ALCOHOLISMO EN EL PERÚ

FRANKLIN KEVIN ALZAMORA PALACIOS

ALCOHOLISMO EN EL PERÚ
FRANKLIN KEVIN ALZAMORA PALACIOS

2011

1

DEDICATORIA

Este trabajo está dedicado a todos los jóvenes del Perú y en especial a Eric Ayala Castillo.

2

ÍNDICE 1. Dedicatoria 2. Introducción …………………………… ……………………………

2 4 5 9 11 14 17 21 23 24 26 30

3. El alcohol: un Problema de Salud Pública…………… 4. Desarrollo 5. Consecuencias 6. Efectos del Alcoholismo 7. Tratamiento ………………………….. ………………………….. ………………….………. …………………………...

8. Panorama de la Problemática de Alcohol en Perú..... 9. Otros Síntomas del Alcohol …………………………… 10. Cuestionario para Reflexionar Acerca del Alcohol…… 11. Anexos 12. Bibliografía …………………………… …………………………….

3

INTRODUCCIÓN

Se acepta que si bien el alcoholismo, entendido como un síndrome de dependencia, es de gran importancia sanitaria, constituye sólo una parte de un conjunto de problemas relacionados con el consumo del alcohol. Las estadísticas disponibles indican que en muchos países las defunciones por causas derivadas de un consumo excesivo de alcohol tienen lugar destacado en las tasas de mortalidad; una elevada proporción de camas hospitalarias son ocupadas por pacientes con diagnósticos asociados al consumo del alcohol, tales como la cirrosis hepática y los accidentes de tránsito; asimismo, su uso y abuso es responsable de hasta el 50% de las muertes ocurridas en las pistas y de los delitos de violencia en estado de ebriedad. El consumo del alcohol es cada vez mayor entre mujeres y grupos juveniles; el síndrome fetal y los serios problemas familiares y laborales que acarrea se ubican entre otros de sus efectos deletéreos. Resultaimportante diferenciar el concepto de alcoholismo de otras formas de ingestión del etanol. Al respecto, conviene recordar que durante muchos años el término dipsomanía (Bruhl, Gramer) englobó todas las formas de uso patológico del alcohol y que, desde mediados del siglo diecinueve, predominó la concepción anátomo-patológica del alcoholismo (Magaus, Huss) para referirse a sus consecuencias físicas y mentales, tales como cirrosis, encefalopatías, polineuritis, desnutrición, etc.; hechos que hasta hace poco han merecido el máximo interés de la medicina. A partir de 1933 y, particularmente, desde los estudios de Jellinek, en 1946, los conceptos de toxicomanía alcohólica, adicción y últimamente de dependencia, refiriéndose a la apetencia alcohólica, han destacado como los fenómenos esenciales del trastorno que hoy llamamos alcoholismo. La dependencia física es la característica fundamental del trastorno, evidente a través de la incapacidad de detenerse y/o abstenerse, así como por los síntomas de abstinencia al suspender la ingesta de alcohol. De faltar estos disturbios, el término abuso de alcohol es el indicado, siguiendo la clasificación psiquiátrica norteamericana (DSM-IV)

4

El alcohol: un Problema de Salud Pública El uso y abuso del alcohol ocasiona grandes problemas y pérdidas a las personas, sus familias y a la sociedad. El problema del alcohol constituye una de las más grandes amenazas para la salud pública.

En el Perú, al igual que en la mayoría de los países latinoamericanos, las bebidas alcohólicas casi siempre están presentes en las reuniones sociales. Se ofrecen en todo tipo de celebraciones y hasta en los funerales, ya sea para alegrar la fiesta o para calmar las penas, lo pretextos nunca faltan. Y en muchos hogares no faltan los bares bien surtidos para las ocasiones o reuniones improvisadas.

Las investigaciones clínicas han demostrado que el abuso prolongado del alcohol causa enfermedades del hígado como la cirrosis y la hepatitis, además de pérdida de la memoria, úlceras, anemia, coagulación defectuosa, deterioro de la función sexual, malnutrición, depresión, cáncer y hasta daño cerebral. Muchos de los homicidios, suicidios, accidentes de tránsito, peleas públicas, violencia doméstica, abuso físico y psicológico de niños, ocurren en ocasiones en que se ha bebido demasiado, y muchas de la víctimas no tienen nada que ver con el alcohol. El uso y abuso del alcohol ocasiona grandes problemas y pérdidas a las personas, sus familias y a la sociedad. El problema del alcohol constituye una de las más grandes amenazas para la salud pública.

En el Perú, al igual que en la mayoría de los países latinoamericanos, las bebidas alcohólicas casi siempre están presentes en las reuniones sociales. Se ofrecen en todo tipo de celebraciones y hasta en los funerales, ya sea para alegrar la fiesta o para calmar las penas, lo pretextos nunca faltan. Y en muchos hogares no faltan los bares bien surtidos para las ocasiones o reuniones improvisadas.

Las investigaciones clínicas han demostrado que el abuso prolongado del alcohol causa enfermedades del hígado como la cirrosis y la hepatitis, además de pérdida de la memoria, úlceras, anemia, coagulación defectuosa, deterioro de la función sexual, malnutrición, depresión, cáncer y hasta daño cerebral. Muchos de los homicidios, suicidios, accidentes de tránsito, peleas públicas, violencia doméstica, abuso físico y psicológico de niños, ocurren en ocasiones en

5

que se ha bebido demasiado, y muchas de la víctimas no tienen nada que ver con el alcohol. El alcohol causa un número desproporcionado de víctimas entre los pobres. La gente pobre gasta una mayor proporción de su salario en alcohol, y cuando sufre las consecuencias de los excesos en la bebida tiene menos acceso a los servicios de salud, puede perder su trabajo y causa más trastornos a su familia. Por todas estas razones y otra más, en el Perú, las políticas relacionadas con el alcohol deben ser de alta prioridad.

Personalmente considero que el Perú, y especialmente lugares como Piura, donde se consumen grandes cantidades de alcohol, se debe intensificar las medidas como limitar las licencias para la venta de bebidas alcohólicas, las restricciones a la publicidad, leyes sobre la edad mínima para beber, y control de los horarios y de la ubicación de los locales que expenden alcohol. Además, se deben crear leyes municipales, si no las hay, que prohíban el consumo de alcohol en la mayoría de los establecimientos públicos, en los eventos deportivos, en los lugares de trabajo, los parques de recreación, las calles, el transporte público y a una distancia no menor de 100 metros de alguna institución religiosa o centro de salud. A todo esto se debe aumentar los precios y los impuestos y restringir la oferta; esto último significa establecer dónde y a quién puede venderse, qué cantidad, a qué hora y qué días. Así mismo se deben aplicar severamente las sanciones para las personas que conducen bajo estado de embriaguez.

Si se logra aplicar estas medidas, restringir las horas de venta, controlar la cantidad de alcohol que la gente compra y bebe, disminuiríamos significativamente los homicidios, suicidios, accidentes y la violencia, es decir, muchas de las consecuencias graves y problemas de salud pública. Hay varios ejemplos que muestran que el cierre de los bares más temprano reduce tanto los accidentes como la violencia; esta medida se aplicó durante mucho tiempo en Europa, Estados Unidos, Canadá, y ahora podemos ponerla en práctica en el Perú.

El aumento de la edad mínima para la compra de alcohol ha sido durante mucho tiempo uno de los medios más eficaces para reducir el acceso al alcohol. Acá en Estados Unidos desde hace mucho tiempo se fijó la edad mínima en 21 años y se ha comprobado que se trata de una política eficaz. Cuando se aplicó esta medida en todos los Estados Unidos se redujeron las muertes de conductores jóvenes en un 20%. En América Latina y el Caribe, Colombia es uno de los mejores ejemplos de éxito en cuanto a la limitación del consumo de alcohol, mediante la restricción de los horarios de venta. Cuando Rodrigo Guerrero, médico y experto en salud pública, fue alcalde de Cali, Colombia, dedicó gran parte de sus esfuerzos a combatir el

6

problema emergente de la violencia. Organizó encuestas que determinaron que el 40% de las víctimas de la violencia y el 26% de las personas que habían fallecido en forma violenta habían consumido mucho alcohol. La respuesta al problema fue la aprobación de una ley semiseca, que cerraba los bares y las discotecas a la 1 de la madrugada los días de semana y a las 2 los viernes y sábados. Éstas y otras medidas lograron reducir la tasa de homicidios de 80 por 100.000, a 28 por 100.000, en un período de ocho años. Otras políticas son menos eficaces, pero en combinación con las más eficaces ayudan a minimizar los daños del alcohol. Algunos ejemplos: que en los locales de expendio de bebidas alcohólicas se nieguen a servir a clientes que llegan en estado de embriaguez, entrenar al personal para prevenir y hacer frente a las agresiones, promover eventos “sin alcohol”, movilización de la comunidad, y campañas de servicio público en las escuelas, las universidades y a través de los medios de comunicación, además de la distribución de material informativo impresos con advertencias.

Las restricciones a la publicidad y a la comercialización de bebidas alcohólicas pueden reducir la exposición de los jóvenes a los mensajes que fomentan el consumo. Así mismo se debe prohibir que las empresas de productos alcohólicos patrocinen eventos deportivos o para los jóvenes, y hasta prohibir la publicidad de bebidas alcohólicas durante los fines de semana y días feriados. Todas estas medidas requieren mucha de acción y participación no solo de las autoridades competentes sino también de la comunidad en general, y recuerden que “quienes beben en exceso no sólo pueden acabar con su vida, sino que también perjudican y matan a quienes no beben”. Este es un cartel en Lima, que anuncia la marca de una cerveza con la pregunta: “Y tú, ¿qué harías por su sabor?”, el mensaje es bastante sugestivo, es decir que la persona que quiera consumir la cerveza debe ser capaz de hacer cualquier cosa por poseerla, consumirla y hasta defenderla; es decir sugestivamente se insita no solo al consumo del alcohol sino a la violencia. Estudios realizados acá en Estados Unidos demuestran que el alcohol interviene en el 25% de las muertes de personas del grupo entre las edades de 15 a 29 años. Su costo directo agrega 19.000 millones de dólares anuales al sistema de salud de Estados Unidos, mientras que para la economía en general, el costo es de 18.000 millones de dólares. Como factor de riesgo para la carga mundial de enfermedades, el alcohol compite con el tabaco. A nivel mundial está clasificado en quinto lugar entre los riesgos para la salud (después del tabaco) y salvo en Canadá y Estados Unidos, es el número uno en todos los demás países. El alcohol causa un número desproporcionado de víctimas entre los pobres. La gente pobre gasta una mayor proporción de su salario en alcohol, y cuando sufre las consecuencias de los excesos en la bebida tiene menos acceso a los servicios

7

de salud, puede perder su trabajo y causa más trastornos a su familia. Por todas estas razones y otra más, en el Perú, las políticas relacionadas con el alcohol deben ser de alta prioridad.

Personalmente considero que el Perú, y especialmente lugares como Piura, donde se consumen grandes cantidades de alcohol, se debe intensificar las medidas como limitar las licencias para la venta de bebidas alcohólicas, las restricciones a la publicidad, leyes sobre la edad mínima para beber, y control de los horarios y de la ubicación de los locales que expenden alcohol. Además, se deben crear leyes municipales, si no las hay, que prohíban el consumo de alcohol en la mayoría de los establecimientos públicos, en los eventos deportivos, en los lugares de trabajo, los parques de recreación, las calles, el transporte público y a una distancia no menor de 100 metros de alguna institución religiosa o centro de salud. A todo esto se debe aumentar los precios y los impuestos y restringir la oferta; esto último significa establecer dónde y a quién puede venderse, qué cantidad, a qué hora y qué días. Así mismo se deben aplicar severamente las sanciones para las personas que conducen bajo estado de embriaguez.

Si se logra aplicar estas medidas, restringir las horas de venta, controlar la cantidad de alcohol que la gente compra y bebe, disminuiríamos significativamente los homicidios, suicidios, accidentes y la violencia, es decir, muchas de las consecuencias graves y problemas de salud pública. Hay varios ejemplos que muestran que el cierre de los bares más temprano reduce tanto los accidentes como la violencia; esta medida se aplicó durante mucho tiempo en Europa, Estados Unidos, Canadá, y ahora podemos ponerla en práctica en el Perú.

El aumento de la edad mínima para la compra de alcohol ha sido durante mucho tiempo uno de los medios más eficaces para reducir el acceso al alcohol. Acá en Estados Unidos desde hace mucho tiempo se fijó la edad mínima en 21 años y se ha comprobado que se trata de una política eficaz. Cuando se aplicó esta medida en todos los Estados Unidos se redujeron las muertes de conductores jóvenes en un 20%.

En América Latina y el Caribe, Colombia es uno de los mejores ejemplos de éxito en cuanto a la limitación del consumo de alcohol, mediante la restricción de los horarios de venta. Cuando Rodrigo Guerrero, médico y experto en salud pública, fue alcalde de Cali, Colombia, dedicó gran parte de sus esfuerzos a combatir el problema emergente de la violencia. Organizó encuestas que determinaron que el 40% de las víctimas de la violencia y el 26% de las personas que habían fallecido en forma violenta habían consumido mucho alcohol. La respuesta al problema fue

8

la aprobación de una ley semiseca, que cerraba los bares y las discotecas a la 1 de la madrugada los días de semana y a las 2 los viernes y sábados. Éstas y otras medidas lograron reducir la tasa de homicidios de 80 por 100.000, a 28 por 100.000, en un período de ocho años. Otras políticas son menos eficaces, pero en combinación con las más eficaces ayudan a minimizar los daños del alcohol. Algunos ejemplos: que en los locales de expendio de bebidas alcohólicas se nieguen a servir a clientes que llegan en estado de embriaguez, entrenar al personal para prevenir y hacer frente a las agresiones, promover eventos “sin alcohol”, movilización de la comunidad, y campañas de servicio público en las escuelas, las universidades y a través de los medios de comunicación, además de la distribución de material informativo impresos con advertencias.

Las restricciones a la publicidad y a la comercialización de bebidas alcohólicas pueden reducir la exposición de los jóvenes a los mensajes que fomentan el consumo. Así mismo se debe prohibir que las empresas de productos alcohólicos patrocinen eventos deportivos o para los jóvenes, y hasta prohibir la publicidad de bebidas alcohólicas durante los fines de semana y días feriados. Todas estas medidas requieren mucha de acción y participación no solo de las autoridades competentes sino también de la comunidad en general, y recuerden que “quienes beben en exceso no sólo pueden acabar con su vida, sino que también perjudican y matan a quienes no beben”. Este es un cartel en Lima, que anuncia la marca de una cerveza con la pregunta: “Y tú, ¿qué harías por su sabor?”, el mensaje es bastante sugestivo, es decir que la persona que quiera consumir la cerveza debe ser capaz de hacer cualquier cosa por poseerla, consumirla y hasta defenderla; es decir sugestivamente se insita no solo al consumo del alcohol sino a la violencia. Desarrollo Factores conductores: Según lo investigado, existen múltiples factores actuando sobre una personalidad incapaz de enfrentar la realidad, detallamos algunos de ellos... Dentro de este grupo, nos encontramos con personas que no pueden superar una separación o un rechazo amoroso, están los tímidos, los que no admiten la muerte como una etapa más en la vida, quienes por baja autoestima luchan diariamente con la frustración, ya que no se sienten buenos para ser o hacer nada, también están los que se casaron por obligación o llevan un mal matrimonio por falta de amor, asimismo nos encontramos con todos nosotros, quienes comenzamos a beber para "pertenecer" a un grupo determinado o para no ser burlado en nuestras

9

primeras salidas de adolescencia, están los que cometen atropellos contra la moral y se encuentran atrapados por los prejuicios o las enseñanzas del hogar y lo que deben hacer a diario, los que toman como una medida de protesta, ya sea contra la política de turno o la ley de tal o cual gobierno (Rusia / Tucumán) o por el solo hecho de idolatrar mis derechos y "tomo porque es mi derecho, porque vivo en democracia". Emocionales: fracasos afectivos, duelos, frustraciones, sobre-exigencias, dificultades familiares, problemas laborales, personalidad débil o poco desarrollada, estímulos sociales, problemas morales, políticos, etc. Algunos expertos aseguran que si se trabaja en contacto con el alcohol, se terminará consumiendo, es como decir que si trabajo en un restaurante, estoy condenado a ser gordo, por otra parte desde épocas históricas, se dice que el trabajo en el campo está atado al consumo de bebidas alcohólicas fuertes para superar el cansancio o los climas extremos. Asimismo existe un constante bombardeo de publicidad, incitando al consumo para lograr la felicidad interior o alcanzar el estatus social, dentro de este rubro podríamos incluir a nuestros eventos como sociedad, no existe el asado sin el vino, o las pastas. Tampoco es viable una fiesta de trabajo, colegial o familiar sin cerveza o vino o champagne, según el nivel social. Actividad / Medios: trabajos en bares, casas de comida o tareas rudas al aire libre con climas intensos (frío o calor), publicidad, fiestas o eventos familiares, sociales o laborales y las tradiciones. Hemos agrupado estos temas, ya que quitan el poder de opción a la persona, en el primer caso, según los investigadores, si un par de gemelos es gestado por un padre o una madre alcohólica/o, los niños serán alcohólicos, aun cuando crezcan en familias separadas y con una educación diferente. Por otro lado otros especialistas aseguran que lo peor se aprende en casa y que todo droga-dependiente o alcohólico, surge de un hogar en donde se consuman drogas blandas, duras o alcohol como habito. Para explicarlo mejor, diremos que en hogares donde se consumen psicofármacos para dormir o como tranquilizantes, en donde se consuma alcohol como habito y en grandes cantidades o se consumen drogas ilegales como la marihuana (en la suposición de que hace menos daño que otras), se gestan los nuevos droga-dependientes. Genéticos / Hogar: Herencias paternas o maternas, aprendizaje en el seno de la familia.

10

Sexo / Religión: Hacer y pertenecer / costumbres religiosas. Hacer y pertenecer... de la misma manera que en las parejas es costumbre el fumar un cigarrillo al finalizar el acto sexual, en algunas regiones del planeta se acompaña la previa y la finalización del mismo con alcohol, también se dan los casos en determinados niveles económicos o sociales donde las denominadas "orgías" son acompañadas del consumo masivo de alcohol. Por otra parte es médicamente reconocido que el 50% de los alcohólicos reconocidos son mujeres y el porcentaje crece día a día, debido a que su organismo no es el mismo que el del hombre y no posee la misma actividad enzimática en su estómago. A esto también se le debe sumar que, la "liberación femenina" trajo consigo un cambio de hábitos, así la mujer que antes bebía en la soledad de su casa, hoy lo hace en público y socialmente, en iguales cantidades que los hombres aunque no esté preparada físicamente para ello. Con respecto a las culturas, aún hoy existen ciertas religiones o sectas donde el consumo de alcohol forma parte de su adoración.

Consecuencias         Indiferencia / Aislamiento / Exclusión Lagunas mentales / Delirium Tremens Perdida de la moral (robo, mentira, violación) Perdida de la condición sexual (prostitución, homosexualidad) Perdida de la condición humana (masoquismo, sadomasoquismo) Perdida de la persona (dormir en la calle o andar como ciruja) Sentimientos de culpa / Ilusión de grandeza Perdida de la paternidad o maternidad (abandono de hijos o maltrato)

Estas son solo algunas de las consecuencias producidas por esta enfermedad, la lista es interminable y abarca todos los aspectos sociales, morales, religiosos, éticos y legales. Esto que ayer fue una persona, un ser humano, deja de serlo para convertirse en un enfermo, del cual, la sociedad es responsable. Todo enfermo, incorpora a su vida las siguientes consecuencias o síntomas, DESEO INSACIABLE (necesidad compulsiva de beber) PÉRDIDA DEL CONTROL (inhabilidad frecuente para dejar de beber una vez que la persona ha comenzado a ingerir alcohol) DEPENDENCIA FÍSICA (sintomatología típica luego de la abstinencia, tales como vómito, sudor, temblores y ansiedad, al haber dejado de beber por un tiempo prolongado) TOLERANCIA (necesidad de aumentar la cantidad ingerida para lograr los mismos efectos - embriagarse).

11

Entre las consecuencias, no podemos dejar de mencionar aquellas relacionadas con la salud. La Cirrosis Hepática, Neuropatía periférica, Lesiones cerebrales, Cardiopatías, Gastritis y Pancreatitis, estas son solo algunas de las enfermedades que se pueden adquirir, sin contar aquellas tales como la Sarna, la Pediculosis o Enfermedades Venéreas. También existen las consecuencias económicas, laborales, legales y de educación. Toda persona que padezca esta enfermedad, tendrá, problemas económicos, debido a que cambiara constantemente de trabajo o malgastará sus ganancias. Finalmente no podrá conseguir trabajo debido a su condición, que lo transforma en una persona poco confiable y que habitualmente no cuida su apariencia o pierde su capacidad de sociabilizar, asimismo siempre existe el riesgo de ponerse en peligro a si mismo o a sus allegados, llegando al abuso físico, a ser golpeado por no poder defenderse o simplemente ser arrollado en la vía publica. Se debe recordar que estas personas suelen ser detenidas con bastante frecuencia por la policía. La condición deplorable a la que los lleva la enfermedad, no los deja continuar con su educación, ya sea que abandonen sus estudios o simplemente que nunca intenten continuar. El alcohol y la familia: Debido al carácter de la materia (Sociología) vamos a dejar las generalidades y hablar específicamente de la familia y el individuo enfermo. NIÑOS: estos pueden ser expuestos a la enfermedad desde la vida INTRAUTERINA, cuando una madre es alcohólica provoca en el feto el denominado "Síndrome Fetal Alcohólico" que trae consigo: RETARDO EN EL CRECIMIENTO, DISTROFIA INTRAUTERINA, BAJO PESO AL NACER, MICROGNATIA Y MALFORMACIONES CARDIACAS. El niño puede nacer con ALCOHOLEMIA DOSABLE, HIPOTONÍA MUSCULAR Y SENSIBILIDAD A LA BILIRRUBINA. Un niño puede tener intoxicaciones graves con dosis de 1 grado por kilo de peso en una hora. ADOLESCENTES: El consumo en esta etapa se da entre los 12 y los 17 años, en estas edades también son más propensos a consumir drogas ilegales. Sus problemas están centrados en lo social, la delincuencia y lo escolar. El consumo temprano de alcohol o cigarrillos (drogas de umbral) deja el camino abierto en algunos jóvenes para llegar a las drogas ilegales. Muchos de estos jóvenes no valoran la vida en su justa medida y eso los lleva a arriesgarla sin necesidad, ya sea en peleas callejeras, picadas o actos de delincuencia que los enfrentan con la policía. Si el consumo se vuelve un habito, se tiene un alcohólico en potencia en la madurez. La mayoría de los jóvenes recorre este camino, por CURIOSIDAD o por PERTENECER SOCIALMENTE a un grupo.

12

MUJERES: Como ya dijimos la mujer no posee un organismo fuerte contra los efectos del alcohol, tanto es así que los efectos tóxicos en el hígado, cerebro o corazón, son mayores entre ellas que en los varones. Por otro lado está el hecho de la maternidad, donde no solo se está matando a si misma, sino que también lo está haciendo con el feto. La mujer alcohólica pierde la maternidad, conociéndose casos en los que llevan a sus hijos a la calle para mendigar para pagar sus necesidades o entregan a sus hijas mujeres por una botella de vino. Ya anteriormente dijimos que la prostitución es un medio de personas muy enfermas para conseguir el alcohol necesario. No se debe olvidar que el cuerpo de la mujer es más chico que el de un hombre, tiene una concentración mayor de grasa y 10% menor de agua, esto hace que el alcohol en la mujer, permanezca más concentrado y sea absorbido con mayor rapidez por el organismo, en cristiano significa que: la mujer se emborracha con mayor facilidad y los efectos tienen mayor duración. HOMBRES: Una de las funciones históricas del genero es la manutención del hogar, pero como lograr esto si no se concibe la realidad, más que como un deseo incontrolable de beber. El hombre no solo pierde capacidades sino también aptitudes y oportunidades. Existen grandes hombres en la historia que fueron atacados por esta enfermedad, como el caso de ex. Presidentes de EE.UU. o la Ex. Rusia, hombres que tenían en sus manos los destinos del mundo. FAMILIA: Según algunos estudios, las familias disfuncionales o con problemas tales como SUICIDIOS, HOMICIDIOS, PROBLEMAS PSIQUIATRICOS, APOSTADORES, SEXO-ADICTOS, ALCOHÓLICOS, DROGADICTOS, son generadores de futuros enfermos pero también son sometidas al abuso del alcohol. Suelen ser familias con problemas de CONDUCTA VIOLENTA O ADICTIVAS. La DESORGANIZACIÓN prevalecerá en este hogar, los sueños ya no se cumplirán, ni siquiera serán plausibles de tener, la CONFUSIÓN reinante provocará daños irreparables por la profundidad de los sentimientos, la VERGUENZA será el alimento social, la NEGACIÓN del problema será la sonrisa social, la ANGUSTIA del seno familiar es su comida diaria y el AISLAMIENTO la repuesta a todos los problemas, Detección y Señales: Según un estudio cubano, existe un método de 4 preguntas para saber si una persona tiene un problema de alcohol, lo transcribimos...

13

EFECTOS DEL ALCOHOLISMO ETIOPATOGENIA Si bien es cierto que el alcohol etílico tiene potencial adictivo, aisladamente no es la causa del alcoholismo como se desprende del hecho de que a pesar de su uso tan generalizado, sólo un porcentaje que va del 5 al 10% de los bebedores sufre el trastorno. Teorías biológicas, psicológicas y sociales destacan determinados factores en la etiología y patogenia de la dependencia al etanol, tales como alteraciones neuroquímicas, metabólicas, trastornos en la neurotransmisión, factores genéticos, así como modelos psicológicos del aprendizaje e hipótesis socioculturales. Al presente, todo parece indicar que no hay una causa única, sino que el alcoholismo es consecuencia de una interrelación compleja de diversos factores, además del alcohol. EPIDEMIOLOGÍA Estudios de prevalencia efectuados en distintas áreas de América informaron, en 1985, que las cifras de alcohólicos y bebedores excesivos son: 9% en Córdoba (Argentina); 38% en Medellín (Colombia); 15% en Guatemala; 16% en Ecuador; 13% en Costa Rica; y, 13,7% en Baltimore (Estados Unidos). En el Perú se ha determinado tasas que van desde 2,68% al 14%, y entre trabajadores obreros, más del 20%; la relación hombre-mujer ha oscilado de 4 a 1 hasta 16 a 1. Estudios epidemiológicos en población urbano marginal de Lima, realizados por investigadores del Instituto Nacional de Salud Mental "Honorio Delgado - Hideyo Noguchi" han determinado una prevalencia de vida* de 16,8% y, posteriormente, de 18,6%; de otro lado, el consumo per cápita de alcohol absoluto se estima en 6 a 7 lt., del cual el 57% corresponde a bebidas destiladas y el resto a cerveza; las detenciones vinculadas a su uso significan el 26% del total de arrestos por faltas policiales; más del 40% de las muertes ocurridas en accidentes de tránsito se asocian al consumo de alcohol; y, entre las atenciones de emergencia por accidentes y agresiones en 7 centros hospitalarios de Lima, el uso de alcohol estuvo presente en el 41,3%. SINTOMATOLOGÍA Los síntomas principales son: Pérdida de control e incapacidad de detenerse. Es la ingesta descontrolada del alcohol después de ingerir una determinada cantidad de bebida. Este síntoma identifica la forma clínica llamada Alcoholismo intermitente (Marconi) o Alcoholismo Gama (Jellinek). La pérdida de control al comienzo del proceso adictivo no es absoluta; puede, en cierta forma, dominarse si la cantidad ingerida no es alta, pero, a medida que evoluciona el cuadro, la incapacidad de detener la ingestión ocurre cada vez con dosis menores de alcohol y es más difícil de controlar. Esto da lugar a

14

las llamadas crisis de ingestión o períodos de consumo alcohólico de dos o más días de duración (lo que antes se llamaba dipsomanía) que pueden ser seguidas, a su vez, por períodos de días o semanas de abstinencia. Incapacidad de abstenerse. Es el síntoma que caracteriza al Alcoholismo Continuo o Inveterado (Marconi) o Alcoholismo Delta (Jellinek). Como su nombre lo indica el paciente con esta forma de adicción bebe diariamente, a lo más con horas de intervalo entre cada ingestión, pero puede controlar la cantidad y, en este sentido, los signos de embriaguez no son tan ostensibles como en la forma anterior. Síndrome de abstinencia. Se presenta al suspender o disminuir la ingesta de alcohol. Los principales síntomas son: temblor, insomnio, ansiedad, nauseas, diaforesis, alucinaciones visuales o auditivas transitorias, etc.; siendo distintivo el alivio de tales síntomas con una nueva ingestión de alcohol. Si el síndrome de abstinencia es severo pueden producirse convulsiones y delirium tremens. Es frecuente que el trastorno sea moderado, con una duración de 2 a 8 días. Cambios en la tolerancia. Por lo común, un aumento de tolerancia ocurre después del uso prolongado de alcohol, de tal modo que el alcohólico parece menos intoxicado y puede efectuar mejor ciertas actividades que otro sujeto con el mismo grado de alcoholemia. En fases intermedias o tardías la tolerancia disminuye y el alcohólico se intoxica con pequeñas dosis de bebida. El incremento de la tolerancia no es especifico del alcoholismo; y de otra parte, debe anotarse que hay una tolerancia cruzada y mutua con otros neurodepresores, (barbitúricos, hipnóticos no barbitúricos, benzodiazepinas). PSICOPATOLOGÍA Numerosos estudios han puesto en evidencia que no existe un tipo de personalidad premórbida específica que predisponga o determine la dependencia al etanol. Ciertos rasgos, tales como baja tolerancia a la frustración y cierto grado de incapacidad para manejar tensiones derivadas de conflictos intrapsíquicos o de situaciones de estrés, se detectan en una proporción importante de alcohólicos. Aparte que la adicción alcohólica se asocia algunas veces a diversas condiciones primariamente psiquiátricas (psicosis, neurosis, retardo mental, etc.), un rubro considerable de alcohólicos que se atiende en la práctica diaria, con más de 3 años de enfermedad, presenta diversas manifestaciones psicopatológicas tales como disminución de la atención, del pensamiento abstracto, del juicio y la crítica, así como abulia, falta de interés, tendencia a la fantasía, actitudes recelosas, celotipia y susceptibilidad. En el área afectiva se notan estados depresivos, ansiosos y episodios distímicos que se alivian con el alcohol o se hacen patentes durante el tratamiento. El riesgo de suicidio es relativamente elevado en un cierto grupo de alcohólicos de edad madura; impulsos autoagresivos y comportamiento psicopático no son raros, particularmente en alcohólicos jóvenes. Para algunos autores gran

15

parte de esta sintomatología podría relacionarse con injuria cerebral proveniente de la acción neurotóxica directa del alcohol a nivel cortical. Alteraciones bioeléctricas, neumoencefalográficas y las objetivadas en la tomografía cerebral, en un 30 al 50% de estos pacientes, dan apoyo a este supuesto. FORMAS CLÍNICAS Se han efectuado varias tentativas clasificatorias de la población alcohólica. Jellinek, sin duda el autor que más profundizó en los aspectos clínicos de esta farmacodependencia, admitía 5 tipos de alcoholismo que enumeró con las letras del alfabeto griego: alcoholismo alfa, beta, gama, delta y épsilon, según la importancia de los factores psicológicos, socioculturales o fisiopatológicos en la propensión al consumo, siendo las formas gama y delta las únicas que tendrían el carácter de Alcoholismo-Enfermedad, es decir que presentarían el síndrome de dependencia. Otros autores mencionan la forma intermitente y la continua o inveterada (Marconi). Aunque no hay consenso todavía, estudios relativamente recientes, están dando énfasis a la importancia de los factores genéticos y neurobioquímicos en algunos subgrupos de alcohólicos. Habría el tipo 1 de alcoholismo, caracterizado por inicio tardío de la adicción (mayores de 25 años), con predominio de la pérdida de control y antecedentes hereditarios de alcoholismo en la madre o el padre. En el tipo 2, lo característico sería una elevada carga hereditaria, pero del lado paterno, inicio juvenil de la dependencia con incapacidad de abstenerse, rasgos agresivos en la personalidad y ciertos cambios en los niveles de algunos neurotrasmisores. La forma predominante en nuestro medio es el llamado alcoholismo intermitente o alcoholismo gama, siendo los estratos poblacionales de menores recursos económicos y educativos los más afectados. Finalmente, debemos señalar que hay algunos trastornos mentales que casi específicamente ocurren en estos pacientes, tales como: Alucinosis alcohólica. Tipificada por síntomas alucinatorios auditivos (voces amenazantes), en estado de conciencia lúcida o levemente comprometida, acompañadas de ideas delusivas autoacusatorias o de persecución. El temor puede llevar al pánico y/o al suicidio. El cuadro es en ocasiones fenomenológicamente indistinguible de una psicosis paranoide esquizofrénica. Psicosis de Korsakoff y otras encefalopatías. Ocurre en un porcentaje no mayor del 5% de alcohólicos a partir de la quinta década. Las alteraciones de la memoria, principalmente de fijación, las fabulaciones (síndrome amnésico confabulatorio) y la polineuritis, conforman la triada principal del trastorno, el cual, por lo general tiende a cronificarse adoptando la forma de demencia alcohólica. Para terminar, debemos señalar que cambios psicopatológicos diversos (alteraciones cognoscitivas, labilidad emocional, cambios caracterológicos, etc.), al lado de sintomatología

16

neurológica focal, se presentan en las llamadas encefalopatías alcohólicas, tales como el Síndrome de Wernicke (poliencefalitis hemorrágica superior), el Síndrome de Marchiafava-Bignami (degeneración del cuerpo calloso) y la Atrofia Cerebelosa Alcohólica, cuadros en cuya patogenia el alcohol juega un papel indirecto, siendo la carencia de factores del complejo B (B1, B2, B6) el factor más importante. Delirium Tremens. Constituye la psicosis orgánica más frecuente (15% de los bebedores). Se le reconoce como una manifestación clínica grave del síndrome de abstinencia, que puede iniciarse con crisis convulsivas generalizadas. Sus síntomas principales son: perturbación de la conciencia, desorientación témporo espacial, confusión, inquietud psicomotriz, alucinaciones visuales, insomnio, delirio ocupacional, temblor acentuado; y al examen físico: taquicardia, diaforesis y leve elevación de la temperatura. La mortalidad en los casos tratados es del 8%; el cuadro clínico remite, por lo general, entre 2 a 4 días. De no ser así, debe descartarse hematoma subdural, procesos infecciosos, proceso hepático u otra enfermedad mental. Es pertinente mencionar que, a menudo, se plantean dificultades diagnósticas entre un delirio alcohólico y los trastornos propios del coma hepático, el cual, algunas veces, se presenta después de una crisis de ingestión alcohólica prolongada. Debe recordarse, en tal sentido, que en el coma hepático hay embotamiento de la conciencia, la inquietud psicomotriz es menor, lo mismo que el miedo y las alucinaciones. Es típico el temblor aleteante de las manos (flapping), así como otros signos de hepatopatía grave. TRATAMIENTO El objetivo del tratamiento en el alcoholismo es la rehabilitación mediante actividades de reeducación, readaptación y reinserción social del paciente, siendo la abstinencia absoluta de bebidas alcohólicas la condición indispensable para lograr estos fines. En forma práctica, el tratamiento integral del alcoholismo comprende: 1. DESINTOXICACIÓN ABSTINENCIA. MÁS TRATAMIENTO DEL SÍNDROME DE

Muchos esquemas de desintoxicación empleados en la actualidad no tienen una base científica. Se sabe que el alcohol tiene un ritmo metabólico constante y aún no disponemos de fármacos que puedan acelerarlo. Es importante recordar que la llamada desintoxicación cumple un rol importante por ser la primera fase para iniciar o reforzar la participación activa del paciente en un programa de rehabilitación. Concretamente, consiste en la supresión aguda del alcohol y la corrección de cualquier carencia nutricional relacionada con el consumo excesivo de esta bebida. Bajo esta premisa, el uso de grandes dosis de complejo B, particularmente vitamina B1 y B6, vitamina C y aminoácidos es fuente de confianza para muchos terapistas. De haber deshidratación (por vómitos, diarreas o desnutrición) y sospecharse de algún desequilibrio electrolítico, la administración

17

de glucosa al 5% en solución salina es lo indicado. Para la hipomagnesemia, que en algunas investigaciones se ha detectado, el empleo de sulfato de magnesio al 50% en dosis de 2 cm3 por vía intramuscular, cada 6 horas, haciendo un total de 6 a 8 dosis puede ser de utilidad. Cuidados médicos generales. En la mayor parte de estos cuadros se necesita tratamiento especial, aparte de medidas generales de acuerdo al caso. No más del 15 al 20% de pacientes requiere de un tratamiento médico intensivo sobre todo cuando la intoxicación alcohólica se asocia a traumatismos, hematoma subdural, gastritis hemorrágica, problemas cardiovasculares, diabetes, etc. y, particularmente, cuando ocurre un coma alcohólico, que -por el riesgo de depresión respiratoria- significa una urgencia médica que puede requerir hemodiálisis, de existir una alcoholemia de 300 a 350 mg. En cuanto al síndrome de abstinencia, éste se presenta después de un período relativamente corto de supresión o disminución de la ingesta de alcohol. El tratamiento depende de su severidad, que es máxima después de 24 horas del cese absoluto de la bebida. En los cuadros moderados, el temblor de manos, la anorexia, la sensación de debilidad, la diaforesis y el insomnio son las perturbaciones más frecuentes que, por otra parte, son peculiarmente fluctuantes en intensidad y duración y se asocian con gran apetencia a beber. Las alteraciones leves de abstinencia pueden remitir espontáneamente después de 2 a 3 días, pero casos más acentuados requieren de terapia medicamentosa. Considerando lo ya expuesto sobre la tolerancia cruzada del alcohol con las sustancias de tipo barbitúrico y los psicotrópicos depresores del SNC, suelen ser éstos los más utilizados actualmente, especialmente las benzodiacepinas. 2. TRATAMIENTO DE LAS COMPLICACIONES PSIQUIÁTRICAS Y MÉDICAS. Delirium Tremens.En cuanto a esta psicosis orgánica que representa un estado de abstinencia de mayor gravedad, es preferible darle tratamiento bajo régimen hospitalario. El esquema terapéutico, en líneas generales, es similar al señalado en el acápite anterior. Debe evitarse, en lo posible, el uso exagerado de hipnosedantes que por lo común acentúan el delirio o lo hacen más prolongado. En lugar de las "curas de sueño" se debe optar por atenuar la excitación psicomotriz con el empleo de tranquilizantes menores, recordando siempre su acción hepatotóxica colateral. Es conveniente la administración de infusiones de dextrosa (el abuso de alcohol interfiere con la reserva del glucógeno hepático), soluciones hidrosalinas para corregir cualquier desequilibrio electrolítico, vitaminas, sobre todo del complejo B, anticonvulsivos (fenitoínas o diazepan) si hay crisis epileptoides, así como antibióticos, si hay riesgo de infección. En general, todo caso de delirium tremens, sobre todo si es intenso o duradero, requiere de un acucioso examen para detectar cualquier trastorno orgánico (TEC, sangrado gastrointestinal, insuficiencia renal o hepática, miocarditis, etc.) que puede pasar inadvertido por el estado de

18

inquietud. La mortalidad del Delirium Tremens no tratado puede ubicarse entre el 15 al 30%, pero con tratamiento oportuno disminuye a niveles del 1 al 8% Alucinosis Alcohólica. Como lo expusiéramos, los síntomas de esta psicosis son ilusiones y alucinaciones auditivas por lo general de tipo paranoide con contenido de acusación y amenaza. Aemeja a la esquizofrenia pero no hay la historia típica ni otros signos de este trastorno. La alucinosis alcohólica suele ser de corta duración y responde bien al empleo de antipsicóticos como la tioridazina en dosis de 300 mg. diarios. Psicosis de Korsakoff y otras encefalopatías. Se atribuyen a la ingestión de alcohol, la desnutrición crónica y la carencia dietética de vitaminas. En general ocurren a partir de la quinta década, el pronóstico no es bueno y el tratamiento se funda principalmente en vitaminoterapia intensiva con complejo B, fundamentalmente tiamina. Complicaciones médicas. Las más frecuentes en orden de importancia son: la esteatosis hepática, la hepatitis alcohólica con o sin icteria, la cirrosis que se presenta en el 10% al 20% de casos avanzados, la pancreatitis, las gastritis que cursan a veces con hematemesis (síndrome de Mallory Weiss). Se asocia también con el abuso de alcohol la miocardiopatía alcohólica, que ocurre en menos del 1% de los bebedores, y la tendencia a la carcinogénesis de la faringe o el esófago. Como es de comprender, todas estas complicaciones requieren de un tratamiento interdisciplinario adecuado. 3. TRATAMIENTO DE LA DEPENDENCIA El tratamiento de la dependencia alcohólica en sí, la deshabituación y la rehabilitación constituyen el núcleo fundamental de toda la acción terapéutica. El proceso es largo y continuo y requiere, además del médico, la intervención de otros profesionales tales como psicólogos, trabajadores sociales, enfermeras especializadas, terapistas ocupacionales y, de ser necesario, guías espirituales. De una manera general, se puede decir que los programas de tratamiento que se utilizan actualmente con éste fin están integrados por terapias psicológicas (psicoterapias), medicamentosas, acciones sobre la familia y utilización de grupos de pacientes recuperados. Se acepta que la psicoterapia debe tener como objetivos: crear conciencia de enfermedad y fomentar la motivación necesaria para la abstinencia y la readaptación psicosocial. Las técnicas varían de acuerdo a la concepción doctrinaria del terapeuta: de apoyo emocional, no directiva, psicoanalítica, sugestiva, pedagógico-directiva, psicodrama, etc. Terapia de conducta. Basada en la doctrina de los reflejos condicionados y en la teoría del aprendizaje, ha puesto en vigencia, nuevamente, los clásicos métodos aversivos, empleando substancias eméticas (clorhidrato de apomorfina o emetina)

19

y el electrocondicionamiento; todos ellos con el fin de inhibir directamente la apetencia a las bebidas alcohólicas. Al lado de los procedimientos mencionados se puede asociar el uso de medicamentos que interfieren con el metabolismo del alcohol, de tal manera que su administración, simultáneamente con la ingesta de bebidas alcohólicas, produzca síntomas tóxicos que se manifiestan por enrojecimiento de la cara, vasodilatación intensa, inyección conjuntival, cefalea, taquicardia, náuseas, vómitos e hipotensión. Entre estos medicamentos el más conocido es el disulfirán (Antabus), que se emplea a dosis de 0,25 gr. a 0,5 gr. diariamente, debiendo advertirse que sus efectos se prolongan por 4 a 5 días después de la última dosis. La carbamida cálcica y el metronidazol también han sido utilizados con este fin, pero su acción es menos duradera. Rehabilitación. Al lado del logro de la abstinencia, que no debe considerarse como único criterio para juzgar la eficacia del tratamiento, la rehabilitación juega un rol importante y tiene por objeto mejorar las relaciones interpersonales, el reajuste de la dinámica familiar y la recuperación de la actividad laboral. La psicoterapia familiar, la orientación vocacional , la terapia ocupacional y la ayuda de pacientes recuperados (Alcohólicos Anónimos, Clubs de Abstemios), contribuyen considerablemente a este fin. La terapia de grupo en los últimos años ha adquirido singular importancia en la rehabilitación del alcoholismo y otras farmacodependencias, una variante de la misma son las llamadas "comunidades terapéuticas", en las que se fomenta la integración grupal, el autocontrol, el uso constructivo del tiempo libre, la socialización, etc. En general, hoy se acepta que con el hábil empleo de los recursos disponibles puede lograrse de un 50 a 70% de buenos resultados en la mejoría y readaptación del paciente alcohólico. y abuso de sustancias tóxicas–. En relación con la sociedad, la mayor parte de los problemas de salud pública proviene de las intoxicaciones graves". Las investigaciones médicas han demostrado que el abuso prolongado del alcohol causa enfermedades del hígado como la cirrosis y la hepatitis, además de pérdida de la memoria, úlceras, anemia, coagulación defectuosa, deterioro de la función sexual, malnutrición, depresión, cáncer y hasta daño cerebral. Pero desde la perspectiva de la salud pública, el mayor impacto proviene del consumo ocasional de alto riesgo de quienes suelen beber poco o moderadamente. (ver casos en anexos)

20

BREVE PANORAMA DE LA PROBLEMÁTICA DEL CONSUMO DE ALCOHOL EN EL PERÚ El consumo de alcohol está profundamente arraigado en la sociedad, y se estima que a nivel mundial existen 2000 millones de personas que lo beben. En este marco mundial se observó un aumento de la oferta de bebidas alcohólicas y al mayor acceso a ellas. Los problemas de salud pública asociados al consumo de alcohol han cobrado proporciones importantes, hasta convertirse en un riesgo sanitario de primer orden.

Diversos estudios a nivel nacional sobre la magnitud del consumo de drogas en población general de 12 a 64 años, muestran que de forma mayoritaria la población peruana ha consumido alcohol en algún momento de su vida (ej. DEVIDA, 2007). A esto habría que añadir que se ha encontrado que más de medio millón de personas que declaran un uso reciente y actual de alcohol presentan signos de dependencia. Esto supone una alerta importante en los servicios sanitarios a nivel nacional, así como la necesidad de poner en marcha programas que reduzcan las consecuencias asociadas a este coyuntura.

Un reciente estudio nacional en población escolar de nivel secundario encontró que el uso en los 30 días previos a la encuesta, una cuarta parte de los estudiantes consumió bebidas alcohólicas y que cuatro de cada diez estudiantes haya reportado consumo de estas en algún momento de su vida. Este mismo estudio determina un promedio de edad de inicio para el consumo de alcohol de 13.7 años (DEVIDA,2006). En el nuestro país el alcoholismo es la primera dependencia a sustancias psicoactivas y sus efectos se manifiestan en el ámbito personal, familiar, social, económico y comunitario. Esto supone la necesidad de contar con una importante oferta de servicios asistenciales a nivel nacional que pueda intervenir sobre un significativo número de consumidores con niveles problemáticos y dependientes de consumo. En este escenario asistencial se dispone en la actualidad de información relevante. Mazzotti y cols. (2006) al explorar los consumo de alcohol y otras drogas en 534 usuarios de servicios de emergencias, encontró que el 13.67% de los pacientes atendidos reportaron consumo de alcohol a las 6 horas previas a la ocurrencia de un accidente, siendo esta la sustancia que presenta mayor prevalencia. Otro dato a rescatar es que del total de reportantes de consumo de alcohol, el 14.24% se ubica en un consumo de riesgo/perjudicial.

21

En un estudio de caracterización del consumo de alcohol en una muestra de 430 adolescentes de educación secundaria de un colegio de Lima (Salazar y cols., 2004), se encontró que del total de encuestados, el 73.5% aceptó haber consumido bebidas alcohólicas en alguna oportunidad; de este total, el 40.8% respondió haberse embriagado en alguna oportunidad. En cuanto a la edad de inicio del consumo de licor fue manifestada por 284 encuestados, siendo el promedio de edad de 13 años. En varones el promedio de edad fue de 12.3 años y en mujeres 14.1 años. Asimismo, de los 278 encuestados que dieron información sobre la bebida de inicio, 69.1% manifestó haberse iniciado con cerveza, seguido de vino con un 11.5%, sangría (bebida a base de vino) con un 4.3% y otras presentaciones 15.1%.En cuanto a la pregunta sobre el iniciador o generador de la primera ingesta de bebidas alcohólicas respondieron un total de 276 alumnos; los amigos constituyeron el 68.1%, los parientes 29.7% (incluyendo los padres), y solitariamente lo hizo el 2.2%. Con relación al género se pudo observar que en varones, el 75% de la invitación fue hecha por amigos, y un 23.9% por familiares y 1.1% en forma solitaria; mientras que, en mujeres la primera invitación fue hecha por amigos 54.3% familiares 41.3% y 4.4% lo hicieron solitariamente. En cuanto a la bebida favorita, el 39.6% de varones manifestó no tener ninguna preferencia, frente a un 39.2% de mujeres que manifestó lo mismo. La cerveza fue la bebida favorita en varones alcanzando el 40.6%, luego los “tragos cortos” (cócteles, sangría, etc.) con un 10.4 % y por último el vino 9.4%. En mujeres la bebida favorita fue el vino con un 21.7%, luego la cerveza con 15.2% y “otros tragos” con un 23.9%. Existe evidencia importante que ha determinado la asociación entre consumo de alcohol y otras drogas en la ocurrencia de actos delictivos. En nuestro país, el 12.8% de delitos se comete con un nivel de ebriedad superficial de los cuales la mitad (6.5%) consumió además una droga ilegal. Solo el 3% de delitos se comete con un nivel de ebriedad manifiesta de los cuales la mitad (1.5%) consumió además una droga ilegal (PNP-DIRCRI,2006). Se ha dado una respuesta normativa a través de Ley No 28681 que regula la comercialización, consumo y publicidad de bebidas alcohólicas. A través de esta norma se busca obtener un mayor control sobre aspectos asociados a la oferta de alcohol y evitar su disponibilidad en poblaciones infantiles y adolescentes. Del mismo modo, busca el fortalecimiento de acciones preventivas desde una perspectiva interinstitucional. La asunción de la rectoría en esta tarea la tendrá el Ministerio de Salud en coordinación con otros sectores e instituciones. Este recurso normativo importante se complementará con acciones encaminadas a la generación de programas preventivos, ampliación de su cobertura y sostenibilidad. Hasta la fecha los programas desplegados suelen incluir información sobre los efectos y consecuencias del consumo de alcohol, así como espacios de reflexión crítica sobre su publicidad en medios de comunicación.

22

OTROS SÍNTOMAS DEL ALCOHOL Otro estudio, nos indica que es posible reconocer a un niño con el Síndrome de Alcohol Fetal (SAF) y Efectos del Alcohol Fetal (EAF) por las siguientes características... Poco peso / Falla orgánicas múltiples Circunferencia pequeña de la cabeza Falta de crecimiento / Retraso en el desarrollo Anormalidades faciales / Epilepsia / Cambios anímicos (depresión o agresividad) Coordinación deficiente del sistema locomotor / Problemas en el comportamiento Poca capacidad de sociabilización / falta de imaginación / Dificultad en el aprendizaje Existen miles de métodos para detectar y que indican cuando hay señales de un posible problema de alcohol, lo que es común a todos ellos, es lo siguiente... No existe un único modelo o método El problema no es atribuible a un área específica, sino a un conjunto de especialidades y juntas pueden detectar el problema o la enfermedad. Los cuestionarios, son creados en la suposición de que el entrevistado será una persona con problemas de alcohol, en personas normales el resultado puede ser imprevisible. No existe cura para el alcoholismo No existe una edad crucial o ideal para la prevención El alcoholismo es una enfermedad El alcohólico es un problema social y por ende una responsabilidad de todos. A continuación transcribimos un cuestionario para familias de alcohólicos y el realizado por nuestro grupo.

23

CUESTIONARIO PARA REFLEXIONAR ACERCA DEL ALCOHOL Detección y Señales: Según un estudio cubano, existe un método de 4 preguntas para saber si una persona tiene un problema de alcohol, lo transcribimos... Cuestionario 1 ¿Ha pensado usted alguna vez que debe disminuir o cortar la cantidad de bebidas alcohólicas que consume? ¿Le ha molestado la gente al criticar sus hábitos de beber alcohol? ¿Se ha sentido usted alguna vez mal o culpable debido a sus hábitos de consumo de alcohol? ¿Ha tomado usted un trago o bebida alcohólica acabándose de despertar en la mañana para tranquilizar sus nervios, para abrir los ojos o deshacerse de los efectos después de una borrachera? -Si ha contestado si a una de estas preguntas, existe la posibilidad de un problema con el alcohol. -Si contesto si a más de una pregunta, es probable que ya exista un problema de alcohol. Debe entenderse que algunos métodos son genéricos y nunca abarcan la totalidad de las repuestas.

24

Cuestionario 2 A continuación se muestran una serie de situaciones que pueden ser generadas por el alcoholismo y otras que lo caracterizan. Usted deberá responder SI o NO de acuerdo a sus vivencias. A.1) En casa no todos hacemos lo que deberíamos ante la situación.________. 2) Las contradicciones se han agudizado entre nosotros._________. 3) No encontramos solución al problema.________. 4) Necesitamos reajustar nuestras relaciones para poder entendemos y llegar a un acuerdo.________. 5) Tenemos preocupación mantenida por la situación.________. B.6) Es una enfermedad.________. 7) Es una mala costumbre.______. 8) Necesita de tratamiento médico.________. 9) Su curación consiste en no tomar más.______. 10) Su rehabilitación se logra enseñándolo a tomar poco.________.

25

ANEXOS Casos:

 Efraín ya estaba borracho cuando se fue de la boda a las 2 de la madrugada. Fue "una buena boda", lo que significa que sólo se sirvió alcohol fuerte. El muchacho de 21 años y algunos amigos se fueron a un bar cercano para tomarse el último trago de la noche, el sarpe. A las 5 de la mañana, uno de sus amigos pidió un taxi para que lo llevara a la casa. Allí, temblando y envuelto en toallas, se sentó en la alfombra cerca del baño y vomitó.No fue sino hasta las 6 de la tarde cuando su padre lo encontró y lo llevó de inmediato al hospital. La pesadilla por fin terminó cuando un médico de la sala de urgencias le inyectó un medicamento para la intoxicación con alcohol.  Otro joven costarricense, Tadeo, fue a la playa a divertirse y a beber mucho junto con tres amigos. Después de tomar ocho cervezas cada uno, volvieron a sus casas por una carretera oscura. Un camión se les adelantó a toda velocidad y sus luces traseras les impidieron ver la curva que seguía. El auto de Tadeo se salió de la carretera y se estrelló contra un árbol. Tadeo, que quedó inconsciente y atrapado entre los restos del auto, se fracturó el cráneo y tres costillas, y estuvo en coma durante una semana.

26

Gráficos Estadísticos Tabla 1. Distribución de familias según su tipo de funcionamiento. Tipo de funcionamiento Funcionales Moderadamente funcionales Disfuncionales Severamente disfuncionales Total No. De familias 2 7 Porciento (%) 6.7 23.3

9 12

30.0 40.0

30

100

Tabla 2. Distribución de familias según la presencia de crisis. Presencia familiares Si No Total de crisis No. De familias Porciento (%)

19 11 30

63.3 36.7 100

27

Tabla 3. Nivel de conocimiento en torno al alcoholismo. Nivel de conocimientos No. De familias Adecuado Inadecuado Total 8 22 30 Porciento (%) 26.7 73.3 100

¿Cuándo o en que ocasiones sueles tomar alcohol?

28

Bebidas con porcentajes altos de Alcohol

Cantidad de alcohol por cada 100 ml

Vino Vodka Tequila Cerveza Champagne Whisky Ron aguardiente Brandi Coñac y

11 - 18% 35 - 40% 35 - 40% 4 - 5% 18 - 30% 40 - 45% 40 - 75%

y

40 - 45%

29

Edad a la que se comenzó la ingesta de Alcohol

Estadisticas de Adicion al Alcohol por Genero y según Edades

 

70% de la población mundial consume alcohol en alguna medida. Las mujeres pueden salir más rápido que el hombre de su adicción

30

BIBLIOGRAFÍA

 

http://www.paho.org/spanish/dd/pin/numero21_articulo04.htm http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtual/libros/psicologia/manual_psiquiatr%C3 %ADa/cap-21.htm http://blog.pucp.edu.pe/item/21594/breve-panorama-de-la-problematica-delconsumo-de-alcohol-en-el-peru http://www.paidopsiquiatria.com/numero8/art5.pdf

http://www.frankclavijo.com/el-alcohol-un-problema-de-salud-publica/

31

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful