1

“La doble faz de la dialéctica”

Carlos Astrada

º Desde Heráclito a Hegel: la dialéctica ha sido una dialéctica unitaria: lo idéntico está sujeto a una progresión temporal en la cual se transforma cualitativamente. º Con Marx: se abre camino una dialéctica en la que las cualidades contradictorias son múltiples. La contradicción se manifiesta no sólo entre los elementos de la base económica, sino también entre estos y los de la superestructura. Además, entre los elementos de ésta. Marx: ‘cada uno es inmediatamente su contrario’. Para Marx las contradicciones económicas son las decisivas y esto orienta a la dialéctica en un sentido materialista. º La filosofía marxista es una teoría integral del mundo, no sólo una teoría económica. Sus grandes lineamientos los esbozó Marx ‘El modo de producción de la vida material condiciona el proceso social, político y espiritual de la vida en general. No es la conciencia de los hombres la que determina su ser, sino su ser social el que determina a su conciencia’. Las ideas de Marx, en un todo unitario, integrado de problemas abiertos y adaptables a nuevas situaciones, abarcan diversos aspectos fundamentales: º una filosofía teorética, º el materialismo dialéctico, º una teoría de la historia, º el materialismo histórico, que entraña una concepción de la sociología, que lo es también de la política, en que la primera confluye en virtud del concepto de praxis social; y una antropología, el humanismo marxista. Ernest Bloch: ‘la filosofía marxista es la filosofía del futuro, por consiguiente también del futuro en el pasado, de esta suerte, recogida en esta conciencia frontal, ella, confiada en el acaecer, conjurada con lo nuevo, es, de modo viviente, teoría-praxis de la conceptualizada tendencia. Y queda siendo decisivo que la luz en cuyo resplandor el totum procesal e inconcluso es representado y promovido se llama docta spes, esperanza concebida de manera dialéctico-materialista’. La esperanza sabia, cognoscente, la docta spes es el agente dialéctico, ‘lo que avanza a través de todos los obstáculos y de todas las ‘cosificaciones’… no es nada más ni nada menos que la esperanza’. Esperanza cuyo saber acoge la mediación del proceso histórico. Hay, pues, la esperanza dialécticomaterialista, la esperanza en la dialéctica mediatizada por el devenir histórico. Pero la esperanza como agente dialéctico tiene su propia dialéctica; hay la dialéctica de la esperanza (capítulo que aún no se ha escrito). Es por su propia dialéctica y a través de sus alternativas, de un mínimo y de un máximo de esperanza, incluso mediante sus transitorias frustraciones, que la

Nuestra visión sensorial del mundo. y la que también elabora la ciencia conceptualmente. La idea de ‘sustancia’ puede describirse como el reflejo o proyección de la sustancia del valor de cambio. mutables siempre-. Heráclito resume devenir. La forma dineraria de valor es un factor de capital importancia en toda la historia de la filosofía. en ‘El capital’ hizo el primer análisis científico de los misteriosos objetos llamados mercancías. del cosmos. Una mercancía es un objeto material. como avance hacia un mundo mejor: un Novum abierto y siempre inconcluso. En medio de este fluir. El pensamiento civilizado se ha visto dominado desde los primeros tiempos hasta hoy por lo que Marx llamó el fetichismo de la mercancía. de la naturaleza. la que elaboramos operando con conceptos -lo que nos permite comprender cosas. el proceso histórico como marcha hacia un contenido dialéctico mediado por el proceso mismo. De ahí que haya que eliminar de la realidad cósmica toda imagen de detención. No existe nada que no esté en mutación. oposiciones y unidad en un símbolo: el del fuego eterno: ‘este mundo. con todas sus peripecias. no lo ha creado ninguno de los dioses o de los hombres. lo que va reflejando. pero sólo se convierte en mercancía gracias a su relación social con otras mercancías. que es el mismo para todos los seres. es un fluir sin detención alguna. movimiento y devenir. por la ‘falsa conciencia’ originada por las relaciones sociales de la producción de mercancías. y que ‘la primera verdad es el devenir’. Considera al devenir como la más profunda realidad del mundo. pausa y persistencia. sin percatarse de ello. La existencia como mercancía es una realidad puramente abstracta. el . está configurada por un módulo perceptivo. En la filosofía griega esta ‘falsa conciencia’ surge gradualmente imponiendo en el mundo categorías de pensamiento derivadas de la producción de mercancías. sobre el devenir de la physis. Heráclito es quien preludia la dialéctica como la más amplia y profunda perspectiva cognoscente sobre la mutación constante de todas las cosas. o sea de la phycis. que se enciende con medida y se extingue con medida’ Hegel sostiene que es un gran resultado que Heráclito haya reconocido que el ser y el no-ser no son más que abstracciones carentes de verdad. El proceso general de la naturaleza es constante. Heráclito proclama el constante devenir de lo real. Se considera que la obra de éste marca la culminación de la filosofía griega primitiva. Es necesario concebir que todas las cosas nacen y desaparecen en un devenir incesante.2 esperanza abre su surco en la conciencia de los hombres. como si estas categorías pertenecieran no a la sociedad sino a la naturaleza. esto es. Marx. el que tiene cierto ritmo que corresponde al ritmo que domina en la marcha general del cosmos. sino que él ha sido siempre y será siempre un fuego eternamente viviente.

de la que viene la palabra ‘dialéctica’ Hegel dice (en la Lógica Grande): ‘la dialéctica es una de aquellas viejas ciencias. así designado por Hegel. se les da al significado de Lógica. la que en la metafísica de los modernos y después en general mediante la filosofía popular. al concepto y a la palabra dialéctica. pero el que frecuentemente pasa enteramente inadvertido por los que más lo llevan en los labios. Platón ha sido el autor de la tercera ciencia perteneciente a la filosofía. En aquellas voces griegas compuestas aparece el dia.3 conocimiento humano crea conceptualmente una pausa. Después.Hay que ver como un paso infinitamente importante que la dialéctica de nuevo haya sido reconocida como necesariamente perteneciente a la razón. de mutación en mutación. Platón. La razón sólo puede dar cuenta cognoscitivamente (cognoscitivo: que es capaz de conocer. En Aristóteles la dialéctica es lógica de lo probable. El método metafísico. De ahí que Aristóteles a las partes -los juicios. emergen de la macha general de la naturaleza. la última de las cuales se deduce necesariamente de las otras dos). incluso el del ente humano psicofísico. la designo con la palabra diarma. Potencia cognoscitiva) de esta realidad inmutable. raíz dicotómica. incluyendo en ésta a la Lógica y la Metafísica. también los principios del conocimiento. en el proceso cósmico. que significan distancia. y esto en el sentido de que abrimos (o se abre) una fisura en el fluir de las cosas.que integran el silogismo (silogismo: argumento que consta de tres proposiciones. constantes. Dice Diógenes Laercio que. A las dialécticas se la ha considerado con frecuencia como un arte. Durante la Edad Media y el Renacimiento. . incluso en una acepción filosófica se le asigna un sentido peyorativo. un mérito que como el más alto se le reconoce desde antiguo. quien consideró el devenir y la mutación de las cosas como una ilusión de los sentidos y sólo como real. apartamiento entre dos límites. El padre de este método. fue Parménides. los considera invariables. dentro de cuyos límites determina la existencia de cosas. es un enfoque abstracto de los objetos. tanto de los antiguos como de los modernos. en su clasificación de las ciencias. en su clasificación de los conocimientos como algo intermedio entre la Retórica y la Poética. entre dos cosas. crea un hiatus. erigido en método especulativo. como si ella consistiese en un talento subjetivo y no perteneciera a la objetividad del concepto. Todos los procesos naturales. lo permanente. y Aristóteles la caracterizó con la palabra diastema. la dialéctica es la Lógica en general. de la dialéctica. a los que ve como formas rígidas sustraídas al cambio. coloca a la Dialéctica. el eléata Melisos. si bien tenga que deducirse el resultado contrario con relación a lo que de ella ha surgido. al lado de la Física y la Ética. ha sido mal comprendida. apareciendo aquélla. en la acepción vulgar se entiende por dialéctica el arte de discutir. y del que se ha servido siempre la filosofía. En primer lugar.. en el devenir. negando su posibilidad. la palabra y el concepto de ‘dialéctica’ en la literatura filosófica han sido tomados y empleados en diferentes significaciones. así como Thales fue el autor de la filosofía naturaleza y Sócrates de la filosofía moral. las designes con el nombre de diastemata. A la duración del acaecer entre mutación y mutación. en que él se funda. Las cosas y nosotros mismos pasamos. lo inalterable. A través del tiempo.

su consecuencia y aplicación. algo pensado. el pensamiento. especialmente el que sigue una escuela o un estilo de una generación anterior. que él toma en su originario cuño griego. determine lo absoluto como movimiento del pensamiento. Hegel dice: la dialéctica está entrañada en sí por el objeto. Diferentes formas de dialéctica El método lógico-trascendental que. No cabe hablar de algo que no sea. y la ciencia.). y la que ha surgido de experiencias personales. p. de vivencias. por obra de los filósofos poskantianos. en la cual ella se define como . para Hegel. que es el remate de la dialéctica en Hegel. el ser no es el ser rígido e inmutable de los eléatas. es un concepto común para designar los distintos procedimientos metódicos en los representantes del idealismo alemán y de sus últimos epígonos (epígono que sigue las huellas de otro. La palabra dialéctica. esto es devenir. una mutación progresiva. Si el universo o cosmos. La dialéctica de la existencia ha encontrado su formulación más radical en el pensamiento de Kierkegaard. y de ahí que el método dialéctico en nada difiera del objeto a conocer y su contenido. de cuño idealista. es movimiento y mutación. entonces el pensamiento posee la misma estructura móvil y fluida. en método dialéctico. sólo que para Hegel. incluso en el caso que ella amplíe el espacio hasta lo metafísico. Lo común a todos éstos es que su método está al servicio de un pensamiento constructivo y especulativo. en Kant. se atiene al modo como la mente conoce los objetos en función de principios y categorías del propio entendimiento. º La segunda (existencial) es la que aprehende la contradicción por el lado del acto.e. en este sentido. 4º la dialéctica material. como Idea. de las cosas. considerándola como idea que se contradice. experimentan un constante cambio. de situaciones existenciales de la más diversas índole. También los principios por los que se regla el conocimiento en general. se transforma. Cabe distinguir cuatro formas de dialéctica: 1º la dialéctica conceptual. no es una actividad recluida en el sujeto o una vivencia psíquica. es decir. la que define el nombre y el carácter del materialismo dialéctico y. la realidad total. el logos. el materialismo histórico. por eso mismo. para el que todas ellas están en perpetuo cambio y son en sí mismas contradictorias. Todas las cosas son pensables y pueden de hecho ser pensadas. las leyes y categorías del logos son dialécticas y se funcionalizan dialécticamente. como desarrollo. sino la ley fundamental de la estructura y significación de los objetos. las maneras de considerar las cosas es el método dialéctico. De donde. 3º la dialéctica real. sino el devenir. Es que.4 Diametralmente opuesto. Es que ser y pensar son conceptos no desglosables. 2º la dialéctica existencial. º La primera (conceptual) permanece en la esfera lógica.

se mueve en sí. Marx en la ‘Introducción preliminar’ a su Crítica de la economía política. defender. pues pertenecen a dos órdenes heterogéneos. En su juventud Hegel planteó el problema de la objetividad o positividad. . el proceso mental. del que llega a hacer un sujeto independiente bajo el nombre de Idea. Para ello. Es materialista y refleja el proceso mismo de lo real. enfocando el aspecto idealista y especulativo de la dialéctica hegeliana escribe: ‘Hegel cayó en la ilusión de concebir lo real como resultado del pensamiento que se absorbe en sí. se pueden expresar dialécticamente. en tanto que el método que consiste en elevarse de lo abstracto a lo concreto.es concreto porque es la unidad de lo diverso. Más.5 una dialéctica cualitativa de giro subjetivista con absolutización de la antítesis. aún para Hegel. a quien se haya injuriado. la filosofía teórica ha de llevar a cabo la tarea de transformar toda objetividad en subjetividad activa por sí misma. º La tercera (real) es la que separa y contrasta concepto y realidad. para reproducirlo mentalmente como cosa concreta’. y esto avala la vigencia y eficacia del materialismo dialéctico. de liberar a los hombres de una religión cuyos objetos y fines son trascendentes y están situados en un más allá de la vida humana. pero que no son susceptibles de allanarse entre sí. Marx revierte hacia la vertiente de lo real las tesis idealistas de Hegel. Éste encierra la dialéctica contenida en el acaecer real e histórico en una serie de estructuras ideales. es el demiurgo de la realidad. sino que el proceso efectivo es la elaboración de la percepción y la representación en conceptos. Marx explica en el segundo Prefacio a El capital: ‘Para Hegel. la religión cristiana es la causa última de este estado humanamente indigno entre el hombre y el mundo exterior. Para él en esta objetividad se revela el carácter muerto de la esencia ajena al hombre y enemiga del hombre. como propiedad de los hombres. calumniado o injustamente notado) y recuperar los tesoros despilfarrados en el cielo. Para mí. desciende en sí. contradicciones que. º La cuarta forma de dialéctica es la marxista. confrontando las contradicciones subjetivas del pensar con las oposiciones objetivas de la realidad. no es sino una manera de proceder del pensamiento para apropiarse de lo concreto. Es que para Marx la totalidad concreta no es un producto del concepto que se engendra a sí mismo por encima de la representación. tal como éste se manifiesta en la religión cristiana. quedando el proceso real diluido en el devenir abstracto de la idea. especialmente por escrito. Lo concreto -explica Marx. la cual es su manifestación externa. Al respecto dice: ‘Aparte de anteriores ensayos queda preferentemente reservado a nuestros días el vindicar (vindicar: vengar. o sea la síntesis de múltiples determinaciones. ni resolverse. Le exige a la filosofía teorética el desenmascaramiento y aniquilamiento de la objetividad trascendente de un más allá (o sea la positividad). por lo menos en teoría’. entre los cuales no cabe hallar una mediación. como tales. lo ideal no es sino lo material transpuesto e interpretado en la cabeza del hombre’.

en el que todos los momentos tantos subjetivos como objetivos. surge necesariamente de los movimientos (o de la serie de los procesos) de tales elementos contingentes insuperables. en su conexión real.el paralelismo de la filosofía de Hegel con la economía de Adam Smith. Esta economía -en su tendencia estructural. vale decir que Hegel proclama el valor antropógeno del trabajo. a la distinción de dos clases de objetividad. Para él ‘sujeto del acaecer histórico es un sujeto colectivo’ también aborda el problema del trabajo. es decir. Consecuente con este punto de vista. Esto lo ejemplifica en su concepción de la economía capitalista.de los problemas que dilucida en estos fragmentos designados con el nombre de ‘escritos teológicos de la juventud’. la universalidad. Hegel ve perfectamente que la contingencia de lo particular no se puede abolir por decreto especulativo. Aquí aparece -hecho importante en el desarrollo de su pensamiento durante esta etapa y la posterior. El trabajo supera la objetividad muerta: es el resorte del desarrollo que hace del hombre un producto de su propia actividad. la trascendente de la religión. Hegel. empero. durante el llamado periodo de Berna tomó el camino del ‘idealismo subjetivo’. De modo similar. bipolaridad que llevará a Hegel. la posesión de bienes) tienen un carácter contingente. es la realización de subjetividad y objetividad. algo que eleva esos momentos contingentes.es un movimiento de momentos particulares. El trabajo es el punto central de la actividad humana. movimiento en que nos revela su doble faz. Pero el proceso de trabajo engendra. el trabajo. a un estadio de la universalidad que posee la capacidad (el poder) de ascender dialécticamente siempre a más altos grados de universalidad. De ahí que enuncie el concepto que la superación (y absorción) de la contingencia de lo particular sólo puede tener lugar sobre la base del reconocimiento de su insuperabilidad. referidos unos a otros. Esta breve aclaración es para señalar los dos polos entre los que se mueve la dialéctica hegeliana. sin embargo. su propiedad misma (esto es. después. en su relación teleológica con sus medios (con su instrumental) y su objeto. constituye un complejo de momentos contingentes. y la posibilidad de la dialéctica materialista por ella entrañada: el subjetivo y el objetivo.6 Recordar: para Feuerbach ‘la verdadera esencia de Dios es la esencia del hombre’ para Hegel ‘la verdadera esencia de Dios es la esencia de la polis perfecta’. La legalidad económica. una de las cuales. como correlativo al de la historia y sociedad. . quedará superada por la otra Para orientarnos en el problema de la dialéctica en Hegel y del giro idealista que tomará en la etapa sistemática hay que centrarse en un punto fundamental: el de la relación del momento de la contingencia (contingencia posibilidad de que algo suceda o no suceda) de lo particular frente a lo universal. clase y aptitudes de los hombres singulares. de ahí su enfoque fenomenológico -pero no sólo en el sentido moral. Hegel ve la religión en una perspectiva social.

que él las ve como intrínsecas a ella y ajenas a la realidad. Según el criticismo kantiano. sostuvo que era imposible realizar esta exigencia. dado que sólo debe ser establecido en la idea como un fundamento del uso claro y correcto de la razón. (agnosticismo: actitud filosófica que declara inaccesible al entendimiento humano todo conocimiento de lo divino y de lo que trasciende la experiencia. es imposible si se otorga a esos principios valor objetivo. Mientras Kant se detiene -sin aportar solución. todos los interrogantes que puedan hacerse a la pura razón. De este modo abre no sólo el camino para el pensar dialéctico y su proceso. (metafísica: parte . En este sentido. pero no una ley a que obedezcan las cosas mismas. sino más bien el arquetipo o ideal de nuestro conocimiento. deben poder ser contestadas porque todas ellas dependen sólo de la naturaleza de la razón y de su interna disposición. en el pensamiento de Hegel. disolviendo su fijeza (o sus cristalizaciones) por cuanto pone al descubierto detrás de este pensar y su fijeza las contradicciones móviles y motrices. la exigencia hacia un intelecto arquetípico. removidas por el pensar dialéctico de Hegel. quedando ellas sin aplicación a las cosas reales mismas (tales conclusiones las formula Kant al tratar de la Dialéctica trascendental en el apartado ‘De la intención final de la dialéctica natural de la razón humana’). De donde. Ellos tendrán sólo un valor crítico. pero sin pretender afirmar su validez más allá d los límites de la experiencia posible.). nuestro conocimiento encuentra barreras insalvables. se los toma sólo como reglas de unificación racional. ante las cosas y el proceso de la naturaleza. El idealismo queda recluido en la subjetividad del cognoscente y levanta así.7 Aquí surge. las barreras del agnosticismo. Téngase presente que para Kant la idea no es. Esforzarnos por hallar en la naturaleza la unidad más comprensiva y general es una ‘máxima’ de la razón. Hegel en cambio va a agudizar las contradicciones internas del pensar metafísico. la formación de géneros y especies. en lo que respecta a la naturaleza de las cosas.ante las contradicciones de la razón. que son grados de lo general o universal. sino una aptitud del pensar humano en general. sino que al mismo tiempo reconoce que este pensar dialéctico no es una actitud privativa del filósofo y recluida en su mente. concebida (por Kant) como experiencia subjetiva. el arquetipo o modelo de las cosas. la tarea de efectivizar mediante este proceso dialéctico ascendente. según Kant. Recordar: Kant adherido al método metafísico de pensar. partiendo de la realidad empírica. La idea de tal unidad está inseparablemente unida con la esencia misma de nuestra razón. el que había interceptado y llevado a un estado de inmovilidad y fijeza por la manera metafísica de pensar. Es que para Kant el principio regulativo de la unidad sistemática de la naturaleza no puede ser tomado por un principio constitutivo. Éstas son las barreras destruidas. no cabe alcanzar ni tender jamás aproximativamente a la unidad sistemática y universal de los hechos. Pero. como para Platón. Las categorías del entendimiento son sólo aplicaciones a fenómenos dependientes de nuestra subjetividad.

se decidió por la primera.8 de la filosofía que trata del ser en cuanto tal. y. es superada en la dialéctica materialista. en el cual ha de corporizarse la objetividad. º por otra parte. Aquí está patente la concepción hegeliana del logos. pero no exclusivamente idealista. El tránsito de Hegel a la dialéctica. desde que -eliminadas las barreras que interceptaban el proceso dialécticoel objeto real. La diferencia entre ambos métodos la recogieron Marx y Engels. en las estructuras ideales de una instancia metafísica. Ésta es la grande e inmarcesible conquista de Hegel.iniciado ya en los escritos del periodo juvenil. Pero es el caso que las condiciones sociales. principios y causas primeras). por el pensamiento occidental. Ambas posibilidades dialécticas metodológicas. el mundo entero es expuesto como resultado de la autoproducción y autoconocimiento del Espíritu. por otro. ha cobrado a la dialéctica. y de sus propiedades. esto es. este objetivismo obra agudizándose en dirección del idealismo. El sistema del idealismo objetivo hegeliano. que no hay oposición insalvable entre la contingencia de lo particular y la necedad de lo universal. por un lado. . en su estructura procesal. La sustancia se ha transformado en sujeto. esto es. una vez decidido su rumbo hacia el sistema. unidas al método del idealismo alemán poskantiano. ponen ellas ante su visión de la legalidad de la sociedad y de la historia barreras insalvables. aunque éste al desembocar en el sistema. en su filosofía. se nos da en el reflejo conceptual del movimiento dialéctico. a través de de un complicado y necesario trámite. Aquella oposición entre la contingencia de lo particular y la necesidad de lo universal sólo desparece. como programa. el cual aparece como la forma de la dialéctica hegeliana. El Hegel del periodo juvenil muestra la posibilidad de tornar efectiva la exigencia hacia el intelecto arquetípico.Hegel abre el camino hacia la dialéctica materialista. en su cuño griego. Toda la realidad objetiva es tan sólo una forma de los distintos estados o momentos de enajenación (y extrañamiento) del Espíritu. La consecuencia es que la dialéctica se diluye. y así devino el método dialéctico en el giro materialista que ellos le dieron. la idealista y la materialista.Hegel otorga absoluta autonomía a lo universal frente a lo particular. parecen otorgar por anticipado un carácter idealista al pensamiento de Hegel. como pieza de su triunfo.para apurar la potencia vital de desarrollo y toma de con ciencia de una dialéctica efectiva. sobre la base de tales supuestos. iba a ofrecer en su objetivismo una peculiar dualidad: º por un lado este objetivismo crea un ámbito -en un nivel jamás alcanzado hasta Hegel. Sin proponérselo -y a pesar del fundamento idealista que dará a su dialéctica. pero éste necesita un soporte. así. El idealismo objetivo aparece en la filosofía desarrollada en su primer estadio sistemáticamente. cuyo proceso efectivo queda. El surgir de la dialéctica. Es por este camino que Hegel llega a su idealismo objetivo. Cumplido este paso decisivo. que desnaturaliza y distorsiona a la dialéctica. Y estos obstáculos tenían que reflejarse en su pensar como un incremento de la tendencia idealista. según el cual el logos no es una capacidad subjetiva individual. y este soporte no es otro que el ‘Espíritu’. estaban ya entrañadas en el pensamiento de Hegel. en pos de la unidad abstracta de la Idea. interceptado. sólo podía llevarse a cabo de manera idealista.

En virtud de esta doble faz de la dialéctica hegeliana. en la que capta la cosa misma. el ser de mis representaciones. Las frutas reales y específicas sólo se consideran ya como frutas aparentes. explico -especulativamente hablando. en su giro acentuadamente idealista. es algo existente fuera de mí. y sobre las tendencias de su pensamiento. (La sagrada familia) Lenin. que de modo tan profundo y serio estudió y comprendió a Hegel. objetivamente de la realidad histórico-social. dentro de la exposición especulativa. de la almendra. me formo la representación general de fruta y cuando.. dice: ‘De una parte. Por eso ella (la dialéctica). sino el ser abstraído por mí de ellas y a ellas atribuido. lo que ha sido visto y destacado perfectamente por Marx. Marx pone al descubierto los resortes de la construcción especulativa. en el pensamiento de Hegel. por tanto. etc. la fruta. Marx escribe: ‘Cuando partiendo de las manzanas. equivocadamente. como modos de la fruta.. la almendra. yendo más allá. me imagino que mi representación abstracta. su auténtico meollo . digo por tanto. el verdadero ser de la pera. nacidas directamente de la realidad histórico-social.la fruta como la sustancia de la pera.. apreciable a través de los sentidos. Es cierto que mi entendimiento finito. ha obrado reactivamente sobre la manera en que Hegel concibe el ser social. Marx en sus trabajos juveniles (desde los ‘Manuscritos…’ de 1844 hasta la ‘La miseria de la filosofía’. más aún. Y este desarrollo real dentro del desarrollo especulativo induce al lector. Pero lo primario no son las estructuras ideales-lógico-conceptuales en que se diluye este ser. distingue una manzana de una pera y una pera de una almendra. Y enfrentándose críticamente con Hegel mismo. al reconocer y señalar la doble faz de su dialéctica. valorando críticamente su método dialéctico. de la manzana. etc. o sea en este caso. del sujeto absoluto. que era la situación históricosocial en que Hegel mismo se encontraba. obtenida de las fresas reales. en su crítica de la misma. etc. De otra. de 1847) ha enfocado críticamente el método y la concepción de la dialéctica idealista. De ésta ha nacido su idealismo objetivo como método de la dialéctica. como simples modalidades de existencia. ha visto también el doble aspecto de la dialéctica hegeliana y. a saber. cuyo verdadero ser es la sustancia. las peras y las fresas reales. Ve en la manzana lo mismo que en la pera y en la pera lo mismo que en la almendra. a tomar el desarrollo especulativo real como especulativo’. la manzana. la fruta. Criticando a Szeliga von Zychlinsky. la fruta. Que lo esencial de estas cosas no es su existencia real. (La sagrada familia) A propósito de las peregrinas opiniones del señor Szeliga. la fruta. pero mi razón especulativa considera esta diferencia sensible como algo no esencial e indiferente. basado en los sentidos.9 La doble faz que nos presenta la dialéctica hegeliana no es imputable a una mera consecuencia del método propio del idealismo objetivo. sino el ser social mismo. la manzana. Hegel se las arregla con maestría sofística. que lo esencial de la pera no es el ser pera ni lo esencial de la manzana ser manzana. ella presenta momentos reales y momentos puramente especulativos. para presentar el proceso en que el filósofo pasa de un objeto a otro por medio de la intuición sensible y de la representación como el proceso del mismo ser intelectivo imaginado. parte Hegel nos ofrece con mucha frecuencia. Considero. Esta doble y contradictoria faz de la dialéctica ha surgido. una exposición real. al hacerlo así. la pera.

El paralelismo entre la filosofía de Hegel juvenil y la economía de A. y del influjo que éstos ejercen en su manera de pensar. critico. de la naturaleza) en la dialéctica de los conceptos’ (Cuadernos filosóficos). y la que se manifiesta en el destino del individuo dentro de la sociedad burguesa. Tales contradicciones y oposiciones son. (La sagrada familia). En sus reflexiones Hegel atisba las contradicciones económicas del sistema capitalista. en trance de desarrollo y consolidación. pero no llega a descubrir el resorte que impele el desarrollo de la explotación en que se basa el capitalismo y que constituye su intrínseca tendencia. Y es singular que Marx. En esta etapa se propone esclarecer y mostrar filosóficamente la necesidad histórica que supone el desarrollo de la sociedad burguesa. emplea en su crítica de la positividad cristiana el lenguaje aún no clarificado de la economía. Es de hacer notar que mientras Hegel se refiere a bienes humanos transferidos y despilfarrados en el cielo. y el mundo muerto de la objetividad trascendente. al hablar de los ‘tesoros despilfarrados en el cielo’.. y su influjo sobre la economía estatal. Hegel ha presentido genialmente la dialéctica de las cosas (de los fenómenos del universo. es que.10 materialista. Dice Lenin: ‘La dialéctica de las cosas produce la dialéctica de las ideas. la capacidad del mundo para llegar a liberarse se reduce a la única capacidad abstracta para criticar ‘la religión y la teología’. que deben ser reivindicados para el hombre. insuperables. cuya purea e ‘infinitud’ críticas no son ni más ni menos que una captación teológica’. Signo de la atención que presta a los problemas económicos. economía política. y las consigna a su noción de ‘destino’ que él considera advenida con el cristianismo. como ‘teología y religión’. Marx y Engels ven . desvirtuando a través del desarrollo del sistema del idealismo objetivo. en los llamados ‘fragmentos teleológicos’ del periodo juvenil.e. como religión. Al contacto con la economía de Smith ha precedido en la preocupación de Hegel. que pisa suelo firme tanto en la economía política como en la filosofía. es que. Smith tiene lugar en la época de que datan los ‘fragmentos’ y manuscritos hegelianos. el cristianismo. se sirva certeramente del lenguaje de la primera en su polémica contra las opiniones de Bruno Bauer al destacar su impotencia para elevarse por encima de la antítesis religiosa. y ciertas oposiciones entre el capital y el trabajo. para Hegel. en los que se enfoca la teoría de Smith al hilo del problema del desarrollo de las fuerzas productivas por el desenvolvimiento de la división del trabajo en la industria. teórico del sistema mercantilista. el estudio de la teoría económica del romanticismo y de los escritos de Stewart. Esta toma de contacto por parte de Hegel con la economía de Smith está documentada en los escritos de la época de Jena. para el teólogo radical. Hegel hace del trabajo la categoría fundamental de su concepción de la sociedad. la distribución. La única lucha que él conoce es la lucha contra la captación religiosa de la autoconciencia. y definir la teología. p. etc. es incapaz de superar todo lo que está muerto en la vida. el cambio y el consumo de la riqueza espiritual y de los tesoros del cielo). como la economía política celestial ya que constituye la doctrina de la producción.. A este respecto Marx escribe: ‘…Del mismo modo que para el teólogo ortodoxo el mundo entero se reduce a ‘religión y teología’ (exactamente lo mismo podría reducirse a política. en concepto de Hegel.

tiene presente el desarrollo de la sociedad burguesa tal como ésta surge de la Revolución francesa y de la revolución industrial inglesa. Influido. por la política y un tipo determinado de economía. Es que Hegel. su beneficiaria. al tipificaren uno de sus personajes la tesaurización santificada. Él concibe el trabajo cono la esencia del hombre en cuanto ella se verifica. éstas no asumen. Hegel es bien explícito respecto de la idea que se forja de la religión. son puestos al descubierto por Marx en su Teoría sobre la plusvalía. Marx señala que Hegel sólo tiene en cuenta los lados positivos del trabajo. y no los negativos. en el periodo de Jena. No penetra hasta los resortes últimos de la dialéctica que implicada en los problemas que quedan ocultos en la concepción económica de A. asignándole un valor antropógeno. las contradicciones del sistema económico de la sociedad capitalista. pero el avaro de cuyos bienes ella es en última instancia. En varios de los ‘Fragmentos’ y en algunas de sus cartas. con su trasfondo dialéctico. es una prueba de que la aureola en . en la nucleación que hace de ellas. o sea como hombre alienado. después con un significado más amplio.’: ‘Hegel está situado en el punto de vista de la moderna economía nacional. desde el punto de vista social y filosófico-histórico. El trabajo es el devenir para sí del hombre dentro de la alienación. Concepciones sociales. en sus lineamientos formales. Ve. opera la transferencia a la inversa. muy bien. por Balzac. El problema del trabajo es considerado por Hegel. Lo que Hegel no vio. sin duda. con sus contradicciones materiales inmanentes. De la cual la religión y la teología son su superestructura ideológica. quedan velados en la economía de Smith. Smith. En los primeros ensayos de Hegel en vista a la sistematización de las categorías económicas. no el negativo. De ahí su falta de claridad en la determinación de categorías económicas fundamentales como la del valor. Hegel hace del trabajo la categoría axial de la economía política. en los ‘Manuscritos…. Los problemas que. pero su concepción del Estado y la sociedad de troquel idealista. pero no ve el tipo de economía que es y será su soporte.11 perfectamente que los ‘tesoros celestiales’ (y la teología que es su administradora) se explican. Los entresijos metálicos de la religión cristiana han ido señalados. ve sólo el lado positivo del trabajo. lo destaca críticamente Marx. le impide ponerlas al descubierto en su real carácter económico e infraestructural. una vez superada dialécticamente la antítesis puramente ‘religiosa’. El avaro Grandet antes de morir dice a su hija Eugenia: ‘Tendrás que darme cuenta de todo esto arriba. ‘Yo creo que no hay ningún mejor signo de la época que éste: que la humanidad en sí misma es presentada como digna de atención. El trabajo que Hegel conoce y reconoce es únicamente el trabajo abstracto y espiritual’. El enfoque hegeliano de la economía política ha sido señalado en su verdadero alcance por Marx. esto es la explotación del obrero en la producción industrial. Smith. La religión transfiere los tesoros celestiales a la tierra. la economía capitalista. demostrando con estas palabras que los avaros no pueden tener otra religión que la cristiana’. que es el hecho fundamental en la teoría clásica del valor. por la concepción económica de A. la forma de la tríada dialéctica. en.

sobre el camino hacia el ‘espíritu absoluto’. El estadio más alto de la historia del Espíritu es. Hegel supera la teología cristiana para luego restablecerla. El enfoque correcto de la religión y de la teología comienza con los pensadores de la izquierda hegeliana. De ahí que la crítica hegeliana de la religión sea una conservación y validación de los supuestos contenidos permanentes (intemporales) de la religión. Feuerbach. aquélla ha enseñado lo que el despotismo quería. es decir. donde lo que busca y que debe necesariamente buscar es su verdadera realidad…. que la teología es superada y con ello. Marx escribe: ’La existencia profana del error ha quedado comprometida. Hegel que parte del supuesto de la verdad y justificación de la esencia de la teología desemboca en el seno de la teología cristiana. en la que la dialéctica con sus categorías objetivas se expresa en una forma imperfecta y hasta distorsionada. porque ellos son el mundo invertido La religión es la teoría general de este mundo. Como lo ha mostrado muy bien Feuerbach. el reflejo de sí mismo. su compendio enciclopédico. producen la religión. su lógica bajo forma popular. La religión. En la Introducción a la Crítica de la filosofía hegeliana del derecho. su entusiasmo. la sociedad. su santidad moral. la teología es restablecida por medio de la filosofía. constituye. Marx. y no a exigir sus derechos pisoteados. el Estado. la filosofía hegeliana de la religión. está totalmente perimida. no se sentirá ya inclinado a encontrar solamente la apariencia de sí mismo. su solemne complemento.El hombre no es un ser abstracto. Esto significa que Dios es Dios porque él supera y niega la materia. asentada como Dios. el no-hombre. para ser algo para sí mismo’. agazapado fuera del mundo. el desprecio del género humano. su pundonor espiritualista. en el sistema hegeliano. un momento o eslabón intermedio entre el arte y la filosofía. Los filósofos demuestran esta dignidad que los pueblos aprendieron a sentir. pero. El hombre que sólo ha encontrado en la realidad fantástica del cielo. Este Estado. No obstante. apropiándoselos. una vez que se ha refutado su celestial pro avis et focis. al desentrañar el proceso mediante el cual Hegel llega a este resultado por la negación de la negación (la que para Hegel implica verdadera posición y positividad) pone claramente de manifiesto cómo la materia es asentada en Dios. reconocida la verdad del materialismo. El hombre es el mundo de los hombres. para Hegel. El espíritu absoluto tiene por tarea clarificar filosóficamente lo que la evolución histórica real ha producido. o sea. tal como ésta se funcionaliza. donde buscaba un superhombre. el ateísmo que es la negación de la teología. una conciencia del mundo invertida. Engels. una historia de la religión. sino incluso a asumirlos de nuevo. en la que la religión aparece como un preestadio del conocimiento de la realidad objetiva. Religión y política han hecho su juego bajo el mismo manto. es de nuevo negado. A través del trámite de su dialéctica idealista.12 torno a la cabeza de los opresores y dioses de la tierra desaparece. que es la negación de Dios. esta sociedad. Hegel ha intentado una renovación idealista de la filosofía de la religión. Feuerbach. la incapacidad de éste para cualquier bien. lo que significa que no hay Dios. al mismo tiempo. su razón general de consolidación . pero de acuerdo a la pauta del idealismo objetivo. ha perdido hoy toda significación.

La crítica del cielo se convierte con ello en la crítica de la tierra. es decir. cuya alcurnia se remonta a Platón (a su idealismo objetivo: lo real e histórico singular son un mero y borroso reflejo de las Ideas. éste. la crítica de la religión en la crítica del derecho. mientras el ‘ser’ es la constitución de las cosas. la crítica del valle de lágrimas que la religión rodea de un halo de santidad. que ‘la verdad del ser es la esencia’ y que el movimiento de ésta es el convertirse del ser en concepto. una vez que ha desparecido el más allá de la verdad. concebidas como la verdadera realidad). tal como ésta es formulada por Hegel. Es la fantástica realización de la esencia humana. que lucha con la noción estática. la esencia es determinación del sujeto. La esencia es. en averiguar la verdad del más acá. de ‘copia de cosas’. Dice. La misión de la historia consiste. Aquí Engels. es la médula gnoseológica (teoría del conocimiento) del materialismo dialéctico. sino también en lo que concierne a las religiones primitivas. emplea también la expresión más correcta. veamos el papel que en el materialismo dialéctico representa la teoría del reflejo. Para comprender bien la teoría del reflejo. en germen. al darle formulación se refiere a ‘complejos de procesos y…de cosas…y sus copias representativas (conceptuales) en nuestra mente’. porque la esencia humana carece de verdadera realidad…La crítica de la religión es. para que actúe y organice su realidad como un hombre desengañado y que ha entrado en razón. en las notas . Así. como asimismo las alternativa que ella experimenta en posteriores trabajos de este último. que es teorizado primeramente por Engels y después por Lenin. el reflejado en sí mismo. La enunciación de la misma aparece en el prefacio de la segunda edición de El capital:’Lo ideal no es otra cosa que lo material transpuesto y traducido en la cabeza del hombre’. no dialéctica. Engels. Él ha suministrado un valioso hilo conductor para esclarecer la supuesta verdad del más allá en función de los concretos intereses clasistas terrenos. de ‘reflejos de procesos’. y a Hegel. la teoría de que el conocimiento de la realidad objetiva es un reflejo conceptual de la misma en la mente humana. Es de hacer notar que en la teoría del relejo tiene su raíz filosófica el problema de la ideología. y la religión en general. La crítica no arranca de las cadenas las flores imaginarias para que el hombre soporte las sombrías y escuetas cadenas. La crítica de la religión desengaña al hombre para que piense. por tanto. Como la teoría del reflejo plantea un problema mucho más importante de lo que sospecha la impugnación de la misma por parte de la crítica académica y de la confesional neotomista. pues. El ‘reflejo’. La teoría del reflejo. Con esto se dice que el reflejo no puede ser ajeno a la actividad del sujeto. la crítica de la teología en la crítica de la política’ El punto de vista crítico desde el que Marx encara la religión no sólo es válido con relación a la religión cristiana y su teología con sus formas de trascendentalización. para que gire en torno de sí mismo. sino para que se las sacuda y puedan brotar las flores vivas. procede directamente de la ‘doctrina de la esencia’.13 y justificación. es necesario consignar las variaciones y reajustes de la misma desde su formulación explícita en Engels hasta el momento en que la retoma Lenin (en Materialismo y empirocriticismo).

Aquí. Pero. ‘abstracta’. Más adelante. no de manera ‘muerta’. que es cambiante y polifacético. su reflejo en el cerebro pensante’. no sin movimiento. leyes. sino que también lo crea’. reflejo ‘muerto’ y ‘sin contradicciones’.. el reflejo es concebido más bien mecánicamente como copia. sin contradicciones. total. aceptando condicionalmente la dualidad de la conciencia y mundo objetivo. aproximadamente. se debe tener en cuenta. sino en el proceso eterno del movimiento del nacimiento de las contradicciones y de su resolución’. supone no sólo el movimiento dialéctico del objeto. El reflejo no es mecánico. las leyes universales de la naturaleza…’. etc. Es una unidad inescindible que es directamente relativa a cada momento o contenido del proceso del conocimiento natural como histórico. de la última sección de la Lógica Grande de Hegel. y: ‘el reflejo correcto de la naturaleza es extremadamente difícil porque es el producto de una larga historia de la experiencia’. que ambas actividades o movimientos suponen la unidad sujeto-objeto y el carácter procesal histórico-dialéctico de esta unidad dinámica. etc. sino un resultado conceptualizado dinámicamente y. no . Lenin. y estos conceptos. (la realidad externa). con vistas al conocimiento del objeto. de sujeto y objeto. escribe: ‘La existencia de lo que es reflejado independientemente de lo que refleja (la existencia del mundo exterior independientemente de la conciencia) es el postulado fundamental del materialismo’. Precisamente. por tanto. aproximadamente. El reflejo de la naturaleza en el pensamiento humano debe ser comprendido. posteriormente (1914). ‘La idea del conocimiento’. inmediato.14 preparatorias para el Anti-Dühring. de formulaciones. descubriendo otras notas en ella. de formaciones de conceptos. en las notas y apuntes sobre sus lecturas filosóficas. El reflejo no es un resultado concluso e inerte. la ciencia. escribe: ‘El conocimiento es el reflejo de la naturaleza por el hombre. formador de conceptos. Como vemos. para no ser confundido con la copia fotográfica o del calco (teoría simplista y falsa del realismo ingenuo. la concepción del reflejo. sino dinámico y dialéctico. de 1877 escribe: ‘Los procesos naturales e históricos tienen. (el pensamiento. sino también y correlativamente el del sujeto. Para comprender en su verdadero alcance la ‘teoría del reflejo’ y lo que significa. ‘la idea lógica’). el reflejo. cuyo proceso cognoscitivo requiere ‘una serie de formaciones de conceptos. Y con relación al papel que representa la praxis en el conocimiento. en Materialismo y empirocriticismo. Esto le permite desechar los falsos supuestos naturalistas y los provenientes del realismo ingenuo que la lastraban. leyes. que abrazan también relativamente. las leyes universales de la naturaleza eternamente móviles y en desarrollo’ (Cuadernos filosóficos). y a propósito de la Lógica Grande de Hegel. nos dice: ‘la conciencia humana no sólo refleja el mundo objetivo.. vale decir. este proceso consiste en toda una serie de abstracciones. Lenin afirma: ‘El conocimiento es el proceso por el cual el pensamiento se aproxima infinita y eternamente al objeto. que ella nos sitúa en el plano gnoseológico. y no es necesario decirlo. al glosar el segundo capítulo. leyes. Lenin. en primer lugar. al que tenemos que acotar estrictamente de la instancia ontológica. etc. abrazan también relativamente. es el que enfoca directamente el proceso dialéctico del conocimiento. escrito polémico contra el machismo. Pero no es un reflejo simple. Lenin en el lapso que va de Materialismo y empirocriticismo a los Cuadernos. perfecciona.

el pensar trabaja en el vacío de la campana neumática. o en la no coincidencia de las apuntas condiciones positivas. La práctica es l criterio para establecer la verdad o el error de nuestros conocimientos. en el primer caso. efectuando la fisión del mismo.con la actividad práctica y. la estructura peculiar del objeto es eludida. sin duda. pues. resulta de la praxis cognoscitiva. sobre todo en física. La conciencia cognoscente no puede. En cada uno de esos factores negativos. En el conocimiento. El reflejo. el dato inerte y parcial. aquella conceptualización dinámica. por medio de ésta. que se articular. en lo conceptual. resultado sometido a confrontación. se requiere de la práctica y la verificación en el sentido del experimento científico y la confrontación gnoseológica. Esta corrección se opera en el transcurso de la tarea cognoscitiva. y también como lo reflejado o sea el resultado inacabado y perfeccionable de aquella actividad -serie de conceptos y complejas formulaciones-. sino social. ‘reflejado’ dialécticamente. sino también en el de las ciencias naturales.con el objeto ‘original’. esto es la legalidad del proceso real. que posee su propia legalidad. adecuarse a la realidad objetiva. Para que esta sea posible. al proceso real (del objeto a conocer) que posee la suya peculiar. en el segundo. y surge así. Noviembre 2004 .de no concordar con ella. y. reside la fuente del error gnoseológico. que se supone reflejado especularmente. de conceptualizar dinámicamente. lo que le permitió conocer y poner en libertad esa energía. salir directamente de sí misma y aprehender la realidad objetiva -el objeto a conocer-. El hombre llegó a comprobarla sólo partiendo el átomo. y reajustado y corregido en el caso -harto frecuente. la que supone la praxis. Si falta lo primero. el proceso sensorial e intelectivo del conocimiento debe enlazarse -prolongarse. En ésta sólo la experimentación y la práctica lograron confirmar lo que antes era sólo una hipótesis: la energía que contienen los núcleos atómicos. algo que quepa como para -como si fuese una copia fotográfica. y tiene carácter no individual. y constantemente debe ser confrontado con la realidad objetiva. Ella no sólo vale como tal criterio en el dominio de las ciencias sociales. de modo dinámico. pero sí puede salir de sí misma mediatamente. con el proceso real y su legalidad intrínseca. el proceso se torna mecánico (es un resultado estático). si no se tiene en cuenta lo segundo.15 acabado y que está en una constante relación con la actividad del sujeto cognoscente. De modo que debemos entender el reflejo como la actividad de reflejar (propia del sujeto). El reflejo no es. el que debe adecuar el proceso del pensar (la actividad de reflejar). mediante la praxis. es decir. Sólo entonces se puede saber si el reflejo conceptual de la misma en nuestro conocimiento concuerda con ella o no con ella.