Discurso de Slavoj Zizek en Liberty Square invitado por el movimiento Occupy Wall Street !

(estracto) Nos dicen que somos socialistas. Pero en los hechos ya hay socialismo para los ricos. Dicen que no respetamos la propiedad privada. Pero durante la crisis financiera de 2008 enormes cantidades de propiedad privada fue destruida más duramente que si todos los que estamos aquí hubieramos actuado con ese fin día y noche durante semanas. Dicen que somos unos soñadores. Los soñadores verdaderos son los que piensan que las cosas pueden seguir indefinidamente como están. No somos soñadores. Estamos despertando de un sueño que se ha ido convirtiendo en una pesadilla. No estamos destruyendo nada. Sólo estamos presenciando cómo el sistema se destruye a sí mismo. Todos conocemos una escena clásica de dibujos animados: el carro llega a un precipicio pero el personaje sigue caminando, ignorando el hecho que no hay nada debajo. Sólo cuando mira hacia abajo y se da cuenta que no hay nada, se cae. Esto es lo que estamos haciendo aquí. Le estamos diciendo a los chicos de Wall Street - Hey, mirad abajo! (Aplausos). En abril de 2011, el gobierno chino prohibió en la televisión, las películas y las novelas todas las historias que contienen realidad alternativa o viajar en el tiempo. Esta es una buena señal para China. Esto significa que la gente todavía sueña con alternativas, así que hay que prohibir soñar. Aquí no pensamos en prohibiciones. Debido a que el sistema que nos dirige ha suprimido incluso nuestra capacidad de soñar. Mirad las películas que vemos todo el tiempo. Es fácil imaginar el fin del mundo. Un asteroide destruyendo la vida y así sucesivamente. Pero no esta permitido imaginar el fin del capitalismo. Entonces, ¿qué estamos haciendo aquí? Dejadme contaros una broma de la época comunista. Un tipo fue enviado de Alemania del Este para trabajar en Siberia. Sabía que su correo iba a ser revisado por los censores. Así que él dijo a sus amigos: vamos a establecer un código. Si la carta que envíe esta escrita en tinta azul, es verdad lo que escribo. Si está escrita en tinta roja, es falso. Después de un mes sus amigos recibieron la primera carta. Todo estaba escrito en azul. Decía: todo es maravilloso aqui. Las tiendas están llenas de buena comida. Los cines proyectan buenas películas de Occidente. Los apartamentos son grandes y lujosos. Lo único que no se consigue es tinta roja. Esta es nuestra forma de vivir. Tenemos todas las libertades que queremos. Pero lo que nos falta es tinta roja. El lenguaje para articular nuestra falta de libertad. La forma en que se nos enseña a hablar de la libertad y la guerra contra el terrorismo y demás falsifica la libertad. Y esto es lo que estamos haciendo aquí: Ustedes nos están dando a todos nosotros tinta roja.

Existe el peligro. No se enamoren de sí mismos. Estamos pasando un buen rato aquí. Pero recordad: los carnívoros son baratos. Lo que importa es el día después. Cuando tengamos que volver a la vida normal. ¿Habrá cambios entonces? No quiero que recuerden en estos días, ustedes saben, al igual que - ¡oh, éramos jóvenes, fue hermoso. Recuerden que nuestro mensaje básico es: podemos pensar en otras alternativas. La regla se ha roto. No vivimos en el mejor mundo posible. Pero hay un largo camino por recorrer. Hay preguntas realmente difíciles a las cuales nos enfrentamos. Sabemos lo que no queremos. Pero, ¿qué queremos? ¿Qué organización social puede reemplazar al capitalismo? ¿Qué tipo de nuevos líderes es lo que queremos? Recordad: el problema no es la corrupción o la codicia. El problema es el sistema que nos obliga a renunciar. Tened cuidado no sólo de los enemigos. Sino también de los falsos amigos que ya están trabajando para diluir este proceso. De la misma manera se obtiene el café sin cafeína, cerveza sin alcohol, helados sin grasa. Van a tratar de convertir esto en una protesta moral inofensiva, un proceso descafeinado. Pero la razón por la que estamos aquí es que ya estamos hartos de reciclar latas de coca cola, dar un poco de dinero a caridad o comprar un capuchino en Starbucks y que el 1 % vaya a los niños hambrientos del mundo. Es suficiente para hacernos sentir bien. Después de la tercerización del trabajo y la tortura. Después que las agencias matrimoniales estén tercerizando incluso nuestra vida amorosa, diariamente. Podemos ver que durante mucho tiempo hemos permitido que nuestro compromiso político también sea tercerizado. Lo queremos de vuelta. No somos comunistas. Si el comunismo significa el sistema que se derrumbó en 1990. Recordad que hoy esos comunistas de ayer son los capitalistas más eficientes y despiadados . En la China de hoy tenemos el capitalismo, que es aun más dinámico que el capitalismo estadounidense, pero no necesita la democracia. Lo que significa que cuando uno critica el capitalismo, no se dejen chantajear que están en contra de la democracia. El matrimonio entre la democracia y el capitalismo se ha terminado. El cambio es posible. Entonces, ¿qué es lo que consideramos posible en la actualidad? Sólo tienes que seguir los medios de comunicación. Por un lado, en la tecnología y la sexualidad, todo parece ser posible. Se puede viajar a la Luna. Usted puede llegar a ser inmortal por la biogenética. Usted puede tener sexo con animales o lo que sea. Pero mirad los campos de la sociedad y la economía. Hay casi todo lo que se considera imposible. Quieres subir los impuestos un poco para los ricos, te dicen que es imposible, perderíamos competitividad. Usted quiere más dinero para la salud: le dicen imposible, eso significaría un estado totalitario. Hay algo mal en un mundo que te promete la inmortalidad, pero no permite que tengas una cobertura médica decente. ¿Tal vez es eso? Establecer nuestras prioridades en orden aquí. No queremos niveles de vida más altos. Queremos mejores niveles de vida. El

único sentido en el que somos comunistas es que nos preocupamos por los bienes comunes. Los bienes comunes de la naturaleza. Los bienes comunes que la propiedad intelectual privatizó. Los bienes comunes de la biogenética. Por ésto y sólo ésto debemos luchar. El comunismo fracasó absolutamente. Pero los problemas de los comunes están aquí. Les están diciendo que no son estadounidenses aquí. Pero recordémosle algo a los fundamentalistas conservadores que dicen que son muy americanos. ¿Qué es el cristianismo? Es el Espíritu Santo. ¿Cuál es el Espíritu Santo? Es una comunidad igualitaria de creyentes que están unidos por el amor de unos a otros. Y que sólo tienen su propia libertad y responsabilidad de hacerlo. En este sentido, el Espíritu Santo está aquí ahora. Y allí en Wall Street hay paganos que adoran ídolos blasfemos. Así que todo lo que necesitamos es paciencia. Lo único que temo es que un día vamos a volver a casa y luego nos reuniremos una vez al año, bebiendo cerveza y recordando nostálgicamente el buen rato que hemos pasado aquí. Prometámonos a nosotros mismos que este no será el caso.

Traducción: Leonardo Tercia

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful