Eberardo Sánchez Castro A01241324 “¿Cómo quiere morir usted?

” Una y otra vez escuchamos que somos dueños de nuestra vida, que nadie tiene el derecho de obligarnos a hacer algo que no queremos, después de cierta edad somos capaces de discernir entre el bien y el mal, y podemos decidir lo que más nos conviene; pero verdaderamente somos dueños de nuestra, cuando somos los propietarios de algún aparato o cosa tenemos el derecho a decidir cuando ya no funciona y lo tiramos, de ese mismo modo, ¿ no deberíamos ser capaces de elegir cuando terminar con nuestra vida?, y al igual que con un objeto muy valioso no la vamos a tirar a la basura por razones efímeras. Al vivir en una sociedad ocupada donde si no estás en la escuela, estas en el trabajo o limpiando la casa, siempre hay algo que hacer algo que nos distrae que aleja nuestros pensamientos del camino, de los peldaños de la escalera o inclusive de la carretera, y también sin importar todos los avances en las ciencias médicas hay enfermedades crónicas que no podemos curar; bajo todas estas circunstancias hay casos que son más comunes de lo que creemos en los que el dolor es constante que esta con las personas desde que se levantan hasta que se vuelven a levantar porque ni en las noches pueden descasar, pero los casos extremos donde el dolor hace que perdamos el control de nuestro cuerpo y de nuestra mente, haciendo que podamos lastimar a los que más queremos sin poder evitarlo , haciendo poco a poco que perdamos las ganas de vivir. Pero, ¿si somos verdaderamente dueños de nuestra vida, podemos acabarla cuando mejor nos parezca?, o inclusive si queremos irnos lentamente sin sentir ni un dolor y poder despedirnos de nuestros seres amados sin tener que preguntarles quienes son, y para que ellos sigan su vida teniendo un recuerdo en el que no estemos sufriendo sino solo un adiós, así como el emperador romano augusto que a la edad de 76 años, se aplicó lo que el llamaba el bien morir (“Euthanasia”), y sus últimas palabras fueron para su esposa “ ¡Livia, recuerda nuestra feliz unión y vive feliz! ”.

2002) y es cierto podemos verlo en nuestros familiares ya mayores que al entrar en conversación de un fallecimiento siempre llega la pregunta ¿y sufrió mucho?. el deambular apático debe achacarse a la atomización programada que rige el funcionamiento de nuestras sociedades” haciendo referencia a la indiferencia operacional. ve con malos ojos que alguien con una enfermedad irreversible y condenatoria. que se opone rotundamente a la eutanasia. la iglesia. si sufrimos cada vez más y más ¿llegaremos al grado en el que nos curaremos? ¿O solamente el desaparecerá cuando llegue la muerte? El final es el mismo y hacen ver a la muerte como un premio que hay que ganarse a base de sufrimiento y lágrimas. se pone mayor atención a la muerte y al fallecimiento – con publicaciones. quiera adelantar el desenlace de su vida unos cuantos días para no pasar los últimos momentos de su vida en una cama maldiciendo a cualquier ser superior que le mando ese sufrimiento. mientras que ahora. ¡EL BIENESTAR!. porque dios no te va a mandar algo que no puedas superar. ni siquiera nos pasa por la . que aplicándolo a nuestro tema nos quiere decir que como la sociedad que en su mayoría religiosa. solo nosotros podemos decidir cómo morir. Por qué claro. el clero tiene algo que decir. los velatorios con lugares junto a los botes de la basura. pero aun así le tenemos tanto desprecio que llegaría a ser indiferencia. y los que prefieren adelantarse y escoger la eutanasia es hacer “trampa”. dándole un tinte más profundo al sufrimiento. ni con analgésicos para caballos se nos quita como quieren que estemos bien. en los medios de comunicación. simposios. ¿es ganarse la lotería? “En la actualidad. como nos dice Gilles lipovetski. Lo queramos ver o no la muerte es parte de nuestra vida tarde o temprano llegaremos a ella.Si solo nosotros podemos decidir cómo vivir. por favor. el juramento de Hipócrates dice que el doctor debe cuidar siempre el bienestar del paciente. con un sufrimiento peor que el mismísimo infierno. es mejor que se nos ayude en dado caso a acabar con el sufrimiento un doctor que sabe cómo. ya que en la mayoría de los hospitales de nuestro país e inclusive del mundo. lugares olvidados. ¿y entonces que es que te asesinen en la calle?.” (Engelhardt. si entiendo bien. si el dolor. con las correspondientes relaciones e iniciativas institucionales. en su escrito la indiferencia pura. “Efecto imputable al proceso de personalización.

lo que cuenta es que ya no está aquí. a la par que la esperanza de vida. no?. yo el corto y fácil. . adelantan el final. si tienes un proceso “A” y un proceso “B”. evito perder mi dignidad sentir sufrimiento a mi persono y a los que me rodean. difícil de hacer y de llevar. porque cada vez hay más gente mayor que no puede valerse por sí misma y antes de convertirse en una carga para la familia o por el simple hecho de no querer perder su dignidad se suicidan. Guilherme Borges. o que me recuerde como alguien que disfruto de sus últimos días rodeado de la gente que me amaba. y ejerzo mi derecho a escoger como vivir y por ende a como morir. no importa si sufrió un calvario antes de morir.mente el sufrimiento antes de morir porque ¿muerte es muerte. Sinceramente yo tengo un pensamiento más práctico. pero claro que el suicidio y la eutanasia no es lo mismo pero la idea si lo es. o falleció en un sueño del cual simplemente nunca despertó. donde el primero es mucho más largo. ¿Cuál escogería usted?. en su estudio “La epidemiologia del suicidio en México de 1974 a 1994” nos muestra que como los suicidios en la personas mayores de 65 años fue aumentando. y el segundo es rápido y sin tener que pasar por tanto para conseguir exactamente el mismo resultado que el primero. para que dañar emocionalmente a mis familiares al verme sufrir día tras día para que al final solo quede en sus mentes todo lo que sufrí antes de morir y no pudieron hacer nada para ayudarme.

“La eutanasia y la ética del bien morir”. 2002.pdf del Gilherme Borges.cl/pdf/abioeth/v8n1/art07. Ensayos sobre el individualismo contemporáneo. 1990.pdf Dr. La era del vacío.scielo. (pp. Edición 1986. RETOS DEL PRESENTE”.uy/revista/1990v2/art1. 1996. extraído el 15 de abril del 2005 desde: http://www.. G.Referencias Dietrich von Engelhardt. extraído el 15 de abril del 2011 desde: http://www. 1996.org.34-48) . “La epidemiologia del suicidio en México de 1974 a 1994”.org. -1ª. Javier Gafo S.rmu. extraído el 15 de abril 2011 desde: http://www.J.Barcelona Anagrama.pdf Lipovetsky. “LA EUTANASIA ENTRE EL ACORTAMIENTO DE LA VIDA Y EL APOYO A MORIR: EXPERIENCIAS DEL PASADO.uy/revista/1990v2/art1.rmu.

.

 8.04 ..

5/1.

.-409.

3..

14$    .0:9..-7/0  /08/0995./0-032477 097..79  5/1  7 .F9.07.8.3...J/40/0.

.

 72: 47 :.

70.89.

. .

79 5/1 07204708   . 097.J/40 /0.05/0244.4/0./08:../403F.-7/0 /08/0995.

.

 72: 47 :.

89.70.

 ..

/:.3../0.43902547E304   /.824.7.O3  .07.043.   55           .7.79 5/1 54..2.J4 38.098  .4884-7003/..