You are on page 1of 3

Jajjajaja Mira vos Nombre y Apellido: Julio César Benitez Caba Nº de comisión: 06 Nombre del docente: Osvaldo Beker

Enunciado de la consigna: Escribir tres microrrelatos Modalidad: Individual Primera escritura/Reescritura: Primera escritura Título del texto: Microrrelatos Imagina No entiendo qué es lo que sucede. ¿Qué es lo real? Parece que voy en contra del sentido común. Cierro los ojos, imagino hasta allí donde los pensamientos chocan con las reglas de la lógica y las supero, ¿o acaso la imaginación no es eso que te permite superar lo insuperable y encandilar los sueños? Todos se guían por la lógica y la moral, el qué dirán y pensarán, pero a nadie parece importarle en verdad lo único que tiene que importar, mi pensamiento. Sigo aquí, no me fui. No seré el mismo que esa mañana llevó a su hijo al colegio, ni ese que olvidó decirle te amo al salir presuroso por la puerta, pero sigo siendo el que piensa que algún día mi hijo será reconocido por su capacidad, el que cree fervientemente que ella aún se ve hermosa en ese vestido café. Las horas no ajustician mi condición, vuelvas a la hora que vuelvas seguiré aquí como si esperara algo que no se si llegará. Gente viene de vez en cuando, me hablan, sonríen, muy generalmente lloran, pero sus tonos de voz parecen equilibrarse cuando dibujan la mirada opacada que emiten esos ojos que al verme han perdido la esperanza. Viene mi hijo a verme y se sienta a un lado mío a menos de dos metros, un viaje fácil de recorrer para una persona común, pero uno imposible para una persona como yo. Algo sumamente frustrante querer dar un abrazo o un te quiero a ese ser que te hace sentir especial pero nada en tí responde, aunque el tiempo te da a entender que el corazón se conforma con lo que el corazón pueda obtener, y en mi caso eso es tener a la gente que uno ama aquí aunque no pueda mirarlos, abrazarlos, hablarles, demostrarles algo mínimo aunque sea. Elijo contar mi historia en mis pensamientos ya que muchos creen que personas en mi condición ya no tienen qué contar, que ya se ha terminado su posibilidad de seguir narrando, y sin embargo se que yo sí tengo mucho que decir, mucho que pensar y mucho 1

como si habría un intervalo preciso en el que tus problemas tomaran una pausa. Esos ojos en ese momento que me miraron y me gritaban que me detuviera en una instantánea desesperación. pero siento que van a pasar años hasta que vuelva a recuperar un tercio de la voluntad de mi vida. Si tan solo… Ya no parezco humano.que imaginar como ahora que mi imaginación voló lo suficiente para hacerme creer que alguien está leyendo mi pensar en algún lugar. si es que la puedo recuperar. Llega un momento de que tanto pensar en tus problemas abandonan tu mente en ciertos segundos. Mis ojos recorrían el lugar. no tuve reacción simplemente sucedió. Necesitaba despejar mi mente un momento. miré mi reloj y me di cuenta que era tarde. estaba lo suficientemente estresado como para seguir escuchando reproches innecesarios. caminé hasta la plaza cerca de casa y me senté en una piedra que parecía estar esperándome ahí. Perdí todo una mañana por mi imprudencia. los movimientos. una mirada perdida en mi rostro que acompaña mi falta de voluntad para encarar el día a día. tenía que ir al hospital antes que termine el horario de visita. el aire que castigaba aquella plaza. No sabré nunca que sucedió después. nunca hasta ese momento en el que todo parecía quebrar la lógica y hacía del tiempo algo dominable e ínfimo como para que todo a mi alrededor disminuya su velocidad. y es en ese mismo momento que tus sentidos se agudizan y captan el mundo de manera mas perceptiva. ni esos descoloridos árboles sacudidos por el viento. todos siempre en compañía unos de otros como padres e hijos sin darse cuenta de su alrededor. mi estupidez y mi cobardía. En verdad estaba fresco. algo que parece ser necesario por algún motivo. Entré en razón nuevamente. la gente. Ví de reojo dibujada en la pantalla de la tele unos números que decían que iba a estar fresco. así como la última etapa de su vida. Mis manos en el volante no se despegaban y mi miedo motivo a mi cobardía que abandonó aquel hombre tendido en el suelo que parecía alejarse en un perdido horizonte. Tanta gente siguiendo su destino. sentado en esa piedra tan atento a mis problemas de pronto todo se redujo a la nada. Jamás hasta ese momento había visto que el otoño parece ser la vejez de la naturaleza. Esto fue lo que me sucedió ese día. ya casi no 2 . así que tomé una campera y me fui. Han pasado días desde ese accidente. pero yo se que tan solo no puedo estar así. Nunca habría notado esa extraña sensación que traducían las doradas hojas que azotaban el suelo. estando tan cegados como yo hasta ese momento. escapar de la realidad y respirar algo de aire fresco. Otoño Quise ir a dar una vuelta.

duermo. y más aún. Quizás el incesante y descarriado destino tenga en su maldito afán jugar a las cartas de la vida cual póker de sueños. no. estoy muerto en vida. quizás bueno o malo pero siempre otorga alguna segunda oportunidad. de vivo. Algo trauma este magnate controlador. Suerte de amor Algo había sucedido aquella mañana que él se fue. ¿Será que el joven la tendrá para contarle lo que siente? ¿Por qué se fue? ¿Qué le espera? ¿Quien sabe más que el destino esa respuesta? ¿Quién más que ese destino sabe que él se dirige ahora hacia donde ella está y ninguno todavía lo sabe? Que maldito y jugador resulté ser… 3 . no salgo. espero hasta el último momento ver sus ojos de nuevo y explicarse a sí mismo que fue lo que le había hecho entrar en colapso a su mundo. Si tan solo no habría atendido esa insulsa llamada ahora no estaría detrás de ese mismo volante diciendo las últimas palabras de un ya condenado muerto que perdió su condición de hombre. ¿Pero acaso ella se había enterado de esto? Pues.