la

PR1M ERA

Año 2 - Nº 076

SUPLEMENTO DEL DIARIO LA PRIMERA

Domingo 14 de Agosto de 2011

RA

la

El póker de los alimentos

ApostAndo con los precios

los precios internacionales de los alimentos vienen en subida desde hace años. Más que al aumento del consumo se debe a que los mercados de commodities agrícolas son verdaderas salas de casino, donde todo vale con tal de ganar mucho dinero.

MercAdos de futuros

Inversionistas o especuladores
crisis no cesA

Los precios seguirán subiendo
desregulAción finAncierA

El origen de la especulación

2 - Edición Nº 076 SUPLEMENTO DEL DIARIO LA PRIMERA

Agosto 2011

3 - Edición Nº 076 SUPLEMENTO DEL DIARIO LA PRIMERA

Agosto 2011

Mercados de commodities,

el póker de los precios

grandes salas de casino
d
esde hace tiempo que los precios de los alimentos varían constantemente con una tendencia al alza. El precio internacional del trigo se triplicó entre el 2002 y el 2008. El precio del arroz aumentó cinco veces en esos mismos años. Y así han venido subiendo otros alimentos cuyos precios se fijan internacionalmente como el maíz, el aceite y la soja. Y aunque la mayoría piensa todavía que estos precios se fijan por la ley de la oferta y la demanda, es decir, que el aumento de la población mundial eleva el consumo de alimentos, poniendo grandes retos a la producción de los mismos, la verdad es que al mejor estilo de un juego de póker, los precios internacionales de los alimentos son negociados con el objetivo de hacer más ricos a los “inversionistas”, que como si fueran jugadores que entran en esa especie de sala de casino mundial que son los mercados de futuros de commodities, logran hacer variar el precio actual de los alimentos con sus apuestas.

la fijación de los precios de los alimentos que se negocian globalmente, se ha ido desvinculando de la ley de la oferta y la demanda para dar paso a la especulación financiera. Al mejor estilo de un juego de póker, “inversionistas” apuestan al alza o la baja de los precios de los alimentos a fin de multiplicar sus ganancias en los denominados mercados de futuros de commodities.

MercAdos de coMModities Commodity significa mercancía en inglés y se refiere normalmente a materias primas cuyos precios se fijan en grandes mercados internacionales. En este caso, mercados de commodities, donde se negocia la compra venta de oro, plata, cobre, pero también de arroz, trigo, soja, carne, cacao, maíz, entre otros alimentos. Estos son los llamados mercados de commodities alimentarios o agrícolas. Ninguna autoridad global regula a cabalidad su funcionamiento, ni hay un tratado internacional que fije sus reglas o estipule quien deben participar y quien no. Por ello, muchos de los que participan en estos mercados y se hacen llamar inversionistas, en realidad son meros especuladores que actúan como si estuvieran en una sala de juego donde pueden apostar al alza o la baja en los precios futuros de los alimentos, afectando su precio actual y con ello a millones de personas, especialmente a los más pobres. Las fichas de este juego de póker, son los llamados “futuros de commodi-

El homenaje de Ollanta Humala a la Carta Magna de 1979 ha escandalizado a la derecha recalcitrante. Como si se tratara de una gran sala de casino, “inversionistas” o mejor dicho apostadores timbean con los precios de los alimentos. ties” y “derivados de commodities”, y las apuestas son las “posiciones de mercado”, largas o cortas, al alza o a la baja que hacen los jugadores. futuros y derivAdos Futuros, hace referencia a contratos de compra venta de commodities, que si bien se suscriben hoy, serán eficaces, o se ejecutarán con posterioridad. Por ejemplo, un “inversionista” que compra una cosecha de maíz del próximo año. De otro lado, un derivado, es un contrato por el cual, se tiene el derecho, más no la obligación, de comprar (call option) o vender (put option) commodities a un precio específico y durante un plazo establecido, también en el futuro. En los derivados ya ni siquiera interesa la compra o venta del alimento en sí mismo, si no la transacción de los puts y calls. Allí comienza la especulación financiera. Las apuestas o posiciones de mercado se refieren a cuantos futuros, calls y puts tiene un “inversionista”, y qué hace con ellos. Si un inversionista compra futuros, compra calls y lanza puts entonces su apuesta es al alza de los precios. A eso se le llama posición larga. El jugador tiene expectativa alcista. Si por el contrario, empieza a vender futuros, comprar puts y vende calls, entonces su apuesta es a la baja. A eso se le llama posición corta. El jugador tiene expectativa bajista. Lógicamente, las salas de casino que más se usan, son los mercados de futuros de commodities, en lugar de los mercados spot en donde los commodities se negocian para ser entregados de manera inmediata. La más grande de estas salas es el Chicago Board of Trade, mercado de futuros de commodities agrícolas más grande del mundo y por ello es el de referencia mundial para el precio de la soja, el trigo y el maíz. Hay otras “salas” más chicas en países como la India o Tailandia. volAtilidAd de precios Además de no haber mayor regulación, no hay transparencia, pues al ser una negociación que se considera privada, nadie sabe a ciencia cierta cuántos jugadores (inversionistas) y fichas (futuros, pulls y calls) hay. Ni mucho menos cómo vienen las apuestas (posiciones largas o cortas). Por ello la volatilidad de los precios está siempre presente. Si la volatilidad es alta, o sea hay gran incertidumbre sobre los precios de los alimentos en el futuro, los jugadores empiezan a comprar “conos”, es decir se compran pulls y calls al mismo precio. Si la volatilidad es baja, es decir se considera que los precios en el futuro se mantendrán

cercanos al actual, entonces se vende un cono. Los jugadores casi nunca pierden en un escenario de volatilidad, porque normalmente tienen la mitad de sus fichas al alza y la mitad a la baja. Entonces si el precio sube o si el precio baja igual se benefician. Lo importante para los jugadores en un escenario de volatilidad es la oscilación de precios pero no en una dirección u otra, sino en una magnitud tal que les permita obtener muchas ganancias con su apuesta. Claro que el resultado general ha sido hasta el momento una variación constante de los precios con una tendencia al alza. El problema es que con sus apuestas al futuro, los jugadores afectan los precios actuales. Y así lo vienen demostrando diversos estudios como el publicado en julio del 2008 por el Greenberg Center of Geoeconomic Studies y elaborado por Karen h. Johnson, quien señala que los contratos de futuros, negociados en el Chicago Board of Trade proporcionan una oportunidad para que las expectativas de oferta y demanda futuras de commodities se expresen en mercados de hoy. Esto se ha dado desde los últimos diez años aproximadamente, tiempo en el cual muchos especuladores, que se visten con la ropa de inversionistas, han ido entrando cada vez más a jugar en el mercado mundial de alimentos. Particularmente, entre el 2006 y el 2008, los precios de los alimentos se dispararon en lo que el mundo llamó una crisis alimentaria, causando que muchos países se protejan. Los países productores de alimentos ya no querían vender, y los países compradores, deficitarios de alimentos, buscaban stockearse haciendo que el precio suba cada vez más. Aceites, lácteos, carnes, azúcar y cereales se dispararon. Los jugadores con posiciones largas se hicieron cada vez más ricos. Así es imposible que los países puedan planificar eficazmente su política fiscal. No saben cuántos van a ser sus ingresos en el caso de los productores de materias primas, ni cuantos van a ser sus gastos, en el caso de los compradores. Esa es la clave del capitalismo que aunque en crisis, sigue reinando.

Quienes creían que la crisis de los precios de los alimentos entre el 2007 y el 2008 no se podía repetir deben pensarlo dos veces. las proyecciones más conservadoras señalan que al menos, al terminar este año, los precios de los alimentos tendrán en promedio un aumento del 20 por ciento más respecto al 2010.

el trigo y el arroz
El precio del trigo era relativamente estable hasta el año 2006, pero subió durante el 2007 y principios del 2008, alcanzando su pico global más alto en marzo de ese año. En agosto del 2008, era 70 por ciento más alto que el precio promedio en el año 2006. Por su parte, el precio del arroz aumentó casi cinco veces entre el 2002 y el 2008, cuando alcanzó su pico global más alto. El precio del arroz comenzó a aumentar desde el año 2004, logrando quintuplicarse entre enero y mayo del 2008. En agosto de ese año, el precio internacional del arroz era un 128 por ciento más alto que en el 2006. Sri Lanka y Bangladesh sufrieron lo peor como resultado de la crisis de precios de los alimentos. Esta subida de precios tuvo un efecto adverso en el equilibrio macroeconómico de los países asiáticos del sur quienes vieron un aumento agudo de sus déficits fiscales y un empeoramiento de sus balanzas de pagos. Todo ello tuvo un impacto en la inflación. Por primera vez en la historia de Asia del sur, todos los países experimentaron simultáneamente tasas de inflación de dos dígitos. Más de 20 por ciento en Afganistán, Pakistán, y en Sri Lanka. Según Ahmed, la respuesta de los países de Asia del Sur a la crisis alimentaria del período 2006-2008, estuvo centrada en lograr la estabilización de los precios. Los gobiernos ejecutaron una serie de acciones en dos campos. De un lado las políticas económicas, y de otro los programas de ayuda social. Por otro lado, el Banco Mundial en su informe Double Jeopardy: Responding to High Food and Fuel Prices, publicado en el año 2008, identificó que dentro de las respuestas dadas por los países se encontraron las prohibiciones a las exportaciones, los controles de precios y los subsidios. Con todo, estas soluciones han significado solo un paliativo y finalmente no pueden sostenerse en el tiempo y mucho menos evitar que los precios sigan subiendo. Hasta que no se pare la especulación en los mercados de futuros de commodities alimentarios, poco es lo que se puede hacer para protegerse definitivamente. A pesar que en la agenda del G20 se ha instalado la discusión sobre el impacto de la especulación en los mercados de futuros en el precio de los alimentos, los intereses económicos son tan grandes que no se ha logrado dar una respuesta categórica al respecto. Todo indica que los precios seguirán subiendo.

l

os precios agrícolas para mayo de este año ya estaban 6.4 por ciento por encima de su pico de junio del 2008. En lo que se refiere al trigo y al maíz, que inciden directamente en productos como el pan y el pollo, los mismos que son de alto consumo en la región, se ha proyectado un aumento promedio de 34 y 35 por ciento respecto a los niveles del 2010. Tomando en cuenta que el Banco Mundial predice un alza no menor del 20 por ciento para este año si es que la campaña de cosechas es normal y si no se produce un aumento del precio del petróleo, es alarmante el reciente empeoramiento de la crisis económica mundial, pues hay muchas posibilidades de que los inversionistas se refugien tanto en el oro, como en los contratos de futuros de los alimentos lo que podría agravar la situación antes de que lleguemos a fin de año. Es por ello fundamental revisar lo que fue la experiencia de la crisis del precio de los alimentos de hace tres años y las respuestas dadas para saber por dónde se deben buscar las salidas y por donde no. lA fAo y lA crisis AliMentAriA El índice de precios de los alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), registró en el 2006 un aumento del 7 por ciento en el precio de los principales productos agrícolas. El año siguiente, el aumento en el precio de los alimentos ya alcanzaba un 27 por ciento. En el 2008, el incremento llegó al 24 por ciento por encima del 2007, lo que en buena cuenta significaba un 57 por ciento más en el valor registrado en el 2006, lo que configuró un periodo de alta volatilidad con tendencia al alza de los precios. De una tasa de crecimiento anual media del 1,3 por ciento para el período 2000-2005, pasamos a un incremento de 15% para el 2006,

La FAO no reconoce que el principal factor para el alza de los precios internacionales de los alimentos es la especulación financiera.

los precios de los
alimentos se disparan
según consta en el documento “El Estado de los mercados de los productos básicos agrícolas” elaborado por la FAO. Se registró sobre todo un aumento sostenido en los grupos de aceites, cereales y lácteos. Con menor grado de aumento en el caso del azúcar y las carnes. En el caso de los cultivos tropicales el índice de precios de los alimentos de la FAO registró un aumento sostenido en el caso del arroz, seguido del trigo. Mientras que el café y el cacao mostraron una tendencia mucho menor de aumento. El aumento de los precios se mostraba acompañado de un mayor grado de volatilidad, especialmente en los sectores de los cereales y las semillas oleaginosas, lo que fue evidente en los primeros cuatro meses del 2008. Ya en el 2009, la FAO había dado como explicación del aumento del precio de los alimentos, las perturbaciones exógenas para el suministro agrícola, sobre todo aquellas referidas a las condiciones meteorológicas, la disminución de la producción de cereales en los principales países exportadores en el período 20052006, y la reducción de stocks en el período 2006-2008. NO se refirió para nada al creciente nivel de participación de fondos de inversión en los mercados de futuros de commo-

lA crisis AliMentAriA no cesA

dities. En realidad hasta el momento, esta organización que debería estar a la cabeza de la lucha contra la especulación financiera en los alimentos, no dice algo respecto a los mercados de futuros. Es más hasta hoy, niega que ello afecte. lA experienciA de los pAíses de AsiA del sur La oleada de alzas de precios de los commodities agrícolas en el período 2003-2008 significó un tremendo desafío para el desarrollo de los países asiáticos del sur. En un estudio

realizado por Sadiq Ahmed para el Banco Mundial se señala que Asia del sur podría haber sufrido una pérdida equivalente al 9,6 por ciento de su PBI entre enero 2003 y abril 2008, además de impactos sociales adversos. El caso de la India es distinto, pues se pudo limitar el aumento de precios debido a buenas cosechas e intervenciones oportunas utilizando gestión de stocks y distribución pública de alimentos. Por el lado contrario, las importaciones netas de alimentos de países como Afganistán,

4 - Edición Nº 076 SUPLEMENTO DEL DIARIO LA PRIMERA

Agosto 2011

la brutal subida de los precios internacionales de los alimentos en los últimos años ha constituido un verdadero reto para diversos organismos que buscan descifrar sus causas. en mayor o menor medida, casi todos le asignan un papel a la especulación financiera en los mercados de futuros de commodities.

las causas del
visiones soBre lA especulAción

el Banco Mundial revisa su posición
En su informe Global Economic Prospects: Commodities at the Crossroads 2009, el Banco Mundial cambia de opinión respecto a que la especulación en los mercados de commodities tenía un rol menor en la fijación de precios. Empezó por fin a afirmar que las actividades de inversionistas financieros pudieran haber contribuido a las alzas de los precios. Tradicionalmente, fondos de cobertura y especuladores habían sido los jugadores importantes en los mercados de futuros, pero durante los últimos años, los fondos de inversión habían devenido en importantes jugadores también. Tales fondos pudieron haber influenciado los precios de los commodities según el Banco. Desde el 2003, inversionistas de Index Funds, quienes asignaron fondos a través de una canasta de futuros de commodities, invirtieron casi 250 billones de dólares en mercados de commodities de los Estados Unidos. Mientras tales compras no crearon una real demanda por commodities, ellas podrían haber influenciado en los precios porque estos fondos son grandes comparados con sus contrapartes en el mercado físico y porque ellos se han expandido rápidamente. Su influencia en los precios es especialmente probable, si la rápida expansión de estos mercados en la discusión. La primera relacionada al consumo de los individuos y las familias, y la segunda a contratos para entregas futuras de alimentos por parte de los inversionistas globales. Siendo el trigo, el maíz, el arroz, la soya y algunos aceites, los alimentos más negociados globalmente, consideró que el aumento de la población mundial contribuía con el aumento del consumo global de estos alimentos, pero se encontró que el crecimiento demográfico no se había acelerado durante ese periodo. Más bien, lo que había aumentado de manera importante en los últimos años, era el comercio de contratos de futuros de commodities por la participación de una gran variedad de inversionistas institucionales. En este estudio se afirma que los inversionistas institucionales habían desarrollado un interés en los futuros y derivados, usándolos como otra fuente de posibles ganancias, por ejemplo como una clase de activo del cual se pueden obtener utilidades, solo comprándolos y vendiéndolos. Johnson afirma que los fondos mutuos especializados en commodities y los fondos contribuyó a las expectativas de alzas de precios, de tal modo exacerbando oscilaciones. Con este estudio, el Banco Mundial, se apartó del consenso que le quitaba responsabilidad a los especuladores en los mercados de commodities y corregía su posición del 2008 en la que señalaba que los inversionistas en commodities y la actividad de los Hedge Funds tenían un “rol menor” en el aumento de los precios de los alimentos. Pasó a reconocer que la especulación y las inversiones financieras habían tenido un rol importante, tan igual al rol cumplido por las prohibiciones de las exportaciones realizadas por algunos gobiernos, y de igual importancia que el aumento de los precios en energía y fertilizantes, al cual consideraba como factor clave. Pero como el Banco Mundial no da puntada sin hilo, ha preparado un paquete de financiamiento para garantizar liquidez a los productores agrarios y así protegerlos de la volatilidad de los precios. Lanzó este instrumento financiero en días previos a la reunión de Ministros de Agricultura del G20 en Francia. Claro que lo ha hecho en sociedad con el JP Morgan, precisamente uno de los jugadores en el mercado de futuros de commodities. exchange-traded habían agregado otras nuevas oportunidades para que los inversionistas se beneficien de las fluctuaciones en los precios de los commodities, sin exponerse a los riesgos de inversión en commodities individuales, y que en el Chicago Board of Trade, la inversión index-fund en maíz, soya y trigo, se había incrementado en el período 2006-2008 en un 66%. La data disponible para el 2008 sobre los inversionistas no comerciales, mostraba que la participación de éstos en posiciones abiertas en el comercio de contratos de futuros era indicativa de la extensión del comercio especulativo. Por ejemplo para el interés abierto en maíz, de febrero 2005 a febrero del 2008, el número de contratos fue más que duplicado y la parte de participación de inversionistas no comerciales en posiciones largas aumentó del 17 al 43 por ciento. Mucha de la compra expresada en el comercio de futuros no está relacionada con una demanda o intento para consumir, o para vender dicho producto para el consumo, lo que contribuye aún más al uso especulativo de los mismos. Más claro ni el agua.

s

e puede coincidir o no, en la magnitud del impacto de la especulación financiera en los mercados de commodities, respecto de los precios de los alimentos. Lo que ya nadie puede hacer es negar sus implicancias en este problema. Es un hecho que los mercados de commodities y los mercados de futuros y derivados de commodities, han estado en constante y ascendente actividad desde el 2002, y cinco años después, para mediados del 2008, la mayoría de los precios de commodities alimentarios alcanzaban records históricos, mostrando el crecimiento más importante desde los años cuarenta. A continuación presentamos, las visiones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, el Banco Mundial y el Greenberg Center or Geoconomics Studies. Saque usted sus propias conclusiones. lA especulAción es un fActor Más Para el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, son varios los factores que contribuyen al aumento sostenido de los precios de los alimentos desde el año 2002. Ronald Trostle, en su estudio Global Agricultural Supply and Demand: Factors Contributing to the Recent Increase in Food Commodity Prices, publicado en mayo 2008, plantea una secuencia de eventos que han originado la disparada de precios. Tostle señala que desde 1996 hasta el 2007 se observa un fuerte aumento de la demanda basado en el aumento de la población, el crecimiento económico y un aumento per cápita del consumo de carne. Asimismo, señala que desde 1998 hasta el 2006 la producción agrícola se hizo más lenta, y que en el periodo 2000 - 2007 se produjo una reducción de la demanda de stocks de productos alimenticios. Agrega que desde el 2002 hasta el 2008, se aprecia un escalamiento del precio del petróleo, y entre el 2002 y el

2006, una rápida expansión de los biocombustibles. A lo que suma que entre el 2002 y el 2007 se devaluó el dólar. Y que entre el 2006 y el 2008 se aprecia especulación en los mercados de futuros, aumentos de los precios de producción agrícola y grandes reservas internacionales. Igualmente, en el 2006 y 2007, adversidades climáticas, y finalmente en el 2007 y 2008 compras agresivas de los importadores y políticas de exportación e importación. Todo ello, en su visión, ha contribuido a la crisis de los precios de los alimentos. Si bien, reconoce un papel para la especulación en mercados de futuros, la integra en el mar de causas de la subida de precios. Por el lado de la oferta, Trostle considera que el factor más importante fue el aumento de los precios de la energía, lo que condujo a que aumentarán los costos de producción para la mayor parte de los granjeros del mundo, ello aunado al clima adverso en el 2006 y 2007 en un número de países, redujo la producción global de granos y de semillas oleaginosas. Juntos todos esos factores dieron lugar a la disminución global de los stocks, que para el año 2007 alcanzó los niveles más bajos desde 1970. Así, los importadores enfrentaron la disminución de la oferta y en varios países se experimentaron problemas políticos por el sensible aumento en los precios de los alimentos domésticos, lo que condujo a algunos a contratar agresivamente importaciones futuras, incluso a precios mundiales récord, para que finalmente a fines del 2007 e inicios del 2008, varios países productores de commodities agrícolas impusieran restricciones a las exportaciones en un intento por moderar el aumento de los precios de los alimentos domésticos. En opinión de Trostle, estas acciones combinadas con las condiciones del mercado ya ajustadas, provocaron aumentos rápidos posteriores. Es importante decir que Trostle identifica que durante el año 2006 los

aumento de precios
fondos de cobertura (hedge funds), los Index Funds y los fondos soberanos estuvieron más implicados en los mercados de commodities agrícolas. Trostle señala que los inversionistas de estos fondos no estaban muy interesados en los commodities agrícolas por sí mismos, sino en usar dichos commodities agrícolas para diversificar sus portafolios financieros. Esos fondos conservaban un porcentaje cada vez mayor del interés de apertura en los mercados de futuros de commodities agrícolas, así como de commodities no-agrícolas como metales y energía, señalando que estos inversionistas tenían solamente un interés financiero en los mercados y no se proponían tomar parte en la entrega física de dichos commodities agrícolas, asumiendo que era probable que generalmente ni los inversionistas ni los gerentes que dirigieron las inversiones de los fondos supieran mucho sobre los commodities agrícolas. el rol de lA especulAción es Menor La primera reacción del Banco Mundial fue considerar a la especulación financiera en los mercados de commodities como un elemento menor dentro de las causas de la subida de alimentos. En lo que podemos apreciar como la primera posición del Banco Mundial respecto a este tema, este organismo publicó un estudio en el 2008, elaborado por Saqid Ahmed, que consideraba que los incrementos de los precios de los alimentos se debían al aumento de la población, al rápido crecimiento económico en los mercados emergentes, a los altos precios de la energía y los fertilizantes, al incremento del uso de los biocombustibles, al rápido aumento de la demanda para algunos cultivos de plantas comestibles, a la depreciación del dólar estadounidense, y a la disminución de los stocks globales de granos por

lación con los precios de los alimentos, aún no era “consenso” que dichos inversores eran responsables de los aumentos de los precios. En ese mismo informe señaló los pilares clave de una respuesta integral a la crisis de alimentos, incluyendo la necesidad de desarrollar nuevos instrumentos para combatir el riesgo de los pequeños agricultores, diciendo expresamente que “son necesarias intervenciones para reducir la exposición de los agricultores a los riesgos asociados al precio de los commodities y al clima, con una variedad de instrumentos de bajo costo como warehouse receipts, futures, options y productos de seguros basados en el clima. Es decir, que aún reportando evidencia, recomendaba el uso de futuros y derivados, principales instrumentos especulativos, a la vez que omitía mención alguna acerca del verdadero funcionamiento de los mercados de futuros de commodities alimentarios. lA especulAción es un fActor clAve En Julio 2008, el Greenberg Center for Geoeconomic Studies publicó el estudio de Karen H. Johnson, sobre precios de alimentos y la inflación, en el cual se trataba de examinar el comportamiento de los precios de los cultivos de plantas alimenticias globalmente negociados, repasar los factores presentes en la discusiones sobre los aumentos de precios del período 2006-2008, y poner en contexto los elementos de la oferta y demanda que se hallaban detrás de la aceleración de precios. Johnson planteaba que dado que los precios globales de los alimentos habían aumentado en los años 2003-2008, era razonable pensar que el aumento de la demanda había sido un factor importante. Pero encontró que había dos fuentes de demanda absolutamente diferentes

Ya nadie puede negar que los precios de los alimentos han venido subiendo constantemente por la actividad de los especuladores en los mercados de futuros de commodities. cambios en las políticas en los Estados Unidos y la Unión Europea. Se abrazó la idea de que algunos factores que habrían tenido un “rol menor” en las alzas de los alimentos se relacionaban con los “inversionistas” en commodities y la actividad de los fondos de cobertura. El Banco Mundial publicó el 2 de julio del 2008 su informe Double Jeopardy: Responding to High Food and Fuel Prices, como un documento informativo para la Cumbre del G8 realizada en Hokkaido-Toyako, Japón, y si bien señalaba que los inversionistas en commodities y la actividad de los Hedge Funds habían jugado un menor rol, también señalaba que el 19 por ciento de los más destacados contratos de arroz estaban en manos de inversores no comerciales, es decir compañías que podrían estar especulando en lugar de protegiéndose de movidas en los precios. Para el Banco Mundial, a pesar de que existían evidencias de especu-

6 - Edición Nº 076 SUPLEMENTO DEL DIARIO LA PRIMERA

Agosto 2011

7 - Edición Nº 076 SUPLEMENTO DEL DIARIO LA PRIMERA

Agosto 2011

especulando con
y
a sean empresas relacionadas con la producción y distribución de alimentos o bien sean bancos de inversión o diversos fondos sin ninguna relación con el negocio alimentario, lo cierto es que ambos invierten en futuros y derivados, haciendo apuestas, tomando posiciones largas o cortas en los mercados de commodities de alimentos. A continuación dos casos que nos dan el perfil de algunos jugadores en estas salas de casino mundial. el cAso glencore Glencore es una empresa con sede en Suiza que se dedica a comercializar commodities. Controla el 60 por ciento del mercado de zinc, el 50 por ciento del mercado del cobre y el 9 por ciento del mercado de granos. Cotiza en las bolsas de valores de Londres y Hong Kong. En el 2009, Glencore adquiere los derechos para dirigir la empresa Agrenco del Brasil, que opera en el mercado de soja y biodiesel. Tiene además intereses en Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia. Glencore posee el 34 por ciento de las acciones de Xstrata, compañía también con sede en Suiza y con intereses en metales y minería, tiene operaciones y proyectos en 18 países: Australia, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, República Dominicana, Alemania, Jamaica, Nueva Caledonia, Noruega, Papúa Nueva Guinea, Perú, Sud África, España, Tanzania, USA y UK. En Mayo 2011 Glencore lanza una oferta pública de acciones valorizando su negocio en 610 mil millones de dólares. El periódico británico Financial Times publicó que Glencore reveló al banco UBS - que avala su emisión de acciones - que había hecho una operación especulativa sobre el aumento de los precios del trigo y del maíz durante las primeras fases de la sequía en Rusia en el 2010. Mientras a la vez urgía al gobierno ruso a imponer la prohibición de exportación de granos. “En nuestra opinión, el gobierno (ruso) tiene muchas razones para detener todas las exportaciones” (Glencore, 3 de agosto del 2010 en Financial Times). Según el diario británico The Inde-

JugAdores en Acción

tipos de especulación
Según Thomas Lines, en su documento Speculation in food commodity Markets de abril del 2010, podemos identificar cuatro tipos de especulación: 1. Hoarding (acaparamiento). La forma más antigua de especulación. Se expresa en la retención de stocks por parte de los comerciantes o inversionistas, impidiendo que circulen en el mercado bajo la ley de la oferta y la demanda, hasta que se provoque una escasez artificial. 2. Especulación de los brokers en los mercados spot: de forma similar al hoarding los brokers ajustan el mercado para su propio beneficio, usando instrumentos como los contratos de futuros. Un broker intentará arrinconar un mercado comprando toda la oferta para ganar el control tipo monopolio. 3. La especulación convencional en mercados de futuros: este tipo de especulación en mercados de futuros y derivados incluye el arbitraje que es la actividad especulativa por la cual se toma ventaja de pequeñas diferencias de precio entre mercados similares y el uso de posiciones largas o cortas. 4. Ingeniería financiera: aquí se incorporan las nuevas vías que han sido creadas para invertir y especular en commodities como: Over The Counter Commodity Swaps; Index funds; Commodity-related Shares; Managed futures funds; y Collateralised commodity obligations. Todos mecanismos sofisticados que se prestan para la especulación. turos/forwards, options y swaps) facilitando mercados de derivados en commodities de energía (gas natural, carbón), metales industriales, metales preciosos, emisiones de carbono y commodities agrícolas (trigo, maíz, soja, aceite de palma, cacao, café, algodón, azúcar, pulpa y papel, y caucho). Cuenta con 350 empleados de planta. Barclays Capital empezó negocios a fines de los años 90 e inicios de los años 2000, y ahora se le considera entre los tres más importantes operadores financieros en mercados de commodities. Compite con el JP Morgan que también ha desarrollado negocios en commodities en los últimos años. Barclays Capital es el mejor operador europeo en commodities de energía y metales industriales, junto con otros como SocGen, Goldman Sachs, Morgan Stanley y el Deutsche Bank. De todos los sectores de actividad que desempeña, Barclays Capital es reconociddo por su trabajo en el diseño de notas estructuradas de commodities y de productos estructurados y productos Index.

A

el hambre mundial
tanto inversionistas institucionales comerciales, como no comerciales participan en los mercados de futuros de commodities. cada vez más jugadores entran a apostar hacia el alza o baja de los precios de los alimentos con la expectativa de obtener alta rentabilidad.

Diversos mecanismos se han diseñado para que los apostadores puedan beneficiarse con la especulación en los mercados de alimentos. pendent “el equipo agrícola (de Glencore) recibió reportes muy oportunos de los activos en tierras de Rusia acerca que las condiciones de crecimiento se estaban deteriorando de manera agresiva en la primavera y verano del 2010, conforme la sequía rusa se expandía (…). Esto la puso en una posición de hacer negocios en el trigo y el maíz”. La empresa expresó que el conjunto de sus posiciones totales en granos habían tenido resultados mezclados en el 2010, porque según las propias declaraciones de sus voceros, la prohibición de la exportación en Rusia atrapó el trigo que Glencore había comprado por adelantado para suministrar a un país de Oriente Medio. “Entonces tuvimos que comprar un trigo más caro de alguna otra parte para cumplir esa obligación (…) La prohibición de la exportación no ayudó particularmente a nuestro negocio” señaló Glencore. Sin embargo, hasta la fecha, esta empresa no ha hecho pública su posición a largo plazo sobre el trigo en el momento de la prohibición de la exportación de trigo por el gobierno ruso. Si su apuesta fue al alza, ganó una fortuna, pero como la transparencia es casi cero en los mercados de futuros de commodities, es difícil conocer la real magnitud de esta jugada. el cAso BArclAys El Barclays Capital es el brazo de banca de inversión de Barclays PLC, compañía de servicios bancarios y financieros con sede en Londres, Reino Unido. Barclays Capital es el más grande operador británico en el comercio de commodities de alimentos, y uno de los de los tres primeros jugadores bancarios globales. Tiene un resultado de balance por encima de los 1.2 millones de millones de libras esterlinas. Junto con Goldman Sachs y Morgan Stanley, Barclays Capital inició nuevas clases de productos financieros que permitieron a los fondos de inversión y a otros inversionistas especular con los precios de los alimentos. En el 2008, Barclays adquirió el banco de inversión Lehman Brothers y sus negocios norteamericanos en mercados financieros por 1.75 mil millones de dólares. La operación hizo de Barclays el tercer más grande banco de inversión de Estados Unidos. El periódico británico The Guardian informó en abril del 2011 que el World Development Movement emitió un informe que concluye que Barclays podría haber logrado 340 millones de libras esterlinas de ganancias anualmente por actividades especulativas sobre los alimentos. La división de commodities de Barclays Capital se basa en el negocio de derivados de commodities (fu-

nn Berg, que fue directora y comerciante en el Chicago Board of Trade y luego consultora de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), publicó este año el libro “The Rise of Commodity Speculation: From Villainous to Venerable in Safeguarding Food Security in Volatile Global Markets”, en el que hace un repaso de lo que denomina la revolución de los derivados en Estados Unidos. Ella los denomina como negocios caníbales que cada vez piden más amplias avenidas de crecimiento para florecer en medio del fervor por el libre mercado y el movimiento pro-desregulación que aceleradamente se produce en ese país desde el 2000. Según Berg, la ley Commodity Futures Modernization Act permitió la exoneración para la energía, de la regulación a las posiciones límites y de futuros y derivados de la supervisión de la Commodity Futures Trading Commission (CFTC), organismo regulador de estas operaciones en Estados Unidos. Asimismo hace un recuento de cómo el congreso norteamericano aprobó de manera abrumadora la ley Gramm, Leach, Bliley Act, que derogaba la ley Glass-Steagall Act de 1933 que había separado las funciones del seguro y banca comercial de las funciones de la banca de inversión; ya que estos actos en conjunto proporcionaban el motor para escalar aumentos en volúmenes de operaciones de futuros por compañías que no tenían ningún interés comercial en los contratos más allá de lograr ganancias. “Para 1999, Wall Street estaba salivando sobre tal derogatoria porque quería crear los supermercados financieros que pudieran usar depósitos comerciales para hacer apuestas en el casino financiero. Eso rendiría trillones a Wall Street”. Berg también repasa cómo el Chicago Board of Trade (CBOT), también abrazó el espíritu desregulador, ya que desde inicios de los años 90 había constantemente estado en aumento los límites de posiciones especulativos en sus mercados agrícolas, todo esto con la aprobación de la CFTC, y cómo estos límites, que habían sido establecidos por décadas en 600 contratos por commodity finalmente llegarían al año 2005 a los 22,000, 10,000 y 6,500 para los casos del maíz, la soja y el trigo respectivamente, siendo fijados por el doble cuando se produce el alza de los precios de los alimentos en los años 2006-2008. En el 2004, dos académicos renombrados de la Universidad de Yale y la Wharton School habían publicado “Facts and Fantasies about Commodity Futures” y proclamaban que los futuros de

los almacenes en Nueva York de regreso a los puntos de entrega europeos de Amsterdam y Amberes, haciendo que los precios del cacao caigan en más del 30 por ciento en un mes. Respecto a “los mercados” Berg señala cómo ellos mismos han devenido en poderosos “marketeros” de sus propios productos y de los méritos de los futuros de commodities. guiños regulAtorios En julio del 2010 el gobierno estadounidense aprobó la Ley Dodd-Frank Act que fue propuesta inicialmente el 2 de diciembre de 2009 en la Cámara de Representantes por el representante Barney Frank, y en el comité de actividades bancarias del Senado por su presidente Chris Dodd, y fue la respuesta a la recesión desatada a finales de los años 2000, significando en la práctica un cambio significativo en el ámbito regulador financiero de los Estados Unidos, que afecta a todas las agencias reguladoras financieras federales y que afecta a casi cada aspecto de la industria de servicios financieros de dicho país. Esta ley forma parte de un conjunto de medidas presentadas por el presidente Barack Obama en junio de 2009, como propuestas regulatorias que estaban referidas a la protección al consumidor, pagos premium a ejecutivos, requisitos de capital para los bancos, regulación reforzada para el sistema bancario y los productos derivados, y otorgamiento de mayor autoridad a la Reserva Federal para que proceda al desmantelamiento de instituciones sistémicamente importantes, entre otros. En enero de 2010, el Presidente Obama propuso regulaciones adicionales que limitaban la capacidad de los bancos de realizar “proprietary trading” (hacer negocios consigo mismos utilizando los fondos de los clientes), estas propuestas fueron llamadas la “Volcker Rule” en reconocimiento a Paul Volcker que públicamente las había propuesto. Así, como parte de este conjunto de medidas en julio de 2010 se aprobó la Wall Street Reform and Consumer Protection Act y la Dodd–Frank Wall Street Reform and Consumer Protection Act; hasta ese momento el marco regulatorio en Estados Unidos estaba básicamente conformado por la Commodity Futures Modernization Act of 2000 y la Commodity Futures Trading Commission Act de 1974. Pero a pesar de estos avances en materia de regulación, los inversionistas siguen sacando la vuelta y especulando en los mercados de alimentos. Es que la salida no se restringe a un solo país. La mirada regulatoria de los mercados de commodities debe ser global.

El Congreso de Estados Unidos ha sido el escenario donde durante años se ha producido una fuerte desregulación normativa.

la desregulación

todo seA por los negocios

financiera
la misma desregulación que ha estado a la base de la crisis global que vivimos, es la misma que ha permitido la especulación en los mercados de alimentos generando volatilidad y alza de los precios en perjuicio de millones de personas.
commodities tenían menos volatilidad y mejor retorno que los bonos. Esto se convirtió en la doctrina que permitió a la banca y brokers persuadir a todo nuevo cliente sobre las bondades de hacer una “inversión” en commodities. La especulación, según explica Berg, adquirió carta de ciudadanía, cuando el presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, elogió el comercio en derivados como una creación de eficiencia del mercado, o como cuando el premio Nobel y editorialista del The New York Times, Paul Krugman, desechó completamente la idea que la inversión en índices era como un “acaparamiento virtual” ante un sub-comité del Senado de los Estados Unidos en el 2006, y el comportamiento

de publicaciones como The Economist y el Financial Times que también han reducido con frecuencia al mínimo los impactos de la especulación en los precios, atribuyendo más bien los movimientos de los precios casi enteramente a la oferta y a la demanda. Citando un artículo en el Financial Times, de julio 2010, sobre el dueño de un fondo de cobertura que tomó la entrega de 240 mil toneladas de cacao en el mercado LIFFE Euronext, denominando a sus comercios “diabólicamente brillantes”, mientras se desestimaba la idea que al arrebatar virtualmente toda la oferta entregable para ponerla en un rincón, aunque fuera a precio récord, se inducía el envío del cacao de origen africano desde

detalle
Los alimentos deben de salir del ámbito de los mercados de futuros y derivados y deben centrarse en los mercados spot, donde la entrega del bien se hace apenas producida la negociación del precio. de los commodities agrícolas: isponible sobre todo para los productores y comerciantes reales de commodities agrícolas. • Relación Banco del Sur – Fondo Regional: La puesta en funcionamiento del Banco del Sur en el marco de una nueva arquitectura financiera sudamericana, debe asumir el proyecto de un Fondo Regional para la estabilización de los precios de los commodities agrícolas, así como programas centrados en el fortalecimiento de los productores y comerciantes reales, priorizando aquellos que se desenvuelven bajo el enfoque agro-ecológico y dando preferencia a proyectos de alcance masivo y a pequeña escala, antes que privilegiando los megaproyectos. • De manera similar a como la crisis alimentaria 1972-1974 produjo y alentó la creación de un número de nuevas instituciones para llenar las faltas percibidas del sistema global del alimento, como el Programa Mundial de Alimentos para la ayuda alimentaria (PMA), el International Fund for Agricultural Development para el financiamiento, el IFPRI y el Consultative Group on International Agricultural Research para la investigación, y el GIEWS para lo referido a los sistemas de alarma tempranos; la presente crisis alimentaria también debe dar lugar a la creación de nuevas instituciones que: a) busquen otorgar liquidez a los mercados de commodities a fin que los productores y comercializadores reales de commodities puedan financiarse con mecanismos de protección frente a la variación de precios que no estén exclusivamente centrados en instrumentos privados; b) no reproduzcan la lógica de la especulación que ha dominado en los últimos años y que ha producido la financiarización de los mercados de commodities; y c) se basen en la producción y el comercio reales de commodities, fortaleciendo los sistemas de producción y comercio que desde experiencias de desarrollo de la agro-ecología favorezcan un desarrollo sustentable e inclusivo, basados en desarrollos de mercados desconcentrados con múltiples agentes.

Urge que los presidentes de UNASUR establezcan un Fondo Regional para la estabilización de los precios de los commodities agrícolas.

l

as políticas que promovieron la desregulación de los mercados de futuros de commodities, han conducido a una situación donde la creación y comercialización de los productos de inversión en commodities deviene en una creciente especulación en los mercados de futuros y físicos de los commodities, tanto por los agentes comerciales como no comerciales (especuladores). En algunos casos multiplicando varias veces la participación en el mercado de los productores y comerciantes reales, impactando de esta manera en el proceso de establecimiento de los precios. El papel que desempeñan los inversores financieros al influir en los precios de los alimentos es causa de preocupación mundial, a tal punto que algunos países han considerado crear una regulación adicional al respecto. En concreto, para controlar el nivel de actividad especulativa se deben al menos regular los mercados de futuros, estableciendo límites al número de contratos de futuros en manos de un participante del mercado, a fin de limitar la capacidad de un único participante de influir en el mismo. La posición más radical, pero más eficaz, es sacar a los alimentos de la negociación de futuros y derivados. Otras propuestas, van en el sentido de establecer prohibiciones específicas para que determinados fondos inviertan en los mercados de commodities, o la prohibición de las técnicas para

Basta de especular
la red latinoamericana sobre deuda, desarrollo y derechos (latindadd) ha venido investigando el origen de la especulación financiera en los mercados de alimentos y ha elaborado algunas propuestas para salir de este problema que significa el hambre para millones de personas en todo el mundo.
evadir los límites a las posiciones especulativas, pero solicitando que dichas prohibiciones se apliquen tanto a los mercados regulados como a los no regulados. Mientras que por el lado de medidas concretas adoptadas por los gobiernos se tiene que en el caso de los USA, el organismo regulador de los mercados de commodities, la CFTC, ha procedido a establecer límites a las posiciones en los derivados de commodities, la medida regulatoria restringe el número de swaps y contratos de futuros que los inversionistas pueden tener en los mercados de commodities de energía, metales y commodities agrícolas, tal como lo requiere la ley Dodd-Frank Wall Street Reform and Consumer Protection Act, más conocida como la ley Dodd-Frank Act, promulgada el año 2010; asimismo, como parte del esfuerzo regulatorio, se eliminaron las excepciones otorgadas por las autoridades de la CFTC para exonerar a las transacciones de derivados del requisito de tener que ser realizadas en un mercado regulado. Tanto respecto a las medidas regulatorias propuestas como las efectivamente adoptadas, existen varios aspectos que no se han tratado con mayor profundidad o no han sido debatidos, los mismos que pueden considerarse como lineamientos a seguir en el proceso de incidencia sobre los gobiernos y organismos internacionales o asociaciones de países tipo G20. Para el efecto y luego de un proceso de estudio de la especulación financiera, desde la sociedad civil, Latindadd propone: • Aprobar una marco de regulación internacional que limite la especulación financiera en los mercados de futuros de commodities: los países procederían a estandarizar sus

lineAMientos pArA AcABAr con el póker de los precios

con los alimentos
marcos nacionales de regulación en función de dicho marco internacional regulatorio. • Eliminar la excesiva especulacion en los mercados de futuros de commodities: prohibir la participacion de determinados agentes en el mercado (Index Funds y demás agentes especuladores no interesados realmente en el desarrollo de los mercados físicos de commodities). • Crear un organismo regulador internacional/regional que asuma la regulación de los mercados de commodities: eliminar el control de los mercados en manos de pocos inversionistas y eliminar la excesiva especulación y manipulación de los mercados. • Instalar la total información y transparencia como principios claves en los mercados físicos y de futuros de commodities. • Creación de un Fondo Regional para la estabilización de los precios

SUPLEMENTO ESPECIAL DEL DIARIO LA PRIMERA Y LA RED LATINOAMERICANA SOBRE DEUDA, DESARROLLO Y DERECHOS – LATINDADD

Edición: La Primera - Textos: Carlos Bedoya y Jorge Trefogli - Apoyo: Latindadd y Oxfam Fotos: LA PRIMERA - Diseño: Luis Chapoñán Guerra - Retoque digital: Manuel Patiño Gerente Comercial: Cecilia Altez. caltez@diariolaprimeraperu.com / publicidad@diariolaprimeraperu.com - Publicidad: Patricia Carrillo. pcarrillo@diariolaprimeraperu.com

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful