Estudios Culturales y Sociología de la Cultura

Por Janet Wolf
H
an transcurrido diez años desde que llegué a Estados Unidos de Gran
Bretaña y exactamente siete desde que me vinculé a la Universidad de
Rochester como Directora del Programa de Estudios Visuales y Cul-
turales. Es tiempo de reflexionar sobre mi complicada relación con la disciplina
sociológica y cuando digo que es el tiempo, no lo hago en sentido biográfico, sino
más bien en relación con los recientes desarrollos intelectuales dentro de la Socio-
logía y los Estudios Culturales, así como también en las habituales relaciones anta-
gónicas entre las dos, al menos en Estados Unidos de América. En mi opinión, los
Estudios Culturales en su mejor expresión son sociológicos. A pesar de esto, en el
continuo diálogo interdisciplinario que ha caracterizado este campo de estudios en
la década, o más, de su avance en los Estados Unidos, la Sociología ha estado nota-
blemente ausente. Al mismo tiempo, en la Sociología el estudio de la cultura se ha
expandido enormemente en los últimos 20 años en el campo de la Sociología de la
Cultura así como en lo que se ha denominado recientemente "Sociología Cultu-
ral", que no es la misma cosa. Algunos sociólogos' han adoptado el término "Es-
tudios Culturales" para describir su trabajo y por ello reclaman (equivocadamente,
como yo sugiero) haberle dado contenido al nuevo campo, ignorando la posibili-
dad de un encuentro productivo con los Estudios Culturales en general y con los
desarrollos relacionados con el estudio de la cultura en las humanidades.
Durante los últimos años esto ha comenzado a cambiar, y a continuación resu-
miré algunos de los trabajos recientes que empiezan a tender un puente entre la
división radical experimentada hasta ahora entre la Sociología y los Estudios Cul-
turales. Mi primera intención es la de mostrar las ventajas que resultarán si los so-
ciólogos entran en un diálogo interdisciplinario con el siempre cambiante campo
de los Estudios Culturales.
• N. DE LAT. En el idioma inglés. sociologist no tiene género; en esta traducción utilizaremos sociólogo
para denominar genéricamente a las sociólogas y los sociólogos.
Revista Colombiana de Sociología
ISSN 0120·159X
Vol VII No. I • 2002
pp. 203-226
I
Los sociólogos en las humanidades
Antes de mi llegada a Estados Unidos, yo enseñé durante 13 años en un depar-
tamento de Sociología en Gran Bretaña. Mi cambio de país también conllevaba un
cambio aparente de disciplina, y dada la naturaleza académica en Gran Bretaña y
en los Estados Unidos, también un cambio de divisiones académicas, de las cien-
cias sociales a las humanidades. Pero el cambio fue solamente aparente, excepto en
el sentido material de mi ubicación institucional. Mi trabajo no cambió radical.
mente, aunque yo espero que se haya desarrollado en la década pasada. Yo no me
volví a inscribir como estudiante ni obtuve otro Ph.D. De nuevo, este dato b;o-
gráfico es interesante, pienso, no en sí mismo, sino por lo que dice sobre l!l orgc.
nización de disciplinas en Gran Bretaña y los Estados Unidos y sobre el estudio de
la cultura a finales del siglo xx. Hay varios puntos importantes en esto. Primero,
dada mi formación y entrenamiento en la Sociología europea y mi desempeño en
el trabajo interdisciplinario, no creo que muchos departamentos de Sociología en
Estados Unidos hayan estado preparados para recibirme. La disciplina acá se ha
mantenido resueltamente intradisciplinaria como un proyecto colectivo, más aún,
ha mantenido un fuerte lazo, en algunos casos creciente, con la enseñanza positi-
vista, incluyendo métodos cuantitativos y matemáticos. En términos generales, lo
anterior es válido también para la sub-especialización llamada Sociología de la Cul-
tura, en la que muchos de sus practicantes continúan operando con un análisis
social no teorizado y no elaborado suficientemente.
Segundo, han surgido nuevos énfasis en las humanidades que vinculan a ciertas
perspectivas sociológicas: nuevo historicismo, la nueva historia del arte, acerca-
mientos poscoloniales y feministas a la literatura y a la cultura, etc.; y, tercero, el
éxito y la proliferación de Estudios Culturales en los Estados Unidos, en programas
académicos y publicaciones, ha brindado nuevas oportunidades para tales movi-
mientos interdepartamentales. Dada mi alienación de la Sociología americana, mi
diario interés en el estudio de la cultura y la hospitalidad de las humanidades, mi
actual situación tiene todo el sentido. Tampoco es mi propio cambio de una ubica-
ción disciplinaria única.
Simon Firth, en su discurso inaugural como profesor de inglés en la Universidad
de Strathclyde comenzó su intervención de esta manera:
"Debo empezar por decir que me siento muy honrado al dar esta charla, pero debo
confesar que me encuentro bastante sorprendido. No he estudiado inglés formal-
mente ya que no hice ningún curso, y me parece un evento peculiar estar ahora
como profesor de inglés. Mi entrenamiento académico fue en Sociología y estoy
tentado a manejar este discurso como un estudio de caso sociológico: ¿qué nos dice
sobre el actual estado de los estudios de inglés el hecho de que un sociólogo sea jefe
del departamento correspondiente?' .
........................................................... Revista Colombiana de Sociología ..
Sin embargo, creo que he sentido desde mi llegada a Rochester que mi "mi-
sión" era fomentar "la imaginación sociológica'? entre los estudiantes del programa
de postgrado en Rochester, un programa, después de todo, inicialmente fundado
por la colaboración de colegas de historia del arte, estudios fílmicos, literatura com-
parativa y sólo recientemente con la participación de colegas de Antropología e
Historia (actualmente no existe un departamento de Sociología en la universidad).
He querido dirigirlos hacia los textos y métodos de la Sociología y la Historia So-
cial, y alentarlos a elaborar sus lecturas críticas e interpretativas de textos visuales
con énfasis en los procesos institucionales y sociales de la producción y consumo
cultural. Recientemente, tuve un momento muy agradable cuando un estudiante
de postgrado, que vino a mí para discutir su búsqueda hacia un concepto útil de
"estilo", me dijo que había estado leyendo a Max Weber, y dijo antes de salir de mi
oficina "supongo que debería leer el trabajo de Simmel".
Mucho antes estuve fascinada cuando un estudiante de postgrado, ahora miem-
bro de la facultad en la Universidad de Virginia, cambió por completo su tema de
disertación y terminó escribiendo sobre la historia institucional y social de la edu-
cación artística en los Estados Unidos, una disertación, que por cierto, será publi-
cada por la editorial de la Universidad de California', En realidad, este último caso
fue particularmente interesante ya que un año atrás (mi primer año en Rochester)
el estudiante había tomado mi curso de Sociología de la Cultura, en la que yo dedi-
qué tiempo a analizar el trabajo de los sociólogos americanos. A pesar de mis fuer-
tes reservas al trabajo de ese estudiante, quería que sus compañeros reconocieran
la importancia de prestar atención a los procesos institucionales y a las estructuras I
en el estudio de la cultura. Algunos miembros de la clase, incluido él, se quejaron
de lo aburrido de este trabajo, que en realidad muchas veces lo es, más aún, dadas
mis propias críticas al trabajo del estudiante. En consecuencia, ellos se pregunta-
ban por qué gastábamos tiempo en estos temas. Al respecto no tuve una buena
respuesta, excepto decir que nadie más estaba haciendo bien este tipo de trabajo y
que esperaba que lo pudiéramos leer críticamente para poder considerar cómo
podríamos verdaderamente investigar lo que los sociólogos llaman "la producción
cultural". Efectivamente, eso fue exactamente lo que el estudiante de postgrado
hizo, incorporando lo que encontró más útil en esa tradición, dentro de un minu-
cioso estudio en el cual las influencias intelectuales estaban al mismo tiempo den-
tro de un rango más amplio y sofisticado.
I FIRTH, Simon, Literary Studies as Cultural Studies ¿\1(lhose Iiterature? ¿\X/hose Culture?, Critica!
Quartely 4J (spring 1998), pp. 3-26. En Inglaterra no se presentaba ningún examen a la edad de 16 años.
2 La frase es original de C. Wright Mill. Ver The SociologicalImagination, New York, Oxford Universiry
Press, 1959.
j Howar, Ar! Su¡'jeets: Making Artist in the American Unirersity, Berkeley. Universiry of
California Press, 1999.
.............................................................................. j anet \Volf .
I
La Sociología en los Estudios Culturales
En este escrito, sugiero que los Estudios Culturales se pueden beneficiar de una
fuerte conexión con la Sociología. En gran parte, lo que tengo que decir consiste
en un resumen crítico de los recientes desarrollos en la Sociología, una disciplina
cuya gran mayoría de términos no se han conceptualizado teniendo en cuenta el
hecho de que, como dijo Avery Cordon: "la realidad en si misma y sus rel'regen-
taciones etnográficas o sociológicas son... ficciones, aunque bastante fuertes, que
nosotros no experimentamos como ficciones sino como realidades'". Analizo este
trabajo no sólo para desecharlo sino porque, primero, mantiene un alto perfil en el
estudio de la cultura dentro de la disciplina de la Sociología y segundo porque, co-
mo demostraré, requiere reemplazar o desplazar a los Estudios Culturales. Quiero
resaltar aquí que a pesar de que hay otras ramas de la Sociologia menos visibles e
influyentes que ofrecen acercamientos más promisorios al campo, especialmente
trabajos influidos por la escuela de Frankfurt'', mi crítica a las tendencias de la So-
ciología está completamente motivada por mi deseo hacia un encuentro produc-
tisvo entre los Estudios Culturales y la Sociología. El beneficio para ambos
campos será el mutuo reconocimiento, pues como señala Avery Cordon: "el
sofisticado incremento del entendimiento sobre las representaciones y cómo el
mundo social está construido textual o discursivamente, aún requiere un compro-
miso con las prácticas socialmente estructuradas que han sido el campo para la
investigación sociológica'".
En lo que los sociólogos pueden contribuir más al proyecto del análisis cultural
es aportando un punto de vista sobre las instituciones y las relaciones sociales, así
como en la más amplia perspectiva de los ejes estructurados de la diferenciación
social y sus transformaciones históricas -ejes de clase, status, género, nacionalidad
y etnicidad-. Por supuesto, uno no necesita ser un sociólogo para prestar atención
a estas dimensiones analíticas, ya que hay académicos de Estudios Culturales que
hacen este tipo de trabajo. (Stuart Hall, Tony Bennett y Angela McRobbie vienen
a mi mente). Mi sugerencia más bien es, que el hecho de que ese tipo de preguntas
constituyan la raison d'etre' de la Sociología es razón suficiente para propiciar que
los sociólogos contribuyan al debate acerca del estudio de la cultura.
Permítanme dar un ejemplo de mi propio trabajo que ilustra cómo he retomado
mi antigua disciplina, algunas veces en contra de mis propias expectativas. Este
4 GORDON, Avery, GhoSlly Matters, Haunti¡¡g and tbe Sociological Imagi¡¡ation (Minneapolis, University
of Minnesota Press, 1977), p. 11.
5 PaulJones me propuso esta idea, como un importante correctivo de lo que parecen ser unas cuentas
muy generalizadas de la Sociología americana.
6 GORDON, p. 11.
. N. DE L\ T.: En francés en el original.
........................................................ O" Revista Colombiana de Sociologia <0 .
ejemplo se relaciona con una exhibición para la cual tenía entre mis planes ser
curadora un par de años atrás. El hecho de que la exhibición finalmente no se hu-
biera realizado, resultó para mí tan interesante como el material que exploré en la
investigación de mi propuesta. Fui invitada por el Museo Whitney de Arte Ameri-
cano en Nueva York para proponer una exhibición en la serie "colección en
contexto". Este pequeño salón pretendía mostrar diferentes temas y tenía en co-
mún el hecho que se enfocaba en trabajos de la colección. Ejemplos de otras exhi-
biciones incluyen a Edward Hopper en París, pinturas Betrothals de Gorky, traba-
jos del año 1952, y la historia del museo mismo, en sus varias sedes arquitectónicas.
.Mi propuesta era mostrar el trabajo de las mujeres activas en el círculo alrededor
de Gertrude Vanderbilt \Vhitney en los 20 años que antecedieron a la fundación
del museo en 1931, mujeres que aunque sus nombres ahora no son conocidos, te-
nían, en cambio, un alto perfil en ese período hasta 1950.
Ellas tenían varios grupos y una de estas artistas exhibía en el Club Estudio
Whitney, que precedió al museo, y muchos de sus trabajos fueron adquiridos por
el Museo Whitney en su apertura. Estos trabajos fueron mostrados en 1931 duran-
te la exhibición de apertura, y aún eran notables en una exhibición de 1949 en me-
moria a Juliana Force, asistente de Gertrude Whitney y la primera directora del
museo. Mi primera suposición fue que yo estaba comprometida con el proyecto
común feminista de reivindicación -de la re-presentación del trabajo de la mujer
que había sido "escondido por la historia"-, como un resultado de lo conocido
hasta ahora como efecto común de la crítica selectiva de arte, de la historia del arte
y de las prácticas del museo.
Resultó que la Sociología de la producción cultural me sirvió más que el mo-
delo feminista de los setenta para entender tanto el éxito contemporáneo como la
consecuente desaparición de las obras de estas artistas de las exhibiciones del mu-
seo. Alrededor de una tercera parte del trabajo exhibido y comprado por Force y
Whitney era de mujeres, y existe una pequeña evidencia de que a las artistas no les
iba tan bien como a los hombres en términos de exhibición. El acceso a esta expo-
sición fue, por encima de todo lo demás, función de una estética particular (realista
y figurativa), y una pertenencia a grupo sociales y redes particulares. Estos dos fac-
tores estaban relacionados y muchos de los artistas habían recibido instrucción
con los mismos profesores en la Liga de Estudiantes de Arte de Nueva York, y
fueron producto de alguna versión de la instrucción en el estilo Ashcan. De las 20
o más artistas, yo considero a Katharine Schmidt, Dorothy Varian, Nan Watson,
Marguerite Zorach, Peggy Bacon y Mabel Dwight, entre otras, como las miembros
fundadoras del Club Estudio Whitney. Varian, Bacon, Schmidt, Rosella Hartman
y Lucile Blanch, entre otras, vivieron al menos una parte de su tiempo, como Julia-
na Force, en la comunidad de artistas en Woodstock, Nueva York. Schmidth, Ba-
con, Varian, Molly Luce e Isabel Bishop recibieron educación en la Liga de Estu-
.............................................................................. janer Wolf .


diantes de Arte. Schmidt trabajó durante muchos años como asistente de Juliana
Force. Peggy Bacon estuvo casada con el artista Alexander Brook, quien también fue
asistente de Force. Nan Watson estuvo casada con el crítico Forbes Watson, quien
fue amante durante 12 años de Juliana Force; ella también tuvo el mayor número
de exhibiciones personales en el Museo Whitney (4) y el mayor número de obras
adquirido por el museo en su apertura (8). A pesar de que hay más que añadir acer-
ca de las relaciones sociales de producción y exhibición, el punto es que yo tuve
que explorar inevitablemente esas relaciones sociales, al considerar la incidencia
del trabajo hecho por mujeres y la preferencia por una estética particular.
En última instancia, la desaparición de esa estética, y la eventual decisión (mía
y del Museo Whitney) de no proseguir con la exhibición, fueron mejor entendidos
en términos de la Sociología de la estética. Ya para 1950, el compromiso de largo
plazo del Museo Whitney con el arte realista fue reemplazado por lo que podemos
llamar la ortodoxia "Moma" -la preferencia por el modernismo europeo- (la con-
secuencia para los artistas realistas afectó tanto a los hombres como a las mujeres;
el trabajo de Alexander Brook, Yasuo Kuniyoshi y Guy Pene Dubois es un poco
más conocido que el de su contraparte femenina en el círculo del Museo Whitney).
Como es bien sabido, por ejemplo, desde los debates y confrontaciones de los
setenta, el Museo Whitney ha funcionado básicamente dentro de una estética mo-
dernista y, más recientemente, con una estética posmoderna. Finalmente, fue un
juicio estético lo que hizo imposible la exhibición, argumentando que el trabajo
que se planeaba exhibir no era lo suficientemente "bueno" para mostrar. Al ana-
lizar ahora dicha decisión, puedo ver que mi consentimiento a esa imposición fue
producto más de mis propios prejuicios modernistas que de otra cosa. Un dato
doblemente interesante para la historia, es que, primero, el Museo Whitney montó
una versión impresa de esos trabajos de exhibición de las mujeres artistas, y los
mostró en su galería más marginal en Champion, Connecticut, y segundo, que des-
de el último año el Museo Whitney ha dado señales de tomar su propia tradición
figurativa y tomar más seriamente su pertenencia, particularmente, después de una
exhibición de arte americano durante el año pasado, vista y preparada por curadores
ingleses de la Galería Tate -como el New Yorker reseñó: "Arte americano visto a
través de ojos acostumbrados a ver a Francis Bacon y Lucien Freud't">.
Estudios Culturales "sociológicamente pobres"
Mi resumen de este movimiento histórico ha sido necesariamente corto, pero
espero que el punto esté claro. En el caso del Museo Whitney el ascenso y descen-
so (y posible resurgimiento) de una estética particular tiene mucho que ver con
'Reseña del New Yoreer, septiembre 15 de 1997.
........................................................... Revista Colombiana de Sociología ..
prácticas institucionales y relaciones sociales, o también tiene que ver con el cómo
uno puede leer adecuadamente representaciones visuales, a las que no me he refe-
rido en este breve resumen. Sugiero que la perspectiva sociológica es invaluable al
dirigir la atención a ciertos aspectos críticos en la producción de cultura. Como
dije antes, soy muy consciente de que no sólo los sociólogos cuentan con las he-
rramientas para realizar esta clase de trabajo. Por ejemplo, el enfoque sobre la
ideología y las prácticas del museo han sido notables en algunos trabajos impor-
tantes en años recientes, en lo que se ha llamado usualmente "Museología" o "Es-
tudios de Museo", muchos de ellos realizados por personas que no han estudiado
Sociología. Sin embargo, mi interés por ver a la Sociología como una figura central
en los Estudios Visuales y Culturales está expresado en el contexto en que los
temas institucionales y sociales son bastante ignorados y, en el que, como señaló
Steven Seidman, lo social es a menudo "textualizado".
Se ha escrito mucho acerca de "la americanizacián de los Estudios Culturales"
y muchos de estos escritos son críticos frente a esta tendencia", Algunos autores
objetan lo que ellos perciben como la despolitización del p r o ~ ' e c t o en su tránsito
desde Gran Bretaña, originalmente, por supuesto, del Centro de Estudios Culturales
Contemporáneos en la Universidad de Birmingham, hacia Estados Unidos, así co-
mo su alejamiento de los movimientos sociales, su creciente profesionalización y
ciertos rasgos de extravagancia en la academia. Otros anotan que la proliferación
de conocimiento en Estudios Culturales y su enseñanza durante los años ochenta y
noventa ha sido enorme, "si bien no solamente" en los departamentos de humani-
dades, principalmente en los departamentos de Inglés y Literatura comparada, que I
significan un abandono del enfoque sociológico que entiende la cultura en términos I
de los ejes de la estratificación y desigualdad, básicamente en función de relaciones
de clase, en los primeros años del Centro de Estudios Culturales Contemporáneos
en la Universidad de Birmingham, aunque luego se incluyeron relaciones de géne-
ro y raza. En una de las más desapasionadas críticas de esta tendencia Cary Nelson
describe los Estudios Culturales estadounidenses como un tipo de textualismo, un
conjunto de ingeniosas y, tal vez, políticamente informadas, nuevas lecturas de
textos, pero lecturas que, en últimas, son infundadas, arbitrarias y superficiales In.
" El término es usado, por ejemplo, por Steven Seidman, "Relativizing Sociology: The Challenge of
Cultural Studies", En: From Sociology to CulturalStudies: New Perspectiie, editado por Elizabeth Long
(Oxford, Blackwell, 199
7
) , pp. 37-61, cita de la p. 41.
'Ver, por ejemplo, BCDD, Mike; E:"nL\"l, Roben 1\1. y STEINMAN, Clay, "The i\ffirmative Character of
U.S. Cultural Studies", CriticalStudieJ in Mass Communication 7 (1990), pp. 169-184; PFlSTER,Joel, "The
Americanization of Cultural Srudies", re-editado en ¿What is CulturaIStudies?, editado por John Srorev
(London, Amold, 1996), pp. 287-299.
111 Nrr.sorc, Carv, "Always already cultural studies: two conferences and a manifesto", en: The [ourna¡
of the Mid-If'e.rt Modern Langllage Association 14 (Spring 1991), pp. 24-38. Nelson describe su trabajo
" , , ,.,', ,., , Janct Wolf .
I
En un artículo reciente, el sociólogo Michael Schudson coincidió en el mismo
punto a través de un análisis cuidadoso y serio de lo que él toma como un texto
paradigmático en los Estudios Culturales en Estados Unidos, "Tedt/y Bear Patriar-
chy" escrito por Donna Haraway' l. Este texto de Haraway, que como dijo Schudson,
fue muy admirado y reimpreso más de una vez, es un estudio del Museo Americano
de Historia Natural en la ciudad de Nueva York, específicamente, de su Salón
Africano. Ella "lee" el Salón Africano, su taxidermia y su diorama, en términos de
su génesis en los años treinta, enfocándose en el rol de su diseñador, el taxidermista
Carl Akeley, cuyas actividades como explorador, cazador y diseñador de los "gru-
pos de hábitat" de los museos han sido discutidas con alguna amplitud. Haraway
anota que el Segundo Congreso Internacional de Eugenética se celebró en el Mu-
seo en 1921, aunque Akeley no estuvo presente en el evento. Su interpretación del
Salón Africano y del museo mismo la hace en términos de raza, sexo y clase en la
ciudad de Nueva York, por supuesto, aquí no puedo hacer justicia a su compleja y
larga discusión.
Schudson critica el artículo en varios campos.". Primero, pone a prueba hechos
claves en su argumento, al señalar, por ejemplo, que la conferencia sobre eugenética
de 1921 no era un indicio significativo, ni para el museo, ni para Nueva York, en
general, ya que, como él resalta, a la siguiente conferencia en 1932 sólo asistieron
cerca de cien personas y el museo, en cualquier caso, se asocia más con el antro-
pólogo Franz Boas, quien se oponía al movimiento eugenético. Segundo, toma co-
mo punto de debate con la lógica del texto, especialmente, el uso de la sinécdoque'
para unir manifestaciones, ideología y políticas. La lógica, brevemente, es que el
Salón Africano se mantuvo por el Museo; el significado del Salón se basa en los
planes originales para él y lo que fue ese Salón en 1921 o en 1926 representa su
significado inalterado. Schudson argumenta que estos vínculos son definitivamente
arbitrarios y esto se relaciona con su tercera objeción, que consiste en que el
ensayo de Haraway es un estudio cuyo uso superficial de la Sociología la llevó a
ignorar "cómo la gente del común lee los museos" y "el significado que toman los
actuales visitantes del Salón Africano y del museo en general"13.
como una semiótica "reciclada", que se iguala con el textualismo; sin embargo, como Keith Moxev ha
resaltado, la semiótica en su mejor acepción no es simplemente una iniciativa "textual": "Semiotic and the
Social History of Art", en: Ne» Literar» History 22 (Aururnn, 1991), pp. 985-999.
]1 H-\RA\UY, Donna, "Teddv Bear Patriarchv: Taxidermy in the Garden of Eden, ;\íew York Ciry,
1908-1936", re-impreso en Primate r'ision: Gendo·. Raee and ,'Yature in tbe [J;7orld ofModern Science (New
York: Routledge, 1989), pp. 26-58.
]2 SOIl'DSON, Michael, "Cultural Studies and the Social Construction of 'Social Construcrion': Notes
on Teddy Bear Parriarchy", en: LO"iG, pp. 3
79-398
.
• En negrilla en el original.
11 SCHUDSO"i, p. 386.
....................... " , "",, ,.. Revista Colombiana de ., "" ,. , «,., ..
Considero que Schudson no está insistiendo en estudios etnográficos sobre los
visitantes, sino más bien en la cuidadosa ubicación histórica y social de los mo-
mentos y artefactos que Haraway seleccionó para su análisis. Este autor ofrece una
parodia equivalente a esta clase de razonamiento, en la que la Universidad de Nue-
va York es esencialmente fascista -un argumento elaborado por medio de una
sinécdoque, según la cual la biblioteca Elmer Holmes Bobst se sostiene por la
universidad, y su arquitecto, Philip Johnson, por algún tiempo simpatizante fas-
cista, se mantuvo gracias a la biblioteca-
14
.
Sociología Post-estructuralista
El punto de vista general de Schudson es que los Estudios Culturales contem-
poráneos están "sociológicamente empobrecidos", en detrimento de éstos. Aunque
en su propio trabajo él no es particularmente devoto de la tradición de Birmingham,
en lo que se refiere al campo del estudio de los medios concluye con la predicción
de que "los trabajos sobre los Estudios Culturales que perdurarán serán aquellos
del tipo que siguen Williams y Hoggart y Thompson, en estrecha atención a la
experiencia vivida'?". Esta invocación de los "padres fundadores" de los Estudios
Culturales británicos nos recuerda que, a pesar de las afiliaciones disciplinarias
particulares de estos escritores (Literatura e Historia), los estudios culturales de la
escuela de Birmingham están firmemente fundamentados en la Sociología -en los
textos de Weber, Marx, Mannheim, los interaccionistas simbólicos y otras tradicio-
nes sociológicas y etnográficas-J". A lo largo de sus transformaciones teóricas -sus I
continuas revisiones del pensamiento neo-marxista, a través del trabajo de Al-
thusser, Gramsci y de la escuela de Frankfurt, su radical reflexión sobre su
estructura crítica y conceptual, en respuesta al feminismo y los estudios étnicos, y
su acercamiento con el post-estructuralismo- el trabajo a la "Birmingham" retiene
su enfoque primario sobre las estructuras de la vida social. Permítanme aclarar, no
obstante, que no estoy recomendando enfáticamente un regreso a los orígenes o
una reanudación sin crítica de una Sociología pre-crítica, La crítica desde el punto
de vista de la teoría post-estructuralista, al primer modelo Birmingham hecha
primero por Rosalind Coward en un artículo escrito en 1977 en Screen, ha sido
definitiva!'. En síntesis, Coward sostiene que un modelo sociológico que toma
categoría de "clase" y "género" como temas no problemáticos, y que lee las acti-
14 Ibid., p. 388.
1S Ibid., p. 395.
16 Stuart Hall resume esta trayectoria intelectual en su ensayo "Cultural Srudies and the Centre: Sorne
Problematics and Problems", en: Culture, Media Language, editado por Stuart Hall, Dororhy Hobson,
Andrew Lowe and Paul Willis (London: Hutchmson, 1980), pp. 15-47.
l' CO\X".\RD, Rosalind, "Class, 'Culture' and me Social Formation", Screen 18, (Spring 19
77):
pp. 75-105.
.............................................................................. Jane! \\ nlf .
I
vidades y productos culturales como expresiones de clase (y otras) pastelones, se
revela fundamentalmente determinista y teóricamente ingenuo. Como Coward
indica, los Estudios Culturales nos deben dirigir hacia preguntas de representación,
significado, y naturaleza del sujeto, si se quiere manejar adecuadamente dentro del
campo escogido IR. Pero este enfoque post-estructuralista utilizado en los Estudios
Culturales, que produce al menos algún discurso crítico de las relaciones sociales
'reales', puede ser tomado como la apertura hacia esa clase de Estudios Culturales
rechazados por Nelson, Schudson y otros autores renombrados; la interpretación
de prácticas culturales tomadas sin ningún fundamento en categorías sociales
identificables. Una vez que comprendamos que esas categorías sociales (clase,
raza, género, etc.) son en sí mismas construcciones discursivas, articulaciones
históricamente cambiantes y, finalmente, no más que mccanismos hcu:ttsticos en
el análisis (y, por supuesto, en la movilización política), entonces, ¿dónde está
aquella solidez del mundo social sobre la cual un estudio cultural, que no sea
"puramente textual" puede depender?
Desde mi punto de vista, este necesario replanteamiento del proyecto socioló-
gico no se traduce en licencia para la "interpretación salvaje". En efecto, en años
pasados se han dado signos de progreso dentro de la disciplina para comprometerse
con la teoría crítica en las humanidades y los Estudios Culturales. Dos publicaciones
sociológicas han dedicado ediciones especiales al tema del "post-modernismo"
-Teoría Sociológica en 1991 y Teoría y Sociedad en 1992
19
_ . Una conferencia
ofrecida en 1995 en la Universidad de California, Davis, con motivo de la celebra-
ción del vigésimo Aniversario de la Revista Theory and Society) cuyo tema fue "In-
terpretaciones del cambio histórico al final del siglo xx: Los retos de la era actual al
pensamiento histórico y la teoría social", fue notable por la presencia de un grupo
interdisciplinario de conferencistas, muchos de ellos pertenecientes a las ciencias
sociales. Algunos de los escritos estaban basados en la teoría contemporánea cul-
tural y post-estructuralista, y aunque esto condujo inevitablemente a un diálogo de
sordos (y algunas veces de hostilidad), la posibilidad de esa clase de debates en una
conferencia de Sociología constituía una novedad'", Uno de los conferencistas, el
historiador John Toews, había publicado un importante artículo sobre la práctica
18 Ver la introducción de Víctor Surgin A. en Different 5jaces: Place and Memor: in Visual Csdture.
(Berkelev: Universiry of California Press, 1996), pp. 1-36. Burgin reseña el desarrollo de los Estudio,
Culturales en Gran Bretaña, y dirige el cambio, en particular, a la Semiótica v el Psicoanálisis por aquellos
que se encuentran en el campo.
19 Soriological Tbeory 9 (FaU1991), "Simposium on Post-Modernism" y Tbeory and Sociel) 21 (August
1991), "A Forum on Posr-Modernism",
,n Dos ejemplos de este intercambio fueron la respuesta de Michael Kennedv a un ensayo de Russell
jacoby vla respuesta de Judith Sracey a un ensayo escrito por Michele Lamont, los responden en cada case,
enfrentándolos a modelos tradicionales de análisis social.
•• < •••• , ••••••••••••••• , •••••••••••••••••••••••••••••• • • • • • RCyj"'LA Colombiana de SOcH»)ogia , .
de la historia intelectual después del giro lingüístico, que ya había provocado de-
bate acerca de la naturaleza de la ciencia social a la luz del post-estrucmralismo".
Otro participante, el historiador William Sewell, autor de un ensayo igualmente
importante, que, como él reseña "intenta desarrollar una teoría de la estructura que
restaura la acción humana a los actores sociales", construye la posibilidad de cam-
bio dentro del concepto de estructura, y supera la división entre la visión semiótica
y materialista de la estructura'Y'. Este artículo de 1992, publicado en la editorial del
.American [ournal o/Sociology, junto a su más reciente trabajo, por ejemplo, un artí-
culo sobre el concepto de "cultura" discutido en las reuniones de la .'ISA (Asociación
Americana de Sociología) el año pasado, que aunque no es en sí mismo un ejemplo
de una Sociología post-estructuralista, empieza la labor de re-conceptualizar tér-
minos sociológicos claves tales como "estructura" y "cultura", basado parcialmente
en la teoría post-estructuralista y por lo tanto huésped de ella.
De otra parte, un seminario organizado en febrcro de 199
7
por dos sociólogos
en la Universidad de California, Santa Bárbara, fue dedicado explícitamente a exa-
minar el impacto dc los Estudios Culturales y la teoría en las humanidades sobre la
"Sociología Cultural". Sin embargo, no todos los escritos tuvieron en cuenta esta
particular invitación; en este seminario se argumentó sobre la necesidad de que los
sociólogos tomaran en cuenta "los nuevos acercamientos interpretativos en las
humanidades", refiriéndose a tendencias como la reconstrucción del pensamiento
anti-fundacional, y la "ubicación" de la representación y el discurso'Y', El seminario
se denominó "El Congreso del giro Cultural" y, a pesar de que, como mostraré en
un momento, encontramos que este término es usado por los sociólogos para I
significar simplemente un cambio de enfoque desde las facciones institucionales y
estructurales de la sociedad al estudio de la cultura, en este caso, tiene el significado
adicional, indicado en el prospecto del seminario, de lo que se podría denominar
como "asumir seriamente el post-estructuralismo". Aquí, usamos esa denomina-
ción análogamente con "giro lingüístico", y "giro semiótico".
Hace poco la editorial Blackwell publicó un libro preparado por la socióloga
Elizabeth Long que fue patrocinado por la Sección de Sociología de la Cultura de
21 Torws.john E., "Intellectual Hisrory after the Lenguistic Turn: The Autonomv ofMeaning and the
Irrcducibility of Experience", The American Histonca] Review 92 (October 1987). pp. 879·907. Aunque el
artículo fue publicado tiempo atrás, la invitación de Toews a participar en la conferencia indicaba una
nueva apertura entre algunos científicos sociales a algún acercamienro con las tendencias críticas en las
humanidades.
22 SF\\ELL, William H. Jr.. "1\ Theory of Srrucrure: Dualitv, Agenc!", and Transformation", American
[ourna! OfSOCIO!O.gy 98. (July 1992), pp. 1·29. Cita de la p. 1.
2J Tomado de la red del sitio de la Conferencia en ese tiempo: Culrure. Html en www.sscf.ucsb.edu.
Debo decir que no asistí a la conferencia y estoy especulando sobre la naturaleza de los escritos entregados
basada en sus títulos y en los trabajos publicados de los conferencistas.
.............................................................................. j aner \Xolf .
I
la Asociación Americana de Sociología, bajo el título From S ociology to Cultura!
S tudies. El libro contó con la contribución de académicos de los Estudios Culturales
-Richard Johnson, Andrew Goodwill, Tricia Rose, George Lipsitz- así como de
sociólogos y antropólogos cuyo trabajo está basado en Estudios Culturales, como
por ejemplo, Herman Grey, George Markus, Jan Cruz. La introducción de la edi-
tora reseña los desarrollos de los Estudios Culturales y de la teoría crítica en las hu-
manidades en Gran Bretaña y América, así como en la Sociología de la Cultura y
afirma su intención de facilitar con este volumen el diálogo entre estos campos.
El sociólogo Steven Seiman propone la "relativización" de la Sociología por su
encuentro con los Estudios Culturales, que en su concepto debe ser básicamente
la tradición de Birmingham, incluyendo su propio "giro semiótico" y su vuelco al
psicoanálisis. Dicha Sociología relativizada podría, en su opinión, tener una teoría
del sujeto y de la subjetividad, un papel crítico-moral que rechaza el punto de vista
tradicional de la Sociología sobre la neutralidad valorativa y, como resultado, "for-
mas más productivas de manejar los problemas que son considerados importantes
por algunos sociólogos estadounidenses, por ejemplo, al relacionar estructura
social y cultura, significado y poder, acción y constreñimiento, o al articular una
noción más fuerte de cultura'J". Otros autores aprovecharon la invitación de Eli-
zabeth Long para participar en el libro como una oportunidad para hacer énfasis
en otros aspectos de los estudios de la cultura, necesarios para una fundamentación
sociológica firme. La crítica de Michael Schudson a Haraway, a la que me referí
anteriormente y que aparece en el libro, es un ejemplo de esto. Richard Johnson
hace lo mismo en su artículo "Reim'enting C/titura! Studies"25. Pero de los 17 cola-
boradores de! libro, casi todos tienen, como Long anota en su introducción, "dis-
putas territoriales minimizadas" y se han comprometido seriamente en el trabajo
de la intersección de la Sociología, las humanidades y los Estudios Culturales":
La Sociología de la Cultura
Aunque estos desarrollos se están dando en los márgenes de la disciplina de la
Sociología, e! libro de Long se mantiene atípico en e! campo, y no soy especialmente
optimista acerca ni de una revaluación más extensa de! campo ni de un entusiasmo
general entre los sociólogos para comprometerse en un diálogo interdisciplinario.
En particular, quiero considerar dos ramas de la Sociología, ambas relevantes para
el estudio de la cultura v cada una indiferente u hostil a los Estudios Culturales.
24 SElc\L\C\, p. 55.
lo J O H ~ S C J N , Richard, "Reinventing Cultural Studies: Remembering for the Best Version", en LO:--lG,
pp. 451-488.
26 LONG, p. 1.
..... , , Revista Colnmhiana de Sociología .
Dado que estos dos campos cuentan para la mayor parte del trabajo sociológico
sobre la cultura, creo que es importante mirar de cerca sus prácticas y supuestos.
La primera es la Sociología de la Cultura o Sociología del Arte. Esta sub-especiali-
zación se ha ido fortaleciendo en las dos décadas pasadas, constituyéndose ahora
en una de las secciones más grandes de la Asociación Americana de Sociología. En
las asambleas de los últimos años, la sección sobre cultura ameritó 5 sesiones y 15
mesas redondas, sobre la base del número de inscritos. Esta sección cuenta con un
reporte trimestral, el cual publica artículos breves pero importantes y se ha embar-
cado en una serie de volúmenes, publicados por la editorial Blackwell, de los cuales
el libro editado por Elizabeth Long es el segundo.
Este trabajo está representado de manera más evidente por el estudio de las
organizaciones e instituciones del arte, conocido desde mediados de los setenta
como el "acercamiento a la producción de la cultura". Dos artículos especiales de
prensa aparecieron con este título en 1976 y 1978 (American Bebauiarai S cientist and
Socia! Researcb]", Aunque este no es el único modelo para la Sociología de la Cul-
tura, lo he escogido para examinarlo ya que continúa siendo prominente en el cam-
p028. Además, sus limitaciones son compartidas por la mayoría de otros trabajos
dentro de la sub-disciplina. Un estudio típico, por ejemplo, investiga el criterio pa-
ra la toma de decisiones de los editores en dos casas editoriales comerciales. Otro
mira el papel de las industrias disqueras y radiales en relación con los cambios de
la música country en el mundo. Un tercero estudia el papel de "cancerbero" de dos
galerías comerciales del mundo del arte en Nueva York en los años cincuenta".
Todos estos ejemplos son tomados del volumen de 1978, pero una rápida revisión •
de publicaciones y presentaciones de seminarios más recientes, confirma que 20
años más tarde muchos de estos trabajos siguen exactamente este modelo. Otro
trabajo ha partido del ensayo clásico de Howard Becker Art As Collettire Artion,
publicado por primera vez en 1974, y que está dedicado, como este ensayo, a la in-
vestigación de las relaciones sociales de la producción cultural, aunque en este caso
no necesariamente dentro de una institución, v.gr. los roles del autor, el ejecutor, el
fabricante del instrumento, el burócrata, el inversionista y así sucesivamente",
2- "The Production ofCulture" publicación especial de American Behavioral Seientist 19 (July-August
1976) reimpreso aquel año por Sage Publications Ltd., editado por Richard A. Peterson) y "The Production
of Culture" edición especial de S octal Research, p. 45 (Verano 1978).
28 Ver, por ejemplo, PETERSON, Richard A., "Culture Studies through the Production Perspective:
Progress and Prospects". en Tbe Socioloi',) o/ Culture: Emerging Theoretieal Perspeciiues, editado por Diana
Crane (Oxford, UK and Cambridge, Mass: Blackwell, 1994), pp. 163-189.
" Ensayos de Walter \v. Powell, Richard A. Peterson y Marcia Bvstrvn en Social Research 45 (Verano
1978).
'P BECKER, Howard S., "Art as Collective Action", American Sociological Review 39 (1974). El artículo
fue ampliado posteriormente en su libro Art Worlds (Berkeley: Universiry of California Press, 1982) .
.............................................................................. Janet Wolf .
I
Como dije anteriormente, la mayoría de los sociólogos de la cultura y del arte
fundamentan su trabajo sobre premisas pre-críticas y algunas veces positivistas. La
metodología típica es la de seleccionar para el análisis una organización de arte
específica (una compañía de ópera, una escuela de arte, una galería), identificando
su jerarquía social, sus procesos de toma de decisiones y, frecuentemente, los re-
sultados estéticos de esos factores extra-estéticos, aunque es extraño que se per-
mitan preguntas estéticas en este discurso, o en verdad, discusiones de los trabajos
en sí
31
• Usualmente la institución es separada de su contexto social e histórico, ya
que el sociólogo la está tratando dentro de la esfera micro-social. Irónicamente, el
resultado es que este trabajo es a menudo ahistórico y asociológico. El férreo com-
promiso científico-social con la "objetividad", aún en el trabajo cualitativo, más
que cuantitativo, interfiere en la disciplina dirigiendo ciertas preguntas de inter-
pretación, representación y subjetividad. Al respecto resulta valioso comparar el
trabajo contemporáneo en la museología, mucho de éste basado en este tipo de
preguntas, con un artículo especial recientemente publicado en una revista de
Ciencias Sociales sobre el tema MuseuJJl Researcb". Aquí hay un par de títulos de
este volumen: Art Museum Membership and Cultural Distinction: Relating Members'
Perceptions of Prestige to Benefit Usage; The Efleet of School-basedArts Insfruction on
Attendance at Museums and the Peiforming Arts; y The Impac! of Experiential T- 'ari-
ables on Patterns ofAluseum Attendance. Es llamativo, de paso, que aún Bourdieu,
cuya influencia puede notarse en un par de estos títulos, pueda convertirse en una
herramienta para el empirismo, como si él estuviera simplemente representado
por las tablas y sus correlaciones en La Distinción33. El complejo análisis del gusto
cultural, en términos de clase, habitus y capital cultural y la crítica social de la esté-
tica kantiana, que determina el trabajo empírico de Bourdieu, ocupa un segundo
lugar debido al entusiasmo por las encuestas, la cuantofrenia y lo que C. Wright
Milis denominó como "empirismo abstracto". Uno de los estudios más cuantita-
tivos en ese volumen considera las respuestas de los "visitantes asiduos" de los
museos a las 94 preguntas acerca de sus valores sociales, culturales y políticos y de
sus actitudes, usando un análisis de clasificación múltiple para explorar sus impli-
caciones". Aquí no parece que el modelo estadístico sea inapropiado para la inves-
31 Yo he escrito extensamente sobre estas características de la Sociología norteamericana de la cultura.
Ver, por ejemplo, The Social Produetion ofArt (London: Macrrnllan, 1993), Capítulo 2.
12 "Museum Research", edición especial de Poeties: Journal 01 Empirical Researeh on Literature, tbe
Media and the Arts 24 (Noviembre 1996).
13 BOURDIR, Pierre, La Distinción: Criterioy Bases Sociales del Gusto. Versión castellana de Taurus
Editorial.
" Drl\1AGGIO, Paul, "¿Are Art-museum Visitors Different from Other People? The Relationship
between Attendance and Social and Political Attitudes in the United States" en Poeties 24 (Noviembre
1996), p. 161.
........................................................... Revista Colombiana de S()cl0Iogja .
tigación después de todo, pues pueden encontrarse correlaciones interesantes en
ese sentido, pero las categorías del análisis no están teorizadas en sí mismas.
Es cierto que algunos sociólogos de la cultura han comenzado a dirigir sus
temas hacia asuntos previamente ignorados, tales como los tratados por las "hu-
manidades", y por lo menos a considerar el impacto del post-estructuralismo. El
primer volumen de la editorial Blackwell, preparado por Diana Crane y publicado
en 1994, comienza con una introducción del editor que menciona al menos tales
perspectivas teóricas y aún en varias formulaciones Crane aclara que ella no ha
desarrollado el tema. Por ejemplo, cuando señala:
"Las teorías francesas, tales como la semiótica y el post-estructuralismo, han des-
pertado un gran interés en la cultura explícita o histórica. Estas teorías están rela-
cionadas con las formas en que los textos pueden formar el comportamiento hu-
mano y pueden ser usadas como una fuente de poder por las élites"35.
0, cuando afirma:
"El cambio en el punto de vista universal, del cual el post-modernismo es un sín-
toma, ha aumentado la importancia de los temas culturales en nuestra disciplina.
Específicamente, el énfasis en la previsión, coherencia y consistencia que funda-
mentan el método sociológico en la mayoría de los campos están siendo minados
por una nueva perspectiva que ve la cultura como impredecible, incoherente e
inconsistente"36.
Uno puede encontrar otros ejemplos de referencias a la teoría, molestas y fun-I
damentalmente mal interpretadas, en el trabajo de varios contribuyentes de esa
obra. El hecho de que el editor y tres de los colaboradores citen un famoso artículo
escrito por Ann Swidler, el cual ha tenido el status de una clásica declaración
teórica de la Sociología de la Cultura desde su publicación en 1986, que recomienda
la conceptualización de la cultura como una "caja de herramientas", usada por las
personas en la construcción de "estrategias para la acción", es otro indicativo del
positivismo persistente en el campo.". Lo interesante y además relevante aquí es
que hay una encuesta sobre los programas de la asignatura Sociología de la Cultura
hecha por Diana Crane para la reunión de la ASA en 1995, en la que concluye que,
JI CRANE, Diana, "Introducuon: The Challenge of the Sociology of Culture to Sociology as a Disci-
pline", en CIL\NE, 1-20, cita de la p. 5.
;6 Ibid.
3" SWIDLER, Ann, "Culture in Action: Symbols and Strategies", American Sori%gica/ Review 15 (Abril
1986): pp. 273-286. Debo anotar que los sociólogos como Crane y Swidler y otros comprometidos con
versiones de Sociología "cualitativa" podrían ciertamente objetar las acusaciones de positivismo. Pero mi
punto es que las metodologías científicas prevalecen cualquiera que sea el estudio, significado, tanto como
el comportamiento observado.
.............................................................................. j ancr Wolf .

aunque el post-modernismo y el estructuralismo/ semiótico aparecen como cate-
gorías en algunos programas, la tradición británica de los Estudios Culturales
"permanece periférica en la Sociología de la Cultura en los Estados Unidos"38. En
el segundo volumen de Blackwell, From Sociology to Cultural Studies, aparece una
intervención bastante radical dentro de la sub-especialización de la Sociología de la
Cultura, y será interesante ver si ésta marca alguna diferencia con el trabajo en
marcha en el campo. El programa para las sesiones anuales de la ASA de 1998, que
me llegó cuando yo estaba escribiendo este artículo, no indica mucho sobre un
cambio en la orientación. Hay, en efecto, un panel dedicado a la "Teoría Social
Post-moderna (se han ofrecido 518 páneles), pero no están relacionados con la
sección de la Sociología de la Cultura, cuyos propios páneles aparecen, como se
puede deducir de una lista de títulos, que muchos de ellos serán los usuales.
Teoría Sociológica y "Sociología Cultural"
La segunda área de la Sociología que pone en primer término a la cultura es la
teoría sociológica en sí misma, esto es, la teoría o teorías, de la sociedad. Durante
los dos últimos años, el téSociología Culturalultural" ha adquirido p rorruricncia,
pero este término y su referencia asociada con el "giro cultural" tiene poca relación
con el lenguaje, la semiótica o el post-estructuralismo. Éste describe una teoría
sociológica cuyo enfoque central es la cultura -aquí en el sentido amplio de valo-
res, creencias, ideas, etc. y no, como en la Sociología de la Cultura, el arte en parti-
cular. La Sociología Cultural, entonces, podría ser el enfoque empleado en otros
sub-campos -la Sociología Jurídica, la Sociología de la Educación, la Sociología
Industrial- que no tiene nada que ver con la cultura en su más estrecho senrido".
El objetivo de estas teorías sociológicas es hacer énfasis en la centralidad de los
aspectos culturales de la vida diaria que, según esta tendencia, han sido dejados de
lado frente a los factores económicos, materiales y estructurales dentro de la dis-
ciplina. Varios de estos autores son conscientes de la tradición de los Estudios
Culturales, pero igualmente la consideran intelectualmente inadecuada, o sostienen
que algo que valga la pena encontrarse en los Estudios Culturales fue hecho con
anterioridad (y, usualmente mejor) por los sociólogos!". Nótese los no tan sutiles
.\X CRANE, Diana, "Culture Syllabi and the Sociology of Culture: ¿\'(nat do svllabi tell us?" Neudetrer ofthe
Soáolog)' ofCulture Section ofthe .American Soáolog,ical.Assoaation l O(Invierno 1996); 1,6-8, cita de la p. 7 .
.19 Una sesión de las reuniones de ASOCIaCIón Americana de Sociología en 199
7
, fue dedicada a la
revisión del "retorno a la cultura" en un número de sub-especializaciones, dentro de una discusión general
titulada "El Retorno a la Cultura en la Sociología Americana".
"l, Herman Gral' sostiene este punto diciendo: "La corriente profesional con la gue los teóricos se
Identifican con las especialidades como la teoría social y la Sociología de la Cultura mantiene el reclamo
gue la Sociología tiempo atrás se enfrenta con las cuestiones v preguntas gue ahora aparecen bajo el signo
.. ,., Revista Colombiana de S()cíologia " ,., .
adverbios y otros indicadores de prioridad en estos ejemplos. Un corto artículo
publicado en el reporte cultural de la ASA por Michele Lamont, ex-director de la
Sección de Cultura de dicha asociación, sostiene:
"Por supuesto, la relación que tenemos con la teoría cultural, y con la teoría en
general, es muy diferente de aquella con la que trabajan los académicos en los de-
partamentos de literatura comparativa, inglés o historia. Mientras que la teoría
sociológica siempre ha estado en el centro de nuestra empresa común, el interés de
esos académicos en la 'teoría' -por no decir nada sobre su interés en el poder, clase,
etc.- lo han desarrollado desde su relativamente reciente encuentro con los textos
europeos (Foucault, Ricoeur, Derrida y otros)"?'.
y también:
"Nosotros necesitamos explicar cuidadosamente el lugar de la teoría en nuestro
campo, y cómo temas que han sido apropiados por el nuevo historicismo, la nueva
historia cultural, los estudios culturales, y 'teoría de la raza', han sido conceptua-
lizados y estudiados empíricamente por los sociólogos'r",
Jeffrey Alexander, un notable teórico de la Sociología contemporánea, emplea
el término "estudios culturales" aunque no en la forma en que lo reconocemos
habitualmente, con el fin de reclamar, usando el mismo recurso retórico, que no
hay nada nuevo alli para la Sociología. Este autor recurre a algunas citaciones de la
tradición sociológica clásica y, particularmente, del trabajo de Émile Durkheim y
sus seguidores: "la investigación teórica y empírica, investigaciones post-estructura- •
listas y semióticas pueden ser vistas generalmente como desarrollando uno de los
caminos que la Sociología tardía de Durkheim abrió":". Otro ejemplo se encuentra
en una colección de ensayos sobre la tradición sociológica conocida como el inte-
raccionismo simbólico, una tradición americana relacionada con el pragmatismo,
derivada del trabajo de John Dewey y George Herbert Mead, que hace énfasis y
de los Estudios Culturales." GRAY, Herman: "¿ls cultural Studies Inflated? The Cultural Economy of
Cultural Srudies in rhe United Sratcs," en Disciplinarity and Dissent in Cultural Studies, editado por Cary
Nelson y Dilip Parameshwar Gaonkar (New York and London: RoutJedge, 1996), pp. 203-216. Cita
tomada de la p. zio.
;1 L.\MONT, Michele, "Crisis or not Crisis: Culture and Theory in Sociology- The Humanities and
Elsewhere", Ne!pslefter of tbe Sociology of Culture, Section of the American Sociologica!Association 6 (pri-
mavera 1992): pp. 8-9. Cita de la p. 8. Letra itálica.
;2 LAMONT, p. 9.
41 l\UoXANDER, Jeffrcy C, "Introduction: Durkheimian Sociology and Cultural Studies Today". En:
Durkheimian Socio!ogy: Cu!tura! Studies, editado por Jeffrey C. Alexander (Cambridge: Cambridge Uni-
versity Press), pp. 1-21, cita de la p. 6. Ver también, ALEBNDER, Jeffrey C. y S ~ I I T H , Philip, "The
Discourse of American Civil Society: A New Proposal for Cultural Srudies", Theory and Society 22 (Abril
1993): pp. 151-207.
.............................................................................. Janet Wolf .
I
estudia la construcción del significado y del "ego" en la interacción social. El libro,
incidentalmente se titula Interaccionismo Simbólicoy Estudios Culturales, aunque na-
da en él tiene que ver ni con la tradición de Birmingham ni con el trabajo de los
Estudios Culturales hecho dentro de las humanidades en los Estados Unidos. En
la introducción, el editor señala:
"Usamas el término estudios culturales para referirnos a las disciplinas clásicas
humanísticas que últimamente utilizaron sus acercamientos filosóficos, literarios e
históricos para estudiar la construcción social de] significado y otros temas
tradicionalmente de interés para los interaccionistas simbólicos'<".
El enfoque sociológico de la construcción social de identidad y el significado
suena como el proyecto de un estudio cultural post-estructuralista. Pero el interés
en el construccionismo social, como se plantea en la tradición simbólico-interac-
cionista, no cuenta con la acogida del mandato radical de la teoría post-estructu-
ralista y psicoanalitica del replanteamiento que expone el papel constitutivo de la
cultura y de la representación en el mundo social, así como de la naturaleza discur-
siva de las categorías sociales en sí mismas. Además, en la tradición del interaccio
nismo simbólico de G. Mead, la "identidad" es una variable social, con una entidad
psíquicamente fijada, cuyas coordenadas son los tradicionales conceptos socioló-
gicos de posición y rol social.
Aunque Jeffrey Alexander se apropia del término "estudios culturales" para la
Sociología, sus puntos de vista sobre los Estudios Culturales de Birmingham son
claramente de rechazo, como se aprecia en una reseña de la que es coautor en 1993
sobre los estudios culturales) en el que el título es bastante elocuente: "Los británicos
están llegando... otra vez! La agenda oculta de los Estudios Culturales" (The
British are Coming... Again! The Hidden Agenda of 'Cultural Studies'ls. Como los
interaccionistas simbólicos, Alexander usa el término "estudios culturales" para
identificar el tipo de teoría y análisis sociológico que él propone", En 1988, este
autor editó un libro titulado Durkheimian S ociology: Cultural S tudies. Esta obra está
basada en un argumento expresado desde su introducción, donde afirma que el
44 BECKER, Howard S. y McCALL, Michal M. en la introducción al libro Symbolic Interaction and Cultural
Studies, editado por Howard S. Becker y Michal M. McCalJ (Chicago: University of Chicago Press, 1990),
pp. 1-15. Cita de la p. 4. La itálica en las palabras últimamente y tradicionalmente son de la autora.
45 SHER"'OOD, StevenJay; SMITH, Philip y "The British are Coming... Again! The
Hidden Agenda of 'Cultural Studies"', Contemporary Sociology 22 (Mayo 1993): pp. 370-375.
"" Él utiliza el término "sociología cultural" indistintamente y, por lo tanto, confusamente. Ver,
ALE}c-\.NDER, Jeffrey c., "¿Cultural Sociology or Sociology of Culture? Toward a Strong Program",
Newsletter ofthe Sociology ofCulture Section ofthe American SociologicalAssociation 10 (primavera-Verano
1996): pp. 1, 3-5.
........................................................... Revista Colombiana de S()Cl())()gía .
trabajo tardío de Durkheim -en especial su trabajo sobre la religión- provee un
modelo excelente para la Sociología contemporánea, dado su enfoque primario en
los procesos simbólicos. Durkheim es, por supuesto, percibido básicamente como
el sociólogo que enfatiza sobre los "hechos sociales", y aquellos rasgos de la vida
social que son "externos" a los actores sociales; en la historia esquemática usual de
la Sociología clásica, él es comparado en esto con Max Weber, padre de la Socio-
logía "interpretativa", cuyo enfoque consiste en el estudio de la Verstehen' y su
metodología. Alexander argumenta que Durkheim estudió la religión "porque
quería darle más autonomía teórica a los procesos culturales'v", y sugiere además
que existen paralelos con los trabajos de Saussure, Lévy-Strauss, Barthes, Foucault
y que, en algunos casos, esto es más que coincidencia, a pesar del desconocimiento
de estos autores de la influencia de Durkheim. También reseña el trabajo de algu-
nos sociólogos y algunos antropólogos que se han dedicado a la teoría tardía de
Durkheim (Edward Shils, Robert Bellah, Víctor Turner, Mary Douglas) y subraya
la existencia de un proyecto para una tardía Sociología durkhemiana, que él llama
"estudios culturales". Pero, a pesar de los nombres de escritores estructuralistas y
post-estructuralistas, a este proyecto le hace falta algún desarrollo teórico central
por parte de estos escritores. Esta es la formulación de Alexander sobre tal Socio-
logía:
"El principal punto de partida es el libro Las Formas Elementales de la Vida Religiosa
que funciona como un modelo que explica los procesos centrales en la vida social
secular. El otro énfasis compartido se deriva naturalmente de esto. Ellos se con-
centran, primero, en lo que podría llamarse comportamiento expresivo motivado, I
comparado con una acción estratégica consciente. Esta acción cargada emocio-
nalmente, además, no es vista psicológicamente sino, como la base para la rituali-
zación. Ella es concebida como una acción organizada por referencia a patrones
simbólicos que los actores -aún si pueden influir para cambiarlos- no los crean
intencionalmente'?",
Su propio capítulo en el libro es sobre el caso Watergate y la Sociología durkhe-
miana y resume su posición así:
"Utilizando a \Veber y a Parsons, traté de conectar las ideas tardías de Durkheim a
una teoría amplia de la estructura social. Los rituales, sugiero, son efectos y causas
simultáneas de la crisis social; ellos abren esos períodos liminales a problemas sim-
bólicos y morales de la más profunda clase":",
.r- liLc:0\"DI:R, Durkhei!1lian S oá%!,)', p. 2.
~ I Ters!t,)'f'H en alemán en el original. Significa comprensión.
48 Ibid., p. 11.
j" Ibid., p. 14.
......... , Jane! \\iolf .
I
Los términos aquí denominados "comportamiento expresivo motivado", "la
base para la ritualización", "acción organizada por referencia a patrones simbóli-
cos", "causa y efecto", revelan, creo, una concepción fundamental de cultura y de
la sociedad que es al mismo tiempo humanista, potencialmente mecanisista y ba-
sada en la clase de modelo "estratificado" del mundo social en el cual las nociones
usuales de base y superestructura resurgen una vez más. Sin embargo, debo añadir
que la hostilidad de Alexander al marxismo es tan fuerte como su hostilidad a los
Estudios Culturales y a la teoría post-estructuralista. De hecho, algunos ensayos en
el libro son a la vez interesantes y algo sofisticados". Pero la fórmula teórica de
Alexander y su concepción de la Sociología como Estudios Culturales continúa
operando con un entendimiento de estratos discretos, esto es, lo social/institucional
y lo cultural/ simbólico.
Sociología y Estudios Culturales
He utilizado bastante espacio para discutir lo que ha sido denominado en la So-
ciología como el "giro cultural", con el propósito de identificar los fundamentos
de un posible acercamiento con los Estudios Culturales, el cual, como argumenté
anteriormente, necesita ser trabajado desde una perspectiva sociológica. He seña-
lado que la Sociología de la Cultura, entendida como el estudio de las artes, tiene,
en su mayor parte, poco interés en la revisión crítica de sus categorías de análisis.
Por otro lado, la Sociología Cultural o la Teoría Sociológica, que tiene como
primer plano la cultura, reclaman darle contenido así como mejorar los Estudios
Culturales. Esto es válido tanto para el interaccionismo simbólico como para el
durkhemianismo tardío. Pero al hacerlo retiene la fatal debilidad producida al
ignorar un aspecto central de los Estudios Culturales, que es la Teoría de la Repre-
sentación. Como Steven Seidman ha escrito: "la Sociología estadounidense, aún
hoy, no ha dado un 'giro serniótico'P'. Y, en palabras de Roger Silverston, un aca-
démico británico de los estudios de los medios, "la Sociología de la Cultura en-
cuentra aún comodidad en la seguridad modernista de clasificación tanto de acer-
camiento como de materia del sujeto"S2. Esto significa, entre otras cosas, que los
sociólogos mientras entienden la construcción social de significado y del yo social,
retienen un concepto del sujeto coherente, unificado y estable. Esto significa tam-
iI' Por ejemplo, el estudio de Eric Rorhenbulher del ataque de las masas como ritual e intepretación,
cu:-a discusión del significado simbólico de tal conflicto tiene algo en común con el trabajo Birmingham
sobre sub-cultura. ReITHE'-'Bl'LHER, Eric, "The Liminal Fight: J\1ass Strikes as Ritual and Interpretation".
En: AIE\.\1'-DER, Durkheimian Soci%g;, pp. 66-9U.
'1 SEID:\L\:\, p. 43.
" SIL\'ERSTO'JE, Roger, "Thc Power of the Ordinary: On Cultural Studies and the Sociology of
Culture", SO"l%gy 28 (Noviembre 1994): pp. 991-lOU1. Cita de la p. 993.
""., ,",,<><><> , •••.•.•• , •••• " •• R('\ isr« Colombmna de SocHJiogia " .,
bién, y este es el punto sostenido por Seidman, que renuncian al papel crítico-mo-
ral de los Estudios Culturales, al mantener el concepto científico-social tradicional
del académico objetivo y neutro en valores. Y, por supuesto, esto significaría que
los sociólogos no podrían (aún) comprender la naturaleza discursiva de las rela-
ciones sociales v de las instituciones.
En el contexto de esta intransigencia disciplinaria, fundamento mis esperanzas
en un diálogo creciente entre la Sociología y los Estudios Culturales (y entre la So-
ciología y los Estudios Visuales) en dos puntos: primero, me parece que existe un
conocimiento amplio dentro de los Estudios Culturales de la importancia de la
etnografía, del estudio de los procesos sociales y de las instituciones, y del enten-
dimiento de aquellas características estructurales de la vida cultural que la "ima-
ginación sociológica" tiene la habilidad para iluminar; y segundo, el trabajo de
algunos sociólogos, pequeño en número y marginales, aunque ellos hubieran po-
dido ser los que extendieran sus puntos de vista y sus marcos conceptuales dentro
de los nuevos compromisos con la teoría crítica. No estoy pidiendo a los críticos
literarios o a los historiadores del arte que se conviertan en sociólogos ni tampoco
a los sociólogos que se conviertan en académicos de los Estudios Culturales. No-
sotros continuaremos teniendo intereses y entrenamiento basados en la disciplina,
pero los Estudios Culturales, después de todo, siempre han tenido la colaboración
interdisciplinaria de los estudiosos interesados, y el cuerpo del trabajo obtenido
dentro del campo es el producto de estos intercambios e influencias culturales. Por
ahora, es un cliché decir que los Estudios Culturales son una cosa que aún no ha •
podido ser definida. Stuart Hall, director del Centro de Birmingham a lo largo de
la década de los años setenta, y una figura aún prominente en el campo, ha dicho
esto", como lo han hecho los editores de varios volúmenes de ensayos sobre el
terna". La razón principal radica en que por su naturaleza avanza en relación sim-
biótica con otras disciplinas, y deja a un lado la pregunta de si éstos pueden o no
llamarse a sí mismos una disciplina. Esta relación es, y siempre ha sido, un asunto
ad-hoc. La configuración particular de los académicos involucrados y, por lo tanto,
de las disciplinas representadas en las múltiples ubicaciones del trabajo de los
Estudios Culturales, nunca ha sido, hasta donde yo sé, un asunto de planeación,
diseño y empleo. En lugar de ello, tal como fue el caso en Birmingham en 1964, es
" "Los Estudios Culturales tienen múltiples discursos; tienen un número de historias diferentes ...
Esto incluye diferentes clases de trabajo". H.\LT., Sruart, "Cultural Studies and Its Theoretical Legacies".
En: Cultural Studies, editado por Lawrence Grossberg, Cary Nelson y Paula Treichler (New York:
Koutlcdgc, 1992), pp. 277-286. Cita de la p. 278. También "Los Estudios Culturales no son una cosa;
nunca han sido una cosa" HALL, Stuart, "The Ernergence of Cultural Srudies and the Crisis of the
Hurnanities", October 53, (1990): pp. 11-90. Cita de la p. 11.
34 Por ejemplo, "Es probablemente imposible coincidir con una definición esencial o una narratiya
única de los Estudios Culturales", GROSSBERG er. al., p. 3.
....................................................... Janct Wolf .
I
el producto de un grupo de personas, con interés compartido en la cultura, aunque
no necesariamente con una idea compartida sobre lo que entendían por 'cultura'.
Se empezaron a reunir, a discutir entre ellos el trabajo de cada uno, programaron
seminarios yconferencias ydespués, sin éxito, llevaron a cabo la institucionalización
de sus prácticas asistenciales en centros, programas y enseñanza.
Durante la década de los setenta en el Reino Unido lo realmente notable en los
programas de Estudios Culturales fue la gran variedad de combinaciones intelec-
tuales que surgieron: criticismo literario y sociológico; teorías psicológicas, lingüís-
ticas y de comunicación; estudios de literatura, historia y de medios, Conozco un
poco menos acerca de la divulgación de los Estudios Culturales en la década de los
ochenta en los Estados Unidos de América, aunque me parece que el tratamiento
dado aquí ha sido un asunto más intradisciplinario y de estudios literario:>. Tam-
bién aquí, han existido nuevas iniciativas en las cuales la colaboración multidisci.
plinaria se ha vuelto común. Esta naturaleza accidental de los Estuclios Culturales,
la veo como una gran ventaja, lo que significa que continúa siendo una aventura
abierta. Mi deseo, entonces, es que los sociólogos participen cada vez más en sus
discusiones. Los historiadores y antropólogos ya son parte del proyecto colectivo,
pero hasta ahora los sociólogos, en su gran mayoría, se han abstenido de formar
parte del proyecto'". Aún a riesgo de sonar repetitiva, aunque después de todo lo
soy, recomiendo retornar a los orígenes, puntualizado la colaboración productiva
en Birmingham, que en años anteriores y todavía hoy incluye a los sociólogos. De
hecho, el Centro para Estudios Culturales Contemporáneos, pocos años atrás se
fusionó con el Departamento de Sociología de esa universidad. En Estados Uni-
dos, esas conversaciones pueden tanto garantizar la "re-sociologización" de los
Estudios Culturales y garantizar el desarrollo teórico de la Sociología, por largo
tiempo retrasado.
Referencias
1\LE)C\NDER, Jeffrey C. "¿Cultural Sociology or
Sociology of Culture? Toward a Strong Pro-
gram", Newsletter ofthe Sociology ofCulture Sec-
tion of the .American Sociological Association 10
(primavera-Verano 1996).
__o "Inrroduction: Durkheimian Sociology
and Cultural Studies Today". En: Durkheimian
Sociology: Cultural Studies, editado por Jeffrey
C. Alexander (Cambridge: Cambridge Univer-
sity Press).
ALEXANDER,Jeffrey C. ySMITH, Philip. "The Dis-
course of American Civil Society: A New Pro-
posal for Cultural Studies", Theory and Society
22 (Abril 1993).
BECKER, Howard S. "Arr as Collective Action",
American Sociological Rel"if11/ 39 (1974).
__o Art Worlds (Berkeley: University of Cali-
fornia Press, 1982).
BECKER, Howard S. y McC.\LL, Michal M. Sym-
bolic Interaction and Cultural Studies, editado
;; La Universidad de California, Santa Bárbara, es una excepción a esta generalización.
........................................................... Revista Colombiana de Sociología , .
por Howard S. Becker y Michal M. McCall
(Chicago: Universiry of Chicago Press, 1990).
BOURDlEC, Pierre, La Distinción: Criterio y Bases
S ociales del Gusto. Versión castellana de Tau-
rus Editorial.
BUDD, Mike; ENThL'\N, Robert M. y STEIML'\N,
Clay. "The Affirmative Character ofU.S. Cul-
tural Studies", Critica! Studies in Mass Com-
munieation 7 (1990).
BURGIN A., Vietor. Diflerent Spaees: Place ana
¡',femo')' in Visual Culture: (Berkeley: Univer-
siry of California Press, 1996).
COWARD, Rosalind, "Class, 'Culture' and the
Social Formation", Sereen 18, (Spring 1977).
CRANE, Diana. "Culture Syllabi and the Sociol-
ogy of Culture: ¿What do syHabi tell us?"
Newletter of the Soeiology of Culture Seetion of
the Amenean S ociologieal Assoeiation 10 (In-
vierno 1996).
__o "Introduction: The Challenge of the So-
ciology of Culture to Sociology as a Disci-
pline", en CRANE.
DIMAGGIO, Pau!. "¿Are Art-museum Visirors
Different from Other People? The Relation-
ship between Attendance and Social and Po-
litical Attirudes in the United States" en Poet-
ies 24 (Noviembre 1996).
FlRTH, Sin-en. Literal}' Srudies as Cultural Stud-
ies ¿Whose literarure? ¿Whose Culture?, Criti-
ealQuartely 43 (spring 1998).
GORDON, Avery. Ghost¿y Matters, Hallnting and
¡he Sociologicallmagination (MinneapoLis, Uni-
versiry of Minnesora Press, 1977).
GRAY, Herman. "¿ls cultural Studies lnt1ated?
The Cultural Economy of Cultural Studies in
the United States," en Diseiplinan"tJ' and Dis-
sent in Cultural Studies, editado por Carv
Nelson y Dilip Parameshwar Gaonkar (New
York and London: Routledge, 1996).
HALL, Stuart. "Cultural Studies and lts Theo-
retica! Legacies". En: Cultural Studies) eclitado
por Lawrence Grossberg, Cary Nelson y Paula
Treichler (New York: Routledge, 1992).
. "Cultural Studies and the Centre: Sorne
Problematics and Problems", en: Culture, A1e-
dia Lan/!,na/!,e, editado por Stuart Hall, Dor-
othy Hobson, Andrew Lowe and Pau! Willis
(London: Hutchinson, 1980).
__o "The Emergence of Cultural Studies and
the Crisis of the Humaniries", October 53,
(1990).
HARAWAY, Donna. "Teddy Bear Patriarchy: Taxi-
derrny in the Garden ofEden, NewYork City,
1908-1936", re-impreso en Primate Vision:
Cender, Raee and Nature in the World of Mod-
ern Scienee (New York: Routledge, 1989).
JOHNSON, Richard. "Reinventing Cultura! Stud-
ies: Remernbering for the Best Version", en
LONG.
LAMONT, Michele. "Crisis or not Crisis: Culture
and Theory in Sociology-The Humanities and
Elsewhere", Newsletter of the Sociology of Cul-
ture, Section of the American S ociologiealAsso-
ciation 6 (primavera 1992).
MOXEY, Keith. "Semiotic and the Social History
of Art", en: New Litera')' History22 (Autumn,
1991).
"Museum Research", edición especial de Poet-
ies:Journal of Empirieal Researeh on Literature,
the Media and the Arts 24 (Noviembre 1996).
NELSON, Cary. "Always already cultural studies: I
two conferences and a manifesto", en: The
[oumal of tbe Mid-U
7est
Modern Language As-
sociation 14 (Spring 1991).
Nell' Yoreer, septiembre 15 de 1997.
PETERSON, Richard A. "Culture Stuclies through
the Production Perspective: Progress and
Prospects", en The Sociology ofCulture: Emerg-
ing Theoretieal Perspectiues, editado por Diana
Crane (Oxford, UK and Cambridge, Mass:
Blackwell, 1994).
PFISTER, Joel. "The Americanization of Cultural
Srudies", re-editado en¿ What is Cultural Stud-
ies?, editado por John Storey (London, Ar-
nold,1996).
POWELL, Walter W·.; PETERSO!'oi, Richard A. y
BYSTRYN, Marcia en Social Researeh 45 (Verano
1978).
ROTHENBULHER, Eric. "The Liminal Fight: Mass
Strikes as Ritual and Interpretation". En:
ALEX-\NDER, Durkheimian S ociologr.
..... , """ "" , , ,, janet Wolf " , .
SCHL'DSON, Michael. "Cultural Studies and the
Social Construction of 'Social Construction':
Notes on Teddy Bear Patriarchy", en: LONG.
Steven. "Relativizing Sociology: The
Challenge of Cultural Studies". En: From So-
ciology to Cultural Studies: NeJI' Perspeaiie. edi-
tado por Elizabeth Long (Oxford, Blachvell,
1997).
SE\XELL, William H. Jr. "A Theory of Structure:
Duality, Agency, and Transformation", Ame-
ri-can [ournal of Sociology 98, (J uly 1992).
SHER\XOOD, StevenJay; SMITH, Philip y ALEXAl"-
DER, Jeffrey. "The British are Coming...
Again
l
The Hidden Agenda of'Cultural Stud-
ies'", Contemporary Sociology 22 (Mayo 1993).
Roger. "The Power of the Ordi-
nary: On Cultural Studies and the Sociology
of Culture", Sociology 28 (Noviembre 1994).
SINGERMAN, Howar. A rt Subjects: Making Artist
in the American Unirersity, Berkeley, Univer-
sity of California Press, 1999.
.
de.C._liaa:Q'Uintel'O·
B$tudiante de
Univer$idad' Nacional. deColombia
.
SociologicalTheory 9 (Fa1l1991), "Simposium on
Post-Modcrnism",
S\X'IDLER, Ann, "Culture in Accion: Symbols a ncl
Strategies", American Sociologieal Redel/' f i
(Abril 1986).
Theory and Socúty 21 (August 1991), "A Forum
on Post-Modcrnism".
"The Production of Culture", pub];cac;ón espe-
cial de .American BeIJaliioral Sacnrts: f 5' C/ul:-
August 1976) reimpreso por Publicanons
Ltd., editado por R;chard A. Peterson.
"The Production of Culture", edición especial
de SocialResearch, (Verano 1979).
TOEWS, john E. "Intellecrual Historv after rhe
Lenguistic Turn: The Autonorny of 1<.fean;ng
and the Irreducibility of Experience", [be
American iiistoricat Review 92 (Octobcr 1967).
WOLF, Janet. The Soeza! Productton o/ Art (Lon
don: Macmillan, 1993).
WRIGHT MILL, C. Tbe Jociological Imagina/lúJI,
New York, Oxford University Press, 1959.
.... , Revista Colombiana de Sociologi« '.. 0 ••••••••••••••• • • • • • • • • • ••••••

Los sociólogos en las humanidades
Antes de mi llegada a Estados Unidos, yo enseñé durante 13 años en un departamento de Sociología en Gran Bretaña. Mi cambio de país también conllevaba un cambio aparente de disciplina, y dada la naturaleza académica en Gran Bretaña y en los Estados Unidos, también un cambio de divisiones académicas, de las ciencias sociales a las humanidades. Pero el cambio fue solamente aparente, excepto en el sentido material de mi ubicación institucional. Mi trabajo no cambió radical. mente, aunque yo espero que se haya desarrollado en la década pasada. Yo no me volví a inscribir como estudiante ni obtuve otro Ph.D. De nuevo, este dato b;ográfico es interesante, pienso, no en sí mismo, sino por lo que dice sobre l!l orgc. nización de disciplinas en Gran Bretaña y los Estados Unidos y sobre el estudio de la cultura a finales del siglo xx. Hay varios puntos importantes en esto. Primero, dada mi formación y entrenamiento en la Sociología europea y mi desempeño en el trabajo interdisciplinario, no creo que muchos departamentos de Sociología en Estados Unidos hayan estado preparados para recibirme. La disciplina acá se ha mantenido resueltamente intradisciplinaria como un proyecto colectivo, más aún, ha mantenido un fuerte lazo, en algunos casos creciente, con la enseñanza positivista, incluyendo métodos cuantitativos y matemáticos. En términos generales, lo anterior es válido también para la sub-especialización llamada Sociología de la Cultura, en la que muchos de sus practicantes continúan operando con un análisis social no teorizado y no elaborado suficientemente. Segundo, han surgido nuevos énfasis en las humanidades que vinculan a ciertas perspectivas sociológicas: nuevo historicismo, la nueva historia del arte, acercamientos poscoloniales y feministas a la literatura y a la cultura, etc.; y, tercero, el éxito y la proliferación de Estudios Culturales en los Estados Unidos, en programas académicos y publicaciones, ha brindado nuevas oportunidades para tales movimientos interdepartamentales. Dada mi alienación de la Sociología americana, mi diario interés en el estudio de la cultura y la hospitalidad de las humanidades, mi actual situación tiene todo el sentido. Tampoco es mi propio cambio de una ubicación disciplinaria única. Simon Firth, en su discurso inaugural como profesor de inglés en la Universidad de Strathclyde comenzó su intervención de esta manera: "Debo empezar por decir que me siento muy honrado al dar esta charla, pero debo confesar que me encuentro bastante sorprendido. No he estudiado inglés formalmente ya que no hice ningún curso, y me parece un evento peculiar estar ahora como profesor de inglés. Mi entrenamiento académico fue en Sociología y estoy tentado a manejar este discurso como un estudio de caso sociológico: ¿qué nos dice sobre el actual estado de los estudios de inglés el hecho de que un sociólogo sea jefe del departamento correspondiente?' .
........................................................... Revista Colombiana de Sociología ..

I

y alentarlos a elaborar sus lecturas críticas e interpretativas de textos visuales con énfasis en los procesos institucionales y sociales de la producción y consumo cultural.. 3-26......... que vino a mí para discutir su búsqueda hacia un concepto útil de "estilo".. Critica! Quartely 4 J (spring 1998). dentro de un minucioso estudio en el cual las influencias intelectuales estaban al mismo tiempo dentro de un rango más amplio y sofisticado. literatura comparativa y sólo recientemente con la participación de colegas de Antropología e Historia (actualmente no existe un departamento de Sociología en la universidad). New York..Sin embargo... 1959. en la que yo dediqué tiempo a analizar el trabajo de los sociólogos americanos. se quejaron de lo aburrido de este trabajo. este último caso fue particularmente interesante ya que un año atrás (mi primer año en Rochester) el estudiante había tomado mi curso de Sociología de la Cultura.. I I FIRTH.. que por cierto.... más aún... una disertación. cambió por completo su tema de disertación y terminó escribiendo sobre la historia institucional y social de la educación artística en los Estados Unidos. y dijo antes de salir de mi oficina "supongo que debería leer el trabajo de Simmel"............. A pesar de mis fuertes reservas al trabajo de ese estudiante. ellos se preguntaban por qué gastábamos tiempo en estos temas. quería que sus compañeros reconocieran la importancia de prestar atención a los procesos institucionales y a las estructuras en el estudio de la cultura.. Ar! Su¡'jeets: Making Artist in the American Unirersity. Ver The SociologicalImagination.. Howar... que en realidad muchas veces lo es. incluido él.. incorporando lo que encontró más útil en esa tradición. me dijo que había estado leyendo a Max Weber. será publicada por la editorial de la Universidad de California'........ Recientemente....... excepto decir que nadie más estaba haciendo bien este tipo de trabajo y que esperaba que lo pudiéramos leer críticamente para poder considerar cómo podríamos verdaderamente investigar lo que los sociólogos llaman "la producción cultural".. Mucho antes estuve fascinada cuando un estudiante de postgrado......... En consecuencia. Berkeley. pp. Universiry of California Pres s. eso fue exactamente lo que el estudiante de postgrado hizo. Algunos miembros de la clase. ahora miembro de la facultad en la Universidad de Virginia.. 1999 . 2 La frase es original de C...... creo que he sentido desde mi llegada a Rochester que mi "misión" era fomentar "la imaginación sociológica'? entre los estudiantes del programa de postgrado en Rochester.. j SINGER~L\~. Al respecto no tuve una buena respuesta. después de todo. un programa... .. ... dadas mis propias críticas al trabajo del estudiante. Oxford Universiry Press.. Efectivamente.. tuve un momento muy agradable cuando un estudiante de postgrado. j anet \Volf .. Literary Studies as Cultural Studies ¿\1(lhose Iiterature? ¿\X/hose Culture?. Simon.. estudios fílmicos. En realidad.. Wright Mill. En Inglaterra no se presentaba ningún examen a la edad de 16 años. He querido dirigirlos hacia los textos y métodos de la Sociología y la Historia Social. inicialmente fundado por la colaboración de colegas de historia del arte..

. El beneficio para ambos campos será el mutuo reconocimiento. algunas veces en contra de mis propias expectativas. . N. . . . 11. género. . así como en la más amplia perspectiva de los ejes estructurados de la diferenciación social y sus transformaciones históricas -ejes de clase. . primero. . En gran parte. lo que tengo que decir consiste en un resumen crítico de los recientes desarrollos en la Sociología. GhoSlly Matters. . Permítanme dar un ejemplo de mi propio trabajo que ilustra cómo he retomado mi antigua disciplina. Mi sugerencia más bien es. O" <0 .La Sociología en los Estudios Culturales En este escrito. . . . . sugiero que los Estudios Culturales se pueden beneficiar de una fuerte conexión con la Sociología. mantiene un alto perfil en el estudio de la cultura dentro de la disciplina de la Sociología y segundo porque. como demostraré. .. . .: En francés en el original. Por supuesto. .. . . . . . que el hecho de que ese tipo de preguntas constituyan la raison d'etre' de la Sociología es razón suficiente para propiciar que los sociólogos contribuyan al debate acerca del estudio de la cultura. . . . . . Avery. En lo que los sociólogos pueden contribuir más al proyecto del análisis cultural es aportando un punto de vista sobre las instituciones y las relaciones sociales. 11. ya que hay académicos de Estudios Culturales que hacen este tipo de trabajo. . . . . como un importante correctivo de lo que parecen ser unas cuentas muy generalizadas de la Sociología americana. . Este I 4 GORDON. . pues como señala Avery Cordon: "el sofisticado incremento del entendimiento sobre las representaciones y cómo el mundo social está construido textual o discursivamente. . . . nacionalidad y etnicidad-. . 5 PaulJones me propuso esta idea. DE L\ T. . ficciones. aunque bastante fuertes. . mi crítica a las tendencias de la Sociología está completamente motivada por mi deseo hacia un encuentro productisvo entre los Estudios Culturales y la Sociología. Haunti¡¡g and tbe Sociological Imagi¡¡ation (Minneapolis. . p. (Stuart Hall. . que nosotros no experimentamos como ficciones sino como realidades'". . . 1977). . Tony Bennett y Angela McRobbie vienen a mi mente). una disciplina cuya gran mayoría de términos no se han conceptualizado teniendo en cuenta el hecho de que. Analizo este trabajo no sólo para desecharlo sino porque. . Revista Colombiana de Sociologia . University of Minnesota Press. especialmente trabajos influidos por la escuela de Frankfurt''. requiere reemplazar o desplazar a los Estudios Culturales. . uno no necesita ser un sociólogo para prestar atención a estas dimensiones analíticas. Quiero resaltar aquí que a pesar de que hay otras ramas de la Sociologia menos visibles e influyentes que ofrecen acercamientos más promisorios al campo. como dijo Avery Cordon: "la realidad en si misma y sus rel'regentaciones etnográficas o sociológicas son . . 6 GORDON. . . . p. . . . . status. . . aún requiere un compromiso con las prácticas socialmente estructuradas que han sido el campo para la investigación sociológica'". .

.. de la historia del arte y de las prácticas del museo. Estos trabajos fueron mostrados en 1931 durante la exhibición de apertura.... resultó para mí tan interesante como el material que exploré en la investigación de mi propuesta. janer Wolf . Resultó que la Sociología de la producción cultural me sirvió más que el modelo feminista de los setenta para entender tanto el éxito contemporáneo como la consecuente desaparición de las obras de estas artistas de las exhibiciones del museo. Varian...... mujeres que aunque sus nombres ahora no son conocidos.. y aún eran notables en una exhibición de 1949 en memoria a Juliana Force.. asistente de Gertrude Whitney y la primera directora del museo.ejemplo se relaciona con una exhibición para la cual tenía entre mis planes ser curadora un par de años atrás..Mi propuesta era mostrar el trabajo de las mujeres activas en el círculo alrededor de Gertrude Vanderbilt \Vhitney en los 20 años que antecedieron a la fundación del museo en 1931. Molly Luce e Isabel Bishop recibieron educación en la Liga de Estu... entre otras... Marguerite Zorach.. Schmidth.. Este pequeño salón pretendía mostrar diferentes temas y tenía en común el hecho que se enfocaba en trabajos de la colección. Varian. Fui invitada por el Museo Whitney de Arte Americano en Nueva York para proponer una exhibición en la serie "colección en contexto"..... De las 20 o más artistas. en cambio. como las miembros fundadoras del Club Estudio Whitney... yo considero a Katharine Schmidt. y existe una pequeña evidencia de que a las artistas no les iba tan bien como a los hombres en términos de exhibición. en la comunidad de artistas en Woodstock... en sus varias sedes arquitectónicas. que precedió al museo...... Ejemplos de otras exhibiciones incluyen a Edward Hopper en París. Estos dos factores estaban relacionados y muchos de los artistas habían recibido instrucción con los mismos profesores en la Liga de Estudiantes de Arte de Nueva York.. El hecho de que la exhibición finalmente no se hubiera realizado. Schmidt. Mi primera suposición fue que yo estaba comprometida con el proyecto común feminista de reivindicación -de la re-presentación del trabajo de la mujer que había sido "escondido por la historia"-... trabajos del año 1952. pinturas Betrothals de Gorky... y una pertenencia a grupo sociales y redes particulares.. como un resultado de lo conocido hasta ahora como efecto común de la crítica selectiva de arte...... .. Ellas tenían varios grupos y una de estas artistas exhibía en el Club Estudio Whitney.. por encima de todo lo demás. un alto perfil en ese período hasta 1950... y fueron producto de alguna versión de la instrucción en el estilo Ashcan.. El acceso a esta exposición fue... y la historia del museo mismo. Nueva York.. Nan Watson.......... entre otras.... Alrededor de una tercera parte del trabajo exhibido y comprado por Force y Whitney era de mujeres.. Bacon. Dorothy Varian..... Rosella Hartman y Lucile Blanch.. y muchos de sus trabajos fueron adquiridos por el Museo Whitney en su apertura.... vivieron al menos una parte de su tiempo. Peggy Bacon y Mabel Dwight. tenían.. función de una estética particular (realista y figurativa).. Bacon... • . como Juliana Force..

. Al analizar ahora dicha decisión. y los mostró en su galería más marginal en Champion.. con una estética posmoderna. puedo ver que mi consentimiento a esa imposición fue producto más de mis propios prejuicios modernistas que de otra cosa. fueron mejor entendidos en términos de la Sociología de la estética. Como es bien sabido.... Finalmente... que desde el último año el Museo Whitney ha dado señales de tomar su propia tradición figurativa y tomar más seriamente su pertenencia.. el punto es que yo tuve que explorar inevitablemente esas relaciones sociales.. ella también tuvo el mayor número de exhibiciones personales en el Museo Whitney (4) y el mayor número de obras adquirido por el museo en su apertura (8). particularmente. Connecticut. más recientemente..... el Museo Whitney montó una versión impresa de esos trabajos de exhibición de las mujeres artistas. argumentando que el trabajo que se planeaba exhibir no era lo suficientemente "bueno" para mostrar. pero espero que el punto esté claro...... quien fue amante durante 12 años de Juliana Force.. fue un juicio estético lo que hizo imposible la exhibición.... por ejemplo... el compromiso de largo plazo del Museo Whitney con el arte realista fue reemplazado por lo que podemos llamar la ortodoxia "Moma" -la preferencia por el modernismo europeo..diantes de Arte.. Nan Watson estuvo casada con el crítico Forbes Watson. . el Museo Whitney ha funcionado básicamente dentro de una estética modernista y.. Yasuo Kuniyoshi y Guy Pene Dubois es un poco más conocido que el de su contraparte femenina en el círculo del Museo Whitney)... Schmidt trabajó durante muchos años como asistente de Juliana Force. y la eventual decisión (mía y del Museo Whitney) de no proseguir con la exhibición. después de una exhibición de arte americano durante el año pasado..... desde los debates y confrontaciones de los setenta.... .... En el caso del Museo Whitney el ascenso y descenso (y posible resurgimiento) de una estética particular tiene mucho que ver con 'Reseña del New Yoreer... Revista Colombiana de Sociología . la desaparición de esa estética. es que. septiembre 15 de 1997.... Un dato doblemente interesante para la historia. el trabajo de Alexander Brook. A pesar de que hay más que añadir acerca de las relaciones sociales de producción y exhibición...... y segundo... Peggy Bacon estuvo casada con el artista Alexander Brook. • Estudios Culturales "sociológicamente pobres" Mi resumen de este movimiento histórico ha sido necesariamente corto..(la consecuencia para los artistas realistas afectó tanto a los hombres como a las mujeres. al considerar la incidencia del trabajo hecho por mujeres y la preferencia por una estética particular... vista y preparada por curadores ingleses de la Galería Tate -como el New Yorker reseñó: "Arte americano visto a través de ojos acostumbrados a ver a Francis Bacon y Lucien Freud't">.. quien también fue asistente de Force. Ya para 1950.. primero.. En última instancia...

En una de las más desapasionadas críticas de esta tendencia Cary Nelson describe los Estudios Culturales estadounidenses como un tipo de textualismo. Roben 1\1. en el que. básicamente en función de relaciones de clase. 111 Nrr. Mike. Se ha escrito mucho acerca de "la americanizacián de los Estudios Culturales" y muchos de estos escritos son críticos frente a esta tendencia".. hacia Estados Unidos. así como su alejamiento de los movimientos sociales. y STEINMAN. por Steven Seidman. lo social es a menudo "textualizado". Blackwell. Otros anotan que la proliferación de conocimiento en Estudios Culturales y su enseñanza durante los años ochenta y noventa ha sido enorme. "Always already cultural studies: two conferences and a manifesto". Algunos autores objetan lo que ellos perciben como la despolitización del pro~'ecto en su tránsito desde Gran Bretaña. Cultural Studies". "The i\ffirmative Character of U. . editado por John Srorev (London. re-editado en ¿ What is CulturaIStudies?. por ejemplo. aunque luego se incluyeron relaciones de género y raza. en lo que se ha llamado usualmente "Museología" o "Estudios de Museo". mi interés por ver a la Sociología como una figura central en los Estudios Visuales y Culturales está expresado en el contexto en que los temas institucionales y sociales son bastante ignorados y. como señaló Steven Seidman. 'Ver. principalmente en los departamentos de Inglés y Literatura comparada. Sugiero que la perspectiva sociológica es invaluable al dirigir la atención a ciertos aspectos críticos en la producción de cultura. PFlSTER.'. originalmente. pp. 24-38. 287-299.. Nelson describe su trabajo " . políticamente informadas. "The Americanization of Cultural Srudies". su creciente profesionalización y ciertos rasgos de extravagancia en la academia.sorc. el enfoque sobre la ideología y las prácticas del museo han sido notables en algunos trabajos importantes en años recientes. CriticalStudieJ in Mass Communication 7 (1990). Clay. I I " El término es usado. pp. BCDD. . pp. Sin embargo. 1996). Carv. "Relativizing Sociology: The Challenge of Cultural Studies". que significan un abandono del enfoque sociológico que entiende la cultura en términos de los ejes de la estratificación y desigualdad. nuevas lecturas de textos. editado por Elizabeth Long (Oxford. "si bien no solamente" en los departamentos de humanidades. 41. . Janct Wolf . arbitrarias y superficiales In.S. Como dije antes.. pp. muchos de ellos realizados por personas que no han estudiado Sociología. en los primeros años del Centro de Estudios Culturales Contemporáneos en la Universidad de Birmingham.rt Modern Langllage Association 14 (Spring 1991). soy muy consciente de que no sólo los sociólogos cuentan con las herramientas para realizar esta clase de trabajo. . del Centro de Estudios Culturales Contemporáneos en la Universidad de Birmingham.prácticas institucionales y relaciones sociales. 37-61. pero lecturas que. En: From Sociology to CulturalStudies: New Perspectiie. un conjunto de ingeniosas y. en últimas. 1997 ) . E:"nL\"l.. por ejemplo. por supuesto. a las que no me he referido en este breve resumen. son infundadas. cita de la p. o también tiene que ver con el cómo uno puede leer adecuadamente representaciones visuales. . en: The [ourna¡ of the Mid-If'e. Por ejemplo. Amold. tal vez.Joel. 169-184.

re-impreso en Primate r 'ision: Gendo·. en general... . Schudson critica el artículo en varios campos. aquí no puedo hacer justicia a su compleja y larga discusión. brevemente. sin embargo. el significado del Salón se basa en los planes originales para él y lo que fue ese Salón en 1921 o en 1926 representa su significado inalterado. el sociólogo Michael Schudson coincidió en el mismo punto a través de un análisis cuidadoso y serio de lo que él toma como un texto paradigmático en los Estudios Culturales en Estados Unidos. que la conferencia sobre eugenética de 1921 no era un indicio significativo.. Donna.". Ella "lee" el Salón Africano. la semiótica en su mejor acepción no es simplemente una iniciativa "textual": "Semiotic and the Social History of Art". Schudson argumenta que estos vínculos son definitivamente arbitrarios y esto se relaciona con su tercera objeción. I como una semiótica "reciclada". a la siguiente conferencia en 1932 sólo asistieron cerca de cien personas y el museo.. «.. se asocia más con el antropólogo Franz Boas.. "" . que consiste en que el ensayo de Haraway es un estudio cuyo uso superficial de la Sociología la llevó a ignorar "cómo la gente del común lee los museos" y "el significado que toman los actuales visitantes del Salón Africano y del museo en general"13. 1989). Haraway anota que el Segundo Congreso Internacional de Eugenética se celebró en el Museo en 1921. p. su taxidermia y su diorama. Segundo. enfocándose en el rol de su diseñador. "". . aunque Akeley no estuvo presente en el evento... especialmente.'Yature in tbe [J. 985-999.. ideología y políticas.... "Teddv Bear Patriarchv: Taxidermy in the Garden of Eden. ya que. que se iguala con el textualismo. Michael. como Keith Moxev ha resaltado. es un estudio del Museo Americano de Historia Natural en la ciudad de Nueva York.. en términos de su génesis en los años treinta. pone a prueba hechos claves en su argumento. es que el Salón Africano se mantuvo por el Museo. específicamente. en: Ne» Literar» History 22 (Aururnn. en cualquier caso. por supuesto.. el taxidermista Carl Akeley. 11 SCHUDSO"i. el uso de la sinécdoque' para unir manifestaciones.. pp. quien se oponía al movimiento eugenético. ~{)c¡()logi'-í . 1908-1936". . ]2 SOIl'DSON.7orld ofModern Science (New York: Routledge... pp. por ejemplo. Este texto de Haraway. que como dijo Schudson. cazador y diseñador de los "grupos de hábitat" de los museos han sido discutidas con alguna amplitud.. toma como punto de debate con la lógica del texto. 26-58. ni para Nueva York.. cuyas actividades como explorador.. 3 79-398 . Primero. Su interpretación del Salón Africano y del museo mismo la hace en términos de raza.En un artículo reciente. "Cultural Studies and the Social Construction of 'Social Construcrion': Notes on Teddy Bear Parriarchy". ... " . La lógica..\íew York Ciry.. como él resalta. 1991).. de su Salón Africano. al señalar. 386 .. Revista Colombiana de . • En negrilla en el original. Raee and . . sexo y clase en la ciudad de Nueva York. pp. en: LO"iG. ni para el museo. ]1 H-\RA\UY... fue muy admirado y reimpreso más de una vez.. "Tedt/y Bear Patriarchy" escrito por Donna Haraway' l..

.. p. y su arquitecto. en estrecha atención a la experiencia vivida'?". p.... los estudios culturales de la escuela de Birmingham están firmemente fundamentados en la Sociología -en los textos de Weber. al primer modelo Birmingham hecha primero por Rosalind Coward en un artículo escrito en 1977 en S creen... Rosalind. . los interaccionistas simbólicos y otras tradiciones sociológicas y etnográficas-J".. Aunque en su propio trabajo él no es particularmente devoto de la tradición de Birmingham. a través del trabajo de Althusser.. Jane! \\ nlf .. en: Culture.. a pesar de las afiliaciones disciplinarias particulares de estos escritores (Literatura e Historia). en detrimento de éstos. l' CO\X"... en lo que se refiere al campo del estudio de los medios concluye con la predicción de que "los trabajos sobre los Estudios Culturales que perdurarán serán aquellos del tipo que siguen Williams y Hoggart y Thompson..el trabajo a la "Birmingham" retiene su enfoque primario sobre las estructuras de la vida social. que no estoy recomendando enfáticamente un regreso a los orígenes o una reanudación sin crítica de una Sociología pre-crítica.. 15-47......... por algún tiempo simpatizante fascista.. y su acercamiento con el post-estructuralismo.. 1980). Este autor ofrece una parodia equivalente a esta clase de razonamiento. Dororhy Hobson. se mantuvo gracias a la biblioteca. 388...... Ibid... En síntesis.. Sociología Post-estructuralista El punto de vista general de Schudson es que los Estudios Culturales contemporáneos están "sociológicamente empobrecidos". Philip Johnson. (Spring 1977): pp. Esta invocación de los "padres fundadores" de los Estudios Culturales británicos nos recuerda que.......... editado por Stuart Hall.. "Class.. 1S 16 Stuart Hall resume esta trayectoria intelectual en su ensayo "Cultural Srudies and the Centre: Sorne Problematics and Problems".. sino más bien en la cuidadosa ubicación histórica y social de los momentos y artefactos que Haraway seleccionó para su análisis..... pp.... .14 . ha sido definitiva!'. A lo largo de sus transformaciones teóricas -sus continuas revisiones del pensamiento neo-marxista.. 75-105 . Andrew Lowe and Paul Willis (London: Hutchmson.. en la que la Universidad de Nueva York es esencialmente fascista -un argumento elaborado por medio de una sinécdoque... Permítanme aclarar. 395.. Coward sostiene que un modelo sociológico que toma categoría de "clase" y "género" como temas no problemáticos... no obstante.Considero que Schudson no está insistiendo en estudios etnográficos sobre los visitantes. su radical reflexión sobre su estructura crítica y conceptual... en respuesta al feminismo y los estudios étnicos. Marx... Media Language. 'Culture' and me Social Formation".... La crítica desde el punto de vista de la teoría post-estructuralista.....\RD. S creen 18. según la cual la biblioteca Elmer Holmes Bobst se sostiene por la universidad. y que lee las acti- I 14 Ibid... Gramsci y de la escuela de Frankfurt..... Mannheim....

puede ser tomado como la apertura hacia esa clase de Estudios Culturales rechazados por Nelson. pp. no más que mccanismos hcu:ttsticos en el análisis (y. en Different 5jaces: Place and Memor: in Visual Csdture. por supuesto. Burgin reseña el desarrollo de los Estudio. Una vez que comprendamos que esas categorías sociales (clase. que produce al menos algún discurso crítico de las relaciones sociales 'reales'. Como Coward indica. articulaciones históricamente cambiantes y.n Dos ejemplos de este intercambio fueron la respuesta de Michael Kennedv a un ensayo de Russell jacoby vla respuesta de Judith Sracey a un ensayo escrito por Michele Lamont. muchos de ellos pertenecientes a las ciencias sociales. 1-36.) son en sí mismas construcciones discursivas. 1996). Algunos de los escritos estaban basados en la teoría contemporánea cultural y post-estructuralista. •• < • • • • . Uno de los conferencistas. . fue notable por la presencia de un grupo interdisciplinario de conferencistas. "Simposium on Post-Modernism" y Tbeory and Sociel) 21 (August 1991). significado. había publicado un importante artículo sobre la práctica I 18 Ver la introducción de Víctor Surgin A. la posibilidad de esa clase de debates en una conferencia de Sociología constituía una novedad'". .vidades y productos culturales como expresiones de clase (y otras) pastelones. 19 Soriological Tbeory 9 (FaU 1991). • • • • • • • • • • • • • • • . En efecto. en años pasados se han dado signos de progreso dentro de la disciplina para comprometerse con la teoría crítica en las humanidades y los Estudios Culturales. enfrentándolos a modelos tradicionales de análisis social. entonces. etc. Davis. el historiador John Toews. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • RCyj"'LA Colombiana de SOcH»)ogia . Pero este enfoque post-estructuralista utilizado en los Estudios Culturales. género. Dos publicaciones sociológicas han dedicado ediciones especiales al tema del "post-modernismo" -Teoría Sociológica en 1991 y Teoría y Sociedad en 1992 19_ . finalmente. Una con ferencia ofrecida en 1995 en la Universidad de California. en la movilización política). (Berkelev: Universiry of California Press. los Estudios Culturales nos deben dirigir hacia preguntas de representación. . raza. se revela fundamentalmente determinista y teóricamente ingenuo. los responden en cada case. este necesario replanteamiento del proyecto sociológico no se traduce en licencia para la "interpretación salvaje". ¿dónde está aquella solidez del mundo social sobre la cual un estudio cultural. que no sea "puramente textual" puede depender? Desde mi punto de vista. Schudson y otros autores renombrados. "A Forum on Posr-Modernism". y dirige el cambio. y aunque esto condujo inevitablemente a un diálogo de sordos (y algunas veces de hostilidad). y naturaleza del sujeto. Culturales en Gran Bretaña. en particular. la interpretación de prácticas culturales tomadas sin ningún fundamento en categorías sociales identificables. si se quiere manejar adecuadamente dentro del campo escogido IR. a la Semiótica v el Psicoanálisis por aquellos que se encuentran en el campo. con motivo de la celebración del vigésimo Aniversario de la Revista Theory and Society) cuyo tema fue "Interpretaciones del cambio histórico al final del siglo xx: Los retos de la era actual al pensamiento histórico y la teoría social".

el historiador William Sewell.. fue dedicado explícitamente a examinar el impacto dc los Estudios Culturales y la teoría en las humanidades sobre la "Sociología Cultural".. (July 1992). y "giro semiótico".. 2J Tomado de la red del sitio de la Conferencia en ese tiempo: Culrure...edu. El seminario se denominó "El Congreso del giro Cultural" y..........'ISA (Asociación Americana de Sociología) el año pasado...... The American Histonca] Review 92 (October 1987).. Este artículo de 1992... publicado en la editorial del .. Sin embargo.... y la "ubicación" de la representación y el discurso'Y'. no todos los escritos tuvieron en cuenta esta particular invitación....... en este seminario se argumentó sobre la necesidad de que los sociólogos tomaran en cuenta "los nuevos acercamientos interpretativos en las humanidades". Debo decir que no asistí a la conferencia y estoy especulando sobre la naturaleza de los escritos entregados basada en sus títulos y en los trabajos publicados de los conferencistas. tiene el significado adicional. . que aunque no es en sí mismo un ejemplo de una Sociología post-estructuralista.gy 98. Cita de la p........ William H.de la historia intelectual después del giro lingüístico.. empieza la labor de re-conceptualizar términos sociológicos claves tales como "estructura" y "cultura". autor de un ensayo igualmente importante. pp.ucsb. . que. de lo que se podría denominar como "asumir seriamente el post-estructuralismo". indicado en el prospecto del seminario.... Santa Bárbara.john E. 1·29... Jr. por ejemplo. como mostraré en un momento.. usamos esa denominación análogamente con "giro lingüístico"..... a pesar de que. pp.. Html en www. "Intellectual Hisrory after the Lenguistic Turn: The Autonomv ofMeaning and the Irrcducibility of Experience"....... 1. basado parcialmente en la teoría post-estructuralista y por lo tanto huésped de ella.. encontramos que este término es usado por los sociólogos para significar simplemente un cambio de enfoque desde las facciones institucionales y estructurales de la sociedad al estudio de la cultura...sscf. De otra parte. Otro participante. junto a su más reciente trabajo. "1\ Theory of Srrucrure: Dualitv.. 22 SF\\ELL.. un artículo sobre el concepto de "cultura" discutido en las reuniones de la . Hace poco la editorial Blackwell publicó un libro preparado por la socióloga Elizabeth Long que fue patrocinado por la Sección de Sociología de la Cultura de I 21 Torws. la invitación de Toews a participar en la conferencia indicaba una nueva apertura entre algunos científicos sociales a algún acercamienro con las tendencias críticas en las humanidades.. Aquí. and Transformation"..... j aner \Xolf . Aunque el artículo fue publicado tiempo atrás.. construye la posibilidad de cambio dentro del concepto de estructura.. como él reseña "intenta desarrollar una teoría de la estructura que restaura la acción humana a los actores sociales"... en este caso. Agenc!"... American [ourna! OfSOCIO!O.. un seminario organizado en febrcro de 199 7 por dos sociólogos en la Universidad de California.. que ya había provocado debate acerca de la naturaleza de la ciencia social a la luz del post-estrucmralismo". 879·907. refiriéndose a tendencias como la reconstrucción del pensamiento anti-fundacional. y supera la división entre la visión semiótica y materialista de la estructura'Y'..American [ournal o/Sociology....

En particular. un papel crítico-moral que rechaza el punto de vista tradicional de la Sociología sobre la neutralidad valorativa y. como por ejemplo. Tricia Rose. que en su concepto debe ser básicamente la tradición de Birmingham.la Asociación Americana de Sociología. JOH~SCJN. acción y constreñimiento. Pero de los 17 colaboradores de! libro. "disputas territoriales minimizadas" y se han comprometido seriamente en el trabajo de la intersección de la Sociología. 24 SElc\L\C\.así como de sociólogos y antropólogos cuyo trabajo está basado en Estudios Culturales. "Reinventing Cultural Studies: Remembering for the Best Version". como Long anota en su introducción. Richard. a la que me referí anteriormente y que aparece en el libro. las humanidades y los Estudios Culturales": I La Sociología de la Cultura Aunque estos desarrollos se están dando en los márgenes de la disciplina de la Sociología. . ambas relevantes para el estudio de la cultura v cada una indiferente u hostil a los Estudios Culturales. George Markus. así como en la Sociología de la Cultura y afirma su intención de facilitar con este volumen el diálogo entre estos campos. es un ejemplo de esto. Dicha Sociología relativizada podría. al relacionar estructura social y cultura. "formas más productivas de manejar los problemas que son considerados importantes por algunos sociólogos estadounidenses. 1. Andrew Goodwill. bajo el título From S ociology to Cultura! S tudies. como resultado. tener una teoría del sujeto y de la subjetividad. significado y poder. . e! libro de Long se mantiene atípico en e! campo. El sociólogo Steven Seiman propone la "relativización" de la Sociología por su encuentro con los Estudios Culturales.. quiero considerar dos ramas de la Sociología. pp. . Otros autores aprovecharon la invitación de Elizabeth Long para participar en el libro como una oportunidad para hacer énfasis en otros aspectos de los estudios de la cultura. o al articular una noción más fuerte de cultura'J"... La introducción de la editora reseña los desarrollos de los Estudios Culturales y de la teoría crítica en las humanidades en Gran Bretaña y América. 451-488. por ejemplo. en LO:--lG. 55. en su opinión. El libro contó con la contribución de académicos de los Estudios Culturales -Richard Johnson. Revista Colnmhiana de Sociología . Richard Johnson hace lo mismo en su artículo "Reim'enting C/titura! Studies"25. Jan Cruz. necesarios para una fundamentación sociológica firme. incluyendo su propio "giro semiótico" y su vuelco al psicoanálisis. 26 LONG. lo p. Herman Grey. casi todos tienen. George Lipsitz.. . La crítica de Michael Schudson a Haraway. p. y no soy especialmente optimista acerca ni de una revaluación más extensa de! campo ni de un entusiasmo general entre los sociólogos para comprometerse en un diálogo interdisciplinario.

editado por Diana Crane (Oxford.) o/ Culture: Emerging Theoretieal Perspeciiues... publicados por la editorial Blackwell. 28 Ver. 1982) .. lo he escogido para examinarlo ya que continúa siendo prominente en el camp028.. Este trabajo está representado de manera más evidente por el estudio de las organizaciones e instituciones del arte. El artículo fue ampliado posteriormente en su libro Art Worlds (Berkeley: Universiry of California Press... el burócrata... Mass: Blackwell. "Culture Studies through the Production Perspective: Progress and Prospects". Todos estos ejemplos son tomados del volumen de 1978.. por ejemplo... Janet Wolf . aunque en este caso no necesariamente dentro de una institución... 163-189. PETERSON. confirma que 20 años más tarde muchos de estos trabajos siguen exactamente este modelo. pero una rápida revisión • de publicaciones y presentaciones de seminarios más recientes.. UK and Cambridge. el ejecutor... conocido desde mediados de los setenta como el "acercamiento a la producción de la cultura". 2.... Además.. sus limitaciones son compartidas por la mayoría de otros trabajos dentro de la sub-disciplina. por ejemplo. editado por Richard A.Dado que estos dos campos cuentan para la mayor parte del trabajo sociológico sobre la cultura.... el fabricante del instrumento... publicado por primera vez en 1974.. 45 (Verano 1978). Otro trabajo ha partido del ensayo clásico de Howard Becker Art As Collettire Artion. En las asambleas de los últimos años.... Howard S.. Dos artículos especiales de prensa aparecieron con este título en 1976 y 1978 (American Bebauiarai S cientist and Socia! Researcb]". constituyéndose ahora en una de las secciones más grandes de la Asociación Americana de Sociología... pp.. Richard A... de los cuales el libro editado por Elizabeth Long es el segundo.. Powell...... investiga el criterio para la toma de decisiones de los editores en dos casas editoriales comerciales... ... "Art as Collective Action".. Peterson y Marcia Bvstrvn en Social Research 45 (Verano 1978).. la sección sobre cultura ameritó 5 sesiones y 15 mesas redondas."The Production ofCulture" publicación especial de American Behavioral Seientist 19 (July-August 1976) reimpreso aquel año por Sage Publications Ltd. en Tbe Socioloi'. La primera es la Sociología de la Cultura o Sociología del Arte... los roles del autor. v. Aunque este no es el único modelo para la Sociología de la Cultura.. 'P BECKER. Un estudio típico..... . Esta sección cuenta con un reporte trimestral.. el cual publica artículos breves pero importantes y se ha embarcado en una serie de volúmenes.. 1994)... como este ensayo.... creo que es importante mirar de cerca sus prácticas y supuestos......gr. Peterson) y "The Production of Culture" edición especial de S octal Research.... Otro mira el papel de las industrias disqueras y radiales en relación con los cambios de la música country en el mundo... a la investigación de las relaciones sociales de la producción cultural........ sobre la base del número de inscritos. " Ensayos de Walter \v. el inversionista y así sucesivamente".. Richard A. y que está dedicado. Un tercero estudia el papel de "cancerbero" de dos galerías comerciales del mundo del arte en Nueva York en los años cincuenta".. American Sociological Review 39 (1974). p. Esta sub-especialización se ha ido fortaleciendo en las dos décadas pasadas.

.. . interfiere en la disciplina dirigiendo ciertas preguntas de interpretación. Paul. The Efleet of School-based Arts Insfruction on Attendance at Museums and the Peiforming Arts... Pierre...I Como dije anteriormente. la mayoría de los sociólogos de la cultura y del arte fundamentan su trabajo sobre premisas pre-críticas y algunas veces positivistas. Irónicamente. habitus y capital cultural y la crítica social de la estética kantiana. "¿Are Art-museum Visitors Different from Other People? The Relationship between Attendance and Social and Political Attitudes in the United States" en Poeties 24 (Noviembre 1996). Aquí no parece que el modelo estadístico sea inapropiado para la inves- 31 Yo he escrito extensamente sobre estas características de la Sociología norteamericana de la cultura.... " Drl\1AGGIO. representación y subjetividad.. El férreo compromiso científico-social con la "objetividad". discusiones de los trabajos en sí 31• Usualmente la institución es separada de su contexto social e histórico. La metodología típica es la de seleccionar para el análisis una organización de arte específica (una compañía de ópera.. Aquí hay un par de títulos de este volumen: Art Museum Membership and Cultural Distinction: Relating Members' Perceptions of Prestige to Benefit Usage. la cuantofrenia y lo que C. Ver.. cuya influencia puede notarse en un par de estos títulos. los resultados estéticos de esos factores extra-estéticos. por ejemplo.. culturales y políticos y de sus actitudes. una galería)... frecuentemente.. en términos de clase..... . 13 BOURDIR..... Wright Milis denominó como "empirismo abstracto"......... de paso.. aún en el trabajo cualitativo.. aunque es extraño que se permitan preguntas estéticas en este discurso... tbe Media and the Arts 24 (Noviembre 1996).. y The Impac! of Experiential T.. Versión castellana de Taurus Editorial. mucho de éste basado en este tipo de preguntas.. 161.. ocupa un segundo lugar debido al entusiasmo por las encuestas. Capítulo 2. o en verdad. Es llamativo... El complejo análisis del gusto cultural. como si él estuviera simplemente representado por las tablas y sus correlaciones en La Distinción 33.. La Distinción: Criterio y Bases Sociales del Gusto.. pueda convertirse en una herramienta para el empirismo. The Social Produetion ofArt (London: Macrrnllan... identificando su jerarquía social... Uno de los estudios más cuantitativos en ese volumen considera las respuestas de los "visitantes asiduos" de los museos a las 94 preguntas acerca de sus valores sociales. con un artículo especial recientemente publicado en una revista de Ciencias Sociales sobre el tema MuseuJJl Researcb".. Revista Colombiana de S()cl0Iogja . 1993). usando un análisis de clasificación múltiple para explorar sus implicaciones". más que cuantitativo. 12 "Museum Research". sus procesos de toma de decisiones y.. p. que determina el trabajo empírico de Bourdieu. edición especial de Poeties: Journal 01 Empirical Researeh on Literature..'ariables on Patterns ofAluseum Attendance.... ya que el sociólogo la está tratando dentro de la esfera micro-social... que aún Bourdieu. Al respecto resulta valioso comparar el trabajo contemporáneo en la museología... una escuela de arte. el resultado es que este trabajo es a menudo ahistórico y asociológico.

Debo anotar que los sociólogos como Crane y Swidler y otros comprometidos con versiones de Sociología "cualitativa" podrían ciertamente objetar las acusaciones de positivismo... .".. ha aumentado la importancia de los temas culturales en nuestra disciplina. Por ejemplo. el cual ha tenido el status de una clásica declaración teórica de la Sociología de la Cultura desde su publicación en 1986.. fun-I JI CRANE... El hecho de que el editor y tres de los colaboradores citen un famoso artículo escrito por Ann Swidler. 1-20. Lo interesante y además relevante aquí es que hay una encuesta sobre los programas de la asignatura Sociología de la Cultura hecha por Diana Crane para la reunión de la ASA en 1995... Estas teorías están relacionadas con las formas en que los textos pueden formar el comportamiento humano y pueden ser usadas como una fuente de poder por las élites"35...... en CIL\NE.. el énfasis en la previsión...... en el trabajo de varios contribuyentes de esa obra.. Diana...... Es cierto que algunos sociólogos de la cultura han comenzado a dirigir sus temas hacia asuntos previamente ignorados..6 Ibid.... "Introducuon: The Challenge of the Sociology of Culture to Sociology as a Discipline"...... molestas y damentalmente mal interpretadas.... Pero mi punto es que las metodologías científicas prevalecen cualquiera que sea el estudio. del cual el post-modernismo es un síntoma. . tales como los tratados por las "humanidades".... 3" SWIDLER.. j ancr Wolf . coherencia y consistencia que fundamentan el método sociológico en la mayoría de los campos están siendo minados por una nueva perspectiva que ve la cultura como impredecible...tigación después de todo.. tanto como el comportamiento observado... cita de la p...... American Sori%gica/ Review 15 (Abril 1986): pp. 5. pero las categorías del análisis no están teorizadas en sí mismas... cuando afirma: "El cambio en el punto de vista universal.. tales como la semiótica y el post-estructuralismo... y por lo menos a considerar el impacto del post-estructuralismo. han despertado un gran interés en la cultura explícita o histórica. preparado por Diana Crane y publicado en 1994... pues pueden encontrarse correlaciones interesantes en ese sentido..... que recomienda la conceptualización de la cultura como una "caja de herramientas". en la que concluye que.... usada por las personas en la construcción de "estrategias para la acción". Específicamente...... Ann.. "Culture in Action: Symbols and Strategies". significado. incoherente e inconsistente" 36... Uno puede encontrar otros ejemplos de referencias a la teoría. 0. es otro indicativo del positivismo persistente en el campo.... cuando señala: "Las teorías francesas. . El primer volumen de la editorial Blackwell. 273-286. comienza con una introducción del editor que menciona al menos tales perspectivas teóricas y aún en varias formulaciones Crane aclara que ella no ha desarrollado el tema..

Nótese los no tan sutiles • . 7 . dentro de una discusión general titulada "El Retorno a la Cultura en la Sociología Americana". Diana. y no. From Sociology to Cultural Studies. pero este término y su referencia asociada con el "giro cultural" tiene poca relación con el lenguaje. "l. cuyos propios páneles aparecen. 1. La Sociología Cultural. El programa para las sesiones anuales de la ASA de 1998. Revista Colombiana de S()cíologia " . "Culture Syllabi and the Sociology of Culture: ¿\'(nat do svllabi tell us?" Neudetrer of the Soáolog)' ofCulture Section ofthe . como se puede deducir de una lista de títulos. fue dedicada a la revisión del "retorno a la cultura" en un número de sub-especializaciones. creencias. como en la Sociología de la Cultura. la Sociología Industrial. Durante los dos últimos años. .. un panel dedicado a la "Teoría Social Post-moderna (se han ofrecido 518 páneles).\X CRANE.. la semiótica o el post-estructuralismo. esto es. según esta tendencia. han sido dejados de lado frente a los factores económicos.. Teoría Sociológica y "Sociología Cultural" La segunda área de la Sociología que pone en primer término a la cultura es la teoría sociológica en sí misma.. el arte en particular. la Sociología de la Educación.6-8. aparece una intervención bastante radical dentro de la sub-especialización de la Sociología de la Cultura. . . materiales y estructurales dentro de la disciplina. El objetivo de estas teorías sociológicas es hacer énfasis en la centralidad de los aspectos culturales de la vida diaria que.que no tiene nada que ver con la cultura en su más estrecho senrido". que me llegó cuando yo estaba escribiendo este artículo. podría ser el enfoque empleado en otros sub-campos -la Sociología Jurídica. de la sociedad.. cita de la p. no indica mucho sobre un cambio en la orientación. Herman Gral' sostiene este punto diciendo: "La corriente profesional con la gue los teóricos se Identifican con las especialidades como la teoría social y la Sociología de la Cultura mantiene el reclamo gue la Sociología tiempo atrás se enfrenta con las cuestiones v preguntas gue ahora aparecen bajo el signo . etc. Hay. y será interesante ver si ésta marca alguna diferencia con el trabajo en marcha en el campo. usualmente mejor) por los sociólogos!".. Varios de estos autores son conscientes de la tradición de los Estudios Culturales. En el segundo volumen de Blackwell. Éste describe una teoría sociológica cuyo enfoque central es la cultura -aquí en el sentido amplio de valores. el téSociología Culturalultural" ha adquirido p rorruric ncia. pero igualmente la consideran intelectualmente inadecuada. pero no están relacionados con la sección de la Sociología de la Cultura.Assoaation l O (Invierno 1996).American Soáolog. entonces. la tradición británica de los Estudios Culturales "permanece periférica en la Sociología de la Cultura en los Estados Unidos"38. en efecto. ideas.aunque el post-modernismo y el estructuralismo / semiótico aparecen como categorías en algunos programas.19 Una sesión de las reuniones de ASOCIaCIón Americana de Sociología en 199 7 . que muchos de ellos serán los usuales. o sostienen que algo que valga la pena encontrarse en los Estudios Culturales fue hecho con anterioridad (y. la teoría o teorías.ical.

... Ricoeur. Section of the American Sociologica!Association 6 (primavera 1992): pp. que hace énfasis y de los Estudios Culturales... Otro ejemplo se encuentra en una colección de ensayos sobre la tradición sociológica conocida como el interaccionismo simbólico. investigaciones post-estructura.. Un corto artículo publicado en el reporte cultural de la ASA por Michele Lamont. la nueva historia cultural. y cómo temas que han sido apropiados por el nuevo historicismo....." en Disciplinarity and Dissent in Cultural Studies.. editado por Jeffrey C.....• listas y semióticas pueden ser vistas generalmente como desarrollando uno de los caminos que la Sociología tardía de Durkheim abrió":". Derrida y otros)"?'. . han sido conceptualizados y estudiados empíricamente por los sociólogos'r"... clase. emplea el término "estudios culturales" aunque no en la forma en que lo reconocemos habitualmente. 41 l\UoXANDER.\MONT.. 151-207. Mientras que la teoría sociológica siempre ha estado en el centro de nuestra empresa común... 1-21.. 8-9... Jeffrcy C...2 LAMONT.. Theory and Society 22 (Abril 1993): pp... usando el mismo recurso retórico.... ..1 L. es muy diferente de aquella con la que trabajan los académicos en los departamentos de literatura comparativa. particularmente. del trabajo de Émile Durkheim y sus seguidores: "la investigación teórica y empírica..adverbios y otros indicadores de prioridad en estos ejemplos. y S~IITH... 1996).. inglés o historia. que no hay nada nuevo alli para la Sociología. . "Introduction: Durkheimian Sociology and Cultural Studies Today". etc.. Janet Wolf . 8. Michele." GRAY. pp. "The Discourse of American Civil Society: A New Proposal for Cultural Srudies". ALEBNDER. los estudios culturales... y 'teoría de la raza'....... y con la teoría en general. Este autor recurre a algunas citaciones de la tradición sociológica clásica y. 6.. una tradición americana relacionada con el pragmatismo.. derivada del trabajo de John Dewey y George Herbert Mead. p.... el interés de esos académicos en la 'teoría' -por no decir nada sobre su interés en el poder. zio.. ex-director de la Sección de Cultura de dicha asociación.... pp.. editado por Cary Nelson y Dilip Para meshwar Gaonkar (New York and London: RoutJedge. "Crisis or not Crisis: Culture and Theory in Sociology. sostiene: "Por supuesto.... un notable teórico de la Sociología contemporánea.. 9.... Ver también. Cita de la p..... Cita tomada de la p.. 203-216. Ne!pslefter of tbe Sociology of Culture... Philip..lo han desarrollado desde su relativamente reciente encuentro con los textos europeos (Foucault. Jeffrey Alexander..... Herman: "¿ls cultural Studies Inflated? The Cultural Economy of Cultural Srudies in rhe United Sratcs. y también: "Nosotros necesitamos explicar cuidadosamente el lugar de la teoría en nuestro campo... la relación que tenemos con la teoría cultural. con el fin de reclamar. . cita de la p... En: Durkheimian Socio!ogy: Cu!tura! Studies.The Humanities and Elsewhere". Letra itálica. Jeffrey C. Alexander (Cambridge: Cambridge University Press).

en la introducción al libro Symbolic Interaction and Cultural Studies... 1-15.. editado por Howard S.. 4.. Además.. El enfoque sociológico de la construcción social de identidad y el significado suena como el proyecto de un estudio cultural post-estructuralista. .. Again! The Hidden Agenda of 'Cultural Studies'ls. incidentalmente se titula Interaccionismo Simbólico y Estudios Culturales.... Again! The Hidden Agenda of 'Cultural Studies"'.~DER. y McCALL. El libro.. sus puntos de vista sobre los Estudios Culturales de Birmingham son claramente de rechazo.. como se aprecia en una reseña de la que es coautor en 1993 sobre los estudios culturales) en el que el título es bastante elocuente: "Los británicos están llegando .. . Contemporary Sociology 22 (Mayo 1993): pp.... Alexander usa el término "estudios culturales" para identificar el tipo de teoría y análisis sociológico que él propone". En la introducción. otra vez! La agenda oculta de los Estudios Culturales" (The British are Coming. así como de la naturaleza discursiva de las categorías sociales en sí mismas..... Philip y AlEXi\... Howard S...NDER. Pero el interés en el construccionismo social. Jeffrey c. la "identidad" es una variable social... Newsletter ofthe Sociology ofCulture Section ofthe American SociologicalAssociation 10 (primavera-Verano 1996): pp. La itálica en las palabras últimamente y tradicionalmente son de la autora. Aunque Jeffrey Alexander se apropia del término "estudios culturales" para la Sociología.. en la tradición del interaccio nismo simbólico de G. por lo tanto. el editor señala: "Usamas el término estudios culturales para referirnos a las disciplinas clásicas humanísticas que últimamente utilizaron sus acercamientos filosóficos... como se plantea en la tradición simbólico-interaccionista. 1990). 45 SHER"'OOD.. literarios e históricos para estudiar la construcción social de] significado y otros temas tradicionalmente de interés para los interaccionistas simbólicos'<"... SMITH.... este autor editó un libro titulado Durkheimian S ociology: Cultural S tudies. 370-375... ALE}c-\.. cuyas coordenadas son los tradicionales conceptos sociológicos de posición y rol social.. Mead.. "¿Cultural Sociology or Sociology of Culture? Toward a Strong Program".. Cita de la p... "The British are Coming.. Ver. Revista Colombiana de S()Cl())()gía . donde afirma que el I 44 BECKER.Jeffrey. En 1988.estudia la construcción del significado y del "ego" en la interacción social.. pp.. aunque nada en él tiene que ver ni con la tradición de Birmingham ni con el trabajo de los Estudios Culturales hecho dentro de las humanidades en los Estados Unidos.... confusamente.... 1..... no cuenta con la acogida del mandato radical de la teoría post-estructuralista y psicoanalitica del replanteamiento que expone el papel constitutivo de la cultura y de la representación en el mundo social. con una entidad psíquicamente fijada. "" Él utiliza el término "sociología cultural" indistintamente y... Esta obra está basada en un argumento expresado desde su introducción. Michal M. Como los interaccionistas simbólicos. StevenJay. Becker y Michal M..... McCalJ (Chicago: University of Chicago Press... 3-5..

.provee un modelo excelente para la Sociología contemporánea. p. p. son efectos y causas simultáneas de la crisis social. en algunos casos. 11.. . Ella es concebida como una acción organizada por referencia a patrones simbólicos que los actores -aún si pueden influir para cambiarlos. primero.r- liLc:0\"DI:R. comparado con una acción estratégica consciente. Alexander argumenta que Durkheim estudió la religión "porque quería darle más autonomía teórica a los procesos culturales'v". I Su propio capítulo en el libro es sobre el caso Watergate y la Sociología durkhemiana y resume su posición así: "U tilizando a \Veber y a Parsons.no los crean intencionalmente'?". Esta es la formulación de Alexander sobre tal Sociología: "El principal punto de partida es el libro Las Formas Elementales de la Vida Religiosa que funciona como un modelo que explica los procesos centrales en la vida social secular. D urkhei!1lian S oá%!.. percibido básicamente como el sociólogo que enfatiza sobre los "hechos sociales"..)'f'H en alemán en el original.)'. Los rituales. . esto es más que coincidencia. a pesar de los nombres de escritores estructuralistas y post-estructuralistas. También reseña el trabajo de algunos sociólogos y algunos antropólogos que se han dedicado a la teoría tardía de Durkheim (Edward Shils. . en lo que podría llamarse comportamiento expresivo motivado. no es vista psicológicamente sino. Mary Douglas) y subraya la existencia de un proyecto para una tardía Sociología durkhemiana. Significa comprensión. dado su enfoque primario en los procesos simbólicos. y sugiere además que existen paralelos con los trabajos de Saussure. por supuesto. Durkheim es. él es comparado en esto con Max Weber. . Esta acción cargada emocionalmente. a pesar del desconocimiento de estos autores de la influencia de Durkheim. ~ I Ters!t. El otro énfasis compartido se deriva naturalmente de esto. 48 j" Ibid. Lévy-Strauss. traté de conectar las ideas tardías de Durkheim a una teoría amplia de la estructura social.. p. padre de la Sociología "interpretativa".. ellos abren esos períodos liminales a problemas simbólicos y morales de la más profunda clase":". Barthes. además. y aquellos rasgos de la vida social que son "externos" a los actores sociales. Robert Bellah. Ellos se concentran. a este proyecto le hace falta algún desarrollo teórico central por parte de estos escritores.. Foucault y que. Jane! \\iolf . 14..trabajo tardío de Durkheim -en especial su trabajo sobre la religión. 2. Ibid. en la historia esquemática usual de la Sociología clásica. Pero.. como la base para la ritualización. sugiero. cuyo enfoque consiste en el estudio de la Verstehen' y su metodología. que él llama "estudios culturales". Víctor Turner..

Como Steven Seidman ha escrito: "la Sociología estadounidense. . entendida como el estudio de las artes. debo añadir que la hostilidad de Alexander al marxismo es tan fuerte como su hostilidad a los Estudios Culturales y a la teoría post-estructuralista. Roger. He señalado que la Sociología de la Cultura. algunos ensayos en el libro son a la vez interesantes y algo sofisticados". como argumenté anteriormente. '1 SEID:\L\:\. esto es.. 66-9U. "la base para la ritualización". Pero la fórmula teórica de Alexander y su concepción de la Sociología como Estudios Culturales continúa operando con un entendimiento de estratos discretos. "Thc Power of the Ordinary: On Cultural Studies and the Sociology of Culture". que tiene como primer plano la cultura. Y. 993. "acción organizada por referencia a patrones simbólicos". creo.. lo social/institucional y lo cultural/ simbólico..•. que es la Teoría de la Representación. reclaman darle contenido así como mejorar los Estudios Culturales. Eric. en palabras de Roger Silverston. 991-lOU1. Pero al hacerlo retiene la fatal debilidad producida al ignorar un aspecto central de los Estudios Culturales. retienen un concepto del sujeto coherente. el estudio de Eric Rorhenbulher del ataque de las masas como ritual e intepretación. Sin embargo. no ha dado un 'giro serniótico'P'. aún hoy. en su mayor parte. p. "". •••. •••• " •• R('\ isr« Colombmna de SocHJiogia " . Esto significa tam- I iI' Por ejemplo. la Sociología Cultural o la Teoría Sociológica.•• . De hecho. Por otro lado. En: AIE\.Los términos aquí denominados "comportamiento expresivo motivado". necesita ser trabajado desde una perspectiva sociológica. pp.". cu:-a discusión del significado simbólico de tal conflicto tiene algo en común con el trabajo Birmingham sobre sub-cultura. 43. Esto significa. que los sociólogos mientras entienden la construcción social de significado y del yo social. una concepción fundamental de cultura y de la sociedad que es al mismo tiempo humanista. "The Liminal Fight: J\1ass Strikes as Ritual and Interpretation". un académico británico de los estudios de los medios. entre otras cosas. Esto es válido tanto para el interaccionismo simbólico como para el durkhemianismo tardío. con el propósito de identificar los fundamentos de un posible acercamiento con los Estudios Culturales. ReITHE'-'Bl'LHER.<><><> . "causa y efecto". unificado y estable. Cita de la p. poco interés en la revisión crítica de sus categorías de análisis. Sociología y Estudios Culturales He utilizado bastante espacio para discutir lo que ha sido denominado en la Sociología como el "giro cultural". Durkheimian Soci%g. " SIL\'ERSTO'JE.\1'-DER. .. revelan. potencialmente mecanisista y basada en la clase de modelo "estratificado" del mundo social en el cual las nociones usuales de base y superestructura resurgen una vez más. "la Sociología de la Cultura encuentra aún comodidad en la seguridad modernista de clasificación tanto de acercamiento como de materia del sujeto"S2. el cual. tiene. SO"l%gy 28 (Noviembre 1994): pp.

.. siempre han tenido la colaboración interdisciplinaria de los estudiosos interesados. pero los Estudios Culturales. tienen un número de historias diferentes .. como lo han hecho los editores de varios volúmenes de ensayos sobre el terna". me parece que existe un conocimiento amplio dentro de los Estudios Culturales de la importancia de la etnografía.. al. 11. del estudio de los procesos sociales y de las instituciones.... pp.. y este es el punto sostenido por Seidman. por supuesto. 3..\LT. es " "Los Estudios Culturales tienen múltiples discursos. aunque ellos hubieran podido ser los que extendieran sus puntos de vista y sus marcos conceptuales dentro de los nuevos compromisos con la teoría crítica. "Cultural Studies and Its Theoretical Legacies". 278... ...... al mantener el concepto científico-social tradicional del académico objetivo y neutro en valores. p. después de todo.. La configuración particular de los académicos involucrados y. Nosotros continuaremos teniendo intereses y entrenamiento basados en la disciplina. un asunto ad-hoc. y deja a un lado la pregunta de si éstos pueden o no llamarse a sí mismos una disciplina.... 34 Por ejemplo. Sruart.. 1992). editado por Lawrence Grossberg.. En el contexto de esta intransigencia disciplinaria. 277-286.. que renuncian al papel crítico-moral de los Estudios Culturales... "The Ernergence of Cultural Srudies and the Crisis of the Hurnanities". y siempre ha sido. fundamento mis esperanzas en un diálogo creciente entre la Sociología y los Estudios Culturales (y entre la Sociología y los Estudios Visuales) en dos puntos: primero.... y segundo. de las disciplinas representadas en las múltiples ubicaciones del trabajo de los Estudios Culturales. y del entendimiento de aquellas características estructurales de la vida cultural que la "imaginación sociológica" tiene la habilidad para iluminar....... ha dicho esto"..bién. También "Los Estudios Culturales no son una cosa. (1990): pp. Cita de la p. esto significaría que los sociólogos no podrían (aún) comprender la naturaleza discursiva de las relaciones sociales v de las instituciones. Esta relación es. Por ahora. diseño y empleo. pequeño en número y marginales.. Janct Wolf . H... En: Cultural Studies. un asunto de planeación. Esto incluye diferentes clases de trabajo"... Stuart Hall. No estoy pidiendo a los críticos literarios o a los historiadores del arte que se conviertan en sociólogos ni tampoco a los sociólogos que se conviertan en académicos de los Estudios Culturales... .. y el cuerpo del trabajo obtenido dentro del campo es el producto de estos intercambios e influencias culturales... Cita de la p. hasta donde yo sé. nunca ha sido. "Es probablemente imposible coincidir con una definición esencial o una narratiya única de los Estudios Culturales". el trabajo de algunos sociólogos.... October 53. y una figura aún prominente en el campo. director del Centro de Birmingham a lo largo de la década de los años setenta. GROSSBERG er. por lo tanto. La razón principal radica en que por su naturaleza avanza en relación simbiótica con otras disciplinas. 11-90... Stuart.... es un cliché decir que los Estudios Culturales son una cosa que aún no ha • podido ser definida.. nunca han sido una cosa" HALL.. tal como fue el caso en Birmingham en 1964.. Y. Cary Nelson y Paula Treichler (New York: Koutlcdgc... En lugar de ello.

... historia y de medios.... Conozco un poco menos acerca de la divulgación de los Estudios Culturales en la década de los ochenta en los Estados Unidos de América. Jeffrey C. Los historiadores y antropólogos ya son parte del proyecto colectivo. es que los sociólogos participen cada vez más en sus discusiones.... Mi deseo.... Newsletter ofthe S ociology ofCulture S ection of the . editado por Jeffrey C.. Esta naturaleza accidental de los Estuclios Culturales. "Arr as Collective Action"..American Sociological Association 10 (primavera-Verano 1996).... Alexander (Cambridge: Cambridge University Press)..\LL. Philip.. y SMITH. . BECKER... En: Durkheimian Sociology: Cultural Studies. pocos años atrás se fusionó con el Departamento de Sociología de esa universidad. Howard S.. "The Discourse of American Civil Society: A New Proposal for Cultural Studies".. que en años anteriores y todavía hoy incluye a los sociólogos.. De hecho. esas conversaciones pueden tanto garantizar la "re-sociologización" de los Estudios Culturales y garantizar el desarrollo teórico de la Sociología... La Universidad de California. _ _o ALEXANDER. puntualizado la colaboración productiva en Birmingham... pero hasta ahora los sociólogos.. .. se han abstenido de formar parte del proyecto'". han existido nuevas iniciativas en las cuales la colaboración multidisci. aunque me parece que el tratamiento dado aquí ha sido un asunto más intradisciplinario y de estudios literario:>. _ _o "Inrroduction: Durkheimian Sociology and Cultural Studies Today"... recomiendo retornar a los orígenes. es una excepción a esta generalización .. lingüísticas y de comunicación.. En Estados Unidos. "¿Cultural Sociology or Sociology of Culture? Toward a Strong Program"... llevaron a cabo la institucionalización de sus prácticas asistenciales en centros... programas y enseñanza. el Centro para Estudios Culturales Contemporáneos. 1982).. aunque no necesariamente con una idea compartida sobre lo que entendían por 'cultura'. sin éxito. estudios de literatura.. Symbolic Interaction and Cultural Studies.. teorías psicológicas. lo que significa que continúa siendo una aventura abierta.Jeffrey C..el producto de un grupo de personas.. plinaria se ha vuelto común.. a discutir entre ellos el trabajo de cada uno. American Sociological Rel"if11/ 39 (1974). Se empezaron a reunir. por largo tiempo retrasado... programaron seminarios y conferencias y después.. entonces. Revista Colombiana de Sociología ...... aunque después de todo lo soy.. la veo como una gran ventaja. También aquí. y McC. I Referencias 1\LE)C\NDER.. Santa Bárbara. Theory and Society 22 (Abril 1993). .. Aún a riesgo de sonar repetitiva. en su gran mayoría.. Michal M. Howard S. BECKER. editado .. Durante la década de los setenta en el Reino Unido lo realmente notable en los programas de Estudios Culturales fue la gran variedad de combinaciones intelectuales que surgieron: criticismo literario y sociológico... Art Worlds (Berkeley: University of California Press. con interés compartido en la cultura.

"The Liminal Fight: Mass Strikes as Ritual and Interpretation". "Crisis or not Crisis: Culture and Theory in Sociology-The Humanities and Elsewhere". Richard. en: New Litera')' History 22 (Autumn. ." en Diseiplinan"tJ' and Dissent in Cultural Studies. editado por John Storey (London. """ "" . "Cultural Studies and the Centre: Sorne Problematics and Problems". Pau!. Vietor. Andrew Lowe and Pau! Willis (London: Hutchinson. "Teddy Bear Patriarchy: Taxiderrny in the Garden ofEden.. Diflerent Spaees: Place ana ¡'. BOURDlEC. Mass: Blackwell. Ghost¿y Matters. Cary Nelson y Paula Treichler (New York: Routledge. Sereen 18. editado por Stuart Hall. septiembre 15 de 1997. Sin-en. Eric. editado por Carv Nelson y Dilip Parameshwar Gaonkar (New York and London: Routledge. en: The [oumal of tbe Mid-U7est Modern Language Association 14 (Spring 1991). PFISTER. 1990). re-editado en¿ What is Cultural Studies?. en CRANE. en The Sociology ofCulture: Emerging Theoretieal Perspectiues. 1994). Donna. Universiry of Minnesora Press. ROTHENBULHER. Joel. Richard A. FlRTH. "Class. UK and Cambridge... Dor- NELSON. (Spring 1977). 1991 ). Cultural Studies". the Media and the Arts 24 (Noviembre 1996). CRANE. "Culture Stuclies through the Production Perspective: Progress and Prospects". "The Americanization of Cultural Srudies". "The Affirmative Character ofU. DIMAGGIO. ENThL'\N. En: Cultural Studies) eclitado por Lawrence Grossberg.. Diana.por Howard S. . CritiealQuartely 43 (spring 1998). Keith. Section of the American S ociologiealAssociation 6 (primavera 1992). Stuart. "Reinventing Cultura! Studies: Remernbering for the Best Version". _ _o othy Hobson. . 1977). Newsletter of the Sociology of Culture. "¿Are Art-museum Visirors Different from Other People? The Relationship between Attendance and Social and Political Attirudes in the United States" en Poeties 24 (Noviembre 1996). Critica! Studies in Mass Communieation 7 (1990). JOHNSON. 1989). (1990).na/!. Durkheimian S ociologr. 1908-1936". Marcia en Social Researeh 45 (Verano 1978). "Culture Syllabi and the Sociology of Culture: ¿What do syHabi tell us?" Newletter of the Soeiology of Culture Seetion of the Amenean S ociologieal Assoeiation 10 (Invierno 1996). La Distinción: Criterio y Bases S ociales del Gusto. 'Culture' and the Social Formation". 1992). Richard A. Robert M. editado por Diana Crane (Oxford.femo')' in Visual Culture: (Berkeley: Universiry of California Press. Cary. A1edia Lan/!.1996). New York City.e. Arnold. Raee and Nature in the World of Modern Scienee (New York: Routledge.. "Museum Research". Hallnting and ¡he Sociologicallmagination (MinneapoLis. 1996). "Cultural Studies and lts Theoretica! Legacies". re-impreso en Primate Vision: Cender. "Semiotic and the Social History of Art". Michele. COWARD. I PETERSON. Mike. Pierre. . .. janet Wolf " . McCall (Chicago: Universiry of Chicago Press. BURGIN A. GORDON. Becker y Michal M.S. 1980). "Always already cultural studies: two conferences and a manifesto". HALL. Clay. Walter W·. Literal}' Srudies as Cultural Studies ¿Whose literarure? ¿Whose Culture?. October 53. y STEIML'\N. y BYSTRYN. BUDD. . edición especial de Poeties: Journal of Empirieal Researeh on Literature. HARAWAY.. PETERSO!'oi. Rosalind. 1996). en: Culture. Herman. Nell' Yoreer. . en LONG. "Introduction: The Challenge of the Sociology of Culture to Sociology as a Disci- pline". Avery. _ _o "The Emergence of Cultural Studies and the Crisis of the H umaniries". "¿ls cultural Studies lnt1ated? The Cultural Economy of Cultural Studies in the United States. LAMONT. En: ALEX-\NDER. POWELL. MOXEY. Versión castellana de Taurus Editorial. GRAY.

En: From Sociology to Cultural Studies: NeJI' Perspeaiie. SHER\XOOD.. "The Power of the Ordinary: On Cultural Studies and the Sociology of Culture". "Culture in Accion: Symbols a ncl Strategies". The Soeza! Productton o/ Art (Lon don: Macmillan. john E.ng Roger. "Simposium on Post-Modcrnism". SEIDMA~. and the Irreducibility of Experience". editado por R. Theory and Socúty 21 (August 1991). Michael. "The Production of Culture". . 1959. 1997). Contemporary Sociology 22 (Mayo 1993). WRIGHT MILL. "A Theory of Structure: Duality. A rt Subjects: Making Artist in the American Unirersity. "The Production of Culture". Peterson.. "The British are Coming . (J uly 1992). de Colombia . Howar. en: LONG. SILVERSTO~E. cial de . Agency. TOEWS. Ann. 0 ••••••••••••••• • • • • • • • • • •••••• . "Relativizing Sociology: The Challenge of Cultural Studies". pub]. S\X'IDLER. SINGERMAN.. SMITH. Oxford University Press. American Sociologieal Redel/' f i (Abril 1986). Ameri-can [ournal of S ociology 98. Steven. University of California Press.fean. "Cultural Studies and the Social Construction of 'Social Construction': Notes on Teddy Bear Patriarchy". 1999 . edición especial de SocialResearch. Sociology 28 (Noviembre 1994). 1993). editado por Elizabeth Long (Oxford. . Tr~'Ucción de. Tbe Jociological Imagina/lúJI. Again l The Hidden Agenda of'Cultural Studies'"._liaa:Q'Uintel'O· B$tudiante de Soclal<~gía Univer$idad' Nacional. Janet.. "A Forum on Post-Modcrnism". "Intellecrual Historv after rhe Lenguistic Turn: The Autonorny of 1<.cac. N ew York.ón espe- SE\XELL.. C. StevenJay. . and Transformation".C.American BeIJaliioral Sacnrts: f 5' C/ul:August 1976) reimpreso por S~ge Publicanons Ltd. WOLF.SCHL'DSON. (Verano 1979).chard A. Blachvell. Jr... William H. Berkeley. Philip y ALEXAl"DER. SociologicalTheory 9 (Fa1l1991). Jeffrey. Revista Colombiana de Sociologi« '. [be American iiistoricat Review 92 (Octobcr 1967).

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful