You are on page 1of 3

Cómo ganar la lucha contra el "cáncer del metal".

De la misma manera que Lex Luthor era el archirrival de Superman, la


corrosión es el problema principal de toda persona que posea un vehículo
antiguo. Tal como Neil Young nos hace recordar, una vez que la corrosión
aparece, nunca descansa.

La evaluación

Por suerte, la mejor calidad de vida gracias a la química se aplica a la


restauración del vehículo. De la misma manera en que los antidepresivos le
"devolvieron la vida a millones de personas", una gran variedad de aerosoles,
pastas y otras pociones pueden ayudar a detener el óxido desde el comienzo.
El producto correcto para el trabajo normalmente depende del lugar en que se
encuentre la corrosión. También hay que considerar su intensidad.

Eastwood Co. es una empresa líder en productos de restauración para los


aficionados a los autos. El catálogo impreso de la compañía y el sitio Web son
buenos puntos de partida para detener el óxido. Hemos investigado las
soluciones a los problemas derivados de la corrosión de Eastwood que no
requieren el reemplazo del metal o el desarmado del vehículo. (Obviamente se
obtiene un acceso óptimo a los rincones y las grietas desarmando las partes
del auto y restaurando de a un paño por vez.

Preparación

La filosofía de Barry Scheck "garbage in, garbage out (basura entra, basura
sale)" se puede aplicar a la recuperación del metal— el producto final es tan
bueno como la superficie subyacente. La limpieza es sumamente importante y
los metales del vehículo nunca pueden estar bien limpios durante la
restauración.

Se pueden utilizar métodos de limpieza distintos de acuerdo a la seriedad y


lugar de la corrosión. Para principiantes, el lavadero de autos del barrio o el
lavado a presión ayudarán a sacar el barro y la suciedad de los bastidores. El
lavado a vapor tal vez sea más eficaz puesto que el agua caliente ayuda a
sacar la grasa y otros lugares de contaminación. Sin embargo, los lavados al
vapor también llegan a los cables y otras partes delicadas, por lo tanto es
necesario hacerlo con cuidado.

Los métodos de "lavado en seco" incluyen la explosión controlada, cepillado de


cables y el raspado. Aquí, nos limitaremos a la corrosión del vehículo, de lo
contrario el chorro de arena es la solución segura para sacar la corrosión de
cualquier parte. Por su cuenta, Eastwood ofrece un kit especial que incluye una
pistola de chorro de arena impulsada por un compresor, una visera y guantes.
Este método saca el óxido hasta llegar al metal puro, pero la arena se meterá
en todas las áreas adyacentes, entonces los cojinetes y otras partes móviles se
obstruirán. Además, las partículas de arena se pueden alojar en los pulmones y
causar silicosis, por lo tanto es conveniente usar una máscara para respirar.

Para el que le gusta hacer sus propias reparaciones, el ahínco es la única


manera hasta ahora conocida para sacar las escamas de óxido. Los métodos
que requieren pocos recursos tecnológicos incluyen un cepillo de alambre
estándar, un rascador o un bloque con papel de lija grueso. Más allá de la
escalera existen otros elementos tales como discos montados en taladros y
cepillos. Easwood ofrece una gran variedad de esos productos, su disco de
limpieza de 5 pulgadas es una buena opción que cubre todos los aspectos
contra el óxido. El objetivo subyacente es hacer desaparecer la mayor cantidad
de escamas y ampollas de óxido, de modo que no queden bolsas de oxígeno
debajo de la capa de pintura.

Los productos químicos

Se puede conseguir una gran variedad de inhibidores de la corrosión en


tiendas de autopartes y a través de catálogos pedidos por correo. Solo algunos
de estos productos son compatibles con la imprimación y la mano de pintura
principal, por lo tanto es fundamental leer las instrucciones. Aún más fácil, es
elegir una línea de productos para todo el trabajo previo a la pintura.

Si se piensa al revés, la pintura final determina el tratamiento previo del metal.


Las terminaciones más populares incluyen la pulverización, electropintura,
pintura interior engomada y pintura propiamente dicha. Cada una tiene sus
ventajas y desventajas, pero aquí nos concentraremos en la reparación del
vehículo con corrosión. Por lo tanto la pintura es la mejor solución que cubre
todos los aspectos de la reparación hecha por uno mismo.

Primero, se debe inhibir el óxido con productos químicos. Uno de los métodos
es el lavado de metal Eastwood: limpia y deja una capa resistente al óxido para
aquellas situaciones en que la preparación y la imprimación no se van a
realizar el mismo día.

Para la corrosión de la superficie, en particular en partes de difícil acceso,


Easwood ofrece OxiSolv. Este producto disuelve el óxido de hierro y lo
reemplaza por fosfato de zinc. A continuación de la limpieza secundaria con el
producto de limpieza previo a la pintura de Eastwood (PRE Painting Prep
cleaner), el área se puede pintar con primer antes de darle la mano final.

Para sacar el óxido del bastidor y recuperarlo, Easwood ofrece el kit de


recuperación previa del chasis. Estos kits contienen cantidades variadas de
Corroless Rust Stabilizing Coating(capa estabilizadora antióxido) y Chassis
Black (pintura negra para chasis). Corroless es una pintura de imprimación que
detiene el óxido en un solo paso. Formulada para los motores offshore,
Coroless repele la humedad de la superficie, estabiliza la corrosión existente
con magnetita, luego separa la futura oxidación con hojas de cristal
entrelazadas. Como Corroless es resistente a los rayos UV, no es necesario
pintarlo arriba, a pesar de que se adhiere a la mayoría de las pinturas de
automóviles que no son laqueadas.

Para una terminación durable y fácil de aplicar, Eastwood ofrece pintura


Chassis Black. El producto se puede encontrar en dos brillos: satinado (acerca
del 85% de barniz) o apariencia del original (60-70% de barniz) La pintura
Chassis Black tiene una base epoxi que ayuda a que las escamas y la
corrosión se aparten, soporta temperaturas de hasta 300 grados F y es
resistente a los rayos ultravioletas. Dicha pintura se adhiere al metal o al
Corroless pero no lo hace a primers corrosivas en ellas mismas.

Los productos y los consejos que aparecen aquí se aplican a la corrosión


visible. Eastwood ofrece una gran variedad de otras soluciones para áreas y
escenarios específicos, tales como Heavy-duty Anti-Rust para los paneles
internos de las puertas, Cold Galvanizing Compound para la parte trasera de
las superficies que luego se soldarán, y Rubberized Undercoating para los
huecos de las ruedas.

No se puede negar que el oxido es el enemigo público número 1 de los autos


más viejos. Aunque con un poco de esfuerzo y los productos adecuados, hoy
es posible engañar a la Madre Naturaleza.