You are on page 1of 2

Ética de la Profesión de Educador y de Maestro

Pocas profesiones tienen una importancia ética positiva, pues el educador puede promover o promocionar en el educando el nivel óntico buscando como excluir todo lo que pueda traducirse en algún obstáculo al crecimiento de la calidad humana y consolidarlos como valores morales. La responsabilidad del educador respecto del educando tiene un carácter preciso y riguroso de estricta justicia generando una responsabilidad ulterior aunque en nuestra sociedad son los padres quienes tienen derechos y responsabilidades sobresalientes por la influencia que ejercen sobre los hijos o por las presiones de la familia sobre todos sus miembros, a pesar de ello al educador se le confía la tarea de mediador entre la sociedad y el individuo para lo cual deberá dar testimonio leal de aquello en lo que cree y vive educando en las virtudes sociales, es decir en el consenso y en la adaptación social enfocándose en la actitud de la persona y buscando la armonía que recupere los valores indispensables de las dos actitudes. Tanto la política como la educación tienen como objetivo promover la calidad humana pero a través de métodos distintos de ahí que la influencia positiva o negativa de cada método tendrá una reacción en cadena en la sociedad, al confiar esta responsabilidad al educador es primordial que tenga rasgos esenciales de personalidad moral traducida en una pasión por la enseñanza, la educación y la permanente formación que permitirá su mejoramiento de la posición profesional, su ganancia y estatus dándole la oportunidad de prestar un servicio más competente a la sociedad. La educación moral va dirigida a producir actos buenos y libres sin obrar directamente sobre la libertad si no de modo indirecto creando disposiciones positivas y combatiendo condicionamientos negativos. El educador debe tener en cuenta factores como la diversidad, la discrepancia optimizada, la veracidad y autenticidad para evitar caer en un monólogo y pasar de la comunicación educativa al adoctrinamiento unilateral. Para poder hacer frente a las responsabilidades, el educador necesita de un modelo de personalidad humana bien lograda en el que se considere aspectos como la religión, la razón, confianza, gradualidad, condescendencia, amor acogedor, cariño y la conciencia de los propios límites personales que deberá contrastar
Ing. Marlon. O Página 1

Ética de la Profesión de Educador y de Maestro y superar en la medida de lo posible con humilde serenidad. Ing. valentía y constancia. solo así lograra un modelo ideal de educador. Marlon. O Página 2 .

.. 20//.3. /0 4 548-0 ./  .08974        8:507./0.43 :2/0 80703/.:324/04/0.8J47. 844.039J.!74108O3/0/:..7.7 03 ./00/:..../47   ZY S^[Z.4389.A9./47/0.

 YZS  .