CIENCIA, TÉCNICA, UNIVERSIDAD Y SUJETO (Apuntes para una teoría de la investigación

)

Palabras claves: sujeto, objeto, estructura, técnica, ciencia, goce. Por Juan Carlos Suzunaga Quintana* Abstract The text treats the ways like the modernity develops its ideario starting from the even epistemológico fellow-object, which is insufficient to build to know on the phenomena that are left the limits of the field of the science, problem that is taken to what is considered the institution that makes possible that the science specializes in an exclusive way: the university. In consequence, the virtues of the scientific thought are able to be developed, but also their vicissitudes, among those that the fall in a trap of the investigation is counted, transformed into mere demanded result and sustained paradoxically by the same institution, before the logic inherent logic of the modernity, in which is included the developments of the technique and the modern science next to the capitalism, today manifestos in the phenomenon of the globalization.

The author's proposal is the one of introducing the discussion of fellow's concepts and of object to allow a movement that is in the same margins of the scientific knowledge and whose seat is located in the university, as long as institution that makes possible and visible the specialization of the science. For such a reason, the commitment that has the university gets same, it is the one of introducing
*

thinking as incision to the thought that sustains it. And this is possible if he/she puts on in question the principles and the goals that sustain the truth of the same science. Résumé

Le texte traite les manières comme la modernité développe son idéologie à partir de la paire épistémologique sujet-objet, qui est insuffisant pour construire savoir sur les phénomènes qui s'écartent des limites de la campagne de la science, problème qui est porté à ce qu'il se considère l'institution qu'il rend possible que la science se spécialise de manière exclusive: l’université. En conséquence, les vertus de la pensée scientifique réussissent à se développer, cependant aussi ses vicissitudes, entre lesquelles se raconte la tombante au piège de l'investigation, changée en simple résultat exigé et soutenu par l'institution même

paradoxalement, devant la logique inhérente logique de la modernité, dans laquelle il s'inscrit les déroulements de la technique et la science modernes près du capitalisme, aujourd'hui manifestes dans le phénomène de la globalisation.

La proposition de l'auteur est celle d'introduire la discussion des concepts de sujet et d'objet pour permettre un mouvement qui est dans les marge même du savoir scientifique et dont le siège se trouve dans l'université, tant qu'institution qu'il rend possible et visible la spécialisation de la science. Pour la telle raison, le compromis qu'il a avec soi l'université même, c'est celui d'introduire le penser comme incision à la pensée qu'il le soutient. Et ceci est possible s'il se met en mise en question les commencements et les but qu'ils soutiennent la vérité de la science même.

Resumen

El texto trata las maneras como la modernidad desarrolla su ideario a partir del par epistemológico sujeto-objeto, el cual es insuficiente para construir saber sobre los fenómenos que se salen de los límites del campo de la ciencia1, problema que es llevado a lo que se considera la institución que hace posible que la ciencia se especialice de modo exclusivo: la universidad. En consecuencia, las virtudes del pensamiento científico logran desarrollarse, empero también sus vicisitudes, entre las que se cuenta el entrampamiento de la investigación, convertida en mero resultado exigido y sostenido por la institución misma paradójicamente, ante la lógica inherente lógica de la modernidad, en la que se incluye los desarrollos de la técnica y la ciencia modernas junto al capitalismo, hoy manifiestos en el fenómeno de la globalización.

La propuesta del autor es la de introducir la discusión de los conceptos de sujeto y de objeto para permitir un movimiento que está en los márgenes mismos del saber científico y cuyo asiento se ubica en la universidad, en tanto institución que hace posible y visible la especialización de la ciencia. Por tal razón, el compromiso que tiene la universidad consigo misma, es la de introducir el pensar como incisión al pensamiento que lo sostiene. Y esto es posible si se pone en cuestionamiento los principios y las metas que sostienen la verdad de la ciencia misma.

1

Entendida ésta como pensamiento

INTRODUCCIÓN

Para Heidegger la ciencia es uno de los fenómenos esenciales de la modernidad, junto a la tecnología, ambos fenómenos disímiles, sin embargo, el saber producido en el primero es empleado de manera contundente, en los últimos tiempos por el segundo, dejando una huella que se caracteriza por su evidencia, a saber una manera diferente de relacionarse con el Otro, lo cual tiene como efecto, además del confort, una destrucción casi sin límites de su entorno y lo que se ha construido como organización social.

La ciencia en el ideario moderno ha hecho de la naturaleza y la historia un campo de objetos en el cual emergen diferentes disciplinas científicas, incluidas las sociohistóricas, las cuales desarrollan de manera responsable aquel objeto que garantiza y certifica su saber. Empero, las respuestas dadas a una problemática social como la que estamos viviendo es insuficiente, a pesar de las novedosas propuestas de trabajo en los últimos tiempos. Sin embargo, la discusión que se puede dar y hacer a propósito del problema propuesto sigue enmarcado en el campo de objetos de la ciencia moderna, lo cual confirma y sostiene un mismo objeto del pensar, dejando como consecuencia a la saga conceptos que pueden ayudar a esclarecer las incógnitas y las preguntas dadas y dejadas en el actual malestar contemporáneo, donde se globaliza cada vez más una manera de vivir, de concebir el mundo y donde la alianza entre ciencia, técnica y capitalismo es

mucho más evidente.

Este panorama deja la discusión de nociones tan

elementales y fundamentales en los márgenes de la discusión, a saber: el estatuto del sujeto y del objeto.

Llamar la atención sobre estos conceptos no solo implica dimensionar la manera tan particular que tiene la modernidad de construir saber, sino también de concebir a la naturaleza, la historia y al hombre mismo, a partir de la concepción de la verdad, lo cual define las maneras cómo las expresiones de un pensamiento cobran una lógica particular en cada época. Una de esas expresiones esenciales de la modernidad es la universidad, en tanto que allí la investigación cobra una ruta solidaria a las pretensiones del ideario moderno. En consecuencia, allí es factible aprehender los fenómenos esenciales mismos de la modernidad y es factible inteligir los desarrollos, los descensos, el sostenimiento y la decadencia de un pensamiento.

En estas cogitaciones intentaremos hacer un acercamiento a los antecedentes del pensamiento moderno y a los fundamentos epistemológicos de él, con el objetivo de entender la lógica que subyace a los fenómenos que aquejan no solo nuestra época, sino en especial a la investigación en el ámbito universitario y por fuera de él.

LA CIENCIA COMO FENÓMENO ESENCIAL DE LA MODERNIDAD Y SUS IMPLICACIONES EN EL ÁMBITO UNIVERSITARIO

La investigación como esencia de la modernidad

Hablar de investigación en el marco universitario me parece pertinente, puesto que me permite poner en consideración algunos elementos a propósito de la meditación que se ha hecho desde el psicoanálisis y de algunas posturas filosóficas como la de Martín Heidegger, al respecto.

Los siguientes apuntes derivan de la meditación, -en el sentido de poner en cuestión la verdad de nuestros principios y de nuestras metas-, del pensar en la modernidad y la cogitación a propósito de un sujeto cuestionado en los desarrollos de la ciencia en la universidad, entendida esta como institución con el carácter de empresa2 de la ciencia. Cabe anotar que aquí empresa alude a no solo el
2

“La palabra ‘empresa’ no tiene aquí un sentido peyorativo. Puesto que la investigación es, en su esencia, empresa, la actividad empresarial de la pura empresa -siempre posible- despierta también la apariencia de la suprema realidad, tras la que se lleva a cabo el destierro del trabajo de investigación. La empresa se convierte en pura empresa cuando durante el proceso ya no se mantiene abierta a la realización siempre nueva del proyecto, sino que abandona tras de sí dicho proyecto como si fuera algo dado sin ni siquiera confirmarlo, limitándose a perseguir los acontecimientos que se van acumulando para confirmarlos y contarlos. Hay que combatir siempre la mera empresa precisamente porque la investigación es empresa en su esencia. Claro que si sólo buscamos lo científico de la ciencia en una callada erudición, parecerá como sí el rechazo de la empresa equivaliera a una negación del esencial carácter de empresa de la investigación. Pero cuanto más pura sea la conversión de la investigación en empresa, hasta llegar a hacerse con su propio rendimiento, tanto más constantemente crecerá en ella el peligro de la pura actividad empresarial. Finalmente, se producirá un estado en el que la distinción entre una y otra clase de empresa no sólo ya no será perceptible, sino incluso irreal. Es precisamente este estado de equilibrio entre lo esencial y lo inesencial, dentro de la media de lo que se da por supuesto como algo evidente, el que hace que la investigación como figura de la ciencia y, en general, la Edad Moderna, sean duraderas. Pero ¿dónde encuentra la investigación el contrapeso frente a la mera empresa dentro de su propia empresa?” HEIDEGGER, Martín. La epoca de la imagen del mundo. Madrid: alianza editorial, 2000

equívoco en la significación que la sostiene, sino a los desarrollos y cambios de la ciencia, de su campo de objetos en la discusión del sujeto de cara a sus propias preguntas, las cuales se formalizan en la investigación.

La investigación : el síntoma

La investigación, hoy por hoy ha sido reducida a una simple búsqueda de significantes o de temas demandados por las instituciones públicas o privadas, de acuerdo a ciertos intereses políticos. Significantes y temas que responden menos a una pregunta que a unos objetivos previamente delineados por programas o políticas estatales, lo cual exige la búsqueda de resultados previamente calculados, y que devienen en una exigencia de la investigación pero concebido como requerimientos institucionales. Fenómeno este que deja en la saga al

sentido mismo de la investigación, su esencia, pues las preguntas fundamentales son ausentes, así como los problemas, puesto que estos son “inventados” a la luz de intereses que se alejan del asombro ante la emergencia de un fenómeno, pues su objetivo es de permitir la realización de programas institucionales o de

tendencias administrativas. En consecuencia, es evidente la repetición de un síntoma actual que aqueja las instituciones universitarias de nuestro país, las cuales se arrogan la investigación como punto esencial de sus programas curriculares, menos por inquietud científica que por cumplir un requerimiento de funcionamiento.

Se exige, a nivel institucional la implementación de programas de investigación, como requisito para aprobar oficialmente lo que se conoce como “universidades de garaje”, hoy tan en boga por su brillo público, ya que son caracterizadas por su ineficiencia académica, ya que han entrado al mercado global de una mercancía educativa. Para tal efecto, las instituciones convocan a profesionales que han trasegado por la investigación y la técnica, con el objetivo de crear en unos pocos meses un programa de investigación, para así lograr la aprobación de funcionamiento.

Cabe preguntarse por el sentido de lo que es la investigación a nivel universitario. ¿Es la emergencia y el reconocimiento de un rasgo fundamental de un fenómeno natural o histórico o es una demanda estatal, un requerimiento?. Esta es una pregunta por un problema en la concepción de la investigación, la cual pasa de ser un asunto epistemológico a uno institucional y administrativo.

Frente a esta reflexión, se puede decir que la investigación se ha convertido en un método de implementación de programas estatales o institucionales de la empresa privada, las cuales demandan resultados más que preguntas fundamentales de un fenómeno. La pregunta para estos programas es tan sólo una respuesta puesta al revés. En este plano estamos en el orden de la búsqueda de respuestas ya sabidas y/o conocidas. De tal forma que la investigación es simplificada a un

método que desconoce los fundamentos epistemológicos de donde está asida3. En este punto podemos parafrasear a Fernando Pessoa

“el defecto central de la investigación filosófica y académica es que vuelve objetivo lo que no es sino su método, bien contribuyendo a las abstracciones de las que forzosamente se sirve el carácter de cosas, bien atribuyendo al curso de las cosas esa regularidad, esa lógica, esa racionalidad que pertenecen forzosamente al raciocinio, pero no a aquello sobre lo que se razona”.

Los efectos de este defecto no se hacen esperar, puesto que se cae en una tecnificación del método, de una suerte de militancia del método científico descuidando el problema epistemológico. De una parte las disciplinas se mutan en simples instrumentos institucionales en busca de resultados cuantificables, o, de otra parte, en especulaciones cualitativas que satanizan a las primeras o viscevera. Salida esta que no resuelve el problema expuesto, es más, lo empeora.

La investigación es un asunto que no puede ser reducido a una militancia, ni de simpatías bien del lado del sujeto, bien del lado del objeto, los cuales derivan en una defensa a ultranza de sus métodos. Es claro entonces, que la investigación no puede quedar en las buenas intenciones de un grupo de unos hombres honestos y de buen corazón y/o de una institución con ánimo solidario y comunitario. No basta “inventarse” con una gran dosis de buenas intenciones, una
3

Sobretodo si entendemos lo que Heidegger plantea a propósito de la esencia de la investigación, a saber: la instalación de un proceder anticipador a lo ente. En otras palabras imposición de un método a lo ente (la naturaleza, la historia).

manera de abordar un objeto de estudio y pretender con esto una innovación en un programa académico, o bien pretender estar del lado del sujeto, simplemente argumentando que se es más “humano”, sabiendo que este concepto es problemático si hacemos eco a lo planteado por el psicoanálisis o por Heidegger (HEIDEGGER, 2000) entre otros. Al operar desde aquí, se develan los verdaderos móviles que no tienen nada que ver con la pregunta por un fenómeno y su rasgo fundamental, menos aún por el compromiso investigativo, sino por la adherencia a decisiones administrativas, económicas políticas, la implementación de las “nuevas olas” o simplemente responde al ánimo de expiar culpas de aquellos que acuden al llamado movidos por sus “buenas intenciones”, pero sin políticas claras, las cuales deben ser ventiladas en un dispositivo propio del sujeto. Se ha confundido la investigación con el “mercado de proyectos”, que en nada favorece a la investigación o a la ciencia y que sí lo hace a la economía de un modo de producción como lo es el capitalismo, cada vez más global, con todo el desastre social que va de suyo, donde se piden resultados más que preguntas fundamentales. El panorama no es nada halagador si se hace en nombre de la ciencia y de lo humano, pues ni la una ni el otro son garantía.

A propósito de estas consideraciones cabe anotar que es necesario no el debate de los métodos, sino de aquello que los esencia, es decir los fundamentos filosóficos, no sólo de un campo, sino de lo que esencia una era. Por tal razón, es necesario que tanto las ciencias de la naturaleza como las ciencias históricas del espíritu entren en debate no a través de sus métodos, sino de los fundamentos

epistemológicos que las sostienen, articulados a la meditación de la verdad de sus principios, es decir de los nuestros.

La investigación como esencia de la ciencia

Es menester, tomar la ciencia como fenómeno esencial: entender que es un fenómeno4, que al meditarlo, al ponerlo en cuestión, nos conduce a los fundamentos mismos de una era y poder así entender la lógica donde se juegan una determinada concepción de la verdad y de lo ente5. Por tal razón, partiremos de su esencia a saber: la investigación.

Este panorama en el que nos encontramos nos invita a asir la investigación como problema que es menester indagar. En los orígenes mismos del pensamiento occidental podemos ubicarlo y es precisamente en el enigma mencionado por los sabios griegos antes de aparecer la filosofía. Enigma implicaba, en el tiempo de los sabios griegos, una intrusión de los dioses en el panorama del hombre, el cual debería ser superado. Más adelante Aristóteles en sus Tópicos toma el significante Próblema (Προβλεµα) blandido por los trágicos en dos sentidos: como obstáculo y como un ir hacia adelante, como pregunta inicial en la discusión dialéctica. Podemos ver que en el mismo planteamiento de un problema implica ubicar un punto enigmático a esclarecer lo cual sirve de matriz de lo que se construye. No
4 5

lo mismo sucede con la técnica moderna, así como a los otros fenómenos esenciales de la modernidad. Ente viene del griego ονσ el cual alude al representar del ser. Lo ente en su totalidad apunta no sólo alas cosas de la naturaleza. “también a los hombres y las cosas creadas por los hombres, así como los estados provocados y efectuados por el hacer y dejar hacer humano, forman parte de lo ente. También las cosas demoniacas y divinas forman parte de lo ente. Todo esto no sólo tiene tanto ser como las meras cosas, sino incluso más”. Heidegger La sentencia de Anaximandro Madrid: Alianza editorial, 1998

obstante, la investigación6 tiene un salto, además de plantear diferencias en cuanto a la concepción de lo ente, y de la verdad. Heidegger en La época de la imagen del mundo alude a la investigación como esencia de uno de los fenómenos esenciales de la edad moderna, la ciencia7, la cual abre un campo de objetos donde puede operar e indagar.

Hablar de ciencia moderna es aludir a la diferenciación que hay con ciencias de otras épocas como la scientia medieval o la εµπιρεια griega, puesto que cada una de ellas emerge de una determinada concepción de la verdad y de una determinada interpretación de lo ente las cuales develan sus nexos con el ser.

La investigación como esencia de la ciencia, no es posible antes que el sujeto y el objeto emergieran, pues estos son conceptos acuñados en la modernidad, mediante la metafísica cartesiana. Esto no implica que la investigación sea exclusiva de la ciencia. El Ego cogito ergo sum vinculará el pensar y el ser con el yo, lo cual fundará a su vez al sujeto como sustancia y como único referente correlativo al objeto donde el saber y la verdad coexisten en tanto certeza, puesto que el hombre alcanza un estatuto -si se me permite- mayor de jerarquía frente a lo ente, dado que de ser un ente deviene sustancia, subjectum, sujeto8, lo cual pone ante sí un mundo objetivado, representado. Una imagen del mundo.

6

Cabe anotar que aquí investigación tiene el carácter de pregunta y no tiene el mismo carácter que le damos en la modernidad. 7 Aquí nos referimos a la ciencia moderna, en tanto que diferente a otras ciencias de otras épocas. 8 Se identifica el sujeto con el yo y a este con la conciencia.

Es en ese marco que la investigación tomar el carácter de esencia de la ciencia. Es entendible que “el discurso del método” de Descartes introduzca la duda como un problema en la concepción de la verdad. Método viene del latín méthodus que significa camino, es decir que lo que construye Descartes es un camino para asir el enigma que se le presenta como problema, en otras palabras: es la manera en que la filosofía construye los fundamentos de una época y los instala en un método que se impone a lo ente (naturaleza, historia).

La investigación no es sólo la construcción de método sino el develamiento de aquello que asalta a un sujeto. Por tal razón, no podemos decir que la investigación es una búsqueda, ni un encuentro, puesto que el encuentro no implica una construcción científica. La ciencia moderna encuentra en la investigación su esencia, puesto que permite abrir un sector o un campo de objetos donde las manifestaciones de lo ente puedan ser leídas desde un conocimiento. Pero antes se debe construir un método, y esto es sólo posible a partir del rasgo fundamental de un fenómeno, para tal efecto se es necesario ser susceptible a la lectura de ese rasgo fundamental que se proyecta de un fenómeno, pues en ella, la lectura, es posible determinar el rigor y el proyecto, los cuales permiten la construcción del método.

Es menester abrir un sector o campo de objetos para iniciar una investigación -y esto es sólo posible a partir del rigor y la proyección de un rasgo fundamental de un fenómeno, el cual parte de un propio conocer, o un conocimiento construido como lo es el científico– que permita que dicho conocimiento pueda moverse.

A partir de la apertura de un campo de objetos en lo ente lo que permite una experiencia donde asegura el proyecto y el rigor en el camino o en el método. Hay un tercer carácter esencial de la investigación como es el de ser empresa, es decir que es necesario que la investigación alcance los institutos para que tenga el estatuto de ciencia y que pueda instalarse en la naturaleza y la historia como conocimiento, o en otras palabras para que se le imponga un método de indagación a la naturaleza y a la historia. Sin embargo, este carácter es paradójico, puesto que toma el peso del espectro del significante, es decir que va del mismo hecho del trabajo arduo alrededor de la investigación hasta la empresa pura, concebida ésta última como entidad integrada por el capital y el trabajo como factores de producción, la cual se dedica a actividades industriales y mercantiles o de prestación de servicios que exige resultados.

Estos son dos ordenes que plantean el problema esencial de la investigación; es esencial, puesto que la investigación misma es empresa, entendida ésta como la generación de trabajo alrededor de una pregunta sobre un fenómeno natural o un fenómeno socio-histórico, es decir que la investigación misma genera empresa, por tal razón no es necesario hacer empresas para investigar. O sea que la empresa no se sostiene por sus resultados sino por el trabajo alrededor de su pregunta9.

9

“La empresa se convierte en pura empresa cuando durante el proceso ya no se mantiene abierta a la realización siempre nueva del proyecto, sino que abandona tras de sí dicho proyecto como si fuera algo dado sin ni siquiera confirnarlo, limitándose a perseguir acontecimientos que se van acumulando para confirmarlos y contarlos” HEIDEGGER, Martin. Caminos de bosque Madrid: Alianza Editorial, 1998, pág.81

En este orden de ideas, es necesario que la investigación sea inscrita en un campo de objetos para que alcance el estatuto de científica, pasando por la empresa que son los institutos, entre ellos la universidad. De tal suerte, que las ciencias naturales y las históricas del espíritu han de inscribirse en un campo donde lo que investigan pase a ser un objeto para la ciencia y donde el rasero de explicación parta del cálculo de aquello que se presencia por lo habitual y lo estándar, sin embargo, lo extraño, lo particular, lo raro queda al margen como excepción. La pregunta que nos asalta es: ¿es posible la investigación por fuera del campo de objetos de la ciencia? ¿Si hay un campo de objetos, se puede hablar de campo del sujeto? Y si lo hay ¿cuál es? ¿Es el campo del sujeto el mismo de la consciencia y la razón?

El psicoanálisis con Jacques Lacan, siguiendo la enseñanza de S. Freud, introduce una dimensión inédita a la cual dio por llamar: campo del sujeto, para diferenciarlos de los campos de objetos de la ciencia, pues toma al sujeto que la ciencia forcluye10, el cual escapa al campo de la observación y de la mirada de aquel que investiga, dado que este sujeto no es estándar, sino entra en la dimensión de la singularidad, al caso por caso. Es el campo de las formaciones del inconsciente, así como de sus pulsiones.

Más adelante podremos desarrollarlas, sin embargo, vale la pena considerar la investigación articulada a lo que se plantea como excepción si se revierte como lo
10

Concepto propio del derecho que alude a la no entrada de un caso o un proceso. No se podría hablar de exclusión, pues implicaría que estuvo en un momento determinado dentro de. Mientras que el término forclusión (en francés) o preclusión, alude a la no entrada ni siquiera.

singular, lo cual le daría otro estatuto en el campo de la ciencia, la cual no podría responder, puesto que ella misma, la ciencia, le ha abierto un lugar, pero como excepción. Al plantear la excepción como una singularidad exige otra posición y otro operar más allá del sujeto de la razón o del mismo campo de la naturaleza o de los hechos históricos objetivables. En otras palabras, exige la consideración de un campo que no sea necesariamente el del objeto. Estas cogitaciones nos permiten pensar que la investigación a pesar de ser la esencia de la ciencia, no implica que sea exclusiva de ella, pues la investigación, lo vimos más arriba, se articula al pensar y al saber no necesariamente articulado al campo de la ciencia moderna ni al yo. Tampoco es nuestra intención validar especulaciones que no consideran el rigor del proyecto que se sigue una vez se plantea una pregunta sobre un fenómeno. La necesidad de introducir el problema de lo singular es de re-dimensionar la investigación, en tanto que apuesta que va de suyo la vida, lo cual exige la responsabilidad de quien formula la pregunta y de lo novedosa que pueda ser a partir del pensar más allá del objeto perseguido por la ciencia moderna.

LA UNIVERSIDAD UNA APUESTA DEL PENSAR

Podemos plantear que la cuestión de la ciencia, evidentemente, ha de estar inscrita en un campo que ella misma ha abierto y abre para poder moverse dentro de ella, esto le permite cada vez y con más prisa ser mucho más específica y particular. Y en este proceso la universidad tiene especial relevancia, ya que allí como institución “se hace posible y visible de un modo exclusivo (por el hecho de

estar cerrado administrativamente) la tendencia de las ciencias a separarse y especializarse y la particular unidad de las empresas.” (HEIDEGGER, 1998:71). Dimensionar a la universidad como una institución11 donde es posible la especialización de la ciencia apunta a considerar que allí no sólo proporciona un método sino un proceder anticipador (conocimiento) que es la construcción de un saber propio de la exigencia de la época. Sin embargo, como lo hemos observado más arriba, el problema es mucho más complejo, puesto que de lo que se trata poner sobre la mesa no son las expresiones de la ciencia, ni la posibilidad que ésta tiene en los institutos, sino los límites que estos tienen frente al entrampamiento que el hombre se ha hecho, dado que la ciencia ha construido un campo que es sostenido por un mismo sujeto y objeto del pensar, lo cual deja de lado lo impensable en la evidencia de la percepción o la consciencia.

Ahora bien, decir universidad en la modernidad es aludir al carácter esencial de la investigación en la ciencia moderna, ya que mediante ella es posible instalar un método a lo ente (la naturaleza y la historia), para que la investigación misma adquiera su estatuto de científica. Por tal razón, la universidad se convierte en un elemento importante para el proyecto moderno y para la ciencia, sin embargo, logra entramparse, puesto que deviene antípoda de sí mima y de las pretensiones románticas que propugnaba en sus orígenes en la modernidad. Las razones son entendibles si no menospreciamos las tendencias cada vez más numerosas de especialización. Se hace evidente la afirmación de Heidegger cuando alude al
11

El peligro de considerar la universidad como instituto que permite la especialización de la ciencia excluyendo lo universal necesario del saber, es el de convertirse en empresa pura al servicio de la empresa privada y el mercado global capitalista. Lo cual sugiere un cambio de la investigación por resultados que sirvan a los intereses del capital.

peligro que emerge al convertir la investigación en empresa pura, pues excluye de una manera sutil la investigación y la cambia por los resultados que exige, en nuestro caso el capitalismo, las leyes del mercado global. En consecuencia, la universidad deviene no sólo lo que propugna la investigación y logra especializar la ciencia en campos, sino que también puede devenir gestora del asesinato de la investigación misma.

De otra vía, podemos pensar la universidad como aquello que convoca a la universalidad del pensar y del saber. Tomar ésta vía nos es propuesta por la historia misma de la universidad en el occidente, ya que el saber no ha tenía las mismas relaciones con el saber científico, vemos por ejemplo como en la baja edad media la universidad era vehículo del saber articulado a la teología, o bien en los tiempos de la ilustración se propone una suerte de liberación del pensar para construir saber, por ende era necesario introducir las artes liberales, la literatura y la filosofía como aportes a la meditación de aquello que se descubre como un mundo nuevo. Es decir, que al aludir a la universidad, aludiríamos a la posibilidad que hay para el pensar, si entendemos que lo singular es universal, por tal razón podemos convocar la concepción de universidad en la época de la imagen del mundo, en tanto que convoca a la investigación de los fenómenos tanto naturales como histórico sociales, sino que haya una discriminación de los campos que provoque, pues ha de permitir el debate de los mismos. Empero, el debate entre los campos no es suficiente, si hacemos eco a lo planteado por Heidegger, entonces, es necesario que la investigación tenga un contrapeso para que no devenga empresa pura y no tenga, en consecuencia, la expulsión de la

investigación misma. Es necesario que la universidad soporte el debate que pueda emerger entre los campos, asimismo de abrir un lugar a las preguntas que estén por fuera del campo de la ciencia, del campo de objetos, como es lo singular de la investigación12. En otras palabras, la promoción del pensar articulado al saber, más no al conocimiento.

LO SINGULAR. ALTERNATIVA A LA INVESTIGACIÓN

Más arriba dejamos planteadas varias preguntas, con las cuales se propone una salida a lo que podríamos entender como una suerte de entrampamiento de la investigación en la ciencia moderna, dado que al producir la investigación empresa alrededor de ella, en algún momento esta se constituye como empresa pura, la cual somete la investigación como herramienta para la búsqueda de resultados. Asimismo, estas afirmaciones están en solidaridad con el tratamiento mismo de lo que es el sujeto, el cual está inserto en el campo de la objetividad, dado que se ha identificado al sujeto con el yo y la razón, los cuales están en el campo de lo estándar, dado que es menester introducirlo para soportar la investigación, puesto que lo ente ha devenido objeto, y la verdad certeza de la re-presentación. La pregunta por el hombre tiene asidero desde la objetividad, lo cual permite la apertura de campos como lo es la antropología, la lingüística, la sociología, la historia, la geografía,... etc. En el campo de las ciencias sociales, campos que giran alrededor del hombre, más no por la pregunta que lo esencia.
12

La filosofía, el pensar de los presocráticos, las artes, las letras, el psicoanálisis, el marxismo... asimismo permitir y potenciar el debate que se pueda generar por las condiciones de un campus universitario con su carácter autónomo y extraterritorial.

Es lícita la pregunta por la investigación más allá del campo de objetos ¿es posible la investigación por fuera del campo de objetos de la ciencia? Pregunta que es solidaria a la planteada por Heidegger: “¿Dónde encuentra la investigación el contrapeso frente a la mera empresa dentro de su propia empresa?” (HEIDEGGER, 2000)

En su seminario Jacques Lacan, acuña un concepto que introduce una dimensión más allá del campo de la objetividad de la ciencia y al que dio por llamar campo del sujeto, en el cual introduce la dimensión de lo particular, lo singular, como campo de investigación propiamente psicoanalítica, clínica. Cabe anotar que tanto el estatuto del sujeto como el del objeto, cambian para el psicoanálisis, puesto que el primero es disímil al sujeto de la conciencia y de la razón de la ciencia, pues es efecto del lenguaje, a pesar que es el mismo sujeto de la ciencia, asimismo el del objeto, el cual escapa a cualquier representación de la objetividad científica, puesto que es ubicado por fuera de ésta, ya que es un objeto agalmático, mítico que escapa a la objetividad de la percepción, incluso, del cogitar de la razón, empero, no por estar por fuera del campo de lo objetivable deja de funcionar, por el contrario retorna y actúa con vehemencia.

Plantear un campo disímil al campo de la objetividad de la ciencia, dista de ser una simple antípoda, para ser un campo que se abre e introduce una dimensión inédita que permite que los planteamientos de la ciencia logren una suerte de movimiento con aquello con lo que no cuenta en su soporte filosófico.

La importancia de pensar en un campo del sujeto, implica introducir la dimensión de la singularidad en el fenómeno, lo cual exige la necesidad de dejar el lugar de la verdad vacío, en tanto causa, asimismo, es menester descentrar el concepto de sujeto, lo cual es fundamental en la investigación, dado que permite una lectura desde un campo disímil al de los objetos e introduce la posibilidad de una salida a la encrucijada de la investigación como empresa, a saber: “¿Dónde encuentra la investigación el contrapeso frente a la mera empresa dentro de su propia empresa?” (HEIDEGGER, 2000)

La universidad pone sobre la mesa la cuestión de la investigación, sobretodo en la coyuntura actual, la cual da cuenta de un estado de cosas donde el pensamiento se vuelca sobre el mercado, incluida la investigación13, pues cambia el sentido de la misma. Podemos pensar que no es el mercado, sino la expresión máxima del pensamiento moderno, donde es necesario que los objetos entren en un circuito de intercambio, si se me permite global, lo cual puede dejar a la saga la pregunta fundamental acerca del fenómeno. En consecuencia, se marginan las

meditaciones de pensadores tales como Marx, Freud, Lacan, Heidegger, entre otros, caracterizadas por una crítica al sujeto de la modernidad.

Ante este estado de la cuestión se hace necesario meditar el papel de las ciencias sociales de cara a la investigación, en su carácter esencial. Asimismo, de los
13

Reiteramos nuestra aclaración de no sostener la especulación en nombre de lo que no es objetivable, es más estas proposiciones apuntan a reivindicar el rigor característico de los tiempos de la ciencia moderna mas allá de los límites de su ideario, puesto que lo consideramos un entrampamiento a la investigación.

campos de objetos que se han especializado como es el caso de la psicología, cuyo objeto de investigación convoca a la pregunta por el sujeto, por el hombre mismo, a partir de sus síntomas. Podemos decir lo mismo con otros campos de las ciencias sociales, empero, la virtud de la psicología es la clínica, en tanto que está de cara a la singularidad y a la pregunta que esta genera en el campo de la objetividad científica. Aquí se pueden plantear dos vías disímiles, pues una garantiza y reafirma la mirada científica, así como el ideario positivo de la verificación y la comprobación desde el estándar y la confirmación de este con la excepción. La otra, permite el cuestionamiento del campo de la objetividad, lo cual implica hacer una hiancia que genera una pregunta por la verdad, a partir de la particularidad, de la singularidad, esta vez no como excepción sino como lugar mismo del enigma Aletheia. Nuestra postura apunta a la segunda, dado que a partir de este enigma es posible el diálogo con un saber que se funda con la modernidad, pero que le hace una fisura, a saber: el psicoanálisis, también podemos decir de otro tipo de saber que no necesariamente es del campo de la objetividad científica, pero que posibilite el pensar.

Reiteramos que nuestra intención no es validar especulaciones que no consideran el rigor y el proyecto que se sigue una vez se plantea una pregunta sobre un fenómeno, los cuales no son exclusividad de la ciencia moderna, pero si de la responsabilidad y la disciplina en asumir una pregunta por un fenómeno una vez se plantea a un Otro, es decir se formaliza, dado que es una apuesta que va de suyo la vida, lo cual exige la responsabilidad de quien formula la pregunta y de lo

novedosa que pueda ser a partir del pensar más allá del objeto perseguido por la ciencia moderna.

El papel de las llamadas ciencias del espíritu tendría en este punto la función de relacionar el campo de la objetividad con el campo del sujeto, el cual sirve como contrapeso de la paradoja que esboza Heidegger, en el momento de preguntar por aquello que las esencia, en otras palabras, permitir la pregunta que roza los límites de su campo. Su importancia es, pues, de afinar la intersección 14 del campo de la ciencia objetivable con el campo del sujeto15 desde la institución eminentemente científica como lo es la universidad, no obstante su carácter de empresa, para que desde allí se posibilite un debate epistemológico, con la pretensión no de afirmar la verdad formal científica, sino de posibilitar su cuestionamiento para redimensionar la investigación en el momento de ser interpelada por otro saber y poder garantizar en consecuencia el enigma propio de la pregunta por un fenómeno. Este debate también debe dimensionar los límites de la epistemología científica, lo cual exige a su vez la interrogación de sus fundamentos como lo haría la historia de las ciencias, la filosofía, el marxismo o el psicoanálisis.

Bibliografía:

ALTHOUSER, Louis. Freud y Lacan Barcelona: Editorial Anagrama, 1970

14

Hablar de intersección en este espacio es importante, dado que es menester considerar la existencia de una función, entendida ésta desde la perspectiva estructural de la matemáticas, de la gramática y de la lingüística, es decir a la puesta en juego de objetos insertos en un conjunto o un campo que se intersecta con otro. 15 Entendido como el campo del deseo, del das ding.

_________________ Freud y Lacan La nouvelle Critique Paris, 1965 ASSOUN, P. L. Introducción a la epistemología freudiana México: Siglo XXI, 1972 DESCARTES, René Discurso del método Barcelona: Ediciones Orbis S.A., 1983 ________________ Meditaciones de prima philosophia Barcelona: Ediciones Orbis S.A. ECO, Umberto El nombre de la rosa Madrid: Editorial Lumen, 1990 FREUD, Sigmund Obras completas Buenos Aires: Amorrortu editores, 1978 _______________ Obras completas Buenos Aires: Biblioteca Nueva, 1972 _______________ Problemas en la concepción del mundo Buenos Aires: Amorrortu editores, 1978 _______________ El malestar en la cultura Buenos Aires: Amorrortu editores, 1978 HEGEL, G. W. F. Fenomenología del espíritu Bogotá: Fondo de Cultura Económica, 1987. HEIDEGGER, Martín. La época de la imagen del mundo. Madrid: Alianza editorial, 1998 _________________ Ciencia y meditación Barcelona: Ediciones del Serbal, 1994 _________________ Qué quiere decir pensar Barcelona: Ediciones del Serbal, 1994 _________________ La frase de Nietszche Dios ha muerto. Madrid: Alianza editorial, 1998

KOYRE, Alexandre. Del mundo cerrado al universo infinito Madrid: Siglo XXI editores, 1996 ________________. Estudios de historia del pensamiento científico Madrid: Siglo XXI editores, 1997 ________________ Estudios galileanos Madrid: Siglo XXI editores, 1998 KUHN, Thomas. La estructura de las revoluciones científicas Madrid: Taurus, 1978 ________________. Estudios galileanos Madrid: Siglo XXI editores, 1998 MARX, Karl Manuscritos, economía y filosofía Madrid: Alianza Editorial, 1974 _________ El Capital Barcelona: Ediciones Grigalbo, 1972 MARX, Karl; ENGELS, Federico La ideología Alemana Barcelona: Ediciones Grigalbo, 1972 MILLER, J-A. Matemas II Buenos Aires: Ediciones manantial SRL, 1990 LACAN, Jacques. Escritos México: Siglo XXI editores, 1984 ______________Ciencia y verdad. Siglo XXI editores, 1984 ______________. El reverso del psicoanálisis Barcelona: Paidós, 1992 ______________. El objeto del psicoanálisis: Editorial Anagrama, 1970 ______________ Réponses a des étudiants en philosophie sur l´objet de la psychanalyse Paris: Cahiers pour analyse, 1966 LAKATOS, IMRE La metodología de los programas de investigación científica Madrid: Alianza Editorial, PIJOAN Historia del mundo Barcelona: Salvat Editores, 1960. RESTREPO, Gabriel. El palimpsesto de Freud En Revista de psicología de la Universidad Nacional de Colombia, 1996

SERRES, Michel Historia de las ciencias Madrid: Editorial Bordas, 1991 ______________ El nacimiento de la física en el texto de Lucrecio. Valencia: Pre-textos, 1994 SUZUNAGA, Juan Carlos. El plus de goce y la declinación del padre Affectio societatis del Departamento de psicoanálisis de la U de A, 1998 ______________________ Institución y psicosis. En Revista de psicología de la Universidad Nacional de Colombia, 2000 ______________________ Circulación interna. U.P.T.C. ______________________ Circulación interna. THUILLIER, P. La Manipulación de la ciencia. Madrid: Fundamentos, 1975. El hombre en el materialismo histórico. Apuntes para un curso de epistemología En

SEMINARIO DE INVESTIGACIÓN Presentación Son variadas las discusiones que han quedado en suspenso en lo que lleva de los ultimos tres años, discusiones que tienen la importancia de mantener y sostener la discusión académica. Por tanto es menester crear un espacio que posibilite y facilite dicha discusión, además de redimensionar su valor y que sea ubicado en lo esencial de la noción de universidad, la cual se articula a la de la investigación, por supuesto sostenida a el calor del debate argumentado. Se trata de crear formalmente un espacio de discusión permanente entre docentes y estos a su vez con estudiantes, donde el fundamento teórico, metodológico y epistemológico sean los ejes fundamentales de dicho espacio, es decir, se intenta recobrar aquel que fue ganado por la especulación y el prejuicio. Esta discusión estará articulada a las preguntas de investigación que los docentes y estudiantes vayan elaborando, por tal razón se llevará a cabo varios niveles de formación: un primero que estará articulado con las elaboraciones que lograron elaborarse dentro de los marcos del semestre, por tal razón se hará un primer seminario referido a cotejar las propuestas de los anteproyectos presentados por los participantes con los paradigmas de los cuales se reclamen, se busca aclarar y afinar la investigación como una lectura de la realidad. Por tal razón este seminario pretende definir aspectos centrales de la naturaleza de la investigación permitiendo introducir la discusión epistemológica con la ciencia moderna, lo cual permitirá introducir en la discusión otros campos que la ciencia ha rechazado por considerarlos no objetivables como es el caso del psicoanálisis, el marxismo entre otros, los cuales tienen mucho que decir sobre la investigación. Estas pretenciones podrán ser profundizadas en semestres posteriores, asimismo se

espera poder brindar algunos fundamentos teóricos de la investigación científica en general. OBJETIVOS La elaboración del trabajo de investigación como efecto de la discusión teórica, metodológica y epistemológica es el objetivo esencia del programa. Podría decirse que el programa pretende constituirse como la columna vertebral del PAIEP en una articulación directa y puntual con las lineas de investigación. Crear un espacio permanente de discusión, el cual reconozca el tratamiento teórico, metodológico en relación a la coherencia epistemológica de los diferentes problemas surgidos en las investigaciones surgidas en las investigaciones desarrolladas por cada uno de los participantes del seminario. Brindar fundamentos epistemológicos, metodológicos, procedimientos y técnicas de investigación donde los proyectos de investigación de los participantes puedan ser discutidas como problemas que exigen soluciones específicas tanto de tipo teórico como metodológico y que implican al PAIEP aportar respuestas. Establecer las posibles relaciones de la investigación de la ciencia moderna con otras disciplinas disciplinas como con sus métodos de investigación. Contenido. La concepción de lo que es un proyecto de investigación y de la terminología empleada para definir su estructura. Necesidad en el PAIEP revertido hacia la U.D. De la estructura básica y de los términos empleados. a. Marco y campo de investigación 1. Definición de propuesta: Espacio teórico donde se inscribe el proyecto.

2. De la líneas de investigación y el marco o campo: la línea como el espacio que procura al participante el conjunto conceptual en el cual se inscribe la investigaci´n proyectada. b. El problema de la investigación 1. Definición propuesta: interrogante central y específico que la investigación se plantea y que espera resolver. 2. De la necesidad de definir en el proyecto que entiende el investigador cuando emplea conceptos que son centrales a su proyecto. Los pseudoproblemas como uno de los aspectos centrales en la formulación del problema. c. Las hipótesis (preguntas – objetivos) 1. Definición de referencia: enunciado que espera ser demostrado o refutado en el proceso de investigación. Se desprende directamente del problema y debe tener un enlace lógico con el método. 2. Las hipótesis y la demostración 3. ¿Existe la posibilidad de investigar sin hipótesis? d. El método c. Bibliografía d. Presentación.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful