You are on page 1of 13

Destradicionalización de la familia en Chile.

Profesor: Alejandro Pelfini

Alumno: Francisco Vidal

Doctorado en Sociología Universidad Alberto Hurtado

sino que puede ser una persona que conviva con otra. sino también en su individualización y en una mayor democratización de las formas en que los seres humanos nos relacionamos. ninguno supera en importancia a los que tienen lugar en nuestra vida Beck--Gernsheim (2003) . Giddens sentencia: “De todos los cambios que tienen lugar hoy en el mundo. Ulrich Beck o Zygmunt Bauman. de los hijos de las parejas anteriores más los hijos resultantes de la pareja actual. la sexualidad y la democracia. distribución y tributación. en forma de postmodernidad. como hace ver Beck-Gernsheim (2003). pero al mismo tiempo respetando y aprovechando las culturas locales. pero también en la experimentación de profundos cambios en las relaciones humanas. no es meramente arbitrario ni tampoco una sutileza académica que hoy se hable de familia en plural y no en singular. pero que ha decidido no formalizar su relación en un matrimonio. conectando mundos de vida. posthistoria. ya sea en términos del fin de la historia.1 1. ya que hoy día no significa que se trate de alguien que haya decidido no tener pareja o que simplemente quiera vivir solo/a. Las parejas actuales están compuestas. quienes destacan la profundización del proyecto de la modernidad en el ámbito transnacional. y surgen en abundancia los prefijos “post”. postmarxismo. Lo cierto es que algo ha cambiado. Introducción Desde hace algún tiempo se nos viene anunciando que algo está cambiando en la sociedad. que incluso tenga hijos. al parecer estos cambios más tienen que ver con una radicalización de la modernidad que con un término de ésta. ya que este cambio también devela profundos debates de cómo debe entenderse la familia y qué nuevas formas adoptará en los próximos años. el fin de las utopías. muchas veces. por lo que la forma tradicional de familia nuclear también se ve desestructurada. como anunciaran con grandes bríos hace algunas décadas los padres del postmodernismo. el fin de la modernidad. la forma en que entendemos la familia. uniformando costumbres. el capitalismo globalizado y transnacionalizado influye de manera decisiva en las formas de producción. De hecho. Si pensamos en nociones como “soltero” nos daremos cuenta de la magnitud de los cambios. En esta línea de pensamiento encontramos autores como Anthony Giddens. o que simple y llanamente se reemplace el término familia por el de “formas de vida familiar”. que viva con ellos. Para estos pensadores. incluso se habla de una familia postfamiliar1. Sin embargo. no solo en el sentido weberiano de una instrumentalización de 1 las relaciones. En relación a estas transformaciones.

Por otro lado. ya que “el volumen del trabajo remunerado está desapareciendo a marchas forzadas y nos estamos dirigiendo a toda velocidad . Ello con el objeto de ampliar la mirada respecto de los cambios que se producen a nivel local y entender que. en la medida que el estudio de la sociedad se hacía tradicionalmente sobre la base de los estados nacionales. 2003: 65) En el presente trabajo se abordarán las concepciones teóricas de Ulrich Beck en relación a los cambios que tienen lugar en las sociedades postindustriales. se trataría de una sociedad en que el capitalismo estaría socavando su propia legitimidad al declarase exento de toda responsabilidad respecto de la democracia y del empleo. 2. las relaciones. se profundizarán en las concepciones del autor sobre los cambios experimentados en las relaciones entre los géneros y en sus formas de entender la familia y la sexualidad en esta “segunda modernidad”. Beck da por superada la idea de que vivíamos y actuábamos en espacios cerrados. Vivimos en una sociedad mundial sin Estado mundial y sin gobierno mundial. En una segunda parte nos referiremos a los estudios sobre familia. dando lugar a una radicalización del proyecto de la modernidad conocida como “globalización”. ya que éstas son permeadas por las mismas fuerzas que modelan la política y la economía a nivel global. donde sí tendría sentido preguntarnos por la democratización de las relaciones en una esfera tradicionalmente considerada perteneciente al ámbito privado como lo es la familia. 2008: 30) Así.2 privada –en la sexualidad. la sociedad contemporánea está enfrentando una gran transformación. delimitados por los estados nacionales y sus respectivas sociedades nacionales. que evidentemente también impacta a la sociología. revaloriza culturas locales y trae a un primer plano terceras culturas” (Beck. género y sexualidad realizados en nuestro país. no podemos seguir pensando que la cultura y las relaciones humanas se mantendrán estáticas para siempre en el tiempo y en el espacio. Planteamientos de Beck Para Ulrich Beck. en el campo de lo “glocal”. en sus aspectos macro vinculados al fenómeno de la globalización. los estados nacionales habrían sido superados por los espacios transnacionales. el matrimonio y la familia. pero especialmente en las relaciones interpersonales. En este sentido. etapa que “se puede describir como un proceso que crea vínculos y espacios sociales transnacionales. En la concepción de Beck. a fin de establecer algunos nexos y correspondencias entre los planteamientos de Beck y la realidad que se vive en Chile. Hay en marcha una revolución mundial sobre cómo nos concebimos a nosotros mismos y cómo formamos lazos y relaciones con los demás” (Giddens.

donde las investigaciones muestran que la solidaridad. la que no debe entenderse como despreocupación por el otro. biográficas y culturales que. y en ello todos los países postindustriales del planeta” (Beck. ya que esta es precisamente la crítica que hace a quienes “lloriquean por la pérdida de los valores”. 2010:122) . uno de los rasgos característicos de la sociedad actual es el impulso a la individualización2. o del riesgo global. después de los atentados del 11 de septiembre a las Torres Gemelas. han recortado y transformado la estructura social interior de la sociedad industrial y las evidencias básicas del estilo de vida que están incluidos en ella” (Beck. 2006) Para Beck. 2008:93) Esto estaría dado por la posibilidad de que los empresarios transnacionales vivan en cierto lugar del mundo. Esto no sería válido sólo para Alemania. las personas fueron desprendidas de las condiciones tradicionales de clase y de las referencias de aprovisionamiento de la familia y remitidos a sí mismos y a su destino laboral individual” (Beck. en la modernidad avanzada. 2010:121) Para Beck. a lo cual se sumarían otros fenómenos importantes como el aumento generalizado en los niveles de ingreso. Probablemente al hablar de Ulrich Beck de inmediato nos salte a la memoria el tema de la sociedad del riesgo. de educación y de expectativas. dejando con ello el peso de la tributación en la pequeña y mediana empresa. estaríamos asistiendo a lo que el autor denomina “el efecto ascensor”: la vida dura más.3 hacia un capitalismo sin trabajo. considerando que: “Las situaciones de amenaza global quedan ocultas por riesgos e inseguridades sociales. puesto que las nuevas generaciones (la supuesta generación del y-a-mí-qué-me-importa) practicarían una moral que vincula lo que parece excluirse: la realización personal y la asistencia a los otros. las jornadas de trabajo se han vuelto más cortas y existe mayor 2 “Sobre el trasfondo de un estándar material relativamente alto y seguridades sociales muy avanzadas. paguen impuestos en los países que les ofrecen “ventajas comparativas”. vendan sus productos transnacionalmente y. sino también para países como Estados Unidos. de este modo. también señala que ésta es sólo una dimensión. el altruismo y la orientación hacia el bien común ocupan un lugar tan importante como el éxito profesional y la libertad personal (Beck. tengan sus sistemas productivos en otros. Por otro lado. nos encontraríamos en una fase de la producción industrial donde han desaparecido las clases sociales como referentes para los individuos. Si bien es cierto que Beck plantea que la lógica del reparto de los riesgos es esencial en lo que denomina la sociedad del riesgo. contraten donde les resulte más barato.

los grupos que con mayor fuerza experimentan este cambio. 2010: 134). corren. con lo que se prolonga dentro de ésta el impulso a la individualización. de mayores niveles educativos y de ingresos superiores. se hacen reciclar. en comparación con los más pobres. el creciente número de divorcios y el aumento de las parejas que conviven y de las personas que viven solas. ayunan. lo que aparece hoy son estilos desiguales de consumo. los seres humanos hacen turismo por todos los rincones de la Tierra. sobre todo considerando el importante incremento que se observa al comparar las mujeres que hoy día llegan a los estudios superiores en comparación con sus predecesoras. los estilos de vida. En este punto el acceso de la mujer a la educación resulta central. Además.4 disponibilidad financiera. quienes son. En el lugar de los mundos de clase. La educación habría tenido un rol central en este cambio. “En pos de la autorrealización. ya que con la extensión y ampliación de su cobertura. se proyectan en el tiempo y experimentan su vida íntima. quienes seguirían el modelo del sistema de valores de los años 50. pasan de un grupo de terapia a otro” (Beck. lo que incide fuertemente en la economía doméstica y de paso en la familia y el matrimonio. como la disminución de los matrimonios. rompen los mejores matrimonios y entran rápidamente en nuevas relaciones. el trabajo y la política. planifican su futuro. También se producen cambios en las biografías y trayectorias personales y colectivas de los seres humanos. de acuerdo al autor. La idea de familia ha sido destradicionalizada y reemplazada por un lenguaje que habla de la autorrealización y de los “deberes para sí mismo”. en términos de expectativas laborales. ya que incluye nuevas vinculaciones sociales en la familia. que sería una nueva ética propuesta por la individualización. este cambio valórico se daría con mayor frecuencia entre los grupos más jóvenes. las concepciones tradicionales de mundo “son sustituidos por condiciones de enseñanza aprendizaje. con menores niveles educativos y peores ingresos. afectando las relaciones de poder al interior de la familia. las orientaciones. Esto provoca que. Estamos frente a profundas transformaciones respecto de cómo las personas organizan sus vidas. que no se relacionan ni se identifican con los atributos propios de la cultura de clases. por condiciones de saber y formas lingüísticas universalistas” (Beck. El recorrido vital tradicional de una persona es puesto en tensión por los nuevos modelos individualizados de entender las propias biografías. la mujer se haya igualado al hombre. 2010: 161) Este cambio axiológico no debe entenderse como expresión de egoísmo o narcisismo. .

se ven más expuestas al desempleo. De este modo. y al 3 Beck-Gernsheim (2003) señala que la familia tradicional se habría desarrollado en los siglos XVIII y XIX bajo las influencias del cristianismo y sus enseñanzas y fundamentalmente con el paso de una sociedad preindustrial a una industrial. el sistema ocupacional” (Beck. ya que las estructuras de producción familiar fueron separadas y creadas en el siglo XIX. quedándose cada vez más tiempo. también estarían menos acostumbradas con las formas de trato de una cultura que sabe vivir con la pobreza. 2010:124) Sin embargo. para Beck. que no tendría hasta ahora salida3. Ésta afectaría más a las mujeres que. No podemos forzar a los nuevos seres humanos “redondos” a entrar en las viejas cajas “cuadradas” que presentan el mercado laboral. . Para el autor. que no llega de una vez y para siempre. instaurándose una contradicción entre el principio organizativo de la reproducción familiar y de la producción en el mercado. sino que va introduciéndose de a poco en la vida de las mujeres. el conflicto entre los sexos no puede tener lugar sólo en la relación personal entre éstos. tanto menos estarán representadas las mujeres. el trabajo remunerado presupone el trabajo doméstico. Lo que existe hoy en día. en la medida que son sus propias estructuras institucionales las que se conllevan a la desigualdad.5 Este impulso a la individualización también hace estallar en mil pedazos y en una multiplicidad de variantes lo que habitualmente se entendía por una familia feliz. en que “las situaciones individuales independizadas entran en una alianza contradictoria con el fin de intercambiar las emociones de una manera reglada y hasta nuevo aviso” (Beck. a pesar de los avances en participación de las mujeres en la educación y en el trabajo. Las diferencias entre los sexos. “La equiparación entre hombres y mujeres no se puede crear en estructuras institucionalizadas que presuponen la desigualdad. según Beck. sino en un cambio en las estructuras de la sociedad industrial. por otro lado. ya que las mujeres estarían en una situación de mayor susceptibilidad de padecer la llamada “nueva pobreza”. son producto de la sociedad industrial en su conjunto. en contextos de individualización creciente y de situaciones de vida carentes de nexos de clase. Las féminas. así como tampoco las demandas del movimiento homosexual que también reclama para sí el concepto de familia. es un tipo de “familia negociada a plazo”. sin considerar los múltiples tipos de paternidades y de tipos de familia existentes en la actualidad. 2010: 185) Esta desigualdad se expresa en una jerarquía sexual estamental inversa: mientras más central es un ámbito para la sociedad. Beck también señala que se mantienen importantes desigualdades en el campo de lo laboral y salarial.

y se visibilizan cuando se requiere que alguien se postergue por el cuidado de los hijos o de la familia. misma que deberá buscar el equilibrio entre los quehaceres de la casa y del mercado. “En ningún otro sitio de nuestro estudio nos hemos topado con un bastión masculino tan estable. con ello. donde se muestra la insistencia de los hombres en que el tema de los hijos le corresponde a la mujer.6 revés: cuánto más marginal sea un ámbito de tareas. Esta constatación es avalada por diversos estudios que cita Beck-Gernsheim (2003). e incluso de gustarle la independencia femenina. en el papel irremplazable de la madre y. como considerar que la sexualidad no es un impulso sino parte de su propia persona y ejercer un rol paterno más participativo. quienes consideran que su actividad laboral sólo se vive en segunda línea. no lavan. ya que a pesar de haber incorporado el discurso de la igualdad. ya que ésta será siempre la mujer. pese a que las mujeres actualmente cuentan con mayores niveles educativos. sin considerar tampoco los sentimientos de culpa que le provoca pensar que no está cumpliendo adecuadamente ninguno de los dos roles. Los estudios de familia Para Valdés. mayor libertad personal y mayor capacidad de autodeterminación. “Así. en su propia exención de ese trabajo de cuidar a los hijos” (Beck-Gernsheim. no limpian. fundados en la concepción de las tradicionales divisiones de género. la metamorfosis de la familia chilena se expresa en el alejamiento de los patrones de familia de la sociedad salarial. 3. Para Beck. Así. también la autora destaca que no se trata de una visión sólo de los hombres. La situación del hombre. Los hombres insisten. prácticamente no se implican en el trabajo doméstico. Han cambiado ciertos aspectos de su personalidad. impertérritos. 2003: 127). sus palabras no se siguen de los hechos: los padres no cocinan. pero no han cambiado el fondo. a las mujeres se les sigue exigiendo rendimiento profesional. mientras que el modelo relacional e igualitario se asoma recién a poblar nuevas formas de vida en la . ya que su labor fundamental es el cuidado de los hijos. incluso las profesionales. Sin embargo. mayor será la probabilidad que las mujeres se hayan ocupado de éstas. pero. en tanto. pero compatibilizándolo con los cuidados de la casa y de los hijos. la familia patriarcal convive con el modelo de familia industrial. deja entrever la coexistencia de distintos tipos de familia y una diversidad de formas de gestión del mundo privado que cobijan la reproducción de modelos familiares heredados del pasado. se mantienen las diferencias de género en el ámbito laboral y en el ámbito privado. al mismo tiempo. sino que es compartida también por las mujeres. sería distinta.

pero también por los sistemas de salud públicos. como las descritas por Beck. auspiciada por médicos y matronas. Por otro lado. Otro fenómeno que puede marcar diferencias con el modelo europeo es el carácter conservador que se le imprime a la familia durante la dictadura militar. también es propiciado fuertemente por el Estado. el proceso que condujo a ello no lo fue. el modelo de familia más democrático. al retirarse de su tradicional rol como Estado Benefactor. “se extendió una ola procreacionista. la misión fundamental de la mujer en la Tierra era ser madre” (Rajevic. se retiraban los dispositivos intrauterinos a las mujeres que acudían a controles ginecológicos. fenómenos que operan en el sentido de promover un tipo de familia tradicional en términos de los roles de género (Godoy.7 sociedad contemporánea” (Valdés. vinculada al trabajo. Rajevic muestra que el rol tradicional de la mujer vinculado a la familia y a su papel reproductivo fue promovido por el mismo Estado a través de la Secretaría Nacional de la Mujer. “Al entender que lo privado tiene estrecha relación con la esfera pública y que el Estado tuvo un peso gravitante en la afirmación del modelo de familia de la sociedad industrial. Con los militares en el poder. 2006: 14) De este modo. propio de la sociedad contemporánea. 2000: 26) . el debilitamiento de los sistemas de protección social ha creado un nuevo escenario para el desenvolvimiento económico de las familias” (Valdés y otras. si bien es empujado por fenómenos como la incorporación de la mujer a la vida económica. debido a particular la visión del personal de salud sobre el rol procreador de la mujer. Aun cuando el resultado final sea el mismo. Al respecto. se observa una diferencia con la situación ocurrida en las sociedades más industrializadas. la investigación muestra que. con una importante influencia del discurso de la Iglesia católica. 2005) En una extensa investigación periodística sobre la transición a la democracia. Así. y femenina. donde el impulso a la familia tuvo más que ver con los requerimientos de la producción que con la protección estatal y donde la incorporación de la mujer al mundo laboral no fue producto de un cambio en el rol del Estado sino de movimientos reivindicativos a favor de los derechos de mujeres. asociada al ámbito de la familia. partidarios fervorosos de ciertos principios que aunque no figuraban en normativa escrita alguna. en estos establecimientos. 2007:2) Valdés plantea que la familia que surge con los procesos de industrialización logra extenderse a amplios grupos sociales debido a los sistemas de protección estatal. homogeneizándose la familia bajo la separación de la esfera masculina. subyacían en el ideario de la dictadura ….

incentiva su participación en el mundo del trabajo debido a las difíciles situaciones de supervivencia (Rajevic. vemos que en todos los tramos de edad. entre 1990 y 2009. medido en euros. Es así como.8 Sin embargo. los matrimonios descienden de 65. la pobreza disminuye de 38.3% en el primer caso y de 39% en el segundo. mientras que. instala un discurso conservador del rol de la mujer en la familia. por otra. ese mismo año.7% a un 27. Por otro lado. al analizar la estructura salarial de la población.6%. las estadísticas muestran que actualmente las mujeres acceden en mayor proporción a la educación superior que los hombres. tal como se muestra.3 al 15. los 4 Número total de alumnos que asisten a educación superior por sobre la población de 18 a 24 años. ya que por una parte. particularmente en los tipos de uniones. Por otro lado.6% en igual período (Ministerio de Planificación. Sobre este tema Beck-Gernsheim (2003). pero. que habría experimentado importantes retrocesos en los últimos 20 años. De acuerdo al Registro Civil. aumentan de un 22. mientras que. la incorporación de la mujer en las tareas productivas dice relación más bien con contingencias de la vida cotidiana que con reivindicaciones de género como ocurre en Europa. ya que la tasa bruta de asistencia a educación superior4 es de 40. en tanto. por ejemplo. tal como Beck relaciona la nueva pobreza y el mayor desempleo con la situación de la mujer. 2000) Nuevamente. sino que se lo haga desde la respetable figura de la monoparentalidad. disminuyen las familias biparentales de 67.7% para el de las mujeres. desciende del 37. 2009). Los resultados de la encuesta de caracterización Socioeconómica.3% a 58.555 casos (Registro Civil. por otra parte. 2011). con una cifra de 53. en la participación de la mujer en la educación y en la mantención de las brechas salariales. Es así como entre 1990 y 2009.5% para el caso de los varones y del 39. el régimen militar también promueve fenómenos contradictorios. los hombres ganan más que las mujeres. también reflejan la producción de cambios importantes en una familia “en vías de destradicionalización” -y que concuerdan con las descripciones de Beck sobre las sociedades más industrializadas. mientras que las monoparentales. en el índice de pobreza. considera valioso que en la sociedad contemporánea ya no se hable con un sesgo censurador de madres solteras. Sin embargo.404 entre 2001 y 2009. acentuándose la diferencia al avanzar en edad.6 a 15. muestran que. el número de divorcios casi iguala al de matrimonios. pero que todavía seguiría afectando más a mujeres que a hombres. en el país vemos que se mantienen brechas por género en el mismo sentido del planteado por el autor. . Las estadísticas.094 a 57. CASEN.9 al 14. por género.1%.

503 y las mujeres 21.884. También se considera que una persona soltera se encuentra en condiciones de criar a un hijo/a tan bien como si estuviera con pareja (Universidad Diego Portales. en tanto las personas mayores. En términos generales. la percepción de los jóvenes en torno a la igualdad de género en el ámbito público está bastante instalada. .52 para terminar en 7. como por ejemplo en la afirmación “en una situación de pareja. mayor nivel educativo y mayores ingresos. que profesan la religión evangélica y los más pobres tenderían a ser más conservadores. En el ámbito donde se observan divergencias es en el de la esfera privada. en el tramo de 40 a 44 años. En la VI Encuesta Nacional de la Juventud también se reflejan estos cambios. 2009) Otro barómetro para medir los cambios en relación a los temas de género y familia lo constituyen los sondeos de opinión pública. los que muestran que existe una importante tendencia a aceptar las relaciones de convivencia. predominando sólo en un porcentaje del grupo de menor nivel educativo y estrato socioeconómico más bajo. un 51. donde el nivel de adhesión de los hombres del estrato bajo duplica a los del ABC1 y también la de las mujeres de su propio nivel socioeconómico. En las representaciones de género. el hombre tiene el derecho a ejercer el control sobre la mujer”. 2010).9 hombres de entre 30 y 34 años ganan 22. pero en muchos casos entendidas como un paso previo al matrimonio5.24 a 6.593 y 20. es decir las diferencias aumentan de 4.60 (Instituto Nacional de Estadísticas.637.8% estuvo de acuerdo con la sentencia “está bien que las parejas vivan juntas antes de casarse”.072. religión. mientras que las mujeres 18. llegando al tramo de 50 a 54 años. que serían los de menor edad. sobre todo en los tramos más jóvenes y niveles de ingreso más altos. los de izquierda y los estratos altos. porcentaje que disminuye al 56% cuando se consulta si está bien que las parejas vivan juntas y nunca se casen (Universidad Diego Portales. las diferencias son de 26. donde el hombre gana 29. aunque igualmente matizados por nivel educativo y estrato socioeconómico. se constata que variables como edad. En cuanto a la familia. lo cual también es concordante con lo que plantea Beck respecto los grupos en que se observa un mayor cambio de valores. posición política y grupo socioeconómico resultan 5 relevantes en términos de la formación de la opinión. 2010). siendo más liberales los más jóvenes.3% de los/as encuestados está de acuerdo con que el matrimonio Es así como el 73. El divorcio cuenta con una importante aceptación. Al analizar los datos estableciendo tipologías de opinión.899. la concepción del hombre proveedor y la mujer a cargo de los hijos se observa en retirada.

también en concordancia con el alemán. al considerar sólo a las mujeres en situación de pareja. estudiantes que viven con sus padres o jefas de hogares monoparentales de familias extensas. ya que para la mayoría de ellas este proceso sigue trayectorias diversas. el 59. en la mitad de los casos. el Informe es taxativo: casi todas las actividades domésticas están a cargo principalmente de las mujeres. la incorporación de la mujer al mundo laboral no puede hacerse con categorías excluyentes. se observa que. por su parte. pues en el centro de esta problemática está la necesidad de conciliar el trabajo con la crianza de los hijos y las labores domésticas. es el hombre el único proveedor de ingresos. El cambio más importante en la relación entre hogar y mundo laboral es la incorporación de la mujer al trabajo remunerado. tal y como plantea Beck. con entradas y salidas. lo que se interpreta como una diferenciación que realizan los jóvenes entre lo que es deseable y lo experiencial (Instituto Nacional de la Juventud. 2009) Pese a los datos entregados por la encuesta realizada sólo a la juventud. el Informe indica que si las tareas del hogar o la crianza lo exigen. . como lavar y planchar la ropa.10 es una institución para toda la vida. cocinar y hacer el aseo. Sólo en un 16% 6 Las mujeres que no realizan tareas domésticas son del estrato socioeconómico alto. donde sus propias madres hacen las labores que ellas no quieren o no pueden hacer. mientras que los hombres sólo vienen a aparecer cuando se trata de hacer arreglos en el hogar y pagar las cuentas. el Informe da cuenta de que persisten las diferencias en las remuneraciones y que se sigue pensando que el hombre es el responsable de los recursos económicos en el hogar. Así.7% está de acuerdo con que deben eliminarse las restricciones para que las personas puedan divorciarse. en las representaciones de género mayoritarias todavía subyace la imagen del hombre como el principal encargado de proveer los recursos económicos del hogar y de asegurar el orden mediante el poder. pero. proceso que se ha acompañado de una mayor legitimación social y de menores brechas salariales a las existentes con anterioridad. aparece como la encargada de las tareas domésticas y el cuidado de los hijos. ascensos y disensos. el Informe de Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (2010). Al respecto. como tampoco los hombres que viven en familias extensas6. Los hombres con alta carga de responsabilidad económica o del grupo socioeconómico alto casi no hacen ninguna tarea doméstica. Del mismo modo. La mujer. que toma a todos los tramos de edad. No obstante. normalmente es la mujer quien rompe el vínculo laboral. muestra que si bien se han producido cambios. al mismo tiempo. Por otro lado. hacer las camas.

una investigación que pedía definirla en función de 4 pares dicotómicos.8% la describió como conservadora y un 17. Falacias del globalismo. 2009). Bibliografía Beck. 2006: 89) Finalmente. Beck. donde se observa que. y un porcentaje aún más alto la califica de igualitaria (58. Ulrich (2010): La sociedad del riesgo.2%). los unos caracterizados por la reproducción de los patrones de la generación mayor. En relación a los otros polos consultados. Paidós. Hacia una nueva modernidad.2%).11 de los casos. similar a la trayectoria que vienen marcando los países más industrializados. México. Buenos Aires. Los resultados muestran que una significativa proporción de personas identifica a su familia como democrática (46. al analizar la inasistencia al sistema educacional por razones vinculadas a la maternidad o paternidad entre jóvenes de 18 y 26 años. de expansión de la economía a los países vecinos y el porcentaje de inversión en capital especulativo también nos habla de una fuerte transnacionalización del capitalismo criollo. En relación a la imagen que se tiene de la familia. . las investigadoras concluyen que en Chile coexisten distintos modelos de familia “más o menos tradicionales y conservadores en todos los estratos sociales.6 a 0. A partir del análisis de estos resultados. en tanto un 30% consideró que su familia era moderna y un 24. junto con este incipiente pero altamente segmentado proceso de destradicionalización de la familia en Chile. Fondo de Cultura Económica. mientras un 27. mientras que el de mujeres lo hizo de un 11. Ulrich (2006): Hijos de la libertad. 4. mientras que los otros han establecido rupturas significativas a partir del quiebre del modelo heredado” (Valdés y otras.8% estimó que era tradicional. predominan las identificaciones neutrales de la familia.5% como liberal. se constata que las cifras de concentración económica. Barcelona. mostró la coexistencia de modelos contrapuestos de familia que cohabitan en el imaginario de los chilenos/as. Beck. mientras que las tendencias al autoritarismo y al machismo obtienen bajos porcentajes de adhesión. más o menos modernos y liberales en ciertos grupos sociales. entre 2006 y 2009. la mujer es la principal responsable de los ingresos de la familia.8%. el porcentaje de hombres subió de 0. Ulrich (2008): Qué es la globalización.6 a un 13% (Ministerio de Planificación. Esta mantención de los roles tradicionales de género en el ámbito privado también se muestra en la encuesta CASEN. respuestas a la globalización. Editorial Paidós.

En búsqueda de nuevas formas de convivencia. Elisabeth (2003): La reinvención de la familia. Rajevic.12 Beck-Gernsheim. Anthony (2003): Un mundo desbocado. Carmen (2005): Discurso católico.PNUD (2010): Informe de desarrollo humano en Chile. Valdés. Planeta. C. CEDEM. Madrid. UNFPA. Instituto Nacional de Estadísticas INE (2009): Encuesta anual de estructura salarial. Santiago. X. Ximena y otros (2006): ¿Modelos familiares emergentes o fractura del modelo tradicional?. Palacios. pp. Los efectos de la globalización en nuestras vidas. Universidad Diego Portales (2010): Encuesta Nacional 2010. Gobierno de Chile (2009): Encuesta de caracterización socioeconómica (CASEN). Valdés. Santiago. CastelainMeunier. en Valdés. Santiago. 11-103.. M. Lom ediciones. Santiago. Instituto Nacional de la Juventud INJUV (2009): VI Encuesta Nacional de Juventud. Paidós. . con Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo . Pía (2000): El libro abierto del amor y el sexo en Chile. familia y género. Registro Civil (2011): Estadísticas enfoque de género. en CEDEM/FLACSO (2005): Conservadurismo y transgresión en Chile. Barcelona. Ministerio de Planificación. Reflexiones sobre el mundo privado. Femenino y masculino en la familia contemporánea. Taurus. Santiago.. Giddens. Godoy. 51-90. Santiago. (2006) Puertas adentro. Género: Desafíos de la igualdad. Santiago. Santiago. pp. Santiago. CEPAL. Santiago. Ximena (2007): Notas sobre la metamorfosis de la familia en Chile.