···h

P H. ü J; O G O
Esc1·itos dnrante un. J!CI'Íodo qu.c ab((.rc.a los estu .•
dios qne forman este volumMI. no llc1•an sin razón el snbtífulo de
u Figm·as y ''fervm·es".
En primer lugar, 1JCI1'qlle estos t1·abajos no son, ni a se1·,
alao así como una e:rposición de la filoS'IJfía. 1nodenla. Versan solo
! ' '
sobre fíguhts aisladas, pm· mucho qne sca.n t·epl'esentati-
dr l1r- filosofía. moderna y, lll'llso, taml1irn rle la 'philosophin. p!!·
nmnis.
Poi' oka parte, puesto que una larun frccnentaci(ín de esos filó-
sofos, o de aspectos de su obm, me lur, sido a. sn tiempo de
inap1·cciq.blc estím.nlo n apoyo c1i d itincrrwío lo qúe se mo excu-
·'WI'á qne lla.me mi lH'opiu ]!CII sa ;nic·n fri, para. mí estas fiynras sota
(o ha.n sido) trmtbién fervoreg,
Pm· supu.esto que ellecior no está, obligado a tener wrsenfc esfe
d.alo memmcnte rmtobiognífico .• que en iodo cr1so solo 1mrtle tener
significación o hnpol'tancia. para m'Í. (Juicro decir q¡te nÍ11fJIÍ11 in.
conucnícntc !e ]mrde mcmTevo· ese olvirfo 1>am la adecua,da. W"IIIJH'CII·
silín del iibro. Ta, q11c carla, 11110 d,e' estos estudios, indcpe11dic11ft).
mente de la 11crsmwl que lrt dio origen., lta sido t·cali-
zrulo con lún?JÍa. ú1tención de ob;ief.ividrrd. Claro que la ol1jctividad
o verdad de que se trata aquí 110 ha de ser 1>or fuerza la
que se alcance desde cierVa actitud 1JI'CS1r11lallwnfc impm·cial o desi-11-
lerr:wda, que taf vr•.a 11o pueda. ;.,. 11111f'¡,o allá de la costra, nocio-
nal o mcmmentc vc1·bal, cuando tenga que Twbél'sdas con cierta es·
1>('('ie d.d y cierto tipo de [ilóso.fo.
A. V.
Hne11os .Airefl, frhrrro (k 1 !l68.
i ··----
'


·--·---,
r111·•n: li' f'
RAZON Y REALIDAD EN LA FILOSOFIA DE HEGEL
:-:;¡ hay tma afirmación que eircnla por lo!la 1!1 obra de Hegel,
formulada de nHtchas maneras pero siempre con igual energía, es la
del carácter mcional de la realidad. ¿ Unúl rs el scJltido exacto de
' ' .
esta afirmación y su alcame? Una pregunta tal, si bitn se mira,
equh·ale a prrgnn!nt· por el pensamif.'llto central de Hegel. Bl pre-
riJSfiJ'O es un intento de aproximación n. rsc pensa'tüirnto cen-
tral ele Ilcgd, 1111 psfuer?:o por ah•nn?:nt· nna !'OIIlJll'CnRióü franca y
lo JliÍls vh·icnlp posible dr rl.
I
csfructu.rn de la razón según lümt, 11 aJn·c'ciaoioncs de
Jicgcl sobi'C la. misma, que z>rcfiguran la rau)n llcgcliana
.:\uuqne no sea rslrictamrnte nrecRario hnecrlo, nos parece con-
YCllicnte plantear inicialmente rl 1cma de In ra?:(m en H(•gel desde
la perspectiva kantiana. PodemoR distinguir PJJ Kant dof! conceptos
de razón. pi:imcro rR r1 que Re m;ocia itmtPclintamentc eon el nom-
bre Knnt. l•is, en Rn clrnominnción mÍtR prreiRa, el "entendimien-
to" -aunque en nn srntido muy amplio, como el que aquí consi-
deramos, rn rsta primera nerpción !lel término r!lzón podrían in-
cluirse tambiéú loR demrn tos trnscrndrntales de "espacio" y "tiem-
}10 ", aun conccdicn<lo que fnrran YalcdcrnR IM rnzonrs en que Kant
fumla la distinción entre concrpto e intuición pura.
Con este entcn!limicnto, o máR ampliamente, Pon está razón cons.
tructiva, alcanzamos una situación sin precedentes en la historia de
la filosofía, por cuanto la oprración de In razón orientada nl cono-
cimiento dc,ia de srr una contcmplueión para transformarse en legis-
77
lnci6n, r¡:;fo rR, r11 una en•neión o nnn :wei<Ín. BI conocer se convierte
nhorn 1'11 1111 Jwrrr, nn la ohjrtividn<l, el objrto. FJn
profundns :¡ mwuras piíg-inns 11(( la Orítica de la ?·azón
en que J(nnt rlnbora l'l eoll<'rpto dr '' sínteHis'' como unidad
de In r.oncirJwia, npartr <lr. In Rignificnei6n hist6l"ica
que revislrn, constit.11yen rl ecn1.ro !le grnvc<la<l clcl pen-
Ramicnto lwnt.iano.
objeto de la raz6n Pomo rntPHrlimir.nto P!'i la "experiencia",
y In rcalirlnd es racional r.n los JímitrH <le tal Pxpr.rierwin. La expli-
Pnción de su racionalidn<l rs clara: las dctcrminncionrs que consti-
tuyen In rxpcriencia son "purstns" por la conciencia trascendental,
pues
11
de laR coRas Rólo conoermos a 1>riori lo qnr. JIORotros mismos
ponrmos en ellas" (Crítica de la ¡·a ruin pllra., prefacio de la segunda
l'<lirión)
1

Y por cierto que no rs el de esta rnz6n Jwnt.iana nn hacer Rólo
por modo metafórico. Bs, al contrario, el hncrr por excelencia, el
hnel'r l'.oust itnt h·o, no sólo <l<'l ronoeimirnto, sino también de la mo-
ralidad; y m(ts nllít y por debnjo <le nmbos (srg(m ya se apunta en
Knnt. y • Rr <lPdnm Pn FiPhtc y Jff'g-Pl), <li!!Prminneión
<Id a[Molltfo lliÍHlllO.
Ri A!' ronRi<lrrn, rn PI pewmmiPnto rlr. Kant. rn su punto
<lr pnrt.idn, AÍn nn rPnlistn no H<' Jllll'<lr cutrar rn él: el dato
rs rrqniAi1o de• In RfntC'sis y, 1'11 e11anto tnl, rrmitc n la "cosa en si".
P<•ro si os dnis I'Sn prnRnlllÍPnto ya ponstitnido, In <'OSa rn sí es sólo
un concepto lfmitr.: Re <lihn.in rn ln prolongación ele la sensación
como fignrn <le In limitnrión o finitud del entendimiento. Bs por eso
qite In finitwl <lrl cnll'tHlimiPnto traReendent.al y la correlativa posi-
eión de ]a lt·ns<'C'IHlrJ)('ill o eoRn rn sf, son los rlcmcntoH qne definen
rn (tltimn instnnria In no racionalidn<l clr. Jo renl rn el pensamiento
rlc Kant Pot· eso tambiéu, con perfecta cohereiH'ia idea1ist.a, Fichte
se propuso como empresa filosófica dcduci1· In sensación: deducirla
de la eotw.h•ncia t.rm;cendentnl.
Con todo, la sitnaeión drRCripta no I'S ln. definit.iva en Kant.. Fls
Jn Riluaeión éon q1w nos hallamos al final de la "Lógica trnscenden-
1 Jiri!ik da roinrn Vcnw11{t, JA>ipzig, Rcc.lnm, p. 24.
7fl
\
tal", y juRtamrnte porqne no es una :;it.naeión fla.tisfaetorin,. es tam-
bién el punto en qne hace su apnrici6n In. c:xigcneia tí'p1eamente
rndonal Jn exigcneia de la m.zón en scnt.i<lo rstrieto cuyo enrile.ter
propio ;ouen de manifiesto las palabras con que se inicia la "?ia-
léct.ica trascendental": "Nuestro conocimiento smge de los sentidos,
llega al entendimiento y acaba en In. razón"
1
• Y con notable ag:u-
deza describe. el origen de la exigencia racional con estns palabras:
"Notó muy bien Platón que nuestra facultad cognoscitiva siente una
necesidad mucho mÍIH alta que la de dclr.trcnr meros fenómenos se-
gún una unidad sintética para poder lcm·Jos como Y que
nuestra razón (Yernnn.ft} se eleva naturalmente a. e.onoenUJentos ta-
les qnc van demasiado lejos como para que objeto alguno. ele la. expe-
riencia pueda' jamás adecuarse a ellos; conceptos qne, sm embargo,
.' . l . , 2
tienen sn realidad y no son en manera alguna snnp es qnnn,eras .
J(nnt. confiesa tener dificnltad para definir esta rnzón en Renti-
. · · · "f · l" o "ló"ico" y
do <'slrieto. Empieza por clll;;tmgmr llll uso 01 n1n "' ,
1111
uso "real,.,
0
"trascendental" de ella. Bl primero de
es bien conocido: In razón :funciona alli -y al'!\ se la defmir-
f 11
. 1 1 )11". '¡rlfcrciie'Jas tliCtlintns Aquf In n<•.t.tvHlnd clC\ 1n.
eomo neu .IH '- e ,, . . - ,, , · • · ,
razón no añade conocimiento nuevo a.lguuo; se limita tan solo a
conferir
11
conocimientos ya dados una determinada foruHI:
de qne se ha ornpado ]a lógica tradicional en In. teoría del sllog1?mo:
"FJn todo conocimiento racionnl, pienso primero nna rrgln. (nw.wr ).;
mediante el juicio Rnbsnmo d(•spués un nonoeimiento bajo e?mli-
ción de ]a
1
;egla (minor), y finalmente, determino mi
con el predicado de ]a regla ( conclusio) y, por tanto, a 1n·wn con la
n1zón"
Ya r.n este sn nso lógico, pues, In razón Re
de una con.dición para hacer valedero o rncJOnnl un
Pero Kant cree advrrtir que, por th'trás de. I'Se 11so formal o logtc<>
de la razón, se da también un uso "real", "trascendental'' o pJtro de
ella,
0
sen, qne ·aún prescindiendo de su 11snal contenido, que debe·
1 Op. cit., p. 384.
2 Op. cit., p. 396.
a Op. cit., p. 389.
79'
srrlc ,¡n,]o, In rn7.ÓII "sigtw sirndo una Psp!'dfiea fuente de concep-
to!! y ,illil!io!l IJIW proviPnrll rx!'lnsintmelllc <le clln, y pon los cualcR
Hl' l'f•ril•t·•• 11 ohjl'lo!-!
1
'
1

1·:11 rPnlidnd, l'sfe 11so hnse<'lllli'Hfa) o puro 1le la rm>:ÓII se mues-
hu 1'11 rl ofro nwrnmPIIh• l'ot·mnl. Puesto que In rnz6n en su uso
lógit•o ronNisl!', ¡•omo dt•<·ínnws, en busenr In eondiei6n de un juicio,
fli furru Pslril'lnmPnlc eoh<•t'eHie consigo misma, no debería detenerse
nntrs .¡,. hnbcr rslahleeido 111111 eondieión {Jltimn, no condicionada.
1'<'1'0 lo propio <le la razón rn su mm formal rs, jnslamPntr, el no tcn-
<lrr <'onsrcnrnlrnwntc nl I'ÍPJTP de la srric de lm; condiciones -bien
que pntrnt.icc sn yoracióu a hnePrlo- Pn <larsc por tmtisfecha con
ttn n(mtrro limitado de <'OlHlieion<•s. l>e <'se mo<lo, la razón rn su uso
lógico 110 rrnlilm sn í11timn Y!H'fH!ión a "hallnr, por rl conocimiento
<'Oil!lil'iollntlo df'! PIIIPtHlimirnto, aqnrl inrondi,·ionn<lo ron qne
log-rndn In uni<lnd <ll'l !'lllf'JJ<limi<'lllo mismo"!.!.
Ahora hi<'n, la Pxig-<'ll!'in nwional rn flrnt.ido rfllriel:o conflistc to-
dn rlln <'11 n firma 1' !(11!' "si se <ln lo <'On<l ieionndo, se dará también
-impli<•n<la en rl ob.inlo <'11 <•onexi6n ron él- toda la serie de laR
cotl!lieionrs unas n unn scrir, por tanto, que es
<'11 ,c;Í misnw a.
Bl ennídrr puro o lrns<•rtHlrntnl dr <•stp principió rrsnltnría de
!111 nnhn·n lt•zn P\'idrnl cmr11l P sin f ffir:a: "pnrsl.o qne lo condieionado,
rn wrdad, refi,•re a11alíl iemnrnte a nlg-nnn eomliei6n, pero no a
lo iiiPOtHli<'iollatlo ". Y <'o m o lo in<'OlHlirionndo eoineide con lo que
se RllPI!' t'xpJ·rsnt· ron el lrt·mino <le absoluto, se rom•.lnye qnr la ra-
.Y.ÍIII <'11 t'R ln f:wttltn!l di' lo ahsol11tn. gn rn:mto tal, es ]a
fn¡•nllnd de las "id PaR'' f J'H<;t'<'tHh•nla IPs, nsí romo Pl rntrndimiento
lo <'1'11 d!' loR <'OIJ<•rplo.c; ptll'os o" ¡•niPgoríns"; las <'HIPg-oríns pxpresan
In "n11itlntl dr los lns i<lens sn "nnhlad ra-
I'Íollnl' '. Y RIIJliH'slo qtlr "lo 1)11<' hay <lr 11nivrrsnl rn todas las rela-
fJIIr> pn<'!l!'ll IPn<•t· 111\Pslrns reprrsrnlncdones" se rxprrsa en la
• • <1<' los juieim; R<'¡rÍin In rrlneión, d Histcma ·de las ideas
80
1 n1 •. f'it., "· ::!•o.
:! Op. ril., 1'· ::!11.
ll Op. ril .. p.
trase<'IHlenf.ah•s viPne a coincidir con lofl 1 res grandes temas de la
mrtnfísiea h·a<lirionnl: alma, m11ndo y Dios.
No l'lll.t'lll'!'IIJOH aquí en t'l <ldnll" tle In "I>ialéetien lt·ase<'tHien-
tal''; sólo nos hrmos de referir a ella indil·<'<'lnmente y <kHde el punto
de Yista de Hrgl'l, ya que algunas obsPrvaeioncs de Ileg<'l nccrra <1rl
comportamiento dr la raz6n de Knnt prcltulian Htl propia coneep-
ci6n !le la razón.
Bxponiendo con a<lmirable pr0cisi6n rl núcleo de la filosofía
knntiann, dice llegrl: ''Como ::;rgnro fnn<lamrnl.o de los eoncPplos
del entendimiento, psta filosofía estatuye la nnida1l originaria rld
en el peltsamienlo: nni1lad tnti·H·rn<lrnt.al de la nntoco11eirnein. J,ns
reprc!'l<'nhtciolws dndas por la scnsibilidnd y ln in1nici6n constituyen,
011 enanto a sn contenido, nna mulliplieidn<l, y otro tanto ocnrre eon
su forma, rilz6n de la rxtrrioridad recíproen de la flCBsibilhlnd en
sus <loH de Nlpneio y tirmpo que, eomo fot·mnf! (t•omo lo nni-
YCl'.<;al) de la intniei6n, son a pl'iol'i. 'l'nl multiplieidncl <k la sPnsn-
ción y la intnici6n, en cmmto rl yo la rPfil't'e a sí miRmo y la reúne
en sí como en una conciencia (apcrcrpción pura), es reducida de ese
modo n In itlenti<ln<l, a nna eonexi(tn originnt'Ín. l1os modos determi-
natloH de esta rl'fPrencin son los eonr<'plo!'l puros <kl cntemlimiento,
las <•atPgorías"
1

l'ero anota a ¡•ont.imw<·iún Hrgcl qnc, 110 obRtanlr, en la húsqne-
<la dP entcgot'Ías Kant rccmTió ni f{teil ,\' nrtirieioso l'!'cnrso de
deducirlas fle ]a rreibida tnhla <le los ;jnieios. Y es el caso que "::;i el
pensamiPnto lldte ser capaz de probnr algo, si la l6gicn tiene qne
exigir q1te !lPn pwebas, y si quiere ensrííar t•l modo de probar,
delH' ser !'aJHIZ tle probar antPs que nndn su propio <'OIÜPnido y mos-
trar Rll '.
J\quí se le reproeha al entendimiento, tal <•omo Kant lo eoncih1•,
fP1<' s<•n nn eonglomPJ'n<lo, reunido nl nznr, dr. <•.nlrgoríns fijns y rstá-
tieus. qnn no ¡•onslitnycn un organiHtno porque no hay r•nfre r.1Ias
una t•otwxi6n inmnnrnte y necrsarin. A <'ltllsa <le ello, no, ¡meden
realiznt• la nspirn.ci6n <le In rnz6n, qne l'S eonHI drcir de la
1 Enzyldoz>ii(1ir dcr r>hilo.qor>hiscTtcn Wi.q8en.qclra.[ten. Grunt1ri.q.qc,
ME!NEil, H:tmburg, l!t:W, § 42.
Rl
6

('Írtwin film:Mic•n. A fnlt.'l. rlr r.onrxton inmanente y neccRaria, esas
drfl'flllÍlln!'iour.c;, rll e•unnt.o n. Rll rmplro nl Ynlor de sn¡; resultados,
r11tftn "e•otulirionncln!'-1 por 111111 mnff•rin elneln ''. Y rn consccnencin,
"lMI !'ll(l'f.tOI'Íns no purclr.n valer romo determinaciones de lo absoluto,
c¡tH' rn <ntnnlo tal no se <la en n11a percrción, y por tanto el en ten-.
dimiPllto o rl eonorrr nwcliante las cntegoríns rs Íli1potente para
{'Olloc>c·r las coRns en RÍ" ( f:nz .• 4+).
1 lc rsln. mnnr.ra, la rosa rn RÍ no srría miís que nn producto del
prm:nmirnf.o: "lm eosn en sí -y por cosa Re entientlc aquí también
p) espíl'it11, J)ios- Pxprrsn el oh,jPio Pn cun11to se hnce abstracción
de loc1o Jo que rs parn la condrncin, ele tolla rlr.terminaeión ele la
I'Pmdhilhlnd y <le todo prnsamicnto lldPrminarlo. Bs fácil clarse cucn-
ln rlr lo fltl<' q11rcla: Jo rnlrramr.Jür ·ahstracto, vacío, dctcrminac1o tan
¡;;{tlo <''llllo 1111 «llliÍ.<t nllÍl»; nrgaeic'm rk la n•prPsPntaPión, clcl srnti-
mic>ntn, rl<'l pPnsamientn llel.Prminarlo, cterlcrn. Pero rrsnlta también
P\'Íc!Pntr que rstr. mhmw coput mnrluum no Ps qne nn producto
tlPI ¡wmmmirnto, y pr<'eisamcntr. llr afJnrl Jleltsamirnto qne ha sido
IJryndn hmda la nhstrae•cibn pura: rl yo ynrío f!Ur loma romo objeto
f'Sf:J y¡Jda iclrnt.iclnel POIIRÍgO lllÍ<tlllO" 44).
Ln rnr.(m pomo farnltn<l rk ln ÍJtcotHlil·iona!lo surge para conocer
rsa c•osn e•n sí. Prro oe•mTr qnc '' c•onorer no Ps sino Rabrr cle nn objc.
lo sq:;Íln fHI e•ontcniclo clclrrminndo, y P] enntPllÍ11o determinado
"IIPÍPtTa múlt ipl<'fl !'OllPXÍnnrs Pll sí 1 irne cnnrxionrs con mnchos
otros ohjPfns. Pnrn la ektet·min;wi(m <k aqnel infinito o cle la cosa
1'11 sí In rnzÍill solo elil-lpmtc ele catPgoríns, y rn cnnnto qniere
m:arlas a l'in sr YIIPhP trasrPtHlcntr" (E11::: .• +6).
En esfc> nso !J11P ln c•ondrnn a prod11eir sólo una
il11sicín de• entHH'ÍlllÍl'llto, ln mirnela aH•nl.a dr. 1lPgrl erec vrr rn la
rn7.Íin ltant innn, a ·\wsat· ele la c•rlosa vigilnncia <le Kant mismo, vir·
ttwlirlndPs q11c rPclnmnn fncrn cld Jwntismo deRarrollo.
, '1 ., 11 (1 1 . ' . 1'. "
• nst eomo, rn sn r•onsH crn.c·ton < P pnrn ogtsmo pRtco ogiCo ,
]f,•gPl anota qne la crít iPn. <le Kant a ln a firmnción rlc la sustancia.
litln<l, simpli<'i!lnd, i<lPnficlntl r. inmatPriali<lad <lrl alma se fnnda en
última inslaTIPÍa en r¡nP aqtwllos eonePptos o pensamientos no corres.
¡wtulPn n. tletrrminaPionPs cmpíric•a,;. Pero, en vez de esa crítica SU·
pPrfic•inl, tlirr qnr "el nrdatlrro punto tlc vista para rechazar
' .:·
)
1
1
1
taks formas no Ita de consistir, ni siquiera pnra el entendimiento hu·
mano vulgar, en considerarlas como pe11samkntos, sino mús bien co.
m o pc11r:;am Í<'nt os tn leA que 1'11 si mismos y por sí mismos 110 ene.icrrnn
la verdad" (Enz., 47).
(leja la rn7.Ql! k_antiana tal como ella
la. sist()mática y_ crítica de las
De las antinom ins resnltn. qne "el contenido (]el mundo,
terminaeiones i11enrren en tal nntinomia no puede ser en sí, sino
mem apariPneia. J,a solución es qno la contradicción no radica en
el objeto tal como él es en sí y por sí, sino que es debida exclusiva-
mente a la razón que conoce" (Enz., § 4tl).
Y en· la adici6n nl mismo pat·úgrnfo, nfíadc Hegel: "Aquí se
nos dice que es el mismo contenido, esto es, qne son lnR categorías,
lo qtw pro<lnee la eontrntlirei!Ín. Hste de rtne In eont.rn.
dieción eú qne inenrren lns ddrrminnrimH's intrleet nnlrs en lo racio-
na 1 es esenci_al y necesaria, se ha de consillPrnr como mto rle los pro.
grpsos más importantes y profundos de In film;ofía moderna" (Jtnz.,
4R).
Lo <jne Kant 11_!) nlm111zó n In de
sn csgrimió rn <'mtlra ele hl misma razón.
La profundirlncl ele la. visión rle Kan!' ni dr>;cnhrit· la natnraler.a. dia-
lédica. de In rn7.Íin conlrnsfa ecm lo "trivial <le la sol,tición, f!He con-
sh;te en nnn. l:ernnra para con las P.nsas ekl IIHHHlo; ha de ser la
1
e.<:encia. del llHllHlo la qne lleve Pll sí la mÍlenla de la rontraClicción,
Rino qne ella es propia ele la. rn?.cín pcnsnnte, ele la d<'l cspí-
ritll" (!bid.)
A nota fina 1 lll!'ll le H rgel q "rr:m Huelo 1le 1 a falta de una con-
miís profmHla de la nntinomin fnr qne Kant rnumeró sólo
enatro de cllns ", cuando en verdad habría qne tener preRent.e que
"la ant inomin no se da solamente en los cnat.ro objetos especiales
tomados tlc la eosmologín, sino más birn en todos los objetos, cuales-
quiera ellos sean; en todas lns rcpresentnciones, conceptos e ideas.
Saber esto y reconocer esta propiedad de los objetos, pertenece n la
rRPneia de la. consideración filosófica: rsta propiedad const.ituye lo
que adelante se define como el momento dialéctico ele la lógica"
(lbid.)
83
Por otrn pnJ·I<•, !'11 In !lJli'Prinl'ión dr. lu erít ira knut.inna a las
Jll'llf'hiiR 111rl n rlr In Pxisl rnda rlc Di m; rrrrmns vrr nn pnso
nth•lnnt••. IIIÍif' dPPÍRÍnJ nún, en In prl'f'iglll'lH'ÍÓn dP la rHziÍn de Hegel.
p) <'nsf_!_dc Jn JH'liPba '' eosmolíigiea'' y <le ln prnrba ''
IIPgrl parPeP rillgrrir 11t1r I<ant lm·o por lrgítimo el punto
• pnrt ifln <·n·y(, ('ll prinPipio qne rs un eom"
JllttlnmirJlhl_l11'9PÍO la razón la h'lHknr.ia n cstnblecer la existen-
rin • una in fpn•nein que parir drl mtnHlo. "Ese
pllll t o 1 Ir plll't hin --1l i1•r 11 Pgrl- es eierlamen te la in tnieión del
lll111Hio rlPfini<la rlt• algím modo, <'omo nu conjunto dr sncesos caflua-
lrs o tk fines y rPlliPionPs \PlroiÍlgÍC'!IfL .. T1n rPiaeión del punto de
pnrt icla r•on PI tPI.'lnino haeia PI f•un 1 SP Ya RP <•mwibr simplrmrntc
<'OilHl afirllrrtfil•o, f'OlllO nn inferir dP alyo qtH' o: y 1JCI'111fi1WCf, otra
' '
q11P /am/Ji{¡¡ es" ¡:¡ !íO).
.. <'!'. pt·uelws !lP parlit· del nnnHlo eomo
• heehos fortuitos o !le rPinl'ionrs 1Pieol6giens para inferir
lllJIIHlo o s!'l' -!'1 !11• Dios- eu,ro JWnsnmir•nto no introduce mo-
illli.!'n!'iún alguna l'll IH[IlPl l'OIH'<'pfo illÍ<•iaJ...<Jp JillllHlo. cc'p('l'O el gran
el'l'Ol' ---IJ('Otn I1 (•r-d :í. ;in!';t nnlf'n t r, Pn quc•rPr ('otwebir In na t n-
ra]Pzn dd JH'nsamiento HÍ1Io hn;io estn formn in!Piectnal. Bn cambio,
2H'11sm· PI llllllHio ('lllpírieo signil'iea PHPneialnwntP transformar su
foJ'IlHl rHlpírien, L'Oil\'Írtir!Hloln Pn algo IIIIÍYPrsal. Ji:l pPnsnmirnto
<'.kl'f'f' n la Yt'Z una ndi\'idnd lli'[!!IIÍI'a Hohrr aquel fundmnento; ennn-
<lo la n·aliclnrl JWI'Pibidn PS cldrrminnlln nwclilmlr la Hnh·crsalidad,
110 }JC1'111f1.11ccc cn su l'o1'ma rmpíriea primrra. ('on la Pliminacióu y
lH'g'llPiÓil <lP Sil Pll\'Oitlll'll PXtPI'ÍOI' Hl' ]lOllP <JI' llHllli fjps\o rl C011fl'11ÍnO
inl!•rior de Jo pt•t·c•ihido'' (lbi.d.).
.0..L..!.!fJ ·afPlH)PJ' a esta netividncl ·¡¡rgali1•a J't'fltH'efo cle lo da1lo pri-
marir.!l!!<'JitP eo1110 <lel mnlHlo, PI proeedimiPnto de la
t·nr.{Jtl __ npm·rc•p rn prnPhm; como nn in[f!rir- nlgo rlP algo.
PPt'o ln OJWt'aeiÍln clr In ¡·nzón se ha ck rntrudrl' de muy otrn mnnr-
rn: "Bl rJeyarsP ckl ¡wnsnu1iPnto por sohJ•t• lo sPnsihle, sn trascendr1·
<le lo finito n Jo infinito, <'1 salto que por tal modo fH' op<'ra a lo sn-
prnRrnsibk, to<lo rsto rs rl pensamiPnto mismo; rse trasccndrr rs
sólo prnsnmiPnto. Sostrnrr que rsr pasnje no cl<'hr rralizarse equiva-
len ckl'ÍI' qnc• no S!' 1lPhP (!bid.).
1
Pnra ilnstrnr ln importanrin qnc rrviste rl no atPn(Jer a este
momrnto cnrnetrrís1ieo clr la l'!l7.Ón, Hegel se refiere al
t \ , • ' • •
( qlll\'0('0 f'll ({lW SI' Jlll'lll'l'C Clllll\(]0 St' ('()llS)(lc•rn. PI prnRlllllirnfo no
eonw panteísmo y atrísmo. Bl prnsmnirnto de Spinoza bum
poclría ser otro: en ver. de haberse propnrsl o "confundir ·a. Dios con
lanatnralrza, ron rlmnndo finito ... rrbn,inrlo hnsta hacerlo la mul-
fiplieidaclfinita y rxtcrior de la naturnleza ", Sp,inozil más bien ha
11C(Jado toda esa. mnltiplicidnd, aniquilít]l(loln, parn. 1nstituirln por
<'1 v<'nladero srr, sn vrrdadrro s!'r: J >ios; ''de snerte q11c ese sistrma
Re ha de cousidrrar mús bien como acosmisnw'' (lb id.).
K'os hrmos drtenido en las preerclcnt.rs consitlcrn.ciories de He-
gel, qnr hemos rutrrsaca<lo dP lns observneiones erít:icas rlc la Ji:1lCÍ-
ploprdin ni fnneiounmiPnto de la t·nz{m luml innn, pót·qne nos ha
Jllll'PI'Ído WJ' <'11 Pllnl'l !l<' lul'l !lPf•ÍfdYnH t'retifient>ionrs gr1wins
n las ennleR, partirJHlo 1le la <'Oli<'P¡wi{Jll knntint1a la rar.ón, PS
posible ll<•gnr a eomprrJHkr mr.ior ln eRfl'Hd.m·a ele In rozón en el
Jlf'llsnmirnlo <le Hrgcl.
EXUI!H81JS sobl'c las colle:r.ioncs del cmpin'snw, el iutclcctu.alismo
y la doctrina d.r7 saber i11mcdial o con la 1'fl<:ón '
. . de ndPlnntr, !Jllll'\tera cldrnerme hrevPmentc para
mtltrar como cntH'ndc Hrgrl las relneiours rlrl ]muto de vista del
intr!Petuallsmo, PI empirismo y la cloetrina tlel imnrdinto con
la. razón de Jümt y con la antieipada idPa <le la ra7.6n hrgeliaua
11111'11111'
El ¡nmfo d(• vista de lo que podría1110s dr.c;ignar como "intc-
ledualismo" rs definido <'11 la R11ci1Jlopcdia. eomo af}ttel que implica
la ererneia <le que, "mediante la n•flcxión, sp eonoee la verdad y se
nlennr.a la eoncirneia ele Jo qnc los objeto:;; son. Con es( a fe rl pr;ma-
mirnto se dirige tlerechamrntc n lo:;; objrt.os, reproduce el eontenido
de lns sens!HJÍOJH'il e intuiciones y se sntisfnee con ello como si se
tratase <le la verdad" (Enz., 26).
La mctnfísiea según se hallaba eonstit.uida nn!Ps de Kant rra un
modo de filosofar que descansaba en tal creencia. Su convicción en-
rnctrrístien eomistía en considerar "lns dctPrminaciones drl pcnsn-
85
mirntn romo rktrrminnrionrs fundamentales de las cosas", y "en
virh11l rlrl sttpttrsto rpw lo que rs, por el hreho de ser pensarlo, es
connrirlo tnl corno rs l'll sí, rslnhn por encima tle la filosofía crítica
flll«' snhn•,·ino rlt>!;pltÍ'H" (l•,'nz .• 2H)
1
.
Pr•t·o In! se most.rnba muy grosera en sus rrnliznciones. Sn
prnc•r•climirnfn wmnl c•nnsistía en pretender lograr determinaciones de
lo oplica11do alg1mos prc<lir.mlos a los objetos: '"l'alcs pre-
11 irnrlos Roll, por <',ÍPill plo, la c:I:Ísl c11 cin, eomo rn la proposición: Dios
rxisfP: In finitud y ln infinitud., como <>n In curstión ncet·ca de si el
11111111ln PS finito o infinito; lo simple y lo compuesto, como en la
pt·oposieión: el alma rs simple" (IC11Z., 28).
Lm:; prrrlirndos rle que se trata son algo rxlerior al objeto y no
pnPrlr•n rlcfiHirlo de manrrn. rxhnnstivn, "dcficicn<'ia ésta que los
orirHinlr•s, por P;irmplo, prornrnbn11 r<'meclial' r•on la r1Ptcrminación
<1"' Dios mrrlinntc los Jnnchos IIOlllhrr.c; que le nplicnbnn" (Enz., § 29).
Bs cnrnctrrí.c;lico de t'SO.'l pre1l ir•ndos el llo trnr•t· conexión entre
sí, y mantenerse unidos precariamente rn la Jmiclnrl que les otorga
su npliención al mismo oh,irlo; 110 e uf re rlln.'l, por lo tanto, cone-
xión inmanrnlc y Hcrrsaria.
Bn cnnnto a los ob.fclos <le que IHJnclla mrlarísica se ocupaba,
CJ'flll en vrrrlnd oh,ictos at.in<'nfPs y pcr!C'nccir>Jlt<'s n la razón, esto es,
tofalirlflrlos, ineonrlicionndoR:
11
nlnw, llllllHlo y ])íos; pero la meta-
física snenhn. r•sos objetos dr. la coneiencia represent-ativa"; los con-
sirlcrnbn, arlPmiís, como <•onsf it u idos nnterionncnté n. la ·aplicación
<le los prcdiendo.c;, hnsta tal punto qnc Psn rcprcsentnción previa ser-
vía de criterio pni'n. rptr se lrs ntribnyrrn rsle o nqncl predicado
(Ji:nz.,. § 30).
Al pnnto rlc vistn del int.clcctnalismo llcgellr reprocha, en su-
ma, haber ig-nol'llrlo que tanto los ob,irtos como los predicados de
aquella mct.afísica debieran recibir, mediante el pensamiento como
rnz6n anténlicn, sn propio contenido r clctrrminaci6ú.
T1ns dificultades del int.clcctnnlismo abren las puertas al empi-
t·ismo. Ahora In vcrdnd no lwhría <le huscarsc "en el pcnsnmiento
l <Jt'r . .T,11 ric11ria 1lc l11 lcígica,
11
1 ni ro,lucciún" (Trnri. italiana de A.
1\loNJ, Hnri, Laler1.n, p. 2<1).
mismo"; es preciso ir a hallarla "en la c.rpericncia, en lo que está
prrsentc en lu. pcrccpeión rxtrr11n o interna" § 37). IJO mismo
qnr In virja mdaf'ísira, rl Plllpirismo fW nti<'ll!' a las rrprPsPnlneionPs
como apoyo firme y criterio de vC'rdali. PPro mientras que el intc-
leetunlismo de ln. metafísica proecdía apliennrlo prrdieados a las
representaciones, el empirismo descompone las representacirnws en
1 pererpciones .c;implrs y singulares, de surrlc qnc "las conc<'pciones
gcnrrales '--como, por ejrmplo, la !le furnm----- no rl<'hcn irlll'l' po1: si
mismas signifiendo y valirlez mús amplios qne los que se sacan de la
percepción" (E m:., § 38) .
Ursde el punto de vista del sujeto, por otra parte, el empirismo
"tiene su firme apoyo en el hecho de que In conciencia posee en la
percepción sn propia e inmediata crrtczn" (Buz., § 38). "Hay en
el rmpirismo -:--Nignc diciendo Hrgrl- rRtr gran prilwipio: qnr lo
qne rs verdadero rlebe serlo en ln realidnrl y serlo para In percepción.
Bstc principio se opone nl dclwr ser de qne se en,·anére ']u reflexión
y la hace comportarse despectivamente frente a lo real y prrscntc,
nlrp;mHlo un más allrí de él, que s6lo tcn1hía rxistencin y nsicnto en
el enfPndimienfo Hnhjet.ivo. lgnnl <111e el Pmpirismo, In filosofía co-
noce solamente lo que ct>; ella nada snbc llc lo qnc sólo debe y
quP, por tanto, 110 es" (l bid.).
Y este es lo decisivo para la vnlnraci(ln que JJegPl hace 1lcl
empirismo. Porque, por lo ilemÍis, contra rl empirismo vale la Crí-
tica rlc la .m.zón pura entera, en ennnf.o rl<'mlH'Htra que en la llamarla
"cxperiel)eia" hay algo miís que 1111a suma de percepciones singula-
res; r1nc junto a "la materia infinitamente varia", hay "ln forma,
las determinaciones tlc la universalidad y Jn necesidad" (E11,z., § 39).
El error en pi tal del empirismo, por lo tanto, "sn ilusión fnndamt>n-
tal '', estriba en sn ceguera. para. darse cnent a de qnc haee metafí-
sica sin saberlo, que utiliza "las categorías y .c;us conexiones tlc ma-
nera enteramente exenta de crítica y conciencia"; y desde este punto
de vista está mny lejos y mny por debajo de los decisivos descubri-
mientos de Kant acerca de las categoríns y de la t>.'ltrnctura de la
razón.
Contra. esa razón lmutiana, el punto lle vista del sclbct· ?111/ne-
diafo (con qilc Hrgel alude especialmente a .Tacobi) levanta el cargo
87
rn 1 d
clr Rrr f'tln lnmhirn llll'l'o I'IIIPIHlimiPnlo, o Ren, Himplr facultad de
rnnod 111 i1•11l o mrdin t fl y t'OJHI if'iorwdo : "Bxplit•n r y com Jll'rtHlrr sig-
niri1•n, nt•tu•rdo n unn t'OfHt t•Omo lll<'llintizmla por
olrn; pnt· lo l11nlo, lodo t•onl<'nitlo eR par! it•nlnr, drp<'ni\It'nle, finito.
Lo infirrito, In rPl'llatl, 1 >itm, 1 iPrw qne cRtnr fnrrn cld mreanismo
1lt• tnl <'11 CJII<' <•l t•mroeimicnlo Re <'nt•nentra rneerrmlo"
62). En lo inf'inito, lo ineomlicionn<lo, lo abso-
ltllo, 11o ptl<'llt' <•on 1111 eonoeimicnto mP!Iiato, y sólo puede
llnnw <'11 1111 sa/HII' illmf'fliafo. BR saber inmediato rl qnr ahora
df'sigwt eo111o rnY.ÓII. l1n pt·pf <'lr.<;ión <·m·ncleríHtica <1<' rsta razón,
"lo IJII<' t•HI<' Rnlwr inmPdinto Rnlw, N: r1ne lo infinito, lo eterno, I>ios,
1)111' Pll mtrsfTa n•prr . .;;rntn<'ión, PXiRfp también en la rrnlitlad;
qttP <'011 lnl r<'pl'<'R<'nhwión ya cnlnzn<ln <'ll la Poneirnl'ia, innwcliata
o iiiR!'JlllfllhiPnwntP, la !'f'l'(!'Zil ck R\1 (H).
No hn. R<•r In J'ilosofía ele llew·I Jll'<'eÍRnnH•nf" la q11e pongn
1'11 <'111'1-if i(ln In verdad !le <'1-:ln. f<'RÍH, IJlW l'K fnntlnnwnfalmentr hnn-
hién la fillyn, mú1-: lHielnn!t•. l1o qlH' t'n t!Pfinilh·a le
Tf')ll'tll'lla. fJlH', npi'O\'f'l'hÍintlm;p lllltlnnH•nfp clP! <•sfurrzo ¡;;reulm· ele
la filosofía, !'Rfn novísimn rnr.ón eomo saht'l' innwrliato prdPrHla harrr
c•onRiR1ir In filnRol'ín t•n Hll hmlan:e !IP ln fiJo¡.;ofía -eomo elirín.
PnRenl. J>c,t·cpw, ,<;f'g"Ún 11 egel, en pt·i nwr lug·a r t'H Jn lso ele hPf'ho t[UC
1-:r. 1111 Rnh<'J' irrnH•clinto: "la ÍllHH'tlintc•z <kl Sllh!'t' 110 sólo no rx-
e•luyr. la nH·elilwilm, Rino !(llP nmb11R eosas <'RiiÍII <le l11l manrrn uni-
das qtrl' p] HHlH'r innwtliato <'R irwi11Ro pJ·otluelo ¿- rrs11ltn<lo dd ¡;;aber
mrdiafo" (Jo: u,·., GH). por o1 J'a parte tamhi(>n "fnll;o tk hrcho
qtw el JlCIIRHillÍt'lllo pi'<H'<'tla tnn sólo <'011 tll'!l'l'lllinaeion<'s m<'<lializa-
daH, finitnR y eon<li!'ionncla1-i, y 1(11<' no amt!t• en In m<'clind(m a la
misma mediaei6n '' (En::., 7!í).
In eorJc'<'JIPiÍln IIPgt•limla tlc• la rnzón hahrían dt• hallnr t·abirla
los pm:it ivoR de• laR posie·ionps PxaminiHln¡:;, y HllPennrln f:olu-
• .;-------------
Rsq11rma r7e· la rrr.zrín hf'g!'lia11a. rln la dial.éf'lica.
)JOR "Prl'liminarp¡.¡" a la Lóyica de la E11ciclowdin, verdadera
"¡;1111111" <1P lt>mas tratados por Il<'g<'l en otroR ROn sin chula
una de lns partrs más cuida<losnmentc elabomdas de toda la obra del
fil6sofo. Bn síntesis npreln<ln, prro eon plnst.iriclnd y
transJHlreneia de expresión, ll(•grl noR libra nllí como rl uí1eleo <le
sn nnlno pPilRillllif'nto: un nprctndo hmr. <le tlon<le arrnnean ]Hlt'ttl:es
que llevnn a la inteligencia de sus exposit•ionPH más PxtenRas del Ris-
tema. Bs por <'Ro que no hemos vadludo en mmrlo¡;; ampliamente
hasta aquí y partiremos de PlloR nhorn pnrn rnRnyar una compren--
sión inieinl. de la idl'a de ra?.(m en Jll'gel.
(Argumento de RnciclopCdia., § § 20-25, y La. ciencia
de la Lógica, lib. 111, sre. Ul, ea.p. 2).
Bn su deterrninneión más inmedintn, el lJCnsamiento se pl'l'senta
coino mm activitlad espiritual. Sn prodneto caracll'rístieo rs la uni-
versalidad, lo abRtracto en gcncrnl. Co1midl'rtHlo como Rll,j<'to n•nl,
el pensamiento es el yo. Corresponde diRtingnir rl penRnmicnto de
la representación en general. Se ha de t.l'ltrt· t'n cuenta que In re-
pr<'sentnción no ¡;;{,]o tiPnc por contl'nido lo spnRible -·-ya univrrsa-
liznclo ·por la Rintple n•fPr<'IH'in ni yo-, Hino también
p<'llsam it'nl os: repr<'scntncion<'l'\ jnrítlicaR, mora ks, 1'<' rl c(•trrn.
AlllHllle en el caso de Jm; últ.imaR la <liHtirl('i(m entre J1P11!'1lllllirnto
y reprrRentaeióll torna mús difíeil, ella f'onsiRtP <'ll l'PRohwión en
lo Riguir.nte: lo propio de In <le enalqnier elnsp que
Rea, es tomar 1111 eontenit1o aisl·rt·do, q1w JWl'S<'\·rrn t•n Rn niHlnmiPnto.
El entrndimicnlo, ;instnnwntc, no PR más que In ra1.6n ru cuanto
prodnee aciont'R aiRlnrlns c11 In terminología de
Hegel---, qun ptwtlen IJPgnr n originar nnl inomins insoluhlrs para el
cntendimil'uto propiamente dicho. A f'RI.e res¡wcto ealw df'c•ir, en
ténnino¡;; aun mús gencrall's, qne la filoRol'ín <'Rfatnyr. "Pn lugar de
lm; repi'<'Ri•ntaeionP.'l, o, lrnhlnndo eon IIJÍis
concq¡J_os. Ln."l _ITI>l'l'sentneiones se p1H'c1l'n eonsiclernr t•o-
mo mct1í[m·qs ele los JWIIRHIIIÍenlos y eont't'ptos"·' (JC·nz;, § 3). ConRÍ-
dcrado ahora frente a los objetos dados en la .. el
pc1mamieuto se prPscnta eomo una t·cflcxián sobrr ellos. Bl proclnd.o
de esa reflexión <'S Jn univenmlidad, qne Sl' snpone cncíerra ln vc1'dad
(la esencia, la interiori<lncl, lo que t'S en sí) del objeto' (Em., § 3).
R!l
Por tnl mnnern, "mctl ia n 1 e la reflexi6n sufre cierta modifiea-
ei6n <•1 eonlrniclo F;rgím anlrs Re 1lnhn en la Rl'nsaeióu, intuición o
rr¡ll'!.'Rentneirín; sólo mrllianlc nn cambio, por lo tanto, la verdadera
llnlttt·al<'zn drl oh,j<'lo se lwee presente 11 In conciencia (Enz., § 22).
Bn eollRt'c'tll'llcin, la nnla!!rra nntnralem del objeto sólo puede dar-
Rr romo un procluelo clrl pensamiento. Riendo así, los pensamientos
sr han d1• poder ea11fic•m· de Jl!'llsamientos ohjetivos, y en conse-
cw•Hria ln J,ágica. viene 11 eoineiclir eon la M('.fafísica, esto eR, con la
eirneia de las eof;m; nprchrndidaR por los ¡wnsnmientoR (Rm., 24).
J>ct·o snePdc que la cxprPsi(m '' pPnsamicnl os objPtivos'' ha llc-
gndo a ::wt· iutolrt·nblc en el Ílmhito ele la filosofía crítira, de la filo-
Rofía knntinnn. 'l'al expt·esiíllt implienría tma conlrmlicción si el
}H'II.'HllniPnlo Pslndrra !'OJHknn!lo a ftmeionat· sólo como mero en.
t.rn(lim iP111 o y, ('11 cuanto 1 n 1, a 110 prodneir Ri11o !let.Prmimtciones
finilaf;, aisln<lns. nhslr:wla::; qtH' pr•t·sislcu e•11 Rl! :tiHlamic'nto; de
Rtl!'l'lc rpw 110 Jlrg-an a eom:l ituir 1111 orga11ismo r•n qnc sn :finitud y
f;(' pnd ic·t·n11 resol n't' y S(! a leanzara lo concreto, el uni-
wrsal eoiH'I'Pio, Pn que I'OIIsif;tc la Yerdn!l. Que es como decir que
R(•lo la rnz6n, c·11yn Psl'nPin dialr:C'Iif'n :Kant !lrscubri(¡ (aunque no
h11·o I'OIH'iPnein Pahnl clP In imporlnnPia su !lesenbrimirnlo), rs
pndPt'itsa n fi'ÍIIIll'nt· di' In l'inilnd clp lm; !lel!'l'lllinneioncs intelcctna-
IP.s r n•¡Jiiznt'f;l', Ponl'ot·nt!' 11 lm.; nspirnciollc'::; drl 111ismo Kant, eomo
fnr·ultn<l eh• lo nhsolnto.
1•;[ ohj!'lo de• lu clinlÍ'PI ic·n. !'ll suma, Jllll'l'l'(' e•on::;istir p:11·a Hegel
rn dPRCIIht·it· lm; eo11exiom•s JH'('Psnrim: entre lns entrgoría::; de la
cxpericueia -lomando In "!'XJH'l'Íl'neia" eH rl srnti1lo idealista más
nmplio---. J'Plnei6n se eon!'ibe de llHIItent r¡ue, pnrtiemlo llc la
más nh.<-:trnela dP las enlegoi'Ías, In ¡]p] s(•t·, In dinlr!'tiea 11os habría
dr eoneltteir, n farol' la rdal'ióll inBH111Cn1c r nrcesnrin que cxist.e
la Bnciclopedül> son ''momentos'' de todo ''neto lógico'':
J?, 1'1 pemmmiento nbstrncl:o o enlt'ntlimiPnlo ![IIC "sp qnetln rn In
cletcrminnci6n fija y en sus difercncins con lns demás: tal abstrac-
ción limitada vale para el rntcnclimi!'nto Pomo algo qne es y existe
por RÍ" (Enz., § 80); 2
9
, 1linléct.ieo, qnc consiste en la
antoannlación de aquellas determinaciones finitas y sn pasaje a las
opuestas" (Enz., § 81; este momento o condición clialéclica del pen-
samiento racional constituye "el n1ma motrir. del progrc::;o científico
y el único principio mrcliantc el cual In conexi6n inmanente y la
necesidad penetran en el contenido de la ciencin" (Il1iil.), y 39, el
momrttto o positivo-racional, "flliC aprrhPtHlc ,la unidad
<le las c!PIPI'Illill:tl'ionrs I'H sn opoRieión'' (/':n< .. 82)
1
.
EntcntlPr In 1r:msic.i6n de mw enh'goría a ::;n conlrnria no signi-
fira tnn sMo JWIIPfrat· en clmccnnismo <le la !lialretien, Rino tnmhién
hliPiarsc en !'1 sC"nti<lo \"Cr!lnckro 111'1 rr::mlfnclo elr ella: la l<1ca.
¿, Unúl es, Jlli<'S, la razón rn euyn yirf 1111, ,sobre P] endeble ci-
miento de nnn entrgoría, la del srt·, cuyo de::;tino "S nrgarse, se
da el a desarrollar todo el Ristcma !le lns"cnt.ekorías?
Tal desarrollo 110 puede sncc(lcr por simple allcíli,his_, p11csto que
el nnMisis no nos hnría salir de ln. cntcgoría inie\ial, no i1odría am-
pliar d conocimiento 11i constilnir, por lo tanto, ln base adecuada
del sistrma de la rnr.6n.
cJe::mrrollo no pncdc ocmTir f.ltmlHH'o por consf¡·u.cci{5n, pncs
ele ser así, ¡,por qné Jmhría de c.xigin:e Pomo JH'ccsnrio nu pnnto de
par!iela, la Yalillez de nnn eatcgoría m(!s hnja, pnra poder pasar a
{)(rn más alta?
De esta mancrn, ni análisis ni RÍnlcRif; !'OilRtrnctorn pueden ex-
plirnr In Útnt.·dw de• la rnz611 !linll-ctiea
ell:ts, hasta una IJll!' 110 ya nltPt·ior sínle- <lrsdc el
11
,
11110
ele viRta
11
nturn1,
1

01110
Re
1
1:trín
011
la n¡ul'll('nsión sensible
0
la
.'lis: 11 In lll(Jf; ''c·O!I!'I'I'fa"
1
c!P lax n ·IH ldPH, tét·- inluiri6n. J,o "conr.rt•lo", !'ll cnmbio, cR lo mr<linlo, y no ya nlmoclo ilo dotor-
. con toda In riquczn.-do.-
1llli1!TY1'in de• la dtmÍ'efH•n. sus concxioncR; "In unicla¡l de delcrminncioncR dislinlns" ( Enz., § 82). Siendo
nsi, lo concreto no puede ser otra cosa que un "resultado", y Jo que hay do
t l'nrn lll'gl'l 1•l rnnn<'imil'nlo empiezn ron lo ", esto es, con
lns 1ll.'tc•rmiruu•.ionPR Hnil·ersalrs simph•s o nislmlas. Lo inmediato para el cono-
cimirnto <'SO: lo inmrtlinlo c•s lo abstracto. Tal no· tiene nada quo
n•r, purA, con lo innw<linlu 1'11 1'1 plnno !lr las rosas, ron lo que es inmediato
no
mús rncion!U. Lo racional es también, por tanto, lo mús concreto.
1 Cfr. H. 8a,qgio S11llo Ifcgel, Hnri, Lntcrzn, 1!!27, pp. 15,16; O.
JIAMELJN, les éleménts zn·íncizJaux de la. rcpré.,cntation, Paria, Alean,
1!!25, p. :14.
2 ('fr . .T,a ciencia ile la lógica, trn!l. cit., III, ¡1p. 286-297,
91
Mt• 11ttc J. R Ale 'l'nggmt ha viHto con prnrtrnción cxccp-
rlnnnl rn In l'ttt•Ht ión. E!;fl' prol'tnHlo collot'P<lot· <le Hrgcl <lefinr la
!linff.pf it•n «'Otilo '' 1111 pt·ot•Pso de n•t•otml rncdón ·' '. Hu prnHamicnto (•.rn-
trnl fU! rxpollt' elttrnnu•llfe <'11 el Hignienlp de Rll obra Studics
,·, Otl diolt•l'fit:
1
: "La tlinlrt:l h·n 11o H<' Ita <le :l'otmi<lrrm·
MillO llll fH'OCI'SO <le RÍilO l'OIIlO Ull ]H'OC('f'IO de reCOllS-
frtH'.I'iÓII. lnH miis hnjM concltt<'<'ll n las .miis altas, y
f.r.tns n ln IIIÚH :tl1n tk todns, es porcpw las rntrgol'Ím; nuíR bnjas rare-
ccn dt• Pxistl'neia intlPpCIHlirntr y 110 son m:ís <JIIr nhstrnceioncs de
In mns nlfn. Sólo r¡:;ln CH intlrpr1Hlirntc y, rral. rlla toda nnilate-
rnlitlnll hn nnnlntln por la snerflint coneilineión de los opnest.os.
De rsfe modo, rlla es lo eHirrmnrnte concreto, y para Hrgt'l lo real
rR si<•mpre lo collPrcfo. 1\l:ís aún, lo rrnl, según IIrgrl, rs siempre lo
t•niPI'IIIIH'IIIP I'!II'Íonnl. Ahot·n bien; ningnnn eatr.gorín pnr
1
1c srr r.n-
ternmc•n(p l'llf'Íollal fnPJ'II <lP la m(ts alta, th•¡;;tJp <JIIP t•ualquier otra
mlis hn;ja IJII«' Pila Ílllplira fHl eontrnrio. Ln id<•a nbsointn Pstú ]H'e-
srnt.c en (()(ln In rralidnt1, en 10!1os lo,<; fPwínH'IHlS dr. la rxpr.riencin
Y en nosotro!; miRn10fC B!;, en todns pnrtPs, <'l nlmn <le ]a realidad.
Pt•r 1 t' ·
O 1111 HpH• CR l' RIPill)ll'(' ]H'P!;PJI\(' 11 llORO( I'OS, 110 l'S(:Í RÍ<'11lpl'r rxplí-
df.ll111('1l((' prrsrnlt•; rn PI eonfpniclo dP la <'.OJI!'Ít•nein <'Rt{t prrscntc de
un modo implít·ilo. Prro ni intentmnos rxpliritar Psc conte-
nido, ni liiiPsl t·as trnt nt Í\'llR SP YPn si<'tn¡n·c t•ot·ona<las por el (>xito.
De m·<linario, lodo lo qne hay Pxplít·ilnntrnl<' nnlr' nnrRt.ro <•spíritu
rs algnna entrp;orín finitn e ÍIH•omplda. CnniHlo ello ncmTr, PI pro-
dinléel come11r.nr, y cirt+amrnt e <k hería comenr.nr, si
fnf.rnmoH llg11<1o:-; niPntofl; porqnr d Wrttll]ttr estií
lal.cnte en IO!In exprrirnein en PI espíritn mismo 1101'1 impi
1
1r con-
formnrno.cl eo11 111111 innllcenn<1a. La r<•nli(1atl incomplrta.
que se «'lli'IIPnt rn frl'Htc al rspírit.11 rs inrdbthlrmrntr. confrontnda
<'.oll la rcalitlad eompletn <kl rRpíritn mismo, y rs 1'11 este prorr::;o
1lOJH1c revda ro11iidó11 <k i tH'Oill pll'f a y <•xigt• su tontrario para
c•mnplclnr s11 unilntcralitlnJ''. --
Con rHtn t•lnve f}lll' proporciona Me 'l'nggnrl p] Jlroceso dialéctico
IH' comprrrulr ml'jor. 'l'rniriHln 11 la vistn In rxpor;ición compendiosa
1 l':nnhri•lgt•, Unin'rsity • HJ:.l2, pp. il-4.
de Enciclopedia ( § 7!J-H2), sr pnrdc VPr ahora claramente
e(miO en !'1 p1·inwt· "IIIOilll'nln" 1k lo1lo n••to lógi1•o rl rntcnditnicnto
"flc qnrdn r11 la. tll'terminnPión 1'11 Rll <lii'Prt•neill c•on lns demás:
ial nhstrnt't;i(m limilnt1a vall' para (>! <'nmo nlg<¡,' qtHJ: Pxist.e· por RÍ
mi:-;mo" HO). JoiH qlll' l'll ln <ll'l<'t'lllÍIIIII'ÍÓn inldt•chtnl n1 pemm-
miPn1 o ignora r1 límite o la finitntl t1e rsn. <1rtrrminrtdón aiR1ada o,
lo que virnr a srr lo mismo, In tomn nhsolntnmrnll'. 8e verá preci-
sada a cnrr rn la cuenta de csr límite cnnndo rl st•r de ttne se predica
nqnella detrrminación ahstt·actn !'le prrsPnte ni ¡•nlenclimirnto como
Rn:-;t•rptihlr dr t•omportnr también In tlr\t'rminnei,ín eontraria. Rs así
como el ententlimirnto llr,·a n In rontradicción, revPlndora de su
finitud.
Por otra partr, "rl monl('n\ o dial&tico <'fl In n nlonnulación de
!Hjlll'lln.'i i11'11'1'111illndonps finilns r !;11 pnsn,ie 11 las n¡mrstns" Rl).
Si 1wrplnmos qHI' d Pspíritn n11te sí, implíeitnnwnte, la Iden
t•onerl'ta, se rxplit•a qnc pnctla eonfrontnr S<'er<'t.amcntr con ella la
categoría abstrncta que tit•nc cxplídtnmrntc a la vista. De ahí la
in1t•rna dr lnH <1ctl'rminaeiont•s intelrclunlrs, incstahili-
l1ntl «fll<' .. <'R PI t'Psorte dialéetieo tlP In t·otwxifm de lns • fHJ
Jlt•gnr,<;c rulo eotll.t·ario o diwrso. O para con rlmismo Hegel:
"La tliflléctica es esta rcllncci6n inmanente en que la inrstahilidad
o limit:wión tlt· lns tlrtcrmillnPiont·s itiiPIP<'IIIIIlPs se mm•sh·n. tul (•.omo
ella es, o Sl'lt, t'Oil10 su nrgal'iún" (/bid.). Y SI' l'lltiPtHie nsimismo
mejor <JlW 1n. dialéetica "el alma mot.rir. del progreso cien-
tífico y el úni«•o priueipio uH•t1inute rl cnnl la com•xi6u inmmwnte y
la nPt•esitla<l lll'ndran en el eontPnit1o de la eirnein'
1
31).
Y 11sí He <·omprent1rría también qup PI l'I'Sllltado tle la por:;ieión
Jn nrgaeión H<'ll la. nnidnc1 dr amhafl, lo que constituye el momento
cspeenlatiYo o racional. Dice I-legrl: '' g¡ rcsnltatlo de la dialéctica
rR _]H>sitiYo, porque t icnc un contrnhlo <lrlcrminado" ... ; "porque
rs ]n ncgaei(m <le l'iertns detrrminadoii<'S qne están eontrniclas en el
justamente porque rs\e es nn resultado". "1 JO racional
-añacle el § 82- aunque sen pensado y abstracto, es también algo
C(}ncrcto, ponptc .•. rs la unidad de t1etl'rminaciones ni versas. Por
tanto, la filosofía no tiene qne lwbérselus de ningún modo con meras
!J3
nhstrnre•ionr.o; o ¡wnsnmientos .formnle!'l, sino con pcnsnmicntos con-
rrelm:;".
Jl;• p,.;tn llli111PJ'fl, t•n In /,ríyir•u d,• lll'f.!l'l, 1'1 }H'OCPSO dinléclico,
ll\'llll?.ntHlo In!-! lliiÍf! ¡\p lns ,.,.,•rs 110 l'.<>t l'ietnmt•lllc conforme n In letra
clt'l ritmo tri6tlh•o, "no dirrpfnmrntr, Rino moviéwlosc en zig-zag,
t!omeJ llll lllll'f!O ron YÍPHto elPsf:worahln" (l\ln Taggnrt.), se realiza·
e'OIIIO fnculfnd ele lo nhsolntn. m pnnto ele pnrtidn es la categoría
tlnl ''nrr", In m6s "nlmfJ•nrfn" y Rimplc qur Pl c::;ph·itn encuentra
nnlr! si en In Pxprrh'III'Ín, rl ff.!·mi11o n que llrga es la Idea, la
lllÚR ríen y concreta dr. lns clrlr.rminnrionr.s, síntesis de todas las
nn 1 eriores, e¡nr se con t ienr11 rn ella como "momentos". l1o que quie-
re clrcir que en ntldnnte, rn la considcrneión rncionnl, la Idea habrá
dn reconocerse en totlns lm1 cm;nR, n::;í en el mundo de la naturaleza
eomo en el clc la historia.
HXC11US118 sobre los del ro1wcim1:cnio
11 el collor.imirlllo fi7nsrífiro
'l'nl como intrnfn1lo r•arnPirriznrln, In rnzón de Hegel,
npnrfr: rlr sn wm propio, p,-;f{t. preF;rniP como vÍJ'Illali<latl en totlns
las formns <1f'l eono('imirnto. Poelría fl!'lÍ, que ya rn el cono-
cim icnto vnlgn r Ít n }H'rRcn tl'R lns <'tllcgoríaR, hirn que lo estén de
1111modo implícito.
11
Ettmtrstra ronciencia onlinaria -dice Hegel-
los pensami<•ntoR se l'ncucntrnn I'IW<'fltidos ele la acostumhrncla mate-
ria H<•n::;ihln "!>' Pspiritual"; "rn l'tllllquier proposición de contenido
rnteramrnf e Hrllsihl<', como por C'jemplo: «rsta hoja e¡; verde», ya
eRt{rn eomo lns ele «Ser>> e «itulividnnlicln(b"
(Enz., § :l).
J1o que ocmTe <'R qun rn el conocimiento vulgnr el rspíritu no
atiende n lns en rl impliendus, y por eso 1nmpoco aleam:a
a percibir su insn rieicnrin e ÍJH'Rtnllili<ln<l, ni se siente impnlsndo,
por lo tnuto, n "f('(!Oitstrnir" rl RiRtrmn de la rnzón.
]<in el conocimiento científico ("cmpiri::;mo científico", "cien-
ciaR empíricas", rli<•e lT e gel) persiste la vigencia de la razón vulgar,
por mucl10 que nqní RC cargue el acento sobre algnnns categorías,
como lm:; de ean::;n, mntrria y furno, y se persigan "representaciones
!!4
generales, JH"OJlORH'.Ioncs y leyes". Con 1o(1o, se usan "esas catego-
ríns y Rlls conrxioms de una. manera tolnlmrnte carente de crítica
y r•otH•iencin." (Enz., 38). por la runl tmnbién m¡ní el pro-
erRo 11ia1(>etieo no tiene po!-libilidlHl ck clrRmTollnrRP.
('otilo lns mencionada¡;; fol'lllll::; !le eonocimie11to están decidida-
mente a la acción y muy JejoR, ]101' lo tnnto, de aspirar
a In wrdntl total, el uso nb.-;1racto qne en ellns se hace ele In::; catego-
rÍHR <'Ot'l'eRpolHlinntes pt1('(1C pasar inadvertido. Pero ennndo se to-
mnn las determinaciones del 11enRnmicnto "nislndns ", "abstractas"
y "qne per::;rwran en su aislnmicnto" para hacer de ellns el conte-
nido de explícitos filosofemaR, rntonccs la inestabilida\l ele las cate-
gorím; Rr. ponr. <le manifiesto en la po::;ihilidac1 de. predicar ele un
ohjdo clctrrmimtciones opuestas. BI reRnlfnclo es rl inmovilizarse del
pensn111irnlo en la contradicción, y la emJ::;ignicnte (leRvalorización
ele. Rll PnrlÍeler !linléntico. Tnl orlll'l'Ía con rl tipo !1r eonoeimicnto
iufrlrefua.T, !'lll"lH'.teríRtieo la mrt.nfíRira JWPkant.innn y de Kant
mismo. Prro la genuina ln en cuanto Re tksplicga en
Rn rRrneia y Rn destino propioR, rcsneh·e lns contraclircione.'1, con-
(llli'P el Jli'OI'eRo dinlrctico la entrgorínmÍIR nHn, tal modo
Re l'eali?.a e•on1o facultad <ln lo nbRolntn.
En o y <'11 todo cuanto llevnmos el Í••ho mltP::; hny qnr. lnlRcar
lns rníeeR prof'nndns de In eRrneia "sistrmiitien" de la filosofía, que
1lPgPl ha afirmn1lo itn-nriablPmPnl:c: "Im eirnein es esencialmente
8istcma, porque lo vcrclntlcro, Pn e111mto <'S lo concreto, e¡; sólo en
tnn1o HP dm;envnclve en sí y se rrcoge y mantiene en unidad, es
decir, qne f'R !'omo iotalida.d" (I'Jnz., 14). ·y en la adición al mismo
pÍtnafo !le la Enciclopedia, se clicc que "un fi\o¡:;ofar sin sistema no
Jm('(lr f enrr nntla de científico''; qne '' nn contenido tiPne sn jnsti-
fieneión ::;ólo <•omo momento cl!'l todo, y (le otro modo no es más que
un HliJlllrRt.o infundado o una eertrr.n mrrnmcnte snhjetiva".
este JHlllto de nuestra cxpo.c;ición con elaridnd por lo
me11os uno de lo8 sentidos de la cnérgien 11 firmación l1cgeliana dei
f'aráe!rt· racional de la realidad. l1a realidad es racional porque, en-
Ranchacla en términos que contenga en 8Í lo Absoluto o la Idea, entra
en el marco de la razón, que es capaz de aprehender adecuadamente
aquel contenido. Aqní celebra !ltt triunfo la vieja y fuerte t.rndici6n
95.
'.
df'l J'R!'ionnlhuno, y IH(ttÍ <•ttmplrn tamhirn votos de la razón
fl<• 1\nnt Pnlllo fnt·Hitn<l d<' lo ahsnlttlo.
Ir
l'lnutro de la curslián. T;a tesis de 1\lo 'l'AO<lAHT
ltm;t a nqní <'si r1<lo el m;peeto que podríamos
llnmnr !JIIOsrOlríyirn <lr la nfit·mnl'i<Ín del carácter rncional de la
n•nlidn<l. <'sr rl. úni!'o s<'nthlo dr <liehn nfinnnciún? ¡,0 hay,
ndrmás, rn tm st·Htido nnfolóuiro de clln?
P.n otros In • de la mzón de IIcgcl ¡,se
ngot 11 rn n fi r·nnn· qur 1 a real i<ln d <'S racimw1, o qtt Íl'l'r l1eci r·, adrmás
y pt'irwipnlnwll1<', •¡tw In r<•nlidad rs rnr.6n?
la i·nr.(,n dr no tienr mús que HIHl guo-
!-1rt•Mgi<'n -o ttlllt signirienei6n o111n7ógim, pero intrrprctada de ma-
n<'rn 'IIIP Ptl Ítllima se <ldn rrdueit• n lo q11e nosotros hemos
lln.rtHHlo sign i fiendón gHnsPológien-- , en1 iPn!lo que lo ha sost<•nido
.T. J<J. 1\lt• Tnggnrf., eon rnndttrns rnwlH'S y prol'nndo eonocimicnto de
la obra "" JI Pgl'l
1
.
C'iPr!o tille 1\le 'l'aggnrl. no lwhla pr¡•eiRllllH'IItc <le ,;ignificnción
gHnRPol6git•n dt• In t'H7.Óll hPg<'linna. Prro ltPmos de wr que, rn rrnli-
<ln<l, r·on 1lrnominneión difPt'PHtr, r·r; la qnc le l'!)t'.onocc a la Lógica
. lk IJPgPl. "No l'nhn 1hHla --cliee- qne ITrgel ponsiclrrnha qnc su
J;óyira IPHÍH, algún modo, una signifieari6n onlológica". Pero
por onlol6gil'a <1<• la Lríuira puede Pntrncler, según
t•nnü•ntnrisln, 1los difrrPHles. 1m primera eonsistiría
Pll HoHII'IIPr qne sólo ¡•s rc•nl lo q1w es raeionnl (nofl!ing is real lmt
fhr I'Cflsonn.blc.); la seguruln, que la rcnlidn<l no t's sino rar.ón (that
Hnlily is 11olhi11U bu! ?'lftlioun/ify) !!.
('onfonnr ron t•l pl'imrro <11' Ndns <los s<'nlidoR, Pll la J,óyion de
1 S in 1111' llr.fldinn dialrclic, Cambridge, 'fhc Univcrsity Prcss, 1922;
A romllll'llllli'!J on llr•,ql'!'.• l,o,qir, Cnmbridgc, Tho University Prcss, 19.31.
2 . .. , p,
!Hi
!
Hegel "se confirma y se lleva adPlnnle rl proceso de raeionalización
Cll qllc COilSist.c fotla eirnein y todo ('OIIIWÍillÍento fii1ito"; Jlllr'IJt.raR
que de ncnrrdo ron la srgun(1a nHlner·n de rntendrr In significación
ontológica de In Dóyica, éstn "<1 i f'irrr rnlei'nmente de la cieneia y
del conocimiento finito, sustituyendo un prnsamiento absoluto y por
sí subsistente ni pensamiento que rs correlnth·o y
de los datoR de los scntidos"l.
Como para J\ic Taggart es en el primero <le estos sentidos como
hay que cntrndcr In significación ontológica de In L6yic,(l de Hegel,
es claro que en los términos de la euestión plnntenda mús arriba bien
podemos atribuirle profesar la tesis de que en Hrgel sólo hay una
significación gnosrológica de la ra7.Ón. ERa significnción ontológica
consiste, para l\Jc 'l'aggart, en primer lugar, en el rechazo de la
"corm en sí'.' lwntinnn:
11
Semejante rr<'PIIcia ('!'; C'lllernmrnte injusti-
fi('ada. JJa cosa en sí, tal como Knnt In concibr, Hitundn por detrás y
como sepúada <le los fenómenos qur, solofl, eonstituyrn ln experien-
cia, es nna contradicción. Se dice que no podemos saber lo que
ella rs sino· tan sólo que rxistr; prro esto mismo es un rlemento im-
portante (]e' sn <•onocimirnto. Jmplirn mt ;jnido, y un .inicio Impone
ealPgoríns, y nos vemos así obligatlos 11 fii'Ppln r la id en <le que nos
es posible conocPr.la existencia <le algo que no está sujeto a lns leycR
que g-obicl'llau In PXpcricrwia. 1\lús nún: In ímil'a razón que se ]Hie-
de dar a favor eh' nuestra creeneia 1'11 <·osas rn sí rs que rllas consti-
tuyrn el fundanwnto o substrato 1lp mwstras intnicionr,._ sPnsibles.
Pero eso rs nfirmar una rclaci6n, y una rrlnei6n impliea nna cate-
goría. l1a venlad es que todo cuanto pueda rlceirsc neeren de la cosa
Pn sí t•ontr·;Hlif'P s11 prrten<liclo aislamiento'' 2•
Claro es que Me Taggnrt no puede mrnoR rceonocer que He-
gel, adcmiis de nrgnr la cosa en RÍ, va miíR le,ios t.(ldavi'n, lo bastante
lejos como para a firmar qnc "de la considrración de la.'existencia del
pnro pensamiento podemos deducir la existencia del mundo- de la
naturalrza y de la historia". 1'al de<lucci6n, sin contraria-
mente a lo,que podría crel'rsc sin más, no implicaría de. ninguna ma-
1 Op. cit., p. 2li.
!! Op. cit., p. 2i.
Jlrrn CJII«' In nnhit·nlrzn y In. histori11 ¡meclnn l'Pihwil·se n pnro pensn-
mil'ltlo. ¡ ( rs, rntonc,•s, el Ycrdndcro srnt i1lo de lütnelln dcduc-
dón f 11 el o nqui: biPn In i1lrn rR siemprr prrfccta y concreta
«'llOtHlo tn hnllnmos en In rrnli<Jn,l, 110 rr; mrnos eierto también que la
rnconlrnmos inynrinblc y nece¡:nrimncnte nnidn a la intuición sen-
Miblr, Rin In eunl In misma i«ll'n re! al iwnnentc concreta que termina
In l,ríoica. sPrin nna nbstrncción iiPgítima"
1
.
rslo nsi, rrsultn que no podrínmos drdneir de la Lógica
el n1rllor frngmrnto (le rcn IWnd, yn .<;en. nntura 1 o histórica. Pero si
l'f:O no, hi«•n podrínnHJs, rn enmhio, "drducir que rxirJtc tal mundo,
pnrslo qttl' ¡jp no hnlwrlo !11 ickn rwría locla\'Ía una abstracción y,
rn c•onsrctH•Iwin, con! rn1lidorin. Podemos prediear de ese mundo
lo1lo lo qnc R<'n nrepsnrio pnm que sPn complcmrnto del mundo del
pmo JH'IHHtmirlllo. Así, tir1w l]tHl srr imnrdinlo, pnm que el pemm-
mic•nto ¡nwdn t.Pnrr nlgo qne mrdintiznr; tirne que srl' individual y
formado !le pnr!l•s pnrn qne C'l prnsllmÍC'lÜo lns pueda rc]n-
,.¡onnl'. lJC'lH' srr, en sumn, lo imlh·illnnl nbstrnrto qne junto con el
nnivrrro;nl nhstmrto drl pcnsnmiC'nto coustituyc la rrnli1ln<l ¡•oncrrtn,
inclivillnal y nniv<'rRnl n la wz, f)ll<' r.<! la r;ola cohrrrnte y por r;í
mhmm rnle ''
2

HC ndmilc rs'tn PX)JJÍ!•neiftn di'J "llllÍ\'I'J'fHJ) !JilC er;
In vrnln<ll'rn rrnliclnd, rrsnlln Pllll'O lo qnr 1\le 'l'nggnrt Rosticne, a
Hahrr: quP In Rignifi,•npi{lll onlolftgien. de lu Lrígíca 1lc• JlPp;C'l ele nin-
guna. HHIIIPI'fl implirn ln por;ibiiÍilncl dr "<lr<lucir lle In nntnrnlezn
del plll'O pPnsamiPnlo los PlllltPnidos to<los llc la (•xperirncin" "· Bn-
lrJHlida c'OITP!'Inmrn!l•, nq11rlln. ¡Jednceión yrnclria a. <!reir, en drfini-
tiYn, t)lll' la "l<'ilosofín de In nnlnrnl«•za" y In." l''ilosofía del eRpíri-
tn" c·oHsÍHiirÍin tan r;ólo "rn ir notnnclo el progreso de ]n idea pura
tnl eomo npnrrc·e rn mrdio de los fcnómrnos <'11 mucha pnrte contin-
grntr:.; rcsprclo clc C'lln ". Bn unn. pnlnlJI'n: Hrgrl "se por
clc•scnbrir In. idPu en toclo, prro no por re«lnrir todo n 1111n mnnifcsta-
<'ión cl1• In illra"
4

1 0¡1. l'il., }J. 27.
2 Op. ('it., p. 28.
Op. r,it., p. 2!1.
lbiñ.
De acuerdo con la prccrdcntc nrgnmentación, el principal rrsu1-
1ndo ele la filoso fin de Hcg<'l consir;t.irín en llnber
11
completado ]a
obra por la filosofía nlenumn desde la publicación de la
. C1·ítica de la. pu.m, esto rs, la institución, mediante el método
trnscrn<lrntnl, de In. racionalidad del univrrso" 1. Muy :eoherente-
mrnte tmnbién, 1\lc Taggart saca In conclusión que el idealismo "no
en nfirmar la identidad del pensnmiento con el ser, aunque
en termmos genernles consista en la afirmación de una relnción
entre mnbos. IJa naturaleza de esa relación se puede expresar dicien-
do que el IWnsmniento rs capnz de cx¡n·eflnr el ser, y el ser de com-
pod ar Pl prusamiento" 2.
¡, llay una sol?tcíón mcjol' l
¡,('a ll1' \ma intcrprctnción nuí:;; firl y nHÍP rn"'<ll' "nJ; 1 · d
. ., , , a n vez, e
la ontológien de la razón de Hegel '1 " ,
La interpretneión trndicional de Hegel así lo hfi sostenido ge-
Jlf>rHhnrnte, al calificar y rnten<ler su sistema como ,;;l "idealismo
nbr;oluto ", y rr;a interpretneión rs, rfcct.ivamcnte, la correcta. Pero
oenrre que sus fórmulns snrnau rn parte n lenguaje convencional, a
eswenlaeióú nwtnfísi<'a ltislóriennwnll' intPrr:;;nnle, JWro llifícil de
intdeehwlmrnlr.
Ln üilerpretnl'ión de Me 'l'aggnrl; --·-qnr c•on nlnrgnr nlgn-
nas de sus lineas no difiere rn lo fnndamentnl dr la trndieionalmente
acrpt adn-,- tirnc la vent11ja de salvngnardnr mn.yormr.nte rl fnrrte
SC'Htido de lo real qnc reRpira la obra de Hegel; sentido de la reali-
dad qué In intPrpretnción t.radieionnl tirude a. clisolve¡· cu la niebla
de la Iclrn, rl Espíritu y ln Haztín ennnclo nl i<lralifnno absolnto de
JI egrl se refiere.
Digamos, pues, en sumn, qne rfectiynnwntP, aparte ele su aspec-
to gnoseo16gico, la raz6n hegeliana tiene \mn r;ignificaCÍÓJLOntológica
emincnt.b, pero en términos mús rndicalrs de los que hemos podido
ver en 1\Ie Taggart. Bsto quiere decir que si por una parte Hegel
afirma que la realidad rFJ mcional (afirmación que nos ltemos esfor-
1 Op; cit., p. 30,
2 Op. cit., p. 118.
99
1.a<lo por rntrndrr rn In!! conshlrrnrionrs nntel'iorrs), por otra parte
vn tnn;hifn miis tnn lr,ioN ¡•omo pnt·a afinnnr qllt' In rt•nlillltd
rnz6n.
lntrntnrrmos bosrttH•.inr 1111 ht·r,·e PfHlllf'tna clp r;;te srgundo y
cnrnPirristit•o m:pcclo dr In rnr.ón hegeliann, cuya eomprensión y jus-
I ifiC'Itdón ¡)p¡wnden,- pritH'ipn lmcnh·, el el punto de vista que se adopte
nct>t·en drl modo en que <lPhn rntrndrrsc la Itlra que acaba por ins-
tnmnr In Lrígica <le Hrgrl.
(Argumento de Hucidoprdia, § § 213, 214, 21G, 236, 237;
La ricncin de la lóaica, lib. lll, sre. liT, cap. 3).
Con In Idea de Hegel enhninn rl largo laborioso procrso del
lli'JJsntniPnlo oeeitlrntnl por eom;titnie una metafísica científica o
rncimwl; nwtnfísien l'llyo IPma prineipnl y término !Jite se diría que
no trnsponrr rs In "forma iniPligible ", como princ·ipio l':xpli-
eath·o último r rseneia 1le In rrnliclnd. Con monotonía q11e no carece
<11' gt·atHll•zn, <lirínsr f!IIP ese tema neersitó siglos para modificarse
sólo e u m a Hcrs. Bs nRÍ eomo lo Yrmos ca m hiar, rrpit iéntlm;c, drsde
el yngn "Nons" de A na xÍigorns ( pasnndo sncrsinunrntc por In
1
'idra'' plntímh·n, la ''forma'' aristotélien, las in mente di1•¡.11a ideas
de la ];;NI'oliistien, la r111la pariente rle lo1las ellas: ln "ley" natnrnl)
hasta la 1<1Pa dP HegPI. Bn lo l'mulanwntnl, es una dnhoración del
JWnNnmiPnto grirgo. Así como rn PI arte (frene) una concPpeión o
Ílll'lt inmntPrinl del nrtesano o <'1 artista Re imprime eomo forma en
mm materia, y In obra qne rrsulte serí1 lo qne la hnga ser la hlra o
fonnn. que ell Plln resplatHlerP, del mismo modo, tollo c·unnto 1tny rn
In rrnlitlncl rs lo qne ('S por una "irlPn" o "fonna" qnr hner ser a la
c·oRn lll qnl' 1•s; i1len o forma qne fnneiona eomo rl molclr o mocklo
prt'lllillH'Illr, c•omo "lo uno Pn Jo múltiple" mudable. mundo
de iclPIIfl o dP fot·mnN no sP llliH'stra n los sentidos, sinn sólo a la t·atio,
y )lnrn rptP la rnr.ón ltllmnnn ¡mrcln nquellas fornlllR de-
hen lrnrr nfiuirlnd 1le natnrn,rr.a con ella. TJO 1111r In rar.ón conoce
ti!'IH' qttr Rt'r rncio11aT en RÍ; las formas eonstituti,·as del srr de las
rosnR drbrn srr
1
' formas intrligiblPs". Es por Nm qur_ el "concepto",
tnnto rn Aristt,trlrs romo en Uegrl, tiene a la vez Rrntido lógico y
100
ontológico. T'al fuente o raíz de las formns se pone ma-
yornwnte eh• manifiesto ClllltHlO se Jns COIH'ihr, l\0 ytt COlllO ioens f'll
NÍ Rnhr;ir;trntes, sino como idrns 1ld PRpíriht !lidno y erc11oor. Ri se
ti1•ne prPsrntn toelo rsto, Re c•omprt'mlc lnmhirn que sen. eHirnñnhle a
la metafínicn. de las '
1
formas int.rligiblrs" ln t.cndrncia (por mucho
que hnya estndo reprimida, por lo general) n reconocer la naturaleza
ideal o mcionaT ele la realidad, rs decir, rll definitiva, la tendencia
al idcalisino abr;;oluto.
Y birn; al término de este esfnerzo scenlnr, la I den. de Hegel
(no sin el antceedente más próximo de la '
1
sustancia" de Spinoza)
difiere de sus congénrres tradieionaks, aparte de otros respectos,
principalmente en que: la Idea de Hegel, a pesar de su denomi-
naeión, rstá henehida de In ríen snRia.ncia del espíritu, legado al que
Kant hi1.o ·aportes decisivoR, enriquecidos por In filoRofía irlcalista
que le siguió; 2?, npartúndoRe. d<'l preRtigio 1lr lo fijo y Pst.út.ico, que
rodeaban a las '
1
formas" tradicionalefl, la I den ele II egel, además
ele imnrinentr, es proceso y clcvrnir: es rnzón e historin.
IIrgrl drfinc la Idea como "ln unidad ab::mluta del concepto y
Ja objctidclad" (Rnz., 213). En tal, "la I(lcn c•!l ln verdnd,
porqne la verdad rs la correspondencia entre la objet.ividnd y su
concepto" (lbídc;m).
Previene Pll f:rgnhln. sobre la posible, aprrsmiíndose a neln-
rnr eptc la drfinición anterior no quiere dPeir "que eosns extPriores
eorrespondmt a mis rrprcsentneiones, a rcprrsrntnciones exnct.as que
yo tengo como individuo. En la Idea. no se trata ni del individuo,
11i ele representaciones, ni de cosas". Porque "la Idea mismn. no ha
de tomarse como idea de algo, ni el eoneepl.o como mero concepto
cll'trrm in a do''.
TJeJOS de ello, ele mnnrra semejante ni "acto" aristotélico, la
Idea haec que "todo Jo que es real, en cunuto es verdadero, rs Idea,
y posee su vrrdad s6lo por y a favor de la Idea".
Y ni:lí como rn Arist6trles
11
rl neto, llnmado más precisamente
m1.tclcquia., en tanto actividad libre t.icne en si mismo el fin y es la
realización de él''
1
, del mismo modo en Ilrgel
11
el ser ha alcanzado
l LcrriOIH'.q t7e. bi.qtoria c1e la filoMjl(l, trn<l. ilnlinnn de Fl. OoJiiONOr,A y
o. SANNA, ll¡ p. 29i.
101
In signifienrión dr la wrdnd, por ennnto la Idea es la ltnidad del
l'oncepto y di.' la r!.'ulidad: ahora sólo lo que es Idea e.s"
1
• esto
sen tillo, puede dreir IIrg!.'l que "Jns cosas fin itas son finitas porque
no til'ltrn rn HÍ milllllflf{, <'lllllplirlamrnle, la t·rnli<lad <lr sn con-
(l f () •• 2.
C'cnvenil•ll tcmcutc pr!.'parndos con las a consideracioncR,
tul wz podamos ver mús claro en la clcfinieión Enciclopedia,
§ 214: "Ln 1 <lra puede srr eoneebida eomo In rn:r.ón, als die r et·-
111/nft (tal eH, propimncntr hnhlnmlo, el significado dP mzón); aRi-
miRmo, Pomo el sujeto-objeto, eomo la unidad clr lo ideal y lo real, de
lo finito y lo infinito, drlnhna y el <'11rrpo; eomo In ]JOsilJilidad que
ronl il'np <'11 RÍ miRmu fHl 1·mlidml; t•omo nqurllo rnra esencia enyucl-
Yc In <•xist<'ncin '' ...
Así la lrlrn <'s <'Rcneinlnwllt<' 111'ocrso (Nnz.,
2Hi)
11
; <'S inmnm•tlte ni mnndo, nl mmulo rle la naturaleza y de
In hiRtndn.: Psto t>S, In nntnrnlr:r.a y la historia son <'l proceso de la
l'<'nli:r.nr•i6n ele In Tden.
'' Ln T d<•n puede Rrr <•onccbitln romo la razón''. Con esta afir-
mnc·ión, nder·11n<la <'OilllH'Pilsión hcmoH psf'orzado por lograr,
t('lll'mos rrconoehlo oRtrlmihiPmPtlf"<• Pl Hrgnndo nspeeto de la ra:r.ón
ltPgPJiiiiJil.
Y así como la rnz6n en su aspecto gnoseológico ern dialéctica,
métorlo rlialéct.ico, así también rR dialécticn la razón en su aspecto
ont.ológieo; aunque dialéctica t·ral, donde la Idea "tiene manos y
piel!": "La Idea es ella misma la dialéctica -dicr Hegel-, que
eternamente dist.ingnc y Repara lo que idéntico consigo mismo
de lo diverso, lo ¡:¡nbjetivo de lo objetivo, lo finito dr lo infinito, el
alma del cnerpo; y sólo nsí es eterna razón, dda Ptrrna y eterno es-
píritu" (Enz., § 214).
Bllhl. Id en. o Jlnzón es "la. (mica y universnl .911sfáncia., y en su
formn \'erdadern v desurrollada. es como S111·eto y por tanto como
., ' ', ,
espíritu" (Enz., § 213).
102
1 I.a ciencia rk la. lógica, trad. dt .. , IH, ¡p. 2'40.
2 lbid.
Op. cit., UI, pp. 24l!l-249.
.
1
qne <'l pror•pso tl<' rfltn dinlédi<·n rPal R<' tornn lllÍt!; lt·an;;.
parente como rlesnrrollo drl rspíritu, como PRpíritu objetivo, no
l'HSttal t¡tt(• R<'ll en el pr61ogo <1<' In Filosofín del Derecho donde 1:a1
:fornntln. primernmrutc el <'él<'bt·c runncia<lo: "JJo qnc PS ral'ionnl NI
real, y lo que es rral Nl racional" -fórmnln qne vueh·e al comien:r.o
de la Encicloprdia ( § G).
las nflt•xionrs que preceden fHNall jnslns, ncaRo pudieran
contribuir a rnkncler correctamrnte las relnciones que guarda la
Lógica. eon la Filosofía, de [(11 natw·aleza y la !Nlosofía del espíritu.
Como lo nnota B. Crocc, en la estructmn de RU Ristema Hegel Riguió
la didsión t.radicional llc la filoHofía <'11 filosofía rncional y filosofía
real: "f)iYidín la filoRofía <'11 pnrn o formal (que habría de ser la
lJógien, qn;- era n In. YC?. la JHetafísica) y filosofía aplirada o eon-
q11P <lebín eom¡n·PtHlPr In J<'ilm;ofía <IP la nnturalpr.a y la F'ilo-
Rofín rll'l eRpíritn, incluye.ndo rRia última 1 a mbit-u a In filosofía de
la historia. IJIIS trrs juntas r•omponínn In Flncielopedia dr las cicu-
ein!'l fi lo!'lóficns" 1_
Con <'Ria rcfPreJtciu, y tl•nirndo <'ll enrnta c•l clcsarrollo del tPma
qne IIPYnmos hecho hasta aqní, se ]ntcdc1 ver eon relativa clarida!l
<1ne <'11 In trnnsición de la Lógica a la Filosofía de la. 1uduraleza y la
Filosofía. del cs¡Jíritn no S<' trata pnm li<'gPl ni rle "deducir" de nn
puro JH'll.'mmirnlo In rrnlidnd del mnndo de la nntnrnlrza y dr la
historin, ni <k "ronstrnir" npriorístienmente una cienein o filoRofía
de In natnrnlC:'?.n y unn filoRofítt <le In 1tiRtoria.
Esn rr.lneión se entiende de nn modo más satisfnctol'io si se la
formnla njn·c¡xirnndumente como signr.. l1n es In ciencia farnur.l
ele> la I<l<'a, <·1 tlrsnrrollo del método dinléel ieo <'01110 rar.6n rn scn.t.ido
gnotH•ológieo, el sist<'ma completo de lnR ea trgoríaR que culmina en
la J rlcn. La Filosofía. de la na.tu.ralcza y la del espíritu son
Jas ei<'neiaR realr,q, esto es, de In realidad como raz6n en-sentido onto-
Jógieo. ob.ict.o es la ld<'a misma en cuanto Re realiza como pro-
ceso en el mundo; por consiguiente¡ un ir notando la realización de
la Idea <'11 medio r ·a través de la muUiplicidad de los hech<;>s indivi-
t Saggio aullo Hegel, p. 92.
103
dualN;, ,•ontingentr:;;, qtw forman el material de la
natnralr1.a y !Ir. la hhlloriu.
· Pm· ott·n pnrtr, !orlo esto Jo diee rl mismo rn ]m¡ oscuras
palnlJI'nR dP In Jntrodneeión a J,a ciencia dr. la lóaica, que rezan así:
"T'o!lrín dedt'R<', purs, r¡uc rstp eontenido [ rl de la Lógica] es la
rxpnf;irión rln Dicm tal romo rl rs en sn eterna csenciH, antes de la
rrendón de la natnralP?.!l y !le mt espíritu finito"
1
.
Ur•Rulfn de Jo expursto que ln rlialrctico formal rR la otra cara
ele In dinléetica real, y In rn?.IÍII gnoseológir•a la otra cara de la razón
metafísien.
Y nsí f nmhién eohrn su sr11 f i1lo pleno la eonvieeión de Hegel
acerNt del enríirter rneional de In rPnlidad, qnc Re expresa en la
fónuuln:
11
Lo qne rs nwionnl es nnl, y .lo q11r. es real es racional"
(En<·., § 6).
(l!J4fí)
1 Trnd. cit., J, p. 32.
l!H
INICIACION EN MAURICE BLONDEL
I
JNSJNUACTüN Jm l1A ACClÜN
Con la disertación de esta noche me propongo someter a la
consideración de ustedes algunos pcnsmniPntos qnc jn1.go importan-
tes, concr.rnicntrs a la naturale?.n de la mr'tn físiea o, por mr.,ior drcir,
a In ttecrsidad de una co11VlWÚÓn de la mefnfísica en étien.
Bstos pensamientos estún conl!'nido.o;;, srgÍln mi int.rrpretnción,
en la. ohra jwofnnrla y original rlr> l\fnlll'ie<' Blondd q1w llrvn por
título: J,a acCión. Ensayo de 1111a crítica de la vida y de una. ciC11cia
de la 1H'rícf.ira
1
• l;lt cirmmst.nncin rlP qne nl t.irmpo qnr. htvr. In for-
tnnn de trabar conocimiento con rl libro dr• BlonrlPI me lmhicsc ya
planteado aquel problema, y rl hahrr hallado <'n r1 filóRofrJ de Aix
clcmrntos para llllll Rolueión qnc, en alp;llllofl pnntoR rsr1winleR, coitl-
cidc con íntimas prc<l int c!Pet un 1 rs mí:m, me rlctrrmina n
procurar la mayor ividarl en In exposil'i6n dr flll prnsnmirnto
a fin de no cmtfunrlir lo propio con lo ajeno.
l\fanrice Blondel planten, rn apnrirnein, Rimplemcntc el prohle-
,., '
mn cspeculMivo de la mornl, el prohlr•ma. dr. In lo hoce
en tales qnc el problcmu no se puede rcRolvcr
1
a menos r¡ue
se rrRnclvn, ·al mismo ticmpo, el problema del sct·. ·
No intr•ntnr<'IIHJR, r.u modo p1·eliminar, rkfiuit· In ncdón; no pre-
tenderemos sobre esto pn'nto unn prrcisión qnc cl antor no hn que-
1 J,'Action (18!J,1). d'1111c c1·iliquc c1c la vic el. cl'unc sciencc (le l.:.
pratiqul', Presscs Uni>ersitaircs de Frunce, Paris, 1!J50. Las trauSC'.ripciones de
la obra de Blondel que figuran en este lrnbajo, tal como se publicó anterior-
mente (en mi libro NwJvos p¡·oZegóm.eno., a la mctaffsica, Buenos Aires, I..oAA<ln,
l!J38 y 1945), se hicieron do acuerdo con In. cxeel<'nto trmluc.ción it.alint1a do
ERNESTO OoDIGNOLA, por ser entonces prflcticamcnto inhnllable In e11ición ori-
ginnl francesa, que citmnos nhorn s<'gún la reimpresión do 1950,
105

aun conccdicn<lo que fnrran YalcdcrnR IM rnzonrs en que Kant fumla la distinción entre concrpto e intuición pura. en Rn clrnominnción mÍtR prreiRa. J~l pi:imcro rR r1 que Re m. o máR ampliamente. I ]. como el que aquí consideramos. es la del carácter mcional de la realidad.i ··---' !1: 1 I'~'Wl¡\• r111·•n: ·--·---. esta afirmación y su alcame? Una pregunta tal. el "entendimiento" -aunque en nn srntido muy amplio. formulada de nHtchas maneras pero siempre con igual energía. 11 aJn·c'ciaoioncs de Jicgcl sobi'C la.ia de srr una contcmplueión para transformarse en legis- 77 . que z>rcfiguran la rau)n llcgcliana . Pon está razón cons. l•is.rn de la razón según lümt. rn rsta primera nerpción !lel término r!lzón podrían incluirse tambiéú loR demrn tos trnscrndrntales de "espacio" y "tiem}10 ". 1111 psfuer?:o por ah•nn?:nt· nna !'OIIlJll'CnRióü franca y lo JliÍls vh·icnlp posible dr rl. alcanzamos una situación sin precedentes en la historia de la filosofía. si bitn se mira. Con este entcn!limicnto. ¿ Unúl rs el scJltido exacto de ' ' . Bl presente~ riJSfiJ'O es un intento de aproximación n. misma.'llto central de Hegel. equh·ale a prrgnn!nt· por el pensamif. por cuanto la oprración de In razón orientada nl conocimiento dc. csfructu. li' f' RAZON Y REALIDAD EN LA FILOSOFIA DE HEGEL :-:.:\uuqne no sea rslrictamrnte nrecRario hnecrlo. nos parece conYCllicnte plantear inicialmente rl 1cma de In ra?:(m en H(•gel desde la perspectiva kantiana. rsc pensa'tüirnto central ele Ilcgd.¡ hay tma afirmación que eircnla por lo!la 1!1 obra de Hegel.~a.ocia itmtPclintamentc eon el nombre (!(~ Knnt. PodemoR distinguir PJJ Kant dof! conceptos de razón. tructiva.

. (nw. el hnel'r l'.. JIORotros mismos ponrmos en ellas" (Crítica de la ¡·a ruin pllra.' . 1~1 objeto de la raz6n Pomo rntPHrlimir. l . razón no añade conocimiento nuevo a. experiencia pueda' jamás adecuarse a ellos. Bs por eso qite In finitwl <lrl cnll'tHlimiPnto traReendent.. 389..ica trascendental": "Nuestro conocimiento smge de los sentidos. no sólo <l<'l ronoeimirnto. 396.n este sn nso lógico. el objrto. sm embargo.e~i­ gen<~ia de una con. Ri A!' ronRi<lrrn.. r11 una en•neión o nnn :wei<Ín.t. prefacio de la segunda l'<lirión) 1• Y por cierto que no rs el de esta rnz6n Jwnt.eras .. la sitnaeión drRCripta no I'S ln.idn. In. La expliPnción de su racionalidn<l rs clara: las dctcrminncionrs que constituyen In rxpcriencia son "purstns" por la conciencia trascendental. mediante el juicio Rnbsnmo d(•spués un nonoeimiento bajo 1~ e?mlición de ]a 1. Y que nuestra razón (Yernnn.~rJulrntnl de In r. por th'trás de.ro !le grnvc<la<l clcl penRamicnto lwnt. ..: Re <lihn.al y la correlativa posieión de ]a lt·ns<'C'IHlrJ)('ill o eoRn rn sf.iano. Ya r. PI pewmmiPnto rlr. por tanto. Op.cendentnl. sino también de la moralidad. a Op.ft} se eleva naturalmente a.h•ncia t. teoría del sllog1?mo: "FJn todo conocimiento racionnl. confiesa tener dificnltad para definir esta rnzón en Renti. In <'OSa rn sí es sólo un concepto lfmitr. · · · do <'slrieto.IH . Jo renl rn el pensamiento rlc Kant Pot· eso tambiéu. conceptos qne. a 1n·wn con la n1zón" :~. y In rcalirlnd es racional r.lO. 2 1 cit.rm. constit. J(nnt. Bl primero de 1nle~ ~1sos es bien conocido: In razón :funciona alli -y al'!\ se la pue. \ tal".rntidn.i<lo rstrieto cuyo enrile. determino mi cOJ:oe~nHento con el predicado de ]a regla ( conclusio) y. 0 sen. npartr <lr.in rn ln prolongación ele la sensación como fignrn <le In limitnrión o finitud del entendimiento.zón en scnt. p. ele la. el hncrr por excelencia. e. rn rf<'<~lo. ... pues 11 de laR coRas Rólo conoermos a 1>riori lo qnr.oust itnt h·o. FJn <'~'>te ~. "trascendental'' o pJtro de ella.Io rPnlistn no H<' Jllll'<lr cutrar rn él: el dato rs rrqniAi1o de• In RfntC'sis y. Pero Kant cree advrrtir que. 1 '-1e )11".iva en Kant. y finalmente. p. cit. con perfecta cohereiH'ia idea1ist. Empieza por clll. 7fl 79' .a.~ profundns :¡ mwuras piíg-inns 11(( la Orítica de la ?·azón ¡n~t·a.egla (minor). r¡:. Con todo.it.naeión fla.lnci6n. 24. razón" 1 • Y con notable ag:udeza describe..tmgmr llll uso "f01· n1n l" o "ló"ico" y "' . cit. al contrario... Bs..rierwin.. BI conocer se convierte nhorn 1'11 1111 Jwrrr. qne ·aún prescindiendo de su 11snal contenido. P<•ro si os dnis I'Sn prnRnlllÍPnto ya ponstitnido. que debe· 1 Op. nn ~~o11slruir la ohjrtividn<l.oncirJwia. definit. y m(ts nllít y por debnjo <le nmbos (srg(m ya se apunta en Knnt.lguuo. se da también un uso "real".trcnr meros fenómenos según una unidad sintética para poder lcm·Jos como experi:n~ia.lnm. son los rlcmcntoH qne definen rn (tltimn instnnria In no racionalidn<l clr. llega al entendimiento y acaba en In. y frnn<•nmenh~ Rr <lPdnm Pn FiPhtc y Jff'g-Pl). 1'11 e11anto tnl. 0 "trascendental" de ella. I'Se 11so formal o logtc<> de la razón. el origen de la exigencia racional con estns palabras: "Notó muy bien Platón que nuestra facultad cognoscitiva siente una necesidad mucho mÍIH alta que la de dclr.. Kant. c:xigcneia tí'p1eamente rndonal Jn exigcneia de la m.tisfaetorin.iana nn hacer Rólo por modo metafórico. 2 tienen sn realidad y no son en manera alguna snnp es qnnn. Fls Jn Riluaeión éon q1w nos hallamos al final de la "Lógica trnscendenJiri!ik da roinrn Vcnw11{t. In razón Re pre~enta com~ . In Rignificnei6n hist6l"ica que revislrn.ter propio .dición para hacer valedero o rncJOnnl un Jt~IC. ·• . rn su punto <lr pnrt. '¡rlfcrciie'Jas tliCtlintns · Aquf In n<•. se limita tan solo a conferir 11 conocimientos ya dados una determinada foruHI: a~uella de qne se ha ornpado ]a lógica tradicional en In.l~ defmireomo f neu 11.n los JímitrH <le tal Pxpr. p.ouen de manifiesto las palabras con que se inicia la "?ialéct. . en que J(nnt rlnbora l'l eoll<'rpto dr '' sínteHis'' como unidad lra¡. .wr ). es también el punto en qne hace su apnrici6n In. <li!!Prminneión <Id a[Molltfo lliÍHlllO.onoenUJentos tales qnc van demasiado lejos como para que objeto alguno. Fichte se propuso como empresa filosófica dcduci1· In sensación: deducirla de la eotw. pienso primero nna rrgln. pues. Rcc. 384.nto P!'i la "experiencia". y juRtamrnte porqne no es una :. rrmitc n la "cosa en si". p.11yen rl Pollsluntr~ ecn1. 1111 uso "real.tvHlnd clC\ 1n. JA>ipzig.fo rR. . AÍn nn HllpiW~.

80 Rl 6 . J. Bl ennídrr puro o lrns<•rtHlrntnl dr <•stp principió rrsnltnría de !111 nnhn·n lt•zn P\'idrnl cmr11l P sin f ffir:a: "pnrsl.¡ .c.ns reprc!'l<'nhtciolws dndas por la scnsibilidnd y ln in1nici6n constituyen.i el pensamiPnto lldte ser capaz de probnr algo. aqnrl inrondi. por rl conocimiento <'Oil!lil'iollntlo df'! PIIIPtHlimirnto. n 1•. Puesto que In rnz6n en su uso lógit•o ronNisl!'.t'<'tHh•nla IPs.ci6n <le In rnz6n. R<'¡rÍin In rrlneión. eomo fot·mnf! (t•omo lo nniYCl'. H:tmburg. nna mulliplieidn<l. lns i<lens sn "nnhlad raI'Íollnl' '.Y.~' Pn <larsc por tmtisfecha con ttn n(mtrro limitado de <'OlHlieion<•s. qne l'S eonHI drcir de la 1 Enzyldoz>ii(1ir dcr r>hilo.al) de la intniei6n.srrlc . Y RIIJliH'slo qtlr "lo 1)11<' hay <lr 11nivrrsnl rn todas las rela<'ionr~ fJIIr> pn<'!l!'ll IPn<•t· 111\Pslrns reprrsrnlncdones" se rxprrsa en la <'ln~ifi<•fH•ic'tn <1<' los juieim. no. Ahora hi<'n. se dará también -impli<•n<la en rl ob.q. jnslamPntr. hnbcr rslahleeido 111111 eondieión {Jltimn.imw<·iún Hrgcl qnc.qor>hiscTtcn Wi.. a nna eonexi(tn originnt'Ín.<~.•re a11alíl iemnrnte a nlg-nnn eomliei6n. fli furru Pslril'lnmPnlc eoh<•t'eHie consigo misma. son a pl'iol'i. p. ptll'os o" ¡•niPgoríns". Y <'o mo lo in<'OlHlirionndo eoineide con lo que se RllPI!' t'xpJ·rsnt· ron el lrt·mino <le absoluto.icc sn yoracióu a hnePrlo. A <'ltllsa <le ello. en la húsqne<la dP Psa~ entcgot'Ías Kant rccmTió ni f{teil . Y es el caso que "::. gn rn:mto tal. en cmmto rl yo la rPfil't'e a sí miRmo y la reúne en sí como en una conciencia (apcrcrpción pura). 1'· ::!11. ¡•omo dt•<·ínnws. no debería detenerse nntrs . J\quí se le reproeha al entendimiento.!.ÓII "sigtw sirndo una Psp!'dfiea fuente de concepIJIW proviPnrll rx!'lnsintmelllc <le clln. 1 :! ll f'it. ¡meden realiznt• 1nmpo~~o la nspirn. la Pxig-<'ll!'in nwional rn flrnt. l>e <'se mo<lo. dr.ido rfllriel:o conflistc todn rlln <'11 n firma 1' !(11!' "si se <ln lo <'On<l ieionndo.ah•s viPne a coincidir con lofl 1res grandes temas de la mrtnfísiea h·a<lirionnl: alma. sólo nos hrmos de referir a ella indil·<'<'lnmente y <kHde el punto de Yista de Hrgl'l.nlrgoríns fijns y rstátieus. in~ Grunt1ri.c. § 42.illil!io!l Hl' l'f•ril•t·•• 11 trase<'IHlenf. es reducida de ese modo n In itlenti<ln<l. y pon los cualcR ohjl'lo!-! 1 ' 1• 1·:11 rPnlidnd. 011 enanto a sn contenido. F~:r.[ten. 'l'nl multiplieidncl <k la sPnsnción y la intnici6n.jnieios.1Ias una t•otwxi6n inmnnrnte y necrsarin. pero no a lo iiiPOtHli<'iollatlo ".\' nrtirieioso l'!'cnrso de deducirlas fle ]a rreibida tnhla <le los .<'11 <•onexi6n ron él.rgnro fnn<lamrnl. psta filosofía estatuye la nnida1l originaria rld ~-o en el peltsamienlo: nni1lad tnti·H·rn<lrnt.x ME!NEil.Í misnw in<~otHlieiollacla'' a.o de los eoncPplos del entendimiento. es ]a fn¡•nllnd de las "id PaR'' f J'H<. condiciones -bien que pntrnt. las <•atPgorías" 1 • l'ero anota a ¡•ont. In rn7. m11ndo y Dios. se rom•. en busenr In eondiei6n de un juicio. :Ht~. que es <'11 . si la l6gicn tiene qne exigir q1te ~le !lPn pwebas. delH' ser !'aJHIZ tle probar antPs que nndn su propio <'OIÜPnido y mostrar Rll ne<~<'RÍ!la!l' '. ril.. ~e refi. rn wrdad. d Histcma ·de las ideas to!! y . c1~ rilz6n de la rxtrrioridad recíproen de la flCBsibilhlnd en sus <loH forn~as de Nlpneio y tirmpo que.1. tal <•omo Kant lo eoncih1•. no condicionada. reunido nl nznr. qnn no ¡•onslitnycn un organiHtno porque no hay r•nfre r. l!t:W.t'lll'!'IIJOH aquí en t'l <ldnll" tle In "I>ialéetien lt·ase<'tHiental''. la razón rn su uso lógico 110 rrnlilm sn í11timn Y!H'fH!ión a "hallnr. fP1<' s<•n nn eonglomPJ'n<lo. Op. l1os modos determinatloH de esta rl'fPrencin son los eonr<'plo!'l puros <kl cntemlimiento. 1'<'1'0 lo propio <le la razón rn su mm formal rs. No l'lll. y otro tanto ocnrre eon su forma.o qne lo condieionado.¡. por tanto. el no tcn<lrr <'onsrcnrnlrnwntc nl I'ÍPJTP de la srric de lm.q8en.¡n.<. dice llegrl: ''Como ::.toda la serie de laR cotl!lieionrs unas n otra~ snhonlinndn~: unn scrir.·ionn<lo ron qne s~ log-rndn In uni<lnd <ll'l !'lllf'JJ<limi<'lllo mismo"!. Bxponiendo con a<lmirable pr0cisi6n rl núcleo de la filosofía knntiann.inlo ~. 110 obRtanlr. <•. ya que algunas obsPrvaeioncs de Ileg<'l nccrra <1rl comportamiento dr la raz6n de Knnt prcltulian Htl propia coneepci6n !le la razón. "· ::!•o.]o.ÍIII <'11 P~!'lll'in t'R ln f:wttltn!l di' lo ahsol11tn.al de la nntoco11eirnein. nsí romo Pl rntrndimiento lo <'1'11 d!' loR <'OIJ<•rplo..lnye qnr la ra. las <'HIPg-oríns pxpresan In "n11itlntl intrl<'<~lnal" dr los fl'nÓIIH'no. Op.. l'sfe 11so hnse<'lllli'Hfa) o puro 1le la rm>:ÓII se mueshu ~·n 1'11 rl ofro nwrnmPIIh• l'ot·mnl.qclra.qc. y si quiere ensrííar t•l modo de probar. ril .

f!He consh.cín pcnsnnte. vir· ttwlirlndPs q11c rPclnmnn fncrn cld Jwntismo adrr~nndo deRarrollo. nrgaeic'm rk la n•prPsPntaPión.o n.• ~ 4+). sino que es debida exclusivamente a la razón que conoce" (Enz. en vez de esa crítica SU· pPrfic•inl. dimiPllto o rl eonorrr nwcliante las cntegoríns rs Íli1potente para {'Olloc>c·r las coRns en RÍ" ( f:nz . Pero. clcl srntimic>ntn.e que "la ant inomin no se da solamente en los cnat.iclnel POIIRÍgO lllÍ<tlllO" (1~'112. ni siquiera pnra el entendimiento hu· mano vulgar. ~10 ha de ser la e.rn.a solución es qno la contradicción no radica en el objeto tal como él es en sí y por sí.P. a ·\wsat· ele la c•rlosa vigilnncia <le Kant mismo.(m pomo farnltn<l rk ln ÍJtcotHlil·iona!lo surge para conocer rsa c•osn e•n sí.Ql! k_antiana tal como ella ~!H'~tr!!__e!l la. Ln rnr.a. litln<l. en considerarlas como pe11samkntos._. ~ 47). rll e•unnt. Lo <jne 83 .am Í<'nt os tn leA que 1'11 si mismos y por sí mismos 110 ene. La profundirlncl ele la. dieción eú qne inenrren lns ddrrminnrimH's intrleet nnlrs en lo raciona 1 es esenci_al y necesaria. Saber esto y reconocer esta propiedad de los objetos. visión rle Kan!' ni dr>. y por tanto el en ten-. 1lPgrl erec vrr rn la rn7. ele tolla rlr. " . '1 . dialédica.o: "lm eosn en sí . rlr r. ~ 44). nfíadc Hegel: "Aquí se nos dice que es el mismo contenido. mhmw coput mnrluum no Ps mÍ!~ qne nn producto tlPI ¡wmmmirnto. l:ernnra para con las P. !J11P ln c•ondrnn a prod11eir sólo una il11sicín de• entHH'ÍlllÍl'llto. esas drfl'flllÍlln!'iour. sino mem apariPneia. Prro oe•mTr qnc '' c•onorer no Ps sino Rabrr cle nn objc.ituye lo que má.cnhrit· la natnraler. rn sn r•onsH crn. grpsos más importantes y profundos de In film.~ adelante se define como el momento dialéctico ele la lógica" (lbid..':!!_g~ rpt~ Kant 11_!) nlm111zó n Y~r In trn~~~rt_H1encin de sn <1Pscubri!~!J. se ha de consillPrnr como mto rle los pro.nsas ekl IIHHHlo. J)ios. Hste pPHRH111ÍC~nto de rtne In eont. llr afJnrl Jleltsamirnto qne ha sido IJryndn hmda la nhstrae•cibn pura: rl yo ynrío f!Ur loma romo objeto f'Sf:J y¡Jda iclrnt.Íin conlrnsfa ecm lo "trivial <le la sol. en todas lns rcpresentnciones.te en nnn. cuando en verdad habría qne tener preRent. ln mirnela aH•nl. ¡wtulPn n. Rino qne ella es propia ele la. rn?. conceptos e ideas.Jür ·ahstracto. del llHllHlo la qne lleve Pll sí la mÍlenla de la rontraClicción. ' .jPio Pn cun11to se hnce abstracción de loc1o Jo que rs parn la condrncin.<t nllÍl».{tlo <''llllo 1111 «llliÍ. qne son lnR categorías..tOI'Íns no purclr. Bs fácil clarse cucnln rlr lo fltl<' q11rcla: Jo rnlrramr. vacío. c¡tH' rn <ntnnlo tal no se <la en n11a percrción.wi(m <k aqnel infinito o cle la cosa 1'11 sí In rnzÍill solo elil-lpmtc ele la~ catPgoríns. dctcrminac1o tan ¡. .ra. la rosa rn RÍ no srría miís que nn producto del prm:nmirnf.:· ' . Rll rmplro ~· nl Ynlor de sn¡.Prminarlo. 11 pnrn 1ogtsmo pRtco1'. qne "el contenido (]el mundo..f.) 1 4R). i<lPnficlntl r.Pxprrsn el oh. sino mús bien co.terminaeión ele la I'Pmdhilhlnd y <le todo prnsamicnto lldPrminarlo. resultados. tletrrminaPionPs cmpíric•a.• ~ +6).. ogiCo l•~N nst eomo. tlirr llq~Pl qnr "el nrdatlrro punto tlc vista para rechazar (1 ) 1 1 1 taks formas no Ita de consistir.Íln fHI e•ontcniclo clclrrminndo.~~ias. mnnr. § 4tl).onrxton inmanente y neccRaria. A fnlt. De las antinom ins resnltn.tición. de In rn7. sino más birn en todos los objetos.~-~1~0.n valer romo determinaciones de lo absoluto. ~ oc~!. Y en· la adici6n nl mismo pat·úgrnfo.ro objetos especiales tomados tlc la eosmologín..c. pertenece n la rRPneia de la. cuy~s de~ terminaeiones i11enrren en tal nntinomia no puede ser en sí. simpli<'i!lnd. y pr<'eisamcntr. En esfc> nso trnsc~Pttdl'ni. c_:<_posici~n sist()mática y_ crítica de las a~1ti.Íin ltant innn.J111sl!tlo csgrimió rn <'mtlra ele hl misma razón. Pnrn la ektet·min. consideración filosófica: rsta propiedad const. . y rn cnnnto qniere m:arlas a t:~l l'in sr YIIPhP trasrPtHlcntr" (E11::: . <le Kant a ln a firmnción rlc la sustancia. 1lc rsln.. ~y_ore~Jl!'omesns (leja ~Jt!revcr la rn7.'l. Pero rrsnlta también P\'Íc!Pntr que rstr.) A nota fina 1lll!'ll le H rgel q 1h~ "rr:m Huelo 1le 1a falta de una con~i<lenwióh miís profmHla de la nntinomin fnr qne Kant rnumeró sólo enatro de cllns ".icrrnn la verdad" (Enz... cualesquiera ellos sean. y P] enntPllÍ11o determinado "IIPÍPtTa múlt ipl<'fl !'OllPXÍnnrs Pll sí ~· 1irne cnnrxionrs con mnchos otros ohjPfns. lo sq:.. r11tftn "e•otulirionncln!'-1 por 111111 mnff•rin elneln ''. cterlcrn. Y rn consccnencin.y por cosa Re entientlc aquí también p) espíl'it11.<:encia. J. mo pc11r:. lo qtw pro<lnee la eontrntlirei!Ín.•gPl anota qne la crít iPn. "lMI !'ll(l'f. esto es.. ele la es~ncia d<'l cspíritll" (!bid.a dr. rl<'l pPnsamientn llel. inmatPriali<lad <lrl alma se fnnda en última inslaTIPÍa en r¡nP aqtwllos eonePptos o pensamientos no corres.c·ton < P ]f.('Írtwin film:Mic•n.ofía moderna" (Jtnz.

ioncs del cmpin'snw. parn.t~~~~t2 !'~.~n q11P /am/Ji{¡¡ es" (1~'11:::.0. Sp.. como nn in[f!rir. otra ' co.. sp eonoee la verdad y se nlennr. sn vrrdadrro s!'r: J >ios. "mediante la n•flcxión. T1n rPiaeión del punto de pnrt icla r•on PI tPI. Hegel se refiere al t \ .os.!'n!'iún alguna l'll IH[IlPl l'OIH'<'pfo illÍ<•iaJ. Sostrnrr que rsr pasnje no cl<'hr rralizarse equivalen ckl'ÍI' qnc• no S!' 1lPhP prnr~a1·" (!bid.io estn formn in!Piectnal. PI proeedimiPnto de la t·nr. ('on la Pliminacióu y lH'g'llPiÓil <lP Sil Pll\'Oitlll'll PXtPI'ÍOI' Hl' ]lOllP <JI' llHllli fjps\o rl C011fl'11ÍnO inl!•rior de Jo pt•t·c•ihido'' (lbi. !Jllll'\tera cldrnerme hrevPmentc para mtltrar como cntH'ndc Hrgrl las relneiours rlrl ]muto de vista del intr!Petuallsmo. 2H'11sm· PI llllllHio ('lllpírieo signil'iea PHPneialnwntP transformar su foJ'IlHl rHlpírien.In !lJli'Prinl'ión dr.:~.!fJ ·afPlH)PJ' a esta netividncl ·¡¡rgali1•a J't'fltH'efo cle lo da1lo primarir. n~¡ndlm. .. Dios con lanatnralrza. pt·uelws !lP parlit· del nnnHlo eomo ~'JJli.). La mctnfísiea según se hallaba eonstit. cnrnetrrís1ieo clr la l'!l7. Con es( a fe rl pr. el iutclcctu.'lnino haeia PI f•un 1 SP Ya RP <•mwibr simplrmrntc <'OilHl afirllrrtfil•o. . sn trascendr1· <le lo finito n Jo infinito. pót·qne nos ha Jllll'PI'Ído WJ' <'11 Pllnl'l nl~nnns !l<' lul'l !lPf•ÍfdYnH t'retifient>ionrs gr1wins n las ennleR.ÍlJH!Q. Su convicción enrnctrrístien eomistía en considerar "lns dctPrminaciones drl pcnsn85 .kl'f'f' n la Yt'Z una ndi\'idnd lli'[!!IIÍI'a Hohrr aquel fundmnento. Pn quc•rPr ('otwebir In na t nra]Pzn dd JH'nsamiento HÍ1Io hn.L.(•r-d :í. . K'os hrmos drtenido en las preerclcnt. partirJHlo 1le la <'Oli<'P¡wi{Jll knntint1a d~ la rar.~-~-~~~~.nlgo rlP algo. Bn cambio.11ccc cn su l'o1'ma rmpíriea primrra. PI prnRlllllirnfo ~pinoza eonw panteísmo y atrísmo. de haberse propnrsl o "confundir ·a. Pnra ilnstrnr ln importanrin qnc rrviste rl no atPn(Jer a este momrnto 11r~alivo. L'Oil\'Írtir!Hloln Pn algo IIIIÍYPrsal.!.... to<lo rsto rs rl pensamiPnto mismo. IIIÍif' dPPÍRÍnJ nún. J·~n p) <'nsf_!_dc Jn JH'liPba '' eosmolíigiea'' y <le ln prnrba '' físJr~o­ trológi~~~-"1 IIPgrl parPeP rillgrrir 11t1r I<ant lm·o por lrgítimo el punto ~1<• pnrt ifln 1lr~las~m~ism_~~. PS posible ll<•gnr a eomprrJHkr mr. qnr hemos rutrrsaca<lo dP lns observneiones erít:icas rlc la Ji:1lCÍploprdin ni fnneiounmiPnto de la t·nz{m luml innn.{Jtl__npm·rc•p rn IHflll'lln~ prnPhm. reproduce el eontenido de lns sens!HJÍOJH'il e intuiciones y se sntisfnee con ello como si se tratase <le la verdad" (Enz. cc'p('l'O el gran el'l'Ol' ---IJ('Otn I1 <'gPl~. ~ 26).. Bl prnsmnirnto de Spinoza bum poclría ser otro: en ver. ¡:¡ !íO). •' • • ( qlll\'0('0 f'll ({lW SI' Jlll'lll'l'C Clllll\(]0 St' ('()llS)(lc•rn.. 1nstituirln por <'1 v<'nladero srr. ('ll prinPipio qne rs un eom" JllttlnmirJlhl_l11'9PÍO ~lP la razón la h'lHknr.eu. mnltiplicidnd..in!'. 110 }JC1'111f1. <·n·y(.inozil más bien ha 11C(Jado toda esa. son. ~\nt(·~ de pa~nr ndPlnntr.mamirnto se dirige tlerechamrntc n lo:. ron rlmnndo finito .d.'-1 rlr In Pxisl rnda rlc Di m. Ji:l pPnsnmirnto <'.. lu erít ira knut. "Ese pllll t o 1 plll't hin --1l i1•r 11 Pgrl. 1:!~. <'omo nu conjunto dr sncesos caflualrs o tk fines y rPlliPionPs \PlroiÍlgÍC'!IfL . ~·ntn <'!'. en In prl'f'iglll'lH'ÍÓn dP la rHziÍn de Hegel.tlt• heehos fortuitos o !le rPinl'ionrs 1Pieol6giens para inferir ~UJ:!l lllJIIHlo o s!'l' -!'1 !11• Dios.inna a las Jll'llf'hiiR 111rl n fí~Íf'll. aniquilít]l(loln..6n hrgeliaua 11111'11111' 1 El ¡nmfo d(• vista de lo que podría1110s dr.. rrbn.!l!!<'JitP eo1110 l'l')Jl'Csc~ntnei6n <lel mnlHlo.). f'OlllO nn inferir dP alyo qtH' o: y 1JCI'111fi1WCf. objrt.ro JWnsnmir•nto no introduce moillli.ciories de Hegel.r7 saber i11mcdial o con la 1'fl<:ón ' .uida nn!Ps de Kant rra un modo de filosofar que descansaba en tal creencia. ~ no EXUI!H81JS sobl'c las colle:r.c. rse trasccndrr rs sólo prnsnmiPnto.).t nnlf'n t r.m·a ele In rozón en el Jlf'llsnmirnlo <le Hrgcl.ón.Ón. ''de snerte q11c ese sistrma Re ha de cousidrrar mús bien como acosmisnw'' (lb id.alismo y la doctrina d.<Jp JillllHlo.a la eoncirneia ele Jo qnc los objeto:.ia n cstnblecer la existenrin _!_lf_}~~Í_2f!__l!lf'(li~nh• una in fpn•nein que parir drl mtnHlo. PI empirismo y la cloetrina tlel s~ber imnrdinto con la.es eierlamen te la in tnieión del Ir lll111Hio rlPfini<la rlt• algím modo. <'1 salto que por tal modo fH' op<'ra a lo snprnRrnsibk. rrrrmns vrr nn pnso nth•lnnt••. ennn<lo la n·aliclnrl JWI'Pibidn PS cldrrminnlln nwclilmlr la Hnh·crsalidad..rs consitlcrn.ignar como "intcledualismo" rs definido <'11 la R11ci1Jlopcdia. !'11 ' Por otrn pnJ·I<•. razón de Jümt y con la antieipada idPa <le la ra7.inrlo hnsta hacerlo la mulfiplieidaclfinita y rxtcrior de la naturnleza ".ior ln eRfl'Hd. eomo af}ttel que implica la ererneia <le que. PPt'o ln OJWt'aeiÍln clr In ¡·nzón se ha ck rntrudrl' de muy otrn mnnrrn: "Bl rJeyarsP ckl ¡wnsnu1iPnto por sohJ•t• lo sPnsihle.

implrs y singulares. mediante el pensamiento como rnz6n anténlicn.irlo. Al pnnto rlc vistn del int.rnba muy grosera en sus rrnliznciones.rRtr gran prilwipio: qnr lo qne rs verdadero rlebe serlo en ln realidnrl y serlo para In percepción. esa razón lmutiana. prrrlirndos rle que se trata son algo rxlerior al objeto y no pnPrlr•n rlcfiHirlo de manrrn.c. por tanto. Bstc principio se opone nl dclwr ser de qne se en. Laler1.n. Ursde el punto de vista del sujeto. rl Plllpirismo fW nti<'ll!' a las rrprPsPnlneionPs como apoyo firme y criterio de vC'rdali.c. Bs cnrnctrrí. 1\loNJ.'ltrnctura de la razón.'l pre1l ir•ndos el llo trnr•t· conexión entre sí.mHlo un más allrí de él. que s6lo tcn1hía rxistencin y nsicnto en el enfPndimienfo Hnhjet.·anére ']u reflexión y la hace comportarse despectivamente frente a lo real y prrscntc.c.ivo.us conexiones tlc manera enteramente exenta de crítica y conciencia".. la !le furnm----. para. estriba en sn ceguera.. haber ig-nol'llrlo que tanto los ob. 110 lw~· e uf re rlln. T1ns dificultades del int. J!l~!i. por lo tanto. las determinaciones tlc la universalidad y Jn necesidad" (E11. el empirismo descompone las representacirnws en pererpciones .mlos a los objetos: '"l'alcs pre11 irnrlos Roll. conexión inmanrnlc y Hcrrsaria. rxhnnstivn. CJ'flll en vrrrlnd oh. en ennnf.c. y mantenerse unidos precariamente rn la Jmiclnrl que les otorga su npliención al mismo oh. que utiliza "las categorías y . la c:I:Ísl c11 cin. metafísica proecdía apliennrlo prrdieados a las representaciones. y "en virh11l rlrl sttpttrsto rpw lo que rs. darse cnent a de qnc haee metafísica sin saberlo. en lo que está prrsentc en lu.. el empirismo "tiene su firme apoyo en el hecho de que In conciencia posee en la percepción sn propia e inmediata crrtczn" (Buz. pero la metafísica snenhn.~ct· y quP. 110 es" (l bid. hnsta tal punto qnc Psn rcprcsentnción previa servía de criterio pni'n..·ino rlt>!.. y desde este punto de vista está mny lejos y mny por debajo de los decisivos descubrimientos de Kant acerca de las categoríns y de la t>. ~ 28). de surrlc qnc "las conc<'pciones gcnrrales '--como. Lm:.o rl<'mlH'Htra que en la llamarla "cxperiel)eia" hay algo miís que 1111a suma de percepciones singulares. Sn prnc•r•climirnfn wmnl c•nnsistía en pretender lograr determinaciones de lo nh~olulo oplica11do alg1mos prc<lir.afísica debieran recibir.pltÍ'H" (l•.. "Hay en el rmpirismo -:--Nignc diciendo Hrgrl. El error en pi tal del empirismo. prornrnbn11 r<'meclial' r•on la r1Ptcrminación <1"' Dios mrrlinntc los Jnnchos IIOlllhrr.clcctnalismo llcgellr reprocha.ÍPill plo. por ejrmplo. nlrp.• ~ 2H) 1. mismo". la ·aplicación <le los prcdiendo..in<'nfPs y pcr!C'nccir>Jlt<'s n la razón. la coneiencia represent-ativa". Pr•t·o In! fr~ se most.c.irtos como los predicados de aquella mct.lico de t'SO. en suma.Tacobi) levanta el cargo 87 rn 1 d . lgnnl <111e el Pmpirismo.rpericncia.clcctnnlismo abren las puertas al empit·ismo. como ~·a <•onsf it u idos nnterionncnté n. tofalirlflrlos.z. el punto lle vista del sclbct· ?111/nediafo (con qilc Hrgel alude especialmente a . r1nc junto a "la materia infinitamente varia". § 30). es connrirlo tnl corno rs l'll sí. como <>n In curstión ncet·ca de si el 11111111ln PS finito o infinito. eomo rn la proposición: Dios rxisfP: In finitud y ln infinitud. § 37). PPro mientras que el intcleetunlismo de ln.).irmplo.no rl<'hcn irlll'l' po1: si mismas signifiendo y valirlez mús amplios qne los que se sacan de la percepción" (E m:. pcrccpeión rxtrr11n o interna" (En.. rptr se lrs ntribnyrrn rsle o nqncl predicado (Ji:nz. Y este es lo decisivo para la vnlnraci(ln que JJegPl hace 1lcl empirismo. IJO mismo qnr In virja mdaf'ísira. § 29). los consirlcrnbn.fclos <le que IHJnclla mrlarísica se ocupaba. § 38).. ella nada snbc llc lo qnc sólo debe . rslnhn por encima tle la filosofía crítica flll«' snhn•. "sn ilusión fnndamt>ntal ''. italiana de A. "dcficicn<'ia ésta que los orirHinlr•s. por el hreho de ser pensarlo. Contra. . que le nplicnbnn" (Enz. como en la pt·oposieión: el alma rs simple" (IC11Z.ictos at. ineonrlicionndoR: 11 nlnw. lo simple y lo compuesto.lucciún" (Trnri. por lo ilemÍis. Hnri. Porque. 2<1). por <'. por P.'l.mirntn romo rktrrminnrionrs fundamentales de las cosas". p. sn propio contenido r clctrrminaci6ú.T. In filosofía conoce solamente lo que ct>. Ahora In vcrdnd no lwhría <le huscarsc "en el pcnsnmiento l <Jt'r .. hay "ln forma. por otra parte.zón pura entera. § 38) . es preciso ir a hallarla "en la c. arlPmiís. esto es. contra rl empirismo vale la Crítica rlc la .11 ric11ria 1lc l11 lcígica. § 39).m.'nz .~. 11 1 1ni ro. por lo tanto. Bn cnnnto a los ob. llllllHlo y ])íos. r•sos objetos dr.

lib. Sn prodneto caracll'rístieo rs la universalidad. ~ 62). y sólo puede llnnw <'11 1111 sa/HII' illmf'fliafo... Lo infirrito.. o Ren.imaR la <liHtirl('i(m entre J1P11!'1lllllirnto y reprrRentaeióll H<~ torna mús difíeil. 111o~lrnt· unn t'OfHt t•Omo lll<'llintizmla por olrn. q1w JWl'S<'\·rrn t•n Rn niHlnmiPnto. innwcliata o iiiR!'JlllfllhiPnwntP. § 3). Himplr facultad de rnnod 111 i1•11l o mrdin t fl y t'OJHI if'iorwdo : "Bxplit•n r y com Jll'rtHlrr signiri1•n... en ténnino¡. npi'O\'f'l'hÍintlm.. finitnR y eon<li!'ionncla1-i.ión <·m·ncleríHtica <1<' rsta razón. pnt· lo l11nlo. . ~ GH). 1iPrw qne cRtnr fnrrn cld mreanismo 1lt• tnl t~oll<'xión <'11 CJII<' <•l t•mroeimicnlo Re <'nt•nentra rneerrmlo" (/~llz.]o tiPnc por contl'nido lo spnRible -·-ya univrrsaliznclo ·por la Rintple n•fPr<'IH'in ni yo-. 11o ptl<'llt' t~onoP<'I'HI' <•on 1111 eonoeimicnto mP!Iiato. Ln. !'Rfn novísimn rnr. sre. AlllHllle en el caso de Jm..l'ltrt· t'n cuenta que In repr<'sentnción no ¡. qne la filoRol'ín <'Rfatnyr. y 1(11<' no amt!t• en In m<'clind(m a la misma mediaei6n '' (En::. ciencia de la Lógica. drp<'ni\It'nle.'l. R!l .reulm· ele la filosofía. concq¡J_os. . lo ineomlicionn<lo. no PR más que In ra1.. Corresponde diRtingnir rl penRnmicnto de la representación en general. tlt~ R<•r In J'ilosofía ele llew·I Jll'<'eÍRnnH•nf" la q11e pongn 1'11 <'111'1-if i(ln In verdad !le <'1-:ln. l1o qlH' t'n t!Pfinilh·a le Tf')ll'tll'lla. finito..t·cpw.. lo eterno.ofía -eomo elirín. Se ha de t. IJlW l'K fnntlnnwnfalmentr hnnhién la fillyn. P~ fJlH'.. Ul.·.1111111" )JOR "Prl'liminarp¡.ón eomo saht'l' innwrliato prdPrHla harrr c•onRiR1ir In filnRol'ín t•n Hll hmlan:e !IP ln fiJo¡. "¡. el lJCnsamiento se pl'l'senta coino mm activitlad espiritual. ... qun ptwtlen IJPgnr n originar nnl inomins insoluhlrs para el cntendimil'uto propiamente dicho.o de esa reflexión <'S Jn univenmlidad. 2). y HllPennrln f:olu----r+ón--tm:-drfit•h'm·in!>y~l'¡tltlffil~--Hf>fittl-nfl--f'-lt--41-H~·..j<'to n•nl. de (Argumento de RnciclopCdia. I>ios... el pensamiento es el yo..f'g"Ún 11 egel.. PXiRfp también en la rrnlitlad. g~ por o1 J'a parte tamhi(>n "fnll. lo absoltllo. prro eon mn~nífiea. No hn. lo que t'S en sí) del objeto' (Em. R<'~ÚII Y<'l'emo~ mú1-: lHielnn!t•. lit~ nt•tu•rdo n ~·~fo. la interiori<lncl. c11 In terminología de Hegel---.. <le tlon<le arrnnean ]Hlt'ttl:es que llevnn a la inteligencia de sus exposit•ionPH más PxtenRas del Ristema.~ (H).c. J>c. K~1!11cin rln la dial. el pc1mamieuto se prPscnta eomo una t·cflcxián sobrr ellos. ~ 7!í). y La. ConRÍdcrado ahora frente a los objetos dados en la . A f'RI. rrp~P.iriclnd y transJHlreneia de expresión. calr'uoría.(m en Jll'gel.'l<'Htneión.. l1n pt·pf <'lr. § 3). In rPl'llatl.o tk hrcho qtw el JlCIIRHillÍt'lllo pi'<H'<'tla tnn sólo <'011 tll'!l'l'lllinaeion<'s m<'<lializadaH.p lllltlnnH•nfp clP! <•sfurrzo ¡. Bn síntesis npreln<ln.zrín hf'g!'lia11a. repi'<'Ri•ntaeionP. <le enalqnier elnsp que Rea. aun mús gencrall's. rl c(•trrn. Co1midl'rtHlo como Rll.instnnwntc. BR <'~le saber inmediato rl qnr ahora Rl~ df'sigwt eo111o rnY. 1)111' <'XÍ~tr Pll mtrsfTa n•prr . 1'<' li~ioRa.{. mora ks. En Pollfll't'tll'IH~ia lo inf'inito. § § 20-25. 111. N: r1ne lo infinito. 1>itm.prlfn<~iÍltl. ll(•grl noR libra nllí como rl uí1eleo <le sn nnlno pPilRillllif'nto: un nprctndo hmr. l~n In eorJc'<'JIPiÍln IIPgt•limla tlc• la rnzón hahrían dt• hallnr t·abirla los asp('(~fos pm:it ivoR de• laR posie·ionps PxaminiHln¡:. la !'f'l'(!'Zil ck R\1 ~pr'' (EH<:. una de lns partrs más cuida<losnmentc elabomdas de toda la obra del fil6sofo.éf'lica. ea.rntn<'ión.~ o. últ. 11cnsmniento.rrs11ltn<lo dd ¡.. la idl'a de ra?. es tomar 1111 eontenit1o aisl·rt·do. "lo IJII<' t•HI<' Rnlwr inmPdinto Rnlw. f<'RÍH.aber mrdiafo" (Jo: u. Bl proclnd. el~ 1111 Rnh<'J' irrnH•clinto: "la ÍllHH'tlintc•z <kl Sllh!'t' 110 sólo no rxe•luyr. lo abRtracto en gcncrnl.<. ampliamente hasta aquí y partiremos de PlloR nhorn pnrn rnRnyar una compren-sión inieinl. Hino también vprdn<lero~ p<'llsam it'nl os: repr<'scntncion<'l'\ jnrítlicaR... Bs por <'Ro que no hemos vadludo en mmrlo¡.. qttP <'011 lnl r<'pl'<'R<'nhwión ya cnlnzn<ln <'ll la Poneirnl'ia. ella f'onsiRtP <'ll l'PRohwión en lo Riguir. El entrndimicnlo.clr Rrr f'tln lnmhirn llll'l'o I'IIIPIHlimiPnlo.6n ru cuanto prodnee rPpr~·R<·nf aciont'R aiRlnrlns -finita..ÓII..Rsq11rma r7e· la rrr. en pt·i nwr lug·a r t'H Jn lso ele hPf'ho t[UC 1-:r.e res¡wcto ealw df'c•ir. lodo t•onl<'nitlo eR par! it•nlnr. PnRenl.nte: lo propio de In l'<'JHe.p.. plnst. qne Sl' snpone cncíerra ln vc1'dad (la esencia. la nH·elilwilm."l _ITI>l'l'sentneiones se p1H'c1l'n eonsiclernr t•omo mct1í[m·qs ele los JWIIRHIIIÍenlos y eont't'ptos"·' (JC·nz. "Pn lugar de lm. ROn sin chula Bn su deterrninneión más inmedintn.¡" a la Lóyica de la E11ciclowdin.~. .<. Rino !(llP nmb11R eosas <'RiiÍII <le l11l manrrn unidas qtrl' p] HHlH'r innwtliato <'R irwi11Ro pJ·otluelo ¿. lrnhlnndo eon IIJÍis ----~Jn·opi<'_ilacl.~. .. verdadera <1P lt>mas tratados por Il<'g<'l en otroR ln~ares.

.istir p:11·a Hegel rn dPRCIIht·it· lm. pp. 8a. con la eirneia de las eof. Rino tnmhién hliPiarsc en !'1 sC"nti<lo \"Cr!lnckro 111'1 rr::mlfnclo elr ella: la l<1ca. por tanto. p11csto que el nnMisis no nos hnría salir de ln.ieo. eomo fnr·ultn<l eh• lo nhsolnto.'tc•rmiruu•.16. esto es..m.o científico y el único principio mrcliantc el cual In conexi6n inmanente y la necesidad penetran en el contenido de la ciencin" (Il1iil. no 91 . ron lo que es inmediato 2 ('fr .Prmimtciones finilaf.6n. !'OilRtrnctorn pueden explirnr In Útnt. "flliC aprrhPtHlc .i .s r n•¡Jiiznt'f.qtH' pr•t·sislcu e•11 Rl! :tiHlamic'nto. la Yalillez de nnn eatcgoría m(!s hnja. purA. lns 1ll. n farol' ele~ la rdal'ióll inBH111Cn1c r nrcesnrin que cxist. pncs ele ser así.'HllniPnlo Pslndrra !'OJHknn!lo a ftmeionat· sólo como mero en.sobre P] endeble cimiento de nnn entrgoría.a ciencia ile la lógica. Alean.·dw de• la rnz611 !linll-ctiea ~.. ('11 cuanto 1n1. el uniwrsal eoiH'I'Pio. t. de Rtl!'l'lc rpw 110 Jlrg-an a eom:l ituir 1111 orga11ismo r•n qnc sn :finitud y nh~trrH~c·i6n f.-do. . sólo mrllianlc nn cambio.ionPR Hnil·ersalrs simph•s o nislmlas. la del srt·. H. t l'nrn lll'gl'l 1•l rnnn<'imil'nlo empiezn ron lo "ah~lrnclo ".~ur les éleménts zn·íncizJaux de la. Que es como decir que R(•lo la rnz6n. 1• 01110 Re 11:trín 011 la n¡ul'll('nsión sensible 0 la 11 11110 inluiri6n. ~ 24). Hnri.qgio S11llo Ifcgel. nhslr:wla::. por lo tanto. la verdadera llnlttt·al<'zn drl oh. viene 11 eoineiclir eon la M('.T. por lo tanto.'Rentneirín.ekorías? Tal desarrollo 110 puede sncc(lcr por simple allcíli. tét·- J~n la Bnciclopedül> son ''momentos'' de todo ''neto lógico'': J?. ]~sn J'Plnei6n se eon!'ibe de llHIItent r¡ue. J. con 1 Cfr.his_.tc la Yerdn!l. aisln<lns.e rnln~ ell:ts. esto eR. n ~nlwt·: ·IH ldPH. § 81.. cuyo de::. ele viRta 11 nturn1.(' pnd ic·t·n11 resol n't' y S(! a leanzara lo concreto. Lo racional es también. "In unicla¡l de delcrminncioncR dislinlns" ( Enz.i6n de mw enh'goría a ::.l'. eo11exiom•s JH'('Psnrim: entre lns entrgoría::. III.~sa.'lis: 11 In lll(Jf.). 1'1 pemmmiento nbstrncl:o o enlt'ntlimiPnlo ![IIC "sp qnetln rn In cletcrminnci6n fija y en sus difercncins con lns demás: tal abstracción limitada vale para el rntcnclimi!'nto Pomo algo qne es y existe por RÍ" (Enz. rs pndPt'itsa n fi'ÍIIIll'nt· di' In l'inilnd clp lm.rgím anlrs Re 1lnhn en la Rl'nsaeióu. 'l'al expt·esiíllt implienría tma conlrmlicción si el }H'II. ni análisis ni RÍnlcRif. Lo inmediato para el conoJIAMELJN.. <lrsdc el .por qné Jmhría de c.tino "S el~(lc nrgarse. Jllll'l'l'(' e•on::. E. ''c·O!I!'I'I'fa" 1 c!P lax I'HIP¡roi'Íc~s. cntcgoría inie\ial.rn(lim iP111 o y. 1!!27. !'ll cnmbio. "mctl ia n1e la reflexi6n sufre cierta modifieaei6n <•1 eonlrniclo F.j<'lo se lwee presente 11 In conciencia (Enz. de la filoRofía knntinnn.o "conr. trn!l.simplc8-il--n-iflfndnf'. Pn que I'OIIsif.la unidad <le las c!PIPI'Illill:tl'ionrs I'H sn opoRieión'' (/':n< .. los pensamientos sr han d1• poder ea11fic•m· de Jl!'llsamientos ohjetivos. Lntcrzn.xigin:e Pomo JH'ccsnrio nu pnnto de par!iela.. con lo innw<linlu 1'11 1'1 plnno !lr las rosas. la razón rn euyn yirf 1111. nspirnciollc'::. Unúl es.n conlrnria no signifira tnn sMo JWIIPfrat· en clmccnnismo <le la !lialretien. hasta una c·ntq~oi'Ía IJll!' 110 rrqnirÍPfH~ ya nltPt·ior sínle.<-:trnela dP las enlegoi'Ías. se da el impül~o a desarrollar todo el Ristcma !le lns"cnt. cR lo mr<linlo. y Jo que hay do mús rncion!U. lo concreto no puede ser otra cosa que un "resultado". 1•. Riendo así. Paria. § 82). este momento o condición clialéclica del pensamiento racional constituye "el n1ma motrir.1llli1!TY1'in de• la dtmÍ'efH•n. cit. 15. y en consecw•Hria ln J. --------'-----~minneiones.ltmlHH'o por consf¡·u. EntcntlPr In 1r:msic. In ¡]p] s(•t·. n•r. !'ll suma. Tal inm~diatcz no· tiene nada quo 1!!25. '~elmomrnto 1linléct.fafísica. cimirnto r~ <'SO: lo inmrtlinlo c•s lo abstracto. Siendo nsi. Jlli<'S.--sino-fle-tlet-N·minneione~ con toda In riquczn. l~sc cJe::mrrollo no pncdc ocmTir f. In dinlr!'tiea 11os habría dr eoneltteir. Ponl'ot·nt!' 11 lm. c·11yn Psl'nPin dialr:C'Iif'n :Kant !lrscubri(¡ (aunque no h11·o I'OIH'iPnein Pahnl clP In imporlnnPia de~ su !lesenbrimirnlo). del progrc::. .Por tnl mnnern. no i1odría ampliar d conocimiento 11i constilnir.[ ohj!'lo de• lu clinlÍ'PI ic·n. pnrtiemlo llc la más nh.cci{5n. ¡. a 110 prodneir Ri11o !let. qnc consiste en la antoannlación de aquellas determinaciones finitas y sn pasaje a las opuestas" (Enz. sus concxioncR. y 39.cntation. de la cxpericueia -lomando In "!'XJH'l'Íl'neia" eH rl srnti1lo idealista más nmplio---. § 22). J>ct·o snePdc que la cxprPsi(m '' pPnsamicnl os objPtivos'' ha llcgndo a ::wt· iutolrt·nblc en el Ílmhito ele la filosofía crítira. la nnla!!rra nntnralem del objeto sólo puede darRr romo un procluelo clrl pensamiento. :14. § 80). ¡1p. rcpré. pnra poder pasar a {)(rn más alta? De esta mancrn. el momrttto csp~eulativo o positivo-racional. Bn eollRt'c'tll'llcin.. ln base adecuada del sistrma de la rnr. !lel!'l'lllinneioncs intelcctnaIP. 29 . y no ya nlmoclo ilo dotor. drl 111ismo Kant. lo mús concreto. p. intuición o rr¡ll'!. O. 286-297.ágica. ¿...rt•lo". nprchrndidaR por los ¡wnsnmientoR (Rm. ~ 82) 1. Cnor~t~. ~.

i(m limilnt1a vall' para (>! <'nmo nlg<¡.ln CH intlrpr1Hlirntc y. il-4. rn PI eonfpniclo dP la <'. Por otra partr.ja IJII«' Pila Ílllplira fHl eontrnrio. t'Oil10 su nrgal'iún" (/bid. Unin'rsity l'rc~.ie 11 las n¡mrstns" (~ Rl). 1\l:ís aún.os. incstahilil1ntl «fll<'..11 pnsn.omo ella es.nfideniPIIl<'llle llg11<1o:-. tll'terminnPión fija~· 1'11 Rll <lii'Prt•neill c•on lns demás: ial nhstrnt't. se rxplit•a qnc pnctla eonfrontnr S<'er<'t. y cirt+amrnt e <k hería comenr.•. ~¡ lnH <·ntrgoi'Ím~ miis hnjM concltt<'<'ll n las .tns n ln IIIÚH :tl1n tk todns. <1rtrrminrtdón aiR1ada o. O para det~irlo con rlmismo Hegel: "La tliflléctica es esta rcllncci6n inmanente en que la inrstahilidad o limit:wión tlt· lns tlrtcrmillnPiont·s itiiPIP<'IIIIIlPs se mm•sh·n.rntrnl fU! rxpollt' elttrnnu•llfe <'11 el Hignienlp pnsnj<~ de Rll obra Studics . Pt•r O 1111 1HpH• CR t' RIPill)ll'(' ]H'P!. La r<•nli(1atl incomplrta. tul (•.mo" (~ HO).•. fHJ Jlt•gnr. PI proc~rso dinléel i<~o pnrdt~ come11r.miis altas. Ln id<•a nbsointn Pstú ]H'esrnt.'i i11'11'1'111illndonps finilns r !.oll la rcalitlad eompletn <kl rRpíritn mismo. según IIrgrl. rs la unidad de t1etl'rminaciones ni versas. la Iden t•onerl'ta.c en (()(ln In rralidnt1..PJI\(' 11 llORO( I'OS.cl eo11 111111 entq:~oi'Ín innllcenn<1a.pf it•n «'Otilo '' 1111 pt·ot•Pso de n•t•otml rncdón ·' '. lo que constituye el momento cspeenlatiYo o racional. miRn10fC B!. De ahí la in1t•rna lnr~tahilitlnd dr lnH <1ctl'rminaeiont•s intelrclunlrs.r.aunque sen pensado y abstracto. implíeitnnwnte.ición compendiosa 1 de Enciclopedia ( ~ § 7!J-H2).fl' prol'tnHlo collot'P<lot· <le Hrgcl <lefinr la !linff. "1 JO racional -añacle el § 82. si fnf.ll111('1l((' prrsrnlt•. HJ:. . porque t icnc un contrnhlo <lrlcrminado" . revPlndora de su finitud.t·ario o diwrso. y f. lodo lo qne hay Pxplít·ilnntrnl<' nnlr' nnrRt. ~r niPntofl. ni liiiPsl t·as trnt nt Í\'llR SP YPn si<'tn¡n·c t•ot·ona<las por el (>xito.t•rptihlr dr t•omportnr también In tlr\t'rminnei. nnidnc1 dr amhafl. In tomn nhsolntnmrnll'. -Con rHtn t•lnve f}lll' proporciona Me 'l'nggnrl p] Jlroceso dialéctico IH' comprrrulr ml'jor. Otl '"'!Jl'li.rir.. lo que virnr a srr lo mismo.amcntr con ella la categoría abstrncta que tit•nc cxplídtnmrntc a la vista. que se «'lli'IIPnt rn frl'Htc al rspírit. JoiH qlll' l'll ln <ll'l<'t'lllÍIIIII'ÍÓn inldt•chtnl n1 pemmmiPn1 o ignora r1 límite o la finitntl t1e rsn. claramente e(miO en !'1 p1·inwt· "IIIOilll'nln" 1k lo1lo n••to lógi1•o rl rntcnditnicnto "flc qnrdn r11 la. rlla es lo eHirrmnrnte concreto. !J3 . "rl monl('n\ o dial&tico <'fl In nnlonnulación de !Hjlll'lln.nr.o 1lOJH1c revda s~ ro11iidó11 <k i tH'Oill pll'f a y <•xigt• su tontrario para c•mnplclnr s11 unilntcralitlnJ''.·a n In rontradicción. Hu prnHamicnto (•. porqnr d Wrttll]ttr estií lal.Mt• ]llll'l'l'<~ 11ttc J.ieión Jn nrgaeión H<'ll la.ín eontraria. 110 l'S(:Í RÍ<'11lpl'r rxplíl' · df. la filosofía no tiene qne lwbérselus de ningún modo con meras ~' l':nnhri•lgt•.nternmc•n(p l'llf'Íollal fnPJ'II <lP la m(ts alta. Ahot·n bien. De rsfe modo.). 1~11 rlla toda nnilaternlitlnll hn ~. nuíR bnjas rareccn dt• Pxistl'neia intlPpCIHlirntr y 110 son m:ís <JIIr nhstrnceioncs de In mns nlfn. 'l'rniriHln 11 la vistn In rxpor. lo rrnl. y para Hrgt'l lo real rR si<•mpre lo collPrcfo. sr pnrdc VPr ahora mít~.~m diolt•l'fit: 1 : "La tlinlrt:l h·n 11o H<' Ita <le :l'otmi<lrrm· MillO llll fH'OCI'SO <le <~OII!.e· por RÍ mi:-. th•¡. justamente porque rs\e es nn resultado". RÍilO l'OIIlO Ull ]H'OC('f'IO de reCOllSfrtH'. dialéetica eonstitlt~'a "el alma mot. ponptc . es también algo C(}ncrcto.I'iÓII. E!.nr. Por tanto.<'R PI t'Psorte dialéetieo tlP In t·otwxifm de lns t•alpgorím~.·. y rs 1'11 este prorr::..orín finitn e ÍIH•omplda.ido nnnlntln por la snerflint coneilineión de los opnest. Si 1wrplnmos qHI' d Pspíritn l<·n~n n11te sí.cnte en IO!In exprrirnein ~' en PI espíritn mismo 1101'1 impi 11r conformnrno.' qtHJ: Pxist.riencin Y en nosotro!. R Ale 'l'nggmt ha viHto con prnrtrnción cxccprlnnnl rn In l'ttt•Ht ión. en 10!1os lo. del progreso científico y el úni«•o priueipio uH•t1inute rl cnnl la com•xi6u inmmwnte y la nPt•esitla<l lll'ndran en el eontPnit1o de la eirnein' 1 (~ 31).(l'IICCÍ<ÍII.11 rs inrdbthlrmrntr. es porcpw las rntrgol'Ím. De m·<linario. Y 11sí He <·omprent1rría también qup PI l'I'Sllltado tle la por:.rnmoH ~. Sólo r¡:. <'l nlmn <le ]a realidad. pp. ningnnn eatr. Dice I-legrl: '' g¡ rcsnltatlo de la dialéctica rR _]H>sitiYo. "porque rs ]n ncgaei(m <le l'iertns detrrminadoii<'S qne están eontrniclas en el re~>nltado.ro <•spíritu rs algnna entrp. CnniHlo ello ncmTr.<. Rs así como el ententlimirnto llr..tJp <JIIP t•ualquier otra mlis hn. Prro ni intentmnos ~iPmprr rxpliritar Psc contenido.l2. 8e verá precisada a cnrr rn la cuenta de csr límite cnnndo rl st•r de ttne se predica nqnella detrrminación ahstt·actn !'le prrsPnte ni ¡•nlenclimirnto como Rn:-. Y SI' l'lltiPtHie nsimismo mejor <JlW 1n. o Sl'lt.OJI!'Ít•nein <'Rt{t prrscntc de un modo implít·ilo. rs siempre lo t•niPI'IIIIH'IIIP I'!II'Íonnl.gorín pnr 11c srr r.c rulo eotll. en todns pnrtPs. rral. fPwínH'IHlS dr.<. confrontnda <'. la rxpr.

.". con(llli'P el Jli'OI'eRo dinlrctico hm~ta la entrgorínmÍIR nHn.ph·itn encuentra nnlr! si en In Pxprrh'III'Ín. n::. Aqní celebra !ltt triunfo la vieja y fuerte t.rniP como vÍJ'Illali<latl en totlns las formns <1f'l eono('imirnto. Poelría tl<·.mgc con elaridnd por lo me11os uno de lo8 sentidos de la cnérgien 11 firmación l1cgeliana dei f'aráe!rt· racional de la realidad. la lllÚR ríen y concreta dr. ~ 38).a e•on1o facultad <ln lo nbRolntn. Prro la genuina rn~ón. que ya rn el conocim icnto vnlgn r !~RI Ít n }H'rRcn tl'R lns <'tllcgoríaR.por tal modo Re l'eali?.c. verde». Rll PnrlÍeler !linléntico. se clicc que "un fi\o¡:. de ean::.• p. e¡nr se con t ienr11 rn ella como "momentos".'1.n. ~ 14).mo científico". En e~l o y <'11 todo cuanto llevnmos el Í••ho mltP::. sino con pcnsnmicntos conrrelm:.envnclve en sí y se rrcoge y mantiene en unidad.-. "rn l'tllllquier proposición de contenido rnteramrnf e Hrllsihl<'. p. <le manifiesto en la po::..teríRtieo ch~ la mrt..nfíRira JWPkant. npnrfr: rlr sn wm propio. porque lo vcrclntlcro.).ignicnte (leRvalorización ele. l1a realidad es racional porque. preF. y la emJ::. JH"OJlORH'.-. ponr.•rs 110 l'. l1o que quiere clrcir que en ntldnnte. ·y en la adición al mismo pÍtnafo !le la Enciclopedia. rcsneh·e lns contraclircione. Tnl orlll'l'Ía con rl tipo !1r eonoeimicnto iufrlrefua. t!omeJ llll lllll'f!O ron YÍPHto elPsf:worahln" (l\ln Taggnrt. y por eso 1nmpoco aleam:a a percibir su insn rieicnrin e ÍJH'Rtnllili<ln<l..Ioncs y leyes".imirlllo fi7nsrífiro 'l'nl como . ]<in el conocimiento científico ("cmpiri::. la Idea habrá dn reconocerse en totlns lm1 cm. ya eRt{rn induida~ catq~oríns eomo lns ele «Ser>> e «itulividnnlicln(b" (Enz. m HXC11US118 sobre los ynrdo. hny qnr. ('otilo lns mencionada¡.lu'mo~ intrnfn1lo r•arnPirriznrln.rminnrionr. Pn e111mto <'S lo concreto.rndici6n !!4 95. manera tolnlmrnte carente de crítica y r•otH•iencin. fol'lllll::. enRanchacla en términos que contenga en 8Í lo Absoluto o la Idea. n "f('(!Oitstrnir" rl RiRtrmn de la rnzón.o infundado o una eertrr.ofar sin sistema no Jm('(lr f enrr nntla de científico''. y se persigan "representaciones generales. Con 1o(1o. "abstractas" y "qne per::..ríyir•u d. Rr.ihilidac1 de.~irRr. ~. J1o que ocmTe <'R qun rn el conocimiento vulgnr el rspíritu no atiende n lns rate~roríns en rl impliendus. pnnto ele pnrtidn es la categoría tlnl ''nrr". 11 Ettmtrstra ronciencia onlinaria -dice Hegellos pensami<•ntoR se l'ncucntrnn I'IW<'fltidos ele la acostumhrncla materia H<•n::.~ del ro1wcim1:cnio 11 el collor. rl ff.formnle!'l.ntHlo In!-! lliiÍf! ¡\p lns .n mrrnmcnte snhjetiva".!l'l.<>t l'ietnmt•lllc conforme n In letra clt'l ritmo tri6tlh•o. ni se siente impnlsndo. e¡. síntesis de todas las nn 1eriores.tn llli111PJ'fl.. In m6s "nlmfJ•nrfn" y Rimplc qur Pl c::. sólo en tnn1o HP dm. que 1lPgPl ha afirmn1lo itn-nriablPmPnl:c: "Im eirnein es esencialmente 8istcma. ~. hirn que lo estén de 1111modo implícito. In rnzón de Hegel. y (le otro modo no es más que un HliJlllrRt. se realiza· e'OIIIO fnculfnd ele lo nhsolntn.innn y de Kant mismo. categorÍHR <'Ot'l'eRpolHlinntes pt1('(1C pasar inadvertido.o. ll\'llll?. !'lll"lH'. "cienciaR empíricas". lns clrlr. es decir. ]101' lo tnnto. se usan "esas categoríns y Rlls conrxioms de una. rn la considcrneión rncionnl. Jl.. que es capaz de aprehender adecuadamente aquel contenido. entra en el marco de la razón. qne f'R !'omo iotalida. 1'1 }H'OCPSO dinléclico. BI reRnlfnclo es rl inmovilizarse del pensn111irnlo en la contradicción. fl!'lÍ.rwran en su aislnmicnto" para hacer de ellns el contenido de explícitos filosofemaR.ihln "!>' Pspiritual". t•n In /. J~n este JHlllto de nuestra cxpo. como por C'jemplo: «rsta hoja e¡.. "no dirrpfnmrntr." (Enz. § :l).f{t.!·mi11o n que llrga es la Idea. predicar ele un ohjdo clctrrmimtciones opuestas. lnlRcar lns rníeeR prof'nndns de In eRrneia "sistrmiitien" de la filosofía. . Hn~ón por la runl tmnbién m¡ní el proerRo 11ia1(>etieo no tiene po!-libilidlHl ck clrRmTollnrRP.ólo <•omo momento cl!'l todo..nhstrnre•ionr.nR. o ¡wnsnmientos .T. de aspirar a In wrdntl total.í en el mundo de la naturaleza eomo en el clc la historia. Rino moviéwlosc en zig-zag.ición ~.• lll'f. qne '' nn contenido tiPne sn jnstifieneión ::.. el uso nb. ln ra~ón en cuanto Re tksplicga en Rn rRrneia y Rn destino propioR. rntonccs la inestabilida\l ele las categorím.1racto qne en ellns se hace ele In::. !le eonocimie11to están decididamente 'en(lerr~adns a la acción y muy JejoR. Pero ennndo se tomnn las determinaciones del 11enRnmicnto "nislndns ". por mucl10 que nqní RC cargue el acento sobre algnnns categorías.d" (I'Jnz.s. rli<•e lT egel) persiste la vigencia de la razón vulgar. por lo tnuto. como lm:. mntrria y furno.

ql'!'.• l.n dr JIP~Pl no tienr mús que HIHl ~ignifieación guo!-1rt•Mgi<'n -o ttlllt signirienei6n o111n7ógim. sin cmbar~o. es claro que en los términos de la euestión plnntenda mús arriba bien podemos atribuirle profesar la tesis de que en Hrgel sólo hay una significación gnosrológica de la ra7.jnido. cit.t a nqní hrn10~ <'si r1<lo Pon~idrrnndo el m. que la rcnlidn<l no t's sino rar. 1922.' lwntinnn: 11 Semejante rr<'PIIcia ('!'.. Ir lo~ votos de la razón ! 'l'AO<lAHT l'lnutro de la curslián.de la naturalrza y de la historia". en el rechazo de la "corm en sí'. Se no. contrariamente a lo. Como para J\ic Taggart es en el primero <le estos sentidos como hay que cntrndcr In significación ontológica de In L6yic.blc.'existencia del pnro pensamiento podemos deducir la existencia del mundo.Hlif'P s11 prrten<liclo aislamiento'' 2 • ltm.Óll hPg<'linna. Tho University Prcss. la seguruln.df'l J'R!'ionnlhuno. tal como Knnt In concibr.Ón. cit. sustituyendo un prnsamiento absoluto y por sí subsistente ni pensamiento que rs correlnth·o y comph~mentario de los datoR de los scntidos"l. va miíR le. lk IJPgPl. r·r.qir. p. 2 Rl~~tlirR . éstn "<1 i f'irrr rnlei'nmente de la cieneia y del conocimiento finito. ERa significnción ontológica consiste. A romllll'llllli'!J on llr•._ sPnsibles. . adcmiis de nrgnr la cosa en RÍ. 'fhc Univcrsity Prcss.(ldavi'n. Pero por signifit~:wiún onlol6gil'a <1<• la Lríuira Re~ puede Pntrncler. T.). Cambridge.óyion de 1 S ludir".c fotla eirnein y todo ('OIIIWÍillÍento fii1ito". Jlllr'IJt.ignificnción gHnRPol6git•n dt• In t'H7. adrmás y pt'irwipnlnwll1<'. JJa cosa en sí. o qtt Íl'l'r l1eci r·. l1a venlad es que todo cuanto pueda rlceirsc neeren de la cosa Pn sí t•ontr·. eonstituyrn ln experiencia. ninguna ma1 !! . p. Op. en primer lugar. rn Hr~rl tm st·Htido nnfolóuiro de clln? P. no lwhla pr¡•eiRllllH'IItc <le .inicio Impone ealPgoríns.ón (that Hnlily is 11olhi11U bu! ?'lftlioun/ify) !!.<~ dice que no podemos saber lo que ella rs sino· tan sólo que rxistr. !Hi . Claro es que Me Taggnrt no puede mrnoR <1~ rceonocer que Hegel. Cnmbridgc. una signifieari6n onlológica".. p. •¡tw In r<•nlidad rs rnr.(. úni!'o s<'nthlo dr <liehn nfinnnciún? ¡.0 hay. ('onfonnr ron t•l pl'imrro <11' Ndns <los s<'nlidoR. pero intrrprctada de man<'rn 'IIIP Ptl Ítllima in~fnmia se <ldn rrdueit• n lo q11e nosotros hemos lln. Op.rtHHlo sign ifiendón gHnsPológien-. y una rrlnei6n impliea nna categoría. 1los c·o~n~ m11~· difrrPHles.6n? (~nr la i·nr. y un . 19.. prro esto mismo es un rlemento importante (]e' sn <•onocimirnto.l~s <'sr rl.o..onocc a la Lógica .qne ITrgel ponsiclrrnha qnc su J.peeto que podríamos llnmnr !JIIOsrOlríyirn <lr la nfit·mnl'i<Ín del carácter rncional de la n•nlidn<l. r·on 1lrnominneión difPt'PHtr. t. Pero eso rs nfirmar una rclaci6n. y nos vemos así obligatlos 11 fii'Ppln r la id en <le que nos es posible conocPr. 1m primera eonsistiría Pll HoHII'IIPr qne sólo ¡•s rc•nl lo q1w es raeionnl (nofl!ing is real lmt fhr I'Cflsonn.. ndrmás. C'iPr!o tille 1\le 'l'aggnrl.31. Pll la J. para l\Jc 'l'aggart. Prro ltPmos de wr que.raR que de ncnrrdo ron la srgun(1a nHlner·n de rntendrr In significación ontológica de In Dóyica. 1\lt• Tnggnrf. y IH(ttÍ ~<· <•ttmplrn tamhirn fl<• 1\nnt Pnlllo fnt·Hitn<l d<' lo ahsnlttlo. Hitundn por detrás y como sepúada <le los fenómenos qur. 1l1~ algún modo.que podría crel'rsc sin más.la existencia <le algo que no está sujeto a lns leycR que g-obicl'llau In PXpcricrwia. no implicaría de. en1 iPn!lo que lo ha sost<•nido . 2i. es nna contradicción..fldinn dialrclic. lo bastante lejos como para a firmar qnc "de la considrración de la. 1'al de<lucci6n.T. la qnc le l'!)t'. 1\lús nún: In ímil'a razón que se ]Hiede dar a favor eh' nuestra creeneia 1'11 <·osas rn sí rs que rllas constituyrn el fundanwnto o substrato 1lp mwstras intnicionr.ios t.~ in 1111' llr.. rn rrnli<ln<l.n otros 1rrmino~: In Hi~nifit•aeión de la mzón de IIcgcl ¡.óyira IPHÍH. según !'~11' t•nnü•ntnrisln. J<J.se ngot 11 rn n fi r·nnn· qur 1a real i<ln d <'S racimw1.(l de Hegel. 2li. ~li. C'lllernmrnte injustifi('ada. eon rnndttrns rnwlH'S y prol'nndo eonocimicnto de la obra "" JI Pgl'l 1. Jmplirn mt . solofl. "No l'nhn 1hHla --cliee.a tesis de 1\lo Hegel "se confirma y se lleva adPlnnle rl proceso de raeionalización Cll qllc COilSist.

ivamcnte. nntura 1 o histórica. ~i~ndo rslo nsi. Bsto quiere decir que si por una parte Hegel afirma que la realidad rFJ mcional (afirmación que nos ltemos esfor1 2 Op. p. la correcta.ríoica.Jlrrn CJII«' In nnhit·nlrzn y In. a Hahrr: quP In Rignifi. clisolve¡· cu la niebla de la Iclrn. p.o".. rcsprclo clc C'lln ".ólo "rn ir notnnclo el progreso de ]n idea pura tnl eomo npnrrc·e rn mrdio de los fcnómrnos <'11 mucha pnrte contingrntr:.ola cohrrrnte y por r.ub:.<. rrsnlln Pllll'O lo qnr 1\le 'l'nggnrt Rosticne. Rin In eunl In misma i«ll'n re! al iwnnentc concreta r1~ que termina In l. a 1n · y "nJ.olo nlnrgnr nlgnnas de sus lineas no difiere rn lo fnndamentnl dr la trndieionalmente acrpt adn-. rn c•onsrctH•Iwin. 28. pnlnlJI'n: Hrgrl "se m~fuerza por clc•scnbrir In. 2!1. . f)ll<' r. hi«•n podrínnHJs. prro no por re«lnrir todo n 1111n mnnifcsta<'ión cl1• In illra" 4 • 1 0¡1. Bn unn. Op. y el ser de compod ar Pl prusamiento" 2. La interpretneión trndicional de Hegel así lo hfi sostenido geJlf>rHhnrnte. l'il.l "idealismo nbr.irín en llnber 11 completado ]a obra prrségt~ida por la filosofía nlenumn desde la publicación de la . r.en. rl Espíritu y ln Haztín ennnclo nl i<lralifnno absolnto de JI egrl se refiere.. p. JWro llifícil de rrali~nr intdeehwlmrnlr..~l rnle '' 2 • ~j HC ndmilc rs'tn PX)JJÍ!•neiftn di'J "llllÍ\'I'J'fHJ) !~OilCl'ct. d e la signif'i(~aeión ontológien de la razón de Hegel '1 " .yormr. Muy :eoherentemrnte tmnbién. al calificar y rnten<ler su sistema como . pnrn qne C'l prnsllmÍC'lÜo lns pueda rc]n. vez. 2 ~ ~ De acuerdo con la prccrdcntc nrgnmentación. aunque en termmos J~my genernles consista en la afirmación de una relnción entre mnbos. Op.m.a interpretneión rs.¡onnl'. rrsultn que no podrínmos drdneir de la Lógica el n1rllor frngmrnto (le rcn IWnd.('a ll1' \ma intcrprctnción nuí:. "drducir que rxirJtc tal mundo.ignificaCÍÓJLOntológica emincnt. a eswenlaeióú nwtnfísi<'a ltislóriennwnll' intPrr:. pnm que el pemmmic•nto ¡nwdn t. mrnos eierto también que la rnconlrnmos inynrinblc y nece¡:nrimncnte nnidn a la intuición senMiblr.. p. !JilC er. ('it. 110 rr. mediante el método trnscrn<lrntnl. 27. rfcct. . histori11 ¡meclnn l'Pihwil·se n pnro pensnmil'ltlo. pnrslo qttl' ¡jp no hnlwrlo !11 ickn rwría locla\'Ía una abstracción y. esto rs. lo imlh·illnnl nbstrnrto qne junto con el nnivrrro.radieionnl tirude a. en drfinitiYn. --·-qnr c•on ~. y rr. en sumn. nHÍP rn"'<ll' .l. pero en términos mús rndicalrs de los que hemos podido ver en 1\Ie Taggart...í mhmm r. t·a~ón pu. la raz6n hegeliana tiene \mn r. lbiñ. nq11rlln.•s. llay una sol?tcíón mcjol' l }J.ibiiÍilncl dr "<lr<lucir lle In nntnrnlezn del plll'O pPnsamiPnlo los PlllltPnidos to<los llc la (•xperirncin" "· BnlrJHlida c'OITP!'Inmrn!l•. HHIIIPI'fl implirn ln por.nte rl fnrrte SC'Htido de lo real qnc reRpira la obra de Hegel. t)lll' la "l<'ilosofín de In nnlnrnl«•za" y In. ¡." l''ilosofía del eRpíritn" c·oHsÍHiirÍin tan r. la institución. con! rn1lidorin. en sumn. sPrin nna nbstrncción iiPgítima" 1 .. 1\lc Taggart saca In conclusión que el idealismo "no cons~stc. qne rfectiynnwntP.nl nhstmrto drl pcnsnmiC'nto coustituyc la rrnli1ln<l ¡•oncrrtn.tirnc la vent11ja de salvngnardnr mn. Ln üilerpretnl'ión de Me 'l'aggnrl.<! la r.. C1·ítica de la.b. ¡Jednceión yrnclria a. 30.. ¡. tir1w l]tHl srr imnrdinlo. de In.C'l ele ninguna. Podemos prediear de ese mundo lo1lo lo qnc R<'n nrepsnrio pnm que sPn complcmrnto del mundo del pmo JH'IHHtmirlllo. en nfirmar la identidad del pensnmiento con el ser. el Ycrdndcro srnt i1lo de lütnelln dcducdón f 11 el o nqui: "~i biPn In i1lrn rR siemprr prrfccta y concreta «'llOtHlo tn hnllnmos en In rrnli<Jn. ¡ ( ~nftl rs. cit.Pnrr nlgo qne mrdintiznr.t..ir. tirne que srl' individual y formado !le pnr!l•s ni~hulns. el principal rrsu11ndo ele la filoso fin de Hcg<'l consir. cit. 99 . Así. racionalidad del univrrso" 1. IJa naturaleza de esa relación se puede expresar diciendo que el IWnsmniento rs capnz de cx¡n·eflnr el ser. aparte ele su aspecto gnoseo16gico. pues. sentido de la realidad qué In intPrpretnción t.. idPu en toclo.oluto ".. In vrnln<ll'rn rrnliclnd. lJC'lH' srr. Digamos. Op.. rn enmhio. rntonc. firl . <!reir. Pero si l'f:O no. Pero oenrre que sus fórmulns snrnau rn parte n lenguaje convencional. yn . de lu Lrígíca 1lc• JlPp.nnle.it.. 118. inclivillnal y nniv<'rRnl n la wz.•npi{lll onlolftgien.

Ri se ti1•ne prPsrntn toelo rsto.ón conoce ti!'IH' qttr Rt'r rncio11aT en RÍ. 3). Con monotonía q11e no carece <11' gt·atHll•zn.~ rnz6n.. liT. sinn sólo a la t·atio. nquellas fornlllR dehen lrnrr nfiuirlnd 1le natnrn.rligiblrs" ln t. bi. no ha de tomarse como idea de algo. l SANNA. eHirnñnhle a la metafínicn. rs Idea. del mismo modo. tollo c·unnto 1tny rn In rrnlitlncl rs lo qne ('S por una "irlPn" o "fonna" qnr hner ser a la c·oRn lll qnl' 1•s..1. 29i. En la Idea. 21G. la I den.ón hegeliann. del mismo modo en Ilrgel 11 el ser ha alcanzado inteÜgibl~s a o. 237.as que yo tengo como e. de Hegel (no sin el antceedente más próximo de la ' 1 sustancia" de Spinoza) difiere de sus congénrres tradieionaks. cap. tnnto rn Aristt. ]~se mundo de iclPIIfl o dP fot·mnN no sP llliH'stra n los sentidos. Bs nRÍ eomo lo Yrmos ca mhiar. aprrsmiíndose a nelnrnr eptc la drfinición anterior no quiere dPeir "que eosns extPriores eorrespondmt a mis rrprcsentneiones.út.inr 1111 ht·r. legado al que Kant hi1. "la I(lcn c•!l ln verdnd. 214. (Argumento de Hucidoprdia. trn<l. sre. En c~nanto tal. rs decir.icne en si mismo el fin y es la realización de él'' 1 . la Idea haec que "todo Jo que es real. las formas eonstituti. drsde el yngn "Nons" de A na xÍigorns ( pasnndo sncrsinunrntc por In 1 'idra'' plntímh·n.io~.·as del srr de las rosnR drbrn srr 1 ' formas intrligiblPs". la I den ele II egel. es proceso y clcvrnir: es rnzón e historin.cndrncia (por mucho que hnya estndo reprimida. c•omo "lo uno Pn Jo múltiple" ~· mudable. Es por Nm qur_ el "concepto". La ricncin de la lóaica.ividnd y su concepto" (lbídc. ~ 213).·e PfHlllf'tna clp r. tnn lr. por lo general) n reconocer la naturaleza ideal o mcionaT ele la realidad.. <lirínsr f!IIP ese tema neersitó siglos para modificarse sólo eu ma Hcrs.ón ltllmnnn ¡mrcln eonocrl'lm~.NI'oliistien. 2?. además ele imnrinentr. en cunuto es verdadero. nwtnfísien l'llyo IPma prineipnl y término !Jite se diría que no pllt'dl~ trnsponrr rs In "forma iniPligible ". 236. Bn lo l'mulanwntnl. y posee su vrrdad s6lo por y a favor de la Idea". lll. T'al fuente o raíz de las formns se pone mayornwnte eh• manifiesto ClllltHlO se Jns COIH'ihr.ncia del espíritu. a pesar de su denominaeión. y )lnrn rptP la rnr. Previene Pll f:rgnhln. rll definitiva. cuya eomprensión y jusI ifiC'Itdón ¡)p¡wnden. lib.11a ideas de la ]. TJO 1111r In rar. npartúndoRe.c.qtoria c1e la filoMjl(l. como princ·ipio l':xplieath·o último r rseneia 1le In rrnliclnd. sino como idrns 1ld PRpíriht !lidno y erc11oor. TJeJOS de ello. llnmado más precisamente m1. principalmente en que: 1~. la Idea de Hegel. ~- Con In Idea de Hegel enhninn rl largo ~. al término de este esfnerzo scenlnr.a<lo por rntrndrr rn In!! conshlrrnrionrs nntel'iorrs). 11i ele representaciones. LcrriOIH'.ico. ni de cosas".titnie una metafísica científica o rncimwl..a con ella. d<'l preRtigio 1lr lo fijo y Pst. enriquecidos por In filoRofía irlcalista que le siguió.oluto. la r111la pariente rle lo1las ellas: ln "ley" natnrnl) hasta la 1<1Pa dP HegPI. porqne la verdad rs la correspondencia entre la objet. ele mnnrra semejante ni "acto" aristotélico.q t7e. ni el eoneepl. i1len o forma qne fnneiona eomo rl molclr o mocklo prt'lllillH'Illr.hifn miis Ir. rstá henehida de In ríen snRia.. que ell Plln resplatHlerP. Así como rn PI arte (frene) una concPpeión o Ílll'lt inmntPrinl del nrtesano o <'1 artista Re imprime eomo forma en mm materia. Re c•omprt'mlc lnmhirn que sen.o como mero concepto cll'trrm in a do''. aparte de otros respectos. que rodeaban las ' 1 formas" tradicionalefl.te srgundo y cnrnPirristit•o m:pcclo dr In rnr. ll¡ p. es una dnhoración del JWnNnmiPnto grirgo. la tendencia al idcalisino abr. y In obra qne rrsulte serí1 lo qne la hnga ser la hlra o fonnn.tclcquia. lntrntnrrmos bosrttH•.trlrs romo en Uegrl..trntes. tiene a la vez Rrntido lógico y ontológico. en tanto actividad libre t. Y ni:lí como rn Arist6trles 11 rl neto. IIrgrl drfinc la Idea como "ln unidad ab::mluta del concepto y Ja objctidclad" (Rnz.~te individuo. § § 213.laborioso procrso del lli'JJsntniPnlo oeeitlrntnl por eom. de las ' 1 formas int. rrpit iéntlm. el el punto de vista que se adopte nct>t·en drl modo en que <lPhn rntrndrrsc la Itlra que acaba por instnmnr In Lrígica <le Hrgrl. OoJiiONOr. sobre la 1~onfusión posible.ioN ¡•omo pnt·a afinnnr qllt' In rt•nlillltd c.rr.pritH'ipn lmcnh·.ir. l\0 ytt COlllO ioens f'll NÍ Rnhr. la ''forma'' aristotélien. ilnlinnn de Fl. a rcprrsrntnciones exnct.o ·aportes decisivoR. por otra parte vn tnn.A y 100 101 . las in mente di1•¡.m). no se trata ni del individuo. Y birn. Porque "la Idea mismn.

de [(11 natw·aleza y la !Nlosofía del espíritu.'ulidad: ahora sólo lo que es Idea e.. por ennnto la Idea es la ltnidad del l'oncepto y di. pp.' la r!. UI. YC?. la JHetafísica) y filosofía aplirada o eon<~t'Plll.. de la na.6n rn scn. que eternamente dist. als die r et·111/nft (tal eH.t. 1 . Ypnr~to qne <'l pror•pso tl<' rfltn dinlédi<·n rPal R<' tornn lllÍt!. la t·rnli<lad <lr sn conc-~· (l f () •• 2. <·1 tlrsnrrollo del método dinléel ieo <'01110 rar. Así <~IIJ'ndrl"i:r. <'S inmnm•tlte ni mnndo. eomo In ]JOsilJilidad que ronl il'np <'11 RÍ miRmu fHl 1·mlidml. primernmrutc el <'él<'bt·c runncia<lo: "JJo qnc PS ral'ionnl NI real. t•omo nqurllo rnra esencia enyuclYc In <•xist<'ncin '' . Como lo nnota B. drlnhna y el <'11rrpo. Crocc. Esn rr. el sist<'ma completo de lnR ea trgoríaR que culmina en la J rlcn.a ciencia rk la. dt. . ~i las nflt•xionrs que preceden fHNall jnslns.. § 213). 2'40. el alma del cnerpo..ndo rRia última 1a mbit-u a In filosofía de la historia. tul wz podamos ver mús claro en la clcfinieión d!~ Enciclopedia. (mica y universnl .ralcza y la Filo.nrln. ncaRo pudieran contribuir a rnkncler correctamrnte las relnciones que guarda la Lógica. In nntnrnlr:r.n y unn filoRofítt <le In 1tiRtoria. de lo finito y lo infinito. t('lll'mos rrconoehlo oRtrlmihiPmPtlf"<• Pl Hrgnndo nspeeto de la ra:r.nr•i6n ele In Tden. o Jlnzón es "la. cit.era n In. no r~ l'HSttal t¡tt(• R<'ll en el pr61ogo <1<' In Filosofín del Derecho donde 1:a1 :fornntln. 102 103 . Id en.radicional llc la filoHofía <'11 filosofía rncional y filosofía real: "f)iYidín la filoRofía <'11 pnrn o formal (que habría de ser la lJógien.. incluye.'mmirnlo In rrnlidnd del mnndo de la nntnrnlrza y dr la historin.. aRimiRmo. del cs¡Jíritn no S<' trata pnm li<'gPl ni rle "deducir" de nn puro JH'll. del espíritu son Jas ei<'neiaR realr. eon la Filosofía. 1uduraleza y la Filosofía. esto es. 92. C'cnvenil•ll tcmcutc pr!. y sólo nsí es eterna razón. y tl•nirndo <'ll enrnta c•l clcsarrollo del tPma qne IIPYnmos hecho hasta aqní. p. La Filosofía.~ofía.s" 1 • J~n esto sen tillo.911sfáncia.a y la historia son <'l proceso de la l'<'nli:r. por tanto . lt·an.>s indivi- t Saggio aullo Hegel. ~~~ ob. ni <k "ronstrnir" npriorístienmente una cienein o filoRofía de In natnrnlC:'?. y lo que es rral Nl racional" -fórmnln qne vueh·e al comien:r.l ele> la I<l<'a.ict.o es la ld<'a misma en cuanto Re realiza como proceso en el mundo. IH.ón. desurrollada.: Psto t>S. donde la Idea "tiene manos y piel!": "La Idea es ella misma la dialéctica -dicr Hegel-. aunque dialéctica t·ral.a y la F'iloRofín rll'l eRpíritn.o de la Encicloprdia ( § G). l1n l~<)gica es In ciencia farnur. es como S111·eto v ' espíritu" (Enz.ico. ~ Op.. lo ¡:¡nbjetivo de lo objetivo. lo finito dr lo infinito. en la estructmn de RU Ristema Hegel Riguió la didsión t.tu.lneión se entiende de nn modo más satisfnctol'io si se la formnla njn·c¡xirnndumente como signr. nl mmulo rle la naturaleza y de In hiRtndn. q11P <lebín eom¡n·PtHlPr In J<'ilm. propimncntr hnhlnmlo. 24l!l-249. se ]ntcdc1 ver eon relativa clarida!l <1ne <'11 In trnnsición de la Lógica a la Filosofía de la...In signifienrión dr la wrdnd. métorlo rlialéct.. como Con <'Ria rcfPreJtciu.ológieo. ~ 2Hi) 11 . Bllhl. trad. <'lllllplirlamrnle. como PRpíritu objetivo. eomo la unidad clr lo ideal y lo real. Y así como la rnz6n en su aspecto gnoseológico ern dialéctica.ofía <IP la nnturalpr. lógica. Pomo el sujeto-objeto. dda Ptrrna y eterno espíritu" (Enz. por consiguiente¡ un ir notando la realización de la Idea <'11 medio r ·a través de la muUiplicidad de los hech<. y en su formn \'erdadern .ón ltPgPJiiiiJil.q. 2 lbid. !'ll~·n nder·11n<la <'OilllH'Pilsión no~ hcmoH psf'orzado por lograr.'parndos con las a nt~dorcs consideracioncR. la lrlrn <'s <'Rcneinlnwllt<' 111'ocrso (Nnz. y '. IJIIS trrs juntas r•omponínn In Flncielopedia dr las cicuein!'l fi lo!'lóficns" 1_ '' Ln Td<•n puede Rrr <•onccbitln romo la razón''.ido gnotH•ológieo.'l que "Jns cosas fin itas son finitas porque no til'ltrn rn HÍ milllllflf{. qn. de In realidad como raz6n en-sentido ontoJógieo. 1 I. el significado dP mzón). § 214).ingnc y Repara lo que e~ idéntico consigo mismo de lo diverso. parente como rlesnrrollo drl rspíritu. ¡p. § 214: "Ln 1<lra puede srr eoneebida eomo In rn:r. Con esta afirmnc·ión... así también rR dialécticn la razón en su aspecto ont.. puede dreir IIrg!.

qtw forman el material de la natnralr1.1). tales qnc el problcmu no se puede rcRolvcr a menos r¡ue se rrRnclvn.. l!H 105 .u modo p1·eliminar. cl'unc sciencc (le l.'Action (18!J.. Buenos Aires. r.!l y !le mt espíritu finito" 1 .dualN. la obra de Blondel que figuran en este lrnbajo..ción it. a la mctaffsica. tal como se publicó anteriormente (en mi libro NwJvos p¡·oZegóm.a acCión. dr. ar~:u·rnf!'lltrnte . Y nsí f nmhién eohrn su sr11 f i1lo pleno la eonvieeión de Hegel acerNt del enríirter rneional de In rPnlidad. me rlctrrmina n procurar la mayor objr~l ividarl en In exposil'i6n dr flll prnsnmirnto a fin de no cmtfunrlir lo propio con lo ajeno. Ur•Rulfn de Jo expursto que ln rlialrctico formal rR la otra cara ele In dinléetica real. Rimplemcntc el prohle. 32.a ciencia dr. Las trauSC'. Presscs Uni>ersitaircs de Frunce. y In rn?... · No intr•ntnr<'IIHJR.n de la mr'tn físiea o. p. r¡uc rstp eontenido [ rl de la Lógica] es la rxpnf. por ser entonces prflcticamcnto inhnllable In e11ición originnl francesa. l!J38 y 1945). la hhlloriu. Bstos pensamientos estún conl!'nido.irión rln Dicm tal romo rl rs en sn eterna csenciH. antes de la rrendón de la natnralP?. ' mn cspeculMivo de la mornl. que citmnos nhorn s<'gún la reimpresión do 1950. purs.o. y . (l!J4fí) INICIACION EN MAURICE BLONDEL I JNSJNUACTüN Jm l1A ACClÜN Con la disertación de esta noche me propongo someter a la consideración de ustedes algunos pcnsmniPntos qnc jn1. concr. ohra jwofnnrla y original rlr> l\fnlll'ie<' Blondd q1w llrvn por título: J.•ontingentr:. cit.go importantes. rn apnrirnein. no pretenderemos sobre esto pn'nto unn prrcisión qnc cl antor no hn que1 1 J.rrpretnción..~ni d'1111c c1·iliquc c1c la vic el. y rl hahrr hallado <'n r1 filóRofrJ de Aix clcmrntos para llllll Rolueión qnc.lt cirmmst.. I.IÍII gnoseológir•a la otra cara de la razón metafísien. !orlo esto Jo diee rl mismo JJq~l'] rn ]m¡ oscuras palnlJI'nR dP In Jntrodneeión a J. ciC11cia de la 1H'rícf. 1!J50. cxeel<'nto trmluc. l\fanrice Blondel planten. coitlcidc con íntimas prc<l ilccr~ioncs int c!Pet un 1rs mí:m. que rezan así: "T'o!lrín dedt'R<'. In ll<'~!Óil. Paris.:. htvr.. a In ttecrsidad de una co11VlWÚÓn de la mefnfísica en étien. es real es racional" (En<·..a y !Ir.irmpo qnr..oAA<ln. srgÍln mi int. Ensayo de 1111a crítica de la vida y de una. Es. el prohlr•ma.eno. pratiqul'. ~. J. qnc Re expresa en la fónuuln: 11 Lo qne rs nwionnl es nnl.rnicntrs a la naturale?.ripciones de 1 Trnd.r'ro lo hoce en t~rminm. rkfiuit· In ncdón. en la.alint1a do ERNESTO OoDIGNOLA. In fortnnn de trabar conocimiento con rl libro dr• BlonrlPI me lmhicsc ya planteado aquel problema. ·al mismo ticmpo..nncin rlP qne nl t.ira 1 • l.. · Pm· ott·n pnrtr. la lóaica. § 6). el problema del sct·.ior drcir.lo q11r. en alp.llllofl pnntoR rsr1winleR. por mr. se hicieron do acuerdo con In.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful