Finanzas & Desarrollo marzo de 2003 40

A EVOLUCIÓN económica de los
países exportadores de minerales
ha sido en general desalentadora.
En las últimas décadas a los expor-
tadores de petróleo les ha ido mucho peor
que a los países de escasos recursos, sobre
todo considerando el gran volumen de ingre-
sos generados por esta fuente de energía des-
de 1973, cuando se dispararon los precios del
crudo. Quizás ello se deba a la forma en que
se administran las economías petroleras. La
buena gestión de los ingresos petroleros se
parece mucho a la de cualquier presupuesto,
pero ciertos aspectos son más importantes
en el caso de los exportadores, por ejemplo,
cuánto ahorrar para las generaciones futuras,
cómo estabilizar la economía en un clima de
incertidumbre y fluctuaciones de los ingresos
y evitar ciclos de auge y caída, y cómo cercio-
rarse de que el gasto se asigne eficientemente,
ya sea a proyectos importantes de inversión,
consumo público o subvenciones.
En teoría, la receta para abordar estas cues-
tiones es bastante sencilla, pero suele chocar
con la realidad de sistemas en los que no
existe el equilibrio de poderes necesario para
garantizar el buen uso de los recursos y brin-
dar la flexibilidad fiscal que permita modifi-
car el gasto en función de cómo varíen los
recursos. En los casos extremos en que un go-
bierno se mantenga en el poder gracias a los
recursos generados por el petróleo, el único
ajuste fiscal posible será el provocado por una
crisis. En este artículo se comparan la econo-
mía política del régimen fiscal y la gestión
económica en países exportadores de petró-
leo con sistemas políticos muy diferentes, se
identifican los factores que han ayudado a
administrar los recursos generados por el pe-
tróleo y se extraen algunas conclusiones.
La óptica de la ciencia política
Así como las tradiciones políticas determinan
el uso de los ingresos provenientes del petró-
leo, son los propios ingresos los que deter-
minan la economía política de los países ex-
portadores de petróleo. Los flujos derivados
del “oro negro” pueden financiar la inversión
Gestión de la riqueza petrolera
La economía política de los países exportadores
de petróleo: Por qué a algunos les ha ido tan mal
Benn Eifert, Alan Gelb y Nils Borje Tallroth
40
L
Finanzas & Desarrollo marzo de 2003 41
productiva de índole física o social, o propiciar auges insoste-
nibles del consumo y precipitar, en última instancia, una cri-
sis fiscal; pueden elevar los niveles de bienestar público a
través de mecanismos transparentes de distribución, crear es-
pacios excepcionales para competir, o apuntalar cleptocracias.
La ciencia política revela aspectos del funcionamiento del Es-
tado que repercuten en la gestión económica y fiscal de los
países exportadores de petróleo. La teoría de la búsqueda de
renta económica (recuadro 1) demuestra cómo ésta desvía los
incentivos económicos hacia la competencia por el acceso a
los ingresos petroleros, alejándolos de las actividades produc-
tivas, especialmente en entornos no transparentes caracteri-
zados por la arbitrariedad política y la ambigüedad en
materia de derechos de propiedad. Estos y otros estudios pue-
den ayudar a crear un marco analítico que permita entender
con más claridad y mejorar la gestión fiscal y económica en
los países exportadores de petróleo.
La ciencia política permite agrupar a los países exporta-
dores de petróleo en cinco categorías básicas: democracias
maduras, democracias partidistas, autocracias paternalistas,
autocracias depredadoras y autocracias reformistas. Estas ca-
tegorías —extraídas de varios estudios sobre el tema (véase el
cuadro, pág. 42)— reflejan las diferencias cualitativas en
cuanto a la estabilidad del marco político y de los sistemas de
partidos, el grado de consenso social, la legitimidad de la au-
toridad y los mecanismos mediante los cuales los gobiernos
(o los que aspiran a gobernar) se aseguran y mantienen el res-
paldo, y la función de las instituciones estatales para sostener
los mercados y distribuir o utilizar de forma equitativa los in-
gresos petroleros. Estas características políticas e instituciona-
les promueven las diferencias respecto a la longitud de los
horizontes políticos, los niveles de transparencia, la estabili-
dad y la calidad de las políticas, el poder político de los secto-
res que producen bienes exportables distintos del petróleo y
el poder de los intereses directamente vinculados al gasto pú-
blico. Examinemos cada una de estas categorías.
Democracias maduras. Los países y las unidades subnacio-
nales encuadrados en esta categoría se distinguen por tener
sistemas de partidos relativamente estables, instituciones elec-
torales sólidas y políticas asentadas en un amplio consenso
social, lo que incentiva a las autoridades a pensar en el largo
plazo, dado que la reputación del partido y los resultados eco-
nómicos se convierten en el eje de la pugna por el poder. Las
políticas se basan, en general, en una información transpa-
rente; los derechos de propiedad están bien definidos, y los
cambios de gobierno rara vez conllevan un reajuste radical de
las prioridades. La burocracia es competente y relativamente
independiente; el profesionalismo de los sistemas judiciales
fomenta el funcionamiento despersonalizado de los mercados
y una estabilidad razonable de las reglas. La competencia polí-
tica por los resultados económicos significa que la inversión
estatal y la provisión de bienes públicos complementan la
productividad del sector privado, lo que consolida un fuerte
apoyo de la ciudadanía en pro de una gestión económica pru-
dente. En estas condiciones, la influencia de los ciudadanos
puede ser un sólido contrapeso frente a los grupos de intere-
ses que se benefician de los contratos y el gasto públicos.
Noruega, el estado de Alaska y la provincia canadiense de
Alberta son casos representativos de esta categoría (véase el
recuadro 2, pág. 43).
Democracias partidistas. Los países incluidos en esta cate-
goría presentan varias características que los diferencian de
las democracias maduras. La distribución del ingreso es desi-
gual y el consenso social difícil de alcanzar. Los partidos polí-
ticos suelen ser débiles y se aglutinan en torno a líderes
carismáticos; las instituciones electorales son frágiles y no es
raro que se produzca una intervención militar en la política.
Los gobiernos son, en general, inestables o, si no lo son, un
solo partido ejerce su dominio sobre instituciones teórica-
mente democráticas. En ambos casos, el respaldo político se
deriva del clientelismo. La política a corto plazo de lucha por
el poder y por los recursos que asigna el Estado conduce a una
falta de estabilidad de las políticas y de transparencia en los
mecanismos de distribución de los ingresos petroleros. El
rendimiento económico del gasto público suele ser escaso,
dado que las estrategias obedecen a razonamientos políticos y
reflejan la provisión de bienes privados a intereses particula-
res. Las elites burocráticas y políticas, los sindicatos del sector
público y el ejército logran, a menudo, que se les asignen par-
tidas directamente. Países como Ecuador, Venezuela y Colom-
bia pertenecen a esta categoría.
En Venezuela, los ingresos procedentes del petróleo han
moldeado la política durante décadas y han creado un estado
acosado por el clientelismo y el partidismo, cuyas lealtades
dependen directamente del gasto público alimentado por el
dinero del petróleo. Los resultados económicos se han visto
afectados por la volatilidad de los ingresos petroleros y por
políticas de avance intermitente, con los consiguientes ciclos
de auge y caída. A pesar de que las exportaciones de crudo de
Venezuela desde los años setenta se calculan en US$600.000
millones, aproximadamente, el ingreso real per cápita se
redujo en un 15% entre 1973 y 1985, y la pobreza ha aumen-
tado en los últimos 20 años.
Recuadro 1
¿Qué es la renta económica?
Para la mayoría de las personas, la renta es lo que se le paga
mensualmente al arrendador, pero la “renta económica” es
otra cosa. Es la cantidad adicional que se paga (por encima
de lo que se pagaría por el mejor uso alternativo) por algo
cuya oferta es limitada, bien por naturaleza o por causa del
ingenio humano. Por ejemplo, una estrella del cine puede
ganar el equivalente a muchas veces el sueldo de un actor
menos famoso; la diferencia es la renta económica que le co-
rresponde a la estrella. Asimismo, la Organización de Países
Exportadores de Petróleo (OPEP) es un cártel que mantiene
la oferta de crudo en niveles artificialmente bajos en compa-
ración con el potencial de producción mundial, con lo cual
aumenta el precio del petróleo. El costo adicional para los
consumidores es renta económica. La búsqueda de renta
económica mediante limitaciones artificiales es una activi-
dad en auge, especialmente en las economías petroleras.
Democracia madura
Sistema estable de partidos políticos.
Amplio consenso social.
Burocracia sólida, competente y aislada.
Sistema judicial competente y profesional.
Electorado muy formado.
Democracia partidista
El gobierno y los partidos suelen ser inestables en
relación con los grupos de intereses.
Respaldo político basado en el clientelismo y
el patrocinio.
Profunda desigualdad social, falta de consenso.
Politización de la burocracia y del sistema judicial.
Autocracia paternalista
Gobierno estable; legitimidad de origen tradicional,
preservada mediante la distribución del ingreso.
Sólidos elementos culturales de consenso,
clientelismo y nacionalismo.
La burocracia ofrece servicios y empleo público.
Autocracia reformista
Gobierno estable, legitimizado por el desarrollo.
Amplio consenso social en favor del desarrollo.
Apoyo en los sectores de bienes comerciables
no petroleros.
Tecnocracia aislada.
Autocracia depredadora
Gobierno inestable, legitimado por el ejército.
Ausencia de mecanismos de consenso.
La burocracia acapara y distribuye los ingresos;
sistema judicial corrupto.
Contrapesos civiles escasos o inexistentes.
Horizonte de largo plazo.
Estabilidad de las políticas, transparencia.
Fuerte competitividad, bajos costos de transacción.
Sólido sector privado /de bienes comerciables,
interés por la estabilización más que por el gasto.
Horizonte de corto plazo.
Inestabilidad política, falta de transparencia,
altos costos de transacción.
Fuerte intervención estatal en la producción.
Poderosos intereses vinculados directamente al gasto
público; debilidad del sector privado no petrolero
y de los intereses en pro de la estabilización.
Horizonte de largo plazo.
Estabilidad de las políticas, falta de transparencia.
Escasa competitividad, altos costos de transacción.
Fuerte intervención estatal en la producción.
Poderosos intereses vinculados al gasto público.
Debilidad del sector privado.
Horizonte de largo plazo.
Estabilidad de las políticas, falta de transparencia.
Búsqueda de la competitividad, bajos costos de
transacción.
Sólido apoyo a la estabilización y la austeridad fiscal.
Horizonte de corto plazo.
Inestabilidad de las políticas, falta de transparencia.
Escasa competitividad, altos costos de transacción.
Poderosos intereses a favor del gasto frente a los del
sector privado o de los favorables a la estabilización.
Ahorro probable.
Racionalización del gasto, estabilización.
Transferencia de ingresos al público a través de
seguro y servicios sociales proporcionados por
el gobierno o de transferencias directas.
Gran dificultad para ahorrar.
Gasto procíclico; inestabilidad.
Transferencia de ingresos a diversos grupos de
intereses y al público por medio de subvenciones,
distorsiones de las medidas de política,
empleo público.
Gasto procíclico, cierto éxito con la estabilización.
Riesgo de trayectoria insostenible del gasto que
conduce a crisis políticas.
Escasa diversificación económica.
Racionalización del gasto, estabilización.
Inversión estatal complementaria de un sector
privado competitivo.
Gestión activa del tipo de cambio para limitar el
síndrome holandés.
Ausencia de ahorro.
Gasto muy procíclico.
Alto consumo público; las clases dirigentes absorben
los ingresos por medio de prácticas de corrupción
mezquinas y clientelismo; fuga de capitales.
Clasificación de los países exportadores de petróleo
1
El régimen político influye en la forma en que se gasta el ingreso petrolero.
Autocracias paternalistas. Se incluyen en esta categoría
Arabia Saudita, Kuwait y algunos de los Estados más pe-
queños del golfo Pérsico. En principio, la legitimidad del go-
bierno tiene su origen en la tradición y la autoridad religiosa,
pero, en el curso de la modernización impulsada por el petró-
leo, también se ha vinculado a la movilización de la riqueza
petrolera para elevar los niveles de vida. Estos gobiernos pue-
den mantener su estabilidad durante mucho tiempo, buscan
el consenso y sus políticas tienen un horizonte temporal mu-
cho mayor que el de muchos gobiernos democráticos. Aun-
que el juego político tradicional no brinda contrapesos
inmediatos a la austeridad fiscal, la visión de largo plazo de
estos gobiernos indica que quizá también pueden ahorrar
cuando los ingresos sean abundantes. Sin embargo, la tenden-
cia a utilizar el gasto público para afianzar el respaldo político
genera compromisos de gasto cada vez mayores, que son difí-
ciles de recortar y limitan la inversión: subvenciones, burocra-
cias con exceso de funcionarios y empresas protegidas e
ineficientes. A la larga, estos compromisos pueden empujar a
estos países a una crisis financiera.
Si bien los programas de desarrollo que los países del Golfo
han puesto en marcha a lo largo de las últimas tres décadas
han sido bastante exitosos desde muchos puntos de vista, sus
estrategias de bienestar social han creado accidentalmente
graves anomalías estructurales: una dependencia persistente
del petróleo para obtener ingresos fiscales y de exportación,
sectores públicos sobredimensionados, omnipresentes en la
economía, que asfixian al sector privado, incentivos labora-
les distorsionados, y una dependencia excesiva del gobierno
como empleador nacional. En la próxima década, la región
soportará un aumento de la presión fiscal para ampliar los
servicios públicos a causa del crecimiento demográfico, pero
esta vez no se podrá recurrir al sector público para absorber el
rápido incremento de trabajadores que se incorporan a la
fuerza laboral.
Como consecuencia de estas tendencias resulta urgente
acelerar el crecimiento del sector privado no petrolero a fin de
generar oportunidades de empleo para los ciudadanos de los
países del Golfo. Pero para lograr este objetivo, el gobierno
tendrá que abandonar las estrategias de desarrollo de los últi-
Finanzas & Desarrollo marzo de 2003 42
Características políticas Consecuencias institucionales Consecuencias económicas
1
Estas categorías no son exhaustivas, y algunos países presentan características propias de más de una de ellas. Por ejemplo, el federalismo fiscal es común a todas las categorías. No se
trata de crear una clasificación rígida de países petroleros, sino de ayudar a hacerse una idea de las distintas opciones que, en materia de políticas, tienen los gobiernos. Véase, por ejemplo,
una clasificación similar en D. Lai, 1995, “Why growth rates differ. The political economy and social capability in 21 developing countries”, en ccia| aja i|it arJ cr crm ccrcmic
rc t , Bon Ho Koo y Dwight H. Perkins, a cargo de la edición (Nueva York: St. Martin’s Press).
mos 25 años y superar las importantes trabas políticas que di-
ficultan la aplicación de estrategias sostenibles.
Autocracias depredadoras. En las autocracias depredado-
ras, que suelen ser menos estables que las paternalistas y las
reformistas (véase más adelante), la autoridad no emana de
un amplio respaldo público ni de los resultados económicos,
sino más bien del poder militar y del apoyo de una elite. Estos
regímenes tienden a comportarse como “bandoleros”; el po-
der del Estado es casi ilimitado y la explotación de los recur-
sos públicos y privados en beneficio de la clase dirigente está
arraigada en prácticas institucionalizadas. Con frecuencia, es-
tos regímenes gozan de más continuidad que los liderados
por individuos, cuyos cargos son inestables y gobiernan con
horizontes de más corto plazo. Son regímenes corruptos y
opacos, en los que la riqueza del petróleo casi no beneficia al
conjunto de la población. Nigeria, con una sucesión de go-
biernos militares, es un buen ejemplo.
Se calcula que en Nigeria el petróleo representa un 37% del
PIB y un 63% de los ingresos consolidados del gobierno. Los
ingresos petroleros están controlados por el sector público y,
tradicionalmente, han servido para engrasar una compleja
maquinaria oligopólica y de clientelismo político. El petróleo
también se ha utilizado con cierto éxito para preservar una
frágil coalición política de diversos intereses étnicos y religio-
sos. No obstante, la infraestructura económica sigue siendo
subdesarrollada, y la provisión general de bienes públicos es
escasa. Como cabría esperar, el gasto público desenfrenado
que siempre acompaña a los períodos de auge ha creado si-
tuaciones de gran inestabilidad macroeconómica, seguidas
normalmente de ajustes forzosos y dolorosos. Al tiempo que
ha prosperado la clase dirigente se ha estancado el crecimiento
y se calcula que el ingreso anual per cápita cayó de alrede-
dor de US$800 a comienzos de los años ochenta a US$300,
aproximadamente, en la actualidad.
Autocracias reformistas. Las autocracias reformistas care-
cen de una base democrática amplia pero, en cambio, se legi-
timan atacando eficazmente la pobreza mediante la inversión
productiva y el crecimiento económico, lo que garantiza la
formulación de políticas con un horizonte de largo plazo; así
pues, las autocracias reformistas tienden a instaurar clases di-
rigentes autónomas, competentes y tecnócratas, que están po-
líticamente aisladas. La falta de transparencia y de apertura
del sistema político son características de los regímenes auto-
cráticos que propician la búsqueda de renta económica, pero
que, al verse obligados por su mandato político a lograr mejo-
ras reales en el bienestar de los pobres, con frecuencia desti-
nan los ingresos petroleros a fines productivos que fomentan
el crecimiento y la diversificación de la economía. Indonesia
en los primeros años de gobierno del Presidente Suharto es
un ejemplo de este tipo de regímenes.
A diferencia de Nigeria, Indonesia empleó los ingresos del
petróleo con fines productivos. Los tecnócratas que dirigie-
ron la economía a comienzos de la presidencia de Suharto se
concentraron en la seguridad alimentaria, la estabilización
macroeconómica y la reforma del sector financiero. Los re-
cursos se utilizaron para mejorar la infraestructura econó-
mica, mientras que las abundantes reservas de gas natural del
país se encauzaron al suministro de insumos agrícolas a bajo
costo para complementar la introducción de variedades de
arroz de alto rendimiento. Sin embargo, el aumento de la
corrupción y las posibilidades de enriquecimiento viciaron
poco a poco el régimen.
¿Por qué a Indonesia (en ese período) le fue mejor que
a Nigeria, tanto en términos de control fiscal y macroeconó-
mico como de eficacia del gasto público? La respuesta está
en gran medida en las diferentes economías políticas de
cada país. Desde su independencia, el poder político y las
Finanzas & Desarrollo marzo de 2003 43
Recuadro 2
Noruega: Un dinero bien empleado
En comparación con otros países exportadores de petróleo,
Noruega ha sabido aprovechar sus instituciones parlamen-
tarias sumamente orientadas al consenso, así como la parti-
cipación de grupos que representan intereses comerciales y
laborales, para conciliar las diferentes demandas respecto a
los ingresos del petróleo con los objetivos a largo plazo y las
metas de estabilización. Este logro es aún más admirable si
se tiene en cuenta que, desde que se convirtió en expor-
tador de petróleo, Noruega ha tenido varios cambios de go-
bierno y ha pasado por períodos de débiles minorías guber-
namentales. Sin embargo, al ser un país pequeño que
depende del comercio, existen grupos de electores muy fa-
vorables a la estabilización —empleados, líderes sindicales y
empresariales— y votantes cuyo bienestar depende de los
sectores de bienes exportables no petroleros y que com-
prenden bien la necesidad de restringir el gasto público y
evitar la volatilidad de los desembolsos. En Noruega, con-
trariamente a lo que ocurre en la mayoría de los otros paí-
ses, las diferencias políticas son pequeñas y prevalece un
sistema de valores igualitario. El alto grado de transparencia
de los procesos político y burocrático reafirma la confianza
general en la integridad de los políticos y en la capacidad
profesional de los funcionarios públicos; pocos noruegos
cuestionarían la aptitud del gobierno para gestionar los in-
gresos del petróleo con honradez y eficiencia. Tal vez por
esta razón Noruega no ha distribuido los dividendos del
petróleo directamente a sus ciudadanos, como se hizo en la
más individualista Alaska.
Como reflejo de estas características, las medidas de polí-
tica en Noruega son estables, a pesar de los cambios de go-
bierno, y su formulación es a largo plazo. Sin embargo,
últimamente, el cambio de signo del presupuesto —de défi-
cit a superávit estructurales— y la rápida acumulación de
activos en el Fondo Gubernamental del Petróleo han hecho
que se recrudezcan las presiones políticas para que se gaste
un mayor volumen de los ingresos derivados del petróleo y
han dificultado la austeridad. Además, los compromisos de
gasto aumentarán en las próximas décadas —especialmente
por el envejecimiento de la población y el consiguiente
aumento de los pagos por pensiones— y se prevé una dis-
minución de dichos ingresos. Estas cuestiones han creado
inquietud respecto a la capacidad de Noruega para seguir
administrando con éxito su riqueza petrolera.
Finanzas & Desarrollo marzo de 2003 44
estrategias económicas en Nigeria se han definido, en su ma-
yoría, en términos regionales y étnicos más que ocupacionales
o de clase, lo que ha llevado a la búsqueda permanente de una
fórmula constitucional que permita preservar la Federación
Nigeriana y a una lucha constante por la asignación regional
del ingreso público. La historia marcó de forma diferente el
rumbo de la política de Indonesia. Suharto se centró en la es-
tabilidad, tras el caos creado por la “democracia dirigida” del
Presidente Sukarno, que disparó la inflación al 600% y pro-
vocó una escasez generalizada de alimentos. El poder político
tenía una base amplia con hincapié en el consenso. La seguri-
dad alimentaria y la estabilización de la población rural fue-
ron las prioridades más urgentes, especialmente en Java,
donde no abundan las tierras. Incluso en este marco autocrá-
tico, los sectores de bienes comerciables excluido el petróleo
(la agricultura y la industria con un uso cada vez más inten-
sivo de mano de obra) conformaron un importante grupo
político directamente interesado en velar por la calidad del
gasto público y en evitar la apreciación extrema del tipo de
cambio real. Por lo tanto, a diferencia de Nigeria, a Indonesia
le benefició el hecho de contar con agentes moderadores efi-
caces en los primeros tiempos de bonanza económica como
consecuencia del petróleo.
Conclusiones
En las democracias maduras, la gestión de los ingresos petro-
leros a largo plazo se ve facilitada, obviamente, por la capaci-
dad de consenso, la educación e información del electorado y
el grado de transparencia que permite tomar decisiones claras
a largo plazo sobre el uso de los recursos generados. Pero in-
cluso en estos sistemas, sigue siendo difícil administrar el
gasto con prudencia. En las autocracias reformistas y tradi-
cionales también se pueden adoptar decisiones de largo plazo
y políticas de desarrollo, pero la resistencia a la transparencia
y el riesgo de que el gasto petrolero se convierta en la princi-
pal fuente de legitimidad del Estado tienden a fomentar la co-
rrupción y entorpecer la transición política y crean problemas
para los gobiernos incapaces de renunciar a los hábitos de
gasto excesivo.
Poco puede esperarse de las autocracias depredadoras, que
a veces planifican a corto plazo y se asemejan a las cleptocra-
cias que se dedican a vaciar las arcas públicas. Las democra-
cias partidistas presentan problemas especiales porque sus
sistemas políticos carecen de la eficacia necesaria para con-
sensuar intereses muy diversos que compiten entre sí. Habrá
que prestar atención a la necesidad de aumentar la transpa-
rencia y concienciar a la ciudadanía.
Es improbable que un solo mecanismo aporte una solución
general para fomentar la prudencia en la administración de
los recursos: los gobiernos de países exportadores de petróleo
tendrán que combinar diferentes enfoques. Deberán actuar
con más cautela, transparencia y flexibilidad al elaborar los
presupuestos; protegerse mejor; mantener un mayor volumen
de reservas, y transferir parte de los ingresos del petróleo a los
particulares durante las épocas de auge a fin de controlar el
gasto desenfrenado y los consiguientes episodios de inmovili-
zación y crisis fiscales durante las contracciones. Algunos paí-
ses están en condiciones de aprender de la experiencia; a
otros, lamentablemente, les falta mucho camino por recorrer.
Una enseñanza clave es que los grupos que están a favor de
los objetivos de más largo plazo pueden abogar por una ges-
tión más prudente de los recursos. Entre otros, cabe señalar
una sociedad civil bien informada (como la de Alaska), el Par-
lamento (capaz de crear un consenso eficaz que respalde un
proceso presupuestario transparente, como en el caso de No-
ruega), los que dependen de los sectores de bienes comercia-
bles no petroleros (la agricultura y la pesca, que encabezan las
negociaciones salariales en Noruega; el sector del arroz en
Indonesia, y los del estaño y el caucho en Malasia).
Asimismo, hay que procurar ampliar el horizonte temporal
del debate político. La euforia del petróleo puede atenuarse si
se comparan los ingresos corrientes con obligaciones a largo
plazo como el valor actualizado de las jubilaciones o el servi-
cio de la deuda: en Indonesia un importante factor de estabi-
lización fue el pago de la deuda de Pertamina —la empresa
petrolera estatal en quiebra— en 1975, cuando los precios del
crudo eran altos.
Hay agentes restrictivos externos que pueden ayudar a me-
jorar la gestión. En el caso de los proyectos industriales de
gran escala, los inversionistas privados solo pueden ayudar a
frenar el gasto y compartir el riesgo si su nivel de participa-
ción es lo suficientemente importante para que las utilidades
dependan más del rendimiento de la inversión que de la pro-
visión de insumos. Las calificaciones crediticias de los gobier-
nos subnacionales son posibles indicadores de la eficacia de la
gestión. Si no hay confianza entre los niveles federal y estatal
del gobierno, los organismos internacionales podrían ayudar
ofreciendo mecanismos de ahorro certificados a los países
que deseen mantener sus superávit bajo control.
Las transferencias pueden ser mecanismos útiles tanto para
la distribución de los ingresos petroleros como para la estabi-
lización de la economía. Solo unos pocos países pueden im-
plantar un sistema transparente como el de Alaska para
efectuar transferencias directas mediante cheque a los ciuda-
danos, pero se podrían utilizar los recursos provenientes del
petróleo para realizar transferencias transparentes a las co-
munidades o escuelas. También existen argumentos de peso
para combinar tasas impositivas iniciales muy bajas, que
excluyan el petróleo, a fin de garantizar el cumplimiento de
las obligaciones tributarias y crear una cultura de pago de im-
puestos a más largo plazo, con medidas encaminadas a me-
jorar la administración tributaria y lograr así una mayor flexi-
bilidad fiscal y la estabilización macroeconómica.
Con independencia del enfoque que se aplique, está claro
que los países que adopten una visión de largo plazo serán los
que más se beneficiarán de sus recursos petroleros.
Benn Eifert es economista de la Universidad de Stanford. Alan
Gelb y Nils Borje Tallroth son Economista Jefe y Economista
Principal, respectivamente, de la región de África en el Banco
Mundial. Este artículo se basa en un estudio presentado en la
conferencia sobre la formulación e implementación de la polí-
tica fiscal en los países productores de petróleo, organizada
por el FMI, el 5 y 6 de junio de 2002.

el respaldo político se deriva del clientelismo. pero la “renta económica” es otra cosa. la legitimidad de la autoridad y los mecanismos mediante los cuales los gobiernos (o los que aspiran a gobernar) se aseguran y mantienen el respaldo. aproximadamente. en una información transparente. si no lo son. Estas categorías —extraídas de varios estudios sobre el tema (véase el cuadro. el estado de Alaska y la provincia canadiense de Alberta son casos representativos de esta categoría (véase el recuadro 2. Venezuela y Colombia pertenecen a esta categoría. el poder político de los sectores que producen bienes exportables distintos del petróleo y el poder de los intereses directamente vinculados al gasto público. 43). Estos y otros estudios pueden ayudar a crear un marco analítico que permita entender con más claridad y mejorar la gestión fiscal y económica en los países exportadores de petróleo. Examinemos cada una de estas categorías. un solo partido ejerce su dominio sobre instituciones teóricamente democráticas. Recuadro 1 ¿Qué es la renta económica? Para la mayoría de las personas. La burocracia es competente y relativamente independiente. instituciones electorales sólidas y políticas asentadas en un amplio consenso social. Países como Ecuador. autocracias paternalistas. Finanzas & Desarrollo marzo de 2003 41 . El costo adicional para los consumidores es renta económica. Por ejemplo.productiva de índole física o social. democracias partidistas. y los cambios de gobierno rara vez conllevan un reajuste radical de las prioridades. las instituciones electorales son frágiles y no es raro que se produzca una intervención militar en la política. En estas condiciones. La política a corto plazo de lucha por el poder y por los recursos que asigna el Estado conduce a una falta de estabilidad de las políticas y de transparencia en los mecanismos de distribución de los ingresos petroleros. A pesar de que las exportaciones de crudo de Venezuela desde los años setenta se calculan en US$600. alejándolos de las actividades productivas. la estabilidad y la calidad de las políticas. pueden elevar los niveles de bienestar público a través de mecanismos transparentes de distribución. o propiciar auges insostenibles del consumo y precipitar.000 millones. con lo cual aumenta el precio del petróleo. Noruega. La distribución del ingreso es desigual y el consenso social difícil de alcanzar. a menudo. inestables o. Es la cantidad adicional que se paga (por encima de lo que se pagaría por el mejor uso alternativo) por algo cuya oferta es limitada. Las políticas se basan. 42)— reflejan las diferencias cualitativas en cuanto a la estabilidad del marco político y de los sistemas de partidos. o apuntalar cleptocracias. La búsqueda de renta económica mediante limitaciones artificiales es una actividad en auge. Democracias maduras. especialmente en entornos no transparentes caracterizados por la arbitrariedad política y la ambigüedad en materia de derechos de propiedad. Las elites burocráticas y políticas. los sindicatos del sector público y el ejército logran. especialmente en las economías petroleras. lo que consolida un fuerte apoyo de la ciudadanía en pro de una gestión económica prudente. los niveles de transparencia. La ciencia política revela aspectos del funcionamiento del Estado que repercuten en la gestión económica y fiscal de los países exportadores de petróleo. Los gobiernos son. lo que incentiva a las autoridades a pensar en el largo plazo. el grado de consenso social. la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) es un cártel que mantiene la oferta de crudo en niveles artificialmente bajos en comparación con el potencial de producción mundial. en general. bien por naturaleza o por causa del ingenio humano. en última instancia. el ingreso real per cápita se redujo en un 15% entre 1973 y 1985. que se les asignen partidas directamente. los derechos de propiedad están bien definidos. Los partidos políticos suelen ser débiles y se aglutinan en torno a líderes carismáticos. En Venezuela. cuyas lealtades dependen directamente del gasto público alimentado por el dinero del petróleo. La competencia política por los resultados económicos significa que la inversión estatal y la provisión de bienes públicos complementan la productividad del sector privado. La teoría de la búsqueda de renta económica (recuadro 1) demuestra cómo ésta desvía los incentivos económicos hacia la competencia por el acceso a los ingresos petroleros. En ambos casos. Democracias partidistas. con los consiguientes ciclos de auge y caída. una estrella del cine puede ganar el equivalente a muchas veces el sueldo de un actor menos famoso. los ingresos procedentes del petróleo han moldeado la política durante décadas y han creado un estado acosado por el clientelismo y el partidismo. Asimismo. el profesionalismo de los sistemas judiciales fomenta el funcionamiento despersonalizado de los mercados y una estabilidad razonable de las reglas. y la pobreza ha aumentado en los últimos 20 años. dado que las estrategias obedecen a razonamientos políticos y reflejan la provisión de bienes privados a intereses particulares. pág. Los países y las unidades subnacionales encuadrados en esta categoría se distinguen por tener sistemas de partidos relativamente estables. la renta es lo que se le paga mensualmente al arrendador. Los países incluidos en esta categoría presentan varias características que los diferencian de las democracias maduras. dado que la reputación del partido y los resultados económicos se convierten en el eje de la pugna por el poder. en general. crear espacios excepcionales para competir. pág. La ciencia política permite agrupar a los países exportadores de petróleo en cinco categorías básicas: democracias maduras. El rendimiento económico del gasto público suele ser escaso. Los resultados económicos se han visto afectados por la volatilidad de los ingresos petroleros y por políticas de avance intermitente. una crisis fiscal. y la función de las instituciones estatales para sostener los mercados y distribuir o utilizar de forma equitativa los ingresos petroleros. autocracias depredadoras y autocracias reformistas. la diferencia es la renta económica que le corresponde a la estrella. la influencia de los ciudadanos puede ser un sólido contrapeso frente a los grupos de intereses que se benefician de los contratos y el gasto públicos. Estas características políticas e institucionales promueven las diferencias respecto a la longitud de los horizontes políticos.

Horizonte de largo plazo. legitimidad de origen tradicional. estabilización. Estabilidad de las políticas. Fuerte competitividad. Inestabilidad de las políticas. la región soportará un aumento de la presión fiscal para ampliar los servicios públicos a causa del crecimiento demográfico. falta de transparencia. burocracias con exceso de funcionarios y empresas protegidas e ineficientes. Estabilidad de las políticas. pero esta vez no se podrá recurrir al sector público para absorber el rápido incremento de trabajadores que se incorporan a la fuerza laboral. Alto consumo público. Horizonte de corto plazo. el federalismo fiscal es común a todas las categorías. La burocracia ofrece servicios y empleo público. Sólidos elementos culturales de consenso. legitimizado por el desarrollo. sus estrategias de bienestar social han creado accidentalmente graves anomalías estructurales: una dependencia persistente del petróleo para obtener ingresos fiscales y de exportación. que son difíciles de recortar y limitan la inversión: subvenciones. bajos costos de transacción. y algunos países presentan características propias de más de una de ellas. Consecuencias institucionales Consecuencias económicas Horizonte de largo plazo. transparencia. Respaldo político basado en el clientelismo y el patrocinio. la tendencia a utilizar el gasto público para afianzar el respaldo político genera compromisos de gasto cada vez mayores. Perkins. Riesgo de trayectoria insostenible del gasto que conduce a crisis políticas. falta de transparencia. interés por la estabilización más que por el gasto. Sólido apoyo a la estabilización y la austeridad fiscal. una clasificación similar en D. Véase. en materia de políticas. cierto éxito con la estabilización. Horizonte de corto plazo. Ausencia de ahorro. altos costos de transacción. fuga de capitales. Profunda desigualdad social. 42 Finanzas & Desarrollo marzo de 2003 Si bien los programas de desarrollo que los países del Golfo han puesto en marcha a lo largo de las últimas tres décadas han sido bastante exitosos desde muchos puntos de vista. bajos costos de transacción. clientelismo y nacionalismo. estos compromisos pueden empujar a estos países a una crisis financiera. Estabilidad de las políticas. Autocracias paternalistas. distorsiones de las medidas de política. Escasa competitividad. Ausencia de mecanismos de consenso. En la próxima década.Clasificación de los países exportadores de petróleo1 El régimen político influye en la forma en que se gasta el ingreso petrolero. tienen los gobiernos. Búsqueda de la competitividad. Poderosos intereses a favor del gasto frente a los del sector privado o de los favorables a la estabilización. Poderosos intereses vinculados directamente al gasto público. buscan el consenso y sus políticas tienen un horizonte temporal mucho mayor que el de muchos gobiernos democráticos. Por ejemplo. Como consecuencia de estas tendencias resulta urgente acelerar el crecimiento del sector privado no petrolero a fin de generar oportunidades de empleo para los ciudadanos de los países del Golfo. Transferencia de ingresos a diversos grupos de intereses y al público por medio de subvenciones. 1995. Bon Ho Koo y Dwight H. 1Estas categorías no son exhaustivas. Horizonte de largo plazo. inestabilidad. Contrapesos civiles escasos o inexistentes. y una dependencia excesiva del gobierno como empleador nacional. A la larga. altos costos de transacción. omnipresentes en la economía. Sistema judicial competente y profesional. Características políticas Democracia madura Sistema estable de partidos políticos. Gestión activa del tipo de cambio para limitar el síndrome holandés. falta de consenso. Aunque el juego político tradicional no brinda contrapesos inmediatos a la austeridad fiscal. Autocracia reformista Gobierno estable. La burocracia acapara y distribuye los ingresos. En principio. sectores públicos sobredimensionados. Fuerte intervención estatal en la producción. que asfixian al sector privado. Autocracia depredadora Gobierno inestable. Inestabilidad política. el gobierno tendrá que abandonar las estrategias de desarrollo de los últi- . sistema judicial corrupto. a cargo de la edición (Nueva York: St. Pero para lograr este objetivo. Autocracia paternalista Gobierno estable. Politización de la burocracia y del sistema judicial. Transferencia de ingresos al público a través de seguro y servicios sociales proporcionados por el gobierno o de transferencias directas. Sólido sector privado /de bienes comerciables. “Why growth rates differ. falta de transparencia. preservada mediante la distribución del ingreso. Gran dificultad para ahorrar. Martin’s Press). Escasa competitividad. falta de transparencia. Democracia partidista El gobierno y los partidos suelen ser inestables en relación con los grupos de intereses. Racionalización del gasto. Tecnocracia aislada. sino de ayudar a hacerse una idea de las distintas opciones que. pero. Sin embargo. Escasa diversificación económica. la visión de largo plazo de estos gobiernos indica que quizá también pueden ahorrar cuando los ingresos sean abundantes. debilidad del sector privado no petrolero y de los intereses en pro de la estabilización. Estos gobiernos pueden mantener su estabilidad durante mucho tiempo. Poderosos intereses vinculados al gasto público. también se ha vinculado a la movilización de la riqueza petrolera para elevar los niveles de vida. Fuerte intervención estatal en la producción. altos costos de transacción. estabilización. No se trata de crear una clasificación rígida de países petroleros. legitimado por el ejército. en Social Capability and Long-Term Economic Growth. Amplio consenso social. Kuwait y algunos de los Estados más pequeños del golfo Pérsico. Se incluyen en esta categoría Arabia Saudita. competente y aislada. Amplio consenso social en favor del desarrollo. empleo público. por ejemplo. Racionalización del gasto. Electorado muy formado. las clases dirigentes absorben los ingresos por medio de prácticas de corrupción mezquinas y clientelismo. Gasto muy procíclico. Ahorro probable. Apoyo en los sectores de bienes comerciables no petroleros. Lai. Burocracia sólida. Debilidad del sector privado. la legitimidad del gobierno tiene su origen en la tradición y la autoridad religiosa. Gasto procíclico. Gasto procíclico. incentivos laborales distorsionados. en el curso de la modernización impulsada por el petróleo. The political economy and social capability in 21 developing countries”. Inversión estatal complementaria de un sector privado competitivo.

Este logro es aún más admirable si se tiene en cuenta que. en cambio. han servido para engrasar una compleja maquinaria oligopólica y de clientelismo político. a pesar de los cambios de gobierno. la estabilización macroeconómica y la reforma del sector financiero. lo que garantiza la formulación de políticas con un horizonte de largo plazo. Estas cuestiones han creado inquietud respecto a la capacidad de Noruega para seguir administrando con éxito su riqueza petrolera. En las autocracias depredadoras. competentes y tecnócratas. el poder político y las Finanzas & Desarrollo marzo de 2003 43 . tradicionalmente. Los tecnócratas que dirigieron la economía a comienzos de la presidencia de Suharto se concentraron en la seguridad alimentaria. las autocracias reformistas tienden a instaurar clases dirigentes autónomas. los compromisos de gasto aumentarán en las próximas décadas —especialmente por el envejecimiento de la población y el consiguiente aumento de los pagos por pensiones— y se prevé una disminución de dichos ingresos. se legitiman atacando eficazmente la pobreza mediante la inversión productiva y el crecimiento económico. Además. y la provisión general de bienes públicos es escasa. Autocracias depredadoras. el cambio de signo del presupuesto —de déficit a superávit estructurales— y la rápida acumulación de activos en el Fondo Gubernamental del Petróleo han hecho que se recrudezcan las presiones políticas para que se gaste un mayor volumen de los ingresos derivados del petróleo y han dificultado la austeridad. que suelen ser menos estables que las paternalistas y las reformistas (véase más adelante). Noruega ha sabido aprovechar sus instituciones parlamentarias sumamente orientadas al consenso. Noruega ha tenido varios cambios de gobierno y ha pasado por períodos de débiles minorías gubernamentales. desde que se convirtió en exportador de petróleo. cuyos cargos son inestables y gobiernan con horizontes de más corto plazo. la autoridad no emana de un amplio respaldo público ni de los resultados económicos. últimamente. existen grupos de electores muy favorables a la estabilización —empleados. líderes sindicales y empresariales— y votantes cuyo bienestar depende de los sectores de bienes exportables no petroleros y que comprenden bien la necesidad de restringir el gasto público y evitar la volatilidad de los desembolsos. Los recursos se utilizaron para mejorar la infraestructura económica. Se calcula que en Nigeria el petróleo representa un 37% del PIB y un 63% de los ingresos consolidados del gobierno. En Noruega. con frecuencia destinan los ingresos petroleros a fines productivos que fomentan el crecimiento y la diversificación de la economía. el gasto público desenfrenado que siempre acompaña a los períodos de auge ha creado situaciones de gran inestabilidad macroeconómica. para conciliar las diferentes demandas respecto a los ingresos del petróleo con los objetivos a largo plazo y las metas de estabilización. así pues. Estos regímenes tienden a comportarse como “bandoleros”. Las autocracias reformistas carecen de una base democrática amplia pero. Autocracias reformistas. A diferencia de Nigeria. Son regímenes corruptos y opacos. sino más bien del poder militar y del apoyo de una elite. es un buen ejemplo. aproximadamente. la infraestructura económica sigue siendo subdesarrollada. mientras que las abundantes reservas de gas natural del Recuadro 2 Noruega: Un dinero bien empleado En comparación con otros países exportadores de petróleo. Sin embargo. Al tiempo que ha prosperado la clase dirigente se ha estancado el crecimiento y se calcula que el ingreso anual per cápita cayó de alrededor de US$800 a comienzos de los años ochenta a US$300. contrariamente a lo que ocurre en la mayoría de los otros países. en la actualidad. pocos noruegos cuestionarían la aptitud del gobierno para gestionar los ingresos del petróleo con honradez y eficiencia.mos 25 años y superar las importantes trabas políticas que dificultan la aplicación de estrategias sostenibles. así como la participación de grupos que representan intereses comerciales y laborales. seguidas normalmente de ajustes forzosos y dolorosos. El petróleo también se ha utilizado con cierto éxito para preservar una frágil coalición política de diversos intereses étnicos y religiosos. como se hizo en la más individualista Alaska. Sin embargo. y su formulación es a largo plazo. que están políticamente aisladas. las diferencias políticas son pequeñas y prevalece un sistema de valores igualitario. en los que la riqueza del petróleo casi no beneficia al conjunto de la población. ¿Por qué a Indonesia (en ese período) le fue mejor que a Nigeria. Indonesia empleó los ingresos del petróleo con fines productivos. al verse obligados por su mandato político a lograr mejoras reales en el bienestar de los pobres. Indonesia en los primeros años de gobierno del Presidente Suharto es un ejemplo de este tipo de regímenes. Los ingresos petroleros están controlados por el sector público y. Como reflejo de estas características. las medidas de política en Noruega son estables. La falta de transparencia y de apertura del sistema político son características de los regímenes autocráticos que propician la búsqueda de renta económica. estos regímenes gozan de más continuidad que los liderados por individuos. Sin embargo. el poder del Estado es casi ilimitado y la explotación de los recursos públicos y privados en beneficio de la clase dirigente está arraigada en prácticas institucionalizadas. con una sucesión de gobiernos militares. Como cabría esperar. Con frecuencia. Nigeria. Tal vez por esta razón Noruega no ha distribuido los dividendos del petróleo directamente a sus ciudadanos. Desde su independencia. pero que. el aumento de la corrupción y las posibilidades de enriquecimiento viciaron poco a poco el régimen. El alto grado de transparencia de los procesos político y burocrático reafirma la confianza general en la integridad de los políticos y en la capacidad profesional de los funcionarios públicos. al ser un país pequeño que depende del comercio. No obstante. tanto en términos de control fiscal y macroeconómico como de eficacia del gasto público? La respuesta está en gran medida en las diferentes economías políticas de cada país. país se encauzaron al suministro de insumos agrícolas a bajo costo para complementar la introducción de variedades de arroz de alto rendimiento.

cabe señalar una sociedad civil bien informada (como la de Alaska). . con medidas encaminadas a mejorar la administración tributaria y lograr así una mayor flexibilidad fiscal y la estabilización macroeconómica. protegerse mejor. el Parlamento (capaz de crear un consenso eficaz que respalde un proceso presupuestario transparente. que encabezan las negociaciones salariales en Noruega. Suharto se centró en la estabilidad. los que dependen de los sectores de bienes comerciables no petroleros (la agricultura y la pesca. Asimismo. Poco puede esperarse de las autocracias depredadoras. Es improbable que un solo mecanismo aporte una solución general para fomentar la prudencia en la administración de los recursos: los gobiernos de países exportadores de petróleo tendrán que combinar diferentes enfoques. También existen argumentos de peso para combinar tasas impositivas iniciales muy bajas. a otros. pero se podrían utilizar los recursos provenientes del petróleo para realizar transferencias transparentes a las comunidades o escuelas. Solo unos pocos países pueden implantar un sistema transparente como el de Alaska para efectuar transferencias directas mediante cheque a los ciudadanos. Benn Eifert es economista de la Universidad de Stanford. La seguridad alimentaria y la estabilización de la población rural fueron las prioridades más urgentes. y los del estaño y el caucho en Malasia). y transferir parte de los ingresos del petróleo a los particulares durante las épocas de auge a fin de controlar el gasto desenfrenado y los consiguientes episodios de inmovilización y crisis fiscales durante las contracciones. está claro que los países que adopten una visión de largo plazo serán los que más se beneficiarán de sus recursos petroleros. hay que procurar ampliar el horizonte temporal del debate político. Las calificaciones crediticias de los gobiernos subnacionales son posibles indicadores de la eficacia de la gestión. respectivamente. la educación e información del electorado y el grado de transparencia que permite tomar decisiones claras a largo plazo sobre el uso de los recursos generados. Con independencia del enfoque que se aplique. donde no abundan las tierras. tras el caos creado por la “democracia dirigida” del Presidente Sukarno. La euforia del petróleo puede atenuarse si se comparan los ingresos corrientes con obligaciones a largo plazo como el valor actualizado de las jubilaciones o el servicio de la deuda: en Indonesia un importante factor de estabilización fue el pago de la deuda de Pertamina —la empresa petrolera estatal en quiebra— en 1975.estrategias económicas en Nigeria se han definido. de la región de África en el Banco Mundial. lamentablemente. Las transferencias pueden ser mecanismos útiles tanto para la distribución de los ingresos petroleros como para la estabilización de la economía. les falta mucho camino por recorrer. Conclusiones En las democracias maduras. el sector del arroz en Indonesia. que disparó la inflación al 600% y provocó una escasez generalizada de alimentos. transparencia y flexibilidad al elaborar los presupuestos. pero la resistencia a la transparencia y el riesgo de que el gasto petrolero se convierta en la principal fuente de legitimidad del Estado tienden a fomentar la corrupción y entorpecer la transición política y crean problemas para los gobiernos incapaces de renunciar a los hábitos de gasto excesivo. los sectores de bienes comerciables excluido el petróleo (la agricultura y la industria con un uso cada vez más intensivo de mano de obra) conformaron un importante grupo político directamente interesado en velar por la calidad del gasto público y en evitar la apreciación extrema del tipo de cambio real. El poder político tenía una base amplia con hincapié en el consenso. los organismos internacionales podrían ayudar ofreciendo mecanismos de ahorro certificados a los países que deseen mantener sus superávit bajo control. Por lo tanto. En el caso de los proyectos industriales de gran escala. sigue siendo difícil administrar el gasto con prudencia. en su mayoría. Si no hay confianza entre los niveles federal y estatal del gobierno. mantener un mayor volumen de reservas. por la capacidad de consenso. la gestión de los ingresos petroleros a largo plazo se ve facilitada. Deberán actuar con más cautela. especialmente en Java. Este artículo se basa en un estudio presentado en la conferencia sobre la formulación e implementación de la política fiscal en los países productores de petróleo. a fin de garantizar el cumplimiento de las obligaciones tributarias y crear una cultura de pago de impuestos a más largo plazo. Algunos paí44 Finanzas & Desarrollo marzo de 2003 ses están en condiciones de aprender de la experiencia. En las autocracias reformistas y tradicionales también se pueden adoptar decisiones de largo plazo y políticas de desarrollo. Habrá que prestar atención a la necesidad de aumentar la transparencia y concienciar a la ciudadanía. obviamente. a Indonesia le benefició el hecho de contar con agentes moderadores eficaces en los primeros tiempos de bonanza económica como consecuencia del petróleo. La historia marcó de forma diferente el rumbo de la política de Indonesia. los inversionistas privados solo pueden ayudar a frenar el gasto y compartir el riesgo si su nivel de participación es lo suficientemente importante para que las utilidades dependan más del rendimiento de la inversión que de la provisión de insumos. lo que ha llevado a la búsqueda permanente de una fórmula constitucional que permita preservar la Federación Nigeriana y a una lucha constante por la asignación regional del ingreso público. Hay agentes restrictivos externos que pueden ayudar a mejorar la gestión. el 5 y 6 de junio de 2002. organizada por el FMI. que excluyan el petróleo. Las democracias partidistas presentan problemas especiales porque sus sistemas políticos carecen de la eficacia necesaria para consensuar intereses muy diversos que compiten entre sí. Alan Gelb y Nils Borje Tallroth son Economista Jefe y Economista Principal. Entre otros. como en el caso de Noruega). Incluso en este marco autocrático. Una enseñanza clave es que los grupos que están a favor de los objetivos de más largo plazo pueden abogar por una gestión más prudente de los recursos. a diferencia de Nigeria. en términos regionales y étnicos más que ocupacionales o de clase. Pero incluso en estos sistemas. que a veces planifican a corto plazo y se asemejan a las cleptocracias que se dedican a vaciar las arcas públicas. cuando los precios del crudo eran altos.