero Aníbal Treviño, fue de dos millones de pesos de ese entonces. El Reforma contaba con una especie de “ante-vestíbulo” indirectamente provisto por la ciudad: el camellón de doce metros de ancho de la Calzada Madero, que fue arbitrariamente recortado en 1987. La percepción de la fachada sólo podía ser completa a partir de esta distancia, pues su gran tamaño impide ser justamente apreciado desde su propia banqueta. Pareciera que el cine fue concebido para admirarse desde aquel camellón que hacía las veces de una gran plaza lineal. Sin embargo, a pesar de sus dimensiones la fachada es armoniosa e imponente debido al atinado manejo de los planos y elementos que contrarrestan la severidad de su masa. El cine Reforma, abandonado y tristemente convertido en depósito de chatarra de otros cines, se cuenta como uno de los mejores ejemplos del lenguaje arquitectónico comercial

moderno de mediados del siglo XX, ese que en los Estado Unidos se le llama Streamline, sutil palabra que evoca dinamismo. Esta sala es hermana gemela del reciente e inútilmente mutilado cine Monterrey (ubicado en la calle Aramberri, frente a la Alameda), diseñado por el mismo despacho para el mismo dueño, aunque inaugurado un mes antes, es decir, en diciembre de 1947. Como elocuente parte de la identidad de nuestra sociedad y símbolo capital de la mejor época de la tradicional Calzada Madero, el cine Reforma aún espera tres cosas que deben alinearse para que su permanencia quede garantizada en beneficio de todos los ciudadanos: un proyecto razonado de reutilización respetuosa, un inversionista que le apueste a la regeneración inteligente del Primer Cuadro y unas autoridades con voluntad y visión. Este trabajo, aunque arduo, vale la pena, pues la conservación de este inmueble (junto con otros como el Encanto, el Lírico, el Versalles, el Bernardo Reyes, el Azteca o lo que queda del Monterrey, por ejemplo) de gran valor está fuera de toda duda.

Licenciado en Arquitectura por la UANL. Ha ejercido el periodismo arquitectónico y la crítica en diversos medios impresos de circulación masiva. Ha escrito libros, impartido cursos, realizado proyectos, así como museografías en el Museo del Vidrio y la curaduría de la Exposición “1949” para el Museo de Historia Mexicana (2003). Actualmente es catedrático de la Facultad de Arquitectura de la UANL.

Rizoma 35

Desarrollo urbano en Nuevo Leon

PROGRAMA DE MEJORAMIENTO URBANO DE LOS MUNICIPIOS RURALES DEL ESTADO

El estudio hace énfasis en cinco aspectos a tratar: •Reordenamiento y dignificación de la imagen y paisaje urbano. •Adecuación, dignificación y embellecimiento de la infraestructura y mobiliario urbano. •Rescate, protección y conservación del patrimonio edificado. •Modernización del marco normativo. •Desarrollo de la actividad turística.

Subregión Sur del Estado
La subregión Sur del Estado está compuesta por siete municipios: Galeana, Rayones, Iturbide, Dr. Arroyo, Aramberri, Gral. Zaragoza, y Mier y Noriega. Esta subregión cuenta con mayor extensión superficial y el mayor número de población dispersa del Estado. La APDUNL delegó al Centro de Estudios del Municipio Mexicano (CEMM) el desarrollo del programa, que concluyó a finales de junio de 2005. A continuación se presentan las estimaciones de inversión aproximadas que el CEMM cuantificó para llevar a cabo las obras necesarias de mejoramiento de los cascos antiguos de las siete cabeceras municipales en la subregión Sur.
INVERSIONES NECESARIAS PARA LA EJECUCIÓN DE LAS OBRAS (MILLONES DE PESOS)

Este programa está fundamentado y enmarcado dentro de las estrategias y líneas de acción del Plan Estatal de Desarrollo 20042009, el cual dicta como estrategia general “preservar y ampliar el patrimonio histórico, cultural y arquitectónico del Estado.” El Gobierno del Estado de Nuevo León tiene gran interés en que se mejoren urbanísticamente los centros históricos de cada uno de los 42 municipios no metropolitanos. Para ello encomendó desde principios de 2005 a la Agencia para la Planeación del Desarrollo Urbano (APDUNL) del Estado realizar las gestiones necesarias, por medio de un consultor experimentado, para que se pudiera contar con los programas integrales de planeación. De ejecutarse estos programas, permitirían que cada una de las cabeceras cuente con una imagen urbana que realce sus características e identidades particulares, gracias a un cableado subterráneo, un rescate del patrimonio edificado, un programa de luz y color, la actualización de planes y reglamentos, el mejoramiento de la vialidad y el transporte, y la activación turística, entre otros. El trabajo involucra los liderazgos del Gobernador del Estado, Lic. José Natividad González Parás, del Presidente de la APDUNL, C. Sergio José Gutiérrez, quien estableció los objetivos y prioridades del estudio y supervisará la calidad técnica del programa, y a la Secretaría de Obras Públicas en la fase operacional de la ejecución de los proyectos y acciones. La propuesta consiste en valorar el estado de conservación de los cascos históricos de las 42 cabeceras municipales no metropolitanas y su patrimonio cultural con el fin de establecer una cartera de proyectos para su mejoramiento urbano.

Para mayores informes comunicarse a dirplan@terra.com.mx Arq. Alfonso F Hinojosa Luna .

ATLAS DE RIESGOS NATURALES

36 Rizoma

Una planeación y administración eficiente de la ciudad debe garantizar una relación armónica y funcional entre las zonas de residencia, de trabajo y de recreación, con el fin de asegurar condiciones propicias para el desarrollo de las actividades de sus habitantes. Sin embargo, asentamientos la insuficiente vulnerabilidad natural. el rápido crecimiento de las ciudades genera en áreas no aptas para ello. Aunado a esto, capacidad de control del suelo incrementa la de las viviendas frente a amenazas de origen

Se distinguen cinco tipos de riesgo por su origen: •Geológico •Hidrometeorológico •Químicos •Sanitarios •Socio-organizáticos •Desarrollo de la actividad turística. El Atlas comprende las dos primeras por su origen natural. Dicho documento elaborado a través del Instituto de Ingeniería Civil de la UANL, se encuentra en revisión por parte de la SEDESOL; una vez hecho lo anterior, se estará en aptitud de hacerlo accesible a la ciudadanía y a los ayuntamientos. La APDUNL ha propuesto a los municipios del Área Metropolitana que continúen con el estudio a nivel de manzana y lote, así como la clasificación de riesgos. El estado continuará el estudio a nivel de colonia en las zonas de reserva territorial, y elaborará lineamientos de uso y construcción generales como parte del proyecto de la Nueva Ley de Fomento del Desarrollo Urbano que elaborará la APDUNL. Para mayores informes sobre el Atlas de Riesgos Naturales, comunicarse con: atencionciudadana.apdu@nl.gob.mx

En México, las medidas para la prevención de riesgos están consideradas en la Ley General de Asentamientos Humanos que establece en su Artículo 3º: “El Ordenamiento Territorial de los Asentamientos Humanos y el desarrollo urbano de los centros de población, tenderá a mejorar el nivel de vida de la población urbana y rural mediante la prevención, control y atención de riesgos y contingencias ambientales y urbanas de los centros de población”. Es competencia de los Gobiernos estatales y de los ayuntamientos sumar esfuerzos en favor de la seguridad de las ciudades del país, al tomar en cuenta la prevención de desastres a través de la regulación de los usos del suelo, con medidas que sean incorporadas a los planes de desarrollo urbano. Con el objeto de reducir riesgos, la planeación urbana debe de tomar en consideración la prevención de desastres a través de la regulación del uso del suelo, para evitar el efecto destructivo que ocasiona el impacto de los fenómenos geológicos e hidrometeorológicos en los centros urbanos. En segundo lugar, y no menos importante, se deben prever zonas de reserva territorial y para la expansión futura de la ciudad, así como aquellas de preservación ecológica. La presencia de diferentes fenómenos de origen natural como inundaciones y deslaves ha evidenciado un gran número de asentamientos humanos ubicados en zonas de riesgo o vulnerables, que en ocasiones se han visto afectados por una serie de desastres y con ello la pérdida de vidas y bienes. La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el decenio pasado (1990) como el Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales. En este marco, los países del mundo sumaron esfuerzos para reducir al mínimo los daños causados por los desastres naturales y México no fue la excepción. El Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Desarrollo Social y en el marco de Programa de Protección Civil y Nacional de Desarrollo Urbano, ha venido apoyando a los Gobiernos Estatales y municipales para realizar acciones conjuntas en la materia. La APDUNL gestionó el apoyo de recursos federales y estatales en el 2005 a través del Programa Hábitat de la SEDESOL, para la elaboración de un Atlas de Peligros Naturales del Área Metropolitana de Monterrey, con la finalidad de trascender de una cultura no activa a una preventiva.

INVENTARIO EN ZONAS MARGINADAS DE ALTO RIESGO EN EL ÁREA METROPOLITANA DE MONTERREY

Se entiende por ordenación del territorio el conjunto de actuaciones administrativas dirigidas a conseguir en un territorio una distribución óptima de la población y de las actividades económicas y sociales y, en consecuencia, de los grandes ejes de comunicación, de los equipamientos públicos de carácter supramunicipal y de los espacios naturales libres. La meta fijada del gobierno es la de salvaguardar la integridad de las familias marginadas en zonas de alto riesgo e identificar áreas de atención, a través de estudios y monitoreos continuos del AMM. Su principal objetivo se concentra en la detección de las viviendas asentadas en los márgenes de los arroyos, ríos y cañadas que cruzan por cada uno de los municipios.

Rizoma 37

A diciembre de 2005, un estudio de inventario asignado por la Agencia para la Planeación del Desarrollo Urbano a la Facultad de Arquitectura de la UANL, con fondos federales y estatales otorgados por la SEDESOL y el Consejo de Desarrollo Social de Nuevo León, arrojó datos interesantes sobre la condición de las zonas de riesgo y las viviendas que se encuentran ahí.

La APDUNL ha decidido promover y difundir prácticas del desarrollo urbano que se han implementado en nuestro país y en el extranjero, a través de la Cátedra Urbana, de libre acceso, por medio de la cual cualquier ciudadano interesado en su Metrópoli pueda mantenerse informado y seguir construyendo sus conocimientos sobre la temática urbana. En su primera edición el pasado mes de noviembre en el auditorio del Museo de Historia Mexicana se presentó Hanni Raschid (Egipto) a exponer su proyecto Guggenheim propuesto a la Ciudad de Guadalajara. Raschid, usuario del mejor software y tecnología para arquitectura, también presentó sus ideas para su actual Plan Maestro en Penang, Malasia. En la segunda edición de la Cátedra Urbana en diciembre, Lebbeus Woods (E.E.U.U.) y sus originales diseños para propuestas arquitectónicas en países tan diferentes como Viena, Cuba y Estados Unidos, se encontró con su público en las instalaciones del Antiguo Palacio Federal. Expuso sobre la relación entre arquitectura, arte y energía necesaria para realizar una acción, dando una proyección metafísica a la construcción de estructuras y edificios. En su tercera edición, en colaboración con la Academia Nacional de Arquitectura, Capítulo Monterrey y el Tec de Monterrey, se invitó al Arquitecto español Javier Cenicacelaya. En su ponencia subrayó la enorme preocupación por el tema siempre presente de los recursos naturales y su utilidad en las ciudades. Mostró propuestas de mejoría en la ciudad de Bilbao, España y el interesante impacto que tuvieron en su población. En la cuarta edición, en marzo de 2006, Raimundo Bambó presentó el proyecto arquitectónico y urbanístico para la próxima Exposición Internacional 2008 por celebrarse en la ciudad de Zaragoza, España. Para mayores informes: estrategia_urbana@yahoo.com

Para darle seguimiento a este inventario y resolver la problemática de las viviendas en zonas marginadas y de alto riesgo, el Gobierno Estatal con fondos propios y federales, la APDUNL junto con las autoridades municipales y la UANL, han realizado planes de seguimiento de las zonas para coordinar la reubicación de las miles de viviendas en peligro. Para más información comunicarse a dirplan@terra.com.mx

SE CREA EN MONTERREY LA CÁTEDRA URBANA

CONFORMACIÓN DEL OBSERVATORIO URBANO DEL ÁREA METROPOLITANA DE MONTERREY

Hoy en día, las ciudades están envueltas en redes que no son nada más locales o nacionales, sino globales. Las decisiones que se toman a escala local tienen repercusiones a veces más allá de nuestras fronteras. La educación y la creación de una cultura colectiva acerca de la ciudad y la convivencia urbana no es la tarea exclusiva de las escuelas o universidades. Es también el papel de las instituciones públicas informar y explicar acerca de los grandes objetivos de los proyectos que se elaboran para el mejoramiento de la calidad de vida. Y es el papel de los ciudadanos informarse constantemente y participar activamente en las decisiones en política urbana, aportando sus ideas y conocimientos empíricos de la ciudad.

38 Rizoma

El pasado 2 de diciembre de 2005 se llevó a cabo la firma de la Carta Intención entre instituciones académicas, gremiales, empresariales, sociales y gubernamentales con el propósito de conformar el Observatorio Urbano del Área Metropolitana de Monterrey. Acto donde se contó con la participación del presidente de la APDUNL C. Sergio José Gutiérrez Hernández y la representación de la Red Nacional de Observatorios Urbanos de SEDESOL por parte de la Ing. Guadalupe Enciso Rangel, Directora de Sistemas de Información, así como de la SEDUE de Monterrey, la SEDUOP de Guadalupe, la Secretaría de Desarrollo Económico, el Consejo Estatal de Transporte y Vialidad, la Agencia de Protección al Medio Ambiente y Recursos Naturales, la SEDESOL delegación N.L., el INAH N.L., la Academia Nacional de Arquitectura Capítulo Monterrey, la Cámara de Propietarios de Bienes y Raíces, la CANADEVI, el Colegio de Valuadores N.L., la Sociedad de Urbanismo Región Monterrey A.C., el Colegio de Arquitectos de N.L., y diversas Universidades y Centros de Investigación como el Colegio de la Frontera Norte, Región Noreste; el Centro de Estudios Metropolitanos, el Centro de Calidad Ambiental y el Departamento de Arquitectura del Tec de Monterrey; el Centro de investigación y estudios de Postgrado de la Facultad de Arquitectura de la UANL. Los Observatorios Urbanos surgen como la mejor respuesta a la imperiosa necesidad de conocer cada una de las facetas sociales, legales, políticas y económicas del fenómeno metropolitano, pues permiten incidir en la toma de decisiones y aumentar la participación ciudadana de manera ordenada, sistematizada y fundamentada en los procesos de planeación y gestión a partir de la formulación de propuestas que resuelvan las necesidades surgidas por el crecimiento social. El proyecto nace en el AMM como una respuesta a la demanda de información oportuna y veraz por parte de la sociedad, así como su exigencia creciente por una participación en los procesos de planeación y gestión. Es un punto de partida para mejorar el bienestar social, donde la presencia de las Universidades y Centros de Investigación es fundamental para lograr los objetivos del proyecto, al establecerse como un enlace y vínculo con especialistas e investigadores profesionales en la materia. Así como su vinculación directa con los organismos gubernamentales. El Observatorio Urbano permitirá proporcionar a la sociedad información confiable, con base en indicadores, para la toma de decisiones acertadas en el Gobierno y la ciudadanía, logrando un adecuado crecimiento económico, social y demográfico. La SEDESOL por su parte, tiene interés en desarrollar en el país la construcción de una Red Nacional de Observatorios Urbanos, acuerdo inscrito en el Programa Internacional de la Organización de las Naciones Unidas, para así integrarse a su vez a la Red Global de Observatorios Urbanos (GUO, por sus siglas en inglés). Esta Red Global tiene su sede en Nairobi, Kenia y ha establecido un programa a nivel mundial para tener un monitoreo comparativo, bien normado,

de un conjunto significativo de ciudades. En la Red Nacional de Observatorios Urbanos se ha propuesto integrar un conjunto básico de 42 indicadores por Observatorio que atienden a los principales objetivos o compromisos para monitorear las “metas del milenio” relacionadas con la Agenda Hábitat de la ONU. Para mayores informes y entrar en contacto con el Observatorio Urbano del Área Metropolitana de Monterrey: contactar al Arq. Carlos Ayala al 2020 6760 o escribiendo a ayalajob@yahoo.com

PROGRAMA GENERAL DE CATALOGACIÓN ESTRATÉGICA

Este programa pretende rescatar los sitios y monumentos con carácter patrimonial, tanto histórico como artístico, así como todos aquellos que se puedan considerar de valor, ya sea por el uso o por el sentido de identidad que representen a la ciudadanía. Por lo tanto, es necesario realizar nuevas propuestas que ayuden al fomento de este sentido de identidad y que a la vez sean de utilidad para los habitantes del AMM. Principales atributos del programa: Actualización y modernización del Catálogo Nacional de Monumentos Históricos Inmuebles de Nuevo León, publicado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en 1986. Al presente tan sólo se cuenta con el catálogo del INAH, el cual fue editado dos décadas atrás y tomando sólo en consideración los monumentos enumerados como históricos hasta el siglo XIX; el del INBA para un pequeño grupo de edificios del siglo XX y un inventario realizado por el Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León (CONARTE). Establecimiento de una evaluación de los inmuebles de acuerdo a un sistema de precalificación que incluye distintas categorías o variables. Aunque existen inventarios, éstos no establecen el criterio de evaluación colegiada y conjunta que se realizará en este programa, y la calificación de cada bien patrimonial o de identidad para que éste sea incorporado a un programa de rescate de zona.

Rizoma 39

Realización de un programa interactivo de catálogo en página web para la consulta, el diseño, la investigación y los planes de desarrollo en el AMM. En la actualidad no existe ningún programa de esta naturaleza sobre la catalogación colegiada en multimedia y web, de conservación y fomento sobre los bienes patrimoniales en el AMM, por lo que dicho programa, inédito hasta el momento, será trascendental y de gran utilidad, tanto para el apoyo de futuros proyectos de imagen urbana como para la conservación de los sitios e inmuebles, así como para las dependencias gubernamentales, instituciones académicas, la iniciativa privada, y el público en general. Desarrollo de estrategias de acción para la conservación y regeneración de los elementos de identidad y las zonas históricas que existen en el AMM, que más confluencia tienen y que requieren de este tipo de intervención. A pesar del gran esfuerzo de algunas dependencias como el INAH, CONARTE, e INBA, el trabajo realizado para dichos catálogos ha sido insuficiente para la planeación del desarrollo urbano. Este catálogo ayudará para la definición de zonas, conjuntos o redes de elementos, sistemas y corredores viales, los cuales puedan ser potenciados para una propuesta de regeneración; para la recomendación de intervención en elementos puntuales; y para el desarrollo de un programa de potencialización de elementos con mínimas intervenciones como lo pueden ser su iluminación, mantenimiento, entre otros. Estos proyectos puntuales pretenden ser el detonante que despierte el interés por futuros proyectos, los cuales no sólo regenerarán su contexto en cuestión de imagen urbana, sino que también darán ejemplo de la factibilidad que trae consigo el aprovechar el patrimonio construido en proyectos de regeneración. Para mayores informes escribir a: imagenurbanamty@yahoo.com.mx

En el año 1996, con motivo de la conmemoración del aniversario 400 de nuestra ciudad, se llevó a cabo el Proyecto Visión Monterrey 2020. Este ejercicio de participación ciudadana tuvo como objetivo reflexionar sobre el estado de la metrópoli, su crecimiento, y sentar las bases para su desarrollo adecuado a largo plazo. Sin embargo, no tuvo la suficiente difusión entre los ciudadanos, y por lo tanto no generó una concientización que permitiera garantizar su permanencia en el tiempo. Nueve años después, el surgimiento de nuevos desarrollos e ideas para una comunidad sustentable, tales como Monterrey Ciudad de Conocimiento, Integración del Desarrollo Regional del Noreste y su Vinculación con Texas y el Forum Universal de las Culturas Monterrey 2007, demandan una actualización de la visión establecida. La actualización de la Visión 2020 mediante un ejercicio de planeación estratégica será la base esencial para la revisión del Plan Metropolitano de Desarrollo Urbano vigente, llevada a cabo conjuntamente por la APDUNL, los municipios del Área Metropolitana, la sociedad civil, y el sector privado y académico. El objetivo general del proyecto “Visión Metropolitana: Monterrey 2030” es de realizar una gran consulta a la comunidad regiomontana con el propósito de definir el futuro urbanístico deseado para nuestra metrópoli en el año 2030. Permitirá contar con una herramienta de planeación estratégica urbana en la que participarán líderes, especialistas y ciudadanos regiomontanos, la cual deberá orientar el proceso de reformas al desarrollo urbano local. Sus objetivos estratégicos son: •Actualizar y extender la Visión Monterrey 2020, gracias a la identificación y priorización de los principales retos presentes y futuros (temas críticos) del desarrollo urbano regiomontano. •Contar con una herramienta de planeación que sirva como marco de referencia para la planeación urbana integral. •Generar un momento mediático que refuerce la participación ciudadana en el proyecto, fomente el trabajo en equipo y resulte en una visión de futuro compartida. •Conformar una red social que permita una mayor representatividad de sectores y actores en el proceso de planificación urbana. •Definir los proyectos estratégicos de mayor relevancia, para orientar la toma de decisiones de los sectores público y privado en áreas prioritarias y proyectos de inversión. •Instalar una Asociación Civil responsable del seguimiento de los proyectos y de la “Visión Metropolitana: Monterrey 2030”. •La “Visión Metropolitana: Monterrey 2030” se realizará por medio de consultas sectoriales a grupos de expertos; y una consulta a la ciudadanía a través de encuestas, talleres participativos, y herramientas electrónicas, buscando promover una amplia convocatoria sobre todo el territorio del AMM. Para participar y expresar su opinión, invitamos a todos los ciudadanos a entrar a la página del Gobierno estatal: www.nl.gob.mx

CONSULTA URBANA CIUDADANA 2030

La planeación urbana estatal y metropolitana en Nuevo León pasa por un proceso de modernización y eficientización, que busca involucrar a la ciudadanía desde la planeación hasta la gestión de los proyectos urbanos. Un paso fundamental para lograr este propósito es la implementación de nuevas herramientas de planeación, como la planeación estratégica, para establecer previsiones de futuro desde el presente. La planeación estratégica es una herramienta que permite en forma sistemática manejar el cambio y crear el mejor futuro posible para una ciudad. Establece un sistema continuo de toma de decisiones, e identifica cursos de acción específicos (definición del Arq. Rafael Pérez Fernández).

40 Rizoma

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful