A la vista de la proliferación de informaciones difundidas desde diversas fuentes, en ocasiones  alarmistas   e   inciertas   hemos   considerado   indispensable   desde   la   CODDI   (Conferencia   de 

Decanos y Directores de Centros Universitarios de Informática) proporcionar a los alumnos que  estudian en nuestros centros una información veraz y precisa sobre la situación del proceso de  reforma de las titulaciones universitarias españolas (popularmente conocido como “proceso de  Bolonia”). El   21   de   diciembre   de   2006   el   Ministerio   de   Educación   y   Ciencia   publicó   un   documento  denominado   “Propuesta   DIRECTRICES   PARA   LA   ELABORACION   DE   TITULOS  UNIVERSITARIOS DE GRADO Y MASTER”, que continua y modifica en algunos aspectos de  otro anterior de 26 de septiembre de 2006 denominado “Propuesta LA ORGANIZACIÓN DE  LAS ENSEÑANZAS UNIVERSITARIAS EN ESPAÑA”. A continuación se ha abierto un período  de   tres   meses   para   recabar   la   opinión   sobre   el   mismo   de   la   Universidad   y   los   colectivos  profesionales.  El pasado día 25 de enero tuvo lugar la reunión de la Comisión Permanente de la CODDI con el  fin   de   valorar   estas   propuestas   y   consensuar   un   documento   que   recoja   la   opinión   de   la  Conferencia. Muy resumidamente, y salvo matizaciones menores, es opinión de la CODDI que  el contenido del último documento se ajusta con bastante exactitud a las recomendaciones que  se recogieron en el Libro Blanco de la Ingeniería Informática elaborado bajo los auspicios de la  ANECA en 2004. A continuación resumimos brevemente tres de los aspectos más relevantes para estudiantes y  profesionales de la informática relacionados con todo este proceso de reforma universitaria: las  nuevas  titulaciones,   la   equiparación   de   títulos   antiguos  y  nuevos  y  el   reconocimiento   de   la  profesión y sus atribuciones.  Directrices para la elaboración de los nuevos planes de estudios:  1. Las nuevas titulaciones universitarias recibirán los nombres de Graduado (Primer Ciclo) y  Master (Segundo Ciclo). 2.   En   el  Registro   de   Universidades,   Centros  y  Títulos   (RUCT)   se   recogerán   los  planes  de  estudio de los títulos propuestos por cada Universidad para ser evaluados y posteriormente  acreditados.  A diferencia del modelo actual con un Catálogo de 140 titulaciones oficialmente aprobadas que  cada Universidad puede ofrecer, se suprime el catálogo de títulos y las universidades podrán  presentar   al   RUCT   una   titulación   con   cualquier   denominación   siempre   que   se   ajuste   a   las  directrices de la rama de conocimiento a la que esté adscrita y justifique su interés social y  profesional, así como los recursos de los que dispone para impartirla.  De acuerdo con ello, podrían coexistir en el área de la informática y en la misma o en distintas  universidades titulaciones de grado generalistas (como graduado en Ingeniería Informática) con  otras   más   específicas   (como   graduado   en   Seguridad   de   la   Información   o   Multimedia,   por  ejemplo).  3.   En   los   títulos   que   habiliten   para   el   ejercicio   de   profesiones   reguladas   para   las   que   se  establecen   condiciones   mínimas   de   formación   en   la   directiva   2005/36/CE   (Medicina,  Enfermería, Odontología, Veterinaria, Farmacia y Arquitectura), o en otras normas análogas del  derecho español (Educación Secundaria y Abogacía), será obligada la referencia en los planes  de estudio a dicha directiva y el cumplimiento de sus condiciones y términos de formación. 

Según ello, los títulos anteriores tendrán una regulación más específica que el resto, para los  que se prevé unas directrices o formación en competencias y materias básicas comunes no por  titulación sino por área o rama del conocimiento, y más flexibles que las actuales.  4. Los títulos que pretendan habilitar para el ejercicio de las otras profesiones reguladas según  la   legislación   española   actual,   como   es   el   caso   de   la   mayoría   de   la   Ingenierías,   deberán  justificar la adecuación del plan de estudios propuesto a las normas reguladoras del ejercicio  profesional vinculado a dicho título, citando expresamente dichas normas, pero sin tener que  seguir ninguna directriz establecida más allá de las existentes por área o rama de conocimiento  como cualquier otro título. 5. Los nuevos planes de estudios tendrán como objetivo la adquisición de competencias por  parte del estudiante (combinación de conocimientos, habilidades, actitudes y valores), y será el  crédito ECTS la unidad de medida del haber académico que representa la cantidad de trabajo  del estudiante para cumplir los objetivos de la titulación, lo que se traducirá en un cambio en la  metodología pedagógica a aplicar.  6. Los estudios universitarios de grado tendrán una duración de 240 ECTS y los de Máster  entre 60 y 120. Cada curso académico tendrá como máximo 60 ECTS, y por ello la duración  prevista será de 4 años para el grado y 1 ó 2 para el Máster.  7. Todos los títulos tendrán un mínimo de 60 ECTS de formación en competencias y materias  básicas en una o varias ramas de conocimiento, ofrecidos en los dos primeros cursos, de los  cuales, al menos el 60% serán propios de la rama del conocimiento a la que pertenezca la  titulación, aunque adaptados a cada titulación. No hay una lista definitiva de ramas, si bien la  propuesta actual contempla cinco, una de las cuales es ingeniería y arquitectura.  8. Los estudiantes podrán elegir optativas por una extensión entre 30 y 60 ECTS. Las prácticas  externas podrán tener una extensión máxima de 60 ECTS y el proyecto fin de curso entre 6 y  30 ETCS.  Equiparación de Títulos  Los   titulados   que   en   este   momento   estudian   ingeniería   técnica   o   ingeniería   en   informática  tendrán derecho a terminar según sus planes actuales de acuerdo con los planes de extinción  que adopten las universidades.  En el pasado y con la  reforma o  aprobación de titulaciones se  han producido  procesos  de  equiparación   de   títulos.   Por   ejemplo,   con   la   aprobación   de   la   titulación   de   Ingeniero   en  Informática se homologó a él el título previo de Licenciado en Informática sin ningún requisito.  Se   ha   creado   una   comisión   de   expertos   que   ha   comenzado   a   estudiar   el   sistema   de  equiparación de títulos, y por lo tanto no se dispone de una propuesta. De acuerdo con las manifestaciones públicas que se han producido sobre este asunto lo único  conocido es la intención de que, previsiblemente, se equiparará el título de Ingeniero Técnico al  de   Graduado   con   algunos   requisitos   de   formación   o   el   reconocimiento   de   experiencia  profesional. No se conoce la posible intención de equiparar el título de Ingeniero actual al de  Master ni en qué condiciones.  Reconocimiento y Atribuciones profesionales   El   reconocimiento   de   la   titulación   de   Ingeniero   en   Informática   y   de   sus   atribuciones  profesionales   es   una   demanda   que   Colegios   y   Asociaciones   Profesionales   y   Facultades   y  Escuelas de Informática han reclamado desde sus inicios. 

Este   proceso   ha   resultado   infructuoso   hasta   ahora,   aunque   lo   amplio   del   colectivo   de  profesionales y estudiantes así como el incremento de la presencia y la importancia que la  informática tiene en todos los ámbitos de la vida hace más evidente que nunca esta necesidad.  La presente reforma no recorta, evidentemente, ninguna atribución profesional actual. Antes  bien, debería constituir una oportunidad para a partir del nuevo perfil profesional del Graduado  y Master en Informática solicitar el reconocimiento de sus atribuciones. Por otro lado, y al margen de los reconocimientos oficiales, la definición de los nuevos títulos  será,   igualmente,   una   oportunidad   para   que   la   industria   diferencie   con   más   claridad   las  competencias   de   los   profesionales   que   están   en   posesión   de   un   título   de   Formación  Profesional, de un Graduado Universitario o de un Master y por lo tanto contemple diferentes  carreras profesionales para ellos. No debe olvidarse, sin embargo, que la formación continua  modulará estas competencias alcanzadas al finalizar sus primeros estudios.