1

UNIVERSIDAD ALEJANDRO DE HUMBOLDT FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS Y SOCIALES ESCUELA DE COMERCIO INTERNACIONAL Material de Lectura para COMERCIO INTERNACIONAL III Profesor: Pedro J. Rosales DESARROLLO GLOBAL, HUMANO Y SOSTENIBLE I. Medición del Desarrollo Si el desarrollo económico se identifica con la mejora en la disposición de productos tanto para el consumo como para la producción, su medición se vinculará con la Contabilidad Nacional. A partir de ella, se acepta que el mejor indicador de la actividad productiva de una sociedad es su PIB. A efectos comparativos, es necesario relativizar el volumen del PIB con respecto a la población de ahí: que el PIB/PC y su dinámica cuantitativa sean los indicadores sintéticos clásicos. Sin embargo el desarrollo económico no se puede captar en sus rasgos esenciales en término solo cuantitativos. A pesar de que el uso de indicadores cuantitativos permitan acercarse aproximadamente a las diferencias que se dan entre unos países y otros, estos instrumentos resultan muy útiles debido a que no captan lo esencial de los procesos dinámicos y los rasgos estructurales de las diferentes sociedades, debido a que a partir de unos datos resulta complejo y arriesgado hacer comparaciones internacionales. El hecho que el PIB/PC, presente debilidades como indicador económico se debe a que es incapaz de reflejar aspectos de la economía como los siguientes: Por un lado, el PIB/PC es incapaz de reflejar la distribución de la renta, si la distribución es muy desigual no se muestra la realidad y a nivel dinámico un crecimiento de la media no tiene porqué significar un aumento del bienestar. Por otro lado, tampoco se muestra el poder adquisitivo real de los ingresos ya que cuando se efectúan comparaciones internacionales se puede dar el caso de que ingresos iguales tengan en diferentes países diferentes poder de compra. Esto es debido, entre otras razones a que gran parte del PIB no entra en el comercio mundial, y por tanto hay una serie de bienes y servicios cuyos precios no se determinan por la competitividad exterior. A su vez el PIB/PC tampoco refleja la actividad económica del sector informal que opera en condiciones de mercado regulado y la actividad económica realizada fuera del mercado. Por definición, la economía informal no es declarada y su medición o estimación se hace al margen de sus estadísticas oficiales. Por último, la contabilidad de la riqueza que sintetiza el PIB/PC no toma en consideración los efectos externos (deseconomías externas) de la producción que suponen un malestar a restar al bienestar proporcionado por el PIB A estos problemas se une el hecho de que a pesar de que el PIB proporcione los medios que posee la población, no dice nada sobre el aprovechamiento efectivo para conseguir el bienestar. En definitivas, lo que se quiere decir es que no se considera el conjunto de aspectos básicos de la existencia humana; la propia vida, la educación, la salud, etc. La alternativa a estas insuficiencias implica la consideración de los indicadores sociales que miden entre otras cosas la esperanza de vida al nacer o el nivel educacional. Existe también un indicador llamado Paridad del Poder Compra (PPC). La Paridad de Poder de Compra es una doctrina económica formulada por el economista Gustav Cassel en 1920, su objetivo es unificar el precio de un conjunto de productos, determinándolo por el promedio del nivel de precios de una economía. Básicamente la PPC plantea que el valor de cualquier bien es igual en todas partes del mundo y que la relación de precios alrededor del mundo está determinada exclusivamente por el tipo de cambio.

2
Está basado en una idea desarrollada por primera vez por miembros de la escuela monetarista de la Universidad de Salamanca en el siglo XVI, y fue un sistema de medición empezado a utilizar por el Fondo Monetario Internacional a principios de los años noventa. La paridad de poder de compra se basa en la proposición de que cualquier producto en el mercado internacional puede adaptarse a un solo precio y por lo tanto, también puede suceder lo mismo con el índice de precios interno. Sin embargo la paridad de poder de compra es un supuesto poco realista, pues implica las siguientes condiciones: • La inexistencia de barreras naturales al comercio (transporte y seguros) • La inexistencia de barreras artificiales (aranceles , cuotas de importación) • La construcción común del índice de precios local y la canasta de bienes, en la misma proporción que el índice mundial de precios. • Igual eficiencia y costos de producción entre países comparados. Visto desde el punto de vista de las tasas de variación, la teoría PPC afirma que el cambio porcentual de precio de determinado producto en un país es igual al cambio porcentual del mismo producto en el extranjero. Cabe aclarar que la teoría PPC llega a ser malograda en períodos demasiado prolongados, como siglos, sin embargo es de gran utilidad, por ejemplo al momento de evaluar una moneda, pues se compara el tipo de cambio actual y el tipo de cambio de paridad, determinando lo que se conoce como “desviación de PPC”, es así que el PPC representa una herramienta sumamente útil en las predicciones del tipo de cambio real de equilibrio. La teoría de PPC cobra importancia al momento en que intenta definir las relaciones entre distintos tipos de monedas, pues establece que un cambio en la inflación relativa entre dos países (una vez comparadas ambas tasas de inflación) debe originar una variación en los tipos de cambio, para que los precios de los bienes en ambos países se mantengan casi iguales. Además, se reconoce que una vez que la inflación doméstica es menor que la de un país extranjero, la moneda doméstica debe ser más fuerte que la moneda del país extranjero. Cuando se quiere comparar el producto interno bruto de diferentes países es necesario homogeneizar la información puesto que cada país mide su producto en su moneda local, para ello se han de traducir su PIB a una moneda común, a través de los tipos de cambio. La paridad del poder adquisitivo es una de las medidas más adecuadas para comparar los niveles de vida, con ventajas sobre el producto interno bruto per cápita, puesto que toma en cuenta las variaciones de precios. Este indicador elimina la ilusión monetaria ligada a la variación de los tipos de cambio, de tal manera que una apreciación o depreciación de una moneda no cambiará la paridad del poder adquisitivo de un país, puesto que los habitantes de ese país reciben sus salarios y hacen sus compras en la misma moneda. Frente a estos dos indicadores cuantitativos y cualitativos del PNUD el esfuerzo de construir un índice de desarrollo humano ha resultado más enriquecedor. De hecho el Informe del Desarrollo Humano insiste en sus sucesivas ediciones en definir el objetivo básico del desarrollo como la aplicación de las opciones de que dispone el ser humano. El IDH, como indicador reduce la importancia de las estimaciones normales de la renta por habitante en la definición de desarrollo y supone una reacción a una visión simplista de medir los diferentes niveles económicos introduciendo a cambio indicadores de corte social obteniéndose una visión más amplia de lo que supone el verdadero progreso social. Los resultados con esta medida en algunos casos varían notablemente en relación con la medición hecha por el PIB por habitante. Para medir el Desarrollo Humano se construyen índices que corresponden a la idea de que el subdesarrollo es una carencia de capacidades básicas más que una carencia de ingreso per se. La introducción del enfoque de las capacidades para sustituir el enfoque del ingreso se ha tratado de reflejar no sólo a nivel conceptual sino en la implementación de medidas multidimensionales de desarrollo. El Índice de Desarrollo Humano (IDH) surge como una forma de poner en práctica la teoría de las capacidades, planteada por Amartya Sen, el índice se calcula desde 1990 y es publicado cada año, a nivel

3
global, en los informes sobre Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). El IDH es un indicador compuesto que mide los avances promedio de un país en función de tres dimensiones básicas del Desarrollo Humano, como son, una vida larga y saludable, medida según la esperanza de vida al nacer; la educación, medida por la tasa de alfabetización de adultos y la tasa bruta combinada de matriculación en educación primaria, secundaria y terciaria; y un nivel de vida digno, medido por el PIB per cápita. Si bien es cierto que el concepto de Desarrollo Humano es bastante más amplio de lo que es capaz de medir cualquier índice compuesto individual, el IDH es una alternativa seria al uso del ingreso como medida del bienestar y proporciona una idea inicial muy cercana a la realidad del desarrollo.

II. Explicaciones al Desarrollo Una primera aproximación era considerar países subdesarrollados a los del Tercer Mundo. Esta definición no deja de ser discutida pues estaría el caso de Albania (país dentro de la esfera socialista y por lo tanto perteneciente al Segundo mundo) que claramente era una nación subdesarrollada. Casi al mismo tiempo que la anterior clasificación nació la basada en el Producto Nacional Bruto o PNB, otros autores prefieren utilizar como indicador el Producto Interior Bruto o PIB. La ventaja de este índice es su casi objetividad, al ser un dato medible con relativa facilidad, fácilmente comparable entre países y que junto al censo de la población (otro dato empírico relativamente sencillo de obtener) se puede obtener la renta per cápita. Con las cifras de renta ya elaboradas sólo restaba colocar el listón bajo del cual se puede considerar a un país como subdesarrollado (el lector puede apreciar que el índice trataba más de justificar una lista ya elaborada por la intuición u otros medios que aportar información nueva). Así en a mediados de los años 1990 se consideraba el umbral en unos 12.000 dólares de la época por persona y año. Como en el caso anterior, ocurría que muchos estados (como los petroleros) disponían de esta renta per cápita; pero la distribución tan desigual de la riqueza hacía que, salvo las élites de esas naciones, la población viviera en unos niveles de desarrollo inferiores, incluso, a los de países teóricamente más pobres. Otra clasificación es la empleada por la OCDE que analiza el nivel de renta junto con la longevidad y la alfabetización. Nuevamente salen casos como el de Azerbaiyán que cuenta con la mayor población de ancianos centenarios y su apariencia no es ni mucho menos la de un país desarrollado; o los países del golfo Pérsico que pueden alcanzar estos índices; pero sus habitantes se ven obligados a trabajar en condiciones muy duras (incluso con temperaturas “oficiosas” por encima de 50 grados) para poder subsistir. Por su parte la ONU, con su Índice de Desarrollo Humano, elaboró su catalogación basándose en más criterios, como la existencia de elecciones libres, la calidad de vida y otros, con el fin de obtener una lista más basada en criterios sociales y cotidianos frente a los más económico de la renta per cápita. Los distintos indicadores anteriores arrojan diversas listas de países. Pese a que no suelen coincidir en todos los miembros, estas listas marcan ciertas líneas que podríamos ubicar unos cientos de kilómetros más al norte del trópico de Cáncer y unos cientos de kilómetros al sur del trópico de Capricornio. Los países que quedan en el interior de la zona acotada por estas líneas imaginarias serían países subdesarrollados. Sin embargo, como se ha indicado anteriormente, la lista de excepciones es muy larga y muy discutida porque también se incluye como país subdesarrollado a Albania y a lo largo de los ochenta también a naciones que han sufrido procesos de subdesarrollismo como México o Argentina. Al mismo tiempo la OCDE incluyó a naciones de las llamados “emergentes” como Corea del Sur, Singapur y la provincia o país chino de Taiwán, lo que las colocaría entre los países desarrollados. Principales indicadores de los países Subdesarrollados • • • Elevado índice de desempleo. Elevado índice de corrupción. Desigualdades económicas abismales entre sus habitantes.

4
• • • • • • Sus gobiernos aportan poco o nulo presupuesto a la ciencia y tecnología. Bajo ingreso per cápita. Agotamiento de los suelos por la práctica del monocultivo. La mayoría de estos países tiene una elevada deuda externa. Su desarrollo tecnológico depende de otros países. Son productores de materia prima para la exportación e importación de productos.

Causas del subdesarrollo La falsa teoría de la Raza En un principio se pensaba que el desarrollo humano estaba basado en cuestiones de raza; por existir, decían los defensores de esta hipótesis, unas superiores a otras, o mejor dicho, por pensar que la "raza blanca" era superior a todas las demás. Esta teoría se basaba en la Historia, o cierta parte de la Historia fuertemente influida por el darwinismo social, que confirmaba la superioridad económica, bélica e industrial de parte de los países europeos y algunas de sus antiguas colonias como Estados Unidos o Canadá sobre los demás. A esto se unía que las naciones europeas habían colonizado y estaban colonizando casi la totalidad de África, parte de Asia y lo habían hecho en el pasado con Oceanía y América. El Clima Muchos autores, como es el caso del africano Alí A Mazrui, han postulado la importancia del clima, unido a la riqueza de recursos, como primera causa del subdesarrollo. Así, la abundancia de alimentos de que disfrutan las zonas tropicales y ecuatoriales del Tierra, lo innecesario del abrigo o el refugio frente al frío y la facilidad de construir nuevas chozas hacen poco necesario el ingenio que permita progresar en un ambiente donde realmente no es necesario. Este autor afirmaba, en la serie Los Africanos,[4] que de niño iba siempre descalzo y nunca necesitó investigar ni fabricar algo parecido al calzado, como sí lo necesitan fabricar los habitantes de climas templados. El Colonialismo Ligado a las consecuencias del clima, la diferencia, especialmente tecnológica, entre unas regiones y otras se fue acentuando con el tiempo. A esto contribuyó el aislamiento que provocaron los océanos, los grandes desiertos y las enfermedades que impedían un contacto real entre distintas civilizaciones. Cuando estos problemas pudieron ser superados las naciones tecnológicamente más avanzadas consiguieron imponerse con cierta facilidad a las demás y utilizarlas para su propio beneficio. Esta situación llevó en muchos casos, por no decir en todos, al desprecio de los pueblos colonizados, la creación de fronteras y separaciones arbitrarias, la potenciación de unas tribus o etnias sobre otras y el escaso o nulo esfuerzo por educar y formarlos en materias económicas y técnicas. Estos motivos acarrearon una dependencia de las metrópolis y antiguas metrópolis, especialmente en lo que se refiere a maquinaria, tecnología y personal que la maneja. También dejaron fuertes desigualdades en la distribución de la tierra y otras riquezas en poder de muy pocas familias. La Religión Varios autores, entre ellos Erich Fromm y Max Weber, han postulado a la religión, más concretamente las iglesias protestantes, como protagonistas de un progreso muy superior a las demás, debido a su postura favorable al enriquecimiento, muestra de lo que la persona será en la otra vida. Así los países colonizados por Inglaterra serían naciones desarrolladas y los colonizados por España o Francia serían países subdesarrollados. En un prisma más amplio se señala el caso del Líbano y sus comunidades cristiana y musulmana. Las dos muy parejas en términos de riqueza, formación y raigambre cuando se produjo la descolonización francesa; unas décadas después la población cristiana había progresado mucho más que la musulmana.

5

La actuación de las Naciones Ricas Como se ha dicho al principio, en muchos casos parece que el subdesarrollo no se supera y se achaca buena parte de la culpa a las naciones desarrolladas y su comercio injusto con las otras. Se ha puesto como ejemplo la baja de los precios de las materias primas exportadas por naciones tropicales frente a la subida de los productos elaborados por países industrializados. Otro caso muy repetido lo constituyen los intereses de la deuda externa contraída por muchos países durante la década de los setenta. Intereses que a veces superan a la propia deuda. Incluso el hecho de que décadas después muchos países sigan prestando dinero, aún a sabiendas que lo van a disfrutar personas diferentes a los que después lo deberán pagar (como el endeudamiento argentino con Carlos Menem), refuerza esta hipótesis de connivencia entre gobernantes. Rodolfo Terragno en su libro El Nuevo Modelo comenta un tercer ejemplo indicador en favor de esta teoría; es la financiación de la agricultura en países como España, Noruega, Francia... que lleva a producir excedentes de alimentos, regalados después como ayuda humanitaria o vendidos en el mercado internacional a muy bajo precio. Ambas actuaciones llevan a la quiebra o a la incapacidad de competir de naciones que podían dominar ese mercado con su producción. La corrupción y la tiranía de sus Gobernantes Éste es un capítulo escasamente tratado por las ONG para el desarrollo; pero supone un lastre muy grande. La corrupción resta mucho dinero a los emprendedores de esas naciones, dinero que podía emplearse en mejorar sus negocios, obtener más beneficios y aportar más puestos de trabajo. No sólo es la corrupción mostrada por sus dirigentes y clase política en general, la justicia y sobre todo la policía son parte de esta característica. En muchos países policías y expolicías forman bandas para extorsionar a empresarios y otros ciudadnos a cambio de seguridad o relizan ellos mismos secuestros y asesinatos. Así mismo, la corrupción extrae un dinero de cuestiones vitales, como las infraestructuras, para quedar en bienes totalmente improductivos, artículos de lujo, o ser enviados a cuentas bancarias en el extranjero. De esta forma las aportaciones de naciones ricas en forma de ayuda o préstamos les son devueltas rápidamente y con intereses.

III. Seguridad Humana La seguridad humana aúna los “elementos humanos” de la seguridad, los derechos y el desarrollo. Por lo tanto, es un concepto interdisciplinar que muestra las siguientes características: • centrado en las personas • multisectorial • integral • contextualizado • preventivo Como concepto centrado en las personas, la seguridad humana sitúa a la persona como el “sujeto de estudio”. Por lo tanto, toma en consideración un amplio conjunto de condiciones que amenazan la supervivencia, el sustento y la dignidad, e identifica el umbral para considerar que la vida humana se encuentra amenazada de forma intolerable. La seguridad Humana también se basa en una visión multisectorial de las inseguridades. En consecuencia, la seguridad humana conlleva entender de forma amplia las amenazas e incluye las causas de la inseguridad, por ejemplo, en relación a la seguridad económica, alimentaria, medioambiental, personal, comunitaria y política. 1. 2. Seguridad económica: Pobreza persistente, desempleo Seguridad alimentaria: Hambre, hambruna

6
3. 4. 5. 6. 7. Seguridad sanitaria: Enfermedades infecciosas mortales, alimentos no seguros, desnutrición, falta de acceso a cuidados sanitarios básicos Seguridad medioambiental: Degradación medioambiental, agotamiento de recursos, desastres naturales, contaminación Seguridad personal: Violencia física, delitos, terrorismo, violencia doméstica, mano de obra infantil Seguridad comunitaria: Tensiones étnicas, religiosas o causadas por otras identidades Seguridad política: Represión policial, abusos de los derechos humanos

Además, la seguridad humana hace hincapié en la relación existente entre amenazas y respuestas cuando se hace frente a estas inseguridades. En otras palabras, las amenazas para la seguridad humana se refuerzan mutuamente y están vinculadas de dos formas. En primer lugar, mediante un efecto dominó en el sentido de que cada amenaza alimenta a la otra. Por ejemplo, los conflictos violentos pueden dar lugar a privaciones y pobreza, que a su vez podrían conllevar una escasez de recursos, la aparición de enfermedades infecciosas, un déficit de educación, etc. En segundo lugar, las amenazas existentes dentro de un mismo país o zona pueden extenderse y tener repercusiones negativas para la seguridad regional e internacional. Esta interdependencia tiene importantes repercusiones para la elaboración de políticas, ya que implica que las inseguridades humanas no se pueden tratar de forma aislada con respuestas independientes y fragmentadas. Por contra, la seguridad humana necesita enfoques integrales que enfaticen la necesidad de buscar respuestas cooperativas y multisectoriales que aúnen las agendas de quienes tratan con la seguridad, el desarrollo y los derechos humanos. “Con la seguridad humana [como] objetivo, las comunidades y los estados de todo el mundo deben plantear una respuesta fuerte y más integrada”. Asimismo, como concepto contextualizado, la seguridad humana reconoce que las inseguridades varían considerablemente de un escenario a otro y, por lo tanto, aporta soluciones contextualizadas que tomen en cuenta las situaciones particulares que pretenden tratar. Por último, al enfrentarse a los riesgos y las causas de las inseguridades, la seguridad humana es preventiva y aporta un enfoque dual sobre la protección y el empoderamiento. Ejemplos de estrategias y capacidades necesarias para enfrentarse a las inseguridades humanas Componentes de seguridad humana Seguridad económica Estrategias para mejorar la protección y el empoderamiento - Acceso garantizado a ingresos básicos - Empleo en sector público y privado, empleo remunerado, empleo autónomo - Cuando sea necesario, redes de seguridad social financiadas por el gobierno - Diversificar la agricultura y la economía - Derecho a disponer de alimento, mediante el autocultivo, con capacidad para comprarlo o a través de sistemas públicos de distribución de alimentos - Acceso a servicios y cuidados sanitarios básicos - Acuerdos de riesgos compartidos que recojan fondos de mutualidad y promueva esquemas de seguros comunitarios - Sistemas de vigilancia interconectados para identificar Capacidades necesarias • • • • • Capital económico Capital humano Finanzas públicas Reservas financieras Agricultura y economía diversificadas

Seguridad alimentaria

• • •

Agricultura y economía diversificadas Sistemas de distribución locales y nacionales Educación básica universal y conocimientos sobre cuestiones de salud Prácticas sanitarias indígenas/tradicionales Acceso a la información y la creación de

Seguridad sanitaria

• •

7
brotes de enfermedades a todos los niveles Seguridad medioambiental -Prácticas sostenibles que tengan en cuenta los recursos naturales y la degradación medioambiental (deforestación, desertificación) -Mecanismos de aviso y respuesta tempranos para desastres naturales y/o provocados por el hombre, a todos los niveles • • conocimientos basados en la comunidad Capital de recursos naturales Barreras naturales para hacer frente a la acción de las tormentas (p. ej., arrecifes de coral) Procesos naturales de recuperación medioambiental (p. ej., recuperación de bosques quemados) Biodiversidad Prácticas indígenas/tradicionales que respeten el medioambiente Mecanismos de respuesta Estrategias adaptativas Memoria de desastres pasados Capital social Mecanismos de respuesta Estrategias adaptativas Memoria de desastres pasados Organizaciones no gubernamentales locales u organismos tradicionales Buena gobernanza Estándares éticos Liderazgo local Mecanismos de responsabilidad

• •

Seguridad personal

Seguridad comunitaria

-Estado de derecho -Protección explícita y aplicada de derechos humanos y libertades civiles -Protección explícita y reforzada de grupos étnicos e identidades comunitarias -Protección de prácticas tradicionales opresivas, trato violento contra las mujeres, o discriminación de grupos étnicos/indígenas/refugiados

• • • • • • • •

Seguridad política

Protección de los derechos humanos Protección frente a abusos y dictaduras militares Protección frente a represión política o estatal, tortura, malos tratos, detenciones y encarcelaciones ilegales

• • • •

IV. Desarrollo Sostenible Se llama desarrollo sostenible aquél desarrollo que es capaz de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos y posibilidades de las futuras generaciones. Intuitivamente una actividad sostenible es aquélla que se puede mantener. Por ejemplo, cortar árboles de un bosque asegurando la repoblación es una actividad sostenible. Por contra, consumir petróleo no es sostenible con los conocimientos actuales, ya que no se conoce ningún sistema para crear petróleo a partir de la biomasa. Hoy sabemos que una buena parte de las actividades humanas no son sostenibles a medio y largo plazo tal y como hoy están planteadas. Esta definición es la del informe de la Comisión Brundlandt. La señora Brundlandt es la primera ministra de Noruega y el año 1990 recibió el encargo de la ONU de redactar un primer informe para preparar la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro dos años más tarde.

8

Hay otras definiciones también interesantes como la que proponen D. Pearce, A. Markandya y E.B. Barbier, en la cual se establece que en una sociedad sostenible no debe haber: 1. 2. 3. un declive no razonable de qualquier recurso un daño significativo a los sistemas naturales un declive significativo de la estabilidad social

Otra definición se debe a H. Daly. Esta persona propone que una sociedad sostenible es aquélla en la que: 1. 2. 3. los recursos no se deben utilizar a un ritmo superior al de su ritmo de regeneración, no se emiten contaminantes a un ritmo superior al que el sistema natural es capaz de absorber o neutralizar, los recursos no renovables se deben utilizar a un ritmo más bajo que el que el capital humano creado pueda reemplazar al capital natural perdido.

Concretando esta definición en un caso práctico, el de los combustibles fósiles, significa que se tiene que utilizar una parte de la energía liberada para crear sistemas de ahorro de energía o sistemas para hacer posible el uso de energías renovables que proporcionen la misma cantidad de energía que el combustible fósil consumido. Son tres formas de definir el desarrollo sostenible. La primera es la más simple, seguramente la que ha tenido más éxito, mientras que en la segunda y la tercera se complican los razonamientos. Hay que tener en cuenta que se trata de una definición estratégica de carácter conceptual y globalizadora, y se produce una notable dificultad al traducirla al día a día. Sin embargo, hay que hacer un esfuerzo para superar las dificultades de orden práctico que supone el principio ecologista del pensar globalmente y actuar localmente. Principales retos que plantea el desarrollo sostenible La incapacidad de la especie humana para vivir en armonía con el planeta, la gran interacción entre el hombre y el sistema natural, son los grandes problemas mediambientales de hoy. Hasta nuestros días, ninguna especie, excepto el hombre, ha conseguido modificar tan substancialmente, en tan poco tiempo, las características propias del planeta. Así, se plantean los grandes problemas planetarios siguientes: • • • • • • Superpoblación y desigualdades El incremento del efecto invernadero Destrucción de la capa de ozono Humanización del paisaje Preservación de la biodiversidad La erosión, la desertización y la destrucción de la selva

Y a escala local: • • • • • El sistema productivo El agua Los residuos domésticos Suministro energético El sistema de transportes

9
V. Objetivos de Desarrollo del Milenio A día de hoy, 1.200 millones de personas subsisten con un dólar al día, otros 925 millones pasan hambre, 114 millones de niños en edad escolar no acuden a la escuela, de ellos, 63 millones son niñas. Al año, pierden la vida 11 millones de menores de cinco años, la mayoría por enfermedades tratables; en cuanto a las madres, medio millón perece cada año durante el parto o maternidad. El sida no para de extenderse matando cada año a tres millones de personas, mientras que otros 2.400 millones no tienen acceso a agua potable. En este contexto, tras la celebración de dichas citas a lo largo de los noventa y con la pujanza de los movimientos antiglobalización, tuvo lugar en septiembre de 2000, en la ciudad de Nueva York, la Cumbre del Milenio. Representantes de 189 estados recordaban los compromisos adquiridos en los noventa y firmaban la Declaración del Milenio. Objetivos enlistados en la ONU En la Declaración del Milenio se recogen ocho Objetivos referentes a la erradicación de la pobreza, la educación primaria universal, la igualdad entre los géneros, la mortalidad infantil, materna, el avance del VIH/sida y el sustento del medio ambiente. Para objetivos, y en respuesta de aquellos que demandaban un cambio hacia posturas más sociales de los mercados mundiales y organizaciones financieras se añade el Objetivo 8, ‘Fomentar una Asociación Mundial para el Desarrollo’. En otras palabras, el objetivo promueve que el sistema comercial, de ayuda oficial y de préstamo garantice la consecución en 2015 de los primeros siete Objetivos y, en general, un mundo más justo. Cada Objetivo se divide en una serie de metas, un total de 18, cuantificables mediante 48 indicadores concretos. Por primera vez, la agenda internacional del desarrollo pone una fecha para la consecución de acuerdos concretos y medibles. Los títulos de los ocho objetivos, con sus metas específicas, son: Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre. - Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, la proporción de personas que sufren hambre. - Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, la proporción de personas cuyos ingresos son inferiores a un dólar diario. - Conseguir pleno empleo productivo y trabajo digno para todos, incluyendo mujeres y jóvenes. Objetivo 2: Lograr la enseñanza primaria universal. - Asegurar que en 2015, la infancia de cualquier parte, niños y niñas por igual, sean capaces de completar un ciclo completo de enseñanza primaria. Objetivo 3: Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer. - Eliminar las desigualdades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria, preferiblemente para el año 2005, y en todos los niveles de la enseñanza antes de finales de 2015 Objetivo 4: Reducir la mortalidad infantil. - Reducir en dos terceras partes, entre 1990 y 2015, la mortalidad de niños menores de cinco años. Objetivo 5: Mejorar la salud materna - Reducir en tres cuartas partes, entre 1990 y 2015, la mortalidad materna. - Lograr el acceso universal a la salud reproductiva. Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades. - Haber detenido y comenzado a reducir la propagación del VIH/SIDA en 2015. - Lograr, para 2010, el acceso universal al tratamiento del VIH/SIDA de todas las personas que lo necesiten. - Haber detenido y comenzado a reducir, en 2015, la incidencia de la malaria y otras enfermedades graves Objetivo 7: Garantizar el sustento del medio ambiente. - Incorporar los principios del desarrollo sostenible en las políticas y los programas nacionales y reducir la pérdida de recursos del medio ambiente. - Haber reducido y haber ralentizado considerablemente la pérdida de diversidad biológica en 2010. - Reducir a la mitad, para 2015, la proporción de personas sin acceso sostenible al agua potable y a servicios básicos de saneamiento.

10
- Haber mejorado considerablemente, en 2020, la vida de al menos 100 millones de habitantes de barrios marginales. Objetivo 8: Fomentar una asociación mundial para el desarrollo. - Desarrollar aún más un sistema comercial y financiero abierto, basado en normas, previsible y no discriminatorio. - Atender las necesidades especiales de los países menos adelantados. - Atender las necesidades especiales de los países en desarrollo sin litoral y los pequeños Estados insulares en desarrollo (mediante el Programa de Acción para el desarrollo sostenible de los pequeños Estados insulares en desarrollo y los resultados del vigésimo segundo período extraordinario de sesiones de la Asamblea General). - Encarar de manera integral los problemas de la deuda de los países en desarrollo con medidas nacionales e internacionales para que la deuda sea sostenible a largo plazo. - En cooperación con las empresas farmacéuticas, proporcionar acceso a los medicamentos esenciales en los países en desarrollo a precios asequibles. - En cooperación con el sector privado, dar acceso a los beneficios de las nuevas tecnologías, especialmente las de la información y las comunicaciones. El único objetivo que no está marcado por ningún plazo es el octavo, lo que para muchos significa que ya debería estar cumpliéndose. Ahora mismo, los Objetivos constituyen la principal agenda del desarrollo y tanto las diferentes agencias de Naciones Unidas como las Organizaciones internacionales de crédito, las ONG y las agencias oficiales de cooperación focalizan su trabajo en el logro de los ODM. No obstante, son muchas las críticas que les llueven a los Objetivos: hay quien los describe como una nueva declaración de Naciones Unidas que no se va a cumplir, se cuestiona su sustento, ya que tras 2015 no se va a movilizar la misma cantidad de recursos. Para otros, los ODM no son más que un revés en las políticas de desarrollo, ya que luchan contra las consecuencias y no contra las causas del subdesarrollo. Esto es discutible, ya que está claro que en el círculo vicioso de la pobreza, las consecuencias se convierten de nuevo en las causas. También se han considerado demasiado generalistas o ambiciosos (varios pronósticos ya adelantan que no se lograrán los ODM). Y se han calificado como oportunistas, al utilizar algunos indicadores como porcentajes en vez de números absolutos o considerar que la pobreza extrema está situada en un dólar al día cuando, por ejemplo, el Banco Mundial utiliza la cifra de 1.25 dólares diarios como límite de la extrema pobreza.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful